Embriología I. Tema II.

Material complementario embrionarios” de “Desarrollo de la placenta y anexos

Con este material damos continuidad al tema # 2 “Desarrollo del Embrión y su Placenta”. El término de barrera placentaria es utilizado en muchos libros de textos en lugar de membrana placentaria, sin embargo en la actualidad, este término de barrera placentaria ha sido abolido, producto de que no se trata de una estructura que impide el intercambio, todo lo contrario, es una estructura que se modifica para favorecer el intercambio a lo largo de la gestación. El desarrollo placentario comienza en una etapa muy incipiente de la vida prenatal humana. En el 8vo día del desarrollo cuando el blastocisto contacta con la mucosa endometrial, se inician una serie de cambios que abarcan al embrioblasto, el trofoblasto y el endometrio, estos cambios son determinantes en el desarrollo de la placenta y las membranas fetales, la primera (la placenta) es consecuencia del desarrollo de la decidua y el corion y las segundas (las membranas fetales) son producto del desarrollo trofoblastico y de las cavidades desarrolladas durante la segunda semana del desarrollo. Decidua. Para estudiar el desarrollo de la membrana placentaria comencemos analizando entonces el concepto de Decidua. Recordemos que durante la 2da y 3ra semana del desarrollo se desarrollan las vellosidades 1rias, 2rias y 3rias; y en la medida en que se desarrollan estas vellosidades, el endometrio asociado a las mismas han completado una serie de transformaciones que se han iniciado por el lugar donde contacta el blastocisto con la mucosa uterina y que progresivamente se extienden estos cambios al resto del endometrio. Estos cambios hacen no sólo que el endometrio cambie su aspecto morfológico sino que lo prepara para uno de los eventos más importantes de los ocurridos durante la segunda semana del desarrollo, la implantación, el proceso de cambio del endometrio se le denomina como reacción decidual y ahora la mucosa uterina adquiere características distintivas y suele llamarse a partir de este momento como decidua. Es decir utilizamos el término de decidua para referirnos al endometrio en su totalidad, una vez que se hayan llevado a cabo las transformaciones en él. Por lo tanto la decidua, es la capa funcional del endometrio que se desprende durante el parto, es decir solo en una etapa de la vida está presente la decidua.

1

Más adelante analizaremos las diversas nomenclaturas que presenta la decidua de acuerdo a su relación tanto con el corión, como con la cavidad amniótica y la cavidad uterina. Corion. Existe una relación muy estrecha entre el desarrollo del corion y el de la decidua. Recordemos que durante la 2da semana producto de la actividad del citotrofoblasto se crea un tejido que se interpone entre la membrana de Heuser y el citotrofoblasto denominado mesodermo extraembrionario, en cuyo interior se desarrollaban espacios aislados que rápidamente se fusionaban y formaban una gran cavidad llamada celoma extraembrionario. El mesodermo extraembrionario quedaba dividido en dos capas, la capa somatopleural o mesodermo somático extraembrionario que se encuentra relacionada con el citotrofoblasto y una capa relacionada con el saco vitelino denominada capa esplacnopleural o mesodermo esplácnico extraembrionario. Como podemos apreciar el celoma extraembrionario queda tapizado por el mesodermo extraembrionario (hoja somatopleural), el citotrofoblasto y el sincitiotrofoblasto en una placa de tejido que se denomina como placa coriónica de aquí que al celoma extraembrionario se le denomine de forma indistinta como cavidad coriónica, por encontrarse tapizado por el corion. En el 2do mes del desarrollo existe un gran desarrollo vellositario que varía según la zona del corion de que se trate, así es posible distinguir dos áreas específicas del corion, una relacionada con el polo embrionario y que se denomina como corion frondoso porque en ella se distingue un desarrollo muy marcado de las vellosidades y un cambio progresivo hacia el polo yuxtapuesto que constituye el polo abembrionario donde no se aprecia gran desarrollo de las vellosidades, constituyendo esta porción del corion el denominado corion leve o calvo, el hecho de que en el polo abembrionario no se desarrollen las vellosidades como lo hacen en el corion frondoso está en relación con el flujo vascular, la presión menor reconocida a nivel del corion leve y la gran interferencia del flujo sanguíneo en los vasos coriónicos en esta área hacen que se desarrollen de forma menos marcada las vellosidades en esta zona. Como mencionamos con anterioridad existe una relación muy estrecha entre el desarrollo del corion y el de la decidua ya que el desarrollo del corion trae aparejado el desarrollo de la decidua materna, así podemos distinguir 3 porciones de deciduas: la decidua relacionada con el corion frondoso se denomina decidua basal y conjuntamente con él van a formar la placenta humana, la decidua materna relacionada con el corion leve se le denomina como decidua capsular y aquella que queda rodeando a la cavidad uterina se le denomina como decidua parietal.

2

Durante el desarrollo ulterior, las vellosidades cambian considerablemente, al inicio de la gestación (3era semana) podemos ver que la sangre materna que se encuentra entrando hacia el interior de las lagunas sincitiales, va a estar separada de la sangre fetal que se desarrolla en el espesor de las vellosidades por las siguientes estructuras: sincitiotrofoblasto, citotrofoblasto, mesodermo extraembrionario y el endotelio de los vasos sanguíneos. Posteriormente en la medida que transcurre la gestación y como un fenómeno de adaptación hacia lograr una mayor potencialidad en el intercambio, algunas de estas estructuras que separan la sangre materna de la sangre fetal, van siendo transformadas, ya que a partir del 4to mes se pierde gran parte del mesodermo extraembrionario, hay un gran desarrollo endotelial y esos vasos sanguíneos con su endotelio se van acercando cada vez más hacia el sincitiotrofoblasto de forma tal que este endotelio y este sincitiotrofoblasto, llegan a formar una unidad membranosa, una unidad en forma de membrana, por lo que a esta estructura se le denomina membrana vásculosincitial, esta membrana vásculosincitial es la que previamente le habíamos nombrado como membrana placentaria o también en algunos tipos de textos como barrera placentaria. Por lo tanto, ya a finales del 3er trimestre de la gestación, hay muy pocas estructuras que separan la sangre fetal de la sangre materna, ya que solamente son el sincitiotrofoblasto y el endotelio de los vasos sanguíneos, aunque debemos señalar que cuando analizamos cortes histológicos de placentas podemos encontrar restos de citotrofoblasto y mesodermo extraembrionario, pero en estas zonas producto de que no existe un contacto íntimo entre el endotelio vascular y el sincitiotrofoblasto no se produce intercambio, es decir, el intercambio no abarca toda la vellosidad, sino solamente se lleva a cabo en el sitio donde existe la membrana vásculosincitial. Recordemos además, que el embrión se encuentra suspendido dentro de la cavidad amniótica, la cual se forma durante la 2da semana del desarrollo y la que crece a su vez en el interior de una cavidad mucho mayor que es la cavidad coriónica. El saco vitelino es otra de las cavidades que se forman, que se va ubicando hacia la región ventral del embrión y se conecta mediante el pedículo vitelino al resto del corion. Comienza un incremento progresivo del volumen del líquido amniótico en el interior de la cavidad amniótica. El aumento progresivo de la cantidad de líquido amniótico conjuntamente con el crecimiento y desarrollo del embrión y el feto, determinan que el tamaño de la cavidad amniótica se incremente progresivamente durante la gestación, lo cual hace que la misma se expanda en el interior de la vesícula o cavidad coriónica y por consiguiente la ocupe totalmente, con ello la decidua capsular lleva a cabo un proceso de estiramiento la cual posteriormente va a ir rompiéndose de forma tal que finalmente degenera, por lo que ahora, sin la decidua capsular se crea un proceso de fusión entre el amnios y el corion leve originándose la membrana corioamniótica, que se rompe al entrar en trabajo de parto.. 3

Cuando progresivamente la cavidad amniótica ocupa el interior de la vesícula o cavidad coriónica, el corion leve es proyectado hacía la pared de la cavidad uterina (rodeada por la decidua parietal) hasta que la decidua parietal y el corion leve experimentan fusión, con lo cual la cavidad uterina es virtualmente ocupada por la cavidad amniótica en cuyo interior se encuentra el feto protegido por el líquido amniótico y el amnios. Como resultado de este proceso de diferenciación se puede apreciar que la porción de corion que participa en el proceso de intercambio es el corion frondoso, el cual va a originar la porción fetal de la placenta, el cual unido con la decidua basal que origina la porción materna de la misma, van a formar en su conjunto a la placenta. Así el feto se encuentra suspendido en el interior de la cavidad amniótica y conectada a la placenta por un cordón de forma irregular que constituye el cordón umbilical. A modo de generalización podemos resumir lo siguiente: 1. El corion va a estar formado por 2 tipos: Corion frondoso y Corion leve o calvo. 2. El Corion Frondoso, donde hay un gran desarrollo de las vellosidades, va a formar la porción fetal de la placenta. 3. La Decidua está estructurada en tres porciones: la Decidua Basal relacionada con el Corion Frondoso, la Decidua Capsular relacionada con el Corion Leve y la Decidua Parietal relacionada con la cavidad uterina. 4. La Decidua Basal es la que va a formar la porción materna de la placenta. 5. El aumento del líquido amniótico hace que la cavidad amniótica crezca progresivamente, ocupando el espacio de la vesícula coriónica. Como consecuencia de este fenómeno de aumento progresivo y aumento del líquido amniótico y de aumento de las dimensiones de la cavidad amniótica, desaparece la Decidua Capsular y el Corion Leve se fusiona a la Decidua parietal por lo cual se oblitera de forma transitoria la cavidad uterina. Características macroscópicas y microscópicas de la placenta: Características macroscópicas: La placenta constituye un órgano de forma discoide con un diámetro de aproximadamente 15 a 25 cm y un grosor muy pequeño de 3 cm. Presenta dos caras: una cara materna y una fetal. La cara materna de la placenta se diferencia considerablemente de la cara fetal.

4

La cara fetal de la placenta es fácil de reconocer por la presencia del cordón umbilical, los vasos coriónicos que confluyen hacía el mismo y el amnios, lo cual le da el aspecto opalescente a esta cara de la placenta. El cordón umbilical generalmente presenta una inserción central, pero puede insertarse de forma excéntrica. La cara materna está caracterizada por la presencia de una serie de elevaciones de carácter rojo violáceo que constituyen los denominados cotiledones (entre 15 a 25 cotiledones), los cuales han sido formados como consecuencia de la arborización de las vellosidades. La inspección de los cotiledones es muy importante en el momento en el que la placenta sale al exterior y que se denomina alumbramiento, ya que los cotiledones deben salir íntegramente y no quedar restos de los mismos en el interior de la cavidad uterina. Características microscópicas: En relación con el aspecto microscópico de la placenta haremos énfasis en los componentes de la membrana vásculosincitial. En la medida que la placenta crece y envejece los cambios histológicos favorecen el intercambio a nivel de la membrana vasculosincitial ya que esta membrana progresivamente se va transformando producto de la adaptación que lleva a cabo este órgano para lograr un mayor intercambio a nivel de su membrana y estos cambios incluyen: • La pérdida progresiva del mesodermo extraembrionario y del acercamiento del endotelio de los vasos sanguíneos hacia el sincitiotrofoblasto. • En algunas zonas de esta membrana se puede apreciar que el sincitiotrofoblasto se adelgaza considerablemente y se pueden desprender fragmentos de sincitiotrofoblasto y formarse los denominados nódulos sincitiales. • Desde el cuarto mes en adelante la membrana placentaria se adelgaza mucho al ponerse en íntimo contacto el revestimiento endotelial de los vasos fetales con el sincitiotrofoblasto. • Al final de la gestación la membrana vásculosincitial aparece en la mayor parte de las vellosidades compuesta por una membrana muy delgada en cuyos componentes encontramos: el endotelio capilar y el sincitiotrofoblasto, sitio a través del cual se lleva a cabo el intercambio de todos los elementos que se van a intercambiar a nivel de la placenta. Por lo anterior podemos decir que todo este proceso de formación y evolución de la placenta favorece el aumento de la capacidad de intercambio materno fetal a medida que transcurre la vida prenatal porque con el avance de la gestación aumenta la superficie de intercambio a nivel de la placenta, sobre todo a partir del cuarto mes en adelante cuando la membrana placentaria se adelgaza mucho al

5

ponerse en intimo contacto el revestimiento endotelial de los vasos fetales con la membrana del sincitiotrofoblasto. Debemos señalar que existen cambios que ocurren con el envejecimiento placentario después de las 42 semanas de la gestación que limitan el intercambio a nivel de la membrana vasculo-sincitial e incluyen el engrosamiento de la membrana basal endotelial y sincitiotrofoblasto, la obliteración de algunos vasos sanguíneos, el depósito de fibrina en la placa coriónica y a nivel de los espacios intervellosos. Circulación placentaria: Para comprender la circulación placentaria recordemos y analicemos algunos aspectos relacionados con el desarrollo de las vellosidades. Recordemos que los troncos de vellosidades primarias (TVP) están compuestos por un centro de citotrofoblasto rodeado de sincitiotrofoblasto y que durante la 3era semana del desarrollo hay una actividad intensa del trofoblasto, con la formación de los troncos de vellosidades (TV) secundarios y terciarios, ya que hay una penetración del mesodermo extraembrionario hacia el interior del citotrofoblasto (TV2rio) y al mismo tiempo hay una diferenciación de este mesodermo extraembrionario en vasos sanguíneos (TV3rio), los cuales separan a la sangre materna de la sangre fetal por varias capas formadas por: el endotelio vascular de los vasos sanguíneos fetales, el mesodermo extraembrionario, el citotrofoblasto y el sincitiotrofoblasto y paralelamente a lo anterior se forma la envoltura citotrofoblástica externa que rodea al saco coriónico y une periféricamente las vellosidades a la decidua materna. Las vellosidades que se unen con los tejidos maternos a través de la concha o envoltura citotrofoblástica se denominan vellosidades en tallo (vellosidades de fijación o anclaje). En los meses subsiguientes de los troncos vellositarios parten prolongaciones más finas en forma de ramas, que se extienden hacia el interior de las lagunas; estas vellosidades que crecen a los lados de las vellosidades en tallo se denominan vellosidades en rama (vellosidades terminales) donde se lleva a cabo el intercambio sanguíneo. Las vellosidades en rama son bañadas en el espacio intervelloso por sangre materna que cambia continuamente. A finales de la gestación se puede observar como a partir de estas ramas se han desprendido un número grande de vellosidades libres, donde se lleva a cabo el intercambio a nivel de la membrana vasculo-sincitial. Los espacios intervellosos derivan de las lagunas sincitiales que se forman durante la 2da semana, ya que se forman del crecimiento y coalescencia de las redes lacunares. Estos espacios están divididos por una serie de tabiques que parten de la lámina decidual hacia la lámina coriónica sin llegar a contactar con 6

ella, por lo que estos tabiques permiten que los espacios intervellosos se comuniquen. Dichos tabiques reciben el nombre de tabiques deciduales. La circulación placentaria es bastante compleja y ocurre de la siguiente forma: La sangre materna penetra en el espacio intervelloso por las arterias espirales endometriales de la decidua basal. Estas arterias endometriales pasan a través de hendiduras de la envoltura citotrofoblástica y vierten sangre en el espacio intervelloso. El flujo sanguíneo de las arterias espirales es pulsátil y se impulsa en brotes tipo chorro por la presión sanguínea materna. La sangre que penetra tiene una presión mucho más elevada que la del espacio intervelloso y en consecuencia brota hacia la placa coriónica, así la sangre fluye alrededor de las vellosidades en rama donde los vasos sanguíneos forman un extenso sistema arteriocapilar y venosos. La sangre fetal bien oxigenada en los capilares fetales pasa a las venas coriónicas hacia el sitio de unión del cordón umbilical en donde convergen para formar la vena umbilical que lleva sangre rica en oxígeno al feto. La sangre pobre en oxígeno sale del feto y pasa a través de las arterias umbilicales hacia la placenta. En el sitio de fijación del cordón en la placenta, estas arterias se dividen en arterias coriónicas, se disponen radialmente y se ramifican en la placa coriónica de manera libre antes de penetrar en las vellosidades. El espacio intervelloso es drenado por venas endometriales que también penetran a través de la envoltura citotrofoblástica y se encuentran en la totalidad de la superficie de la decidua basal. Por último la sangre regresa a la circulación materna. Las funciones fundamentales de la placenta: Las funciones de intercambio a través de la membrana vásculosincitial dependen de varios factores: 1. El carácter de la sustancia a intercambiar, los gases pasan con mayor facilidad la membrana vasculo-sincitial. 2. La liposolubilidad de las sustancias: La sustancias liposolubles pasan fácilmente la membrana vasculo-sincitial. 3. El uso o no de transportadores: Aquellas sustancias que necesitan transportadores para atravesar la membrana lo hacen con más dificultad que los que no los necesitan y pasan por difusión simple sin necesidad del gasto de ATP. 4. El tamaño de las moléculas a intercambiar, las moléculas con gran tamaño molecular pasan con mayor dificultad como es el caso de las hormonas y algunos antígenos, lo cual parece ser un factor protector para el feto. Intercambio de gases y nutrientes: El intercambio de los principales gases como el oxígeno y el monóxido de carbono no necesitan transportadores para atravesar la membrana vasculosincitial, por lo que pasan usando un mecanismo de difusión simple sin gasto 7

energético y además de una forma muy rápida, lo que permite que el feto pueda intercambiar estos gases de forma muy dinámica. Cualquier interrupción de esta velocidad de intercambio puede tener como consecuencia daño para el desarrollo fetal como es el caso del cigarro fumado durante el embarazo. Otros nutrientes son capaces de atravesar la membrana. En general el paso de los aminoácidos libres, ácidos grasos, carbohidratos y vitaminas pasan de forma rápida, aunque como hemos mencionado con anterioridad dependiendo de su naturaleza y del peso molecular de la sustancia. Pasan también algunos electrolitos como son el K, el Na, el cloro, etc. Inmunología de la placenta: La placenta también tiene un papel fundamental en la protección del feto a través de la transmisión de anticuerpos (Ac). Los anticuerpos maternos son captados por pinocitosis, de esta forma el feto recibe anticuerpos maternos del tipo de la inmunoglobulina G (IgG) contra diversas enfermedades infecciosas, adquiriendo de esa forma una inmunidad pasiva contra enfermedades como la difteria, el sarampión, etc. La placenta como órgano endocrino: Por último debemos resaltar el papel de la placenta en la producción hormonal, ya que durante la gestación la producción de hormonas por la placenta es muy amplia y asegura el crecimiento y el desarrollo normal del feto y la capacidad ulterior de adaptación a la vida extrauterina. Entre las hormonas que produce se encuentran: 1. Gonadotropina Coriónica Humana: La hormona Gonadotropina Coriónica Humana (hcG por sus siglas en inglés) es una glicoproteína. Las mayores concentraciones de hCG aparecen al inicio de la gestación y sus niveles de excreción alcanzan el máximo alrededor del día 60 de la gestación y posteriormente disminuyen progresivamente. Funciones: • Esta hormona impide la degeneración del cuerpo lúteo durante el inicio de la gestación. • Su excreción por la orina materna permite ser utilizada para el diagnóstico de embarazo. • En el ovario conjuntamente con la hormona estimulante de la maduración folicular induce la ovulación por lo cual ha sido utilizada en ocasiones para el tratamiento de la infertilidad por causa de ciclos anovulatorios.

8

2. Lactógeno Placentario Humano (Somatomamotrofina coriónica humana): Es detectable alrededor de la 3ra semana. Participa directa o indirectamente en varias acciones metabólicas. Funciones: • Interviene en el metabolismo y la nutrición fetal. • Tiene un efecto anti-insulina (disminuye la sensibilidad de la madre a la insulina, con lo que aumenta la glucosa para el feto). • Prepara las mamas para la lactancia.

3. Estrógenos y Progesterona: Durante la gestación la placenta produce grandes cantidades de estrógenos y progesterona. Se produce un estado hiperestrogénico, el cual culmina al momento del nacimiento con el alumbramiento o expulsión de la placenta. Existe una relación estrecha entre el feto y la placenta en la producción de estrógenos. Estrógenos: • Contribuye al crecimiento del útero. • Participa en el crecimiento del estroma de la mama y del sistema de conductos. • Relajación de los ligamentos de la pelvis. • Crecimiento de los genitales externos. Progesterona: • • • • Contribuye al mantenimiento de la gestación. Favorece la nutrición del embrión en las primeras semanas. Disminuye la contractilidad el útero grávido. Favorece la formación de lobulillos y alvéolos mamarios.

Desarrollo del amnios y cordón umbilical: Asociado al desarrollo placentario se encuentra el desarrollo de otras dos estructuras embriofetales; nos estamos refiriendo al desarrollo del amnios y del cordón umbilical. El amnios, es un saco voluminoso, que recubre al embrión – feto durante todo su desarrollo, que contiene líquido amniótico y comienza a formarse en la segunda semana a partir del epiblasto, evoluciona hasta que el embrión queda incluido totalmente en su cavidad, donde flota en el líquido amniótico, suspendido por el cordón umbilical. Recordemos que durante la tercera semana antes de ocurrir el proceso de plegamiento la unión amnioectodérmica (relación del amnios con el disco 9

embrionario) se encuentra dirigida en toda la superficie del disco embrionario, pero como el amnios se une con los bordes del disco embrionario cuando ocurre el plegamiento en sentido céfalo-caudal y lateral, las zonas de unión del amnios con el embrión es llevada hacia la región ventral y media del embrión, formando un verdadero anillo que es el denominado anillo umbilical primitivo. En esta área del anillo umbilical primitivo, se puede apreciar la presencia de varios componentes como son los elementos que constituyen el pedículo de fijación, compuesto por el alantoides y vasos umbilicales y los elementos que constituyen el Pedículo vitelino, compuesto por los vasos vitelinos y por el saco vitelino extraembrionario. Posteriormente ocurren bruscas transformaciones en el transcurso del desarrollo del cordón umbilical. Existe un evento muy importante asociado al desarrollo del mismo y que a su vez está relacionado con el desarrollo de la cavidad abdominal y del sistema digestivo, ya que debido a que antes de la 10ma semana la cavidad abdominal es muy reducida y que hay un crecimiento activo de las asas intestinales que se están desarrollando en el interior de la misma, parte de estas asas intestinales salen hacia el exterior y constituyen lo que se denomina como Hernia Umbilical Fisiológica , es decir que en el cordón umbilical primitivo (antes del 3er mes) es posible encontrar en su porción distal al pedículo vitelino, el resto del saco vitelino y también asas intestinales. También producto del crecimiento cada vez mayor de la cavidad amniótica hacia la cavidad coriónica, el amnios rodea más estrechamente a las estructuras del denominado cordón umbilical primitivo y ya para inicios del 3er mes ocurren transformaciones en la cavidad abdominal que aumentan su capacidad, por lo que la hernia umbilical fisiológica desaparece al retirarse las asas intestinales progresivamente de las estructuras que componen el cordón umbilical. En resumen el cordón umbilical es un anexo embrionario que establece comunicación directa entre el feto y la placenta, permitiendo que a través de sus componentes vasculares circule la sangre fetal rica en oxigeno, anticuerpos y nutrientes desde la placenta al feto y los desechos del feto hacia la placenta por las arterias. Al final de la gestación el cordón umbilical está formado solamente por los vasos umbilicales, dos arterias y una vena rodeado de una gelatina rica en proteoglicanos que se denomina Gelatina de Wharton, recubierto por el amnios. Tiene en el momento del nacimiento 2 cm de diámetros y aproximadamente 60 cm de largo. El líquido amniótico es de gran importancia para el desarrollo embriofetal y tiene las siguientes características: 1. Es cristalino 2. Su volumen se incrementa con el tiempo de gestación alcanzando una cantidad aproximada de 800-1000 ml en el período del término. 10

3. Sus funciones son las siguientes: • Provee al feto de protección contra posibles daños amortiguando las sacudidas • Mantiene al feto en un medio termoestable en constante movimiento lo cual ayuda a desarrollar el feto desde el punto de vista motor. Además el líquido amniótico constituye un potente indicador del desarrollo y maduración fetal. • Evita las adherencias del amnios con el embrión y el feto. El líquido amniótico se produce en parte por las células amnióticas y por la sangre materna y a partir del 5to mes se le añade orina fetal. Entre las circulaciones fetal y materna se mueven grandes cantidades de líquidos en ambas direcciones principalmente a través de la membrana placentaria. El feto puede deglutir líquido amniótico pasando al sistema digestivo aunque también puede penetrar a los pulmones; en ambos casos el líquido se absorbe y pasa a la circulación fetal y luego a la materna. A medida que avanza la gestación el feto contribuye con el líquido amniótico al expulsar su orina hacia la cavidad amniótica. Los estudios de amniocentesis permiten estudiar el desarrollo fetal mediante el análisis de sistemas enzimáticos fetales, aminoácidos, hormonas en el líquido que se extrae. Los estudios citológicos en el líquido amniótico permiten diagnosticar el sexo y detectar fetos con anormalidad cromosómicas. Valores altos de alfa feto proteínas en este líquido suelen indicar defecto grave del tubo neural. Desarrollo anormal de placenta, amnios y cordón umbilical: Defectos del desarrollo de la placenta: Se han descrito diversos defectos del desarrollo de la placenta pero no todos tienen repercusión fetal, por lo que haremos referencias a los que conllevan a mayores repercusiones: La placentación previa: Es aquella en que la implantación se produce cerca del orificio interno cervical de modo que en etapas ulteriores del desarrollo la placenta se superpone al orifico obstruyéndolo total, parcial o quedando limitado al borde del mismo (placenta previa total, parcial o marginal). Esta condición produce una grave hemorragia en la segunda mitad del embarazo con riesgo para la madre y la gestación y complicaciones durante el parto. En las Placentas adherentes, el sincitiotrofoblasto penetra más allá de la capa basal del endometrio llegando al miometrio, perimetrio o fuera de este. Son las denominadas Placenta Acreta, Placenta Increta y Placenta Percreta. En la placenta Acreta el sincitio se adhiere al miometrio, en la placenta Increta penetra el interior del miometrio y en la placenta Percreta atraviesa el Miometrio hasta el Perimetrio. Esta condición produce una hemorragia en el 3er trimestre del embarazo.

11

En estos casos se dificulta el desprendimiento placentario y en caso de lograrse, pueden quedar restos de tejido trofoblásticos con riesgo de proliferación y originar coriocarcinomas. La insuficiencia placentaria, es aquella condición en la que se hace insuficiente todas las funciones de la placenta para garantizar los requerimientos del feto. Puede presentarse de forma aguda con riesgo para la vida fetal o de forma crónica originando CIUR (Crecimiento intrauterino retardado) y poniendo en ocasiones en peligro la vida del feto. Desarrollo anormal del amnios. Los defectos del líquido amniótico están dado fundamentalmente con la producción anormal del líquido amniótico y el volumen que este debe poseer dentro de la cavidad, cuando el volumen está aumentado se le denomina polihidramnios y es debido a diversas causas tales como la diabetes materna, anomalías congénitas (anencefalia, atresias esofágicas y otras), con menos frecuencia el líquido se encuentra disminuido (oligohidramnios) a causa generalmente de una agenesia renal. Como podemos apreciar ambas situaciones están asociadas con malformaciones de diferentes sistemas como es el sistema renal y digestivo. El amnios puede sufrir roturas, desprendimientos, desgarramientos que pueden llegar a constituir verdaderas bridas, son las denominadas bridas amnióticas o bandas amnióticas, que son muy peligrosas ya que pueden rodear parte del feto, con mayor frecuencia las extremidades originando alteraciones morfológicas que varían en intensidad, desde la presencia de constricciones en anillos hasta la amputación de miembros o parte del miembro o grandes hendiduras faciales. El diagnóstico prenatal se puede realizar por ultrasonografía. Desarrollo anormal del cordón umbilical: También podemos encontrar la presencia de un tamaño anormal del cordón umbilical. En ocasiones el cordón es muy corto y durante el parto o por los movimientos fetales muy activos puede provocar áreas de desprendimiento placentario, en otros casos el cordón es muy largo y puede producir “nudos verdaderos” con riesgos para el paso de la sangre fetal por el mismo o puede rodear el cuello fetal conocido como “circulares del cordón”, que en el caso de ser muy apretadas pueden provocar graves trastornos que van desde la muerte del feto por asfixia hasta la amputación de un miembro o parte del mismo. En los casos en que patológicamente puede aparecer un cordón corto (inferior a los 30 cm) se puede producir por tracción o tironamiento del feto desprendimiento precoz de la placenta y la formación de hematoma retroplacentario.

12

Nota: Deben estudiar en su libro de texto el epígrafe relacionado con el Parto y Etapas del trabajo de parto. Conclusiones: 1. La placenta optimiza su capacidad funcional, aumenta el número de vellosidades libres y va disminuyendo el grosor de la membrana placentaria al final de la gestación. 2. La placenta desarrolla múltiples funciones, las cuales son esenciales para el normal crecimiento y desarrollo fetal. 3. El volumen del líquido amniótico es determinante para el desarrollo prenatal y de gran importancia para el diagnóstico de cómo va progresando la gestación y permite establecer el grado de maduración fetal, fundamentalmente del sistema respiratorio fetal. 4. El cordón umbilical se modifica durante la gestación y dichas modificaciones están relacionadas con la evolución tanto del amnios como del plegamiento del embrión.

13