CORPORACIÓN UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS —UNIMINUTO— FACULTAD DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN

PROYECTO CURRICULAR DEL PROGRAMA ACADÉMICO —PCP—

PROGRAMA EN COMUNICACIÓN SOCIAL-PERIODISMO

Bogotá, D.C. 2004

1

PRESIDENTE CONSEJO DE FUNDADORES P. Diego Jaramillo Cuartas, cjm RECTOR GENERAL P. Camilo Bernal Hadad, cjm VICERRECTOR ACADÉMICO P. Carlos Juliao Vargas, cjm VICERRECTOR ADMINISTRATIVO Y FINANCIERO Luis Jorge Escobar SECRETARIO GENERAL Omar Mendoza Urbina GERENTE DE PLANEACIÓN Y DESARROLLO Miguel Jiménez DIRECTORA DE AUTOEVALUACIÓN Y ACREDITACIÓN Patricia Gallego Roldán FACULTAD DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN DECANO Antonio Roveda Hoyos DIRECTOR DEL PROGRAMA EN COMUNICACIÓN SOCIAL-PERIODISMO César Augusto Rocha Torres COORDINADORA ACADÉMICA Y DEL ÁREA DE COMUNICACIÓN Y CULTURA Betty Martínez Ojeda DIRECTORA DEPARTAMENTO DE LENGUAJE Y COMUNICACIÓN Y COORDINADORA DEL ÁREA DE LENGUAJES María Cristina Asqueta Corbellini COORDINADORA DEL ÁREA DE INVESTIGACIÓN Ángela María Rojas Martínez COORDINADOR DEL ÁREA DE PERIODISMO Y MEDIOS José Arturo Rojas Martínez ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN DEL PROGRAMA EN COMUNICACIÓN SOCIAL-PERIODISMO Yadira Sánchez Velandia

2

PRESENTACIÓN

La Facultad de Ciencias de la Comunicación, en sus diez años de vida y labores académicas, de investigación y de proyección social redefine su estructura inicial pasando de contar con una “carrera de Comunicación SocialPeriodismo”, consecuencia lógica de casi cincuenta años de trabajo en medios de comunicación de la Organización Minuto de Dios, a una Facultad que se pregunta por la comunicación como ciencia, como disciplina o como objeto de estudio desde tres marcos y niveles de pensamiento fundamentales para la sociedad contemporánea: la Educación (comunicación educativa); el Periodismo y las Tecnologías para la industria gráfica. En esta década de vida académica, investigativa y de servicio social hemos logrado definir nuestros campos de acción y de formación desde el desarrollo humano y social. Hoy le apostamos a (re) construir un tejido social, desde lo local y lo regional, de manera más democrática y pacífica, apoyados en la investigación social; desde el uso cada vez más participativo de los medios de comunicación; desde un nuevo periodismo que dinamice y reconozca las expresiones de la sociedad civil; desde el reconocimiento y estudio de los procesos de educomunicación para lograr un mejor aprovechamiento de medios, mensajes y metodologías que faciliten los procesos de Interaprendizaje dentro y fuera del aula; desde la apropiación del recurso tecnológico con un sentido ético y social. Hoy pensamos la comunicación como un claro y determinante fenómeno de orden cultural, que cobija todas las esferas de lo humano y construye redes simbólicas, mediaciones e interacciones expresivas, en donde los lenguajes, entre otros, cumplen una función específica de aprehensión del fenómeno y expresión del pensamiento humano y sus variadas inteligencias. Entendemos la comunicación, sin duda como una ciencia múltiple, que determina la existencia

3

humana y que permite el reconocimiento del otro (y por consiguiente de sí mismo) en un proceso de interrelación mutua que transforma tanto al individuo como al contexto. Por ello, como Facultad, pensamos la comunicación como la construcción de sentidos al servicio de una mejor calidad de vida en las personas, en donde el medio o el recurso tecnológico se convierten en un valioso vehículo que facilita su dinámica y expresión. De igual modo, entendemos que la comunicación se construye en variados (con) textos, (meta) relatos, (sub) códigos, en (sub) sistemas, con discursos cíclicos y circulares, dinámicos e interactivos, en donde la visión sistémica del fenómeno, la visión lingüística, social, biológica, cultural y antropológica demuestran que la acción comunicativa no sólo es inherente al ser humano sino que además lo construye como tal. Hoy somos una Facultad que cuenta con un postgrado en Comunicación Educativa; un pregrado profesional en Comunicación Social-Periodismo y una Tecnología en Comunicación Gráfica, que de manera interdisciplinaria se complementan y nutren en sus propios discursos y lógicas del pensar y del hacer. Estos programas se ven apoyados, además desde la propia institución, por el Departamento de Lenguaje y Comunicación y una Escuela de Medios, unidades que están inmersas dentro de la estructura académico-administrativa de la Facultad. En estos diez años de vida hemos realizado diferentes acciones, proyectos y productos en comunicación, periodismo y medios (masivos, participativos, locales), cumpliendo así con nuestra misión de dinamizar procesos comunicativos que edifiquen un mejor ser humano. Hemos trabajado, especialmente con los sectores menos favorecidos, en proyectos y procesos de construcción y dinámicas de la comunicación en espacios y medios participativos. Hemos impartido cursos y talleres de formación y capacitación a pequeños sectores de la población que no acceden a la universidad. Nos hemos preocupado, igualmente, por la calidad de nuestros procesos

4

académicos y pedagógicos, y por dar una formación integral hacia la excelencia profesional. Hemos abordado e inculcado en nuestros educandos la investigación social, desde el ámbito formativo, como una opción de vida y como un requisito para el desarrollo humano. Creemos en el país, en el barrio, en la localidad, en la región, como expresiones legítimas de la multiculturalidad. Nos hemos preocupado por llegar a las localidades menos favorecidas de Bogotá y estamos llevando a las distintas regiones de Colombia nuestros programas académicos explorando su pertinencia y aporte al desarrollo regional. Nuestra preocupación por formar excelentes y pertinentes profesionales, y por construir procesos cada vez más democráticos con la comunidad, y como aporte al desarrollo humano y social, sin duda exigen de mecanismos de autoevaluación constante que nos genere no sólo una política institucional, sino un derrotero diario para cuantificar nuestra gestión y su impacto en el entorno. En este sentido, el proceso de autoevaluación del programa en Comunicación Social-Periodismo y de la institución en general, que inició hace dos (2) años, se ha convertido en actitud y preocupación permanente de la comunidad académica y en un autoaprendizaje continuo. Como consecuencia de este proceso evaluativo, ponemos en consideración de la comunidad universitaria de UNIMINUTO, y en especial de los estudiantes, egresados y docentes del Programa de Comunicación Social – Periodismo, el Proyecto Curricular del Programa (PCP) de esta carrera, que recoge los aciertos de esta década de trabajo e intenta mejorar las fallas cometidas. Este PCP re-valora el proyecto académico anterior; está constituido desde cuatro elementos básicos: el contexto institucional, el que se expone en la Vocación Fundamental de UNIMINUTO y que podríamos llamar el Marco Referencial Institucional, el nacional e internacional y la evolución de las teorías y modelos de la comunicación y el periodismo, que llamamos el Campo Científico Disciplinario, las necesidades y las dinámicas sociales, que las denominaremos

5

Marco Social, y las nuevas disposiciones legales que buscan el desarrollo integral de la educación, como son la visión sobre las competencias, el sistema de créditos y las condiciones de calidad, todo ello haría parte del Marco Legal. El Proyecto Curricular del Programa es, en esencia, un proyecto académico, que para nosotros nunca termina, sino que es un proceso permanente de interlocución entre todos los miembros de la comunidad universitaria; están todos invitados a hacer parte de este proyecto. Antonio Roveda Hoyos Decano Facultad de Ciencias de la Comunicación-UNIMINUTO

6

TABLA DE CONTENIDO 1. MARCO REFERENCIAL 1.1 1.2 2. 2.1 2.1.1 2.1.2 2.1.3 2.1.4 2.2 2.2.1. 2.2.2. 2.2.3. 2.3. 2.4. 2.5. 2.5.1. 2.5.2. 2.5.3. 2.5.4. 2.5.5. 2.6 2.6.1 2.6.2 3. 3.1 3.1.1 3.1.2 3.1.3 DENOMINACIÓN ACADÉMICA DEL PROGRAMA JUSTIFICACIÓN DEL PROGRAMA PRINCIPIOS Comunicación como bien humano Dimensión ética y estética Comunicación para la convivencia Prospectiva y vocación transformadora FUNCIONES Docencia Investigación Proyección Social VISIÓN MISIÓN POLÍTICAS Académica Pedagógica Administrativa Convivencial Evaluativa OBJETIVOS Objetivo General Objetivos Específicos PRINCIPIOS FUNDAMENTALES Lo que entendemos por comunicación Lo que entendemos por desarrollo humano y social La relación comunicación-desarrollo

EJES CONSTITUTIVOS DEL PROGRAMA

ESTRUCTURA CURRICULAR DEL PROGRAMA

7

3.2 3.2.1 3.2.2 3.2.3 3.2.4 3.2.5 3.3 3.3.1 3.3.2 3.3.3 3.4 3.4.1 3.4.2. 3.4.3 3.5 3.5.1 3.5.1.1 3.5.1.2 3.5.1.3 3.5.2. 3.5.2.1 Cultura 3.5.2.2 3.5.2.3 3.5.2.4 3.6 3.6.1

CRITERIOS CURRICULARES Globalidad e integralidad Flexibilidad Interdisciplinariedad Promoción de la investigación Responsabilidad Social CAMPOS DE FORMACIÓN Formación personal integral Formación disciplinar específica Formación en prácticas e investigación PERFILES Perfil del Aspirante Perfil Profesional del Egresado Perfil Ocupacional del Egresado COMPETENCIAS Competencias Generales del Programa Competencia Interpretativa Competencia Argumentativa Competencia Propositiva Competencias por Áreas de Conocimiento Competencias Académicas Área de Comunicación y

Competencias Académicas Área de Periodismo y Medios Competencias Académicas Área de Investigación Competencias Académicas Área de Lenguajes EJES CURRICULARES-UNIDADES ESTRUCTURALESÁREAS DE CONOCIMIENTO Área de Comunicación y Cultura

8

3.6.1.1 3.6.1.2 3.6.1.3 3.6.1.4 3.6.2 3.6.2.1 3.6.2.2 3.6.2.3 3.6.2.4 3.6.3 3.6.3.1 3.6.3.2 3.6.3.3 3.6.3.4 3.6.4 3.6.4.1 3.6.4.2 3.6.4.3 3.6.4.4 3.7 3.8. 3.8.1 3.8.2 3.8.3 3.8.4 3.9 3.9.1 3.9.2 3.10 3.11

Concepto Objetivo Perfil Cursos Área de Periodismo y Medios Concepto Objetivo Perfil Cursos Área de Investigación Concepto Objetivo Perfil Cursos Área de Lenguajes Concepto Objetivo Perfil Cursos PROCESOS DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE INVESTIGACIÓN Investigación en UNIMINUTO La investigación en el Programa de Comunicación Social Periodismo Comunicación Participativa Periodismo Ciudadano DESARROLLO HUMANO Y BIENESTAR Desarrollo Humano Bienestar RESPONSABILIDAD SOCIAL EVALUACIÓN DE LOS PROCESOS DE APRENDIZAJE 9

3.11.1 3.11.2 3.11.3 3.11.4 3.12 3.13 3.13.1 3.13.2 4. 4.1 4.2. 4.3 4.4 5. 5.1 5.2 5.3

Autoevaluación Evaluación propiamente dicha Coevaluación La heteroevaluación DISTRIBUCIÓN DE LOS CONTENIDOS CURRICULARES PLAN DE ESTUDIOS Presentación Gráfica Plan de Estudios (Anexo. Programas de los Cursos) Programas de los cursos ESTRUCTURA PROGRAMA PERSONAL ACADÉMICO MEDIOS EDUCATIVOS INFRAESTRUCTURA EGRESADOS Y EJERCICIO DE LA PROFESIÓN NECESIDADES DEL ENTORNO AUTOEVALUACIÓN ACADÉMICO-ADMINISTRATIVA DEL

GESTIÓN ACADÉMICO-ADMINISTRATIVA DEL PROGRAMA

PROSPECTIVA DEL PROGRAMA

10

PROYECTO CURRICULAR DEL PROGRAMA ACADÉMICO —PCP—

1. MARCO REFERENCIAL 1.1 DENOMINACIÓN ACADÉMICA DEL PROGRAMA El Programa otorga el título profesional de Comunicador Social-Periodista, bajo la modalidad de un programa presencial, flexible, autónomo y dinámico de 180 créditos académicos, con la duración de 10 períodos académicos. El Programa Académico Profesional en Comunicación Social-Periodismo inició su vida académica en el primer período de 1994, en Bogotá, por Acuerdo del Consejo Superior No. 001 de 1993, en cumplimiento de la Ley 30 de 1992, y registrado ante el ICFES con el código 41121. El Programa se desarrolla, actualmente, por extensión, en el Municipio de Girardot (Cundinamarca), según Acuerdo del Consejo Superior No. 120 del 7 de Marzo de 2001.

1.2 JUSTIFICACIÓN DEL PROGRAMA El Programa en Comunicación Social-Periodismo, de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de UNIMINUTO, encuentra plena justificación en el proyecto social del Minuto de Dios. Así, coherentemente, la comunicación se concibe como un proceso de sentido que permite llegar, de manera permanente, a la colectividad colombiana con la finalidad de canalizar acciones de ayuda cuyo objetivo es el desarrollo pleno de las personas y del conjunto social. El Programa concibe los conocimientos como unidades cognoscitivas que identifican los problemas de la comunicación, lo cual da lugar a la investigación, una actividad escasa en el ámbito educativo. La consolidación de las áreas temáticas busca complementar tanto los conocimientos básicos como los de los 11

énfasis: Periodismo Ciudadano y Comunicación Participativa. En cuanto a los énfasis, en particular, el Programa encuentra en ellos su razón de ser. Esto es así, por cuanto la autoevaluación realizada por el Comité de Currículo encontró que, en el resto del país y en toda Latinoamérica, los énfasis se centran, en su mayoría, en la Comunicación Organizacional  que privilegia a la empresa y en la Comunicación Estratégica —que a su vez destaca el papel del emisor en la comunicación—. De este modo se restringe el campo temático e investigativo que puede ser ampliado mediante propuestas pragmáticas que incluyan —junto al estudio de los canales, los códigos y los mensajes— el análisis y la reflexión sobre el contexto y, muy especialmente, sobre la recepción. En suma, la indagación encontró que tales programas estaban muy alejados de una propuesta que tenga en cuenta, como orientación y sentido, la proyección del ciudadano y de la acción comunitaria. Por tanto, la Comunicación Participativa y el Periodismo Ciudadano constituyen la identidad del Programa en el ámbito de los estudios de la Comunicación Social. Además, el universo contemporáneo ha llevado a las diferentes propuestas educativas de la comunicación a replantear sus fundamentos, para los cuales el proyecto curricular es la piedra angular. A partir de los nuevos contextos culturales y profesionales, la concepción sobre la Comunicación SocialPeriodismo en nuestro Programa es bien particular. El nuevo plan de estudios surge de la necesidad de concebir una formación que posibilite, de la manera más adecuada, una interpretación y una producción discursiva que comprendan y representen de forma amplia, coherente y profunda los problemas del conjunto social, a partir de unos contenidos que enseñen el pensamiento responsable y crítico y en tanto se construyen las destrezas y habilidades que el contexto contemporáneo requiere. De igual modo, el Programa se orienta hacia la producción de alternativas destinadas a la consolidación de productos adecuados y afines con las dinámicas de la convivencia y el desarrollo social. En suma, la propuesta académica y de investigación de este nuevo diseño

12

curricular sustenta el análisis de la comunicación, basada en un compromiso que, como parte de la propuesta, facilite el intercambio y las interacciones en la proyección y el desarrollo conjuntos. Como apoyo a este análisis, se destaca, por su complejidad, el proceso de debate y reflexión que permite el descubrimiento de un tejido social en permanente evolución y cambio. De este modo, el nuevo proyecto curricular del Programa en Comunicación Social-Periodismo se fundamenta en una dialéctica constante entre las disciplinas que lo fortalecen e involucra el entorno y los participantes comprometidos en el proceso. Suple, así, la carencia de profesionales de la comunicación en la región donde los modelos tradicionales no han estado en permanente reflexión sobre las distintas problemáticas comunicativas y donde restringen el acceso de las comunidades a los acontecimientos que redundan en el mejoramiento de la calidad de vida. En su esencia, el Programa está abierto a los procesos que dinamizan la situación contextual, a aquellas actividades que la formación descubre y pone a consideración de los sujetos de la comunicación y de los actores sociales. Se trata, en definitiva, de un Programa orientado hacia el conocimiento y hacia los interrogantes y cuestionamientos que el saber —fundamentado por la investigación— propone. De ese modo, se perfila como un conocimiento amplio de la comunicación y de sus disciplinas, cimentado por un plan de estudios flexible que refleja la coherencia y la apertura frente a los cambios. Cada una de las unidades cognoscitivas, de las áreas conceptuales y líneas de investigación están diseñadas para una formación profesional sólida, de tal manera que ésta aporte a la sociedad colombiana individuos sensibles y aptos para involucrarse en los procesos y que, además de su capacidad para la apropiación y el desarrollo tecnológico, cumplan un papel fundamental como actores sociales que centran su interés en la comunicación comunitaria y alternativa, guías de la filosofía del Programa en Comunicación Social-

13

Periodismo, en UNIMINUTO. Por último, en consonancia con la visión y la misión de la Facultad de Ciencias de la Comunicación y de UNIMINUTO, el Programa concentra su interés disciplinar y de investigación —llevada a cabo con rigor y ética— en el ámbito de las interacciones sociales, con la finalidad de favorecer los espacios de convivencia que su propia investigación le permite conocer y ofrecer, así, a la vez, propuestas acordes con los intereses del conjunto social. 2. EJES CONSTITUTIVOS DEL PROGRAMA 2.1 PRINCIPIOS 2.1.1 Comunicación como bien humano El Programa en Comunicación Social-Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de UNIMINUTO, concibe la comunicación como un bien que caracteriza, define y fundamenta la esencia misma del ser humano. La humanidad, en su proceso de adaptación al entorno, desarrolla el más eficiente mecanismo de intersubjetividad, asimilación e intercambio de significación y sentido como una opción y esfuerzo por participar en la construcción del tejido social. Mediante las diferentes formas expresivas, el individuo recrea el sentido de lo colectivo y se ubica a sí mismo como protagonista en el escenario social. Entre el hombre y el mundo, la comunicación aparece como mediación sociocultural que le permite crearse a sí misma, convirtiendo permanentemente su constitución natural en cultura. Desde la perspectiva dialéctica, comunicacióncultura, la interpretación de la realidad se lleva a cabo mediante procesos simbólicos que se elaboran en actos colectivos de intercomunicación. Por tanto, la capacidad simbólica del hombre lo constituye y lo forma convirtiéndose en la única posibilidad de supervivencia de la especie.

14

2.1.2 Dimensiones ética y estética En el Proyecto Educativo de la Facultad, el principio ético, fundamento de la convivencia humana, se proyecta con la práctica permanente de la reciprocidad, la solidaridad y el pluralismo entre los miembros de la comunidad académica. De igual manera, se promueve la credibilidad y la dignidad de la profesión mediante el ejercicio de una comunicación honesta y verdadera, apoyada en la libertad de expresión, la circulación libre de información de acuerdo con los intereses de la información integral y el fortalecimiento de un espíritu de compromiso y tolerancia, esencial para el fomento de la democracia. El principio ético del Programa ubica al estudiante en la comunidad, con sus tradiciones, valores, virtudes y cultura en general, como fuerza fundamental que orienta a los individuos a adquirir un compromiso verdadero con la sociedad en su labor diaria. El principio estético permite afirmar que la formación que se imparte es sensible a los valores y creencias culturales, de allí que se opta por una educación reflexiva que aprovecha al máximo la creatividad del ser humano. El reto pedagógico es apoyar el mejoramiento de la calidad de vida, con base en la observación, el descubrimiento, la imaginación y la creatividad como procesos necesarios para la formación integral. Por tanto, se educa en el uso de formas y medios de comunicación progresivos, a partir del respeto por la vida y por los derechos humanos y en contraposición al uso y abuso de expresiones que afecten, con su lenguaje carente de sensibilidad y pudor, la vida de las personas y de la sociedad. La formación ética que se imparte, permite crear una sensibilidad estética que acerca al estudiante a la comprensión y la vivencia de un lenguaje estético: aprender a ver, aprender a oír, aprender a sentir, para descubrir de manera sistemática, y con vocación transformadora, la vida personal y la de las colectividades.

15

2.1.3 Comunicación para la convivencia La acción pedagógica que realiza el Programa, debe propiciar un sólido sentido social, cimentado en el principio de una comunicación para la convivencia, esto es, en la formación de un profesional que apoye su actuación en convicciones desarrolladas bajo un proceso de investigación crítico, reflexivo y pacífico. Por tal razón, el Programa orienta su ejercicio profesional hacia la promoción de actos comunicativos sobre los acontecimientos sociales, económicos, políticos y culturales armonizados con actitudes que reflejan los valores de libertad, justicia, solidaridad, convivencia y participación. Todo ello, estructurado sobre el respeto por las diferencias individuales y por la dignidad de la persona en la construcción de una sociedad caracterizada por la convivencia, la libertad, la autonomía y la democracia. 2.1.4 Prospectiva y vocación transformadora El Programa de Comunicación Social - Periodismo comprende la historia como un proceso dinámico, transformador y de construcción social que involucra, a la vez, los saberes múltiples y cotidianos, el conocimiento científico y los avances técnicos y tecnológicos. En consecuencia, indaga en la historia para construir una prospectiva con mayor sensibilidad social diseñada y dinamizada de manera crítica, pluri y transdisciplinaria, en la cual la comunicación se haga indispensable e inminente. Una comunicación cada vez más social, solidaria y participativa, con vocación planificadora y transformadora. Así, el principio prospectivo invita a formar un profesional visionario de la comunicación que planifique y transforme las actuales situaciones hacia nuevas formas de convivencia, justicia y desarrollo con mayor protagonismo social.

16

2.2 FUNCIONES La formación académica integral que se propone, se inscribe en la realidad histórica, social, política, cultural, ecológica y económica del país. Por esta razón, el Programa asume su labor educativa como un verdadero compromiso político relevante, de respuesta a las necesidades sentidas de la población, y comprende, desde esta perspectiva, que sus egresados se distinguirán por su compromiso profesional con las demandas mayoritarias de la sociedad colombiana. De esta forma, la comunicación para el desarrollo social e integral es un enfoque interdisciplinario y transdisciplinario de todas las unidades de conocimiento y áreas de formación del plan de estudios; del mismo modo, la interdependencia de los sistemas social, comunicacional y cultural se constituye en un eje importante en el análisis de la realidad y debe proyectarse desde cada unidad de conocimiento del plan de estudios de Comunicación SocialPeriodismo. A continuación, se describen las funciones sustantivas del Programa, que también son de la Facultad y de la Universidad, como son docencia, investigación y proyección social. 2.2.1 Docencia La formación integral de los estudiantes exige una excelencia académica y administrativa; ésta se fundamenta en un espíritu de trabajo comunitario y complementario. Los desafíos de la globalización y el avance tecnológico están vinculados al proceso analítico, crítico y creativo de la tarea académica cotidiana. La flexibilidad curricular y la apertura constante al cambio son dinamizadores de una formación inacabada y siempre en permanente construcción. La interacción participativa de docentes y estudiantes en el

17

proceso

enseñanza-aprendizaje

(inter-aprendizaje)

permite

una

corresponsabilidad en el desarrollo de las competencias de cada uno de los programas académicos. La autoevaluación permanente es un compromiso de directivos, docentes y estudiantes para asegurar el alcance de los objetivos centrales de las distintas disciplinas y la acreditación de los egresados por parte de la sociedad. Los recursos del Programa —humanos, tecnológicos y financieros— se administran de forma tal que se garantiza un manejo eficiente y eficaz, acorde con las demandas académicas de cada momento histórico. 2.2.2 Investigación La investigación social, como énfasis del Programa, es el eje articulador de todo el plan de estudios. Sus líneas de actividad le dan primacía a la comunicación social para el desarrollo, el periodismo cívico y comunitario, y los medios como alternativas de organización y participación ciudadanas. Las investigaciones dirigidas hacia la comunicación para la democracia y la democracia en la comunicación son objeto de especial atención, con el propósito de incentivar el legítimo derecho a la información. El avance en la tecnología es un referente obligado del Programa, desde una dimensión ética y crítica de apropiación profesional y analítica de las nuevas formas cognitivas que su uso genera en los individuos y colectividades. En tal sentido, se entiende que los egresados deberán asumir, de manera crítica y adaptada, el recurso tecnológico, con fines y uso en pro del beneficio social. 2.2.3 Proyección Social El perfeccionamiento del cuerpo docente y del personal de la Facultad, como tarea permanente, es una condición para la calidad académica y el logro del perfil profesional y ocupacional. La proyección social del Programa, mediante los servicios de extensión y las prácticas profesionales de los estudiantes, está dirigida, de manera preferencial, a los excluidos del acceso al conocimiento y

18

de los bienes y servicios de la sociedad. En la misma dirección se orientan cursos y talleres de formación y capacitación con el fin de darle respuesta a la población que no accede a la universidad. La Facultad y el Programa creen en el país y en la comunidad; por ello, lleva sus programas académicos a las localidades menos favorecidas de Bogotá y a las distintas regiones de Colombia. En consecuencia, durante 2001, fueron aprobados programas para los Centros Regionales de UNIMINUTO: el de Comunicación Social-Periodismo, por extensión a Girardot, extensión a Soacha. Es importante precisar, también que, desde 2002, la Facultad inició un período de desarrollo y consolidación de sus programas, proyectos y convenios nacionales e internacionales. El Programa en Comunicación Social-Periodismo concibe la proyección social como uno de sus grandes ejes de acción. No se trata únicamente de una política institucional, es optar por la construcción de una ciudad, unas regiones y un país distintos, más equitativos y con capacidad de decisión, y es apostar por la transgresión de las fronteras universidad-entorno, posibilitando, con ello, el avance del conocimiento entre los miembros de la sociedad en la que estamos inmersos, en tanto estudiantes, egresados, docentes, directivos y comunidades en general, para generar mejores condiciones de vida. 2.3 VISIÓN El Programa en Comunicación Social-Periodismo entiende su deber ser desde un claro y definido proyecto de desarrollo humano y social, comprometido con la transformación y construcción de una nueva realidad social, y a partir de la creación de estrategias de comunicación participativas, innovadoras, contextualizadas y pertinentes. y la Tecnología en Comunicación Gráfica, por

19

Por consiguiente, uno de los propósitos académicos y administrativos del Programa es la creación y desarrollo de proyectos académicos de extensión, con excelente calidad y con impacto social. La actividad académica del Programa está orientada a la formación de profesionales de la Comunicación Social-Periodismo —éticos, integrales, creativos, autónomos y libres— comprometidos con su autotransformación y con la construcción de una sociedad más justa, equitativa, plural, democrática, pacífica, tolerante, participativa y solidaria. Así mismo, los profesionales-egresados estarán capacitados para el uso social de las nuevas tecnologías de la información, contarán con las competencias necesarias para desarrollar investigaciones en las áreas de Periodismo Ciudadano y Comunicación Participativa y, por tanto, podrán asumir y adaptar crítica y eficientemente los retos de las tecnologías de punta al contexto e interés general, con criterios democráticos y de beneficio social. Para ello, el Programa prevé, para el mediano plazo, fortalecer la formación académica en competencias investigativas mediante la implementación de un sistema de créditos flexible y la existencia de una buena cantidad y calidad de cursos electivos que promuevan la formación integral. Formación en competencias que, a largo plazo, se pueda nutrir de los conocimientos de otras latitudes y del aprendizaje simultáneo de lo global y lo local. En correspondencia con lo anterior, la investigación participativa debe apuntar, a mediano plazo, hacia la consolidación de la Proyección Social, otra de las funciones sustantivas de la Educación Superior. La investigación, como acción de intercambios y de procesos significativos para la problematización de diversos hechos sociales, debe tener real incidencia en el desarrollo social desde lo urbano, lo comunitario, lo local, lo regional, lo nacional e incluso lo internacional, y debe contribuir al fortalecimiento del tejido social. Debe ser agente activo y propositivo a través de la construcción de políticas públicas en

20

procesos comunicacionales y de orden comunitario. El Programa en Comunicación Social-Periodismo hará de la Investigación su epicentro y razón de ser, en términos éticos y responsables, con un profundo compromiso en la construcción de una nueva sociedad. A mediano plazo, se pretende, con ello, el desarrollo de sentido social a través de la generación de proyectos de investigación participativos, que impliquen actividades transformadoras desde las escalas micro, meso y macro sociales. Esto es, desde el acercamiento, diagnóstico y análisis de problemas de los entorno local, regional, nacional y, aún, de mayor alcance. A largo plazo, con una formación centrada en la investigación como promotora del desarrollo social, se pretende la producción de conocimiento colectivo y la generación de un hito investigativo en Colombia y América Latina, de tal forma que la investigación, la reflexión y la conceptualización permanentes sobre las Ciencias de la Comunicación y el Periodismo conviertan a la Corporación Universitaria en general, y al Programa en particular, en un verdadero centro de debate y producción de conocimiento. Para coadyuvar con los mencionados propósitos, el Programa contará con un equipo de docentes idóneo, con actitud investigativa, tolerantes, pluralistas, innovadores —pedagógica, didáctica y metodológicamente—, éticos y comprometidos en la construcción y transformación de la realidad hacia unos mejores niveles de vida. La Administración del Programa será clara, definida, abierta, participativa, comprometida con los objetivos de la Facultad y los de UNIMINUTO en general. Su actividad estará dirigida, en el mediano plazo, a la apertura de programas por extensión en las diferentes regiones o sectores del país, a través de la extensión académica y el fortalecimiento de la investigación como opción de vida y de análisis social. Contará con un gobierno interno —basado en los

21

principios del Desarrollo Humano que guían la empresa educativa moderna— que propicie en su comunidad una cultura organizacional flexible y abra el camino al cambio mediante estructuras de gestión reguladas con eficacia y eficiencia. Delegará responsabilidades en todos los estamentos y niveles, y promoverá canales alternativos de comunicación. Adicionalmente a lo anterior, la administración interna del Programa planeará, ejecutará y realizará seguimiento, control y retroalimentación en la evaluación de sus procesos. Incorporará a su sistema académico y administrativo, con eficiencia, las innovaciones tecnológicas y los recursos técnicos necesarios para convertirse en el líder de servicios dentro del campo de las comunicaciones, de las tecnologías, de material bibliográfico y publicaciones. El Programa cuenta en su planificación con una amplia gama de Servicios, entre los cuales figuran la producción, promoción, coordinación, asesoría y orientación de proyectos, investigaciones y servicios múltiples para las diferentes empresas, el Estado, las organizaciones civiles, las organizaciones no gubernamentales (ONG), de acuerdo con un sentido y compromiso mutuos sobre desarrollo social. En correspondencia con ello, a mediano plazo, el Programa será una fuente de acompañamiento a diversas iniciativas ciudadanas y a la formación de distintos grupos de impulso a procesos comunicacionales. A largo plazo, brindará su apoyo a procesos sociales a través de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). De igual manera, el Programa generará y promoverá vínculos

interinstitucionales, con el fin de establecer y formalizar relaciones e intercambios de cooperación y asistencia técnica y profesional con organismos nacionales e internacionales en proyectos de desarrollo.

22

2.4 MISIÓN El Programa en Comunicación Social-Periodismo de UNIMINUTO tiene como misión formar profesionales integrales en comunicación y periodismo, con alta sensibilidad social para proyectar sus conocimientos y competencias, especialmente, hacia las comunidades menos favorecidas, impulsando proyectos investigativos, donde se permita y fomente la participación, la pluralidad, el respeto por el otro y el ejercicio democrático de la ciudadanía. De igual manera, el profesional debe observar e interpretar la realidad a partir de los énfasis de Comunicación Participativa y Periodismo Ciudadano. Será un profesional que dirija sus trabajos hacia el desarrollo social, diseñando, planeando, coordinando y promoviendo procesos comunicativos en las comunidades y en diferentes contextos en pro de la contribución de soluciones a los problemas reales del país, al mismo tiempo, proyectará su labor hacia la búsqueda de calidad de vida de los ciudadanos y la construcción de tejido social. A partir de la flexibilidad curricular, el Programa busca opciones democráticas de aprendizaje, que se vean reflejadas en su quehacer profesional y permitan que el estudiante logre desarrollar sus habilidades y competencias en diversos escenarios propios de la comunicación, tales como los medios regionales, locales o comunitarios, en especial, las organizaciones sociales que actúan en pro del desarrollo de los ciudadanos con base en la ejecución de proyectos de investigación. En ese marco, desde la Comunicación Participativa, el futuro profesional promoverá una activa cooperación de las comunidades en la gestión de su desarrollo, y la interacción entre los diferentes actores propiciando un continuo intercambio de conocimientos. Desde el Periodismo Ciudadano, el egresado hará de los medios de comunicación un escenario de discusión, en la búsqueda

23

compartida de soluciones de las diferentes problemáticas. El Programa promueve continuamente la participación impulsando el sentido de pertenencia, la excelencia académica y el espíritu social entre la comunidad académica —estudiantes, docentes, administrativos y directivos— y quienes hacen parte de las empresas, organizaciones e instituciones acordes con nuestra misión y que desarrollan diferentes convenios interinstitucionales. El egresado del Programa en Comunicación Social-Periodismo podrá ser reconocido por su actitud investigativa y su conocimiento. También por el manejo responsable de los medios y la información como bienes públicos, así como por su compromiso social, su inclinación hacia la participación democrática y el reconocimiento de todos como ciudadanos activos de la sociedad. 2.5 POLÍTICAS 2.5.1 Académica El Programa en Comunicación Social-Periodismo se inscribe en el Modelo Educativo de Uniminuto. Está compuesto por tres campos de formación: 1) El desarrollo humano, entendido tanto en su dimensión de capacitación como en la generación de una cultura y de unas acciones extrauniversitarias. Con él, se busca el equilibrio entre formación académica y proyecto personal de vida. 2) La responsabilidad social, expresada en una sensibilidad consciente y crítica frente a las problemáticas de las comunidades y del país, y en unas competencias para el trabajo de promoción del desarrollo humano y social. 3) Las competencias profesionales que se obtienen a lo largo de un proceso cognitivo e investigativo donde se vincula la teoría con la práctica y se pretende la transformación de las personas, sus conocimientos, habilidades y destrezas.

24

Con respecto al desarrollo humano se pretende: a) la flexibilidad del plan de estudios, para contribuir a las expectativas de los estudiantes en el presente y el futuro; b) la transdisciplinariedad de dicho plan, para generar conocimientos complejos que le permitan a sus egresados enfrentar el mundo laboral, social e investigativo con mayores herramientas cognitivas; c) la evaluación del plan según el sistema de créditos, para que cobre mayor importancia el aprendizaje autónomo, así como la disposición a aprender de los demás (interaprendizaje). Con relación a la responsabilidad social se busca: a) la articulación de los cursos de formación del plan de estudios con los problemas del entorno y viceversa; b) la construcción de conocimiento sobre las problemáticas comunitarias y, en general, colectivas de la ciudad, la región y el país; c) la realización de proyectos de investigación y capacitación para y con las comunidades, de tal manera que se genere crecimiento personal y colectivo. Por su parte, en el campo de las competencias profesionales, el Programa tiene por objetivos: a) la comprensión de los conceptos fundamentales de la comunicación, el periodismo, los medios, la investigación y los lenguajes que están incluidos en el ciclo básico del plan de estudios, de tal manera que el estudiante adquiera las destrezas y habilidades necesarias para promover y participar de situaciones que aporten en la optimización de procesos comunicativos; b) la apropiación, por parte del estudiante, de los dos énfasis del Programa —Comunicación Participativa y Periodismo Ciudadano— del ciclo profesional y pueda, por tanto, adquirir la capacidad de participar activamente de procesos comunicacionales que generen estímulos y contribuyan al desarrollo humano y social, en ámbitos locales, regionales y nacionales; c) la asimilación de los campos profesionales, incluyendo su desarrollo práctico, que posibilita la investigación y, en general, la producción de conocimientos.

25

2.5.2 Pedagógica En concordancia con el Modelo Educativo de Uniminuto, en el Programa en Comunicación Social-Periodismo se privilegian los procesos pedagógicos de interaprendizaje como expectativa de desarrollo humano. Se trata, por tanto, de procesos donde prima el aprendizaje colectivo, es decir, aquellos aprendizajes con el o los grupos a los cuales pertenezcan estudiantes y docentes, obtenidos a través de la interpretación de textos escritos, audiovisuales o sonoros. Tales aprendizajes se pueden adquirir, también, en la interacción con otros actores sociales —familias, amigos, contradictores y opositores—, todo ello sumado a lo que produce el vínculo directo estudiante-docente. Dicho interaprendizaje —ya sea autónomo o acompañado por el docente— se construye en diferentes espacios: salón de clase, trabajo de campo, prácticas sociales y profesionales y, en general, en todos aquellos en los cuales se pueda generar un proceso educativo de esta naturaleza. 2.5.3 Administrativa En el Programa se conciben las actividades administrativas como apoyo a los procesos pedagógicos. En tal sentido, se busca generar un clima adecuado y eficaz para contribuir al desarrollo de la educación, la investigación y la proyección social, a partir de las necesidades y expectativas de los estudiantes y los docentes, además de lo que ofrecen y esperan las comunidades de la ciudad, de las regiones y del país. Existe un equipo interdisciplinario de docentes innovadores, competentes y comprometidos que con su aporte hacen posible una formación profesional coherente con la misión y visión de la Facultad y de la Corporación Universitaria.

26

La administración del Programa busca, entonces, aprender de los procesos pedagógicos, para hacerlos viables y establecer un diálogo permanente con docentes y estudiantes donde prime el bien público. 2.5.4 Convivencial Si bien es cierto que la filosofía de la Corporación Universitaria Minuto de Dios está consagrada, en su Vocación Fundamental, al pensamiento cristiano, en el Programa en Comunicación Social-Periodismo pueden estudiar y laborar personas con credos, ideologías, lenguajes, etnias, saberes y formas de vida diferentes, es decir, multiculturales. Para el Programa, esa combinación de identidades y mundos simbólicos de sus estudiantes, docentes y directivos es motivo de orgullo y, con ellos, se construyen reglas de juego en el plano del bien público. Por todo lo anterior, el Programa privilegia y promulga el diálogo y la generación de reglas de convivencia entre todos los miembros de la comunidad universitaria. Si los estudiantes, por ejemplo, poseen inquietudes sobre el desarrollo de los cursos, pueden expresarlas a los respectivos docentes para llegar con ellos a acuerdos. Si éstos no se cumplen o no se alcanzan, unos u otros —docentes y estudiantes— pueden acudir a el (la) Coordinador(a) del Área correspondiente o, en su defecto, al Director(a) del Programa y, por su intermedio, al Comité del Programa; por último, al Decano(a) de la Facultad. 2.5.5 Evaluativa Para el Programa en Comunicación Social-Periodismo, así como para la Facultad de Ciencias de la Comunicación y para UNIMINUTO, la (auto)evaluación de su desempeño es fundamental. Con ella se diagnostica permanentemente el estado de la dinámica de aprendizaje y se realizan los ajustes requeridos. Para lograr este propósito, el Programa considera prioritaria

27

la autoevaluación del quehacer académico y administrativo, de los recursos físicos y económicos, de las políticas institucionales y, en especial, de todo lo que hace parte del Proyecto Curricular del Programa, incluyendo el Plan de Estudios. Pero el Programa, además, concibe que la evaluación se logra mediante la coevaluación, la evaluación propiamente dicha y la heteroevaluación. La coevaluación es una valoración cooperativa entre miembros de la comunidad universitaria, por ejemplo entre los docentes para la generación de un proyecto colectivo. La evaluación propiamente dicha, es aquella que realizan los docentes a los estudiantes o viceversa, con el fin de conocer el estado del proceso de aprendizaje, para el segundo caso, y la práctica pedagógica, para el primer caso. Por su parte, la heteroevaluación es la que realizan los grupos humanos vinculados en procesos comunicacionales que se llevan a cabo desde los cursos. 2.6 OBJETIVOS 2.6.1 Objetivo General Formar Comunicadores Sociales-Periodistas éticos, idóneos, investigadores y competentes, con un fuerte compromiso social en la búsqueda del desarrollo nacional y con capacidad para interpretar los continuos cambios socio-históricos a fin de generar procesos transdisciplinarios que permitan comprender y transformar el contexto y promover una participación activa en él, desde la comunicación. 2.6.2 Objetivos Específicos  Apropiar los conocimientos de las diferentes disciplinas que aportan a la Comunicación Social-Periodismo, articulándolas entre ellas para desarrollar

28

una visión transdisciplinaria de las realidades sociales.  Desarrollar habilidades y destrezas en el manejo responsable de los medios de comunicación y las tecnologías de la información, y, a partir de allí, crear estrategias comunicativas para abordar problemáticas sociales.  Impulsar la investigación científica sobre de procesos comunicacionales con base en principios éticos que respeten la pluralidad de las comunidades.  Promover la participación en las comunidades y la interacción de los diferentes actores sociales, buscando gestionar las problemáticas del contexto para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. 3. ESTRUCTURA CURRICULAR DEL PROGRAMA 3.1 PRINCIPIOS FUNDAMENTALES 3.1.1 Lo que entendemos por Comunicación Los estudios sobre comunicación han divagado en el mundo de acuerdo con el contexto en el cual se realizan y con las disciplinas desde las cuales se examina el asunto. Quizá la característica más sobresaliente y particular de ellos está relacionada con la real complejidad de este fenómeno social. Tales investigaciones son cada vez son más imbricadas y transdisciplinarias y no existe, por consiguiente, una sola óptica ni un solo matiz que defina por sí solo la comunicación. En este marco, el Programa concibe la comunicación como un claro y determinante fenómeno de orden social. En donde el lenguaje, entre otros, cumple una función específica de aprehensión del acto comunicativo y expresión del pensamiento humano y de sus múltiples inteligencias. La

29

comunicación, además, se mueve en variados contextos de relatos y metarelatos, de códigos y subcódigos, de discursos cíclicos y circulares, de sistemas y subsistemas dinámicos e interactivos, donde las visiones sistémica, lingüística, lógica, antropológica y social del fenómeno, intentan demostrar que la acción comunicativa no sólo es inherente al ser humano sino que también lo construye como tal. Situación que por sí misma obliga a estudiar el fenómeno en su interacción global, íntegra y multiplicadora. Por lo demás, para comprender lo que es la comunicación se debe tener en cuenta que ella, no cabe la menor duda, es una herencia de la evolución histórica y selectiva de las especies que aprendieron a comunicar y a interactuar. La relación dialéctica entre el individuo y el entorno construye y aumenta la transformación mutua, y desarrolla, a su vez, las capacidades del actor de la comunicación de manera histórica y selectiva, permitiendo el intercambio y traslación hereditaria de las virtudes comunicativas. Basta con recorrer la escala biológica y se encuentra que las características de las especies están perfectamente ligadas con la complejidad y diversificación de sus acciones comunicativas. El verdadero equilibrio se manifiesta en la legítima acción comunicativa con el contexto. Los caracteres hereditarios (genotipo) y los adquiridos por la interacción con el contexto (fenotipos) permiten una determinada estructura de las especies y la capacidad para construir una serie de facultades comunicativas que las definen como especie y las hacen aptas biológicamente para preservarse. La comunicación se torna, entonces, en una extraordinaria facultad que permite agruparse, solidarizarse, defenderse, seleccionar pareja e interactuar más afectiva, efectiva y productivamente con el entorno. Es decir, es un bien preciado que diferencia al hombre como especie le permite construirse como tal. La capacidad simbólica nos hace seres humanos, diría Ernest Cassirer (1976, p. 49) en su texto de Antropología Filosófica. Se puede decir, entonces, que en la medida en que se emplean más actos

30

comunicativos (superando los actos somáticos hasta llegar a los actos ejecutivos y posteriormente a los actos expresivos) se asciende hacia una escala biológica superior y más compleja. La comunicación como una expresión de la existencia, del reconocimiento del otro (y por consiguiente de sí mismo) es una extraordinaria facultad que nos hizo especies superiores dentro del contexto de la evolución animal. La interacción con el otro y con el contexto determinó no sólo nuestra conducta sino que fijó claramente nuestra visión del mundo y de las cosas. El proceso comunicativo así se manifiesta como un proceso de interafección mutua (individuo - contexto). No obstante, Manuel Martín Serrano (1993, p. 64 ) tiene razón cuando dice que “la comunicación es una conquista de la naturaleza y no de la cultura, aunque cuando el proceso de humanización llega a su término, esa capacidad se va a utilizar para los comunicantes humanos, para generar relaciones y presentaciones controladas por la razón y por la ética”. Esto, sin olvidar que la acción comunicativa en los hombres fue y es una acción heredada y aprendida desde su aspecto más biológico por una serie de primeras especies comunicantes. Es decir, el individuo es deudor de la actividad comunicativa y hoy la noción de hombre está directa e indefectiblemente ligada a su definición como actor de la comunicación. En resumen, el Programa en Comunicación Social-Periodismo entiende la comunicación como un fenómeno social, de características históricas, en desarrollo biológico permanente, selectivo, en tanto profundamente humano, que construye y determina la relación de juego y acción de los individuos de una sociedad, al tiempo que fortifica sus interacciones y explica al hombre como tal. Obviamente, el Programa no desdeña la cultura; al contrario, es en su marco

31

donde se construye y desarrolla la comunicación. Ésta se desarrolla en un contexto, espacio, territorio; con unos saberes y tradiciones; unas expectativas e imaginarios; a través de medios, lenguajes, señales y códigos, y en relación con otro u otros, distintos, cercanos o lejanos y con diferentes mundos simbólicos (Bateson: 1989, p. 41). Sin embargo, más que entender la cultura o las culturas, lo que el Programa pretende es comprender las mediaciones de la sociedad, aquellas que posibilitan el intercambio y la negociación en la producción y la recepción de medios y en la misma vida cotidiana. Mediaciones que se producen en la interacción, en la relación de los sujetos individuales y colectivos, en las reciprocidades, en los consensos y en los disensos; en últimas, en el sentido construido en las diferentes formas de relación que se aprende en el mundo de la vida. Así las cosas, es en la interacción humana en donde es pertinente un profesional que no sólo explique y estudie el fenómeno (comunicólogo), sino que además construya ciencia (ciencias de la comunicación social) y multiplique (comunicador y periodista). Un actor y estudioso formado, capaz, ético, tolerante, participativo, democrático y pacífico y que entienda su papel en la sociedad con visión prospectiva, transformadora y con beneficio social (Marc y Picard: 1992, p. 69). Dicha perspectiva es asumida desde algunos de los parámetros básicos de la Escuela Latinoamericana de Comunicación (Elacom), que ha representado un hito en el desarrollo del pensamiento acerca de la comunicación, especialmente cuando se acerca a trabajar el contexto político de ésta, las mediaciones de la cultura y a pensar una comunicación comprometida con el desarrollo de los pueblos (Beltrán: 2000,p. 155).

32

En últimas, se puede decir que para el Programa, la comunicación social es la construcción y circulación de sentidos colectivos, mediados por su contexto cultural y político. 3.1.2 Lo que entendemos por desarrollo humano y social Dentro del marco teórico que se ha planteado, en el Programa en Comunicación Social-Periodismo aparece la conceptualización del desarrollo humano y social; idea que no sólo guía nuestro proceso educativo sino que, además, es uno de los Ejes Estructurales de orden conceptual, operativo y axiológico de la Facultad. Se entiende, entonces, por desarrollo humano y social, aquel que busca la mejora en las condiciones de vida, es decir, el desarrollo que engloba los aspectos económicos, la industrialización, la salud, la esperanza de vida, el acceso al conocimiento, la seguridad, así como las determinaciones socioculturales de la población. Debe considerarse como un imperativo moral y una necesidad humana. Para hablar de desarrollo es necesario acudir a Max-Neef (Max-Neef: 1986, p. 9).
Hoy es casi un lugar común afirmar que América Latina está en crisis. Son muchas las versiones, descripciones e interpretaciones que se han hecho de la crisis, por lo que el diagnóstico de la enfermedad parece estar completo, por lo menos en sus contenidos más profundos y trascendentes. Lo que aún no ha generado consenso es el tratamiento, debido a la complejidad del cuadro que se nos presenta. La perplejidad, resultante de una situación a la que no le reconocemos precedentes similares, nos ha mantenido en una especie de callejón sin salida, que bloquea el paso hacia soluciones imaginativas, novedosas y audaces. Se intuye con claridad que las recetas convencionales y tradicionales, de cualesquiera trinchera que vengan, no funcionarán. Sin embargo, hay una especie de temor

33

paralizante que inhibe el diseño de caminos radicalmente distintos que pudieran eventualmente sacarnos del embrollo.

Y, en consecuencia, la concepción de desarrollo humano y social implica la construcción de un orden local, regional, nacional (y supranacional) que permita, de manera democrática, pacífica, participativa y libre, la elección de un modelo de vida justo, en donde el acceso a la participación política, económica, social, cultural, ecológica y comunicativa sea igual para todos. De tal manera que el desarrollo se convierta no sólo en un fin, en una meta a corto y mediano plazo, sino en una forma de vida, en un derecho y en un deber. El desarrollo humano y social deberá contemplar todas las formas de asociación libre, pacífica y democrática, en donde todos y cada uno de los individuos de una comunidad o de una localidad sientan que la organización social a la que pertenecen es una construcción colectiva, de orden altamente participativo, y que responde a las necesidades, oportunidades y deseos de todos. 3.1.3 La relación comunicación-desarrollo Las recetas del desarrollo vienen, tradicionalmente, desde el ámbito económico. El desarrollo es complejo. Incluye una cantidad de relaciones inimaginables, que es preciso comenzar a desentrañar. He aquí las tres más representativas para la comunicación para el desarrollo (todas ellas intrínsecamente interrelacionadas): La primera es la relación comunicativa propiamente dicha entre los sujetos sociales. Se refiere a la posibilidad de dialogar con los diferentes, de establecer interacciones e interrelaciones que beneficien a la sociedad en su conjunto, como la opción para la construcción de reglas de juego en distintos órdenes y para la formación de unos ciudadanos con capacidad de crítica y de decisión sobre su presente y futuro, que 34

partan de sus propios intereses para generar acción colectiva que les beneficie a ellos y a los demás. Lo anterior es fundamental acentuarlo porque el desarrollo se ha concebido de una manera, en apariencia, muy simple: la relación más común es la paternalista que se basa en la existencia de un Estado benefactor y un colectivo social beneficiado pero, al tiempo, automarginado. Ese Estado ideal no ha funcionado, en parte, porque el Estado nunca ha sido benefactor dado que las políticas públicas no se han centrado en la calidad de la vida sino, en el mejor de los casos — que no son muchos—, en la construcción de obras civiles y adecuación y mejoramiento de servicios públicos. Por consiguiente, el mencionado colectivo social nunca ha sido beneficiado, pues, tampoco, se le ha considerado como sujeto y protagonista de sus realidades y de las decisiones políticas en el nivel local; mucho menos en otros. Lo interesante aquí es comenzar a entender que los individuos son en sí estructuras complejas, cuya subjetividad se forma dentro de la misma trama social. Ellos se encuentran inmersos en órdenes, en diversas redes de significación que ni siquiera se reconocen. Hay que hacer visibles esos lenguajes, tales significaciones y contextos para reflexionar sobre ellos, negociar sentidos y generar acciones comunes. La segunda relación es con el territorio. Éste es un escenario que por sí mismo está lleno de significaciones, pero este tipo de comunicación debiera buscar que las relaciones establecidas en él sean legítimas (tengan validez y utilidad social). Lo que se quiere decir es que esta comunicación buscaría la constitución de sujetos sociales en relación con el territorio. Lo que constituye, entonces, el centro de esta propuesta es la producción de reglas de

35

juego respecto a los intereses colectivos. Este ejercicio adquiere sus dimensiones en el proceso de legitimación social de las decisiones sobre el territorio, al cual se convoca a los distintos sectores sociales. Dicha dinámica aportaría en la dirección de fortalecer la autonomía de los sujetos en el sentido que permite seleccionar las escalas, los ámbitos y la dimensiones en los que se quiere incidir y, paralelamente, ir transformando demandas en proyectos propios de desarrollo. Por tanto, al hablar de territorio no se está refiriendo exclusivamente a lo micro, sino que se parte de lo local para llegar a lo global. Se trata de darle un marco a los ecosistemas comunicativos, para establecer cuáles son las escalas de gestión del desarrollo. Con frecuencia los conflictos sociales cambian en la medida en que se mire desde una u otra escala, así mismo se ve el desarrollo. Para que sea un desarrollo sostenible lo ideal es que se generen procesos comunicativos a diferentes niveles (De Sousa Santos: 1997, 63-78). O sea, la globalización debiera hacerse funcional, activarse en beneficio de los actores sociales y de los territorios específicos. No es, como se dice con regularidad, pensar globalmente y actuar localmente, sino, más bien, pensar y actuar en los escenarios de significación necesarios para que el proyecto colectivo de desarrollo tenga mayores alcances públicos. El ejercicio de territorializar las demandas, esto es, de concertar con los actores sociales de un territorio la validez social y las condiciones para la realización de las expectativas grupales, es un acto comunicativo de gran envergadura. En dicho escenario, tanto las demandas sociales como los recursos (naturales e institucionales) para satisfacerlas estarían a la vista, de manera que las descentralizaciones política, administrativa y fiscal fueran procesos simultáneos y sinérgicos. Y la tercera y última relación es la producida en la(s) cultura(s). La

36

cultura se resignifica permanentemente, lo mismo que la identidad. Lo que se busca es no tanto preservar la cultura local, regional o nacional, sino constituir nuevas identidades locales, regionales y nacionales. La comunicación para el desarrollo centra su atención en la construcción de nuevas regiones comunicativas. La región es vista aquí como un espacio territorial cargado de significación a partir de la interlocución entre los diferentes sujetos del desarrollo. Se habla, entonces, de una identidad que recoge la memoria del pasado, especialmente en lo que hace a la generación de procesos colectivos, en interacción con la vivencia del presente y las expectativas de futuro. Un presente y un futuro construidos con otros, en un escenario común: el territorio. Y esas culturas producidas en la interacción generan a su vez otro tipo de ciudadanos, más comprometidos con el desarrollo común. Las regiones comunicativas son también complejas. Incluyen, por supuesto, la valoración de las necesidades de conservación física, como el medio ambiente y los recursos naturales en general, en relación con la necesidad del mejoramiento de la infraestructura física —las calles, los parques, la vivienda, las vías de penetración, etcétera—; por su parte, éstos en correspondencia con los bienes inmateriales, como la búsqueda de una mejor calidad educativa, de mejor asistencia en la salud, de esparcimiento y de comunicación, y, a su vez, los tres últimos interrelacionados con las posibilidades productivas de autosostenimiento y apropiación territorial, para cerrar el ciclo de todos, relacionados con elementos que hacen parte de la cartografía cultural1 como los imaginarios, las tradiciones, los aprendizajes obtenidos y, en general, todos aquellos contextos y sentidos que son la base de las racionalidades y las subjetividades. Las regiones comunicativas están
1

Este término fue acuñado por Germán Muñoz en su ponencia presentada en el XVIII Encuentro Académico de Afacom, celebrado en el mes de agosto de 2000.

37

por constituirse y el papel de la comunicación para el desarrollo es fundamental, perspectivas comunicativos. Las tres relaciones mencionadas y su interrelación a través de la interlocución de los sujetos sociales serían la base de la comunicación para el desarrollo. El Programa en Comunicación Social-Periodismo busca tejer tales relaciones comunicativas, culturales y territoriales por medio de: a) Una Comunicación Participativa, próxima a los intereses sociales, es decir, que parta de las propias necesidades de los actores sociales. Se pretende producir, con ellos, sentidos colectivos y una comunicación personalizada que sea, al mismo tiempo, global; que trabaja las microproblemáticas y también los macroproblemas. Una comunicación tal que, en especial, permita la visibilidad de los actores concretos y sus lenguajes; que realice audiencias cercanas y, con ellas, diálogos permanentes; en fin, una comunicación con capacidad de interlocución y de interacción con diversos actores, grupos e instituciones sociales de diferente índole, construida desde las relaciones con el contexto y que implique no sólo información, sino, fundamentalmente, interpretación de éste. Una comunicación basada en la mediación pedagógica, que busque convertir a los actores en situación de interaprendizaje para la producción de conocimiento propio y, en últimas, una comunicación del disenso, que se convierta en el mejor escenario para la constitución de ciudadanos que propugnen por un cambio en las realidades sociales a partir de la generación de reglas de juego en diversas escalas de gestión y significación. Entonces, por un lado, la comunicación aparece como el mecanismo que posibilita, de una manera diferente, interacciones entre los sujetos dado y la que implica la negociación de permanente los de reconfiguración cotidiana ecosistemas

38

involucrados. Con ella, éstos co-aprenden, inter-aprenden, como dijera Daniel Prieto ( 1994,p.186-188), o, si se quiere, aprenden de una manera colectiva y social, partiendo, por supuesto, del autoaprendendizaje. Se trata de mirar la comunicación como una situación favorable para acercarnos al conocimiento de manera colectiva, horizontal, para aprender a interactuar a partir de intereses diferentes, aunque con objetivos comunes, que se construyen colectivamente. Esta comunicación cercana busca la generación de mediaciones pedagógicas, como las llama Francisco Gutiérrez (1973, p. 65). Es decir, procura mediar entre el conocimiento y la práctica cotidiana del ser humano que, como propone Daniel Prieto (1994, p.186-188), parta del otro, es decir, de aquel que se encuentra en situación de aprendizaje, a través de la mediación pedagógica del discurso y de las posibles prácticas educativas. b) Un Periodismo Ciudadano que acerque los individuos a la vida pública, fomente la deliberación con miras a la participación activa, apoye desde el cubrimiento los procesos de las colectividades y lleve a cabo un seguimiento de las dinámicas sociales —de esta forma, los medios pasan a ser actores e impulsores del diálogo social—. Un periodismo ciudadano que promueva la socialización de los debates e impulse la formación de una voluntad colectiva que se haga evidente en el interés público. Reconociendo una agenda de la ciudadanía, el periodismo ciudadano puede aportar a la calidad del debate al incorporar otras voces a éste. Un periodismo así, asume la democracia y propone un rol crítico, fiscalizador y distante frente a los diferentes poderes; toma como objeto de análisis los centros y los perímetros ciudadanos al tiempo que contribuye al encuentro social a través del diálogo. Jay Rosen y Savis

39

Merrit (Mirayes:1998, p.108) señalan que los periodistas “deben tratar de fortalecer la cultura cívica ayudando a los ciudadanos de una democracia a reconocer que el sistema es de ellos, es de propiedad pública, no un patio de recreo para los que están dentro del círculo político o los políticos tradicionales”. Además, agrega Merrit (Mirayes:1998, p.108), la perspectiva del periodismo cívico es, por supuesto, la de describir lo que va mal y, por tanto, que “también se imagine cómo serían las cosas si fuesen bien. Al describir las posibilidades realistas que subyacen a las soluciones inmediatas, el periodismo informa a la gente de sus elecciones potenciales para el futuro”. A partir de aquí, por consiguiente, los ciudadanos pueden pasar del estado consumidor al de actores que pueden trabajar y alcanzar democráticamente, con participación y discusión, las soluciones a los problemas públicos. En consecuencia, es desde este marco, como se asume el periodismo ciudadano. Un periodismo que, como lo plantea Faride Zerán (http://www.periodismo.uchile.el.documentos/zeran.derechos.doc), establece un nuevo contrato entre el periodista y el ciudadano. 3.2 CRITERIOS CURRICULARES UNIMINUTO asume los siguientes criterios en la orientación de los procesos de aprendizaje en la Institución: 3.2.1 Globalidad e integralidad Los cursos que hacen parte del Plan de Estudios del Programa, se asumen como unidades autónomas y, a la vez, interdependientes. Es decir, cada uno de ellos presenta con unos contenidos específicos y genera una dinámica propia y

40

una evaluación particular. Al mismo tiempo, todos los cursos se complementan entre sí por medio de los ejes-problemas. Gracias a éstos, los cursos ganan en autonomía y, simultáneamente, en capacidad de articulación con otras áreas del conocimiento. En últimas, lo que pretende el Programa es, a través de los ejes-problemas, reconocer el caos social y comprender su lógica, o sea, identificar el orden inscrito en cada una de las problemáticas. Para ello cuenta con los diferentes cursos académicos que permiten acotar la incertidumbre de lo social. Para el Programa, entonces, lo integral es la comprensión de las diferentes aristas que se pueden percibir en una problemática. 3.2.2 Flexibilidad El Programa en Comunicación Social-Periodismo de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de UNIMINUTO, entiende la noción de flexibilidad como la “formación abierta”, a través de la cual se lleva a cabo la redefinición de los componentes estructurales de la educación tradicional y se hace posible la apertura al cambio de las formas rígidas de enseñanza-aprendizaje de la educación tradicional. La formación flexible privilegia la autonomía, la autodeterminación y la libertad del estudiante en la medida que le ofrece la posibilidad de seleccionar el lugar, el momento y los ritmos de su propio aprendizaje, de acuerdo con sus intereses y necesidades. En este sentido, lo induce a la responsabilidad, a la reflexión crítica y a la toma de decisiones que le permiten ser un agente activo en su recorrido académico. La flexibilidad debe entenderse, entonces, en el contexto de una formación integral, como la implementación de las estrategias para que ésta se pueda llevar a cabo desde las políticas institucionales hasta la conformación curricular,

41

facilitando, de ese modo, el acceso al conocimiento a través de caminos nuevos y alternativos que favorezcan el crecimiento autónomo. El Programa en Comunicación Social-Periodismo de UNIMINUTO, dentro de la organización de su estructura curricular, opta por la selección, organización y distribución flexible de sus contenidos, lo cual le permite desarrollar un entramado conceptual y metodológico acorde con las necesidades socioculturales y con las expectativas individuales de los estudiantes. Esto es posible debido a la introducción de nuevas modalidades académicas y a la reformulación de tendencias, metodologías y didácticas. Así, el estudiante puede elegir un recorrido y un ritmo del proceso académico propios, dentro del ofrecimiento de cursos, con la característica de la disminución de prerrequisitos, la implementación del sistema de créditos académicos y la oferta de cursos electivos. Con respecto a la selección de los contenidos de los diferentes cursos, el Programa los transforma y moderniza en el sentido de darle prioridad no tanto a los conocimientos disciplinarios “puros” como a la confluencia transdisciplinaria, en términos de convergencia cognitiva y metodológica. De esta forma, se contextualizan los saberes en problemas y proyectos reales, minimizando las fronteras entre ellos, con el propósito de fomentar la investigación, el trabajo colectivo en equipos y con las comunidades. La organización de los cursos evita la linealidad de las secuencias explícitas y trata de generar una dinámica de pertinencia entre ellos. Por otra parte, con el fin de fomentar en los universitarios la producción y el acceso a diferentes tipos de experiencias de aprendizaje flexible, se optó por el acceso al sistema de créditos. Se entiende por crédito la unidad de medida de trabajo académico del estudiante. El crédito permite calcular el número promedio de horas semanales

42

durante el período dedicado por el estudiante a las distintas modalidades de trabajo académico. Esto implica la definición de la calidad y la cantidad de las responsabilidades que le corresponden a él —como también a cada docente—, en sesiones dentro del aula (trabajo presencial) y fuera de ella (trabajo autónomo). El sistema de créditos permite generar procesos y dinámicas de enseñanzaaprendizaje basados en competencias, además de incentivar procesos interinstitucionales de intercambio, transferencias y homologaciones nacionales e internacionales. 3.2.3 Interdisciplinariedad El Programa en Comunicación Social-Periodismo se consolida con un PCP constituido a partir de redes interdisciplinarias y destinadas a formar un tejido conceptual coherente. A este PCP es posible recurrir en los procesos de formación académica y profesional y cuando existan productos argumentativos, como ensayos y publicaciones o ante la presencia de investigación y producción teórica. Estos últimos aspectos son proyecciones destinadas a convertirse en logros, consolidaciones o tradición académica cuando el Programa, la Facultad de Ciencias de la Comunicación y UNIMINUTO cumplan con los sueños que caracterizan a una institución educativa aún muy joven. El plan de estudios contiene redes disciplinarias que agilizan la difusión y apropiación del conocimiento. Tal interdisciplinariedad se encumbra como una fortaleza que identifica un Programa orientado hacia la participación ciudadana y la comunicación comunitaria. Un Programa concebido desde una filosofía humanista, pragmática y plural que se interesa por las acciones sociales y que se desarrolla mediante una educación comprometida con los procesos destinados a mejorar la calidad de vida. Así, la interdisciplinariedad se orienta, a partir de los estudios básicos, hacia la consolidación de los énfasis a través de

43

conocimientos actualizados.

que

provienen

de

marcos

teóricos

e

investigaciones

3.2.4 Promoción de la investigación En el Programa en Comunicación Social-Periodismo se concibe la investigación como uno de los grandes ejes de la carrera. La investigación se realiza desde los cursos de esta Área específica y, además, desde las otras Áreas que componen el Plan de Estudios ya que desde todas ellas se promueve la investigación formativa. Como se expuso en el capítulo de los objetivos, el Programa pretende impulsar la investigación científica de procesos comunicacionales con base en principios éticos que respeten la pluralidad de las comunidades. Para tal efecto, se busca que investigación y práctica social estén estrechamente relacionadas: la investigación, de una parte, tiene como objetivo comprender y transformar las dinámicas comunicacionales, y la práctica social, de otra, pretende auscultar las realidades para construir procesos que beneficien el desarrollo humano y social. En su interrelación, la una como la otra, son procesos de generación de nuevos aprendizajes y, a la vez, de capital social. 3.2.5 Responsabilidad Social El egresado del Programa en Comunicación Social-Periodismo debe poseer una sensibilidad y responsabilidad social basadas en un espíritu crítico frente a las problemáticas colectivas, con el objetivo fundamental de contribuir a la democratización de procesos comunicativos, medios, mensajes y tecnologías que favorezcan el reconocimiento de la diversidad cultural y política en la construcción de una sociedad solidaria, pluralista, tolerante y práctica. En efecto, se pretende que el estudiante comprenda que la comunicación, en

44

sus múltiples manifestaciones, debe cumplir una función social pedagógica: favorecer los distintos consensos, aceptar la diversidad cultural y buscar, esencialmente, la transformación de la sociedad desde la divulgación y socialización de informaciones democráticas, veraces, oportunas y pertinentes. En tal sentido, se procura que el educando perciba que el ser social del comunicador y el periodista está en hacer visibles las diferentes realidades, para que así las audiencias y demás perceptores se comuniquen en el marco de un contexto más amplio. Pero el Comunicador Social de UNIMINUTO tiene aún una responsabilidad más importante: la coherencia con su propio proyecto vital, con su formación y con su misión como miembro de la Institución, sujeto comunicativo y parte de una sociedad que posee enormes problemas para comunicarse. 3.3 CAMPOS DE FORMACIÓN El Modelo Educativo por el que ha optado la Corporación Universitaria Minuto de Dios es el Praxeológico (Uniminuto: 2002, p. 10), centrado en la formación integral. Ésta es la educación que tiene por objetivo el desarrollo armónico de todas las dimensiones del ser humano. Dicho Modelo se plasma en el currículo mediante tres campos de formación: 3.3.1 Formación personal integral El Programa busca el desarrollo humano del futuro Comunicador Social, entendido como formación humana (programas transversales) y como generación de una cultura y unas acciones extracurriculares (bienestar institucional). Esta concepción es inherente a la filosofía institucional, busca el equilibrio entre formación académica y proyecto personal de vida, mediante un

45

proceso cognitivo y de realización individual, y pretende el desarrollo de todas las potencialidades de la persona, lo cual le permite adquirir las competencias adecuadas a su opción particular y profesional y la sensibilidad para el trabajo con y para los demás. En el Plan de Estudios la formación integral se ve reflejada en lo que hemos denominado el Macrocurrículo, que es común para todos los programas de UNIMINUTO. 3.3.2 Formación disciplinar específica Este concepto hace referencia a las competencias profesionales que se obtienen a lo largo del proceso cognitivo e investigativo en el marco descrito anteriormente y con respecto a las diferentes disciplinas académicas, que vincula la teoría y la práctica y pretende la transformación de las personas, sus conocimientos, habilidades y destrezas, generando ante todo la actitud permanente de “aprender a aprender” y el hábito reflexivo, crítico e investigativo, en un contexto de interdisciplinariedad y de aplicación del conocimiento para interpretar y transformar la sociedad. Para tal propósito, en el Programa se aportan los principios teóricos y la fundamentación científica de la Comunicación y el Periodismo, no sólo desde la perspectiva tecnológica y la complejidad del pensamiento contemporáneo sino, ante todo, desde la recuperación del hombre como sujeto, fundamento de lo comunicativo a través de la capacidad simbólica del ser humano. En el Plan de Estudios la formación disciplinar específica se ve reflejada en lo que hemos denominado el Microcurrículo, que es propio del Programa.

46

3.3.3 Formación en prácticas e investigación El Programa en Comunicación Social-Periodismo busca desarrollar la responsabilidad social, expresada en una sensibilidad consciente y crítica frente a la problemática de las comunidades y del país y en unas competencias para el trabajo de promoción del desarrollo humano y social. Se logra construir a través de un proceso praxeológico, investigativo y de realización personal que se realiza desde las prácticas sociales y profesionales y el trabajo investigativo de grado. En el Plan de Estudios la formación investigativa está incluida en el Microcurrículo, que es específico del Programa, y en las prácticas sociales y profesionales pues éstas hacen parte del Micro y del Macrocurrículo. 3.4 PERFILES 3.4.1 Perfil del Aspirante El estudiante que ingresa al Programa en Comunicación Social-Periodismo debe poseer, manifestar y desarrollar las siguientes características:  Capacidad de interpretar los diferentes contextos: familiar, social, cultural y

mediático.  Capacidad para la lectura comprensiva de materiales escritos, sonoros y

audiovisuales.  Voluntad para escuchar y dialogar así como capacidad para aceptar la crítica

tanto de sus maestros como de sus compañeros.  Apertura a la necesidad de comunicar constantemente lo aprendido y al

trabajo en equipo.

47

3.4.2 Perfil Profesional del Egresado El Programa en Comunicación Social-Periodismo forma profesionales de las ciencias de la comunicación, del periodismo y de las tecnologías de la información, con énfasis especial en comunicación participativa y en periodismo ciudadano. Profesionales competentes para comprender, analizar e interpretar la realidad (social, política, económica, cultural y ecológica) y gestar, procesar, difundir y socializar la información de interés público a través de los diversos medios masivos y alternativos. Capaces de incidir significativamente en la transformación social con sentido crítico, ético y responsable.

3.4.3 Perfil Ocupacional del Egresado El Comunicador Social-Periodista de UNIMINUTO estará en capacidad de:  Desarrollar investigación, diseño y producción de mensajes en medios impresos, sonoros y audiovisuales, así como en

masivos de información

medios de comunicación participativos y comunitarios en barrios, instituciones escolares, organizaciones no gubernamentales, instituciones del Estado y otras organizaciones o colectividades.  Diseñar e implementar programas y proyectos en nuevas tecnologías de la información.  Elaborar estrategias de comunicación participativa en diferentes espacios y escenarios mediáticos y de interacción personal.  Llevar a cabo proyectos de investigación en comunicación y en periodismo ciudadano.  Gestionar y asesorar procesos comunicativos en organizaciones de diferente tipo. 3.5 COMPETENCIAS

48

En el Programa en Comunicación Social-Periodismo se entiende por competencia académica el desarrollo y aplicación de conocimientos específicos, destrezas y habilidades, orientadas a la solución de problemas, análisis situacionales, lectura e interpretación de textos, desde el uso de lenguajes específicos, ligados a acciones determinadas. Desde la Facultad y el Programa se pretende que sus futuros egresados adquieran no una sino varias competencias, dado que la comunicación social es un campo de estudios que se puede implementar desde diferentes ámbitos. En consecuencia, se asumen las consideradas por el proyecto ECAES y la misma Asociación Colombiana de Facultades y Programas Universitarios en Comunicación e Información (Afacom): competencias argumentativa, interpretativa y propositiva.

3.5.1 Competencias Generales del Programa 3.5.1.1 Competencia Interpretativa en Comunicación. Podríamos pensar que para la Comunicación esta competencia se encuentra expresada en una lectura hermenéutica del entorno, en el uso y manejo de conceptos que denoten una comprensión e interpretación de problemas o de esquemas de la Comunicación. Implica, además, la compresión de problemas de Comunicación; la identificación de una escuela, modelo y/o autor de la disciplina, así como la interpretación de un texto comunicativo o periodístico. Por ejemplo, la compresión de textos, la capacidad de identificarlos, de interrelacionarlos, de ubicarlos teórica y conceptualmente, de entregar explicaciones y dar cuenta acertada de ellos. 3.5.1.2 Competencia Argumentativa en Comunicación. Para la Comunicación esta competencia podría estar expresada en solicitar al estudiante que entregue argumentos y razones sobre un texto; que logre identificar las debilidades y fortalezas de un planteamiento comunicativo o de un texto periodístico; que esté

49

en capacidad de identificar las definiciones más acertadas y argumentarlas; que pueda juzgar afirmaciones o negaciones, a partir de una escuela, modelo o autor de la Comunicación. Que esté en capacidad de construir y deconstruir textos; jerarquizar informaciones; expresar prioridad informativa de hechos o acontecimientos narrables o noticiables. 3.5.1.3 Competencia Propositiva en Comunicación. Sin duda en Comunicación esta competencia se encuentra, entre otras, expresada en la posibilidad de resolver situaciones problemáticas de la disciplina, imaginar escenarios posibles y reales; establecer criterios de cambio y plantear estrategias para la resolución o gestión de problemas de comunicación; diseñar, plantear, ejecutar soluciones y alternativas de cambio y explicación a problemas propios de la Comunicación y del Periodismo. Está competencia deberá dar cuenta de la capacidad del estudiante de plantear soluciones viables, estrategias de comprobación de hipótesis y respuestas alternativas.

3.5.2 Competencias por Áreas de Conocimiento 3.5.2.1 Competencias Académicas en el Área de Comunicación y Cultura. Una persona es competente en esta área si está:  Capacitado para la interpretación y reflexión sobre la problemática hombre-comunicación-cultura desde la apropiación y comprensión de las estrategias conceptuales en el acceso al conocimiento científico.  Formado en el reconocimiento de la investigación como elemento esencial para dar cuenta de la conexión teoría-práctica.  Formado en la apropiación de las normas éticas y la responsabilidad social como ser humano y como profesional. 3.5.2.2 Competencias Académicas Área de Periodismo y Medios. Un Capacitado para planear, gestionar y realizar productos periodísticos

profesional es competente en esta área si está 

50

en diferentes medios de comunicación, tanto a nivel local y regional como nacional o internacional, con un enfoque ciudadano.  Preparado para el uso adecuado de los diferentes géneros periodísticos y para, a través de ellos, dar a conocer distintos hechos sociales.  Formado para realizar investigaciones periodísticas con base en el uso correcto de las herramientas de recolección y valoración de información, con el fin de emitir mensajes que aporten a la construcción de comunidad y democracia.  Conciente de la responsabilidad social que tiene desde el periodismo y de la posición ética, comprometida y honesta, que debe asumir a través de su ejercicio profesional y su diario vivir. 3.5.2.3 Competencias Área de Investigación. Un comunicador social-periodista posee competencias en esta área si es  Hábil para diferenciar y comprender diversos temas específicos de la investigación en comunicación de tal manera que le permitan desempeñarse, en su vida profesional, en diferentes ámbitos académicos y de desarrollo social.  Conocedor de los elementos necesarios para conceptuar y dinamizar procesos comunicativos.  Capaz de percibir científicamente los dilemas sociales desde la comunicación.  Apto para diferenciar y utilizar los enfoques y herramientas de investigación, según el problema específico que afronte.  Idóneo para comprender la investigación en comunicación como uno de los proyectos de vida. 3.5.2.4 Competencias Área de Lenguajes. Un egresado del Programa es Está capacitado para comunicar correctamente sus intenciones a 51

competente en el Área de Lenguajes si 

través de un discurso claro, sencillo y funcional.  Es hábil en el dominio y aplicación de un discurso adecuado a situaciones concretas de uso.  Es capaz de gestar, procesar y difundir la información tanto por los medios masivos como por los alternativos.  Es crítico, con aptitud para coadyuvar con los procesos discursivos y las acciones comunicativas.  Está capacitado en el uso del código y de los requisitos gramaticales que posibilitan una comunicación amplia y comprensible para los receptores.  Es apto para comprender y producir discursos orales y escritos, tanto de carácter informativo como argumentativo.  Está comprometido con la difusión de los valores sociales que consolidan la ética.

52

3.6 EJES CURRICULARES - UNIDADES ESTRUCTURALES - ÁREAS DE CONOCIMIENTO El Plan de Estudios del Programa está sustentado en cuatro grandes Áreas de Conocimiento: Comunicación y Cultura, Periodismo y Medios, Investigación y Lenguajes. Estas cuatro Áreas se estructuran a través de lo que se denomina como Núcleos Problemáticos. Un núcleo se define como “un conjunto de conocimientos y problemas de una o varias áreas que se seleccionan según el grado de relevancia” (Uniminuto: 2003, p.20). Esto implica para el Programa, que un núcleo problemático es un acopio de problemáticas que se abordan desde los diferentes cursos para generar nuevos conocimientos y así encontrar explicaciones de orden transdisciplinario. Si se es coherente con la flexibilidad curricular, estos núcleos problemáticos no precisan de la participación de docentes y estudiantes de cursos de un mismo período académico, ni tampoco de una misma área. Un núcleo problémico responde, más bien, a los intereses de los docentes y los estudiantes de diferentes cursos; es decir, los núcleos también son construcciones desde las relaciones de intersubjetividad de unos y otros. En el Programa se habla de núcleos problemáticos porque en él interesa entender problemas sociales y comunicativos desde diferentes visiones, posturas, metodologías y enfoques de abordaje, de tal manera que los participantes del proceso educativo interaprendan colectivamente. Además, es la manera de acabar con la relación universidad–entorno y continuar la tarea de construir conocimiento sobre la vida social (o el mundo de la vida, como la llama Habermas), pensando a la Universidad y al propio Programa como partes del entorno, con una responsabilidad social y política concreta.

53

El núcleo problemático es una estrategia alternativa que pretende integrar la teoría con la práctica; integrar los saberes académicos, investigativos, culturales, cotidianos de socialización; integrar el trabajo individual con el trabajo colectivo y fundamentalmente rescatar la dimensión autonómica del ejercicio profesional docente, debilitando la influencia heteronómica que caracteriza a las estructuras curriculares tradicionales prevalecientes actualmente en Colombia (López: 2001, p.148). En la medida en que pensar los problemas sociales desde la comunicación es un compromiso del Programa y de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, todos los cursos académicos incluidos en el Microcurrículo (aquel que tiene que ver con los cursos específicos de la carrera) participarán en alguno de los núcleos problemáticos que los docentes y estudiantes estimen que es de su interés. Así, un problema se podrá abordar simultáneamente desde cursos de investigación, de periodismo, de medios o de epistemología. Los problemas serán escogidos al iniciar el período académico y se podrán continuar o cambiar en el siguiente período, de acuerdo con la evaluación que hagan los participantes del estado del proceso en curso. 3.6.1 Área de Comunicación y Cultura

54

3.6.1.1

Concepto.

La importancia de esta área del saber radica en la

correlación fundamental entre Comunicación y Cultura si se tiene en cuenta que el quehacer humano está remitido estructuralmente a lo colectivo. En efecto, la definición de humano como ser social, puntualiza la necesidad de remitir el análisis, en todos sus aspectos, al contexto, componente clave en la conformación de las estructuras sociales. Es de vital importancia desarrollar una visión universal de los más relevantes fenómenos sociales de la actualidad, de las variaciones humanas ante el proceso adaptativo y de la diversidad de problemáticas que surgen de la convivencia social y el impacto tecnológico. De esta manera, toda reflexión académica tiene que partir del análisis histórico, entendiendo que el devenir de los sucesos marca el derrotero conceptual al cual se accede mediante la interpretación y evaluación de los múltiples acontecimientos. Para entender la realidad es obligatoria la ubicación espacio-temporal del individuo como sujeto del acontecer social. Las transformaciones que el ser humano ha realizado en su contexto siguen una lógica de causalidad que es necesario traducir según amplios marcos teóricos, aprehendidos desde la óptica de los procesos coyunturales y prácticos. La dinámica de los pueblos no es una sumatoria de hechos inconexos, sino la resultante de lógicas internas y externas que, al ser comprendidas, determinan, de alguna forma, sus destinos y el lugar en el cual los sujetos sociales entran a jugar un papel protagónico cuando participan activamente en su transformación.

55

Al considerar la apropiación del conocimiento científico como la responsabilidad para asumir mecanismos de transformación de realidades, hay que delimitar campos mucho más amplios donde se fundamente de manera profunda y crítica una reflexión sobre el ser humano. Por tanto, se parte de los cimientos teóricos y las valoraciones adecuadas para interpretar el entorno con los elementos conceptuales básicos, con el fin de analizar y comprender los mecanismos con los cuales los seres humanos se adaptan a su medio y crean sistemas culturales. En consecuencia, los tres conceptos que actúan como ejes vertebrales de esta área son: Comunicación, Sociedad y Cultura.  La comunicación es un bien humano, que caracteriza, distingue y fundamenta la esencia misma del hombre, y un fenómeno social de extraordinaria trascendencia en el proceso evolutivo de nuestra especie. Mediante los intercambios comunicativos, los seres humanos determinan y expresan su identidad y se apropian de las nociones básicas de la vida colectiva, consolidadas en matrices culturales y representadas en formas diversas de construcción de tejidos sociales. La comunicación, como mediación socio-cultural, se instaura como el más eficiente sistema de consolidación y validación de la experiencia y el mecanismo irremplazable de intercambio de significación y sentido que determina al sujeto y hace posible el consenso. La sociedad, como contexto primario, es una remisión necesaria de toda teorización, estructura y escenario último de reflexiones, aplicaciones y transformaciones posibilitadas por complejos procesos comunicativos. Si se tiene en cuenta que el quehacer humano está ligado estructuralmente a la colectividad, la importancia del concepto Sociedad emana de la correlación Comunicación-Sociedad. Según este orden de ideas, la noción de comunidad se convierte en un eje fundamental del nuevo currículo, puesto que la concepción amplia y

56

articulada de ésta nos vincula de inmediato, por definición, con la idea de desarrollo social integral. Igualmente, esta concepción invita a la construcción de una nueva epistemología y unas nuevas teorías en investigación así como al desarrollo y fortalecimiento de la capacidad crítica y las competencias cognitivas del estudiante. Así, éste reconoce su real compromiso con la construcción de procesos comunicativos, orientados a la transformación de la realidad social. La cultura está presente como espíritu de los cuerpos colectivos, ámbito de identidades y conformación de imaginarios, paradigmas y modelos sociales que actúan como estrategias en el desarrollo del sentido de pertenencia, identidad y construcción de significación. Se entiende que la comunicación y la cultura se encuentran en una íntima relación y que la dialéctica existente entre ellas es transformada y modificada en la vida contemporánea por el complejo y problémico fenómeno massmediático. La cultura es el escenario único e irremplazable de todas las construcciones simbólicas e intercambios de sentido que hacen posible la interacción comunicativa y la intersubjetividad. Es, al mismo tiempo, un fenómeno extenso y dinámico, donde se elaboran y reelaboran todas las dinámicas de interpretación del mundo colectiva. 3.6.1.2 Objetivo. Conocer, interpretar, reflexionar y analizar críticamente los distintos contextos socio-culturales, a partir del acercamiento y apropiación de los elementos fundamentales de las Ciencias Humanas y Sociales y los parámetros teóricos, conceptuales y metodológicos del pensamiento contemporáneo, enfocados hacia y desde la conformación disciplinar de la Comunicación. 3.6.1.3 Perfil. El Área de Comunicación y Cultura está encargada de que constituyen la esencia de la vida

57

coadyuvar en la formación de profesionales idóneos, capaces de identificar e interpretar la realidad mediante el conocimiento de los diversos recursos de orden epistemológico, conceptual, cultural e histórico. Esto les permite tener amplias posibilidades en los distintos campos de desempeño laboral con una posición crítica y transformadora, como agentes de cambio que logran articular el conocimiento para obtener una verdadera visión de conjunto dentro de la cultura.

3.6.1.4

Cursos. Fundamentos de Comunicación, Epistemología de la

Comunicación, Teorías de la Comunicación l (Modelos), Teorías de la Comunicación ll (Escuelas), Semiótica, Comunicación, Sociedad y Cultura, Globalización y Acción Colectiva, Geopolítica General, Democracia y Participación, Ética y Ciudadanía.

A esta área corresponden 30 créditos académicos. 3.6.2 Área de Periodismo y Medios 3.6.2.1 Concepto. El periodismo y su ejercicio, tanto en medios masivos como comunitarios, han sufrido un gran cambio a raíz del rápido avance de las tecnologías de la información y de la comunicación, de las brechas cada vez mayores entre pobres y ricos, y de los abruptos acontecimientos políticos, sociales y económicos de los últimos años. Ello conduce, obviamente, a concebir otra forma de periodismo y de utilización de los medios con el objetivo de coadyuvar a mejorar la calidad de la comunicación. Se necesita, por tanto, un periodismo que permita pensar en agendas informativas centradas en las comunidades de influencia y en pro de generar procesos que fortalezcan el papel ciudadano de quienes reciban los productos periodísticos. A partir de allí, el periodismo adquiere un alto grado de responsabilidad ciudadana y tiene el reto de buscar la participación de la 58

población. De igual manera, se presenta como una posibilidad de re-construir tejido social y, de esa forma, por su medio, discutir las problemáticas, potenciar a los actores y aportar en la gestión para mejorar la calidad de vida de los distintos grupos sociales. Los medios son, a su vez, instrumentos que hacen factible el acceso rápido y efectivo a los receptores y herramientas que facilitan la transmisión creativa del pensamiento, las opiniones y vivencias de los ciudadanos, lo cual permite hacer de ellos una posibilidad de cambio social. Pero tal cambio también necesita de una práctica periodística rigurosa, que tiene el desafío de mejorar sus procesos investigativos, utilizando nuevas técnicas o acogiendo la investigación científica para profundizar en los hechos sociales, sus antecedentes, sus causas y repercusiones en el cercano y lejano entorno. En fin, un periodismo que tenga como cualidad la interpretación y el análisis, que muestre el amplio contexto histórico de los acontecimientos y extienda su labor de simple informador a la de mediador y educador. Bajo esta visión del periodismo y de utilización creativa y responsable de los medios de comunicación, el Programa promueve, en esta área, un periodismo ciudadano que sea un aporte fundamental en el fortalecimiento de la democracia y que permita la construcción de una conciencia política donde se involucre a todos los miembros de la sociedad. Desde esta concepción, el ciudadano también se asume como un sujeto activo y comprometido con el cambio, parte de la generación de conocimiento, al tiempo que se constituye, como sujeto político, en eficaz potenciador de dinámicas sociales. Así, entonces, las realidades se abordan desde una perspectiva periodística global, con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación; en el ámbito regional o local con medios como la prensa y la radio que han cumplido un papel pedagógico fundamental y, en algunas ocasiones, la televisión. A partir de allí, los medios y el ejercicio periodístico pueden conocer y reconocer las

59

vivencias, la historia y el contexto de las comunidades y, con base en la reconstrucción y recuperación de la memoria histórica, asumir una posición participativa, reflexiva, analítica y propositiva en la constante búsqueda del desarrollo humano y social. 3.6.2.2 Objetivos. El Área se propone:  Generar habilidades para producir, realizar, diseñar y emitir mensajes periodísticos con creatividad, aplicando los diferentes géneros de expresión periodística y su respetiva utilización según el medio de comunicación.   Cultivar una actitud crítica frente al periodismo y su función social. Aplicar la utilización de múltiples métodos de investigación periodística de tal forma que permitan profundidad y credibilidad en el manejo de diferentes temáticas de interés social; así mismo, innovar con frecuencia en los procesos de investigación con el fin de transmitir una mejor y contextualizada información hacia la sociedad.  Construir lazos directos entre el periodismo, los periodistas y la sociedad para que la comunidad sea participativa y democrática.  Desarrollar medios periodísticos y de comunicación ciudadanos, acordes con las necesidades y posibilidades de las comunidades. 3.6.2.3 Perfil. El egresado del Programa es un profesional que conoce,

diferencia y utiliza los distintos géneros periodísticos, lo cual significa que puede ejercer su profesión en los medios existentes —locales, regionales o nacionales — y está en capacidad de crear y usar nuevos medios de comunicación comunitarios. Es un profesional con criterios necesarios para comprender y lograr explicar los continuos y rápidos cambios sociales que se presentan en el mundo globalizado y tecnológico de hoy, que se apropia de diferentes técnicas de investigación para entender los hechos sociales y, por consiguiente, darlos a conocer a las comunidades con el objetivo de fortalecer la construcción de ciudadanía, con responsabilidad social y compromiso ético.

60

3.6.2.4

Cursos. El Área de Periodismo y Medios cuenta con diez cursos:

Introducción a los Medios, Fotografía, Prensa, Radio, Televisión, Tecnologías de la información, Géneros Periodísticos, Periodismo de Análisis, Periodismo Ciudadano, Seminario de Comunicación y Periodismo. A esta área corresponden 30 créditos académicos. 3.6.3 Área de Investigación 3.6.3.1 Concepto. La comunicación en general es un proceso de construcción de sentidos y significaciones transformados de manera continua. Tales cambios se producen por diversos factores: las dinámicas de la cultura producidas por la globalización, el rápido avance de las tecnologías de la información y las hibridaciones; por la situación política y el conflicto que generan exclusiones sociales y nuevas formas de integración social; por las complejidades de la vida urbana, las estéticas y simbologías heterogéneas y las diversas formas de ciudadanías y de acción colectiva. Por supuesto, también la práctica periodística ha sufrido un cambio significativo como resultado de la relación permanente con las tecnologías de la información, la globalización de ésta, en ocasiones, la visión crítica y comprensiva de las realidades sociales y la producción de textos interpretativos, más allá de la simple información. En consecuencia, estas nuevas situaciones se deben asumir desde la investigación científica pues, de lo contrario, se prolongará la repetición de unos saberes que no responden a las realidades contemporáneas. El Programa en Comunicación Social-Periodismo asume la investigación como la piedra angular de su plan de estudios, ya que gracias a los procesos científicos es como los conocimientos se transforman y construyen. Por tanto, la investigación debe ser

61

permanente para que se convierta en el elemento fundamental de la práctica pedagógica del Programa. De esta manera, la investigación se concibe como un proceso, no como un producto: como construcción de conocimiento sobre las dinámicas comunicativas en diferentes escenarios —barriales, locales, regionales, nacionales y globales—, dimensiones espacio temporales, ambientes — mediáticos y de interacción directa—, grupos humanos y culturas. Es un proceso que construye sinergias entre las teorías, los enfoques y las herramientas de recolección de información y de análisis; entre éstas y las complejidades de la vida humana y colectiva, en la perspectiva de la comunicación. La Investigación en el Programa es un área problema, no un área solución. Con ella los estudiantes confrontan sus propios saberes con los adquiridos en la vida cotidiana, los construidos en las otras áreas y los proporcionados por el Área de Investigación. Sólo que los problemas son examinados con otra visión: la del investigador en comunicación social. 3.6.3.2 Objetivos. El Área de Investigación se propone: Acopiar los saberes que hacen parte del Plan de Estudios —Lenguaje, Comunicación y Cultura, Periodismo y Medios— para producir con ellos nuevos conocimientos que beneficien el desarrollo humano y social.  Construir enfoques de investigación que busquen la interpretación de las diversas realidades sociales, la problematización de las mismas, y la participación de los sujetos en la generación de bienes públicos.  Generar las competencias necesarias para que el egresado del Programa pueda desempeñarse con idoneidad en el campo de la investigación social y, concretamente, en la investigación de los procesos comunicacionales.

62

Desarrollar especialmente competencias hermenéutico-interpretativas para hacer una lectura de la realidad social desde diferentes ópticas y con espíritu crítico.

3.6.3.3 Perfil. El egresado es un profesional que cuenta con las competencias necesarias para planear y formular proyectos de investigación en las áreas de comunicación y desarrollo; comunicación, educación y convivencia; comunicación, medios y cultura, e investigación periodística. Es hábil y diestro en el manejo de las más importantes herramientas de recolección de información utilizadas en las ciencias sociales, conoce y maneja diversas técnicas de análisis de procesos comunicacionales mediáticos y de interacción directa, y es competente para gestionar proyectos y procesos de investigación integrando los distintos saberes de manera transdisciplinaria. 3.6.3.4 Cursos. El Área de Investigación cuenta con nueve cursos:

Fundamentos de Investigación, Enfoques de Investigación, Metodologías Cualitativas de Investigación, Metodologías Cuantitativas de Investigación, Diseño de Proyectos, Investigación en Comunicación, Formulación de Proyectos, Gestión de Proyectos y Proyecto de Grado. A esta área corresponden 24 créditos académicos. 3.6.4 Área de Lenguajes 3.6.4.1 Concepto. El lenguaje es una facultad que le permite al hombre hablar, comunicar, conocer y participar de la transformación del mundo con base en la promoción de los valores y los principios éticos que permiten la integración, consolidación y trascendencia de su colectividad. Por este motivo, en el nuevo Plan de Estudios del Programa, se incluyó el Área de Lenguajes, que no existía en plan anterior, con el propósito de fortalecer los

63

temas correspondientes. Para el Programa el lenguaje, se constituye en uno de sus pilares fundamentales. La capacidad comunicativa —basada en la lengua materna— debe alcanzar el estatus de una competencia literaria que permita la comprensión total de los discursos así como su elaboración, al punto de conformar una verdadera fortaleza discursiva para la transmisión del conocimiento, las problemáticas sociales y la actualidad tecnológica. 3.6.4.2 Objetivo. El Área de Lenguajes se propone contribuir a la alta calidad académica del Programa en Comunicación Social-Periodismo, mediante la consolidación del conocimiento-reconocimiento del lenguaje como instrumento para la generación del discurso y de las acciones comunicativas que forman parte del desarrollo social de las colectividades y del país. 3.6.4.3 Perfil. El graduado del Programa, en cuanto compete al Área de

Lenguajes, consolida en primer lugar un verdadero especialista para la producción de textos mediante la apropiación de los grandes géneros escritos —el ensayo, el informe y la reseña— y periodísticos en particular —la noticia, el reportaje y la crónica—. A esto se le suma su actitud crítica frente al papel de los medios y su capacidad de interpretación de los contextos en los cuales se produce la comunicación. Por último, el egresado de la Facultad se destaca por la capacidad para gestar, procesar y difundir con ética la información sobre los hechos de interés público a través de los distintos medios de comunicación, masivos o alternativos. 3.6.4.4 Cursos. En el nuevo Plan de Estudios, el taller de Comunicación Oral y Escrita, que forma parte del macrocurrículo en la Corporación Universitaria Minuto de Dios, es la primera asignatura del Área. Esta área está integrada, además, por los siguientes cursos: Lingüística, Gramática, Taller de Producción e Interpretación de Textos I y II y Análisis del Discurso.

64

A esta área corresponden 27 créditos académicos. 3.7 PROCESOS DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE El fundamento pedagógico de la Facultad se expresa a través de un currículo flexible y actualizado y de un modelo constructivo de enseñanza-aprendizaje — interaprendizaje— que reflexiona fundamentalmente sobre el hombre y su papel en la sociedad y la cultura. En esta perspectiva, el fundamento pedagógico del Programa encuentra su referente en la construcción de un modelo dinámico del proceso, en donde todos los actores son responsables de su éxito. Así, la consolidación de un equipo pedagógico de docentes es una tarea inminente que supone inversión para la formación de un talento humano institucional propio y un serio desplazamiento y modificación de orden metodológico y conceptual en las relaciones cognitivas entre docentes y estudiantes. Estas relaciones son básicas para la construcción del conocimiento, en su apropiación social, y deben ser definidas en el marco de un completo interaprendizaje, como lo denomina Daniel Prieto Castillo, en su exposición sobre el Juego Pedagógico (1996, p.138) En el Programa se considera que una acción pedagógica acertada conducirá, de acuerdo con J. Habermas (Habermas: 1989, p. 37), a una acción comunicativa exitosa. Por tanto, en este proceso, el énfasis se traslada de la enseñanza al aprendizaje; de la información en bruto a la investigación social aplicada; de la repetición copiosa de esquemas a la base conceptual de modelos; de la competencia enteramente individualista a la colaboración solidaria y cooperante; de los ejercicios mecánicos e irreflexivos a la práctica crítica, constructiva y reflexiva que busca incesantemente acercarse a un nuevo hombre. Para lograr que estos modelos se trasladen hacia una real dinámica del saber,

65

es necesario promover y acompañar el aprendizaje con una nueva concepción metodológica, donde el énfasis se desplace al aprendizaje, hacia la construcción y reflexión de un nuevo proceso de interacción académica. Aquí, el estudiante es, entonces, el principal protagonista aunque no el único. El fundamento pedagógico apunta a crear una cultura de la crítica, dinámica, colectiva y solidaria, que reemplace la tradicional visión paternalista e individualista, caracterizada por fomentar una inadecuada competitividad académica. Así pues, para el Programa, enseñar y aprender la comunicación es comprender el fenómeno en su sentido más participativo y horizontal, consiste, para el docente, en asumir con responsabilidad que se enseña comunicación, comunicando. Por el contrario, formar en y para la comunicación con actos que incomunican es un contrasentido que sólo puede ser resuelto con un modelo pedagógico acorde con los propósitos e intenciones del discurso comunicativo que esgrime el PEF y se refleja en el Programa. No se debe olvidar que todo acto comunicativo es un acto pedagógico y que todo acto pedagógico debe encarar una acción comunicativa eficaz. En consecuencia, el fundamento pedagógico se puede condensar en un modelo educativo pedagógico, didáctico y metodológico que da prioridad a la construcción colectiva y solidaria del saber, dentro de un claro interaprendizaje, en un proceso praxeológico que propende por un conocimiento crítico, investigativo y constructivo en los aspectos científico y social. En ese sentido, el Programa incorpora totalmente a su proceso de enseñanza-aprendizaje el Modelo Pedagógico de Uniminuto, lo que implica: Competencias Académicas, 75%; Práctica Social, 15%, y Formación Humana, 5%. Para desarrollar este enfoque se necesitan educadores idóneos, con capacidad discursiva, que utilicen y propongan textos adecuados, creadores de ambientes pedagógicos y comunicativos en los cuales se fomente la creatividad individual

66

y grupal; docentes orientadores de un trabajo solidario y cooperante, inmersos en contextos reales o emuladores de la realidad, que promuevan ambientes pedagógicos donde se fomente la libertad necesaria para que el estudiante pueda incorporar su ser, su historia y su experiencia al proceso pedagógico. Todo esto, con el fin de garantizar que el propio estudiante sea el último y verdadero crítico-constructor del saber. Ello implica que el proceso debe ser concebido dentro del amor por la ciencia y el conocimiento, en una academia que fomenta colectivamente el interés general por la construcción y el debate de los distintos saberes, en medio de una sana cultura de la crítica. Esta concepción educativa exige unas estrategias didácticas, actualizadas y acordes con las nuevas formas de acceder al conocimiento. De allí que la metodología se genera a partir de una didáctica que valora al individuo como epicentro y sujeto de acción, que desintegra e integra saberes para reintegrarlos y diferenciarlos de forma holística. Dicha didáctica supone que el proceso de interaprendizaje para la construcción del conocimiento, debe nutrirse de la comprensión total del saber, de su posterior desmembramiento teórico, operativo y conceptual para, posteriormente, integrarlo y diferenciarlo en su uso y especificidad. 3.8 INVESTIGACIÓN 3.8.1 Investigación en UNIMINUTO En la Universidad se realiza una investigación formativa y aplicada (Cuaderno institucional No. 5, 2004), en la que se vincula la teoría y la praxis, ya que su objetivo es, además de la producción del conocimiento generalizable, la autoformación de quienes participan en cada situación educativa, la transformación de sus conocimientos, actitudes y comportamientos y la de las comunidades en donde actúan.

67

La investigación en UNIMINUTO se consolida a través de las líneas de investigación institucionales, las cuales están soportadas en los proyectos de investigación que surgen en cada programa académico y que señalan la ruta hacia donde se debe enfocar la investigación formativa. De esta manera se teje la “Red del sistema de investigaciones”. Por lo tanto el sistema de investigaciones se constituye como estructura

sistemática funcional que recoge los componentes fundamentales —filosóficos, epistemológicos, conceptuales, metodológicos, organizacionales y gerenciales — levantando, así, la plataforma del quehacer de la investigación en la institución. De esta forma, se concreta en el entramado que forman las sublíneas de investigación de cada programa con las líneas de investigación institucionales. En ese orden de ideas, las estrategias para el desarrollo y abordaje de una cultura investigativa se determinan así: La investigación se entiende como un modo de organizar la experiencia del trabajo académico con el fin de producir innovaciones y estrategias de desarrollo, tanto al interior de la academia como en la proyección social de la misma. Esto significa que el proceso curricular y los resultados de la investigación deben estar correlacionados con la forma de organización del trabajo investigativo y con las circunstancias sociopolíticas en donde se aplican currículos y proyectos de investigación. La generación de planes de apoyo (docentes y estudiantes) tienen como objetivo la formación de investigadores y el fomento de la investigación aplicada así como la garantía operativa y académica de la investigación.

68

Contextualmente, UNIMINUTO responde a las necesidades del desarrollo humano y social, a la gestación siempre utópica de un hombre nuevo y de una sociedad diferente. Por esto, todos los trabajos de investigación se inscriben en diversas regiones donde se encuentren las necesidades sociales y se puede entrar a interactuar, dinamizar y contribuir a la construcción de una nueva sociedad. De ese modo, el campo de investigación institucional está determinado por el desarrollo humano y el desarrollo social sostenible. Lo anterior permite comprender, entonces, que los proyectos de investigación en los programas académicos se inscriben en alguna de las siguientes líneas de investigación: Línea 1: Innovación educativa y transformación social. Línea 2: Lenguaje, comunicación y pensamiento. Línea 3: Innovaciones tecnológicas y cambio social. Línea 4: Gestión, participación y desarrollo comunitario.

   

3.8.2 La investigación en el Programa de Comunicación Social – Periodismo La Facultad y el Programa conciben la investigación como un proceso creativo en el cual se buscan, desde la comunicación, explicaciones a diferentes problemáticas sociales, con la meta de construir alternativas de gestión que permitan mejorar la calidad de vida de los colombianos. Uno de los objetivos del ejercicio de la investigación en el Programa, es contribuir al desarrollo individual y colectivo de los grupos humanos, a partir del análisis y de la potenciación de dinámicas sociales con medios de información o sin ellos. Para lograrlo, se cuenta con un Área de Investigación que tiene capacidad de gestión, coordinación, evaluación y asesoría de proyectos de investigación. La investigación formativa es muy importante para la institución y para la

69

sociedad, ya que éstas trabajan el análisis de problemáticas sociales y comunicativas de significación para la vida cotidiana de diferentes grupos humanos. Se pretende que los trabajos sean desarrollados con la participación conjunta de docentes, estudiantes y los mismos sujetos individuales o colectivos. Para el logro de tales propósitos, todos los proyectos que se pongan en marcha deben tener en cuenta los siguientes aspectos importantes: Presentar análisis y conceptualización de los dilemas de la vida cotidiana desde el ámbito de la comunicación, entendido éste como un campo de estudios donde la significación es construida por el mundo social.  Buscar no sólo la comprensión de una problemática específica, sino también presentación de alternativas de manejo y gestión que contribuyan a la construcción de un capital social sólido y comprometido con su desarrollo. Por otra parte, con respecto a la calidad de la investigación que se realiza en el Programa se debe tener presente que ella: a) está de acuerdo con la filosofía de la Institución y del mismo Programa; b) contribuye a la creación y consolidación de las líneas de investigación; c) combina diferentes perspectivas y herramientas de investigación, y d) es validada por aquellos sujetos sociales con quienes se trabaja. El Programa en Comunicación Social-Periodismo propone agrupar en dos grandes líneas de investigación denominadas Comunicación Participativa y Periodismo Ciudadano, las líneas existentes actualmente con el fin de conformar un espacio estructurado desde la Comunicación de problemas (Uniminuto:2004, p.17) socialmente relevantes y coherentes con el campo de investigación institucional por el cual UNIMINUTO ha optado: El desarrollo humano y social sostenible (Uniminuto:2004, p.18).

70

Antecedentes conceptuales y metodológicos El Programa en Comunicación Social-Periodismo coincide con los principios conceptuales que dirigen la investigación en UNIMINUTO (Uniminuto:2004, p.9), los cuales consideran la investigación como un proceso formativo, aplicado, de alta calidad, que busca la transformación de realidades concretas de las comunidades donde se trabaja. En armonía con estos principios, las líneas de Comunicación Participativa y de Periodismo Ciudadano proponen un enfoque de investigación que privilegia lo social sobre lo técnico, pensando la investigación como parte de un entorno con responsabilidad social y política concreta y considerando las estrategias comunicativas como parte de la investigación en la medida en que apoyan y favorecen el desarrollo participativo y social de las comunidades, es decir nuestro interés no está enfocado en investigar las técnicas por sí mismas. Adicionalmente consideramos que nuestra investigación no puede desligar la teoría de la práctica y por el contrario es la práctica la que favorece la generación de teorías contextuadas y socialmente relevantes. Por este motivo optamos por la investigación aplicada. Igualmente y sin desconocer la riqueza metodológica existente, favorecemos la utilización de las metodologías participativas sobre aquellas metodologías puramente receptivas, las cuales desconocen el papel activo de los grupos sociales en los procesos de investigación y la importancia de aprender haciendo, así como la responsabilidad de generar conocimiento con y para las comunidades. 3.8.2.1. Comunicación Participativa

71

Justificación: Desde finales de los 80 la comunicación avanza hacia un proceso de cambio social denominado Comunicación para el desarrollo (Alfaro: 1999, p. 58), el cual pretende superar el interés por lo local por si mismo para pasar a recuperar lo local y comunitario pero impactando lo político y lo macrosocial, donde el desarrollo englobe no sólo aspectos económicos y productivos, sino todos los ámbitos sociales: salud, seguridad, convivencia, identidad socio-cultural, entre otros. La globalización del conocimiento, la hibridación cultural, la ruptura de fronteras y la integración social llevan a buscar nuevos horizontes en el ámbito de la comunicación. Hoy es necesario superar las visiones de la comunicación alternativa, instrumental y popular desmarginalizándola, para dar paso a una comunicación ubicada en el centro del conjunto de relaciones que configuran la vida en sociedad, que sin desconocer los logros de las anteriores visiones den lugar a procesos de transformación y desarrollo micro y macrosocial, ampliando la noción de comunidad para trascender las fronteras de la región o el país promoviendo desarrollo y nuevas formas de ejercer lo colectivo. Dentro de esta tendencia la Comunicación Participativa se plantea como un campo que humano privilegia la investigación acerca, sobre y a través de la participación como base fundamental de la comunicación para el desarrollo social y sostenible de todos los sectores sociales. A través de la comunicación se pretende generar reconocimiento y empoderamiento de las comunidades para participar en las decisiones y políticas sociales que les atañen. Consideramos que la Comunicación Participativa debe promover en las comunidades la posibilidad de interlocutar con los diferentes, de establecer interacciones e interrelaciones que beneficien a la sociedad en su conjunto, la

72

construcción de reglas de juego en diferentes órdenes y la toma de decisiones sobre su presente y futuro. Queremos a través de la línea de Comunicación participativa gestar una sociedad que garantice tanto los derechos individuales como descubriendo la complejidad de lo cotidiano y el alcance de lo local. Objetivo general: La línea Comunicación Participativa pretende estimular la investigación sobre lenguajes, formas de pensamiento, medios y procesos de comunicación participativas con el fin de generar conocimiento social que propenda no sólo por la autonomía y el autoreconocimiento de todos los sectores sociales sino también por el aprendizaje colectivo y la capacidad de decisión y gestión social. colectivos,

Objetivos específicos: -Propiciar el empoderamiento de los actores sociales a través de la puesta en marcha de procesos comunicativos participativos en el que se definan competencias y responsabilidades conjuntas. -Crear espacios y nuevos mecanismos de participación comunitarios que permitan la reflexión y cuestionamiento sobre relaciones e interacciones, la creación de estrategias colectivas de interpretación y gestión social y cultural. -Desarrollar proyectos de investigación que permitan la comprensión y la acción en diferentes contextos y con diversos grupos sociales y organizaciones sociales, a través del desarrollo de alternativas de comunicación participativa. -Generar procesos didácticos y metodológicos en el campo de la comunicación participativa para el desarrollo. -Generar procesos de comunicación participativa entre los diferentes actores sociales para reconocer percepciones y lógicas de vida en torno al desarrollo.

73

Propósitos y alcance de la línea:

La línea está dirigida a crear propuestas investigativas desde la comunicación participativa que propicien el acompañamiento a los diferentes sectores sociales así como el establecimiento de redes, con el fin de articular un trabajo en torno al desarrollo humano social sostenible. Igualmente se propone impulsar en las comunidades la búsqueda de alternativas participativas para transformar sus propios contextos contribuyendo a construir y consolidar propuestas comunicativas que apoyen su desarrollo. También se espera continuar fortaleciendo vínculos con investigadores u

organismos interesados en la Comunicación participativa para el desarrollo humano y social, desde la óptica de la divulgación y democratización del conocimiento científico y tecnológico. 3.8.2.2 Periodismo Ciudadano Justificación: No obstante los efectos de la globalización y el aumento desenfrenado de los sistemas de comunicación e información en el mundo, la mayoría de los habitantes de los países en vía de desarrollo se encuentran al margen de la producción científica, de su obligada divulgación y democratización, así como del uso y beneficio de estos conocimientos. El ejercicio periodístico ha estado enmarcado en nuestro país desde el empirismo y el tratamiento de la información por parte de los medios no se rige por métodos rigurosos de selección que permitan decidir científicamente el valor de una u otra información. Las comunidades no han ejercido un papel

74

protagónico en dicha selección y por consiguiente en muchas ocasiones las informaciones emitidas no se presentan con la debida contextualización o carecen de relevancia para quienes va dirigida. Normalmente la credibilidad de las informaciones periodísticas es poca debido a la escasa profundidad y nivel de análisis. La opinión pública genera imaginarios sobre su territorio, sus culturas, sus identidades, sus percepciones y sus subjetividades, tomando como una de sus bases lo que pasa por los medios. Y lo que pasa por los medios son generalmente informaciones periodísticas descontextualizadas y fragmentadas, por tanto es indispensable pensar otro tipo de periodismo más responsable, ético e investigativo. De otra parte hoy tenemos un ciudadano cargado de responsabilidades colectivas pero a la vez urgido a expresar su individualidad, un ciudadano más independiente, pero a la vez más comprometido con su comunidad, más solitario pero a la vez más conciente de su relación con otros. Es necesario comprender y analizar los diferentes modos en que dicho ciudadano(a) participa en la construcción de representaciones tanto en la vida privada como en la vida pública y en la acción colectiva. El periodismo en la vida moderna juega un papel fundamental en la relación entre los significantes que la ciudad propone y los significados que el ciudadano proyecta sobre ella. En el Programa en Comunicación Social-Periodismo consideramos necesario llevar a cabo un esfuerzo encaminado a construir puentes entre la visión meramente artística del periodismo y la dimensión científica del mismo trabajando la investigación periodística con el rigor de la investigación científica desde una perspectiva ciudadana, donde nuevos valores, normas colectivas de vida y formas de expresión particular se conjugan en la adquisición de un nuevo modo de ser: el homo ciudadano.

75

Objetivo general:

Indagar en los procesos de producción, reproducción y transformación de representaciones y prácticas periodísticas en torno a los siguientes asuntos: Construcción de ciudadanías, públicos y opinión pública; procesos de comunicación local ciudadanas; análisis de medios periodísticos en relación con la interacción entre lo político y la sociedad civil; ciudadanía y redes de interacción cotidiana; análisis de prácticas y discursos sociales sobre y en la ciudad; análisis del discurso periodístico; espacio urbano, construcción y apropiación de territorios desde el periodismo y los medios; imaginarios y representaciones de la ciudad y de la vida urbana.  Objetivos específicos:

-Generar nuevas interpretaciones y análisis periodísticos de las realidades sociales, culturales, económicas y políticas ciudadanas. - Facilitar la generación de competencias comunicativas y periodísticas de los diferentes grupos sociales como mecanismo que propicie la convivencia ciudadana. -Gestionar espacios periodísticos participativos que promuevan el sentido ciudadano. -Estimular procesos periodísticos aplicando metodología científica. -Rescatar a través del periodismo los relatos que interrelacionan los diferentes sectores sociales que conforman la ciudad contemporánea. Propósitos y alcance de la línea: un periodismo propositivo, que genere preguntas y

Buscamos

cuestionamientos, que de cuenta de las explicaciones intencionales, de las lógicas y racionalidades de los grupos y actores sociales, que genere espacios de participación y discusión sobre las realidades diversas que conforman la

76

complejidad ciudadana. Un periodismo comprometido que reconozca nuestro contexto y que trabaje junto con la comunidad para transformarlo. Un periodismo ciudadano (que se caracterice) por tener el sello de UNIMINUTO: El desarrollo humano y social sostenible. 3.9 DESARROLLO HUMANO Y BIENESTAR 3.9.1 Desarrollo Humano El Desarrollo Humano es uno de los componentes del Modelo Educativo Uniminuto. Tiene dos dimensiones: como formación humana (programas transversales) y como generador de una cultura y unas acciones extraescolares (bienestar institucional). Es inherente a la filosofía institucional. Busca el equilibrio entre formación académica y proyecto personal de vida, mediante un proceso cognitivo y de realización personal que pretende el desarrollo de todas las potencialidades de la persona, permitiéndole adquirir las competencias adecuadas a su opción personal y profesional y la sensibilidad para el trabajo con y para los demás. El Desarrollo Humano, en su dimensión de formación humana, comprende los siguientes componentes: Proyecto de Vida, Cátedra Minuto de Dios y Liderazgo en Valores. Ellos buscan brindar al estudiante: Un conocimiento adecuado y maduro de sí mismo y un manejo consciente de sus relaciones con los demás, en el marco de respeto a la diferencia y la pluralidad, que le permitan ser crítico.  La capacidad para vivir su experiencia espiritual como vital y libre en la transformación de la realidad a la cual pertenece.  La realización y apropiación de un proyecto personal de vida en el que

77

ha integrado plenamente su identidad profesional.  La adquisición de una visión ética del mundo que lo comprometa con el respeto de los derechos humanos, la observancia de sus deberes, la participación ciudadana, la realización de la justicia, el mejoramiento de la calidad de vida, la vivencia de la libertad y la solidaridad responsable.  La capacidad de ser creativo en el ejercicio de su profesión y el servicio a la sociedad. 3.9.2 Bienestar El Bienestar Institucional está orientado a la formación integral de la comunidad universitaria y al establecimiento de un clima institucional que propicie el desarrollo académico y laboral, ofreciendo oportunidades y medios para que todos puedan desarrollar sus aptitudes individuales y de grupo. Comprende los espacios de interacción de todos los agentes de la formación: estudiantes, maestros, empleados y directivos. Por eso se realiza en otros espacios de aprendizaje, distintos al aula, que también acreditan la calidad del servicio educativo mediante acciones intencionalmente formativas en las dimensiones espiritual, ética, cultural, social, moral, intelectual, psicoafectiva y física de la persona. En tal sentido, atiende áreas de desarrollo humano y social como la evangelización, la salud, la cultura, el desarrollo humano, la promoción socio económica, la recreación y el deporte, entre otras. Adicionalmente, mantiene y promueve un clima organizacional favorable y el ejercicio laboral calificado en el marco de unas acciones institucionales y de un sistema de evaluación apropiado. 3.10 RESPONSABILIDAD SOCIAL

78

La Proyección Social es el eje articulador de la Corporación Universitaria Minuto de Dios, se corresponde con nuestro origen en la Organización Minuto de Dios, de la cual hacemos parte, y refleja la intencionalidad de nuestro proyecto educativo. Es la razón de ser de nuestro enfoque y el componente esencial de nuestra misión. La Proyección Social es una estrategia que puede potenciar el desarrollo humano y social de las comunidades pobres o menos favorecidas y facilita que UNIMINUTO pueda intervenir y contribuir a la construcción de una nueva sociedad (Reglamento Práctica Social, Uniminuto: 1999, p. 4). Desde esta perspectiva, el Modelo Educativo Praxeológico de la Corporación Universitaria Minuto de Dios está centrado en la formación integral de los estudiantes, entendida como la educación que pretende el desarrollo armónico de todas las dimensiones de la persona (Uniminuto: 2004, p. 10). Este modelo se hace realidad en todos los currículos mediante tres campos de formación: desarrollo humano, responsabilidad social y competencias profesionales específicas. La responsabilidad social, expresada en una sensibilidad consciente y crítica frente a la problemática de las comunidades y del país y en unas competencias para el trabajo de promoción del desarrollo humano y social, se construye a través de un proceso praxeológico, investigativo y de realización personal que se realiza desde las prácticas sociales y profesionales, e integra los conocimientos adquiridos en la academia con las experiencias de interacción y compromiso social suscitadas en la práctica y el contacto con las comunidades. Las prácticas constituyen un proceso de acercamiento a la realidad del país con el fin de relacionar lógicamente, en diferentes niveles y de manera vivencial, a estudiantes y docentes con la problemática de las comunidades menos favorecidas y evidenciar y fortalecer su compromiso social. La proyección social de la institución se realiza desde el Centro de Prácticas

79

Sociales (CPS), las diferentes Escuelas adscritas a las Facultades, y desde el mismo Programa de Comunicación Social - Periodismo. Se desarrolla en dos niveles de Práctica: Social y Profesional, complementarios entre sí y con un enfoque social manifiesto. La Práctica Social compromete procesos de interacción constructiva de los estudiantes con el equipo docente y los grupos comunitarios. Origina una acción participativa y cognitiva que puede ir desde el acompañamiento observante, hasta la asesoría, orientación y asistencia técnica, dependiendo del proyecto y del período académico que se encuentren cursando los estudiantes. La Práctica Profesional compromete procesos de integración de la experiencia con la información conceptual recibida en períodos académicos anteriores para realizar funciones y actividades específicas en el ámbito profesional, al tiempo que brinda la posibilidad de concretar la formulación del proyecto de grado. A través de la Práctica Profesional y de acuerdo con la especificidad de esta carrera, se desarrollan y enriquecen las habilidades, destrezas y actitudes en todas las áreas de formación, las cuales permiten conocer y experimentar los diferentes campos de desempeño profesional. Hay que anotar también que la práctica social la realiza el Programa directamente. Como ya se dijo antes, las líneas de profundización de la carrera apuntan a fortalecer el desarrollo humano, social y sostenible, y por tanto, buena parte de los cursos del Plan de Estudios están construidos con el fin de valerse de la comunicación y de los medios, para contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes de la ciudad, de las regiones y del país en general.

80

Para el Programa, la práctica social es la generación de procesos comunicativos – mediáticos o personales – en los cuales las comunidades se constituyan en sujetos de su propio desarrollo, a través de la participación, el diálogo y la constitución de reglas de juego públicas; en últimas, la práctica social es la posibilidad de que las comunidades con las que trabajamos, los estudiantes macro. 3.11 EVALUACIÓN DE LOS PROCESOS DE APRENDIZAJE Para el Programa, la evaluación es un proceso en el cual se determina el grado de desarrollo de las competencias interpretativa, argumentativa y propositiva. Como se planteó en las políticas del Programa, el proceso de aprendizaje debe ser constantemente evaluado a través de varias estrategias: 3.11.1 La autoevaluación Corresponde a la evaluación propia de: a) el desempeño particular de todos y cada uno de los estudiantes, específicamente en la parte académica y convivencial; b) el ejercicio pedagógico de los docentes adscritos al Programa, y c) la pertinencia y coherencia del mismo Plan de Estudios, teniendo en cuenta las necesidades del entorno y los avances conceptuales y técnicos de este campo de estudios. 3.11.2 La evaluación propiamente dicha Corresponde a la valoración del proceso pedagógico de aprendizaje que realiza: a) el estudiante acerca de las competencias académicas, profesionales y humanas de los docentes, el personal administrativo y los directivos; b) el docente respecto de las competencias ya descritas de los estudiantes y el y los docentes, se conviertan en nuevos ciudadanos, comprometidos con la transformación social de su propio entorno micro, meso y

81

desempeño de sus coordinadores, el director y el Decano. 3.11.3 Coevaluación Corresponde al proceso de aprendizaje mutuo, entre: a) los estudiantes y los docentes para analizar los aprendizajes obtenidos en cada uno de los cursos; b) los docentes, para la generación de un proyecto colectivo que tenga que ver con esos aprendizajes y con sus expectativas, y c) los docentes y los coordinadores de Área, para comprender la dinámica de cada área de conocimiento y generar, así, parámetros de acción. 3.11.4 La heteroevaluación Corresponde a la evaluación que realizan los sujetos sociales con los cuales se interactúan en algunos de los cursos, especialmente aquellos que implican trabajo de campo. Es una evaluación que se lleva a cabo con el fin de establecer el estado de los procesos generados desde los cursos académicos. 3.12 DISTRIBUCIÓN DE LOS CONTENIDOS CURRICULARES El Plan de Estudios asume el sistema de ciclos y créditos académicos en coherencia con la política de flexibilidad curricular de la Facultad y de la Institución. En tal sentido, el Programa estable el Nivel de Formación Básica —con 21 cursos y un total de 63 créditos académicos que equivalen al 57% del Plan de Estudios— y el Nivel de Formación Profesional —con 16 cursos y un total de 48 créditos académicos que equivalen al 43% del currículo—. Cada periodo académico contempla un promedio de 18 créditos, para un total de 180 créditos académicos, como mínimo, para optar por el título profesional. 3.13 PLAN DE ESTUDIOS 3.13.1 Presentación Gráfica Plan de Estudios

82

Véase Gráfica No. 1. 4. GESTIÓN ACADÉMICO-ADMINISTRATIVA DEL PROGRAMA

4.1 ESTRUCTURA ACADÉMICO-ADMINISTRATIVA DEL PROGRAMA UNIMINUTO cuenta con un Modelo de Gestión que orienta todos los procesos administrativos y académicos de la institución y, por consiguiente, los del Programa en Comunicación Social-Periodismo. La concepción y la práctica de la Gestión se centran en la persona del estudiante —eje de las actividades de docencia, investigación y proyección social— y en las comunidades con las que se interactúa en el proceso formativo. El estilo participativo, flexible, pero suficientemente regulado, de la

administración, favorece y estimula la construcción permanente de la Comunidad Universitaria; al mismo tiempo, reconoce el ámbito de la gestión como "espacio" de formación en la convivencia, la tolerancia, el respeto, la justicia, la equidad y la solidaridad, principios y valores fundamentales del espíritu corporativo. En la estructura organizacional de UNIMINUTO se destacan:  La definición de responsabilidades y funciones de los sectores de la organización.  La división y la articulación del trabajo, acorde a los perfiles profesionales institucionales.  Los sistemas de formación y los mecanismos de comunicación entre sectores.  La operacionalización de consejos, comités y cuerpos consultivos, los mecanismos de participación y motivación. Igualmente, se tienen claramente establecidas las unidades administrativas y centros de gestión, así como las áreas académicas, estas últimas estructuradas fundamentalmente en Facultades y Centros Transversales.

83

Todas las facultades se organizan en la Institución de un modo bastante similar: Programas Académicos, Departamentos y Escuelas. Los departamentos cumplen funciones fundamentalmente de docencia e investigación y las escuelas, de prestación de servicios internos y externos. Los programas académicos se nutren de las acciones y resultados de los departamentos y escuelas, y participan en el trabajo de éstas mediante las prácticas sociales y profesionales de estudiantes y docentes y sus proyectos de grado e investigación. Por su parte, los centros transversales —Academia Rochereau (centro de idiomas), Centro de Práctica Social y Centro de Desarrollo Humano— interactúan con las facultades para implementar el Modelo Educativo Uniminuto, específicamente en lo que corresponde a la formación integral del estudiante. El Programa de Comunicación Social–Periodismo hace parte de la Facultad de Ciencias de la Comunicación y depende directamente de la Vicerrectoría Académica. El Decano de la Facultad se encarga de la dirección general del proyecto académico y administrativo de ésta. El Programa en Comunicación Social-Periodismo, a su vez, cuenta con un Director que cumple la función de orientar los procesos académico–administrativos en los sitios donde esté funcionando el Programa. Existen, además, una Coordinación Académica y cuatro campos de formación con sus correspondientes Coordinadores: Área de Comunicación y Cultura, Área de Periodismo y Medios, Área de Investigación y Área de Lenguajes. A su vez, el Programa cuenta con dos unidades de apoyo: Departamento de Lenguaje y Comunicación —dedicado a la docencia y a la investigación sobre los lenguajes— y Escuela de Medios —encargada de prestar servicios audiovisuales y educación continuada—.

84

La Facultad está orientada por el Consejo de Facultad, organismo que, entre otras, tiene como funciones la planeación, desarrollo y evaluación de las actividades de la misma, está encargado de presentar propuestas a los Consejos Académico y Administrativo Financiero de UNIMINUTO y sirve de autoridad competente en los ámbitos disciplinarios que contemplan los Estatutos, Reglamentos y Régimen Docentes de la Institución. Por su parte, el Programa cuenta con un Comité Curricular de Programa, integrado por el Director de la carrera, los coordinadores de cada una de las áreas de conocimiento y un representante de los estudiantes. Este comité realiza las mismas funciones del Consejo de Facultad, pero a nivel de la carrera de Comunicación Social–Periodismo. La Facultad, además, cuenta con un Consejo Asesor, conformado por representantes de diferentes áreas como los medios masivos de comunicación, la empresa privada, la empresa pública, el sector solidario y la academia. Su objetivo es realizar un diagnóstico de los programas implementados por la Facultad de Ciencias de la Comunicación Social y retroalimentarlos con las experiencias y avances que se presenten en cada uno de los campos de conocimiento y el quehacer profesional. 4.2 PERSONAL ACADÉMICO UNIMINUTO sigue un proceso de selección docente que se fundamenta en criterios académicos y pedagógicos congruentes con la Misión institucional y los objetivos del programa académico. En el Modelo Educativo Institucional se dice que, para cumplir su misión formadora integral, UNIMINUTO requiere de un sistema profesoral con un cuerpo docente seleccionado, suficientemente preparado en sus competencias profesionales y en el énfasis propio de la Institución, al cual se ofrece

85

perfeccionamiento, promoción y remuneración adecuada. Los docentes que prestan sus servicios a UNIMINUTO deben contar con competencias referidas al desarrollo humano, al desarrollo profesional y a la responsabilidad social. Como política general de selección docente, la Facultad vincula directamente a los profesores, a no ser que ellos hagan parte de los centros de Desarrollo Humano, Práctica Social o Idiomas (que manejan los programas transversales del macrocurrículo institucional), de acuerdo con los criterios y parámetros de selección y contratación institucionales. El proceso de selección es realizado por el decano y el director del Programa, con el visto bueno de la Vicerrectoría Académica; de esta manera se aprueba la planta de personal docente para el período académico. Al inicio de cada uno de éstos, se lleva a cabo una sesión de inducción para los nuevos profesores, con el fin de darles a conocer la Vocación Fundamental y el Modelo Educativo Institucional.

86

Gráfica No. 1

87

4.3 MEDIOS EDUCATIVOS UNIMINUTO dispone, para el servicio de sus estudiantes, de la Biblioteca Rafael García-Herreros, que cuenta con una sala de lectura, cinco terminales de consulta de información bibliográfica, una sala de internet, una hemeroteca y las publicaciones periódicas adquiridas mediante las modalidades de canje y suscripción. Cuenta con títulos bibliográficos en diferentes áreas del conocimiento con el fin de apoyar las unidades de formación contempladas en el Programa. Adscrita al Programa está la Escuela de Medios, unidad de gestión encargada de coordinar los servicios técnicos de producción y postproducción radial y televisiva requeridos por los estudiantes. Presta los servicios de edición digital y análoga, equipo portátil de grabación profesional Betacam, estudio de audio, estudio de televisión y laboratorio de fotografía. Los medios audiovisuales —VHS, televisores, video beam, proyectores de acetatos, de filminas y grabadoras de audio, entre otros— utilizados por el Programa, son administrados por la Biblioteca y sirven como apoyo al desarrollo metodológico de los diferentes cursos. La Dirección de Infraestructura Tecnológica dispone, para los cursos del Programa que así lo requieran, de cinco laboratorios para el desarrollo académico. Además, se puede utilizar software especializado —como los programas de diseño y edición Photo Shop, Corel Draw, Front Page, Page Maker y Adobe Premier— cuyas aplicaciones permiten, principalmente, el diseño y animaciones de páginas web, diseño y diagramación de publicaciones impresas, edición de video, procesos de ilustración digital y uso de multimedia. Los docentes del Programa, por su parte, investigan, producen y publican libros, revistas, artículos, ponencias, audiovisuales y páginas web como materiales de apoyo para el desarrollo de sus cursos.

88

4.4 INFRAESTRUCTURA Los espacios asignados al desarrollo de cada una de las funciones sustantivas que debe cumplir el Programa y las áreas destinadas al bienestar institucional, cuentan con condiciones que permiten el adecuado desarrollo de las labores académicas y son trabajados con base en la funcionalidad de los mismos. Es así como UNIMINUTO cuenta en la actualidad con dos sedes en Bogotá —la de la calle 80 y la de la calle 90, con espacios para la actividad deportiva y de bienestar estudiantil— y con sedes en Soacha, Girardot, Lérida, Villavicencio y Bello (Antioquia). 5. PROSPECTIVA DEL PROGRAMA 5.1 EGRESADOS Y EJERCICIO DE LA PROFESIÓN Los egresados son para el Programa en Comunicación Social-Periodismo, la consolidación de un plan de estudios novedoso que busca formar profesionales de las Ciencias de la Comunicación comprometidos con la realidad social y con capacidad para transformarla. Se busca entonces, que éstos sean reconocidos por su desempeño profesional como reflejo de la calidad de la formación recibida. Se considera egresado el estudiante que ha cursado y aprobado en su totalidad el plan de estudios del Programa y sólo le falta cumplir con los demás requisitos exigidos para optar por el título (Uniminuto: 1990, p,16), como la presentación y aprobación del trabajo de grado. El Programa en Comunicación Social-Periodismo propenderá por establecer con los egresados una interacción permanente, con el fin de retroalimentar el quehacer académico a través de sus experiencias laborales y profesionales, así como brindar los espacios que permitan el desarrollo de políticas en beneficio de los mismos.

89

En este sentido el Programa tendrá como políticas: Seguimiento. Las actividades laborales y profesionales de los egresados se constituyen en el termómetro de la demanda de nuestros profesionales, por tanto se hará un seguimiento permanente a éstas actividades para mantener actualizados los contenidos y métodos desarrollados en el Programa. Actualización Académica. El mundo laboral requiere que el profesional esté actualizado para responder a las demandas del medio, es así como el Programa buscará promover la cualificación permanente de los egresados a través de eventos académicos organizados por UNIMINUTO u otras instituciones, o convenios que permitan el acceso de los mismos a becas de postgrado. Bienestar. Con el propósito de estrechar los lazos de integración y colaboración entre los egresados, el Programa, apoyará y fomentará la creación y desarrollo del Capítulo de Profesionales-Egresados de Comunicación Social-Periodismo de UNIMINUTO. A través de éste, tendrán también la posibilidad de acceder a beneficios en términos de recreación, descuentos, afiliaciones, etc. Comunicaciones. El Programa actualizará permanentemente la base de datos de los egresados, para generar entre ellos mismos y entre éstos y el Programa una comunicación permanente, además de desarrollar estrategias de información y retroalimentación constante.

90

5.2 NECESIDADES DEL ENTORNO Uno de los objetivos más firmes y acertados, establecidos dentro la filosofía institucional, que ha permitido el entendimiento de la realidad para el beneficio de la sociedad a nivel local y regional, es el de proponer y ejecutar acciones para el desarrollo humano y la proyección social, con el propósito de acercar las actividades académicas al estudio de los problemas del entorno, a partir del análisis, la reflexión, la investigación en comunicación y la construcción de procesos participativos que permitan mejorar la calidad de vida y que propendan por un desarrollo sostenible. Dentro del Programa, el enfoque participativo y social se ha convertido en el principal eje articulador entre la función académica y las necesidades locales, regionales y nacionales. Por esta razón, los docentes del Programa procuran incluir el trabajo con comunidades desde los primeros semestres, teniendo en cuenta que la comunicación es un fundamento que aporta al desarrollo social y que genera procesos de autogestión, a partir de reflexiones, propuestas para el estudio y solución de problemas del entorno. 5.3 AUTOEVALUACIÓN La Corporación Universitaria Minuto de Dios se ha comprometido con una política de calidad. Esto es claro desde el objetivo mismo de su Plan de Desarrollo Institucional: “UNIMINUTO es un sistema de educación superior con calidad reconocida y con sostenibilidad económica” (Uniminuto: 2003, p. 25). Y mucho más desde la visión institucional que se propone, entre otras acciones, “ofrecer programas académicos de calidad, acreditados o en proceso de acreditación” (Uniminuto: 2002, p. 7). A la luz de estas políticas, UNIMINUTO cuenta con una unidad institucional, la talleres, capacitaciones y demás actividades que permiten la construcción colectiva de

91

Dirección de Autoevaluación y Acreditación, adscrita a la Vicerrectoría Académica, con el fin de apoyar a las facultades, centros transversales y demás centros de gestión en la implementación de los procesos institucionales de calidad para:  El cumplimiento de los Estándares Básicos de Calidad de los programas.  La acreditación voluntaria de programas.  La acreditación institucional. Estos procesos se desarrollan no sólo como cumplimiento de un requisito legal: son otra oportunidad para fortalecer y dinamizar la autoevaluación institucional y de programas en el que está comprometida la Corporación Universitaria Minuto de Dios desde su creación, y la cultura de calidad que ha ido institucionalizando. En materia de autoevaluación de programas, se cuenta con los procedimientos detallados que garantizan la participación de los distintos estamentos de la comunidad académica y cuyos resultados forman parte del plan de mejoramiento institucional en concordancia con el Plan de Desarrollo.

92

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

http://www.periodismo.uchile.el.documentos/zeran.derechos.doc ALFARO, Rosa María. Culturas populares y Comunicación participativa: en la ruta de las redefiniciones. En: Memorias Foro Participación Social en la Medios Masivos. Canales regionales y sociedades urbanas. Universidad Minuto de Dios: 1999. BATESON, Gregory. Espíritu y naturaleza. Buenos Aires: Amorrortu: 1980. BELTRÁN, Luis Ramiro. Investigación sobre Comunicación en Latinoamérica. Inicio, Trascendencia y Proyección. Plural Editores, Bolivia: 2000 CASSIRER, Ernest. Antropología Filosófica. Fondo de Cultura Económica. Bogotá: 1976. DE SOUSA SANTOS, Boaventura. Pluralismo jurídico, escalas y bifurcación. En: Varios. Conflicto y Contexto. Resolución alternativa de conflictos y contexto social. Tercer Mundo Editores, Instituto SER de Investigaciones, Colciencias y Programa de Reinserción, Bogotá: enero: 1997. GUTIÉRREZ, Francisco. El lenguaje total, una pedagogía de los medios de comunicación. Editorial Humanitas, Buenos Aires: 1973. HABERMAS, Jürgen. Comentarios al concepto de acción comunicativa. En: Conocimiento y Comunicación. Barcelona, España: 1989. LÓPEZ, Jiménez Nelson E. La de-construcción curricular. Colección Seminarium Magisterio, Bogotá:2001.

93

MARC, E. Y PICARD, D. La interacción social. Cultura, instituciones y comunicación. Ediciones Piados, Buenos Aires: 1992. MAX-NEEF, Manfred y otros. Desarrollo a escala humana. Una opción para el futuro. CEPAUR, Fundación DAG Hammrskjold, Medellín: 1996. MIRAYES, Ana María. Qué es el periodismo cívico. Revista Foro No. 35: 1998. PRIETO, Castillo Daniel. Curso a distancia de la comunicación radiofónica. La vida cotidiana: fuente de producción radiofónica. Proyecto de Comunicación a distancia UNDA-AL, Quito: 1994. PRIETO, Castillo Daniel. Educar con sentido. Apuntes sobre el aprendizaje. Mendoza, Argentina: Universidad Nacional de Cuyo: 1993. PRIETO, Castillo Daniel. La formación de comunicadores sociales. En: Comunicación, tecnologías y nuevos modos de adquisición, producción y difusión de conocimiento. Cátedra UNESCO de Comunicación Social. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá:1996. SERRANO, Manuel Martín. El estudio de la comunicación animal. Aportaciones de la Teoría de la Comunicación. Revista Telos No.33, Marzo-Mayo, FUNDESCO, Madrid: España: 1993. UNIMINUTO. Lineamientos para la elaboración del Proyecto Curricular de Programas Académicos – PCP de Pregrado y Especialización cumpliendo con los Estándares Básicos de Calidad, Versión 2.2 :2003. UNIMINUTO. Modelo Educativo. Versión 2.3. Cuaderno Institucional No 1: 2004.

94

UNIMINUTO. Plan de Desarrollo 2003-2007. 2003.

Cuadernos Institucionales No.4:

UNIMINUTO. Sistema de Investigaciones. Versión 2.3. Cuadernos Institucionales No. 5: 2004. UNIMINUTO. Reglamento Estudiantil. Acuerdo No. 010 de Septiembre 29 de 1990.

95

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful