Educación Peruana: Informe de Gestión

En el Canal 7 de Televisión (el canal oficial) se ha empezado a transmitir un programa llamado Apuntes de Gestión donde todos los sectores oficiales presentan sus realizaciones en el período del gobierno que concluye el 28 de julio del presente año. El miércoles 22 estuvo en el set de TV el Ministro de Educación. Esperábamos una exposición coherente que partiendo de una visión de país planteada al inicio del quinquenio adecuaba la política educativa de acuerdo a las necesidades urgentes que se habían detectado. Es más, pensábamos que habría un eje ordenador de la exposición, pero nos dimos con que quien daba la pauta era la conductora del programa a partir de temas seleccionados. El Ministro, con una verborrea digna del presidente, pero sin igualársele, hizo evidente que había una falta de coordinación entre la pauta y lo que debería ser la exposición. No es grato comentar un programa al que pocos le ponen interés, pero me parece que el que se emitió este miércoles pasado, es el reflejo de cómo se ha gestionado la educación nacional. Acabada la cháchara del discurso presidencial y la atropellada autoritaria para lograr lo que a él le parecía idóneo; y habiendo salido de escena el Ministro, queda al desnudo que todo ha sido palabras, palabras y más palabras. ¿De qué trató? Luego de una introducción donde habló de que su intervención es “…un mandato constitucional que en el ministerio de educación persigue en el desarrollo de las políticas que fueron formuladas oportunamente para que sean pertinentes con los problemas que tenían que ser resueltos en una gestión muy intensa…” Interrumpe la conductora al Ministro para precisarle de que debían empezar con una de las medidas que sería recordada como una de las principales del sector educación, que es la Carrera Pública Magisterial. La conductora presenta unos cuadros, pero el Ministro prosigue con su discurso cansino con muy poco contenido que podría indicar poco interés por la presentación del informe, sino todo lo contrario, por desarrollar un alocución en donde se presentaran logros que no se articulaban con un objetivo ni eje de política educativa, que debió enunciarse.

Por ejemplo al tratar sobre Carrera Pública Magisterial, expresó que esta responde a tres objetivos: - “Lograr una mayor calidad de la educación para los niños del Perú, con equidad; - Una mejor gestión de recursos asignados al sector; Consolidación del sector educativo a nivel nacional que suponía rescatar el principio de autoridad, el cumplimiento de la ley para que se pueda a lo largo del sistema educativo garantizarse que esa cobertura que crece en atención se vea servida y beneficiada con los atributos que tiene el sistema educativo a través del desarrollo pedagógico y profesional de los docentes, la implementación y organización adecuada del currículo, la implementación con recursos tecnológicos, la construcción con espacios educativos, pues rescatando fundamentalmente el valor definitivo, el valor determinante del factor docente para que la calidad del sistema educativo sea el óptimo (sic)” ¿Qué nos quiso decir? Esperaba una información ordenada que partiendo de las políticas educativas impulsadas se desarrollasen procesos para la mejora de los aprendizajes de los alumnos. Nada de eso, ante la “desesperación” de la conductora. No transcribiremos toda la intervención, pues no tiene mucha trascendencia. La única novedad y es de ripley, decir que la política educativa estaba inspirada en el Acuerdo Nacional y en el Proyecto Educativo Nacional Narrar las bondades de los logros, resultados en la CPM difundidos y expresar que serán 60 mil los docentes incorporados en la Carrera Pública y que según los informes “ha reportado ya mejores condiciones… resultados en el aprendizaje que se pueden evidenciar a través de las evaluaciones tanto nacionales como extranjeras” es reducir a cifras lo que debe ser objeto de un análisis cualitativo. El Ministro explicó el por qué de la capacitación docente y cómo ella respondía a una evaluación censal, que permitió al Ministerio de Educación identificar las necesidades básicas de capacitación docente. Dijo que “… a la fecha se ha llegado a 385 mil 2098 docentes servidos en estos programas. Fundamentalmente han estado orientados a lograr que a través de las universidades de prestigio, calificadas reconocidas y de institutos superiores pedagógicos con un buen nivel de preparación académica intervengan en estas capacitaciones y que ha permitido, a través de un proceso serio de inversión de recursos asignar 524 millones de nuevos soles para lograr estos niveles importantes de capacitación docente que ahora podemos exhibir y viene a ser un componente fundamental que junto con la CPM están revolucionando el sistema educativo a través de mejores maestros, mejor enseñanza y mejores resultados en el aprendizaje.”

Pasó luego a explicar otros temas. Todos con los éxitos correspondientes. Así pasaron el proyecto Una laptop un niño; las tecnologías educativas; los colegios emblemáticos (unos 219); el colegio mayor secundario “la joya del sistema educativo” que “objetiva la educación con sentido y la educación para la comprensión; con docentes de excelencia de primera calidad, seleccionados, sometidos a cursos intensivos de capacitación. Será un centro donde el talento como dice el presidente García, donde ese genio que a veces está dormido, no se vaya dormidos a su tumba, sino que despierten para poder contribuir después al bienestar y el desarrollo del país.” Además hizo una explicación histórica farragosa para hablar del drama del analfabetismo que “tiene cerca de 500 años del Perú… Venía manteniéndose como una expresión odiosa, de injusticia social, de exclusión, de privación, en donde muchas personas especialmente pobres del campo y dentro de ellas la mujer campesina será marginada”. Habló de las cifras y recordó que el compromiso del Presidente García en Pacaicasa inició este proyecto. Que se concretó luego en el PRONAMA. “Se ha atendido a 2 millones 758 mil iletrados.” Habló de las evaluaciones del medio tiempo (sic) en lugar de decir de medio término, donde se notaba una acentuada disminución del analfabetismo, llegando hasta “el 2,8%, lo que significa que de cada 100 peruanos 3 están de condiciones de iletrados. Si se separa a los mayores de 65 años y a los discapacitados la tasa de analfabetismo baja a 1,9%. Por ello de acuerdo a los estándares internacionales somos un país libre de analfabetismo. Una reivindicación nacional.” Sobre la municipalización, dijo que está en relación con la reforma del Estado. Otra vez palabras, palabras y más palabras. Ningún problema, como en los demás temas. Todo es éxito. Y más palabras, diciendo que no estamos en el mejor de los mundos, “estamos como decía el Dr. José Chang ante la presencia de un fenómeno es donde la rueda de la calidad de la educación ha comenzado a girar”“. Las evaluaciones tienen la finalidad de escenificar el nivel de logros y los resultados sean distribuidos en pertinencia a los directores regionales, de UGEL directores de escuelas y padres de familia. A ellos se les proporciona un manual para qué sepa cuáles son los logros que debe alcanzar un niño en un grado. Finalmente cuando se le requirió que sugiera al próximo gobierno qué debería hacer, el ministro expresó, sin rubor: “dar continuidad al Marco del Acuerdo Nacional, convertir al Proyecto Educativo Nacional como política educativa nacional que tiene 6 objetivos estratégicos y una meta al año 2021. Se debe continuar una transformación de la educación que debe continuar.”

En la segunda parte fue una sorpresa tener en la mesa como comentaristas al señor Augusto González Torres – consultor- y al señor Oscar Becerra Tresierra Director Nacional de Tecnología Educativa. ¿Es ético que un subalterno pueda hacer una crítica de una política educativa que ha desarrollado por pertenecer a la misma gestión gubernamental? De repente no tiene que ver con la ética, pero si con la imagen que se da al público a quien va dirigido el programa y la información. Algunas frases dichas nos parecen de poco nivel: por ejemplo, decir que “la educación estuvo secuestrada por el SUTEP durante 35 años,” es negar la existencia de una organización por derecho para la defensa de su trabajo. Además expresar que “los que querían ser maestros se les engañaba miserablemente, que los Institutos Pedagógicos que eran “formadores de payasos” porque no les daban formación de calidad; el maestro es el cerebro de la educación, un cuerpo que lo ha atropellado un carro, le ha roto todos los huesos, le ha dado derrame cerebral, le ha dado infarto y encima lo patean cuando está en el suelo. Esa es la educación pública peruana. Eso no se va a arreglar de la noche a la mañana”. Este exabrupto, por decir lo menos, expresa un sentir despectivo por quienes se esfuerzan por cumplir con las directivas que concretizan las políticas educativas. No es digno de una autoridad que tiene el rango de Director Nacional se exprese de esa forma. Dirigirse de manera despectiva a los centros de formación docente, dice mucho de quien expresó esa frase. Creíamos que hacía tiempo se había desterrado de la educación el resentimiento, la inquina, el desprecio por el otro. ¿Con qué autoridad pueden hablar de inclusión, de respeto por el otro? Decir que en la educación se vivió un “chantaje de ser rehén del SUTEP”, no son palabras de quienes dirigen la educación nacional indican cierto desprecio, cierta autosuficiencia. Demostrar poder vituperando desde la TV a quien no puede responder no es de personas decentes, como gusta decir hoy en día. ¿Por qué no se dijo nada de lo que se ha hecho por esos institutos superiores pedagógicos que “forman payasos”? ¿Qué se ha querido decir? ¿De quién es la responsabilidad? No todo es tecnología, no todo es infraestructura ni dotación de máquinas. ¿Qué se hicieron con las computadoras del proyecto Huascarán? ¿Qué con los docentes capacitados en aquella época? ¿Qué con los materiales? ¿Qué con los docentes que impulsaron el proyecto? Otra de las frases que se expresaron son indicadoras del concepto que se tiene de la educación y del magisterio “En el 2006 había un sistema educativo que era rehén del SUTEP. El ministro Chang liberó al sistema educativo del chantaje de ser rehén del SUTEP.” Qué poca memoria y autocrítica tienen quienes ejercieron la administración educativa entonces. Quien estuvo “secuestrado” fue el Ministro Chang que aparecía al inicio de una mesa de diálogo para después correr traslado

de la responsabilidad a otros funcionarios. ¿Quién determinaba esa estrategia? Felizmente la memoria de los maestro está muy despierta. Sin embargo hubo otro enfoque en el análisis. Por ejemplo se dijo que se apreciaba en los profesores un nuevo ánimo. Eso se nota al haber acudido a todas las convocatorias, prepararse. Hay gente que no ha seguido sólo las actividades de capacitación, ha hecho maestrías en universidades estatales, se han matriculado de su propio peculio, ¿por qué? Porque había la esperanza de un cambio en el aspecto crematístico, en el salario, pero también pensar que esto le da nuevas oportunidades, también a los alumnos. Sin duda el formato no ha sido el adecuado para esta presentación, pero eso no quita que el contenido ha debido ser tratado con calidad. Consideramos que la sociedad merece respeto y no la enumeración de realizaciones que “vienen revolucionado el sistema educativo” como repetitivamente se dijo, Ya no nos pasan “gato por liebre” a los maestros que cotidianamente tenemos que batallar dentro de un sistema educativo que no estuvo “secuestrado” por los docentes como dijo la conductora sin que el Ministro diga nada. Las expresiones triunfalistas de un comentarista oficial rayaron en cierta “pasada de mano” frente a la autoridad, cosa muy notoria en nuestra sociedad hacia quien tiene el poder. Hacer alarde de relaciones y conocimientos antes que a una crítica esclarecedora, no ayuda mucho a nuestra educación nacional. Sin duda habrán muchas “sopladas de pluma” de los problemas para el próximo gobierno y se dirá que ha sido corto el tiempo, que la educación es un proceso, etc. Pero lo que sí es poco reconocible es que teniendo los elementos como el Acuerdo Nacional, el Proyecto Educativo Nacional, utilizasen el tiempo de este quinquenio para hacer de la educación nacional una colcha de retazos. Una realidad que el muy orondo presidente saliente ha prohijado y hoy como arrepentimiento da una sorpresa a Lima “regalándole” una estatua del llamado Cristo del Pacífico, asentado en el Morro Solar, lugar donde se inmolaron muchos compatriotas en defensa de Lima. Y todo ello sin consultar a nadie, sólo a las ganas y mitomanías presidenciales. Así ha actuado en política. La educación no ha sido una excepción y ahí tenemos los resultados: más cemento y ladrillo, conocimiento mínimo y burla de lo que conforma la identidad nacional. Una pinta de los jóvenes del 15M de España puede servir de colofón a tantas medias verdades que hemos escuchado ahora que se acorta el tiempo de un gobierno soberbio y poco transparente: “Tenemos derecho a indignarnos ahora y siempre ”

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful