Aleixandre, Vicente (1898-1984) Cartas de Vicente Aleixandre a José Antonio Muñoz Rojas (1937-1984) / edición, introducción

y notas de Irma Emiliozzi ; transcripción y colaboración de María del Carmen Martínez Pereira. -- Valencia : Pre-Textos, [2005] 555 p. ; 20 cm. -- (Pre - Textos ; 724)

-El 26 de mayo de 1950, Vicente Aleixandre le escribía a José Antonio Muñoz Rojas a propósito de la edición de “Mundo a solas”, en la librería Clan del zaragozano Tomás Seral y Casas, con domicilio en Madrid: “Se ha publicado Mundo a solas. La edición es de lujo. Como no te suscribas (y no te debes suscribir) no lo tendrás porque no hay ejemplares de regalo. Lo ha hecho la librería Clan y es bonita, francamente: grande y generosa. Sólo 200 ejemplares, con dibujos de Prieto y un retrato mío por éste. Este libro lo escribí en 1934-36, y siguió a La Destrucción, antecediendo a Sombra del Paraíso en varios años. Yo no pensaba ya editarlo hasta las Obras Completas, por no desorientar en la evolución del estilo, una edición para el público general; pero vino esta proposición de edición restringida y acepté”. Mundo a solas, publicado por Clan, recibió el Premio al Libro mejor editado en 1950.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N ALEIXANDRE car Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Dylan, Bob (1941-) Crónicas, . Volumen I / Bob Dylan ; traducción, Miquel Izquierdo. -- Barcelona : Global Rhythm Press, D.L. 2005 299 p. ; 22 cm Cuando una personalidad de la talla de Bob Dylan se digna a escribir sus memorias una vez pasados los 60 y en plenas facultades mentales, no es de extrañar que la industria musical, y la literaria inclusive, se miren el resultado con lupa. No hay que olvidar que el de Minnesota ha sido más de una vez nominado para el Nobel de las letras. A lo largo de 300 páginas el maestro Dylan desgrana muchas de sus vivencias desde sus inicios hasta tiempos más recientes. Con un estilo muy particular aborda épocas de su vida muy distintas y, aunque estén divididas en cinco capítulos, uno se puede volver loco ordenándolos. Pasa de hablarnos de sus inicios y sus intentos de llegar a tocar en el Gaslight a estar con cinco hijos ya casado, al triste accidente de moto que casi termina con su carrera y vuelve después a narrarnos cómo consiguió su primer contrato con Columbia Records. Estilo aparte, en cuanto a contenido hay decenas de anécdotas y vivencias que sus fans devorarán compulsivamente, de manera desordenada pero compulsivamente. Situaciones como sus cambios de residencia debido al séquito de fans que se atrincheraba a las puertas de su casa, señalándole como un profeta que debe mostrarles el camino, su relación con Joan Baez (poco desgranada), grabaciones de discos clave, su juventud vivida de casa a casa de colegas varios, sus principales influencias y cómo las descubrió, el circuito folk de antaño, el origen de su seudónimo o como solía componer sus clásicos. Viendo el título de: Chronicles I, parece que atacará con una segunda entrega mínimo. Quizá cuando las tengamos todas podamos jugar a ordenarlas. Aún así Dylan se muestra franco y sincero, desvelando todas sus influencias y señalando a aquellos músicos gracias a los cuales llegó a componer y a escribir como lo conocemos hoy en día. Se muestra lúcido y alejado del estado irrisorio de otros personajes de su época. No hay que olvidar que Ozzy Osbourne para escribir su biografía mandó un mail a sus amigos diciendo: “Hola soy Ozzy y estoy escribiendo mi biografía… no me acuerdo de nada, si me podéis ayudar a recordar algo escribidme, gracias”. Zelig
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura MÚSICA (en Centros de Interés). Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Rius, Mercè De vuelta a Sartre / Mercè Rius. -- [1ª ed.]. -- Barcelona : Crítica, [2005] 308 p. ; 19 cm. -- (Crítica Filosofía ; 46)

Jean-Paul Sartre París, 1905 - París, 1980

La náusea de saberse libre.

Mercè Rius se permite acceder a la obra de Sartre directamente, libre de intermediarios, llevando a cabo su personal lectura desde una concepción de la escritura que pone los recursos literarios al servicio de la idea. De vuelta a Sartre no significa que debamos actualizarlo. Un pensador del siglo XX sigue siendo actualidad. En este aspecto, si ciertos tópicos sobre su obra ya han hecho fortuna, no han alcanzado aún el grado de sedimentación que los convertiría en históricamente imprescindibles. De ahí que la profesora Rius nos proponga la revisión y consiguiente abandono de algunos de ellos, empezando por la errónea extrapolación de una lectura política a El ser y la nada. Índice: Falso inicio; Sartre a destiempo; Ser o existir; Morir fuera de plazo; La huida del instante; En libertad condicional; La magia de lo humano; El objeto del deseo; La lenta agonía del agua; Mala fe y literatura.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 141 SAR riu Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Kundera, Milan El telón : ensayo en siete partes / Milan Kundera ; traducido del original francés por Beatriz de Moura. -- Barcelona : Tusquets, 2005 202 p. ; 21 cm. -- (Esenciales. Kundera ; 1)

Kundera publica 'El telón', un ensayo sobre la vida y la novela
EFE MADRID.- "Lo único que nos queda ante esta irremediable derrota que llamamos vida es intentar comprenderla. Esta es la razón de ser del arte de la novela". Sobre esta idea gira "El telón", el nuevo libro de Milan Kundera, un ensayo en el que el autor se pregunta sobre la creación, la historia, la moral, la falta de certezas o Europa. "El Telón", el nuevo y esperado libro de Milan Kundera (Brno-Chequia, 1929), traducido por Beatriz de Moura, sale a la calle publicado por Tusquets, editorial que inicia también la reedición de todas las obras de Kundera en la colección "Esenciales".

Milan Kundera. (Foto: EFE)

Así, estarán también en las librerías la novela "La despedida", el volumen de relatos, "El libro de los amores ridículos", y la obra de teatro "Jacques y su amo. Homenaje a Denis Diderot". En "El Telón", dividido en siete partes, el autor checo plantea más preguntas e inquietudes que respuestas acerca del engaño de la historia, el creciente provincianismo de la cultura europea, o la incapacidad del hombre de hoy para el sentido trágico, es decir, para conocer el aspecto frágil y parcial de las certezas humanas.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS (en Centros de Interés). Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Martínez de Pisón, Ignacio Enterrar a los muertos / Ignacio Martínez de Pisón. -- Barcelona : Seix Baral, 2005 269 p. : il. ; 23 cm. -- (Biblioteca breve)

(Editorial Seix Barral). Febrero de 2005.

El asesinato de José Robles fue en su momento una cause célèbre, y a él se han referido, a menudo de forma incorrecta, muchos de los principales historiadores de la guerra civil. José Robles y John Dos Passos se conocieron a finales de 1916, y su amistad sólo se interrumpiría con la muerte del primero en 1937. Traductor de Manhattan Transfer al español, Robles era un republicano ferviente que en julio del 36 no dudó en ponerse al servicio del gobierno legítimo. Algún tiempo después, fue detenido en Valencia por los servicios secretos soviéticos y desapareció. John Dos Passos no supo de su asesinato hasta abril del 37, cuando se encontraba en España colaborando en un documental de propaganda republicana. Empeñado en averiguar la verdad, Dos Passos chocó contra una tupida conspiración de silencio y mentiras, y lo que entonces entrevió acabaría determinando su evolución ideológica y provocando la ruptura de su vieja amistad con Hemingway. Con agilidad narrativa y rigor documental, Ignacio Martínez de Pisón ilumina un capítulo oscuro de nuestro pasado reciente y compone un fresco de nuestra historia colectiva. Enterrar a los muertos es un libro de apasionante lectura en el que la recreación biográfica convive con el reportaje histórico y la investigación detectivesca.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N MARTÍNEZ DE PISÓN ent Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Baecque, Antoine de François Truffaut / Antoine de Baecque, Serge Toubiana ; traducción de Jesús Bretos. -- Madrid : Plot, 2005 679 p. ; 24 cm. -- (Blanco y Negro)

Doce años después de su muerte, Antoine de Baecque y Serge Toubiana logran escribir la primera auténtica biografía de aquel que sigue siendo uno de los directores cinematográficos franceses más famosos del mundo, y uno de los representantes más personales de la nouvelle vague. Decía François Truffaut que "a lo largo de toda nuestra vida somos sucesivamente personas diferentes y eso es lo que hace que resulten extraños los libros de recuerdos". Antoine de Baecque y Serge Toubiana lo conocían muy bien, como él, ambos trabajaron en Les Cahiers du cinéma, la famosa revista en la que debutó François Truffaut y a la que consideraba un poco como su familia. Desentrañando los multiples lazos que el cineasta tejía entre sus filmes y su propia existencia, los dos periodistas consiguen trazar el retrato de un hombre complejo, a la vez que evocan la sociedad francesa y la historia de las ideas de su tiempo.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura CINE (en Centros de Interés). Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Marina, José Antonio (1939-) La inteligencia fracasada : Teoría y práctica de la estupidez / José Antonio Marina. -- 4ª ed. -- Barcelona : Anagrama, 2004 174 p. ; 22 cm. -- (Argumentos ; 322)

Marina: 'La historia de la humanidad es la de la estupidez'

Dos cuestiones a José Antonio Marina

–¿A qué se debe el fracaso de la inteligencia? –Para entender esos fracasos hay que distinguir entre la “inteligencia estructural”, es decir, la que miden los test de inteligencia, y el “uso” que se hace de esa inteligencia. La paradoja se da porque gente muy inteligente puede usar la inteligencia muy estúpidamente. A mi juicio, el uso es más importante que la estructura, y debemos llamar inteligente a quien actúa bien, no a quien saca unos rendimientos excepcionales en los test. No olvidemos que la finalidad de la inteligencia no es el conocimiento, sino la felicidad. Se fracasa porque se eligen mal las metas, por falta de crítica, por exceso de pasión, por egocentrismo. –¿Por qué debería elaborarse una teoría científica de la estupidez? –Los fracasos de la inteligencia siempre producen desdicha en el plano privado e injusticia –que es otro tipo de desdicha– en el plano público. Por eso es tan importante estudiar la estupidez.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 159 MAR int Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Eco, Umberto La misteriosa llama de la reina Loana / Umberto Eco ; traducción de Helena Lozano Miralles. -- Barcelona : Lumen, 2005 508 p. : il. col. ; 24 cm

LA MISTERIOSA LLAMA DE LA REINA LOANA

Es triste despertarte una mañana en una cama de hospital y ser incapaz de reconocer a tu mujer y a tus hijos, abrir los ojos y no recordar cuál es tu profesión, ni dónde vives o cuáles son tus gustos a la hora de comer y beber. Esa es la desconcertante realidad de Giambattista Bodoni, Yambo para los amigos, un hombre de sesenta años que, tras sufrir un accidente, ha perdido la memoria personal, la más ligada a las emociones, y ve su propia vida como si acabara de inaugurarla. Para ayudarle en el proceso de recuperación, su esposa insiste en que pase una temporada en el caserón de Solara, un pueblo en las colinas piamontesas. Aquí Yambo vivió su infancia, y en el desván están guardados los libros, los tebeos, los discos, los recortes de periódico y los carteles de las películas que lo acompañaron en los primeros años de su vida. Nuestro hombre inicia entonces una labor casi detectivesca por volver a dibujar el pasado a través de estos objetos, que para Yambo no son recuerdos sino hipótesis de trabajo, cosas nuevas que le hablan de un mundo que fue el suyo y el de todas las personas que vivieron en primera persona los momentos más importantes de la historia del siglo XX. Jugando con la nostalgia y la ironía, Umberto Eco ha convocado en La misteriosa llama de la reina Loana todos los colores del pasado para contarnos la vida de un hombre que, buscando saber quién es, encuentra lo que todos fuimos.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N ECO mis Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Cercas, Javier La velocidad de la luz / Javier Cercas. -- Barcelona : Tusquets, 2005 305 p. ; 21 cm. -- (Andanzas ; 568)
'SOLDADOS DE SALAMINA' VENDIÓ UN MILLÓN DE LIBROS

'La velocidad de la luz', la primera novela de Cercas en cuatro años
ELMUNDOLIBRO MADRID.- Javier Cercas publicará 'La velocidad de la luz' (Tusquets), su primera novela en cuatro años, los transcurridos desde la aparición de la exitosa 'Soldados de Salamina'. Según la editorial, que no precisa la fecha del lanzamiento, la nueva obra de Cercas narra la historia de una amistad. 'La velocidad de la luz' cuenta la relación entre el narrador y Rodney Falk, "un tipo huraño y lúcido, corroído en secreto por una experiencia devastadora". Ambos se conocen una universidad estadounidense Javier Cercas trabajó durante dos años en la Javier Cercas. (E. Kelele) Universidad de Illinois-. Según anuncia Tusquets, la novela es "una indagación radical e insólita en la infinita estupidez de la guerra y en la infinita estupidez del éxito". Éste será el quinto libro de Cercas, que vendió más de un millón de ejemplares de 'Soldados de Salamina'. Traducida a más de 20 lenguas, fue llevada al cine por David Trueba y cuenta la huida del escritor falangista Rafael Sánchez Mazas (padre del último premio Cervantes, Rafael Sánchez Ferlosio) tras sobrevivir a su fusilamiento en el Pirineo catalán. Antes, Javier Cercas publicó 'El móvil', 'El inquilino' y 'El vientre de la ballena'.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N CERCAS vel Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Muñoz Rojas, José Antonio La voz que me llama / José Antonio Muñoz Rojas. -- 1ª ed. -- Valencia : PreTextos, 2005 65 p. ; 22 cm. -- (La cruz del sur ; 722)

JOSÉ ANTONIO MUÑOZ ROJAS La voz que me llama

José Antonio Muñoz Rojas nace en Antequera (Málaga) en 1909. Su primer libro, "Versos de retorno", es de 1929. Lector en la Universidad de Cambridge durante algún tiempo y gran conocedor de la lírica inglesa, ha traducido al castellano obras de John Donne, Richard Crashaw, William Wordsworth, G. M. Hopkins, Francis Thompson y T. S. Eliot. Dentro de su obra poética cabe destacar "Objetos perdidos" (Premio Nacional de Poesía 1997) y "Las cosas del campo". En 2002 fue distinguido con el XI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana por el conjunto de su obra. "La voz que me llama" es, sin duda, uno de sus grandes poemarios.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura P MUÑOZ ROJAS voz Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Pérez, Joseph Los judíos en España / Joseph Pérez. -- Madrid : Marcial Pons Historia, [2005] 357 p. ; 22 cm. -- (Biblioteca clásica)

Joseph Pérez reconoce en la introducción a su último libro que no ha intentado aportar nada sustancialmente nuevo, sino solo ofrecer una síntesis actualizada de nuestros conocimientos sobre la historia de los judíos en España y también, aunque no se exprese en el título, de los sefardíes que se fueron a raíz de la expulsión de 1492. Sin embargo, estamos convencidos de que la mayoría de los lectores que se acerquen al texto tendrá la impresión de acceder a una información original, a causa de la multiplicidad de las temáticas y de la nitidez de una exposición tan sencilla como precisa y rigurosa. Y, para servir de demostración a lo dicho, basta una somera referencia a las cuestiones abordadas y a las valoraciones dadas a las distintas interpretaciones de los especialistas.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 E-000 per Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Corominas, Lluís Mujeres en la historia de la aviación / Luís Corominas. -- [Madrid] : Cockpitstudio, D.L. 2005 257 p. : il. ; 21 cm

El autor rescata del olvido el nombre de unas cuantas mujeres que tuvieron la valentía necesaria para volar aviones cuando la aviación daba sus primeros pasos y era una actividad arriesgada. Ellas al igual que otros pilotos se propusieron superar récords y se arriesgaron incluso a costa de sus propias vidas. Además de la fuerza de la gravedad, tuvieron que vencer los prejuicios de una sociedad que no reconocía muchos de los derechos que hoy en día nos parecen fundamentales.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 305 COR muj Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Vereda del Abril, Antonio (1958-) Otro mundo, desde abajo y desde adentro / Antonio Vereda del Abril. -- [Madrid] : Fundación Iberoamericana para el Desarrollo, [2005] 367 p. ; 25 cm

Antonio Vereda
Presidente de la Fundación Iberoamericana para el Desarrollo (FIDE)

“En el libro "Otro mundo desde abajo y desde adentro" presento propuestas y experiencias para erradicar la pobreza, conseguir la inclusión educativa, social y económica de las mayorías e iniciar el desarrollo desde abajo y desde adentro. Con propuestas como la globalización de la solidaridad, deuda por desarrollo y la creación de fondos de cooperación y el acceso de las mayorías al conocimiento y a los medios, como: educación, tecnología, microcréditos, información, mercados y servicios sociales. De manera que con imaginación y práctica la mayoría de los seres humanos podamos participar en los profundos cambios que están aconteciendo en esta Era global y podamos conseguir otro mundo mejor desde abajo y desde adentro”.

“La deuda externa es uno de los mayores obstáculos para el desarrollo de América latina. Se requiere un nuevo modelo de cooperación como la iniciativa Deuda x Desarrollo y los Fondos de Cooperación para que aporten garantía financiera y a largo plazo para la oferta de "bienes públicos globales" y la "extensión de los derechos de ciudadanía" para todas las personas, vivan donde vivan, comenzando por poner a disposición de las mayorías los conocimientos y los medios para su propio desarrollo desde abajo y desde dentro”.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 330 VER otr Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Bryson, Bill Una breve historia de casi todo / Bill Bryson. -- 1ª ed. -- Barcelona : RBA, 2004 511 p. : il. ; 24 cm Ganador del premio Aventis para libros de ciencia 2004

Una breve historia de casi todo Bill Bryson

Ocurre alguna vez que quien ha de reseñar un libro se siente tentado, por la razón que sea, de entresacar unos cuantos puntos y comentarlos sin otro detenimiento. Lo cual tiene algún riesgo cuando se trata de un libro de ciencia, porque cada detalle tiene su valor y su supresión puede arrastrar la pérdida de matices interesantes. Viene esto a cuento de que, aunque mi costumbre es leer por entero los libros que comento, ante éste sí que sufrí la tentación de ojearlo sólo por encima: era muy largo, escrito en forma discursiva sin aparentes formalismos técnicos y su autor es un conocido narrador de viajes que, eso sí, había dedicado tres años a imponerse en algunas cuestiones científicas y a contarlas después. Bien podía, me dije, espigar un poco en todo aquello y sacar lo esencial. Pues no: ponerme a leer y no poder ya despegarme del libro, sin saltarme ni una palabra, fue la misma cosa. Quiero decir que el libro está excelentemente escrito y es un modelo de divulgación auténtica, de comunicación del saber de forma apasionante, cuando el rigor científico y el conocimiento de las fuentes no está reñido con un sentido literario del desarrollo, expuesto con atrayente amenidad y en muchos casos de fino humor.
José Javier ETAYO Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 524 BRY bre Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Pinilla, Ramiro Verdes valles, colinas rojas, . 2, Los cuerpos desnudos / Ramiro Pinilla. -Barcelona : Tusquets, 2005 782 p. ; 23 cm. -- (Andanzas ; 552/2)

Verdes valles, colinas rojas. Las cenizas del hierro
Ramiro Pinilla

Ramiro Pinilla, por Gusi Bejer

Con la aparición de la tercera entrega de Verdes valles, colinas rojas se completa la empresa narrativa más considerable que ha surgido entre nosotros en estas últimas décadas, al menos desde Los gozos y las sombras, de Torrente Ballester.

Jamás un territorio de pocos kilómetros cuadrados, entre Bilbao y Algorta, había adquirido la densidad representativa que le proporciona un tratamiento literario, ensayado una y otra vez en algunas de las obras anteriores del autor, gracias al cual se eleva por encima de su realidad histórica y adquiere proporciones míticas. Getxo y su comarca disponen ya de una imagen literaria que los fija y garantiza su perduración más allá de las transformaciones o de la erosión que pueda infligirles el tiempo. Es uno de los beneficios de la literatura, que no sólo crea tipos representativos y universales –Don Quijote, Fausto, Don Juan, Tartufo, Otelo,...–, sino que condiciona nuestra visión de lugares y paisajes. Contemplamos los chopos que bordean el Duero a su paso por Soria con la pupila de Machado, algunas calles del Madrid decimonónico con el filtro de Galdós, numerosos rincones de Buenos Aires con la mediación de Larreta, de Manuel Gálvez, de Borges, de Artl, o la perspectiva Nevsky de San Petersburgo gracias a Gógol o Dostoyevski. Y, de ahora en adelante, ese rincón cercano a Bilbao donde transcurre la historia de los Altube y los Baskardo estará ya inevitablemente unido a la representación literaria que de él ofrece Ramiro Pinilla al erigir el sólido y complejo edificio de Verdes valles, colinas rojas.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N PINILLA ver Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Martín Gaite, Carmen (1925-2000) Visión de Nueva York / Carmen Martin Gaite ; con textos de Ignacio Álvarez Vara y A. B. Márquez. -- Madrid : Siruela : Círculo de Lectores, 2005 189 p. : il. ; 31 cm

CARMEN MARTÍN GAITE Visión de Nueva York
Editorial Siruela

"Visión de Nueva York", diario inédito de Carmen Martín Gaite (1925-2000), fue elaborado en forma de 'collage' durante su estancia en esta ciudad entre septiembre de 1980 y comienzos de 1981. Este diario es un recorrido de la autora (a través de imágenes y pequeños comentarios) en su día a día neoyorkino y en sus contactos con la sociedad norteamericana de la época. Una obra original, y una original narración, con una visión íntima y sensible de una escritora cuya faceta de contar a través de 'collages' era desconocida hasta ahora por sus lectores.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N MARTÍN GAITE vis Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Gorriti Yangüas, Raúl Catedrales renacentistas / Raúl Gorriti Yangüas. -- Madrid : Jaguar, [2005] 446 p. : il. ; 25 cm. -- (Catedrales de España)

Catedrales renacentistas, centros culturales de primera magnitud
Patricia Mancera/ diarioDirecto

Con "Catedrales Renacentistas", Raúl Gorriti Yangüas recorre desde los centros más importantes del período, Burgos y Toledo, o la de Astorga (1471) "la primera de la nómina de catedrales del gótico final”, pasando por los mecenas e introduciendo alguna que otra curiosidad como que Pedro González de Mendoza se llegó a llamar el tercer rey de España por el poder político que ostentaba, hasta las "enemistades personales entre maestros, como la provocada entre Juan de Álava y Francisco de Colonia por el hecho de haberle quitado el primero a éste la dirección de la catedral de Plasencia".
Catedral de Astorga

La obra casi enciclopédica da una visión general de cómo fueron los siglos XVI al XVIII no sólo en lo que a arte se refiere, sino a la situación política (los reyes católicos, Felipe II...), religiosa (implantación de la Inquisición, la Reconquista y la Contrarreforma) y social del país (reconocimiento de los grandes maestros). Es un libro arrebatador porque repasa lo que se estudia en el instituto sobre historia de España e historia del arte, pero no de un modo frustrante porque haya que memorizarlo para un examen, sino paseando con la imaginación por las calles de las ciudades en las que el lector podría estar en sus próximas vacaciones. Aunque a su buena encuadernación y letra le resta las fotografías en blanco y negro. Raúl Gorriti Yangüas cursó su licenciatura en Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid. Su relación con la Historia del Arte se ha mantenido de forma continua a través de la elaboración de su tesis doctoral, "La arquitectura del final del gótico en Toledo", así como de otro tipo de estudios, como "El influjo de la arquitectura toledana en el País Vasco".

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 726 GOR cat Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Epopeya de Gilgamesh, rey de Uruk / traducción y edición de Joaquín Sanmartín. -- Madrid : Trotta, 2005. 427 p. : il. bl. y n. ; 23 cm. -- (Pliegos de Oriente ; 10) "De los originales acadios editados por A. R. George, The Babylonian Gilgamesh Epic, Oxford 2003"

GILGAMESH
rey de Uruk

El poema de Gilgamesh corresponde a un mito sumerio elaborado en torno a la figura de un personaje, Gilgamesh de Uruk, convertido en leyenda, pero cuya historicidad es objeto de debate. Su nombre aparece en la lista real sumeria, como rey de la ciudad de Uruk (hacia 2700 a.c.), en un episodio de rivalidad entre Uruk y Kish, en el marco de los conflictos entre ciudades que caracterizan al período protodinástico. El texto sumerio original se conoce por una serie de tablillas halladas en Nippur y otras ciudades de la Baja Mesopotamia. Con el tiempo, el ciclo épico en torno al personaje se complicó, añadiendo otros episodios que no estaban en el original. También entre los asirios se copió y se completó el poema hasta la época de Assurbanipal. El resultado fue una historia en la que el personaje vive diferentes episodios, algunos de ellos muy tardíos: Gilgamesh y Agga de Kish, Gilgamesh y el País de la Vida, La muerte de Humbaba (guardián del Bosque de los Cedros), Enkidu y los infiernos. El episodio del encuentro de Gilgamesh con el héroe del diluvio es un añadido posterior de un mito diferente en origen.
Pilar González-Conde

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura P EPOPEYA Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Appelfeld, Aharon (1932-) Historia de una vida / Aharon Appelfeld ; traducción de Rosa Méndez ; revisión de Elena Appelfeld y Carles Mercadal. -- Barcelona : Península, 2004. 187 p. ; 23 cm
SU EXPERIENCIA EN LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN

Appelfeld recupera su terrible pasado en 'Historia de una vida'
EFE

Considerado uno de los grandes escritores israelíes de la actualidad, Aharon Appelfeld ha visitado Madrid para presentar sus memorias,'Historia de una vida', un libro en el que recupera retazos de su terrible pasado y trata de reconstruir también la historia más reciente del pueblo judío. 'Historia de una vida', Premio Médicis 2004 de Narrativa Extranjera, es el primer libro de Appelfed que se publica en España, y su llegada a las librerías de la mano de Península coincide con la de su novela 'Vía férrea', editada por Losada. Una doble oportunidad para acercarse a un autor que tiene en su haber una treintena larga de novelas, ensayos y relatos y que ha sido traducido a numerosas lenguas. Una dura infancia; Appelfeld sobrevivió a la dura experiencia de los campos de concentración y toda su vida ha estado marcada por el hecho de ser judío, pero no se considera un escritor del Holocausto. El autor afirma que no puede escribir sobre lo que significó la muerte de seis millones de judíos quien sólo tenía siete años cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y doce y medio cuando terminó. Él escribe sólo sobre las vivencias de un niño al que le tocó vivir unos años "en los que sucedieron los más terribles acontecimientos", cuya crueldad y alcance no comprendería hasta muchos años después. En cierto modo, esa mentalidad infantil le ayudó a sobrevivir y le salvó.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N APPELFELD his Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Tizón, Héctor (1929-) La casa y el viento / Héctor Tizón. -- Buenos Aires : Alfaguara, [2004] 175 p. ; 22 cm. -- (Biblioteca Héctor Tizón)

HÉCTOR TIZÓN La casa y el viento
Editorial Alfaguara

Héctor Tizón nació el 21 de octubre de 1929 en Yala, provincia de Jujuy, Argentina. Fue abogado, periodista, diplomático, exiliado y regresado. Por estos días es Juez de la Corte Suprema en su provincia natal y uno de los mejores escritores de lengua española. Ha viajado largamente por el mundo; como diplomático de 1958 a 1962, como exiliado de 1976 a 1982. Vivió en México, París, Milán y Madrid, pero "su lugar en el mundo", al que vuelve una y otra vez, es Yala, Jujuy. Su primer libro fue publicado en México en 1960, A un costado de los rieles.

La casa y el viento fue considerada como una colección de cinco relatos en lugar de capítulos. Pero nos hallamos ante una novela: la huida hacia el exilio de un abogado que antes de abandonar su país, tras haber perdido a su familia, regresa a las remotas tierras donde transcurrió su infancia, cerca de la frontera boliviana. En el prólogo a esta edición, fechado en Yala en 2000, Tizón recuerda que finalizó su primera redacción el 28 de febrero de 1982: “Por aquellos días escribir era para mí la única forma de salvación personal”. En mayo de 1975 se había instalado junto a su familia en Cercedilla: “nuestro pasado inmediato eran los muertos, y sólo nos movilizaba el rencor y la nostalgia, que es ambigua y oscura”. Novela de exilio, aunque en el tiempo interno anterior a él, detalla cómo puso fin a esta obra en una noche, escrita a la luz de dos velas, y revela cómo “comenzaba a liberarme de la memoria de los muertos”.
Joaquín Marco

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N TIZÓN cas Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Ford, Michael Curtis La odisea de los diez mil / [Michael Curtis Ford] ; traducción de María Eugenia Ciocchini. -- 1ª ed. en Debolsillo. -- [Barcelona] : Debolsillo, 2004 422 p. ; 19 cm . -- (Biblioteca Michael Curtis Ford Bestseller ; 556)

Michael Curtis Ford La odisea de los Diez Mil
Esta novela nos traslada a los tiempos de las guerras entre atenienses y espartanos. En el año 400 a.C., tras una larga guerra, Atenas ha sido vencida por Esparta, sus naves destruidas y su ejército desmembrado. Sin embargo, miles de soldados veteranos están dispuestos a seguir luchando, y se forma un ejército de mercenarios que acude a la llamada de Ciro, hermano del rey persa, que pretende hacerse con el trono. Jenofonte, un joven ateniense, discípulo de Sócrates y guerrero, decide unirse al ejército mercenario junto a su fiel esclavo Teo, con el objetivo de alcanzar la gloria y emular las grandes victorias de su padre, uno de los grandes héroes de Atenas. Las fuentes de que disponemos para datar la vida de Jenofonte (401-354 a.C.) nos vienen dadas por su propia obra, particularmente la Anábasis, y por las anécdotas que nos cuenta Diógenes Laercio en sus Vidas. Estamos ante la crisis del modelo de estado democrático de Pericles y la decadencia de los valores morales y filosóficos en los que, hasta entonces, se había fundamentado la sociedad ateniense. Durante el gobierno de los Treinta, Jenofonte partió en una expedición mercenaria a Persia conocida como “los Diez Mil” en apoyo del príncipe persa Ciro, que se enfrentaba con su hermano Artajerjes. El futuro historiador llegaría a hacerse amigo y admirador de Ciro, y a la muerte de éste, la expedición que mandaba Jenofonte quedó abandonada a su suerte, por lo que tuvieron que abrirse paso a través de 1.500 km. de territorio hostil hasta conseguir volver a su patria. Éste es el argumento de la Anábasis.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N FORD odi Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Winock, Michel Las voces de la libertad : intelectuales y compromiso en la Francia del XIX / Michael [sic] Winock ; traducción de Ana Herrera. -- Barcelona : Edhasa, 2004. 924 p., [24] p. de lám. ; 23 cm. -- (Ensayo)

En París, en el siglo XIX, los escritores se comprometían políticamente. Entre dos ensayos, dos novelas, dos poemas, se abalanzaban sobre las tribunas y los electores, fundaban revistas, se hacían elegir en cargos públicos, incluso ejercían el poder. Michel Winock, profesor del Instituto de Estudios Políticos de París, autor de Les voix de la liberté (Las voces de la libertad), narra el siglo en el que Hugo, Chateaubriand, George Sand o Zola, tiñeron su pluma en el tintero de la cólera y la libertad.

P. -¿Cómo se explica que, en el siglo XIX, tantos escritores franceses se comprometieran en la acción política? M.W. -Se suele atribuir a un deseo de gloria personal, pero se puede evocar otra una razón más profunda, relacionada con la idea, fundamentalmente aristocrática, de que los escritores, por el hecho de pertenecer a la élite, debían desempeñar una misión en la sociedad. Una misión que colmaba el vacío dejado por la Iglesia Católica, que no se había repuesto de los sobresaltos de la Revolución. También hay que decir que aún era una época de aficionados, en el buen sentido de la palabra, muy alejada de la profesionalización de la política que tuvo lugar a principios del siglo siguiente, con la organización de los partidos y las correspondientes limitaciones.
Label France

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 001 WIN voc Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Ariosto, Ludovico (1474-1533) Orlando furioso / Ludovico Ariosto ; traducción, introducción, edición y notas de José María Micó. – Pozuelo de Alarcón (Madrid) : Espasa Calpe, [2005] XXXVI, 2076 p. ; 20 cm. – (Biblioteca de literatura universal)

Ludovico Ariosto
(Italia, 1474-1533)

Orlando Furioso.

Poeta italiano, nacido en Reggio Emilia. A edad temprana escribió comedias que fueron favorablemente recibidas por el cardenal Hipólito de Este. De 1503 a 1517 Ariosto formó parte de la corte de Hipólito. Luego entró al servicio del hermano del cardenal, Alfonso, duque de Ferrara. El gran poema de Ariosto es Orlando Furioso (1ª versión, 1516; versión final de 1532); constituye una evidente continuación del poema épico inacabado Orlando enamorado (1487), del poeta italiano Matteo Maria Boiardo, y se ocupa de las leyendas de Carlomagno y de la guerra de los caballeros cristianos contra los sarracenos.
Roger Delivering Angelica by J.A.D. Ingres

El poema, escrito en la forma métrica octava rima, es de hecho un tributo a los protectores de Ariosto, la familia Este, y su auténtico héroe es Ruggero de Este, el legendario fundador de la Casa. Muchos críticos lo consideran uno de los mejores poemas épicos de todos los tiempos por su vigor y dominio técnico del estilo. Se hizo popular de inmediato en toda Europa a partir de su publicación en 1516 e influyó mucho en la literatura del renacimiento. Entre las otras obras de Ariosto están las comedias El nigromante (1520) y Lena (1529), además de odas, sátiras sobre el modelo de las epístolas horacianas y sonetos.
epdlp

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N ARIOSTO orl Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Moro, Javier (1955-) Pasión india / Javier Moro. -- Barcelona : Seix Barral, 2005 445 p., [16] p. de lám. ; 24 cm. Subtít. de la cub.: la verdadera historia de la princesa española de Kapurthala

La fabulosa historia de Anita Delgado

El 28 enero de 1908, una española de 17 años, sentada a lomos de un elefante lujosamente enjaezado, hace su entrada en una pequeña ciudad del norte de la India. El pueblo entero está en la calle rindiendo un cálido homenaje a la nueva princesa de tez tan blanca como las nieves del Himalaya. Podría parecer un cuento de hadas, pero así fue la boda de la andaluza Anita Delgado con el riquísimo maharajá de Kapurthala. Y así empezó una gran historia de amor —y traición— que se desgranó durante casi dos décadas en el corazón de una India a punto de extinguirse. Tras realizar minuciosas investigaciones en Europa y en la India, Javier Moro —autor de El pie de Jaipur, Las montañas de Buda y coautor de Era medianoche en Bhopal— revela con todo lujo de detalles los secretos de aquella relación que culminó con uno de los mayores escándalos ocurridos en la India inglesa. Y nos traslada al fabuloso mundo de los maharajás, con sus harenes de las mil y una noches, sus bacanales eróticas, su pasión por las joyas, los palacios, el flamenco, los caballos, los Rolls Royce y las cace¬rías de tigres.
SEIX BARRAL

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N MORO pas Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Cortés Timoner, María del Mar Sor Juana de la Cruz (1481-1534) / Maria del Mar Cortés Timoner. -Madrid : Ediciones del Orto, [2004] 93 p. ; 17 cm. -- (Biblioteca de mujeres ; 59)

SOR JUANA DE LA CRUZ (1481-1534) María del Mar Cortés Timoner

La terciaria franciscana sor Juana de la Cruz (Numancia de la Sagra 1481 – Cubas 1534) se vincula a la corriente de reforma que se difundió en la Península a finales de la Edad Media, y que influyó en los grandes místicos de la segunda mitad del XVI. Esta religiosa mística desarrolló un papel importante como teóloga, predicadora y consejera de personajes importantes de Castilla. Los sermones y versos que de ella se conservan ofrecen opiniones atrevidas en torno a ciertos temas del cristianismo, como la Inmaculada Concepción, la interpretación del Génesis y el derecho de los humildes e ignorantes y, en especial, de las mujeres, a hablar de temas divinos. Mª Mar Cortés Timoner es doctora en Filología Española por la Universidad de Barcelona, donde ha impartido algunas asignaturas de Literatura. Actualmente investiga las obras conservadas de las primeras escritoras en lengua castellana y catalana considerando el contexto histórico y la tradición de la literatura escrita por mujeres.
Ediciones del Orto

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 929 JUA cor Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Wolff, Tobias (1945-) Vieja escuela / Tobias Wolff ; traducción, Mariano Antolín Rato. -- Madrid : Alfaguara, 2005. 262 p. ; 23 cm

"Vieja escuela", de Tobias Wolff

Con una trama que no da tregua al lector, esta novela indaga hasta dónde es capaz de llegar una persona para llegar a ser aceptado y formar parte de la sociedad. Decidido a encajar en su elitista colegio, el narrador ha aprendido a mimetizarse con sus compañeros y a competir con ellos por un lugar en el que hacer realidad su vocación literaria. Pero en el camino deberá aprender a contar la verdad sobre sí mismo. "...que ironía: el ambicioso chico que quiere ascender debe descender a una habitación del sótano (habitaciones del servicio) para aprender la sabiduría que no se enseña en la fábrica de esnobs de los pisos de arriba". Wolff nos acerca la mirada de un joven escritor a la vez que nos pregunta: ¿Quiénes somos? ¿La persona que creemos ser, la que mostramos a los demás, o la que los otros imaginan que somos? "En mi desprecio hacia cualquier signo de uniformidad, veía uniformes por todas partes; y no sólo en soldados y policías, sino en las chicas del instituto y en las amas de casa que iban de compras. Los hombres de negocios me parecían especialmente patéticos con sus sombreros y trajes y su aire londinense, todos ellos con un ridículo colgado al cuello que proclamaba su individualidad".
Revista Cultural

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N WOLFF vie Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Valdeón Baruque, Julio Alfonso X el Sabio: la forja de la España moderna Madrid: Temas de Hoy, 2003. 231 p. 25 cm. Premio Nacional de Historia 2004

Una nueva mirada sobre

Alfonso X

Alfonso X ha pasado a la Historia con el apelativo de “El Sabio”. Un epíteto procedente de su gran capacidad intelectual, pero, sobre todo, como apunta Julio Valdeón Baruque «el nombre de Alfonso X está asociado a un amplio y variado abanico de actividades, unas de naturaleza económica, otras de proyección básicamente social». La faceta que presenta Valdeón en el libro que publica Temas de Hoy es mucho más amplia. Porque sus renovaciones e ideas iban más allá del ámbito cultural. Para el historiador, «el reinado de Alfonso X el Sabio es, probablemente, el más llamativo de todos los del Medioevo hispano. Al margen de la confluencia de aciertos y de errores, fue, en cierto modo, un anticipo de los tiempos modernos». En Alfonso X el Sabio. La forja de la España moderna descubrimos que el rey poseyó desde la infancia interés por «las disciplinas del ser humano». El primogénito del rey Fernando III y la princesa alemana Beatriz de Suabia disfrutó de unos primeros años de cuidado exquisito y educación prolija.
Temas de Hoy

Julio Valdeón Baruque es catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valladolid y especialista en la historia bajomedieval de la Corona de Castilla, tema sobre el cual cuenta con numerosas publicaciones.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 E-MED val Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Moore, Michael (1954-) Cartas desde el frente; traducción de David Paradela. Barcelona: Ediciones B, 2005 - 298 p. 23 cm. (Crónica actual)

M. Moore se puede convertir en la peor pesadilla para la administración americana. Todo juega a su favor. No solamente el mayor reconocimiento cineasta (Oscar, Cannes, etc) sino, incluso, las dificultades editoriales para la publicación de su obra. Factores que han incidido en una enorme publicidad dentro y fuera de Estados Unidos.
euroresidentes.com

El escritor y cineasta Michael Moore (1954) nació y se crió en Flint (Michigan); a los diceciocho años fue nombrado director de su escuela, por lo que se convirtió en uno de los más jóvenes funcionarios públicos de Estados Unidos. A los veintidós fundó The Flint Voice, uno de los diarios alternativos más respetados del país, del que fue editor durante diez años. A mediados de los años ochenta fue productor, director, autor y presentador de la serie televisiva galardonada con un premio Emmy, TV Nation. En 2002 dirigió el documental Bowling for Columbine, galardonado con el Premio del 55 Aniversario en el Festival de Cannes 2002, Premio César a la Mejor Película Extranjera y Oscar a la Mejor Película Documental, un hito en la historia del documental. Tras más de un año de cuidadosa investigación dirigió Fahrenheit 9/11, galardonada con la Palma de Oro del Festival de Cannes de 2004. Vive con su mujer, Kathleen Glynn, y la hija de ambos, en Nueva York y Michigan.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Joas, Hans Guerra y modernidad: estudios sobre la historia de la violencia en el siglo XX Barcelona: Paidós, 2005. 292 p. 24 cm. (Paidós estado y sociedad; 130)

Professor Hans Joas Freie Universität Berlin

Quien se tome en serio la historia de la violencia en el siglo XX difícilmente podrá creer en los mitos del progreso que fundan las expectativas de paz en las tradiciones liberal y socialista del pensamiento político. Mientras que en la cosmovisión liberal las guerras aparecían, y aparecen, como reliquias de una época pretérita que aún no había recibido la luz de la Ilustración, el marxismo aplazó estas expectativas para una época ulterior; es decir, tras la revolución violenta, una vez realizada la libre asociación de los productores, se iniciaría un nuevo orden social en el que las diferencias entre los intereses en liza ya no se resolverían de manera violenta. Para Hans Joas, no se trata ni de una moralización pacifista de la guerra ni de una des-moralización “realpolítica” de la misma. Su planteamiento consiste más bien en arrojar luz sobre las probabilidades y dilemas de los distintos análisis posibles acerca de la guerra y la violencia. Además de las distintas concepciones de la paz procedentes de la filosofía social y de las ciencias sociales, se ponen en tela de juicio tradiciones “militaristas” en buena parte ya olvidadas, como por ejemplo las ideologías bélicas de la sociología alemana y francesa de la época de la Primera Guerra Mundial.
Paidós

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 316 JOA gue Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Historia de Donostia-San Sebastián Miguel Artola (ed.); versión reducida, Elena Legorburu Faus San Sebastián: Nerea, 2004. 190 p., il., mapas; 24 cm. Miguel Artola (San Sebastián, 1923) es miembro de la Academia de la Historia desde 1982; su quehacer ha sido reconocido con innumerables galardones entre los que cabe destacar el Premio Príncipe de Asturias en Ciencias Sociales (1991), el Premio Nacional de Historia (1992) o la Cruz de Alfonso X (1996).

P. ¿Usted cree ahora que era previsible que el debate territorial se planteara con la intensidad que se está planteando? R. Bueno, la verdad es que yo no lo preví. Pero tengo que reconocer que era previsible. Quiero decir que otras personas más competentes que yo pudieron haberlo previsto. Porque este planteamiento nacionalista, autonomista, independentista, es decir, con los matices que se quiera en su momento, ha ido evolucionando desde la transición hasta devenir en una situación completamente nueva que ha producido un cambio en la relación de fuerzas. Es cierto que había habido determinados movimientos que pudiéramos llamar disgregadores, pero nunca se había llegado a la situación actual. ¿Y qué es lo que hay de nuevo? ¿Qué es lo que estimula la secesión? Pues el hecho real de que no hay ningún incentivo, o apenas hay incentivos, para mantener la integración territorial. Y no hay guerras, ningún peligro de guerra ni aquí, ni en Europa. Así que nadie necesita protección militar, con todos los beneficios y seguridades que esto supone. Por otra parte, el sistema ha producido, y muy rápidamente, el desarrollo de aparatos estatales semejantes a costa de las competencias del aparato del Estado central. Esta situación ha creado la posibilidad de una acción política y económica en la que nos encontramos con la evidencia de que ese Estado central no tiene en sus manos ningún medio de imponerse a los Estados autonómicos. Desde esta situación, el gobierno inmediato, sin interferencias, aparece como algo muy atractivo para todos aquellos que quieran hacer una carrera política. No tienen que competir a nivel general, sino que pueden hacerlo a nivel local, y además se les ofrece una gran cantidad de puestos, de posiciones de poder político que no existían antes ni remotamente.
Entrevista de María Antonia Iglesias a Miguel Artola EL PAIS; DOMINGO - 10-04-2005

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 E-000 his Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Juan Negrín Barcelona: Ediciones B, 2004. 267 p. lám. 21 cm. (Cara & cruz; 18) Contiene: Juan Negrín / Gabriel Jackson; traducción de María Gomis. Juan Negrín: el manipulador manipulado / Víctor Alba

Juan Negrín López
Las Palmas 1892 - París 1956

De familia burguesa acaudalada, católica y conservadora, estudió medicina y se doctoró en Alemania (Kiel-Leipzig, agosto 1912), a los 20 años. De talante reservado y complejo ha sido con frecuencia mal interpretado e, incluso, calumniado. En 1922 obtuvo por oposición la cátedra de Fisiología (Madrid). Desde estos años hasta la República desarrolló una gran labor científica. Figuró como diputado en las tres cortes de la República (Las Palmas, 1931; Madrid, 1933; Las Palmas, 1936). Se esforzó por impedir la Guerra Civil, pero no salió como otros científicos e intelectuales. Fue ministro de Hacienda en el Gobierno de Largo Caballero y jefe de Gobierno cuando éste dimitió, tras la crisis de mayo de 1937.
artehistoria

Tras la caída de Cataluña, se trasladó a Francia, al igual que M. Azaña, pero regresó a la zona republicana (12 de febrero) y ocupó la presidencia de la República (marzo de 1939) con ánimo de prolongar la resistencia hasta conseguir una solución honrosa del conflicto. Pero la sublevación de Cartagena y la rebelión del coronel Casado en Madrid le obligaron a desistir de su propósito. Negrín retornó a Francia (1939) y, tras el final de la contienda, se instaló en México, desde donde continuó presidiendo el gobierno republicano en el exilio. Después de pasar un tiempo en Inglaterra, fijó su residencia definitiva en Francia.
Presidencia del Gobierno

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 E-XX jua Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Frisch, Max (1911-1991) No soy Stiller; traducción del alemán por Margarita Fontseré Barcelona: Seix Barral, 2005 - 477 p. 23 cm. (Biblioteca Fomentor)

“La literatura puede ser una buena terapia personal, una especie de psicoanálisis por el que no se paga al psicoanalista”
Un hombre que asegura llamarse Mr. White y ser norteamericano es arrestado por las autoridades suizas acusado de ser Herr Stiller, desaparecido en Zurich años atrás. Instado por su abogado defensor, escribe su vida en un diario, mientras asiste, alucinado, a un desfile de testigos de la identidad que niega: la mujer de Stiller, sus amigos, su hermano… No soy Stiller es una sátira implacable y «desde dentro» del mundo moral de la pequeña burguesía, esa sociedad de la que su Suiza natal es para el autor perfecto, impecable e insoportable dechado. Convertida en un clásico de la narrativa contemporánea, es una de las obras más representativas de Max Frisch, máximo exponente de las letras europeas del siglo xx.

Max Frisch nació el 15 de mayo de 1911 en Zurich y murió en 1991 en esa misma ciudad. Cursó estudios universitarios de germanística y arquitectura. Destaca como prosista, dramaturgo y diarista. Fue de los primeros autores que profundizó en el problema de la identidad del hombre moderno, reflexionó sobre la necesidad humana de proveerse de una identidad personal y social, de buscar el verdadero ser entre la multitud de máscaras disponibles para disfrazarse ante sí mismo y ante los demás. Y los conflictos del individuo para desarrollar su propio yo en contra de los prejuicios e ideas preconcebidas de la sociedad.
wanadoo

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Bryce Echenique, Alfredo (1939-) Permiso para sentir (Antimemorias 2) Barcelona: Anagrama, 2005 - 555 p. 22 cm. (Narrativas hispánicas; 385)

Permiso para sentir es la segunda parte de Permiso para vivir: Antimemorias, de Alfredo Bryce Echenique, y es, como la primera, una evocación de de fragmentos elegidos por el autor de su trayectoria vital y literaria. Unos recuerdos que no se quedan en la simple anécdota sino que ahondan en el interior de los momentos vividos y los personajes que los han compartido.

Reconocido como uno de los mayores narradores peruanos de la actualidad, Alfredo Bryce (Lima, 1939) ha hecho de Lima, los limeños y sus peculiares convenciones sociales el tema principal de toda su obra. Y si bien en sus libros, siempre escritos con un manejo del lenguaje y sentido del humor sumamente personales, podemos encontrar personajes de toda extracción social, los protagonistas han pertenecido casi siempre a la vieja aristocracia, como en su primera novela Un mundo para Julius (1970), que fue elegida en una reciente encuesta entre escritores e intelectuales como la novela peruana más importante de todos los tiempos. Una parte importante de la obra de Bryce está constituida por novelas como La vida exagerada de Martín Romaña (1981) o El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz (1985), en las que la trama gira en torno a las divertidas e insólitas peripecias europeas de un escritor o profesor limeño, un evidente alter ego del autor.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N BRYCE ECHENIQUE per Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Teijeiro Rey, Xoán Xosé Seres gallegos de las aguas: mitología comparada A Coruña: Toxosoutos, 2005 - 238 p. il. 22 cm. (Keltia; 15)

Seres gallegos de las aguas
Xoán Xosé Teijeiro Rey

Dieciséis seres míticos se presentan en este libro escogidos al azar de entre los muchos existentes en Galicia. Los seres están documentados con citas literarias de diversas fuentes legendarias, cuentos y relatos de la tradición oral. El cabalo pantasma. Las lavandeiras. Homes peixe: homes mariños y encantos das aguas. Carbuncos. Trasgos marinos piratas: Almuiuces, rabusos, carcamáns y soliños. Feiticeiras de arbo y melgaço. Xerpas o serpas. Xacios. Sereas mouras, sereas y mulleres mariñas. El ganados vacuno de las aguas (Rabaños máxicos). Los caballeros del rey Artur. La moura troita. Ballenas.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 299 TEI ser Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Sackville-West, Vita (1892-1962) Toda pasión apagada; traducción de Beatriz García Ríos Madrid: Alfaguara, 1990 - 212 p. 22 cm. (Alfaguara literaturas; 305)

Toda pasión apagada
Vita Sackville-West
(1892-1962)

Lord Slane, baluarte del Imperio y gran estadista, ha muerto. Le sobreviven su viuda y seis hijos dispuestos a ocuparse de ella. Pero Lady Slane tiene otros planes: la sumisa esposa y complaciente madre quiere, al fin, vivir su propia vida. En una pequeña casa en Hampstead, decide cambiar el curso de su historia personal, recuperar sus sueños y descubrir la pasión que empeñó por las estrechas convenciones de un matrimonio victoriano.

Novelista y poetisa inglesa, miembro de la antigua y aristocrática familia Sackville, dueños de Knole, una propiedad en Kent que data de la época Tudor, Vita Sackville-West escribió entre otras novelas Los eduardianos (1930), Toda pasión apagada (1931) y Pepita (1937), una biografía novelada de su abuela. Entre su obra poética se encuentra El país (1926), que describe minuciosamente el año rural en Kent. Las relaciones de Sackville-West con la novelista Virginia Woolf tuvieron una prolongada influencia en la vida y la obra de ambas mujeres y han sido objeto de muchas reconsideraciones críticas. Hay elementos en la biografía de Sackville-West y la historia de su familia que se entremezclan en la ingeniosa novela de Woolf, Orlando (1928).

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N SACKVILLE-WEST tod Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Zola, Émile (1840-1902) Yo acuso: la verdad en marcha Barcelona: Tusquets, 1998

El arresto, juicio y destierro del capitán Alfred Dreyfus dividió profundamente a Francia durante años.
Émile Zola

En 1894, los servicios de contraespionaje del Ministerio de la Guerra francés interceptan un documento dirigido al agregado militar alemán en París, en el que se menciona el anuncio del envío de informaciones concretas sobre las características del nuevo material de artillería francés. El riesgo de escándalo resulta más preocupante que la propia filtración; había, pues, que encontrar a un culpable. Se acusa al capitán Alfred Dreyfus, de treinta y cinco años, judío y alsaciano, de ser su autor.

“Habéis salido sano y salvo de bajas calumnias, habéis conquistado los corazones. Aparecisteis radiante en la apoteosis de la fiesta patriótica que, para celebrar la alianza rusa, hizo Francia, y os preparáis a presidir el solemne triunfo de nuestra Exposición Universal, que coronará este gran siglo de trabajo, de verdad y de libertad. ¡Pero qué mancha de cieno sobre vuestro nombre —iba a decir sobre vuestro reino— puede imprimir este abominable proceso Dreyfus! Por lo pronto, un consejo de guerra se atreve a absolver a Esterhazy, bofetada suprema a toda verdad, a toda justicia. Y no hay remedio; Francia conserva esa mancha y la historia consignará que semejante crimen social se cometió al amparo de vuestra presidencia”.
Carta abierta al presidente de Francia M. Felix Faure, publicada por el diario L'Aurore el 13 de enero de 1898 en su primera plana.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N ZOLA yoa Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Merino, José María (1941-) Cuentos de los días raros Madrid: Alfaguara, 2004. 229 p. 23 cm.

José María Merino
(España, 1941) «La literatura hay que leerla en voz alta, porque tiene que tener melodía»

El mundo narrativo, los motivos principales y el estilo de los cuentos de José María Merino son de tan acusada singularidad –tan personales, en suma– que cualquier lector mínimamente familiarizado con su obra reconocería la mano del escritor en estos quince relatos breves que constituyen el presente volumen. Se diría que el cuento representa para Merino un espacio libérrimo, apto para la experimentación, menos constreñido acaso que la narración extensa por las exigencias de la verosimilitud, de la supeditación de la historia a experiencias conocidas o reconocibles por parte del lector. Por los cuentos de Merino circula libremente el aliento poderoso de la fantasía, y en sus personajes los límites entre lo vivido, lo imaginado y lo soñado se borran a menudo con naturalidad, sin énfasis, sin retórica ni interjecciones, porque lo misterioso e incomprensible forma parte de la existencia cotidiana. Algunos de estos cuentos habían aparecido ya en otros lugares –no siempre fácilmente accesibles–, si bien ahora presentan retoques que podrían ayudar a los estudiosos a reconstruir el proceso creador de los textos hacia su forma definitiva. Otros son inéditos, y añaden valiosos sumandos a la ya dilatada obra cuentística del autor.
Ricardo Senabre

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N MERINO cue Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

El futuro del libro: ¿Esto matará eso? Geoffrey Nunberg (compilador); epílogo de Umberto Eco; traducción de Irene Núñez Aréchaga Barcelona: Paidós Ibérica, 2004 - 314 p. 24 cm. (Paidós transiciones; 55)

"Nadie va a sentarse a leer una novela en una pantallita parpadeante. Jamás"
¿Tiene futuro el libro? Gran parte de los debates actuales sobre esta cuestión predicen que los libros impresos, las bibliotecas de ladrillo y cemento, las librerías y las editoriales tradicionales pronto se verán sustituidos por instituciones y documentos electrónicos. Hay mucha gente que ya atisba un futuro en el que el texto convencional habrá cedido paso al hipertexto y la sociedad de la letra impresa a un acceso más democrático a la información. Pues bien: los ensayos contenidos en este libro sugieren vehementemente lo contrario. Centrándose en el problema del futuro del libro como asunto crucial de nuestra contemporaneidad, los textos aquí agrupados plantean preguntas importantes y ofrecen provocativas respuestas. Y así, los autores se muestran entusiastas acerca de las posibilidades que ofrecen las tecnologías digitales, que muchos de ellos han contribuido a desarrollar, pero también anuncian que los cambios venideros no se producirán sin importantes modificaciones sociales y culturales.
Paidós

No se trata de la extinción de la Galaxia Gutenberg, sino de su integración a una constelación mucho más grande. No cabe duda de que cierto tipo de libros va a desaparecer, de hecho así está ocurriendo. Las enciclopedias en cuarenta tomos, por ejemplo, y muchos catálogos, manuales, textos de estudio, obras de consulta y referencia. Va a ser muy difícil que estas modalidades informativas del libro compitan con la velocidad, la versatilidad y la capacidad de recuperar información que tienen las tecnologías digitales. Pero estas nuevas tecnologías no pueden darnos lo que únicamente se encuentra en los verdaderos libros.
María Fernanda Blasón

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 002 FUT fut Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Deloche, Bernard El museo virtual : hacia una ética de las nuevas imágenes prólogo de Régis Debray; traducción Lourdes Pérez Gijón (Asturias): Trea, 2002 - 237 p. 22 cm. (Biblioteconomía y Administración Cultural ; 81)

¿La irrupción de los multimedia en los museos es un mero hecho coyuntural de adaptación a las nuevas tecnologías o, por el contrario, atenta contra la institución en lo más hondo de su identidad? Se visita una página web o se consulta un CD-ROM igual que se visita el Louvre: todo está ahí, si no tangible al menos visible, sin peanas ni London British Museum vitrinas. Nueva manera de visitar y también nuevo objeto, pues la misma actividad posibilita otros muchos paseos interactivos: el paisaje y el tiempo, el mundo y sus noticias, el rock y el jazz, el shopping y la moda, la bolsa y la pornografía, en resumen, todo lo que pueda ser imagen o que pueda ser vehiculado por la imagen, en la más completa anarquía. El museo, desbordado por el inesperado ejercicio de sus propias funciones fuera de su marco institucional, parece estar cediendo el sitio a una distribución salvaje e incontrolada de las imágenes, que ya está empezando a esbozar la figura del museo del mañana. Un museo virtual sin el nombre ni los edificios ni las colecciones, y con un abanico de funciones cuya eficacia sorprende y preocupa aún más por ser inesperada.

Bernard Deloche: Nacido en Lyon, Francia, en 1944. Diplomado del Instituto de Estudios Políticos de Lyon (1965), agregado de filosofía (1974), doctor en letras (1979), profesor de filosofía en la Universidad Jean Moulin de Lyon, conferenciante y responsable del MNTIC (Museos y Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación). Ha publicado numerosos libros y artículos sobre museología.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 069 DEL mus Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Theroux, Paul El safari de la estrella negra: desde El Cairo a Ciudad del Cabo Barcelona: Ediciones B, 2003 - 516 p. 24 cm. (Biblioteca grandes viajeros) “El safari de la estrella negra” (2002) cuenta un viaje real que Paul Theroux empieza en El Cairo –donde se entrevista con Mahfuz y otros intelectuales egipcios- y que termina en Ciudad del Cabo. El autor cruza el continente africano con trenes, barcos, camiones y autobuses, bajando por el Nilo y introduciéndose en el Sudán, Etiopía, Kenia y Uganda hasta llegar a Suráfrica. Un viaje sentimental y de exploración donde, a medida que avanza, el escritor descubre el alarmante estado de África, su pobreza y sus contradicciones.

Paul Theroux (Massachussets, 1941) publicó su primera novela, “Waldo”, en el año 1967. Es un escritor prolífico que ha escrito un montón de novelas y, entre ellas, algunas de viajes: “El gran bazar del ferrocarril” (1975), “El viejo expreso de la Patagonia” (1979), “En el gallo de hierro: viajes en tren por China” (1988), “The happy Isles of Oceanía” (1992) y “Las columnas de Hércules” (1995).

Según Theroux, «mandar dinero a la vieja usanza no sólo es un despilfarro, sino que es estúpido y perjudicial» porque no tiene en cuenta «factores evidentes» como que favorece la corrupción y el desgobierno, la destrucción de industrias locales o la fuga de profesionales. Y si a esto se suman las campañas emprendidas por magnates como Bill Gates, que últimamente pretende que ningún niño de África se quede sin un ordenador de su marca, el resultado es un despropósito. «Yo, en su lugar», aconseja Theroux, «ofrecería lápices y papel, fregonas y escobas, las escuelas que he visto necesitan todo eso desesperadamente». El escritor se propone liderar un movimiento de personas que no están dispuestas a enviar más dinero «si no se explica en qué se gasta cada dólar», algo que, apunta, «no ocurre nunca».
Editorial Prensa Asturiana

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 913 THE saf Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Queneau, Raymond (1903-1976) En los confines de las tinieblas: los locos literarios Madrid: Asociación Española de Neuropsiquiatría, 2004 366 p. 21 cm. (Historia; 16)

Historia de la locura escrita
Raymond Queneau investigó a los "locos literarios", autores de extravagantes escritos científicos y filosóficos "al margen de toda regla" o decididamente paranoicos sobre asuntos diversos. Rechazada dos veces en 1934, aquella antología se acaba de publicar en español. Raymond Queneau, que ahora ve publicada, treinta años después de su muerte, su ensayo sobre los "locos literarios", era prudente a la hora de emitir un juicio sobre la alienación mental de un hombre sólo a partir de un escrito. Los surrealistas partían de la premisa de que tanto el territorio de los sueños como el de la locura eran un campo magnético para desplegar la libertad absoluta de la imaginación liberada del control de la razón. Por eso a la hora de definir qué es "un loco literario" Queneau comienza a clasificarlos tomando ciertos rasgos como el hecho de que en sus apreciaciones incurren en errores un poco demasiado violentos, sus ideas son indiscutibles, su obra es nula y no tiene ningún valor para la ciencia oficial; es decir son inadaptados culturalmente. En Los confines de las tinieblas: los locos literarios, se señala con precisión que la mayoría de estos escritos son de índole autobiográfica y responden al tipo de perseguidos reivindicativos e interpretadores.
Ricardo Bajo | Fondo Negro)

(El Havre, Francia, 1903 - París, 1976) Escritor y matemático francés. Tras un primer contacto con el surrealismo, Raymond Queneau inició una evolución más personal que se caracterizó por la tendencia a tomar el lenguaje como elemento de experimentación formal, cuya máxima manifestación serían los Ejercicios de estilo (1947), que presentan hasta 99 formas distintas de contar un mismo y trivial episodio ocurrido en un autobús.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 821 FRA que Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Cornwell, Patricia Daniels (1956-) La mosca de la muerte; traducción de Laura Paredes Barcelona: Círculo de lectores, 2004 - 413 p. 22 cm.

" Si quiero que un personaje haga o conozca algo, quiero hacer o conocer la misma cosa"
Patricia D. Cornwell nació en 1956 en Miami. Tras graduarse en Davidson, Carolina del Norte, sus primeros pasos los dio como reportera de sucesos para el periódico "Charlotte Observer". Después trabajó durante seis años como analista forense en el estado de Virginia, lo que le ha permitido adquirir conocimientos en esta materia y penetrar en un mundo que después reflejaría en sus novelas, incluidas las múltiples autopsias que presenció. Desde hace unos años se dedica en exclusividad a la escritura. Es autora de varios best-sellers y goza de una posición de privilegio en la literatura negra y de suspense actual, siendo en su género una de las escritoras más prestigiosas.

Deseosa de empezar una nueva vida libre de los lastres del pasado, Kay decide cerrar su etapa como forense en Richmond y elige Florida como destino donde alcanzar la tan anhelada tranquilidad. Sin embargo, hay alguien que no está dispuesto a que la doctora rehaga su vida: Jean-Baptiste Chandonne, el psicópata que la aterrorizó tiempo atrás, la reclama ahora desde el corredor de la muerte. La mosca de la muerte es una novela intensa cuyos protagonistas se ven irremediablemente abocados a enfrentarse con sus fantasmas del pasado.
Universidad de Alicante

Patricia Cornwell

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N CORNWELL mos Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Hanson, Victor Davis Matanza y cultura: batallas decisivas en el auge de la civilización occidental Madrid: Turner / México: Fondo de Cultura Económica, 2004 545 p. 24 cm. (Noema; 34)

“En la guerra no hay buenas alternativas: los líderes deben escoger entre una …alternativa muy mala u otra aún peor”

Hanson no ha hecho un libro sobre grandes batallas, ya que hay enfrentamientos relativamente limitados como el que sostuvieron las tropas británicas contra los zulúes en Rorke’s Drift (1879). Tampoco grandes victorias del mundo occidental porque algunas se resolvieron en derrota, empezando por Cannas, la gran victoria cartaginesa frente a los romanos. El hilo conductor de este libro es la idea de la continuidad en una larga tradición sobre una forma de hacer la guerra basada en la propia cultura occidental. Algo que no está ligado a la superioridad tecnológica ni, mucho menos, a una superioridad física o intelectual. Lo que sí ha existido es una forma de militarismo cívico, de moral social, que ha hecho a los occidentales especialmente letales en la lucha armada y les ha permitido una efectiva hegemonía en todos los rincones del mundo. Desde la época de los griegos hasta la actual situación de hegemonía americana, lo cual no excluye que esa hegemonía no haya estado amenazada a veces (mogoles, otomanos) por sociedades no occidentales.
EL CULTURAL

Victor Davis Hanson, nacido en California en 1953, es historiador militar americano, ensayista político y mejor conocido como experto en el tema de la guerra. Aparece frecuentemente opinando sobre temas actuales y clásicos en el New York Times, el Wall Street Journal, el International Herald Tribune y otras publicaciones.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 355 HAN man Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Meditaciones sobre Ortega y Gasset Miguel Ortega Spottorno, Fernando H. LLano Alonso y Alfonso Castro Sáenz (eds.); José Luis Abellán García [et al.] Madrid: Tébar, 2005. 710 p.

"Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas"
José Ortega y Gasset

Uno de los filósofos españoles de la primera mitad del siglo XX que más influencia han ejercido en España y fuera de ella. Nació en Madrid en 1883 en el seno de una familia acomodada de la alta burguesía madrileña vinculada al periodismo y a la política. Su padre, José Ortega Munilla, fue director de El Imparcial, periódico fundado por su abuelo materno, Eduardo Gasset y Artime, y en el que Ortega colaboró intensamente. Su vida está profundamente ligada al periodismo, a la política, a las actividades editoriales, y ocupó un lugar muy destacado en la vida intelectual española durante la primera mitad del siglo XX. Entre 1931 y 1932 fue diputado de las Cortes Constituyentes de la Segunda República en calidad de representante de la Agrupación al Servicio de la República, fundada en febrero de 1931 por Gregorio Marañón, Ramón Pérez de Ayala y él mismo. Al agitado período de la vida política española comprendido entre 1923 y 1936 pertenecen algunos de sus más famosos escritos políticos. La doctrina de la razón vital es la propuesta orteguiana para superar la oposición racionalismo/vitalismo, en un doble sentido: en primer lugar, vitalizando a la razón, es decir, insertándola en el contexto de la existencia humana, haciendo de la racionalidad una respuesta a las necesidades vitales previas; en segundo lugar, renegando del sustancialismo de la res cogitans: «El hombre, no tiene naturaleza, lo que tiene es historia; porque historia es el modo de ser de un ente que es constitutivamente, radicalmente, movilidad y cambio. Y por eso no es la razón pura, eleática y naturalista, quien podrá jamás entender al hombre. Por eso, hasta ahora, el hombre ha sido un desconocido... ¡Ha empezado la hora de las ciencias históricas! La razón pura tiene que ser sustituida por la razón narrativa... Y esa razón narrativa es la razón histórica».
filosofia.org

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 1 MED med Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Beccaria, Lola Una mujer desnuda Barcelona: Anagrama, 2004 - 209 p. 22 cm. (Narrativas hispánicas)

LOLA BECCARIA Y ' UNA MUJER DESNUDA'

Sentir para no sentir
ELMUNDOLIBRO

Lola Beccaria presenta su nueva novela, titulada ‘Una mujer desnuda’, que plantea varias preguntas inicialmente:¿Cuál es el precio del afecto y en qué moneda hay que pagarlo? ¿Qué pesa más, una caricia o el haber tenido que vaciarnos para conseguirla? A la larga, es inevitable descubrir que algunas monedas pesan mucho más de lo que nos han dado a cambio de ellas. Perder en el cambio y acostumbrarse a esa pérdida es la lección que Martina Iranco, la protagonista de esta novela, aprende desde la infancia. Lola Beccaria (Ferrol, 1963) es doctora de Filología Hispánica, lexicógrafa y trabaja como lingüista en la Real Academia Española desde 1987. Ha publicado, con excelente acogida, dos novelas, "La debutante" (1996) y "La luna en Jorge" (Finalista del Premio Nadal 2001).

“Me parece un síntoma de madurez darse cuenta de que la palabra dependencia nada tiene que ver con el afecto verdadero. Necesitamos amar y ser amados. Cuanto antes nos demos cuenta, menos soberbia tendremos, y cuanta menos soberbia, más ganas de compartir con los demás su diferencia, conjugada en armonía con la nuestra”. (Lola Beccaria)

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N BECCARIA muj Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Coelho, Paulo Veronika decide morir; traducción de Montserrat Mira Barcelona: Planeta, 2001 - 229 p. 23 cm. (Biblioteca Paulo Coelho)

“El gran cambio está en el alma del hombre, y no en la manera de manifestar sus creencias”

Paulo Coelho (Río de Janeiro, 1947) se
inició en el mundo de las letras como autor teatral. Con la publicación de sus primeros libros, El Peregrino de Compostela (1987) y El Alquimista (1998), inició un camino lleno de éxitos que le ha consagrado como uno de los grandes escritores de nuestro tiempo. Publicadas en más de cien países, las obras de Paulo Coelho han sido traducidas a cuarenta y tres idiomas. Además de recibir destacados premios y menciones internacionales, en 1996 el ministro de cultura francés le nombró Caballero de las Artes y las Letras. En la actualidad es consejero especial de la UNESCO para el programa de convergencia espiritual y diálogos interculturales.

Veronika es una joven que tiene los mismos sueños y deseos que cualquier persona de su edad. Es guapa, cuenta con un buen trabajo y no le faltan pretendientes. Su vida transcurre sin mayores sobresaltos, sin grandes alegrías ni grandes tristezas. Pero Veronika no es feliz. Por eso, la mañana del 11 de noviembre de 1997, Veronika decide morir. Sueños y fantasías. Deseo y muerte. Locura y pasión. Veronika, en su camino hacia la muerte, descubre que cada segundo de la existencia es una opción que tomamos entre la alternativa de seguir adelante o de abandonar. Veronika experimenta placeres nuevos y halla un nuevo sentido a la vida, un sentido que le había permanecido oculto hasta ahora, cuando ya es demasiado tarde para echarse atrás.
portalplanetasedna

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N COELHO ver Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Castilla del Pino, Carlos Cordura y locura en Cervantes Barcelona: Península, 2005 - 121 p. 23 cm. (Atalaya; 176)

Carlos Castilla del Pino, neurólogo, psiquiatra y ensayista español, nació en 1922 en San Roque, Cádiz. Estudió Medicina en Madrid, donde se formó como psiquiatra en el Hospital General durante ocho años. Empezó a ser conocido con su libro Un estudio sobre la depresión. El siguiente, Fundamentos de antropología dialéctica, abrió un nuevo frente social en la psiquiatría y en la conciencia pública española señalando la importancia que en el desarrollo de las patologías y su curación tiene el contexto social y económico. Sus méritos científicos, su talento como ensayista, el valor de su lenguaje y su testimonio de la España de posguerra a través de sus dos libros de memorias, Pretérito imperfecto. Autobiografía (1922-1949) (1997), IX premio Comillas, y Casa del olivo. Autobiografía (1949-2003) (2004) le han valido un puesto en la Real Academia de la Lengua Española.
wikipedia

El libro lo constituyen siete ensayos sobre el Quijote, cuyos títulos, por sugerentes, merece la pena consignar: “Cervantes y la construcción del personaje”, “La lógica del personaje y la teoría del Quijote en Torrente Ballester”, “La muerte de don Quijote”, “Alocución del encausado”, “Idea de la locura en Cervantes”, “Teoría de los celos en Cervantes” y “Quijotismo y bovarysmo: de la ficción a la realidad”. Una idea axial se halla en todos ellos, raíz del interés del autor por la literatura en general y en particular por el Quijote: “La literatura ha sido una Mural al Quijote por DALÍ teoría del hombre, y la historia de la literatura ha sido y es, sin ninguna duda, la fuente primordial para dictaminar la historia del conocimiento del hombre por los otros hombres, lo que los hombres han ido sabiendo del hombre mismo, pues la literatura tiene más años, muchos más, que la psicología, el psicoanálisis, la antropología cultural, etc.”
Gonzalo Martín de Marcos

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura QUIJOTE (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Bayo, Ciro El peregrino en Indias: en el corazón de América del Sur Edición de José Esteban. Sevilla: Renacimiento, 2004. 418p. 21 cm.

Don Ciro Bayo (1859-1939),
último cronista de Indias
Por distintas razones y pretextos la historia centrada en el gran hombre olvidó no sólo al hombre común sino también a aquella otra especie de ejemplar extraordinario, aunque distante del procerato y el poder. Por motivos no demasiados diferentes, la historia articulada sobre grandes estructuras, los dejó también de lado. Uno de esos personajes extraordinarios fue don Ciro Bayo y Segurola, vasco de cuna, hidalgo de condición, indiano sin riqueza por elección propia, viajero impenitente y escritor prolífico, agudo y elegante. Pese a que varios de sus treinta libros tienen que ver con la historia de la Argentina y del Alto Perú, ¿quién se acuerda de él? Sus principales obras, editadas en Madrid en 1910 y 1915, son una rareza bibliográfica. Más lo mencionan los estudiosos del idioma por su Vocabulario criollo-español (1910) que los historiadores y los críticos literarios por sus otros veintinueve libros.
La Paz, Bolivia Iruya

Ciro Bayo es el gran escritor español de las Américas. Leído hoy, El peregrino en Indias nos sorprende, en primer lugar, por la curiosidad, la erudición y, sobre todo, el amor puesto en esas tierras, repúblicas hermanas. Bayo estaba, en 1892, un año de esos que le supuran a la historia de España, en Buenos Aires y decidió subir a caballo hasta Chicago, donde había una Exposición Universal. Nunca llegó, pero "vivió" mucho recorriendo, a pie o a lomo, algunos de esos países, Bolivia sobre todo.
Javier Goñi

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N BAYO per Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Goytisolo, Luis Escalera hacia el cielo Madrid: Espasa Calpe, 1999 - 201 p. 23 cm. (Narrativa)

“La literatura es una de las bellas artes, basada en la palabra como forma de expresión”
Escritor español, nacido en Barcelona. Hijo menor de una familia de escritores, es hermano de José Agustín y Juan Goytisolo; comenzó a escribir a los 11 años y dos novelas a la vez, una por gusto, sobre cuestiones interplanetarias, y la otra por dinero. A partir de entonces fue su tío Luis el que le seleccionó las lecturas y le introdujo en la afición a la narrativa norteamericana. En 1994 fue elegido académico de la Real Academia Española de la Lengua para ocupar la vacante del poeta Luis Rosales. En los últimos años ha publicado la novela Placer licuante (1997), que sorprendió por lo explícito y crudo de algunas escenas sexuales, Escalera hacia el cielo (1999), una novela con enredos y equívocos de comedia, y Diario de 360º (2000), novela compleja y de pensamiento construida, como indica su título, con forma de diario y que recorre un año bisiesto del que no se precisa fecha exacta.
epdelp

"Sólo se mueren los muertos...El que ha vivido deja tras de sí la vida. Mientras que quien ha vivido sin enterarse de lo que es la vida no deja nada. Y es como vive la mayor parte de la gente." Con estas palabras de un personaje de su libro, Luis Goytisolo nos da algunas pistas acerca de Escalera hacia el cielo, una novela sobre la vida actual donde un sinfín de personajes se rozan, se miran, se ignoran, se aman o se desprecian en un mosaico tan dispar como divertido, tan agudo como despiadado.
Espasa-Calpe

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N GOYTISOLO esc Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Guía práctica de la energía: consumo eficiente y responsable Madrid: Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, 2004 135 p. il. 18 cm.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía es una entidad pública empresarial adscrita al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a través de la Secretaría General de Energía. Su razón estratégica es promocionar en España la eficiencia energética y el uso racional de la energía, así como apoyar la diversificación de las fuentes de abastecimiento e impulsar la utilización de las energías renovables, con el objetivo de desarrollar y consolidar un modelo energético basado en la seguridad, la calidad y la sostenibilidad. De esta forma, el Instituto lleva a cabo acciones de difusión, sensibilización, asesoramiento técnico, desarrollo y financiación de proyectos innovadores, que formen, informen y sirvan de ejemplo a todos los sectores consumidores de energía. El uso de la energía tiene un impacto decisivo en nuestro modo de vida, sobre la economía del país, sobre nuestra propia economía familiar y sobre el medio ambiente. Este impacto, sin embargo, será diferente según el tipo de fuente de energía que utilicemos y la forma en que la consumamos. El objetivo de esta guía es proporcionar información útil para que los ciudadanos, como consumidores, conozcamos y comprendamos el valor intrínseco de la energía y, con ello, adquiramos unos hábitos de consumo energético sostenibles, aplicables a nuestra vida cotidiana, tanto en el hogar como en el trabajo o en nuestros desplazamientos, en definitiva, que asumamos la necesidad de hacer un uso racional y eficiente de los recurso naturales. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) firman acuerdos para la puesta en marcha de líneas de financiación para proyectos de energías renovables.
Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) Paseo de la Castellana, 95 - planta 21 28046 Madrid www.idae.es

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 620 ENE ene Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Juana Inés de la Cruz (Jer.) Poesía, teatro, pensamiento Introducción, edición y notas de Georgina Sabat de Rivers y Elías Rivers Madrid: Espasa-Calpe, 2004 - 1624 p. 20 cm. (Bibl. de Literatura Universal)

Sor Juana Inés de la Cruz (1648 - 1695)

Nació en un pueblito del Estado de México, Nepantla, el 12 de noviembre de 1648. Sus padres fueron Pedro Manuel de Asbaje e Isabel Ramírez. En la carta Respuesta a Sor Filotea de la Cruz, Sor Juana narra cómo aprendió a leer a los tres años: A escondidas de su madre, acompañaba a su hermana mayor a sus clases, y surgió en ella un deseo tan grande de aprender a leer que le mintió a la maestra diciéndole que su madre ordenaba que también a ella le diese la lección. La pequeña Juana aprendió rápidamente y a partir de entonces desarrolló un enorme gusto por el estudio. Juana Inés vivió un tiempo en Panoaya, con su abuelo Pedro Ramírez. Juana llegó a la ciudad de México en el año de 1660, se estableció con unos parientes de su madre quienes la mandaron a estudiar latín. En sólo 20 lecciones aprendió esta lengua, lo que le permitió leer los libros de filosofía y ciencia, que en esa época se escribían en latín. Poco antes de cumplir los 16 años, Juana Inés toma una importante decisión: en lugar del matrimonio decide ingresar en el convento de San José de las Carmelitas Descalzas, ya que este camino era la única opción que tenía una mujer para poder dedicarse al estudio. Dentro del convento Juana fue una monja devota y rigurosa con sus obligaciones; sin embargo, el estudio de la ciencia y las letras fueron siempre para Sor Juana "su mayor delicia". Esto le trajo constantes regaños por parte de su confesor, el padre Antonio Núñez de Miranda, quien pensaba que esto no era correcto para una monja. En el convento, Sor Juana desempeñó los cargos de bibliotecaria y encargada de la contaduría.
elbalero.gob.mx

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura P JUANA INÉS poe Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Finkelstein, Israel La Biblia desenterrada: una nueva visión arqueológica del antiguo Israel y de los orígenes de sus textos sagrados Israel Finkelstein, Neil Asher Silberman; pról. Gonzalo Puente Ojea Madrid: Siglo XXI de España, 2005 - 414 p. 23 cm. (Historia antigua)

La Biblia, más mito que Historia
¿Merece la pena preguntarse cómo es posible que el mar Rojo se tragara a las fuerzas del faraón que perseguían a Moisés y su pueblo, qué fueron las diez plagas de Egipto o dónde se encuentra el arca de la alianza? Éstas son las cuestiones que trata de responder La Biblia desenterrada, obra de divulgación escrita por los historiadores Israel Finkelstein y Neil A. Silberman, de la Universidad de Tel Aviv y del Centro Ename respectivamente. A partir de los restos recuperados en los yacimientos que datan de la época bíblica, los autores demuestran que los relatos del Antiguo Testamento no son más que ficción. Desde las historias de los Patriarcas hasta la toma de Canaán, pasando por el largo peregrinaje por el desierto, los orígenes del pueblo judío narrados en los textos sagrados no casan con los datos. La conclusión es evidente: prácticamente nada de lo que dice la Biblia respecto a Moisés, Jacob, David, Salomón y otros personajes tiene fundamento real. Así, por ejemplo, donde los autores bíblicos ven una esplendorosa monarquía bajo David y Salomón, lo que hay en realidad son poco más que grupos tribales y la Jerusalén de esos monarcas no es más que una aldea.
pensar.org

Israel Finkelstein Professor of Archaeology Tel Aviv University

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 902 FIN bib Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Mahfuz, Naguib La maldición de Ra: Keops y la gran pirámide Barcelona: Comunicación y Publicaciones, 2005 - 159 p. 22 cm.

La maldición de Ra. Keops y la gran pirámide
Mientras Keops emprende la construcción de la gran pirámide, su corte se enfrenta a un grave problema que el faraón intentará resolver mediante el asesinato de un bebé. Con su habitual capacidad para sumergir al lector en el ambiente de épocas pasadas, Mahfuz recrea en esta ocasión la vida en la corte durante la IV dinastía, una de las épocas más apasionantes del Egipto de los faraones. Segundo faraón de la IV dinastía, Keops (? - 2566 a.C.), hijo y sucesor de Snefrú, ordenó construir la mayor de las tres grandes pirámides de Gizeh, símbolo de su poder más allá del tiempo. La pirámide de Keops, cuyos planos fueron modificados en tres ocasiones, mide 147 m de altura y 230 m de lado, y está edificada con bloques de piedra local cuidadosamente unidos y recubiertos en su origen por piezas de piedra caliza blanca y pulida, hoy desaparecidas, que la hacían brillar en el desierto. Sus cuatro caras están orientadas a los cuatro puntos cardinales. Escritor egipcio, autor de relatos, novelas y guiones cinematográficos, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1988, Naguib Mahfuz nació en El Cairo y estudió en la Universidad Rey Faruk I (hoy Universidad de El Cairo). Mahfuz, el menor de siete hijos de un funcionario de bajo rango, adquirió un profundo conocimiento de la literatura medieval y arábiga mientras aún estudiaba el bachillerato. Una vez en la universidad, donde estudió filosofía, comenzó a escribir artículos para revistas especializadas. Terminados sus estudios, comenzó a escribir ficción y publicó más de 80 relatos en el curso de los seis años siguientes.
epdlp…….

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS (en Centros de Interés). Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Ridao, José María La paz sin excusa: sobre la legitimación de la violencia Barcelona: Tusquets, 2004 - 244 p. 21 cm. (Kriterios; 17)

Cuenta el prestigioso periodista israelí Gabriel Stern que, mientras patrullaba en un hospital abandonado en el Jerusalén de 1948, se encontró cara a cara con un hombre armado y Stern, aterrado, disparó de inmediato... con lo que destrozó el espejo donde se había visto reflejado: se había anticipado a disparar contra el presunto enemigo que su miedo había construido. En La paz sin excusa, José María Ridao reflexiona con brillantez acerca de los procesos de construcción del enemigo y, por analogía, de la frontera. Porque precisamente a partir de esas construcciones se definen los límites geográficos, nacionales, religiosos o raciales y se desencadenan y justifican la violencia y la guerra.
Tusquets

La paz sin excusa es una brillante excursión histórica en busca de los mecanismos que construyen una y otra vez esas artificiales barreras divisorias capaces de crear pulsiones de muerte y odios intolerantes. El tipo de ensayismo cultivado por Ridao tal vez suscite recelos entre los investigadores dedicados a la historiografía, pero tiene en cambio la eficacia de animar a los legos a revisar sus viejas lecturas desde otros enfoques. El núcleo de este sugerente ensayo, sin embargo, no es la alta divulgación histórica sino la amenaza para la paz provocada por las fronteras culturales o ideológicas fabricadas por relatos cosmogónicos que separan el aún no del oscuro pasado bárbaro y el ahora sí auroral posibilitado por un invento adánico que otorga a sus creadores una superioridad cuasiontológica y que condena al resto de la humanidad a la servidumbre.
Javier Pradera

José María Ridao (Madrid, 1961), licenciado en Filología Árabe y Derecho, es diplomático -en la actualidad, embajador de España ante la UNESCO- y escritor.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 327 RIO paz Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Zweig, Stefan (1881-1942) Noche fantástica; traducción de Roberto Bravo de la Varga Barcelona: Acantilado, 2005 - 283 p. 21 cm. (Narrativa del Acantilado; 84)

STEFAN ZWEIG
“La medida más segura de toda fuerza es la resistencia que vence”
Viena (1881-1942), Stephan Zweig, hijo de un poderoso industrial, recibió una esmerada educación. Durante sus años de juventud recorrió Europa, trabajando como traductor y colaborando en distintas publicaciones. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, manifestó su posición pacifista. Ante la implantación cada vez mayor de las fuerzas nazis en Austria, emigró a Londres. De su producción literaria destacan 'Cuerdas de plata', un ejemplar donde reúne su poesía, y novelas como 'Jeremías', 'Amok', 'El jugador de ajedrez' o 'La confusión de los sentimientos'. También escribió las biografías de algunos de los personajes más grandes de la literatura como Dickens o Balzac.

Noche fantástica contiene siete relatos de Stefan Zweig: una prostituta que por unos instantes revive su vida en la Viena de principios de siglo, un estudiante de medicina que descubre los enigmas de la existencia de manera dramática, la metamorfosis insospechada de un joven rico y aburrido o el destino de una pequeña ciudad judía en medio de una Alemania en pleno invierno, son algunos de sus argumentos. Todos ellos nos confirman de nuevo la sorprendente habilidad narrativa de su autor por profundizar en los más hondos entresijos del alma humana. Una conmovedora soledad emotiva y la inevitable pérdida de inocencia que de ella deriva, completan la evocación de un mundo, tan irrecuperable como sorprendentemente actual, que Zweig describe con mano maestra.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N ZWEIG noc Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Kamler, Kenneth Sobrevivir al límite: cómo reaccionan el cuerpo y la mente en las situaciones extremas; traducción de Nora Watson Barcelona: Destino, 2005 - 334 p. 23 cm. (Imago mundi; 78)

SITUACIONES EXTREMAS

Sobrevivir al límite
Acomodados en nuestro devenir diario, en el que la mayoría de los mortales de este lado próspero del mundo carecen de amenazas cotidianas graves más allá de quemarse la lengua con el café o pillarse los dedos con la puerta del microondas, nos parece increíble leer hasta qué punto el ser humano puede convertirse en una máquina de supervivencia extrema.

Extrayendo agua de una laguna antártica

La lectura nos arroja montones de datos con que saciar la curiosidad morbosa que todos tenemos sobre nuestras limitaciones físicas. Pero, más allá de eso, el libro nos muestra una imagen fisiológica y psicológica de nosotros mismos que nos era desconocida. Todas las historias contadas son reales, pero ¿serán excepcionales? ¿Son sus protagonistas superhombres que cuentan con una dotación natural extra para la superación de las dificultades, o cualquiera de nosotros podría desarrollar habilidades y resistencias insospechadas si el destino nos sitúa algún día "al límite"? El cuerpo y la mente son dos grandes desconocidos para la mayoría de sus usuarios. La lectura de libros como éste nos enseña que los límites de nuestra capacidad están todavía por definir. Pero, como dice el proverbio, "que Dios no nos dé todo lo que podamos aguantar".
Jorge Alcalde

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Aldea poética, III: Haiku Madrid: Ópera Prima, 2005. 89 p. 22 cm. (Poesía Ópera Prima) 81 poetas experimentan el vértigo de lo breve: Felipe Benítez Reyes, Luis Alberto de Cuenca, Andrés Neuman, Luis Antonio de Villena, Elena Medel, Jorge Riechmann, Jesús Munárriz... Aldea Poética III propone una antología de haikus inéditos, esos brevísimos poemas de tradición japonesa que conjugan atemporalidad, belleza y concisión. A ritmo de cinco-siete-cinco, los poetas aquí congregados juegan con las posibilidades infinitas que ofrece el haiku, respetando en ocasiones la simplicidad de la observación directa de la realidad —propia de los maestros japoneses—, transgrediendo en otras sus motivos clásicos porque, como dice H.G. Henderson, «en manos de un maestro, el haiku puede ser la esencia concentrada de la poesía pura».
Ópera Prima

Amanece. Las sombras otra vez son montañas

Rafael García Bidó

El haiku es una de las formas de poesía tradicional japonesa más extendidas. Consiste en tres versos de 5, 7 y 5 sílabas, sin rima. Suele contener una palabra clave denominada kigo, que indica la estación del año a la que se refiere. Algunos consideran que el haiku debe combinar dos imágenes distintas que se relacionan en el tercer verso y que debe estar escrito en presente y tener una pausa (kireji) al final de uno de los dos primeros versos. Todas estas reglas son algo arbitrarias y muchos poetas las rompen, especialmente cuando adaptan el haiku a otros idiomas. Tradicionalmente el haiku, así como otras composiciones poéticas, buscaba describir los fenómenos naturales, el cambio de las estaciones, o la vida cotidiana de la gente. En la actualidad, se suele enseñar a escribir estos poemas cortos en escuelas occidentales, aunque de una forma mucho menos estricta, respetándose únicamente el formato silábico.
Wikipedia

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura P ALDEA Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Biblioteca en guerra: [exposición] Biblioteca Nacional Comisarios: Blanca Calvo, Ramón Salaberría Madrid: Biblioteca Nacional, 2005 - 492 p. il. 24 cm.

La Biblioteca Nacional ha recreado en una exposición la labor realizada por sus bibliotecarios durante la Guerra Civil.
La exposición Biblioteca en guerra, producida por la Biblioteca Nacional con ocasión de los setenta años del comienzo de la Guerra Civil, pretende poner de relieve el trabajo, en buena parte desconocido, realizado por sus bibliotecarios durante el periodo 1936-1939. Tres años muy difíciles durante los cuales Madrid se halló en primera línea de fuego y en condiciones de peligro tanto para sus habitantes como para el patrimonio cultural que la Biblioteca Nacional custodiaba.
disfrutalalectura

“Poco a nada se sabe de la labor callada, pero clave, para la conservación de nuestro patrimonio cultural que desempeñaron los bibliotecarios de la Biblioteca Nacional durante los tres largos años que Madrid permaneció sitiada, sometida a constantes bombardeos. De 1936 a 1939, además de sus propios fondos, la Biblioteca Nacional custodió, conservó y catalogó centenares de miles de libros provenientes de las bibliotecas de la Ciudad Universitaria, situadas en primera línea del frente, a los que se sumaron los que pertenecían a las más importantes bibliotecas privadas, en muchos casos abandonados por sus dueños, que de ese modo se salvaron del saqueo o la destrucción”. (Rosa Regás, Directora General de la Biblioteca Nacional).

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 026 BIB bib Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

López Alonso, Antonio Carlos II, el Hechizado Madrid: Irreverentes, 2003 - 159 p. fot. 21 cm. (Aqueronte; 1)

EL REY ENFERMO

El libro 'Carlos II El Hechizado', del profesor A. López Alonso, Decano de la Facultad de Medicina de Alcalá de Henares, descubre aspectos nuevos en la biografía del monarca y deshace parte de la imagen que sobre este rey se ha propagado a lo largo del tiempo. Este libro, según su autor, constituye un ensayo histórico asociado a una patografía. López Alonso, que ha consultado los fondos de la Biblioteca Nacional y del Archivo Histórico Nacional, demuestra, efectivamente, que Carlos II fue un personaje pasivo y poco inteligente pero aclara también que en el mundo de los afectos "jamás estuvo bajo mínimos", como se ha hecho ver hasta ahora. "Amó profundamente a María Luisa de Orleáns, su primera mujer, y cuando ésta falleció el monarca pasó por el peor momento de su vida".
ciberanika

Carlos II de España (Madrid, 1661 – Madrid, 1700) rey de España, último de la Casa de Habsburgo. Hijo de Felipe IV y de Mariana de Austria, heredó el trono al morir su padre en 1665, permaneciendo bajo la regencia de su madre hasta que alcanzó la mayoría de edad en 1675. Carlos II «el Hechizado» era al parecer el producto degenerado de una larga serie de uniones consanguíneas. Casó en 1679 con María Luisa de Orleáns, sobrina de Luis XIV de Francia. En 1689, ya viudo, desposó a Mariana de Baviera Neoburgo. El rey, impotente, muere en 1700 sin dejar herederos: el legado de su reinado será la Guerra de Sucesión que, concluida con la Paz de Utrecht, pondrá fin a la hegemonía de España en Europa.
wikipedia/siicsalud

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 929 CAR lop Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Grosser, Karlheinz El babilonio Barcelona: Salamandra, 2003 - 477 p. 23 cm. [Novela histórica]

Karlheinz Grosser (Berlín, 1922) fue piloto durante la Segunda Guerra Mundial. Autor de varias novelas y narraciones cortas, antes de entregarse plenamente a la literatura llevó a cabo diversos oficios y actividades (representante, detective, redactor de prensa, corrector). Su intensa dedicación al estudio de la Historia se refleja en todas sus obras, y especialmente en El babilonio, una fiel aproximación novelada a la vida de Alejandro Magno que ha merecido el reconocimiento de crítica y público en su país.

Obligado a huir de Babilonia para continuar con sus estudios de medicina, Tamatam es enviado por su hermano Naval, comandante de la sitiada Tiro, para negociar una alianza con Alejandro Magno, quien sólo contempla la rendición total. No obstante, pese al fracaso de su misión, el encuentro supondrá un giro total en la vida del joven. Tras curar a Alejandro de una grave dolencia, éste lo nombra su médico personal, instándolo a permanecer a su lado todo el tiempo que sea necesario. Así, desde esta posición de privilegio, el babilonio es a la vez testigo y narrador de la increíble campaña contra los ejércitos de Darío y la expedición desde las legendarias ciudades de Mesopotamia hasta la desembocadura del Indo. Con un abundante caudal de detalles de gran valor documental e histórico, que enriquecen una trama plena de acción hasta la última página, el autor ha escrito una novela que es también una amena fuente de conocimientos sobre la vida del famoso Alejandro Magno.
librosademanda

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N GROSSER bab Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Jodorowsky, Alejandro El maestro y las magas Madrid: Siruela, 2005. 294 p. il. 23 cm. (Libros del tiempo; 206. Biografía)

"Ver cómo nos vemos, vernos y comprender que para comprender hay que volverse ciegos"
Las Ansias Carnívoras de la Nada Alejandro Jodorowsky

Alejandro Jodorowsky Prullansky, nace en Chile en el año 1929, hijo de emigrantes rusos. Sus padres querían que estudiase medicina. A los veintitrés años, el mimo, cineasta, psicomago, tarotista y novelista chileno se fue de Chile de una noche para otra. No volvió hasta 1991, cuando rayaba la sesentena. Reconocido en todo el mundo como uno de los creadores más personales de las últimas décadas, ha filmado películas como El Topo y Santa Sangre, clásicos dentro del cine de culto. Tiene varias novelas en su haber. Su trabajo como guionista de cómic ha dado obras tan importantes dentro de la historieta europea como La Saga del Incal, dibujada por Moebius, y su continuación, La Casta de los Metabarones, hecha junto al argentino Juan Jiménez.
antroposmoderno

En este libro que completa su autobiografía La danza de la realidad, Alejandro Jodorowsky cuenta cómo conoció al maestro japonés Ejo Takata, que lo inició en la meditación, en el budismo zen y en la enseñanza que transmiten los koans. Sin embargo, la aplicación de estos conocimientos en la vida lo aprendió de un reducido grupo de mujeres ("magas") que nada tenían que ver con el budismo. Aunque era el propio Takata quien le mostraba la esencia del zen y de los koans, la experiencia de dichas enseñanzas sólo la aprendía a través de estas mujeres.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N JODOROWSKY mae Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Saavedra, Pegerto El siglo de las Luces: cultura y vida cotidiana Pegerto Saavedra, Hortensio Sobrado Madrid: Síntesis, 2004 - 415 p. 22 cm. (Historia de España, 3 milenio; 16)

Este trabajo aborda la verdadera influencia que el pensamiento de las élites y el reformismo político tuvieron en el conjunto de la sociedad. Se plantean tanto los debates …propios del movimiento ilustrado como la difusión social Biblioteca Nacional, 1712 de valores e ideas, aquilatando lo que hay de nuevo y de viejo en un siglo en el que los libros y papeles en aumento sirven para proclamar tanto las ideas ilustradas como las más tradicionales, y en el que los modernos sistemas de transmisión de mensajes coexisten con la vigencia de la oralidad. Empero, se trata al mismo tiempo de un texto de historia de la vida cotidiana, que trata de los “cuadros de vida” fundamentales, desde la familia y la reproducción social a la cultura material (la vivienda, el vestido y la alimentación), contrastando siempre la realidad con los discursos teóricos que sobre esos temas aparecieron en la España del setecientos.
Síntesis

Más que un conjunto de ideas fijas, la Ilustración implicaba una actitud, un método de pensamiento. De acuerdo con el filósofo Immanuel Kant, el lema de la época debía ser “atreverse a conocer”. Surgió un deseo de reexaminar y cuestionar las ideas y los valores recibidos, de explorar nuevas ideas en direcciones muy diferentes, de ahí las inconsistencias y contradicciones que a menudo aparecen en los escritos de los pensadores del siglo XVIII.
Encarta

Grandes, Almudena Estaciones de paso Barcelona: Tusquets, 2005. 287 p. 21 cm. (Andazas; 580)

Almudena Grandes califica este libro de
cuentos de “duro y triste”, pero ve también en él una clara “afirmación de la vida” reflejada en los personajes protagonistas de cada historia. Este libro está muy relacionado con otra novela anterior, “Los aires difíciles”. Sus personajes infantiles le dieron la idea para escribir un libro de relatos con chicos muy jóvenes, preadolescentes y adolescentes. Realizado entre 2001 y 2003 (a excepción del primero de los cuentos, que es de 1999), “Estaciones de paso” pretende ser “un libro de madurez". Respecto al mundo actual que viven los adolescentes, Almudena Grandes (a quien ha ayudado mucho tener hijos en esta edad y verles equivocarse y aprender de los errores), señala que la adolescencia siempre es dura aunque disiente de la idea de que llegue a ser "un infierno" ("en mis personajes subyacen siempre las ganas de vivir, ellos saltan por encima de la confusión y siguen hacia adelante, un ejemplo bastante claro de lo que pasa en la vida"). Sin embargo, la escritora afirma que los adolescentes actualmente "no lo tienen fácil porque, precisamente, lo tienen todo muy fácil y se ha perdido esa combatividad en la que te jugabas muchas cosas". "Vivimos en un período de pensamiento fragilísimo. Ya no hay ciudadanos sino consumidores y audiencias. Por desgracia, estamos inmersos en un inmenso gran almacén".
lukor.com

Almudena Grandes nació en 1960 en Madrid, donde ha vivido desde siempre. Dentro de su carrera profesional, su primera obra publicada, "Las edades de Lulú" en 1989, le hizo ganar el premio La Sonrisa Vertical, siendo uno de los libros más vendidos de los últimos 25 años. En su haber quedan novelas como "Te llamaré Viernes", "Malena es un nombre de tango", "Modelos de mujer", "Atlas de geografía humana" y ”Los aires difíciles”.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Etxeberria, Xabier Ética de la ayuda humanitaria Bilbao: Desclée de Brouwer, 2004. 231 p. 23 cm. (Ética de las profesiones)

Las últimas décadas han traído consigo un gran protagonismo de la ayuda humanitaria y han hecho muy necesario clarificar éticamente el modo en que debe realizarse. Éste es el objetivo que se persigue en el presente volumen. Algunos autores, como Perrin (1996), señalan que los principios y los dilemas éticos presentan una relevancia diferente en cada una de las fases de los proyectos de ayuda. En el momento de diseñar la estrategia de intervención, se suelen plantear varios problemas éticos: si se refuerzan las capacidades locales o, más bien, se acaban sustituyendo los recursos humanos e institucionales del lugar; si se opta por la denuncia de las violaciones de los derechos humanos, o por la discreción a fin de no poner en peligro los proyectos; si el principio de independencia lleva a trabajar con todas las partes de un conflicto civil, o a concentrarse en las víctimas y los más necesitados; si la ayuda se limita a paliar necesidades de emergencia, o asume objetivos estructurales de desarrollo a largo plazo, etc. Por su parte, al diseñar el proyecto concreto, surgen problemas éticos referidos a la selección de destinatarios, la duración de la intervención, el respeto a las normas y pautas culturales locales, y el uso de recursos locales. Finalmente, los dilemas éticos de la ayuda internacional tienen que ver con la dificultad para reconocer los errores o ineficiencias que hayan podido limitar el impacto de los proyectos.
Marlen Eizagirre, dicc.hegoa.efaber.net

Xabier Etxeberria, doctor en Filosofía, es catedrático de Ética en la Universidad de Deusto (Bilbao). Es además director del Aula de Ética y miembro de la Junta del Instituto de Derechos Humanos de la misma Universidad. Profesor visitante en varias universidades latinoamericanas, trabaja también en este continente con organizaciones indígenas y de derechos humanos.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 341 ETX eti Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Fuentes, Juan Francisco Francisco Largo Caballero: el Lenin español Madrid: Síntesis, 2005. 415 p. 24 cm. (Nuestro ayer)

Francisco Largo Caballero
Madrid, 1869 – París, 1946

Presidente del Gobierno de la Segunda República Española desde el 4 de Septiembre de 1936 hasta el 16 de abril de 1937, nació en Madrid en 1869. La precariedad económica de su familia le obliga a trabajar desde los siete años en los más diversos oficios: recadero, aprendiz de encuadernador, cordelero y estuquista. Ingresó en UGT en 1890 y en el Partido Socialista en 1894, siendo uno de los más eficaces colaboradores de Pablo Iglesias. Posteriormente, su trayectoria sindical y política le llevará a ocupar cargos de dirección en ambas organizaciones. Fue presidente de UGT y vicepresidente del PSOE. Intervino muy activamente en los acontecimientos que provocaron la caída de la Monarquía, y al llegar la República en abril de 1931 es nombrado Ministro de Trabajo, siendo autor de gran cantidad de legislación social, en la que recogía algunas de las reivindicaciones tradicionales del movimiento sindical desde su fundación. El Presidente Azaña le encargó en 1936 la formación de su Gobierno, reservándose Largo Caballero el Ministerio de la Guerra. El 15 de mayo de 1937, y tras una serie de derrotas militares, presentó la dimisión en Valencia.
UGT

La figura de Francisco Largo Caballero aparece ligada, en la imagen que muchos han forjado a través de la memoria o de la lectura, al calificativo de “Lenin español”, que sugiere una identificación profunda con la Revolución Juan F. Fuentes Soviética, especialmente durante los críticos años de la Guerra Civil. El autor ha utilizado ese calificativo como elemento identificador del personaje, pero ha insistido en el carácter relativamente efímero que esa denominación tuvo.
Octavio Ruiz-Manjón

López Sala, Ana María Inmigrantes y Estados: la respuesta política ante la cuestión migratoria Rubí (Barcelona): Anthropos, 2005. 238 p. 20 cm. (Autores, textos y temas. Ciencias sociales; 43)

Este comienzo de siglo afronta una situación parecida a la vivida hace cien años, aunque la proporción de inmigrantes es inferior a la de entonces; hoy es menos del 3% de la población mundial. También han cambiado algunos motivos, el sueño de repoblar tierras y ciudades ha dado paso a la necesidad de emigrar por asuntos económicos, políticos o ecológicos. Un hecho que ha obligado a la reorganización de los Estados y despertado temores en las sociedades anfitrionas. España es nueva en esta experiencia en la cual se benefician las dos partes, el país y los inmigrantes. Un fenómeno con muchas aristas porque a las medidas políticas de acceso se suman las de integración ciudadana en todos los ámbitos (laboral, cultural, educativo, social...) y de información a los españoles para evitar malentendidos y prejuicios. "La inmigración se ha transformado en un hecho social que ha terminado por afectar profundamente el núcleo sensible del poder político por su impacto en algunos de los conceptos articuladores del proceso de construcción del Estado, como la soberanía nacional y las concepciones de identidad", afirma Ana María López Sala en Inmigrantes y Estados. Un recorrido por toda esta situación global que involucra a varios países a la vez y obliga a nuevas estrategias de política exterior muestra lo complejo de la situación, tanto para el que llega como para quien recibe. La edición de libros sobre el tema recuerda el mundo que se está creando con la diversidad etnocultural, el nuevo rostro de las sociedades y cómo se percibe este cambio, junto a las salidas y soluciones para que esta necesaria mezcla funcione de la mejor manera posible.
Winston Manrique

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 314 LOP inm Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Directrices para proyectos de digitalización: de colecciones y fondos de dominio público, en particular para aquellos custodiados en bibliotecas y archivos Madrid: Ministerio de Cultura, Subdirección General de Publicaciones, Información y Documentación, 2005. 183 p. 21 cm.

“La tecnología digital abre una perspectiva totalmente nueva. La www mantiene millones de sitios web e Internet es el lugar de mercado para la investigación, la enseñanza, la expresión, la publicación y la comunicación de la información. Las bibliotecas y los archivos son proveedores de información primaria para la sociedad y fueron usuarios de la nueva tecnología digital primero en relación con la catalogación y la gestión de los procesos, y más tarde para proporcionar información sobre sus colecciones a la comunidad de la www. Además de preservar y proporcionar acceso al “material nacido digital”, en la actualidad un gran número de archivos y bibliotecas han iniciado también la creación de copias digitales de sus recursos ya existentes. Para dichas bibliotecas y archivos se han redactado estas directrices.”

“Las instituciones que pretendan iniciar un proyecto de digitalización tienen que tener presente desde el principio que deben investigar la situación de cada uno de los documentos que vayan a escanear en relación con los derechos de autor así como la situación legal relativa al acceso de los usuarios a las imágenes que genere el proyecto. (…) También es necesario tener en cuenta las cuestiones que implica asegurar la autenticidad de las imágenes digitales creadas si van a sustituir a los materiales originales.”
http://travesia.mcu.es/documentos/pautas_digitalizacion.pdf

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 002 DIR dir Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Bueno, Gustavo (1924-) El mito de la felicidad: autoayuda para desengaño de quienes buscan ser felices Barcelona: Ediciones B, 2005. 391 p. 23 cm. (Sine qua non)

En El mito de la felicidad, el filósofo asturiano Gustavo Bueno se adentra en el mundo de la autoayuda para hacerlo trizas. Este libro es la obra definitiva sobre el gran negocio de las obras de autoayuda. Partiendo de un principio de la felicidad: todos los hombres quieren ser felices, Bueno pone al descubierto ante el lector los componentes ideológicos o míticos potencialmente malignos de ese principio para triturarlo sin compasión. El autor aborda el mito de la felicidad en una disección habitual en uno de los intelectuales españoles más críticos y controvertidos. Gustavo Bueno lleva afincado en Asturias desde 1960 y es profesor emérito de la Universidad de Oviedo. Trabaja desde la sede de la Fundación Bueno, en Oviedo.
fgbueno.es

P.: ¿Y por qué la felicidad es un mito? G.B.: Porque es una idea hegemónica que se liga –por lo menos ahí es cuando tiene interés, a mi juicio- al destino del hombre. Es decir, el destino del hombre es la felicidad. Si yo estoy aquí viviendo es porque quiero ser feliz, y si no, no haría falta vivir; yo busco la felicidad y eso es el ideal fundamental de todo. Se supone que esto es una ley de la naturaleza. Resulta que todo el mundo queremos la felicidad. ¿Qué quiere decir esto? Que el que no quiere la felicidad no es hombre. Es un degenerado y, por tanto, necesita asistencia psiquiátrica o libros de autoayuda. (…) No es que quiera llamar la atención, es que la llamas sin querer. Te dicen: “eres polémico”. ¡Yo qué voy a ser polémico! Yo mantengo esta tesis pero, como luego te la critican, lo que haces es no rehuir la polémica. En lugar de callarte, respondes y entonces eres polémico pero, ¿quién empezó? La polémica, sobre todo, viene definida cuando la gente es tan beocia que ni se entera de lo que has dicho y te atribuye cosas.
uno.uniovi.es

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 17 BUE mit Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Küng, Hans ¿Existe Dios?: respuesta al problema de nuestro tiempo Madrid: Trotta, 2005. 874 p. 24 cm. (Estructuras y procesos. Religión)

Hans Küng (Sursee, Suiza, 1928) estudió filosofía y
teología en la Universidad Gregoriana de Roma y se doctoró en teología en el Instituto Católico de París. Durante un breve tiempo fue sacerdote en una parroquia de Lucerna, tras lo cual se dedicó a la enseñanza, llegando a ser profesor de la facultad de teología en Tubinga. Se le ha considerado uno de los principales promotores de la reforma moderna de la Iglesia. Juan XXIII le nombró experto del Concilio Vaticano II. Pero, por el radicalismo de sus posiciones, la Congregación para la Doctrina de la Fe le retiró, en 1979, su estatuto de profesor y teólogo católico.
escolar.com/biografías

"Ante la sobrecogedora realidad del sufrimiento en la vida individual y en la historia de la humanidad, ¿hay una alternativa a la desesperanza de Simone de Beauvoir o a la indignación de Iván Karamazov contra este mundo de Dios, según él inaceptable, o a la rebelión de Camus, que alude como Dostoievski a los sufrimientos de la criatura inocente? En vez de rebelarse contra el poder de los dioses como un Prometeo emancipado o de empujar una y otra vez inútilmente, como Sísifo, el bloque de piedra hacia la cima del monte, desde la cual la piedra vuelve a rodar por sí misma hasta el valle, el hombre puede adoptar la actitud de Job: pese a todo el dolor de este mundo, puede poner en el Dios incomprehensible una confianza absoluta e inconmovible".
Hans Küng: ¿Existe Dios? (1977)

"La norma suprema de mi comportamiento y actuación no puede ser una autoridad o disciplina terrena, mundana o eclesiástica del tipo que sea, sino solamente la voluntad de Dios. (…) Esto es lo que de continuo me ha movido... no el afán de sobresalir y el engreimiento... He criticado a la Iglesia no por haberme distanciado de ella, sino por haberme comprometido con ella. La iglesia ha sido y sigue siendo importante para mí, pero nunca ha sido la instancia suprema, ni lo será en el futuro. La Iglesia sólo tiene sentido en el servicio al hombre y, en definitiva, al mismo Dios”.
Hans Küng

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 2 KUN exi Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Schulten, Adolf Hispania: geografía, etnología, historia Traducción y edición de Pedro Bosch Gimpera y Miguel Artigas Ferrando Sevilla: Renacimiento, 2004. 331 p. (Biblioteca histórica)

LA ANTIGÜEDAD DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

Reeditada la 'Hispania' de Adolf Schulten 90 años después
EFE

La obra 'Hispania. Geografía, etnología e historia', del arqueólogo e hispanista alemán Adolf Schulten (1870-1960), descubridor de Numancia y rastreador de Tartessos, ha conocido una nueva edición, a cargo de Renacimiento, 90 años después de la primera y hasta ahora única en español. Historiador, filólogo y arqueólogo, Schulten está considerado como el padre de la investigación moderna sobre Tartessos, y encontrar los vestigios de esta ciudad mítica, algo que no logró, se convirtió en su obsesión. Efectuó varias excavaciones en el interior del actual Parque Nacional de Doñana, cerca de la desembocadura del río Guadalquivir, donde encontró restos de un poblado romano en el Cerro del Trigo, que creyó que era una población situada sobre los restos de la mítica ciudad, ya que allí halló igualmente un anillo con una inscripción griega de clara factura tartésica. En 'Hispania', como hizo en su libro 'Tartessos', en el que recoge de manera sistemática todo el saber de la antigüedad sobre esa antigua civilización, enumera todas las fuentes antiguas que de un modo u otro citan la Península, de la que recuerda que su nombre más antiguo equivale a "país de serpientes", al que seguirán el fenicio equivalente a "país de conejos", y el romano Hispania, por el que se conocerá a partir de entonces y del que deriva el actual España.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 E-ant sch Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Historia de la ciencia Javier Ordóñez, Víctor Navarro, José Manuel Sánchez Ron Pozuelo de Alarcón (Madrid): Espasa Calpe, 2004 639 p. 18 cm. (Austral; 554)

Pregunta– ¿La sociedad está ahora más alejada que nunca de los misterios teóricos de la ciencia? Víctor Navarro– En cierto modo sí, pero ya en el mundo clásico había esta separación entre el mundo de los sabios y el común. Se agudiza, sobre todo, a partir de la revolución científica y es un gran problema salvarla. Einstein, precisamente, era uno de los que más insistían en que la ciencia se puede y se debe hacer llegar a la gente. Tenía una enorme capacidad didáctica incluso para lo más complejo. Sánchez Ron– Es cierto, pero nunca han penetrado más la ciencia y la tecnología en la vida de todos como en el último siglo y medio. Antes se beneficiaba de ellas una minoría. Ahora tienes que estar en una situación de indefensión o ser un país absolutamente subdesarrollado para que no te afecten. Es una situación de esquizofrenia: la gente se da cuenta de que eso es así y, sin embargo, sabe que es un mundo que intelectualmente no le pertenece. Javier Ordóñez– Lo que diferencia a nuestro momento es que tenemos la percepción de que nuestro destino como especie va a depender no de lo que sepamos, sino cómo seamos capaces de utilizar la ciencia. Para bien o para mal. Por eso se producen las tecnofobias y tecnofilias. Muchas veces, no sabemos qué protocolos tenemos que utilizar para manejar la ciencia en nuestro beneficio y que no se desboque.
Juanjo Becerra, elmundo.es

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 001 ORD his Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Güell, Carmen La última de Filipinas Barcelona: Belacqva, 2005.

187 p. il. 24 cm. (Puertas abiertas)

Un libro recoge el testimonio de una superviviente española de la masacre japonesa en Manila en 1944
Una bala perdida le agujereó el cuello, la metralla le hirió en las piernas y le hundieron dos bayonetazos en la espalda que a punto estuvieron de segarle la vida en plena juventud, a los 21 años. Perdió al padre y a una hermana pequeña en la masacre japonesa casa por casa en la Manila de final de la Segunda Guerra Mundial. Se llama María Elena Lizarraga, Nena, una delgadísima pero vital española de 82 años que lleva dos décadas viviendo en el residencial sector de Terramar de Sitges y desde donde ha recordado cómo pasó de tenerlo todo a hundirse todo su mundo tras tres años de ocupación de las Filipinas por parte de los japs.
Ramon Francàs, my-forum.org Elena «Nena» Lizarraga, junto a su hijo en el Club Náutico de Manila, hacia 1951

Pregunta: ¿Cómo llegó a este tema? Carmen Güell: A través de una sobrina de Elena Lizarraga, que me pidió que contara la historia de su familia. Yo la conocía y por lo visto ella había leído mis libros y le pareció que era la autora adecuada. Todos los personajes que aparecen con nombres y apellidos son reales. P: ¿A qué se dedicaba la población de origen español? C.G.: Muchos eran terratenientes, españoles que se habían quedado en Filipinas después de desaparecer como colonia. El principal negocio eran las plantaciones de azúcar, pero muchos trabajaban en Tabacos de Filipinas (…) P: La parte cruel del relato aparece con la guerra. C.G.: Sí. La ocupación japonesa fue más bien pacífica, aunque todo estaba en sus manos. Pero cuando perdieron, todo se complicó y el trato a la población se volvió violento (…)
Patricia Espinosa de los Monteros, abcdesevilla.es

Cruz Rodríguez, Manuel (1951-) Las malas pasadas del pasado: identidad, responsabilidad, historia Barcelona: Anagrama, 2005. 222 p. 22 cm. (Argumentos; 328)

MANUEL CRUZ Las malas pasadas del pasado
En pocas épocas como en la nuestra se ha concitado tanta unanimidad en torno a la importancia de la memoria. Porque si en el plano de la teoría resulta insólito encontrar hoy en día a alguien que manifieste estar resueltamente en contra de la memoria, en el de la práctica nos las tenemos que ver últimamente con una auténtica industria de la nostalgia que se dedica a la producción de recuerdos. (…) De ahí el convencimiento que expresa este libro: si algo se trata de reivindicar no es tanto mayores dosis de memoria, como algo más preciso y mucho más necesario: la autonomía de la memoria. O, por decirlo con las rotundas palabras del autor, "que nos dejen recordar por nuestra cuenta de una maldita vez".
tiramillas.net

P.: ¿Qué percepción tiene el filósofo de la sociedad actual? Manuel Cruz: Si propusiera una respuesta a una pregunta tan ambiciosa, probablemente estaría incurriendo en los peores defectos de los filósofos tradicionales, capaces de referirse a la totalidad del mundo, o de la sociedad, como si fuera un objeto abarcable y sobre el que, por añadidura, el filósofo tiene algo específico que decir. El filósofo percibe aquello que también es perceptible por el común de los mortales, sólo que, en el mejor de los supuestos, repara en aspectos que a éstos se les escapan. Lo que, sin duda, no puede dejar de percibir el filósofo es ese profundo desorden constituyente que parece estar en el origen del sinfín de injusticias, violencias y contradicciones en el que vivimos inmersos.
esponjiforme.com

Manuel Cruz es catedrático de filosofía contemporánea en la Universidad de Barcelona e investigador en el Instituto de Filosofía del CSIC.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva.

Maryson, W.J. Las torres de Romander Barcelona: Timun Mas, 2005. 322 p. 23 cm. (El no mago; 1)

Por primera vez en muchos siglos, un joven de la isla de Loh no muestra talento alguno para la magia y por ello no puede recibir la misma formación que sus compañeros. Matei, uno de los siete magos más poderosos del reino, descubre una fuerza maligna que amenaza la existencia de su mundo pero ningún hechicero, por muy grande que sea su poder, puede hacer frente al horror de la magia incolora. A medida que el peligro se va acercando, Matei se da cuenta de que Lethe, el No Mago, posee dones que pueden resultar cruciales para la supervivencia de las islas del reino. W. J. Maryson es el seudónimo del autor holandés Wim Stolk, un artista polifacético. Nacido en 1950, trabajó una temporada para el gobierno y después se dedicó a pintar paisajes y retratos. A principios de los años ochenta fundó su propia agencia de publicidad y más tarde crearía su propio grupo de rock, Maryson, con el que ha publicado varios álbumes inspirados en sus libros. Además ha sido productor y organizador de festivales y conciertos. Las Torres de Romander, primera novela de la "trilogía del No Mago", es una muestra de buen hacer dentro del género de la fantasía que además tiene la virtud de ser una novela entretenida que puede llegar a disfrutar un público muy amplio de todas las edades. Es una novela que conecta perfectamente los elementos clásicos de la fantasía con suficientes dosis de aventura y acción, todo ello aderezado con un uso cuidado del lenguaje. Por así decirlo, está más cercana en "estilo" y "sensibilidad" a la obra de una autora como Ursula K. Leguin que a cierta fantasía épica que más parece la novelización de un juego de rol. Es la primera novela de W.J. Maryson publicada en nuestro país.
espejosdelarueda.org

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N MARYSON tor Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Gide, André Los monederos falsos Madrid: El País, 2003. 424 p. 21 cm. (Clásicos del siglo XX; 27)

Enemigo de prejuicios, hipocresías y conformismos,

André Gide (1869-1951)
es considerado el mentor espiritual del período de entreguerras
Escritor francés, cuyas novelas, obras de teatro y textos autobiográficos se caracterizan por su exhaustivo análisis de los esfuerzos individuales hacia la autorrealización. Para muchos, Gide fue la figura más grande de las letras francesas y también una de las más discutidas, y probablemente el escritor que más profunda influencia ejerció sobre la juventud francesa que vivió entre las dos guerras mundiales. Nació en París, en el seno de una familia de buena posición económica. Fue educado en el más estricto puritanismo y cursó estudios irregulares en la École Alsacienne, debido en parte a su frágil salud, y en el instituto Henri IV. Apasionado por la literatura y la poesía, a los veinte años empieza a publicar en las revistas de la escuela y entra en relación con Pierre Louÿs y Paul Valéry, y es introducido en el círculo de Stéphane Mallarmé. Sus primeras obras están marcadas por el puritanismo de su juventud y el simbolismo. Paludes (1895) es ya una farsa (género de origen medieval) que utiliza el sarcasmo para combatir la “pasividad que nos mantiene en los senderos de la virtud”. A partir de ahí, sus obras son cada vez más conocidas y más escandalosas.
booksfactory.com

En Los monederos falsos (1925), el escritor Edouard, personaje central de esta magnífica novela, se introduce en un grupo formado por adolescentes y jóvenes de clase media, para reunir información y redactar una obra literaria que se llamará Los monederos falsos -igual que la de Gide-. Homosexuales, rufianes y adúlteras tienen especial protagonismo.
elpais.es

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N GIDE mon Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Gaulle, Charles de (1890-1970) Memorias de guerra Madrid: La Esfera de los Libros, 2005. 757 p. 25 cm. Contiene: El llamamiento (1940-1942); La unidad (1942-1944); La salvación (1944-1946)

750 páginas no se pueden ni se deben resumir en una reseña. Es mucha la información que aporta sobre un amplio número de temas pero, sobre todo, nos acerca a uno de los grandes personajes de la historia reciente, en el que los franceses se han sentido retratados. El general es un hito más en la construcción mitológica de la nación francesa. Sin duda estuvo a la altura de las circunstancias, fue grande cuando Francia mostró su peor fachada, demostró visión estratégica, capacidad analítica, sentido de Estado y una extraordinaria habilidad política asentada tanto en su firmeza como en su sentido de la Historia. Creó la Francia Libre, apenas un concepto y un puñado de hombres. Con un sentido de la dignidad nacional extraordinario y una tenacidad a prueba de desalientos, de Gaulle se autoproclamó representante legítimo de la auténtica Francia y como tal comenzó a actuar. A los aliados les resultaba interesante disponer de un instrumento de esas características, siempre que se entendiera que era sólo eso, un instrumento para atraer franceses a su causa. Pero de Gaulle estaba en una posición bien distinta. Exigía el tratamiento de igualdad propio de una gran potencia, no paraba de pedir medios para actuar a quien andaba escaso y apenas sí daba algo a cambio. Para británicos y norteamericanos, de Gaulle era un personaje tan ridículo como irritante, aparentaba lo que no era y en vez de colaborar humildemente en la causa común no paraba de plantear problemas y exigencias.
Florentino Portero, libertaddigital.com

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 FRA XX Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Lledó, Emilio El epicureísmo: una sabiduría del cuerpo, del gozo y de la amistad Madrid: Taurus, 2003 143 p. 22 cm. (Pensamiento)

Emilio Lledó Iñigo,
1927
¿Qué encerraban entre sus letras los libros de Epicuro para que muy pronto se convirtiesen en una filosofía maldita? Esta pregunta de Emilio Lledó reproduce esa inquietud que se siente cuando uno se acerca a la filosofía de Epicuro, pero expresa también la extrañeza de que sea tan difícil de entender una forma ver el mundo que a otros nos puede parecer tan cercana. La filosofía de Epicuro es, como la de cínicos y escépticos, una filosofía transgresora, un ejercicio de liberación individual, que mediante la autarquía (autosuficiencia) y la ataraxia (serenidad de ánimo) pretende alcanzar un estado de felicidad. Sin embargo, dentro de estos rasgos comunes hay diferencias notables entre ellas. Al menos, se diferencian en la importancia de cosas como la ciencia o el placer. Epicuro cree que es necesario el conocimiento científico de la realidad para conseguir las metas que se propone, y además para éste filósofo la felicidad está estrechamente relacionada con el placer (hedone). cinicos.com
Epicuro

Profesor y filósofo español, Emilio Lledó estudió en las universidades de Madrid y Heidelberg, y ha enseñado en las universidades de Heidelberg, Valladolid, La Laguna, Barcelona y la UNED de Madrid. Miembro de la Real Academia Española de la Lengua desde 1994, su trabajo intelectual se mueve entre la interpretación de textos clave de la historia de la filosofía, y la meditación teórica sobre esta labor de interpretación. Está enraizado en la corriente hermenéutica y considera que el lenguaje es el elemento esencial en el pensar y en el instalarse del hombre en la sociedad o en la naturaleza. La filosofía no es sino la meditación sobre tal instalación, y la historia de la filosofía se entiende como "memoria colectiva" del complejo proceso seguido por la humanidad.
Wikipedia

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 141 EPI lle Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Evans, Nicholas (1950-) El hombre que susurraba a los caballos Barcelona: RBA, 2004 414 p. 21 cm.

Básicamente, un susurrador es alguien que entrena a los caballos sin "romperlos". "Es una forma de trabajar con el caballo, pero lo que se intenta es conseguir que los caballos trabajen con uno mismo". Buck Brannaman fue el consejero técnico de Robert Redford en El hombre que susurraba a los caballos, y también fue la inspiración para crear el personaje de Tom Booker en la novela de Nicholas Evans. Brannaman tiene alrededor de 40 caballos en su rancho de Sheridan en el estado de Wyoming. "Hay gente que me trae caballos que nunca han sido domados ni ensillados, para que yo les enseñe cómo empezar con todo el proceso, con la educación entera del caballo. Yo soy, como quien dice, el mediador entre el ser humano y el caballo… También hay gente que trae caballos resabiados, me traen sus caballos después de que los han destruido, caballos que viven entre los problemas y el miedo, que no saben cómo obedecer, con lo que yo llamaría una crisis de doma". Las técnicas de Brannaman se centran en cambiar el comportamiento de las personas, no sólo de los caballos. "Cualquier problema que tenga la persona se verá reflejado en el caballo. El caballo me dice cómo es su dueño y qué tengo que hacer para ayudarles a los dos… La técnica de los susurradores es conseguir la confianza del caballo.”
Whisper, equiworld.net www.kenter.com/escuela/domanatural.html

Nicholas Evans publicó su novela en 1995, y desde que fue puesta a la venta permaneció en el primer lugar de los libros más vendidos por espacio de 37 semanas. Se cifran en más de 10 millones los ejemplares vendidos en todo el mundo. Nicholas Evans se inspiró en unos hechos que le relató un veterano herrero. Al investigar sobre los "susurradores de caballos" descubrió que dicho fenómeno se remontaba a varios siglos atrás.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N EVANS hom Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Duato, Nacho El placer de la danza Madrid: Síntesis, 2005.

141 p. il. 25 cm.

Nacho Duato nació en Valencia en 1957.
Comenzó su formación profesional en la Rambert School de Londres, amplió sus estudios en la Mudra School de Maurice Béjart en Bruselas y completó su formación en Nueva York en The Alvin Ailey American Dance Centre. En 1980 Nacho Duato firmó su primer contrato profesional con el Cullberg Ballet (Estocolmo) y, un año después, de la mano de Jirí Kylián, ingresó en el Nederlands Dans Theater, compañía de la que fue nombrado Coreógrafo Estable, junto a Hans van Manen y Jirí Kylián, en 1988. Por sus éxitos como bailarín recibió en 1987 el VSCD Gouden Dansprijs (Premio de Oro de la Danza). Su primera coreografía, Jardí Tancat (1983), con música de María del Mar Bonet, ganó el primer premio en el Internationaler Choreographischer Wettbewerb de Colonia. Sus ballets forman parte del repertorio de las más prestigiosas compañías de todo el mundo. En 1995 recibió el grado de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras que concede la Embajada de Francia en España. En 1998, el Consejo de Ministros le galardonó con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes. En abril de 2000 recibió en la Ópera de Stuttgart uno de los premios internacionales de coreografía más prestigiosos, el Premio Benois de la Danse, en su IX edición, que otorga la International Dance Association, por Multiplicidad. Formas de Silencio y Vacío (1999). Es Premio Nacional de Danza 2003 en la modalidad de Creación. Desde junio de 1990, invitado por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música del Ministerio de Educación y Cultura español, Nacho Duato es Director Artístico de la Compañía Nacional de Danza.
teatres.gva.es

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura AFICIONES (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Fliedl, Gottfried Gustav Klimt, 1862-1918: el mundo con forma de mujer Taschen, 2003. 239 p. il. 25 cm.

En uno de los escasos textos autógrafos que conservamos, Klimt escribió: "estoy convencido de que no soy una persona especialmente interesante. No hay nada especial en mí. Soy pintor, alguien que pinta todos los días de la mañana a la noche. Figuras, paisajes; de vez en cuando, retratos. Las palabras, habladas o escritas, no me salen con facilidad, especialmente cuando tengo que decir algo sobre mí mismo o sobre mi trabajo. (...) Si alguien quiere descubrir algo en mí (...) puede contemplar atentamente mis pinturas y tratar de descubrir a través de ellas lo que soy y lo que quiero". Sin embargo, el hombre poco interesante será uno de los creadores más originales de las primeras décadas del siglo XX.
artehistoria.com

Gustav Klimt (Baumgarten,
cerca de Viena, 1862 – Viena, 1918) fue uno de los miembros más prominentes del movimiento Art Nouveau. Fue educado en la Escuela de Artes y Oficios de Viena entre los años 1879 y 1883, donde aprendió a trabajar las técnicas de Serpientes acuáticas II, 1904-07 las artes decorativas. Sus mayores trabajos incluyen pinturas, murales, bocetos y otros objetos de arte. Fue el líder fundador de la Wiener Sezession (Secesión de Viena) y de su periódico "Ver Sacrum". Klimt es conocido por el uso de oro en las pinturas. También es famoso por representar mujeres desnudas en sus pinturas, siguiendo el criterio del art nouveau, ilustrándolas etéreas y seguras, casi como sirenas rodeadas de flores y oro. Murió en Viena a causa de una neumonía. Un número considerable de sus obras fue confiscado por los nazis. Al avance de las tropas enemigas, decidieron quemar el castillo donde éstas permanecían custodiadas.
Wikipedia

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura LIBROS PARA VER (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Ramsay, Cynthia Russ Sir Edmund Hillary y la gente del Everest Barcelona: Planeta, 2005 221 p. il. 18 cm. (Booket. Viajes y aventuras)

Mediante fotografías y entrevistas personales, la fotógrafa Anne B.Keiser y la escritora Cynthia Russ Ramsay recrean el mundo sherpa tal como era antes de que llegasen los escaladores, una existencia dura y rudimentaria bajo el helado techo del mundo, aislados del desarrollo tecnológico de Occidente. Anne Keiser conoció a Edmund Hillary cuando trabajaba como fotógrafa y editora fotográfica en la National Geographic Society. Regresó más tarde a la región del Everest para documentar el trabajo humanitario de Hillary con el pueblo sherpa. Cynthia Ramsay ha colaborado en más de cuarenta libros publicados por la National Geographic Society. Para la elaboración de este libro, viajó a Nepal, donde entrevistó a una gran cantidad de personas.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 929 HIL ram Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Gelman, Juan Los poemas de Sidney West (Selección) Madrid: Visor Libros, 2005. 72 p. + 1CD-ROM (De viva voz; 5)

Nacido en Buenos Aires en 1930, hijo de inmigrantes rusos, se inició en la poesía desde muy pequeño, orientado por su hermano Boris. Abandonó su carrera de Química para dedicarse por completo al destino de las letras. Salió de Argentina en 1976 durante la dictadura militar y vivió en el exilio en México, donde decidió fijar la residencia en forma definitiva. De su obra poética se destacan las siguientes publicaciones: «Violín y otras cuestiones» (1956), «En el juego en que andamos» (1959), «Gotán» (1962), «Los poemas de Sidney West» (1969), «Incompletamente» (1997), etc. En 1997 obtuvo el Premio Nacional de Poesía en Argentina, en 2000 el premio Juan Rulfo , en 2004 el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde y en 2005 los premios Iberoamericano Pablo Neruda y Reina Sofía de Poesía.
amediavoz.com LAMENTO POR LA MUERTE DE PARSIFAL HOOLIG empezó a llover vacas y en vista de la situación reinante en el país los estudiantes de agronomía sembraron desconcierto los profesores de ingeniería proclamaron su virginidad los bedeles de filosofía aceitaron las grampas de la razón intelectual los maestros de matemáticas verificaron llorando el dos más dos los alumnos de lenguaje inventaron buenas malas palabras esto ocurrió al mismo tiempo un oleaje de nostalgia invadía las camas del país y las parejas entre sí se miraban como desconocidos y el crepúsculo era servido en el almuerzo por padres y madres y el dolor o la pena iba vistiendo lentamente a los chiquitines y a unos se les caía el pecho y la espalda a otros y nada a los demás y a Dios lo encontraron muerto varias veces Los poemas de Sidney West (1969)

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura P GELMAN poe Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

María Zambrano: la aurora del pensamiento Juan Fernando Ortega Muñoz (ed.) Sevilla: Consejería de Cultura, 2004. 199 p. fot. 24 cm. Exposición itinerante por las ocho provincias andaluzas

María Zambrano, premio Príncipe de Asturias
de Humanidades en 1981 y Cervantes en 1988, es una figura clave para la cultura hispánica. Discípula de Ortega y Gasset, de Zubiri y de García Morente, sintetiza la tradición filosófica occidental: la existencial, la fenomenológica y vitalista, la de Spinoza, y la de los griegos, inspirada en el pensamiento de Plotino. Su afinidad con los pensadores órficos y neoplatónicos, y su utilización metafórica de muchos de los grandes símbolos tradicionales, le lleva a la formulación de conceptos como el de «la razón poética», que constituye uno de los núcleos fundamentales de su pensamiento. Zambrano aboga por la reconciliación entre poesía y filosofía: recupera distintas obras poéticas de la Edad Media, el Renacimiento, el Romanticismo o el Simbolismo, hasta concluir en la época existencialista, con lo que pretende demostrar que la poesía se apunta como elemento y medio de purificación. Asegura que la metafísica más actual, tan lejana ya de la metafísica griega, se halla impregnada de un sentimiento de angustia, sin duda la raíz originaria de la metafísica en sí misma. Así, la poesía vendría a purificar, a liberar la angustia, porque la poesía es reintegración, reconciliación, abrazo que cierra en unidad al ser humano; en suma, la poesía busca realizar la inocencia, transformarla en vida y conciencia, en palabra y en eternidad.
cvc.cervantes.es

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 929 ZAM mar Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

María Zambrano con Aranguren (Madrid, 1988)

Lao-Tse Tao teh king traducido del inglés por Curro Bermejo. Texto en castellano y chino Málaga: Sirio, 2004 173 p. 21 cm.

, "Viejo Maestro"), también llamado Lao Tse, Lao Tzu o Lao Tsi, una figura cuya existencia histórica se debate, es uno de los filósofos más relevantes de la civilización china. La tradición china establece que vivió en el siglo VI adC, pero muchos eruditos modernos argumentan que puede haber vivido aproximadamente en el siglo IV adC, durante el período de las Cien escuelas del pensamiento y los Reinos Combatientes. Se le atribuye haber escrito el Dao De Jing o Tao Te Ching ( ), obra esencial del taoísmo. El Tao es "simplemente" algo que no puede ser alcanzado por ninguna forma de pensamiento humano. Es así que casi en su inicio el Tao-te-king reza:
El tao que puede ser denominado tao no es el verdadero Tao...

Laozi (chino:

Para este algo no existe nombre, dado que los nombres derivan de los pensamientos; finalmente y por necesidad de ser descrito o expresado, se lo denomina Tao, que significa "camino" o "sendero" (recto o virtuoso) que conduce a la meta. Cuando Lao Tse habla del Tao procura alejarlo de todo aquello que pueda dar una idea de algo concreto. Prefiere encuadrarlo en un plano distinto a todo lo que pertenece al mundo. "Existía antes del Cielo y de la Tierra", dice, y no es posible decir de dónde proviene. Es madre de la creación y fuente de todos los seres.
El Tao hizo al Uno El Uno hizo al dos El dos hizo al tres... y el Tres hizo a los Diez mil seres

Wikipedia

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 299 LAO tao Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Llebot March, Sandra Toxicomanías: cara y cruz de las drogas Sandra Llebot March, Antoni Gual Solé Barcelona: Morales i Torres, 2004 145 p. 24 cm. Bibliografía y webs de interés: p. 143-146

En nuestra socieda actual, el consumo de drogas constiutuye un problema sanitario de primer orden. Los patrones de consumo han variado en los últimos años, observándose una disminución del consumo de heroína y un aumento paralelo espectacular, vinculado a modas de ocio juvenil, del consumo de drogas estimulantes, especialmente de las llamadas drogas de “síntesis” o de “diseño", con creciente evidencia de que pueden provocar graves trastornos físicos y mentales a corto y a largo plazo y lesionar el cerebro de forma irreversible. Sandra Llebot March es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Ha dedicado su labor como médico al ámbito de las toxicomanías, tanto en unidades hospitalarias como en centros ambulatorios. Es médico titular del Servicio de Atención a las Drogodependencias de L`Hospitalet de Llobregat. Antoni Gual i Solé dirige la Unidad de Alcohología de la Generalitat de Catalunya en el Hospital Clínico de Barcelona. Es especialista en Psiquiatría y Doctor en Medicina, y presidente de la Sociedad Científica Española para el Estudio del Alcoholismo y otras toxicomanías. Es asesor de la OMS y profesor en masters de Drogodependencias de diversas universidades españolas.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 616 LLE tox Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Paulos, John Allen Un matemático invierte en la bolsa Barcelona: Tusquets, 2004 257 p. 21 cm. (Metatemas: libros para pensar la ciencia; 83) No sé yo si insistir en que

la matemática es divertida
es una buena política. Es un tópico que a los que amamos el tema nos parece cierto sin discusión, pero me da la sensación de que quien al leerlo asiente es porque ya lo sentía previamente, y quien no lo siente así no va a cambiar de opinión por escucharlo una vez más. John Allen Paulos es un matemático que ha conseguido algo ciertamente difícil: convertir en bestseller un libro de matemáticas. Su política ha sido muy diferente. A través de sus deliciosos libros parece advertirnos: “Usted puede elegir entre tener unas ciertas nociones claras de matemática o no tenerlas, pero debe saber que si no las tiene, es usted una persona mucho más manipulable que en el caso contrario”.
tiopetrus.blogia.com

El fracaso bursátil que sufrió John Allen Paulos con Worldcom le llevó a escribir el libro “Un matemático invierte en bolsa“, que para los neófitos en los asuntos bursátiles es ideal; te explica de forma clara y breve las distintas formas de actuar, los distintos análisis que existen, todo ello acompañado de historias “matemáticas” que siempre vienen al caso y de las impresiones de Allen Paulos sobre la eficacia de esos métodos. El libro está lleno de divertidas anécdotas y de excelentes explicaciones sobre el cálculo de probabilidades, y en sus 250 páginas nos abre en canal la bolsa y le sobra tiempo para contarnos su mala experiencia con la empresa de Bernard Ebbers (al que por cierto le han condenado a 25 años por fraude empresarial).
labitacora.net

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 336 PAU mat Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Levi, Primo (1919-1987) A una hora incierta = Ad ora incerta Barcelona: La Poesía señor hidalgo, 2005 Edición bilingüe en italiano y español

216 p. 23 cm.

Primo Levi nació en Turín en 1919 en el seno de
una familia liberal judía. Se licenció en química en 1941. En 1943, él y un número de camaradas salieron al campo e intentaron unirse a la resistencia antifascista italiana. Completamente inexperto para tal aventura, fue arrestado por la milicia fascista que lo entregó al ejército de ocupación alemán al identificarse como judío -como partisano lo hubieran fusilado inmediatamente-. Fue deportado a Auschwitz en 1944, donde pasó diez meses antes de que el campo fuera liberado por el Ejército Rojo. De los 650 judíos italianos de su "remesa", Levi fue uno de los 20 que dejaron vivos el campo. Al volver a Italia, Levi ejerció como químico industrial en Turín. Pronto empezó a escribir sobre sus experiencias en el campo y su vuelta a casa a través de Europa del Este, creando sus dos memorias clásicas: Si esto es un hombre y La tregua. También escribió otras dos memorias muy apreciadas, Momentos de indulto y El sistema periódico. La ambiciosa novela Si ahora no, ¿Cuándo? hizo a Levi internacionalmente conocido. El más importante de sus últimos trabajos fue su libro final, Los hundidos y los salvados, un análisis del holocausto en el que Levi explicó que, aunque no odiaba al pueblo alemán por lo que había pasado, no les había perdonado. Levi murió, aparentemente por suicidio, en 1987, “El trabajo os hará libres” aunque algunos amigos y biógrafos han cuestionado esa hipótesis. Wikipedia A una hora incierta recoge su obra poética y desmiente, de manera directa, su aseveración de «que nuestro lenguaje no cuenta con suficientes palabras para expresar la ofensa que hemos recibido, la destrucción del hombre». casadejacob.com
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Fernández Álvarez, Manuel Cervantes visto por un historiador Madrid: Espasa Calpe, 2005 569 p. lám. 23 cm.

Manuel Fernández Álvarez ha leído "entre
quince y veinte veces" el Quijote y ha convivido con su autor y su época "media vida”. "Cervantes fue un hombre muy desventurado, pero supo sacar su obra de esa desventura suya, y hacerlo con mucho humor", afirma Fernández Álvarez, académico de la Historia. Para él, el Quijote, "al tiempo que hace reflexionar, puede entretener y hacer reír a carcajadas, como el propio Cervantes tenía tan a gala", y ésa es, justamente, la manera en que los jóvenes han de acercarse a él: "como un placer y no como un deber", aunque, admite, para disfrutar de veras "hay que tener un mínimo de nivel cultural, y -se pregunta- no sé si nuestro sistema educativo lo da". "La persona de Cervantes se refleja en toda su obra, dejando testimonios aquí y allá, desde La Galatea hasta el Quijote, pasando por el Persiles y Segismunda“, dice este historiador madrileño afincado en Salamanca, de cuya Universidad es profesor emérito, que con sus 83 años exhala una envidiable vitalidad y cuyo secreto, dice, es "acostarse siempre con una ilusión para el día siguiente". "Lo he escrito con una particular emoción, pues en mis libros he abordado a menudo personajes muy encumbrados, grandes políticos, monarcas, pero esta vez se trataba de vivir a un hombre de la calle, salido del pueblo", señala el autor, para quien "Cervantes fue más Quijote que Sancho", aunque sus vivencias "se reflejan tanto en el idealismo de Don Quijote como en el sentido común de Sancho". "Los consejos que Don Quijote le da a Sancho son de Cervantes, de cómo debe ser el gobernante y de cómo sangra su propia herida. Nos está dando algo que él ha sufrido en su carne, nos da constantes pistas sobre sí mismo".
Isabel S.Araujo (EFE), elcastellano.org

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 929 CER fer Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Bohm, David Ciencia, orden y creatividad: las raíces creativas de la ciencia y la vida David Bohm y David Peat Barcelona: Kairós, 2003. 299 p. 20 cm. (Colección Nueva ciencia)

Inglés y doctorado en física por la Universidad de Berkeley, David Bohm logró notoriedad con su obra Totalidad y orden implicado, donde explora el concepto de la unidad del universo por medio del llamado "orden implicado" que se encontraría presente en todos los seres y las cosas. Su relación espiritual con Krishnamurti, sus estudios pioneros al lado de Einstein, así como el trabajo conjunto que ha sostenido con Pribram en la construcción de la teoría holográfica se han evidenciado como significativas en el rumbo que han tomado sus investigaciones.

"La mecánica cuántica y la relatividad han demostrado el fracaso del orden mecanicista y necesitan otro orden, que yo llamo implicado. Corre paralelo a lo que hemos observado en la mente, por lo que resulta posible establecer una relación entre estos dos ámbitos. El místico puede sentir la inmanencia o la trascendencia de la totalidad, (...) y encuentra muy difícil hablar de ambas, a no ser en términos poéticos o simbólicos. Uno de estos enfoques es no decir nada, lo que contribuye poco a satisfacer la necesidad que tiene la humanidad de una nueva percepción. Así que si podemos hallar un lenguaje en el que la mente y materia se contemplen como pertenecientes al mismo orden, resultará posible examinar inteligentemente esta experiencia."
ecovisiones.cl/metavisiones

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 159 BOH cie Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Pitol, Sergio El mago de Viena Valencia: Pre-Textos, 2005

271 p. 23 cm. (Narrativa Contemporánea 33)

“Soltar amarras, enfrentarme sin temor al amplio mundo y quemar mis naves fueron operaciones que en sucesivas ocasiones modificaron mi vida y, por ende, mi labor literaria”
Sergio Pitol, considerado por los críticos un maestro en el género del
cuento, las memorias y la poesía, ha obtenido el Premio Cervantes "por haber contribuido con su obra a enriquecer el legado literario hispánico". El escritor se caracteriza por un estilo libre y ágil, que se vale tanto de crónicas de actualidad como de fragmentos de diario, textos autobiográficos y homenajes a sus escritores favoritos. Entre estos últimos se cuentan Jorge Luis Borges, Alejo Carpentier, Juan Rulfo y Juan Carlos Onetti. El estilo de Pitol se ve claramente en una de sus obras más conocidas, "El arte de la fuga", en la que relata sus viajes por Rusia en la década de los ochenta. Los viajes han sido un elemento clave en los trabajos del escritor. Pitol nació en Puebla (México) en 1933, mexicano de ascendencia italiana. Su infancia fue extremadamente difícil, su madre falleció ahogada en un río cuando él tenía cuatro años y su padre murió de meningitis; su hermana murió de "desesperación”. Pitol enfermó posteriormente de malaria, y estuvo prácticamente en cama desde los seis hasta los doce años al cuidado de sus tías y su abuela. Este tiempo lo dedicó a devorar obras de autores como Dostoeivski, Tolstoi y Faulkner. Después de estudiar en la capital mexicana Derecho y Filosofía, comenzó su carrera como diplomático. Fue embajador en Praga y agregado cultural en Roma, Belgrado, Varsovia, París, Pekín, Budapest, Moscú y Barcelona. También fue profesor en Bristol, Inglaterra, y en Xalapa, donde reside desde 1993.
news.bbc.co.uk

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Molist, Jorge (1951-) El retorno cátaro Madrid: MR, 2005 425 p. 24 cm.

Hippies de la Edad Media
Tras presenciar un atentado desde la ventana de su despacho en la corporación de mayor poder mediático del mundo, la vida de Jaime Berenguer cambiará para siempre. Seducido por Karen ingresará en un grupo religioso legatario de los cátaros. Así, se involucra en una despiadada lucha de sociedades secretas. El poder mediático y la espiritualidad cátara entran en conflicto en una misteriosa aventura que ofrece una interesante perspectiva de la herejía medieval. La búsqueda de la pureza podría definirse como uno de los motivos humanos de la existencia. Hacia este objetivo se dirigieron los fieles de la herejía cátara. Justamente, el término “cátaro” proviene del griego y significa “puro”. El creciente interés actual por la oscura historia medieval, sitúa al catarismo como un fascinante universo por conocer. Los cátaros fueron un grupo herético que surgió en el sur de Francia durante el siglo XIII. Allí desarrollaron sus actividades hasta que su doctrina llegó a oídos de Roma, que lanzó varias campañas contra ellos hasta completar su desaparición. Los fieles cátaros rechazaban los honores, la guerra y el poder. Castigaban el cuerpo con ayunos, mortificaciones y flagelaciones. La muerte era considerada un bien, aceptando como válido el suicidio, gracias al cual adelantaban su llegada al cielo. La herejía cátara desapareció junto con sus creyentes en manos de la Cruzada Anticátara enviada por el Papa Inocencio III. Actualmente, subsisten ciertos testimonios de su presencia, como las torres y almenas de los castillos de Montsegur y Queribus, al sur de Francia. Muchos estudiosos se han interesado en los hechos ocurridos alrededor de este movimiento herético, y de ahí han surgido varios textos que profundizan sobre las ideas radicales del catarismo.
diversica.com

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Coetzee, J.M. En medio de ninguna parte Barcelona: Mondadori, 2003

189 p. 23 cm. (Literatura Mondadori; 212)

John Maxwell Coetzee Nació en 1940 en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en el seno de una familia de emigrantes británicos que participaron en la colonización del país africano. Su vocación de escritor la sintió, según se lee en sus novelas, desde muy joven; cuando empezó a descubrir lo que había más allá de la sociedad burguesa, racista y colonial a la que pertenecía por su linaje. En 1971 se convirtió en profesor de la Universidad de Ciudad del Cabo. Desde la publicación de su primera novela, Tierras en penumbra (1974), despertó el recelo de la clase dirigente del país. No resulta baladí que sus novelas sean motivo de reflexión para el mundo entero, una vez que el apartheid del que nos habla Coetzee no es un episodio histórico de un país lejano; más bien nos habla de una metáfora universal sobre la crueldad humana en un escenario extremo y que se convierte, por tanto, en un alegato en pos de la libertad y la igualdad, en una denuncia sin paliativos de los valores que han regido y rigen en los países colonialistas y hegemónicos.
Armando G. Tejeda, babab.com

Apartheid significa en Afrikaans,
variante sudafricana del holandés, separación. Apareció oficialmente en Sudáfrica en 1944 y sirve para designar la política de segregación racial y de organización territorial aplicada de forma sistemática hasta 1990. El objetivo del apartheid era separar las razas en el terreno jurídico (Blancos, Asiáticos, Mestizos o Coloured, Bantúes o Negros), estableciendo una jerarquía en la que la raza blanca dominaba al resto (Population Registration Act) y en el plano geográfico mediante la creación forzada de territorios reservados: los Bantustanes (Group Areas Act).
historiasiglo20.org

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N COETZEE enm Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Malamud, Carlos Historia de América Madrid: Alianza Editorial, 2005

507 p. 25 cm.

Esta obra representa un esfuerzo de síntesis del acontecer histórico de la región, desde los comienzos de su poblamiento por grupos de migrantes provenientes de Asia hasta nuestros días. Si bien se intenta repasar el conjunto del continente, nos encontramos con aproximaciones cronológicas diferentes, siendo las más destacables la inclusión de todos los imperios europeos durante el período colonial, aunque más centrado en el español y el portugués, y la apuesta por América Latina en los siglos XIX y XX. A lo largo de sus páginas se pretenden dar las principales claves interpretativas que permitan a los lectores asomarse a una realidad compleja y diversa intentando dejar de lado las aproximaciones eurocéntricas y etnocéntricas, que con sus sesgos interesados desenfocan el conocimiento del pasado. Por eso, esta obra se beneficia de la doble identidad del autor, española y argentina, cuya convergencia es el único camino para avanzar en una historia común.

Carlos Malamud (España) es doctor en Geografía e Historia y profesor titular de Historia de América en la UNED. Ha desarrollado una extensa trayectoria profesional en relación a su especialidad, la Historia de América. Es colaborador habitual sobre relaciones internacionales de diversos medios españoles (prensa escrita, radio y televisión).
www.nuevamayoria.com

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 AME 000 está prestado, puedes solicitar una Reserva

Szabó, Magda La puerta Barcelona: Mondadori, 2005

317 p. 23 cm. (Literatura Mondadori; 257)

La puerta narra con precisión y detalle la extraña y larga relación entre la escritora y su sirvienta, Emerenc Szeredas, una mujer que guarda celosamente su pasado. Sólo tres o cuatro amigos pueden entrar en la casa de Emerenc, que, sin embargo, es una mujer conocida y apreciada en todo el barrio porque es una trabajadora eficaz e incansable, y siempre está pendiente de quien necesita de su ayuda. La historia empieza cuando Magda Szabó, escritora que había sido silenciada por el régimen comunista, es rehabilitada y su trabajo de escritora se ve cada día más reconocido. Ella se siente incapaz de realizar las tareas domésticas y necesita alguien que la ayude, y este alguien será Emerenc, una mujer mayor, enérgica, que distribuye el trabajo a su manera y a su gusto, sin que nadie pueda reprochar nada a su labor. Es una mujer inteligente de origen campesino que ha pasado por los más diversos avatares. La escritora, durante los veinte años que Emerenc está a su servicio, va recogiendo confidencias de esa mujer enigmática, áspera y dulce a la vez. Magda Szabó, nació en 1917 en Debrecen (Hungría); su marido, Tibor Sziobotica, era también escritor. Fue represaliada por los comunistas en 1949, cuando había publicado algunas de sus primeras obras. Años más tarde, cuando el régimen atenuó la represión de los disidentes, comenzó a ser conocida y reconocida. La novela La puerta supuso su consagración internacional. Fue editada en 1987, y es la primera de sus obras que llega a España.
Emerenc trabajaba una barbaridad y atendía muchas casas; también ganaba bastante, si bien nunca admitía propina; eso todavía podía entenderlo, pero no que se negara a aceptar regalos. A esa vieja le gustaba dar, pero que le ofrecieran algo a ella, en vez de alegrarla y hacerla sonreír, la indignaba. En vano intenté durante años, una y otra vez, darle algo extra.
elciervo.es

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N SZABO pue Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Ugarte Pérez, Javier Sin derramamiento de sangre: un ensayo sobre la homosexualidad Barcelona; Madrid: Egales, 2005 152 p. 21 cm. (Colección G)

Sin derramamiento de sangre surgió tanto de la insatisfacción de su autor por el análisis que se hace de la homosexualidad, como del acercamiento a las luchas cotidianas por la igualdad; es decir, debe tanto a la reflexión como a la práctica política. De ahí nació la convicción de que se intenta asimilar su discriminación a la que sufrieron otros sectores en el pasado (negros, mujeres, etc.), al tiempo que se señala lo incomparable entre esta situación y las demás. Persiste una diferencia, y es que los homosexuales no son educados en una tradición propia ni se agrupan en ninguna comunidad. Por eso, sus dificultades resultan desconocidas para el resto, y la discriminación y marginación que viven, silenciadas. Este ensayo tiene el objetivo de aclarar estos problemas además de proponer algunas soluciones. España se sitúa a la vanguardia del mundo. Si hace sólo unas décadas la persecución hacia la homosexualidad, tipificada como delito y enfermedad, era la norma, ahora se han alcanzado cotas de igualdad y derechos entonces impensables. A pesar de las furibundas reacciones de la caverna homofóbica, estamos ante un avance irreversible, respaldado por una gran mayoría. Javier Ugarte Pérez nació en Asturias en 1963. Se doctoró en Filosofía en 1996 con una tesis sobre Michel Foucault. A partir de ese momento, se ha dedicado al estudio y análisis de la homosexualidad publicando artículos en diarios y revistas culturales e impartiendo conferencias y cursos en diferentes universidades. En 1999, ante la carencia de medios culturales donde pudieran publicar quienes estudian esta problemática, fundó Orientaciones. Revista de hoosexualidades.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 613 UGA sin Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Jünger, Ernst (1895-1998) Tempestades de acero; seguido de El bosquecillo 125 y El estallido de la guerra de 1914 Barcelona: Tusquets, 2005 448 p. 21 cm. (Tiempo de Memorias; 45/1)

Ernst Jünger (Heidelberg, 1895 – Wilflingen, 1998),
escritor y pensador alemán, es un clásico del siglo XX. En 1914, al estallar la Primera Guerra Mundial, se alistó como voluntario en el 73 Regimiento de Fusileros y fue enviado al frente francés. Durante la contienda, en la que fue herido y condecorado en numerosas ocasiones, Jünger llevó un diario en el que anotaba tanto el dramatismo de la guerra como sus observaciones sobre la naturaleza humana enfrentada al caos y al sufrimiento. Con el paso del tiempo, Tempestades de Acero, escrita a partir de ese diario y publicada por vez primera en 1920, se ha convertido en una de las más notables obras de literatura de guerra de todas las épocas. Jünger pasó una parte de la II Guerra Mundial en el París ocupado, donde a partir de 1941 frecuentó los salones literarios y de fumadores de opio, así como la bohemia parisina; se dejó invitar por los oficiales que comenzaban a revelarse contra Hitler y salvó la vida a cuantos judíos represaliados pudo: «El uniforme, las condecoraciones y el brillo de las armas, que tanto he amado, me producen repugnacia». Desde que en los años 50 entablara amistad con Albert Hofmann, el creador del LSD, varios de los libros de Jünger versaron de forma directa o indirecta sobre la experiencia psicodélica. En 1952 escribe Visita a Godenholm, cuya publicación coincidió con la aparición de Las puertas de la percepción, de Aldous Huxley. Hacia 1977 escribe otra de sus obras más conocidas, Eumeswil, donde sobresale la figura del "anarca", personaje preconfigurado por Albert Camus en su libro El hombre rebelde (1951).
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Marina, José Antonio Aprender a vivir Barcelona: Ariel, 2005.

233 p. 23 cm.

“Hay que relacionar la inteligencia no con el conocimiento, sino con la felicidad. Con los dos tipos de felicidad: la privada, y la pública. A la felicidad pública (o política, como prefiero decir) se la conoce también con el nombre de justicia. Es importante relacionar la justicia con la felicidad. Es la necesidad de hacer compatibles los planes privados de felicidad, los deseos, los proyectos, las ambiciones, lo que ha ido estableciendo normas de convivencia, es decir, normas éticas. La ética no es un conjunto de preceptos que descienden del más allá. Es el conjunto de soluciones más inteligentes que se nos han ocurrido para resolver los problemas fundamentales que afectan a nuestra felicidad y a nuestra convivencia. (…) “Al hablar de ‘educación’ conviene aclarar que todos educamos siempre, queramos o no queramos. Pero podemos educar bien o mal. Inevitablemente se educa emocionalmente en la familia y en la escuela. Lo que ocurre es que, si atendemos a las numerosas disfunciones psicológicas o sociales que se dan, no parece que estemos haciéndolo bien. Aumenta la depresión, la agresividad, los fracasos educativos, las quiebras familiares, la insolidaridad. Conviene advertir que los sentimientos son el órgano psicológico mediante el que entramos en contacto con el mundo de los valores. Por eso, una educación emocional, sentimental, afectiva o como queráis llamarla, es inevitablemente una educación en valores.”
boulesis.com

José Antonio Marina:

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 37 MAR apr Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Auster, Paul Brooklyn follies Barcelona: Anagrama, 2006 310 p. 22 cm. (Panorama de narrativas; 629)

En unas recientes declaraciones, el escritor estadounidense daba una definición tan exacta del espíritu de esta novela que es inevitable repetirlo: "Una vez leí una frase del cineasta Billy Wilder que me impresionó hondamente: 'Si te sientes realmente feliz, deberías escribir una tragedia; si te sientes verdaderamente desgraciado, deberías escribir una comedia'. Escribir una comedia ayuda a poner las cosas en perspectiva. El mundo ha ido de tragedia en tragedia, de horror en horror, pero los seres humanos seguimos existiendo, enamorándonos y hallando alegría en la vida. Me pareció que éste era un momento para recordarlo". La nueva obra de Paul Auster es una comedia, un cuento de hadas moderno. Es la historia de un hombre que regresa a Brooklyn (Nueva York) para morir tranquilo, pero en ese proceso conoce todo tipo de personajes y afronta situaciones que lo reencuentran con la vida. Un mundo de seres normales y con problemas que descubren el lado bueno de las cosas.
José Mª Guelbenzu, Babelia (elpais.es)

Novelista y poeta estadounidense, Paul Auster nació en Newark, New Jersey, en 1947. Estudió en la Universidad de Columbia y después de trabajar en un petrolero durante un año se fue a vivir a Francia. Volvió a Nueva York en 1974. Auster empezó su carrera escribiendo poesía y ensayos en las revistas New York Review of Books y Harper's Saturday Review. En 1987 se ganó los elogios de la crítica por su libro de cuentos La trilogía de Nueva York. Después se pasó a la novela: El país de las últimas cosas se publicó en 1988, El palacio de la luna en 1989 y La música del azar en 1991, esta última llevada al cine en 1993. Sus novelas más recientes son Leviatán (1992) y Vértigo (1994). Su ficción se caracteriza por una desconcertante mezcla de realismo y fantasía, de lo normal y lo increíble, que sorprende al lector y confunde sus expectativas. epdlp

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N AUSTER bro Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Rendell, Ruth Carretera de odios Barcelona: RBA Coleccionables 2001. 286 p. 21 cm.

“Habituada a la soledad, huraña y malhumorada, Rendell es una de las mejores novelistas vivas”

Ruth Rendell, o también Bárbara Vine, el seudónimo que utiliza para firmar sus novelas que no son estrictamente policíacas, nació en Londres en 1930. Calificarla como escritora policiaca es restarle méritos a una autora que se pregunta, desde que comenzó a escribir, por qué un ser humano puede matar a otro y por qué la perversidad y la locura son una constante en la conducta de los individuos. A Ruth Rendell le importa, sobre todo, el lado oscuro de la naturaleza humana. Ha ganado la Daga de Oro y la Daga de Plata de la "Crime Writers Association", el Premio Edgar y el Premio del Arts Council. Sus personajes pertenecen a una clase media aburrida, inculta, que hace de la puntualidad y las buenas costumbres un rito cotidiano. Pero detrás de las máscaras, a poco que se raspe en ellas, aparecen el asesino, el psicópata, el reprimido sexual.
booksfactory.com

A la población donde trabaja el inspector jefe Wexford llega un aspecto del progreso particularmente indeseado: una carretera de circunvalación que, al margen de los beneficios que cause, provocará un daño irreparable al entorno. Así pues, las obras avanzan, pero al tiempo arrecian las protestas ecologistas. La situación se vuelve particularmente tensa cuando desaparecen cinco personas de la población, entre las que se encuentra Dora, la mujer de Wexford.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N RENDELL car Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Aznar, Hugo Comunicación responsable: la autorregulación de los medios Barcelona: Ariel: Consell de l´Audiovisual de Catalunya, 2005 319 p. 24 cm. (Ariel. Comunicación)

Habitualmente nos comunicamos porque confiamos en que nuestros interlocutores van a transmitirnos una información veraz; suponemos en la mayoría de los casos que no van a tratar de engañarnos, ofendernos o causarnos algún perjuicio. Aunque es menos probable, deseamos también que la información nos resulte útil y que se nos dé de forma breve, agradable y, por qué no, divertida. La exigencia de veracidad propia de la comunicación no significa que la información facilitada tenga que ser siempre absolutamente exacta. El requisito de exactitud es propio de la comunicación científica, aunque también es válido en el caso de informaciones que contengan datos que puedan darse con precisión y sean relevantes para el contenido de la comunicación. Pero en muchos otros casos solemos admitir cierto margen de maniobra respecto a lo que significa la exigencia de verdad, sin que se llegue a abandonar nunca. La falta de ética en la comunicación no perjudica sólo a quien recibe el mensaje sino a todos los que se comunican. Al quebrar la confianza en los propios mensajes, produce el ruido que más puede distorsionar y hacer fracasar la comunicación. Algo que a menudo olvidan quienes se dedican a ella profesionalmente (publicitarios, periodistas, anunciantes, relaciones públicas, etc.). Cada vez es más frecuente que los debates, encuentros o congresos sobre la ética de los medios concluyan con una apelación a la autorregulación como la mejor forma de solucionar los problemas éticos de la comunicación. La mayoría de las veces, sin embargo, todo queda en una invocación final genérica y poco precisa. Incluso en más de una ocasión se tiene la sensación de que quienes hacen esta invocación no tienen muy claro realmente cuál es la función y el alcance de la autorregulación, qué mecanismos pueden ponerla en práctica, cuáles existen ya en nuestro país o en otros lugares, cómo actúan y qué se puede esperar de cada uno de ellos, etc. Hugo Aznar, http://www.uv.es/CEFD/1/Aznar.html
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 316 AZN com Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Baiev, Khassan El juramento: un cirujano bajo el fuego Barcelona: EntreLibros, 2005 428 p. il. 24 cm.

En agosto de 1994, cuando comienza la guerra de Chechenia, Khassan Baiev tiene 30 años. Abandona su prometedora carrera de cirujano en Moscú para ayudar a sus compatriotas chechenos. En este libro, Baiev relata su desgarradora experiencia en la línea de fuego al tiempo que nos describe la cultura y costumbres de su pueblo. Cuando el hospital donde ejercía en Grozny fue destruido por los rusos, Baiev habilitó una clínica abandonada. Rápidamente se encontró como único médico para decenas de miles de residentes y refugiados de la zona. Durante los seis años de guerra, en muchas ocasiones operó sin gas, sin electricidad, sin agua corriente, sólo con anestesias locales y curando heridas con yema de huevo. Junto con sus enfermeras, donaba su sangre durante las operaciones, y su récord fue de sesenta y siete amputaciones en tres días. Curó a muchos civiles pero también a soldados rusos y chechenios, respetando siempre el juramento hipocrático. Por esta razón, tanto las fuerzas especiales rusas como los extremistas chechenos le colgaron el título de traidor. Fue secuestrado y estuvo al borde de la muerte en varias ocasiones. Sin preocuparse por su propia vida, siempre regresaba a su puesto en la sala de operaciones de su improvisado hospital. Sólo cuando el ejército ruso anunció su inmediato arresto en el año 2000, Baiev abandonó su tierra rumbo a los Estados Unidos. Baiev nació en 1963 en un suburbio de Grozny. Para desarrollar su cuerpo de frágil constitución, se impuso una dura disciplina en las artes marciales: judo, taekwondo y sambo. Unos años más tarde era uno de los mejores atletas de su país, y compitió por toda Rusia. Sus dotes de deportista le abrieron algunas puertas cuando estudió medicina en Krasnoiark, y se especializó en cirugía reparadora.
Europa Press, noticias.hispavista.com/cultura

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Leonardo da Vinci (1452-1519) Escritos literarios Madrid: Tecnos; Alianza Editorial, 2005 197 p. 23 cm. (Neometrópolis;19)

Leonardo nació en Anchiano, cerca de Vinci, Italia. Creció con su padre en Florencia, destacando desde niño en la pintura, la geometría, la mecánica y la música. Sus primeros bocetos eran de tal calidad que, tan pronto como su padre los mostró al pintor Andrea del Verrocchio, éste tomó al joven de catorce años como aprendiz. Posteriormente Leonardo montó su propio taller como pintor independiente en Florencia. Leonardo mantuvo su vida privada particularmente en secreto, yendo al extremo de escribir sus diarios en código. Afirmaba carecer de interés en las relaciones físicas involucradas en la procreación humana. Entre 1482 y 1499 trabajó para el duque de Milán Ludovico Sforza y mantuvo su propio taller, en el que trabajaban varios aprendices. El duque se maravilló de todos los conocimientos que dominaba Leonardo: pintura, dibujo, mecánica, ingeniería militar y ciencias naturales. Podía hacer esculturas en mármol, bronce o terracota, así como elaborar pequeños cañones (bombardas), trazar caminos y construir pontones. Desde 1513 a 1516 vivió en Roma, donde en ese momento trabajaban artistas como Rafael y Miguel Ángel. Falleció una semana antes de su 67 cumpleaños en Cloux, Francia.
Wikipedia

La edición de este libro, realizada por uno de los mayores expertos en los manuscritos de Leonardo, Augusto Marinoni, incluye una selección de textos cotejados con los originales y respetando el orden en que fueron dispuestos originalmente. Organizados en Pensamientos, Fábulas, Bestiario, Profecías, etc., dan una idea de la visión del mundo del artista y de su temperamento.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N LEONARDO DA VINCI esc Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Waltari, Mika (1908-1979) La reina del baile imperial Barcelona: Styria, 2006 253 p. 24 cm.

1809: la Europa napoleónica vive sumida en un período convulso que provocará notables cambios en sus fronteras. Finlandia, hasta ese momento bajo dominio sueco, es anexionada a Rusia como Gran Ducado. El joven zar Alejandro I, emocional e impresionable, viaja a Finlandia para firmar en la Dieta la autonomía del país. Durante el baile imperial, rodeado de todos los estamento sociales, conocerá a Ulla Möllersvärd, hija de un humilde gobernador de provincias, de la que se enamorará perdidamente. Alejandro I prometió a los cuatro estados que formaban Finlandia respetar el credo y leyes básicas del país. Así, el sueco permaneció como idioma oficial. Karelia, la provincia situada al este de Finlandia, que llevaba más tiempo bajo control ruso y había aceptado la religión ortodoxa, se unió también al territorio del Gran Ducado. Durante este período de autonomía, rusos, judios y tártaros fijaron su residencia en Finlandia.
virtual.finland.fi/finfo/espanja

Nacido en Helsinki en 1908, Mika Waltari estudió teología y filosofía. Su primer libro, Jumalaa Paossa, apareció en 1925. Waltari se convirtió en una de las figuras líderes del movimiento liberal llamado The Torcbearers, cuyos miembros trataron de introducir la influencia del futurismo ruso e italiano en la literatura finlandesa. Sin embargo, durante los años 30 Waltari se convirtió en ultraconservador. Trabajó como periodista y como crítico literario para varios periódicos y revistas finlandesas. En la década de los treinta viajó por Europa y publicó obras como Sinuhé, el egipcio (1939), que representaba al Faraón como profeta de un único y justo dios para reemplazar al corrupto clero. Después de la Segunda Guerra Mundial se concentró en largas novelas históricas. Sus obras han sido traducidas a más de 30 idiomas. Murió en 1979 en Helsinki.
epdlp

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Armstrong, Karen Los orígenes del fundamentalismo en el judaísmo, el cristianismo y el islam Barcelona: Tusquets, 2004 532 p. 22 cm. (Tiempo de memoria; 36)

¿qué es el fundamentalismo?
La autora sitúa el inicio del fundamentalismo en las comunidades evangelistas de Estados Unidos, “defensoras de los fundamentos de su fe frente a la laicidad creciente de la modernidad”, aunque hoy en día se ha extendido a todas las grandes religiones del mundo. "Se inicia como una protesta contra correligionarios a quienes se tacha de ser demasiado liberales, y más tarde se convierte en oposición a los de fuera". La escritora británica distingue claramente entre fundamentalismo y violencia religiosa. Según su análisis, los fundamentalistas son en su gran mayoría fieles piadosos que intentan vivir conforme a sus creencias y sólo una muy pequeña proporción recurre a la violencia. El fenómeno se explica como una "rebelión contra la sociedad secular moderna porque es entendida como una amenaza" y "está enraizado en el miedo a ser aniquilados". “La democracia no es la hija de una superioridad ética de Occidente”, sino “una necesidad creada en el proceso de la modernidad”. El mundo musulmán se ha encontrado con la modernidad “sin independencia sino con dependencia colonial” y “sin innovación sino imitación”. Además, muchos países islámicos tuvieron que digerir la modernidad en apenas 50 años, cuando Europa tuvo tres o cuatro siglos para hacerlo. De ahí se concluye, a juicio de Armstrong, que “la modernidad se experimente como un ataque contra la fe”. Todo fundamentalismo se vuelve “más agresivo y hostil cuanto más se siente atacado”. El fundamentalismo se puede entender, por un lado, como una victoria, puesto que “en los años cincuenta del siglo XX se pensaba que la religión nunca volvería a ocupar un lugar central en la historia” y, por otro lado, como “un profundo fracaso, porque distorsionan la tradición que pretenden representar”. www.barcelona2004.org Karen Armstrong fue monja católica durante siete años. Después de dejar su orden en 1969 se graduó en la Universidad de Oxford y empezó a enseñar Literatura Moderna. Con el tiempo, se convirtió en uno de los principales especialistas británicos en asuntos religiosos.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 2-1 ARM ori Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Picasso, Pablo (1881-1973) Picasso Madrid: Unidad editorial, 2005 187 p. il. 21 cm. (Los grandes genios del arte contemporáneo-El siglo XX) (Biblioteca El Mundo)

Pablo Ruiz Picasso es el gran genio de la
pintura contemporánea; su capacidad de invención y de creación le sitúan en la cima de la pintura mundial. Nació en Málaga en 1881. Inició sus estudios artísticos en Barcelona, dentro de un estilo totalmente académico; pero rápidamente contacta con grupos modernistas que hacen cambiar su forma de expresión. París se va a convertir en su gran meta, y en 1900 se traslada a la capital francesa por un breve periodo de tiempo. Al regresar a Barcelona, empieza a trabajar en una serie de obras en la que se observan las influencias de todos los artistas que ha conocido o cuya obra ha visto. Es una esponja que lo absorbe todo pero no retiene nada; está buscando un estilo personal. Entre 1901 y 1907 se desarrollan la Etapa Azul y la Etapa Rosa. La pintura de estos años iniciales del siglo XX está viviendo continuos cambios y Picasso no puede quedarse al margen. Así que se interesa por Cézanne y partiendo de él desarrolla una nueva fórmula pictórica junto a su amigo Braque: el cubismo. Pero Picasso no se queda ahí y en 1912 practica el collage en la pintura; a partir de este momento todo vale, la imaginación se hace dueña del arte. Picassso es el gran revolucionario y cuando todos los pintores se interesan por el cubismo, él se preocupa por el clasicismo de Ingres. El movimiento surrealista de 1925 no le coge desprevenido y, aunque no participa abiertamente, le servirá como elemento de ruptura con lo anterior. París fue su refugio durante mucho tiempo, sobre todo tras la guerra civil española, pero los últimos años de su vida los pasó en el sur de Francia, trabajando en un estilo muy personal, con vivos colores y formas extrañas. Falleció en Mougins en 1973 cuando preparaba dos exposiciones, demostrando su capacidad creativa hasta el final.
artehistoria.com

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 75 PIC pic Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Santesmases, María Jesús Severo Ochoa: de músculos a proteínas Madrid: Síntesis, 2005 398 p. il. 23 cm.

LA INVESTIGACIÓN EN ESPAÑA, antes y después
Severo Ochoa de Albornoz, (190593). Bioquímico español, nacido en Luarca (Asturias) y fallecido en Madrid. El segundo español distinguido con un premio Nobel científico: Fisiología y Medicina (el primero fue Cajal, en 1906). Estudió medicina en Madrid, en una etapa febril de integración de conocimientos bioquímicos, y bajo la orientación del profesor Juan Negrín se centró en el metabolismo energético, con especial atención a las moléculas fosforiladas. Doctorado en 1929, pasó a Heidelberg a trabajar sobre energética muscular. Al estallar la Guerra Civil, Ochoa aprovechó la coyuntura de 1936 para dejar España por ambientes más propicios a la investigación. Pasó por Alemania, luego estuvo en el Reino Unido, y en 1940 pasó a afincarse en los Estados Unidos, donde el matrimonio Ochoa se naturalizó estadounidense en 1956. En 1955 Ochoa publicó, con la bioquímica francorrusa Marianne Grunberg-Manago, el aislamiento de una enzima que cataliza la síntesis de ARN, conocida como ARN-polimerasa. En Proceso de síntesis de ARN o TRANSCRIPCIÓN. En una primera 1959 compartió con el norteamericano A. etapa, la ARN-polimerasa se asocia Kornberg el premio Nobel. España quiso a una región del ADN denominada recuperar su magisterio, y al efecto en 1971 promotor; la enzima desenrolla una se creaba para él en Madrid el Centro de vuelta de hélice, permitiendo la Biología Molecular. Jubilado de la polimerización del ARN a partir de Universidad de Nueva York (1975), en 1985 una de las hebras de ADN que se utiliza como patrón. regresó definitivamente a su país de origen. El sabio lamentaba la escasa inversión investigadora en España, una insignificancia en comparación con su patria científica, Estados Unidos.
portalciencia.net

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 929 OCH san Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

McGilligan, Patrick Alfred Hitchcock: una vida de luces y sombras Madrid: T&B, 2005 703 p. lám. 24 cm. Filmografía

Una perspicaz “mirada de cerdito”
Patrick McGilligan suele hablar de tres y hasta cuatro ‘hitchcocks’ como si formaran una sola unidad. No es que todos fueran la misma persona, sino que Hitchcock, muy probablemente, no habría alcanzado sus cimas de popularidad y creación artística sin el concurso de otras personas, siempre próximas y leales. Tan próximas como, por ejemplo, su esposa y colaboradora, Alma Reville, con quien se casó en 1926. Cuando se conocieron, Alma era más famosa profesionalmente que su futuro marido, en calidad de montadora, guionista de continuidad y jefa de producción. La trinidad hitchcockiana se haría realidad mediante el concurso de otra persona, una joven de 26 años licenciada por la Sorbona, Joan Harrison, que desde el año 1933 se convirtió en ayudante personal del cineasta. Alfred Hitchcock contaba sólo 26 años cuando su película muda titulada “El enemigo de las rubias” (The lodger, 1927) le convirtió en el joven prodigio del cine británico y en pieza codiciada de productores norteamericanos de primera línea, como Samuel Goldwyn, Walter Wanger y David O. Selznick. En realidad, el primer proyecto hollywoodense del director británico debía ser “Titanic”, y Hitchcock trabajó algún tiempo en su desarrollo. Aunque fiel a su restringido círculo de amigos y colaboradores, Hitchcock era temido por sus terribles bromas. McGilligan enumera muchas en su biografía. Porque “las bromas también eran una manera de estar por encima de los demás”. Según su ayudante Michael Powell, luego ilustre cineasta (Peeping Tom sería uno de sus títulos míticos), el día que acudió como fotógrafo al set de grabación y vio a Hitchcock, su impresión fue que “era el joven más gordo que había visto” (...) “Me miró de reojo, con esa mirada de cerdito hundida sobre sus regordetas mejillas. A Hitch se le escapaban pocas cosas con esa mirada de cerdito”. Además, “le encantaba decir obscenidades. Era una forma de compensar un físico obeso y torpe”. lanacion.cl (© La Vanguardia)
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura CINE (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Manzano Moreno, Eduardo Conquistadores, emires y califas: los Omeyas y la formación de Al-Andalus Barcelona: Crítica, 2006 620 p. il. 24 cm. (Serie mayor)

El historiador Eduardo Manzano Moreno explica la longevidad de la dinastía Omeya en la particularidad de esta familia, de la que afirma que 'eran supervivientes natos'. Según el autor, no son muchas las dinastías que 'pueden exhibir una historia de permanencia en el poder tan larga y continuada', al recordar que en su ciudad de origen, La Meca, los Omeyas llegaron incluso a combatir a su lejano pariente, el profeta Mahoma, de manera que cuando éste logró imponer su autoridad religiosa y política 'la suerte del linaje que había abanderado la oposición contra él parecía estar sellada', pero, añade, 'no ocurrió así'. Los miembros de este linaje acabaron por hacerse con la herencia del profeta desplazando a otras gentes 'tal vez con más derechos morales que ellos, pero dotados de menos habilidad y poder', de manera que se convirtieron en califas del naciente imperio creado en Oriente Próximo y durante casi noventa años consolidaron ese imperio y lo extendieron hasta el Atlántico 'protagonizando una de las expansiones militares más rápidas que ha conocido la historia'. Manzano Moreno, investigador del CSIC, trata de ofrecer una visión renovadora de los tres siglos que siguieron a la conquista árabe de 711, durante los que el territorio cristiano y romanizado de la Península Ibérica se transformó en el Al-Andalus árabe y musulmán. El libro ofrece la tesis de que tanto la conquista de 711 como las posteriores oleadas árabes que llegaron a la Península 'fueron protagonizadas por ejércitos bien organizados de un imperio centralizado'. Considerar, pues, Al-Andalus como una sociedad 'en la que el poder político era fuerte, en la que el control social de las clases dominantes era intenso y en la que los elementos ideológicos jugaron un importante papel de legitimación, supone también proponer que algunas de las concepciones hasta ahora vigentes deberían ser ampliamente revisadas'.
Terra Actualidad – EFE

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 E-MED man Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Madden, Thomas F. Cruzadas: la verdadera historia Buenos Aires: Lumen, 2005 303 p. 24 cm. (Biblioteca de historia)

Tras varios siglos de continuas conquistas, los ejércitos musulmanes dominaban todo el norte de África, Oriente Asalto a Jerusalén Medio, Asia Menor y gran parte de España. En otras palabras, a finales del siglo XI, las fuerzas islámicas habían conquistado dos terceras partes del mundo cristiano. Palestina, la tierra de Jesucristo; Egipto, donde nace el cristianismo monástico; Asia Menor, donde san Pablo había plantado las semillas de las primeras comunidades cristianas. Estos lugares no estaban en la periferia de la cristiandad sino que eran su verdadero centro. Y los imperios musulmanes no acababan allí. Siguieron expandiéndose hacia Occidente, hacia Constantinopla y más allá llegando hasta los mismos confines de Europa. Las agresiones provenían por tanto de la parte musulmana. Llegados a un cierto punto, la parte que quedaba del mundo cristiano no tenía más remedio que defenderse, si no quería sucumbir bajo la conquista islámica. Ir a una cruzada era una operación muy costosa. Los señores se veían obligados a vender o hipotecar las propias tierras para conseguir los fondos necesarios. Muchos de ellos, además, no tenían interés en constituir un reino de ultramar. Más o menos como los soldados de hoy, los cruzados medievales se sentían orgullosos de cumplir con su deber, pero al mismo tiempo deseaban volver a casa. Tras los éxitos espectaculares de la primera cruzada, con la conquista de Jerusalén y de gran parte de Palestina, prácticamente todos los cruzados volvieron a casa. Sólo una mínima parte se quedó para consolidar y gobernar los nuevos territorios. Asimismo, el botín era escaso. Aunque los cruzados hubieran soñado con grandes riquezas en las opulentas ciudades orientales, prácticamente casi ninguno logró ni siquiera recuperar los gastos. Sin embargo, el dinero y la tierra no eran el motivo para lanzarse a la aventura de una cruzada. Iban a expiar los pecados y ganarse la salvación en una tierra lejana.
Thomas Madden, mercaba.org

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 EUR med Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Bermúdez de Castro, José María Hijos de un tiempo perdido: la búsqueda de nuestros orígenes José Mª Bermúdez de Castro, Belén Márquez, Ana Mateos, María Martinón-Torres y Susana Sarmiento Barcelona: Ares y Mares, 2004 361 p. il. 25 cm.

La búsqueda de nuestros orígenes nos remonta a un tiempo perdido que los científicos tratamos de recuperar a través de las excavaciones y la investigación de los fósiles hallados. La adopción de la postura bípeda, una gran expansión cerebral, los cambios morfológicos en la mano que permiten la manipulación fina de los objetos, el cambio de la dieta vegetariana a la omnívora, el desarrollo tecnológico y la gran explosión cultural, son algunos de los cambios que se han sucedido durante este período, explicando la aparición del Homo sapiens. Incluyendo los descubrimientos más recientes y las últimas investigaciones en el campo de la antropología y la arqueología, este libro hace un recorrido por la historia de los diferentes homínidos, hijos de este tiempo perdido en el que se esconden las claves de los procesos de humanización. ed-critica.es José María Bermúdez de Castro es conocido por su participación en las campañas de excavaciones que cada año se realizan en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, en Burgos. En 1997, el equipo investigador fue galardonado con el premio Príncipe Asturias de Investigación Científica y Técnica. En 2000, los yacimientos de la Sierra de Atapuerca fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Antes de Atapuerca poco se sabía de la evolución humana en Europa durante el Pleistoceno Medio. Había apenas un puñado de fósiles cuyos rasgos se interpretaban de manera dispar: el fósil humano más antiguo que se conocía en Europa era la mandíbula de Mauer, hallada cerca de Heidelberg, en Alemania; era un resto de gran antigüedad, que incluso dio nombre a una especie: Homo heidelbergensis. uch.ceu.es
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 572 VER hij Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Esteva de Sagrera, Juan Historia de la farmacia: los medicamentos, la riqueza y el bienestar Barcelona: Masson, 2005 416 p. lám.col. 24 cm.

La historia de la farmacia es la historia del medicamento y de la profesión farmacéutica. Más concretamente, es la historia del comercio, la elaboración y el empleo de los medicamentos a lo largo del tiempo, lo que incluye la aportación realizada por los diferentes profesionales. Entre estos profesionales no sólo están los farmacéuticos, sino también sus antecesores, los boticarios, y los médicos, que durante siglos fueron también farmacéuticos, y además los botánicos, los químicos, los industriales, los herbolarios, los perfumistas y los drogueros. Durante décadas, la historia de la farmacia ha sido una disciplina heterogénea e imprecisa, hasta que su desarrollo se ha involucrado con la historia de la ciencia. Un segundo componente, el comercial, económico e industrial, es sin embargo el que ha determinado en los últimos tiempos la evolución del ejercicio de la farmacología. La revolución farmacéutica se produce en el siglo XIX, no antes: industrialización, específicos, conversión de las fórmulas magistrales en medicamentos industriales, incorporación de los estudios de farmacia a la Universidad. A partir de la década de 1940 se introducen más medicamentos que en el resto de la historia, y alcanzan un nivel de calidad, seguridad y eficacia hasta entonces desconocido; los mejores representantes de esta nueva generación son los antibióticos.

Juan Esteva de Sagrera es catedrático de Farmacia y Tecnología Farmacéutica en la Universidad de Barcelona y presidente de la Sociedad Española de Docentes Universitarios de Historia de la Farmacia.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 615 EST his Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Savater, Fernando (1947-) Los siete pecados capitales Barcelona: Debate, 2006 156 p. 22 cm. (Referencias)

“La noción de pecado no es exclusivamente religiosa ”
Fernando Savater: —Cuando se escribe
para un público juvenil, la mayor diferencia es que uno tiene que renunciar a los artilugios de la pedantería. A un adulto lo puedes impresionar citando a Habermas o a Popper, pero a un joven de 13 años esto no le impresiona en absoluto. Entonces tienes que defenderte con tus propias armas. No puedes esconderte en trucos culturalistas, y eso te obliga a volverte mucho más directo porque lo que escribes tiene que valerse por sí mismo; no puede llevar muletas de prestigio cultural porque no va a funcionar. Los que pertenecemos al mundo académico tenemos tendencia a la pedantería y a refugiarnos detrás de citas. —Yo soy un lector hedónico, como decía Borges; es decir: nunca leo por obligación. No importa si el tipo que escribe ha recibido diez premios Nobel. Si yo a la página cincuenta estoy aburrido lo dejo sin ningún escrúpulo. No me siento obligado a leer lo que no me interesa porque el mundo está lleno de libros interesantes. Yo siempre tengo doscientos libros a la espera de ser leídos y no voy a perder el tiempo leyendo lo que no me interesa. —Creo que no hace falta una divinidad celosa para aceptar el pecado. Por ejemplo uno piensa que aquí, en Madrid, acabamos de conmemorar el primer aniversario de los atentados en la estación de Atocha, en los que murieron doscientas personas. No hace falta pensar en dioses ni nada para darse cuenta de que la persona que pone una bomba en un tren en el que van miles de personas a trabajar, madres de familia, bueno, pues realmente comete un pecado. Aunque en este caso lo cometa creyendo que está agradando con eso a la divinidad. Somos los ateos los que vemos allí un pecado y en cambio algunos religiosos no lo ven, al parecer.
Ivana Costa, Clarín.com

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura E SAVATER sie Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Mcfarlane, Alan Oro verde: el imperio del té Barcelona: Océano, 2004 286 p. lám. il.col. 21 cm.

“Consumido por aproximadamente la mitad de la población mundial”
La costumbre de servirse de las hojas de té para conferir un buen sabor al agua hervida, se utilizó por primera vez en China hacia el 250 a.C. En Inglaterra, el té negro llegó a través de Holanda y de los cafeteros de Londres que lo pusieron de moda hacia 1657. El consumo de té sólo adquirió notoriedad en Europa hacia 1720. Empieza entonces un tráfico directo entre China y Europa, aunque tan sólo una exigua parte de Europa oriental, Holanda e Inglaterra consumían la nueva bebida. Francia consumía muy poco, Alemania prefería el café y España era aún menos aficionada. Pero con el tiempo, y por medio de los comerciantes europeos, el té llegó a todo el mundo, tanto para su cultivo como para su consumo. Martín A. Cagliani, innatia.com La infusión de té se prepara con las yemas foliares y las hojas jóvenes de la planta de té. El aroma y la denominación comercial de cada variedad está determinada por la edad de estas hojas. Una vez recogidas, las hojas se secan de inmediato y por completo para elaborar los tés verdes o se secan de forma parcial y a continuación se fermentan para elaborar los numerosos tipos de té negro.
zonadiet.com

Alan Mcfarlane es antropólogo e historiador; sus campos de estudio son el Himalaya y la historia japonesa y británica. Actualmente da clases de antropología social en la Universidad de Cambridge. Su madre, Iris Mcfarlane, estuvo casada durante muchos años con un cultivador de té, y ha escrito y publicado varias obras. En Oro verde Alan Mcfarlane relata sus vivencias junto a su madre en la provincia india de Asam, centro mundial del cultivo de té.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 663 MCF oro Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Caballero Bonald, José Manuel Tiempo de guerras perdidas Madrid: Alfaguara, 2004 388 p. 23 cm. (La novela de la memoria;1)

JOSE MANUEL CABALLERO BONALD
Nace en 1926 en Jerez. Cursa primera enseñanza y bachillerato en el Colegio de los Marianistas de Jerez. Se sucede la Guerra Civil española. Hace sus primeras lecturas memorables: Jack London, Emilio Salgari, Robert L. Stevenson, José de Espronceda. Realiza estudios de Náutica en Cádiz. Escribe sus primeros poemas. Estudia Filosofía y Letras en Sevilla. Entabla relación con el grupo cordobés de la revista Cántico. Obtiene el Premio de Poesía Platero por su poema "Mendigo" (1950). Prosigue sus estudios de Letras en Madrid y trabaja en la I Bienal Hispanoamericana de Arte. Aparece su primer libro de poesía, “Las adivinaciones” (1952). Se publican los poemarios “Memorias de poco tiempo” (1954) y “Anteo” (1956). Primeras actividades clandestinas a través de su vinculación con Dionisio Ridruejo. Vive en París durante seis meses. Publica “Las horas muertas” (1959), libro por el que consigue el premio "Boscán" y el de la Crítica. Entabla relación con los poetas que más tarde integrarían el grupo del 50. Se traslada a Bogotá, donde enseña Literatura Española y Humanidades en la Universidad Nacional de Colombia. Entabla relación con el grupo colombiano de la revista Mito. Viaja por diversos países de Hispanoamérica. En 1962 publica su primera novela, “Dos días de setiembre”, que recibe el premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral. Regresa a España y se ocupa de diversos trabajos editoriales. Es detenido y multado por motivos políticos. En 1963 publica el poemario “Pliegos de cordel”, y el libro de viajes “Cádiz, Jerez y los Puertos”. Empieza a trabajar en el Seminario de Lexicografía de la Real Academia Española, donde permanecerá hasta 1975. Interviene en la constitución de la Junta Democrática, por lo que es procesado ante el Tribunal de Orden Público. Participa en diversos encuentros literarios en Europa. Recibe el Premio "Pablo Iglesias" de las Letras. Recibe la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes y el Premio Julián Besteiro de las Artes y Letras. En 2001 publica el segundo volumen de sus memorias, con el título “La costumbre de vivir”. En 2002 publica el libro de prosas “Mar adentro” y el estudio “José de Espronceda”. fcbonald.com
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura N CABALLERO BONALD tie Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

McMahon, Darrin M. Una historia de la felicidad Madrid: Taurus, 2006 558 p. il. 24 cm. (Historia)

Actualmente consideramos la felicidad como un derecho natural al que aspiramos todos los seres humanos, pero no siempre ha sido así. Nuestra confianza en la existencia de la felicidad es una conquista relativamente reciente y fruto de la dramática revolución en las expectativas humanas que se viene produciendo desde el siglo XVIII. “Creso, el fabulosamente rico rey de Lidia, llama ante él al sabio itinerante Solón, legislador ateniense que ha viajado por gran parte del mundo en busca del conocimiento. El rey de Lidia no carece de nada, o eso cree él, y trata de convencer a Solón de este hecho, ordenando a sus sirvientes que conduzcan al sabio ateniense por las estancias donde almacena sus tesoros para que se maraville de ‘su grandiosidad y riqueza’. A pesar de no faltarle de nada, Creso revela una necesidad, ya que le puede el ‘deseo’ de saber quién es el hombre más feliz del mundo, creyendo neciamente ser él. La respuesta de Solón, sin embargo, amenaza con disipar la ilusión. El hombre más feliz, afirma, no es Creso, sino Telo, un padre ateniense muerto en batalla en la flor de la vida; y en segundo lugar, dos jóvenes hermanos llamados Cleobis y Bitón, también fallecidos, que encontraron la muerte mientras dormían, tras tirar como una pareja de bueyes del carro en el que iba su madre para llevarla a las fiestas del pueblo”. (D.M.McMahon) Darrin M. McMahon se doctoró en la Universidad de Yale y actualmente es profesor titular en la Florida State University tras haber impartido clases en las universidades de Columbia, Yale y Nueva York. Autor de artículos sobre historia, política y cultura europeas para The Wall Street Journal y The Boston Globe, ha publicado Enemies of the Enlightenment.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 17 MCM his Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Badjoko, Lucien Yo fui un niño soldado Lucien Badjoko, con la colaboración de Katia Clarens Barcelona: Entrelibros, 2006 169 p. 23 cm.

Lucien Badjoko tenía 12 años cuando se alistó en las milicias de Laurent-Désiré Kabila para derrotar al dictador congoleño Joseph Mobutu. El conflicto le arrebató su infancia, su familia y "muchas ilusiones". Nadie forzó a Badjoko, que ahora tiene 21 años, a ser militar. Hijo de una familia acomodada, abandonó un día el colegio para enrolarse en las milicias y participar en una guerra que veía como "un juego interesante", como las películas de ficción, aunque la realidad "resultó ser muy diferente". En el frente, Badjoko fue torturado, vejado y apaleado por su propio bando. Vio morir a sus amigos, pero también fue verdugo de sus adversarios y mató a gente de sus propias filas para evitar que cayeran en manos enemigas. "Primero se mata para no morir, luego casi por placer" asegura este "kadogo", término suahili que significa niño soldado. "En el frente te lo hacen pasar muy mal; matan y torturan a tus amigos y en esa situación de violencia extrema te vuelves como un animal". "Lo que no puedo hacer, afirma Badjoko, es pararme demasiado a pensar en el pasado, porque fue muy duro. Lo que yo recuerdo, más allá de la violencia, es que logramos echar al dictador Mobutu, que llevaba más de 30 años en el poder". Hastiado de participar en una guerra de extrema crueldad, Badjoko decidió poner fin a su periplo militar subiéndose a un avión que lo evacuaría a una zona segura. El aeroplano estaba reservado a heridos de guerra, así que el joven se manchó el uniforme con sangre de un mutilado y, una vez el avión aterrizó, se quitó La guerra civil en 2002 la vestimenta para ser confundido como uno de los niños que venden golosinas en el aeropuerto. Con 21 años, este antiguo "kadogo" estudia Derecho en la Universidad de Kinshasa. Efe, llistes.pangea.org
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 341 BAD yof Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Vázquez-Figueroa, Alberto (1936-) A la deriva Barcelona: Plaza & Janés, 2005 253 p. 24 cm.

Alberto Vázquez Figueroa: Aunque la
mayoría de la gente lo asocia con Lanzarote, nació en Santa Cruz de Tenerife, en 1936, pero cuando apenas contaba con un año de edad, su familia fue deportada por motivos políticos a África, continente que luego marcaría su obra. Escritor autodidacta, empezó su carrera profesional como periodista, fue corresponsal de guerra para la revista barcelonesa Destino y el periódico La Vanguardia. Alberto VázquezFigueroa ha sido un viajero impenitente, conocedor de más de un centenar de países. Fruto de todas estas experiencias, vividas con espíritu aventurero, y de su pasión por la escritura, han surgido sus novelas de viajes y aventuras, muchas de ellas best-sellers. Es sin duda el escritor español que más ha vendido y el más internacional de los contemporáneos.

"Un agresivo mar de lava; un desolado universo de agrestes montañas que se elevaban cuanto alcanzaba la vista, con tan distintas tonalidades de color en las rocas, pasando del negro al ocre, y del amarillo intenso al magenta, que cabría imaginar que quien lo pintó debió de pasar largas jornadas mezclando colores hasta conseguir una infinita gama de matices sin necesidad de tener que recurrir a los azules, los blancos o los verdes. Pero aquel impresionante "Valle del Silencio" no era fruto de la desatada mentalidad de un artista deseoso de crear algo nuevo y absolutamente diferente, sino una muestra más de hasta qué punto la naturaleza era capaz, cuando se empeñaba en ello, de superarse a sí misma a la hora de demostrar su inagotable originalidad."
eldia.es

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Adelman, Kim Cómo se hace un cortometraje Barcelona: Robinbook, 2005 249 p. 23 cm. (Ma non troppo; Creación)

Un Cortometraje es una producción
audiovisual o cinematográfica que dura sustancialmente menos que el tiempo medio de una película de producción normal. Si bien no existe una norma estricta, una posible clasificación por tiempo podría hacerse de este modo: La duración de los cortometrajes va desde menos de un minuto hasta los 30 minutos. Las películas de entre 30 y 60 minutos son mediometrajes. A partir de una hora de duración se las considera largometrajes. Los géneros de los cortometrajes abarcan los mismos que los de las producciones de mayor duración, pero debido a su coste menor se suelen usar para tratar temas menos comerciales o en los que el autor tiene más libertad creativa. Muchos jóvenes creadores los usan para dar sus primeros pasos en la industria cinematográfica y bastantes directores de cine consagrados hoy en día comenzaron con estas producciones. Probablemente el cortometraje más famoso de la historia sea "Un perro andaluz", escrito y dirigido por dos jóvenes que por entonces aún no habían alcanzado la fama: Luis Buñuel y Salvador Dalí. En la actualidad, el abaratamiento de las nuevas tecnologías digitales y su acercamiento a la producción amateur, ha supuesto una revolución en el mundo del cortometraje, en el que los jóvenes realizadores pueden comenzar eludiendo los grandes gastos que hasta ahora suponía la realización de estas pequeñas obras.
Wikipedia

Kim Adelman es profesora de realización y marketing de cortometrajes en los cursos de postgrado de la Universidad de California. Comenzó su carrera como directora de cortos en la cadena cinematográfica Fox, en 1996. Las diecinueve películas que produjo para la Fox ganaron más de treinta premios y se presentaron en ciento cincuenta festivales internacionales.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo Con la signatura CINE (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Oiarzabal, Juanito El placer de alcanzar la cumbre Juanito Oiarzabal y Roberto Palomar Madrid: Síntesis, 2005 191 p. il. 25 cm.

"ese placer intangible, etéreo, inexplicable"
Juanito Oiarzábal nació en
Vitoria-Gasteiz en 1956. Cursó sus estudios en la Escuela Profesional Jesús Obrero y comenzó a trabajar en una empresa de montajes eléctricos. Aficionado al deporte, practicó la gimnasia deportiva durante algún tiempo. También practicó la espeleología, pero por la influencia de su padre y unos amigos se inició en el montañismo. Pronto empezó a destacar por sus facultades físicas, que le llevaron a realizar ascensiones cada vez más difíciles en todos los terrenos. Sus éxitos en el Himalaya son bien conocidos, pero lo que solamente conocen los más entendidos es que antes de comenzar por esos derroteros ya tenía acumulado un historial entre los mejores de Euskadi. Todo esto, antes de iniciar su carrera ochomilista, ya que a partir de ese momento pasa a la élite mundial. Es récord mundial absoluto de ascensiones a ochomiles, y el cuarto que lo ha logrado sin el uso de oxígeno artificial.

"La caja torácica apenas aguanta alguna embestida más. Sé que son los últimos pasos. Primero un pie y luego el otro. Sólo quien ha estado a ocho mil metros sabe de lo que estoy hablando. Camino con la mirada baja. Sólo veo mis botas, la nieve y el hielo. De vez en cuando, me paro, jadeo y levanto la vista. Sé que la cumbre tiene que estar ahí mismo, al final de este "plato" desierto, de esta inmensidad que se levanta por encima de las nubes, de este paisaje más cercano al cielo que a lo que todos conocemos vulgarmente como "tierra".

Puedes en contrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura DEPORTES (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Christe, Ian El sonido de la bestia Barcelona: Ma Non Troppo, 2005

381 p. il. 24 cm. (Música)

El heavy metal empezó en el caos. Un acorde de guitarra distorsionada por aquí, una batería por allí y un aullido ululante de almas doloridas como jamás se había oído antes. Solas en su oscuridad privada, aquellas notas extrañas y aquellas retorcidas letras comenzaron a unirse, poco a poco, hasta que un día formaron una fuerza musical nueva y sorprendentemente poderosa. Para algunos, esa música era el canto oscuro y temible del mismísimo diablo pero, para las innumerables legiones de fans con que el heavy metal cuenta en todo el mundo, representó la explosión definitiva de pensamientos, sentimientos e imágenes que jamás antes habían podido expresar por sí mismos. En el interior de todo aquello se encontraba oculto el «sonido de la bestia», hasta que por fin se le permitió salir e interpretar su música, lo que hizo con ojos demoníacos, garras afiladas como navajas y una sonrisa siniestra que marcaba el camino de la revolución del metal. (miarroba.com)

Este libro de Ian Christe hace un repaso exhaustivo de la historia del heavy metal y supone una gran obra para conocer el movimiento que ha supuesto todo un estilo de vida para cientos de miles de personas en todo el mundo. El trabajo es muy amplio y detallista, y denota que la persona que lo ha escrito sabe de lo que habla. No en vano Christie ha sido miembro de bandas como Grouse Mountain Skyride, Half Japanese, Fight Evil With Evil o Dark Nored, y ha escrito en prestigiosas revistas musicales como Spin, Metal Maniacs, Chicago Reader o Scorpions (Blackout) Blender, viviendo en primera persona muchas de las cosas que se van narrando y estando muy al loro de todas las demás. (rockcircus.net)

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura MÚSICA (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

El voluntariado: educación para la participación social Barcelona: Ariel, 2002 318 p. 21 cm. (Ariel social)

La persona voluntaria realiza su
acción solidaria por dos tipos de motivaciones y razones principales: 1) Por razones ideológicas, éticas y morales, o de carácter religioso, que le llevan a sentir como suyos los problemas y necesidades de otros, a querer hacer algo para mejorar la sociedad, cambiar las cosas, transformar el mundo. 2) Por razones personales, por la necesidad de sentirse socialmente útil, de conocer y vivir nuevas experiencias, formarse y desarrollarse como persona, relacionarse y trabajar con otros,... Esos dos tipos de motivaciones principales se combinan en cada persona voluntaria en distintas proporciones. La acción voluntaria significa DAR (tiempo, recursos, trabajo, etc.) y también RECIBIR (satisfacción, aprendizajes, experiencia, relaciones humanas, etc.). Existen personas cuyas motivaciones principales hacia el voluntariado son la búsqueda de prestigio social, o expectativas profesionales de futuro, o el afán de poder e influencia social, u otras de carácter más egoísta. Pero a nosotros nos parece que la acción voluntaria tiene que ver, fundamentalmente, con los dos primeros tipos de motivaciones que hemos mencionado, y, si no es así, nos parece discutible hablar de voluntariado. En todo caso, una persona voluntaria evitará realizar tareas que deben y pueden ser realizadas por trabajadores profesionales, no sirviendo de mano de obra barata ni ocultando situaciones de trabajo no declarado. (voluntariado.net) El objetivo de los autores es, en última instancia, contribuir a la "Alfabetización social" de nuestros conciudadanos, es decir, fomentar el redescubrimiento y la rehabilitación de las formas desconocidas de participación social (como son la familia, la empresa y el trabajo, los servicios sociales, la asociaciones cívicas y las ONG, la escuela, las manifestaciones y las instituciones culturales, los medios de comunicación y las nuevas tecnologías, las relaciones interpersonales en el espacio público, las costumbres imperantes, la opinión pública, etc.), y elaborar una propuesta de educación cívica no restrictiva, que tenga en cuenta el protagonismo que tanto las instituciones como los individuos pueden y deben tener en la creación de un orden social justo y humano. (sector3.net)
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 364 VOL vol Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Wood, Gordon S. La revolución norteamericana Barcelona: Mondadori, 2003 250 p. mapas 20 cm. (Breve historia universal)

Cuando Abraham Lincoln intentó definir la esencia de los Estados Unidos se remontó a la revolución norteamericana. Sabía que la revolución no sólo había sido el origen legal de la joven nación, sino también de los valores y esperanzas del pueblo norteamericano. Los ideales y aspiraciones -el compromiso con la libertad, el constitucionalismo, el bienestar y la igualdad de los ciudadanos- que se plasmaron en la Constitución provienen de la era revolucionaria. Esta historia tiene todos los ingredientes para un buen drama: trece colonias insignificantes al otro lado del Atlántico se levantan contra el gobierno británico para convertirse, en poco más de tres décadas, en una enorme, industriosa, bulliciosa y poderosa república de cuatro millones de habitantes. La revolución norteamericana debe ser tratada como una revolución burguesa, donde la metrópoli ponía trabas al desarrollo del capital industrial norteamericano. Los dirigentes de las trece colonias eran burgueses acostumbrados a gozar del poder social y de un amplio poder político, de aquí que mostraran total insumisión a las medidas tomadas por la metrópoli. La riqueza estaba desigualmente dividida: en el campo la tensión entre grandes hacendados y pequeños propietarios venia de antiguo; en la ciudad los grandes comerciantes se agrupaban en una élite social mientras veían el descontento de artesanos, obreros y marineros; estos conflictos fueron parte de la propia revolución y la dotaron de una reconocible participación campesina. A partir de 1765 el movimiento popular se une con los patriotas burgueses y Gran Bretaña pasa a ser el gran enemigo. De la inestabilidad de esta alianza y de la intervención armada por parte de la metrópoli se puede establecer una cronología interna de la revolución. (monografías.com)
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 94 E.U. mod Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Stein, Dan J. Manual clínico de los trastornos de ansiedad Barcelona: Ars Medica, 2005 217 p. 20 cm.

"Las primeras intervenciones psicoterapéuticas en los trastornos de ansiedad se basaban en los principios psicoanalíticos y dependían en las teorías del inconsciente. En farmacoterapia, el desarrollo de las benzodiazepinas constituyó un avance fundamental si lo comparamos con el uso inicial de agentes farmacológicos más peligrosos. Durante las últimas décadas se han introducido psicoterapias factuales y agentes farmacológicos más efectivos y mejor tolerados como tratamiento de los trastornos de ansiedad, y en los últimos años se han autorizado las primeras medicaciones Edvard Munch: Ansiedad para el tratamiento de trastornos antes obviados, como la fobia social. La psicoterapia factual para los trastornos de ansiedad comprende principalmente las intervenciones conductuales y cognitivas. Estas intervenciones, que subrayan los principios de exposición, la desensibilización jerárquica y la reestructuración cognitiva, son especialmente importantes cuando en el cuadro clínico predominan los síntomas de evitación. Aunque se ha demostrado la eficacia de estas intervenciones en numerosos ensayos aleatorizados controlados, no todos los ámbitos médicos disponen de psicoterapeutas cognitivo-conductuales expertos, y es necesario trabajar más para conseguir instruir a los clínicos en el uso óptimo de estas terapias. Las benzodiazepinas siguen desempeñando un papel en el tratamiento a corto plazo de los síntomas de ansiedad, pero los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) se han convertido en la primera opción de tratamiento para un amplio abanico de trastornos de ansiedad diferentes." Dan J. Stein es Director del Medical Research Council (MRC) en la Universidad de Stellenbosch en Cape Town, y Profesor Asociado en la Universidad de Florida en Gainesville. Ha editado o coeditado varios libros sobre trastornos compulsivos, así como sobre la relación entre la ciencia cognitiva y los desórdenes clínicos. Ha publicado cerca de 300 artículos profesionales, principalmente sobre la psicobiología de los trastornos de ansiedad.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura SALUD (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

French, Elizabeth Micenas: capital de Agamenón Barcelona: Bellaterra, 2005 194 p. lám. il. 24 cm. (Arqueología)

La Micenas de Agamenón era una
ciudadela construida en un saliente rocoso que domina la llanura de Argos. Estaba protegida por formidables murallas de gigantescas piedras que los griegos de la Edad Clásica llamaron "murallas ciclópeas" por creer que sólo los cíclopes podían haber sido capaces de levantarlas. Estas murallas medían de 5,5 a 7,5 metros de espesor y 12 metros de altura. Como en el caso de Troya, las almenas eran de ladrillo. La famosa Puerta de los Leones, magníficamente conservada hoy en día, tiene un dintel de 18 toneladas, bajo el cual pasan millares de visitantes cada año. A la derecha de la puerta se halla el círculo de tumbas donde Schliemann halló las famosas máscaras de oro con que se recubría el rostro de los reyes al enterrarlos. En el centro se halla la gran mole del palacio real cuyo centro es el megaron o salón del trono columnado donde se encuentra la eschara u hogar circular donde ardía siempre el fuego. Cada ciudadela controlaba un territorio que se gobernaba y administraba desde el palacio. No eran territorios extensos (desde Tirinto pueden verse las luces que se encienden en Micenas) pero sí muy bien administrados. Según Homero, los reyes micénicos debían una especie de vasallaje al soberano de Micenas, el rey más poderoso del Mundo Micénico. Homero llama a Micenas "la rica en oro", y los tesoros hallados en las tumbas del círculo interior demuestran que sabía de lo que hablaba. (historialago.com) Elizabeth B. French vive actualmente retirada en Cambridge. Fue directora de la Escuela Británica de Atenas y profesora de la Universidad de Manchester. Ha participado en numerosas excavaciones en Micenas: en los años 30, a muy temprana edad, junto con su padre, Alan J. Wace; en los años 50, y, entre 1962 y 1969, en las excavaciones helenobritánicas dirigidas por G.E. Mylonas y lord William Taylour. En los últimos años ha dirigido el Proyecto Micenas, cuyos principales resultados se han publicado en el Mycenae Atlas.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 904 FRE mic Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Barbour, Ian G. Religión y ciencia Madrid: Trotta, D.L. 2004 566 p. 23 cm. (Estructuras y procesos. Religión)

Barbour aborda uno de los grandes
temas de nuestro tiempo: cómo, desde el XVII, los avances del conocimiento científico en Occidente han provocado el retroceso del margen que se le dejaba a la religión como explicación de los hechos, aunque fuera por vía de misterio. [...] Barbour constata dos cosas: una, que, de facto, lo religioso se resiste a desaparecer, incluso entre los científicos de nota; la otra, que el propio científico no se mueve por criterios puramente racionalistas, ni siquiera racionales, sino que parte de lo que Kuhn llamó el “paradigma” en una tesis memorable. El paradigma es el conjunto de convicciones aceptadas por la comunidad científica que, al ser transmitidas a todo el que se inicia en un saber, le dicta el canon establecido de manera que le lleva a partir de unos supuestos dados, de unos conocimientos establecidos, de una ordenación de los mismos, de un cierto código de conducta que le indica qué tipo de preguntas debe hacerse en su propia investigación científica y, con ello, qué datos debe seleccionar y, lo que es más, por dónde se han de orientar sus conclusiones. [Esto] equivale a afirmar que el conocimiento científico nace sesgado, condicionado por innumerables pre-juicios. Y eso es duro de aceptar. Por eso Barbour se inclina por la virtualidad del racionalismo y se esfuerza en proponer una religión conciliada con el paradigma científico que domina en Occidente. [...] Y es que, en el fondo, la dinámica del conocimiento humano siempre aboca a un paradigma, sea para cambiarlo o para mantener el que uno tiene, incluso inconscientemente. Por eso somos todos –conservadores y progresistas– constitutivamente conservadores y no hay más progresismo que la capacidad de crítica que empieza por preguntarse a sí mismo si uno tiene razón. (José ANDRÉS-GALLEGO, escultural.es)

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 2 BAR rel Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Mélida y Alinari, José Ramón (1856-1933) Arqueología española Edición de Margarita Díaz-Andreu Pamplona: Urgoiti, 2004 319 p. lám. il. 25 cm. (Historiadores; 15)

Margarita Díaz Andreu (Cartagena, 1962) es profesora del Departamento de Arqueología de la Universidad de Durham (Reino Unido). Sus investigaciones se centran en el arte rupestre, la arqueología ibérica y el estudio del género, etnicidad e identidad en el pasado. Ha publicado varias obras en español y en inglés. Reconocido como uno de los maestros de la arqueología española del siglo XX, Mélida representa la transición entre el erudito-arqueólogo decimonónico y el historiador profesional. Su carrera giró en torno al Museo Arqueológico Nacional, en el que pasó por todo el escalafón hasta ocupar la dirección entre 1916 y 1930. "El desarrollo del pensamiento de un investigador o investigadora está ligado a muchos aconteceres, varios de los cuales tienen más que ver con el oportunismo que con una estrategia deliberada y cuidadosamente meditada sobre hacia qué preguntas y áreas quiere que éste se dirija. Este trabajo es un ejemplo de ello: cuando me propusieron redactarlo en octubre del año 2001 la verdad es que mi conocimiento de quién había sido Mélida casi se podría decir que era nulo. El sentirme halagada porque hubieran pensado en mí, y por tanto un cierto orgullo académico, además de la curiosidad, me hicieron contestar afirmativamente. No me imaginaba entonces ni el esfuerzo que me iba a suponer el redactar este trabajo, ni lo que con ello habría de aprender. En todo taso el resultado está aquí, en las manos del lector, con una extensión bastante más abultada de la que inicialmente pretendía, pero en todo caso con la sensación de que he logrado avanzar mucho más allá en mi entendimiento de la arqueología de una época [desde la prehistoria hasta el final de la antigüedad] de la que, sin pensar que era experta antes, al menos me creía más versada."
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 903 MEL arq Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Bucay, Jorge (1949-) De la autoestima al egoísmo: un diálogo entre tú y yo Barcelona: RBA Libros, 2005 183 p. 22 cm.

"Como su nombre lo indica, una buena autoestima es una buena capacidad de evaluarse a sí mismo y de encontrar las cosas valiosas de uno. Es ser capaz de valorarse adecuadamente. Digo adecuadamente... porque no quiero dejar que alguien piense que es señal de una buena autoestima pensar que yo soy lo que no soy: que yo me crea que yo soy alto, rubio y de ojos celestes porque me parece que sería mejor ser así aunque no sea mi aspecto verdadero (y como verás no lo es); eso sería una negación de la realidad o un delirio, cuando mucho una expresión de deseo, pero nunca una buena autoestima. Me encuentro cada día con los que viven asegurándoles a los tontos que son genios creyendo que con esto aumentan su autoestima, cuando en realidad la están sustituyendo por una burda hipocresía, cuando no con una burla perversa. No es así. La autoestima alta de un tonto debería expresarse afirmando: «Sí, en algunos aspectos soy un poco tonto, ¿y qué? ¿Por qué todo el mundo tiene que ser inteligente? ¿Por qué algunos no podemos ser tontos? ¿Qué pasa, los tontos no tenemos derecho a vivir, acaso? ¡Hay muchas cosas que puedo hacer tan bien como otros y unas pocas puedo hacerlas mejor que la mayoría!» "Las cosas que yo digo se fundamentan siempre en lo que yo creo. Es verdad que digo las cosas de un modo convincente, vehemente incluso, como si verdaderamente fueran así y no pudieran ser de otra manera. Pero no te dejes engañar. Se trata de un recurso, una modalidad, una cuestión didáctica. A lo largo de la vida, quien dedica mucho tiempo al diálogo, a la charla con los demás, aprende a hablar con convicción de verdad. Y, sin embargo, las cosas bien pueden ser de otra manera."

Jorge M. Bucay nació en Buenos Aires. Es psiquiatra y psicoterapeuta
gestáltico. Trabaja repartiendo su tiempo en la tarea docente, dictando cursos de psicología de la vida cotidiana para instituciones privadas, así como para grupos de reflexión. También da conferencias y charlas en Chile, México y España. Desarrolla su tarea profesional en su consultorio privado como psicoterapeuta de adultos y parejas. www.bucay.com

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Valldepérez, Pere El vitral Barcelona: Parramón, 2002

160 p. il. 31 cm. (Artes y oficios)

La utilización de vidrios como cierre traslúcido de las ventanas u otros huecos ya se practicaba en la antigüedad. Se han encontrado fragmentos de vidrios en Pompeya, Herculano, Roma y en otras ciudades del imperio romano. No obstante, el gran desarrollo de este arte, cuyos antecedentes más próximos desde el punto de vista técnico son el mosaico y los esmaltes alveolados, se inició con la aparición del cristianismo y evolucionó, sobre todo, durante los períodos románico y gótico. En los siglos XIX y XX, tras sufrir un largo período de decadencia, volvió a emerger con fuerza y hoy día es una de las artes más vivas y renovadoras del panorama artístico. La técnica de realizar los vitrales, que permaneció invariable hasta el siglo XII, está recogida en la Diversarum arttum schedula, del monje Teófilo, donde se describe con gran minuciosidad el proceso y la forma de construir vitrales, hornos y crisoles. Las limaduras de hierro y su óxido se aplicaban sobre el vidrio para crear dibujos. Una vez seca la pasta, se cubrían los vidrios con cal y se colocaban en un horno de leña, para hornearlos a una temperatura que no alcanzara el punto de fusión. [...] Los grandes artesanos siguen aplicando todas aquellas técnicas del pasado que las máquinas y los nuevos sistemas de fabricación no han logrado reproducir ni superar.

Pere Valldepérez es vitralista y restaurador de vitrales. Tras la obtención de diversos premios de ámbito nacional e internacional, estableció su taller en Barcelona en 1975. Desde 1989 es profesor de la Escuela Massana. De su ingente obra cabe destacar el diseño de un conjunto de 130 metros cuadrados de vidrio grabado al ácido para el Salón Gaudí del aeropuerto de Barcelona, proyectado por el arquitecto Óscar Tusquets.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura DECORACION Y BRICOLAJE (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

López-Amo, Álvaro Guía para crear tu empresa Madrid: Espasa, 2004 510 p. 21 cm.

"Antes de lanzarnos a la aventura empresarial debemos analizar los factores personales que nos afectarán. Un conocimiento profundo de nosotros mismos, nuestras fortalezas y debilidades, así como la motivación con la que emprendamos nuestro proyecto de empresa, pueden resultar vitales para la puesta en marcha y continuación de la misma. [...] Existen multitud de razones por las que podemos emprender un proyecto empresarial. Pero debemos tener presente lo siguiente: iniciar un negocio, construir una empresa desde la base, o reorientar un negocio traspasado o heredado supone un gran esfuerzo; obliga a sacrificar aficiones, tiempo libre, relaciones, familia... al menos hasta que el negocio se consolide. Nos arrastra a estar pensando constantemente en el mismo, en nuevas ideas, ofertas, modos de obtener más beneficio, de salir de baches y problemas que se nos plantearán; en definitiva, de vivir para el negocio en un altísimo tanto por ciento de nuestro tiempo diario. [La importancia del dinero] es una verdad de Perogrullo. Aun así, se crean muchos negocios no teniendo presente este factor. [...] Cuando calcules las previsiones de ingresos y gastos del negocio en su período de arranque, prevé entre un tercio más y el doble de gastos de lo que inicialmente hayas calculado como razonable. Igualmente, prevé unos ingresos reales reducidos a la cuarta parte de la información y conclusiones que hayas obtenido de los estudios de mercado, facturaciones de la competencia o previsiones personales." Alvaro López-Amo es especialista en Derecho Empresarial. Posee una amplia experiencia docente como profesor y director de cursos de formación para el empleo, así como en procesos de formación y consultoría para nuevos emprendedores, tanto en el ámbito universitario (Universidad Autónoma de Madrid y Complutense) como para organismos e instituciones públicas y privadas.

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 658 LOP gui Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

La obesidad en el tercer milenio Directores: Basilio Moreno Esteban, Susana Monereo Megías, Julia Álvarez Hernández Madrid: Médica Panamericana, 2004 395 p. il. gráf. 26 cm.

"La falta de conocimientos suficientes sobre la etiopatogenia de la obesidad, sobre los mecanismos íntimos que regulan el hambre y la saciedad, y el no disponer de fármacos eficaces son las causas fundamentales de nuestros fracasos. El ideal sería disponer de medicamentos que, libres de efectos secundarios, actuaran como lipolíticos. Pero no disponemos de ellos. Y hay que decirlo así y no engañar con falsas promesas. O de aquellos que permitieran controlar la ingesta, bien actuando a nivel del sistema nervioso central o a nivel gastrointestinal. Pero tampoco los hay. "Ello hace que hoy tengamos que basar el tratamiento en la creación de un balance energético negativo para lo que, o reducimos la ingesta calórica, o aumentarnos el gasto, aunque lo habitual es que aunemos estos dos procederes. Pero esto, que es relativamente fácil de conseguir por un período corto de tiempo, es difícil mantenerlo; y como un porcentaje muy alto de los obesos que acuden a la consulta tiene un sobrepeso lo suficientemente importante como para no poderlo corregir en uno o dos meses, surge la necesidad del pilar más importante para el éxito del tratamiento, que es la motivación suficiente del paciente y la educación nutricional del mismo. Y ello es muy difícil de conseguir. "Todo ello ha dado lugar a que permanentemente aparezcan dietas absurdas, algunas de ellas totalmente pintorescas que en ocasiones atribuyen a clínicas o especialistas de gran prestigio (baste citar las popularizadas como la de la Clínica Mayo o la de Marañón) y que hacen mucho daño, ya que los fracasos subsiguientes se consideran como fallos de la medicina, cuando no son más que !a consecuencia lógica de lo absurdo."
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura SALUD (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Laughton, Timothy Los mayas: vida, mitología y arte Madrid: Jaguar, 1998 144 p. il. col. 26 cm.

LA CIVILIZACIÓN ANTES DE LA CIVILIZACIÓN
Timothy Laughton es bibliotecario y profesor de arte y arquitectura precolombinos en la Universidad de Essex. Ha publicado diversos trabajos sobre civilizaciones americanas. Este libro, profusamente ilustrado, hace un breve recorrido por los aspectos más destacados de la civilización que más tiempo perduró y más exensión geográfica alcanzó de todas las grandes culturas antiguas americanas. "En el último período del 1560, el obispo español del Yucatán, Fray Diego de Landa, escribió sobre los mayas: 'estas personas también hicieron uso de determinados caracteres o letras, con los que escribieron sus libros sobre temas antiguos y ciencias. Hemos encontrado un gran número de libros escritos en estos caracteres y, puesto que contenían supersticiones y mentiras del diablo, los quemamos todos. Ellos lo lamentaron muchísimo y les causó una gran aflicción'. La afición del obispo por quemar los libros era tan grande que tan sólo cuatro libros mayas o códices, como se les llama habitualmente, existen hoy en día. Tres de ellos toman el nombre de las ciudades donde residen: los códices de Dresde, París y Madrid. Sólo uno, el códice Grolier, sigue en América. Los códices mayas eran realizados a base de largas tiras de papel hechas con la corteza de una higuera, y tienen varios pies de largo (el códice Grolier y el de París son en realidad fragmentos de un original mucho más largo). Los códices se doblaban siguiendo el estilo de concertina, como un mapa moderno, permitiendo que la mayor cantidad del libro fuera visto de una sola vez."
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 930 8 lau Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Wrong, Michela No lo hice por ti: cómo el mundo traicionó a una pequeña nación africana Barcelona: Intermón Oxfam, 2006 354 p. lám. il. 22 cm. (Libros de encuentro; 19)

"En Eritrea, el primer taxista que conocí resultó ser uno de los ex Combatientes más veteranos. Los ministros con cita para entrevistarse conmigo pasaban de largo ante mí al recibirme para saludarle a él, chocando los hombros, y dándole palmaditas en la espalda. Este hombre no sólo pensaba que el presidente era un héroe, sino que sabía exactamente lo que había que hacer para reconstruir un país asolado por la guerra. Me di cuenta de que ocurría lo mismo con todos los eritreos que conocí. En realidad, acabé teniendo la sensación de que reunir un conjunto de entrevistas era un ejercicio inútil. Ya fuese un ministro, un empresario, un camarero o un campesino, todos parecían pensar según los mismos criterios. Sin embargo, aquello no sonaba a una repetición mecánica de propaganda. [...] Tenía la extraña sensación de que hablaba con las múltiples bocas de una única criatura con cabeza de Hidra: el alma eritrea. Era realmente impresionante aunque, por otro lado, debo admitir que era muy raro presenciar, por ejemplo, un ataque de risa incontrolada. La hilaridad reprobadora y surrealista que había podido apreciar en África Central, como gracia redentora de unas vidas llevadas adelante en un grotesco caos, no existía en este país: los eritreos llevaban mejor la adusta condición de su carácter que el humor." [...] "Pero el movimiento de los Verdaderos Creyentes sufrió una caída. En mayo de 1998, para asombro general, Eritrea y Etiopía volvieron a enfrentarse, tras una disputa de poca importancia sucedida en una polvorienta aldea de la frontera, que fue creciendo hasta convertirse en una movilización de masas en ambos lados de la línea divisoria." Michela Wrong empezó su carrera profesional como corresponsal de la agencia Reuters informando de comunicados papales desde Roma y de pasarelas de moda desde París. Más tarde se trasladó a África, donde pasó seis años cubriendo la información del continente africano para Reuters, la BBC y el Financial Times. Actualmente vive en Londres.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 32 WRO nol Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Moreno Castillo, Ricardo (1950-) Panfleto antipedagógico Barcelona: Leqtor, 2006 156 p. 21 cm. (Discrepancias)

--En el epílogo del libro ya nos cuentas los motivos que te movieron a escribir el Panfleto: ordenar los pensamientos para conocer el motivo de una frustración. El éxito de tu texto, hoy convertido en libro, ¿te permite suponer que sea desacertada la metáfora de luchar contra molinos y que pueda llegar a crearse alguna plataforma que incida en la legislación educativa? --El éxito del libro permite abrigar esperanzas, ciertamente, pero, como muy bien dices, somos treinta años más viejos, y la edad nos hace más escépticos. --Uno de los puntos clave de tu discurso es que la Administración no respalda la autoridad del profesor. ¿Cómo puedes conjugar la autoridad del profesor con la estructura democrática? --La autoridad del profesor en el aula es tan indispensable como la de la tripulación en un avión. El piloto puede equivocarse, de hecho hay accidentes debidos a errores humanos, pero siempre habrá más posibilidades de no estrellarse si confiamos en la capacidad del piloto que si los pasajeros se constituyen en asamblea soberana para gobernar la aeronave. Y esto no tiene nada que ver con la democracia. --Hablas de la desorientación de los padres. ¿No será que la mayor parte de la sociedad hoy día desprecia la cultura y prefiere adquirir habilidades más prácticas? --La cultura siempre ha sido despreciada, por lo menos fuera de los ámbitos escolares. Lo que es un fenómeno nuevo es que ahora está siendo despreciada dentro de los ámbitos escolares. Creo que esto lo demuestro bastante bien en el Panfleto; la reforma ha sido hecha por ignorantes que desprecian el saber y envidian a los que saben.
Manolo Pino, www.acontratiempo.net

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 37 MOR pan Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Roman Polanski F.X. Feeney, Paul Duncan (ed.) Madrid: Taschen, 2006 192 p. il. 25 cm.

Un día de 1946, los trabajadores de una emisora de radio de la ciudad polaca de Cracovia se las tuvieron que ver con un adolescente inquisitivo tan menudo que no aparentaba tener más de siete años. Una de las trabajadoras, la escenógrafa comunista María Billizanka, le preguntó acerca de sus intereses como si diera coba a un niño pequeño. Entonces averiguó que no sólo tenía trece años, sino que además era un joven seguro de sí mismo e inteligente. El muchacho le dijo que los chicos con los que trabajaba en las emisiones radiofónicas parecían falsos. Ella le retó a que lo hiciera mejor allí mismo y en aquel preciso momento el chico improvisó una actuación que había perfeccionado durante su estancia en el campamento de verano. Se trataba del monólogo de un anciano declamado con un genuino acento rural. Los cambios del registro de voz y el lenguaje corporal que había aprendido de forma autodidacta transmitían tanta tranquilidad y seguridad que Billizanka le ofreció un trabajo de inmediato. La curiosidad ávida, la sinceridad descarada y un talento fuera de lo común fueron el punto de partida para la carrera de Roman Polanski. ....Cuando tenía nueve años, presenció cómo sus padres eran capturados por los nazis y, tras lograr escapar, sobrevivió hasta los primeros años de la adolescencia oculto en una zona rural de Polonia con una identidad falsa. En la época, Europa estaba llena de niños que habían corrido la misma suerte. Billizanka y sus colegas seguramente conocieron a otros chicos como él, pero ninguno con su insólita capacidad de adaptación y su optimismo imperturbable. Polanski nació en París el 18 de agosto de 1933, poco después de que Hitler llegara al poder. Su madre era sólo judía en parte, y tanto ella como su marido eran agnósticos y no eran partidarios de dar una formación religiosa a sus hijos. Empujados por la añoranza, se trasladaron a su Cracovia natal cuando Roman era todavía un niño. En retrospectiva, este traslado resultó terrible, puesto que Polonia no tardaría en convertirse en el corazón infernal del Holocausto.
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura CINE (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Blumenberg, Hans (1920-1996) Salidas de caverna Madrid: Antonio Machado Libros, 2004 (La balsa de la Medusa; 137)

680 p. 24 cm.

De Hans Blumenberg se dice que tenía un carácter más bien huraño, que le llevó a abstraerse tanto del “mundo filosófico” como del “mundo de la vida”. Estudió filosofía y teología en las universidades de Paderborn y Frankfurt. Fue profesor en las universidades de Hamburgo, Giessen, Bochum y finalmente Cornelis Corneliz: La Caverna de Platón en Münster, donde enseñó hasta su jubilación en 1985. Desde ese momento se retiró a su “caverna” en Altenberge, donde falleció en 1996. (Andrés Grumann, udp.cl) "Realidad es el residuo de un procedimiento de eliminación. En el límite, sería todo lo que quedara si fuéramos capaces de desprendernos de todo género y forma de irrealidad. Es fácil comprender que semejante idea reguladora se le escurre entre las manos a cualquier intento de hipostasiarla. [...] Si el "concepto de realidad" es un predicado implícito de ese tipo, que para ser expresable necesita de determinadas '"vivencias" del realismo en auge, esto es, si se trata de una especie de significado ocasional que sólo estamos en situación de comprender por referencia a un repertorio de vivencias, entonces no se excluye la posibilidad de que pudiera darse una historia de tan peculiar concepto. Al contrario: la vinculación a un repertorio de vivencias en el caso excepcional en que es expresable permite concluir que no dominan y ni siquiera son posibles en cualquier momento dado las mismas o semejantes formas de vivencia de ese "desencanto" de lo irreal. [...] Así caracterizados, no hay ninguna garantía de persistencia para cada uno de esos "montos" restantes, aunque se afirmen como "realidad". En cada realidad histórica se esconden aspirantes a desencantadores a la siguiente ocasión, cuando llegue el día del juicio "crítico". El índice de realidad es la irrecuperabilidad. También en eso se funda, y no en último lugar precisamente, la posibilidad de instrumentalizar cualquier forma de realismo: el de la salida de la caverna lo mismo que el del apocalipsis, con su después del "nuevo ciclo y la nueva tierra".
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 141 PLA blu Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Spini, Gianluigi El gran libro de las cometas Barcelona: De Vecchi, 2005
Con su extraña belleza, una cometa se alza hacia el cielo desde el refugio del mendigo

157 p. il. 24 cm.

"Este verso pertenece a Issa Kobayashi, autor japonés de principios del siglo XIX. Seguramente el mendigo no desea privar a sus hijos de la alegría que emana de la mágica cometa. Por su capacidad de elevarse hacia el cielo, la cometa se convierte en símbolo de fuerza vital. [...] Al parecer la cometa nació en China, cuatro siglos antes de Cristo. [...] Según otras fuentes, la cometa, aunque también surgida de China, habría nacido en una época mucho más remota, unos 3.000 años antes de Cristo. En cualquier caso, el pleno desarrollo y difusión de esta técnica se sitúa en Japón, probablemente porque en la tierra de los samuráis existían materiales adecuados para la construcción de cometas, como el precioso bambú y papeles de colores. Las cometas se transformaron de repente en objetos sagrados, ya que podían unir el cielo y la tierra; según una concepción animista, son un hilo que nos une a la naturaleza. En Tokio, en el mes de febrero de 2003 tuvo lugar una manifestación muy importante para celebrar los tres mil años de historia de las cometas." "[Para que la cometa pueda elevarse], debe tener un punto de incidencia correcto, que se calcula considerando la dirección del viento y de la cometa. Esto quedará determinado por las dimensiones y la estructura de las bridas. Muchos estudios sobre el vuelo de las cometas han permitido establecer que el ángulo ideal, definido por la línea de control respecto al suelo, debe estar comprendido entre los 45° y los 60°; esta medición se refiere, desde luego, a unas condiciones de viento moderado. El ángulo cuantificado de ese modo señala el punto de equilibrio entre el impulso hacia arriba del viento y la atracción hacia abajo debida a la fuerza de gravedad: por tanto, es la tracción de la línea la que mantiene la cometa estable en altura. Cuanto más pequeño sea el ángulo, mayor será el impulso hacia arriba: de hecho, esta posición es la característica del despegue. En cambio, si el ángulo aumenta, crece la resistencia que la cometa opone al viento, pero disminuye la corriente de aire atrás, con el riesgo de los remolinos."
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura AFICIONES (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Susaeta Cucalón, Paula El negocio de la música Paula Susaeta, Paco Trinidad Madrid: Fundación Autor, 2005

2 v. 21 cm.

Según los autores, "no se había hecho un libro de estas características hasta ahora en España". Se trata de una obra "didáctica" que en el primer volumen "intenta dar las claves a los chavales que empiezan para que se puedan enfrentar al negocio", explica Susaeta. Así, muestra "con quién van a tener que lidiar y la terminología que van a tener que manejar, ya que ellos se cuelgan una guitarra el cuello, sabiendo que quieren hacer canciones pero sin conocer qué estructura empresarial requiere todo eso". Trinidad añade que el primer volumen "es de información, cuenta qué es un contrato discográfico, el management, la SGAE o distintas cuestiones fiscales". "Las nuevas tecnologías están reactivando el sector en general a pesar de la piratería y empieza a haber más actividad". En el segundo volumen, el libro "desvela las voces de la industria y al engranaje que hay detrás del sector". Los propios protagonistas hablan de la problemática del puesto que ocupan en cada caso: managers, presidentes de discográficas, editoriales y medios de comunicación. En cuanto a los derechos de autor, Trinidad recordó que la industria de la música está "en reconversión", y en este sentido, "hemos querido aplicar un poco de luz a este asunto que parece un poco oscurantista". Dentro del negocio de la música "hay todo tipo de personas, el negocio en sí no incluye los chanchullos, pero somos pocos y sabemos cuándo hay un mal gestor". Además, insiste en que hay otras partes en el sector a tener en cuenta "como los royalties o los derechos de imagen". "Mueve mucho más dinero lo que puede ganar un artista en una gira de verano que los derechos de autor". En cuanto a la autoproducción, Susaeta explica que es un fenómeno que "coincide con el factor de la crisis de la industria, y hay menos oportunidades; la gente que hace una música independiente tiene que buscarse sus propias vías". (Europa Press, lukor.com)
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura MÚSICA (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Globalizacion y desigualdad de género Editora: Paloma de Villota Madrid: Síntesis, 2004 302 p. 21 cm. (Economía. Serie Actualidad; 15)

La globalización es un término difícil de definir
pero que, en cualquier caso, está determinado por dos variables: Una se refiere a la globalización de carácter financiero que ha tenido lugar en el mundo al calor de dos fenómenos: los avances tecnológicos y la apertura de los mercados de capitales. El Banco de Pagos Internacional ha estimado que las transacciones mundiales en los distintos mercados de divisas asciende a alrededor de 1,9 billones de dólares (cuatro veces el PIB español). Estos flujos de capitales han enriquecido y arruinado a muchos países, ya que la solvencia de sus divisas está en función de la entrada y salida de capitales. Y eso explica, en parte, crisis financieras como las de México, Rusia o el sudeste asiático. De ahí que los movimientos contra la globalización hayan reivindicado el establecimiento de la llamada Tasa Tobin, que consiste en la creación de un impuesto que grave los movimientos de capitales. La otra globalización trata de las transacciones de bienes y servicios que se realizan a nivel mundial. En este caso, son los países pobres y los mayores productores de materias primas los que reclaman la apertura de fronteras, ya que tanto en Estados Unidos como en la UE existe un fuerte proteccionismo. El Movimiento de Resistencia Global (MRG) o antiglobalización es un fenómeno internacional que aglutina a multitud de grupos, asociaciones, sindicatos y partidos políticos de todo el mundo. Todos estos colectivos se caracterizan por su diversidad (estudiantes, anarquistas, homosexuales, hackers, ecologistas, neohippies…), pero tienen en común su rechazo al capitalismo y al modelo socioeconómico impuesto por el neoliberalismo. El MRG empezó a gestarse en los Encuentros Intercontinentales por la Humanidad y contra el Liberalismo, organizados por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZNL), en 1993. (elmundo.es)
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 330 GLO glo Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Puch, Carlos GPS : aplicaciones prácticas Madrid: Desnivel, 2005 141 p. il. mapas 22 cm. (Manuales Grandes espacios)

El Global Positioning System (GPS) o Sistema de Posicionamiento Mundial es un Sistema de Navegación por Satélite que permite determinar en todo el mundo la posición de una persona o un vehículo con una precisión de hasta centímetros (con GPS diferencial), Satélite NAVSTAR GPS aunque lo habitual son unos pocos metros. El sistema fue desarrollado e instalado, y actualmente es operado, por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. El GPS funciona mediante una red de 24 satélites que se encuentran orbitando alrededor de la tierra. Cuando se desea determinar la posición, el aparato que se utiliza para ello localiza automáticamente como mínimo cuatro satélites de la red, de los que recibe unas señales indicando la posición y el reloj de cada uno de ellos. En base a estas señales, el aparato sincroniza el reloj del GPS y calcula el retraso de las señales, es decir, la distancia al satélite. Por "triangulación" calcula la posición en que éste se encuentra. Conocidas las distancias, se determina fácilmente la propia posición relativa respecto a los tres satélites. Conociendo además las coordenadas o posición de cada uno de ellos por la señal que emiten, se obtiene la posición absoluta o coordenadas reales del punto de medición. (Wikipedia) "Quienes utilizamos receptores GPS sabemos que, después de la primera fase de aprendizaje, y luego de haber superado la fascinación inicial que producen estas maravillas tecnológicas de bolsillo, sobreviene la necesidad de adaptar su empleo a nuestras propias actividades, en especial a aquellas que llevamos a cabo en nuestro tiempo libre. Es precisamente entonces cuando descubrimos que, con ayuda del mapa y el ordenador, podemos multiplicar las capacidades de nuestros receptores y orientarlas mejor a nuestros objetivos e intereses. Con un poco de imaginación y perseverancia las posibilidades se van ampliando, y, lo que en principio no es sino un mero accesorio, acaba convirtiéndose, en muchos casos, en un objeto de entretenimiento en sí mismo... Mucho cuidado: ¡EI GPS engancha!"

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura VIAJES (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Mediavilla Pérez, María Jesús (1957-) La historia de la Tierra: un estudio global de la materia Madrid: McGraw-Hill, 2006 245 p. 21 cm. (Divulgación Científica)

"La evolución puede contarse desde muchos puntos de vista: la evolución geológica, que nos habla de los cambios en la esfera rocosa; la evolución biológica, que describe las distintas especies que han habitado el planeta, etc. Pero en este libro lo que vamos a tratar es la evolución biogeoquímica, es decir, cómo se ha comportado la materia (orgánica e inorgánica) durante y después de !a formación de la Tierra." "Para poder saber cuándo empezó la vida se han buscado sus restos en las rocas del Arcaico. Evidentemente, lo que buscamos en esas rocas son formas microscópicas esferoidales o alargadas que, de algún modo, nos recuerden a las células actuales. Estas formas se encuentran con relativa frecuencia en las rocas más antiguas, pero no podemos asignarles origen biológico sin temor a equivocarnos. En primer lugar, se han obtenido formas similares a las supuestamente biológicas cuando se cristalizan en el laboratorio materiales silíceos en condiciones parecidas a las de la Tierra primitiva y en ausencia de materia orgánica y, en segundo lugar, las rocas antiguas han sufrido procesos metamórficos, durante los cuales estuvieron sometidas a temperaturas frecuentemente superiores a los 500°C, unas condiciones que habrían destruido las moléculas de carbono y los pequeños orgánulos vitales. Por ello, es difícil asegurar lo que es una verdadera muestra de vida arcaica y lo que es un símil de forma vital; de hecho, aunque se han presentado un gran número de supuestos microorganismos del pasado, por una u otra razón la mayoría de estas formas acaban siendo atribuidas a formaciones minerales sin relación con fenómenos biológicos. Hablando en términos microscópicos, el fósil más antiguo conocido está datado en algo más de 3.500 millones de años y ha sido encontrado en Apex (Australia Occidental). Su descubridor, Schopf, indicó que la forma de los microfósiles coincide con la de las cianobacterias actuales y, como ellas, tendrían pared celular y realizarían la fotosíntesis. Si esto fuera cierto, el organismo poseía ya una enorme complejidad."

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 551 MED his Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Izquierdo Alberca, Agustín La utopía terrenal: ritual, simbolismo y cognición en los testigos de Jehová Madrid: Dilema, 2005 602 p. 21 cm. (Manakel)

Los Testigos de Jehová son una organización religiosa cristiana desplegada actualmente en 235 países. Creen en un único Dios, Jehová, y basan su doctrina en la Biblia, usando preferentemente la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, una edición de la Biblia publicada y utilizada exclusivamente por ellos, aunque también aceptan otras traducciones bíblicas. Confían en un próximo paraíso en la Tierra, bajo el «Reinado de Mil Años» de Jesucristo. Son extensamente conocidos por su actividad predicadora, que realizan a través de una aproximación personal, en la calle o de puerta en puerta. Aseguran que la vida eterna es física y se realizará para la gran mayoría de los salvos en la Tierra, y que sólo 144.000 escogidos irán al Cielo. Son muy rígidos en sus creencias, como la del respeto a la santidad de la sangre (por la cual las transfusiones de sangre están prohibidas para los miembros). La organización tiene su sede central en Brooklyn (Nueva York) y realizan una intensa actividad editorial de libros, folletos, tratados, etc. Editan dos revistas, La Atalaya (The Watchtower, con una tirada media de 27.055.000 ejemplares) y ¡Despertad! (Awake!, en 82 idiomas, con una tirada de 34.400.000 ejemplares). Esta organización comenzó en los Estados Unidos a finales del siglo XIX conducida por Charles Taze Russell. Nacido en una familia presbiteriana, Russell desarrolló una gran afición por el estudio de la Biblia. Con un grupo de amigos formó una congregación de estudio de las Escrituras cuyos miembros se identificaban como Estudiantes de la Biblia. En 1881 fundaron la sociedad Watch Tower ("atalaya" o "torre del vigía"), de la que fue nombrado presidente en 1884. En 1931, bajo la administración de Joseph Franklin Rutherford, aquellos que habían permanecido fieles a la asociación recibieron el nombre de "Testigos de Jehová", por el texto «Ustedes son mis testigos», expresión de Isaías 43:10, según la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras. (Wikipedia)
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura 279 IZQ uto Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Benítez Corbacho, Antonio Microsoft Windows XP: home edition Madrid: Anaya Multimedia, 2002 414 p. 24 cm. + 1 CD-ROM

Microsoft Windows es el nombre de una familia de sistemas operativos desarrollados por la empresa de software Microsoft Corporation. Todos ellos tienen en común el estar basados en una interfaz gráfica de usuario con el paradigma de ventanas (de ahí su nombre en inglés). Las versiones de Windows que existen hasta el momento se basan en dos líneas separadas de desarrollo que finalmente convergen en una sola con la llegada de Windows XP. La primera de esas líneas conformaba la apariencia de un sistema operativo, aunque realmente requería otro sobre el que ejecutarse (MS-DOS). Hasta la aparición de Windows 95 no pudo instalarse Windows sobre un disco duro vacío, ya que se instalaba además una versión reducida de MS-DOS. La segunda línea de desarrollo (NT) se basaba en emplear desde el origen un sistema operativo en modo gráfico y con una arquitectura de 32 bits. La primera versión de Microsoft Windows nunca fue demasiado potente ni tampoco se hizo popular; estaba severamente limitada debido a los recursos legales de Apple, que no permitía imitaciones de sus interfaces de usuario. Por ejemplo, las ventanas sólo podían disponerse en mosaico sobre la pantalla, esto es, nunca podían solaparse u ocultarse unas a otras. Tampoco había "papelera de reciclaje" debido a que Apple entendía que ellos tenían la patente de este concepto. Ambas limitaciones fueron eliminadas cuando el recurso de Apple fue rechazado en los tribunales. Por otro lado, los programas incluidos en la primera versión eran aplicaciones "de juguete" con poco atractivo para los (golem.de) usuarios profesionales. La primera versión realmente popular de Windows fue la versión 3.0, publicada en 1990. Ésta se benefició de las mejoradas capacidades gráficas para PC de esta época. Windows 3 convirtió al IBM PC en un serio competidor para el Apple Macintosh. Windows ya desde sus inicios ha estado envuelto en polémica. Al principio se decía que era una copia del sistema operativo de Apple, más adelante se hablaba de si existía competencia desleal con algunos de los programas que se incluían dentro del sistema. En la actualidad las polémicas se orientan a si Microsoft debe publicar el código fuente de su sistema operativo o no.
(Wikipedia) (El diseño de esta reseña ha sido realizado con Microsoft Windows XP: home edition)

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura INFORMÁTICA (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Gibran, Gibran Jalil (1883-1931) Obras completas Barcelona: Edicomunicación, 2003

3 v. il. 21 cm.

Gibran Khalil Gibran (‫ناربج ليلخ ناربج‬
Ŷibrān Jalīl Ŷibrān en árabe) fue un poeta, pintor, novelista y ensayista libanés nacido en Becharré en 1883 y fallecido en 1931 en Nueva York. El segundo de cuatro hermanos, vivió con ellos hasta los 11 años, cuando gran parte de su familia emigró a Estados Unidos. Antes de este viaje, aprendió de otras personas, entre ellas su abuelo materno, del arte y el saber universal que le sirvieron de base para su literatura y su pintura. Ya con el tiempo aprendió y cultivó con devoción el Khalil Gibran by Lilla Cabot inglés, lengua en que se harían famosas sus Perry novelas, aunque no olvidó el árabe, que perfeccionó tras su regreso al Líbano. En 1902 Gibran regresó a Boston y, sin dejar de escribir, inició su vocación por la pintura, que lo llevaría a ser famoso también en este campo. Es en París donde comenzó a exponer sus obras y ganar el elogio de la crítica. Después, en la capital francesa sacó su mejor rendimiento intelectual. En 1912 es publicado el libro Las Alas Rotas, que había comenzado en 1906. Gibran trabajó duro en la elaboración de El Profeta, que finalmente logra publicar en 1923 con ilustraciones propias, siendo un total éxito. Después publicó otros libros como El Loco y El Precursor. En 1928 publica su último libro, Jesús, el Hijo del Hombre, obra que hace conservar la reputación y fama notorias del autor, y al morir sus restos son contemplados por sus seguidores en Boston, transportados vía marítima a Beirut y sepultados en la iglesia carmelita de Mar Sarkis en Becharré. Hoy su tumba es un lugar de peregrinación. (Wikipedia)

Anoche inventé un nuevo placer. y me disponía a probarlo por vez primera cuando un ángel y un demonio llegaron presurosos a mi casa. Ambos se encontraron en mi puerta y disputaron acerca de mi placer recién creado; uno de los dos gritaba: -¡Es un pecado! Y el otro, en igual tono aseguraba: - ¡Es una virtud!
Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Tolstoï, Lev Nikolaevich (1828-1910) Relatos Selección, introducción y notas: Víctor Gallego Ballestero Barcelona: Alba, 2006 618 p. 23 cm. (A clásica maior; 33)

Liev Nikoláievich Tolstói (Лев Николаевич
Толстой) fue, junto a Fiódor Dostoievski, uno de los grandes de la literatura rusa del siglo XIX. Estudió Derecho en la Universidad de Kazan y en 1849 realizó un primer intento de fundar una escuela de campesinos. Frustrado este experimento, vivió un tiempo en Moscú y luego en San Petersburgo, y se incorporó más tarde al ejército que operaba en la región del Cáucaso. Sus experiencias vividas en el sitio de Sebastopol fueron utilizadas posteriormente en la composición de la novela Guerra y paz (186469). Residió algunos años en Jasnaia Poliana y en San Petersburgo, y tras otro fracaso de reforma social realizó algunos viajes por el continente europeo (1857-60). En 1862 contrajo matrimonio con Sofie Andreevne Bers, de la cual tuvo numerosa prole, aunque las riñas conyugales fueron constantes. Entre 1875-77 redactó Ana Karenina. La última parte de la novela es de carácter autobiográfico, determinado por la crisis moral que sufrió en este período. Resultado de tal trance fue su conversión a la doctrina del amor cristiano y la aceptación del principio de la no resistencia al mal (Mi confesión, 1879). En Los evangelios (1881-82) y en Mi religión (1884) expuso parte de sus concepciones anarquizantes y rousseaunianas. Factores de carácter moral y social influyeron en sus últimas producciones: La muerte de lván llich (1884); La sonata a Kreutzer (1889), tesis de la castidad en el matrimonio; ¿Qué es el arte? (1897); Resurrección (1899). La veneración por Tolstoi se extendió por Rusia y por el extranjero durante los últimos años de vida del escritor. Éste moría en la estación ferroviaria de Astapovo después de un nuevo conflicto familiar.
(Enciclopedia Salvat – Wikipedia)

»En lo que a mí respecta, si conservé la vida cuando era hombre no fue porque cuidase de mí mismo, sino porque en el hombre que pasó a mi lado y en su mujer había amor; porque tuvieron compasión de mí y me brindaron su afecto. [...] Los hombres están vivos no porque se ocupen de sí mismos, sino porque en su corazón hay amor. [...] Ahora he comprendido que los hombres, aunque se figuran que viven por sus propios cuidados, en realidad sólo viven gracias al amor. Quien es capaz de sentir amor vive en Dios y Dios vive en él, ya que Dios es amor."
(Qué hace vivir a los hombres, 1881)

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Kapuscinski, Ryszard Viajes con Heródoto Barcelona: Anagrama, 2006

308 p. 22 cm. (Crónicas Anagrama; 77)

Le llaman "el mejor reportero del siglo XX", y eso significa nada más y nada menos que él es uno de los hombres que mejor nos ha contado a través de su viva experiencia la historia -entendida como procesos sociales- de ese siglo que acabamos de cruzar. (svt.se) Ryszard Kapuscinski representa el significado de la palabra "reportero" en su más pura acepción; para él, el buen periodismo es el periodismo "de a pie". Viviendo entre la gente, camuflado, como uno más, entre realidades en plena ebullición, en hoteles de mala muerte, atendiendo los caminos que marque el destino... "Cuando empecé a escribir sobre esos países -se refiere al Tercer Mundo- donde la mayoría de la población vive en la pobreza, me di cuenta de que aquél era el tema al que quería dedicarme. Escribía, por otro lado, también por algunas razones éticas: sobre todo porque los pobres suelen ser silenciosos. La pobreza no llora, la pobreza no tiene voz (...) La pobreza no se rebela. Encontraréis situaciones de rebeldía sólo cuando la gente albergue alguna esperanza. Entonces se rebela, porque espera mejorar algo. En la mayor parte de los casos se equivoca; pero el componente de la esperanza es fundamental para que la gente reaccione. En las situaciones de pobreza perenne, la característica principal es la falta de esperanza (...) Esta gente no se rebelará nunca. Así que necesita que alguien hable por ellos. Ésta es una de las obligaciones morales que tenemos cuando escribimos sobre esta parte infeliz de la familia humana. Porque ellos son nuestros hermanos y hermanas pobres, que no tienen voz". Esta búsqueda comenzó para este hombre nacido en Pinsk (Polonia) en 1932, después de haber estudiado historia y tras la decisión de que lo que él quería hacer era contar la historia desde la historia misma. En ese tiempo, y debido a que ganó un premio, su editor decidió concederle el deseo de abrir la ventana del mundo. Le mandaron a la India, a Pakistán y a Afganistán. "En 1956 tuve la posibilidad de partir al extranjero por primera vez, enviado por el periódico de las Juventudes Comunistas, el estandarte de los jóvenes. La directora me regaló para el viaje un ejemplar de las Historias de Heródoto".
(Manuela Botero Thiriez, simbolosdelibertad.com)

Puedes encontrar este libro en la Sala de Préstamo con la signatura NOVEDADES LITERARIAS (en Centros de Interés) Si está prestado, puedes solicitar una Reserva

Strindberg, August A orillas del mar libre Barcelona: El Cobre, 2005

236 p. 22 cm. NOVEDADES LITERARIAS

August Strindberg (Estocolmo, 18491912) fue maestro de escuela, actor, telegrafista, bibliotecario, pintor, alquimista y escritor de fama. Su dilatada producción suele dividirse en dos períodos: uno naturalista, que supo elogiar Zola, y otro expresionista, que admiró Nietzsche. El padre (1887), La señorita Julia (1888), Danza macabra (1900) y Espectros (1908) figuran entre sus dramas más aplaudidos por el público y por la crítica, que lo consideró el padre del teatro moderno. Su obra narrativa incluyó novelas, poemas, sátiras, ensayos y narraciones breves. El hijo de la sierva (1886), La plañidera de un loco (1888), A orillas del mar libre (1890), Inferno (1897) y Solo (1903) constituyeron la cima de sus trabajos autobiográficos.

Las sombras de Darwin, Schopenhauer y Nietzsche confluyen en este libro. Cuando August Strindberg publicó A orillas del mar libre, en 1890, el primero de sus tres matrimonios zozobraba debido a las sospechas de que sus hijos eran ilegítimos. En la violenta relación que establecen el inspector Borg y María, protagonistas centrales de esta novela que tiene por escenario los pintorescos rincones del archipiélago de Estocolmo, puede notarse la reminiscencia de aquellas vicisitudes personales. El odio y el resentimiento extremo que experimenta su alter ego hacia la religión, reflejan literariamente las profundas crisis de su autor, que merecieron un célebre estudio del psiquiatra Karl Jaspers. La intensidad de la historia, marcada por un feroz naturalismo, aumenta a la par que las facultades de Borg se deterioran. La narración, sin embargo, transcurre siempre de manera clara y minuciosa. Hacia 1888, Strindberg escribió su deseo para el futuro: "Llegará un tiempo en que seremos tan evolucionados y superiores que podremos contemplar con indiferencia este espectáculo salvaje, cruel y cínico que es la vida".

Guzmán, Miguel de (1936-2004) Aventuras matemáticas: una ventana hacia el caos y otros episodios Madrid: Pirámide, 2004 318 p. il. 20 cm + 1 CD-Rom ADULTOS MATERIA 51 GUZ ave

"¿Dónde termina el juego y dónde comienza la matemática seria? Una pregunta capciosa que admite múltiples respuestas. Para muchos de los que la ven desde fuera, la matemática, mortalmente aburrida, nada tiene que ver con el juego. En cambio, para la mayoría de los matemáticos, la matemática nunca deja totalmente de ser un juego aunque, además, pueda ser otras muchas cosas. El juego que tiene bien definidas sus reglas y que posee cierta riqueza de movimientos suele prestarse muy frecuentemente a un tipo de análisis intelectual cuyas características son muy semejantes a las que presenta el desarrollo matemático. Las diferentes partes de la matemática tienen sus piezas, los objetos de los que se ocupa, bien determinados en su comportamiento mutuo a través de las definiciones de la teoría. Las reglas válidas de manejo de estas piezas vienen dadas por sus definiciones y por todos los procedimientos de razonamiento admitidos como válidos en el campo matemático. Cuando la teoría es elemental, estos razonamientos no son muchos ni muy complicados y se adquieren bien pronto, lo cual no quiere decir que el juego sea trivial. Elemental quiere decir cerca de los elementos iniciales y no necesariamente simple." "Existen problemas elementales desproporcionadamente complicados con respecto a su enunciado. Un ejemplo lo constituye el determinar el mínimo de las áreas de las figuras planas en las que una aguja de longitud unidad puede ser invertida por movimientos continuos. Cuando la teoría no es elemental es generalmente porque las reglas usuales de ese juego se han desarrollado extraordinariamente en número y en complejidad y es necesario un intenso esfuerzo para hacerse con ellas y emplearlas adecuadamente. Son herramientas muy poderosas que se han ido elaborando, de forma cada vez más sofisticada, a lo largo de siglos. Tal es, por ejemplo, la teoría de la medida e integral de Lebesgue en el análisis superior."

Bussagli, Mario El cuerpo humano: anatomía y simbolismo Barcelona: Electa, 2006 383 p. il. 20 cm. ADULTOS MATERIA 7 BUS cue

"La primera función de la boca es comer; de hecho, de ella se vale el recién nacido cuando busca el seno de la madre y, por instinto, empieza a chupar. No obstante, y a diferencia de los restantes órganos de la cara que desempeñan sustancialmente una sola función, la boca se usa también para besar, sonreír, gritar, para hablar y para cantar; en pocas palabras: para expresarse. A la boca está de hecho ligado de forma inseparable el valor de la palabra, que tiene una función mágica y creadora. Así la consideraban los antiguos egipcios que veneraban a Ptah, dios creador por excelencia y depositario de la fuerza de la palabra. No es una excepción la cultura judeocrsitiana que, sobre la fuerza creadora de la palabra no sólo ha construido pasajes esenciales del Antiguo Testamento [...], sino incluso la misma esencia del Nuevo Testamento, porque, según recuerda el Evangelio de san Juan (1,14), "El Verbo se hizo carne...". También las civilizacones del nuevo continente, como las tribus indias Yuchi de California, atribuyen gran poder creativo a la palabra hasta el punto que Taikomol, el ser creador, asume poco a poco forma humana cantando y luego extrae juncos del propio vientre para crear la tierra. Pero el valor de la palabra no es sólo positivo; al igual que la boca, no sólo besa o habla sino que además devora, destruye. No en vano el pasaje del Apocalipsis (1,16) dice: "de la boca le salía la espada de doble filo...". La otra dimensión de la boca es erótica, y ha fascinado a muchos artistas del siglo XX."

Lugovskaia, Nina El diario de Nina Barcelona: El Aleph, 2006

431 p. 22 cm. NOVEDADES LITERARIAS

Nina Lugovskaia nació en Moscú el 25 de diciembre de 1918. Su padre gozaba de una posición económica holgada, pero fue acusado de subversión, repetidamente encarcelado, exiliado y finalmente deportado. La madre era profesora. Lialia y Zhenia, las hermanas mayores, estudiaban. Nina asistía a la escuela obligatoria. En 1937 las cuatro mujeres fueron arrestadas y procesadas: Nina fue trasladada al durísimo campo de trabajo de Kolima por haber escrito frases contra el régimen. Cuando salió, renunció a decir nada más. Ahogada para siempre su vena literaria, vertió su creatividad en la pintura. Al final de los años cuarenta se casó con Víctor Templin, artista y prisionero político. Murió en 1993, sin haber vuelto nunca a la capital soviética. "Estaba sola en casa, ésa era la auténtica felicidad. Me decía: «Hay dos vías de escape: una, cambiar de algún modo mi vida, y eso es imposible; la otra, acabar con todo, pero eso también es imposible. No queda más que una opción». Y me reía de la involuntaria falta de lógica de aquella estratagema. «Sólo queda continuar viviendo sin cambiar nada». Pero ¿es posible? Tenemos tres imposibilidades: la última es la imposibilidad más posible. Me resultaba penosa, muy penosa, esa impotencia que sentía. Puedo envenenarme, razonaba, pero no como pensaba antes, no a hurtadillas, sino de un modo totalmente legal. Si alguien llegara a darme en broma una ampolla de opio, no la rechazaría y me la bebería tranquilamente. Pero... así, sin que nadie lo sepa... no puedo. Esa perspectiva se me aparece extraña y horrible, y ¿qué pensaría mamá? ¿Qué sería de ella, y de todos los demás, pero sobre todo de mamá? Me angustia todo lo que es inevitable, mientras que lo que sueño resulta imposible. Mi soledad me tortura terriblemente, pero... ¡por qué no sé librarme de ella, o rehuirla! [...] Y sin embargo soy una persona y encuentro ofensivo y vergonzoso tener que servir a papá y a Kolia cuando están comiendo. ¿Qué derecho tienen a sentarse, charlar y reír mientras me obligan a llevarles las cucharas y los platos y a dejar mi comida? Aunque sea peor que ellos, inferior, ¿qué importa? En última instancia soy un ser humano, una persona libre. ¡Quiero ser libre!"

Overy, Richard Interrogatorios: el Tercer Reich en el banquillo Barcelona: Tusquets, 2006 653 p. il. 23 cm. ADULTOS MATERIA 94 ALE XX

"Las transcripciones seleccionadas en este volumen abarcan sólo una parte de los interrogatorios de 1945. Se han elegido por la importancia histórica del contenido o porque contribuyen a esclarecer las crisis psicológicas más graves de los prisioneros. He hecho algunos cambios menores en el texto original de las transcripciones, entre ellos correcciones ortográficas. [...] En todos los casos he procurado que el sentido no se alterase ni distorsionara; en los pocos casos en que los prisioneros contestaban en inglés, las respuestas se han reproducido al pie de la letra. De la arbitrariedad gramatical y ortográfica hay que responsabilizar, sobre todo, a las largas y agotadoras sesiones mecanográficas de secretarias y secretarios que sabían poco o nada de alemán y que apenas tenían tiempo para terminar las transcripciones. [...] En términos generales, los interrogatorios hablan por sí solos y no necesitan más comentarios." "Los historiadores siempre han puesto en duda la existencia de una orden para la «solución final». Es de creer que la gruesa carpeta de Eichmann fue destruida, intencionadamente o no, con otros miles de documentos de la Gestapo. [...] Ohlendorf databa las primeras decisiones sobre el exterminio entre la primavera y el otoño de 1941, lo cual coincidía con la información que obraba en poder aliado sobre las llamadas «órdenes criminales» -la ejecución de comisarios políticos, funcionarios comunistas judíos y guerrilleros- emitidas por el cuartel general de Hitler para orientar la campaña contra la Unión Soviética. Por lo que hoy sabemos, Ohlendorf se equivocó al suponer que las órdenes de Hitler se referían al exterminio de todos los judíos, pero llama la atención que las recordara con este sentido en un momento en que su situación personal podía haberle aconsejado la máxima cautela. También llama la atención que Adolf Eichmann, cuando le interrogaron en 1960, recordara que dos o tres meses después -no fue más preciso- del comienzo de la «Operación Barbarroja», en junio de 1941, Heydrich le había llamado para comunicarle con cierta afectación teatral que «el Führer ha ordenado la destrucción física de los judíos».

La inmigración española en la Argentina Alejandro E. Fernández y José C. Moya (editores) Buenos Aires: Biblos, 1999 271 p. gráf. mapa 23 cm. ADULTOS MATERIA 325 INM inm

"Es difícil exagerar la importancia de la inmigración española en la formación histórica de la Argentina. En el nivel más primario, la conquista española representa un movimiento ecológico, una invasión no sólo de humanos sino también de organismos de todo tamaño (desde las bacterias hasta el ganado) que alteraron radicalmente la flora y fauna locales. El trigo, la lechuga, el repollo, la cebolla, el ajo, la zanahoria, las lentejas, la espinaca, la berenjena, la avena, la uva, la manzana, la pera, la naranja, el limón, el durazno, el cerdo, el conejo, el perro y el gato, la oveja y la abeja y un sinfín de otros paisanos son todos inmigrantes españoles. También, por supuesto, lo fueron las ratas, las viruelas y la mayoría de los yuyos. En un nivel menos biológico, la temprana influencia española en la organización rural (la hacienda y la estancia), la traza urbana, el lenguaje, la religión, las leyes y la cultura en general es tan primordial como obvia. Es cierto que durante la época colonial el flujo español hacia las regiones australes del imperio fue inferior, en términos absolutos, al que se dirigió a los virreinatos del Perú y Nueva España. Pero, dada la escasa población aborigen o africana en el Río de la Plata -en comparación con la región andina y Mesoamérica, o con Brasil y el Caribe, respectivamente-, el peso relativo del elemento español en la composición demográfica y sociocultural regional fue quizá mayor que en cualquier otra parte del imperio." "Conseguir el dinero, animales baratos e incluso aprender el oficio era posiblemente la etapa más fácil o, al menos, la más accesible para muchos de aquellos inmigrantes. Pero el segundo paso debió ser, sin ninguna duda, el que determinaba quiénes continuarían en el ramo y seguramente progresarían y quiénes sólo ahorrarían un pequeño capital para intentar luego por otros caminos o se endeudarían. De alguna manera, quiénes buscaban afanosamente ese trabajo y quiénes lo habían emprendido como una necesidad transitoria. Entonces había que vender el producto, en un lugar posiblemente desconocido y hasta ofreciéndolo en un idioma distinto."

Grandin, Temple Pensar con imágenes: mi vida con el autismo Alba, 2006 345 p. lam. 22 cm. ADULTOS MATERIA 616 GRA pen

"Al leer, traduzco las palabras escritas en películas en color o simplemente guardo una foto de la página escrita para leerla después. Cuando recupero el material, veo una fotocopia de la página en mi imaginación y entonces puedo leerla como un Teleprompter. Es probable que Raymond, el savant autista de la película Rain Man, empleara una estrategia parecida para memorizar listines telefónicos, mapas y demás información. Simplemente fotocopiaba cada página del listín telefónico en la memoria. Cuando quería encontrar determinado número de teléfono, le bastaba con escanear las páginas del listín que tenía en la cabeza. Para extraer información de mi memoria, tengo que pasar el vídeo. A veces me cuesta sacar la información rápidamente, porque he de poner trozos de distintos videos hasta encontrar la cinta correspondiente. Y para eso hace falta tiempo." "Los profesores que trabajan con niños autistas necesitan entender los modelos de pensamiento asociativo. Un niño autista a menudo empleará mal una palabra. Aveces estos usos tienen un significado asociativo lógico y otras no. Por ejemplo, un niño autista podría decir la palabra «perro» cuando quiere salir. Asocia la palabra «perro» con salir a la calle. En mi propio caso, recuerdo que aplicaba mal ciertas palabras por razones tanto lógicas como ilógicas. A los seis años, aprendí a decir «acusación». No tenía ni idea de lo que significaba, pero me gustaba el sonido cuando la pronunciaba, así que la usaba como exclamación cada vez que se me caía la cometa al suelo. Debí de desconcertar a más de una persona cuando me oían exclamar «¡Acusación!» a mi cometa que bajaba en espiral." Temple Grandin nació en 1947 y a los dos años se le diagnosticó una «lesión cerebral» que con el tiempo se identificaría como autismo. Doctorada en ciencia animal por la universidad de Illinois, ha destacado en su especialidad hasta el punto de que hoy un tercio del ganado vacuno y porcino de Estados Unidos y Canadá se maneja en instalaciones diseñadas por ella.

Lockley, Martin G. Siguiendo las huellas de los dinosaurios Madrid: McGraw-Hill, 2006 307 p. il. 21 cm. ADULTOS MATERIA 568 LOC sig

"Este libro se ocupa de la ingente información que se ha ido acumulando en las últimas décadas, demostrando que las huellas fósiles ni son raras ni son irrelevantes, como se suponía antiguamente. Como guía completa de los rastros de dinosaurios, el libro comienza con una discusión acerca del significado de las huellas, de qué modo pueden proporcionar datos acerca de la locomoción de los dinosaurios, su comportamiento, su ecología y su impacto sobre el ambiente. Asimismo, se incluye una detallada guía sobre la situación geográfica de las huellas halladas y una reseña acerca de los mitos populares y las concepciones erróneas sobre la naturaleza de las huellas. ¿Nadaban realmente los dinosaurios? ¿Viajaban realmente los dinosaurios en manadas estructuradas? Estas y otras cuestiones son presentadas y discutidas en un estilo fácilmente accesible. Numerosas ilustraciones, incluyendo ocho páginas con fotografías en color, complementan el texto. Cualquiera que se haya sentido alguna vez fascinado por los dinosaurios, al igual que aquellos que posean un interés general por la ciencia y la historia natural, encontrará este libro interesante." "Una huella de dinosaurio es una impresión producida por alguna de las muchas especies extintas que la ciencia de la paleontología clasifica como miembro de la subclase de vertebrados denominados Dinosaurio. En otras palabras, una huella de dinosaurio es una impresión dejada por el pie de un dinosaurio y no por otro animal que pueda confundirse con un dinosaurio. En la mayoría de los casos, un paleontólogo experimentado o un aficionado inteligente no tienen apenas dificultad en reconocer tales huellas, debido a que tienen algún conocimiento acerca de la forma de las extremidades de los dinosaurios. Incluso el observador menos experimentado puede distinguir rápidamente diferencias obvias, tales como huellas que presentan tres, cuatro o cinco impresiones digitales. Cuando la huella de un dinosaurio particular recuerda la de otro animal es más probable que se produzcan confusiones y sea más difícil de identificar; así ocurre con las huellas de aves, mamíferos o reptiles no dinosaurios, como cocodrilos, pterosaurios o tortugas. Como veremos en los capítulos siguientes, este tipo de confusión no es inusual. También se presentan problemas cuando las huellas son poco distinguibles o se hallan mal conservadas."

Etxeberria, Xabier Sociedades multiculturales Bilbao: Mensajero, 2004 143 p. 22 cm. ADULTOS MATERIA 316 ETX soc

"La cultura nos humaniza cumpliendo especialmente dos funciones: 1) la de ofrecernos ese sistema de significaciones que, por un lado, nos aporta una visión de la realidad con la que orientarnos y, por otro, nos da criterios y horizontes para nuestra toma de decisiones al señalarnos valores y fines; 2) la de otorgarnos un referente identitario, integrándonos en un todo colectivo. Por eso precisamente será tan importante para nosotros. Por eso precisamente podremos reclamar, en los términos que se verán en su momento, el derecho a que nuestra cultura disponga de condiciones adecuadas de vitalidad, que pueden reclamarse legítimamente cuando está amenazada por agentes externos." "En cuanto a lo que son fácticamente, pueden darse en principio estas posibilidades: 1) relaciones de dominio manifiesto, con las tres variantes de explotación, marginación o segregación y exterminio; 2) relaciones a través de las cuales una cultura absorbe a la otra: asimilación, que se acerca más o menos al dominio en función de la menor o mayor aquiescencia de la cultura asimilada; 3) relaciones de yuxtaposición mutuamente aceptada con contactos escasos: multiculturalidad; 4) relaciones significativas de intercambio: interculturalidad; 5) generación de una nueva cultura por fusión de otras: mestizaje cultural. Hay que observar que en los casos 3, 4 y 5 pueden darse -normalmente se dan- relaciones de superioridad/subordinación que expresan dominio, por lo que la frontera con 1 es clara en los extremos de dominio / no dominio, pero se hace confusa en situaciones intermedias. Este esquema de posibilidades debe ser tenido en cuenta para el análisis de la realidad. Entre otras cosas, para localizar si existe o no dominación y, más en concreto, para detectar si hay coherencia entre lo que se dice que se pretende -por ejemplo, avanzar hacia una situación de interculturalidad- y lo que se hace -quizá asimilación bastante estricta-." Xabier Etxeberria, doctor en filosofía, es catedrático de Ética en la Universidad de Deusto. Sus numerosas publicaciones se centran especialmente en las cuestiones de ética fundamental, ética profesional y ética política, así como en los derechos humanos.

Riechmann, Jorge Todos los animales somos hermanos: ensayos sobre el lugar de los animales en las sociedades industrializadas Madrid: Los Libros de la Catarata, 2005 357 p. 27 cm. ADULTOS MATERIA 179 RIE tod

"Como subrayó el filósofo del Derecho alemán Arthur Kaufmann, "a la filosofía se le plantean continuamente tareas cambiantes y nuevas derivadas del devenir histórico en su conjunto y también de la situación histórica de la que surge". [...] La impresionante aceleración a que se ha visto sometida la historia de las sociedades humanas en la era industrial seguramente origina responsabilidades inéditas para una filosofía que quiera —hegelianamente o de otra forma— hacerse cargo de "las tareas cambiantes y nuevas derivadas del devenir histórico". Desde que hace tres decenios se publicaran los vigorosos alegatos de Christopher Stone (Should Trees Have Standing?, 1974) y Peter Singer (Animal Liberation, 1975) en favor de una manera radicalmente nueva de encarar nuestras relaciones con los animales y la naturaleza en el plano moral y jurídico, la controversia acerca de estos temas no ha cesado, especialmente en el mundo anglosajón. Quien quisiera ver en ello el indicio de una situación histórica radicalmente nueva para las sociedades humanas (y por ende, si la concebimos con la sensibilidad y la responsabilidad histórica que parece exigible para la filosofía) no andaría, en mi opinión, descaminado. [...] Mi convicción, que he argumentado en otros lugares, es que los seres humanos de la segunda mitad del siglo XX, y ahora de comienzos del siglo XXI, estamos viviendo una crisis de civilización de enorme calado histórico. Los problemas que plantea la consecución de la paz y la justicia en la era nuclear, la protección de la biosfera en la era de la crisis ecológica planetaria, la desigualdad social en la era de la mundialización de la economía, a menudo se han situado en el primer plano."

Jorge Riechmann (Madrid, 1962) es poeta, ensayista y profesor titular de Filosofía Moral en la Universidad de Barcelona. Actualmente trabaja como investigador sobre cuestiones ecológico-sociales en el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) de Comisiones Obreras y contribuye a organizar el Observatorio de la Sostenibilidad en España (con sede en la Universidad de Alcalá de Henares).

King, Stephen Danza macabra Madrid: Valdemar, 2006

616 p. 23 cm. NOVEDADES LITERARIAS

Stephen King nació en Portland (Maine)
en 1947. Cuando tenía dos años de edad, su padre abandonó la casa familiar; su madre Ruth le crió junto a su hermano mayor David, algunas veces bajo grandes problemas financieros. La familia se mudó a Durham, pueblo natal de Ruth, pero también pasaron algún tiempo en Fort Wayne (Indiana) y Stratford (Connecticut). En la escuela escribía historias basadas en películas vistas recientemente y las vendía a sus amigos; el negocio no fue bien visto por sus profesores, quienes le obligaron a devolver sus ganancias cuando le descubrieron. Las historias eran copiadas con la misma máquina que su hermano utilizaba para publicar un periódico llamado "Dave's Rag"; éste trataba temas locales, y King contribuía en el proyecto. A los trece años de edad aproximadamente, descubrió en la casa de su tía una vieja caja con libros de su padre, la mayoría de terror y ciencia ficción. Estos géneros le llamaron la atención desde el primer momento. Entre 1966 y 1971, King estudió en la Universidad de Maine, y escribió una columna titulada "King's Garbage Truck" en la revista de la universidad. Conoció a Tabitha Spruce y se casaron en 1971. Después de terminar sus estudios universitarios, enseñó inglés en Hampden. Durante este período, él y su familia vivieron en un remolque. Escribió historias cortas (la mayoría publicadas en revistas para hombres) para poder sufragar los gastos familiares. King comenzó a tener problemas con el alcohol, que durarían una década; durante esta época escribió un gran número de novelas. Una de sus primeras ideas fue la de un joven con poderes psíquicos; sin embargo, se sintió desalentado y la tiró a la basura. Tabitha rescató el trabajo y le animó a terminarlo; finalizada la novela, la tituló Carrie y la mandó a la compañía editora Doubleday, olvidándose después de ella. Más tarde, recibió una oferta de compra por 2.500 dólares de adelanto (no un gran adelanto para una novela, incluso en esa época). Poco tiempo después, el valor de Carrie con los derechos del manuscrito fueron vendidos por 400.000 dólares (200.000 de los cuales recibió el editor). Los personajes de los libros de King han ido evolucionando con los años, desde una clase trabajadora con problemas financieros, pasando por la clase media, hasta pilotos, escritores y profesionales de clase alta. (Wikipedia)

El mundo en crisis: la política de supervivencia a finales del siglo XX Médicos sin Fronteras; coordinadora del proyecto, Julia Groenewold Madrid: Acento, 1996 285 p. 22 cm. CENTROS DE INTERÉS - CONFLICTOS MUNDIALES

"El hecho de que nadie fuese capaz de evitar los sucesos de Kibeho no es infrecuente. La cuestión que se plantea —y ello mantiene ciertos paralelismos con las matanzas que siguieron a la caída del enclave bosnio de Srebrenica— es si la presencia de los soldados de la ONU vino en realidad a empeorar las cosas. ¿Sirvió esta presencia para crear en los refugiados la vana ilusión de que recibirían protección cuando, de hecho, no sería así? Las organizaciones humanitarias que ayudan a la población en situaciones como éstas se limitan a hacer su trabajo. En el mejor de los casos no pueden más que confiar en disuadir del ataque actuando como testigos. Los soldados armados de la ONU tienen una imagen completamente distinta, y sin duda engañosa. Dan la impresión de que son capaces de hacer valer su autoridad en lugares donde en realidad no existe autoridad alguna. Su presencia sugiere que están autorizados por la comunidad internacional para proteger a la gente de cualquier peligro. Por extraño que parezca, las noticias en nuestra aldea planetaria viajan mucho más despacio de lo que imaginamos. Muchas personas siguen creyendo que el envío de los cascos azules es un indicio de que se está haciendo algo. Tarde o temprano acaban por comprender que estas operaciones son en realidad un medio sumamente sutil de indicar que, de hecho, no se hará nada."

MÉDICOS SIN FRONTERAS es la mayor organización humanitaria independiente de ayuda médica de emergencia del mundo. Fundada en 1971, cuenta con un millón y medio de socios y cada año envía más de dos mil profesionales de cuarenta y cinco nacionalidades a setenta países. En sus primeros veinticinco años de existencia, Médicos Sin Fronteras ha alcanzado el reconocimiento internacional por su acción rápida y eficaz en favor de quienes ven peligrar su vida como consecuencia de la guerra o por catástrofes naturales.

Polvorinos, Alfonso El parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido El Senderista, 2004 215 p. il. col. 20 cm. 796 5 SEN

"La acción glaciar es, junto a la kárstica, el principal modelador del paisaje. El Pirineo es una cordillera joven (Terciario), pero ha tenido el tiempo suficiente para engendrar grandes panoramas. Es en la Era Cuaternaria cuando se produjeron los periodos de cambios necesarios para generar uno de los tipos de paisaje que más poderosamente llama la atención a todo el que llega a las montañas oscenses, las glaciaciones. Los más atrevidos hablan de por lo menos seis glaciaciones principales (Biber, Donau, Gunz, Mindel, Riss y Würm) a lo largo de la cronología glaciar. Los más escépticos las reducen a una (tesis monoglacialista). Lo más aceptado se sitúa en un término medio, la existencia de cuatro glaciaciones principales, siendo las dos últimas (Riss y Würm) las que afectaron al Pirineo." "Para entender el régimen hidrológico del Parque es preciso conocer la cantidad de agua que cae del cielo, bien sea en forma de lluvia o de nieve a lo largo del año. En el Parque Nacional se recogen aproximadamente entre 1.500 y 2.000 mm anuales. La época más lluviosa es la primavera y el otoño, con frecuentes tormentas veraniegas y unas precipitaciones nivosas escasas en el invierno que tienden a acumularse a partir de marzo. Gracias al aporte de estas precipitaciones y a la menos regular contribución de glaciares y neveros, la escorrentía de Ordesa gira en torno a cuatro ríos: el Arazas, que recorre el Valle de Ordesa, el Bellos, que labra el Cañón de Aníselo, el Yaga, que serpentea por la Garganta de Escuaín, y el Cinco, que baña el Valle de Pineta después de nacer como desagüe del glaciar del Monte Perdido y precipitarse en una estruendosa cascada desde el Balcón de Pineta."

Sopetrán, Julie (1943-) El tiempo habitado Miami: University of Miami, North-South Center Press, 1997

63 p. 18 cm.

P SOPETRAN tie

Julie González nació en Mohernando, Guadalajara, y reside en los Estados Unidos desde 1974. Es conocida en el mundo literario con el seudónimo de Julie Sopetrán. Entre sus publicaciones se incluyen Miscelánea campesina, Amorismos, Un siglo en Atherton, Polvo luminoso, Silvas de mi selva en ocaso, De Fontanar a Copernal cruzando el Henares, Canción de tierra para el amor dormido y Jardín de cirios y ofrendas. En 1987 obtuvo el premio Carmen Conde de poesía por su libro Los dioses y el ánfora. En 1989 con su libro En Hita hoy es otoño y se oye el mar obtuvo el premio de poesía Ramón de Garciasol. Viendo la importancia de la comunicación entre las comunidades hispanas de España y los Estados Unidos, Julie Sopetrán también ha creado la revista de cultura internacional AZB, de la que es directora.

He creado tu verbo en mi mente como una música libre y divina, como un enlace de infinitas vivencias. Tal vez nunca lo escuches, nunca sepas que necesito tu palabra para suavizar el tiempo de la soledad. Sé que primero tendrías que mirarme, después, verme por dentro para que supieras que estoy viva. Y luego tu palabra, tan sólo tu palabra me iluminaría el camino.

Porque creo en ti, escribo, en este cuarto llamado incertidumbre, encerrada entre cuatro paredes amarillas con una ventana que da a las tinieblas, con una lámpara encendida para mis otros ojos los del fondo. Me apoyo en tu voz para no perder el número imaginario de los sueños.

Porcellino, Michael R. En busca de las estrellas: una introducción a la astronomía Madrid: Mcgraw- Hill, 2006 166 p. 21 cm. 521 POR enb

"Existen muchos tipos de telescopios, pero todos se basan en el mismo principio: el empleo de un objetivo para formar una imagen. Los telescopios se pueden clasificar en dos grandes grupos: los reflectores y los refractores. El refractor emplea lentes y el reflector espejos. La parte más importante de cualquier telescopio es su objetivo. El objetivo es simplemente una extensión del ojo, pero recoge mucha más luz que éste. Cuanto mayor es el objetivo de un telescopio, tanto más débiles son las estrellas que puede llegar a detectar. El objetivo también juega un importante papel a la hora de distinguir detalles de objetos más cercanos, como la Luna y los planetas. La palabra telescopio suele asociarse con la imagen de un telescopio refractor. El telescopio refractor emplea una lente como objetivo. En 1609, Galileo empleó lentes simples como objetivos de su telescopio. Los telescopios refractores actuales se basan en este mismo principio. Los telescopios refractores son sencillos, pero también caros. Para formar imágenes, la luz debe pasar a través de sus objetivos, y por ello las lentes deben ser ópticamente perfectas. El más mínimo defecto haría que imagen perdiera nitidez, y por ello el Hubble Telescope material empleado para hacer las lentes es muy caro." "Gracias a que la Luna está próxima a la Tierra, escasamente a 400.000 km, se pueden ver con el ojo desnudo más detalles de su superficie que los que podrían verse de otros planetas con la ayuda de potentes telescopios. Todos los mares y gran parte de los cráteres más grandes se pueden encontrar con facilidad a simple vista, o bien con unos pequeños binoculares. Un buen momento para comenzar la observación es unos pocos días después de la Luna nueva."

Caparrós, Rogelio Las partidas de Capablanca Barcelona: Martínez Roca, 1993

303 p. il. 20 cm. 794 CAP par

"Una serie de acontecimientos fortuitos me decidieron a coleccionar todas las partidas conocidas del campeón mundial de ajedrez de 1921 a 1927, mi compatriota y maestro, José Raúl Capablanca. Hace un par de años, en un gran golpe de suerte, descubrí en una tienda de antigüedades de Miami un libro de recortes de Juan Corzo, con centenares de partidas de periódicos y revistas. Corzo, varias veces campeón de Cuba, fue el primer rival de categoría con quien se enfrentó Capablanca a principios de siglo, y, por pura coincidencia, cuando yo era un adolescente Corzo me dio algunas lecciones. El libro de recortes tenía un gran número de originales de la sección que escribió Corzo en la revista habanera Carteles, de 1935 a 1941, y un buen número de columnas de periódicos de provincias entre los cuales había ocho partidas de Capablanca totalmente desconocidas en otras partes. Pero todavía con mayor suerte, pude adquirir la colección completa de la revista Capablanca Magazine, que en sus 42 números, de 1912 a 1914, es la fuente principal de las partidas de Capablanca en Estados Unidos, Sudamérica y Europa. Capablanca aparece como director, pero todo el trabajo de la revista en realidad lo hacía Corzo. El presente libro está dividido en dos partes. En la primera constan las partidas oficiales de Capablanca, que jugó en torneos internacionales, y sus dos matches por el campeonato del mundo. La segunda parte contiene 616 partidas que jugó el maestro en simultáneas, ajedrez relámpago, a la ciega y otras variedades. El libro contiene una serie de tablas inéditas que permiten localizar las partidas con gran facilidad, según el oponente o el torneo donde se jugó. Además, vienen clasificadas por aperturas con el sistema ECO. Las partidas fueron escritas utilizando el programa Chess Base, con la autorización de su propietario Frederic Friedel."

Sciascia, Leonardo Los apuñaladores Barcelona: Tusquets, 2006

125 p. 21 cm. NOVEDADES LITERARIAS

El 1 de octubre de 1862, trece personas son apuñaladas a la misma hora y en puntos equidistantes de la ciudad de Palermo. La investigación del crimen múltiple la llevará a cabo el joven abogado Guido Giacosa, un piamontés recién llegado a Sicilia que, tras ser nombrado fiscal general en el Tribunal de Apelación de Palermo, se propone descubrir al verdadero instigador de los hechos. "Dado que la agresión se había producido en el distrito de Tribunali y el hospital se hallaba en el de Palazzo Reale, no había razón alguna para que el inspector jefe de Molo fuera a ver al herido. Los dos magistrados pidieron explicaciones del hecho e información sobre Daddi al jefe de policía. Éste dijo que nadie había ordenado al inspector que visitara a Di Marzo, y que hacerlo tampoco entraba ni en sus deberes ni en sus derechos. «Nos lo pintó de tal modo», nos dice Giacosa, «que el hombre nos pareció capaz no sólo de hacer que Di Marzo se retractara, sino también de haber tomado él mismo parte activa en la siniestra organización que condujo a los apuñalamientos del 1 de octubre y del 13 de enero.» Sospechamos que en la administración del Estado italiano habrán pasado desde entonces, y estarán pasando hoy, cosas como ésa y hasta peores, pero ver una así consignada en un documento no deja de causarnos sorpresa y consternación. Es decir, el jefe de policía, que no era siciliano, preciso es decirlo, sabía muy bien qué tipo era Daddi, y aun así lo mantenía en su puesto, al mando de uno de los cuatro distritos de policía en los que la ciudad estaba dividida."

Leonardo Sciascia nació en 1921 en Racalmuto, Sicilia. Estudió magisterio en Caltanissetta y dedicó parte de su juventud a la enseñanza. Posteriormente empezó una brillante carrera periodística para convertirse más tarde en uno de los novelistas italianos más importantes de la posguerra. Murió en 1989 en Milán. Su obra, así como su activismo político, estuvieron marcados por una decidida oposición a cualquier manifestación abusiva del poder.

Ollé, Manel Made in China: el despertar social, político y cultural de la China contemporánea Barcelona: Destino, 2005 350 p. 23 cm. 94 CHI XX

"Una vez Deng Xiaoping se hubo afianzado en el liderazgo y tuvo bajo control los resortes del poder del Partido, del ejército y del Estado, emprendió a finales de la década de 1970 un proceso reformista que en algunos aspectos presentaba líneas de continuidad con dinámicas anteriores. En política exterior se siguió adelante con la alianza estratégica con Estados Unidos que habían diseñado Mao Zedong y Zhou Enlai. En 1979 China estableció relaciones diplomáticas con Estados Unidos abriendo completamente la puerta a la inversión de capital norteamericano. En el primer impulso del reformismo económico se mezclaba el retorno a los principios de laissez faire, eficacia y pragmatismo en la gestión agrícola e industrial que ya había experimentado a inicios de 1960 con la aplicación gradual de la nueva doctrina reformista de Zhou Enlai de las cuatro modernizaciones. Los aspectos más innovadores tenían que ver con la apertura decidida a Occidente, con el aliento a la entrada de inversión extranjera y con la relajación del control estatal sobre la sociedad, la cultura y la economía." "La matanza de Tiananmen es tema tabú en China. Si alguien desea ser detenido por la policía sólo tiene que afirmar que aquello fue algo más que un «incidente» o un «alzamiento contrarrevolucionario», tal como reza la doctrina eufemística oficial. Nadie, ni en público ni en privado, se atreve a hablar abiertamente de todo aquello." Manel Ollé (Barcelona, 1962) es profesor de Estudios de Asia Oriental en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Es autor de dos libros anteriores sobre China, La invención de China. Estrategias filipinas respecto a China y La Empresa de China. De la Armada Invencible al Galeón de Manila, y ha traducido al catalán a escritores como Gao Xingjian y Pu Songling. Ha publicado también varios libros de poesía y colabora asiduamente en diversos periódicos y revistas españoles e internacionales.

Voltaire Novelas y cuentos completos en prosa y en verso Madrid: Siruela, 2006 929 p. 23 cm. NOVEDADES LITERARIAS

François-Marie Arouet (1694-1778), enciclopedista francés, fue una de las figuras preeminentes del período de la Ilustración. Dos veces estuvo encarcelado en la Bastilla (en 1717 y en 1726), y este hecho, junto con la visita realizada a Inglaterra entre 1726 y 1729, determinó en él una fuerte aversión hacia el absolutismo y una gran admiración por el liberalismo inglés. Sus relaciones azarosas con Federico II de Prusia, a cuya corte llegó en 1749, finalizaron con la marcha de Voltaire de Berlín en 1753, aunque más tarde se restablecieron dentro de un mutuo distanciamiento prudencial. Obtuvo una gran fortuna a través de distintas especulaciones y adquirió los dominios de Ginebra y de Ferney. Su viaje a París en 1778 le proporcionó el disfrute de una triunfal recepción. Dejó una obra extraordinaria por su extensión y amplitud. Entre sus numerosas tragedias descuella Zaïre (1732). Gran influencia ejercieron las Lettres philosophiques (1734). Su obra historiográfica -cifrada en Siècle de Louis XIV (1751) y Essai sur l'histoire générale et sur les moeurs et l'esprit des nations (7 vols., 1756)- marcó un nuevo acercamiento, cultural y económico, a dicha disciplina. Mayor renombre gozan actualmente sus breves novelas filosóficas, y principalmente la narración satírica Candide (1759), quizá su obra maestra. En filosofía fue un racionalista práctico; en el terreno religioso se caracterizó por su actitud deísta y su rechazo del cristianismo institucional. En cuanto a sus opiniones políticas y sociales, fue partidario del conservadurismo, aunque se le haya considerado precursor de la Revolución francesa. (Enciclopedia Salvat)

Propuse el asunto a unos filósofos, y fueron de mi misma opinión. "Sin embargo, decía yo, hay una contradicción terrible en esta forma de pensar." Porque, en última instancia, ¿de qué se trata? De ser feliz. ¿Qué importa entonces ser inteligente o necio? Es más: los que están contentos con su ser están completamente seguros de estar contentos; los que razonan no están tan seguros de razonar bien. "es evidente, por tanto, decía yo, que habría que elegir no tener sentido común, a poco que ese sentido común contribuya a nuestro malestar." Todo el mundo compartió mi opinión, y sin embargo no encontré a nadie que quisiera aceptar volverse imbécil para estar contento. De donde deduje que, si bien nos importa la felicidad, más nos importa todavía la razón. (Historia de un buen brahmín)

Woodward, Grace Steel Pocahontas Palma de Mallorca: José J. de Olañeta, 2006

124 p. il. 21cm. 929 POC wod

"Pocahontas no podría tener mucho más de diez años en 1607, cuando los colonos de Jamestown que talaban laboriosamente los árboles, desbrozaban el terreno para sus huertos y construían el fuerte, la vieron por vez primera jugando en desnudez prenúbil en su asentamiento, saltando a pídola y dando volteretas con cuatro muchachos, grumetes del Susan Constant, el Godspeed y el Discovery. William Strachey, nombrado cronista de la colonia en 1610, anotó las historias que oyó contar a los primeros colonos sobre las visitas de la niña a Jamestown y sus juegos desinhibidos con Nathaniel Peacock, James Brumfield, Richard Mutton y Samuel Collier. Después de cinco meses de travesía por el Atlántico (desde el 20 de diciembre de 1606 al 12 de mayo de 1607) los grumetes estaban más que dispuestos a jugar con la animosa princesa india que, según observó el capitán John Smith, frecuentaba Jamestown en los primeros días de la colonia con la misma tranquilidad que la morada de su padre. Strachey describía a Pocahontas como una «niña de facciones regulares, pero impúdica». Smith, por otro lado, la consideraba al parecer naturalmente precoz más que impúdica: «... una niña de diez años que no sólo por la fisonomía, semblante y proporción superaba a todas las de su pueblo sino que por su inteligencia y ánimo no tenía par en el país de Powhatan.» A la luz de los acontecimientos que tendrían lugar en los diez años restantes de la vida de Pocahontas es comprensible que llegara a utilizarse la frase de Smith más que la de Strachey para describirla. Los aristócratas de la Compañía de Virginia se la apropiarían e incluso en época posterior, cuando se reunieron en la residencia londinense de sir Thomas Smythe de Philpott Lane para estudiar la administración de la colonia de Jamestown, los elegantes miembros de la misma llamaban a Pocahontas la «sin par de Virginia». Ciertamente desde su primer encuentro con los ingleses no tuvo Pocahontas par entre los suyos por lo que se refiere a su actitud con los colonos. Los powhatans, en general, temían a los recién llegados y recelaban de ellos y, en consecuencia, les eran hostiles. Ya el 26 de mayo, sólo catorce días después de que llegaran los ingleses, doscientos paspa-heghs (una tribu de powhatans que vivía cerca de la confluencia de los ríos James y Chickahominy), atacaron Jamestown y mataron a Eustis Clovell e hirieron a otros once colonos, uno de los cuales murió a consecuencia de las heridas."

Allen, Woody Adulterios. Tres comedias de un acto Barcelona: Tusquets, 2006 155 p. 21cm. T ALLEN tre

Tenía que haber sido boticario. Eso es lo que le decían sus padres. Una buena farmacia allí en Brooklyn, donde el chaval, con ese aspecto enfermizo y escuchimizado que ha tenido siempre, dispensara medicinas, vendas y cepillos de dientes para todo el barrio, sin meterse en líos. Pero su vida ha estado permanentemente desenfocada. Se empeñó en ser artista y de culto, se le metió en la cabeza escribir historias raras y jugar con los tabúes de una manera un tanto malabar, cambiarse el nombre y elegir uno más en concordancia con su espíritu de clown que de rabino. Así fue como Allen Stewart Konigsberg pasó a ser Woody Allen, el icono que en lugar de calmarnos los males nos los evidencia, si no con un ataque de hipocondría histérico, desnudándonos las vergüenzas con retratos descarnados de la especie, con ese sistema milimétrico de trabajo que tiene, y que alterna magistralmente el drama y la tragedia con su don innato para la comedia.
(Jesús Ruiz Mantilla. El País Semanal 15-10-2006)

Mediante vivos diálogos llenos de ingenio, Adulterios narra tres historias sobre el amor y el desamor, el matrimonio y la infidelidad. Y, como ocurre en todas las obras de Woody Allen, las situaciones disparatadas y divertidas esconden una honda reflexión en torno a la comedia humana. Tituladas a partir de tres zonas de Nueva York -Riverside Drive, Old Saybrook y Central Park West-, están protagonizadas por neoyorquinos arquetípicos que, con una mezcla de ingenuidad y prepotencia, creyendo que lo tienen todo controlado y que sus actos están regidos por la razón, se ven, sin embargo, compelidos a ocultar dichos actos y, contradictoriamente, a confesarlos en los momentos más inoportunos. En Riverside Drive, el diálogo entre un conocido escritor y un psicópata saca a relucir lo peor del conocido escritor, aventuras extramaritales incluidas, y también lo peor del psicópata; en Old Saybrook, tres parejas, reunidas en torno a una barbacoa, empiezan a contar secretos hasta ese momento bien guardados; por último, en Central Park West, una prestigiosa psiquiatra se entera de que su marido va a dejarla por otra mujer y llama a su mejor amiga para contárselo.

Sellier, Jean Atlas de los pueblos de África Barcelona: Paidós, 2005 218 p. 18 cm. 94 AFR 000

"Las sociedades mediterráneas de la Antigüedad eran, por lo general, esclavistas. Por el contrario, en las sociedades africanas tradicionales al sur del Sahara, existían ciertas formas de subordinación muy fuertes, pero (salvo excepciones) no se trataba de esclavitud propiamente dicha, y aún menos de trata (es decir, de ese comercio en el que las mercancías son seres humanos). La práctica de la esclavitud según el modelo mediterráneo alcanzó la zona «sudanesa» (de Senegal a Etiopía) al mismo tiempo que el cristianismo (Nubia) y, sobre todo, el islam. Este último profesaba que se podía esclavizar a las poblaciones paganas siempre que no se convirtieran. Estados como Kánem o Mali (y más tarde Waddai y Darfur) adoptaron a la vez la fe musulmana y el sistema esclavista (según algunos, extraían la mayor parte de sus recursos de la venta de esclavos a los tratantes que partían hacia el norte del Sahara). El modelo esclavista se propagaría después hacia el sur, llegando al país akan en el siglo xv, poco antes de que los portugueses desembarcasen en la Costa del Oro." "La conferencia de Berlín (1884-1885), que convocó a las potencias europeas a propósito de África, dejó constancia de la expansión colonial, ya en curso, y resolvió algunas cuestiones, como las ambiciones de Leopoldo II. Contrariamente a lo que se suele pensar, allí no se fijaron las reglas del juego, sino que se ratificó la idea de que África se debía colonizar «para que se abriera a la civilización». "En 1990, De Klerk soltó a Mandela y a los demás presos políticos. El ANC [Congreso Nacional Africano] recuperó la legalidad. En dos años, se desmanteló toda la reglamentación del apartheid. En diciembre de 1991, comenzaron negociaciones entre diferentes formaciones políticas, con el objetivo de formar un gobierno multirracial de transición, así como para preparar una nueva Constitución. Las negociaciones se convirtieron en un tête à tête entre el ANC y el Partido Nacional, de tal manera que otros posibles interlocutores, relegados, acabarían manifestando sus discrepancias, a menudo fuera de la mesa de negociación."

Baroja, Pío Desde la última vuelta del camino. Memorias Barcelona: Tusquets, 2006 780 p. 23 cm. N BAROJA des

Considerado por la crítica el novelista español más importante del siglo XX, Pío Baroja nació en San Sebastián y estudió medicina en Madrid, ciudad en la que vivió la mayor parte de su vida. Su primera novela fue Vidas sombrías (1900), a la que siguió el mismo año La casa de Aizgorri. Esta novela forma parte de la primera de las trilogías de Baroja, Tierra vasca, que también incluye El mayorazgo de Labraz (1903), una de sus novelas más admiradas, y Zalacaín el aventurero (1909). Con Aventuras y mixtificaciones de Silvestre Paradox (1901), inició la trilogía La vida fantástica, expresión de su individualismo anarquista y su filosofía pesimista, integrada además por Camino de perfección (1902) y Paradox Rey (1906). La obra por la que se hizo más conocido fuera de España es la trilogía La lucha por la vida, una conmovedora descripción de los bajos fondos de Madrid, que forman La busca (1904), La mala hierba (1904) y Aurora roja (1905). Realizó viajes por España, Italia, Francia, Inglaterra, los Países Bajos y Suiza, y en 1911 publicó El árbol de la ciencia, posiblemente su novela más perfecta. Entre 1913 y 1935 aparecieron los 22 volúmenes de una novela histórica, Memorias de un hombre de acción, basada en el conspirador Eugenio de Avinareta, uno de los antepasados del autor que vivió en el País Vasco en la época de las guerras carlistas. Ingresó en la Real Academia Española en 1935, y pasó la Guerra Civil española en Francia, de donde regresó en 1940. A su regreso, se instaló en Madrid, donde llevó una vida alejada de cualquier actividad pública, hasta su muerte. Entre 1944 y 1948 aparecieron sus Memorias, subtituladas Desde la última vuelta del camino, de máximo interés para el estudio de su vida y su obra. Baroja publicó en total más de cien libros. Usando elementos de la tradición de la novela picaresca, Baroja eligió como protagonistas a marginados de la sociedad. Sus novelas están llenas de incidentes y personajes muy bien trazados, y destacan por la fluidez de sus diálogos y las descripciones impresionistas. Maestro del retrato realista, en especial cuando se centra en su País Vasco natal, tiene un estilo abrupto, vívido e impersonal, aunque se ha señalado que la aparente limitación de registros es una consecuencia de su deseo de exactitud y sobriedad. Ha influido mucho en los escritores españoles posteriores a él, como Camilo José Cela o Juan Benet, y en muchos extranjeros entre los que destaca Ernest Hemingway.
epdlp.com

García García, José Manuel Judo. Juegos para la mejora del aprendizaje de las técnicas Badalona: Paidotribo, 2006 796 8 ART "Utilizar el juego en la enseñanza del judo significa ser un maestro creativo; hay que atreverse a ser diferente, desechar las ideas que la propia razón puede considerar estúpidas e ilógicas si uno está acostumbrado a enseñar con un estilo tradicional y admitir que, en contra de la opinión de la mayoría, es necesario confiar en la idea de que las rutinas convencionales, desde esta perspectiva, quedan relegadas a un segundo plano para potenciar la imaginación y la receptividad." "En el aprendizaje del deporte del judo es importante destacar que los aspectos que están involucrados en dicha actividad no son puramente mecánicos -fuerza, velocidad, resistencia y flexibilidad-, ya que cada una de las acciones está determinada por el pensamiento. Por lo tanto, el judoca en su ejecución deberá abstraer, combinar, comparar, encadenar, discurrir y memorizar las posturas necesarias para lograr el objetivo propuesto." "Podemos considerar que el deporte del judo es una búsqueda continua de soluciones a un problema motor planteado. Es un trabajo perceptivo-motor generado por la manipulación combinada de la tarea y el ambiente. La apreciación de la eficacia (control motor) de la persona supone poder relacionar su rendimiento con la dificultad del juego que se va a realizar. El número de actividades que las personas pueden aprender es muy abundante si las oportunidades, el material, las condiciones ambientales y la preparación de los profesionales conforman un sistema eficiente para alcanzar los objetivos, ya que existen muchos métodos posibles para descubrir la solución apropiada. En el deporte del judo hay que ofrecer las condiciones de práctica más favorables para las personas, ya que las actividades deportivas con fuerte carga informativa pueden medirse por la exactitud de la elección de los objetivos, por la adecuación de los programas de respuestas para alcanzar dichos objetivos y por la rapidez y la precisión de ejecución. Bajo estas condiciones el practicante dará continuidad a su eficacia sea cual sea el nivel de las limitaciones fijadas por el juego que hay que realizar. La práctica es más que repetir por repetir (Berstein, 1967); es desarrollar soluciones según las formas jugadas presentadas."

Wood, Juliette Los celtas. Vida, mitología y arte Madrid: Jaguar, 1998 144 p. 26 cm. 930 8 woo "Hace más de 2.000 años, el norte del Mediterráneo europeo estaba dominado por los celtas, un grupo de individuos que compartían lengua, arte y cultura. Mucho de lo que sabemos sobre su sociedad y sus antiguas costumbres nos ha llegado por parte de escritores contemporáneos procedentes del mediterráneo clásico, para quienes las personas que ellos llamaban «Galatae», «Keltoí» o «Celtae» eran unos bárbaros fascinantes, aunque demasiado temerarios. Los observadores extranjeros fueron sorprendidos por la loca valentía de los guerreros celtas y lo que ellos describieron como una predilección por combatir. Incluso fuera del campo de batalla, los celtas poseían claramente un entusiasmo que dejaba huella en los visitantes procedentes de un mundo clásico más moderado. «Pendenciero», «orgulloso», «tranco», «insolente», «jactancioso», «de elevado espíritu»... fueron algunos de los apelativos utilizados por griegos y romanos para describir el carácter de los celtas. Mucho de lo que dicen los escritores clásicos sobre el estilo de vida celta concuerda con lo que sabemos a través de las posteriores fuentes, procedentes, por ejemplo, de Irlanda. El arte de la escritura estaba tan bien visto como todas las habilidades de la guerra, pero los escritores clásicos rara vez mencionan el increíble legado de información recogido a través del arte oral ni la lógica o la belleza de los manuscritos celtas. [...] Eran habilidosos mineros, herreros, constructores, granjeros y comerciantes con amplias conexiones internacionales. La religión celta creía en profecías, en la magia y en la transformación a través del simbolismo de la naturaleza. Los artistas clásicos preferían la simetría y el orden, pero los celtas se inspiraron en la infinitamente sutil transformación de la naturaleza. En el estilo de arte celta La Tène -que comenzó en el año 500 a.C. y finalizó con los magníficos trabajos hechos en hierro y los manuscritos de la Irlanda medieval primitivala simple sugerencia de una forma humana, animal o vegetal era ideada basándose en la fantástica ingenuidad y delicadeza de líneas curvas y arremolinadas. A pesar de que todavía se ignoran muchas cosas sobre los celtas, la supervivencia hasta nuestros días de grandes objetos de este arte son una muestra incomparable de las maravillas esta gran civilización."

Villena, Luis Antonio de Madrid ha muerto. Esplendor y caos en una ciudad feliz de los ochenta Barcelona: El Aleph, 2006 238 p. 22 cm. N VILLENA mad

Luis Antonio de Villena nació en 1951 en Madrid, donde reside actualmente. Estudió filología clásica y románica en la Universidad Complutense. Conocido por su labor poética, es también autor de numerosos ensayos y de varias antologías y novelas. En los últimos años compagina su producción literaria con labores periodísticas. Colabora en el programa de la Cadena Ser A vivir que son dos días y en El ojo crítico de Radio Nacional de España. Villena, además, es noble: el actual monarca del Reino de Redonda, Xavier Marías, le otorgó el título de Duke of Malmundo en el año 1999.

"Son muchas, en verano, las personas que presumen de irse de Madrid, pero muchas menos las que realmente lo hacen. La mayoría apenas se van una semana, como yo me iba una semana —raramente más— a Palencia. Mis amigos, al contrario, se quedaban en Madrid. Unos con leve protesta, la mayoría francamente a gusto. A veces, lo reconozco, pensaba en viajes lejanos, y volvía de inmediato a la realidad: no tenía dinero. ¿A qué decir otra cosa? Pero el verano caliente u ocioso de Madrid estaba poblado de sorpresas y de una perseverante voluntad erótica. Parecía que incluso quienes se iban a veraneos ilustres (lejanías prestigiosas o esos desiertos lugares de Almería como los entornos del cabo de Gata) intentaban volver pronto. Madrid imantaba." "Yonquis. La palabra la puso en español, así tal cual, a partir de la pronunciación inglesa, mi amigo Mariano Antolín Rato —otro de siempre, un tío de fondo— al traducir el libro de W. S. Burroughs (el padrino maldito) Junkie —pronuncíese yonqui—, adicto o heroinómano en argot americano, al menos desde los años 40. He visto a muchos, muchísimos yonquis. Desde que la palabra guardaba un oscuro ribete de prestigio (como en las películas underground) hasta que vino a ser, y sigue siendo como todos saben, mierda pura. Sinónimo de paria y de presumible sida. Asco, desprecio y miedo. Otros decían también pinchotas, por lo de pincharse o meterse el pico... ¡Daba igual! Desde las discotecas de lujo o las grandes casas, los yonquis empezaron a caminar como espectros semimuertos, a veces fantasmas agresivos —armados de faca y mono—, yéndose hacia los últimos rincones de la ciudad, grutas secas, la tripa podrida del universo."

Eaton, Jan Pinturas famosas a punto de cruz Barcelona: Océano, 2005 112 p. 28 cm. 746 EAT pin "El punto de cruz es un bordado cuya técnica es muy fácil, ¡además de ser muy rápido y adictivo! Este tipo de punto se presta a diseños muy detallados y coloridos, hasta el extremo de que, cuando lo miramos a distancia, casi parece una pintura. Con esta premisa, he elegido las pinturas de este libro para que los proyectos tengan una amplia variedad de estilos, desde los viejos maestros a los artistas del siglo xx, con la esperanza de que gusten a todo el mundo. Los proyectos más ambiciosos de este libro, Los lirios, de Van Gogh, El nacimiento de Venus, de Boticelli, y el retrato de La Ghirlandhata, de Rossetti, son bordados densos y con una paleta de colores muy amplia, acompañados de detallados gráficos desplegados a lo largo de cuatro páginas. Puede que te resulte útil hacer fotocopias de cada página de los gráficos y separar los bordados en varios grupos hasta completarlos. Si no tienes experiencia en bordados y te enfrentas a una pieza grande por primera vez, puede ayudarte una rejilla de hilo cosida a la tela antes de empezar la labor. En el trabajo con Aida, divide la tela en diez partes con un hilván; en el trabajo con otras telas de tramado regular de dos hilos haz unas veinte hileras separadas. Esto dividirá el tejido en bloques de diez puntadas, que te harán mucho más fácil seguir el gráfico. [...] En todos los casos, puedes cambiar la tela de origen si lo deseas, pero recuerda que eligiendo una tela de pocos cuadros (por ejemplo, Aida 11 o un tramado de dos hilos de 25) cada punto será más grande, y necesitarás más hebras para cubrir bien la tela. Puede que también necesites comprar más madejas de hilo que si sigues estas instrucciones. Si eliges un tejido de más cuentas, como Aida 18 o un tramado de 36 cuentas, cada puntada será más pequeña y necesitarás usar menos madejas de hilo, dependiendo del efecto que prefieras. [...] El tamaño, entre pequeño y mediano de los cuadros, hará que la costura sea más rápida, pero aun así puedes decidir que es más fácil fotocopiar el gráfico y colocarlo sobre el bordado para trabajar. Es lo que yo hago, sobre todo cuando estoy bordando con varios hilos del mismo tono. Si te sientes capaz de realizar estos proyectos de otra manera, borda la naturaleza muerta de Cezanne en una gran pieza de tela y móntala en un marco moderno de brillantes colores."

Steele, James Schindler Colonia (Alemania): Taschen, 2005

96 p. 23 cm. 72 SCH ste

"El año 1914, en el que Rudolf Schindler emigró de Viena a Estados Unidos, es crucial para comprender la importancia de su contribución a la arquitectura. Poco después, la tradición romántica de la escuela de arquitectura de Schinkel, que él personificaba, iba a engrosar la lista de víctimas de los horrores de la Primera Guerra Mundial. Por una curiosa combinación de circunstancias, el mundo que conocía el fin de siècle vienes se había erigido en representante de los mayores logros artísticos y científicos y, al mismo tiempo, de los excesos más extremos de una época hedonista. Pero la guerra lo alteró para siempre y Schindler, cual vaina de semillas, se vio arrojado a un nuevo y fértil suelo. Los días del Imperio Austro-Húngaro, que durante su juventud parecía encontrarse todavía en el auge de su poder, estaban ya contados cuando el joven Schindler decidió emprender un viaje al Nuevo Mundo y seguir así la pista de su mentor Adolf Loos. Emigró a Nueva York en 1914, con 26 años, y fue la misma fascinación por el potencial bruto de las ciudades americanas, que había llevado a Loos a Chicago, la que poco después arrastró a Schindler. No es coincidencia que eligiera a Frank Lloyd Wright como segundo mentor, pues en Estados Unidos lideraba la misma tradición romántica que Hermann Muthesius y Josef Hoffmann importaron a Alemania tras fracasar en su intento de materializarla en Gran Bretaña como English Free Architecture." "La casa Schindler/Chace es la obra más importante de Schindler, a pesar de que la casa de playa Lovell siga siendo considerada por muchos como uno de los ejemplos más significativos de los cánones modernos de EE.UU. Schindler veía su residencia-estudio de Kings Road como la expresión más clara de sus principios, puesto que realza el contexto, ensambla los espacios interiores con los exteriores, presenta los materiales de forma noble y demuestra economía de medios y eficacia metódica. La casa se convirtió en modelo del programa Case Study House que empezó a aplicarse tras la Segunda Guerra Mundial, anticipando en más de cuatro décadas el deseo americano de un estilo de vida más informal y al aire libre."

Torrey, Edwin Fuller Superar la esquizofrenia Barcelona: Planeta, 2006

567 p. 23 cm. 616 TOR sup

"En la gente normal, el cerebro funciona de tal modo que los estímulos que van llegando son seleccionados e interpretados. Después, se elige la respuesta correcta y se emite. La mayoría de las respuestas se aprenden, como decir «gracias» cuando recibimos un regalo. Esas respuestas también incluyen la lógica, como saber predecir lo que nos va a pasar si no llegamos al trabajo a la hora que debiéramos. [...] Un defecto fundamental en la esquizofrenia es una incapacidad frecuente para clasificar, interpretar y responder. [...] Nuestra comprensión del cerebro humano no es suficiente para conocer con precisión cómo funciona el sistema; pero nos podemos imaginar en medio del sistema límbico a una telefonista sentada delante de un cuadro de conexiones manuales, como antiguamente. Recibe toda la información que va llegando, pensamientos, ideas, recuerdos y emociones, los cataloga y determina todos los que deben ir juntos. [...] Ahora bien, ¿que pasaría si la telefonista decidiera no realizar la tarea de organizar e interpretar? [...] La incapacidad de los pacientes con esquizofrenia, no sólo para organizar e interpretar los estímulos, sino también para seleccionar las respuestas apropiadas, es una de las características distintivas de la enfermedad. Es la que llevó al psiquiatra suizo Eugen Bleuler en 1911 a introducir la palabra «esquizofrenia», que en alemán significa la escisión de las distintas partes involucradas en el proceso del pensamiento. A Bleuler le impresionaban las respuestas inadecuadas que con frecuencia daban las personas afectadas de esquizofrenia; por ejemplo, al recibir la noticia de que un amigo ha muerto, un esquizofrénico puede echarse a reír. Es como si la operadora no solamente se estuviera aburriendo y dejara de organizar e interpretar sino como si también se hubiera vuelto maléfica y empezara a asociar los estímulos que llegan a respuestas seleccionadas al azar, por lo general disparatadas." Edwin Fuller Torrey es psiquiatra clínico en Estados Unidos e investigador especializado en esquizofrenia y trastorno bipolar. Es director ejecutivo del Stanley Medical Research Institute, la fundación privada más importante del mundo sobre investigación de la esquizofrenia.

Barber, Joseph Tratamiento del dolor mediante hipnosis y sugestión: una guía clínica Bilbao: Desclée De Brouwer, 2000 383 p. 21cm. 616 BAR tra

"La palabra "hipnosis" es un término un tanto conflictivo. Durante décadas, los hipnotizadores de teatros, novelas y películas han contribuido a crear una serie de extrañas imágenes en torno a la "hipnosis". Hasta no hace demasiado tiempo, la imagen que mayoritariamente se asociaba con los fenómenos hipnóticos era la de un hombre con bigote, ojos oscuros y una mirada fija que, con su adusta expresión, daba la impresión de que iba a tratar de coaccionar o, tal vez, de hacer daño a la indefensa mujer que tenía ante él." "La utilización de esas capacidades, alcanzadas a través del cambio disociativo en la conciencia, diferencia los métodos hipnóticos de las estrategias cognitivas para el control del dolor. El tratamiento hipnótico no es una terapia cognitiva, en el sentido de que no enseña al paciente a pensar su problema de un modo diferente. El paciente que experimenta la analgesia o la anestesia hipnóticas siente tanto la modificación en la percepción del dolor (el componente sensorial y/o el afectivo), como la automaticidad de esa modificación. En ocasiones, los pacientes experimentan la anestesia o la analgesia hipnóticas, pero no creen que hayan sido hipnotizados (por cuestiones que guardan relación con las falsas expectativas en torno a la experiencia y con la automaticidad de la respuesta). En efecto, puede suceder que esos pacientes no tengan conciencia de cambio alguno en sus cogniciones o en cualquier otro aspecto de su experiencia que no sea la reducción o la desaparición del dolor. Por ejemplo, un paciente que fue sometido a una técnica odontológica muy dolorosa (un tratamiento del canal de la raíz de un diente vital), con la ayuda de la hipnosis como único anestésico, pensó que no había sido hipnotizado ("porque yo no puedo ser hipnotizado") y le explicó a su sorprendido dentista que no le había dolido, porque "no me ha hecho nada que duela". Otro paciente, que padecía un persistente dolor de espalda, acudió a la primera consulta insistiendo en que debería ser hipnotizado, pero que sería una tarea imposible. Al finalizar el tratamiento (tras seis sesiones, durante las cuales quedó patente su capacidad para experimentar fenómenos hipnóticos), su dolor mejoró. Se marchó afirmando que su única frustración era que no le hubiesen hipnotizado."

Calderón de la Barca, Pedro Amar después de la muerte Madrid: Compañía Nacional de Teatro Clásico, 2005

95 p. il. 26 cm. T CALDERÓN ama

"En 1609, unos años después de que las tropas cristianas aplastaran la rebelión de la Alpujarra, se decretó la expulsión de los moriscos. Amar después de la muerte es una decidida respuesta a la apología de la expulsión. Aunque en tiempos de Felipe IV ya puede detectarse una cierta preocupación por lo ocurrido, e incluso algunos textos teñidos de un cierto orientalismo, lo cierto es que la poesía de cordel, la voz del pueblo, incide en un desprecio y resentimiento hacia el "moro" que ha pervivido hasta nuestros días: "Santiago y cierra España", el de los retablos de tantas iglesias católicas, es uno de los más populares gritos a favor de la limpieza étnica. "Infame ladronera" es para don Juan de Austria la Alpujarra; pero el espectador, gracias a la interpretación calderoniana, sólo ve a unos personajes nobles y extremadamente frágiles, frustrados en su intento de convivencia pacífica. Hasta Alcuzcuz, el morisco no integrado, es condenado tal vez por cuestiones menos éticas que estéticas -"ley ser morir el más feo"y privado no sólo del privilegio de la lengua sino de la misma voz. Cuando Garcés, el asesino material de la bella Maleca, sospecha que su triste hazaña ofendió al mismo cielo, nos está planteando uno de los conflictos medulares de la tragedia: el que se establece entre responsabilidad y destino. Los intentos de reconciliación y la justa venganza, sancionada por el poder, propician un equívoco final feliz. Una guerra civil parece haber acabado. El honor podrá recobrarse, aunque sea después de la muerte. [...] La adaptación de un texto tan complejo como Amar después de la muerte exige un importante esfuerzo de análisis previo. Podría decirse que la principal tarea del dramaturgista consiste precisamente en efectuar dicho análisis, y que sólo el mismo podrá justificar cualquier decisión. Una vez que la puesta en escena reclama una adaptación, hasta la no intervención ha de estar suficientemente razonada."

Grey, Tim El color en la fotografía digital Madrid: Anaya Multimedia, 2004

288 p. il. 24 cm. 77 GRE col

"El espacio de trabajo define el rango de colores disponible al editar las imágenes. Se puede comparar con la paleta de un pintor. Si un color no se encuentra en la paleta, no será posible incluirlo en la pintura. Con las imágenes digitales ocurre lo mismo, aunque el número de colores disponible es muy elevado. En un primer momento, cabe suponer que lo mejor es que el espacio de trabajo sea lo más grande posible para contar con el mayor rango de colores posible. Sin embargo, lo más grande no siempre es lo mejor. En el caso de los espacios de trabajo, más grande significa que se cubre un rango de colores mayor, pero no que haya más colores disponibles. Una imagen digital puede almacenar un número de colores finito. En las imágenes de 8 bits por canal (imágenes de 24 bits), este número se sitúa sobre los 16,7 millones de colores (16.777.216 para ser exactos). Se trata de un número bastante elevado, pero no deja de ser una limitación. En realidad, no es posible reproducir todos estos colores porque las impresoras sólo pueden producir un rango concreto. Además, al editar la imagen se pierden más posibilidades de colores. Aún en el caso de que la imagen contenga una gran cantidad de colores, la idea de fondo es que el número de colores disponible es limitado." "El resultado último de todos nuestros preparativos con la gestión del color es la calidad de la salida final. Ya sea una copia impresa, una página Web, una proyección digital o cualquier otro método, debemos procurar que la imagen final tenga el aspecto que queremos. Cuando los fotógrafos piensan en la salida, lo primero que se les viene a la cabeza es una copia impresa. El momento definitivo para el fotógrafo que trabaja en el cuarto oscuro digital es aquél en que la tinta entra en contacto con el papel. Para conseguir los mejores resultados, asegúrese de utilizar una impresora cuyas características hagan eficiente el flujo de trabajo y produzcan la calidad exigida.Por suerte no escasean las excelentes impresoras, capaces de producir una salida de calidad fotográfica excepcional. La mayoría de los fotógrafos prefieren usar una impresora fotográfica de inyección de tinta por la gran calidad y flexibilidad que ofrecen. Las impresoras de sublimación de tinta presentan varias ventajas, pero no considero que sean la mejor solución para los fotógrafos, ya que tienden a ser más costosas y no admiten mucha variedad de formatos de impresión (tipos de papel)."

Chillida, Eduardo Escritos Madrid: La Fábrica, 2005

119 p. 22 cm. E CHILLIDA esc

Eduardo Chillida Juantegui nace en 1924 en San Sebastián. Tercer hijo de Pedro Chillida y su mujer, la soprano Carmen Juantegui, a los 19 años comienza la carrera de Arquitectura en Madrid; antes, en su ciudad natal, fue portero titular de fútbol de la Real Sociedad. En pocos años decide abandonar los estudios de Arquitectura para dibujar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Su obra empieza a tomar cuerpo cuando se traslada a París y realiza sus primeras esculturas en yeso, impresionado por la escultura griega arcaica del Museo del Louvre. La obra del escultor Eduardo Chillida se caracteriza por su introducción en los espacios abiertos, integrándose para formar parte de ellos. Así, sus esculturas salen de su encierro en los museos, «toman la calle» y se acercan a cualquier persona que lo desee. Por ejemplo, El peine de los vientos se abre al mar de San Sebastián; la Plaza de los Fueros de Vitoria hace desear al espectador introducirse en ella para desvelar sus misterios... A lo largo de su vida, Chillida recogió infinidad de condecoraciones y de premios, además de participar en centenares de exposiciones alrededor del mundo entero. Le fueron otorgados el Premio Príncipe de Asturias en 1987 y la Orden Imperial de Japón en 1991. El día 19 de agosto de 2002 falleció en la ciudad de San Sebastián, en su casa del Monte Igueldo.

"Yo me paso la vida buscando en mi estudio -mi lugar favorito- para intentar aproximarme a lo que desconozco. Ahí me he dado cuenta de que existe el tiempo en mi escultura. Existe en una versión que no es la versión temporal corriente. Es la de un hermano del tiempo: el espacio. El espacio es un hermano gemelo del tiempo. Son dos conceptos absolutamente paralelos y similares. Y como yo estoy muy condicionado por el espacio, he estado siempre muy interesado por el tiempo. De hecho, mi tiempo es muy lento; pero ese tiempo es el del reloj, que es el que a mí no me interesa. Me interesa el tiempo que es armonía, es ritmo, son medidas."

Rand, Harry Hundertwasser Colonia (Alemania): Taschen, 2003

200 p. il. 25 cm. 75 HUN ran

"El campo estético que los artistas de la Viena de fin de siglo habían trabajado con resultados tan fértiles quedó posteriormente en barbecho durante tres generaciones. Hasta que Friedensreich Hundertwasser recogió la cosecha. Hundertwasser tiene un talento extraordinario. Se ha ganado el reconocimiento personal y el respeto internacional hacia el arte austríaco. Ahora es una celebridad internacional, y Viena, una ciudad moribunda a mediados de siglo, ha vuelto a su antigua prominencia y brillantez. La voz de Hundertwasser se deja oir en todo el mundo; y, aunque se haya condenado su arte y su filosofía, su intuición acerca del futuro ha resultado ser correcta. Parece que ha llegado el momento de reivindicar su pensamiento, ya que su arte puede considerarse una auténtica alternativa a la vaciedad de tanto arte moderno. Su obra constituye la refutación de legiones de estetas, especialmente los herederos de Duchamp. El arte de Hundertwasser tiene poco de lógica rigurosa. A pesar de sus manifiestos, es un sensualista; lo da todo abiertamente, en abundancia, sin un asomo del reduccionismo minimalista tan en boga en el mundo del arte. En su obra, el objeto en sí es lo más importante, olvidando las posibles repercusiones. Evita la teoría, prefiere el mundo de los sentidos. En su arte introspectivo hay poco de naturaleza puramente especulativa. Como era de esperar, esto ha irritado y confundido a muchos de sus críticos más rigurosos, que piensan que un arte tan racional como el de Hundertwasser tiene que ser también absolutamente lógico. En cambio, a otros les encanta la extravagancia con la que el artista trae sus objetos al mundo. Es un respiro, un oasis sensual en el desierto de la árida teoría. Es cierto que las conjeturas estéticas de los artistas conceptuales no carecen de valor en absoluto; pero se tiende a ignorar la belleza del objeto. Hundertwasser dista mucho de ser un lógico, se le podría describir como un filósofo bucólico."

Davis, Stephen Jim Morrison: vida, muerte y leyenda Barcelona: Ma Non Troppo, 2005 429 p. il. 24 cm. 78 MOR ste

"Ser un dios del rock en los sesenta no significaba que todo fuera magnífico. Las giras eran primitivas y desorganizadas. Las groupies eran preciosas, pero te contagiaban el herpes y la gonorrea. El alcohol y las drogas te convertían en un imbécil. Tu amante se iba a la cama con otros cuando tú estabas de gira. Los críticos te odiaban cuando lograbas un éxito rotundo, y de repente la prensa que te había aupado como una divinidad se ponía a derribarte. En su mejor momento, los Doors fueron lo máximo que consiguió jamas la música rock. En su peor momento fueron uno de los grupos rnás pretenciosos del planeta. Pero nadie como Jim Morrison tuvo un entendimiento más claro de las complejidades e ironías de la época. Al vivir aquel tiempo como él lo hizo, con una conciencia plena del desarreglo de los sentidos, Jim comprendió los años sesenta estadounidenses tal como fueron: una era de nuevas visiones religiosas, crisis espiritual, desorden político, disturbios raciales y asesinatos, además de una rara oportunidad para el cambio y la reforma. Las promesas de la década nunca se cumplieron, aunque algunos de sus objetivos —tales como la integración, los derechos civiles, la «aldea global» y una más estrecha armonía entre Oriente y Occidente— persisten de forma destacada. Jim Morrison hizo autostop a lo largo de este paisaje psíquico como un asesino en la carretera, y la música de los Doors todavía tiene el extraño poder de envenenar cada nueva promoción de estudiantes de instituto con sus mensajes oscuros y su energía en bruto. ¿Por qué los treceañeros de hoy pueden poner «People Are Strange» y no la oyen como una postal confortable procedente de ultratumba? ¿Cuántos astros del rock muertos tienen un disturbio anual en su tumba?"

Preston, Paul La Guerra Civil: las fotos que hicieron historia, 1936-39, tres años que desafían el olvido Madrid: La Esfera de los Libros: J de J Editores, 2005 215 p. principalmente fot. 31 cm. 94 E-XX pre

Logopedia escolar y clínica: últimos avances en evaluación e intervención José Domingo Martín Espino (editor) Madrid: CEPE, 2004 351 p. gráf. 24 cm. 376 LOG log "Otro mecanismo cognitivo de suma importancia que se encuentra alterado en los niños con trastornos del desarrollo es el de atención conjunta. Hacia los 8 meses el niño integra el objeto en su interacción con el otro, formando una tríada. En esta situación, el niño es capaz de mirar alternativamente al adulto y al objeto. No pretende ya su kristiansund.kommune.no posesión, o, al menos, no lo hace de la forma urgente con que hasta entonces lo pretendía. De forma más relajada, señala el objeto, monitoriza la mirada de su interlocutor, y una vez conseguida la atención del adulto hacia el objeto, lo muestra simplemente, lo comparte. Se puede decir que en esos momentos el niño se satisface con la seguridad de que él y su interlocutor hacen lo mismo. Y esa actividad (mirar) implica también unos estados mentales (pensar, alegrarse, etcétera). [...] La expresión «atencion conjunta» comprende una serie de conductas que no se adquieren a la vez y que se entrenan durante un dilatado espacio de tiempo (10 meses). Estas conductas son: señalar, mostrar, coordinar la mirada del interlocutor adulto con el objeto (y descubrir su intención), monitorización de la atención del adulto en conductas de demanda, coordinación de los gestos con el contacto ocular, coordinación de la mirada con las manifestaciones afectivas, uso de la mirada al otro independientemente del contexto. [...] La presencia o ausencia de una u otra conducta de las señaladas podría indicar la profundidad de la alteración y sería una buena guía para programar la intervención. Porque, a pesar del carácter modular de este mecanismo, la acción de los que rodean al niño tiene un papel activador de primer orden. La atención conjunta es cosa de dos. Por tanto, las oportunidades que proporcione el participante más experto serán determinantes en la potenciación y desarrollo de los primeros atisbos de atención conjunta. [...] La atención conjunta es un requisito imprescindible para convencionalizar los medios de comunicación empleados por los participantes, un espacio interactivo en el que el niño se apropia de las herramientas utilizadas en su entorno como cristalizaciones culturales. Por ejemplo, al señalar el objeto, la madre lo denomina en diferentes contextos lingüísticos, pero de forma relevante. Pronto el niño acompañará su gesto indicativo a la palabra, a la que posteriormente sustituirá."

Ogden, Jane Psicología de la alimentación: comportamientos saludables y trastornos alimentarios Madrid: Morata, 2005 311 p. il. 24 cm. 616 060 psi

"El enfoque evolutivo de la elección de la comida destaca la importancia del aprendizaje y la experiencia, y se centra en el desarrollo de las preferencias alimentarias en la infancia. Un pionero de esta investigación fue DAVIS (1928, 1939), que realizó estudios de bebés y niños pequeños internados en una sala de pediatría en los Estados Unidos durante varios meses. El trabajo se realizó en una época en la que las normas vigentes de alimentación respaldaban un régimen alimenticio muy restringido, y DAVIS estaba muy interesada en examinar las respuestas de los niños a una dieta autoseleccionada. Estudió si había un "medio instintivo de abordar... el problema de la nutrición óptima" (DAVIS, 1928). Se ofreció a los niños una variedad de entre 10 y 12 comidas saludables, preparadas sin azúcar, sin sal o sin condimentar; tenían libertad para comer lo que quisieran. Sus detallados informes de este estudio pusieron de manifiesto que los niños eran capaces de seleccionar una dieta coherente con el crecimiento y la salud y no tenían ningún problema de alimentación. Los resultados de este estudio generaron una teoría de "la sabiduría del cuerpo", que destacaba sus preferencias alimentarias innatas. De acuerdo con esto, DAVIS concluyó de sus datos que los niños tienen un mecanismo regulador innato y son capaces de seleccionar una dieta sana. No obstante, también destacó que sólo podían hacerlo en la medida en que tuviesen a su disposición unos alimentos saludables y afirmaba que sus preferencias alimentarias cambiaban con el tiempo y se modificaban mediante la experiencia."

"El significado de la comida se ha estudiado también en el contexto de su consumo y del lugar central que ocupa en la interacción social. En particular, la comida es un instrumento corriente de comunicación en la familia. Con frecuencia, el comedor es el único lugar en el que ésta se reúne y la comida familiar puede convertirse en el foro para poner en común las vivencias de la jornada. Además, los tipos de alimentos que se toman y la forma de cocinarlos pueden crear un sentido de identidad de grupo, como en la fiesta de cumpleaños y la comida del domingo. En consecuencia, algunos estudios han examinado el significado de la comida como interacción social."

Zimarro, Nicolás Silencios Bilbao: Beta III Milenio, 2005

99 p. il. 21 cm. P ZIMARRO sil

Nicolás Zimarro, poeta contemporáneo, es un infatigable estudioso de la esencia del ser humano. Realizó estudios de Filosofía Pura y Psicología en la Universidad de Deusto y estudios de doctorado en la Universidad de Navarra. Ha publicado artículos de ensayo en diversas revistas, relatos cortos y varios libros de poesía entre los que destacan El ser vencido, Cartas a Fan y Silencios.

Banco de piedra, permaneces en el paseo de la playa y perduras, desafiando al paso de los años. En otro tiempo, sentado en tu regazo cálido, todas las tardes esperaba ansioso a la mujer de mis sueños marineros, a aquella mujer de salitre y resaca. Todas las tardes acudía a la cita. Y, cuando la veía a lo lejos venir hacia mí, caminando por la arena, sentía que todo era posible, porque una vez más se cumplía el sueño de verla. En ti, banco de piedra, sí, se abría el horizonte, cuando ella llegaba, perfumada de algas y coral, nos cogíamos las manos y buscábamos el futuro en la línea de luz que en la mar dejaba el sol de poniente. Eras el altar de nuestros secretos,

el mudo testigo de los besos que robé a su vergüenza. Guardabas el compás de nuestros pálpitos, la sal de las lágrimas, la brisa de los susurros y la miel de las caricias. Pero, los vientos glaciares de la ruptura y la lluvia del olvido han borrado los dos corazones ensartados por una flecha que un día dibujé en tu superficie. Ahora aquel amor en graffiti está sepultado por el polvo de los años. Y tú, banco solitario, eres una tumba, un mausoleo habitado por ausencias y fantasmas.

Heinlein, Robert A. Tiempo para amar Arganda del Rey (Madrid): La Factoría de las Ideas, 2006

533 p. 23 cm. N HEINLEIN tie

Robert Anson Heinlein (19071988) fue uno de los más populares, influyentes y controvertidos autores de ciencia ficción "dura". Elevó a un alto estándar la plausibilidad científica y tecnológica, pocas veces igualada, así como la calidad literaria del género. Durante muchos años, Heinlein, Isaac Asimov y Arthur C.Clarke fueron conocidos como el "Big Three" de la ciencia ficción. Los principales temas de sus trabajos son sociales: individualismo, liberalismo, religión, la relación entre el amor físico y emocional, las relaciones en familias no ortodoxas, etc. Su aproximación iconoclasta a estos temas dieron lugar a diferentes percepciones de sus obras. Heinlein ganó cuatro Premios Hugo por sus novelas y, además, cincuenta años después de su publicación, tres de sus trabajos ganaron "Retro Hugos". Ganó también el primer Premio Grand Master otorgado por la Science Fiction Writers of America.
Wikipedia

"La Gran diáspora de la raza humana, que empezó hace más de dos milenios cuando se descubrió el motor Libby-Sheffield, y que continúa hasta nuestros días y no muestra ninguna señal de disminuir, hizo que la escritura de la historia como un único relato (o incluso como muchos relatos compatibles) fuera imposible. Ya en el siglo xxi (gregoriano) del Viejo Hogar Terra, nuestra raza era capaz de duplicar su número tres veces a lo largo de cada siglo, dados el espacio y las materias primas necesarias. La campaña de la estrella proporcionó ambas cosas. El homo sapiens se extendió por todo este sector de nuestra galaxia a un ritmo muy superior a la velocidad de la luz y se multiplicó como la levadura. Si la duplicación se hubiera producido según el potencial del siglo xxi, la cifra sería ahora del orden de 7 x 109 x 268 , una cantidad tan grande que desafiaría nuestra comprensión emocional. Sólo sirve para los ordenadores: 7 x 109 x 268 = 2.066.035.336.255.469.780.992.000.000.000

Dmitriev, Valentine Bebé listo, niño inteligente: juegos y actividades para estimular el ingenio Barcelona: Ceac, 2006 303 p. 21 cm. 159 DMT deb

"Desde el primer momento después del nacimiento, los nuevos padres quedan sorprendidos ante lo mucho que su recién nacido puede hacer y ante la rapidez con que responde a lo que sucede en su entorno, sea un sonido repentino, una luz potente, o las caras sonrientes de sus padres. Día a día, el bebé será cada vez más consciente de lo que ve, escucha y siente. Más aún, cualquier cosa nueva que el bebé encuentra, si no resulta excesivamente estimulante o una distracción, es alimento para el cerebro en maduración del pequeño. Además de lo que el niño aprende independientemente, conforme al programa de desarrollo de cualquier recién nacido, existen diversos juegos y actividades que pueden practicarse con el bebé y que le enriquecerán, ampliarán y acelerarán su progreso físico, mental y general. "Antes de iniciar cualquier actividad «educativa» concreta con su bebé, es necesario que comprendan la unicidad de su hijo: sus puntos fuertes, sus puntos débiles y su personalidad. Deben saber cómo establecer un vínculo fuerte entre ustedes y su hijo, definir su papel como padres y aprender lo que deben hacer para ser unos «buenos padres».

"El bebé de seis semanas es un solucionador de problemas. Incluso a esta temprana edad, posee la inteligencia y la habilidad para encontrar soluciones a problemas que le sorprenden. Numerosas investigaciones y observaciones del comportamiento del bebé han demostrado que los bebés, los recién nacidos incluso de menos de cuatro semanas de edad, son mucho más listos de lo que pensamos. Los bebés están llenos de curiosidad. Estudian situaciones desconocidas y aprenden por prueba y error, haciendo descubrimientos con ello. Paso a paso, pero cada vez con más éxito, ganan control sobre su entorno. Pueden hacer que sucedan cosas y eso les proporciona una gran satisfacción, igual que debería producírsela a sus padres. A medida que el bebé vaya adquiriendo mayor control sobre su entorno, irá abriendo puertas a muchas posibilidades."

Belloto, Sonia Cómo escribir un libro Madrid: Texto, 2006 112 p. 23 cm. 808 BEL com "La materia prima de los grandes textos fue, es y será siempre la emoción. El amor, el dolor, la pérdida, el hastío, la ira, la culpa, la soledad, el miedo a la muerte o cualquier otro tema que nos perturbe son ingredientes excepcionales para un texto de éxito. Las ideas para escribir pueden proceder de diversas fuentes: un sueño, una historia que nos cuenta un amigo, una conversación que oímos en un bar, una inspiración repentina, recuerdos de la infancia y todo lo que haya ido surgiendo a partir de ahí. Existen incontables libros que enseñan técnicas para estimular la creatividad. Mucha gente recurre a ellos cuando empieza a plantearse escribir y no encuentra un tema. Consejos como: aprende a ver las cosas de un modo diferente, busca siempre más de una respuesta para un problema o asocia ideas que nunca antes hayan sido combinadas, resultan interesantes pero poco prácticos. Es evidente que debes ejercitar las técnicas que enseñan los libros sobre creatividad. Éstas son fundamentales para el proceso de escritura. Con todo, el esfuerzo por crear algo original nada más empezar se vuelve frustrante para muchos escritores noveles. El resultado es una gran cantidad de personas bloqueadas mirando al techo en busca de la famosa inspiración para escribir. Existe un modo más eficaz de conseguir ideas para producir textos buenos. Así como los músicos pueden acudir a otros músicos en busca de inspiración, los escritores pueden buscar la inspiración en los trabajos de otros escritores." "Por el hecho de estar los libros directamente asociados a la cultura, algunas personas piensan que las editoriales son entidades filantrópicas. Puro engaño. Las editoriales son empresas como todas las demás y, como ellas, para sobrevivir dependen del éxito de la venta de sus productos. Independientemente de la pasión que un libro pueda despertar en una editorial, la evaluación final siempre tendrá en cuenta en primer lugar el aspecto comercial. Desde el punto de vista de las editoriales, un libro es un producto comercial y debe ser tratado como tal. Salirse de esa pauta supone poner en riesgo la supervivencia de la empresa. A veces los escritores se quejan de las editoriales debido a que no conocen las condiciones reales con las que éstas trabajan."

Howard, Robert E. Conan de Cimmeria Barcelona: Seyla Editores, 2006

471 p. il. 25 cm. JN HOWARD con

Robert Ervin Howard (1906 - 1936), escritor de aventuras históricas y fantásticas, nació en Peaster, Texas. Escribió historias de varios géneros, pero su creación más importante es el gigante bárbaro Conan, cuya primera aparición fue en El Phoenix en 1932. Tal fue la popularidad de este personaje que diversos autores decidieron emprender la labor de finalizar relatos inéditos (por la muerte de su creador), o bien escribir nuevas novelas. Algunos otros de sus otros personajes son el rey Kull de Atlantis, el aventurero puritano inglés Solomon Kane, el jefe picto Bran Mak Morn, que lucha contra la invasión romana en Britania, y la guerrera Red Sonja. También escribió ficción histórica; por ejemplo, su historia Las puertas del imperio envuelve un personaje de ficción entre las luchas de Shirkuh, Shawar y Amalarico por el control de Egipto, terminando la historia con una de las famosas batallas de Saladino en 1167. La prosa de Howard es directa, colorida y excitante más que sutil y literaria, y procura más entretener que instruir, aunque no sin sofisticación. Howard habla de mundos donde generalmente la mejor solución a los problemas es la violencia, y donde a menudo el oro, las joyas, y las mujeres hermosas son la recompensa del héroe. El 11 de junio del 1936, después de entrar en coma su madre debido a la tuberculosis, Howard se sentó en la parte delantera de su coche y se disparó en la cabeza con un colt 38, muriendo ese mismo día.
Wikipedia

"La quietud de la vereda boscosa era tan absoluta que el paso de unos pies calzados con botas blandas provocaba una perturbación sobrecogedora. O al menos así se lo parecía al caminante, a pesar de que se movía por la senda con la cautela que debe tener cualquiera que se aventure más allá del río Trueno. Era un hombre joven, de mediana estatura, con el semblante descubierto y una mata de desordenado cabello moreno no confinado por yelmo o capacete alguno. Su atuendo era típico de la región: una camisa larga y basta sujeta por un cinturón, unos pantalones cortos y unas botas de piel de ciervo que le llegaban casi hasta las rodillas. La empuñadura de una daga asomaba del borde de una de ellas. El grueso cinturón de cuero sujetaba una espada estrecha y pesada y una bolsa de piel de gamo. Sus grandes ojos recorrieron impenetrables las paredes verdes que jalonaban el camino. Aunque no muy alto, era de complexión poderosa, y los brazos que las anchas y cortas mangas de la camisa dejaban al descubierto eran masas de músculos nudosos."

Marpez, Adolfo Digiscoping: fotografiar la naturaleza a través del telescopio Medina del Campo (Valladolid): Náyade, 2004 159 p. il. 23 cm. 77 MAR dig "El digiscoping es una revolucionaria técnica ingeniada para fotografiar la naturaleza y bautizada así debido a un anglicismo que proviene de combinar las palabras"digital"y "spotting scope",es decir unir una cámara digital a un telescopio terrestre de observación. Este ingenioso método se dice que nació en Malasia en 1.999, de la mano de Laurence Poh, que fue la primera persona a la que se le ocurrió llevar a cabo este tipo de acoplamiento [...] Esta combinación de cámara digital y telescopio produjo una herramienta fotográfica muy estable y prodigiosa, bastante transportable y con el resultado de dotarnos de unas espectaculares potencias de amplificación de las imágenes a capturar." "Los oculares de los telescopios pueden ser de aumento fijo o variable, siendo estos últimos los que conocemos por zoom y normalmente son intercambiables, [...] por lo que se pueden combinar con el cuerpo del telescopio igual que se hace con los teleobjetivos en una cámara réflex. Los oculares zoom presentan una escala de rangos de potencia variables, generalmente de entre 20x a 60x, y suelen proporcionar excelentes prestaciones, lo que los hace ser los más elegidos por los aficionados a la observación. Sin embargo para la práctica del digiscoping son más aconsejables los oculares de una focal fija determinada, pues como ya hemos dicho suelen tener una mayor luminosidad y nitidez además de generar un campo aparente más ancho." "En determinadas circunstancias y en el caso específico de intentar hacer fotos de aves en vuelo nos encontramos con que la velocidad a la que nos permite disparar la cámara es insuficiente para poder obtener una toma nítida y bien congelada. En estos momentos no debe importarnos el disparar a esa velocidad tolerada, intentando hacer un barrido de seguimiento al sujeto y efectuar una secuencia continua ya que aunque la foto en general aparezca movida, sólo con que la cabeza del ave se muestre enfocada tendremos opción de haber obtenido una muy buena instantánea."

Coll, José Luis El hermano bastardo de Dios Albacete: Mar Futura, 2006 115 p. 24 cm. N COLL her

José Luis Coll nació en Cuenca en 1931. Junto a Luis Sánchez Polack formó la popular pareja humorística "Tip y Coll". Fue colaborador del prestigioso semanario La Codorniz y de Radio Nacional. Su carrera abarca más de cuatro décadas dedicadas al cine, la televisión, y por supuesto, la literatura, siendo autor de obras repletas de ironía, inteligencia, ternura, surrealismo y, lógicamente, mucho humor. Entre ellas cabe destacar "Cosas mías"(1976), "Epitafios"(1982), "Debajo de mi sombrero"(1985), "Algo para leer"(1987), "Eroticoll"(1991), o "Diccionario de Coll siglo XXI"(2001). Su gran obra, "El hermano bastardo de Dios"(1985), es una novela tragicómica y con tintes autobiográficos ambientada en la guerra y posguerra española.

- Han condenado a muerte a don Juanito Aguilar. - ¿Qué es condenar a muerte, tío? - Que lo van a matar - ¿Y si él no quiere que lo maten? Yo tenía cinco años. Un lustro no muy lustroso, debido a mi humildad física. Pero sabía lo que era la muerte. La muerte era algo así como el retrato de mis bisabuelos en la alcoba. La muerte era como el monumento a don Jacinto de la Plaza Mayor. La muerte era como esos libros color ceniza que si se cierran de golpe te llenan de polvo los pulmones. La muerte era un sueño profundo, sin los ronquidos de tío Emilio. La muerte era algo perfectamente quieto, absolutamente callada, la contradicción del movimiento, la inercia de lo estático... ¿Y por qué tenían que matar a don Juanito Aguilar? Seguramente don Juanito querría seguir viviendo. Tal vez le gustara pescar, o llevar al parque a sus sobrinos, o levantarse temprano para ir junto a la Fuente del Abanico, por cuyos chopos aseguraban oír tocar diana a un ruiseñor, ese extraño pájaro que se suicida enjaulado. Creo recordarlo con una mirada turbia tras los cristales de ver poco, pero con un gesto amable, ligeramente cezo, de cuyas manos ya muy orografiadas solía extraer caramelos verdes con sabor a campo sin acotar. He tardado mucho en saber diferenciar -y aún no lo sé bien- qué es un hombre bueno y un hombre malo. Pero si hubiera de decidirme, apostaría una de mis manos que don Juanito era un hombre bueno.

Kafka, Franz El libro del hambre Selección y nota introductoria de Gustavo Martín Garzo Barcelona: Sirpus, 2003 117 p. 24 cm. N KAFKA lib

Franz Kafka (1883 - 1924 ) nació en Praga en el seno de una familia de la minoría judía de habla alemana, y murió de tuberculosis en el sanatorio de Kierling, cerca de Viena. Doctor en derecho, desde 1908 trabajó en una compañía de seguros, empleo que le permitía dedicar las tardes a la escritura. Aunque publicó en vida algunas de sus narraciones, como La metamorfosis (1915) o La condena (1916), la mayoría de su obra se editó póstumamente, gracias a que su amigo y albacea, Max Brod, no cumplió la voluntad última de Kafka de destruirla. Así han llegado hasta nosotros novelas tan importantes como El proceso, El castillo y América. Que la obra de Kafka ha entrado por derecho propio a formar parte del legado más importante de la modernidad, lo demuestra el hecho de que su nombre se haya trasformado en el adjetivo que mejor define algunas de las características más turbadoras de nuestro tiempo: kafkiano.

«El escritor es un artista del hambre, debe desaparecer para escribir. Kafka teme el poder, quiere sustraerse a él, lucha contra la ley opresiva del padre. Quiere, como sus personajes, hacerse cada vez más insignificante, cada vez más liviano, cada vez más callado, hasta esfumarse del todo. Y así defenderse de la humillación.[...] La jaula del artista del hambre, el trapecio, el cuarto cerrado del escritor, el dormitorio de Gregorio Samsa, no son sino las estancias donde esa búsqueda tiene lugar. Las estancias del hambre. "No es necesario que salgas de casa. Quédate junto a tu mesa y escucha. Ni siquiera escuches, espera. Pero ni siquiera esperes, quédate completamente quieto y solo. Se te ofrecerá el mundo para el desenmascaramiento, no puede hacer otra cosa, extasiado se retorcerá ante ti".»
Gustavo Martín Garzo

Gustavo Martín Garzo nació en 1948 en Valladolid. Obtuvo el Premio Nacional de Narrativa en 1994 por El lenguaje de las fuentes, el Premio Miguel Delibes en 1995 por Marea oculta y el Premio Nadal en 1999 por la novela Las historias de Marta y Fernando. El Valle de las Gigantas, el ensayo El Hilo azul y La soñadora son sus últimas obras publicadas.

Rodríguez, Pepe Masonería al descubierto: del mito a la realidad Madrid: Temas de hoy, 2006 479 p. 24 cm. 061 ROD mas

Pepe Rodríguez es licenciado en Ciencias de la Información. Actualmente es docente en diferentes ámbitos académicos. Desde 1974 está especializado en técnicas de persuasión coercitiva, así como en técnicas de investigación en periodismo, materia de la que fue profesor en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha publicado veintiún libros, entre los que destacan Mentiras fundamentales de la Iglesia católica (1997), Dios nació mujer (1999), Adicción a sectas (2000) y Morir es nada (2002). Sus trabajos sobre sectas y sus ensayos críticos sobre el cristianismo se consideran fundamentales y han sido grandes éxitos de ventas en muchos países. "La inmensa mayoría de la sociedad desconoce totalmente qué es la masonería en realidad, aunque casi cualquiera está dispuesto a repetir de memoria gastadas historias de conspiraciones, secretos y rituales nefandos que jamás existieron. En España, la masonería es siempre sospechosa de algo debido a un irracional «por si acaso» que nos legó el franquismo, mientras que en países con una larga tradición democrática, la condición de masón induce al respeto de los conciudadanos. A esta situación ha contribuido, fundamentalmente, el hecho de que los españoles llegamos muy tarde a la cultura democrática, y lo hicimos lastrados por el peso de una estructura psicosocial franquista que todavía colea, pero tampoco le es ajena la forma en la que se desarrolló la masonería anterior a 1936 y la posterior a 1979." "Uno de los valores más importantes del método masónico es el culto a la tolerancia, su vocación irrenunciable de ser «centro de la unión», de posibilitar el diálogo, el entendimiento y la fraternidad entre los diferentes, incluso entre los opuestos, para poder ampliar la visión de conjunto sumando las parciales; no en vano el origen y desarrollo de la llamada masonería especulativa estuvo muy relacionado con la preocupación generada por la intolerancia desatada por las guerras de religión del siglo xvii. La defensa de la tolerancia como valor irrenunciable motivó, obviamente, que la Iglesia católica, armada con su intolerante Extra ecclesia nulla salus (Fuera de la Iglesia no hay salvación), lleve casi doscientos cincuenta años atacando con todas sus fuerzas a los masones."

Shelden, Michael Orwell: biografía autorizada Barcelona: Emecé, 1993 516 p. lám. 24 cm. 929 ORW she "Se esforzó sin descanso por dejar su huella como escritor, pero dudando siempre de haber hecho lo suficiente para ganarse una reputación, incluso de que valiera la pena labrarse una reputación. Su conducta era, sin lugar a dudas, contradictoria, pero se sentía cómodo en la contradicción, que abunda en todo momento de su vida y su obra. Se decía socialista, pero siempre estaba señalando las debilidades del socialismo. Dedicó un enorme esfuerzo a escribir novelas, pero admitió cerca del fin de su vida: «De todos modos, no soy un novelista de verdad». Era un intelectual que dirigía una pequeña tienda de pueblo y se refería a sí mismo como «tendero»; era un ex policía que vivía entre vagabundos; un inveterado articulista que se quejaba de que el trabajo periodístico dañaba el alma del escritor. Le gustaba denunciar los defectos de los grandes escritores y encontrar signos de grandeza en escritores menores. Necesitaba esa contradicción literaria que denominaba, tomando prestada la frase de G. K. Chesterton, el «buen libro malo». "Tal como lo describe Orwell en «Such, such were the joys», St Cyprian's parece que era un campo de prisioneros hábilmente camuflado de escuela de lujo y postín. Para convencer a los lectores, Orwell quita al colegio su respetable fachada y pone al descubierto un ambiente frío y desdichado donde predominaban el miedo y la humillación. Dice que el hambre y el hacinamiento eran la rutina diaria, los castigos severos y la suciedad omnipresente. Pinta al director y a su dominante esposa corno esnobs sádicos y codiciosos que contemplaban la educación con cinismo, como un proceso mecánico consistente en meter datos a la fuerza en las cabezas infantiles." "Orwell sirvió en el frente de Aragón durante ciento quince días. Sólo a finales de abril de 1937 le dieron un permiso y pudo volver a Barcelona. Necesitaba un descanso y un baño caliente. Le habían molestado los piojos desde que llegara a las trincheras, y en abril ya eran insoportables. Como escribió después: «Los piojos se multiplicaban en mis pantalones mucho más rápidamente de lo que yo podía exterminarlos». [...] Cuando llegó a Barcelona, su ropa andrajosa entristeció a Eileen, pero por lo demás lo encontró en buen estado. «Llegó completamente andrajoso —escribió a su madre el 1 de mayo—, casi descalzo, no muy limpio, bronceado y con un aspecto excelente.»

Lespine, Ginette Superar el desempleo en familia: ¿cómo seguir adelante? Barcelona: De Vecchi, 2006 141 p. 18 cm. 331 LES sup

"La mala noticia llegó ayer, pero su mujer y sus hijos todavía no lo saben, Día a día, retrasa el instante en el que tendrá que contar que ya no tiene trabajo. ¿Hoy? No es el mejor momento, es mejor esperar al fin de semana para que todo el mundo esté reunido y tranquilo. Y además, ¿es necesario comunicarles la noticia? ¿Acaso no es preferible preservarlos de toda angustia, guardando silencio, hasta que encuentre un empleo? Sí, eso es, callar es la mejor solución Para que no se preocupen... Anunciar a nuestro alrededor que estamos en el paro es una prueba a la que a veces cuesta enfrentarse, Entonces puede suceder que la verdad sea sustituida por la evitación y el silencio, la mentira. Lo que los psicólogos denominan la «negación»: como la situación me da miedo, prefiero no enfrentarme a ella y me invento pretextos para no desvelarla. O bien escondo mi miedo bajo una aparente desenvoltura, esa falsa ligereza que conduce a gritar a los cuatro vientos que no, que no pasa nada grave, que todo se arreglará. Nada impide ser optimista en la vida, por supuesto, pero hacer como si el desempleo representara un incidente totalmente insignificante que no le afecta lo más mínimo se acerca mucho a una gran mentira..." "Es necesario que aprendamos a desprendernos de esa mirada culpabilizadora para lograr distanciarnos un poco. Después de todo, nosotros no hemos escogido lo que pasa. Pero al menos podemos reivindicar la libertad de vivir esta situación a nuestra manera. Como siempre, puede ser enriquecedor invertir las perspectivas: la edad tiene algunos inconvenientes, pero puede ser también una buena baza. Con el tiempo, a menudo es más fácil relativizar lo que los demás piensan o dicen de nosotros. Más que a los veinte o treinta años, uno es capaz de ver que no se puede agradar a todo el mundo sin sentirse demasiado afectado. Si no asumimos completamente el estatus de desempleado, intentemos al menos no convertirlo en una penitencia. Y no debemos preocuparnos por el qué dirán. No será condenándonos a la depresión como lograremos resolver nuestros problemas, ¡al contrario! Permitirnos algún placer, cuidarnos, es renovar la autoestima en nosotros mismos; por lo tanto, debemos poner en marcha un círculo más virtuoso que el de la vergüenza."

González Pillado, Esther Acogimiento y adopción Madrid: Boletín Oficial del Estado, 2004

130 p. 20 cm. 347 GON aco

"En la actualidad, existe una gran cantidad de leyes que tienen por objeto proteger a los menores de edad para conseguir que éstos se desarrollen adecuadamente y lleguen a alcanzar una total integración en la sociedad. Dentro de esas normas de protección se encuentran las que regulan los deberes de patria potestad de los padres o tutores del menor; concretamente, los padres o tutores deben velar por el menor, tenerlo en su compañía, alimentarlo y educarlo, procurándole una educación integral. En ocasiones, los padres o tutores dejan de cumplir sus obligaciones derivadas de la patria potestad, lo que coloca a ese menor ante una situación que perjudica su desarrollo personal y social; en estos casos, la Administración, normalmente el órgano que asume las competencias en materia de protección de menores de la Comunidad Autónoma de que se trate, adopta una serie de medidas para evitar esa situación de desprotección en que se encuentra el menor."

"De acuerdo con el Código Civil el desamparo se produce cuando los menores quedan privados de su necesaria asistencia moral o material a causa del imposible o inadecuado ejercicio de los deberes de protección establecidos en la ley para la guarda de los menores."

"La adopción es «el acto de autoridad (resolución judicial) por el que se constituye la relación de filiación (adoptiva) entre el adoptante y el adoptado». Esto quiere decir que la adopción se constituye en virtud de una resolución judicial que pone fin al expediente de adopción accediendo a ella y que produce como efecto el nacimiento de una relación de filiación similar a la natural (adoptio imitatur naturam) entre el adoptante y el adoptado; además, correlativamente a este efecto, la adopción produce la completa ruptura de los vínculos jurídicos que el adoptado tenía con la familia anterior, salvo en algunos supuestos excepcionales."

Cordero Castillo, Ana María Cómo enseñar yoga a los niños: guía práctica para profesionales del yoga y padres practicantes Madrid: Dilema, 2003 224 p. il. 21 cm. 796 4 YOG

"Cuando un niño comienza a recibir lecciones de yoga y pone en práctica sus posturas, empieza a sentir los beneficios en su vida diaria. Mejorará su salud, dormirá más serenamente, su cuerpo adquirirá agilidad y destreza y su mente estará más despierta. Por todo esto, al estar más calmado, sus tensiones desaparecerán. El equilibrio psíquico será el mejor inmunizante que podamos encontrar para los niños." "Los niños que aprenden técnicas de relajación desde pequeños es seguro que de mayores siempre encontrarán un hueco en sus vidas para relajarse, para equilibrarse y para cargarse de energía, descansando y recuperándose. Estos niños estarán preparados para cuidar mejor de sus cuerpos y de sus mentes. Cuando incorporen la relajación a sus vidas cotidianas conseguirán que la tensión nunca les domine. Observarán que la relajación hace que mejoren sus rendimientos y se darán cuenta de que no es necesario acostarse para relajarse. Con lo que van a aprender podrán relajarse en cualquier ocasión, aunque estén en los lugares o situaciones más inverosímiles. La relajación física y mental es esencial para el bienestar v el desarrollo del niño."

"Parece demostrado que existe una estrecha relación entre la tensión de los músculos de la cara y el estado de ánimo. Si los niños aprenden a relajar los músculos de la cara desde pequeños, lograrán, de una manera inconsciente, modificar su tensión física y psíquica. Una cara tensa transmite ansiedad a los que la rodean y, esta ansiedad, puede que hasta se contagie a los demás. Por otro lado, el niño que permanentemente tiene contraídos los músculos de la frente, es muy probable que padezca dolores de cabeza."

Standl, Eberhard Diabetes: qué es y cómo convivir mejor con ella Barcelona: Herder, 2004 166 p. il. 22 cm. 616 STA dia

"Las personas diabéticas deben ser capaces de aceptar la enfermedad como una realidad y un aspecto permanente de su vida. Saber que uno sólo es capaz de enfrentarse a ella si conoce sus propias reglas y condiciones servirá para superar las depresiones y la autocompasión. Enfrentarse a la diabetes es como enfrentarse a la vida misma: una oportunidad para aprovechar de manera inteligente y responsable las numerosas posibilidades que todavía nos ofrece la vida. ¡Sólo de este modo disfrutará de calidad de vida y buenas perspectivas para el futuro! Los mayores peligros en el trato con la diabetes consisten en: Negar la enfermedad. [...] Arrojar la toalla y caer en una depresión: eso le haría imposible al paciente colaborar con el médico de forma eficaz. Tener unas esperanzas infundadas de curación: de este modo, uno se dejaría involucrar en métodos erróneos de tratamiento o embaucar fácilmente por cualquier impostor." "Cada vez son más personas con diabetes tipo II las que se deciden por inyectarse una insulina de acción rápida antes de la comida. Constituye una alternativa al tratamiento convencional de insulina con insulina mezclada, en la que es necesario ajustar la comida y las costumbres de vida a la secreción de insulina (ritmo de vida estable). Si aún se conserva suficiente cantidad de insulina propia, bastaría con una inyección de algún tipo de insulina rápida antes de las comidas. De esta forma se ayuda a las células "

"El autocontrol del nivel de glucosa constituye la base de cualquier forma terapéutica en la que se trata de conseguir valores normales de glucosa en sangre en la medida de lo posible. Gracias a los valores de HbA1c medidos durante los controles médicos, tanto el médico como el paciente pueden reconocer fácilmente hasta qué punto se han acercado a este objetivo. Para el autocontrol del nivel de glucosa en sangre se utilizan casi siempre aparatos que desempeñen esa función. Sin embargo, la glucosa se puede medir también sin aparato con ayuda de tiras de prueba comparando sus colores. Ambos métodos poseen la misma precisión si se utilizan correctamente."

El libro de los cambios traducción, prólogo y notas del texto, Jordi Vilà Girona: Atalanta, 2006 604 p. il. 23 cm. 133 ICH lib

"El Yijing [I Ching] se centra en el estudio de sesenta y cuatro figuras de seis líneas que representan distintos avatares de la vida, la sociedad y la naturaleza. Analiza la disposición de estas líneas y su polaridad e incluye textos que intentan explicar las implicaciones de sus relaciones. La unidad gráfica mas simple usada en el sistema de complementanedad bipolar del Yijing se denomina yao, término que designa las líneas individuales que componen la figura llamada hexagrama. Las líneas pueden ser yang yao (——), también denominada gang yao (línea firme); o yin yao (— —), también denominada rou yao (línea dúctil, flexible). La armonía entre la fuerza del yang y la ductilidad del yin es lo que permite un proceso transformativo adecuado, tal y como viene expresado en la 5ª Ala de los Comentarios: «Un yin y un yang: a eso se le denomina Dao [Camino]». Es difícil establecer el origen de las yao. Hasta el momento se han propuesto distintas hipótesis, pero ninguna puede considerarse satisfactoria. Algunas apuntan hacia una representación esquemática de los órganos sexuales humanos. Esta teoría, propuesta por Guo Moruo, recurriría a una explicación gráfica de los signos: la línea entera representaría el pene, mientras que la línea partida simbolizaría la vagina. Otras teorías ven en las yao una evolución estandarizada de las resquebrajaduras obtenidas durante los rituales pirománticos de adivinación."

"El Principio Pasivo es extremadamente suave, pero cuando se pone en acción posee gran firmeza. Es perfectamente tranquilo, pero su virtud es poderosa. {La acción que es cuadrada y recta no genera perversidad; pero si se es obediente al punto que la acción se vuelve redonda, ésta acaba destruyendo el Dao. Para que su virtud alcance la quietud es imprescindible que sea cuadrada.} En su lugar postrero, halla a su señor y encuentra una norma; y aceptando a los diez mil seres, su poder transformativo puede resplandecer. El Dao del Principio Pasivo es el de fluir con la situación. Al acoger [en su seno] el poder del Cielo, sus acciones siempre aparecen en el momento justo. Una familia que atesore lo bueno, con seguridad obtendrá incontables bendiciones; pero una familia que no acumule bondad, con toda seguridad obtendrá innumerables calamidades."

Vázquez, Rodolfo Entre la libertad y la igualdad: introducción a la Filosofía del derecho Madrid: Trotta, 2006 277 p. 23 cm. 340 VAZ ent "Tales situaciones trágicas nos obligan a responder los siguientes cuestionamientos: las teorías éticas y los principios y reglas normativos, morales y jurídicos, ¿deben considerarse relevantes para orientar la actividad de los legisladores, de los jueces y, en general, de los decisores públicos o privados? Si deben serlo, ¿qué tipo de teorías y qué características deben reunir tales principios y reglas para resultar pertinentes? ¿Cuál es en definitiva el lugar de la filosofía moral y jurídica en tales ámbitos de decisión? [...] Por lo general podemos decir que existen dos puntos de vista encontrados ante tales cuestionamientos. Por una parte, se piensa que ante la imposibilidad de alcanzar algún consenso entre las diferentes teorías morales, el filósofo «modesto» debe limitarse al oficio de técnico en su disciplina. Por la otra, el filósofo «ambicioso» piensa que cualquier decisión pública se inscribe en un marco teórico que debe aplicarse a la resolución de cada uno de los casos que se presentan a consideración. Estos últimos, a su vez, abogan bien por una concepción generalista de la moral (ética deontológica, utilitarista, de derecho natural, por ejemplo) o una concepción particularista (contextualismo, casuística, ética del cuidado, de la virtud, entre otras posibles). En un terreno intermedio, señalando las limitaciones de cada una de las dos posiciones extremas, se ubican aquellos filósofos que apelan a un «equilibrio reflexivo» entre principios generales y convicciones particulares, o bien reconocen la primacía de los principios pero no con un carácter absoluto, sino con un valor prima facie." "Todas las reglas, incluso las que regulan conductas específicas, poseen una textura abierta o vaguedad potencial en su significado. Por ello, las reglas tienen excepciones que no pueden ser exhaustivamente especificadas por adelantado. Cuando se trata de determinar si un caso concreto está o no comprendido por el significado actual de una regla, se tiene que admitir que no todos los casos son del mismo tipo ni suscitan los mismos problemas."

Rodolfo Vázquez es doctor en Filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México y licenciado en Derecho por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, de cuyo Departamento Académico de Derecho es profesor de Teoría, Metodología y Filosofía del Derecho.

Wolf, Norbert Hans Holbein "el joven", 1497/98-1543: el Rafael alemán Madrid [etc.]: Taschen, 2004 96 p. il. 23 cm. 75 HOL wol "Los años de Basilea anuncian ya lo que Holbein dominará magistralmente en su condición de pintor de la corte inglesa: el dibujo a mano, que se convirtió en lo más bello de lo que puede ofrecer el arte europeo. Baldung Grien proporcionó a Holbein la idea de emplear papel de color realzado en blanco, que permitía magníficos efectos. La Marcha triunfal o de ofrendas de la Antigüedad, realizada después de 1518 y de la que sólo se conservan fragmentos, denota estilísticamente el conocimiento de los modelos renacentistas italianos, al igual que la Sagrada Familia de hacia 1520. Cristo, varón de dolores, sentado sobre la Cruz, fechado en 1519, ilustra de un modo especialmente enérgico las posibilidades expresivas y dramáticas de esa técnica: ya el joven Holbein dispone de una maestría en el trazo, para crear la forma, que le permite un gran ahorro de medios en las sombras. El sombreado cruzado se encuentra en muy raras ocasiones; la corporeidad surge más bien por medio de los claros. Una «fuerza domada» de esas características presupone que todos los trazos sean precisos, disciplinados, y que obedezcan al cálculo artístico global." "En Madrid se conserva el Retrato de Enrique VIII de Inglaterra, pintado por Holbein hacia 1536/37 y que se cuenta entre las principales obras de la Colección Thyssen-Bornemisza. Esta obra muestra la persona, gruesa y segura de sí misma, en un primer plano extremo. La capacidad técnicoartesanal del artista permite plasmar de un modo sorprendentemente preciso los más mínimos detalles de la indumentaria y de las joyas. Sin embargo, tras la ceremoniosa presentación se aprecia la naturaleza violenta, la vitalidad a punto de estallar del soberano. Para el azul del fondo, Holbein emplea el valioso ultramarino como pigmento. En las partes de la indumentaria, el oro a pincel y la plata ponen acentos lujosos. Debido a que el rey no aparece en ningún ambiente concreto, sino ante un fondo de color neutro, se destaca de cualquier contexto temporal. A esta forma de presentación casi sacra contribuye también el hecho de que el cuerpo de Enrique no proyecte ninguna sombra al fondo. La individualidad expresada en el modelado que da la respiración al rostro, se encuentra con una estilización atemporal."

Gürtler, André Historia del periódico y su evolución tipográfica Valencia: Campgràfic, 2005 209 p. il. 24 cm. 070 GUR his "La invención de la prensa mecánica permitió la fabricación industrial de los diarios a principios del siglo xix y se alcanzaron tiradas de hasta cuatro mil ejemplares por hora. El movimiento de vaivén que producía la impresión sobre la forma, o plancha de metal donde se ajustaban los tipos móviles que componían los contenidos de las páginas, obligó al acoplamiento de los llamados corondeles -o filetes verticales metálicos- entre las columnas de los textos, desde la parte superior a la interior de la plana, para fijar bien la composición tipográfica. Esto impedía que las informaciones superasen una columna de ancho y, como consecuencia, naciera la denominada maqueta vertical, que marcó la imagen gráfica de los periódicos hasta el uso de la estereotipia en el proceso de producción. La característica más destacada de la verticalidad era que las informaciones se publicaban sin títulos, encadenadas en largas columnas, y separadas por una pleca o rayita tipográfica."

"El desarrollo del diseño periodístico moderno comenzó realmente cuando se consolidó la fotocomposición y la impresión por el sistema ófset, sobre todo a partir de 1966. El Diario SP (Madrid, 1967) fue de los primeros en Europa en editarse mediante este procedimiento y pretendía exponer un diseño parecido al de una revista. Incluía grandes fotos impresas a todo color y usaba con profusión fondos coloreados en los textos. La posibilidad de producir un periódico por medios fotográficos había que aprovecharla al máximo para diferenciarse de los demás, y demostrar que los que se editaban tipográficamente no podían competir con su flamante tecnología."

"¿Qué periódico renueva ahora su apariencia? Sin duda, el que no vende como antes y ha bajado su tirada. Entonces tiene que hacer algo para recuperar lectores, y sus directivos piensan que cambiando el diseño lo pueden conseguir. Aparece entonces la llamada dictadura del diseño, y esto representa, en numerosos casos, que el criterio informativo queda subordinado al estético."

Mihura, Miguel (1905-1977) Melocotón en almíbar; Ninette y un señor de Murcia Madrid: Espasa Calpe, 2006 293 p. 19 cm. T MIHURA mel

Miguel Mihura (España, 1905-1977), dramaturgo, periodista y autor de guiones cinematográficos, es considerado el más importante creador del teatro del absurdo y de humor en lengua castellana de este siglo. Nació en Madrid y escribió en revistas humorísticas como La ametralladora y La Codorniz, que supusieron un auténtico revulsivo en la España de la posquerra. También participó en el guión de Bienvenido, Mr. Marshall, de Berlanga, una de las cintas clave de la cinematografía española. Colaboró con otros autores en obras de éxito como ¡Viva lo imposible! (1939), Ni pobre ni rico, sino todo lo contrario (1943) y El caso de la mujer asesinadita (1946). Su primera obra teatral, Tres sombreros de copa (1932), no se estrenó hasta veinte años después y constituyó uno de los acontecimientos capitales del teatro español del siglo XX. Después se llevaron a la escena, entre otras, la siguientes obras suyas: Sublime decisión (1955), Mi adorado Juan (1956), Melocotón en almíbar (1958), Maribel y la extraña familia (1959), Ninette y un señor de Murcia (1964) y Sólo el amor y la luna traen fortuna (1968).
epdlp.com

"Monsieur Sánchez continuó tocando la gaita durante tres cuartos de hora aproximadamente. En parís, mientras tanto, la gente paseaba por los Campos Elíseos, recorría el Bosque de Bolonia, subía a Montmartre, tornaba un «pernod» en cualquier café del Barrio Latino, veía los escaparates de la rue Saint-Honorée, y, sobre todo, navegaba por el Sena en el «bateau-mouche», escuchando alguna bella canción francesa. Yo, en cambio, no. Yo era un ser afortunado que había tenido la suerte de vivir una maravillosa aventura en mi primera noche de París, y, por consiguiente, me tenía que quedar en casa oyendo cómo aquel tío tocaba la gaita, que, a mí, personalmente, y con todos mis respetos, es uno de los ruiditos que más me chinchan. Poco después ocurrirían otros acontecimientos que modificarían el rumbo de mi maravillosa aventura. Pero yo, mientras tanto, como un caballero español, seguí escuchando tocar la gaita, con la sonrisa en los labios y sin dar ninguna muestra de fatiga."

Bourgoin, Christine Proteínas vegetales: una sana alternativa a la carne Madrid: Susaeta, 2003 174 p. il. 21 cm. 613 2 bou

"Los vegetarianos constituyen en Europa aproximadamente el 5% de la población; en España su número ronda los 1,5 millones y va en aumento cada año. Atendiendo a este crecimiento, no puede considerarse como un fenómeno marginal. Incluso ha aparecido un logotipo vegetariano que puede fijarse a cualquier producto que no contenga ninguna materia de origen animal. Y esto no sólo es aplicable a la alimentación, sino también a los cosméticos, la ropa y los artículos de limpieza. Así como los 800 millones de hindúes vegetarianos lo son por tradición, no ocurre lo mismo en Occidente, donde los 40 millones de europeos que han escogido esta forma de alimentación se desmarcan de la norma y manifiestan su desacuerdo con ella. Esta opción exige una gran entrega, por eso es raro que uno se haga vegetariano de la noche a la mañana. Antes bien, suele ser el fruto de una reflexión sobre uno mismo, una forma distinta de ver el mundo o la consecuencia final (o el inicio) de una toma de conciencia."

"Hasta hace unos años, las proteínas vegetales carecían de especial interés para el consumidor occidental. Sólo recientemente éste ha descubierto las grandes propiedades de la soja, a lo que en buena medida ha contribuido la actualidad. Pero de ahí a admitir que las proteínas vegetales nos ayudan a diversificar nuestra dieta, tienen un excelente sabor y además incorporan una gran calidad nutricional... quedan muchos hábitos por modificar y algunas informaciones que proporcionar. [...] Las personas estrictamente vegetarianas, que no consumen ningún producto de origen animal, así como aquellas que asocian los huevos y los productos lácteos a los vegetales, han aprendido a equilibrar correctamente su alimentación con estos productos. En el caso concreto del primer grupo, es necesaria una extrema vigilancia, ya que una dieta mal planteada puede conducir en unos pocos meses a graves carencias. Para aquellos que mantienen una alimentación omnívora, aun cuando los productos cárnicos sólo intervengan esporádicamente, no puede existir ninguna carencia proteica en tanto en cuanto la ración calórica sea la correcta."

Rilke, Rainer Maria Serpientes de plata y otros cuentos Madrid: Siruela, 2006 232 p. 23 cm. N RILKE ser

Rainer María Rilke es considerado como uno de los más importantes e influyentes poetas modernos a causa de su preciso estilo lírico, sus simbólicas imágenes y sus reflexiones espirituales. Nació en Praga en 1875. Después de una infancia solitaria y llena de conflictos emocionales, estudió en las universidades de Praga, Munich y Berlín. Sus primeras obras publicadas fueron poemas de amor, titulados Vida y canciones (1894). En 1897, Rilke conoció a Lou Andreas-Salomé, la hija de un general ruso, y dos años después Retrato de Rilke por Paula viajaba con ella a su país natal. Inspirado por Modersohn-Becker las dimensiones y la belleza del paisaje tanto como por la profundidad espiritual de la gente con que se encontró, Rilke se formó la creencia de que Dios está presente en todas las cosas. Estos sentimientos encontraron expresión poética en Historias del buen Dios (1900). Después de 1900 Rilke eliminó de su poesía el vago lirismo que, al menos en parte, le habían inspirado los simbolistas franceses, y, en su lugar, adoptó un estilo preciso y concreto, del que pueden dar ejemplo los poemas recogidos en el Libro de las imágenes (1902) y las series de versos de El libro de las horas (1905). En París, en 1902, Rilke conoció al escultor Auguste Rodin y fue su secretario de 1905 a 1906. Rodin enseñó al poeta a contemplar la obra de arte como una actividad religiosa y a hacer sus versos tan consistentes y completos como esculturas. Rilke residió en Munich durante casi toda la I Guerra Mundial y en 1919 se trasladó a Sierre (Suiza), donde se estableció, salvo visitas ocasionales a París y Venecia, para el resto de su vida. Allí completó las Elegías de Duino y escribió Sonetos a Orfeo (1923). Estos dos ciclos son considerados como su logro poético más importante. Las elegías presentan a la muerte como una transformación de la vida en una realidad interior que, junto con la vida, forman un todo unificado. La mayoría de los sonetos cantan la vida y la muerte como una experiencia cósmica. La obra de Rilke con su hermetismo, soledad y pereza llegó a un profundo existencialismo e influyó en los escritores de los años cincuenta tanto de Europa como de América. En lengua española, Rilke tuvo excelentes traductores -admiradores- como Francisco Ayala, Pablo Neruda, Gonzalo Torrente Ballester o José María Valverde. Rilke murió el 29 de diciembre de 1926 en Valmont (Suiza).
epdlp

Casado da Rocha, Antonio Thoreau: biografía esencial Madrid: Acuarela, 2005 208 p. il. 19 cm. 929 THO cas

Henry David Thoreau (Concord, Massachusetts, 1817-1862) fue agrimensor, naturalista, conferenciante y fabricante de lápices. Además de uno de los padres fundadores de la literatura norteamericana, hoy día se le considera un pionero de la ecología y de la ética medioambientalista. Thoreau quiso experimentar la vida en la naturaleza, por lo que desde el 4 de julio de 1845 vivió dos años en un bosque cerca de Walden Pond, no lejos de su familia y amigos en Concord. Abandonó su cabaña el 6 de septiembre de 1847 para vivir con su familia. Walden, que relata su vida en los bosques, fue publicada en 1854. En 1846 Thoreau se negó a pagar impuestos debido a su oposición a la guerra contra México y a la esclavitud en Estados Unidos, por lo que fue condenado a prisión durante unos días. De este hecho nació su tratado La desobediencia civil. En este texto se declara uno de los conceptos principales de su ideología: la idea de que el gobierno no debe tener más poder que el que los ciudadanos estén dispuestos a concederle, llegando a tal punto que propone la abolición de todo gobierno, una ética contraria a la capitalista y burguesa, y se declara enemigo del Estado. "A comienzos de la primavera de 1845, Thoreau comenzó a talar algunos pinos en la orilla de la laguna Walden, a tres kilómetros del centro de Concord. Tenía veintisiete años. [...] Quería vivir deliberadamente, enfrentarme sólo a los hechos esenciales de la vida, y ver si puedo aprender lo que ésta tenga que enseñarme; para no tener que descubrir, en la hora de mi muerte, que no he vivido." "Por eso no quería que sus lectores cometieran la equivocación de adoptar a ciegas su modo de vida, pues al margen de que él pudiera haber encontrado otro nuevo para cuando el lector hubiera aprendido el antiguo, Thoreau deseaba que hubiese tantas personas diferentes en el mundo como fuera posible; que cada uno tuviera el máximo cuidado en descubrir y perseguir su propio camino, en lugar del de su padre, su madre o su vecino. Además de la voluntad de evitar las trampas que nos ponemos a nosotros mismos e ir a los hechos esenciales de la vida, hay en Walden una tensión entre la soledad y la compañía, entre la naturaleza y la urbanidad."

222 cuestiones sobre la energía Miguel Barrachina Gómez... et al Madrid: Foro de la Industria Nuclear Española, 2001

311 p. il. 21 cm. 620 DOS dos

"Casi toda la energía de que disponemos proviene del Sol. Él es la causa de los vientos, de la evaporación de las aguas superficiales, de la formación de nubes, de las lluvias y, por consiguiente, de los saltos de agua. Su calor y su luz son la base de numerosas reacciones químicas indispensables para el desarrollo de los vegetales y de los animales que con el paso de los siglos han originado combustibles fósiles: carbón, petróleo, ... Si recordamos el principio de la conservación de la energía, afirmaremos de manera incuestionable que la energía no se crea ni se destruye, solamente se transforma. Por tanto, si necesitamos obtener energía, tendremos que partir de algún cuerpo que la tenga almacenada y pueda experimentar una transformación. A estos cuerpos se les llama fuentes de energía. De forma más amplia llamaremos fuente de energía a todo sistema natural, artificial o yacimiento que puede suministrarnos energía. Las cantidades disponibles de energía de estas fuentes es lo que se llama recurso energético. La Tierra posee enormes cantidades de estos recursos. Sin embargo, uno de los problemas que tiene planteada la humanidad es la obtención y transformación de los mismos. Las fuentes energéticas más buscadas son aquellas en las que se dispone de energía concentrada (mucha energía por unidad de masa). Es el caso del carbón, petróleo, gas natural, uranio, etc. Por el contrario, tenemos otro tipo de fuentes de energía llamada difusa, en la que existen dificultades para su captación y concentración. Es el caso de la energía solar, eóllca, etc. En las primeras hay que tener en cuenta, además del contenido energético, las impurezas, localización del yacimiento, facilidad de explotación, tecnología requerida; razones todas ellas que inciden directamente en el coste de obtención de esa energía y por tanto en la rentabilidad de la explotación. En el caso de las energías difusas el problema no está en la extracción, sino en la concentración, almacenamiento y transformación. Estos datos son importantes para hacer el balance económico de cada fuente."

Aportaciones de la física a la medicina Madrid: Colegio Oficial de Físicos, 2006

52 p. il. 24 cm. 61 APO apo

"Si bien la medicina se nutre de las ciencias básicas, cuando no se confunde con ellas como pasaba en el renacimiento, la contribución más llamativa se produce a partir de finales del siglo XIX con los descubrimientos de los RX y la radiactividad y sus inmediatas aplicaciones a la medicina. Los avances de la ciencia y de la tecnología a lo largo del siglo XX han sido continuos, acelerados y prodigiosos; la medicina sin duda no ha corrido ajena a ellos y ha tenido la necesidad de plantearse la colaboración de otros profesionales para resolver problemas que plantean el uso de agentes físicos. Es a partir de los años 30 del siglo pasado cuando empiezan a incorporarse los físicos a los hospitales de algunos países europeos, como Inglaterra y Suecia. En España la incorporación de los físicos a los hospitales comienza en 1963. ....Aunque los agentes físicos que intervienen en sanidad son múltiples, es difícil imaginar una función fisiológica en la que la Física no tenga algo que ver: la vista, el oído, la tensión arterial, la temperatura, la mecánica de todos los movimientos, los potenciales evocados, etc, es, sin duda, la aplicación de radiaciones ionizantes a la terapia, la actividad que desencadena la demanda de físicos para medir la dosis de radiación que han de recibir los pacientes en los tratamientos. Como todo en la vida humana tiene una razón de ser, podemos hacer una panorámica de la situación de la medicina y de la sociedad en la etapa en que empezaban a incorporarse los físicos a los hospitales. [...] Desde el punto de vista técnico, científico y profesional es necesario conocer, medir, y controlar los agentes que se aplican a los pacientes, para garantizarles la calidad de los tratamientos, y ésta es la situación en que la medicina se hace multidisciplinar y requiere la participación de otros profesionales en la asistencia médica entre los que los físicos no son ajenos. La incorporación de los físicos a los hospitales en España coincide con la creación de grandes hospitales de la Seguridad Social, lo que supuso un cambio importante en la asistencia sanitaria. Los hospitales hasta entonces eran clínicas o sanatorios que pertenecían a entidades privadas, que estaban atendidos por enfermeras y monjas, y los médicos iban solo a operar y a "pasar visita", sin coordinación ni programa común entre ellos. En los hospitales de la Seguridad Social se empezó a trabajar a jornada completa y con unos objetivos propios del hospital y de cada uno de los servicios que lo componían."

Jazmín, Florencio El lenguaje de las flores y el de los colores Palma de Mallorca: José J. de Olañeta, 2004

217 p. il. 21 cm. 58 JAZ len

"¿Qué tienen las flores que fijan las emociones? Las plantas, como todos los seres vivos, cambian constantemente. Nunca son las mismas que ayer. Sin embargo, encierran un misterioso elemento de permanencia en sí mismas. Siguen representando aquello que fueron incluso cuando cambian de aspecto. Como ese geranio diminuto y frágil, convertido ahora en una mata frondosa. Pero idéntico en su razón de ser. Hay épocas de mi vida que se han cerrado por completo. Cosas que he olvidado. Pero en cambio, algunas plantas me acompañan a través de esos tránsitos sin perder ni un ápice de su evocación. Aún hoy, cuando las miro, recuerdo aquel piso donde estuvieron. Un balcón, una terraza. Lugares de los que no conservo más que un halo difuso. Sólo las plantas me unen al pasado. El enigma de esa fijación de las emociones a través de las flores es quizás el signo más antiguo de humanidad. Antes de la pintura rupestre, mucho antes del arte mobiliario en la piedra, los hombres de Neanderthal ya colocaban flores sobre sus muertos. En la subconsciencia más remota, la flor representa para el hombre de todos los tiempos un fluir emocional, una cristalización, una palabra. Por alguna razón que desconocemos, llevamos las flores en nosotros mismos. Las flores acompañan la existencia humana en todas sus estaciones. Los ramos en la clínica después del parto. Los ramilletes para celebrar un aniversario, una fiesta. La margarita que deshojaban las chicas del «mequiere-no-me-quiere». La rosa para declarar el amor. La manzanilla que cura. Símbolos de espiritualidad como el lirio. Los crisantemos para los difuntos. El ramo de la novia. Hay un mensaje floral para cada momento de la vida. Incluso la despedida. Los muertos de todos los tiempos se han ido entre flores y perfumes. Y cada vez que paso por una de esas praderas llenas de asfodelos, tan parecidos a candelabros encendidos, me acuerdo de las descripciones de los griegos, que representaban así su paraíso. Es inaudito que, teniendo tanta presencia fáctica entre nosotros, hayamos olvidado casi todo sobre ese lenguaje de las flores. Y aún más: que no reflexionemos sobre por qué las necesitamos."

Taibo, Paco Ignacio Ernesto Guevara, también conocido como El Che Barcelona: Planeta, 2006 834 p. il. 19 cm. 929 GUE tai

"Van 82 hombres en el yatecito, amontonados, codo con codo, arrebujados contra el frío de su última noche mexicana. Son guapos, pero se encuentran en un estado a medio camino entre el desconcierto, el miedo y la esperanza. Y son guapos no en el sentido castizo español o mexicano de la palabra, sino en el sentido cubano de valientes, echados para adelante. Y están guapeando al proponerse derrocar a una dictadura militar con esos 82 hombres mal armados en ese barquito frágil. Y este guapear final es el último equívoco en el abandono de México, donde ser guapo no es ser valiente y ser pendejo es ser pendejo y no cobarde. Se termina un par de años de dudas, de construir empresa imposible. Como se decía entonces, "ahora, Dios dirá". Los esperan alertados por traidores y soplones más de 35 mil hombres en armas incluyendo a la policía, un ejército dotado con tanques, 10 navios de guerra, 15 guardacostas y 78 aviones de combate y transporte. Pero ahora el Granma va bailando sobre las olas, sometido a las inclemencias del norte que azota el Golfo, y México se queda atrás, en una memoria que en el paso del tiempo, para el protagonista central de esta historia y sus compañeros, resultará benévola, en la que se recordarán las ayudas y las sonrisas, y no las mordidas y los policías que torturaban; las largas caminatas por Insurgentes y los tacos, y no el frío y la soledad. Quedará en la memoria la solidaridad de Cárdenas y la belleza de las pirámides mayas, incluso el recuerdo de la vieja María y no los patios de altas paredes de la cárcel de Miguel Schultz."

Holzhey, Magdalena Giorgio de Chirico,1888-1978, el mito moderno Taschen, 2005 96 p. il. 23 cm. 75 DEC hol

"De Chirico sigue a Nietzsche también en lo que respecta al concepto de un arte «metafísico». El uso que Nietzsche hace del término «metafísica» era absolutamente ambivalente. Empleaba el término una y otra vez, denominaba al arte incluso como la «actividad realmente metafísica de la vida». Sin embargo, al mismo tiempo hablaba despectivamente de los «transmundanos», que creían reconocer el sentido de las cosas y todos los sentimientos profundos únicamente en un mundo de algún modo metafísico, es decir trascendente. Le interesaba dar al concepto de metafísica un nuevo sentido. La metafísica, en el sentido tradicional, significaba enfrentarse a una serie de cuestiones relativas al más allá, a lo divino, lo ideal y lo que tiene última validez. Sin embargo, la afirmación de la «muerte de Dios», central en su pensamiento, le lleva a ver de modo relativo las apariencias del mundo, las creaciones de la lógica humana y la afirmación de la existencia de una verdad última. Esa última verdad del hombre, tan largamente buscada, se transforma en el comprender que no existe ninguna verdad única. Lo que hay vivo en nosotros, experiencias metafísicas, enigmáticas y profundidad, se fundamenta únicamente en el mundo inmanente. En esta idea fundamental, De Chirico sigue a Nietzsche. La pintura metafísica busca lo enigmático de los fenómenos del mundo no más allá de las cosas, sino dentro de ellas: «Nosotros los metafísicos hemos canonizado lo real», escribió en 1919. De Chirico se dio cuenta, con agudeza, de que este aspecto de Nietzsche no se limita a la destrucción de una verdad idealista, sino que prepara el camino para una nueva poesía: «Schopenhauer y Nietzsche fueron los primeros en enseñar el profundo significado que tiene el nosentido de la vida. También enseñaron cómo este nosentido se podría transformar en arte».

Sokal, Alan D. Imposturas intelectuales Barcelona: Paidós, 2006

Alan Sokal, Jean Bricmont 315 p. 24 cm. 001 SOK imp

"El origen de este libro estuvo en una broma. Desde hace años, estamos asombrados e inquietos por la evolución intelectual que han experimentado ciertos medios académicos norteamericanos, Al parecer, amplios sectores pertenecientes al ámbito de las humanidades y de las ciencias sociales han adoptado una filosofía que llamaremos -a falta de un término mejor«posmodernismo», una corriente intelectual caracterizada por el rechazo más o menos explícito de la tradición racionalista de la Ilustración, por elaboraciones teóricas desconectadas de cualquier prueba empírica, y por un relativismo cognitivo y cultural que considera que la ciencia no es nada más que una «narración», un «mito» o una construcción social. En respuesta a este fenómeno, uno de nosotros, concretamente Sokal, decidió emprender un experimento no ortodoxo (y, forzoso es admitirlo, no controlado). Consistía en presentar una parodia del tipo de trabajo que ha venido proliferando en los últimos años a una revista cultural norteamericana de moda, Social Text, para ver si aceptaban su publicación. El artículo, titulado «Transgredir las fronteras: hacia una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica», estaba plagado de absurdos, adolecía de una absoluta falta de lógica y, por si fuera poco, postulaba un relativismo cognitivo extremo: empezaba ridiculizando el «dogma», ya superado, según el cual «existe un mundo exterior, cuyas propiedades son independientes de cualquier ser humano individual e incluso de la humanidad en su conjunto», para proclamar de modo categórico que «la "realidad" física, al igual que la "realidad" social, es en el fondo una construcción lingüística y social». Acto seguido, mediante una serie de saltos lógicos desconcertantes, llegaba a la conclusión de que «la  de Euclides y la G de Newton, que antiguamente se creían constantes y universales, son ahora percibidas en su ineluctable historicidad». El resto del texto era del mismo tono. Pese a todo, el artículo fue aceptado y publicado. Pero eso no fue lo peor, sino que además se insertó en un número especial de Social Text dedicado a rebatir las críticas vertidas por distinguidos científicos contra el posmodernismo y el constructivismo social. Difícilmente podrían encontrar los editores de Social Text una forma más radical de tirar piedras sobre su propio tejado. Poco después, el mismo Sokal se encargó de desvelar la broma, suscitando un gran escándalo tanto en la prensa popular como en las publicaciones académicas."

Martínez Reverte, Javier La aventura de viajar: historias de viajes extraordinarios Barcelona: Plaza & Janés, 2006 308 p. lám. 24 cm. N MARTÍNEZ REVERTE ave

Javier Reverte nació en Madrid en 1944. Estudió periodismo y filosofía y, muy joven, comenzó a trabajar en prensa. Su éxito entre los lectores españoles se produjo en 1996 con la aparición de El sueño de África, que revalidó con sus siguientes libros de viajes: Vagabundo en África 0998), Corazón de Ulises (2000; reeditado en 2006), Billete de ida (2001), Los caminos perdidos de África (2002) y El rio de la desolación (2004). Ha publicado una biografía, Dios, el diablo y la aventura (2001), sobre la vida de Pedro Páez, jesuita español que fue el primer europeo en alcanzar a ver las fuentes del Nilo Azul en Etiopia, en el año 1618. Además es autor de un libro de fotografías de sus viajes: El ojo sentimental (2003) y tiene también editados tres libros de poemas: Metrópoli (1982), El volcán herido (1987) y Trazas de polizón (2005). Como novelista cabe destacar sus títulos Muerte a destiempo (1982), Campos de fresa para siempre (1986), Todos los sueños de! mundo (1999) y Trilogía de Centroamérica (2000). En el año 2001 su libro La noche detenida obtuvo el Premio de novela Ciudad de Torrevieja. En 2005 apareció su última novela, El médico de Ifni, que obtuvo una gran acogida por parte de la crítica y el público. "Siempre tuve el propósito, hasta donde mi memoria alcanza, de ser escritor. Pero nunca, hasta hace muy pocos años, se me ocurrió ser un narrador de viajes. Mi primer libro viajero surgió de manera espontánea y por casualidad. Siendo un niño de ocho o nueve años, le dije a mi tía Amelia, una hermana de mi padre, que quería ser misionero, marcharme a África y, a la vuelta, hacerme escritor. Ella me dio un capón cariñoso y me contestó que me olvidase de la idea, que Dios ya estaba muy bien servido. Entonces pensé que sería explorador en lugar de misionero; pero mi tía volvió a propinarme un capón y me informó de que ya no quedaba ningún territorio por explorar en el mundo. Debió de ser en ese momento cuando decidí dedicarme a relatar aventuras imaginarias, copiadas de los libros que leía entonces, tomando la precaución de no decírselo a mi tía, por si acaso trataba de disuadirme a base de capones."

Centelles Pastor, Jaume La biblioteca, el corazón de la escuela Barcelona: Octaedro, 2006 266 p. il. 23 cm. 027 CEN bib

"El aprendizaje de la lectura es una de las preocupaciones históricas del profesorado. En las reuniones o conversaciones, la constante inquietud sobre los progresos del alumnado en este ámbito es motivo de debates y de interrogantes múltiples. En la escuela se dedican abundantes esfuerzos personales y materiales a atenuar las carencias que a menudo se generan en el alumnado por causa de las deficiencias de comprensión lectora, la pobreza del lenguaje oral y escrito o la deficiencia de ciertos métodos de aprendizaje. Son horas y horas las que se dedican a la ortografía, a los dictados, a las descripciones, etc., con unos resultados exiguos, desesperantes. Los maestros y las maestras somos profesionales que intentamos estar al día, nos esforzamos en encontrar lo mejor para que el alumnado aprenda a leer, programamos refuerzos de todas clases, preparamos fichas de comprensión, juegos de lenguaje y cuadernos, hacemos cursillos y leemos revistas especializadas..., pero parece que no tenemos éxito."

"La biblioteca escolar es un espacio fundamental de comunicación e intercambio en el que la lectura, la investigación y la búsqueda tienen su lugar de encuentro. Una biblioteca que forme parte del proyecto educativo del centro es un recurso pedagógico de primera magnitud y se convierte así en uno de los verdaderos motores de la escuela alrededor del cual gira el desarrollo curricular, funcionando a la vez como biblioteca tradicional con materiales impresos, como hemeroteca, y como «mediateca» con materiales audiovisuales y también en los nuevos soportes. El modelo de biblioteca escolar que se entrevé en las normas educativas es el de un centro de recursos para el aprendizaje del alumnado, que dé soporte a los maestros y se relacione con el entorno social y cultural de la escuela. La biblioteca es un elemento básico para ayudar a establecer una cultura comunicativa y de aprendizaje permanente."

Font, Àngel Microcréditos: la rebelión de los bonsáis Barcelona: Icaria, 2006 110 p. 22 cm. 336 FON mic "Muchos años después de este primer encuentro con el microcrédito coincidí en un foro internacional con Muhammad Yunus, fundador del Grameen Bank de Bangladesh y principal estandarte mundial de los microcréditos. No era la primera vez que coincidía con él. Por suerte, el profesor Yunus tiene potentes conexiones en España que le han permitido visitar nuestro país con frecuencia en los últimos años. Sus conferencias son siempre un éxito, tanto por la asistencia de público, como por el entusiasmo que despiertan sus intervenciones, siempre inspiradoras. [...] Desde su posición de profesor universitario retornado a su país, tras una larga estancia en Estados Unidos, deseaba contribuir a su desarrollo. Bangladesh había alcanzado recientemente su independencia y requería generar nuevas capacidades. Pero tras unos años de contribución puramente académica, concluyó que la teoría económica circunscrita a un aula de la Universidad de Chittagong no ofrecía el marco de transformación que esperaba. Como muchos emprendedores sociales, el profesor impulsó varios proyectos de desarrollo de su comunidad antes de dar con la idea indicada. Al principio, se centró en la mejora productiva de los procesos agropecuarios de la región y en la introducción de mecanismos de gestión de los sistemas locales de riego. Aquellas iniciativas no tuvieron el éxito deseado, pero le aportaron unas lecciones muy apropiadas para orientar su trabajo. Así que un día, visitando la aldea de Jofra, uno tie los pueblos de alrededor del campus universitario, comprobó las dificultades que tenían muchas mujeres para tirar adelante sus pequeñas actividades económicas. Mayoritariamente eran artesanas del bambú. No disponían del dinero suficiente para comprar las materias primas, por lo que acababan comprándolas a los mismos comerciantes que después compraban sus productos manufacturados en unas condiciones salvajemente desiguales. Y ese abuso absorbía la mayoría de los beneficios de su actividad. Así que les propuso un pequeño experimento. Con una pequeña cantidad de dinero de su propio bolsillo, equivalente a unos veintisiete dólares, creó un pequeño fondo de crédito que distribuyó entre más de cuarenta mujeres. Los resultados fueron sorprendentes en tan sólo unas semanas y sirvieron para sentar las bases del Grameen Bank, una de las organizaciones especializadas en microcrédito que atiende a un mayor número de clientes en el mundo."

Guerrero, Pablo Viviendo siglos Castellón: Ellago, 2006

87 p. il. 23 cm. P GUERRERO viv

Temes herir la pequeñez del agua en cada una de sus gotas quietas. Y el verso del poema, donde haces crepitar el buen amor que alumbran las palabras. Temes herir la inercia de las hojas, su rodar y rodar en la rueda del viento. Temes herir los colores del alba, y el sueño blanco de la cal y el fuego. Y el calor de la noche, la noche de la albahaca en las sombras húmedas que coronan el mar. Temes herir, amada, a la luz de la muerte, al nuevo nacimiento que alimenta la tierra. Porque temes herir andas despacio, a favor de la nieve, de la nieve que pisas sin dejar tus huellas.

Acaso aún no sabemos qué es la plena plenitud de las mareas de la tierra o del mar. Acaso aún nos manchamos de dudas, en las horas vacías en que callan los pájaros. Acaso aún es causa de dolor, de miedo y de tristeza el roce de la piel en la mirada. Acaso aún no merecemos morir para nacer en el acto de amarnos.

Aspectos legales de la agricultura transgénica Ramón Herrera Campos y Maria José Cazorla González (Eds.) Almería: Universidad de Almería, 2004 200p. 21cm.

"El siglo XXI ha dado comienzo con una fuerte discusión sobre los alimentos transgénicos. La sociedad europea considera peligroso el hecho de liberar organismos genéticamente alterados en el medio ambiente mediante su cultivo, pues una vez liberados y alterados por la ingeniería genética estos organismos serán incontrolables, irrecuperables, y lo más importante se propagan y reproducen por sí mismos provocando alteraciones en otras especies. Por otra parte, las compañías biotecnológicas junto a otros países entre los que destacan EEUU, Canadá o Japón defienden que el cultivo de plantas transgénicas es igual a cualquier otro cultivo normal solo que sus plantas son resistentes a determinadas plagas, o tienen un crecimiento más rápido. La verdad habrá que encontrarla entre los fuertes intereses económicos en juego y los riesgos que parece conllevar, no la investigación de la ingeniería genética, sino su liberalización y comercialización para el consumo humano. [...] La sociedad vive en un continuo estado de alarma ante determinados avances científicos, tales como la clonación en mamíferos o los cultivos transgénicos y su utilización en la producción de alimentos. El debate sobre los alimentos transgénicos se ha producido como consecuencia de los intereses enfrentados de la industria biotecnológica y los agricultores avanzados, por un lado, y los grupos ecologistas y determinadas ONGS y asociaciones de consumidores, por otro lado. En definitiva, el gran enfrentamiento se produce entre las grandes compañías multinacionales productoras de las plantas transgénicas y los agricultores avanzados. Habría que preguntarse que a qué se debe el clima de desconfianza y rechazo hacía las plantas y los alimentos transgénicos que se ha producido en buena parte de la sociedad. En cierto modo puede achacarse a la falta de transparencia informativa y a una serie de estrategias poco afortunadas por parte de los interesados en la rápida comercialización de estos productos."

Moix, Jenny Cara a cara con tu dolor Barcelona: Paidós, 2006 616 MOI car "En los casos en que no se halla la prueba contundente de que hay algo «estropeado» en el organismo, se cuelga a la persona la etiqueta de «paciente con dolor psicológico», y, desgraciadamente para algunos, «dolor psicológico» significa «dolor inventado», por lo cual estas personas son pacientes con los que no se sabe muy bien qué hacer. En algunos casos, se los envía directamente al psiquiatra, sin prescribirles ningún tratamiento de tipo médico. No hace falta decir que, además de tener que soportar su dolor, los pacientes tienen que aguantar la incomprensión de las demás personas y cargar con la culpabilidad que esto genera, ya que prácticamente se insinúa que su dolor es culpa suya, que es consecuencia de la forma que tienen ellos de afrontar la vida o incluso se les sugiere que es producto de algún conflicto que permanece guardado en la profundidad de su inconsciente." "Lo que pensamos y lo que sentimos no sólo puede afectar al dolor que sufrimos, sino que, de hecho, afecta a todo nuestro organismo. Ésta no es una idea nueva, ya que se remonta muy atrás en el tiempo. En el pasado más cercano, hace unas décadas, se empezó a hablar de enfermedades psicosomáticas, refiriéndose a aquellas que tenían una causa psicológica evidente. Una enfermedad psicosomática clara son las úlceras de estómago, pues suelen producirse como consecuencia de situaciones de estrés. Actualmente ya no se habla tanto de enfermedades psicosomáticas para diferenciarlas de las puramente orgánicas porque, de hecho, se está demostrando que los factores psicológicos pueden desempeñar un papel en el inicio, el mantenimiento o la curación de cualquier enfermedad. Ahora no se emplea tanto la etiqueta de «enfermedad psicosomática» porque todas las enfermedades son, en cierta medida, psicosomáticas." "Partiendo de las innumerables investigaciones que muestran cómo el dolor crónico se encuentra determinado por motivos tanto orgánicos como psicológicos, en países como Estados Unidos lo habitual es que cuando una persona sufre dolor crónico (dolor lumbar, cefaleas, fibromialgia, artritis, etc.) sea tratada por médicos y psicólogos conjuntamente. Todas las investigaciones al respecto apuntan hacia la misma dirección: los pacientes muestran una mayor mejoría cuando paralelamente al tratamiento médico reciben un tratamiento psicológico."

Bruno, Pep Cuaderno de imágenes Guadalajara: Gráficas Minaya, 2006

150p. 21cm. N BRUNO cua

Licenciado en Filología Hispánica (DA) y en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada (UCM), y diplomado en Trabajo Social (UPCo), también he realizado bastantes cursos de formación complementaria sobre: creatividad, educación sexual, teatro como recurso educativo, etc. En el ámbito universitario he trabajado cuatro años en la primera edición crítica de las obras completas de Borges. Mi oficio es el de contar cuentos a niños, jóvenes y adultos; he contado por toda España, y también en otros países: México (en tres ocasiones), Portugal, Perú, Chile, Costa Rica, Panamá, Paraguay, Bolivia y Guinea Ecuatorial. He contado en muchos festivales y eventos importantes de narración oral. Soy miembro del Seminario de Literatura Infantil y Juvenil de Guadalajara (España) y participo en la organización del Maratón de Cuentos de Guadalajara desde 1994. También he estado implicado en la organización de otros grandes eventos relacionados con la narración oral. (www.pepbruno.es)

"Hola. Bueno, no sé muy bien cómo se empieza un relato. Yo creo que es de gente educada el saludar, y presentarse, y todo eso. Mi nombre es Ciro Gómez, y siempre he considerado que mi vida no pasaba de vulgar. El motivo por el que he decidido ponerme a escribir es complejo y simple a la vez. El caso es que mi esposa, Penélope Sánchez, señora de Gómez para ustedes, y Pénelo para los amigos, es muy celosa.Y digo celosa con todo su amplio y tremendo sentido de la palabra. Para que se hagan una idea de lo que son celos: cuando vamos juntos no puedo mirar a otras damas, por lo que tengo que ir siempre con la vista fija en el suelo. Tampoco puedo nombrar a otra mujer que no sea su madre o la mía. Apenas me deja que hable con su hermana -que por cierto, está más buena que siete panes-. Así que traten de hacerse una idea, y entenderán por qué mi relación con el mundo exterior es penosa. Hasta tal punto esto es así que tuve que dejar de trabajar por sus malditos celos. Sí, como lo oyen, es más, se lo voy a contar en el párrafo siguiente..."

Hopkins, Jeffrey El arte de la compasión. Una perspectiva budista Barcelona: Luciérnaga, 2006 175p. 22cm. 24 HOP art "¿Ha notado alguna vez qué difícil es seguir sus propios pensamientos? La mente se distrae con demasiada facilidad del tema al que deseamos atender. Incluso puede que parezca que la mente es, en su propia naturaleza, como las burbujas de un río o una pelota flotando en la corriente. En realidad, la naturaleza de la mente es como el agua —no como las burbujas o las ondas en la superficie o el movimiento, sino como el agua misma—. Sin embargo, a causa de nuestra adicción a las apariencias superficiales de las cosas, sentimos que la mente naturalmente va de una cosa a otra. Es como si estuviéramos en un autobús y el conductor nos llevara adonde quisiera, hasta el punto que decidimos que dondequiera que hayamos llegado es un lugar agradable para estar. Esto es lo que hace difícil comprometerse en una práctica de compasión imparcial que se oponga al flujo condicionado de la mente. [...] Meditadores inexpertos, basados en lo que en realidad es una embriagadora experiencia durante una sesión de meditación, a veces no pueden aceptar la facilidad con que caen presas de los viejos hábitos. Algunos incluso reivindican vergonzosamente que el deseo o el odio que surge fuera o incluso durante la meditación está conducido espiritualmente, de algún modo consistente con sus nuevas comprensiones. Sin embargo, la reversión a patrones familiares necesita ser reconocida por lo que es: estamos acostumbrados a nuestras viejas maneras y volvemos a ellas, puede que incluso con más fuerza ahora que hemos ganado, a través de la meditación, una mente más concentrada. Esta reversión muestra solamente que necesitamos sentido del humor y más meditación. La palabra tibetana para meditación es sgom pa (pronunciada «gom pa»). En un juego de palabras se dice que meditación (sgom pa) significa famíliarizacíón (goms pa), siendo las dos eses mudas. Por tanto, meditación significa familiarizarse con, acostumbrarse, convertir en hábito. Lo que se busca es regularizar la práctica para que ésta tenga la posibilidad de afectar nuestro comportamiento cotidiano y, para lograr esto, los períodos de meditación breves son mejores que los largos. La razón es que la intensidad del propósito puede ser retenida a lo largo de una sesión breve. Cuando realiza un largo período de meditación sin intensidad, se acostumbra —se habitúa— al embotamiento. Por tanto, son mejores los períodos de refinamiento breves."

Empson, Janet M. El desarrollo atípico infantil. Janet M. Empson y Dabie Nabuzoka Barcelona: Ceac, 2006 280p. 21cm. 159 EMP des

"Existen diferentes teorías para explicar el desarrollo atípico. Entre ellas, destaca la del apego, que insiste en la importancia de las relaciones interpersonales desde el principio de la vida, las cuales tendrán consecuencias en el futuro para el ajuste emocional y social del niño. Los problemas que se plantean tanto en la infancia como en la vida adulta surgen, inevitablemente, en el contexto de las relaciones interpersonales. Otra teoría explicativa del desarrollo atípico es la ecológica, que subraya la importancia de la influencia de las relaciones mutuas que tienen lugar en el interior de los sistemas que interactúan a un nivel diferente de proximidad al niño. Estos sistemas constituyen los contextos en los que se produce el desarrollo del pequeño. En la teoría ecológica, se subraya la importancia del contexto en la génesis y el mantenimiento del desarrollo atípico. Diferentes contextos pueden influir en el resultado final del desarrollo en circunstancias específicas. En la teoría transaccionaí, se hace hincapié en la importancia de la contribución activa del niño a su propio desarrollo. En éste, influyen las interacciones dinámicas entre los factores biológicos y del ambiente, que, a lo largo del tiempo, dan lugar a las continuidades y discontinuidades del desarrollo infantil. Por esta razón, el efecto de los factores de riesgo que actúan en los primeros años puede aumentar o disminuir debido a las transacciones que el niño establece con el entorno donde crece."

"Las intervenciones para los problemas del desarrollo en la infancia pueden conceptualizarse en términos de si se dirigen sólo al niño o si se dirigen también a otras personas relevantes para él. Desde siempre, se ha hecho hincapié en las intervenciones dirigidas únicamente al niño. Los niños con problemas socioemocionales pueden recibir tratamiento psico-terapéutico individual en un hospital. Los niños con problemas de aprendizaje pueden beneficiarse de un programa educativo estructurado en el colegio. Sin embargo, actualmente, es muy frecuente incluir en la intervención a los padres o a otras personas significativas para el niño."

Sentinella, David E. El enigma de las momias Madrid: Nowtilus, 2006 393 SEN eni

"Bien por miedo, soberbia, o por creencias religiosas, el hombre siempre ha intentado sobrevivir a la muerte. La idea de una existencia tras ese paso trascendental se ha visto reflejada, de una manera u otra, en todas las creencias religiosas que ha profesado el hombre desde la más remota antigüedad. Como antes apuntaba, la creencia generalizada relata el tránsito del alma a otro plano de existencia para continuar su camino. Pero la continuidad física del cuerpo siempre ha representado un problema de mayores características, surgiendo, en algún momento de la historia, la idea de conservarlo artificialmente para que se mantuviera lo más parecido a como fue en vida, evitando el proceso de putrefacción de los tejidos." "La momificación era un arte para los incas. Con ella perseguían la belleza de los reyes y la de los nobles fallecidos, ya que, según sus creencias, el futuro esplendor de su linaje estaba condicionado y dependía de la buena conservación y frescura de los cuerpos de sus difuntos. Evidentemente, el tratamiento de momificación que recibían los miembros del pueblo llano, apenas tenía que ver con la de los miembros de la nobleza o la del rey. Era un proceso mucho más simple en el que, antes de ser enterrado, el cadáver era vendado y envuelto en su propia túnica. Las momias recibían el nombre de mallqui en la zona montañosa y munao en la costa. Su tratamiento dependía de una sustancia conocida como isura, que era extraída de una planta de la selva. Según cuenta el Padre José de Acosta en sus crónicas de finales del siglo XVI, los resultados conseguidos eran tan portentosos que incluso se refirió de un modo tajante al comentar su primer contacto con la momia del gran Pacha-cutec: "Estaba en cuerpo tan entero y bien aderezado con cierto betún, que parecía vivo. Los ojos tenía hechos de una telilla de oro tan puestos, que no le hacían falta los naturales, y tenía en la cabeza una pedrada, que le dieron en cierta guerra. Estaba cano y no le faltaba cabello, como si muriera aquel mismo día, habiendo más de sesenta u ochenta años que había muerto".

Baricco, Alessandro Homero, Ilíada Barcelona: Anagrama, 2005

190p. 22cm. N BARICCO hom

Licenciado en filosofía, Alessandro Baricco (Turín 1958) es un escritor que no concede entrevistas, enclaustrándose incluso en Internet a la hora de promocionar sus libros, siendo ésta una muestra de su escasa relación con el mundo editorial. Baricco se convirtió en un fenómeno literario mundial con la publicación de la novela Seda en 1996, traducido a diecisiete idiomas y que en España ya ha superado las 34 ediciones. También ha trabajado en la televisión. En 1993 presentó el programa L'amore è un dardo, dedicado a la lírica. En 1994 fue el ideador y presentador de un programa dedicado a la literatura denominado Pickwick, en el cual se trataban tanto la lectura como la escritura, junto con la periodista Giovanna Zucconi. Fue tras estas experiencias televisivas cuando fundó junto con otros asociados el taller literario Holden en Turín en 1994. En 2003 colaboró con el dúo francés de música electrónica Air en el disco "City Reading (Tre Storie Western)", en el que lee fragmentos de su obra City. "En primer lugar, practiqué una serie de cortes para reconducir la lectura a una

duración compatible con la paciencia del público moderno. No corté, casi nunca, escenas completas, sino que me limité, en lo posible, a eliminar las repeticiones, que en la Ilíada son numerosas, y a aligerar un poco el texto. Intenté no resumir nunca, sino más bien crear secuencias más concisas utilizando secciones originales del poema. Por ello, aunque los ladrillos son los homéricos, la pared resultante es más esencial. [...] La tercera intervención es más evidente, aunque al final no sea tan importante como parece. He pasado la narración a primera persona. Elegí una serie de personajes de la Ilíada y les hice relatar la historia, sustituyendo con ellos al narrador externo, homérico. En gran parte es un asunto meramente técnico: en lugar de decir «el padre cogió a la hija entre sus brazos», en mi texto es la hija la que dice «mi padre me cogió entre sus brazos». Es evidentemente una precaución dictada por el objetivo final del trabajo: en un espectáculo de lectura pública, proporcionarle al lector un mínimo de personajes en el que apoyarse lo ayuda a no diluirse en la impersonalidad más aburrida. Y para el público de hoy recibir la historia de quien la ha vivido hace más fácil el ensimismamiento."

Musquera, Xavier La ciencia secreta Barcelona: Morales i Torres, 2006

228p. 23cm. 133 MUS cie

"Siempre ha sido necesario dar un tipo de enseñanza determinado a la mayoría y preservar otro para aquellos que comprendieran cuestiones más complejas y metafísicas. Ésta fue la razón por la que Jesús hablaba al pueblo en parábolas y luego las explicaba a los apóstoles. En su primera Epístola a los Corintios (cap. 11, v. 30), san Pablo ya nos está ofreciendo un significado simbólico que corrobora la existencia de una doble enseñanza. «Y por esto muchos entre vosotros son débiles de espíritu, y cobardes de corazón, sin contar a los dormidos.» El espíritu débil no posee la voluntad que se necesita para emprender la vía iniciática, ni el carácter que se precisa para soportar los sufrimientos que conlleva tal decisión. El corazón es vehículo o receptor de las emociones porque somatiza los estados mentales. Finalmente, la adjetivación de estar dormido siempre ha sido interpretada como un estado de letargo, de ceguera, de no poder percibir otras realidades. Otro versículo importante, semejante al de los Corintios, es dirigido en esta ocasión a los hebreos, concretamente en el capítulo 5, v. 2 de la Epístola a los Hebreos: «No podemos decir gran cosa de nuestros Misterios, no intentaremos explicarlos ya que sois incapaces de comprenderlos».

Xavier Musquera (Barcelona, 1942). Dibujante ilustrador, empieza a publicar a los 16 años. Con el tiempo, sus trabajos son editados en Italia, Francia, Inglaterra, Bélgica, Holanda y Alemania. Amante de la Arqueología, estudioso de la Historia, el Hermetismo y la Simbología, colabora en revistas como Karma-7 (la pionera del periodismo esotérico), Asumes, La Espiral, Año Cero, Enigmas, Arqueo, etc. Ha publicado las siguientes obras: Un Largo Camino (Royland), Ocultismo Medieval (América Ibérica), La Espada y la Cruz, (Nowtilus), Asturias Mágica (Corona Borealis), La Vía Iniciática (La Espiral del Conocimiento), El Secreto del Pergamino (Arbor Liber) y Cataros, las Cenizas de Occitania, en Espejo de Tinta.

Los derechos de la infancia y de la adolescencia. Congresos mundiales y temas de actualidad Carlos Villagrasa Alcaide y Isaac Ravetllat Ballesté (coords.) Barcelona: Ariel, 2006 334p. 22cm. 342 DER der

"La Convención sobre los Derechos del Niño, adoptada por las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989, fue ratificada por el Estado español en el año 1990. La importancia de esta norma internacional en el ámbito de los Derechos de la infancia y la adolescencia ha sido incuestionable, al significar el papel fundamental de la cooperación internacional para que el cumplimiento del catálogo de derechos, sistematizados en torno a la protección social —la educación, la salud, el ocio, la inserción sociolaboral y la participación ciudadana de la infancia y la adolescencia— sea una realidad. En muchos países, las políticas sociales dirigidas a potenciar los derechos de la infancia y la adolescencia se han centrado en los ámbitos tradicionales de la educación, la atención sanitaria, las situaciones de riesgo social o la delincuencia, pero han descuidado la atención global del bienestar y de los derechos de la población infantil y juvenil. El gran reto de la Convención sobre los Derechos del Niño, todavía incumplido, es el de la participación de la infancia y la adolescencia: hasta ahora, en muy pocas ocasiones se reconoce al conjunto de niños, niñas y adolescentes, como un colectivo social que debe ser, no sólo escuchado, sino sobre todo atendido y entendido, cumpliéndose la premisa de promover la existencia de espacios donde, como verdaderos protagonistas de sus derechos subjetivos, puedan expresar sus necesidades e iniciarse como ciudadanos participativos, ejerciendo actitudes democráticas de una manera activa. Al margen de la ratificación, prácticamente global, de la Convención sobre los Derechos del Niño, y de diversas iniciativas institucionales, se constata, desde la sociedad civil, un esfuerzo destacable por la defensa de esos derechos humanos y por la mejora de las condiciones de vida de niños, niñas y adolescentes, a través de movimientos asociativos y de personas comprometidas con la plena realización de los derechos de la infancia y de la adolescencia. En este contexto, debe ponerse de relieve la organización de los Congresos Mundiales sobre los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, de cuyas conclusiones finales, en forma de Declaraciones, se evidencian las reivindicaciones y las inquietudes globales sobre la aplicación real de la Convención de los Derechos del Niño."

Fuentes, Carlos Todas las familias felices Madrid: Alfaguara, 2006 N FUENTES tod

Hijo de padres diplomáticos mexicanos, Carlos Fuentes nació en 1928 en Panamá, donde pasó su infancia. Luego vivió por diferentes periodos en Quito, Montevideo, Río de Janeiro, Washington, Santiago y Buenos Aires. En su adolescencia regresó a México, donde se radicó hasta 1965. El tiempo que pasó en su país marcó definitivamente su obra, inmersa en el debate intelectual sobre la filosofía de 'lo mexicano'. Su primer libro, Los días enmascarados, se publicó en 1954. En él indaga sobre la identidad mexicana y los medios adecuados para expresarla. En 1955 fundó junto con Emmanuel Carballo y Octavio Paz, la Revista Mexicana de Literatura. Sus novelas se caracterizan por la incorporación de procedimientos narrativos de la literatura inglesa y norteamericana, como la fragmentación de escenas, el monólogo interior y la mirada retrospectiva. La repercusión que alcanzó con La región más transparente (1959) y La muerte de Artemio Cruz (1962) lo proyectó como una de las figuras centrales del boom de la novela latinoamericana. Al igual que los demás intelectuales que participaron de este fenómeno, su compromiso político y social con la Revolución Cubana fue un rasgo fundamental de su obra. Desde 1965 su vida volvió a ser itinerante, viviendo durante algunas temporadas en París y enseñando en Princeton, Harvard, Columbia y Cambridge. Continuó publicando diversos ensayos entre los que se destaca La nueva novela hispanoamericana (1969), donde propone la ruptura de los códigos costumbristas al mismo tiempo que la prolongación de otras tradiciones. Algunas de sus novelas más importantes son: Zona sagrada y Cambio de piel (1967), Cumpleaños (1969), Terra Nostra (1975), Cristóbal Nonato (1987) y Diana o la cazadora solitaria (1972). Fue distinguido, entre otros, con el premio Rómulo Gallegos (por Terra Nostra, en 1977), premio Nacional de Literatura de México (1984), Premio Cervantes (1987) y Príncipe de Asturias (1994).
geocities.com

Historias puntuadas por «coros», algunos humorísticos, la mayoría trágicos, que dan voz a los sin-voz: niños mendicantes, hijas violadas, huérfanos, parientes rivales, traficantes, pandillas asesinas que descienden de las calles de Los Angeles o ascienden de las selvas de Centroamérica. Todas las familias felices es la polifonía narrativa de los ramales conflictivos del México contemporáneo y, por extensión, de América Latina y del mundo.

Edwards, Griffith Alcohol. Su ambigua seducción social Alcalá de Guadaira (Sevilla): Trillas, 2006

240p. 23 cm. 613 EDW alc

"Este libro no se encuentra ni a favor ni en contra del alcohol. Considera a un químico específico que ejerce acción sobre el cerebro tanto como una droga como una realidad social. Sin embargo, también trata los abundantes mitos creados en torno a esta molécula. Y no es posible avanzar mucho en este territorio sin encontrar muchas drásticas contradicciones en la manera en que la gente percibe una sustancia que ha sido declarada por la Organización Mundial de la Salud como causante de cáncer, que para la Iglesia Católica se convierte en un vino sagrado de la sangre de Cristo y que, mientras tanto, continúa como una de las drogas recreativas favoritas de la civilización occidental. El alcohol es una realidad preponderante en la vida, pero una realidad extraordinaria -placentera y destructiva, repudiada o adulada, y profundamente ambigua-."

"Recientemente se ha generado mucho interés en el surgimiento de una gran cantidad de drogas que, según la investigación, puede ser de uso terapéutico para disminuir el deseo por el alcohol, reduciendo así el riesgo de una recaída. Esos agentes incluyen la naltrexona, fármaco que también se ha empleado en el tratamiento de la adicción a la heroína, y el acamprosato. Las afirmaciones que hacen algunos de los fabricantes para vender sus productos en ocasiones, parecen adelantarse un poco a la evidencia y una investigación de dos investigadores británicos, Joanna Moncrieff y Colin Drummond, fue fundamental. A su vez, su posición atrajo una crítica severa por parte de aquellos investigadores que adoptaron una perspectiva más severa en torno a estos eventos. En la actualidad, es probablemente muy pronto para decidir si estos fármacos encontrarán un sitio útil y aceptable dentro de las herramientas. Si se comprueba que son útiles, es probable que sea dentro del contexto de un tratamiento más amplio, y nadie sugiere que constituirán una cura farmacéutica milagrosa para la condición que se encuentra profundamente enraizada en la psicología individual y en la circunstancia personal. Mientras tanto, y sin entregarse al pesimismo, Moncrieff y Drummond históricamente advirtieron en contra de la fe inmediata en algún "elixir de abstención" moderno."

Juan Manuel, Infante de Castilla (1282-1348) El Libro de los ejemplos del conde Lucanor y su consejero Patronio : selección de 25 cuentos Torrijos (Toledo): Centro de Profesores de Torrijos, 2007 149 p. 21 cm. N JUAN MANUEL lib “Don Juan Manuel simultaneó su vida cortesana y militar con una intensa actividad creadora en el ámbito literario, combinando tradición y originalidad. No puede considerarse como un autor innovador, si se tienen en cuenta los temas y argumentos de sus obras, en gran parte tomados de tradiciones anteriores. Su gran aportación a la naciente narrativa castellana, como precursor de la novela, radicó en la utilización de un lenguaje marcadamente popular, rico en recursos retóricos, muy asequible para lo que ahora denominamos el gran público, y en el afianzamiento de una actitud claramente comprometida, con su implicación directa y personal en el discurso narrativo de sus relatos, en los que su poderosa individualidad queda reflejada de manera palmaria.” “Señor conde Lucanor -dijo Patronio-, de estos dos hombres, uno de ellos llegó a tan gran pobreza que no halló en el mundo cosa que pudiese comer. Y después de mucho buscar alguna cosa para comer, no encontró sino un plato de altramuces. Y acordándose de cuando era rico, que ahora con hambre y necesidad sólo tenía para comer unos pocos altramuces, que son tan amargos y de tan mal sabor, comenzó de llorar muy fieramente. Pero acosado por el hambre comenzó a comer altramuces. Según comía no paraba de llorar, y echaba las cáscaras de los altramuces a su espalda. Y en éstas estando, sintió que estaba otro hombre tras él. Volvió la cabeza y vio a aquel hombre que tras de sí estaba, que estaba comiendo las cáscaras de los altramuces que él tiraba tras de sí. Y cuando aquello vio el que comía los altramuces, preguntó a aquél que comía las cáscaras que por qué hacía aquello. Y respondió que había sido más rico que él, pero que ahora era tanta su pobreza y tenía tanta hambre que se alegraba mucho si encontraba, al menos, las cáscaras de altramuces que él tiraba con que alimentarse. Y cuando esto vio el que comía los altramuces, halló consuelo, pues entendió que otro había más pobre que él, y que tenía menos razones para desesperarse. Y con este consuelo, esforzóse y ayudóle Dios, y logró salir de aquella pobreza. Y, señor conde Lucanor, debéis saber que, pues en todo os hace Dios merced y gozáis de bienes y de honra, si alguna vez os escasearan los dineros o atravesarais algunos apuros, no os desaniméis por ello.”

Barrow, John D. El Universo como obra de arte Barcelona: Crítica, 2007 454p. 24 cm. 524 BAR uni

"Siempre ha habido una división entre quienes ven la ciencia como el descubrimiento de cosas reales y los que la consideran una elaborada creación mental diseñada para dar sentido a una realidad incognoscible. El primer punto de vista es atractivo para los científicos porque les hace sentirse bien con lo que están haciendo: explorar territorio desconocido y desenterrar nuevos hechos sobre la realidad. El segundo punto de vista es adoptado más fácilmente por quienes están implicados en el estudio del comportamiento humano. Sociólogos y psicólogos están tan impresionados por la inventiva de la mente humana, y por las actividades humanas colectivas de los científicos, que piensan que esto es todo lo que hay. Pero, aunque la ciencia encarna ciertamente esos elementos humanos, es un salto lógico injustificado concluir que no hay otra cosa que dichos elementos humanos. Este énfasis en la ciencia como tan sólo otra actividad humana, más que un proceso que implica descubrimiento, puede ser una manifestación sutil de oposición a la empresa científica pues degrada el estatus de su actividad. Después de todo, los jardineros no parecen tan excitantes como los exploradores. Cualesquiera que sean las virtudes de estas afirmaciones y contraafirmaciones, hay indudablemente un dilema para el profano. ¿Son las ciencias y las humanidades respuestas alternativas al mundo en que vivimos? ¿Son irreconciliables? ¿Debemos abrazar lo subjetivo o lo objetivo: el ábaco o la rosa? ¿O hemos creado una falsa dicotomía y las dos visiones del mundo están más íntimamente entrelazadas de lo que parece a primera vista?"

"La importancia del punto de vista del espectador fue reconocida en arte antes de que fuese siquiera planteada en ciencia. A los científicos les gustaba verse a sí mismos como observadores de aves cómodamente instalados en un puesto de observación perfecto. Cuando tuvieron que enfrentarse al impacto que tenía su forma de percibir sobre lo que era percibido, la certeza de sus interpretaciones del mundo fue ampliamente cuestionada."

Segarra, Lluís Enigmática: enigmas y juegos matemáticos Barcelona: CEAC, 2007 175 p. il. 25 cm. 51 SEG eni

“La curiosa tendencia a proponer y a resolver enigmas es innata en cualquier persona inteligente, sea cual fuere su edad. Nos enfrentamos constantemente a la necesidad de solucionar problemas, pues toda actividad laboral, deportiva o de ocio tiene su razón de ser en la resolución de problemas de mayor o menor dificultad. Dar respuesta a un enigma exige el concurso de nuestro ingenio y nuestra habilidad, que se sirven de las matemáticas, esa ciencia tan incomprendida para muchos, y de algunos aspectos de la lógica. La resolución de enigmas requiere una cierta dosis de astucia y sagacidad naturales cuyo ejercicio es de considerable valor en el desarrollo cognoscitivo de la persona. Uno de los aspectos más celosamente escondidos de las matemáticas es la constatación de que muchos de los mejores problemas propuestos desde la antigüedad hasta nuestros días pueden resolverse sin utilizar ningún método algorítmico conocido: cualquiera puede enfrentarse a ellos con planteamientos completamente particulares y originales. He aquí por qué a veces encontramos determinados enigmas que son resueltos con más facilidad por personas con buenas facultades naturales que por los más sesudos académicos. Es extraordinaria la fascinación que un enigma ejerce sobre la mayoría de nosotros. A pesar de que se trate de algo trivial, nos sentimos impulsados a dominarlo, y cuando lo hemos logrado nos inunda una placentera sensación de satisfacción que recompensa con creces nuestros esfuerzos. ¿Qué es ese misterioso encantamiento que muchos encuentran irresistible? Curiosamente, en cuanto resolvemos el enigma, nuestro interés suele desaparecer. Lo hemos logrado, y nos basta con eso. Pero ¿por qué nos propusimos resolverlo? La respuesta es simple: lo que nos brinda placer es buscar la solución. Nos fascina vernos enfrentados a un misterio, y no somos enteramente felices hasta que lo desvelarnos. Esta es la clave de que unos se sientan atraídos por los acertijos y otros por los problemas sorprendentes, de que unos se aficionen a los juegos con mondadientes y otros a los problemas de ajedrez o de mezcla de líquidos.” “En un juego de tirar de una cuerda, 4 atletas tiran tan fuerte como 5 personas que no practican deporte alguno. Dos no deportistas y un atleta tiran tan fuerte como un león. El león y tres no deportistas se enfrentan ahora a cuatro atletas. ¿Quien ganará en este último caso?”

Muñoz Redon, Josep Good Bye Platón: filosofía a martillazos Barcelona: Ariel, 2007 182 p. 22 cm. 1 MUÑ goo “¿Filosofía barata?, sí, en el sentido de asequible, ya que intentaremos poner en práctica un pensamiento regalado, abierto, útil, enraizado con la vida; sin que por ello implique necesariamente zafiedad, perendengues o fruslerías, términos, todos ellos, con los que también se asocia tradicionalmente el adjetivo. ¿Filosofía barata?, sí, pero lo barato no tiene que ser necesariamente malo, vulgar o prescindible. Un baño es barato y completamente apetecible; un sueño es regalado y absolutamente reparador; una carcajada es gratuita y manifiestamente bienvenida. ¿Filosofía barata?, sí. Ventajosa intelectualmente, módica en sectarismos, asequible en su expresión, trufada de sorpresas agradables para el lector. Fórmulas para ahorrarnos desazones y contribuir a equilibrar nuestro presupuesto intelectual.”

“¿Qué sentido tiene para mí la vida? Ésta es la pregunta que plantean Rogers o Kierkegaard como fundamental de la filosofía de cualquier época. En su planteamiento negativo y papanatas, nadie se reconoce como autor de la interrogación más allá del propietario de las pompas fúnebres que la utilizó para hacer publicidad de su negocio: «¿Por qué continuar viviendo si un enterramiento de primera sólo vale x euros?». Dos grandes grupos de respuestas pretenden dar solución al problema: las que mantienen que la vida tiene un sentido y las que afirman que la vida no tiene sentido. A su vez, las teorías que afirman que la vida tiene un sentido se subdividen en dos grupos: las que le dan un sentido trascendente, esto es, que creen en el más allá, en la vida después de la muerte y las que le dan un sentido inmanente, es decir, las que postulan que el sentido hemos de buscarlo en nuestra vida de convivencia mientras vivimos en el mundo. Los planteamientos trascendentes afirman que después de la muerte existe algo más, una vida eterna en la que la persona recibirá el premio o el castigo al comportamiento de su paso por la Tierra: los que hayan seguido el camino establecido por la religión serán recompensados; aquellos que se apartaron de sus enseñanzas serán castigados.”

Libertad de filosofar: ética, política y educación en la obra de Fernando Savater Francisco Giménez Gracia y Enrique Ujaldón (eds.) Barcelona: Ariel, 2007 301 p. 22 cm. 1 LIB lib

“En 1998 la Universidad de Venezuela acertó a conceder al profesor Savater un Doctorado Honoris Causa. En su discurso de agradecimiento, el homenajeado se refería a su Ética para Amador como un aperitivo a la Ética, rasgo que bien podría haber extendido a la totalidad de su obra. En Invitación a la Ética, por ejemplo, no se presenta nada como acabado, sino más bien como una sugerencia, una "invitación" a seguir una cierta aventura intelectual y vital. Otro tanto ocurre en su Diccionario filosófico, que también se nos ofrece como un abrebocas previo a platos de mayor contundencia. También, desde luego, en su Infancia recuperada, y así podríamos seguir con toda su dilatada obra filosófica y literaria. Los lectores de Savater sabemos que uno sale de sus libros con ganas de leer otros y, sobre todo, seducido a pensar por cuenta propia. A esto hay que añadir que la obra de Savater nos llega aligerada del colesterol conceptual a que nos tenían acostumbrados los filósofos anteriores a él, más concluyentes, más como de cuchara, quienes no se permitían publicar una sola página sin cargarla de empachosas referencias a lo epocal, o a la mismidad de los evenementos. Pero eso era antes.”

"En el principio está la muerte", así comienza Savater un espléndido ensayo sobre la alegría. ¿Y cómo puede alegrarse un mortal, mejor dicho el ser que sabe que es mortal y que tiene con la muerte una cita segura que lo aniquila? ¿Caben juntas la lucidez y la alegría, o ésta será tan sólo hija de la ilusión o la insensatez? Son algunas de las cuestiones que ocupan a quienes consideran, como Camus y también nuestro hombre, que "juzgar si la vida vale o no vale la pena de vivirla" es la pregunta crucial de la filosofía. Una primera precisión, que se revelará de enorme importancia. La alegría de la que va a hablarse es alegría de vivir, no necesariamente -por desgracia, ay, tan pocas veces- de lo vivido. Savater sostiene que ella "no es la conformidad alborozada con lo que ocurre en la vida, sino con el hecho de vivir". Que quede claro, pues, desde el principio que "los pesares provienen de aquello que en la vida sucede y la alegría de aquello que la vida es".

Psicología de la vejez Carme Triadó, Feliciano Villar (coords.) Madrid: Alianza, 2006 450 p. 24 cm. 159 PSI psi “Al abordar el envejecimiento satisfactorio desde una perspectiva psicológica, una de las primeras cuestiones a aclarar es cuáles son los criterios o indicadores que utilizamos al etiquetar como «satisfactorios» ciertos modos de envejecer. Su concreción permitirá avanzar en la definición de este concepto y, al mismo tiempo, ayudará a diferenciar estos modos «mejores» de envejecer y que, por lo tanto, se han de potenciar y promover, de otros modos que podrían considerarse «peores» o mucho menos deseables. Pese a la importancia de la cuestión, diferentes autores han propuesto distintos criterios que caracterizarían el envejecimiento con éxito. En concreto, tradicionalmente se ha recurrido a criterios de dos tipos: — Unos criterios objetivos, que hacen referencia a características claramente medibles y que, en una medida u otra, comparan a las personas en una escala de rendimiento o de funcionalidad. Por ejemplo, la mayoría de los indicadores de salud física, de estado cognitivo o de actividades que es capaz de realizar la persona serían de este tipo. — Unos criterios subjetivos, que implican la opinión y los valores de la propia persona. Estos criterios a veces pueden incluir aspectos de tipo cualitativo, y más que representar un rendimiento o capacidad hacen referencia a aspectos emocionales o evaluativos tal y como son experimentados por uno mismo. La felicidad, la satisfacción vital o el sentido de control personal serían buenos ejemplos de este tipo de indicadores.” “El logro de la sabiduría es una de las metas a las que puede aspirar todo ser humano y, al mismo tiempo, es una característica tradicionalmente asociada con la vejez. Así, cuando pensamos en alguien sabio, es probable que evoquemos la imagen de una persona mayor. […] La sabiduría sería un conjunto de conocimientos sobre aquellos asuntos fundamentales, aunque inciertos, de la vida, entre los que se incluirían contenidos que tienen que ver con su planificación (el establecimiento de metas relevantes y de esfuerzos destinados a alcanzarlas), la gestión y el manejo de asuntos vitales (la mejor manera de afrontar y evitar situaciones problemáticas, la administración de nuestras posibilidades para llevar una buena vida) y la revisión vital (cómo dar significado a lo ya vivido para que lo veamos como un todo con sentido y que ha merecido la pena ser vivido).”

Iturbe, Teresa Teatro para representar en la escuela Madrid: Narcea, 2006 92p. 24cm. 373 ITU tea

"Se inicia el proceso mediante la elección del tema que precisa la «lectura» atenta del entorno: medios de comunicación, noticias, acontecimientos, evolución de la ciencia, aspectos críticos de nuestra sociedad... La creación de un taller de investigación supone el esfuerzo de los alumnos ayudados por padres y profesores. El taller funciona de igual modo cuando el tema ya está elegido pues se entra en el segundo objetivo de dicho taller, es decir, la recopilación de informaciones sobre el tema. Aquí quedan implicadas las diferentes materias según el o los temas elegidos y puestos a debate aunque normalmente centrados en el ámbito del Conocimiento del Medio. [...] A lo largo del proceso, en cualquiera de sus fases, se van desarrollando las diversas materias transversales, creando actitudes que favorezcan el diálogo, la coordinación, la presentación oral mediante charlas, debates, «corrillos», mesas redondas... ayudando a los alumnos en el difícil aprendizaje de escuchar, ceder, debatir, exponer, razonar ideas, etc. [...] Posteriormente, una vez desarrollado, el texto es propuesto a una lectura dialogada y sometido a crítica. A partir de este momento el eje de la dramatización entra en relación básicamente con las materias de Lengua, Plástica, Música y Educación Física (psicomotricidad) siempre manteniendo como fondo el recuerdo de las materias transversales. Aspectos tales como la expresión oral en todas sus dimensiones (vocalización, dicción, tono, entonación, riqueza expresiva, modulación...), expresión escrita, establecimiento de diálogos (ortografía, especialmente puntuación), descripción de escenarios, movimientos y personajes, centran los esfuerzos en la asignatura de Lengua presentándola como una materia esencial para el desarrollo del arte, la comunicación y la información. También la lectura mejora porque la entonación, las pausas, los signos de puntuación adquieren un valor y una relevancia que no se logra transmitir a veces con facilidad de otro modo. Lo mismo ocurre con la vocalización, modulación, valoración de silencios, etc."

Teresa de Jesús, Santa (1515-1582) Teresa de Jesús: selección de textos para un lector del siglo XXI Edición de Luisa F. Aguirre de Cárcer y J. Ignacio Díez Fernández Madrid: Temas de Hoy, 2007 221 p. 25 cm. 24 TER ter “A estas alturas de nuestra historia cultural parece más difícil que en otros casos acercarse a la figura y a la obra de Teresa de Jesús (o Teresa Sánchez o Teresa de Ahumada o Santa Teresa) sin acudir a los tópicos o sin caer en ellos. Con todo, Teresa de Jesús comparte con otros escritores de la literatura española de los siglos XVI y XVII (los llamados Siglos de Oro) la suerte que le depara la cultura actual, que suele limitarse a manejar las ideas recibidas que con tanta comodidad circulan. Así no resulta infrecuente ver en Teresa de Jesús una feminista avant la lettre o una gozadora a tiempo completo de éxtasis místicos (para muchos, abiertamente conectados con el placer sexual). Para complicar aún más las cosas, los fantasmas del pasado reciente en España pueden haber proyectado sobre la obra de Teresa de Jesús una interpretación interesada. Sin embargo, no hay nada como una lectura directa de los textos para obtener una idea limpia y libre de Teresa de Jesús.” “Como las visiones fueron creciendo, uno de mis confesores, que antes me ayudaba... comenzó a decir que estaba claro que era el demonio. Me mandan, y ya no podía oponerme, que me santiguase cuando viese alguna visión y que le diese higas, pues como estaba claro que era el demonio con ellas no vendría... A mí todo esto me daba mucha pena... Cuando veía esta visión del Señor sentía una pena grandísima por tener que dar higas... y para mí era un modo de mucha penitencia... Me acordaba de las injurias que le habían hecho los judíos y le suplicaba que me perdonase, pues yo lo hacía por obedecer al que tenía en su lugar, y que no me culpase, pues eran los ministros que Él tenía puestos en su Iglesia.” (Vida 29.5 y 6) “Me sucede muchas veces, cuando acabo de recibir estas mercedes, o me las comienza Dios a hacer (que ya he dicho que mientras se está en ellas no se puede hacer nada) decir: «Señor, mirad lo que hacéis, no olvidéis tan rápido los grandes males míos. Ya que para perdonarme lo hayáis olvidado, para limitar las mercedes os suplico que os acordéis. No pongáis, Creador mío, tan precioso licor en un vaso tan roto, pues ya habéis visto otras veces que vuelvo a derramarlo. No pongáis tesoro semejante donde aún no está, como ha de estar, entregada del todo a codiciar las consolaciones de la vida, que lo gastará mal gastado.” (Vida 18.4)

González Pillado, Esther Violencia de género Madrid: Boletín Oficial del Estado, 2006

131 p. 20 cm. 3434 GON vio

“El término violencia de género es un término controvertido y, de forma habitual, suele ser utilizado como sinónimo de violencia doméstica. Vamos a intentar aclarar ambos conceptos. En principio, la violencia de género se refiere a los actos de violencia que se ejercen contra una persona por razón de su género (sexo); frente a esto, la doméstica alude al ejercicio de violencia en el entorno familiar o doméstico. Sin embargo, si acudimos a la regulación de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, vemos que los dos conceptos convergen en un espacio común. Así, de acuerdo con el artículo 1.1 de la ley se limita el concepto de violencia de género a los actos que se realizan en un contexto determinado pues exige una relación de afectividad entre la víctima (mujer) y el agresor (hombre). Concretamente, se refiere la ley en su artículo 1 a: “quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia” Además, la ley se refiere también a la violencia ejercida sobre menores e incapaces que tengan determinada relación con el agresor o la víctima (descendientes, menores que estén bajo su patria potestad, tutela, guarda...) lo que no se corresponde exactamente con el concepto de violencia de género. De lo anterior se deriva que los actos de violencia que se ejercen por un hombre contra una mujer que es o ha sido su cónyuge o mantenía una relación afectiva asimilable al matrimonio, o contra los menores o incapaces que conviven con ellos, constituyen un supuesto de violencia doméstica que a su vez puede ser un acto de violencia de género.”

“Por su parte, los medios de comunicación deberán fomentar la protección de la igualdad entre hombre y mujer, evitando toda discriminación entre ellos. Además, en la difusión de informaciones relativas a la violencia sobre la mujer garantizarán, con la correspondiente objetividad informativa, la defensa de los derechos humanos, la libertad y dignidad de las mujeres víctimas de violencia y de sus hijos. En particular se tendrá especial cuidado en el tratamiento gráfico de las informaciones.”

Aparicio, Ángela Después del silencio: como sobrevivir a una agresión sexual Ángela Aparicio, Toni Muñoz Barcelona: Paidós, 2006 261 p. 22 cm. 343 APA des

“Yo sufrí abusos sexuales en mi infancia. No sólo fueron sexuales, pues también había abusos psicológicos, ya que durante todos esos años viví amenazada y atemorizada por mi agresor. Todo ocurrió en silencio, mi silencio sobre lo ocurrido durante once años. Ahora, después de una larga y dura lucha interna, de demasiado tiempo de silencio y de dos años de intensa terapia, yo, que siempre creí ser tan frágil, he comprendido que soy una dura superviviente, que tengo un alma muy resistente y aun después de una cruel historia he sobrevivido, no intacta, pero sí muy entera. Viví dos vidas paralelas en una misma existencia. Por una parte, una dulce infancia protegida en casa, con mis padres y mis hermanos. Por otra con mi agresor, que me privó de libertad. Durante muchos años no fui capaz de hablar sobre los abusos, ni siquiera conmigo misma. Éstos ocurrían casi a diario, pero cuando me marchaba de su lado yo debía desconectar de aquello y pasar a mi otra vida como si eso no hubiese ocurrido. Así que me pasé parte de mi existencia inventando cosas y mintiendo a todos para que nadie supiese qué es lo que estaba sucediendo. Era algo que él me pedía, SILENCIO. “Al finalizar la terapia, Ángela me comentó que cabía la posibilidad de escribir un libro con mi historia. Desde el primer momento me pareció una gran idea. En mi vida he ganado muy pocas cosas y para mí es una tremenda alegría poderle gritar al mundo que, después de tantos años de silencio, en esto he ganado la batalla y la guerra. En ningún momento hubo medias tintas, las dos nos empleamos a fondo durante todo el proceso de la terapia, y costó, ¡vaya lo que costó!, pero ha valido la pena, ya que nunca pensé que por mucha terapia que hiciera conseguiría algo parecido a lo que tengo.”

Eliade, Mircea (1907-1986) Diccionario de las religiones Mircea Eliade, Ioan P. Couliano Barcelona: Paidós, 2007 366 p. 20 cm. 29 ELI dic “En mayo de 1975, al final del segundo trimestre que yo había pasado en Chicago como estudiante, Mircea Eliade me habló por primera vez del proyecto de este diccionario, aunque el contrato sólo se firmaría bastantes años después. Ocupado en terminar la Historia de las creencias y de las ideas religiosas, no volvió a pensar en el proyecto hasta que, en 1984, hablamos del mismo en dos ocasiones, en París y en Groninga respectivamente. […] Existe un número relativamente considerable de diccionarios de las religiones, compilaciones de un solo autor u obras colectivas. Pero es evidente que escribir un diccionario de las religiones que al mismo tiempo sea correcto (desde el punto de vista científico) y accesible es una empresa descabellada, a menos que el autor o los autores no dispongan de un filtro que les permita proyectar una luz original sobre el sistema de las religiones. (Pero, entonces, ¿no es acaso probable, o incluso inevitable, que tarde o temprano la crítica les reproche el carácter parcial y personal de tal empresa?) Mircea Eliade poseía sin duda su propio filtro hermenéutico, así como una experiencia incomparable en el estudio de las religiones. Por otra parte, él estaba dotado de una curiosidad tan rara como su flexibilidad metodológica. Al final de su carrera, envidiaba la libertad y la creatividad de que gozaban los científicos con respecto a los historiadores y a los otros universitarios en el sector de las ciencias humanas, las inhibiciones de los cuales las explicaba Mircea Eliade en virtud del gran complejo de inferioridad que sufrían los interesados.” “El chamanismo no es, propiamente hablando, una religión, sino un conjunto de métodos extáticos y terapéuticos ordenados a obtener el contacto con el universo paralelo, aunque invisible, de los espíritus y el apoyo de estos últimos en la gestión de los asuntos humanos. Aunque se manifiesta prácticamente en las religiones de todos los continentes y en todos los niveles culturales, el chamanismo «ha hecho del Asia central y septentrional su patria adoptiva» (Jean Paul Roux, Religión des Tures et Mongols” pág. 61). El término chaman es de origen tunguso, y significa «brujo», «hechicero». La palabra turca que generalmente designa al chamán es kam.”

Suárez Díaz, Reinaldo El mundo de la filosofía Reinaldo Suárez Díaz, Constanza Villamizar Luna Alcalá de Guadaíra (Sevilla): Trillas, 2006 305 p. il. 23 cm. 1 SUA mun

“Quien se embarca en el campo de la filosofía, en lugar de una respuesta, se encuentra con una variedad de respuestas, algunas opuestas entre sí. El hombre ordinario busca acabar de una vez con sus dudas y perplejidades y ve que la filosofía genera más dudas y perplejidades que las que resuelve, y que cada respuesta genera nuevas preguntas. Por ese motivo, prefiere seguir vías ya trazadas que caminar libre por la llanura, y se abraza con mayor confianza a los dogmas que le dan seguridad. La filosofía no pretende ser una experiencia y explicación total de la realidad. La filosofía no patrocina ideologías o respuestas totalizantes y definitivas. Busca la verdad, pero no la posee ni pretende imponerla; sus certezas son siempre contingentes; propone pero no impone; promueve debate y pensamiento; es ajena al alinderamiento de ortodoxias y heterodoxias; promueve el respeto y la tolerancia; deja hablar y promueve la libertad y amplitud de pensamiento y palabra; respeta los valores de cada cual, de las diversas sociedades y culturas. La filosofía no es consigna sino palabra, fiel a la búsqueda de la verdad y a la construcción del bien. La filosofía no da respuestas totales y definitivas a nuestros problemas, pero establece caminos y marcos de acción y de vivencia para resolverlos, como son la curiosidad, el espíritu crítico, la tolerancia, la simpatía y la comprensión de los diferentes puntos de vista. La filosofía enriquece la vivencia de la realidad abriendo nuevas perspectivas al pensamiento y a la vida. Si bien todos los humanos miramos al mismo mundo, lo vemos desde diferentes puntos de vista, según las diferentes culturas y los diferentes tiempos y circunstancias.”

“Filosofar no es meramente opinar. Pero la filosofía tampoco requiere "probar" o demostrado todo, ya que muchas de sus preguntas son insolubles, y muchas de sus respuestas, indemostrables. Sin embargo, el filosofar exige "buscar" rigurosamente, evaluando y dando argumentos para las propias respuestas. El hambre de saber es saciada por el filósofo mediante la reflexión rigurosa.”

Horne, Alistair El tiempo de Napoleón Madrid: Debate, 2005 254 p. lám. Map. 20 cm. 94 FRA XIX

“Para empezar: ¿cómo fue posible que un pobre muchacho corso, nacido con expectativas limitadas, escalara a tales alturas? En el momento de los tratados de Tilsit en 1807, cuando dictó condiciones al zar de todas las Rusias, momento que representa la cumbre de sus éxitos militares, solo tenía treinta y siete años. Debido a su juventud al final de aquella famosísima serie de victorias, uno tiende a olvidar que nació bajo el reinado de Luis XV y comenzó su carrera militar bajo Luis XVI. Si fue un hijo del ancien régime, también fue en gran medida un producto de aquel acontecimiento que Thomas Carlyle llamó «the Death-Birth of a World» («El parto de un mundo que nació muerto»). Estaba inmerso en la tradición revolucionaria francesa, sin la cual, indudablemente, nunca habría llegado hasta Tilsit. Salido de la rígida academia militar de Brienne en 1785, con el grado de alférez a los dieciséis años de edad, entre algunas burlas de los que le llamaban «matemático delgaducho», este vastago de la baja nobleza corsa dejó su primera auténtica huella en los asuntos militares unos ocho años después, en el sitio de Toulon, en 1793. La importantísima base naval estaba entonces en poder de una flota inglesa mandada por el almirante Hood; Napoleón, un capitán de artillería de veinticuatro años, fue enviado para asesorar al no muy distinguido comandante de las fuerzas revolucionarias francesas que la asediaban. Con su genio para el coup d'oeil instantáneo, que tan útil iba a resultarle más adelante, la estrategia del joven Napoleón Bonaparte tuvo éxito, y los ingleses fueron expulsados. Napoleón se convirtió en un héroe en las filas del incompetente ejército revolucionario (aunque todavía era desconocido fuera de ellas), y fue vertiginosamente ascendido al grado de general de brigade con solo veinticuatro años, nombrándosele además comandante de artillería del ejército en Italia.”

Grimme, Karin H. Jean-Auguste-Dominique Ingres, 1780-1867 Taschen, 2006 96 p. il. 23 cm. 75 ING gri “Jean-Auguste-Dominique Ingres nació el 29 de agosto de 1780 en Montauban, al sur de Francia. Vivió tres revoluciones: en 1789,1830 71848, y sistemas políticos completamente diferentes. Los comienzos de Ingres como pintor pertenecen a la época de la Revolución Francesa de 1789 y los años sucesivos. Era todavía un niño cuando hizo los primeros retratos, en dibujo; su padre le guiaba. Este, Jean-Marie-Joseph Ingres, trabajaba —-en la pequeña ciudad— como pintor, estucador, escultor y arquitecto; allí tenía un taller. Los modelos para los primeros dibujos de Ingres procedían del círculo familiar: el abuelo o las hermanas. Estos dibujos tempranos son, en parte, copias de modelos paternos, aún deudores del espíritu del siglo XVIII. Como se trata de ejercicios de una persona aún muy joven, no poseen todavía una nota personal. […] La juventud de Ingres marcó su forma de trabajar y también una temática, que le ocuparía una y otra vez. Así le acompañarían durante mucho tiempo las historias de autores clásicos, como la de Antíoca y Estratónice. La inspiración para esta historia probablemente le vino de la ópera «Stratonice», que se representó entonces en Toulouse, donde ingres trabajaba como violinista. Más tarde, Ingres seguiría tocando música intensamente y con gusto, pero ya solo como afición. […] Ingres siguió sus estudios en Toulouse con mucho éxito; debido a los premios y distinciones que recibió, consiguió dar el paso decisivo para su futura carrera y orientación artística. En el otoño de 1797 entró en el taller de Jacques-Louis David en París. El estudio de David se encontraba en el Louvre, el antiguo palacio urbano parisino; en la época de la Revolución y el Imperio subsiguiente —bajo Napoleón I— estaba considerado como el más importante centro de formación de Francia y quizá de toda Europa. Los trabajos de Ingres despertaron pronto la atención del maestro; David empleó al joven pintor como ayudante, entre otras cosas para retratos. El trabajo en el taller de David enseñó a Ingres que el retrato era un posible campo de actividad, también para el pintor de Historia que Ingres siempre se consideró. Con todo, el gran interés de Ingres consistía en ser reconocido como pintor de Historia, pues en la teoría de su época la pintura de Historia gozaba de mayor prestigio que el retrato.”

Sudjic, Deyan La arquitectura del poder: cómo los ricos y poderosos dan forma al mundo Barcelona: Ariel, 2007 303 p. 24 cm. 72 SUD arq “Pese a cierta cantidad de retórica moralista en los últimos años sobre el deber de la arquitectura de servir a la comunidad, para poder trabajar en cualquier cultura el arquitecto tiene que relacionarse con los ricos y poderosos. Nadie más tiene los recursos para construir. Y el arquitecto está predestinado genéticamente a hacer cualquier cosa con tal de poder construir, del mismo modo que el salmón migratorio tiene la misión de remontar afanosamente el río por última vez para desovar antes de perecer. Así, la profesión del arquitecto puede verse, no como bien intencionada, sino como la de alguien dispuesto a hacer un pacto faustiano. No le queda más remedio que seguir la corriente y llegar a compromisos con cualquiera que sea el régimen que esté en el poder. Toda cultura política emplea la arquitectura con fines que, en el fondo, pueden considerarse racionales y pragmáticos, incluso cuando se emplea para transmitir una idea simbólica. Pero cuando se difumina la línea entre el cálculo político y la psicopatólogía, la arquitectura deja de ser sólo una cuestión política práctica para convertirse en una fantasía, incluso en una enfermedad que consume a sus víctimas. Existe un paralelismo psicológico entre dejar una huella en el paisaje con un edificio y el ejercicio del poder político. Ambos dependen de la imposición de la voluntad. Para aquellos que no conceden el menor valor al individuo, ver confirmada su visión del mundo reduciendo toda una ciudad a la escala de una casa de muñecas en una maqueta arquitectónica sin duda tiene un atractivo inherente. Incluso les atrae más la posibilidad de imponer su voluntad a una ciudad en el sentido físico remodelándola como lo hizo Haussmann en París. La arquitectura alimenta el ego de los que poseen esa tendencia. Estas personas dependen cada vez más de ella, hasta el punto de que la propia arquitectura se convierte en un fin, seduciendo a sus adictos conforme van construyendo cada vez más y a una escala cada vez mayor. La construcción es el medio a través del cual el egotismo del individuo se expresa de la manera más descarnada: mediante el Complejo de la Construcción.”

Miret Magdalena, Enrique La vida merece la pena ser vivida Madrid: Espasa, 2006 275 p. 23 cm. 17 MIR vid “La fuerza de lo íntimo es grande, aunque ahora esté olvidada, porque no se nos ha enseñado a ponerla en marcha. Somos esclavos de nuestras impresiones, y de nuestras reacciones emotivas impensadas, movidas por los vaivenes de la vida que influyen repentinamente en nuestra parte menos consciente, y nos llevan con frecuencia a la deriva de las circunstancias externas. No somos de manera espontánea amos de nosotros mismos: hay que aprender a serlo. Somos esclavos de lo que nos afecta, y que nos viene sin pensarlo, sin comerlo ni beberlo. No somos dueños de la vida, sino que vamos arrastrados por ella. Y, sin embargo, en nuestro interior tenernos un poder que, bien llevado, puede sernos de gran ayuda para gobernar nuestra vida, y no estar a merced de los vientos que llevan la nave una vez al pairo, cuando no soplan, y otras arrastrados por un vendaval, cuando descarga el temporal.” “Vamos haciéndonos a la idea de que hay muchos campos del saber que para desarrollarlos tenemos que usar otros caminos tan legítimos como el de la ciencia; pero muy distintos. Son el arte, la literatura, la historia, la experiencia moral, la experiencia de los místicos, la psicología, la sociología, la arqueología, la política, y tantos más. Un gran experto en ciencia física, el profesor Rañada, asegura que esos diferentes caminos para buscar la verdad de esos campos puede ser «la intuición, la analogía, el sentido común, el humor». Hemos visto cada uno de estos caminos en los famosos filósofos Augusto Comte, Bergson y Max Scheler, defendiendo la intuición; Russell, que defendió la analogía; Moore, con el sentido común, y el humor y la paradoja en Chesterton o en el cardenal Nicolás de Cusa. Incluso para las distintas ciencias y conocimientos humanos no solo vale la deducción, sino la inducción, la intuición, la lógica relacional, la del corazón, la poética, la metafórica, la convergencia de probabilidades ahora que hasta en la física cuántica no se puede pasar de probabilidades, la lógica hipotética, y hasta la lógica pragmática, o la lógica simbólica del investigador de las religiones Mircea Eliade y del psicólogo de los arquetipos inconscientes, Jung.” Enrique Miret Magdalena (Zaragoza, 1914) es teólogo, licenciado en Ciencias Químicas, conferenciante, periodista y escritor de más de dos mil artículos sobre religión, moral y juventud, y de una veintena de libros. Es fundador de la CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) y de la Young Men Christian Association en España, y presidente honorario de Mensajeros de la Paz.

Keddie, Nikki R. Las raíces del Irán moderno Barcelona: Belacqva, 2006 484 p. lám. 23 cm. 94 IRA XX “La revolución de 1978-1979 y sus secuelas ha despertado el interés por Irán entre el público general por primera vez en veinticinco años, pero también, en gran medida, una corriente de desconcierto e incomprensión. Esta revolución no encaja ni siquiera con los modelos y expectativas de las personas más o menos bien informadas. ¿Dónde antes se había visto al líder de una religión bien arraigada, un personaje ampliamente popular y carismático, emerger como cabeza visible de una revolución contra un soberano que esgrime su propia legitimidad, sus lazos con el pasado nacional y sus planes reformistas? ¿Y dónde antes se había visto que un estado dotado de armamento valorado en miles de millones de dólares, con sus correspondientes fuerzas armadas, policía normal y secreta, todo ello teóricamente dispuesto para ser utilizado, se venga abajo ante simples huelgas y demostraciones pacíficas, periódicas y cada vez más habituales? Los especialistas en Oriente Medio se han acostumbrado a que les pregunten: ¿se trata de una revolución religiosa, política, social, económica... o qué? La única respuesta válida sería decir que se trata de una mezcla de todo eso.”

“En Irán, al igual que en el resto del mundo, el así denominado «renacimiento del islam» no significa que la gente sea hoy en día más religiosa de lo que lo era hasta ahora: para la mayoría de gente su grado de religiosidad no ha experimentado cambio destacado alguno. Más bien significa una nueva incursión del islam en el ámbito de la política y el gobierno con una fuerza y una militancia que no había mostrado en esos aspectos sociales desde hacía muchas décadas. Dentro de esa tendencia general, sin embargo, Irán es, hasta la fecha, un caso especial, pues el país está dirigido por un tradicional líder islámico ulama (ulama es una palabra que para los chiíes significa algo similar a «clero», pues todos los creyentes tienen que seguir las normas dictadas por uno de sus líderes). Esa diferencia entre el movimiento político-religioso iraní y la del resto de países musulmanes se basa en parte en el contraste entre el modo en que se han desarrollado las dos principales ramas del islam, los chiíes de Irán y los suníes que gobiernan en la mayoría del mundo musulmán.”

Magallón Portolés, Carmen Mujeres en pie de paz: pensamientos y prácticas Madrid: Siglo XXI, 2006 297 p. lám. 21 cm. 305 MAC muj

“Al indagar sobre la experiencia de las mujeres en el pasado y en el presente, en su relación con la paz o la guerra, lo que encontramos es una pluralidad de comportamientos y actitudes. No obstante, de manera persistente se establece una relación de las mujeres con la paz, de un modo tan esencialista que las actitudes e iniciativas de las mujeres a favor de la paz, que son opciones libres y genuinas, quedan devaluadas al ser tomadas como lo natural. También es predominante el ver a las mujeres como víctimas. En los últimos años, desde cierto vacío previo, las mujeres han aparecido en los medios de comunicación, en los informes de las ONGs, en la escena internacional, y lo han hecho sobre todo en calidad de grupo vulnerable. Víctimas de las nuevas guerras y víctimas también en el conflicto cotidiano entre los sexos que involucran la relación y la identidad de mujeres y hombres. Al mismo tiempo, es cada vez más frecuente ver en la escena mujeres cooptadas por las viejas y nuevas dinámicas de la muerte: mujeres militares estadounidenses perpetrando actos de tortura a detenidos en Irak, en la cárcel de Abu Graib; mujeres en los grupos armados irregulares o mujeres en acciones terroristas, corno suicidas en Palestina o entre los integrantes de un comando terrorista, como el que asaltó la escuela de Beslán, en Osetia del Norte, acción en la que murieron más de 150 niños y niñas. A modo de líneas que guíen la búsqueda, y de un modo esquemático, en una realidad compuesta por múltiples datos es posible activar dos miradas contrapuestas en su significado: una en negativo, que enfatiza la posición de las mujeres como víctimas de la violencia, y otra en positivo, que destaca sus iniciativas y protagonismo a favor de la paz. Este libro quiere poner el énfasis en mujeres que protagonizan la construcción de la paz, aunque no reniega de la vulnerabilidad, más bien al contrario, si algo hemos aprendido es a asumir en positivo nuestra común vulnerabilidad, no de las mujeres sólo sino de la especie humana. La vulnerabilidad aparece reiteradamente cuando se trata de defender la vida y confrontar la muerte. En lo que sigue, se ofrecen datos y fragmentos de vidas de mujeres que vivieron en medio de la violencia.”

Benezon, Rolando O. Musicoterapia: de la teoría a la práctica Barcelona: Paidós, 2007 285 p. 22 cm. 615 BEN mus

“Uno de los movimientos de la musicoterapia es abrir canales de comunicación en el ser humano. En el término «comunicación» se incluyen todos los procedimientos por medio de los cuales una mente puede afectar a otra. Esto implica naturalmente no sólo el lenguaje oral y escrito, sino también la música, las artes plásticas, el teatro, el ballet y, de hecho, toda la conducta humana. Hablar de musicoterapia es pensar en una serie de metodologías y técnicas diferentes en pos de la comunicación.” “El musicoterapeuta se irá formando a lo largo de los años, y será su propia experiencia y su propia capacidad las que harán a un profesional con éxito terapéutico. No obstante, a lo largo de su experiencia, controlando y supervisando casos de pacientes tratados con músicoterapia he podido discriminar aspectos técnicos, necesarios a tener en cuenta para mejorar y prevenir situaciones negativas. Se entiende que todas estas técnicas estarán sujetas a la adaptación, según el caso y la dinámica del mismo. Muchos de estos aspectos técnicos son también recomendables para otras especialidades, en donde el movimiento y la comunicación no-verbal son inherentes a la específica actividad terapéutica. Por ejemplo, la vestimenta a utilizar debe ser cómoda, que permita y facilite cualquier tipo de movimientos extremos, tales como rodar por el suelo, saltar, arrastrarse, etc. El calzado debe permitir el fácil descalzado, para los momentos en que se debe trabajar con los pies desnudos para percibir las vibraciones.” “Se deben mantener los hechos musicales en su máximo primitivismo, para despertar el impulso rítmico, para lo cual vuelvo a recordar la importancia que tiene el latido cardíaco de cada uno de estos niños, como experiencia sonora; también tendrá importancia la canalización métrica al sonido y a sus cualidades (duración, intensidad, altura, timbre), a los intervalos, a la melodía, al ordenamiento de la escala. Estos hechos musicales introducen al niño, al mismo tiempo, en el dominio del acto propiamente dicho (golpear sus manos sobre bastones, cantar) y en el dominio de la percepción, en la receptividad, que exige una participación, una especie cíe adhesión a los fenómenos sonoros.”

Hagen, Steve El budismo no es lo que crees: la verdadera naturaleza de las enseñanzas de Buda Barcelona: Oniro, 2007 284 p. 20 cm. 24 HAG bud “Aunque experimentemos la Realidad directamente, no somos conscientes de ella. En su lugar intentamos explicarla o captarla por medio de ideas, modelos, creencias e historias. Pero como precisamente todas estas cosas no son la Realidad, nuestras explicaciones nunca coinciden con la experiencia real. La Realidad es muy distinta de las explicaciones que damos de ella, por eso surgen la paradoja y la confusión. […] Normalmente hacemos una afirmación para señalar, definir y describir algo sin ambigüedades. Pero con la Verdad no es así. En este caso hemos de estar dispuestos a encontramos con la paradoja y la confusión en lugar de intentar evitarlas. […] Las afirmaciones corrientes, en lugar de permitir la paradoja, intentan definir un determinado tema de modo que parezca lo más real y sólido posible. Se presentan con el espíritu de «Ésta es la Verdad, cree en ella». Y luego nos la ofrecen en forma de libro o de folleto. Pero todas las afirmaciones que se presentan de esta forma […] son unas afirmaciones corrientes. No son la Verdad, sólo intentan preservar lo que están transmitiendo. Cuando afirmamos estar describiendo la Realidad por medio de palabras, por más bellas que sean, ya son en sí erróneas, porque la Verdad nunca puede re-presentarse. Deseamos conocer la Verdad con toda nuestra alma. Queremos aferrarla con la mano, transmitirla a los demás con una palabra o una frase. Queremos algo que podamos anotar. Que podamos imprimir en los demás y que al mismo tiempo les impresione. Actuamos como si la Verdad fuera algo que pudiéramos meternos en los bolsillos y sacarla de vez en cuando para mostrarla a los demás diciendo: «¡Aquí la tienes!». Pero olvidamos que los demás también nos mostrarán sus hojas de papel, con otras aparentes Verdades escritas en ellas. Pero la Verdad no es así. ¿Cómo podría ser de este modo? […] Sólo puedes liberarte de la paradoja y la confusión cuando permaneces con la mente abierta deseando investigar todo cuanto te rodea, al tiempo que procuras no aferrarte a ninguna idea en particular, por más justificado que pueda parecerte. Si es la Verdad lo que andas buscando, descubrirás que para poder encontrarla has de abandonar cualquier noción o concepto y abordar el mundo con una atención pura y clara, percibiéndolo sin ningún partidismo mental ni ningún concepto, creencia, idea preconcebida, suposición o expectativa.”

La muerte digna: 10 reflexiones sobre la eutanasia Introducción y edición, Elías Pérez Sánchez O Burgo-Culleredo (A Coruña): Espiral Maior, 2007

278 p. 22 cm. 179 MUE mue

“Resulta una obviedad afirmar hoy en día que existen personas que en situaciones muy específicas y excepcionales desean morir antes que seguir con vida; y que la polémica en torno a la muerte asistida médicamente, tanto en su modalidad de "suicidio asistido" como de "eutanasia", está muy lejos de ser un debate cerrado. En Europa fue Holanda el primer país que reguló la eutanasia como práctica médica en determinados contextos, abriendo así una vía legal que llegó a influir de un modo evidente en la regulación que se llevó a cabo, poco después, en Bélgica. Este es un buen momento para que la sociedad española reflexione sobre una cuestión que atañe a la dignidad del ser humano, esto es, el derecho a una muerte digna, el derecho a poder renunciar a la vida con la colaboración de terceras personas en contextos vitales en los que un enfermo pueda sufrir dolores físicos y/o psíquicos difícilmente soportables.”

“Es innegable que la ciencia médica y la nueva sofisticación tecnológica conllevan un control creciente sobre nuestras vidas y nuestros estados o situaciones terminales. Dicho progreso ha generado dos situaciones posibles y, en ocasiones, antagónicas: por una parte, la intervención médica es capaz de mejorar las expectativas de vida de los enfermos facilitando su recuperación y mejorando su calidad de vida; no obstante, cuando la intervención médica fracasa, es capaz de retrasar el momento de la muerte del enfermo provocando con ello un deterioro de la calidad de su vida. Esta última posibilidad (el "encarnizamiento terapéutico", "obstinación terapéutica”, "encanallamiento terapéutico"), ha provocado en los últimos decenios un cambio de actitud frente al momento final de la vida y el proceso de la muerte, generando también una mayor conciencia social sobre la necesidad de una "muerte digna" incluso forzando, en algunos casos, las fronteras de la legalidad actual con respecto a la interrupción voluntaria de la vida humana. El resultado final es que muchos ciudadanos tienden a reclamar el derecho a elegir no sólo su muerte sino el momento de la misma. Es en este contexto donde debemos situar la discusión actual sobre la eutanasia, el auxilio activo al suicidio y el derecho a la libre disposición de la vida de las personas.”

Miret Magdalena, Enrique La vuelta a los valores Pozuelo de Alarcón (Madrid): Espasa Calpe, 2007

235 p. 22 cm. 172 MIR vue

“Las cosas valen o no valen por sí mismas, no por su relación con otra cosa, sea Dios u otra realidad creada. La realidad tiene valor por ella misma, no por su relación con Dios. Y ésta es la constitución del hombre seglar, según analiza el mayor experto católico en el tema, el famoso dominico padre Congar. Que por su valía, y después de haber sido perseguido por la Curia romana, fue nombrado cardenal un poco a destiempo, pues lo nombró el Papa al final de su vida. No se trata de oponer la religión al mundo profano, sino todo lo contrario: luchar contra el clericalismo latente en la Iglesia para poner cada cosa en su lugar. Yo creo que esta postura está definida en aquel pasaje del Evangelio donde Jesús dice a los fariseos, cuando quieren cogerle en un renuncio por sorpresa: «A Dios, lo que es de Dios, y al César, lo que es del César». Son dos mundos con consistencia propia, sin oponerse el uno al otro, y esto no es un laicismo inaceptable enemigo de la religión. Conclusión: Religión y Mundo, cada uno en su sitio. Estas ideas tienen que estar claras y ha de evitarse que la calidad laica del mundo sea una oposición a la religión. Cada cosa en su sitio y Dios en el fondo de todo, sin necesidad de hacerle un hueco ficticio entre las cosas de la vida.” “Hoy lo que tiene éxito son los superficiales libros sobre autoestima, autodesarrollo y autoconocimiento, que sustituyen a los antiguos libros espirituales, como el Kempis, y sobre todo a los Evangelios. Obras actuales aquellas, mezcladas con un poco de orientalismo mal entendido, y que engañan al lector que espera por ese falso camino la solución de sus males físicos o psicológicos. Incluso se crean grupos, que se parecen a sectas, para fomentar estas ideas tanto de carácter religioso como para triunfar en la vida, que suponen un reguero de ingresos monetarios para sus organizadores, y que a veces deshacen familias o matrimonios. Pero al final unos pocos quedan defraudados, y con sensación de haber sido engañados muchos lectores de esos libros o asistentes a sesiones de pretendida formación. Cuando se dan cuenta algunos más avisados, se sienten decepcionados por la poca seriedad de esas publicaciones, que no resuelven nada salvo vivir en el engaño y a la espera de una solución que nunca llega.”

Blech, Jörg Medicina enferma: cómo protegernos de las terapias discutibles Barcelona: Destino, 2007 239 p. 23 cm. 616 BLE med

“Cuanto peor informadas están las personas, tanto mayores son las probabilidades de que sean sometidas a un tratamiento médico. Han sido los propios médicos quienes han llamado mi atención sobre este fenómeno. En conversaciones, cartas y alusiones confidenciales me han alertado sobre la magnitud que ha adquirido la sobreterapia. Las personas se ven sometidas sistemáticamente a procedimientos médicos que no les reportan beneficio alguno. Casi todo lector habrá tenido ya alguna experiencia con tratamientos innecesarios, o bien la tendrá. De mis afirmaciones, sin embargo, no debe deducirse que no reconozca el sinfín de beneficios de la medicina ni que esté dispuesto a renunciar a ellos. Pero no beneficia a nadie el pasar por alto las cosas malas de la medicina por las muchas cosas buenas que nos ofrece. Los trabajos y resultados que presento en este libro proceden en su mayor parte de los propios médicos. Comparto con ellos la convicción de que la medicina sólo mejorará si logra superar sus errores. Además, una mirada realista sobre la ciencia médica es la mejor receta contra las expectativas excesivas puestas en ella. En muchos casos, lo que el individuo puede hacer por su propia salud es más de lo que le ofrece la medicina moderna.”

“Los tratamientos innecesarios son el lado oscuro de la medicina. Cuando los enfermos acuden a la ciencia médica moderna ven batas de un blanco impoluto, pastillas de colores e instrumentos brillantes. ¿Qué se les da a cambio de su confianza? Según la revista de prestigio internacional New England Journal of Medicine, de un 20 a un 40 por ciento de todos los pacientes son sometidos a procedimientos médicos que no les reportan ningún beneficio en absoluto, o ninguno que sea digno de mención. El problema no es que se cometan errores, ni que se ampute la pierna equivocada o se deje una grapa dentro de la cavidad abdominal. El auténtico problema es que se aplican tratamientos médicos que se sabe de antemano que son inútiles y aun perjudiciales. El verdadero problema es el fraude endémico en el sistema sanitario.”

O'Kelly, Eugene Momentos perfectos: cómo mi muerte inminente me transformó la vida Eugene O'Kelly con Andrew Postman Barcelona: Alienta, 2007 153 p. 22 cm. 159 OKE mom “Unos meses antes, y a lo largo de toda mi vida, me había acostumbrado a que la gente funcionara a un nivel muy alto. Si no lo hacían, podían llegar a perder mi confianza. Esta es la manera cómo se funcionaba en el mundo de los negocios. Con ello no quiero decir que yo, es decir, nosotros, los miembros del equipo directivo, estuviéramos desprovistos de compasión; se trataba simplemente de que nuestro barcino para evaluar a las personas era la capacidad profesional. La competencia. La calidad. Y tenía que ser así. Si alguien decía algo que, según mi opinión, estaba poco meditado —ya fuera uno de los socios mayoritarios de la compañía o mi hija adolescente-, yo era perfectamente capaz de soltarle que «acababa de decir algo muy estúpido». También me exigía siempre el máximo a mí mismo. Era famoso por mis arrebatos de mal genio.” “Me quedaba muy poco tiempo para aprender, pero, irónicamente, la primera (y quizás la última) cosa que tenía que aprender era a reducir la marcha. Durante muchos años había ido a cien por hora, siempre en línea recta, sin desviarme ni un ápice. El día de mi muerte iba a ir a cero por hora. Había asumido (probablemente como la mayoría de las personas) que más adelante dentro de mi vida llegaría a alguna curva natural del camino -la jubilación, por ejemplo, a los 65 años, o a algún achaque físico— y que entonces se encendería una lucecita que me haría comprender que era la señal para empezar a reducir la velocidad. La señal había llegado, pero sin avisar. Tal como me dijo Corinne: «No es lo mismo que si dispusieras de los últimos años de tu vida para prepararte para la muerte». Estaba reduciendo la marcha, evidentemente, pero de una manera desordenada, de una manera que estaba en parte fuera y en parte dentro de mi control. Y ésta era la parte en la que debía centrarme: la parte que yo controlaba. Después de haber dimitido de mi cargo de presidente y de haberme retirado de las interacciones diarias de una persona activa -especialmente de un neoyorquino en plenas facultades—, me imaginé que ahora iba a cincuenta por hora, o a cuarenta (o quizás a treinta). Quería ir reduciendo la velocidad de una manera continuada y consciente, bajo mi control, de modo que mis últimas semanas y días, y, sin duda alguna, mis últimos momentos, estuvieran llenos de alivio y de paz. No quería morir en un accidente de automóvil.”

Taibo, Carlos Movimientos antiglobalización: ¿qué son? ¿qué quieren? ¿qué hacen? Madrid: Catarata, 2007 174p. 21 cm. 327 TAI mov “Una opinión muy extendida identifica el nacimiento de los movimientos antiglobalización con la contestación que suscitó, en el año 1999, la cumbre de la Organización Mundial del Comercio celebrada en Seattle (Estados Unidos). Aunque semejante percepción es respetable, en modo alguno ha dejado zanjada la discusión relativa a cuándo vieron la luz esos movimientos. Esa discusión se entrelaza, por cierto, con otras que se preguntan si las redes antiglobalización son genuinamente nuevas o que se interrogan, en una clave no exenta de interés, por cuándo desaparecerán (si es que lo hacen, claro). Disputas como las que acabamos de invocar conducen de manera inevitable a una discusión importante: la relativa a cuáles son los antecedentes de los movimientos. En nuestra consideración, forzosamente somera, identificaremos al respecto tres circunstancias de interés. La primera la aporta, cómo no, y en la lejanía, el mayo de 1968. Los sucesos de aquel entonces guardan inequívocas similitudes con muchos de los fenómenos que hoy rodean a los movimientos. Bastará con subrayar que en ambos casos hay coincidencias generales en cuanto al diagnóstico de los problemas que es preciso encarar y en cuanto a la naturaleza de las respuestas planteadas, con una crítica visible, siempre, de la izquierda tradicional. Pero hay que recalcar también, con todo, que es obligado identificar diferencias, y no precisamente menores. Hoy no nos hallamos, como en 1968, ante una larga fase de expansión capitalista, no se registran luchas de liberación nacional claramente victoriosas —por mucho que algunos análisis crean verlo en Iraq, no hay ningún Vietnam manifiestamente abierto—, se han diluido los contrapesos ejercidos por las dos grandes potencias de antaño y, en suma, la izquierda oficial ha asumido una general integración en la lógica del sistema.”

Carlos Taibo es profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid. Escribe sobre política internacional en El País, La Vanguardia, El Periódico de Catalunya y los diarios del Grupo Correo.

Campo Cortés, Eduardo del Odiseas: al otro lado de la inmigración en España Sevilla: Fundación José Manuel Lara, 2006 347 p. il. 24 cm. 314 CAM odi “Ir y venir. La historia de la humanidad se resume en el vaivén de este viaje interminable: del campo a la ciudad, de una región a otra, de un país a otro, de un continente a otro, así hasta los confines de la tierra en busca de comida, tierra, paz, compañeros. Los verdaderos Ulises de hoy no son los exploradores, sino esos millones de personas que, como durante miles de años nuestros antecesores, emprenden la odisea de abandonar su hogar y sus raíces en dirección a otros lugares, dejando atrás a menudo a sus seres más queridos. Con el sueño de encontrar una vida mejor y más libre, protagonizan un viaje de distancias físicas, legales, económicas, sociales o culturales a veces casi insalvables. Las migraciones por causas económicas (nueve de cada diez emigrantes), conflictos armados y desastres naturales aumentan con la globalización del planeta, y es un movimiento tan vasto y de tantas facetas que con frecuencia la sociedad, las instituciones y los medios de comunicación sólo lo perciben de forma fragmentaria y en no pocas ocasiones bajo el foco distorsionador de la ignorancia y los prejuicios. La magnitud del cambio que experimentan tanto los países de los que parten estos odiseas contemporáneos del trabajo como aquéllos en donde se instalan para iniciar una nueva vida subraya la necesidad de comprender mejor las razones que mueven estos éxodos, las circunstancias en que se producen, las políticas que intentan frenarlos, incentivarlos o controlarlos, y el creciente debate de fondo que desata: desde el rechazo xenófobo hasta el idealismo que aspira a suprimir un día todas las fronteras.” “En la era de la globalización y las telecomunicaciones, cuando viajar es más fácil, rápido y barato que nunca (para los que tienen un pasaporte fuerte, claro), aumentan también las trabas a los trabajadores de los países menos favorecidos para desplazarse libremente por el mundo en busca de las oportunidades laborales del capital, que al mismo tiempo los reclama como mano de obra. […] La desigualdad del planeta es tan obvia que nos hemos acostumbrado a aceptarla con fatalidad como una ley de la existencia. Evidente y brutal, corroboran las estadísticas. Los 500 hombres más ricos del mundo poseen más que los 416 millones de habitantes más pobres, dice el informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de 2005.”

Hall, Nicola M. Reflexología: masaje de pies y manos para relajación y tratamiento de muchas enfermedades Barcelona: Amat, 2006 198 p. il. 23 cm. 615 HAL ref

“Reflexología es el nombre dado a la forma de tratamiento que conlleva dar masajes de una cierta manera a todas las áreas del pie. En el pie existen áreas reflejas las cuales se relacionan con todas las partes del cuerpo, y dichas áreas se encuentran en las plantas, encima, y a los lados del pie. De hecho, todo el pie se corresponde a todo el cuerpo de una manera que describiremos más adelante. Al masajear las diversas áreas, se puede hacer un diagnóstico de las partes del cuerpo que no están en equilibrio, y por tanto no están funcionando eficientemente, y dar un tratamiento para corregir los desequilibrios y por tanto devolver el correcto funcionamiento al cuerpo. Además de las áreas reflejas que se encuentran en los pies, existen áreas reflejas similares en las manos y que también corresponden a diferentes partes del cuerpo. Las manos pueden ser usadas asimismo para tratamiento, aunque normalmente el practicante prefiere los pies porque son más sensibles. Los pies ofrecen una gran área a ser tratada y como generalmente están protegidos por los zapatos y calcetines presentan un área más sensible para el tratamiento que las manos. Las manos son usadas cuando no es posible trabajar en los pies y se prestan más fácilmente para autotratamiento.” “Para entender cómo se disponen las áreas reflejas en los pies y manos y cómo fueron determinadas, es útil recordar la historia de la reflexología. Muchos miles de años atrás en China, los chinos practicaban varias formas de medicina bastante diferentes de aquellas del mundo occidental. La más famosa debe ser la acupuntura, la cual conlleva insertar agujas en ciertas áreas del cuerpo conocidas como puntos de acupuntura. Estos puntos están situados en líneas conocidas como «líneas meridianas», que son líneas de «energía» distribuidas a lo largo del cuerpo. […] La reflexología está basada en ideas similares a las de la acupuntura, en la cual existen líneas de energía vinculando los pies y las manos a las diferentes partes del cuerpo y que todo el cuerpo puede ser tratado trabajando las áreas reflejas en los pies y en las manos. Las líneas de energía de la reflexología no son, sin embargo, las mismas líneas meridianas de la acupuntura, pero los dos sistemas tienen sus orígenes en las antiguas terapias chinas.”

Rubio, Ángeles Superando la soledad: timidez, acoso moral, bullying, éxito y fracaso Barcelona: Amat, 2007 191 p. 23 cm. 159 92 rub “La amistad es un tipo de relación afectiva, que todos identificamos por la comunicación, la comprensión, el cariño, los lazos mutuos de apoyo. El psicólogo Carl Rogers considera que una amistad sana tiene que tener cuatro características: 1. Disposición de apertura: capacidad para abrirnos, tener confianza y estimar a los demás. Cuanto más sociable y abierta sea una persona, mayores serán sus posibilidades de tener amigos. 2. Autenticidad: una relación de amistad verdadera es aquella en la que se expresa con total sinceridad sus opiniones y sentimientos, sin reservas, ni disimulos. 3. Cordialidad: tiene que ver con la aceptación y la consideración incondicionales. Un amigo de verdad no pretende utilizar y manipular, ni pretende que los demás hagan lo que quiere. 4. Empatía: es una cualidad que hace alusión a la capacidad de comprensión, de ponerse en el lugar del otro y, de este modo, entender sus sentimientos y conductas. Estos factores dan lugar a dos sentimientos fundamentales en la relación amistosa, como son la confianza y el cariño. En contrapartida, no será una verdadera amistad aquella que pretende utilizar la relación para sus fines personales, que no es sincera, ni capaz de mantener un tono adecuado de atención y cordialidad, que no se esfuerza por comprender las razones que asisten al otro y que no se abre, con el interés, el tiempo y la dedicación que una amistad requiere. Si dudamos sobre el carácter de una amistad, estas sencillas características pueden resultar como un auténtico test, que nos sacará de dudas, sobre la naturaleza de nuestras relaciones o nuestra propia capacidad para crearlas. De más está referir los beneficios y satisfacciones que supone «tener un amigo», por mucho que la sociedad moderna puje en contra, con su mercantilización del tiempo (el tiempo más que nunca es oro, tiene un precio) y las grandes distancias. Es, sin embargo, una tarea complicada cuando superadas estas dos limitaciones del espacio y el tiempo necesario, comprobamos que nuestros deseos y necesidad de hacer amigos no se corresponden con la realidad. Es entonces cuando conviene tener en cuenta si se trata de un problema de actitudes (de nuestra predisposición personal), aptitudes (de nuestra capacidad de relación), o bien de oportunidades. Podremos reflexionar sobre ello, e incluso consultar a personas de confianza, que tal vez podrán hacernos entender, con mayor perspectiva, dónde residen nuestras principales virtudes y limitaciones a la hora de relacionarnos.”

Melvern, Linda Un pueblo traicionado: el papel de Occidente en el genocidio de Ruanda Barcelona: Intermón Oxfam Ediciones, 2007 334 p. 22 cm. 323 MEL pue “Como todo baño de sangre, lo que ocurrió en Ruanda merece ser recordado para que no se repita. Pero sobre todo, porque es un serio cuestionamiento a los límites de lo que consideramos humano. Las matanzas del año 1994 no fueron estallidos de violencia espontánea. El Estado las planeó y proveyó. Pero, a diferencia del holocausto nazi, no sólo el Estado las perpetró. Participaron activamente civiles entrenados o sencillamente azuzados para erradicar a un grupo étnico minoritario. Los hechos ni siquiera se ocultaron. Al contrario, a medida que ocurrían, eran anunciados y celebrados por la radio, acompañados de canciones alusivas. Si alguna de las víctimas conseguía escabullirse de sus captores, los oyentes podían telefonear a la estación de radio para informar sobre su paradero. Todo un país estaba movilizado para la caza humana, una caza perpetrada mayoritariamente cuerpo a cuerpo, con machetes. Los asesinos no se detuvieron ante mujeres, ni ante niños, a algunos de los cuales les introdujeron en la boca los miembros amputados a sus padres. Ninguna especie animal ha sido capaz de acercarse a esos límites de crueldad y organización. Pero eso es historia conocida. De hecho, es el tipo de historia que nos hace sentir bien con nosotros mismos. Desde la seguridad de nuestra mesa de café, nos horrorizamos por las cosas que ocurren tan lejos, y nos maravillamos ante lo civilizados y razonables que somos. Disfrutamos de vivir en un lugar en el que no pasan esas cosas. Por eso, el interés de Un pueblo traicionado para el público extranjero no es sólo dibujar los detalles del horror, sino señalar con precisión a los cómplices del genocidio. Y en el banquillo de los acusados estamos todos nosotros.” “Este libro tiene un protagonista: el general Romeo A. Dallaire, a cargo de la misión de paz de la Organización de Naciones Unidas. Dallaire tiene muy pocos hombres, casi ningún equipo y, frecuentemente, carece incluso de alimentos. Sus informes no son escuchados en la sede de la ONU, y sus solicitudes ni siquiera se discuten en el Consejo de Seguridad. Necesita información de Inteligencia, pero se la niegan los mismos gobiernos que le exigen resultados. Si finalmente alguna institución accede a enviarle vehículos, no hay manera de transportarlos hasta sus manos…”

Jonh, Duncan Astronomía Bath: Parragon, 2007

255 p. il. 32 cm.

52 DUN ast

Los cielos nocturnos y los cuerpos celestes han sido objeto de admiración y especulación desde que aparecieron las primeras civilizaciones. El Sol, con su energía vital, fue divinizado, y su viaje diario a través del cielo, dotado de significado religioso. Los antiguos egipcios calcularon la duración del año solar y añadieron cinco días a su calendario original de 360 días, un margen de error de tan sólo seis horas. Lo que no pudieron explicar la mitología y el misticismo, lo explicaría la ciencia 5.000 años más tarde, nuestros conocimientos sobre el sistema solar y sobre aquello que traspasa sus límites son considerables, si bien la fascinación actual es muy parecida a la de los primeros observadores. Este libro propone un viaje de descubrimientos, desde el estudio detallado de los planetas que componen el sistema solar hasta las galaxias más lejanas y los confines del universo. En esta obra se tratan todos los fenómenos cósmicos, incluidos cometas, asteroides, meteoritos y nebulosas. Puede que algunos de ellos resulten menos conocidos, como los quásares, remotas galaxias cuya extraordinaria luminosidad y energía hacen que el Sol parezca una bombilla de 40 vatios en medio de una oscura catedral; la materia oscura, que forma el 90% del universo, aunque no pueda detectarse de forma directa, y los agujeros negros, cúmulos de materia hiperdensos, donde la fuerza de la gravedad es tan intensa que ni la luz puede escapar. El mosaico que han formado el espacio y el tiempo es inmenso: han transcurrido 15.000 millones de años desde el Big Bang, cuando el universo ocupaba el mismo espacio que una partícula subatómica, y 5.000 millones de años desde que una nube de polvo y gas colapsó para formar la estrella que mantiene la vida en la Tierra. Contemplar un objeto del espacio profundo es asomarse a cientos de millones de años en el pasado, tales son las increíbles distancias que recorre la luz. Tanto si es usted un gran aficionado a la astronomía como si sólo siente curiosidad, este libro profusamente ilustrado ampliará sus conocimientos y comprensión del universo. En él encontrará las imágenes más recientes del telescopio espacial Hubble y de la sonda Cassini, lo que le abrirá las puertas a los últimos descubrimientos de la fascinante ciencia espacial.

Boswell, Sophie Comprendiendo a tu bebé Barcelona: Paidós, 2006 94 p. 22 cm.

159 BOS com

Tras haber dado a luz a su primer hijo, Jo dijo tener una inmensa sensación de pérdida, casi como si estuviese llorando la pérdida de algo: “No sabía qué era lo que había perdido, quizá se trataba simplemente del hecho de tener al bebé dentro de mí. Pero no podía dejar de llorar, y me sentí sola y muy triste durante bastante tiempo. Creo que hubiese dado cualquier cosa por poder ser yo misma un bebé, por no tener que pensar en nadie más y poder ser abrazada y cuidada constantemente.” Probablemente toda madre pasa por periodos de abatimiento o de depresión tras dar a luz a su primer bebé. Habitualmente, estos estados se alternan con los de entusiasmo y de felicidad, pero en ocasiones son más prolongados y pueden llegar a ser preocupantes. Muchas madres le tienen mucho miedo a la depresión posparto y se presionan a sí mismas para estar «siempre contentas». Sin embargo, los cambios de humor son normales durante este período y no son muchas las madres que se libran de sentirse absolutamente abatidas, solas o deprimidas durante unos días. Esto, de por sí, no puede perjudicar al bebé. No es extraño que también puedan emerger sentimientos negativos con respecto al bebé. A Hanna, las necesidades de su hijo recién nacido le parecían muy persecutorias: “Cuando nació me sentí muy feliz, pero hubo momentos en que no podía evitar sentirme molesta con él. Durante las primeras semanas tenía cólicos y lloraba mucho. […] Ya lo había intentado todo, pero no conseguía que parara. De pronto, sentí un impulso muy fuerte de tirarle escaleras abajo, cualquier cosa con tal de poner fin a esos incesantes llantos. Este impulso duró unos pocos segundos, pero fue muy intenso. Entonces, rompí a llorar. Me quedé tan preocupada que tuve que abrazarle y acunarle en mis brazos, pidiéndole perdón y diciéndole que lo quería muchísimo.” No es infrecuente que las madres, y a veces también los padres, se sientan de este modo alguna que otra vez; incluso una de las canciones de cuna británicas más populares habla de un bebé que cae desde la copa de un árbol. Al tratar de ocultar estos sentimientos a los demás solemos sentirnos muy solos y asustados; no obstante, cuando reconocemos que los tenemos casi siempre pierden intensidad. Aunque nos preocupe el hecho de contárselo a otras personas, deberíamos ser sinceros con nosotros mismos y aceptar que así es como nos sentimos a veces, aunque seamos los padres más cariñosos del mundo.

Domínguez Trejo, Benjamín Dolor y sufrimiento humano: técnicas no invasivas psicológicas para el manejo del dolor crónico Sevilla: MAD , 2006 111 p. gráf. 23 cm. 616 DOM dol

Muchos de nosotros tenemos dentro una energía interna natural que nos permite ejercitar la capacidad de producir paz, tranquilidad y alivio ante el dolor. Bajo ciertas condiciones y con un poco de esfuerzo, literalmente todos podemos liberar esas sensaciones maravillosas (producidas naturalmente por nuestro cerebro), aprendiendo y practicando una técnica particular de respiración y de relajación. Esta energía interna ha estado y estará siempre allí, disponible para usted, siempre que usted sienta la necesidad de utilizarla. Con la relajación profunda es posible liberarse casi inmediatamente del dolor y del malestar. El alivio del dolor puede lograrse antes de que termine una sesión de relajación o al menos beneficiarse con niveles más bajos de dolor por un periodo prolongado. Cuanto más practique, más eficaz será su relajación y cambiará su dolor. Si puede darse el tiempo de relajarse profundamente una vez o de preferencia dos veces al día, usted se sentirá más tranquilo(a) y con mayor control de su situación y además estará en el camino hacia una vida más cómoda con menos dolor. Todos podemos hacer esto; usted no tiene que ser una clase especial de persona. Esta energía interna está con nosotros cuando nacemos, pero tiende a ser olvidada o poco utilizada por parte de una mayoría. Aprender cómo relajarse y producir sensaciones de serenidad y tranquilidad es el primer paso para ayudarse. La primera vivencia con la relajación puede ser una verdadera revelación. Para algunos de nuestros pacientes fue maravilloso encontrar tal calma y tranquilidad y la disminución o liberación del dolor. Usted puede pensar que ya sabe cómo relajarse, o que ha estado relajado(a) como lo ha visto en la TV, leído o como cuando descansa serenamente, pero aquí la relajación significa algo absolutamente diferente. La relajación profunda que puede liberar sus energías internas de disminución y alivio del dolor está en un nivel distinto de lo que se logra sólo sentándose o acostándose. […] Incluso, cuando usted piensa que ya está relajado, es absolutamente normal que su cuerpo todavía esté lleno de tensiones ocultas.

Conrad, Joseph (1857-1924) El negro del "Narcissus" Madrid: Valdemar, 2007 212 p. 22 cm.

N CONRAD neg

Novelista británico de origen polaco, considerado como uno de los grandes escritores modernos en lengua inglesa, cuya obra explora la vulnerabilidad y la inestabilidad moral del ser humano. Conrad, cuyo nombre original era Józef Teodor Konrad Korzeniowski, nació en Berdichev, Polonia (actualmente en Ucrania), hijo de un noble polaco. De su padre heredó el amor a la literatura. Quedó huérfano a los 12 años, y a los 16 abandonó la Polonia ocupada por los rusos y se trasladó a Marsella. Durante los siguientes cuatro años navegó en barcos mercantes franceses, también luchó en España en las guerras carlistas en las tropas de don Carlos y vivió una historia de amor que lo llevó al borde del suicidio. Posteriormente se puso al servicio de la Marina mercante inglesa y obtuvo la nacionalidad británica en 1886; al cabo de unos años cambió su nombre para que sonara más inglés. Durante la década siguiente navegó mucho, sobre todo por Oriente. Las experiencias de Conrad, especialmente en el archipiélago malayo y en el río Congo durante 1890, se reflejan en sus relatos, escritos en inglés, que era su cuarta lengua tras el polaco, el ruso y el francés.

El grumete, esrupefacto como todos, levantó la linterna hasta la cara del hombre. Era negro. Un rumor asombrado —un rumor tenue que sonaba como el murmullo reprimido de la palabra «Negro»— corrió a lo largo de la cubierta y se perdió en la noche. El negro pareció no oír nada. Se quedó plantado en su sitio marcando un tiempo con gesto rítmico. Tras un momento dijo con calma: —Me llamo Wait, James Wait. —¡Ah! —dijo el señor Baker. Después, tras unos segundos de silencio que presagiaba tormenta, estalló-: ¡Ah! Usted se llama Wait. Y ¿qué? ¿Qué es lo que quiere? ¿Qué pretende al llegar vociferando así? El negro se mostraba sereno, frío, dominador, soberbio. Los hombres se habían aproximado y permanecían tras él en masa compacta. Les pasaba a todos más de media cabeza. Dijo: —Soy del barco. —Pronunciaba claramente, con precisión dulce. Los profundos acentos brillantes de su voz llenaron la cubierta sin esfuerzo. Era naturalmente desdeñoso, condescendiente sin afectación, como si desde lo alto de sus más de dos metros hubiese medido toda la vastedad de la locura humana y tomado el partido de ser indulgente.

Escartín, Carlos Fractalia Madrid: s.n. 2006

86 p. 20 cm.

P ESCARTIN fra

Los números nos estaban esperando al final de la mano, como el mar aguarda al final de río fértil, como un camino estrellado para entender el implacable manantial mudable de la vida. Sobre un cuenco de arcilla se dispuso la sangre. Al fondo de la cueva, aquella mirada paleolítica puso su mano sobre la roca amarga, impregnó de sangre su contorno, y coronó -como un árbol rojo y otoñalsu legado de arte, de duda, de misterio oscuro y fresco. Las cosas eran número, como los animales, y el hombre, atlas de barro, miles de años aguardando, podía al fin contarlas. Los siglos murmuraron con la muerte, se enterraron miles de años sobre cordilleras azules sin tesoros antes de que los signos cuneiformes -como huellas de ave sobre arcilladespertaran a la vida dormida en las tablillas calladas mesopotámicas destructoras del caos con el orden fabuloso de sus surcos guerreros, alimentados de canela, color trueno y abismo. Llovieron miles de años. Al otro lado del mundo, sobre la alhaja verde del Yucatán, escribas mayas, constantes como el brillo del sol sobre las cimas, elaboraban -entre mariposas de aguijones dulces, sobre la corteza seca del ficus renacido

Edgerton, David Innovación y tradición: historia de la tecnología moderna Barcelona: Crítica, 2007 336 p. il. 24 cm.

62 EDG inn

Relevancia no es lo mismo que presencia o utilidad. En efecto, resulta esencial entender la diferencia que existe entre uso y utilidad, entre presencia y significación, tal como han hecho quienes abordan desde un punto económico la historia de la tecnología. Para éstos, la importancia que presenta una tecnología con respecto a determinada economía es la diferencia entre el coste o el beneficio que comporta su uso y los de la mejor opción alternativa existente. En consecuencia, a la hora de evaluar la importancia del ferrocarril decimonónico estadounidense, Robert Fogel prefirió compararlo con otros medios de transporte, entre los que se incluían los canales y los carros tirados por caballos, a dar por hecho que sin él habría sido imposible llevar de un lado a otro mercancías y personas. Tras una serie de estimaciones aproximadas, concluyó que el tren había supuesto un incremento de la producción estadounidense de menos del 5 por 100 del producto interior bruto (PIB) en 1890. Dado el rápido crecimiento que estaba experimentando por aquel entonces la economía del país, tal proporción implicaba que, sin el ferrocarril, ésta habría tenido que esperar a 1891 o 1892 para alcanzar la producción que se dio en 1890. Ni la motorización del siglo xx ni la electrificación, ni tampoco el papel desempeñado por la aviación civil, se han analizado de un modo tan detallado y, aun así, nos es dado imaginar mundos productivos sin vehículos de motor o sin aeroplanos —por más que la falta de electricidad sea harina de otro costal, al menos en determinados aspectos—. Los cohetes y la energía atómica, que tantas pasiones engendraron en las décadas de 1950 y 1960 en cuanto tecnologías destinadas a transformar el planeta, bien podrían haberlo hecho más pobre que rico una vez computados todos los costes y beneficios. Muchos se quejan de que esta suerte de historia contrafáctica —la elaborada a partir de hipótesis construidas sobre hechos que no han sucedido— resulta poco satisfactoria. Y razón no les falta. Con todo, es ineludible si nos proponemos evaluar de un modo sensato la relevancia de estos hechos. Al cabo, la mayoría de las valoraciones existentes posee ya una asunción virtual implícita y oculta que, por lo general, se muestra crítica con este argumento.

Riso, Walter Pensar bien, sentirse bien Barcelona: Granica, 2007 196 p. 22 cm.

159 92 ris

La economía mental parte del siguiente principio: es menos gasto para el sistema conservar los esquemas que tenemos almacenados que cambiarlos. Un hombre se encuentra con otro, lo saluda efusivamente, y le dice: «¡Hola, Ernesto! ¡Qué alegría verte! ¡Cómo has cambiado, no pareces el mismo! ¡Estás más alto, tu piel se ve más blanca y tus ojos ya no son azules!». El otro responde: «Lo siento, usted está equivocado... Yo no soy Ernesto...». Entonces el hombre agrega sin titubear: «¡Es increíble, hasta de nombre has cambiado!». Así funciona la mente: si no gana, empata. La economía mental, la que nos mantiene atados a los viejos hábitos, depende de una serie de mecanismos erróneos llamados sesgos. Con fines didácticos, me referiré solamente a los tres más importantes: sesgos atencionales, sesgos de memoria y sesgos perceptuales. Es importante aclarar que aunque los abordaré por separado, en la práctica, todos operan conjuntamente. 1. Sesgos atencionales: Cuando prestamos atención, no lo hacemos de manera objetiva y desprevenida. Por ejemplo: • Si una persona tiene un esquema de incompetencia («No soy capaz») su atención estará más orientada a detectar fallas que aciertos personales, lo cual fortalecerá cada vez más su idea de incapacidad personal. • Si alguien ha creado un esquema de abandono («La gente que amo tarde o temprano me abandonará»), la mente estará más atenta a destacar señales de rechazo que indicadores de afecto positivo. • Un esquema de grandiosidad (narcisismo) hará que la persona esté más atenta a los elogios que a las críticas. La atención trabaja al servicio de los esquemas que tenemos. No es libre, sino esclava de las creencias. Vemos lo que nos conviene, sacrificamos el todo, lo real, por aquellas partes o trozos de información que concuerdan con nuestra motivación básica. La atención debe ser balanceada. Ver todo: lo bueno y lo malo. No podemos fraccionar la vida como si se tratara de una cuestión de compra y venta. Ver todo, estar en contacto pleno con la realidad. Tomar conciencia de los esquemas que dirigen nuestra atención y completar la observación con lo que nos quedó por fuera. Ver la belleza del bosque, sin dejar escapar la belleza de cada árbol.

Baur, Eva-Gesine Rococó Hong Kong [etc.]: Taschen, 2006

96 p. il. 23 cm.

75 BAU roc

Con el rococó, el sublime estilo del barroco adquiere un matiz desenvuelto y jovial. El sentimiento y la emoción se imponen sobre la razón. Sin embargo, las fiestas elegantes y los juegos bucólicos, la refinada elegancia y los idilios amorosos frecuentemente no son más que farándula, divertimentos teatrales, sueños elegiacos tras los que se oculta la conciencia del paraíso perdido. La pintura rococó tiene sus centros en París, Venecia y Londres. En París predominan las escenas elegantes de Watteau, Boucher y Fragonard, o las deliciosas naturalezas muertas y escenas de género de Chardin. En la ciudad de los canales sobresalen las vedute y galas de Canaletto y Guardi, así como la pintura de techos, bañada de luz, del genial Tiepolo. Londres, la ciudad de vida social trepidante, celebra a los retratistas Hogarth, Gainsborough y Reynolds, mientras que el sur de Alemania y Austria ven alzarse un cielo de alegre piedad en las iglesias de Asam y Zimmermann, Troger y Maulbertsch. Los malentendidos comenzaron ya en sus propios orígenes, al declararse muerta una época que no lo estaba. La quisieron diferenciar netamente de algo en lo que se encontraban aún implicados, y protestaron contra un espíritu de los tiempos en que todavía participaban, y que sólo sería enterrado como consecuencia de los desórdenes de la Revolución francesa. Los historiadores subrayan una y otra vez que la fecha de 1789 supone justamente el fin de la Revolución, que el momento en que ésta «estalló» fue consecuencia de un proceso que la venía fraguando desde hacía mucho tiempo. No es posible definir el verdadero comienzo de este proceso; sólo se puede observar como un cambio gradual en la evolución de la mentalidad. El trazado de un límite categórico entre el rococó y el neoclasicismo siempre ha sido -y sigue siendo- uno de los mayores obstáculos para comprender el siglo XVIII. Cuando, en el último decenio de dicho siglo, en los círculos artísticos parisinos apareció el nombre de “rococó” como derivación jocosa de la palabra rocaille, este término tenía ya una fuerte connotación peyorativa. Y de esta misma época son también los calificativos de jovial, superficial, locamente desenfadado, que aún hoy en día siguen dificultando el estudio del rococó.

Calvo Trias, Manuel Tallando la piedra: formas, funciones y usos de los útiles prehistóricos Barcelona: Ariel, 2006 214 p. il. 24 cm. 903 CAL tal

Establecer las razones por las que nace, se inventa o aparece un objeto-útil es ser demasiado ambicioso. Probablemente existirán variables comunes a muchos nacimientos. Por de pronto se nos ocurren unas cuantas: la necesidad, la capacidad de reconocer el invento y de que éste pueda ser adaptado a la realidad del entorno en donde ha aparecido, y por qué no, la suerte, el azar y la genialidad. Pero, sin lugar a dudas, a pesar de que puedan existir elementos comunes, las peculiaridades de cada invento, de cada nacimiento, de su época, de su creador, etc., son tan variadas que quizás intentar establecer las razones que explican el nacimiento de un objeto-útil no sea el camino correcto. Probablemente puede ser mucho más ilustrativo preguntarnos por los mecanismos de creación. Éstos siempre son comunes a todo proceso creativo, independientemente de las circunstancias en que se haya producido. La creación del objeto-útil precisa necesariamente de dos elementos que en realidad están íntimamente relacionados. Para que nazca un objeto-útil y no desaparezca en el anonimato, éste debe servir para solucionar algún problema existente o, al menos, debe poder aplicarse a alguna realidad y producir de esta manera un beneficio, aunque sea únicamente el lúdico. Es posible que los griegos tuviesen los conocimientos teóricos para inventar la máquina de vapor, pero eso no sucedió, y si sucedió no perduró. La razón es simplemente que no había ningún motivo para que naciese y perdurase el objeto. Por lo tanto, como premisa imprescindible para que todo proceso cree algo con expectativas de éxito es que ese algo tenga alguna razón de ser, que en definitiva sea beneficioso para algo o alguien. Salvando las distancias sucede como con las mutaciones dentro de la concepción evolutiva darwiniana. Éstas existen siempre, pero sólo se incorporan a la información genética cuando suponen alguna ventaja adaptativa. En primer lugar y aunque parezca obvio, tiene que existir una firme voluntad de ser creativo. La creatividad exige un enorme esfuerzo, es mucho más cómodo no hacer nada. Hay muchas razones para no ser creativo. […] De todas maneras, a pesar de los inconvenientes, los individuos siguen sintiéndose motivados para crear, y ello por una buena razón: la creatividad es algo realmente divertido.

Tamames, Kepa Tú también eres un animal Madrid: Martínez Roca, 2007

553 p. 22 cm.

179 TAM tut

Expresado de otra forma, cabría la posibilidad de plantear las cosas del siguiente modo: ¿por qué está exactamente mal tratar a los animales no humanos de la manera en que actualmente lo hacemos? La intuición emocional que guía a la mayoría de nosotros nos invita a considerar indeseable la agresión grosera infligida a un animal indefenso. Pienso en alguna escena brutal en la que varias personas matan a palos a un perro sin motivo aparente, por simple diversión. Se trata de una situación que la mayoría de la gente condenaría por lo general de forma contundente. Pero ¿por qué está mal? ¿Y qué razón habría para reprochar la conducta de los gamberros que apalean al pobre animal mientras aprobamos indiferentes otras realidades que afectan a un número infinitamente mayor de animales tan sensibles como pueda serlo el can protagonista del ejemplo? Pues bien, yo creo que existen en esencia tres razones de peso para defender la naturaleza maligna de la acción (tal vez haya alguna más, pero no consigo apreciar que pueda haber menos). Hablo de una terna indisoluble, que adquiere solidez sólo si se presenta como paquete, y que se diluye hasta desaparecer cuando le extirpamos uno de sus pilares. Las tres realidades a las que me refiero serían las siguientes: I. Los animales son entidades biológicas con capacidad para sentir dolor físico y en general para padecer psicológicamente. II. Existen numerosas situaciones en las que sometemos a los animales a realidades que con claridad son lesivas para ellos, y que en definitiva les condenan a estados de dolor y de sufrimiento severos. III. Los seres humanos somos animales particulares en un aspecto con respecto a la mayoría de los restantes: tenemos una naturaleza ética. Ello implica que nuestros actos no pueden ser calificados de «moralmente neutros», lo que nos coloca sin duda en una posición especial que no debemos eludir. KEPA TAMAMES (Vítoria-Gasteiz, 1962) es activista por los derechos de los animales desde hace más de veinte años y autor de numerosos artículos de opinión sobre ética y animales. Participa con frecuencia en foros públicos de debate que se desarrollan en este campo.

Rubiales, Esteban Anisakis: la venganza del mar Córdoba: Arcopress, 2007 62p. 21cm.

616 RUB ani

Cuando se consume pescado parasitado, crudo o insuficientemente cocinado, las larvas de Anisakis simplex permanecen vivas y son deglutidas junto con el pescado, alcanzando el estómago o intestino de la persona que las ha ingerido. Tanto en España como en otros países se ha comprobado la transmisión de las larvas también por consumo de pescado frito o cocinado al microondas. Sin duda, en estos casos, el tiempo de cocinado fue claramente insuficiente para matar las larvas presentes en el pescado. A partir de la llegada de las larvas de Anisakis simplex al tubo digestivo, pueden darse diversas posibilidades. La primera es que la larva discurra a lo largo del tubo digestivo sin que produzca ningún problema, puesto que dichas larvas no están adaptadas al organismo humano, eliminándose con la defecación. Pero también existe la posibilidad de que la larva viva, impulsada por su instinto de supervivencia, se enganche a las paredes del tubo digestivo, perforando su capa superficial, dando lugar a una patología que se conoce con el nombre de anisakiasis o anisakidosis. Entonces, la infección puede dar lugar a dos tipos de problemas. Por un lado produce, en los lugares donde se implanta, un proceso inflamatorio que genera cuadros clínicos que se manifiestan con dolores abdominales, acompañados o no de vómitos y diarreas, y que pueden confundirse con los síntomas que producen otras enfermedades como úlcera de estómago, obstrucción intestinal, apendicitis, peritonitis (si se produce perforación del intestino) o incluso tumores abdominales. Pero, excepcionalmente, la larva puede perforar el intestino y emigrar a otros órganos más o menos distantes del tracto digestivo, parasitando el hígado, los pulmones, el bazo o incluso el páncreas. Luchar contra el anisakis no significa siempre tener que eliminar el parásito. A veces es más práctico cambiar los hábitos alimenticios y evitarlo. Para lograrlo, nada mejor que consumir pescado ultracongelado en alta mar o conservas, en las que el tratamiento industrial aplicado, casi siempre cocción o salmueras, ha eliminado previamente las larvas. Consumir Las conservas más comunes enlatadas, como anchoas, atún, sardinas, salmón... evita el peligro. De cualquier modo, muchos equipos de investigadores y científicos están luchando contra el anisakis, lo que representa una buena dosis de seguridad para el consumidor. Algunos ya han conseguido resultados positivos.

Baal-Teshuva, Jacob Marc Chagall Köln: Taschen, 2003

279 p. il. 25 cm.

75 CHA baa

Fallecido el 28 de marzo de 1985 a los 97 años de edad, Marc Chagall está considerado como el pintor poeta por excelencia. Ningún otro artista de nuestro siglo ha sabido ejercer tal fascinación y despertar tanta admiración como Chagall. Henry Miller, escritor y pintor, le llamó «un poeta con alas de pintor». Durante toda su vida, Chagall tuvo más amigos entre los escritores que entre los pintores, pues sentía una profunda desconfianza por las teorías pictóricas, sobre todo si van acompañadas de un cierto dogmatismo: no se dejó acaparar ni por el cubismo ni por el surrealismo; ni fundó escuela propia ni tuvo continuadores. Siempre fue un artista solitario; su obra, aún hoy, sigue escapando a cualquier intento de clasificación. La pintura de Chagall están impregnada de mitología y mística; sus historias y sus sueños de vivos colores están profundamente enraizados en su infancia y adolescencia de judío ruso. Sus recuerdos pertenecen a Vitebsk, su ciudad natal, y giran en torno a los grandes acontecimientos en la vida de las personas humildes que habitaban el shtetl, el barrio judío de la aldea: el nacimiento, el amor, el matrimonio y la muerte. A pesar del sinnúmero de inspiraciones que le proporcionó una metrópoli como París, permaneció siempre fiel a su origen; característica ésta que siempre estuvo vinculada al gusto por la narración y a su fe en la unión indisoluble entre Dios y el hombre, gracias a la cual el creyente es capaz de realizar milagros. De este modo, Ios cuadros de Chagall describen un mundo lleno de prodigios en medio de la vida cotidiana: en la alcoba de los amantes, en las calles de Vitebsk o bajo la Torre Eiffel. El cielo y la tierra parecen fundirse en ese universo, que tantas veces pintó cabeza abajo: en sus lienzos, las personas, las vacas, los gallos y los pájaros desafían las leyes de la gravedad de Newton y flotan felices por los espacios.

Mercadé i Ferrando, Anna Dirigir en femenino Barcelona: Gestión 2000, 2007

187 p. 23 cm.

331 MER dir

Las mujeres dirigen, organizan y crean empresas con un estilo diferente. No todas las mujeres tienen el mismo talento para dirigir, pero hay habilidades que son más propias de las mujeres que de los hombres. Cuando éstas se aplican a la empresa, el resultado es una forma de dirigir que no utiliza el poder ni piensa en jerarquías, sino que conecta con las personas y entiende sus necesidades emocionales. Ellas ejercen la dirección y gestión de empresas con un estilo propio que está más acorde con el modelo de empresa del siglo XXI. Lo llamamos «dirigir en femenino», pero no todas las mujeres dirigen así, como no todos los hombres ejercen el poder del mismo modo. Tanto hombres como mujeres pueden ser capaces de aprender y adaptar este nuevo modo de dirigir empresas. Sin embargo, es un modo de entender la dirección que ha aparecido con la salida de la mujer de la vida privada y su integración paulatina en la vida económica, política y social. Este nuevo modo de dirección empresarial ha avanzado en paralelo a la entrada de las mujeres en el mercado laboral. Históricamente, las mujeres siempre han trabajado en el ámbito rural o bien como mano de obra barata, además del trabajo doméstico que siempre han realizado. Pero desde hace veinte años se están incorporando al mundo de los negocios. Ellas representan más del 52% de los recursos humanos de nuestro país y han accedido a la educación en todos los niveles. Las mujeres nos plantean un nuevo modo de dirigir basado en la gestión de las emociones, la comunicación y la orientación a los demás. Cada vez hay más mujeres empresarias con empresa propia o que ocupan cargos de alta responsabilidad, pues dirigir en femenino también da resultados. Pero a pesar de todo, les sigue costando llegar a lo más alto. Si hay tantas oportunidades y tienen tantas habilidades, ¿por qué no están arriba?
Anna Mercadé es licenciada en Filosofía y Letras, máster en Formación de Formadores y especialista en creación de empresas. Ha dedicado toda su vida a luchar por los derechos de las mujeres. Pionera del movimiento feminista catalán bajo la dictadura franquista, organizó las Jornades Catalanes de la Dona y seguidamente creó la Associació Catalana de la Dona. Desde hace veinte años se dedica a la formación y al asesoramiento para la promoción de la mujer en la empresa y, sobre todo, a la creación y desarrollo de empresas de mujeres.

Ballenato Prieto, Guillermo Educar sin gritar: padres e hijos, ¿convivencia o supervivencia? Madrid: La Esfera de los Libros, 2007 300 p. 23 cm. 159 BAL edu En las últimas décadas, intentando encontrar una forma más adecuada de educar, se ha pasado del «ordeno y mando» a negociarlo todo. Caemos en una especie de diálogo entre «desiguales» que, en una errónea pretensión de aparente correspondencia, termina por consentir en todo lo que el niño reclama. Hay un continuo entre la amenaza autoritaria («como vengas un minuto después de las doce te vas a enterar») y la tolerancia permisiva («... pero ven pronto ¿vale?»). Los padres intentan evitar el conflicto cediendo. Abdican de su autoridad en un exceso de permisividad que a veces resulta alarmante. Se consiente demasiado para «no traumatizar», para evitar «males mayores», para acabar cuanto antes con la discusión. Hoy en día se está poniendo mucho énfasis en el tema de la autoridad a la hora de educar a los hijos. Es sin duda, un tema de especial preocupación. Muchos padres podrían confundir tantos mensajes sobre la necesaria autoridad con la aplicación de castigos, asociado a frases del tipo: «Se va a llevar su merecido», «él se lo ha buscado», «así aprenderá a respetarme». Tal vez logren con esa actitud una aparente obediencia y sumisión pero, en no pocos casos, la relación con el hijo puede verse teñida de miedo, desconfianza o recelo. Es necesario precisar que al hablar de autoridad en la educación no estamos refiriéndonos a ella como sinónimo de dominio, superioridad, fuerza, jerarquía o prepotencia. En realidad estamos haciendo alusión a un verdadero poder de influencia positiva sobre el hijo. El concepto de autoridad puede ser entendido de diferentes formas. Autoridad implica el poder y el derecho tanto de mandar como de hacerse obedecer. Cuando una persona ejerce el poder se coloca en una posición de superioridad sobre otra que queda subordinada a los dictados de aquélla. Se puede entender también que tener autoridad es tener criterio. En este sentido hablamos de autoridad para referirnos a aquella persona que domina un determinado ámbito de competencia y conocimiento, y a la que se le reconoce dicho dominio. Cuando decimos de alguien que se le reconoce en la materia, la estamos reconociendo como una persona versada, capacitada, experta, preparada, entendida y competente en la misma. A partir de esta idea, podemos afirmar que la autoridad se adquiere, se gana, y se tiene que mantener. La pérdida de autoridad supone la merma de ese crédito, así como el deterioro del reconocimiento sobre la competencia o capacidad para dirigir, tomar decisiones y mandar.

Holland, Tom Fuego persa: el primer imperio mundial y la batalla por Occidente Barcelona: Planeta, 2007 508 p. il. 24 cm. N HOLLAND fue En el año 480 a. J.C., Jerjes, el rey de Persia, había llevado a cabo una incursión en Grecia. Al tratarse del tipo de aventura militar en la que los persas se habían especializado durante mucho tiempo, la victoria —rápida y espectacular— hacía décadas que parecía un derecho natural de los persas. El aura de invictos que poseían daba buena cuenta de la magnitud y rapidez sin precedentes de sus conquistas anteriores. Porque alguna vez los persas habían sido un pueblo insignificante, poco más que una desconocida tribu montañesa, confinada a las llanuras y los montes de lo que ahora es el sur de Irán. Pero a lo largo de apenas una generación, esa misma tribu había devastado Oriente Medio, saqueando ciudades famosas y construyendo sobre ellas un imperio que se iba a extender desde la India hasta las orillas del Egeo. Como resultado de aquellas conquistas, Jerjes se había convertido en el hombre más poderoso del planeta, y los recursos a su disposición parecían casi ilimitados. Europa no iba a ser testigo de una invasión por la fuerza que pudiese compararse con la invasión de Jerjes de Grecia hasta el año 1944, durante el verano del desembarco en Normandía, el así llamado día D. Al lado de aquel monstruo ciego y destructivo, los griegos eran pocos y se encontraban, además, divididos sin remedio: la propia Grecia era poco más que una expresión geográfica; no un país, sino un mosaico de ciudades-estado en conflicto, con frecuencia chauvinistas y al extremo de la violencia. Es cierto que los griegos se concebían a sí mismos como un solo pueblo, unido por la lengua, la religión y las costumbres, pero el rasgo más evidente que las distintas ciudades griegas parecían tener en común era su adicción a pelearse entre sí. Incluso las dos potencias principales de la Grecia continental, la naciente democracia de Atenas y el estado rigurosamente militarizado de Esparta, parecían poco preparadas para oponer resistencia de un modo efectivo, así que cuando el rey persa decidió someter de una vez por todas a aquellos pueblos rebeldes y peculiares que habitaban la franja occidental de su gran imperio, el resultado parecía estar decidido de antemano. Aun así, y de manera portentosa, puesto que los persas constituían la fuerza expedicionaria más grande que hubiese existido jamás, los griegos del continente habían logrado resistir, los invasores habían tenido que retroceder y Grecia había mantenido su libertad. El relato de cómo se habían enfrentado a una superpotencia y la habían derrotado parecía la historia más extraordinaria de todos los tiempos incluso a ojos de los propios griegos.

Shaw, George Bernard Aventuras de una negrita en busca de Dios Barcelona: Galaxia gutenberg, 2007 114 p. il. 21 cm.

N SHAW ave

George Bernard Shaw (Dublín 1856 - Londres, 1950), acaso el dramaturgo más importante en lengua inglesa después de Shakespeare, nació en el seno de una familia protestante de clase baja. Después de estudiar en el Wesley College de su ciudad natal, se trasladó a Londres, donde inició una carrera literaria que, pese a unos titubeantes y tortuosos pasos iniciales (sus primeras novelas fueron rechazadas por las editoriales), le llevaría a alcanzar fama y notoriedad mundial. Ensayista mordaz y uno de los mejores críticos musicales de la época, su talento como crítico teatral se hizo extensible también a su dilatada trayectoria como dramaturgo: Cándida (1898), César y Cleopatra (1901), Hombre y superhombre (1903), Pígmalión (1913) -por cuyo guión cinematográfico ganó un Oscar en 1938 y en la que se basan el musical y la película My fair lady- y Santa Juana (1923) son obras maestras del género. George Bernard Shaw fue galardonado con el premio Nobel de Literatura en 1925.

Algunos irresponsables insisten a veces en que somos una especie conservadora, incapaz de asimilar nuevas ideas. Yo no lo creo así. A menudo me horroriza la avidez y credulidad con que las nuevas ideas se acaparan y adoptan sin que exista una justificación mínimamente convincente. La gente cree en todo aquello que la entretiene, la satisface o le promete cualquier tipo de beneficio. Me consuelo, como hacía Stuart Mill, pensando que con el tiempo las ideas absurdas perderán su encanto, pasarán de moda y desaparecerán; que las falsas promesas, cuando queden incumplidas, serán objeto de cínicas burlas y después caerán en el olvido; y que tras ese proceso de criba las ideas sólidas, que son indestructibles (pues hasta suprimidas u olvidadas se las vuelve a descubrir una y otra vez), sobrevivirán y se incorporarán a ese conjunto de conocimientos establecidos que denominamos Ciencia. De esa manera adquirimos toda una variedad de concepciones bien comprobadas con que amueblar nuestro intelecto, y ese mobiliario, claramente distinto de la pseudoeducación de escuelas y universidades, es lo que conforma la educación propiamente dicha. Lamentablemente, este sencillo esquema tiene una pega. Olvida un antiguo precepto de la prudencia: «No tires el agua sucia antes de coger agua limpia».

Vise, David A. - Malseed, Mark La historia de Google: los secretos del mayor éxito empresarial, mediático y tecnológico de nuestro tiempo Madrid: La Esfera de los Libros, 2006 373 p. il. 24 cm. 004 7 vis

Ningún otro invento ha dado tanto poder a la gente y ha transformado tan profundamente el acceso a la información como Google desde que Gutenberg inventó la imprenta moderna hace quinientos años, haciendo asequibles y poniendo a disposición de las masas libros y publicaciones científicas. Con su logotipo de colores infantiles sobre un fondo blanco y diáfano, la mágica capacidad de Google de producir respuestas rápidas y acertadas a cientos de millones de búsquedas diarias ha modificado la manera de encontrar la información y estar al corriente de las noticias. Google se ha entretejido en la trama de la vida cotidiana y parece haberse hecho indispensable de improviso. Son millones las personas que lo utilizan a diario en más de cien idiomas y que han llegado a identificar Google e Internet como una sola cosa. La búsqueda de cualquier tipo de información se efectúa googleando en un ordenador o en un teléfono móvil. Hombres, mujeres y niños han llegado a depender tanto de Google que no conciben la vida sin él. Las ilimitadas cualidades de apariencia humana de Google le confieren un especial atractivo para una gama extraordinariamente amplia de usuarios de ordenadores, desde expertos a novatos, que confían en la marca que ha llegado a convertirse en una prolongación de su cerebro. Tal atractivo es universal, pues salta por encima de las diferencias de cultura, idioma y geografía para convertirse en una de las preferencias de todo el mundo. Se trata de un logro sin precedentes, máxime si se tiene en cuenta que estamos hablando de una empresa joven que no ha gastado dinero en anunciar o promocionar su nombre de marca. El crecimiento de Google se ha basado por completo en el boca a boca, en la medida en que unos usuarios satisfechos con el servicio se lo contaban a sus amistades, mientras que los demás se iban enterando online o gracias a los medios informativos. No ha recibido impulso alguno de los expertos en marketing de Madison Avenue; al contrario, ha sido la propia gente la que ha llegado a sentirse vinculada emocionalmente con el motor de búsqueda, tras recurrir a él siempre que quiere satisfacer un determinado interés o la simple curiosidad. En un entorno presidido por la incertidumbre, Google suministra información fiable y gratuita a quienquiera que la busque. Es una forma apetecible de gratificación instantánea de la mente.

Cross, Charles R. Room Full of Mirrors: Jimi Hendrix, la biografía Barcelona: Robinbook, 2007 350 p. il. 24 cm.

78 HEN cro

En una carta que envió a Al el 8 de agosto de 1965, Jimi mencionaba el cambio en su carrera. «Estoy empezando de nuevo —escribió—. Cuando tocas para otros no te haces con un nombre como podrías tener si tocases para ti mismo. Pero he salido de gira con otra gente para tocar ante el público y ver cómo se deben llevar los negocios y, sobre todo, para ver cómo es todo. Y después de que saque un disco, habrá algunas personas que ya me conozcan y que me podrán ayudar con las ventas.» Se jactaba de que pronto lo oiría en la radio: «De aquí a unos tres o cuatro meses, tal vez puedas oír un disco mío que suene horrible, no te sientas avergonzado, sólo espera a que el dinero empiece a correr». Jimi firmaba la carta como Maurice James, aunque también había empezado a usar los seudónimos Jimmy James y Jimmy Jim. Estos cambios de nombre causaron una gran confusión, y si el objetivo de Jimi era conseguir una reputación sólida, no ayudaron demasiado. Los cambios de nombre reflejaban uno de los rasgos esenciales del carácter de Jimi: se reinventaba constantemente a sí mismo en cualquier momento en que cambiara su afición por la música, la moda o la cultura. Esta naturaleza camaleónica haría que más tarde Jimi —en tanto que estrella— pareciera misterioso y enigmático. Aunque en los inicios de su carrera, cuando no había fans que lo jalearan, eso fue en detrimento de su capacidad para conseguir una masa de seguidores. Con Monika dormida, Jimi seguía despierto en el apartamento. A pesar de haberse quejado de agotamiento las dos semanas anteriores —de hecho, ya llevaba dos años quejándose de agotamiento—, Jimi no conseguía conciliar el sueño. Monika dijo que sus pastillas para dormir estaban en el lado de la habitación opuesto a la cama; en algún momento de esa noche, Jimi localizó el Vesparax. Monika tenía una provisión de 50 pastillas, y Jimi tomó nueve comprimidos. Con toda seguridad, Jimi pensó que las pildoras no eran tan potentes como los preparados estadounidenses, y como necesitaba descansar ineludiblemente, tomó un puñado. Si Jimi hubiera intentado suicidarse, no habría dejado más de 40 pildoras en el botiquín, más que suficientes para haber provocado una muerte plácida y prácticamente inmediata.

Steinbeck, John Los vagabundos de la cosecha Barcelona: Libros del Asteoride, 2007

86 p. il. 20 cm. N STEINBECK vag

John Steinbeck (1902-1968) nació en Salinas, California. Estudió en la Universidad de Stanford y durante su juventud trabajó como bracero y recolector de fruta. Su primer éxito fue Tortilla Flat (1935), un relato entre picaresco y romántico sobre los emigrantes mexicanos establecidos en los alrededores de Monterey (California). En 1936 realizó para The San Francisco News una serie de siete reportajes que poco después publicó como Los vagabundos de la cosecha. En 1939 apareció su obra más famosa: Las uvas de la ira (Premio Pulitzer 1940), en la que se narra la triste historia de una familia procedente del empobrecido estado de Oklahoma que emigra a California durante la depresión económica de los años treinta; esta obra, recibida como un conmovedor documento de protesta social, fue adaptada al cine por John Ford en 1940. Entre su extensa obra literaria destacan también las novelas De ratones y hombres (1936), La Perla (1947) y Al este del Edén (1962,), y guiones para películas, como el que escribió para ¡Viva Zapata! de Elia Kazan. En 1962, Steinbeck recibió el Premio Nobel de Literatura.

Éstos son pequeños agricultores que han perdido sus granjas o trabajadores del campo que vivían con su familia al viejo estilo americano. Son hombres que trabajaban duro en sus granjas y estaban orgullosos de ser dueños de la tierra y de vivir de ella. Son americanos hábiles e ingeniosos que han vivido el infierno de la sequía y que han visto cómo sus tierras se marchitaban y morían, cómo el viento se las llevaba, y éste, para un hombre que ha sido el dueño de sus tierras, es un dolor extraño y terrible. Ahora se han puesto en marcha para atravesar el país. A menudo han visto cómo sus hijos se les morían por el camino. Cuando el coche se les ha averiado, lo han reparado con el ingenio propio del campesino. Muchas veces han tenido que ir poniendo parches a los neumáticos gastados cada pocas millas. Lo han soportado todo y todavía pueden soportar mucho más, porque son gente de sangre fuerte. Son los descendientes de los hombres que atravesaron el Medio Oeste y que pelearon para ganarse sus tierras, que cultivaron las praderas y allí se quedaron hasta que esas praderas volvieron a convertirse en un desierto.

Winsor, Mary – Laska, Mark Pilates Barcelona, RBA, 2007 234 p. il. 20cm.

796 4 GIM

Desde un punto de vista conceptual, el método Pilates es una paradoja o una práctica basada en premisas que pueden parecer diametralmente opuestas. Te ejercitarás de dentro afuera y, de forma simultánea, te ejercitarás de fuera adentro. Fortalecerás los grupos de músculos pequeños, y ello contribuirá a mejorar el movimiento y el rendimiento de músculos mayores. Te moverás de una forma muy controlada para liberar la mente y usarás la mente para mover el cuerpo. Cuando hayas acabado de realizar esta tabla, se estrechará la conexión entre esos dos aspectos de tu ser. Te sentirás completo, lleno de energía, poderoso. Si los ejercicios se realizan de manera correcta, utilizarás tu núcleo o centro energético -tu «interior»- como impulsor de todo movimiento. Este centro es el lugar que conecta los músculos abdominales y la región lumbar con los glúteos. Gracias al fortalecimiento de tu centro energético se producirán cambios espectaculares en tu forma de permanecer de pie, de moverte, de caminar, de verte a ti mismo y de relacionarte físicamente con el mundo que te envuelve. Realizarás movimientos corporales que mejorarán de forma drástica tu vida interior. Esta gimnasia es una combinación de arte y ciencia. Al igual que una pieza de danza perfectamente coreografiada, cada movimiento se funde de forma fluida con el siguiente. Cada ejercicio vincula la respiración con el fortalecimiento y con el estiramiento. Cada movimiento está pensado para oxigenar y luego estirar, después fortalecer y entonces volver a estirar un grupo de músculos en particular, y de forma rigurosa. La premisa de la gimnasia es el fortalecimiento de los grupos musculares más pequeños para servir de apoyo a los músculos mayores. Te pondré un ejemplo. Al coger una barra para realizar una serie de levantamientos, el objetivo es aislar sólo ese músculo y ejercitarlo hasta sentir cansancio. Pilates desarrolla los músculos más pequeños que pasarían inadvertidos en este ejercicio de aislamiento. Imagina que efectúas ese mismo levantamiento con un peso idéntico en la mano; en tal caso te limitarías a hacerlo un poco más despacio y con más control. Iniciarías el movimiento del brazo desde tu centro energético y notarías que ese mismo ejercicio afecta el antebrazo, el hombro, el omóplato, la espalda y las nalgas, al tiempo que utilizarías los músculos abdominales como apoyo para el movimiento.

Whitfiel, Emma Acabados decorativos con pintura y papel Barcelona: Blume, 1996 160 p. il. 29 cm. 745 WHI aca

Los efectos decorativos de la pintura se dividen en dos amplias categorías: colores rotos o quebrados y acabados de imitación. Los colores rotos producen todo tipo de texturas, a menudo penetrantes y luminosas. Incluyen procesos con la pintura a la esponja, drapeado, moteado y peinado. Los acabados de imitación los han usado los decoradores durante siglos para imitar materiales lujosos—mármol, madera, metales preciosos como oro y plata— sobre superficies y paredes ordinarias. A menudo, estas técnicas se aplicaban a gran escala —catedrales francesas, casas de campo inglesas y palacios italianos—, aunque algunas también se pueden aplicar a pequeñas piezas de mobiliario y objetos de uso diario en casa. Con los materiales modernos crear estos efectos es más fácil y rápido que en épocas anteriores donde el aprendizaje era una cuestión de años. Los acabados se pueden utilizar de muchas maneras. Con ellos se puede crear una decoración con, por ejemplo, papel de envolver o material de papelería, o acabados muy elaborados en paredes y mobiliario que le durarán años. En objetos más pequeños como cajas, macetas, bandejas, etc., puede usar efectos muy simples — el acabado a la esponja, el drapeado o el craquelado pueden ser impresionantes— o efectos más ambiciosos. Con los efectos de la pintura se obtienen excelentes texturas de fondo para arreglos en découpage o estarcido. Puede mejorar los arreglos con tonos brillantes, añadir cenefas brillantes o darle a una pieza un acabado cuarteado.

Twain, Mark Antiimperialismo: patriotas y traidores Barcelona: Icaria, 2006 206 p. 22 cm.

E TWAIN ant

Mark Twain es el pseudónimo de Samuel Langhorne Clemens, escritor y humorista estadounidense. Sus mejores obras se caracterizan por un franco y a veces irreverente sentido del humor rayano en la sátira social, además de por un acentuado realismo en cuanto al lugar en que se desarrollan sus historias y al lenguaje utilizado por sus memorables personajes, y por un profundo odio a la hipocresía y la opresión. Nació el 30 de noviembre de 1835 en Florida (Missouri). Cuando contaba con cuatro años, su familia se trasladó a Hannibal (Missouri), un puerto fluvial en el Mississippi, donde el joven asistió a la escuela pública. Trabajó en imprentas de Keokuk, Iowa, Nueva York, Filadelfia y otras ciudades y, después, como piloto de un barco de vapor por el río Mississippi hasta que la Guerra civil estadounidense hizo imposible su navegación. En el año 1861 se alistó por un breve periodo de tiempo en una compañía irregular de voluntarios de caballería del ejército Confederado (o ejército de los estados del Sur). Después se trasladó a San Francisco, en 1864, y allí conoció a los escritores Artemus Ward y Bret Harte, que le animaron a continuar con su trabajo. Al año siguiente retocó una historia que había oído contar en las minas de oro de California. A la vuelta de muy pocos meses, el autor y su cuento, "La célebre rana saltarina del condado de las Calaveras", adquirieron una enorme fama en todo el país.

Usted me pregunta sobre lo que se ha dado en llamar imperialismo. Bueno, tengo una opinión formada sobre esta cuestión. Mi desventaja es ignorar si nuestro pueblo está a favor o en contra de que ocupemos toda la superficie del planeta. Lamentaría que estuviese a favor de ello, pues no considero que sea algo inteligente o necesario. En el caso de China, apruebo plenamente la actitud de nuestro gobierno de desembarazarse de esa complicación. Se retiran habiendo hecho lo que querían hacer. Correcto. No tenemos nada más que hacer en China, como tampoco lo tenemos en cualquier otro país que no sea el nuestro. Está también el caso de Filipinas. Por más que lo piense, no consigo entender cómo nos hemos metido en semejante confusión. Quizá hubiese sido imposible evitarlo, tal vez era inevitable no acabar luchando contra los nativos de esas islas; pero no logro entenderlo, ni he sido capaz de dilucidar el origen de nuestro antagonismo con los nativos. Pensaba que interveníamos para protegerles, no para intentar oprimirles bajo nuestra bota.

Kettenmann, Andrea Diego Rivera, 1886-1957: un espíritu revolucionario en el arte moderno Köln: Taschen, 2000 95 p. il. 23 cm. 75 RIV ket Como artista excepcional, político militante y espíritu excéntrico, Diego Rivera ha desempeñado un papel destacado en una época decisiva de México, época que lo convirtió en un artista discutido, pero también en el más citado del continente latinoamerico. Fue pintor, dibujante, grabador, escultor, ilustrador de libros, decorador escénico, arquitecto y uno de los primeros coleccionistas privados de arte precolombino. Relacionado con nombres como Pablo Picasso, André Bretón, León Trotski, Edward Weston, Tina Modotti y Frida Kahlo, Rivera fue blanco de odios y amores, objeto de admiración y desdén, protagonista de leyendas y denuestos. El mito que rodea a su persona, aún en vida, no es imputable a su obra, sino a su activa participación en los asuntos del siglo, a su amistad y sus conflictos con destacadas personalidades de su tiempo, a su presencia imponente, a su carácter rebelde. Con sus memorias, que andan dispersas por varias biografías suyas, el propio Rivera contribuyó a elaborar ese mito. Le gustaba presentarse como joven de madurez prematura y exótica procedencia, como joven combatiente en la revolución mexicana, como revolucionario que se niega a participar en la vanguardia europea y cuyo destino inexorable era iniciar la revolución artística en México. La realidad era más prosaica y, como confirma su biógrafa, Gladys March, Rivera tenía problemas para discernir entre la ficción y la realidad: “Rivera, que más tarde, en su trabajo, convertiría la historia mexicana en uno de los grandes mitos de nuestro siglo, no era capaz de dominar su desbordante fantasía, cuando me narraba su vida. Algunos acontecimientos, especialmente los de sus primeros años, los había convertido en leyendas.” Por ese motivo, la descripción de la vida y obra de este artista singular debe considerarse más bien una aproximación.

Arsen'ev, Vladimir Klavdievich En las montañas de la Sijoté-Alín: a través de la taiga de Siberia oriental Barcelona: Península, 2007 318 p. 23 cm. 910 ARS enl Vladímir Klávdiyevich Arséniev (Влади́мир Кла́вдиевич Арсе́ньев) (18721930) vivió en Vladivostok, donde en la actualidad existe un museo con su nombre y se exhiben cosas personales y relativas a sus aventuras. Explorador, naturalista y cartógrafo ruso, estando bajo el servicio del zar como teniente exploró la región del río Ussuri, en el extremo más alejado de Rusia en Asia, el "Lejano Este Ruso". Entre 1902 y 1908 realizó tres expediciones, principalmente a pie y acompañado y guiado por cosacos y nativos de Siberia. En dichos viajes conoció a Dersu Uzala, un anciano cazador de la tribu de los Hezhen. La gran e íntima amistad que los unió marcó al explorador de por vida. Relató sus viajes en el libro Dersu Uzala, La Taiga del Ussuri. Este libro de gran relevancia sobre todo en Rusia y en la extinta Unión Soviética, que fomentó a Arseniev como un héroe, fue llevado al cine por el director japonés Akira Kurosawa y fue interpretado por el actor soviético de moda entonces Yuri Solomine.

Del lado del bosque llegaban unos sonidos horribles, parecidos a los gritos de un rey de codornices, pero más melódicos. Pregunté a los golds si sabían qué animal los producía. Respondieron que era Miki quien gritaba, es decir, una serpiente. Por sus descripciones, debía de ser alguna culebra. Lo decían con tal seguridad, que decidí ir en la dirección de los gritos. A unos cien pasos, salí a un pequeño claro. Los gritos provenían precisamente de allí. Pero el animal que los producía estaba muy atento y tenía buen oído. Se quedó quieto, cesó de gritar y pareció que escuchaba mis pasos. Tenía que detenerme a menudo y moverme con gran precaución. Finalmente me aproximé a los juncos y vi que había una gruesa capa de hierba seca. Este tipo de lugar es el que les gusta a las culebras grandes. Tanto yo como la serpiente estábamos en guardia, ambos muy atentos. Miki estaba totalmente quieta, pero yo me armé de paciencia y permanecí un buen rato en el mismo sitio. De repente, a mi derecha, muy cerca, escuché un crujido y, efectivamente, observé un gran reptil. Se arrastraba por debajo de la hierba seca y sólo de vez en cuando alguna parte de su cuerpo quedaba al descubierto. Entonces, un poco más adelante, se oyó otra vez el grito sonoro que parecía un ronquido armonioso. Luego quedó todo en silencio. Estuve un largo tiempo allí, pero los gritos ya no se repitieron.

Becker, Ernest La negación de la muerte Barcelona: Kairós, 2003 435 p. 15 cm.

128 BEC neg

La ciencia y la religión se funden en una crítica del amortecimiento de la percepción de este tipo de verdad, y la ciencia nos engaña cuando está dispuesta a absorber toda la verdad vivida. Aquí, la crítica de toda la psicología conductista, de todas las manipulaciones de los seres humanos y de todo el utopismo coercitivo toca a su fin. Estas técnicas intentan hacer del mundo una cosa que no es: erradicar lo grotesco, inaugurar una condición humana "apropiada". El psicólogo Kenneth Clark, en su discurso presidencial en la American Psychological Association, pidió alguna substancia química nueva para refrenar la agresividad humana y hacer del mundo un lugar menos peligroso. Los watsonianos, skinnerianos, pavlovianos, todos tienen fórmulas para suavizar las cosas. Incluso Freud hombre de la Ilustración, como fue- quería ver un mundo más sano y parecía dispuesto a absorber la verdad vivida en la ciencia si eso fuera posible. Una vez hizo la reflexión de que para cambiar las cosas mediante la terapia se tendría que llegar a las masas y que la única forma de hacerlo sería mezclando el cobre de la sugestión con el oro del psicoanálisis. En otras palabras, coaccionar mediante la transferencia para la creación de un mundo menos malvado. Pero Freud, a medida que fue viendo que el mal del mundo no se encontraba sólo en el interior de las personas sino también en el exterior, en la naturaleza, se dio cuenta de que esa era la razón por la que en su último trabajo se volvió más realista y pesimista. El problema con todos los manipuladores científicos es que de alguna manera no se toman la vida lo bastante en serio; en este sentido, toda ciencia es "burguesa", un asunto de burócratas. Creo que tomarse la vida en serio significa algo como esto: que cualquier cosa que haga el ser humano sobre el planeta ha de hacerla en la verdad vivida del terror a la creación, a lo grotesco, al estrepitoso pánico que yace bajo cada cosa. De lo contrario, es un engaño. Todo lo que se consiga se ha de conseguir desde el interior de las energías subjetivas de las creaturas, sin anestesiarlas, experimentando toda la pasión, la visión, el dolor, el miedo y la pena. ¿Cómo sabemos -al igual que Rilke- que nuestra parte del sentido del universo puede que no sea un ritmo del pesar? La ciencia utópica y manipuladora, al anestesiar la sensibilidad humana, también priva a los seres humanos de lo heroico en su afán de victoria.

Cavallé, Mónica La sabiduría recobrada: filosofía como terapia Madrid: Martínez Roca, 2006 284 p. 22 cm.

159 92 cav

Parecen quedar lejos de nosotros aquellos tiempos en que la filosofía tenía un profundo impacto en la vida de quienes la cultivaban, cuando era una práctica que conllevaba toda una ejercitación cotidiana y un estilo de vida. La palabra «filosofía» ha llegado a ser sinónimo de especulación divorciada de nuestra realidad concreta, de pura teoría, de reflexión estéril, y casi hemos olvidado que durante mucho tiempo fue considerada el camino por excelencia hacia la plenitud, y una fuente inagotable de inspiración en el complejo camino del vivir. Pero el rumbo discutible que con frecuencia ha seguido la filosofía en nuestra cultura no puede hacernos olvidar que ésta nació, en torno al 600400 a. C. en la antigua Grecia —y paralelamente en otros lugares, como India o China—, no sólo como un saber acerca de los fundamentos de la realidad, sino también como un arte de vida, como un camino para vivir en armonía y para lograr el pleno auto-desarrollo. La filosofía no era únicamente una actividad teórica que podía tener ciertas aplicaciones prácticas; más aún, en ella, esta división entre teoría y práctica, entre conocimiento y transformación propia, carecía de sentido. Los filósofos de la antigüedad sabían que una mente clara y lúcida era en sí misma fuente de liberación interior y de transformaciones profundas; y sabían, a su vez, que esta mente lúcida se alimentaba del compromiso cotidiano con el propio perfeccionamiento, es decir, de la integridad del filósofo. Esta convicción de que sabiduría y vida son indisociables hacía de la filosofía el saber terapéutico por excelencia. El término «terapia» alude aquí a su función liberadora y sanadora: era «remedio» para las dolencias del alma. Los primeros filósofos sostenían que el conocimiento profundo de la realidad y de nosotros mismos era el cauce por el que el ser humano podía llegar a ser plenamente humano; que el sufrimiento, en todas sus formas, era, en último término, el fruto de la ignorancia. Consideraban que la persona dotada de un conocimiento profundo de la realidad era, al mismo tiempo, la persona liberada, feliz, y el modelo de la plenitud del potencial humano: el sabio. Pero, como decíamos, la filosofía fue progresivamente abandonando su función terapéutica. Poco a poco, fue dejando de ser arte de vida, para convertirse en una actividad estrictamente teórica o especulativa. Hoy en día se entiende por filosofía, básicamente, una disciplina académica y un tema de análisis y reflexión; rara vez una práctica, un sistema global de vida.

Ball, Olivia Los derechos humanos Barcelona: Intermón Oxfam, 2007

162 p. 21 cm.

342 BAL der

El profesor de Harvard y ahora político Michael Ignatieff argumenta que los derechos son universales porque definen los intereses universales de los que no tienen poder, al exigir que éste se ejerza sobre ellos respetando su autonomía como agentes. Los derechos humanos levantan oposición porque cuestionan a los que tienen el poder. Por tanto, quienes cuestionan principalmente la universalidad de los derechos humanos son los poderosos. Los argumentos a favor del relativismo cultural sugieren que los derechos no son ni universales ni compatibles con todas las culturas, ni deberían imponerse a todas las culturas, sobre todo allí donde podrían amenazar la supervivencia cultural. Comúnmente, el relativismo cultural considera que los derechos humanos tienen su origen en Occidente y, en el peor de los casos, que son una forma de imperialismo cultural, político e incluso económico. Hay que cuestionar estas reivindicaciones, igual que hay que justificar las reivindicaciones de universalidad. ¿Quién habla en nombre de la cultura? ¿Quién se beneficia de tales reivindicaciones? ¿A costa de quién? Y estas personas, ¿están verdaderamente interesadas en proteger la diversidad cultural? Para que los derechos humanos funcionen tenemos que ser capaces de identificar a los otros como seres humanos y reconocer su humanidad. No pueden funcionar si somos exclusivamente seres culturales sin obligaciones éticas más allá de nuestros parientes o de nuestro grupo cultural. Hay quien argumenta que es natural y necesario poner límites a la identificación y la obligación; o que las comunidades éticas que están funcionando son intrínsecamente locales. Otros insisten en que la solidaridad con (incluso más allá de) el resto de nuestra especie —natural o no— es esencial para la supervivencia de la humanidad. En este sentido, el universalismo puede estar tan impulsado por el miedo como por el idealismo. Si la nación es en sí misma una «comunidad imaginada», ¿no podemos expandir los horizontes de nuestra imaginación? Los derechos humanos proporcionan la base y los medios con los que ampliar nuestros horizontes morales desde nuestros familiares a los desconocidos.

Piñuel, Iñaki Mobbing escolar: violencia y acoso psicológico contra los niños Barcelona: Ceac, 2007 248 p. 22 cm. 37 PIÑ mob Los niños acosados terminan padeciendo un tipo de daño clínico que se realimenta a sí mismo y al que suelen contribuir frecuentemente los educadores y los padres con recurrentes errores a la hora de intervenir y protegerlos. Ya hemos indicado las razones por las que es desgraciadamente muy frecuente el intento erróneo de encontrar «como sea» en las víctimas de acoso y violencia escolar rasgos clínicos o características premórbidas que permitan una explicación basada en la «responsabilidad» del niño en la generación de su propio daño. A esta percepción equivocada contribuye decisivamente el hecho de que poco a poco los niños acosados entran en una espiral de daño y reacciones secundarias al hostigamiento que reciben que hacen que sean percibidos por el entorno como verdaderos «causantes» de lo que se les hace. Padres, orientadores, educadores y profesionales de la salud mental suelen incurrir en el efecto atributivo ya descrito denominado «error básico de atribución» por el que tienden a encontrar en las características, disposiciones internas y rasgos de la víctima la evidencia de que las conductas de hostigamiento tienen una causa en ella. La evaluación y consecuente calificación del niño acosado como alguien diferente, con necesidades especiales, falto de habilidades sociales, introvertido, neurótico, agresivo, hiperactivo, etc. suele ser una forma equivocada de encontrar una causa real y última del problema del acoso y la violencia en las víctimas. Además de constituir un gravísimo error de evaluación, impropio de profesionales debidamente formados, suele ser un factor de distorsión de la realidad que termina desencadenando un auténtico proceso de victimización secundaria. La investigación mas rigurosa y actual descarta que sean las características del niño que resulta ser la víctima las que «causan» el problema del acoso y la violencia escolar y apunta a que son mucho más las circunstancias o factores situacionales que pertenecen al entorno educativo las que desencadenan y, sobre todo, mantienen el problema activo. Con el paso del tiempo y la aparición de la indefensión aprendida, verdadera madre de todos los cuadros clínicos de los niños acosados, la capacidad intelectual, el rendimiento académico, la estabilidad emocional, la autoestima y la salud del niño van a estar alterados a la baja.

Fernández Martínez, Víctor M. Prehistoria: el largo camino de la humanidad Madrid: Alianza, 2007 304 p.

903 FER pre

Aunque muchos animales dejan huellas externas a sus propios cuerpos (huesos mordidos, madrigueras, excrementos), el ser humano se distingue precisamente por depositar muchos más testimonios de su paso terrenal, en un proceso creciente que hoy se ha acelerado de forma peligrosa, desde nuestros inmensos basureros hasta la arena del fondo de los mares, que tiene cada vez más partículas de plástico como mudas e inquietantes compañeras. Al principio dejábamos sólo unas cuantas piedras que, por haber sido golpeadas de forma intencional y metódica, pasando así de ser un objeto natural a un «artefacto» cultural, son hoy reconocibles como producto humano. Seguramente nuestros primeros ancestros utilizaron y modificaron también otros productos orgánicos de los que, por descomponerse con el paso del tiempo, sólo podernos imaginar la presencia por la lógica de su uso continuado hasta nuestros días, como por ejemplo la madera. Mucho más tarde, a esos primeros artefactos se añadieron otros que también se conservaron y hoy son desenterrados por los arqueólogos: cerámicas, metales, viviendas, tumbas. Aunque nuestro objetivo son las personas y sociedades concretas que fabricaron esos restos, el «indio que está detrás de la flecha» como decía el arqueólogo norteamericano Kent Flannery, los prehistoriadores vivimos tan enfrascados en el complicado análisis de esos objetos —de ahí el apelativo cariñoso de «cacharrólogos»— que solemos olvidar que un día fueron hechos por alguien no muy diferente de nosotros. Muchos de esos objetos fueron abandonados en cualquier lugar del campo, o fueron arrastrados y dispersados por lluvias y ríos, y la extrañeza que causaban en quienes los hallaban por azar ya fue recogida en textos de época romana y medieval. Algunos eran de naturaleza conocida, como por ejemplo las cerámicas aunque su estilo fuera distinto del de entonces, pero otros hallazgos, como puntas de piedra talladas o hachas pulimentadas, no se parecían a nada conocido y tal vez por ello se les atribuyó un origen mágico (caídas del cielo con los rayos, usadas por los duendes de los bosques). Hasta que los europeos llegaron a América a comienzos de la Edad Moderna y vieron que allí los indios usaban útiles de piedra similares como armas o herramientas, no se comprendió su verdadera función.

Cervantes Saavedra, Miguel de Viaje del Parnaso Madrid: Compañía Nacional de Teatro Clásico, 2005 81 p. il. 26 cm. T CERVANTES SAAVEDRA via “Si no recuerdo mal, fue Borges quien aseguró que la historia entera de la literatura cabía en cuatro únicos argumentos: la historia de los amantes, la del trío, la de la ambición de poder y la del viaje. Esta última se revela particularmente fructífera; quizá porque, como entendió el mitólogo Joseph Campbell, el Viaje del Héroe no es sino la metáfora de toda vida humana. No hace falta preguntar en cuál de los cuatro argumentos se inscribe esa extraña obra cervantina titulada, precisamente, Viaje del Parnaso: el protagonista, Cervantes mismo, recibe el encargo de preparar otro ejército con el que combatir en las faldas del monte mirífico, cuna de Pegaso, contra un ejército de poetas mediocres que amenaza con invadirlo... Embarcado, el Manco va alistando una milicia de escritores, quizá los mejores de su tiempo, o quizá sólo una lista caprichosa e injusta, como sugiere otro personaje. Hasta aquí, historia de viajes y épica. Pero esto es sólo el punto de partida; porque, como también escribió Borges, toda literatura es fantástica. Y la aventura de Cervantes en ruta hacia el Parnaso es puro ensueño. No basta con que los ejércitos enfrentados sean de poetas, y no de militares: es que además se disparan libros, y no flechas, y caen heridos por "rimas españolas" y "sátiras antiguas licenciosas". El barco en el que transcurre el viaje, trasunto del Argos cantado por Apolonio de Rodas, está íntegramente construido de versos, desde la quilla a la gavia, "sin que se entremetiese alguna prosa". (Ignacio García May)

Vi la noche mezclarse con el día; las arenas del hondo mar alzarse a la región del aire, entonces fría. Todos los elementos vi turbarse: ¡la tierra, el agua, el aire, y aun el fuego!, y una sombría nube vi azorarse. ¡Oh, caso raro! ¡Qué desasosiego! Vilo, y he de decillo, aunque se dude del relato que verifico luego. Lo que yo pude ver, lo que yo pude notar fue que aquella nube lejana

en dos mitades, ¡a llover acude! Imagínense ver, ¡oh soberana virtud!, de cada gota de la nube saltar un bulto, ¡aunque con forma humana! Por no creer esta verdad estuve mil veces; pero vila con la vista, que entonces clara y sin legañas, tuve. ¡Caía un chaparrón negro y artista, henchido de poetas conocidos, a cuya fuerza no hay quien le resista!

Tzonis, Alexander Santiago Calatrava: los puentes Barcelona: Electa, 2007 272 p. fot. col. 22 cm. 725 TZO san Cuando Santiago Calatrava llegó a Zurich en 1975 para matricularse en la facultad de ingeniería civil del Instituto Federal de Tecnología de Suiza (ETH) ya era un arquitecto cualificado tras haber estudiado la carrera, entre 1969 y 1974, y haber hecho urbanismo unos meses después en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia. A primera vista, entrar en una facultad de ingeniería tras cursar arquitectura podría parecer un gesto diletante. Sin embargo, si señalizamos las actividades de Calatrava desde que se graduó en el instituto en 1968, veremos que la elección de la facultad de ingeniería más elitista de la época formaba parte de un camino que se había trazado con gran coherencia en aras de la investigación. Ese camino comenzó en Valencia, con el breve período que Calatrava pasó estudiando en la Escuela Valenciana de Artes Aplicadas, centro que le preparó en el dominio de las técnicas necesarias para comprender, a partir de unos rápidos esbozos, la apariencia exterior de los objetos físicos. Durante sus últimos años de formación, Calatrava echó mano de esos conocimientos para familiarizarse con el mundo de las formas construidas que se caracterizaban por una aparente libertad de configuración espacial, como sucede en la capilla de Ronchamp de Le Corbusier o en las antiguas construcciones íberas. Lo que fascinó a Calatrava de esos objetos fue la idea de que, tras su aparente libertad formal, existía una estructura y un método. Con el fin de resolver el enigma, intentó comprenderlos a partir de la representación empleando, por un lado, las tradicionafes técnicas de dibujo que había aprendido en la escuela de arte y, por otro, la metodología clásica de la geometría descriptiva tan utilizada en la facultad de arquitectura. El siguiente paso que, por lógica, debía dar en esa dirección era investigar esas formas aplicando unos métodos más rigurosos que trascendieran la representación e incidieran en la explicación de su génesis; por eso tomó la decisión de matricularse en el ETH de Zurich. El interés teórico de Calatrava por la metodología del diseño salió a la luz cuando, poco después de su licenciatura en ingeniería, en 1979, empezó a trabajar en su tesis doctoral, que finalizó al cabo de un par de años, en 1981.

Emerson, Ralph Waldo Naturaleza Barcelona: José J. de Olañeta, 2007

124 p. 20 cm.

113 EME nat

Ralph Waldo Emerson (Boston, 1803Concord, 1882) estudió teología en Harvard y viajó por Europa, donde conoció a muchos de los intelectuales más importantes de su tiempo. Fue el fundador del movimiento filosófico llamado trascendentalismo, versión norteamericana del idealismo alemán, que persigue la conciliación entre lo finito y lo infinito, entre la Naturaleza y el Espíritu, entre el yo y el no-yo, en una palabra, una Unidad trascendental que reconcilie los contrarios. Influido también por los románticos británicos, Emerson fue asimismo el introductor del romanticismo en los Estados Unidos. La obra de Emerson enlaza plenamente con cierta sensibilidad actual. Cuando todos sentimos la urgencia de una relación con la Naturaleza no dominada por la razón instrumental y apropiadora, cuando se hace más patente que nunca la necesidad de un pensamiento que dé primacía a la contemplación sobre la acción, parece que Emerson tiene todavía mucho que enseñarnos.

Nuestra época es retrospectiva. Construye los sepulcros de los padres. Escribe biografías, historias y críticas. Las generaciones precedentes contemplaban a Dios y a la naturaleza cara a cara; nosotros vemos a través de los ojos de quienes nos precedieron. Pero ¿por qué no podemos disfrutar también nosotros de una relación original con el universo? ¿Por qué no podemos tener una poesía y una filosofía fruto de nuestra propia intuición y no recibida por tradición, una religión revelada a nosotros y no la historia de lo que les fue revelado a ellos? Protegidos durante un tiempo en el seno de la naturaleza, cuyos flujos de vida entran a raudales en nosotros y corren a nuestro alrededor, invitándonos, por las capacidades que nos transmite, a una acción proporcionada a ella, ¿por qué buscar a tientas entre los huesos secos del pasado, o hacer de la generación viva un cortejo disfrazado con descoloridas vestimentas? El sol brilla también hoy. Hay más lana y más lino en nuestros campos. Hay tierras nuevas, hombres nuevos, pensamientos nuevos. Demandemos nuestras propias obras, nuestras propias leyes, nuestro propio culto. Ciertamente, cualquier pregunta que podamos formular tiene respuesta. Confiemos en la perfección de lo creado, y pensemos que cualquier curiosidad que el orden de las cosas suscite en nuestra mente puede ser satisfecha por el orden de las cosas. La condición del hombre es la solución en un lenguaje jeroglífico a las preguntas que planteamos. La realiza como vida, antes de aprehenderla como verdad. De manera semejante, la naturaleza describe en sus formas y tendencias sus propios designios.

Gore, Albert El ataque contra la razón Barcelona: Debate, 2007

335 p. 24 cm. 327 GOR ata

La tercera ley de Newton dice: «Si un cuerpo A ejerce una acción sobre otro cuerpo B, éste realiza sobre A otra acción igual y de sentido contrario». La política de seguridad nacional es muy distinta de la física, pero los principios de la lógica y de la razón resultan ser útiles y relevantes también en este sentido. Y parece que en las relaciones internacionales sucede algo parecido a lo que describe la tercera ley de Newton. Cuando se entiende que una nación intenta dominar a otras, se produce una «reacción» en sentido contrario. La búsqueda de la «supremacía» en la política exterior llevó a la administración Bush a ignorar a las Naciones Unidas, a perjudicar gravemente a nuestros aliados más importantes, a violar las leyes internacionales y a suscitar el odio y el desprecio de muchas personas en el resto del mundo. El poderoso atractivo que tiene ejercer un poder ilimitado y unilateral impulsó a este presidente a interpretar sus poderes bajo la Constitución de tal manera que hizo realidad la peor pesadilla de los Padres Fundadores. Cualquier política basada en el dominio del resto del mundo no sólo crea enemigos a Estados Unidos y aliados para al-Qaeda, sino que también socava la cooperación internacional, que es esencial para derrotar a los terroristas que pretenden atacar e intimidar a Estados Unidos. En lugar de la «supremacía», deberíamos estar buscando tener peso específico en un mundo en que las naciones nos respeten y deseen seguir nuestro liderazgo y adoptar nuestros valores. Aquellas fotografías de torturas y abusos sexuales nos llegaron inmersas en una oleada de noticias sobre el número creciente de víctimas mortales y sobre el caos patente en nuestra política en Irak, confusión que cada vez va a más. Pero, para comprender el fracaso de nuestra política general, creo que es importante centrarnos en lo que pasó exactamente en la prisión de Abu Ghraib, y preguntarnos si esos actos fueron o no representativos de los estadounidenses. Como hemos visto, muchos de aquellos reos han muerto mientras los interrogaban profesionales que trabajan para la rama ejecutiva, y muchos otros padecen perturbaciones mentales o pérdida de su autoestima. En la famosa cárcel de Abu Ghraib, los investigadores que estudiaron el patrón de las torturas calcularon que más del 90 por ciento de las víctimas eran inocentes de todas las acusaciones.

Seattle, Gran Jefe Nosotros somos una parte de la Tierra Palma de Mallorca: José J. de Olañeta, 2007

85 p. 25 cm. N SEATTLE nos

A mediados del siglo XIX, el gobierno de los EE.UU. quiso comprar el territorio de la tribu de los duwamish, derrotada y agotada tras años de guerra. El texto que presentamos es la respuesta que el jefe de los indios, Seattle, dio a los representantes del gobierno americano. Este discurso, o carta —no se sabe exactamente qué fue en su momento—, famoso por las ideas que contiene y por la magnífica oratoria con que son expuestas, ha sido difundido ampliamente por los grupos ecologistas de todo el mundo. El discurso de Seattle es importante porque presenta una visión del mundo y una manera de entender la naturaleza que hoy —tras los desastres ocasionados por el industrialismo desenfrenado— aparecen dotadas de una profunda sabiduría que podría ayudarnos a salvar el entorno natural del que formamos parte. Hace un siglo y medio, se elevó de entre los bosques vírgenes de Norteamérica la voz de un salvaje que no fue escuchada en su tiempo y que hoy tiene para nosotros el valor inmenso de una lección vital. Este volumen, ilustrado con soberbias fotografías de Edward S. Curtis, refleja el espíritu del mundo primigenio de los indios y de esa humanidad profundamente enraizada en el entorno natural de la que Seattle es uno de los más notables representantes.

Quizá el hombre blanco venga con sus armas y se apodere de nuestra Tierra. ¿Quién puede comprar o vender el Cielo o el calor de la Tierra? No podemos imaginar esto si nosotros no somos dueños del frescor del aire, ni del brillo del agua. ¿Cómo él podría comprárnosla? Trataremos de tomar una decisión. Según lo que el Gran Jefe Seattle diga, el Gran Jefe en Washington puede dejarlo, del mismo modo que nuestro hermano blanco en el transcurso de las estaciones puede dejarlo. Mis palabras son como las estrellas, nunca se extinguen. Cada parte de esta tierra es sagrada para mi pueblo, cada brillante aguja de un abeto, cada playa de arena, cada niebla en el oscuro bosque, cada claro del bosque, cada insecto que zumba es sagrado, para el pensar y el sentir de mi pueblo. La savia que sube por los árboles, trae el recuerdo del Piel Roja.

Hinde, Robert A. Guerra no: acabar con el conflicto en la era nuclear Robert Hinde y Joseph Rotblat; prólogo de Robert S. McNamara Barcelona: Intermón Oxfam, 2007 248 p. 22 cm. 355 HIN gue ¿Qué provocó la Segunda Guerra Mundial? ¿Por qué los alemanes invadieron Polonia? ¿Fue porque los alemanes necesitaban Lebensraum (espacio vital)? ¿Lo que se consideraba una necesidad era en realidad fruto de la ambición política de Hitler? ¿Y por qué Hitler pensó que se saldría con la suya? ¿Tal vez porque se permitió que Alemania se rearmase a pesar de las restricciones impuestas después de la Primera Guerra Mundial? ¿O porque Gran Bretaña y Francia tardaron demasiado en darse cuenta de la necesidad de rearmarse para hacer frente a la Alemania de Hitter? Éstas son sólo algunas de las muchas cadenas causales que se podrían examinar, y descubriríamos que cada una de ellas tiene muchas ramas. Está claro que comprender las causas de cualquier guerra es una tarea ardua. Los enfoques que se dan a este problema se pueden dividir en tres grupos: el primero implica echar un vistazo a las últimas décadas o siglos para ver si hay circunstancias, solas o en conjunción, relacionadas con el estallido de guerras cuya incidencia esté por encima de la media. La utilidad de este enfoque en el contexto actual es limitada. Los factores críticos para un estallido puede que sean irrelevantes para otro y la mayoría de las guerras dependen de un gran número de circunstancias que confluyen simultáneamente. Y, debido a que la naturaleza de las guerras y los sistemas políticos ha cambiado tanto durante el último siglo, y a que ahora está cambiando incluso más rápidamente, el análisis estadístico de las circunstancias que rodean a los conflictos pasados no tiene sino un valor discutible a la hora de prevenir los conflictos futuros. Un segundo tipo de enfoque tiene que ver con hacer un análisis histórico de guerras específicas e intentar desenmarañar los múltiples factores que operan en cada una de ellas. Aquí el énfasis no se pone en las generalidades, sino en comprender situaciones concretas. Por ejemplo: aunque se conoce bien el orden cronológico de los acontecimientos que precedieron a la Primera Guerra Mundial, ello no explica de forma adecuada por qué un conflicto balcánico terminó convirtiéndose en una guerra mundial.

Krishnamurti, J. El camino de la liberación: la mutación psicológica Barcelona: Kairós, 2007 133 p. 20 cm. 141 KRI cam Durante décadas, Krishnamurti habló a la gente en los más variados rincones del mundo. Ya en 1930, George Bernard Shaw lo proclamaba como «el más grande maestro del mundo», mientras que Aldous Huxley comparaba una charla de Krishnamurti con un "discurso" del Buddha. Pero el propio K era reacio a este tipo de etiquetas: «Yo no soy su maestro; ustedes no son mis discípulos. No hay autoridad ni gurú que vaya a llevarles de la mano hacia Dios o hacia el despertar. Cada uno es su propio maestro y su propio discípulo». Krishnamurti no representa a ninguna "escuela" de pensamiento (oriental u occidental), no habla de ideas, teorías o creencias, no se erige en gurú, sino que actúa como un faro que ilumina el viaje que cada uno de nosotros ha de emprender por sí mismo. K pide que utilicemos sus palabras como un espejo para vernos como realmente somos y para ver la totalidad de la existencia. Y para esta mirada de discernimiento, la mente debe tener completa libertad; no ha de estar limitada por ninguna clase de autoridad.

La mayoría de las personas tienen problemas y se limitan a soportarlos, se acostumbran a los problemas y los aceptan como parte de su vida, pero esos problemas no se resuelven aceptándolos, ni acostumbrándose a ellos, es como si echaran arena sobre ellos, pero en realidad siguen ahí, aflorando, y la mayoría de la gente vive en ese estado: aceptando perpetuamente problema tras problema, un dolor tras otro. Ahora bien, si nos limitamos a aceptar problemas y a vivir con ellos, es evidente que no los habremos resuelto en absoluto. Podemos decir que están olvidados, o que ya no importan, pero sí importan, infinitamente, porque distorsionan la mente, falsean la percepción y destruyen la claridad. Para la mayoría de nosotros, cuando tenemos un problema, éste afecta a todas las facetas de nuestra vida. Puede ser un problema de dinero, de sexo, de ignorancia, o el deseo de realizarse, de hacerse famoso; sea lo que fuere, nos interesa tanto ese problema, el cual consume nuestro ser, que creemos que resolviéndolo quedaremos libres de toda nuestra desdicha, pero mientras una mente pequeña y limitada esté tratando de resolver un problema particular, sin relación con todo el flujo de la vida, nunca podrá estar libre de problemas, pues cada uno de ellos está relacionado con otro; y si se limitan a tomar uno y tratar de resolverlo de modo fragmentario, lo que están haciendo será completamente inútil. Es como cultivar una parcela de un campo y creer que lo han cultivado todo. Tienen que cultivar todo el campo, tienen que afrontar todos los problemas.

El tratamiento farmacológico del dolor director Jesús Flórez Barcelona: Ars Medica, 2007 310 p. il. 24 cm. 615 TRA tra En 1979 la International Association for the Study of Pain (IASP) realizó una críptica definición de dolor al describirlo como «una experiencia sensorial y emocional asociada o no a la lesión tisular, o descrita como si ésta estuviera presente». Para el lector sin prejuicios, no hay duda que el esfuerzo de la IASP no se vio coronado por el éxito, ya que difícilmente una persona que nunca hubiera sufrido dolor podía hacerse una idea remota de éste con tal definición. Sin embargo, una lectura más avisada observaría que la definición incluye varios elementos básicos para comprender lo que significa el dolor desde el punto de vista conceptual e incluso clínico: la subjetividad (experiencia), la complejidad (sensorial y emocional) y la independencia de una alteración anatómica visible (asociada o no a lesión). Las consecuencias de la subjetividad son importantes e implican que los profesionales sanitarios pueden ignorar que los pacientes sufren dolor, minusvalorar su intensidad, desconfiar del empleo de instrumentos para medirlo y finalmente dejar de considerarlo como una prioridad asistencial. La complejidad impide que pueda distinguirse claramente entre la contribución del componente sensorial a su percepción y cómo ésta se encuentra a veces determinada por el componente emocional, como ocurre con frecuencia en algunos dolores crónicos. Finalmente, la ausencia de una lesión anatómica puede llevar a confundir lo que son claramente situaciones álgicas intensas con simulaciones del paciente. Tales consideraciones obligarían a aceptar que el dolor existe cuando lo manifiesta quien lo padece y que esta opinión sería independiente de lo que juzgaran los observadores. En otras palabras, el dolor está presente cuando el paciente lo refiere, lo crean o no los demás, lo que llevaría a una conclusión lógica: quien no refiere dolor, no lo sufre. De aceptarla radicalmente, debería asumirse que todos los individuos que no tienen capacidad de comunicarse como, por ejemplo, los recién nacidos, los adultos con deterioro cognitivo grave o las personas con minusvalías psíquicas no sufrirían dolor. Hace algunos años, se alertó que la definición de la IASP no permitía incluir a estos pacientes y podría ignorar la presencia de dolor. Dadas las dificultades para evaluarlo en estas personas, no es, pues, extraño que su estudio haya supuesto un área huérfana de investigación durante muchos años.

Valéry, Paul Cuadernos, 1894-1945 Barcelona: Galaxia Gutenberg, 2007

552 p. 22 cm. E VALERY cua

Poeta y hombre de letras francés cuya obra presenta un conflicto entre la contemplación y la acción que debe resolverse artísticamente para captar el sentido de la vida, Paul Valéry está considerado como uno de los más grandes escritores filosóficos modernos en verso y prosa. Valéry nació en Sète y estudió en la Universidad de Montpellier. En 1892 se trasladó a París y se adhirió al círculo literario del poeta simbolista Stéphane Mallarmé. Los primeros poemas de Valéry, escritos entre 1889 y 1898 y recopilados en Album de versos antiguos (1921), están muy influidos por los simbolistas. Las dos primeras obras en prosa de Valéry se ocupan del dominio de las técnicas intelectuales. En Introducción al método de Leonardo da Vinci (1895), Valéry analiza el método creativo de uno de los grandes genios universales. La obra de ficción El señor Teste (1895), es decir, el 'Señor Cabeza', analiza los procesos introspectivos de su protagonista, un hombre dotado de una mente prodigiosa. Valéry trabajó como funcionario (1897-1900) y también colaboró con una agencia de información (1900-1922). Durante esa época continuó sus estudios de matemáticas. Sumamente perfeccionista, se negó a publicar su poesía hasta 1917, fecha en que apareció el poema alegórico La joven parca. Su obra refleja una visión del mundo entendido como una combinación de las fuerzas de la vida y las esencias absolutas. En obras posteriores, como El cementerio marino (1920) y muchos de los poemas de Cármenes (1923), realiza un extraño análisis de la conciencia que el ser humano tiene de sí mismo en un estilo rigurosamente clásico, combinado con descripciones sensuales y naturales y técnicas musicales. En 1925 ingresó en la Academia Francesa y a partir de 1937 dio clases de política en el Colegio de Francia. Otras obras dignas de mención son El alma y la danza (1924), Variedad I-V (1924-1944) y La idea fija (1932). Para Valéry la poesía era la más hermosa de las técnicas creativas. En sus versos articulaba ideas abstractas mediante imágenes simbólicas y ritmos sutiles. Los temas de su obra son a menudo antitéticos, las emociones frente al intelecto, el universo y el hombre, el ser y el no ser, o la naturaleza del genio y el proceso creativo. En sus escritos en prosa analiza el arte, la cultura, la política y las capacidades de la mente humana en un estilo aforístico. La condensación de su pensamiento, unido al denso simbolismo y las abundantes alusiones, hacen que el significado de la obra de Valéry resulte a veces oscuro. (epdlp)

Valdés, Zoé La cazadora de astros Barcelona: Plaza & Janés, 2007

344 p. 24 cm. N VALDES caz

Zoé Valdés nació en 1959 en La Habana, ciudad donde estudió filología y que abandonó a mediados de los años noventa. En 1993 apareció en Francia y en Cuba su primera novela, Sangre azul. En 1995 su novela La hija del embajador consiguió el premio de novela breve Juan March Cencillo, de Mallorca; a esta obra le siguieron La nada cotidiana (premio Literaturpreis de Frankfurt), Cólera de ángeles, Te di la vida entera (finalista del premio Planeta), Café nostalgia, Querido primer novio, El pie de mi padre, Milagro en Miami, Lobas de mar (premio Fernando Lara de novela), La eternidad del instante, novela que ha obtenido el premio de novela Ciudad de Torrevieja, y Bailar con la vida. Es chevalier de la Legión de Honor de las Artes y las Letras de Francia, y tiene un doctorado honoris causa de la universidad de Valenciennes. Ha publicado ensayos sobre la realidad cubana y libros para niños mientras continúa su obra poética con Los poemas de La Habana, Cuerdas para el lince o Breve beso de la espera. Su obra ha sido traducida a más de veinticinco idiomas, con una extraordinaria acogida por parte de los lectores y de la crítica. Actualmente reside en París.

Serían las ocho, terminamos temprano de cenar, en este caso él, porque yo no había probado bocado. Mi marido paró de engullir un trozo de pan mojado en la salsa que había quedado en su plato y además devoró mis sobras. Con una arcada disimulada, recogí su plato y el mío de la mesa y me dispuse a fregar la vajilla, en silencio. —La cena te quedó malísima —me criticó ÉL, el Gran Intelectual que era mi esposo, mi dueño, mi patrón. —¿Qué querías que hiciera con una lata de judías, dos huevos y arroz de hace una semana? —Suspiré. —Además, ni suficiente pan pusiste. Si no te dedicaras a leer y a escribir la mierda de poesía que escribes, no te olvidarías de comprar bastante pan. —No, no me olvidé. La baguette que compré esta tarde te la zampaste entera tú solo, ¿o es que para eso no tienes memoria? —Cállate, aquí el que manda soy yo —se burló—. Yo soy el rey de la prosa, el intelectual de esta casa, no te atrevas a escribir nada más... Ya te lo advertí que no te hicieras la intelectual. —Cuando me conociste yo ya escribía. —Escribías, escribías —frió un huevo en saliva—-, ¿a cuatro poemas miserables le llamas tú escribir?

Lessing, Doris May El cuaderno dorado Madrid: Punto de Lectura, 2007 789 p. 20 cm. N LESSING cua Doris Lessing. Novelista británica cuyo interés por la psicología se traduce en su exploración novelesca de la locura y el autoanálisis. Gran parte de su obra está basada en la vida cotidiana e interior de mujeres sensibles y perceptivas. Nació en Persia (actual Irán) y creció en el sur de Rhodesia (actual Zimbabwe). Se trasladó a Inglaterra en 1949. Entre sus obras más notables figuran la pentalogía titulada Hijos de la violencia (1952-1969), un relato, en gran medida autobiográfico, articulado en torno al personaje de Martha Quest, y El cuaderno dorado (1962), su novela más famosa. Esta última se ha convertido en un clásico de la literatura feminista por su estilo experimental y su análisis de la personalidad, la creatividad y la identidad femenina. Su primera novela, Canta la hierba (1950), está ambientada en África, al igual que la extensa antología de relatos publicada bajo el título de Cuentos africanos (1951). Otras novelas dignas de mención son Instrucciones para un descenso al infierno (1971), El verano antes de la noche (1973), Los matrimonios entre las zonas tres, cuatro y cinco (1980), El experimento sirio (1981), La buena terrorista (1985) y El quinto hijo (1988). En busca de un inglés (1960) es un volumen de recuerdos personales.
(epdlp)

Para dejar bien sentado el asunto de la liberación femenina, desde luego que le doy mi apoyo, porque las mujeres son ciudadanas de segunda clase, como ellas afirman enérgica y cabalmente en muchos países. Puede decirse que, por lo menos en un aspecto, tienen éxito: se las escucha con atención. Quienes al principio se mostraron indiferentes u hostiles hoy matizan: «Otorgo mi apoyo a sus aspiraciones, pero me disgustan sus voces chillonas y sus toscas maneras». Esta es una fase inevitable que refleja un período fácilmente reconocible en todo movimiento revolucionario. Los reformistas deben esperar verse desautorizados por aquellos que experimentan mayor satisfacción en el disfrute de lo que ganaron para ellos. No creo que la liberación de la mujer cambie mucho, y no precisamente porque haya algo equivocado en sus aspiraciones, sino porque ya está clarísimo que el mundo entero se ve sacudido por los cataclismos que estamos atravesando: probablemente, cuando salgamos de esta etapa, si lo logramos, las aspiraciones de la liberación femenina se nos aparezcan pequeñísimas y extrañas.

Jones, Diana Wynne El castillo ambulante Córdoba: Berenice, 2007 347 p. 18 cm. JN JONES cas Diana Wynne Jones nació en agosto del año 1934 en Londres. Con la Segunda Guerra Mundial recorrió varios lugares antes de instalarse definitivamente en la ciudad rural de Essex. A la edad de catorce años ya tenía escritas dos sagas épicas. En 1953 comenzó su educación superior en el St. Anne College de Oxford, donde acudió a las lecturas de Clive Staples Lewis y Tolkien. Allí conoció a su esposo, con el que se casó en 1956; tiene tres hijos. Ha escrito más de cuarenta libros desde que publicó profesionalmente por primera vez en 1973, además de sus obras de teatro. Sophie es una joven que trabaja en la sombrerería que heredó de su padre cuando éste falleció. Un día, mientras camina por un estrecho callejón, se ve acosada por dos soldados que pretenden retenerla. En ese momento, aparece un joven misterioso y apuesto que la ayuda a librarse de los soldados, pero de repente unas extrañas criaturas negras, que salen de todos lados, comienzan a perseguirlos. El joven no es otro que el mago Howl, del cual se dice que roba los corazones de las jóvenes bellas. Sophie escapa gracias a él, pero la dueña de las criaturas que perseguían a Howl, la Bruja del Páramo, la toma por amiga del brujo y, para vengarse de él, le echa una maldición a la joven: le da el aspecto de una anciana de noventa años, además de impedirle contar a nadie nada sobre la maldición.

Conrad, Joseph El corazón de las tinieblas Barcelona: Galaxia Gutenberg 2007 156 p. il. col. 27 cm. JN CONRAD cor El corazón de la tinieblas no es una novela tan ambiciosa como las monumentales Lord Jim o Nostromo, pero es seguramente una de las más significativas y perfectas de la vasta escritura de Joseph Conrad. Es, como le gustaban a su autor, un relato de marinero, contado con un ritmo oral «que apela a nuestra capacidad de deleite y asombro, a los sentidos del misterio que rodean nuestras vidas, a nuestros sentimientos de piedad y de belleza» (prefacio de El negro del Narcissus). Una historia con el color de la pintura y el sonido de la música, que recupera además la experiencia personal de un viaje al Congo que no iba a olvidar fácilmente (a Edward Garnett reconoció Conrad la impresión fundamental de esa aventura: «antes del Congo yo no era más que un simple animal»). En la desembocadura del Támesis, mientras se adensa el crepúsculo, Marlow cuenta a unos compañeros su viaje a África, en busca de Kurtz, agente comercial que está enviando a su compañía ingentes cantidades de marfil. El viaje de Marlow es una odisea: el barco en el que navegan es viejo, el río peligroso, acechado de nativos que atacan en los recodos, el calor insoportable... Marlow avanza obsesionado por Kurtz, del cual se va formando una imagen contradictoria y mitificada. Otros empleados le van describiendo los rasgos y atributos del agente: voz profunda y potentísima, elevada estatura, ojos fulminantes, mente lúcida y voluntad indomable que le permite recolectar más marfil que todos los demás agentes juntos... Por fin lo encontrará enfermo, en una choza cercada de cabezas humanas empaladas, adorado por tribus indígenas a las que subyuga con el terror. El extraordinario personaje que ha ido modelando la imaginación de Marlow se erige ahora en símbolo de la corrupción y la entrega a la barbarie ancestral, impulsado por un ansia ilimitada de poder y riqueza, enfrentado consigo mismo en la soledad y vencido por la influencia de lo salvaje: «La selva había logrado poseerlo pronto y se había vengado en él de la fantástica invasión de que había sido objeto. Me imagino que le había susurrado cosas sobre él mismo que él no conocía, cosas de las que no tenía idea. Al quedarse solo en la selva había mirado a su interior y había enloquecido. El denso y mudo hechizo de la selva parecía atraerle hacia su seno despiadado despertando en él olvidados y brutales instintos, recuerdos de pasiones monstruosas».
(Ignacio Arellano, Universidad de Navarra)

Lorgeril, Michel de El poder de los omega-3 L´Hospitalet (Barcelona): Hispano Europea, 2007 127 p. 22 cm. 612 LOR pod Si hay un campo dentro de la medicina donde podamos estar seguros del papel importante de los omega-3 es el de las enfermedades cardiovasculares. Estas enfermedades abruman a nuestra sociedad desde hace cincuenta años, y en la actualidad representan cerca del 35 % de todas las muertes ocurridas en Francia, de todas las edades, a pesar de ser un país relativamente protegido de un fenómeno epidemiológico llamado French paradox. Por desgracia, las políticas de salud han privilegiado siempre un enfoque curativo de esas enfermedades, en vez de propiciar la prevención. Ello genera costos evidentemente considerables para la segundad social, pero también beneficios no menos considerables para la industria farmacéutica. Tal como se ha visto, se trata de verdaderas enfermedades nutricionales, largo tiempo desconocidas en nuestras regiones. Toda tentativa de prevención nutricional debe ser global, y no debe limitarse a un factor único, tanto si se trata de un medicamento como de un nutriente determinado. Ciertos tipos de régimen, por ejemplo el vegetariano o el mediterráneo, son protectores, nadie puede dudarlo. Esos regímenes se caracterizan en conjunto por un consumo reducido de grasas y proteínas animales, y un consumo fuerte de cereales, verduras frescas y secas, así como de frutas. Sin embargo, parece que ciertos nutrientes muy particulares tienen un papel privilegiado en esa protección, y entre ellos los ácidos grasos omega-3, de origen vegetal o marino. La problemática de los omega-3 ilustra a la perfección la manera en que nace una teoría científica creíble, es decir, resistente a las críticas, en medicina. En efecto, los epidemiólogos han demostrado sin lugar a dudas que se tienen serias carencias de ácidos grasos omega-3. Han demostrado también que los riesgos de desarrollar numerosas enfermedades, en especial las cardiovasculares, aumentan con la gravedad de los déficits de omega-3. Y, según los clínicos, al corregir estos déficits se disminuye el riesgo de contraer estas enfermedades, lo cual demuestra la relación de causalidad entre déficit y patologías. Además, biólogos y fisiólogos han descrito diversos mecanismos que permiten explicar los efectos de los omega-3 contra esas enfermedades.

Jodorowsky, Alejandro Solo de amor Madrid: Visor, 2006 105 p. 20 cm. P JODOROWSKY sol Alejandro Jodorowsky Prullansky (Tocopilla, Chile, 1929), artista polifacético chileno de origen judío-ucraniano. Entre sus muchas facetas destacan las de escritor, filósofo, dramaturgo, actor, poeta, director de cine, guionista de cómics, instructor del tarot y psicomago entre otras cosas. Fundó, junto a Roland Topor y Fernando Arrabal, el Grupo Pánico. Su aportación más sorprendente es quizá la psicomagia, una técnica que conjuga los ritos chamanes, teatro y psicoanálisis para provocar en el paciente una catarsis de curación. A la edad de 24 años quemó sus fotografías y se fue de Chile. Vivió en México y actualmente reside en Francia, país del que ha adquirido la nacionalidad. Jodorowsky vive en Vincennes, cerca de París, donde da clases de tarot y conferencias sobre sus teorías (la psicomagia y la psicogenealogía) en el Cafe Le Téméraire del Boulevard Daumesnil.

Una parte se alegra de la existencia ilusoria de otra parte y con veneración la ayuda a desarrollar su conciencia para que se una de más en más a otras partes con el ideal de formar una unidad. Este amor no se puede dedicar al Todo, porque es incognoscible y por lo tanto impensable. Este amor se dedica a lo que se cree obra efímera, división aparente, de la totalidad. Precisamente por carencia dolorosa de visión del Todo, lo real siendo un concepto útil sin ningún sentido, nace el amor al Mundo; amor en que el individuo pierde el deseo de posesión de su aparente existencia y se dedica con fervor a eregir al otro en símbolo de lo infinito y de lo eterno: es decir, le otorga las míticas cualidades del Todo. Cuando atraviesas el vacío que yace bajo el tiempo —ahí donde los contrarios no son más que dolores de mi propio misterioso corazón sin individuo— sólo entonces mis ojos se desprenden del mundo para verte en el centro alrededor del cual me creo Sólo entonces me sumerjo en tus aguas celestiales y el espacio se detiene hasta que muere el tiempo y la conciencia en mi materia es un dios indiferente y el actor y el espectador son una misma sombra y en la fortaleza mental se abre un abismo verde ahí está tú sólo tú siempre tú definitivamente tú virgen de carne donde se me ha disuelto el alma luz roja sangre del alba.

La globalización: un estudio interdisciplinario Miguel Ángel Díaz Mier (editor) Alcalá de Henares: Instituto Universitario de Investigación de Estudios Norteamericanos, 2007 378 p. 24 cm. 316 GLO glo Antes de presentar el análisis de las diferentes alternativas conviene reflexionar acerca de la naturaleza del discurso de la globalización. Más que nada, la retórica neoliberal actual es reductora, ya que se considera sólo una dimensión de la existencia humana: el aspecto económico, mercantil y financiero; según esta perspectiva, el ser humano no es más que un «ser unidimensional», el homo oeconomicus, cuya esencia y finalidad consiste en la producción y el consumo cada vez mayor de bienes y servicios. Las demás realidades humanas son olvidadas o por lo menos son interpretadas según un criterio economista. El hombre más vale por su capacidad de producir y de consumir que por lo que es en realidad. Los que pueden producir y consumir son integrados (in) mientras que los que no pueden hacerlo están excluidos (out), son considerados un obstáculo en el desarrollo del sistema, no hay tiempo ni dinero destinado a ellos; esto vale tanto en el nivel individual como entre las relaciones entre naciones. En definitiva, es la ley del mercado (incluyendo la competencia) la que rige todo, hasta la misma naturaleza se aprecia en términos de la ganancia que de ella se puede obtener. El anhelo por la ganancia justifica la destrucción de nuestras fauna y flora, la explotación desenfrenada y desvergonzada de los diferentes recursos naturales. El discurso neoliberal actual es también determinista, en el sentido de que él presenta como mecánicos, ineludibles e irresistibles los hechos que en realidad dependen de la misma voluntad de las opciones de los hombres, por lo menos de los dirigentes de este mundo. Definitivamente se trata de un dogma, de un mito -en el sentido de un discurso fuerte, impactante- cuya meta es persuadir a aceptar la restauración de un liberalismo salvaje, aún más racional y cínico. En cuanto tal, este discurso se revela a-histórico ya que trunca la historia de la humanidad al ver en la globalización el cumplimiento último de la misma [F. Fukuyama, 1992]. Esta filosofía de la historia ha sido criticada en muchas ocasiones. No es nuestra intención volver a retomar estas críticas. Sin embargo, podemos señalar que la pretensión escatológica que ella refleja lleva una verdadera confusión epistemológica: confunde la historia de la humanidad en cuanto a tal con la evolución de un sistema por excelente que fuera.

Lacalle Calderón, Maricruz Microcréditos y pobreza: de un sueño al Nobel de la Paz Madrid: Turpial, 2007 239 p. 22 cm. 336 LAC mic A finales de la década de los setenta, Muhammad Yunus, junto con varios compañeros expertos en finanzas y en teoría del desarrollo, desafiaron todos los axiomas básicos que hasta esos momentos existían sobre la lucha contra la pobreza y la prestación de servicios financieros a los más pobres, y pusieron en marcha el Banco Grameen, dedicado a proporcionar microcréditos a los más desfavorecidos de la sociedad. Personas que no disponen de ningún tipo de aval ni garantía. Que sólo disponen de ganas de sobrevivir y de llevar algo de bienestar a sus familias. El Banco Grameen concede créditos a los más pobres en base exclusivamente al respeto y la confianza en la persona. Fieles a su creencia de que los pobres siempre pagan y son dignos de confianza, el único requisito necesario para recibir un microcrédito del Banco Grameen es prometer de palabra que será devuelto. Contra todo pronóstico, durante las tres últimas décadas el banco no ha dejado de crecer. En la actualidad tiene más de 2.000 sucursales en 72.000 aldeas y ofrece servicios financieros a cerca de siete millones de clientes -la gran mayoría mujeres- muy pobres en Bangladesh. De igual manera, el crecimiento de los micro-créditos a nivel mundial también ha sido exponencial. En estos momentos, los microcréditos están mejorando las condiciones de vida de más de 100 millones de familias muy pobres en todo el mundo. Esto significa (considerando que el tamaño medio de una familia es de cinco miembros) que los microcréditos están beneficiando a unos 500 millones de personas. Además del espectacular crecimiento alcanzado, los microcréditos están dando esperanza de vida con dignidad a muchos millones de personas en todo el mundo. Este es el motivo por el cual el 13 de octubre de 2006 Muhammad Yunus y la institución por él creada, el Banco Grameen, recibieron el Premio Nobel de la Paz. El 10 de diciembre de 2006 Yunus, junto con un centenar de mujeres prestatarias del Banco Grameen (en representación de los cerca de siete millones de mujeres clientes del Banco), fueron a Oslo a recoger el galardón. Un premio que, según las propias palabras del «banquero de los pobres» servirá para intensificar la lucha contra la pobreza en el mundo a través de los microcréditos.

Heylin, Clinton Vida y milagros de Sgt. Pepper's: un disco para una época Barcelona: Global Rhythm, 2007 328 p. 24 cm. 78 BEA hey Si Lennon seguía dando con deslumbrantes canciones, aquellas como «Strawberry Fields Forever» —en la que no dejó de trabajar hasta quedar del todo satisfecho— serían la excepción. Como Martin le contó a Hunter Davies en 1967, «John es muy perezoso, al contrario que Paul. Sin Paul a menudo lo dejaría correr... El concepto musical de John es muy interesante. En una ocasión le estaba poniendo a Ravel... a él. Dijo que no lo pillaba porque las líneas melódicas eran demasiado prolongadas... [y que] él veía la composición musical como crear pequeños fragmentos, que luego juntas». Incluso cuando Lennon parecía más inspirado, McCartney seguía siendo el compositor más seguro y decidido. Como refería Davies en la primera edición de su libro, cuando McCartney aparecía con nuevas canciones y empezaba a «cantárselas a los demás, no buscaba sugerencias, del modo en que lo hacía John». De hecho, en muchos aspectos, la relación entre ambos compositores guardaba cierto paralelismo con la de sus revolucionarios y agitadores coetáneos, la pareja de Monty Python formada por Graham Chapman y John Cleese, de quienes su compañero en los Python, Terry Gilliam, observó en cierta ocasión, «[Cleese] estaba tan frustrado escribiendo con Graham, pero era el único que podía dar esos toques de genialidad que ningún otro compañero podía aportar a los guiones. A veces Graham estaba sencillamente en otro planeta». Lo mismo pasaba con Lennon, que se sorprendió ligeramente cuando tuvo que persuadir a McCartney de que contribuyera a «A Day In The Life»: «Creo que pensó que ya era una buena canción. A veces no dejábamos que el otro se inmiscuyera en una canción, porque entonces se tiende a experimentar un poco [demasiado]». Pero una vez incluida la contribución de Paul, el dúo tenía entre manos una canción del mismo nivel que las dos canciones que ya habían entregado a favor de la causa del éxito en las listas de ventas. Fue un buen augurio para retomar la producción del álbum.

Varela, Pilar Tímida-mente: cómo superar los problemas de timidez Madrid: La esfera de los libros, 2008 244 p. 23 cm. 159 VAR tim Las personas tímidas a menudo manifiestan dos características que influyen negativamente en su conducta: poseen un alto nivel de ansiedad y carecen de las necesarias herramientas para comunicarse. Pero todo se puede aprender, también a actuar como los extravertidos, a hacerse amigos y a establecer contactos; no es mucho más difícil que llegar a saber alemán o física. Controle el tono de voz: Los tímidos se «comen» las letras y las sílabas y hablan en un tono de voz tenue, porque no se atreven a hablar más alto. Especialmente en el saludo y en las frases de cortesía, esas que no tienen gran significado, los inhibidos no hacen más que farfullar sonidos que apenas se parecen a lo que en principio se está diciendo. El efecto que se produce no es bueno. Mire al interlocutor: Mirar a la cara, a los ojos de la persona con la que se habla, es lo normal; la comunicación se da a través de varios canales; tan importante como lo que se dice con las palabras es lo que se comunica con la mirada. Salude a todo el mundo: Durante la próxima semana diga «Buenos días», «Hola, qué calor/frío» o cualquier cosa parecida a la gente con la que se cruce por los pasillos o comparta el ascensor. A lo mejor alguno se sorprenda por ello, pero lo más probable es que todos le respondan. Ensaye ciertos cumplidos: Esos comentarios que salen con tanta fluidez en los extravertidos parecen no aflorar nunca en la boca de los tímidos. Conozca a gente: No se quede en casa. Salga todo lo que pueda; vaya a cafeterías, presentaciones, librerías, exposiciones, inauguraciones, cine, eventos deportivos; acepte invitaciones, contrate un viaje turístico, etcétera. Si un amigo o familiar puede acompañarle, mejor; dos personas establecen más fácilmente contacto con otras que una sola, pero si no es posible, acuda solo. No olvide que ahora lo importante no es la calidad, sino la cantidad: trate de conocer a mucha gente. Tenga algo que decir: Es obvio que en una conversación se habla de algo. Sepa cosas, lea los periódicos, vea la tele, escuche la radio, esté al día, vaya al cine, esté enterado, fórmese su propia opinión de las cosas, así tendrá algo que decir, seguramente interesante. Sepa escuchar: No todo el mundo lo sabe hacer; escuchar no es una actividad pasiva, ni siquiera es totalmente silenciosa. La «escucha activa», que es lo mismo que la escucha inteligente, implica poner atención en lo que la gente está diciendo de modo que no sólo se obtienen datos derivados de la conversación, sino claves de la personalidad del hablante.

Monbiot, George Calor : cómo detener el calentamiento del planeta George Monbiot; con la colaboración del Dr. Matthew Prescott Barcelona : RBA, 2008 358 p. 24 cm. 551 MON cal

Podemos determinar que los costes económicos del huracán Katrina, que tal vez el cambio climático desencadenó, alcanzan unos 75.000 millones de dólares, y servirnos de esta cifra para tratar de llegar a un coste de la contaminación de carbono. Pero ¿incluye la destrucción parcial, en Nueva Orleans, de una de las poblaciones más peculiares y creativas del mundo? Y lo que es más importante, ¿incluye el valor de las vidas de los ahogados? En otras palabras, ¿es posible asignar un precio económico a la vida humana? ¿O a un ecosistema, o al clima? ¿Podría realmente calcularse que esos costes, esparcidos por el mundo, totalizarían 4.820.000 millones de dólares, dólar más o dólar menos? Si creen que la respuesta es sí, les acusaré de haber dedicado demasiado tiempo a la calculadora y poco a los seres humanos. Siempre que los economistas han intentado establecer este tipo de coste, se han visto obligados a admitir las limitaciones de su ciencia. En 1996, por ejemplo, en un estudio del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático se calculaba que una vida perdida en los países pobres podía valorarse en 150.000 dólares, y una de los países ricos en 1,5 millones de dólares. Los investigadores se basaron en el cálculo del número de personas que estarían dispuestas a pagar las medidas preventivas para salvar su vida. No es de extrañar que descubrieran que las de los ricos valían más que las vidas de los pobres. No es que sus cifras fueran erróneas, es que no tenían sentido. Sería un error reprochar a Björn Lomborg y a los economistas cuya obra promociona que adopten esta línea. Incluso los que dicen que quieren hacer algo respecto al cambio climático no pueden por menos de seguirla y se sienten obligados a asignar un precio a la catástrofe global. El Gobierno británico, por ejemplo, ha decidido que el «coste social» de las emisiones de carbono se sitúa entre 35 y 140 libras por tonelada, con un valor medio de 70 libras. Sería razonable preguntar qué demonios significa esa cifra. ¿Cree el Gobierno realmente que se puede poner precio al Amazonas? ¿O a Bangladesh? En otras palabras: esto debe ser una decisión moral, no económica.

Hammurabi, Rey de Babilonia Código de Hammurabi estudio preliminar, traducción y comentarios de Federico Lara Peinado Madrid: Tecnos, 2008 301 p. il. 18 cm. 34 HAM cod

Uno de los rasgos más característicos de la antigua civilización mesopotámica fue la enorme importancia que dio al Derecho, bajo cuyos presupuestos se intentaron fijar todos los actos de la vida del hombre, según nos es posible interpretar a partir de la gran cantidad de textos con contenido jurídico muy claro e incluso con articulaciones legales, perfectamente codificadas (leyes sumerias, Código de Hammurabi, leyes asirias). El Derecho de Mesopotamia y de sus países colindantes, que recibieron su impronta cultural y jurídica, se presenta hoy, sin embargo, al estudioso bajo presupuestos muy complejos tanto en lo referente a su génesis y formación como en lo que atañe a sus componentes, préstamos e influencias, sin olvidar lo poco que se sabe sobre la exacta valoración que tuvo en su tiempo, así como su real autoridad y concreta aplicación por los tribunales. En el actual estado de nuestros conocimientos, la evolución del Derecho en la antigua Mesopotamia coincide plenamente con el devenir histórico que les tocó vivir a los países ubicados en su geografía. Así, su historia, que conoció tres grandes momentos — sumerio, acadiobabilónico y asirio— se reflejó también necesariamente en tres secuencias jurídicas en la historia de su Derecho, cuyas características específicas aparecen muy nítidamente perfiladas.

§ 1. Si un señor acusa a (otro) señor y presenta contra él denuncia de homicidio, pero no la puede probar, su acusador será castigado con la muerte. § 2. Si un señor imputa a (otro) señor prácticas de brujería, pero no las puede probar, el acusado de brujería irá al Río (y) deberá arrojarse al Río. Si el Río (logra) arrastrarlo, su acusador le arrebatará su hacienda. (Pero) si este señor ha sido purificado por el Río saliendo (de él) sano y salvo, el que le imputó de maniobras de brujería será castigado con la muerte (y) el que se arrojó al Río arrebatará la hacienda de su acusador. § 3. Si un señor aparece en un proceso para (presentar) un falso testimonio y no puede probar la palabra que ha dicho, si el proceso es un proceso capital tal señor será castigado con la muerte. § 4. Si se presenta para testimoniar (en falso, en un proceso) de grano o plata, sufrirá en su totalidad la pena de este proceso. § 5. Si un juez ha juzgado una causa, pronunciado sentencia (y) depositado el documento sellado, si, a continuación, cambia su decisión, se le probará que el juez cambió la sentencia que había dictado y pagará hasta doce veces la cuantía de lo que motivó la causa.

Miró Morales, Elena SOS… Sufro fatiga crónica Madrid: Pirámide, 2007 190 p. 23 cm. 616 MIR sos “Cualquier cosa empezó a parecerme imposible de hacer. Si tenía que realizar alguna tarea, todos los pasos para realizarla se me hacían muy cuesta arriba y como si fuera a necesitar todo el día para hacerla. Empezó a dolerme el cuello y la espalda, cosa que yo achaqué a una descalcificación, pero no lo era. Inicialmente se pensó que tenía problemas cardíacos, artrosis, estrés..., no me encontraban nada claro. Empecé a deprimirme mucho por todo lo que me pasaba, por estar tan cansado continuamente y sin ninguna causa aparente. Al año me sugirieron que lo mío era síndrome de fatiga crónica.”

Rosa es una paciente con SFC que está aprendiendo con la ayuda de un terapeuta a cambiar las ideas negativas que dificultan la adaptación a su estado. Cuando llegaba el lunes, Rosa fantaseaba con la posibilidad de que todo «empezara de nuevo» (volver al estado previo a la enfermedad), diciéndose «no es posible que esto me esté pasando a mí», «tengo que hacer una vida normal», «si hago lo que he hecho siempre volveré a sentirme bien», etc. Estos pensamientos la incitaban a mantenerse excesivamente activa y a traspasar sus límites de energía, pagando al día siguiente sus excesos con fatiga extrema y múltiples dolores que la obligaban a permanecer el día entero en la cama. Con la terapia cognitivoconductual, Rosa empieza a darse cuenta de la relación que existe entre el modo de pensar, las emociones que se experimentan y el modo de comportarse, está entendiendo las características de los pensamientos negativos y los errores lógicos que subyacen a los mismos, está aprendiendo a identificarlos y a analizar su veracidad y validez haciéndose preguntas como: ¿pensar eso me ayuda a manejar de manera adecuada mi fatiga y a recuperarme?, ¿qué evidencia tengo de que actuar como si no estuviera enferma me curará?, ¿qué pensaría otra persona en mi situación?, ¿habría una forma de entender mi situación que sea objetiva al tiempo que optimista y útil?, ¿cuál sería?, etc. Cada vez le resulta más fácil anticiparse a los momentos de riesgo para ella en los que aparecen los pensamientos problemáticos, y recurrir a frases positivas para contrarrestarlos: «voy a aceptar la realidad y a sacarle partido», «esto es lo que hay, he de aprender a ser feliz con ello», «el ritmo que llevaba antes no era bueno para mí, mejor lo acepto y sigo adelante», «me siento mejor física y mentalmente si dosifico la energía y voy aumentando la actividad poco a poco», etc.

Fernández Álvarez, Manuel Jovellanos, el patriota Pozuelo de Alarcón (Madrid): Espasa Calpe, 2008

300 p. 23 cm. 32JOV fer

Gaspar Melchor de Jovellanos, bautizado como Baltasar Melchor Gaspar María de Jove Llanos y Ramírez (Gijón, 1744 - Puerto de Vega, 1811) fue un escritor, jurista y político ilustrado español. Considerado como uno de los autores más importantes de la Ilustración española, nació en el seno de un familia noble, aunque no excesivamente adinerada. Tras una esmerada educación, se graduó de bachiller en cánones el año 1764. Tras el abandono de la carrera eclesiástica se centró en la Magistratura. El año 1767 fue nombrado Alcalde del Crimen de la Audiencia de Sevilla. Durante este período, además de componer su obra dramática más conocida, El delincuente honrado (1773), entra en contacto con algunos círculos ilustrados, con los que colabora. El cultivo de la poesía de sensibilidad ilustrada es evidente en composiciones como Jovino a sus amigos de Salamanca o en la Epístola de Jovino a sus amigos de Sevilla . Su estancia en Madrid tras ser nombrado Alcalde de Casa y Corte hasta 1790 coincide con el impulso reformista que caracteriza el reinado de Carlos III. Es una etapa de participación activa en numerosos organismos (Academias de la Historia, Española, la de San Fernando, la de Cánones, y la de Derecho; así como la Sociedad Económica, o la Real Junta de Comercio, Moneda y Minas), lo que le convierte en una figura destacada de su tiempo. Tras la muerte de Carlos III , al cual dedica uno de sus discursos más conocidos, el Elogio de Carlos III (1788), se produce un considerable cambio en la situación política interna, que afecta a los círculos ilustrados. Jovellanos es desterrado a Gijón (1790-1798) y , en este período, publica algunas de sus obras más importantes. En el campo de la economía redacta su Informe sobre el expediente de la ley agraria (1794); y en el de la "política cultural", su Memoria para el arreglo de la policía de los espectáculos y diversiones públicas y sobre su origen en España (1796). A finales de 1797 es nombrado ministro de Gracia y Justicia, pero su visión reformista de los problemas legislativos se enfrenta con las nuevas orientaciones políticas, por lo cual es destituido al cabo de unos pocos meses. Autor ocasional de teatro, y más frecuentemente de poesía, Jovellanos es autor de una destacada obra literaria que hay que entender en el contexto de la producción prosística del XVIII, más orientada hacia el informe, el discurso, los diarios, y el ensayo que hacia la prosa de ficción.

Climent Durán, Carlos La sociedad esencial: la democracia entre el altruismo y el autoritarismo Valencia: Tirant lo Blanch, 2007 278 p. 22 cm. 321 CLI soc Es el momento de preguntarnos dónde estamos después de casi tres siglos desde que surgieron las ideas ilustradas. Así podremos llegar a saber qué se ha conseguido realmente desde entonces y qué nos falta por conseguir. Y también podremos respondernos si, a la vista de cómo está actualmente el mundo, hay razones para sentirnos optimistas, o todo lo contrario. Ante todo, las ideas ilustradas que se produjeron a lo largo del siglo XVIII no dejaron de ser abstracciones teóricas, aunque con una clara voluntad de proyección práctica. Precisamente por esto se intentó aplicarlas durante el último cuarto del siglo XVIII, tanto en Francia por vía revolucionaria como en Estados Unidos a raíz de su surgimiento como nación independiente. El caso de Estados Unidos fue muy particular, porque aunó su independencia con las ideas ilustradas y sobre todo con la tradición democrática anglosajona que venía desde finales del siglo XVII. Pero ese caso tan particular no tuvo la virtud de extenderse a los países europeos, obviamente muy anclados en su profunda tradición histórica, ligada al absolutismo. De ahí que el intento de implantar en Francia las ideas ilustradas por vía revolucionaria fue un flash que tuvo un especial esplendor durante unos pocos años. Luego las cosas volvieron aparentemente a su sitio y desde principios del siglo XIX se inició el largo proceso evolutivo en el que aún estamos. Otros procesos revolucionarios han sido parecidos. Pensemos en la liberación femenina. Tuvo su inicial destello en un momento dado, en la década de los años sesenta del siglo XX, pero a los pocos años se apagó ese flash y las cosas volvieron aparentemente a la anterior situación, iniciándose a partir de entonces un proceso de lenta evolución hacia la igualdad entre los sexos, en el que todavía nos encontramos. Quizá cabría pensar que el proceso revolucionario francés fue prematuro para el momento en que se produjo, porque ni en Francia ni en los demás países europeos se daban aún las condiciones ideológicas, culturales, políticas, sociales y económicas precisas para que surgiesen el liberalismo y la democracia tal y como ahora los conocemos. Posiblemente faltaba la maduración que se ha ido produciendo a lo largo de los siglos XIX y XX.

Bollmann, Stefan Las mujeres que escriben también son peligrosas Madrid : Maeva, 2007 152 p. il. 28 cm.

305 BOL muj

Un nuevo sentimiento de autoestima de la mujer está también asociado a la novela. Su lectura le aportaba experiencias que jamás habría obtenido de la exigüidad de su entorno habitual. A través de la novela, ella reconoce su propia situación y ve al mismo tiempo su propio universo bajo una nueva luz -como un mundo entre muchos otros, todos ellos también posibles-. El filósofo Odo Marquard ha hablado una vez en ese contexto de la «pluralización de la vida»; leer literatura y al mismo tiempo comunicarse con otros lectores y lectoras sobre el contenido de lo leído ensancha el horizonte vital y permite descubrir nuevos modos de vida hasta entonces desconocidos. Sin embargo, el siglo xviii e incluso el xix no marcaron para las mujeres el advenimiento de una época de oro de ociosidad y disponibilidad de tiempo libre. Una valoración muy diferente a la del artículo de The Guardian citado más arriba es la que la pionera de la profesionalización del cuidado de los heridos durante la guerra, la enfermera y escritora Florence Nightingale, hacía sobre la plétora de tiempo de que supuestamente disponían las mujeres: «Durante toda su vida, las mujeres no tienen ni una media hora (salvo antes de que alguien se levante en la casa o después de que todos estén acostados) de la que pudieran decir que es verdaderamente propia sin temer por ello escandalizar u ofender a alguien», escribió en 1860 en su texto autobiográfico titulado Cassandra. Dicho de una manera algo diferente: ninguna ocupación femenina es tan importante como para no poder ser interrumpida en cualquier momento. Florence Nightingaíe agregaba con mordacidad: «Una mujer no tiene la posibilidad de vivir a la luz del intelecto. La sociedad se lo prohíbe, esas futilidades convencionales consideradas sus "deberes" se lo prohíben. Sus "deberes domésticos", palabras bien rebuscadas, que en su mayoría no dejan de ser malos hábitos (de los que ella no tiene el valor de liberarse, ni la fuerza para evadirse), se lo prohíben.» La misma Florence Nightingale sustituyó el rol del «ángel de la casa», que el código moral burgués de la época atribuía a las mujeres, por el papel de un ángel fuera de la casa —ella no dudó ni un instante de que las mujeres dotadas de pasión, espíritu y moralidad fueran capaces de realizarse en la atmósfera social glacial de su tiempo, marcada por las convenciones y la opresión; si no querían vegetar, ellas debían tener el valor de adentrarse en vías peligrosas, fuera de los senderos convencionales.

Calvo Hernando, Manuel Manual de periodismo científico Barcelona : Bosch, 1997 242 p. 22 cm.

070 CAL man

No se puede divulgar ciencia y tecnología sin tener en cuenta que existe al otro lado una persona a veces mal informada y mal preparada para asimilar las nuevas técnicas, procesos e ideas. No debe olvidarse, sobre todo, el compromiso de científicos y periodistas con la sociedad, ni tampoco el hecho de que el periodismo científico es un factor de desarrollo social y que uno de sus propósitos básicos es vincular a la sociedad real con el saber de nuestro tiempo. Uno de los grandes retos de nuestro tiempo consiste en informar al ciudadano sobre la grandeza, el riesgo y las servidumbres de este hecho fundamental del cambio, tal vez el más revolucionario que el ser humano haya conocido, después de los hitos decisivos de la humanidad, entre ellos el descubrimiento del fuego y la invención de la imprenta. Los medios informativos en general, y el periodismo científico especialmente, están llamados a realizar, junto con el sistema educativo, un esfuerzo gigantesco de instrucción prospectiva, y en una escala sin precedentes hasta ahora y con un objetivo bellamente precisado por el profesor Federico Mayor Zaragoza: «Evitar el estado de ignorancia informada». Una de las bases de este esfuerzo es la creación de una conciencia popular sobre el valor de la investigación científica y la creación de una opinión pública informada para que los gobiernos democráticos estén en condiciones de utilizar las nuevas posibilidades para construir deliberada y conscientemente una nueva sociedad, en lugar de ajustarse y adecuarse a las consecuencias de las innovaciones. Hoy se reconoce, tanto en la ciencia política como en la comunicación, que existe una dependencia mutua entre la ciencia y la democracia. Se habla de «democracia tecnológica» (Fayard) y de «democratización del conocimiento» (Patrucci) y se va creando conciencia sobre el hecho de que para participar en la historia hay que estar informado. Una democracia será siempre incompleta si los ciudadanos siguen careciendo de los conocimientos y de la información que las sociedades modernas exigen para participar de modo consciente y reflexivo en la dirección de la sociedad. De aquí se deduce la necesidad de estudiar las posibilidades del periodismo científico como factor de cambio social y tecnológico.

Román, María Teresa Sabidurías orientales de la antigüedad Madrid: Alianza, 2008 413 p. 23 cm.

1 ROM sab

Quizá la primera dificultad que presenta el budismo en una primera aproximación es la de conocer con exactitud qué es. La caracterización del budismo como una religión, una filosofía, una psicología o un sistema de vida no ha carecido de polémica. Según algunos estudiosos, el budismo no es una religión, en el sentido de lo que comúnmente se entiende por dicho término, «pues no es "un sistema de fe y adoración sujeto a fidelidad alguna a un ser sobrenatural" [...]. Dentro de la potestad de un Buda no está el lavar las impurezas de los demás [...]. Aunque el budista se refugia en el Buda, no se autosomete [...] tampoco sacrifica su libertad de pensamiento al convertirse en seguidor del Buda. Puede ejercitar su libre albedrío y desarrollar su conocimiento hasta un punto tal en que puede llegar a ser él mismo un Buda». ¿Cómo considerar, pues, religión una doctrina en la que la fe tiene un papel secundario y que niega la existencia de un Dios creador y conductor del universo? El budismo, que por su origen y finalidad es un sistema de salvación (del sufrimiento que conlleva la vida), desde el principio ha mantenido una postura predominantemente práctica. No indaga sobre asuntos que no sean válidos para la salvación. […] Málunkyáputta pidió al Buddha que precisara sus ideas y, si tal fuera el caso, que reconociera ignorar la respuesta. El Buddha le contó entonces la historia del hombre herido por una flecha. Los amigos y parientes mandan llamar a un médico, pero el hombre grita: «No me sacaré la flecha hasta que sepa el hombre que me ha herido: si es de casta de nobles guerreros, brahmínes, mercaderes o plebeyos... su nombre, su clan [...]. Ese hombre, Málunkyáputta, moriría sin llegar a enterarse de todo eso», continuó el Buddha, del mismo modo que quien se niega a seguir el camino de la santidad hasta resolver tal o cual problema filosófico. ¿Por qué se negaba el Buddha a discutir tales cosas? «Porque no es provechoso para el objetivo, no es fundamental para la vida de santidad, no conduce al desengaño, al desapasionamiento, a la cesación, al apaciguamiento, al conocimiento superior, a la iluminación, al Nibbána, por eso no lo he explicado.» El Buddha recordó además a Málunkyáputta que sólo había enseñado una cosa: las Cuatro Nobles Verdades. Esta concreta y sencilla explicación pone en evidencia, según algunos estudiosos, que el budismo no es una doctrina atea (de hecho admite distintas divinidades, aunque sometidas a la ley del karma) negadora de la existencia de Dios, sino que considera este asunto imposible de comprobar a través de la experiencia humana, y por tanto no pertinente.

Turguéniev, Iván Serguéievich La reliquia viviente Girona : Atalanta, 2007 196 p. 22 cm. N TURGUENIEV rel Iván Serguéievich Turguéniev nació el 9 de noviembre de 1818, en Orel, en Rusia central y estudió en las universidades de San Petersburgo y Berlín. Pudo observar desde su niñez, cuando vivía en las tierras de su familia, el sufrimiento de la clase trabajadora y los malos tratos a los que estaba sometida. Estos abusos, muy arraigados en el sistema social ruso, se convirtieron en tema recurrente de sus obras. Antes de dedicarse por completo a la literatura, trabajó durante un tiempo como funcionario gubernamental en San Petersburgo. Su primer trabajo publicado, el extenso poema Parasha (1843), tuvo una buena acogida entre la crítica literaria. En los años siguientes, la aparición de varias obras más le consagraron como el escritor ruso más significativo de su época. Participó en el enfrentamiento ideológico que surgió entre dos grupos de intelectuales, llamados respectivamente occidentalizantes y eslavófilos. Los primeros animaban a los rusos a que se incorporaran a Europa Occidental, con el fin de que pudieran participar de las mejoras en su nivel de vida que ello conllevaría. Los segundos, en cambio, extremadamente ortodoxos, reivindicaban las tradiciones más arraigadas de Rusia y pensaban que debían permanecer a salvo de cualquier influencia externa. Turguéniev simpatizaba claramente con los occidentalizantes y, de hecho, pasó largos periodos de tiempo fuera de Rusia, en compañía de la célebre cantante de ópera Pauline Viardot-Garcia, con la que vivió una apasionada historia de amor. A partir de 1871 vivió en París, donde entró en contacto con otros escritores, como George Sand, Gustave Flaubert, Émile Zola y Henry James. Entre su producción se cuentan numerosas obras de teatro, relatos, novelas y apuntes no narrativos. Publicó gran cantidad de poemas y apuntes en prosa antes de la aparición de su primer libro, Relatos de un cazador (1852), una colección de relatos sobre la vida rural rusa. En la mejor de sus novelas, Padres e hijos (1862), Turguéniev da nombre, define y analiza el nihilismo filosófico; Bazarov, el protagonista de la novela, es un joven revolucionario e idealista, estudiante universitario a pesar de su origen humilde, que lucha por la libertad universal, pero que está destinado a una vida trágica. El autor compartía hasta cierto punto las ideas de su personaje, aunque opinaba que los cambios han de producirse gradualmente, y no a través de una revolución. Murió el 3 de septiembre de 1883 en Bougival.

Néret, Gilles Balthus : Balthasar Klossowski de Rola : 1908-2001 : el rey de los gatos Köln : Taschen, 2003 96 p. il. 23 cm. 75 BAL ner «¡Pero si es figurativo!», exclamaban, decepcionados, muchos visitantes el día de la inauguración de la primera exposición pictórica de Balthus, celebrada en 1934 en la galería Fierre de París. En una época en la que se comulgaba con el surrealismo y la abstracción, intentar «la reencarnación de la pintura», según la expresión acuñada por Fierre Jean Jouve, convertía a aquel joven pintor de veintiséis años en un artista marginal que nadaba a contracorriente. En un texto publicado en La Nouvelle Revue Française en mayo de 1934, el poeta Antonin Artaud daba su voto de confianza al camino insólito emprendido por aquel recién llegado cuyo arte de la representación se inspiraba claramente en un universo imaginario y un realismo a medio camino entre el Quattrocento y el clasicismo más elaborado: «Parece que la pintura, exhausta de describir fieras y de extraer embriones, desee recuperar una suerte de realismo orgánico que, lejos de huir de la poesía, de lo fantástico y de la fábula, recurre a ellos más que nunca, pero utilizando medios seguros. Súbitamente, jugar con las formas fetales e inacabadas para atraer lo imprevisto, lo extraordinario y lo fantástico parece un recurso demasiado fácil. Ahora se pinta lo real, ya no se someten al microscopio las obras de la naturaleza para extraer de ellas lo inarticulado, sino que el artista, consciente de los medios que maneja y de su potencial, penetra deliberadamente en el espacio exterior para extraer objetos, cuerpos y formas que manipula de un modo más o menos inspirado. Balthus pinta sobre todo luces y formas. A través de la luz de una pared, del suelo, de una silla y de una piel, se nos invita a ingresar en el misterio de un cuerpo dotado de un sexo que destaca con toda su crudeza. El desnudo en el que pienso tiene algo de seco, de duro, de perfectamente colmado y también, hay que decirlo, de cruel. Invita al amor, pero no disimula sus peligros. La poesía irrumpe en la pintura de Balthus con el lienzo titulado Cathy vistiéndose, en el que el cuerpo joven y sensual de una mujer inunda con su figura onírica un cuadro cuyo realismo puede compararse con El estudio del artista de Courbet. Imaginen que la modelo de un pintor se transforma de repente en esfinge y se harán una idea de lo que trasmite este cuadro. La técnica de los tiempos de David se somete a una inspiración violenta y moderna, propia de una época enferma en la que el artista conspirador únicamente se sirve de la realidad para crucificarla».

Chejov, Anton Pavlovich Nueve cuentos sin final feliz Barcelona : Sirpus, 2002 123 p. 24 cm. N CHEJOV nue Antón Pávlovich Chéjov nació en 1860 en Taganrog, el puerto principal del Mar de Azov. Era hijo de un tendero y nieto de un siervo que compró su libertad. El padre de Chéjov empezó a tener serias dificultades económicas en 1875; su negocio quebró y se vio forzado a escapar a Moscú para evitar que lo encarcelaran. Hasta que no finalizó sus estudios de bachillerato en 1879, Antón no se reunió con su familia. Chéjov se hizo médico en 1884. En 1885 comenzó a colaborar con la Peterbúrgskaya gazeta con artículos más elaborados que los que había redactado hasta entonces. En diciembre de ese mismo año fue invitado a colaborar en uno de los periódicos más respetados de San Petersburgo, el Nóvoye vremia. En 1886 Chéjov se había convertido ya en un escritor de renombre. Ese mismo año publicó su primer libro de relatos, Cuentos de Melpómene; al año siguiente ganó el Premio Pushkin gracias a la colección de relatos cortos Al Anochecer. Chéjov destacó como cuentista para adultos, creando unos personajes atribulados por sus propios sentimientos que constituyen una de las más acertadas descripciones del abanico de variopintas personas de la Rusia zarista de finales del siglo XIX y principios del XX. Chéjov pasó gran parte de sus 44 años gravemente enfermo a causa de la tuberculosis que contrajo de sus pacientes a finales de 1880. Murió a causa de las complicaciones en 1904 en Badenweiler (Alemania), lugar en el que se encontraba para recibir tratamiento en una clínica especializada.

Al irrumpir en el salón, el corazón le latía con fuerza y las manos le temblaban tan visiblemente que tuvo que esconderlas tras la espalda. Al principio, pensando que todo el salón se había enterado de que una mujer acababa de abrazarlo y besarlo, fue presa de una mezcla de vergüenza y temor, y, encogido, miró a un lado y a otro con inquietud; pero luego, viendo que todos seguían bailando y charlando tranquilamente, se entregó por completo a aquella sensación nueva, que nunca hasta entonces había experimentado. Algo extraño le sucedía. Tenía la impresión de que su cuello, que un momento antes habían rodeado unas manos suaves y perfumadas, estaba untado de esencia, y sentía temblar en su mejilla izquierda, cerca del bigote, allí donde lo había besado la desconocida, un frescor leve y agradable, como de gotas de menta; y cuanto más se frotaba aquel lugar, más intenso percibía el frescor.

Chesterton, G. K. El hombre que sabía demasiado Barcelona : Acantilado, 2007 236 p. 21 cm. N CHESTERTON hom Gilbert Keith Chesterton, Londres, 29 de mayo de 1874 - Beaconsfield, 14 de junio de 1936, escritor inglés de inicios del siglo XX. Aunque al principio su filosofía fue liberal, acabó siendo conservador y fundó un diario para exponer sus opiniones con su amigo el escritor Hilaire Belloc, también conservador. El estilo brillante, vigoroso y agudo de Chesterton le hizo muy famoso. Aunque no se convirtió al catolicismo hasta 1922, casi todas sus obras lo defienden, al igual que la ortodoxia en general. Entre sus obras más importantes se encuentran estudios teológicos, polémicas y libros de poesía, pero en la actualidad su fama se debe a sus novelas El Napoleón de Notting Hill, fantasía política que refleja su disgusto por el mundo mecanizado moderno y ensalza un mundo preindustrial anterior; El hombre que fue jueves (1908), una alegoría ingeniosa, y por una serie de relatos que narran las aventuras detectivescas del afable y católico Padre Brown. También escribió ensayos sobre Dickens, Blake, Robert Browning, Chaucer y George Bernard Shaw. La inquietud de Chesterton se puede ver claramente en el siguiente artículo:

"No puedes evadir el tema de Dios, siendo que hables sobre cerdos, o sobre la teoría binominal estás, todavía, hablando sobre Él. Ahora, si el Cristianismo es… un fragmento de metafísica sin sentido inventado por unas pocas personas, entonces, por supuesto, defenderlo será simplemente hablar de metafísica sin sentido una y otra vez. Pero si el Cristianismo resultara ser verdadero – entonces, defenderlo podría significar hablar sobre cualquier cosa, o sobre todas las cosas. Hay cosas que pueden ser irrelevantes para la proposición sobre que el Cristianismo es falso, pero ninguna cosa puede ser irrelevante para la proposición sobre que el Cristianismo es verdadero"
A la idea del superhombre planteada por Nietzsche y seguida por Shaw y Wells respondió con un ensayo titulado ¿Por qué creo en el Cristianismo?:

Si un hombre se nos acerca (como muchos se nos acercaran muy pronto) a decir, "Yo soy una nueva especie de hombre. Yo soy el superhombre. He abandonado la piedad y la justicia"; nosotros debemos contestar: "Sin duda tu eres nuevo, pero no estás cerca de ser un hombre perfecto, porque él ya ha estado en la mente de Dios. Nosotros hemos caído con Adán y nosotros ascenderemos con Cristo, pero preferimos caer con Satán, que ascender contigo".

Comte-Sponville, André El alma del ateísmo: introducción a una espiritualidad sin Dios Barcelona : Paidós, 2006 211 p. 21 cm. 299 COM alm

El combate de la Ilustración sigue vivo, pocas veces ha sido tan urgente, y se trata de un combate por la libertad. ¿Un combate contra la religión? Sería equivocarse de adversario. Más bien a favor de la tolerancia, el laicismo y la libertad de creencia o de incredulidad. El alma no pertenece a nadie. Tampoco la libertad. «Creo en Dios —me dijo un día una lectora— porque de lo contrario esto sería demasiado triste.» Esta frase, que no es desde luego un argumento («Podría ser que la verdad fuera triste», decía Renán), debe tomarse, a pesar de todo, en consideración. Me avergonzaría hacer perder la fe a quienes la necesitan, o sencillamente a quienes viven mejor gracias a ella. Son innumerables. Algunos son admirables (tenemos que reconocer que hay más santos entre los creyentes que entre los ateos, lo que no prueba nada en cuanto a la existencia de Dios, pero impide despreciar la religión) y la mayoría son estimables. Su fe no me molesta en absoluto. ¿Por qué habría yo de combatirla? No hago proselitismo ateo. Simplemente, intento explicar mi posición, argumentarla, y más por amor a la filosofía que por odio a la religión. En ambos campos, existen espíritus libres. A ellos es a quienes me dirijo. Dejo a los demás, creyentes o ateos, con sus certezas. Un amigo pintor, sin ninguna religión definida, me dijo un día: «Yo no soy ateo; creo que existe el misterio...». ¡Y qué importancia tiene eso! ¡También yo creo en el misterio! Incluso pienso que es lo único que hay: desde luego, se pueden explicar muchas cosas, pero no todo, ni siquiera la serie completa de las cosas explicables, de manera que todo lo que se explica está inmerso en lo inexplicable. «La verdad reside en el fondo del abismo», decía Demócrito, y el abismo no tiene fondo. Tal es nuestro lugar y la parte que nos corresponde. Nada hay más misterioso que la existencia del mundo, de la naturaleza, del ser, y, sin embargo, nos encontramos todos en su interior (sí, ¡en el corazón del ser, en el centro del misterio!). Pero a esto es a lo que se llama la «inmanencia», mientras que se supone que Dios es trascendente. El universo constituye un misterio suficiente. ¿Qué necesidad habría de inventar otro? Podemos prescindir de la religión, pero no de la comunión, ni de la fidelidad ni del amor. Tampoco podemos prescindir de la espiritualidad. ¿Por qué habríamos de hacerlo? ¡No por ser ateo me voy a castrar el alma! La espiritualidad es algo demasiado importante para dejarla en manos de los sacerdotes, los mulás o los espiritualistas.

El interior del cuerpo: imágenes fantásticas bajo la piel Barcelona : Blume, 2007 288 p. il. col. 35 cm. 611 INT int

fibra de músculo esquelético

arterias cerebrales

Ilumina mi noche: las cien oraciones más bellas de la humanidad Edición de Bernhard Lang Barcelona : Ariel, 2008 167 p. 21 cm. 2-5 ILU ilu

Mi alma con la tuya se ha mezclado, como el agua con el vino. ¿Y quién puede separar el vino del agua? ¿Y quién, a ti y a mí, de nuestra unión? Tú te has convertido en mi yo más grande: ya no quiero volver a ser el pequeño yo. Tú has aceptado mi esencia: ¿no debería yo aceptar la tuya? Me has aceptado para la eternidad, de manera que yo no pueda negarte por la eternidad. Me ha penetrado tu aroma de amor, y ya no abandona mi médula. Como una flauta permanezco entre tus labios, y como un laúd sobre tu regazo. ¡Sopla! Y yo emitiré suspiros. ¡Toca! Y yo vibraré en llantos. Son tan dulces mis suspiros y mis llantos que al mundo yo parezco exultar. Y tú yaces en el fondo de mi alma con el reflejo de tu cielo.

Oh Dios, en este día te suplicamos que nos salves de los desastres de la vanidad y de la falsa adulación de los deseos incontenibles. Concédenos la gracia de un espíritu calmado y humilde, y de poder aprender de Jesús a ser dóciles y sencillos de corazón. Haz que no nos unamos a los muchos que buscan aquello que nunca satisface y que arrastran a los otros a la fiebre de la ambición desmedida. Sálvanos de favorecer con nuestra inclinación la blandicia de la tentación. Si las olas de la avidez se abaten contra el bastión de nuestra alma, concédele descanso en la paz de tu más elevado bienestar. En esta vida que nos apremia, concédenos que pasemos de un deber a otro con la serenidad del corazón, y que difundamos tu calma a todos aquellos que se acerquen a nosotros.

Kavafis, Konstantinos A la luz del día Málaga : Miguel Gómez Ediciones, 2007 49 p. 22 cm. N KAVAFIS ala Konstantinos Petrou Kavafis (1863-1933), poeta griego, una de las figuras literarias más importantes del siglo XX y uno de los mayores exponentes del renacimiento de la lengua griega moderna. Trabajó como periodista y como funcionario, y publicó relativamente poco en vida, aunque tras su muerte su obra cobró paulatinamente influencia. Su atípica temática fuertemente urbana e introspectiva, y sin tapujos acerca de la orientación homosexual del poeta demoraron su aceptación, aunque en la década de 1960 lo convirtieron en un icono de la cultura gay. En sus poemas homoeróticos, asoma la flaqueza y la debilidad que nos acecha en los peores momentos, la atracción sexual intensamente física ligada muchas veces al cristiano sentimiento de culpa y la impotencia ante el paso del tiempo. El estilo de Kavafis rehúye conscientemente la retórica, pero muestra un distanciamiento grave e inteligente, solemne e irónico a la vez. Por sus poemas desfilan jóvenes chaperos ingenuos y deseables, personajes históricos contemplados en sus momentos de mayor humanidad, gentes anónimas de la calle y objetos vulgares y corrientes que de pronto adquieren un profundo valor simbólico.

Estuvimos hablando de diversas cosas y, como ninguno de nosotros era rico, la conversación derivó naturalmente sobre el dinero y sobre la independencia que da y los placeres que le acompañan. Uno de mis amigos decía que le gustaría tener 3.000.000 de francos y empezó a contar lo que haría y, sobre todo, qué dejaría de hacer si estuviera en posesión de esa enorme cantidad.Yo, más comedido, me contentaba con unos ingresos de 20.000 francos al año. Alejandro A. dijo: «Si hubiera querido ahora sería no sé cuantas veces millonario, pero no me atreví». Estas palabras nos resultaron extrañas. Conocíamos bien la vida de nuestro amigo A. y no recordábamos que jamás se le hubiera presentado la ocasión de hacerse multimillonario, conque supusimos que no hablaba en serio y que vendría después una broma. Pero la cara de nuestro amigo estaba muy seria y le pedimos que nos explicara su enigmática frase. Vaciló por un instante y luego dijo: «Si estuviese en otra compañía, por ejemplo entre la llamada 'gente avanzada' no daría explicaciones, porque se reirían de mí. Pero nosotros estamos un poco por encima de la 'gente avanzada', o sea que el perfecto desarrollo espiritual nos ha vuelto otra vez sencillos,…

Lara Peinado, Federico Los etruscos: pórtico de la historia de Roma Madrid : Cátedra, 2007 525 p. il. 24 cm. 94 ITA ant La vida cotidiana de los etruscos ha podido reconstruirse en sus líneas generales gracias a los numerosos testimonios arqueológicos y artísticos que han llegado hasta nosotros. Sin embargo, es de lamentar que la documentación escrita —que se reduce prácticamente a textos religiosos y funerarios— apenas haya facilitado información para conocer detalles de la vida familiar, social, afectiva o intelectual etrusca. Este hecho ha impedido a los historiadores analizar y profundizar en la mentalidad, pensamiento y costumbres de aquellas gentes, creídas por griegos y romanos muy diferentes de los demás pueblos y de las que tan sólo destacaban sus rasgos negativos, entre ellos, la molicie y la pereza, en suma, la vida regalada (tryphé). Para Diodoro de Sicilia, que tomó testimonios del viajero Posidonio de Apamea, los etruscos debían su dolce far niente a la riqueza de su territorio. Banqueteaban —dice en su Biblioteca Histórica— dos veces al día, comían en lujosas vajillas de metales preciosos, se vestían con mantos bordados de flores, se hacían servir por un considerable número de esclavos y se complacían en no pocas delicias afeminadas. Estas afirmaciones, en parte, tienen comprobación arqueológica, tanto en los restos materiales que han llegado como en el repertorio figurativo ornamental que aparece en numerosísimas tumbas. Lamentablemente, el cuadro final de la vida etrusca siempre será incompleto, dada la carencia de información que se posee alusiva a las clases inferiores. La conciencia de una unidad superior que aglutinase a todos los pueblos etruscos los obligó durante la época arcaica a establecer una liga o federación, denominada «Liga de los doce pueblos de Etruria», número éste de significación puramente religiosa, pues existieron muchísimos más «pueblos» (entiéndase ciudades) que se estructuraron a modo de las póleis griegas. Para Dionisio de Halicarnaso, tal federación aparecía ya constituida bajo los reinados de Tarquinio Prisco y de Servio Tulio; en cambio, Tito Livio la menciona, como formada, sólo a partir del año 432 a.C. Con la evolución histórica etrusca se perdió el carácter simbólico de la cifra 12, siendo el número de ciudades confederadas en la Etruria propia el de 15 y en la Etruria padana el de 18.

Tayler, Jeffrey Los reinos perdidos de África: viaje por el África musulmana en camión, autobús, barco y camello Barcelona : Alhena media, 2008 366 p. 21 cm. 910 TAY rei
Colaborador habitual de Condé Nast Traveller, Spin y Harper’s Magazine, Jeffrey Tayler es viajero, escritor y corresponsal de Atlantic Monthly en Rusia. Es autor de los libros Facing the Congo, Siberian Dawn, Glory in a Camel’s Eye y River of No Reprieve.

ERA JULIO DE 1997. Jadeante y aturdido por el calor, trepé a la tórrida cima de arenisca del monte Dala y vislumbré la ciudad nigeriana de Cano al resplandor de mediodía. Desde el pie de la colina se extendía un laberinto de senderos zigzagueantes y chabolas de barro ilegales. Más al sur se alzaba el minarete verde esmeralda de una gran mezquita amurallada; y detrás, a lo lejos, sobre los tejados de las casas de tierra, emergían almenas punzantes del tamaño de un hombre, que semejaban dientes de tiburones descomunales, curvos y mortíferos, aunque estaban moldeadas en arcilla. Sarki, mi guía bausa, señalaba con los brazos la tierra que había detrás de las casas: pardas llanuras áridas, moteadas de matorrales espinescentes y árboles nudosos, en una extensión de calima radiante sin sombras; un terreno tan seco y adusto como el desierto, pero sin el encanto de éste. —¡El Sahel! —declaró Sarki—. Al este está Chad, al norte Níger, y al oeste Mali. Chad, Níger, Mali... tierras de hambruna y sequía, islam y guerrillas; en suma, reinos bárbaros decolorados por el sol, donde florecieron durante siglos reinos exóticos que cayeron ante los sables de los árabes invasores y la artillería de los colonizadores europeos. Al llegar a la cumbre del monte Dala eso era cuanto sabía, o creía saber, de aquellos países, pero sus nombres, que evocaban pueblos foráneos y vagos peligros, me conmovían e intrigaban. Hasta me planteaban cierta clase de desafío. Llegamos a la comisaría, un caótico conjunto de edificios ennegrecidos, rodeados por un muro de ladrillo con refuerzo de alambre de espino. A la entrada, Mustafá me explicó por qué estábamos allí: la noche anterior un borracho se le acercó en el hotel, al grito de «Me debes dinero. ¡Devuélvemelo!», y le agredió. Mustafá, valiéndose de la influencia de su rango militar, fue a la policía y enseguida logró la detención del asaltante. No creía que la embriaguez tuviera nada que ver con la agresión y sospechaba que alguien, tal vez un empresario rival, había ordenado el ataque para expulsarlo de la ciudad.

Asociación Italiana Zen Soto Curso de meditación Zen Barcelona: De Vecchi, 1997 157 p. il. 24 cm. 244 CUR aso Para sentarse en zazen no se debe tener ningún objetivo particular, ni siquiera el de llegar a ser una persona iluminada, un Buda. En este sentido la práctica del zazen no es una simple meditación, un instrumento para obtener el despertar, sino que es, en sí misma, el despertar. Este modo de sentarse en zazen recibe el nombre de shikantaza: sentarsesin-hacer-nada. Paradójicamente, para sentarse-sin-hacer-nada debemos sentarnos con gran energía. El Zazen-shikantaza que enseñan los maestros Zen, es la verdadera forma del yo, su autenticidad. Fuera de él no hay naturaleza del Yo, ningún ego, ningún Buda. La postura misma es la iluminación, la realización última del Zen: no hay nada más que buscar. El simple hecho de sentarse sin reservas, totalmente, en zazen, es comprender y aceptar nuestra naturaleza real. Esta naturaleza nuestra real, o naturaleza original del Yo, es común a todos los seres y recibe el nombre de Naturaleza de Buda. Es imposible aceptar esta naturaleza con la sola mente: hay que aceptarla con el cuerpo y con la mente unidos —aceptarla, digerirla, asimilarla, y finalmente «evacuarla». No debe quedar nada, sólo el simple zazen en sí. Por eso se da tanto valor a la práctica del zazen, con todo el cuerpo y toda la mente concentrados en la postura. Simplemente sentados, gustando quietamente el silencio y la inmovilidad del zazen, podemos aceptar, digerir, asimilar y finalmente abandonar cualquier cosa. La naturaleza del Yo, el despertar a nuestra propia naturaleza, no es otra cosa que no-naturaleza. Sumergirse en este proceso es el zazen-shikantaza: sentarse sin objetivo, no hacer nada más que sentarse. Zazen-shikantaza es la puerta principal, la primera y la última puerta que da acceso a la paz y armonía reales en la que todas las existencias del cosmos viven desde siempre (nirvana). ¿Qué es el Dharma? El Dharma no es nada que esté en otra parte. Es una cosa tremenda, de enorme importancia. No puede ser considerado corno una parte de nuestra vida o algo que se pueda añadir a las demás cosas: el trabajo, la familia, el Dharma... En realidad no hay nada fuera del Dharma. Todas las «demás cosas» de la vida son ellas mismas el Dharma. El Dharma es dinámico, no es un objeto fijo: es el orden del cosmos del que no podemos disociar nuestra vida.

Corredor-Matheos, José Un pez que va por el jardín Barcelona: Tusquets, 2007

124 p. 21 cm. P CORREDOR MATHEOS pez

José Corredor.Matheos nació en Alcázar de San Juan en 1929, y reside en Barcelona desde 1936. Licenciado en Derecho, su primer libro de poemas Ocasiones para amarte, apareció en 1953. Le han seguido otros diez títulos que se encuentran reunidos en Poesía 1951-1975 (Barcelona, 1981) y Poesía 19701994 (Pamplona, 2000). En 1961 obtuvo el Premio Boscán de Poesía, y en 1993 el Premio Nacional de Traducción por su antología bilingüe Poesía catalana contemporánea (1983), reeditada en 2001 con el título Antología esencial de la poesía catalana contemporánea. Es además autor de varias monografías sobre arte contemporáneo. Su dedicación a estos temas le mereció el Premi d’Arts Plàstiques de la Generalitat de Catalunya en 1993. Es académico de la Real Academia de Bellas Artes San Fernando. Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Poesía 2005.

Al salir a la calle, este golpe de viento me saluda y me siento de pronto despertar del más profundo sueño. La paloma que pasa frente a mí parece conocerme, y yo me reconozco. ¿Quién le habrá dicho al viento que iba a salir de casa? ¿En dónde está el secreto de esta limpia alegría? ¿En qué profundidad tan luminosa nace el goce que el viento me procura? ¿Y de qué me conoce esta paloma?

¿Qué nos une a los dos y que yo habré olvidado? ¿Son hermanos el viento y la paloma, y yo también de ellos? ¿Sienten esta alegría, sin mezcla de dolor? No he de preguntarme nada más, sino unirme ya al viento y la paloma, al aire de su vuelo.

Hart, Christopher Dibujar hadas : una guía para los que creen Köln : Taschen, 2006 112 p. il. 26 cm. 74 HAR dib

Entre todos los sujetos que he dibujado, las hadas son las más intrigantes. Sus facciones son muy delicadas, pero, con todo, causan una profunda impresión en los humanos. Creo que empieza con la elegante simplicidad de sus facciones. Los ojos de las hadas tienen una forma diferente a la de los humanos. Son ligeramente alargados, levantados en los extremos, y acabados en punta en los extremos exteriores. No es el parpado el que produce esa mirada elegante y distintiva, sino la forma del globo ocular en sí. Mientras que el globo ocular del ser humano es esférico, el del hada es ovalado. El párpado simplemente se ensancha para tapar la superficie más larga. Después del duro trabajo alimentando el fuego, se agradece una agradable y larga siesta, más que merecida. Las hadas nunca trabajan en exceso ni le dan demasiada importancia a las cosas, sino que distribuyen su tiempo de trabajo con mucho descanso intermedio. Creo que los humanos podrían aprender mucho de las hadas.

Hemingway, Ernest El viejo y el mar Barcelona: Sirpus, 2002

133 p. 24 cm. N HEMINGWAY vie

Ernest Hemingway, novelista estadounidense cuyo estilo se caracteriza por los diálogos nítidos y lacónicos y por la descripción emocional sugerida. Su vida y su obra ejercieron una gran influencia en los escritores estadounidenses de la época. Muchas de sus obras están consideradas como clásicos de la literatura en lengua inglesa. Hemingway nació en 1899 en Oak Park, Illinois, en cuyo instituto estudió. Trabajó como reportero del Kansas City Star, pero a los pocos meses se alistó como voluntario para conducir ambulancias en Italia durante la I Guerra Mundial. Más tarde fue transferido al ejército italiano resultando herido de gravedad. Después de la guerra fue corresponsal del Toronto Star hasta que se marchó a vivir a París, donde los escritores exiliados Ezra Pound y Gertrude Stein le animaron a escribir obras literarias. A partir de 1927 pasó largas temporadas en Key West, Florida, en España y en África. Volvió a España, durante la Guerra Civil, como corresponsal de guerra, cargo que también desempeñó en la II Guerra Mundial. Más tarde fue reportero del primer Ejército de Estados Unidos. Aunque no era soldado, participó en varias batallas. Después de la guerra, Hemingway se estableció en Cuba, cerca de La Habana, y en 1958 en Ketchum, Idaho. Hemingway utilizó sus experiencias de pescador, cazador y aficionado a las corridas de toros en sus obras. Su vida aventurera le llevó varias veces a las puertas de la muerte: en la Guerra Civil española cuando estallaron bombas en la habitación de su hotel, en la II Guerra Mundial al chocar con un taxi durante los apagones de guerra, y en 1954 cuando su avión se estrelló en África. Murió en Ketchum en 1961, disparándose un tiro con una escopeta. (epdlp)

-No brinques, pez —dijo—. No brinques. El pez golpeó el alambre varias veces. El pez golpeo más, y cada vez que sacudía la cabeza el viejo soltaba un poco más de sedal. «Tengo que evitar que aumente su dolor — pensó—. El mío no importa. Yo puedo controlarlo. Pero su dolor podría exasperarlo.» Después de un rato, el pez dejó de golpear el alambre y empezó a girar de nuevo lentamente. El viejo estaba ganando sedal gradualmente. Pero de nuevo sintió un vahído. (…) -No tengo calambres —dijo—. El pez estará pronto arriba y tengo que resistir. Tienes que resistir. De eso, ni hablar.

Pozuelos J. de Cisneros, Antonio La etología del perro: como entender su comportamiento Madrid: Ateles, 2003 153 p. 24 cm. 591 POZ eto

Los perros, como todos los cánidos, se comunican a través de tres grandes grupos de señales: las vocalizaciones, las expresiones faciales y corporales, y las señales olfativas. Aquí me centraré en los dos primeros grupos, puesto que las olfativas son difíciles de detectar por los humanos. Dentro de las expresiones corporales se encuentra un amplio abanico de señales que, unidas a las faciales y a las vocalizaciones, forman un completo diccionario de lenguaje canino. Dentro del primer grupo distinguimos las más comunes: el ladrido, el gemido y el gruñido. El primero es heredado de su antepasado el lobo, si bien es verdad que éste sólo lo utiliza en su etapa infantil, puesto que cuando un lobo llega a adulto deja de comunicarse con ladridos y utiliza el aullido. Los perros ladran toda su vida y parecen lobos que nunca alcanzaron la madurez. El gruñido sí es común a todos los cánidos y puede ser considerado como una señal de baja intensidad o como la primera fase de un display. Así, un ladrido puede ser ronco, alto y seco para mostrar, en este caso, la decisión de pelear o defenderse. Los gemidos y gruñidos pueden ser encuadrados entre los ladridos ya que pertenecen al mismo grupo de comunicación fónica, de tal forma que un gruñido ronco, profundo y mantenido, suele ser el aviso de una posible defensa, sobre todo si va acompañado del descubrimiento de colmillos y/o el erizamiento de las cerdas dorsales. Los gemidos suelen ser utilizados con una función social y como expresiones de dolor o alegría. Son las expresiones menos evolucionadas dentro de las vocalizaciones Así, unos gemidos acompañados de movimientos horizontales de rabo, indican siempre alegría o ganas de jugar. Algunas pistas útiles para entender a su perro podrían ser: ¡Aquí pasa algo! Ladridos de tono medio, encadenados y secos. Los utiliza nuestro perro cuando advierte peligro no inminente pero real. Puede ser el aviso de una invasión del territorio. ¡Estoy aburrido! Encadenamientos de 4 ó 5 ladridos de tono medio con pausas de 3 ó 4 segundos, secos y de intensidad baja. Suelen ser utilizados para llamar a otro congénere que esté lejos. Se producen más entre perros subordinados y suelen afectar a la paciencia del dueño y de sus vecinos…

James, Henry Guarda y tutela Barcelona: El Aleph, 2008

259 p. 21 cm. N JAMES gua

Henry James, escritor estadounidense expatriado, cuya narrativa magistral aúna la inocencia americana y la experiencia europea en una obra intensa y psicológicamente compleja. Henry, hermano menor del distinguido filósofo William James, nació en 1843 en Nueva York. Estudió en Nueva York, Londres, París y Ginebra. En 1875 se estableció en Inglaterra y en 1915 obtuvo la nacionalidad inglesa. Recién cumplidos los veinte años comenzó a publicar cuentos y artículos en revistas de Estados Unidos. La obra de James se caracteriza por su ritmo lento y la descripción sutil de los personajes, más que por los incidentes dramáticos o los argumentos complicados. Sus libros principales, modelos de la novela objetiva psicológica, tratan del mundo ocioso y afectado que conoció de cerca mientras vivió en Europa. En sus primeros relatos y novelas, James manifiesta el impacto que la vieja cultura europea causó en los americanos que viajaban o vivían en el viejo continente. Ejemplos de esta fase, escritos entre 1875 y 1881, son Roderick Hudson (1876), El americano (1877), Daisy Miller (1879) y Retrato de una dama (1881). Después exploró los tipos y costumbres del carácter inglés, como en La musa trágica (1890), Los despojos de Poynton (1897) y La edad ingrata (1899). En sus últimas tres grandes novelas, Las alas de la paloma (1902), Los embajadores (1903) y La copa dorada (1904), vuelve al esquema del contraste entre las sociedades europea y americana. En general, el estilo de sus últimas obras es complejo, revelando oblicuamente los motivos y conducta de sus personajes por medio de sus conversaciones y a través de las observaciones minuciosas que se hacen entre sí. A pesar de que el diálogo significativo es característico de su estilo literario, sus obras de teatro fracasaron, aunque varias de ellas fueron dramatizadas o llevadas al cine con éxito, incluyendo dos de sus muchos relatos, Los papeles de Aspern (1888) y Otra vuelta de tuerca (1898), además de Washington Square (1881), una de sus novelas más famosas. James murió en 1916, en su casa de campo de Rye, Sussex. Su obra incluye, además de la ficción, un gran volumen de crítica literaria en el que pone de manifiesto su admiración por los novelistas George Eliot y Honoré de Balzac. La reputación de James como figura clave en las literaturas inglesa y estadounidense no llegó a consolidarse hasta la década de 1940. La detallada descripción de la vida interior de sus personajes le convierten en uno de los precursores del monólogo interior. (epdlp)

Thomas Laird La historia del Tíbet : conversaciones con el Dalai Lama Barcelona : Paidós, 2008 510 p. lám. 24 cm. 94 CHN XX El Dalai Lama está muy interesado en no ofender a otras religiones y le preocupa que algo de lo que diga pueda entenderse así. —Mi idea es que para cada individuo hay una verdad, una religión que es verdadera. Esto es muy importante. Por eso soy budista. Para mí, el budismo es la única religión, la única verdad. Para los cristianos, el cristianismo es la única verdad, la única religión. De esta situación surge la idea de pluralismo, la idea de varias verdades, de varias religiones que deben coexistir pacíficamente. Ésa es mi creencia fundamental. No quiero hacer nada que contribuya a crear conflictos, y respeto todas las religiones. —¿Y todas las religiones nos llevan al mismo lugar? —Tener el mismo potencial no significa que a través del cristianismo llegues al nirvana, o a la budeidad, tal como la describió el Buda; eso es diferente. O que el budista logre o alcance el cielo que propone el cristianismo; eso es también diferente. —¿Qué piensa de los occidentales que se convierten al budismo? —Mi creencia fundamental es que, para algunas personas, la idea de un creador es mucho más eficaz que la ley budista de la causalidad y la teoría de la originación dependiente. Así pues, para ellos el cristianismo (u otras religiones) es mucho más eficaz, mucho más beneficioso. Pero para aquellas personas que aceptan la ley de la causalidad y la teoría de la originación dependiente, realmente, esto provoca en ellos un impacto profundo. Es causa de la transformación o mejora de uno mismo; la hace más fácil. Para personas así, el budismo es, pues, mucho más conveniente. Ésa es mi creencia fundamental. Y, francamente, desde mi punto de vista, el Buda nos dio la libertad de seguir nuestra percepción; y, en cierto modo, esta senda está más próxima a la ciencia moderna. Fundamentalmente, el Buda nos dio la libertad de investigar para llegar a un juicio propio. Incluso respecto de la teoría cosmológica clásica budista tenemos la libertad de rechazar esa idea si comprobamos que es contraria a la evidencia empírica. Esto es bueno. Está más cerca del enfoque científico moderno.

Lipovetsky, Gilles La felicidad paradójica: ensayo sobre la sociedad de hiperconsumo Barcelona: Anagrama, 2007 399 p. 22 cm. 366 LIP fel El hecho es trivial: conforme nuestras sociedades se enriquecen, aparecen sin cesar nuevos anhelos consumistas. Cuanto más se consume, más se quiere consumir: la época de la abundancia es inseparable de la hinchazón indefinida de la esfera de las satisfacciones anheladas y de la incapacidad para calmar el hambre de consumo, ya que a la satisfacción de una necesidad le siguen inmediatamente nuevas demandas. De ahí la pregunta tradicional: ¿a qué se debe esta escalada sin fin de necesidades? ¿Qué es lo que hace que el consumidor busque sin descanso? Bulimia de cuidados médicos, demanda sin fin de autonomía personal y diversiones: parece claro que el engranaje de las necesidades no encuentra su verdad última en la dialéctica de las imitaciones y las pretensiones de clase. El fenómeno tiene causas mucho más profundas: básicamente procede del cruce de dos dinámicas indefinidas, inherentes a las sociedades modernas. La primera es la de la oferta técnica y comercial que, al no estar ya articulada en sistemas sociales y religiosos, puede innovar y renovar perpetuamente sus productos y sus servicios. La segunda remite al orden social democrático, basado en el individuo igual y su derecho a la felicidad. En la raíz social de la demanda ilimitada de consumo hay menos luchas de competencia por la clasificación social que Homo democraticus vuelto hacia sí mismo, libre de hacerse y dirigirse. Tocqueville nos enseñó que el deseo creciente y universal de goces materiales estaba vinculado a la era de la igualdad, que niega la inevitabilidad de las pertenencias sociales y engendra deseos insaciables, envidias e insatisfacciones permanentes. Esta lógica igualitaria y portadora de exigencias sin fin se intensifica en nuestros días por mediación de esas metas que son la autonomía subjetiva, la salud, el bienestar, la distracción, la comunicación, y que se caracterizan por ser axiomáticas sin territorialidad fija, ya que trazan cada vez más lejos sus fronteras y no conocen la saturación. Si existe alguna homología funcional y estructural entre la oferta y la demanda, no se debe tanto a «dos sistemas de diferencias» como a dos órdenes indefinidos (el mercado, el individuo) y constitutivos de las sociedades liberadas del timón religioso y que, por ello mismo, pueden iniciar la escalada de los cambios, la optimización ilimitada de nuestros recursos, la ampliación infinita de nuestras necesidades.

Trastorno límite de la personalidad: paradigma de la comorbilidad psiquiátrica Directores, G. Cervera Martínez, G. Haro Cortés, J. Martínez-Raga. Buenos Aires; Madrid: Médica Panamericana, 2005 396 p. il. 385 cm. 616 TRA tra Si bien tradicionalmente se ha considerado que los trastornos de la personalidad (TP) en general, y el trastorno límite de personalidad (TLP) en particular, carecerían de tratamiento, últimamente hay un creciente interés por desarrollar intervenciones psicológicas y psicofarmacológicas eficaces. De hecho, no hay datos en la literatura especializada que apoyen la creencia errónea de que los pacientes con un trastorno de personalidad no se beneficiarían del tratamiento en general, y por lo tanto deberían ser excluidos de los programas terapéuticos; aunque el tratamiento es frecuentemente complejo y obliga al terapeuta a iniciarlo con una motivación alta, lo que requiere importantes cotas de interés, empatía, paciencia y reflexión para planificar cada estrategia terapéutica, marcando límites claros al paciente y, por lo tanto, vigilando los grados de dependencia que establece el paciente con el profesional, y siempre planteando al paciente unos objetivos a corto plazo alcanzables y realistas. Como ocurre en el abordaje terapéutico de otros TP, a menudo es necesario un tratamiento muy individualizado, en el que se requiere la intervención multidisciplinar coordinada y el asesoramiento, cuando no el tratamiento, de familiares y personas del entorno próximo al paciente. En cualquier caso, cada vez hay más evidencias científicas de la eficacia de los tratamientos farmacológicos en el abordaje de determinados trastornos de personalidad. El tratamiento del TLP es probablemente el trastorno de este grupo que más atención ha recibido en los últimos años. Sin embargo, teniendo en cuenta la naturaleza multifactorial de este trastorno, pero sobre todo las múltiples combinaciones sintomáticas posibles y la complejidad que presenta el estado mental del paciente con este diagnóstico, no es sorprendente que medicamentos de diversos grupos psicofarmacológicos hayan sido estudiados. En general, en el TLP, las farmacoterapias son utilizadas fundamentalmente con el objetivo de tratar tres grandes grupos de síntomas que pueden aparecer durante periodos de descompensaciones agudas: síntomas afectivos, trastornos conductuales y de la impulsividad, y alteraciones cognitivo-perceptuales.

Churchill, Winston Debemos defender nuestra isla cueste lo que cueste y otros discursos Centro Editor PDA, 2008 64 p. 21 cm. 32 CHU deb Sir Winston Leonard Spencer Churchill (1874-1965) fue un estadista, historiador, escritor y orador británico. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1953, por sus obras históricas, sus artículos periodísticos y por sus brillantes discursos, que lo erigen como uno de los principales oradores del siglo XX. Aprovechó sus sucesivos destinos para trabajar como corresponsal, lo que le permitió financiar sus viajes. La popularidad que alcanzó le permitió dedicarse a la política. En 1911 fue nombrado primer lord del Almirantazgo. Durante la Primera Guerra Mundial fue considerado uno de los responsables del desastre del desembarco de Gallípoli. Tras ser eximido de su culpa por el parlamento, pasó a ser ministro de municiones. Hacia el final del conflicto sería ministro de guerra y ministro del aire. Durante el período de entreguerras fue nombrado ministro de hacienda por Stanley Baldwin. Sin embargo, en los años treinta caería en desgracia debido a su oposición a la política de apaciguamiento seguida por los gobiernos conservadores y laboristas. Al empezar la Segunda Guerra Mundial volvió al gobierno. Fue nombrado de nuevo primer lord del Almirantazgo y, en mayo de 1940, fue elegido primer ministro, en sustitución de Neville Chamberlain. El ejemplo de Churchill y su magnífica oratoria le permitieron mantener la cohesión espiritual del pueblo británico en las horas de prueba que significaron los bombardeos sistemáticos de Alemania sobre Londres y otras ciudades del Reino Unido. Finalmente, aunque los aliados ganaron la guerra, Churchill perdió las elecciones de 1945 ante el laborista Atlee. En 1951 Churchill volvió a ser Primer Ministro, si bien delegó cada vez más tareas en sus ministros.

Tenemos ante nosotros una terrible experiencia del tipo más cruel. Tenemos ante nosotros muchos, muchos meses de lucha y sufrimiento. Si preguntan cuál es nuestra política, respondo: «Hacer la guerra por mar, tierra y aire, con todo nuestro poderío y con toda la fuerza que Dios nos conceda. Hacer la guerra contra una tiranía monstruosa, nunca antes sobrepasada en el catálogo tenebroso y atroz del crimen humano.» Ésta es nuestra política. Si preguntan acerca de nuestro objetivo, puedo responder en una palabra: victoria. Victoria a cualquier precio. Porque sin la victoria no hay supervivencia. Que esto se comprenda. No hay supervivencia para el Imperio británico. No hay supervivencia para todo lo que ha representado el Imperio británico.

Mckay, Matthew Cómo resolver conflictos: técnicas y estrategias para superar las situaciones problemáticas con éxito Barcelona: Paidós, 2008 268 p. 22 cm. 159 92 mck

Estrategias para la resolución de problemas con un fracaso asegurado: 1. Soluciones a corto plazo en lugar de a largo plazo. Cuando persisten los problemas, puede ser porque esté centrándose en respuestas a corto plazo. Está intentando sentirse mejor en el momento, en lugar de planificar soluciones a largo plazo que resultan difíciles ahora, pero que acabarán implicando un cambio duradero. 2. No reaccionar. Esta solución se centra en bloquear el dolor. Las adicciones al alcohol, las drogas o la televisión, salir y alternar como vía de escape, la asunción compulsiva de riesgos y las conductas sexuales compulsivas noson más que algunas estrategias para no reaccionar. 3. Tratar de cambiar a los demás. La falacia aquí consiste en creerse que las personas cambian. Pero no lo hacen; en cualquier caso, no porque usted quiera que cambien. 4. Esperar. Esta estrategia orientada al futuro implica suponer que las cosas mejorarán... cuando los niños se vayan de casa, cuando se jubile, cuando se jubile su jefe, cuando le asciendan, cuando su tío lejano fallezca y le deje algo en su testamento. 5. Establecer falsas condiciones previas y metas irrelevantes. Antes de matricularse en un curso sobre bienes inmuebles que le permita avanzar en su carrera profesional, se siente obligado a comprarse un nuevo escritorio, tasar la casa y colocar piedras en el jardín como pasarela. 6. Establecer falsas condiciones previas y metas imposibles. Antes de poder salir y socializar, se siente obligado a perder veinte kilos, algo demasiado difícil de lograr. 7. Ir más allá de las propias posibilidades. El plan que tiene para resolver el problema es tan complejo, que fracasa antes de empezar siquiera. El plan se basa en un ideal, en un criterio imposible que alguna parte de usted sabe que nunca podrá alcanzar. 8. Hundirse, para que puedan rescatarle. Esta estrategia de resolución de problemas exige dejar que las cosas se pongan realmente feas. De un modo inconsciente, el plan consiste en parecer que se está hundiendo emocionalmente, que está abrumado y desplomado. Entonces, con un poco de suerte, alguien que se preocupe por usted entrará en escena y tomará medidas.

Tratando… el proceso de duelo y de morir Coordinadora, Leila Nomen Martín Madrid: Pirámide, 2008 294 p. 23 cm

159 TRA tra

Las estrategias de afrontamiento se definen como aquellos intentos del individuo para utilizar recursos personales y sociales que lo ayuden o manejar reacciones de estrés y a realizar acciones específicas para modificar los aspectos problemáticos del ambiente. Las funciones de estas estrategias son las de solucionar problemas o facilitar la toma de decisiones y/o la acción directa frente a los estresores. Es decir, las estrategias de afrontamiento son aquellas que utilizará el doliente o la persona que se enfrenta al final de su vida para sobrellevar el dolor y el estrés que este tipo de situaciones suponen para el ser humano. 1. Confrontación: la persona asume la situación y propone una acción directa sobre la misma para procurar su resolución. 2. Distanciamiento: esta estrategia se define como los intentos que realiza la persona por evitar la situación e incluso negar la misma. 3. Autocontrol: es una respuesta centrada en la propia gestión de las habilidades sociales y emocionales dentro de la situación. 4. Búsqueda de apoyo social: se analiza la situación como que ésta supera los recursos propios y se acude a otra persona que pueda ayudar en su superación. 5. Aceptación de la responsabilidad: reconocer el papel que cada uno ha tenido en el desarrollo de los hechos. 6. Huida o evitación: intentar salir del problema. 7. Planificar: guiar la intervención hacia la consecución de unos objetivos concretos. 8. Reevaluación positiva: definir cuestiones positivas que hacen que la persona aprenda o adquiera algo de la situación. Además, hay que tener en cuenta que, por las propias características del proceso, estas estrategias evolucionarán con el tiempo. Así, en un primer momento la capacidad de afrontamiento más utilizada será la negación. Por el inmenso dolor que supone la pérdida, no seremos capaces de ver ni de entender lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Esta sensación de shock inicial dará lugar a todo tipo de estrategias, desde las más adaptativas (por ejemplo, intentar ayudar a aquellos que se encuentran en una situación similar a la nuestra) hasta algunas formas que tienden a complicar el proceso (por ejemplo, la automedicación o el consumo problemático de alcohol).

Li, Christine La medicina china: salud y equilibrio gracias a una práctica milenaria Barcelona: Hispano Europea, 2008 127 p. il. 23 cm. 615 LI med ¿A quién le gusta ir al médico? En cualquier caso, ¡a los chinos no! Incluso si se trata de un práctico facultativo tradicional. Ellos prefieren curarse a sí mismos, así como a sus parientes, con remedios bien sencillos, Y, aunque yo soy médico, se me puede aplicar lo mismo. El efecto curativo de la medicina china se basa en un sistema complejo de conexiones y de interdependencias. Por otra parte, todos los seres y todos los objetos deben escuchar su voz interior: es lo que los chinos llaman el Tao, término que significa en realidad «la vía», «el camino». Si permanecemos sobre la vía que es la nuestra, y escuchamos nuestra voz interior, eliminamos las acciones exteriores, tanto si son justas como falsas, buenas como malas. El Tao significa que debemos descubrir por nosotros mismos nuestra verdadera naturaleza, y por ello lo que nos beneficia y, por supuesto, lo que varía de un individuo a otro. Por tanto, cuanto más sabemos quiénes somos, más mejora nuestra salud. Los problemas y las enfermedades aparecen cuando uno se aleja del Tao. Cuando tenemos un buen día, radiantes y sonrientes, ejercemos un impacto diferente sobre nuestro entorno que cuando tenemos una predisposición negativa. Igualmente, estamos mejor dispuestos en un bonito día de primavera, mientras que es más fácil que tengamos un humor sombrío cuando hace mal tiempo. Nuestra receptividad también varía. En efecto, cuando estamos muy mal, nos volvemos insensibles a la belleza. Nuestras energías están bloqueadas. Nuestro equilibrio y nuestras armonías internas, tan importantes para nuestra salud, van mal. Si gran número de nosotros pretende todavía no dejarse influir por nada, y menos por el tiempo que hace, los chinos saben, por el contrario, desde hace mucho que todo está relacionado y que formamos parte de un todo que nos sobrepasa. El yin y el yang no sólo son dos palabras con sentidos opuestos, sino que también son inseparables. ¿Se acuerda de los polos positivo y negativo en electricidad? Cuando se les separa, no pasa la corriente. Del mismo modo, cuando se disocian el yin y el yang no hay nada. De la interacción del yin y el yang nace el cosmos. El yin y el yang se interpenetran y se suceden incansablemente. Lo que ha crecido, luego debe caer.

Dalai Lama La mente en serenidad Barcelona: Kairós, 2008

441 p. 20 cm. 243 DAL men

Por supuesto que, en nuestro caso, debemos practicar la meditación dondequiera que estemos viviendo, y no hay verdadera razón para que tengamos que irnos a una "casa de meditación" separada a fin de practicar. Pero estas consideraciones son muy importantes de cara a los que están «alzando la bandera de la victoria de la práctica». Para aquellos que, como nosotros, tengamos que quedarnos en un sitio concreto en función de nuestro trabajo y otros compromisos, no hay mucho más que hacer. Francamente, creo que lo mejor es que cada uno se quede en su comunidad, y busque seguir una carrera que guarde armonía con el Dharma, sin implicarse en acciones negativas y dañinas. Así que, para practicar el Dharma, no hace falta que cambiemos nuestra apariencia externa. Esto es importante. Hemos de desarrollar y reforzar el poder de nuestras mentes, día a día, pero es mejor que nos quedemos con nuestras ropas y aspectos externos habituales. Si empezamos a cambiar radicalmente nuestro aspecto, existe el peligro de que nos impliquemos demasiado en las ocho preocupaciones mundanas. Es mucho mejor que sigamos con las costumbres y convenciones comunes, y pongamos el esfuerzo en transformar nuestra mente, poco a poco, durante meses y años, para volvernos cada vez más positivos, felices y serenos. Esto tenemos que hacerlo durante toda nuestra vida, y especialmente en las últimas etapas de ésta. Cuando llegamos a la edad de la jubilación, no debemos quedarnos sentados, esperando morir. Sería mucho mejor dedicar nuestro tiempo a centrarnos en la práctica. Conozco muchas personas que al llegar a una edad avanzada, se comportan como si la vida les quedara por detrás, y no hubiera nada más que hacer. Creo que esta actitud es un poco necia, porque, aunque se hayan jubilado, ¡no están muertos todavía! Sólo han llegado a la primera jubilación, no a la segunda, que es la jubilación grande cuando ya es demasiado tarde. ¡Es lo que se podría llamar una jubilación permanente! Pero entre la primera y segunda "jubilación", hay una verdadera oportunidad para practicar, porque, como mencionaba antes, aunque el cuerpo envejezca, si hemos desarrollado las facultades de la mente, su claridad y visión permanecen, y nos dan la oportunidad de practicar de forma vasta y profunda.

Cohn-Bendit, Daniel La rebelión del 68 Barcelona: Global Rhythm Press, 2008

278 p. il. 18 cm. 323 COH reb

Durante el verano de 1968, el ambiente osciló entre la sensación de avance y los primeros síntomas de agotamiento, entre la euforia y el desconcierto. La gente escuchaba a Jimi Hendrix y Janis Joplin, leía, fumaba porros, se amaba, bebía y se iba de vacaciones. Aunque con la tregua política empezaron a percibirse los primeros síntomas de desencanto, la gozosa dinámica del estado de excepción seguía en marcha. «La vida de todos era entonces un delicioso caos», recordaría más tarde Bernd Rabehl, uno de los dirigentes de la SDS. Dejando aparte la gravedad con la que se discutía sobre la «revolución», flotaba en el ambiente una vaporosa alegría vital. Todo parecía fluir, todo parecía relacionado: la Cuba castrista con la ocupación de un centro de menores, la ofensiva del vietcong con la lucha por la paridad en las universidades (la equiparación de derechos entre catedráticos, personal docente y estudiantes). Nada parecía interponerse entre nosotros y nuestro futuro, excepto fantasmas de un tiempo pasado como el profesor de latín con sus batallitas. Pero nos sentíamos tan superiores a aquellas ridículas autoridades como a todo lo demás. Además éramos jóvenes. Los otros quizá tuviesen el pasado, pero el futuro era nuestro. Así de fácil lo veíamos al principio: «No confíes en nadie con más de treinta años», nos repetíamos. A nadie se le ocurría que también nosotros llegaríamos a tener treinta años, y más aún. Ningún miedo empañaba nuestra confianza: el desempleo era algo desconocido, la prohibición de ejercer una profesión no estaba aún inventada y «revolución» era una palabra eufórica que designaba un futuro maravilloso. Lo queríamos todo. Pero la siguiente oleada, menos imbuida de teoría, también lo quiso todo y lo quiso al instante. La nuestra era una actitud más filosófico-histórica. Nos veíamos en el bando de los virtuosos, en el bando de las ideas, aunque nuestra idea principal fuera enseguida el «abandono del idealismo». El materialismo dialéctico parecía la respuesta mágica a todas las cuestiones: si la realidad no se ajusta a las expectativas, peor para la realidad.

Mayhew, Bradley Tíbet Barcelona: GeoPlaneta, 2008

292 p. il. 20 cm. 908 CHN tib

Soplan vientos de cambio en el Tíbet. La economía está experimentando un boom, los nuevos aeropuertos, conexiones ferroviarias y carreteras están revolucionando el transporte en la meseta, y las zonas urbanas se están expandiendo a un ritmo sin precedentes. Como parte de su "gran salto hacia el oeste", el Gobierno chino ha invertido más de diez mil millones de dólares en la infraestructura tibetana. El boom turístico está alimentando la construcción de hoteles en toda la meseta. Hoy en día se puede tomar un tren a Lhasa y subir por carretera asfaltada hasta el campamento base del Everest. En la mayor parte del mundo esto sería positivo, pero en el Tíbet las cosas son diferentes. Además de los turistas que se quedan poco tiempo, ha llegado una avalancha de inmigrantes chinos. Según los tibetanos, los chinos son los verdaderos beneficiarios del boom económico. Muchos tibetanos sienten que cada vez se les margina más en su propio país; los chinos responden que sólo están intentando llevar la prosperidad económica al Tíbet. A medida que la cultura tibetana se debilita, aumenta el temor de que los tibetanos se conviertan en una minoría en su propio país. El Dalái Lama ha descrito esta situación como "genocidio cultural". Irónicamente, el Tíbet está ahora muy de moda entre los mochileros chinos de Beijing a Guangzhou, muchos de los cuales están tan entusiasmados con el país como sus homólogos occidentales. Aún así, aunque las cosas cambien, siguen igual. El diálogo entre los chinos y el Gobierno tibetano en el exilio con base en Dharamsala sigue estancada. Los chinos aprovechan cada oportunidad para acusar al Dalái Lama, ganador del premio Nobel de la Paz, de "agitador y separatista". El propio Dalái Lama ha renunciado a cualquier esperanza de que el Tíbet se convierta en una nación, optando, en cambio, por fomentar una verdadera autonomía cultural, religiosa y lingüística dentro del estado chino. Por el temor a que su equilibrio comercial con China se vea afectado, los Gobiernos extranjeros son prudentes y no reciben al Dalái Lama en calidad de dirigente político de un Gobierno en el exilio. En términos políticos, el Tíbet sigue siendo un lugar sin las libertades básicas políticas y religiosas, donde la propaganda política campa a sus anchas y la tortura es habitual.

Yunus, Muhammad Un mundo sin pobreza: las empresas sociales y el futuro del capitalismo Barcelona: Paidós, 2008 319 p. 24 cm. 364 YUN mun Si queremos completar la estructura del capitalismo, debemos introducir otro tipo de empresa, que reconozca la naturaleza multidimensional de los seres humanos. Si describimos las empresas actuales como empresas que maximizan beneficios (EMB), el nuevo tipo de empresa podría llamarse «empresa social». Los empresarios fundarían empresas sociales no para obtener beneficios para sí mismos, sino para alcanzar objetivos sociales específicos. Puede que los fundamentalistas del libre mercado crean que se trata de una blasfemia, porque la idea de una empresa con un objetivo distinto al de obtener beneficios no tiene cabida en su teología actual del capitalismo. Sin embargo, el libre mercado no tiene por qué verse perjudicado por el hecho de que no todas las empresas sean EMB, y no cabe duda de que el capitalismo puede mejorarse. Además, hay demasiado en juego como para seguir por el mismo camino que hasta ahora. Al insistir en que todas las empresas deben ser EMB por definición y al considerar esto como una especie de verdad axiomática, hemos creado un mundo que le da la espalda a la naturaleza multidimensional de los seres humanos. El resultado es que las empresas siguen siendo incapaces de resolver muchos de los problemas sociales más acuciantes. Es necesario que reconozcamos al ser humano real y sus deseos multifacéticos. Para conseguirlo, necesitamos un nuevo tipo de empresa que persiga objetivos distintos al del beneficio personal: una empresa que se dedique por completo a resolver problemas sociales y medioambientales. La estructura organizativa de este nuevo tipo de empresa es básicamente igual a la de las EMB actuales, la diferencia reside en los objetivos. Al igual que el resto de empresas, emplea a trabajadores, produce bienes o servicios y los ofrece a sus clientes a un precio coherente con su objetivo; sin embargo, el objetivo básico (el criterio que debe utilizarse para evaluarla) es generar beneficios sociales para las personas con quienes entra en contacto. Las empresas sociales no ofrecen caridad. Son empresas en todos los sentidos y deben recuperar todos los costes, pero sin olvidarse de alcanzar los objetivos sociales. Cuando se dirige una empresa se piensa y se actúa de manera distinta a cuando se dirige una obra de caridad. Y esto es precisamente lo que marca la diferencia a la hora de definir las empresas sociales y su impacto sobre la sociedad.

Zubiri, Xavier Espacio, tiempo, materia Madrid: Alianza editorial, 2008

22 p. 14 cm. 114 ZUB esp

Xavier Zubiri (San Sebastián, 1898 - Madrid, 1983) es uno de los filósofos españoles más importantes. Ingresa en 1917 en el seminario de Madrid, donde estudia filosofía con Juan Zaragüeta y en 1919 con Ortega y Gasset en la Universidad de Madrid. Gana la cátedra de filosofía de esta Universidad en 1926. Con un permiso de estudios, asiste a cursos en Friburgo y Berlín, con Husserl y Heidegger. Durante la guerra civil permanece en París donde trabaja en Física con Louis de Broglie y con Emile Benveniste en filología. Al acabar la guerra acepta la cátedra de filosofía en Barcelona, y pide la excedencia por su descontento con el modelo de universidad vigente en aquel momento. Desde entonces imparte cursos privados, muchos de ellos publicados póstumamente. Contó entre sus díscipulos y colaboradores al jesuita español Ignacio Ellacuría y al filósofo chileno Jorge Eduardo Rivera, traductor de Ser y Tiempo, de Heidegger, asi como al padre agustino Ángel Jubera. Falleció a la edad de 85 años en Madrid. Su filosofía, basada en la idea de la realidad como poder que hace ser al hombre y que le trasciende, ha ejercido gran influencia en la teología de la liberación y en las filosofías de la praxis contemporáneas. Uno de sus trabajos mas importantes fue la traducción de "¿Qué es Metafísica?" de M. Heidegger. Entre sus obras se encuentran principalmente: "Sobre la Esencia", "Hombre, Naturaleza, Dios" y los tres tomos de "Inteligencia Sentiente.

Pues bien, insisto en que la realidad es activa no solamente en sí misma, sino por sí misma. Y a ese carácter es al que, en una o en otra forma, llamo yo el dar de sí. Toda realidad es lo que es y además lo que da de sí. Este además es un falso además porque constituye precisamente el carácter interno y radical de toda realidad en cuanto tal. Bien entendido que dar de sí no es necesariamente cambiar. Y esta actividad es, como momento de la realidad intramundana, algo esencialmente respectivo. Y el dar de sí en respectividad, es la acción. Esta actividad y accionalidad son un momento de la realidad, aquel momento según el cual las cosas actúan unas sobre otras. Y en esta actuación modifican su realidad, la adquieren o la pierden. La actuación está fundada en la acción. Y la acción está fundada en el carácter activo que la realidad en cuanto tal tiene por sí misma.

Borges, Jorge Luis El Aleph Madrid: Unidad Editorial, 1999

120 p. 21 cm. N BORGES ale

Jorge Luis Borges, escritor argentino cuyos desafiantes poemas y cuentos vanguardistas le consagraron como una de las figuras prominentes de las literaturas latinoamericana y universal. Nacido en 1899 en Buenos Aires, estudió en Ginebra y vivió durante una breve temporada en España relacionándose con los escritores ultraístas. En 1921 regresó a Argentina, donde participó en la fundación de varias publicaciones literarias y filosóficas. Escribió poesía lírica centrada en temas históricos de su país, que quedó recopilada en volúmenes como Fervor de Buenos Aires (1923), Luna de enfrente (1925) y Cuaderno San Martín (1929). En la década de 1930, debido a una enfermedad hereditaria, comenzó a perder la visión hasta quedar completamente ciego. A pesar de ello, trabajó en la Biblioteca Nacional y, más tarde, llegó a convertirse en su director. Conoce a Adolfo Bioy Casares y publica con él Antología de la literatura fantástica (1940). A partir de 1955 fue profesor de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires. Durante esos años, fue abandonando la poesía en favor de los relatos breves por los que ha pasado a la historia. Aunque es más conocido por sus cuentos, se inició en la escritura con ensayos filosóficos y literarios, algunos de los cuales se encuentran reunidos en Inquisiciones. En 1955 fue nombrado académico de su país, y en 1960 su obra era valorada universalmente como una de las más originales de América Latina. A partir de entonces se suceden los premios y las consideraciones. Murió en Ginebra en 1986.

El concepto del mundo como sistema de precisas compensaciones influyó vastamente en los Inmortales. En primer término, los hizo invulnerables a la piedad. He mencionado las antiguas canteras que rompían los campos de la otra margen; un hombre se despeñó en la más honda, no podía lastimarse ni morir, pero lo abrasaba la sed; antes que le arrojaran una cuerda pasaron setenta años. Tampoco interesaba el propio destino. El cuerpo era un sumiso animal doméstico y le bastaba, cada mes, la limosna de unas horas de sueño, de un poco de agua y de una piltrafa de carne. Que nadie quiera rebajarnos a ascetas. No hay placer más complejo que el pensamiento y a él nos entregábamos. A veces, un estímulo extraordinario nos restituía al mundo físico. Por ejemplo, aquella mañana, el viejo goce elemental de la lluvia. Esos lapsos eran rarísimos; todos los Inmortales eran capaces de perfecta quietud; recuerdo alguno a quien jamás he visto de pie: un pájaro anidaba en su pecho.

Llamazares, Julio La lluvia amarilla Barcelona: Seix Barral, 1992

143 p. 20 cm. N LLAMAZARES llu

Julio Llamazares es un escritor y periodista español que nació en el desaparecido pueblo de Vegamián, León, en 1955 poco antes de que el pueblo quedase inundado por el embalse de Riaño. Licenciado en Derecho, abandonó el ejercicio de la profesión para dedicarse al periodismo escrito, radiofónico y televisivo en Madrid, donde reside actualmente. En 1983 comenzó a escribir Luna de lobos, su primera novela (1985) y en 1988 publicó La lluvia amarilla. Ambas fueron finalistas al Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Narrativa. De 1994 es Escenas de cine mudo. Otros temas de su obra son: Literatura de viajes: El río del olvido (1990) es la narración del viaje que había realizado a pie por la ribera del Curueño durante el verano de 1981. Cuaderno del Duero (1999) es la crónica de un viaje a lo largo de las provincias que recorre el río. Ensayo: El entierro de Genarín (1981) y Los viajeros de Madrid (1998). Artículos periodísticos: algunos recogidos en libros como En Babia (1991) y Nadie escucha (1993), donde ha demostrado que “el periodismo es otra faceta de la literatura, también forma parte del afán de contar”. La obra de Julio Llamazares se caracteriza por su intimismo, el uso de un lenguaje preciso y el exquisito cuidado en las descripciones. Un ejemplo es su obra El cielo de Madrid, publicada en el año 2005.

Aquel día, sin embargo, yo estaba lejos de sentir la melancólica añoranza que su recuerdo me trae hoy. Aquel día, después de tanto tiempo, después de tanto hastío y tanta nieve, por fin amanecía distinto a los demás y, mientras me vestía, sentí que me invadía la misma misteriosa turbación que, en días anteriores, había descubierto en la mirada de la perra. Ni siquiera me entretuve en encender la chimenea como solía siempre hacer al levantarme. Indiferente al frío que aún mordía los portales y las calles, ajeno a la humedad que empapaba poco a poco mis botas y mi alma, deambulé por el pueblo durante toda la mañana como un superviviente en medio de los restos de un naufragio. Después, repartí con la perra las sobras de la cena de la noche anterior, encendí aquel cigarro que con tanto trabajo había conseguido guardar para ese instante —hacía dos semanas que el tabaco se me había terminado— y me senté en el corredor a contemplar la victoria del sol sobre el invierno.

Bunge, Mario A la caza de la realidad: la controversia sobre el realismo Barcelona: Gedisa, 2006 452 p. 23 cm. 165 BUN ala -- El realismo científico no es sólo una gnoseología más entre muchas otras: es la gnoseología presupuesta y confirmada por la investigación científica y tecnológica. En contraposición, el fenomenismo, vale decir la concepción de que «el mundo es una suma de apariencias» o que, al menos, éstas son lo único que podemos conocer, es superficial y falsa. De hecho, la emisión de luz, las reacciones químicas, las infecciones, la evolución biológica, las intenciones, los engaños políticos y casi todo lo demás ocurren aun cuando sean imperceptibles. -- Si bien las apariencias son sólo superficiales, son parte de la realidad, en lugar de ser algo opuesto a ella, ya que ocurren en el cerebro del sujeto, el cual es parte del mundo. -- Explicar un hecho es exhibir el mecanismo legal (o los mecanismos legales) que causaron ese hecho, como cuando el sonrojo se explica como el último eslabón de la cadena causal Estímulo-Percepción-ConcepciónActivación. -- La causalidad y el azar, aunque no son manifiestos, son modos de cambio objetivos y, si bien ninguno de ellos se puede reducir al otro, ambos están relacionados entre sí, como cuando el aumento de la presión de un gas se explica como el incremento de la frecuencia de los impactos moleculares aleatorios sobre las paredes del recipiente. -- Las ciencias y las tecnologías utilizan la interpretación realista (a menudo mal llamada «propensionista») de la probabilidad, a saber la que la entiende como una medida de la posibilidad real. En contraposición, el bayesianismo, el cual interpreta la probabilidad como crédito, es conceptualmente difuso y no tiene apoyo empírico en la psicología. -- Los problemas inversos, tales como «inferir» (conjeturar) los axiomas a partir de los teoremas, las causas a partir de los efectos y los mecanismos a partir de las funciones, han sido descuidados por la literatura filosófica. -- La inducción no lo es todo, pero tampoco es despreciable. Aparece en las generalizaciones de bajo nivel (empíricas), así como en la confrontación de las predicciones teóricas con los datos pertinentes. -- Las teorías científicas raramente, si es que alguna vez, se contrastan de manera directa con los datos empíricos pertinentes: se las debe enriquecer primero con indicadores como la fiebre, que indica una infección, y el PIB que es un indicador de actividad económica.

Pastor Pradillo, José Luis Motricidad: perspectiva psicomotricista de la intervención Sevilla: Wanceulen Editorial Deportiva, 2007 258 p. 24 cm. 372 PAS mot

SÍ el concepto de "motricidad" es entendido desde los actuales paradigmas científicos, sus contenidos ya no podrán ser recluidos en áreas biomecánicas sino que, trascendiendo el viejo significado, evidencia una perspectiva holística, unitaria y global que, fundamentalmente, se manifiesta por medio de la conducta. En consecuencia, si la conducta es el resultado final de la interacción dialéctica establecida entre el organismo y su medio a fin de recuperar o mantener un equilibrio que le permita su adaptación y la resolución del conflicto, entonces será ineludible la necesidad de identificar los procesos que se producen en esta relación. La conducta sería el resultado final que interesando a las distintas dimensiones (cognitiva, motriz, afectiva, simbólica, etc.) se expresa mediante la capacidad motriz y cuyos efectos permiten el establecimiento de nexos relacionales y de comunicación para los que el cuerpo es el instrumento necesario. Esta forma de entender el movimiento es la que, a nuestro criterio, delimita y caracteriza tanto el concepto de Motricidad como su objeto de interés. En ella caben todas las posibles descripciones que del movimiento se realicen y esa es, precisamente, la condición que creemos imprescindible para identificar la Motricidad como referente genérico que acoja perspectivas distintas y, como consecuencia, diferentes formas de entender los procesos de intervención y las metodologías necesarias. Sólo un planteamiento global es capaz de cumplir este propósito conciliando cuantas perspectivas restringidas a un determinado interés puedan aparecer. Cualquier otra delimitación definiría descripciones parciales de la significación del movimiento que lo reducirían a un fenómeno biomecánico fisiológico o al resultado de un proceso de automatización. El movimiento intencional o voluntario siempre expresa una reacción conductual o es parte de ella. Así entendido, el comportamiento humano, básicamente, aparece como una respuesta homeostática y de carácter adaptativo cuya elaboración requiere, en primer lugar, de una información capaz de estimularla y de dinamizar su ejecución. La conducta, por tanto, será la expresión de un complejo proceso integrado sobre la base de una estructura funcional que integre la totalidad de las dimensiones o dominios intervinientes, propios de la naturaleza humana.

Dobson, Andrew Pensamiento político verde Barcelona: Paidós, 1997 270 p. 24 cm. 502 DOB pen La centralidad de la tesis de los límites del crecimiento y las conclusiones extraídas de allí conducen a los ecologistas políticos a afirmar que se requieren cambios radicales en nuestras prácticas y hábitos sociales. Los verdes se refieren a menudo al tipo de sociedad que incorporaría tales cambios como la «sociedad sustentable», y el hecho de que seamos capaces de delimitar aspectos de una sociedad verde distinguibles de las imágenes preferidas de otras ideologías es una de las razones por las que el ecologismo se puede ver como una ideología política por derecho propio. Los ecologistas políticos destacarán dos puntos con respecto a la sociedad sustentable: uno, que el consumo de bienes materiales por parte de los individuos en los «países industriales avanzados» se debe reducir; y dos (unido a lo anterior), que las necesidades humanas no se satisfacen mejor con un crecimiento económico continuo tal y como lo entendemos hoy. El movimiento verde se enfrenta, por tanto, con la dificultad de poner en tela de juicio una importante aspiración de la mayoría de la gente —aumentar al máximo el consumo de objetos materiales— y, al mismo tiempo, hacer atractiva su postura. Su estrategia tiene dos aspectos. Por un lado, sostiene que el consumo continuo en niveles cada vez mayores es imposible debido a los límites productivos finitos impuestos por la Tierra. Así, se sostiene que nuestro anhelo de consumir se verá restringido, queramos o no. Es muy importante ver que los verdes sostienen que el reciclado o el uso de fuentes de energía renovable no resolverán por sí solos los problemas planteados por una Tierra finita: seguiremos sin ser capaces de producir o consumir a un ritmo cada vez mayor. La segunda estrategia empleada por los ideólogos verdes para hacer aceptable su recomendación de reducir el consumo es defender los beneficios de una sociedad menos materialista. En primer lugar, establecen una distinción (no original) entre necesidades y carencias, indicando que muchos de los artículos que consumimos y consideramos necesidades son en realidad carencias que hemos «convertido» en necesidades por orden de poderosas fuerzas persuasivas. En este sentido señalan que no se perdería gran cosa si poseyéramos menos objetos. En segundo lugar, algunos verdes profundos afirman que la sociedad sustentable que reemplazaría a la actual sociedad de consumo proporcionaría formas más amplias y hondas de satisfacción que la proporcionada por el consumo de objetos materiales.

Anderson, Edward F. Peyote: el cactus divino Barcelona: Laertes, 2007

254 p. il. 23 cm. 613 AND pey

El peyote ha ocupado un lugar en la historia durante muchos siglos, debido principalmente a su especial capacidad para alterar el estado de conciencia de los seres humanos. En los años sesenta del siglo pasado hubo un resurgimiento del interés por las sustancias psicoactivas, y el peyote llegó a ser conocido por mucha gente. Desde entonces, su nombre ha sido frecuentemente asociado con diversas cuestiones sociales, científicas y legales. ¿Qué hay en el peyote que causa efectos tan inusuales? ¿Puede acaso la moderna ciencia medica aprender algo del uso que los aborígenes americanos dieron al peyote para curar una amplia gama de dolencias? ¿Qué es la Native American Church [Iglesia Nativa Americana] y cómo utilizan el peyote sus miembros? En las ceremonias religiosas ¿cualquier persona tiene derecho legal de usar drogas o sustancias controladas? Los seres humanos usan el peyote porque les hace sentir, pensar y actuar de cierta manera. Aunque puede producir respuestas desequilibradas, como por ejemplo reacciones psicóticas o ataques de pánico, huida de las responsabilidades, tensiones internas o despersonalización, también puede conducir a nuevas experiencias o conocimientos, y reducir los conflictos internos del usuario permitiéndole así una actuación social más segura y constructiva. Para algunas personas, es como si el cactus divino les transportara verdaderamente a otro mundo. En las ceremonias de la Iglesia Nativa Americana, el peyote es el elemento fundamental, o sacramento, por medio del cual los participantes pueden comunicarse con Dios. La moderna ceremonia del peyote es una reunión que dura toda una noche, en la cual los participantes se sientan dentro de un tipi u otra estructura, frente a una fogata y a un altar en forma de media luna. La ceremonia consta básicamente de cuatro partes: orar, cantar, comer peyote y entregarse a una serena contemplación. Por lo general los presentes participan en todas las partes de la larga y fatigosa ceremonia, pero al parecer hay un individuo que durante la mayor parte del tiempo permanece sentado mirando el fuego y el Padre Peyote y entregado a una aparente meditación. Es, sin embargo, un rito colectivo, y aunque en cierto sentido cada individuo está aislado de los otros miembros y entregado a sus propios pensamientos y plegarias, todos responden rápidamente cuando llega su turno de cantar o tocar el tambor.

García González, Enrique Piaget: la formación de la inteligencia Alcalá de Guadaira (Sevilla): Trillas, 2005

122 p. 23 cm. 37 BIB pia

Jean Piaget es un científico muy especial. Conocido universalmente como el gran teórico del desarrollo infantil, no es menos importante como filósofo de la ciencia y estudioso de la lógica; sus aportaciones a la educación han sido también profundamente significativas y sólo hasta hace pocos años los especialistas en educación las asimilaron de manera cabal, aplicándolas tanto en las técnicas pedagógicas como en los métodos de investigación en educación. Contemporáneo de hombres tan importantes que modelaron el pensamiento y el arte del siglo xx como Picasso, Einstein, Freud y Buñuel, su vida, como la de todo hombre de talento, tiene características muy especiales. Hombre de gran capacidad intelectual, profunda vocación de investigación y poseedor de un fino sentido del humor en las discusiones, aportó una obra de tan profundo significado que comprometió a las generaciones venideras en la tarea de romper la aparente brecha entre las ciencias y las humanidades y a establecer de manera ostensible el paralelismo entre el desarrollo de un ser humano (paso a paso, en la construcción de las estructuras intelectuales) y el proceso del desarrollo científico a lo largo de la historia. Las teorías anteriores a Piaget, en particular la orientación de la psicología de la Gestalt, atribuían un importante papel a la construcción del conocimiento; sin embargo, la tesis de Piaget apunta en otra dirección: "Nuestros conocimientos no provienen únicamente ni de la sensación ni de la percepción, sino de la totalidad de la acción con respecto a la cual la percepción sólo constituye la función de señalización". Lo característico de la inteligencia no es el contemplar sino el transformar. El mecanismo básico con que trabaja la inteligencia son las llamadas "operaciones", las cuales consisten en acciones interiorizadas y coordinadas en estructuras. Las tesis de Piaget nos ofrecen una perspectiva del desarrollo humano que va desde lo biológico, partiendo de acciones casi puramente reflejas, hasta su cristalización en el pensamiento abstracto. En términos genéticos, la psicología de Jean Piaget consiste en un conjunto de estudios que analizan la evolución del intelecto desde el periodo senso-motriz en el niño pequeño, hasta el surgimiento del pensamiento conceptual en el adolescente. El punto de vista psicogenético considera los diversos estadios desde dos perspectivas fundamentales: La primera es el proceso de adaptación siempre presente a través de dos elementos básicos: la asimilación y la acomodación. La segunda se expresa propiamente en lo que Piaget denomina estructuras.

Punset, Eduardo Cara a cara con la vida, la mente y el universo: conversaciones con los grandes científicos de nuestro tiempo Barcelona: Destino, 2006 419 p. 24 cm. 001 CAR car EDUARDO PUNSET. Has dicho a menudo que no ves en la historia de la evolución ningún indicio de que caminemos hacia cosas más grandes, en el sentido de que no encuentras una línea de progreso en la evolución. STEPHEN JAY GOULD. Claro, no sé si podría existir, porque las bacterias han dominado siempre la vida en la Tierra. No marchamos hacia algo más grande y mejor. Y pensar que nosotros, por el hecho de ser unas criaturas más complejas, tenemos mayores probabilidades de éxito, no es convincente, no garantiza nuestro éxito a largo plazo. Existen restos fósiles de bacterias que tienen más de trescientos cincuenta millones de años, y todavía son la forma de vida dominante en la Tierra. Pero los humanos hemos creado sistemas de representación de la historia de la vida en que la evolución conduce y culmina en nosotros, aunque los mamíferos complejos —un insignificante número de especies—, probablemente, no son tan importantes si tenemos en cuenta la historia de la Tierra en su conjunto. Por razones de química y física, la vida debe originarse a partir de estructuras muy simples. Y existe un espacio disponible para las formas de vida complejas, pero los seres vivos, en su gran mayoría, siempre se han mantenido muy simples en el nivel de las bacterias. Y, a decir verdad, les va muy bien. E.P. Profesor Gould, ¿crees que la aparición de los primeros artrópodos es tan importante como la aparición de los primeros homínidos hace cuatro millones de años? S.J.G. Por supuesto, los artrópodos son más importantes porque son, con mucha diferencia, la línea de vida pluricelular más extendida. Sólo existen cuatro mil especies de mamíferos y cuarenta mil especies de vertebrados, mientras que existen millones de especies de insectos y muchas otras que todavía no se han identificado. Sin duda, los artrópodos son, cuantitativamente, la forma de vida animal dominante hoy en día, y seguirán ahí cuando nosotros ya no existamos. Podríamos auto extinguirnos en un holocausto nuclear y la diversidad de los insectos no se vería gravemente afectada. Por ejemplo, existen más de cinco mil especies distintas de escarabajos. Por tanto, teniendo en cuenta que los artrópodos son mayoritarios y que gran parte de los artrópodos ha evolucionado bastante, se puede decir que son los precursores del grupo animal dominante del planeta. Seguimos estando en la era de los artrópodos.

Bailey, Gwen ¿Qué piensa mi perro? Barcelona: Acanto 2003

96 p. il. 24 cm. 636 BAI que

La necesidad de contacto social en nuestros perros es muy grande. Algunos perros son incapaces de soportar la separación y pueden sufrir auténtico pánico cuando sus amos les dejan solos. Los perros necesitan aprender a aceptar que les dejen solos desde una edad muy temprana si queremos que se adapten bien a esa situación. Lamentablemente, los criadores y los dueños no siempre aprecian esta circunstancia, y tratan de asegurarse de que compañeros de camada o personas acompañen todo el tiempo a los cachorros para que estos no se sientan solos. Las ausencias diarias, breves y planificadas, que se extienden de forma gradual a medida que el cachorro aprende a hacer frente a la situación les ayuda a aceptar y tolerar el hecho de estar solo. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con las señales que los perros utilizan para saludarnos. La cara "sonriente" con la boca abierta y la cola que se agita se reconocen al instante y son señales para que los seres humanos se acerquen y así poder disfrutar de una interacción amistosa y afectiva. Diferentes perros saludan a la gente de formas diferentes, dependiendo de cómo se les haya tratado cuando eran cachorros. Algunos tratan de alcanzar nuestras caras con grandes brincos, a algunos les encanta que les abracemos, algunos quieren ser acariciados y otros desean que les reconozcamos y luego jugar con nosotros. Comparados con los seres humanos, los perros poseen una capacidad limitada para comunicarse usando el sonido y tienden a confiar mucho más en el lenguaje corporal para conseguir que sus mensajes lleguen al destinatario elegido. La gama de sonidos que producen tiende a ser utilizada para apoyar su lenguaje corporal más que cuando están solos.

¿Experimentan los perros celos, ira, afecto u otras emociones propias de los seres humanos? Puesto que no pueden hablar, no podemos preguntarles qué es lo que sienten, y todo lo que podemos hacer es evaluar su conducta basándonos en sus reacciones y en su lenguaje corporal.

Isaacson, Walter Einstein: su vida y su universo Barcelona: Debate, 2008 733 p. il. 24 cm.

929 EIN isa

Einstein evitaría los rituales religiosos durante todo el resto de su vida. «Surgió en Einstein una aversión a la práctica ortodoxa de la religión judía o de cualquier religión tradicional, así como a la asistencia a servicios religiosos, y jamás ha vuelto a perderla», señalaría más tarde su amigo Philipp Frank. No obstante, de la etapa religiosa de su juventud sí conservó una profunda reverencia por la armonía y la belleza de lo que él denominaba la mente de Dios tal como se expresaba en la creación del universo y sus leyes. La rebelión de Einstein contra el dogma religioso tuvo un profundo efecto en su opinión general sobre el saber recibido. Le imbuyó de una reacción alérgica contra toda forma de dogma y autoridad, que habría de afectar tanto a su actitud política como a su ciencia. «El recelo frente a toda clase de autoridad surgió de esta experiencia, una actitud que ya nunca me ha vuelto a abandonar», diría más tarde. De hecho, fue esta sensación de comodidad sintiéndose inconformista lo que definiría tanto su ciencia como su pensamiento social durante el resto de su vida. Pero no le ocurría lo mismo cuando era sólo un estudiante descarado en una escuela de secundaria de Munich. «Se sentía muy incómodo en la escuela», diría su hermana. Consideraba repugnante el estilo de enseñanza: aprendizaje de memoria, impaciencia frente al cuestionamiento... «El tono militar de la escuela, el entrenamiento sistemático en el culto a la autoridad que se suponía que acostumbraba a los alumnos a la disciplina militar a temprana edad, resultaba particularmente desagradable.» Einstein había crecido en una familia que creaba patentes y trataba de aplicarlas a los negocios, y encontraba aquel proceso satisfactorio. Asimismo, venía a reforzar una de sus dotes de ingenio, la capacidad para realizar experimentos mentales en los que podía visualizar cómo funcionaría una teoría en la práctica. También le ayudaba a prescindir de los datos irrelevantes que siempre rodean a cualquier problema. De haber quedado relegado, en cambio, el puesto de ayudante de profesor, puede que se hubiera visto obligado a publicar una sucesión de artículos convencionales y a ser excesivamente cauto a la hora de cuestionar las ideas aceptadas. Como él mismo señalaría más tarde, la originalidad y la creatividad no constituían precisamente el principal activo a la hora de ascender en el escalafón académico, especialmente en el mundo de habla alemana, y se habría visto presionado a atenerse a los prejuicios de la opinión predominante entre sus superiores.

Darwin, Charles El origen de las especies Pozuelo de Alarcón (Madrid): Espasa Calpe, 2008

695 p. 20 cm. 575 DAR ori

Charles Robert Darwin (1808 – 1882) sentó las bases de la moderna teoría de la evolución, al plantear el concepto de evolución de las especies a través de un lento proceso de selección natural. Después de graduarse en Cambridge en 1831, Darwin se embarcó como naturalista sin paga, a los 22 años, en el barco de reconocimiento HMS Beagle, merced a la recomendación del también naturalista John Stevens Henslow que había conocido en Cambridge, para emprender una expedición científica alrededor del mundo que duraría 5 años. Durante el viaje Darwin estudió las aguas costeras, midió profundidades e indicó las grandes corrientes oceánicas. Abandonó el barco frecuentemente para realizar largas expediciones por tierra, durante las cuales pudo reunir gran cantidad de especímenes. Además, contempló con asombro la diversidad de la fauna y la flora en función de los distintos lugares. Así, pudo comprender que era la separación geográfica y las distintas condiciones de vida la causa de que las poblaciones variaran independiente unas de otras. A su vuelta al Reino Unido publicó su obra Diario del viaje del Beagle. Poco después, Darwin se había convertido en una celebridad científica. “Que la selección natural obra generalmente con extrema lentitud, lo admito por completo. Sólo puede obrar cuando en la economía natural de una región haya puestos que puedan estar mejor ocupados mediante la modificación de algunos de los habitantes que en ella viven. […] A medida que algunos de los antiguos habitantes se modifiquen, las relaciones mutuas de los otros muchas veces quedarán perturbadas, y esto creará nuevos puestos a punto para ser ocupados por formas mejor adaptadas; pero todo esto se efectuará muy lentamente. Aunque todos los individuos de la misma especie difieren entre sí en algún pequeño grado, con frecuencia habría de pasar mucho tiempo antes de que pudiesen presentarse, en las diversas partes de la organización, diferencias de naturaleza conveniente. Con frecuencia, el cruzamiento libre tiene que retardar mucho el resultado. Muchos dirán que estas diferentes causas son muy suficientes para neutralizar el poder de la selección natural; no lo creo así. Lo que creo es que la selección natural obrará, en general, con mucha lentitud, y sólo con largos intervalos y sólo sobre algunos de los habitantes de la misma región. Creo además que estos lentos e intermitentes resultados concuerdan bien con lo que la geología nos dice acerca de la velocidad y manera como han cambiado los seres que habitan la tierra.”

García de Haro, Fernando El secuestro de la mente: ¿es real todo lo que creemos? Madrid: Espasa Calpe, 2006 262 p. 22 cm. 159 GAR sec La importancia de las creencias es evidente. Pero no resulta menos cierto el hecho de que el ser humano viva tanto en la realidad como en la fantasía; o mejor dicho, que una persona viva en ambos mundos: por un lado, se puede ser un profesional probado, muy apegado a la realidad, y por otro, estar instalado en un mundo fantástico plagado de seres y de hechos inexistentes a los que toma como una importantísima realidad a la que hay que tener muy en cuenta para vivir, como los dioses y sus mitos. Hombres inteligentes y cultos que creen las cosas más absurdas, o al menos eso pensamos los que no creemos en ellas ¿Cómo es posible creer? ¿Cómo es posible aceptar lo absurdo, lo fantástico, lo no probable y lo no demostrado como verdad incuestionable, y ser a la vez inteligente y culto? ¿Qué procesos ocurren en nuestro cerebro y en nuestra mente para que esto nos ocurra a los humanos? Para abordar este delicado e importante tema es evidente que tenemos que adoptar una actitud especial. Por lo pronto, tenemos que hacer el esfuerzo de salirnos de toda creencia, si esto es posible. Por ello, me presento ante usted, lector, desnudo de creencias. Al menos eso pienso, aunque no estoy muy seguro. Mi actitud es la de un escéptico que solo reconoce como verdadero aquello que se ha demostrado exhaustivamente, o que es evidente. Aprender a vivir en la duda es el más hermoso ejercicio de vivir. Hay que aprender a soportar la angustia de no saber y suplirla por la alegría de salir del error, de no vivir en el engaño que significa la aceptación de «verdades» no demostradas, de sentirse manipulado por intereses de la clase sacerdotal o política. La alegría de sentirse libre en la aventura de saber quién es uno y en qué mundo vive, y también de poder modificar las cosas desfavorables, de hacer de la vida y del mundo algo más hermoso. Los frutos de la actitud escéptica y del descubrimiento y estudio del mundo objetivo son los adelantos técnicos, que como sabemos han cambiado la vida del hombre. Yo mismo, permítanme esta cita personal, hace cuatro años que debería estar muerto de un cáncer de colon. Si no fuera por la duda que permite preguntarse e investigar, habría muerto por una obstrucción intestinal, por un cólico miserere, rabiando de dolor. Los dioses mágicos, con todo su poder, me habrían dejado morir.

Brewer, Douglas J. Historia de la civilización egipcia Barcelona: Crítica, 2007 289 p. il. 24 cm. 94 EGI ant Podría argumentarse que la egiptología comenzó con los propios egipcios. Hay constancia de que los antiguos egipcios miraban hacia el pasado, a menudo asombrados de sus logros culturales. Sabemos que uno de los hijos de Ramses II (c. 1250) estaba dedicado a la conservación de los antiguos monumentos y trabajaba despejando e identificando una serie de ruinas arquitectónicas. Los antiguos griegos y romanos también estaban intrigados por los logros de los egipcios y escribieron abundantemente acerca de lo que hallaron en sus viajes por aquellas tierras, una cultura que por aquel entonces tenía ya más de 3.000 años de antigüedad. Después de las guerras napoleónicas, Egipto se convirtió en un protectorado del Imperio Británico, ofreciendo con ello cierta seguridad a los futuros viajeros occidentales. Cuando empezaron a publicarse las primeras obras eruditas, Egipto sufrió una invasión de aventureros, estudiosos y artistas en una especie de bronca general para ver quién podía adquirir la mayor colección de antigüedades. La publicación de la traducción de los jeroglíficos de Jean-Francois Champollion (1824), basada en su trabajo con la Piedra Rosetta, marcó el inicio de la egiptología como disciplina rigurosa. Las constantes actividades de los estudiosos condujeron en última instancia al establecimiento de un control gubernamental egipcio-británico sobre las antigüedades de Egipto y a la restricción del saqueo a gran escala. La egiptología tiene una evidente relación con la arqueología antropológica, porque ambas se ocupan del pasado del hombre, de su narración y de su explicación. Algunos egiptólogos interesados en el desarrollo del arte y la arquitectura emplean técnicas arqueológicas para recuperar objetos, pero los analizan dentro de su propio marco teórico histórico (no antropológico). Donde la egiptología y la arqueología convergen verdaderamente para iluminar el pasado del hombre es en el estudio del Egipto Predinástico y Arcaico, período en que los documentos escritos contemporáneos son pocos en número, selectivos en el tema o traducidos de forma imperfecta, y necesitamos complementarlos con los artefactos recuperados arqueológicamente y con los yacimientos. La arqueología antropológica toma la iniciativa en los estudios de períodos incluso anteriores en Egipto, antes del desarrollo del lenguaje escrito.

Borchert, Till Jan Van Eyck Köln: Taschen, 2008

96 p. il. 23 cm.

75 EYC bor

Jan van Eyck (1390 - 1441) fue fundador del Ars nova, estilo pictórico del gótico tardío en el siglo XV, que anuncia el Renacimiento Nórdico de Europa. En tal sentido Van Eyck es el más célebre del conjunto de pintores llamado los Primitivos Flamencos. Este periodo del arte flamenco se caracteriza por el naturalismo de vívidos colores al óleo, la meticulosidad de los detalles, la precisión de las texturas y la búsqueda de nuevos sistemas de representación del espacio tridimensional. En lo atinente a la búsqueda de los efectos tridimensionales Van Eyck no recurre tanto a la perspectiva con un punto de fuga cuanto que logra dar cierta impresión de tridimensionalidad mediante la técnica de las «veladuras» o tenues capas de óleo aplicadas unas sobre otras y todas sobre un soporte, que consta de una tabla de madera (generalmente de haya) pulida y pintada de blanco, con lo que se logra una reflexión de la luz con el consecuente brillo de la pintura y una sugestión de profundidad. Muchas veces se ha atribuido a Van Eyck la invención de la pintura al óleo, si bien esta técnica ya era bastante conocida en Flandes desde el siglo XIV, como lo documenta el llamado Manuscrito de Estrasburgo. Es probable que Van Eyck fuera, con sus hermanos, oriundo de Maastricht, provincia de Limburgo, a orillas del río Mosa. En 1422 trabajó en La Haya para Juan de Baviera, príncipe-obispo de Lieja. En 1425 Felipe III el Bueno, duque de Borgoña, le nombró pintor de la corte, cargo que conservó hasta su muerte. En 1428 formó parte de una delegación que se dirigía a Lisboa para gestionar la boda entre el duque de Borgoña y la infanta Isabel de Portugal. Jan van Eyck realizó dos retratos de la mencionada infanta. La visita a estos países le permitió reconocer nuevas luminosidades, cielos y atmósferas diáfanas e incluso notar nuevas vegetaciones (en el Políptico de Gante aparecen, como parte del paisaje de la paradisíaca Nueva Jerusalén, figuradas con precisión casi de naturalista especies mediterráneas). El tratamiento que Van Eyck da a la luz, merced a su dominio de la técnica al óleo, hace bastante correcta la siguiente opinión del crítico Stirling: «Van Eyck redescubre la verdad entrevista en la pintura helenística, pero luego olvidada, según la cual las sombras se encuentran incluso en las claridades, y la luz en todas partes, incluso en las sombras».

Bernárdez, Enrique El lenguaje como cultura: una crítica del discurso sobre el lenguaje Madrid: Alianza Editorial, 2008 519 p. 23 cm. 81 BER len La globalización es un fenómeno económico con ramificaciones en todos los terrenos, incluyendo el cultural. La globalización en sí no parece negativa sino todo lo contrario, pues tiende a romper las barreras económicas, lingüísticas, culturales e incluso políticas. Desgraciadamente, en muchas ocasiones no es una ruptura de barreras sino la imposición de un determinado sistema político y económico, unos determinados valores culturales y una determinada lengua, una cierta forma de pensar. Así, la diversidad estaría siendo sustituida por una interrelación cada vez mayor, de tal forma que poco a poco parecerá perder sentido el discurso sobre las culturas estatales, nacionales, regionales, etcétera, en el contexto de una cultura global, mundial, en proceso de construcción acelerada. En realidad no es tanto que se esté construyendo una nueva cultura global como que ciertos elementos culturales específicos van imponiéndose sobre los demás para bloquear la diversidad, lo que va acompañado de un proceso creciente de penalización (económica sobre todo, pues solo se apoya económica y socialmente lo que encaja en los nuevos patrones) de lo que se aparta en exceso de esa cultura única. Como el mismo fenómeno se extiende a otros ámbitos, suele hablarse de pensamiento único. En el fondo de muchos de los problemas que estamos analizando se encuentra nuestra forma de ver el lenguaje. Se prefiere una visión abstracta, incluso algebraica, y el papel del locutor individual ocupa una posición de privilegio, porque desde el punto de vista cognitivo más simple y tradicional, el lenguaje se ve como algo que está en la mente, en el sistema cognitivo del individuo, y desde esta perspectiva los elementos interindividuales, sociales, parecen secundarios. Creo que un motivo esencial para esta situación es que vemos el lenguaje desde una óptica inadecuada, y ello por motivos históricos. Igual que la razón académica predomina sobre la realidad, y que la perspectiva teórica domina sobre la práctica, frecuentemente no somos conscientes de que una cierta forma histórica de ver el lenguaje en algunas culturas determina, seguramente, muchas cosas que nos parecen, sin más, «naturales», esenciales, en el lenguaje. El constructo abstracto deja de lado la realidad del lenguaje como actividad, es decir, el uso, que se ve como derivado, secundario.

Stiglitz, Joseph E. Los felices 90: la semilla de la destrucción Madrid: Taurus, 2003 415 p. 24 cm.

331 STI fel

Lo que ocurrió en los felices noventa era que el reciente empuje de las finanzas había trastornado en algunos aspectos esenciales un conjunto de viejos equilibrios y contrapesos: el equilibrio entre Wall Street, el comercio y los trabajadores, entre la vieja industria y las nuevas tecnologías, entre el Gobierno y el mercado. Todo el mundo pareció remitirse al juicio de los financieros; y éstos dictaron a países enteros, incluido Estados Unidos, que debían someterse a la disciplina del mercado. Se desdeñó la sabiduría acumulada durante tantos años, que nos enseñaba que existían políticas alternativas, que las políticas diferentes afectaban a los diferentes grupos sociales de manera diferente, que debía respetarse el toma y daca, y en fin que era precisamente la política la que proporcionaba el escenario para evaluar este intercambio de mutuas compensaciones y adoptar la decisión más conveniente. Pero se impuso una especie de esquizofrenia: aun cuando fuéramos conscientes de la necesidad de alternativas, demasiadas personas con capacidad de decisión parecieron acatar la idea de que el mercado de obligaciones, o más generalmente los mercados financieros, conocían el mejor camino para avanzar. Parecía como si los mercados financieros sirvieran a los intereses del país en igual medida que al suyo propio. La globalización nos ha hecho a todos más interdependientes. Antes se decía que cuando Estados Unidos estornuda, México se resfría. Ahora, cuando Estados Unidos estornuda, pocos en el resto del mundo se libran de la gripe. Y ahora, lo de Estados Unidos pasa de la congestión nasal: cualquier análisis económico de los problemas que padece el mundo desde el principio de la década precedente tiene que empezar por este país. Otras cuestiones que centran la atención en este drama norteamericano se han estrenado, de modo análogo, en otros teatros. En otros países, la pleitesía rendida ante el sector financiero —y a su poderío— suele ser incluso superior a la practicada en Estados Unidos; y así, los puntos de vista de la comunidad financiera dictan políticas y llegan a determinar el resultado de las elecciones. Pero lo más decisivo es que la batalla ideológica entre quienes abogan por una reducción al mínimo de la intervención del Estado en la economía y los que creen en la necesidad de que aquél desempeñe un papel relevante si estamos decididos a lograr el tipo de sociedad que quisiéramos se está librando en un país tras otro, no menos en el mundo en desarrollo que en el desarrollado, y a ambas riberas del Atlántico o el Pacífico.

Montagut, Teresa Política social: una introducción Barcelona: Ariel, 2008 220 p. 22 cm. 316 MON pol Las medidas tradicionales de asistencia pública para aliviar la pobreza constituían políticas sociales que reasignaban obviamente los costes en sentido descendente a lo largo de la escala social. El rico entregaba por medio de impuestos una fracción de sus recursos para aliviar un problema general. El solo hecho de regular la definición de lo que constituía pobreza permitió que dichas soluciones bastasen, hasta que la necesidad social creció y hasta que la base política y fiscal se amplió incluyendo grupos intermedios. Una vez que la expansión de las capas medias de la sociedad atemperó los extremos, la naturaleza de la política social hubo de cambiar. Ciertas medidas residuales de redistribución vertical para aliviar los riesgos más severos, las necesidades más acuciantes, pudieron continuar, y de hecho continuaron, como antes. Sin embargo, a medida que la política social se hizo más extensiva, inclusiva o generosa, dejó de redistribuir recursos de arriba abajo y se limitó progresivamente al interior de un amplio grupo intermedio que, al hacerse más poderoso, fue influyendo sobre el curso de la redistribución. En los países donde la intervención estatal fue aceptada como normal y deseable, el Estado fue asumiendo como una de sus principales tareas la preocupación de la clase media por sí misma. El consenso que se forjó en torno a la política estatal de bienestar durante los años inmediatamente posteriores a la guerra mundial puede ser entendido como el resultado de un sentido de solidaridad social intensificado por la creencia de que entre riesgo y clase existe sólo una correlación parcial, de que todos pueden potencialmente beneficiarse de la redistribución y que incluso la burguesía tiene mucho que ganar en un Estado del bienestar correctamente ingeniado. El interés de las clases medias en los esfuerzos del Estado resulta perfectamente obvio. Las políticas solidarias han pasado a ser legítimas, no controvertidas y aceptadas sólo en la medida en que se las ha considerado un derecho en vez de un acto de caridad o altruismo. Éste es el concepto de ciudadanía social. En términos de cálculos de riesgo y fortuna, la seguridad social trata a todos de forma equivalente, sin tener en cuenta la suerte, el destino, los genes o la posición. Los efectos de la incertidumbre son esparcidos equilibradamente a lo largo y ancho de un fondo de igualación global.

Darwin, Charles El origen de las especies Pozuelo de Alarcón (Madrid): Espasa Calpe, 2008

695 p. 20 cm. 575 DAR ori

Charles Robert Darwin (1808 – 1882) sentó las bases de la moderna teoría de la evolución, al plantear el concepto de evolución de las especies a través de un lento proceso de selección natural. Después de graduarse en Cambridge en 1831, Darwin se embarcó como naturalista sin paga, a los 22 años, en el barco de reconocimiento HMS Beagle, merced a la recomendación del también naturalista John Stevens Henslow que había conocido en Cambridge, para emprender una expedición científica alrededor del mundo que duraría 5 años. Durante el viaje Darwin estudió las aguas costeras, midió profundidades e indicó las grandes corrientes oceánicas. Abandonó el barco frecuentemente para realizar largas expediciones por tierra, durante las cuales pudo reunir gran cantidad de especímenes. Además, contempló con asombro la diversidad de la fauna y la flora en función de los distintos lugares. Así, pudo comprender que era la separación geográfica y las distintas condiciones de vida la causa de que las poblaciones variaran independiente unas de otras. A su vuelta al Reino Unido publicó su obra Diario del viaje del Beagle. Poco después, Darwin se había convertido en una celebridad científica. “Que la selección natural obra generalmente con extrema lentitud, lo admito por completo. Sólo puede obrar cuando en la economía natural de una región haya puestos que puedan estar mejor ocupados mediante la modificación de algunos de los habitantes que en ella viven. […] A medida que algunos de los antiguos habitantes se modifiquen, las relaciones mutuas de los otros muchas veces quedarán perturbadas, y esto creará nuevos puestos a punto para ser ocupados por formas mejor adaptadas; pero todo esto se efectuará muy lentamente. Aunque todos los individuos de la misma especie difieren entre sí en algún pequeño grado, con frecuencia habría de pasar mucho tiempo antes de que pudiesen presentarse, en las diversas partes de la organización, diferencias de naturaleza conveniente. Con frecuencia, el cruzamiento libre tiene que retardar mucho el resultado. Muchos dirán que estas diferentes causas son muy suficientes para neutralizar el poder de la selección natural; no lo creo así. Lo que creo es que la selección natural obrará, en general, con mucha lentitud, y sólo con largos intervalos y sólo sobre algunos de los habitantes de la misma región. Creo además que estos lentos e intermitentes resultados concuerdan bien con lo que la geología nos dice acerca de la velocidad y manera como han cambiado los seres que habitan la tierra.”

Zhuang Zi Maestro Zhuang Barcelona: RBA coleccionables, 2007

478 p. 22 cm. 221 CHU mae

Zhuangzi fue un famoso filósofo de la antigua China que vivió alrededor del siglo IV a. C. durante el período de los Reinos combatientes, y que corresponde a la cumbre del pensamiento filosófico chino de las Cien Escuelas de Pensamiento. Se le considera el segundo taoísta más importante, por detrás tan sólo de Laozi, y heredero del pensamiento de este último. Al libro taoísta Zhuangzi se le conoce con el nombre de su autor. El texto es una amalgama de escritos de varias fuentes. Tradicionalmente se cree que Zhuangzi escribió los primeros siete capítulos (los "capítulos internos") y sus estudiantes y pensadores afines fueron los responsables de escribir las otras partes (los capítulos "externos" y "misceláneos"). Zhuangzi decía que el usar lo limitado para buscar lo ilimitado era una necedad. Nuestro lenguaje, cognición, etcétera, están condicionados por nuestra propia perspectiva y debemos tener cuidado al concluir que nuestras conclusiones son igualmente ciertas para todas las cosas

El Tao estimado del mundo está en los libros. Los libros no son más que palabras, y las palabras tienen algo por lo que se las puede estimar. Lo estimable en las palabras es la idea. Las ideas tienen un objeto, pero el objeto de las ideas no se puede expresar con palabras. Mas como el mundo estima las palabras, las trasmite por medio de los libros. Aunque estimados éstos por el mundo, no los tengo yo por dignos de estima. Pues lo que se estima no es lo verdaderamente estimable. Al igual que lo que se puede ver son las formas y colores, y lo que se puede oir son los nombres y sonidos. ¡Lástima! Imagina el mundo que por las formas y colores, por los nombres y sonidos, es posible conocer la realidad de las cosas. Pero la verdad es que por las formas y colores, por los nombres y sonidos, no es posible conocer la realidad de las cosas, y por eso el que sabe no habla, y el que habla es que no sabe.Mas, ¿podrá comprender esto el mundo? El hombre cuya mente está en completa calma irradia celeste luz."Irradiando celeste luz”, los hombres le ven como hombre, y las cosas cual cosa le ven. Sólo el hombre que ha sabido perfeccionarse puede cultivar la virtud permanente; y poseyendo la virtud permenente, los hombres en él toman refugio, y el Cielo le favorece. Porque las gentes en él toman refugio, nómbranle hombre del Cielo; y hijo del Cielo le llaman, pues que del Cielo favor recibe.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful