1

Sociología y antropología en la obra de Durkheim. Juan Pablo Vázquez Gutiérrez* El título que nombra este volumen, Sociología y antropología. Pensar las humanidades, remite a una preocupación central, encaminada a relativizar los límites disciplinares y contemplar la complementariedad de perspectivas, como una posibilidad de desarrollo para la teoría social. Puestos en esta tesitura, ¿qué puede decirse de la relación entre sociología y antropología, cuando se piensa en el marco de una obra clásica como la de Émile Durkheim? El presente trabajo pretende abordar esta pregunta y sugerir líneas para su reflexión. Lejos de pretender brindar respuestas acabadas sobre el tema, nuestra intención es ofrecer un panorama sobre los principales aportes de la obra durkheimiana a estas disciplinas, sin dejar de señalar algunos de los principales límites y problemas inherentes a su perspectiva. Para ello, tomaremos como referencia dos obras de Durkheim: Las reglas del método sociológico (en adelante, abreviada como RMS) y Las formas elementales de la vida religiosa (FVR). El motivo de esta elección es doble: a) El papel paradigmático que estas obras han jugado en momentos claves de la conformación disciplinaria de la sociología (RMS) y la antropología (FVR). b) La aparente oposición que se ha tendido a establecer, al comparar las premisas epistemológicas que subyacen a ambos textos, mismas que llevarían a una supuesta oposición entre el Durkheim sociólogo-positivista de la primera etapa, coronada por la publicación de RMS y el Durkheim sociólogo-interlocutor de la antropología, que en FVR se abre al estudio del “sentido” profundo de los hechos sociales. En la base de este aparente juego de contrastes, se encuentran las preguntas: ¿Existe oposición entre el joven Durkheim, autor de RMS y el investigador maduro, autor de FVR? Y, todavía más importante, ¿hay continuidad o ruptura entre los aportes que en su momento Durkheim realizó a la epistemología de ambos campos de conocimiento? Intentaremos dar respuesta a estas preguntas en las siguientes líneas.

2

I. Los múltiples rostros de un clásico Hoy por hoy, Émile Durkheim (1858-1917) es considerado, con toda justicia, un clásico de la sociología. Dicho status reposa, entre otras cosas, en el carácter fundacional de su perspectiva, la centralidad de su pensamiento y la peculiar vigencia de sus tesis teóricas, que aunque formuladas hace más de un siglo en un contexto muy distinto al nuestro, mantienen importantes puntos de contacto con temas y problemas recurrentes de la sociología contemporánea. ¿Se presenta el mismo caso cuando se piensa en los aportes de Durkheim hacia la antropología? Al parecer, el papel crucial de obras como FVR y su célebre ensayo sobre los sistemas de clasificación primitiva (Durkheim y Mauss, 1996), hacen de su pensamiento una aportación también fundacional y crítica para el desarrollo de esta disciplina No obstante, si tomamos en cuenta la forma en que las respectivas tradiciones derivadas de RMS y FVR recuperan a Durkheim, llegamos con facilidad a una primera conclusión. Durkheim constituye ciertamente un clásico para la sociología y la antropología, pero en sentidos distintos. Parecería que lo que recuperan una y otra disciplina de este pensador es, no sólo disímbolo, sino incluso, al menos en ciertos aspectos significativos, contradictorio. El origen de esta aparente paradoja puede explicarse en cierta medida por un hecho: la recuperación fragmentaria que se ha hecho del pensamiento de Durkheim y, muy a menudo, el reduccionismo desde el que suele interpretarse su perspectiva. 1 El Durkheim de los sociólogos es convencionalmente interpretado a partir de una lectura “positivista” de RMS, que idealmente, hallaría su aplicación paradigmática en El suicidio, en tanto muestra de la
Respecto a esta visión fragmentaria, Lukes (1984:2) señala: “… a pesar del enorme radio de influencia que el pensamiento de Durkheim ha tenido en muchos intelectuales… su pensamiento se ha asimilado de un modo parcial y desordenado, mientras que… su interpretación y recepción se ha visto excesivamente influenciada por los propios medios a partir de los cuales ha llegado a ser conocido. Hay un Durkheim de los sociólogos (profundamente alterado por la visión parsoniana), un Durkheim de los antropólogos (originalmente esbozado por Radcliffe-Brown, pero progresivamente redibujado desde entonces), un Durkheim de la teoría de la anomia (que procede de Merton) y de los estudios sobre el suicidio, un Durkheim de los criminólogos y otro de los psicólogos sociales, un Durkheim de los sociólogos de la educación y otro de los ecólogos humanos, un Durkheim sociólogo del conocimiento y más recientemente, un Durkheim pre estructuralista.”
1

encaminados (como meta profesional y de vida) hacia la consolidación de la sociología como disciplina científica. donde la caracterización de lo social rebasa la mera indicación de su naturaleza “exterior”. referencias ya clásicas de la definición de hecho social ofrecida en RMS (Durkheim. Aunque con un valor propio. en el ámbito de la sociedad y la universidad francesa de su época. casi antagónico. Para comprender la obra durkheimiana y dimensionar sus principales hitos. “superior” y “obligatoria”. es conveniente tomar en cuenta los elementos cruciales de la trayectoria y del proyecto académico de Durkheim. si bien existen contrastes y diferencias de énfasis en los presupuestos epistemológicos de RMS y FVR. II. 1988:64-68). un producto de su tiempo. relativizan su aparente contraposición. planteando su eventual complementariedad. hay también circunstancias de contexto y elementos propios de la evolución de Durkheim que explican estas diferencias e incluso. La obra de Durkheim es. Revisemos someramente cada una de ellas. con el Durkheim reconocido por los antropólogos. en múltiples sentidos. Una sociología que ofreciera.3 capacidad heurística de Durkheim para construir “gran teoría”. El proyecto durkheimiano y sus relaciones con la antropología. en el que las representaciones de los actores pueden eventualmente alcanzar un grado significativo de eficacia práctica. ¿Cómo explicar ambas perspectivas de interpretación dentro de una misma obra? ¿Es posible trazar líneas de continuidad entre ambos momentos y dimensiones de la producción durkheimiana? La tesis sostenida aquí es que. El supuesto auxiliar de esta tesis es que la comprensión de esta continuidad puede realizarse por una doble vía: la teórico-metodológica y la del contexto. con base en datos y comparaciones estadísticamente sustentables. muchos de sus temas recurrentes y preguntas se hallan asociados inevitablemente al contexto que le tocó vivir. . para pasar a configurar un dominio de orden simbólico. que tiene como referencia obras como FVR y Sistemas de clasificación primitiva. Este Durkheim “sociológico” suele aparecer más bien distante.

La experiencia de su defensa doctoral – trabajo que será publicado más tarde como La división del trabajo Para una visión general sobre el contexto histórico-institucional de la obra de Durkheim.4 además. No obstante. 1) Desde sus años de formación en la Escuela Normal Superior. 1999: 3-81 y Vázquez. que lucha por un espacio en la universidad francesa y se esfuerza por demarcar el campo y la especificidad de la sociología frente a otras disciplinas (filosofía. a la luz de una nueva comprensión de lo simbólico. 2 La comprensión de estos elementos permite explicar en gran medida los debates que involucran al sociólogo francés a lo largo de su vida. el contexto histórico-institucional se entrecruza con la evolución de la perspectiva teórica del autor. En este sentido. Debates que tienen como doble frente. sometidos a una profunda crisis social. del Durkheim promotor de un programa fundacional. se va configurando en Durkheim la decisión de hacerse sociólogo. en un contexto institucional en el que se ha hecho innecesaria ya la pugna por demarcar una especificidad y un campo disciplinario para la sociología. recuperador de un discurso y una disciplina que está lejos de gozar de reconocimiento académico en esa época. Evolución que permite entender el proceso que irá. puede fijarse con mayor libertad sus relaciones con otros campos. al Durkheim maduro. 2008:41-98. del joven Durkheim. las posibilidades de reforma para una Francia en condiciones de crisis política y social extrema. La descripción de este proceso ameritaría un espacio mayor al que podemos destinar aquí. 2 . psicología). misma que va. que alcanza madurez intelectual y culmina su teoría de la integración social. al Durkheim consolidado. Este proceso se replica en el plano de la perspectiva teórica de nuestro autor. entendido como instrumento de legitimación académica para la sociología. por otro lado. esto es. respuestas a los problemas cruciales de su tiempo y su país. es posible esbozar sus principales etapas. cfr. Ramos. décadas después. profesor consolidado de una disciplina que. la disputa en torno a la legitimidad de la sociología como disciplina científica y.

5 social (DTS) – ante un jurado procedente de las ciencias morales y la filosofía. es expresión fehaciente. como una de sus primeras tareas. con todos los requerimientos y criterios exigidos a una organización profesional. RMS es un texto programático. La concesión otorgada a Durkheim para dictar cursos de sociología conlleva. conformar un grupo de trabajo e investigación que de sentido a esta empresa institucional. 4) Si se toma en cuenta este interés disciplinar-corporativo que el contexto histórico-institucional de Durkheim hace comprensible. como contraprestación. un manifiesto . desde un principio. Como han señalado diversos autores. Weber o Marx. se propone realizar reformas profundas desde arriba en el sistema escolar y universitario. procurando. En este sentido se trata. Durkheim pondrá el mayor empeño en luchar por el reconocimiento y legitimación del saber sociológico. es posible dimensionar el papel crucial que RMS jugó dentro del proyecto teórico de nuestro autor. 1999:14). no sólo del poco valor que para la época se le adjudica al discurso sociológico. de una tarea de carácter colectivo. 2) El ingreso de Durkheim a la universidad francesa se halla asociado con el surgimiento de políticas impulsadas por la fracción liberal en el poder que. Esto permite explicar por qué. en el camino hacia la legitimación de la sociología como disciplina científica. el proyecto de legitimación de la sociología se halla ligado a la construcción de propuestas de reforma social. a diferencia de Simmel. que este nuevo saber habrá de proveer. al hacer entroncar el interés de nuestro autor por el papel de la moral en las sociedades modernas. 3) En el marco de la obra durkheimiana. 2008:59-63). sino de la alarma con que el sector académico dominante percibe la posibilidad de que dicho discurso tenga cabida dentro de la universidad francesa de la época (Ramos. en el marco de la III República Francesa. Este aspecto asumirá en el marco de la obra durkheimiana gran relevancia. con los debates de su época en torno a la conformación de un sistema escolar y una moral laica que fundamenten la integración de la naciente República (Vázquez. en Durkheim hay un explícito y sistemático esfuerzo por la conformación de una escuela de pensamiento. la obligación de que éste participe activamente en el impulso de dicha reforma.

con una especificidad y métodos propios (Ramos. RMS representa. en los hechos. apenas un proyecto en construcción (Ramos. Para el momento en que es publicado (1895) y con base en la trayectoria de su joven autor. según las interpretaciones dominantes. RMS parte de un presupuesto nunca explicitado: la ciencia de la que se habla es en muchos sentidos. el esquema básico de RMS describe el paradigma de una ciencia que trabaja con definiciones e indicadores sujetos a control metódico. 1988:37. la posibilidad de una ciencia positiva de la sociedad. para ese momento. que pueden “indicarse con el dedo” (Durkheim. partiendo de hechos sociales cuya existencia objetiva puede corroborarse por la triple constatación de su naturaleza obligatoria. la proyección ideal de un canon metodológico que. En este sentido. Durkheim pretende ofrecer una visión de la sociología como ciencia consistente. a través de RMS. que aspira al mismo rango que las disciplinas ya consolidadas. Durkheim se propondrá mostrar. general e independiente de los individuos que participan en ellos. 1999:15-20). En RMS. Motivado fuertemente por esta permanente lógica de contrastación. método y estilo de explicación. más que una compilación de las reglas y criterios metodológicos de una ciencia ya consolidada. enmarcarían claramente su objeto. 5) Esta paradójica situación explica en cierto grado el estilo y la estructura de RMS. RMS contempla una serie de prescripciones para la sociología. así como la naturaleza de los derroteros que serán privilegiados por Durkheim para su elaboración. Según dichas interpretaciones. 6) En tanto programa fundacional de una ciencia social positiva. al quedar encuadradas en parámetros de naturaleza observable. lo social debe ser tratado como “cosa” (Durkheim. 69). ha sido escasamente probado. y teniendo en el horizonte el modelo exitoso de la biología de la época (con la obra de Claude Bernard a la cabeza). exterior. que. Las definiciones de los hechos.6 sociológico dirigido a sumar voluntades en torno a un campo teórico aún por construir. 1975:74). propiedades o atributos codificables. Según la fórmula más radical de este objetivismo social. 1999:16-18). . han de ser consideradas como objetos.

pues no es otro que asegurar a todos los estudiosos de las ciencias sociales la información bibliográfica disponible sobre sus especialidades… Pero tras estos objetivos había otros más ambiciosos. evaluarlos. Una insistencia similar se presenta en lo tocante a la distinción defendida por Durkheim entre lo social y lo individual. particularmente de la filosofía y la psicología. como se deja ver en la estructura temática de L´Année Sociologique. que se expresa en su insistencia en verla como una ciencia con capacidad abarcadora y a la cabeza de las ciencias sociales. 3 . No obstante.7 7) En el afán de Durkheim por establecer criterios de demarcación disciplinar para la sociología. Si bien en la base de esta actitud hay razones de contexto (tomando en cuenta las condiciones de la universidad francesa ya descritas). se quería asignar una exacta ubicación a los distintos trabajos. se convierte dentro del discurso durkheimiano en una figura argumental rígida. en el marco de una sociología concebida como corpus de sociologías especiales (Ramos. que como criterio operativo presente en sus investigaciones – se convertirá en un lastre que dificultará la comprensión de sus principales postulados metodológicos y acarreará una multitud de críticas a su definición de hecho social. esta radical separación – esbozada más en calidad de principio abstracto. mismas que fueron objeto de múltiples críticas en la época de Durkheim y siguen siendo aún motivo de que su perspectiva sea etiquetada y muchas veces desechada en su conjunto. Durkheim enfatiza la especificidad de este campo y sus criterios de diferenciación. 3 “El objetivo del Année parece simple en principio. como positivista. hay sin embargo una obsesión por separar a ésta de otras disciplinas. aferrado a esta empresa. filtrar sociológicamente los trabajos que se publicaran en todos los campos de la ciencia social. es decir. deja de lado toda consideración sobre la complementariedad y convergencia de los enfoques disciplinarios. En este esfuerzo por consolidar a la sociología como ciencia hay una suerte de imperialismo. En primer lugar. Tal separación. inicialmente de orden analítico. 1999:21). publicación periódica que comenzará a aparecer en 1898. 8) En su lucha por ganar legitimidad disciplinar para la sociología. En segundo lugar. que redunda en expresiones desafortunadas. determinar sus aportaciones (y) criticar sus deficiencias metodológicas a la luz del nuevo código sociológico. como instrumento adicional impulsado por Durkheim y su grupo para posicionar a la sociología en el ámbito académico francés e internacional.

por su radicalidad (distinción tajante entre lo social y lo individual. Tarot (1999:73-74) por ejemplo. Esta serie de representaciones suelen resurgir de tiempo en tiempo. defensor de un realismo social extremo. se han realizado en los últimos años interesantes ejercicios de re-interpretación. frente a una realidad social que les antecede. de preocupante orientación positivista. ha establecido con contundente claridad el equívoco de la dura crítica realizada a la tesis durkheimiana de tratar a los hechos “como cosas”. en tanto ésta parece suponer un reduccionismo de la 4 Para una visión panorámica de estas críticas. 312-314. afirmación de lo social como realidad externa e independiente de los sujetos). autor de FVR.8 Junto a las críticas contra este interés “integrador” de la sociología durkheimiana. 1984:9-16. . Lukes. Es sobre todo a partir de este tipo de caracterización. autor de RMS) y un estilo mucho más comprehensivo-hermenéutico. En este sentido. que suele señalarse una suerte de contraposición entre un estilo objetivo-positivista de hacer sociología (supuestamente derivado del Durkheim. de manera reiterada. 4 Estas ideas. en tanto las referencias a la externalidad e independencia de lo social frente a lo individual remiten. meros soportes de determinaciones. En descargo a esta caracterización objetivo-positivista adjudicada a RMS. se manifiestan una serie de figuras desafortunadas y planteamientos que. hacen de RMS un texto problemático. han contribuido a consolidar la imagen dominante de un Durkheim-positivista. sumadas a la desafortunada fórmula referente a tratar a los hechos sociales “como cosas” (entendida como un reduccionismo por el que la realidad social sería rebajada a una dimensión objetual). procedente de la concepción social del Durkheim. excede y supera. cfr. se producen también airadas reacciones frente a las desafortunadas figuras con que se enuncia en RMS la naturaleza del hecho social. 9) Detrás de la claridad argumental que supuestamente rodearía el texto de RMS. 1988:69-102. como parte de la naturaleza polémica que rodea la recepción y transmisión de los argumentos y tesis de RMS. son hoy sobradamente conocidas las críticas realizadas a su definición de hecho social. a una suerte de realismo social. que elimina la creatividad de los actores y los presenta como autómatas. Gane.

se pasa a enumerar algunos de los indicadores posibles para su reconocimiento. La finalidad de este primer acercamiento se reduce a asentar que los hechos sociales son realidades objetivas. luego de lo cual. Los hechos no son cosas. Lo que la sentencia durkheimiana pretende remarcar más bien es que. puede corroborarse que la discusión central no refiere a la explicación de los hechos. En este sentido. 1988:37-40). 1988:8990). exterioridad.9 realidad social a la calidad de objeto. señala Tarot. ni entidades externas o independientes de los individuos que los crean. no realizar su caracterización ontológica. en el sentido de asumir a los hechos sociales como cosas exteriores e independientes de los individuos. de naturaleza epistemológica y no ontológica (Tarot. la respuesta se centró en señalar que. para Durkheim. Sin embargo. si se sigue rigurosamente la secuencia argumental de este primer capítulo. 10) La crítica hecha a Durkheim. Durkheim. las propiedades de obligatoriedad. De esta manera. concediendo a ésta la misma existencia y materialidad que se le reconoce al mundo natural (Durkheim. la sociología debe comenzar por reconocer su dimensión objetiva. ésta se reduce a las propiedades que sus indicadores refieren. tiene también parte de su origen en el equívoco título que nuestro autor acuñó al primer capítulo de RMS: “¿Qué es un hecho social?” Formulada en estos términos. 11) El primer capítulo de RMS tiene como objetivo señalar la importancia de instaurar criterios objetivos para la definición de los hechos sociales. Pero en lugar de derivar de ello la presencia de un equívoco sobre el sentido que debiera darse a esta interrogante inicial. pretenden fungir únicamente . la conclusión presente en muchas de las interpretaciones dominantes suele ser otra: ante la pregunta sobre la naturaleza de los hechos sociales. la pregunta parecería demandar como respuesta una explicación sobre la naturaleza de estos hechos. La pregunta queda pues. al enfrentar el estudio de lo social. sino a los indicadores para su identificación. con que se caracteriza a los hechos sociales. sin resolver. el sentido de la palabra “cosa” dentro de RMS posee una connotación estrictamente técnica. generalidad e independencia. como base necesaria para su identificación y estudio sistemático (Durkheim. intentaba trazar distinciones analíticas para el análisis de lo social. 1999:74).

Describir y explicar constituyen etapas muy distintas del proceso de investigación.10 como descriptores de su identificación. los más relevantes para su explicación (Vázquez. la respuesta que Durkheim ofrece aquí es justamente formal e indicativa: se dice que son modos de hacer. la investigación sociológica sería incapaz de ofrecer en sus inicios. 2002:20-22).” Durkheim. En este sentido. La definición ofrece una primera respuesta sobre lo que las cosas son. apenas se esboza en algunos pasajes relevantes de RMS. parecería esperarse aquí una respuesta que. sin indagar las causas involucradas en ello (Durkheim. ni a veces necesariamente. Los rasgos externos del hecho. destacados por el indicador. como el propio Durkheim señala en RMS. entre afirmar que los hechos sociales “pueden ser reconocidos por”. pues. 1988:97. lo que expresa es el aspecto exterior de las mismas. llevar a los indicadores más allá de la función de un descriptor. constituiría un error en la interpretación de lo que Durkheim pretendía decir. 1988:97). 6 5 . a ensayar la explicación sobre el sentido profundo de su modo de existencia. es algo que no se tematiza todavía en este primer capítulo y. refiere a una preocupación aún más básica: cómo identificar un hecho “Como la definición…está colocada al principio de la ciencia. Si nos atenemos a lo que en rigor demanda la pregunta-título de este capítulo. una distancia enorme y una implicación epistemológica distinta. Hay. pero al parecer. pensar o sentir colectivos que se reconocen por ser exteriores. En qué consista la naturaleza profunda de estos modos colectivos de actuación. por supuesto. signos exteriores útiles para reconocer a los hechos sociales. en realidad. se ligan a la naturaleza de las cosas. lo único que hace es proporcionar el primer punto de apoyo necesario para nuestras explicaciones. entre los procesos de definición y explicación. pero no son factor exclusivo. Pero esto no quiere decir que de una explicación de las cosas. “ahí donde se encuentren” (Durkheim. 1988:68). la única posibilidad de entender el sentido de esta pregunta reside en el hecho de distinguir. en su dimensión exterior o aparente. 6 La verdadera pregunta a la que se atiende y da respuesta en el primer capítulo de RMS. 1988:47). la pertinencia en la elección de estos indicadores. generales o independientes de los individuos que los realizan (Durkheim. como la inteligencia sólo puede llegar a ellas desde fuera. 5 Ante la pregunta sobre lo que los hechos sociales son. dentro de la investigación sociológica. no podría tener por objeto expresar la esencia de la realidad… Tiene como única función la de hacernos tomar contacto con las cosas y. obligatorios. Puede discutirse.

. como expresión interna de las determinaciones sociales y. centrada en poner como primera tarea la construcción de indicadores. dentro de la perspectiva durkheimiana. Pese a esta posibilidad de interpretación. se dirija a dilucidar la naturaleza profunda de lo social. pese a la defensa que el propio autor presentó. Vázquez. Parecería abierta así la posibilidad de entroncar. finalmente. más allá del signo externo. 7 12) En el propio texto de RMS se insiste en la prevención metodológica de que los rasgos externos representan signos materiales de una realidad externa que debe ser explicada. existe una tendencia dominante a encerrar la perspectiva durkheimiana dentro de un paradigma radicalmente positivista. coexiste una realidad de sentido? Nada parece indicar que el señalamiento de la primera dimensión cancele la posibilidad de estudio de la segunda. la naturaleza profunda de los hechos. con motivo de la segunda edición de RMS. su preocupación por describir el nivel objetivo básico de la realidad. con su interés por desarrollar su estudio comprehensivo. a la revelación del espíritu de disciplina. no está peleada con la posibilidad de que la explicación de los hechos sociales. al descubrimiento de la autoridad moral como fundamento simbólico del orden normativo. De hecho. del reconocimiento de la coacción como signo externo. Para inicios del siglo pasado. merced a su encuentro con los estudios antropológicos sobre religiones primitivas. Durkheim se desempeña ya 7 Para una discusión detallada de este punto. Cfr. 2002 y 2008:105-141. la presencia de importantes cambios en la perspectiva y posición de nuestro autor. junto con la realidad material de lo social. la búsqueda de esta naturaleza profunda llevará a Durkheim. Esto abre el camino para entender que a la visión aparentemente objetivista de RMS no se le debe endilgar la imposibilidad para ver. 13) Las tesis programáticas de RMS tienden a subrayar la dimensión objetiva de los hechos sociales. Situación que no logró modificarse sustancialmente. en el plano del contexto institucional. aún por construir. Es importante hacer notar que esta finalidad.11 social. en 1901. como punto de partida para iniciar su estudio ¿Significa esto que su realidad se agota en esta dimensión o hay posibilidad para pensar que. La aparición de esta nueva edición marca sin embargo.

Durkheim reduce su propia producción teórica para destinar gran parte de sus esfuerzos a la conformación de una escuela de pensamiento que trabaje en torno a la consolidación profesional y disciplinaria de la sociología. Otro ejemplo lo constituyen las observaciones a la segunda edición de RMS.12 como profesor consolidado en el ámbito de la universidad francesa. La continuidad de L´Année Sociologique. al grado de concentrar gran parte de su actividad académica. brinda una clara muestra de la idea de sociología que se pretende impulsar y su papel como disciplina integradora de otros campos de investigación social. bajo su entera dirección y supervisión minuciosa. en una perspectiva dominante. anuncia su regreso como pensador de gran altura a la teoría social. desplazando a otras posiciones y corrientes sociológicas en el contexto de la universidad francesa. desarrollados por esos años. articulada a L´Année Sociologique y al desarrollo de cursos. 2000). donde establece la cercanía de la sociología y la psicología social y habla de la primera como campo de estudio de las representaciones colectivas (Durkheim. en la Sociedad Francesa de Filosofía. 1988:43-46). Merced a este férreo esfuerzo. desde las que seguirá trabajando para configurar un equipo de trabajo y una escuela de pensamiento. publicaciones y eventos diversos. pero la posición de Durkheim en el ámbito institucional ha cambiado: muestra de ello es su posicionamiento en el debate suscitado en 1906. la escuela durkheimiana llegó a convertirse durante la primera década del siglo XX. así como la propia organización interna del equipo alrededor de tareas editoriales y docentes. desde 1898 hasta 1913. donde argumenta el vínculo indisociable de la filosofía con la sociología y recuerda su formación inicial filosófica. Esta labor académico-corporativa llegó a convertirse en pieza fundamental del proyecto profesional de Durkheim. De hecho. Los años previos a la aparición de FVR perfilan nuevas batallas y detractores. El encuentro con los trabajos antropológicos sobre religiones primitivas. constituye un descubrimiento que inyecta nuevas energías al espíritu creador de Durkheim. mediante los cuales busca consolidar su perspectiva sociológica. Luego de la publicación de El suicidio (1897). . ocupando posiciones directivas. con motivo de la presentación del trabajo “La determinación del hecho moral” (Durkheim.

expresa un momento clave en el desarrollo de la obra de Durkheim. Este entronque cobra mayor sentido en la medida que los estudios sobre religiones primitivas brindan al sociólogo elementos para replantear sus propias tesis sobre la integración de las sociedades modernas. lejos de existir una disparidad que llevaría a nuestro autor a pasar por una multiplicidad de temas inconexos (de la división del trabajo al suicido. 1998:221. En este sentido. 3. casi obsesiva. sino una mayor cercanía con los problemas de investigación propios de la antropología y sus presupuestos epistemológicos. es posible identificar la preocupación constante. del derecho a la educación. 2008:301-305) El análisis desarrollado en SU ofrece una nueva veta de interpretación sobre las relaciones entre individuo y sociedad. sino también la crisis general de las sociedades a las que pertenecen (Durkheim.13 Encuentro disciplinar y complementariedad son los términos y figuras de que hace uso el sociólogo en esta nueva etapa. Dentro del proyecto teórico de Durkheim puede identificarse una importante línea de continuidad en las preguntas que subyacen a su reflexión sobre las sociedades modernas. Relaciones con la antropología. en FVR (Vázquez. 307). desde una teoría de la integración. El incremento de suicidios expresa. FVR y Sistemas de clasificación aparecerán ahora como textos que reflejan. atada a problemas sociales cruciales. La publicación de El suicidio (SU) en 1897. Lo que está detrás de esta consideración es una evaluación de fondo sobre la capacidad de la sociedad para regular la conducta de los individuos e integrarlos a grupos que les ofrezcan soporte y significado a . Por un lado. de la familia a lo religioso). En este sentido. SU perfila una teoría de la integración que superará los resultados de DTS y abrirá camino para su futura elaboración. no sólo la creciente condición de individuos incapaces de soportar la vida moderna. su publicación expresa la llegada a puerto de una serie de importantes conclusiones con respecto al tema de la integración social. no sólo la lectura y el uso de materiales etnográficos. representa un modelo exitoso de teoría social empírica. Por otro. en torno a un mismo objeto que se piensa desde múltiples aristas: el tema de la integración social y el peso del componente moral en dicho proceso.

en tanto medios para combatir la anomia (formando en el individuo el espíritu de disciplina) y el egoísmo (a partir de fomentar la adhesión a grupos y el individualismo moral). el de la Regulación y la Integración y sus correspondientes males endémicos (anomia y egoísmo). pero a la vez. 8 La identificación del componente moral como factor de integración y su carencia como factor de anomia. en tanto marca la incorporación de una nueva dimensión analítica. plantea el marco problemático que conducirá a Durkheim hacia los temas claves de sus siguientes trabajos: la crisis de esta dimensión moral a la luz del desarrollo de la modernidad (que hace de la anomia una patología constitutiva del orden moderno) y finalmente. para arribar hacia una teoría de mayor profundidad sobre las sociedades modernas. como un medio moral que integra (Durkheim. Ramos. 1998:25-31). 8 La teoría de la cohesión social constituida a partir de SU opera a partir de un doble eje. 1998:269-271. 1998:30). como mecanismo paralelo de la cohesión social (Ramos. asumido como comunidad moral. En este último sentido. La sociedad aparece así como un poder que regula. . sobre la base de un marco de valores que brinden libertad y no sean asumidos sólo desde la tradición o la imposición (moral laica-autonomía). Sobre la base de esta teoría se clarifica y profundiza el papel de la moral. SU constituye un importante punto de inflexión con respecto a la trayectoria desarrollada por Durkheim hasta DTS. al descubrir la dimensión simbólica que se encuentra en la base de todas las religiones y de la vida de todo grupo social. pensada inicialmente en DTS como derivada de causas casi mecánicas (densidad/volumen. la necesidad de construir sustitutos racionales a la moral religiosa. así como la necesidad de construir nuevos referentes de integración a partir de valores que reconstruyan la unidad social. De ahí el peso de la perspectiva pedagógica subrayada por Durkheim en sus cursos sobre La educación moral. El esquema inicialmente aplicado para explicar la vida social (centrado en la coacción y la regulación) se extiende.14 su existencia. como factores que promueven cambios en la solidaridad social). El esquema explicativo de SU funge como parteaguas de una teoría evolutiva del desarrollo de la sociedad. a partir de un diagnóstico que concibe a la modernidad como sometida a una lógica constitutivamente egoísta y anómica (Durkheim. 1998:255). incorporando ahora la función de integración.

conviene situar el papel crucial de FVR en este proceso. de ofrecerle datos etnográficos para la reflexión o sugerir problemas a la luz de los cuales aplicar sus intuiciones teóricas. parece claro el papel estratégico que la antropología ofrecerá a Durkheim. las bases de una teoría sobre la autoridad moral. representa la culminación de una larga reflexión del autor sobre la naturaleza y dimensiones sociales del hecho religioso. . como medio para comprender aspectos claves de la integración en las sociedades modernas (Ramos. Durkheim se propone aquí estudiar la religión más primitiva de que se tiene conocimiento en ese momento. 1999-57-58). al profesor consolidado. Esta obra de 1912. Se trata de un acercamiento que confirma intuiciones básicas que rodean a nuestro autor. vuelve los ojos hacia los resultados de la antropología para descubrir en el estudio de la religión. 1982a:I-III). como sustento de la integración simbólica de los grupos sociales. esta evolución explica a su vez el proceso que va. del joven profesor que entrevé en el tema de la moral y la solidaridad social como una respuesta a la crisis de su época. en FVR se resalta la actualidad de la indagación propuesta: la finalidad última es comprender la función social de la religión en este tipo de sociedades. por esa vía. que en su búsqueda por dar cuenta de los problemas de integración social. como recurso metodológico para captar los elementos nucleares del hecho religioso y seguirlos en su evolución histórica (Durkheim. En el plano de las preguntas que guían el proyecto durkheimiano. considerada como clásica dentro de la teoría social. a construir una relación de mutua colaboración con la antropología.15 Son estos temas los que remitirán al encuentro de Durkheim con el estudio de la religión y. ¿Qué elementos deben resaltarse en este acercamiento al tema de la religión? En primer lugar. en el camino hacia la comprensión de la naturaleza simbólica de los hechos sociales y la pregunta por su sentido. ni principalmente. el totemismo. No se trata sólo. Lejos de proponerse como un estudio limitado a la reconstrucción histórica. A la luz del recorrido teórico descrito.

a fin de mantener vigentes en los miembros del grupo los principios de unidad social (Cfr. en tanto la sociedad constituye la fuente de toda autoridad (Durkheim. La religión constituye un fenómeno originario en tanto representa la base sobre la que se instituye una primera forma de distinción y creación de jerarquías en el mundo: la distinción sagrado/profano. la religión cubre históricamente la necesidad de atribuir un orden (lógico y moral) a la contingencia originaria del mundo. 1982a:33-34. 1992:966). en la que lo religioso es sólo asumido formalmente. mientras en DTS se considera la religión en un estrecho sentido confesional. vida corriente/ esfera sagrada eminente). en FVR la definición atiende a una amplia caracterización. Durkheim establece una relación de mutua correspondencia entre lo social y lo sagrado. por otro lado. Lo sagrado (realidad colectiva eminente) tiene un origen social. desde una definición inicial. 1982b:253). La trascendencia asignada a la sociedad (y con ella a los valores y prácticas que la expresan) es una atribución construida no en la soledad individual. en función de sus principales estructuras (Durkheim. matriz de todas las distinciones subsecuentes (Durkheim. referida a la construcción de lo social a partir de momentos de efervescencia. 9 Conforme a la perspectiva desarrollada en FVR. . en función de su naturaleza obligatoria. las condiciones y referencias básicas desde las que el grupo social se auto-representa. Lo sagrado no representa una realidad física. lo sagrado (merced al influjo de su autoridad y trascendencia) contribuye a la constitución de lo social. 1982a:42). en los que los ideales colectivos se actualizan periódicamente. De este modo. 209). sino desde la asociación. como “región central” de la conciencia común destinada a disminuir en peso e importancia (Durkheim. hasta un progresivo acercamiento a su carácter originario y sus funciones integradoras. según nuestro autor. Ramos. lo sagrado y lo profano (distinción que da lugar a la separación entre mundos permitidos/restringidos. Empero.16 El análisis durkheimiano de la religión avanza. 9 Durkheim introduce aquí una importante tesis. 2000:80). que tiene como base la noción de lo sagrado y como referente principal el tema de la regulación e integración sociales (Durkheim. sino una distinción que conforma dos esferas dicotómicas del mundo. Este orden atribuido expresa.

son reales en sus consecuencias. Dicha cohesión es además considerada ahora. tienen una función vivificante para el grupo. expresa sentimientos reales: el fiel no se engaña al sentir un poder que le trasciende. en tanto “sobreañadida” al mundo físico. más allá de sus forma y contenidos manifiestos. la idea es constructora de realidad.17 1982a:135). 1982a:214) El culto. Lo que está en la base es la sociedad. al reforzar la fe común. implícitamente refuerzan la representación del grupo. En la medida en que tales atribuciones no corresponden en forma automática a la naturaleza de las cosas. La religión no es sólo falsa conciencia. Las representaciones producidas por la religión no son una invención. constituye el telón de fondo desde el que religión y moral son asumidas en calidad de ámbitos constitutivos. Lo central del aporte antropológico reside. tanto de la condición social del individuo. 1982: XXIII). Si explícitamente buscan estrechar la relación del hombre con su dios. sino también – de manera privilegiada – en su vinculación con los valores e ideales colectivos (Ramos. pero al que contribuimos a crear. merced a la asociación. El rito tiene por efecto la recreación periódica de un ser moral del que dependemos (la sociedad). entonces. el doble vínculo entre sociología y antropología en la obra de Durkheim se produce alrededor de una intuición básica sobre la naturaleza de lo social y a la vez sobre el papel que la religión cobrará con respecto a la integración social. las relaciones que los hombres establecen en su interior. El rito no se limita a representar: crea y recrea la relación de parentesco del grupo. (Durkheim. es ella lo que se produce. La incorporación del tema de lo social como realidad simbólica. que se hacen inteligibles a la luz de su contrastación con los . no sólo desde su carácter normativo. en las posibilidades que abre para fundamentar preguntas de orden teórico. es ella quien se representa y. En este sentido profundo. Si esta serie de presunciones es plausible. tienen eficacia práctica. La religión expresa antes que nada la sociedad. Durkheim señala que estas representan una realidad sobreañadida a lo real. como de la producción general de la sociedad. El dios es la expresión transfigurada de la sociedad. Ese poder es la sociedad.

basada en el papel de la religión. se enrola en un ejercicio de construcción teórica que refleja una experiencia de colaboración disciplinaria entre sociología y antropología.18 datos procedentes de las sociedades tradicionales. se convierte en la vía para reflexionar sobre los medios posibles para reconstruir la integración moral de sociedades que han superado el orden tradicional. en su forma básica expresan los componentes fundamentales de la vida social. En particular. Por su parte. Se basa en la creencia de que la comparación con el pasado ilustra las tendencias del presente. como mecanismo simbólico por el que se produce comunidad de creencia y vida grupal. las formas elementales reflejan lo común a diferentes sociedades y. la sociología le ofrece un marco donde colocar sus preguntas sobre los mecanismos que hacen posible la integración social. El aporte de los casos ofrecidos por la antropología se liga a la presunción sociológica para construir. en germen. se halla el presupuesto de que lo social evoluciona por diferenciación. El interés de Durkheim por las sociedades “primitivas” no es pues. en esta relación de mutuo provecho. en modo alguno de orden arqueológico. sino eminentemente práctico. en tanto modelos o paradigmas de estructuras elementales. la religión aparece como fenómeno social básico que posee elementos constitutivos y explicativos de las formas diferenciadas de vida social actual. La investigación sobre el papel constitutivo de la religión. Durkheim se apropia de datos etnográfico relevantes y. pero requieren sustitutos de orden laico para restablecer sus lazos. En el fondo. en la medida en que las formas básicas de la vida social conservan. descubriéndole su naturaleza simbólica. en la medida en que la antropología ofrece a nuestro autor un modo nuevo de proceder al analizar los hechos. los elementos constitutivos de sus referentes diferenciados modernos. una teoría de la integración simbólica. en el caso de Durkheim. mediante las cuales es posible identificar formas básicas de integración social. . trabajando con materiales de segunda mano.

Lejos de registrarse una radical ruptura. como base para iniciar su estudio. No obstante. Durkheim tendió a subrayar criterios de demarcación disciplinaria para la sociología. En RMS Durkheim enfatiza la importancia de identificar la dimensión objetiva de lo social. centrado en reducir la comprensión de lo social a sus dimensiones directamente observables. Esta prescripción inicial no choca. con la posibilidad de avanzar en el estudio de su dimensión profunda. sino hasta . Durkheim goza entonces de amplio reconocimiento institucional y se halla enrolado en un proceso de producción creativa. ¿Representan modelos antagónicos de investigación o es posible reconciliar sus perspectivas? Para responder estas interrogantes. reflejan las tensiones propias del devenir de la obra en su contexto y. las interpretaciones dominantes sobre RMS han tendido a reforzar la imagen de un Durkheim positivista. en principio. su radical tendencia a separar la dimensión social de la individual y la perspectiva sociológica de los enfoques de la filosofía y la psicología.19 Consideraciones finales Las preguntas que han dado lugar a este trabajo. De ello se deriva. diferentes momentos en el desarrollo de ésta. por ejemplo. como del proceso evolutivo de su obra. dichas disonancias. remiten a dilucidar la relación existente entre sociología y antropología en el marco de la obra de Durkheim. El contexto en que se sitúa la publicación de FVR es muy distinto. más que a pensar en su complementariedad con otras perspectivas de análisis. Nuestra tesis sostiene que si bien existen diferencias significativas en los presupuestos epistemológicos subrayados en cada una de estas obras. convirtiendo. en un principio explicativo de la realidad social. donde no sólo resulta innecesaria. con base en la consideración de dos obras paradigmáticas para estos campos: RMS y FVR. pueden indicarse entre ambas obras importantes líneas de complementariedad. lo que en su origen fue asumido como un indicador. en última instancia. lejos de manifestar una oposición radical de perspectivas. Por razones atribuibles al contexto. hemos aludido a consideraciones tanto del contexto institucional de Durkheim.

de la comprensión del sentido. Esto se halla unido. En cambio. el hecho social puede reconocerse todavía mediante indicadores objetivos. de orden simbólico. que. cuando señala que los durkheimianos se acercaron progresivamente a la idea de que la definición de lo social debe sustentarse en la comprensión de su naturaleza simbólica: “Hace largo tiempo que Durkheim y nosotros enseñamos que no es posible hacer común y comunicar entre los hombres más que por símbolos. aún poseyendo un sustrato material. le conduce al estudio de la religión y. se convierten en realidades a las que se les “sobreañade” una segunda realidad. 1999:51. asumiendo a los hechos sociales como resultado y expresión de modos colectivos de entender al mundo. por otro lado al desarrollo de su perspectiva teórica que. por esa vía. Hay en esta última obra un olvido del purismo metodológico y una alta flexibilidad para pensar y hacer teoría. por signos comunes. 10 Sobre esta base. eminentemente relativos. evidente al revisar los resultados de la obra madura de Durkheim. Cursivas nuestras. sino en la naturaleza profunda de los hechos sociales. Citado por Tarot. Asentado en estos presupuestos. en el camino hacia una teoría de la integración social. 10 . exteriores a los estados mentales individuales… por grupos de signos tomados como realidades… Hace largo tiempo que pensamos que uno de los caracteres del hecho social es precisamente su aspecto simbólico. el eje de su reflexión. la promoción de un nuevo órganon metodológico para la teoría social. sino de la importancia (no sólo alegórica sino funcional) de estas prácticas y creencias para la integración de los grupos sociales. el lector puede hallar las bases para una teoría renovada sobre lo social. el peso no está puesto ya en los rasgos objetivos y mensurables de la realidad social. la instauración de demarcaciones disciplinarias tajantes. del papel no sólo representativo o escénico de las prácticas y ritos. fue explicitado en 1924 por Marcel Mauss (sobrino y discípulo de Durkheim). si no se introducen categorías explicativas que desentrañen su sentido. permanentes. pero una vez realizada esta labor dichos hechos permanecerán incomprensibles. simbólicos y ligados a la estructura social de los grupos que los producen. En esta obra. que parte del “redescubrimiento” del papel en la religión en la vida social. Como expresión de esta nueva etapa. En FVR no encontramos. FVR explora nuevas posibilidades explicativas sobre lo social. Este tránsito. mudos. a entablar relación con los trabajos antropológicos de la época.20 negativa. como en RMS. Durkheim parecería encontrarse a pocos pasos de una tradición teórica y metodológica que hace.

Madrid. . Centro de Investigaciones Sociológicas/ Siglo XXI de España. Madrid. Londres. Estudio histórico-crítico. On Durkheim´s Rules of Sociological Method. Durkheim. Durkheim. Vázquez Gutiérrez. “Estudio Preliminar” a E. Educación y sociología. Routledge. 41-62. Durkheim. Autoridad moral y autonomía. (2000). México. Barcelona. Una relectura del pensamiento sociológico de Émile Durkheim. Centro de Investigaciones Sociológicas. 59-86. Ramón (1982). Contribución al estudio de las representaciones colectivas. l´invention du symbolique. Año 17. 50. “La determinación del hecho moral. sept-dic. Lukes. Las reglas del método sociológico y otros escritos sobre filosofía de las Ciencias Sociales. No. tiempo. Émile Durkheim. Madrid. (1982b). Miño y Dávila Editores. “Anomia y fatalismo en la teoría durkheimiana de la regulación. Sociologie et sciences des religions. “Sobre algunas formas primitivas de clasificación. (2008). UIA-ITESO. Las formas elementales de la vida religiosa. El sistema totémico en Australia. Phillipe (1998). Mike (1988).” En Sociología y filosofía. Madrid. Siglo XXI.” Sociológica. Akal. Akal. En Clasificaciones primitivas y otros ensayos de antropología positiva.21 Referencias bibliográficas Besnard. París. Émile y Marcel Mauss (1996). Madrid. La Découverte. Akal. pp. Alianza. La división del trabajo social. Su vida y su obra.” En Revista Española de Investigaciones Sociológicas. pp. 17-54. Madrid. Barcelona. Península. Gane. Émile (1975). religión. México. (1988). Madrid. I-XXX. Camille (1999). UAM Azcapotzalco. Las formas elementales de la vida religiosa. pp. “Autoridad moral y sociedad en el pensamiento de Durkheim. 81. (1982a). ___________ (1999) La sociología de Émile Durkheim. Steven (1984). Juan Pablo (2002). Patología social. (1998). Buenos Aires. Ramos Torre. El suicidio. Akal. Madrid Tarot. Ariel. CIS. De Durkheim à Mauss. No. pp.