CÓMO TRABAJAR

Enrique

Morata

EN

FILOSOFÍA

Senar

Copyright: "Enrique Morata Senar"
Copyright: "Cómo trabajar en filosofía"
ISBN papel
Impreso en España
Editado por Bubok Publishing S.L., 2015.

Índice:
1- La filosofía mal enseñada
2- Otra manera de enseñar filosofía
3- Cómo se trabaja en filosofía
4- Bunge y los filósofos

5- Conclusiones

1 - La filosofía mal enseñada
Empezamos este escrito dando unas páginas provenientes de los
apuntes de curso de COU de hace años,
como ejemplo negativo de lo que no debería ser una clase de
filosofía para chicos de 17 años,
considerando que explicar de esta manera la filosofía no sirve
para nada porque los alumnos no atienden
y se limitan a ir escribiendo los apuntes de la clase, de una
manera mecánica, para luego aprendérselos de memoria
antes de los exámenes
y escribirlos de nuevo en las páginas de los exámenes y olvidarlo
todo en unos pocos días, sin haber entendido nada ni haber
pensado en lo que se les estaba explicando.
Es la filosofía mal enseñada que no sirve para nada.
Además, es frecuente con encontrarse con profesores de filosofía
de Institutos de Enseñanza Media que se aprovechan de su
situación como profesores un tanto al margen de la Universidad,
en un auténtico abuso de poder, para explicar a sus alumnos lo
que les viene en gana, con sus propias interpretaciones más o
menos extravagantes de los filósofos clásicos y sus temas y
obsesiones favoritos, que imponen a sus alumnos.
Como consecuencia de ello, es frecuente que muchos alumnos
lleguen a la Universidad con un mal conocimiento básico de la
filosofía y con sus conceptos mal explicados y de una manera
tergiversada según los intereses del profesor de turno.

Tenemos a continuación una muestra de exámenes
anticuados para la asignatura de filosofía,
exámenes puramente memorísticos que los alumnos
aprenden rápido a quitarse de encima memorizando en
esquemas el pensamiento básico de cada filósofo,
para olvidar rápidamente ese esquema en pocos días.
Este tipo de exámenes no sirve de nada a los alumnos.
También es frecuente el tipo de examen en que se ponen al
alumno un tipo de preguntas que ni el más sabio de los
filósofos podría responder sin escribir muchas páginas ni
consultando referencias clásicas
y bibliografía complementaria.
Es imposible que un alumno de 17 años pueda responder a
estas cuestiones, que son las mismas que se ponen los
filósofos profesionales y sobre las que dan vueltas muchos
años hasta encontrar respuestas satisfactorias para ellas.

A un alumno de 17 años no se le debe preguntar en
exámenes por esos temas filosóficos que ni
su mismo profesor sabe cómo resolver.
A un alumno de 17 años se le debe exigir que haya leído
alguna obra filosófica clásica o algún capitulo de ella y dé
cuenta en un trabajo de unas 15 páginas , en forma de
resumen. No se le puede pedir más.

Ejemplos de exámenes desaconsejados :

2- OTRA MANERA DE ENSEÑAR FILOSOFÍA

Jeff Wisdom
Joliet Junior College

Hi Bob.
By just about anyone's lights, the job market in philosophy is a difficult
one. Though there are still good jobs to be had, there's a lot of
competition for them, even if you earn your Ph.D. from a top program,
publish in top journals, and otherwise do everything right. If you have
any career interests other than as a philosophy professor, you'll want to
seriously consider pursuing those other interests before (or instead of)
going on to graduate school, especially if your other field of interest
would give you a broader variety of career options. If nothing else, it
wouldn't hurt to have a fall-back option in another field in case a career
in philosophy doesn't materialize. And heck, if it's a somewhat related
field (e.g., science, engineering, business...) it can inform the work you
do in philosophy (e.g., the philosophy of science, business ethics, etc.)
As for the general process of research, there's a lot of variability here
depending on the individual, his or her prior background in a particular
area of philosophy, his or her connectedness to others in the guild, and
so forth. That said, one common way of doing research is to pick a
question or topic that really interests you and start reading up on it. At
some point, you may be struck with a particular idea or the germ of an
argument that needs development. At that point, your next step would
be to develop the idea or argument, preferably with the help of
competent philosophers in whatever area you're writing about. If you
don't know any, presenting at a conference can help. Likewise, being
part of a department (at first as an undergraduate, than as a graduate
student) helps get you into contact with folks that can give you
feedback. If you do this enough, at some point you may have an idea
(and an essay) worth shopping around for publication. At that point,
and depending on the journal, you may get another layer of feedback
on your work.
Good luck!
Permanent link: http://philpapers.org/post/3944 Reply

2010-06-04

Reply to Bob Mckinely

The only professional exit for a graduate of philosophy is to get a job at
Enrique Morata the department of Philosophy of an University, but those jobs are
scarce, very looked after and reserved to the very best students with
Universitat Autonoma
the best curriculum ( also known as "the philosophical figures").
de Barcelona
It means that for the 80 per cent of the graduates in philosophy, they
should find other kind of job, by studying some Master such Human
Resources or by whatever job that comes along, even cleaning dishes
at a MacDonalds.
Philosophy is a kind of studies that is followed by love to it and not to
earn money with it or to make a living by it.
Unfortunately, those that teach Philosophy at the University and that
earn money for it are not always the kind of philosophers Philosophy
needs to advance,
as they are too often more worried in their personal academic career,
the power of their position, the social prestige of it and the vanity of

imposing to its students and readers their own interpretation of the
classical philosophers ( as they are in love with themselves and their
way of thinking).
Philosophers that work as professional philosophers love too much
fame and success , the most read or important philosophers of the
time.
But nothing of this has to do with Philosophy, as they are too often
workers for the State that pays them, as Schopenhauer wrote in his
booklet on Philosophy at the University (Hegel was at his time the
sample of this kind of philosopher of State).
Philosophy doesn´t depend on the philosophers on fashion at the
University but on those that bring new ideas and new solutions to the
everlasting Philosophical problems, or in other words, those that serve
Truth . And professional philosophers ( those that earn money, as the
sofists of Ancient Greece, for teaching philosophy) not always serve
Philosophy.
Permanent link: http://philpapers.org/post/4039 Reply

2010-08-13

Dave Moody

Reply to Bob Mckinely

Mr. Mckinely – I read your question with interest, as it mirrors questions
of my own. As background, I am 52 years old, have been in business
since graduating with a BS in Chemistry. But I was bitten by the
Philosophy bug during my undergraduate work, and I was never cured.
The “dear delight” indeed.
As I have aged, I have left and returned to philosophical study, moving
in and out of it as my interests and inclinations changed. But it never
left me. If nothing else, the critical thinking and communications skills I
learned have certainly been helpful. It is tragic how many people I meet
who have done well in business yet have difficulty putting together a
coherent sentence.
I have spent far more money on books than was good for my wallet. I
have taken various courses, writing papers, putting everything I could
spare into it. I have talked with as many people as I could find who
would speak with me about deep an complicated subjects. And this
has has enriched my life beyond measure.
So my advice to you is a takeoff on what the previous reply from Dr.
Morata says. Borrowing a phrase from my wife, Philosophy is not what
you do, it is who you are. Find another way. Find a way to satisfy your
interests while making a living and raising a family, if that is your path.
Based on the previous replies, you have to assume you will not get an
academic position. So find a way to leverage your interest and
expertise, that will help to satisfy your hunger for knowledge and truth,
other than an academic position. I looked up your profile. Based on
your areas of interest, I assume you have some expertise with
computers. You can certainly find a position with that background,
there is a crying need for programmers, designers, etc. Or, study law.
The critical thinking skills you have learned would be invaluable in this

area. Or pursue a teaching career, and try to teach at the high school
or community or junior college level and start a philosophy club. But
always assume there is an answer, and just keep looking for it. Good
luck.
Permanent link: http://philpapers.org/post/4529 Reply

2011-05-09

Amber
Griffioen
Universität Konstanz

Reply to Bob Mckinely

Bob,
As an American working in Philosophy in Europe (Germany, to be
exact), I think the atmosphere over here is somewhat different, as far
as jobs and research go. Of course, it doesn't matter where you are
today - it is difficult to find/get academic jobs in the Humanities. A big
part of getting a position anywhere is having the right connections. I
don't mean that if you don't go to a highly-ranked grad school that you
don't have a chance. I mean that you need to take every opportunity to
attend conferences, submit and give papers, and even try to publish as
a grad student. Conferences are a great way to meet others in the field
and to show what you can do. It also prepares you for the job market
by giving you public speaking experience and lines on your CV. Most
everyone I've talked to lately in the profession has noted how important
it is to "get your foot in the door" as a grad student. The more people
you know, the better off you are.
As far as research goes, this is one way in which I think Europe might
differ somewhat from the States. In Germany, for example, there is a
much heavier emphasis on interdisciplinary research, so lots of
philosophers are involved in establishing or collaborating with "work
groups" where the members come from various disciplines, and there
is lots of funding for such programs. One can also apply for individual
research grants that last up to 5 years, though one must write a very
detailed grant proposal, just like in the natural sciences (description of
project, detailed plan of research, CV, rec letters, etc.). (Such work
groups and grants are also available in the U.S. - you just have to
know where to look.)
If you love philosophy, I encourage you to continue to study it, but don't
be overoptimistic and think that you will automatically have a job at the
end. Keep other options open and try to network as much as you can.
Good luck,
Amber
Permanent link: http://philpapers.org/post/5811 Reply

2011-05-09

Reply to Bob Mckinely

No, I am not a Doctor, just one more graduate in Philosophy among
Enrique Morata thousands.
Universitat Autonoma
de Barcelona

There is a gap between the Philosophy done at the Universities and
the real needs of the people.

The philosophers at the Univ. tend to fly to the clouds on never ending
discussions on Neopositivism issues, not related with the every day
problems.
Nobody reads the papers and books written by the philosophers with a
position at the Univ. ( but they are the only ones considered by the
politicians and the journalists when needing some advice ) and only a
few other philosophers read them.
. Most of the books written by the philosophers of the Univ. are
useless and lead to nowhere except to fill and engross their curriculum
.
The public, the politicians and the journalists know nothing on
Philosophy and read nothing, they only accept what the philosopher on
charge at the Univ. says they must accept as the "state of the art" on
Philosophy at each given decade.
They assume that the philosophers of the Univ. are those that know
what is right and on fashion on Philosophy and that their word is holy .
But they don't read the books and papers of the philosophers of the
UNiv.
Because this, the philosophers at the Univ. find agreable and love this
situation in which they feel a lot of power as the public obeys them and
what they say on issues such Ethics and the current state of the
Science.
Being so that the Departments of Philosophy at the Univ. tend to be
populated by a kind of philosophers that don' t want to help people or
improve this time .
They only think on being powerful with a lot of influence on society.
This is the main reason why they spend their lives as philosophers at
the Univ.. They love fame and look after their success as the most
important philosophers of the time.
I know one one this kind. He writes a lot of books on Ethics, loves to
appear at the Tv shows dealing with euthanasia, allows to be used by
the politicians, controls what publish people on this field, grafts
students that follow his school as associate professors of the Dep. of
Philosophy which he controls too,
does what pleases him in that Dep. without asking nobody, receives
prizes and sells thousands of books saying nothing but the public
respect him because they consider that "he must know a lot on this
subjects".
A fake.
The position of professor of Philosophy at the Dep. of Philosophy of the
Univ. is not for real philosophers but for people with a big ambition to
raise a career at the Univ. , to become famous and to impose their
way of thinking.
No matter if their works are a loss of time.They never will help people

not our current problems because they only think on their personal
career and their success as philosophers.
This is the tragedy of our time : philosophers are a bunch of useless
people and don't do the job they should do : to improve this epoch, our
current democracies, our current ethical problems.
It is impossible to find real philosophy at the Univ. as the philosophers
there only live to make a career at the Univ.

Permanent link: http://philpapers.org/post/5815 Reply

Applied ethics

Epistemology

History of Western
Philosophy

Meta-ethics

Metaphysics

Normative ethics

Philosophy of
biology

Philosophy of
language

Philosophy of mind

Philosophy of
religion

Science Logic and
Mathematics

More ...

Home | New books and articles | Bibliographies | Philosophy journals | Discussions | Article Index | About
PhilPapers | API | Contact us

This site uses cookies and Google Analytics (see our terms & conditions for details regarding the privacy implications).
Use of this site is subject to terms & conditions.
All rights reserved by The PhilPapers Foundation
Page generated Wed Mar 18 14:19:02 2015 - Hash code: Xp/0Zjy+48yWXKCA8442MQ

3 - Cómo se trabaja en filosofía
Hay dos salidas profesionales para la carrera de filosofía:
o bien aprobar las oposiciones para profesor de instituto
o bien aprobar las oposiciones para profesor de Universidad.
En el primer caso, se trata de un asunto de memorización del temario
de las oposiciones ( un temario en el que hay unos 10 temas
propiamente de Historia de la Filosofía mientras que el resto de temas
son muy vagos y generales)
y luego dar una clase sobre el tema que te haya tocado,
delante de un jurado, procurando hablar lo mejor posible ( porque
como me confesó una profesora miembra de jurados de oposiciones a
profesor de filosofía, aquel opositor que mejor hablara y mejor
presencia de "profesor" tuviera, ya tenía la mitad de la oposición
ganada) y procurando
mencionar todos los tópicos usuales mencionados en los libros de
Historia de la Filosofía sobre ese tema, puesto que el jurado está
pendiente en todo momento de que los menciones o no en tu clase
ante ellos.
Este tipo de oposiciones las acostumbra a ganar el opositor que tiene
mejor "pinta" de profesor y condiciones naturales óptimas para este
trabajo, además de que tiene que decir bien todo el tema que le haya
tocado, por lo cual decimos que se trata de unas oposiciones donde la
memorización lo es todo.
Para aquellos aspirantes que no tengan salud, condiciones para ser
profesor, mala memoria o no les guste el temario que tienen que
memorizar ( porque no creen en él o lo consideran que está mal
definido o explicado), no les queda más remedio que buscar otro tipo
de trabajo o bien dedicarse a escribir libros y artículos sobre filosofía
en sus ratos libres, los domingos, e intentar encontrar un lugar donde
los publiquen, aunque ahora es fácil en internet en blogs y editoriales
on line como hay allí.

La filosofía que enseñan los que ganan estas oposiciones para
profesor de Instituto tiene mala fama por ser superficial, de poca
utilidad para los alumnos y dependiente de los intereses y de la
ideología del profesor que dé la clase. En realidad, a nadie
importa lo que hacen estos profesores de filosofía de los
Institutos puesto que son el escalón más bajo en esta profesión.
Luego vienen los profesores de Universidad. En estos últimos 30
años las Universidades españolas se han aprovechado de sus
estatutos de autonomía para comportarse como entidades
mafiosas que solamente contrataban como profesores a aquellos
formados en una misma universidad dada.
Es la "endogamia universitaria" y ha permitido que los
departamentos de filosofía de las universidades se llenaran de
nuevos profesores escogidos no por su talento ni su aportación
a la materia sino por su fidelidad a los catedráticos del
departamento.
En otras palabras, los alumnos más "pelotas" con los catedráticos
han sido promocionados ( a veces incluso a dedo) como
profesores en el departamento.
Efectivamente, un catedrático es Dios en un departamento de
filosofía, hace lo que quiere, impone lo que quiere a los otros
profesores y , por supuesto, a sus alumnos y enchufa a quien
quiere como profesor en el departamento.
La Universidad todavía está en la Edad Media y se comporta con
criterios feudales, el catedrático es un señor feudal que hace lo
que quiere y si no estás de acuerdo con su obra, sus
interpretaciones o su escuela, entonces te margina y te pone
en su lista negra.

La filosofía en la Universidad
tiene la responsabilidad de llevar la investigación en filosofía hasta el máximo
desarrollo posible en cada época y para ello dispone de los mejores libros, las
mejores traducciones de los clásicos y los mejor disposición de sus profesionales
para investigar hasta la máxima profuncidad posible en cada tema.

Se espera de la filosofía universitaria que esté a la vanguardia de lo que se hace en
filosofía y, al mismo tiempo, que defina esa vanguardia.
Al contrario de lo que dicen los profesores de filosofía de la universidad, lo
importante no es aprender griego, latín y alemán sino que muchas veces conocer
esos idiomas es un impedimento para pensar bien, porque el filósofo se atasca
en problemas filológicos sobre qué quería decir tal o cual palabra griega y se
pasa años discutiendo sobre este punto sin hacer nada más. Eso no es investigar
en filosofía.
Muchas veces ayuda más no saber ni griego ni latín porque así se pueden leer
las mejores traducciones de los clásicos antiguos , como la Loeb en inglés, Les
Belles lettres en francés o la colección Bernat Metge en catalán y la Clásica
Gredos en castellano , aprovechando la calidad de esas traducciones para
comparalas unas con otras en aquellos pasajes o frases ininteligibles o dudosos
( que casi siempre son así porque el traductor ha puesto demasiado de su parte y
ha querido interpretar el pasaje a su manera y lo único que ha conseguido es
confundir el significado de la frase). Cuando nos encontremos en alguna de esas
traducciones con un pasaje extraño o de difícil comprensión, debemos comparar
el pasaje con el de otras traducciones y casi siempre nos encontramos que es
culpa del traductor que se ha pasado interpretando la frase.
Además, leer los clásicos en una lengua que leamos con facilidad, como el
castellano, ayuda a captar el significado general de la obra y a entender pasajes
largos que otros que saben griegos y latines no consiguen entender, quedándose
atascados durante años en una página que no entienden.
Antes que perder el tiempo discutiendo sobre tal o cual palabra usada por Platón
o por Plotino es más importante captar el pensamiento general del autor y leer e
interpretar sus libros dejándonos llevar por todo lo que ya sepamos sobre el
pensamiento del autor . Es más importante leer a los clásicos suponiendo lo que
querían decir después de leer muchos libros suyos que no discutir durante
décadas en artículos de revistas espeicalizadas sobre el significado de un pasaje,
pasatiempo al que se dedican no pocos profesores de universidad.
En cuanto al estilo literario que usemos nosotros al escribir, cada uno es libre de
escribir como un periodista ( simplemente redactando bien) , como un gran
estilista ( tipo Baltasar Gracián) ,como un tecnócrata haciendo una relación de
argumentos y comentarios de textos o al estilo " ensayo", estilo libre y personal,
evitando escribir esos rollos de tipo alemán que son muchas tesis doctorales
llenas de notas a pie de página para no decir nada importante.

La filosofía universitaria debería ser la filosofía en su máximo nivel,
usando los mejores libros técnicos
disponibles e investigando en filosofía hasta la máxima profundidad.
Así debería ser pero muchas veces los profesores que están en los
departamentos de filosofía no hacen otra cosa que enseñar lo que a
ellos les place, interpretando a los filósofos clásicos como les sale de las
narices e imponiendo a sus alumnos, a la sociedad y a todo el
departamento lo que ellos les gusta o quieren, según sus intereses e
ideologías.
Así nos encontramos en los departamentos de filosofía una gran
cantidad de sectas ,integradas tanto por profesores como por alumnos,
sectas fanáticas de Heidegger, de Hegel, de Wittgenstein, de Nieztsche,
de Freud, de Marx, de los posmodernos, de los neopositivistas. Todas
estas sectas impiden que se de en esos departamentos la libertad de
pensamiento, la capacidad de crítica y el amor a la verdad pura y no a la
verdad temporal, características todas de un buen departamento de
filosofía y no de lo que tenemos ahora.
Para trabajar en filosofía, lo primero que debería evitar un
alumno es caer en alguna de esas sectas de fanáticos, porque
luego le va a ser muy dificil salir de esa trampa.
Debería estudiar toda la Historia de la filosofía sin prejuicios ni
animadversiones previas ante ningún filósofo ni ninguna escuela
filosófica y debería, por encima de todo, evitar atascarse en alguna
secta fanática como las mencionadas antes.
Si lo hace y cae en alguna de esas trampas, allí se habrá acabado su
libre pensamiento y su capacidad para ver claro.
Porque lo que debe amar más cualquier persona que quiera trabajar en
filosofía es su libertad mental para no dejarse influir ni coaccionar por
otros alumnos ni por la época ni por profesores
y seguir solamente su propio pensamiento y su evolución propia.

Todo filosofo debe atender solamente a él mismo y su pensamiento y no
debe dejarse influir por nadie. Todo filósofo tiene el deber de seguir la
evolución de su propio pensamiento, libremente. Por supuesto, es
necesario un buen conocimiento de la Historia de la Filosofía para
trabajar en este campo
y los filósofos clásicos son los únicos a los que el trabajador en
filosofía debe consultar cuando busque inspiración
y guía para sus propios pensamientos.
No tenemos ningún otro criterio de verdad excepto los textos clásicos
en filosofía y la contemplación directa de la realidad ( o la de la
Naturaleza).
El trabajador en filosofía debe estar saltando constantemente de lo que
lee en los textos clásicos a lo que percibe en la vida real y comparar
uno con otro. Así se trabaja en filosofía.
Es un error cerrarse en querer leer solamente libros sin atender
a la vida real: de esta manera no se progresa nada en filosofía.
También es un error filosofar mirando las cosas que pasan sin saber
nada de la Historia de la Filosofía. Hay que hacer las dos cosas : leer y
mirar la vida.
El filósofo auténtico no desea tener un cargo de poder, como les pasa a
tantos profesores de filosofía de la Universidad que son más
funcionarios que otra cosa. El filósofo auténtico es un trabajador que
compara lo que pasa en su época con lo que han escrito los filósofos
clásicos y luego escribe su propia obra con sus conclusiones sobre sus
trabajos de observación de la vida y de estudio de los clásicos.
Es un trabajo contemplativo, de muchas horas sentado leyendo y
escribiendo. Por ello es un tipo de trabajo que mucha gente que era
inútil para trabajar en otras cosas más duras, como picar piedra,
adoptaba como el último refugio que le quedaba.

Mucha gente que tenía problemas de salud o de cualquier
otro tipo se ha acabado dedicando a la filosofía proque veía
que
era un trabajo que podía hacer.
Lamentablemente, al trabajar tantas horas sentado y leyendo
se crea un tipo de personalidad demasiado cerebral, que menosprecia
a los otros trabajadores porque considera que lo que hace él es "
superior" y de más enjundia que lo que hacen
los otros trabajadores.
Es lo que Unamuno llamaba el exceso de intelectualismo, que lleva al
trabajador en filosofía a perder los papeles y creerse más importante
de lo que es, cuando no es más que un trabajador como los demás.
Para superar este feo vicio típico de los filósofos es muy útil la
práctica de algún deporte o ejercicio o bien trabajar en alguna
actividad física, como el bricolage de cuando en cuando, para que el
filósofo recuerde lo que cuesta y lo que cansa hacer las cosas con las
manos y llevar pesos.
Otra degeneración típica en los filósofos es el amor al poder
y lo sufren sobretodo los que son profesores en la Universidad, les
encanta tener el poder de decir a la gente lo que está bien
y lo que está mal y de imponer a los alumnos sus caprichosas
interpretaciones de los filósofos clásicos.
Es el poder intelectual y la mayoría de los profesores universitarios de
filosofía son adictos a esta droga dura,
por eso quieren ser profesores universitarios.
Y como los departamentos de filosofía se llenan de este tipo
de individuos, se convierten en centros de poder donde
medran
los que buscan tener poder intelectual.

Pero desafortunadamente los que ocupan esos puestos de
poder en los departamentos de filosofía de las universidades no son
necesariamente los mejores filósofos ni los más interesados en el
progreso de la filosofía, porque la mayoría de las veces solo les importa
su promoción personal, su éxito personal y detentar ese poder que tanto
les gusta. Buscan hacer carrera en la Universidad.
Además, los departamentos de filosofía también se llenan de
otro tipo de filósofo degenerado :
es el que ama enormemente los productos de su propia mente
y quiere imponerlos a los demás como la verdad absoluta.
Este tipo de individuo es el culpable de que las clases de
filosofía degeneren demasiadas veces en discusiones interminables
sobre cualquier detalle de un texto filosófico
porque este tipo nunca aceptará los pensamientos de los
demás y siempre querrá que sus propias ideas sean las únicas que
existan.
Como los departamentos de filosofía están llenos de tipos así, cda uno
de ellos agarrado a sus propias ideas,
las clases de fiolosofía se convierten fácilmente en
diálogos de sordos donde todos se odian ( profesores incluidos) y
donde se discute todo pero no por el bien de la filosofía sino para
torpedear el pensamiento de los demás.
Por eso las clases de filosofía y la filosofía que se hace en la
Universidad es tantas veces inutil, sin que se llegue a ninguna
conclusión clara sobre ningún asunto, lo cual molesta mucho a los
científicos tan acostumbrados como están a sus libros de texto donde
todo está muy fijado y establecido.
En los departamentos de filosofía todo está en el aire, sujeto a muchas
interpretaciones posibles y sin llegar nunca a ningún sitio firme, debido
a esta fauna de filosofastros que vive en las nubes y en flujo continuo,
dudando de todo y discutiéndolo todo, para no tener que dar la razón al
más sensato que se encuentre por allí.

Los departamentos de filosofía se convierten así en lugares
tóxicos llenos de mala gente, donde la verdadera filosofía no puede
prosperar.
Es mejor que el filósofo auténtico evite esos lugares y se retire al
campo o a su lugar favorito donde pueda pensar con más
tranquilidad, fuera de las intrigas de la corte que es un departamento
de filosofía.
Los profesores se odian unos a otros, por tener más exito personal,
por vender más libros, por pertenecer a escuelas filosóficas distintas,
por distinta ideología política.
Son mafiosos que escogen como profesores a sus amiguetes o a los
que son de su cuerda o sus enchufados. Hacen pasar como tesis
doctorales de gran valor las que solo son un montón de citas, de notas
a pie de página y de bibliografía consultada y que no aportan
realmente nuevo al estudio del tema de la tesis.

A los que no están en su onda los marginan y difaman , diciendo a la
gente que " son malos filósofos" o que lo que dicen " está pasado de
moda" o que " nadie en el departamento lo defiende ya" o que está"
fuera de todo lo que se hace actualmente en filosofía".
Lo que quieren decir realmente es que lo que hacen otros filósofos que
no han conseguido entrar como profesores en la Universidad por no ser
de su tendencia, no es lo mismo que hacen ellos en el departamento de
filosofía que ellos controlan.
Pero es falso que lo que hacen otros filósofos fuera del departamento
de filosofía no sea igualmente válido ni respetable,
desde el momento que está hecho por profesionales de la filosofía que
también son.

Lo que ocurre es que los profesores de filosofía de la Universidad
aman tanto el poder que tienen que no pueden soportar que otros
filósofos hagan cosas y publiquen libros también y fuera del ambiente
universitario
y entonces lo que hacen esos profesores corruptos
( por su abuso de su poder)
ES DIFAMAR LO QUE HACEN LOS OTROS FILÓSOFOS QUE
ESTÁN FUERA DE LA UNIVERSIDAD,
DICIENDO QUE LO QUE HACEN ESOS NO VALE NADA NI TIENEN
NINGUNA IMPORTANCIA
O ESTÁ ANTICUADO
O ESTÁ FUERA DE LA FILOSOFÍA OFICIAL ,
ENTENDIENDO POR TAL LA QUE CONTROLAN ELLOS.

Así son los profesores de filosofía de Universidad, quieren que
solamente cuente y sea cierto lo que ellos hacen en la Universidad,
demostrando de esta manera cuánto aman el poder intelectual que da
el ser profesor de Universidad.

Como además controlan las pocas editoriales que quedan que
publican libros de filosofía profesional y ellos son los únicos que
pueden publicar en esas editoriales,
dicen luego que los que publicamos en editoriales de internet, que
son editoriales sin prestigio ni valor, que publican libros sobre
demanda sin depósito legal y que esos libros no tienen ninguna
importancia.
Por supuesto, solo son importantes sus libros, los de los
profesores de universidad.

Por todas estas razones ya se habrá dado cuenta el aspirante a ser un
auténtico trabajador en filosofía que lo mejor que puede hacer es evitar
los departamentos de filosofía de las universidades y dejar que allí se
peleen por el poder los que moran allí. Es mejor que el aprendiz a
filósofo auténtico vaya directamente a las bibliotecas de la Universidad
y allí aprenda su oficio leyendo a los filósofos clásicos y se olvide de
las luchas por el poder intelectual de los departamentos de filosofía.

Para leer los textos de los filósofos clásicos hay que tener batantes
horas de vuelo leyendo libros de filosofía y sobre Historia de la
Filosofía, en caso contrario se nos perderá el significado de no pocas
frases que leamos.
Cuando se tiene una buena formación en Historia de la Filosofía
entonces se puede leer bien un libro clásico, como uno de Platón por
ejemplo, porque los temas filosóficos se repiten siglo tras siglo y los
filósofos dialogan con otros filósofos del pasado en sus libros. Hay que
saber lo que han dicho muchos filósofos de siglos distintos para
entender lo que se están criticando o rectificando unos a otros en sus
libros, por encima del tiempo pasado entre un filósofo y otro.
Leer un libro de filosofía no quiere decir leer una novela. Un libro de
filosofía se lee de otra manera, se lee frase a frase, volviendo muchas
veces atrás para volver a leer la frase. Leer un libro de filosofía quiere
decir estar haciendo un trabajo constante y mental de relacionar cada
frase que estamos analizando con las frases anteriores del mismo
autor y con otras frases escrtas por otros filósofos en otras épocas
sobre el mismo asunto. Es una auténtico trabajo que pide mucha
concentración para que no se te escape ninguna implicación de lo que
está diciendo ese filósofo en una frase dada.

Luego hay que pensar sobre ello aportando tus propias ideas, que
muchas veces surgen de la contemplación en la realidad de algo que
no es como debería ser o de algo que no funciona como debería
funcionar. Las anomalías, los defectos y los errores que se dan en
nuestra época nos pueden llevar a buscar explicaciones acerca de
qué es lo que está mal en una teoría filosófica y nos dan además el
empuje para seguir trabajando en este oficio, hasta encontrar una
solución satisfactoria a un problema filosófico o hasta encontrar un
texto clásico que nos pueda iluminar sobre el asunto tratado.
Ello implica que muchas veces el filósofo se va a la cama sin haber
conseguido nada. A veces la ides viene mientras te estás duchando.
Pueden pasar semanas y meses hasta que la mente del filósofo
consiga hacer una síntesis de toda la información con la que está
trabajando y consiga escribir algo que tenga valor.
Aquí empieza la otra vida del filósofo, la del escritor que también es.
Un filósofo debe recordar el hilo de sus argumentaciones el suficiente
tiempo como para poder fijarlas en un papel como borrador escrito
de cualquier manera o como un papel mecanografiado.
Escribir sobre filosofía es, en gran parte, un trabajo de encadenar
argumentos y demostraciones que tienes más o menos organizadas
ya en tu cabeza antes de sentarte ante la máquina de escribir y que,
con un cierto margen para la improvisación, vas poniendo por escrito
intentando que los problemas técnicos con las teclas, las letras y la
ortografía no te distraigan ni te hagan perder el hilo de lo que estas
escribiendo. Es perfectamente posible que al tiempo que estás
escribiendo se te ocurran nuevas implicaciones de lo que estás
diciendo y nada te impide que las incluyas en el texto escrito a
medida que vas escribiendo a máquina.

Otras veces mientras estás escribiendo a máquina vas recordando
otros textos, imágenes o referencias relacionados con el tema y que en
el pasado habías estudiado u oído en alguna parte. El mismo proceso
de escritura ayuda a ordenar tus pensamientos y a descartar aquellos
que se revelen como tontos o sin interés.
El proceso de revisado de lo escrito va refinando tu estilo de escribir
( que depende en gran parte de la personalidad de cada autor y es
propio de cada uno) aunque siempre hay que procurar redactar
mínimamente bien para que lo que escribamos se pueda entender. Se
revisa la ortografía y los otros errores acostumbrados de todo primer
borrador y se mira cómo se podría ordenar mejor el texto para una
mejor comprensión.
En un momento dado hay que dejar de revisar el texto y publicarlo tal y
como está, porque todos los escritos se pueden mejorar y revisar hasta
el infinito pero hay que dejarlo antes de volvernos maniáticos con el
texto. Por supuesto, un libro siempre estará mejor escrito, ordenado y
organizado cuantas más horas se haya pasado uno trabajándolo para
convertirlo en un producto editorial perfecto y muy fácil de leer y
entender ( así se fabrican los productos editoriales perfectos) pero el
filósofo no siempre quiere convertirse en un vendedor de papel a peso
pues no puede estar perdiendo el tiempo en fabricar productos
editoriales.
Lo más importante del proceso de escritura es que ayuda al filósofo a
verse reflejado en su escrito como si fuera un espejo, dándose cuenta
rápidamente de cuáles de sus pensamientos son banales y de cúales
otros están mal explicados o mal ordenados.
El filosofo necesita imperiosamente escribir y publicar, sino no puede
progresar.

Así pues, el verdadero trabajo del filósofo consiste en:
- observar la realidad
- compararla con los textos filosóficos clásicos
- ser consciente de los problemas de su época
y relacionarlos con los textos clásicos
- tener un buen conocimiento de la Historia de la Filosofía
- leer cada frase de esos textos clásicos y relacionarla con lo escrito
por otros filósofos.
- poner por escrito sus pensamientos
- ver reflejado su pensamiento en sus escritos, con todas
sus verrugas y sus logros.

- influir en la gente y en la época por las conclusiones de sus libros

Este es el verdadero trabajo de filósofo

y es un trabajo como cualquier otro y se aprende.
.
No es un trabajo " superior" ni para genios ni para gente "superior".

Todo el que quiera hacer pasar el trabajo de filósofo por algo
" superior" que está reservado solamente a gente " superior"
es
un estafador que lo que quiere realmente es detentar el poder
intelectual y obligar a la gente a hacer lo que él quiera.

Este tipo de estafador debería dedicarse a la política, donde
seguro que se encontrará más a gusto,
porque tiene muy poco de filósofo.

La filosofía es la filosofía griega. Toda la filosofía que se ha escrito
después de Grecia no es más que notas a pie de página
a los libros de los filósofos griegos, muchas veces dando gato por
liebre, es decir, poniendo otro nombre a lo que ya habían dicho los
filósofos griegos.

Por ello, estudiar filosofía quiere decir sobre todo estudiar filosofía
griega.
Es cierto que han aparecido, sobre todo en el siglo XX, muchas otras
filosofías " experimentales" como la filosofía neopositivista, la del
lenguaje, la de la mente, la posmoderna, la lógica contemporánea, etc.

que han intentado acabar con la filosofía griega y sustituirla,
pero no lo han logrado. No han conseguido otra cosa más que
confundir a la gente, aprovechándose de los nuevos
descubrimientos científicos como el ADN y las partículas
subatómicas

que han llevado al hombre actual a un estado de perplejidad del que no
le va a sacar nadie hasta que aparezca un nuevo Aristóteles que vuelva
a racionalizar todo este mundo, como ya hiciera el otro Aristóteles hace
2500 años.
Las filosofías " experimentales"

son un fracaso, son "filosofías- placebo" que parece que alivian
los temores y las cuestiones que se pone la gente ante el
Universo incomprensible que nos muestra la ciencia actual,
pero en realidad no explican nada y solo satisfacen a los
ignorantes.

Los departamentos de filosofía están llenos de representantes de
estas filosofías- placebo destinadas a desaparecer cuando aparezca
un nuevo Aristóteles que racionalice otra vez nuestro mundo, lo
explique todo y nos de un nuevo manual de instrucciones sobre
cómo hay que vivir en este Universo de ADN y partículas subatómicas.

Mientras no venga ese genio, seguirán apareciendo infinidad de
charlatanes y estafadores que, como esos que venden curas
milagrosas para el cáncer o que hablan de extraterrestres de planetas
raros y Atlántidas perdidas, engañarán a la gente con sus engendros
filosóficos. aprovechándose de la falta de un verdadero sistema
filosófico que integre todo lo que ha descubierto la ciencia en los dos
últimos siglos, unos estafadores que aparecen como ocurre siempre
en épocas de confusión por cambios científicos .

Es una desgracia para nuestra época que no surja
ya este nuevo Aristóteles y de ello se aprovechan
multitud de filosofastros para engañar a la gente e
imponer malas filosofías.
También se aprovechan de ello los bárbaros de
siempre para vivir su gran vida controlando grandes
negocios, bancos, capitales y sectores económicos
enteros, para vivir su gran vida de bárbaros que a
ellos les gusta tanto.
Pero algún día aparecerá un nuevo Aristóteles y la
época neo- bárbara en la que estamos viviendo
desde hace unos doscientos años se acabará.
Ahora hace falta un nuevo Aristóteles que nos
racionalice todo el lío que es el ADN y el mundo
subatómico.
El genio que consiga hacer este gran trabajo de
síntesis no podrá surgir del mundo científico,
demasiado contaminado por neopositivismo,
sino de la filosofía y además deberá tener un buen
conocimiento de la historia de la ciencia.
Los “sintetizadores”, en el sentido de hacer grandes
síntesis de los conocimientos de la época para
integrarlos en un sistema general del mundo,
son siempre necesarios en la filosofía

y además ayudan a los científicos a entender por
dónde van y qué están haciendo.
De la misma manera que Cronos racionalizó el
Universo al inventar el Tiempo, ahora necesitamos a
alguien que racionalice el mundo actual tan extraño ,
después de todo lo que hemos aprendido sobre el
ADN y las partículas subatómicas.
Desafortunadamente, este trabajo, que debería
hacerse en los departamentos de filosofía de las
Universidades, no se hace allí porque esos
departamentos están controlados por inútiles que no
hacen nada y que estafan a la gente y al Estado,
cobrando por hacer un trabajo malo que no vale casi
nada.
Por eso la filosofía no está a la altura de lo que se
hace en los departamentos de física o medicina de
las universidades, donde sí se investiga en cosas
realmente provechosas.
Los departamentos de filosofía están llenos de la
peor gente, gente muy mala, que se refugia allí
porque no tienen ningún otro sitio donde ir.
Tanto los alumnos como los profesores son mala
gente que solamente se dedica a la filosofía por su
vanidad de ser “grandes filósofos”, de dejar una
“gran obra”, de imponer sus arbitrios a los demás, de
imponer sus interpretaciones caprichosas de los
filósofos clásicos a los demás y por puro narcisismo

respecto a sus propias ideas y pensamientos, que
aman por encima de todas las cosas.
En manos de esa gente tan mala es imposible que
en filosofía se haga algo realmente útil,
porque a ese tipo de gente le importa un pimiento la
Humanidad y su progreso, solamente le importa ellos
mismos, su éxito como filósofos y como vendedores
de libros y su fama.
Además, por estas mismas razones los filósofos
profesionales se odian unos a otros, porque todos
están buscando lo mismo, quedar para la historia
como “grandes filósofos”, tener éxito y fama y vender
sus libros.
En un gremio donde todos se odian unos a otros y
hablan mal de los demás, es imposible que se haga
nada bueno.
Además, en los departamentos de filosofía es donde
menos catedráticos deberían haber,
porque es muy peligroso en una materia como la
filosofía dar tanto poder a una persona,
como tienen los catedráticos que se comportan
como señores feudales y dictadores imponiendo su
escuela, sus libros, su estilo y sus caprichos a todo
el departamento,

tanto a los profesores titulares como a los
ayudantes,
controlando todo lo que se hace en ese
departamento de filosofía
y promocionando a los alumnos que siguen su
escuela
y marginando a los alumnos que no la siguen.
Es muy malo tener catedráticos en una materia tan
sujeta a muchas interpretaciones como es la filosofía
y que depende de la libertad de pensamiento y de la
libertad de expresión para existir,
libertades ambas que el catedrático pisa
constantemente con sus imposiciones en el
departamento.
Por eso es en filosofía , por encima de ningún otro
departamento universitario, es donde no deberían
existir los catedráticos,
porque son muy perniciosos para el desarrollo libre
del trabajo filosófico.
Además, estos catedráticos de filosofía se vuelven
muy mafiosos con los años,
aprobando a sus amiguetes y enchufados,
y haciendo la vida imposible a sus alumnos críticos
con él.

Muchas veces estos mismos catedráticos han sido
elegidos como tales por un jurado de oposiciones
formado por amiguetes suyos,
que lo han elegido como catedrático por el volumen
(por el peso en kilos )de los libros que haya
publicado
y no por el valor de esos libros,
que muchas veces es casi cero.
Efectivamente, muchos catedráticos de filosofía
ganan sus oposiciones para la cátedra
por los kilos que pesen los libros que hayan
publicado,
no por si esos libros son importantes o aportan algo
interesante ( que casi nunca lo hacen).
De esta manera , tenemos al frente de los
departamentos de filosofía de las universidades a
unos individuos mafiosos y dictadores
y además cuyos libros son casi siempre poco
importantes o interesantes o no aportan nada.
Por si esto fuera poco, las televisiones y los
periodistas, cuando tienen que entrevistar a algún

filósofo, siempre buscan la opinión de estos
catedráticos,
en vez de buscar la opinión de los filósofos que
realmente escriben libros importantes.
Se equivocan totalmente los periodistas,
porque muchas veces estos catedráticos no están
aportando nada a la profesión,
y para saberlo basta con leer sus libros :
si son interesantes, bien,
pero sino lo son, todo el currículo y todos los cargos,
premios, doctorados que tenga ese catedrático no
valen nada,
si sus libros no valen nada tampoco.
Hablemos ahora de las tesis doctorales en filosofía :
la mayoría no vale nada, son refritos de otros libros y
se llenan de notas a pie de página, de citas y de
bibliografía para dar una apariencia de “gran trabajo
académico”,
cuando en realidad no son más que tesis doctorales
que no aportan nada, no investigan nada ni
contribuyen en nada a la materia,
condiciones todas exigidas a las tesis doctorales.

La mayoría de las tesis doctorales escritas en los
departamentos de filosofía en los últimos 30 años no
valen nada ( y esto se puede comprobar fácilmente
leyéndolas)
y en ellas se incluyen las tesis doctórales escritas
por los que luego van a ser elegidos por sus
amiguetes como profesores y catedráticos.
Actualmente ya no tiene ningún valor ser doctor en
filosofía :
miles de licenciados lo son después de escribir una
tesis doctoral sin interés para el progreso de la
filosofía.
En otras épocas, ser doctor en filosofía quería decir
que se sabía mucho de filosofía después de muchos
años de trabajo y estudio
y se llegaba al doctorado hacia los 50 o 60 años de
edad,
cuando realmente ya se sabía mucho sobre esta
materia.
Hoy en día, se escriben tesis doctorales a los 25 y
los 30 años, cuando es imposible que se sepa
realmente mucho de filosofía,

y se escriben y aprueban esas tesis doctorales
puramente para que miles de alumnos puedan
presumir de que son doctores
( aunque en realidad no lo sean, porque para ser
doctor hay que saber mucho y esto solo se logra tras
muchos años de trabajo en esta profesión).
Por eso, ser doctor en filosofía actualmente no
significa nada.
Por todas estas razones, los granujas, los
oportunistas y los estafadores se han adueñado de
los departamentos de filosofía desde hace
demasiados años,
aprovechando la época neo-bárbara en la que
vivimos y la falta de un auténtico Aristóteles en
nuestra época que lo racionalice todo.
En estas épocas neo-bárbaras prosperan los
estafadores filosóficos que venden humo a la gente,
estafadores como Hegel o Heidegger y muchos más
que complican sus libros con un lenguaje técnico
filosófico que se inventan ellos mismos para ocultar
que en sus libros no están diciendo realmente nada.
Estafadores que se inventan filosofías caprichosas
para hacerse famosos
o porque que les ha entrado el capricho de que el
mundo sea o se dirija como a ellos les place,

por puro egocentrismo de sí mismos y a los
productos de sus mentes.
Estafadores que se ponen a interpretar a los
filósofos clásicos a su arbitrio, por puro placer
personal , desvirtuando lo que dijeron realmente
esos filósofos clásicos y vendiendo alfalfa a la gente,
que se la traga.
Y junto a los estafadores, cada vez que se vive en
un época sin un Aristóteles,
aparecen también los contrabandistas,
son esos que se van a Alemania, La Sorbona,
Oxford , Princeton o Stanford
a estudiar unos años y luego vuelven y se dedican a
escribir libros y a ganar dinero dando clases en la
universidad,
explicando los últimos libros de moda que han leído
en esos países,
independientemente de que esos libros no valgan
nada o sean una estafa filosófica.
De estos contrabandistas hay muchos enseñando
en la universidad española
y lo peor de todo es cuando ocultan que sus ideas
provienen de esos libros extranjeros y las hacen
pasar como propias,

especialmente en los libros que escriben y venden
en España para los lectores ignorantes.
Finalmente, en las épocas en que no hay un
Aristóteles, abundan mucho también los mafiosos en
esta profesión de filósofo profesional,
esos que hacen la vida imposible a los que siguen
otras escuelas filosóficas,
que los difaman,
muchas veces con ataques personales,
que les impiden que puedan aprobar unas
oposiciones a profesores,
que les impiden que puedan publicar libros en
España,
que les impiden que puedan aparecer en medios de
comunicación
y que practican sobre sus enemigos filósofos todo
tipo de jugadas sucias,
porque quieren ser ellos los únicos que tengan
éxito, vendan libros y sean famosos como filósofos
en España.
Da pena ver que una profesión que se supone es
para la gente más racional, la más filantrópica, la
más amante del saber, del progreso de la
Humanidad y del bien,

esté llena de gente que se odia entre sí porque a la
hora de tener éxito, de ser famoso o de vender
libros,
se olvida de todos sus ideales elevados y se
comporta como el mas vulgar de los barriobajeros.
Así es la especie humana, donde cada individuo
ama por encima de todo a sus propias ideas y a sus
propias percepciones y odia las que puedan tener
los demás.
Y que se vuelve loco cuando ve la oportunidad de
hacerse famoso, de vender muchos libros o de tener
éxito.
Así son los filósofos mafiosos y pueden llegar a ser
violentos, especialmente cuando son estudiantes
todavía,
queriendo imponer siempre sus ideas y sus
interpretaciones ( de las que están enamorados ,
aunque sean ideas e interpretaciones sesgadas)
y haciendo callar a sus oponentes con todo tipo de
estrategias sucias.
Las clases de filosofía están llenas de este tipo de
estudiantes mafiosos.

Incluso un filósofo como Mario Bunge, que es el
único que tiene páginas aprovechables de los
filósofos aparecidos en los últimos 50 años,
se comporta igual, porque está subido en su ego
enorme de catedrático de Montreal,
autor de cientos de libros y artículos, con muchos
doctorados honoris causa y premios.
Mario Bunge, que se ha pasado la vida diciendo lo
que pensaba sin callarse nada,
no deja que los demás puedan hacer lo mismo,
porque desde su ego de gran filósofo, cree que
solamente puede hacerlo él,
pues solamente él tiene las titulaciones ( dos
doctorados , en físicas y en filosofía)
para poder decir lo que quiere.
Así, acusa a todos los filósofos de ser muy
vanidosos y charlatanes,
pero no acepta que se diga que él también lo es
( efectivamente, hay muchos libros de Bunge que
son un rollo ilegible, típicamente argentino).
Los mejores libros de Bunge son sus últimos, como
“A la caza de la realidad”, que es una especie de

resumen de toda su obra anterior, pero mejor
presentada y escrita.
Así es esta profesión de filósofo, donde los
catedráticos como Bunge se creen que ellos son los
únicos que pueden hablar y pensar como personas
libres,
porque esgrimen constantemente sus músculos
( sus titulaciones), como si fueran matones de barrio,
como requisito para poder pensar y hablar
libremente (y niegan que el resto de la humanidad
pueda hacerlo, ya que no tiene sus titulaciones)
y son igual de vanidosos y de charlatanes que los
demás filósofos, aunque no se vean la viga en su
propio ojo.
Si Mario Bunge es así también, siendo el mejor
filósofo de los últimos 50 años,
imagínense cómo deben ser los filosofillos que
llenan los departamentos de filosofía de las
universidades.

4 - BUNGE Y LOS FILÓSOFOS

Textos de Mario Bunge en su
libro: "Crisis y deconstrucción
de la filosofía"
PROFESIONALES

HISTORIADORES

OSCUROS

LENGUAJE ACADEMICISTA

MUCHAS ESCUELAS

M

PSEUDOFILOSOFÍAS DE MODA

FORMA ACADÉMICA SIN SUBSTANCIA

DISPERSIÓN

POCA CONEXIÓN CON EL MUNDO

TORRE DE MARFIL

FALSA FILOSOFÍA

GUSTO POR LA DIFICULTAD

FALTA DE CRÍTICA

SUPERFICIALIDAD

SIN INTERÉS POR ILUMINAR

ABURRIDA

ESCUELAS AGOTADAS

LOS QUE JUEGAN SUCIO

CERRADA EN SU CÍRCULO

PERDIDA EN LAS NUBES

ANTICUADA

INÚTIL

FALTA DE GRANDES LIBROS

(error de Adobe, esta página va antes de la anterior.)

M. Bunge "Crisis y deconstrucción
de la filosofía"

Otros textos de Bunge:

Un cuento breve de Bunge:

M. Bunge

"A la caza de la realidad"

M. Bunge

"Realismo y ciencia"

Un texto de Lactancio:

Lactancio "Instituciones divinas"

El filósofo tradicional siempre
rodeado de libros.

¿El filósofo del futuro, espectáculo
de tele-basura?

Miguel Brieva "Memorias de la
Tierra"

¿Hay que enseñar filosofía a la
gente a la fuerza?

El filósofo como libros que caminan.

La filosofía como una torre de
Babel cuyos ladrillos son los
libros.

El "chico del espacio" del "Flash
Gordon" de Dan Barry viaja a donde
quiere con solamente pensar en
ello.

Los filósofos también viajamos con
la mente a utopías,a otros mundos
posibles.

Dan Barry

"Flash Gordon"

La filosofía pugna contra la fuerza
bruta desde los tiempos de la
Grecia Antigua para demostrar que
el cerebro es más fuerte que los

músculos.

El hombre rodeado de letras y
libros que lo envuelven y lo
aprisionan.

La música amansa a las fieras...
y la filosofía amansa a los
bárbaros con argumentos y
demostraciones que hacen pensar
y dudar.

Una utopía donde las máquinas lo
hacen todo y los hombres se vuelven
vagos que no saben cómo funcionan
las máquinas que los mantienen
vivos. Los filósofos, como de
costumbre, son los aguafiestas que
denuncian la situación.
En "Flash Gordon" de Dan Barry.

Un rayo de la paz que convierte a
los guerreros en inofensivos
lectores de poesía.
En "Flash Gordon" de Dan Barry.
La filosofía como un "rayo de la
paz".

La contemplación de la Naturaleza y
la meditación sobre el Universo son
las dos actividades favoritas de
los filósofos.

La denuncia de los vicios y los
defectos de la gente de la época es
el tema de innumerables libros de
filosofía.

Pero por encima de todo el
filósofo es un niño que no ha
crecido y que sigue sin ver claro
el gran montaje del mundo y de la
vida.

El mundo del trabajo real de cada
día es desconocido por los filósofos
que no saben nada de ello.

5-

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful