You are on page 1of 3

Animarles a colaborar, si ¡ pero, ¿Cómo? Dilemas docentes sobre la participación De las familias en la educación infantil.

La participación de las familias en el medio escolar se ha considerado como un principio básico las prácticas curriculares de la educación infantil, de hecho el mismo currículum oficial se refiere a esta participación como esencial para una práctica eficaz de los profesores y profesoras sin embargo conviene reflexionar cual a menudo esta participación corre peligro de ser regalada conforme a unos cánones conservadores de un deber ser de la familia anclados en un pasado que no debería tener retorno. Así seguir manteniendo el prototipo de familia formada por progenitores de diferente sexo, casados y con varios hijos e hijas donde el Padre ejerce el poder sumó sobre el resto de los miembros la participación de las familias, se puede convertir en mecanismos exclusión de éstas, sobre todo si se pierde de vista que detrás de tales estrategias quién puede eso que hacer ciertas concepciones lejanas a las situaciones de muchas familias en los entornos escolares. Se impone así, como objeto de discusión en educación infantil desde aquí se presenta la necesidad de realizar una reflexión crítica que permita contrastar Padres interpretaciones con la realidad cotidiana de las aulas y de los centros. Participación y consumo Por otra parte, hemos de recuperar como discusión de las prácticas curriculares en educación infantil la imagen que los medios de comunicación de masas se está encargando de difundir en relación con la paternidad y la maternidad, y con la misma participación de la familia en la escuela como función consustancial a ella; participación que asimismo huele se han idealizada a través de un mercado que encuentra en esta función familiar una nueva forma de enriquecimiento. Es decir, se trata de tomar el pulso de la participación de las familias en la escuela a través de la producción que hacen de materiales escolares a sus hijos e hijas, considerando esta que provoca la exclucion de las familias más desfavorecidas económicamente. No deberíamos olvidar como en educación infantil la aportación del material por parte de las familias bien puede convertirse en un aspecto que puede contribuir a que los profesores de la etapa Fabrique en juicios para calificar el mayor o menor interés de las familias por la educación de sus hijos. No hay que olvidar las diferencias económicas de las familias introducen experiencias sustantivas en este tipo de participación. De igual forma, no convendría ignora que también cabe en peligro con estos estrategias de acabar convirtiendo las aulas de educación infantil en almacenes de juguetes repetidos y apilados que apenas se usan.

¿Estar en el aula ante todo? Conviene referirse también al papel que ha venido ocupando en la educación infantil la participación de los Padres y Madres in situ no a faltado situaciones los escenarios escolares no han faltado situaciones en las cuales profesoras llegar a construir jerarquías en relación con los niños como sea de los pequeños dependiera que sus Padres participarán en las actividades. Las prácticas curriculares referidas a esta participación de las familias tendrían que asumir el compromiso desde el inicio de la escolaridad de colocar a las familias en una posición donde son oídas La participación de las familias en educación infantil debería ser interpretada por el profesorado como enriquecedora de su trabajo y no bajo parámetros autoritarios que convierte las intervenciones de las familias en entorpecedoras de las prácticas docentes . Por lo tanto reducir la participación de las familias en educación infantil aquellas intervenciones de los Padres. De esta forma. No podemos olvidar la diversificación de casuísticas familiares las necesidades laborales y dificultades económicas las situaciones narradas hacen que sea cada vez menos las familias en las cuales se disponga de un rato para participar en in situ en una actividad escolar propuesta para ello. Madres que tienen como preso puesto central su presencia Conviene además a añadir. mientras que había actividades en las cuales se les pedía participación a distancia y respondían masivamente. no solo es importante pedir a las familias participación sino generar en los escenarios escolares las más variadas situaciones en relación con esta participación. que los cauces institucionales como el consejo escolar apenas si tienen éxito en muchos centros Asimismo es conveniente hacer notar cual a menudo los niños y niñas con Padres y Madres conocidos tienen más puntos para ser reconocidos positivamente dentro del aula Dos “ismos” peligrosos: clientelismo y despotismo En los tiempos que corren no podemos dejar de referirnos a la tergiversación que sufren los procesos de participación de las familias cuando estas son entendidas como clientes de la institución escolar. Recuerdo el caso de una Profesora que pensaba que los Padres y Madres apenas y acudían a las reuniones escolares por que muchos de ellos no entendían el discurso que allí se mantenía. aunque la tarea requiriera cierta complejidad.

además. coag a menudo los mismos Padres o tutores con sus comentarios y afirmaciones apoyan tales concepciones y seis autoexcluyen de participar en este diseño opinen que el Profesor les dirija detalladamente es oparticipación durante la realización de actividades en el aula No podemos olvidar como también en muchas ocasiones son las propias condiciones de trabajo del profesorado las que en sí mismas son generadoras de esta participación de los Padres y el personal no docente Es. por lo tanto. Adrián de asumir el compromiso de generar estrategias para que la participación de las familias fuera más allá de la pura apariencia El profesorado tendría que apoyarse en el poder que le dan la discusión con nosotros y el establecimiento de relaciones comunicativas en la comunidad escolar. el profesorado. necesario estar atentos a tales circunstancias para no acabar sustituyendo la discusión IIILAS relaciones de cooperación por las premisas el cliente siempre lleva la razón .Poco sirve entonces que el discurso oficial recoja la importancia de la comunicación coordinación entre educadores y familias o que haya documentos oficiales específicos referidos a la participación de las familias de las escuelas. para tomar decisiones en relación con estrategias de participación de las familias Téngase en cuenta.