You are on page 1of 128

PERF IL D EL

A D UL TO M A YOR
PER Ú – INT R A II
2004

Desarrollando respuestas integradas de los


Sistemas de Cuidados de la Salud para una
población en rápido envejecimiento INTRA II
– PERÚ
DESARROLLANDO RESPUESTAS INTEGRADAS
DE LOS SISTEMAS DE CUIDADOS DE LA SALUD
PARA UNA POBLACIÓN EN RÁPIDO ENVEJECIMIENTO
INTRA II – PERÚ

Coordinador general

Dr. Luis Varela Pinedo

Equipo coordinador

Dr. Helver Chávez Jimeno


Dr. Antonio Herrera Morales
Dr. Francisco Méndez Silva
Dr. Miguel Gálvez Cano
EQUIPO MULTIDISCIPLINARIO

Dr. Luis Varela Pinedo - COORDINADOR GENERAL


Director, Instituto de Gerontología, Universidad Peruana Cayetano Heredia
Dr. Helver Chávez Jimeno
Miembro Titular, Instituto de Geriatría, Universidad Peruana Cayetano Heredia
Dr. Antonio Herrera Morales
Miembro Correspondiente, Instituto de Gerontología, Universidad Peruana Cayetano Heredia
Dr. Fernando Portocarrero Salazar
Director Médico, Hospital Militar Geriátrico
Dr. Carlos Sandoval Cáceres
Tutor de Residentado en Geriatría, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Dra. Elizabeth Sánchez Yturrizaga
Coordinadora Ejecutiva, Consorcio Perú Envejecimiento y Desarrollo (ONG)
Dr. José Francisco Parodi García
Médico geriatra, Universidad Particular San Martín de Porres
Dr. Pedro Vera Vílchez
Responsable, Programa Social del Adulto Mayor, Hospital Nacional Cayetano Heredia
Dr. Juan del Canto y Dorador
Director General, Programa de Salud de las Personas, Ministerio de Salud (MINSA)
Dra. Carmen del Pilar Estela Benavides
Dirección General del Adulto Mayor
Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES)
Dr. Francisco Méndez Silva
Miembro Correspondiente, Instituto de Gerontología, Universidad Peruana Cayetano Heredia
Dr. Miguel Gálvez Cano
Médico Residente, Programa de Residentado de Geriatría, Universidad Peruana Cayetano Heredia
Dr. Luis Álvarez Cóndor
Médico Asistente, Servicio de Geriatría, Instituto de Geriatría, Fuerza Aérea del Perú (FAP)
Dr. River R., Cersso Bendezú
Coordinador SBS, Programa Piloto Adulto Mayor, DISA II, Cañete-Yauyos, Lima Sur
Dra. Diana Rodríguez Hurtado
Jefa, Oficina de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico, Hospital Nacional Arzobispo Loayza
Dra. María del Pilar Gamarra
Presidenta, Comisión Nacional de Atención al Adulto Mayor, EsSalud
Dra. Isabel Benate Gálvez
Encargada, Asuntos de Adultos Mayores
Gerencia Central de Atención Primaria, EsSalud
Dra. Blanca Deacon Castillo
Presidenta, Asociación Pro-Vida Perú
Dr. Felipe Aguirre Salinas
Director Ejecutivo, Asociación Pro-Vida Perú

Secretaria
Elizabeth E. Aguilar Figueroa

CONTENIDO

Pág.
PRESENTACIÓN 6

INTRODUCCIÓN 7

1. CARACTERÍSTICAS GENERALES 8
1.1 GEOGRAFÍA
1.2 SISTEMA POLÍTICO – ECONÓMICO 8
1.2.1 Aspectos históricos 9
1.2.2 Aspectos políticos 9
1.2.3 Proceso económico en las dos últimas décadas 10
1.3 HISTORIA DEL PERÚ Y LOS ADULTOS MAYORES 12

2. TENDENCIAS DEMOGRÁFICAS 18

3. CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LA POBLACIÓN DE 50


AÑOS O MÁS. 25
3.1 TRABAJO
3.1.1 Tasas de ocupación, desocupación e inactividad 25
3.1.2 Subempleo y desempleo 25
3.1.3 Características de la inserción laboral del
adulto mayor, categorías de ocupación y lugar de trabajo 27
3.1.4 Características de la Población No PEA. 29
3.2 INGRESO 30
3.2.1 Ingreso laboral mensual de la población adulta mayor 30
3.2.2 Pensiones y jubilación 32
3.2.3 Niveles de pobreza 35
3.3 GRADO DE INSTRUCCIÓN 35
3.3.1 Analfabetismo por edad y área de residencia 35
3.3.2 Promedio de años de estudio 36
3.3.3 Nivel de instrucción alcanzado 36
3.4 VIVIENDA Y CONFORT 37

4. INDICADORES DE SALUD DE LA POBLACIÓN ADULTA MAYOR 38


4.1 MORTALIDAD 38
4.2 PRINCIPALES CAUSAS DE MUERTE 39
4.3 ESPERANZA DE VIDA SALUDABLE 45
4.4 CUIDADOS SECUNDARIOS Y TERCIARIOS 45
4.5 TASAS DE MORBILIDAD 47
4.6 DISCAPACIDAD CRÓNICA 51
4.7 CAPACIDAD FUNCIONAL; actividades básicas de la
vida diaria (ADLs) 52
4.8 ACTIVIDADES INSTRUMENTALES DE LA VIDA DIARIA 54
4.9 FACTORES DE RIESGO PARA LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS
NO TRANSMISIBLES 54

4.10 VALORACIÓN GERIÁTRICA INTEGRAL 61

4.11 ESTADO MENTAL 62

5. VIDA SOCIAL DE LA POBLACIÓN DE 50 O MÁS AÑOS 65


5.1 ORGANIZACIONES 65
5.1.1 Ministerio de la Mujer y Desarrollo Humano (MIMDES) 65
5.1.2 Ministerio de Salud 65
5.1.3 Programas públicos de recreación 66
5.1.4 Programas municipales 66
5.1.5 Seguridad Social (EsSalud) 67
5.1.6 Organizaciones de cesantes y jubilados 69
5.1.7 Organizaciones civiles que benefician al adulto mayor 69
5.2 ABUSO, MALTRATO Y VIOLENCIA CONTRA
LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES 70
5.3 ESTUDIOS SOBRE ASPECTOS SOCIOGERONTOLÓGICOS 71
5.4 REDES FAMILIARES 74

6. DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA DE SALUD 76


6.1 VISIÓN PANORÁMICA DEL SISTEMA DE SALUD EN EL PERÚ 76
6.1.1 Segmentación del sector Salud 77
6.1.2 Financiamiento 80
6.1.3 Cobertura 81
6.1.4 Recursos humanos 83
6.1.5 Nuevas reformas en el Sistema de Salud 85
6.2 MINISTERIO DE SALUD 85
6.3 LA SEGURIDAD SOCIAL (ESSALUD) 93
6.4 SANIDAD DE LAS FUERZAS ARMADAS Y POLICIALES 96

6.5 ENTIDADES PRESTADORAS DE SALUD


CLÍNICAS PRIVADAS, CONSULTORIOS
PARTICULARES Y OTROS. 96
6.6 PROGRAMAS PÚBLICOS DE ATENCIÓN A
LA POBLACIÓN ADULTA MAYOR 101
6.6.1 Instituto Nacional de Bienestar Familiar INABIF
6.6.2 Programas de alimentación 102
6.6.3 Fondo de Compensación para el Desarrollo FONCODES 102
6.6.4 Centros de salud o policlínicos municipales 103
6.7 SOCIEDAD CIVIL Y COOPERACIÓN INTERNACIONAL 103
6.7.1 Organizaciones no gubernamentales ONGs 103
6.7.2 Cooperación internacional 104

ANEXOS

ANEXO 1 Resumen del perfil del adulto mayor – INTRA II Perú 2004 106
ANEXO 2 Summary Profile for the Elderly Adult – INTRA II PERÚ 2004 109
ANEXO 3 Resumen de Resultados de los Grupos Focales - INTRA II 112

PPRESENTACIÓN

El Programa de Salud y Envejecimiento de la Organización Mundial de la

Salud, preocupado por la rapidez del envejecimiento poblacional de los países en


desarrollo y por los cambios epidemiológicos que se reflejan en el aumento

progresivo de enfermedades crónicas y discapacidad, consideró necesario investigar

las condiciones de salud de la población adulta mayor en este tipo de países. Para

ello, diseñó el estudio “Desarrollando Respuestas Integradas de los Sistemas de

Cuidados de la Salud para una Población en Rápido Envejecimiento” (Estudio Intra

I), que fue realizado en cinco países, Botswana, Chile, Jamaica, Líbano y Tailandia,

durante los años 2002 y 2003. Como resultado de este estudio se elaboró, en cada

uno de ellos, un Perfil de Envejecimiento Poblacional y se recolectó información

sobre la conducta, conocimientos y actitudes de los proveedores de cuidados de la

salud primaria hacia las actividades de prevención y promoción de la salud, dirigidas

a las personas mayores.

El Programa de Salud y Envejecimiento de la OMS consideró conveniente


realizar la segunda etapa de este estudio, denominada INTRA II, incluyendo otros
cinco países, eligiéndose al Perú como el representante de la región de América. Los
principales objetivos de este estudio son:

• Intercambiar ideas, experiencias y modelos de práctica.


• Crear grupos nacionales interdisciplinarios y multisectoriales capaces de
asumir la aplicación práctica de los hallazgos.
• Producir un perfil nacional de las poblaciones en envejecimiento para
disponer de una visión general de los sistemas de cuidados de la salud en
cada uno de los países participantes.
• Producir una base de conocimientos para asistir a los países participantes,
guiando futuras acciones y políticas hacia una mayor integración de los
sistemas sociales y de salud.
• Incluir recomendaciones para reorientar los servicios sociales y /o de salud
en orden de servir mejor a las poblaciones en envejecimiento.
• Identificar los factores potenciales que facilitan o impiden la integración de
los servicios de salud y sociales a la comunidad.
• Desarrollar indicadores clave de la implementación de las políticas e
intervenciones recomendadas.

El estudio correspondiente al Perú se realizó en base a información


recolectada de diferentes fuentes, no necesariamente homogéneas, algunas
nacionales y otras extranjeras (OPS/OMS).
Cabe señalar que la única información oficial disponible corresponde al último
Censo Nacional realizado en 1993 y a las Encuestas Nacionales de Hogares
(ENAHO) realizadas desde el año 1995 hasta el 2002.

El formato de esta publicación es el sugerido por la OMS, que incluye


aspectos históricos, socioeconómicos, tendencias demográficas, indicadores de
salud, consideraciones generales de la población, aspectos sociales y sistemas de
cuidados de la salud.

El estudio fue realizado con la participación de un equipo multidisciplinario

conformado por representantes de áreas académicas universitarias, de ministerios

(MIMDES, MINSA), de la seguridad social (EsSalud) y de organizaciones no

gubernamentales (ONGs).
INTRODUCCIÓN

Durante los últimos 50 años la disminución de la natalidad y la mortalidad


mundial ha conducido progresivamente al envejecimiento poblacional. En los países
latinoamericanos, entre ellos el Perú, el envejecimiento de la población es una
característica demográfica que va adquiriendo relevancia debido a las consecuencias
económicas y sociales que implica, a los cambios en las áreas del trabajo, vivienda,
recreación, educación que acarrea y, sobre todo, a las necesidades de salud a que
dará lugar.

Según el censo/estimaciones de 1970, la población adulta mayor del Perú


constituía el 5.54% del total nacional; en el censo de 1993, alcanzó el 6.34%; por
tanto, en 23 años la población de adultos mayores creció en menos de 1%. El ritmo
de crecimiento se viene incrementando desde hace una década, ya que se calcula
que hacia fines del 2004 esta población representará el 7.55% y en el 2025, el
13.27%. Esto significa que en los próximos 20 años la población de adultos mayores
llegará casi a duplicarse. Estamos así siendo testigos de un rápido proceso de
transición demográfica, por lo que debemos estar preparados para afrontar los
cambios y sus consecuencias.

Asimismo, la expectativa de vida de la población peruana ha cambiado en los

últimos años; en 1970, era de 53 años; en el 2004, es de 70 años y se estima que

alcanzará los 75 años en el 2025.


1. CARACTERÍSTICAS GENERALES

1.1 GEOGRAFÍA

El Perú se ubica en la región occidental y central de América del Sur; limita


por el oeste con el Océano Pacífico; por el este, con Brasil y Bolivia; por el norte, con
Ecuador y Colombia y por el sur con Chile. Tiene una extensión de 1’285,215 Km2,
constituyendo el tercer país en extensión territorial de América del Sur, después de
Brasil y Argentina.

Por estar ubicado en la región tropical del globo, se esperaría que tenga un
clima típico de esta región; sin embargo, debido a diversas peculiaridades
geográficas –entre ellas la corriente peruana que afecta la temperatura del mar
adyacente y la cordillera de los Andes que atraviesa al país de sur a norte– presenta
una amplia variedad climática y ecológica. Tradicionalmente se consideran tres
grandes regiones geográficas:

- Costa: región ubicada al oeste y paralela al Océano Pacífico; constituye una


estrecha franja desértica en la que se concentra la mayor parte de la población
peruana, el 52%.

- Sierra: región montañosa central, conformada por cordilleras de montañas y por


una extensa meseta en el sur. Esta configuración implica que alrededor del 30% del
territorio nacional se sitúe entre los 2000 y los 4000 msnm. El 34.48% de los
peruanos habita esta región.

- Selva: se ubica al este y está conformada por las llanuras forestales de la cuenca
amazónica. Pese a que esta región representa el 60% del territorio, está habitada por
solo el 13.52% de la población peruana.

A partir del 2004, el país pasó a estar conformado por 25 regiones (los
antiguos 24 departamentos y la provincia constitucional del Callao), cuyos primeros
representantes, elegidos en noviembre del 2003, asumieron los cargos en enero del
2004. Estas regiones se dividen en provincias (188) y éstas a su vez están formadas
por distritos (1,595). A través del reciente proceso de descentralización se espera
que el país supere gradualmente el férreo centralismo que lo caracteriza desde hace
cinco centurias.

La capital del país es la ciudad de Lima. Fundada en 1535 por el conquistador


Francisco Pizarro a orillas del río Rímac, se ubica en la costa central de nuestro país.
Desde los albores de la colonización española hasta la actualidad, Lima es el núcleo
central de las principales actividades y centro del poder político y económico;
configuración que ha ido en desmedro del desarrollo del resto del país y que ha
generado hondas desigualdades sociales y económicas.

Según el censo de 1993, Lima metropolitana contaba con 5’854,608 habitantes; las
proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INEI) para el año 2004 le dan una
población de 7’208,794 personas, representando casi un cuarto de la población
nacional que se estima en alrededor de 24 millones.

La segunda ciudad del país es Arequipa, ubicada en el departamento del


mismo nombre, a 2,360 msnm en los Andes sur peruanos, cuenta con 851,750
habitantes que representan el 2.95% de la población peruana.

1.2 SISTEMA POLÍTICO – ECONÓMICO

1.2.1 Aspectos históricos

El Perú fue uno de los últimos países en América del Sur en alcanzar la

independencia del dominio español, proclamada ésta en 1821. Sin embargo, no fue

sino hasta 1824 que se dio de forma definitiva. Desde el inicio de la vida

independiente como república, el sistema de gobierno adoptado fue el democrático,

basado en la división de los poderes del Estado, en la alternancia de gobierno y en la

renovación del parlamento mediante elecciones.

A lo largo de la vida republicana, nuestro país ha tenido 13 constituciones; la

primera fue promulgada en 1823; la última, en 1993.

1.2.2 Aspectos políticos

El Estado peruano está conformado por tres poderes autónomos:

a) Poder Ejecutivo. El Perú tiene un sistema de gobierno presidencial. El Presidente de la


República es el Jefe del Estado y personifica a la Nación (Capítulo IV, Art. 110°
Constitución Política del Perú 1993). Es elegido por sufragio directo (Art. 111°) por un
mandato de cinco años (Art. 112°). Representa al Estado, dirige la política general del
Gobierno y ejerce las funciones de gobierno y administración que la Constitución y las
leyes le encomiendan (Art.118).

La dirección y la gestión de los servicios públicos están confiadas al Consejo de Ministros;

y a cada ministro los asuntos que competen a la cartera a su cargo (Cap. V, Art. 119°). Son

nulos los actos del Presidente de la República que carecen de refrendación ministerial (Art.
120°). El Presidente de la República nombra y remueve al Presidente del Consejo y a los

demás ministros; a éstos últimos a propuesta y con acuerdo, respectivamente, del

Presidente del Consejo (Art. 122°).

b) Poder Legislativo. Reside en el Congreso, actualmente unicameral. El número de


congresistas es de ciento veinte. El Congreso se elige por un período de cinco años. Sus
funciones principales son la dación de leyes, la permanente fiscalización, la eventual
reforma de la Constitución y la aprobación del Presupuesto y la Cuenta General (Cap. IV,
Art. 102°)..

c) Poder Judicial. Está integrado por órganos jurisdiccionales que administran justicia en
nombre de la Nación, y por órganos que ejercen su gobierno y administración (Cap VII).
Los órganos jurisdiccionales son la Corte Suprema de Justicia (Art. 143°), las Cortes
Superiores, los Juzgados especializados y mixtos y los Juzgados de paz letrados y no
letrados. La Sala Plena de la Corte Suprema es el órgano máximo de deliberación del
Poder Judicial (Cap. VII, Art. 144°).

Paralelamente a estos tres poderes existen organismos autónomos, entre los cuales tenemos:

• Contraloría General de la República


• Jurado Nacional de Elecciones
• Defensoría del pueblo
• Ministerio Público

1.2.3 Proceso económico en las dos últimas décadas

En la década de los ochenta la economía peruana padeció una de las


hiperinflaciones más altas a nivel mundial, con la consiguiente reducción del poder
adquisitivo y del ingreso per cápita; el empobrecimiento de amplios sectores
poblacionales y el incremento de la deuda externa. A mediados de los ochenta el
Perú estuvo marginado del apoyo del FMI y del Banco Mundial (país inelegible),
debido al cese de pagos de la deuda externa. Desde inicios de los noventa y en
respuesta a esta situación, se aplicó un programa de ajuste macroeconómico,
apertura comercial y reformas estructurales que consideró, entre otras medidas, la
privatización de las empresas públicas, la desregulación y modificación de la
estructura administrativa del sector público y el redimensionamiento del Estado.
Estas medidas redujeron drásticamente la inflación y crearon las condiciones para
retomar la ruta del crecimiento y del desarrollo sostenido, así como una progresiva
reinserción del país en el sistema económico internacional. Este proceso entró en
crisis a finales de los noventa, debido al impacto del fenómeno del Niño en la
agricultura, la crisis financiera de Asia y la inestabilidad política resultante de la
reelección presidencial del ingeniero Alberto Fuijmori y su subsecuente renuncia.
Esto limitó el crecimiento entre los años 1998 y 2001.

En julio del 2001 el doctor Alejandro Toledo asumió la presidencia de la


república; desde entonces la economía peruana ha presentado un crecimiento lento
pero estable. Así, el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) del año 2002 fue de
4.85%, registrándose un incremento del 5.5% respecto a 1998, año en el que bajó a
valores negativos. La tasa de inflación del año 2003 fue de 2.48%, algo superior a la
del 2002, que fue de 1.10%.
La Tabla 1.1 resume algunos indicadores socioeconómicos y su evolución
entre 1993 y el 2003.

Tabla 1.1 Indicadores socio económicos y su evolución entre 1993 - 2003

1993 1995 1997 1999 2001 2003

Producto Bruto Interno 87,375 107,025 117,214 117,507 121132 130,817


Millones de NS/.
Tasa de crecimiento 4.76% 10.69% 4.67% 0.13% 1.53% 3.92%
del PBI, %
Tasa de inflación, % 39.50% 12.80% 9.15% 4.85% 3,90% 1.79%

PBI per capita 3,842.3 4,548.3 4,809.6 4,657 4,642.8 4,853.9


NS/. por hab
Fuente: Análisis estadístico, Perú en números 1993 – 2002, Revista Cuanto.

La situación social del país también se ve reflejada en la estructura del PBI. La


agricultura, que contribuía con el 23.8 % al PBI en 1950, bajó a casi la mitad, 13.4%,
hacia finales de los noventa; mientras el comercio, que en los años cincuenta
representaba el 4.1% del PBI, creció en forma importante, alcanzando el 14.4%; es
decir, tres y media veces más de lo que contribuía a mediados del siglo pasado,
siendo el pequeño comercio y el comercio informal los que más crecieron en este
sector. La pesca, que en 1952 solo contribuía con el 0.2%, creció seis y media
veces, llegando a representar el 1.3% del PBI (Gráfico 1.1).

Gráfico 1.1 Evolución de la estructura del PBI, Perú 1950 - 1996


Estructura del PBI Perú 1950 - 1996

100%
80%
60%
1996
40%
1950
20%
0%
Agricultura Manufactura Minería Pesca Comercio

La evolución de la pobreza en el Perú se resume en la tabla 1.2. En ella se


puede observar los niveles de pobreza total, definida como la situación en la que los
ingresos familiares no alcanzan a satisfacer un conjunto de necesidades mínimas
(alimentarías y no alimentarías), denominado Canasta Mínima de Consumo (CMC).
La pobreza total disminuyó de 1993 a 1998, mientras que a partir de 1999 aumentó,
debido a la crisis económica mencionada anteriormente.
Tabla 1.2: Perú: Evolución de la pobreza total, 1993 – 2001

1993 1995 1997 1998 1999 2001


Total 56,80% 45,30% 42,70% 42,40% 47,50% 49,80%
Urbana 42,40% 37,40% 29,70% 29,70% 34,70% 35,70%
Rural 90,10% 59,40% 66,30% 65,90% 71,80% 75,90%
Lima (ciudad) -- 28,30% 25,40% 24,10% 31,40% 35,70%
Fuente: Encuesta Nacional de Hogares 1995 -2001, INEI.

La pobreza extrema se define como la situación en la que la familia no cuenta


con los ingresos suficientes para adquirir una Canasta Mínima de Consumo
Alimentario (CMA) que satisfaga los requerimientos mínimos nutricionales en
términos de calorías y proteínas. La evolución de este indicador se encuentra en la
Tabla 1.3.

Tabla 1.3 Perú: Evolución de la pobreza extrema, 1993 - 2001

1993 1995 1997 1998 1999 2000


Total 28,30% 19,30% 18,20% 17,40% 18,40% 19,50%
Urbana 16,10% 8,90% 5,30% 5,20% 4,70% 5,70%
Rural 56,90% 38,40% 41,50% 40,00% 44,40% 45,20%
Fuente: Encuesta Nacional de Hogares 1995 -2001, INEI.

En cuanto al empleo, en la tabla 1.4 se observa que el nivel de desempleo se


ha mantenido casi constante durante los últimos años, mientras que el subempleo,
con cifras ya altas en 1993, ha aumentando en más del 10%.

Tabla 1.4 Perú: Evolución del empleo, 1995 - 2001

1995 1996 1997 1998 2000 2001


Tasa de empleo 92,50% 92,90% 92,50% 92,10% 92.60% 92.20%
Tasa de desempleo 7,50% 7,10% 7,50% 7,90% 7.40% 7.80%
Tasa de subempleo -- 42,60% 41,80% 44,10% 52.20% 55.70%
Fuente: Encuesta Nacional de Hogares 1995 -2001; INEI.

1.3 HISTORIA DEL PERÚ Y LOS ADULTOS MAYORES

En el Perú existen evidencias de vida humana que datan de más de 15 mil años de antigüedad. La
cultura Chavín es considerada una de las más antiguas del Perú; tuvo su origen y apogeo entre los años 1500 y
1000 a.C. Posteriormente se fueron conformando diversos grupos y pueblos que desarrollaron sus
respectivas lenguas y culturas en los espacios regionales andinos, entre los que
destacan los paracas, nazca, mochica, huari, tiahuanaco, chimú y los incas.

A mediados del siglo XII se produjo la expansión inca, alcanzando un nivel notable de unificación
político administrativa sobre la base de la conquista o anexión mediante alianzas con los diversos pueblos del
área andina, extendiendo el uso del quechua como lengua común, construyendo una extensa red de caminos y
tambos y redistribuyendo los recursos dentro de un sistema organizativo y de planificación económico social que
unificaba y tomaba en cuenta la diversidad de pueblos y culturas, así como los recursos naturales y espacios
económicos, también muy diversos

Hacia el año 1500, la organización política inca había incorporado a la


mayoría de las formaciones sociales andinas, conformando el Tahuantinsuyo, cuyos
territorios abarcaban desde el sur de la actual Colombia hasta el centro de lo que hoy
es Chile, además de Bolivia y el norte de Argentina. Esta vasta y compleja formación
económico social se constituyó teniendo como sustento un modelo teocrático de
gobierno, en el que la elite Inca se ubicaba en la cúspide del sistema y era
considerada de origen divino.
En el Incanato, la base de la organización social y económica era el ayllu, que estaba conformado por
grupos de familias con lazos de parentesco. La economía inca se basaba en el trabajo colectivo; en ella el
anciano mantenía su estatus laboral de manera permanente, desempeñando labores adecuadas a su condición
biológica. Al llegar a edades muy avanzadas, el ayllu se encargaba de su manutención. No se dispone de
información respecto a la situación del adulto mayor en otros pueblos preincas o coetáneos a los incas pero por
la estructura de poder teocrática y la base agropecuaria de la producción de la mayoría de éstos, la supervivencia
del grupo estuvo asentada tanto en la capacidad de acción de los adultos y jóvenes como en los conocimientos y
saberes de los mayores o ancianos.

En el año 1532, el conflicto por la sucesión y control del poder inca enfrentó a los incas Atahualpa y
Huáscar y a sus respectivas panacas y aliados. La balanza se había inclinado a favor de Atahualpa cuando un
grupo de españoles, liderado por Francisco Pizarro y Diego de Almagro llegó al territorio del Tahuantinsuyo. Ellos
se dirigieron al encuentro de Atahualpa en Cajamarca y viendo las condiciones propicias, lo apresaron y
posteriormente decidieron ejecutarlo, dándose inicio al proceso de conquista del Tahuantinsuyo y de otros
pueblos de América del Sur.

En la colonia se produjo una división tajante entre la sociedad de españoles y la de indios; surgiendo sectores
intermedios –mestizos, cholos– caracterizados por pugnar por diferenciarse de los indios y por asemejarse o
asimilarse a los españoles. Los negros, introducidos en América como esclavos, constituyeron una categoría
aparte de la estructura social. Su inclusión social ha significado un largo y duro proceso que se inició con el
reconocimiento de su condición humana hasta su manumisión a mediados del siglo XIX. Se configuró así, en
estas tierras, una sociedad estamental multiétnica, plurilingüe y multicultural.

En esta nueva estructura económica social valía solo el indígena apto para trabajar, dando lugar al
desamparo de los no aptos, en especial, los ancianos. Para el pago del tributo indígena se registraba como
tributario hasta los 50 años. Las epidemias traídas por los conquistadores y el sistema de explotación minera
(llamado mita o turno) elevaron la mortalidad (en especial la masculina) a niveles alarmantes; por ello, solo unos
pocos lograban alcanzar los 50 años.

Durante la colonia nacen las primeras instituciones hospitalarias; se fundan hospitales y hospicios bajo
el amparo de la religión Católica. Después se estableció la enseñanza de una medicina medieval; el ejercicio y
control de la profesión se dio a través del protomedicato.

La independencia del Perú se selló con la victoria del ejército libertador, formado y conducido por Simón
Bolívar que, bajo el mando de Antonio José de Sucre, derrotó al ejército colonial en la batalla de Ayacucho, en
1924, dando lugar a la capitulación española. No sin conflictos ni indecisiones se constituyó la república del Perú.
A Bolívar, el libertador, que había abandonado el país para crear la Gran Colombia, le sucedieron en
el poder sus oficiales, los llamados ‘mariscales de Ayacucho’, quienes se enfrentaron
en múltiples conflictos armados por el poder. Así, las primeras décadas de vida
independiente estuvieron caracterizadas por el caudillismo y el caos económico,
político y social. El país no disfruta de orden ni paz hasta 1845, año en que el
general Ramón Castilla tomó posesión de la presidencia. Castilla fue un hábil
gobernante que en los dos periodos de su mandato inició numerosas e importantes
reformas, como la abolición de la esclavitud, la construcción de vías férreas y de
instalaciones telegráficas, así como la adopción, en 1860, de una Constitución
liberal. Castilla también inició la explotación de las riquezas del país, como el guano
y los yacimientos de nitrato. En 1864, el afán por controlar estos yacimientos
desencadenó la primera guerra del Pacífico (1864-1866) entre Perú y España, país
que se había apoderado de las ricas islas guaneras de Chincha. Ecuador, Bolivia y
Chile acudieron en ayuda de Perú, derrotando a las fuerzas españolas en 1866.
Las relaciones entre el Perú y los países vecinos fueron difíciles desde el inicio de la vida republicana.
Los problemas con Chile llevaron a la Guerra del Pacífico en 1879. Tras cinco años de guerra, el Perú perdió
parte de sus territorios en el sur. El periodo de postguerra se caracterizó por una economía destruida y, en lo
político, por una pugna por el poder entre los caudillos militares derrotados por el ejército chileno. Durante 30
años el Perú estuvo gobernado por sucesivos dictadores, para luego dar paso a un sistema democrático que fue
interrumpido por intermitentes golpes de Estado, lo cual ha determinado que una constante de nuestra vida
republicana sea la alternancia entre gobiernos elegidos y dictaduras civiles o militares.

En estos periodos de la república persistió la situación de marginación de la


población de la tercera edad, se les continúo considerando una fuerza de trabajo
devaluada, con muy poca aceptación para mantenerse en el mercado laboral.
Servicios de atención a los ancianos

A mediados del siglo XIX, con el desarrollo de la medicina en el Perú bajo la influencia de la medicina
francesa, inglesa y alemana, surgió el interés por satisfacer las necesidades de atención de los ancianos,
especialmente de aquellos de sectores populares.

La Sociedad de Beneficencia de Lima, fundada en 1834 durante el gobierno del general Orbegoso con la
finalidad de brindar atención a los desvalidos, se hizo cargo de los hospicios, hospitales y cementerios. Esta
sociedad estableció varios hospicios con la función limitada de albergues como el Manrique, Castaño, Ruiz Dávila
y Corazón de Jesús, entre otros.

En 1924 fue construido el Asilo San Vicente de Paul, ex Hospicio de Incurables, hoy Hogar Geriátrico
perteneciente a la Sociedad de Beneficencia de Lima para la atención de ancianos desvalidos.

La creación del Seguro Social Obligatorio para los obreros en 1936 marcó un hito, dado que por primera
vez los trabajadores tendrían asegurada la atención médica durante su vejez, luego de la jubilación. En 1951 este
tipo de atención se extendió mediante la forma de Seguro Social. En 1973 se creó el Sistema Nacional de
Pensiones de la Seguridad Social que reemplazó a la Caja de Pensiones de la Caja Nacional del Seguro Social,
del Seguro Social del Empleado y del Fondo Especial de Jubilación de Empleados Particulares.

Las Fuerzas Armadas se sumaron a la tendencia de brindar ayuda médica especializada a los ancianos.
Así, se crearon servicios de atención geriátrica en el Hospital Militar Central en 1975; en el Hospital de las
Fuerzas Policiales, en 1982; en el Hospital Central de Aeronáutica, en 1983 y en el Hospital Naval Central, en
1985.

El 27 de agosto de 1982 fue inaugurado en el distrito del Rímac el asilo que lleva el nombre de su
benefactora, Ignacia Rodolfo viuda de Canevaro.

En 1998 se creó el servicio de Geriatría en el Hospital de la Seguridad Social Guillermo Almenara


Irigoyen (ex Obrero), mientras que en el Hospital Edgardo Rebagliati Martins (ex Empleado), también de la
seguridad social, funciona una unidad de valoración geriátrica.

Recientemente han sido creados servicios de geriatría en algunos hospitales del Ministerio de Salud,
tales como Cayetano Heredia, Arzobispo Loayza, 2 de Mayo, Sergio Bernales; sin embargo, éstos aun no están
debidamente implementados para un funcionamiento óptimo.
Inicios de la geriatría

La Geriatría como disciplina se inició en nuestro país a mediados del siglo XX. En 1953, un grupo de
médicos, interesados en esta relativamente nueva especialidad, decidieron fundar la Sociedad Peruana de
Geriatría. El primer presidente fue el Dr. Eduardo Valdivia Ponce. En 1957 esta sociedad se afilió a la Asociación
Internacional de Gerontología. Posteriormente entró en crisis debido a que sus miembros no pudieron ponerse de
acuerdo respecto a la finalidad e identidad de la institución.

A fines de los setenta, otro grupo de médicos creyó necesario formar una sociedad de la especialidad,
fundando la Sociedad de Gerontología y Geriatría del Perú en 1978. Su primer presidente fue el Dr. Miguel
LLadó. Esta sociedad, reconocida por el Colegio Médico del Perú, viene desempeñándose a través de cursos de
educación médica continua de la especialidad. Cuenta con filiales en Arequipa, Trujillo, Cusco y Piura. Su órgano
oficial es la Revista Geronto, cuyo primer número apareció en 1982.

Desde la década de los setenta se vienen desarrollando programas de formación en atención geriátrica
especializada en algunas universidades nacionales, tanto en la carrera de Medicina como en la de Enfermería.

En la ciudad de Arequipa la Universidad Nacional de San Agustín, a través del Centro Universitario de
Salud Pedro P. Díaz, creado en 1979, desarrolla, entre sus actividades, Programas del Adulto y del Adulto Mayor
y en proyección social, campañas psicológicas de Atención a Niños, Adultos y Adultos mayores. En la
Universidad Católica Santa María, el Programa de Enfermería incluye, entre sus objetivos, orientar sus acciones
al cuidado de las necesidades humanas de la mujer, del recién nacido, del niño, adolescente, adulto joven y
adulto mayor en estados agudos, crónicos y críticos

El centralismo ha determinado que la mayoría de instituciones para la atención geriátrica se encuentren


concentradas en Lima. Sin embargo, en los últimos años, la Seguridad Social ha venido desempeñando una
activa labor estableciendo servicios de atención geriátrica y centros de esparcimiento, en las principales ciudades
del país.

Por Decreto Supremo en el 2002 se aprobó el “Plan Nacional para las Personas Adultas Mayores 2002-
2006” con el objetivo de implementar acciones coordinadas entre las organizaciones gubernamentales y la
sociedad civil a fin de aumentar la participación e integración social del adulto mayor, a través del incremento en
la cobertura y calidad de los servicios de salud, la garantía de una asistencia alimenticia y nutricional y la
generación de oportunidades para una vida armónica con la familia y la comunidad. La coordinación, seguimiento
y evaluación del mencionado Plan Nacional está a cargo del Ministerio de Promoción de la Mujer y Desarrollo
Humano (MIMDES).

Además del Plan Nacional, el Ministerio de Salud considera la atención según las etapas de ciclo vital,
desarrollando normas para la atención del adulto mayor en el marco de un modelo integral de atención de la
salud.

El 26 de agosto, día del fallecimiento de Santa Teresa Jornet Ibars, cofundadora de la Orden de las
Hermanitas de los Ancianos Desamparados, ha sido instituido como el Día del Anciano Peruano.

En el campo docente y formativo, desde hace más de 10 años se ha integrado en los currículos de
pregrado el curso de geriatría en algunas universidades. También se ha establecido la especialidad de geriatría
escolarizada en el programa de residentado médico. Recientemente se han instituido programas de maestría y
gerontología en diversas universidades. En 1989, la Universidad Peruana Cayetano Heredia creó el Instituto de
Gerontología cuya misión es fomentar y realizar investigaciones en los campos de la geriatría y gerontología en el
Perú.
2. TENDENCIAS DEMOGRÁFICAS

Según el informe de la Organización Panamericana de la Salud sobre el


“Estado del envejecimiento y la salud en América Latina y el Caribe, la
situación socioeconómica de los adultos mayores”, el Perú se ubica en la
subregión Países Andinos junto con Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela,
en la que el índice de envejecimiento se duplicará en las próximas dos
décadas y el área rural seguirá siendo importante en cuanto a población adulta
mayor.

Los componentes que determinan el crecimiento, tamaño y estructura de las


poblaciones son la natalidad, la mortalidad y las migraciones. En nuestro país el
crecimiento es consecuencia principalmente de la interacción de estos dos primeros
factores demográficos. Tanto la tasa de mortalidad y la de natalidad han disminuidos
en los últimos 30 años y se espera que continúen disminuyendo hasta el 2015; a
partir de este año la mortalidad empezará a aumentar mientras que la natalidad
seguirá disminuyendo hasta una tasa de 16,48 nacimientos por cada 1000
habitantes en el 2025. Los cambios en la fecundidad en el Perú han sido notorios y
se espera que la tasa global de fecundidad disminuya hasta 2.1 hijos por mujer hacia
el 2025 (Tabla 2.1).

Tabla 2.1 Perú: Tasas de natalidad, mortalidad y fecundidad, 1970 – 2025

Tasa bruta de Tasa Global de Tasa bruta de


Año natalidad (x mil) Fecundidad mortalidad
(hijos x mujer) (x mil)
1970 42,35 6,30 14,01
1980 35,64 5,01 9,83
1985 32,49 4,36 8,31
1990 30,42 3,90 7,27
1995 27,70 3,45 6,68
2000 24,52 3,02 6,29
2005 22,18 2,72 6,07
2010 20,38 2,48 5,99
2015 18,84 2,29 6,00
2020 17,29 2,15 6,06
2025 16,48 2,10 6,36
Fuente: INEI.

Al disminuir la natalidad y la mortalidad, tal como se puede observar en la


Tabla 2.1, se da un aumento de la longevidad que se mide mediante el concepto de
esperanza de vida al nacer, la que ha aumentado de 53.47 años en 1970 a 70.4
años para el presente año 2004 (Tabla 2.2).
Tabla 2.2 Perú: Esperanza de vida al nacer, 1970 – 2025

Esperanza de vida al nacer (x años)


Año
Total Hombres Mujeres
1970 - 1975 55,52 53,88 57,25
1980 - 1985 61,55 59,46 63,75
1985 - 1990 64,37 62,08 66,77
1990 - 1995 66,74 64,40 69,20
1995 - 2000 68,32 65,91 70,85
2000 - 2005 69,82 67,34 72,42
2005 - 2010 71,23 68,68 73,90
2010 - 2015 72,53 69,93 75,27
2015 - 2020 73,75 71,08 76,55
2020 - 2025 74,87 72,14 77,73
Fuente: INEI.

La tasa de crecimiento de la población se define como la relación entre el


excedente anual de los nacimientos y las defunciones, sobre la población medida en
el periodo de observación y se expresa en porcentajes (Tabla 2.3).

Tabla 2.3 Perú: Evolución de la tasa de crecimiento natural de la población, por


100, por quinquenios, 1980 – 2025

1980 - 1985 - 1990 - 1995 - 2000 - 2005 - 2010 - 2015 - 2020 -


1985 1990 1995 2000 2005 2010 2015 2020 2025

2,41 2,19 1,85 1,7 1,5 1,4 1,31 1,19 1,04

Fuente: INEI.

Entre 1970 y el 2004, es decir en un lapso de 30 años, el grupo de 0 a 14


años se ha visto afectado por la baja de la natalidad ocurrida en el país; de 44,01%
en 1970 se redujo a 32,72% en el 2004. Los grupos de 50 a 60 años y 60 años a
más aumentaron su participación debido fundamentalmente a la mayor sobrevivencia
y, por lo tanto, al incremento en los años de esperanza de vida. Las proyecciones al
año 2025 indican que la población de mujeres mayores de 60 años alcanzará el
13,7% y la de hombres, el 11,53% (Tabla 2.4).
Tabla 2. 4 Perú: Estructura de la población según edad y sexo, 1970 – 2025 (%)

1970 1990 2004 2025


Total
13’192,677 21’753,328 27’546,574 35’725,458
0 - 14 años 5’805,842 8’313,015 9’013,296 8’606,711
% 44.01 38.21 32.72 24.09
15 - 50 años 5’927,997 10’815,052 1’4531,002 19’030,660
% 44.93 49.72 52.75 53.27
50 - 60 años 727,904 1’307,885 1’923,141 3’659,460
% 5.52 6.01 6.98 10.24
60 + 730,934 1’317,376 2’079,135 4’428,627
% 5.54 6.06 7.55 12.40
Varones
Total 6’648,691 10’944,495 13’852,228 17’879,352
0 - 14 años 2’949,225 4’222,387 4’585,173 4’391,704
% 44.36 38.58 33.10 24.56
15 - 49 años 2’998,457 5’458,566 7’330,314 9’615,530
% 45.10 49.88 52.92 53.78
50 - 59 años 358,957 647,925 955,095 1’811,267
% 5.40 5.92 6.89 10.13
60 + 342,052 615,617 981,646 2’060,851
% 5.14 5.62 7.09 11.53
Mujeres
Total 6’543,986 10’808,833 13’694,346 17’846,106
0 - 14 años 2’856,617 4’090,628 4’428,123 4’215,007
% 43.65 37.84 32.34 23.62
15 - 49 años 2’929,540 5’356,486 7’200,688 9’415,130
% 44.77 49.56 52.58 52.76
50 - 59 años 368,947 659,960 968,046 1’848,193
% 5.64 6.11 7.07 10.35
60 + 388,882 701,759 1’097,489 2’367,776
% 5.94 6.49 8.01 13.27
Fuente: INEI.

Si se analizan los cambios dentro de los grupos de edad de los adultos mayores de
50 años, se puede observar que del 1970 al 2025, el grupo de mayores de 75 años
muestra un aumento sostenido dentro del grupo de adultos mayores (Tabla 2.5).
Tabla 2.5 Perú: Estructura de la población mayor de 50 años según grupos
quinquenales de edad, 1970 - 2025

1970 1990 2000 2010 2025

50 - 54 años 26,79% 27,18% 26,38% 26,68% 24,39%


55 - 59 años 23,11% 22,64% 21,27% 21,66% 20,86%
60 - 64 años 18,78% 17,61% 17,60% 16,78% 17,51%
65 - 69 años 13,71% 13,07% 13,76% 12,78% 13,60%
70 - 74 años 9,64% 9,20% 9,65% 9,66% 10,08%
75 - 79 años 5,32% 6,09% 6,14% 6,61% 6,78%
80 años o + 2,65% 4,21% 5,20% 5,83% 6,78%
100,00% 100,00% 100,00% 100,00% 100,00%
Fuente: INEI.

El gráfico 2.1 muestra la distribución porcentual actual de la población mayor de 50

años.

Gráfico 2.1. Perú: Estructura de la población mayor de 50 años por grupos


décadas de edad, 2004

5,43% 50 - 59 años
16,18%
48.05% 60 - 69 años

70 - 69 años
30,34% 80 años o +

Fuente: INEI.

Derivado de las diferenciales de expectativas de vida por sexo, al analizar los

cambios que experimentará la estructura de los mayores de 50 años entre 1970 y

2025 por sexo, resulta que las mujeres mayores de 80 años aumentarán su

participación en este grupo, de 2.93% a 7.68% del total, mientras que los hombres

aumentarán en menor proporción, de 2.34% a 5.79% (Tabla 2.6).


Tabla 2.6 Perú: Estructura de la población mayor de 50 años por sexo según
grupos quinquenales de edad, 1970 – 2025 (%)

1970 1990 2000 2010 2025


Hombres
50 - 54 años 27.65 28.11 27.38 27.47 25.34
55 - 59 años 23.56 23.18 21.69 22.14 21.45
60 - 64 años 18.83 17.74 17.45 17.00 17.78
65 - 69 años 13.45 12.89 13.58 12.74 13.53
70 - 74 años 9.21 8.83 9.47 9.41 9.77
75 - 79 años 4.96 5.63 5.84 6.18 6.34
80 años o + 2.34 3.62 4.60 5.05 5.79
Total 100.00 100.00 100.00 100.00 100.00
Mujeres
50 - 54 años 25.98 26.32 25.63 25.94 23.52
55 - 59 años 22.70 22.14 20.81 21.22 20.32
60 - 64 años 18.75 17.50 17.40 16.58 17.25
65 - 69 años 13.95 13.23 13.84 12.82 13.67
70 - 74 años 10.03 9.55 9.93 9.89 10.36
75 - 79 años 5.66 6.51 6.51 6.99 7.20
80 años o + 2.93 4.75 5.88 6.56 7.68
Total 100.00 100.00 100.00 100.00 100.00
Fuente: INEI.

Por último, analicemos el componente migración en la estructura poblacional.


Durante las últimas cinco décadas la sociedad peruana ha estado marcada por una
clara tendencia a la urbanización, expresada en la redistribución poblacional en el
territorio. Los flujos migratorios se evidencian, primero, a través de un acelerado
crecimiento de la población de las áreas urbanas, así como de un lento crecimiento y
una pérdida relativa de población de las áreas rurales. Los cambios en la
composición de la población peruana entre 1940 y 1993 son significativos. De una
población mayoritariamente rural en 1940 (65%) se pasó a una población
predominantemente urbana en 1972 (60%), aumentando su participación en 1993 a
70% y según estimaciones, en el 2004 será de 72.48%.

En consecuencia, la población urbana ha crecido más rápidamente y a


expensas de la disminución de la población rural. Así, las tasas de crecimiento de la
primera en los periodos 1940-61 y 1981-93 fueron de 3.7% y 2.8% respectivamente;
mientras que la rural, en los mismos períodos, creció en un promedio de 1.3% y
0.9%, respectivamente. Se aprecia en el último período un descenso relativo de la
velocidad de la urbanización. De 1940 a 1993 la población urbana creció 6 veces, la
población nacional casi 3 veces y la rural apenas en 0.6.

La evolución de la estructura de la población mayor de 50 años, tanto en el


ámbito rural como en el urbano, se puede apreciar en la tabla 2.7. En ella se observa
que si bien para 1970 a medida que la población envejecía ésta se hacía más
prevalente en el ámbito rural, esta tendencia empieza a cambiar en los noventas,
para invertirse totalmente a inicios de este siglo y proyectándose que continúe así
hasta el 2025.

Tabla 2.7 Perú: Estructura de la población mayor de 50 años


Urbano vs. Rural, 1970 - 2025

1970 1990
Urbana % Rural % Urbana % Rural %
Total 7’659,211 58.06 5´’533,466 41.94 14’955,100 68.75 6’798,228 31.25
50 a 59 años 408,187 56.08 319,717 43.92 896,465 68.54 411,420 31.46
60 a 69 años 260,479 54.95 213,584 45.05 540,693 67.13 264759 32.87
70 a 79 años 117,683 53.92 100,589 46.08 269,405 67.10 132,097 32.90
80 años a más 20,440 52.95 18,159 47.05 76,242 69.04 34,190 30.96

2004 2025
Urbana % Rural % Urbana % Rural %
Total 19’966,180 72.48 7’580,394 27.52 26’838,213 75.12 8’887,245 24.88
50 a 59 años 1’486,059 77.27 437,082 22.73 2’939,151 80.32 720,309 19.68
60 a 69 años 904,713 74.50 309,680 25.50 2’059,905 81.86 456,399 18.14
70 a 79 años 480,071 74.15 167,322 25.85 1’112,086 81.52 252,040 18.48
80 años a más 17,3572 79.86 43,777 20.14 449,683 82.03 98,514 17.97
Fuente: INEI.

En la Tabla 2.8 se presenta la distribución departamental (regional) de la


población peruana y el porcentaje de mayores de 60 años en cada uno de los
departamentos.
Tabla 2.8 Perú: Población total de adultos mayores de 60 años,
según regiones, 2004

Total pob % de pob de Distribución de


Población
Departamento de 60 años 60 años o más población
total
o+ x dep. Adulta mayor
Amazonas 436,073 24,637 5.65% 1.18%
Ancash 1,139,083 93,966 8.25% 4.52%
Apurímac 478,315 31,114 6.50% 1.50%
Arequipa 1’126,636 96,021 8.52% 4.62%
Ayacucho 571,563 41,017 7.18% 1.97%
Cajamarca 1’532,878 95,086 6.20% 4.57%
Callao 811,874 74,207 9.14% 3.57%
Cusco 1’237,802 82,620 6.67% 3.97%
Huancavelica 459,988 27,513 5.98% 1.32%
Huánuco 833,640 48,541 5.82% 2.33%
Ica 709,556 57,539 8.11% 2.77%
Junín 1’274,781 89,590 7.03% 4.31%
La Libertad 1’550,796 123,938 7.99% 5.96%
Lambayeque 1’141,228 86,545 7.58% 4.16%
Lima 8’011,820 739,089 9.22% 35.55%
Loreto 931,444 44,137 4.74% 2.12%
Madre de Dios 104,891 3,213 3.06% 0.15%
Moquegua 163,757 12,933 7.90% 0.62%
Pasco 277,475 14,780 5.33% 0.71%
Piura 1’685,972 108,437 6.43% 5.22%
Puno 1’297,103 93,697 7.22% 4.51%
San Martín 777,694 39,864 5.13% 1.92%
Tacna 309,765 18,495 5.97% 0.89%
Tumbes 211,089 11,112 5.26% 0.53%
Ucayali 464,399 21,045 4.53% 1.01%
Total 2’7546,574 2’079,135 7.55% 100.00%
Fuente: INEI.

Se puede observar, en la tabla anterior, que los departamentos con mayor


proporción de población adulta mayor se ubican en la costa, donde también se
encuentran los más grandes centros urbanos del país, que son los que ofrecen
mayores opciones laborales y facilidades de acceso a servicios de educación,
cultura, salud y recreación, pero en los que, a su vez, se generan mayores conflictos
de ordenamiento y convivencia, sobretodo en la ciudad de Lima. Por último, cabe
señalar que el desarrollo regional desigual conduce a conflictos políticos, sociales y
económicos por concentrar los recursos financieros en unas pocas regiones.
3. CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LA POBLACIÓN DE 50 AÑOS O
MÁS

Según el programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) los


indicadores de calidad de vida en Perú se encuentran dentro del promedio de
América Latina; es decir, por debajo de los países desarrollados. Según el índice de
desarrollo humano, que se mide en tres dimensiones básicas (esperanza de vida,
nivel educacional e ingreso per capita), el Perú es un país de desarrollo intermedio
en el mundo, situándose en el 13avo lugar en el contexto latinoamericano y 82 a
nivel mundial.

3.1 TRABAJO

3.1.1 Tasas de ocupación, desocupación e inactividad

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO 99), la población


mayor de 60 años económicamente activa representa, en la zona urbana, el 37.46%;
de ésta, el 62.54% se mantienen fuera de la PEA. Al analizar la distribución de la
PEA por sexos encontramos que el 52.07% de los varones y el 24.41% de las
mujeres declararon mantenerse activos. Esta menor presencia femenina debe
interpretarse en función de factores sociales imperantes en décadas atrás, en las
que se incidía en la importancia de la presencia femenina en el hogar, al mismo
tiempo que se restringía su participación en las actividades productivas.

Tabla 3.1 Perú: Población de 60 y más años, por sexo, condición de actividad,
área urbana, nivel nacional (1999)

Actividad Total Hombres Mujeres


Población 1,185,126 559,348 625,778
PEA 444,004 37.46% 291,267 52,07% 152,738 24,41%
Ocupada 425,193 95.76% 273,574 93,93% 151,62 99,27%
Desocupada 18,811 4.24% 17,693 6,07% 1,118 0,73%
NO PEA 741,122 62.54% 268,081 47,93% 473,04 75,59%
Fuente: ENAHO 1999, III Trimestre, INEI.

3.1.2 Subempleo y desempleo

De acuerdo con la ENAHO de 1999, en el Perú urbano el 44,7% de la


población de 55 y más años se encontraba subempleada. Tenemos así que este
grupo etáreo presentaba una tasa de subempleo mayor a la del total de la población,
que era de 43,4% y era el segundo grupo más subempleado después del de 14 a 24
años (Tabla 3.2).
Tabla 3.2 Perú urbano, subempleo por grupos de edad: 1999

Tasa de
Edad
subempleo
Total 43,40%
14 a 24 años 52,50%
24 a 44 años 39,50%
45 a 54 años 39,10%
55 y mas años 44,70%
Fuente: INEI.

En el Perú, si bien el desempleo ha aumentado en todos los grupos etáreos, en la

población adulta mayor esto puede deberse a aspectos que se relacionan con la oferta laboral –

problemas de salud, falta de calificación– o con la demanda laboral –falta de oportunidades,

discriminación por edades. La población desempleada de esta edad probablemente esté

buscando empleo con el objetivo de subsistir, sobre todo si no cuenta con una pensión de la

seguridad social, activos propios o apoyo familiar.

Para analizar la evolución del desempleo, dada las limitaciones de

información, es inevitable centrarse en Lima metropolitana. En 1990 el desempleo

sólo afectaba al 3.1% de la PEA de 65 y más años; en 1993 alcanzó el nivel más

alto, 9.9%; en 1997 disminuyó ligeramente, habiéndose estabilizado en 8.84%. Este

grupo etareo constituye así el grupo de edad con mayor tasa de desempleo, luego

de la población joven.
Lima metropolitana: Evolución de la tasa de
desempleo, según grupo de edad 1986-1997
14-19
20-34
35-49
50-65 20.2 19.42
20.0 65-+
13.1
13.0 11.6 11.1
9.8 9.2 9.9 9.76
9.0 8.84
10.0 7.3 8.1 8.0 6.64
6.1 6.16
2.9 5.1
3.4 3.8
2.5 2.6 3.1

0.0
1986 1990 1993 1995 1997
Fuente: Encuesta Nacional de Hogares de 1997, INEI.

Analizando las diferencias por género, se observa que contrariamente a lo que


ocurre en otros grupos de edad, en los varones se presentan las mayores tasas de
desempleo. Así, a nivel nacional en 1997 el 7.6% de la población masculina de 55 y
más años y el 4.3% de la población femenina se encontraban desempleados; es
decir, que los varones de este grupo de edad presentaban la tasa de desempleo más
alta, luego de los jóvenes entre 14 y 24 años.

El mayor porcentaje de varones de 65 y más años, desempleado y buscando


empleo puede deberse a que las mujeres de este grupo etáreo estén dedicadas a
tareas del hogar o brindando apoyo familiar a los hijos y no se encuentren buscando
activamente un empleo.

Entre los trabajadores hombres mayores de 50 años se observa incrementos


marcados en la tasa de desempleo, habiendo aumentado de un promedio de 3%
para el período 1986 -1990 a 7.7% para el período 1994 -1997.

En la tabla 3.3 se presentan estadísticas más recientes (2002) de las


características de la PEA a nivel de Lima metropolitana que confirman la tendencia a
una mayor tasa de desempleo en los hombres adultos mayores (10.10%), respecto a
las mujeres (8.01%), en el grupo etáreo 55 años a más.

Tabla 3.3 PEA en Lima metropolitana: Niveles de empleo, subempleo y desempleo,


2002

Desempleo Subempleo Empleo adecuado


PEA total 9,72% 41,91% 48,37%
Varones
14 a 24 años 14,63% 50,58% 34,79%
25 a 44 años 5,76% 34,94% 59,30%
45 a 54 años 6,55% 31,91% 61,54%
55 a más años 10,10% 34,43% 55,47%
Mujeres
14 a 24 años 18,05% 51,03% 30,92%
25 a 44 años 10,76% 44,61% 44,63%
45 a 54 años 7,03% 46,09% 46,88%
55 a más años 8,01% 59,79% 32,20%
Fuente: ENAHO 2002, INEI.

3.1.3 Características de la inserción laboral del adulto mayor, categorías de


ocupación y lugar de trabajo

En 1996, en la mayoría de categorías ocupacionales predominaban las


edades de 25 a 44 años, llegando esta participación a ser significativa entre los
empleados y trabajadores independientes. Los adultos mayores de 55 años
representaban el 10.5% de la PEA ocupada urbana teniendo una participación
más significativa en los grupos de trabajadores independientes y empleados o
patronos (Tabla 3.4).
Tabla 3.4 Perú: Distribución porcentual de la población ocupada Urbana de 14 años
y más por grupos de edad, según categoría ocupacional, 1996

Categoría Grupos de edad (por años)


Total
ocupacional 14 a 24 25 a 44 45 a 54 55 y más
Obrero 34.0 46.0 12.7 7.3 100
Empleado 22.5 59.5 12.8 5.2 100
Trabajador Independiente 11.0 52.1 20.2 16.7 100
- Profesional 12.8 49.2 21.7 16.3 100
- No profesional 11.0 52.2 20.1 16.7 100
Empleado o patrono 5.7 54.7 21.7 17.9 100
Trab. familiar no remunerado 50.3 32.2 9.2 8.3 100
Trabajador del Hogar 55.8 31.6 7.8 4.8 100
Otros 55.3 27.6 12.9 4.2 100
Total 23.4 50.8 15.3 10.5 100
Fuente: ENAHO 1996, INEI.

Y dentro del mismo grupo de adultos mayores de 55 años, la mayor parte


de éstos se encuentra en el grupo ocupacional Trabajador independiente, No
profesional (Tabla 3.5).

Tabla 3.5 Perú: Distribución porcentual de la población ocupada urbana de 55 años y


más, según categoría ocupacional, 1996

Categoría Población de
ocupacional 55 y más (%)
Obrero 13.7
Empleado 14.1
Trabajador independiente 54.3
- Profesional 1.6
- No profesional 52.7
Empleado o patrono 9.7
Trab. familiar no remunerado 5.6
Trabajador del Hogar 1.8
Otros 0.1
NEP 0.7
Total 100.0
Fuente: ENAHO 1996, INEI.

En 1996, en el grupo etáreo 55 años y más alcanzó el mayor porcentaje


de participación se dio en la categoría Labores agrícolas (26.4%) (Tabla 3.6).
Tabla 3.6 Perú: Distribución porcentual de la población ocupada urbana de 14 años y
más por grupos de edad, según lugar de trabajo, 1996

Grupos de edad (por años)


Lugar de trabajo Total
14 a 24 25 a 44 45 a 54 55 y más
Local comercial o Taller 26.5 53.7 13.6 6.2 100
Su vivienda 15.9 47.9 18.4 17.8 100
En la calle lugar fijo 21.3 52.8 15.9 10.0 100
En la calle lugar móvil 22.9 53.0 14.1 10.0 100
Vehículo de transporte 22.1 53.0 14.9 10.0 100
La casa de sus clientes 17.0 54.1 16.2 12.7 100
Puesto de mercado 22.1 48.5 14.7 14.7 100
Labores agrícolas 18.4 37.9 17.3 26.4 100
Otros 30.3 43.3 17.9 8.5 100
Total 22.9 51.4 15.1 10.6 100
Fuente: ENAHO 1996, INEI.

En lo que respecta a la participación del grupo de 55 años según lugares


de trabajo observamos que la mayoría trabaja en locales comerciales o talleres,
en su vivienda y en el campo (Tabla 3.7).

Tabla 3.7 Perú: Distribución porcentual de la población ocupada urbana de 55 años y


más por grupos de edad, según lugar de trabajo, 1996

Categoría ocupacional Población de


según lugar de trabajo 55 y más
Local comercial o Taller 26.9
Su vivienda 25.6
En la calle lugar fijo 6.1
En la calle lugar móvil 8.4
Vehículo de transporte 6.6
La casa de sus clientes 6.3
Puesto de mercado 4.2
Labores agrícolas 14.3
Otros 1.6
Total 100.0
Fuente: ENAHO 1996, INEI.

3.1.4 Características de la Población No PEA

Se considera población económicamente inactiva a aquella que no está


trabajando o no busca empleo activamente. Las razones para esta “inactividad” son
múltiples, pero las más importantes son: esperando el inicio de un trabajo,
quehaceres del hogar, ser jubilado o rentista, estar enfermo o incapacitado.

En la ciudad de Lima, en el 2002, se encuentra que las principales causas de


inactividad son los quehaceres del hogar y ser jubilado o rentista, siendo la primera
de gran importancia para el grupo de mujeres y la segunda un poco más importante
para el grupo de varones. Por último, si bien la enfermedad o la incapacidad no son
las causas más importantes de inactividad, este grupo etáreo es el que más las
padece en comparación con otros grupos (Tabla 3.8).

Tabla 3.8 Lima metropolitana: Distribución de la población económicamente


inactiva de 55 y más años, 2002

% Total Total Varones Mujeres


Esperando inicio de trabajo 0,76 4,318 77,86% 22,14%
Quehaceres del hogar 46,33 263,335 8,42% 91,58%
Jubilado o rentista 39,57 224,913 57,52% 42,48%
Enfermo o incapacitado 12,14 68,981 42,29% 57,71%
Otro 1,20 6,826 73,33% 26,67%
Fuente: ENAHO 2002, INEI.

La participación de la población mayor de 60 años en la actividad laboral es


limitada debido a las escasas posibilidades con que cuenta para mantenerse activa
en el ámbito laboral, sobre todo si tenemos en cuenta que a partir de los 65 años son
presionados para dejar el estatus laboral que ostentan, para pasar a engrosar las
filas de los jubilados.

Esta situación puede generar, dentro de este grupo, estados de ansiedad,


frustraciones y retraimiento del medio social, factores que inciden directamente en el
deterioro de su salud.

Por otro lado, el mantenerse sujeto a una pensión fija, que en la mayoría
de casos es insuficiente, ejerce presión dentro de este grupo para que se
intente la reinserción dentro de la actividad laboral, siendo en el mejor de los
casos, la perspectiva más viable de mantenerse activos después de trasponer
la edad de retiro.

3.2 INGRESO

3.2.1 Ingreso laboral mensual de la población Adulta mayor

Dada la escasa información existente sobre ingresos económicos en el país,


por las limitaciones de información mencionadas, debemos restringir el análisis a
Lima metropolitana. Durante el período 1986 - 1992, el ingreso mensual de la
población de 65 y más años de la ciudad de Lima fue menor al percibido por los
grupos de población entre los 35 y 64 años, tal como se observa en la Tabla 3.9. En
el período 1997 – 1998, el ingreso de la población de 65 años o más es mayor solo
al del grupo de edad 14 a 18 años.
Tabla 3.9 Lima metropolitana: Ingreso mensual según grupos de edad
(en soles de junio de 1994)

Edad 1986-1989 1992 1997 1998


14 a 18 años 225.50 211.77 193.05 191.55
19 a 34 años 580.03 406.65 514.02 564.97
35 a 49 años 842.81 573.38 663.41 802.52
50 a 65 años 909.30 568.81 657.38 682.46
65 años o más 621.11 469.28 340.50 300.91
Promedio total 686.91 475.07 557.32 640.24
Elaboración propia en base a las Encuestas de Hogares del Ministerio de
Trabajo y del INEI.

Puede observarse que el grupo de 65 y más años durante todo este período
percibe ingresos por debajo del promedio, aumentando la diferencia notablemente a
partir de 1997, período en el que junto con el grupo de los más jóvenes (14 a 18
años) experimentaron la mayor reducción en relación al promedio total. Asimismo, el
grupo de 50 a 65 años, de haber sido el primero en términos de ingresos percibidos,
ocupa el segundo lugar a partir de 1992.

Información más reciente, proveniente de la Encuesta Nacional de Hogares


(ENAHO 2002), muestra que la población ocupada mayor de 55 años de Lima
metropolitana percibe mayores ingresos que la de 14 a 24 años y que la de 25 a 44
años. Este patrón se repite en algunas ciudades costeras y en otras no; así, en Ica la
población de 55 años a más es el grupo etáreo que percibe los más altos ingresos,
mientras que en Tacna solo supera a la población entre 14 a 24 años; éste último
patrón se asemeja al presentado en las ciudades de la sierra y de la selva (Tabla
3.10).

Tabla 3.10 Lima metropolitana y otras ciudades: Ingreso laboral mensual según
grupo de edad, 2002 (en soles del 2002)

Costa Sierra Selva


Lima Ica Tacna Ayacucho Huánuco Huaraz Tarapoto
14 a 24 años 495,65 358,71 408,51 338,18 271,09 263,66 341,97
25 a 44 años 985,33 674,27 639,99 681,77 649,36 714,00 717,79
45 a 54 años 1 353,91 856,42 608,07 746,87 716,81 743,00 867,79
55 años a más 1 157,93 874,70 462,79 497,18 577,00 470,00 512,44
Elaboración propia en base a las Encuestas de Hogares del Ministerio de Trabajo y el INEI.

En general en Lima metropolitana los varones perciben más ingresos que las
mujeres en todos los grupos etáreos. La diferencia es mínima en el grupo de 14 a 24
años y aumenta progresivamente con la edad, observándose que en el grupo de 55
años a más los varones casi triplican los ingresos de las mujeres. En otras ciudades
la diferencia de ingresos en el grupo de 55 años o más es similar o menor a la
hallada en Lima, pero siempre favoreciendo al grupo de los varones (Tabla 3.11).
Tabla 3.11 Lima metropolitana: Ingreso laboral
mensual según grupo de edad y sexo, 2002 (en
soles del 2002)

Varones Mujeres
14 a 24 años 497,5 493,3
25 a 44 años 1,159,8 756,5
45 a 54 años 1,716,6 868,6
55 años a más 1,482,6 508,5
Fuente: ENAHO octubre 2002, INEI.

Aunque un alto porcentaje de los adultos mayores cuentan con familiares,


principalmente hijos que pueden, en la mayoría de casos, brindarles apoyo y
respaldo económico, una de las principales preocupaciones de las personas
que han pasado la primera mitad de su existencia es asegurarse algún tipo de
ingreso que les permita mantenerse en su vejez.

Sin embargo, el respaldo de un pequeño capital, la vivienda propia, la


inversión realizada en la educación de los hijos que se traduce luego como
ayuda familiar, no siempre logran atenuar las carencias que pueden padecer
las personas adultas mayores.

3.2.2 Pensiones y jubilación

Envejecer en el Perú generalmente significa deterioro económico debido


a que las pensiones no han aumentado a la par que la inflación. En
consecuencia, el jubilado no puede vivir exclusivamente de su pensión. Lo
más frecuente es que la persona adulta mayor deba recurrir al apoyo de
familiares cercanos, pero, como es de suponer, esa ayuda no puede ser
constante, en un contexto en el que las remuneraciones son bajas y el
desempleo y la pobreza afectan a la mayor parte de la población.

Por otro lado, el mercado laboral casi no acepta la participación de la


población de 60 años y más, siendo mucho menos receptivo respecto a la
población femenina adulta.

Las pensiones de jubilación constituyen uno de los principales medios


de asegurar un ingreso. Sin embargo, las políticas sociales orientadas a
masificar los beneficios de la jubilación, sin contar con el sustento necesario a
través de los adultos productivos, determinaron el desequilibrio y la
sobrecarga en los sistemas de pensiones, contribuyendo de esta manera a que
las personas adultas mayores se constituyeran en uno de los sectores más
pobres de la población del país.
En la actualidad el Perú se encuentra en una etapa de transición de un sistema
de distribución administrado por el Estado a un sistema de capitalización individual
administrado por la empresa privada (AFP). El número de pensionistas fuera de la
PEA aumentó de 67,700 en 1972 a 97,599 en 1981 y a 312,000 en 1993,
concentrándose en Lima aproximadamente la mitad de estas personas.

Asimismo, es necesario considerar que en 1995 se dispuso un significativo


aumento en la edad mínima de jubilación; la edad de jubilación en las mujeres se
incrementó en diez años, de 55 a 65 años, y en los hombres, de 60 a 65 años,
ocasionando la desaceleración en el incremento de pensionistas ocupados.

En cuanto a la afiliación del adulto mayor de 65 años (beneficiario de pensión por


jubilación) a un sistema de pensiones, se observa que en el año 2002 el 41.66% de
la población adulta mayor estaba afiliada a un sistema de pensiones; el 97% al
Sistema Nacional de Pensiones (SNP) y el resto a un seguro privado de pensiones
(Tabla 3.12).

Tabla 3.12 Perú: Población adulta mayor de 65 años, según condición de


afiliación a un sistema de pensiones, 2002

Condición de afiliación 2002


No afiliado 58.33%
Afiliado 41.67%
- Sistema Nacional de Pensiones 97.72%
- Seguro privado de pensiones 2.28%
Fuentes: INEI y ONP.

A. Sistema Nacional de Pensiones

En la Tabla 3.13 se puede observar el número de pensionistas afiliados al


sistema Nacional de Pensiones y a otras entidades cuya población pensionista está
bajo la administración de la Oficina de Normalización Previsional (sistema estatal
ONP).

Tabla 3.13 Población pensionista bajo la administración de la Oficina de


Normalización Previsional según fondos, 2002

Fondo Nro. de pensionistas


Sistema Nacional de Pensiones - SNP 383,737
Ministerio de Educación - MINEDU 145,044
Seguro por Accidentes de Trabajo de los Obreros 11,964
Fondo de Derechos Adquiridos - FODASA 2,460
Empresa de Electricidad de Lima - ELECTROLIMA 1,125
Otros 1,987
Total 546,317
Fuente: Oficina de Normalización Previsional (ONP).

En el grupo de pensionistas existen fuertes diferencias entre varones y mujeres,


registrándose en Lima, en el año 2002, un 30.2% de varones mayores de 65 años
jubilados o rentistas, mientras que solo el 19.38% de mujeres de este grupo etáreo
percibía este tipo de renta.

En la Tabla 3.14 se presentan los ingresos por jubilación. La suma percibida


varía de acuerdo al decreto legislativo al que se acoge el pensionista. Actualmente
los ingresos por jubilación están determinados por los Decretos Ley 19990 y 20530
(cédula viva). Este último ya no se encuentra en vigencia para nuevos asegurados y
se está evaluando su reestructuración.

Tabla 3.14 Perú: Ingresos por jubilación de la Población de 60 años, 2003

Promedio de ingresos en soles (según ley)


Departamento
D.L 19990 D.L 20530
Amazonas 411.90 896.08
Ancash 466.16 78.93
Apurímac 474.50 1006.30
Arequipa 585.76 1191.27
Ayacucho 447.09 385.55
Cajamarca 423.14 904.53
Callao 549.85 527.36
Cusco 419.09 No Dete.
Huancavelica 485.19 1014.75
Huánuco 502.29 773.19
Ica 556.76 529.10
Junín 565.90 793.70
La Libertad 524.72 649.67
Lambayeque 501.57 859.77
Lima 422.44 345.49
Loreto 394.45 No Dete.
Madre de Dios 625.72 141.96
Moquegua 624.01 No Dete.
Pasco 423.40 548.33
Piura 534.05 No Dete.
Puno 456.29 683.83
San Martín 404.97 521.68
Tacna 548.98 529.70
Tumbes 412.83 1021.79
Ucayali 426.80 843.35
Fuente: ONP al año 2003.

B. Sistema privado de pensiones

Alternativamente al sistema estatal existen modelos privados de atención y seguridad

social bajo la forma de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Estos sistemas, más

flexibles, se aplican en otros países. En nuestro país el sistema privado de pensiones se

institucionalizó en 1995. Actualmente funcionan cuatro AFP: HORIZONTE, PROFUTURO,

INTEGRA Y UNION VIDA, con un total de 2’551,503 trabajadores afiliados en el 2001. En

la Tabla 3.15 se presenta el número de afiliados mayores de 50 años.

Tabla 3.15 Afiliación al Sistema Privado de Pensiones por AFP,

según grupo de edad al 31 de diciembre del 2002

Grupo de edad
Número de afiliados
en AFP
De 50 a 65 años 253,138
Más de 65 11,567
Total 264,705
Fuente: Superintendencia de Administradoras
Privadas de Fondos de Pensiones.

3.2.3 Niveles de pobreza

Según la ENAHO, en el 2001 la población en situación de pobreza alcanzó el


49.8% de la población total del país y en pobreza extrema vivía el 19.5%. Del total de
Adultos mayores, los pobres constituyen el 41.7%, algo inferior al promedio nacional;
sin embargo, sigue siendo una cifra elevada (Tabla 3.16).

Tabla 3.16 Perú: Población de 60 y más años según condición de pobreza, 2001
Total Pobres No
Pobres Extremos No extremos Pobres
Total nacional 49.80% 19.50% 30.30% 50.20%
Adultos mayores 41.70% 17.50% 24.20% 58.30%
60 a 69 años 41.66% 17.58% 24.08% 58.34%
70 a 79 años 41.50% 16.74% 24.76% 58.50%
80 años a más 42.50% 19.30% 23.20% 57.50%
Fuente: Condición de vida en el Perú evolución, ENAHO 1997 – 2001, INEI.

3.3 GRADO DE INSTRUCCIÓN

3.3.1 Analfabetismo por edad y área de residencia

Según la Encuesta Nacional de Hogares del 2001, la tasa de analfabetismo a


nivel nacional es de 12.1%. La distribución por edades muestra que son las personas
de 60 y más años las que presentan la mayor tasa de analfabetismo, 35.4%; el
29.3% de analfabetos son hombres y el 70.7% son mujeres, encontrándose la
mayoría en el ámbito rural (57.9%).

Por otro lado, según el censo de 1993 los departamentos de Apurímac


(73,9%), Ayacucho (69,2%), Cusco (61,3%), Huancavelica (68,9%), Puno (63,9%),
Pasco (52,8), Cajamarca (56,6%) y Huánuco (52,5%) presentan las más altas tasas
de analfabetismo, concentrando el 46,6% del total de analfabetos mayores de 60
años. Los departamentos mencionados se caracterizan por el alto porcentaje de
población rural e indígena campesina que, con excepción de Cajamarca, en su
mayoría son hablantes de lenguas originarias (quechua, aimara o alguna lengua
amazónica) monolingües o con algún grado de bilingüismo lengua nativa –
castellano.

3.3.2 Promedio de años de estudio

El promedio de años de estudio alcanzado por la población de 60 años y más,


según datos de la ENAHO 2001, es de 4,0 años, muy por debajo del promedio
nacional que alcanza los 7,7 años; siendo el promedio de años de estudios superior
en el área urbana que en la rural (5,3 vs.1,3). Por otro lado, la población masculina
alcanzó 4,9 años promedio de estudios frente a la población femenina que sólo
logró, en promedio, 3,2 años.
3.3.3 Nivel de instrucción alcanzado

En la Tabla 3.17 se muestra el nivel de instrucción alcanzado según


proyecciones al 2003.

Tabla 3.17 Perú: Población de 60 años y más por nivel de educación alcanzado,
2003

Nivel de educación N° %
Sin acceso a la educación formal 705,438 34.99
Inicial 9,073 0.45
Primaria 861,486 42.73
Secundaria 266,933 13.24
Superior no universitaria 49,193 2.44
Superior universitaria 90,322 4.48
No especificado 33,669 1.67
Total 2’016,114 100.00
Fuente: INEI.

Hacia 1999, el 15.9% de los varones de 60 años y más tuvieron acceso a la


educación superior universitaria, mientras que las mujeres en este mismo grupo
etáreo, el porcentaje fue de 5.2%. Es evidente que la inequidad de género ha
determinado el acceso diferenciado de hombres y mujeres a la educación superior y,
como consecuencia de ello, también existe un desbalance según género en la
participación en el mercado y en la toma de decisiones.

3.4 VIVIENDA Y CONFORT

En 1997, a nivel nacional, el 87.7% de personas de 60 y más años habitaba en una

vivienda propia y el 10% tenía propiedades adicionales a la vivienda que habitaba. En el área

rural del país, el 92.2% tenía vivienda propia y el 76.3%, propiedades agrícolas. Aunque gran

parte de esta población contara con la seguridad de tener una vivienda donde habitar, se tiene

evidencia de situaciones en que otros miembros de la familia hacen uso de la propiedad de los

padres o abuelos, llegándose en algunos casos a situaciones de abuso por parte de los

familiares.

Por otro lado, las viviendas de los adultos mayores presentan, por lo general,

una situación precaria. Según la ENAHO 1998, sólo el 48% de las viviendas

habitadas por este grupo poblacional dispone de servicios higiénicos con red pública;
el 25% de estas viviendas no dispone de agua potable y el 33% no cuenta con

electricidad.

Asimismo, el equipamiento de los hogares de las personas adultas mayores

también presenta una cierta precariedad; por ejemplo, sólo el 18.8% de estos

hogares cuenta con servicio telefónico; sólo el 10%, con automóvil para su uso

particular; el 67.6% posee televisor y el 35.4%, refrigeradora.


4. INDICADORES DE SALUD DE LA POBLACIÓN ADULTA MAYOR

4.1 MORTALIDAD

Para el año 1966 la tasa bruta de mortalidad se encontraba en 15.6 por mil
habitantes, siendo las principales causas de muerte las enfermedades
transmisibles; el 60.07% de todas las defunciones ocurría en menores de 15
años de edad (Tabla 4.1).

Tabla 4.1 Perú: Defunciones registradas por grupos de edad y causas, 1966

Defunciones
Población Enf.del Afecciones
Enf. Causas
Tumores sistema del periodo Resto Total
Transmisibles externas
circulatorio perinatal
0 a 14 años 5’062,504 61,411 689 288 24,820 2,573 17,520 107,241
15 a 49 años 5’101,919 9,556 2,650 1,600 0 492 7,507 21,865
50 a 59 años 667,095 2,587 1,992 1,231 0 4,729 2,917 13,456
60 a más años 635,707 9,407 6,289 8,332 0 1,181 10,732 35,941
Total 11’467,225 82,961 11,620 11,451 24,820 8,975 38,676 178,503
Fuente: OPS/OMS – MINSA.

Los adultos mayores representaban, en 1966, el 5.54% de la población,


dándose en este grupo el 20.13% de las muertes ocurridas en este año; sin
embargo, su tasa bruta de mortalidad era de 56.54 por cada mil habitantes
mayores de 60 años. Las dos principales causas de mortalidad para este grupo
etáreo, como grupo de enfermedades, fueron las enfermedades transmisibles,
con un 26.17%, y las enfermedades del sistema circulatorio, con un 23.18%.

Para el año 2000, la tasa bruta de mortalidad se redujo a 6.15 por cada
mil habitantes; mientras que la mortalidad de la población adulta mayor fue de
39.49 por cada mil habitantes, presentando el 46.41% de las muertes ocurridas
en este año. Las principales causas de mortalidad, como grupo de
enfermedades, de los adultos mayores fueron las enfermedades del sistema
circulatorio, con un 25.87%; los tumores con un 23.30% y, en tercer lugar, las
enfermedades transmisibles, con un 18.84% (Tabla 4.2).
Tabla 4.2 Perú: Defunciones registradas por edad y causas, 2000

Defunciones
Población Enf. del Afecciones
Enfermedades Causas
Tumores sistema del periodo Resto Total
transmisibles externas
circulatorio perinatal
0 a 14 años 8’567,257 11,292 1,307 985 10,721 5,723 11,458 41,486
15 a 49 años 13’572,989 6,110 5,022 2,911 0 7,288 7,301 28,632
50 a 59 años 1’664,975 1,969 4,067 2,541 0 1,531 4,409 14,517
60 a más años 1’856,469 13,811 17,078 18,967 0 2,560 20,892 73,308
Total 25’661,690 33,182 27,474 25,404 10,721 17,102 44,060 157,943
Fuente: OPS/OMS – MINSA.

Se puede observar que de 1966 al 2000 se ha producido un cambio en


los patrones de mortalidad, en la tasa bruta de mortalidad en todos los grupos
etéreos; siendo el cambio más significativo la reducción de la mortalidad por
enfermedades transmisibles tanto en la población general como en la adulta
mayor (Tabla 4.3).

Tabla 4.3 Perú: Índices de mortalidad en población general y adulta mayor, 1966-
2000

Enf. del Afecciones


Enf. Causas
Tumores sistema del periodo Resto Total
transmisibles externas
circulatorio perinatal
>= 60 años 14.80 9.89 13.11 0.00 1.86 16.88 56.54
1966
Pob. General 7.23 1.01 1.00 2.16 0.78 3.37 15.57
>= 60 años 7.44 9.20 10.22 0.00 1.38 11.25 39.49
2000
Pob. General 1.29 1.07 0.99 0.42 0.67 1.72 6.15
Tasa de mortalidad por 1,000 habitantes.
Fuente: OPS/OMS – MINSA.
4.2 PRINCIPALES CAUSAS DE MUERTE

Hacia 1986, las enfermedades transmisibles y ciertas infecciones


originadas en el periodo perinatal continuaban ocupando los primeros lugares
como causa de mortalidad, pero ya empezaban a aparecer algunas
enfermedades crónicas degenerativas propias de una población en
envejecimiento, como causas importantes de defunción a nivel nacional. Las
infecciones respiratorias agudas ocupaban, de lejos, el primer lugar entre las
principales causas de muerte en la población general, seguidas por las
enfermedades infecciosas intestinales y la tuberculosis.

Hacia el 2000, las infecciones respiratorias agudas seguían siendo la primera causa de

mortalidad para la población en general; los siguientes lugares estaban ocupados por una

constelación de daños correspondiente a diversas etapas del ciclo de vida, incluyendo, por un

lado, enfermedad cerebro vascular y enfermedad isquémica del corazón, y por otro,

enfermedades infecciosas intestinales, afecciones respiratorias perinatales y deficiencias

nutricionales (Tabla 4.4).

Tabla 4.4 Principales causas de mortalidad en el Perú en la población general, 2000


(Lista 6/61 OPS - CIE 10)

Tasa de
Causas de mortalidad
mortalidad
Infecciones respiratorias agudas 70.36
Enfermedades cerebro vasculares 26.60
Enfermedad isquémica del corazón 24.16
Enfermedades del sistema urinario (insuficiencia renal crónica y la no especificada) 23.20
Cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado 21.36
Trastornos respiratorios específicos del periodo perinatal 21.05
Los demás accidentes 19.51
Tumor maligno del estómago 18.48
Septicemia, excepto neonatal 17.48
Malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas 17.01
Tuberculosis 15.83
Deficiencias y anemia nutricionales 15.74
Accidentes de transporte terrestre 15.01
Insuficiencia cardíaca 13.72
Diabetes mellitus 13.39
Tasa de mortalidad por 100,000 habitantes.
Fuente: OPS/OMS Ministerio de Salud.

En el grupo de adultos mayores de 50 años se puede observar que las


infecciones respiratorias agudas siguen siendo la primera causa de mortalidad, al
igual que en la población en general, seguidas por las enfermedades cerebro
vasculares, isquémicas del corazón y enfermedades del sistema urinario; sin
embargo, cobran una mayor importancia las neoplasias y enfermedades crónicas
como la diabetes mellitus (Tabla 4.5).
Tabla 4.5 Principales causas de mortalidad en el Perú en adultos mayores de
50 años, 2000 (Lista 6/61 OPS -CIE 10)

Tasa de
Causas de mortalidad
mortalidad
Infecciones respiratorias agudas 294.96
Enfermedades cerebro vasculares 163.23
Enfermedad isquémica del corazón 159.39
Enfermedades del sistema urinario (insuficiencia renal crónica y la no especificada) 127.53
Cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado 120.80
Tumor maligno del estómago 115.86
Diabetes mellitas 88.96
Insuficiencia cardiaca 85.96
Enfermedades hipertensivas 85.79
Septicemia 62.62
Tumor maligno de la traquea, los bronquios y el pulmón 54.84
Tuberculosis 53.25
Tumor maligno de la próstata 45.75
Deficiencias nutricionales y anemias nutricionales 45.63
Enfermedades crónicas de las vías respiratorias 41.57
Tasa de mortalidad por 100,000 habitantes.
Fuente: OPS/.OMS Ministerio de Salud.

En el Perú, como en otros países, los tumores vienen adquiriendo una mayor

importancia como causas de morbilidad y mortalidad en las últimas décadas. Así, mientras la

tasa bruta de mortalidad se ha reducido en el país, la tasa de mortalidad por este grupo de

enfermedades se ha mantenido sin cambios significativos, aumentando su importancia relativa

como causa de mortalidad. Las enfermedades neoplásicas que en 1966 representaban el 17.5%

de las causas de mortalidad de los adultos mayores, hacia el 2000 eran el 23.29%.

El tumor maligno de estómago es y ha sido, desde mediados del siglo pasado, el

principal tipo de neoplasia maligna entre la población peruana, pero los tumores malignos de
traquea, bronquios y pulmón han desplazado al tumor maligno de otras partes del útero y a las

no especificadas como segunda causa de mortalidad por tumores (Tabla 4.6).


Tabla 4.6 Principales causas de mortalidad por tumores, Perú 2000

Tasa de
Principales causas de mortalidad
mortalidad
Tumor maligno de estómago 19.27
Tumor maligno de bronquios y pulmón 8.50
Tumor maligno del hígado y de las vías biliares intrahepáticas 7.38
Tumor maligno de próstata 7.18
Tumor maligno de cuello del útero 6.46
Tumor maligno de mama 5.33
Linfoma no Hodgkin de otro tipo no especificado 4.15
Tumor maligno de colon 3.85
Tumor maligno de útero, parte no especificada 3.50
Tumor maligno de páncreas 3.32
Tumor maligno de encéfalo 3.01
Tumor maligno del riñón, excepto de la pelvis renal 1.58
Tasa de mortalidad por 100,000 habitantes.
Fuente: OPS/OMS Ministerio de Salud.

No existe diferencia importante entre hombres y mujeres cuando se compara la

tasa de mortalidad por tumores, pero sí se dan diferencias significativas entre los tipos de

neoplasia que afectan a estos dos grupos de población (Tablas 4.7 y 4.8).

Tabla 4.7 Principales causas de mortalidad por tumores en hombres de 50 años a más,

Perú 2000

Tasa de
Principales causas de mortalidad
mortalidad
Tumor maligno de estómago 2,174
Tumor maligno de próstata 1,748
Tumor maligno de bronquios y pulmón 1,132
Tumor maligno de hígado y vías biliares 655
Linfoma no Hodgkin de otro tipo no especificado 403
Tumor maligno de colon 367
Tumor maligno de páncreas 358
Tumor maligno del riñón, excepto de la pelvis renal 220
Tumor maligno de esófago 201
Tumor maligno de encéfalo 193
Tumor maligno de vejiga urinaria 192
Mieloma múltiple y tumores de células plasmáticas 177
Tasa de mortalidad por 100,000 habitantes.
Fuente: OPS/OMS Ministerio de Salud.
4.8 Principales causas de mortalidad por tumores en mujeres de 50 años a más, Perú

2000

Tasa de
Principales causas de mortalidad
mortalidad
Tumor maligno de estómago 2,010
Tumor maligno de cuello del útero 1,020
Tumor maligno de la mama 921
Tumor maligno de hígado y vías biliares 817
Tumor maligno de bronquios y pulmón 732
Tumor maligno de útero, parte no especificada 648
Tumor maligno de colon 468
Tumor maligno de páncreas 395
Tumor maligno de otras partes y de las no especificadas de las vías biliares 325
Tumor maligno de ovario 319
Linfoma no Hodgkin de otro tipo y el no especificado 303
Tumor maligno de vesícula biliar 292
Tasa de mortalidad por 100,000 habitantes.
Fuente: OPS/OMS Ministerio de Salud.

Si bien el perfil de la mortalidad muestra leves diferencias entre hombres


y mujeres, éstas sí se presentan según niveles de pobreza. En la población
menos pobre (I), la diabetes mellitus y el tumor maligno de bronquios y pulmón
adquieren mayor importancia como causa de muerte. En el estrato más pobre
(V) adquieren importancia, además de los tumores y enfermedades del aparato
circulatorio, las deficiencias de nutrición, apendicitis y obstrucción intestinal
(Tabla 4.9).

Tabla 4.9 Principales causas de mortalidad entre mayores de 60 años por nivel
socioeconómico, Perú 1997

N° de Causas de mortalidad
orden Estrato I TM Estrato V TM
1 Infecciones respiratorias agudas 376.8 Infecciones respiratorias agudas 895.4
2 Enfermedad isquémica del corazón 239.3 Enfermedad isquémica del corazón 546.6
3 Enfermedad cerebro vascular 218.5 Enfermedades urinarias 401.1
4 Enfermedad de circulación pulmonar 200.5 Tumor maligno de estómago 311.8
5 Enfermedades urinarias 165.7 Enfermedad cerebro vascular 304.9
6 Tumor maligno órgano digestivo 150.7 Deficiencias en nutrición 274.2
7 Tumor maligno estómago 149.8 Apendicitis y obstrucción intestinal 257.4
8 Diabetes mellitus 114.0 Cirrosis 251.6
9 Cirrosis 106.4 Septicemia 190.9
10 Tumor maligno de pulmón 100.8 Enfermedad hipertensiva 179.4
Tm = tasa por 100,000.
Fuente: Cálculos por OPS a partir de los certificados de defunción, 1996 – 1998.

En el sistema de establecimientos de salud pertenecientes a la Seguridad Social se cuenta

con estadísticas más recientes de muertes intrahospitalarias; así tenemos que la primera causa

de defunción de personas mayores de 65 años en el 2003 fueron las infecciones respiratorias

bajas (12.68%), seguidas por las enfermedades hipertensivas, con 9.48% y enfermedades

cerebro vasculares, con 5.57% (Tabla 4.10).

Tabla 4.10 Perú: Causas de defunciones intrahospitalarias de adultos de 65 años y

más, EsSalud 2003

Causas de defunción 65 a más 75 a más


Infecciones vías respiratorias bajas 1,137 12.68% 921 15.78%
Enfermedad CVC hipertensiva 850 9.48% 550 9.42%
Enfermedad CVC cerebro vascular 500 5.58% 352 6.03%
Diabetes mellitus 480 5.35% 283 4.85%
Cirrosis 328 3.66% 153 2.62%
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) 263 2.93% 205 3.51%
Nefritis, nefrosis 256 2.85% 125 2.14%
Tumor maligno de estómago 253 2.82% 131 2.24%
Accidentes y lesiones 238 2.65% 165 2.83%
Enfermedad CVC isquémica 235 2.62% 151 2.59%
Tumor maligno de traquea, bronquios y pulmón 229 2.55% 122 2.09%
Otros 4,200 46.83% 2,679 45.90%
Total 8,969 100.00% 5,837 100.00%
Fuente: Sistemas de información y vigilancia epidemiológica, Gerencia de prestaciones-EsSalud.
Si bien la primera causa de defunción de los mayores de 65 años
atendidos por EsSalud son las infecciones respiratorias bajas que como grupo
de enfermedades transmisibles ocupan el tercer lugar (17.2%), les siguen las
enfermedades cardiovasculares (21.34%) y los tumores malignos (20.5%)
(Tabla 4.11).

Tabla 4.11 Perú: Causas de defunciones por grupos de


enfermedades de adultos de 65 años y más, EsSalud 2003

+ de 65
años %
Enfermedades cardiovasculares 1,914 21.34%
Tumores malignos 1,839 20.50%
Enfermedades transmisibles 1,542 17.20%
Enfermedades del aparato digestivo 793 8.84%
Enfermedades respiratorias 780 8.70%
Enfermedades genitourinarias 436 4.86%
Otros 1,665 18.56%
Total 8,969 100.00%

Fuente: Sistemas de Información y vigilancia epidemiológica,


Gerencia de prestaciones-EsSalud.
4.3 ESPERANZA DE VIDA SALUDABLE

Una expectativa de vida cada vez mayor no significa necesariamente que ésta
transcurra en buen estado de salud. La alta frecuencia de limitaciones funcionales en
el Adulto mayor que deterioran en gran medida la calidad de vida hace
imprescindible invertir el máximo esfuerzo en la disminución de la morbilidad para
disminuir la brecha de discapacidad. No basta por ello el solo uso de expectativa de
vida como indicador de salud, sino que es necesario disponer de un indicador que
permita proyectar qué proporción de la expectativa de vida corresponde al tiempo
vivido con discapacidad.

En los informes mundiales de salud 2001 de la OMS se incluye el cálculo de


expectativa de vida saludable como indicador resumen del nivel de salud alcanzado
por las poblaciones. La expectativa de vida saludable al nacer se entiende como el
equivalente al número de años en completa salud que un recién nacido espera vivir
basado en los niveles actuales de mala salud y mortalidad.

La medición del tiempo gastado en mala salud se basa en una combinación


de las estimaciones hechas para diferentes estados de salud por edad y sexo
efectuados por el estudio de carga de enfermedad de la OMS. Las estimaciones para
la población del Perú se hallan en la tabla 4.12

Tabla 4.12 Esperanza de vida saludable, Perú 2001

Años
Porcentaje de
Población saludables
Varones Mujeres esperanza de
total perdidos al
vida perdida
nacer
Al nacer Al nacer A los 60 años Al nacer A los 60 años Varones Mujeres Varones Mujeres
61 59.6 12.7 62.4 14.4 7.9 9.6 11.70% 13.30%
Fuente: Informe sobre salud del mundo 2001, OMS.

4. 4 CUIDADOS SECUNDARIOS Y TERCIARIOS

En las instituciones del Ministerio de Salud no existen niveles de atención


geriátricos definidos; así, solo unos pocos hospitales cuentan con servicios de
geriatría cuyas funciones se limitan a la consulta externa y la respuesta a
interconsultas de la especialidad. Los pacientes geriátricos que requieren
hospitalización pasan a los servicios de medicina interna. Se estima que entre el
30% a 40% de las camas de estos servicios son ocupadas por este tipo de
pacientes.

En materia de rehabilitación, la mayoría de hospitales del Ministerio de Salud


cuenta con un servicio de este tipo. Además existen instituciones pertenecientes al
MINSA dedicadas especialmente a este tipo de labor. Los centros de rehabilitación
brindan atención a la población en general, incluyendo a la población adulta mayor.
El más importante de estos centros es el Instituto Nacional de Rehabilitación del
Perú que en el año 1999 atendió a 1,743 adultos mayores, de los cuales, el 67.1%
eran mujeres. Esta mayor preponderancia de las mujeres también se advierte con
respecto al número de consultas atendidas (69.2%) (Tabla 4.13).

Tabla 4.13 Población adulta mayor con problemas del aparato locomotor
atendidos y consultas en el Instituto Nacional de Rehabilitación, 1999

Sexo N° atendidos N° consultas


V. absoluto % V. absoluto %
Total 1,743 100.00 4,493 100.00
Hombres 573 32.90 1,385 30.80
Mujeres 1,170 67.10 3,108 69.20
Fuente: INEI.

Por otro lado, la Seguridad Social (EsSalud) y los servicios de salud de las
Fuerzas Armadas a través de los años han ido creando diversos niveles
asistenciales geriátricos con la finalidad de satisfacer las necesidades de sus
usuarios. Cuentan así con Programas de Atención Domiciliaria, así como con
Unidades de atención geriátrica, Consulta externa, Hospital de Día y Unidad de
atención de casos agudos en sus hospitales de mayor nivel.

En la Tabla 4.14 se puede observar los niveles asistenciales de EsSalud,


algunos de los cuales son exclusivos del Hospital Guillermo Almenara.

Tabla 4.14 Niveles asistenciales geriátricos, EsSalud

Nivel asistencial Centros de salud


Unidad de hospitalización de agudos Hospital Guillermo Almenara Irigoyen
Unidad de hospitalización Centro asistencial de salud
Hospital de Día Hospital Guillermo Almenara Irigoyen
Hospitalización de mediana estancia Clínica San Isidro Labrador
Unidad de larga estancia Clínicas Contratadas del Nivel IV
Consulta externa de Geriatría Centro asistencial de salud
Programa de atención integral de salud Centro asistencial de salud
Atención domiciliaria Subgerencia de prestación de atención
domiciliaria - PADOMI
Unidad Básica de Atención Centro de Adulto Mayor
Medicina complementaria Centro asistencial de salud
Fuente: EsSalud.

Al igual que el Ministerio de Salud, EsSalud y las Fuerzas Armadas tienen


servicios de rehabilitación en sus principales centros asistenciales, además cuentan
con programas de visitas domiciliarias en las que brindan también este tipo de
servicios. En la tabla 4.15 se puede observar el reporte de las actividades y recursos
del Programa de visitas domiciliarias de EsSalud hacia marzo del 2004.
Tabla 4.15 Actividades y recursos del Programa de visitas domiciliarias,
EsSalud, marzo 2004

Continuadores
Consultantes N° de
Actividades y Recursos Visitas atendidos en
(N+R) profesionales
el mes
Atención domiciliaria programada
Visita médica domiciliaria general 22,970 881 20,604 122
Visita médica domiciliaria especializada 4,580 2,105 1,539 31
Visita domiciliaria de Enfermería 7,928 381 1,618 48
Visita domiciliaria de Fisioterapia 13,484 435 3,127 69
Visita domiciliaria de Psicología 783 267 467 5
Visita domiciliaria de Servicio Social 437 426 9 5
Fuente: PADOMI.

4.5 TASAS DE MORBILIDAD

Morbilidad MINSA

Del total de enfermedades registradas por el MINSA, se observa que las


mayores causas de morbilidad son las enfermedades del aparato respiratorio,
le siguen las enfermedades del sistema óseo muscular y del tejido conectivo y
las enfermedades del sistema nervioso y de los sentidos (Tabla 4.16).
Tabla 4.16 Morbilidad de la población adulta mayor según diagnóstico – daño
programático, MINSA 1998

DIAGNÓSTICO TOTAL HOMBRES MUJERES


DAÑOS PROGRAMÁTICOS
V.absoluto
Enfermedades del aparato respiratorio 169,904 69,296 100,608
Enf. del sistema óseo muscular y del tejido conectivo 136,180 48,236 87,944
Enfermedades del sistema nervioso y los sentidos 83,979 36,072 47,907
Traumatismo y envenenamiento 69,923 36,384 33,539
Disentería y gastroenteritis 66,778 28,072 38,706
Enf. de la cavidad bucal y de las glándulas salivales 53,838 25,334 28,504
Enfermedades de la piel y tejido celular subcutáneo 39,289 17,088 22,201
Trastornos mentales 28,133 8,808 19,325
Diabetes mellitus 12,172 3,649 8,523
Neoplasias 9,805 4,460 5,345
Micosis 8,557 3,391 5,166
Helmintiasis 8,418 3,345 5,073
Tuberculosis 7,757 4,109 3,648
Enfermedades isquémicas del corazón 4,168 1,676 2,492
Deficiencias de la nutrición 2,854 1,077 1,777
Fiebre tifoidea y paratifoidea 1,265 495 770
Anomalías congénitas 735 300 435
Cólera 628 342 286
Enfermedades venéreas 461 304 157
Hepatitis víricas 331 174 157
Otras enfermedades del aparato circulatorio 94,550 35,348 59,202
Enfermedades de otras partes del aparato digestivo 88,677 33,727 54,950
Enfermedades del aparato genitourinario 83,624 34,099 49,525
Signos síntomas y estados morbosos mal definidos 46,265 18,303 27,962
Otras parasitosis 23,933 11,115 12,818
Enfermedades de la sangre y otros órganos hematopoyéticos 17,591 6,055 11,536
Otras causas externas 10,486 6,109 4,377
Otras enfermedades endocrinas y del metabolismo 9,550 1,744 7,806
Tos ferina, Tétanos, Sarampión 11 8 3
TOTAL 1,079,862 439,120 640,742
Fuente: INEI.

En la tabla 4.17 se presentan las causas de atención por grupos de


enfermedad en consulta externa realizada por personas adultas mayores en el
año 2002. Se observa que la primera causa de consulta son las enfermedades
del sistema respiratorio, seguidas de las enfermedades del sistema óseo
muscular.
Tabla 4.17 Causas de atención en consulta externa de personas de 60
y más años según sexo, MINSA 2002

Patologías Total Hombres Mujeres


Enfermedades del sistema respiratorio 15.14% 40.00% 60.00%
Enfermedades del sistema óseo muscular 13.50% 37.00% 63.00%
Enfermedades del aparato circulatorio 8.79% 36.00% 64.00%
Enfermedades de otras partes del sistema digestivo 7.88% 37.00% 63.00%
Enfermedades del sistema génitourinario 7.70% 42.30% 57.70%
Resto de enfermedades 46.99% 41.75% 58.25%
Fuente: Oficina de Estadística e Informática – MINSA.

Morbilidad EsSalud

En EsSalud se registró 4’650,035 atenciones en consulta externa para la


población en general en el año 2003; de éstas, el 33.15% fue de adultos
mayores de 65 años. La primera causa de morbilidad en consulta externa fue la
hipertensión arterial primaria, seguida por la artrosis y otras dorsopatías. El
55,9% de los casos de hipertensión y el 49,39% de artrosis corresponden a este
grupo etáreo (Tabla 4.18).

4.18 Perfil epidemiológico del servicio de consulta externa - EsSalud, 2003

% de casos por
Total de
+ de 65 patología que
% población
años afecta a población
general
+ de 65 años
Hipertensión esencial (primaria) 123,387 8,00 220,735 55,90
Artrosis 82,738 5,37 167,514 49,39
Otras dorsopatías 53,681 3,48 278,668 19,26
Otras enf. de la piel y del tejido conectivo 47,977 3,11 283,680 16,91
Faringitis aguda y amigdalitis aguda 46,729 3,03 596,464 7,83
Hiperplasia de próstata 46,085 2,99 75,624 60,94
Diabetes mellitus 44,653 2,90 105,083 42,49
Gastritis y duodenitis 41,842 2,71 200,202 20,90
Glaucoma 39,991 2,59 62,690 63,79
Catarata y otros trastornos del cristalino 31,915 2,07 40,455 78,89
Trastorno de los tejidos blandos 31,484 2,04 132,922 23,69
Otros 951,201 61,70 2’637,813 43,28%
Total 1’541,683 100,00 4’650,035 33,15
Fuente: Sistemas de información y vigilancia epidemiológica, Gerencia de Prestaciones-EsSalud.
En EsSalud se registró 2’699,672 atenciones en el Servicio de
Emergencia para población en general en el año 2003; de éstas, el 14.62% fue
de adultos mayores. La presencia de hipertensión arterial primaria fue la
primera causa concreta de consulta a estos servicios por parte de la población
adulta mayor (Tabla 4.19).

Tabla 4.19 Perfil epidemiológico del Servicio de Emergencia–EsSalud, 2003

Total de % casos por patología


65+ % población que afecta a población
general + de 65 años
Hipertensión arterial (primaria) 32,694 8,28 66,535 49,14
Otros traumatismos de regiones específicas 26,766 6,78 186,823 14,33
Dolor abdominal y pélvico 22,393 5,67 150,884 14,84
Diarrea y gastroenteritis de presunto origen infeccioso 18,675 4,73 144,351 12,94
Faringitis aguda y amigdalitis aguda 17,697 4,48 274,656 6,44
Otras dorsopatías 14,874 3,77 85,496 17,40
Asma 12,638 3,20 121,466 10,40
Bronquitis aguda y bronquiolitis aguda 10,357 2,62 82,158 12,61
Otras enfermedades del sistema urinario 10,017 2,54 65,196 15,36
Fiebre de origen desconocido 9,176 2,33 146,605 6,26
Otras enf. del oído y de la apófisis mastoides 7,463 1,89 30,819 24,22
Otras infecciones agudas de las vías respiratorias 6,880 1,74 115,606 5,95
Otros 205,004 51,95 1’229,077 16,68
Total 394,634 100,00 2’699,672 14,62
Fuente: Sistemas de información y vigilancia epidemiológica, Gerencia de Prestaciones-EsSalud.

En lo referente a hospitalización, en EsSalud se registró 352,332


hospitalizaciones para población en general en el año 2003; de éstas, el 20.49%
fue de adultos mayores. La neumonía fuel la primera causa de consulta de
hospitalización de la población adulta mayor de 65 años. En segundo lugar se
encuentran las colecistitis y colelitiasis, seguidas por la hiperplasia prostática
(Tabla 4.20).
Tabla 4.20 Perfil epidemiológico del Servicio de Hospitalización – EsSalud, 2003

% casos por patología


Causas de hospitalización 65 a más % Total que afecta a población
+ de 65 años
Neumonía 3,669 5,08 9,799 37,44
Coleitiasis y colecistitis 3,291 4,56 15,254 21,57
Hiperplasia de la próstata 3,095 4,29 4,385 70,58
Otras enfermedades del sistema urinario 2,647 3,67 7,371 35,91
Otras enfermedades del sistema respiratorio 2,070 2,87 3,808 54,36
Septicemia 2,066 2,86 3,030 68,18
Otros síntomas, signos y hallazgos anormales y clínicos 1,963 2,72 5,255 37,35
Insuficiencia cardíaca 1,953 2,71 2,883 67,74
Hernia inguinal 1,911 2,65 5,182 36,88
Diabetes mellitus 1,836 2,54 3761 48,82
Otras enfermedades del sistema digestivo 1,716 2,38 3,370 50,92
Fractura de fémur 1,570 2,17 2,322 67,61
Otras enfermedades isquémicas del corazón 1,542 2,14 2,607 59,15
Otros 42,869 59,38 283,305 15,13
Total 72,198 100,00 352,332 20,49
Fuente: Sistemas de información y vigilancia epidemiológica, Gerencia de Prestaciones-EsSalud.

A nivel de atención primaria, el Programa de Atención Domiciliaria de


EsSalud (PADOMI) presenta como mayor causa de morbilidad la hipertensión
esencial (18.97%), algo más alejadas se encuentran la osteoartrosis y la
infección de las vías urinarias (Tabla 4.21).

Tabla 4.21 Causas de morbilidad de pacientes de PADOMI, marzo 2003

N° de
Causas %
consultas
Hipertensión esencial (primaria) 5,249 18,97
Osteoartrosis primaria generalizada 1,048 3,79
Infección de vías urinarias, sitio no específico 634 2,29
Enfermedad de Parkinson 513 1,85
Gastritis crónica, no especificada 423 1,53
Bronquitis crónica, no especificada 361 1,30
Demencia, no especificada 327 1,18
Secuelas de infarto cerebral 321 1,16
Faringitis aguda, no especificada 304 1,10
Secuelas de enfermedad cardiovascular 275 0,99
Úlcera de presión 272 0,98
Otros controles generales de salud 6079 21,97
Otros 11,867 42,88
Fuente: EsSalud - PADOMI, 2003.

4.6 DISCAPACIDAD CRÓNICA

Para el 2003 se estima en 1.3% la población con algún tipo de discapacidad,


en ésta la invalidez representa el 28.07%, la sordera el 14.4% y la ceguera el 20.9%.
En el grupo de 60 a 64 años la discapacidad cuadruplica casi el valor de la
encontrada en la población general (Tabla 4.22).

Tabla 4.22 Perú: Distribución relativa de las personas según tipo de discapacidad,
2003

Personas
Retardo Alteraciones
con Ceguera Sordera Mudez Invalidez Otros
discapacidad mental mentales
Población total 1,30% 20,90% 14,40% 6,70% 12,40% 9,80% 28,00% 7,90%
Población 60 - 64 años 5,30%
Población de 65 y más años 23,10% 17,10% 32,10% 2,00% 3,10% 5,60% 30,60% 9,60%
Fuente Censo de población 1993, INEI.

El CONADIS es un organismo público del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social


que tiene como función promover el cumplimiento de los fines de la Ley General de las
Personas con Discapacidad, así como de establecer las políticas multisectoriales
nacionales sobre discapacidad a fin de contribuir al proceso de integración social,
económica y cultural de la persona con discapacidad en el Perú. Esta entidad tenía
registradas en el 2003, 2,263 personas mayores de 60 años con algún tipo de
discapacidad; la distribución por sexo y áreas comprometidas se presenta en la tabla
4.23.

Tabla 4.23 Perú: Distribución relativa de las personas según tipo de discapacidad,
2003
Población Conducta Comunicación Cuidado Locomoción Corporal Destreza Situación
registrada personal
Hombres 1,693 44 186 180 517 248 313 205
Mujeres 570 13 74 53 159 89 96 86
Total 2,263 57 260 233 676 337 409 291
Fuente: Gerencia de Sistemas, Identificación y estadística – CONADIS.

4.7 CAPACIDAD FUNCIONAL; actividades básicas de la vida diaria (ADLs)

Existen pocos trabajos que evalúen las actividades relacionadas con la vida diaria en
la comunidad. Recientemente, en un trabajo realizado por Varela y colaboradores en
el que se utilizó este indicador como parte de la valoración geriátrica integral, se halló
que el 53% de los adultos mayores hospitalizados era autónomo (con un puntaje de
0 en la escala de Katz); el 30% era dependiente parcial (puntaje entre 1 a 5) y el
17% era dependiente total (puntaje de 6 en la escala de Katz) (Gráfico 4.1).

Gráfico 4.1 Funcionalidad en pacientes hospitalizados a nivel nacional, dos


semanas antes del ingreso, 2003

Funcionalidad (según Katz)

17% Autonomia

Dependencia
parcial
53%
30% Dependencia
total
n = 400
Fuente: Valoración geriátrica integral en Adultos mayores hospitalizados a nivel
nacional, 2003; Diagnóstico Vol. 43, Núm. 2, marzo-abril 2004.

Asimismo, en este estudio se encontró que las actividades de la vida


diaria más comprometidas fueron bañarse, en el 44.5% de los adultos mayores
hospitalizados; vestirse, en el 39% e ir al baño, en el 36.5% (Tabla 4.24).

Tabla 4.24 Actividades básicas la vida diaria según Katz, comprometidas en


pacientes hospitalizados a nivel nacional, dos semanas antes del ingreso, 2003

Puntajes
%
parciales KATZ
Bañarse 44.50%
Vestirse 39.00%
Ir al baño 36.50%
Levantarse 31.25%
Continencia 24.50%
Alimentación 21.25%
Fuente: Valoración geriátrica integral en
Adultos mayores hospitalizados a nivel
nacional, 2003; Diagnóstico Vol. 43, Núm.
2, marzo-abril 2004.

Otro trabajo de importancia es el Perfil del Adulto mayor de la provincia


de Trujillo realizado por Leiton, Z; Villanueva, M y colaboradores entre octubre
de 1999 y agosto del 2000. Este trabajo, realizado en la comunidad, se hizo en
una muestra estratificada de 681 adultos mayores. El instrumento de
recolección de información fue una encuesta elaborada por la OPS/OMS (1990)
adaptada a la realidad peruana para evaluar las características
socioeconómicas, problemas de salud / riesgos y el perfil de salud. En este
último punto se evaluó los niveles de independencia para realizar las
actividades de la vida diaria.

Según los resultados de este estudio, los adultos mayores presentan una
proporción de niveles de independencia en actividades básicas de la vida diaria de
82% en los hombres y de 76.4% en las mujeres.

El análisis de los niveles de independencia según grupos etáreos quinquenales


muestra, como es de esperar, una disminución de la independencia a medida que se
incrementa la edad. Sin embargo, se encuentra diferencias entre las mujeres y los
hombres. Así, la dependencia en los hombres empieza a partir de los 85 años y más
años, mientras que en las mujeres, a partir de los 75 años (Tabla 4.25).

Tabla 4.25 Trujillo, Dependientes en las actividades básicas de la vida diaria


según edad y sexo, 1999 -2000

60 - 74 años 75 - 79 años 80 - 84 años 85 a más años


Hombres 0.00% 0.00% 0.00% 16.70%
Mujeres 0.00% 8.00% 3.00% 14.00%
Fuente: Perfil del Adulto mayor en la provincia de Trujillo, 1999-2000.

Existen otros estudios realizados en pacientes hospitalizados, ambulatorios o


comunitarios (pero locales); la mayoría utilizó como instrumento el test de Katz
(Tabla 4.26).
Tabla 4.26 Estudios sobre la funcionalidad del Adulto Mayor, Perú

Año Investigador Lugar N Edad Origen Resultados


1990 Chu, M Lima 913 + de 65 años ambulatorios con 50% Lima era autónomos
Cusco protección social 25% Cusco eran autónomos
1998 Sandoval, L Lima 168 + de 60 años ambulatorios y 77.3% ambulatorios autónomos
Varela, L hospitalizados 59.5% hospitalizados autónomos
1999 Hardy,G Lima 168 + de 60 años ambulatorios y 22.4% dependencia de las AVD
hospitalizados 40.3% dependencia de las AVD
2000 Varela, P Lima 130 + de 60 años hospitalizados 77% dependencia funcional
Sillicani, A
2000 Villar, D Lima 60 + de 60 años ambulatorios 13.4% ambulatorios dependientes
Varela, L y hospitalizados 50% hospitalizados dependientes
2001 Ruiz, W Lima 100 + de 60 años Institucionalizados Mayor dependencia funcional en
(asilos y clubes) pacientes de asilo de ancianos
2002 Lisigurski,M Barranca 90 + de 60 años campaña de salud 40% dependencia funcional
Varela, L

4.8 ACTIVIDADES INSTRUMENTALES DE LA VIDA DIARIA

En el Perú son muy escasos los trabajos acerca de las actividades


instrumentales de la vida diaria. En el Perfil del Adulto mayor de la provincia de
Trujillo se halla que los niveles de independencia en actividades instrumentales de la
vida diaria también se dan en alto porcentaje, aunque en menor proporción al nivel
de independencia en actividades básicas, alcanzando los hombres el 68% y las
mujeres el 58.5%.

Para los hombres se registran niveles de dependencia a partir de los 65 años.


Estos resultados estarían indicando un proceso de envejecimiento más acelerado en
las mujeres que en los hombres (Tabla 4.27).

Tabla 4.27 Trujillo, Dependientes en las actividades instrumentales de la vida


diaria según edad y sexo, 1999 - 2000

60 - 64 años 65 - 74 años 75 - 79 años 80 - 84 años 85 a más años


Hombres 0.00% 0.00% 8.00% 3.00% 33.00%
Mujeres 0.00% 4.00% 4.00% 23.00% 53.00%
Fuente: Perfil del Adulto mayor en la provincia de Trujillo, 1999-2000.

4.9 FACTORES DE RIESGO PARA LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS NO


TRANSMISIBLES

A pesar de que existen estudios sobre los factores de riesgo de enfermedades


crónicas no transmisibles en la población general, pocos ponen énfasis en la
población adulta mayor o la consideran como un grupo aparte del de adultos en
general.
Hábitos nocivos

Tabaquismo
Según la Organización Panamericana de la Salud, la prevalencia de
tabaquismo en el Perú en la población entre 12 a 50 años es de 41.5% en los
varones y de 15.7% en las mujeres. Según el Estudio epidemiológico metropolitano
realizado en la ciudad de Lima en el 2002 por el Instituto Nacional de Salud Mental
Hideyo Noguchi, la prevalencia de vida de uso de tabaco es de 69.5% de la
población (84.1% varones y 56.2% mujeres) y la prevalencia anual de dependencia
de tabaco es de 1.9% (3.3% varones y 0.5% mujeres) para la población en general.
Según la Encuesta nacional sobre prevención y uso de drogas de 1999, la
dependencia de tabaco es mayor en los grupos etáreos de 17 a 40 años (entre al
9.3% al 10.4%), alcanzando el 3.9% de dependencia en los adultos entre 60 a 64
años. Este estudio no hace referencia a la población mayor de 65 años pero se
estima que debe ser menor que la del último grupo. Los resultados se pueden
observar en la Tabla 4.28.

Tabla 4.28 Perú: Dependencia de Tabaco, Contradrogas, 1999


12 a 13 14 a 16 17 a 19 20 a 40 41 a 59 60 a 64
Total 0.80% 1.60% 9.30% 10.40% 6.20% 3.90%
Masculino 0.30% 2.30% 16.60% 15.90% 9.10% 5.60%
Femenino 1.40% 0.90% 2.80% 5.80% 4.20% 2.90%
Fuente. Contradrogas, 1999.

Alcoholismo

Se estima que en el Perú el porcentaje de alcoholismo es mayor al 10% en la


población adulta, especialmente en los varones y en el medio rural. Según
Contradrogas, en el Perú el grupo etáreo con mayor dependencia alcohólica es el de
20 a 40 años; sin embargo, los grupos entre 41 a 59 años y entre 60 a 64 años
presentan prevalencias importantes, sobretodo en los de varones (Tabla 4.29).

Tabla 4.29 Perú: Dependencia alcohólica, Contradrogas, 1999

12 a 13 14 a 16 17 a 19 20 a 40 41 a 59 60 a 64
Total 1.00% 3.00% 11.50% 13.50% 7.30% 7.20%
Masculino 1.60% 4.30% 19.00% 21.60% 12.50% 18.80%
Femenino 0.00% 1.60% 4.70% 7.00% 3.50% 0.00%
Fuente. Contradrogas, 1999.
Otros hábitos nocivos

En el estudio Perfil del Adulto mayor en la provincia de Trujillo se exploraron los


cinco hábitos más comunes que podrían considerarse como hábitos nocivos en el
adulto mayor: fumar y consumir alcohol, café, grasa y sal en las comidas. Se
encontró un consumo mayoritario de tres de ellos: café (56.2%), grasas (44.9%) y sal
(20.6%) (No figuran resultados de alcoholismo ni tabaquismo). Sin embargo, se
aprecia que si bien este consumo se da en mayor porcentaje en los adultos mayores,
tiende a ser menor conforme se incrementa la edad (Tabla 4.30).

Tabla 4.30 Trujillo, Presencia de hábitos nocivos: café, grasa y sal en el adulto
mayor según edad y sexo, 1999 - 2000

60 - 64 años 65 - 69 años 70 - 74 años 75 - 79 años 80 - 84 años 85 o más


Café 53.00% 47.00% 45.00% 39.00% 19.00% 36.00%
Grasa 50.00% 45.00% 41.00% 48.00% 37.00% 37.00%
Sal 23.40% 17.00% 25.00% 21.00% 17.00% 12.00%
Fuente: Perfil del Adulto mayor en la provincia de Trujillo, 1999-2000.

Actividad física y sedentarismo

En el estudio realizado por Seclen-Palacin y Jacobi, en base a la información


recogida en la Encuesta Nacional de Hogares del segundo trimestre del año 1997,
llevado a cabo en 45,913 personas mayores de 15 años se encontró que solo el
11,6% tenía actividad física con una frecuencia diaria o interdiaria, siendo esta
proporción mayor en hombres que en mujeres. Asimismo se encontró que el 53.7%
de la población no practicaba deportes. El grupo de edad que practicaba más
actividades deportivas regulares (diarias o interdiarias) en hombres fue el de 50 a 55
años (20%) y en mujeres, el de 40 a 45 años (18%).

El 11.4% de los encuestados tenía de 60 a más años; en ellos se halló que


solo el 13.5% de varones realizaba actividad deportiva regular y el 47.7% no
practicaba ningún deporte; mientras que en el grupo de mujeres, solo el 6.6% tenía
una actividad deportiva diaria o interdiaria y el 61.4% no practicaba deporte alguno
(Tabla 4.31).

Tabla 4.31 Frecuencia porcentual de la práctica deportiva, según grupo de edad


y sexo, en la población urbana del Perú, 1997

Frecuencia Grupos de edad (años)


15 - 19 20 - 29 30 -44 45-49 >=60 Total
% % % % %
Hombres ( n = 21,798)
Diaria 7,00 5,60 9,20 10,70 9,90 8,20
Interdiaria 3,30 3,50 5,50 6,80 3,60 4,60
Semanal 21,20 24,20 38,50 44,00 28,20 31,70
Ocasional 2,60 6,70 14,30 15,30 10,60 10,20
No practica deportes 65,90 60,00 32,50 23,20 47,70 45,30
Mujeres ( n = 23,521)
Diaria 4,50 4,20 10,40 9,10 5,20 7,00
Interdiaria 2,20 2,10 5,40 4,20 2,60 3,50
Semanal 13,10 13,70 30,80 31,70 15,60 21,90
Ocasional 2,10 5,30 8,00 8,80 4,90 6,20
No practica deportes 78,10 74,70 45,40 46,20 71,70 61,40
Fuente: Seclen – Palacin, cuadro elaborado en base a ENAHO -1997.

Al comparar la práctica de actividades deportivas regulares (ADR) en hombres


y mujeres según diversas características sociodemográficas y económicas, se
observó que las ADR fueron significativamente mayores en varones en todos los
casos. El nivel socioeconómico no mostró relación con la ADR; el nivel educacional
muestra una asociación directa aunque solo en hombres. Es importante mencionar
que tanto los hombres como las mujeres de Lima metropolitana practicaban menos
ADR que las personas que vivían en zonas urbanas, fuera de la capital.

Se apreció, asimismo, que estar casado, tener empleo, tener acceso a


tecnologías modernas de comunicación (Internet o Cable) o consumir información
deportiva son factores significativos y directamente asociados con la práctica de
ADR. Finalmente, se observó que la práctica de ADR por parte de los miembros de
un hogar se asocia significativamente con la presencia de un jefe del hogar que
practique deportes activamente.

Por otro lado, en el Perfil del Adulto mayor de la provincia de Trujillo se


encuentra que el 75.7% de los adultos mayores realiza prácticas adecuadas, siendo
la caminata, la actividad más frecuente. Este porcentaje es similar en todos los
grupos quinquenales. Estos resultados parecen evidenciar una buena práctica de
autocuidado referente al ejercicio en esta provincia.

Enfermedades hipertensivas
La hipertensión arterial es reconocida como un importante factor de riesgo
para la presentación de otras enfermedades del sistema circulatorio, como las
enfermedades cerebro vasculares e isquémicas del corazón.

En el Perú existen dos grandes estudios a nivel de la población general que


tratan de medir la frecuencia de esta patología: el de Seclen y colaboradores de
1997, y el del Ministerio de Salud – Oficina General de Epidemiología, 1998 -2000.
Estos estudios hallan prevalencias que varían del 15% al 33% en la población
peruana. Las prevalencias encontradas por el estudio de la Oficina General de
Epidemiología son más bajas que en el estudio de Seclen y colaboradores; por lo
que, si bien estas investigaciones nos pueden dar una idea sobre la prevalencia de
este problema, se requiere de otros estudios de los cuales se pueda inferir
resultados a nivel nacional y/o regional. Aunque ninguno de los dos estudios
proporciona datos de prevalencia de esta patología por grupos etéreos, se estima
que debe ser más frecuente en la población adulta mayor (Tabla 4.32).

Tabla 4.32 Estudios de prevalencia de hipertensión arterial

Prevalencia
Lugar y población de estudio Referencia
Varones Mujeres Total
Lima, Urbanización Ingeniería 32,10% 34,70% 33,00% Seclen, Segundo y col. 1997
Piura, Castilla 35,10% 32,50% 33,00%
San Martín, Tarapoto 33,30% 17,40% 21,80%
Ancash, Huaraz 22,20% 18,00% 19,55%
Lima, Comas 11,00% 7,10% Ministerio de Salud, Oficina
Lima, Magdalena del Mar 24,60% 7,70% General de Epidemiología
Huánuco, Huánuco 16,40% 9,10% 1998 - 2000
Ica, Parcona 18,80% 11,50% Informe no publicado
Ucayali, Calleria 16,70% 10,70%
Arequipa, Yanahuara 14,60% 9,70%
Fuente: OPS/ OMS.

Diabetes mellitus

Existen cinco grandes estudios a nivel de la población general que han


medido la frecuencia de la diabetes mellitus. Estos estudios no son comparables
debido a las diferencias en las metodologías empleadas en la selección de población
de estudio y en las técnicas para la medición de la glicemia; sin embargo, ofrecen
una idea sobre la prevalencia de este problema en algunas poblaciones del país
(Tabla 4.33).

Tabla 4.33 Estudios de prevalencia de Diabetes mellitus


Lugar y población de Prevalencia
Referencia
estudio Varones Mujeres Total
Lima 1,60% Zubiate, M y col. 1987
Cusco 0,40%
Pucallpa 1,80%
Piura 5,00%
Lima 7,50% Seclen, S. 1996
Chiclayo 6,90%
Lima 7,60% Seclen, S y col. 1997
Piura 6,70%
Tarapoto 4,40%
Huaraz 1,30%
Tumbes 2,90% Sosa, J y col. 1996
Tacna 1,40%
Cusco 1,30%
Lima, Comas 0,00% 1,90% Ministerio de Salud, Oficina
Lima, Magdalena del Mar 8,00% 2,60% General de Epidemiología
Huánuco, Huánuco 33,20% 22,10% 1998 -2000
Informe no publicado
Ica, Parcota 45, 4% 51,00%
Ucayali, Calleria 4,10% 1,50%
Arequipa, Yanahuara 9,90% 4,60%
Fuente: OMS/OPS.

En un estudio realizado por el Servicio de Endocrinología del Hospital


Nacional Guillermo Almenara Irigoyen en trabajadores de diversos centros laborales
de las ciudades de Lima, Cusco, Pucallpa y Piura, se encontró prevalencia de
diabetes mellitus de 8,3% en personas mayores de 50 años de edad, mientras que
por debajo de los 40 años, ésta no alcanzaba el 0,5% (Tabla 4.34).

Tabla 4.34 Prevalencia de diabetes mellitus en trabajadores


de algunas ciudades del Perú

Grupo de edad Porcentaje


Hasta 29 años 0,20
De 30 a 39 años 0,50
De 40 a 49 años 2,40
De 50 a más 8,30
Total 2,20
Fuente: Calderón, R; Peñaloza, J.
Diabetes mellitus en el Perú. Lima 1996.

Hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia

Al igual que en el caso de hipertensión arterial, los resultados en las diferentes


poblaciones estudiadas para estas condiciones son bastantes dispares, variando
desde 10% a 47% para la población general. Esto probablemente se deba a los
mismos inconvenientes hallados en los casos de hipertensión y diabetes, por lo que
los resultados no pueden extrapolarse a poblaciones más grandes. Actualmente no
se cuenta con datos de prevalencia de estas condiciones por grupos etáreos, pero
se estima que deben ser más frecuentes en la población adulta mayor (Tablas 4.35 y
4.36).

Tabla 4.35 Estudios de prevalencia de hipercolesterolemia

Prevalencia
Lugar y población de estudio Referencia
Varones Mujeres Total
Lima, Urbanización Ingeniería 22.70% Seclen, Segundo y col. 1997
Piura, Castilla 47.20%
San Martín, Tarapoto 20.40%
Ancash, Huaraz 10.60%
Lima, Comas 14.70% 13.00% Ministerio de Salud, Oficina
Lima, Magdalena del Mar 27.60% 16.00% General de Epidemiología
1998 -2000
Huánuco 17.30% 13.00%
Informe no publicado
Ica, Parcota 49.70% 43.00%
Ucyali, Calleria 32.50% 28.00%
Arequipa, Yanahuara 17.40% 16.20%
Fuente: OMS/OPS.

Tabla 4.36 Estudios de prevalencia de hipertrigliceridemia

Lugar y población de Prevalencia


Referencia
estudio Varones Mujeres
Lima, Comas 15.80% 3.70% Ministerio de Salud, Oficina
Lima, Magdalena del Mar 46.00% 22.80% General de Epidemiología
1998 -2000
Huánuco 36.70% 26.50%
Informe no publicado
Ica, Parcota 26.50% 23.80%
Ucyali, Calleria 32.50% 22.70%
Arequipa, Yanahuara 39.90% 14.80%
Fuente: OMS/OPS.
Obesidad

Al igual que en las anteriores patologías, no se pudo determinar la prevalencia


de obesidad por disponer de resultados muy dispares en las diferentes poblaciones
estudiadas, variando desde 10% a 36.7% para la población en general (Tabla 4.37).

Tabla 4.37 Estudios de prevalencia de obesidad en el Perú

Prevalencia
Lugar y población de estudio Referencia
Varones Mujeres Total
Lima, Urbanización Ingeniería 24.50% 21.70% 22.80% Seclen, Segundo y col.
Piura, Castilla 34.20% 38.00% 36.70% 1997
San Martín, Tarapoto 29.10% 12.50% 17.00%
Ancash, Huaraz 14.80% 20.40% 18.30%
Lima, Comas 17.50% 28.00% Ministerio de Salud, Oficina
Lima, Magdalena del Mar 18% 15.30% General de Epidemiología
1998 -2000
Huánuco, Huánuco 10% 23.70%
Informe no publicado
Ica, Parcona 24.80% 32.10%
Ucayali, Calleria 10.40% 25.30%
Arequipa, Yanahuara 16.90% 16.90%
Fuente: OPS/OMS.

En lo que respecta a la obesidad en los pacientes adultos mayores, el reciente


estudio realizado por Varela y colaboradores en la población adulta mayor
hospitalizada a nivel nacional halló una prevalencia de sobrepeso de 9.56%, de
obesidad de 4.13% y de desnutrición de 54.52%.

En el estudio realizado por Rosas y colaboradores en una población de


trabajadores de una institución estatal de Lima se halló que el 25.4% de aquellos
mayores de 50 años presentaba obesidad, superando a los grupos de menor edad
(Tabla 4.38).

Tabla 4.38 Prevalencia de Obesidad en trabajadores de una institución estatal


de Lima – Perú

Peso
Edad Sobrepeso Obesidad
adecuado
Menor de 40 años 42.60% 42.60% 14.80%
40 a 50 años 36.30% 45.80% 17.90%
Mayor de 50 años 14.30% 60.30% 25.40%
Rosas, A. Prevalencia de obesidad en
trabajadores de una institución estatal en Lima –
Perú.
4.10 Valoración Geriátrica Integral

En el trabajo de Varela y colaboradores realizado a nivel hospitalario nacional se

muestra que el 82.5% de los pacientes presenta algún grado de deprivación sensorial, ya sea

auditiva o visual, el 54% presenta incontinencia urinaria o fecal; el 52.75%, insomnio; el

39.75% había sufrido de caídas; el 37.25%, confusión aguda; el 28.25%, deterioro cognitivo

moderado o severo; el 22.11%, inmovilización; el 15,97%, depresión; el 14.25% de úlceras de

presión y el 12% de síncope (Gráfico 4.2).

Gráfico 4.2 Valoración Geriátrica Integral en el Adulto mayor hospitalizado a


nivel nacional, 2003
Valoración Geriátrica Integral en Adultos Mayores
Hospitalizados a Nivel Nacional
Deprivación Sensorial
SINDROMES GERIÁTRICOS
Incontinencias
90%
Insomnio
80%
70% Caídas
60% Confusión Aguda
50%
Deterioro cognitivo
40% moderado-severo*
30% Inmovilización
20% Depresión
10% establecida**
Ulceras de Presión
0%
Sindromes1geriátricos Síncope
n = 400 n*=312 n**=288

Fuente: Valoración Geriátrica Integral en Adultos mayores hospitalizados a nivel nacional,


2003; Diagnóstico, Vol. 43, Núm. 2, marzo-abril 2004.

4.11 Estado mental

Según el Estudio epidemiológico metropolitano de Salud Mental realizado en


la ciudad de Lima en el 2002 por el Instituto Nacional de Salud Mental Hideyo
Noguchi, el 10.5% de la población adulta mayor (con más de 8 años de instrucción)
presenta, según el Mini Mental de Folstein, una función cognitiva anormal. También
se encontró que los adultos mayores de 75 años presentan una prevalencia de
estado cognoscitivo anormal de 30.2%, mientras que los que se encuentran entre los
60 a 74 años solo presentan un prevalencia de 5.3% (Tabla 4.39).

Tabla 4.39 Lima metropolitana y Callao: Evaluación de la función cognoscitiva


según la escala de Folstein en la población Adulta mayor, 2002

más de 75
Función cognoscitiva 60 a 74 años Total
años
Normal (mayor de 25 puntos) 34.70% 23.40% 32.10%
Dudosa (entre 20 a 25 puntos) 60.00% 46.40% 57.40%
Anormal (menor de 20 puntos) 5.30% 30.20% 10.50%
Total 100.00% 100.00% 100.00%
Fuente: Estudio epidemiológico metropolitano de Salud Mental, 2002.

Por otro lado, según el Perfil del Adulto mayor en la provincia de Trujillo, el
mayor porcentaje de adultos mayores tenía un estado mental íntegro en todos los
grupos quinquenales. El estado mental de severo deterioro se encontró en el grupo
de mayor edad (85 y más años). En esta población se encontró un severo deterioro
en el 8.3% (Tabla 4.40).

4.40 Trujillo, Deterioro cognitivo en el Adulto mayor según grupos de edad, 1999
- 2000

60 - 64 años 65 - 69 años 70 - 74 años 75 - 79 años 80 - 84 años 85 o más


Íntegro 95.90% 91.80% 85.80% 82.10% 74.60% 50.00%
Ligero deterioro 3.50% 4.80% 7.10% 6.00% 14.90% 14.60%
Moderado deterioro 0.60% 2.70% 7.10% 7.10% 6.00% 27.10%
Severo deterioro 0% 0.70% 0% 4.80% 4.50% 8.30%
Fuente: Perfil del Adulto mayor en la provincia de Trujillo, 1999-2000.

Depresión

La depresión y la ancianidad han sido asociadas de diversas maneras.


Antiguamente se consideraba los síntomas depresivos clásicos como una
consecuencia inevitable del envejecimiento. Actualmente esto no se considera así,
sino como resultado de diversos factores de riesgo biológicos y psicosociales,
propios de esta etapa de la vida.

En el Estudio epidemiológico metropolitano de Salud Mental realizado en la


ciudad de Lima en el 2002 por el Instituto Nacional de Salud Mental Hideyo Noguchi
se encontró que la prevalencia actual de depresión en la población adulta mayor es
de 9.8%, una prevalencia mayor que la hallada en jóvenes (8.6%) y en adultos
(6.6%) (Tabla 4.41).
Tabla 4.41 Lima metropolitana: Prevalencia de episodio depresivo actual en
población adulta mayor por género y edad, 2002

% de
Grupo de población población con
depresión
Total 9.80%
Varones 7.00%
Mujeres 12.30%
Adultos mayores entre 60 y 74 años 8.00%
Adultos mayores de 75 años 15.90%
Fuente: Estudio epidemiológico metropolitano de Salud Mental, 2002.

Indicadores suicidas

En algunos casos el episodio depresivo puede llevar a pensamientos o


intentos suicidas. Según el Estudio epidemiológico metropolitano de Salud Mental
realizado en la ciudad de Lima en el 2002, el 12.2% de adultos mayores presentó
consideraciones o pensamientos suicidas en el último año, mientras que el 0.3%
presentó algún intento suicida (Tablas 4.42 y 4.43).

4.42 Lima metropolitana, Prevalencia al mes y al año de consideraciones o


pensamientos suicidas, 2002

Adultos Adultos en
Prevalencia al año
mayores general
Total 12.20% 3.60%
Varones 7.10% 1.50%
Mujeres 16.70% 5.60%
Prevalencia al mes
Total 6.20% 8.50%
Varones 3.80% 4.90%
Mujeres 8.30% 11.90%
Fuente: Estudio epidemiológico metropolitano de Salud Mental, 2002.

4.43 Lima metropolitana, Prevalencia al mes y al año de intentos suicidas, 2002

Prevalencia al año Adultos mayores Adultos en general


Total 0.30% 1.00%
Varones 0.30% 0.60%
Mujeres 0.30% 1.50%
Prevalencia al mes
Total 0.00% 0.30%
Varones 0.00% 0.20%
Mujeres 0.00% 0.50%
Fuente: Estudio epidemiológico metropolitano de Salud Mental, 2002.

5. VIDA SOCIAL DE LA POBLACIÓN DE 50 O MÁS AÑOS


En nuestro país la organización de las personas mayores estuvo casi siempre
limitada a los aspectos laborales de las pensiones y jubilación de los trabajadores.
No fue sino hasta la década de los noventa que los adultos mayores se organizaron
ya no sólo por motivos de reivindicación laboral, sino por otro tipo de necesidades
como el acceso a una seguridad de ingresos, salud, reuniones de camaradería e
interacción social.

5.1 Organizaciones
5.1.1 Ministerio de la Mujer y Desarrollo Humano (MIMDES)

En el aspecto social, el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Humano es el


organismo encargado de coordinar la comisión multisectorial para la aplicación del
Plan Nacional para las personas adultas mayores 2002 – 2006.

Este organismo público promueve algunas actividades en el plano social de la

población adulta mayor como la Feria Artesanal “Mujeres Adultas Mayores

Microemprendedoras” que convoca a mujeres adultas mayores provenientes de

diversas instituciones, como el Albergue Canevaro de la Beneficencia de Lima, los

Centros de Promoción Familiar del Instituto Nacional de Bienestar Familiar (INABIF),

la Municipalidad de Santiago de Surco, el Consejo Nacional para la Integración de la

Persona con Discapacidad (CONADIS), así como a comerciantes del mercado de

Santa Anita y Cercado de Lima, para que ofrezcan sus productos al público,

mejorando su calificación e inserción en el mercado laboral.

Esta institución también trata de motivar y comprometer a los representantes de


los gobiernos locales y regionales, organizaciones gubernamentales y no
gubernamentales y de la sociedad civil para que comiencen a desarrollar actividades
dirigidas a la población adulta mayor, mediante la realización de foros, talleres y
conferencias a nivel nacional y regional. Se da especial énfasis en la autoestima y en
el autocuidado como elementos facilitadores en la obtención de una mejor calidad de
vida, una mejor salud y una mayor participación e inserción social, promoviendo la
organización de estos talleres y dando a conocer, a los diversos sectores, la
necesidad de realizar acciones en pro de la población adulta mayor en todos los
niveles de la sociedad (familia, escuela, comunidad, etc.).
5.1.2 Ministerio de Salud

Salvo la creación de clubes del adulto mayor en algunos hospitales del


Ministerio de Salud, como en el Hospital Arzobispo Loayza o el Cayetano Heredia
entre otros, esta institución no ejerce mucha influencia en el plano social,
concentrándose principalmente en el área asistencial. Estos clubes ofrecen charlas
preventivo promocionales, programas de ejercicios; realizan viajes turísticos y
promueven reuniones de camaradería.

5.1.3 Programas públicos de recreación

En el Perú los programas públicos dirigidos a la recreación son insuficientes,

inconstantes y no cubren a todos los segmentos poblacionales. En el caso de la población

adulta mayor se cuenta con programas públicos de recreación que dan beneficios marginales.

El Instituto Peruano del Deporte, organismo público dedicado al fomento y


promoción del deporte en el Perú, realiza de manera extraordinaria programas
deportivo recreativos dedicados a la población mayor, denominados Programas con
Adulto mayor. En el año 1999 participaron en estos programas alrededor de 6,000
adultos mayores, 1,400 hombres y 4,600 mujeres, número insuficiente considerando
que la población adulta mayor ese año ya sobrepasaba las 1’800,000 personas.

5.1.4 Programas municipales

En las municipalidades de Lima Metropolitana es donde se ha observado


cambios importantes en relación a la población adulta mayor. Se ha implementado
programas específicamente dirigidos a ellos que cuentan con cursos, talleres y
charlas de manualidades, aeróbicos, biodanza, tai chi, natación y teatro; servicio de
podología, charlas sobre enfermedades comunes (artritis, artrosis, glaucoma,
dislipidemias, etc.), con la finalidad de mejorar la salud de esta población y aumentar
su actividad física.

En Lima, la Municipalidad de Lince fue la primera en organizar un club de la


Tercera edad e institucionalizar una fecha en la que se agasaja a los adultos
mayores del distrito. De igual manera, municipios como los de Callao, Comas,
Independencia, Jesús María, Miraflores, Surco, San Borja, Villa El Salvador, entre
otros, cuentan con programas especiales del adulto mayor. En algunos casos, esta
población es atendida por oficinas de Participación Vecinal como en las
municipalidades de Cieneguilla y Breña. Se debe enfatizar que no todos los concejos
municipales han desarrollado Programas para el Adulto Mayor (PAM) porque
requieren de un financiamiento constante que no puede ser cubierto por las
actividades pues éstas no generan ingresos suficientes a los municipios, debido a
que la mayoría de cursos y talleres son gratuitos o de costo mínimo.

Los programas se orientan a canalizar la recreación de los adultos mayores y


muchos de ellos se han desarrollado para formar hogares de tercera edad como en
los casos de los distritos de la Molina, San Miguel, Chorrillos, Pachacámac y San
Isidro.

A nivel nacional, las municipalidades provinciales también tienen


programas de apoyo al adulto mayor, pero, debido a restricciones
presupuestales, no logran satisfacer las demandas de este sector poblacional.
5.1.5 Seguridad social (EsSalud)

Centros del Adulto Mayor (CAM)

Los Centros del Adulto Mayor (CAM) son concebidos por EsSalud (seguridad
social) como espacios de encuentro generacional, orientados a promover una
auténtica relación interpersonal, mediante el desarrollo de actividades socioculturales
recreativas, productivas y de atención de la salud dirigidas a mejorar la calidad de
vida del adulto mayor.

En diciembre del 2002 EsSalud contaba con 107 centros a nivel nacional, 31
en la ciudad de Lima y 76 en provincias, con un total de 132,895 afiliados, el 57% de
mujeres y el 43% de varones (Gráfico 5.1).

Gráfico 5.1 Población de CAM por sexo, diciembre 2002

57145 75750

43%

57%

Femenino Masculino

Este programa está dirigido a personas adultas mayores jubiladas beneficiarias


de la seguridad social. Entre los servicios que brinda se pueden citar: Comedor
social, Salón de juegos, Orientación sociojurídica, Atención médica o de prevención
(UBAAM), Turismo social, Actividades culturales y artísticas, Encuentros familiares,
Talleres de cultura física (Tai Chi) y eventos deportivos y recreativos; Talleres de
autoestima, memoria, autocuidado y alfabetización, y otros.

Pese a que EsSalud con sus CAM es la entidad que más ha desarrollado el
tema de la integración social del adulto mayor, aun persisten algunas limitaciones.
Por ejemplo, centra la atención en los adultos mayores jóvenes (entre 60 a 70 años)
que conforman el 47% de su población. Otra limitación importante es la cobertura, ya
que la mayoría de afiliados (43%) se encuentra en la ciudad de Lima (Gráficos 5.2 y
5.3).
Gráfico 5.2 Distribución de la población de los CAM por grupo etáreo

16% 60 a 69
7% 47% años
70 a 79
años
80 a mas
años
menos de
60 años
30%

Gráfico 5.3 Distribución de afiliados a los CAM por departamentos (regiones)

Nº DEPARTAMENTO INSCRITOS %
1 Lima y Callao 57 260 43,09%
2 Lambayeque 11 336 8,53%
3 Arequipa 10 143 7,63%
4 Cusco 10 106 7,60%
5 La Libertad 7 993 6,01%
6 Ica 6 386 4,81%
7 Piura 5 392 4,06%
8 Puno 4 886 3,68%
9 Junín 2 854 2,15%
10 San Martín 1 829 1,38%
11 Amazonas 1 714 1,29%
12 Huánuco 1 686 1,27%
13 Ancash 1 676 1,26%
14 Moquegua 1 670 1,26%
15 Tacna 1 244 0,94%
16 Ayacucho 1 059 0,80%
17 Pasco 1 017 0,77%
18 Ucayali 829 0,62%
19 Apurímac 702 0,53%
20 Cajamarca 691 0,52%
21 Loreto 682 0,51%
22 Tumbes 666 0,50%
23 Madre de Dios 560 0,42%
24 Huancavelica 514 0,39%
TOTAL 132 895 100,00%
5.1.6 Organizaciones de cesantes y jubilados

Los cesantes y jubilados de nuestro país se agruparon inicialmente de


acuerdo a las leyes que les correspondían, en razón de sus reivindicaciones
laborales, por aumento de pensiones, rebaja de la edad de jubilación, etc.

Algunas de estas instituciones han realizado un giro en sus actividades,


orientándose más hacia la comunidad, desarrollando redes de trabajo local y
regional, así como extendiendo su trabajo hacia sectores de adultos mayores no
pensionistas aun no organizados.

Estas organizaciones son:

• Centro Nacional de Jubilados del Perú – CEAJUPE, que inicialmente


agrupaba a los jubilados pertenecientes a la Ley 1990; posteriormente
incorporó a afiliados de diferentes regimenes. Es la central con mayor fuerza y
nivel de afiliación en el Perú, cuenta con bases distritales, provinciales y
departamentales a nivel nacional.
• Central Unificada de Pensionistas del Perú – CUPPER, que agrupa a los
jubilados y pensionistas pertenecientes a la ley 20530.

Asimismo, los regímenes especiales también cuentan con sus respectivas


agrupaciones:

• Asociación Nacional de Pescadores Jubilados del Perú – ANPJ (dependientes


de la Caja de Beneficios y Seguridad Social del Pescador, Ley 27301)
• Asociaciones Regionales de Jubilados Mineros (Ley 25009)
• Asociación de Cesantes y Jubilados (Ley 19846)
• Asociación de Cesantes y Jubilados del Sector Educación – ANCIJE y sus
dependencias departamentales
• Asociación de Cesantes y Jubilados del Banco de la Nación, del Ministerio de
Salud, de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de las Fuerzas
Armadas y Policiales, del Banco de Crédito del Perú, del Ministerio de
Transportes y Comunicaciones, etc.

Por último, tenemos a las Asociaciones Mutualistas y de Ayuda Mutua que se han
desarrollado sobre todo en el seno de las Fuerzas Armadas y Policiales.

5.1.7 Organizaciones civiles que benefician al adulto mayor

La característica inicial de estas organizaciones era que estaban referidas a


actividades de tipo recreativo y de uso del tiempo libre. Sin embargo, producto del
trabajo de las ONG, estas instituciones han empezado a desarrollar un nuevo rol y
están propiciando la revaloración de la población adulta mayor en relación con el
desarrollo de sus comunidades.
Desarrollo de redes

El trabajo desarrollado en redes, como el de la Asociación Distrital de la


Tercera Edad de Independencia – ADITEI, de la Asociación Nacional de Adultos
Mayores del Perú – ANAMPER, de la Red Horizontes de Villa y de la Red Edad
Maravillosa del Norte Chico tiene como principales logros haber establecido
relaciones con los gobiernos locales de sus jurisdicciones y contar con planes de
trabajo que están siendo desarrollados.

5.2 Abuso, maltrato y violencia contra las personas adultas


mayores

La violencia contra las personas adultas mayores es un problema del


cual nuestro país no está ajeno, ya que en nuestra sociedad existen diversos
factores que propician este tipo de conductas. Las condiciones de pobreza,
desempleo y dependencia en las que viven amplios sectores de la población
contribuyen a la generación de conductas y actitudes negativas frente al
proceso de envejecimiento. Sin embargo, es conveniente tener en cuenta que
en el área rural, particularmente en las poblaciones indígenas campesinas, el
respeto a los mayores sigue siendo un valor central en la vida de las
comunidades.

Los datos y cifras al respecto son escasos, pese a constituir un problema


relativamente cotidiano. Así, los Centros de Emergencia de la Mujer (CEM) del
Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual (PNCVFS) del MIMDES,
que trabajan en el marco de la Ley de Protección contra la Violencia Familiar y
Sexual, registraron durante el año 2002, 1,120 casos de personas adultas mayores
víctimas de violencia familiar y/o sexual. Esta cifra representa el 3.6% del total de
casos atendidos en los 38 CEM a nivel nacional durante el 2002 (29,759 casos). Del
total de casos de violencia familiar y/o sexual de personas adultas mayores
registrado por los CEM, el 76% corresponde a personas de sexo femenino.

También es importante mencionar que los adultos mayores, víctimas de


agresiones, tienen un nivel educativo bajo: primaria, el 46.0% y sin ningún nivel
educativo, el 28.6%. Asimismo, el 70.4% señaló no efectuar ninguna actividad que le
brindara ingresos.

En el ámbito familiar es donde se da el mayor número de agresiones, pero se


estima que la cifra debe ser mucho mayor a la registrada, ya que por lo general las
agresiones no son denunciadas por las víctimas, en tanto puede implicar un
enfrentamiento con los agresores, generalmente familiares de los que dependen
afectiva y/o económicamente. Según las estadísticas del PNCVFS, los principales
victimarios de los adultos mayores son los propios hijos adultos, con el 44.4%; los
cónyuges, 14.6%; la pareja actual (conviviente), 9.7% u otros familiares (nuera,
yerno, etc.), 17%. Cabe destacar que las edades de los hijos/as agresores fluctúan
entre 26 y 45 años y que el 68% son varones.

En el ámbito familiar, el tipo de violencia que mayoritariamente se ejerce


contra los adultos mayores es el maltrato psicológico (95%). Las agresiones más
frecuentes son los insultos (85%), humillación y desvalorización (66.3%), amenazas
de muerte (40%) y rechazo (48.8%). Sin embargo, los adultos mayores no están
exentos de la violencia física, que en el 2002 representó el 39% del total de casos
registrados en los CEM.

El 2% del total de casos (22 casos) señalaron ser víctimas de violencia


sexual, siendo las personas adultas mayores (PAM) de sexo femenino las
principalmente afectadas. De este grupo, 8 denunciaron violación y 12 acoso o
chantaje sexual. Ambos delitos fueron referidos únicamente por mujeres.

El 35% de las personas adultas mayores que acudieron a los CEM por
maltrato señaló, como motivo de la violencia, la actitud de parte del agresor/a de
querer “controlar su vida”, el carácter dominante e impulsivo del victimario/a, el
31.7%; motivos económicos, el 21.9%; motivos familiares, el 27.5%; celos e
infidelidad, el 9.8%, y el 12.4% refiere que no hubo motivo o razón aparente.

Ante esta situación de maltrato se debe tener en cuenta la Ley de Protección


frente a la Violencia de Familiar y el Código Penal (que ampara a las personas en
riesgo), pudiéndose acudir a la conciliación extrajudicial. Sin embargo, el maltrato de
las personas adultas mayores no tiene un espacio definido para su tratamiento legal,
ni instancias con el recurso humano calificado para su atención, así como una
legislación explícita que favorezca la atención y protección de la población adulta
mayor.

5.3 Estudios sobre aspectos sociogerontológicos


Los trabajos científicos en el área social en nuestro país son escasos. Según
la evaluación social realizada a pacientes hospitalizados a nivel nacional por Varela y
colaboradores, como parte de una Valoración Geriátrica Integral, el 23.25% se
hallaba en una situación de problema social, mientras que el 49.5% se hallaba en
una situación de riesgo social.

En otro trabajo destacable, el Perfil del Adulto mayor en la provincia de


1
Trujillo , para evaluar la actividad social se midió las actividades realizadas en el
tiempo libre, ya sea individuales, como escuchar radio, ver televisión, leer periódico,
leer revistas, hacer manualidades, asistir al cine; o actividades en grupo, como
asistencia a eventos deportivos, reuniones sociales y religiosas, práctica de
deportes, visita a amigos/familiares, realizar paseos y recibir visitas. Se halló que el
mayor porcentaje de adultos mayores en esta provincia se ubica en la categoría de
nivel de actividad social baja (63.4%); el 32.4%, en moderada y solo el 4.2%, en
buena.

La actividad social baja aumenta conforme se incrementa la edad,


observándose que ésta es ligeramente mayor en el caso de las mujeres. Se

1
Si bien esta provincia no representa a todo el Perú, por ubicarse en ella una de las mayores
ciudades del país (la ciudad de Trujillo) puede reflejar la situación social del adulto mayor de la zona
urbana en la región costa.
encuentra también diferencias con relación a los que realizan alta actividad; en el
caso de los hombres, se encuentra hasta el grupo de 80 a 84 años; en las mujeres
sólo hasta el grupo de 70 a 74 años.

Tabla 5.1 Trujillo: Actividad social del Adulto mayor, 1999 – 2000

Actividad social
Sexo
Baja Moderada Alta Total
Hombres 54.70% 38.80% 6.50% 100.00%
Mujeres 69.00% 28.30% 2.70% 100.00%
Total 63.40% 32.40% 4.20% 100.00%
Fuente: Perfil del Adulto mayor en la provincia de Trujillo, 1999-2000.

En ambos sexos la categoría de alta actividad social se da en mayor


porcentaje en el grupo que trabaja (9% vs. 2%), siendo ésta mayor en el caso de las
mujeres.

Otro aspecto a considerar es el deseo de trabajar en relación con la actividad


laboral. Del total de la población, el 71.5% refirió no estar laborando actualmente. En
el grupo que no labora, el 57% manifestó deseos de realizar una actividad laboral.
Los testimonios recogidos en las entrevistas cualitativas corroboran esta información.

Se observa, por tanto, que el adulto mayor presenta una actividad social
mínima, y que la mujer reporta mayor actividad. Y parece ser que la actividad laboral
tiene un efecto motivador para realizar actividades sociales en el adulto mayor,
siendo mayor este efecto en el caso de las mujeres que trabajan.

Además del trabajo anteriormente expuesto, en la tabla 5.2 se presenta una


relación de otros trabajos científicos realizados en el área social de la población
adulta mayor; la mayoría de estos trabajos son tesis para los grados de magíster o
bachiller en Medicina o licenciatura en Enfermería (Tabla 5.2).
Tabla 5.2 Estudios sobre aspectos sociales gerontológicos; Perú

Año Título Autor Lugar Conclusiones


1986 La tercera edad: Salud e Arce, E Club de Jubilados - Deseo de los trabajadores de alcanzar la
integración del IPSS (ahora jubilación lo más tardíamente posible.
trabajador EsSalud) - Estado negativo de salud; más que por la
jubilado a la sociedad y carencia de ingresos, se explicaría por las
condiciones de trabajo y vida anterior.
a la familia - Sentimientos de marginación debidos a
pérdida de poder económico y disminución
del rol directriz en el hogar.
- La participación en organizaciones es
menor que como trabajador activo;
actividades realizadas al margen de la
familia dan sentimientos de soledad.

1986 Estudio de las actitudes Pérez, F Comunidad - La actitud hacia el AM es positiva hacia el
de la familia hacia el área psicológica y social y de indiferencia
anciano en dos hacia el área biológica.
comunidades de - A menor edad del familiar del AM mayor
son las actitudes positivas; así como a más
Condevilla – San Martín consanguinidad.
de Porres - No hay asociación entre estado civil, y
actividad que desarrolla el familiar del
familiar del AM con actitud hacia éste.

1987 Factores biosociales de Chávez, G Asilo San Vicente Principal factor de aislamiento es la
los familiares que de Paul carencia de familiares que se
influyen en el responsabilicen por ellos.
aislamiento del anciano
1989 Factores socioculturales Cuellar, M Comunidad La población en estudio en su mayoría
que influyen en la Sáenz, I posee una integración inadecuada a su
integración del anciano a familia y comunidad, teniendo como
su familia y a la factores decisivos la edad, el sexo, la
procedencia y el grado de instrucción.
comunidad

1991 Conocimiento sobre la Huapaya, L Trabajadores


tercera edad y tendencia Centromin Trabajadores presentan un pensar erróneo
al cuidado del anciano (empresa minera) y de temor a la tercera edad. La carencia
de conocimientos de las medidas
preventivas para una vida sana determina
opiniones incorrectas sobre los cuidados
del AM.
Los trabajadores no aceptan la idea de
llegar a la vejez.
1995 Influencia de los factores Huillca, D Consultorio
socioeconómicos y Mori, C externo El 62.8% presenta un nivel de integración
culturales en la Quijada, R deficiente al grupo familiar y a la
integración del personal comunidad.
Los factores relevantes son: estado civil,
militar retirado (+ de 60 procedencia, ocupación laboral, edad,
años) a su grupo familiar años de jubilado, condición de vivienda,
y a la comunidad. nivel socioeconómico. Factores que no
Centro Geriátrico Naval influyen: religión, jefatura militar, lugar de
residencia, grado militar y convivencia
familiar.
5.4 Redes familiares
Una parte significativa de adultos mayores está desprovista de apoyo y, en
consecuencia, depende y seguirá dependiendo de sus familias. El apoyo familiar
asume diversas formas como la ayuda monetaria directa, los cuidados personales en
el caso de un pariente enfermo o parcialmente discapacitado o mediante el apoyo
emocional (visitas, llamadas, etc.). Ante el insuficiente apoyo de los sistemas
institucionales hacia los adultos mayores, es probable que la familia continúe siendo
el soporte del adulto mayor.

Los datos muestran que en el Perú la corresidencia de los adultos mayores


con sus familias sigue siendo una práctica extendida.

Tabla 5.3 Proporción de Adultos mayores que viven solos por sexo, Perú 1993

Año Total Hombres Mujeres


1993 8,70% 8,70% 8,80%
Fuente: Censo 93, INEI CELADE.

Aproximadamente uno de cada cuatro hogares peruanos cuenta con la


presencia de al menos un adulto mayor entre sus miembros. Si bien el peso de las
personas de 60 años y más en la población total de la región no es muy significativo
(7,6%), sí lo es en el plano del hogar (24,7%). La distribución de hogares según
áreas de residencia muestra que en el área rural la proporción de hogares que
cuenta entre sus miembros con al menos un adulto mayor es un poco más alta que
en el área urbana.

Tabla 5.4 Porcentaje de hogares particulares que cuentan con la presencia de


Adultos mayores, según áreas de residencia, Perú 1993

% de hogares con Adultos mayores


Año
Total Área urbana Área rural
1993 24,70% 23,90% 26,80%
Fuente: Censo 93, INEI CELADE.

La proporción de hogares encabezados por adultos mayores en nuestro país


es de 18,9%. La jefatura femenina supera ampliamente a la masculina como
resultado de la mortalidad diferencial por sexos.

Tabla 5.5 Porcentaje de hogares con jefe adulto mayor, según sexo y área de
residencia, Perú 1993

Total Área urbana Área rural


Total 18,90% 17,70% 21,70%
Jefatura masculina 17,20% 17,20% 19,20%
Jefatura femenina 24,80% 24,80% 31,80%
Fuente: Censo 93, INEI CELADE.
En la gran mayoría de hogares con presencia de adultos mayores, éstos viven
con otros miembros más jóvenes (hijos, nietos, otros parientes y no parientes),
constituyendo hogares multigeneracionales donde, por lo general, viven en relación
de dependencia. La cohabitación es así una forma muy común de solidaridad
intergeneracional que reduce los gastos por persona en vivienda y en la compra y
preparación de alimentos y facilita el apoyo directo a los parientes con necesidades
especiales.

Tabla 5.6 Distribución de hogares que incluye Adultos mayores, según


residencia con otros miembros no adultos mayores, Perú 1993

Total

Año Adultos Solo con


mayores con Adultos
otros miembros mayores
Total 80,80% 19,20%
Área urbana 84,20% 15,80%
Área rural 73,60% 26,40%
Fuente: Censo 93, INEI CELADE.

Respecto al estado civil se observa que en los rubros divorciado, soltero y


viudo, siempre hay más mujeres adultas mayores que hombres, lo que permite
afirmar que los hombres de 60 y más rehuyen la soledad, pues ellos se encuentran
preferentemente en los rubros de casados y convivientes.

Tabla 5.7 Población urbana de 60 y más años, por sexo, según estado civil o
situación conyugal, Perú 2003

Estado Civil Varones Mujeres


Conviviente 185,801 9.22% 10.5% 6.0%
Casado 1’088,800 54.00% 66.7% 40.4%
Viudo 501,349 24.87% 14.4% 38.7%
Divorciado 58,883 2.92% 5.4% 9.3%
Soltero 157,244 7.80% 3.0% 5.6%
No precisa 24,038 1.19% ---- ----
TOTAL 2’016,115 100.00% 100.0% 100.0%
Fuente: INEI - MIMDES, 2003.

6. DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA DE SALUD


6.1 VISIÓN PANORÁMICA DEL SISTEMA DE SALUD EN EL PERÚ

El sistema de salud del Perú muestra un inadecuado desempeño global desde

hace décadas. Según la evaluación de la Organización Mundial de la Salud (OMS),

publicada en el Informe sobre la Salud en el Mundo del año 2000, nuestro país, por

el desempeño global del sistema de salud, se ubica en el puesto 129 entre los 191

países estudiados. En lo que respecta al logro de metas, ocupa el penúltimo lugar

(Gráficos 6.1 y 6.2).

Gráficos 6.1 y 6.2 Desempeño y logro global del sistema de salud y metas Perú

2000

Logro global de metas


Chile 33
Colombia 41
Costa Rica 46
Uruguay 50
Venezuela 65
Paraguay 73
Ecuador 107
Perú 115
Bolivia 117

Fuente: Informe sobre la Salud en el Mundo 2000, OMS.


Los factores más importantes que han contribuido a este deficiente
desempeño son desorden administrativo y ausencia de liderazgo del Ministerio de
Salud.

Durante la década pasada el Ministerio de Salud no alcanzó el liderazgo,


produciéndose una fragmentación intrasectorial por la presencia de programas y
proyectos financiados con cooperación externa que actuaban paralelos a las
estructuras formales de dirección, planificación y administración del nivel central y de
las direcciones regionales. Hubo además una escasa inversión en promoción de la
salud y prevención de enfermedades.

6.1.1 Segmentación del sector Salud

En el Perú, varias instancias se encargan de la atención de la salud.


Aproximadamente el 20% de la población del país tiene posibilidades de acceder a
los servicios de la Seguridad Social (EsSalud), el 12% accede a servicios privados
(entidades prestadoras de salud, clínicas privadas, consultorios médicos y otras
instituciones) y el 3% es atendido por la Sanidad de las Fuerzas Armadas (FFAA) y
de la Policía Nacional del Perú (PNP). El 65% restante depende de los servicios
públicos de salud que oferta el Ministerio de Salud, pero se estima que dentro de
este sector, el 25% no tiene posibilidades de acceder a ningún tipo de atención
(Gráfico 5.3).

Gráfico 6.3 Segmentación del sector Salud, Perú 2002

PRIVADOS
SANIDADES 12%
3%

E
sta
segmen
EsSALUD
20%
tación
de la
MINSA prestaci
65% ón de
servicio
s impide
Fuente: Lineamientos de Política Sectorial para el periodo 2002 – 2012, MINSA.
articular
eficazmente las acciones de salud, es causa de duplicidades y dificulta el rol rector
del MINSA. Asimismo, no facilita el proceso de descentralización iniciado en el país
que requiere de una eficiente coordinación de los niveles de atención y de
organización para una adecuada articulación entre lo local, regional y nacional.

También se observa una desarticulación y duplicidad de funciones entre


diversos órganos estatales del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, del
Ministerio de la Presidencia, del Ministerio de Defensa, del Ministerio del Interior, del
Ministerio de Salud y del Ministerio de Trabajo, al que pertenece EsSalud, no
contándose con las instancias de coordinación y planeamiento intersectorial
necesarias. En este marco, el Ministerio de Salud no ha logrado alcanzar un rol de
liderazgo en la formulación de políticas de salud intersectoriales.

A esto se suma la desproporción en la distribución de los recursos y las


responsabilidades que tienen los diferentes subsectores. Así, el Ministerio de Salud
tiene un gasto per cápita 4 veces menor que EsSalud; sin embargo, administra un
mayor número de establecimientos de salud y realiza un mayor número de
atenciones (Gráfico 5.4).

Gráfico 6.4 Proporción en los recursos y responsabilidades según gasto per


capita

81
90

80
65
70 60

60
44 Hospitalización
50 Consulta Externa
40 Hospitalización Rural
Fuente: Gráfico de elaboración propia
23en 18
base a los Lineamientos de Política Sectorial
30 Consulta Externa Rural
para el periodo 2002 – 2012 MINSA.
12
20
5
10

0
MINSA US$ 28 anual ESSALUD US$ 105 anual

La Sanidad de las Fuerzas Armadas y Policiales asume el 2% de las


hospitalizaciones, el 2% de las atenciones ambulatorias a nivel nacional y el 1% de
las atenciones ambulatorias; no asume hospitalizaciones en zonas rurales.

El sector privado asume el 9% de las hospitalizaciones, el 36% de las


atenciones ambulatorias a nivel nacional, el 7% de las hospitalizaciones y el 34% de
las atenciones ambulatorias en las zonas rurales. Debe tenerse en cuenta que al
menos el 50% de las atenciones ambulatorias del subsector privado corresponde a
farmacias (principalmente en zonas urbanas), a curanderos y a agentes comunitarios
de salud (principalmente en zonas rurales). La participación del sector privado de
proyección social y humanitaria (ONG, iglesias) no está adecuadamente valorada ni
sistematizada.

En 1994, el MINSA atendió al 13% de la población asegurada en EsSalud y al


10% de la población con seguro privado.

Aunque el gasto per capita en salud a nivel nacional es de US$100, el


subsector Ministerio de Salud tiene cifras mucho más bajas y muy variables de
región a región, constituyendo el subsector que asume el mayor volumen de
atenciones a pesar de los escasos recursos asignados. El acceso a los servicios de
salud se muestra en el Gráfico 6.5.

Gráfico 6.5 Población con acceso a servicios médicos, Perú 2000

Población con acceso Población sin acceso


82% 18%

Gráfico de elaboración propia en base a los Lineamientos de Política Sectorial


para el periodo 2002 – 2012, MINSA.

6.1.2 Financiamiento

Según el Informe de la OPS, el Perú es uno de los países de la región que


menos invierte en salud; sólo el 4.7% de su PBI; es decir, menos de la mitad de lo
que invierte Venezuela, 9.5% (Tabla 6.1). El gasto público en salud en la década de
los noventa por millones de dólares se muestra en el Gráfico 6.2.

Tabla 6.1 Indicadores de gasto nacional en salud, Perú 1997 – 2001

1997 1998 1999 2000 2001


Gasto total en salud como % del PBI 4,4 4,6 4,9 4,7 4,7
Gasto general gubernamental en salud 11,6 12,9 13,0 12,7 12,1
como % del gasto total del gobierno
Gasto de salud en la seguridad social como 43,0 43,1 48,3 47,2 51,9
% del gasto general del gobierno en salud
Fuente: World Health Report 2003, anexo 5.

Gráfico 6.6 Gasto público en salud, Perú 1990-1999


600

500 De
400
ac
uer
300 do
co
200 n
un
100
est
0 udi
1990 1992 1995 1998 1999 o
rea
liza
Gráfico de elaboración propia en base a los Lineamientos de Política Sectorial para el
periodo 2002 – 2012, MINSA.

do por la firma Macroconsult para el Ministerio de Salud en 1997, el 13% del gasto
corriente se destinó a las unidades administrativas, el 54% a los hospitales, que sólo
atienden al 30% de la demanda, y el 33% a los centros y puestos de salud que
atienden al 70% de la demanda cotidiana (Gráfico 6.7). Así, los estudios realizados
desde 1996 demuestran que el gasto público en salud no se concentra en los
departamentos con mayores necesidades ni en los grupos más pobres de la
población.

Gráfico 6.7 Distribución del gasto corriente en salud, Perú


100%
33
80%
70
60%
54
40%

20% 30
13
0%
Gasto Corriente % Demanda %
Unidades Administrativas Hospitales Centros y Puestos de Salud

Gráfico de elaboración propia en base a los Lineamientos de Política Sectorial


para el periodo 2002 – 2012, MINSA.

6.1.3 COBERTURA

La cobertura de los servicios de salud se ve limitada por barreras de diversa


índole, algunas de las cuales afectan principalmente a las personas adultas mayores.

Barreras económicas

Según la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), la falta de recursos


económicos fue una barrera importante en el acceso a los servicios de salud. El 40%
de las personas que no accedieron a los servicios de salud en el año 1998 no lo hizo
por razones puramente económicas; en 1999, el porcentaje ascendió al 49.4% y es
probable que esta cifra haya seguido incrementándose hasta la actualidad.

Barreras geográficas

Aún no se logra cubrir íntegramente la demanda del territorio nacional, pese al


incremento de la oferta de servicios. La existencia de muchas zonas del país en las
que predomina el patrón de asentamiento poblacional disperso es un factor
importante en la inaccesibilidad geográfica a los servicios. Esta situación se agrava
con relación a los centros de salud y hospitales locales de mayor capacidad
resolutiva que por lo general se encuentran a considerable distancia de los poblados
o comunidades rurales. Las dificultades de comunicación y transporte público son
factores adicionales al problema geográfico para el acceso a los servicios de salud,
especialmente en las zonas rurales.

Sin embargo, en las grandes ciudades costeras como Lima, Arequipa y


Trujillo, a pesar de que existen medios de transporte público, éstos no son los
adecuados para ciertos sectores de la población que tienen gran demanda de
servicios de salud, como los pacientes adultos mayores y las personas
discapacitadas e inválidas.
De acuerdo a la ENAHO 1999, aproximadamente el 8% de las personas
enfermas que no pudieron acceder a los servicios de salud no lo hicieron por las
razones arriba mencionadas.

Barreras culturales

Nuestro país se caracteriza por su gran diversidad cultural que se manifiesta


particularmente y con gran vigor en las diferentes percepciones del proceso salud-
enfermedad y en la relación entre la vida y la muerte.

Estudios cualitativos desarrollados en algunos de los departamentos más


pobres del país evidencian que los pobladores de las comunidades y el personal de
salud tienen ideas muy diferentes sobre qué es lo normal y en qué casos se requiere
la intervención de personal de salud capacitado.

Existe desconfianza hacia el personal de los centros y puestos de salud, así


como hacia las técnicas empleadas en diversas atenciones de salud; a esto se
añade la complementariedad con la medicina tradicional, en general poco aceptada
por los servicios públicos de salud y muy usada por la población, especialmente por
la que vive en zonas rurales o que procede de ellas.

Barreras por la conducta de los prestadores de salud

Las principales causas referidas por los usuarios como insatisfacción por el
servicio recibido, fueron maltrato y/o tratamiento inadecuado, que alcanzan el 55%
del total de quejas respecto a los servicios de salud en general.

Acceso a los medicamentos

El mayor gasto que una persona hace al usar los servicios de salud para
recuperarse de alguna enfermedad corresponde a los medicamentos. Según la
ENAHO 1998, el costo total de una consulta promedio se compone de la tarifa (12%),
los exámenes auxiliares (13%) y los medicamentos (75%).

La reducción del acceso de la población peruana a los medicamentos se


puede apreciar en los Gráficos 6.8 y 6.9. La principal razón de esta contracción en el
consumo de medicamentos es el costo, lo cual implica una mayor marginación de los
sectores más pobres de la población.

Gráficos 6.8 y 6.9 Acceso de la población peruana a medicamentos, 1988-2000


Cantidades de Unidades de Farmacia Unidades de Farmacia Vendidas
vendidas (millones) por Persona
7.75
160
200 8

150 6

58
100 4
2.26
2
50

0
0 1988 2000
1988 2000

Gráficos de elaboración propia en base a los Lineamientos de Política Sectorial para el periodo
2002 – 2012, MINSA.

6.1.4 RECURSOS HUMANOS

Durante la década pasada y hasta la actualidad se da una contratación flexible


de personal. Entre 1994 y 1997 se incorporaron en el Programa de Salud Básica
para Todos 10,806 trabajadores (médicos, profesionales no médicos y técnicos) para
laborar en los establecimientos de primer nivel por contratos renovables de 90 días,
sin derecho a vacaciones ni a beneficios sociales. Esto significa que
aproximadamente la sexta parte de los recursos humanos del Ministerio de Salud se
encuentra trabajando dentro de un régimen de flexibilidad laboral extrema, que
genera inestabilidad laboral, precarización del trabajo y condiciones inadecuadas
para el buen desempeño.

El Ministerio de Salud es el principal empleador del sector Salud, sin embargo,


el mayor crecimiento de puestos laborales se ha producido en la Sanidad de las
Fuerzas Armadas y Policiales (156%) y en el subsector privado (139%) (Gráfico
6.10).

Gráfico 6.10 Crecimiento de puestos laborales por subsectores, 1999

156
139
160

140

120

100 68

80

60 30

40

20

0
MINSA ESSALUD SANIDADES PRIVADOS

Fuente: Ricse 2000, World Bank 1999.


Los puestos laborales están concentrados en los hospitales; sin embargo, se ha
dado un incremento de puestos en los servicios del primer nivel de atención. Así, en
1996 éstos aumentaron en 200% y en 1999, en 314%.

En el año 2001 los problemas más importantes para el desarrollo de los


recursos humanos y la profesionalización de la administración eran:

• El crecimiento no planificado de la formación del personal de salud. El sector


carece de una unidad especializada en el planeamiento y desarrollo de los
recursos humanos.
• Una débil regulación y acreditación de la idoneidad de los profesionales
médicos egresados, observándose un crecimiento desmesurado de
facultades de medicina. Asimismo, el sector no ha tenido mayor participación
en la calificación de los profesionales médicos en actividad (certificación
profesional).
• Existe una tendencia a la sobreespecialización de los profesionales médicos,
pero especialidades como anestesiología y otras necesarias para atender
patologías regionales, no son promovidas. Además existe poco interés en
formar médicos generales integrales y enfermeras generales que se requieren
en el primer y segundo nivel de atención.
• El Servicio Rural y Urbano Marginal de Salud no cuenta con recursos
suficientes y no cumple adecuadamente con la función de vincular la práctica
de los profesionales jóvenes con las necesidades de salud de la población.
• Una limitada formación y capacitación de los equipos de salud a distancia.

El Perú cuenta con 11.7 profesionales médicos por cada 10,000 habitantes
distribuidos de manera muy desigual y por tanto no equitativa, notándose una alta
concentración en las ciudades de la costa, siendo Lima y Callao las ciudades con
mayor concentración (Gráfico 6.11).

Gráfico 6.11 Médicos por departamento, Perú 2000

22
20
Tasa x 10.000 Hb.

18
16
14
12
10
8
6
4
2
0
YA

A A
A

M
A L

M C

A L

PU
M

J
M P

A
S

U T
Q

N
D

C
M
S

A
A

LA

SM

M
Q

IC

PA
TA

PI

C
LO
D

JU

PU
LA
O
LI

TU

C
C

A
C

H
H

6.1.5 Nuevas reformas en el sistema de salud

Como parte de las políticas de Estado en relación a la salud de las personas, es


destacable el reciente impulso de la atención primaria de salud como función central
del Sistema Nacional Coordinado y Descentralizado de Salud (SNCDS). Este nuevo
sistema busca la construcción de la equidad en salud, cuya estrategia fundamental
es el aseguramiento público y solidario en salud, con tendencia a la universalización,
a través del fortalecimiento del Seguro Social de Salud (EsSalud) y del Seguro
Integral de Salud (SIS) del Ministerio de Salud, éste último creado en el año 2001 y
orientado fundamentalmente al aseguramiento de la población más vulnerable en
extrema pobreza.

6.2 MINISTERIO DE SALUD

Historia

En 1568, siendo Perú colonia de España se creó el Real Tribunal del Protomedicato

con la finalidad garantizar el correcto ejercicio de la medicina, el funcionamiento de boticas,

combatir el empirismo, clasificar plantas y hierbas medicinales, escribir la historia natural del

Perú y absolver consultas del gobierno sobre el clima, enfermedades existentes, higiene y

salud pública en general, destacando la labor de don Hipólito Unanue, insigne médico que

inmortalizó su nombre como prócer de la independencia.

En la república, esta institución se conservó a lo largo del siglo XIX, bajo el nombre de

Protomedicato General del Estado, etapa en la que destacó el ilustre médico Cayetano

Heredia. En 1903, el gobierno peruano creó la Dirección de Salubridad Pública dependiente

del entonces Ministerio de Fomento, adquiriendo posteriormente autonomía como ministerio

gracias a la Constitución de la República de 1920.

En 1935 fue promulgado el D.L. 8124 que crea el Ministerio de Salud Pública,
Trabajo y Previsión Social. En 1942 adoptó el nombre de Ministerio de Salud Pública
y Asistencia Social, y desde 1968 data el nombre que mantiene hasta la actualidad:
Ministerio de Salud.
La historia del Ministerio de Salud registra hechos importantes dignos de ser

destacados. En agosto de 1994 el Perú recibió la certificación internacional de la

interrupción de la circulación del virus salvaje de la polio, al transcurrir tres años del

último caso de polio en el país y en las Américas. Entre otros méritos se tiene el de

mantener coberturas de vacunación por encima del 90% a partir de 1995, el avance

exitoso en el cumplimiento de la meta intermedia de iodización universal de la sal y el

reconocimiento, por parte de la Organización Mundial de la Salud del Programa de

Control de TBC del Perú como uno de los mejores del mundo y que fue lanzado

como modelo para la región de las Américas.

Misión y Objetivos

El Ministerio de Salud tiene la misión de proteger la dignidad personal,


promoviendo la salud, previniendo las enfermedades y garantizando la atención
integral de salud de todos los habitantes del país; proponiendo y conduciendo los
lineamientos de políticas sanitarias en concertación con todos los sectores públicos y
actores sociales.

Organización

Con la finalidad de cumplir con sus funciones, el Ministerio de Salud del Perú se

compone de siete órganos mayores:

1. Alta Dirección
• Ministro de Salud
• Viceministro de Salud
• Secretaria General
2. Órgano Consultivo
• Consejo Nacional de Salud
3. Órgano de Control
• Inspectoría General
4. Órgano de Defensa Judicial
• Procuraduría Pública del Ministerio de Salud
5. Órganos de Asesoría
• Oficina General de Planeamiento Estratégico
• Gabinete de Asesores de la Alta Dirección
• Oficina General de Cooperación Internacional
• Oficina General de Epidemiología
• Oficina General de Asesoría Jurídica
6. Órganos de Apoyo
• Oficina General de Estadística e Informática
• Oficina General de Defensa Nacional
• Oficina General de Gestión de Recursos Humanos
• Oficina General de Administración
• Oficina General de Comunicaciones
7. Órganos de Línea
• Dirección General de Salud Ambiental
• Dirección General de Salud de las Personas
• Dirección General de Promoción de la Salud
• Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas

Entre los Órganos de Línea cabe resaltar algunas de las funciones que
cumple la Dirección General de Salud de las Personas, entre ellas, la de establecer
las normas, supervisión y evaluación de la atención de la salud de las personas
desde su concepción hasta su muerte natural, así como la categorización,
acreditación y funcionamiento de los servicios de salud y la gestión sanitaria en el
sector Salud. Esta Dirección se compone a su vez de las siguientes Direcciones
Ejecutivas:
• Dirección Ejecutiva de Atención Integral de la Salud
• Dirección Ejecutiva de Servicios de Salud
• Dirección Ejecutiva de Calidad de Salud
• Dirección Ejecutiva de Gestión Sanitaria
• Dirección de Servicios Básicos de Salud
• Dirección de Servicios Especializados de Salud

La Dirección Ejecutiva de Atención Integral de Salud (DEAIS) se encarga de


formular y difundir las políticas de atención, identificar las prioridades y proponer las
estrategias sanitarias nacionales, así como su seguimiento y evaluación. Esta
dirección tiene a su cargo la implementación del Modelo de Atención Integral de
Salud (MAIS), según los Lineamientos de Política del Sector 2002 – 2012. Este
modelo contempla la atención integral de salud de las personas por Etapas de Vida,
incluyendo la etapa del Adulto Mayor. Constituye el marco de referencia para la
atención de la salud en el país, basado en el desarrollo de acciones de promoción de
la salud, prevención de la enfermedad, recuperación y rehabilitación.

Órganos descentralizados
1. Institutos especializados
2. Direcciones de Salud (Lima)
3. Direcciones Regionales de Salud (provincias)
4. Comunicadores a nivel de Lima y Callao

Los Niveles Asistenciales, determinados en función de la afluencia de usuarios, la

capacidad instalada de la entidad y la modernización de la infraestructura y del

equipamiento, son los siguientes:

1. Primer nivel: postas y centros de salud


2. Segundo nivel: pequeños hospitales
3. Tercer nivel: grandes hospitales (generales)
4. Cuarto nivel: institutos especializados (considerados órganos desconcentrados)

ESTABLECIMIENTOS DE SALUD

El Ministerio de Salud cuenta con 6,874 establecimientos de salud en todo el país. El

80.48% son puestos de salud; el 17.43%, centros de salud y sólo el 1.99%, hospitales. El 97%

de la infraestructura del Ministerio de Salud está destinada a brindar atención primaria de

salud (Tabla 6.2).


Tabla 6.2 Establecimientos de salud del MINSA por departamentos, año 2004

DEPARTAMENTO TOTAL Hospital Centro de salud Puesto de salud


TOTAL 6,874 137 1,198 5,532
% 100.00% 1.99% 17.43% 80.48%
AMAZONAS 289 2 30 257
ANCASH 414 12 50 352
APURÍMAC 237 6 33 198
AREQUIPA 246 4 51 191
AYACUCHO 383 8 45 330
CAJAMARCA 600 8 98 494
CALLAO 57 2 50 4
CUSCO 268 4 47 217
HUANCAVELICA 286 1 44 241
HUÁNUCO 233 4 21 208
ICA 138 6 34 98
JUNÍN 454 7 56 391
LA LIBERTAD 208 8 44 156
LAMBAYEQUE 154 2 43 109
LIMA 677 24 205 442
LORETO 327 3 53 271
MADRE DE DIOS 114 2 13 99
MOQUEGUA 60 1 26 33
PASCO 254 3 15 236
PIURA 385 4 73 308
PUNO 439 11 80 348
SAN MARTÍN 350 11 43 296
TACNA 72 1 17 54
TUMBES 44 1 13 30
UCAYALI 185 2 14 169

Fuente: Oficina General de Estadística e Informática MINSA. Base de Datos de Infraestructura.

La Tabla 6.3 presenta la distribución de los profesionales médicos del Ministerio de


Salud según Direcciones de Salud.
Tabla 6.3 Profesionales médicos del Ministerio de Salud según Direcciones
Regionales, Perú 2002

TOTAL DE MÉDICOS POR DISA Y TIPO DE ESTABLECIMIENTO

CENTRO
PUESTO
DIRECCIÓN DE SALUD TOTAL HOSPITAL DE
DE SALUD
SALUD
TOTAL 11,388 7,244 2,822 1,322
100% 63,61% 36,39%
AMAZONAS 89 22 34 33
ANCASH 313 226 48 39
APURÍMAC I (APURÍMAC) 82 30 31 21
APURÍMAC II (ANDAHUAYLAS) 45 19 15 11
AREQUIPA 642 369 170 103
AYACUCHO 217 132 65 20
BAGUA 43 12 25 6
CAJAMARCA I (CAJAMARCA) 120 58 34 28
CAJAMARCA II (CHOTA) 54 16 34 4
CAJAMARCA III (CUTERVO) 27 22 5
CALLAO 663 480 181 2
CUSCO 287 157 78 52
HUANCAVELICA 79 13 60 6
HUÁNUCO 186 75 57 54
ICA 312 215 53 44
JAÉN 67 20 30 17
JUNÍN 332 164 106 62
LA LIBERTAD 562 347 115 100
LAMBAYEQUE 204 128 50 26
LIMA II - (LIMA SUR) 768 318 303 147
LIMA III - (LIMA NORTE 1,338 811 305 222
LIMA IV - (LIMA ESTE) 631 429 149 53
LIMA V - (LIMA CIUDAD) 2,764 2,554 201 9
LORETO 156 99 46 11
MADRE DE DIOS 58 28 21 9
MOQUEGUA 91 19 62 10
PASCO 74 26 22 26
PIURA I (PIURA) 190 10 121 59
PIURA II (LUCIANO CASTILLO) 166 75 67 24
PUNO 295 154 105 36
SAN MARTÍN 180 66 87 27
TACNA 133 60 53 20
TUMBES 74 27 35 12
UCAYALI 146 85 37 24
Fuente: Ministerio de Salud - Oficina General de Estadística e Informática. Bases de datos de
Recursos de Salud.
La mayor concentración de médicos del Ministerio de Salud se da en los hospitales

(64%); sólo en Lima y Callao se encuentran laborando 6,164 médicos que representan el 54%

del total de estos profesionales en el sector (Gráficos 6.12 y 6.13).

Gráficos 6.12 y 6.13 Establecimientos de salud y concentración de médicos por

establecimiento, MINSA 2002

Porcetaje de concentración de
médicos por establecimiento de
salud del MINSA
70 64

60

50

40
25
30

20 11

10

Hospitales Centros Puestos


Gráficos de elaboración propia en base a los Lineamientos de Política Sectorial para el
periodo 2002 – 2012, MINSA.

Distribución porcentual de establecimientos de


salud del MINSA, Perú 2002

100
80
80

60

40
17
20
2 1
0
Hospitales Institutos Centros Puestos

Acceso

Tabla 6.4 Atendidos y atenciones de Adultos mayores de Salud, Ministerio de Salud,

2003

Departamentos Atendidos % Atenciones %


Total 781,314 100,00 2’’10,706 100,00
Lima y Callao 306,641 39,25 845,797 42,06
Resto del país 474,673 60,75 1,164,909 57,94
Fuente: Informe de registro Diario HIS Ministerio de Salud –

OEI, cifras preliminares.

El Ministerio de Salud brinda atención a toda persona que requiera sus servicios, sin

restricción y a un costo menor que la mayoría de centros de salud particulares. Además ofrece

el Seguro Integral de Salud (SIS) orientado fundamentalmente al aseguramiento de la

población vulnerable en extrema pobreza. Existen además otros programas gratuitos, como el

Programa de Control de Tuberculosis y de otras patologías, de los cuales se beneficia el adulto

mayor junto con la población general.


Seguro Integral de Salud (SIS)

El Seguro Integral de Salud-SIS es el sistema de atención gratuita hacia los


menos favorecidos económicamente bajo la denominación de Seguro de Salud. Este
seguro, que en sus inicios estuvo dirigido a los escolares y madres gestantes, ahora
involucra cada vez a más personas consideradas en extrema pobreza, para lo cual
se han formulado los siguientes planes:

‰ Plan A, infantes de 0 a 4 años


‰ Plan B, niños y adolescentes de 5 a 17 años
‰ Plan C, gestantes
‰ Plan D, adulto en situación de emergencia
‰ Plan E, adulto focalizado
‰ Plan F, se paga una prima mensual, cuyo valor no está calculado; al momento de
solicitar el servicio se tendrá que abonar un co-pago.

Al decir de las autoridades de salud, el SIS está en camino de constituirse en


la institución que contribuya al aseguramiento universal y garantice el ejercicio pleno
del derecho a la salud de la población en nuestro país. El Plan de beneficios se
puede apreciar en la Tabla 6.5.

Tabla 6.5 Plan de Beneficios del Seguro Integral de Salud, Perú 2002

Consulta Emergencia Medicinas Rayos Laboratorio Internamiento Intervención Odontología Traslado Sepelio
X quirúrgica

Plan A x x x x x x x x x x
Plan B x x x x x x x x x x
Plan C x x x x x x x x x x
Plan D x x x x x x x x
Plan E x x x x x x x x x x
Plan F x x x x x x x x x

Asimismo se han incorporado al SIS, por decisión política y sin otro criterio, los
siguientes grupos poblacionales:

‰ Dirigentes de comedores populares


‰ Madres del vaso de leche
‰ Integrantes de comités de gestión y madres cuidadoras de wawa wasi
‰ Lustradores de calzado

Hospitales
Los hospitales nacionales de Mayor Nivel generalmente se encuentran en Lima. Los

siguientes establecimientos cuentan con un médico especialista en Geriatría o con un médico

Internista capacitado en la atención de personas adultas mayores: Hospital Arzobispo Loayza,

Hospital Dos de Mayo, Hospital Nacional Cayetano Heredia, Hospital María Auxiliadora,

Hospital Hipólito Unanue y Hospital Nacional Sergio E. Bernales. Sin embargo, algunos de

estos hospitales, con Servicio de Geriatría, no cuentan con los recursos humanos suficientes y

carecen de infraestructura; por lo tanto, realmente no operan como Unidades Geriátricas

debidamente conformadas, limitándose, en la mayoría de los casos, a la consulta externa y a

dar respuesta a interconsultas de la especialidad. En provincias esta situación carencial es aun

más dramática, especialmente en las áreas rurales.

6.3 LA SEGURIDAD SOCIAL (ESSALUD)

Historia

En julio de 1980 por D.L. 23161 se creó el Instituto Peruano de Seguridad


Social (IPSS), en cuyos artículos se señala como función cubrir a los asegurados y
sus familiares contra los riesgos de enfermedad, maternidad, invalidez, accidentes,
vejez y muerte. Se señala también como objetivo la realización social del asegurado
y su familia.

Hasta 1994 el Instituto Peruano de Seguridad Social se encargaba tanto de la


Prestación de Servicios de Salud para la población asegurada y su familia como del
otorgamiento de pensiones para la población en edad jubilatoria. En la actualidad, la
Oficina de Normalización Previsional (ONP), como ente autónomo, es la encargada
de administrar los recursos destinados a cubrir las necesidades de la población
jubilada, vale decir, las pensiones de jubilación.

En 1999, sobre la base del Instituto Peruano de Seguridad Social (IPSS) se creó el
Seguro Social de Salud (EsSalud) como organismo público descentralizado, con
personería jurídica de derecho público interno, adscrito al Sector Trabajo y
Promoción Social, con autonomía técnica, administrativa, económica, financiera,
presupuestal y contable.
Misión y objetivos

EsSalud tiene por finalidad dar cobertura a los asegurados y a sus


derechohabientes a través del otorgamiento de prestaciones de prevención,
promoción, recuperación, rehabilitación, prestaciones económicas y prestaciones
sociales que corresponden al régimen contributivo de la Seguridad Social en Salud,
así como otros seguros de riesgos humanos.

Organización

Los niveles de atención en EsSalud presentan una distribución similar a la del

Ministerio de Salud, aunque cuenta adicionalmente con el Programa de Atención

Domiciliaria (PADOMI) y con los Centros de Adultos Mayores (CAM), éstos últimos

ya descritos en la sección anterior.


Programa de Atención Domiciliaria (PADOMI)

EsSalud a través de este programa provee de servicios de


salud a domicilio a pacientes mayores de 80 años y con limitaciones
físicas. Se propone lograr la participación del paciente y de la familia
en la atención de salud, fomentando el autocuidado y la prevención, y
contribuir al uso eficaz de la Consulta Médica y de la Cama
Hospitalaria de los Servicios de EsSalud, así como al uso racional de
las clínicas contratadas.

Acceso

El servicio de salud de la Seguridad Social brinda atención a los trabajadores,

jubilados y familiares (cónyuges e hijos) que se encuentren en el sistema. Los

beneficiarios constituyen un grupo minoritario, en el que los adultos mayores

representan el 13% del total de asegurados. Éstos utilizan de manera importante los

servicios de salud: consulta externa (25%), hospitalización (29%), emergencia (22%).

En promedio utilizan el 25% del total de atenciones, sin contar los programas

especiales que son aquellos orientados a enfermedades crónicas como hipertensión,

diabetes, osteoartrosis, asma y otros servicios exclusivos como el Programa de

Atención Domiciliaria (PADOMI), los Centros del Adulto Mayor (CAM) y las Unidades

Básicas de Atención al Adulto Mayor (UBAAM) que elevan el uso de los servicios a

un 30% en relación a los otros grupos poblacionales.

Los adultos mayores representan un incremento de 1.6% anual dentro de esta

institución. En números absolutos, la población de Adultos mayores, cesantes

jubilados titulares asciende, en EsSalud, a 600,123; incluyendo los cónyuges se

estima en 294,060 personas, alcanzando un total de 894,193 asegurados. Si bien


todos los cónyuges no necesariamente son adultos mayores, asumimos que en su

mayoría son contemporáneos.

Haciendo un cálculo aproximado, el aporte de los adultos mayores es de 84

millones de soles anuales, mientras que los costos de atención se elevan a cerca de

390 millones en el mismo periodo, subsidiándose el gasto en un 78.46%.

Los nuevos aportantes no pueden cubrir la brecha de gasto efectuado por las

prestaciones que se brinda a los AM, problemática que se agudiza por los factores

procedentes de la economía en crisis. El cambio cualitativo de ser Adultos mayores

jubilados va acompañado de una disminución de sus aportaciones.

Es importante mencionar que los 5 hospitales de EsSalud gastan el 60% del

presupuesto general; de esto se deduce que en esta institución el gasto en

actividades recuperativas es más alto que la inversión en actividades de prevención

y promoción de la salud. En la Tabla 6.6 se puede apreciar los establecimientos de

EsSalud y su distribución por regiones.


Tabla 6.6 Establecimientos de EsSalud por nivel y regiones, Perú

Hosp IV Hosp III Hosp II Hosp I Policlin C Médico P Médica TOTAL

Amazonas 3 6 9
Ancash 1 1 1 7 9 19
Apurímac 1 1 4 6
Arequipa 1 2 1 2 1 19 26
Ayacucho 1 1 8 10
Cajamarca 2 4 10 16
Callao 1 2 1 4
Cusco 1 5 6 3 15
Huancavelica 1 2 5 8
Huánuco 1 1 1 6 9
Ica 1 3 1 9 14
Junín 1 1 3 1 1 9 16
La Libertad 1 1 3 1 4 23 33
Lambayeque 1 2 4 2 7 16
Lima 2 1 4 5 15 3 12 42
Loreto 1 1 4 6
Madre de Dios 1 3 4
Moquegua 2 1 3
Pasco 1 2 14 17
Piura 1 2 2 2 11 18
Puno 2 2 4 7 15
San Martín 1 3 1 6 11
Tacna 1 1 2 4
Tumbes 1 3 4
Ucayali 1 4 5
TOTAL 8 8 22 40 30 36 186 330
Nota: El nivel IV en EsSalud corresponde a los grandes hospitales de alta complejidad,
algunos de los cuales tienen institutos, tal es el caso del Hospital Guillermo Almenara, que
tiene el Instituto del Corazón (NCOR).

6.4 SANIDAD DE LAS FUERZAS ARMADAS Y POLICIALES

Como se mencionó anteriormente, la Sanidad de las Fuerzas Armadas ofrece


servicios de salud al personal militar o policial, incluyendo a cónyuges e hijos, según
la institución a la que pertenece la persona.

Existen 4 sanidades:
• Sanidad Militar
• Sanidad de la Marina de Guerra
• Sanidad de la Fuerza Aérea
• Sanidad de las Fuerzas Policiales
En el Perú, las sanidades fueron las primeras instituciones que crearon
servicios de atención especializados para el Adulto Mayor y cuentan actualmente con
niveles de atención bien diferenciados para este grupo etáreo.
6.5 ENTIDADES PRESTADORAS DE SALUD, CLÍNICAS PRIVADAS,
CONSULTORIOS PARTICULARES Y OTROS

ENTIDADES PRESTADORAS DE SALUD (EPS)

En 1997 se aprobó el reglamento de la Ley N° 26790 de Modernización de la


Seguridad Social en Salud, la cual se fundamenta en los principios constitucionales
que reconocen el derecho al bienestar y que garantizan el libre acceso a
prestaciones a cargo de entidades públicas, privadas o mixtas.

Los planes y programas de salud brindados por las Entidades Prestadoras de


Salud debidamente acreditadas complementan la cobertura del seguro social de
salud, financiando las prestaciones mediante aportes y otros pagos de acuerdo a ley.

Las Entidades Prestadoras de Salud que se encuentran en funcionamiento


actualmente son dos, por haberse fusionado Pacífico Salud EPS y Nova Salud.
(Gráfico 6.14).

• RÍMAC INTERNACIONAL EPS


• PACÍFICO SALUD EPS

Grafico 6.14 Distribución de la población asegurada por EPS, 2003

DEFINICIÓN DE EPS
Según el reglamento de la Ley de Modernización de la Seguridad Social en
Salud se define EPS a la Entidad Prestadora de Salud, a las empresas e
instituciones públicas o privadas distintas a ESSALUD, cuyo único fin es prestar
servicios de atención para la salud, con infraestructura propia y de terceros,
sujetándose a los controles de la Superintendencia de Entidades Prestadoras de
Salud (SEPS), que es el organismo público descentralizado del sector Salud que
autoriza, regula y supervisa el funcionamiento de las EPS y cautela el uso correcto
de los fondos administrados.

APORTES

Respecto a los aportes, actualmente las Entidades Empleadoras (empresas e


instituciones públicas o privadas que emplean trabajadores bajo relación de
dependencia, las que pagan pensiones y las cooperativas de trabajadores) afiliadas
al sistema aportan el 6.75% de la remuneración de sus trabajadores a EsSalud y el
2.25% a una EPS.

PRESTACIONES

En lo que se refiere a las prestaciones, éstas incluyen las actividades


preventivas, promocionales, de recuperación, prestaciones de bienestar y promoción
social (actividades de proyección, ayuda social y de rehabilitación para el trabajo,
orientadas a la promoción de las personas y protección de su salud) y prestaciones
económicas, como subsidios por incapacidad temporal, maternidad, lactancia o
prestaciones por sepelio.

PLANES DE ATENCIÓN

Capa simple:
Conjunto de intervenciones de salud de mayor frecuencia y menor complejidad,
pueden ser prestadas por las EPS o por EsSalud.

Capa compleja:
Conjunto de intervenciones de menor frecuencia y mayor complejidad. Están a cargo
de EsSalud.

AFILIACIÓN
Las afiliaciones se clasifican según el tipo de seguro: Regular, Potestativo y Seguro
Complementario de Trabajo de Riesgo (SCTR).

Asegurados regulares
Personas que laboran en relación de dependencia y sus derechohabientes
(cónyuge, hijos menores de 18 años e hijos mayores incapacitados para el
trabajo). Adicionalmente vienen incluyéndose otros dependientes del afiliado
titular como son los hijos mayores de 18 años, los padres y los suegros.

Asegurados potestativos
Trabajadores y profesionales independientes y otras personas que no califican
para la afiliación regular.
Asegurados por Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo (SCTR)
El SCTR da cobertura a las enfermedades profesionales y accidentes
laborales de los trabajadores que realizan actividades de alto riesgo, definidas
en las Normas Técnicas del Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo,
D.S. 003-98-SA.

El número total de afiliaciones al término del año 2003 fue de 417,293, la cifra
más alta desde la creación del sistema. Esta cifra de afiliaciones no indica el número
total de asegurados, pues se dan algunas duplicidades por existir 211 empresas que
tienen trabajadores asegurados bajo las modalidades de seguro regular y SCTR.

6.15 Población asegurada a EPS por tipo de filiación, 2003

ÁMBITO GEOGRÁFICO

El ámbito geográfico en el que operan las EPS comprende 17 departamentos


del país. En algunos departamentos de la sierra, tales como Apurímac, Huánuco,
Huancavelica y Pasco aún no ha sido implementado este sistema.

ENTIDADES VINCULADAS AL SISTEMA EPS

Al concluir el 2003 se hallaban registradas 528 entidades vinculadas al


sistema EPS, con un total de 932 establecimientos o servicios de salud en todo el
país. Dicha cifra incluye a las sucursales de las entidades vinculadas y
establecimientos de salud que conforman la red de servicios de las Administradoras
de Servicios de Salud brindados por terceros. Del total de establecimientos, 497
están ubicados en Lima y Callao (53%) y 435 (47%) en otras provincias del país
(Tabla 6.7).
Tabla 6.7 Entidades vinculadas a planes de salud de las EPS, 2003

CLÍNICAS Y HOSPITALES PRIVADOS

El sector privado enfrenta diversos problemas, entre los que cabe destacar
que la capacidad ociosa de su infraestructura oscila entre el 40 y 50%. Los servicios
privados de salud poseen unas 7,300 camas y constituyen el segundo subsector,
después del Ministerio de Salud en mayor número de camas hospitalarias del país.
El otro gran problema en el sector privado es que en los últimos años se registró un
descenso significativo en los márgenes de utilidad, lo cual no le permite desarrollarse
adecuadamente.

Casas de reposo

Para los sectores de mayores recursos se vienen estableciendo centros


privados de atención del Adulto Mayor.

En el 2001 existían en Lima 20 casas de reposo. Actualmente el número debe


ser mayor y es probable que algunas tengan un carácter informal. Las
mensualidades pueden variar desde los 60 a 600 dólares mensuales. Generalmente
los servicios están dedicados al cuidado, alojamiento y atención de personas adultas
mayores con problemas de salud, que por alguna razón no pueden ser atendidas por
sus familiares. Casi todas las casas de reposo están ubicadas en barrios de clase
media.
6.6 PROGRAMAS PÚBLICOS DE ATENCIÓN A LA POBLACIÓN ADULTA
MAYOR

En el Perú existen programas públicos para la atención de los ancianos de escasos


recursos, sin embargo, éstos, en la mayoría de casos, se encuentran inscritos dentro
de programas integrales de atención a la población pobre que son desarrollados por
organismos dependientes del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Humano (MIMDES)
y del Ministerio de Salud (MINSA), así como por los programas desarrollados por
municipalidades provinciales y distritales del país. Quizás las únicas excepciones las
constituyan los denominados albergues u hogares que dependen de las Sociedades
de Beneficencia, cuya actividad casi exclusivamente está concentrada en la atención
del adulto menesteroso.

6.6.1 Instituto Nacional de Bienestar Familiar (INABIF)

El Instituto Nacional de Bienestar Familiar es un organismo público descentralizado


perteneciente al Ministerio de la Mujer y Desarrollo Humano que realiza acciones
preventivo promocionales dirigidas a la población en riesgo. La atención a la
población adulta mayor está a cargo de la Gerencia de Promoción Familiar que
además atiende niños y niñas adolescentes, mujeres y adultos en situación de
pobreza o riesgo, a través de centros de promoción familiar. El servicio que brinda a
la población adulta mayor se hace a través de los Clubes del Adulto Mayor, mediante
talleres productivos de biohuertos, talleres de laborterapia, de promoción de la
alfabetización, de salud preventiva; talleres culturales, de motivación, de apoyo
alimentario.

La Gerencia para el Desarrollo de la Población en Riesgo tiene a su cargo 104


Beneficiencias Públicas (asilos, albergues) distribuidas a nivel nacional que atienden
a la población que no cuenta con familia, o que por diversos motivos (generalmente
económicos o de incompatibilidades que afectan la convivencia) no cuenta con una
vivienda o con un mínimo de comodidades o de atención.

Los principales albergues o asilos para ancianos de la ciudad de Lima


dependen de la Sociedad de Beneficencia Pública, organismo descentralizado del
Ministerio de Promoción de la Mujer y Desarrollo Humano que viene experimentando
un incremento en la demanda de servicios. Así tenemos que en 1998 la población
adulta mayor residente ascendía a 673; en 1999, a 794 personas y en el 2000 ya
residían 802 ancianos en el conjunto de albergues administrados por la Beneficencia
Pública de Lima (Albergue Canevaro, Hogar Geriátrico San Vicente de Paul y
albergues periféricos).

6.6.2 Programas de alimentación

Los programas de alimentación y nutrición en nuestro país están en su


mayoría a cargo de cinco instituciones que pertenecen al MIMDES; estos programas
no están dirigidos específicamente a la población Adulta Mayor:

ƒ PRONAA Programa Nacional de Apoyo Alimentario


ƒ PRO MARN Programa de Alimentación y Nutrición al Menor
ƒ PREDEMI Desayunos Escolares y Deficiencias de Micronutrientes
ƒ PANFAR Alimentación y Nutrición a la Familia en Riesgo
ƒ PACFO Complementación Alimentaria para Grupos de Mayor Riesgo

El MINSA se ocupa del Programa de Alimentación y Nutrición a Pacientes de


TBC y Familiares, mientras que los gobiernos locales se ocupan del programa del
Vaso de Leche. La proliferación de programas crea un problema de gestión, por la
cantidad de operadores para una población objetivo similar, creándose así
superposiciones en la acción de apoyo alimentario.

La población Adulta Mayor de escasos recursos se beneficia de los programas de


asistencia alimenticia del PRONAA en los comedores populares; cuando padecen
tuberculosis, del Programa de Alimentación y Nutrición a Pacientes de TBC y
Familiares; cuando residen en áreas rurales de extrema pobreza a través del
programa del Vaso de Leche, aunque este programa prioriza la atención a niños de 0
a 6 años y madres gestantes y lactantes.

6.6.3 Fondo de Compensación para el Desarrollo (FONCODES)

El Fondo de Compensación para el Desarrollo (FONCODES) es un organismo


descentralizado autónomo dependiente del Ministerio de la Mujer y Desarrollo
Humano. Dentro de las distintas áreas temáticas de trabajo y/o tipos de proyectos
que FONCODES apoya, figuran aquellos vinculados a la construcción y
equipamiento de centros de salud y las campañas de salud. Precisamente, en éstas
últimas, FONCODES apoya aquellas especialmente dirigidas a la población anciana,
siempre y cuando sean ejecutadas por organizaciones de base, comunidades
campesinas o nativas, organismos religiosos asentados en zonas populares,
organismos no gubernamentales (ONG), municipalidades y organismos públicos en
general. FONCODES, al igual que el PRONAA, para realizar sus actividades
canaliza generalmente recursos provenientes de organismos de la cooperación
internacional. Actualmente se encuentra en proceso de descentralización
(FONCODES a nivel distrital y PRONAA a nivel provincial).

6.6.4 Centros de salud o policlínicos municipales

Otros establecimientos que brindan servicios de salud de naturaleza pública


son los denominados Centros de Salud o Policlínicos Municipales. Sin embargo,
estos centros, debido a los limitados recursos con los que cuentan, en la mayoría de
los casos solo brindan servicios de consulta ambulatoria y de cirugía menor y no
tienen implementados departamentos o programas para la atención de las personas
adultas mayores, salvo campañas esporádicas que impulsan las autoridades
municipales por alguna circunstancia especial.

6.7 SOCIEDAD CIVIL Y COOPERACIÓN INTERNACIONAL


La sociedad civil en nuestro país viene trabajando en la percepción que se
tiene respecto a la población Adulta Mayor.

6.7.1 ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES - ONG

Extraoficialmente se conoce que en el año 2001 había más de 3,000


organizaciones no gubernamentales (0NG), sin fines de lucro, inscritas en el registro
de personas jurídicas. Sin embargo, la Secretaria Técnica de Cooperación
Internacional SECTI (ahora APCI) tiene registradas oficialmente solo 2,000 ONGs.

En la VI Conferencia Nacional sobre Desarrollo Social (CONADES) se


incorporó la dimensión del envejecimiento y la vejez en la formulación de las
estrategias ciudadanas para la democracia, la descentralización y el desarrollo. No
solo se desarrolló simultáneamente el I Foro Nacional sobre Envejecimiento sino que
se trabajó este tema en forma trasversal en todas las comisiones de debate y
plenarias de conclusiones del evento. Producto de esta intervención se ha avanzado
en poner, en la agenda de las ONGs que promueven el desarrollo, el tema del
envejecimiento y la vejez.

Hacia el 2001, las 5 organizaciones no gubernamentales consideradas como


las más importantes operadoras de programas de asistencia social y de desarrollo a
nivel nacional programaron una inversión en programas sociales ascendente a
166’470,592 Nuevos soles (US$ 48 millones 392 mil dólares americanos). La
información disponible de estas organizaciones no especifica diferenciación por
grupos etáreos, pero se sabe que priorizan la atención a niños, mujeres y familias en
situación de riesgo.

El universo de ONGs que trabajan con y a favor de los adultos mayores aun
no es muy amplio. Estas instituciones iniciaron su trabajo en forma particular,
apoyando inicialmente a personas de menores recursos; mas con el tiempo varias
ONGs se han especializado en adultos mayores.

Entre las principales ONGs que trabajan con adultos mayores se encuentran
las asociadas al Consorcio Perú y la Mesa de Trabajo de ONGs y afines sobre
personas adultas mayores integrada por IPEMIN, Centro Proceso Social, ACECO y
Auquis de Ollantay, en la que están adscritas otras instituciones como el Grupo
Vigencia.

La Red Rural del Envejecimiento está integrada por CEPROM Huancayo,


KAUSAY Huancavelica, CICCA AYLLU, Universidad Nacional de San Cristóbal de
Huamanga y Universidad Nacional Agraria de la Molina.

Instituciones como PROVIDA PERÚ, el Centro de Asesoría Laboral del Perú –


CEDAL especializado en temas laborales y de género, Servicios Urbanos y Rurales
para Mujeres de Bajos ingresos – SURUMBI de Trujillo y organizaciones como la
Asociación Cristiana de Jóvenes (Programa del Adulto Mayor), la Asociación de
Voluntarios Cantares, Caritas del Perú (Programa de Atención al Anciano en Lima) y
el Hogar de Cristo están desarrollando un importante trabajo en el que destacan las
iglesias, en particular la Iglesia Católica.

Finalmente, otras ONGs que trabajan con adultos mayores son APROUTED,
APROMUC, CCCUNSCH, CEDINCO, Forjando Identidad, el Instituto San Bartolomé,
la Mesa de Salud Integral, SISAY y Voluntarias Vicentinas.

Los logros fundamentales son:


• Han desarrollado determinadas áreas de especialización, como los programas
de jubilación, derechos y ecología, medio ambiente, salud, desarrollo de
organizaciones.
• Han influido en el surgimiento y desarrollo de organizaciones de adultos
mayores.
• Han propiciado un mayor reconocimiento de estos grupos en las
organizaciones vecinales, así como una mayor sensibilización hacia la
problemática por parte de los integrantes de la comunidad.
• Han influido en la formación de redes de adultos mayores a nivel provincial y
distrital, tanto en Lima como en provincias.

6.7.2 Cooperación internacional

Las agencias de cooperación internacional están agrupadas en la


Coordinadora de Entidades Extranjeras de Cooperación Internacional – COEECI,
constituida como asociación civil que actúa como interlocutor organizado de las
entidades extranjeras de cooperación internacional ante el gobierno peruano.

De 74 instituciones afiliadas a la COEECI, solo 8 incluyen entre su población


objetivo a los ancianos:

1. Cooperaciones e Sviluppo – CESVI Italia


2. Farmacéuticos sin Fronteras – España
3. Health Unlimited – Inglaterra
4. Internacional Center for the Biological Control of Pest and Pathogens – USA
5. Médicos del Mundo - Francia
6. Projecto Counselling Service – Dinamarca
7. Summer Institute of Linguistics – USA
8. Terra Nuova, Centro para el Voluntariado - Italia

Cabe mencionar, asimismo, a Help Age International, que es una red global
de organizaciones sin fines de lucro con presencia en más de 70 países. Su misión
es trabajar con y para los adultos mayores en desventaja en todo el mundo para que
puedan lograr una mejoría perdurable en la calidad de vida. En América latina
trabaja activamente en Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Colombia, Ecuador, República
Dominicana y Costa Rica. A partir del trabajo de esta red es que las organizaciones
de adultos mayores y las ONGs que trabajan en ella han podido dar pasos
importantes en la mejora de la calidad de vida de este sector poblacional.
ANEXO 1

RESUMEN DEL PERFIL DEL ADULTO MAYOR - INTRA II PERU 2004

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL PAÍS

„ El Perú se encuentra en la región occidental y central de América del


Sur. Presenta una superficie de 1’285,215 Km2, constituyendo el tercer
país en extensión territorial de América del Sur después de Brasil y
Argentina. Está conformado por 25 regiones. El 52% de la población vive
en la región de la costa, que solo comprende el 10% del territorio
nacional. Lima, la ciudad capital, concentra el 26.2% de la población.
„ La población proyectada al presente año alcanza a 27’546,574
habitantes, correspondiendo el 7.55% a la de mayores de 60 años.
„ El 49.80% de la población se encuentra en estado de pobreza y el 19.5%
en pobreza extrema (mayor en áreas rurales).

TENDENCIAS DEMOGRÁFICAS

„ En los últimos 30 años la tasa bruta de natalidad ha disminuido de 42.35


por mil a 22.18 por mil y la tasa bruta de mortalidad ha disminuido de
14.01 por mil a 6.07 por mil.
„ La esperanza de vida al nacer ha aumentado de 53.47 años en 1970 a
69.82 años en el 2004.
„ Actualmente la población de mayores de 50 años representa el 14.53%
de la población total.
„ La población de adultos mayores (más de 60 años de edad) que
representaba el 5.5% de la población total en el año 1970 se ha
incrementado a 7.55% para el 2004 y la proyección de crecimiento al
año 2025 alcanza al 12.4%. El 47.2% del total de adultos mayores son
varones.
„ El 55.30% de la población mayor de 50 años se encontraba en áreas
urbanas en el año 1970. En la actualidad el 76.07% de dicha población
se encuentra en áreas urbanas.

CONSIDERACIONES GENERALES DE LA POBLACIÓN MAYOR DE 50 AÑOS

„ El 37.47% de la población mayor de 60 años es económicamente activa


en la zona urbana.
„ En la población económicamente activa mayor de 55 años de edad, los
niveles de desempleo se encuentran entre el 8 al 10 % y el subempleo
entre el 34 y 59%, siendo mayor en mujeres.
„ En Lima metropolitana, para el año 2002, el ingreso laboral mensual
alcanzaba el equivalente a 423 dólares para varones y de 145 dólares
para mujeres mayores de 55 años.
„ En relación a la condición de jubilación, la población mayor de 65 años
no afiliada alcanza el 58.33%. En Lima el promedio mensual percibido
por jubilación es de 109 dólares.
„ El 41.7% de adultos mayores se encuentra en situación de pobreza; en
pobreza, el 19.5%.
„ El 35.4% de la población mayor de 60 años es analfabeta; solo el 6.9%
llega a tener educación superior.

INDICADORES DE SALUD DE LA POBLACIÓN ADULTA MAYOR

„ Hacia el año 2000 la tasa bruta de mortalidad se redujo a 6.15 por cada mil
habitantes. La correspondiente tasa para adultos mayores era de 39.49 por
cada mil habitantes. El Ministerio de Salud (MINSA) encontró, para ese año,
que la principal causa de mortalidad eran las enfermedades del sistema
circulatorio con un 25.87%, seguidas por los tumores, 23.30% y, en tercer
lugar, las enfermedades transmisibles con el 18.84%. En la seguridad social
(EsSalud), para el 2003 se encontró que las principales causas de defunción
en las personas mayores de 65 años eran enfermedades cardiovasculares,
21.34%; tumores malignos, 20.50% y 17.19%, enfermedades transmisibles.
„ La esperanza de vida saludable al nacer es de 61 años, correspondiendo 59.6
años a los varones y 62.4 años a las mujeres.
„ En el año 2002 las causas de atención en consulta externa de personas
mayores de 60 años en el MINSA correspondieron 15.14% a enfermedades
respiratorias, 13.5% a enfermedades del sistema oseomuscular, 8.7% a
enfermedades del sistema circulatorio. Las causas más frecuentes de
hospitalización para mayores de 65 años en EsSalud fueron neumonía,
colecistitis y la hiperplasia prostática.
„ El 1.3% de la población estimada para el 2003 presenta algún tipo de
discapacidad, de las cuales la invalidez representa el 28.07%; la sordera, el
14.4% y la ceguera, el 20.9%. En los mayores de 60 años, la discapacidad
alcanzó el 28.4%.
„ La dependencia funcional parcial y total (para actividades de la vida diaria),
antes del ingreso a salas de hospitalización, alcanza el 47%, para mayores de
60 años a nivel nacional.
„ La dependencia de tabaco para mayores de 60 años es de 3.9%. La
dependencia del alcohol es de 7.20% para este mismo grupo etáreo.
„ Solo el 11.6% de personas mayores de 60 años realiza actividades físicas de
frecuencia diaria o interdiaria. En los mayores de 60 años dicha cifra alcanza
el 13.5% en los varones y el 6.6% en las mujeres.
„ La prevalencia de hipertensión encontrada oscila entre el 15 al 33% de la
población, variando de acuerdo a las regiones evaluadas. Las cifras
encontradas para la diabetes mellitus también varía, de 1.3% al 7.6%. La
obesidad se reporta de 10 al 36%.
„ La prevalencia de depresión en la población adulta mayor es de 9.8%, en un
estudio recientemente realizado en Lima. También se encontró en la
población adulta mayor, entre 60 a 74 años, deterioro cognitivo en el 5.3%,
cifra que llega a 30.2 % en los mayores de 75 años.

VIDA SOCIAL DE LA POBLACIÓN ADULTA MAYOR DE 50 AÑOS


En el aspecto social, el Ministerio de la Mujer y del Desarrollo Humano es el sector
público encargado de coordinar la Comisión Multisectorial para la Aplicación del Plan
Nacional para las Personas Adultas Mayores 2002 – 2006, plan aún en revisión. En
el Ministerio de Salud no existe aún un plan de apoyo social específico. En la
Seguridad Social, en el año 2002, existían 107 centros de adultos mayores (CAM),
concebidos como espacios de encuentro generacional para el desarrollo de
actividades socioculturales, recreativas, productivas y de contención de salud. La
cobertura de este programa es insuficiente y presenta una mayor concentración en
Lima metropolitana. Los programas sociales municipales constituyen esfuerzos
aislados.

SISTEMA DE SALUD

• El 65% de la población general es atendida en centros de salud pertenecientes al


Ministerio de Salud; el 20% por la seguridad social (EsSalud), el 3% por la
sanidad de las Fuerzas Armadas y el 12% por entidades privadas.
• A pesar de esta oferta de servicios de salud, el 18% de la población no tiene
acceso a éstos debido a factores económicos, geográficos, de distribución de
centros y culturales.
• Existe una inadecuada estructuración y coordinación de los servicios de salud
que conlleva a la duplicidad de acciones y falta de liderazgo en el desarrollo de
políticas intersectoriales.
• El gasto en salud se centra en servicios hospitalarios que presentan una menor
demanda, en vez de hacerlo en centros y puestos de salud.
• En cuanto a los recursos humanos, éstos se concentran en la costa y en las
grandes ciudades.
• En los últimos años se han incrementado los recursos humanos, habiendo sido
asignados principalmente a centros de primer nivel, pero en condiciones
inadecuadas de trabajo.
• Los programas públicos que atienden al Adulto mayor lo hacen dentro de los
dirigidos a la atención de la población adulta pobre en general. Al momento no
existe un programa especial para este grupo etáreo.
• La Seguridad Social y las FFAA cuentan con programas de atención y cuidados
especiales para la población adulta mayor, pero estos servicios no son de libre
acceso y tienen cobertura limitada.
• Algunas ONGs han conformado diversas redes de trabajo que propician el
desarrollo de organizaciones de adultos mayores, sensibilizan a la población
sobre su problemática y desarrollan programas de asesoría jurídica, de jubilación
y de salud.
ANEXO 2

SUMMARY PROFILE FOR THE ELDERLY ADULT - INTRA II PERU 2004

GENERAL CHARACTERISTICS OF THE COUNTRY

¾ Peru is located in the western-central region of South America. It extends


1’285,215 Km2, and it constitutes the third country in size right after Brazil and
Argentina. It is composed of 25 regions. 52% of the population lives on the
costal region that comprehends only 10% of the overall national territory. Lima,
the capital city, concentrates 26.2% of the population.
¾ The projected population up to present is 27’546,574 inhabitants, 7.55%
represents citizens over 60 years old.
¾ 49.80% of the population lives in a state of poverty and 19.5% in extreme
poverty (more in Rural Areas).

DEMOGRAPHIC TENDENCIES

¾ In the last 30 years the net birth rate has diminished from 42.35 per thousand
to 22.18 per thousand, and the net mortality rate has diminished from 14.01
per thousand to 6.07 per thousand.
¾ The life expectancy at birth has increased from 53.47 years in 1970 to 69.82
years for the present year.
¾ At present, the population of people over 50 years represents 14.53% of the
overall population.
¾ The population of elderly adults (over 60 yrs. old) that used to represent 5.5%
of the overall population in 1970 has increased to 7.55% for 2004 and the
projected growth for 2025 is 12.4%. 47.2% of the total elderly adults are male.
¾ 55.30% of the population over 50 yrs. old was found in urban areas in 1970. At
present, 76.07% of such population is found in urban areas.

GENERAL CONSIDERATIONS FOR THE POPULATION OVER 50 YRS OLD

¾ 37.47% of the population over 60 years old is economically active in the urban
areas.
¾ Of the economically active population over 55 yrs of age, the unemployment
levels are between 8 to 10% and under employment between 34 and 59%.
These percentage increases in women.
¾ In Metropolitan Lima, for the year 2002, the monthly labor income reached an
equivalent of 423 U.S dollars for males and of 145 U.S. dollars for women
older than 55 years.
¾ The non-affiliated retiree condition is of 58.33% in the population over 65 yrs.
In Lima, the monthly average that retirees receive is 109 U.S. dollars.
¾ 41.7% of elderly adults live in poverty conditions, and 19.5% live in extreme
poverty.
¾ 35.4% of the population over 60 yrs is illiterate, and only 6.9% has upper level
education.
HEALTH INDICATORS OF THE ELDERLY ADULT POPULATION

¾ For the year 2000, the net demise rate was reduced to 6.15 per thousand
inhabitants. The corresponding rate for elderly adults was 39.49 per
thousand inhabitants. For this year, the Health Ministry (MINSA) found
that the main causes for death were the circulatory system diseases
(25.87%) followed by tumors (23.30%) and in third place, transmittable
diseases (18.84%). For 2003 in the Social Security System (EsSalud) for
those over 65 yrs, the causes for demise corresponded in 21.34% to
cardiovascular diseases, 20.50% to malign tumors and in 17.19% to
transmittable diseases.
¾ Healthy life expectancy at birth is 61 yrs, corresponding 59.6 to males
and 62.4 yrs to women.
¾ In the year 2002 the causes for attention in external praxis to people over
60 yrs. In the (MINSA) corresponded to 15.14% to respiratory diseases,
13.5% to bone-muscular system diseases, and 8.7% to circulatory
system diseases. The most frequent causes for hospitalization of people
over 65 yrs in EsSalud were Pneumonia, Cholecystitis and Prostate
Hyperplasia
¾ 1.3% of the estimated population for 2003 presents some type of
impairment, from which physical impairment represents 28.07%,
deafness 14.4%, and blindness 20.9%. In people over 60yrs, impairment
is of 28.4%.
¾ The partial and total functional dependency (for daily activities), before
admittance into hospitalization, is 47% for people over 60yrs nationwide.
¾ Tobacco dependency for people over 60yrs is 3.9%. Alcohol dependency
for that same group is 7.20%.
¾ Only 11.6% of people over 60yrs perform physical activities daily or inter-
daily. In people over 60yrs such number is 13.5%for males and 6.6% for
females.
¾ The prevalence of hypertension found, oscillates between 15 and 33% of
the population, which varies depending on the region being evaluated.
For Diabetes Mellitus the number also varies between 1.3% and 7.6%.
Obesity is described between 10 and 36%.
¾ In a resent study made in Lima, the prevalence of depression among the
elderly adult population is of 9.8%. It was also found that cognitive
deterioration percentage for the elderly adult population between 60 and
74 yrs is 5.3%, number that increases to 30.2% for adults over 75 yrs.

SOCIAL LIFE IN THE ELDERLY ADULT POPULATION OVER 50 YEARS

In the social aspect, the Ministry of Women and Human Development is


the organism in charge of coordinating the Multi-sector Commission that
executes the National Plan for Elderly Adult People 2002 – 2006, which still
undergoes revision. In the Ministry of Health, no specific plan for social
support exists yet. In the Social Security System for the year 2002, 107 centers
for elderly adults were conceived to serve as a generational meeting space
where cultural, recreational, productive and health activities take place. The
centers are located mainly in Lima thus rendered insufficient. The municipal
social programs are isolated.

HEALTH SYSTEMS

¾ 65% of the population is attended in health centers belonging to the


Health Ministry, 20% by the Social Security System, 3% by the Armed
Forces and 12% by private institutions.
¾ Despite the offer of health services, 18% of the population doesn’t have
access to such services because of economical, geographical, proper
center distribution and cultural factors.
¾ There is an inadequate structure and coordination of health services
which propitiates duplicity of actions and a lacking of leadership for the
development of intra-sector politics.
¾ The expenditure in health is centered mostly on hospital services, which
represent a lesser demand instead of primary health care centers (health
centers).
¾ Concerning human resources, such are found on the coast and in the
large cities.
¾ In the last years, the number of human resources has increased, mainly
in first class centers although health care professionals have inadequate
working conditions.
¾ The public programs for attending the elderly adult are placed within the
services geared to the adult population in general. At the moment no
especial program for this group exists.
¾ The Social Security and Armed Forces have attention and special care
programs for the elderly adult population, but such services are not for
everyone and have limited coverage.
¾ Some nongovernmental organisms (ONG) exist structured in diverse
networks that propitiate the development of organizations for the elderly
adult. They create consciousness within the population about their
problems and develop programs for judicial assistance, for retiree
pension assistance and for health assistance.
ANEXO 3

RESUMEN DE RESULTADOS DEL FOCUS GROUP INTRA II

El estudio INTRA II – Perú fue de tipo cualitativo, realizado bajo la


metodología de Focus Group entre los meses de marzo y abril del 2004 en la ciudad
de Lima. El grupo ejecutor estuvo conformado por miembros de la Asociación
PROVIDA Perú. De los 206 centros de salud existentes, 16 fueron seleccionados y
en ellos se conformaron 6 grupos de profesionales y 8 de usuarios. La metodología
utilizada fue tomada de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 107 personas
fueron incluidas en el estudio, 39 correspondían al grupo de profesionales y 68 al de
usuarios.

1.1 NECESIDADES Y FUENTES DE CUIDADO

- La población adulta mayor recibe atención de medicina general; requiere atención


geriátrica y de especialidades para enfermedades crónico-degenerativas, así como
atención preventivo-promocional y educativa.

- La mayoría de los usuarios adultos mayores no tiene capacidad adquisitiva para


pruebas diagnósticas, medicinas y para procedimientos especializados.

- La familia desempeña un rol importante en la satisfacción de necesidades básicas y


de atención de salud de la persona adulta mayor, encontrándose esta acción limitada
por la escasez de recursos económicos.

- Se requiere una atención de salud diferenciada, integral y especializada para las


personas adultas mayores.

- Los usuarios se sienten insatisfechos con la atención de salud por:


• Marginación, maltrato, mayormente de parte del personal administrativo, de
enfermería y técnico.
• Personal de salud y administrativo no capacitado en al atención geronto-
geriátrica.
• Difícil acceso al Sistema Integral de Salud (SIS).

- El personal de salud manifiesta un alto grado de insatisfacción y frustración por las


carencias del Centro de Salud, inadecuada infraestructura y falta de personal,
logística y de apoyo del personal jerárquico superior.

1.2 COORDINACIÓN

- Existe descoordinación de las actividades dentro y fuera del Centro de Salud.

- La coordinación es asumida siempre por el médico jefe de los centros de salud.


Muchos de ellos no socializan la información ni planifican el trabajo con los equipos
de salud y con el personal administrativo. La enfermera es quien generalmente
asume, en la práctica, la coordinación de servicios.
- Los profesionales consideran que:
A) Existen pocos espacios de coordinación para el trabajo en equipo y la
evaluación de metas.
B) Retraso en el horario de inicio de consultas por demora del personal
administrativo.
C) La mayor carga laboral es impuesta al personal asistencial contratado.

- Los usuarios, si bien no entienden todo lo que implica el concepto de coordinación,


perciben su falta en los servicios y la escasez de ésta fuera del Centro de Salud.

- Los profesionales y usuarios desean que:


A) Se brinde una atención de salud coordinada, con reglas claras, con calidad y
calidez, considerando la rotación de la coordinación cada 6 meses para un
sistema administrativo eficiente.
B) Exista un Plan de trabajo para la prevención de enfermedades.
C) Se promuevan alianzas estratégicas formalizadas con otras instituciones.

- Existe consenso en que las mayores barreras se hallan en:


A) Falta de presupuesto y de personal.
B) Falta de autonomía del Jefe del Centro de Salud redundando en gestiones
poco oportunas.
C) Burocracia en establecimientos estatales.
D) Coordinaciones con hospitales limitadas por problemas económicos de los
pacientes.

1.3 CONTINUIDAD

- La mayoría de profesionales y de usuarios desconoce el concepto de continuidad.

Los usuarios perciben la continuidad de los servicios:


A) Sólo en medicina general.
B) Como ser atendidos por el mismo profesional y establecer una relación
humana positiva.
C) Accesibilidad económica a consultas y medicinas.

- En el grupo profesional no se percibe la continuidad como parte de la cadena de


salud. Tiene un concepto impreciso, considerando la continuidad como:
A) El seguimiento y control del paciente (citas periódicas, visitas domiciliarias,
supervisión de automedicación y de satisfacción de necesidades).
B) Acciones de prevención (detección de enfermedades, educación en salud al
usuario y su familia y actividades sociorecreativas).

- La continuidad de servicios y cuidados no se viabiliza por la falta de recursos


económicos de las personas adultas mayores.

- La situación ideal planteada considera:


A) Profesionales: Atención directa y servicios preventivo-promocionales.
B) Usuarios: Atención siempre con el mismo médico, los mismos horarios y
especialistas; buena atención e interés del profesional por la persona adulta
mayor y medicinas al alcance de todos los pacientes.
- Las barreras percibidas son:
A) Escasez de recursos humanos, económicos y de tiempo.
B) Falta de presupuesto para capacitación gerontológica y para el trabajo
comunitario.

- Profesionales a cargo de la continuidad: en la práctica a veces la asume el médico


jefe y, en otro casos, la enfermera y/o la trabajadora social.

- Idealmente se percibe en ese rol, en el centro de salud, al geriatra; en menor


proporción, a la enfermera, trabajadora social, psicólogo y médico general. Para la
labor fuera del centro de salud se considera al director del centro de salud, al geriatra
o al personal más capacitado.

II. CONCLUSIONES

- El Ministerio de Salud carece de presupuesto suficiente para la atención directa de


los adultos mayores y de los programas preventivo-promocionales, lo que muestra el
poco interés del Estado por este grupo etáreo.

- Ante la demanda de usuarios adultos mayores, el sistema de salud es ineficiente en


el nivel de atención primaria.

- Los usuarios tienen pocos recursos económicos para la atención periódica de su


salud. Una demanda reiterativa ha sido que las consultas, exámenes auxiliares y
medicinas sean de bajo costo y, de ser posible, exonerados de pago.

- Los profesionales y los usuarios reconocen la necesidad de capacitación en


geronto-geriatría del personal de salud, para una mejor atención a la población
adulta mayor.

- El buen trato al adulto mayor en la atención de salud por parte del personal
administrativo y técnico es poco frecuente.

- La descoordinación es una constante entre los profesionales dentro del centro de


salud y del centro de salud con instituciones de la comunidad, la DISA y el MINSA.

- No hay un concepto integral de continuidad, lo que se refleja en una atención


parcial de los servicios de salud que se brindan.