TRABAJO DE SOCIOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN

CRISTINA ANGULO

SEGUNDO B

Consejos para cuidar el medio ambiente desde el barrio. Todos los seres humanos del planeta podemos cuidar nuestro medio ambiente, por eso es imprescindible que tomemos conciencia del compromiso que debemos hacer para cuidar el ambiente. Todos sabemos que el principal contaminante es el bióxido de carbono (CO2), que diariamente se libera en la atmósfera por la actividad humana. Con los siguientes consejos podemos cuidar el ambiente. Reciclar: Se puede dejar de emitir más de una tonelada de CO2 por reciclar la mitad de los desechos en un año. Es importante separar los residuos orgánicos, de los inorgánicos como: papeles, vidrios, plásticos, latas, etc., en algunos lugares se entregan bolsas de diferentes colores para que las familias separen sus residuos. Utilizar lámparas de bajo consumo: son algo más caras que las comunes, pero duran años sin necesidad de cambiarla. Remplazar la lámpara puede salvar casi 70 kilos de CO2 en un año. Jardín: Si tienes un jardín evitar usar pesticidas contaminantes para el medio ambiente. Tener por lo menos una planta es beneficioso para el ambiente, esta absorberá toneladas de CO2 durante su vida. Consumo de agua: Calentar agua consume mucha energía, se puede utilizar reductores de flujo en las canillas (169 kilos de CO2 menos al año). Solo basta con

usar un vaso de agua para cepillarnos los dientes, también hay que ducharse en vez de bañarse. El medio ambiente se deteriora por la acción del hombre. Es necesario concienciar a la humanidad de que sus acciones van a traer consecuencias para bien o para mal en nuestro planeta. Es responsabilidad nuestra realizar las acciones necesarias para preservar nuestro entorno y nuestra naturaleza. 2. El medio ambiente se contamina por la polución atmosférica producida por los gases de los vehículos, industriales, personas particulares, basuras en las calles y carreteras y quemar residuos. Es necesario dar un ejemplo de responsabilidad. 3. Los ruidos molestos, producidos por el desmedido tránsito de vehículos, las sirenas y alarmas, bocinas de automóviles, camiones y buses, música elevada, obras provocan una grave contaminación acústica la cual causa enfermedades psíquicas y alteraciones nerviosas en parte importante de la población, sin contar con el daño que produce en la capacidad auditiva de los niños. Los ecologistas debieran ser los principales cruzados en contra de este tipo de contaminación y abstenerse de incurrir ellos mismos en tales errores. 4. La desconsideración en el lenguaje y los actos agresivos son motivo de serias alteraciones en la mente de las personas. Los ecologistas deben preocuparse de no promover situaciones que afecten la salud de la población en ninguna de sus formas. 5. Los ecologistas luchan por establecer un equilibrio en la sociedad, y por lo tanto, deben ser los primeros en demostrar que no se puede conseguir tal cosa con actitudes violentas o con la promoción de políticas injustas, arbitrarias y no fundamentadas científica ni técnicamente, sin medir las consecuencias de los caminos propuestos. La injusticia y la arbitrariedad son factores absolutos del desequilibrio social y a ello no debieran prestarse los ecologistas. 6. La defensa de los derechos de las personas no puede estar ajena a entender que la vigencia de tales prerrogativas supone el acatamiento a los deberes que todos y cada uno deben cumplir con los demás y con la sociedad en su conjunto. Este precepto debiera ser la principal consigna del ecologismo militante. 7. El entorno físico, la naturaleza en general, deben ser preservados como valores humanos en sí mismos, entendido esto como que de nada serviría conservar tales recursos si ellos no están al servicio de las personas, para mejorar su calidad de vida y para que los humanos puedan realizarse como tales. Los ecologistas no debieran convertir el medio ambiente en un fetiche, separándolo de lo principal que es hacer más placentera y vivible la existencia del hombre.

8. El ecologismo tiene por objeto convencer a la humanidad de la necesidad de construir una sociedad más sana y más amable para la convivencia. Por tanto, es equivocada la actitud confrontacional de quienes han hecho de la ecología no una ciencia sino un dogma. 9. Inspirar políticas ecológicas adecuadas debe ser producto del acuerdo de todos y no una simple proposición de grupos aislados. Los verdaderos ecologistas deben buscar tal acercamiento de posiciones para asegurar el éxito de tales políticas. 10. Como corolario habría que señalar que para mejorar la calidad de vida de las personas deben concurrir todos, con sus ideas y actos, tratando siempre de que éstos sean consecuentes con aquéllas.