Orígenes de la conjura contra la vida

P. Jaime Fernández Montero

1996

2

La implementación por los gobiernos, a través de los Ministerios de Educación, de los programas de educación sexual hedonista en los colegios (promocionando los anticonceptivos, el condón, la banalización de la actividad sexual...), no ha surgido espontáneamente como reacción al aumento de los embarazos en adolescentes y de las enfermedades de transmisión sexual, por muy preocupantes que estos problemas sean. Obedece a otro proyecto, de gran envergadura, que es impulsado a nivel mundial con unos objetivos bien precisos. Lo mismo podíamos decir de la promoción, por parte de las Naciones Unidas y de los diferentes organismos internacionales, de la legalización del aborto en todo el mundo.

3

ÍNDICE
1 ° LA VERTIENTE MALTUSIANA DEL PLAN........................................6 1. EL APORTE DE THOMAS MALTHUS.....................................................................6 2. LA CONTRIBUCIÓN DE CHARLES DARWIN............................................................7 3. EL NACIMIENTO DE LAS TEORÍAS «EUGENÉSICAS».................................................7 4. EL PASO DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA................................................................8 2° LA VERTIENTE GEOPOLITICA DEL PLAN......................................12 1. CÓMO SE ESTABLECIÓ UNA GEOPOLÍTICA DE CARÁCTER GLOBAL............................12 Un descarnado análisis de la realidad mundial......................................12 El temor al surgimiento del Tercer Mundo..............................................13 2. EL CONTROL DE LA NATALIDAD, COMO ESTRATEGIA BÁSICA..................................14 3° LA CONVERGENCIA DE LAS DOS VERTIENTES...........................15 1. LOS PRIMEROS ENLACES: CONFLUENCIA DE VOLUNTADES......................................15 2. EL APOYO LOGÍSTICO: PREPARACIÓN DEL TERRENO .............................................16 Las «Fundaciones»..................................................................................16 Los «Organismos No Gubernamentales», (ONG)...................................17 Las «Cumbres Internacionales»..............................................................17 Las primeras «Cumbres internacionales»...............................................17 Las conferencias sobre Población y Desarrollo......................................18 Primeras reacciones contrarias...............................................................19 La aceleración del proceso......................................................................19 La IPPF canta victoria............................................................................21 La Cumbre de Población y Desarrollo de El Cairo 1994.......................22 Salud y derechos reproductivos...............................................................23 La cumbre de Beijing 1995......................................................................24 Proyección de El Cairo............................................................................25 Doble conferencia....................................................................................25 3. FISONOMÍA DE UN PROYECTO CONCERTADO Y PLANIFICADO...................................26 El respaldo ideológico del plan...............................................................26 Los «Informes Kinsey».............................................................................27 La ideología del Dr. Brock Chisholm......................................................29 Rudolph Dreikus......................................................................................30 Jane Cousins............................................................................................30 Los objetivos............................................................................................31 El programa.............................................................................................31 La estrategia............................................................................................32 1) El temor frente al comunismo y las alianzas políticas.......................32 2) La tentación de los programas de ayuda y las ONG...........................33 3) El temor ante la «explosión demográfica»..........................................33 4) El incentivo económico........................................................................34 4. LOS PROTAGONISTAS......................................................................................35

4

Los conductores del proceso....................................................................35 Los que son utilizados por el proyecto....................................................36 5. COMENTARIO................................................................................................37

5

Orígenes de la conjura contra la vida
P. Jaime Fernández Montero1

1 ° LA VERTIENTE MALTUSIANA DEL PLAN
1. El aporte de Thomas Malthus
La educación sexual hedonista, la anticoncepción, el control de la población y el ataque contra la familia hunden sus raíces en un proceso que se inicia en Inglaterra, en plena «revolución industrial». Por entonces, la confluencia de diversos factores, como la invención de la máquina a vapor, el auge de la navegación y las posibilidades ilimitadas que surgieron a partir del desarrollo de América, le dan un impulso explosivo a la industria y al comercio. Este evidente progreso económico originó, sin embargo, una etapa de fuertes tensiones sociales. Londres, que ha sido el alma de la gran revolución de la economía moderna, es también el escenario privilegiado de los conflictos que se suscitaron entre una oligarquía capitalista que tiene en sus manos los recursos económicos, y la clase obrera emergente, que paulatinamente va tomando conciencia de su realidad. En medio de las tensiones, que agitan los ánimos londinenses, surge la figura de un clérigo anglicano, Thomas R. Malthus, que en 1798 da a conocer una teoría sociológica revolucionaria. En su «Ensayo sobre el Principio de la Población», sostiene que el crecimiento natural de la población está destinado a ser siempre mayor que el de los suministros económicos. Esta teoría, planteada en un ambiente en el que las masas obreras comienzan a envolver a Londres y a presionar desde sus barriadas, suscita un inmediato interés. En la sociedad se genera un primer pánico poblacional. Aparece el fantasma de la miseria y, asociado a él, el de la enfermedad y la violencia. La propuesta de Malthus es simple: «hay que evitar que los pobres se reproduzcan». Les predica a esos ricos empresarios, que están luchando
Este texto es parte del folleto LAS JOCAS: LA PUNTA DEL ICEBERG, del P. Jaime Fernández Montero, publicado en Chile, Noviembre 1996, por la FUNDACIÓN PROFAMILIA.
1

6

por mantener bajos los costos de producción a costa de sueldos miserables para sus obreros, que no deben ayudar a los pobres, porque con ello contribuyen a su proliferación y, así, el problema social se prolonga y aumenta. El mundo capitalista de su tiempo lo aclamó como a un héroe. Era considerado como un profeta que venía, enviado por Dios, a sanarlos de los escrúpulos de conciencia que aún tenían por su trato a los obreros. Por esa razón, su teoría fue ampliamente difundida en alas de muchos mecenas, interesados en dar a conocer esta novedosa manera de concebir la interacción entre los diversos estratos de la sociedad. Este fue, en pocas palabras, el origen del «Movimiento para el Control de la Población».

2. La contribución de Charles Darwin
Cuando el conocido naturalista inglés Charles Darwin estaba recopilando el material para escribir su obra más conocida, «El Origen de las Especies», se topó con el ensayo sociológico escrito casi un siglo antes por Malthus. Con toda naturalidad, transfirió al género humano la teoría de la selección natural, que había estudiado científicamente. A raíz de esta aplicación llegó a decir que las sociedades civilizadas se debilitaban a causa de una malentendida compasión. «Entre los salvajes, los seres mental o corporalmente débiles son rápidamente eliminados... Por el contrario, nosotros, hombres civilizados... construimos asilos para deficientes mentales, discapacitados y enfermos; dictamos leyes para los pobres y nuestros médicos ejercitan su mayor habilidad para salvar la vida de todos hasta el último momento... de este modo la clase débil de las sociedades civilizadas va en aumento. Nadie, que alguna vez haya criado animales domésticos, dudaría que esto debe ser sumamente perjudicial para la raza humana». (Charles Darwin. «La Descendencia del Hombre, Londres 1871)»

3. El nacimiento de las teorías «eugenésicas»
La psicóloga Frances Galton, prima y admiradora de Darwin, se entusiasmó mucho con estas teorías, tanto así, que le sirvieron de base para elaborar su propia teoría. Ella pensaba que algunas personas pertenecen a una raza superior y se preguntaba si era posible conservar pura la raza, privilegiando a sus mejores exponentes, a través de la reproducción. Sus elucubraciones fueron más lejos aún, comenzó a sostener que la sociedad 7

se debía esforzar por mejorar la raza, a través de un auténtico proceso de selección de aquellos que son más aptos para la reproducción. Es así como se empezó a hablar de la «eugenesia», como una nueva ciencia. Elaborada y difundida esa pretendida nueva «ciencia», sus seguidores se comenzaron a preguntar qué se podía hacer para aplicarla en la sociedad concreta. Los partidarios de la eugenesia desempolvaron la proposición maltusiana del control de la natalidad. Estas teorías se fueron difundiendo rápidamente.

4. El paso de la teoría a la práctica
En torno a 1916 surgieron, entre las filas del eugenismo, líderes con gran iniciativa y empuje. En Inglaterra se destacó especialmente Marie Stopes y en los EE.UU. Margaret Sanger. Ambas estaban imbuidas por esas teorías racistas y eran acérrimas defensoras de la eugenesia. Cuando comenzaron a propiciar un control de la natalidad, su intención no era ayudarle a las familias normales a espaciar sus hijos, a fin de tener la posibilidad de educarlos mejor, sino otra muy diferente. Ellas se estaban refiriendo a controlar la natalidad de los grupos sociales a los que calificaban como «indeseables». Leamos lo que escribían: «...la sociedad permite que los enfermos, las razas inferiores, descuidados, manirrotos, débiles mentales, los más bajos y peores miembros de la comunidad, produzcan innumerables decenas de miles de criaturas raquíticas, deformadas, de condición inferior... gran parte de ellas condenadas, desde su propia herencia física, a ser, en el mejor de los casos, sólo parcialmente autosuficientes, y drenar así los recursos de aquellas clases superiores a ellos, que tienen sentido de la responsabilidad. Las mejores clases, liberadas de tener que costear instituciones, hospitales, prisiones, etc. destinadas principalmente a la raza inferior, estarían en condiciones de tener familias más numerosas». (Marie Stopes, «Maternidad Radiante, Londres, 1920») Desde esta perspectiva, tan abiertamente expuesta, formula su propuesta: «La esterilización de aquellos totalmente ineptos para la paternidad como posibilidad inmediata, inclusive, obligatoria». En 1916, Margaret Sanger estableció la primera clínica para el control natal en Nueva York y fundó también la Liga para el Control Natal (The Birth Control League). Por entonces comenzó a publicar el boletín «La Revista del Control Natal» (The Birth Control Review»). Durante la

8

década del 30 al 40, el horror que despertó el genocidio propiciado por los nazis, le llevó a cambiar el nombre de su organización. En efecto, en 1942 la llamó «Federación de Planificación de la Familia» («Planned Parenthood»). Su perspectiva eugenésica, sin embargo, se ha mantenido a lo largo de todo el desarrollo y expansión. Su slogan fue: «Control de la natalidad, para crear una raza pura». (Revista de Control de la Natalidad, Diciembre, 1921) En 1921, la Dra. Marie Stopes fundó una Clínica de Control de la Natalidad en Londres. De esa clínica surgió más tarde el «Consejo Nacional para el Control de la Natalidad». En 1939 el Consejo cambió su nombre y comenzó a llamarse «Family Planning Association» (FPA). Más tarde, en 1976, después de ceder la mayoría de sus clínicas a las autoridades del Ministerio de Salud, la FPA centró todos sus esfuerzos en el control de la población, la educación sexual y la información al Gobierno sobre los servicios de control de la natalidad. El acento, sin embargo, se fue poniendo cada vez más fuertemente en «programas apropiados para la educación sexual en las escuelas en todo el Reino Unido» y en un «movimiento de jóvenes voluntarios en todo el Reino Unido que estaría en condiciones de poner a los jóvenes en contacto con consejos sensatos sobre problemas sexuales». («Informe Anual de la FPA», 1977 /8) La Dra. Sanger compartía con la Sra. Stopes la preocupación por los hábitos procreativos de aquellos que consideraban «menos aptos para continuar la raza». Basada en esa postura redactó un «Plan para la Paz». En él podemos leer lo siguiente: «—aplicar una política severa y rígida de esterilización y segregación a aquella parte de la población cuya prole está ya contaminada o cuyas características hereditarias fueran tales, que pudieran transmitir rasgos objetables. —destinar granjas y viviendas para estas personas segregadas, donde pudieran trabajar bajo supervisión de instructores competentes, por el resto de sus vidas». (Margaret Sanger, «Plan para la Paz», Revista del Control de la Natalidad. Abril de 1932) Sus teorías no pudieron ponerse en práctica en una sociedad democrática. El primer intento serio, al respecto, se tuvo recién con la llegada al poder del nazismo en 1930. Sólo que ellos fueron demasiado lejos y provocaron el repudio mundial. Pasaron de la eugenesia, con sus 9

esterilizaciones masivas, al genocidio, con la eliminación de más de seis millones de seres humanos considerados genéticamente inferiores. La historia, sin embargo, no se detiene ahí. En 1952 Margaret Sanger realiza uno de sus más preciados sueños, funda la «International Planned Parenthood Federation» (IPPF). Entre las ocho organizaciones fundadoras se cuentan la «British Family Planning Association» y la «Planned Parenthood Federation of America». Ese mismo año, John D. Rockefeller III funda en NuevaYork el «Population Council», que será el nexo visible y activo con las Naciones Unidas y el gran promotor del control de la población a nivel mundial. Es así, entonces, como esa corriente, que nació con Malthus, a partir de una concepción social sobre el juego entre los diversos estratos de la sociedad, y que, más tarde, se alimentó con las teorías racistas de la eugenesia y del control de la natalidad, desembocó, finalmente, en sólidas organizaciones mundiales, creadas para aplicar esas teorías en la práctica. Así se tiene la primera vertiente del plan de acción internacional sobre control de la natalidad. Con el tiempo fue siendo cada vez más claro que «una de las formas por medio de la cual las culturas del Tercer Mundo podían ser modificadas era a través de la educación de la juventud, especialmente en la delicada área de la sexualidad. Por esta razón la IPPF comenzó a poner un énfasis cada vez mayor en los programas educativos para los jóvenes. Las denominaciones fueron muy diversas, pero no así los objetivos. Su empeño se cubrió con denominaciones como: «educación sexual», «educación sobre el Sida», «educación para la vida familiar», o «educación sobre las relaciones personales». («Family and Youth Concern», Inglaterra, «The Facts Behind the International Planned Parenthood Federation» , Fact Sheet, N° 3 cfr. N° 19 al 21.) La orientación que le ha dado a sus programas de educación de la juventud, en su dimensión sexual, se puede desprender del material de apoyo que recomienda. Para esto, basta con constatar la recomendación que hace del libro de Jane Cousins «Hazlo Feliz» («Adolescent Sex, Its Difficulties and Dangers», IPPF, 1978; Jane Cousins, «Make it Happy» Virago, 1978). En este libro se le ofrece detalles a los jóvenes sobre relaciones sexuales orales, anales y en grupo; se exalta la masturbación en común, se propicia el incesto entre hermanos y hermanas y el contacto sexual con animales. Desacreditan a los que pretenden mostrar normas éticas para ordenar la sexualidad. Les llama «anticuados» o «aguafiestas». Este libro fue promovido ampliamente por 10

la IPPF de Inglaterra. Sus ideas aparecen manifiestas en todos los países donde se inicia un proyecto de «educación sexual» inspirado por ella. Valga otro ejemplo, para cerciorarse de que la recomendación del libro de Cousins como inspiración de la nueva postura ética no fue sólo un caso aislado. Le hicieron también una gran difusión al libro de ShenTepper (Shen Tepper, «You’ve Changed the Combination!», Rocky Mountain Planned Parenthood, Denver, Colorado, 1977, 18). En él se les hace a los jóvenes insinuaciones directamente inmorales: «¿Tú quieres un cuerpo caliente y agradable? Cómprate uno así. Hay mujeres que han escogido libremente ese negocio, compra una... ¿Quieres una virgen para casarte? Cómprate una. También hay muchachas en ese negocio...». La Región del Hemisferio Occidental de la IPPF, cuya central está en Nueva York, publicó en 1985, en español, un «Manual Para el Educador». Le puso como título «La Enseñanza de la Sexualidad Humana en las Escuelas» (Allison Y. Lewis, Selwyn Ragoonanan, Rosalini Sanit Victor. Nueva York: Federación Internacional de Planificación de la Familia, Inc., 1985). Lo justifica diciendo que responde a la «necesidad de promover materiales de enseñanza de la sexualidad humana...». En este manual, que es el que orienta muchos de los programas que conocemos en diversos países, dice que hay que «evaluar los diferentes estilos de vida que la sociedad presenta... y ayudarlos a seleccionar dentro de la extensa variedad de alternativas... para que puedan establecer por sí mismos un sistema personal de códigos y valores». Lo importante para estos educadores es que los jóvenes, antes de llegar a la madurez de sus criterios, puedan «decidir si desean mantener sus valores actuales o si bien quieren cambiarlos.» (Cfr. pág. 26). Especialmente, tiene importante para ellos el que puedan «tomar decisiones individuales efectivas sobre el uso de la anticoncepción» (Cfr. pág. 160). Dice que «es relevante para los estudiantes aprender que el intercambio sexual satisfactorio necesita preparación física y... porque no son libres ni social ni psicológicamente para darse gusto... los estudiantes necesitan saber las condiciones que inhiben la satisfacción y el gozo sexuales.» (Cfr. pág 181). Basta con esto. No nos interesa abundar en el mismo tema. Existe una profusa literatura al respecto. Sólo queremos que en este informe quede suficientemente claro que la IPPF ha comenzado a poner el énfasis de sus campañas en el Tercer Mundo en la educación sexual; que esto forma parte de sus objetivos de control de la natalidad para detener el crecimiento de los pueblos más pobres, y que la orientación moral que la respalda es radicalmente contraria a la que ha sustentado la cultura occidental. Es 11

imperioso que la gente responsable, que está emitiendo opiniones influyentes respecto de este tema, no se deje engañar por la presentación de los objetivos aparentemente cuerdos y sencillos de evitar embarazos en adolescentes y el contagio del sida. Se debe superar el peligro de enfrentar superficialmente los problemas de la educación sexual, o de caer en una ingenuidad inaceptable en materia tan grave.

2° LA VERTIENTE GEOPOLITICA DEL PLAN
Hay una segunda vertiente, que es necesario analizar, para comprender bien el fenómeno que estamos estudiando. Se trata del proyecto geopolítico elaborado al interior de los altos mandos norteamericanos.

1. Cómo se estableció una geopolítica de carácter global.
Apenas se ha acallado el estruendo de las bombas y de los cañones y el mundo ha vuelto a la paz, después de la Segunda Guerra Mundial, y ya los altos mandos militares y políticos de los Estados Unidos de América se reúnen para planificar el futuro. De estos encuentros surgen las grandes líneas de una geopolítica mundial. Se hace un análisis frío y descarnado de la situación del mundo de la posguerra y se establece un plan de acción, para proteger los destinos de la nación. Ese plan se ha realizado en forma consecuente a lo largo de estos años. Hoy día tenemos acceso a aquellos documentos que, en ese tiempo, estaban codificados como ultrasecretos, pero que, una vez cumplido el plazo prescrito por la ley, fueron decodificados y publicados para el conocimiento de cualquier ciudadano. Vamos a dar a conocer algunos trozos significativos de esos otrora misteriosos documentos. Su lectura nos permitirá descubrir una línea coherente con los acontecimientos que estamos presenciando en la actualidad. Un descarnado análisis de la realidad mundial En 1948, se planteó en el Departamento de Estado de los EE.UU. la cuestión sobre la postura que debían asumir frente al futuro previsible de la humanidad. En ese contexto se hizo una reflexión, que actualmente es considerada como el punto de partida y la explicación de aspectos básicos

12

del proceso social, que podemos percibir en nuestros días. Entonces se dijo: «Nuestro país posee alrededor del 50% de la riqueza del mundo, pero solamente tiene el 6,3% de la población mundial... Dada esta situación, no podemos dejar de ser el objeto de la envidia y del resentimiento. Nuestra verdadera tarea... es idear un modelo de relaciones que nos permita mantener esta situación de disparidad... Para lograr esto, tendremos que echar a un lado todo tipo de sentimentalismos y fantasías... Hoy en día no (podemos) permitirnos el lujo de ser ni altruistas ni benefactores del mundo... Tenemos que lidiar con esta situación con conceptos directos y potentes. Mientras menos nos estorben los lemas idealistas, mejor.» (State Department Policy Planning, Chief George Kennan, Febrero de 1948, citado en Convergence, The Christic Institute, edición de invierno de 1991, p. 12) Con esta clara fijación de objetivos, se da comienzo a la elaboración de todo un plan político destinado a paralizar el crecimiento demográfico del tercer mundo a cualquier precio. El temor al surgimiento del Tercer Mundo Dentro de esta serie de documentos sobre el plan geopolítico norteamericano, uno de los más importantes para confirmar nuestro informe, es, con certeza, el ya famoso «Estudio de Seguridad Nacional, Memorándum 200» conocido por las siglas NSSM 200 (National Security Study Memorandum 200). Este documento de Seguridad Nacional se elaboró hace bastante más de 20 años, pero se completó sólo en 1974. Recién se decodificó como ultrasecreto en 1989, siendo así posible que saliera a la luz pública. En él se ha podido conocer el planteamiento crudo y directo que hizo el Ministro de Estado Henry Kissinger sobre la «necesidad de frenar a toda costa la natalidad desenfrenada» de los países pobres. Su importancia consiste en que mostró caminos concretos de acción. Sacó, así, las consecuencias prácticas de la geopolítica establecida en 1948. La razón de fondo para insistir en la realización del proyecto permaneció idéntica: «el crecimiento demográfico excesivo de estos países representa una amenaza para la seguridad nacional». Es así, entonces, como abiertamente se dice, en el documento mencionado, que existe una verdadera «necesidad» de hacer un drástico control de la natalidad en los países del Tercer Mundo para mantener la vigencia inconmovible de la situación de privilegio que han mantenido los 13

intereses económicos y políticos de los EE.UU. (Gaspari, «The Secret Plan», pp. 23-28; 32-33; en el mismo número se puede ver fragmentos del NSSM 200 en, pp. 29-31). Detrás de este planteamiento está explícitamente formulado el temor de que el crecimiento demográfico de esos países pueda desembocar en una futura rebelión de «aquellos pueblos postergados, que se comiencen a sentir arteramente desplazados en el acceso a los recursos naturales». Es este temor cultivado y generalizado el que ha movido a las más poderosas élites económicas y políticas de los países del Primer Mundo a utilizar todas las estrategias a su alcance para controlar la población en los países más pobres, incluso pasando por encima de cualquier norma ética. Dentro de esta acción se contempla, expresamente condicionar las ayudas económicas a los países en vía de desarrollo, a la aceptación de sus políticas de control demográfico. Lo que equivale a un auténtico «chantaje» (Ibid pp. 24 y 26).

2. El control de la natalidad, como estrategia básica
El Departamento de Defensa formula la estrategia fundamental, para garantizar lo que se entiende por «seguridad nacional». Muestra la necesidad de concentrar todas las fuerzas en el drástico control de la natalidad en los países pobres. Es así, entonces, como se orientan todos los esfuerzos hacia ese objetivo elemental. No se puede correr el riesgo de esperar que estos pueblos se desarrollen demográficamente para constatar qué efectos tendrá ese crecimiento en la geopolítica mundial. Es necesario actuar con fuerza previendo los posibles fenómenos de cambio. Entonces se expresa así: «Las circunstancias no (nos) permiten darnos el lujo de ignorar los eventos hasta que éstos ocurran... Es apropiado, por lo tanto, mirar otra vez hacia el futuro —quizás hacia el final de la primera década del próximo siglo— para asegurarnos de cuán importantes podrían ser los asuntos de población para los intereses de seguridad de (este) país.» (The Washington Quarterly, primavera de 1989, pp. 5-24. Gregory D. Foster, «Global Demographic Trends to the Year 2010; Implication for... Security» Resumen de un informe más largo preparado por la «Commision on Long Tern Strategy», del Departamento de Defensa de los EE.UU.) A esta finalidad clara y explícita se orienta una serie de iniciativas que son conocidas por todos. Ellas están ordenadas de tal manera que 14

permitan que el proyecto se realice sin obstáculos de ninguna especie. Es así como surgen innumerables fundaciones, destinadas a financiar el proyecto en diferentes países utilizando el recurso de las ayudas internacionales; surgen también los organismos internacionales que, aprovechando la fuerza coercitiva de los acuerdos tomados a nivel Naciones Unidas, impongan políticas a los países más débiles; se organizan las cumbres internacionales, en que se deben concertar los acuerdos y las organizaciones no gubernamentales, que deben jugar un rol inapreciable en la realización de este fin. Como consecuencia de la política demográfica reflejada en el memorandum y, apoyándose en el mito de la explosión demográfica y de la sobrepoblación mundial, se lleva adelante el proyecto destinado a imponer a los pueblos pobres una nueva cultura sexual y familiar. No es otra cosa la que se ha reflejado en las cumbres de El Cairo y Beijing y la del medio ambiente de Río. En este último lugar se llegó a decir pública y descaradamente que «el ecosistema está amenazado porque los pobres aumentan en número». Esta es la razón de fondo por la cual, durante todas estas últimas décadas se han invertido millones de millones de dólares en los nocivos programas de «planificación familiar». (Para no entorpecer esta información, abundando excesivamente en datos, aconsejamos leer en el libro «The Secret Plan» de Gaspari, la manera cómo se han financiado las campañas de control de la natalidad en nuestros países.)

3° LA CONVERGENCIA DE LAS DOS VERTIENTES
Elaboración del «plan de acción internacional de control de la natalidad» En torno a 1948 se produce una convergencia entre estas dos vertientes, que nacieron con motivaciones y en países diferentes.

1. Los primeros enlaces: confluencia de voluntades
Hasta donde ha sido posible seguirle la pista al proceso, se puede constatar que John D. Rockefeller III, fundador y presidente de la «Junta de Administración del Consejo Demográfico», presidente y fundador del 15

«Consejo de Desarrollo Agrícola» y de la «Sociedad Asiática», jugó un papel clave como enlace entre estas dos vertientes. Su influencia, sus contactos y el testimonio de sus convicciones es elocuente: «Hoy, ningún problema tiene mayor importancia y urgencia para el bienestar de la humanidad que el de limitar el crecimiento demográfico». (Bernard Berelson, «Programas de Planeamiento Familiar», Paidos, Buenos Aires 1972, página 17) No se puede decir simplemente que una corriente se aprovechó de la otra para conseguir sus fines. Menos aún se puede afirmar que fue una confluencia casual. Aquí estamos ante un fenómeno de convergencia de voluntades en un mismo objetivo, aunque a partir de diferentes motivaciones. De esta convergencia surge un plan coherente y bien estructurado, que va utilizando cualquier tipo de medios para conseguir sus fines. Su divisa pareciera ser «el fin justifica los medios». Para unos, es lograr el pleno desarrollo de la raza superior; para otros, la seguridad nacional; para ambos, impedir el desarrollo de los pueblos del hemisferio sur.

2. El apoyo logístico: preparación del terreno
Una vez que se concertaron las voluntades en torno a un plan común, era necesario crear una infraestructura capaz de realizarlo eficazmente a nivel internacional. Esto no era fácil, ya que en la actualidad los países están mucho más sensibles frente a cualquier forma de colonialismo. Era preciso encontrar caminos muy sutiles para lograrlo. Veamos cuáles fueron los medios de apoyo logístico que se idearon. Las «Fundaciones» Para financiar la gran campaña era necesario crear una multiplicidad de fundaciones, que permitiera ofrecer ayudas con diversos rostros en los países que estaban en la mira. Es así como fue surgiendo una fundación tras otra. Nombremos algunas: la Fundación Ford, Rockefeller - Sunnen MacArthur - Gund - EFA - Packard - General Service - Public Welfare Huber - Scherman - Clark - Gerbode - Fikes - John Merck - Cummings Brush - Noyes - Prospect Hill - N. Shore Unitarian - Moriah - Babcock Tides - Compton - Ruth Mott - Jurzykowsky - Norman - Playboy- Ms Weeden - Field - J. R. MacArthur - C.S. Fund - Ottinger - Rockefeller Dayton - Cabot y muchas otras. Todas ellas estaban capacitadas para movilizar grandes sumas económicas de un país a otro. 16

Los «Organismos No Gubernamentales», (ONG) Dentro del conjunto de estrategias elucubradas para apoyar la ejecución del plan, una de las más eficaces fue la genial creación de las ONG. Estas instituciones surgieron como organismos comunitarios intermedios que, sin estar bajo el control directo de los gobiernos, se apoyan en ellos, para dedicarse a alguna función de interés común. Son los cauces ideales para canalizar los recursos económicos destinados a las ayudas internacionales. Habría que hacer muchas distinciones, entre ellos, para entenderlos cabalmente, pero no podemos hacerlo en este lugar. Simplificando el panorama, muchos han visto en las alianzas tácticas selladas entre algunas fundaciones y ONG la forma cómo se armó ese «caballo de Troya» de ciertas ayudas internacionales que jugaron el papel de anzuelo irresistible para que los pueblos más pobres aceptaran los programas de control masivo de la población. Con esto se realizaba perfectamente la estrategia propuesta desde el principio «que ellos mismos nos pidan lo que nosotros queremos darles». Las «Cumbres Internacionales» Una vez robustecidas las bases operativas a través de la creación de ciertos «Organismos No Gubernamentales» (ONG) estratégicos, que debían respaldar la ejecución del proyecto de control masivo de la natalidad, se tuvo en la mano un instrumento de acción que permitió un acceso fácil a todos los gobiernos. Se comenzó a organizar las cumbres y congresos internacionales en los que, a nombre de la coordinación de todas las naciones de la tierra, se fijaron pautas para el desarrollo social de los países. Negarse a participar en estos acuerdos, significaba ser una especie de disidente internacional. En ese ámbito se gestó los condicionantes para acogerse a los préstamos del BID y para recibir otras ayudas financieras y militares importantes para los países en desarrollo. Se había dado a luz a una fuente inigualable de presión política. Las primeras «Cumbres internacionales» Ya son muchas las cumbres y asambleas internacionales que se han llevado a cabo en los últimos decenios. Aquí nos interesa hacer un pequeño recuento solamente de aquellas que son relevantes para el tema que nos interesa. Habría que destacar, entre ellas, especialmente las cumbres sobre la población y sobre la mujer. 17

