5. 5.1.

Consideraciones generales sobre la seguridad y la salud a bordo de los buques Orden y limpieza en el buque y salud e higiene del personal de a bordo

5.1.1. El orden y la limpieza son importantes para prevenir accidentes y situaciones potencialmente peligrosas para la salud; por eso, en la formación de cada uno de los miembros de la tripulación debería darse la prioridad debida a la inculcación de esos hábitos. 5.1.2. Pequeños desperfectos de la estructura, de los equipos o del mobiliario (por ejemplo, clavos y tornillos salientes, accesorios y asideros flojos, pisos desparejos y deteriorados, maderamen con bordes ásperos y astillados y puertas que se atascan) pueden causar cortaduras, contusiones, tropezones y caídas. Deberían repararse esos desperfectos tan pronto como se observen. 5.1.3. Todo derrame de hidrocarburos o de otra sustancia que pueda representar un riesgo debería limpiarse inmediatamente. 5.1.4. Debería quitarse el hielo, la nieve o el aguanieve que se acumule en las zonas de trabajo y en las zonas de paso sobre la cubierta. 5.1.5. Si los paneles, los revestimientos o el material de aislamiento que contienen asbesto se aflojan o se deterioran durante un viaje, sus bordes o superficies descubiertos deberían quedar protegidos hasta que puedan ser reparados; esa protección debería consistir en un revestimiento o capa protectora apropiada para impedir que las fibras de asbesto se desprendan y se dispersen en el aire. La manipulación de materiales que contengan asbesto debería realizarse únicamente con fines de mantenimiento indispensable, y ello sólo con sujeción a las normas nacionales o internacionales, según sea el caso. En general, debería evitarse la utilización de asbesto como material aislante. (Véase también el párrafo 17.5.5.) 5.1.6. El parpadeo de la luz puede indicar que en los alambres o en las instalaciones hay desperfectos capaces de causar sacudidas eléctricas o incendios. Las inspecciones y reparaciones del caso han de estar a cargo de personas competentes. Deberían cambiarse cuanto antes las bombillas defectuosas. 5.1.7. Los tableros de instrucciones, los avisos y los indicadores de funcionamiento deberían mantenerse limpios y legibles. 5.1.8. Los objetos pesados, sobre todo si están colocados por encima del nivel de la cubierta, deberían estibarse de manera segura para evitar que se muevan con el balanceo del buque. Del mismo modo, deberían estibarse o sujetarse de manera adecuada el mobiliario y los demás objetos que puedan caerse o moverse en mar picado. 5.1.9. Las puertas, abiertas o cerradas, deberían estar siempre bien afianzadas.
18

Consideraciones generales

5.1.10. Los rollos de cuerdas de fibras y cables metálicos de la cubierta deberían estar dispuestos de modo que no causen tropezones. 5.1.11. La gente de mar no debería colocarse por ninguna razón en el seno de las cuerdas o los cables que se encuentren sobre la cubierta; tampoco debería ponerse en las inmediaciones de cuerdas o cables tensados ni pasar por encima de ellos. 5.1.12. Durante las maniobras de amarre, las cuerdas y cables están frecuentemente bajo tensión; por eso, en la medida de lo posible, la gente de mar debería estar siempre en lugares donde no llegue el golpe de un latigazo eventual en caso de ruptura de un cabo. 5.1.13. La estiba y la distribución de los equipos o de las máquinas de cubierta deberían planificarse y organizarse correctamente a fin de que cada pieza esté en el lugar que le corresponde. 5.1.14. Cuando se eleve una carga, la gente de mar debería mantenerse siempre alejada de ella, jamás circular en sus aledaños ni pasar por debajo de ella al estar izada o suspendida. 5.1.15. Los desechos constituyen un riesgo de incendio y pueden causar resbalones, caídas o dar lugar a peligros de otro tipo. Deberían eliminarse con arreglo a lo dispuesto por la legislación apropiada del MARPOL1. 5.1.16. Las tareas deberían llevarse a cabo teniendo en cuenta los riesgos posibles que entrañan para terceras personas; por ejemplo, al lavar con manguera la cubierta, el agua puede entrar en otros sitios y causar resbalones y caídas. 5.1.17. Los aerosoles que contengan productos volátiles e inflamables no deberían ser utilizados ni colocados nunca cerca de una llama o de otra fuente de calor, incluso cuando estén vacíos. 5.1.18. 1) Deberían aplicarse a la gente de mar las vacunas, los refuerzos de vacunas y las demás inoculaciones preventivas convenientes. 2) Las cortaduras superficiales inmediatamente. y las raspaduras deberían ser tratadas

3) Deberían tomarse precauciones para evitar picaduras de insectos. En particular, deberían tomarse precauciones antipalúdicas antes, durante y después de las visitas a los puertos afectos de paludismo. 5.1.19. En todo momento debería manterse un alto grado de limpieza e higiene personal. Debería haber lavabos en los retretes. Asimismo, la gente de mar debería lavarse bien las manos después de utilizar pinturas o tras la posible exposición a sustancias tóxicas.

Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques (MARPOL), 1973, en su forma modificada por el correspondiente Protocolo de 1978, anexos I y V, y las resoluciones al respecto. 19

1

Prevención de accidentes a bordo de los buques

5.1.20. El trabajo en ambientes muy húmedos y calientes puede causar agotamiento o lipotimia (desmayos). Deberían tomarse las precauciones del caso, entre ellas, la ingestión de agua potable en cantidades suficientes y de sal adicional. 5.1.21. La gente de mar debería protegerse del sol en las zonas tropicales; debería informársele de que los baños de sol prolongados, incluso cuando la piel está protegida, pueden ser dañinos. 5.1.22. Debería informarse a la gente de mar de los peligros que encierra el consumo de tabaco.

5.2.

Utilización de sustancias químicas1

5.2.1. Los productos tóxicos y otras sustancias peligrosas deberían utilizarse y almacenarse de tal modo que se evite todo riesgo para la seguridad, la salud y el bienestar de los usuarios y las demás personas. 5.2.2. Cuando pueda obtenerse una ficha de datos acerca del producto, debería conservársela a bordo del buque y ponérsela a disposición de todos los usuarios; esa ficha debería contener informaciones suficientes para poder determinar el grado de peligro que presentan los productos y las sustancias. 5.2.3. En la medida de lo posible, toda sustancia o producto debería conservarse en su envase original o en un envase debidamente etiquetado que no pueda dar lugar a confusión. Las sustancias y productos deberían almacenarse en un cuarto cerrado con llave y bien ventilado. 5.2.4. Los productos químicos deberían manipularse siempre con sumo cuidado, los usuarios deberían llevar ropa protectora y las instrucciones del fabricante deberían aplicarse al pie de la letra. Debería velarse en particular por la protección de los ojos. 5.2.5. Algunos productos de limpieza, tales como la soda cáustica y los blanqueadores, son sustancias químicas que pueden quemar la piel. No se debería utilizar nunca un producto químico procedente de un recipiente sin etiqueta. 5.2.6. La exposición a determinadas sustancias como los aceites minerales, los productos y disolventes naturales, con inclusión de los detergentes y los productos de limpieza domésticos, puede causar dermatitis. Deberían utilizarse guantes especiales cuando se usan esas sustancias, y el armador debería proporcionar a los usuarios cremas obstaculizadoras que pueden contribuir a la protección de la piel. 5.2.7. En casos de accidentes en que intervengan productos químicos, debería consultarse la Guía de primeros auxilios, publicada conjuntamente por la OMI, la OMS y la OIT.

Puede consultarse el manual de la OIT titulado Safety and health in the use of chemicals, de A.B. Che Man y D. Gold (Ginebra, OIT, 1992), u otra obra similar. 20

1