El  triunfo  de  la  voluntad

La   historia   de   esta   pintura   es   rara.   Aunque   corta,   su   vida   ha   estado   llena   de   vicisitudes:   fue   pintada   sobre   un   soporte   que   antes   era   otra   pintura;   surgió   con  afanes  y  por  encargo  a  partir  de  la  lectura  de  un   manifiesto  antropofágico,  de  un  puñado  de  citas  que   fueron   puestas   sobre   esa   tabla   que   poco   a   poco   se   convirtió  en  cuadro,  la  misma  tabla  que  pudo  dar  fe  de   la  errata  que  se  coló  en  medio  de  una  frase  y  que  solo   fue  advertida  cuando  la  pintura  estuvo  terminada  y  ya   no   se   pudo   ocultar;   fue   mostrada   en   una   exposición   de   cadáveres   exquisitos;   se   modificó   en   distintas   ocasiones;  participó  en  un  concurso  de  arte  en  el  que   estuvo   cerca   de   ser   premiada;   recibió   comentarios   en  la  prensa;  fue  sacada  del  país  por  un  galerista  que   pretendía  venderla  en  una  feria  internacional  de  arte;   fue  rota  por  el  descuido  de  ese  galerista;  generó  una   agria  discusión  entre  la  mujer  que  la  pintó  y  el  galerista   reacio  a  pagar  por  el  daño;  fue  pagada  a  cuotas;  fue   almacenada  por  meses  en  una  bodega   de   la   que   no   tenía  esperanzas  de  salir;  fue  extrañada  por  su  autora,  
7

fue  querida  por  su  autora,  fue  odiada  por  su  autora;   fue   recuperada   a   un   alto   costo   por   su   autora,   quien   entregó  al  galerista  dos  cuadros  en  perfecto  estado  a   cambio  del  roto;  fue  llevada  al  taller  de  la  artista,  en  el   que  ella  se  quedaba  a  diario  mirando  los  golpes,  los   errores,  las  grietas,  las  manchas:  la  imposibilidad  de   restaurar  eso  que  había  pintado,  eso  que  era  suyo  y   que  había  tenido  que  rescatar  del  encierro.

8

  La   autora   fantaseó   durante   meses   con   el   momento   en   que   recuperaría   la   obra,   o   más   bien   los  despojos  de  la  obra.  Hacía  planes  de  pegarla,  de   remendarla,   de   coser   los   pedazos   rotos   como   una   especie   de   Gran   Vidrio   duchampiano   -de   madera,   claro-  en  el  que  el  accidente  brillara,  en  el  que  el  error   tuviera  sentido,  en  el  que  pudiera  leerse  esa  historia   llena   de   situaciones   fortuitas   que   les   dan   vida   a   las   obras,  pero  no  podía  hacerse  a  una  idea  clara  del  modo   en  que  esa  reparación  sería  efectiva,  pues  el  error  era   resistente  a  toda  idea,  a  cualquier  ejercicio,  a  la  larga   lista  de  posibilidades  que  la  pintora  planteó  sin  éxito,   primero,  y  sin  esperanza,  al  final.

9

desde  el  comienzo.  Tendría  que  surgir  de  nuevo  y  sin   errores,  sin  golpes,  con  unos  materiales  que  aguantaran   el  uso  y  el  abuso  de  galeristas  torpes,  de  montajistas   torpes,   de   transportadores   torpes,   de   coleccionistas   torpes,  porque  la  torpeza  parece  ser  una  parte  constitutiva   de  la  producción,  del  comercio,  del  coleccionismo  y  de   la  exhibición  de  piezas  de  arte.  La  pintura  debería  surgir   igual,  aunque  sin  erratas:  en  ella  debía  leerse  lo  que  debe   leerse  y  no  exactamente  lo  contrario.  La  pintura  debería   volver  sin  golpes,  sin  magulladuras,  sin  grietas  por  las   que  se  cuele  la  luz.  Debería  ser  sólida  para  albergar  la   posibilidad  de  tener  una  vida  más  larga  y  plena  que  la  de   su  antecesora.  Debería  poder  garantizar  una  existencia   en  la  que  ya  no  fuera  casi  premiada  sino  premiada,  en   la   que   no   fuera   casi   vendida   sino   vendida,   en   la   que   no   fuera   casi   exhibida   sino   exhibida.   Debería   tener   tiempo,  un  tiempo  largo  en  el  que  pudiera  atestiguarse   ese  Triunfo  de  la  Voluntad  de  una  pintora  que  luchó  por   devolverle  la  vida  a  una  obra  muerta.
10

  Y   por   supuesto,   la   versión   primera,   la   imperfecta,  la  dañada,  la  maldita,  debía  desaparecer.

11

  Debía  ser  destruida  para  que  los  errores  fueran   destruidos  con  ella,  para  que  la  promesa  de  perfección   no  tuviera  más  impedimentos,  para  que  nada  pudiera   señalar  la  debilidad,  la  desgracia  y  la  pobreza  de  ese   objeto  roto  y  equívoco.

12

  Para   que   fuera   cristalino   ese   triunfo   de   la   voluntad.

13

  El   triunfo   de   la   voluntad   es,   originalmente,   el   título  de  un  documental  de  Leni  Riefenstahl  que  muestra   el   ascenso   y   consolidación   del   nacionalsocialismo   en   Alemania,   a   partir   del   registro   fílmico   del   Congreso   Nacionalsocialista  que  tuvo  lugar  en  Nuremberg,  en  1934.

14

    El  título,  entonces,  surgió  aquí  como  el  nombre   de   eso   que   se   alza   contra   un   supuesto   estado   de   corrupción  y  de  decadencia,  como  una  promesa  que   se   consolida   por   encima   del   sentido   común,   de   la   prudencia,  del  llamado  a  dejar  que  los  muertos  reposen   y  que  lo  fallido  tenga  lugar.  El  triunfo  de  la  voluntad  es   algo  nuevo  que  emerge  de  la  conciencia  de  que  algo   está   en   ruinas,   de   que   un   orden   de   ideas   necesita   reparación,  de  la  certeza  de  que  la  destrucción  debe   ser  operada  allí  donde  la  sanación  no  es  posible.

15

 

 

El  triunfo  de  la  voluntad

Y  peligrosa.

16

  Porque  plantea  una  mirada  heroica,  mesiánica,   justiciera  y  fascista.

17

Aunque  esté  bien  terminada.

18

Aunque  soporte  los  golpes  mejor  que  su  predecesora.

19

  Aunque   se   adapte   al   sentido   original   de   los   textos  que  le  dieron  origen.

20

Aunque  sea  un  pequeño  

ensayo   para   un   mundo   perfecto.

21

  El  triunfo  de  la  voluntad  es  la  confianza  en  la   destrucción   de   lo   débil,   es   la   victoria   del   fuerte,   es   la  alergia  al  que  está  roto,  es  la  resurrección  de  una   sustancia   muerta   aunque   intacta,   es   la   violencia   del   discurso,   es   una   obra   decorativa,   es   un   objeto   de   arte,  es  una  mercancía,  es  un  guiño  a  esa  experiencia   totalitaria  del  día  a  día,  es  los  sueños  de  fama  y  fortuna   de  una  pintora,  es  el  espacio  en  el  que  se  acomoda  una   práctica  artística  para  pisar  a  otras.

22

Quizás  triunfe  el  triunfo  de  la  voluntad.

23

  Quizás  nos  permita  olvidar  los  pedazos  rotos,   la  pintura  cuarteada,  las  frases  erróneas,  los  errores   inconscientes,   los   espacios   en   los   que   salen   a   flote   la   ineptitud,   la   falta   de   pericia,   los   trazos   flojos,   los   colores  mal  combinados.

24

Y  ojalá  así  sea.

25

Ojalá  los  pedazos  destruidos  no  vuelvan,  no  se  armen   de  nuevo,  no  retornen  tras  su  represión  constante,  no   quieran   venganza,   no   busquen   nuestra   destrucción,   no  caminen  por  las  calles  como  zombies  que  quieren   comerse  el  cerebro  de  todos  aquellos  que  quisieron  la   perfección  por  encima  del  error,  el  éxito  por  encima   del   fracaso,   la   inmutabilidad   sobre   el   accidente,   lo   premeditado  por  encima  de  lo  fortuito.

26

Ojalá  que  no.

27

      Porque   estamos   ensayando   para   hacer   del   mundo   algo   perfecto,   algo   sin   quiebres   ni   manchas,   algo  sin  dolor  y  sin  pérdida,  en  el  que  solo  lo  perfecto   cabrá  y,  en  consecuencia,  ninguno  de  nosotros  estará   presente  para  verlo.

28

Agradecimentos  especiales
Dora  Torres Diana  Pérez Víctor  Albarracín Jimena  Andrade Marco  Moreno Andrés  Moreno  de  Triana Cindy  Triana  de  Moreno Lina  Castañeda Walter  Orrego Montón Moro

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful