You are on page 1of 7

LA EVALUACIÓN EN LOS AMBIENTES VIRTUALES DE APRENDIZAJE

El conocimiento no es un objeto que se pasa de uno a otro, sino que es algo que se construye por medio de operaciones y habilidades cognoscitivas que se inducen en la interacción social. Dice Aldahondo, L. s.f “Los problemas más importantes de un país y de sus empresas tienen su origen en la falta de conocimiento. No se trata de que dichos problemas (Educación, Salud, Transporte, servicio al cliente o baja productividad) no se puedan resolver sino que las personas responsables no cuentan con el conocimiento necesario para solucionarlos”.

En la educación virtual, este manifiesto se sigue cumpliendo. De allí la importancia de que el proceso de enseñanza aprendizaje sea lo suficientemente bien diseñado, creativo, que se puedan cumplir los objetivos para que se convierta en conocimiento que en determinado momento se pueda aplicar en un contexto social.

¿de que manera constatamos que una serie de conocimientos, conceptos, teorías recibidos durante un curso son realmente aprendidos, interiorizados y se han convertido en aprendizajes significativos de aplicabilidad? Esto lo constatamos mediante la evaluacion y la realimentación que se realizan durante todo el proceso de enseñanza- aprendizaje .

La evaluación es una de las herramientas importantes, para poder desarrollar, adquirir y construir conocimientos que apunten al logro de los objetivos propuestos de

cada curso.“Se suele definir a la evaluación como el proceso de recoger una serie de datos acerca de una persona, situación o hecho con el fin de emitir un juicio valorativo; de otra forma, suele considerársela como el proceso de recolección de información para la toma de decisiones”(Roldan N. s.f)

La evaluación en los ambientes virtuales de aprendizaje exige nuevas alternativas, alternativas que den evidencia del proceso del estudiante y la vez motive el aprendizaje. por tanto, ser facilitador virtual, en la actualidad, requiere una serie de habilidades y competencias que hacen enriquecida y enriquecedora la labor y

fortalecen el proceso de enseñanza aprendizaje. Una de ellas es la forma de evaluar y realimentar el aprendizaje.

La evaluación es una parte trascendental de todo el proceso de enseñanza aprendizaje, debe estar presente desde el inicio hasta el fin de un curso. Al inicio, la evaluación sirve para conocer los saberes, habilidades y conocimientos con que llega el estudiante a determinado curso, y de esta forma elaborar un plan de acción que permita potenciar esas habilidades o en su defecto plantear acciones para nivelar a los alumnos que así lo requieran. En el transcurso del curso la evaluación sirve para vigilar el desarrollo del mismo, el desempeño del estudiante y de esta manera el facilitador se podrá dar cuenta si sus estrategias de aprendizaje si están siendo eficaces y si se están alcanzando los objetivos del curso. Por último, la evaluación al finalizar el curso servirá para notar si el se cumplieron los objetivos si se lograron desarrollar los temas y se alcanzaron los propósitos planteados al inicio.

En otras palabras, la evaluación es un proceso constante de verificación de saberes y competencias alcanzadas por los estudiantes. La evaluación tendría cuatro fases en el proceso: 1. Evaluación diagnostica, al inicio. 2. Evaluación del aprendizaje. 3. Evaluación para el aprendizaje, durante el desarrollo del proceso. Y, 3. Evaluación desde el aprendizaje. La evaluación diagnóstica, se puede identificar aquellos estudiantes que tienen saberes previos bien definidos, convirtiéndolos así en un soporte muy importante en el desarrollo del curso. En muchas ocasiones, el resultado de una evaluación diagnóstica lleva al facilitador a redefinir su metodología, e incluso a establecer actividades más acordes a las características del grupo, perdiendo así valor aquellas que estaban proyectadas. La evaluación del aprendizaje: Barberá, E. (2006) entiende como la verificación de saberes y competencias alcanzados por los estudiantes, un tipo de aprendizaje tradicionalmente buscado por tutores y estudiantes En la evaluación para el aprendizaje el eje es la realimentación o feedback que tejen dialogo un entre el facilitador y el estudiante. El facilitador aprovecha para obtener y dar información sobre el avance del estudiante con miras a mejorar el mismo aprendizaje. La evaluación como aprendizaje, según la autora, consiste en hacer uso de la situación para analizar y reflexionar sobre las propias prácticas evaluativas que los

estudiantes van construyendo, reflexión que puede adelantarse mejor con base en ciertas prácticas, como el portafolio. La evaluación desde el aprendizaje se refiere a establecer el nexo entre los conocimientos o aprendizaje s previos y los nuevos conocimientos y habilidades del curso en proceso, aspecto planteado por Ausubel (1983), en su teoría sobre el aprendizaje significativo.

El construir el aprendizaje implica el desarrollo de habilidades metacognitivas, entendiendo por Metacognición la capacidad que tenemos de autoregular el propio aprendizaje, es decir de planificar qué estrategias se han de utilizar en cada situación, aplicarlas, controlar el proceso, evaluarlo para detectar posibles fallos, y como consecuencia, transferir todo ello a una nueva actuación. Es por ello que el estudiante debe ser partícipe de activo en su proceso de evaluación. Todo el mundo parece estar de acuerdo que la mejor manera de aprender es Haciendo. El problema del Learn by doing es que nuestra inercia

continuamente nos lleva a pensar en términos de lo que debe saber la gente (es decir, contenidos) en lugar de lo que debe hacer (tareas y actividades). Es muy simple pero la inercia es tremendamente poderosa. De igual manera e importancia, se hace inherente en este proceso de formación realizar una Realimentación, información dada por el facilitador para enterar al estudiante sobre su desempeño, y con el propósito de corregir o mejorar su actuación. De igual manera esta retroalimentación debe ser de forma inmediata y que conlleve a actividades de remedio o recuperación (Rosemberg 2011).

Cuando se habla de aprendizaje necesariamente se debe entender que el aprendizaje es un proceso de formación y pedagógico que va unido al sistema de evaluación y realimentación tanto en los procesos de aprendizaje presencial como en el aprendizaje virtual. Como factor importante la evaluación debe ser entendida como un proceso y un método. La evaluación no es un sistema para calificar la memoria sino como un proceso interactivo y constante, y como un método de realimentación cuyos fines es mejorar el curso y que tiene como función acompañar, realimentar y valorar las evidencias, y verificar el aprendizaje.

Se debe dar de forma individual, la cual debe informar sobre sus errores y progreso, pero a la vez debe dar pistas específicas individuales para el mejoramiento del desempeño, con miras a potenciar significativamente los resultados de cada estudiante virtual (Cheonshik,J.,haikh, M.A.,and Sung,P,2007). Podemos definir entonces tres diferentes relaciones entre los agentes de evaluación: la Autoevaluación, la coevaluación y la heteroevaluación. En la virtualidad la

responsabilidad por el sí mismo y la apropiación juega un papel fundamental, es por ello que debe existir siempre una reflexión personal, donde el estudiante se evalué su nivel de instrospección; en segundo lugar el facilitador virtual debe dar su aporte cualitativo o cuantitativo aquí elementos como el foro, el chat, la conferencia en línea, el debate, juegan un papel fundamental, y en tercer lugar los asistentes de la formación

se deben evaluar entre si, teniendo como base el portafolio de evidencias, dado que se realiza un intercambio de estos entre todos los estudiantes del curso o modulo.

“En un ambiente virtual de aprendizaje, la realimentación juega un papel vital en la enseñanza, pues a través de ella, el tutor, brinda las observaciones acerca de las actividades presentadas, dejando a un lado solo el valor numérico de la calificación, para brindarle la explicación de su nota, es decir, le brinda al tutor las herramientas necesarias para decirle al estudiante cuales son los errores que se cometieron, al igual que indicarle las fortalezas que presentó en el desarrollo de la actividad y todo ello basado en la rúbrica, que es la carta guía sobre la cual tutor y estudiante revisan los parámetros sobre los aspectos que se van a calificar y de esta manera se ejerce una transparencia en el proceso evaluativo” (Enríquez. S.f). A manera de conclusion, la evaluación y realimentación no son conceptos aislados ni prácticas salidas de contexto, son parte activa del proceso de aprendizaje. Por tal motivo la creatividad, la pedagogía, la imaginación, el buen uso de las TIC por parte del facilitador cobren vital importancia para que el proceso sea completo y arroje resultados óptimos. Con respecto a algunas estrategias de las que se podría hacer uso para la evaluación y realimentación en AVA destaco: la evaluación inicial o conducta de entrada, el seguimiento al alumno mediante blogs, wikis, chats, correos electrónicos, se puede implementar el análisis de casos, mediante este el estudiante podrá evidenciar sus aprendizajes en la solución a casos prácticos dentro de contextos determinados, se puede implementar también ejercicios de coevalucion para que el estudiante tenga la posibilidad de valorar el aprendizaje de sus compañeros y construir un aprendizaje

colaborativo, además, una de las estrategias que se implementan en la UCN es la realización del portafolio virtual, de esta manera el estudiante evidencia sus logros, dificultades y compromisos con sus propias palabras apropiándose de su proceso. En fin, son muchas las estrategias que se pueden implementar, todo depende la creatividad y el sentido de pertenencia del facilitador.

Cibergrafía

1 Aldahondo, Javier Martinez; http://tokland.com/elearning/?cat=8; consultado el 24 de enero 2011
http://www.xtec.es/~cdorado/cdora1/esp/metaco.htm http://www.scribd.com/doc/22041382/Los-agentes-de-la-evaluacion

Roldan López, Nelson. Realimentación en AVA. S.f. disponible en: http://biblioteca2.ucn.edu.co/rdocumentos/Biblioteca/Documentos/Publicos/DocenciaVirtual-Competencias-laborales/Semana5/Documentos/realimentacion-en-AVA.pdf

Enríquez Rosero Edgar Rodrigo. Realimentación en AVA. S.f. disponible en: http://erenriquezunad.blogspot.com/p/realimentacion-en-ava.html
AUSUBEL, D. (1983) Psicología educativa: Un punto de vista cognoscitivo. México: Trillas.

BARBÉRA, E. (2006). Aportaciones de la tecnología a la e-evaluación. En :Revista de la educación a distancia. [on line]. Disponible en Internet: http://www.um.es/ead/red/M6/barbera.pdf (Consulta, Enero 23 de 2011 ) ROSEMBERG, M. (2001) E-Learning: estrategias para transmitir conocimiento en la era digital. Bogotá: McGraw-Hill Interamericana.