1

Universidad Adolfo Ibáñez Magíster en Humanidades Curso: La novela Postromántica Prof. Antonia Viu. Tema: Lectura de Memorias del Subsuelo como crítica al proyecto de la razón moderna. Fecha: 19 de julio de 2007. Alumno: Felipe Garrido.

I

El presente ensayo trata de dar cuenta de la relación y el objetivo de la novela corta Memorias del subsuelo con el pensamiento intelectual de la época en que Dostoievski escribió el libro: la modernidad ilustrada. Se tratará de dar cuenta acerca de los principales argumentos con los cuales el texto critica a la razón y la modernidad en diferentes ámbitos socio-culturales. Esta intención nace compartiendo la idea de que ningún texto puede estar exento de la historia que lo rodea o, de otra forma, que todo texto es representación del espacio y tiempo en el cual se escribe. Desde ahí se suscribe también, entonces, a la idea de que es imposible un realismo puro, donde el escritor pueda escribir desde una exterioridad radical a la temática que escribe. Las artes y la literatura responden a todos los cambios antropológicos de la historia del hombre y, aun más, es menester suyo: La literatura está impregnada de socialidad. Sus materiales provienen esencialmente de la sociedad, de la historia de la sociedad. Es inconcebible escribir el menor texto sin que, en cierto modo, la historia no pase a ese texto, y,

puede ser leída teniendo en cuenta que la modernidad en la cual vive el hombre del subsuelo es una modernidad que no representa el discurso original de la ilustración. Dostoievski nos deja sentir una atmósfera cargada de pesimismo e ironía. . y en la relación entre trabajo. al mismo tiempo. la historia de la humanidad comienza un camino que hasta hoy no es posible decidir si somos aun participes de ese humanismo o estamos comenzando. Pero. por tanto. 210). con sus divisiones. postmodernidad. A partir desde el primer momento. Hay fenómenos de resonancia. sociedad y poder en la segunda parte. y en la cual comienza a destruir los –para ese entonces– mitos de la racionalidad ilustrada. p. poniendo especial énfasis en la ciencia. (Barthes. por lo menos hasta el siglo XIX. la historia siempre está ahí. En este sentido. Pero siempre existe esa mediación de la forma. en la primera parte del libro. o de pleno viviendo. no sin equívocos. no hay mucha discrepancia en que el fin de la Edad Media y el inicio de la era moderna tiene un nombre: Descartes. que es su parecer frente a la realidad social de la Rusia del siglo XIX. II No existe un consenso claro referente a una fecha exacta del inicio de la era moderna. Es imposible. de modificación de recorridos. se presenta como la génesis de una nueva época en la historia universal. que hace que la obra literaria no sea nunca un puro y simple reflejo de la realidad. Memorias del subsuelo.2 por supuesto la sociedad. con el Renacimiento. Sin embargo. una etapa a la que se le ha llamado. sus conflictos y sus problemas. A partir del giro radical iniciado por las Meditationes de prima philosophia en cuanto a la separación radical de la fe y razón y el consecuente valor preferencial de ella y la subjetividad. Estos procesos históricos. Es muy dificil analizar una obra literaria en términos puros de reflejo. eran el fiel reflejo de los cambios intelectuales producidos a partir de la filosofía y las ciencias. generalmente el siglo XV.

7) A partir de ello. La defensa del sujeto. El influjo de la razón está ya instalada en Rusia. la democracia. pero cuyo carácter humanista se defiende hasta hoy. Bajo ese clima aun de efervescencia. excluyendo así a todas las filosofías y religiones cuyos fundamentos últimos estuvieran en una dimensión trascendental: La filosofía moderna sucede y en gran parte se opone a la medieval.3 Durante los siglos XVII al XIX. la razón siguió un curso quizás nos menos dogmático que el de la religión en el medioevo. con fuertes tintes ideológicos. todos aquellos elementos heredados especialmente de la revolución francesa son los que componen e identifican a las sociedad modernas. El pensamiento filosófico de la Edad Media se hallaba supeditado a una concepción religiosa que dominaba imperiosamente todas las formas de la vida humana. a las cuales Dostoievski critica con dureza en la obra analizada. sino también las consecuencias de la nueva configuración del trabajo. la igualdad. Por siglos la confianza en la razón fue casi ciega. se sucedieron grandes sistemas filosóficos cuyo denominador común fue la razón como único medio mediante el cual se podía lograr el desarrollo humano. es que escribe Dostoievski en pleno siglo XIX. . […] El primer rasgo de la filosofía moderna es su pugna por lograr autonomía del pensamiento frente a los dictados del dogma teológico y su esfuerzo por elaborar paulatinamente una nueva interpretación del mundo y de la vida […] (Romero. hasta que los acontecimientos históricos de finales del siglo XIX y principios y mediados del siglo XX terminaron con este sueño a priori de la razón y comenzó una extensa crítica. y comienza también ese país no solo a sentir la fuerza de la revolución industrial. p. pero al mismo tiempo ya bajo una pequeña sospecha.

Así. pues la superstición es justamente un especie de fetichismo. Los críticos de la modernidad y los llamados postmodernos comparten la idea de que una de las características de la modernidad es su contradicción interna: . p. pero respeta a los médicos. No sigo un tratamiento de cura ni nunca lo he seguido. cuarenta y tres años después del nacimiento del autor. al menos. una creencia fuera de la ciencia. Un hombre carente de atractivo. Y esta obra parece demostrarlo con creces. sino que por la contradicción interna del personaje que refleja ese constante devenir de la modernidad. cree padecer del hígado. lo suficiente como para respetar a los médicos […] (Dostoievski. Creo que padezco del hígado. Soy por añadidura. Pero ese sentir no es solamente un estado de ánimo que quisiera compartir. a lo menos. 11) Se considera un hombre enfermo pero malvado a la vez… ¿Puede realmente un hombre enfermo ser un malvado?. Es decir.4 III La novela breve Memorias del subsuelo aparece en 1864. lo que siente a sus cuarenta años. a pesar de que respeto a la medicina y a los médicos. el primer párrafo ofrece una serie de juegos de opuestos: Soy un hombre enfermo… Un hombre malvado. Pero. sino que es una reflexión acerca de cómo llegó a él. Ya desde el primer párrafo el narrador asume con total naturalidad una animosidad que no solo estremece por su fatalidad. asumiendo que es lo suficientemente supersticioso como para respetar a los médicos. podemos suponer sin grandes equivocaciones que Dostoievski tuvo. no sigue tratamiento alguno. extremadamente supersticioso. por lo demás. tres decenios de conocimiento de la sociedad y el pensamiento reinante. lo que es quizás la contradicción más explícita del párrafo citado. sin tiempo ni espacio claro. El narrador homodiegético y testigo del relato nos narra. pero en realidad ni siquiera sabe cuál es el lugar físico de su dolor. no entiendo una higa de mi enfermedad ni sé con certeza qué me duele.

sabe que aquella angustia e ignorancia conciente de su propio estado es consecuencia de la emancipación de esa racionalidad. 15) Es inevitable aquí la crítica directa y manifiesta a la razón Ilustrada. todo lo que sabemos. p. amenaza con destruir todo lo que tenemos. la unidad de la desunión: nos arroja a todos a una vorágine de perpetua desintegración y renovación. crecimiento. Para el manejo terrenal hubiera resultado más que suficiente una conciencia humana ordinaria. poder. sino que contagia virulentamente a todo el pensamiento. Les dice a aquellos otros que también viven de esta mentalidad: Les juro.5 Ser modernos es encontrarnos en un entorno que nos promete aventuras. es decir. moderna. al mismo tiempo. al mismo tiempo. 1) El personaje comienza siendo de una contradicción interna manifiesta. no hay contradicción alguna. p. a las consecuencias que trae esta misma razón para con la voluntad. forma su discurso crítico frente a esta razón que ha llevado a convertirlo en ese mar de contradicciones pero que. las consecuencias de aquella modernidad. La aparición simbólica de un muro que representa el poder y la inmovilidad aparentemente absoluta de esta razón y su pretensión de leyes universales y necesarias. todo lo que somos (…) Pero es una unidad paradójica. como dando cuenta que él vive en esa contradicción. que comprender demasiado es una enfermedad. es la enfermedad que no solo lo contagio a él de una peor. Él ahora les jura que la razón ilustrada. (Berman. para el narrador. de ambigüedad y angustia. a partir de esa misma contradicción interna. Posteriormente el narrador. a todas las sociedades. El narrador se pregunta porqué él ha de obedecer a esas leyes: . Quizás en quien más recaería esta crítica es en el famoso adagio kantiano Sapere Aude! Y es que aquí. señores. transformación de nosotros y el mundo y que. representa el paso de las consecuencias que tienen estas leyes en su estado de ánimo. de lucha y contradicción. alegría. que siente íntimamente. la mitad o la cuarta parte menos de la ración que le ha tocado en suerte al hombre ilustrado de nuestro desgraciado siglo XIX […] (Dostoievski. quizás físicamente.

