Adriel Manuel Hernández Guzmán Filosofía Del Lenguaje

La concepción semántica de la verdad ¿es verdadera? Procederemos así: no es verdadera: Por lo que parece que la concepción semántica de la verdad

1. La concepción semántica de la verdad no responde al problema filosófico de que es la verdad, pues únicamente enuncia las condiciones necesarias y suficientes para que una frase sea verdadera. Pero esto no permite aprender la esencial del concepto de verdad. 2. Debido a que desde la concepción semántica de la verdad, por ejemplo, la oración “la nieve es blanca” es verdadera si, y solo si, la nieve es blanca, entonces, la lógica se encontraría envuelta en un realismo extremadamente acrítico. Pues parece implicarse que una afirmación es verdadera si, y sólo si, esa afirmación ocurre realmente. 3. La definición semántica de la verdad, está en conformidad, o con un sentido clásico (filosófico) de verdad, lo cual lo haría anacrónico para tratar el problema de la verdad; o con un sentido vulgar, lo cual lo haría banal para tratar el problema de la verdad. Respondo: En las discusiones filosóficas pueden encontrarse algunas concepciones incipientes de la noción de verdad. En efecto, en la literatura se han discutido varias concepciones de esta clase; por ejemplo, la concepción pragmatista, la teoría de la coherencia, etc. Más ninguna de estas concepciones ha sido formulada de una manera inteligible e inequívoca, hasta antes de la concepción semántica de la verdad. Empero, Incluso que esto cambiara, y viniera una época en que nos veamos frente a varias concepciones de la verdad, incompatibles pero igualmente claras y precisas, no se podría considerar a la concepción semántica de la verdad como enteramente falsa. Pues como ha sido hasta este momento, es inimaginable que alguien de argumentos lo suficientemente sólidos en sostén de la tesis de que la concepción semántica es “equivocada” y debe abandonarse por completo. Ad. 1 Nadie ha mostrado de manera clara cuál es el problema filosófico de la verdad, así mismo, nadie ha mostrado de manera clara que se quiere decir con “esencia de un concepto”. Por lo cual, no es necesario entrar a la discusión de si la concepción semántica de la verdad responde o no, al problema filosófico de la verdad; o si aprehende o no, la esencia del concepto de verdad. Ad. 2 Habría que buscar una concepción de la verdad que no envuelva a la lógica en el más ingenuo de los realismos. Una concepción de este tipo sería incompatible con la semántica, lo cual es absurdo. Pues habría oraciones que son verdaderas en una de estas concepciones sin ser verdaderas en otras. Por ejemplo, la oración “la nieve es blanca” es verdadera si, y sólo si la nieve es blanca, parte de la concepción semántica de la verdad. Pero desde una nueva concepción de la verdad debemos rechazar esta equivalencia, y por lo tanto debemos aceptar su

negación: la oración “la nieve es blanca” sería verdadera si, y sólo si, la nieve no es blanca. A.d.3 Toda definición de verdad que se ha dado en la historia de la filosofía ha sido imprecisa y poco clara. Por lo cual, o las concepciones filosóficas de la verdad no tienen relación con la definición semántica de la verdad (por la precisión de la concepción semántica), o si la tienen no se puede precisar (por la imprecisión de la concepción filosófica). Tampoco la concepción semántica de la verdad se puede reducir a un uso vulgar y cotidiano de verdad, porque dicho uso es vago y fluctuante.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful