Tipicidad y Rendimiento en el Rottweiler

Traducción: Alfonso Monzón (Costa Rica) Adaptado por: Jaime Amigo (Chile), Agosto 2001, http://www.vhamigo.cl La cría de Rottweiler aspira a lograr perros vigorosos, que a pesar de ser muy poderosos, no dejan de tener refinamiento. Es una raza particularmente apropiada para perro de compañía, de guardia o de utilidad. El Rottweiler es un perro de tamaño algo superior a la media, ligeramente alargado, pesado y poderoso. El largo del cuerpo no debe de exceder la altura hasta la cruz por más de un 10% o 15% (una relación de entre 10:8.7 y 10:9.1). En el caso de un perro con una altura de 65 cm hasta la cruz, debería de tener un largo de entre 71.5 y 74.5 cm.

El Rottweiler es un trotador. Cuando está en movimiento su espalda permanece firme y con poco movimiento. Su movimiento es armonioso, seguro, poderoso y balanceado. El cuerpo del perro está adaptado para el movimiento y es por esta razón que el centro de gravedad de su cuerpo se sitúa en la mitad delantera del tronco. Al trotar, el centro de gravedad del cuerpo está dependiendo exclusivamente del par de muslos diagonales, que siempre se mueven en forma sincronizada, o sea que están en la misma fase en cada momento del curso del movimiento. Al trotar el tronco es impulsado hacia adelante por poderosas contracciones musculares, lo que da al movimiento una aceleración considerable. En esto la musculatura del tronco, y especialmente la musculatura del cuello y de la espalda juegan una parte esencial, al apretar la columna vertebral, que es flexible en el perro, y al contribuir en la interacción sincronizada de los límites diagonales. Al trotar, cuando estos llevan el centro de gravedad hacia adelante, en una línea recta, no hay movimientos oscilatorios laterales, y la espalda permanece relativamente recta y estable. Fallas en la apariencia pueden distorsionar la imagen típica de la raza. Estas faltas incluyen una apariencia general liviana y falta de sustancia, y un cuerpo que es demasiado largo, demasiado corto, o demasiado delgado.

En el ejemplar no debe de faltar refinamiento. Este refinamiento implica que se mantiene sobre el promedio en forma y desempeño de trabajo. Un perro con refinamiento es también uno que es hermoso, noble y de mirar orgulloso. El tamaño no es la característica principal en un perro refinado, sino que los son los contornos bien definidos y hermosos, y un cuerpo armoniosamente proporcionado. El refinamiento no se expresa solamente en la forma, sino también en la postura y en el carácter. Temperamento sin agresividad, coraje sin salvajismo, amistad con un toque de reserva. Los ejemplares resultados de la crianza se presentan en las exposiciones, y tomados en conjunto, reflejan la condición de la raza. Aquí encontramos que dentro del rango de variaciones entre los ejemplares superiores, el tipo se inclina más hacia el límite superior en cuanto a la sustancia se refiere y a menudo es el tamaño lo que impacta. El peso corporal se acerca al límite cuando el placer de trabajar, la agilidad, la resistencia y también la salud y el carácter son afectados negativamente. La figura 1 muestra un perro que se ubica en el límite superior de peso. El peso excesivo de los huesos y la pesada masa muscular con grasa, no solo son una limitación a la movilidad y resistencia del animal, sino que además exigen un esfuerzo extra de sus órganos internos -

particularmente el corazón y los pulmones -. En contraste con el perro que es demasiado pesado (figura 1), en la figura 2 se tiene un perro que es demasiado liviano. El peso insuficiente frecuentemente causa una baja en el instinto defensivo, y no se percibe la profundidad del pecho y el poder muscular. Estos perros usualmente son temperamentales y descontrolados.

