Arquitectura e Información

Marcelo Luis B. Santos
marcelolbsantos@gmail.com Twitter: @celoo
(publicado originalmente en www.terraforum.com.br)

Mucho se discute y hay todavía una gran dificultad para llegarse a una definición consensual sobre lo que es la Arquitectura de la Información. Sin pretensión de agotar el tema, se propone un acercamiento a partir de la raíz etimológica de cada de las palabras que componen la expresión para luego especular su sentido práctico y su aplicación en distintos contextos. En este artículo, el objetivo es hacer un análisis llevando específicamente al universo de los sistemas de información digitales, es decir, sitios, intranets, portales y otros.

Arquitectura El rubro de la arquitectura, desde su nacimiento como oficio en los tiempos de Vitruvius, con su publicación De Architettura, la cual le da estatus profesional en el ámbito de la historia de dicha ciencia en nuestra sociedad occidental, siempre ha sido un campo muy abierto, lleno de implicaciones y con fronteras dudosas. En este contexto se pregunta ¿cuál es la verdadera función del arquitecto? Si no llega a ser un profesional indispensable como un ingeniero lo es para un puente o los maestros para cualquier tipo de construcción ¿dónde se encuadra en este proceso que consiste en proyectar, antever una obra, un edificio, un diseño urbano? El curso de arquitectura de la Universidad de Sao Paulo, concebido por Villanova Artigas, afamado arquitecto brasileño, es compuesto por una serie de módulos que forman un profesional apto a actuar en diversas áreas tales como artes plásticas, diseño industrial, planificación urbana, comunicación visual, paisajismo, escenografía y, finalmente, proyecto de edificio y mobiliario urbano. A dicha compleja formación se le llama, a fin de cuentas, “Arquitectura”.

En términos generales la arquitectura, en cualquiera de sus acepciones o aplicaciones prácticas listadas arriba, tienen un fundamento común, que es el fundamento del proyecto, del diseño. Este diseño, o designio, el acto de prever en el plano de la imaginación, enseguida en el papel, software, maqueta o otra técnica de demostración o ejercicio de visualización, es justamente lo que configura el acto de proyectar. Este acto fundamental es extremadamente complejo pero esta complejidad es la característica que distingue el arquitecto de muchos otros profesionales como, por ejemplo, los técnicos – muy sumisos a la tecnología – o un artista – quien no tiene compromiso con las leyes físicas o funcionalidad/practicidad del objeto/obra proyectado. Son notorios los casos de arquitectos que visualizan los desafíos de ingeniaría engendrados en sus proyectos, de los cuales los mismos técnicos, calculistas, expertos en estructuras, dudan. El brasileño Oscar Niemeyer, maestro mundial del hormigón con sus posibilidades, ha enfrentado más de una vez su equipo de expertos al proyectar estructuras como la delgada y hermosa flor de hormigón de la Catedral Metropolitana de Brasilia así como lo hizo Lina Bo Bardi al osar erigir un edificio con 74 metros de espacio entre sus “patas” para abrigar el Museo de Arte de São Paulo (MASP) sin interrumpir la vista del peatón al valle central de la
Ilustração 1: Museo de Arte de São Paulo Proyecto de Lina Bo Bardi

ciudad. Estos arquitectos tuvieron la facultad de antever lo que se podría hacer aún en faz de la

hesitación de los “expertos”, logrando usar las herramientas técnicas sin dejar de lado la

habilidad de imaginar un escenario futuro , tal vez la más importante de todas las
herramientas del profesional que proyecta. El artista, por su turno, ya que no necesariamente tiene que construir su creación, puede ir aún más lejos creando, como lo hizo el poeta Ferreira Gullar, la ciudad de UFU, con sus edificios monumentales que ellos mismos son como verdaderas ciudades y en los cuales las personas pasa toda su vida. Tocar el suelo para estos habitantes es únicamente una quimera 1 o más bien el reciente ejemplo de la pesimista proyección de futuro de la humanidad en Wall-e. El buen
"Muchas personas que residen en vastos edificios-ciudad, jamás lo han dejado: allí han nacido, allí han estudiado, allí han encontrado su trabajo, han casado, han procreado." (GULLAR, 1997, p. 9, traducción del autor)
1

arquitecto es, pues, por sobre todo un creador, pues investiga materiales, diseña soluciones espaciales, experimenta estéticas, manipula y selecciona tecnologías. Sin embargo, es también un gran organizador: organiza el espacio, predice los flujos de personas, de vehículos, ve el futuro a la hora de pensar la fundación del edificio, considerando la posibilidad de expansión, planificando el cronograma de una obra, coordinando equipos multidisciplinarios, cuestionando el entorno para entender la inserción de su intervención – sea esta una casa, un edificio, una plaza, un equipo urbano cualquiera. El proyecto de un edificio o de un equipo urbano tiene que ser, al igual que un proyecto de sitio o portal, centrado en el usuario, cosa que muchos arquitectos terminan por dejar de lado – al igual que muchos diseñadores o programadores digitales – dejándose llevar ora por lo excesivamente lúdico o estético, ora para la solución simplemente técnica, por lo tanto, óbvia.

Información La información en el medio digital puede ser entendida como “ cualquier dato que sea

interpretado dentro de un sistema de signos, en principio compartido por la parte que ha registrado el dato y la otra que lo accede, sin embargo nunca es perfectamente traducible de un cuerpo productor de conocimiento a otro ” (Santos, 2005, p. 16). En otras palabras
un dato o conjunto de datos que, en el caso de estar contenido en un idioma, un alfabeto, en fin, un sistema de signos conocido y compartido por ambos quiénes registran y consultan el dato, este “adquiere” la información. Si tenemos un tipo de información conocido como lo es el conjunto de números integrales entre 0 y 100, pero escrito en un diferente alfabeto, supongamos, por ejemplo, chino o árabe, extraño al lector, dicho dato no “adquiere” su significado principal, o aún intencional. Puede representar un conjunto cualquiera de símbolos, de signos los que el usuario puede interpretar de distintas formas y, tal vez con mucho labor y algo de contexto, sustraer algo. Sin embargo no hay un cambio eficiente de información, sólo registro de datos y un cambio de indicios, sospechas, hipótesis sobre el significado, no muy eficiente. El dato registrado en cualquier sistema de signos, por ejemplo en una base de datos en un computador, debe necesariamente pasar por un sistema decodificador para que

signifique, es decir, para que constituya información. Dicho sistema decodificador puede
ser desde un idioma, un alfabeto, o hasta una interfaz, un mapa que oriente y establezca

un puente suficiente para conectar en cierta medida los universos sígnicos de la fuente de los datos (no el computador sino el humano que hizo el registro de los datos en la máquina de forma consciente) y del usuario que consulta los mismos buscando una información, uniendo de esta forma los dos extremos del proceso comunicativo. Al analizar las características que los datos presentan en sus diferentes naturalezas al ser incluidos en un sitio, intranet, portal u otros, se identifican 4 diferentes grupos. Dichos grupos no constituyen rótulos fijos, son estados del dato, pues el mismo podrá ser manipulado, transformado, combinado, de manera a generar nuevos datos o cambiar sus características hacia el usuario que lo consulta. Estos diferentes tipos de datos ayudan a comprender como la información puede ser construida durante el proceso de recepción del usuario. Como ejemplo práctico para ilustrar lo postulado, se usará un mismo contexto para cada tipo de dato: la cotización del dólar.
Proceso predominante (1) Sólido Acumulación dados (2) Fluido Sobreposición datos (3) Iterativo Evolución de los datos (4) Circular Permuta de los datos Naipes Hora del día en que hubo mayor alza Estalactita Histórico de la cotización de los Medios lineales (ej: Radio y Televisión) Cotización instantánea de los Analogía

Ejemplo
(sitio de cotización del dólar)

Pared de ladrillos

Cotización de una fecha y hora específicos

Figura 1: Tabela comparativa de los tipos de datos (SANTOS, 2005)

Así es que un mismo dato – cotización del dólar en un momento específico dd/mm/aa, a una hora específica hh:mm – puede en un contexto representar un dato fluido (2) ya que en la cotización que sigue (un minuto después, por ejemplo) es sustituido por un nuevo valor; convirtiéndose subsecuentemente [el primer registro] en un dato iterativo (3) pues es parte del histórico de aquel día, aquel mes, año etc; a la vez, se convierte

en un “ladrillo”, un dato sólido (1), pues es el dato único que corresponde a aquella hora específica, aquel día específico, un registro puntual que no será jamás alterado bajo este punto de vista; aún dentro del universo de valores esperados y posibles que se permutan entre ellos (flotan sería la mejor expresión en este contexto) en la cotización o aún la misma hora – dentro de un espectro limitado y recurrente de 24 horas – en el que hubo la cotización más alta correspondería a un dato circular (4). La arquitectura de la información debe predecir todas estas posibles interpretaciones para un mismo dato, debe cercarlo sutilmente para que sea “encontrable” por distintos caminos, distintos acercamientos los que inventan los imprevisibles usuarios de su sistema de información. El arquitecto de la información, conociendo su objeto y su oficio, debe tener la capacidad de proyectar, de antever los flujos, los caminos de la información; él debe entender los diferentes sistemas de signos que los diferentes usuarios comprenden para facilitar el transito de datos y la interpretación de ellos bajo la forma de información, a través de recursos/ciencias tan distintos como los son:

   

Taxonomía/Metadados Menús de Navegación Mecanismos de Búsqueda Vocabulario Controlado

Y, para soportar tales recursos, algunas técnicas como:

 

Redundancia y desarrollo de múltiples facetas de la información Desarrollo de Escenarios Card Sorting Desarrollo de prototipos Tests con usuario Desarrollo de escenarios con Personas

  

Arquitecto de la Información Estas técnicas y recursos, aliados a la definición del rol y las cualidades de un arquitecto de la información, representan un importante insight para llevar a cabo cualquier iniciativa de esta naturaleza en el desarrollo de un proyecto que demande a un profesional del área. La cantidad y diversidad de información no constituyen un desafío mayor que la cantidad o diversidad de personas que transitan en un núcleo urbano o en un edificio, plaza u otro mobiliario cualquier de una ciudad. Hacer una adecuada lectura de los flujos de personas,

con sus diferentes maneras de entender una señalética, con diferentes percepciones del entorno, con más o menos tiempo, atención, apuro, más o menos educación formal, diferentes contextos culturales, no representan desafío menor que mapear y modelar los flujos de información para un portal de una gran organización como un gobierno o una empresa multinacional con distintas áreas de actuación. Los equívocos de un arquitecto que, como antes mencionado, puede crear un proyecto poco usable por sobrevalorar la estética o por dejar dominar su percepción subjetiva como verdad absoluta o aún por subordinar su creatividad a supuestas limitaciones de la solución técnica, son muy parecidas a los equívocos que puede incurrir el arquitecto de la información al desarrollar un proyecto dejándose llevar por la euforia frente a la pirotecnia de recursos lúdicoestéticos muchas veces exaltado por el diseñador, o por otro lado, dejarse esclavizar, por ejemplo, por una plataforma de portal o código de programación ya previamente adoptado en su organización o cliente. El que comprender y realizar exitosamente el acto de proyectar, antever los flujos y comportamientos y lo sepa modelar – sea con papel y pegamiento, sea con complejos diagramas y prototipos – será un buen arquitecto. Bibliografía
GULLAR, Ferreira (1997) Cidades Inventadas. Rio de Janeiro, José Olympio Editora. LYNN, Greg. Animated Form. In Quaderns d’arquitectura i urbanisme: (re)active architecture, n. 219, 1998, p.12. MORVILLE, Peter (2002) Information Architecture for the World Wide Web, O'Reilly Books. SANTOS, Marcelo L. B. (2005) DESIGN HIPERMÍDIA NA INTERNET: Uma análise semiótica dos padrões de

comunicação on-line . Disertación de Magíster, Comunicação e Semiótica, PUC/SP.
SETZER, Valdemar W. (2001). Data, Information, SILVA, Marcos S. K. (2004). A Knowledge and Competency. líquida do NOX. Disponível Disponible em en <http://www.ime.usp.br/~vwsetzer/datagrama.html> consultado en julio de 2004. arquitetura <http://www.vitruvius.com.br/arquitextos/arq000/esp222.asp> consultado em novembro de 2005.