-1

-

nuestro primer número 1963

N° 16

EXPLICACIÓN .................................................................................................................................................. 5 PREÁMBULO.................................................................................................................................................... 6 A) PARA UNA POLÍTICA DE DESARROLLO................................................................................................. 8
INTRODUCCIÓN ................................................................................................................................................

9 raíces del subdesarrollo............................................................................................................................ 9 opiniones sobre el informe...................................................................................................................... 12 RESUMEN Y GLOSA DEL INFORME POR CAPÍTULOS ............................................................................................ 13 controles.................................................................................................................................................. 13 planificación ............................................................................................................................................ 13 papel del gobierno .................................................................................................................................. 14 comercio exterior .................................................................................................................................... 16 planificación regional .............................................................................................................................. 16 minifundismo y latifundísmo.................................................................................................................... 17 inversión extranjera................................................................................................................................. 19 a largo plazo............................................................................................................................................ 20 ECONOMÍA DE MERCADO Y PLANIFICACIÓN ....................................................................................................... 20 planificación ............................................................................................................................................ 21 economía de mercado ............................................................................................................................ 22 parangón ................................................................................................................................................. 24 nacionalizaciones y cooperativismo ....................................................................................................... 24 resumen problemático ............................................................................................................................ 25 B) LA REMUNERACIÓN DE LOS FUNCIONARIOS.................................................................................... 26
LOS SUELDOS HASTA EL MOMENTO ACTUAL ..................................................................................................... 28 DOBLE VERTIENTE DE LA CONDICIÓN DE FUNCIONARIO ..................................................................................... 28 LA INFLACIÓN Y LA ELEVACIÓN DE LOS SUELDOS .............................................................................................. 29 LAS TASAS ..................................................................................................................................................... 30 SUS INCONVENIENTES .................................................................................................................................... 31

de recaudación........................................................................................................................................ 31 diferencia entre funcionarios de una misma dependencia ..................................................................... 31 diferencias entre organismos y departamentos...................................................................................... 31 transferencia de funciones...................................................................................................................... 38 NECESIDAD Y OPORTUNIDAD DE UNA REFORMA ................................................................................................ 38 SEGURIDAD SOCIAL ........................................................................................................................................ 39 comparación entre funcionarios y otro personal al servicio del estado .................................................. 39 SOLUCIONES POSIBLES .................................................................................................................................. 42 estatuto ................................................................................................................................................... 42 acción intermedia.................................................................................................................................... 42 C) TRANSPORTES......................................................................................................................................... 44
I. FERROCARRILES .........................................................................................................................................

44 organización............................................................................................................................................ 45 política financiera .................................................................................................................................... 46 estructura económica en función de la social......................................................................................... 46
-2-

política del transponte............................................................................................................................. 48 tendencias del tráfico .............................................................................................................................. 50 condiciones técnicas y su aspecto social ............................................................................................... 51 modernización......................................................................................................................................... 53 modernización del servicio ................................................................................................................. 53 renovación de las vías........................................................................................................................ 54 electrificación ...................................................................................................................................... 54 locomotoras diesel.............................................................................................................................. 54 trenes diesel ....................................................................................................................................... 55 vagones .............................................................................................................................................. 55 estaciones........................................................................................................................................... 56 otros servicios..................................................................................................................................... 56 lado social del problema ......................................................................................................................... 57 II. CARRETERAS ............................................................................................................................................. 59 estructura de la red ................................................................................................................................. 60 volumen de tráfico................................................................................................................................... 60 obras nuevas y reparaciones.................................................................................................................. 61 sistema de peaje..................................................................................................................................... 61 escasez de medios ................................................................................................................................. 63 reglamentación........................................................................................................................................ 64 industrialización general ......................................................................................................................... 66 diferencias respecto a los ferrocarriles ................................................................................................... 67 futuro del problema ................................................................................................................................. 68 III. PUERTOS .................................................................................................................................................. 69 situación técnica ..................................................................................................................................... 70 estructura laboral .................................................................................................................................... 71 D) AGRICULTURA Y GANADERÍA ............................................................................................................... 76
I. AGRICULTURA .............................................................................................................................................

76 reforma agraria ....................................................................................................................................... 78 formación cultural.................................................................................................................................... 81 formación técnica.................................................................................................................................... 81 formación profesional acelerada............................................................................................................. 82 vivienda ................................................................................................................................................... 83 educación................................................................................................................................................ 84 cooperativas............................................................................................................................................ 84 seguros ................................................................................................................................................... 85 conclusión ............................................................................................................................................... 86 II. GANADERÍA ................................................................................................................................................ 88 el suministro de proteínas....................................................................................................................... 90 carne................................................................................................................................................... 90 ganado bovino .................................................................................................................................... 91 paréntesis sobre comercialización ..................................................................................................... 91 ganado porcino ................................................................................................................................... 94 ganado equino .................................................................................................................................... 95 III. ECONOMÍA AGRARIA................................................................................................................................... 98 sistema de precios y rentas .................................................................................................................. 100 la población agraria............................................................................................................................... 101 E) INDUSTRIA............................................................................................................................................... 105 F) TURISMO.................................................................................................................................................. 112
EL INFORME .................................................................................................................................................

114 sus sugerencias .................................................................................................................................... 114 consideraciones .................................................................................................................................... 115 EL TURISMO EN SÍ......................................................................................................................................... 116 turismo activo ........................................................................................................................................ 116 aspecto pasivo ...................................................................................................................................... 119 IMPACTO EN LA SOCIEDAD ............................................................................................................................ 123 de carácter cultural ............................................................................................................................... 123 de carácter social.................................................................................................................................. 124 de carácter económico.......................................................................................................................... 125 G) EDUCACIÓN ............................................................................................................................................ 127
-3-

H) VIVIENDA ................................................................................................................................................. 134
ANÁLISIS DEL INFORME ................................................................................................................................. 135 CRÍTICA ....................................................................................................................................................... 136 PLANTEAMIENTO SOCIAL-CATÓLICO ............................................................................................................... 137 POLÍTICA DEL SUELO .................................................................................................................................... 138 PROMOCIÓN DE VIVIENDA ............................................................................................................................. 138 INICIATIVA PRIVADA ...................................................................................................................................... 139

con ánimo de lucro................................................................................................................................ 139 sin ánimo de lucro, cooperativas .......................................................................................................... 140 LA PRESTACIÓN PERSONAL ........................................................................................................................... 140

-4-

explicación
EL presente número de SEMINARIOS aparecerá probablemente con algún retraso respecto a la periodicidad habitual de nuestra publicación. Esperamos que su simple volumen y formato constituya para los lectores una explicación suficiente. Y si ahora se alude a ello es para anunciar—amenazar en cierto modo—que, durante el año que empieza ponemos en marcha un nuevo esfuerzo, nos sometemos a una mayor exigencia y necesitaremos, por tanto, más amplia indulgencia y disculpa. EN efecto, hemos comprobado que los números extra de SEMINARIOS—los monográficos dedicados a la Revolución Agraria, a la Unidad Europea y a la Nueva Sociedad—que publicamos el año anterior tuvieron una excepcional acogida, testimonio del interés y utilidad que en ellos han visto nuestros lectores. JUSTOS números monográficos suponen esfuerzo excepcional en todos los escalones, desde los Seminarios y sus ponentes hasta la Dirección de la revista y la misma imprenta. Pero el Delegado Nacional nos ha alentado a todos en tales términos que, en el año 63, la colección de SEMINARIOS contará, quizá, con más números extraordinarios que ordinarios. EL número presente no necesita de una "explicación" como las habituales, porque el "preámbulo" que sigue la sustituye con ventaja. HAREMOS que esta colección de escritos sobre aspectos sociales imbricados en el Informe del Banco Mundial habla por sí sola, muy alto y muy concienzudamente, además de muy sinceramente. ¡ ARRIBA ESPAÑA!

-5-

preámbulo
LA publicación por el Gobierno del Informe del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento sobre la Economía española parece que persigue varios objetivos: a) Informar al país sobre el diagnóstico y tratamiento que de la situación económica española ha dado un grupo de expertos que, a requerimiento del propio Gobierno, ha estudiado esta situación. b) Hacer comprender al país la ineludible necesidad de una serie de medidas a adoptar para encauzar y posibilitar el desarrollo económico. c) Invitar a los españoles a que colaboren en la gran empresa nacional del desarrollo económico, que requiere, para llegar a buen puerto, la comprensión y la colaboración de todos los sectores, aunque ha de adoptar diferentes modalidades según el momento y el sector. Así, en la fase actual de planeamiento, de búsqueda de información, de análisis de posibilidades, de contrastes de pareceres, la colaboración esencial debe ser la del aportar ideas en las que los órganos competentes encuentren las más acertadas y más convenientes. Pues bien, a esa convocatoria, a esa llamada a la colaboración, al esfuerzo común, el Seminario Central de Estudios Sociales responde con entusiasmo, aportando una serie de trabajos, fruto del estudio individual de sus miembros y de la contrastación conjunta de sus opiniones. Nuestro objetivo esencial es contribuir al conocimiento de la realidad española, destacando el aspecto social. La publicación de los trabajos únicamente pretende, por tanto, ser la respuesta sincera a la invitación formulada, con el deseo de que los mismos faciliten la comprensión, en sus exactas dimensiones, de los complejos problemas de la dinámica social española. El examen del repetido Informe nos ha llevado al convencimiento de que sus autores han sido totalmente consecuentes con su punto de vista financiero. Ahora bien, su lectura nos impone, si hemos de ser también consecuentes, la obligaáón de exponer una serie de consideraciones, que no siempre se encuentran en aquél: las implicaciones inmediatas y mediatas de índole social que toda medida económica entraña. Al exponer estas consecuencias no se pretende decir NO al Informe, pues en gran parte estamos conformes; sino decir SI, PERO ADEMAS hay que tener en cuenta los efectos sociales inmediatos insoslayables. Aspiramos, supliendo con buena fe la técnica y experiencia que nos falta, a complementar el Informe, resaltando aquellos aspectos que para el experto pueden parecer minúsculos, pero que, por afectar a numerosos españoles, su olvido podría constituir, en casos, grave problema para los afectados por el mismo. Posiblemente estos aspectos serán tenidos en cuenta por los órganos competentes, en cuyo supuesto nos satisface la coincidencia. Y si no son apreciados, por entender que no revisten importancia, al menos de nosotros quedaremos tranquilos, pues hemos hecho todo lo que podíamos: llamar sobre ellos la atención. Por último, ante la imposibilidad material de examinar todas las cuestiones que en el Informe se exponen, nos hemos limitado al estudio de las que hemos estimado más trascendentes. Los trabajos que siguen responden a una unidad de intencionalidad, de exposición y de conclusiones: — Completar los aspectos sociales. — Resaltar las cuestiones más candentes. — Resumir los puntos de más acusado interés.

a) Comenzamos poniendo de relieve el condicionamiento social de toda política de desarrollo. Condicionamiento esencial, como advirtió el Jefe del Estado en el Mensaje de Fin de Año, y ha reiterado en fecha reciente el titular del Departamento de Trabajo. b) Examinaremos a continuación la retribución de los funcionarios y empleados como uno de los presupuestos básicos de la actuación eficaz de la Administración, en cuanto instrumento de la política estatal.

-6-

c) Acto seguido, analizamos el transporte en tres de sus vertientes esenciales: ferrocarriles, carreteras y puertos. Si el estudio del transporte es materia esencialmente económica, también su consideración social tiene igualmente gran importancia, pues si en el primer aspecto son el sistema circulatorio en el que descansa la vida del país; en el segundo son el sistema nervioso que lo agita, o que lo entumece, según cuál sea su estado de salud. El transporte, en cualquiera de sus modalidades, es un desarrollo económico de la nación; pero es también, un condicionante de su desenvolvimiento social: fomenta o entorpece, según los casos, la unidad entre los hombres y las tierras de España. Los medios de transporte: ferrocarril, carretera, navegación, han de ser planeados, estructurados y dirigidos conforme con sus exigencias económicas, pero también, repetimos, teniendo presentes sus consecuencias sociales. Por ello, estimamos interesante analizar cada uno de estos medios, para destacar sus insoslayables repercusiones sociales. Pretender trazar una política del transporte guiados únicamente por la brújula económica, es tan desacertado, desde el punto de vista nacional, como el adoptar la postura contraria: inspirados únicamente por sus inmediatos efectos sociales. En consecuencia, creemos que exponer una serie de consideraciones sociales sobre los medios de transporte reviste cierto interés. Desde este punto de vista, el examinarlos por separado permite apreciar las semejanzas y diferencias que ofrece cada uno de ellos. d) Pasamos luego al análisis de la agricultura y la ganadería, centrando la atención en el agricultor y el ganadero, no sólo porque son el sujeto de una y otra, sino porque son los destinatarios de toda política agrícola y ganadera. Frente a la general creencia de que nuestra patria es un país agrícola, y como consecuencia que toda política ha de dirigirse, en primer lugar, a la agricultura, afirmamos nuestra convicción de que si España ha sido, y sigue siendo un país agrícola, es debido a que no ha tenido otra cosa. Es decir, creemos que la Agricultura demanda toda clase de atenciones y cuidados: el hombre del campo lo precisa y se lo merece. Ahora bien, no le pidamos más de lo que puede dar. Pretender basar principalmente en la agricultura el desarrollo económico requerido, es condenar dicho desarrollo a un desenvolvimiento canijo y sin posibilidades. La agricultura puede, debe y tiene que desarrollarse, pero en su escala. Lo que jamás podrá hacer es soportar y satisfacer las necesidades crecientes de la mayor parte de los españoles. e) En cuanto a la industria, nos limitamos a examinar el aspecto esencial, desde nuestro punto de vista: las relaciones de trabajo. Pretender considerar al productor como un factor más en la empresa, implica retroceder más de veintitantos años en la vida española; lo cual no es posible ni deseable. f) En cuanto al turismo, lo estudiaremos no contabilizando las divisas que proporciona, tarea que no nos incumbe, sino poniendo de relieve sus afectos positivos y negativos para la vida española. g) La educación, en cuanto presupuesto de todo desarrollo social, no podía quedar fuera de nuestra atención. h) Y por último, se estudia la vivienda, no como inversión, sino como necesidad, destacando sus problemas más relevantes.

-7-

ponentes Juan José López Gutiérrez

a) para una política de desarrollo

-8-

introducción
Hambre. Lo malo no es morirse de hambre, sino vivir con hambre. Hay dos clases de hambres: la fisiológica y la psicológica. En realidad es la segunda la que amarga la vida hoy día en los Continentes más desarrollados; es el problema social, el deseo de lo ajeno, o quizá de las migajas de lo ajeno, la mala distribución de la riqueza. La sociedad ha conseguido algo magnífico en principio: se ha hecho consciente de que son muchos los que pasan hambre, esas hambres psicológicas calificadas por los economistas como "necesidades sociales". España es un país subdesarrollado. O lo que es lo mismo, los españoles desean, necesitan, un nivel de vida a la altura de los países más avanzados. No tienen hambre fisiológica, piden un standard de vida. Si alguien duda que sea real tal subdesarrollo, bástenle estos datos: consumimos 17 kilos de carne por habitantes y año, 100 litros de leche al año (cuarto de litro diario) y dos huevos por semana (ocho docenas al año), cifras que habrán de triplicarse para alcanzar a los mejores. Gastamos un par de zapatos por habitantes y año y no llegamos al coche por cada 100 habitantes cuando en Europa llegan al 7 y en Estados Unidos al 36 por 100. El problema se agrava teniendo en cuenta la distribución de la riqueza en nuestro país. Pensemos que cada señor que come "bien" deja a tres sin comer medianamente. No podemos dar cifras concretas sobre la distribución de la renta, pero basta comprobar la serie de monopolios que abarca nuestra industria (lo que se detallará más adelante), la extensión de los latifundios, las diferencias de salarios, la misma (distinción de clases de viviendas, y todo ello incrementado aún más por un proceso económico de inflación en que los más fuertes económicamente se han favorecido totalmente por la sobrevaloración de sus inversiones. Para terminar esta caricatura, de sólo los rasgos más salientes, añadamos que la renta per capita (y ya sabemos que muchos se llevan gran parte de la misma quedando la mayoría por tanto en niveles aún más bajos), es de 15.000 pesetas anuales, 1.250 pesetas mensuales, que habrán de triplicarse para llegar a contentarnos. Todavía se agrava más la distribución si tenemos en cuenta que las diferencias regionales permiten a las Vascongadas, Barcelona y Madrid llegar a las 30.000 pesetas anuales, mientras que de Toledo hacia el Sur no superan las 10.000, excepto Sevilla y Huelva, siendo tan sólo 7.000 pesetas anuales la renta per capita de Almería, Cáceres, Jaén, Orense y Granada. La perspectiva, digo la perspectiva y no la vivencia, será casi completa si relacionamos el nivel subdesarrollado de vida del burgués medio, tres veces inferior al del tipo medio europeo, y por el otro lado tres veces superior al del provinciano del Sur, diferencia incrementada aún más por la distribución repetida. Todo esto, sin embargo, es nada si lo comparamos con los millones que pasan hambre fisiológica en el resto del mundo. Tímidamente desde aquí me atrevo a pedir a nuestra prensa que, por favor, no se alegren tanto con los fracasos económicos que puedan conocerse en ciertos países de ideología contraria a la nuestra. Si con ello se quiere confirmar tesis propias, háganlo pensando en los millones de hambrientos afectados por tales fracasos debidos a la implantación de los métodos que se quieren atacar. Teniendo en cuenta que la economía es dinámica ("no avanzar en economía es ir para atrás"), no sólo por las acumulaciones y multiplicación de las inversiones, sino porque producir lo suficiente para el consumo, sin incrementar la producción del período anterior, impide amortizar y compensar la depreciación del capital con su consiguiente disminución de productividad para el período posterior), el triplicar nuestra productividad y nuestra renta no soluciona el problema, ya que en el entretanto los países adelantados habrán avanzado a su vez. Para darles alcance lo que hay que triplicar no es nuestra producción, sino nuestra prisa en el desarrollo, nuestra capacidad de producción. Aunque tengamos a nuestro favor las experiencias ya realizadas por los que van abriendo brecha. Baste con lo dicho para afirmar que España es un país subdesarro-llado, o mal desarrollado como lo califica Tamames, problema económico-social que se agrava con el problema eminentemente social de la mala distribución de su riqueza.

raíces del subdesarrollo
Hablar ahora de la política monetaria y fiscal y del proteccionismo en el comercio exterior o de la inflación y la Deuda pública, sería concretar la problemática a un punto de vista económico inmediato. Yo no
-9-

soy economista. En realidad estas causas próximas no son más que exteriorizaciones de causas más profundas y verdaderas. Intentemos analizarlas. Para evitar abstracciones gratuitas e infundamentadas vamos a pintar un cuadro chillón donde se comprueben claramente las afirmaciones que vamos a exponer. Vamos a ver hasta qué punto puede ser vilipendiado nuestro retraso económico para comprender mejor nuestra realidad actual. Miremos por un momento más allá del Océano. Sudamérica nos ofrece un buen cuadro para estudiar el problema. Sudamérica es española; Norteamérica inglesa. Ambas nacen en el mismo siglo, se independizan casi el mismo año, tienen los mismos recursos en un principio (el oro del Norte compensémosle con el petróleo del Sur. ¿Qué ha pasado para que actualmente Estados Unidos sea la primera potencia económica del mundo mientras que América del Sur plantea al mundo problemas económico-sociales de la mayor envergadura, sufriendo además la explotación por el extranjero? ¿Qué puede significar el origen racial de cada una para llegar a unos efectos económicos tan dispares? ¿No es curioso paralelismo entre anglosajones y españoles en nuestro Continente? He aquí que conoceremos nuestra realidad económica si conseguimos explicar este fenómeno americano por el origen de sus colonizadores. En principio encontramos que los descubridores españoles llegan de un país agrícola mientras que los colonizadores del Norte abandonan un Reino en el que ha fermentado ya la revolución industrial. El contraste puede verse mejor si recordamos cualquier película americana. El director de empresas coge el teléfono, lo cuelga, llama a la secretaria, tiene ante la vista maquetas de barcos y escritas en la pared rutas y rayas quebradas. El terrateniente del Sur lucha por la propiedad de la tierra y, conseguida, se tumba en la hamaca, desnudo de medio cuerpo, mientras le abanica una mulata. El empresario no puede dejar de trabajar para mantener su eficiencia. El agricultor tan sólo lucha para asegurar su subsistencia. El único absurdo, gran absurdo de aquel Homo Economicus, es el tener que morir algún día. Y en ese día, ¿cómo se contestará a la pregunta inevitable, qué he hecho yo durante toda mi vida? Pero esto nos lleva de la mano a una segunda consideración. El misionero que pisa tierras del Sur, el mismo guerrero, lleva metida hasta sus talones una concepción transcendental de la vida. Este mundo es una sala de espera, un puente para la otra vida, la verdadera. El tripulante del "May Flover" se aleja de Inglaterra por motivos religiosos, pero es protestante, y para un protestante la riqueza en esta tierra es la mejor señal de salvación eterna. La diferencia es clave. El que llega al Norte de América necesita ser rico para conocer su predestinación; el que desembarca en el Sur deja un país religioso que condena como herejía la tesis de convertir en paraíso este valle de lágrimas, llama curandero al médico, califica de brujo al químico y centra al judío en las preocupaciones comerciales. Este concepto de hidalguía, religiosidad, apartamiento del comercio, origina una aristocracia intelectual alejada totalmente de los problemas mercantiles, de suerte que es el propio campesino, el más ignorante, el que carga con todo el peso de un proceso económico. Además, tercer punto, el inglés huido llega a la costa andrajoso, mísero. Tiene que producir. Tiene que producir un país y las primeras necesidades. Su afán es juvenil. Su perspectiva totalmente el futuro. El y el futuro. El gobernador que ocupa el virreinato del Sur va a disfrutar de un poder, de un Imperio, de un pasado. La España del siglo xvi es la "España Grande", imperial, y sus posesiones son tentáculos de un mismo cuerpo que empieza a vivir de recuerdos, de su historia. El colonizador del Sur, desde nuestro punto de vista, es un viejo. El y su pasado. Aún queda más. Nuestro admirable Cervantes describió genialmente el genuino tipo español: el hidalgo armado y "mesianico". España se ha sentido siempre, desde que se formó como nación, responsable de Europa. Coloniza América y da su sangre a los indígenas mezclando las razas; se arma de arrojo y ofrece sus hombres para destruir al poder turco de Lepanto y evitar la invasión del Occidente; se siente magnánima derrocha sus bienes financiando las guerras contra los protestantes para mantener las ideas religiosas que profesa fervorosamente. Su imperio no es un imperio cultural, sino por las armas, militar. Su expansión no persigue el lucro; sino darse. Su Imperio no tiene nada que ver con el inglés que necesita las colonias para subsistir, para explotarlas. Su temperamento mesianico aún perdura. España se siente la defensa de Occidente, la reserva moral de la cultura europea, y recuerda continuamente que "en el alborear de toda civilización brilla la espada". ¿Qué tiene todo esto que ver con una economía doméstica (eco-nomos: ordenación del hogar), de nuestra patria-casa? ¿Cómo iban a preocuparse nuestros mejores, nuestros dirigentes, de dirigir las empresas económicas? Unamuno esperaba que Sancho Panza, a la muerte de Don Quijote, se armará de nuevo y, pese a las risas que cause su tipo, su modo de ser, buscará nuevas aventuras. Mas la misión de Sancho será muy distinta. Ha asimilado totalmente la nobleza de su señor pero tiene colocado firmemente el pie, sobre la tierra. Sancho saldrá, sin duda, y entonces... Es curioso que esta concepción la defiendan todos los intelectuales del mundo. Nuestra virginidad económica, nuestro desgaje de Europa, la explicamos aquí del modo expuesto. Pero también nuestros vecinos han expresado su opinión sobre algo parecido al afirmar que "África empieza en los Pirineos". También los orientales han mirado a España, como W. Schubart, aunque parcialmente (a Santa Teresa y a

- 10 -

Unamuno), y confían en ella como palanca espiritual en que se apoyará Asia para rejuvenecer moralmente una Europa tecnificada. De todas formas la situación es clara. La riqueza hispana era inmueble y» al perder en luchas internas de carácter religioso y tradicional su contacto con la Europa del XIX, no consigue realizar la riqueza mueble industrial. La entrada de España en el XX se hace con un problema social impresionante. La distribución de la riqueza puede conseguirse a corto plazo, Por la revolución social, por la violencia, ya que los intereses de los pocos son muy fuertes, o a largo plazo, por la revolución económica, sin expro-P^r a los más fuertes, en un orden legal, elevando el nivel de vida del proletariado. La República de la preguerra intentó la revolución social. En un solo movimiento intentó realizar una serie de etapas que se habían desarrollado en la Europa del XIX. Tuvo demasiada prisa y le faltó un líder. La España de entonces no fracasó, lo que fracasó fue la revolución. Ahora se ensaya la revolución económica. El Banco Mundial, a petición de nuestro Gobierno, marca las directrices que expone en el Informe. Un Informe, juzgado más o menos benévolamente como en seguida veremos, que avisa a España el principal motivo de su deficiencia económica, quinto punto con el que terminamos estas consideraciones generales. Quinto punto: La inteligencia del español. El español es un listo. Y sí, señor, sí que lo es. Yo estoy convencido de que la cabeza directora del mundo es Europa, y de Europa los países latinos, aunque la Historia cuente aparentemente lo contrario. Pero es que el español se pasa. Cuando usted vaya a plantear un problema confidencial a su amigo no tendrá que hablar mucho. A la primera frase le cortará súbitamente. "No me digas más. Te comprendo perfectamente". Y el caso es que le comprende de verdad. Pero esta agilidad de reflejos, esta intuición que nos hace comprender todos los problemas de golpe, tan apta para la síntesis, lleva consigo una pereza mental para estudiar los asuntos a fondo, con sus alternativas y sus dificultades, que resiste el análisis y busca siempre las cómodas soluciones a corto plazo. Es el parche. El español es reacio a admitir las verdaderas soluciones, las soluciones serias, a largo plazo. Y esta es la recomendación más repetida del Informe: las inversiones según su rentabilidad, la racionalización de la economía. No como tradicionalmente se ha venido actuando, con soluciones momentáneas. Quien sea capaz de ver un nuestras instituciones, en nuestra Historia, en nuestros problemas, en nuestros remedios, en nuestra mentalidad, en suma, una línea de continuidad, que lance su primera y original tesis. Cada dirigente, cada estadista, cada economista, ha renegado de sus predecesores para marcar en la administración su impronta personal. Las medidas de un Echegaray, de un Villaverde que se atrevió a restringir la circulación monetación, no han dejado de ser eso, momentáneas. Se construyeron carreteras, vías de ferrocarril..., se construyen casas, vías urbanas..., pero antes de ultimar el desarrollo de los planes de emergencia hay que empezar a poner parches, y eso si se hace, a las primeras ejecuciones de los planes que nunca entendieron el largo plazo. Incluso actualmente el "pero" que el hombre de la calle pone a las medidas serias que se propone es el de para qué tales proyectos si ellos mismos no van a vivir tanto tiempo como para disfrutarlos. Parches magníficos en nuestra historia económica han sido la emisión de Deuda para la financiación del déficit presupuestario y otras afines que han producido la inevitable inflación tan beneficiosa para los menos necesitados. Esta semblanza de la España económica, está sufriendo una fuerte crisis. Ha recibido de lleno el impacto de una jerarquía mundial de valores cuya cabeza la ocupan los problemas económicos. ¿Causas? El conocimiento del problema social por las clases oprimidas, la preocupación de los intelectuales de buena voluntad, el miedo a la invasión bélica..., todo contribuye a que el hombre contemporáneo deje al margen las especulaciones transcendentales para fijarse bien sobre el terruño o intentar fabricar en lo posible un Paraíso de comodidades. En las tendencias democráticas las realizaciones serán distintas de aquellos paíes que necesitan expandir su población o su ideología. "Cuando tomo un vaso de leche por la mañana, decía nuestro insigne Antonio de Luna, conozco si el país que visito es democrático o totalitario. Si la leche es buena, el Estado invierte sus recursos en bienes de consumo; si la leche es mala, es que ha preferido usar los bienes en recursos de guerra". En uno y otro caso la preocupación económica es tal que el discutido jesuíta Teielhard de Chardin se ha atrevido a afirmar que el hombre antes de la Revolución Industrial ha vivido en un mundo neolítico. No sólo las doctrinas orientales sino incluso la filosofía occidental, han escindido el mundo del hombre en dos planos: uno sensible, fenomenológico, engañoso. Y otro trascendental, intelectual, verdadero. Todos los esfuerzos de los genios se dirigieron al estudio del ser, del Tiempo, del Conocimiento. Es a Marx a quien debemos la entrada de los conceptos económicos en la Filosofía, de suerte que ésta no se sienta abochornada por el estudio de las preocupaciones económicas. Recientemente, Sartre ha lanzado su crítica de la Razón Dialéctica en que se apologeta la entrada de estos estudios en la Ciencia del pensar, como ha puesto de relieve" nuestro filosofo García Bacca en la revista "índice" de octubre de 1962. La Filosofía del Hambre ha ocupado el primer plano. Por la visto interesa más hacer vivir intensamente al hombre que estudiarle trascendentalmente. Esto es un hecho, un hecho que se ha filtrado hasta lo más íntimo de las masas cuyo primer problema, y a veces único para sus prespectivas, es el económico. Nuestra potencia y vitalidad va inclinándose decididamente hacia terrenos pragmatistas por jóvenes entusiastas que dejan al margen los problemas trascendentales por estériles y exigen para nuestro país las condiciones de vida que han alcanzado otros pueblos menos idealistas, y quizás también
- 11 -

menos capacitados..., si de capacidad natural se trata. ¿Vituperable? Es otro hecho. Como lo es el que la Caridad ha perdido la primacía en una escala de valores cuya cabeza es ocupada por la obligación de la Justicia. Repartir la riqueza ya no es facultativo, es una necesidad de la que tiene que responsabilizarse toda comunidad que se califique con la etiqueta de socialista, en el sentido apolítico del concepto. Quizás esta sustitución sea del agrado de nuestro Dios cristiano, que le incline beneplácitamente a sonreír a estos pueblos de Dios que han decidido dar al prójimo lo que era del César. De todas formas, la necesidad humana del mito sigue en pie; ahora se vuelcan las fuerzas irracionales de la fe en la razón científicopositiva. Incongruente paradoja. Con esto no queremos divagar sobre el problema ni sentar polémica. Es un simple bosquejo que intenta convencer de la necesidad de culminar los tiempos de los recuerdos con un nuevo enfoque de nuestra Historia futura, asentada en nuestras tradiciones si se quiere, pero abierta al diálogo, condenatoria de las exaltaciones y continuadora de las realizaciones de los que se vayan retirando a descansar.

opiniones sobre el informe
El Informe del Banco Mundial respira aires liberales. Su confianza en las fuerzas espontáneas del mercado es eminentemente anglosajona. Pese a ser este el contenido y la forma de dicho documento, la prudencia de la Misión colocó al trabajo la etiqueta de "planificación indicativa" que luego examinaremos. Por ello, la reacción de los economistas se ha hecho sentir. Figueroa, en un artículo que publicó "Ya" el día primero de diciembre pasado, decía que "pretender que las fuerzas libres del mercado lleven consigo a la "racionalidad económica" es desconocer la historia económica de los dos últimos siglos. Una economía de mercado libre reposa en una serie de premisas sociales, culturales y políticas que rara vez se cumplen en un país subdesarrollado". "En una economía abandonada a sí misma no es la competencia perfecta la que prevalece, sino la imperfecta o monopolística". Aunque esto no quiere decir que no sea útil el mecanismo del mercado, sino que necesita la intervención del Estado para funcionar socialmente, lo que nadie duda hoy. Es de notar su opinión sobre la necesidad de descentralizar la producción en una política de desarrollo. D. Luis Alarcón de Lastra, ex Ministro Delegado del Gobierno en la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, dice del Informe que "constituye un trabajo digno de elogio. Objetivo y claro. Es lo que intenta ser un eslabón en el proceso de planificación indicativa que se proyecta. Debemos agradecer tan valiosa colaboración y prestar la debida atención a las recomendaciones que a través del estudio se nos hacen". Sin embargo, el Secretario General del Consejo de Economía Nacional, don Higinio Paris Eguilaz, se queja de que el Informe "no tenga el mínimo de carácter técnico-científico que es obligado para que pueda ser tenido en consideración, a los efectos de preparar un plan de desarrollo". UE1 resultado de la aplicación de sus recomendaciones sería, en su opinión, la paralización de importantes industrias..., provocaría el hundimiento de la balanza de pagos y del valor de la peseta, un paro obrero de gran extensión, con emigración en masa de trabajadores españoles y una interrupción en el crecimiento..., con sus repercusiones sociales". Tan nefasta le parece la competencia a que se verían sometidas nuestras industrias, protegidas por la disminución de aranceles e inversión extranjera. No menos fuertes son las recriminaciones que leemos en "Ya" del 13 de octubre. "El panglossiano informe del Banco Mundial ha hecho completa abstracción de nuestros grandes problemas estructurales resolviéndolos por arte de magia con la simple apelación taumatúrgica a la movilidad de los factores". Sin una incorporación gradual de la población campesina española a tareas productivas "in situ", las presiones inflacionistas derivadas del "efecto demostración" y de la aglomeración masiva en los centros industriales serán tan fuertes como inevitables". "Al. basar sus resultados en una mayor movilidad de los factores de la producción, capital y trabajo, darán lugar a unos "efectos catalizadores" que atraigan a la minoría privada hacia las zonas más atrasadas de España, creando así nuevas "polis" de crecimiento, era la afirmación taumatúrgica según se dijo. Durante los meses de octubre y noviembre, el diario "Ya" vino publicando comentarios de ilustres economistas solicitados para lo mismo. Pero no faltaron también empresarios que mostraban su complacencia Por cuanto les favorecía la "movilidad de la mano de obra". Así el director de Galerías Preciados y el editor Manuel Aguilar, quien se lamentaba del fomento de la conciencia social del empresario tan traída y lle-Vada, galvanizándose así al trabajador con tantos derechos, según su opinión. No faltaron los comentarios de la prensa extranjera. Le Fígaro calificaba esta etapa como "fecha decisiva", The Times recogía el interés de la City por las inversiones en España, el Financial Times señalaba: "...despues de un período de aislamiento, vuelve a integrarse con el resto del mundo". El Agence Economique Financiere de Zurich veía en el Informe unas perspectivas muy favorables para España. Le Monde hacía notar la posesión de España de los recursos necesarios para el desarrollo con éxito si los organismos públicos y privados sabían sacar partido de los mismos. Por último, Spanish Economic News
- 12 -

Service: "La compenetración entre la Administración española y los expertos internacionales es una alianza para el progreso no igualada muy a menudo, si no resulta única, en nuestros tiempos".

resumen y glosa del informe por capítulos
controles
Destrozado el suelo patrio por la guerra hubo que importar, sin medios apenas, bienes de equipo y primeras materias. El sistema de controles motivó la intervención del Estado en la vida económica. Se regularon los precios, los pagos y el comercio exterior, las inversiones, el empleo y la distribución de materias primas. Pero la guerra mundial nos privó de los suministros exteriores por lo que hubieron de utilizarse recursos nacionales de coste superior a los importados. No beneficiados por la ayuda Marshall se comenzó un proceso económico tarado por la inflación. En 1959 el Gobierno elaboró un plan de estabilización que equilibró la peseta, la balanza de pagos y el presupuesto estatal. El 20 de julio de dicho año es aceptada como miembro de lo OECE. Fue entonces cuando el Gobierno creyó oportuno solicitar un informe del Banco Mundial, notificándole: "Ha llegado el momento de dar una nueva dirección a la política económica a fin de alinear le economía española con las del mundo occidental y liberarla de intervenciones heredadas del pasado que no corresponden a las necesidades del momento actual". La Misión consideró que su función debía ser: a) Formular recomendaciones para la política de desarrollo. b) Proponer los criterios para las inversiones en el sector público. c) Sugerir el modo de perfeccionar la organización administrativa. Como puede verse, un dechado de prudencia y sensatez.

planificación
A renglón seguido la Misión califica de planificación indicativa el plan ¿e desarrollo a seguir como el más conveniente. ¿Qué es la planificación indicativa? Sin perjuicio de ulterior desarrollo más adelante por ser este el punto clave del desarrollo, del Informe y del camino a seguir, no solo en cuanto atañe a una organización administrativa que ha de ser ante todo competente y a una dirección política que ha de mostrarse segura y continua, sino en cuanto presupone una postura ante los distintos sistemas económicos y una especial utilización de los recursos productivos, teniendo, pues, en cuenta que se le dedica a este punto un apartado especial, adelantaremos unas ideas básicas a la vez que comentamos escuetamente este epígrafe del Informe. Actualmente podemos decir que rigen la economía dos sistemas sin temor a caer en el simplismo. La economía de mercado de libre empresa, cuyos artífices son los anglosajones, cuyo mote es "capitalismo", pujante en Norteamérica, asentada en la propiedad particular como principal incentivo, el capital, la Banca y el dinero, las leyes de la oferta y la demanda en el mercado, la iniciativa particular, la preocupación principal por los costes y las deficiencias del monopolio inevitable y la búsqueda del beneficio y no de la máxima producción, amén de su levantamiento sobre las costillas de esclavos, colonias y países explotados, además de otros conceptos importantes como la productividad marginal, la utilidad marginal, etc., sistema por otra parte en que parece imposible el pleno empleo sin inflación, con magníficos teóricos en sus filas, tremendos adelantos en la técnica y en las rentas, terribles defectos y dos siglos de existencia, por un lado; y por la otra parte el sistema socialista de la planificación integral en que el Estado, complejísimo burócrata, socializa los recursos de producción, busca la máxima producción y no el máximo beneficio, aboliendo la propiedad privada, centrando todo el proceso económico en torno al trabajo y al salario, imponiendo la dictadura del balance previo a la producción que habrá de amoldarse al mismo, con los que se imponen los gustos al consumidor, que no otra es imponer los precios al mercado, y se quita el aliciente básico a la producción que es el beneficio, utilizado por la URSS y demás países comunistas con pleno éxito en principio y dudosas realizaciones al llegar a cierta etapa de desarrollo. En las filas del primer sistema liberal figuran Adam Smith, Marshall, Keynes (el polifacético lord Keynes) y Samuelson, entre otros, cuyo "Manual de Economía Política" recomendamos al lector interesado en la materia. Entre los economistas socialistas de la planificación militan Marx, Stromulin, Lieberman y Bettelheim, por ejemplo, cuya obra se titula "Problemas teóricos y técnicos de la planificación". La diferencia se aumenta si nos percatamos que entre los primeros destacan los inteligentes y realistas mientras que los segundos cobran fuerza por sus intenciones y apasionamiento por redimir al obrero.

- 13 -

Pues bien, siendo la diferencia tan clara (capital y trabajo), el fin tan dispar (el lucro y la producción), los motivos tan distintos (beneficio y redención del asalariado) y sus bases tan apartadas que son una el polo opuesto de la otra (iniciativa particular y propiedad privada contra burocracia administrativa y socialización de los recursos productivos) por no distinguir, por fin, entre Dinero y Balance en el juego de los precios, es evidente que por muy sagaz que sea un economista nunca podrá unificar tales sistemas en un régimen eléctico de producción. Y aquí viene la pregunta, ¿cómo califica el Informe de planificación indicativa al plan de desarrollo si su contenido es contrario a la planificación? Hay que decir ahora que ambos métodos son teóricos, tropiezan con muchos inconvenientes al realizarse y, en la práctica, se han influido mutuamente (más el segundo al primero) de suerte que en el primero es admitida totalmente como necesaria la intervención estatal y en el segundo se admite en pequeñas dosis la propiedad privada y la libertad en el mercado de consumo. Frente a estos dos bloques, Europa se coloca en medio y adopta un tercer sistema, que no lo hace aparecer distinto de los anteriores sino que es una puesta en práctica del segundo en el sector público (es aquí donde se encuadran las nacionalidades, único concepto económico nuevo, fuera de los apartados por las dos grandes concepciones analizadas) y del primero en el resto de los sectores económicos que permanecen en manos privadas pero ahora bajo el control de las empresas públicas que pueden exigir nuevos métodos de producción al experimentarlas ellas mismas y comprobar las mejoras sociales que se seguirían de su implantación en todos los sectores aun en contra de los intereses privados de un empresario concreto. Estos sistemas intermedios como puede fácilmente deducirse, es un control al capitalismo pero sus bases son privadas, sin duda. Toman distintos nombres, bien diferenciados entre sí, pero que aquí no habrá que explicar, como programación, dirigismo, planificación flexible, "planificación indicativa". En suma, nos encontramos ante un nuevo duelo histórico entre la voluntad y la razón. La "racionalización" económica de la economía liberal se contrapone a la "decisión planificadora" de los regímenes socialistas. Apostaría a que los dominicos defenderían la primera (en su parte teórica, se entiende) mientras que los agustinos apoyarían a los que han pospuesto la cabeza al corazón.

papel del gobierno
El Informe cree que el papel del Gobierno en planificación indicativa puede reducirse a dos funciones: a) proponer un ritmo de crecimiento, analizadas previamente las consecuencias, y b) dar a conocer las medidas que se propone adoptar con respecto a las inversiones públicas. Más adelante, en el capítulo 2, hará hincapié en la racionalización del progreso económico, recalcando la necesidad de una conciencia de costes y, como complemento, la advertencia de realizar las inversiones según su rentabilidad, problema central que se tocará en seguida. El punto álgido de choque entre ambas concepciones, la liberal y la planificadora, se da en el problema de los precios. Poco le queda que hacer a la Comisión planificadora si se aconseja la función libre del mecanismo át precios en el mercado, pero no menos inconveniente es su intervención. Veamos. En la economía de mercado los recursos se invierten donde más se necesitan, pues al ser demandada una rama de la producción más fuertemente que otra en el mercado, éste marcará unos precios más altos automáticamente (leyes de oferta y demanda) donde más se demanda, donde más se necesita, y allí acudirá el inversor aunque sus motivos personales sean distintos, el lucro, ya que los beneficios han de ser mayores. Un ejemplo aclarará el aserto. Un comerciante demasiado listo (sería un gran plani-ficador) puede pensar en montar una fábrica de alpargatas en él desierto o en la selva virgen, y su negocio será redondo, piensa él. Pero un comerciante más sensato y racional ve más, comprende que las tribus y los beduinos no sienten necesidad de calzarse, y se quedará en casa acertadamente. Al coincidir las necesidades sentidas por el consumidor con la conveniencia del capitalista de invertir allí donde puede asegurarse la venta y, por tanto, el beneficio, se ha racionalizado la economía espontáneamente, pues se invierte sin duda donde la productividad es mayor. Pues bien, una planificación integral soluciona la dificultad de un modo completamente distinto, más complejamente, que no puede analizarse en este pequeño espacio. Baste señalar que la productividad en la URSS no se comprueba por el beneficio, cantidad de dinero que habrá de SATISFACER más necesidades, sino por la satisfacción misma directa y negativamente conseguida al escogerse, entre varias alternativas de inversiones y técnicas de producción, la que comporte menos trabajo, menos sacrificio por tanto, que es la otra cara de la satisfacción. La "unidad de cuenta" aquí es, por tanto, el "trabajo por hombre y hora", al fin y al cabo un solución para determinar la mayor o menor productividad (capacidad de producción) de unos recursos, solución menos segura que la primera, en principio, pero que cuenta a su favor con la buena intención (y lo consigue) de destruir los beneficios de unos pocos. El problema aparece como insoluole en una planificación intermedia que se asienta, como dijimos, en una estructura capitalista. Y es el nudo central del programa de desarrollo que ha de intentar la máxima eficacia y racionalización en la inversión de sus recursos. Planificación aconsejada por el Informe según

- 14 -

nuestra situación económica actual, cuyas ventajas e inconvenientes se tratará más adelante, cuyo principal problema, el control de los precios, pasamos a analizar. Actualmente los precios están controlados por las causas expuestas de la postguerra. La Misión recomienda su abolición. ¿Por qué? Por lo mismo que pueden oponer los más tímidos: el temor al alza de precios. Porque esta alza o no se da, y no hay problema, o se da y entonces bendita sea, porque delata una distorsión y una necesidad de invertir unos recursos precisamente en ese campo; lo que de otro modo no hubiera podido percibirse. Bien es verdad, dice la Misión, que cuando se prevean repercusiones eminentemente sociales, será procedente continuar con el control, como por ejemplo con los alquileres. Respiramos profundamente. Confesamos que llegó a asustarnos una racionalización tan desnuda a la que es difícil acostumbrarse de golpe y porrazo, pues ambos iban a ser buenos. Temerosos de tan racional teoría, en el fondo (y en la forma) desearíamos encontrar un detector mágico que nos dijera dónde se elevarían los precios para aumentar allí las inversiones (si nos dejaban los monopolistas que controlaran tal rama de producción) sin necesidad de perder las riendas de un caballo tan falso como puede serlo el mercado, sobre todo si los que se mueven en él no son anglosajones. La recomendación expuesta podría traducirse como la provocación a un loco escondido que hubiera fabricado una bomba para que la haga estallar a fin de dar con él. Si preparamos antes las camillas para los afectados por la explosión... Es fácil, pues, comprender la gran contradicción que existe entre planificar y gobernarse por las leyes del mercado, sobre todo cuando intentan unirse en un mismo régimen, Parece como si ello llevara consigo lo malo de los dos sistemas y lo bueno de ninguno. Pero no exageremos. El apartado de las nacionalizaciones nos permitirá otro enfoque más optimista. La Misión considera necesario explicar totalmente su recomendación para que nos demos por enterados y añade: "Entre las formas más solapadas de distorsión en una economía en desarrollo figuran las subvenciones, implícitas o explícitas, mediante los tipos de interés. Los tipos de interés son el procedimiento mediante el cual se distribuye el capital a través del mecanismo de los precios. En consecuencia, son un coste de importancia fundamental. Si no se repara en este hecho puede provocarse un mal empleo del capital sin que nadie lo advierta". Es el mismo conflicto que el anterior pero ahora mucho menos peligroso. Se trata de un campo interno, la producción más que lo producido, la financiación y no el mercado de consumo, en que el interés, precio del dinero marcado por la oferta y la demanda de los créditos, ha de nacer como nacen las personas decentes de este mundo, espontáneamente y en condiciones por naturaleza iguales a las de las demás clases sociales. Esto nos hace frotarnos las manos a los más altruistas y bien intencionados porque al establecerse la compentencia en el mercado financiero, los recursos se invertirán donde más se necesite de verdad y no donde interesaba a los intereses monopolísticos que, defendidos por la etiqueta social de su producción, avasallaban a quienes noblemente hubieran podido competir con ellos si hubieran gozado de los mismos privilegios, lo que hubiera redundado en beneficio de la mayoría. Verdad es que pueden justificarse ciertos privilegios por motivos sociales pero habrán de definirse muy claramente y percibirse por subvenciones directas que delatarán la improductividad económica, y no por el tipo de interés especial. Así las empresas nacionales se verán obligadas a luchar noblemente con la competencia privada. Realizado el principio del "self supporting" deben ganar y, por tanto, controlar, ya que su necesidad de beneficios debe ser mínima y sus enseñanzas de producción y técnica máximas. Aclárese que no menos indirectos son los privilegios consiguientes a las exenciones tributarias. Es el INI en España el que controla las empresas públicas. Fruto de las afirmaciones expuestas es la sugerencia de que el INI se supedite a las fuerzas del mercado y pierda sus privilegios, desarrolle sus actividades tan sólo en defecto de la iniciativa privada que habrá de ocupar posteriormente las brechas abiertas, y se racionalice y obligue a una rendición de cuentas tal que sirva de ejemplo a las empresas del sector privado. En cuanto al sector público, esto es, en la parte que respecta al otro sistema, al de planificación, cuyas inversiones suman la mitad de la inversión total en España, en el Informe se dan al Gobierno estos consejos prácticos: a) Empezar menos obras y terminarlas más rápidamente, pues hay que terminar de invertir para que empiece a producir el capital invertido (regadíos, RENFE, viviendas...) y cuando se comience una nueva obra ya estará a la vez produciendo la anteriormente concluida. (Calculando un interés del 8% durante la construcción un proyecto que se construya en 10 años cuesta un tercio más que si se construyese en tres años). Leemos en el Informe algo que nos hace recordar la Introducción anterior: "las partes de la construcción que se concluyen de prisa pueden deteriorarse antes de que se complete la obra", que apoya nuestra tesis aunque indirectamente. b) Prever sensatamente las inversiones complementarias. Un ejemplo claro lo tenemos en las casas acabadas que no pueden habitarse hasta que sean servidas de agua, por haberse planeado por separado ambas construcciones.
- 15 -

c) Invertir según rentabilidad. Negativa y positivamente cabe una inversión improductiva por no conseguirse siquiera la amortización de los costes, pero también es posible una productividad tan exagerada que no se pueda todavía explotar. En ambos casos se derrocha. Aquí entra en juego también el poder adquisitivo del consumidor que ha de producir un mercado suficientemente amplio, una demanda intensa, un aumento del gasto privado, lo que nos anima a pedir desde aquí una valiente y fuerte subida de salarios ya que lo permite la expansión necesaria de la economía y la inflación que se produjera bien controlada podría resultar beneficiosa. Esta fué la política de Roosevelt, entre otras medidas. No se olvide que el remedio a la depresión en el mercado automovilístico "Ford" lo tenía en el aumento de salarios de sus operarios que, al ver aumentado su poder adquisitivo de golpe, animaban la demanda de coches que ellos mismos producían. Téngase en cuenta que la curva de la propensión al consumo en nuestro país dista en la mayoría de llegar al punto mínimo en que parte de los ingresos comienzan a dedicarse al ahorro. d) Por último, menciona las necesidades más sociales que económicas que justifican inversiones económicamente improductivas, y avisa sobre la necesidad de conservar adecuadamente el capital invertido, que es otra forma de ahorrar (vías ferroviarias, carreteras, puentes, grúas, viviendas...) Todos estos consejos son normales y nos han permitido por unos momentos zafarnos del maremoto que implica la conjunción de unos intereses sociales con una técnica capitalista. Como corolario de estos epígrafes creemos un tanto ingenuas ciertas afirmaciones de la Misión que por otra parte nos explicamos por provenir de un Instituto joven, creado por un pueblo joven, que no domina bien la picardía, para bien de ellos. Así expresa su esperanza en "un diálogo abierto e intercambio de opiniones (entre el sector público y el privado, el interés social y el de capitalista privado, entre la producción sin beneficio y el beneficio a costa de la producción) que estimule una comprensión más general del proceso de desarrollo económico".

comercio exterior
Ei Informe continúa señalando las directrices que piensa seguir el Gobierno: "fomentar un elevado ritmo de crecimiento, basar el desarrollo en el comercio exterior, limitar la actividad pública a las inversiones típicamente públicas, fomentar la competencia, mantener la estabilidad y hacer el mejor empleo del ahorro"... Al primer golpe de vista aparece un enfoque económico-administrativo, problema éste de organización que ha preocupado a López Rodó, quien pide que "se combata todo lo que siquiera de lejos se asemeje a un enfoque cantonalista de los problemas económicos en este plan cuya primera necesidad es la de la coordinación ministerial. "Pero no es precisamente la cuestión administrativa la que nos preocupa en este apartado, sino la afirmación del comercio exterior como base del desarrollo. Temo entrar en un tema totalmente técnico por lo que mis consideraciones serán moderadas. Las afirmaciones del Gobierno se comprenderán mejor si se tiene en cuenta que las empresas habrán de adaptar sus métodos de producción a un nuevo mercado de 180 millones de habitantes. En un país subdesarrollado parece excesivo buscar como fin primario la exportación, pues ello indicaría una superproducción en contradicción con el subdesarrollo supuesto. Más bien se necesitará importar recursos para acelerar las inversiones. En este segundo supuesto la importación se subordinará a que no pueda producirse lo importado de un modo más barato dentro del país, y la exportación a su vez tendrá el papel de compensar la balanza de pagos dándose salida al excedente que se procurará tener en lo que nos cueste menos producir. Es fácil deducir de aquí que el comercio exterior origina la división internacional del trabajo y el abaratamiento de los mercados mundiales al especializarse cada país en lo que le cuesta menos producir. Pero no resulta tan fácil explicar que la base de nuestro desarrollo sea el comercio exterior, a no ser que lo entendamos como que la exportación debe estar en función de la importación y ésta atenta a las necesidades del interior. El problema de exportar lo tendremos cuando nuestro supercapitalismo exija encontrar nuevos mercados a los excedentes. Pero para eso antes ya nos han enseñado los Imperios coloniales a dar "ayudas" a los menos subdesarrollados de tal manera que nos paguen por los desperdicios y encima candidamente nos lo agradezcan. Los dos sistemas a que nos referimos tienen sus métodos de propaganda en el comercio exterior y a la vez necesidad del mismo, el uno para colocar sus excedentes y el otro para abaratar los costes de su producción total, bajo los auspicios de Marhsall y el Komekon respectivamente.

planificación regional
Uno de los problemas mas importantes de nuestra España es la planificación regional que roza el Informe de un modo deportivo. Aquí sí que se contraponen claramente los intereses económicos particulares y los sociales. Queremos en este trabajo dar las ideas objetivas que expresaría cualquier
- 16 -

neófito (pero interesado) en la materia y tememos apasionarnos. Como por otra parte esto va ocupando un excesivo número de páginas, resumamos esquemáticamente las aportaciones que juzgamos más interesantes. En principio es una cuestión de distribución de la riqueza. Por otra parte, grandes posibilidades de regiones aparentemente pobres de recursos se ven frustradas por las inversiones en otras regiones de sus beneficios. Hemos leído en nuestra prensa a algún periodista preguntándose "¿dónde va el dinero de Andalucía?" La causa es que nadie se atreve a ponerle el cascabel al gato. ¿Quién empieza a industrializar con riesgo regiones sin suficiente movimiento, teniendo otros campos más seguros? Las industrias conserveras, por ejemplo, cabrían en estas regiones agrícolas, pero tales industrias sólo se promoverán cuando puedan cobijarse al amparo de las pesadas que no encuentran tal motivo suficiente para su instalación en las mismas. Ello priva al país de la especialización en producciones y encarece el proceso con los costes de transporte. La locación de industrias en el Sur preocupa a nuestros economistas, como Figueroa que se ha pronunciado sobre ello particularmente, por ser a la vez un problema social urgente y económico importante. Tamames señala que 32 provincias tienen una renta "per capita" inferior a la mitad de las demás, y, de ellas, 14 no llegan al tercio de las otras. Es curioso que el Norte se acerque a Europa y el Sur a África. El "efecto demostración" consiste en que el comportamiento de los del Sur tiende a equipararse con las del Norte (en el mercado de consumo, se entiende) elevando su curva de consumo con disminución del ahorro, al sentir las mismas necesidades. Y añádase la fertilidad que fatalmente acompaña a las familias en proporción directa a la pobreza. Parece ser que una economía capitalista necesita más de 100 habitantes por Km.2. España tiene 60 h. por Km.2; Francia, 100; Inglaterra, 200. Pero nuestra periferia cuenta con 90 h. por Km.2 y el interior solo con 30 h. por Km.2 Si además pensamos en el carácter agrícola de las menos desarrolladas, el drama se hace tragedia por la estacionalidad de las cosechas, aparte de la inseguridad psicológica que ocasiona trabajar el terreno que nos es propio, cuando ello ocurra. Nuestra política de desamortizaciones fue de carácter fiscal, para pagar la Deuda Pública, y no de carácter social, de suerte que aumento los latifundios que fueron adquiridos a bajos precios por los más afortunados. El 20 de julio de 1955 se promulgó la Ley de Concentración Parcelaria que no favorece a los braceros, quienes ven así aumentarse el precio de las tierras, disminuyendo por tanto sus posibilidades de adquirirlas. En fin, no cabe duda de que es imperiosa la necesidad de una planificación regional desde el punto de vista económico y más aún del social. La Misión que redactó el Informe opina que este problema debe subordinarse al desarrollo general "fundándose en que el ritmo de crecimiento será el factor determinante para aumentar el empleo y reducir la diferencia entre las regiones". Esta y otras consideraciones análogas pueden leerse en las páginas 88 a 94 de dicho "report". Puede justificarse tal punto de vista porque su misión es analizar los medios más rentables Para fomentar nuestro desarrollo económico, pero creo que es una opinión bastante difundida entre nuestros economistas el que el carácter social del problema es demasiado intenso como para postergarle a un margen secundario. Prueba de ello es la reacción que ha motivado la publicación en "Ya" del 13 de octubre ("resolución por arte de magia con la simple apelación taumatúrgica a la nocilidad de factores") que expusimos anteriomente, sobre el punto 5 del resumen que la misma Misión extractó previo al desarrollo de su estudio.

minifundismo y latifundísmo
Con la Iglesia hemos topado, Sancho. "El problema del exceso de mano de obra en la agricultura, dice el Informe en su página 93, es especialmente agudo en ciertas regiones, sobre todo en Galicia y Andalucía y se manifiesta en circunstancias tan distintas como son las del minifundio y del latifundio." Añade que no es probable que el Gobierno pueda influir en este proceso más que marginal-mente... y posteriormente nuestra especial preocupación por el aumento de costes que plantea el minifundio, económicamente irracional, dejando al margen el otro problema ya que la emigración a las ciudades y la industrialización del campo suaviza el conflicto, tan grande en tiempos pasados. Generalizando los conceptos, para llevarlos al campo industrial, el primero es el problema de atomización de empresas que, aunadas en una conjunción más racional, verían disminuir en gran cantidad sus costes, en beneficio de todos, mientras que en el latifudio comprenderemos el problema opuesto, la
- 17 -

concentración de excesivos recursos en pocas manos, la cual puede influir en los precios del mercado, lo que se llama monopolio, en perjuicio de casi todos. Bastarán las cifras. De 536.000 empresas censadas, 497.648 tienen menos de 10 obreros. (Tamames, "Estructura económica de España"). España tiene 503.000 Km.2; su suelo consta: 10% de rocas, 35% seco, 45% mediocre y 10% bueno. (Igual extensión absoluta que Francia y sólo la mitad de aprovechable). El 42% de la población es agrícola. El total de hectáreas es de 50 millones (41% de cultivo, 91% aprovechable entre forestal y pastos, 90% de lo cultivado es cereal, que con la vid y el olivo, son los tres productos de nuestro secano. Regadío y casi dos millones de Has.) Pues bien, de las provincias catastradas, 8 millones de Has., son fincas menores de 10 Has. (A título de curiosidad digamos que casi un millón y medio de trabajadores, una octava parte de la población total activa trabaja por cuenta ajena, y que el 32% de esa población activa es rural). En un reparto teórico tocarían a 400 Has. por trabajador. Sin embargo, en el polo opuesto, 99 propietarios llegaron a poseer 577.000 Has., 10 de ellos con más de 15.000 y alguno con 80.000. Es comprensible que jovellanos pidiera una ley que concentrara las tierras de Asturias y dividiera las de Andalucía. El carácter minifundista y monopolista de los datos siguientes no ne-necesitan comentario: Hay 45 fábricas de remolacha y 10 de caña. Solamente 4 empresas poseen 37 fábricas, (y el azúcar es un bien difícilmente sustituíble...) El monopolio del algodón en la industria textil permite a las empresas concesionarias vender nueve veces más caro de lo que compran. Los técnicos conocerán los costes de producción de esta industria. Los mayoristas duplican el precio del pescado en su trabajo de intermediarios. Sobre este sector, Lewis cree necesaria en Inglaterra la nacionalización en cuanto a exportaciones. En la industria pesquera disfrutamos de 45.000 barcas de pesca con un total de 330.000 toneladas. Imagínese la mejora de productividad que cabe en este sector si pensamos que EE. UU., para una población seis veces superior, tiene suficiente con 7.000 unidades y un total de 135.000 toneladas. En la industria del carbón, 492 empresas concesionarias producen el 36% del total mientras que el 64% restante lo producen 26 empresas. En cuanto a la energía eléctrica, la mano de obra suma 35.000 empleados. Su productividad es de 300.000 Kwh.; en Inglaterra 400.000; en Estados Unidos, 2 millones. Esto quiere decir que con la organización, técnica, racionalización y material norteamericano, nuestros 35.000 podrían reducirse a 10 (aunque no se contabilizan aquí los cobradores de facturas que en Estados Unidos son cobradas por medio de Bancos, por lo que la diferencia queda algo abultada). Algo análogo ocurre con la RENFE, cuya productividad de la mano de obra es la mitad de la de los países europeos y un tercio de la de los más avanzados (esto es, que la organización de los servicios y la técnica y material industrial permiten que lo que aquí hacen seis trabajadores, en Europa lo hagan tres y en Norteamérica dos). Se presumen fácilmente monopolios también en las industrias extractivas (cinc, mercurio, sales potásicas...) En la del plomo, por el contrario, se padece un minifundismo raquítico (1.141 concesionarios en 125 Km2 en Cartagena). Los mismos problemas en la industria química, de construcción, incluso en la siderúrgica, antes de la instalación de los altos hornos de Aviles. No menos ocurre en la producción de bienes de consumo, textiles, papeleras... En fin, ¿para qué más? Un último dato nos lo dará la organización bancaria. En 1936 se decidió congelar al "statu quo" bancario. Al faltar la competencia formaron consorcios con la consecuencia conocida. De 109, doce son nacionales, 16 regionales, 77 locales y 4 extranjeros. Los 12 nacionales controlan el 82% del tráfico bancario (los 5 grandes, el 62%: Bilbao, Vizcaya, Hispanoamericano, Español de Crédito y Central). Desde 1940 suma el número de 74 el de bancos asumidos por los 6 principales. De 959 sucursales que tenían en 1941 ascienden en la actualidad a más de 1.600. Los Bancos de Vizcaya y Bilbao se mantienen alejados del consorcio. Es de conocimiento popular su papel industrial. Baste decir que en la industria de energía eléctrica existen 395 empresas. Pues bien, de ellas 380 nada menos producen tan sólo el 50% del total, por lo que el otro 50% quedaba en manos de las 15 restantes, doce de las cuales se unieron bajo una dirección bancaria. No obstante hagamos aquí la salvedad de que hoy día se tiende a nacionalizar estas ramas que tienden por naturaleza al monopolio, químicas, bancarias, automovilísticas, siderúrgicas..., para evitar la privatización de las mismas y por ser a la vez conveniente y productiva la concentración, si están bien controladas.

- 18 -

La mención de estos datos bancarios nos obliga a completarlos con algunas consideraciones de otro tipo. Rebasaría mis intenciones hablar de la política monetaria y de la organización de los Bancos Oficiales. Simplemente hago constar las medidas tomadas recientemente en este sector con la nacionalización del Banco de España, facilitación de apertura de nuevos institutos bancarios y liberalización de la industria de su influencia. La influencia industrial se debe a la falta de ahorro suficiente para su inversión en manos privadas, lo que fue sustituido por la Banca, que consiguió la concentración necesaria con el ahorro popular. No es justa, sin embargo, la recriminación popular contra la práctica bancaria de concesiones de créditos a "quienes no lo necesitan", pues quienes lo necesita ha de ser para invertirlos en industrias que congelarían así a largo plazo dichas cantidades, cuando en realidad el crédito bancario no es más que una transferencia a corto plazo de "liquidez" del dinero por parte de quienes les sobre a quienes circunstancialmente lo necesitan. Que el trabajo personal sea suficiente garantía para la concesión de créditos a corto plazo eso ya es otro problema que "peor es meneallo". La Misión añade en el Informe: "nuestra impresión es que en los casos en que parecen existir las prácticas restrictivas o monopolíticas están frecuentemente sostenidas por las leyes, controles o procedimientos existentes". Su consejo es: "En realidad, hacemos hincapié no tanto en que se restrinja al monopolio cuanto en que se aliente la competencia". Según su opinión "el mejor remedio contra dlichas prácticas es una progresiva exposición a la competencia". El conflicto que plantean las importaciones mucho nos tememos que obedezca a intereses demasiados particulares en muchos casos. En cuanto a la facilitación de inversiones extranjeras estamos de acuerdo en principio con que aumentarán la competencia, pero...

inversión extranjera
...creemos oportuno recordar que la experiencia de nuestras minas es demasiado grave para volver a tropezar con la misma piedra. La liberalización total admitida por nuestro Gobierno de principios del XX, permitió a ingleses, franceses y belgas moverse como en su casa en nuestras industrias extractivas y, con la disculpa de que no existía mercado suficiente en la Península, por poco nos limpian totalmente. Sería conveniente diferenciar entre capital raíz, industrial y financiero, para concederles un régimen distinto de menor a mayor liberalización. La competencia ruinosa a que podrían verse sometidas algunas industrias nacionales incipientes (que deben ser protegidas porque a mayor o menor plazo producirán con menos coste que si su producción fuera importada, aunque por otra parte esta seguridad puede ser muy bien motivo de anquilosamiento en el avance de la técnica y de la productividad de la industria protegida) es prevista por el Informe que modera la disminución gradual de los aranceles, por etapas que serán dadas a conocer públicamente para que la industria interior encaje sus cuadros de acuerdo con la agilidad que ha de cobrar el nuevo proceso de producción. La inversión de capitales extranjeros se justifica por la imposibilidad de ahorrar de la gran mayoría de los productores que aún no han llegado al punto en que comienza a declinar la curva de propensión al consumo (esto es que sus necesidades no están satisfechas hasta el punto de que puedan destinar, sin intranquilidad ni privaciones primarias, parte de sus ingresos al ahorro). El peligro estriba en que su producción tienda a ser exportada por el poco aliciente que ofrece al extranjero los beneficios en nuestra moneda. Lo cual se evitaría si la ayuda fuera solamente financiera, ya que en este supuesto las empresas serían de propiedad nuestra, podrían instalarse industrias según necesidades sociales más que económicas y éstas serían las industrias de base y no las ligeras como ocurriría en caso contrario. Recogemos una común opinión que achaca a la falta de competencia extranjera y al proteccionismo arancelario, la excesiva fragmentación de nuestra industria y su elevado coste. La Ley de 27 de julio de 1959 ha liberalizado la aportación extranjera a empresas españolas que estaba restringida por la ley de Ordenación y Defensa de la Industria Nacional de 24 de diciembre de 1939. Dada la generalidad del tema la Sección I del Informe (que contiene cuatro capítulos y un anexo sobre la población) que comentamos, excepto el capítulo 3.°, por tratar del aspecto de organización administrativa que no afecta directamente a intereses sociales, en dicha I Sección se esbozan cuestiones que son objeto específico de capítulos posteriores y que por tanto no cabe desarrollar aquí, como la política monetaria, fiscal y exterior, objeto de la Sección II, transportes, etc.. Baste consignar la esperanza que la Misión tiene de que puedan reducirse los impuestos para ayudar a la expansión; el deseo de que el sector público vea sustraídos sus recursos por el sector privado (pasa de 1.600 el número de organismos autónomos) por el asombro que les causa descubrir que los gastos de
- 19 -

algunos organismos dejan pequeños a los del Ministerio de que dependen (Agricultura, por ejemplo); la admiración que les produce comprobar que la recaudación se apoya en fuentes de información de la renta diferentes de las fiscales cuando ella misma debiera ser la fuente más fidedigna; el consejo de extraer mayores ingresos de los sectores dinámicos de la economía sin llegar a destruir los incentivos; la declaración de que los impuestos indirectos representaron en 1960 más del 60% de los ingresos tributarios; la sugerencia de que existen demasiados impuestos sobre productos intermedios (acero, madera, aluminio y plásticos) con el efecto de reducir su posición competitiva cuando alguno de ellos resulta privilegiado; la necesidad en que se encuentra nuestro sistema tributario de simplificar y clarificar el número de impuestos, problema que eludimos porque merecería demasiado espacio; la imposibilidad de fijar precios firmes por la dificultad de predecir las obligaciones tributarias dado el sistema impositivo actual; y, por último, la conveniencia de reducirse a observaciones generales dada la complejidad del tema, con lo que concordamos totalmente. No puedo por menos de añadir que las esperanzas de una reforma tributaria, capaz además de equidistribuir justamente las rentas, se centra en la Contribución general sobre la renta, con tipos o bases progresivos, por lo que los ingresos por tal concepto se destinan al Fondo de Igualdad de Oportunidades. Su recaudación suma el 2% del total de ingresos del Estado por conceptos impositivos. Terminemos con la exposición somera de la proporción de los gastos presupuestarios: 12%, Industrial; 10%, laboral; 10%, financiaciones; 11%, vivienda; 8%, Comunicaciones; 17%, Defensa; 6%, Enseñanza.

a largo plazo
Los dos pilares fundamentales de la Economía son el capital y trabajo. Según se centren en uno y otro los sistemas económicos se acercan más a la economía de mercado o a la planificación. Del primero es propio el enfoque económico y del segundo el social. Este trabajo se ha emborrachado de datos y al llegar a este epígrafe, de contenido más bien estadístico, la resaca de los mismos nos impide desarrollarlo exhaustivamente. Conviene descorchar el vino dulce que ofrecemos en pequeñas dosis. Así, a título de erudición digamos que se calcula llegar a los 40 millones de habitantes para el año 2000. Que el 40% constituye la población activa, 1 unos 12 millones (piénsese en que la mujer empieza a sentirse útil a la Sociedad en los puestos de trabajo fuera del hogar, lo que aumentará dicha población activa). Que corresponden 16 varones por 17 mujeres, nada más (14,5 millones por 15,5 millones respectivamente); que los viudos suman 400 mil mientras que las viudas llegan al millón y medio... Para los más exigentes de seriedad recomendamos la lectura del anexo de la Sección I del Informe que comentamos. Lo que ahora más nos interesa es la faceta de este factor producción: La política social de nuestro Gobierno se apunta un tanto más con el Decreto de salarios mínimos y cotizaciones de la Seguridad Social de 20 de enero de 1963. 2 . Pero creemos que la meta es aún más lejana. Hay que aspirar a dar entrada al trabajador en la dirección de sus empresas, mayor fuerza en los Sindicatos, superiores ingresos en el reparto de los beneficios entre el trabajo y el capital, más cómodos cauces para expresar sus intereses, mejor formación y responsabilidad para sentirse solidario con los intereses generales de la sociedad, todo ello bajo las miras de una justa distribución de la riqueza. Documento interesante en este punto puede ser el escrito de conclusiones que el día 3 de octubre de 1962 formuló una Comisión de representantes trabajadores en la Casa Sindical y que fue publicado en "Ya" con fecha 14 de octubre. Sabemos que la productividad de nuestra mano de obra es cuatro veces inferior a la de otros países, pero éste es más un problema de técnica y organización industrial que de responsabilidad del trabajador.

economía de mercado y planificación
La situación eventual de la economía española no nos ha permitido tomar una postura definida hasta el presente. Los dos grandes sistemas, liberal el uno, socialista el otro, nos presentan sus programas, sus motivos y sus realizaciones. Los planificadores no parecen muy entusiasmados con la implantación drástica de su sistema, mientras que en el Informe del Banco Mundial, de contenido liberal, se ha colocado
1 2

Vid. artículo postumo de Pérez Camarero en “ABC" de 17 de enero de 1963. Téngase en cuenta que del 16 por 100 de cotización, el 4 por 100 ha de sufrirlo el bolsillo del productor y el 12 por 100 el empresario, pero no su bolsillo, sino sus gastos generales.
- 20 -

prudentemente la etiqueta de "planificación", aunque meramente "indicativa". Por muy eclécticos que queramos ser, nuestra decisión se acercaría siempre a uno u otro sistema, no sólo al actuar prácticamente, sino, lo que es más importante, al tomar una postura ante la producción y el mercado. Nuestro intento de objetivar los problemas nos ha aconsejado traer a estas páginas a los dos grandes sistemas a fin de valorar sus fundamentos que nos obliguen a definirnos en uno u otro sentido.

planificación
La Planificación tiene 43 años. Nació en 1920. Creció a un ritmo de 7% anual lo que permitió duplicar la producción en 10 años y multiplicarla por 16 en el tiempo que lleva de vida. Plan es un proyecto a realizar. Pero la planificación no es un plan sino un proceso. Sus bases son la propiedad social (no privada) de los medios de producción y el trabajo (no el capital). La primera idea socialista es la elevación del consumo mientras que la capitalista es la rentabilidad de la empresa. Al llegar a este punto no podemos por menos de preguntarle por qué entonces esas fuertes inversiones en recursos de guerra. Sonrientes nos explican: "Nosotros no construimos armas de guerra para luchar sino para hacernos respetar. Si no lo hiciéramos nuestra doctrina no podríamos propagarla por todo el mundo sino que los intereses imperialistas del capitalismo occidental nos harían callar y nunca podría remediarse la explotación del hombre por el hombre. Además, por otra parte, nosotros queremos redimir a millones de esclavos de su opresión contra los intereses burgueses de los países no socialistas, y esta misión no puede realizarse con el diálogo sino por la violencia, ya que los propietarios agrícolas, industriales y financieros no se dejarán arrebatar sus prerrogativas si se les ataca con buenos modales. Si me promete Vd. ser discreto le diré confidencialmente que si deseamos el desarme es porque entonces todos nos respetaremos sin necesidad de contraer la producción de consumo mediante las inversiones en recursos de guerra". La planificación se ha apoyado en el campo económico para colocar la pasión, el corazón, el entusiasmo, al lado o más allá que la Diosa Razón de la civilización occidental. La realidad de un siglo de explotaciones bajo el lema de racionalización de la economía ha hecho vibrar su alma oriental y le ha obligado a retirar la vista de tanta miseria resgándole los ojos en la huida. Su organización administrativa la dirige el Gosplan, la realizan los Glavki (Ministerios económicos independiente de los puramente administrativos) y la ejecutan los koljoses (cooperativas usufructuarias) y los sofjoses (granjas del Estado). Sus métodos fueron simples en un principio. Se marcaban los precios de venta (a ello debían amoldarse los costes) calificados como "nociones jurídicas rigurosas" cuya infracción era sancionada gravemente. El precio así más que presuponer la renta lo que perseguía era su distribución. El precio suplantaba al dinero en la dirección de la economía, controlándose las inversiones por medio de la elevación de precios en las industrias que las necesitaban para que pudieran realizarlas con los beneficios originados por dicha alza. Pero esta dirección se abandonó al percatarse de que con tal método no se descubrían las ventajas de las mejoras técnicas de producción puesto que adquirían más beneficios no las mejores sino las más privilegiadas por el plan. Hoy la planificación conoce la libertad (restringida) de consumo para que la demanda en el mercado pueda enseñar a los planificadores cuáles son las nuevas necesidades, gustos y deseos. También conoce la Banca (que es la que controla los pagos de salarios y el plan de financiación de las inversiones), el Sindicato (inspector de la productividad), la inicitiva (la Planificación se justifica, cuando se le achaca la imposición de los gustos a los consumidores imponiendo los precios como atrofia de las iniciativas; la Planificación, digo, se defiende arguyendo que son los planificadores, los intelectuales y economistas, los más aptos para conocer la realidad y las necesidades sociales, los que toman la iniciativa del proceso económico. Que la planificación es precisamente la plena realización de la iniciativa como lo demuestra el hecho de que contra la racionalización económica capitalista ella ha preferido le "decisión" directiva del proceso económico (sobre la centralización o descentralización de esta "decisión", Taylor defendió la segunda, pero Marx propugnó la primera, que se impuso. En el Congreso Comunista de enero de 1963, Kruschef sugirió la conveniencia de flexibilizar la economía). Y que en el campo privado también ella ha previsto el margen de beneficios, los incentivos, el stajanovismo y la educación popular. También se conoce el riesgo, claro está, pero es cubierto por la planificación de los seguros desde la cuna a la tumba. La detracción del salario para el seguro es una transferencia a la colectividad por lo que previamente se detrae a su vez una parte de los medios de producción para solucionar al momento las deprecaciones imprevistas de la renta nacional. Así se comprende la inevitable obligatoriedad del Seguro, dada la finalidad básica de la planificación de equilibrar el consumo y la producción, o, más exactamente, la producción y las necesidades sociales lo que exige una política económica deontológica de la productividad mientras que la primera ecuación puede darse, y de hecho es donde la igualdad es perfecta, en una economía primitiva en que se consume todo lo producido por la tierra y el trabajo, sin ayuda del capital. El eje de la planificación es el trabajo. Su método, el Balance. El Balance toma el nombre de "presupuesto material" cuando se contabiliza en especie, y el de "balance sintético" cuando aquélla se expresa por su valor. El salario es el alfa y el omega de la planificación, pues su utilización es doble; el salario en especie es una compra directa de lo producido por el mismo trabajador. Pero hay un segundo
- 21 -

círculo privado en que circula la moneda. Y cabe el ahorro, lo que no deja de plantear problemas al teórico de la planificación. El Minotauro administrativo descansa bien alimentado en esta dictadura de la burocracia. El uso que hemos visto permitido del dinero, la posibilidad del ahorro, la libertad de la demanda en el mercado... han obligado a los más drásticos a usar en parte de las técnicas capitalistas aborrecidas. Por su parte, la economía de mercado es hoy día inimaginable sin una intervención y control fuerte del Estado. A primera vista parece lo más aconsejable un término medio que use de los dos sistemas lo bueno que tengan en lo que sean compatibles. Aprovechemos la presencia de la planificación en este epígrafe para que exprese su opinión acerca de estas soluciones intermedias. Sus frases sor tajantes. Por boca de Bettelhenm oímos: a) que toda planificación que no sea integral, esto es, que no socialice los recursos de producción (dígase la Alemania y el Japón de la preguerra o los manchúes, franceses e ingleses actuales, que no modifican su estructura social o infraestructura económica) es negativa, de freno, y sólo impulsará la economía con el pleno empleo en los momentos de penuria, como en caso de guerra. Su raciocinio es como sigue: El intervencionismo comenzó su existencia en la economía de libre empresa con el proteccionismo. El librecambismo facilitaba la libre concurrencia pero los monopolios consiguieron defenderse con la etiqueta de "industrias nacientes" al estilo conservador. La intervención se redujo así a los precios, bien tasando los mínimos, bien los máximos. En ambos casos contraproducente. Al marcar los precios máximos aumenta la demanda por encima de la restringida oferta produciéndose la irracionalización económica de la RESTRICCIÓN de la capacidad DEL CONSUMIDOR de satisfacer sus necesidades (piénsese por ejemplo en las viviendas), además de la aparición del MERCADO NEGRO. Pero más grave es la tasación de precios mínimos que, baio la apariencia de eliminar una competencia ruinosa, favorece los intereses monopolísticos, restringe la demanda y se origina la superproducción artificial. El resultado podría llegar a ser la adquisición de artículos malos y además de elevado coste (por precios máximos) y no la de artículos mejores y encima de menos coste, solo por haberse encarecido artificialmente su precio en el mercado. b) Que una planificación formal sobre una estructura capitalista sólo podría favorecer la expansión económica nacionalizando numerosas instituciones, lo que ya sería una estructura planificadora más que liberal. Si recordamos la política rooseveltiana del New Deal, sus medios fueron el aumento del poder adquisitivo del consumidor y la devaluación de la moneda para elevar los precios nominales. Se intentó el pleno empleo y se incrementó el gasto público. Con ello el capital industrial (inversión) presenta sus cartas credenciales al capital bancario (financiación), permaneciendo al margen el capital raíz (inmuebles). Se trataba de abaratar el dinero para fomentar las inversiones. Pero ¿de qué sirven todas estas medidas si precisamente lo que se busca es fomentar los créditos y los banqueros no sentirán ningún aliciente en invertir sus fondos precisamente por abaratarse el dinero y disminuir así sus beneficios? He aquí un ejemplo de cómo la política monetaria necesita intervenir antiliberalmen-te en los Institutos de Crédito. Pero Henri Claude añade algo más: c) Que las miras del propietario siempre serán contrarias a la expansión económica aunque ésta a largo plazo favoreciera teóricamente a todos. La planificación dirigida es una forma de defender el "beneficio en peligro" de los burgueses potentes y no una solución sincera. Es querer aparentemente solucionar el problema económico-social sin dejar de defender los intereses de los propietarios, valiéndose del control. Es una economía de freno más que de expansión. Es dar un dólar, para callarle, al que pide justicia social sin entender bien qué es lo que pide. Es conservadora y transitoria, aunque puede desempeñar un papel positivo temporalmente, en período de construcción. Su mejor medio es la nacionalización. Como retrato, es suficiente. Pasemos al segundo sistema, objeto de estudio, la

economía de mercado
Apenas necesita presentación. Es bien conocida la Revolución Industrial, la explotación del obrero en los talleres, el imperialismo colonial, el supercapitalismo financiero y el nacionalismo exacerbado que bajo la disculpa de la soberanía consideraba enemigo y explotable a todo extranjero. Tuvo que ser su antagónico sistema el que enseñara al ciudadano a sentir la hermandad universal de los imperios ideológicos por encima de las fronteras nacionales. Y así como usó de la técnica económica para sus fines sociales, el liberalismo económico sólo tiene en cuenta la racionalidad de la producción y de las inversiones en busca del beneficio propio, sin importarle las fatales consecuencias en la sociedad. El carácter eminente económico de este capítulo obliga a bosquejar unos presupuestos elementales: Escasez, demanda, necesidades, oferta, dinero, precio, técnica, riesgo, quiebra, utilidad marginal, etc.. El capital es el más importante para el desarrollo. En una etapa económica primitiva el trabajador
- 22 -

consume todo lo que produce, por lo que cada día se encuentra en la misma necesidad de producir lo mínimo para su subsistencia. Pero cuando se decidió a ahorrar una parte, o, lo que es lo mismo, dejó de consumir parte de la producción en etapas posteriores de desarrollo, puedo invertir ese exceso de producción (exceso respecto al consumo) en bienes de capital (arado, abono de la tierra...). Esto es, que cuando trabajó más de lo necesario para subsistir y no consumió esa superproducción, o, dicho de otra manera, cuando sacrificó sus necesidades en vistas a una mayor producción en el futuro de menos coste (menos trabajo), ahorró, invirtió, formó un capital. Ahorrar e invertir son, pues, dos actuaciones proporcionadas. Pero he aquí que con el capital se produce ahora mucho más sin aumentar el trabajo. Y volverá el proceso de inversiones, parte de las cuales se usarán para amortizar, arreglar deterioros de capital. Ahora puede entenderse que en economía sólo se avanza ahorrando e invirtiendo lo ahorrado, ni más ni menos. En esta teoría se parte del supuesto de que al hombre se comporta razonablemente en sentido económico, y, al perseguir su provecho, automáticamente beneficia a los demás, pues podrá conseguir el beneficio en el mismo sitio en que se produzca una necesidad. En una etapa super-desarrollada hay que crear esas necesidades para animar al consumidor a que aumente sus gastos y excitar así la producción: esa será la misión de la propaganda. Sin embargo, sería injusto no reconocer el enorme avance de la técnica y el progreso y las magníficas victorias de esta economía. Los achaques que se imputan fueron causados por las prácticas monopolísticas mas que por la misma teoría que comentamos, cuyos principios son objeto de fe y entusiasmo por ilustres economistas de nuestro tiempo. Recogemos de una revista norteamericana unas líneas que pueden resultar interesantes: Cuando Lin Root preguntó a un trabajador de Munich hace cinco años, qué estaban construyendo, se le contestó: "¿Quién lo sabe? Primero construimos, luego encontraremos para qué". Este es el mito del milagro alemán. Sin embargo, la capacidad de trabajo de los alemanes no es el único factor que ha levantado el país de sus ruinas. Su magnífico progreso, explicable además por el aprovechamiento al máximo de sus recursos ya que fueron suprimidos los gastos de guerra por los aliados ocupantes, se debe a la audacia del gran economista Erhard que se atrevió a implantar en unas condiciones ínfimas, cosechando rápidamente unos frutos insospechados incluso para el ilustre hacendista. Algo análogo está ocurriendo en la India, sobre todo a partir de la ocupación del Departamento de Hacienda por T. T. Krishanamachari. El descrédito de la planificación social se debe en gran medida a la desilusión acrecentada por algunas indicaciones recientes de que los modelos prototipos de Moscú y Peiping no marchan tan bien como lo indicaban los primeros informes. Incluso el Primer Ministro Nehru ha sentido la necesidad de evolucionar hacia nuevas formas de la Economía, a pesar de su acrecentado espíritu anticapitalista. Ciertamente nadie puede negar las grandes realizaciones del capitalismo. El lector avisado está pensando: "pero ¿a costa de qué?. Los maravillosos progresos de la técnica, el aumento de la riqueza y la saturación de mercados se han levantado sobre las espaldas de negros azotados, obreros oprimidos y colonización de los países subdesarrollados". Todo esto es gran parte de la verdad. "Pero lo que no podemos hacer —me decía un fervoroso liberal—es destruir toda una técnica de producción porque se haya realizado de un modo ignominioso. Lo que habrá que destruir será el modo de actuar, las maneras, las formas, pero no las bases. Es algo análogo a lo que ocurre con los conventos quemados. Quizá puedan explicarse estas reacciones puerilmente drásticas por la necesidad de encarnar en algo material todo un símbolo de destrucción. Pero no hagamos como el alcalde de N. N. que era un pueblo atravesado por una carretera de fuerte pendiente. Ocurrió cuando las fiestas. La carretera se había convertido en plaza pública y en ella se bailaba y paseaba. Un camión sin frenos irrumpió en escena y mató a dos muchachas y cuatro mozos, atropello dos muías, sacó de cuajo tres árboles. ¿Quién tuvo la culpa? ¿La pendiente de la carretera, la rotura de los frenos, la imprudencia del lugar del baile...? No importa. El alcalde toma la medida más radical: construye una valla y tapia la carretera. Se me olvidaba decir que la carretera era la General. Ciertamente los hay, los hay enamorados de este sistema.

- 23 -

parangón
La Planificación y el Mercado pueden acusarse el uno al otro:
De la libertad teórica. Del inevitable monopolio que provoca y restringe la demanda. Del paro. De la tiranía del Dinero y de la tiranía del "Balance". Del derroche por previsiones de errores "a posteriori" y propaganda. De su consecuente injusta distribución de las rentas. De la supremacía del capital sobre el trabajo, y de la tiranía "burócrata". De la eventualidad de la justificación de las inversiones. De la economistas). "complejidad" técnica (800.000 De la consumidor. "imposición" de necesidades al

Puede alegar en su favor el aliciente de la competencia contra el "anquilosamiento" en su defecto. De utopía y del mal trato al "consumidor". Y a su vez la planificación puede ser tachada de "demagoga". Y el otro sistema de la falta de "alicientes" sin beneficios. De la imputabilidad de especulaciones guerras, y el otro de su producción "standard". y

Y la otra parte de la dificultad de calcular su productividad según la cantidad de "trabajo"...

Y así podríamos continuar. El resumen podría ser, tomando una postura personal: las leyes del mercado son el fundamento económico más firme pero los motivos sociales justifican la planeación. Y en tanto deberán aplicarlo uno u otro en cuanto el problema a considerar sea más económico o más social. En un país subdesarrollado el problema social aparece patente. Se tratará de ver la conciliación posible de las ventajas de ambos sistemas. La preponderancia económica del mercado es comúnmente admitida como más apta para regular un proceso económico eficiente. A título de curiosidad señalemos que entre tales defensores se encontraba León Trotsky.

nacionalizaciones y cooperativismo
Las leyes de oferta y demanda, productividad marginal, etc.. parecen inevitables en un proceso económico serio. Pero la necesidad de procurar redimir el trabajo del capital y distribuir la riqueza clama urgencia y seguridad. Los ensayos de nacionalizar las industrias tendentes al monopolio (comercio exterior, química, automóviles, Banca...) no ha privado a las empresas de su carácter capitalista pues sus obreros siguen trabajando por cuenta, aunque se les haya cambiado de propietario. No abogamos por la nacionalización ni la atacamos. El control de precios que consigue puede compensarse con las mayores atenciones de que es objeto el cliente en las empresas privadas. Sólo destacamos el carácter meramente de control que tiene. Pero hay un modo de que las leyes del mercado puedan seguir aplicándose en una economía de competencia en que los accionistas y los trabajadores se confundan en la misma persona. Se trata de la cooperativa, tan defendida por los economistas ingleses del siglo XIX. La ley de los rendimientos decrecientes que gradúa la productividad del nuevo factor de producción cerrará la "puerta abierta" de estas comunidades a quienes, a su vez, se verán obligados a agruparse para resistir y animar la competencia. Esta será incentivo para la disminución de los costes y progresos de la técnica. En fin, un paraíso económico-social... que nuestros descendientes convertirán en infierno de nuevo, si se realizaran, por los nuevos trusts que formarían entonces los grupos entre sí. Esta es la labor del Estado, sancionar las influencias en las leyes espontáneas del mercado, facilitar le competencia y dar ejemplo de productividad y eficacia por medio de las empresas públicas hoy admitidas sin reparos. El desarrollo de una planeación social sobre una estructura de mercados es harto compleja para exponerla en estos resúmenes. En pocas horas puede leerse el claro y breve trabajo de W. A. Lewis "Planeación económica", en el que se exponen los principales problemas económicos, políticos y sociales que lleva aparejada la indiscutiblemente necesaria planificación moderada.

- 24 -

resumen problemático
Más que soluciones se ha esbozado una problemática. La de la España actual se centra en la cuestión social, la fragmentación- excesiva del campo, y de la industria, la concentración bancaria, los monopolios más o menos encubiertos, la necesidad de capitales por falta de ahorro dadas las necesidades del consumidor superiores a sus ingresos... todos ellos y algunos más han sido enunciados a través del trabajo que para mí ha resultado un verdadero ensayo. Son muchos los problemas que hay que desarrollar. Pero doctores tiene la Economía... La labor de un jurista, más que interpretar un derecho positivo, es la de captar la evolución social del momento histórico que atraviesa. Y todas estas líneas obedecen a unas preocupaciones económicas, de las que la sociedad está empapada. Y, por favor, no demos más limosnas. Dar una limosna es afirmar un orden de indigencia ante el que nos colocamos con una postura de comprensión y compasión que nos impide solucionar el problema de raíz. España se va a vestir de limpio. Verdad es que, un tanto pudorosa, no se cambia las mudas interiores por ahora, pero cuando se pruebe el nuevo traje y empiece a saborearlo quizás entonces pueda cambiarse también por dentro sin estridencias y sin que se enteren los vecinos. Mientras tanto coloquemos a la mendicidad y a la limosna fuera de la ley.

- 25 -

ponente: Miguel Torija López de Antona

b) la remuneración de los funcionarios

- 26 -

El valor del Informe del Banco Mundial no reside tanto en la consistencia técnica que posea, como en el hecho de que está elaborado a petición del Gobierno Español, y de que, al parecer, sobre él ha de ser cimentada nuestra futura política económica; de ahí que cobre mayor importancia si su uso no se limita a buscar coincidencias o discrepancias con los puntos de vista que en el informe se contienen, sino en vigorizar y llevar a la práctica las medidas aconsejadas por la Comisión redactora. Hay no obstante una cuestión apuntada por los técnicos, que se halla en plena línea de coincidencia con el común sentir español, y buena muestra de ello es el eco que las recientes campañas de prensa sobre este tema, han encontrado en el ambiente popular: La remuneración de los funcionarios españoles. Esto es así porque la necesidad de una organización adecuada en la Administración pública, que sirva al Plan de desarrollo planteado, ha de resultar útil para todos los sectores de la Nación. Por los fines del servicio público, la relación entre las condiciones de trabajo y su utilidad social, es perfectamente clara. Por ello la situación del funcionario español no debe ser observada con pensamiento "contemplativo", es necesario tomar parte en la danza, y no dejar el espíritu fuera, porque no se trata de un "espectáculo", ni de una cosa irreal y ajena a ninguno. La cuestión afecta a todos los españoles, y es vital para quienes son funcionarios y para quienes aspiran a serlo. Para llegar al fondo del problema, para captar su esencia e identificarnos con él, es necesario penetrar en la realidad concreta, y con una penetración de esa índole descubrir la esencia, la causa de sus dolencias, su presencia y su localización. Estas realidades puestas al descubierto—como ahora en parte ha hecho el Banco Mundial—marcan en las decisiones vitales, el camino que conduce más allá del individualismo, más allá del egoísmo de unos grupos minoritarios, hacia el mejoramiento general del funcionario, dentro del plan de desarrollo. El informe contiene observaciones de evidente realidad que se condensan en lo siguiente: "Toda vez que es el plan de desarrollo el que ha de determinar la estructura de la Administración y no a la inversa, es importante contar con una organización flexible y eficiente. Esta responsabilidad caerá sensiblemente sobre los funcionarios públicos, cuya competencia y capacidad están fuera de toda duda; pero si se ha de desempeñar con eficiencia, resulta imprescindible que el Gobierno conceda atención inmediata al problema de la retribución de los funcionarios". La actividad administrativa como configurada para ese nuevo orden social que se pretende con el Plan de desarrollo, exige un esfuerzo del Estado para remozar las instituciones y adecuarlas a la cambiante realidad social; el éxito de esa nueva organización o estructuración está en función directa de la capacidad y reconocida competencia de los funcionarios, pero también, en gran medida, depende del grado en que se consiga una mayor integración moral del funcionario con los objetivos propuestos. Si queremos que así suceda es necesario, ante todo, no olvidar que el funcionario es un ser humano y que su conducta, sus actitudes están determinadas en parte a causa de su ideología y personalidad y en parte a causa de la influencia que sobre él ejercen otros miembros del grupo, de la sociedad en que vive, y que su capacidad de trabajo están en función del equilibrio personal con la realidad social que le circunda; por ello, debe ser idea fundamental ayudar a la creación y mantenimiento de condiciones de trabajo bajo las cuales puedan éstos dar el máximo de sus potencialidades, y deben evitarse sobre todo las diferencias injustas y cuantas causas puedan provocar la frustración favoreciendo por el contrario no sólo el despliegue de sus impulsos, el reconocimiento de sus necesidades, de lo desfasado de su seguridad, de la conveniencia de su ajuste social, sino también las más altas capacidades creadoras, al servicio de ideales de superación humana, dando a cada uno de ellos sentido en el trabajo y en la vida. El disgusto con las condiciones de trabajo, el sentido de que el sistema de remuneración es injusto e insuficiente, las relaciones extraprofesionales, que actualmente crean en el funcionario español un complejo de inferioridad, son causas de tipo social que obstaculizan el trabajo del funcionario y lo convierten en una carga rutinaria en la que su espíritu se inhibe. Cualquiera que sea el nivel de flexibilidad operativa que la Administración se busque para tratar de conseguir esa eficiencia óptima que el desarrollo económico exige, hará necesario en su programación, situar en primer plano el elemento humano, principio y fin de toda política, y especialmente de nuestra actual filosofía política, que, con frase certera v feliz, Tose Antonio supo condensar como principio fundamental de axiología: "El hombre es portador de valores eternos". El experimento sólo triunfará si se realiza de pleno acuerdo v con el concurso activo de los funcionarios. No puede imponerse una determinada productividad si al funcionario no se le da la oportunidad de definir y trazar su mañana. La retribución es el problema esencial de los funcionarios, pero no es sólo la reivindicación económica lo que aumentaría la eficacia de la Administración, sino que, como afirma M. Sieuán "la meiora de retribución de los funcionarios sólo puede ser efectiva si se establece en el cuadro de una política
- 27 -

conjunta y coherente de retribución, y ésta a su vez, sólo es posible en una estructura orgánica más flexible y más capaz de satisfacer las aspiraciones de los individuos que la constituyen, en un clima de responsabilidad pública". Con este trabajo pretendemos poner de manifiesto nuestra coincidencia con la parte del informe del Banco Mundial que se refiere a remuneración de los funcionarios, y a la necesidad de su elevación, detectando defectos de la realidad actual, harto repetidos por otra parte, por la prensa y otros medios de difusión.

los sueldos hasta el momento actual
No podemos dejar de tener en cuenta las condiciones en que se ha desarrollado la economía española desde el final de la contienda civil, que ocupó el período 1936-1939, hasta el momento actual. Los medios de que se ha valido el Estado para conseguir la superación de los problemas económicos han sido aquellos sobre los que, con el menor perjuicio general, puede ejercer un control directo de la economía y que, a la vez, constituyen un volumen económico de la envergadura suficiente para que puedan ejercer su influencia bastante en la marcha económica del país. Tales medios, entre otros, son: los aranceles, las rentas de las fincas urbanas, el sueldo de los funcionarios de las clases pasivas y la remuneración de los funcionarios en activo. La forma de utilizarlos, no es otra que su bloqueo. Refiriéndonos solamente a los sueldos de los funcionarios, tanto de clases pasivas como en activo, podemos afirmar, sin temor a equívocos, que han supuesto un arma importante para que el Estado haya podido intervenir en la marcha económica de la Nación. Al congelar estos sueldos, que suponen un capítulo importante en el Presupuesto de Gastos del Estado, ha forzado un ahorro que ha hecho posible la desviación de recursos económicos importantes hacia otros sectores de la economía nacional. La consecuencia que inmediatamente se deduce, no es otra que los funcionarios del Estado han tenido aue dejar de satisfacer gran parte de sus necesidades para facilitar ayuda económica a otros sectores económicos. Si comparamos la situación económica del funcionario en el año 1936, teniendo en cuenta el coste de vida de aquella fecha, no es difícil llegar a la conclusión de que no hay proporcionalidad entre el aumento experimentado en los precios y la elevación registrada en las sueldos. En el año 1936, el funcionario medio podía atender por sí solo a las necesidades de la familia—una familia tipo compuesta de cuatro o cinco miembros—. La vida normal de ese funcionario se desarrollaba decorosamente, con cierta holgura que le permitía incluso algunos caprichos que hoy—comparativamente— le resultan lujos inalcanzables. En la actualidad, el funcionario, para cubrir con un mínimo de decoro las necesidades de la misma familia tipo, no puede limitarse a su activi dad profesional, sino que ha de arbitrar otros ingresos—con prolongado! de su jornada y disminución de su descanso—suprimiendo, al propio tiempo, algunas de sus necesidades. La educación de los hijbs de los funcionarios en general, por ejemplo, no registra hoy el mismo nivel que podía: observarse en 1936. Entonces, cualquier funcionario podía atender los gastos que una carrera universitaria requería, con el fin de que sus hijos siguieran esos estudios superiores. Hoy los hijos de los funcionarios no pueden seguir carreras universitarias si no disponen de recursos extraprofesionales. Por otra parte, es tal la penuria económica del funcionario que, en el momento en que sus hijos llegan a edad suficiente, se les coloca en situaciones que permiten un ingreso-ayuda para atender a las necesidades de la familia.

doble vertiente de la condición de funcionario
Hay que considerar en el funcionario dos aspectos: el profesional, de miembro meramente ejecutivo de la misión que le ha confiado la Administración, y el social, como miembro de una sociedad que le obliga a una serie de actitudes y comportamientos determinantes del prestigio del Cuerpo o departamento a que pertenece y de la clase social que pudiéramos llamar funcionarial Ambos aspectos están íntimamente ligados y, precisamente la retribución que percibe el funcionario como consecuencia de su primer aspecto, por su actividad profesional, determina el prestigio del segundo y, configura, al mismo tiempo, el prestigio de la propia Administración en su conjunto. Si en el primer aspecto el funcionario tiene cierta obligación de servir como vehículo de canalización de la economía general para conseguir una elevación en el nivel de vida nacional, es indudable que el
- 28 -

mismo funcionario, como miembro de la sociedad, tiene derecho a ser partícipe de ese superior nivel de vida logrado y no debe constituir, permanentemente, el estamento a sacrificar. Han transcurrido 23 años desde que terminó la guerra civil. Los funcionarios del Estado han podido satisfacer sus necesidades primarias, sólo sus necesidades primarias, para coadyuvar, con el espíritu de sacrificio que les caracteriza, al resurgimiento de España, a la socialización de los sectores laborales, a la reconstrucción de las ruinas, y a la creación de nuevas fuentes de riqueza, porque así lo requerían las circunstancias. Es cierto que el Estado, tratando de aminorar en lo posible la lamentable situación económica de la clase funcionarial, autorizó a los distintos organismos para arbitrar recursos que pudieran ayudar a sus funcionarios paliar su deficiente situación económica. Bajo esa autorización, cada Ministerio, cada organismo, se las arregló como pudo. Comenzaron a surgir parientes ricos y pobres, sin que los primeros se acordaran de los segundos, sin que el harto se acordara del más necesitado y se produjo la anarquía en la recaudación de recursos y su distribución, determinando una variedad de retribuciones o ingresos en los funcionarios por el solo hecho de pertenecer a uno u otro organismo o Ministerio, aunque la categoría y clase fueran la misma. El Estado, que no podía decretar un aumento en el sueldo de todos sus funcionarios porque se repetiría con más rapidez la inflación producida por el aumento general de salarios del año 1956, autorizaba ingresos complementarios con medios que no constituyeran impuestos, que no se reflejaran en los Presupuestos Generales del Estado, que se recaudarían directamente por los diversos organismos y que, ingresando en su correspondiente caja especial, serían distribuidos más tarde entre el personal adscrito al departamento, tratando de evitar de esta manera el peligro que supone la inflación y que se vino apuntando ya con motivo de tímidas elevaciones en la remuneración de los funcionarios.

la inflación y la elevación de los sueldos
Son más de 500.000 los funcionarios existentes en España y varios miles más los individuos que se encuentran en dependencia económica con la Administración. El concepto que en España se tiene del funcionario es, erróneamente, de individuo económicamente acomodado. Este concepto se ha venido arrastrando desde los tiempos en que, efectivamente, era así, en los cuales el individuo ingresaba en el Estado por "buscar una cosa segura", o "por meter la cabeza en algún sitio". En aquella época el "meter la cabeza en algún sitio" y el "bucar una cosa segura" apuntaban, efectivamente, a la Administración Pública y muestran claramente que la burocracia española no acaba de ser (ni para los de dentro ni para los de fuera) un servicio al Estado, sino una salida más o menos honrosa que pretendía resolver la vida del aspirante poniéndose en dependencia económica con la administración, la renta y el trabajo eran secundarias y, normalmente, escasos ambos. El cliché de la "sufrida clase media", del "quiero y no puedo" deriva en gran parte de este tipo social, obligado por el código de su "status" a llevar un nivel de vida aparente, sin correspondencia con sus ingresos reales. Por las mismas exigencias de ese código, el individuo de la clase media procuraba integrarse en la Administración Pública para huir de los oficios que presuponían su asignación a una clase inferior. El funcionario constituye hoy, a partir de cierto grado, el más genuino representante de la vieja clase media, pues si bien su empobrecimiento económico les lanza hacia un "proletariado intelectual", en modo alguno ese empobrecimiento acarrea inexorablemente el abandono de la mentalidad de clase media determinando que, algunos grupos de funcionarios proletarizados en cuanto a los ingresos, no se hallen identificados hasta el momento con el proletariado político. Lo competencia profesional se ha ido agudizando de tal modo que la clase media ha tenido que rebajar sus pretensiones de consideración social y económica de manera alarmante. La competencia no sólo ha envilecido la retribución sino que ha diluido su prestigio. Pero la clase media es un factor de movilidad social; por ello el individuo de la antigua clase media tendía a integrarse en la Administración Pública mientras que el individuo de la moderna clase media encamina sus afanes hacia el campo de la técnica, industria o comercio, ya que ningún pueblo, ningún grupo acepta sufrir mucho tiempo el espectáculo de su propia miseria entre la abundancia de otros grupos; no soporta la sumisión a mecanismos reguladores en un sector cuando en otros sectores gozan de libertad en la coyuntura. Es la reacción saludable de un grupo social animado por una voluntad de reforma.

- 29 -

Son dos, en consecuencia, las razones por las que la sola sospecha de que va a ser elevada la retribución de los funcionarios, automáticamente, provoque una elevación en los precios: el número de individuos adscritos a la clase funcionarial y su encuadramiento social. Ahora bien, existe, a nuestro juicio, una tercera razón de carácter real que influye de manera directa en ese automatismo de elevación de precios, y es el hecho de ser extremadamente bajos los sueldos que los funcionarios vienen padeciendo. Desde que se inició la recuperación de España con sus obligadas anormalidades, prácticamente han ido por delante los precios en relación con los sueldos. Hemos dicho antes que los sueldos de los funcionarios, por razones de recuperación económica de España, han sido congelados por el Estado, por ello los funcionarios van con mucho retraso, en su "puesta al día", en lo que a nivel de vida se refiere, en relación con los demás estamentos de la población española. Si entramos en cualquier hogar de la clase trabajadora comprobaremos que no existe diferencia notable entre su régimen de vida y el que se desarrolla en cualquier otro hogar típico del funcionario; en ambos se encontrará quizá la misma penuria, las mismas necesidades. Pero la diferencia radica en que la indiosincracia del funcionario tipo es notablemente de un mayor refinamiento que la de la clase trabajadora; por ello las apetencias de aquél son más acusadas en cuanto se siente desplazado hacia una clase inferior, por ello la clase funcionarial tiene hambre y sed de vida, y por ello, en fin, ante el menor indicio de un aumento en la retribución, crean un peligro de inflación, nacido de que en su humano y justo anhelo de "ponerse al día" en el nivel de vida, multiplican considerablemente su influencia de consumidores. No obstante el peligro de inflación en la práctica no es real, ya que puede observarse aun por el más profano en materia económica, que la inflación se ha venido produciendo ANTES que el aumento en la retribución de los funcionarios. El proceso, hasta la fecha se ha desarrollado en la forma siguiente: el mercado ha "supuesto" un aumento en la demanda de bienes de consumo y sin más, ha elevado los precios. Cuando el aumento no ha tenido efectividad o no ha sido de magnitud suficiente para enjugar la elevación de precios ya producida, el funcionario se ha visto aún más sacrificado. Admitido el hecho de la repercusión del aumento de los sueldos de los funcionarios en la demanda del mercado, el Estado no podía ni debía decretar una elevación general de las retribuciones de éstos. Sin embargo, había que arbritar medios de ingreso para sus servidores, sin que tales medios repercutieran en aquella demanda ya que, por otra parte no resultaban efectivas las medidas adoptadas, para frenar la inflación. Este fue, sin duda, el origen de las tasas para los funcionarios.

las tasas
La Ley de Tasas y Exaciones Parafiscales de 2 de diciembre de 1958, en su exposición de motivos precisa los conceptos de "tasas" y "exacciones parafiscales". Al primero lo define como "precio pagado como contraprestación de un servicio público recibido". Del segundo da una definición más amplia: "las creadas por Ley con una finalidad concreta que las impone una especial afectación, no se rigen por las disposiciones legales que regulan los impuestos de la Hacienda Pública y especialmente no figuran en los Presupuestos del Estado". La finalidad atribuida a las tasas y exacciones parafiscales viene reflejada en la propia exposición de motivos de la Ley: "se configuran como medios destinados a atender fines de interés público, medios que tradicio-nalmente han sido de la competencia del Ministro de Hacienda". Dentro de la finalidad designada a las tasas y exacciones parafiscales, señala la exposición de motivos la forma de administrar estos ingresos: "se dispone la constitución en cada Ministerio de una Junta, cuya composición se señala, encargada, entre otros extremos, de administrar y distribuir el producto de las exacciones que nutren en parte la retribución de los funcionarios y que no tiene régimen específico". Se deduce, pues, que tal sistema tiende a proporcionar a los funcionarios, a través de los Organismos donde estén integrados, unos ingresos que, sin tener el carácter de impuestos, permitan paliar, en lo posible, su penuria económica. Con el establecimiento de las tasas, el Estado, oficialmente, no ha gravado a todos los contribuyentes de un modo indirecto, sino sólo a aquellos que utilizan el servicio correspondiente. Por ello no incide de una manera directa en el mercado, ya que tampoco tiene un carácter general, sino un sentido singular de cada servicio. Las tasas, en sí, como hemos ido apuntando, nos parecen un remedio de dudosa eficacia; por una parte porque al descentralizarse la recaudación y reparto, facultando a los distintos Organismos para arbitrar los medios necesarios que complementen los ingresos de sus respectivos funcionarios, mientras otros, que forman parte de otros Organismos menos afortunados, no perciben ingreso alguno por el

- 30 -

concepto de tasas, y por otra parte, porque al no poder controlarse la repercusión en el mercado, estos mismos funcionarios han sufrido una merma de sus ingresos reales. Generalizando, las ventajas de la retribución por tasas pueden sintetizarse en lo siguiente: 1.° Al ser recaudadas directamente de los particulares que utilizan los servicios del Estado, y ser posteriormente ingresadas en las Cajas privativas de los distintos Organismos, para su distribución entre los funcionarios adscritos a los mismos, no producen una merma en el erario para gastos de personal. 2.° Muy dudosamente, por razones ya indicadas, admitimos el que no originen inflación. 3.° Proporcionan a los funcionarios un aumento real en sus ingresos, aunque no en el sueldo.

sus inconvenientes
de recaudación
Al ser recaudadas las tasas de los particulares, en el momento de la prestación del servicio público, éste se encarece. Tal encarecimiento se produce de una forma irracional y arbitraria, sin un estudio técnico del aumento adecuado, que tienda a un precio que cubra los costes, por una persona o comisión designada al efecto, que generalmente es parte interesada. La anarquía llega a más: hay tasas según el concepto aludido en la propia Ley, concorde con el tradicional en la doctrina, "toda prestación debida a un ente público a cambio de una actividad del propio ente, que afecta de modo individual al obligado—Giannini—", que revierten directamente en el Presupuesto del Estado, sin que los funcionarios encargados de su recaudación perciban una mínima parte de la misma, como sucede con el franqueo—ejemplo típico de la tasa y, en orden cronológico, la primera que los Estados instituyen, la cual se cobra mediante efectos timbrados. Otras, en cambio, se perciben en metálico por la entrega de un simple impreso, por ejemplo, y sin ninguna otra clase de resguardo, lo cual hace imposible una vigilancia de su contabilidad. Si a esto se añade que no reviertan en los presupuestos generales del Estado, no tiene nada de extraño que al usuario le parezcan de dudosa obligatoriedad y de finalidad incierta. Los ingresos por esta recaudación establecen una diferenciación entre los Ministerios y Organismos que las perciben, lo que trasciende al público y convierte a los funcionarios en una especie de militantes de castas distintas, rompiendo el principio de unidad que debe presidir el funcionariado.

diferencia entre funcionarios de una misma dependencia
Con ser graves las diferencias entre funcionarios de distintos organismos, mucho más lo es cuando esas diferencias se dan entre funcionarios adscritos a un mismo Ministerio o departamento. En este caso, la diferencia se convierte en insulto personal de funcionario a funcionario, y si no sobreviene el caos es por verdadero milagro. Se anula con ello el estímulo del funcionario en inferioridad de trato, mientras el privilegiado, que no consiguió su privilegio precisamente por capacitación o responsabiüdad, soslaya el cumplimiento de su deber, amparándose en la misma fuerza que le concedió la prebenda de cobrar más; el postergado adopta con frecuencia una actitud pasiva, cuando no de resentimiento. Cuando la distribución de los ingresos por tasas se ordena, se cataloga a los funcionarios en tipos o letras, incurriendo fácilmente en la injusticia, porque estas clasificaciones, que deberían hacerse sobre criterios de responsabilidad y capacidad, no siempre está inspirada en estas bases, sino que en ella intervienen factores extraños como la simpatía o antipatía del Jefe hacia el funcionario a calificar. Para evitar estos inconvenientes es aconsejable, con carácter general, establecer unos funcionariostipo y unas retribuciones-base en los que pueda encajarse cualquier función, que podía ser establecida por un órgano común para todos los Ministerios.

diferencias entre organismos y departamentos
El sistema actual ofrece otro inconveniente que puede observarse con el solo examen comparativo de los cuadros que recogemos. La manifiesta arbitrariedad hace que mientras existen Ministerios en donde los ingresos por este concepto de tasas pueden considerarse objetivamente justo o suficiente para cualquier
- 31 -

persona que presta su actividad laboral a cambio de una contraprestación en dinero, hay otros en los que o tales ingresos constituyen cantidades irrisorias, o carecen de cualquier tipo de retribución por este concepto; y como ya se indicó, existen departamentos recaudadores de Tasas para el Tesoro, cuyos funcionarios no perciben una sola peseta de esa recaudación. Estas diferencias son, pues, opuestas a la justicia y a la moral. Recogemos unos cuadros obtenidos en forma confidencial que confirman estas aseveraciones, haciendo respecto a ellos las siguientes observaciones: 1.* En algunos casos las cifras no están actualizadas. La natural resistencia oficial a faciltar los que rigen en el momento nos impide hacerlo. No obstante, son datos, aunque confidenciales, auténticos. Nos consta que en algún Ministerio se han incrementado las cifras, aunque desconocemos la cuantía. 2.a Como dato significativo ha denunciado el profesor Garrido Faya ("A B C" del sábado 5 de enero de 1963) que existen en España, además de los funcionarios peor pagados en relación con países desarrollados de Europa, los funcionarios mejor pagados. Son éstos los "portavoces de la resistencia" para una reforma legislativa de gran envergadura. Como también apunta el artículo citado, el solo hecho de que se conociese públicamente el cuadro de estas retribuciones significaría un poderoso freno en el sistema de remuneración extrapresupuestaria de los funcionarios que, en la actualidad, vive en la clandestinidad. MINISTERIO DE HACIENDA.—Cuadro I A partir del 1 de marzo de 1962 los funcionarios de los Cuerpos de Hacienda señalados no podrán percibir más que el sueldo que por su categoría administrativa les corresponda según los Presupuestos Generales del Estado; la Ayuda Familiar, las dos pagas extraordinarias satisfechas con cargo a dichos presupuestos; las dos que abona el Comité Central de Inspección, la complementaria del 30 por 100 y el Premio Unificado de Buena Gestión, integrado por las gratificaciones presupuestarias y las complementarias hasta alcanzar las cuantías respectivas establecidas en los anexos de esta Orden. Con independencia de dichos conceptos, únicamente podrán percibir la gratificación o especialidad de taquígrafo y la asignación de residencia. Por excepción, los funcionarios que desempeñen los cargos de Delegados, Subdelegados de Hacienda y Jefaturas y Dependencias en la Administración Provincial, o los cargos de Jefes de Sección, Subdirectores y Superiores, en la Administración Central, cobrarán también las gratificaciones asignadas por dichas Jefaturas y los gastos de representación que, en su caso, les corresponda. Hacienda núm. 1. Escalas Técnica de los Cuerpos General de la Administración, Administrativo del Catastro, Administrativo de Seguros y Ahorro, Escalas Administrativas a extinguir de los Cuerpos General de Administrativos del Catastro y Cuerpo de Delineantes: CATEGORÍA Jefe Superior de Administración Jefe de Administración de 1.a con ascenso Jefe de Administración de 1.* Jefe de Administración de 2.a Jefe de Administración de 3.a Jefe de Negociado de 1.a Jefe de Negociado de 2.a Jefe de Negociado de 3.a Oficial de 1.a Premio 9.750,— 9.007,50 8.520,— 7.920 — 7.320,— 6.780 — 6.150,— 5.520,— 4.950 —

CUERPOS DE CONTADORES DEL ESTADO CATEGORÍA Premio

Contador Mayor, Jefe de Administración de 1.a con ascenso ... 7.160,— Contador Mayor, Jefe de Administración de 1.a
- 32 -

6.700,—

Contador Mayor, Jefe de Administración de 2.a Contador Mayor, Jefe de Administración de 3.a ... Contador Mayor, Jefe de Negociado de 1.a Contador Mayor, Jefe de Negociado de 2.a Contador Mayor, Jefe de Negociado de 3.a Contador de 2.a, Oficial de 1.a Contador de 3.a, Oficial de 2.a

6.350,— 5.850,— 5.500,— 5.050,— 4.600,— 4.210,— 3.900,—

Escalas Auxiliares de los Cuerpos General de Administración, Administrativo del Catastro, Administrativo de Seguros y Ahorro, Cancelación y Corte de Cupones y Registro de Rentas y Patrimonio. CATEGORÍA Auxiliar Mayor Superior Auxiliar Mayor de 1.a Auxiliar Mayor de 2.a Auxiliar Mayor de 3.a Auxiliar de 1.a Auxiliar de 2.* Auxiliar de 3.a Hacienda núm. 2 Premio 5.490,— 5.100,— 4.650,— 4.200,— 3.810,— 3.500,— 3.150,—

Escalas Técnicas de los Cuerpos General, etc. CATEGORÍA Jefe Superior de Administración Jefe de Administración de 1.a con ascenso Jefe de Administración de 1.a Jefe de Administración de 2.a Jefe de Administración de 3.a Jefe de Negociado de 1.a Jefe de Negociado de 2.a Jefe de Negociado de 3.a Oficial de 1.a Premio 3.900,— 3.603,— 3.408,— 3.168,— 2.928,— 2.712.— 2.460,— 2.208,— 1.980,—

CUERPO DE CONTADORES DEL ESTADO CATEGORÍA Contador Mayor, Jefe de Administración de 1.a con ascenso ... Contador Mayor, Jefe de Administración de 1.a Contador Mayor, Jefe de Administración de 2.a Contador Mayor, Jefe de Administración de 3.a Contador Mayor, Jefe de Negociado de 1.a Contador Mayor, Jefe de Negociado de 2.a Contador Mayor, Jefe de Negociado de 3.a
- 33 -

Premio 2.870,— 2.680,— 2.550,— 2.360,— 2.200,— 2.020,— 1.850,—

Contador de 1.» Contador de 2.a, Oficial de 1.a Contador de 3.a, Oficial de 2.a Auxiliar Mayor Superior Auxiliar Mayor de 1.a Auxiliar Mayor de 2.a Auxiliar Mayor de 3.a Auxiliar de 1.a Auxiliar de 2.a Auxiliar de 3.a 1.690 — 1.560,— 2.196,— 2.040,— 1.860,— 1.680,— 1.524,— 1.400 — 1.260 —

MINISTERIO DE AGRICULTURA (Cuadro II) Por la jornada extraordinaria perciben los funcionarios de este Departamento una gratificación que oscila del 30 al 50 por 100 del sueldo.

MINISTERIO DE INDUSTRIA (Cuadro III) Los funcionarios prestan jornada extraordinaria por la que perciben el 50 por 100 del sueldo. Independientemente perciben gratificaciones con cargo a la Caja especial. (Sin determinar.)

MINISTERIO DE JUSTICIA (Cuadro IV) En este Ministerio existen, con cargo a la Caja especial, las tasas siguientes: Tasa general, para todos los funcionarios. Tasa familiar, por la esposa y número de hijos. Tasa especial, por jornada extraordinaria. La cuantía de estas tasas se desconoce. Únicamente puede afirmarse que los porteros perciben de 1.200 a 1.500 pesetas mensuales.

MINISTERIO DE INFORMACIÓN Y TURISMO.—Cuadro V En los Servicios Centrales y en algunas Direcciones Generales se realizan, además de la jomada normal de cuatro horas por la mañana, la denominada doble jomada, consistente en tres horas prestadas por la tarde. La percepción por estas tres horas equivale al 75 por 100 del sueldo base. Existe además una gratificación discrecional que perciben todos los funcionarios y que se cobra en concepto de horas; su cuantía oscila entre doscientas cincuenta pesetas y las tres o cuatro mil mensuales.

MINISTERIO DEL TRABAJO (Cuadro VI) GRATIFICACIONES ESPECIALES Rendimiento: Gratificaciones máximas mensuales CATEGORÍA Jefes de Sección Técnicos Auxiliares Auxiliares eventuales Turno mañana 2.000 2.000 1.500 750 Turno tarde 2.000 1.500 750 500

Doble jornada:

- 34 -

Gratificaciones CATEGORÍA Jefes de Sección Técnicos Auxiliares Auxiliares eventuales máximas mensuales 2.500 2.000 1.500 750

OBSERVACIONES: La gratificación por rendimiento la percibe todo el personal en la cuantía que se indica en el cuadro correspondiente. La doble jornada tienen que solicitarla los funcionarios de sus Jefes respectivos y es potestativo a éstos concederla o negarla. Los funcionarios que realizan doble jornada acumulan la gratificación correspondiente a la que les corresponda por Rendimiento según tengan asignado turno de mañana o turno de tarde. Estas gratificaciones se perciben también en provincias y fueron concedidas por una circular del Ministerio, del mes de mayo, con efectos retroactivos de primero de enero del año actual. Además existen otras gratificaciones extraordinarias, variables, cuya cuantía y número se desconoce.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL.—Cuadro II Gratificaciones especiales

CATEGORÍA Jefes de Sección Jefes de Oficina Jefes de Negociado Técnicos cualificados Técnicos Auxiliares cualificados Auxiliares

A 1.400 1.400 1.400 1.400 1.400 1.400 1.400

B 2.000 1.800 1.600 1.200 1.000 800 600

C 3.750 2.000 1.875 1.750 1.750 1.625 1.000

Total mensual 7.150 5.200 4.875 4.350 4.150 3.825 3.000

OBSERVACIONES: A. Gratificación que se acredita a todos los funcionarios, sea cual quiera su clase y categoría. B. Esta gratificación se contabiliza por puntos a razón de 200 pesetas por el punto con arreglo a la siguiente escala:

CATEGORÍA Jefes de Sección Jefes de Oficina Jefes de Negociado Técnicos cualificados Técnicos

Número de puntos 10 9 8 6 5

- 35 -

Auxiliares cualificados Auxiliares

4 3

C. Se acredita a aquellos funcionarios que además de la jornada de la mañana prestan servicio por la tarde (tres horas) todos los días laborables, descontando los días que faltan por cualquier causa. Su cuantía es la siguiente:

CATEGORÍA Jefes de Sección Jefes de Oficina

Remuneración diaria 150 80 75 70 65 40

Jefes de Negociado Técnicos Auxiliares cualificados Auxiliares

Todas estas gratificaciones son independientes de las presupuestarias. Datos: Boletín del Ministerio, número 21, de fecha 14-3-60. Además existen otras gratificaciones extraordinarias, cuya cuantía y número se desconoce.

MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES.—CUADRO VIII GRATIFICACIONES CATEGORÍA Jefes Superiores Jefes de Administración de 1.ª con ascenso Jefes de Administración de 1.a Jefes de Administración de 2.a Jefes de Administración de 3.a Jefes de Negociado de 1.a Jefes de Negociado de 2.a Jefes de Negociado de 3.a Oficiales de 1.a Gratificación mensual 3.450 3.200 2.950 2.700 2.450 2.200 1.950 1.700 1.450

GRATIFICACIÓN FAMILIAR Por la esposa Por cada hijo en edad escolar 500 200 ó 300

GRATIFICACIÓN POR CARESTÍA DE VIDA Existe esta gratificación, aunque se ignora la cuantía. PAGAS EXTRAORDINARIAS Perciben cuatro pagas extraordinarias, independientemente de las dos que figuran en presupuesto. Se perciben otras gratificaciones extraordinarias cuya cuantía y número se desconoce.

MINISTERIO DE COMERCIO.—Cuadro IX

- 36 -

Los funcionarios de los Cuerpos de Técnicos Comerciales y Ayudantes Comerciales y de Técnicos Administrativos y Auxiliares Administrativos de este Ministerio perciben, independientemente del sueldo que les corresponde por su categoría administrativa, los siguientes emolumentos: Por doble jornada, o sea, servicio de tarde (dos horas), el 80 por 100 de los sueldos que percibían antes de la última subida, acordada por el Gobierno con carácter general. Y por derechos obvencionlaes. Fondos procedentes de los impuestos o gravámenes que se perciben por las solicitudes de importación y exportación, la escala siguiente: TÉCNICOS COMERCIALES Promedio, 7.500 pesetas mensuales,

AYUDANTES COMERCIALES

CATEGORÍA Superiores Mayores de 1.a Mayores de 2.a Mayores de 3.a

Gratificaciones mensuales 4.500 4.265 3.925 3.825 3.600 3.375 3.150 2.887 2.700 2.700

Principales de 1.a Principales de 2.a Principales de 3.a De 1.a clase De 2.a clase De 3.a clase

AUXILIARES DE ADMINISTRACIÓN

CATEGORÍA Mayores Superiores Mayores de 1.a clase Mayores de 2.a clase Mayores de 3.a clase De 1.a clase De 2.a clase De 3.a clase

Gratificaciones mensuales 2.700 2.250 1.575 1.575 1.125 1.125 1.125

MINISTERIO DE OBRAS PUBLICAS (Cuadro X) Por orden del Excmo. Sr. Subsecretario del Departamento de 30 de junio de 1958, se dispone que a todos los funcionarios en activo del Cuerpo de Administración Civil del Departamento y hasta tanto se determine la aplicación de los ingresos extrapresupuestarios, las siguientes percepciones mensuales: Función A Función B Función C Función D Función E Función F ... 1.666 pesetas 2.416 3.166 pesetas 3.916 4.666 5.000
- 37 -

En estas percepciones estará computada toda remuneración o gratificación que se perciba por razón del cargo, siempre que no perciba cantidad superior a la indicada, en cuyo caso se respetará la más elevada. En las cantidades expresadas no se incluirán los premios por trabajos o servicios especiales, las horas extraordinarias, ni doble jornada, así como la Ayuda Familiar, asignación por residencia, dietas y gastos de locomoción. Existe el concepto de horas extraordinarias, siendo realizadas en todas las Direcciones Generales. El tipo de percepción es de 20 pesetas hora para Técnicos y Auxiliares, con un mínimo mensual de 65 horas.

desplazamiento de funcionarios especializados
Otro inconveniente consiste en provocar un desplazamiento de funcionarios especializados (arquitectos, ingenieros, abogados, etc.) a puestos de trabajo meramente burocráticos, que podrían estar desempeñados por funcionarios administrativos, técnicos o auxiliares, con merma evidente de la productividad de aquel funcionario especializado capaz de prestar al Estado una colaboración más eficaz desempeñando tareas que estuvieran más en armonía con su carácter especializado. Es preciso utilizar al máximo el rendimiento que puede prestar el funcionario, aunque haya de retribuírsele esa especialización suya, siempre que el título no haya sido requisito indispensable para ingresar en el Cuerpo al que pertenece. En este caso no hay razón para distinguirle con una remuneración especial por la mera posesión del título.

transferencia de funciones
Las percepciones que devengan los funcionarios del Estado deben estar reguladas por el poder legislativo con el fin de que reúnan las mínimas condiciones de equidad y evitar las irritantes diferencias que en la actualidad se producen. En la distribución de las Tasas intervienen las Juntas creadas al efecto; no dudamos que la finalidad perseguida ha sido loable, pero es fácil observar que no sólo no se ha conseguido el mínimo de equidad que debe presidir tal distribución, sino que se llega a observar el más completo caos. Por otra parte, y éste es el verdadero defecto, el hecho de que la distribución de Tasas se regule por las Juntas correspondientes, entraña de hecho una transferencia de funciones del poder legislativo en una materia harto delicada, lo cual da resultados francamente deplorables.

necesidad y oportunidad de una reforma
Es general el sentimiento de necesidad de una reforma en la Administración, mas ¿qué genero de reforma? ¿De reparto o de estructura? Las reformas de reparto tienden a hacer menos agudas las tensiones que, por agudas discriminaciones—en muchos casos ilógicas—, se manifiestan en el seno de un sector o en el de un régimen económico. Esta clase de reformas no modifican el orden existente, son simplemente una variación interior de ese orden; no entrañan cambio de estructura. Cabe preguntarse si es posible perseguir una reforma de reparto que sirva de medio para mantener un orden profundamente viciado desde su origen. La insatisfacción del presente y del pasado impulsa hacia la conquista de otras estructuras. En el apartado correspondiente a "remuneración de los funcionarios del Informe del Banco Mundial, se dice: "Es urgente la necesidad de proceder a una modificación del actual sistema de remuneración de los funcionarios públicos" y "los sueldos básicos de los funcionarios públicos no se han reajustado para adaptarse a la baja de la capacidad adquisitiva y ya no resultan suficiente para procurarse los medios adecuados de subsistencia". Reconozcamos que, desgraciadamente, estas indicaciones están llenas de razón. Duele que desde fuera nos señalen los defectos, mas no rasguemos nuestras vestiduras, y pongamos remedio a un defecto que es urgente subsanar, no ya por haberlo apuntado la Misión, sino por ser de justicia. La actual situación revela una falta de adecuación entre lo que el Estado viene exigiendo justamente a las empresas privadas con respecto a sus trabajadores y su actuación para con los funcionarios.
- 38 -

El mismo texto señala que la Administración española "cuenta con funcionarios altamente calificados, leales y competentes, atentos a las nuevas ideas y ansiosos de aprovecharlas". Creemos que el funcionario español es por lo menos tan competente como el de cualquier otro país. Sabemos que el español, sea obrero, técnico o funcionario, demuestra en cualquier caso que sabe rendir con tanta capacidad de trabajo, cuando menos, como cualquier otro. Es necesario dar paso a las nuevas concepciones de que nos habla el informe del Banco Mundial. Tenemos muchos y buenos funcionarios, capacitados para acometer la empresa de reformar la Administración. Es necesario acudir a ellos y cerrar el paso a los intereses creados y a los privilegios de determinadas esferas. España, que ha acometido con éxito una reforma social de envergadura, no debe detenerse ante la necesaria reforma de la Administración. El Estado exige justamente a las empresas privadas remuneraciones dignas para los trabajadores, y con ello se ha logrado en el ámbito laboral un avance social digno de todo encomio, mientras tanto el funcionario sigue olvidado. De la misma forma que se ha llevado a efecto la revolución social en el ámbito laboral, es preciso extender esa revolución a una reforma administrativa, que aplique a los funcionarios un índice de paridad con los emulumentos del resto de los trabajadores. Se impone pues la aplicación de medios tajantes para solucionar definitivamente este problema de la remuneración y organización de los funcionarios, primordial para emprender con éxito el plan de desarrollo económico. Comprendemos que la solución no puede ser inmediata, pero es indeclinable. Mientras se consigue la solución definitiva, pueden buscarse otras de carácter transitorio, que sitúen a los funcionarios en una retribución decorosa, buscando soluciones prácticas que no hieran, pero sobre todo que basten al funcionario para atender con dignidad a cubrir sus necesidades.

seguridad social
Hoy es fácil observar la aparición de nuevas fórmulas de seguridad en la órbita de lo social. En primer término figura la seguridad económica, siguiendo el anhelo de cubrirse y garantizar del modo más eficaz posible un ingreso, ante las contingencias que como la enfermedad, el desempleo o la vejez pueden ponerla en peligro. Cuando entró en vigor el Estatuto, el funcionario aparecía alejado de esta inseguridad, pero la situación ha variado perceptiblemente en los últimos tiempos; quien sirve al Estado se encuentra hoy día con que el soporte económico que compensa su servicio se ha estrangulado ante una inflación continuada, y que, por mucho que se esfuerza, se encuentra totalmente incapacitado para un ahorro mínimo que le permita prevenir el mañana. Si hace unos años el funcionario era la expresión más lograda de esa seguridad económica, la situación es hoy totalmente opuesta, y el funcionario se encuentra con que quienes prestan su esfuerzo en la empresa privada están en mejor situación que los que sirven al Estado (que, en definitiva, es quien dicta normas de carácter coercitivo y obligatorio respecto a quienes trabajan por cuenta ajena). La paradoja llega al máximo al comparar la situación de los funcionarios públicos con las personas que sirven también al Estado sin poseer ese carácter. Es el aspecto de la seguridad social en el que menos han progresado los funcionarios, o mejor dicho, no han avanzado en absoluto. El Estatuto de Clases Pasivas de 1926 y su Reglamento de 1927 siguen vigentes; las medidas de previsión en él incluidas han sido superadas por la realidad social. La política de estabilización de sueldos, y la consiguiente congelación de haberes pasivos ha impedido su acomodación a la evolución de la seguridad social de nuestros días en el esquema rígido marcado por el Estatuto, el cual, si en 1926 suponía una fórmula progresiva, evidentemente hoy resulta estrecho.

comparación entre funcionarios y otro personal al servicio del estado
Se dan casos en que el personal de plantilla está en inferioridad de condiciones respecto al personal interino o eventual, al cual, el Decreto de 17 de marzo de 1959 extiende el régimen general de Seguros Sociales de los trabajadores por cuenta ajena. En lo que respecta a cotización, el Estado abona seis veces la cuota establecida para el personal interino, en tanto que para el personal de plantilla, la cuota que el Estado abona es igual a la satisfecha por los interesados. Además, a cargo exclusivo del Estado corre la ayuda familiar. El Estado, según esto,
- 39 -

reconoce su condición de empresario respecto a los funcionarios interinos o eventuales, cosa que no sucede con respecto a los funcionarios de plantilla. En lo que a financiación se refiere, en la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta ajena— aplicado al personal interino—la empresa en aquéllos, y el Estado en éstos, abona el 29 por 100 de los salarios, y el trabajador el 8,20 por 100. Independientemente, la empresa abona el 20 por 100 de la nómina para el Plus familiar. En el Régimen de Clases Pasivas puede estimarse la aportación del Estado en un 5 por 100 y la del funcionario en otro 5 por 100, corriendo a cargo del Estado la Ayuda Familiar. Las Mutualidades de los distintos Cuerpos son financiadas con cargo, exclusivamente, a las cuotas de los funcionarios. En cuanto a prestaciones, el Estatuto de Clases Pasivas que acoge a los funcionarios sitúa a éstos en manifiesta inferioridad con respecto a los interinos y eventuales a quienes les es aplicable el Régimen General de Seguridad Social. Tal inferioridad se refiere no sólo al número y clase de beneficios, sino también a la importancia económica. Vamos a enumerar los riesgos cubiertos por el Régimen General de Seguridad Social y el Mutualismo Laboral. POR SEGUROS SOCIALES: Vejez. Invalidez. Enfermedad. Subsidio Familiar (desde 1 de enero absorbido por la Ayuda Familiar). Subsidio de Viudedad y Orfandad. Subsidio de Escolaridad. Subsidio de Maternidad. Premios de Nupcialidad. Premios de Natalidad.

POR EL SEGURO DE ACCIDENTES: Incapacidad. Gastos de Sepelio. Viudedad des viable a huérfanos y ascendientes. Pérdida de miembros o partes del cuerpo.

POR EL MUTUALISMO LABORAL: Reglamentarias: Jubilación. Incapacidad permanente parcial para la profesión. Larga enfermedad. Viudedad. Orfandad. Subsidio en favor de familiares. Subsidio de defunción. Subsidio de Nupcialidad. Subsidio de Natalidad. Potestativas:
- 40 -

Prestaciones extrarreglamentarias. Prórroga de larga enfermedad. Créditos laborales. Acción formativa. Huelga, pues, todo comentario comparativo con los riesgos que tienen cubiertos los funcionarios públicos. Mas para considerar la importancia económica, baste decir que un jubilado que haya alcanzado la categoría de Jefe Superior de Administración Civil se jubila actualmente si está acogido a los derechos pasivos máximos, con el 80 por 100 de su sueldo (32.880 pesetas). Es decir, el Estado despide a un servidor suyo (con más de cuarenta años de servicios, con 2.200 pesetas mensuales en números redondos, mientras que un trabajador por cuenta ajena que tenga un salario o sueldo de 7.000 pesetas mensuales, que es el techo a efectos de cotización, se retiraría: En 9 Mutualidades, con cantidades que oscilan del 70 al 80 por 100. En 17 Mutualidades, con cantidades que oscilan del 80 al 90 por 100. En 13 Mutualidades, con cantidades que alcanzan o superan el 90 por 100. Teniendo en cuenta que a estos porcentajes hay que añadir el 10 por 100 por la esposa y otro 10 por 100 por hijos menores o incapacitados, muy bien puede sintetizarse en un promedio del 90 por 100 en cualquier caso, con lo que ese trabajador percibiría mensualmente una cantidad superior a las 6.000 pesetas, más 250 pesetas del INP, en su caso. Si a estos datos se añade que a un mutualista le basta un período de cotización de 180 a 700 días, mientras que un funcionario precisa cuarenta años, la comparación resulta expresiva. Es más, en el sistema estatal no hay inversiones que repercutan en beneficio del afiliado, como sucede en el Régimen Laboral general con el Fondo de Protección al Trabajo. Con una inversión social semejante aplicada en el régimen de funcionarios (cosa que no hacen ni las Mutualidades creadas en los distintos Ministerios), no tendrían razón de ser ni la existencia de Patronatos de Casas, ni la Asistencia Social que se ven obligados a realizar los distintos Ministerios, lo cual, en realidad, no es otra cosa que un disfraz de una beneficencia encaminada a subsanar lacras que, bajo el actual Régimen de Seguridad Social, se produce en los debilitados funcionarios. Por último, examinaremos la consideración de la situación que reglamentariamente se produce en un funcionario por causa de enfermedad y comparándola con un trabajador por cuenta ajena.

Funcionario Licencia de un mes con sueldo. Otro mes con medio sueldo. El tercer mes sin sueldo. Y después... abandono total.

Trabajador por cuenta ajena: 39 semanas con el 50 por 100 del salario a cargo del SOE. Pensión de larga enfermedad (60 por 100 del salario) con cargo a las Mutualidades. Pensión de invalidez, en su caso (80% del salario) también con cargo a las Mutualidades.

Estas prestaciones son distintas de las que tienen lugar por causa de accidente de trabajo. Independientemente, el trabajador por cuenta ajena percibe los medicamentos y la asistencia sanitaria necesaria con carácter gratuito. Si España es una nación pobre, debemos ser pobres todos los españoles, y si España es nación floreciente, no debemos consentir que los funcionarios estén en condiciones tan marcadamente deplorables. Sólo aplicando la justicia distributiva, el suum cuique tribuere dentro de las posibilidades de la nación, podremos llegar a esa meta floreciente que nos proponemos con el plan de desarrollo económico. Procedamos a una consecución de la justicia social plena mediante la redistribución de la renta. Trabajemos todos hasta el límite, pero remunerando a todos con sueldos dignos. Apelemos a la intervención del Estado,

- 41 -

que puede y debe regular con justicia, con las menores diferencias posibles para cada estamento, los recursos de la nación.

soluciones posibles
estatuto
La solución idónea del problema de los funcionarios no cabe duda que está en el ánimo de todos, sería la promulgación de un nuevo Estatuto de funcionarios. Sólo así quedarían eliminadas las injustificadas diferencias entre funcionarios. Con el Estatuto se lograría, además, una serie de ventajas no sólo para los funcionarios, sino también para el mismo Estado. Se conocería quién es y quién no es funcionario determinando su número, cosa que en la actualidad no es posible conocer. Se podría calcular con certeza el gasto que en este orden tiene la Administración; podría exigirse un rendimiento medio al funcionario, señalando horarios de trabajo uniformes. No se nos oculta que la promulgación del Estatuto llevaría implícito un aumento adecuado en la remuneración de los funcionarios con su secuela de problemas: de allegar recursos (tal vez el menos dificultoso), el más temido de la inflación, si se opera solamente en este aspecto de la economía nacional; el de vencer muchas fuerzas ideológicas ocultas que buscan sólo su propio beneficio. Es problema espinoso, pero no insoluble, y por ello consideramos que debe irse hacia esa solución, que es, en definitiva, la de toda la Administración española.

acción intermedia
Ante la imposibilidad de llegar de un modo inmediato a la promulgación del Estatuto, se impone la aplicación de medidas que atenúen la penuria económica que padecen los funcionarios, teniendo en cuenta a la vez la repercusión que puedan suponer tales medidas en la economía nacional. Consideramos que el Estado posee recursos suficientes para atajar estos problemas, aplicando las medidas necesarias, que podrían ponerse en práctica por los organismos competentes. Aumentar el sueldo base completándolo con remuneraciones por tasas hasta conseguir ingresos para todos los funcionarios, bastantes para la atención de sus necesidades y contener la inflacción. En nuestro criterio, la aplicación de los postulados anteriores daría una solución práctica al problema de la remuneración de los funcionarios, hasta tanto pueda llegarse al Estatuto, sin por ello provocar conflictos en la economía nacional. Con el aumento del sueldo base de los funcionarios, se eliminaría, siquiera sea momentáneamente el fantasma de la jubilación, tan temida por los escasos recursos que percibe el funcionario en relación con los de su vida activa. Al completarse el sueldo base resultante, con remuneraciones por tasas, recogidas en una Caja única, se conseguirían para el funcionario activo unos ingresos suficientes para elevar el nivel de vida del funcionario hasta conseguir una correspondencia racional con el que disfrutan ya otros estamentos de la sociedad española. Como es de esperar que estos aumentos constituyeran una fuerza capaz de influir directamente en la demanda del mercado, con el consiguiente peligro de inflación, el Gobierno debería adoptar las medidas necesarias para contener la inflación, que como hemos señalado se produce realmente por causas ajenas a la elevación de las remuneraciones de los funcionarios. Se siente preocupación por la puesta en práctica del Plan de Desarrollo Económico; prueba de ello son las medidas recientemente adoptadas por el Gobierno. Es de esperar que del mismo modo, para la eficaz aplicación del plan, se atienda en la debida forma la remuneración de los funcionarios para que éstos colaboren decididamente en la puesta en práctica de este plan. Como colofón señalemos que el Jefe del Estado, en su alocución de fin de año, acaba de fijar el salario mínimo para el peón no especializado, en 60 pesetas diarias. Es decir: 1.800 pesetas mensuales. Surge inevitablemente una pregunta: ¿Es socialmente justo que existan funcionarios que tanto al ingresar
- 42 -

como después de prestar servicios al Estado durante una serie dilatada de años no alcanzan esa cifra constituida por el salario mínimo interprofesional, teniendo en cuenta, además, que al funcionario del Estado se le han exigido conocimientos que implican, de suyo, una especialización?

- 43 -

ponente Alfonso Triviño de Villalain

c) transportes
i. ferrocarriles

- 44 -

Si el informe del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento en su aspecto económico es perfecto, en lo que se refiere a su fin remoto, un beneficio para el hombre, ha prescincidido casi en absoluto. No es esto una cuestión que se debe reprochar a la Comisión encargada de la redacción y estudio del proyecto, porque ya sabemos que estaba constituida exclusivamente por economistas y nadie más lejano de la realidad social que esta clase de hombres; se puede decir sin temor a equivocarse que éstos solo piensan con la mirada fija en un mundo de números sin tener en cuenta que éstos son sólo eso, pero para que cobren vida y sean una cosa que se mueve y tiene alma hay que infundirles un sentido de la realidad en que nos movemos. Ellos mismos reconocen su posición y pensamos que para completar esa deficiencia tan importante están los estudiosos de la sociedad, los cuales deberán llenar esa laguna tan importantísima que deja vacío el mundo de la economía. Trabajando en estrecha unión se puede resolver este problema. Eso es lo que pretendemos; humanizar el informe del Banco Mundial y hacer de él algo con vida, ya que estimamos que las cosas muertas, aunque sean perfectas, sólo sirven para hacer un mausoleo frío y sin utilidad real.

organización
Los ferrocarriles españoles datan de una fecha en la que se carecía casi en absoluto de una red de carreteras idónea para el transporte y, por tanto, se construyeron con la finalidad de alcanzar el mayor número de kilómetros, aun dentro de su propia penuria, aparte del carácter localista y político que tuvieron. Creo que no hubo un solo cacique provincial que no prometiese a sus electores que el ferrocarril iba a pasar poco menos que por la puerta de su casa, y esto fue el caballo de batalla de unas cuantas generaciones electorales españolas. No se pensó que su construcción tuviese un planteamiento racional, que llenase una necesidad planificada, sino que ésta se hizo a base de influencias, la mayoría de las veces carentes de toda seriedad social y económica. Ahora las líneas férreas españolas vienen arrastrando esta deficiencia de construcción y su nuevo planteamiento crea una situación imposible de solucionar, teniendo en cuenta que esta organización más que a base de un nuevo trazado de líneas natural y económica hay que hacerlo a base de modernización y desarrollo de las existentes. De todas formas, pensamos que el ferrocarril ha llenado una etapa muy importante por no decir primordial de la economía nacional y que sus beneficios sociales han sido enormes por la cantidad de riqueza que han creado. Igual que las regiones periféricas de España denotan un más alto grado de civilización debido al contacto con el exterior, sucede una cosa parecida en esos sitios por donde transcurre una línea férrea, aunque siempre en menor escala. Hoy este problema se ha paliado en parte con la red de carreteras existente, pero creemos y con causa suficiente, que nunca puede competir en cuanto a su interés económico y social la carretera con los trazados férreos, aparte de que la red de nuestros caminos en la mayoría de sus casos deja mucho que desear. El transporte por ferrocarril, siempre es más barato, su capacidad de carga mucho mayor, la fuente de riqueza que trae a la región por donde pasa es mucho más importante y siempre el ferrocarril, se quiera o no reconocer, por aquellos sitios por donde pasa presta una realidad económica que se proyecta indefectiblemente en una mejora social mucho más importante que la que pueda aportar ninguna carretera. Hay que pensar en una cosa que para nada se ha sopesado en el informe del Banco de Reconstrucción y Fomento, pero que a nosotros sí nos preocupa, y es la vida que aporta no sólo a aquellos lugares por donde está hecho su trazado, sino también para una región que comprende muchos kilómetros a la redonda a contar desde la estación. Pero aparte de estas disquisiciones que para nada van a servir en la mejora de un sector tan importante del quehacer nacional, sí podemos decir que la organización de nuestros trenes es anticuada y antieconómica, pero no por eso vamos a prescindir de ellos y pretender reducir su ámbito porque entonces tendríamos que suprimir muchas cosas que a pesar de no ser rentables sí son de un alto valor social y moral. Hay instituciones que no sólo no aportan a la nación beneficios, sino que en realidad son una carga, lo que no quiere decir que pensemos prescindir de ellas o aminorarlas, sino todo lo contrario, cada vez muestran con más pujanza y son objeto por parte de los poderes públicos de una mayor atención; institutos militares, Clero, beneficencia, enseñanza, etcétera, etc., no se puede reputar como cosas muy rentables
- 45 -

para la economía de un país y sin embargo jamás se ha pensado reducirlas, y menos se puede pensar esto de un sector tan eminentemente económico y social como es una red de comunicaciones dentro del Estado, que siempre bien llevadas constituyen una fuente innegable de riqueza para el país, una salvaguardia para su independencia y una realidad dentro del campo social.

política financiera
El reducido espacio de que disponemos no nos permite ocuparnos con más detenimiento de estas cuestiones, y, por lo tanto, nos ceñiremos a los extremos exclusivamente más importantes. Pensando que el déficit de los ferrocarriles españoles alcanza una cantidad oscilante alrededor de los 3.500 millones de pesetas, hay que pensar muy especialmente en esta situación y buscarle una solución eficaz si no se quiere caer en una situación catastrófica para la economía nacional, ya que en el fondo esto va estrechamente unido a otros sectores importantísimos de la producción hasta hacer un todo dentro del complejo económico nacional. Estas crecidas pérdidas tienen orígenes muy varios, y si estudiamos el Informe del Banco Mundial observamos que no tiene por qué sufrirlas la RENFE. El origen es, en gran parte, el régimen de privilegio que gozan algunos sectores de la población en cuanto a la reducción de tarifas, haciendo con esto dos clases de usuarios, los que pagan y los que no pagan o lo hacen de forma muy reducida, creándose en realidad dos castas de usuarios. En verdad, si la RENFE o el Estado consideran necesario este régimen de beneficios, creemos que alguien debe enjugar esta diferencia en cuanto al precio y el uso de los servicios. Si todos los españoles somos portadores de unas mismas obligaciones, también debemos tener unos derechos análogos, y, por lo tanto, este tipo de privilegios son realmente antisociales, ya que no es natural que una persona que la mayoría de las veces goza de un salario más bajo tenga que abonar por su transporte más que otra con mayor salario por el mismo trayecto. Desde luego nos inclinamos por la supresión de todos estos pases de favor, sea quien sea esta persona, máxime cuando no vaya desempeñando un servicio. Es objeto de comentarios jocosos el caso tan frecuente que todos hemos presenciado cuando llega el revisor a un vagón; lo normal es que de 6 viajeros que se encuentren en el departamento solamente uno, y a veces dos, exhiben un billete normal, los demás muestran pases de todas clases y marcas, unos porque son ingenieros, otros militares, otros de la RENFE, otros de Obras Públicas, otros policías, y así se podría enumerar tal número de beneficiarios que el que se encuentra con que tiene que mostrar su billete corriente siente una vergüenza natural debido a su minoría absoluta. Aparte de esto, estos pases se suelen dar en las clases que más rentables serían para la RENFE, toda vez que la mayoría son de las clases más caras. A esto hay que unir las cantidades invertidas en parques móviles dentro de la propia RENFE si se tiene en cuenta que los altos empleados pueden usar gratuitamente los servicios de transporte de esta compañía. Personal innumerable, muy reducible si se modernizase su sistema de explotación y también la política mantenida de no hacer caso a la competencia del transporte por carretera que si se encauzase bien con reducciones de tarifas y comodidad de servicio, siempre sería mejor aceptada por los usuarios, porque en igualdad de condiciones es indudable la ventaja del ferrocarril ante cualquier otro medio de transporte. En cuanto a las mercancías, si bien es verdad que hoy el transporte por carretera ha tomado un auge muy grande, también es cierto que si pensamos en la pretendida industrialización de nuestro país, hay que discurrir que para un transporte pesado el ferrocarril es necesario en una manera que excluye casi en absoluto cualquier otro medio de transporte.

estructura económica en función de la social
En el citado Informe del Banco Mundial de Reconstrucción y Fomento se hace constar que los ferrocarriles españoles tropiezan con muchos problemas difíciles que se traducen en una continua disminución del tráfico que pasa a otros medios de transporte, en grandes déficits y en un descenso en el número y calidad de servicios. No son problemas peculiares de España, se han planteado en la mayoría de los países del Occidente y han requerido medidas enérgicas de reorganización y grandes inversiones para modernización, y en modo alguno puede afirmarse que se haya resuelto en todos los casos.
- 46 -

Puede decirse que España ha ido a la zaga de otros países en lo que respecta a acometer estos problemas, pero algunas de las causas a que esto se debe eran inevitables. Sea como fuere, aunque en estos últimos años se hayan hecho esfuerzos para modernizar el sistema, no se ha logrado llegar a la entraña del problema. El Gobierno español se ha sentido cada vez más preocupado con esta situación reconociendo que de no poder detenerse el declive, los ferrocarriles no podrán prestar su indispensable aportación al desarrollo económico del país y hasta cabe la posibilidad de que lo frenen.

el informe armand En estos últimos años, el Gobierno ha iniciado varias investigaciones por especialistas, que culminaron con las que llevó a cabo Luis Armand, con quien la Misión se mantuvo en íntimo contacto mientras efectuaba sus propios estudios. La Misión está de acuerdo en general con las conclusiones del citado señor. Los orígenes de las actuales dificultades son numerosos y complejos; en este extremo tratamos de analizarlos y de sugerir remedios. Compartimos la opinión del señor Armand de que muchas de ellas pueden atribuirse directa o indirectamente a problemas de organización que sólo pueden resolverse mediante un cambio fundamental en la división efectiva de responsabilidades de la RENFE y de la Administración. Esperamos que las recomendaciones de la Comisión, junto con las formuladas por el señor Armand, permitan al Gobierno español tomar prontas resoluciones para vencer las dificultades con que tropiezan los ferrocarriles y hacer posible que éstos vuelvan a estar en condiciones de competir con los demás medios de transporte. En el informe Armand se examinó detenidamente la imperiosa necesidad de modificar la actual organización y sistema de control de los ferrocarriles nacionales. En resumidas cuentas, los problemas administrativos que se plantean a los ferrocarriles son tres: A) La existencia de una multiplicidad de organismos administrativos dentro de la propia RENFE, lo cual diluye las responsabilidades y paraliza la autoridad de control. B) La intervención constante del Estado en los detalles de la administración del sistema ferroviario. De hecho el control de la Red ha pasado de la dirección de la RENFE a manos del Ministerio de Obras Públicas. C) El hecho de que la RENFE no tenga atribuciones para tomar ciertas decisiones esenciales. Probablemente el ejemplo más importante es la construcción de nuevas líneas, asunto que incumbe a una sección del Ministerio de Obras Públicas. La solución administrativa propuesta por el señor Armand contiene tres elementos: A) La reorganización de la administración de la RENFE sobre la base de dos organismos: una Junta de directores responsables ante el Gobierno de la administración de los ferrocarriles y un Director general encargado de ejecutar las orientaciones fijadas por la Junta. B) La concesión a la Junta reorganizada y a la Dirección General de amplias facultades para la explotación del sistema nacional y para el programa de inversiones en los ferrocarriles. C) La reorganización de una supervisión del Estado mediante el nombramiento de dos inspectores del Gobierno en la Junta de la RENFE, sin voto, y una reducción de las atribuciones del departamento de Inspección de Ferrocarriles del Ministerio de Obras Públicas. La Misión debe subrayar la importancia de que se adopte pronto una resolución sobre estas recomendaciones, que apoyamos sin vacilar. No pueden obtenerse mejoras duraderas en los aspectos técnico y financiero si no se mejora la situación administrativa de acuerdo con las orientaciones aconsejadas. En este extremo el informe Armand es claro y terminante y pensamos que esta reorganización de los ferocarriles españoles es necesaria, ya que, como decimos al principio de nuestro trabajo, el hacer esta reorganización a base de nuevos tendidos más racionales sería una labor imposible de llevar a cabo teniendo en cuenta el coste de ésta, y, por lo tanto, debemos pensar en esto a partir de las posibilidades existentes.

déficit
- 47 -

Considerando el déficit que arroja la RENFE, suscribimos la opinión que aporta el informe Armand, ya que la consideramos muy útil y además coincide con nuestra opinión. Aparte de esto, si se enjugase este déficit, la situación cambiaría en todas sus partes y los ferrocarriles pasarían de ser una carga gravosa para la nación, una fuente muy saneada de ingresos que permitirían por sí sola la mejora de los servicios, con toda la gama de beneficios que esto aportaría. Las operaciones de la RENFE se han saldado todos los años con un déficit que, incluyendo todas las cargas pertinentes, se elevan a unos 3.500 millones de pesetas anuales durante el período 1957-1960. Al déficit de explotación (1.400 millones de pesetas en 1960) hay que añadir los intereses de la deuda pendiente utilizada para el programa de modernización de los ferrocarriles (unos 900 millones de pesetas en 1960). Aparte de que una ley de 1947 trató de establecer un fondo de depreciación y renovaciones, no se ha previsto nada en las cuentas de la RENFE para la depreciación del equipo o de las instalaciones fijas, es una cuenta que conviene llevar para conocer el coste total de los ferrocarriles para la economía, puesto que su activo se deteriora y con el tiempo tendrá que ser reemplazado. Las necesidades financieras de la RENFE, corrientes y de capital, comprenden en teoría el déficit corriente antes de la depreciación, los gastos de capital fijo, el activo circulante (antes de la amortización) y la amortización de la deuda. Los gastos de capital se cubren con asignaciones "ad hoc" del presupuesto del Estado, con fondos de contrapartida de los Estados Unidos y en menor extensión con préstamos directos de organizaciones crediticias norteamericanas y organismos autónomos españole. La RENFE tiene ya déficit en su cuenta de explotación; por consiguiente, se supone que los intereses de amortización de los títulos de la RENFE tienen que ser pagados por el Estado (que avala los títulos), y los demás descubiertos se subsanan con una subvención del presupuesto del Estado. En la práctica la posición es más complicada, ya que el Estado no paga de hecho, ni ha pagado desde hace años por el transporte de la correspondencia y otras mercancías. El débito ascendió en 1960 a 650 millones de pesetas que la RENFE muestra como ingresos obtenidos (pero no recibidos). Esto aumenta necesariamente las necesidades financieras de la RENFE que, a su vez, ha retenido los impuestos de transportes y otros recaudados por cuenta del Estado. Si se espera poner sobre bases comerciales normales las operaciones de la,RENFE, el Estado debería pagar los servicios que aquélla le presta. Aunque esto no reduciría el déficit corriente, que ahora se calcula partiendo por supuesto de que esas cuentas se pagan, la RENFE ya no tendría que recurrir al expediente que hemos referido. Además, el Estado tiene que presentar en el presupuesto de servicios de Correos y otras dependencias de la Administración el coste íntegro de los servicios o bienes que compran.

repercusión social La repercusión social que acarrearía una mejor estructuración de la base económica de los ferrocarriles sería muy grande, porque podría redundar en beneficio de todos los usuarios y también de un sector muy importante de la sociedad, como son los propios funcionarios de la RENFE, ya que al ser mayores los ingresos y menor el número de empleados, podrían gozar éstos de unas ventajas económicas mayores, porque hay que pensar que si hubiese un incremento de beneficios repercutiría directamente sobre aquellas personas que ejercen su ocupación laboral en beneficio de la entidad explotadora del servicio en general y de la propia sociedad. Ahora habría que pensar en la situación del personal inútil al poderse reducir las plantillas de éste. Creemos que la solución estaría en una jubilación masiva con reeducación profesional acelerada y primacía para empleo, aparte de la jubilación que se determinase, si es que procedía. También pensamos la de beneficios que traería consigo a la economía general del país esta puesta a punto de unos servicios tan esenciales para la economía de España y por ende en la elevación general del nivel de vida.

política del transponte
Por ser un servicio público, creemos no se debe en modo alguno pensar exclusivamente en él como un medio de ingreso neto, sino más bien como un servicio que se ofrece a la sociedad, el cual ha de ser mantenido aunque no sea rentable, claro que con el auge que han tomado otros medios de transporte, la
- 48 -

política gubernamental debe tratar de establecer una economía del transporte en que el usuario se encuentre en libertad para elegir entre diversas alternativas la combinación de precio y servicios que le parezca mejor y que al mismo tiempo permita cobrar al transportista unas tarifas que cubran sus costes. Para esto se debería encaminar la cuestión sobre una regulación de tarifas más rígida en cuanto a los transportes por carretera se refiere, ya que éstos, así como los marítimos, gozan de una libertad de contratación más extensas porque la mayoría de las veces el precio está en función de la demanda, lo que hace que la competencia con el ferrocarril sea, podríamos llamarla desleal, y por lo tanto en numerosos casos se encuentra en desventaja en cuanto a precio con los transportes por carretera. Por otra parte, y en lo que se refiere al transporte de viajeros, creemos que los precios al ser superiores a los establecidos en líneas regulares de transportes por carretera hacen que el usuario se retraiga de utilizar el ferrocarril, y más si tenemos en cuenta que, quitando pocos trenes, éstos llevan un servicio adecuado en relación con los precios, si bien es verdad que los hay extremadamente cómodos y rápidos, el precio de estos servicios los hace poco menos que prohibitivos para la mayoría de los usuarios. Esto sucede con el Talgo, Taf y expresos de lujo cuyas tarifas son tan elevadas que solamente el usuario económicamente fuerte puede utilizarlos. El económicamente débil, o menos fuerte, tiene que viajar en tercera, clase incómoda y que para mayor abundamiento tiende a desaparecer en todos los ferrocarriles del mundo por incómoda y antieconómica al ser el gasto de arrastre de un vagón de esta clase el mismo que el de otra cualquiera, y los ingresos aportados por el viajero, menores. Aparte de esto existe el problema del coche particular, que cada vez se va extendiendo más en nuestra Patria y que en viaje largo y para varias personas resulta mucho más económico que el ferrocarril a pesar de su incomodidad manifiesta, restando viajeros a este medio de transporte, así como también restan gran número de usuarios a los ferrocarriles la competencia de las líneas regulares de autobuses en largos trayectos, debido a que éstos son más baratos y el viaje se suele hacer de día, por lo que compensa la escasez de comodidad en relación al tren con un viaje más racional. Este medio de transporte, en igualdad de condiciones, no puede competir con los ferrocarriles. Pensamos que un medio para paliar este déficit de viajeros, así como el ingreso en dinero en la compañía explotadora, se podría solucionar de varias formas. Una de ellas es la supresión de la tercera clase, dejando solamente primera y segunda. Esto ya se ha hecho en la mayoría de los países del mundo con gran aceptación por parte del usuario, pero teniendo en cuenta que había que rebajar el precio de los billetes de esta clase, poner un servicio (como hay) para que estos viajeros de segunda clase pudiesen utilizar el servicio de los coches-cama a precios más reducidos aún que los actuales. Servicios de restaurant también a precios más módicos y no como sucede en la actualidad, que este coche es únicamente asequible para los heredados de la fortuna. Los trenes especiales hacerlos más asequibles al usuario y, en definitiva, una propaganda atractiva, como sucede en Francia y otros países; pero propaganda que fuese respaldada por unos precios y bondad de servicios competitivos con otras clases de transportes. En resumen, hacer agradable el viaje, ya que estamos seguros que el usuario, aunque tuviese que pagar una cantidad algo mayor que la que en la actualidad abona por viajar en esa tercera, incómoda y sucia, lo haría con gusto si redundara en su comodidad y en la rapidez del servicio. Habría que pensar en un reajuste de tarifas que quizá mermasen algo los ingresos de la Compañía, pero esto se podría subsanar haciendo las composiciones ferroviarias más largas, reduciendo el personal y aprovechando al máximo las unidades en servicio, cosa que se podría hacer de ser éste más fluido, así como suprimiendo gran parte del personal sobrante una vez racionalizado el sistema de tráfico. También sería conveniente estudiar la creación de líneas de vía estrecha que diesen servicio a regiones alejadas del actual trazado. Tenemos un caso muy reciente que demuestra la necesidad de esto, y es la nueva línea de vía estrecha Gijón-Luarca, que ha llevado a esa región asturiana una fuente de comunicación y riqueza desconocida en la actualidad a pesar de la gran cantidad de transportes por carretera que la servía, dejándose notar fuertemente en el comercio y la industria de esa zona con una fuerza insospechada. Otra forma de solución complementaria sería incrementar el servicio de automotores "Diesel", de escasos gastos, rápidos, cómodos y de gran rendimiento, porque podemos asegurar que esta clase de servicios deben prestar a los usuarios un modo de viaje ante todo que vayan en consonancia con su calidad de personas.

- 49 -

El ferrocarril ha constituido y constituye una fuerza insustituible de progreso, y negar esto es negar la evidencia misma. Y si no, podemos poner el ejemplo de naciones que se han constituido como tales al ritmo del ferrocarril, y esto es una realidad social tan grande que no se puede bajo ningún concepto desconocer. Hoy la red de carreteras ha incrementado este concepto de civilización, pero siempre en subordinación a las anteriores y como complemento de éstas. Aparte de esto, teniendo en cuenta la masa mucho mayor de usuarios que pueden utilizarlo, así como el tonelaje de mercancías que se pueden transportar, hacen que este medio de transporte sea más económico que el efectuado por carretera, y más cuando se alcance una estabilización de la explotación prescindiendo de inútiles servicios. Buen ejemplo nos lo dan los ferrocarriles de Cataluña con esa red de cercanías que ha podido conseguir hacer de esa zona una gran fábrica con un servicio de transportes eficaz para trabajadores alejados de sus zonas de ocupación. Lo mismo decimos de Vizcaya. Y es que la puntualidad y seriedad en el servicio los hace infinitamente más eficaces que los transportes por carretera. Socialmente observamos que el servicio de ferrocarriles se mire desde el extremo que se vea constituye un vehículo de progreso, de bienestar social, acerca a los hombres unos a otros con más seguridad que cualquier otro medio de transporte, es fuente enorme de riqueza y, a la larga, siempre y cuando estén debidamente explotados, podrán llegar a una nivelación en su presupuesto. Y por esto pensamos, dado su carácter de servicio público de primera necesidad, que no sólo deben ser conservados en la medida que lo están en la actualidad, sino que se deben incrementar, incremento éste que requiere un detallado estudio y que no somos nosotros los que debemos hacerlo, pero que el encargado de efectuarlo debe tener en cuenta el valor humano de los que en el futuro serán sus usuarios.

tendencias del tráfico
El sistema ferroviario español se basa en la irradiación de líneas de Madrid a los principales centros de producción y consumo de la periferia, con algunos enlaces transversales y rutas locales. Este sistema es beneficioso, teniendo en cuenta nuestra geografía, pero adolece de dejar sin servicio extensas zonas, que si en la época de la construcción de los ferrocarriles españoles carecían de importancia, en la actualidad la han tomado y a veces superior a las que en su origen fueron objeto de atención. Dos terceras partes de los ingresos del tráfico ferroviario provienen del servicio de mercancías y una del de pasajeros. El servicio de mercancías podía verse incrementado grandemente con la construcción de líneas férreas a aquellas zonas que en realidad las necesitan y se ven privadas de ellas. Buen ejemplo es el de compañías particulares que explotan en régimen de concesión por parte del Estado líneas de esta clase para transporte de sus propios productos, con la ventaja que este transporte pesado ofrece frente al efectuado por camiones, los cuales nunca pueden hacerlo en las mismas condiciones que el ferrocarril cuando su volumen es grande y máxime observando el rápido y progresivo auge de nuestra industria pesada. Carbón, cemento, abonos, petróleos, maquinaria pesada, minerales, ganado en grandes cantidades, efectos militares pesados y otros productos básicos para el desenvolvimiento de la economía nacional y del nivel de vida necesitan este medio de transporte sin posibilidad de competencia seria por parte de los transportes por carretera. Este tráfico se canaliza generalmente al norte de España; al sur y oeste la densidad de tráfico es menor y las distancias mayores, lo que no quiere decir que en un futuro relativamente próximo estas zonas no sean deficitarias de medios de transporte, pero el transporte por ferrocarril, aun en estas regiones, podría incrementarse si se suprimiesen esas absurdas calificaciones establecidas de pequeña y gran velocidad que hace que los camiones luchen con ventaja frente al tren. Todas estas tendencias del transporte repercuten grandemente en la concepción social del problema, porque de ser impuesto un sistema ferroviario que fuese aceptado por el posible usuario, las regiones por donde se canalizase gozarían de una prosperidad económica y por lo tanto social, como las de otros lugares por donde se disfruta trazado férreo. De todas formas, no estamos de acuerdo en que la red existente en la actualidad sea más que suficiente para las necesidades de la economía y bienestar nacionales, y al aseverar esto el Informe del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento denota su punto de vista eminentemente económico, alejado de los problemas sociales y desconocedor de la idiosincrasia del hombre, así como del beneficio que como tal le acarrea este servicio, e insistiendo sobre el mismo punto, repetimos que el ferrocarril, al ser
- 50 -

un servicio público, debe ser considerado como tal, bien es verdad que hay que procurar que éste sea lo más rentable posible, pero no debemos pensar que esta rentabilidad debe ser servida, sino servidumbre del bien común.

condiciones técnicas y su aspecto social
Por acertado el informe Armand en lo que respecta a casi todos estos puntos, transcribimos parte de su contenido en lo que se refiere a este extremo, a pesar de que en alguno de ellos no estamos de acuerdo, por afectar al desmantelamiento de parte del escaso recorrido de nuestras líneas, y en otros casos, a la suspensión de algunas tan importantes como la directa Madrid-Burgos, de la cual no se hace expresa referencia, pero que a través de este informe se llega a colegir este extremo y precisamente hay que pensar que una de las cosas más necesarias en nuestro problema es la racionalización del trazado, que, como decíamos anteriormente, fué hecho a gusto de un gran número de caciques regionales en busca de votos. La experiencia de otros países indica que se necesitan altas densidades de tráfico para la explotación rentable de los ferrocarriles, pero en España se ha emprendido la construcción de nuevas líneas, al parecer sin tener en cuenta la demanda existente o potencial en zonas donde no es posible que llegue a haber nunca la densidad de tráfico suficiente. Es significativo el hecho de que en 1959, cerca del 80 por 100 de los kilómetros de la línea que comprende la red de la RENFE arrojaran coeficientes de explotación superior a 100; el 40% de todas las líneas dio coeficientes superiores a 160. Ha habido mayores pérdidas en el tráfico de pasajeros que en el de mercancías, en su mayor parte porque la RENFE tiene que prestar servicios a zonas de escasa densidad de población, que serían atendidas más ventajosamente mediante autobuses; además, la RENFE transporta muchos pasajeros a tarifa reducida. Ninguna de las líneas tiene probabilidad de proporcionar tráfico nuevo suficiente para justificar su funcionamiento, el efecto principal de las nuevas líneas será de alejar el tráfico de las líneas actuales reduciendo aún más el promedio de densidades de tráfico y aumentando las dimensiones de la Red con coeficiente de explotación y pérdida. El informe Armand recomendó que se procediera a un nuevo examen de todas las líneas en construcción para decidir en qué líneas habría que suspender los trabajos. También recomendaba que la Red actual se dividiera en tres categorías: A) Líneas que deberían conservarse con servicios normales de mercancías y pasajeros. B) Líneas que deberían cerrarse para el tráfico de pasajeros pero que podrían conservarse para el transporte restringido de mercancías. C) Líneas que deberían cerrarse para todo tráfico. Considerando que el examen y clasificación de las líneas llevarían algún tiempo, el Informe sugería que debería comenzarse por determinar las nuevas líneas cuya construcción debería suspender y la parte de la red que definitivamente correspondía a la categoría A). La red en la Renfe está formada por ferrocarriles de vía ancha; hay además un reducido número de vía estrecha, la mayoría de un metro de ancho y algunas de tipo corriente en Europa (1.435 mm.). Según la legislación vigente, estas últimas líneas de propiedad privada revertirán al Estado a los noventa y nueve años de su concesión original. Algunas concesiones han expirado ya; y una amplia proporción de las restantes habrá cumplido el período de noventa y nueve años dentro de los próximos diez o veinte años. Por el momento sólo las líneas que funcionan con déficit han pasado al Estado en la práctica. Las explota el Ministerio de Obras Públicas, no la RENFE. Varias de las 52 Compañías privadas de ferrocarriles que siguen funcionando son importantes transportistas de carbón y minerales, con un futuro financiero sano, algunas estarían dispuestas a hacer nuevas inversiones, que sin duda alguna serían de interés público. Pero la reversión a los noventa y nueve años hace difícil o imposible para ellas la financiación privada; nosotros proponemos que se modifique la ley en el sentido de que esos ferrocarriles de propiedad privada sigan siendo propiedad de sus dueños actuales mientras tengan posibilidades de funcionar rentablemente. No parece provechoso preconizar la adquisición por el Estado, puesto que el elevado coste de la conversión a la vía ancha les impide consolidarse en el sistema de la RENFE. En cambio, por lo que respecta a la mayoría de esas Compañías que no pueden considerarse poten-cialmente rentables creemos que debería renunciarse a la explotación al expirar las concesiones y revertir las Compañías al Estado, o aún antes si los dueños quisieran ser relevados del cumplimiento del plazo a causa de las pérdidas que sufren. En términos semejantes las líneas que ya han

- 51 -

pasado al Estado y cuya explotación ofrece pocas perspectivas de realizarse sin pérdidas deberían ser desmontadas y sustituidas por servicios de carretera. Hay que tener en cuenta que esta posición de la Comisión elabora-dora del Plan, solamente tiene en cuenta, como tan repetidas veces hacemos constar, el carácter económico del problema y aquí en ciertos extremos puede ser beneficiosa la sustitución de esos trenes por servicio de carretera, pero en aquellas zonas en que se puede preveer que pasado algún tiempo pueden existir posibilidades de un transporte pesado o masivo, o que los núcleos de población tienden a aumentar, sería conveniente conservar estas líneas aunque fuera en un período de escaso o nulo tráfico, ya que la conservación siempre es más barata que el desmantela-miento y quizá pudiese suceder esa cosa tan nuestra de que luego nos lamentamos de cosas hechas y que de haberlas conservado hubiesen sido de una utilidad patente, aparte que creemos que de existir una competencia y posibilidad de elección entre varios medios de transporte, al existir esa situación de competencia será beneficiosa para el usuario que al fin y al cabo es el sujeto para el cual están hechos los diferentes medios de transporte. Es una circunstancia afortunada que no haya muchas líneas de vía doble, puesto que con las técnicas modernas de control de tráfico las líneas de vía única pueden transportar un volumen de tráfico superior al actual. Podrían obtenerse ahorros explotándose en vía sencilla algunas secciones actuales de vía doble. Todos los proyectos de líneas nuevas de vía doble deberían ser estudiados minuciosamente antes de ser aprobados, puesto que no son necesarios o lo son muy poco, nunca compensan el gasto con el servicio que pueden efectuar. En términos generales las vías de la red de la RENFE se hallan en mal estado. En gran parte están formadas por carriles viejos y ligeros. En la mayoría de las líneas, ni siquiera se conservan los niveles mínimos de mantenimiento y reparación, necesarios por razones de seguridad y los carriles rotos causaron un número creciente de descarrilamientos. Esta circunstancia ha impuesto disminuciones obligadas a la velocidad de los trenes para reducir los riesgos de accidentes, con la consiguiente pérdida de un tiempo precioso y la limitación de cargas máximas a las locomotoras, con lo cual no pueden utilizarse con la máxima eficacia y se impide la introducción de medios de tracción modernos. También se ha ocasionado el prematuro desgaste de material rodante y la necesidad de reparaciones importantes. Por ejemplo, nosotros calculamos que mejorando las vías se podría ahorrar casi el 40 por 100 de lo que se gasta actualmente en reparaciones del parque de material rodante. Por otra parte, eso provoca incomodidades para los pasajeros y dificultades para el transporte de mercancías, pues éstas están expuestas a daños excesivos. Algunas ciudades, como Zaragoza, tiene tres o más organizaciones distintas de conservación. Se admite, por lo general, que los costes de explotación de material de tracción son excesivos. Más del 80 por 100 de las máquinas de la RENFE son de vapor y muchas locomotoras de vapor llevan muchos años en uso, el 40 por 100 tiene más de cuarenta años y algunas más de 100. La demora en convertir el material de tracción en otro más rentable se debe en parte, al hecho que los limitados fondos de inversión se han dedicado principalmente a otros fines. Pero es significativo que la RENFE siga adquiriendo locomotoras de vapor, en parte bajo contratos de diez años; a este y a otros aspectos, los intereses de la RENFE han sido supeditados a los de otras industrias nacionales proveedoras. En la futura organización de la RENFE consideramos que los ferrocarriles estén en posición de hacerse respetar por los fabricantes, con libertad para rescindir contratos anticuados o cambiar de proveedores si éstos no sirven de modo satisfactorio, y en caso necesario, poder adquirir materiales en el extranjero. Así mismo la RENFE debería disponer de ventaja para la compra por sí misma de combustibles para sus máquinas, sobre todo fuel-oil y gas-oil, en las mismas condiciones que los demás consumidores con la debida bonificación por la compra de grandes cantidades. Parece que esto no ha sido siempre el caso en el pasado. La Misión recomienda que las locomotoras de vapor sean reemplazadas lo antes posible con material de tracción más económico, y que la reforma de las pesadas locomotoras de vapor para usar fuel-oil en vez de carbón, sea sólo un expediente pasajero. La modernización del parque de locomotoras coloca ante la alternativa de la electrificación y la dieselización. Aunque la electrificación permite usar energías de fuente española, es una solución cara que requiere grandes inversiones fijas. En la actualidad, habiendo desaparecido la escasez de divisas, sólo está justificada en las zonas de las cuales cabe esperar un gran volumen de tráfico y esta posibilidad de tráfico existe en un número muy limitado de líneas importantes. Puesto que ya se han electrificado extensas secciones, recomienda el Informe que no sea electrificada la red eléctrica básica. En cambio, se necesitará más electrificación para enlazar los sectores actualmente electrificados en grandes líneas continuas, a fin de mejorar la utilización de las locomotoras eléctricas y de dar mayor velocidad al servicio de trenes. La tracción diesel necesita importar fuel-oil, pero es una forma económica de tracción que requiere inversiones iniciales relativamente pequeñas y es idónea para todas las líneas de la red ferroviaria
- 52 -

española. La Misión cree que la dieselización debería impulsarse rápidamente. En vez de las anticuadas locomotoras de vapor podrían utilizarse locomotoras de maniobra diesel y hasta ponerse en servicio en líneas que con el tiempo se electrificarán. También deberían, como decimos antes, utilizarse coches automotores modernos, como el Taf, para eliminar los trenes de pasajeros compuestos de material rodante anticuado arrastrado por locomotoras de vapor sobrecargadas y poco rentables. Si un análisis siguiente demostrara que el servicio de pasajeros en coches de primera clase tiene un porvenir brillante en competencia con las líneas aéreas y automóviles particulares, podrían emplearse trenes "Talgo" en vez de autocares y trenes de tracción a vapor. Pero por el momento habría que ensayar un servicio mejor de tarifas experimentales más bajas antes de extender los trenes "Talgo" que ahora funcionan. Muchos vagones de pasajeros y carga son demasiado viejos y se encuentran en mal estado; los más antiguos deberían retirarse cuanto antes. Se aconseja, sin embargo, que no se adquieran nuevos coches de pasajeros hasta que se ponga de manifiesto que se necesitarán en el futuro, teniendo en cuenta la probable reducción de las líneas de pasajeros y la introducción de trenes diesel y eléctricos. Cuando se retiren del servicio los vagones de carga, deberán reemplazarse por otros de tipo moderno, pero no parece justificado un aumento de vagones de carga para el tráfico interior, ya que podría reducirse sensiblemente el tiempo del viaje redondo manifestando el tráfico de modo más eficiente con el consiguiente ahorro de vagones necesarios. Una mejora en los servicios ferroviarios, indiscutiblemente será originaria de grandes desembolsos por parte de la compañía explotadora del servicio, traerá consigo un mejoramiento de servicios que a la larga supondrá una nivelación de ese déficit tan alarmante por parte de la Comisión informadora, pero que traerá consigo una elevación del nivel de vida tan buscado y deseado por parte de nuestro Gobierno, ya que aparte de las mejoras que gozaran los usuarios, traerá consigo una elevación de salarios a los servidores de la red, porque al nivelarse los presupuestos de gastos en relación a los ingresos, se podrá hacer sin sacrificio una subida de estos salarios que comprenden a una parte muy respetable de la población laboral española.

modernización
modernización del servicio La organización que nos interesa desde nuestro punto de vista es la del personal, la de los usuarios y el de la modernización del servicio, ya que este aspecto es el que encierra más interés desde un ángulo social. Sobre este tema tan importante el informe Armand encierra extremos muy sugestivos por la objetividad con que han sido tratados, el tino de su planteamiento y la profunda repercusión social que pueden tener, porque de conseguirse esta tan deseada modernización se conseguiría un beneficio sobre el servicio que acarrearía una mejora manifiesta y muy importante sobre un sector de la población que en realidad abarcaría a toda ella, porque el nivel de vida de un país no está circunscrito totalmente a una elevación de salarios, cosa primordial, sino que una vez conseguido este alto nivel de vida, hay que pensar en unos servicios atractivos para hacer amable la existencia y poder disfrutar de ese elevado nivel. Una de las cosas que más amable hacen la vida es disfrutar de unos medios de transporte idóneos, como sucede en la mayoría de los países que tienen ese elevado nivel, aparte de que el turismo, fuente tan importante de riqueza, y que se estudia en otro trabajo de esta sección, se beneficiaría grandemente de una red de transportes férreos eficiente, rápida, cómoda y barata, ya que cada vez el turista está situado dentro de un marco más cercano al hombre de la clase media, de recursos limitados, pero que gusta de la comodidad. Muchos de estos turistas que vendrían a España a pasar sus vacaciones, no lo hacen pensando en los inconvenientes que tienen los ferrocarriles españoles en comparación con los de Francia, Italia, Inglaterra o Alemania; quizá esto parezca una exageración, pero es así y si no influye grandemente en el contingente de turistas, sí quitan un porcentaje bastante elevado de éstos. Socialmente el personal de los ferrocarriles con una reducción de la plantilla, posible por la modernización de la red, traería consigo una elevación de su nivel de vida al poder aumentarles los salarios. Tenemos el ejemplo de Francia por no citar otros. En la estación de Hendaya, se da el caso que con los mismos servicios que la de Irún el número de empleados de esta primera está en proporción de uno a tres, encontrándose el servicio atendido con tanta o seguramente más eficacia que en la estación del lado español.

- 53 -

Esto lleva consigo una mayor remuneración para los empleados, y si bien el trabajo es mayor, éste se hace con gusto porque el que trabaja, en la mayoría de los casos, lo que pretende es tener mayores ingresos. En cuanto a los usuarios es obvio decir las ventajas que llevaría consigo una mayor comodidad, rapidez, puntualidad, extensión y baratura de este servicio. Creemos que cuanto más extensos y eficientes sean los servicios de ferrocarril, mayor puede ser el bienestar general de la nación, porque mirando el servicio desde el punto de vista de servicio público de primera necesidad, el que esté bien organizado, sea eficaz y eficiente, tiene un elevado porcentaje de utilidad, que en resumidas cuentas es de lo que se trata. Hay que tener en cuenta que la mayoría de las veces el usuario recurre al transporte por carretera debido a los altos precios e incomodidad de los servicios más baratos de la RENFE, o por carecer de otro medio para desplazarse al lugar necesario, pero que si contase con un medio de traslado ferroviario en debidas condiciones, es muy raro que recurriese a otra clase de transporte. Como dato complementario compárese la extensión de la red de España con otros países europeos y no digamos con la de Estados Unidos, en donde existe una gran competencia entre el ferrocarril y los transportes de viajeros por carretera en la cuestión de precios, y así y todo este medio de transporte por tren es el más apreciado. Como ejemplo diré que existe un servicio de transporte de viajeros por carretera que concede unos beneficios tales como poder estar viajando noventa y nueve días por la cantidad de 99 dólares, por todas las líneas de carretera del país siempre en sentido de adelantar, y a pesar de eso en los trayectos largos siempre es preferido el tren, claro que la economía particular de ese país permite mayores desembolsos que la nuestra y en realidad ese medio de viajar antes referido sólo lo utilizan* en general, los turistas que pretenden hacer su viaje muy fraccionado. Estamos seguros que en España, de conseguirse una nivelación en el precio del transporte por ferrocarril, en relación al efectuado por carretera, sobre todo en viajes largos, el porvenir de estos transportes a base de autocares llevaría una vida lánguida en comparación con el auge que tomarían los transportes por ferrocarril. En cuanto a la modernización de estos transportes creemos que el informe Armand da en el clavo con una visión exacta, y para que sea comprendida la posición de la Comisión informadora, damos detalles de estos puntos de vista.

renovación de las vías Los sectores elegidos para ser mejorados con carriles de 54 kilos, juntas soldadas, curvas parabolizadas y traviesas de hormigón, constituyen las líneas del tráfico más intenso en España y deberían quedar terminadas cuanto antes. Muchas líneas secundarias se encuentran en mal estado, pero para proceder a una completa renovación habría que aguardar al análisis total de las necesidades. Se han previsto fondos suficientes para las necesidades principales en materia de conservación y mejora de túneles y puentes antiguos. Toda la renovación de las líneas que han de electrificarse debería quedar terminada antes de la realización de nuevas instalaciones.

electrificación El programa recomendado tiene por objeto completar la red de las líneas actuales que han comenzado a electrificarse. Estas líneas son Madrid-Córdoba, Madrid-Medina del Campo (tanto en ramal de Avila como en el de Segovia), Medina del Campo, Monforte, Aviles, Gijón Musel, Santander, Bilbao e Irún, y las electrificaciones que convenga hacer en Cataluña.

locomotoras diesel Calculamos que para la sustitución de la tracción a vapor de las líneas, se necesitan entre 800 y 900 locomotoras diesel de 1.200 H. P. o mayor potencia. En el plan de modernización de la RENFE figuran 500 y la Comisión informadora ha previsto para los próximos cinco años 295.

- 54 -

No se ha calculado la cifra total de las locomotoras diesel de maniobra necesarias; en el plan de modernización figuran 420 y la Comisión ha previsto 310 durante los cinco años venideros. Es posible que la industria española esté en condiciones de fabricar una parte considerable de los componentes menos complejos, y en tal caso sólo habría que importar los motores diesel y los componentes eléctricos extranjeros que sean de alta calidad y bajo precio en comparación con los mismos productos que se fabriquen en el país. Cabría también la posibilidad, de escalonar el programa, de suerte que urante uno o dos años, los primeros se compraran en unidades completas n el extranjero para luego ir aumentando el número de unidades montadas en el país. Sea como fuere en ningún caso debe permitirse que la preocupación por la producción local sea un obstáculo para la ejecución del programa; antes bien la producción local debe escalonarse amoldándose al ritmo de compras propuesto a medida que aumente la capacidad. Al final del quinto año, el programa habrá originado un alto nivel de adquisiciones y el consiguiente nivel de capacidad industrial y administrativa para efectuar el cambio del vapor a la tracción diesel. Esta capacidad tendría que servir de punto de partida para el próximo plan de inversiones a efectuar en cinco años o más, hasta que quede terminada la dieselización. Con el tiempo, la RENFE debería dejar de utilizar locomotoras de vapor. Obsérvese que si bien las locomotoras de maniobra y ruta de 700 H. P. no están incluidas en el plan que propone la Comisión, pero se podría reemplazar por otras si un examen sobre su empleo lo justificase.

trenes diesel Aunque es de la misma importancia que las locomotoras diesel para la economía de los ferrocarriles, el programa diesel para pasajeros está planteado a un ritmo moderado, a fin de que pueda amoldarse al programa de producción de los servicios de baja densidad de pasajeros y de concentración del tráfico en un número menor de trenes en las líneas restantes. Este escalón amiento permitirá la utilización máxima y, en consecuencia, más provechosa de este equipo moderno. Si durante un período hubiera más fondos disponibles podrían invertirse en trenes Taf. El programa Talgo se ha limitado a los trenes necesarios para prestar servicio diario en las líneas de Madrid a tres ciudades: Irún, Barcelona y Sevilla. No debería pensarse en otros servicios de Talgo mientras no se haya adquirido más experiencia y las mencionadas líneas se costeen por sí mismas. En la actualidad los coeficientes de carga de los Talgo se hallan francamente por debajo del punto crítico, en parte a causa de lo aleatorio del servicio: 3 trenes por semana en cada una de las líneas de Madrid a Irún y Barcelona. Podrían hacerse experimentos con varias combinaciones de carga y servicios a fin de averiguar el sistema de explotación productivo. Es posible que el coste del Talgo por plaza y kilómetro sea bajo teniendo en cuenta la calidad del servicio prestado, pero no deberían adquirirse más trenes si no puede asegurarse un número de plazas suficientes para que resulte productivo. Valen también en este caso los mismos principios indicados para las locomotoras diesel en lo que respecta a la fabricación local del equipo y componentes menos especializados y a la importación de los más completos.

vagones El programa recomendado prevee solamente la modernización y reconstrucción de los actuales vagones durante los tres primeros años. En la actualidad hay exceso de vagones de carga. El equipo más antiguo y más gastado debería reducirse a chatarra inmediatamente y habría que adoptar medidas para mejorar la utilización de los vagones de carga e incorporar nuevos vagones sólo a medida que fueran necesarios. Si el transporte de mercancías aumenta con suficiente rapidez, podrían comprarse vagones durante este período con los fondos propuestos para los dos últimos años. La misma política general debería seguirse respecto a los vagones de pasajeros. Durante el período de reajuste en el servicio de pasajeros por ferrocarril, hasta que cubriera sus costes, habría que retirar los antiguos vagones de madera. Cuando se conozcan claramente las futuras necesidades del servicio de pasajeros, inclusive la medida en que se deba atender con coches automotores eléctricos y diesel, en vez de trenes arrastrados por locomotoras, habrá que proceder al reemplazo de los restantes vagones de

- 55 -

madera o los de metal en mal estado. Esto, sin duda, no ocurrirá antes de haber terminado este quinquenio. Habría que adquirir inmediatamente los proyectados vagones cisterna y furgones.

estaciones El proyectado sistema de estaciones de clasificación debería quedar terminado en lo esencial a finales del cuarto año. La estación de Alcázar o Albacete debería ser la última en programarse, a fin de disponer de tiempo para los necesarios estudios de ubicación. León debería transformarse adaptándose a normas modernas, y las estaciones más antiguas, todas ellas inadecuadas, deberían desmontarse, y las vías y equipo de trabajo con ellas relacionado debería terminarse pronto y al nivel originalmente previsto para el plan de modernización de 1958. No creemos en contra de lo que dice este informe que se deban desmontar las estaciones existentes, ya que, aunque en un nivel menor, siempre son necesarias para una zona determinada, acarreando a esta misma un daño económico y social tanto para ella como para una zona amplia.

otros servicios Habría que acelerar el mejoramiento del servicio combinado camión-ferrocarril-camión puerta a puerta de la RENFE. Las demás mejoras propuestas, aunque convenientes, no tienen suficiente prioridad para ser incluidas en el programa quinquenal. Las inversiones en talleres, depósitos y almacenes tienen por objeto dar a la RENFE la capacidad industrial necesaria para atender a su propia conservación de modo rápido y eficaz. Todo el programa de talleres y depósitos de locomotoras propuesto por la RENFE está calculado para que quede terminado en los cuatro primeros años. Debería darse mucha importancia a las máquinas, herramientas y equipo necesario para efectuar debidamente los trabajos de conversación aun a costa de sacrificar en parte la calidad y ornamentación de los edificios. El programa de telecomunicaciones debe proveer al equipo necesario para facilitar el despacho y el control del tráfico a fin de acelerar el ritmo de las operaciones de los trenes y mejorar la regularidad del transporte y mercancías. El aspecto más importante de la inversión en señales y control del tráfico es un minucioso estudio de la conveniencia del equipo de control de tráfico centralizado para España. A menudo pueden atenderse operaciones de trenes igualmente rápidas y seguras con sistemas de bloqueo sobre la base de emplear más mano de obra que con las instalaciones eléctricas que son relativamente caras. Todo este estudio de la modernización de los ferrocarriles españoles lo miramos desde un punto de vista más bien económico porque creemos que no queremos caer en el mismo error que los economistas, y para conseguir una mejora de servicios que traiga consigo un más alto nivel en el vivir total de la nación, hay que tener en cuenta la posición de la economía ante el problema, pero éste siempre encaminado al fin de ser más útil al hombre y, por lo tanto, pensando en él. Toda esta serie de modificaciones encaminadas a la modernización de los servicios de transporte por ferrocarril redundan necesariamente en beneficio de los usuarios, los cuales podrán gozar de éstos con más eficacia, más baratos y más amplios, aunque eso de la amplitud territorial parece no estar en el ánimo de la Comisión realizadora del proyecto, pero que estimamos como necesaria para el buen servicio y utilidad de esta rama tan importante de la vida nacional. En resumen, el informe Armand, en lo que respecta a la modernización de las vías férreas y material, nos parece acertado y solamente con unos pequeños retoques de sentido social puede aceptarse, ya que es innegable que el estado de nuestros ferrocarriles está necesitado de esta revisión para que llenen la finalidad para que están hechos. Estamos seguros que en el ánimo del economista ejecutor de este informe estaba latente la idea del beneficio general, pero sin duda su mayor atención hacia el problema económico le ha hecho abandonar el sentido remoto de la cuestión, que es el usuario, sus necesidades y sus problemas locales y generales.

- 56 -

lado social del problema
A pesar de haber tocado ya esta cuestión en diversos apartados de nuestro trabajo, consideramos necesario hacer una refundición somera del problema, ya que su importancia así lo aconseja. Teniendo en cuenta la progresión general que España está apuntando en lo que respecta al alza de los niveles de vida y a su progresiva industrialización, así como a la mejora masiva de la agricultura y otros extremos de la economía general del país, todo lo cual recae en beneficio de un mejoramiento indiscutible de estos niveles de vida, consideramos que esta cuestión del transporte tiene una fundamental importancia desde el punto de vista social, ya que desde el económico otros con más conocimiento que nosotros lo tratan, pero a los que recomendamos no deben olvidar ni despreciar el alto sentido social que tiene que llevar forzosamente cualquier estudio económico. Si pasamos una mirada por el mapa de España, observamos lo trascendental del estudio que nos ocupa. Regiones hay que, salvo la línea férrea que muere o pasa por la capital de la provincia, carecen de más medios de comunicación que alguna carretera, insuficiente para un posible desarrollo económico de su vida, y este desarrollo, que llevaría una vida mejor para todos sus habitantes, puede quedar abortado momentáneamente por esta falta de comunicaciones idóneas. Pensamos que España, en un período de tiempo relativamente corto, y siguiendo las directrices marcadas para su incorporación a la moderna Europa, ha conseguido un nivel de producción en todos los aspectos de su industria y agricultura mucho más elevado que el que pensara el más escéptico, y este nivel tiende a aumentar grandemente en los próximos años. Esto hará que gran parte de las personas ocupadas no puedan vivir en medios urbanos creados y es programa la creación de nuevos núcleos urbanos alejados de los centros de trabajo. Hay que pensar que en el año 2000 en los poblados de absorción de Madrid, que comprenderán una extensión que abarcará desde Alcalá de Henares a Toledo, vivirán 1.600.000 habitantes. Este no es un problema nuevo, porque en la mayoría de los países industriales se da y es corriente ver cómo en Inglaterra, Estados Unidos, Italia y otros países superpoblados, el trabajador ha de desplazarse desde distancias que a veces llegan casi a 100 kilómetros de sus viviendas a esos centros fabriles. En España, no es que esto vaya a suceder de forma inmediata, pero, teniendo en cuenta que, por ejemplo, Madrid en el año antes referido, 2000, tendrá una población algo superior a los cinco millones de habitantes, y España habrá duplicado su población actual, conviene hacer estos estudios para que en un período de tiempo que, aunque parece largo, en realidad es pequeñísimo, todos estos estudios y realizaciones no se queden raquíticos, cosa que nos sucede muy a menudo quizá por una razón poderosa como es la falta de medios. Partiendo de la base de que un país potentemente industrial y agrícola, como pretendemos ser, el medio de transporte indispensable es el ferrocarril, aunque una buena red de carreteras alivien en su medida este otro medio mencionado, nos encontramos en la necesidad de plantear esta cuestión con una visión encaminada a llenar unas necesidades futuras que necesariamente se han de manifestar, porque la industrialización competitiva de España es una realidad que solamente tardará en llegar pocos años si observamos el ritmo actual de realizaciones, lo mismo que sucederá con nuestra agricultura, ganadería, explotaciones madereras y otras realidades de nuestra política. Cuando esto suceda, comprenderemos lo necesarias que son unas comunicaciones al nivel de las de otros países, y por esto abogamos porque el planteamiento de las vías férreas se haga pensando en ese futuro y teniendo en cuenta el incremento demográfico e industrial de las diversas regiones de nuestra patria, regiones que en la actualidad carecen algunas de importancia económica, como Extremadura, Andalucía oriental, región castellana, pero que, en un período de tiempo relativamente corto, la tendrán; pero sí queremos hacer constar que la cuestión del transporte pesado no ofrece, por ahora, el menor problema en estos lugares mencionados. Aparte de estas regiones, otras que ahora son cabeza de nuestra producción, como Asturias, Cataluña, Vizcaya, etc., en un futuro muy próximo multiplicarán por diez su potencialidad industrial, además con un sentido de competición con los productos análogos extranjeros. Levante y otras zonas de España seguirán un análogo crecimiento, y para preveer este estado de cosas es para lo que hay que hacer ese estudio con la visión futurista de que hablamos, ya que al llegar a un nivel europeo de vida en nuestra Patria requiere tener previstas todas estas contingencias. No es que creamos que el futuro bienestar de España dependa exclusivamente de la creación de una red ferroviaria comparable a la de otros países, pero sí recalcamos que esto puede ser motivo de una vida mejor y de mayor desenvolvimiento económico. Se podría decir, utilizando un símil casero, que no pensamos que un hogar, por tener televisión, nevera, radio y coche propio, cuenta en el Banco y vacaciones aseguradas, será más feliz que otro que
- 57 -

carezca de casi todo esto, pero sí podemos asegurar que la felicidad de ese primer hogar está más solidificada que en el segundo, y consideramos que la Patria es una reunión enorme de hogares, porque, al fin y al cabo, cada uno de sus componentes por lo que en realidad lucha y se afana es por su particular y pequeño hogar, y la proyección de todos éstos en el ámbito nacional es lo que constituye la Patria, aparte de que consideramos a la familia como la célula viva y primordial de la nación. Cuando éstas son dichosas, el país también lo es, ya que estamos seguros que el hombre que trabaja generalmente lo hace por su familia, sin pararse a pensar en el beneficio que produce a la causa general del bienestar y la economía nacional. Aparte de estas consideraciones, el alcanzar un mayor nivel de vida V» por lo tanto, disponer de mayores posibilidades económicas es natural que al igual que en otros países se desplace el mundo del trabajo con mayor regularidad de un punto a otro se creará un problema social indiscutible, y entonces las comunicaciones férreas deberán estar en situación de competir con los demás medios de transporte, en igualdad de condiciones, porque, como decimos anteriormente, cuando existe esta semejanza de servicios y precios, siempre se elige el ferrocarril por su comodidad, puntualidad y seguridad. No vemos tan negro el horizonte de nuestros ferrocarriles, siempre y cuándo que éstos sean modernizados y cuidados debidamente y, sobre todo, orientarlos con una visión futurista, bien está que esta visión sea en gran parte económica, pero jamás despreciando su alto sentido social, ya que este sentido siempre estará por encima del económico al creer que la economía es un mero servidor del bien común y nunca hay que subordinar a éste en función de aquélla. Aseguramos, aunque a los economistas les parezca casi una blasfemia, que hay que respetar a esos jóvenes que en sus lugares más escondidos ven pasar todos los días esos trenes que van de un sitio a otro, al que sea, eso es lo que menos importa, pero que introducen en su alma un soplo de renovación y de ansias de mejorar, de ver cosas nuevas, de sentirse algo parecidos al que desde la ventanilla del vagón los mira con cara de aburrimiento; en definitiva, lo que les hace sentir un anhelo de prosperar. Bendito anhelo, porque sin él nadie sería lo que desea ser. Y matar estas ilusiones, por un sentido económico, será muy beneficioso para el cuerpo de la nación, pero nefasto para su alma.

- 58 -

ponentes Alfonso Trivillo de Villalaín

c) transportes

ii. carreteras

- 59 -

estructura de la red
Los 130.000 kilómetros de carreteras con que cuenta España hace que en realidad no haga falta que éstas se extiendan más. Sucede en este caso lo contrario que con el problema del ferrocarril, cuya red es insuficiente, porque es muy raro que en ningún lugar de la nación se encuentre a más de veinte kilómetros de una carretera del Estado y mucho menos aún de una provincial, y se puede decir, sin temor a equivocación, que es muy raro encontrar un solo lugar de España que no tenga una carretera que no pase por él, y si hay alguno, como sucede en algún pueblo de Soria, Segovia o Guadalajara, éste se encuentra a escasos kilómetros de alguna vía de comunicación. Teniendo en cuenta este extremo, podemos asegurar que el problema social que lleva consigo este medio de comunicación es menor que el aportado por los ferrocarriles. Aparte que dado el carácter de las carreteras, las cuales se dividen en nacionales o del Estado, provinciales o mantenidas por las Diputaciones y municipales o al cuidado del Ayuntamiento, hace que el presupuesto encaminado a dotarnos de una red de carreteras suficiente se diluya haciéndolo más asequible a la economía nacional. En general, las carreteras españolas no se encuentran en muy buenas condiciones para el tráfico actual y más pensando que en un futuro muy próximo éste se verá grandemente incrementado. Es necesario el estudio de un plan de modernización de las carreteras basado en la utilización de las actuales, mejorando en algunos casos su trazado y calidad de los firmes, algunos de los cuales son poco menos que intransitables. Este plan de modernización traería consigo un aumento de puestos de trabajo para aquellos lugares por donde se hiciesen estas mejoras. Otro de los problemas que presentan nuestras carreteras es el insoslayable causado por nuestra geografía, problema éste imposible de solucionar, pero sí que en gran parte se podría paliar con un estudio racional del problema. Todo lo que sea estructurar nuestros caminos representa una solución a la falta de trabajo que pueda existir en algunos lugares rurales, sitios en los que más escasea el trabajo y que podría nutrir de mano de obra a estos empeños por mejorar un capítulo tan importante como es el de las carreteras.

volumen de tráfico
En la actualidad España ha sufrido un acusado aumento de nivel de vida, lo que ha repercutido de forma manifiesta en el incremento del tráfico rodado. Este síntoma de un mejor vivir no es privativo de nuestra Patria, sino que se produce en todos los países que han experimentado semejante aumento de nivel de vida. España es, a pesar de todo, uno de los países del oeste de Europa que menor volumen de tráfico poseen, solamente comparable al existente en Grecia y Portugal, pero teniendo en cuenta el aumento experimentado en los últimos diez años, se puede calcular que en un período de veinticinco años, por cada coche existente en la actualidad habrá cinco para la fecha aludida. Por si fuese poco, si España ingresase en el Mercado Común Europeo, este incremento de circulación rodada aumentaría de forma mucho más acentuada, ya que, aparte de que el nivel de vida aumentaría, el tráfico de intercambio con los países miembros lo aumentaría. Esto acarrea una situación que merece un estudio detallado porque traerá consigo una secuela de problemas que hay que solucionar antes de que este fenómeno se de. La mayoría de las carreteras que en la actualidad son suficientes para el movimiento actual, en un futuro muy próximo dejarán de serlo, porque son estrechas aún para el tráfico actual, sus firmes son deficientes y en la mayoría de los casos sus trazados están sujetos a un concepto anticuado, cuando las velocidades que hacían los vehículos eran infinitamente menores que las actuales. Hay que pensar que existen zonas en las cuales hoy mismo estas carreteras resultan insuficientes y, aunque ahora este fenómeno se da con escasa frecuencia, hay que preveer futuras contingencias. El informe del Banco Mundial prevee un programa urgente de reparaciones basado en la necesidad por zonas de máximo tráfico, así como la construcción de una autopista que transcurriría desde la frontera francesa por Cataluña, Levante, hasta la Costa del Sol. Creemos que, dado el tráfico probable, sería necesaria la construcción de otra de semejantes características desde Irún a Algeciras.
- 60 -

Este plan de creación de estas autopistas traería consigo unos beneficios incalculables para unas zonas de España que en la actualidad arrojan un déficit de medios de comunicación racional, aportarían una fuente de riqueza indiscutible para esas zonas y éstas se extenderían a toda la nación, dado el incremento de turismo que traería consigo y máxime en una zona como la levantina con un problema de transporte rápido de mercancías ligeras.

obras nuevas y reparaciones
Estimamos que son necesarias las creaciones de esas dos autopistas mencionadas, así como la reparación de gran número de carreteras. En general, las que desde Madrid van al norte de la Península, la de Madrid a Barcelona, a Valencia y la general de Andalucía, y la de Portugal, como obras de más urgencia, y poco a poco ir modernizando el sistema de carreteras según las disponibilidades económicas vayan haciendo posible el desarrollo de este programa. Pero las que necesitan un sistema de reparación más rápida son las carreteras provinciales y los caminos vecinales, porque éstos se encuentran la mayoría en un estado de conservación más que lamentable y en muchos casos enlazan zonas que no tienen otros medios de comunicación que esas carreteras, que pasan por centros importantísimos desde el punto de vista agrícola o industrial. Raras veces la capital de la provincia se encuentra debidamente comunicada con sus pueblos. El problema social que esto representa no hace falta describirlo, ya que es tan manifiesto que no puede ser expresado con más claridad que exponiendo la cuestión con estas solas palabras.

sistema de peaje
Este problema no ha sido estudiado en el informe del Banco Mundial y creemos que es de una importancia capital para una mejor estructuración de nuestra red de comunicaciones por carretera, porque representa un concepto moderno de esta problemática, aparte de que deja libre el paso a la inversión de capitales privados y a un más holgado reajuste de gastos de conservación y mejora. Este sistema explotado en la mayoría de los países es poco menos que desconocido en España. Teniendo en cuenta la escasez de medios existentes para una masiva reparación de carreteras o creación de nuevas vías de comunicación, sería sensato estudiar la aportación de capitales particulares, en la medida oportuna, que financiasen estas construcciones, pero si al capital privado no se le da un incentivo de tipo económico es muy reacio a concurrir a esta clase de soluciones. El ejemplo de los Estados Unidos, Alemania, Inglaterra y otros países, con sus sistemas de peajes, nos demuestra la eficacia de éstos si se tiene en cuenta que obras inmensas, tales como el puente de Brooklin, ha sido amortizado por ese procedimiento, claro que en España, teniendo en cuenta el menor tráfico, esta amortización sería más lenta, pero no se debe descartar en modo alguno sus ventajas, ya que se prevee un aumento de este tráfico, y aparte de todo hay que hacer notar el carácter de servicio público, por lo que no se requiere que sea un negocio manifiesto, sino más bien un modo de conseguir fondos suficientes para la amortización, entretenimiento y mejora. Se podría dividir los ingresos entre el Estado y los particulares, de forma que para el primero constituyese un fondo de maniobra encaminado al mantenimiento y para los segundos un ingreso encaminado a amortización de las inversiones con una ganancia justa y con el incentivo de las explotaciones anejas. Ahora parece ser que en nuestra Patria el sistema se va a emplear en obras tales como el túnel de Guadarrama, pero esto no es suficiente, ya que, aparte de todo esto, una construcción masiva de carreteras aporta a la nación a la larga una fuente saneada de ingresos que repercute en el alza general del nivel de vida. En carreteras generales esto es más difícil de conseguir, pero no así en caminos de tipo vecinal y otras obras de fábrica, cuya utilización aportaría un beneficio no sólo para la entidad explotadora sino también para el usuario.

- 61 -

Donde sí se podría poner en práctica con pleno éxito este sistema de peaje sería en la construcción de autopistas, no sólo mediante este sistema, sino mediante una concesión de los servicios anejos como son los albergues, hoteles, conducciones telegráficas y telefónicas, despachos de gasolina, talleres de reparaciones, servicios de grúas, puestos médicos particulares, anuncios publicitarios, etc., y en general todos los servicios imaginables que se puedan dar en carretera, concediéndoselos en exclusiva a la empresa que construyese la autopista. Hay que imaginarse los beneficios que produciría una autopista como la de frontera francesa, Cataluña, Levante, Costa del Sol o como la de Irún a Algeciras si, aparte del pago del peaje, todos los servicios utilizables por el usuario de la carretera fuesen concedidos en exclusiva, ya que aparte de los mencionados se podrían añadir los ¡de Campings y otros de alto valor turístico. Para conseguir esto habría que llegar a un acuerdo sobre la reducción en la tarifa de impuestos, en una ventajosa contratación en los servicios, lo que encontraría gran dificultad por parte de algunas empresas monopolistas, pero que no habría más remedio que subsanar, dado el carácter de primera necesidad del servicio. Creemos que los Ministerios de Hacienda, Comercio e Información y Turismo tendrían que llegar a un acuerdo, cediendo cada uno en sus prerrogativas para el éxito del programa. Un factor tan importante como es este del transporte que repercute en el bienestar del país, bien vale declinar un poco de estas prerrogativas, aparte de que no por esto los ingresos presupuestarios iban a ser menores, sino que se verían aumentados de forma indirecta por el mayor gasto efectuado por parte de los que utilizasen los servicios. Creemos que aunque se mermasen algo los ingresos merecería la pena, ya que, aunque el Estado fuese un poco más pobre, los componentes de él serían más ricos y la experiencia bien vale la pena. Aparte de esto, en caso de emergencia, estas autopistas serían de máxima utilidad para la defensa nacional. Claro que muchos intereses existen en contra, tales como los de la CAMPSA, que se opondría a que la compañía explotadora pactase el suministro de gasolina o gas-oil con cualquier compañía extranjera que concediese mayores beneficios, pero creemos que sería muy conveniente el estudio de esta clase de concesiones, ya que así el incentivo económico, por parte del constructor monopolista, sería mayor, éste a su vez podría arrendar si así lo deseaba los diferentes servicios o explotarlos él por sí mismo y por este procedimiento puede que a la larga se consiguiese disponer de una red de comunicaciones idónea y competitiva con cualquiera del extranjero. Para los que no quisieran hacer uso de estas carreteras pagando un canon de peaje, quedarían las generales del Estado, cosa que al principio puede que sucediese, sobre todo en alguna clase de transportes, pero a la larga, y una vez educado el usuario, se terminaría por usar casi en exclusiva las especiales, ya que las distancias serían más cortas y el estado de estas carreteras mejor. Es natural que estas concesiones para la construcción de caminos con canon de peaje fuese concedido a compañías extranjeras, toda vez que el dinero de éstas es más ágil que el de las compañías españolas y saben arriesgarlo con mayor carácter aleatoria y esto daría motivo a esa lucha que se entablaría en la concesión de servicios anejos, toda vez que estas compañías pretenderían dotar a estos servicios de productos o materiales filiales de ellas. Para esto habría que llegar a un acuerdo, señalando un porcentaje en la utilización de estos materiales o productos y, desde luego, la mano de obra, tanto técnica como de trabajadores manuales, siempre debería ser nacional, porque en esto es en lo que de forma ineludible España puede competir con el extranjero y es natural que el dinero invertido redundase en beneficio de una masa de trabajadores españoles. En cuanto a los servicios anejos habría que dejar un amplio margen a estas compañías explotadoras y siempre controlando los consejos de administración debidamente. Llegar a un acuerdo beneficioso para ambas partes, pero siempre teniendo en cuenta que el que expone su dinero pretende sacar los mayores beneficios, cosa muy natural, y en esto es en lo que el Gobierno debería ser magnánimo y no poner cortapisas según su inveterada costumbre. Hay que tener en cuenta que este programa de inversiones, bien fuesen españolas o extranjeras, serían de un beneficio incalculable para el país y todas las prerrogativas que se diesen serían aceptables en beneficio de una masa incalculable de usuarios. Aparte de este sistema de nuevas obras se podría emplear este sistema de peaje en carreteras ya hechas, pero con trazados deficientes, sobre todo en lo que se refiere a obras de fábrica. Se podría acortar

- 62 -

las distancias grandemente con nuevos trazados parciales, puentes y túneles que, sometidos a este régimen de peaje, encontrarían seguramente capital dispuesto a invertirse en estas empresas. Pero tenemos que hacer constar nuestra creencia de que serían los capitales extranjeros los más dispuestos a invertirse en este plan. Y esto hay que tenerlo en cuenta porque ningún capital se invierte si no es con un incentivo real.

escasez de medios
Poco se puede decir de este problema en espacio tan reducido, pero de todos es conocido este aspecto de la cuestión. En cuanto a los medios materiales se podrían solucionar, dejando paso libre a la inversión privada, con toda la secuela que esto representaría de gasto dentro del país. En cuanto a los medios personales, es obvio decir que aumentaría la demanda de mano de obra. Habría que someter esta cuestión a un plan de necesidades más inmediatas, que debería ser estudiada por el Ministerio de Obras Públicas, el cual, sino podía hacer frente al problema con eficacia, tendría que admitir a esos capitales privados, los cuales, al invertirse, lo harían con miras a obtener unas ganancias, y sólo cabe ver si esto es conveniente o no. Nosotros creemos que sí lo es. En gran parte se resolvería el problema de la colocación de la mano de obra femenina, problema muy acuciante en el campo español. La mujer campesina, habituada a trabajos duros, podría ser empleada en menesteres auxiliares. De acuerdo con el informe Dorsh y la opinión de autoridades españolas, algunos de los proyectos y diseños en el pasado no son adecuados a las necesidades actuales. Entre las deficiencias observadas figuran las siguientes: Insuficiente atención al levantamiento y al ensayo de suelos en los lugares de construcción; omisión de muchos detalles importantes en los planos porque se emplea una escala demasiado pequeña, y la práctica de recopilar por separado algunos datos en vez de incorporarlos a un plan amplio, lo cual hace difícil que el ingeniero inspector o supervisor se haga cargo de todas las necesidades. Esa falta de detalles en los planes resulta un tanto anómala en contraste, por ejemplo, con la precisión que se emplea en el cómputo de los costes de excavación, que llega hasta una centésima de metro cúbico. Es ésa, sin lugar a dudas, una de las razones que explica el gran número de obras en que se exceden considerablemente las estimaciones de coste. Consideramos que dichos defectos se deben, en parte, a que el personal con plena dedicación de que se dispone para desarrollar el actual volumen de trabajo es insuficiente, y a que la inspección sobre el terreno resulta inadecuada. Es difícil para una oficina central comparativamente pequeña mantener el contacto con los trabajos sobre el terreno de cincuenta jefaturas. Y hay una necesidad evidente de ampliar aquélla a la vista de las mayores necesidades del programa de carreteras. Todos estos extremos se podrían subsanar con una mayor planificación de los servicios, supresión de puestos de trabajo tan inútiles como es el de peones camineros, cuerpo anticuado y de nulo rendimiento y la creación de unas patrullas móviles provinciales técnicas que repararían los desperfectos con más eficacia que estos peones camineros. Permitiría tener un personal mejor remunerado, más eficaz y especializado, que no necesitaría vivir aisladamente y socialmente, serían unos trabajadores más en consonancia con el concepto de tales en la actualidad. Toda esta escasez de medios se podría solucionar con una mejor reglamentación, más moderna y eficiente, sobre todo en lo que se refiere al personal encargado de la vigilancia técnica de las carreteras, creando un núcleo de trabajadores más en consonancia con las necesidades.

- 63 -

reglamentación
Este aspecto tiene gran importancia social, dado que la tendencia a la utilización masiva de esta clase de transporte trae consigo un núcleo muy importante de la población que vive sujeto a esta especie de servidumbre laboral. Hay que pensar que en un futuro muy próximo, y ya lo apuntamos en nuestro estudio de los ferrocarriles, España se verá incrementada in-dustrialmente de forma muy espectacular, y todo el transporte ligero se hará por este medio de comunicación. Por lo tanto, esta reglamentación es muy importante. Transcribimos parte de lo que dice el informe del Banco Mundial, ya que lo consideramos muy acertado. Las tarifas del transporte corriente por autobús y camión están sujetas a la aprobación del Estado. En general, las tarifas parecen haber sido fijadas a niveles razonables, y el precio del transporte por carretera resulta favorable para los remitentes y pasajeros en comparación con el que se paga en otros países europeos. Los servicios de camiones y autobuses de las compañías establecidas, especialmente los que sirven rutas regulares, parecen ser buenos. Las mejoras del sistema de carreteras que se obtendrían con los programas estudiados permitirán reducir los costes y prestar mejor servicio. Es necesario mejorar la eficacia del tráfico que circula por la red mediante una mejor administración del tráfico y de los servicios. En la medida en que los reglamentos fiscales y administrativos puedan mejorar la calidad del parque de vehículos—mediante inspección obligatoria de sus condiciones de seguridad, por ejemplo—y reducir el empleo de vehículos anticuados y peligrosos—carros con llantas de acero y triciclos recargados—, esta posibilidad debería llevarse a la práctica paulatinamente, pero haciendo cubrir con rigor las disposiciones legales. Deberían hacerse cumplir enérgicamente las disposiciones sobre el peso de los camiones, pues el camión excesivamente cargado ha sido un factor importante en el deterioro de las carreteras principales y en el entorpecimiento del tráfico. Resumiendo, creemos que el gobierno afronta una vasta empresa para poner la red de carreteras en condiciones que permitan al transporte satisfacer las demandas que se le formularán a medida que se desarrolle la economía. La tarea es tanto más agobiante porque será preciso subsanar atrasos antes de poder acometer nuevas obras de seguridad, y mientras tanto el volumen de tráfico aumentará sin cesar. Para vencer estos obstáculos se necesitará un esfuerzo largo y sostenido. Como ocurre con los ferrocarriles, la atención principal deberá concentrarse en las partes vitales de la red. Sin embargo, en el caso de las carreteras, la conservación de la red fundamental y las mejoras de proyectos y construcción requerirían ingenieros, personal capacitado y mecanización en cantidad superior a la corriente hasta ahora; y el ritmo de avance del programa dependerá de que se disponga de estos recursos, especialmente de personal, que son relativamente escasos. Por consiguiente debe darse mayor importancia al incremento de capacidad. Habrá que importar máquinas v fabricarlas en España, preparar técnicos en el país y utilizar asesores y contratistas extranjeros. Pero no es menos importante hacer el mejor uso de J^s recursos disponibles, aun aumentados, mediante una minuciosa organización y planeación de la administración pública, tanto en Madrid como sobre el terreno, y en colaboración con la industria de la construcción. Esto podría contribuir mucho a aumentar la productividad y hacer menos agobiante la tarea. Estudiado este aspecto, somos partidarios, y teniendo en cuenta los precios excesivos del transporte por ferrocarril, de un reajuste de servicios por carretera, tanto en lo que se refiere a viajeros como en lo que respecta a mercancías. Estimamos, como decimos en nuestro estudio de los ferrocarriles, que en igualdad de condiciones siempre es preferible el transporte por ferrocarril, pero dadas sus deficiencias hay que recurrir a este otro medio de transporte, cuyas tarifas son más asequibles al bolsillo medio del español. Luego se da el caso que debido a la escasez de kilometraje de la red ferroviaria, gran parte de la geografía española se tiene que servir necesariamente de este medio de transporte y sea dicho en descargo de él, que generalmente suele estar bien servido, sobre todo en los trazados de larga distancia. No sucede lo mismo en los viajes cortos, de una longitud media de 150 kilómetros. En estos casos las compañías explotadoras abusan sin duda alguna de la necesidad de la utilización de estos servicios, tienen escaso, malo e incómodo material.

- 64 -

Creemos que una revisión de las exclusivas de explotación sería muy conveniente, y hasta sería necesario estudiar el establecimiento de líneas en competencia o bien exigir por parte del Estado una puesta en servicio adecuada de la concesión. Sobre todo en las líneas que ponen en comunicación a las capitales de provincia con los pueblos de ella. Esto es una tarea estatal que necesita una urgente revisión en beneficio de usuario, ya que consideramos inútil una red de carreteras perfecta si no es utilizada debidamente en beneficio de usuario. No citamos nombres de empresas que explotan deficientemente el servicio encomendado, porque necesitaríamos un espacio enorme del que no disponemos y que comprendería a casi, por no decir a la totalidad de las empresas de viajeros, sobre todo, como decíamos anteriormente, en lo que respecta a trayectos cortos y medios. Esto se podría solucionar con una vigilancia real por parte de las autoridades competentes, que no la ejercen debidamente. Por lo demás, el servicio en cuanto a la extensión territorial, creemos abarca suficientemente al territorio español, ya que es rara la localidad por la que no pasa un coche de línea o lo hace a muy escasos kilómetros, pudiendo asegurar que no hay pueblo en España, mayor de mil habitantes, que no se encuentre enlazado por un autocar. La mayoría de las veces deficiente, por sí enlazado. Esto tiene una importancia social más grande de la que parece a primera vista, y por eso creemos se debería cuidar mejor esas concesiones del transporte de viajeros. En lo que respecta al transporte de mercancías, debido a su mayor anarquía, creemos que se debería también estudiar la cuestión, pero en general tampoco se encuentra mal servido este servicio. zonas de tráfico Las zonas de tráfico en España están en función indiscutible del nivel de vida. Apreciamos los siguientes extremos: a) En primer lugar Madrid, en un radio de acción de unos cien kilómetros se advierte un tráfico masivo. b) Barcelona, en el mismo concepto y en general toda Cataluña. c) Asturias, sobre todo Oviedo, la cuenca minera y en enlace con León. d) Vizcaya, toda la provincia en general. e) Guipúzcoa, sobre todo en el tramo San Sebastián-Irún. f) Zonas fronterizas con Francia. g) Levante en general, sobre todo Valencia. h) Carretera Madrid Vigo, en lo que se refiere al transporte pesado. i) Alicante en su zona costera. j) Costa del Sol desde Málaga a Algeciras. k) En general, las capitales de provincia mayores de cien mil habitantes en un radio de acción de unos cincuenta a cien kilómetros. l) Carretera general Madrid Barcelona. m) Carretera Madrid Irún. n) Carreteras de Mallorca, aunque no muy acusado el tráfico, sí suficiente como para ser objeto de estudio. Este estudio del tráfico debe ser atendido para una posible reparación y mejora de estas carreteras. Hay regiones que si no ahora, sí en un futuro próximo necesitarán ser objeto de estudio en este aspecto, dada la incrementación de su importancia industrial, tal como sucede en la carretera general de Extremadura, en la cual, desde que se implantó el plan Badajoz, ha visto grandemente incrementado su tráfico. Lo mismo sucede con la carretera de Cádiz a Sevilla. El Gobierno, conocedor de los planes de industrialización de España, deberá fijarse en las zonas en las que se piensa establecer nuevas industrias importantes para hacer un estudio de las posibilidades de congestión de tráfico.
- 65 -

Otro extremo importante es dotar a las zonas de valor turístico de una red de carreteras idóneas, algunas tan importantes como la de Málaga a Algeciras, en un estado desastrosos, lo que hace que aunque no parezca cierto retraiga la entrada de divisas en España. Creemos que esta reforma de nuestras carreteras se debe hacer con una visión futurista de las necesidades a cubrir, procurando que el plan no se quede empobrecido antes de empezar a ejecutarlo. Estudiar también la característica dominante en cuanto a la clase preponderante del tráfico, bien domine el pesado o bien sea preferente el ligero, ya que los firmes deberán ser distintos, las anchuras diferentes y los servicios anejos distintos. No es igual la carretera de Madrid a Valencia, pongamos por caso, que tiene un tráfico preferentemente pesado a la de Málaga a Algeciras, eminentemente turística. Esto es una cosa que hay que tener en cuenta a la hora de trazar planes de mejora, reparación u obra nueva. Pero hay que pensar que si España ingresa en el Mercado Común y se pone a un nivel de vida europeo, el tráfico por carretera se incrementará grandemente, y aunque de momento no ingrese en la Comunidad Económica Europea, es innegable que existe una tendencia enorme al aumento del tráfico. Hoy es cosa normal ser propietario de un vehículo a tracción mecánica, bien sea motocicleta o automóvil, y este medio de transporte hasta hace pocos años privativo de una clase minoritaria, se ha extendido masivamente a clases de condición más humilde y en algunos casos hasta a la clase obrera. Para dentro de pocos años, ser propietario de un vehículo de esta clase será cosa corriente, y entonces tropezaremos con un problema muy natural en numerosos países y que consiste en la congestión del tráfico. Esto es lo que hay que solucionar con vistas al futuro, un futuro muy próximo, dado el desenvolvimiento económico de nuestra patria.

industrialización general
La industrialización española podemos dividirla en lo que respecta al transporte en dos clases: una, la industria pesada, y otra, la industria ligera. La industria pesada tiene forzosamente que utilizar el ferrocarril como medio de transporte, tanto en lo que se refiere a la venta de sus productos como lo referente a los productos básicos para el mantenimiento de tal industria. No sucede lo mismo con la industria ligera, que ha de hacer uso de transportes por carretera para su extensión comercial. En el programa de industrialización de España, gran parte de éste lo ocupa la industria ligera. Industria eléctrica, alimenticia, de gran importancia y porvenir en España, mecánica ligera y otro sin número de industrias nacionales, tienen que servirse de este medio de transporte, aparte de que toda esta clase de complejos industriales tienden a la autarquía en el transporte. Cuando nuestra patria esté convenientemente industrializada y se establezca un intercambio general de mercancías con otros países, el problema del transporte habrá adquirido una mayoría de edad que en la actualidad se atisba. Por ser una cuestión más que debatida y estudiada, no hacemos más incapié en ella, pero en el ánimo de todos está la necesidad de una preparación encaminada a solucionar este aspecto de la industrialización del país y dentro de la cual juega una baza tan importante el transporte. Aparte de este aspecto, en muchos casos la carretera deberá coadyuvar a la posible congestión que puede darse en los ferrocarriles, cuando una gran masa de trabajadores deba desplazarse de sus viviendas a sus lugares de trabajo, aparte de que es normal que las empresas pretendan efectuar por sus propios medios estos transportes de personal. Opinamos que en contra de lo que sucede con el transporte ferroviario que debe estar controlado en mayor o menor escala por el Estado, en lo que respecta al transporte por carretera, se debe dejar gran campo a la iniciativa privada, controlando la administración únicamente lo que se refiere a la continuidad y bondad del servicio, toda vez que en general el transporte rodado es más asequible a una economía particular y las intromisiones estatales en él acarrearían quizá un retraimiento por parte de los particulares en la puesta en servicio de estos medios de transporte tan beneficiosos para el bienestar general de los trabajadores y particulares en general.

- 66 -

Por esto pensamos que cuando se proyecten núcleos industriales y complejos de viviendas o zonas de absorción, se debe pensar en este problema, ya que es de esperar que cuando estén estas zonas de absorción cercanas a los lugares de trabajo, se empleará con preferencia el transporte particular.

diferencias respecto a los ferrocarriles
En grandes rasgos, la problemática no ofrece grandes diferencias, pero teniendo en cuenta la mayor fluidez de esta clase de transportes y la mayor extensión de la red de carreteras en comparación con la de los ferrocarriles, el complejo social es más extenso. Sucede en parte algo semejante a lo que pasa con lo que se refiere a la misión civilizadora de los ferrocarriles. Existen pueblos en los que aún no ha llegado la carretera; éstos son escasos, pero existen. El vivir de esa gente es marcadamente atrasado y sus problemas son muy rudimentarios, su comercio primitivo y su industria, aparte de ser poco menos que existente, es casi ruinosa. Se da el caso de lugares en los que poseyendo una agricultura floreciente por falta de medios de comunicación no pueden explotarla debidamente, y que al construirles una carretera, aunque sea de carácter vecinal, se ve incrementada su producción y actividad comercial de una forma insospechada. Sucede con el problema de la carretera algo parecido a lo sucedido con la luz eléctrica. Esta trae consigo la radio en primer lugar, en segundo, un acercamiento social, producido por la prolongación de las relaciones sociales más allá de los fortuitos encuentros diurnos, el cine y la T. V. La carretera trae consigo un acercamiento a la capital, al centro comercial de la región, un nuevo concepto del comercio, correspondencia y prensa cotidiana, la posibilidad de la creación de pequeñas industrias locales, con posibilidad de exportar los productos elaborados de forma más masiva, probabilidad de que el lugar sea algo visitado, y aunque solamente sea el paso de un coche de línea, es cosa que hay que tener muy en cuenta. En general, los lugares por donde pasa una carretera están más cerca de la civilización. Es asolador pensar en un pueblo sin una carretera. El que no haya estado en un lugar de estos no se puede dar cuenta de la desolación que esto supone, y los mismos naturales de ese lugar no se la dan hasta que la poseen. Los niveles de vida suben perceptiblemente, y esa xenofobia existente en los pueblos en general desaparece paulatinamente a medida que son visitados por gentes extrañas a ellos. El ostracismo campesino desaparece, y en cambio se crea una mentalidad más abierta al mundo exterior. En realidad, la carretera crea una mentalidad especial para aquellos pueblos que la poseen en contra de los que no la tienen, porque hasta los acerca al tren, meta deseada de todo pueblo. Decir esto hoy parece algo raro, pero todavía tenemos en España pueblos que no están enlazados por ningún medio de comunicación con el resto del país, y que ir a la capital de la provincia representa varias horas de viajar a lomos de una muía, lo que hace que el posible viajero se retraiga de emprender viaje alguno. Aunque sea solamente por lo que representa para el mejoramiento del nivel de vida, creemos que no se debe descuidar en absoluto esta cuestión. Aparte de estos problemas, tenemos otros de no menos importancia, tales como los siguientes: 1.° En los pueblos sin carreteras y alejados de ellas se da un mayor número de analfabetos, causados por la falta de maestros decididos a establecerse en esos lugares o bien al trasiego de ellos, debido a lo desagradable de la vida en estos sitios. 2.° Un mayor nivel de insalubridad y de enfermedades, por la misma causa con respecto a los médicos, siendo la mortalidad infantil mucho mayor por las mismas causas. 3.° Lo mismo respecto a la religiosidad con una inmoralidad más manifiesta. 4.° Jornales más bajos. 5.° Alimentación más deficiente por la dificultad de transporte de alimentos que se estropeen rápidamente, dándose el caso de algunos lugares de éstos, donde no es conocido o casi conocido el pescado y otros artículos, lo que va en detrimento de la configuración racial. En definitiva, creemos que el tráfico rodado debe llegar a los lugares más recónditos de España, porque trae consigo civilización, salubridad, moralidad y otros extremos muy de tener en cuenta.
- 67 -

Bien es verdad que hay que hacer carreteras en sitios necesarios, pero pensamos, como sociólogos que somos, que antes de esto hay que dotar a toda España de una red eficiente si no en calidad sí que alcance a los más apartados lugares. Aparte de que el problema es distinto, ya que en estos sitios no puede darse congestión de tráfico, los peajes son inútiles y otros problemas acuciantes del actual tráfico no existen; pero sí le da otra cosa y es la necesidad de enlazar a estos lugares con la civilización. Vemos, por lo tanto, que las características, aun siendo las mismas, son diferentes respecto al tráfico por ferrocarril al existente por carretera. Esto en lo que se refiere al último extremo de la problemática, porque en cuanto al concepto más al alcance de todos, sucede un problema parecido, ya que gozar de una buena red de transportes y de vehículos idóneos para él representa una mejora social que por presente y futura no se puede eludir. Por suerte, los casos expuestos con anterioridad no son frecuentes; pero no por ser anormales hay que desconocerlos y procurar solucionarlos. En esto el Estado debe invertir sumas suficientes para terminar con la cuestión, porque representa un problema social, solucionable siempre que ponga empeño en ello. El informe del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento no alude a lo expuesto, sin duda por considerarlo poco rentable y necesario; pero nosotros nos consideramos en el deber de denunciarlo para que sea solucionado, y decimos lo mismo que aseverábamos con respecto a los ferrocarriles que la economía debe estar al servicio de las personas, no éstas en servidumbre de aquélla.

futuro del problema
Se nos presenta un amplio futuro encaminado a mejorar nuestra red de carreteras, a perfeccionarlas, a hacer nuevos trazados y a llevarlas a lugares que hasta ahora no las ha tenido. Nuestra economía y nuestra industria tiende paulatina, pero rápidamente a mejorar, nuestras perspectivas cara al futuro son alentadoras y, por tanto, hay que preveer un incremento del total quehacer nacional, uno de cuyos síntomas se tiene que manifestar en este sector del transporte y, por tanto, tenemos que estar prevenidos para este aumento. Hoy es problema que preocupa a todos los Gobiernos la necesidad de aumentar el comercio, como fuente primordial del bienestar de una nación, en nuestro caso particular del turismo y en nuestro futuro nacional estar "preparados para un aumento general del nivel de vida, retrasado hasta ahora por causas de todos conocidas. Uno de los problemas a abordar, entre otros, es el del transporte, y hay que abordarlo valientemente, situados en el presente y cara al porvenir, pensando que la cuestión económica, con ser muy importante, no lo es todo en el ser de una nación. Pensar, que los españoles ya somos mayores de edad, y como tales debemos abordar nuestros problemas con una visión realista y dentro de nuestras posibilidades, optimista. En definitiva, prepararnos para un futuro mejor, pero hacerlo conscientemente, seguros de él como hasta ahora, sin confiar en lo que nos venga de fuera, sino en nuestro propio esfuerzo, que en definitiva siempre es el que nos ha conducido al sitio donde estamos.

- 68 -

ponentes Roberto Sancho Hazak

c) transportes

iii. puertos

- 69 -

El que España es un país marino, es un lugar común reconocido y que provoca mil imágenes históricas en todos. Casi es lógicamente necesario puesto que nuestra costa a más de extensa es muy recortada de tal modo que forma numerosas puertos naturales. De todo esto resulta que España tiene más de trescientos puertos aunque la mayoría de ellos se ocupe fundamentalmente de la pesca y sean pequeños. En efecto, de los trescientos puertos sólo los dieciséis mayores despachan al año capacidades realmente importantes, y entre los dieciséis despachan más de las tres cuartas partes del total español. Según el informe del Banco Mundial ha favorecido la existencia de los puertos el desarrollo de la actividad de cabotaje que "representa más de la mitad del movimiento mercantil en los puertos españoles" provocado por el alejamiento de los centros económicos, todos ellos en zonas periféricas, y la dificultad de comunicación por tierra. Por todo esto consideramos importante el conocimiento de los problemas de los puertos españoles. Como el trabajo se hace con una pretensión social, exposición del lado social de los problemas estructurales y de desarrollo; nosotros después de una exposición del lado económico que vincule los datos a la cuestión social pasaremos a la exposición de la estructura laboral de los puertos y la organización que el Estado le ha dado.

situación técnica
Un puerto se define más o menos importante según la capacidad portuaria que tenga. El concepto "capacidad portuaria" lo interpreta la misión como la velocidad que tiene el puerto para despachar el movimiento de mercancías y pasajeros. Si el puerto es muy rápido es un puerto eficaz con una notable capacidad y lo contrario se dice cuando su premura deja que desear. Para verificar esta capacidad, es decir la velocidad de servicio que rebaja los costes de las operaciones, es necesario considerar los numerosos factores que forman el concepto enunciado, del mismo modo que ruedas y piezas forman el carro; así debemos tener en cuenta la profundidad del puerto, su número de grúas, vehículos, naves de depósito, mano de obra y algunos otros factores de importancia menor, en definitiva hay que considerar eso que se llama equipo de un puerto, y que armonizado de un modo adecuado proporciona la máxima capacidad del puerto. Del mismo modo que es el ejercicio de todos los músculos lo que califica la salud de un cuerpo vigoroso el desarrollo de un puerto debe hacerse, no incrementando cualquiera de sus factores o incrementando todos a la vez sin un plan definido; por el contrario es el plan lo que determina cuál es el factor que hay que incrementar y cuánto hay que incrementarlo en cada nivel de producción—en este caso carga y descarga—para hacer máxima la utilidad a través de la armonía del conjunto. Una exposición sistemática de los principales puertos descubre una esencial falta de ese equipo tan necesarios para elevar la rentabilidad de éstos. Todos ellos—prácticamente sin excepción—necesitan urgentemente incrementar todo el equipo para funcionar a pleno rendimiento en proporción al volumen de carga y descarga que cada uno de ellos realiza habitualmente y a los incrementos previsibles por el desarrollo hasta funcionar a su pleno rendimiento. Todo esto significa necesidad de inversiones que saquen a los puertos del punto en que se encuentran, inversiones que deben dirigirse fundamentalmente al equipo pues, las necesidades de infraestructura están ampliamente cubiertas—incluso sobradamente, según la Misión— por lo que todo gasto en ese sentido resulta un derroche. La capacidad teórica imputable a cada puerto no requiere más muelles por lo que su construcción no tendrá demasiado sentido. "El problema central que se plantea a los puertos españoles es lograr un equilibrio entre los diversos elementos que integran la capacidad portuaria" para concluir con un análisis de las operaciones financieras de los puertos que no nos debe ocupar demasiado. Los fenómenos de depreciación del material, mantenimiento y problemas respecto al volumen, capacidad y rendimiento de los buques ya son por completo ajenos al espíritu de nuestro trabajo cuyo centro son los efectos sociales del desarrollo proyectado. El hablar de la armonía de los factores significa a nuestros efectos, modernización del material, mayor rendimiento por unidad etc. y todo esto, en general, representa despidos, reducción de personal y problemas semejantes. No olvidemos que los obreros portuarios son un factor, "mano de obra", en el informe, y como tal debe ser armonizado con los demás.

- 70 -

Impugnar moralmente a la economía carece de sentido, esta es simplemente una ciencia de medios, un instrumento, y como tal neutral. El fin lo lleva puesto desde fuera y determina un modo de hacer, una preferencia por algún factor en las condiciones óptimas de cada caso. Por esta razón puede decirse que, aunque sea la economía la que establezca los despidos, los efectos o las preferencias no tengan ninguna relación con ella sino con el plan predeterminado, la línea que le fue marcada a la economía. Todo esto nos llevaría a considerar el problema de cuál es el objetivo de un plan de desarrollo, si el bien común o el bien de grupo que dice que su bien es el bien del grupo en total por la dispersión de algunos beneficios marginales. De cual sería el precio de un desarrollo mantenido estrictamente en sus recomendaciones—no olvidemos que en materia industrial sugiere el despido libre como interesante—. No; los poderes públicos están de acuerdo en que ese no puede ser el precio del desarrollo, precio que contradice todos los pasos dados en seguridad social hasta ahora. Bastante ha sido una estabilización logrado con el ahorro forzoso de los "económicamente débiles", cuyos salarios están congelados desde hace demasiado tiempo.

estructura laboral
A más del director—Ingeniero Director—, que es quien tiene la capacidad decisoria en cada uno de los puertos, quien dirige la Administración del puerto y tiene variadas funciones que hacen referencia tanto a los problemas y cuestiones comerciales como técnicos del puerto, existe a su lado una Junta de Obras y Servicios que es el órgano asesor de la dirección en los principales puertos y que se compone de representantes de las Cámaras de Comercio, Navieras, agricultores, obreros y representación final de la pesca, que por razón de su composición y otras no ejerce acción directa sobre el puerto. Por esto la Misión recomienda la creación de un Comité que sí pueda ejercer su acción directa sobre el puerto y además pueda informar al Ministerio de Obras Públicas. El Subsecretario del Ministerio de Trabajo dirige los Servicios de Trabajo Portuarios cuya misión general es la de conocer y resolver, en la esfera de sus atribuciones los asuntos y problemas referentes a la ordenación laboral, relaciones de trabajo y asistencia social de los trabajadores de dicha rama que tienen confiadas las operaciones de carga y descarga de buques y los complementos de entrega, recuento y custodia de mercancías. El Servicio vela por el perfeccionamiento del nivel social y económico de los obreros así como del incremento de su productividad. Su estructura se compone de una Sección Central de la que dependen las diversas secciones provinciales. La Sección Central se divide en dos departamentos, el uno de administración: la Secretaría de la Administración General y la Inspección. Todos estos departamentos están creados por las Ordenes ministeriales siguientes: Orden Ministerial de 14 de marzo de 1947 que aprueba el Reglamento Nacional de Trabajos Portuarios. Orden Ministerial de 15-XII-1947 que aprueba el Reglamento de Servicios de Trabajos Portuarios. Orden Ministerial de 30-IX-1949 que modifica el Reglamento de Servicios de Trabajos Portuarios. Orden Ministerial de 10-XI-1950 que modifica el Reglamento Nacional de Trabajos Portuarios. Orden Ministerial de 26-XII-1952 que reorganiza los Servicios de Trabajos Portuarios. Orden Ministerial de 24-XII-1955 que aprueba el Reglamento de Régimen de Previsión de los Trabajadores Portuarios. Decreto-Ley 288/1960 de 18 de febrero que aprueba el Reglamento organización del Ministerio del Trabajo que afecta al Servicio de Trabajos Portuarios. Orden Ministerial de 4-X-1960 que desarrolla disposición adicional tercera del Decreto-Ley 288/1960.

Y la composición según las estadísticas es: Juntas de Puertos Puertos Personal ocupado Sin clasificar 29 8.500 3.343
- 71 -

Servicio de Trabajos Portuarios Servicios Personal ocupado 58 16.214

Que considerados respecto a las empresas se divide en: Empresas Puertos Trabajos Portuarios 29 58 Varones 8.291 16.217 Hembras 209 107

Y que considerando individualmente los principales puertos arroja el siguiente cuadro con densidades distintas:
JUNTA DE PUERTOS TRABAJOS PORTUARIOS

PUERTOS Alicante Almería Baleares Barcelona Cádiz Castellón Coruña Gerona Granada Guipúzcoa Huelva Lugo Málaga Murcia Oviedo Las Palmas Pontevedra Santa Cruz Santander Sevilla Tarragona Valencia Vizcaya Ceuta Melilla 1 1 1 1 2 1 4 — — 1 1 1 2 3 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Personal ocupado 154 60 95 439 168 41 380 — — 193 383 — 115 151 950 128 216 161 199 512 114 216 284 120 78

Servicio 2 2 4 1 5 2 4 2 1 1 1 4 1 3 7 3 3 4 2 1 1 2 1 1 1

Personal 539 232 409 2.087 995 204 578 37 121 702 575 46 397 413 906 1.354 423 1.354 334 835 213 2.168 629 230 228

- 72 -

Con la exposición anterior podemos tener idea de cuál es el volumen de obreros y la importancia relativa de los puertos de los que poseemos datos. Respecto a los datos coincidimos plenamente con el Informe cuando habla de las deficiencias estadísticas respecto al equipo portuario. Antes de considerar el régimen de salarios es interesante observar que un determinado volumen de población portuaria postula aproximadamente un volumen de mercancías y empresas. Todo esto tendrá importancia al considerar el paro. La mercancía manufacturada en el año 1960 dada en toneladas métricas : Desembarcada Embarcada Transbordada ... TOTAL 14.851.423 16.012.596 1.004.855 31.868.874

que representa en pesetas un valor de:

Embarque Gijón Aviles S. Esteban Barcelona Sevilla Valencia Vigo Santander Málaga Cartagena 3.166.342 2.126.246 1.341.787 999.434 716.816 828.907 624.996 569.131 514.690 512.341

Desembarque Aviles Barcelona Pasajes Santander Gijón Sevilla Ceuta Melilla Valencia Alicante 1.713.045 1.682.537 1.218.831 1.137.175 993.512 990.394 804.115 765.106 736.341 633.048

De todos estos datos podemos deducir que los puertos con más movimiento relativo son los de: Gijón Ceuta Barcelona Algeciras 6.415 toneladas métricas 5.478 5.294 3.122

Las empresas en total son 1.646 que se dividen entre los puertos de Pasajes (151), Huelva (118), Barcelona (98), Valencia (88), Bilbao (85), Sevilla (87), Algeciras (73) y Gijón (72). Las cifras entre paréntesis representan la cantidad de empresas del total localizadas en cada puerto. Todo esto es lo que podemos llamar el entorno de la estructura de los trabajadores de los puertos. Es la estructura en la que se integran en las categorías productivas: Capataces, Apuntadores, trabajadores cuyo total se distribuye del siguiente modo: Capataces Apuntadores Trabajadores ... Guardadoras y limpiadoras TOTAL 472 628 15.075 573 16.748

- 73 -

Aproximadamente el 40% de la mano de obra portuaria (incluidas todas las categorías) se encuentra en los puertos que a continuación mencionamos en la medida que consignamos: Barcelona Valencia Las Palmas Santa Cruz 2.144 1.671 1.478 1.071

siendo el puerto que más días trabaja al año Las Palmas, seguido de Santa Cruz y Cádiz. Las retribuciones anuales por categorías más importantes son las de los puertos siguientes:

Capataces: Palma de Mallorca Sevilla Ibiza Bilbao Cartagena Santa Cruz 60.364 57.723 56.430 55.589 48.828 47.280

Apuntadores: Santa Cruz de Tenerife 65.940 Palma de Mallorca Alicante Bilbao 54.953 32.246 29.713

Trabajadores: Ibiza Palma de Mallorca Bilbao Sevilla Valencia 52.814 39.818 33.964 32.805 31.880

Emolumentos recibidos por los trabajadores

I.—Retribuciones directas. Jornada, destajo, primas, horas, etc. 339.651.185,78 ptas.

II.—Retribuciones diferidas. Por primas de antigüedad Gratificaciones del 18 de Julio Plus familiar 31.356.150,94 27.900.309,80 70.412.080,99 " " "

III.—Otros conceptos. Permisos con sueldo 247.706,16
- 74 -

"

Indemnizaciones Subsidio

16.243.270,00 7.123.012,68 "

"

De otra parte, a través de la estadística del anuario, se observa una ligera tendencia a subir el número de parados, lo que habría que explicarlo por la presión hacia la modernización y la tendencia a limitar el derroche de mano de obra que probablemente puede plantear al Gobierno el problema de colocar esta mano de obra que tiene poco margen de sustitución por su limitada especialización. El destinarlos a trabajos es un problema fácilmente previsible, pues se presentará con el incremento del desarrollo que hace previsible el incremento del tráfico y del equipo organizado mejor y a menor coste lo que compensará la pérdida por el otro lado. Si el equilibrio entre la reducción de mano de obra y aumento de la demanda producida por el tráfico se consigue, el problema quedará muy minimizado. Por último, sólo queda retornar al problema de ahorro forzoso que significa la ventaja relativa de la estabilidad obrera, con trabajo regularizado a cargo de las Juntas pero a sueldo fijo bastante inferior al que obtenía "con menos regularidad" de las empresas particulares y asociaciones tales como las Uniones Mineras. En este caso concreto, las Uniones como empresas portuarias contrataban los obreros a cambios de salarios más altos exclusivamente para ellas. No cabe duda que en cierto modo representa una ventaja el haber regularizado la retribución pero manteniendo muy tajante el salario bajo (menos de 2.000 pesetas) significa un claro ejemplo de ahorro forzoso. A pesar de todo no se puede pensar que las empresas tenían particulares preocupaciones sociales. El Estado, por el contrario, sí las tiene.

- 75 -

ponente: Celestino García Marcos

d) agricultura y ganadería
i. agricultura

- 76 -

Las consecuencias sociales que surgen del informe del Banco Internacional parecen encaminarse mejor a la visión del hombre como productor y consumidor, que a la visión del hombre simplemente como hombre. Desde el punto de vista social, es claro que interesa la producción en cuanto cauce para un más alto nivel de vida. Pero bien entendido que prejuzgar al hombre desde el nivel de vida económico, es una mirada incompleta. Cabe el peligro de infravalorar sus más vivas esencias humanas, y planear la convivencia desde el punto de vista económico. Así, trasladar familias rurales a otros ambientes donde el nivel de vida es superior, es medida económica si se olvidan las profundas raíces sentimentales y naturales que el tiempo posó sobre aquel terruño. Tal vez sea ésta una forma de desvinculación a la tierra, pero surge, y hay que pre-veerlo, el terrible problema de la desambientación que puede llegar a producir esas crisis que socavan tan dolorosamente nuestra civilización. Nadie niega, y todos dolorosamente confiesan que el mundo actual está en crisis y es éste un aspecto: el deslumbramiento de la masa campesina ante la ciudad, que ciega todo aquello que de bueno tiene en su corazón, porque no hay lugar "consciente" para ello en la ciudad moderna. Lo dice Castán así: "La concentración de las gentes en torno a las ciudades, unida a la mecanización de la agricultura, que contribuye también en gran escala a deshumanizar la vida, hacen que el mundo de los campesinos vaya dejando de ser la gran reserva de los pueblos y el refugio de las virtudes tradicionales." ¡Este es el problema! Que el pueblo, "eso que llaman rural", es la reserva de las virtudes tradicionales. Por eso el cuidado, el mimo cuando se toque aquí lo económico. No se vaya, por salvar la producción, a intoxicar nuestra mente. Lejos de mí un conservadurismo pocho, ni un retrógrado sentimiento. Es buscar la "salvación del pueblo". Y de salvar algo, el "ánima" primero, el espíritu, la historia. Porque lo que quiero decir es, salvar a España económicamente; pero conservando su lucidez mental. Algo así como echarle un "traje de domingo", pero que siga yendo a misa. El pueblo es sano. Se dice con frecuencia. Lo único que hace falta es que lo siga siendo... Y cuando una Revolución llega a la vida de un pueblo, hay grandes trastornos. Por eso, al planear sobre el campo hay que tener en cuenta a ese pueblo, que no es productor sólo ni consumidor sólo, sino soporte y guardián de unas tradiciones, de unos valores en los que somos sólo y únicamente primera potencia. En lo demás, a la vista está. De ahí el respeto al hablar de lo rural. Y de ahí también la necesidad de encontrar una fórmula para que, económicamente suficiente, no corra el peligro de dejar de ser el "testigo" de una civilización y de una cultura que pueden muy bien las máquinas o la bandera del progreso echar a pique. Claro está que no hay que buscar que esto es así porque el progreso es malo. Las cosas son indiferentes. Pero el peligro está en el "desarraigo" de esos hombres. De golpe se encuentran "solos". La soledad siempre ha sido un drama. El hombre rural se encuentra solo porque está desatendido. Mientras no se integre en la vida moderna plenamente, y esto quizá sea sólo posible en la generación siguiente, el hombre del campo es un radio roto de la rueda de la ciudad. Es un hombre inútil para sí. Trabaja y come. Come para trabajar. No sólo hay que mirar que el hombre sea útil a la sociedad, sino que también sea útil para sí mismo. En el campo tenía una razón para su existencia. En la ciudad, ni siquiera la entrevee. Es un drama existencial demasiado profundo para echarlo en el olvido. En un país como en España, donde el ambiente rural pesa, esto es grave; y no quiere decir esto que España sea agrícola, sino que hay un ambiente que absorve a los otros, que tiene las raíces en el campo, en nuestros pueblos, en las aldeas, donde se trabaja la agricultura, porque así se hizo siempre, pero que, conservando el ambiente, puede también trazarse otra perspectiva económica. El peligro está, pues, en ese escape del campo a la ciudad. O se cuida o matamos nuestros valores. Y la solución económica no esta sólo en conglomerados industriales, sino en la industria repartida. Se salva así la renta nacional y el alma histórica. Porque insertar en el horizonte rural una factoría no es romper las tradiciones, dado que si hay alguna cosa en España que no es tradicional, es la agricultura. Es retrógrada, conservadora, absurda la técnica agrícola, pero la agricultura cumplía una primerísima función económica, porque en realidad no ha habido otra función económica, ni otra economía que funcionase. Transformar la vida rural debe ser el tema de la Reforma Agraria. Ni más ni menos es hacer que el pueblo, la sociedad rural, el campo con toda su manera de obrar, participe en la vida de España. Para eso es preciso elevar el nivel de vida. Elevar el nivel de vida que significa, en el orden material, integrarse en la ronda feliz del mundo moderno. Para ello es de primera necesidad el abrir los ojos al campesino, pero mostrándole nuevas vías. Un horizonte donde puedan jugar a gusto, ya la raigambre espiritual, ya el obrar técnico con menor trabajo y con satisfacciones. El hombre del campo ha de ocupar un lugar en la vida de la nación, pero con el activo del participar. Y hablar de hombre del campo, del rural o del campesino, no debemos volver a entender al agricultor sólo. La agricultura en España ha cumplido quizá ya su misión: la de ser la única fuerza económica. Los tiempos han cambiado y esto no basta. No basta la agricultura, máxime si la agricultura no encuentra en España, como dice el informe, condiciones favorables. Pero es más grave el problema si la superficie cultivada que ahora llega al 40 por 100 de la extensión total del país ha alcanzado probablemente su máximo.
- 77 -

El problema, pues, estriba en considerar a España como país fundamentalmente agrícola, y señalar que la salvación económica está en la salvación de la agricultura. A nuestro entender, plantear el problema de la agricultura no es sino el primer paso para solucionar la crisis económica, pero no como panacea de nuestros males económicos, sino por respetar una situación de hecho, y curar lo que ya existe, en cuanto que la industrialización es más bien el comienzo de un nuevo planteamiento. Porque la realidad está en que España es agrícola, porque España no actuó en la historia nunca en función de la economía. Ha sido un país que ha acondicionado su economía en función de la agricultura, que no quiere decir que su economía no pueda hallar otra perspectiva. El mal de esta situación no es precisamente moderno. Lo moderno ha sido el tomar conciencia de ella. Porque, quienes a lo largo de la Historia hubiesen perfilado la perspectiva económica española, hombres de altos saberes e incluso de ponderada riqueza, no gastaron sus esfuerzos en sanear ni siquiera su hacienda, antes al contrario, trataron más bien de deshacer entuertos y librar batallas, cosas ambas alejadas por completo de todo sentido pragmático. Queda así la despensa a merced de los escuderos, más atentos en llenar sus panzas de ajenos convites que de inventar nuevas estructuras. Se salvó, sí, la misión de España; pero no sin anular antes su economía. Sin darse cuenta de que para conquistar el mundo habían de aflojar las bolsas. Mientras tuvieron cabalgaron, y nadie echó las siete llaves del sepulcro del Cid, sino cuando "otros" se la echaron a su despensa. Lejos de nosotros el pancismo, asomamos a la vida moderna con el bagaje de una economía flaca y sin seso, parca en manjares y bien repleta de ideas. Ser Hidalgo no era precisamente "tener" algo, sino ser hijo de algo. Un algo abstracto que se traducía en hechos y grandes obras, no en "cosas", materia cierta y palpable que por cierto es la base de la economía. Así, el humo de las fábricas enturbia la mente de nuestros hidalgos que no acostumbran a enseñar sus habilidades sino en campo abierto y cara a la Historia. No hace historia un mercader, sino el héroe. Y un mercader no puede ser héroe. España pudo, pero no quiso. Ahora la vida le ha obligado a querer... Si meditamos nuestro acontecer histórico, nada se aleja tanto de la economía como las sucesivas realidades de nuestra política. Básica se quiso siempre que fuese la agricultura. Pero ahí está la expulsión de los moriscos. Ahí está también el continuo sangrar brazos para la guerra. Siempre se actúa al margen de la economía. Obtendrá riquezas y cuando las tiene no las administra. Las tuvo y surgió el Siglo de Oro. El nivel de vida era de los más altos de Europa. Pero no se logró a fuerza de reflexión y técnica, sino por el brazo heroico. Quedó patente que para conseguir la hegemonía era preciso mantener el mercado. Donde se equivocó fué en creer que el mercado se lograba conquistando mundos y obteniendo riquezas—densa nebulosa en la mente de D. Quijote—y no creándolas poco a poco, pisando la tierra, manchándose de materia y alejándose de espirituales elucubraciones. Recia lección, que al no tener despensa tuvo el Cid que esconderse en su sepulcro. No nos queda, pues, sino el remedio de hartar la despensa. Que así llenos, otra vez podremos cabalgar. Aunque este nuestro cabalgar no sería lanza en ristre, sino como "testigos". Testigos de una cultura, de unos valores, de una moral. Portadores de valores eternos, para dar lección al mundo de cómo sobre la alegría de una pujanza material puede muy bien cabalgar la tersura del saber y el recio valor del enseñar cosas hondas allende de las máquinas.

reforma agraria
La vinculación total a la tierra produce un atascamiento de las facultades humanas. Queda arrinconada la personalidad. El hombre del campo vive el campo, "no vive" en el campo. La tierra es su corazón. Reza y odia en función de la tierra, es más, cuenta A. Machado, si no blasfema es por que tiene miedo a la lluvia, a la sequía, que un Dios-naturaleza puede enviar para castigarle. El hombre-máquina, mecanizado y autómata que la era industrial nos ha colgado como negativo del progreso, no es sino la traducción del esclavo, siervo de la gleba, del colono y del labriego que aún subsiste. Aunque haya una diferencia: que el obrero industrial trabaja y puede librarse de la máquina hasta la mañana siguiente, mientras que el labrador hace de la tierra sueño, vida y razón de su existir. Cuando se haya dado cuenta que la tierra no es sino un instrumento de trabajo, se le podrá decir cuál es el mejor abono, cuál es el mejor trigo, cómo podrá producir mejor. El problema se agudiza con la perfección de nuestra agricultura, cuando el excedente de mano de obra se extienda a la mayor parte de la población rural. Con una enseñanza profesional inicial, con unos conocimientos básicos para poder encajar en una posterior profesión, se habrá dado un paso adelante. Es necesario huir del peonaje, pero desde el principio. La escuela rural ha de cargarse con una responsabilidad de iniciar. Hemos de convencernos de que "no ser analfabetos" no es sólo leer y escribir, sino poseer un bagaje de adaptabilidad posterior.

- 78 -

Se ha querido a veces traspasar a la agricultura el cúmulo experimental de la industria. Es notorio también cómo arrastra la industria a la agricultura en una serie de problemas. Sin embargo, plantear problemas de ambas maneras de obrar del hombre desde una común visión produce con mucha frecuencia ofuscaciones. Así se llega a hablar del proletariado rural como problema cuando en realidad dicho problema, si existe, dejará de existir con una reforma agraria. Y al hablar aquí de reforma agraria, no me refiero a la que ha sido y es hito y mito, sino a una reforma estructural si se quiere; me explico: a un planteamiento distinto de la producción. A una manera de orientar la vida del campesino. Esta es la reforma agraria: crear o renovar instituciones. Hacer al hombre centro. Reformar la vida del campesino español. Lo que en realidad crearía el proletariado rural sería industrializar la manera agrícola, que es distinto que industrializar el campo, cosa que se debe pretender, a saber: crear industrias de transformación agropecuarias. El que ahora penetren en el campo las soluciones de empresa supondría tratar la agricultura como una industria más. Pero esto, aparte de ser funesto, no es necesario porque tiene la agricultura mucha historia en sus surcos y ha, también, buscado muchas soluciones. Lo bueno será buscar la solución honestamente. Porque industrializar el campo en el quehacer agrícola es implantar el régimen capitalista precisamente cuando está dando muestras de incapacidad social. No hay que crear empresas agrícolas. Solamente racionalizar la explotación. Así vistas las cosas, partiendo de Ja mecanización tan urgente del campo, el problema se agudiza, no porque haya obreros, proletariado rural, sino por el paro. De ahí que el grave problema social del campo esté en los pequeños propietarios. El pequeño propietario y la mecanización son incompatibles. Habrá de dejar las tierras... si no se da la solución cooperativa desde la cual puede seguir siendo propietario, pero con mecanización adecuada. Pero tal y como vienen las cosas, la mano de obra va a tener muchos excedentes. Esto es lo que hay que preveer desde el principio. El pequeño propietario o el obrero agrícola que desde la mecanización ha de estar al margen de la producción agrícola a la manera de la adscripción actual, necesitan encauzamiento desde niños. Encauzar significa aquí educación. Educación que es percibir nuevos horizontes, que es intuir mundos distintos al que están inmersos. Conocer. Cuando el joven campesino "conozca" se habrá dado un gran paso en la elevación del nivel de vida española. En el mismo momento que en la mentalidad rural entre el sentido crítico, a la evolución técnica hay sólo un paso: el de las posibilidades materiales. Nuevos horizontes, perspectivas nuevas, no son evasiones. No es huir del propio ambiente. No es soñar otras vidas y otras funciones. Es la posibilidad de actuar proyectando la propia personalidad y allí donde encaje. A pesar del profundo individualismo ibérico es curioso cómo, si se observan los quehaceres humanos, se observa que precisamente en el mundo rural el juego de la personalidad, a pesar de tener posibilidades, sin embargo, declina. El quehacer, misión puramente humana, participante de la posibilidad del crear, está soterrada. Es como si la tierra dictara las normas. La naturaleza absorbe la personalidad. Hay una especie de vinculación sacramental del hombre al terruño. Es la adoración a los duende-cilios de su tierra quien le inspira toda la razón de su vida. De ahí que, al espantar a todos estos duendecillos, quede liberado el hombre. Esto es sanear la mentalidad del campesino; que huyan los "ídola" que perturban su concepción de la vida. Pero aquí es el momento clave para llenar el vacío que todo trastorno psicológico puede dejar. Cuando el campesino vea la tierra con ojos dominadores y tenga conciencia de ese dominio, encontrará el problema de sustituir con algo todas las cosas que antes tuvieron para él una razón y quedaron en simples molestias. Y cuando el labrador encuentre que en su vida la tierra no es sino un puro instrumento de trabajo y haya adquirido conciencia .de que puede "hacer" también otras cosas, su mentalidad virgen va a sobrellevar conflictos. El hombre se va a encontrar en una situación parecida a ésta: Ante la fuerza de la mecanización y las nuevas técnicas productivas se impone la cooperativa. Aquí entran en juego factores que son el primer acicate para la evolución agrícola. Uno de ellos es la técnica. La fuerza bruta, la sobriedad, la resistencia física al máximo, estorban. Lo único que interesa es la técnica. Hasta ahora se ha venido haciendo en "esta parcela" "esto", porque se hizo siempre; desde ahora se hará lo más conveniente... Pero el maridaje hombre-tierra que durante siglos ha creado una manera de ser totalmente identificado, ha de torsionarse. Y ahí está la dificultad en insistir para que el hombre que se cree dueño y señor, "propietario" de la tierra, cambie su manera de trabajarla, porque la técnica y las circunstancias obliguen a cambiar allí donde se producía trigo, y siempre se produjo, por otro cultivo cualquiera. O por el mismo cultivo, en otras condiciones. Como cuando se es necesario sembrar trigo tardío, porque el de "siempre" no puede sembrarse ya; o es mejor, "dicen", un nuevo trigo híbrido. Estas cosas pequeñas, a nuestro parecer, en la

- 79 -

mente campesina producen un conflicto. Un conflicto que supone trastornar todo un quehacer que ellos aprendieron y que están dispuestos a enseñar y transmitir. Si esto provoca un conflicto, una racionalización técnica, para ellos es una catástrofe. Se debe, entonces, mirar la relación hombre-tierra para que la ruptura de la situación actual no provoque conflictos. La propiedad es, en la agricultura sobre todo, el caballo de batalla de nuestros días. Adhiriéndome a la tesis de la función social como razón de ser las propiedades, quiero adentrarme en la forma. Porque evidentemente, así como se trate a la tierra, según la relación que haya entre el hombre y ella, pueden después verse soluciones. Quienes ven en la reforma agraria una colocación de la mano de obra sobrante, un situar a las familias, deben de examinarlo bien, por si fuera peligroso. Porque lo que así puede llegar a conseguirse es que la vinculación a la tierra, de la que queremos huir, se logre, y puede que incluso, para más bochorno, artificialmente. Trasplantar una familia de secano a una finca de regadío, o colonizar una finca de secano, es alta y meritoria labor. Pero es muy peligroso adscribir rotundamente un elemento concreto personal a un elemento concreto natural. Es casi insertar al hombre en una parcela que será cuna, habitación y sepultura. Es propietario. Es dominador. Pero esa tierra se hará carne de su carne y cabalgará sobre él en su limitada historia humana. El problema estriba entonces en garantizar al elemento personal humano una relación de dominio en la cual la tierra sea simplemente el medio de vida que el destino le ha deparado, como a un primo suyo que está en la ciudad el destino le hizo tornero. En la cooperativa el hombre participa porque tiene un vínculo dominical sobre un determinado número de hectáreas. Tiene títulos de propiedad sobre "tantas" hectáreas, cuantitativamente. ¿Dónde se encuentran esas hectáreas? ¿Cómo van a estar ahí concentradas mis hectáreas si esta tierra es peor que la mía? ¿De qué se van a sembrar esas hectáreas que mi abuelo siempre dejó para garbanzal? No. Sus hectáreas son "tantas", no éstas ni aquéllas. Sus hectáreas producen "tanto", no de esto o aquello, sino "tanto dinero". Sus hectáreas no están ni aquí ni allá, están en el término municipal, están en la cooperativa. No verá sino los resultados. Y usted, de trabajar, trabajará con tanto ahinco esta esquina del término como aquella cuesta, aunque ni ésta ni aquélla sean suyas, porque de ésta y aquélla se va a beneficiar usted. Entonces el labrador ya no es el siervo de la gleba, sino que la tierra está enteramente a su servicio. La tierra. No "mis tierras". No esa parcela que le absorbe los sueños y los sudores. Será todo en término municipal o una cooperativa. El vínculo señorial de la tierra está roto. Subsistirá otro vínculo: "el obligacional". No habrá señorío en cuanto que la exigencia proviene de una obligación que se ha creado entre el labrador y la cooperativa. El hombre, pues, se ha integrado en un grupo social nuevo. El Municipio estará fortalecido por nuevos vínculos. El hombre es vecino de un pueblo, y a la vez miembro de una comunidad de trabajo. El trabajo en común llega entonces a crear vínculos cívicos. El interés profesional se anuda a la convivencia social. Quienes conviven, caminan del brazo, porque todos participan. Participar es vivir íntimamente todos los problemas del pueblo. Y donde el interés juega en común, cuando el "señorío" desde la tierra ha pasado al hombre, las soluciones son más prácticas y concretas porque son soluciones que "participan" individualmente. Pero también esto supone un nuevo conflicto: la técnica. Mecanización; valoraciones dinerarias. El viejo hombre de experiencias al aire y al sol, suele saber poco de números. Los reflejos físicos del campesino dejan mucho que desear. Normalmente quien salta del campo a la ciudad solamente lleva el bagaje de su fuerza bruta. De ahí la importancia de la cultura, de la especialización, del saber crítico. Sin embargo, conseguir que quien rija los destinos de la propia cooperativa sea de la tierra, es razón de óptimos resultados. Además que por la técnica, porque al campo hay que "mimarle". Mirarlo con amor, sin adscribirse a él vinculándose personalmente. La mirada del técnico ha de ser una mirada "de amor intelectual". Que el hijo del pueblo que sabe del pueblo, porque al pueblo se le saborea desde la primera sal del cura hasta la última paletada, ¡también del cura!, es como el jardinero mayor con poder creador. A aquello que para él "es", con existencia familiar, lo puede dominar, domar, mejor diremos. Y en sus manos la historia del pueblecito adquiere realce, porque, en resumidas cuentas, es su propia historia. Estas líneas, con su carga sentimental innegable, no son baldías. Porque la meta, como dijimos, de la reforma agraria, era cambiar la vida del hombre. Hoy en el pueblo el hombre está presionado por los duendecillos de sus tierras, que le son monstruos en sus sueños. Invariablemente, despertado el campesino a la luz del progreso, cegado un tanto por las luminarias variopintas de la ciudad, intenta desgajarse de esas raíces que le han dado una simiente a su vida espiritual. Está claro que el pueblo es aburrido, absurdo hoy. Nada más que porque las mínimas condiciones modernas de vida que cualquier ciudad tiene, le suele faltar. Y porque—y esto es importante—en un pueblo las tardes son lentas, el anochecer es eterno y las noches tumbas. Tiene el hombre cegado su pensamiento.
- 80 -

Y si a esto se le añade el quisquilloso zaherir de los duendecillos de la tierra, el joven se desespera. En este caso, salvar al hombre es casi "pescarlo". Cogerlo en la malla de las inquietudes espirituales y lanzarlo a la búsqueda de la verdad. Y también que "eso" que es tan poco y les falta, pero tiene la ciudad, lo cobren. Cosas que al hombre le ponen los ojos de par en par y que creen no poder alcanzarlo. Son cosillas, pero que, teniéndolas, poco a poco hacen cambiar de pensamientos. En plena estepa castellana, en un pueble-cito gris y quieto, un televisor sería la campanada para la nueva era que empieza... Todo el drama de la tan mal estudiada juventud rural, es un drama verdaderamente existencial. Es ver una vida anegada por las cuatro mugrientas paredes de sus callejas, sin otra perspectiva que el duro servilismo de la tierra. Es una comezón interior dramática la que corroe el corazón recio de estos muchachos. Cetrinos, cargados de espalda, viejos. Salvar al pueblo es salvar esa pléyade de hombres. No abrir la mano para una desbandada. No hay que azuzarlos contra el pueblo: que están el campanario y su madre en la niña de los ojos. Es hacerles agradable todo ese mundo que ellos aman. A los de hoy es más difícil. Para los del mañana es más urgente. Por poco que se conozca la psicología del joven del campo, se observa en seguida un cierto complejo de inferioridad cuando ante ellos hay alguien que "sabe" o "ha sido" algo más que ellos y que no saben porque no se les ha enseñado. Es seguro, con una planificación acertada, consciente de la psicología de este joven, el triunfo de unos planes de enseñanza. Eso sí, hay que ir con vocación. Necesitamos maestros que hablen al corazón, que digan sus problemas sacerdotalmente. No se olvide que lo que se lleva a cabo es una misión salvadora.

formación cultural
Para ello el maestro ha de contar con escuelas. Escuelas no son cuatro paredes blancas, un alero rojo, dos tiestos y una bandera. La escuela es un hogar. Hogar es, además de nuestra casa, la hoguera que nos calienta. Ha de tener calor sapiente. Las instalaciones vistas desde un mirar pedagógico. Buscar en ellas la salud mental del pueblo. A este impulso de la enseñanza rural colaborarán, con cargo a sus presupuestos, las Diputaciones Provinciales, revertiendo así al campo por este especial e interesante conducto, parte de los ingresos de la agricultura. Y la escuela trabajará incluso por la noche. Que no es una oficina. ¡Qué gran labor la de muchos maestros! Es ciertamente emocionante escuchar de muchos jóvenes, o ya maduros, alabanzas para aquel maestro que convivió con ellos. Porque enseñar es convivir, si enseñar es educando...

formación técnica
Pero la escuela en el campo abre los brazos para caldear todo el horizonte humano. Desde el primer balbuceo, hasta la primera soldada, tiene que alimentar con su saber al futuro hombre. En el campo es natural que haya una formación profesional agropecuaria. Son necesarias Granjas Escuelas, bien instaladas, técnicamente suficientes. Es de capital importancia que así sea. La futura economía nacional está en manos de estos muchachos formados en estas Escuelas. Su distribución territorial es lógico que sea pareja a la importancia de la agricultura en la zona. Ahora bien, en todo caso, para una realización social de esta categoría, muy bien pueden crearse junto a los Institutos que ahora, por nuestro bien, florecen en los pueblos. Porque al abrigo del Instituto, con categoría social, es justo que se forme la otra juventud, de igual a igual. De todas las formas, con unos cimientos escolares pueden, mediante cursos postecolares, de carácter obligatorio, acabarse de formar todos aquellos que directa o indirectamente hayan de dedicarse a la agricultura y a sus actividades anejas o auxiliares. Esto contribuirá a que el agricultor pueda llegar fácilmente al dominio de las nuevas técnicas de cultivo. El sistema ágil de información y enseñanza es necesario. El Estado debe planearlo. Pero la sociedad, que al fin y al cabo es la que se va a beneficiar, vivirlo. Vivir, aquí significa creer en ello, tener conciencia de su necesidad. Ha de valorar el esfuerzo.

- 81 -

Es necesario que inmersos en el problema del agro español se de la importancia a los especialistas agrícolas, como a los industriales. Crear el grado de oficial agrícola, valorado, sentir su necesidad. Que el hombre del campo tenga un aprendizaje y que el ser labrador no lleve por lastre la tierra, sino el triunfo sobre ella, el dominio de la técnica y la fuerza dominante sobre la naturaleza.

formación profesional acelerada
Hoy en los pueblos se está tomando conciencia, a veces dolorosamente experimentada de la insuficiencia de la agricultura como manera de vivir. Para algunos es un fantasma que se avecina, en cuanto que una reforma técnica supone individualmente el hundirse económicamente. Para otros, no hay forma de ordeñar más a la tierra, y la tierra le es insuficiente. Para todo, sin embargo, la reforma es la salvación... Pero por lo mismo que en tierra ya no se encuentran las posibilidades de trabajo que hasta ahora, mal o bien, pudieron encontrarse, es por lo que urge, en las generaciones jóvenes, insistir sobre la educación profesional. Porque lo que es evidente es que a la juventud rural hay que abrirle nuevos horizontes, o sea, que vean una posibilidad de hacer otras cosas distintas a las tradicionales del pueblo. Cuando en el primer impulso de esa desesperación que empuja al campesino a huir de sus lares, examine las posibilidades profesionales, la tensión debe ser dramática. El sentido de la insuficiencia ha de ahogarle. El hombre del campo ante la ciudad está desnudo. La visión profesional en el ambiente rural, no ha de verse sólo bajo el prisma de la agricultura. Esta es precisamente la que empuja a ordenar otra mentalidad y otro oficio al joven. Se imponen unos principios generales del tipo industrial, pero que sean capaces de dar una formación que pueda más tarde ser rentable con ligeras modificaciones, o incluso, que encierren posibilidades de especialización posterior. En una palabra, el muchacho aprenderá las bases completas para un futuro desarrollo. Las Escuelas con esto agrandan su misión. No es ya sólo Granja-Escuela, ni el aprendizaje agrícola lo que necesita el joven del campo. Las Escuelas Industriales tienen que modificar a lo largo de la geografía española, si se quiere que el día de mañana las generaciones del campo tengan de qué vivir. Escuelas de Artes y Oficios, de Artesanía, Institutos Laborales... toda una gama de instituciones ya creadas y que han de tomar carta de naturaleza en el campo. En el mismo momento en que la Agricultura adquiera una forma estable, el problema de quienes dejan de tener contacto directo con ella es grave. Pero en ese mismo momento habrá otras necesidades. Y si la industrialización de España se reparte, y comienza una gama de industrias agropecuarias a funcionar, absorverán esa mano de obra agrícola. Con una condición: que empieza la especialización a exigirse. De ahí la importancia de Centros de Formación Profesional Acelerada. Si el incremento de nuestro Parque de Tractores exige la adquisición de unos diez mil tractores anuales, durante los primeros cinco años y siete mil anuales durante los años restantes, una gran Industria parece tener posibilidades de actuación. Porque lo que desde luego es necesario es rebajar en lo posible el considerable volumen de divisas que exige la modernización de nuestra agricultura. Para ello nada mejor que fomentar la Industria Nacional dedicada a la fabricación de tractores y demás maquinaria agrícola. Incluso en una nueva variante: fabricación de mono-cultivadores de pequeña potencia para las zonas de regadío y minifundio. Según esto, sería necesario la instalación de Secciones de Reparación de Maquinaria Agrícola. Esta sí que sería una industria netamente nacional. Todo ello indica, pues, un alto nivel de especialización. Los planes de esta formación tendrían en cuenta las regiones donde se hiciese más necesaria este nuevo tipo de enseñanza. Serían factores influyentes: a) Grandes zonas de regadío. b) Comarcas de mayor mecanización. En estas circunstancias podrían crearse grandes centros profesionales en las ciudades, centralizadores o aglutinantes de la comarca y con buenas vías de comunicación. Y como estos planteamientos llevan un giro futuro, han de tenerse muy en cuenta las provincias en plena o próxima transformación agrícola.

- 82 -

Las Diputaciones Provinciales han de jugar en el campo de la enseñanza profesional rural un decisivo papel. Son quienes mejor podían entrever las necesidades laborales. Son evidentes las diferencias naturales entre provincia y provincia; y por consiguiente, las diferentes posibilidades. Encuadra en la Diputación la directriz de esta reforma, o de esta creación si se quiere. Máxime cuando en su labor no van a estar solitarias, que la representación de las Hermandades Agrícolas-Ganaderas es viva, eficaz y, desde luego, de necesidad vital en estos casos.

vivienda
Tenemos que para el hombre del campo son necesarias nuevas perspectivas, vías de comunicación con el progreso, que a la vez que salvación humana por su desglose de la tierra, sean salvación económica. Apuntábamos al principio de esta Reforma Agraria significa, haciendo centro al hombre del trabajo, una valoración espiritual de su ser. El pueblo, decíamos, aplana al joven. Hay una pretensión a la huida, que si muchas veces no se colma no es sino porque no tiene posibilidades. No sabe hacer cosas. No tiene sentido crítico, y no conoce. Para llenar ese vacío espiritual está la formación cultural y profesional. Se tendrán así nuevos horizontes de trabajo y nuevos puestos. Pero esto no basta para cambiar el campo. El nivel de vida sí es verdad que se obtiene con salarios fuertes. En los pueblos, sin embargo, hay que estructurar enteramente la vida. Es fundamental que la integración laboral que puede suponer la cooperativa, con trascendencia municipal, encuentre un estímulo material. Que vivir en el pueblo sea vivir plenamente, no subsistir, o malvivir. El pueblo, núcleo humano, sustituirá al pueblo, núcleo de trabajo subdesarrollado. Es innegable la importancia de la vivienda en la vida humana. Esto en las ciudades se trata con caracteres urgentes por el dramatismo que contiene. Parece que en el campo la higiene, la salubridad, y el desahogo del hogar del campesino no tiene tanta importancia. Y sin embargo, ese es el primer paso para elevar el nivel de vida. De ahí la conveniencia de conceder préstamos para la adaptación de las viviendas ya existentes en el sentido de reconstruirlas conforme a las condiciones medias de higiene y salubridad. Es más, exigir al campesino, con las medidas existentes en la Legislación de viviendas, la mejoría de sus casas. Todo lo referente a la vinculación del hombre a la tierra surge aquí. De todos es sabido cómo una fractura de la res, la pérdida de una gallina incluso (recuerden al Arcipreste de Talavera), todo antes que el dolor propio, porque el dolor propio puede hasta no valorarse en dinero, para "salvarle", que es lo que pretendemos, de estos duendecillos que prostituyen su vida, hay que levantar la moral rural. Que es una moral decadente, derrotista, amargada. Necesita lo mínimo moderno que ha intuido, visto y saboreado "in mente" a través del cine y de las habladurías de los que vienen de la ciudad. No es nada más que el aspaviento externo del progreso, y que no por su aire festivo debe ser extraño a la recia sobriedad castellana, por ejemplo. Es un acicate, el bienestar para el trabajo, pero también es una necesidad biológica. Y, además, existe el derecho innegable, rotundo, precioso del reparto de todos los beneficios que la Sociedad adquiere con el trabajo, precisamente de todos... Y la primera necesidad, es la vivienda. La iniciativa, por ese maridaje absurdo hombre-tierra, está enterrada. Por otro lado, en su perspectiva vital, de pueblo subdesarrollado las necesidades humanas son puramente fisiológicas, primitivas casi, dolorosa-mente animales. Aunque intuyan una liberación espiritual. En estas circunstancias el campesino se encuentra solo ante el fulgurante mundo civilizado, mundo de técnicas, de sibaritismos artificiales, marrulleros jeroglíficos para él. Necesita, como hombre terriblemente práctico, que sus ojos abiertos, por otra parte de par en par a lo exterior, vean, pero conociendo en el sentido de vivirlo, vivir saboreando, saborear gozando, gozar táctil y hondamente, aquello que puede ser suyo enteramente. El Ministerio de la Vivienda tendrá que intensificar la edicción y distribución de folletos divulgadores de diferentes tipos de proyectos de vivienda rural. Todas las viviendas, las condiciones máximas. Desde luego, y en primer lugar, es preciso el tendido eléctrico en todo núcleo, por pequeño que sea. Además del agua potable. Estos sí que son elementos indispensables en toda Sociedad. Y para los otros elementos de primera necesidad moderna, se precisan Economatos rurales. La misión de estos economatos vale más como exposición de esos elementos de vida doméstica que desconocen, o consideran inútiles, pero que entrándole por los ojos ayudaría a elevar su nivel de vida.

- 83 -

educación
Al conseguir el pueblo esas condiciones de vida tan necesarias hoy al estado espiritual de los hombres, estaría alerta ante las innovaciones. La posibilidad de alcanzar lo nuevo, de hacer suyo algo que hasta ahora le ha parecido extraño, es un motor para enrolarse en el progreso. Con la mesurada visión que tiene el campesino de las cosas, no faltándole su buen lastre de socarronería, discernir lo efectivamente útil de lo super-fluo no le es tarea difícil. Aunque más importante que todo esto es innovar el letargo de su vida, su larga siesta, inculta y degradante. La integración en la vida moderna, no ha de mirarse por la simple vía del bienestar económico, sino por la entrega de unas posibilidades culturales. No significa esto, despreciar todo el amparo material, antes al contrario, darle un fundamento, una consistencia. No se debe olvidar que la satisfacción plenamente humana arranca del bienestar material, pero se logra sólo con el cultivo del espíritu. No se puede matar lo que ha dado al hombre del campo carácter. Tocado de una mística, manchada por la vinculación a la tierra, pero que a lo largo de la vida imprime carácter, corre el peligro de pasar de hombre recio a pelele a merced de los vientos económicos. Le cercan dos peligros: que subsista el campo tal como está ahora, y tenga entonces que, acuciado por la necsidad vital, huir; o que enrolado en el progreso, olvide sus ancestrales valores para convertirse en máquina moderna lustrada, bien engrasada, y con un perfecto rendimiento. Ante la necesidad de marchar, formado en las Escuelas Profesionales, con un saber técnico, consciente del mundo al que va, el joven campesino, no huye. Si deja al pueblo no es como aventura, es simplemente un cambio de residencia, una mejora en su vida profesional. Preparado, no siente el drama de la inadaptación. Sabe donde va y a lo que va. "Conoce": el mundo nuevo al que se encamina, es el mundo nuevo de todo aquel que un día cualquiera se hace responsable de su vida y comienza "a vivir". No es el mundo nuevo radicalmente distinto donde cada paso es una aventura y donde la acuciante necesidad del sobrevivir hace palidecer las necesidades del vivir puramente humanas, espirituales, culturales, sociales. Va con sentido crítico. Porque sabe. Capaz de discernir. Porque conoce. Ha alcanzado el dominio de la técnica y tiene, por tanto, derecho a un puesto activo en la Sociedad. Si acaso no necesita marchar, ante la Sociedad también será un técnico. Alcanza la categoría de hombre moderno. Pero al liberarse de la tierra, al desechar todos los prejuicios que impone la vida del campo, habrá purificado su carácter campesino. La Educación supone humanizar la vida de estos hombres, sanear su mentalidad, salvar su carácter, fortalecer su espíritu, purificar su visión del mundo, darle sentido a su vida, abrirle nuevos horizontes, agudizar su nata vivacidad, y con un sentido crítico, dominar la vida, para que desde su comedida visión labriega, encuentre el sentido salvador a la historia de estos momentos cruciales. Que tomen conciencia de su responsabilidad. La responsabilidad de ser la reserva de los valores de nuestra civilización. No son menores de edad. Son hombres cargados de trascendencia. Y han de darse cuenta de ello.

cooperativas
La nueva estructura agraria tendría, ya hemos visto como motor, las cooperativas. En el juego político la propiedad adquiere caracteres de bandera. ¿Cuándo verdaderamente cumple una función social? El problema es arduo. Hablar de latifundios y de explotaciones familiares es profundizar quizá teóricamente. Porque supone, en la realidad, medir la tierra por un lado, y encasillar la actividad familiar por otro. Pero la tierra en función social no es medible en hectáreas, sino en rendimiento. Y a la familia no se la puede tabular en las necesidades. El latifundio es un concepto. Hablar de reparto es una solución teórica. La realidad está en hectáreas improductivas y en la necesidad de la mecanización. Una mecanización rentable... Si la cooperativa encuentra una realidad es porque está en el término justo entre el abuso y la rentabilidad. La conformidad social que hay ante el concepto de que quien trabaje sea dueño de los frutos de su trabajo, ha nacido ante la necesidad de la justicia en un momento histórico. Si no jugasen las reglas de la economía, las soluciones serían más fáciles. En el mismo momento en que la rentabilidad entra en el juego, el problema se complica. Al admitirse la razón de la propiedad en función del trabajo, parece irse contra la cooperativa. Ha de haber personal propietario que no trabaje en ella. Ha entrado en juego la mecanización. La cooperativa significa la posibilidad de la propiedad y la posibilidad del trabajo. Todos tienen la posibilidad de trabajar. Entonces entra en juego no sólo la mecanización, sino la especialización.

- 84 -

La posibilidad de la propiedad significa una seguridad económica. La seguridad de vivir de otra manera, incluso a como hoy se vive. El hecho de no trabajar directamente en la cooperativa no supone injusticia en la propiedad. Aparte de existir posibilidad de trabajo, el labrador ha colocado su tierra para que le rente; si no la situara así, su tierra—falta de mecanización y falta de especialistas—no sería rentable, y por ende, a pesar del excesivo trabajo personal, por su falta de rendimiento, esta tierra no cumpliría la función social. La propiedad así cumple una función social nacional, y una función social individual. Con el auge de la cooperativa agrícola, y a su amparo, otras también pueden funcionar; cooperativas que la necesidad de la producción exigiría. Una red de ellas, planeadas racionalmente absorverían la mano de obra agrícola cesante. Por otra parte, estas cooperativas de Servicios, crearían núcleos urbanas más o menos amplios, pero en los cuales la urbanización sería rentable. Para elevar el nivel de vida de los pueblos, estando a tono con el progreso moderno, es necesario núcleos relativamente extensos de población. La mecanización acorta distancias. Pueblos natural y espontáneamente surgirían, aglutinantes, coordinadores de la comarca. Desde donde los servicios fuesen rentables por las vías de comunicación, por sus circunstancias climatológicas y étnicas. Con esto desaparecerían aldeas cuya única razón de existir es el arcaico cultivo de la tierra. Desde organizaciones racionales económicas, que han nacido por otra parte, y es necesario que así sea, sociológicamente movidas por la dinámica del progreso, podría el municipio tomar verdaderamente su carácter representativo. Un municipio económicamente bastante. Las Escuelas cabrían aquí. La urbanización moderna, las necesidades humanas culturales y sociales podrían desarrollarse. Económicamente la pujanza estriba en la organización técnica, perfecta, de los recursos naturales de la zona. Porque, evidentemente, las mismas necesidades culturales, sociales y humanas tiene un pueblo agrícola, que otro ganadero, o que otro que pudiese vivir del bosque. Partimos siempre de que sólo se explota lo que rentablemente puede darse: pasto, agricultura, árboles. En cada terreno lo suyo... Las cooperativas, técnicamente llevadas, resuelven los problemas, en cuanto que se habrán hecho cooperativas en razón al producto. Por otra parte, al partir de la especialización, la misma cooperativa ayudaría a la creación de Escuelas que le diesen en el futuro los técnicos. Y también sería el motor para el cultivo del espíritu. Al hombre del campo, ya no agobiado por el trabajo, la posibilidad de ampliar sus conocimientos no le sorprendería, como puede sorprenderle hoy, por la excesiva carga, por otra parte improductiva, que lleva sobre el cuerpo. Quedaría el sentido de la propiedad purificado, encaminado al bien común. La comunidad de trabajo tiene la posibilidad de lograr la integración social. El sentido "casta" quedaría volatilizado ante el sentido "profesional" en cuanto que el grado de especialización llevaría a una valoración superior del campesino. Económicamente supondría que un propietario tuviese la oportunidad de trabajar en otra cooperativa si en la suya, agrícola, sobrasen técnicos, y que un obrero especializado pudiese trabajar en secciones donde encajara su especialidad. La división de trabajo y la creación de nuevas fuentes de riqueza, supone el hallazgo de nuevos puestos de trabajo. Supone, por tanto, la absorción de mano de otra. Y también, que la relación humana se agudice. Es la integración en un grupo compacto, conjuntado por intereses profesionales de diversa índole formal, pero de común denominador social, de los hombres que hasta ahora sólo tuvieron convivencia vecinal. La Cooperativa significa estrechar los vínculos humanos, sociales y cívicos. Y cargar su vida de esencia representativa. Porque evidentemente el profundo matiz profesional que engendra, supone una proyección social en la comarca y en la nación. Encuadra en ella así el sentido político de la comunidad de trabajo. También el municipio podrá adquirir más fuerza representativa porque económicamente el refuerzo de una cooperativa ha de ser un empuje para la realización de los nuevos planes culturales y sociales.

seguros
Uno de los más grandes problemas con que ha de luchar el agricultor, y que si repercute con caracteres alarmantes muchas veces en la economía nacional, en la doméstica cobra valores catastróficos, es el de los riesgos naturales. Dejando, al margen el problema económico natural, no sin señalar antes las consecuencias sociales que implica la disminución del rendimiento en la producción, vamos a estudiar siquiera someramente algún método que, por lo menos, pueda paliar un tanto las consecuencias del riesgo. La catástrofe natural, e incluso la comarcal, es bien que el Estado la haga suya. Pero conviene simplificar sus cargas, y sobre todo, que en una extensiva responsabilidad nacional, cada pueblo y cada

- 85 -

individuo o familia sea la forma de salvarse a sí mismo sin tomar conciencia de que ha de ser el Estado quien absorva los riesgos, o las iniciativas. En el juego político de la seguridad y la libertad es notorio que implantar y proporcionar la seguridad es misión, por lo menos, en forma relativa, del Estado, pero siempre debiéndose partir de que hay que huir de convertir al hombre en un menor de edad. Porque menor de edad es el hombre que se siente por todas partes no sólo ayudado sino enjaulado en una serie de barrotes que si bien imponen una total seguridad, también acaban por coartar toda iniciativa privada. Es un bien salvar al labrador de los riesgos. Pero a nuestro entender esta carga sólo le corresponderá al Estado en último término. La tormenta, la helada, la sequía son dramas íntimamente vividos por cualquier agricultor. Son elementos que quizá coadyuvan a crear una psicología de terror en el campesino y un complejo de inferioridad ante la naturaleza. Salvarle, es salvar en parte su adscripción a la tierra. ¿Cómo es posible realizar esta política de aseguramiento? En primer lugar, la importancia vital con que se presenta, hace necesario un esfuerzo por parte del Estado de divulgación de estos seguros. Como mal menor, y de principio para encauzar las sucesivas temporadas, podría muy bien hacerse obligatorio, para una vez cuajada en la mentalidad del campesino esta necesidad, dejarlo a la libre iniciativa. Para descargar al Estado de un complejo más burocrático compañías privadas debidamente controladas por los Sindicatos y Hermandades, se encargarían de la realización de esta tarea. La iniciativa privada con su ánimo de lucro está claro que hace milagros. Pues bien, con el control dicho las compañías aseguradoras, apoyadas por el Estado en la divulgación, cortarían por lo menos la ruina particular. Que el Estado ya se encarga de las reservas nacionales para el caso de la existencia de los riesgos. La morosidad en el pago de impuestos, los créditos en el caso de catástrofe se ahorrarían. En segundo lugar, y para que fuese más económico el pago de la prima, podrían muy bien las Hermandades encontrar la fórmula para desgranar personalmente. Como sería, por ejemplo, el que de las "rastra-jeras" quedase una parte para estos seguros. Desde luego, en caso de cooperativas, esta cláusula de los Seguros no es menester ni apuntarla. Las cooperativas es uno de los mejores instrumentos para llevar a cabo esta labor. En tercer lugar, se ha de apuntar la creación, como si dijéramos de otro Seguro nuevo, creación señalada en el informe del Banco Mundial: "Tal vez se podría establecer también una especie de seguro de fertilizantes, en forma de una subvención variable que redujera el precio neto del abono para el agricultor cuando se registrara una disminución sustancial en la precipitación, que la hiciera inferior a la medida regional." Como vemos, lo que verdaderamente se necesita es prevenir el suceso catastrófico. La eventualidad de un riesgo es precisible, como sabemos, hasta cierto punto. Y lo que hay que hacer es, o prevenirlo, o cubrir las consecuencias. Los créditos evidentemente son una necesidad. Ahora bien, mejor es evitarlos en lo posible. La situación límite de la catástrofe puede abrigar a un gasto nacional. Pero cuando está en parte cubierta, el gasto público será inferior. Los créditos, en la no prevención de riesgos, supone, para verdaderamente ser eficaces, grandes desembolsos que cargan a la vez la economía del Estado y del particular. Si no es así, es inútil el esfuerzo. Porque lo que significan es que el labrador alcance un máximo rendimiento y una situación desahogada. Los créditos pequeños supondrían al contrario un menor rendimiento y una ahogada situación. De ahí la importancia que adquirirían los Seguros como medio de evitar situaciones caóticas. Y cuando la verdadera catástrofe, superior a lo previsto, surgiera, tendría el Estado resuelto, al menos, una parte del problema.

conclusión
Conscientemente se ha insistido en las páginas anteriores sobre el cultivo espiritual del campesino. En el campo se pregonan reformas. Pero apartarse del valor del hombre, para ceñir los criterios únicamente al problema de la producción, es repetir la historia del naciente capitalismo cuando aplastó los valores humanos al supeditar el hombre al mercado. Sería un pecado histórico repetir la experiencia. Si España, naturalmente, no es agrícola y su agricultura para un óptimo rendimiento ha de ir conjugada con la industria, ambos factores han de planearse complementariamente. Pero siempre mirando
- 86 -

la posibilidad de no provocar conflictos sociológicos, como sería que los conglomerados industriales, concentrados en la geografía, acabasen por matar la vida de los pueblos. Evidentemente, hay que desterrar núcleos humanos reducidos, pero nunca matar la unidad natural como es el municipio, porque, fortalecido, el Estado encontrará sociedades intermedias robustas. Esto es una forma de integración en la convivencia natural. Todo ello implica, desde luego, un acceso profundo a la cultura. Pero es que esto también supone un refuerzo a la producción. La convivencia de la cultura, cooperativa y técnica podrá ser la trilogía que cimente el desarrollo de nuestro campo. Cultura, como medio de elevar el nivel de vida. Simple horizonte espiritual que amplíe el cerrado escenario de su mundo. Posibilidad de vivir nuestra época, consciente, empero, de ser reserva de los valores morales de nuestra civilización. Cooperativa, como medio social de progreso e instrumento de integración humana con proyección política, base representativa de la transformación de un quehacer viejo. Técnica, solución que la civilización ha dado y que España aspira a imponer como medio de integrarse en la Europa que también se está formando. Conseguir la reforma de la agricultura española, en un sentido humanístico, es crear un vivero de posibilidades para el ulterior y total desarrollo de nuestra Patria.

- 87 -

ponente. Celestino García Marcos

d) agricultura y ganadería

ii. ganadería

- 88 -

- 89 -

A lo largo de la historia, la ganadería ha mantenido una constante y trascendental importancia en relación con sus necesidades humanas. Los animales han supuesto al hombre una ayuda eficaz, aunque variable. Siempre, sin embargo, fueron base de alimentación. Y hoy día, se puede decir, que el uso que el hombre hace del animal, es principalmente en razón a sus productos alimenticios. Claro que la referencia es a los animales domésticos. Por un lado, es consecuencia de la mecanización que impera en nuestra época; pero, por otra parte, la vida moderna ha supuesto un ritmo, unas comodidades, unas nuevas satisfacciones que hacen necesario un mayor consumo y en mejores condiciones de los productos de procedencia animal. Evidentemente, esto no significa que nuestros antepasados no tuvieran las necesidades de hoy. Ocurre que en la evolución de la ciencia, ante la enfermedad o ante una posibilidad justificada de elevar el nivel de vida, se ha considerado oportuno insistir sobre un consumo antaño desconocido o difícil de conseguir. La producción supone conseguir más para que haya más número de consumidores. Que aquello que se considera esencial para el hombre entre en las posibilidades de este hombre. Porque lo importante no es producir "algo bueno" o "algo necesario". Si eso no beneficia a la generalidad, es decir, a la criatura de Dios llamada hombre, como sujeto precisamente de esa producción, la civilización, en lugar de dar un paso hacia la perfección, habrá retrocedido. Sin embargo, "más de la mitad de la población mundial está desnutrida o mal alimentada. El hambre, la pobreza y el estancamiento forman un círculo vicioso. La situación va agravándose con la aceleración del crecimiento demográfico, que presenta caracteres de explosión completamente nueva hasta la fecha en la Historia de la Humanidad. Las diferencias en los niveles de renta van aumentando constantemente entre los países". No es lo anterior una afirmación gratuita. Corresponde a una síntesis de la primera recomendación del Director General de la FAO, que junto con otras veintiséis fue aprobada por unanimidad el 27 de octubre de 1960 en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Nos encontramos ante una desigual distribución de los alimentos que da, a veces, base al fantasma del hambre. En un mundo, en el que el progreso ha llegado a hacer realidades quimeras de novelistas, el hambre existe. Y como esta situación límite es clara, se debe señalar otra realidad: la insuficiencia de alimentación. La injusticia se hace pecado de "la humanidad" si consideramos los medios de hoy y las desigualdades sociales de hoy. El acercamiento a todo hombre de las posibilidades de una alimentación suficiente no es una meta utópica, sino una realidad necesaria. La ganadería precisa en España, debido a esto, un tratamiento apto para alcanzar esa meta; porque sus productos son base para la alimentación del hombre. Si miramos las necesidades calóricas según cálculos del Comité que para el estudio de estas necesidades se constituyó en la FAO, en una familia española de los ciento ochenta y dos gramos de proteínas, en una alimentación adecuada, sesenta y dos deben de ser de origen animal. En España, cada individuo activo tiene a su cargo 1,6 personas, por lo que la familia tipo, en el sentido de dependencia económica, es 2,6 personas. Por otra parte, la media aritmética de necesidades calóricas de todos los españoles se calcula en 2.400 calorías. De aquí que para aquella familia se necesiten 2,6 X 2.400 = 6.240 calorías, a las que corresponde, como dijimos, en una alimentación equilibrada 182 gramos de proteínas, con sus sesenta y dos aproximadamente de origen animal.

el suministro de proteínas
Examinando el informe nos encontramos que señala como uno de los principales problemas que habrá que afrontar la agricultura española en los próximos diez o veinte años, el de incrementar el suministro de las proteínas arriba señaladas, y que son: carne, leche, queso y aves de corral. Para un estudio más sistemático vamos a estudiar aparte cada concepto.

carne Según "Estudios Hispánicos de Desarrollo Económico", la demanda satisfecha del consumo de carne en general viene representada por 14,3 kilogramos por habitante y año, cifra que da como correspondiente a la media de 1951/54. (Las últimas estadísticas señalan un aumento de 17 kilogramos.) De tal demanda, 14 kilogramos corresponden a la producción nacional, 0,3 kilogramos viene representados por la importación. Así, pues, el consumo español por habitante en ese período fue de 14,3 kilogramos. Tal cifra es extraordinariamente baja en relación con el consumo de los demás países de Europa occidental. Es
- 90 -

solamente superior a Grecia. Los países más próximos son Portugal (15 kilogramos), Turquía (17 kilogramos) e Italia (18 kilogramos). Los que más se alejan del promedio español son Francia con 68 kilogramos. Dinamarca con 59, Inglaterra con 53. Como explicación a esta cifra tan restringida, nos encontramos con que las necesidades normales de consumo de carnes en España, en el momento actual, son mayores que la actual producción ganadera, por lo que la demanda general podemos considerarla, en parte, insatisfecha. Hemos de tener en cuenta: a) Que el estímulo a un mayor consumo nacional de carne debe estar íntegramente ligado al incremento de la Renta Nacional; por tanto, no debe estimularse con bajo precio un mayor consumo mientras la elevación de la renta per cogita no lo autorice. b) Que las importaciones de carne vendidas a bajo precio, aun representando un porcentaje del total consumo nacional, constituyen un freno a la producción nacional de carnes por limitación del precio de venta al por mayor, baja de rendimiento y cesación o limitación de la actividad productora. c) Que el déficit de producción guarda más estrecha relación con el precio de los piensos y con la necesidad de importación de determinados artículos que con el precio de la carne vendida al público. d) Que, como en la mayoría de los productos agrarios, la desproporción entre el precio de compra al productor y el precio de venta al público es factor a tomar en consideración, y también como consecuencia, el número excesivo de pequeños comercios de este género (tema que trataremos más adelante, al hablar de la comercialización). Ahora bien, no solamente es España la nación donde la demanda supera a la oferta, sino que tal es hoy la situación general de Europa y casi del mundo. Frente a grandes stocks internacionales de productos vegetales, nos encontramos en la casi carencia de stocks de alimentos animales en la oferta mundial. Podemos deducir de esto que si la producción ganadera española logra un desenvolvimiento adecuado, se asegurarían los excesos de la producción española con la demanda internacional.

ganado bovino La producción del ganado bovino es de tendencia decreciente a partir de 1954. El número de cabezas en el año 1955, según datos del censo de la ganadería española de 1955, es de 2.742.000. Ahora bien, el censo necesario tipo es de 5.365.000 cabezas, que es próximamente el calculado para 1973. El rendimiento en la producción de ganado de carne hay que orientarlo en sentido de lograr un rendimiento en canal, y para ello se precisa estudiar las necesidades alimenticias de sostenimiento de este ganado. Se ha previsto que para lograr un rendimiento en canal se necesitarían 167.000 toneladas, que supondrían como mínimo cuatro millones de cabezas. Por tanto, nos encontramos con que para conseguir el abastecimiento de la demanda interior es preciso no sólo el aumento de la producción sino también el de la mejora de piensos para conseguir las suficientes proteínas. Para ello ha de contarse con la producción e importación de piensos a precios que hagan posible y rentable la evolución pretendida en la industria ganadera. La producción de esta clase de ganado puede verse con perspectivas optimistas, dadas las magníficas condiciones climatológicas españolas. Pero se necesita fomentar su cría. Como primer medio de este fomento podíamos señalar la importación de reproductores de raza selecta para mejorar nuestras razas. En segundo lugar, defenderla, en general, con miras a satisfacer nuestras necesidades y disponer de remanentes para exportar. Suponiendo esto que nuestra ganadería disponga de piensos a precios internacionales. Y, en tercer lugar, se precisa una adecuada comercialización, punto que trataremos seguidamente.

paréntesis sobre comercialización Al decir "ganadero", muchas veces a los ojos del hombre medio de la calle se le presenta un panorama económico que pudiéramos llamar "fuerte" en sentido crematístico. Por contra, los que han emprendido, con permanencia o no en él, según la varia fortuna, un negocio de estas características suelen contestar: "La ganadería no es un negocio." Evidentemente, el hombre de la calle eso no lo cree. Y el caso

- 91 -

es que tiene razón. Aunque también haya otra verdad: que el ganadero también, desde su punto de vista, puede tenerla. El hombre medio de la calle, desde su lugar de consumidor, piensa en el desembolso que le ocasionan las necesarios elementos procedentes de la ganadería, que diariamente ha de comprar. El precio elevado que muchas veces ha de pagar por esos alimentos de primera necesidad producen una reacción contra el proveedor, olvidando que entre éste y su bolsillo hay una escala de intermediarios que poco a poco van levantando los precios. Y es ésta la razón que aducen los ganaderos para quejarse. Lo que ocurre es que no ven que su beneficio, mayor o menor, está ligado íntimamente a la forma en que planteen o desarrollen su negocio. Hay, empero, una cosa cierta, que por la defectuosa organización del mercado se encuentran grandes dificultades en la explotación cárnica. El problema se agrava porque la existencia de intermediarios no sólo reduce el posible beneficio que debe corresponder al ganadero, sino que, y es lo más grave, crea extraordinarias dificultades para que el productor conozca el valor real de sus productos y pueda realizar la venta en las condiciones que justamente corresponden a la coyuntura del mercado. No sólo pasa esto en España. Precisamente esa situación es la que ha obligado, en algunos Estados, a crear servicios para orientar al productor de carne, y también para protegerle, teniéndole constantemente informado sobre las variaciones de la oferta y la demanda precios de los distintos tipos de reses, tendencias, movimientos, etc. Así en los Estados Unidos existe el Federal Market News Service, que tiene cuarenta y cinco oficinas, localizadas en treinta y dos Estados. Todos los datos sobre las condiciones del mercado son obtenidos por personal experto que, relacionándose diariamente con compradores, vendedores e intermediarios, consiguen las informaciones generales y locales que pueden interesar al ganadero. Este recibe periódicamente informes detallados de la mayor garantía, que suelen tener gran importancia para organizar sus planes de explotación y sus adquisiciones y ventas de animales. En los países escandinavos se ha desarrollado otra iniciativa que también nos parece muy interesante, y que es la formación de expendedurías-piloto de carne. Están montadas por los propios ganaderos, y una de sus finalidades es estudiar prácticamente la evolución de los precios y el acoplamiento de la producción y el consumo. Todas las semanas, o cada quince días, se lleva a cabo una revisión de precios de la carne y precios del ganado, publicando regularmente los resultados de dichas averiguaciones e influyendo considerablemente de esta forma sobre los reajustes de precios y su repercusión en los diferentes intermediarios. Parece que este sistema ha beneficiado considerablemnte al ganadero y le ha permitido utiliza* más a su favor las fluctuaciones del mercado. En España, por desgracia, no existe hoy día una organización verdaderamente eficaz para orientar al ganadero en sus problemas comerciales. La información de prensa con que cuentan algunas comarcas es insuficiente, y con frecuencia defectuosa, y el complejísimo mecanismo que en el mercado de la carne regula la oferta y la demanda resulta en la práctica casi impenetrado para la generalidad de los ganaderos. Tengamos en cuenta que entre éstos hay lo que pudiéramos llamar "pequeños ganaderos". O incluso agricultores que crían ganado para venderlo para carne. El señalar "para la carne" aclara una parcela de la compra-venta de ganado. Existe también el mercado de reses para el trabajo, que si bien es cierto ue casi se limita al ganado bovino, ha tenido una tradicional y gran importancia, causa, como sabemos, de nuestras "ferias". Aquí no es grave el problema. Se sabe que depende del año agrícola el que suban o bajen los precios. La existencia de estas ferias, cuya importancia decrece con la mecanización del campo, en el terreno del ganado "para la carne" es innecesaria y hasta podríamos decir inconveniente. Se ve palpablemente el contraste con las organizaciones extranjeras anteriormente citados. Sin embargo, hay casos que pueden mantenerlas aún. Tal pudiera ser la compra-venta de ganado porcino en cantidades, llamémosle así, familiares. Porque lo que no cabe duda es que aunque se organice técnicamente el mercado de la carne, siempre habrá un cabo suelto para que los labriegos puedan adquirir para consumo familiar las reses suficientes. En España, cada ganadero tiene sus propias ideas sobre la forma en que debe organizar la explotación, y sobre cuándo, cómo y dónde debe vender sus animales; de esto arranca la realidad de las ferias. Pero también es cierto que muchas veces se equivoca y que las vicisitudes y diferencias locales son muy superiores a las de la mayoría de los productos agrícolas. En esta desorientación comercial, la que dificulta a la larga la posible disminución de los costes de producción, trayendo como consecuencia el mayor coste al consumidor y la reducción de la demanda potencial. Si tenemos en cuenta que una de las características más específicas del mercado de carne es la lentitud de las reacciones comerciales, el precio de equilibrio, establecido por la relación entre la oferta y la demanda, precisa en este caso un período de tiempo relativamente largo para realizar sus ajustes. Los
- 92 -

ganaderos, que tienen establecida una determinada organización productiva no pueden variarla en una forma brusca. Quienes se benefician en las fluctuaciones favorables son los especuladores. Conocen la coyuntura del mercado y la lentitud de reacción del ganadero. Quienes se perjudican en caso de fluctuación desfavorable son los ganaderos. Porque, en la complicación del comercio de la carne, y al existir un asesora-miento comercial insuficiente, los productores tienen que atrincherarse en elementales tácticas defensivas que, por la experiencia, parecen tener una eficacia muy dudosa. Planteado así el mercado, las consecuencias son fácilmente previsibles. La disminución del consumo de carne, por un lado, y el abandono de este negocio, o la falta de rentabilidad suficiente para considerarlo como solución individual económica, trae evidentemente conclusiones sociales. Porque ateniéndonos aquí exclusivamente al segundo presupuesto podemos afirmar que esta manera de trabajar o no es suficiente o no es rentable nacionalmente. De otra manera, en la medida en que el mercado de esta riqueza organizado, rente, podrá tener utilidad social y económica. No olvidemos que plantear así el problema es abrir una perspectiva económica a los que hemos llamado "pequeños ganaderos" y consecuentemente presentar una mayor oferta de primera necesidad humana, que es la alimentación de carne. Aunque no es sólo perfeccionar la técnica del comercio, sino también la de preparación de la carne para poder favorecer mejor a la demanda. Nuestras razas bovinas se caracterizan por un predominio del tercio anterior y por el desarrollo defectuoso y tardío de las llamadas "zonas de predilección". Esto, en el despiezado de una canal, sería incrementar la proporción de piezas de inferior calidad y reducir la proporción de las de calidad superior. Estas piezas de inferior calidad, por su menor precio, podrían muy bien contribuir a elevar el nivel de consumo cárnico en los sectores sociales que hoy tienen menor consumo. Para esto es preciso preparar y presentar dichas piezas convenientemente lo mismo que se hace en otros países. En resumidas cuentas, hacerlo así es saber adaptarlas al gusto del consumidor y a las características de la cocina doméstica. Conseguir incrementar la demanda de estas carnes, alcanzando los precios más asequibles, es no sólo beneficiar al ganadero, sino, además, contribuir eficazmente a elevar nuestro nivel medio de consumo de carne, y permitiría reducir los precios de las clases más selectas de dicho artícuo. Es lógico que los ganaderos españoles comprendan la importancia de perfeccionar nuestra organización comercial. Esto se deduce de los débiles intentos que ha habido de crear organizaciones cooperativas de venta de ganado, servicios comerciales de los mataderos, servicios sindicales... Pero, a pesar de esto, quienes siguen rigiendo el mercado e imponiendo los precios son los tratantes y su deficientísima—ha dicho un autor—organización. De ahí arranca la crítica expuesta a las ferias, sede principal del "trato". Ante estos problemas, generales en el ámbito ganadero del mundo, en otros países se ha trabajado mucho en la llamada "integración" horizontal y vertical de la producción de carne. Cuando varias explotaciones se unen bajo un dirección común, surge la integración horizontal. Si la misma dirección abarca los eslabones de la cadena productiva, desde el ganadero al consumidor, nos encontramos con la integración vertical. En la situación española, una integración supondría la posibilidad del perfeccionamiento de los métodos y la reducción de los intermediarios. Como vemos, esta solución, simplemente expuesta, aboca al concepto de cooperativa. La comunidad de intereses, asentada en un control técnico desde el punto de vista puramente comercial y desde el punto de vista de la producción, traería como consecuencia el aprovechamiento de los recursos naturales de nuestro suelo favorables a la ganadería. No olvidemos nuestras tierras inframarginales cuya producción cereal no es rentable, y que piden recobrar esa vocación natural de "tierras de pasto"—como se ha dicho— por otros derroteros hasta ahora por la insuficiente formación técnica de nuestro campo, desconocidos. En el informe del Banco Internacional se habla en líneas muy generales de la "comercialización de productos ganaderos". Voy a copiar textualmente : "Las principales dificultades parece que radican en los elevados costes de distribución y los ineficaces sistemas de comercialización, que un efecto de la falta de empresas competitivas y de la excesiva intervención por parte de las autoridades municipales. Los municipios controlan los mataderos y cada uno impone un sistema distinto de impuestos, exacciones y derechos; en conjunto, es muy probable que destruyan el movimiento de carne del productor al consumidor. Las tasas de inspección sanitaria también dan lugar a dificultades. Los inspectores desarrollan una función útil, pero no deberían depender de las tasas de inspección como parte de sus ingresos. No existe un sistema uniforme de clasificación de las carnes. El número de mataderos modernos es insuficiente, y se deberían facilitar créditos para financiar una red nacional. En general, la política del Gobierno debería estar encaminada a crear un sistema eficaz de comercialización de productos agrícolas que abarque todo el país. Cabe preguntarse—termina el párrafo— si el actual sistema de controles y exacciones locales está en armonía con esta finalidad."

- 93 -

Bien. Parece que el Gobierno, como todos sabemos con sólo leer los titulares de la prensa, ha querido contestar a la pregunta que le hace el informe. ¿Consecuencias? Mejor es que responda el propio Comisario de Abastecimientos. Como sabemos, desde nuestra mirada social, el problema está en ios precios. De ahí la pregunta de si la desaparición de los arbitrios municipales repercutirá de modo inmediato en el precio de los artículos de consumo. Responde el señor Comisario que en algunos sí—ejemplo del café—; pero que en los demás será en la forma que lo permita su heterogénea estructura.

ganado porcino El 21 de diciembre de 1956 se decretó la libertad de comercio español de ganado porcino. La importancia de esta explotación ganadera en nuestra patria es extraordinaria. A pesar de sus grandes alteraciones, sufridas, principalmente, por la disponibilidad de los piensos, la facilidad de colocar sus productos y por las epizootias que sufre. Los daños de las últimas, aunque económicamente son menos importantes que las causas de alteración antes señaladas, se deben al ser muy atacables los cerdos por las epizootias de crecimiento, con una mortalidad del 30-35 por 100. La facilidad de la colocación de sus productos, de tan elevado mercado antes, ha ido reduciéndose en España, sobre todo en el Norte, Extremadura y Castilla, debido a la nueva concepción de la vida, y a que el aceite de oliva (la grasa más noble) es inferior, sustituyéndose por este producto el consumo de grasas y tocino, y creando el problema de la colocación de estos últimos, con la secuela lógica de recargar el precio de los restantes productos del cerdo. Esto es importante, porque el cerdo es un animal, pudiéramos decir, muy rentable, debido a que su rendimiento alimenticio es el 80 a 90 por 100 del peso vivo (a menudo de más de 200 kilogramos), y son, además, útiles su piel, cerdas y detritus. El otro factor, en contra de su cría, es el de la disponibilidad de piensos. Su explotación, sobre todo en Extremadura muy desarrollada, es el del sistema mixto de estabulación y pastoreo o montanera estacionales. Su relación con la agricultura es manifiesta. Y como en la agricultura el problema de la producción natural está vinculada a la climatología, un año de mala "montanera" o de mala cosecha supone un "handicap" en contra de la cría del cerdo. La producción española es de 5.609,321 cabezas según datos de don Antonio Moreno de Arteaga, que si en su conjunto no tienen en cuenta los cerdos vivos menores de tres meses, coincide con la cifra de 3.800.000 a 4.000.000 de cabezas sacrificadas anualmente que aporta don Luis Escribano. Si el censo que se preconiza para los años 1967-1972 es el de 5.241.000 cabezas con un 60 por 100 de adultos, nos encontramos con que la demanda interna está cubierta. Precisamente por esto es de relativa importancia el comercio exterior de los productos de esta partida, al permitir, como dijimos, el censo nacional ganadero atender las necesidades nacionales. Queda así patente la necesidad de evitar la importancia de dicho ganado cuando las cabezas no sean de raza selecta. Y si nuestras posibilidades para elevar el censo de ganado porcino son tan grandes, ha de procurarse por medio de cruces y sistemas de adaptación un tipo de gran rendimiento de carne. Esto nos permitiría disponer de remanentes que exportaríamos por su calidad excelente y precio inferior al que tienen en el exterior. Tal desarrollo de la ganadería porcina se alcanzaría si el ganadero a) encontrara facilidades para ganado reproductor, con importación de animales reproductores de raza selecta; b) dispusiese de una mayor higiene en las explotaciones ganaderas, porque el cerdo no es sucio si se le cuida adecuadamente; c) explotara la cría con todos los adelantos de la nueva técnica, y d) hállase una rentabilidad neta en su industria, a base de que la relación entre piensos y carne sea favorable a tal rentabilidad. En cuanto a los subproductos, la dificultad de colocación en el mercado que señalábamos al principio es debida principalmente por el exceso de grasas del cerdo ibérico, que es el que más se explota, sobre todo en Extremadura. Comparativamente se ha restringido la demanda nacional de tocino en relación con las demás grasas y aceites vegetales. Hoy día, el tocino, cuya relación de intercambio con el aceite de oliva se ha mantenido casi inmutable durante muchos años, se ha distanciado del precio del aceite de oliva en forma notable.

- 94 -

Ante esta situación, bajó el precio del tocino, aumentando como consecuencia la demanda de éste en beneficio de la situación actual de excesiva demanda de grasas vegetales, aliviándose así la economía española desde ambos puntos de vista. También aumentaría la cantidad en proteínas animales en la dieta española que hoy, como sabemos, es deficiente en ellas. Esto no debe suponer perjuicio alguno para la buena marcha de la ganadería porcina siempre que exista suministro de piensos a precios adecuados para ella. Y la demanda de tocino proveería, además, de movilidad económica a la industria chacinera, donde existen, al parecer, stocks excesivos de este producto.

ganado equino La demanda de este ganado tiende a la reducción, y seguirá decreciendo a medida que aumente la mecanización del campo. El censo tipo para las necesidades españolas se establece en 700.000 cabezas, divididas de esta forma: Campo y arrastre Ejército Hipódromo TOTAL 670.000 27.000 3.000 700.000

Ahora bien, solamente las 30.000 cabezas de "Ejército" e "Hipódromo" pueden considerarse estacionarias. Sin embargo, la evolución en las cifras de sacrificio de ganado equino, registrados estadísticamente, revelan un incremento que se aproxima al 100 por 100 anual, por lo que debe tenerse en cuenta este factor en vistas a la producción. Y así como decrece la demanda total, respecto al consumo de su carne, la demanda interior es creciente, tanto que llegó a representar en 1956 un 10 por 100 del total de carne sacrificada en mataderos, tanto por ciento que sigue aumentando. Pero dado el bajo precio español del ganado equino de vida, en calidades no selectas, y la falta del mercado del mismo, debe pensarse en la posibilidad de un estímulo en la producción de carne equina para el mercado mediante una correlación de precios entre los piensos—avena principalmente—y la carne equina que haga posible la mayor estimación de yeguas de vientre de raza apropiada. La falta de tradición en el consumo de esta clase de carne en España plantea problemas de índole sanitaria y de comercio. Al estar la opinión en contra de dicho consumo provoca que se venda esta carne en sustitución de la de bovino. Como decíamos, los bajos precios han dado lugar a esto. Así se puede provocar un comercio de carne en males condiciones. La decidida cría de ganado equino con vistas al consumo y el cuidado por parte de los organismos oficiales para que se desarrolle en pleno rendimiento sanitario, aparte de aumentar la oferta de carne, evitaría el engaño que con frecuencia se da. Hay que reconocer que dicho fraude se castiga, pero es preciso llegar más adelante: colocar el mercado de carne equina a la altura que tiene en otras naciones, como Francia. Tanto desde el punto de vista sanitario, que repito, tiene caracteres de urgencia al ser los consumidores los del nivel más bajo económicamente, como desde el punto de vista ganadero, con selección de razas apropiadas para el consumo cárnico. [...] con los privilegios obtenidos por la Mesta. La ganadería adquirió fama internacional. Las leyes la protegieron. Tuvo conciencia de su poderío. El Honrado Concejo de la Mesta imponía sus derechos. La Administración Pública, consciente de la importancia de esta riqueza española, dictó normas para un mejor desarrollo. Se favoreció al ganado transhumante hasta el máximo, a veces contra los intereses de los labradores. Aún quedan las cañadas, cordeles, veredas y coladas. ¿Qué principio las creó? ¿Qué normas los hizo obligatorios? ¿Qué coacción impelía a conservarlos? Habría que remontarse a muchos años, a tantos, que acaso la historia entenebreciese más que aclarase. Sólo se sabe que existen y que se conserva el uso: ahí tenemos por el Madrid céntrico, castizo y elegante de la calle de Alcalá, la "cañada 75". La vereda de la Castellana que se cruza en Cibeles con la Cañada Real, que así se llama la única de Madrid antes dicha. Son total seis vías pecuarias en el casco urbano.

- 95 -

Lo curioso es que aún sigue en vigor el trazado. A pesar de la circulación, tan amedrentadora segura (?) para las pacíficas ovejas. Pero parece ser que para evitar sobresaltos atraviesan estas vías por la noche. Claro que sólo se refieren al ganado ovino. Nuestra Patria ha tenido predilección por estos animales, a los que siempre se les ve rodeados de un limbo poético, quizá reliquia de aquellas sabrosas pastoriles de los clásicos. Este aprecio por tan pacífico como aprovechable animal fue sin duda quien indujo a los colosos que desde el siglo xvi para adelante descubrían mundos a introducirla en América. Ha sido el "merino" una especie de las más desarrolladas en los países ganaderos, de lo primero y más importante de lo exportado por España. Al retirarse las tropas francesas en 1813 se llevaron rebaños enteros de merinos que cruzaron con sus razas para llegar a las selectas de Rambouillet, Croboulet y Japiot. Lo propio hicieron por la misma época los soldados ingleses para cruces con sus Lincolns. Un censo viejo sobre orígenes de la cabana selecta ovina de Estados Unidos dio un 27 por 100 de Rambouillet franceses, un 15 por 100 de merinos y el resto de razas inglesas. Méjico también se ha basado en merinos españoles, además de la oveja común que dijimos había introducido España en América. Hoy día se calcula que el número de cabezas exportadas es alrededor de trece veces superior al de importadas... Vemos así que sigue la tradición ganadera de antaño, aunque sin aquellos roces que el Honrado Concejo de la Mesta sostuvo con los también pacíficos agricultores, aunque muchas veces, al principio, fueran moriscos. Porque "hoy día" se pregona otra organización de la Agricultura. Un objetivo fundamental de la política gubernamental—dice el informe— debe ser el lograr una integración más estrecha de la ganadería y la agricultura. La extensa adopción—continúa—de la agricultura mixta mejorará la fertilidad del suelo, proporcionará nuevas posibilidades para el empleo de los trabajadores agrícolas e incrementar los ingresos de los agricultores. La expansión de la ganadería—también añade—depende en gran medida de que se disponga de más y mejores tierras de pastoreo. Es evidente que el complemento de ambos factores ocasiona beneficio para el hombre. Certeramente apunta el Informe que ha de procurarse ocupar la tierra de aquello para lo que naturalmente está destinada. A veces parece que extensiones de tierra donde pacen reses se están perdiendo para la producción. Como que lo que se debe mirar es si produ-den o no y qué producen; el pasto allí seguramente es tan rentable como en otro predio lo es el cereal. Y desde luego, más que sembrándose de trigo aquel término. Exactamente cabría decir del cultivo de la tierra, donde habría que meditar sobre la conveniencia de sembrar plantas forrajeras con vistas al pienso o cereales. Como esto está estudiado en el informe, vamos a dejarlo para remitirnos a las consecuencias sociales. El connubio agricultura-ganadería en tierras donde el pasto se mezcla con las besanas, es la salvación económica de los pequeños propietarios. Pero incluso donde no haya pasto, el incremento de las granjas rurales, o la mejor organización de esta producción, supondría beneficios complementarios que darían la solución al problema económico. Las Cooperativas, como he señalado anteriormente, tienen una gran responsabilidad en esto. Porque precisamente la ganadería sería el motor de muchas industrias que podrían repartirse por el campo sin necesidad de concentrarse. Sus productos están hoy día alcanzando gran nivel industrial. La carne, con las aplicaciones de la congelación, los huevos, y sobre todo la leche y queso, son base de una floreciente industria. La absorción de la mano de obra de la agricultura, rechazada por la mecanización, tiene amparo aquí. Y aparte de elevar el nivel de vida por el juego dinerario, supondría mayor facilidad para cubrir las necesidades, por la posibilidad de alcanzar remedio y por la posibilidad de adquisición. La organización de esta cadena de producción, al conjugarse la agricultura y ganadería en vistas a un resultado común, facilita la relación con otros centros idénticos que llegarían a abarcar en el mercado un amplio horizonte. Obtener de la agricultura piensos—que como se ha indicado muchas veces proceden de la importación—a la ganadería le supone un ahorro por la cercanía—en una Cooperativa—y por la facilidad. La ganadería, por su parte, es el arranque de industrias, ya de transporte, como la leche; la de transformación, chacinera, queso, carne, etc. Todo esto en convivencia con otros núcleos similares provocan un frente común sin intermediarios que supondría abaratamiento, comodidad y garantía. Tres necesidades del mercado español. Pero supondría también un cambio radical en la estructura de los pueblos. Sería el momento de la industrialización del campo. ¿En qué medida podrán integrarse la agricultura y ganadería en el quehacer de los pueblos del campo? En la medida en que la técnica y la especialización hayan dominado la rutina, el conservadurismo y el miedo a la innovación. La aplicación de la técnica correspondiente a cada función económica da lugar a
- 96 -

una organización de la producción consciente, lo que representa la base de una capacidad mayor de ahorro y, por ende, de inversión en "sus" industrias de los mismos campesinos. En el mismo momento que en el campo se hable de industrias propias—démonos cuenta de la primaria función que aquí representaría la ganadería—comenzará el equilibrio económico entre el campo y la ciudad, tan fundamental como necesario.

- 97 -

ponentes Pablo Ortega Rosales

d) agricultura y ganadería

iii. economía agraria

- 98 -

El objetivo genérico en lo agrícola del Informe del Banco Mundial está en el siguiente párrafo: "El problema central ya no consiste en producir más a cualquier precio, sino en producir las cantidades adecuadas y la combinación apropiada de cultivo al menor coste posible. Si las rentas agrícolas han de aumentar al rápido ritmo que en la actualidad las condiciones técnicas y económicas hacen posible, la política del Gobierno deberá orientarse a colaborar con las fuerzas naturales que ya están actuando. a) Para desplazar los recursos de tipos de producción que van declinando a otras en expansión. b) Para incrementar la productividad y el rendimiento de los recursos en todas las esferas. c) Para retirar, mediante el máximo crecimiento en otros sectores de la economía, el excedente de recursos dedicados a la agricultura. Un procedimiento basado en estos criterios producirá la tasa máxima de incremento de las rentas agrícolas en su conjunto. No parece que haya en este planteamiento ninguna posibilidad de discusión. Es un enfoque racional acorde con la realidad de la economía agraria, es decir, con la necesidad de distribuir una cierta magnitud en cierto modo rígida—la producción y renta agraria—entre el mínimo de población activa posible, única forma de hacer también lo más elevada posible la renta por cabeza de campo. En el caso español, no es todavía ese problema, o, al menos existen indicios de que no está aún cubierta la dsmanda potencia de productos agrarios. Cabe, por consiguiente, aumentar la rentas agrarias a través de las producciones. No es, pues, la transferencia de mano de obra el único camino para conseguir dicho aumento. Pero, en cualquier caso, el enfoque del Banco Mundial en lo real es perfectamente aplicable también al caso español. Ahora bien; evidentemente el acuerdo en lo que a objetivos se refiere no excluye la posibilidad de discusión en cuanto a las normas de consecución de dichas finalidades. Los objetivos cuantitativos del sector agrícola en el Informe del Banco Mundial son los siguientes:

Previsiones de incremento de la Producción Agraria: En miles de millones de ptas. 1960 Producto bruto al coste de los factores Fuerzas de trabajo Producto bruto por persona activa 136 4,8 28.000 1970 180 4 45.000

Y en la industria y servicios: Producto bruto al coste de factores Fuerzas de trabajo Producto bruto por persona activa 368 6,8 54.000 720 8,6 83.000

De acuerdo con estos objetivos, el producto bruto por persona en la agricultura crecerá un 60%, en tanto que en la industria lo hará un 53%.

Un enfoque racional del Informe del Banco Mundial ha de consistir entonces en analizar si lógicamente las medidas propugnadas en él conducirán a ese resultado cuantitativo. El signo de la respuesta será el que enfoque el desarrollo posterior del presente análisis. El Informe del Banco Mundial, cuyo objetivo real indiscutible se materializa en la frase: "producir las cantidades adecuadas y la combinación apropiada de cultivos al menos coste posible", objetivo real cifrado en los datos anteriores, se basa en líneas generales en las siguientes normas de actuación políticoeconómica: A) Precios de mercado. B) Economicidad de la inversión. C) Reestructuración administrativa en sentido lato.
- 99 -

sistema de precios y rentas
Hasta el presente, con todos o casi todos los países capaces de hacerlo, se habían montado políticas de sostenimientos de precios agrarios encaminados a proteger y mantener en un cierto nivel las rentas de los agricultores, basándose en los siguientes hechos: empeoramiento secular de la relación de intercambio entre productos agrícolas e industriales y consiguiente desnivel relativo a las rentas agrarias. En definitiva eran precisamente las repercusiones sociales de este último hecho, quizá con independencia de las económicas, lo que fundamentalmente hasta ahora todas o casi todas las políticas agrícolas racionales. Frente a esta postura, el Informe del Banco Mundial mantiene otra evidentemente distinta. Está dada esta postura por los siguientes párrafos : "En vista de estos problemas—se refiere al peligro de los excedentes—es importante: en primer lugar, que el precio garantizado por el Gobierno sea considerado como mínimo, fijándolo en un punto algo inferior al nivel de equilibrio que despejará el mercado sin producir excedentes ni déficit; y en segundo lugar, que el programa de estabilización esté limitado al número de productos que necesitan esencialmente de él para evitar las fluctuaciones considerables en los precios como consecuencia de grandes variaciones en la producción;... No deben tenerse en cuenta conceptos tales como coste de producción o "paridad" de renta o poder adquisitivo para determinar el nivel de los precios garantizados, ya que la finalidad del programa consiste en reducir la inestabilidad de los precios, pero no en asegurar a los agricultores un nivel determinado de renta". La ruptura con el sistema teórico tradicional parece bastante clara. Se trata de reducir al mínimo los productos con precio garantizado, dejando, por tanto, los restantes en situación de mercado libre, y en hacer que esos precios garantizados sean algo más bajos que los del mercado. Indudablemente la frase "algo inferior al nivel de equilibrio que despejaría el mercado sin producir excedentes ni déficit" se presta a un gran confusionismo. Pero parece poder interpretarse ese nivel de equilibrio como el precio de mercado. Evidentemente, en condiciones de libre concurrencia, la oferta que cobre exactamente la demanda es el resultado del precio al que la demanda está dispuesta a absorber esa producción. El precio teórico de equilibrio es, por tanto, el del mercado libre. Así pues, en cualquier caso, en todos los productos el precio máximo percibido por el agricultor será el del mercado libre. Evidentemente el fenómeno contrastado en todas partes, incluso en España, de la degradación de la relación del intercambio entre precios agrícolas e industriales en condiciones de competencia, lleva indefectiblemente, con arreglo a las tesis del Banco Mundial, a la consecuencia lógica que el mismo Banco Mundial incluye explícitamente: "la finalidad del programa consiste en reducir la inestabilidad de los precios, pero no en asegurar a los agricultores un nivel determinado de renta". La lógica del razonamiento es absoluta; no existe ruptura entre las premisas y las consecuencias. La pregunta que hay que hacerse en este punto es la siguiente: ¿podrá obtenerse el incremento previsto en las rentas agrícolas a través de un sistema que no asegure unas rentas a los agricultores? ¿Será la inversión agraria la sificiente para que ello ocurra? En un primer momento, es difícil pensar que un sistema casi liberal de precios agrícolas pueda producir un incremento del producto bruto total desde 136.000 a 180.000 millones en 10 años, a precios constantes. Veamos algunos datos de lo ocurrido en la agricultura española en el último período: Producto bruto al coste de los factores PESETAS NOMINALES 1956 1960 87.925 131.089 Pesetas 1953 76.495 85.207

El incremento del producto bruto en el quinquenio y en términos reales ha sido pues del 11,3%. Al mismo ritmo de un decenio el incremento hubiera sido del 22,6%. Según el Informe del Banco Mundial el incremento previsto para el decenio habrá de ser de un 32%, esto es, 9,4% más del supuesto con arreglo a los datos del producto neto en el quinquenio 1956—60. Por otra parte, si se analizan los índices de producción agraria dados por el Consejo de Economía Nacional, el incremento desde 1950 a 1960 han sido del 7%. Naturalmente, no podemos caer en la falacia de utilizar estos índices como representativos de la evolución de la producción agraria independientemente de las variaciones coyunturales. Sería inducir conscientemente a error.

- 100 -

Por ello, arbitremos un procedimiento que palie en lo posible los efectos perturbadores de las variaciones de las cosechas. Tomemos los datos índices de producción de 1948 y 1958 como media de los correspondientes al quinquenio del cual son dato central. De acuerdo con ello los índices así adoptados en 1948 y 1958 son los siguientes: 1948 1958 85,7 112,9

Siendo el incremento del 31,7%, casi análogo al fijado en el Informe del Banco Mundial: Conviene aquí advertir, sin embargo, que precisamente dentro del decenio considerado, en torno a 1951 precisamente es cuando se marca un cambio de frente en las orientaciones de la política agraria en el país, en un sentido de mayor protección y de sostenimiento de los precios agrícolas fundamentales. Utilizando el mismo procedimiento anterior para el quinquenio 1954-58, la tasa de crecimiento que se obtiene es, en efecto, solamente del 11,1% lo cual parece indicar una atenuación del ritmo de desarrollo de la producción agrícola en el quinquenio mencionado. Cabe hallar una explicación del fenómeno de la evolución de los precios percibidos y pagados por los agricultores. No se dispone de series suficientemente amplias al respecto. Pero, de acuerdo con los datos elaborados por el I.N.I.A. (Instituto Nacional de Investigaciones Agronómicas) la relación de intercambio agricultura-industria ha decrecido desde 103 en 1955 a 92 en 1960, esto es, un 11% en un período sensiblemente paralelo a aquel en que, como hemos visto, se ha dado un decrecimiento del rito de la expansión de la oferta agraria. La carencia de datos anteriores no permite un análisis suficientemente objetivo y plenamente demostrativo. Ahora bien; parece axiomático poder afirmar que el producto agrario depende de la inversión, esto es, de la rentabilidad de las explotaciones y esto último, en última instancia, de la relación precios percibidos — precios pagados por el agricultor. Un aumento de la productividad puede, evidentemente, paliar los efectos negativos de una degradación de la relación de intercambio a través de un incremento de los ingresos globales del agricultor. Sin embargo, es difícil pensar que pueda darse este aumento de la productividad sin un incremento de los gastos de la explotación, hecho este que parece remitir nuevamente el problema al nivel de la relación de intercambio. Desde este punto de vista—exclusivamente el de los precios relativos—las medidas propugnadas por el Informe del Banco Mundial no parecen ser consistentes con el aumento fijado—el 32%—en el producto bruto. En efecto, no parece ilógico suponer que la tesis de los precios de mercado lleve al continuo empeoramiento de la relación de intercambio. Los ingresos totales de la agricultura irán decreciendo relativamente y en forma paralela decrecerán los ingresos por cabeza si no juega con la suficiente intensidad otro factor—la población—cuya actuación puede paliar los efectos negativos del libre* juego de las fuerzas de mercado en el campo, a través de un incremento de las rentas por cabeza.

la población agraria
Es innegable que uno de los elementos determinantes del nivel de rentas por cabeza en el campo es la población activa en él existente. Para la consecución de un determinado incremento de la producción, que exige una cierta inversión, será necesaria una elevación de las rentas por cabeza a través de una salida de la población activa si los ingresos relativos de la agricultura decrecen como consecuencia de la degradación de los términos de cambio. El nivel de rentas por cabeza es, indudablemente, uno de los determinantes del ahorro personal agrario, pero no, al menos en forma directa, de la inversión agraria. El ahorro agrario, que puede incrementarse relativamente como consecuencia de la disminución de población activa—de darse esta—supone simplemente una mayor oferta de ahorro para la economía nacional —prescindiendo por ahora de su efecto sobre otros sectores—pero no tiene por que comportar una inversión efectiva de la empresa agraria. Esta inversión efectiva depende por un lado de las expectativas de la inversión y, de otro, del ahorro propio de la empresa—de los beneficios en definitiva—o del precio—tipo de interés—de la oferta de ahorro ex-traempresarial. ¿En qué forma puede entonces influir sobre la inversión agraria la salida de población activa del campo? Quizá convenga en este punto recapitular un poco el análisis que se está efectuando.
- 101 -

Partiendo de la cifra dada por el Infome del Banco Mundial en cuanto al incremento de producción, que se fija para 1970 en un 32%, se está intentando averiguar la coherencia de las medidas propugnadas por éste, con el objetivo, a través de los efectos previsibles que pueden engendrar éstas en la inversión agraria. Primeramente se ha tratado de establecer unas consecuencias lógicas sobre el nivel de la inversión agraria, a través de la rentabilidad de la empresa, del nivel previsible de precios relativos que parecen incidir negativamente en las posibilidades de inversión. Estamos ahora tratando de ver si la transferencia de población que se propugna—800.000 personas—puede tener alguna incidencia positiva sobre dicha inversión. Volvamos, pues, a tomar el hilo del razonamiento en el punto en que lo dejamos. Replanteemos la pregunta: ¿en qué forma puede influir la transferencia de población activa sobre la inversión agraria? Esto es, si aceptamos la hipótesis de la salida de 800.000 personas del campo en el plazo 1960-70 ¿a través de que mecanismos se incrementarían las posibilidades de inversión agraria? Prescindamos por ahora del análisis de si es posible y en qué condiciones esa salida. En frase de autoridad tan competente como Schultz "los programas de desarrollo basados en el paro encubierto no se han desarrollado de acuerdo con las expectativas; la oferta de trabajo, en vez de reaccionar en la forma que cabría esperar lógicamente cuando existe una notable desocupación, se ha comportado frente al aumento de la oferta de dinero o de nuevas industrias como si la productividad marginal del trabajo en la agricultura y en las restantes actividades fuera la misma" (T. W. Schultz: "Prospectos for adn International Economy"). Prosigamos: la inversión de empresario agrario depende, como ya hemos dicho, por una parte de la eficacia prevista del capital y de otra de su propio ahorro (nivel de beneficio) o del precio que haya de pagar por el uso del ahorro ajeno. ¿En qué forma afecta a estas variables la transferencia de población activa? Veamos primero el lado de los beneficios, esto es, la autofinancia-ción. No parece que el efecto sobre los ingresos reales del agricultor sea muy claro. Crecerá posiblemente la demanda de productos alimenticios como consecuencia de las mayores rentas monetarias pagadas fuera del sector agrario y de las obtenidas dentro del mismo sector. Ello dependerá sin duda, en gran parte, del nivel de consumo nacional. Desde este punto de vista hay razones para creer en una intensa gravitación de las rentas incrementadas en España sobre los productos agrarios. La experiencia de la reciente reactivación en este sentido parece bastante clara. Ha supuesto, en efecto,, una cierta recuperación de la relación de intercambio agriculturaindustria y servicios. Así, pues, el efecto positivo de la salida de población agraria se realiza a través de un incremento de la demanda que comporta una mejora de las expectativas del empresario agrario. Ello supondría, al menos en un cierto período de tiempo, la desaparición de la hipótesis de la degradación de la relación de intercambio, con lo cual quedarían gravemente afectadas las consecuencias que hasta ahora hemos previsto de la adopción del sistema propugnado por el Banco Mundial. La situación será la siguiente: la adopción de precios de mercado, si se da una suficiente salida de población activa del campo, puede engendrar también un crecimiento de las expectativas de inversión agraria. Para llegar, entonces, a las últimas consecuencias reales, veamos cual es el mecanismo que en la actual situación española puede hacer que se de esa suficiente transferencia de población. Evidentemente, la atracción de otros sectores de actividad, atracción que jugará con mayor intensidad cuanto mayor sea la diferencia entre los niveles respectivos de ingresos; es decir, cuanto mayor sea el empobrecimiento relativo del campo. Parece entonces existir una correlación negativa o incompatibilidad entre dos variables: elevación de la relación de intercambio y transferencia de población. No parece que puedan coexistir ambas tendencias en forma paralela, es decir, parece que la causa de la emigración campesina—la pobreza relativa—excluye a priori la posible existencia de un crecimiento en las expectativas de inversión a través de un incremento de los precios. En una palabra, la emigración se da porque los precios agrícolas son bajos. Evidentemente, habrá que matizar la afirmación en el sentido de considerar el porcentaje de aquellas explotaciones de subsistencia no influidas, o al menos no en forma directa, por el nivel de los precios. Este estudio es fundamental para el montaje de políticas racionales, pero excede del ámbito de este comentario. En cualquier caso, expectativas de inversión agraria y transferencia de población son dos variables no correlacionadas en forma directa a corto plazo; la actuación sobre los precios en sentido creciente, se dará con posterioridad a una situación de costes que exija el abandono del campo. La otra alternativa que habíamos considerado al hablar de las posibilidades de la inversión agraria es el precio del dinero, del ahorro ajeno. En cuanto al tipo de interés la postura del Banco Mundial es perfectamente clara. El campo debe pagar el mismo tipo de interés que las restantes actividades productivas, esto es, el precio de mercado del ahorro. Las ayudas a la agricultura han de ser directas, sin interferir los puros mecanismos económicos.

- 102 -

En todos los países existen tipos de interés reducidos para el campo consecuencia del reconocimiento de la escasa rentabilidad relativa de este en su situación actual. Sin duda, la rentabilidad de la empresa agraria cuyas producciones tienen una rigidez una vez alcanzado un cierto nivel de consumo, depende con más intensidad del ahorro que de la posible variación de las producciones. Esta es, al menos una situación teórica de llegada. El hecho está ligado además a las consecuencias que sobre los precios agrícolas produce tal situación. De aquí la limitación impuesta a la rentabilidad del campo desde la perspectiva de los ingresos. La rentabilidad debe obtenerla el campo, por tanto, por una actuación en sentido decreciente sobre los costes. Y aquí interviene nuevamente un factor limitativo de enorme intensidad, conocido en toda su amplitud por el nombre de estructura: estructura de las explotaciones que es el resultado de varios elementos fundamentales mutuamente interrelacionados: dimensión de la explotación, población agraria, equipo capital. En un estado determinado de la técnica, existe, para una cierta ordenación de las producciones, una combinación óptima de los tres recursos que hace máximo los beneficios, la rentabilidad de la explotación. Pero ésta, unida a la necesidad al parecer innegable de reducir al mínimo posible la población, único camino para la maximización de las rentas por cabeza, parece entonces requerir una determinada capitalización que fija, por si la extensión óptima de la explotación. El objetivo de la política agraria ha de ser, entonces,—desde la perspectiva económica— la fijación de aquella extensión de la explotación que permite el pleno aprovechamiento del equipo capital técnicamente vigente con el menor empleo posible de mano de obra. No se ha de tratar, claro está, de alcanzar la máxima mecanización permitida por la actual estructura jurídica de la propiedad. Ello llevaría seguramente a un derroche de capital, a situaciones como la alemana en la que, de acuerdo con una encuesta recientemente efectuada, el 60% de las explotaciones utiliza los tractores menos de 400 horas al año ("Une agriculture de plus en plus capitalisee"). A esta posibilidad es a la que se refiere seguramente el Informe del Banco Mundial al propugnar un tipo de interés de mercado que evite la emigración innecesaria de mano de obra, esto es, una sustitución no rentable de mano de obra por capital. Tenemos pues, por una parte, la evidencia de la necesidad de capitalizar el campo al máximo racional, la capitalización que exigiría la estructura del país considerado, en lo agrario, como una sola explotación; de otra, la también innegable exigencia de impedir el derroche de un recurso escaso como el capital. ¿Puede el sistema propugnado por el Banco Mundial cubrir ambas necesidades? En principio, el juego libre del tipo de interés del mercado ha de producir una disminución del ritmo de la inversión agraria en general, y de la mecanización en particular, efectuada con ahorro ajeno, si no se arbitran otras medidas de tipo directo que neutralicen su efecto allí donde sea necesario. Esa disminución de las posibilidades de capitalización engendrará, asimismo, una mayor demanda de mano de obra y la consiguiente permanencia de población activa sobre la que hubiera existido de reducir los tipos de interés para el campo. En última instancia se daría, siempre en el caso de no arbitrar otras medidas de tipo directo, una disminución de la renta por persona. Y entonces nos enfrentaríamos con el problema básico de los efectos del nivel de renta en la agricultura sobre la dinámica económica general del país, problema fundamental para la valorización de cualquier política económica pero que excede sin duda, del propósito de este comentario. Hemos hecho hasta ahora la salvedad de que se monte otro cauce estimulante de la mecanización allá donde sea necesario. Ciertamente, el Informe del Banco Mundial hace explícita esa tendencia. Sin embargo, el peligro a corto plazo está en que es mucho más fácil unificar los tipos de interés que montar un sistema eficaz de contramedidas favorecedoras de la mecanización racional del campo. De darse este peligroso desfase temporal, los efectos de la medida serán, a grandes rasgos, los enunciados en el párrafo anterior. Hemos analizado hasta aquí las líneas maestras en que se basa la parte agraria del Informe del Banco Mundial: precios y tipo de interés. Creemos haber llegado al asentamiento lógico de una interrogante en relación con la coherencia entre los objetivos fijados y los medios propuestos en lo agrícola. La desconfianza en cuanto al logro de los productos propuestos no debe, sin embargo, paliar en absoluto el carácter positivo del Informe que está dado en general, por los caminos concretos a seguir por nuestra política agraria. En lo real, repetimos no puede por menos de haber acuerdo en general, con la quizá única excepción del problema de los regadíos conectados con el de la interpretación que se da al concepto rentabilidad de las inversiones. Pero este es un problema doctrinal, de fondo, que afecta a la totalidad del Informe y que no es exclusivo de este lugar. El enunciado de que el campo ha de producir aquello que debe producir de acuerdo con las demandas previstas es irrebatible.
- 103 -

Conviene, además, señalar la parte a nuestro entender más positiva del estudio, no solo en lo agrario sino en cuanto a la totalidad de la actividad económica nacional. Partiendo de una elección por la economía de empresa privada, el Informe del Banco Mundial hace suya la tesis de Hirschman de que el subdesarrollo se debe fundamentalmente a las imperfecciones en el proceso de tomar decisiones. La racionalidad y coordinación de las actuaciones se convierte, entonces, en el mecanismo quizá básico del desarrollo. La flexibilidad administrativa, la desaparición de las rigideces de todo tipo, la coordinación de los organismos es señalada por el Informe, justamente, como tarea fundamental para un nuevo dinamismo agrario. En este sentido, y aparte de las deficiencias ya señaladas explícitamente por el Banco Mundial, creemos que sería enormemente interesante la elaboración de un estudio exhaustivo análogo al Informe Armand Rueff en lo agrícola.

- 104 -

ponentes José Luis Alcocer María

e) industria
las relaciones laborales

- 105 -

Apenas se habla de otra cosa. Se trata de reconstruir España, de industrializarla, de hacerla avanzar un gigantesco paso en el terreno de su evolución económica. En el sentido más noble de la palabra, podemos asegurar que estamos en crisis. Todo trance de crecimiento, de avance acelerado, de proceso veloz, tiene enfrente, como meta, una serie apetecida de bienes. Al lado, compañero necesario de su duración, un determinado número de peligros. No hay que renunciar en ningún caso a los bienes por medio de los peligros, pero hay que tener en cuenta la existencia de éstos, a fin de evitar que puedan neutralizar negativamente los bienes que vamos a obtener. Con este espíritu se inicia el breve trabajo que son estas páginas. Se trata del comentario que nos ha sugerido la lectura del ya famoso informe del Banco Mundial de Reconstrucción y Fomento, centrado este comentario en su aspecto de relaciones laborales. Cabe decir que es este uno de los apartados de más hondas repercusiones sociales y políticas, uno de los lados más polémicos que ofrece el citado informe. El equipo que realizó el informe es de homogénea ideología. Los miembros de la Misión son liberales en política y capitalistas en economía. El resultado de su trabajo es cuidadoso, objetivo y, sobre todo, enormemente consecuente. En cuanto al aspecto que comentamos no cabe acusarles de la menor ambigüedad; los miembros de la Misión exponen con toda claridad su pensamiento y las soluciones que estiman correctas. Desde su punto de vista, no cabe un discurso mental más claro y más lleno de lógica. Intentaremos para una mayor claridad expositiva, resumir brevemente las conclusiones que el informe sostiene, realizando luego, por separado los comentarios que cada premisa nos provoque. La Misión que elaboró el informe sostiene: 1.a) La necesidad de aminorar todo lo posible los controles del Estado con respecto al libre despido de la mano de obra. 2.a) La situación creada por la mano de obra en paro, puede ser en cierto modo aliviada por un eficaz seguro de paro. 3.a) La fijación de salarios excede a una tipología general, los salarios deben ser fijados en su ámbito natural, la empresa. En España se consigue parcialmente, desde la aplicación de convenios colectivos. 4.a) Así pues, y como resumen de las tres anteriores, se entiende como óptimo para un desarrollo económico de España, dotar de la mayor libertad posible al empresario, se consideran los controles del Estado como nocivos y se aspira a una completa libertad en el despido de la mano de obra. Los problemas que de esta actitud se deriven, deberán ser resueltos fuera de su natural área, por medio de oficinas de colocación, subsidios de paro, etc. Estas son en sustancia, las conclusiones a que llega la Misión, ante el problema de las relaciones laborales durante el desarrollo económico de España. A despecho de la moda estadística renunciamos de antemano en estos renglones, a responder cuadro sinóptico con cuadro sinóptico, a fórmulas con fórmulas. Además, precisamente en esta parte del informe hay una ausencia total de números y cuadros. Se basan las tesis en la observación que desde un punto de vista muy concreto, el capitalista, se obtienen. Son a mi juicio estas tesis, auténticas declaraciones de principio, verdaderos programas que trascienden con mucho de lo puramente económico, Así pues, desde mi punto de vista intentaré ponerme en claro con ellas. En primer lugar y como respuesta a la primera conclusión debe decirse que la economía no es una ciencia neutral, absolutamente autónoma. Aparte de la filosofía marxista que es algo bastante serio, hay en circulación una moda de beatería hacia lo económico. La economía se deriva de supuestos más amplios que ella misma, sus conclusiones pueden ser remitidas a esferas más amplias en las que se conjuguen con todo un sistema político y social. La economía es una ciencia empírica, aplicada a la consecución del bien común. Una economía liberal está sostenida por unos principios políticos y por una idea del Estado. Una economía intervencionista está igualmente deducida de un Estado con sentido de profunda responsabilidad. Aseguramos pues, que es erróneo suponer la economía como ciencia y experiencia autosuficiente y desligada de los problemas del contorno. Se habla de que el Estado debe aminorar sus controles acerca del despido libre. Se debe dejar al empresario en la mayor libertad, ya que de no hacerlo, se corre el riesgo de que no se decida a ampliar su industria, debido a la tara que en su economía ha de suponer necesariamente el sostenimiento de un exceso de mano de obra. Tenemos que decir dos cosas a propósito de ésto; primera, que el hombre es algo más que una herramienta, algo que trasciende al puro utillaje; se puede hablar dentro de unos límites razonables de ordenación de la economía, se debe dar a lo económico exactamente la importancia que indudablemente tiene, lo que nó puede hacerse es supeditar a un plan económico un concepto del hombre como
- 106 -

trascendencia, sostenido en situaciones difíciles y recogido en nuestra legislación fundamental. Segunda, el Estado español tiene una larga historia de preocupación por lo social, preocupación que se ha reflejado en sus intentos de conciliación entre las partes y en el intento de garantizar antes que otra cosa el trabajo. Es duro pretender a estas fechas, desdecirse de lo que siempre se ha sostenido y descubrir cuando casi nadie lo recuerda uno de los efectos de la oferta y la demanda y el mercado libre. Los dispositivos de seguridad social, son en todos los países parte importante de su preocupación. Es ridículo considerar que el que el Estado demuestre una clara tendencia a proteger los puestos de trabajo sea un atraso en el desarrollo, y haya que eliminar lo más rápidamente posible los controles. Se indica que la situación de los obreros parados podrá ser aliviada por medio de oficinas de colocación que funcionen en todo el país y mediante el establecimiento de subsidios de paro considerablemente incrementados con respecto a los que hoy en día existen. Esta consideración, deducida en línea recta de la antecedente, remacha más aún la necesidad que de conferir a los patronos absoluta libertad de empresa tiene la economía española. Es posible que las fórmulas lo aseveren así, nosotros entendemos que hay fórmulas superiores, de más importancia que las que formula la economía; si pensásemos que la economía debe ser el único motor que hace virar los destinos de los países, hace ya tiempo que seríamos fervorosos comunistas. Para sistematizar todo lo posible las consideraciones sociales que nos sugiere el informe seguiremos, abandonando todo lo posible la anécdota, el desarrollo de los puntos siguientes: a) b) c) d) lo económico subordinado a lo político-social. necesidad de reformar el concepto de empresa. urgencia de mantener la legislación social como base de transformación. repercusiones posibles en el terreno sindical.

En cuanto al primer punto, nos acogemos al criterio del profesor Fi-gueroa; en multitud de artículos, en conferencias llenas de su acostumbrado rigor, deja bien claro este extremo; la economía no es una actividad que se condiciona a sí misma. Depende en alto grado del contexto de actividades de una nación, está sostenida en más o menos proximidad por un credo político del cual se deduce. Es pura hipocresía creer ahora (o fingir que se cree) en las viejas teorías de la economía como base y fundamento de toda la ordenación de un pueblo. Hay que precisar que los países de más avanzado nivel (los países de origen de los miembros de la Misión) están hace mucho tiempo de vuelta de la ingenua fe liberal, y han sabido, de una u otra forma, establecer esos controles, esos frenos necesarios con que el Estado regula el desenvolvimiento de la marcha económica. El punto de vista del Banco Mundial es el de que es necesaria una absoluta liberalización en la estructura de la sociedad española. Cada cual que se defienda con las armas que tiene. Para la Misión, como para cualquiera, hay que destruir el mito de la armonización. Los intereses de los obreros y de los patronos serán siempre distintos. Esto es tan evidente que resulta ocioso repetirlo. Es claro, el interés del obrero que aspira a un mayor nivel de vida se opone por naturaleza al del empresario; uno de cuyos gastos generales es la compra del trabajo de sus empleados. El dilema está planteado de antiguo y no hay porque extasiarse ahora ante su redescubrimiento. Lo que ocurre es que hay en España una ideología (cuanto menos un motor de desarrollo ideológico que pide antes que nada una reforma del concepto de la empresa. Hoy por hoy, el papel del Estado se limita al esfuerzo de intervenir en calidad ¿e defensor de los derechos del obrero, previstos en el Fuero del Trabajo. Adopta la actitud de conciliador entre partes, partes que están en conflicto. Pero en una sociedad futura, en la que la empresa fuese algo más que el campo donde conviven intereses distintos, no cabría un papel de tan mínima entidad. Porque debemos reconocer que en cuanto a la intervención del Estado se refiere, su radio de acción es bastante escaso. El Estado no es un conjunto de mágicas palancas todopoderosas, es el instrumento que ordena las fuerzas que le preexisten. Las fuerzas más poderosas de España son las del capitalismo, es comprensible por eso, que el Estado haya de limitar su intervención a casos muy concretos, sin posibilidad actual siquiera, de abordar el problema general. No quiere ésto decir, que el problema sea insalvable; como es lógico, el capitalismo es una fuerza, pero no la única. Hay otra fuerza que en España apenas ha contado jamás, pero que ha hecho sentir su impronta en casi todo el resto del mundo. Nos referimos a lo que suele llamarse proletariado y a lo que nosotros llamamos pueblo. Es notable la historia de pasos atrás que el capitalismo europeo ha venido dando. Nadie, por ingenuo que sea, creerá a estas alturas que estas concesiones han brotado en su mismo seno. Se han debido a la presión organizada de grupos de trabajadores, constituidos en Sindicatos, en fuerzas contrarias. Surge ahora el problema de los Sindicatos, problema importante, cuyo trato reservamos para el final de este trabajo. Sólo nos importa ahora resaltar la necesidad de construir un nuevo concepto de empresa. Apuntamos sólo la necesidad y reservamos su trato específico para quien esté más preparado en éste difícil y espinoso terreno. Pero insistimos en la necesidad esencial, primaria, ineludible de proceder a esta operación.
- 107 -

Apuntamos claramente hacia el terreno del sindicalismo vertical, aun a sabiendas de que para andar por ese áspero territorio serán precisas actitudes radicales del Gobierno que irán a dañar con toda seguridad los intereses de los poderosos. España está en un momento de tránsito. Desea ponerse a nivel europeo. Pero bien advertida de que Europa no es, ni con mucho, un mundo ideal. Hace falta resolver muchos dilemas y España debe hacer sonar su voz. No para decir lo más importante, no para ser la luz de Occidente, simplemente para aportar su solución. Para hacerlo tiene que elegir, tiene que ser consecuente consigo misma. O elegir el capitalismo europeo, o desarrollar al país no sólo económicamente, sino en todo orden de cosas. O trabajar a partir del horizonte sindical, que no es un horizonte claro, pero que es al menos abierto y esperanzador o dedicarse a desarrollar más al capitalismo. El plan de desarrollo económico es urgente, hay que ir a él, pero dándole un sentido. Lo mismo ocurrió con la estabilización. Era algo que las circunstancias imponían, pero nadie puede negar que se hizo a costa de los más débiles, sin una previa reforma fiscal, y que, por tanto, vino en última instancia a reforzar los beneficios de los inflacionistas. Es irrepetible, por vergonzosa, la nueva edición de este privilegio. El Estado, tiene necesariamente, que seguir la línea que inició la promulgación del Fuero del Trabajo. No hacerlo así, sería remitirse de sus propios fundamentos, de su doctrina de justicia social. Las recientes disposiciones acerca de la Banca, de los monopolios; las declaraciones últimas del Ministro de Trabajo, nos dan la garantía de que el Gobierno tiene clara conciencia de esta necesidad de resistencia en sus principios. Hay hechos que no pueden desoírse, el mundo del trabajo no es un mundo silencioso y eternamente pasivo. En España es aún joven y está prácticamente por estrenar su fuerza. Pero a lo largo de veinte años maduran mucho las conciencias y se despabilan las energías. Se sabe que el solo hecho de agruparse confiere una gran fuerza. Se sabe contra qué hay que protestar y cómo hacerlo. No es el obrero de hoy un ingenuo anarquista, ni un socialista. Es un hombre que se sabe depositario de la función más importante de la economía y se resiste a ser manejado como un número. Los avances en el terreno de la participación en los beneficios son simples parches; esto lo sabemos todos y antes que nadie el propio trabajador. Están ya lejos los tiempos en que, cualquier bondadoso empresario, podía hablar de los beneficios que, a título de gracia, otorgaba a sus productores. Están ya lejos los días en que se podía ser sólo propietario; hoy es preciso ser empresario y saber lo que es eso. El único justificante de la propiedad es la función social de la misma. De ahí la necesidad, cada vez más sentida, de formar empresarios con sentido moderno, con espíritu abierto y resuelto, con capacidad para llevar a cabo su tarea. Esa tarea que es, a la postre, una función de interés nacional. Cualquier comentario serio y que aspire a ser riguroso, acerca del sindicalismo nacional y de sus posibilidades de futuro, lleva en España un retraso que se puede precisar así: previo al ejercicio real de un sindicalismo vertical, hay que proceder a una revisión de estos dos términos, 1.°) la propiedad y 2.° la empresa. Mientras esas dos ideas sigan siendo las de una sociedad capitalista en sus cimientos el futuro del sindicalismo estará hipotecado. Pero no quiere esto decir, que, el sindicalismo sea un tema prohibido a la consideración. Al contrario, quizás desde él, utilizándolo como palanca, se pueda crear la conciencia suficiente para que esas permutaciones conceptuales se lleven a cabo. Preferible sería un cambio que tuviese como causa la presión de un fuerte bloque sindical, a la reforma que no estuviera respaldada por una realidad. Iniciaremos ahora la consideración del cambio profundo que sufriría la estructura sindical en España, caso de seguir las indicaciones referentes a las relaciones laborales, postuladas en el informe del Banco Mundial. Es este un apartado sumamente importante, de resonancias decisivas en el futuro. Son tales esas resonancias posibles, que bastarían por sí solas, para desarticular todo un sistema de representación y de gestión sostenido por España a lo largo de toda su postguerra. El informe del Banco, alaba la existencia y aplicación de los convenios colectivos, ya que mediante ellos, se consigue que el tipo de salario fijado, se ajuste perfectamente al ámbito que le es natural: la empresa. En realidad, el convenio colectivo es una fórmula de relación laboral intermedia; igual puede ser un paso hacia la implantación de una trayectoria sindical, como un instrumento de concordia en el que se reconocen dos claras facciones en litigio. Aparte de lo que los convenios tengan de ficción y de desconcertante desde el punto de vista de las tesis de la Organización Sindical, no cabe duda de que están siendo bastantes útiles. Así lo reconoce el informe y expresa su deseo de que esta manera de trato tenga una mayor extensión. Para nosotros los convenios colectivos presentan dos graves inconvenientes: 1.°) suponen que la Organización Sindical ha perdido las riendas de la ordenación de las relaciones laborales, ya que en el convenio, se reconocen por definición, fuerzas que en los Sindicatos no están representadas jurídicamente o por lo menos, no están dirigidas desde ellos; 2.°) el establecer con carácter de disposición oficial la aplicación de los convenios es el reconocimiento de que la realidad ha desplazado el concepto de productor, es admitir que los Sindicatos se han quedado reducidos a formulaciones abstractas y de que las fuerzas económicas funcionan por su cuenta. ¿Entre quién se acuerda? ¿cómo puede admitirse un pacto
- 108 -

entre una misma entidad (el productor), consigo misma? Rápidamente se nos replica que hay que ser realistas y reconocer los hechos. Nosotros, no aspiramos a otra cosa y sostenemos que el convenio colectivo es una forma antisindicalista. Jurídicamente son insalvables, prácticamente tiene utilidad, pero no finalidad favorable al sindicalismo, y el futuro del sindicalismo es uno de los temas que más nos inquietan. Llegamos con ésto a las puertas del amplio tema sobre el sindicalismo. El Sindicato vertical ha sido definido desde José Antonio como una de las unidades naturales de convivencia. Para que esta definición pudiera instalarse en la realidad, era preciso el desmontaje absoluto del sistema capitalista en nuestro país. Así planteado, el sindicalismo hubiera dado mucho más de sí. Lo que de verdad sucedió, fue que se empezó el ensayo del sindicalismo vertical sin la elemental y previa operación de anular a las fuerzas del capitalismo. El resultado ha sido en parte y puede ser totalmente en el futuro, que los Sindicatos van camino de ser, cada vez más, simples superestructuras. Es difícil montar el doble camino de ser órganos de representación y de ser órganos de control. Pero es un camino posible, lo que hay que hacer es ir ensanchándolo poco a poco. Se corre ahora el riesgo de que ni siquiera esa intermedia función, ese recorrer un camino poco brillante, pueda ser desempeñado por la Organización Sindical. Otra de las recomendaciones del informe (un poco a título de lamentación), es la siguiente. Dado que el Estado español tiene una determinada legislación social, y dado que esa legislación social estorba para el desarrollo futuro, hay que buscarle su resquicio. Se expone entonces, lo que no es sino un consejo para burlar la ley. El despido no es libre, se requieren para efectuarlo ciertos requisitos. Pero la protección del Estado al obrero, se reduce solamente a aquellos que son de plantilla, no a los eventuales. Un arma defensiva del capitalismo será pues, la de procurarse una escasa nómina y una gran cantidad de personal flotante, eventual. Expresamente, con toda claridad, así aconseja el informe que se haga. Antes de entregarnos alegremente a la crítica o defensa del informe, habrá que pensar cuales serían las repercusiones reales entre la sociedad española, entre el mundo del trabajo. Inmediatamente se formarán tres grandes grupos (de hecho se han formado y están operando ya). 1.° El de aquellos a quienes la medida afectará de forma perjudicial; 2.°) El de los empresarios, que por supuesto se asegurarán de que aquello les conviene y de que hay que intentar su realización; 3.° El más escaso, formado por los que desean un plan de desarrollo pero no a costa de la elemental idea de la justicia y creen, por otra parte, que ambas cosas son perfectamente compatibles. El tercer grupo será el más representado en las esferas oficiales, y es, hasta la fecha, el que ha producido la tesis oficial mantenida por el Gobierno. La fuerza real, la energía está en manos de los dos primeros. El grupo de más tradición de influencia en España, el de los empresarios, se agrupará y tratará de anular como pueda cualquier intento de control o intervención por parte del Estado. El segundo grupo, formado por los obreros, intentará también agruparse y buscará sus círculos naturales. El sindicalismo español no ha superado todavía el viejo dilema capitalista—obrero en el terreno de los hechos. Intentemos el experimento mental de exagerar las consecuencias. Tratemos de ver mentalmente lo que podría ocurrir. Nos parece bien claro. A medida que van desapareciendo los controles van aumentando proporcionalmente las presiones de las fuerzas en litigio. El Estado acabaría por tener un papel tan mínimo que rayaría en lo ineficaz. El empresario con su libertad de despido en el bolsillo la ejercería sin otro criterio que el suyo. El obrero, consecuente con sus intereses se agruparía donde se le acogiese y reclamaría en principio el derecho paralelo de la huelga. Se agruparía en donde se le acogiese. Esto haría el obrero. Y el Estado, por su parte, no podría decir no a la petición del derecho de huelga, ya que un mínimo sentido de la justicia le llevaría a concederlo. Además, hay que pensar que el derecho a la huelga se realizaría automáticamente, como pendular contrapartida al libre juego de la economía liberal. Es imposible intentar participar en un juego de esta índole si sólo se va a favorecer a una de las partes. Toda institución que consigue permanecer algún tiempo vigente, consigue siempre una cierta modificación en las estructuras sobre las que opera. Por muy incompleta que sea su labor, siempre acaba por aportar algo nuevo que cuenta para el futuro. Así la Organización Sindical. Ciertamente que el sindicalismo vertical es en España no más que una pro-hiesa, según vamos viendo. Pero esa Organización, por el simple hecho de permanecer y operar en su campo ha ganado bazas en el juego y hay que contar mañana con su desbroce del camino. El primer logro que hay que apuntarle en su haber es el conseguir la no pasividad del obrero. Para explicar esta afirmación tenemos que recurrir a un círculo algo más amplio que la esfera laboral, aunque ésta sea decisiva y primaria. El pueblo español ya no es una simple referencia. Es algo con una cierta conciencia del juego sindical, y sobre todo, con una cierta conciencia de fuerza. Se sabe capaz de hacer cosas y sabe que el Gobierno se basa en él para desarrollar su dialéctica. La condición previa para resistir teóricamente al
- 109 -

sistema capitalista, no es otra que sustentarse en el pueblo. Algo así ha sucedido en España. Se ha hecho toda una teoría del productor, del hombre como algo distinto a un simple número, que aporta a la empresa no sólo su trabajo que puede ser medido en horas, sino su persona. Por ello, ese productor adquiere un derecho sobre la empresa, es algo suyo también. Algo en lo que a él le va o debe irle, un interés superior al de percibir un sueldo o un jornal. José Antonio nos dice bien claro que es imposible hablar de armonización entre el capital y el trabajo, como es imposible hablar de armonización entre un cuerpo y una silla. No se trata de armonizar el capital y el trabajo, sino de entender que el capital es un simple instrumento, que por sí solo no define la función a desempeñar, ni confiere dignidad ninguna, ni requiere de ningún privilegio. En eso está la cuestión. La crítica de José Antonio al marxismo no está motivada por entenderlo extremista, sino por considerarlo incompleto. A este nivel de nuestro trabajo, vuelve a sonar como un "ritornello", la necesidad de reforma del concepto de empresa y del concepto de propiedad. Lo que motiva estas situaciones en que ahora se ve comprometida España, es el no haber realizado la revolución en lo económico. Es ésta la única solución radical que resolvería de una vez el viejo dilema, siempre antagónico por naturaleza, siempre litigante. Pero es preciso ceñirse en estas pocas líneas a aquello para lo que han sido escritas. Por tanto, urge reintegrarse a la línea de desarrollo que venimos siguiendo. Se habla, única y exclusivamente de las relaciones laborales según el informe del Banco Mundial. Se trata de desarrollar a España según un módulo típicamente capitalista. Eso lo ve cualquiera, con sólo asomarse a las páginas del informe. La actitud de los economistas que han colaborado en su redacción es bien clara. Se considera preciso abrir las posibilidades más amplias ante el empresario, liberarlo de todo tipo de presión estatal para impedir, o cuanto menos controlar, el despido y sus causas. El Estado vigila y el empresario se retrae. Como hay que conseguir que el empresario no se retraiga, es preciso que el Estado no vigile. Las fuerzas se mueven entonces en la dirección que les es natural y tenemos pues, preparados para dentro de unos pocos años la existencia y funcionamiento de sindicatos horizontales de patronos y de obreros, sindicatos que, (se llamen como se llamen), habrán acabado "de facto", con toda posibilidad nacionalsindicalista en nuestro país. Esos gérmenes de sindicatos existen ya, si bien en forma solapada y casi sólo por una de las partes, se llaman grupos de presión. Ante el desenvolvimiento en lucha de las fuerzas autónomas, el Estado intentará no perder las riendas del conflicto, y, a través de sus órganos de la Organización Sindical, intentará vías de conciliación. Repárese en que ser en el mejor de los casos, el arbitro de una pendencia, no es ni mucho menos haber conseguido un esquema de integración capaz de crear una nueva forma social, un nuevo tipo de empresario y de empresa, un nuevo tipo de obrero, etc. En realidad, el sindicalismo nacional es algo más serio que la coordinación económica. El sindicalismo es toda una nueva forma de vivir. Y ésto no es una frase ni un recurso poético. Es una enorme realidad, en cuya cuenta han caído todos aquellos que han intentado pensarla hasta sus últimas consecuencias. Es una forma de convivencia, de representación política, de gestión ante el Gobierno, etc. Lo que ocurre es que ésto se olvida con frecuencia por una beatería muy en boga hacia lo técnico y hacia los técnicos. Ciertamente, hora es ya de que en España se acometa la tarea de resolver realidades y se empiece a entender de aquello de que se habla. Pero esta necesidad ha producido una especie de fe determinista en la economía, en la estadística. Para que de una cosa se pueda extraer una enseñanza, primero debe ser realizada por alguien. En economía como en toda ciencia, está muy lejos de decirse la última palabra. Nadie ha demostrado la invalidez del intento sindicalista, bien entendido que el tal intento no es sino una dirección y un apuntar hacia lo posible, hacia un futuro problemático y muy cuestionable. Pero, al fin y a la postre hacer política no es otra cosa que incitar a unas fuerzas hacia la solución de unos problemas, solución que por una u otra causa nos es apetecida y deseable. El ensayo del nacionalsindicalismo es tan posible como otro ensayo cualquiera. Únicamente ocurre que para nosotros es más deseable. Al considerar lo ya escrito nos asalta la impresión de que cualquiera que lo lea puede deducir una falsa consecuencia de cual es nuestro pensamiento. En efecto, parece como que nosotros decimos: "esta situación de ahora es la ideal, si se lleva a efecto la proposición de estos señores del informe, el sindicalismo vertical, que a costa de tantos esfuerzos se ha conseguido salvar va a quedar apartado. Hay pues que impedir el desarrollo para preservar a la actual situación de todo mal." Ni mucho menos. Sabemos perfectamente que el sindicalismo no es una realidad en plenitud hoy por hoy. Sabemos que nuestros Sindicatos tienen "handicaps" muy graves que les impiden desplegarse. Lo que prevenimos no es la desaparición de los Sindicatos tal y como hoy están establecidos.

- 110 -

El problema es este. España necesita con toda celeridad la aplicación de un plan de desarrollo total, concretamente de un plan de desarrollo económico. Ese plan de desarrollo puede realizarse de la mano de dos criterios. Uno de ellos es el que sostienen los miembros de la misión; impulsar el desarrollo a base del ejercicio de las clásicas leyes del capitalismo. Oferta y demanda, mercado libre, libertad de despido, etc., etc. Otro de esos criterios es el que sostenemos nosotros. Es decir, impulsar el desarrollo mediante una revisión del concepto de empresa y el de propiedad, desplegar la eficacia y la fuerza de los Sindicatos, intentar integrar en un solo concepto (integrar y no armonizar) las fuerzas de la producción, superar mediante una fórmula de representación y gestión sindical, la imagen del porvenir escindido entre libre despido (fuerza del patrono) y derecho a la huelga (fuerza del proletario). En una palabra, un plan de desarrollo total de un país lleva aparejado siempre una profunda modificación de las estructuras del mismo. O modificamos las nuestras en una dirección capitalista, es decir, damos un paso atrás, o las modificamos en una dirección de avance uniformemente acelerado, de la mano de una fuerte organización sindical. Cuales sean los medios concretos y las disposiciones científica y políticamente oportunas no son cosa nuestra. Dependerán del trabajo de los economistas y de la actitud de los políticos. Lo que en estas breves páginas nos importaba eran las consecuencias sociales del informe y la actitud que en él se sostenía. A ellas fundamentalmente nos hemos dedicado. No puede dejarse de considerar la gravedad de que nos quedemos a una o a otra carta. Téngase en cuenta que el camino que ahora se inicie nos compromete y obliga para varios años del futuro. Para muchos años. Por una vez, en España se intenta planificar algo a mucho tiempo vista. Sin esperar obtener un fruto inmediato. Se intentará sentar bases válidas en sí, independientes de la circunstancia concreta y anecdótica que es cada Gobierno. Por eso, habrá que meditar muy bien si vale la pena desmontar lo que hasta ahora se ha hecho, abdicar de los principios de justicia que han sido fundamento del Estado, o si, por el contrario, cabe la posibilidad de marchar realmente por un camino de fortalecimiento sindical. Por un camino que todos sabemos problemático, pero que puede ser la palanca futura para elevar el nivel. A una y a otra posibilidad les faltan de momento el punto de apoyo. Es sólo cuestión de precisar hacia que horizontes queremos elevarnos, hacia que conquistas. A nuestro juicio, en cada solución va íntimamente ligado un concepto del hombre. El punto de vista capitalista sostiene que sólo se salva el que vale. El criterio sindical, sostiene por el contrario que el hombre no es número y que su dignidad no le viene dada por su éxito económico. Son dos tesis basadas cada una en una filosofía y en una teología diferentes. Será en su hora un dato elemental a tener en cuenta. Intentar ahora precisar una y otra exceder a sin género de dudas al concreto propósito de estas líneas.

- 111 -

ponente Juan José López Gutiérrez

f) turismo

- 112 -

El turismo es una acción, una recepción, y la relación entre ambas. En el aspecto activo el turismo es un desplazamiento temporal, voluntario y sin ánimo de lucro. El segundo aspecto constituye la industria turística, la organización de servicios que ha de satisfacer las necesidades del turismo activo e incrementarlo en las siguientes temporadas para aumentar la productividad de la empresa de servicios. En cuanto al tercer punto digamos simplemente que es la realización y conjunción de los dos primeros y en el cual cabe la investigación y el análisis de los efectos de este fenómeno. El turismo activo, por tanto, lo constituyen los viajeros; el turismo pasivo, o mejor, el aspecto pasivo del turismo, es el conjunto de hoteles y demás medios de alojamiento, la construcción de vías de comunicación óptimas y suficientes y la organización de los servicios que han de atender al viajero que nos visita. El mercado turístico es el resultado de la realización de ambas facetas del turismo y es en él precisamente donde se deben estudiar el aspecto contable, económico, social, del turismo. El turismo aumenta las explotaciones, ocupa mano de obra, exige especialización por una parte. Por otra, el turismo es un desarrollo de la inquietud intelectual, pero más que nada de la intuición. La postura pasiva del turista preparado a absorber todas las experiencias que se le avecinan es favorecida por el cúmulo de comodidades que le tiene preparada en el país visitado toda la industria turística. En realidad sólo podemos llamar turista al que viaja para descansar su espíritu, para evadirse de la monotonía cotidiana, para asimilar nuevas experiencias. No sólo debemos exigirle estas características al viajero para llamarle turista, sino que la técnica de esta disciplina les exige también la temporalidad del viaje que ha de exceder de veinticuatro horas y no sobrepasar los doce meses, denominándose a los primeros excursionistas (turismo golondrina) y a los segundos emigrantes. El verano es el mes del turismo, es fácil de explicar. Se trata de descansar y saborear al máximo la más completa libertad. Y es precisamente en verano cuando los días son más largos. Por otra parte, el turismo hoy día es un fenómeno de masas: la playa ha sustituido el monumento artístico. El descanso espiritual es compatible con el cansancio físico. Hay que aprovechar al máximo el viaje; no podemos detenernos en cualquier parte. La duración media de la estancia va siendo cada vez menor contra el deseo de los empresarios-hoteleros que ven fluctuar su negocio pendiente de tan caprichosa demanda. Pero esto no es totalmente verdad. Se nota actualmente, y más aún ocurrirá a corto plazo con las nuevas medidas de libertad de inversión de capital extranjero, la construcción de propiedades pequeñas en lugares veraniegos donde el turista habrá de reposar tranquilamente su permiso de vacaciones. Creemos que este movimiento crecerá todavía más a medida que la capacidad de ahorro de las más bajas clases sociales les permita adquirir pequeñas propiedades en los países que más les agraden. Por otro lado, el turismo se ha encargado de humanizar las inversiones bélicas usándolas con fines para los cuales de ningún modo fueron proyectadas. Más importante aún es la consideración del turismo como fuente y a la vez expresión de cultura. El turismo es un termómetro de cultura del país de origen. Es fácil comprobar que salen más turistas a viajar de los países, más cultos. Pero es que, además, estos mismos países son los más atractivos para los turistas de otros países. Si recordamos el aforismo "tanto sabemos cuanto en la memoria retenemos", no cabe duda de que el viaje turístico es el mejor libro de texto, ya que es mucho más difícil de olvidar lo que hemos visto con nuestros propios ojos. Sin embargo, lo más importante en este aspecto es la maleabilidad producida en nuestros cuadros mentales al hacérsenos comprender todo con la vivencia de otras perspectivas totalmente distintas que fecundan magníficamente el desarrollo intelectual, sobre todo en un tiempo en que el diálogo es la base central de la sociedad contemporánea. No cabe duda de que el conocimiento es más perfecto cuanto más apasionadamente lo adquirimos. La tensión de ánimo que marcamos en los viajes producida por la continua novedad de sensaciones es el mejor despacho de estudio. "El comunicar con gentes hace a los hombres discretos", decía nuestro querido Cervantes. El turismo es también una ascética. Una ascética por cierto muy necesitada en el hombre actual cuyo único fin parece ser el rodearse de comodidades convirtiendo en lo posible esta tierra en un paraíso. Las incomodidades que origina la salida de casa endurece sanamente nuestra constitución, a pesar del confort con que pretende rodearnos la industria turística creciente. El turismo además va a conseguir lo que toda la doctrina fiscal viene intentando últimamente: la equidistribución de las rentas no sólo en el ámbito nacional sino en el internacional. Digamos por fin que ha sido el propio informe del Banco Mundial el que ha hecho hincapié en la importancia de este fenómeno al aconsejar que sus problemas sean el centro de todos los estudios económicos, y sirvan de coordinación de todos los planes administrativos. Y esto no sólo desde un enfoque planificador, sino también en el pequeño campo de las realizaciones locales donde industriales turísticos y comerciantes deben coordinar sus esfuerzos por la interacción de sus intereses en ver incrementado el número de turistas.

- 113 -

Sólo nos queda añadir que el principal instrumento de una buena política turística debe tener en cuenta la importancia de las cifras estadísticas, verdadera contabilidad de esta magnífica industria. Actualmente la Dirección General de Turismo publica mensualmente la estadística de extranjeros que nos visitan; el servicio sindical de estadística del Sindicato Nacional de Hostelería las facilita anualmente. También el I.E.M.E. publica el ingreso de divisas que aporta el turismo. Vienen realizándose desde hace diez años y a través de este trabajo tendremos ocasión de usarlas aunque del modo más general posible. El presente estudio consta de tres partes que no quieren, ni mucho menos, ser exhaustivas, sino más bien un bosquejo de problemas generales. Primeramente damos un resumen del Banco Internacional de Fomento y Construcción. En un segundo epígrafe completamos dicho informe en los aspectos activo y pasivo del turismo señalados anteriormente. Finalmente nos permitimos exponer unas ideas generales de los problemas sociales que nos han parecido más importantes como efecto del fenómeno turístico.

el informe
Previamente la Misión considera necesario llamar la atención sobre a) la precariedad de esta industria en el sentido de que su base en gran parte depende de la moda en los gustos por el viaje y b) la fuerte competencia a que está expuesta ya que todos los países han comprendido la efectividad de fuertes inversiones en su propaganda.

sus sugerencias
Las sugerencias que ha creído conveniente exponer se resumen aquí brevemente: 1) Aconseja al Gobierno tome medidas para poner sus normas de acuerdo con las de los demás países europeos referentes a formalidades de aduanas y simplificaciones de las normas de viaje. 2) Cree necesaria la construcción de más hoteles previendo un fuerte incremento de la demanda. Fracasar en este punto repercutiría en una mala propaganda. Por otra parte, señala el problema de la estacionalidad de esta industria y la necesidad de igualar los costes a través de todo el año. 3) Se remite a los capítulos de reforma ferroviaria y de carreteras, sin duda los más detallados, como los más importantes de la infraestructura. 4) Expone su opinión sobre la conveniencia de estabilizar nuestros bajos precios como el mejor atractivo para los extranjeros. Sobre tal punto se discutirá más tarde, en el desarrollo de estas notas. 5) Sugiere al Gobierno la conveniencia de dejar esta industria de servicios en manos de la empresa privada, la cual será más flexible con los diferentes gustos de los consumidores. 6) El Gobierno intervendrá en la organización general, publicidad, información y control de precios. También fomentará las inversiones en hoteles realizándolas incluso directamente en defecto de la iniciativa privada. Asimismo se encargará de la infraestructura de transportes y obras y servicios públicos. Pero sobre todo cuidará la estadística aconsejando se consigan cuanto antes los índices de ocupación de hoteles. 7) Aconseja la formación de centros de iniciativas locales y regionales en una relativa descentralización. 8) En cuanto al aspecto financiero pide se le concedan más fondos a la Institución Crediticia Hotelera y aconseja la elevación del interés de los créditos al nivel que tengan en el mercado crediticio confirmando una vez más la línea que marca todo el informe respecto a la formación espontánea de los precios en un mercado libre. 9) Urge la construcción de 60.000 habitaciones entre 1962 y 1966. Unos veinticuatro mil millones de pesetas. 10) Selecciónense por las autoridades los lugares de atracción turística. 11)—Respecto al control de precios, deben ser abolidos. No obstante sería necesario publicar de un modo fijo los precios para todo el año con miras a su exacto conocimiento por parte de los turistas. Tener que gastar más de lo previsto por falta de seriedad en los que nos sirven es la peor propaganda que se pueda imaginar. Debe facilitarse la inversión de capital extranjero en dicha industria. No debe tenerse un abusivo aumento de los precios ya que la competencia se encargará de frenarlos. 12) Los albergues y paradores oficiales compiten con los particulares en desigualdad de condiciones. Deben cederse a la industria privada en cuanto ésta se muestre dispuesta a aceptarla.
- 114 -

13) No debe olvidarse que la planificación de las zonas turísticas tiene un objetivo: incrementar los ingresos por el mayor rendimiento de la misma inversión (costes de la infraestructura, aguas, correos, comunicaciones, telecomunicaciones, alcantarillado..., de las que deben aprovecharse los máximos beneficiarios). En tanto deben ser escogidas las zonas de inversión en cuanto sea mayor su rentabilidad. 14) Más escuelas de Hostelería y más idiomas. 15) Coordinación entre los distintos Ministerios. 16) Los asuntos turísticos sean centro de toda discusión económica. 17) Sería de desear, dice la Misión, una Organización administrativa más eficiente con una Subsecretaría independiente. 18) Auméntese y mejórese la publicidad. Hasta aquí el informe. Su estudio responde a una sistemática en todo el trabajo de la Misión que podíamos calificar en su conjunto por estas tres notas: economía de mercado libre, descentralización relativa e importancia de los recursos financieros, junto con la reiteración del principio de inversiones según su rentabilidad; todo ello expresión clara de una mentalidad anglosajona que el temperamento español podrá hacer propia fácilmente.

consideraciones
Por otra parte, es poco lo que podemos añadir al informe. Muchos de sus puntos eran declaraciones de conveniencia de ciertas actuaciones que ya habían sido previstas e incluso realizadas por el Ministerio de Información y Turismo. Otras han comenzado a ejecutarse (la Ley de Zonas Turísticas se encuentra en estudio, que habrá de ser terminado en el próximo verano, por ejemplo). Nuestro trabajo, por tanto, será completar este capítulo con una comparación internacional de nuestra industria turística, una exposición de las más elementales cifras estadísticas y, sobre todo, finalmente, unas consideraciones de tipo social sobre los efectos del fenómeno turístico, al que juzgamos en verdad como el elemento que especificará nuestro siglo desde una perspectiva histórica. El informe ha pasado por alto un factor de fomento del turismo por-su propia evidencia, pero que aquí nos creemos con la obligación de consignar. Y es la paz que necesita todo país como primer atractivo turístico. En cuanto a la necesidad de unas estadísticas fidedignas digamos que actualmente se ensaya un nuevo modo de contabilidad del turismo con los índices de ocupación de hoteles. El que un mismo turista se hospede en distintos sitios no dificulta la exactitud de las cifras si éstas se producen por las noches y no por los turistas. Si cada noche se han alojado en nuestro país un número de extranjeros, al cabo del año habrán sido tantos los turistas cuantos resulten de la división de dicho número por el coeficiente calculado de permanencia media. El origen de los turistas se consignará en tal control. Pero es que además ese será el único modo de comprobar si es exacto el número que nos da el control aduanero, ya que ambos habrán de cuadrar, aunque no de un modo riguroso, pues serán mucho los que pernoctarán en viajes y centros de diversión. Sin embargo, nótese que, calculando aproximadamente el número de los que viajan por la noche, con ambos controles antedichos tendremos un tercer dato que es el de la población flotante que no quiere, o no puede alojarse. En beneficio de todos los países deberían usarse las mismas técnicas contables. En un futuro cercano nos atrevemos audazmente a predecir la necesidad de una moneda internacional que hoy día se ha visto incoada por las cartas de crédito, sobre todo aéreas, que permiten al portador de un documento ("billete") adquirir los pasajes de aviones en cualquier país que visite. El problema que más nos preocupa en un aspecto teórico es el haber oído por muchas partes las alabanzas de nuestros bajos precios como principal atractivo turístico. Contra esta afirmación creemos conveniente hacer las siguientes consideraciones: a) El precio es siempre justo. La "injusticia" de los precios no es más, que un defecto de la injusta producción del mismo. El precio es un concepto económico. Y en el campo económico tan injusto es un precio determinado por una restricción monopolística de la oferta, como el marcado políticamente en defensa de intereses sociales. No es éste el lugar de desarrollar estas ideas elementales, pero baste añadir que los bajos precios son fruto de un bajo nivel de vida; o, si se quiere de otro modo, de una escasa producción en proporción a la circulación monetaria. b) Defender nuestros bajos precios es claudicar ante la necesidad de elevar nuestro nivel de vida. c) El escaso poder adquisitivo que demuestran unos bajos precios ocasiona en el país visitado el curioso fenómeno de que nuestras propias diversiones y productos marquen unos precios motivados por la
- 115 -

demanda de quienes nos visitan, con la monopolización consiguiente por parte de los mismos, dada su mayor renta, y la privación de tales recreos precisamente de quienes los producen. d) La propaganda turística basada en este atractivo es errónea a largo plazo, pues alejará de nuestra industria turística a quienes sólo nos visitaron por este motivo cuando, irremediablemente gracias al curso económico de nuestra sociedad, ésta vea elevado su nivel de vida con la consiguiente elevación de precios. e) Los turistas que visitan los países más baratos no son precisamente los que más interesan a la industria del turismo. No sólo porque éstos serán los de menos recursos económicos, sino porque el bajo precio es la mejor antipropaganda de la calidad de un artículo. (Por supuesto que no desdeñamos la presencia de tales visitantes...) Pasamos a continuación a dar una visión general del turismo en sus aspectos activo y pasivo, o de industria turística.

el turismo en sí
Se habla mucho del atractivo turístico español. Y llevan razón. Pero no es menos verdad que los demás países europeos también lo tienen, y algunos en mejores condiciones, ya que su condición de países de tránsito les facilita un gran número de turistas que, sin tener intención directa de visitarlos, forzosamente han de atravesarlos. Nuestra situación geográfica por tanto nos impide alcanzar las cifras de las naciones del centro del continente aunque esto queda compensado con la configuración costera de nuestra península y su oferta de las mejores playas de Europa. El desarrollo de África convertirá a España en un país de tránsito con todos sus rentables efectos.

turismo activo
Hemos oído decir también que el extranjero viene a visitarnos principalmente para conocer los restos medievales del Caballero hidalgo... Pero no cabe duda de que el principal incentivo turístico de España es su virginidad, la conservación de áreas naturales que no han sufrido todavía el óxido urbano ni el humano de la industria, que es precisamente lo que busca el trabajador y el industrial hastiados de sus mecánicos quehaceres durante todo el año. Son muchos los puntos que deben tratarse en un estudio del tráfico turístico. La afluencia de viajeros y su procedencia; estancia de los mismos en lugares determinados y la permanencia en el país; medios de transporte y clases de alojamientos utilizados; el grado de ocupación hotelera; el desarrollo de la industria turística y sus complementarias, rentabilidad y explotación, repercusión en la economía de la nación como fuente extraordinaria de riqueza, etc.. En estas líneas procuraremos solamente señalar los principales problemas y dar a conocer nuestra situación real y el posible incremento del turismo. No son turistas todos los viajeros que visitan un país. Los que permanecen poco tiempo, menos de 24 horas y los que trasladan su residencia por más de un año por motivos laborales y demás recibirán en las cifras que damos a continuación el nombre de viajeros entrados. Así pues, la afluencia turística en los países europeos en el año 1959 fue la siguiente; (en miles): Tu. España Alemania Francia Italia Austria Suiza Inglaterra 4586 1394 2863 4989 5051 8.600 V.E. 4194 57.000 26.100 16.000 — — —

Compárense Italia y Alemania. Como puede verse nos duplican Francia, Suiza, Austria y Alemania, que sus 57.000.000 de viajeros entrados nos superan en una proporción catorce veces superior, aunque en el número de turistas en sentido estricto tan sólo nos duplica. Esto ocurre por la causa que explicamos anteriormente: porque Alemania es un país de tránsito mientras que España es estación terminal. Algo así como lo que ocurre con el norte y el
- 116 -

sur de España, que es el primero el que cuenta con mayor número de turistas, cuando en realidad éstos se dirigen a las playas de Levante y Sur. Una contabilidad basada en la permanencia nocturna nos daría el fiel reflejo de estas aseveraciones. Por lo demás, puede verse que Italia nos cuadruplica y que duplicamos a Inglaterra. Hemos de añadir, sin embargo, que el índice de aumento del turismo en España es el más alentador, como puede verse en el siguiente cuadro. (Aclaremos previamente que hace diez años el número de turistas venía a ser el 50% del número de viajeros entrados, mientras que en la actualidad llegan a los dos tercios de los mismos).

Año 1931 1934 1946 1950 1955 1960 187.220 190.830 83.568 456.968 1.383.359 4.332.663

Los años más sorprendentes en que se superó el número de turistas del año anterior en más de un 50% fueron 1949, 1950, 1951, 1960. Incremento febril que se afianza actualmente sin que aparezca una disminución en perspectiva a corto plazo. Aclaremos que las estadísticas del Ministerio de Información y Turismo añaden los turistas en tránsito por puertos, los autorizados por 24 horas y los españoles residentes en el extranjeros (este último concepto se elevará en proporción al desarrollo de nuestro nivel de vida con el consiguiente aumento del poder adquisito de nuestros nacionales, lo que a su vez debe ser objeto de fomento de la política turística no por su rentabilidad sino por la mira social que lleva aneja toda política en la actualidad) lo que hace elevarse dichas cantidades al doble en los pasados años y en un tercio en los actuales según la proporción que antes se mencionó. Así por ejemplo en el año 1960 según las estadísticas el movimiento turístico ha sido de más de seis millones (6.113.225), pero ya sabemos que en concepto estricto el número de turistas que nos ha visitado vienen a ser los dos tercios del total de viajeros, proporción que variará sin duda en el futuro, por lo que dimos la cifra de 4.332.663. A título de curiosidad digamos que solamente los franceses son el 50% de los turistas que nos visitan, dada su cercanía. La proporción según los países de origen es: Franceses Españoles residentes fuera Ingleses Alemanes Portugueses EE.UU. ... Italianos Escandinavos Suizos Belgas Holandeses Austríacos Canadienses Varios 44,5 % 13,5 % 8,9 % 6 6 5 3 2 2 % % % % % %

1,8 % 1,2 % 0,66% 0,5 % 4,5 %

Señalemos que proporcionalmente el incremento es mayor en los de origen canadiense e italiano. Como complemento de esta información facilitamos un cuadro interesante sobre la dispersión de los extranjeros por el suelo español, según aficiones, lo que podrá ayudar a los empresarios hoteleros con miras a una especialización en hoteles por nacionalidades según su conjeturable rentabilidad.

- 117 -

Téngase en cuenta que la entrada por Irún facilita el turismo golondrina (menos de 24 horas) en Vizcaya y Guipúzcoa y que normalmente la corriente entrante por este paso fronterizo se dirige hacia el centro, Portugal y el Sur. El triángula bético lo forman Sevilla, Granada y Córdoba. Al mismo acuden principalmente los holandeses, los alemanes y los italianos. Los alrededores de Madrid, Avila, Toledo, Cuenca, Alcalá, reciben al turista de tránsito por los mismos pero de permanencia en la capital. El Cantábrico recibe una visita estacional veraniega, siendo la Costa del Sol la más favorecida. Se proyecta actualmente bautizar al Atlántico Sur de nuestra península con el nombre de costa colombina e incrementar la propaganda y servicios de la misma por sus magníficas playas generalmente desconocidas. Téngase en cuenta que las cuatro quintas partes de nuestro turismo es de carácter costero. De ahí la preferencia por el Mediterráneo (en sus costas del Sol, Brava y Baleares) y por Canarias.

Otro dato importante es el medio de entrada que ha de prever cuidadosamente una política turística. Baste aquí reseñar que de los 4 millones de turistas que nos visitaron en el año 1960 más de 3 millones lo hicieron por carretera, lo que se explica por el auge automovilístico debido al aumento del nivel de vida y a la necesidad de viajar sin compartir alegrías y las incomodidades con los desconocidos acompañantes de los ferrocarriles; no llegando al medio millón los que entraron por ferrocarril ni tampoco los que aterrizaron en nuestros aeropuertos, sumando 130.000 los que arribaron a nuestros puertos marítimos. Por lo que respecta al lugar de entrada y salida, señalemos simplemente que figuran en cabeza Guipúzcoa y Gerona (Trun, Behobia y la Junquera), aunque los autocares prefieren Lérida por Seo de Urgel. No menos interesante es la estacionalidad del fenómeno que se ve incrementado enormemente en los meses estivales; así en el año 1960 de los 4 millones de turistas entrados, un millón lo hicieron en agosto, más medio, en julio y septiembre, no llegaron al medio millón abril y junio y descendió a 100.000 en enero y poco más en febrero y diciembre. Para dar una idea de estas proporciones, deben observarse que el mes de agosto de 1960 superó a todo el año 1951, y que el verano del primer año, solamente, dio la cifra de todo el año 1958. Adelantando cifras del año presente (1962), digamos que parece ser se han superado los 10.000.000 de turistas, que el ingreso que nos ha reportado ha superado a los 400 millones de dólares, y que lo enviado por trabajadores españoles en el extranjero oscila entre 250 y 300 millones de dólares. Estas cifras nos llevan de la mano al importante problema del turismo como fuente de ingresos para el Estado. Su importancia puede deducirse simplemente del dato de que nuestra exportación de agrios, que es la que figura en cabeza en el comercio exterior, produce algo más de 200 millones de pesetas oro, triplicándolos, por tanto, los ingresos por exportación de invisibles ya en 1956, y asombrosamente más en la actualidad. Parangonando estas cantidades con las de los demás países europeos, señalemos que para el año 1959 éstas fueron:
- 118 -

España 150

Alemania 450

Austria 200

Francia 445

Italia 530

Inglaterra 430

Suiza 325

(en millones de dólares). De la importancia fiscal de tales ingresos, baste decir que los ingresos por exportación de invisibles, suma la tercera parte del presupuesto de gastos del Estado. Si tenemos en cuenta que el Gobierno propone basar el desarrollo económico de España en el Comercio Exterior, lo cua 1 confirma el informe que comentamos, nos explicaremos fácilmente la afirmación de dicho informe de que la política turística ha de ser el centro de todas las discusiones económicas que miren al futuro desarrollo de nuestro país. Finalmente no podemos dejar olvidado el problema social que implica la desproporción entre los turistas que nos visitan y nuestros propios indígenas que pueden permitirse viajar por el extranjero. Problema que se agrava si tenemos en cuenta que la mayoría de ellos lo hacen en ínfimas condiciones económicas, subterfugios legales para conseguir permisos de trabajo en los lugares que los reciben como estudiantes, o como simples turistas, y en pésimas condiciones de cambio de moneda debida al desnivel de la cotización de la misma. Sobre este punto de la necesidad e inconveniencia de mantener nuestros bajos precios, ya nos pronunciamos en su momento. La política turística ha de incrementar el desarrollo de las posibilidades de nuestros nacionales de viajar por el extranjero, aunque esto compensará de un modo nada rentable el superávit de divisas con que contamos actualmente. Pero esta perspectiva es falsa, pues el día en que tal compensación se produjera, el presupuesto estatal no necesitaría alimentarse de esta fuente de ingresos, puesto que tal fenómeno sería consecuencia de un desarrollado nivel de vida a la altura de los países europeos, únicamente en la cual circunstancia cabe la compensación del tráfico turístico. Aparte de la destrucción del complejo que puede crear en las bajas clases sociales al comparar su poder adquisíto con el de los turistas que nos visitan. Y más aún si partimos de la base de que el primer principio internacional de esta política es la libertad de residencia. En el año 1956, llegó al medio millón de españoles salidos al extranjero. Dos años después se elevaba a 800.000. En el año 1960 han sobrepasado los 2 millones. El problema se agrava si pensamos que la mayoría de ellos van a gastar sus energías para aumentar la producción de los países visitados. Un fruto más de nuestro bajo nivel de precios es el gasto doble que hizo el español en Francia en 1960 del que hizo el francés en nuestro país. El incremento de nuestro turismo activo, con respecto a las salidas al extranjero, sería fiel reflejo de un desarrollo de nuestro nivel de vida que aparejaría automáticamente la destrucción de ciertas degeneraciones producidas por ciertos sectores turísticos extranjeros en nuestro país, institucionalidados incluso nominalmente (el "pepet"). Esto podría llevarnos a la inversión de los versos de Santa Teresa "hombres necios que acusáis". Sería puesto en la actualidad en algunas localidades costeras... Nos permitimos recordar unas frases de Pemán en el "ABC" del 15 de diciembre de 1962: El incremento del turismo en España "más que una elevación del porcentaje de enamorados de nuestro país, significa la elevación de americanos y europeos que tienen abundancia y nivel de vida y vacaciones para moverse y viajar. El turismo que nos ufana es la espuma de un bienestar económico que rebosa por todas partes. Tiene algo que ver con la Catedral de Toledo, pero tiene mucho más que ver con la fábrica de Burdeos, de Hamburgo o de Chicago. Lo que pasa es que el dinero que traen los turistas se hace en España más ostentoso y visible, porque los españoles no tienen esas abundancias para viajar y salir, mientras que en los otros países se equilibra y disimula porque los nativos son también turistas que salen a pasear por fuera y gastarse lo que los otros han traído. El vistoso superávit que nos produce a los españoles el turismo yo creo que se produce porque nosotros no podemos todavía ser turistas. LA CATEDRAL DE BURGOS DEJA MUCHO DINERO PORQUE EL QUE TRAEN SUS CONTEMPLADORES NO SE LO PUEDEN GASTAR LOS ESPAÑOLES ANTE LA CATEDRAL DE COLONIA".

aspecto pasivo
El turismo es ciertamente una industria. Y de las más rentables, por cierto. Sus ingresos son, en principio, casi en su totalidad, beneficios, ya que la primera inversión la constituyen los factores naturales con la consiguiente reducción al máximo de los costes fijos. Los gastos de propaganda y demás para el incremento de su desarrollo se han verificado a posteriori cuando ya esta empresa se había puesto en marcha espontáneamente. Además de que tales gastos con realmente rentables pues es innegable el aumento proporcional y asombroso de la oferta del turismo activo con mínimo coste de propaganda de la industria turística pasiva. La contabilidad de la misma es sin duda la base racional de su explotación. Podrá objetarse con las dificultades con que tropieza la exactitud de los datos y estadísticas, tanto si se toman en la frontera o en los establecimientos hoteleros. El primer método es seguido en los países costeros mientras que Alemania, Suiza y Austria prefieren controlar las cifras de turistas por su residencia nocturna. Ambas
- 119 -

son imperfectas. El control aduanero ocasiona molestias que tienden a relajarse en beneficio de la rapidez y agrado para el turista. El segundo es inecato y difícil de llevar a cabo. Piénsese en los "campings" y demás modos de asentamiento de gran parte de turistas por un lado y por otra parte su movilidad a través de diferentes zonas lo que ocasiona una contabilidad doble y falsa. Sin embargo, tales cifras no pierden su importancia pues dan idea aproximada de la realidad, y lo que es más importante, ofrecen una base a sistemas comparativos (ya en proporción a los demás países, ya con relación a los años anteriores) que facilitan los índices de aumento, verdadero fin de la estadística. Debo advertir que las primeras afirmaciones sobre la reducción al mínimo de los costes fijos no deben aplicarse a una industria ya organizada donde el principal papel lo juegan los hoteles que han de satisfacer plenamente las necesidades de alojamiento y confort del turista e incluso crear en el mismo nuevas aficiones que amplíen sus estancias y aumenten la demanda a largo plazo. En efecto, los empresarios hoteleros son sin duda los más arriesgados. Considérese que la afluencia de turistas en agosto es diez veces superior a la de enero, por lo cual las grandes inversiones que se necesitan durante el verano no pueden amortizarse por falta de productividad en invierno, aparte del problema de mano de obra excedente en los meses de menos tráfico y deficiente en los meses estivales. Pero esto no es todo; encima se les exige una conducción perfecta de su empresa pues cualquier deficiencia redundaría inmediatamente en una propaganda adversa, que disminuiría el número de alojados en el futuro. No podemos aquí desarrollar toda la problemática hotelera. Bástenos unas reseñas de la misma. La situación actual en España es la siguiente: HOTELES: Lujo 1.a A 1.a B 2.ª 3.ª TOTAL 71 210 382 595 705 1963

capital

786

prov

1177

El reparto de los mismos es como sigue: Barcelona Baleares Gerona Madrid Guipúzcoa Alicante Málaga Cuenca Huelva Palencia - Álava Albacete - Badajoz Zamora Almería Guadalajara 217 209 194 185 94 86 78 8 8 7 6 5 4 3

Con hotel de lujo en la capital y en la provincia sólo cuentan Madrid, Málaga, Barcelona, Baleares y Vizcaya.
- 120 -

Dada la costumbre de contabilizar el número de alojados por las plazas de los hoteles (camas) o bien por habitaciones, digamos que nuestros hoteles cuentan, según la estadística ofrecida por la revista sindical de estadística n.° 66 de Junio de 1962, con 79.014 habitaciones repartidas entre la capital (40.829) y la provincia (38.185). El número de camas viene a ser algo menos del doble de dichas cantidades, concretamente 137.068. De este número cuentan los hoteles de lujo con 6.082 y los de primera con 18.955. Aparte de campings, bungalows, chalets, campos de juventudes... El Banco Mundial aconseja la construcción de 60.000 habitaciones más partiendo de una base de 100.000 en la actualidad entre hoteles y pensiones. Tal incremento debería realizarse antes de finalizar el año 1966. Número que quedaría corto si la demanda de alojamiento aumentara en más del diez por ciento, anual. Teniendo en cuenta que cada habitación se calcula en un coste, quizás demasiado elevado, de 400.000 pesetas habrán de invertirse 24.000 millones de pesetas en los próximos 4 años. El Instituto de Crédito Hotelero dispone actualmente de un fondo de 1.400.000.000 de pesetas que serán incrementados próximamente. Este Organismo estaba subvencionado en 1942 con 700 millones de pesetas; en 1960 fue reactivado con un aumento de 250 millones y al año siguiente con 500 millones más. No entramos en más detalles financieros. Nuestras consideraciones han de ser de orden general. En principio, es de notar la primaria necesidad de una buena planificación de la infraestructura que habrá de ser precedida por un estudio de los lugares más rentables. No obstante, creemos deben incrementarse las comodidades primeramente en los lugares ya consagrados al turismo. Así, por ejemplo, digamos que en la Costa Brava y en la Costa del Sol deberían incrementarse los servicios telefónicos y sanitarios. Salta a primera vista la dispersión de energías que ocasiona la falta de coordinación entre las empresas hoteleras. Recomendaríamos se organizaran conjuntamente las más cercanas o de intereses más comunes. Me atrevería a sugerir desde aquí una especialización de hoteles en distintas nacionalidades lo cual redundaría en una mayor productividad de los conocimientos lingüísticos del personal y un mayor atractivo para el tímido turista que se sentirá más seguro entre sus compatriotas. Creemos también conveniente que los nuevos hoteles se construyeran con garajes, pues es conocido el incremento del turismo por carretera. No menos interesante es la experiencia de algunos empresarios que organizaron campings con cuyos beneficios amortizaban los gastos de inversión hotelera, a la vez que creaban un clima para la nueva clientela que en próximas experiencias exigieran mayor confort. Mis conversaciones con estudiantes extranjeros me hacen pensar en la posibilidad de una demanda de trabajo para los hoteles por parte de estudiantes de otros países que habrían de venir a aprender nuestro idioma con mínimos recursos económicos, lo que por otra parte coincidiría con la necesidad de estas empresas de suplir la deficiencia de personal en los meses punta, además del perfecto conocimiento del idioma que tal mano de obra aportaría. No cabe duda de que el hotel está llamado a cumplir, sin proponérselo directamente, una magnífica función social: marcar las directrices estéticas y materiales de nuevos medios de confort que ávidamente absorberán las casas familiares. La razón de esta tesis es clara: para aumentar la demanda hotelera es necesario animar al turista a salir de su hogar, compensándole con una nueva residencia más confortable que sustituye en lo posible el calor familiar con el de la calefacción, por ejemplo. No otro es el origen del teléfono y estética de los muebles en las casas actuales. El aumento de nuestra industria hotelera es halagüeño. En cifras:

Teniendo en cuenta que en las habitaciones y en las plazas no están incluidas las de las pensiones de segunda y tercera clase, debemos añadir que, junto con éstas, las primeras suman un número aproximado de 170.000 habitaciones, y las segundas, redondeando, unas 300.000 plazas.

- 121 -

Hemos evitado la excesiva exposición de cifras, por lo que debemos añadir algunos datos relevantes: la importancia de Granada, el número de 1.034 cafés y 677 tabernas en Cádiz, la asombrosa cifra de 1.226 restaurantes en La Coruña, la localización de 1.050 tabernas en Lugo, siguiendo en importancia en estas últimas empresas Oviedo, Valencia, Pontevedra... Además contamos con 334 agencias de viajes, 68 de las cuales se encuentran en Madrid, 55 en Barcelona y 39 en Baleares... La exposición de nuestra situación hotelera no sería completa si dejáramos de compararla con los países más cercanos. Adelantemos que nuestro incremento es alentador y con grandes prespectivas. De 288.000 plazas con que contábamos en 1959 nos colocaremos con el nuevo plan de construcciones en la cifra de 400.000. Pero, aun así, debemos aspirar a muchas más a corto plazo, ya que nuestra capacidad turística es igual o superior a las de los demás países europeos cuyas cifras de plazas exponemos a continuación (año 1959) (en miles): Alemania Austria Francia Gran Bretaña Italia Suiza 569 255 1.505 1.060 719 206

Como puede verse, excedemos en poco a Austria y Suiza, en cuyo número se incluyen los sanatorios. Nos duplican Alemania e Italia, Inglaterra tiene un número de plazas más de tres veces superior al nuestro y Francia, cuatro. Puede explicarse en parte la primacía de Francia por ser un país de tránsito. Reconozcamos, sin embargo, que es el mejor organizado en esta empresa. Nos enfrentamos además con una fortísima propaganda y una magnífica política turística por parte de Austria y Suiza, espléndidas realizaciones italianas y la oportuna coyuntura de la situación de Alemania como país intermedio. Gran Bretaña consiguió su cifra ya en 1953, lo que indica la saturación de su mercado hotelero por haber sido aprovechado al máximo sus recursos a pesar del poco atractivo clima, las desagradables playas y su excesiva industrialización a efectos de atracción turística. No es éste precisamente nuestro problema. En cuanto a los campings, de cuatro que teníamos hace diez años se ha superado actualmente el número de doscientos. Téngase en cuenta que solucionan en parte la discontinuidad hotelera. Tímidamente recordamos nuestra sugerencia de invertir en hoteles los beneficios de los campings que podrían ser dirigidos por los mismos empresarios-hoteleros. La discontinuidad hotelera es objeto de estudio por todos los técnicos en la materia. En Estados Unidos se ha ensayado la propaganda en el campo a fin de crear la necesidad turística en los campesinos que llenarían el vacío de los hoteles en invierno. No debemos abandonar los albergues oficiales que, según el Banco Mundial, deben pasar a manos privadas tan pronto como éstas estén dispuestas a comprarlos. Debido a que nuestras primeras inquietudes en la industria turística miraban a Hispanoamérica como una fuente preferente de turismo activo, se concedió a Cádiz una atención privilegiada por su situación geográfica, escala de líneas de navegación entre Europa y el Nuevo Continente. Antes de la República de 1931 se realizó una laudable labor. Fue entonces cuando se pensó que nuestros museos y monumentos derruidos eran rentables como atracción
- 122 -

turística, incrementándose la misma por la colocación de hostales en las ruinas y posadas en los caminos. Su reparación respetó el arcaico estilo en paradójica armonía con el confort de nuestro siglo. El primer parador se proyectó en el palacio de los duques de Frías, anexo a su castillo del siglo xiv. El segundo en el palacio renacentista del deán Ortega. Los albergues de carreteras fueron creados por el Patronato Nacional de Turismo (hoy Dirección General). Se proyectó un tipo único reconoscible por los forasteros, calculándose las distancias que aquéllos podrían resistir sin descansar. Su cabida era lo suficiente para las necesidades de 1930: doce ocupantes en tres coches era la cifra prevista, por lo que han de ser ampliados dado el actual auge automovilístico. La red de alojamientos de la Dirección General de Turismo comprende los paradores, albergues de carreteras, hosterías y refugios de montaña. En este movimiento de planificación deben mencionarse los intentos y realizaciones de Granada, Lérida, Soria, Navacerrada (con la confluencia de carreteras en Cotos que la unirían a las carreteras nacionales por cuatro vías distintas), Monserrat, Santander y Asturias. Nos parece interesante detallar la afluencia turística a los establecimientos de propiedad del Estado: Franceses Alemanes (y austríacos) Benelux H. Amér Ingleses Italianos Estados Unidos P. Nórdicos Portugueses Suizos Varios Total 54.603 10.536 10.713 6.344 18.772 5.008 25.935 3.132 5.200 3.220 3.048 146.511

Que incrementados con el número de 117.600 españoles arrojan un total de 264.111 alojados en dichos establecimientos. En primer lugar está Cádiz y Granada, con 15.099 el primero y 17.571 el segundo. Continuando en este mismo aspecto pasivo del turismo reseñamos el papel decisivo que juegan la planificación de zonas, la infraestructura y, sobre todo, el mejoramiento de las redes ferroviarias y por carretera, cuyo desarrollo se expone suficientemente en otros capítulos concretos del informe que complementamos. A título de erudición digamos que se nos presenta un magnífico porvenir en el turismo por carretera. El incremento del automóvil en los últimos años ha de repercutir en España con el progresivo aumento del nivel de vida. Es de notar que en Estados Unidos de cada cien personas treinta y seis poseen automóviles de turismo; en Canadá el veinticinco por ciento; Inglaterra, Francia, Dinamarca, Suiza, Suecia, Noruega, Sudáfrica..., llegan al siete por ciento, mientras que en España no llegábamos al uno por ciento hace tres años.

impacto en la sociedad
Dada la importancia del problema y por considerar sinceramente que cualquiera de los puntos que se esquematizan a continuación podría servir de base a libros enteros, y de hecho ocurre así, exponemos sucintamente y en estilo resumido las que más parecen principales consideraciones : (La separación en facetas social, cultural y económica es casi arbitraria, pues los problemas de cada una de ellas se interconexionan totalmente.)

de carácter cultural
1. Intercambio cultural y nivelización de mentalidades, tanto moral como religiosa, cultural, artística y económicamente. 2. Desmitización del extranjero. Esto lleva consigo una mercantili-zación progresiva que ha convertido al fenómeno natural turístico en industria. Baste citar, por ejemplo, la decadencia absoluta de la institución "hospitalidad" que nos legaron los árabes. Acudir a una casa en otros tiempos solicitando cama y comida significaba una plena concesión gratuita de todos los servicios por parte del visitado. Es verdad que
- 123 -

ya nuestro camino de Santiago se vio repleto de comerciantes que aprovechaban la afluencia de peregrinos con la consiguiente demanda en el mercado. Pero es con el hotel con el que la hospitalidad cede el paso a la mercantilización de alojamiento que hoy día nadie da gratuitamente. Fenómeno que se aprecia más claramente en las regiones más industrializadas. El turista es débil como un niño y necesita el mejor trato de los que le reciben. Hoy no puede recibir nada si no va bien provisto de dinero. 3. Consecuencia de este fenómeno es la costumbre adquirida por los visitados de veranear a su vez viajando, lo que hoy día nos parece natural, pero hasta hace muy poco síntoma de bohemio y alocado. Esta extraversión ensancha las inquietudes intelectuales por la novedad de los cambios que le ofrece ampliamente el conocimiento de otros países. 4. Intimidad de las ideas religiosas que admiten como razonable la tolerancia de las opiniones de los detas en este campo. 5. Universalización de la música, ya de por sí apta, sobre todo por medio de los discos de música bailable: "tee age is music", con la consiguiente revalorización de las músicas típicas. 6. Consciencia del español de levantar su nivel de vida. Cuando el turista confiesa su profesión de carpintero y enseña el magnífico coche, el indígena piensa por qué no podrá él mismo adquirirlo también. 7. Cosmopolitización de las localidades turísticas. Ello forma inevitablemente una opinión pública facilitada por el diálogo que obliga al autoanálisis de los propios valores y creencias. 8. Escepticismo. El hombre primitivo necesita del mito tan sólo sus-tituíble en períodos posteriores por el dogma religioso. Sin embargo, la apertura a distintas creencias y mentalidades origina un eclecticismo flexible que pugna contra el dogma. 9. Destrucción de los conceptos-tipos del extranjero (lo inglés, lo francés..., caracterizados por su flema los primeros, su exaltación sexual los segundos... debido al conocimiento directo y humano de los mismos. 10. Creación de nuevas disciplinas de estudios en las Universidades, en los campos económicos, jurídicos... 11. Popularidad: el pueblo-localidad, el pueblo-masa, la prensa, la propaganda, el anuncio, el afán de notoriedad, la valoración económica de la popularidad. Extraversión, ayudada por el cine, que reacciona contra el sueño tradicional que se justificaba por su misma ignorancia.

de carácter social
12. Apertura a Europa. 13. Aumento de prestigio del extranjero que se verá imitado e impondrá sus modas en las pequeñas localidades con detrimento de lo típico: calzón corto, pantalón vaquero... 14. Pero al mismo tiempo revalorización de nuestro tipismo admirado por el turista. Se estudian las manifestaciones populares con su consiguiente aristocratización al ser aceptadas por las clases más altas. 15. Valorización de lo bohemio e imitación en la audacia de enfrentar las nuevas situaciones.

16. Atrofiamiento del nacionalismo por universalización de relaciones con paradójico incremento del tipismo local. 17. Unificación de las lenguas dando así base a la unión supranacio-nal (slogans...). El estudiante de idiomas no sólo asimila la lengua sino toda una mentalidad y nuevas costumbres que acepta benévolamente. 18. Sincretismo cultural en el que predomina lo práctico asimilándose la bondad de las instituciones extranjeras aceptables. Citemos la absorción por parte de la India del pragmatismo inglés. Ello forma un conjunto de "roles" internacionales de conductas.

19.

Debilitamiento del aspecto formal de las relaciones democratizadas por el trato directo.

20. Vuelta a la Naturaleza (playas, paisajes, montañas, campings) por hastío de la industrialización y el urbanismo. "Spain is different" avisa al turista que nuestro país es aún virgen, que se conservan áreas naturales que no han sufrido hondamente el impacto de la industrialización. Pero surge un
- 124 -

equívoco: al admirar el turista lo que nosotros lamentamos, la falta de industrialización, se apaga la inquietud por nuestra parte de producir una sociedad industrial que sería verdaderamente la que levantaría el nivel de vida. 21. Conocimiento por parte del extranjero de nuestra verdadera realización adulterada maliciosamente. Es muy distinta la opinión del inglés que nos ha visitado de la de la prensa inglesa. Esto aumenta nuestro prestigio en todos los órdenes. 22. Introducción de la mujer en las actividades sociales.

23. Necesidad de conocer nuestras propias cosas ante la admiración que expresa el turista ante las mismas: regiones, museos, valores... que pasan desapercibidos para nosotros hasta que nos avisan de su valía precisamente los extraños. 24. Al mismo tiempo la crítica espontánea del extranjero de algunas instituciones que soportábamos e incluso inconscientemente fomentábamos (mendicidad), despierta en nosotros una crítica racional al descubrir sus verdaderas deficiencias. 25. 26. Elevación a nivel nacional de costumbres regionales. Progresiva presencia de lo español en la sociedad internacional.

27. Apertura de mentalidad en la clase intelectual, por el diálogo directo, acerca de instituciones políticas, sociales, culturales, científicas... 28. 29. 30. Pacificación de la sociedad internacional por destrucción de rencores y prejuicios. Matrimonios con extranjeros. Aumento de la población flotante.

de carácter económico
31. Financiación por medio de esta industria de otros sectores económicos, además de ocupación de mano de obra, aumento de la renta nacional, etc. 32. Subida de precios en el mercado por aumento de la demanda. Es de notar el curioso fenómeno de la monopolización por parte de los turistas de ciertos recreos, ya que su mayor poder adquisitivo les permite aportar el aumento de precio de los mismos permaneciendo, sin embargo, los indígenas alejados de ellos. Es conveniente recordar aquí la discutible teoría que defiende el mantenimiento de nuestros precios a nivel bajo para fomentar la llegada de turistas, cuando en realidad es fruto de un bajo nivel de vida que debemos elevar a toda costa. 33. Importación de nuevas necesidades en nuestros gustos, lo que ocasiona un nuevo campo de inversión para formar nuevas industrias que las satisfagan, con el consiguiente aumento de demanda y de producción en la total renta nacional (cliners...)34. Mejoras de vías de comunicación y de servicios. Estos importantísimos problemas son totalmente desarrollados en otras partes del informe. Baste aquí sugerir la creación de vagones que transportan los coches de los turistas que no quieren abandonarlos, pero cuyas vacaciones exiguas no les permiten un largo transporte por carretera. Esta sugerencia la hemos oído de bocas de los mismos turistas. Nos atrevemos también a discutir el interés turístico de la proyectada autopista de Levante, ya que uno de los mayores alicientes para los que nos visitan es romper la monotonía de la carretera atravesando los pequeños pueblos que la interrumpen. 35. su país. Aumento de las exportaciones por demanda de las mismas de parte del extranjero vuelto a

36. Para no cansar al lector terminaremos con una sencilla observación. Nos encontramos ante el hecho insólito del cual no llegamos a admirarnos suficientemente de que el informe de que tratamos al fin y al cabo ha sido elaborado por extranjeros y de que el mismo determinará en el futuro incontables millones de horas de trabajo para realizar el plan de desarrollo. Hemos pasado por alto muchos puntos importantes, por ejemplo la relajación del claustro familiar en esta inquietud de búsqueda de nuevas formas autónomas de convivencia, emancipación de la juventud que toma criterios propios en los viajes que realiza, la relajación moral ocasionada por la novedad y libertad total que origina la situación de turista quien se justifica por su postura de disfrutar al máximo de sus apetencias, facilitada por la reacción contra la opresión psicológica familiar, y social del lugar de origen. ¿Quién, visitando el extranjero puede enorgullecerse de su viaje si no ha disfrutado de los "barrios chinos"?
- 125 -

Concretamente en las jóvenes muchachas españolas que salen al extranjero se produce una distorsión psicológica que a veces raya en locura, por su falta de preparación ante el nuevo ambiente, de control y de consejo y por la excesiva autonomía para la que no está preparada. Esta afirmación no es gratuita sino que proviene de boca de nuestros agregados en el extranjero con quien hemos comentado precisamente este problema. Por otra parte, creemos que la labor de los técnicos turísticos no es la propaganda tradicional, sino más bien la preparación del turista para que pueda estrujar su experiencia del modo más fecundo posible. El pecado del turista es la vanidad, el ver las cosas más que por sí mismas para poder contarlas. Esta postura real no les permite saborear las distintas situaciones en que se encuentran, venciendo los inconvenientes de los viajes al placer de los mismos. Una buena política turística no debe hacer propaganda de las cosas sino de las satisfacciones que producen. Mejor que "visite nuestras playas" deberíamos aconsejar "repóstese de yodo para todo el año", por ejemplo, y a título humorístico. En cuanto a nuestra afirmación de que el turismo destruye los conceptos tipos hemos de precisar, sin embargo, que son producidos precisamente por la más importante, a nuestro juicio, propaganda turística: el cine. El cine, no sólo con los documentales, sino con las películas de largo metraje, ha sido el verdadero embajador del turista, el que le ha preparado el campo y abierto el apetito. Este punto merecería mayor desarrollo, pues prepara el equilibrio de gustos entre visitantes y visitados, pero no hay lugar para ello. Baste consignar a título de curiosidad que la proyección de la película "Vacaciones en Roma" en EE. UU., provocó de golpe la presencia de sesenta mil turistas norteamericanos en las agencias de viajes italianas, cuyo incremento turístico se debe en gran parte a este método de propaganda. Por supuesto que no descartamos la importancia de los demás medios de difusión. Mientras en nuestras televisiones cantan y actúan artistas extranjeros el flamenco ocupa el primer plano en las cámaras de los demás países. También podríamos tocar el aspecto terapéutico del turismo. Los veraneantes se cansan más en sus vacaciones que en todo el resto del año. Pero este desgaste físico lleva consigo un magnífico restablecimiento psíquico, nervioso; un empuje a nuestras facultades más racionales, la curiosidad, las relaciones, criterios objetivos de perspectivas axiológicas equilibradas por el diálogo mudo de la admiración. Más importante aún es la masificación del fenómeno turístico. Antes del ferrocarril viajar era patrimonio exclusivo de las clases acomodadas. Esto no era turismo. Aunque ya un mercader de Fngia, Flabio Ceusi, en el siglo segundo mandó inscribir en su sepulcro que había dado setenta y dos vueltas a Italia, con el carácter típico de vanidoso que se marca en la necesidad del turista de contar sus andanzas; y aunque los árabes sintieran religiosamente esta necesidad de nomadismo junto con las peregrinaciones y cruzadas medievales que más que el placer de viajar buscaban un fin a su camino, en realidad el verdadero turismo es un fenómeno social originado por distintos factores: a) La invención del ferrocarril, con la posibilidad de transportar al mismo tiempo grandes masas de viajeros. b) El nivel de vida conseguido por la industrialización con él consiguiente hastío de la ciudad y necesidad de ambientes naturales. c) El romanticismo y naturalismo que extravertían el hombre hacia nuevas sensaciones. d) Las vacaciones retribuidas. Podemos, pues, asegurar que el fenómeno turístico es específico de nuestro siglo principalmente a partir de la segunda guerra mundial. Los magníficos efectos que puede ocasionar debería preocupar más a la doctrina internacionalista que a los economistas y políticos. Una racionalización del turismo exige la colaboración internacional. Ya en 1931 notaba Javier Calderón que a Francia le interesaba dar facilidades a los turistas ingleses que querían visitar España, pues ponerles dificultades podría significar el que aquellos no viajaran o el que se acercaran a nuestra península por transporte marítimo lo que les privaría de fuertes ingresos producidos por el tránsito de dichos turistas a través de su país. Esperamos que estas desordenadas líneas hayan servido al menos para sembrar la inquietud por el estudio de este fenómeno tan evidente como importante y digno de ser considerado por la doctrina a fin de ser institucionalizado para su mejor comprensión y desarrollo.

- 126 -

ponente: José Luis Aloocer María

g) educación

- 127 -

El apartado que se estudia es uno de los que más claramente reflejan la imposibilidad de estudiar un problema que afecte a la colectividad, desde un punto de vista exclusivamente económico. Si algún sector hay, en que la problemática sea fundamentalmente social, es precisamente el de la educación. Hay que dejar constancia, sin embargo, que el informe apunta éste problema, con la advertencia previa de que su especificación no le había sido solicitada, es decir, que en cierto modo le excede. Es absolutamente imposible estudiar este asunto desde el punto de vista de la pura rentabilidad. Algo que se soslaya por completo en el informe y que nos parece de vital importancia, es la superación del tradicional punto de vista, que supone que la educación y la investigación científica deben recaer totalmente sobre los hombros del Estado. Es urgente llegar a un estado general de cosas en el que la sociedad entera colabora en la formación y sostenimiento de investigadores. El que en España no haya existido apenas una conciencia en este sentido se debe fundamentalmente a dos causas de signo diverso: 1.a) falta de compromiso de la sociedad con este quehacer, tanto por parte de las entidades privadas, como por parte de la opinión pública en general; 2.º) resistencia del Estado a emprender un camino de elasticidad en la enseñanza, ya que, desde su punto de vista, la Universidad debe ser, en cierto modo, la sustentadora de la ortodoxia oficial. Señalaremos por último, que consideramos del más absoluto bizan-tinismo, hablar una sola palabra sobre este tema, sin conseguir una aplicación masiva y eficaz del principio de igualdad de oportunidades. La base universitaria y de enseñanza media actual, es la clase media y la clase superior. Toda la ayuda que en forma de becas y subvenciones se concede en nuestros días, no responde al objetivo que teóricamente se propone. Se sigue trabajando sobre el principio de la resistencia económica suficiente para soportar diez o doce años de estudios y, por tanto, de absoluta improductividad económica. Enseñanza primaria.—En general puede decirse que resulta aceptable el planteamiento del informe. Se inicia con un estudio de las actuales disponibilidades de aulas y material, analizando la labor del Gobierno en este sentido. La actitud del informe es favorable a dichas gestiones y repito, en general es totalmente aceptable el punto de vista que sostiene. Seguidamente entra en el trato de un problema delicado y difícil; el de la actual situación del Magisterio español. El problema que ofrecen los maestros españoles tiene tres aspectos; en primer lugar, su escasa retribución, considerada como un puro problema de justicia; en segundo lugar, la necesidad que de aquella se deriva de complementar de algún modo, mediante otras actividades, una mínima cantidad de ingresos; por último, la fuga de la profesión que tiene lugar cuando ante los ojos del maestro, surge una oportunidad dé ganar su vida de una forma distinta. La resultante de estos tres factores, es la injusta situación que atraviesa hoy el Magisterio. Hacemos gracia de las numerosas consideraciones que en el orden moral podrían hacerse acerca del tema. Baste con señalar que el problema es gravísimo, desde cualquier punto de vista. Un dicho norteamericano asegura que una escuela es más rentable que una mina de oro, es imposible asomarse a cualquier intento de elevar el nivel de vida de los españoles, si no se empieza por el principio, y el principio no es otro que garantizar la cultura mínima que luego nos proporcionará buenos profesionales, diestros operarios especializados, ambición de mejorar y afán de emulación. Las puertas de estas nuevas perspectivas están en la escuela primaria. Abundamos pues, en el criterio del informe, que confiere a este asunto una importancia primordial. Enseñanza media.—Tanto en este apartado como en el anterior, la misión encargada de redactar el informe, se ha basado en los únicos datos que había, es decir, en los proporcionados por el Ministerio de Educación Nacional. Sería pues, una reiteración inútil, una repetición de lo que en todas partes se ha escrito y dicho, realizar un comentario de las cifras que se manejan. La enseñanza media, en sus aspectos laboral y general, es estudiada y valorada justamente en orden a un plan de desarrollo total del país. Se destaca especialmente el acierto que supone el plan de enseñanzas laborales (Universidades, Institutos), ya que proporcionan a la comunidad un valioso contingente de profesionales, cuya especialización se inicia a su tiempo adecuado. Así mismo, las escuelas de formación profesional, montadas y dirigidas por la Organización Sindical, aportan una excelente educación del alumno en las materias de aprendizaje que luego van a constituir su profesión. Enseñanzas universitarias e investigación científica.—A nuestro juicio, es en este apartado donde empezamos a tomar una actitud crítica frente a las observaciones del informe. Los apartados anteriores tratan esencialmente de problemas, cuyo estudio y solución acaparan esfuerzos de todos. Se intenta sinceramente resolver de una vez el problema de las escuelas, de la carencia de locales, de mejor retribución de los maestros y de lograr una excelente formación profesional para los muchachos españoles. Todo lo que canaliza esfuerzos y, por tanto, está en marcha, no merece sino aprobación y ayuda. El verdadero problema se plantea al tropezamos con una cuestión cuya liquidación definitiva, sospechamos no se intenta verdaderamente. Intentaremos abordar el asunto con un poco de método:

- 128 -

Enseñanzas técnicas y científicas.—El informe señala con algo de asombro el estado actual de las Escuelas Especiales; las dificultades fabulosas para el ingreso en las mismas, todo ello cuando el país está en trance de crecimiento, y, por tanto, necesita de gran cantidad de técnicos. Efectivamente, el problema se plantea en términos que rozan lo vergonzoso. No tiene de ello poca culpa, el desorbitado prestigio social de que gozan los ingenieros, carrera casi mítica ante los ojos de los españoles. Es el caso, que mientras en las demás Facultades, los métodos de selección no traspasan nunca los límites de lo razonable, en las E.T.E. todas las dificultades se concentran precisamente en el ingreso. Parece que el Ministerio de Educación va a tomar cartas en el asunto, intentando una mayor flexibilidad en la selección, que traerá como lógica consecuencia, el aumento de alumnado en esos estudios, que son, poco más o menos, de verdadero interés nacional. Urge contar con ingenieros competentes, para eso nó hay otro camino que facilitar el acceso a las Escuelas y mantener un ritmo de especialización a lo largo de toda la carrera. Otro tema de más grave cariz, lo presentan las Facultades de ciencias, concretamente, las de Física y Matemáticas. Parece que se ha olvidado que la técnica, se deduce siempre, necesariamente, de principios teóricos, si se desatiende la formulación de estos poco o nada avanzará aquella. Es fácil admirarse ante los cohetes interplanetarios como realización técnica, y olvidarse, en cambio, de que han sido, posibles gracias a la tarea especulativa de laboratorios físicos que contaban para sus investigaciones con medios suficientes. La técnica se deduce siempre de la ciencia. Mal podremos en España alcanzar un serio desarrollo técnico si no prestamos primordial atención a la investigación científica. No se puede dar un salto en el que se omita al científico, no es posible dejarse hipnotizar por el progreso de la técnica y olvidar que esa técnica no surge de sí misma, que está sostenida y posibilitada por disciplinas teóricas y especulativas. El alumnado de las Facultades de Ciencias es enormemente escaso. Las causas son bien claras: lo científico es algo que requiere una vocación especialísima y unas condiciones en el contorno. Dada la vocación, se presenta ante el estudiante un horizonte en el que el dedicarse a la tarea investigadora es punto menos que imposible. Resuelve el problema de una de estas dos formas, o renuncia a su vocación o se va al extranjero, donde puede quizá contar con medios para estudiar. Puede comprenderse fácilmente por lo que llevamos dicho, la gravedad del problema planteado a las Facultades de Ciencias, problema que se inicia por lo más elemental: la falta de alumnos. En otros países, de más sólida tradición técnica y por lo tanto también científica, se establecen verdaderos pugilatos entre los complejos industriales para quedarse no con los mejores ingenieros, sino aparte de ellos, para disputarse el contratar eficaces físicos y químicos, biólogos y matemáticos. Se tiene clara conciencia de lo que arriba se sugería al afirmar que sólo de una ciencia de alto nivel puede sacarse una técnica moderna. Ante la cuestión el español se comporta como el típico "hombre masa", cuyo retrato pintó tan acabadamente José Ortega y Gasset. La técnica está adquiriendo la categoría de mito de nuestro tiempo, pero lo que es más grave, él hombre se considera ante ella como pura pasividad, como si esa técnica pudiera prosperar y seguir adelante sin su esfuerzo y su entrega. Esta es la opinión española. Aparte, claro está, de la tan manida incapacidad para la técnica que el latino por lo visto tiene. Todo ello redunda en el grave problema de la falta de atención por la investigación científica, por la consiguiente desvalorización del científico que. nuestra sociedad profesa y por las casi imposibles condiciones de vida, de clima social, con que el científico español tiene que salir adelante. Nuestra ciencia hasta el momento presente sólo está en disposición de producir genios, porque sólo los genios son los que tienen una tan extraordinaria capacidad de aguante como la que aquí se requiere. Pero tres o cuatro genios por siglo no ayudan demasiado a elevar el nivel cultural de un país. Lo que ahora hace falta es contar con promociones de buenos profesionales, con hombres medios que sepan su oficio y lo puedan ejercer. Es indispensable que el sector privado entre a compartir la responsabilidad que la investigación científica supone. Hasta que la industria privada española no se convenza de que sólo será de verdad próspera cuando se fundamente en el esfuerzo científico, en el esfuerzo de la inteligencia y no sólo en el sentido comercial, el problema se seguirá resolviendo como ahora, es decir, cargando todo su peso sobre las espaldas del Estado. Enseñanzas de Humanidades.—Por el contrario, las disciplinas de Humanidades vienen registrando paulatinamente un considerable aumento en sus matrículas. Por lo visto, hay como un resurgir de la inquietud por lo que la Filosofía y la Historia, el Derecho y la Política tienen que decir. Pero cómo entrar en las consideraciones y causas, en los antecedentes y consecuentes de este fenómeno nos llevaría muy lejos de lo que nos importa (el reflejo de la educación en el informe), nos limitamos a apuntar el hecho y a hacer a su propósito esta reflexión: Es preciso que las disciplinas de Humanidades distingan claramente entre dos tipos de alumnos; los que van a su estudio movidos por un afán de respuesta a las cuestiones últimas, a aprender una teoría y los que van simplemente a aprender los fundamentos de una profesión que luego han de ejercer. Es notable la falta de sensibilidad que existe en este terreno. No nos referimos ya tanto a las diversas ramas de la carrera
- 129 -

de Letras, en las que debía enseñarse a ser buenos profesores o cuanto menos a preparar una oposición, como a la carrera de Derecho, al final de la cual casi nadie sabe cómo presentar una demanda o llevar adelante un asuntó cualquiera. Entonces resulta que, de hecho, se tiene necesidad de estudiar dos carreras, una que es la que se cursa en la Facultad correspondiente (cinco años de apretada teoría), otra que es la preparación de una oposición, es decir, la opción a un puesto concreto de trabajo, la opción a una profesión concreta. Por tanto, indicamos la conveniencia de que se vaya a buen paso, hacia una mayor especialización en las enseñanzas. Ya nos es bien sabido el enorme y comentado bagaje de defectos que la especialización excesiva lleva consigo, pero a la hora de buscar soluciones al problema no vislumbramos otra que la de proceder a una mayor racionalización del trabajo. Un desarrollo lleva consigo la modificación del ámbito en el que se vive, por muy optimista que se sea no puede dejarse en el olvido que esa modificación traerá consigo indudablemente una alteración de valores, la derogación de algunos y la implantación de otros. Pues bien, esa alteración habrá que explicarla, habrá que hacerse cargo de ella. Hasta la fecha, los que siempre han dado razón de los nuevos horizontes han sido los intelectuales, los que los han transmitido a las gentes nuevas los profesores. Si no nos apercibimos de esto, cabe la posibilidad de que el futuro desequilibrio entre situación y formación cultural para asimilarla sea tan grave, tan fuerte, que nos exceda y nos precipite en un caos. Para restar de esta indicación todo posible acento de melodrama, nos remitimos sin tardanza al ejemplo de las juventudes alemana, inglesa, italiana, etcétera. Y conste que nos estamos refiriendo a aquellas cuyos niveles de vida han subido más en menos tiempo. La prosperidad es un bien deseable, pero cada bien entraña su riesgo que hay que preveer. Hemos tratado quizá con demasiada superficialidad el tema de que la sociedad debe integrarse, comprometerse, en las cosas de la educación. La enorme tarea de la educación y la investigación no puede caer íntegra en manos del Estado. Baste lo dicho para afirmar nuestra posición con respecto al texto del informe, que a este propósito permanece absolutamente silencioso. A continuación incidiremos en tres cuestiones capitales que no podemos ni debemos soslayar. Son éstas: la ayuda al estudio, el problema de los graduados, la presencia del pueblo en las aulas. Se trata de exponer el aspecto social que encontramos ausente del informe. Volvemos a repetir para no negar justicia al mismo, que en el frontispicio de este capítulo coloca la misión la advertencia de que el tema le es tangente. Pensamos que le es tangente precisamente por ser un tema de trato eminentemente social. La misión se reduce a la exposición de unos datos, los datos que están en todas partes y que cualquiera que disponga de algún tiempo puede fácilmente ver por sí mismo. La finalidad del informe es únicamente económica. El presupuesto de educación de todos los países, por corto que éste sea, es siempre deficitario. Por tanto, la misión prescinde de este asunto, si bien lo roza con algunas breves pinceladas, por aquello de que lo social también tiene su entidad. No puede negarse, sin embargo, que admira y alaba sin reservas los esfuerzos que el Estado ha realizado y viene realizando en este campo. De esos esfuerzos conviene hablar un poco. El más importante de ellos ha sido la creación del Patronato para el Fomento del Principio de Igualdad de Oportunidades (PIÓ). Este organismo responde a la intención, ya reflejada en nuestras Leyes Fundamentales, de no consentir que se malogre una sola inteligencia por falta de medios económicos. Además, hay que apuntar en el balance positivo de este reciente organismo algo importante y decisivo. Por primera vez se dirige una campaña de posibilitación de acceder a la enseñanza superior, pensando en los estudiantes medios, con un sentido de la proporción. Por primera vez se reconoce que no sólo los genios, los excepcionalmente dotados, tienen derecho a ser sujetos de una promoción social. A largo plazo, las consecuencias favorables de esta institución pueden ser magníficas. Actualmente no se puede decir sino que está en sus comienzos, con todo el lastre que en lo burocrático, convencional y administrativo se tiene que arrastrar siempre en España cuando se quiere poner algo en marcha. La finalidad del P.I.O. es una finalidad social. Al planearlo se han tenido en cuenta problemas tan interesantes como becas para estudiantes que son al mismo tiempo empleados, enseñanza laboral, bachillerato general, matrículas gratuitas, etc. Pero no puede aún emitirse un juicio sobre lo que va a ser el futuro del P.I.O. En principio sólo sabemos que se ha planteado con bastante rigor y sed de eficacia. Pero es algo más lo que se precisa. Hasta ahora lo que se hace es ayudar a aquél que en principio puede ya estudiar. Lo deseable es llegar a conseguir que el estudio sea completamenete gratuito, mejor dicho, que sea considerado como un servicio al país que debe llevar aparejada su retribución. Dejando aparte a la Unión Soviética, en donde el estudiar es absolutamente gratuito, tenemos un buen ejemplo de la tendencia arriba expuesta en Francia. El estudiante francés tiene normalmente la posibilidad de cur^ sar su carrera subvencionado por alguna empresa privada, comprometiéndose en cambio, a trabajar para esa empresa durante un período de cinco años.

- 130 -

Las consecuencias que de esta medida se desprenden son numerosas. Todas ellas, naturalmente, con un marcado sello en la variación de las relaciones sociales. En Francia* por ejemplo, es numerosísimo el porcentaje de matrimonios entre estudiantes, que gracias a las facilidades especiales que encuentran pueden constituirse como tales desde muy jóvenes. Aparte de las prevenciones que a ello pueda alguien poner, no cabe duda de que se tiene un sentido más auténtico de la relación amorosa e incluso sexual. El estudio es un trabajo. Más bien un servicio. Por la prestación de ese servicio debe pagarse una gratificación. El que va a las aulas a aprender una profesión está desde luego sirviéndose a sí mismo, pero también está sirviendo y en muy digna medida a su país. En este campo de consideraciones, la Unión Soviética ha alcanzado una enorme eficacia. El estudiante es totalmente subvencionado, hasta sus más mínimos gastos. Caso de que se demuestre el desaprovechamiento con que cursa sus estudios, está obligado a devolver al Estado los gastos que le originó. La medida parece estar dotada de una elemental pero eficacísima higiene. Estudiar es servir y debe reconocerse al que estudia como un obrero de su nación, como un artesano del futuro de su patria. Por eso entendemos que el planteamiento del Patronato para el Fomento del Principio de Igualdad de Oportunidades es en primera instancia digno de ser encomiado. Pero tememos que, como tantas otras cosas en nuestro país, se quede reducido a un parche, a un remedio de algunos males, tememos que no se decida a plantear radicalmente su tema, su finalidad. Esta no es otra que el conseguir que los estudios en España sean absolutamente gratuitos; que a la Universidad no acceda sino aquel que por sus condiciones lo merezca. Estudiar debe ser un trabajo más entre los que el Estado necesita para su desarrollo y, por tanto, no puede considerarse al que se matricule en una Facultad como a un privilegiado que puede así hacerlo, porque sus posibilidades económicas se lo facilitan. En esto sí que no hay otra responsabilidad que la del Gobierno, y a esa responsabilidad hay que hacerle frente. Que a las aulas no acceda sino aquel que por sus condiciones lo merezca realmente. Ese es el tema. Y él nos lleva a una consecuencia que hay que prevenir y que hay que posibilitar. Es ella la del acceso futuro a las aulas de una nueva clase: la clase popular. Es difícil hablar de estas cosas sin conferir a nuestras palabras un tono demagógico o de profecía. Pero el caso es que es así. El pueblo está ausente de los claustros y debe entrar en ellos. Ello supone la sustitución de una clase social universitaria por otra. Supone que la Universidad deje de ser la reunión de las clases conservadoras (sea esto dicho sin ningún acento clasista) y pase a ser simplemente un órgano esencial en función de una colectividad y de los problemas de esa colectividad. Hace ya mucho tiempo que cualquiera puede observar cómo los ges tos más elegantes, las actitudes más radicales ante las cosas, las sustentan precisamente los representantes de esa que hemos dado en llamar clase popular. La juventud universitaria necesita en sus filas el impacto de esa nueva sangre no ensayada, de ese fermento de futuro que es siempre el hombre dispuesto a hacerse su vida con sus propias armas, desde su propio esfuerzo. Cuando se critica o se alaba a la juventud universitaria, se olvida con frecuencia que esa juventud está enormemente condicionada por el ambiente social del que procede. Por eso, a la Universidad le hace falta el pueblo, le hace falta ser ella popular, abrirse a las nuevas gentes, ponerse en función de su contorno y poder explicarlo, dar razón de él. Y eso sólo puede conseguirse a través de una acción del Estado. De nadie más depende. Sobre él pesa el grave compromiso y él puede ser quien encauce las energías que de su acción se desplieguen. Un plan de desarrollo no puede dar de lado el aspecto cultural. Si eso hiciera, si únicamente se preocupase de salvar dentro de un mínimo decoro las apariencias, sería una señal cierta de que sólo íbamos a desarrollar a los ya superdesarrollados. El nuevo horizonte requiere una nueva cultura, un nuevo concepto del estudiante como miembro de una comunidad y del estudiar como servicio. Ambos conceptos existen ya, pero sus trasuntos reales de la actual circunstancia son pequeños e inválidos. No hay más remedio que superar el antiguo tipo de estudiante privilegiado. Alabamos sin reservas todo el esfuerzo que, hasta la hora presente, el Estado ha venido desplegando para llegar a una situación más justa. Únicamente indicamos que el camino es más largo y más hondo. Que la amplitud de las medidas ha de ser de más alcance, más radical y más rápida. La aplicación de los principios del PIÓ puede correr dos suertes diversas. Una la de ser el comienzo de una etapa interesante y renovadora, la de ser la base de un crecimiento total de España. Una la de no comprometerse. La de procurar quedar bien con las dos partes. La de convertir el esfuerzo que puede ser desbrozador de nuevos rumbos en un afán de equilibrio, de compromiso entre dos posiciones encontradas y antagónicas. Un último problema que no puede quedarse ausente de estas breves líneas es el que ofrecen las promociones de graduados en profesiones universitarias, en las llamadas "profesiones liberales". En general, parece bastante cierto que algunas carreras han pasado por períodos de verdadera saturación. Así las de Derecho y Medicina sobre todas ellas.
- 131 -

Sin embargo, se sigue afirmando por parte del Gobierno que el número de médicos es escaso. Lo mismo parece ocurrir con los abogados. El problema de la Facultad de Medicina parece que se va resolviendo por medio de las medidas que el extraordinario interés que levanta va haciendo surgir poco a poco. Realmente, el único problema es el de la salida profesional, con su problema económico y, por tanto, social. Por muchas que sean las dificultades con que un médico tropiece, siempre acaba por encontrar un asidero que le permite vivir. Otro tema será que esa vida sea más o menos digna. Pero esa consideración ya excede al planteamiento de la enseñanza misma y pasa a ser un problema de la comunidad social española, en cuya definitiva resolución han de participar muchos datos diversos. Otra cuestión muy distinta es la del estudiante de Derecho. Conste que decimos el estudiante de Derecho y no el abogado. Lo primero que hay que decir a propósito del alumnado de las Facultades de Leyes es que casi nunca se matricula en ellas con un propósito definido y claro de lo que va a hacer. Se lleva una tendencia, una idea general, que remite al estudiante a una esfera muy amplia, como puede ser la de la Administración Pública, Judicatura, oposiciones, etc. En contados casos el ejercicio de la profesión o la aspiración a la Cátedra. La carrera de Derecho es la que ofrece un más amplio margen de oposiciones diversas. A través del título de Licenciado en Leyes se puede optar a numerosos empleos que están relacionados entre sí de una forma en todo caso remota. Una vez acabada la carrera, el estudiante ya graduado se encuentra en una situación que es casi siempre de perplejidad. En efecto, advierte que no sabe exactamente ninguna profesión y que con su título sin más no puede aplicarlo al desempeño de un trabajo que le permita vivir. Es ése el momento de iniciar el largo proceso de la oposición, que será de mayor o menor envergadura, no sólo según las aspiraciones y dotes intelectuales de graduado, sino fundamentalmente según su resistencia económica, su capacidad de aguante. La situación arriba referida tiene dos graves aspectos que considerar. Primero, el del grave problema que para el graduado representa el tener que estudiar dos carreras, ya que algunas oposiciones exceden indudablemente en intensidad y en tiempo a la duración de cinco años. Segundo, la poca intensidad que a los estudios en sí sustantivamente considerados se presta. La concentración y capacidad de esfuerzo se reserva casi siempre para luego, para la oposición. Además, el número de alumnos que acude a las aulas de Derecho para obtener el pase a la esfera de la oposición profesional es tan grande que dificulta la enseñanza de las disciplinas y perjudica notablemente al conjunto. Un camino de solución sería sin duda eliminar de muchas oposiciones la condición previa de una licenciatura universitaria, que es casi siempre la de Derecho. Algunas oposiciones son tan especializadas que bastaría para capacitar a los futuros funcionarios el estudio de las materias en la Escuela montada al efecto por el organismo correspondiente. Un buen ejemplo lo ofrece la Escuela de Funcionarios que funciona en Alcalá. El funcionario puede ser tan eficaz y preparado si se le forma debidamente para su función. Para eso no se requiere el título de graduado. Algunos Ministerios tienen su Escuela Profesional, tal y como el de Información y Turismo, en cuya Escuela Oficial de Periodismo se puede ingresar previo un examen de selección y el título de Bachillerato superior. Se reconocerá que para ser periodista hay que poseer una cultura necesariamente más amplia que para ser Jefe de Negociado en una Administración. Pero hay como un prurito de calidad intelectual entre la burocracia española que daña indudablemente los intereses de la cultura. Un reajuste más racional y lógico de las oposiciones. Una disminución de los títulos que se exigen, bastaría para proporcionar un personal apto (poco más o menos como el actual), más joven, con más bríos y con más años de trabajo por delante. Creemos que la reforma de esta situación es bien fácil y que, en definitiva, se habrá de llegar a ella tarde o temprano. Naturalmente, el aspecto estudiado es sólo una ínfima parte del amplio e importante problema del graduado universitario. Pero desglosar el mismo (función de los Colegios Profesionales, sindicación de las profesiones libres, barreras clasistas, etc., etc), nos llevaría tan lejos de nuestra primitiva intención que hemos de renunciar a ello. Preferimos ceñirnos escuetamente a nuestro tema, que no es otro que el comentario del capítulo sobre la educación que se encuentra instalado en el texto del informe del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento. Y éstas han sido las consideraciones que el capítulo nos ha sugerido. En estas breves líneas hemos intentado destacar aquellos puntos indicados en el informe muy ligeramente, también aquellos otros, a nuestro juicio decisivos, de que el informe no se ocupa en absoluto. Si tuviéramos que emitir un juicio de valor sobre la actitud de los miembros de la misión al abordar el asunto, este juicio sería bastante escueto. Al parecer los miembros de la misión se ocupan del tema como a desgana. No es, evidentemente, lo suyo. Reconocen y ponderan el esfuerzo del Estado español ante el problema educacional, pero de la misma forma que en otros apartados señalan soluciones de raíz, en este terreno permanecen bastante híbridos. Apuntan problemas muy graves, como la situación del maestro
- 132 -

español y la importancia de las enseñanzas laborales. Cuando llegan al terreno de la enseñanza universitaria y al de la investigación (particularmente a lo primero), apenas dicen nada, probablemente porque no tienen nada que decir. Y es que el informe es un documento esencialmente económico. Y la educación es un tema que apenas tiene que ver con la economía, aunque en parte esté condicionado con ella. Problemas de trascendental importancia social (tales como la exhaustiva ayuda al estudiante, el acceso del pueblo a la cultura, etc.), no son siquiera desflorados. Y es, sencillamente, porque escapan a una consideración puramente económica de una situación. Para un plan de desarrollo económico, poco importa que la clase universitaria esté formada por económicamente fuertes o por jóvenes esforzados, cuyo único condicionamiento es la inteligencia. Para un plan de desarrollo económico poco importa. Para un plan de desarrollo total importan y mucho, estos extremos. Y esto es lo que nosotros deseamos para España. Un desarrollo total que nos procure una España armónica y no deforme. Con la intención de colaborar un poco a esa tarea se han escrito estas páginas.

- 133 -

ponente: José Luis de la Calle Contreras

h) vivienda

- 134 -

Destacar lo social de un informe sobre el problema de la vivienda realizado por una Comisión de expertos en finanzas, inversiones, rentabilidad y técnica liberal-capitalista, debiera ser, en principio, relativamente sencillo por lo escueto y poca atención que este aspecto despierta desde esta especial perspectiva. La vivienda es, como inversión, la de menos índice de rentabilidad. Las aglomeraciones suburbiales es una anormalidad que hay que atacar en sus orígenes. La necesidad de vivienda es, en definitiva, un problema de segundo orden. El problema de la habitación es un problema de nivel de vida. Sin embargo, debemos anticipar que, a nuestro juicio, el Informe del Banco para la Reconstrucción y el Fomento incide con notable acierto sobre el aspecto social del problema al destacar la orientación más discriminatoria que al Estado corresponde y señalar el sistema de la auto-ayuda como ideal complemento de este apoyo estatal en la promoción de viviendas para poblaciones de rentabilidad baja. Es difícil realizar un trabajo de la índole que sea sobre un Informe que anticipa no va a entrar en el tema por considerar no existen los presupuestos de hecho—en este caso una estadística de la demanda— necesarios para fijar los límites del problema y por tanto el alcance de las soluciones que se han de proponer. Nuestro estudio se basará, pues, sobre los datos que, a pesar de todo, aporta el Informe, completados por aquellos otros que hemos podido recoger. Pretendemos, por tanto, modestamente y salvando distancias entre el Informe y nuestra opinión, destacar los aspectos sociales que se encuentran en el Informe, añadiendo los que consideramos no han sido incluidos en él y que no pueden ignorarse desde nuestro punto de vista.

análisis del informe
a) Cuestión previa. Sin conocer la demanda de viviendas, sus clases por regiones o niveles de renta, no es posible dar soluciones satisfactorias. Sólo se dan unas ideas sobre una posible actuación sobre el problema. b) Política estatal. Por varias razones y durante muchos años la oferta de viviendas ha sido escasa. Desde el Plan Quinquenal (1955-60) el Estado ha asumido una responsabilidad principal en la financiación y construcción de viviendas. En la actualidad la oferta ha registrado un incremento impresionante (un 45 por 100 sobre el año anterior en 1959). El Estado puede alejarse de una política de estímulo general indiscriminado en favor de otra que atienda aquellas necesidades que son urgentes y que es improbable se satisfagan en el mercado privado. El Estado deberá reducir sus organismos que operan en este sector, estimulando una mayor coordinación y especialización de sus funciones. Esta racionalización es urgente y necesaria para hacer salir de su estancamiento cientos de miles de expedientes detenidos por diferentes causas. c) Viviendas para sectores de población de rentas bajas. Es el tipo de viviendas menos rentable y por tanto el menos atendido por la iniciativa privada. Este sector sería el más indicado para concentrar en él los esfuerzos del Estado. Esta atención estatal debería llegar hasta la construcción e incluso administración por el Estado. Con el desarrollo de la economía y la elevación del nivel de vida se disminuye considerablemente el problema. El sistema de "subvención" parece no ha concentrado la oferta en este sector de la demanda. d) Programa rural de autoayuda. Aspecto particular del apartado anterior. El Estado deberá proporcionar un mínimo de servicios de vivienda que puedan ser mejorados a "posteriori" a través de programas de autoayuda que, a su vez, han de ser financiados. Las Cooperativas pueden ayudar en estos programas. Orientación y asistencia técnica a través de una nueva Sección del Instituto Nacional de la Vivienda. e) Ayuda al sector privado. Establecimiento de un sistema nacional de seguros e hipotecas privadas. Las Cajas Generales de Ahorro pueden ser una buena fuente de financiación. Créditos suplementarios en formas de segundas hipotecas y a intereses normales. Eliminación gradual de la limitación en la renta de alquileres. f) Industria de la construcción. Representa una considerable proporción del empleo nacional (675.000 personas). Hay una gran fragmentación (6.000 empresas) y una enorme falta de capital para la modernización y expansión de sus actividades. Los costes son bajos, pero rara vez se cumplen los plazos de ejecución. Falta de créditos a los constructores para la mecanización. Farragosidad de los trámites burocráticos para el pago de certificaciones de obra que deberían acelerarse simplificándolos.
- 135 -

g) Investigación y adiestramiento. No se realizan investigaciones en este campo y lo que se hace no ha sido sistematizado. No obstante, la inversión pública y privada en este sector obliga a unos más atentos estudios de los aspectos sociales y económicos del problema, así como de la conservación, proyectos y construcción de viviendas. h) Desarrollo urbano. Actualidad de las grandes urbes. Necesidad de preveer estas grandes concentraciones a través de: Inversión adecuada para proporcionar terrenos urbanizados para este desarrollo. Atención de servicios públicos. Descentralización de los organismos actuales (Gerencia de Urbanizaciones, Banco de Crédito Local, Oficina de Planes Provinciales de la Presidencia). Redacciones de Planes Locales y Regionales.

crítica
Siendo un informe esencialmente económico extraña no se subraye con el suficiente énfasis la circunstancia de que la falta de capitales, o la notable insuficiencia de éstos, sea la causa esencial del problema. Carece de sinceridad cuando no destaca que el criterio de una mayor selectividad, que es la que preconiza el Informe, fué el informador de la actual Ley de Viviendas de Renta Limitada, de la cual las actuales subvencionadas son una especialidad, si bien hay que reconocer que este criterio selectivo se diluye un tanto en ellas. El sistema de las segundas hipotecas se halla ya establecido en la Ley de 1954 y es la que corresponde a garantizar los prestamos del Instituto de Crédito para la Reconstrucción Nacional. Lo que el Informe oculta es que no hay fondos suficientes para la atención de estas necesidades en los términos realmente necesarios. Creemos generaliza excesivamente cuando se refiere a viviendas que están sin ocupar por haber sido construidas en sitios inadecuados. Estos casos son tan escasos que un Informe de cierta solvencia no "tenía por qué recoger. Los grupos de viviendas a que se refiere el Informe no fueron ocupados rápidamente, no por no haber necesidad de viviendas en las zonas donde se construyeron, sino por resultar las rentas excesivamente altas para los medios rurales a los que fueron adscritos. Hemos destacado anteriormente que el sistema de la autoayuda a que se refiere el Informe tenía una especial importancia en el enfoque social del problema; sin embargo, estimamos no se ha tratado con la atención que requiere un sistema que ha sido desarrollado a nivel verdaderamente amplio, exclusivamente en España, y no en los lugares que señala el Informe, sino en otras provincias y localidades. Por otra parte, oculta que todas las ideas que utiliza, o casi todas, les han sido facilitadas por los organismos oficiales consultados. La carencia de datos estadísticos estimamos no puede ser suficiente motivo para inhibirse del problema. Las viviendas insalubres, ruinosas, ínfimas, son una realidad de ahora que exige una solución urgente y apropiada. Si la vivienda como inversión es un mal negocio, es, sin embargo, imprescindible y fundamental para la creación de un ambiente de equilibrio familiar donde se puedan desarrollar los gérmenes de un desarrollo efectivo. No puede olvidarse que en este Plan de Desarrollo el gran protagonista y responsable es el hombre español a quien para la elevación de su nivel de vida va destinado. Cualquier factor que pueda influir en la psicología de nuestro personaje protagonista es tema previo a considerar. No nos parece, pues, apropiado el último lugar a que se ha relegado en el Informe el tema de la Vivienda ni la escasa atención que se le concede. Con posterioridad a la publicación del Informe se han dado a conocer los datos del Plan Nacional de la Vivienda que prevee la ejecución de 3.713.900 viviendas en el plazo de quince años con el que se pretende cubrir la demanda derivada del déficit de 1.000.000 en 1 de enero de 1961, el crecimiento vegetativo durante este período, las migraciones internas y la reposición posible—mitad de la deseable—de las existentes. Este Plan supone una inversión de 551.301 millones de pesetas equivalente al 22,5 por 100 de la inversión bruta nacional distribuidas en un 64,7 por 100 para viviendas de 50 a 80 metros cuadrados, el 27,8 por 100 para viviendas de 60 a 100 metros y el 7,5 por 100 para viviendas de 80 a 130 metros cuadrados.

- 136 -

A la vista de los presentes datos, la primera conclusión a que se llega es la de que el 20 por 100 de la población española carece de vivienda, mientras que más del 30 habitan en edificios de urgente reposición. Esto es, que más de la mitad de la población española padece de este mismo problema. No es, pues, exagerado hablar de él como planteamiento previo para todo futuro Plan de Desarrollo.

planteamiento social-católico
S. S. Juan XXIII en su Encíclica "Mater et Magistra" da como justificación de la propiedad privada el ser el soporte o garantía de la libertad esencial de la persona humana. Propugna su difusión y alienta para que los responsables políticos de los pueblos encaucen sus esfuerzos a facilitar una amplísima difusión de la propiedad privada de bienes de consumo duraderos como la casa, el terreno, los enseres domésticos y de uso artesano, etc. Todo el formidable desarrollo técnico de Occidente habría de resultar efímero si no sirviera para enriquecer al hombre en todas sus dimensiones. Todo intento de elevación del nivel económico de un pueblo está justificado si su última finalidad es el hombre; si le permite liberarse de su propia esclavitud; si le deja más tiempo libre. La familia es la célula social tipo, donde se detecta el avance o retroceso auténtico de una cultura. El medio físico donde se desarrolla la familia es la vivienda familiar, la casa, el "home". Sobre la vivienda se va cimentando la propia civilización. Incluso desde una perspectiva capitalista es sabido la repercusión que sobre la productividad tienen las llamadas "técnicas de la facilidad". Es rentable invertir en procurar confort, alegría, ambiente en el taller, en la fábrica. La jornada ordinaria de un hombre se reparte entre el trabajo y la familia, por el primero rinde a la sociedad según sus talentos, por el segundo forma parte de la misma y recibe la compensación de este rendimiento. El hombre necesita este mismo confort en su hogar. La economía nacional también lo necesita como fundamento de su desarrollo. Un mayor consumo de gas, electricidad, aparatos electrodomésticos, etc., es síntoma de elevación de nivel de vida, meta del Desarrollo; el "ubi" de este consumo se encuentra en la vivienda. Uno de los problemas sociológicos más importantes de los países con economía a pleno rendimiento es el empleo del tiempo libre de los productores. La jornada laboral disminuye día a día, los medios propios de locomoción acortan las distancias. Cada vez es mayor el tiempo que no es necesario emplear para la atención de las necesidades más imperiosas. La respuesta varía según los países. En Alemania, donde parece haberse perdido esta dimensión humana, el hombre se encuentra prendido en su propio desarrollo. El alemán prácticamente carece de tiempo libre, pues sus horas libres las emplea en buscarse un nuevo trabajo. Otro es el caso de las más de las naciones europeas, donde predomina el refinamiento de la masa y donde el confort revierte en la vivienda que actúa como sedante aligerando la tensión a que durante el trabajo está sometido precisamente por esa economía intensiva. La vivienda familiar es una escuela de convivencia. Cuando la familia cuenta con una vivienda adecuada a sus necesidades, esta convivencia surge espontánea, equilibrada. La chabola, la cueva, la habitación con o sin derecho a cocina, no fomentan precisamente la corrección, el respeto a los demás, la ayuda mutua. Estas situaciones anormales y, sin embargo, tan extendidas, constituyen una doble inmoralidad: por las situaciones que plantea a los que la padecen, y a la Sociedad porque no las pone remedio. Por otra parte, la vivienda es sobre todo una necesidad primaria. Es cierto que llegando a sus últimas consecuencias el problema de la vivienda es un problema de nivel de vida. Tampoco es menos cierto que industrializando a un pueblo para elevar su propio nivel de vida se está empezando a resolver el problema. Aceptamos igualmente que esta solución es más consecuente que cualquier otra basada en ayudas y subvenciones, sobre todo es más "económica", pero creemos también que lo mejor es enemigo de lo bueno y en este caso particular no es justo esperar a estos remedios a largo plazo. Precisamente por ser necesidad primaria la vivienda es al mismo tiempo una necesidad urgente que no puede esperar a los resultados de un hipotético desarrollo para su atención. Es una necesidad que por su índole particular no puede aceptar se postergue su solución porque no exista una gráfica perfecta de la demanda, o que una comisión de expertos dictamine no es rentable la inversión que la atienda. Cualquier planificación para una mayor productividad no puede ignorar este tema, ni siquiera relegarlo al último lugar como en el Informe que nos ocupa.

- 137 -

política del suelo
Nada se dice en el Informe de la influencia del factor suelo sobre el problema que consideramos. Está en la misma línea que la de escamotear el hecho del latifundio al estudiar los males de la agricultura. Y, sin embargo, la proporción en el coste que por terreno corresponde a una vivienda es lo suficientemente importante como para soslayar el tema. El precio de los solares incrementa los costos en proporciones que van desde un 15 por 100 como mínimo, que es el que como máximo establece la Ley de Viviendas de Renta Limitada, hasta casi un 50 por 100. Hablamos de libre adquisición de terrenos, no de los expropiados. La especulación realizada sobre solares que han adquirido una plusvalía al amparo de planes generales de urbanización, está llegando a límites fuera de toda ponderación. Y no nos referimos solamente a las zonas de interés turístico donde hemos presenciado transacciones con un beneficio de 18.500.000 pesetas sobre un solar comprado seis meses antes por sólo medio millón, sino que esta especulación se da en cualquier y en todo momento, lo que no quiere decir que se justifique por esta circunstancia. Este problema de los solares viene a complicar el ya complejo de la vivienda. No es de hoy, ni siquiera moderna la teoría económica que considera la tierra, el suelo, como un bien de la comunidad susceptible por tanto tan sólo de su uso pero no de su propiedad (Municipalización de la tierra). Esta consideración y las consecuencias lógicas de su puesta en práctica simplificaría bastante los problemas de las expropiaciones realizadas por el Estado abaratando notablemente las estimaciones que el Tribunal Supremo hace en caso de desacuerdo entre las partes. No entramos en el problema del buen uso de este derecho, ni vamos a atacar el sistema porque en algún caso haya podido ser considerada como utilidad pública la satisfacción de las necesidades de espacio de cierto deporte popular. Suponemos una normal utilización de las atribuciones que la Ley del Suelo concede al Estado, atribuciones por otra parte bastante menguadas en la práctica. A la vista de estas consideraciones estimamos que un plan de actuación oficial en este aspecto debería comprender: a) Dictar las medidas necesarias para la eliminación de toda posibilidad de especulación sobre solares. b) Mejorar la actual Ley del Suelo en el sentido de ampliar las facultades de la Administración. c) Adquirir y urbanizar previamente, con dos o más años de antelación, el suelo suficiente para el desarrollo del programa de viviendas. d) Exigir una mayor objetividad y rigor a los técnicos encargados de la valoración de los terrenos expropiados. e) Los órganos encargados de la planificación urbana y la consiguiente clasificación del suelo, deben resultar inabordables a la amistad, a la intriga o la presión de toda suerte de intereses vinieren de donde vinieren. f) Los planes de preparación del suelo, polígonos para viviendas, deberán ser desarrollados a una marcha satisfactoria, acelerada, sin solución de continuidad entre la programación y la compra, la compra y la urbanización, y la urbanización y la construcción de las viviendas. g) El Tribunal Supremo debe ser más social en sus valoraciones abandonando la teoría del equilibrio patrimonial, en virtud de la cual al que es expropiado debe recibir una suma de dinero que le permita adquirir una nueva propiedad urbana con las mismas posibilidades de plusvalía hacia el futuro. La Sala V de este Tribunal debe sustituir la teoría del equilibrio patrimonial por otra con un mayor sentido social de la propiedad y especialmente de la urbana. h) El Estado deberá consignar en sus presupuestos los fondos suficientes para la expropiación de los terrenos necesarios, no solamente para un Plan Nacional de Viviendas, sino también para poder anticiparse a toda posible maniobra de especulación. Esta provisión de fondos deberá ser oportuna, esto es, en el momento preciso y no después, evitando así demoras en la tramitación de los expedientes y obstáculos en los planes de construcción.

promoción de vivienda
Le atribuimos al Estado un papel importante en este aspecto, aunque no tanto como ha representado hasta ahora; creemos, siguiendo el Informe, de que aquél discrimine mejor sus ayudas, regularizando las concedidas hasta ahora. Esta discriminación haría concentrar las ayudas oficiales, haciéndolas por tanto más eficaces, sobre los sectores de población de rentas bajas.

- 138 -

La actuación estatal en este aspecto la vemos bajo los siguientes puntos de vista: a) Elaboración de un complejo de normas legales apropiadas que fomenten la inversión privada en este sector, y en particular la derogación del actual sistema de "subvencionadas" que consideramos injusto por ser oneroso para la Sociedad, indiscriminado con las necesidades que atiende e incompatible con el sistema de la prestación personal. Revitalización de las de "Renta Limitada" insistiendo en las de tipo "social" y alcanzando en éstas la financiación al 100 por 100 en casos especiales. Sustitución de la actual Ley del Suelo. Revisión del capítulo DC de la Ley de Arrendamientos Urbanos vigente, en orden a la posibilidad de una descongelación progresiva de alquileres. b) Planes de urbanismo. El Estado, a través de la Dirección General de Urbanismo, deberá redactar los planes necesarios para el desarrollo urbanístico de la nación atendiendo a las zonas naturales y a las posibilidades turísticas e industriales que encierren. Precisamente por el desarrollo de esta industria algunos núcleos urbanos sufren una concentración excesiva y anormal de población, debiendo esta Dirección General estudiar la forma más idónea de descongestión encauzando esta corriente hacia otros polígonos satélites para los que habrá de realizar proyectos de urbanización y fórmulas de colaboración con la iniciativa privada. En estos polígonos se podrían desarrollar Cooperativas o Poblados Dirigidos que aglutinarían las iniciativas particulares dirigidas y asesoradas por el Estado que facilitaría la urbanización. c) Promoción de viviendas para núcleos de población de rentas bajas. Al Estado ha de corresponderle no sólo lo apuntado hasta ahora, deberá acometer también la ejecución e incluso administración de viviendas para ciertos sectores a los que no es probable acuda la iniciativa privada. Su forma de actuación la vemos así: Viviendas construidas por el Estado, administradas por él mismo y dadas en alquiler a chabolistas, expropiados o desahuciados, bien sea con carácter permanente (Poblados de Absorción) o con carácter transitorios (Poblados Mínimos). Viviendas construidas por el Estado para su venta posterior a los habitantes de sectores en trámite de nueva ordenación (Poblados de transformación. Estas viviendas estarán construidas en el mismo sector urbano al que se le ha dado nueva ordenación), o para aquellos particulares a los que ha agrupado proporcionándole asistencia técnica y un porcentaje variable de financiación, aparte de los terrenos urbanizados, que el beneficiario habrá de completar con trabajo (Prestación Personal) o con dinero (Redención a metálico). d) También corresponde al Estado el estimular la inversión privada a través de créditos para la construcción de viviendas de "tipo social", modernización de las construidas y saneamiento de las que carezcan de él. También desempeñaría una función social de importancia los créditos de instalación y embellecimiento. é) Por último, es necesario y urgente una mayor coordinación y agilidad burocrática de los organismos que intervienen en la tramitación de los expedientes a que dan lugar las ayudas que concede el Estado. Si es cierto que la economía nacional ha iniciado el despegue previo al desarrollo y que requisito de éste es una mayor productividad empecemos por racionalizar estos trámites oficiales que tanto tiempo ocupan a los grandes hombres de empresa. Si un adelanto en la racionalización de trabajo es eliminar puestos inútiles, bueno sería empezar por prescindir del "técnico en Ministerios" que en la actualidad cualquier empresa "tiene en su plantilla.

iniciativa privada
con ánimo de lucro
La inversión en viviendas, sobre todo si son de las llamadas de "tipo social", no ha sido nunca lo suficientemente atractiva como para que no haya habido que fomentarla por otros medios. El Estado viene estimulando esta fuente de promoción de viviendas por medio de subvenciones, créditos y exenciones fiscales que no siempre han cumplido la función social que se les había asignado. En contraprestación impone una serie de limitaciones en el precio de venta, el de alquiler, forma de pago, disponibilidad, transmisiones, etc. Esta imposición es burlada frecuentemente y no sería exagerado aventurar que más de la mitad de las viviendas acogidas a los beneficios que el Estado dispensa se han vendido, alquilado, pagado o transmitido de una forma irregular, respetando, eso sí, las formas que la ley establece. Esto no obstante creemos que la Ley ha sido lo suficientemente generosa como para que, respetando sus disposiciones al pie de la letra, interese al pequeño ahorro. No es nada despreciable el poder casi doblar un capital en el corto espacio de cinco años como permite el sistema de las "subvencionadas". Advertimos que nos referimos al ahorro, aunque sea pequeño, no a la especulación del que nada tiene e
- 139 -

intenta construir con las ayudas oficiales que el Estado otorga, teniendo que resarcirse del beneficiario antes de los plazos impuestos por la actual ley vigente. También están llamadas a desempeñar un brillante papel en la promoción de viviendas las grandes inmobiliarias que, con sus fuertes reservas de capital, moderna maquinaria y racionales métodos de producción, han permitido la realización de grandes planes de construcción y urbanización en la mayor parte de los casos a unos costos francamente económicos. En la actualidad contribuyen en buena medida a solucionar el problema de la escasez de viviendas con la creación de barrios limítrofes a los que están consiguiendo dar un tono de decencia estética. La aportación que por este medio se origina perdería su eficacia en cuanto, como de hecho ocurre, el Estado demora el cumplimiento de las ayudas prometidas. Es irónico el leer en la ley que la subvención del Estado se hará a los quince días de hecha la calificación definitiva de la vivienda.

sin ánimo de lucro, cooperativas
Es por este camino por donde estimamos queda mucho que recorrer y al que atribuímos una decisiva importancia en la solución del problema que estamos tratando. Nos parece—como convencidos cooperadores que somos—que el sistema de Cooperativas de Viviendas es el más apropiado en esta parcela de promoción particular de viviendas. La eliminación del lucro mercantil hace que pueda ofrecerse una solución adecuada por su justo precio; por otra parte, la estricta democracia que exige el sistema cooperativista obliga a los socios a participar en los problemas de su empresa y como consecuencia con los del mercado y política económica nacional que en este aspecto es el de dar un 'techo decente a cada familia española. Al mismo tiempo, un más justo reparto de la propiedad de la Empresa y de sus rentas, así como su compromiso de ir formando un espíritu de convivencia hacen que la productividad de las cooperativas sea más elevada que la capitalista y en su consecuencia que los costos sean menores. Es mucho y no todo bueno lo que en este sentido se ha hecho, pero es más lo que queda por hacer. El sistema cooperativo es eminentemente justo, ágil y el cauce más apropiado para la canalización de la iniciativa privada. Las Cooperativas de Viviendas pueden presentarse de dos formas: a) Asociando a los necesitados de viviendas para, en común, gestionar la adquisición y la administración de éstas, en cuyo caso estaríamos ante una cooperativa de consumidores. b) Asociándose albañiles, fontaneros, cerrajeros y demás oficios de la construcción para constituir una Empresa que se dedique a la edificación de viviendas e incluso de otras obras como carreteras, puentes, etc., que luego venderían al público en general, por lo que constituyen una cooperativa de productores, cuyo fin no es el de la vivienda sino una mejora en el trabajo de los que constituyen la Empresa Cooperativa. Las Cooperativas de Viviendas en su primera acepción, que es la que nos interesa, tienen por finalidad satisfacer una necesidad de los asociados, o mejorar en calidad o precio el artículo con que esta necesidad puede satisfacerse. La vivienda forma con el alimento y el vestido el trío de las necesidades imprescindible para la vida del hombre y su escasez representa el más grave de los problemas con que se enfrenta el hombre de la ciudad. Es un bien único que no admite la sustitución por otro, y un bien caro, por lo que al asociarse se obtienen unas ventajas, una baja en el precio y distintas condiciones que las que conseguiría un particular. Este movimiento se propaga por todo el mundo, especialmente en las clases media y baja, empleados y obreros. En la actualidad existen en España unas ochocientas Cooperativas de Viviendas y el número de viviendas por ellas aportadas es superior a las cincuenta mil. ,

la prestación personal
Este sistema supone la utilización de la aportación del esfuerzo personal del futuro beneficiario en la ayuda a la construcción de su propia vivienda. Es innegable que la iniciativa privada no puede resolver el problema de la vivienda, pero sí el de su vivienda, especialmente en los sectores de más baja renta. Damos por supuesto que es una ayuda complementaria y por tanto insuficiente, necesitando ser completada con la aportación de una empresa auxiliar. Este sistema se ha ensayado en gran escala en Madrid con diferente éxito, aunque en general ha cumplido el fin propuesto.

- 140 -

Su finalidad es el completar la financiación del presupuesto protegióle del que el Estado, para el caso más favorable, sólo aporta el 80 por 100. En las zonas en que este ensayo se ha realizado no es posible la aportación dineraria que completaría la ayuda del Estado, por lo que se sustituye por esta aportación de trabajo que sólo puede prestarse durante los domingos y días festivos. Esto supone graves inconvenientes como el de la excesiva prolongación del período de ejecución de la vivienda, el ligero incremento de su coste, el tremendo sacrificio que impone, pero en compensación ofrece la única posibilidad actual de acceso a la propiedad a un núcleo dé población que es el más necesitado de ella. La prestación personal en una vivienda de tipo social de 50 m3 se calcula en unas 10.000 pesetas, lo que supone más de un 10 por 100 del presupuesto total. Para cubrir el resto ya prevee la Ley de Viviendas de Renta Limitada el que la Comisaría para la Ordenación Urbana de Madrid, las Diputaciones o los Ayuntamientos aporten los terrenos urbanizados que representan un 15 por 100 del presupuesto, cantidad que habrá de reintegrarse en el plazo de cinco años. De esta forma está garantizado el acceso del productor de mínimo nivel de renta a una vivienda digna y en propiedad, teniendo tan sólo que agruparse en Cooperativas o también adhiriéndose a un Poblado Dirigido; igualmente ha de estar dispuesto a sacrificarse durante unas ochenta semanas. En premio de esta colaboración el Estado le condona 10.000 pesetas del préstamo que le ha realizado. Pero... esto es posible bajo el régimen de Renta Limitada, que, aunque vigente, ha sido sustituido de facto por el sistema de "subvencionadas" que regala el dinero sin exigir apenas nada, pero que no permite el juego de esta magnífica oportunidad. La ejecución práctica de este sistema es el agruparse varios en equipo sometiéndose a una organización (Cooperativa o Poblado Dirigido) que le impone una dirección técnica, un orden y una disciplina. Con la sola intervención de seis albañiles puede aprovecharse el trabajo de otros dieciocho. La colaboración consiste en realizar las unidades de obra más sencillas durante las fiestas mientras que una empresa auxiliar va preparando los trabajos para estas fechas encargándose de rematarlos hasta su total ejecución. En menor escala, pero con más alentador resultado, se ha ensayado en Madrid un nuevo sistema de prestación personal que consiste en la terminación de la vivienda de la que se recibe sólo la estructura exterior totalmente terminada, asi como las acometidas necesarias para el ulterior acoplamiento de los servicios. Sobre la anterior tiene la ventaja de aumentar en más del doble la aportación de esta prestación sin que por este motivo aumente considerablemente su período de ejecución material, dando además la posibilidad de ser ocupada antes de estar terminada, permitiendo utilizar al máximo las posibilidades de la prestación personal. Es asombroso la potencia realizadora de un cabeza de familia habitando una vivienda no terminada de construir. En un período no superior a los dos años y con un esfuerzo sensiblemente menor que el del trabajo dominical en equipo concluirá a su gusto, aunque siempre dentro de las directrices de la Oficina Técnica, la vivienda con la que ha soñado en tantas ocasiones.

- 141 -

- 142 -

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful