You are on page 1of 27

DON QUIJOTE DE LA MANCHA

CAPÍTULO I
El caballero don Quijote se vuelve loco

En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, vivía un noble, sin más riqueza que un caballo muy flaco y un galgo corredor. Con él vivían una criada y su sobrina. El caballero rondaba los cincuenta años y en los ratos de ocio se dedicaba a leer libros de caballerías.. Leía de noche y de día y, leyó tanto que se le secó el cerebro. Se volvió tan loco que creyó necesario hacerse caballero andante e ir por el mundo buscando aventuras. Lo primero que hizo fue limpiar unas armas que habían sido de sus bisabuelos. Como no tenía * celada, se fabricó una con hierro y cartones. Fue luego a ver a su caballo y pasó cuatro días imaginan do el nombre que le pondría. Al final decidió llamarlo Rocinante. Después buscó un nombre para sí mismo. Al cabo de ocho días encontró uno que le satisfacía: don Quijote de la Mancha. Ahora le faltaba buscar a una dama de quien estar enamorado y decidió que sería una labradora que vivía en El Toboso, un pueblecito cerca del suyo. La llamó Dulcinea del Toboso. Sin avisar a nadie, una mañana del caluroso mes de julio, se colocó la armadura, se subió en Rocinante, cogió su lanza y su escudo, y salió por la puerta del corral muy contento en busca de aventuras. Caminaba despacio y el sol le pegaba en la cabeza con tanta fuerza que le derretía los sesos (si es que le quedaba alguno). Al anochecer, su rocín y él estaban cansados y muertos de hambre. Don Quijote miraba a todos lados para ver si descubría un castillo y vio uno, no muy lejos. Aquel castillo en realidad era una * venta. En la puerta de la venta, había dos mujeres que se asustaron al ver llegar a un hombre con aquella facha y, llenas de miedo, e charon a correr. Salio el dueño de la venta, hombre gordo y pacífico que, dándose cuenta de que estaba ante un pobre loco, le hablo amablemente: -Señor caballero, si buscas posada, en esta casa la encontrarás. Y diciendo esto, fue a sujetar el estribo del caballo para ayudar a don Quijote a apearse. *venta: posada, hotel, hostal de los pueblos muy pequeños donde los animales y las personas podían comer y dormir. *celada: yelmo, casco.

1

Las mujeres comenzaron a quitarle la armadura pero no consiguieron sacarle la celada. Pusieron una mesa a la puerta de la venta y allí le sirvieron para cenar bacalao y un pan negro y mugriento. Como el caballero no podía comer a causa de la celada, las mujeres levantaban su visera y ponían la comida en su boca. La bebida se la daban con una caña. CAPÍTULO II
Don Quijote se arma caballero.

Acabada la cena, don Quijote llamó al posadero, se puso de rodillas y le dijo: ±Me tenéis que *armar caballero . Esta noche *velaré las armas en la capilla de vuestro castillo y así podré ir por todas las partes buscando aventuras. El posadero, siguiéndole la corriente le contestó que en aquel castillo no había capilla pero que las armas se podían velar en el patio . Don Quijote puso la armadura sobre una pila que estaba junto al pozo, cogió la lanza y el escudo y se puso a pasear por delante de la pila. Uno de los arrieros que estaban en la venta decidió dar agua a sus animales. Don Quijote, viéndole llegar dijo: ± ¡Oh tú, atrevido caballero, que vienes a tocar las armas del más valeroso y andante caballero! Mira lo que haces y no las toques, si no quieres perder la vida. El arriero no hizo caso y arrojó las armas al suelo. Don Quijote sujetó la lanza con las dos ma nos y le dio un golpe en la cabeza tan fuerte que lo dejo tiró al suelo. Los compañeros del herido, al ver lo sucedido, comenzaron a tirarle piedras y don Quijote se refugiaba en su escudo, lo mejor que podía. El ventero decidió armarle caballero antes de que ocurriera otra desgracia. Le dijo que ya había cumplido con la obligación de velar las armas. Le mandó ponerse de rodillas, alzó la mano y con la espada le dio un golpe, haciendo como que rezaba. Acabada la ceremonia, don Quijote se montó en su caba llo y se dirigió hacia su pueblo para coger dinero, camisas y un conseguir un escudero. *armar caballero: dar el título de caballero *velar las armas: pasar la noche sin dormir cuidando las armas

2

±No hará tal±replicó don Quijote. Uno de los comerciantes le respondió: ±Señor caballero. lo volvió a atar a la encina y le dio tantos azotes que lo dejó medio muerto. ± ¿Irme yo con él?±dijo el muchacho± ¡Ni pensarlo! En cuanto me vea sólo me despellejará. molió a palos a nuestro don Quijote. El miserable dice que no le pago su sueldo pero os aseguro que miente. El labrador. Al acercarse vio a un chico de unos quince años. le re spondió con buenas palabras: ±Señor caballero. atado a una encina. El labrador bajó la cabeza y le contestó: ±El problema. Eran comerciantes que iban a Murcia a comprar seda. Después. basta que yo se lo mande y que él lo jure por la ley de caballería. cogió al chico del brazo. Al cabo de un rato vio un grupo de gente. ±Mire que mi amo no es caballero. ¿por qué no nos enseñas un retrato de esa señora? y. El labrador hizo juramento de pagar la deuda y don Quijote continuó su camino. don Quijote se enfadó tanto que les atacó con furia pero su caballo tropezó y ambos cayeron al suelo. Don Quijote apretó la lanza..Cuando atravesaba un bosque escucho unos gritos. aunque sea tuerta de un ojo. Cuando el labrador vio que s e había alejado del bosque. con uno de ellos. ±añadió el muchacho. dándose por muerto. ±Caballero. Que se venga conmigo y yo le pagaré todo lo que le debo. subid en vuestro caballo y coged la lanza. es que no llevo tanto dinero encima. Mientras tanto. este muchacho al que estoy castigando es mi criado y trabaja tan mal. que cada día pierde una oveja. diremos lo que tú quieras. ±Págale lo que le debes y desátale. don Quijote caminaba hacia su aldea muy satisfecho por haber corrido su primera aventura. señor. Al oír esto. que yo os demostraré que es de cobardes lo que estáis haciendo. sin poder levantarse. Los mercaderes siguieron su camino y él se quedó solo. 3 .. Un mozo de los que allí había. se cubrió con el escudo y dijo en voz alta: ± ¡Todo el mundo quieto! No pasaréis hasta que confeséis que Dulcinea del Toboso es la más hermosa de to da La Mancha. cogió la lanza y la hizo pedazos. Un labrador lo estaba azotando.