por otra. la Crítica de la Razón Pura. a saber. Estas ideas del hombre del subsuelo. Está intentando salvaguardar el principio del libre albedrío frente a las fatales consecuencias que llevaría la inercia individual –que finalmente se convertiría en una inercia social– que traería el establecimiento acrítico de la razón moderna. donde en el Prólogo a la primera edición manifiesta el porqué de la necesidad de escribir tal libro: […] es. Pero este hombre subterráneo llama a la propia voluntad a no dejarse engañar. las causas primeras de la realidad se han confundido con las secundarias e inmediatas. En este sentido. por la razón que sea esas leyes y el dos por dos son cuatro no me gustan nada? (Dostoievski. están en total contradicción con lo que. A. válido para todo hombre. XII) El narrador está interesado en salvar a la voluntad de este determinismo racionalista. no con afirmaciones de autoridad. El hombre del subsuelo se pregunta: . 24-25) La voluntad es ahora la que se encuentra encerrada frente a este muro. entonces. por ejemplo. la del autoconocimiento y.6 ¡Pero Dios mío! ¿Porqué me deben importar las leyes de la naturaleza y la aritmética cuando a mi. p. Para él. Y estas causas son producidas por la facultad de la razón o facultad de razonar. sino con las leyes eternas e invariables que la razón posee. el argumento se acerca bastante –siempre predecediéndolo– a la crítica de Nietzsche a la modernidad. para que instituya un tribunal que garantice sus pretensiones legítimas y que sea capaz de terminar con todas las arrogancias infundadas. que son las de la ciencia. si bien guardando ciertas diferencias fundamentales. un llamamiento a la razón para que de nuevo emprenda la más dificil de todas sus tareas. por una parte. KrV. a esta razón que ha comenzado a delimitar el campo de la conciencia para poder fundamentar y encontrar finalmente un modo universal de conocimiento. trata de hacer Kant escribiendo uno de los libros fundamentales de la razón Ilustrada. (Kant.

da una definición de hombre que pareciera reivindicarlo o. dar cuenta de que aun está en la posibilidad de retroceder y crear un nuevo camino: . p. ser injustos. por la voluntad y preguntarse por la actual posibilidad de libertad humana en un intento por salvar al hombre de la vorágine de la razón moderna. aquello que no podéis menos de ser? (Nietzsche. sino que nunca puedan ajustarse a clasificación alguna? Porque ustedes. por lo que sé. señores. 36) En esta misma dirección escribe Nietzsche en contra de la concepción racionalista de la naturaleza: ¿Por ventura. luego de pasar por su estado de ánimo. (Dostoievski. p. 26-27) El hombre del subsuelo sabe exactamente a quien culpar. limitados. con la naturaleza humana individual. ¿cómo podréis no hacerlo? ¿Porqué mandar a aquello que sois. por lo menos.7 ¿Están perfectamente definidos los intereses humanos? ¿No pueden existir intereses que no sólo no se ajusten. es decir. preferir. se presupone que no se comparte el concepto de naturaleza humana del racionalismo moderno para luego identificar a la naturaleza con la tendencia propia. Hacia al final del la primera parte. concluyendo que ir a favor o en contra de la naturaleza es propiamente la naturaleza humana. En el caso del argumento nietzscheano. han confeccionado su catálogo de intereses humanos extrayendo la media aritmética de cifras estadísticas y de fórmulas económicas y científicas. vivir no significa querer ser algo diverso de aquello que es una naturaleza de la misma especie? ¿No significa estimar. se pregunta por la posibilidad última de la naturaleza. Se le está obligando a actuar dentro de ciertas leyes que son impuestas por las ciencias modernas y se pregunta si acaso es posible actuar de otra manera. diferentes? Y si suponemos que vuestra máxima <<vivir según la Naturaleza>> significa en el fondo <<vivir según la vida>>.

una historia que ha sido . esta posibilidad repentinamente positiva del hombre es luego contra argumentada por la capacidad que tiene el mismo hombre de destruir e infundir el caos en la historia. Sin embargo. Todo aquello contra lo cual el hombre debe estar en guardia. p. propicia esta destrucción. a abrirse camino de manera eterna e incesante en la dirección que sea. su misma estructura interna. sino que es el mismo hombre quien puede elegir. ya que está apoyada en la historia del hombre. El hombre del subsuelo sospecha y descubre que en ese edificio se esconde paradojalmente una gran verdad: porque es de cristal. eso es. La propia conciencia humana puede elegir hacer el mal o elegir el dolor sin que sea una consecuencia de esta idea. justamente esa anemia estructural es lo que hace que sea indestructible. aparece el simbolismo del Palacio de Cristal: También para Dostoievski y su antihéroe el Palacio de Cristal representa la modernidad. su debilidad teórica.8 Estoy de acuerdo en que el hombre es un animal fundamentalmente creativo. Su estructura solo fue posible gracias a los avances de la ciencia. determinado a perseguir conscientemente sus objetivos y a ocuparse del arte de la ingeniería. podríamos decir. p. pero aquí simboliza todo lo que hay de siniestro y amenazador en la vida moderna. Para el hombre del subsuelo es finalmente la misma razón que. Esto no significa que la razón moderna presente esta posibilidad. es indestructible. Es decir. recuperando así el sentido de la elección y la libertad. Pero a este Palacio no hay que confundirlo. una estructura que fue diseñada especialmente para la Gran Exposición de 1850. (Dostoievski. 53) Para el hombre del subsuelo existe una condena que lo obligaría justamente a tener la posibilidad de desviarse del camino impuesto. Frente a este factum historicista. 266) El Palacio de Cristal viene a significar –casi metafísicamente– la estructura misma de la razón moderna. y que albergó en su momento a todo lo que en esos años significaba la emancipación de la racionalidad. (Berman. engañando a través de la idea de un progreso continuo.

donde la razón se impone mediante una estructura cuya finalidad es mostrarse ella misma a la sociedad: una especie de invitada de honor de la más alta elite social. no sirve más que para disuadir a la realidad misma. negrillas del original) Y más adelante: Este espacio de disuasión. que la misma razón que se cree necesaria universalmente bajo los parámetros de la modernidad. es un modelo de disuasión […] (Baudrillard. el espacio de todas las relaciones sociales. más allá del propio tiempo. una estructura que no tiene origen en lo real. más que cualquier otra cosa. (Baudrillard. y decir que también la razón tiene ´´su tejado de vidrio``. de transparencia. de polivalencia. Si se omite al mueso y se piensa en el Palacio de Cristal. sino en algo más allá de lo real. Quizás podríamos realizar un símil. Una puesta en escena perfecta. Pero todo su aparataje. Este Palacio de Cristal es finalmente un simulacro. de consenso y de contacto. el diacronismo es devastador: […] la central es una matriz donde se elabora un modelo de seguridad absoluta. p. la propia conciencia. 85) Espacio de disuasión y contacto social. y sancionado por el chantaje a la seguridad. se comienza a percibir la estricta relación entre el poder y las jerarquías sociales. su transparencia. a los confines de la Europa. por lo menos no de la forma en que el discurso ilustrado proponía. que va generalizando a todo el campo social y que. p. es. ella misma sabe que su debilidad es justamente su génesis: los propios hombres. articulado sobre una ideología de visibilidad. 84. El Palacio de Cristal es análogo al simulacro del Beauborg pregonado por Baudrillard. hoy por hoy. toda su estructura e incluso su “visibilidad”. Un encuentro entre la razón y su poderío con la clase más jerárquica de una sociedad. Cuando más se .9 llevada a cabo con esa misma racionalidad y que está llena de errores y catástrofes. a los vestigios y sectores marginales del continente que comienza ya a sentir las consecuencias de un proyecto que no se está haciendo realidad. virtualmente. es decir. Producto del monopolio de la razón en manos del Estado moderno.

El hombre del subsuelo tiene una relación directa con el poder o. y a mostrar un lujo producto del lugar que ocupa cada uno en las esferas del poder. esta mosca es un intelectual. y sin darme cuenta le había bloqueado el camino por donde quería pasar. el hombre del subsuelo se remite a pertenecer a esa modernidad. e incluso con Liza. pero de ningún modo que me hubiese levantado como una pluma sin tan siquiera mirarme a los ojos. sin decir una palabra –sin advertirme ni darme ningún tipo de explicación– me cogió por debajo de los hombros. lo vuelve a excomulgar de la esfera social. la representación del poder comienza a salir a la calle. el hombre del subsuelo busca identificación y aceptación. esa inteligencia. se encuentra con este hombre del ejercito quien. convierte al hombre del subsuelo en una mosca. 77). podría quizás defenderse. lleno de carga simbólica. p. Sin embargo. en un restaurante. El oficial. La ironía está presente en cada una de las veces que lo pronuncia. luego continuó su camino sin prestarme más atención. Para salir de algún embrollo y entrar a otro. el protagonista entra en el bar con la intención de pelearse con quien se le pase por delante y ser tirado hacia fuera por la ventana. la prostituta a la cual visita. me levantó del suelo y me cambio de lugar. este hombre se sabe a si mismo más inteligente que todos. lo levanta como si fuera un adorno para poder salir del lugar. la racionalidad expresada en ese gesto como el monopolio de la fuerza. Mas el poder simplemente lo desconoce. Sin embargo. que tiene participación en algo. El hombre del subsuelo despierta de su letargo pesimista con una escena que representa fielmente la relación entre el sujeto de la calle y el poder: Yo estaba de pie. La racionalidad convertida en poder. No importaba que lo golpease (lo golpeaba el poder).10 hablaba del poder y el estado democrático en función del pueblo. Este hombre quejumbroso se jacta repetidamente de ser un hombre “culto e instruido”. Buscando la aceptación en un bar. (Dostoievski. sin siquiera mirarlo. si se quiere. lo vuelve a convertir en nadie. a participar de fiestas y restaurantes. podría sentirse como un hombre que actúa. En aquellos momentos le hubiera perdonado la paliza que hubiese tenido a bien propinarme. Sin embargo. de amor-odio. En un acto de redención. En la escena antes citada. junto al billar. esa afección culta se .

como un lugar del cual se puede mirar desde el subsuelo a la calle no por la alcantarilla. Dostoievski nos presenta un San Petersburgo sumido en la nueva burguesía que comienza a apoderarse de todas las esferas del poder y la socialité. sino bajo ella. aquel que ni siquiera está en la calle. con ella. El hombre del subsuelo. IV El hombre del subsuelo no haya una respuesta. ironizando y desmintiendo suposiciones. La razón misma ha terminado por minar la actitud del hombre ilustrado. en la filosofía. el relato juega con las respuestas anticipadas. Así lo expresa en forma visceral en un diálogo con Liza: . ya no hay conocer por conocer. no tiene más remedio que aguantar toda la presión de esa calle que lo desconoce. Ahora lo que comienza a imperar es el poder amparado en las relaciones sociales y la jerarquía económica. la libertad de cada conciencia. sino desde un mundo inventado por él mismo. deviene como una incesante parodia al proyecto de la razón moderna. en la segunda parte del texto Dostoievski habla de la literatura como un escape. de su propia conciencia pero. especialmente en la primera parte.11 despliega en atmósferas donde la misma razón se ha encargado de neutralizar. solo trata de sospechar y hacer solicitar los cimientos de la razón moderna. Ya no hay despliegue de inteligencia. Y el almuerzo en el Hotel de París lo demuestra explícitamente. Las comillas usadas por Dostoievski la gran mayoría de las veces que pronuncia esas dos palabras son un gesto revelador. a sus cuarenta años. al mismo tiempo. Teniendo al lector entre sus manos. de seres cultos. la ciencia y el poder. Es un hombre anegado por el terror de su propia historia. puede y debe dedicar sus últimos respiros a gritar en contra de una racionalidad que está poco a poco aniquilando la teleología del hombre y. Se forma así un escepticismo generalizado en todas las ideologías. Memorias del subsuelo. Sin embargo.

12 . Barcelona: Kairós.Berman.dijo ella. Aquella observación me produjo una punzada dolorosa. - Barthes. Madrid: Losada. 148) Al final de la novela se observa al hombre del subsuelo más confundido. 1994. . lo que le permite exiliarse de una realidad a la cual sabe ya no pertenece. de repente. Memorias del Subsuelo. ya no le queda nada. Todo lo sólido se desvanece en el aire. 2003. La escritura es. Crítica de la Razón Pura. nuevamente. Jean. de la mentira a la verdad. “Prefacio-conversación a Littérature occidentale”. Historia de la filosofía moderna. de la seriedad a la ironía. Buenos Aires: Paidós.Pues que usted… habla como si leyera un libro. Immanuel. y en su voz sonó otra vez. un cierto tono burlón. Citas bibliográficas . En Variaciones sobre la Literatura.Baudrillard. Francisco. (Citada según la nomenclatura académica internacional) . Friedrich. Marschall. Buenos Aires: El Ateneo. p. . Su realidad solo era soportable por aquellas historias y pensamientos que le hacían decir de él mismo que era ´´inteligente y culto”. 2004. . Le duele que lo llamen un texto abierto porque lo han descubierto. 1998 .Kant. No me lo esperaba.Dostoievski. Fiador. 2004. Santiago de Chile: Fondo de Cultura Económica.Romero. (Dostoievski. . esta última realidad que le hacía soportable el mundo moderno. Descubierto este último mundo. 2001. Roland. Buenos Aires: Siglo XXI. Cultura y Simulacro. Más allá del bien y del mal.Nietzsche. Pasa rápidamente de un estado anímico al otro.