You are on page 1of 14

Revista médica de la Sociedad Cochabambina de Medicina Familiar

RREEVVIISSIIÓÓNN OO AACCTTUUAALLIIZZAACCIIÓÓNN

TRASTORNOS ALIMENTARIOS Y DISTORSIÓN MENTAL DE LA IMAGEN CORPORAL EN MEDICINA DE FAMILIA

Dr. Waldo Marcelo Olmos Bayá Dra. Patricia E. Hernández Coronado

RESUMEN

Los Trastornos que ocasionan alteraciones en la percepción mental de la imagen corporal, son

episodios patológicos con un trasfondo socio-psico-biológico, que ocurren por lo general en personas

muy susceptibles a la ansiedad, en quienes la preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto

físico, se transforman en el eje central en su vida. Engloban, entre otros, al subgrupo de trastornos que

inciden en la conducta alimentaria como la Anorexia nerviosa y Bulimia; a estos se suma, la Vigorexia así

denominada por su relación con la actividad física.

En las últimas décadas, dentro de la actividad asistencial diaria del Médico de Familia, el

encontrarnos frente a pacientes con trastornos alimentarios (TA) y de distorsión mental de la imagen

corporal (TDMIC), se ha hecho extremadamente frecuente, motivo por el cual resulta imprescindible para

el medico de Atención Primaria, fortalecer los conceptos respecto a este tipo de padecimientos.

HISTORIA

Desde tiempos muy remotos, se pueden

encontrar referencias sobre trastornos de la

alimentación.

Antiguamente, el sobrepeso, era

considerado un signo de belleza, salud y poder

debido a que, sólo las clases “privilegiadas”,

gozaban de banquetes donde la conducta

alimentaria común era comer y beber sin freno,

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

hasta no poder más; entonces se recurría al

vómito, para continuar el atracón.

La práctica de algunos actos

religiosos, se ha asociado a la restricción de

alimentos, donde el ayuno es considerado como

acto penitenciario o medio de elevación

espiritual. El mismo Gandhi afirma: “El ayuno es

un arma poderosa. La simple capacidad física

de soportarlo es inútil si ella no está asociada a

la fe viva en Dios.". El Catolicismo tiene la

misma elucidación; no obstante, existen autores

www.socomefa.com

Enero, 2009

69

REVISIONES O ACTUALIZACIONES

que mencionan a Catalina de Siena, como una de las anoréxicas más famosas del siglo XIII, quien desde muy pequeña, sólo comía hierbas y pan.

Sabemos que la Fe en Dios integrada a una vida de Caridad, manifiestan el sentido profundo de su abstinencia, muy lejos de ser la simple negación a comer con el único objetivo de no engordar.

negación a comer con el único objetivo de no engordar. FIGURA 1. Santa Catalina de Siena.

FIGURA 1. Santa Catalina de Siena.

Es a partir de la tercera década del siglo XX, cuando los cánones de belleza femenina dan un giro importante, la mujer comienza a ver y mostrar su cuerpo de otra manera. Al mismo tiempo, evoluciona el rol social femenino, se incorpora la mujer al deporte, aumenta su participación en la vida social, y por supuesto, comienza la moda de mujeres muy delgadas.

Las primeras descripciones de Anorexia, se atribuyen a Morton (1694), que la refiere como «consunción nerviosa». En 1873 Gull y

Lasségue, la denominan anorexia histérica; desde entonces, múltiples teorías intentan explicar esta extraña enfermedad; Freud habla del rechazo a la vocación de mujer; otros la ven como una modalidad de la esquizofrenia, algunos hablan de vergüenza obsesiva del cuerpo, depresión, etc. Todos ellos, según Habermas (1989, 1992), defienden en general el miedo al sobrepeso.

fue

empleado por Russell en 1979, como una variante clínica de la anorexia nerviosa.

El

término

bulimia

nerviosa

Nuestra sociedad actual, ha definido claramente al acto de comer, como un factor de socialización y de comunicación. A la hora de la comida, el individuo y el grupo social (Familiar, laboral, amigos), se cohesiona y adquiere identidad. Es por esto, que para los pacientes con Trastornos de la conducta Alimentaria (TA), la comida se convierte en la razón por la cual se acude o no a una fiesta o reunión, se eviten las visitas, los amigos, etc., logrando que la comida y el temor a engordar, controle sus vidas, llegando incluso a constituirse en un factor de aislamiento social.

Podemos considerar estos trastornos, como una nueva epidemia, que se va extendiendo rápidamente en nuestra sociedad, afectando sobre todo a adolescentes mujeres, que representan blancos fáciles, de la imposición de modelos corporales perfectos creados por los medios publicitarios, que alientan el culto al cuerpo, dejando de lado la mente y los valores que nos hacen humanos.

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

www.socomefa.com

Enero, 2009

70

Revista médica de la Sociedad Cochabambina de Medicina Familiar

PERIODO PREPATOGÉNICO

La etiología de los principales trastornos de la conducta alimentaria, es desconocida; sin embargo, podemos identificar diversos factores ambientales e inherentes al individuo (huésped), que pueden contribuir a la aparición de los mismos.

FACTORES DEL MEDIO AMBIENTE:

Actitud Social. La sociedad actual está totalmente imbuida de la noción de que estar delgado es lo deseable, mientras que la

obesidad se considera poco atractiva, insalubre

y desagradable. De esta manera, la “visión

social” de culto excesivo a la delgadez, canaliza

la Obesidad y Sobrepeso en una vía directa

hacia el Aislamiento social, Disminución de Redes de Apoyo y mayor tendencia a presentar Estrés Psicosocial y Depresión.

Dieta como factor de socialización. Según algunos estudios, más del 50% de las muchachas españolas entre 11 y 16 años, siguen una dieta u otras medidas de control de peso, cuando realmente es innecesario, efecto claro de una Publicidad Negativa, que refuerza esta conducta errónea y la adolescente recibe el mensaje: "Debes ser delgada para alcanzar tiene el éxito, prestigio, aceptación; lo propio, lo natural, está de más, no sirve”.

Medio ambiente Familiar. La familia, juega un papel importante en la aparición y/o mantenimiento de estos trastornos, ya que se originan en su mismo seno, pudiendo aparecer

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

como síntoma de conflictos internos, personales

y de tensiones en las interrelaciones padres-

hijos-hermanos, es decir dentro de los subsistemas familiares conyugal, parental y/o

fraterno. Otro aspecto a tomar en cuenta dentro

el ambiente familiar son las llamadas “madres-

barbie”, dedicadas en cuerpo y alma a cuidar su figura, actitud que influye decisivamente en sus hijas y que constituye una de las mayores corrupciones de la relación terapéutica. No obstante, el otro extremo: la Obesidad materna puede tener la misma influencia negativa.

Sin embargo, se ha establecido claramente que familias normofuncionales, donde esencialmente, las funciones de autonomía, apoyo y afecto, se encuentran intactas, se convierten en un agente generador de cambio positivo, constituyéndose en el pilar fundamental de la prevención o bien del tratamiento de los trastornos alimentarios.

Nivel socioeconómico. Pertenecer a un estrato socioeconómico medio o alto, se ha

identificado como un factor que podría aumentar

la incidencia de trastornos de la alimentación.

Ámbito profesional. Las poblaciones de riesgo identificadas son: bailarinas, atletas, modelos y ejecutivos, estos últimos por la exposición a factores estresantes que actúan como desencadenantes.

FACTORES DEL INDIVIDUO

Edad. Es en la adolescencia, cuando este tipo de obsesión se convierte en una pesadilla social, por la clara predisposición psicológica (deseos

www.socomefa.com

Enero, 2009

71

REVISIONES O ACTUALIZACIONES

intensos de aceptación social) que el adolescente tiene como característica inherente e esta edad. El individuo joven, con una personalidad aún no totalmente configurada ni aceptada, y con los medios de comunicación que transmiten constantemente modelos de perfección física y belleza corporal, se sienten en la obligación de “ser” (no tener) cuerpos perfectos, sacrificando su salud y llegando hasta las últimas consecuencias en sus conductas inadecuadas. Todas las estadísticas señalan que el 90% de los pacientes con Anorexia nerviosa, son mujeres entre 14 y 18 años, aunque la edad va descendiendo peligrosamente hacia niñas menores de doce años. La bulimia tiene una incidencia 4 veces mayor.

doce años. La bulimia tiene una incidencia 4 veces mayor. FIGURA 2. Adolescente con anorexia. Genero.

FIGURA 2. Adolescente con anorexia.

Genero. Con mucho, los trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia nerviosa y la bulimia, son más frecuentes en el género femenino con una proporción de 10:1.

Sin embargo, en los últimos años, se ha tornado muy frecuente en los varones jóvenes, otro trastorno no propiamente alimentario, pero relacionado con la distorsión mental de la

imagen corporal (TDMIC), hablamos de la Vigorexia. Cada vez hay más hombres con este problema, aunque de la misma manera, se están detectando casos de mujeres obsesionadas por el culto al músculo.

Homosexualidad Masculina. Es curioso observar, que los varones con tendencia homosexual, tienen índices casi tan altos de Anorexia nerviosa como las mujeres heterosexuales. Por otra parte, las mujeres homosexuales, tienen una incidencia de trastornos alimentarios tan bajo como el de los chicos heterosexuales.

OTROS FACTORES:

Personalidad ansiosa y tendencia a la compulsión.

Tendencia al perfeccionismo exagerado.

Inseguridad e insatisfacción personal.

Matrimonio, separación, embarazos, problemas académicos o laborales, experiencias traumáticas, abusos sexuales o maltrato, violencia escolar

No es casualidad, que el perfil típico de la joven anoréxica sea el de una chica responsable y destacada en sus estudios, que desea realizar correctamente su rol social y que tiende a un perfeccionismo exagerado. Es necesario recalcar, que no se trata de una enfermedad de niñas tontas, por el contrario, las anoréxicas, son en su mayoría personas inteligentes, con una grave perturbación psicológica, muy frágiles, que tienen dificultades para funcionar y crecer socialmente.

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

www.socomefa.com

Enero, 2009

72

Revista médica de la Sociedad Cochabambina de Medicina Familiar

PERIODO PATOGÉNICO

La mayoría de los trastornos alimentarios, comparten entre si una característica distintiva, que es la distorsión mental de la imagen corporal de si mismos, en especial frente a su peor enemigo, “el espejo”. Desean obsesivamente, un cuerpo perfecto. Por otro lado, la llamada Vigorexia o “culto al músculo” presenta la misma distorsión mental del esquema corporal.

ANOREXIA NERVIOSA

El termino Anorexia (Falta de apetito), resulta de alguna manera inadecuado, para describir con propiedad este trastorno, ya que la mayoría de los pacientes, conservan su apetito incluso en estado caquéctico.

La Anorexia nerviosa, es un trastorno caracterizado por una alteración de la percepción de la propia imagen, sumado a un temor morboso e incluso fobia a la obesidad. Por lo general, las anoréxicas rechazan mantener un peso normal y presentan como mínimo una pérdida del 15% o más del peso corporal esperable.

El primer signo indicador del trastorno es la preocupación obsesiva por el peso corporal, incluso en personas muy delgadas y la consecuente restricción en la ingesta de alimentos. Una de las características más llamativas del trastorno es la negación de su existencia; es así que las pacientes no se quejan de estar perdiendo peso, suelen resistirse al

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

tratamiento y son las familias quienes las llevan obligadas a la consulta del médico. En ocasiones, el motivo de consulta, no es el problema en si, sino las consecuencias, como gastritis, trastornos de malabsorción y problemas odontológicos.

Una forma de presentación de la enfermedad, es el tipo compulsivo/purgativo (50% de los pacientes), en el cual, el individuo se da tremendos atracones de comida seguidos de conductas compensatorias, como recurrir a vómitos autoprovocados, uso de laxantes y/o diuréticos. El otro 50% de los pacientes se limita a restringir la cantidad de comida que ingiere; y si bien no tienen episodios compulsivos, la mayoría suele hacer ejercicio exagerado para controlar el peso (Tipo restrictivo). La clave para el diagnóstico radica en la habilidad del medico para poner al descubierto el miedo a la obesidad, que no se reduce al perder peso.

Otros hallazgos clínicos, frecuentes en este tipo de pacientes son, bradicardia, hipotensión arterial, hipotermia e intolerancia al frío, presencia de lanugo o ligera tendencia al hirsutismo y ocasionalmente edema. Otra característica importante, es el signo de Russell, caracterizado por erosiones y callosidades en las manos y nudillos por el repetitivo trauma que estas sufren con la arcada dentaria en la auto provocación del vómito. El rendimiento intelectual y físico de las pacientes anoréxicas es muy limitado. Un punto relevante, es que en las mujeres es necesaria la presencia de amenorrea para sentar el diagnóstico de Anorexia Nerviosa. Es frecuente encontrar repuesta débil al factor liberador de FSH y LH a

www.socomefa.com

Enero, 2009

73

REVISIONES O ACTUALIZACIONES

nivel hipofisiario, de donde se infiere una secreción de Estradiol disminuida y la consecuente amenorrea Los trastornos hormonales pueden conducir a una disminución de la densidad mineral ósea. Es común encontrar niveles bajos de T4/T3 y aumento notable en los niveles de Cortisol basal. En los hombres, el bajo peso también se asocia con hipogonadismo, pudiendo disminuir los niveles séricos de testosterona.

Paulatinamente, mientras se hace más intenso el trastorno, se torna también más evidente la disminución de la masa muscular, así mismo, el tamaño de las cavidades y el gasto cardíaco se reducen. Puede llegarse a un estado de deshidratación grave, bajo nivel plasmático de potasio y alcalosis metabólica; todo ello empeorado por los vómitos autoprovocados, el uso de laxantes y diuréticos, creando un ambiente favorable para la arritmogenesis. Puede ocurrir muerte súbita, debida probablemente a taquiarritmia ventricular. Algunos pacientes anoréxicos, presentan intervalos QT prolongados (incluso con corrección de la frecuencia cardiaca), que junto al desequilibrio hidroelectrolítico pueden predisponer a la aparición de taquiarritmias malignas.

A nivel psicológico, las pacientes suelen perder el interés por el sexo, se encuentran irritables, con labilidad emocional marcada e insomnio. Así mismo, los episodios depresivos se hacen cada ves más frecuentes. Es importante destacar, que a nivel familiar, la funcionalidad puede resultar comprometida ante estos trastornos. Pueden identificarse conflictos

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

interpersonales entre los miembros de la familia, que indefectiblemente ocasionaran una Crisis Familiar y de no ponerse en juego recursos intra/extrafamiliares, el sistema familiar entrará en Disfunción.

BULIMIA

El término Bulimia, literalmente significa “hambre de buey” o un hambre muy intensa. Es relativamente más frecuente que la anorexia, caracterizado por episodios recurrentes (al menos dos por semana) de atracones de comida. Según el DSM-IV, los requisitos para diagnosticar bulimia consisten en la existencia de dos atracones de comida a la semana, al menos durante 3 meses. Se considera un atracón de comida, un episodio recurrente, de ingesta de grandes cantidades de alimentos con gran contenido calórico, durante el cual el individuo se siente incapaz de parar; seguido de intentos compensatorios para evitar el aumento de peso (vómitos autoprovocados, uso de laxantes, diuréticos y ayuno). Por lo general, el atracón dura varias horas y es desencadenado por situaciones que generan estrés o estados de perturbación emocional.

Si comparamos entre Bulímicos y Anoréxicos, podemos destacar, que aquellos con bulimia nerviosa tienden a ser más estables a nivel psíquico y mucho más conscientes que los anoréxicos en cuanto al reconocimiento de su desorden alimentario. De igual forma, son más francos y menos introvertidos con el médico, cuando éste sabe aproximarse con empatía, facilitando así el diagnostico. Además, sienten remordimientos y culpa por su conducta.

www.socomefa.com

Enero, 2009

74

Revista médica de la Sociedad Cochabambina de Medicina Familiar

Sin embargo, el paciente con Bulimia, muestra mayor tendencia al comportamiento impulsivo y parece ser mucho más proclive, al abuso de alcohol, drogas y a padecer depresión. Al contrario de las pacientes con anorexia, las bulímicas suelen tener un peso normal e incluso superior.

Los vómitos, que se presentan como conducta compensatoria (Purga), son los causantes de la mayor parte de las complicaciones físicas de este trastorno. Frecuentemente, se produce erosión del esmalte de los dientes frontales e hipertrofia de las glándulas salivales.

En ocasiones, los vómitos autoprovocados, pueden ser tan bruscos y/o el contenido estomacal tan abundante, que puede producir ruptura del estómago, o al menos erosiones esofágicas (Sdme. de Mallory-Weiss) pudiendo poner en peligro la vida. Son frecuentes, mialgias y debilidad muscular y el signo de Russell. Raras veces se llega a un estado de desequilibrio hidroelectrolítico.

VIGOREXIA

La Vigorexia es un trastorno de orden emocional, basado en una obsesión en torno al músculo. Los individuos que la padecen, tienen tal obsesión por verse musculosos, que se miran constantemente en el espejo y se ven enclenques, pequeños, débiles y frágiles. Si bien no es un trastorno alimentario propiamente dicho, comparte con estos, la preocupación obsesiva por la figura y una distorsión del esquema mental de la percepción corporal.

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

corporal. Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1 FIGURA 3. Vigorexia. La enfermedad va derivando en

FIGURA 3. Vigorexia.

La enfermedad va derivando en un cuadro obsesivo compulsivo que hace que los pacientes se sientan fracasados, abandonen sus actividades y se encierren en gimnasios día y noche. Se pesan varias veces al día, y hacen comparaciones con otros compañeros de gimnasio. Siguen dietas bajas en grasas y ricas en proteínas y carbohidratos para aumentar la masa muscular; corren riesgo de abusar de hormonas y esteroides anabolizantes.

La Vigorexia va en aumento en las últimas décadas, camina de la mano con la idea de ser físicamente perfecto, que se ha convertido en uno de los objetivos principales de las sociedades desarrolladas. Es una meta impuesta por nuevos modelos de vida en los que el aspecto FISICO parece ser el único sinónimo válido de éxito, felicidad e incluso salud.

OTROS TRASTORNOS

Síndrome del Gourmet: Las personas que lo padecen mayormente, se pasan el día pendientes de la compra, preparación e ingestión de platos exquisitos. Han perdido

www.socomefa.com

Enero, 2009

75

REVISIONES O ACTUALIZACIONES

interés en sus relaciones dejando de lado amistades, actividad laboral e incluso asuntos importantes de la familia. Típicamente, no son personas demasiado gordas ni les preocupa en exceso su obsesión. Se cree que la causa del trastorno, podría ser consecuencia de daños en el hemisferio derecho del cerebro.

Dismorfia corporal: Es un trastorno descrito por Morselli en 1886. El individuo afectado, presenta una obsesión repetida por alguna parte de su cuerpo, aunque no exista ningún defecto. Dichos pensamientos obsesivos, derivan en conductas fóbicas, y compulsivo-repetitivas basadas en miradas constantes al espejo, el cual les devuelve una imagen completamente distorsionada de la realidad, percepción que caracteriza a la Dismorfia corporal. Para ser diagnosticado de dismorfia, el afectado tiene que sufrir reiteradamente una obsesión con una parte de su cuerpo que le impida llevar una vida normal.

Aproximadamente, 1% de la población sufre este tipo de trastorno, que comienza comúnmente en la pubertad y adolescencia, donde se desatan las preocupaciones por pequeños problemas físicos como el acne, el tamaño de la nariz, etc. El adolescente mortificado por este tipo de preocupaciones, continuamente interroga a amigos y familiares sobre su aspecto. Las zonas corporales que son blanco más frecuente de esta fijación u obsesión, son de mayor a menor grado, la piel, cabello, nariz, ojos, orejas, piernas, rodillas, pecho, genitales, o la creencia de tener una cara asimétrica.

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

Cabe destacar, que a pesar que muchos recurren a la cirugía estética para “curar” su "obsesión", estas operaciones no consiguen mejorar sus pensamientos de exagerada imperfección física, porque la base del problema sigue siendo mental.

Trastorno nocturno: Frecuentemente, se da en personas alcohólicas, drogadictas y con trastornos del sueño. Quienes lo sufren, representan 1% al 3% de la población. Los afectados por este trastorno, se levantan a comer por la noche, aunque aparentemente continúan dormidos. Por este último motivo, no son conscientes de lo que hacen y por supuesto no recuerdan nada al despertar. Desarrollan conductas de negación absoluta de su problema.

Como empiezan a incrementar sin causa aparente su masa corporal y peso, comúnmente realizan regimenes dietéticos durante las horas del día.

Síndrome de Pradrer-Willy: Es un problema congénito, asociado a retraso mental de grado variable. Si a las personas afectadas por el problema no se les controla el acceso a la comida, pueden comer sin detenerse hasta que acaban muriendo. Aparentemente se debe a daño a nivel Hipotalámico en el centro de la saciedad o por defectos en diversos neurotransmisores.

Comedoras compulsivas: Las personas que padecen este trastorno, son por lo general obesas, que se dan frecuentes atracones de comida durante los cuales, sienten que no

www.socomefa.com

Enero, 2009

76

Revista médica de la Sociedad Cochabambina de Medicina Familiar

pueden parar de comer. A menudo, comen muy deprisa y casi siempre a escondidas, o bien no dejan de comer a lo largo de todo el día. Aunque se sienten culpables y avergonzadas por su falta de control, tienen todo un historial de fracaso con distintas dietas o regímenes y suelen tener gran tendencia depresiva.

Ortorexia (Ortorexia nerviosa): Literalmente "apetito correcto". Denota un trastorno alimentario caracterizado por la obsesión de comer comida considerada saludable por la persona, es decir “biológicamente pura”, que incluso puede llevar a la muerte. Se trata de una obsesión perjudicial para la salud. El sujeto puede evitar ciertos alimentos, como los que contienen grasas, preservantes, o productos animales, y tener una mala alimentación, que frecuentemente acaba en desnutrición.

PREVENCIÓN PRIMARIA

Si nos enfocamos en el objetivo primario de la Medicina Familiar, cual es el aspecto preventivo, podemos desarrollar diversas acciones, con el fin de evitar la aparición de Trastornos de distorsión mental de la imagen corporal -TDMIC.

Es preciso implementar acciones de fomento de la autoestima y fortalecimiento de las habilidades sociales de los adolescentes, infundiéndoles así, seguridad en sus propios valores, de forma que puedan sentirse a gusto consigo mismos y se acepten como realmente son. Ayudarles

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

a conocer su propia realidad biológica, psíquica, sus capacidades y limitaciones.

Ejecutar campañas de sensibilización. educación y prevención de estos trastornos, dirigido a las familias y profesorado. De esta manera, enseñar y educar desde la infancia, en el hogar y en los centros escolares, a llevar una vida saludable inculcándoles hábitos sanos de alimentación y de actividad física.

Es importante orientar a padres con hijos adolescentes, acerca de evitar proponer metas académicas, deportivas, o estéticas difíciles de alcanzar, que no van de acuerdo con la capacidad mental o constitución física de sus hijos, ya que ello podría producir devastar su autoestima. Claro ejemplo de la madre que desea que su hija poco agraciada, llega a ser una modelo, o del padre que anhela que su hijo con una paupérrima condición física sea un atleta de alto rendimiento.

Dentro del ámbito familiar es imprescindible, como medida de prevención primaria, fomentar el desarrollo de la autonomía de los hijos púberes y adolescentes. Esta medida, fortalece la capacidad de estos últimos, para resistir la arremetida de una publicidad manipuladora, que intenta imponer el culto a una imagen corporal falsamente perfecta, que olvida los valores integrales de la persona.

Fortalecer la comunicación

y contacto

familiar. Así, la familia se convierte en un

recurso y una fortaleza que ayuda a

www.socomefa.com

Enero, 2009

77

REVISIONES O ACTUALIZACIONES

sobrellevar

el

problema

de

uno

de

sus

diferentes áreas comprometidas: dieta, peso,

miembros.

figura, cogniciones y relaciones interpersonales.

Es primordial que el Medico de Familia, enseñe a los padres a reconocer los signos y síntomas cardinales de los diferentes trastornos, para que estos, al darse cuenta que sus hijos manifiestan deseos obsesivos de perder peso innecesariamente o comienzan a reducir su alimentación, sepan que deben buscar atención medica.

PREVENCIÓN SECUNDARIA

están

encaminadas a reducir el tiempo entre la aparición del trastorno y el inicio del tratamiento. Para una correcta prevención secundaria debemos valorar los siguientes aspectos:

Este

tipo

de

medidas

Diagnóstico precoz: Cuando la pérdida de peso alarma a las familias, que también han observado la presencia de amenorrea, peculiaridades en la alimentación y preocupación por figura y el peso, acostumbran a llevar a la muchacha al médico. En ocasiones, el tratamiento correcto se demora, no tanto por un diagnóstico incorrecto como por la pretensión de resolver el problema desde una vertiente estrictamente somática.

Tratamiento correcto: Una auténtica prevención secundaria comienza cuando se inicia un tratamiento efectivo que atienda a las

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

Dispositivo asistencial eficaz: Los recursos actuales para tratar los trastornos de la alimentación son más bien escasos, la eclosión de esta patología, con caracteres casi epidémicos, ha puesto de manifiesto que los dispositivos de salud mental no han sido capaces de adecuar mecanismos eficaces para asumir y tratar a todas estas pacientes. La formación de equipos multidisciplinarios adecuados, y la atención hospitalaria oportuna a estos pacientes son temas aun pendientes. Pero incluso en la circunstancia de estar resueltos estos problemas la prevención secundaria se enfrenta a otros obstáculos:

Las pacientes y sus familias no consideran los síntomas de la anorexia nerviosa como algo preocupante o severo.

Algunas personas y algunos dispositivos asistenciales no consideran que este problema sea suficientemente severo como para precisar una atención especial.

Las conductas de ayuno y purga pueden ser ocultadas por la paciente retrasando la atención médica.

Algunos facultativos únicamente atienden a los problemas físicos con medidas parcialmente eficaces.

Hay pacientes y familiares que pueden manifestar miedo al tratamiento. A las técnicas, al ambiente hospitalario e incluso a

www.socomefa.com

Enero, 2009

78

Revista médica de la Sociedad Cochabambina de Medicina Familiar

la

psicológica.

interconsulta

psiquiátrica

o

valoración

Las soluciones a estos problemas están por el momento basadas en tres puntos esenciales:

OBJETIVOS TERAPÉUTICOS COMUNES

1. Desarrollar actitudes/creencias realistas acerca de la imagen corporal y el peso.

2. Establecer un patrón normal de peso.

1.

Una

correcta

información

a

los

3. Reducción del descontrol en la ingesta,

2.

profesionales. Formación de equipos multidisciplinarios.

vómitos y abusos.

3.

Creación de centros específicos de salud mental.

4. Mejorar el funcionamiento personal general: autoaceptación, afrontamiento de la ansiedad y funcionamiento social.

Limitación del daño (Evitar complicaciones mayores): Educar a la familia entera, no solo al paciente, brindando información detallada acerca de cada aspecto de la enfermedad, desde lo orgánico a lo psíquico y social, además de explicar los efectos indeseables del abuso de laxantes, diuréticos, productos anorexígenos y edulcorantes, puede constituir una medida de prevención significativamente importante que reduce la aparición de complicaciones.

TRATAMIENTO

Se han propuesto varios métodos sin evidencia clara de utilidad de unos sobre otros. Pues debido a su complejidad y según recomendación de la American Psychiatric Association, son trastornos que requieren la conformación de un equipo medico, conformado por el medico de Familia, Psiquiatra, Nutricionista, para lograr un verdadero tratamiento interdisciplinario.

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

5. Instituir

la

tratamiento.

motivación

para

el

En el caso de la Anorexia Nerviosa, la estabilización del estado hidroelectrolítico del paciente, es muchas veces la primera medida. Posteriormente, desde la perspectiva dietético- nutricional, los objetivos del tratamiento son detener la pérdida de peso y cubrir las necesidades nutricionales mínimas de la persona, pero este incremento de peso debe ser paulatino y lento, dando tiempo a que el paciente, asiente los cambios psicológicos necesarios para asumir el aumento de peso, caso contrario viene la temible recaída.

El tratamiento en la Bulimia, se diferencia del planteado para la Anorexia, en que el objetivo primordial será controlar las crisis de atracones y aumentar el intervalo de tiempo entre los mismos.

El plan de tratamiento interdisciplinario para estos trastornos, además de la terapia

www.socomefa.com

Enero, 2009

79

REVISIONES O ACTUALIZACIONES

nutricional que en algunos casos podría requerir hospitalización, debe contemplar una oportuna referencia al psiquiatra para instaurar una psicoterapia.

Psicoterapia

1. Tratamiento ambulatorio cognitivo- conductual: Destinado a modificar la conducta y la falsa perspectiva que el paciente tiene de su cuerpo. Los aspectos conductuales comprenden técnicas para favorecer la desaparición de conductas anómalas, como son los malos hábitos alimentarios, el aislamiento social, los conflictos interpersonales, etc. Los aspectos cognitivos hacen referencia al tratamiento de las creencias irracionales hacia la comida y el aumento de peso, preocupaciones excesivas, autocríticas, ideas sobrevaloradas erróneas como:

"Delgadez = belleza + felicidad + salud".

2. Tratamiento de la imagen corporal Se utilizan diferentes técnicas:

Terapia psicomotora: Incluye técnicas de relajación, como expresión corporal, danzas, respiración, etc., siendo el objetivo principal lograr que el paciente se sienta satisfecho con su figura. Técnica del Espejo: Procedimiento de marcado de la silueta que permiten investigar los ideales y las distorsiones cognitivas de su imagen. Video confrontación: Su objetivo es disminuir la ansiedad del paciente al observarse, a medida que aumenta de peso.

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

3. Terapia Familiar y Grupos de Autoayuda

Sin el apoyo del entorno afectivo, la evolución del tratamiento tenderá a fracasar. La terapia familiar sistémica se basa en el supuesto de que quien padece de las consecuencias de los TDMIC, no es sólo el paciente, sino toda la familia. Además la conducta disfuncional de la misma contribuye al mantenimiento de los síntomas. Por tanto, el objetivo es modificar la estructura disfuncional.

En cuanto a los grupos de autoayuda, éstos permiten una puesta en común de problemas similares, al mismo tiempo crean lazos que permiten al paciente ampliar su círculo social, sacándolo del “encierro”.

Farmacoterapia

Lo que se intenta lograr con la medicación para el tratamiento de la anorexia nerviosa, es el aumento del peso, corregir la acción de los neurotransmisores involucrados en el desorden y modificar la ansiedad o depresión de los pacientes. Se han utilizado neurolépticos en casos donde predomina la ansiedad y antidepresivos.

Con todo, se ha visto que el empleo de fármacos como método terapéutico aislado (sin psicoterapia), tiene limitados efectos beneficiosos.

Para la Bulimia, se cree que a corto plazo los Antidepresivos tricíclicos son efectivos para la reducción de atracones y vómitos, pero

www.socomefa.com

Enero, 2009

80

Revista médica de la Sociedad Cochabambina de Medicina Familiar

no a largo plazo. Además los efectos secundarios suelen ser causa principal de abandono del tratamiento. También los IRSS (inhibidores de la recaptación de serotonina) han obtenido muy buenos resultados, de hecho son los más eficaces por producir pocos efectos secundarios. Entre estos, la fluoxetina, ha mostrado reducir de gran manera, las recaídas de atracones de comida en los pacientes con Bulimia.

ESCALAS DE EVALUACIÓN

Durante

el

tratamiento

el

medio

de

evaluación

más

útil

es

el

autorregistro

de

cogniciones-afecto-conducta. Mencionamos

algunos

de

los

cuestionarios

y

tests

mas

utilizados:

1. Test de actitudes ante la comida (Gasner/ Garfinkel).

2. Inventario de desordenes de la comida (Garner)

3. Cuestionario de los tres factores ante la comida (Stunkard y Messick).

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

4. Cuestionario de Dutch de la conducta de comer (Van Strien).

5. Escala de refreno (Herman y Mack).

6. Escala de Slade.

PREVENCIÓN TERCIARIA

Las medidas de prevención terciaria, deben establecerse después de haber diagnosticado e instaurado el tratamiento inicial y va orientado a la prevención de recaídas y seguimiento a largo plazo:

a) Detectar las posibles situaciones de riesgo ensayando alternativas de modo anticipado (prevención cognitiva).

b) Fortificar redes de apoyo social del paciente.

c) Facilitar la reinserción social y/o laboral.

d) Realizar el seguimiento con intervalos cada vez mayores entre las consultas para atribuir los logros al paciente.

www.socomefa.com

Enero, 2009

81

REVISIONES O ACTUALIZACIONES

REFERENCIAS

1. Anorexia, Bulimia y otros trastornos. Prevención desde la familia y la escuela http://www.geosalud.com/Nutricion/anor exia_bulimia.htm

2. Cervera, M.; Riesgo y prevención de la anorexia y la bulimia. ed. Martínez roca,

1996.

3. Diagnostico clínico y tratamiento, Edición 41° año 2006 Manual Moderno, Tierney, et al. Pág.1107,

4. Introducción Tratamientos para los Trastornos Alimenticios. Amy Scholten, MPH.

5. La anorexia como distorsión de la imagen…Zagalaz, M.L.; Romero, S., y

Contreras, O.R.

6. Medicina

Practica

ambulatoria, 2° Edición, Panamericana,

A. Rubinstein et al. Pág. 611-618.

Familiar

y

7. http://www.conicet.gov.ar/NOTICIAS/

ACTUALIDAD/2005/marzo/020.php.

8. https://healthlibrary.epnet.com/GetConte

nt.aspx?token=a66f9fd4-3ac7-4a34-

8185-d24f0646d30a&chunkiid.

9. http://www.psicoargentinos.com.ar/bulim

ia.html.

10. http://www.scribd.com/doc/3892528/tran

stornos-de-la-alimentacion-anorexia-y-

bulimia

Rev. méd. Soc. Cochabambina Med. Fam. 1:1

www.socomefa.com

Enero, 2009

82