CAPÍTULO IV Don Quijote regresa a su pueblo. A los dos días se levantó don Quijote. El ama decía a voces: ±Tres días hace que no aparece ni mi señor. La casa de don Quijote estaba toda alborotada. y fue a ver sus libros. el barbero. *ínsula: palabra antigua que significa isla 4 . En este tiempo le pidió a un labrador vecino suyo. ±No era el diablo ±replicó la sobrina± sino un hechicero que vino en una nube. El cura. Con cuidado llevaron a don Quijote a la cama y trataron de curarle. decía que había matado a cuatro gigantes como cuatro torres. Se los ha llevado el diablo. y el sudor que le caía. Llegaron al anochecer. Al no encontrar la puerta preguntó al ama y ella respondió ±Ya no hay libros en esta casa. Con estas promesas. el barbero. que fuese su escudero. Don Quijote pasó quince días en casa muy tranquilo charlando con el cura y el barbero. Sancho Panza. que así se llamaba el labrador. Por suerte pasó por allí un labrador de su pueblo y le dijo: ±Señor Quijano ±que así se llamaba en realidad el caballero ± ¿quién le ha puesto así? Con cuidado lo levantó del suelo. en ella estaban el cura. el ama y la sobrina. y así lo hicieron. Esos malditos libros de caballería le han trastornado el juicio La sobrina añadía: ±Sepa señor Nicolás ±que éste era el nombre del barbero ± que después de estar varios días leyendo. hombre bueno pero de escasa inteligencia. decía que era sangre de las heridas del combata. la sobrina y el ama. lo subió sobre su jumento y se encaminó hacia su pueblo. decidieron tapiar la biblioteca y quemar todos los libros. Le prometió hacerlo gobernador de una * ínsula que iba a ganar con sus aventuras. Le pensaban decir a don Quijote que un hechicero se había llevado el cuarto y los libros. dejó a su mujer y a sus hijos y se convirtió en su escudero.

Y diciendo esto. y le dijo a su amo: ±No se olvide de la ínsula que me ha prometido. don Quijote dijo a su escudero: ±Mira hacia allí. Aquella noche la pasaron entre unos árboles. CAPÍTULO V La aventura de los molinos de viento. ± ¿Qué gigantes? ±respondió Sancho ±. ellos son gigantes y si tienes miedo.Partieron los dos sin despedirse de nadie. que las cosas de la guerra son cambiantes. La lanza se rompió en pedazos y caballo y caballero acabaron rodando por el campo. llevaba las alforjas repletas de comida y la bota llena de vino. Aquellos bultos negros son unos magos que llevan secuestrada a una princesa. Detrás de ellos venían un coche de caballos y unos criados a pie. don Quijote dijo a su escudero: ±Esta va a ser la aventura más famosa que se ha visto nunca. ±Mire señor ±dijo Sancho ± que aquellos son frailes y que en el coche irá algún viajero. Don Quijote no durmió pues creía que los caballeros tenían que pasar las noches sin dormir pensando en sus damas. En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento. hay por lo menos treinta gigantes con los que pienso pelear. que yo la sabré gobernar. Al día siguiente vieron llegar a dos frailes montados en mula. En cuanto los vio. no le dije yo que no eran gigantes sino molinos de viento? ± Calla. 5 . Cuando los divisó. Sancho Panza ayudó al caballero a subir sobre Rocinante y continuaron su camino. Iba Sancho Panza sobre su burro. apártate y ponte a rezar que yo me voy a enfrentar a ellos. Yo creo que el hechicero ha cambiado a los gigantes por molinos para fastidiarme. por grande que sea. amigo Sancho. En el coche viajaba una señora. embistió al primer molino que estaba delante y clavó su lanza en una de las aspas que se movía a causa del viento. ±Ya se nota que no sabes nada de aventuras. Sancho Panza acudió a socorrerle dicie ndo: ± ¿Pero. Tenga cuidado que aquello no son gigantes sino molinos.

La señora le prometió que así lo haría y se marcharon. preparaos a recibir la muerte en castigo por vuestras malas obras. poniéndole la punta de la espada entre los ojos. Lo que digo es verdad y ahora lo verás . Don Quijote se colocó en medio del camino diciendo en voz alta: ±Gente endiablada. Después se acerco a la señora del coche. que le arranco gran parte de la celada y la mitad de la oreja. Sancho Panza le aconsejó a su amo que se curase la oreja con unas vendas y una pomada que llevaba en las alforjas. El escudero sacó la suya y le dio al caballero un golpe. dejad libre a la princesa. Un criado de la señora. Sabed que yo me llamo don Quijote de la Mancha y mi señora es la hermosa Dulcinea del Toboso. Don Quijote arremetió contra el primero de los frailes y si éste no se hubiera tirado al suelo. Don Quijote. Sancho que sabes poco de aventuras ±respondió don Quijote ±. diciéndole: ±Señora mía. amigo Sancho. Sancho Panza sacó una cebolla. al ver que don Quijote no dejaba pasar el coche. lo mejor será que me cures y luego.±Ya te he dicho. ±No tendría que curarme si tuviera el bálsamo de Fierabrás ± respondió don Quijote ±. con tanta fuerza. La señora del coche pidió clemencia para su escudero y don Quijote respondió: ±Haré lo que me pedís a condición de que se presente ante Dulcinea y haga lo que ella le ordene. un poco de queso y unos mendrugos de pan y los dos comieron en buena paz y compañía. se acercó a él y. Pero ahora. CAPÍTULO VI El bálsamo de Fierabrás. si no. Don Quijote sacó su espada y arremetió contra él. apretó la espada con rabia. le dijo muy enfadado que se apartase del camino. juntas las dos mitades antes de que la sangre se hiele y me das do s tragos del bálsamo que he dicho y quedaré sano como una manzana. mira a ver si traes algo en las alforjas para comer. lo habría matado. viendo lo ocurrido salió huyendo más ligero que el viento. golpeo al escudero y éste cayó a tierra. El segundo fraile. 6 . Con ese jarabe no hay que temer a la muerte. sois libre de hacer lo que queráis pues los que os habían secuestrado están vencidos. le ordenó rendirse. Si ves que en alguna batalla me han partido por la mitad.

Los dueños de las yeguas. una hija y una criada llamada Maritormes. si ellos son más de veinte y nosotros sólo somos dos. al ver que lo aporreaban le pidió ayuda a Sancho para vengarse ± ¿De qué manera nos vamos a vengar? ±dijo Sancho±. las mezcló con sal y se las puso en la oreja. Por allí cerca había una manada de yeguas y Rocinante s e acercó a ellas. . Con mucho trabajo Sancho Panza levantó a su amo y lo acomodó en el burro. ±Yo valgo por ciento ±replico don Quijote. cogió algunas hojas de romero. arremetió contra los arrieros y lo mismo hizo Sancho Panza movido por el ejemplo de su amo. 7 . Por suerte descubrieron una venta que don Quijote confundió con un castillo. las mascó. Tenía el ventero una mujer caritativa que curó las heridas de nuestro caballero. Los arrieros cogieron sus estacas y los molieron a palos dejándolos medio muertos en el suelo. ± ¿Y qué es eso de caballero aventurero? ± ¿Tan joven eres que no lo sabes? ± respondió Sancho ± Un caballero es una persona que siempre vive apaleada para conquistar reinos. ± ¿Cómo se llama este caballero? ±pregunto la criada. Don Quijote. se quedaron a pasar la noche en las chozas de unos cabreros. ±Don Quijote de la Mancha ±respondió Sancho Panza±. Decidieron echar una siesta y dejaron sueltos a los animales. uno de los cabreros se fijó en la herida que llevaba don Quijote. Don Quijote y Sancho se adentraron en un prado con hierba fresca junto a un arroyo. Los cabreros les invitaron a cenar y comieron carne. y es un caballero aventurero de los más grandes que ha habido en el m undo. Acabada la cena. Después se marcharon arreando a sus yeguas. Lo vendó muy bien y le aseguró que no necesitaría ninguna otra medicina. Y sin decir nada más. acudieron con estacas para espantar al animal.Como oscureció antes de llegar al pueblo. CAPÍTULO VII Don Quijote fabrica el bálsamo de Fierabrás. bellotas y un queso que estaba más duro que una piedra.

Cuando terminó. 8 . estamos corriendo desventuras. Esto es una venta y me tiene que pagar la paja y la cebada de sus best ias así como la cena y las camas.Don Quijote mandó a Sancho a buscar romero. esto no es ningún castillo. Le duró la diarrea casi dos horas y se sentía tan mal. Los pastores comenzaron a lanzarle piedras y tantas le tiraron que lo dejaron en el suelo medio muerto. ensilló su caballo. llamó al ventero y le dijo: ±Gracias por todo lo que me ha dado en su castillo. como ya se encontraba sa no. Y diciendo esto. Llegó Sancho a socorrer a su amo y éste le dijo: ±Mira a ver cuántas muelas me faltan porque siento mucho dolor. y lo mejor sería volvernos a nuestro lugar ± dijo Sancho. y en la de arriba no tiene ninguna. Iban hablando cuando vieron una nube de polvo muy grande. Sancho Panza también lo probó y se sintió tan enfermo que creyó que había llegado su última hora. Don Quijote. Después recogieron el ganado y se marcharon. sal. CAPÍTULO VIII El caballero de la triste figura. le robó las alforjas a Sancho para cobrar la cuenta. De todos modos no puedo pagarle porque los caballeros no tienen costumbre de pagar la posada. Vomitó hasta que no le quedó nada más en el estómago. ±Es el miedo que tienes ±dijo don Quijote±. los coció un buen rato y rezó un montón de padrenuestros. ±Señor caballero. pero Sancho le dijo que eran dos manadas de ovejas y carneros. Lo que yo saco en limpio de todo esto es que en lugar de aventuras. El ventero. ayudó a Sancho a subir a su burro. que no se podía tener en pie. ±En la parte de abajo sólo tiene dos muelas y media. Don Quijote creyó que eran dos ejércitos que iban a enfrentarse. Mezcló los ingredientes. ± ¡Qué engañado he vivido! ± respondió don Quijote ±. Luego se quedó dormido y al cabo de tres horas se despertó curado. pero yo solo me basto para ayudar al ejército que me lo pida. aceite y vino para fabricar el bálsamo de Fierabrás. Y diciendo esto salió por la puerta. fue como un rayo hasta donde estaban las ovejas y mató a siete de ellas. bebió parte del jarabe y comenzó a vomitar.

±Lo que yo veo es un hombre sobre un asno que trae sobre la cabeza una cosa que relumbra. el Caballero de la Triste Figura el que les ha vencido ± dijo Sancho. 9 . ±Diles a tus compañeros que ha sido Don Quijote de la Mancha. se la dio a su amo y don Quijote se la colocó en la cabeza. Don Quijote se enfadó y arremetió contra ellos. caballeros y decidme quién sois! ±dijo don Quijote. El hombre era un barbero y traía la palangana de latón que utilizaba en su trabajo. Como se puso a llover. merendaron y cenaron.± ¡Qué lástima! amigo Sancho. ±Vamos con prisa y no podemos pararnos ±contesto uno de ellos e intentó pasar. Don Quijote vio un hombre a caballo que llevaba un casco en la cabeza que brillaba como si fura de oro y le dijo a Sancho: ±Ese que viene a caballo trae el * yelmo de Mambrino. Encontraron un espacioso valle donde se apearon y se tendieron sobre la verde hierba. Has de saber. se la puso en la cabeza para no mojarse. Se hizo de noche y vieron un grupo de jinetes con antorchas. ± ¡Deteneos. Don Quijote le preguntó a Sancho porqué le había llamado así y éste respondió: ±Porque tiene la peor figura que yo he visto. Don Quijote arremetió contra él y el barbero salió corriendo. dejando la palangana en el suel o. Los galeotes. Es posible que sea por el hambre. CAPÍTULO IX El yelmo de Mambrino. que una boca sin dientes es como un molino sin piedra y se ha de estimar más un diente que un diamante. todo de una vez. Los jinetes huyeron y Sancho Panza desvalijó una mula que llevaba cosas de comer y dijo a uno que había caído al suelo. el cansancio o quizá por la falta de muelas y dientes. Allí almorzaron. *Un yelmo de un rey moro llamado Mambrino. comieron. Sancho la recogió. al que se le suponían cualidades mágicas.

que iba saltando de roca en roca. 10 . atacaron a don Quijote y a Sancho. Por desgracia uno de los galeotes llamado Ginés se había escondido en aquellas montañas. Al poco rato el hombre desapareció de su vista. atacó a Sancho y le robó la ropa. es gente a la que llevan por la fuerza y yo estoy obligado a socorrerlos. A lo lejos. cuando se dio cuenta de que no estaba su burro. Nuestros amigos se tropezaron con un cabrero y éste les explicó que era un pobre loco y al que buscaban para llevarlo al pueblo y curarle. decía: ± ¡Oh hijo de mis entrañas. y otro. dando voces. Decidieron esconderse en las montañas de sierra Morena por s i los buscaba la justicia del rey.Siguieron el camino y vieron que se acercaban doce hombres con cadenas en el cuello y esposas en las manos. comenzó a llorar y. El galeote esperó a que se durmieran y le robó el burro a Sancho. Don Quijote encontró en el camino una maleta en la que había ropa y un montón de escudos de oro. Don Quijote lo derrivó y los galeotes aprovecharon el jaleo para desatarse mientras los guardias huían. ±Es una cadena de galeotes . le consoló de la mejor manera que pudo y le prometió darle tres burros de los cinco que t enía en su pueblo. Cuando los presos quedaron libres. ± ¡Bendito sea el Dios del cielo que por fin nos manda una aventura de provecho! ±dijo Sancho. envidia de mis vecinos y alivio de mis cargas! Cuando don Quijote oyó el llanto. Hicieron noche entre unas peñas y alcornoques. Uno de ellos le quitó la celada al caballero y le golpeó con ella en la cabeza. El pobre Sancho Panza. CAPÍTULO X Aventura en Sierra Morena. son presos que van a remar en los barcos del rey ±dijo Sancho. ± ¡Vaya tontería! Nosotros no tenemos autoridad para dejar libres a los presos del rey. ±Aunque sean presos. Don Quijote pidió a uno de los guardianes que los soltara. vieron un hombre con los calzones hechos pedazos.

¡oh valeroso caballero!. sé que me ayudaréis y después de matar al gigante os podréis casar conmigo. el galeote que le había robado el burro. CAPÍTULO XI Sancho Panza recupera a su burro. Para ello contaron con la ayuda de una joven mu y hermosa a la que habían conocido por el camino. Pero ahora que os he encontrado. dijo don Quijote± ¿No te lo dije? Ya tenemos reino que mandar y reina con q uién casar. Partió Sancho a lomos de Rocinante y.Don Quijote envió a Sancho al Toboso para que contase a Dulcinea las locuras que hacía por ella y al mismo tiempo recoger los tres burros prometidos. ±Tenéis que saber ±dijo Dorotea± que al lado de mi reino hay una isla en la que reina un gran gigante y si no me caso con él. ±Fácilmente lo puede conceder ±añadió Sancho dirigiéndose a su amo±. ±Esta hermosa señora se llama princesa Micomicona ±dijo el cura a Sancho±. se dio cuenta de que era Ginés. es la heredera del gran reino de Micomicón y viene en busca de vuestro amo para pedirle que les libre de un gigante. Sancho los guió hasta donde estaba su amo. Los dos amigos idearon un engaño para llevar a don Quijote a su casa. Se llamaba Dorotea. Sancho llegó hasta donde estaba su burro y lo abrazó diciendo: 11 . Sancho Panza. Don Quijote respondió que lo haría. sólo se trata de matar a un gigantazo. se encontró al cura y al barbero que iban en busca de don Quijote. ± ¿Qué te parece amigo Sancho? ±. hasta que me concedais lo que deseo. Cuando lo encontraron. me quitará mis tierras. y dijo: ± ¡Ah Ginésillo! ¡Deja mi asno! ¡Huye ladrón! Ginés pegó un salto y salió corriendo. apenas hubo visto al hombre. ±Pues ahora os pido ±dijo la joven± que me acompañéis y no os metáis en ninguna otra aventura hasta que me libréis del gigante. Hablando de reinos vieron llegar a un hombre montado en un burro. cuando estaba cerca de la venta. Dorotea se apeó del caballo y se arrodilló ante don Quijote diciendo: ± De aquí no me levantaré. El barbero se disfrazó con una cola de un buey a modo de barba y se hizo pasar por su escudero.

malvado. aunque vea que me hacen pedazos. Lo bueno del caso es que tenía los ojos cerrados porque estaba completamente dormido. si otra vez me encuentra. Don Quijote y Sancho se fueron a descansar al desván de la venta. Pasó por allí un muchacho que habló así: ± ¡Ay. y le ha cortado la cabeza como si fuese un nabo! ± ¡Toma. Reanudaron su camino y llegaron a la venta donde don Quijote había velado sus armas. El cura consiguió calmar al ventero prometiéndole que pagaría todo. Después añadió: ±Por amor de Dios. El ventero se enojó tanto que empezó a da r puñetazos a don Quijote y lo dejó en el suelo medio muerto. que soy el mozo al que estaban dando latigazos. rápido y socorred a mi señor. Efectivamente. El ventero pensó que don Quijote estaría dando cuchilladas a unos cueros de vino tinto. Cuando don Quijote despertó. mi bien. señor caballero andante. fanfarrón.± ¿Cómo has estado. compañero mío? Y al decir esto. le ruego que no me ayude. Y sepa usted que mi amo en lugar de pagarme. me volvió a atar a la misma encina y me dio tantos azotes que me despellejó vivo. salió Sancho Panza gritando: ± ¡Acudid. ±Yo juré que si no te pagaba. que aquí te tengo. señor mío! ¿No me conoce? Míreme bien. que está metido en la mayor batalla que he visto en mi vida! ¡Por Dios. y no te va a servir de nada tu espada! ±se oía gritar a don Quijote. dijo: 12 . besaba y lo acariciaba como si fuese una persona. El caballero se quedó avergonzado. Tenía en la cabeza un gorro de dormir y con la espada daba cuchilladas a todas partes. ladrón. había dado tantas cuchilladas a los cueros que todo el aposento estaba lleno de vino. CAPÍTULO XII La gran batalla contra los cueros de vino. señores. Hasta ahora he estado curándome las her idas que me hizo. iría a buscarle y lo encontraría aunque estuviera escondido en el vientre de una ballena ±respondió don Quijote. Andrés dijo que no quería más problemas y pidió algo de comer. enseñando unas piernas largas y flacas. Entraron en la habitación y allí estaba don Quijote en camisa. Al poco rato. que ha dado una cuchillada al gigante enemigo de la princesa Micomicona.

Un muchacho acudió a dar la noticia a su criada y a su sobrina. De esta manera. Después contrataron a un grupo de hombres que había en la venta para que cogieran a don Quijote y lo metieran dentro. cogió un bastón y le dio tal palo a don Quijote que lo tiró al suelo y lo dejó malherido. Lo volvieron a meter al carro y en seis días llegaron a la aldea. como un arroyo de vino porque quiero que sepa que el gigante muerto es un cuero y la sangre es el vino que estaba dentro ± contestó Sancho. de un golpe ¡zas! le corté la cabeza y fue tanta la sangre que le salió. acostaron al caballero y. Una vez en casa. volvería a marcharse para correr nuevas aventuras. que corría por el suelo como un arroyo de agua. ±Mejor dirá. Ama y sobrina. Y así fue. cogió sus armas y embistió a la gente diciendo: ± ¡Dejad libre a esa señora que llora porque la lleváis presa! Uno de los hombres. Estaban comiendo cuando llegó a un grupo de gente a en procesión. Cuando se recuperó de los golpes le dijo a Sancho: ±Lo mejor será que volvamos a mi aldea y allí esperemos hasta que llegue el momento de volver a salir a buscar nuevas aventuras. el cura y el barbero mandaron construir una jaula de palos. Aquel año había una gran sequía y por todos los lados se hacían procesiones para pedirle a Dios que lloviera. dejaron libre a don Quijote. el cura y el barbero les contaron lo que les había costado traerle a casa.±He tenido una gran batalla con un gigante descomunal . llevando una virgen. Los hombres entraron en la habitación donde dormía don Quijote y le ataron de pies y manos. se subió en Rocinante. Cuando pararon a descansar. emprendieron el regreso a su pueblo. Pasaron dos días en la venta y. Lo metieron en la jaula y luego la pusieron en una carreta de bueyes. Don Quijote pensó que la imagen era una importante señora a la que llevaban presa y sin perder un minuto. 13 . estaban siempre vigilando pues sabían que en cuanto tuviera alguna mejoría.

un hombre de veinticuatro años. la sobrina y el ama cuidaban de él y observaban que daba muestras de estar en su sano juicio. ahora no tendría que estar preocupado de esa amenaza ±contesto don Quijote. Otro día llegó Sancho y los dos se encerraron en la habitación. al anochecer. Yo le dije que tenía que reunir a todos los caba lleros andantes y que ellos destruirían a los turcos ya que un solo caballero es capaz de vencer a un ejército de doscientos mil hombres. ±No se preocupe que luego iré a su casa. amigo de don Quijote. Para comprobar si se le había pasado la locura dijeron que los turcos habían puesto en el Mediterráneo una gran armada. El cura. ± ¿Qué sucede señora. Mientras tanto. no muy grande de cuerpo y cara redonda. Por fin lo visitaron y fueron bien recibidos. de nariz chata y boca grande. Marchó el ama confiando en que el bachiller las ayudaría y éste fue a buscar al cura para comunicarle lo que pasaba. La primera vez nos lo trajeron sobre un jumento molido a palos y la segunda v ino en un carro de bueyes. el barbero y el bachiller tenían un plan para salvar a nuestro caballero. ¡Que me maten. 14 . El ama supo que estaban planeando la marcha y fue a avisar al bachiller Sansón Carrasco. Pasados de tres días. ± ¡Ay! ±dijo la sobrina ±. que parece que se le va a salir el alma? ±Que mi amo se marcha otra vez.DON QUIJOTE DE LA MANCHA II CAPÍTULO I El bachiller Sansón Carrasco El cura y el barbero estuvieron un mes sin ver a don Quijote. encerrado en una jaula. si mi tío no quiere volver a ser caballero andante! ±Caballero andante soy y caballero andante he de morir ±respondió don Quijote. salieron don Quijote y Sancho hacia el Toboso. ± Si el rey hubiera hecho caso de mis consejos.

huyeron lo más deprisa que pudieron. ±Señor. Venga señor y verá a nuestra princesa vestida y adornada como se merece. guíame al palacio de Dulcinea. no se atrevía a hablar. señor y no diga disparates. que no se atreve a moverse de la emoción y yo soy Sancho. Aquí está don Quijote. lo mejor será que yo busque el palacio mientras usted espera en ese bosque que está a las afueras del pueblo. ±Yo no veo más que a tres labradoras sobre sus borricos ±dijo don Quijote. Salieron del bosque y don Quijote vio a las tres labradoras que se acercaban. Don Quijote dijo a Sancho: ±Sancho hijo. al ver a los extraños hombres de ro dillas en el suelo. que ya se acerca. Cuando Sancho se aseguró de que su amo no lo veía. Es verdadero el refrán que dice:´Dime con quién andas y te diré quién eres´ Por el camino vio que se acercaban unas labradoras montadas en sus burros. ± ¿De qué palacio me habla? Yo creo que ella no vive en un palacio sino en una casa pequeña. el Caballero de la Triste Figura. Don Quijote se puso de rodillas y como no veía a ninguna princesa sino a una aldeana. con la iglesia hemos topado. se apeó del burro y se puso de rodillas diciendo: ±Reina. puede ser que aún esté despierta. su escudero. ±Este amo mío está loco de atar y yo soy un mentecato pues le sigo y le sirvo. se apeó del jumento y se sentó junto a un árbol. ±Calle. Entonces Sancho volvió a buscar a su señor y le dijo: ±Traigo buenas noticias. princesa y duquesa de la hermosura. Era media noche cuando entraron en el pueblo. Venga a hacer una reverencia a la señora de sus pensamientos. Sancho se adelantó. Habían andado unos doscientos pasos cuando vieron un edificio con una torre: ±Amigo Sancho.CAPÍTULO II Don Quijote fue a ver a la sin par Dulcinea. Todo estaba en silencio. Por el camino llega Dulcinea acompañada de dos criadas. Lleva los cabellos sueltos y parecen rayos de sol que andan jugando con el viento. 15 . Así lo hicieron. Las labradoras. sólo se oían los ladridos de los perros.

y levantándose sobresaltado vio dos hombres a caballo. a pescar y a cuidar de nuestros hijos. A don Quijote le despertó un ruido que sintió a sus espaldas. 16 . El Caballero del Bosque le dijo a don Quijote: ±Yo estoy enamorado de la sin par Casilda. Don Quijote se acercó a él y le dijo: ±Sentaos conmigo ya veo que sois caballero andante. Don Quijote creyó que uno de ellos era caballero y el otro su escudero y despertó a Sancho diciendo: ±Hermano Sancho. Don Quijote se enfadó muchísimo al oír estas mentiras y contestó: ±No dudo que haya luchado con caballeros de toda España y los haya vencido. Mientras los escuderos hablaban de sus vidas. Mejor sería que en lugar de andar buscando aventuras. y don Quijote dormitando al lado de una robusta encina. CAPÍTULO III El Caballero del Bosque. Lo malo del caso es que ella siempre me manda trabajos muy difíciles y ahora me ha encargado que vaya por todas las provincias de España haciendo confesar a todos los caballeros andantes que es la más hermosa de cuantas princesas viven. nos fuésemos a nuestras casas a cazar. aventura tenemos. Caballero y escudero pusieron rumbo hacia Zaragoza para participar en unas *justas que allí se celebraban todos los años. no es verdad. pero eso de que ha peleado con don Quijote. Por la noche descansaron en un bosque.±El mago que me persigue ha puesto nubes en mis ojos para que yo no pueda ver su hermosura y la ha transformado en una labradora pobre y fea. ±Pues yo creo que eso no vale la pena. Los escuderos se sentaron aparte y Sancho dijo: ±Mi amo me va a premiar con el gobierno de una isla. *justas: fiestas en las que se recuerdan los combates de los caballeros andantes. mira y verás un caballero. los caballeros hablaban de sus amores. El Caballero de los Espejos. Incluso le he hecho confesar a un famoso caballero llamado don Quijote que mi Casilda es más hermosa que su Dulcinea. Sancho se quedó dormido al pie de un alcornoque.

Es un hombre alto. ± ¡Ven Sancho y verás algo que no vas a creer! Ha sucedido otro encantamiento. El bachiller disfrazado de caballero vencería a don Quijote y le mandaría volver a su casa por un plazo de dos años. Don Quijote y Sancho iban hablando del encantamiento. Don Quijote se acercó al caído y le quitó la celada para ver s i estaba muerto y ¿sabéis a quién vio? Allí estaba el bachiller Sansón Carrasco. sino a otro que se le parecía mucho.± ¿Cómo que no? Por supuesto que si. En esto. ±También lo confieso. con tanta fuerza que lo tiró al suelo. eres otro caballero. Su escudero es un labrador llamado Sancho. Y si todas estas señas bastan para demostrar la verdad. también eran verdes. con el pelo canoso. seco y estirado. El caminante se asombró al verlos y don Quijote dijo: 17 . Esperemos a que se haga de día y lucharemos con esta condición: el que pierda la batalla tendrá que hacer lo que ordene el vencedor. Todo formaba parte del plan que habían tramado sus amigos. le reto a un combate. con bigotes grandes y caídos. grande y gruesa. Su lanza era de acero. Don Quijote se levantó y empuñó la espada pero el Caballero del Bosque le calmó diciendo: ±Los caballeros no podemos pelear como los rufianes en medio de la noche. Se subieron a los caballos y don Quijote embistió al de los Espejos. volvió en sí el de los Espejos y don Quijote le dijo: ±Muerto eres si no confiesas que Dulcinea del Toboso es más bella que Casilda de Vandalia. la nariz aguileña y algo curva. ±Confieso. cuando los alcanzó un hombre montado en una yegua torda. como yo confieso que aunque os parecéis al bachiller Sansón Carrasco. blancas y amarillas. Sobre la celada llevaba gran can tidad de plumas verdes. Pero el plan se estropeó al vencer don Quijote. Al amanecer don Quijote vio que su contrincante traía una casaca que parecía de oro llena de cristales en forma de media luna que resplandecían como espejos. CAPÍTULO IV La aventura de los leones. Sus espuelas. Vestía con un traje y gorro de color verde. su caballo es Rocinante y su dama Dulcinea. ±También tienes que confesar que no venciste a don Quijote de la Mancha.

Don Quijote alzó la vista y vio que se venía un carro con banderas reales. Son hembra y macho. Ante la prisa de su señor. Lo único que me apena es que uno de mis hijos se dedica a la poesía y a mí me gustaría que se dedicara a otro trabajo. dándose cuenta de la locura de don Quijote. que llevaba la celada de su señor. Sancho no supo que hacer con los quesos y los metió en la celada. Cuando llegó al lado de don Quijote éste se la arrebató y los quesos quedaron dentro. ± ¿Cómo es posible que haya caballeros andantes? ± contestó el de verde. ± ¿Leoncitos a mí? ¿A mí leoncitos? Pues vais a ver si yo soy un hombre que se espanta de leones. Llegó el carro de las banderas con un hombre sentado en las mulas y otro en el asiento del carro. empezó a llamar a voces a Sancho para que le llevase la celada. creyendo que iba a empezar otra nueva aventura. ±Y ¿son grandes esos leones? ±Tan grandes que no han pasado mayores de África a España jamás . Le ruego que nos deje pasar porque ahora mismo van hambrientos y tenemos que darles de comer. mis hijos y mis amigos. le dijo: 18 . sean buenos o malos. Sancho. Don Quijote se la puso y los quesos se apretaron y exprimieron de tal manera que el suero comenzó a correr por el rostro y barbas de don Quijote. Mientras hablaban. y. hermanos? El carretero respondió: ±Éste es mi carro y estas son las banderas del rey. Al oír esto. Dame algo para limpiarme. Llevamos unos leones para Su Majestad. lo que quiere decir que lo que va dentro del carro es suyo. Abrid esas jaulas y sacad a los leones que vais a ver quién es don Quijote de la Mancha. y añadió ± Yo soy don Diego de Miranda. se acercó a un grupo de pastores y compró queso fresco. El macho va en la primera jaula y la hembra va detrás. Paso la vida con mi mujer. que dijo: ± ¿Qué será esto. y me encanta cazar y pescar. don Quijote respondió: ±Los hijos son pedazos de nuestras entrañas y los hemos de querer. Sancho? Me parece que se me están der ritiendo los sesos. El hombre vestido de verde. Don Quijote se puso en medio del camino con la lanza preparada diciendo: ± ¿Adónde vais.±Usted debe saber que vamos vestidos con armadura porque yo soy caballero andante y éste es mi escudero.

±A mi me parece que este barco tiene que ser de los pescadores del río. no hay que confundir la valentía con la osadía. 19 . Don Quijote se apeó del caballo y tiró la lanza. él es el cobarde. cobarde? ¿De qué lloras. le enseño sus partes traseras y se volvió a tender en la jaula. Don Quijote se enfadó y dijo: ± ¿Qué temes. Usted ya ha demostrado su valentía y si el león no quiere luchar.±Señor caballero. pero el león no le hizo caso. ±Eso si que no lo voy a hacer. que este barco me esta convidando a que entre en él para que vaya a socorrer a otro caballero o a alguna persona importante. Don Quijote mandó al leoner o que le diese de palos para echarlo fuera de la jaula. Llegaron don Quijote y Sancho al río Ebro y vieron un pequeño barco sin remos que estaba atado en la orilla. corazón de mantequilla? ¿Quién te persigue. Don Quijote miró a todas partes y no vio a ninguna persona. sacó la cabeza fuera de la jaula y miró a todas partes. se apeó de Rocinante. Estos leones pertenecen al rey y no está bien detenerlos. Sancho ató a las bestias. Don Quijote se quedó muy satisfecho del éxito de su aventura y decidió que en adelant e se llamaría El Caballero de los Leones. Don Quijote estaba parado delante de la jaula. deseando que saltase el león para hacerle pedazos con sus manos. se volvió de espaldas. CAPÍTULO V El barco encantado. desenvainó la espada y se encomendó a Dios y a Dulcinea. todos los presentes se pusieron a salvo. Como don Quijote seguía con su idea de pelear con los leones. abrió la boca y bostezó muy despacio. Cuando Sancho se vio en medio del río comenzó a temblar y se puso a llorar. y los dos se montaron en el barco. sacó la lengua que medía dos palmos. Sancho. alma de ratón muerto? El barco se deslizaba suavemente por el río y vieron unos molinos de agua. el león se revolvió en ella. ± ¿Ves? Allí hay un castillo y seguro que dentro está el caballero o la princesa que necesita mi ayuda. Una vez abierta la jaula. Se colocó el escudo. mandó a Sancho que hiciera lo mismo y le dijo ± Has de saber. se limpió el rostro.

iba ricamente vestida y llevaba en la mano izquierda un azor . ¿eres tú Sancho Panza a quién don Quijote le ha prometido el gobierno de una ínsula? *palafrén: caballo manso que solían montar las damas 20 . Sancho estaba embobado viendo como honraban a su señor. Salieron a recibir a don Quijote un grupo de criadas y le pusieron sobre los hombros un manto finísimo de color escarlata. La duquesa y su marido el duque que conocían las aventuras de don Quijote. Los molineros gritaban: ± ¿Dónde vais? ¿No os dais cuenta de que las ruedas del molino os van a destrozar? Los molineros consiguieron sujetar la barca antes de que la destrozara el molino. los invitaron a visitar su castillo.± ¿Qué diablos de castillo? ¿No se da cuenta de que son molinos de agua? Los molineros vieron llegar al barco y se dieron cuenta del peligro que corrían don Quijote y Sancho. pues la corriente los empujaba hacia las ruedas del molino. Mientras tanto derramaban frascos de colonia sobre don Quijote diciendo: ± ¡Bienvenida sea la flor y nata de los caballeros andantes! A todo esto. Durante la comida. uno de los invitados preguntó a Sancho: ± Por casualidad. La mujer. el duque se adelantó y dio orden a todos sus criados de tratar a don Quijote como si fuera un a uténtico caballero. Se fijó en una señora montada en un * palafrén. don Quijote vio venir a un grupo de cazadores. al ponerse el sol. Llegaron los dueños del barco y exigieron a don Quijote el pago de los desperfectos. Los pescadores y molineros los dejaron partir y don Quijote y Sancho volvieron a por sus bestias y se marcharon. Antes de llegar. ± ¿Qué personas? ¿Qué castillo? Nosotros somos molineros que venimos a moler el trigo. Al día siguiente. que era duquesa. Don Quijote dijo que pagaría todo a c ondición de que liberasen a las personas que tenían presas en aquel castillo. CAPITULO VI Sancho consigue su ínsula.

En esto se acercó un mozo con traje de demonio que dijo: ±Yo soy el Diablo. no la mía ± dijo Sancho ±. Don Quijote se colgó del cuello de Sancho y le dio un montón de besos en la frente y en las mejillas. Junto a ella venía un hombre con una túnica hasta los pies que habló de esta manera: ±Yo soy Merlín y deseo hacer el bien a toda la gente. Es la dama de mi amo. Cuando mi amo gane un imperio. ±No sé que tienen que ver mis posaderas con el encantamiento de Dulcinea. valiente don Quijote. es menester que tu escudero. A ti te digo. la duquesa y el duque guardaban silencio asombrados mientras Sancho no paraba de temblar. No pienso darme ni un solo azote. se dé tres mil trescientos azotes en las posaderas. ±Si no cambiáis de opinión. añadió el duque ± te voy a dar ahora mismo el gobierno de una ínsula que poseo. Sancho. ±Ponte de rodillas. no puede ser por la fuerza ±dijo Merlín. ±Los azotes se los tiene que dar él mismo. ±Está bien. los que vienen conmigo son hechiceros y en un carro traen a la sin par Dulcinea del Toboso. Estaban descansando después de un día de caza. Vengo a buscar a don Quijote de la Mancha para que la desencante y la transforme de labradora fea en bella dama. cuando escucharon cornetas y gritos de guerra. me los daré. ±Yo te amarraré a un árbol y te los daré ±añadió don Quijote. con la condición de que lo haga cuando yo quiera.±Ese soy yo. Sancho ±dijo don Quijote ± y besa los pies de Su Excelencia. 21 . a mí no me faltará una ínsula que gobernar. ±Pues en nombre de tu señor ±. Don Quijote. Se acercó un carro en la que venía una joven envuelta en telas de lentejuelas. que para desencantar a esta dama. yo no te podré dar el gobierno de la ínsula pues creo que serías un gobernador cruel ±amenazó el duque. El duque y la duquesa se divertían mucho con los disparates de los dos y decidieron gastarles una broma. Parecía que el bosque ardía por los cuatro costados y que se acercaban tropas montadas a caballo.

Para gobernarla deberás se humilde y bueno. pero juro que se los he devuelto. Al llegar salieron todos a recibirle con mucha pompa y le dieron las llaves de la ciudad. Pusieron una silla en medio del juzgado y al instante entraron dos hombres. se los he pedido muchas veces y él dice que ya me los ha devuelto. Don Quijote lo cogió de una mano y lo llevó a una habitación para darle consejos. o tres. ±Yo. El duque le dijo a Sancho que se vistiese adecuadamente para ir a gobernar la ínsula. señor. o cuatro. Después se presentaron dos hombres ancianos. Anda despacio y habla con tranquilidad. Al jurar le dio la caña al primer viejo. y no bebas demasiado. a este buen hombre le presté hace tiempo diez esc udos de oro a condición de que me los devolviese cuando yo se lo pidiera. tienes que llevar las uñas bien cortadas y la ropa bien puesta. o cinco capuchas. Yo le contesté que sí. Come y cena poco. ±Me alegro de que hayas conseguido la ínsula antes que yo mi reino . el uno vestido de labrador y el otro de sastre. ±Me parece que este pleito lo voy a resolver enseguida. ± dijo el de la caña± confieso que me los prestó. ±Muéstreme las capuchas ±dijo Sancho. El sastre mostró cinco capuchas pequeñitas que sólo servía para cubrir los dedos. Acabados los consejos. No se te ocurra masticar a dos carrillos ni eructar delante de nadie. Se las hice y ahora no me quiere pagar. Sancho pidió la caña y le dijo al primer viejo: 22 . Ha pasado el tiempo. El labrador perderá la tela y el sastre perderá el dinero.CAPÍTULO VII Sancho Panza gobierna la ínsula. Yo quiero que lo jure ante usted y si lo hace me daré por satisfecho y le perdonaré. los duques enviaron a Sancho al lugar que llamaban ínsula. El sastre dijo: ±Señor gobernador. Además deber ser limpio. este hombre entró a mi tienda ayer y poniéndome un pedazo de tela entre las manos me preguntó si con ella le podría hacer una capucha. Llegó Sancho a un poblado que tenía mil vecinos y le dijeron que se llamaba Barataria. después me preguntó si con la misma tela le podría hacer dos. El que no llevaba la caña explicó: ±Señor. uno de ellos llevaba una caña a modo de bastón. y le volví a contestar que sí.

que le llegaban hasta los pies. uno por delante y otro por det rás y se los ataron con cuerdas de tal modo. gracias a mis consejos. señor gobernador! Han entrado muchos enemigos en la ínsula. Se sentó en la cama pero no entendía la causa del alboroto. Habían cruzado dos calles cuando oyeron ruido de cuchilladas. Cuando le preguntaron cómo lo había sabido. Se vistió. ¡Póngase las armas y salga a la plaza a guiarnos contra el enemigo! Al pobre Sancho le pusieron unos escudos muy largos. 23 . le doy dinero y ya estoy harto. los empleó Sancho en hacer leyes para el gobierno de la ínsula: una para impedir que los mercaderes echaran agua al vino y otra para rebajar el precio del calzado. ± Y ¿tú qué dices a eso? ±preguntó Sancho. En resumen hizo cosas tan buenas que aún se guardan en aquel lugar en un libro llamado ³La constitución del gran gobernador Sancho Panza´ CAPÍTULO VIII El fin que tuvo el gobierno de Sancho Panza. salió de su aposento y vio venir por los pasillos a más de veinte personas con antorchas encendidas y las espadas desenvainadas. Sancho intentó moverse y se cayó al suelo. Puso penas a los ciegos que contaban falsos milagros y creó un alguacil para los pobres. más de mil reales en la casa de juego. como es la costumbre y él no me la quiere dar. gritando: ± ¡Alarma. ± ¿Es que una caña vale diez escudos de oro? Sancho mandó abrir la caña y dentro de la misma estaban las monedas. Parecía un galápago encerrado en su concha. Yo esperaba que me diera una propina de ocho reales. Sancho Panza oyó un ruido de campanas tan grande. Eran dos hombres que reñían y al verlos se quedaron quietos.±Quédate con la caña y considérate bien pagado. Al final de séptimo día de gobierno. Los días siguientes. que no podía ni doblar las rodillas. Uno de ellos exclamó: ± ¿Cómo es posible que te roben en la mitad del pueblo? Este hombre acaba de ganar. Después de cenar salió Sancho a dar una vuelta por el pueblo acompañado de los alguaciles. que parecía que la isla se hundía. ±Pues ahora le vas a dar cien reales y además tienes que entregar treinta más para los pobres. el mayordomo y su secretario. respondió que se dio cuenta porque el segundo viejo no había querido jurar con la caña en la mano. ± Yo sólo le quiero dar cuatro reales porque siempre que le veo.

le dio un beso en la f rente y le dijo con lágrimas en los ojos: ±Cuando yo era una persona humilde que no tenía otra cosa que hacer que cuidarte. se fue al establo. ± ¿Y tú quién eres? 24 . En una venta en la que entraron a descansar. Sancho Panza se puso sus ropas en silencio. le abrazó. era feliz. ±Eso de azotarse a sangre fría me parece que es una tontería pero no se preocupe que yo cumpliré lo prometido. Acabó la falsa lucha y los mismos que le habían sacado de la cama gritaron: ± ¡Victoria. Al oír esto. El hombre decía que había leído en un libro. Sancho abrió las alforjas y comenzó a comer pan y queso mientras don Quijote hablaba pesaroso: ±Come Sancho amigo. tendrá que vérselas conmigo pues es imposible que esto suceda. A don Quijote le pareció que ya era hora de partir y se despidió de los duques. Sancho se puso en camino para ir a ver al duque y comunicarle su decisión de abandonar la ínsula. que don Quijote se desenamoraba de Dulcinea. Después de mucho cabalgar. Pero si quisieras aliviar mis penas. te podrías dar trescientos o cuatrocientos azotes a cuanta de los que has prometido. Sancho preparó a su burro.Los que habían organizado aquella broma. apagaron sus antorchas y gritando ¡a las armas! . Ahora que he querido ser una persona importante. pasaron por encima del pobre Sancho dándole un montón de cuchilladas en los escudos. victoria! Levántese señor gobernador y vamos a repartir los que hemos quitado a los enemigos. don Quijote dijo: ±El que diga que don Quijote ha olvidado a Dulcinea. y llegando a donde estaba su rucio. CAPÍTULO IX Don Quijote y Sancho llegan a Barce lona. se subió a él y dijo a los presentes: ±Yo no nací para gobernador y mi trabajo no es hacer leyes sino cavar la tierra. mi vida se ha llenado de desdicha. llegaron a una arboleda y allí se pararon a descansar. oyeron hablar a un hombre llamado Jerónimo sobre sus aventuras. alimenta tu vida y déjame morir con mis sufrimientos. El gobernador no podía hacer otra cosa para defenderse que esconder la cabeza como si fuera una tortuga.

Después de saludar a don Quijote. ¿quiénes estamos aquí? La cabeza respondió con acierto. un hombre muy importante que estaba avisado de la llegada del famoso don Quijote de la Mancha. don Quijote tuvo que salir al balcón para saludad a la gente. Entraron en la habitación don Quijote. sin que se diera cuenta. Don Quijote se admiraba de que la gente lo reconociera y exclamo: ± ¡Qué importante es ser caballero andante! ¡Fíjese don Antonio. realizaron la experiencia de la cabeza encantada. Cuando quitaron la mesa don Antonio entró con don Quijote en un aposento en el que había una mesa con una cabeza de bronce y le dijo: ±Esta cabeza ha sido fabricada por uno de los mayores hechiceros del mundo. Jerónimo le enseño el libro. los caballeros se colocaron a su alrededor y entraron en procesión en la ciudad. Una vez en casa de Antonio Moreno. Allí comieron y don Quijote fue tratado como un verdadero caballero andante. Sancho. 25 . Una de las damas dijo: ±A mí me gustaría saber si mi marido me quiere tanto como dice. todo el mundo me conoce! Al día siguiente. Por la tarde sacaron a pasear por la ciudad a don Quijote. En el libro también se decía que don Quijote se dirigía a Zaragoza para participar en las justas El caballero decidió dirigirse a Barcelona para que todo el mundo supiera que este libro era falso. Iba acompañado de gran número de caballeros y dijo: ± Bienvenido sea a nuestra ciudad el valeroso caballero don Quijote de la Mancha. Me costó mil escudos y tiene la propiedad de que responde a las preguntas que se le hacen con mucha sabiduría. Don Antonio preguntó: ±Dime.± Soy don Quijote de la Mancha. Don Quijote lo hojeó y se dio cuenta de que estaba lleno de mentiras. Cuando entraron en Barcelona. su mujer y algunos amigos. don Antonio. Si le parece. usted se puede ir pensando la s preguntas que quiere hacerle. un pergamino que decía: ³Éste es don Quijote de la Mancha´. ±Si te trata bien es que te quiere mucho y si te trata mal es que no te quiere ±respondió la cabeza. cabeza. salió a recibirles Antonio Moreno. mañana vendremos y mientras tanto. En la espalda le habían puesto.

haré lo que digas. El último en preguntar fue Sancho: ± ¿Volveré a tener otro gobierno? ±Si eres listo. armado de pies a cabeza. Debajo de ella había un tubo que llevaba a la habitación de abajo y en esta habitación estaba un sobrino de don Antonio que no utilizaba la magia para sus respuestas sino el sentido común. Todos quedaron satisfechos de las respuestas que había dado la cabeza que. como habréis adivinado. Si tú me vences. ± ¿Volveré a ver a mi mujer y a mis hijos? ±Volverás a verlos cuando llegues a tu casa. soy amigo de don Quijote y el combate ha sido una farsa para conseguir llevarlo a su casa.Le tocó el turno a don Quijote y preguntó: ± ¿Crees que Sancho se va a dar los azotes que ha prometido? ±Se los dará pero poco a poco. Se trataba de una cabeza hueca. Te reto a un combate y si te venzo dejarás las armas y te irás a tu pueblo durante un año. gobernarás tu casa. El caballero se acercó a don Quijote y dijo: ± Soy el Caballero de la Blanca Luna y vengo para hacerte confesar que mi dama es más hermosa que tu Dulcinea del Toboso. Don Antonio quiso averiguar quien era el caballero que había vencido a don Quijote y le mandó llamar. CAPÍTULO X El Caballero de la Blanca Luna Una mañana. ± ¿Dejaré algún día de ser un pobre escudero? ±Dejarás de serlo cuando vuelvas a tu casa y te ocupes de tus obligaciones. ±Caballero de la Blanca Luna ¡prepárate a luchar! Los dos caballeros se embistieron y el de la Blanca Luna derribó a don Quijote. En su escudo traía pintada una luna resplandeciente. ± Me llaman el bachiller Sansón Carrasco. 26 . ± ¿Crees que será posible desencantar a Dulcinea y convertirla otra vez de labradora en princesa? ±Ese cambio llegará a su debido tiempo. no tenía nada de mágica. salió a pasear don Quijote por la playa armado con todas sus armas y vio venir hacia él a un caballero.

Al cabo de varios días despertó dando una gran voz: ±Ahora me doy cuenta de que no soy don Quijote de la Mancha sino Alonso Quijano. en lugar de dársel os en las espaldas. Sancho se metió entre unos árboles y se desnudó de cintura para arriba. atizaba a los árboles dando unos suspiros tan grandes que parecía que se arrancaba el alma. coge lo que te parezca. llegaron a su pueblo. a quien mis amigos llamaban el Bueno. Tú eres el que llevas mi dinero. le dieron de comer y lo cuidaron bien. A pesar de todos los cuidados. Comenzó a darse azotes con un cordel mientras don Quijote los contaba. quizá por la tristeza de haber sido vencido. El ama y la sobrina lo acostaron. Don Quijote iba preocupado por el asunto de los azotes y le dijo a Sancho: ±Si quisieras. ±Esta noche comenzaré. le pareció un castigo muy cruel y continuó con los azotes pero. Prosiguieron su camino y.Caballero y escudero emprendieron el camino de regreso. yo te pagaría por cada a zote que aún te falta. antes estaba loco pero ya estoy cuerdo. Don Quijote contó al bachiller y al cura la causa de su regreso y la obligación que tenía de permanecer un año en su aldea. Contó don Quijote más de mil azotes y apenado por los gritos de Sancho le dijo: ±Deja ya los latigazos. por fin. no vaya a ser que por desencantar a Dulcinea. A los pocos días murió Alonso Quijano el Bueno rodeado de todos los que le querían. pierdas la vida. Cuando ya se había dado ocho. amigo Sancho. ± ¿Cuánto me dará por cada uno? ± Lo que quieras. don Quijote cayó enfermo con mucha fiebre. 27 .

Related Interests