You are on page 1of 44

Eliseo Verón CONSTRUIR EL ACONTECIMIENTO Los medios de comunicación masiva y el accidente en la central nuclear de Three Mile Island

LA UBICACIÓN DEL ACONTECIMIENTO EN LA RED INFORMATIVA
Cronología del comienzo del acontecimiento el 28 de marzo de 1979: 4 horas, hora local, 10 en París. En la central de Three Mile Island se cierran por accidente las válvulas que se encuentran detrás del circuito secundario de refrigeración del segundo reactor. 7 horas. Llamado de los encargados de la central a las autoridades de la Comisión de Reglamentación Nuclear (Nuclear Regulatory Commission). Luego, aviso a la guardia de la defensa civil del Estado de Pensilvania de una situación de emergencia en el emplazamiento de la central, sin repercusión en el medio ambiente. 7.35 horas. Nuevo llamado anunciando un nivel de alerta superior o sea un accidente que afecta el medio ambiente y puede provocar un estado de emergencia general. 7.45 horas. Se informa de la situación al gobernador de Pensilvania. 8.15 horas. En la sede de la NRC (Nuclear Regulatory Commission) en Washington se constituye un Estado Mayor de crisis.

9.06 horas, 15.06 en París. A raíz de la indiscreción de un policía del Estado de Pensilvania, la Associated Press transmite una primera información prioritaria. 16.47 horas, hora de París. Llegan a París los dos primeros cables de la agencia France-Press procedentes de Washington. 20.18 horas. Tercer cable de la AFP procedente de Harrisburg por vía directa.

1. LA PRECONSTRUCCIÓN DEL ACONTECIMIENTO: EL DISCURSO MEDIATIZADOR DE LOS CABLES
Por su función, la agencia de prensa actúa como filtro de la información. Se propone transmitir en forma precisa, concisa y clara las informaciones que estima esenciales acerca de un acontecimiento. Difunde aquello que le parece que sus clientes pueden explotar mejor.

Respecto del accidente de TMI, el raudal de cables del servicio exterior de la AFP se agrupa en dos olas separadas por el hueco del domingo 8 de abril. La primera de ellas había suministrado lo esencial del acontecimiento (véase cuadro 1). E1 acontecimiento en si es una especie de invariable desconocida que los medios de comunicación van a construir en primer lugar a partir del material de los despachos. Puede hacerse una distinción entre lo que se refiere directamente al acontecimiento (A) y lo relativo a sus consecuencias (C). Pero dentro de esta primera diferenciación se distinguen además dos modos de procesamiento discursivo que pueden calificarse de "discurso técnico" (T) y de "discurso no técnico" (no T), lo que permite distribuir el material de los cables en un esquema de doble entrada e identificar los elementos que eventualmente escapen a esta clasificación.

Cuadro 1. Gráfico de la secuencia de los despachos de AFP sobre el accidente de TMI hasta fines de abril

Las dos oposiciones que hemos definido (acontecimiento/consecuencias y técnico/no técnico) presuponen otras oposiciones semánticas que quedan implícitas. Por ejemplo, la distinción entre el acontecimiento y sus consecuencias coincide, al menos en parte, con la distinción entre el interior y el exterior de la central nuclear. Del mismo modo, la distinción entre los procesamientos técnico y no técnico de la descripción, cuando se la aplica a las consecuencias, se superpone a la oposición entre consecuencias (por lo general externas), vinculadas causalmente con el acontecimiento, como las radiaciones comprobadas a 25 km de distancia, y consecuencias que implican la intervención de una decisión humana, como la evacuación. Si desde el principio hemos percibido estos ejes implícitos es porque cabía suponer que oposiciones como la que existe entre el interior y el exterior o entre las consecuencias vinculadas causalmente con el accidente y la respuesta humana tenían que desempeñar un papel importante en la articulación de las representaciones sociales del acontecimiento.

El cuadro 2 muestra lo esencial del material de los tres primeros despachos de AFP llegados a París el 28 de marzo entre las 16 y las 20. A continuación de cada fragmento, hemos indicado entre paréntesis a cuál despacho pertenece. Los pasajes subrayados corresponden a los títulos de los despachos. El primero y el segundo contienen dos descripciones diferentes del acontecimiento: 1) "La rotura de una bomba de alimentación de agua de uno de los sistemas refrigerantes (...) parece haber dado origen al alerta general (...)

2) "El accidente se produjo por la rotura de una válvula del sistema de control de la presión de vapor " En un modelo en el que A fuera una serie de acontecimientos producidos en el tiempo, estas dos descripciones no serían necesariamente contradictorias: es muy simple, cada una describiría dos momentos diferentes del proceso

Cuadro 2. Semantización de A y de C en los tres primeros despachos de AFP

T

NO T

A

Rotura de una bomba de El accidente de la central nuclear de alimentación de agua de uno de los TMI (1) sistemas refrigerantes de uno de los El accidente se produjo en el dos reactores (1). segundo La usina (...) emplea a 500 personas en épocas normales. No se cuántos empleados se Se trata de un reactor de agua a sabe presión (PWR) de 900 megawatts encontraban en el sitio (...) cuando se construido por la firma produjo el accidente (1). Westinghouse. (1) Accidente radiactivo (2) Hubo escape de vapor radiactivo de la instalación del segundo reactor de Ninguno de los empleados del la central nuclear de TMI (2). equipo nocturno que se encontraban en el lugar resultó herido (2). El porcentaje de radiactividad de reactor. este vapor procedente del sistema Nadie resultó irradiado (3). refrigerante del reactor no se considera peligroso aun cuando sea superior al que se acepta como normal dentro del recinto y en el exterior de las instalaciones (2). El accidente se produjo por la rotura de una válvula del sistema de control de la presión del vapor (2). Accidente técnico en uno de los sistemas refrigerantes del segundo

reactor (3). Explosión de una válvula en una de la bombas de alimentación de agua del sistema refrigerante (3). El reactor se detuvo automáticamente e cuanto explotó la válvula (3). Porcentaje de radiactividad superior a los límites tolerados (3).

No hay fuga radiactiva fuera de la usina (1). La población de los alrededores no fue afectada por un porcentaje peligroso de radiactividad (3). Emisión de una pequeña cantidad de vapor radiactivo dentro del recinto de la instalación y hacia el exterior.

Energía nuclear: alerta general en la central de TMI (1). La Compañía Metropolitana Edison que administra la central de TMI solicitó en préstamo a la policía un helicóptero para que un equipo de especialistas sobrevolara el reactor. No se suministró ninguna indicación en cuanto a los motivos de este sobrevuelo eventual (1). Este incidente permitió verificar que los medios técnicos de control son suficientes (3). Permitió asimismo comprobar que en el nivel local las medidas de seguridad previstas para la población podrían haber sido puestas en práctica con rapidez aun cuando no fueron necesarias (3). "Pusimos en acción nuestro plan de evacuación y todo nuestro personal fue alertado", manifestó Less Jackson, encargado del Servicio de Defensa Civil del distrito de York, en donde está ubicada la central de TMI (3).

C

Pero hasta ahora los cables se refieren a un solo accidente. Esta doble descripción engendra pues una tensión discursiva que es indispensable resolver. Ese es el papel que juega el tercer cable de la AFP, que al mismo tiempo que transforma "rotura" en "explosión", encuentra la unicidad de A sumando ambas descripciones:

3) "Explosión de una válvula en una de las bombas de alimentación de agua del sistema refrigerante (...)." Cierta ambigüedad semántica se cierne ya sobre el límite entre el exterior y el interior y por consiguiente entre el acontecimiento y sus consecuencias Una multiplicidad de términos pueden funcionar como operadores de localización y sus relaciones están muy lejos de ser claras: " central", " reactor ", " instalación(es)", " recinto ", "usina". ¿Son sinónimos "central"

y "usina"? ¿Son una misma cosa "instalación del reactor" y "recinto"? ¿Qué es lo que se designa con la expresión "el lugar": la central, la instalación del reactor, el recinto? El desarrollo discursivo, desde el primer despacho hasta el tercero, se caracteriza por esta ambigüedad. El primero excluye cualquier idea de fuga hacia el exterior: "No hay fuga radiactiva fuera de la usina". La primera frase del segundo despacho dice: "Ha habido escape de vapor radiactivo de la instalación del segundo reactor de la central". Es imposible saber si las dos frases son compatibles o si la segunda información modifica la primera. La frase siguiente, siempre proveniente del segundo despacho, contribuye a aumentar la confusión en la medida en que admite también dos interpretaciones: El porcentaje de radiactividad de este vapor (...) no se considera peligroso aun cuando sea superior al que se acepta como normal dentro del recinto y en el exterior de las instalaciones. El lector tiene que vérselas con cuatro localizadores diferentes ("usina", "reactor", "instalación", "recinto"), y además el elemento de localización ("dentro del recinto y en el exterior de las instalaciones") puede aplicarse tanto al porcentaje de radiactividad aceptado como normal como al porcentaje verificado. Y seguimos sin saber si la primera información ("no hubo fuga radiactiva") fue o no corregido. Las otras dos frases del tercer despacho no logran disipar esta vaguedad. Se diría que la primera información sigue siendo válida puesto que "la población de los alrededores no fue afectada por un porcentaje peligroso de radiactividad". No obstante hubo "emisión de una pequeña cantidad de vapor radiactivo dentro del recinto de la instalación y hacia el exterior". Pero ese exterior ¿se refiere a la instalación, a la usina o a ambas cosas? Hay otra ambigüedad con respecto a la noción de alerta. ¿Qué significa exactamente "declarar el estado de alerta" o "provocar el alerta"? ¿Provocar la aplicación de determinadas medidas o estar preparado para aplicar determinadas medidas si se demuestra que éstas son necesarias? El tercer despacho: "Este incidente permitió verificar que los medios técnicos de control son suficientes" da a entender que se pusieron en práctica los medios previstos para casos de accidente. Pero la frase siguiente referente a las consecuencias no técnicas: "Permitió asimismo [el accidente] comprobar que en el nivel local las medidas de seguridad previstas para la población podrían haber sido puestas en práctica con rapidez... " revela al final que no lo fueron: "...aun cuando no hubo necesidad".

2. LA PRIMERA OLEADA DE NOTICIAS (28-29 de marzo)
Ya en la noche del 28 de marzo los dos canales de televisión mencionaron el accidente de Harrisburg. Los tres cables citados anteriormente representaban lo esencial de las

informaciones de que disponían las redacciones de ambos noticiosos de televisión al comenzar la noche del 28 de marzo. Antenne 2 disponía de los dos primeros despachos, ya que el tercero llegó a París a las 20.18, y TF 1, de los tres. Examinemos estas dos primeras unidades, en orden cronológico. A las 20, Antenne 2 trata el acontecimiento corno secundario. No aparece en los titulares de la emisión. La noticia está ubicada al final del informativo, antes del pronóstico y las informaciones meteorológicas. No hay imágenes. El conductor principal del informativo, Patrick Poivre-d'Arvor, manifiesta: Fue declarado el estado de alerta esta mañana en una central nuclear norteamericana en Pensilvania. La rotura de una bomba de alimentación de agua del sistema refrigerante provocó una fuga radiactiva dentro del recinto de la usina. Aparentemente no habría víctimas. Cabe señalar que esta central es exactamente igual a las centrales francesas de Bugey, en el Ain y de Fessenheim, en Alsacia. (20"). Antenne 2 resumió lo esencial de los dos primeros despachos, en particular del primero: "Alerta general + rotura de una bomba de alimentación + no hubo fuga fuera de la usina". En la medida en que de acuerdo con el segundo despacho "ha habido escape de vapor radiactivo de la instalación del segundo reactor" pero "no hay fuga radiactiva fuera de la usina", Poivre d'Arvor creyó posible concluir que A "provocó una fuga radiactiva dentro del recinto de la usina" produciendo así una combinación de términos (recinto + usina) que no existía en los despachos, donde "recinto" está siempre conectado con "instalación". La vaguedad topográfica comienza a producir sus efectos En la presentación de A 2 (Antenne 2) hay un detalle que no parece justificarse por ningún elemento de los despachos. El primero no alude al tema de las eventuales víctimas y el segundo es evasivo en ese sentido: "Ninguno de [os empleados del equipo nocturno que se encontraban en el lugar resultó herido". Poivre d'Arvor dice: "Aparentemente no habría víctimas". Esta doble modalización mediante el adverbio y el uso del verbo en condicional marca el comienzo del trabajo propio del medio de comunicación: engendra una distancia que señala el puesto de evaluación que ocupa el expositor. En el informativo de TF I de las 23, la noticia aparece casi en la mitad de la transmisión. No hay imágenes. El conductor, Eric Gilbert, dice un texto en la pantalla. Es la tercera noticia de la sección "Resumen del exterior". También los habitantes de Harrisburg en los Estados Unidos de América debieron sentir miedo hoy. Una bomba refrigerante explotó en una central nuclear situada en las proximidades de la ciudad. Hubo un desprendimiento de vapores radiactivos, muy pequeño, dicen las autoridades; nadie resultó irradiado. No hay peligro. Sin embargo este accidente no

va a tranquilizar a los estadounidenses. En efecto, cinco centrales atómicas de los Estados Unidos fueron puestas fuera de funcionamiento dos razones de seguridad. (22"). En ese momento, cuando se disponía de tan pocas informaciones y cuando aún era materialmente imposible obtener imágenes procedentes de Harrisburg (o más aún, cuando todavía no podio saberse si llegarían alguna vez, es decir si el acontecimiento adquirirla suficiente importancia como para justificarlas), ¿qué otra cosa podían hacer los informativos de televisión sino atenerse a lo esencial del contenido de los despachos? Sin embargo, del mismo modo que el "aparentemente" de A 2 marca la iniciación de algo, también la máquina discursiva de TF 1 se pone ya discretamente en marcha. Ante todo, la elección del léxico. A las 23, TF 1 disponía del material de los tres primeros despachos. Para describir A, TF 1, entre los términos disponibles: "incidente", "accidente", "rotura", "explosión", expresión que aparece en el tercer despacho respecto de una "válvula en una de las bombas", eligió este último término: “explosión”. Se detecta así en TF 1 una tendencia a la dramatización, más pronunciada que en A 2. Si se examina la serie de los tres despachos y la transformación inicial operada por TF 1, se detecta claramente la evolución: i) Rotura de una bomba de alimentación de agua de uno de los sistemas refrigerantes (1). ii) Rotura de una válvula del sistema de control de la presión del vapor (2). iii) Explosión de una válvula en una de las bombas de alimentación de agua del sistema refrigerante (3). iv) Explotó una bomba refrigerante (TF 1). Además, el comienzo del texto de TF 1 contiene lo que los lingüistas denominan un "operador anafórico" y remite a algo que fue dicho antes: ''También los habitantes de Harrisburg en los Estados Unidos de América debieron sentir miedo hoy..." ¿También? ¿Quién más sintió miedo hoy? Tenemos que remontarnos a la noticia precedente del informativo. Tarde agitada en la embajada estadounidense en Moscú. Un joven marino soviético se presentó en la ventanilla de pasaportes. "Déme una visa para emigrar a los Estados Unidos", le dijo al funcionario, "si no, los hago volar a todos. Tengo una bomba debajo de mi camisa". El embajador estadounidense, después de varias horas de cabildeos, pidió ayuda a la policía soviética. La policía soviética logró controlar al hombre, pero, con todo, éste pudo hacer explotar el artefacto que llevaba consigo. Está gravemente

herido. También fue alcanzado un diplomático estadounidense. Es la primera vez que se produce un accidente de este tipo en Moscú. (30"). De este modo, TF1 produjo en algunos segundos varios efectos en cuanto al sentido: —Al vincular la noticia de Harrisburg con su propio discurso sobre el conjunto de las actualidades, el informativo asocia la noción de miedo con el accidente de TMI, aun cuando—cabe señalarlo—en la noticia precedente no se habla hablado de miedo. Por añadidura el acontecimiento está ligado con la explosión de una bomba. Observemos, para terminar, que las dos noticias reciben la denominación de "accidentes". —La introducción de la idea de miedo le permite emitir una hipótesis con respecto a los sentimientos subjetivos de los habitantes: "También los habitantes de Harrisburg debieron sentir miedo hoy..." —"Nadie resultó irradiado, no hay peligro." ¿Lo dice el conductor del programa o repite lo que dicen las autoridades? Tanto la construcción de la frase como el hecho de que todo sea oral impiden dilucidar la cuestión. —"Sin embargo este accidente no va a tranquilizar a los estadounidenses... En efecto, ..." Aparecen las modalizaciones: el expositor marca ya los contenidos informativos. Despliega la "lógica" de una situación global y refiere las repercusiones en los Estados Unidos. Durante la noche del 28 al 29 de marzo llegan a París nuevos cables encabezados del siguiente modo: 23.54 hs.—Estados Unidos: accidente central nuclear. Las radiaciones atravesaron el recinto de protección (4).

1.39 hs.—Accidente central: testimonios y reacciones de los vecinos (5). 3.25 hs.—Un error humano habría agravado el accidente de la central nuclear (6). Se confirman las fugas radiactivas: hay elevadas radiaciones dentro de la obra civil del reactor dañado y otras, menores, en el exterior. Además, si bien se declaró el estado de emergencia, "nadie fue evacuado". Se perfila un "núcleo": a) quizás el accidente está compuesto por varios acontecimientos; b) uno de estos últimos parece ser una intervención humana errada (cuadro 3). En la mañana del 29, la radio entra en escena. A partir de las 6, RTL* se lanza a una dramatización exagerada: Grave accidente ayer en los Estados Unidos de América, en una central nuclear de Pensilvania. En un principio, explotó una válvula del sistema refrigerante del reactor. Según las últimas noticias el porcentaje de radiación, dentro del recinto de la central, es mil veces superior al normal. Elie Vannier: Elie Vannier (voz "efecto-teléfono").—Es el accidente más grave que haya ocurrido nunca en una central nuclear. Se una bomba en un reactor; de inmediato se derramaron sesenta y cinco toneladas de agua, llegando a 1,80 m en el interior del reactor Y esa agua es radiactiva. Ahora, en el interior de la central el nivel de radiactividad es de ocho veces el nivel mortal. En el exterior, a pesar del muro de hormigón de un metro de espesor, el aumento de la radiactividad podo medirse a un kilómetro y medio del reactor. Más de cincuenta obreros se encontraban en la usina en el momento del accidente; algunos pueden haber sido contaminados, están todos en observación. Se necesitarán meses de investigaciones y obras antes de que el reactor pueda ser puesto nuevamente en marcha. Y eso con la condición de que tos habitantes de Harrisburg, a veinte kilómetros del lugar, no se opongan (1'2").

( RTL - Radio Luxemburgo, emisora periférica muy escuchada en París ).

"Dentro del recinto de la central... en el interior del reactor... en el interior de la central... en la usina...". Los localizadores son mucho más vagos que en los despachos. Cuando se oye: "El nivel de radiactividad es ocho veces el nivel mortal en el interior de la central. En el exterior, a pesar del muro de hormigón de un metro de espesor...", es inevitable que la central nos parecerá rodeada por este muro y este "exterior" será también el de la central.

Cuadro 3

T

No T

Un defecto del sistema refrigerante (4). Puede presumirse que las causas del accidente se ubican sin duda en otro nivel: el porcentaje de radioactividad del escape de vapor que hubiera podido producirse (…) en el momento de la explosión de una válvula de una de las bombas (…) no habría sido suficiente para pasar a través del recinto de acero reactor y provocar la detección de un porcentaje radiactividad tan elevado en las instalaciones del reactor(4). Pareciera que este porcentaje tuviera que provenir de una parte del combustible nuclear que se habría fundido antes de entrar en acción las barras de control que detienen el reactor y de ponerse en marcha el sistema de refrigerante de auxilio(4). Después de la explosión de una válvula en una de las bombas (…) el sistema refrigerante de urgencia fue cerrado antes del tiempo (6). Este error podría ser la causa del fuerte ascenso de temperatura del corazón del reactor (6).

Accidente central nuclear(4) “Los incidentes van siempre predecidos de un ruidoso chorro de vapor”(5) “Ese ruido hizo temblar nuestras ventanas a las 3.53 hs.”(5) “¿Por qué tienen tantos problemas?” (5) “Pensábamos que todo estaba bajo control” (5) Un error humano habría agravado el accidente nuclear de la central (6).

A

C

Las radiaciones atravesaron el recinto de protección (4). El miércoles por la mañana las radiaciones atravesaron los muros del recinto de protección del reactor número 2 de la central nuclear de TMI (4). Se diseminaron hasta más de un km. del sitio. (4) Confirmación de la emisión de radiaciones. Hasta el momento no se ha determinado la intensidad de estas radiaciones (4). El nivel de radioactividad medido en el exterior de las instalaciones era bajo a 1 km. medio de la central (4). No se excluye que los empleados del equipo nocturno que se encontraban en ese momento en la usina puedan haber sido contaminados. (4) (…) El fuerte ascenso de temperatura del corazón del reactor (…) provocó escape de gas radioactivo hacia el exterior del reactor (6).

Serán examinados los 500 empleados (4). Testimonios y reacciones de los vecinos (5). Tres horas después del accidente la mayoría de los habitantes próximos a la central nuclear de TMI se enteraron por radio de lo que ocurría(5). “Es bastante como para hacerlos saltar de la cama a toda velocidad “ (5) “Si ocurre algo todos resultarán afectados dentro de un radio de 200km” (5) Sin embargo el alerta sólo fue dado en forma oficial tres horas después (5). Aun cuando se declaró el estado de emergencia nadie fue evacuado de la zona vecina por estimarse que la importancia del escape de las radiaciones era realmente mínima (5).

En una lectura atenta, "central" y "usina" no podrían designar el mismo espacio, puesto que ya hubieran muerto los cincuenta obreros, en tanto que se nos dice que "algunos pueden haber sido contaminados". A menos que "ahora" se oponga en el tiempo a "en el momento del accidente". A pesar de la rapidez sugerida por la descripción, si los obreros están aún vivos, ¿es porque la radiactividad del agua sólo aumentó después? Pero las condiciones propias de la escucha radial no permiten el análisis discursivo que diseca un texto transcripto: la forma del mensaje habrá bastado para que el receptor real asocie "ocho veces el nivel mortal" con los cincuenta obreros que estaban "en la usina". A las 6.38, siempre por RTL, en la "hora de la calidad de la vida" interviene Jean Carlier, especializado en energía nuclear y en sus peligros. En la unidad que dura 1'54 ', la información está salpicada de tomas de posición explícitas: Los defensores de la energía nuclear deberían dejar de pretender que nunca hay accidentes si quieren ser tomados en serio (...). El Consejo Nacional de Información Electronuclear,

constituido en Francia hace alrededor de un año y medio ante la presión de los ecologistas, hasta el momento no ha informado a nadie, no ha publicado nada, no ha hecho saber nada, no obstante los reiterados pedidos de algunos de sus miembros (...).

A las 7, RTL registra nuevamente la información sobre el accidente de Harrisburg. La noticia esta ubicada en los titulares de la emisión: RTL, cuarto informativo, buenos días Roger Yves. R.Y. —Buenos dios Boris. Titulares de la emisión. Fútbol: "Strasbourg" perdió, "Saint-Etienne" y "Nantes" están ahora a dos puntos del lider. (Música). Escape de gas radiactivo en una central nuclear estadounidense. Cincuenta obreros están en observación. {Música). Jacques Chirac acusa a los giscardianos (...). 7.06 hs. R.Y.—El accidente de ayer, en los Estados Unidos, en una central atómica del Estado de Pensilvania. Parece, Serge Molitor, que es el más grave que se haya registrado jamás en la industria nuclear estadounidense. S.M.—La explosión de una válvula del sistema refrigerante provocó, en el interior del reactor, el desbordamiento de sesenta y cinco toneladas de agua cuyo nivel de radiactividad es ocho veces superior al nivel mortal, accidente más grave aún si se considera que en el momento de ese accidente estaban trabajando en el interior de la central cincuenta obreros y tuvieron que ser puestos en observación, de urgencia. En el exterior de la central nuclear se pudieron detectar rastros del vapor radiactivo dentro de un radio de veinticinco kilómetros, a pesar de que el reactor está rodeado por un muro protector de hormigón de un metro de espesor (39"). El muro de hormigón recupera su lugar alrededor del reactor. La asociación implícita entre los cincuenta obreros y el nivel mortal de radiactividad sufre una leve modificación pero se mantiene al reiterar la localización "en el interior", que se aplica en forma sucesiva al reactor y a la central. Esta oposición entre el interior y el exterior sigue articulando la totalidad del discurso. La primera unidad de France Inter nos aporta una nueva prueba a través de un lapsus: France Inter, 29 de marzo, 8 hs.:

Accidente nuclear en los Estados Unidos. Las radiaciones atravesaron el recinto de protección del reactor de una central en Pensilvania y se protegieron (sic) a más de un kilómetro en el exterior de la usina nuclear. (10"). Es todo lo que France Inter dijo del accidente durante la mañana del 29. No vuelve a ocuparse del asunto hasta su informativo de las 13. RTL vuelve sobre el acontecimiento a las 9 y a las 10. En la emisión de las 9, el límite entre interior/exterior sigue siendo tan indeciso como antes: También concierne a los Estados Unidos un grave accidente que se produjo ayer en una central nuclear en el Estado de Pensilvania. La explosión de una de las bombas de alimentación de agua del sistema refrigerante provocó escapes de gas radiactivo en el exterior del reactor; el porcentaje de radiactividad aumentó fuertemente en el interior de la central—pero también en el exterior, puesto que llegó a veinticinco kilómetros de allí—y los cincuenta obreros que se encontraban en la usina fueron evacuados y puestos en observación. (26"). Si se compara con las emisiones precedentes de la misma estación, se diría que la topografía del acontecimiento comienza a aclararse. a) Hubo escape de vapor radiactivo al exterior del reactor; b) "el porcentaje de radiactividad aumentó intensamente en el interior de la central". Es válido comprender que b) es una consecuencia de a). El exterior del reactor es pues, en primer término, el interior de la central. Sin embargo, ésta, a su vez, tiene un exterior: "pero también en el exterior, puesto que llegó a veinticinco kilómetros de allí (...)." Se diría que el locutor se puso a razonar ante nosotros para llegar a trazar correctamente los límites: el "pero" y el "puesto que" son las marcas de ese trabajo que quedaron en el texto. El tono de la voz indica sin duda que se trata de una especie de paréntesis. Dicho esto, la ambigüedad de la localización, dejada de lado con tanta dificultad, reaparece al final del texto: después de hacerse la distinción entre el interior del reactor y el exterior del reactor (que para comenzar comprende el interior de la central), se nos habla de los cincuenta obreros que se encontraban... "en la usina". R TL, 29 de marzo, 10 horas: Voz femenina: Las informaciones de las 10 (Música). Locutor:—Buenos días, Anne-Marie. Un error humano habría agravado el accidente de la central nuclear de Pensilvania, en los Estados Unidos. Según un miembro de la Comisión de Reglamentación Nuclear del Senado, el sistema refrigerante de emergencia habría sido cerrado demasido pronto después de la explosión de la válvula que provocó escapes de gas y de agua contaminados. Por otra parte, esta mañana se detectaron partículas radiactivas a dos kilómetros de la central y se teme ahora que el ganado se haya contaminado. Es el accidente

más grave que haya sucedido en una instalación nuclear pero no es el primero. Ya hubo nueve y hace apenas quince días las autoridades estadounidenses resolvieron cerrar cinco centrales situadas sobre la costa. Y eso porque advirtieron que no podrían resistir a un temblor de tierra (35"). RTL evitó esta vez las vacilaciones sobre la frontera entre el interior y el exterior, gracias a un brusco cambio de tema: fue el primer medio en mencionar la cuestión del error humano. Las primeras explicaciones técnicas no tardarán: R TL, 29 de marzo, 13 hs. Música. Voz femenina.—Escuchemos el informativo de las 13 de Philippe Labro. (Música.) Ph. L.—(Titulares). Una mujer, una mujer de quien se dice que es de hierro, ¿dirigirá dentro de un tiempo el gobierno británico? Buenos días. (Música.) (...) Alerta nuclear en Pensilvania, ¿por qué? ¿cómo? (Música) (...) Hablaremos ahora de esas centrales nucleares que también plantean problemas y quizás mucho más graves, en el mundo, y en este momento en los Estados Unidos. Todos sabemos que los estadounidenses reaccionaron mucho antes que todos nosotros ante los problemas de la polución en general. Este asunto que estalló ayer por la mañana en la central Three Mile Island, que quiere decir "Isla de tres kilómetros", en Pensilvania, les atañe en forma directa. Desde 1975 la industria nuclear causó diez incidentes, nueve en los Estados Unidos y uno en el Japón. Pero el de ayer en Pensilvania no se habla producido nunca hasta ahora. Ayer les decía, hablando de Jean-Claude Larrivoire, que era especialista en cuestiones hípicas y judiciales. Ocurre que también está informado acerca del problema de la energía nuclear estadounidense. Hace dos años, en compañía de Michel d'Ornano, entonces ministro de Industria y hoy ministro del Medio Ambiente, Jean-Claude Larrivoire visitaba, para RTL, las centrales nucleares estadounidenses. Ahora bien, este accidente de Pensilvania, ¿puede explicarse con claridad? ¿Qué debemos pensar? J.-C. L.—Ante todo creo que no está de más recordar en la forma más simple qué es una central nuclear. Y bien, es una usina que sirve para fabricar vapor, y este vapor sometido a. presión hace girar una enorme turbina que genera electricidad. Para producir vapor, hace falta una fuente de calor, sea mediante carbón o petróleo, energía nuclear o la reacción en cadena de los neutrones. Pero hay que controlar ese calor, de lo contrario puede fundirse el corazón del reactor y eso es catastrófico. Para eso, hay un

sistema de refrigeración de agua, exactamente como ocurre con el radiador y el circuito de agua que rodea el motor de su automóvil; si la cantidad de agua es mayor, el motor se funde por efecto del calor. En las centrales nucleares hay por lo menos dos sistemas de refrigeración de auxilio para el caso de que el primero sufriera un desperfecto. En principio, el accidente es pues imposible. A menos... a menos que intervenga el error humano y esto es sin duda lo que ocurrió ayer en Pensilvania. Algún empleado debió cerrar demasiado pronto el sistema refrigerante de seguridad, el reactor siguió calentando durante algún tiempo y estallaron los conductos que transportaban el vapor radiactivo. Nada que ver sin embargo con la fusión del corazón del reactor que, se los repito, seria catastrófica. Pero el vapor liberado disemina una determinada radiactividad a varios kilómetros a la redonda, no mortal pero sin embargo alarmante. El primer afectado es el pasto, las vacas comen el pasto, los hombres comen la vaca o beben la leche. Pero hay que tranquilizarse, diariamente se efectúan controles con el contador Geiger en kilómetros a la redonda de las centrales nucleares. En el caso del accidente de ayer, lo más inquietante es la suerte corrida por los quinientos obreros que se encontraban en el interior de la central. Deberán efectuárseles numerosos exámenes y los médicos tendrán que determinar si la dosis de radiactividad que absorbieron es peligrosa o no. Ph. L. —13.15 horas. Habrá que seguir de cerca este asunto (2'30"). La emisión está construida en base al diálogo entre Philippe Labro y Jean-Claude Larrivoire, este último en su carácter de especialista. En este esquema ninguna de las voces establece un contacto directo con el oyente sino que construye una especie de mediación que pasa por la relación que establece con otras voces, lo que da por resultado una vaguedad en cuanto al destinatario. ¿A quién se dirige J.-C. Larrivoire en su intervención? ¿ A Ph. Labro, al oyente o a ambos? ¿A quién se dirige en el "su" de su auto: en el "se los" de "se los repito"? La cuestión radica en encontrar el modo por el que cada tipo de medio de comunicación construye su receptor. Larrivoire representa aquí lo que denominaremos el "discurso didáctico". RTL quiso recurrir con rapideza un especialista y este afán explica quizás el carácter algo descabellado de la presentación. Quien intervenga ayer como especialista hípico aparece hoy como especialista en energía nuclear... En todo caso es el primero en explicar qué es una central. El expositor principal, al enunciar sus preguntas, inicia una identificación posible con el oyente. Se supone que formula las preguntas que todo el mundo se formula. En la intervención de Larrivoire se entremezclan los dos géneros: informativo y didáctico; pasa sin cesar de uno a otro. "En las centrales nucleares hay por lo menos dos sistemas..." es un discurso didáctico. "Esto es sin duda lo que ocurrió ayer en Pensilvania. Algún empleado

debió cerrar demasiado pronto el sistema refrigerante de seguridad": paso al discurso informativo señalado por el cambio del tiempo del verbo. "Pero el vapor liberado disemina una determinada radiactividad a varios kilómetros a la redonda, no mortal pero sin embargo alarmante": ¿qué hace ahora? ¿Sigue narrando A, o bien se ha introducido en el discurso didáctico? El tiempo presente deja que se cierna la ambigüedad, pero la continuación demuestra a las claras que se trata de una exposición general: "El primer afectado es el pasto, las vacas comen el pasto, los hombres comen la vaca o beben la leche". Se nos están describiendo, pues, las condiciones de un accidente tipo. Se supone que el oyente ignora estas cosas. Pero ¿y Labro? Lo que sigue confirma que el expositor habla vuelto en realidad al discurso didáctico, puesto que está obligado a retamar "el accidente de ayer". Pero ¿por qué no utilizó la segunda persona para indicar quién es su destinatario, como lo habla hecho ya en dos oportunidades? El paso al impersonal ("hay que tranquilizarse") da pruebas del esfuerzo para deslindar los conocimientos, los de Labro y los de los oyentes: estos últimos han pasado a ser ajenos al diálogo.

El rol del expositor principal corresponde a un esquema de poder. Todo sucede como si fuera el único con derecho a dirigirse directamente al oyente y a los expositores "secundarios", para formularles las preguntas que el oyente formularía si se encontrara allí. El expositor principal funciona como un eje, como una estación de enlace que permite la ubicación del lugar del oyente. El esquema dialogado contiene otro efecto: el de dar la impresión de que el oyente asiste al discurso de la información en el mismo momento en que se está desarrollando, efecto que será muy claro en el caso del diálogo con el corresponsal permanente. Observemos por último que la emisión de RTL casi no habla del acontecimiento. Desde el principio, el expositor principal ubica el discurso en un plano general. Y en el discurso didáctico del segundo expositor se produce un desplazamiento: la única descripción que se hace, reduce A al error humano. Ya no se trata de bomba, válvula o explosión. El accidente es imposible salvo un error humano. Como se sigue hablando del accidente en singular, cuando se presenta un nuevo elemento éste tiende simplemente a substituir al precedente.

Cuadro 4
El cuadro 4 indica que los cinco matutinos dispusieron de los tres primeros despachos de AFP, Le Figaro pudo conocer el cuarto de las 23.54 y L’Aurore el de la 1.39. Sus artículos son collages construidos con fragmentos de estos cables y las diferencias entre unos y otros son menores. En el caso de Libération Le Figaro y L’Humanité se trata de textos breves ubicados en páginas interiores. En L‘Aurore y Le Matin son textos un poco más extensos en

la contratapa, a la que Le Matin remite al lector con un breve anuncio en la primera página. Ejemplo: Libération, 29 de marzo: Alerta especial Un alerta radiactivo hubo ayer por la mañana en una central nuclear de Three Mile Island, en Pensilvania, en donde uno de los sistemas refrigerantes del segundo reactor dejaba escapar "vapores" que en un momento se creyó que fueran radiactivos. En definitiva la usina no fue evacuada y el incidente no provocó la irradiación de nadie ni sometió a las poblaciones de los alrededores a un porcentaje peligroso de radiactividad. Piénsese en el "miedo" difundido la víspera a las 23 por TF 1 y en el tono alarmista de R TL. Según Libération ni siquiera hubo radiaciones. L'Humanité también compone su texto sobre la base de fragmentos de los despachos, variando algunos detalles: en donde se trataba de "empleados" el diario habla de "obreros" y la firma Westinghouse pasa a ser un "trust". En los dos principales canales de televisión, tanto en TF 1 como en A 2 las informaciones del mediodía se diferencian mucho de las de los noticiosos de las 20 a las 23. A mediodía, el discurso de la información es objeto de una estructura compuesta cuya unidad de conjunto sólo se refiere a la función y a la imagen del expositor principal, a quien en adelante denominaremos el "metaexpositor". Es el caso de A 2 entre las 12 y las 13.30: La locutora.—Patrice Lecocq en la pantalla de Antenne 2 del mediodía (Cortina musical). P.L.—Señoras, señoritas y señores, buenos días. La cortina musical es la que identifica a todas las emisiones del noticioso en este canal. Es por consiguiente la música que el espectador asocia de modo inevitable con el discurso de la información. El metaexpositor P. Lecocq abre y cierra todos los temas, estará siempre durante una hora y media. Ese día anuncia varios temas del programa: vacaciones en una granja, fiebre aftosa, etc. más tarde aparecerán en la pantalla "dos canadienses que triunfan" . P.L. —Los títulos de la actualidad hasta el momento, con Claude Serillon. C.S.—Alerta nuclear en el Estado de Pensilvania, en los Estados Unidos. La rotura de una bomba de alimentación da origen a una fuga de vapor radiactivo. Esta central estadounidense es igual a la de Fessenheim en Francia, en el Alto Rin (...). El gobierno de James Callaghan quedó ayer en minoría ( ).

Se trató luego la cuestión del aumento del salario mínimo vital y móvil y del fútbol. Los titulares duran 45". Lecocq mismo cierra el tema fútbol y la "humedad del césped ayer por la tarde" le permite introducir las informaciones meteorológicas, que son presentadas por Laurent Broomhead, quien es interrumpido en varias oportunidades por Lecocq, que inserta comentarios. Sigue la sección "Pretérito indefinido", que presenta un acontecimiento importante de años pasados cuyo aniversario se cumple; en este caso, la terminación del proceso al teniente Calley, condenado por haber ordenado una masacre en Vietnam. Después aparece en la pantalla Lecocq con un invitado. Dialogan respecto del mantenimiento de las plantas de interiores. P.L. —Nuestra secci6n de asesoría legal (...) Un buen consejo, en efecto. Una diligencia en las rutas. A bordo de esa diligencia, la señora de Montrevel y su hijo Eduardo (...). La primera frase es un comentario de la "sección asesoría" dedicada a los seguros de automotores. La siguiente describe el tema de la serie que se transmitirá a continuación, y luego se hace la promoción de otro programa que se difundirá a las 20.40. Sigue la cortina musical de las informaciones. En la pantalla de A 2 aparecen P. Lecocq y G. Leclère. La cámara enfoca a Lecocq, quien anuncia de nuevo los principales temas de la última parte del noticioso.

Pantalla

Imágenes de TMI tomadas desde un helicóptero.

P.L.—También es noticia hoy lo que está ocurriendo en este momento en la central nuclear de Three Mile Island, en Pensilvania. Se produjo un accidente en esta central y se detectaron vestigios de vapores radiactivos a más de veinticinco kilómetros de la central. Según los expertos, en este momento existe un serio peligro de contaminación. ¿Georges Leclere...?

G.L. (voz en off). —Si, veamos ahora la central tal como se la puede observar vista desde un helicóptero, helicóptero que por otra parte ha sido prestado de Panorámica inmediato por la gendarmería para ver si la derecha/izquierda de la radiactividad sobrepasa efectivamente el ámbito del central. cilindro en donde se produjo la explosión. Es un circulo que ustedes observarán aquí; no éstos que son Vista de las torres de la las torres de enfriamiento, sino aquél, un poco más central. pequeño. En realidad, por el momento, los expertos han detectado radiactividad pero sólo a aproximadamente una milla o sea casi dos kilómetros. Había cincuenta empleados en el momento de la explosión que se encontraban dentro del recinto total de la usina. Quizás algunos de ellos resultaron Imagen de un cartel en la irradiados, todavía no se lo sabe con seguridad, pero ruta: "Stop". no habría heridos. Actualmente los cronistas que están en los alrededores no tienen autorización para entrar a Interior de una sala de control la central nuclear pero, hem... y ahora, algunas vistas filmadas mucho antes por la CBS, cadena de televisión estadounidense que nos envió estas imágenes y se verifica que se trata de una central relativamente clásica. En realidad se trata de una central de 900 P.L. y G.L. en la pantalla. Detrás de G.L., un caballete megawatts, del mismo tipo de las que hay en Francia, por ejemplo en Fessenheim, Fessenheim 1 y con un gráfico. Fessenheim 2, en Alsacia, o Le Bugey en el cerca del Ain. Es del mismo tipo, es decir que fue construida por la misma firma Westinghouse, pero en Francia tenemos la Comisión de Energia Atómica que las afrancesó algo…

Figura I

Reproducción (aproximativa) de la ilustración difundida por A 2 el 29 de marzo a mediodía. El expositor, al pronunciar las frases reproducidas señalaba con gestos las zonas a que se refería.

Zoom hacia adelante hasta primer plano de la ilustración (fig.1)

P.L.—Pero entonces, qué ocurrió? G.L.—Le propongo... P.L.—¿Qué pudo ocurrir? C L. —...en esta ilustración extremadamente simplificada, explicarle lo que ha explicado la gente de la Metropolitan Edison, que es la empresa, si ustedes quieren la compañía local de energía, que administró centrales. En la turbina que fabrica electricidad algo se ha bloqueado, lejos, en alguna parte, es decir, la turbina se detuvo, entonces se acumuló y acumuló y acumuló el vapor que sale de la central e hizo explotar algo, ese algo es una bomba que está aquí. El generador de vapor que está allí, que es la pieza más afectada, aquí es diferente de las centrales francesas, eee..., hay una licencia francesa, fabricada, este... entonces en Francia por Westinghouse, ellos, es un Babcock... bueno, los técnicos sabrán qué es, yo no lo sé con exactitud, y es diferente, por eso es muy difícil decir si esto puede producirse del mismo modo en Francia... P.L. —Si entiendo bien, ahí no hay nada atómico, nuclear, de ese lado... G.L.—Pero sí, porque... éste es el reactor nuclear... P.L.—Sí. C.L. —Ese reactor es refrigerado permanentemente por agua que, en realidad, calienta y fabrica este vapor. Este reactor recicla esta agua que es un poco radiactiva. Cuando ocurre una explosión aquí, esta agua radiactiva penetró en el interior del recinto, entonces hay radiactividad en el interior y es seguro que esta radiactividad se escapó ya que fue medida a una milla de allí. Pero me gustarla agregar por lo menos dos cosas. En primer lugar, hubo error humano en un momento: el encargado de mantenimiento cortó demasiado rápido el sistema refrigerante de auxilio y esto hubiera podido desembocar en una catástrofe, porque en ese momento, si el reactor se recalienta se funde, se fundió un poco. ..

P.L.—Explosión no puede haber allí... G.L.—No, explosión no, nunca explosión en una central nuclear clásica. ¿Pero qué pasa si el reactor se funde? Atraviesa el fondo del recipiente y normalmente... P.L.—¿Dónde se detiene, allí...? G.L. —Los físicos tienen un chiste que dice: "No se detendrá antes de Pekin". Es lo que se llama "el síndrome de Pekin", o el "China Syndrome" en inglés, y en la actualidad en los Estados Unidos hay una película con Jane Fonda, antinuclear, que resume exactamente un accidente en una central que ocurre de ese modo. Por eso tal vez la gente está un poco enloquecida. Pero al parecer hasta este momento no se ha descubierto un gran peligro (3'28"). P.L.—Luego de Italia y Bélgica, un tercer país (...)

Esta emisión de Antenne 2 del mediodía constituye la primera inserción del discurso didáctico en televisión. A1 comienzo de su intervención, G. Leclère trata de seguir las imágenes y de comentarlas. Tal vez por ello su descripción inicial del accidente es diferente de las que circulaban hasta entonces. E1 expositor quiso recurrir a un elemento de orden analógico para ayudar al espectador a identificar sobre las imágenes la instalación del reactor, pero está atrasado respecto de las imágenes: cuando habla del "cilindro", la panorámica de la central en la que se distingue (mal) la instalación del reactor ya pasó, y en la pantalla aparece otro plano en el que sólo se ven las torres. Entonces se ve obligado a introducir una corrección ("no éstos que son las torres de enfriamiento"). Esta necesidad de apoyar el discurso en las imágenes da origen a algunas fórmulas arriesgadas: "y ahora algunas vistas filmadas mucho antes por la CBS que nos envió estas imágenes (...) y se verifica que se trata de una central relativamente clásica. En realidad se trata de una central de 900 megawatts". Este comentario acompaña diversas imágenes obtenidas en la sala de comando de una central nuclear (TMI, dice G. Leclère), y en la que se ven hombres trabajando y primeros planos de las consolas. ¿Basta con mirar estas imágenes para "verificar" que se trata de una central "relativamente" clásica, una central de 900 megawatts? Claro que no, tanto menos cuanto que la central de TMI no es precisamente una central de 900 megawatts: sólo el reactor averiado tiene esta potencia. El discurso propiamente didáctico comienza al regresar a estudios, donde el expositor trabaja sobre un diagrama. Pero en él no están representados ni el presurizador ni su depósito de descarga, ni la instalación de los auxiliares en la que se derramó el agua primaria. Ahora bien, si en el comienzo del accidente pudo describirse algo como una explosión, fue la ruptura de la membrana de seguridad del depósito de descarga del presurizador. Como la única salida de la instalación señalada en el dibujo es la de la turbina, debe entenderse que por allí se escapó la radiactividad. La distinción entre discurso informativo y discurso didáctico se hace evidente en el uso de los tiempos verbales (presente del indicativo para el didáctico y pretérito perfecto para la descripción). Pero a veces se producen deslizamientos. Por ejemplo, la frase "cuando ocurre una explosión aquí" (...) que parece indicar discurso didáctico, da a entender que las explosiones forman parte del funcionamiento normal de un reactor... Esta "explosión" no se repite menos de cuatro veces en la unidad, aun cuando el especialista rectifica: "no explosión no, nunca explosión en una central nuclear clásica", pero también confiesa que "los técnicos sabrán qué es, yo no lo sé con exactitud", herejía de la que no volverán a encontrarse ejemplos en el discurso didáctico. Señalemos por último la persistencia de la ambigüedad espacial: al principio de la unidad la explosión se localiza en un "cilindro". Luego se trata del "recinto total de la “usina”. Más adelante, frente a las imágenes de una sala de comando aparece la expresión "central nuclear". Más adelante aún se ubica la explosión en el interior de lo que se presenta como una "central". Sobre el dibujo (que en efecto representa la instalación del reactor) nos dicen que "se acumuló y acumuló y acumuló el vapor que sale de la central e hizo explotar algo". Más adelante, por fin, nos hablan del "interior del recinto". "Cilindro" y "central" son

entonces sinónimos, ya que allí se produjo la explosión. Lo que contradice lo que nos hablan dicho cuando la proyección de las imágenes en las que se veían las torres. La unidad de ese largo programa de una hora y media que es Antena 2 al mediodía descansa enteramente sobre la multifuncionalidad del metaexpositor. —Fuente legitimada y legitimadora del discurso, concede la palabra a los otros y entabla constantemente diálogos con los expositores secundarios. Es quien pronuncia la reflexión que lleva al cierre de un tema, quien provee las frases de encadenamiento de un tema con el siguiente. —Su “autoridad”; abarca géneros discursivos muy variados además de la información: fragmentos de estilo "revista", números musicales (en este caso la canción de Carole Laure cierra la emisión), anuncios de programas que se difundirán más tarde. —Su discurso pasa sin cesar de la realidad a la ficción. Con el mismo tono, anuncia el comienzo de las noticias y el de la serie. —Interlocutor de todos, dialogará tanto con un político o un especialista en horticultura como con una actriz. —Además, en el caso particular de Antenne 2 del mediodía, Patrice Lecocq se pasea todo el tiempo por el estudio y se reúne en sus diferentes sectores con sus diferentes interlocutores. De este modo se instituye una metáfora entre el espacio del estudio y el espacio imaginario de la actualidad. A menudo se afirma respecto de los noticiosos de televisión del mediodia que son sobre todo una emisión de variedades, que los metaexpositores presentan un show antes que un noticioso. Semejante afirmación presupone la existencia de dos géneros en un comienzo bien definidos, variedades e informaciones, y que en la actualidad se asiste a una absorción del segundo por el primero, lo que amenaza con lesionar su seriedad y objetividad. En realidad, también podría sostenerse, por el contrario, que se están incorporando al universo de la noticia temas clásicamente reservados a los programas de entretenimiento. Estamos ante una transformación en los dos sentidos, y el resultado de esta interpenetración es un nuevo tipo de discurso de la información, que de ningún modo impide que sigan existiendo los programas de entretenimiento sin que nadie los confunda con el noticioso. En cambio en TF 1, ese mediodía del 29 de marzo la panoplia discursiva todavía no se habla desplegado verdaderamente. La noticia sobre Harrisburg fue tratada por un expositor secundario y el accidente se perdió dentro de un informativo centrado en una transmisión en directo desde Moscú, donde se encontraba Yves Mourousi. Pero la unidad es un buen ejemplo del trabajo de recomposición dentro de la red de la información. Comparemos el texto presentado por Jean-Pierre Pernault con los despachos de los que se tomaron los fragmentos que transcribimos en bastardilla:

TF 1 29 de marzo al mediodía J.-P. P.—Hubo un alerta general ayer en una central nuclear de Estados Unidos, en Pensilvania. La rotura del sistema refrigeran te de un reactor provocó un es cape radiactivo. Es el décimo accidente en una central nuclear. Christian Marquisot… C.M.—Según las primeras indicaciones se habrian detectado no vestigios de vapor radiactivo a más de 25 kilómetros de la central de Three Mlle Island. El origen fue la explosión de una válvula de una de las bombas refrigerantes del reactor de 900 megawatts inaugurado en 1975,

pero reactor que fue puesto fuera de funcionamiento el mes pasado para efectuar tareas de mantenimiento.

Parece que el porcentaje de radioactividad del escape fuera superior al máximo tolerado dentro del recinto y en el exterior de la usina.

El accidente se produjo de noche y no se descarta que los empleados del equipo nocturno resultaran contaminados. Hoy se efectuararán reconocimientos médicos a los otros 500 empleados que trabajan durante la Jornada.

Las autoridades estadounidenses iniciaron

Despachos: La rotura de una bomba de alimentación de agua de uno de los sistemas refrigerantes de uno de los dos reactores de la central nuclear de TMI, () parece ser el origen del alerta general declarado el miércoles por la mañana temprano (...). (AFP 1.) Energia nuclear: diez incidentes en cuatro años (Titulo del despacho de AFP del 29 a las 5.10). Según las primeras indicaciones proporcionadas en el lugar hay fuga radiactiva fuera de la usina (...) (AFP 1.) El accidente que sobrevino a las 9.00 hs GMT se debió a la exploosión de una válvula de una de las bombas de alimentación de agua del sistema reirigerante de este reactor de agua a presión de 900 megawatts que entró en servicio en diciembre último.(AFP 3.) Este incidente (...) sobrevino cuando el primer reactor (…) también un reactor PWR de 900 megawatts (…) que presta servicios desde 1974 y que funcionó sin ningún problema, estaba fuera de funcionamiento desde el 17 de febrero para realizar tareas de mantenimiento (…) (…)la emisión dentro de recinto de las instalaciones y hacia el exterior de una pequeña cantidad de vapor radiactivo cuyo porcentaje de actividad superaba no la asma obstante los limites tolerados (…) (AFP 3.) () No se descarta que los empleados del equipo nocturno que se encontraban entonces en la usina puedan haber resultado contaminados. En consecuencia (…) los 500 La usina (...) que en épocas normales emplea a 500 personas (…). (AFP 1.) Las declaraciones del señor Fouchard

una investigación oficial ya que según los especialistas el ungen del accidente podría estar en otra parte y proviene directamente del combustible nuclear.

Otra razón para iniciar la investigación: recién se dio el alerta oficialmente tres horas después del incidente, al haberse considerado muy mínima en un primer la momento la importancia de las radiaciones que escaparon de la central.

permiten presumir que las causas del accidente se ubican sin duda en otro nivel. A su juicio, el porcentaje de radiactividad del vapor que podría haberse escapado no habría sido suficiente para atravesar el recinto de acero del reactor y provocar la detección de un porcentaje de radiactividad tan alto (...). Parece deber provenir por una parte del combustible nuclear que se habría fundido (...). (AFP 4.) (...) Les Jackson (...) sedaló sin embargo que no entendia por del qué los '-esponsables de la central habian esperado tres huras antes de avisar del accidente (...)mes Schlesinger (...) anunció ( ) que había solicitado la iniciación de una investigación sobre este tema. (AFP 3.) Si bien se declaró el estado de emergencia, nadie fue evacuado de los alrededores ya que se consideró muy mínima la importancia de las radiaciones que escaparon de la central. (AFP 5.)

La intervención del primer expositor se construyó con un fragmento del despacho número 1, más el título del despacho de las 5.10. El texto se simplificó: la "rotura de una bomba de alimentación de agua de uno de los sistemas refrigerantes de uno de los dos reactores" se convirtió en "la rotura del sistema refrigerante de un reactor". En el comienzo del texto del segundo expositor hay un solo elemento que no figura en los despachos disponibles: los vestigios de radiactividad a más de 25 kilómetros de distancia. Otros medios, en especial la radio, habían hablado de ello desde las 6 de la mañana. ¿Esta información se filtró de la radio a la televisión? Cada uno de los dos expositores da una descripción diferente del accidente: el primero, la del primer despacho, y el segundo, la del tercer despacho, sin que esta diferencia se justifique. De inmediato, en el texto de C. Marquisot se reemplazó el final de la frase del despacho ("reactor de 900 megawatts que entró en servicio en diciembre último") por "inaugurado en 1975". ¿De dónde proviene este cambio? En nuestro material la única fuente posible se encuentra en el despacho de las 5.10, el único en que se menciona el año 1975. Este despacho comienza así: "Desde 1975, la industria nuclear (...)". Advirtamos también el final de la frase de la unidad de TF 1: "(...) reactor que fue puesto fuera de funcionamiento el mes pasado para efectuar tareas de mantenimiento". En el despacho número 3 aparece una frase muy similar, pero... ¡a propósito del primer reactor!

Llegamos al equipo nocturno y a los empleados. La frase "no se descarta que los empleados del equipo nocturno resultaran contaminados" se construyó a partir del despacho 4. El despacho 1 había señalado que "la usina emplea a quinientas personas en épocas normales", y el 4 había precisado que "los quinientos empleados serán examinados". Esas quinientas personas empleadas por la usina se transformaron en quinientos empleados que trabajan "durante la jornada". En la última parte de la unidad encontramos, inclusive, la condensación de dos fragmentos diferentes: la información según la cual recién se dio el alerta tres horas más tarde y aquella sobre las radiaciones consideradas mínimas. En el despacho 5 ese pasaje explicaba por qué no hubo evacuación. Pegado a la frase sobre el alerta, este fin se convierte en la razón por la cual no se dio el alerta más temprano. En la víspera los responsables estadounidenses hablan resuelto iniciar una investigación a fin de determinar por qué habla habido un retraso de tres horas en la declaración del alerta general. ¡Con una simple recomposición de la frase, desde el 29 de marzo TF I es capaz de explicar la razón del retraso! Sin duda la recuperación incesante de un texto por otro es una de las condiciones técnicas y semióticas fundamentales del discurso de la información. Genera una especie de campo significante complejo con permanentes remisiones interdiscursivas. que, por su lógica interna, es atravesado en forma constante por desplazamientos y condensaciones. En ese torrente algunas palabras, algunos fragmentos de frases terminan por fijarse y se reproducen en todas las unidades. En la mañana del 29, France-Soir se mantiene en el tono de los otros diarios. La primera edición de las 7 refiere el accidente en un articulito en página 6, con el título "Alerta en una central nuclear estadounidense". El texto se compuso con el material de los despachos y lleva la indicación final "AFP, AP" (ver figura 2). En la tercera edición las informaciones disponibles que dan la imagen de una situación más grave provocan un cambio drástico: el acontecimiento casi inexistente en la segunda edición merece en la tercera la movilización completa de la panoplia discursiva del diario, que le dedica seis columnas en tapa. El antetítulo es en proporción más pequeño (ver fig. 3a). El titulo es muy grande (27 x 8 cm de superficie). El subtítulo es más grande que el antetítulo y más visible. El conjunto produce en forma irresistible la asociación de los tres términos: "miedo", "explosión" y "atómica". La presentación en tapa es la misma en la tercera y la cuarta edición, pero la de las páginas interiores difiere. En la tercera edición encontramos en página 5 el título "Pánico atómico en los Estados Unidos"; en la cuarta: "El accidente nuclear más grave en los EE.UU.". Repitiendo el procedimiento del noticioso TF I de las 23 del 28 de marzo que asociaba la noticia sobre el accidente de TMI y el episodio de la embajada estadounidense en Moscú, France-Soir obtiene la misma contaminación mediante la diagramación de la página (fig. 3b).

El texto de las dos ediciones está construido siguiendo principios similares. France-Soir salpica su texto de microdescripciones relativamente autónomas referentes a hechos heterogéneos (lo ocurrido en el interior de la central, lo que dijo un vecino, las declaraciones de un responsable, etc.) y las une con referencias temporales. De este modo el acontecimiento se acelera, adquiere la rapidez de un relato de suspenso. Ejemplos: En la central de Three Mile Island (...) que emplea a quinientos técnicos y obreros, una explosión del sistema refrigerante provocó desbordes de agua y de vapor radiactivos. Los cincuenta obreros que trabajaban en las proximidades del reactor nuclear accidentado fueron evacuados inmediatamente y puestos en observación. Las autoridades declararon el alerta general, mientras los vapores radiactivos escapaban de la usina y se esparcian en un radio de veinticinco kilómetros, hasta Harrisburg, la capital del Estado. "Los incidentes van siempre precedidos por un ruidoso chorro de vapor", declaró el señor Garnish, quien reside frente a la isla donde se encuentra la central (...). Muy inquieto Garnish telefoneó enseguida a la empresa que administra la central. Se envió entonces un equipo al lugar para medir la radiactividad. Habrá que creer que sólo enviaron el equipo porque el vecino telefoneó a la empresa... Comparemos la versión de France-Soir con una reseña de los despachos: France-Soir (3 a edición, de las14-15 hs.) Instantes después de la explosión, un portavoz de la Comisión de Reglamentación Nuclear, confirmó la emisi6n de radiaciones, disminuyendo su importancia: "El nivel de radiactividad medido en el exterior de las instalaciones es bajo", declaró Joe Fouchard. Pero se vio obligado a admitir que en la instalación que contiene el reactor "fuertes radiaciones" podrían haber "contaminado al equipo nocturno". Es decir que la tesis de la explosión de una válvula del sistema refrigerante es puesta en duda por los especialistas. Por el contrario, las cosas serían graves. Fonchard rectificó sus primeras declaraciones: " Lo que parece haberse averiado es el propio corazón, lo que sin duda originó la emisión de las radiaciones", afirmó. France-Soir (4 a edición, de las16 hs.) Un portavoz de la Comisión de Despacho de AFP La emisión de radiaciones en el momento del incidente ocurrido hacia las 9 a.m. fue confirmada por Joe Fouchard, portavoz de la NCR. No obstante que el nivel de radiactividad medido en el exterior de las instalaciones era bajo a un kilómetro y medio de la central. Declaró que por el contrario había fuertes radiaciones en la instalación del propio reactor. No excluyó que pudieran haber resultado contaminados los empleados del equipo nocturno que se encontraban en ese momento en la usina. (…) Mientrasen la mañana en la usina se atribuía el incidente a la explosión de una válvula de una de las bombas del sistema refrigerante del reactor, las declaraciones de Fouchard dejan presumir que las causas del accidente se encuentran sin duda en otro nivel. A su juicio el porcentaje de radiactividad del posible escape de vapor

Reglamentación Nuclear se vio obligado a admitir que en la instalación que contiene el reactor, "fuertes radiaciones podrían haber contaminado al equipo nocturno". Todo se dijo en un tono intencionadamente tranquilizador, desdramatizador. No obstante el mismo experto de mostraría, algo después, mayor pesimismo: "Lo que parece haberse averiado es el propio corazón del reactor, lo que sin duda originó la emisión de las radiaciones" .

en el momento no habría sido suficiente (…). Parece deber provenir de una parte del combustible nuclear que se habría fundido en el momento (...)

El accidente tuvo lugar a las 4 de la mañana (hora local), las declaraciones de Fouchard a las 18. Aunque el despacho no provee esta última indicación, oponiendo sus declaraciones a lo que se dijo "durante la mañana", la frase implica que las formuló durante la tarde. El vértigo cinematográfico que practica France-Soir lo lleva a ubicar las declaraciones de Fouchard "instantes después de la explosión". Según los despachos, por una parte Fouchard había dicho que había "fuertes radiaciones dentro de la instalación del propio reactor", y por otra, que no excluía que "los empleados del equipo nocturno que se encontraban en ese momento en la usina pudieran haber resultado contaminados". La localización es clara: las fuertes radiaciones se ubican en la instalación del propio reactor; el equipo nocturno, en la usina. En la primera unidad de France-Soir las cosas ya son más confusas: "en la instalación que contiene el reactor, 'fuertes radiaciones' podrían “haber contaminado al equipo nocturno”. La transformación permite una lectura según la cual el equipo nocturno estaba dentro de la instalación del reactor. En la segunda versión, se consuma el acoplamiento entre las "fuertes radiaciones" y el "equipo nocturno": "en la instalación que contiene al reactor, “fuertes radiaciones podrían haber contaminado al equipo nocturno”. Las comillas ya no diferencian "fuertes radiaciones" y "podrían haber contaminado al equipo nocturno" y el conjunto forma ahora una sola frase. Según los despachos, Fouchard habla arriesgado la hipótesis de averías en el combustible nuclear. FranceSoir crea una historia con ella: a) se cortaron en dos las declaraciones de Fouchard; la primera vez habló tratando de tranquilizar, y la segunda para rectificarse; b) entre las dos declaraciones, "especialistas" pusieron en duda la tesis de la explosión de una válvula, lo que obligó a Fouchard a rectificar sus "primeras declaraciones". A partir de estas declaraciones se desprende toda una historia, cuando el experto que puso en duda la versión de la explosión de la válvula como la explicación del porcentaje de radiaciones…¡era el mismo Fouchard!

3. EL HUECO DE LA OLA (29-30 de marzo) Desde las 6 de la mañana del 29 de marzo la radio presenta el accidente como un acontecimiento grave, tal como comienza a percibirse en los Estados Unidos a partir de la medianoche, hora francesa. Hacia el mediodía la radio ha cubierto la totalidad del primer "momento culminante" del accidente: rotura, explosión, mala maniobra, liberación de vapores radiactivos, derrame de agua radiactiva, radiaciones en el exterior de la central. Terminado el noticioso de las 13, RTL recién mencionará el accidente a las 22, sin agregar nada nuevo: repetirá la grabación de una parte de lo que habla dicho J.-C. Larrivoire a las 13. Luego de esta repetición, la noticia desapareció por completo de RTL hasta el día siguiente, 30 de marzo, a las 17. Lo misma ocurrió en France-lnter: después de su noticioso de las 13 del 29, sólo retomó el asunto al día siguiente a las 19. Este silencio se explica por una disminución de la velocidad de difusión de las informaciones en la fuente una vez estabilizada la situación del reactor, y por la aplicación de una regla implícita ante el ritmo de llegada de las informaciones: los medios que tienen un ritmo diario de producción, jamás repiten más allá del periodo "jornada" lo que ya dijeron, para evitar que el receptor concluya que ya lo sabía. En el caso de la radio, el tono dramático impreso al comienzo debió reforzar el efecto de la aplicación de esta regla: las informaciones que continuaban llegando de Harrisburg durante la jornada del 29 no estaban evidentemente a la altura de aquella tensión inicial. En compensación, los matutinos del 29 apenas habían mencionado el asunto, ya que las informaciones sobre el agravamiento de la situación recién comenzaron a llegar cuando las ediciones ya estaban cerradas. Por eso tuvieron que retamar el acontecimiento al día siguiente, en el mismo momento en que se producía un hueco relativo de las noticias. Las repercusiones por la evacuación se produjeron durante la jornada del 30, y recién el 31 desplegaron toda su panoplia discursiva. Lo que hace que se constate en el conjunto de la prensa escrita, una progresión regular hacia esa cumbre del 31. E1 29 la excepción fue France-Soir, que en sus dos últimas ediciones dedicó la tapa al accidente de Harrisburg con un acentuado tono de dramatización. El diario está así en la misma situación que RTL. Desaparecido de la tapa de la primera edición del 30, el acontecimiento reapareció discretamente en las ediciones siguientes con un pequeño recuadro que remite a las páginas interiores: "El accidente de la central nuclear: la nube radiactiva avanza. Página 13". La televisión ocupa una posición intermedia entre el adelanto de la radio y el retraso de los diarios. Es el primer tipo de medio que intervino a partir de la noche del 28. Desde el 29 introdujo algunos elementos didácticos no siempre convincentes. E1 29 por la noche los tres canales todavía dan un lugar secundario al acontecimiento. El hueco se sintió al día

siguiente: el 30 a mediodía el accidente de Harrisburg había desaparecido de los dos noticiosos de televisión. La televisión desplegará su panoplia completa el 30 por la noche, casi al mismo tiempo que el relanzamiento de la radio. El despacho 6 llegado a las 3.25 del día 29 titulaba: "Un error humano habría agravado el accidente de la central nuclear". RTL difunde la información a las 10 y a las 13, mientras France Inter a la misma hora habla de "mala maniobra". En los dos canales de TV se comprueban, por el contrario, dos tratamientos opuestos. A 2 se refirió a este error, TF_1 no lo mencionó. A las 20, en TF 1, la noticia no fue incluida en los titulares ni se refirió a ella el metaexpositor Roger Gicquel, sino un segundo expositor, Jean-Claude Narcy, en la sección "Las otras informaciones de este noticioso". Es la tercera vez que este canal menciona el accidente de TMI y la segunda desde que la información sobre el error humano estuvo disponible y fue utilizada por los otros medios. J.-C. Narcy se refiere al despacho de AFP de la primera hora de la tarde titulado "El accidente nuclear de Pensilvania". TF 1, 29 de marzo, 20 hs. Aparentemente, el accidente de la central nuclear de Pensilvania es el más grave que se haya producido jamás. El vapor radiactivo proyectado al aire y cuyos efectos se advirtieron a más de veinticinco kilómetros de la central, por fortuna no produjo víctimas. En efecto, nadie, ni entre los empleados de la central ni entre las poblaciones de los alrededores, resultó expuesto a un porcentaje peligroso de radiactividad. Les recuerdo que el accidente se debió a la explosión de una bomba de alimentación de agua del sistema refrigerante del reactor número 2 de la central. Hoy se turnaron cada hora equipos de setenta obreros para evitar una exposición demasiado prolongada a las radiaciones y limpiaron una instalación anexa en la que se habla filtrado agua altamente radiactiva en el momento del accidente. (36"). Despacho de AFP Aparentemente, el accidente que tuvo lugar el miércoles temprano por la mañana en la central nuclear de Three Mile Island (Pensilvania) es el más grave que se haya producido jamás en una instalación que utilizara combustible nuclear. El vapor radiactivo proyectado al aire, y cuyos efectos fueron advertidos a más de 25 km de la central, por fortuna no produjo víctimas. En efecto, nadie, ni entre los empleados de la central ni entre las poblaciones de los alrededores, resultó expuesto a un porcentaje peligroso de radioactividad. El accidente, ocurrido a las 9.00 GMT se debió a la explosi6n de una bomba de alimentación de agua del sistema refrigerante del reactor número 0. El jueves, equipos de 70 obreros que se turnaron cada hora para evitar una exposición demasiado prolongada a las radiaciones, comenzaron a "limpiar" una instalación anexa al reactor en la que se había filtrado agua altamente radiactiva en el momento del accidente (...).

J.-C. Narcy introdujo dos cortes en el texto del despacho. En primer lugar la continuación de la frase que termina con "reactor número 2 de la central"

Inmediatamente se puso en marcha un sistema refrigerante auxiliar. Normalmente, la temperatura y la presión en el corazón deben disminuir en forma gradual. Pero sin duda a causa de un error humano, como afirmó en la noche del miércoles el senador Gary Hart, presidente de la Comisión de Reglamentación Nuclear del Senado (NRC), ese sistema auxiliar se detuvo demasiado pronto. Y el final del despacho: Pese a las garantías suministradas por la central, que asegura que el accidente se debió a una válvula y no a un error humano, el asistente del gobernador de Pensilvania, William Scranton, indicó el miércoles a la noche que el Estado realizarla una investigación. Por su parte el secretario de Energía, James Schlesinger, anunció que había solicitado que se iniciara una investigación. Es decir que la ausencia del error humano en TF I forma parte de su estrategia discursiva. En el mismo momento, A 2, que desde el comienzo otorgó mayor importancia que TF 1 al accidente, retama la noticia en la segunda mitad del noticioso de las 20 por intermedio del metaexpositor Patrick Poivre d'Arvor. Poivre d'Arvor dialoga con Georges Leclere, quien retiene el papel de especialista y vuelve a utilizar el diagrama que se habla podido ver a mediodía (fig. 1). Advirtamos que el noticioso de A 2 da un espacio desdoblado de exposición: cuando hablan entre ellos, el conductor y el especialista se miran uno al otro sin mirar a la cámara. El espectador ocupa el "tercer lugar". Este es un fragmento de la emisión: Pantalla P.P. d'A. —Entonces, en concreto, ¿cómo sucedió? C.L. —Bueno, en forma muy esquemática les dibujé un recipiente de central nuclear. Aquí hay un reactor que fabrica va por, que es necesario extraer. Esa es la función del agua que viene aquí a presión a fabricar vapor en este generador de vapor y el vapor va... va a hacer funcionar la turbina. Ayer a la mañana esta turbina se bloqueó y al bloquearse detuvo el vapor, al detener el vapor produjo una sobretensión que rompió la bomba que alimenta el circuito aquí. Una vez rota esta bomba brotó el agua radiactiva y se piensa que salió por los agujeros que en una situaci6n normal la confinaban aquí. Entonces allí adentro hay mucha radiactividad, afuera también, acá hay, y allí

La cámara enfoca el mismo diagrama que al mediodía

trabajaban los obreros de quienes les hablé hace un rato. P.P. d'A.—Por ahora, nada de contaminaci6n, de veras . G.L. —Nada de contaminaci6n... ah... este... pero... P.P. d'A.—Que se sepa... G.L.—Pero normalmente, ¿eh? P.P. d'A.—Si, que se sepa, por supuesto. G.L.—Pero... quiero añadir sólo un puntito. Este generador de vapor es, este, casi el mismo que en las centrales francesas, del mismo tipo, pero fabricado por otra empresa que tiene un sistema mucho más complicado. Normalmente en Francia, nuestro sistema es diferente, parece más resistente... P.P. d'A.—Esperémoslo, en todo caso... A pesar de algunas precisiones en relación a la presentación del mediodía ("les dibujé un recipiente de central nuclear"), el discurso didáctico sigue siendo bastante impreciso. Como al esquema le sigue faltando el presurizador y su depósito de descarga, se continúa ubicando la explosión en forma sólo aproximativa ("sobretensión que rompió la bomba que alimenta el circuito aquí"). Como asimismo falta el lugar de la instalación de los auxiliares, según la explicación dada a propósito del "afuera", los setenta obreros parecen trabajar en la instalación de la turbina. Releamos el fragmento más significativo: Ayer a la mañana esta turbina se bloqueó, y al bloquearse detuvo el vapor, al detener el vapor produjo una sobretensión que rompió la bomba que alimenta el circuito aquí. Una vez rota esta bomba brotó el agua radiactiva (...). Este pasaje adopta el ritmo del discurso didáctico, constituyendo una cadena causal que permite ordenar los acontecimientos. Pero, desde un punto de vista estrictamente técnico, no tiene ningún sentido. ¿Qué puede querer decir que el vapor se detuvo? Esta "detención" del vapor ¿corresponde a la imagen arriesgada al mediodía, según la cual "se acumuló y acumuló y acumuló" el vapor? Como fuere, el esquema, la construcción explicativa, los signos de legitimación del especialista son obvios. Aún cuando no hayamos entendido nada, tenemos la sensación de que algo nos explicaron. Sobre la diferencia entre el reactor averiado y los reactores PWR franceses, la explicación es aún más confusa que al mediodía. Al mismo tiempo nos dicen que el

generador de vapor "es casi el mismo que en las centrales francesas" y que en estas últimas es "mucho más complicado". En suma, casi el mismo pero "diferente". De hecho ya se desplomó la trabajosa construcción del discurso didáctico, que trata de dar a la descripción la articulación gestual de una explicación. En la intervención del especialista, a mediodía, la radioactividad sólo se escapaba por la turbina, ya que ésta era la única salida disponible en el esquema. Para la presentación de la noche, advirtió que en esta explicación habla algo que no andaba. Pero manifiestamente no tuvo tiempo (o la información necesaria) para modificar su dibujo. ¿Qué hacer? Brotó el agua radiactiva y... se piensa que salió... El expositor efectúa un gesto vago sobre el dibujo de la instalación del reactor: ...por los agujeros que en una situación normal la confinaban aquí. Total, que el agua se escapó por los agujeros que se suponía debían retenerla... E1 30 de marzo los diarios se dedicaron básicamente a recuperar su retraso respecto de los otros medios. Buena parte de su material se abocó a relatar lo que había ocurrido en Harrisburg desde el comienzo del accidente. Libération, 30 de marzo Centrales atómicas: la avería más grave En Pensilvania, accidente técnico y error humano hicieron rozar la catástrofe. Sin duda en la noche del martas al miércoles en Pensilvania se estuvo muy cerca de un gran accidente nuclear. Hubiera podido ser muy grave, con una bomba de refrigeración que estalla y un equipo que se enloquece de miedo. Lo suficiente como para que más de trescientos médicos estadounidenses, y no de los menos importantes, soliciten la detención definitiva de la producción de electricidad de origen nuclear. (Ver pág. 3.) Libération comienza a construir un acontecimiento compuesto por dos elementos: un accidente técnico y un accidente debido a error humano. En el artículo al que remite este conjunto de "titulo + copete" al que llamaré "enfoque", Libération tratará de asignar casi el mismo peso a los dos elementos. Después de la narración del accidente en el aspecto técnico, el texto añade: En esta fase de la avería, aún nada parecía catastrófico (...). El senador Gary Hart (...) declaró que a la avería de la bomba se habría superpuesto un error humano: se habría detenido demasiado pronto el sistema refrigerante de auxilio (...). Conclusión (las bastardillas son nuestras):

La conjunción de estos dos tipos de averías diferentes permite decir que el accidente de Three Mile Island es sin duda uno de los más importantes que se hayan producido desde que entraron en servicio las centrales nucleares industriales. ¿Debe considerárselo por lo tanto como completamente excepcional? Por cierto esto es lo que estarán tentados de decir los incondicionales de la energía nuclear. Nuestro modelo de A y de sus consecuencias constaba de cuatro categorías, según se tratara de A o de C, y según que esos dos elementos fueran tratados de modo técnico o no técnico. En la medida en que comienza a intervenir un "factor humano" distinto del desarrollo puramente técnico del accidente, pero que le pertenece, este modelo se torna insuficiente. Podemos descomponer A en dos elementos, o dos factores, respetando siempre la distinción sobre el modo de tratamiento de cada componente. Obtenemos: 1. Un componente técnico del acontecimiento, tratado de modo técnico (por ejemplo: "rotura de la membrana de seguridad del depósito de descarga del presurizador"). 2. Un componente técnico del acontecimiento, tratado de modo no técnico (por ejemplo: "La avería más grave ") . 3. Un componente humano del acontecimiento, tratado de modo técnico (por ejemplo: "el operador detiene la primera bomba del sistema de inyección de seguridad de alta presión"). 4. Un componente humano del acontecimiento tratado de modo no técnico (por ejemplo: "un empleado habría cometido un error"). En su enfoque del 30 de marzo, Libération llega a construir un modelo de A compuesto por dos elementos: 1) "Una bomba que estalla" y 4) "Un equipo que se enloquece de miedo". En esta fase aparece un elemento inédito. Al comienzo de la construcción del acontecimiento en los medios, el noticioso de televisión de TF 1 había asociado a la información sobre el accidente la idea de miedo. De inmediato, France-Soir habla construido su primera tapa sobre Harrisburg alrededor de esta asociación: "miedo atómico en los Estados Unidos". En un caso y otro, se mencionaba el miedo como componente de las consecuencias. Era una consecuencia no técnica tratada de modo no técnico. Para Libération, hoy, el pánico deslizó consecuencias dentro mismo del acontecimiento cuyo componente "humano" semantiza. El enfoque de L'Humanité en tapa tiene la misma forma que el de Libération.
Accidente nuclear en los EE. UU. Un accidente se produjo el miércoles en la central nuclear de Three Mlle Island en los Estados Unidos. No hubo que lamentar víctimas, pero en un radio de 25 kilómetros se produjo un rotundo incremento de radiactividad. El origen de este error parece residir en fallas materiales y humanas (página 14).

Aunque en principio describe antes C que A, este primer enfoque se acerca al de Libération por su última frase: "fallas materiales y humanas". Veamos el enfoque de la página 14:
CATASTROFE Acciciente nuclear en los Estados Unidos El sistema refrigerante de un reactor cedió en forma brusca provocando fugas radiactivas.

La estrategia de L’Humanité comienza en un copete antes del titulo:
Hubo confusión después del accidente ocurrido en la mañana del miércoles en la central nuclear de Three Nlile Island, en Pensilvania. Los observadores optimistas habían de un accidente en apariencia bastante menor”. Sus colegas pesimistas afirman que el accidente es "en apariencia el más grave que se haya producido jamás en una instalación que utiliza combustible nuclear.

De entrada L'Humanité se coloca en otro nivel que los observadores y sus colegas: al producir un metadiscurso en plena cita, el diario efectúa dos operaciones importantes: justifica el tono descriptivo de su enfoque, que por lo mismo se mantiene al margen de las discusiones sobre la gravedad de A; y define el terreno legítimo en el que se ubicará su propio discurso. El problema no es que existan "optimistas" y "pesimistas": vamos a hablar en el lenguaje que hay que hablar frente a esta falsa polémica. En realidad el núcleo de la estrategia de L'Humanité ya estaba contenido en los dos detalles destacados en la primera edición de este diario sobre Harrisburg, cuando L'Humanité habla reemplazado "firma" por "trust" y "empleados" por "obreros". Estos dos cambios plantean el problema del componente "humano": el diario comunista construirá un agente "responsables" (o "autoridades") diferentes del agente "obreros". El primero aparece desde el comienzo del texto (las bastardillas son nuestras): Las autoridades reaccionaron con muchas vacilaciones. Los quinientos empleados de la central fueron colocados bajo control médico, pero no se adoptó ninguna precaución particular para las poblaciones de los alrededores. se sabe sin embargo que se hallaron partículas radiactivas a más de 25 kilómetros de las instalaciones. De entrada se somete a este agente a una explícita evaluación negativa. Siguen luego las declaraciones de un vecino, el señor Garnish. "El señor Garnish tiene miedo", sostiene L'Humanité antes de mencionar la película "China Syndrome" para recordar que "denuncia la reacción de los responsables, que multiplican los esfuerzos para ocultar el considerable peligro". Se describe a continuación el espeto técnico, pero brevemente, ya que lo esencial no está allí: Al comienzo fue un incidente banal: cede la válvula de una de las bombas del sistema refrigerante. No hay heridos, pero la radiactividad es mil veces superior a la normal alrededor de las instalaciones.

Luego todo se complicó ya que el sistema refrigerante de emergencia se puso en marcha, pero su funcionamiento se detuvo prematuramente. ¿Error humano? Cuidado: el operador es un obrero, un trabajador. Por definición, un trabajador sabe hacer su trabajo. "Falla de un empleado", asegura la dirección, cuyo principal interés es deslindar su propia responsabilidad. Mediante esta descalificación de la hipótesis de un error humano cuyo agente sería un "empleado", L'Humanité está demostrando que no existió componente humano en el accidente, y que si hubo error humano, no fue en el plano del desarrollo de A, sino que incumbe a la reacción de los responsables, es decir que corresponde a las consecuencias. Luego del golpe asestado al agente "responsable", el texto vuelve al aspecto técnico de A, lo que tiene la ventaja de evitar el espinoso problema de la intervención humana (es significativa la expresión "de todos modos"): "De todos modos, deja de llegar el agua al reactor Babcock y Wilcox (...)". ¿Es decir que en definitiva el asunto seria puramente técnico?
Hay muchas cosas inquietantes en este incidente. Sin hablar de la confiabilidad en apariencia limitada del material empleado, hay hechos abrumadores para los poderes públicos. El alerta sólo se declaró en el exterior tres horas después de la explosión. Se formularon declaraciones tranquilizadoras, incluso totalmente contradictorias. Los servicios de seguridad de la central habrían efectuado una larga serie de maniobras en falso. En especial un responsable de las instalaciones es acusado de haber dado la orden de liberar el vapor en la atmósfera sin preocuparse por medir su grado de radiactividad.

"Sin hablar de la confiabilidad"; pero ¿por qué no hablar de la confiabilidad, si el accidente seria puramente técnico? Además la distinción entre los "empleados" (componente humano evaluado en forma positiva) y otras personas ("responsables", "autoridades", etc., componente humano evaluado en forma negativa) es difícil de establecer. Un ingeniero que está en la sala de comando en el momento del accidente, ¿es un "empleado" o un "responsable"? La respuesta no es fácil, como se manifiesta en la frase referida a los "servicios de seguridad": "Los servicios de seguridad de la central habrían efectuado una larga serie de maniobras en falso". Para comenzar, ¿en relación con qué se ejecutaron esas "maniobras en falso"? ¿Con el accidente o con sus consecuencias? ¿Y de quién dependen esos servicios de seguridad? A partir del tratamiento hecho del componente humano de A, tendiente a decir que no existía, que sólo era un subterfugio de la dirección para desligarse de su responsabilidad, se impone una sola conclusión: ¡esos servicios de seguridad no son empleados de la dirección! Pero la edición más interesante del 30 de marzo es la de Le Figaro. El día anterior, el acontecimiento ocupa el puesto más bajo de su panoplia discursiva: unas pocas líneas en una página interior citadas de los primeros despachos, y centradas en el alerta. E1 30 Le Figaro

asigna mucha mayor importancia al acontecimiento. Aún no está en tapa, pero es el artículo principal de la sección "Nuestro tiempo", con un gran titulo, un largo copete y dos artículos:
Le Figaro, 30 de marzo NUESTRO TIEMPO Después del accidente en una central en Pensilvania Psicosis nuclear en los Estados Unidos.

Si dejamos de lado el título que definía la sección, la estructura de este enfoque es muy próxima a la de FranceSoir de la víspera: Alerta general en Pensilvania después del gravísimo accidente en una central nuclear. Miedo atómico en los Estados Unidos. En los dos casos se menciona el acontecimiento en el antetitulo, señalado por el elemento aspectual "después". Lo que interesa es este "después". El titulo grande designa una consecuencia no técnica, enunciada de una manera no técnica: "Miedo atómico", "Psicosis nuclear". En los dos casos, el discurso se coloca en el orden de las pasiones. A pesar de estas similitudes, France-Soir y Le Figaro no construyen el mismo acontecimiento. Por empezar existe una diferencia de intensidad en la dramatización. Para Le Figaro se trató de un simple accidente, mientras que para France-Soir era un accidente muy grave. Recordemos la asociación producida en un enfoque entre "miedo", "atómico" y "explosión". En Le Figaro no hay nada semejante. "Nuclear" no produce similares remisiones semánticas. Pero la diferencia entre estos dos diarios no es sólo cuantitativa; también atañe al contenido calificativo del modelo, que reposa sobre la diferencia entre "psicosis" y "miedo". "Psicosis" connota un estado del sujeto que se define como desviación respecto de la normalidad, la psicosis es del orden de la locura Por el contrario, no hay nada más normal que el miedo, si la situación es grave. El texto de France-Soir está construido para demostrar que éste es el caso; entonces el miedo anunciado en el titulo se justifica. También el texto de Le Figaro responde al título, pero llega a ,a conclusión inversa: si es licito hablar de "psicosis en los Estados Unidos" es porque la situación no justifica el miedo, ya que el accidente no es grave. Lo confirma el comienzo del último párrafo del copete:
Este accidente parece entonces menor, como los precedentes, ano cuando sea el más importante de toda la historia electronuclear en cuanto a la amplitud de la polución que ocasionó.

Toda la diagramación de la página está estructurada para reforzar esta interpretación. El titulo del articulo de la izquierda dice: " 'El síndrome chino', explotación del miedo atómico". En este solo titulo hay dos operaciones importantes. Le Figaro explica que esta psicosis es resultado del miedo explotado en forma deliberada, y al mismo tiempo cuestiona a France-Soir. No por casualidad repitió la expresión "miedo atómico", de la tapa de su colega. Este miedo que se anuncia no es un verdadero miedo, es una psicosis.

El artículo ubicado a la derecha de la página completa esta doble operación. Los estadounidenses tienen miedo, pero sin razón objetiva, fueron "psicotizados". ¿Y entonces, los franceses? El título del articulo, firmado, plantea la pregunta: ¿Hay que tener miedo en Francia? Por lo tanto ¿hay que tener miedo? Una leyenda maléfica rodea a la palabra nuclear, ligada al cáncer y a la bomba. Y sin embargo, como acaba de verse, una válvula que explota no es una bomba atómica. (...) debe destacarse que nadie resultó irradiado, ni público ni empleados, y que pudo contenerse dentro de la central la casi totalidad de las radiaciones. En efecto, probablemente fue necesario que se produjera un error humano para que una pequeña parte de ellas escapara al exterior. Una energía confiable Más aún, esta polución no parece dar motivo para enloquecerse. (...) Así, a pesar de la locura que durante algunas horas se apoderó de las autoridades y de una parte de la población de Pensilvania, este accidente no se revela más grave que los precedentes. (...) Pero queda una evidencia: en la práctica esta fuente energética se revela como mucho menos peligrosa que el carbón que, entre la silicosis y las explosiones de grisú, mató a varias decenas de miles de personas (...) Exceptuando la emisión de RTL de la víspera a las 6.30, netamente ecológica, Le Figaro es el primer medio que ante el accidente de TMI, descubre en forma explicita su punto de vista ideológico sobre la cuestión. Esto lo lleva ese 30 de marzo a tomar posición en relación a sus colegas pronucleares o antinucleares. Como France-Soir anunció el miedo atómico en los Estados Unidos, Le Figaro contesta que no hay de qué tener miedo, que ese miedo fue provocado. Como L 'Aurore titula sobre la radiactividad a 25 kilómetros de distancia, Le Figaro insiste sobre el carácter "débil" de las radiaciones. Como la mayoría de los medios califican el accidente de "grave", Le Figaro afirma que es "menor" y que "no se revela más grave que los precedentes". Por último, mientras aún son confusas e incluso contradictorias las informaciones que circulan acerca de la posibilidad de un error humano, Le Figaro decide: para él si hubo error humano sólo concierne a la fuga de las radiaciones al exterior. El discurso didáctico no tarda en intervenir en el debate:
RMC, 30 de marzo, 13 hs.

Presentador.—Hace 48 horas un nuevo accidente en una central nuclear estadounidense, cerca de Harrisburg, en Pensilvania, creó una cierta conmoción, primero en los Estados Unidos, y luego el contagio llegó a Europa. Se destaca el nivel de generalidad en que se ubica el expositor al evaluar el conjunto de la situación. Utiliza el término "conmoción", que ya habla empleado L'Aurore para describir la situación en los Estados Unidos. Esto prepara el pasaje al metadiscurso por medio del cual tratará de evaluar no el acontecimiento mismo, sino el discurso que suscita: Psicosis, inquietud fundada... Michel Chevalet, ¿tiene un poco más de información para apreciar, ya, el alcance de las radiaciones...? ¿Michel Chevalet...? "Psicosis, inquietud fundada": se dibuja la alternativa entre la construcción de France-Soir y la respuesta de Le Figuro. Michel Chevalet es un especialista. Su condición le permite aparecer como "árbitro" entre informaciones contradictorias. M.C. —Si, lo escucho. Esos alcances tienen dos niveles. El primero, bueno, se trató de la dispersión de agua ligeramente radiactiva en un río (quince metros cúbicos). El segundo es la radiactividad del aire con la emisión de vapor. Esta radiactividad fue calculada, es de 70 milirems. Esto no le dice nada. Digamos que corresponde, grosso modo, a una larga exposición durante un examen radiológico. Y por último, le preciso que para un trabajador, las normas son de 5.000 milirems por año. Es decir que hay radiactividad, es cierto, pero no es algo catastrófico.
Presentador—Si, entonces, las causas, pienso que va a llevar tiempo determinarlas, pero se habla de un filtro tapado que habría provocado la rotura de una válvula y así de inmediato por último las reacciones en cadena, sin juego de palabras. ¿Es así de veras?

Metadiscurso. El expositor principal no reproduce una de las descripciones de A que circularon en el discurso informativo. Dice: "se había de...". Advirtamos también que el modelo de A ya está formado por una serie de acontecimientos. Esta segunda apertura al discurso didáctico se expresa por la puesta en duda de lo que se dijo: "¿Es así de veras?" M.C.—Reacción en cadena, muy cierto. Si usted quiere, en fin, considerando los elementos que se poseen, son bastante vagos, por momentos incomprensibles, creo que hay dos cosas: en primer lugar hay un accidente técnico serio, y en segundo lugar un error humano, el cual (sic) no se sabe. Si lo desea, tratemos de plantear bien el problema. La reconocida precariedad de la información disponible no impide que el discurso didáctico se introduzca de nuevo a través de la enumeración. Aquí se manifiesta una de las señales de su legitimación: ante elementos "vagos", "a veces incomprensibles", se va a "plantear correctamente el problema". La enumeración destaca con claridad los dos componentes: accidente técnico error humano. ¿Estaremos acaso frente a un modelo comparable con el propuesto a la mañana por Libération?

M.C. —Si hubo desprendimiento de vapor quiere decir entonces que hubo una interrupci6n en la refrigeración del reactor. Usted sabe que del reactor se desprende calor. Es un gigantesco calentador por el que se hace circular agua en forma permanente para extraer calorías. Por eso el desperfecto más serio que puede producirse es precisamente una fuga de ese calentador de agua. A partir de ese momento el coraz6n, que deja de estar refrigerado, sube de temperatura; se pone en marcha un circuito auxiliar de refrigeraci6n, pero esto provoca un gran desprendimiento de vapor que se condensa por medio de rociadores ubicados en el techo de las instalaciones del reactor. Por 1ógica, esto es lo que ha debido ocurrir. Y por lógica, los sistemas están estudiados como para que no pueda salir vapor del recinto del reactor Pero en este caso salió vapor. ¿Por qué? Confieso que lo ignoro. En un esfuerzo por dar aspecto técnico a una versión no técnica, se compara un reactor con "un gigantesco calentador de agua" y "el desperfecto más serio" se convierte en "una fuga de ese calentador", en otras palabras, en una fuga del reactor. Pero si no se introduce la distinción entre un circuito primario y uno secundario y si falta el concepto de generador de vapor, hablar de una fuga del reactor nada significa desde el punto de vista técnico. Por otra parte, el mismo dio, por TF 1, el mismo especialista dio una descripción completamente diferente. El segundo elemento mencionado al principio, "el error humano", desapareció. Una sola relación instalada en forma implícita en la superficie del discurso, podría tal vez permitir localizarlo: el especialista dice que "ignora" por qué salió el vapor; al hablar del error humano habla dicho: "¿cual?, no lo sé". Si se relacionan estas confesiones de ignorancia, puede suponerse que el error humano tiene alguna vinculación con la salida del vapor. Otro signo del amaneramiento didáctico: la repetición de "por lógica". El discurso didáctico se presenta articulado por un razonamiento deductivo ante la precariedad de las informaciones fácticas Y la condición lógica de esta intervención destinada a reemplazar a las descripciones faltantes se destaca desde un principio por la siguiente explicación: "Si hubo desprendimiento de vapor quiere decir entonces que hubo una interrupción en la refrigeración del reactor". El discurso didáctico no siempre cumple con la función que se le podría atribuir de complemento del discurso informativo. Si el metaexpositor anuncia resoluciones tomadas por el consejo de ministros de Francia respecto del organismo de previsión social de ese país, el especialista que hable a continuación explicará cuáles eran las anteriores formas de financiación y cuáles serán las repercusiones de las nuevas disposiciones. Por el contrario, en el caso del accidente de Harrisburg, el discurso didáctico parece haber movilizado los gestos pedagógicos con el único fin de suplir las debilidades del discurso informativo.