Para el Rottweiler debe aspirarse a la imagen que se tiene en la figura 3. Este perro corresponde a los requerimientos del Estándar. En este ejemplar de trabajo hay una buena relación entre el peso y la estructura de los huesos. Su apariencia da una impresión de proporción, tamaño, sustancia y fuerza. Tiene un pecho que es profundo y poderoso, no plano. Un tórax bien arqueado proporciona una buena base para las patas frontales y suficiente espacio para que los órganos internos puedan llevar a cabo sus funciones vitales. Para poder trotar durante un tiempo, se requiere la estructura de un trotador. Aquí, la adecuada relación entre el poder y la sustancia es importante para el movimiento deseable. Lo más importante es una estructura ósea sólida, que le dé soporte al cuerpo. Figura 4: A la estructura 7 13

esquelética vértebras

corresponden cervicales (A),

vértebras dorsales o torácicas (B), 7 vértebras lumbares (C), 3

vértebras sacras (D) y un número variable de vértebras caudales (E) En la parte posterior el sacro se junta con la columna vertebral, Consiste osificadas en tres vértebras que se

(soldadas),

conectan con la faja pélvica y que se sostiene por las extremidades posteriores. Mientras que la base (vértebras lumbares, columna vertebral, pelvis) representa una combinación inmejorable, la estructura solo se mantiene por los músculos dorsales.

La figura 5 muestra un Rottweiler trotando, en el momento cuando el par de muslos 2 y 4 han dejado de presionar hacia abajo y están a punto de alzarse.

La subida y bajada de los límites no ocurre en forma completamente simultánea, pero la dirección de las dos acciones correspondientes si ocurre en forma más o menos paralela, trabajando desde o hacia el esqueleto. La dirección es

determinada por el la planta del pie, por una parte, y por el punto de soporte en el esqueleto, por otra.

E-D 2-B E-A

= = =

línea línea línea

de de de

acción acción acción

(empuja) (alza) (alza) -

-

Fase Fase Fase

1 2 3

del del del

movimiento movimiento movimiento

3-C = línea de acción (empuja) - Fase 4 del movimiento

La Figura 6: Se considera que las fuerzas están en un plano medio. No se toma en consideración el efecto rotativo. G 2 G A H I a a a a = = C F D F fuerza fuerza = = = = línea línea línea línea propulsora ascendente de de de de acción acción acción acción faces faces Fase Fase Fase Fase de de 1 2 4 3 del del del del movimiento movimiento movimiento movimiento 1 2 y y 3 4

resultante resultante

movimiento movimiento

Las fuerzas resultantes de H y de I rinden la fuerza de empuje. La resultante de las dos fuerzas ascendentes y la resultante H de las dos fuerzas propulsoras se cruzan próximamente en el centro del esqueleto. El efecto de I y de H da una fuerza propulsora casi horizontal. Se verá que el efecto dinámico funciona como en el caso de un puente. Como un trotador, se requiere que un Rottweiler logre un máximo de resistencia, con el menor uso posible de su fuerza. La intersección G es el momento crucial de las líneas de acción del movimiento de las faces 1 y 4, cuando el soporte lateral está en su punto más débil. Si este momento crucial se levanta sobre el nivel del piso, el perro debe cambiar del trote al galope, o bien moverse con un trote poco natural y fastidioso. Las observaciones muestran que perros cuadrados y bien angulados se desempeñan mejor en el trote, que los perros con una mayor estructura. La apertura y el cierre de las coyunturas se realizan de acuerdo a las leyes de mínimo esfuerzo. Por esta razón, cuando un perro que es demasiado largo, trota, no puede llevar sus piernas suficientemente abajo del tronco, con relación al tamaño de su cuerpo.

La intersección G sucede abajo del límite del piso y el resultado es que el perro presiona más que avanza, y utiliza una gran cantidad de fuerza. La resistencia es limitada. Las fuerzas centrífugas causadas por el movimiento serán aprovechadas de acuerdo a uso de la energía. Los mejores resultados se dan cuando la intersección G se da muy cerca de la superficie, según se muestra en la figura 5. Esto ocurre cuando la relación de largo y altura corresponde de 10:8.5 a 10:9. Esto solo ocurrirá, sin embargo, cuando todo el sistema trabaja eficientemente, con una musculatura buena y fuerte, y con articulaciones que trabajen eficientemente.

Una máquina con los cojinetes y las bielas dañadas ya no será de utilidad. Es evidente el por qué debe de insistirse en caderas bien formadas. El cambiar hacia la masa más que a la clase, con ejemplares más grandes y pesados, encuentra su límite cuando se restringe la salud, el carácter, la movilidad y el desempeño