You are on page 1of 1

DETERMINACIÓN DE LOS OBJETOS DE ESTUDIO DE LAS CIENCIA SOCIALES

Algunos elementos teóricos introductorios Teoría del conocimiento Tanto entre las ciencias sociales como entre las naturales hay implícitas siempre una teoría del conocimiento. Toda filosofía también parte del problema del conocimiento: ¿cómo conocemos, qué elementos intervienen en este proceso, cuál de ellos es fundamental, y cómo se relacionan con estos elementos? En cada análisis del proceso de conocimiento, intervienen tres elementos: a) sujeto cognoscente, b) Objeto de conocimiento, c) Conocimiento como producto del proceso cognoscitivo. El proceso de conocimiento es una interacción específica entre el sujeto cognoscente y el objeto de conocimiento. Así pues, la interpretación de esta relación sólo es concebible en el cuadro de algunos modelos teóricos. Adam Schaff clasifica en tres los modelos del conocimiento: El primer modelo tiene tras sí una concepción mecanicista del reflejo. De acuerdo con esta concepción, el objeto de conocimiento actúa sobre el aparato perceptivo del sujeto que es un agente pasivo, contemplativo y receptivo; el producto de este proceso (el conocimiento) es un reflejo o copia del objeto, reflejo cuya génesis está en relación con la acción mecánica del objeto sobre el sujeto. Por ello este primer modelo recibe el calificativo, por parte de Schaff de mecanicista. Es un tipo de materialismo vulgar, que hasta nuestros días subsiste en el moderno sensualismo y el empirismo trascendental. Entre paréntesis, el sensualismo declara que las sensaciones son la fuente única del conocimiento, en tanto que el empirismo trascendental se le asemeja al plantear que la ciencia construye, por ejemplo la sociología en el caso de Durkheim, tomando a los hechos sociales como cosas definidas por características externas. Si en el primer modelo predomina el objeto, en el segundo sucede lo contrario: el predominio o la exclusividad vuelve al sujeto cognoscente que percibe el objeto de conocimiento como su producción. Este modelo se ha concretado en diversas filosofías idealistas subjetivas. Es decir, aquí la atención se concentra en el sujeto al que se atribuye incluso el papel de creador de la realidad. Finalmente el tercer modelo-materialista-dialéctico- que al principio de preponderancia de uno u de otro de los elementos –sujeto u objeto- pone el de la interacción. El proceso de conocimiento es, entonces, el resultante de la interacción del sujeto y del objeto,histórica y socialmente determinados. Si a ello agregamos una instancia más en el conocimiento, misma que es plantada por el marxismo, el cuadro queda más completo y hace más evidente la superioridad de esta concepción: la práctica transformadora como parte de este proceso cognoscente.1 Las diversas ciencias sociales e incluso las tendencias filosóficas que se debaten en el seno de cada una de ellas participan, de una u otra forma, de algunos de estos modelos de conocimiento.

Miguel Ángel Gallo. Introducción a las ciencias sociales (1) bachilleres. Ediciones Quinto Sol, 1996, pp.28-29.

1

Schaff, Adam. Historia y Verdad. (Ensayo sobre la objetividad del conocimiento histórico). México. Editorial Grijalbo. 1974.