La primera cumbre en que se toca el tema de los así llamados «derechos reproductivos»2 fue la de «Cumbre de los Derechos Humanos» de 1968. En ella se «reconoce el derecho de las parejas a decidir el número de hijos y su espaciamiento».3 Desde un comienzo todo estaba dirigido hacia la reducción del crecimiento de la población en los países en vía de desarrollo, considerados como una amenaza para la situación ventajosa y privilegiada de los países desarrollados. En estas primeras Conferencias mundiales ya se empieza a experimentar la presión de las grandes potencias hacia los países del tercer mundo en orden al control de la natalidad. Veamos dos ejemplos: la legalización del aborto se presentó tentativamente por primera vez al tercer mundo en la Conferencia del Sureste de Asia en DACCA, en 1969, y fue aprobada teóricamente en la Conferencia de Nueva Delhi, en 1972. Sus proyectos, sin embargo, fueron presentados siempre como una ayuda para lograr una regulación de los nacimientos a nivel familiar y nacional, a fin de alcanzar el pleno desarrollo de países en vía de desarrollo. Además de las mencionadas, se ha realizado innumerables conferencias a nivel continental, regional y nacional, en las cuales se ha presentado y decidido sucesivas políticas de control demográfico. Las conferencias sobre Población y Desarrollo Bajo este título se ha realizado tres conferencias mundiales hasta el momento. El plan de acción ha mantenido una clara línea desde el inicio hasta la Conferencia de El Cairo (1994).En la de Bucarest celebrada en 1974 y en la de Ciudad de México en 1984, todo se orientaba hacia el control de la población en los países en vías de desarrollo. En la primera ya se introduce un elemento de vital importancia para el futuro, «se explicita el papel del Estado en asegurar el derecho de las parejas e individuos a determinar el número de hijos, su espaciamiento, así como el acceso a información y métodos de control de la fertilidad». (Informe de Corsaps marzo de 1995.) Es por esa razón que, en torno a esta conferencia,
2

Hay que destacar el hecho de que el uso del lenguaje es muy engañoso en todo este proceso. Tácticamente se evita utilizar términos que creen «anticuerpos». Por esa razón, en vez de hablar de «control de la natalidad», que parece impositivo, se habla de «derechos reproductivos», que suena más positivo. Esto aparecerá cada vez más claro en todo el proceso. Es necesario saber qué quiere decir cada palabra en su lenguaje. 3 Informativo de Corsaps, Año I, N° 1, marzo de 1995.

18

se acuñó la expresión «colonialismo contraceptivo desaforado», que se hizo famosa. En la década de los 60 se tiene constancia de las primeras campañas públicas de anticoncepción. Estas conferencias mundiales concuerdan claramente con ellas. Se crean los primeros laboratorios y ensayos para promover el nuevo estilo de sexualidad. Aún se conserva los primeros folletos distribuidos estratégicamente en ese tiempo. Todo estaba preparado para desatar la neurosis contraceptiva o, como dice el psiquiatra francés Tony Anatrella, crear el «síndrome contraceptivo». Entre las dos primeras conferencias sobre población y desarrollo hubo dos acontecimientos que tuvieron también una influencia decisiva en todo este proceso. En 1975 se realiza la «Conferencia Mundial del Año Internacional de la Mujer», en México. Ahí «se establece el derecho humano básico a la integridad física y a decidir sobre el propio cuerpo, así como el derecho a diferentes opciones sexuales. Se reconocen derechos reproductivos, entre ellos, la maternidad opcional». (Informe cit.) En 1979, en la «Asamblea General de las Naciones Unidas», se aprueba el documento «Convención sobre todas las formas de discriminación contra la mujer». Se reconoce el derecho a la igualdad de hombres y mujeres en las decisiones reproductivas y responsabilidad compartida en relación a los hijos. Primeras reacciones contrarias En la Conferencia de la Ciudad de México de 1984 hubo una primera reacción de los grupos pro vida y se logró un triunfo parcial: la aprobación de la declaración que se denominó la «Política de Ciudad de México», que prohibía se otorgara fondos federales de los EEUU a organizaciones que promueven el aborto en otros países. Debido a esta norma, iniciada por el ex-presidente Reagan y mantenida por el expresidente Bush, la IPPF y la UNFPA, dejaron de recibir contribuciones abiertas de los EEUU con esos fines. (Jean Gtúlfoyle, «Cuestiones demográficas en América Latina»... pp. 133-135.) La aceleración del proceso Desde México hasta la Conferencia de El Cairo (septiembre de 1994) la situación empeoró, tal como se puede constatar a través de la lectura del documento de trabajo que se elaboró para ella. Se puede mencionar dos causas de ello: a) En primer lugar, se infiltraron sistemáticamente en todos 19

los organismos de la ONU, personas con mentalidad abortista, pasando a ocupar los cargos más influyentes en ella. b) La segunda causa de este retroceso se encuentra en la enorme influencia que ha tenido la política del Presidente Bill Clinton al respecto. Ha dado un decidido apoyo político y económico a las acciones emprendidas en favor del control de la población y de la legalización del aborto. Clinton ha firmado muchas órdenes ejecutivas en favor del aborto, entre ellas, la más sorprendente es la derogación de la «Política de la Ciudad de México», que prohibía el uso de fondos federales para promover el aborto en el extranjero. En otoño del 93 aprobó una contribución federal de 40 millones de dólares a la UNFPA y otra de 13,2 millones para la IPPF con el fin de que fomenten el control natal en otros países. Esta última cifra corresponde a parte de un compromiso de 75 millones de dólares asumido por la Agencia Internacional para el Desarrollo de los EEUU (USAID) con la IPPF. No contento con esto, Clinton ha anunciado un plan para entregar millones de dólares a las organizaciones que promueven el aborto. Como portavoz de esta política de Clinton, Timothy Wirth, Consejero del Departamento de Estado de los EEUU, anunció, ya en mayo de 1994, un cambio en la política de población de este país, mirando la preparación de la Conferencia de El Cairo. Dijo entonces una frase muy significativa: «El Presidente Clinton está plenamente comprometido a afrontar los asuntos de población como una de las mayores prioridades internacionales de los EEUU.» Esa es la razón por la que la Santa Sede habla de un auténtico «Neocolonialismo». En esa misma ocasión, el Sr. Wirth anunció sin ningún tapujo, que EEUU pretende ejercer «presión» a favor de la legalización del aborto en todos los países. Esto debía manifestarse especialmente en El Cairo. Dijo: «El gobierno de EEUU cree que la Conferencia de El Cairo sería negligente si no desarrollase recomendaciones ni impartiese directivas con respecto al aborto. Nuestra posición es apoyar el derecho a la opción reproductiva, la cual incluye el acceso al aborto seguro.»

20

La IPPF canta victoria. En 1993 el Dr. Halfdan Mahler, Director General de la IPPF, se expresaba con mucho entusiasmo alabando el apoyo recibido de parte del gobierno del Presidente Clinton al control de población y al aborto. Decía: «Me siento ahora muy optimista de que lograremos movilizar los recursos necesarios para convertir la opción reproductiva (aborto y anticoncepción) en una realidad accesible a todos para finales de este siglo.» (Informe Anual de la IPPF, 1992-1993, p. 3. 22. Ibid, p. 2.) En ese mismo contexto añadió cuál era la causa de su optimismo: «El advenimiento de la nueva Administración de los EE.UU., con un Presidente a favor de la opción (aborto) y un Vicepresidente ambientalista, fue uno de los eventos más positivos del año 1992, evento que confiamos también adelantará la causa en pro de la eliminación del aborto en condiciones de riesgo: quienes abogan en contra de la opción en todo el mundo ya no podrán pretender respetabilidad basándose en las actitudes del Presidente de los EE.UU. ni del Gobierno de los EE.UU. La corriente ha cambiado en favor de la elección reproductiva. Es necesario que todos aprovechemos este cambio, y que perdamos el temor de encarar el problema del aborto». (Diario Las Américas, 20 de enero 1994, p. 2-A cf. Sen Albert Gore, Earth in the Balance, New York: Houghton Mifflin Company 1992). El Vicepresidente Al Gore, considerado «ambientalista», no solamente expresa su apoyo al drástico control demográfico, sino que le confiere un status de prioridad: «Ningún asunto es más importante para todos nosotros en este hemisferio y en nuestro planeta que el ambiente». «Ninguna meta es más crucial para sanear el ambiente global que estabilizar la población humana» .23 Con estas palabras el Vicepresidente le está dando el espaldarazo político a una de las estrategias más usadas por los grupos antivida: echarle la culpa de los problemas ecológicos a la «sobrepoblación», afirmación que no resiste un análisis científico riguroso.

21

La Cumbre de Población y Desarrollo de El Cairo 1994 En ella, «se reconoce la noción de derechos reproductivos, y se aboga por su reconocimiento como orientación de las políticas de población.» (Informe de Corsaps marzo de 1995.) En su tiempo fue considerada como el último eslabón en la larga cadena de eventos sobre control natal que comenzaron al final de la última guerra mundial. Se le quiso utilizar para encontrar la «solución final» al tema del control de la natalidad, que incluye el aborto, imponiendo su legalización en todos los países, donde aún no se lograba. Estos afanes tuvieron que disfrazarlos bajo consignas positivas, que «no escandalizaran a oídos piadosos». Por eso se insistió en una «maternidad sin riesgos». Era la nueva estrategia propuesta para esquivar las controversias y los obstáculos legales, éticos, etc. No se debía utilizar ningún término «chocante», por ejemplo, no se debía decir «aborto», sino «interrupción del embarazo». Este tipo de estrategia se constata en todo el «Borrador Final del Documento de la Conferencia de El Cairo» (fechado el 24 de enero de 1994). El Artículo 8.21 (p. 48) que citamos a continuación en su totalidad, nos muestra con meridiana claridad cuál es la meta propuesta para la Conferencia: «Urgimos a todos los gobiernos y organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, a que traten abierta y decididamente el tema del aborto realizado en situaciones de riesgo, como una de sus principales preocupaciones de salud pública. Urgimos a los gobiernos a que constaten el impacto del aborto realizado en situaciones de riesgo, a que reduzcan la necesidad del aborto a través de la expansión y el mejoramiento de los servicios de planificación familiar y de la formulación de leyes y políticas con respecto al aborto, sobre la base de un compromiso con la salud y el bienestar de la mujer, en vez de amenazar con códigos criminales y medidas punitivas. Se debe dar máxima prioridad a la prevención de los embarazos indeseados y se debe intentar por todos los medios la eliminación del aborto. En los casos de violación e incesto, las mujeres deben tener acceso a servicios seguros de aborto. Las mujeres que desean poner fin a sus embarazos deberían tener acceso inmediato a la información confiable, la consejería compasiva y los servicios para el manejo de las complicaciones de los abortos realizados en situaciones de riesgo.»

22

Salud y derechos reproductivos Como material preparatorio para la Conferencia de El Cairo, la Organización Mundial de la Salud, como Oficina de las Naciones Unidas, elaboró las definiciones de salud y derechos reproductivos que se debían usar. Definió «Salud Reproductiva» como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, en todas las cuestiones relacionadas al sistema reproductivo y a sus funciones y procesos». En ese mismo contexto define los «derechos» (Tercera Reunión Preparatoria de la OMS para El Cairo 94, Nueva York, abril de 1994). Vamos a transcribir algunos de los 11 consignados en sus documentos: 1. Derecho a decidir acerca de tener hijos, su número y oportunidad. 2. Derecho a disfrutar de la sexualidad, independiente de la reproducción. 3. Derecho a tener conocimiento sobre el propio cuerpo y a decidir sobre el mismo de manera informada y libre. 6. Derecho a elegir libremente la pareja, sin presiones ajenas. 7. Derecho a que las políticas públicas de educación promuevan, desde la infancia, la valoración de la sexualidad como un aspecto importante de la vida, que debe vivirse en forma placentera sin temores ni culpas. 9. Derecho a que la sociedad asegure una atención de calidad en salud reproductiva y sexual: servicios de anticoncepción, atención de embarazo... l0. Derecho a información objetiva y actualizada sobre metodologías de esterilización masculina y femenina... Al hablar de las «Perspectivas y Desafíos», se plantean las bases de lo que se está aplicando en Latinoamérica en materia de educación sexual. Además dice que «se requiere avanzar hacia visiones integrales que aborden la realidad del aborto en nuestro país, tomando en cuenta sus connotaciones sociales, de salud y legales.» (Material elaborado por la «Unidad Salud y Género de Corsaps» Providencia 1100 Torre C- Oficina 401, Santiago.) Cuando estudiamos la trayectoria que ha tenido el proceso de control drástico de la natalidad en el tercer mundo, percibimos aparentes incongruencias entre muchos de sus planteamientos. Veamos un ejemplo: por una parte, pretende legalizar el aborto, y, por otra, impedirlo. En realidad no son incongruencias sino distintos recursos para una misma causa, sobre 23

la base de que el fin justifica los medios. El lenguaje se acomoda a la receptividad del público al que va dirigido el mensaje. La cumbre de Beijing 1995 La «IV Conferencia Internacional sobre la Mujer» se llevó a efecto en Beijing desde el 5 al 12 de septiembre de 1995. Desde su preparación fue conflictiva, precisamente en razón de las divergencias antropológicas que había entre sus participantes. En ella se pudo percibir, en forma ostensible, cómo la gran campaña iniciada en 1948 con el fin de establecer un drástico control de la natalidad a «toda costa», fue dejando tras de sí un radical deterioro de los aspectos más esenciales de la antropología y de la ética. Cualquier cosa era válida para lograr aliados que ayudaran con esa finalidad, como responder a las peticiones del feminismo radical. En marzo del 1995 hubo, en Nueva York, una reunión preparatoria para definir el borrador de la «Plataforma de Acción». Después de tres semanas de debates, que concluyeron el 11 de abril, se terminó sin lograr consenso sobre la mayor parte de los párrafos fundamentales del documento. En torno a la Conferencia, desde un comienzo se percibió una fuerte tendencia discriminatoria. El primer foco de tensión provino de la protesta de diversas ONG por no haber sido acreditadas como observadoras en el foro gubernamental. Un vistazo a las listas de ONG acreditadas revela que más de 500 han sido rechazadas y de las más de 1200 acreditadas, cerca del 70% pertenecen a Europa occidental, Norteamérica y Australia. Beijing discrimina las delegaciones de tibetanas, de taiwanesas, y de grupos que se oponen al aborto. Especialmente activas se mostraron las organizaciones feministas. Desde el comienzo hubo una abierta intención manipuladora, perceptible tanto en la preparación como en la realización misma de la cumbre. Llamó la atención, por ejemplo, que de las 200 ONG acreditadas en el sector de la salud, más del 90% eran directamente dependientes de grupos antinatalistas como la «International Planned Parenthood Federation» (IPPF), de «Familia Care» o de grupos Pro-aborto. En cambio, desde un comienzo se echó de menos la participación de ONG profesionales médicos y enfermeras que pudieran ampliar el debate más allá del aborto. Hubo áreas literalmente ignoradas, como nutrición y pediatría. Los métodos naturales de regulación de la fertilidad ni siquiera se mencionaron en el documento.

24

Ese conjunto de elementos mostró que se trataba de una cumbre abiertamente unilateral. Lo que el borrador del documento de la Conferencia de Beijing puso de manifiesto es que las cuestiones principales a tratar eran el desarrollo, la pobreza y la educación. Es claro que la solución a estos problemas debía consistir en impedir que los pobres tengan más hijos. Por eso, resultó evidente centrar los problemas de la mujer en lo que se denominó «salud reproductiva», que pretendía precisamente lo contrario de lo que dicen las palabras, esto es, que no se reproduzca. Esto ya salió a flote en Nueva York cuando los países no occidentales pusieron en tela de juicio la postura y la validez del modo de vida y consumo en el mundo rico. El documento sobre la «Plataforma de Acción», discutido antes de la Conferencia, fue determinante en ella. Fue ampliamente dominado por el grupo de influencia, que se habían propuesto imponer su postura. La batalla se centró en tópicos muy bien definidos: ¿Qué se entiende por «orientación sexual»? ¿Qué se esconde detrás del término «género»? ¿Por qué no se incluye en pie de igualdad los «métodos naturales» junto con los «anticonceptivos»?, etc. La cumbre fue poco transparente. Después de la reunión de Nueva York se duplicó la extensión del borrador. La mayoría de los párrafos se había presentado entre «corchetes» (paréntesis), esto es, no contaban con consenso. Como era evidente, desde un comienzo se podía contar, como fue en realidad, con que el documento final sería trabajado más tarde, a puertas cerradas. Esto se hizo en mayo para dar a conocer la nueva versión en junio. Proyección de El Cairo La Conferencia de Beijing pretendía ser un reforzamiento y un avance de lo que se apuntó en la de Población y Desarrollo de El Cairo de 1994 y de Copenhague de marzo del 95. Es así como esta documentación les sirvió de base a las ONG, que empezaban su labor de influencia sobre las delegaciones gubernamentales. Todo apuntaba a la imposición de una nueva cultura de la sexualidad. Doble conferencia Como suele ser costumbre en estos casos, junto a la cumbre oficial existió el foro propio de las ONG. Es así como, mientras en éste debatían las delegaciones que representaban a los diversos gobiernos, teniendo sólo 25

algunas ONG como observadoras, en el otro intercambiaban las diversas ONG. El 30 de abril se cerró el plazo para acudir al foro de las ONG, que se debía celebrar del 30 de agosto al 8 de septiembre de 1995. Hubo una coincidencia de cuatro días con la Conferencia misma que se celebraba entre el 4 y el 15 de septiembre. Ambos foros estaban separados por 50 kilómetros. Esto limitaba la posibilidad de influencia de las ONG sobre la Conferencia. Su valor era aumentar la representatividad de las opiniones. En el foro de las ONG, el feminismo radical pudo imponer su agenda. Su incapacidad para eliminar las diferencias naturales entre el hombre y la mujer no la llevó a repensar su teoría, sino a asumir propuestas cada vez más drásticas. Usaron los mecanismos de las Naciones Unidas para difundir su visión. Para justificar sus metas de liberalización moral y apertura al aborto, trataron de impresionar mostrando realidades dolorosas, como si fueran la regla general. Hablaron de los efectos de las violaciones, las mutilaciones genitales, el cáncer al pecho, y el abuso de menores, etc. Se unieron con los ambientalistas y demógrafos; hablaron públicamente de la igualdad de géneros y equidad para la mujer, con el único fin de avanzar en su agenda radical.

3. Fisonomía de un proyecto concertado y planificado
Una vez concertadas las voluntades en un mismo objetivo había que elaborar un proyecto concreto, capaz de ser realizado hasta en los menores detalles. Especialmente delicado era aquello que respecta a las referencias que era necesario hacer sobre una nueva concepción de la sexualidad y su educación. Tenía que fundamentarse de tal manera que fuera aceptable para la sociedad. El respaldo ideológico del plan La concepción ideológica fundamental había sido estructurada sobre las bases de los planteamientos de Malthus y Darwin, con el aporte sustancial de Frances Galton. Esa concepción cristalizó en el proyecto concreto de Marie Stopes y Margaret Sanger. Las ideas básicas eran simples: en la humanidad existen razas y clases superiores e inferiores. Las clases inferiores tienden a multiplicarse más rápidamente que las superiores, debilitándolas. Por esa razón, es preciso impedir a toda costa 26

que proliferen, estableciendo un drástico control de la natalidad. A este planteamiento se sumó el argumento de la seguridad nacional, elaborado en los altos mandos norteamericanos: el aumento poblacional de los pueblos pobres del tercer mundo representa un peligro para la seguridad del mundo desarrollado. Sin embargo, estos argumentos no podían barajarse en público. Era necesario recubrirlos con otros que los camuflaran. Es así como se recurrió al «mito de la explosión demográfica» y a los fantasmas del aumento de embarazos en adolescentes, de abortos y de sida. Pero esto no bastaba. ¿Cómo justificar las nuevas ideas sobre sexualidad? ¿Cómo abrir las puertas a una educación sexual masiva? Para abrir camino en esta materia se recurrió a ciertos ideólogos que, con sus argumentos, podían darle un cierto barniz de seriedad a sus programas, asumiendo una perspectiva revolucionaria en un mundo cada vez más permisivo. Vamos a detenernos sólo en los más influyentes. Los «Informes Kinsey»4 Hace poco más de cuarenta años, Alfred C. Kinsey, experto en clasificación de plantas y animales de la universidad de Indiana. fue nombrado coordinador de los nuevos cursos sobre matrimonio, que empezaron a funcionar en ella. Mientras realizaba estas funciones de «consejero», fue elaborando una doctrina, que salió al encuentro de las necesidades del gran proyecto. Comenzó a decir que los conceptos sobre lo que la sociedad consideraba normal en sexualidad estaban errados. Su fundamento lo extrajo de lo que, según él, había experimentado con los animales. Kinsey afirmaba que, en materia de sexualidad, lo único que nos diferencia de los animales era que mientras ellos actúan sin inhibiciones, nosotros, a causa de las imposiciones sociales, no lo logramos. Decía que las normas morales que se enseñaban en materia sexual eran injustas porque «prohíben e inhiben el comportamiento natural». Explicaba que para el hombre era muy importante tener «desahogos sexuales». Enseñaba cómo había que lograr esos desahogos a través de la
4

Alfred C. Kinsey, Wardell B. Pomeroy, y Clyde E. Martin, ((Sexual Behavior in the Human Male» (Filadelfia) y Londres WB. Saunders Company, 1948, 678 Cf.Judith Reisman y Edward W Eichel, «Kinsey, Sex and Fraud: The Indoctrination of a People» (Lafayette, Louisiana: Huntington House Publishers, 1990), 6.

27

masturbación, las emisiones nocturnas, las caricias heterosexuales, las relaciones homosexuales y las relaciones con animales. Al llegar a este punto, hacía un juicio ético, agregando que todos esos medios son igualmente aceptables y normales. Condescendientemente, concedía que la relación bisexual era más «balanceada». Entre los conceptos más preocupantes que ha defendido está la justificación de las relaciones sexuales entre adultos y niños, también incluidos entre sus famosos «desahogos sexuales». Afirmaba que eran experiencias sanas para los niños. Dejan de serlo solamente cuando la sociedad los censura. Especialmente grave fue el hecho de que Kinsey presentó sus teorías como científicas y comprobadas. Hoy día se sabe que no sólo le faltaba base científica, sino que manipuló sus experiencias, para adecuarlas a sus teorías. El es el adalid de la campaña dedicada a socavar las normas morales tradicionales de la sociedad respecto a la sexualidad humana.5 En sus experiencias filmaba comportamientos sexuales aberrantes, afirmando que eran personas que representaban a la sociedad, pero se trataba de personas deliberadamente escogidas, precisamente por ser depravadas. El 25% de ellos eran presidiarios. Concluyó, fraudulentamente, que los homosexuales constituyen el 10% de la población.6 Sus investigaciones, llevadas a cabo con cientos de niños, consistieron en actos sexuales realizados por un grupo de nueve personas, algunas «entrenadas». En la publicación de la IPPF «Sexualidad Humana y Relaciones Personales», se percibe la influencia de las ideas de Kinsey. Plantea que no existe un solo «modelo» de comportamiento sexual, sino que muchos diferentes y todos aceptables y respetables.7 En otro de sus libros alegan que no se debe disponer negativamente a los niños en contra de la homosexualidad, para que «se desarrollen normalmente». Aquí mismo se insiste en que los niños deben «evaluar los mitos y tabúes existentes sobre la sexualidad» y «establecer por sí mismos un sistema personal de

Ibid., 193 Ibid, 11 y 12 7 René Jaimes, ed., «Sexualidad Humana y Relaciones Personales», 2' Ed. (Nueva York: Federación Internacional de Planificación de la Familia, Región del Hemisferio Occidental, 1983), 54.
5 6

28

códigos y valores»8 Con esto basta para establecer la influencia que ha tenido este autor en la nueva educación sexual propiciada por la IPPF. La ideología del Dr. Brock Chisholm Aquí tenemos otro personaje clave entre los ideólogos y promotores del gran plan internacional. El Dr. Chisholm tuvo el privilegio de ser el primer director de la «Organización Mundial de la Salud» (OMS) y quien le imprimió su línea hasta hoy. Más tarde ha sido presidente de la «Federación Mundial de la Salud Mental».9 En este informe nos interesa consignar la influencia de Chisholm en los programas de educación sexual que se están imponiendo en todo el mundo. Este médico, tan influyente a través de los altos cargos que detentó, afirma que la barrera más infranqueable para el desarrollo de un estilo de vida civilizado en el mundo es la concepción de bien y de mal. Afirma que es una tarea urgente erradicarla. Levanta su voz en contra de los todos los principios que norman el comportamiento ético, condenando en bloque cualquier norma religiosa y regla moral. Las presenta como dogmatismos. Según él, los niños deben ser liberados de valores patrióticos, religiosos y culturales impuestos por los padres y las autoridades religiosas, por ser prejuicios. Afirma que cualquier enseñanza de valores es una «imposición». Muestra a los padres como dictadores y represores de la mejor naturaleza del niño. Propicia que la educación sexual, al modo de una cruda información, debe introducirse ya en el 4° grado de básica. Dice que esto hay que introducirlo eliminando «las costumbres de los mayores» por la fuerza, si fuera necesario.10 Es fácil imaginarse la repercusión que tienen estas ideas al ser vertidas en adolescentes, que están pasando precisamente por la etapa de la rebeldía. Se puede entender entonces, la malicia que existe en los «talleres de educación sexual» que no contemplan nunca que los padres o los profesores estén presentes en el momento en que los agentes externos dan sus explicaciones.
Allison Y. Lewis, Selwyn Ragoonanan, Rosalind Sanit Víctor, «La Enseñanza de la Sexualidad Humana en las Escuelas: un Manual para el Educador» (Nueva York: Federación Internacional de Planificación de la Familia, Región Hemisferio Occidental, Inc., 1985), 113. 9 Brock Chisholm, «¿Puede la gente aprender a aprender?» Geo Allen y Unwin, 1952. 10 Brock Chisholm, «Psiquiatría para la paz duradera y el progreso social», Psiquiatría, Vol. 9, 1946.
8

29

Rudolph Dreikus Habría que mencionar aún a Rudolph Dreikus, debido a su influencia en Mary Calderone, primera directora del «Sex Information and Education Council of the United States» (SIECUS) que, desde 1964, está influyendo, junto con la IPPF, fuertemente en toda la imposición de la educación sexual en el mundo. Entre sus ideas podemos mencionar tres fundamentales: a) Mezclar o invertir los sexos o roles sexuales (entre nosotros se formula más elegantemente como «flexibilización de los roles»); b) Liberar a los niños de sus familias; y c) Abolir la familia como nosotros la conocemos.11 El tamaño del libro nos impide referirnos más extensamente a la Dra. Mary Calderone, la gran promotora de la educación sexual de los niños. Es un vacío grande, que trataremos de llenar más adelante. Jane Cousins Por último, sin abundar más en datos, tenemos que mencionar el libro del Secretario de la «Sociedad para la Reforma de Leyes sobre Sexualidad» del Reino Unido, Jane Cousins, «Hazlo Feliz».12 El libro está claramente escrito con una intención: socavar las leyes y restricciones sociales que regulan el comportamiento sexual en cualquier sociedad civilizada. Es él el que propone como «normales» la relación sexual anal u oral, el sexo grupal, la masturbación en grupo, el incesto entre hermanos y el contacto sexual con animales. Hay, eso sí, una forma de ejercicio de la sexualidad que Cousins no menciona: la normal. Sostiene que aquellos que se oponen a las actividades aberrantes, que él propone, son «anticuados y aguafiestas» Es una forma de lenguaje que, también, nos suena conocido. Todos estos ideólogos, que sirven de fundamento a los proyectos de la nueva forma de impartir la educación sexual, no están proponiendo sólo metodologías, sino cambios radicales en la cultura y en la antropología. Es un error lamentable pretender juzgarlos sólo como autores de proyectos didácticos. Ellos quieren actuar sobre la antropología que sustenta la convivencia de la actual sociedad; quieren destruir la familia y redefinir el valor de la vida humana, a través de una nueva concepción de sexualidad.

11

Claire Chambers, «El Círculo SIECUS, Una Revolución Humanista», Islas Occidentales, 1977. 12 Jane Cousins, «Hazlo Feliz» Virago, 1978.

30

Los objetivos Básicamente, el objetivo primario, para los financistas y promotores primeros del proyecto, era detener el crecimiento demográfico del Tercer Mundo. Sin embargo, eso no explica todo lo que se ha suscitado. A partir de las alianzas concertadas para su ejecución y de los respaldos ideológicos que han tenido que asumir, para su camuflaje, se mezclaron otros objetivos de tipo cultural, que han ido pasando poco a poco a primer plano. Todo el mundo de conceptos antropológicos y éticos, que hemos descrito detalladamente al hablar sobre los ideólogos, ha comenzado a ocupar un papel protagónico. En efecto, la nueva concepción cultural y social, fundada en una nueva manera de ver la sexualidad y su educación, la función de los padres en ella y la nueva manera de vivir la relación hombre-mujer y familia, ha pasado a ser el alma misma de todo el plan internacional de control de la natalidad. Debemos alertar a la sociedad en relación a lo que se expresa en la alarmante sentencia que proclamó uno de los Protagonistas del plan que hemos expuesto: «Si no nos metemos en la educación sexual, los hijos se limitarán a seguir a sus padres».13 El programa Una vez que estuvo clara la finalidad y poseyendo suficiente apoyo logístico, sólo se necesitaba elaborar programas, crear las estrategias, marcar las etapas y las metodologías. El programa elemental se planteó en dos momentos diferentes: A. La primera etapa estaba dedicada a establecer en todos los países del Tercer Mundo programas de control natal apoyado por el Estado, premunidos de amplio respaldo financiero, a través de los «Programas de Ayuda Internacional» de organismos mundiales y fundaciones y controlados por los organismos internacionales y por las ONG asociadas al proyecto. B. B. La segunda etapa se dedicaría a establecer programas de educación sexual, que sirvieran de garantía a la eficacia del plan de control de nacimientos y establecieran las bases de una nueva cultura.
K.H. Kavanagh, «Educación Sexual, su sano Uso y Abuso», Family and Youth Concem, 1975.
13

31

La estrategia La estrategia que se planteó, ya desde el comienzo, estaba cargada de un sentido político digno de Machiavelo. Se formuló diciendo «tenemos que conseguir que ellos (los pueblos del tercer mundo) nos pidan exactamente lo mismo que nosotros queremos darles.» Para implementar esta estrategia se utilizó a lo largo de los años diversas tácticas. Todas ellas marcadas con el signo de las campañas del terror y las alianzas con aquellos dispuestos a aprovechar el amplio flujo de recursos. Veamos ordenadamente las más conocidas. 1) El temor frente al comunismo y las alianzas políticas Una campaña concertada y cultivada de temor a un triunfo generalizado del comunismo en el mundo, permitió concertar alianzas con fuerzas políticas y apoyar, durante unas décadas, la desestabilización de algunos gobiernos democráticos para instaurar gobiernos dictatoriales. A través de gobiernos «amigos» se implantó políticas de control de la natalidad en muchos de los países de América Latina, África y Asia. Es así, entonces, como el énfasis primero se puso en la búsqueda de un apoyo directamente político en gobiernos aliados. Esto llevó a desestabilizar algunos gobiernos y sustituirlos por otros que fueran proclives a las políticas condicionantes de los EE.UU. El poderío económico y comercial desplegado tentadoramente ante ellos pareció ser la llave maestra del proceso. En los organismos políticos de EE.UU. se hablaba abiertamente de estos exitosos proyectos: «Debemos reconocer, aunque no lo podamos decir en público, que necesitamos hombres fuertes (del continente) que estén a nuestro lado... Sería ingenuo por parte de (nuestro país) el abrigar la esperanza de que (el continente) llegará a ser democrático... Como debemos tener de nuestro lado a los hombres fuertes (del continente)... el Presidente ha estado de acuerdo en que sería conveniente acercarnos a ellos... el presidente le ha preguntado al Sr. X, después del viaje de éste al continente, si en estos momentos él es un experto en (el continente). El Sr. X, a pesar de que negó poseer tal pericia, dijo que le daba la impresión de que muchos (habitantes del continente) todavía estaban subidos a los árboles.»14
National Security Council, publicado en Foreingn Relations, 1958-1960, Volumen XIV, pp. 73-78.Tomado de un acta de la reunión celebrada el 14 de enero de 1960.
14

32

2) La tentación de los programas de ayuda y las ONG. Muy luego se dieron cuenta de que el apoyo a ciertos gobiernos fuertes, influidos por los EE.UU., no bastaba. Estos «hombres fuertes del continente» no siempre fueron totalmente fiables y dóciles en el seguimiento de las políticas condicionantes que se les quería imponer. Se hizo, entonces, necesario recurrir a otras estrategias más seguras y manejables. Para eso era necesario aprovechar la capacidad de ayuda económica para concertar alianzas con las minorías descontentas. Es así como nacieron innumerables organismos no gubernamentales (ONG) financiados y conducidos por los gestores del gran proyecto. Estos organismos debían cubrirse con un manto benefactor que hiciera aparecer a los EE.UU. como salvadores de los pueblos del Tercer Mundo. Entre ellos se hablaba, por entonces abiertamente, de la utilización de la ayuda económica, militar y asistencial a los países del Tercer Mundo, aparentemente generosa, como un «caballo de Troya» para la realización de la gran campaña. Estas ONG, tan generosamente financiadas, debían servir para que desde los mismos pueblos en vías de desarrollo se solicitara aquello que ellos querían ofrecerles: «Un programa de ayuda al extranjero es un instrumento, entre muchos, que nosotros, y otros países desarrollados, podemos darnos el lujo de tener y de usar vigorosamente en la defensa y fomento de ... los intereses (del mundo libre).»15 Se funda muchas organizaciones no gubernamentales (ONG) que servirán para los fines que hemos descrito. Se les dio un fuerte apoyo económico. En la actualidad existen ONG oficiales y «privadas» (pero de hecho financiadas por gobiernos e instituciones financieras), que han estado trabajando para implementar las políticas de control de la población. La organización no gubernamental más grande, poderosa e influyente entre ellas es la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), que es la segunda en el mundo después de la Cruz Roja. 3) El temor ante la «explosión demográfica» El índice de crecimiento demográfico alcanzó entre 1970 y 1973 el nivel de 2,06% anual. Si ese ritmo se hubiese mantenido inalterado, se
Report to the President, 20 de marzo de 1963. Tomado de «The Scope and Distribution of Military and Economic Assistence Programs», pp 1-2
15

33

calcula que, de no mediar algo imprevisto, en el año 2095 la humanidad habría llegado a los 32 mil millones de individuos. Esto equivalía a un crecimiento «exponencial», ya que se habría duplicado cada 35 o 40 años. Estos datos fueron los que alarmaron a Mc Namara, que llegó a decir que ese crecimiento equivalía a una explosión termonuclear generalizada. Los «neomalthusianos» pusieron el grito en el cielo y proclamaron: «¡Hay que detener a toda costa el crecimiento demográfico!» La explicación de este fenómeno está en el sorprendente aumento de la esperanza promedio de vida. En muchos países se ha duplicado. Esto, debido al inusitado mejoramiento de la situación sanitaria y del nivel de vida. Sin embargo, la reacción ante esta situación alarmante fue excesivamente fuerte y los índices de crecimiento bajaron drásticamente hasta situarse en un 1,6%. El peligro está superado y se ha producido un problema inverso, en muchos países, especialmente España, Alemania e Italia, se ha bajado hasta 1,3 o 1,4%, lo que los sitúa por debajo de los niveles de reproducción generacional. Son países que han entrado en un especie de fenómeno de «invernadero» y se están envejeciendo rápidamente. El fenómeno, que hemos descrito, fue aprovechado con creces por los promotores de la campaña de control de la natalidad. Se magnificó más allá de todo respaldo científico serio hasta crear un auténtico pánico. Esa campaña del terror abrió muchas puertas nuevas. Los conductores de la gran campaña volvieron a encontrar nuevos aliados para sus fines. 4) El incentivo económico Detrás de esta gran campaña del control de la natalidad en todo el tercer mundo se mueven sumas siderales de dinero. Esto atrae, como es natural, a muchas personas dispuestas a enriquecerse rápida y fácilmente. Entre estos grupos, los más representativos son los formados por las empresas dedicadas a la confección y distribución de anticonceptivos. Ellos han financiado gran parte de su distribución gratuita. En su entrevista al Dr. René Castro, encargado del programa Jocas por parte del Ministerio de Salud, la periodista Raquel Correa plantea, agudamente, la pregunta: «¿piensa que era una ayuda generosa de Estados Unidos o algo para crear hábito...?»16 Ciertamente, no es un regalo ingenuo y generoso. Es una inversión a largo plazo.
16

El Mercurio 29 de septiembre de 1996 cuerpo D.

34

4. Los protagonistas
Los actores que han participado, y siguen participando, en este complejo proceso social son múltiples. Se diferencian entre sí por el grado de conciencia que tienen de los objetivos escondidos detrás de la gran campaña y por el tipo pie intenciones que los mueven a enrolarse en ella. Los conductores del proceso Hay quienes impulsan y cohesionan el proceso, como sus verdaderos responsables, con plena conciencia. En primer lugar tenemos que mencionar aquellas organizaciones que han sido punta de lanza en la difusión de la anticoncepción como la «Organización de las Naciones Unidas» (ONU) y el «Organización Mundial de la Salud» (OMS)17. Más allá de las altas cumbres y de sus directivas, el «Fondo de Población de las Naciones Unidas» (FNUAP) y, desde luego ¡as diversas ONG antinatalistas, entre las que descuella la «International Planned Parenthood» (IPPF). No podemos olvidar las grandes Fundaciones que son las grandes fuentes de financiamiento de todas las ONG que impulsan la corriente antinatalista: la Fundación Ford, la Rockefeller, etc. En la aplicación de las estrategias se necesita una multitud de otros actores. Aquí mencionaremos, al modo de ejemplo, a los que se muestran visiblemente en las cumbres internacionales y en las organizaciones que han surgido a la sombra del gran proyecto. Por lo general, se les puede conocer por su participación en diversas ONG y en las Cumbres internacionales. En esos altos cargos internacionales, estos personajes misteriosos se van intercambiando de una organización a otra, con toda facilidad. Eso muestra que, aunque todas ellas parecieran ser organizaciones muy diferentes, no conforman sino una red bien concertada. Veamos algunos ejemplos. El Dr. Said fue simultáneamente presidente de la IPPF y de la Conferencia de Población y Desarrollo de El Cairo (1994). La Sra. Nafis Sadik. que antiguamente ocupaba un alto cargo en la IPPF es la Directora
La OMS es la creadora y difusora del concepto de «derechos reproductivos», detrás de los cuales se ha propiciado no sólo la anticoncepción, sino también, según todas las interpretaciones, como se lee en documentos de la «Corporación de Salud y Políticas Sociales» (Corsaps), el aborto, que sería el primer derecho. Conf. Año 1, N° 1 marzo de 1995, Santiago de Chile «Los derechos reproductivos se ejercen en el acceso a mecanismos de regulación de la fecundidad: anticoncepción, esterilización y aborto.»
17

35

Ejecutiva del «Fondo de las Naciones Unidas para la Población y el Desarrollo» (FNUAP). Ella fue, a su vez, la organizadora y Secretaria General de la Conferencia de Población de El Cairo. El Dr. Halfdan Mahler, que fuera durante 15 años Director General de la «Organización Mundial de la Salud» (OMS), pasó a ocupar en 1989 el cargo de Secretario General de la IPPF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas le confirió el galardón de 1995. Billie A. Miller, Presidente de la Región del Hemisferio Occidental de la IPPF y miembro de la Junta Directiva del Grupo Parlamentario Interamericano Sobre Población y Desarrollo (GPI) (un organismo tremendamente poderoso e influyente como brazo político de la IPPF), en la actualidad es Presidente del Comité de Planificación de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) de la ONU, con una gran influencia en la Conferencia de El Cairo. Esta lista sirve de muestra de que un pequeño grupo de personas, alimentadas por una misma fuente de inspiración, ha logrado adquirir una influencia desproporcionada. Los que son utilizados por el proyecto Hay otros protagonistas, en cambio, que participan en el proceso buscando alcanzar ciertos objetivos parciales, pero sin tener clara conciencia de todas las proyecciones que tiene el programa en sí. Muchas veces ni siquiera se sueñan con el verdadero contenido que está detrás de su acción. La lista es muy extensa. Veamos algunos ejemplos: 1) Grupos minoritarios descontentos, que necesitan financiamiento y franquicias para abrirse camino en la sociedad. Entre ellos están los grupos de feministas como ISIS internacional, conectadas a UNIFEM y a las «Católicas por el Derecho a Decidir» (CDD), grupos de lesbianas y de homosexuales, que se han aglutinado en diferentes ONG y han dado las batallas públicas más duras que requiere el proyecto. 2) Grupos políticos que, temerosos del avance del comunismo, protagonizaron procesos políticos dictatoriales que, a cambio del respaldo norteamericano, abrieron las puertas a los proyectos condicionantes de control de la natalidad. 3) Gobiernos débiles y faltos de financiamiento, que se vieron obligados a conseguir préstamos y prórrogas a cualquier precio. 4) Conglomerados económicos y empresas transnacionales, como la industria del látex, las fábricas de preservativos y de fármacos, que han

36

buscado sacar provecho monetario de las inmensas sumas de dinero que se mueven en este contexto.18 5) Grupos que persiguen superar el problema del aborto o superar el fantasma del SIDA, de los embarazos de adolescentes, etc. 6) Grupos ecologistas y políticos que enarbolan la bandera de la liberalización de las costumbres y que, a nombre del modernismo, quieren erradicar cualquier oscurantismo, tabú o imposición moral, etc. En su gran mayoría son personas que, de buena fe, pretenden liberar al mundo de sus esclavitudes, pero corren el riesgo de conducirlo a un auténtico caos moral. Hay analistas que afirman lo siguiente: al perder actualidad política la «lucha social», algunos partidos que fueron poderosos han experimentado la imperiosa necesidad enarbolar una nueva bandera de lucha para mantener su vigencia en el debate público. Esta nueva bandera improvisada es la liberalización moral de las costumbres en la sociedad. Esto explica la concentración de colores políticos que aparecen sustentando posturas curiosamente extremas en medio de la gran controversia valórica.

5. Comentario
El resultado de esta acción concertada y poderosa, que no tiene ningún reparo ético, ha conducido al holocausto más grande de la historia de la humanidad: alrededor de 40 a 60 millones de abortos directos realizados cada año en todo el mundo. Son fruto de productos químicos, o por píldoras abortivas, el DIU, el Norplant, el Depo-Provera y la tremenda RU 486 o «pesticida humano». Al horror de este genocidio global tenemos que añadirle el daño físico y psicológico de cada mujer que es inducida a eso. Esta campaña tiene «prioridad uno» para algunos gobiernos. Está por encima de cualquier consideración de tipo moral o político. Pensemos en el contrasentido político que significa que Bill Clinton, en un tiempo de gran tensión internacional, le ofreciera al gobierno chino, a través del «Fondo de Población de las Naciones Unidas» (UNFPA), una ayuda de 40
18

En el libro recién publicado en Italia «El Complot Demográfico», se afirma que América Latina necesita 44 mil millones de preservativos cada año. Eso cuesta mucho dinero. Muchos de ellos son ofrecidos gratuitamente como donación de estas grandes empresas. En Chile ya los estamos comprando a fábricas españolas. La introducción del uso de la píldora en un magnífico negocio a futuro.

37

millones de dólares para implementar la draconiana política de «un solo hijo por familia». Una política que contempla no solamente la esterilización y el aborto forzado, sino que la pena de muerte para los médicos que escamoteen esta ley. El Ministro de Salud Pública, Chen Minzhang, ha preparado un proyecto para detener los nacimientos «anormales» por medio del aborto y el uso de aparatos ultrasonido para detectar si el bebé es mujer, para abortarlo.19 Conociendo estos antecedentes, podemos entender mejor el fuerte discurso de Paulo VI del 9 de noviembre de 1974 en que, dirigiéndose a la Conferencia Mundial de la Organización de la Alimentación y la Agricultura (FAO), hace una patética denuncia: «Es inadmisible que quienes poseen el control de los bienes y recursos de la humanidad traten de resolver el problema del hambre impidiendo que los pobres nazcan o dejando morir de hambre a los niños cuyos padres no entran en el cuadro de puras hipótesis sobre el porvenir de la humanidad». Su denuncia se hizo dramática cuando, más adelante agregó, «¿acaso no es una forma nueva de guerra imponer a las naciones una política demográfica limitante a fin de que no reclamen la parte que les corresponde de los bienes de la tierra?» Leyendo los documentos mencionados podremos descubrir el por qué Juan Pablo II nos alerta diciéndonos que somos víctimas de un «neocolonialismo demográfico» inaceptable y cruel. En «Sollicitudo Rei Socialis» hace una síntesis global del planteamiento de la Iglesia en relación al trasfondo de éste tema. El Papa dice: «No se puede negar la existencia —sobre todo en la parte Sur del planeta— de un problema demográfico que crea dificultades al desarrollo. Es preciso afirmar enseguida que en la parte Norte este problema es de signo inverso: aquí lo que preocupa es la caída del índice de natalidad, con repercusiones en el envejecimiento de la población, incapaz incluso de renovarse biológicamente. Fenómeno éste capaz de obstaculizar de por sí el desarrollo. Como tampoco es exacto afirmar que tales dificultades provengan solamente del crecimiento demográfico; no está demostrado siquiera que cualquier crecimiento demográfico sea incompatible con un desarrollo ordenado. Por otra parte, resulta muy alarmante constatar en muchos países el lanzamiento de campañas sistemáticas contra la natalidad por iniciativa de sus Gobiernos, en
The Rutherford Institute, «Judge Orders Freeze on population Control Money» News Release. Febrero 10, 1994.
19

38

contraste no sólo con su identidad cultural y religiosa de los mismos países, sino también con la naturaleza del mismo desarrollo. Sucede a menudo que tales campañas son debidas a presiones y están financiadas por capitales del extranjero y, en algún caso, están subordinadas a las mismas y a la asistencia económico financiera. En todo caso, se trata de una falta absoluta de respeto por la libertad de decisión... intolerables presiones... atropellos.. la tendencia a un cierto racismo... favorece la aplicación de ciertas formas de eugenismo. También este hecho, que reclama la condena más enérgica, es indicio de una concepción errada y perversa del verdadero desarrollo humano.»20 El Papa Juan Pablo II volvió a tocar el tema en «Evangelium Vitae» (1995), afirmando que existe una «conjura contra la vida», de «una guerra de los ricos contra los débiles» y de una «cultura de la muerte» (Cfr. Ev V n. 12).

20

Sollicitudo Rei Socialis n. 25.

39

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful