Hemoglobina Glucosilada Al abordar el siguiente tópico bioquímico, presenciamos una relación entre la Hemoglobina, una heteroproteína de la sangre que

transporta oxígeno, y la glucosa, carbohidrato cuyo papel en el metabolismo de los seres vivos es indispensable. Es en este último que pueden ocurrir algunos desequilibrios en su proceso metabólico, ya sea en la gluconeogénesis o la glucólisis; estos trastornos pueden alterar la regulación hormonal que posee cada vía metabólica de este monosacárido, en donde se encuentran dos hormonas antagónicamente protagonistas: la Insulina y el Glucagón. El papel que juegan estas hormonas en el metabolismo de la glucosa es de suma importancia, determinando innumerables vías de acción de la glucosa, así como también la concentración de ésta en la sangre (glucemia). Es en este último aspecto donde hacemos hincapié, puesto que es la ruta que nos guiará hacia la relación glucosahemoglobina. El nexo de dicha relación nos lleva a la enfermedad metabólica: diabetes mellitus, la cual no es más que un conjunto de trastornos metabólicos, que afecta a diversos órganos y tejidos del organismo, durante toda la vida y se caracteriza por un aumento o fluctuaciones elevadas de los niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia). La determinación o hallazgo de estos niveles de azúcar elevados provienen de diferentes pruebas realizadas en los pacientes que padecen de esta enfermedad, entre ellas la determinación de glucosa en la orina (glucosuria) donde no aparece en condiciones normales y si aparece en presencia de altos niveles de glucosa en la sangre, en donde ésta puede ser filtrada renalmente y eliminada mediante la orina. El método de determinación glucosa-oxidasa es uno de estos procesos que nos permite hallar niveles de glucosa, mediante una reacción enzimática, en diversas muestras: orina, líquido cefalorraquídeo, plasma, entre otros. Sin embargo, existen proteínas en nuestro organismo que se acoplan de manera espontánea a carbohidratos por reacciones no enzimáticas en contraposición al método glucosa-oxidasa; en los últimos años se manifestó la presencia de la unión entre la hemoglobina y la glucosa con niveles altos de esta última en pacientes diabéticos. La hemoglobina (Hb) se presenta en el cuerpo humano en unas células anucleadas denominadas glóbulos rojos, que discurren por la sangre; son de varios tipos, los cuales se presentan en proporciones muy desiguales: la hemoglobina fetal (HbF) la cual es la más escasa de todas en el adulto pues su papel es preponderante únicamente en el desarrollo fetal del ser humano, la hemoglobina de tipo A (HbA) denominada A1 también, es la más común en el adulto (97%) y por último la hemoglobina A2, la cual se presenta en un 2,5% aproximadamente en el adulto común y refiere características que determinan su función. Entre todos estos tipos existen variedades de uniones o acoplamientos entre los aminoácidos de estas proteínas y carbohidratos que originarán nuevas composiciones en la hemoglobina.

a largo plazo. en cuanto al control de la enfermedad como tal. . de forma irreversible. En el caso de la hemoglobina.Es esta característica la que refiere a la Hemoglobina Glucosilada (HbG). la proteína glucosilada. La vida media o el tiempo que tarda en degenerarse. la cual es una fracción de la hemoglobina A normal en el adulto. Así mismo. que tiene la propiedad de unir. a prevenir los efectos nocivos de la hiperglicemia. la determinación de esta proteína glucosilada nos servirá para valorar mejor el control metabólico y conseguir una mejoría de éste que nos permita. El período de tiempo durante el cual se mantiene esa cantidad de glucosa. la determinación de la HbG nos servirá para evaluar el control de los promedios de glicemia que ha mantenido un paciente diabético durante unos 2 o 3 meses precedentes a la realización de dicha prueba. cantidades de glucosa proporcionales a los niveles de ésta en la sangre y que su acoplamiento a la hemoglobina puede estar regulado por diversos factores: • • • La concentración de glucosa sanguínea (glicemia). y teniendo en cuenta que la vida media de un glóbulo rojo es de 120 días.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful