54

Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN: FernandoRodríguez, jefe; MarlonMejía, subjefe; EduardoAlfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Merce des Gue rra, coordi na dora; Roge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: María Concepción Alvarado, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Felipe Suárez, Raquel Trejo Tapia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFICINASGENERALES: Redacción: Fresas13; Administración: Fresas7, Col. del Valle, 03100México, DF
CONMUTADORGENERAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 34, No. 1809, 3 DE JULIO DE 2011
IMPRESIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asistente: María Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Certi fi ca do de li ci tud de tí tulo No. 1885 y li ci tud de conte ni do No. 1132, expe di dos por la Comi sión
Ca li fi ca do ra de Publi ca ciones de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / NúmeroISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 20
Sus crip ciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.00; 6 me ses, $750.00; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.00; 6 meses, $800.00. Ejem pla res atra sa dos: $40.00. Servi cios informa ti vos y
fo tográ fi cos: AP, Noti mex, Reuters.
Prohi bi da la re produc ción parcial o total de cual quier ca pí tulo, fotogra fía o informa ción publi ca dos sin autori za-
ción expre sa de Comuni ca ción e Informa ción, S.A. de C.V., ti tular de todos los de re chos.
agencia pro ceso de información
agencia de fotografía
52 Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa
HISTORIA
54 Díaz Ordaz: Estampas de un asesino
/Fabrizio Mejía Madrid
INVENTARIO
60 Czeslaw Milosz (1911-2004), poesía, guerra y
exilio /José Emilio Pacheco
CULTURA
62 Akaso, enfrenta el vacío oficial en el arte
/Judith Amador Tello y Armando Ponce
68 Páginas de crítica
Música: Mario Iván Martínez
/Mauricio Rábago Palafox
Teatro: Beckett Circus /Estela Leñero Franco
Cine: Hahaha en la Cineteca /Javier Betancourt
Televisión: Visión Periférica /Florence Toussaint
Libros: Ernesto Sábato /Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
71 El Rock’n’Roll, la voz que permanece
/Roberto Ponce
DEPORTES
74 La culpa no es sólo de los jugadores
/Beatriz Pereyra
77 Árbitros sojuzgados /Raúl Ochoa
80 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Monólogos del perdón
/Helguera y Hernández
36 74 71 16
Índice
Foto portada:
José Hernández / MVT
3 de julio de 2011
No. 1809
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NISTRA CIÓN: Pre si dente, Julio Sche rer García; Vi ce pre si dente, Vi cente Le ñe ro;
Te sore ro, Enri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Rodrí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Ánge les Mora les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gonzá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jandro Gutié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Armando Ponce, edi tor; Judith Ama dor Tello, Ja vier Be tancourt, Blanca Gonzá lez Rosas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Rosa rio Manza nos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía
Es pi tia, José Emi lio Pa che co, Al berto Pa re des, Ra quel Ti bol, Florence Tous saint, Rafael Vargas, Colum-
ba Vértiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Roberto Ponce, coordi na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canse co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flores, Oc ta vio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Ángel Sánchez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Roge lio Flores, coordi na dor; Juan Carlos Bal ta zar, Li dia García,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co ordi na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co ordi na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Rubén Báez eje cuti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de informa ción y aná li sis
ESTADO DE MÉXICO
6 Meganegocios, relumbrón, quimeras,
pobreza... /Jenaro Villamil
12 Indolencia de Peña Nieto, ante la ola de
feminicidios /Rosalía Vergara
LA GUERRA DE CALDERÓN
16 Ante la Corte de San José, torpeza e intransigencia
/Gloria Leticia Díaz
18 La Corte frente a la Corte /Luis Miguel Cano López
20 Dejaron de ser invisibles… /Marcela Turati
24 El guanajuatazo /Verónica Espinosa
CORRUPCIÓN
28 De lo que se “apoderó” Onésimo: un Goya,
Picassos, Riveras… /Rodrigo Vera
SALUD
32 IMSS: enfermos sin medicamentos /Rodrigo Vera
INTERNACIONAL
36 GRECIA: “Los políticos nos destruyeron
la vida” /Marco Appel
42 ARGENTINA: La violenta mafia de las barras
bravas /Pedro Pérez Álvarez
ANÁLISIS
46 Diálogo y no-violencia /Javier Sicilia
47 Invictos /Naranjo
48 Compasión: ¿espectáculo o acción? /Marta Lamas
49 Al rescate de la legitimidad /John M. Ackerman
50 Operación PRI Regresa: Versión 2.0
/Denise Dresser
3
ESTADO DE MÉXI CO
A
l mandatario mexiquense En-
rique Peña Nieto le quedan
75 días de un gobierno que
ha estado marcado por los
onerosos gastos para su pro-
moción televisiva; por faraó-
nicas obras de infraestructura
vial en las que ha invertido alrededor de
120 mil millones de pesos, y por expe-
dientes de corrupción no resueltos, como
el de su antecesor Arturo Montiel.
Además, este domingo 3 de julio la
maquinaria electoral que puso en marcha
en las últimas semanas para impulsar a su
correligionario Eruviel Ávila se enfrenta a
dos desafíos: retener para el PRI la guber-
natura de la entidad más poblada del país y
ganar con la suficiente holgura para iniciar
su lanzamiento formal como candidato a la
Presidencia de la República en 2012.
No son pocos los contrastes que marcan
el fin de la gestión de Peña Nieto y su relan-
zamiento a la candidatura presidencial.
Frente a los contratos millonarios con
desarrolladores inmobiliarios, como Cor-
poraciones Geo, Ara, Sadasi, Urbi, Ho-
gares Unión y Sare, para la construcción
de casi 500 mil viviendas en las llamadas
Ciudades Bicentenario, Peña Nieto ter-
mina su gestión con 60 mil damnificados
por las inundaciones en los municipios de
Ciudad Nezahualcóyotl y Ecatepec, afec-
tados por el continuo desbordamiento de
los ríos de los Remedios y Xochiaca, así
como del Gran Canal.
El viernes 1, Peña Nieto declaró a la
televisión: “Yo desearía que este fenóme-
JENARO VILLAMIL
Desbordado al máximo desde que inició su gestión en
el Estado de México, Enrique Peña Nieto comenzó a
trabajar para su candidatura presidencial del 2012. A
los millonarios gastos para promover su imagen en la
televisión, el mandatario sumó sus megaproyectos de
desarrollo urbano e invitó a cuanto empresario pudo:
desde los Hank Rhon hasta el magnate del Grupo Carso,
Carlos Slim. Pero así como dibujó quimeras, también
deja sumidos en la pobreza y el desempleo a millones
de mexiquenses….
no no se politizara. Me parece que es un
fenómeno natural (frente al) que estamos
actuando; que hay coordinación en todos
los niveles de gobierno”. ¿El propósito?:
evitar un posible impacto electoral negati-
vo de su candidato Eruviel Ávila, exalcal-
de de Ecatepec, quien según las encuestas
llevaba una ventaja de más de 25 puntos.
Precisamente en las zonas mexiquenses
damnificadas el empresario Carlos Slim
obtuvo la concesión para invertir 400 mi-
llones de pesos para el Bordo de Xochiaca
número 1 y en un área de 138 hectáreas del
antiguo basurero para crear ahí la Ciudad
Jardín Bicentenario Nezahualcóyotl.
Peña Nieto deja un gobierno marcado
por la ola de feminicidios ocurridos entre
enero de 2005 y agosto de 2010: la procu-
raduría mexiquense admite que en ese pe-
riodo se cometieron 922 homicidios dolosos
de mujeres. Lo paradójico es que la mayor
incidencia delictiva se localiza en los muni-
cipios que Peña Nieto recuperó para su par-
tido en los comicios intermedios de 2009.
Desempleo y pobreza
Y aunque, durante su administración, Enri-
que Peña Nieto no ha dejado de promover
la inversión privada en la entidad, los índi-
ces de desempleo y pobreza se incrementa-
ron por encima de la media nacional.
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
Terminal intermodal Puerta México. Ostentoso derroche
6 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
Meganegocios,
relumbrón, quimeras, pobreza...
J
o
s
é
H
e
r
n
á
n
d
e
z
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 9
ESTADO DE MÉXI CO
miento urbano, vialidades, industria y
espacios públicos constituyeron el motor
del proyecto de conjuntos urbanos en be-
neficio de sólo 13 empresas que de 1999
a 2007 habían construido 74% de más de
434 mil nuevas viviendas en la entidad,
según un estudio elaborado en el Congre-
so local.
Para 2010 y hasta 2020 se autorizaron
229 conjuntos urbanos que beneficiarían
también a las mismas empresas que han
concentrado las Ciudades Bicentenario,
como GEO, Ara, Sadasi, Urbi, Hogares
Unión y Sare.
Tan sólo en Tecámac, el proyecto más
ambicioso, Grupo Sadasi presume en su
página en internet que la unidad Héroes
de Tecámac “es ejemplo clave en el diseño
de proyectos habitacionales a gran esca-
la”. En Zumpango, Geo planea construir
250 mil viviendas; Ara orientó su interés
en Huehetoca.
Peña Nieto ha tenido cuidado también
de presumir con sombrero ajeno. Buena
parte del financiamiento de las Ciuda-
des Bicentenario proviene del esquema
Desarrollo Urbano Integralmente Sus-
tentable (DUIS), un mecanismo creado
por el gobierno federal para apoyar con
una bolsa de 260 mil millones de pesos
la construcción de 24 grandes proyectos
inmobiliarios, entre los que se encuentran
los promovidos durante su gobierno.
El Grupo Financiero Interacciones, di-
rigido por Carlos Hank Rhon, el hijo mayor
del profesor Carlos Hank González, es otro
de los consorcios que han gozado de la ge-
nerosidad del gobierno de Peña Nieto.
Este grupo ha participado lo mismo
en proyectos de infraestructura, como la
autopista Lerma-Tres Marías, que en la
insólita obtención del aseguramiento por
100 millones de pesos de bienes muebles,
inmuebles, vehículos, aeronaves y efecti-
vo de la administración mexiquense; tam-
bién ha sido acreedor por mil 48 millones
de pesos en la deuda estatal, equivalente a
3.6% del total.
Entre 2006 y 2009, la Dirección de
Recursos Materiales de la Secretaría de
Finanzas, durante la gestión de Luis Vi-
degaray, quien coordinó la campaña de
Eruviel Ávila, pagó poco más de 98.7 mi-
llones de pesos al Grupo Interacciones por
el alquiler de seguros para bienes muebles,
inmuebles, vehículos y hasta aeronaves.
En 2007, la misma firma ganó un con-
trato por más de 18.2 millones de pesos
para operar el Programa Estatal de Segu-
ro Escolar que protegió contra accidentes
a más de 1 millón 240 mil alumnos. Sin
embargo, una investigación del semanario
Nuestro Tiempo reveló que, a un mes de
que finalizara la prestación del servicio,
menos de 1% de los estudiantes utilizaron
ese millonario seguro.
A la firma de Carlos Hank Rhon el go-
bierno de Peña Nieto le adeuda 3.6% del
débito total, que asciende a 28 mil 810 mi-
llones de pesos. Los otros acreedores son
Dexia (7 mil 253 millones), BBVA-Ban-
comer (5 mil 896 millones) y Banamex (5
mil 73 millones).
Las inversiones de Slim
Considerado el hombre más rico del
mundo por la revista estadunidense For-
bes, con una fortuna calculada en 74 mil
millones de dólares, Carlos Slim ha sido
igualmente beneficiario de los negocios
multimillonarios que implican los proyec-
tos de Peña Nieto.
En una superficie de 600 mil metros
cuadrados en la zona donde antaño es-
tuvo el basurero del Bordo de Xochiaca,
empresas del magnate construyeron el
Centro Deportivo Ciudad Jardín Telmex.
Las instalaciones incluyen 25 canchas de
futbol, cuatro de tenis, otras tantas de ba-
loncesto y dos de beisbol. La obra, en la
que se invirtieron 400 millones de pesos,
fue inaugurada por Peña Nieto en mayo de
2009.
En noviembre de 2009, Alfonso Salem
Slim, vicepresidente de Impulsora para el
Desarrollo y el Empleo en América Latina
(IDEAL), formalizó la inversión por 800
millones de pesos para tener la concesión
del Mexipuerto por un periodo de 30 años.
En noviembre de 2010, el Congreso
mexiquense autorizó la venta de 73 hec-
táreas del Bordo de Xochiaca a la empre-
sa Clat Neza Bicentenario, propiedad de
Slim, para el Proyecto Industrial Neza II
y III. Los legisladores del PRD declararon
que la venta fue un “regalo” para Slim,
pues adquirió los terrenos a un precio me-
nor que el de su costo real.
Otro proyecto es el Parque Industrial
Chimalhuacán, ubicado en los desapareci-
dos tiraderos de basura de Tlateles, para
impulsar el desarrollo del municipio. La
venta de los terrenos fue igualmente criti-
cada por la oposición.
Grupo Carso también entró a la indus-
tria hospitalaria en el gobierno de Peña
Nieto con la construcción de cuatro noso-
comios en Cuautitlán Izcalli, Naucalpan,
Nezahualcóyotl y Ecatepec, pertenecien-
tes a la cadena Star Médica y Vivo, que
proporcionan los servicios de urgencias,
cirugía general, cuidados intensivos pa-
ra neonatales y adultos, hemodiálisis,
resonancias magnéticas, mastografías
y cardiologías, entre muchos otros que
originalmente daban las instituciones de
salud pública, ya desplazadas por los ne-
gocios privados. O
8 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
Datos del Consejo Nacional de Eva-
luación de la Política de Desarrollo Social
(Coneval) revelan que hasta 2008 cuatro
de cada 10 mexiquenses se encontraban
en condición de pobreza (6 millones 632
mil habitantes). Tras la crisis financiera de
ese año y de 2009, la cifra se elevó a 7 mi-
llones 415 mil.
Al cierre de 2010, el Producto Inter-
no Bruto per cápita anualizado en el Es-
tado de México fue de 81 mil 162 pesos
(6 mil 424 dólares), 30% por debajo del
promedio nacional, según un estudio de
Banamex citado en un estudio de la revista
Expansión.
En ese mismo periodo se incrementaron
también el desempleo y el subempleo. Un
análisis del Parlamento Ciudadano advierte
que el desempleo representa 6% de la Po-
blación Económicamente Activa (PEA), 1.4
puntos arriba del promedio nacional.
El mismo organismo calcula que en
los municipios del Valle de México la tasa
de desempleo es de 6.75% (2 millones 275
mil personas). En todo el territorio mexi-
quense suman 483 mil los subempleados
y cerca de 1 millón 608 mil más están en
el sector informal, de acuerdo con datos
del Instituto Nacional de Estadística y
Geografía (Inegi).
Obras multimillonarias
“Mientras más obras, más sobra”, ha sido
una de las máximas de los gobernadores del
Estado de México, la mayoría pertenecien-
tes al Grupo Atlacomulco, la mítica dinastía
a la cual pertenece Enrique Peña Nieto.
Su gobierno no ha sido ajeno a esta
práctica. Proyectos de infraestructura vial
y urbana por más de 120 mil millones de
pesos han caracterizado su gestión. Entre
éstos destacan el Circuito Exterior que
comunica las autopistas México-Toluca,
México-Querétaro, México-Pachuca, Pe-
ñón-Texcoco, México-Tuxpan y México-
Puebla. La inversión total se eleva a 9 mil
497 millones de pesos.
El segundo proyecto más ambicioso
de Peña Nieto es el Viaducto Bicentena-
rio, al cual se canalizaron 6 mil 500 millo-
nes de pesos para el encarpetamiento de
22 kilómetros de carretera entre el Toreo
de Cuatro Caminos y Tepalcapa, en Cuau-
titlán Izcalli.
En ambas obras, el meganegocio tiene
destinatario: el grupo español OHL, que
puso en operación desde 2010 dos nuevos
tramos de la autopista Viaducto Bicentena-
rio y la del Circuito Exterior Mexiquense.
En su página oficial, OHL cita al pre-
sidente del consorcio, José Andrés de
Oteyza, quien el 3 de septiembre de 2010
declaró: “De los proyectos de construc-
ción que el consorcio realiza en 23 países
de cuatro continentes, el número uno es
México; y aquí su programa de infraes-
tructura más importante se realiza en el
Estado de México”.
De Oteyza fue secretario de Patrimo-
nio y Fomento Industrial en el sexenio de
José López Portillo (1976-1982). Años
después jugó un papel fundamental co-
mo intermediario del consorcio Tribasa
durante el gobierno de Carlos Salinas de
Gortari (1988-1984). La quiebra de Triba-
sa, que dejó una deuda fiscal por 4 mil mi-
llones de dólares, no afectó a De Oteyza,
quien se colocó como representante de los
intereses de OHL en México.
Otra de las obras de relumbrón es el
Mexibús, que comunica a los municipios
de Ecatepec y Tecámac. El mandatario
mexiquense lo inauguró el 30 de noviem-
bre pasado, luego de una serie de retrasos.
El sistema es operado por Transmasivo,
S.A., un conglomerado que agrupa a 13
empresas de autotransporte del oriente de
la entidad que tienen una concesión por
30 años. La inversión total del Mexibús se
calcula en mil 900 millones de pesos.
La Auditoría Superior de la Federa-
ción (ASF) detectó por lo menos 23 irre-
gularidades en la Cuenta Pública de 2008
relacionadas con 242 millones 192 mil pe-
sos del Fondo Metropolitano para la cons-
trucción del Mexibús.
La ASF mencionó que el gobierno de
Peña Nieto no presentó el proyecto técni-
co de viabilidad correspondiente, ni ela-
boró un proyecto ejecutivo para una obra
de esa magnitud; menos aún los estudios
pertinentes de factibilidad técnica, econó-
mica y ambiental.
Las complicaciones y retrasos en la
obra del Mexibús provocaron que en mar-
zo de 2010 el presidente del Consejo de
Administración de Transmasivo, Genaro
Rosalino García, acusara de negligencia
al gobierno del Estado de México porque
hasta esa fecha sólo se habían construido
cinco de los 16 kilómetros previstos.
Y aunque la línea 1 del Mexibús toda-
vía no estaba terminada, en abril de 2010
se iniciaron los trabajos en la línea 2, lo
que generó protestas vecinales en cinco
colonias de Ecatepec.
Otros proyectos destinados a la in-
versión privada son la Estación Terminal
Multimodal Azteca Bicentenario (Etram),
mejor conocida como Mexipuerto. La
inversión estimada es de 824 millones
de pesos, que correrán a cargo de Grupo
Carso e Ideal, ambas propiedad de Carlos
Slim, que ganaron una concesión por 30
años para el diseño, construcción, opera-
ción y mantenimiento de la terminal.
Además, en Toluca están los nuevos
puentes de Las Torres, a los que se des-
tinaron 500 millones de pesos, y la planta
de bombeo La Caldera, para el tratamien-
to de las aguas del río La Compañía, que
se desbordó hace unos días a pesar de los
mil 500 millones de pesos invertidos en
esta obra.
La huella de los Hank
El 31 de julio de 2007 el gobernador Pe-
ña Nieto dio a conocer un megaproyecto
denominado Ciudades Bicentenario, cuyo
propósito era construir progresivamente
494 mil casas y diseñar nuevas áreas ur-
banas en los años venideros y hasta 2020.
Los municipios elegidos fueron Tecámac
(155 mil viviendas), Zumpango (111 mil),
Huehuetoca (104 mil 100), Jilotepec (26
mil 600), Atlacomulco (38 mil 400) y Al-
moloya de Juárez (58 mil 600).
Este proyecto de viviendas, equipa-
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Valle de Chalco. Quimera anegada
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 11
ESTADO DE MÉXI CO
ferido subcontratar despachos externos
para que la defiendan en los tribunales.
Así consta en un oficio del 1 de marzo de
2011 dirigido por la Consultora de Servicios
Legales Ecológicos Corporativos –firmado
por Luis Vera Morales– a Enrique Castañe-
da Sánchez, director de Asuntos Jurídicos
del OCAVM.
En este documento, cuya copia tiene
Proceso, el despacho jurídico presupues-
ta 155 mil pesos por concepto de hono-
rarios para defender a la Conagua y res-
ponder a la demanda de amparo directo
presentada por los damnificados. La re-
presentación legal también incluye la “ela-
boración de cualquier escrito de trámite,
elaboración y presentación de alegatos,
seguimiento personalizado ante las distin-
tas salas del Tribunal Federal de Justicia
Fiscal y Administrativa a que sean turna-
das las demandas, así como cualquier tipo
de gestión necesaria, hasta la emisión de
la sentencia respectiva”.
Los 884 afectados demandan una in-
demnización de 150 millones de pesos, a
partir de lo estipulado en la Ley Federal de
Responsabilidad Patrimonial del Estado, un
ordenamiento de reciente promulgación. Es-
te es uno de los pocos casos en el que son
damnificados y vecinos los que recurren a
esta ley, aclaró el abogado Rafael Loza Trevi-
ño, cuyo despacho promovió la demanda.
Recurrencia del desastre
Esta no es la primera ocasión en que es-
ta zona, considerada “granero electoral”
del Estado de México, se ve afectada por
las inundaciones. Apenas en abril último
unas 400 viviendas del Valle de Chalco fue-
ron afectadas por la ruptura del Canal de
la Compañía. Y entre el 4 y 5 de febrero de
2010 más de 4 mil casas de Valle de Chal-
co Solidaridad, Ecatepec, Nezahualcóyotl y
Chalco se inundaron, lo cual provocó una de
las crisis más graves durante la administra-
ción de Enrique Peña Nieto.
Frente a las lluvias caídas entre el 27 y el
30 de junio pasado, las autoridades del Es-
tado de México, del Distrito Federal y de la
Conagua se han culpado mutuamente.
La comisión encabezada por Luege Ta-
margo ha responsabilizado de las inundacio-
nes a los vecinos de las colonias El Sol, de Ne-
zahualcóyotl, donde se anegaron 18 calles, así
como a los de la comunidad Prizo I, de Ecate-
pec. Los voceros de la dependencia han reite-
rado que los desbordamientos de aguas ne-
gras se deben a que los habitantes de estas
zonas “arrojan basura” y el gobierno estatal ha
tenido un mal manejo de los desperdicios.
Los residentes de las zonas afectadas
bloquearon el Circuito Exterior Mexiquen-
se y el Periférico Oriente para exigir que la
Conagua abriera las compuertas del Gran
Canal para desalojar las aguas negras.
En vez de realizar labores de preven-
ción y cumplir con el pago de indem-
nizaciones a los afectados en las inun-
daciones anteriores, la Conagua se
comprometió el pasado 29 de junio a
“reparar daños” en 600 viviendas de la
colonia El Sol. Al día siguiente colocó
costales de arena de un metro de altu-
ra en las márgenes del río Xochiaca para
frenar nuevos desbordamientos, mien-
tras que el gobierno estatal contrató a
la empresa IUYET para realizar levanta-
mientos topográficos de la zona.
En las conclusiones de la demanda
que presentaron los 884 afectados por las
inundaciones de febrero de 2010 se enu-
mera así la “actividad administrativa irre-
gular” del estado:
“A) La misma generación injustificada
de daños; B) el incumplimiento a diversas
disposiciones que establecen obligacio-
nes a cargo de la Conagua; C) la alta recu-
rrencia de fenómenos idénticos en la zo-
na, la previsibilidad y evitabilidad técnica de
las inundaciones y las respuestas ineficien-
tes, tanto en tiempo como en contenido de
la Conagua; D) la recomendación emitida
por la Comisión Nacional de los Derechos
Humanos a la Conagua por hechos iguales;
E) las observaciones emitidas por la Audi-
toría Superior de la Federación respecto de
la prestación del servicio que falló, y F) los
subejercicios presupuestarios y de fondos
destinados al servicio público fallido”. O
10 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
E
n contraste con las multimillonarias
obras viales realizadas por el go-
bierno de Enrique Peña Nieto, más
de 800 familias de Nezahualcóyotl,
Ecatepec y Chalco padecieron de nuevo
el incumplimiento de las autoridades es-
tatales y federales para evitar los desbor-
damientos del río Xochiaca, del canal De
la Compañía y del río De los Remedios.
La tarde del jueves 30 de junio, cin-
co fisuras en los márgenes del río De los
Remedios provocaron una nueva inun-
dación, similar a la del día 27 y a otras re-
gistradas en los últimos dos años. Las
reiteradas promesas de que se arreglaría
el problema han quedado en el aire.
El descontento de la población, so-
bre todo en Ecatepec, provocó que el
exalcalde y candidato priista al gobierno
JENARO VILLAMIL
Ni el gobierno estatal
ni Conagua...
del estado Eruviel Ávila suspendiera el mi-
tin de cierre de campaña en este municipio,
programado para el 29 de junio. “Son cir-
cunstancias climatológicas que salen del al-
cance de cualquier partido”, afirmó Ávila,
mientras 500 personas quemaron decenas
de mantas del aspirante tricolor en las colo-
nias Sagitario y Prizo, en Ecatepec.
Ante el escándalo ocasionado por las
nuevas inundaciones, el gobernador Enrique
Peña Nieto declaró a los noticiarios de Televi-
sa: “Yo desearía que este asunto no se politi-
zara; me parece que es un fenómeno natural,
que estamos actuando y que hay coordina-
ción en todos los niveles de gobierno”.
Sin embargo, el mayor desconten-
to de los pobladores es contra el “flagran-
te incumplimiento” de la Comisión Nacio-
nal del Agua (Conagua), organismo federal
que desde noviembre de 2000 recibió una
recomendación de la Comisión Nacional
de los Derechos Humanos que criticó la fal-
ta de obras preventivas que evi-
ten inundaciones, la carencia de
un sistema de alerta previa, pro-
tocolos de seguridad y de pro-
tección civil, así como la falta de
mantenimiento y de infraestruc-
tura en los sistemas de drenaje.
Los voceros de la Conagua,
sobre todo Miguel Ángel Vázquez
Saavedra, director general del Or-
ganismo de Cuenca Aguas del
Valle de México (OCAVM), así co-
mo el director general de la comi-
sión, José Luis Luege Tamargo,
responsabilizaron a los habitan-
tes por el desbordamiento de
aguas negras. “Tiran basura y eso provoca el
conflicto”, argumentaron.
Sin embargo, la demanda presentada
por 884 afectados de Chalco, Valle de Chal-
co y Nezahualcóyotl contra la Conagua re-
vela que ese organismo ha subutilizado los
recursos disponibles del Fideicomiso Irre-
vocable de Administración y Fuente de Pa-
go No. 128 para apoyar el Proyecto de Sa-
neamiento del Valle de México. Hasta 2010
había en este fideicomiso un subejercicio de
más de 6 mil millones de pesos.
Litigios
La querella de los colonos, cuya copia obtu-
vo Proceso, califica de “grave” la situación
que aqueja desde hace años a la zona afec-
tada y considera una “negligencia remarca-
ble” el subejercicio de los 6 mil millones de
pesos que debieron destinarse a la realiza-
ción de obras y para pagarle a los afectados
las indemnizaciones correspondientes.
Los vecinos están indignados y asegu-
ran que por lo menos tres personas de la
tercera edad han fallecido a consecuencia
de las inundaciones desde febrero de 2010:
Silveria Feregrino Morán, José Inés Cisneros
Murillo y María de Jesús Rodríguez Heredia.
Refieren que estos datos están contenidos
en el punto de acuerdo promovido el 29 de
junio último ante la Comisión Permanente
por la diputada federal Juanita Arcelia Cruz
y el senador Héctor Bautista López.
En vez de realizar las obras necesarias
para frenar las reiteradas inundaciones y pa-
garles las indemnizaciones correspondien-
tes a los 884 afectados, la Conagua ha pre- O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
Ecatepec. Impotencia
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 13
N
adia Alejandra Muciño Már-
quez tenía 17 años y cotidia-
namente iba de su casa, en el
municipio mexiquense de Ni-
colás Romero, a la escuela de
computación. Un día de 1997
conoció a Bernardo López Gutiérrez, un
microbusero de 22, que comenzó a corte-
jarla. Se hicieron novios y meses después
decidieron vivir en unión libre.
En cuatro años procrearon a Carlos,
José y Fernanda, pero para entonces su
vida ya había cambiado: Bernardo la ame-
drentaba, la golpeaba, la violaba.
La conducta de su pareja, así como los
problemas económicos y las frustracio-
nes, hartaron a Nadia Alejandra, que en
2001 se mudó a otra ciudad. Él la encon-
tró, le pidió perdón y le prometió cambiar.
Nadia Alejandra aceptó volver.
Tres años después, el 12 de febrero
de 2004, Bernardo y su hermano Isidro
presuntamente asesinaron a Nadia Alejan-
dra enfrente de sus hijos de cinco, cuatro
y dos años. Simularon un suicidio. Los
padres de la víctima, María Antonieta y
Rafael, encontraron el cuerpo rígido de
la veinteañera en el baño, colgado con un
lazo de la viga que sostenía el techo de lá-
mina de cartón.
Cuando los padres denunciaron los he-
chos, la policía estatal no mostró interés;
sólo tomó fotos, describió el lugar de los
hechos y levantó el cadáver.
Al paso del tiempo, el 9 de agosto de
2005, el Ministerio Público consignó a
Bernardo y su hermano Isidro por el ho-
micidio. En septiembre de 2007 declara-
ron 14 testigos y se dictaron órdenes de
aprehensión contra los presuntos respon-
sables, pero hasta la fecha Bernardo no ha
sido juzgado, mientras que Isidro sí, pero
el 5 de febrero del año pasado apeló la de-
cisión del juez y fue absuelto por “no acre-
ditarse el cuerpo del delito”. Está libre.
Por eso, el 5 de octubre de 2010 la
Comisión Mexicana de Defensa y Promo-
ción de Derechos Humanos (CMDPDH)
y el Observatorio Ciudadano Nacional del
Feminicidio (OCNF) interpusieron una
queja ante la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos (CIDH) por las irre-
gularidades del caso y la impunidad impe-
rante. La queja está en curso.
De igual forma, ante los datos ofi-
ciales de que en el Estado de México se
cometieron 922 homicidios dolosos en-
tre enero de 2005 y agosto de 2010, la
CMDPDH y el OCNF solicitaron que el
gobierno federal emitiera una alerta de
género, pero a decir de Sergio Méndez,
integrante de la primera organización,
ROSALÍA VERGARA
ESTADO DE MÉXI CO
su petición fue desechada por motivos
políticos.
En entrevista, Méndez explica que
desde 2006, todavía en los inicios del go-
bierno del priista Enrique Peña Nieto, se
encendieron los focos rojos por el aumen-
to de los feminicidios en la entidad. En fe-
brero de ese año, la Fiscalía Especializada
para la Atención de Delitos Relacionados
con los Homicidios de Mujeres de la Pro-
curaduría General de la República (PGR)
reportaba 379 de esos crímenes en Toluca,
lo que situó a la capital mexiquense en pri-
mer lugar en feminicidios, aun por encima
de Ciudad Juárez, Chihuahua.
Menciona que 119 de esos asesinatos
tienen un patrón de venganzas persona-
les, riñas, pandillerismo, prostitución,
farmacodependencia y tráfico de drogas;
alrededor de 106 están vinculados con la
violencia intrafamiliar –que según la PGR
es la segunda causa-origen de los femini-
cidios en Ciudad Juárez– y 78 con ataques
sexuales.
En otros 76 casos no se determinó el
móvil del crimen. El reporte de la PGR
indica que 125 mujeres fueron asesinadas
por alguien de su círculo familiar o afec-
tivo; y en el caso de quienes fueron vio-
ladas se argumenta que vivían en zonas
marginadas, que son ambientes “altamen-
te criminógenos”.
En abril de 2006 se reportaron siete
homicidios en los límites de los munici-
pios de Chimalhuacán y Nezahualcóyotl.
En ese entonces, el Instituto Ciudadano de
Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI) in-
formó que, según sus estudios, en Toluca
se cometían 12.2 homicidios dolosos por
cada 100 mil mujeres y en Naucalpan 7.3,
mientras que en Ciudad Juárez la media
era de 4.3.
La Procuraduría General de Justicia
del Estado de México (PGJEM), entonces
encabezada por Abel Villicaña Estrada,
pretendió desvirtuar los datos con el ar-
gumento de que las cifras de las ONG se
basan en datos del Instituto Nacional de
Estadística y Geografía (Inegi), que con-
tabiliza por igual los homicidios dolosos
que los culposos, lo que hace crecer des-
proporcionadamente la tasa.
La dependencia estatal reconocía en
ese momento 0.76 homicidios dolosos por
cada 100 mujeres. Sin embargo, un estu-
dio elaborado por la Cámara de Diputados
confirmó que entre 2006 y 2007 el Estado
de México fue la entidad con más críme-
nes contra mujeres: 299; lo siguieron el
Distrito Federal (244), Michoacán (202),
Guerrero (120), Veracruz (135), Jalisco
(119) Puebla (109), Baja California (105),
y el resto con menos de 100, incluyendo a
Chihuahua (84).
En 2009 las tendencias cambiaron. La
PGJEM reveló que de enero a agosto de
ese año alrededor de 75 menores de edad
habían sido asesinadas y que hasta el día 4
de este último mes se reportaron 108 ho-
micidios dolosos de mujeres. Así, la cifra
de feminicidios en lo que iba del sexenio
se elevaba a 664, la mayoría cometidos en
Ecatepec, Nezahualcóyotl, Chimalhua-
cán, Cuautitlán Izcalli, Tlalnepantla, Ati-
zapán, Valle de Chalco y Toluca.
Así lo confirmó, en un reporte de no-
viembre de ese año, la Comisión de De-
rechos Humanos del Estado de México:
desde 2005, cuando se inició el gobierno
de Peña Nieto, hasta el 14 de agosto de
2009, 644 mujeres fueron asesinadas en
forma violenta. Fueron torturadas y viola-
das. El 54% de esos crímenes se concen-
tró en 10 de los 125 municipios del estado.
Un reporte de la CMDPDH señala que
de los 922 casos registrados entre 2006
y el año pasado, 303 mujeres fallecieron
por disparo de arma de fuego; el resto por
traumatismos craneoencefálicos, heridas
punzocortantes y asfixia: “Es decir, seis
de cada 10 mujeres asesinadas en el Esta-
do de México fueron victimadas en actos
con un alto grado de violencia”.
Durante la inauguración del foro Aná-
lisis de la situación del feminicidio en el
Estado de México, el 25 de mayo pasado,
la representante de la organización Visión
Mundial México Asociación Civil, Veró-
nica Abreu Rivera, informó que hasta esa
fecha se tenía registradas a más de 1 millón
700 mil mujeres que padecían violencia en
su ámbito privado, de las cuales cerca de
200 son asesinadas cada año.
De acuerdo con el mencionado repor-
te de la CMDPDH, 551 de los cadáveres
de mujeres fueron encontrados en lugares
públicos, como centros comerciales, hote-
les, calles, avenidas, carreteras y caminos
vecinales, mientras que 334 se localizaron
en casas.
“El OCNF ha constatado que existe
una relación directa entre el lugar y la for-
ma en que fueron encontrados los cuerpos
de las víctimas. Cuando éstas son loca-
lizadas en lugares públicos se observan
actos de violencia, como la vejación, mu-
tilación, tortura, putrefacción, desnudez,
quemaduras o partes del cuerpo cercena-
das”, se indica en el documento.
En 56.72% de estos crímenes, las au-
toridades no han identificado al homicida.
Sólo en 35.47% de los casos se sabe quién
cometió el crimen, porque se trata de un
conocido, ya sea pareja, familiar o vecino.
El 46% de estas víctimas tenía entre 11 y
30 años. Además, desconocen la identidad
de 99 de las 992 mujeres asesinadas en el
periodo mencionado.
“Si bien 43% de las mujeres asesina-
das son originarias del Estado de México,
27% son originarias de otra entidad o país
y el 30% restante corresponde a mujeres
12 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
En el Estado de México los asesinatos de mujeres se incremen-
taron a tal grado que Toluca superó a Ciudad Juárez. Y las auto-
ridades no resuelven los casos, pero los atribuyen a la violencia
intrafamiliar o culpan a las víctimas de su propia muerte. No
sólo es incapacidad: cuando organizaciones civiles pidieron
que se emitiera una alerta de género ante la multiplicación
de los feminicidios, el Inmujeres y el gobierno mexiquense se
rehusaron porque lo interpretaron como un ataque político al
gobernador Enrique Peña Nieto. Con esta decisión, dice una
defensora de derechos humanos, las mexiquenses quedan en
calidad de “desechables” para la justicia.
D
a
v
id
D
e
o
la
rte
Indolencia
de Peña Nieto, ante la ola de
feminicidios
14 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
de las que se desconoce su lugar de ori-
gen”, destaca el informe.
En el reporte se dice también que en
la mayoría de esos crímenes registrados
por la PGJEM se inició una averiguación
previa, pero sólo en 42% de ellos se logró
hacer una consignación.
Aunque internacionalmente a los ho-
micidios dolosos contra mujeres se les
conoce como feminicidios, en el Estado
de México este delito se tipificó como tal
apenas en marzo pasado, con penas que
van de los 40 a los 70 años de prisión.
Alerta de género, ignorada
En diciembre de 2010, el OCNF y la
CMDPDH solicitaron al gobierno de Peña
Nieto que declarara una alerta de género por
los alarmantes niveles de violencia contra
las mujeres en territorio mexiquense.
La petición se basó en datos de la PG-
JEM, que reportó 4 mil 773 denuncias por
violación en sólo año y medio, así como
922 homicidios dolosos contra las muje-
res entre enero de 2005 y agosto de 2010.
Sin embargo, en enero de 2011 el Sis-
tema Nacional para Prevenir, Atender,
Sancionar y Erradicar la Violencia, del
Instituto Nacional de las Mujeres (Inmu-
jeres), declaró improcedente la solicitud.
A decir del director de la CMDPDH,
Sergio Méndez, dicha resolución es anti-
constitucional porque se basó en criterios
políticos, no jurídicos: “Los argumentos
versaron en que era un ataque a Peña Nieto
porque era muy popular, que nosotros está-
bamos manipulados por quién sabe quién”.
En febrero de 2011, esa organización
y el OCNF solicitaron un amparo directo
ante el Juzgado Noveno en Materia Ad-
ministrativa del Distrito Federal contra
la resolución infundada y por “la incons-
titucionalidad del reglamento decretado
por el Ejecutivo, en el sentido de que el
Sistema Nacional para Prevenir, Atender,
Sancionar y Erradicar la Violencia… debe
resolver este tipo de quejas, cuando en el
pasado eran resueltas por la Secretaría de
Gobernación.
“Lo que hizo el presidente de la Re-
pública –destaca Méndez– es quitar los
derechos mediante la adopción de un re-
glamento que entorpece el procedimiento.
Un reglamento inconstitucional que otor-
ga competencia y facultades de interven-
ción a autoridades que no tenían por qué
interponerse, porque la Ley General de
Acceso de las Mujeres a una Vida Libre
de Violencia no lo permite. Entonces, en
términos del reglamento, contrario a lo
que dispone la ley, Gobernación queda
como mero vocero de la decisión del co-
lectivo. Con eso Calderón se quita la carga
de asumir un costo político de la alerta de
género”. El tema sigue a debate en el Po-
der Judicial de la Federación.
Para la abogada Anayeli Pérez Garri-
do, también integrante de la organización,
con esta resolución los gobiernos federal
y mexiquense colocaron a las mujeres en
estado de indefensión y las convirtieron
prácticamente en “desechables”.
Califica de “discriminatorias” las de-
claraciones del procurador mexiquense,
Alfredo Castillo, ya que, sin haber inves-
tigado a fondo caso por caso, “Castillo
concluye que la violencia feminicida en el
Estado de México se debe principalmente
a la violencia intrafamiliar, y eso se refuer-
za con declaraciones de otros funcionarios
públicos que dicen lo mismo: que la mayo-
ría de los casos son cometidos por la pareja
de la víctima. Pero es erróneo”.
Recuerda que en 57% de los casos la
PGJEM desconoce quién es el agresor
y en 35% se sabe que fue la pareja o ex-
pareja sentimental de la víctima. “Es un
aproximado, pero llegan a esa conclusión
por cifras parciales”, matiza.
La intención de declarar la alerta de
género es por ese 57% de homicidios sin
resolver, dice Pérez Garrido, y cuestiona
la falta de información de las autoridades,
que no documentan los feminicidios ni si-
quiera para contar con estadísticas.
“Las autoridades dicen que asesinan
a mujeres por su falta de valores, por ser
alcohólicas, por laborar en actividades de
alto riesgo como ser prostitutas o meseras,
por maltrato infantil... Hacen una lista con
eventuales causas catalogadas por este-
reotipos fuera de la realidad y de sus pro-
pias cifras. Sus conclusiones son absurdas
y evidencian que no les importa la proble-
mática”, denuncia.
Si se comparan los feminicidios con
los asesinatos de varones, dice, se encuen-
tra que a las mujeres las asesinan por cues-
tiones de género, no por involucrarse en
riñas, asaltos u otros delitos: “En los casos
que se documentan se evidencia el maltra-
to, el odio hacia la mujer, porque no sólo
fue asesinada: previamente la violaron, la
torturaron, la mutilaron. Esa saña refleja
el odio y la misoginia que caracterizan al
feminicidio. El uso excesivo de la fuerza
es la causa de la muerte. No es homicidio
doloso, es feminicidio por la forma en que
las asesinan, además de la connotación
sexual que presenta un alto porcentaje de
casos”.
La litigante comenta que con sus con-
clusiones los funcionarios mexiquenses
están mandando el mensaje de que las mu-
jeres son asesinadas porque “están meti-
das en malos pasos, usan minifalda o salen
a altas horas de la noche. Se las culpabili-
za de su propia muerte”.
Como ejemplo, narra el caso de una
joven cuyo cuerpo fue hallado en un pa-
radero de Izcalli. El esposo y la madre de
la víctima interpusieron la denuncia en la
dependencia encargada de investigar los
feminicidios en ese municipio, pero la lí-
nea de investigación consistió en cuestio-
nar qué hacía la muchacha en ese paradero
a las cinco de la mañana, y con minifalda.
“Concluyeron que fue el sancho”, dice la
litigante, indignada.
El pasado 13 de junio el Inmujeres lan-
zó su campaña “Ya basta de violencia con-
tra las mujeres”. En ella se informa que
en México una mujer es agredida cada 15
segundos; una es violentada sexualmente
cada nueve minutos, y en uno de cada tres
hogares son víctimas de maltrato emocio-
nal, intimidación, abuso físico y sexual.
La dependencia federal señala que
diariamente seis mujeres mueren violenta-
mente, 4% de ellas en su propio hogar, y
que 85% de los casos de agresión denun-
ciados en el país quedan impunes.
ESTADO DE MÉXI CO
D
a
v
id
D
e
o
la
rte
Carretera México-Toluca. Otra muerte anónima
F
o
to
: C
e
jil
víctimas y sus familias, Luz Estela Castro y
Gabino Gómez, del Cedehm; Emilia Gonzá-
lez, del Cosyddhac, y María de Jesús Alvara-
do Espinosa, hermana de Nitza Paola, exter-
naron su rechazo a que las indagatorias sean
llevadas en el fuero militar y se negaron a
participar en reuniones en las que haya mi-
litares, menos cuando la respuesta a sus de-
nuncias han sido el acoso y las amenazas.
El relato de María de Jesús
María de Jesús expuso a los jueces cómo ha
sido hostigada su familia después de haber
denunciado a miembros del Ejército:
“Cuando denuncié la llamada que hizo
mi hermana (Nitza, el 3 de febrero de 2010,
que estaba secuestrada) acudí a la autoridad.
Al día siguiente mi casa, la casa de la ma-
má de Rocío en el poblado (Benito Juárez)
y la de mi tío José –el padre de José Ángel
Alvarado– estaban rodeadas por elementos
militares; cuando acudí ante el coronel del
Operativo Conjunto Chihuahua en la V Zo-
na Militar y ante el coronel del 35 Batallón,
la respuesta de ellos fue que yo tenía antece-
dentes penales por robo en casa-habitación,
lo que es totalmente una mentira.”
Comentó a los jueces que dudó en acu-
dir a rendir su testimonio a San José, por-
que a pesar de la desgracia por la que pa-
sa su familia, las hijas de Nitza Paola, que
ahora están a su cargo, han salido adelan-
te. “Les hicieron un reconocimiento por su
promedio de 10 y yo no estuve con ellas.
Por eso les pregunto: ¿qué puede esperar
mi familia después de haber asistido a es-
ta reunión?”.
Explicó que para eludir la responsabili-
dad de los miembros de las Fuerzas Arma-
das las autoridades “dicen que no es ver-
dad, que el Ejército no ha tenido operativos
en ese poblado, cuando estuvieron tres se-
manas hospedados ahí. Todos en el pueblo
los vimos y una semana antes de que se lle-
varon a mis familiares acudieron a mi casa
a pedir información sobre un taller”.
Gabino Gómez, de la Cedehm, expli-
có a los jueces que la desaparición forza-
da de los Alvarado ocurrió en medio de la
aplicación de los operativos militarizados
en Chihuahua bajo el pretexto del comba-
te al crimen organizado.
Apoyado en diapositivas presenta-
das en pantallas del salón de sesiones de
la Corte, Gómez Escárcega especificó que
en la región donde desaparecieron los Al-
LA GUERRA DE CALDERÓN
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 17
S
AN JOSÉ DE COSTA RICA.- En
seguimiento de la pauta mar-
cada por Felipe Calderón de
apoyar a las Fuerzas Armadas
en su guerra contra el narco-
tráfico, representantes de su
gobierno dejaron claro a los
jueces de la Corte Interamericana de Dere-
chos Humanos que defenderán con todo a
los miembros del Ejército, pese a los con-
tundentes señalamientos de que han incu-
rrido en delitos de lesa humanidad.
Al menos eso se apreció en la audiencia
del 28 de junio en la sede del tribunal inte-
ramericano en esta ciudad, a donde Méxi-
co fue convocado por incumplir las medi-
das ordenadas por el órgano de justicia de
la OEA a favor de 37 personas.
Los agraviados son Nitza Paola Alva-
Ante la Corte de San José,
El martes 28 de junio, en la capital de Costa Rica, jueces de
la Corte Interamericana de Derechos Humanos exhibieron
a la delegación mexicana en su intransigencia y cerrazón
al defender a ultranza el fuero castrense, así como en su
falta de sensibilidad para atender a los familiares de quie-
nes han sido violentados por el Ejército. En una audiencia
pública efectuada en San José, en la que estuvo presente
la reportera de Proceso, indignaron a los asistentes las
torpes e intolerantes intervenciones de los representantes
del gobierno de Felipe Calderón.
GLORIA LETICIA DÍAZ
rado Espinoza, Rocío Alvarado Reyes y
José Ángel Alvarado Herrera y 33 de sus
familiares, y la defensora Emilia González
Tercero, integrante de la Comisión de So-
lidaridad y Defensa de Derechos Huma-
nos (Cosyddhac), una de las organizacio-
nes civiles que litiga el caso junto con el
Centro de Derechos Humanos de las Mu-
jeres (Cedehm) y el Centro de Derechos
Humanos Paso del Norte.
Audiencia atropellada
La audiencia en torno al caso de la familia
Alvarado fue pública, aun cuando, desde
que fue llamado a cuentas por el tribunal
de la OEA, el gobierno de Calderón pugnó
por hacerla privada “para resguardar la in-
formación de las investigaciones”.
El gobierno calderonista sí logró que el
contenido de la diligencia no se transmitie-
ra en vivo por internet. El acuerdo se tomó
en una reunión con las partes, encabezada en
la víspera de la audiencia por el presiden-
te de la Corte Interamericana, el peruano
Diego García-Sayán, a petición del coronel
Aníbal Trujillo Sánchez, adscrito a la Di-
rección General de Derechos Humanos de
la Secretaría de la Defensa Nacional (Se-
dena), quien aseguró que “sería terrorífico”
que la sesión del 28 de junio se difundie-
ra en la red.
Según asistentes a la reunión previa, el
militar insistió en que no se diera informa-
ción del contenido de las investigaciones
por “seguridad del personal militar pre-
suntamente involucrado”.
En la audiencia, los representantes de las
torpeza
e intransigencia
16 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
Lo que se discuta en el pleno de la
Suprema Corte únicamente versará sobre
las obligaciones del Poder Judicial, pero
si sus integrantes actuaran en consecuen-
cia con el respeto a los derechos huma-
nos, el mensaje será claro: no se seguirán
consintiendo declinaciones de las instan-
cias civiles hacia las militares.
No se trata entonces de que cada po-
der se deslinde de lo que compete a los
otros, sino de que, en conjunto, como ór-
ganos del Estado mexicano, contribu-
yan dentro de sus atribuciones al respeto
irrestricto de los derechos humanos.
En esa línea, apenas hace dos sema-
nas, en la ceremonia para asumir el com-
promiso de cumplimiento de la sentencia
del caso Cabrera y Montiel (campesi-
nos ecologistas), Gobernación recordaba
la iniciativa presidencial para excluir del
fuero militar los delitos de tortura, desapa-
rición forzada de personas y violación, y
achacaba al Congreso que no se ha modi-
ficado todavía el artículo 57 del Código
de Justicia Militar. Por supuesto, olvida-
ba a conveniencia que la Corte Interame-
ricana ya ha reclamado que esa iniciativa
no es suficiente. En torno a ello, la Supre-
ma Corte podrá cerrar la incertidumbre
al sentar como criterio que la jurisdic-
ción castrense no debe conocer de ningu-
na violación ni delito cometido en con-
tra de civiles.
La segunda obligación para la Su-
prema Corte que deriva de la sentencia
del caso Radilla es la de darle entrada al
“control de convencionalidad”. Este con-
trol conlleva el deber de tomar en cuenta
lo dispuesto en tratados internacionales,
incluidas las interpretaciones en desarro-
llo de sus disposiciones a la hora de juz-
gar la validez de los actos de autoridad.
Sobre esta cuestión, lo que se espera de
la Suprema Corte de cara a la reforma cons-
titucional de derechos humanos publicada
el pasado 10 de junio es que secunde que
toda autoridad, en el ámbito de sus compe-
tencias, debe respetar y garantizar los dere-
chos humanos de acuerdo con los más altos
estándares en favor de las personas prove-
nientes de la sede internacional.
Adicionalmente a esas dos obligacio-
nes, seguramente no habrá objeción para
asumir el deber de capacitar a integrantes
del Poder Judicial en el conocimiento de
los precedentes de la Corte Interamerica-
na. Aparte de lo anterior, lo que decida la
Suprema Corte nos permitirá observar su
disposición a no regatear su función de
garante de derechos al menos en dos te-
mas más, que si bien no se incluyen co-
mo acciones expresamente ordenadas en
la sentencia del caso Radilla, de su lectu-
ra íntegra pueden desprenderse como in-
terpretaciones sobre derechos humanos
que contribuyen a superar carencias has-
ta hoy secundadas.
Uno de esos temas es la publicidad de
expedientes penales, siempre para quie-
nes son partes en los procesos conducen-
tes (como contracara de la obligación de
realizar investigaciones efectivas) y, en
casos de interés público, para cualquiera.
El segundo es la procedencia del juicio
de amparo en todo aquel caso en que es-
té involucrado cualquier derecho de víc-
timas u ofendidos en procesos penales.
Por esos motivos la sociedad debe es-
tar atenta a los debates del pleno, pues tam-
bién es exigible una rendición de cuentas
para la Suprema Corte. O
* Codirector de Litiga, Organización de Litigio
Estratégico de Derechos Humanos, A.C. (Litiga OLE)
G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
tenda sentar a los beneficiarios de las me-
didas provisionales con funcionarios de la
Sedena en cada reunión en la que se abor-
dan los posibles mecanismos de protección.
De la aparente “solidaridad por el do-
lor y respeto por las víctimas”, que mani-
festó en su primer discurso, el subsecreta-
rio para Asuntos Multilaterales y Derechos
Humanos de la Secretaría de Relaciones
Exteriores, Juan Manuel Gómez Robledo
Verduzco, cabeza de la delegación mexi-
cana, pasó a la actitud autoritaria tras es-
cuchar a representantes, beneficiarias y
enviadas de la Corte.
En su primera intervención ante los jue-
ces de la Corte, Gómez Robledo mencionó
el encuentro del pasado 23 de junio entre
Felipe Calderón y las víctimas de la guerra
contra el narcotráfico, encabezadas por el
poeta Javier Sicilia, como un ejemplo de la
disposición del jefe del Ejecutivo de some-
terse “al escrutinio de la sociedad”.
En su réplica, el embajador negó que
la desaparición forzada de los Alvarado se
haya dado en un contexto de “ocupación
militar” y que “se hable de que, so pretex-
to de la lucha contra el crimen organizado,
el gobierno ha hecho tal o cual cosa”. Con-
sideró inaceptable el rechazo de las partes
a la presencia militar en reuniones de apli-
cación de las medidas provisionales y al
fuero militar.
“Sorprende a la representación del Es-
tado que haya una aseveración en el senti-
do de que la mera presencia de representan-
tes de la Sedena en las reuniones (…) per se
represente una situación de riesgo para los
beneficiarios de las medidas”, dijo.
Añadió: “No sólo nos sorprende sino
que no lo podemos aceptar. Mientras que
subsista en México la competencia que se
surte a favor de la jurisdicción militar, la
participación de representantes de esa Se-
cretaría de Estado se antoja necesario”.
Gómez Robledo turnó la responsabili-
dad al Congreso por no haber dictaminado
la iniciativa de reforma al Código de Justi-
cia Militar enviada por Calderón al Sena-
do, como ordenó la Corte Interamericana
en cuatro sentencias por violaciones a los
derechos humanos cometidas por miem-
bros de las Fuerzas Armadas contra civiles.
La titular de la Unidad para la Promo-
ción y Defensa de los Derechos Humanos
de la Secretaría de Gobernación, Omehei-
ra López Reyna, se mostró intolerante,
tanto que más de un miembro del tribunal
arqueó la ceja en señal de preocupación,
mientras que entre el público hubo expre-
siones de reprobación.
La tamaulipeca López Reyna, exdipu-
tada federal panista, insistió atropellada-
mente: “Lo que no podemos permitir, y
quisiera dejarlo claro, es que se descalifi-
Calderón. Otra vez en el banquillo
LA GUERRA DE CALDERÓN
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 19
L U I S MI G U E L C A N O L Ó P E Z *
En los próximos días la Suprema Cor-
te de Justicia de la Nación discutirá sus
obligaciones en torno al cumplimiento
de la sentencia dictada por la Corte In-
teramericana de Derechos Humanos en
el caso Radilla Pacheco. Lo que se de-
termine en su pleno trasciende este asun-
to en particular, no solamente porque im-
pactará en los demás fallos subsecuentes
en los que se condenó al Estado mexica-
no por violaciones a derechos humanos,
sino porque se abre la posibilidad para
que se modifique el grado de compromi-
so que el Poder Judicial federal tiene, en
los hechos y más allá de discursos, con la
garantía de tales derechos.
En este marco vale la pena recordar
las obligaciones para la Suprema Corte
que derivan de la sentencia del caso Ra-
dilla y la forma en la que su observancia
podría ayudar a mejorar la penosa situa-
ción que vive México por las constantes
violaciones a los derechos humanos.
Primero tiene que acotarse la jurisdic-
ción militar. Hoy el gobierno insiste en que
al personal castrense involucrado en viola-
ciones de derechos de civiles se le juzgue
ante tribunales militares. Esto, según han
documentado múltiples instancias civiles,
se ha traducido en impunidad y falta de ac-
ceso a la justicia para las víctimas.
Pues bien, la Suprema Corte de Justi-
cia de la Nación tiene el deber de dejar de
avalar la extralimitación del llamado “fue-
ro militar”, sentando un precedente en el
que se recuerde lo contenido en el artículo
13 constitucional y lo que tantas veces se
le ha reiterado al gobierno mexicano en la
sede internacional: que en ningún caso y
por motivo alguno los tribunales militares
pueden conocer de casos en los que se in-
volucren civiles, incluidos aquellos en que
éstos son víctimas u ofendidos.
Con ello, el gobierno tendría que mo-
dificar su política actual en temas de se-
guridad y combate a la delincuencia, a la
par que el Congreso tendría que precisar
las atribuciones de las Fuerzas Armadas
y sus controles en temas de seguridad na-
cional, sobre todo en su vertiente de se-
guridad interior.
La Corte frente a la Corte
F
o
to
: C
e
jil
varado “es común ver a los policías y mili-
tares que actúan con absoluta impunidad,
llegan a las comunidades y roban, extor-
sionan, torturan, secuestran, violan y des-
aparecen personas”, pero donde también
impera el miedo a denunciar, “porque son
las mismas autoridades las que cometen
los delitos”.
Uno de los efectos del Operativo Con-
junto Chihuahua, acotó, fue el incremento
de las denuncias por violaciones a los de-
rechos humanos: “Mil 17 abusos militares
y policiacos” denunciados entre marzo de
2009 y abril de 2010.
Emilia González Tercero desmintió
los informes de cumplimiento de las me-
didas provisionales presentados a la Cor-
te por el gobierno calderonista en los que
asegura que proporcionó teléfonos celula-
res a María de Jesús Alvarado y a Luz Es-
tela Castro, así como atención terapéutica,
afirmaciones que “carecen de veracidad”.
De lo que para el gobierno mexicano
significó una concesión –otorgamiento de
actas de nacimiento y exenciones de pago
para la obtención de 33 pasaportes–, Gon-
zález Tercero comentó que se trata de una
medida preventiva de la familia Alvarado
“por si es necesario que abandonen el país,
ante la incapacidad de brindarles seguri-
dad y proteger así sus vidas”.
En participaciones por separado la abo-
gada Castro Rodríguez y las representantes
de la Corte Interamericana, la secretaria ad-
junta Elizabeth Abi Mershed y Silvia Serra-
no Guzmán, manifestaron su preocupación
por la existencia de tres averiguaciones pre-
vias en tres instancias que no tendrían com-
petencia para investigar la desaparición for-
zada de Nitza, Rocío y José Ángel.
Además de la indagatoria en el fuero
militar, hay otras dos, una abierta por la
Fiscalía Especial para los Delitos de Vio-
lencia contra las Mujeres y Trata de Per-
sonas y una más en la Unidad de Personas
Ausentes o Extraviadas, de la Procuradu-
ría General de Justicia de Chihuahua.
Serrano Guzmán cuestionó que a 18
meses de la desaparición forzada de los jó-
venes, no haya avances, que se hayan incre-
mentado los riesgos contra las familias y
sus representantes y, peor aún, que se pre-
La audiencia del 28 de junio. Testimonios inculpatorios
18 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
No ha quedado atrás la euforia que marcó el inicio del
Movimiento Nacional por la Paz con Justicia y Digni-
dad, pero sus integrantes ya pueden mirar críticamen-
te lo que han logrado, advertir lo que aún les falta y
evaluar a sus líderes. El diálogo con el presidente Fe-
lipe Calderón suscitó críticas de analistas, pero tam-
bién les dio expectativas a personas que habían sido
ignoradas y humilladas por sistema en todas las ins-
tancias de gobierno. “Estamos escépticos de que haya
un cambio –dice el chihuahuense Gabino Gómez–, y
más viendo a un Calderón terco, empecinado, aguan-
tándose el coraje, y aunque lo capitalice políticamen-
te, ¿qué perdemos con intentar?”
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
Dejaron
de ser invisibles...
quieren investigar paraderos y les renovó
la desfallecida esperanza a esas mujeres y
a las familias de las 10 mil personas que,
se calcula, han desaparecido este sexenio.
Esas mujeres que se han organizado con
otras en una red de familiares con personas
desaparecidas en Coahuila, Chihuahua, Ta-
maulipas, Durango, Baja California y Nue-
vo León aprovecharán los nuevos vientos
para pedir que la PGR cree una subprocura-
duría especializada en desaparición de per-
sonas, atraiga todos los casos e instituya un
banco nacional de información genética de
familiares de víctimas y desaparecidos en
todo el país que trabaje bajo estándares inter-
nacionales, con asesoría de expertos. Quie-
ren también que se tipifique el delito por
igual en todos los estados.
Tras el relato de “la compañera Yolan-
da” –conocida por todas desde antes de in-
tegrar Fuundec porque pagó espectaculares
por toda La Laguna pidiendo datos sobre el
paradero de su hijo Dan Jereemel–, las mu-
jeres empiezan a discutir cómo pagarán el
viaje, revisan el estatus de sus expedientes,
checan a quiénes les faltan los resultados
de las pruebas de ADN y se ayudan a llenar
formatos donde tendrán que volver a deta-
llar las características de los seres amados:
si tenían un hueso luxado, un tatuaje o una
corona sobre una muela que pudiera ayudar
a identificarlos.
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 21
MARCELA TURATI
T
ORREÓN, COAH.- Rodeada de
un grupo de madres con el co-
razón igual de machucado que
el suyo, la señora Yolanda Mo-
rán detalla teatralmente cómo
se coló al diálogo entre víctimas
de la violencia y Felipe Calde-
rón. Sus interlocutoras se mueven nervio-
sas en su silla, cuando escuchan su clamor
de madre se enjugan las lágrimas y al fi-
nal aplauden las agallas de su paisana, a la
que llaman “tacleadora”. Una de ellas grita
emocionada: “¡Cuando vi la televisión y vi
a mi compañera ahí sentada dije: ‘tenemos
un problema resuelto!’”.
En la reunión festejan lo que aparenta
ser un logro y les renueva la maltrecha es-
peranza de encontrar con vida al familiar
que les desaparecieron: haber sido escu-
chadas por el presidente.
Antes de que su compañera Yolanda lle-
gara al Castillo de Chapultepec todas reco-
rrieron un largo viacrucis: insistieron ante
funcionarios sordos para que ubicaran el
paradero de sus familiares perdidos, tapi-
zaron las calles con carteles de “ayúdanos
a localizarlo”, hicieron antesala en ofici-
nas de políticos, se convirtieron en detecti-
ves de sus propios casos, solicitaron ayuda
al gobernador, atajaron al presidente en sus
giras, fundaron una organización de bús-
queda, se plantaron semanalmente con fo-
tos de los suyos afuera de la sede de go-
bierno local, viajaron a México, marcharon
ante Palacio Nacional, tocaron –incluso–
las puertas de la ONU, pero ninguna consi-
guió recuperar a su hijo.
No fue sino hasta que la televisión en-
focó a su compañera reclamando que los
desaparecidos no son daños colaterales si-
no hijos de todas ellas, que aunque “no se
apellidan Martí ni Wallace ni Fernández de
Cevallos, los amamos igual”, y que rogó al
presidente que los buscaran entre los vivos
y no en fosas, que dejaron de ser invisibles.
“Cuando me despedí de Calderón yo no
le soltaba la mano y le dije en corto: ‘Ayúde-
nos a encontrarlos, por el amor de Dios’ (…)
Él dio la orden a la PGR y el día 23 de julio
nos esperan a todas las familias. Todos va-
mos a participar y tener voz y mostrar la or-
ganización que tenemos”, anuncia Morán a
sus interlocutoras y el puñado de hombres
que las acompañan, que vuelven a aplaudir.
Entre los asistentes al encuentro en el
Castillo de Chapultepec, Morán represen-
taba a las 185 familias integradas a Fuun-
dec, la organización que aglutina el drama
de los desaparecidos en Coahuila, un esta-
do donde ocurren desapariciones masivas.
La fuerza del Movimiento Nacional por la
Paz con Justicia y Dignidad, encabezado
por el poeta Javier Sicilia, logró el acceso
al jefe máximo de los funcionarios que no
que a las instituciones... que el día de la
reunión nos señalen que no permiten que
esté presente tal dependencia, como es el
caso de la Defensa Nacional.
“Nos lo han dejado claro y eso no lo
podemos permitir, el descalificamiento
(sic) a las instituciones. Podrá haber seña-
lamientos precisos a elementos, que están
integrados en las averiguaciones previas
específicamente, por eso hay averiguacio-
nes previas integradas por la Procuraduría
Militar y por eso hay el interés de hacerlo,
pero no podemos aceptar por parte del Es-
tado (sic) el descalificamiento (sic) a las
instituciones.”
Delegación regañada
La juez jamaiquina Margarette May Ma-
caulay, abogada con amplia experiencia
en la defensa de mujeres y niños, no de-
jó pasar la oportunidad para manifestar su
indignación por las expresiones de López
Reyna, quien a pesar de las observaciones
severas mantuvo congelada su sonrisa.
Macaulay, quien se ha distinguido por
su sensibilidad en las audiencias en las que
México ha sido juzgado, trató de suavizar el
regaño a la funcionaria al señalar que tal vez
por “ser joven y exuberante” –según la tra-
ducción simultánea– se había atrevido a re-
probar las expresiones de los demandantes
y le recordó que “en un Estado democrático
todo ciudadano tiene derecho no solamen-
te a criticar, sino también a decir: ‘No voy a
participar en ningún tipo de reunión, en nin-
gún tipo de actividad, con algún miembro
del Estado’. Es su derecho”.
Consternada, la juez sostuvo que le
sorprendía que “un funcionario del Estado
pueda decirles a los miembros de una fa-
milia que han pasado por una experiencia
tan traumática que no se les permite com-
portarse de tal o cual manera, en cuanto a
una institución del Estado que según ellos
violó los derechos de su familia.
“Eso me preocupó. Y si un alto fun-
cionario gubernamental puede decir algo
así aquí, en este tribunal, entonces qué di-
rán funcionarios de más bajo rango o có-
mo pueden actuar. De manera que tal vez
se hayan violado los derechos de los ciu-
dadanos”, dijo.
Pese a las observaciones, ni Gómez Ro-
bledo ni López Reyna corrigieron su postura.
Macaulay volvió a la carga contra Ló-
pez Reyna, quien insistió en reprobar el
descalificamiento a la Sedena por parte de
los afectados:
“No creo que usted esté entendiendo es-
to. Si usted dice que no podemos permitir,
que no lo haremos, que no se hará, enton-
ces usted no está entendiendo lo que vive
esta gente. Lo primero es entender para po-
der concertar y crear confianza, y si no hay
confianza no hay avance. El Estado está en
una situación de poder y control en este ca-
so, el Estado es el que debe ceder y ser sen-
sible para que haya algún avance; para que
algo pase tenemos que crear confianza.”
El juez argentino Leonardo Alberto
Franco, quien frecuentemente asume posi-
ciones moderadas, secundó a la jamaiquina:
“Esta audiencia me ha preocupado
porque no veo que tengamos un nivel que
se profundice y que esté a la altura de la
gravedad de los hechos. No podemos ser
indiferentes a una madre que dice: ‘No sé
cómo explicar el tiempo que he pasado en
esta audiencia’ (…)
“No podemos avanzar en estos proble-
mas tan agudos sobre la base de la falta de
confianza, sobre un diálogo que es frag-
mentado. El problema es suficientemente
grave, pero tengo la impresión de que nos
estamos quedando cortos de la sensibili-
dad de estos problemas.”
García-Sayán invitó a los implicados a
llegar a acuerdos informales en la sala de
audiencias, luego de que González Roble-
do pidió a las representantes de la Corte
que participaran en las reuniones.
En la improvisada reunión, a petición
de los representantes y las beneficiarias, se
excluyó a tres militares que habían estado
en la audiencia, entre ellos el coronel Aní-
bal Trujillo.
“No saben cómo nos puede que no es-
tén en este momento los representantes
de la Sedena”, manifestó el subprocura-
dor Jurídico y de Asuntos Internacionales
de la PGR, Jorge Lara Rivera. “Respeto a
las Fuerzas Armadas. Si no fuera por ellas
no sé cómo estaríamos”, agregó Lara tras
llamar a los representantes de las víctimas
a tener confianza en la decisión de Feli-
pe Calderón de disponer de la milicia para
combatir el narcotráfico.
María de Jesús Alvarado, respetuosa
pero firme, levantó la mano: “Respeto su
opinión, pero no estoy de acuerdo. Duran-
te las tres semanas que estuvieron en mi
pueblo los soldados se robaron las pick up
de la gente y las traían como suyas, y a los
dueños los torturaban”.
“Quiero decirle –añadió– que hasta
ahora no sé nada del presidente Calderón.
En febrero de 2010, cuando fue a Ciudad
Juárez (a ver a los familiares de los jóve-
nes asesinados en Salvárcar), yo le entre-
gué a Margarita Zavala un expediente pi-
diéndole que localizara a mis familiares
y que castigara a los responsables. Hasta
ahora no tengo respuesta.”
En la reunión improvisada, Gómez
Robledo fue incapaz de responder a la exi-
gencia de los representantes y de la Corte
de excluir a miembros de la Sedena de las
reuniones de revisión de las medidas pro-
visionales, como condición para retomar
las conversaciones.
“Es algo que por el momento no pue-
do responder”, dijo Gómez Robledo con
preocupación. O
20 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
LA GUERRA DE CALDERÓN
A
cuatro días de haber sido comisio-
nado por la Secretaría de Marina pa-
ra participar en operativos especia-
les en Lázaro Cárdenas, Michoacán,
el marino de 26 años Paolo César Antonio
Cano Montero desapareció. Cuando sus
familiares preguntaron por su paradero, los
mandos superiores de la Armada respon-
dieron que el joven había desertado... y no
lo buscaron.
Esto ocurrió el 28 de octubre de 2010
y desde entonces su familia lo ha intenta-
do localizar sin el apoyo de esa institución,
que acusa al joven de su propia desapari-
ción: considera que huyó, aunque en nin-
gún documento consta que Cano Montero
haya pedido su baja.
“Se comunicaba cada tercer día con su
madre y la última vez habló para decirnos
que había llegado bien, que Lázaro Cárde-
nas estaba muy bonito, que el 28 iba a salir
de comisión, que por favor le depositára-
mos 2 mil pesos... y no volvió a hablar. El
depósito sigue en su cuenta; nunca lo reti-
ró. Sus cosas están en su casillero. ¿Cómo
es posible que nos digan que desertó?”,
señala Gregorio Cano Uribe, padre del
desaparecido.
En sus manos lleva un cartel elabo-
rado por la PGR donde se lee que su hijo
tiene 26 años, mide 1.79, posee un lunar
carnoso del lado izquierdo de la boca y
que el registro de su expediente es el 675/
EXT/2010.
Aunque el señor Cano ha viajado a Mi-
choacán para encontrar pistas sobre su ter-
cer hijo –el menor de la familia–, la procu-
raduría ni siquiera les dio número de acta
cuando denunció su desaparición. En el XX
Batallón de Infantería y Marina el coman-
dante Melquíades Martínez Severo y el
marino Abraham Cervantes Puereco lo re-
cibieron con la noticia de la “deserción” de
su hijo.
Gregorio Cano pidió que le mostra-
ran las pertenencias de su hijo y frente a
él rompieron el candado de su casillero;
constató que su ropa y su celular estaban
ahí. Sólo pudo averiguar que un día su hijo
se fue al centro de la ciudad con dos com-
pañeros y no regresó.
“Estaba contento en la Marina, iba a
cumplir dos años, le gustaba andar en los
operativos. Se sentía importante”, dice a
Proceso.
Derechos humanos
Para ingresar a la Marina Cano Montero
tomó un curso de tres meses (“de mucho
ejercicio, órdenes básicas, historia, de-
recho, disciplina”, según comenta el pa-
dre). Fue dado de alta en la Armada el 1
de abril de 2009. Su número de matrícula
es C-8727009. En la foto del diploma se le
ve con su uniforme. Había estudiado dos
años de bachillerato técnico en radiología,
pero dejó las clases porque le atrajo la vida
policial y entró a Guardias Presidenciales,
donde cuidaba funcionarios.
En sus menos de dos años en la Mari-
na fue asignado a la aduana de Veracruz,
la destrucción de cultivos de mariguana y
amapola en Sinaloa y a reforzar labores en
Monterrey, donde participó en enfrenta-
mientos con bandas del crimen organizado.
La familia ha levantado quejas ante las
procuradurías General de la República y
las generales de Justicia del Distrito Fede-
ral y Michoacán, la Presidencia de la Repú-
blica y la Comisión Nacional de los Dere-
chos Humanos (CNDH).
Recurrió también a la Comisión Mexi-
cana de Defensa y Promoción de los De-
rechos Humanos, que logró la interven-
ción de la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos (CIDH) y que su caso
fuera escuchado por el Grupo de Trabajo
de la ONU sobre Desapariciones Forza-
das o Involuntarias.
A raíz de su encuentro con los repre-
sentantes de la ONU, el trato gubernamen-
tal hacia la familia cambió: la Subprocu-
raduría de Justicia de Michoacán le pidió
que acudiera a Lázaro Cárdenas a ampliar
su denuncia, para que no quedara como
acta circunstanciada. A su vez, la CNDH
realizó diligencias en Michoacán y solicitó
muestras de ADN a la familia para cotejar-
las con cuerpos encontrados.
Sin embargo, la Secretaría de Marina
mantiene su indiferencia. Cada sema-
na, cuando Gregorio Cano llamaba para
pedir informes, le inventaban nuevos ha-
llazgos. A veces le decían que habían en-
contrado un cuerpo parecido al de su hi-
jo; después lo negaban. Incluso le dijeron
que habían averiguado que el muchacho
había sido forzado a subir a un auto. Por
el desgaste emocional el hombre ya dejó
de llamarles. O
El marino que desapareció...
en tierra
MARCELA TURATI
pensar en la posibilidad de que surjan unos
10 líderes en el camino”, expresa Sando-
val a propósito de las críticas que ha reci-
bido el movimiento.
El sacerdote Pedro Pantoja, actor cen-
tral desde la diócesis de Saltillo en la lucha
de los derechos de los migrantes y quien
se oponía al diálogo con el Ejecutivo, se-
ñala que lo fundamental es crear una sim-
biosis entre el movimiento recién surgido
y las organizaciones regionales que duran-
te años han trabajado con víctimas de vio-
laciones a sus derechos humanos.
“El movimiento es un espacio nuevo
que no lo es todo pero que es parte de un
proceso muy grande en el que entramos to-
dos. Todos somos parte de la caravana y eso
es un aliciente. El reto es no dejar aislado al
movimiento o que Sicilia no se alíe con to-
do el proceso que llevamos. Ni él sin noso-
tros ni nosotros sin él”, dice a Proceso.
Miguel Valdez, miembro de la agrupa-
ción ciudadana Laguneros por la Paz, ve
este nuevo impulso como una oportunidad
para construir vínculos entre procesos so-
ciales y para que todas las organizaciones
salgan fortalecidas.
“Sicilia creó un movimiento que puso a
disposición de las víctimas. Habrá que ver
cómo nosotros, que tenemos experiencia, lo
ayudamos. Lo ideal sería lograr lo que se lo-
gró en Guatemala, donde se creó una comi-
sión de la verdad que logró traer a expertos
internacionales que trabajaron con las ONG
y judicializaron los casos”, opina la chihua-
huense Lucha Castro, que a través del Cen-
tro de Derechos Humanos de las Mujeres
(Cedhem) llevó a la Corte Interamericana de
los Derechos Humanos el primer juicio con-
tra el Ejército por la desaparición forzada de
una familia ocurrida en el actual sexenio.
La Caravana del Consuelo planteó a las
organizaciones de atención a víctimas nue-
vos retos y escenarios. Durante el recorri-
do, por ejemplo, quienes participaron en
ella detectaron que en lugares como Duran-
go, San Luis Potosí y Zacatecas faltan agru-
paciones que den sostén a las víctimas que
salieron al camino a expresar su dolor, y de
las que no saben cuál fue su destino.
“En la Caravana surgió la preocupación
de crear una Red Nacional de Víctimas y
podemos poner al servicio de ellos nuestra
capacidad para incidir y atender los casos;
hay que hacerlo por las víctimas”, dice Ga-
bino Gómez, integrante del Cedhem, que
brinda apoyo legal y psicosocial a las per-
sonas traspasadas por la violencia.
Las organizaciones se enfrentan a nue-
vas preguntas: ¿Cómo acompañar a las
víctimas recién descubiertas que salieron a
las calles a manifestar su dolor y pedir ayu-
da? ¿Cómo asumir las expectativas que el
encuentro de Chapultepec crea entre las fa-
milias con víctimas? ¿Cómo lograr que el
movimiento incluya a todos? Las respues-
tas están por construirse… O
LA GUERRA DE CALDERÓN
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 23
Se nota que tienen prisa. Todos los días
la tienen.
“No sabemos si su vida pende de un hi-
lo, si un día están y al otro no van a estar.
Por eso sufrimos instante a instante y que-
remos acciones inmediatas, porque quere-
mos a nuestros hijos y no queremos que
más madres sufran lo que nosotras”, expli-
caría una de ellas el sentir de todas.
“Eso es lo que yo dije –agrega Morán–.
Ya no pierdan tiempo. Si venimos con us-
tedes es que ya agotamos todas las oficinas
en el estado, ya están los expedientes, ya las
pruebas de ADN, ya todo pero no ha habi-
do resultados, y eso es lo que queremos.”
El grupo de mujeres siente ahora que
valió la pena haber superado su miedo a
hablar de su tragedia, haberse organizado
con las madres y esposas que encontraban
en su peregrinaje de oficina en oficina bus-
cando novedades, y de haber marchado al
lado de Sicilia durante la caminata de Mo-
relos al Distrito Federal o la Caravana del
Consuelo hacia el norte. Las que no mar-
charon esperaron al contingente de dolien-
tes en Torreón o en Saltillo, donde los re-
cibieron con comida, hospedajes, globos
blancos, música, un discurso preparado y
el recuerdo a flor de piel.
Fallas y retos
Las familias pondrán a prueba al presiden-
te. Las organizaciones de derechos humanos
que las acompañan dudan de los alcances
que pudiera tener el encuentro de Chapulte-
pec, temen que la gente vuelva a ser defrau-
dada y que sólo se les remueva el dolor. Pe-
ro, por lo pronto, le apuestan a lograr algo.
Los líderes de la Red de Defensoras y
Defensores de Derechos Humanos y Fa-
miliares con Personas Desaparecidas en el
Norte tienen un malestar común: el princi-
pal es que aunque las familias con miem-
bros desaparecidos apoyaron la caravana
–aparecieron en todos los tramos porque
su dolor no les permitió quedarse en casa
indiferentes–, sus demandas fueron vaga-
mente incluidas en el pacto presentado en
Ciudad Juárez. Quedaron hasta el aparta-
do número 9.
“Todo el tiempo durante el recorrido ha-
blaron familiares de desaparecidos, les di-
mos nuestras propuestas pero nos desapa-
recieron del pacto, nos pusieron en el punto
9.4 junto a los indígenas y migrantes, re-
vueltos. No retomaron las voces de las víc-
timas en el acuerdo; parece que no les im-
portó”, critica el joven Jorge Verástegui, que
tiene un hermano y un sobrino desapareci-
dos e integra Fuundec.
Él y varios familiares permanecen es-
cépticos respecto del movimiento.
Tras reunirse en Torreón, donde evalua-
ron los alcances del encuentro de Chapul-
tepec, líderes de varias organizaciones que
acompañaron la caravana o participaron en
M
a
rc
e
la
T
u
ra
ti
la logística estatal para recibir al contingente
coincidieron en que el movimiento enfrenta
una serie de retos que es preciso remontar…
Consultados por Proceso, comentaron
que al grupo que rodea a Sicilia le hace fal-
ta incluir a mujeres; su toma de decisiones
ha sido centralista y le ha costado incluir
nuevos actores; invisibiliza las historias de
luchas regionales en vez de acogerlas para
enriquecerse; le falta preparación política,
y carece de una buena estructura organiza-
tiva y de método de trabajo.
Con todo, la mayoría de las organiza-
ciones opina que estos defectos son su-
perables y pueden atribuirse al hecho de
que el movimiento es muy joven (surgió
en abril, tras el asesinato de Juan Francis-
co, el hijo veinteañero de Sicilia); de he-
cho parecen dispuestas a colaborar para
volverlo más inclusivo.
“Podríamos encontrar muchas razo-
nes para criticar el movimiento de Sicilia,
pero es el movimiento que tenemos y hay
que valorarlo y construir todos desde él. El
valor de la caravana y el diálogo de Cha-
pultepec es importantísimo porque puso
a las víctimas en el espacio público y co-
mo sujetos políticos: no sólo plantearon
sus problemas sino que fueron más allá
de ellos; del problema privado pasaron al
público”, expresa Víctor Quintana, asesor
del Frente Democrático Campesino y de
organizaciones de derechos humanos.
Consuelo Mejía, la religiosa que diri-
ge la organización Ciudadanos en Apoyo
a los Derechos Humanos, A.C. (Cadhac),
que atiende a las familias de desapareci-
dos en Nuevo León, ya ve logros:
“Aunque llevábamos tres años denun-
ciando desaparición forzada, no habíamos
logrado visibilizar el problema dentro del
estado hasta que llegó la caravana y nos
abrió la puerta para que nos atendiera el
procurador y oxigenó nuestra relación con
el gobierno. Ya hemos recorrido muchos
caminos, la gente ha ido a México, al con-
greso federal y a los estatales, con partidos
políticos, con funcionarios y las averigua-
ciones previas no se movían. Nos benefi-
cia que el movimiento nacional nos acoja
y empuje, y si vemos que nomás fue una
tomada de pelo de Calderón emprendere-
mos caminos de resistencia civil pacífica.”
En general, los integrantes de las orga-
nizaciones que atienden a víctimas de la
violencia consideran que el movimiento
les da un impulso y mayores alcances. In-
cluso hablan de integrar una Red Nacional
de Víctimas en la que podrían echar mano
de su experiencia para brindar la atención
psicosocial y jurídica que las víctimas ne-
cesitan con urgencia.
Por ahora están expectantes en cuan-
to a la manera en que habrán de sumarse
al movimiento desde un lugar donde sean
tomados en cuenta y ofrezcan sus conoci-
mientos organizativos.
Gabino Gómez, el barzonista chihua-
huense y defensor de derechos humanos que
llevó la campana durante el recorrido desde
el DF hasta Ciudad Juárez, opina: “A mí la
caravana me dejó marcado, y pese a sus li-
mitaciones voy a seguir. Tenía muchos años
soñando con que un movimiento desperta-
ra y éste llegó a un lugar donde nadie había
podido llegar después de años de lucha, y
aunque estamos escépticos de que haya un
cambio, y más viendo a un Calderón ter-
co, empecinado, aguantándose el coraje,
y aunque lo capitalice políticamente, ¿qué
perdemos con intentar? Las familias tienen
la esperanza de que algo pase”.
En sus análisis coinciden en que la ca-
ravana logró sacar a las calles a la gente que
nunca había salido a expresar su dolor, po-
sicionó a las víctimas como interlocutoras
del gobierno y consiguió que sus demandas
se escucharan en todo el país, así como des-
trabar relaciones oxidadas con autoridades
omisas en procurarles justicia.
Emilia Sandoval, integrante de la Comi-
sión de Solidaridad y Defensa de los Dere-
chos Humanos (Cosyddhac) de Ciudad Juá-
rez, aplaude que mucha gente nueva haya
salido a manifestarse a las calles durante el
paso de la caravana y articular a las Comu-
nidades Eclesiales de Base, las parroquias,
los barrios, el seminario, la casa de migran-
tes y hasta grupos de pandilleros que parti-
ciparon en la logística organizativa.
“Habrá gente a la que no le guste el li-
derazgo de Sicilia, pero es positivo saber
que tenemos un líder que no teníamos ha-
ce cuatro meses, y ese liderazgo nos hace
Reclamogeneralizadopor los desaparecidos
22 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
F
o
to
: P
R
D
AlonsoRaya. Declaraciones incómodas
Y aunque Alonso Raya emitió un co-
municado el 4 de mayo en el que afirmó
que el alcalde de Acámbaro, su correli-
gionario Gerardo Silva Campos, durante
meses trató de comunicarse con el pro-
curador Carlos Zamarripa Aguirre y con
el secretario de Seguridad Pública esta-
tal, Miguel Pizarro Arzate, para solicitar-
les más apoyo a fin de combatir a la delin-
cuencia organizada con eficacia, nunca
tuvo respuesta.
Las declaraciones del perredista cau-
saron irritación en el panismo estatal. Se-
manas después, el 15 de junio, el propio
gobernador, Juan Manuel Oliva, respon-
dió de manera indirecta al perredista al or-
denar el blindaje político y de seguridad
en Celaya, gobernado por el PAN desde
hace 15 años y que hoy tiene uno de los ín-
dices delictivos y de violencia más altos
de la entidad.
Los arrestos masivos de policías preven-
tivos durante los operativos, incluidos los de
los directores de Seguridad Pública de cin-
co de los seis municipios –el de Taranda-
cuao, Jesús Cárdenas Gómez, está prófu-
go–, y su consignación posterior dieron pie
a 108 quejas ante la Procuraduría de Dere-
chos Humanos del estado por presuntas le-
siones y tortura. Pero, con todo, la PGJEG
justificó el despliegue policiaco.
Apenas concluido, Zamarripa expuso
que se trató de “una depuración de las cor-
poraciones municipales” ante la presun-
ción de que diversas células de La Familia
Michoacana las habían infiltrado.
El funcionario insistió en que algunos
uniformados y sus jefes realizaban “di-
versos servicios” para la organización; al-
gunos, dijo, eran halcones y se encarga-
ban de reportar a los sicarios la llegada de
efectivos de las corporaciones estatales o
federales.
En Tarandacuao fueron detenidos 23
policías preventivos y tres presuntos dis-
tribuidores de drogas. El procurador afir-
mó que los uniformados cumplían “otras
tareas” para La Familia Michoacana; in-
cluso señaló al titular de Seguridad Públi-
ca local, Jesús Cárdenas Gómez, de estar
implicado en esas actividades.
“Había tanta confianza con los inte-
grantes del grupo criminal –dijo Zama-
rripa– que el director (Jesús Cárdenas) les
había girado la instrucción de que cuan-
do llegaran integrantes de la organización
a las instalaciones de la Policía Preventi-
va podían resguardar las armas de fuego
utilizadas para cometer delitos depositán-
dolas en el armero oficial, y cuando iban
a recogerlas se les entregaban sin ningún
problema.”
En su declaración ante el Ministerio Pú-
blico, Pedro Gutiérrez Ávila, director de la
Policía de Acámbaro, municipio goberna-
do por el PRD, admitió que integrantes de
La Familia Michoacana se comunicaron
con él prácticamente desde que asumió el
cargo para advertirle que “dejara trabajar”
al grupo.
Según la averiguación previa sobre el
operativo, él y otro jefe policiaco, el de Co-
roneo, expusieron que los sicarios michoa-
canos les dijeron que pasaran el mensaje a
sus superiores: los presidentes municipa-
les. Y mencionaron en sus declaraciones
ministeriales al gatillero Sergio Moreno
Godínez, El Amarillo.
Moreno Godínez, jefe de la plaza de Lá-
zaro Cárdenas, fue aprehendido por ele-
mentos de la Policía Federal (PF) en no-
viembre de 2010. En un video difundido
por la corporación, el detenido asegura que
La Familia Michoacana está en decadencia.
“No hay mucho personal –dice–; Servando
(Gómez, La Tuta) está muy acabado…”.
El caso de Gutiérrez Escobedo
El 14 de mayo último, el juez Segundo de
Distrito, Roberto Suárez Muñoz, dictó au-
to de formal prisión contra el director de
la Policía de Acámbaro, el perredista Pe-
dro Gutiérrez Ávila, y 13 funcionarios más
del ayuntamiento local, entre ellos poli-
cías preventivos, agentes de tránsito y de
la Coordinación Jurídica, como parte del
proceso penal 90/2011, al considerarlos
presuntos responsables de delincuencia
organizada y delitos contra la salud en su
modalidad de fomento y ejecución, infor-
mó la PGR.
De acuerdo con el expediente, Gutié-
rrez Ávila “aceptó que permitía actividades
relacionadas con la venta de droga, secues-
tros, homicidios y extorsiones (por parte de
La Familia Michoacana en agravio de la
población acambarense), toda vez que gi-
raba indicaciones a los mandos y elemen-
tos de la Policía Municipal en el sentido de
permitir el libre tránsito y la realización de
actividades ilícitas… así como de brindar-
les protección, ya que era informado pre-
viamente de cuándo habrían de cometer al-
gún ilícito, ordenando a sus elementos que
se dirigieran a un lugar opuesto…”.
En términos similares, el 27 de ma-
yo el juez Quinto de Distrito, José Fran-
cisco Salazar Trejo, dictó auto de formal
prisión, dentro del proceso 108/2011, a 10
presuntos responsables de los mismos de-
litos: los directores de las policías de Mo-
roleón, Luis Alberto Espinoza Espinoza, y
de Uriangato, Ponciano Moreno Báez, así
como ocho uniformados.
En contraste, el 21 de mayo los jefes
de las policías de Jerécuaro, Marco Anto-
nio Terrazas, y de Coroneo, Rafael Gonzá-
lez Escobedo, así como 24 de sus agentes
(causa penal 104/2011) fueron liberados
por el juez penal Ernesto Aguilera Razo,
de Valle de Santiago
González Escobedo, de filiación pa-
nista, no fue inculpado, pese a que –se-
gún la copia obtenida por Proceso– de-
claró ante el agente del Ministerio Público
que hace unos dos años se presentó ante él
El Amarillo, quien se identificó como inte-
grante de La Familia Michoacana.
En esa ocasión, comentó el jefe poli-
ciaco, el gatillero le dijo que tenía que tra-
bajar para la organización criminal. Gon-
zález Escobedo aceptó incluso que recibía
12 mil pesos al mes y con frecuencia los
sicarios lo llamaban por teléfono para avi-
sarle cuando “algún jefe de ellos requería
protección”. Según el expediente, Gon-
zález Escobedo repartía el dinero con su
subalterno Omar Antonio Feregrino, sub-
director de la dependencia.
A finales del año pasado, González es-
cuchó la noticia de que El Amarillo había
sido capturado. La Familia Michoacana
lo sustituyó, según la declaración del je-
fe policiaco panista, por El Ingeniero o El
Papá. “Después llegaron una persona a la
que apodan El Azteca y otra que al pare-
cer se llama Christian García y le dicen El
Pingüi”. González Escobedo incluso los
identificó en fotografías.
El director de la Policía Municipal de
Coroneo también declaró que dos meses
atrás El Azteca le encargó durante dos días
una escuadra Beretta de .9 milímetros.
González Escobedo declaró que él y otros
integrantes de la organización “iban a ir a
una reunión a Michoacán y no querían ir
armados. ‘Yo lo que hice fue guardarla en
un cajón de mi escritorio’”.
En otra parte de su testimonio, Gonzá-
lez Escobedo declaró que los encargados
de La Familia Michoacana en esta plaza
se entendieron con los regidores, porque
“al parecer son los que autorizan la orga-
nización de los bailes en el teatro del pue-
LA GUERRA DE CALDERÓN
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 25
G
UANAJUATO, GTO.- Los ope-
rativos realizados hace varias
semanas por policías minis-
teriales, agentes de Seguri-
dad Pública y elementos de las
procuradurías estatal y Gene-
ral de la República en seis mu-
nicipios del sur de la entidad son parte de
una estrategia para limpiar la imagen de los
alcaldes panistas, sostiene el presidente es-
tatal del PRD, Miguel Alonso Raya.
En el fondo, dice, las acciones realiza-
das entre el 29 de abril pasado y los prime-
ros días de mayo en Acámbaro, que con-
trola su partido; Tarandacuao, Coroneo,
Jerécuaro, gobernados por PAN, así como
en Moroleón y Uriangato, ambos en ma-
nos del PRI, son “un michoacanazo esti-
lo Guanajuato”.
Para Miguel Alonso Raya, dirigente del PRD en Gua-
najuato, la técnica de los operativos policiacos en mu-
nicipios del sur de esta entidad es similar a la que se
desplegó en el michoacanazo de mayo de 2009. El pe-
rredista denuncia presuntos abusos contra su correli-
gionario Pedro Gutiérrez Ávila, director de la policía de
Acámbaro, y se queja también por lo que llama “se-
lectividad” en la aplicación de la justicia. Mientras a
Gutiérrez Ávila lo condenaron por sus presuntos nexos
con La Familia Michoacana, afirma, al jefe policiaco de
Coroneo, el panista Rafael González Escobedo, simple-
mente lo liberaron.
VERÓNICA ESPINOSA
El
“guanajuatazo”
F
o
to
: P
G
J
E
24 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
blo (durante la celebración de la feria lo-
cal, a finales de octubre).
“Y en el mes de febrero, sin recordar
la fecha exacta, de este año, fue que los
de La Familia Michoacana convocaron a
funcionarios municipales, sin saber cómo
fue que los convocaron; ya después Chris-
tian me enteró personalmente de que fue
para cobrarles los diezmos de cada una de
las obras públicas… es decir, que los con-
tratistas que pagan 10% de la obra se la
entregaran directamente a La Familia…”
Y aunque fue exculpado por un juez
penal, González Escobedo fue presentado
por la procuraduría estatal ante las autori-
dades de Querétaro, pues en febrero pasa-
do él y otros tres de sus agentes presunta-
mente participaron en el asesinato de tres
personas cuyos cuerpos fueron abandona-
dos en el municipio de Amealco, en los lí-
mites entre Guanajuato y Querétaro.
Hoy, él y sus colaboradores están arrai-
gados en aquella entidad. La investigación,
entre cuyas pruebas se incluye una cartu-
lina que apareció junto a los cuerpos con
un mensaje dirigido al procurador de Gua-
najuato, se cerró súbitamente.
Antes de ser entregado a la procuraduría
queretana, el jefe de la Policía Municipal de
Coroneo admitió que el 16 de noviembre de
2010 ordenó la simulación de una balacera
con disparos al aire en las inmediaciones del
pueblo por instrucciones de La Familia Mi-
choacana, “con la finalidad de que se pudie-
ra tener controlado al pueblo”.
El mensaje
El dirigente del PRD en la entidad, Miguel
Alonso Raya, insiste en que los operativos
policiacos y la forma en que se instrumen-
taron tenían un objetivo mediático, en par-
ticular del procurador Carlos Zamarripa.
E insiste en que en el caso de Acám-
baro, gobernado por su partido, utilizaron
un esquema muy similar al michoacana-
zo; “quisieron impactar mediáticamente
con un interés claramente político-electo-
ral. Yo no me chupo el dedo”.
En un desplegado con fecha del 20 de
mayo, el presidente estatal del PRI, José
Luis González Uribe, y ocho alcaldes de
su partido cuestionaron el despliegue po-
liciaco: “Si los operativos no tienen perfi-
les políticos, nos preguntamos, señor go-
bernador Juan Manuel Oliva... ¿y Celaya,
Salamanca, Irapuato y León, cuándo?”, en
alusión a los municipios del corredor in-
dustrial, todos gobernados por el PAN.
Con la consignación de policías pre-
ventivos de Acámbaro, Tarandacuao y
posteriormente los de Uriangato y Mo-
roleón, quedó en entredicho el auto de li-
bertad inmediata concedida a sus pares de
Coroneo y Jerécuaro dictado por el juez
Aguilera Razo.
Luego vino un jaloneo público en el
que las autoridades implicadas en el pro-
ceso justificaron su actuación y se acusa-
ron mutuamente. El procurador Zamarri-
pa reclamó a Aguilera el auto de libertad;
el Ministerio Público federal anunció que
interpondría un recurso de apelación, y la
presidenta del Supremo Tribunal, María
Raquel Barajas, defendió la decisión del
juez que liberó a los policías de los dos
municipios gobernados por el PAN.
Si bien ninguno de los alcaldes de los
seis municipios fue detenido, aun cuan-
do algunos jefes policiacos los acusaron
de estar enterados de los supuestos tratos
con La Familia Michoacana, y pese a que
el procurador Zamarripa y la Secretaría
de Gobierno de Guanajuato aseguran que
ninguno está exento en las investigacio-
nes, el PAN fue el que salió mejor librado.
“Aunque suene a sospechosismo, a fin
de cuentas tampoco puede verse como ca-
sualidad que el juez penal haya argumen-
tado lo que argumentó para poder liberar-
los (a los jefes policiacos de Coroneo y de
Jerécuaro). ¡Que las autoridades demues-
tren si no es una acción a valores entendi-
dos”, insiste Alonso Raya.
En los dos municipios panistas se rea-
lizó una operación focalizada, controla-
da, “mientras que en Acámbaro, goberna-
da por el PRD, se bloqueó toda la ciudad;
hubo persecución de agentes de tránsito,
así como de personal administrativo y del
área jurídica. Los agentes corretearon a
medio mundo y dejaron mal parada a la
administración municipal ante la gente”,
según el perredista.
Dice que si la PGJEG tenía elementos
para proceder contra los uniformados lo-
cales, “no requería hacer tanto lío como lo
hizo, sobre todo en Acámbaro”. El propó-
sito “no tiene otro efecto que preparar el
escenario para 2012”, insiste.
Además se queja porque, afirma, fue
ignorada la petición del perredista Gerardo
Silva Campos, edil en Acámbaro, para que
los agentes estatales y de la PGJEG actua-
ran de manera coordinada.
Esa acción, dice Alonso Raya, contras-
ta con la de Celaya, donde se instrumen-
tó una veloz “operación cicatriz” en apoyo
a la alcaldesa panista, Rubí Laura López
Silva, cuya gestión ha estado marcada des-
de el principio por la ola de violencia en
esa localidad, el aumento de los delitos del
fuero común y las críticas a su jefe de Poli-
cía, Juan Martín Rodríguez Olvera.
Pero fue el ataque del 15 de junio en Ce-
laya de Los Caballeros Templarios, en el que
murieron dos agentes ministeriales, el que
terminó con la carrera de Rodríguez Olvera,
el antiguo escolta de Carlos Medina y Vicen-
te Fox cuando eran gobernadores. Ese día
la alcaldesa Laura López removió a Rodrí-
guez Olvera. El anuncio lo hizo en un acto
en el que estuvieron el secretario de Gobier-
no, Héctor López Santillana, y el procurador
Carlos Zamarripa.
Horas después, el gobernador Juan
Manuel Oliva, quien apenas en marzo pa-
sado elogió a Rodríguez Olvera, anunció
un operativo permanente coordinado por
las corporaciones de seguridad y por tro-
pas del Ejército, en Celaya, municipio que
desde hace tres lustros tiene el mayor ín-
dice de delitos en todo el estado, según las
estadísticas del gobierno estatal.
Para Miguel Alonso Raya, ese blindaje
“es la prueba del trato desigual a los presi-
dentes municipales que no son del PAN”.
Si bien reconoce que Oliva respondió con
prontitud a su deber político de respaldar a
la presidenta municipal celayense, se que-
ja porque no actuó de manera similar en el
caso de Acámbaro, donde su partido está
al frente del ayuntamiento.
F
o
to
: P
G
J
E
El arrestode los jefes policiacos de Jerécuaroy Coroneo. Pura pantalla
26 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
LA GUERRA DE CALDERÓN
leccionista que también adquirió mucha
obra por su cuenta.
“Creó la empresa Arthinia Internacio-
nal, cuyo único activo son los cuadros. Ig-
noro si algunos fueron expuestos en mu-
seos. Parte de estas pinturas doña Olga las
tenía en su casa, que fue de donde las saca-
ron poco después de morir ella, en noviem-
bre de 2003.”
Inventario
El abogado explica que el obispo de Eca-
tepec era amigo y confesor de la anciana;
Matute se casó con Patricia Cortina Az-
cárraga, sobrina de la coleccionista. Apro-
vechando la confianza que les tenía doña
Olga, afirma Olea, ambos hicieron migas
y se aliaron para quedarse con los cuadros.
El abogado entrega al reportero el in-
ventario de esas 44 obras que –según él–
Onésimo y Matute extrajeron de la residen-
cia de Olga Azcárraga, en Monte Cárpatos
830, Lomas de Chapultepec.
El inventario enumera los títulos de las
44 piezas, sus medidas y los nombres de
los 20 autores que las crearon, pero no es-
pecifica la técnica.
Entre estas piezas se encuentra Retra-
to de una muchacha, cuadro atribuido al es-
pañol Francisco de Goya; Niña en azul, del
italiano Amedeo Modigliani; La branche
de citron, del francés Marc Chagall; de Pa-
blo Picasso se enlista la pieza 3121; del va-
lenciano Joaquín Sorolla está Las barcas, y
del catalán Isidro Nonell hay dos obras: Gi-
tana y Mujer sentada.
La colección incluye cuatro obras del
francés Maurice Savin: La cocina, Mujer,
Mujeres y Naturaleza muerta en el bosque.
Hay dos del español Joaquín Mir: Marina y
Les Mendes. Del francés Jean Jansem otras
dos: La bailarina y Naturaleza muerta con
peces. Del guatemalteco Carlos Mérida apa-
rece El pájaro alucinado.
Hay importantes autores mexicanos en
la colección: José Clemente Orozco, Die-
go Rivera, Rufino Tamayo, Joaquín Clau-
sell y Guillermo Meza.
De Orozco se enlistan dos obras: Cru-
cifixión y Mendigos. De Diego Rivera hay
una: Naturaleza muerta. De Tamayo, cin-
co: El circo, Mujer caminando, Niño mi-
rando la luna, Sandías blancas y Sandías.
Y dos del impresionista Clausell que llevan
el mismo título, Paisaje con árboles.
De Guillermo Meza se inventariaron
ocho obras: Flor de cardo, Mujer con cara-
col, Mujeres huyendo del Paricutín (I), Mu-
jeres huyendo del Paricutín (II), Naturale-
za muerta, Paisaje de maizal, Sol negro y
Valle del norte.
El galerista Rafael Matos Moctezuma,
uno de los principales valuadores de arte en
el país, analiza el inventario y opina: “No
cabe duda: por los nombres de los pinto-
res que vemos –a reserva de comprobar su
autoría, que no creo que haya dificultad en
eso–, estamos ante una colección de gran
calidad. Hasta donde yo sé, la señora Olga
siempre compró muy buenas piezas dentro
y fuera de México”.
–¿Cuál es el artista más cotizado de es-
ta colección?
–¡Goya! Francisco de Goya es el prin-
cipal. Ni duda cabe... Claro, si es que efec-
tivamente se trata de un óleo suyo. Habría
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
Montes Cárpatos 830. La residencia saqueada
CORRUPCI ÓN
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 29
E
n noviembre de 2003, cuando
murió Olga Azcárraga Made-
ro, su sobrino Jaime Matute La-
brador y el obispo de Ecatepec,
Onésimo Cepeda, entraron a la
residencia de la mujer y se lleva-
ron las 44 pinturas de su valiosa
colección de arte.
Desde entonces no se sabe si esos cua-
dros multimillonariamente cotizados –Go-
yas, Modiglianis, Picassos, Chagalles, So-
rollas, Riveras, Orozcos y Tamayos, entre
otros– siguen en poder de Matute y Cepeda
o si ya fueron vendidos.
Los abogados Xavier Olea Peláez y Jo-
sé Antonio Bonilla, del bufete Olea & Olea
Abogados y quienes están dados a la tarea
de recuperar ese tesoro artístico, aseguran:
“Al morir Olga Azcárraga, el obispo
Onésimo Cepeda y Jaime Matute entraron
a su casa y se llevaron los cuadros, aprove-
chando que gozaban de la confianza de la
señora. Después ambos falsificaron un pa-
garé de 130 millones de dólares donde se
estipula que doña Olga le quedó a deber esa
cantidad a Onésimo, quien luego endosó el
Onésimo:
En el juicio que se le sigue por fraude procesal al obispo
de Ecatepec, Onésimo Cepeda, afloran los “favoritismos y
contubernios”, pero sobre todo muchísimos millones de
dólares... El prelado ganó ya una batalla legal que, sin em-
bargo, sus acusadores impugnan. Ellos insisten en que
hace casi ocho años el prelado y Jaime Matute saquearon
la colección de arte de Olga Azcárraga Madero, basán-
dose en una supuesta deuda que la mujer tenía con el
obispo. Entre las obras hay Goyas, Modiglianis, Picassos,
Chagalles, Riveras, Orozcos, Tamayos...
RODRIGO VERA
pagaré a Matute. De manera fraudulenta in-
tentan cobrarse con la colección de arte que
físicamente ya está en su poder.”
Entrevistados en su despacho, los abo-
gados precisan que esa colección no per-
tenecía realmente a Olga Azcárraga, sino
a la empresa que ella creó para ser tenedo-
ra de las obras, Arthinia Internacional. Los
abogados representan a esa empresa que
intenta recuperar la colección en un litigio
que sigue en curso.
–¿Dónde están ahora los cuadros? –se
les pregunta.
–No lo sabemos con precisión, aunque
se presume que algunos los tiene el obis-
po Onésimo Cepeda y otros están en poder
del sobrino de doña Olga, Jaime Matute.
Se los repartieron. Sabemos que ya rega-
laron un Tamayo.
–¿A quién?
–Conocemos el nombre de la persona.
Pero por el momento no lo podemos de-
cir para no entorpecer las investigaciones.
–¿La colección vale más que esos 130
millones de dólares que supuestamente
prestó Onésimo a la señora Azcárraga?
Olea responde: “¡Vale mucho más!
Tan sólo Niña en azul, un cuadro de Mo-
digliani que forma parte de la colección,
estaba cotizado hace tiempo en 25 millo-
nes de libras esterlinas, por lo que hoy de-
be costar más. En Sotheby’s, la casa ingle-
sa de subastas, los Modiglianis se cotizan
en millones de libras.
“En la colección hay además un Goya,
un Picasso y varios Tamayos, entre otros
pintores importantes. La mayoría son
óleos, aunque debe haber alguna que otra
litografía. Yo no he visto los cuadros. Pe-
ro doña Olga no compraba cualquier co-
sa. Su colección vale muchísimo dinero.”
–¿Cómo la adquirió?
–Al principio la señora heredó obra
de su padre, que era uno de los Azcárra-
ga Vidaurreta. Después heredó de sus dos
esposos, quienes fueron exitosos empre-
sarios. Su primer marido fue Raúl Cano
Faro, dueño de Nacobre, una importan-
te empresa productora de cobre. Luego
se casó con Ernesto Robles León, uno
de los accionistas mayoritarios de Bacar-
dí. Y claro, doña Olga fue una gran co-
un Goya, Picassos, Riveras...
De lo que “se apoderó”
28 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
que comprobarlo, pues el Estado español
es muy celoso de sus Goyas; no deja que
salgan de España así como así, valiéndose
de lo que allá llaman ‘el derecho del tan-
to’. Esos óleos los acapara principalmen-
te el Museo del Prado, en Madrid. Es más,
ignoro si en México haya óleos de Goya.
Lo que sí hay son grabados o dibujos.
Estela Duarte, investigadora del Mu-
seo Nacional de Arte, señala que, hasta
donde ella sabe, “sólo existen en México
dos óleos de Goya probados”. El prime-
ro es Doña María Teresa de Vallabriga y
Rozas, 1783, un óleo sobre tabla pertene-
ciente a la colección Juan Antonio Pérez
Simón. El otro es el retrato de un niño y lo
tiene la Galería Cristóbal.
Matos prosigue: “Después de Goya, en-
tre los artistas más cotizados de esa colec-
ción también destacan Modigliani, Chagall
y Picasso. Y por supuesto que los mexica-
nos Diego Rivera, Orozco y Tamayo. Las
obras de los dos primeros mexicanos ya
fueron decretadas monumentos artísticos
del país, por lo que solamente se pueden
vender dentro de México. No pueden salir
al extranjero como exportación definitiva;
sólo para su exposición temporal”.
–Doña Olga atesoraba en su casa toda
esta colección. ¿Es esto usual entre los co-
leccionistas ricos de México?
–No. Más bien es un caso muy raro.
También ignoro si algunos de esos cuadros
se exhibieron en museos alguna vez. No lo
sé. Y veo otra peculiaridad en la colección
de doña Olga; no tiene una línea definida,
es más bien un revoltijo. Combina a Goya
con Modigliani o con Guillermo Meza y
otros mexicanos. Y en el tiempo va de 1800
al año 2000, un periodo muy amplio.
–¿La colección de doña Olga vale más
de los 130 millones de dólares que quie-
re Onésimo?
–Monetariamente quizá valga más. Pe-
ro eso es irrelevante, porque el objetivo del
arte es provocar emociones. ¿Cuánto vale
la Novena Sinfonía de Beethoven? ¿Acaso
los pintores pintan para engrosar los bol-
sillos de los ricos? El arte no tiene precio.
Es para que lo goces, para que te haga reír
o llorar.
“Claro, hay gente patética que sólo ve el
arte como una inversión. Ni siquiera lo sien-
te; es el inversionista que compra piezas pa-
ra lucrar. Está también el snob, que igual tie-
ne dinero y compra para presumir, que ve al
arte como un medio de lucimiento.
“Hay otro tipo al que yo llamo el di-
letante; es gente culta que aprecia el arte,
lo goza y con eso le basta. No le interesa
comprar. En cambio, el coleccionista ya es
otra cosa; tiene una gran sensibilidad para
el arte y es además muy compulsivo y po-
sesivo, debe comprar para poseer.”
Coleccionistas
Hermana de Rogerio Azcárraga Madero,
presidente de Grupo Fórmula, Olga Az-
cárraga era tía del actual presidente de Te-
levisa, Emilio Azcárraga Jean.
No fue ella el único miembro de la fa-
milia Azcárraga que se dedicó a coleccio-
nar arte. Emilio Azcárraga Milmo El Ti-
gre y su esposa Paula Cussi tenían tres
colecciones importantes: una de arte mo-
derno mexicano (con obras de Rivera,
Kahlo, Siqueiros, Orozco y Toledo), una
de maestros europeos de la pintura moder-
na (Picasso, Miró y Balhus) y otra de ar-
te moderno estadunidense (Rauschenberg,
Hockney y Jaspers Johns), según el libro
El Tigre. Emilio Azcárraga y su imperio
Televisa, de Claudia Fernández y Andrew
Paxman.
En su afán por pertenecer a la noble-
za cultural, El Tigre también se converti-
ría en promotor de arte en el país. Promo-
vió la ambiciosa exposición México: 30
siglos de esplendor, intervino en la cons-
trucción del Museo Tamayo y levantó el
efímero Centro Cultural Arte Contempo-
ráneo, en la Ciudad de México, hoy con-
vertido en hotel.
Al respecto, comenta Rafael Matos:
“Junto con el Estado mexicano y el maes-
tro Rufino Tamayo, Televisa participó en
la erección del Museo Tamayo, pero des-
pués quedó fuera. Levantó también el
Centro Cultural Arte Contemporáneo, pe-
ro éste desapareció en cuanto murió Az-
cárraga Milmo. Ignoramos dónde quedó
la obra que albergaba. De manera que, en
los hechos, a Televisa no se le ha visto vo-
cación ni interés por el desarrollo museís-
tico del país.
“De cualquier modo, es meritorio que
doña Olga Azcárraga haya coleccionado
ese tesoro de piezas tan valiosas, que se-
guramente le llevó años de esfuerzo y pa-
sión. Tuvo el espíritu del coleccionista.
Sería muy triste que ese tesoro artístico
pasara a las manos de Onésimo Cepeda”.
–¿Por qué muy triste?
–Porque esas piezas pasarían a unas ma-
nos que no aprecian el arte, sino el dinero. A
Onésimo no se le conoce en el medio. Nunca
se le ha visto en exposiciones, subastas o ga-
lerías. No es coleccionista. ¿Usted cree que
se apasione al contemplar las pinturas de do-
ña Olga? ¡Claro que no! A él le da lo mismo
sacar dinero con piezas de arte que con cual-
quier otra cosa. Eso es lo triste.
Contubernio
Mientras tanto, el obispo de Ecatepec lle-
va ventaja en su pleito legal con Arthinia
Internacional. El pasado 16 de junio el Oc-
tavo Tribunal Colegiado en Materia Penal
del Distrito Federal echó abajo un amparo
que pedía su orden de aprehensión.
Se libró de ir a la cárcel.
Arthinia acusa al obispo del delito de
“fraude procesal”, por falsificar el pagaré
con el que dice que Olga Azcárraga le que-
dó a deber 130 millones de dólares, ma-
niobra que le permitirá cobrarse con la co-
lección de arte. Pero ese tribunal falló a
favor de Onésimo.
Xavier Olea asegura que se favoreció
al obispo porque hay un contubernio entre
Onésimo y Sergio Valls, ministro de la Su-
prema Corte de Justicia de la Nación, en el
que también están implicados algunos ma-
gistrados. Por ello, el 29 de junio, Olea in-
terpuso una denuncia ante la Procuraduría
General de la República para que investi-
gue el posible tráfico de influencias.
Para la crítica de arte Raquel Tibol este
es un caso “extremadamente grave” por-
que “el Poder Judicial le está dando la ra-
zón a un ladrón que intenta apoderarse de
un importante patrimonio artístico”.
Pero Onésimo Cepeda –en declaracio-
nes hechas a Milenio Televisión– jura que él
no tiene la colección de la señora Olga Az-
cárraga Madero: “Las obras de arte de la se-
ñora Madero están perdidas”, dijo.
E
d
u
a
rd
o
M
ira
n
d
a
Olea Peláez. Litigio
30 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
CORRUPCI ÓN
A contracorriente de otras instituciones del Sector Sa-
lud, el IMSS se niega a proporcionar medicamentos
considerados como “soporte de vida” y que requieren
con urgencia miles de pacientes que padecen VIH/sida
y otras enfermedades crónico-degenerativas. La aso-
ciación Derechohabientes Viviendo con VIH/sida del
IMSS sostiene que hay fármacos que no están dispo-
nibles desde hace más de cinco años, aun cuando el
Senado exhortó ya al director general del Seguro Social,
Daniel Karam, para que suministre “en tiempo y forma
a sus pacientes los medicamentos que requieren”.
–¿En el ISSSTE y el Seguro Popular la
aprobación fue inmediata?
–Sí, se dio con rapidez en esas depen-
dencias del Sector Salud. Es únicamente el
IMSS el que está poniendo todas las trabas.
–¿Qué repercusiones acarrea este
aplazamiento?
–Tiene consecuencias sanitarias gra-
vísimas, pues al no contar con esos trata-
mientos, los derechohabientes que los re-
quieren aumentan sus ingresos a consultas
u hospitales por recaídas o enfermedades
oportunistas, lo cual provoca que dejen de
trabajar. Con ello se incrementa el pasivo
laboral y eso acarrea efectos económicos
graves.
–¿Y cuál ha sido la reacción de los
derechohabientes?
–¡Imagínese! Están desesperados al
no conseguir las medicinas que necesitan.
Sus quejas van en aumento. En respuesta,
el IMSS ha emprendido una campaña de
hostigamiento contra los quejosos, a quie-
nes amenaza con cambiarlos de la clínica
a la que están adscritos.
“Está el caso de una señora a quien in-
cluso amenazaron con quitarle su seguro
si seguía protestando. Tiene un hijo con
hemofilia a quien no puede conseguirle su
medicamento. En fin, es tan grave la falta
de suministro de estos medicamentos que
el caso ya se presentó en la Cámara de Se-
nadores a mediados de abril último.”
Vidas en riesgo
La senadora priista María del Socorro
García Quiroz llevó el caso ante el Sena-
do y fue turnado a la Comisión de Seguri-
dad Social, presidida por la panista Miner-
va Hernández Ramos.
Este procedimiento dio como resultado
una “proposición con punto de acuerdo”,
mediante la cual el Senado “exhorta” a Da-
niel Karam para que “suministre en tiempo
y forma a sus pacientes los medicamentos
clasificados como ‘soporte de vida’”.
En su propuesta escrita, la legislado-
ra detalla:
“Es ampliamente conocido que tanto
el IMSS como el ISSSTE atraviesan ac-
tualmente por una delicada situación fi-
nanciera, debido a la falta de atención por
parte del gobierno federal a las institucio-
nes de salud pública de los trabajadores.
“Esto impide proporcionar de manera
adecuada y pronta la atención médica, así
como los insumos y recursos humanos que
requieren sus derechohabientes.
“En el caso particular del IMSS, estas
debilidades se han venido agravando du-
rante los últimos años colocándolo en una
situación de mayor vulnerabilidad, con lo
que se pone en riesgo la salud de los ase-
gurados y la viabilidad de la institución.
“Este instituto, a diferencia del ISSSTE,
no está suministrando 60 medicamentos
clasificados como ‘soporte de vida’, mis-
mos que fueron aprobados por el Comité
Específico de Medicamentos de la Comi-
sión Interinstitucional del Cuadro Básico
de Insumos del Sector Salud.
“Lo anterior es preocupante toda vez
que se pone en riesgo la vida de los dere-
chohabientes y además puede provocarse
la aparición de otros padecimientos como
consecuencia de no seguir el tratamiento
médico determinado por falta de fármaco,
afectando también las finanzas del IMSS.
“Conscientes de la responsabilidad del
Estado de proteger la salud de los mexica-
nos y de coadyuvar en el mejoramiento de
su calidad de vida, así como con el creci-
miento económico y la competitividad del
país, es que solicitamos la pronta solución
de este problema a las autoridades sanita-
rias del IMSS.”
En su documento, la legisladora desta-
ca las directrices establecidas por la Orga-
nización Mundial de la Salud (OMS), así
como los convenios internacionales firma-
dos por México y la propia legislación na-
cional, que estipula el derecho a la salud.
Aunque los medicamentos del rubro
“soporte de vida” por lo general son costo-
sos, indica Quiroz Castillo, el gobierno tie-
ne instancias para negociar con las compa-
ñías farmacéuticas y lograr que bajen sus
precios:
“En el Sector Salud existe la Comisión
Negociadora de Precios, que anualmente
realiza reuniones para lograr que las far-
macéuticas bajen los precios en sus me-
dicamentos de alto costo. De ahí que, mu-
chas veces, los precios del gobierno estén
hasta tres veces por debajo de los precios
que dan las farmacias particulares.”
Desde hace tiempo Quiroz Castillo ha
evidenciado los intentos del IMSS por no
suministrar este tipo de medicamentos. Por
ejemplo, en julio del año pasado dio a co-
nocer una circular interna firmada por Car-
men Zepeda Huerta, jefa de la Unidad de
Administración del IMSS, para limitar la
“compra emergente” de medicamentos.
Por medio de este mecanismo se adquie-
ren fármacos que no existen en los alma-
cenes del instituto y cuya compra no estaba
prevista, por lo que deben conseguirse por
fuera de manera inmediata (Proceso 1759).
Esta medida, dijo, constituía una “dis-
criminación administrativa” que afecta-
ba a alrededor de 2 millones de pacientes
con enfermedades crónico-degenerativas,
atendidos sobre todo en los hospitales de
segundo y tercer niveles.
Concluye Quiroz Castillo:
“No se vale que, por el solo hecho de
ser medicamentos de alto costo, o de uso
poco frecuente, se dejen de suministrar en
el IMSS.”
G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Karam. Negligencia
SALUD
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 33
P
ese a que ya fueron aprobados por
el Sector Salud, el Instituto Mexi-
cano del Seguro Social (IMSS)
no está suministrando 60 medi-
camentos catalogados dentro del
rubro “soporte de vida”, reque-
ridos con urgencia por miles de derecho-
habientes que padecen VIH/sida, diabetes,
cáncer, hipertensión y otras enfermedades.
Ante este problema, el secretario ge-
neral de la asociación Derechohabientes
Viviendo con VIH/sida del IMSS, Luis
Adrián Quiroz Castillo, comenta:
“Desde febrero del año pasado hemos
sostenido reuniones con distintos funcio-
narios del IMSS para pedirles que propor-
cionen esos fármacos, pero hasta la fecha
no han aprobado el suministro.”
–¿A cuántos derechohabientes del
IMSS afecta esa falta de abastecimiento?
–A un número muy elevado de sus casi
40 millones de derechohabientes. No pue-
de hacerse un cálculo preciso debido a que
el instituto no tiene seccionada su infor-
mación. Tenemos la certeza de que la fal-
ta de medicamentos perjudica a los más
de 23 mil derechohabientes con VIH/sida,
a quienes representamos y que requieren
antirretrovirales incluidos en esa clasifica-
ción denominada “soporte de vida”.
IMSS:
RODRIGO VERA
“Además, los necesitan pacientes que,
entre otras enfermedades, padecen diabe-
tes, cáncer e hipertensión, por mencionar
solamente a las que han crecido muchísi-
mo en el país durante los últimos años.”
Indica que dentro de esos medicamen-
tos pendientes de autorización en el IMSS
también se encuentran aquellos de uso fun-
damental para combatir otras enfermeda-
des crónico-degenerativas como la leuce-
mia, que requiere el Nilotinib. Otro ejemplo
relevante es el Bosentian, recetado para la
hipertensión arterial pulmonar.
Apunta que hay medicamentos que
llevan más de cinco años en espera de ser
aprobados por el IMSS, como es el caso
del Abacavir Lamivudina, recetado para
combatir el VIH/sida.
Esos 60 medicamentos considerados
“soporte de vida”, recalca, fueron autoriza-
dos gradualmente, desde hace años, por el
Comité Específico de Medicamentos, de la
Comisión Interinstitucional del Cuadro Bá-
sico de Insumos del Sector Salud, instan-
cia gubernamental encargada de avalar el
suministro de los fármacos para ese sector.
Al irse avalando esos medicamentos de
“soporte de vida” –cuyo uso es poco co-
mún y se utilizan para tratar enfermedades
crónico-degenerativas–, el ISSSTE y el Se-
guro Popular empezaron a recetarlos y a su-
ministrarlos. Solamente el IMSS se niega a
hacerlo.
–¿A qué se debe esta negativa?
–En el IMSS nos dicen que siguen re-
visando esos medicamentos. En febrero
de 2010 sostuvimos una reunión con el di-
rector general del instituto, Daniel Karam,
para hablar sobre la aprobación de los an-
tirretrovirales clasificados en el rubro de
“soporte de vida”. En ese encuentro se le
giró la instrucción al director de Presta-
ciones Médicas, Santiago Echeverría, pa-
ra que le diera seguimiento al asunto.
“En diciembre de ese año, Echeverría
se comprometió con nuestra organización
a aprobar los medicamentos en cuanto lle-
gara el nuevo coordinador de las Unidades
Médicas de Alta Especialidad (UMAE),
cargo que recayó en el doctor José de Je-
sús González Izquierdo.
“En febrero pasado –dice Quiroz cas-
tillo– nos reunimos con este funcionario,
pensando que la aprobación era inminen-
te. Pero éste nos dijo que esos medicamen-
tos todavía seguían en revisión por un gru-
po de expertos del IMSS. De manera que,
pese a que ya fueron aprobados por la Co-
misión Interinstitucional, a la que pertene-
ce el IMSS, éste sigue sin aprobarlos.”
sin medicamentos
enfermos
C
la
u
d
io
V
a
rg
a
s
32 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
“Los
políticos
nos destruyeron la vida”
su edad o apenas le ofrecían 300 euros al
mes. De vez en cuando ayudaba a hacer
mudanzas y se ganaba 20 euros al día.
Su situación empeoró hace un mes,
cuando se venció su derecho al seguro de
desempleo. A los 49 años se quedó sin in-
gresos. Comenta a Proceso: “Mi exespo-
sa, que es maestra universitaria en Portu-
gal, me ha ayudado a pagar la renta. Me
dijo: ‘Fuiste un buen padre, ahora que lo
necesitas es mi obligación apoyarte eco-
nómicamente’. Fue muy duro aceptarlo,
sentí vergüenza, pero tuve que hacerlo”.
Ya no se puede costear cada año, como
antes, dos o tres viajes a Portugal para es-
tar con sus dos hijas; desde que lo despi-
dieron no las ve ni les envía dinero.
El pasado 25 de mayo, cuando se instaló
el campamento de protesta ciudadana, el de
los Indignados, en la plaza Syntagma frente
al Parlamento griego, Lambros se inscribió
como voluntario. Dice: “Nuestros políticos
están jugando con la vida de 10 millones de
griegos. Con casi 50 años ya estoy acabado
aquí. Si me estoy manifestando es para que
los jóvenes tengan un mejor futuro”.
Hartazgo
El 28 y 29 de junio, el Parlamento griego
discutió y votó a favor de un severo paque-
te de austeridad para los próximos cinco
años y el plan para aplicarlo.
Esa fue la condición que pusieron la
Unión Europea (UE) y el Fondo Moneta-
rio Internacional (FMI) para que el gobier-
no de Georgios Papandreou accediera a 17
mil millones de dólares, quinto pago del
fondo de rescate de 156 mil millones de
dólares que el año pasado le fue concedido
a Grecia. La aplicación del paquete signi-
fica el recorte de por lo menos 150 mil em-
pleos, según los sindicatos locales.
Tales medidas colmaron la paciencia
de los griegos.
El diario ateniense Kathimerini repor-
tó el 25 de junio que 90% de los ciudada-
nos piensa que sus políticos son corruptos
y citó como fuente un sondeo reciente de
Transparencia Internacional.
El rotativo agregó que otra encuestado-
ra, Public Opinion on the Issue, afirma que
7 de cada 10 griegos piensan que su situa-
ción económica se deteriorará en los próxi-
mos meses y 90% se declara “insatisfecho
con el funcionamiento de su democracia”.
La noche del 27 de junio –víspera de
la huelga general que paralizó a Grecia– el
bullicio de las arengas políticas anima la
plaza Syntagma. Los manifestantes con-
viven con turistas, con inmigrantes africa-
nos que venden falsificaciones de artícu-
los de lujo y con vendedores ambulantes
de elotes y bocadillos. Los puestos de ban-
deras griegas son un éxito.
Por todos lados hay mantas y bandero-
las con consignas políticas: “Ustedes traje-
A
P
p
h
o
to
/ T
h
a
n
a
s
s
is
S
ta
v
ra
k
is
Rabia ciudadana
I NTERNACI ONAL / GRECI A
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 37
Si bien la crisis económica había golpeado a Grecia
desde 2009, al grado de que sus autoridades no han
dejado de hablar de una “inminente bancarrota”, las
drásticas medidas que tomará Atenas para conse-
guir euros detonaron como nunca antes la furia de
los griegos. Miles de despedidos, de jubilados que
podrían perder sus fondos de retiro y de jóvenes sin
futuro desafían los golpes de la policía y le gritan a los
diputados consignas ya legendarias: “¡Queremos pan,
educación y libertad!”.
MARCO APPEL
A
TENAS.- Durante 12 años
Lambros Moustakis fue
guía de turistas de un hotel.
En mayo de 2010 lo despi-
dieron; le dijeron que tenían
que recortar personal por
culpa de la crisis económi-
ca, que desde 2009 tiene a
Grecia al borde de la bancarrota.
Lambros comenzó a recibir la ayuda
que el gobierno da a los desempleados:
405 euros mensuales, casi 200 menos que
el salario mínimo griego y apenas la cuar-
ta parte de lo que ganaba. No le alcanzaba
más que para la renta. Durante nueve me-
ses buscó trabajo, pero lo rechazaron por
A
P
p
h
o
to
/ P
e
tro
s
G
ia
n
n
a
k
o
u
ris
36 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
se acentuaba en su principal vía comercial,
la calle Stadiou, donde quebró uno de cada
tres negocios; 100 mil personas perdieron
su trabajo. Este semanario comprobó que
en esa vía y en las aledañas hay muchos
locales comerciales cerrados. Manzanas
completas, en algunos casos.
Por dignidad muchos griegos prefieren
no contar sus dramas personales a la prensa.
Este corresponsal trató de hablar con
la propietaria de una tienda de computa-
ción que se declaró en quiebra el año pa-
sado. Sus clientes le dejaron de pagar y las
deudas la ahogaron. Declinó contar su his-
toria a Proceso. Ni siquiera quiso dar su
nombre. Una amiga suya comentó que la
mujer de 40 años cursó estudios universi-
tarios, pero sólo pudo encontrar empleo
levantando encuestas para un instituto de
sondeos. Ahora es afanadora en un hotel.
Amablemente, Iakakos Parxskevas ac-
cede al diálogo. Con una decena más de
mayores de 40 años se ocupa de un ten-
derete que instalaron frente al Parlamen-
to el pasado 22 de mayo. Se hacen llamar
los “300 griegos”, en referencia al episo-
dio histórico en el que el mismo número
de espartanos encabezados por Leónidas
I defendieron el Desfiladero de las Termó-
pilas contra cientos de miles de persas.
“Estamos aquí”, explica, “no sólo pa-
ra protestar contra el plan de austeridad si-
no contra el sistema político y económico en
ron la enfermedad, nosotros tenemos la so-
lución: revolución”... “No al memorando”,
en alusión al documento que reúne las me-
didas de austeridad dictadas a Grecia por la
UE, el FMI y otras instituciones financieras
acreedoras. O “Nosotros no tenemos deu-
das, no malbarataremos nada”, en referen-
cia a las privatizaciones masivas que prevé
el gobierno para conseguir dinero.
Hay gente que protesta pacíficamente
frente al Parlamento, protegido por grana-
deros. A bordo de motocicletas, sindicalistas
del Partido Comunista reparten propaganda.
Por la mañana, unos 200 de ellos colgaron
en la Acrópolis –uno de los principales sitios
turísticos de Atenas– dos enormes mantas
en inglés y griego: “El pueblo tiene el poder
y nunca se rinde. Organiza el contraataque”
y “Con gente de todo el mundo fortalecere-
mos nuestra lucha contra el capitalismo”.
Cierres masivos
El centro de Atenas refleja el rápido dete-
rioro del país. Hace un año, un estudio de
la Confederación Nacional de Comercio
reveló que 15% de los negocios de la capi-
tal había quebrado; la cifra era de 20% en
el centro de la ciudad.
El pasado 10 de marzo, el mismo orga-
nismo publicó otro reporte cuyo resultado
es más preocupante: en Atenas una de cada
cuatro tiendas había cerrado y la tendencia
hace promesas que a sus ciudadanos les
cuesta trabajo tomar en serio: prevé que
el PIB, que se contrajo 3.5% este año,
crecerá 2.7% en 2015; el déficit, de 7.4%
este año, disminuirá a 1.1% en el mismo
horizonte y la inflación pasará de 4.9% a
0.9% en el mismo periodo.
Tras la aprobación del paquete en el
Parlamento, Grecia podrá contar con ca-
si 12 mil millones de euros (17 mil millo-
nes de dólares) –parte del rescate de 156
mil millones de dólares autorizado el año
pasado– con los que pagará deudas que
vencen el próximo lunes 18.
Sin embargo, ese préstamo no fue su-
ficiente para detener la caída y este do-
mingo 3 el Eurogrupo –integrado por los
17 ministros de Finanzas y Economía de
los países que usan el euro– preparará un
segundo paquete de salvamento que evi-
te la quiebra definitiva de Grecia y, proba-
blemente, la de otros países vulnerables
de la zona euro, como Portugal, Irlanda o
España.
Una caricatura que aparece en la edi-
ción del pasado 28 de junio del diario grie-
go Kathimerini ilustra la difícil posición en
que se encuentra la sociedad griega: una
mano apunta con una pistola a la cabeza
de un hombre y se le pregunta: “¿Plan de
austeridad o bancarrota?”. Con rostro re-
signado el hombre simplemente contesta:
“Ya dispara”. O
A
P
p
h
o
to
/ P
e
tro
s
K
a
ra
d
jia
s
Atenas. Explosión social
I NTERNACI ONAL / GRECI A
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 39
A
TENAS.- “Europa nos ha dado un vo-
to de confianza. Ha invertido su dine-
ro sólo con una condición: que noso-
tros, los griegos, creamos en el futuro
de Grecia. Por eso nosotros también tene-
mos que votar con confianza hoy. Las medi-
das de austeridad no son un fin sino la mitad
del camino hacia un mejor porvenir.”
Así lo dijo el primer ministro griego,
Georgios Papandreou, momentos antes de
que los diputados decidieran si el país apli-
cará nuevas y más severas medidas de aus-
teridad contenidas en el llamado Programa
de Estrategia Fiscal a Mediano Plazo.
Antes Papandreou había dicho a los
diputados que consideraran las conse-
cuencias de no aprobar tales medidas:
no habría servicios hospitalarios, el Esta-
do no podría pagarle a sus funcionarios…
en suma, advirtió, no habría esperanza: el
país estaría en bancarrota.
A las 13:48 horas del 29 de junio comen-
zó la votación en el Parlamento. Luego de 20
minutos 155 diputados del Partido Socialis-
ta de Grecia, al que pertenece Papandreou,
aprobaron el paquete de austeridad que es-
tará en vigor los próximos cinco años. Los
138 diputados de Nueva Democracia, el prin-
cipal partido de oposición, votaron en contra.
Pero fue la administración de Nueva De-
mocracia –que gobernó de 2004 a 2009– la
que ocultó los datos reales del déficit griego,
que no era de 6% como informó a la UE en
su momento –lo que ya era el doble de lo que
permite el pacto de estabilidad regional– sino
de 13.6%, uno de los más altos del mundo
respecto al Producto Interno Bruto (PIB).
En Grecia la disciplina partidista es fé-
rrea: un voto rebelde es muy mal visto. Aun
Un país en venta
MARCO APPEL
así, dos diputados de la oposición votaron a
favor del plan de austeridad y un solo socia-
lista, Panagiotis Kouroumplis, dijo “no”.
Dos horas después de la votación el
portugués José Manuel Durao Barroso, pre-
sidente de la Comisión Europea, y el belga
Herman Van Rompuy, cabeza del Consejo
de la Unión Europea (UE) que representa a
los 27 gobiernos asociados, emitieron una
declaración conjunta:
“Con la aprobación de hoy en el Parla-
mento griego del programa económico re-
visado, el país ha dado un importante paso
adelante en el necesario camino de la con-
solidación fiscal y las reformas estructura-
les de crecimiento. Pero también ha dado
un crucial paso atrás al grave escenario de
la insolvencia. Fue un voto de responsabili-
dad nacional.”
No importaron el categórico rechazo de
la ciudadanía y las violentas muestras de
descontento popular a las puertas del Par-
lamento. Por primera vez en 37 años de de-
mocracia griega se convocó a una huelga
general de dos días seguidos que práctica-
mente paralizó Atenas.
Las medidas que adoptó el gobierno
son extremas y prevén aumentos de im-
puestos, recortes al gasto público y privati-
zaciones masivas.
Entre las nuevas disposiciones: los tra-
bajadores independientes pagarán 300
euros más en impuestos anuales; se com-
batirá agresivamente la evasión fiscal; el IVA
en bares y restaurantes subirá de 13 a 23%;
será despedido uno de cada cuatro emplea-
dos del sector público; los salarios de los
que permanezcan, que ya habían bajado
12%, se reducirán más y sólo uno de cada
10 funcionarios que se retiren será reempla-
zado. Estas medidas representan ahorros
por 14 mil 100 millones de euros.
En los cinco años que cubre el paquete,
el gobierno recortará 2 mil 100 millones de
euros en el presupuesto de salud, 4 mil mi-
llones en prestaciones sociales, mil 200 más
en gasto militar, 855 en escuelas, hospitales
y cuarteles de policía y 500 en inversión pú-
blica… los ahorros ascienden en ese rubro
14 mil 300 millones de euros.
Esta última cifra, sin embargo, representa
apenas 4% del total de la deuda griega, que
alcanza el monto de 350 mil millones de euros.
Al mejor postor
Las privatizaciones pondrán a Grecia en ba-
rata. Este año el gobierno venderá la empre-
sa postal (Postbank), la de distribución de
agua de la ciudad de Salónica –la segunda
más grande del país–, la agencia de apues-
tas y lotería (OPAP) y los puertos de Pireo y
Salónica. Todo por 5 mil millones de euros.
Entre 2012 y 2015, el gobierno espera re-
caudar otros 45 mil millones de euros con la
venta parcial o total de otras empresas esta-
tales como refinerías, generadoras de ener-
gía eléctrica y el banco agrícola Atebank, así
como la gestión de puertos, aeropuertos,
carreteras y derechos para explotar minas.
También liquidará terrenos e inmuebles.
A cambio el gobierno de Papandreou
A
P
p
h
o
to
/ P
e
tro
s
G
ia
n
n
a
k
o
u
ris
Papandreou en el Parlamento. Paquete de austeridad
38 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
su conjunto. Ese sistema ha devastado a Gre-
cia. Hay que empezar todo de nuevo, partir
de cero. La UE está acabada para nosotros.
Por eso no nos vamos a mover de aquí. Para
mí ya se volvió una lucha personal”.
Pero cuando se le pregunta sobre su
caso particular, contesta que le es muy di-
fícil hablar del tema. “Es muy doloroso.
Los políticos nos destruyeron la vida, la
familia”, señala Iakakos.
Sociedad deprimida
La Asociación de Psiquiatras de Grecia
estima que con la crisis económica el nú-
mero de consultas creció 30%. El servi-
cio telefónico SOS Suicidios –administra-
do por la organización no gubernamental
Klimaka– constató un incremento en las
llamadas de 18% en 2009 en relación con
2007 y en 2010 fue de 36% respecto al
mismo año de comparación. En mayo de
2008, el Instituto Universitario de Investi-
gación en Salud Mental creó una línea se-
mejante: SOS Depresión.
El 23 de junio, el periódico francés Le
Monde publicó algunas de las llamadas a
esas líneas, sin identificar a los demandan-
tes de apoyo.
Un hombre de 68 años llama porque
dice que no se siente bien. Tiene miedo al
futuro y es un sentimiento que nunca había
experimentado. El año que viene se jubila-
rá, pero teme que la crisis se agrave y dis-
minuya o pierda su fondo de retiro. Con-
fiesa: “A veces estallo en cólera, aunque lo
más frecuente que me ocurre es sentirme
sin esperanza y totalmente desamparado.
No tengo la misma energía que antes. Un
amigo me dijo que tenía que solicitar ayu-
da. Él dice que estoy deprimido”.
Una mujer se comunica con el servi-
cio para platicar que su hijo de 26 años y
con un título universitario bajo el brazo,
no encuentra empleo. Está inquieta por él:
el muchacho le ha dicho que se considera
un fracasado, no quiere convivir con nadie
y prácticamente no sale de la casa. Su ma-
dre lo trata de animar: le comenta que mu-
chos jóvenes confrontan la misma situa-
ción debido a la crisis económica, pero él
no mejora y ella ya no sabe qué hacer.
En julio de 2010, la revista alemana So-
cial Psychiatry and Psychiatric Epidemio-
logy publicó el estudio Depresión y angus-
tia en Grecia. Ahí se afirma que el número
de personas que padecen episodios depre-
sivos mayores con tendencias suicidas au-
mentó, de 2008 a 2009, de 35% a casi 50%
entre personas con dificultades económi-
cas. Asimismo la tasa de suicidios por ca-
da 100 mil habitantes pasó de 2.4%, la me-
nor de Europa, a 5.2% en el mismo periodo.
El director de SOS Suicidios, Aris Vio-
latzis, relató a Le Monde que una vez él
mismo atendió la llamada telefónica de una
mujer de 40 años que amenazaba con lan-
zarse desde un quinto piso a causa de su
mala situación económica. Habló con ella
durante horas, el tiempo suficiente para que
un equipo de urgencias la pudiera rescatar.
Disturbios
El primer día de huelga general, el 28 de ju-
nio, la plaza Syntagma está abarrotada de
manifestantes. Al mediodía ahí confluye-
ron las marchas de la Unión de Funcionarios
y de la Confederación General de Trabaja-
dores de Grecia (del sector privado). Hacia
las dos de la tarde empezaron los enfrenta-
mientos entre jóvenes manifestantes y poli-
cías frente al Parlamento y al otro lado de la
plaza, ante el Ministerio de Finanzas.
Miles de muchachas y de hombres y
mujeres adultos permanecen en las boca-
calles de la plaza desde donde abuchean e
insultan a los granaderos; y gritan en coro:
“Psomi, paideia, eleftheria” (pan, educa-
ción, libertad), consigna que data de la opo-
sición a la dictadura de Georgios Papado-
poulus, derrocado en noviembre de 1973.
El gas lacrimógeno irrita los ojos y la
garganta; se escucha el ruido seco de las
detonaciones y se dispersa en la zona un
olor a quemado, producto del incendio de
varios contenedores de basura. La socie-
dad griega parece estar acostumbrada a
las protestas con violencia; para un obser-
vador extranjero hay escenas y conductas
extraordinarias.
Todos los manifestantes, no sólo los
jóvenes, vienen con tapabocas o máscaras
antigás; parecen asumir que de seguro ha-
brá problemas. Muchos se embarran una
especie de pintura blanca en la cara: es un
medicamento para el malestar estomacal,
que puede proteger del gas a los ojos. Los
negocios circundantes a la plaza bajan sus
cortinas, pero otros, en las calles aledañas,
siguen abiertos. En esas vías, en medio de
los disturbios hay personas que toman ca-
fé en las terrazas de los bares.
Un vendedor de periódicos, cuyo pues-
to está en el epicentro del conflicto, se ajus-
ta una máscara antigás y estoicamente con-
tinúa trabajando. No sólo vende diarios y
revistas, también ofrece refrescos y recuer-
dos turísticos.
A unos metros una mujer arrima su ca-
rrito de elotes a la entrada de un edificio y
se sienta a fumar un cigarro.
Los turistas toman fotos.
–¡Es una experiencia muy emocionante!
–dice una joven extranjera a este semanario.
En la zona de los disturbios hay quie-
nes venden a manifestantes y turistas ta-
pabocas, goggles y botellas de agua para
contrarrestar los efectos del lacrimógeno.
Los disturbios duraron toda la tarde
del 28 de junio.
El día siguiente fue diferente: los cho-
ques fueron más violentos y se extendie-
ron a las calles del centro, donde miles de
manifestantes siguen protestando.
Después de la aprobación del paquete
de austeridad, pasadas las seis de la tarde,
las autoridades griegas decidieron romper
violentamente la concentración ciudadana
en la plaza Syntagma y las calles vecinas.
Comandos de la policía motorizada, ame-
nazantes, se internaron en esas vías. En
unidades de 20 efectivos se lanzaron a al-
ta velocidad contra la muchedumbre, que
emprendió la huida y se dispersó.
La policía desalojó las calles. Pero las
hostilidades siguieron toda la noche en la
plaza Syntagma, donde parece que ya que-
daron aislados los jóvenes más radicales.
En un comunicado emitido por la no-
che del pasado 29 de junio, la organización
Amnistía Internacional denunció que la po-
licía reprimió brutalmente a los manifes-
tantes y utilizó de manera excesiva produc-
tos químicos en su contra. Estimó en 500
los heridos, la gran mayoría eran personas
que habían participado en las protestas.
A
P
p
h
o
to
/ L
e
fte
ris
P
ita
ra
k
is
Desamparo
40 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
Los disturbios se extendieron a la ca-
lle, donde cientos de aficionados furio-
sos con su equipo se enfrentaron con la
policía, agredieron a periodistas, destru-
yeron algunas áreas del estadio y destro-
zaron vehículos y negocios de los alrede-
dores. El saldo: más de 70 heridos, 25 de
ellos policías.
Algunos aficionados hasta intentaron
entrar a los vestidores para agredir a los ju-
gadores por no haber sido capaces de sal-
var a “su equipo” del descenso; la policía
lo impidió.
Una semana antes, en el partido de ida
celebrado en Córdoba, las fuerzas de segu-
ridad no evitaron que durante el segundo
tiempo un pequeño grupo de aficionados
de River abriera un agujero en la valla de
seguridad, saltara a la cancha para acosar a
los futbolistas de su equipo –e incluso agre-
dir levemente a un par de ellos– que perdía
2-0... y se fuera tranquilamente.
Tampoco impidieron que durante el
descanso del partido de vuelta otro gru-
po llegara hasta el vestidor del árbitro y lo
amenazara: “Si no nos cobrás un penal, no
salís vivo”. El silbante, Sergio Pezzotta,
marcó el penal a los 22 minutos del segun-
do tiempo después de una jugada dudosa.
No sirvió de nada: el arquero de Belgrano,
Juan Carlos Olave, lo detuvo.
Concesiones
Al principio el barrabrava era “un tipo que
iba a la cancha con su grupo, pedía entradas
a los directivos de futbol para ir a los par-
tidos, pero no exigía más que eso”, explica
a Proceso el periodista argentino Gustavo
Veiga, que ha investigado el fenómeno de
las porras y ha publicado sus resultados en
ensayos y libros como Donde manda la pa-
tota. Barras bravas, poder y política.
“Los dirigentes –continúa–, en el en-
tendido de que los hinchas iban a los esta-
dios para alentar y era bueno para el equi-
po, les comenzaron a dar boletos. Pero una
vez que se metían, no volvían a salir.”
Con ese apoyo inicial de los clubes,
esos grupos comenzaron a crecer y pronto
no les pareció suficiente que les regalaran
entradas y les pusieran microbuses para ir
a los partidos que su equipo tenía como vi-
sitante. El siguiente paso fue extorsionar a
futbolistas y técnicos. Les pidieron dinero
a cambio de su apoyo desde las tribunas.
Los directivos de los clubes que habían
alimentado a esos personajes con boletos
de entrada comenzaron a verse intimidados
e intentaron pactar con ellos otorgándoles
más prebendas. Los días de partido son los
amos: en las tribunas imponen su volun-
tad, a golpes si es necesario; cobran incluso
un “peaje” a los vendedores de refrescos y
hamburguesas. En los alrededores del esta-
dio sacan una buena tajada con el cobro por
el estacionamiento en vía pública.
Algunos clubes, como el Independien-
te, los tienen contratados como miembros
del equipo de seguridad en los estadios.
Esto explicaría hechos como las ame-
nazas al árbitro del partido River Plate-
Belgrano, según la asociación Salvemos al
Futbol (SF), que nació hace tres años para
denunciar la corrupción en este deporte y
la violencia de los barrabravas.
Cuando los clubes contratan el servi-
cio de seguridad privada no lo hacen con
una empresa desconocida, a veces contra-
tan a los mismos aficionados. Entonces
“esa gente” es la que permite a sus com-
pañeros de barra ingresar a los vestidores
para realizar “aprietes” (amenazas) y mo-
verse libremente por el estadio, denuncia
Mónica Nizzardo, presidenta de SF.
Hay clubes, agrega, que hasta les per-
miten manejar parte de su mercadotecnia.
En entrevista con este semanario, Raúl
Gámez, expresidente del Vélez Sarsfield,
admite la responsabilidad de los directivos
en el crecimiento de las barras bravas y re-
conoce que él también cometió el error de
negociar con ellas cuando estuvo al fren-
te de este equipo de Buenos Aires, actual
campeón argentino: “La violencia era algo
que me tenía muy preocupado e hice algo
que no tenía que haber hecho: pacté con
los hinchas. Les daba ventajas y les ponía
límites, como el de no permitirles extor-
sionar a los jugadores”.
Añade: “No me fue mal, pero con el
tiempo, cuando ya dejé de ser dirigente,
me di cuenta de que si nosotros les dába-
mos 200 entradas a los que manejaban la
barra, ellos tenían 200 soldados que res-
pondían a sus decisiones. Cada vez les
dábamos más poder. Ahora están indo-
mables, insostenibles. Y estamos en una
situación de desprotección total”.
Pacto de silencio
A partir de los ochenta, las barras empe-
zaron a “tener otros negocios relacionados
con la venta de los futbolistas” a otros equi-
pos, de los que se llevan un porcentaje, rela-
ta Veiga. “No sólo futbolistas de divisiones
juveniles, sino de equipos profesionales”,
añade.
La presidenta de SF cuenta el caso de
un jugador de las categorías inferiores, del
Newell’s Old Boys, de Rosario, que iba a
firmar su primer contrato con el club y la
barra le pidió una comisión. La madre del
muchacho denunció el hecho. “Este chico
se fue del Newell’s y no entró en ningún
otro club. Está jugando en el Argentino C”,
cuenta Nizzardo, quien sostiene que existe
un pacto de silencio que impide a su orga-
nización interponer demandas ante la justi-
cuando el River Plate, el equipo con más
campeonatos nacionales (33), perdió an-
te el Belgrano de Córdoba y, por primera
vez en sus 110 años de historia, se fue de
la primera división.
Cuando faltaba un minuto para el fi-
nal del partido el árbitro se vio obligado
a detener el juego debido a los incidentes
que Los Borrachos del Tablón, la mayor
barra del River Plate, protagonizaban en
las gradas del estadio Monumental, se-
de de la final de la Copa América. Cuatro
minutos después de detener el partido, el
árbitro lo suspendió y salió corriendo de
la cancha.
I NTERNACI ONAL / ARGENTI NA
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 43
La violenta
mafia
de las barras bravas
Las barras bravas argentinas se han convertido en ma-
fias que ejercen la violencia contra aficionados de equi-
pos rivales y extorsionan a vendedores, árbitros, juga-
dores, técnicos y directivos de los equipos que dicen
apoyar. Más aún, cobran comisiones por el traspaso de
futbolistas y sirven como guardias de seguridad, fuerzas
de choque y captadores de votos en zonas humildes. De
hecho sus acciones violentas son una amenaza para la
Copa América, que dio inicio el viernes 1 en Argentina.
PABLO PÉREZ ÁLVAREZ
B
UENOS AIRES.- Las violentas
porras o ‘barras bravas’ argen-
tinas gozan de impunidad y
poder. Obtienen prebendas de
los clubes a los que apoyan y
al mismo tiempo amenazan y
extorsionan a directivos, juga-
dores, técnicos, árbitros, vendedores am-
bulantes de las tribunas y aficionados.
Lo volvieron a poner de manifiesto el
pasado 26 de junio, cinco días antes del
inicio de la Copa América en Argentina,
42 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
pañero de militancia del jefe del gabinete
argentino, Aníbal Fernández.
Cuando se fundó, esta organización
se declaró abiertamente simpatizante de
Néstor Kirchner (fallecido meses después,
en octubre de 2010) y en las mantas que
desplegaban en los estadios exhibían un
pingüino (el símbolo del marido y antece-
sor de la presidenta Cristina Fernández de
Kirchner) y las siglas “KV”, que signifi-
can “Kirchner Vuelve”.
Más de 200 de sus miembros viajaron
al país africano auspiciados por el kirch-
nerismo, según afirman partidos de opo-
sición y organizaciones como SF. Pese a
que algunos de ellos tenían prohibido salir
del país por tener causas pendientes con la
justicia, no tuvieron ningún problema en
dejar Argentina y una decena fueron re-
chazados por las autoridades sudafricanas.
A este hecho bochornoso para el gobier-
no argentino le siguió otro mayor: murió
un aficionado de la albiceleste durante el
Mundial en Sudáfrica.
Se trató de Luis Forlenza, un aficiona-
do del Boca Juniors. Murió de un infar-
to tras el partido en el que Argentina cayó
eliminada ante Alemania en cuartos de fi-
nal. Su muerte se atribuyó oficialmente a
un intento de robo. Pero la prensa argen-
tina destapó que en realidad fue agredido
por barrabravas de HUA.
Ante esta situación, el gobierno se des-
entendió de la HUA. Durante casi un año
pareció que estaba neutralizada. Pero su
reciente reaparición ante el edificio de la
AFA arrojó dudas sobre sus intenciones en
la Copa América. “Hay peligro. Nos pre-
ocupa muchísimo”, advierte Nizzardo.
La agresividad de los barrabravas ya
dejó un antecedente fatal en la historia de
la Copa América. En 1995, en Uruguay,
hinchas argentinos atacaron a puñaladas a
aficionados de equipos rivales de su pro-
pio país a la salida de un partido entre su
selección y la de Chile. El saldo fue de tres
heridos graves y un muerto: Daniel Gar-
cía, de 19 años.
Desesperada por la lentitud de las in-
vestigaciones judiciales y el desinterés de
las autoridades, incluida la AFA, la ma-
dre de García, Liliana Suárez, se unió con
otros familiares de víctimas de la violen-
cia en las canchas “ante tanta indiferencia
e impunidad”, para formar la asociación
Familiares de Víctimas por la Violencia en
el Futbol Argentino (Favifa).
A pesar de que testigos identificaron
a algunos sospechosos del crimen, éste
prescribió el año pasado sin que nadie res-
pondiera ante la justicia. Suárez lo atribu-
ye a que estaban apadrinados por un polé-
mico político de su país ya fallecido: Juan
Carlos Rousselot, alcalde del municipio
de Morón (conurbado de Buenos Aires),
quien los tenía contratados como emplea-
dos municipales a cambio de trabajar co-
mo guardias de seguridad o, llegado el ca-
so, grupos de choque.
Aunque este caso estuvo a cargo de tri-
bunales uruguayos, los entrevistados sos-
tienen que la lentitud y la ineficiencia en
las investigaciones por muertes en el fut-
bol son moneda común en Argentina. “La
justicia en muchos de los casos es cómpli-
ce, porque lamentablemente no avanzan
en las causas”, dice a Proceso la respon-
sable de Favifa.
Las cifras le dan la razón: un porcenta-
je mínimo de los casos termina en conde-
nas. SF ha contabilizado 13 en los últimos
30 años (apenas 10%) y en otras 16 muer-
tes tiene constancia de que se procesó a los
presuntos responsables, pero nunca se su-
po cómo terminaron esas causas judiciales.
Ante este panorama, el grave problema
de la violencia en el futbol argentino no tie-
ne visos de solución en el corto o mediano
plazos. Por el contrario, el fenómeno de las
barras bravas está en pleno auge y sus nego-
cios van viento en popa. “Esto no mermó.
Al contrario. Veo que va avanzando a pasos
agigantados”, asegura Suárez.
I NTERNACI ONAL / ARGENTI NA
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 45
cia. Ni siquiera los directivos “se animan a
denunciar esta práctica por miedo o porque
son parte del negocio”, acusa.
La diversificación mercantil de las po-
rras no se detiene ahí. También aprovechan
su poder de atemorizar para hacer negocios
turbios con políticos y sindicatos, para los
que actúan como guardias de seguridad, co-
mo captadores del voto en las zonas humil-
des, para hacer bulto en manifestaciones o
incluso como fuerzas de choque.
Veiga ha documentado además otros
“nichos de negocio” de las barras bravas,
como la venta de entrevistas a medios de
comunicación o de “espacios publicitarios”
en sus mantas de las tribunas. Por ello, nie-
ga atribuirle a los barrabravas el apelativo
de hinchas: “El hincha o el socio pone di-
nero, paga su cuota, paga su entrada y no se
vale del club. Ellos hacen todo lo contrario,
viven a expensas del club”.
Nizzardo los califica así: “Son delin-
cuentes que usan los clubes de futbol co-
mo oficina de gestión de sus negocios”.
Esto ha provocado que en los últimos
tiempos los choques ya no sólo sean entre
aficionados de distintos equipos, sino en-
tre los de un mismo club que luchan por la
hegemonía dentro del mismo.
“Antes –explica Nizzardo– la violencia
en el futbol argentino tenía que ver con el
color de la camiseta, con la pasión y con lo
que el folclore de este deporte provocaba.
Ahora no, ahora están en problemas den-
tro de la misma hinchada y por negocios”.
A pesar de todo, el barrabrava tiene
un estatus e incluso un reconocimiento por
parte del público. “Los periodistas los ha-
cen famosos, los niños de los clubes les pi-
den autógrafos, van acompañados por los
jugadores a visitar enfermos... Es toda una
organización que creció tanto que nos su-
peraron”, lamenta Raúl Gámez.
Nizzardo recuerda un hecho ilustrativo:
Martín Palermo, estrella del Boca Juniors,
visitó el 11 de abril de 2007 en la cárcel a
Rafael di Zeo, quien fue líder de La Doce,
la principal porra del Boca Juniors. Di Zeo
fue condenado a cuatro años y tres meses
de prisión por un ataque contra la fanatica-
da rival.
“Es aberrante”, opina Nizzardo.
Complicidad oficial
Según SF, desde 1924 la violencia gene-
rada por estos grupos ha provocado en Ar-
gentina alrededor de 250 muertos, 130 de
ellos en las tres últimas décadas. En lo que
va de 2011 ya hubo dos víctimas morta-
les y tres partidos de la primera división
suspendidos por esta causa. Los desmanes
que generan parecen ir en aumento y es
habitual que los enfrentamientos que pro-
tagonizan sean a tiros.
Los entrevistados atribuyen parte de la
culpa de este problema al presidente de la
Asociación del Futbol Argentino (AFA),
Julio Grondona, quien la dirige desde
1979 y “nunca se preocupó por la violen-
cia”, señala Gámez. Grondona es, afirma,
el “culpable máximo”.
“La AFA es otra parte del problema y
no de la solución. Tenemos un presidente
desde hace 32 años puesto por la dictadura
(militar)”, coincide Nizzardo.
La amenaza que representan estos gru-
pos de porristas violentos se cierne también
sobre la presente Copa América. El pasado
24 de mayo unos 300 miembros de Hincha-
das Unidas Argentinas (HUA) se manifes-
taron frente a la sede de la AFA para exigir
boletos para los partidos de la Copa Amé-
rica y que se les reconozca como la porra
oficial de la selección en esta competencia.
La HUA reúne a las barras de 11 equi-
pos de primera y segunda división. Nació
poco antes del Mundial de Sudáfrica con
el patrocinio de Marcelo Mallo, un com-
A
P
p
h
o
to
/ D
a
n
ie
l L
u
n
a
A
P
p
h
o
to
/ T
im
A
y
le
n
Barras bravas. Poder desde las tribunas
JulioGrondona. Responsabilidad
44 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 47
ANÁLI SI S
en lenguajes hirientes– en el vínculo que
estableció Gandhi con el general Smud,
quien había decretado en Sudáfrica la
ley marcial contra los indios y había en-
carcelado varias veces a Gandhi. Smud,
después de las últimas movilizaciones, lo
llamó. Las conversaciones entre ellos se
convirtieron en negociaciones, hasta que
el gobierno abolió la ley marcial.
Antes de volver a la India, Gandhi en-
vió a Smud un símbolo, un abrazo: unas
sandalias de cuero que había fabricado du-
rante una estancia en prisión. “Hombres
como Gandhi –escribió muchos años des-
pués Smud; hombres y mujeres, agregaría
yo, como los que conforman este Movi-
miento– nos redimen de una sensación de
vulgaridad e inutilidad y, al no ser dema-
siado cautelosos para hacer el bien, son
una inspiración para nosotros. Fue mi des-
tino ser el antagonista de un hombre hacia
quien, aun en aquel tiempo, tenía el mayor
respeto (…) Él nunca olvidó (lo humano),
jamás perdió el equilibrio ni sucumbió al
odio y conservó su humor en las situacio-
nes más penosas: (…) su actitud y su espí-
ritu (…) contrastaron señaladamente con
la violencia brutal”.
Además opino que hay que respetar los
Acuerdos de San Andrés, liberar a todos los
zapatistas presos, derruir el Costco-CM del
Casino de la Selva, esclarecer los crímenes
de las asesinadas de Juárez, sacar a la Mi-
nera San Xavier del Cerro de San Pedro,
liberar a todos los presos de la APPO y ha-
cerle juicio político a Ulises Ruiz. O
N A R A N J O
Invictos
46 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
El país está roto. La violencia que nos
azota tiene su réplica en las disputas polí-
ticas, en las descalificaciones ideológicas,
en el desprecio y la sospecha. Para algunos
–en este país de dolor y de una corrupción
de la palabra tan profunda como la de las
instituciones– dialogar es claudicar; ha-
blarse duro y claro, sin que eso termine con
la humillación del adversario, sino en un
abrazo, es fracasar. No fue otra cosa lo que
algunos leyeron bajo la lógica mediática.
Una fotografía, entre miles que se tomaron
en el Alcázar del Castillo de Chapultepec
y entre las miles de imágenes de la narrati-
va que Argos llevó a las pantallas: la de un
abrazo entre Calderón y yo, magnificada
por los medios, terminó por imponerse, en
algunas lecturas sesgadas, a los símbolos, a
los contenidos profundos, a los logros y a
los avances de este primer diálogo entre el
Movimiento por la Paz con Justicia y Dig-
nidad y el Poder Ejecutivo.
Los que están atrapados en discursos
ideológicos del pasado y pretenden que en
un primer diálogo se resuelva la inmensa
problemática del país; los que creen que
se gana cuando uno se levanta de la me-
sa haciendo alarde de que le “rompió la
madre” al otro, o que se pierde cuando se
estrechan las manos y se promete avanzar
en acuerdos, terminaron por sucumbir a
la narrativa mediática. Lo lamento. Los
nuevos lenguajes desconciertan. Frente a
ellos –como sucedió cuando Boscán intro-
dujo el endecasílabo en la poesía españo-
la– hay una tendencia a atrincherarse en
los clichés consabidos: la sospecha del
fracaso y de la claudicación. Sin embar-
go, desde el 28 de marzo en que el Movi-
miento por la Paz con Justicia y Dignidad
se puso en camino comenzó a cambiar el
lenguaje de la guerra y del dolor.
Al increpar la violencia que nos ha
arrebatado a nuestros seres queridos; al
visibilizar a las víctimas criminalizadas
y sumidas en la impunidad; al nombrar a
nuestros muertos; al mostrar el estado de
inhumanidad en el que el país está hundi-
do; al atravesar medio país para abrazarnos,
darnos consuelo y señalar las responsabili-
dades del Estado frente a nuestro dolor; al
ir sentando de cara a la nación a todas las
autoridades para que entiendan la deuda
contraída con nosotros y hagan justicia a la
víctimas, dialoguemos y busquemos juntos
una refundación del país; al ir renuncian-
do a la violencia en nombre de la dignidad
y la firmeza de la no-violencia, no hemos
tenido otra cosa que ofrecer a nuestros ad-
versarios que lo mismo que hemos ofrecido
a todos: el amor y sus armas más puras, la
resistencia y el sacrificio.
Gracias a esa ofrenda que, a pesar de
las diferencias, ha ido uniendo a las víc-
timas y a una buena parte de la nación,
esperamos cambiar el corazón y la con-
ciencia de quienes dirigen este país y de
quienes aún viven ideológicamente y leen
todo desde la lógica del fracaso y de la
claudicación. Nosotros no confundimos
los equívocos de nuestros adversarios con
su persona, y por eso no odiamos, no des-
deñamos, y podemos, después de hablar
con fuerza y con exigencia, estrecharle
la mano y abrazarlo. Contra lo inmoral,
contra la cerrazón, nosotros recurriremos
siempre a armas morales y espirituales, al
diálogo abierto y franco y a la desobedien-
cia civil si traicionan los acuerdos.
No deseamos embotar la violencia en
la que vive el país utilizando tajos más
cortantes. Todos debemos, como lo ense-
ñó Gandhi, “quedar sujetos por la fuerza
del amor” y la justicia digna. Al principio,
como ha sucedido con quienes critican o
buscan manipular el diálogo, el lenguaje
los desconcertará; “pero después, tendrán
que admitir que esta resistencia espiritual
es (a la larga) invencible”. Al no sentirse
humillado ni acorralado, Calderón pudo
sacar algo de lo más noble que hay en su
corazón: Reconocer que tiene una deuda
con las víctimas y prometer dar pasos con
los ciudadanos para iniciar la justicia que
su guerra nos arrebató, es un buen prin-
cipio: se hará una Ley para las Víctimas;
se pondrá en marcha el Fondo –que no se
ha usado– para las Víctimas; en tres meses
nos volveremos a reunir de cara a la na-
ción y llevaremos expertos para mostrarle
a Calderón que hay estrategias de seguri-
dad verdaderamente ciudadana para que
al fin cambie su estrategia. ¿Es poco?
Mientras en el diálogo sacaba lo me-
jor de mí mismo, la firmeza en el amor,
no dejé de pensar –para no perderme, para
no sucumbir a esa parte mía que en ciertas
circunstancias me hace desdeñar y estallar
Diálogo y no-violencia
J A V I E R S I C I L I A
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 49
ANÁLI SI S
¿
son las elecciones meca-
nismos efectivos de rendición de
cuentas? ¿Empoderan al ciudadano
o son una mera simulación? Tales
interrogantes se escuchan una y
otra vez en medio de la generali-
zada decepción sobre los comicios
que se vive hoy en México. Si bien
parecería que la vía electoral es ca-
da vez menos capaz de estimular
el cambio político, algunas veces
también nos da gratas sorpresas,
como hace un año en Oaxaca, cuan-
do los electores emitieron un claro
“ya basta” a la impunidad y al auto-
ritarismo del Estado. Este domingo
3 de julio la democracia mexicana
se somete a otra dura prueba con la
celebración de elecciones en el Es-
tado de México, Nayarit, Coahuila
e Hidalgo.
Más allá de los porcentajes de
votación que reciba cada uno de
los candidatos, habría que poner
particular atención a la tasa de par-
ticipación ciudadana. Esta será la
verdadera medida de la salud de
nuestra democracia. Los ciudada-
nos solamente se toman la moles-
tia de acudir a las urnas si creen
que su participación realmente va-
le la pena. Llegan a tener esta convicción
cuando las campañas electorales son sus-
tanciales y competitivas y las instituciones
garantizan la autenticidad del sufragio.
Las campañas superficiales, con un claro
favorito y con instituciones electorales
cooptadas constituyen la mezcla perfecta
para un alto abstencionismo.
En el Estado de México, la campaña
de Eruviel Ávila apuesta precisamente a
la abstención. Por ejemplo, la reiterada
divulgación de encuestas que supuesta-
mente reflejan un margen de victoria de
más de 30 puntos porcentuales de Ávila
sobre Alejandro Encinas y Luis Felipe
Bravo Mena tiene precisamente el fin
de desalentar la participación al conven-
cer al ciudadano de que el resultado ya
estaría determinado y que no importa si
vota o no. El candidato del Partido Revo-
lucionario Institucional (PRI) sabe muy
bien que cuando se eleva la tasa de par-
ticipación es mucho más difícil “dirigir”
los resultados por medio del voto corpo-
rativo, el acarreo y la compra y coacción.
Durante la elección de Enrique Peña Nie-
to hace seis años, por ejemplo, la tasa de
participación llegó a uno de sus mínimos
históricos, quedando únicamente en 43%
del padrón electoral.
Pero recordemos que en los
recientes comicios de Veracruz,
Durango, Puebla, Guerrero, Oaxa-
ca, Hidalgo y Sinaloa las encuestas
sistemáticamente erraron entre 10
y 25%. Hay varias explicaciones
para estas discrepancias. Primero,
existen desde luego algunas casas
encuestadoras que actúan por con-
signa para presentar resultados “a
modo” con el fin de apuntalar a uno
u otro candidato en la opinión pú-
blica. Segundo, la forma más fácil y
rápida para realizar una encuesta es
la vía telefónica, y esta modalidad
solamente recoge las opiniones de
un estrato limitado de la población.
Tercero, los ciudadanos muchas
veces tienen miedo de revelar sus
verdaderas preferencias a personas
extrañas que bien podrían trabajar
por un partido político que poste-
riormente los podría castigar por
dar la respuesta “equivocada”. Esto
último suele ocurrir en particular
en estados gobernados por el PRI o
donde existe una fuerte presión so-
bre los ciudadanos para votar por el
partido actualmente en el poder.
Queda claro que si la ciudada-
nía mexiquense sale a votar masiva-
mente, los resultados serán muy diferentes a
los proyectados por las encuestas. Este esce-
nario preocupa sobremanera a Ávila y al PRI
porque saben que no será suficiente simple-
mente ganar la elección, sino que tendrían
que hacerlo por unos 10 puntos de ventaja
para evitar una posible anulación.
El artículo 299 del Código Electoral
del Estado de México señala claramente
que deben anularse los comicios cuando el
ganador haya rebasado los topes de gasto
de campaña. Sin embargo, la nulidad so-
lamente procedería si se demuestra que el
rebase de topes fue “determinante” para el
resultado de la elección. De allí la necesi-
Al rescate de la legitimidad
J O H N M. A C K E R MA N
48 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
MA R T A L A MA S
¿
Qué implica contemplar el su-
frimiento ajeno? ¿Qué tipo de relación
social se puede dar entre personas que
sufren y quienes las miran? ¿Cuál es el
lugar de las emociones compasivas en la
política? ¿Qué suscitó en los espectado-
res el Encuentro en Chapultepec? ¿Qué
sentimos cuando Javier Sicilia, Julián
LeBarón, María Elena Herrera, Norma
Ledesma, Yolanda Morán y otras vícti-
mas hablaron de su dolor frente a Cal-
derón y parte de su gabinete?
En el Alcázar del Castillo se pre-
senció el dolor y la compasión, y esto
provocó distintas reacciones. En los
integrantes de ese sector de la sociedad
que sigue minuciosamente los aconteci-
mientos políticos –el círculo rojo–, las
reacciones y comentarios estuvieron
matizados por sus ideologías y posicio-
namientos políticos previos; los analis-
tas políticos transitaron del entusiasmo
al descreimiento, del aplauso al rechazo
y la condena. No me eximo de ese con-
dicionamiento previo. Yo alentaba la es-
peranza de cierta reconsideración de la
estrategia; esperaba que las víctimas hi-
cieran exigencias más puntuales (como
la del debate con Buscaglia); pero pese
a que lo que deseaba no se dio, el acto
me conmovió, en especial escuchar de
viva voz los testimonios de las víctimas.
En Regarding the Pain of Others
(Contemplando el dolor de los otros),
su sobrecogedor análisis sobre la re-
presentación fotográfica de atrocidades
producto de las guerras, Susan Sontag
considera que usar como objetos de
contemplación ciertos emblemas del
sufrimiento humano resulta una forma
de explotación que dudosamente pro-
fundiza nuestro sentido de realidad. El
espectador que mira en esas fotogra-
fías el dolor asolador de los demás se
anestesia emocionalmente y “natura-
liza” el horror. Sontag finaliza su ensayo
señalando que no podemos ni imaginar
qué espantosa y terrorífica es la guerra. Y
señala que los seres humanos llegamos a
acostumbrarnos a ver como algo “normal”
esa horripilante carnicería.
Tampoco podemos comprender, ni
siquiera imaginar, lo que sufren las víc-
timas. Las palabras no logran expresar
lo que sienten, pero verlas y escucharlas
transmite parcialmente el desgarramiento
que padecen.
Varios comentaristas políticos señala-
ron que lo positivo de lo que ocurrió en el
Alcázar de Chapultepec es que se trató del
inicio de un diálogo. ¿En verdad fue así?
Indudablemente fue valioso el minuto de
silencio, que se reconociera la importan-
cia de recordar públicamente a las vícti-
mas, que Calderón se parara a abrazar a la
señora Herrera. Hubo varios gestos valio-
sos, ¿pero diálogo? Más bien pareció un
intercambio de monólogos.
Ahora bien, quienes escucharon la
transmisión, quienes la vieron por inter-
net, quienes leyeron al día siguiente la
prensa, ¿qué sintieron, qué pensaron? ¿Es
el dolor de los demás lo que cimbra o es la
proximidad de esa amenaza lo que genera
angustia y desesperanza? Hoy, en México,
se vive una situación de riesgo, y se tiene
miedo de ser la próxima víctima. Estamos
en guerra. ¿Quién puede sentirse a salvo
o protegido?
No es posible vivir sin incertidumbre,
pero cuando se quiebra la dimensión de
seguridad de la vida pública se vuelve im-
posible imaginar un futuro. Con duelos y
traumas tan devastadores se produce una
degradación del lazo social. Esa sustancia
viva del ser humano, su capacidad de sentir
(metafóricamente su corazón), se va endure-
ciendo, petrificando. Ese síntoma es general.
No sólo lo intuimos en los criminales que
secuestran y descuartizan con una facilidad
aterradora, sino que lo comprobamos co-
tidianamente en la amplia indiferencia
social ante el dolor, las privaciones y los
tratos brutales a que se ven sometidos los
sectores populares de nuestro país: cam-
pesinos, obreros, etcétera.
¿Cuál es la mejor vía para enfrentar
el horror? A diferencia de Calderón, que
asegura que la que él ha elegido es la vía
correcta, creo que el dolor de los demás
obliga a dudar, a consultar, a revisar y
a volver a discutir. No es posible con-
templar el sufrimiento de las víctimas
y salir indemne de esa experiencia, a
menos que se les haya oído como quien
oye llover. Y aunque la incapacidad para
sentir el dolor de los demás es un meca-
nismo de defensa, muy arraigado hoy en
día, esa indiferencia social envenena las
relaciones humanas. Por eso en nuestra
sociedad asustada un momento de com-
pasión resulta casi como un respiro de
alivio. Pero, ¿qué hacer si la compasión
es únicamente un espectáculo sin con-
secuencias posteriores, en lugar de una
práctica que se compromete, entre otras
cosas, a revisar lo que está produciendo
una guerra que, como todas las guerras,
conlleva más cuestiones negativas que
positivas? Nadie pide que no se comba-
ta a los criminales. Solamente se exige
que lo que se está haciendo se revise a la
luz de experiencias ya probadas y, sobre
todo, que se incorporen otras formas de
combate, como la investigación finan-
ciera y la confiscación de los bienes. Si
lo que ocurrió en el Alcázar no tiene una
repercusión real en revisar la estrategia,
¿qué nos resta concluir? Probablemente
el gobierno de Calderón seguirá parape-
tado detrás de los muros de la indiferen-
cia. Y esa actitud, sorda a los reclamos
de quienes muestran hasta qué punto la
sociedad se encuentra herida, ahondará
aún más el quiebre de nuestra nación. O
Sobre la compasión
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 51
10. Oprime cualquier tecla para pre-
senciar una breve presentación multi-
media preparada por Televisa. NOTA:
Después de haber instalado el Manual, el
ícono México Moderno debe desaparecer
de la pantalla. Aprieta SÍ. ¡Felicidades! Tu
sistema está listo para ser usado.
Capítulo 2: Consiguiendo y usando
a tu candidato
1. Teclea la palabra Dinosaurio o la pa-
labra Delfín. En la pantalla verás íconos
con las siguientes palabras: Hermano del
gobernador saliente, Miembro del grupo
Atlacomulco, Padrino político y protec-
tor del multimillonario Vicente Chaires.
Presiona el ícono correcto y jálalo por la
pantalla para que ingrese al fólder llama-
do Mi Candidato. Si es necesario recon-
figurarlo, recurre a la empresa satélite de
Televisa llamada TV Promo.
2. Cuando surja la frase Ganar Esti-
lo PRI, haz click para leer las actividades
sugeridas: promesas de puestos en el go-
bierno estatal a promotores del voto, gasto
público que excede los límites de campaña
marcados por la ley, entrega de dinero en
efectivo, de cachuchas, camisetas, lápices,
desayunos, lavadoras, machetes, fertili-
zantes, pollos, vacas y borregos. Después
abre la ventana Compartir>.
3. Si deseas Upgrades, teclea las pa-
labras Viejo PRI para obtener instruc-
ciones específicas para condicionar la
entrega de placas a taxistas a cambio de
credenciales de elector. Esa función tam-
bién sirve para adiestrar a operadores de
casilla en la labor de “convencer o inhi-
bir”, conforme sea el caso. Luego oprime
la tecla Insertar.
4. Selecciona SI o NO si quieres que tu
candidato haga las siguientes declaracio-
nes a la prensa, como lo hizo Eruviel Ávila
cuando se le preguntó sobre las prácticas
clientelares de su partido: “Si otras opcio-
nes políticas no lo hacen aquí, nosotros sí
lo hacemos. De hecho yo soy producto de
que en su momento fui apoyado, fui esti-
mulado”. Enseguida presiona Continuar.
Capítulo 3: Preguntas frecuentes
¿Cómo puedo asegurar que la Operación
PRI Regresa funcione en mi estado? La
Operación esta diseñada para ser infalible
en casos en los que el PRI necesita recupe-
rar sus bastiones electorales o mantenerlos.
Para lograr este objetivo sólo se necesitan
dinosaurios en todos los ámbitos (político,
empresarial, periodístico, electoral).
¿Cómo me conecto a la red de Opera-
ción PRI Regresa? Basta con marcar al
teléfono celular de Humberto Moreira o
llamar al Hipódromo de Agua Caliente
en Tijuana.
Mi candidato enfrenta críticas por es-
trategias clientelares. ¿Qué hago? Es
importante que tu candidato declare con
frecuencia, como lo hace Luis Videgaray,
que la compra de votos es “normal”. Es
indispensable que responsabilice al PAN
de realizar una “cacería de brujas”. Debe
insistir en que cualquier crítica al PRI for-
ma parte de una “guerra sucia”. El partido
no debe permitir que la discusión sobre el
enriquecimiento ilícito de personajes co-
mo el exsecretario particular de Humberto
Moreira sea tema de debate público. Ase-
gúrate de que el presidente de tu partido
desaparezca hasta después de la elección
para evitar preguntas incómodas.
¿Es indispensable que los candidatos
elegidos con la Operación PRI Regre-
sa cumplan sus promesas de campaña?
No. Cuando enfrenten problemas sin so-
lución, bastará que declaren: “ése es un
tema del gobierno federal”.
¿Funcionará correctamente mi sistema
para la elección presidencial del 2012?
Sin ningún problema. Para ese año el PRI
prevé postular a candidatos acusados de
fraude, responsables de delitos fiscales,
vinculados con el narcotráfico, impues-
tos a través del dedazo del gobernador
saliente, condenados por la DEA. Igual-
mente nos interesan aquellos que han si-
do señalados como autores intelectuales
del asesinato de periodistas prominentes
o que acopian armas para uso exclusivo
del Ejército en su casa.
Especificaciones del Manual
Tipo de red: clientelar.
Compatibilidad: con cualquier estado
en el cual el Instituto Estatal Electoral
sea una institución débil o capturada por
los poderes fácticos.
Interfase: con la pobreza y la violencia.
Funcionalidad: para candidatos apo-
yados por Televisa o para candidatos un-
gidos con acceso al erario del estado.
Si necesitas ayuda
Si necesitas ayuda para usar esta guía,
consulta el Capítulo 3: “Preguntas Fre-
cuentes”, o llama a las oficinas del PRI
en Toluca. Pide hablar con Humberto
Moreira. Después de oír la grabación “Ya
ganamos compadre”, deja tu mensaje.
Serás atendido en 2012. O
n PRI Regresa: Versión 2.0
D E N I S E D R E S S E R
50 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
ANÁLI SI S
dad de ganar por un amplio margen. Recor-
demos, por ejemplo, que hace seis años se
comprobó fehacientemente que Peña Nieto
había rebasado los topes, pero se evitó la
nulidad precisamente porque el margen de
victoria había sido suficientemente amplio.
Existe la más que fundada sospecha
de que el candidato del PRI en Edomex ya
rebasó, desde hace mucho tiempo, el to-
pe de 204 millones de pesos. Habría que
recordar que no solamente se contabiliza
la propaganda formalmente contratada,
sino también todas las “donaciones en es-
pecie” realizadas por simpatizantes como
Jorge Hank Rhon o empresas televisivas.
La elección también podría anularse por
la utilización de recursos públicos para
apoyar al candidato oficial, ya que el caso
de José Bernardo García Cisneros revela
que el gobierno de Peña Nieto ha tenido
una participación sumamente activa en la
campaña de Ávila.
Otra grave irregularidad es la abierta
intervención de grupos religiosos al con-
tratar espectaculares y utilizar internet
ZZZYRWRFDWROLFRFRP) para influir en
el voto en contra de Encinas y a favor de
Ávila y Bravo Mena, considerados más
cercanos a los intereses de la Iglesia. Asi-
mismo, la realización por Ávila de actos
de campaña desde antes de haberse con-
vertido en el abanderado oficial del PRI
también podría ser causal de su pérdida de
registro o de nulidad de la elección.
Hoy es importante que haya una amplia
participación ciudadana, no solamente en
las urnas, sino también en la vigilancia de la
jornada electoral. Con la eliminación de la
compra de promocionales en radio y televi-
sión, los partidos disponen hoy de más dine-
ro que nunca para campañas a ras de tierra,
y el acarreo y la compra y coacción del voto
se vuelven aún más comunes que en el pasa-
do. Pero habría que recordar que, de acuer-
do con el artículo 403 del Código Penal, se
prohíbe explícitamente solicitar votos “por
paga, dádiva, promesa de dinero u otra re-
compensa”, así como “llevar a cabo el trans-
porte de votantes, coartando o pretendiendo
coartar su libertad para la emisión del voto”.
Asimismo, el artículo 407 del mismo códi-
go impone una pena de hasta nueve años de
prisión al servidor público que destine “fon-
dos, bienes o servicios” públicos, e incluso
el “tiempo” de sus subordinados, a algún
partido político o candidato. 
Ante la desidia y parcialidad de las au-
toridades electorales, la denuncia ciudada-
na es nuestra última esperanza para rescatar
un poco de legitimidad de la vía electoral
para generar el cambio político y social. O
ZZZMRKQDFNHUPDQEORJVSRWFRP
Twitter:@ajohnMAckerman
Bienvenido
Esta guía es para cualquier miem-
bro del PRI que quiera regresar al
poder o conquistarlo en alguna parte
del país. Contiene instrucciones úti-
les tanto para viejos operadores como
para aquellos que intentarán comprar
una elección por primera vez. Cada
capítulo expone procedimientos para
manipular el proceso electoral en sitios
como el Estado de México, aunque es
aplicable a otras entidades. El Manual
es compatible con versiones anteriores
y no requiere actualización.
Cuando es utilizada de manera co-
rrecta, “Operación PRI Regresa” ofrece
resultados insuperables por otro produc-
to en el mercado político. Emplea los
métodos menos avanzados para obtener
los resultados más deseados. Permite la
transmisión directa del poder en lugares
como el Estado de México, o su perpe-
tuación familiar, como en Coahuila. La
adaptación de viejos métodos a nuevos
contextos minimiza las demandas de
cambio y provee la ventaja adicional de
pavimentar el camino a Los Pinos. Esto
permite que el PRI pueda realizar otras
tareas (multitasking), como la promo-
ción de la candidatura presidencial de
Enrique Peña Nieto. Al mismo tiempo,
produce resultados favorables en las en-
cuestas a nivel nacional y es inmune al
virus de la democracia.
Capítulo 1: Preparando
a tu estado para la elección
Después de recibir el Manual en el
formato Moreira/Peña Nieto Versión
2011, debes preparar a tu estado para
usarlo. Ejecuta los siguientes pasos pa-
ra que funcione de manera adecuada.
El proceso toma alrededor de tres meses
y no debe ser interrumpido aunque surjan
reclamos de la oposición, ya que eso lle-
varía a la caída del sistema priista.
1. Prende la maquinaria priista apre-
tando la tecla con la letra “d” de “dinero”.
2. Teclea “c” de “clientelismo” para
continuar.
3. Cuando aparezca en la pantalla la
ventana Diablo Conocido, presiona cual-
quier tecla para continuar. Esto significará
que aceptas la instalación del Manual a pe-
sar de las reglas del Código Federal de Ins-
tituciones y Procedimientos Electorales. El
sistema comenzará a operar de inmediato.
4. Cuando veas la ventana Archipiéla-
gos Autoritarios, selecciona el nombre de
tu localidad (Toluca, por ejemplo) y des-
pués presiona Ganar.
5. En el renglón Nombres, teclea el
nombre de un delfín seleccionado por el
gobernador para transferirle el control del
estado.
6. Lee el acuerdo de uso y teclea
Acepto ganar como sea. Si no aceptas el
acuerdo, no podrás accesar el Manual.
7. Cuando surja la palabra Password,
teclea Los Pinos 2012. Cuando aparezca
la advertencia Violencia posible, teclea
OK. Dependiendo de la configuración
de tu sistema, quizás sea necesario usar-
la contra periodistas o simpatizantes del
PAN o del PRD. PRECAUCIÓN: Para
prevenir posibles conflictos con el Insti-
tuto Estatal Electoral debes asegurarte de
que esté completamente bajo tu control.
8. En la ventana Consolidación De-
mocrática, aprieta la tecla Cancelar.
9. Si la ventana Elecciones Limpias
y Equitativas sigue abierta, asegúrate de
cerrarla. De lo contrario, el sistema opera-
tivo del Manual sufrirá daños irreparables.
Operación
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 53
ANÁLI SI S
postura sobre las uniones homosexua-
les, la eutanasia y la legalización de las
drogas”. Otros dos candidatos nayaritas
tienen la misma suerte que la aspirante
panista. El del PRD, Guadalupe Acos-
ta Naranjo, porque “defiende el aborto,
las uniones homosexuales y la adopción
de niños por parte de parejas del mismo
sexo. Se desconoce su postura sobre la
eutanasia y la legalización de las drogas”.
El del PT y Convergencia (y Andrés Ma-
nuel López Obrador), porque “defiende
las uniones homosexuales y la adopción
por parte de parejas del mismo sexo”,
aunque se “desconoce su postura sobre el
aborto, la eutanasia y la legalización de
las drogas”.
Estas calificaciones deben servir a los
ciudadanos que pertenecen a la Iglesia
católica para normar su voto en la jorna-
da de este domingo. En franco integrismo
proponen que la ideología política sea
compatible con la creencia religiosa y
aun regida por ella. Ese es el integrismo
condenado por eminentes teólogos y aun
miembros eminentes de la jerarquía cleri-
cal. En México la primera voz de alarma
contra esa deformación doctrinal y prác-
tica la hizo hace casi medio siglo el padre
Tomás Allaz, de la Orden de Predicado-
res (dominico) en una célebre proclama
titulada: “¡Cristianismo sí, contubernio
político religioso no!”, publicada por el
semanario Siempre!, que vivía una de sus
mejores etapas.
Voto Católico propone que se sufra-
gue “como católico”, para lo cual hay
que “decidirse a dejar que la fe ilumine”
las opciones políticas. Sin necesidad de
esa luz, Voto Católico propone elegir se-
gún cinco puntos “no negociables” de la
doctrina católica, cualquiera cosa que eso
sea, pues no citan más fuentes que el ca-
tecismo, que obviamente no contiene esas
exigencias:
“No al aborto, sí a la vida”; “No a la
eutanasia, sí al amor para con nuestros
enfermos”; “Sí al matrimonio exclusiva-
mente como la unión entre un hombre y
una mujer”; “No a la manipulación gené-
tica que significa el sacrificio de un em-
brión humano, sí a la investigación con
células madres adultas”, y “No a la clo-
nación humana, sí al reconocimiento de
la dignidad de la persona. Somos: únicos,
irrepetibles e irremplazables”.
Ya con las opciones iluminadas por
la fe, a los católicos dispuestos a sufragar
según estas instrucciones les será fácil
“optar por un candidato que promue-
va políticas que alienten la justicia, la
creación y distribución del bienestar de
manera concreta y realista”, que “respe-
te las raíces católicas de nuestra cultura
mexicana”, que “promueva una sana co-
existencia y cooperación entre la Iglesia
y el Estado”, y que, en fin, se “preocupe
por la difusión de las virtudes”.
Con esa luz procedente del ciberes-
pacio, que ha de ser una dimensión in-
termedia entre el cielo y la tierra, ¡a las
urnas, católicos! O
52 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
MI G U E L Á N G E L G R A N A D O S C H A PA
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
Si no es una iniciativa de la Ar-
quidiócesis de México, ha contado
con su anuencia. Se trata de un sitio
en la red que se llama Voto Católi-
co. La página aparece ornada con
un esbozo de la Guadalupana según
la imagen exhibida en la Basílica
del Tepeyac, y con una porción del
Escudo Nacional en que se halla la
serpiente. Entre estos símbolos del
bien y del mal se desarrollan la in-
formación y las prescripciones de los
doctores de la ley que elaboraron esta
promoción integrista.
Si por ellos fuera, si ellos por sí o
la Iglesia católica tuvieran suficiente
influencia sobre la sociedad, en los
comicios de hoy 3 de julio en el Esta-
do de México triunfaría el candidato
del PAN, Luis Felipe Bravo Mena.
En el sistema de calificación de Vo-
to Católico, que toma de la barbarie
romana que hacía condenar de ese
modo a los cristianos un recuadro
donde aparece el dedo pulgar hacia
abajo, o un signo de interrogación
en los casos en que estos integristas
hacen el favor de otorgar el beneficio de
la duda, sólo hay un emblema de aproba-
ción, con el dedo hacia arriba. Es el que
corresponde a Bravo Mena.
Y cómo no iba a ser de ese modo si, de
acuerdo con los criterios de Voto Católico,
el exdirigente nacional panista es el can-
didato perfecto: “Se declara a favor de la
vida desde el momento de la concepción,
defiende el matrimonio tradicional entre
hombre y mujer y se opone a la legaliza-
ción de las drogas”. Por cierto, los autores
de esta página están mal informados, o su
atraso de pensamiento se extiende tam-
bién a los hechos de actualidad. Junto a la
foto de Bravo Mena aparecen los logoti-
pos del PAN y del PRD, partidos que hace
meses, desde antes de que comenzaran las
campañas, rompieron la coalición que ha-
bían resuelto construir.
Voto católico, no por la izquierda
En cambio, el dedo hacia abajo en el
apartado que corresponde a Alejandro
Encinas (que figura al lado de los emble-
mas del PT y Convergencia, como si sólo
ellos sostuvieran su candidatura) respon-
de a que “defiende el aborto, las uniones
homosexuales y la legalización de la ma-
rihuana y otras drogas que no han sufrido
procesamiento químico”.
En medio de ambos, Eruviel Ávila
se beneficia de sus indefiniciones: “se
desconoce su postura sobre el aborto, la
eutanasia y la legalización de las drogas.
Dice respetar las uniones homosexua-
les”. Y su perfil, en consecuencia, está
calificado con un signo de interrogación.
Ese es, por cierto, el que emplea Voto
Católico para perfilar a la mayoría de los
candidatos, sean del partido que sean.
Es el caso de Guillermo Anaya y Gena-
ro Fuantos, candidatos del PAN y
el PRD en Coahuila; así como el de
Roberto Sandoval Castañeda y Do-
naciano Robles, quienes aspiran a
gobernar Nayarit y son postulados
por el PRI y el PRS, partido local.
Con ese mismo rasero son medidos
los candidatos a la alcaldía de Pa-
chuca, presentados por el PRI, el
PAN-PRD y el PT: Eleazar García
Sánchez, Gloria Romero de Tellería
y Jorge Acosta Benítez; y los aspi-
rantes a la presidencia municipal de
Tulancingo y de Tizayuca, con la
sola excepción del aspirante del PT
a la alcaldía tulancinguense, Rolan-
do Óscar Nájera García, pues “tiene
como candidato suplente a un tran-
sexual”, si bien “se desconoce su
posición sobre el aborto, la eutana-
sia y la legalización de las drogas”.
Merece también la fulminación
de Voto Católico el candidato priista
al gobierno de Coahuila, Rubén Mo-
reira, ya que “como diputado federal
y presidente de la Comisión de Dere-
chos Humanos de la Cámara de Di-
putados ha promovido leyes en contra de
la vida. Apoya abiertamente las uniones
homosexuales” y “se desconoce su postu-
ra sobre la eutanasia y la legalización de
las drogas”. Igualmente es condenable la
postura de Jesús González Schmal, can-
didato coahuilense de Convergencia. Por
haber sido antes relevante miembro del
PAN, se admite que “en algún momento
estuvo a favor de la vida”. Hoy, sin em-
bargo, “el partido en el que milita está en
contra de la vida y la familia. Se ha de-
clarado en favor de la legalización de las
drogas y se desconoce su postura sobre la
eutanasia”.
No obstante que es postulada por el
PAN, Voto Católico condena a la diputada
Marta Elena García, ya que “defiende el
aborto”, lo cual es suficiente para censu-
rarla, no obstante que se “desconoce su
HI STORI A
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 55
–A mí no me ha llamado nadie. Me voy. Y no vuelvo.
–No, señor embajador, usted no puede irse así nomás.
Fue recibido por su majestad Juan Carlos. Por lo menos
tiene que hacer una visita protocolaria para despedirse.
–No me despido de una chingada, ni del rey ni de na-
die. Usted no discuta. Haga lo que le digo y basta. (...)
Una profesión “bastante sangrienta”
No tenía amigos médicos porque los había encarcela-
do. Ni amigos ferrocarrileros, porque los había manda-
do golpear y arrestar. Ni maestros, ni telegrafistas, ni
universitarios. No le tenía confianza a ningún gremio:
todos habían atentado contra la paz y la estabilidad de
su gobierno. Los primeros en hacerlo fueron los médi-
cos. Habían estallado una serie de paros en los hospita-
les públicos del país a sólo cuatro días de su toma de po-
sesión como presidente de la República.
Por eso cuando entró al Hospital Francés ese sába-
do pensó que, en realidad, no respetaba a los médicos,
ni sus procedimientos. Desnudo debajo de una bata ridí-
cula, con zapatos de tela azules, Díaz Ordaz tiritaba en
espera de que llegara el doctor Dutilleaux, director del
hospital, quien le preguntaría por su dieta, sus “evacua-
ciones”, su digestión. Había escogido a un doctor fran-
cés sobre cualquier médico militar porque pensaba que
cualquier mexicano lo mataría por lo que había pasado
en el primer año de su presidencia.
Cuatro días antes de tomar posesión, él no planeaba
recibir a nadie en sus oficinas de Palacio Nacional. Pe-
ro tuvo que doblarse. Le tenían detenidos los hospitales
públicos por todo el país sólo porque querían un aumen-
to de salario. ¿Cómo el presidente iba a recibir a unos
médicos hambreados? Pero lo hizo. Los anunció su se-
cretario privado, Joaquín Cisneros, una mañana del 8 de
diciembre de 1964. Los
podía escuchar en el Zó-
calo haciendo filas en ba-
tas blancas, con zapatos
blancos, con cofias, con
estetoscopios al cuello.
Igual que el doctor Duti-
lleaux que ahora le esta-
ba enterrando una jeringa
para sacarle sangre. Sin-
tió el borbotón arrancarse
de su vena.
–Esta profesión es
bastante sangrienta, ¿no
doctor?
–¿Y la suya no, licen-
ciado? (...)
Ahora el doctor fran-
cés le está tomando pla-
cas radiográficas para sa-
ber por qué le sale sangre
del intestino. Díaz Ordaz
mira el techo iluminado,
blanco: es un lugar donde
se espera la salvación in-
mediata. Los médicos tie-
nen esa aura de santos que nos curan, esa mano salva-
dora. Y cuando no pueden, te exigen resignación. El ex
presidente no cree ninguna de sus explicaciones.
–No quiero adelantar sin antes hacer más pruebas –le
dice Dutilleaux–, pero usted podría tener cáncer de colon.
(...)
“Sólo soy un pasajero armado o desarmado”
Díaz Ordaz apaga el puro contra el brazo de la mecedo-
ra. Va a llamarle a su chofer para regresar a la Ciudad de
México, pero ya no tiene teléfono, está en el fondo de la
alberca. Decide tomar el tren. Quiere ir al Panteón Jar-
dín a visitar a su esposa Lupita que cumple tres años de
muerta. Ya, al final, en un viaje por Europa que la cal-
mara de los nervios, tenía tanto miedo que salió corrien-
do. Tanto pavor que le dio un infarto. Su esposa murió
como un canario. Ahí también están enterrados su ma-
dre y su padre. Los irá a visitar, pero no se atreve a ma-
nejar su auto, con los dolores en el estómago, con el as-
ma, con eso de que, a veces, se le nubla la vista, se le
quiere volver a desprender la retina.
Así que decide tomar el tren. No sabe si en la esta-
ción los ferrocarrileros lo reconocen o no. Se sube y se
sienta con los músculos tensos, la quijada apretada. No,
tampoco los ferrocarrileros son sus amigos. Quizá tra-
ten de asesinarlo adentro del vagón. Díaz Ordaz se palpa
la pistola entre el cinturón y la camisa. Ahí está y viene
cargada, para cualquier eventualidad. Salimos adelan-
te. Lo de los ferrocarrileros ya está olvidado, se trata de
tranquilizar. Son otros trabajadores. Pero seguro cono-
cen la historia. Ahí está la pistola por si la conocen. (...)
Un ferrocarrilero le pidió el boleto del viaje para per-
forarlo. Díaz Ordaz se sintió amenazado y, al sacar el pa-
pel, se le cayó la pistola al pasillo, a los pies del verificador.
E
n
rriq
u
e
Ib
a
rra
Díaz Ordaz. El regresoa Tlatelolco
54 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
FABRIZIO MEJÍA MADRID
D
urante los primeros veinte días de ju-
lio de 1977 las cortinas de la habitación
137 del Hotel Ritz de Madrid permane-
cieron cerradas. Adentro, en la oscuri-
dad, el expresidente de México, Gusta-
vo Díaz Ordaz, ahoga sus gritos contra
una almohada. La luz le duele, se queja. Como lo había
hecho el 15 de abril de 1969: tras la matanza del 2 de oc-
tubre en la Plaza de las Tres Culturas, le operan el ojo
derecho por desprendimiento de retina. (...)
Hace una semana, temprano por la mañana, se aso-
mó por última vez a la ventana del Hotel Ritz para mirar
a un grupo de gente que lo saludaba desde la explana-
da, alrededor de la fuente. Sonrió con todos los dientes,
con esa cara cerrada a todo lo que da para abarcar la bo-
ca, las encías, el gesto de una puerta que nunca se abrió.
Traía los lentes en la mano, un ojo vendado. Mientras
se calzaba los anteojos, subió el brazo para saludar a los
entusiastas, sólo para descubrir que llevaban una manta
con la palabra: “asesino”.
Detiene la mano en el aire y le pide un revólver a su
guardaespaldas, el mayor Luis Bellato.
–Cierra esas cortinas. Me duele la luz –le ordena.
Camina encorvado, como en medio de un tiroteo ima-
ginario, y se resguarda recargando la espalda en el col-
chón, como si se tratara de una trinchera. Sentado en la
alfombra de espaldas a la ventana, suda a mares. Con la
pistola entre las piernas, se quita los lentes, se talla con
cuidado el ojo detrás de la gasa, y asegura:
–Quieren entrar al hotel para matarme, Luis. Tienes
que evitarlo. Necesitamos traer acá un batallón del rey,
le tengo que decir que no podemos estar expuestos de
esa manera a los asesinos.
El mayor Bellato, como siempre, asiente. (...)
Se levanta de la alfombra. Toma por primera vez en
todo el día el teléfono y marca a México. El secretario
de Relaciones Exteriores, Santiago Roel, no está –es la
medianoche allá en Tlatelolco–, le contesta un encarga-
do del despacho:
–Habla Gustavo Díaz Ordaz desde España. Necesi-
to dos boletos de avión para México.
–¿El secretario Roel le ha mandado llamar, embajador?
asesino
Estampas de un
En 1977 Gustavo Díaz Ordaz fue nombrado embaja-
dor en España, cargo que abandonó al poco tiempo
para regresar al país sólo para enterarse de que tenía
cáncer. Murió dos años después. Aquellos días y otros
episodios de la vida del expresidente son recreados en
forma de biografía novelada por Fabrizio Mejía Ma-
drid, quien entreteje la ficción con los datos de una
amplia investigación en torno al responsable de la
matanza de Tlatelolco en 1968. Díaz Ordaz. Dis-
paros en la oscuridad es el título de este libro que
ya empezó a circular bajo el sello de Santillana. Con
la autorización de la editorial y del autor, se adelantan
aquí algunos fragmentos.
HI STORI A
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 57
–Pero ésa es una revolución que
usted puede aplastar, señor presidente.
No canceló la Olimpiada. Mandó
llamar al regente Corona del Rosal y
al secretario de Gobernación, Eche-
verría, a su oficina de Los Pinos pa-
ra informarles:
–Tendremos una conjura contra
México en estos días. Encuéntrenla.
–¿Y si no la encontramos? –pre-
guntó Corona del Rosal.
–El presidente tiene razón –in-
tervino Echeverría–. Sería muy ex-
traño que no hubiera una conspira-
ción contra México.
Al salir del acuerdo, Corona del
Rosal le preguntó a Echeverría qué
se suponía que tendría que hacer la
regencia de la ciudad. Echeverría le
contestó con una historia que sabía
de la infancia de Gustavo Díaz Or-
daz, cuando vivía con sus padres y
hermanos en Oaxaca, arrimados con
la rubia familia del tío Demetrio Bo-
laños Cacho.
–Resulta que el tío Demetrio va a tener invitados
a unos extranjeros. Llegarán por la noche y le pide a
su hermana, doña Sabina, la mamá del presidente, que
los niños ayuden a limpiar y arreglar la casa. No quie-
re quedar mal. A Gustavo, al presidente, digo, le toca
barrer las recámaras de los invitados. Él lo siente co-
mo un deber de importancia, como una responsabili-
dad. Estamos hablando de que el presidente debe tener
en ese entonces ocho, nueve años, a lo máximo. Y se
le ocurre al niño tirar los basureros de las recámaras al
suelo y barrerlos. En su lógica de niño cree que entre
más basura saque, mejor hizo su trabajo. Pero es artifi-
cial: simplemente ha barrido lo que él mismo ha tirado.
Por supuesto, la historia acaba mal, con la mamá re-
gañando al presidente y
él llorando. Lo que nos
pide ahora es lo mismo:
tiras la basura al piso y
luego la barres.
–¿Y tú cómo sabes
esa historia? –le pre-
guntó Corona del Rosal.
–No por él. (...)
Las discusiones en-
tre los miembros del
gabinete con Díaz Or-
daz son de miedos, iras
y confusión. Entre el 2
de agosto de 1968 en
que se forma el Con-
sejo Nacional de Huel-
ga de los estudiantes, la
Coalición de Maestros
de las universidades y
la primera de las mar-
chas al Zócalo (ciento
cincuenta mil personas en una ciudad de seis millo-
nes), no saben qué hacer: la conjura no ha intentado
asaltar las armerías, está desarmada, en suéter y mi-
nifalda, a ritmo de rockanrol. Sus peticiones son sen-
cillas aunque inaceptables: liberación de los estudian-
tes presos; desaparición de las policías que no cuidan,
sino reprimen; derogar los artículos que se inventaron
contra la publicidad nazi y ahora se usan contra cual-
quier insulto al presidente; la destitución de los jefes
policiacos que empezaron este movimiento. No hay
lucha proletaria, ni socialismo, ni derrocamiento del
Estado burgués. No hay toma del Palacio de Invierno.
Sólo demandas. Y eso hace más difícil todo.
–Si libero a los presos políticos, acepto que no son
delincuentes –reflexiona Díaz Ordaz, haciendo una lis-
ta en su despacho–. Si despido a los jefes de las policías,
daño a la autoridad. Si
castigo funcionarios,
acepto que no tengo el
control del país. Si ter-
mino con el delito de
disolución social de la
Segunda Guerra Mun-
dial, dejo al país a ex-
pensas de la propagan-
da subversiva.
–Hay que tratar
de que los estudiantes
se armen, para contar
con una justificación
como para dispararles
–concluye el secreta-
rio de Gobernación,
Luis Echeverría.
–O que traten de
tomar el Palacio Na-
cional –añade Corona
del Rosal, a quien el
A
rc
h
iv
o
P
ro
c
e
s
o
Archivo Proceso
Tlatelolco. Fecha programada
Con Echeverría. Culpa compartida
56 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
–¿Usted no es Díaz Ordaz, el que fue presidente?
–le preguntó el ferrocarrilero con su perforadora en la
mano.
–Para usted, sólo soy un pasajero armado o desar-
mado, como usted escoja –le contestó Díaz Ordaz.
El corazón le latía con fuerza. En cualquier momen-
to, el ferrocarrilero podía agacharse, tocar la pistola y él
tendría que aventarse a disputarla para que no lo asesi-
nara, doblegarlo –se saldría un disparo al techo del va-
gón–, la gente gritando, aullando: “Es Díaz Ordaz, el
asesino con su pistola”. El ferrocarrilero pateó la pistola
de sus pies a los suyos y le entregó el boleto perforado.
–Cuídese, licenciado –se despidió para seguir agu-
jerando boletos. Díaz Ordaz to-
mó la pistola y se la volvió a
enfundar en el cinturón.
“Cuídese.” Eso era una
amenaza flagrante. ¿Cómo se
atrevía a amenazarlo un pinche
empleado de tren? Claro, era
uno de esos ferrocarrileros de
Vallejo. Estaban de vuelta. Ha-
bía que haberlos exterminado,
borrar el hueco que habían de-
jado cuando él y López Mateos
los metieron a la cárcel de Le-
cumberri. Con ellos habría que
haber hecho lo de Tlatelolco.
Leña verde. (...)
“Por andar con un casado”
Muchas veces pensó en aque-
lla vez que Irma Serrano, La
Tigresa, su amante, la actriz y
cantante, le fue a llevar sere-
nata a Los Pinos. Era el cum-
pleaños 53 de Lupita. Lo hizo
a propósito para vengarse de él,
del presidente de México: la ha-
bía cortado encima de una cama
en forma de corazón rojo que él
mismo le había mandado a ha-
cer. Todavía estaban desnudos y
sudorosos y él le dijo a ella:
–Se acabó, Irma. Mi esposa
resintió lo que sucedió el año pa-
sado y debo cuidarla.
La Tigresa llegó a las ocho de
la mañana, vestida como piña-
ta, los ojos pintarrajeados como
alas de un pájaro tropical, el ves-
tido abierto hasta el pubis, con
un mariachi detrás a cantar: “Por
andar con un casado”. Furioso,
Díaz Ordaz la miró por la venta-
na de su recámara en Los Pinos,
donde Lupita se había desperta-
do a vomitar de la impresión del
primer trompetazo. Y el presi-
dente bajó en bata a reclamarle.
Ella lo abofeteó tan fuerte que los lentes volaron y la re-
tina del ojo derecho se le desprendió. Los soldados en
la casa de Los Pinos, los guardias presidenciales, cor-
taron cartucho y le apuntaron a la cantante. Fue el final
de ese amor de cinco años, no muy sexual –sólo tenían
una posición, de lado, porque el sexo abierto de una mu-
jer le daba vértigo a él, y a ella el sexo le importaba me-
nos que comprar muebles, joyas, propiedades, animales
disecados– y que significó para Díaz Ordaz una eterna
preocupación por perder la vista, a tal grado, que ahora
los médicos decían que no tenía nada malo, que todo es-
taba en su cabeza. Al carajo con los médicos. Todos son
como el sabelotodo de Ignacio Chávez. Al carajo con
Chávez. (...)
“Dos de octubre es la fecha”
Desde que se había obtenido la
sede de los XIX Juegos Olímpi-
cos, Díaz Ordaz creyó que pe-
ligraba la soberanía nacional,
la presidencia de la República,
la estabilidad. Le daban terror
porque cualquier error podía
hacernos quedar mal. Enton-
ces, pensó en cancelar los jue-
gos, “sin deshonor”. Fue el em-
presario Juan Sánchez Navarro
el que le advirtió:
–Si cancela la Olimpiada, se-
ñor presidente, los créditos in-
ternacionales se vendrán aba-
jo y, con ellos, las inversiones.
Y la decepción para la gente que
los espera con ansias. Imagínese
las consecuencias del desánimo.
Habrá otra revolución.
–Habrá otra revolución si los
llevo a cabo.
R
o
b
e
rto
G
ó
m
e
z
G
o
d
ín
e
z
Juan Miranda
Ferrocarrileros presos. Crecía su lista de agraviados
“La Tigresa”. Provocación en Los Pinos
HI STORI A
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 59 58 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
presidente ha pedido que blinde las patrullas de la poli-
cía: “Haga usted tanquecitos: agarre las patrullas, blín-
delas con placas de acero y éntrele”.
–Tengo a un elemento que puede ofrecerles armas a
los estudiantes –dice Fernando Gutiérrez Barrios, aco-
modándose el pañuelo morado que combina con su cor-
bata y los zapatos. Él le entrega al presidente a diario
cien páginas de reportes de lo que se dice en las asam-
bleas universitarias, pero eso no les ayuda a entender
nada.
–Este consejo no tiene líderes –repite Díaz Ordaz,
perplejo–. Si hay que detenerlos, ¿a quién detenemos?
–Son dos por escuela y se rotan.
–¿Cuántos son del Partido Comunista?
–Según las fichas de las que disponemos, tres o cua-
tro, señor presidente. (...)
–¿A cuántos hay que meter a la cárcel, capitán? Ésa
es mi pregunta.
–Mil, dos mil. No sé. (...)
–Ya no podemos salir sin exponer nuestras vidas –se
quejó el presidente–. Hay gente por todos lados gritan-
do, haciendo esas obras de teatro callejeras que hacen, pi-
diendo dinero, repartiendo propaganda. Es una vergüen-
za con la prensa extrajera. Estamos dando la impresión
de que en este país no existe el orden. No podemos soste-
nerlo más tiempo. Echeverría: hable con el rector Barrios
Sierra y amenácelo. No escatime los insultos.
–¿Y si no funciona, mi presidente?
–Les tomamos la Universidad y el Politécnico, para
que me vengan con sus pinches mariconadas de la auto-
nomía universitaria –dice Díaz Ordaz.
–Tenemos que poner una fecha límite –interviene el
general García Barragán, vestido de militar, pero arre-
mangado y sin corbata: no se ha bañado en días–, señor
presidente. ¿Cuántos días antes de la Olimpiada toma-
mos una decisión final?
–Diez días antes. No más –dice Díaz Ordaz.
Echeverría saca un calendario:
–Dos de octubre. Ésa es la fecha. (...)
“Lo que hicimos y callamos”
Entre 1970 y 1979, año en que murió de cáncer en el
colon, Díaz Ordaz alcanzó a brincar a la altura del hue-
co del único ladrillo sin poner. Era cuando veía lo que
la política le había hecho a su esposa Lupita. Nerviosa
desde joven, preocupada por la limpieza, luego, por las
amenazas, terminó oyendo voces imaginarias después
del 2 de octubre de 1968. Las que él mismo jamás al-
canzó a escuchar en la realidad. Viéndola abatida por los
murmullos, con los ojos pelados en la cama que era ya
un panteón, decidió llevarla a conocer Europa.
–Los dos nos vamos a calmar, cielo, en París, en Ma-
drid, en Florencia, en Atenas –le dijo, y le regaló un dis-
co, en el que él mismo le cantaba “Somos novios”, de
Armando Manzanero, y “Dios nunca muere”, a la que
precedía un grito suyo: “¡A llorar, oaxacos!”. Era 1972.
Cumplían treinta cinco años de matrimonio.
Delante de la Catedral de Chartres, Lupita comen-
zó a gritar al cielo como si alguien estuviera tratando de
asesinarla. El campanario y la torre de la iglesia medie-
val se le presentaron como las piernas de Jesucristo en
la cruz. Bajaban los dos enormes pies hacia donde el ex
presidente Díaz Ordaz y su esposa estaban parados con-
templando la fachada.
–¿Qué le pasa a Lupita? –la abrazó el ex presidente,
pero ella se soltó y se echó a correr por la escalinata, le-
jos de la explanada.
Se le zafaron ambos zapatos. Corrió descalza.
Ya en el manicomio, sedada, Lupita le explicó al
psiquiatra:
–Las piernas de Dios se abalanzaron sobre nosotros
y querían aplastarnos. Bajaron como torres sobre noso-
tros, como un castigo.
–Un castigo, ¿por qué?
–Por lo que hicimos y callamos.
–¿Qué fue lo que hicieron?
–No puedo decirlo. Dios me robó las palabras.
A
rc
h
iv
o
P
ro
c
e
s
o
Con su esposa. Inauguración olímpica pese a la matanza
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 61
I NVENTARI O I NVENTARI O
No nás Iejana que eI aver, aunque en Ias nonedas
|acluaIes
Las calezas de Ios cesares sean diferenles.
Sin enlargo, es eI nisno eón lodavía.
LI lenor v eI deseo son iguaIes, aceile, vino v pan
Signihcan Io nisno. Y olro lanlo
La veIeidad de Ia nuIlilud, ávida de niIagros
|cono en eI pasado.
Asu vez Ias coslunlres,
Cerenonias nupciaIes, drogas, Ianenlos por Ios nuerlos,
SóIo parecen diferenles.
Ior ejenpIo, enlonces lanlien halía
Muchas personas que eI lexlo IIana Daimcnczcmcnci,
Ls decir, Ios endenoniados, o endialIados, si Io preheres.
(Ln cuanlo a ¨poseídos¨ no es sino capricho
|de un diccionario.
ConvuIsiones, espuna por Ia loca, crujir de dienles,
No eran vislas enlonces cono señaIes de laIenlo.
Los endenoniados no lenían acceso a Ia Ielra inpresa
ni a Ia panlaIIa.
Rara vez se dedicalan Ias arles v a Ias Ielras.
Sin enlargo, Ia IaráloIa deI LvangeIio conserva
|su fuerza:
LI espírilu que se apodera de eIIos puede enlrar
|en Ios cerdos,
Ouienes, exasperados por Ia coIisión repenlina
Lnlre anlas naluraIezas, Ia denoníaca v Ia suva,
Se echan aI agua v se ahogan (cono pasa a nenudo).
Así, en cada página un Ieclor persislenle,
Olserva veinle sigIos cono si fueran veinle días
Ln un nundo que un día IIegará a su hnaI.
4. La huIda
Crande es eI doIor pero vendrá nás sufrinienlo.
La noche oscura se hará aun nás sonlría.
Dichosos Ios que vivieron v nurieron a lienpo.
No lenas a Ios afanes deI honlre, corazón nío.
LI deslino fue reclo v se lorcerá.
LI agua cIara se voIverá lornenlosa.
Ouien aIcanzó Ia saliduría será naIquerido
Y por no ser feIiz sufrirá eI necio.
AIa eslreIIa que nace Ia nuerle va Ia espera.
Los años pasarán en esperanza vana.
Ouedará Ia ceniza enlre Ias ruinas.
La leIIeza lerreslre salrá anarga.
5. Nubcs
Nules, nules alroces v nías,
Oue pesadunlre, cóno paIpila eI corazón,
Oue neIancoIía de Ia Tierra,
Nules, ninlos lIancos v siIenciosos
Oue niro aI ananecer con Ios ojos arrasados en Iágrinas.
Y se que Ia solerlia, eI deseo,
La crueIdad v Ia seniIIa deI desprecio
Trenzan en ní su nido aI sueño de Ia nuerle
Y ocuIlan su verdad
Los reßejos nás leIIos de ni engaño.
Lnlonces lajo Ia nirada
Y sienlo ardienle, seca
La lorrasca que ne alraviesa.
Nules lerrilIes, guardianas deI nundo.
Oue eI sueño descienda solre ní
Y Ia noche ne arrope con su piedad.
6. Una tarca
Con lenlIores v niedo creo que juslihcaría ni vida
SóIo si ne olIigara a hacer una confesión púlIica
Iara reveIar ni vergüenza v Ia vergüenza de
|ni epoca:
Nos pernilieron auIIar en Ia Iengua de Ios enanos
|v Ios denonios,
Iero Ias paIalras puras v generosas quedaron prohilidas
ßajo una pena lan severa que si aIguien se alrevió
|a pronunciar
aIguna de eIIas
Iudo considerarse honlre perdido.
7. La huIda
AI nirar hacia alrás vi Ia ciudad en IIanas v dije:
¨Lscapenos. Culra Ia hierla nueslros pasos.
Cuenlen Ios nuerlos a Ios nuerlos Io que ha ocurrido.
Nos locó engendrar a una generación vioIenla,
Lilre deI naI v Iilre de Ia dicha
Oue en Ia ciudad inperalan. Conlinuenos.
Y Ia espada de fuego nos señaIó Ia Tierra.¨
8. PrcµaracIðn
Iue un año nás de preparación.
Mañana conenzare a lralajar por hn en un gran Iilro
Ln que ni sigIo aparecerá cono reaInenle fue.
LI SoI se Ievanlará solre Ios juslos v Ios naIvados.
Irinaveras v oloños voIverán infaIilIes.
Ln eI húnedo solo eI lordo Ievanlará su nido
|con Iodo apunlaIado.
Los zorros se adieslrarán para ser zorros.
Lsle es eI lena con aIgunas adiciones. Tanlien:
Ljercilos que cargan por IIanos congeIados
|v naIdicen a coro,
LI cañón de un lanque cuando se agiganla
|aI dolIar Ia esquina,
LI paseo noclurno por un canpo que aIunlran lorres
|de vigiIancia.
No, no será nañana: en cinco o diez años.
Aún pienso nucho en Ias nadres
Y ne pregunlo que es eI honlre nacido de nujer.
Se oviIIa v se culre Ia caleza
Mienlras Ias grandes lolas Io palean, corre enlre
|eI fuego
Y eI nisno respIandece cono IIana,
Un lrascalo Io arroja en un hovo Iodoso,
Su hija alraza un oso de peIuche.
Lsla inagen en exlasis.
Todavía no aprendo a halIar en caIna cono delo.
(VcrsInncs dc JEP)
60 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
L
I jueves 3O de junio se cunpIió eI cenlenario
de CzesIav MiIosz, nienlro de Ia gran gene-
ración que dio a Ia poesía poIaca su olra v Ios
lralajos de WisIava Zvnlorska v Zligniev
Herlerl. Ln sus dos palrias, Liluania v IoIonia,
2O11 se procIanó eI año de MiIosz, v en loda Luropa v en
Ios Lslados Unidos se han hecho sinposios v honenajes.
MiIosz es un poela paradignálico deI sigIo veinle en eI
senlido de que fue cono pocos víclina v lesligo de Ia hislo-
ria europea. Nació en Szelejnie v creció en ViIna, ciudad que
en cien años canlió lrece veces de nacionaIidad. Lo que era
en lienpos nedievaIes eI gran ducado de Liluania una po-
lencia nuIlicuIluraI, en 1911 resuIlala parle sulvugada deI
inperio ruso. Despues fue invadida por Ios poIacos v nás
larde por Ios nazis v por Ios sovielicos. Su independencia no
Ia Iogró hasla 1991 v hov es parle de Ia conunidad europea.
Hizo deI poIaco su Iengua Iileraria v solrevivió a Ia
dolIe agresión de Ia AIenania nazi v de Ia URSS conlra
IoIonia, aI aIzanienlo deI guelo de Varsovia, segui-
do por Ia deslrucción de Ia capilaI por Ios aIenanes.
Agregado cuIluraI en Irancia, haIIó inloIeralIe eI vugo
slaIinisla v denunció su efeclo solre Ia cuIlura en ||
pcnsamicn|c cau|itc.
Desde 196O hasla poco anles de su nuerle en 2OO4 fue
profesor de Ienguas esIávicas en Ia Universidad de ßerke-
Iev. AIIí enconlró poelas cono Rolerl Hass que Io avuda-
ron a enconlrar una forna ingIesa para su gran olra Iírica.
MiIosz se convirlió en parle de una pequeña inlernacionaI
de poelas -Oclavio Iaz, Ioseph ßrodskv, Dereck WaIcoll-
que luvieron en conún eI haler recilido con loda juslicia
v con pocos años de diferencia eI Irenio NoleI.
Ln sus casi 8OO páginas sus Ncu anú cc||cc|cú pccms
(1931-2001) culren 7O años de lralajo v son uno de Ios
grandes nonunenlos verlaIes deI sigIo que pasó. Ya hav
nuchas lraducciones de CzseIav MiIosz aI españoI pero
nunca eslará de nás seguir conlriluvendo sin prelensión
aIguna a difundir su poesía.
1. Encucntrn
Alravesálanos canpos heIados en un vagón en eI aIla.
Una aIa roja se Ievanló en Ias linielIas.
Y de pronlo una Iielre cruzó eI canino.
Lnlre nosolros uno Ia señaIó con Ia nano.
Iue hace nucho. Hov ninguno de Ios dos eslá vivo.
Ni Ia Iielre ni eI honlre que hizo eI geslo.
¡Dónde eslán, anor nío, adónde han ido
LI desleIIo de una nano, Ia Iínea
DeI novinienlo, eI susurro
De Ios guijarros`
No con doIor sino con asonlro
Iregunlo.
2. Ln quc fuc grandc
Lo que fue grande ahora se ha vueIlo nínino.
IaIidecen Ios reinos cono lronce culierlo por Ia nieve.
Lo que anles desIunlrala ahora va no desIunlra.
Las lierras ceIesliaIes dan vueIlas v reIucen.
Tendido en Ia hierla, a Ia oriIIa deI río,
Lanzo, cono hace lienpo, larquilos hechos de corleza.
3. Lccturas
Me pregunlas de que sirve Ieer Ios LvangeIios en griego.
Te respondo: es convenienle que pasenos eI dedo
Ior Ielras nás duralIes que Ias graladas en piedra.
Y aI pronunciar con Ienlilud cada síIala
Desculranos Ia verdadera dignidad deI Ienguaje.
OlIigados a eslar alenlos pensarenos en aqueIIa epoca
(1911-2OO4), poesía, guerra v exiIio
CzesIav MiIosz
A
P
p
h
o
to
/J
e
ff C
h
iu
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 63

Akaso

,
enfrenta el vacío
oficial en el arte
está pasando en México”.
En la selección nunca se fijaron cuo-
tas respecto de si debía haber un núme-
ro de mujeres, de pintores de abstracto o
de artistas extranjeros, explica a su vez el
coleccionista, y agrega que algunos nom-
bres surgían y no quedaban, otros sí, pero
todos los que fueron invitados aceptaron.
Hay dos ausencias que lamenta, Estrella
Carmona y Philip Kelly, ambos ya falleci-
dos, y tal vez artistas de los estados, “pero
tampoco pretendimos ser lo más estudia-
do o exhaustivo”.
Autrey relata que hacia 2004 o 2005 vi-
sitó los murales de Osaka (hechos por Li-
lia Carrillo, Manuel Felguérez, Fernando
García Ponce, Arnaldo Coen, Francisco
Corzas, Roger von Gunten, Francisco Ica-
za, Gilberto Aceves Navarro, Brian Nissen,
Antonio Peiri y Vlady) y se impresionó:
“El gran formato te obliga a ver la pin-
tura mínimo dos veces, o más, eso es lo
que hace que tenga sentido para mí, que te
detengas y observes, no es nada más mer-
cadotecnia subliminal, una imagen que
pasó y luego la vuelves a ver porque es pu-
blicidad. Aquí es algo a lo que vas a entrar,
y vas a reconocer una estética que no ha-
bías visto. Eso es lo importante del arte, ir
reconociendo esas estéticas.”
–¿Por qué cree usted que en ese mo-
mento le causaron impacto los murales al
punto de pensar en un proyecto, y no lo
pensó antes con los murales de la Escuela
Mexicana de Pintura?
–Los mexicanos estamos acostumbra-
dos al muralismo, al prehispánico –llámese
Cacaxtla o Teotihuacán–, a los muralistas,
y claro que te impactan desde niño. Creo
que el hecho de que haya estos grandes for-
matos con Fernando Gamboa es conse-
cuencia de eso, es parte de esto, es una tra-
dición y es lo que tenemos.
Y sin embargo, agrega que muchos
museos no están acostumbrados a esos
grandes formatos y por ello Akaso no ca-
be en cualquier lugar. Fue difícil colocar la
muestra. Castro Leñero cuenta (ver recua-
dro) que habían pedido el Museo Univer-
sitario de Arte Contemporáneo (MUAC),
dirigido por Graciela de la Torre, que sí es-
tá proyectado para grandes formatos, pero
se les negó.
Autrey esgrime al respecto que este re-
cinto tiene compromisos ya establecidos
hasta 2012, igualmente el Museo de Arte
Contemporáneo (Marco) de Monterrey, y
“estamos en la lista, ya veremos si en 2012
cabe”. Donde sí se presentó la muestra el
año pasado fue en el Centro Cultural Mu-
sas de Hermosillo, Sonora.
Para varios de los artistas participantes
pintar en gran formato fue una experiencia
nueva. El temor del coleccionista incluso
fue que no aceptaran, pero cada uno resol-
vió su obra “a su manera... unos con gran
facilidad, otros con gran dificultad, pero,
formato de Alberto Castro Leñero, Alfon-
so Mena, Antonio Luquín, Arturo Rive-
ra, Boris Viskin, Eloy Tarcisio, Francisco
Castro Leñero, Gabriel Macotela, Germán
Venegas, Gustavo Monroy, Helio Montiel,
Ilse Gradwohl, Irma Palacios, José Cas-
tro Leñero, Luciano Spanó, Luis Argudín,
Magali Lara, Manuel Marín, Manuela Ge-
nerali, Mauricio Sandoval, Miguel Ángel
Alamilla, Miguel Castro Leñero, Óscar
Ratto, Roberto Parodi, Roberto Turnbull y
Yolanda Mora.
El proyecto dio inicio formalmen-
te cuando el 26 de enero de 2009, un gru-
po de 12 artistas se reunió por primera vez
con Autrey en el taller de Alberto Castro
Leñero. Ahí según cuentan el propio co-
leccionista y el pintor, en entrevistas por
separado con Proceso, surgieron nuevos
nombres, algunos por su cercanía con el
coleccionista o por sugerencia del pintor:
“Yo propuse a mis hermanos, a Irma.
El primer grupo eran como 10 o 12, creo
que Alamilla, Macotela, Venegas, Viskin,
Turnbull, Parodi y Mena.”
En posteriores encuentros se comple-
tó el grupo que finalmente integra la co-
lectiva. El interés de Autrey, dice, fue que
los creadores pertenecieran a la genera-
ción posterior a la Ruptura. Nacidos en los
años cincuenta, es decir con 60 o 50 años
de edad. Deseaba también que fueran pin-
tores “en plenitud, es decir, que viven de la
pintura todos ellos y que reflejasen lo que
CULTURA
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
62 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
H
ace más de seis años,
el coleccionista Sergio
Autrey visitó en la ciu-
dad de Zacatecas el Mu-
seo de Arte Abstrac-
to Manuel Felguérez y
quedó impactado por la colección de 11
murales que un grupo de artistas de la
llamada generación de la Ruptura rea-
lizó, convocado por Fernando Gamboa,
para el Pabellón de México en la Exposi-
ción Mundial Osaka 70, en Japón.
Le surgió entonces la inquietud de em-
prender un proyecto en el cual varios ar-
Para el coleccionista
Sergio Autrey, su
proyecto Akaso, que
reúne en el Museo
del Chopo 26 murales
de artistas de hoy
–y que remite a su
palindroma, Osaka,
la ciudad japonesa
donde en 1970 un
grupo de mexicanos
envió sus murales a la
Exposición Universal–,
es muchas cosas:
intento por reunir a
una generación de
artistas, respuesta
a la interrogante de
qué hacer por el país
(¿acaso reflejarlo?), y
proteger al arte, pues
a las instituciones
les está fallando la
divulgación y se han
olvidado de adquirir
acervos. Pero la
muestra representa
el rostro de una
generación de artistas
que apuestan, en
su diversidad, por
la pintura-pintura,
más allá de las
“ocurrencias” del arte
conceptual.
JUDITH AMADOR TELLO Y ARMANDO PONCE tistas hicieran un conjunto de obras –no
sabía aún si de pintura o escultura– de
grandes dimensiones. Un poco después lo
comentó con el pintor Alberto Castro Le-
ñero, de cuya obra ha sido coleccionista, y
coincidió con que él y otros artistas, entre
ellos Roberto Parodi y Eloy Tarcisio, te-
nían también la idea de un proyecto con-
junto en gran formato y buscaban el apoyo
de alguna institución. Se habían acercado,
sin éxito, a la Secretaría de Relaciones Ex-
teriores y como los personajes de Pirande-
llo buscaban no autor, sino promotor.
De esa coincidencia nació la exposi-
ción Akaso, inaugurada el pasado 27 de
junio en el Museo Universitario del Cho-
po, en la cual se exhiben 26 obras de gran
Autrey. El promotor
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 65 1809 / 3 DE JULIO DE 2011 65
19.23% de la selección, las pintoras no tienen,
lamentablemente, una presencia protagónica.
Desilusionante en Irma Palacios y muy débil en
Ilse Gradwohl y Yolanda Mora, la participación
femenina adquiere presencia a través del enor-
me escorzo de Manuela Generalli y los prota-
gonismos de formas abstractas y gráficas de
Magali Lara. Emparentada esta última con las
poéticas visuales –no con las matéricas– de la
extraordinaria suiza Pia Fries, su obra sobre-
sale por la evidencia de una comprometida re-
flexión y experimentación que fusiona color,
proceso, composición, registro y metáfora.
Con un lenguaje basado en manchas, es-
curridos y grafías que se transfiguran en ele-
mentos autónomos por la limpieza del sopor-
te, Lara destaca con un expresionismo formal y
cromático en el que cada elemento evoca una
sensación o un significado. Interesada en con-
frontar el tiempo de la imagen –en la pintura es
estático, en el cine está en movimiento y en las
imágenes virtuales existe sólo en el aquí y aho-
ra–, y lograr que “el cuadro suceda”, la artista
genera un movimiento visual en el que los ro-
jos oscilan entre significados que remiten a la
exhuberancia de la vida y las referencias cor-
porales y eróticas a la feminidad. Diferente por
completo del excesivo machismo que se mani-
fiesta en el sangrado vaginal que aparece en la
narrativa pictórica de Arturo Rivera, la propues-
ta de Lara comprueba los beneficios creativos
y artísticos que conlleva “pensar la pintura”.
En lo que respecta a la visualidad tecno-
lógica, la identidad de la imagen en los videos
es totalmente diferente. Carente de una tra-
dición que la legitime como obra de arte, la
impronta visual se constituye a partir de su
diferencia con la identidad “nemónica” –síg-
nica– de la pintura. Emparentada con los dis-
cursos que relacionan al arte con la ciencia y
la tecnología, la imagen virtual, híbrida y en
movimiento, oscila entre la simplicidad de la
masificación y la ridiculez de su interpretación
pseudocientífica. Perteneciente a este último
rubro, la pieza que realizó Arcángel Constan-
tini con base en la pintura de José Castro Le-
Instantaneidad
“Akaso”:
y conexión
ñero ocupa el primer lugar de la petulancia.
Conceptualizada a partir del “vinculamien-
to nemónico, al proceso de archivo y cons-
trucción de sentido de alegoría pre-compu-
tacional post-pictórica”, la pieza no es más
que una secuencia de vistas intermitentes que
remiten a los cuatro módulos de la pintura.
Exentas de las limitaciones de la originalidad
–según cita Brea–, las imágenes electrónicas,
al carecer de permanencia y memoria, se con-
vierten en una especie de fantasma o espec-
tro de la apariencia de la imagen y, precisa-
mente, esa es la propuesta de Constantini.
Mucho más honesta por lo explícito del con-
cepto, resulta la interpretación que realizó Caro-
lina Esparragoza sobre la pintura de Alfonso Me-
na. Interesada en cuestionar las convenciones
aprendidas sobre los lenguajes visuales, la artista
generó una secuencia en la que el movimiento de
la imagen tecnológica se encima sobre referen-
cias estáticas que remiten al vocabulario del pin-
tor. Trabajada más como una propuesta indepen-
diente que como una obra vinculante a la pintura,
el video comprueba el abismo de comprensión
que existe entre ambos imaginarios.
Mucho más afortunada, la interpretación
de Alfredo Salomón sobre el paisaje abstrac-
to de Gabriel Macotela plantea una posibilidad
de conexión entre dos paradigmas distintos de
pensamiento visual. Trabajada como una re-
sonancia que sucede en un tiempo permanen-
te que nunca cambia ni se mueve, la imagen se
concentra en un paisaje dicromático en blanco
y negro que altera el orden estético por su ten-
sa falta de movilidad.
En el rubro de las simplicidades, las inter-
pretaciones cromáticas de Antonio Domínguez
sobre la pieza de Yolanda Mora y de Ricar-
do Rendón sobre la pintura de Francisco Cas-
tro, comprueban que la complejidad intelectual
no es cuestión de género –conceptual, digital o
pictórico– sino de pensamiento artístico.
Ajenas a la interesante problemática que
implica la diferencia en el acto de ver una pin-
tura como imagen estática premoderna y un vi-
deo digital como imagen híbrida postmoderna,
las interpretaciones de Sharon Toribio sobre la
obra de Alberto Castro y de Héctor Falcón so-
bre la pieza de Oscar Ratto, se hermanan por
su indiferencia ante la creación pictórica.
Y por último, una de las piezas más afor-
tunadas. Centrada en la temática de Irma Pa-
lacios, el francés Simón Gerbaud generó una
imagen que fusiona formas abstractas, textu-
ras visuales, cromatismos y movimientos, pa-
ra referir a huecos y surcos que se emparentan
con las burdas semillas de la pintora.
Audaz y acertado en la provocación de una
conexión entre la percepción tradicional de las
prácticas pictóricas y los deseos alternativos
de las propuestas digitales, el proyecto Akaso
introduce una apasionante propuesta de diá-
logo generacional que se basa en las distin-
tas creencias que existen actualmente sobre
los valores y significados de la imagen, ya sea
estática o en movimiento, ya sea permanente,
instantánea o en transformación. O
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
De Rivera. “Clases de anatomía”
64 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
vamos, el hecho de que hayan aceptado el
reto ya se les agradece”.
Otra cuestión que considera de agrade-
cer es que los artistas se abrieran a la tele-
visión y aceptaran que la compañía pro-
ductora Varios Lobos, en la cual participan
Daniel y Marcos Castro Zimbrón, hijos
de Alberto Castro Leñero, Diego García,
Mónica Cervera y Pablo Zimbrón, siguie-
ran a través de una serie televisiva el pro-
ceso de creación desde la intimidad de su
estudio.
En ese proceso, algunos artistas traba-
jaron en su taller individualmente, otros lo
hicieron colectivamente en la Fundación
Sebastián, y el resto en el Museo Universi-
tario de Ciencias y Artes (MUCA) de Ciu-
dad Universitaria, que por entonces esta-
ba cerrado al público y que se acondicionó
como un gran taller con andamios y todo
lo necesario para la faena.
Fue, rememora Alberto Castro Leñe-
ro, una experiencia que no vivía desde que
estaba en la escuela, en la cual los artis-
tas intercambiaban ideas, ayudaban a su-
bir y bajar andamios o simplemente se pa-
raban frente a la obra del compañero para
verlo trabajar.
Sin límites
Los únicos lineamientos fueron que el
cuadro midiera como mínimo 3.66 metros
y máximo 4.88, aunque no todos respeta-
ron esa disposición. El tema fue libre, a
partir de una pregunta de Autrey: “¿Qué
estamos haciendo hoy en México?” No
obstante hay en varias de las obras una co-
incidencia al manejar como temas la vio-
lencia, la desesperanza, la desolación, ros-
tros de la crisis que padece el país.
Al respecto, Autrey dice que el arte es
finalmente un espejo de la sociedad y ac-
tualmente se viven momentos muy violen-
tos; ello está presente en las obras aunque
en algunas de manera muy sutil:
“Sigo viendo un Macotela, pero cuan-
do uno se acerca al cuadro dices: ‘sí, es
fuerte’. El mismo Alamilla: ves el título
(Las palomas asesinadas) y está un po-
co más violento de lo que podría ser un
Alamilla normal. Monroy siempre va a ser
biográfico y pinta decapitaciones y suici-
dios... Pero, vamos, yo creo que es lo que
se ve en los periódicos, en la televisión.”
Como mecenas del proyecto, Autrey
cubrió los gastos de los materiales y pa-
gó a cada artista alrededor de 250 mil
pesos por su obra. En la mayoría de los
casos sin verla terminada. Pero comen-
ta que así lo ha hecho en otras ocasiones
con algunas series pictóricas de Arturo
Rivera y Carla Rippey:
“Sé por archivos cuánto se pagó en
Osaka a Pedro Coronel, a Lilia Carrillo,
etcétera. Ese dinero lo trajimos a valor
presente y daba un poco menos de lo que
se pagó... Creo que se pagaron en Osaka
14 mil o 18 mil pesos por artista, y eso da
como 200 mil pesos, pero hubo dos o tres
ahí que buscaron más y se quedó en 250
mil ya para cerrarlo.”
Se sabe que a Sergio Autrey no le agra-
da el llamado arte conceptual, lo conside-
ra “ocurrencias” y hasta una forma de “hu-
mor” que no tiene derecho de autor, es del
C
oncebido originalmente como
un evento pictórico, Akaso es un
proyecto que rebasa a la pintura.
Integrado por diferentes horizon-
tes creativos que inciden en la imagen, Aka-
so confronta y conecta diferencias sustan-
ciales sobre el acto y el significado de ver.
Integrada por 26 óleos monumenta-
les del mismo número de autores (Proce-
so 1807), 16 documentales de estéticas ci-
nematográficas que registran los procesos
pictóricos (Proceso 1806), y una serie de
21 videos y animaciones que interpretan li-
bremente las telas, la propuesta patroci-
nada por el coleccionista mexicano Sergio
Autrey se impone como un acto atrevido
que altera el orden de la visualidad artística
contemporánea, tanto de la pictórica como
de la tecnológica.
Enel territoriode la pintura, Akasocon-
fronta la permanencia y memoria que ha sus-
tentadodurante siglos el valor del género. Co-
mobienseñala el teóricoespañol José Luis
Brea ensulibroLas tres eras de la imagen.
Imagen-materia, film, e-image (Editorial Akal,
2010), la pintura, al adquirir existencia enfu-
siónconsusoporte y tener, por lomismo, una
identidadde objeto, da la sensaciónde ma-
terializar el espíritudel artista convirtiéndose
enmemoria autoral y colectiva. Enel conjun-
toque se presenta enel Museodel Chopode
la Ciudadde México, la espectacularidadde
los formatos anula el pasadoconsignandoúni-
camente la instantaneidaddel tiempopresen-
te. Comoresultado, aúncuandolos pintores
que participansobresalenpor la madurez de
sutrayectoria, enla muestra se conviertenen
presencias que existensinel aval de la memo-
ria. Por eso, las piezas sontancontundente-
mente buenas omalas, interesantes omedio-
cres. Carentes de otras piezas que recuerden
los andamios de suprestigio, los pintores ex-
ponenabiertamente suactual actitudartística:
compromiso, indiferencia, entusiasmo, apatía,
prisa, burocracia, reflexión.
Exentos en su mayoría de una propues-
ta arriesgada y sorpresiva, los creadores de
Akaso confirman que la pintura no es cues-
tión sólo de aplicar sino de pensar. ¿Cómo
conciben la identidad del género en una “era”
saturada de imágenes tecnológicas? ¿Qué
significa pintar en un escenario invadido por
tridimensiones neoconceptuales? ¿En qué
debe radicar la magia de una pintura?
Indiscreto en lo que se refiere al esce-
nario pictórico de México, el proyecto evi-
dencia las contradicciones que existen en-
tre la creación profesional y la condición
femenina. Numerosas como clientes de ta-
lleres dirigidos por firmas tan prestigiadas
como desconocidas, las mujeres sobresa-
len por su ausencia en la escena mexica-
na de legitimación institucional. Con só-
lo cinco representantes que constituyen el
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
CULTURA
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
De Alamilla. “Las palomas asesinadas”
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 67 1809 / 3 DE JULIO DE 2011 67
dominio público. Él decidió dar a través
de este proyecto impulso a la pintura, que
a decir de algunos de los participantes ha
venido perdiendo algunos espacios y apo-
yo de las instituciones, pues incluso algu-
nos museos que tienen un perfil distinto
han abierto sus puertas al arte actual. El
proyecto, dice, tiene que ver con todo esto:
“Vivimos un tiempo de cambios y hay
que reconocerlo. Creo que las instituciones
deben de ser más sólidas y entender real-
mente cuál es su misión en la vida, para qué
están hechas, y cumplir. El hecho de que en
el mundo o aquí en México haya muchas
otras alternativas, hace que de repente Car-
los Slim haga su museo. Que entre a este, va-
mos a decir, juego del arte, de la cultura, a lo
mejor es porque ve unas necesidades que las
instituciones no están cumpliendo o la socie-
dad está demandando, está exigiendo. Es la
gran pregunta que hacemos.”
Opina que debe haber un incremento,
mantenimiento y divulgación de los acer-
vos del país, ya sean arqueológicos, histó-
ricos o artísticos:
“¿Por qué hago divulgación en la re-
vista Relatos e historias en México? Por-
que creo que ha fallado la divulgación.
Pero igual, ¿dónde están quedando los
acervos? Y ahí es donde veo un panorama
muy triste, creo que el Fonca (Fondo Na-
cional para la Cultura y las Artes) es mara-
villoso con las becas, pero no es todo, de-
be de haber concientemente una compra
de las instituciones, ya no voy a decir del
Estado, de las instituciones, de decir ‘có-
mo hago mi acervo de lo que está pasando
en este país’.”
Además del conjunto de 26 pinturas,
Akaso presenta 21 videos y/o animaciones
hechos a partir de la obra pictórica, así co-
mo un largometraje y la serie de 16 pro-
gramas de televisión. Estará en exhibición
en el Museo del Chopo hasta el domingo
30 de octubre.
Autrey tiene la idea de llevarla a otros
museos del país e incluso del extranjero. No
es tan difícil desde el punto de vista técnico
pues sólo se requiere un par de contenedo-
res de barco. Quisiera que viajara como un
proyecto integral al menos cinco años. Di-
ce entusiasmado que ya fueron a verla per-
sonas del Museo de Arte Moderno (Moma)
de Nueva York, del Instituto Goethe, de las
embajadas de Alemania y Estados Unidos
y esperarán a ver qué sucede.
De lo que está cierto es de que serán
los propios organizadores quienes pro-
muevan la muestra, aunque “no somos una
institución cultural per se”, pues el tama-
ño de las obras no se ajusta a los centros
culturales que tiene la Cancillería mexica-
na en ciudades como San Antonio o Da-
llas, por lo cual deberá salir de “ese circui-
to” y ver qué más hace.
Por lo pronto invita a no perdérsela en
el Museo Universitario del Chopo.
A
unque el coleccionista Sergio Au-
trey se animó a impulsar la expo-
sición Akaso a partir de los mu-
rales de Osaka, los pintores no
necesariamente fueron inspirados por aque-
llas obras realizadas hace más de cuarenta
años. Por el contrario, dicen tres de ellos, se
sintieron con la total libertad de pintar lo que
quisieran, sin pretensiones de coincidir como
grupo, ni en concepto alguno.
Para Alberto Castro Leñero, Osaka fue
sólo un referente. Cuenta que el nombre Aka-
so fue propuesto por su hermano Francisco,
como una inversión del nombre de la ciudad
japonesa, pero su motivación al pintar tuvo
más relación con la búsqueda de un espa-
cio para la expresión pictórica “porque tal vez
nos sentimos como relegados”.
Germán Venegas se incorporó al proyec-
to de la muestra casi desde su inicio. No es
un pintor cuyas obras coleccione Autrey, pe-
ro cuenta que sí le ha comisionado sobre todo
retratos de sus familiares y de ahí parte su re-
lación. Aceptó participar en Akaso por consi-
derar que siempre hay algo nuevo que apren-
der en su oficio de pintor, y en este caso era
una oportunidad para pintar en gran formato:
“En México es muy difícil, hablando en
términos de posibilidades, llegar a pintar cua-
dros de esas dimensiones, creo que el colec-
cionismo en general no está hecho, o por lo
menos no tiene la disposición de hacerse de
ese tipo de cuadros, algo que es muy común
en otros países: vemos la pintura neoyorkina,
la italiana, la alemana, y desde la antigüedad
siempre se han pintado formatos enormes.
Entonces me llegó esta oportunidad y para
mí era maravilloso poder darme el lujo de pin-
tar un cuadro de gran formato.”
Dice, como Castro Leñero y Au-
trey, que no hubo un tema, pero al
ser artistas que han trabajado en la
Ciudad de México desde hace más
de treinta años y tener los sentidos
abiertos “de tiempo completo”, per-
ciben lo que sucede en el entorno y
por ello hay coincidencia en pintar la
violencia que se está viviendo.
Su cuadro se titula Coatlicue y
explica que siempre ha sentido la
necesidad de acudir a las fuentes
del arte precolombino “que aparen-
temente son de mucha violencia, de
mucha oscuridad”, pero en este ca-
so la Coatlicue habla de algo más
que guerra y sacrificio, habla de la
“necesidad del ser humano de en-
tender su existencia”.
Lo que más le atrajo del proyec-
to, destaca, es el apoyo al trabajo pictórico
“en estos momentos difíciles”, donde pese a
su experiencia y labor de más de treinta años
“estamos abandonados por las institucio-
nes”. En cambio, añade, llega un coleccionis-
ta particular y decide aventurarse en un pro-
yecto que parece una locura, con una acción
en beneficio de la pintura.
Por su parte, Miguel Ángel Alamilla, au-
tor de Las palomas asesinadas, comenta que
su cuadro en realidad no tiene que ver con la
violencia de hoy, ni con algún tema social, si-
no que en los momentos en que descansaba
un poco de pintar, leía y en sus lecturas en-
contró esa frase que le gustó y la puso como
título en su obra.
Agrega que al realizarlo no pensó en los
murales de Osaka, de los cuales sabe de su
existencia como de algunas otras obras de
la historia del arte, pero no tuvo ninguna co-
nexión directa con su obra.
(Para Proceso escribió la crítica de arte
Raquel Tibol el texto “Gamboa y su proyecto
de obra colectiva: Un destino venturoso para
los murales de Osaka”, publicado en el volu-
men México: Su apuesta por la cultura, edita-
do por Proceso/Grijalbo/UNAM en 2003.)
Y respecto del apoyo que se quiere dar
a la pintura con esta exposición, Alamilla co-
menta que le parece bien porque él es pintor.
Y no cree que deba haber una confrontación
entre las vanguardias y la pintura. Además,
opina que en las primeras hay obras extraor-
dinarias y admira a algunos artistas, “pero
bueno, yo soy pintor, y si aparece alguien co-
mo Sergio Autrey que propone un proyecto
así, me parece extraordinario, bastante admi-
rable”. (Judith Amador) O
Los motivos
de Alamilla y Venegas
CULTURA
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
De Venegas. “Coatlicue”
66 1809 / 3 DE JULIO DE 2011 66 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
A
principios 2007 Sergio Autrey,
quien es mi amigo y coleccionista,
me comentó que quería producir
un conjunto de obras que tuvieran
una contundencia insoslayable en el panorama
del arte contemporáneo en México. No recuer-
do si mencionó pintura o escultura, lo que me
pareció evidente fue su voluntad manifiesta de
apoyar y expandir el arte a gran escala. Me pa-
reció que era muy improtante captar esa inicia-
tiva que coincidía con las inquietudes de varios
artistas de la generación.
Algunos de ellos, anteriormente, habíamos
hecho intentos en ese sentido, como Roberto
Parodi y Eloy Tarcisio, quienes habían propues-
to también una muestra colectiva de cuadros de
gran formato, pero que no se pudo realizar. Poco
a poco la idea se fue precisando, creo que Sergio
Autrey en algún momento hizo un visita al Mu-
seo Manuel Felguérez de la ciudad de Zacatecas,
donde quedó impresionado por la grandeza del
conjunto de pinturas monumentales del Salón de
Expocisiones de Osaka. Pienso que esto lo hizo
decidirse a proponer pinturas monumentales.
Al principio Sergio mencionó algunos nom-
bres y me pidió que le sugiriera a otros artistas y
lo pusiera en contacto con ellos. La lista poco a
poco se fue nutriendo, y después, en reuniones
con más artistas, se hablaba de más nombres.
¿Quienes faltaron? Desde luego hay más pin-
tores que pudieron haber estado, cinco o diez.
Tristemente no está Estrella Carmona, tal vez se
pudo integrar un pintor de otro estado.
Pero finalmente la exposición colectiva
Akaso surgió con la propuesta y financiamien-
to de un coleccionista y la respuesta de los ar-
tistas plásticos. Es un proyecto independiente,
no es un proyecto institucional ni trata de hacer
un recuento exhaustivo.
En las juntas donde asistía la mayoría,
Sergio actuaba democráticamente, había dis-
cusiones apasionadas, euforia, demandas
idealizadas, buenas ideas, exabruptos, acuer-
dos y desacuerdos. Era importante que se ce-
diera un poco de protagonismo individual en
aras de un proyecto colectivo.
Al final, para mí fue un ejercicio de toleran-
cia. Me di cuenta de que en verdad no existía
una única ruta: ni la mía, ni la nuestra; me pare-
cía más importante que hubiera esa variedad
de opuestos y de antagonistas. El que fueran
aceptadas diferentes visiones, lenguajes y po-
siciones ante la pintura era algo que enriquecía
al grupo de otra manera, era importante que el
conjunto no fuera tan formal y escéptico, que
tuviera una relación orgánica.
Sorprendentemente la actidud de Sergio era
más abierta que la de todos y partía de la idea
de que cada uno de nosotros había dedicado la
vida a la práctica de la pintura y por tanto el pro-
ducto no era discutible, simplemente era.
Es verdad que la UNAM a través del Mu-
seo Universitario del Chopo apoyó esta expo-
sición, pero fue desconcertante que la primera
petición que se hizo fue al MUAC (Museo Uni-
versitario de Arte Contemporáneo), un recinto
más espacioso que pudiera haber sido un ideal
para esta muestra. El rechazo contundente a la
muestra, con el argumento de que las obras no
se apegaban a los programas de la institución,
no coincide con nuestro proyecto de trabajo y
objetivos, hizo daño a las posibilidades de mo-
vimiento del conjunto de obras y, desde luego,
causó contrariedad en todos nosotros.
Creo que han existido argumentos de duda
de este proyecto que podría parecer demencial
y fuera de toda lógica económica, pero ese es
su valor, y su importancia reside en que surge
en un momento de crisis que vive la sociedad,
el país y la cultura.
Por otra parte, la actitud de este empresa-
rio, de un coleccionista particular, podría ver-
se como un ejemplo para animar a la iniciativa
privada y a las instituciones culturales a partici-
par con más contundencia y creatividad y tener
una actitud incluyente en el diverso mundo del
arte contemporáneo.
La exposición se presenta en el Museo
Universitario del Chopo, las obras están he-
chas y la moneda aún está en el aire. O
ALBERTO CASTRO LEÑERO
gestación
La
De Alberto Castro Leñero. “Red roja”
vos de que se desarrollen más
como músicos, y como gente.
Que los muchachos abran bien
los ojos y vean la diversidad
cultural que hay en el mundo y
no crean que todo es lo que nos
muestra la televisión.”
En esta edición, que conjunta
tradición, música, historia y fes-
ta, contará con invitados como:
Mono Blanco (uno de los expo-
nentes más importantes del son
de escenario), Son del Río, Los
Vega, Los Pájaros del Alba y la
Banda Filarmónica de Tlayaca-
pan, Morelos, entre muchos gru-
pos más en conciertos gratuitos.
Cada día al fnalizar las acti-
vidades en el escenario habrá un
fandango en donde los habitantes
del pueblo y los músicos se unen
a festejar hasta el amanecer. O
Teatro
“Beckett Circus”
ESTELA LEÑERO FRANCO
L
a semana pasada se
estrenó la obra teatral
Beckett Circus del joven
dramaturgo Carlos Nóhpal, el
cual recibió el Premio Nacional
de Poesía "Efraín Huerta" el año
pasado por su libro de poemas
En el árido ramaje.
En Beckett Circus descubri-
mos el mundo del trapecio, los
payasos y la magia a través de
los ojos del autor que le imprime
misterio, poesía y un toque de
absurdo para involucrarnos poco
a poco en esa realidad. Cuando
ya estamos dentro, queremos
saber qué pasó con ese circo,
por qué llegó a su fn, quién mue-
re de amor y quién se aparece
para rescatar a su amada.
La estructura de la obra
es fragmentaria y juega con el
tiempo. A partir de los números
clásicos del circo se va entre-
tejiendo su historia. Los perso-
najes que la habitan y la habi-
taron, donde el presente se va
volviendo subjetivo y el pasado
parece cobrar vida y volverse
presente. El entreveramiento de
los sucesos nos conduce a un
rompecabezas que lentamente
se arma. La base son los nú-
meros y los más sobresalientes
son los de los payasos.
En la actualidad el circo ha
venido a la baja y apenas sub-
sisten unos cuantos como el
Circo Atayde y Hermanos Váz-
quez; el resto son espectáculos
con música grabada del mo-
mento donde se imitan artistas
y se traen personajes de Dis-
ney. Lo más deplorable son los
payasos, pues en vez de hacer
reír hacen llorar a los niños y
obligan a que las familias parti-
cipen como en la escuela. Por
eso, los payasos de Beckett
Circus, interpretados por Za-
hin Serrano y Miguel Soto (que
alterna con Erick Murias) son
agua fresca que nos divierten
con las rutinas típicas, el humor
simple y los gags de acción.
Carlos Nóphal se inspiró en
el Circo de los Hermanos Orrín
surgido en  1881 y retoma algu-
nas anécdotas y leyendas co-
mo la del famoso Ricardo Bell
(empresario del circo de 1907
a 1911) que desapareció en un
truco de magia. Añade fantasías
como la del Trapecista, interpre-
tado por José Ramón Berganza,
quien nunca ha tocado el piso,
o la Mujer Gorda que perdió la
razón por la desaparición de su
amado. La Mujer Gorda está
bien caracterizada en un princi-
pio por Mayari Acosta, aunque
después confunde la pérdida
de la razón con el retraso men-
tal. Mónica Cappalletti, hace un
buen papel de la Mujer Tatua-
da al igual que Nuria Blanco.
El Niño, interpretado por José
Antonio Lavalle, es un personaje
que el autor involucra para con-
vertirlo en la línea del tiempo, en
el testigo de este circo en de-
cadencia. Desgraciadamente el
trabajo actoral todavía se en-
cuentra en un estado embriona-
rio porque falta verosimilitud y
técnica actoral en el desempeño
de la compañía.
Los 12 actores en escena fue-
ron entrenados en las artes cir-
censes por el director de la obra,
Raúl Zamora, y la asesoría actoral
de Isaac Pérez Calzada. Es una
obra difícil en su realización y lo-
gra sostenerse como propuesta.
El vestuario y la iluminación es-
tuvieron a cargo de Luis Conde,
que si bien acierta en el prime-
ro, la segunda se convierte en el
talón de Aquiles de la puesta en
escena. Con la pretensión de utili-
zar oscuros breves o largos ininte-
rrumpidamente para indicar paso
de tiempo, cambio de actitud,
momentos detenidos, el resultado
es un árbol de Navidad donde sin
ton ni son nos quitan o nos po-
nen  la luz.
Carlos Nóphal escribió la
obra a partir de escenas sueltas
donde cada una representaba
un número: la tragaespadas, el
ventrílocuo, las pulgas que sal-
tan y los actos de magia, en-
tre muchos otros. Las tejió con
breves anécdotas que relacio-
nan a los personajes y van ju-
gando con el tiempo individual
y colectivo: un triángulo amoro-
so, un accidente que deja ciega
a una niña, una historia de amor
truncada, un deseo inacabado.
Beckett Circus es una obra
de teatro, publicada por la re-
vista Paso de Gato, que se pre-
senta los miércoles en el Tea-
tro la Capilla y que uno puede
disfrutar. O
Cine
“Hahaha”
en la Cineteca
JAVIER BETANCOURT
A
unque enemigo de la
grandilocuencia (Kim
Ki-duk y sus épicas mo-
rales) o del regocijo sádico (Park
Chang-wook y su trilogía de la
venganza), el celebrado autor
sudcoreano (premio en Cannes),
Hong Sang-soo, no es por ello
menos elocuente y agudo en su
visión de la relaciones humanas
como lo prueba Hahaha (Corea
del Sur, 2010), cinta que gira en
torno a una conversación entre
dos amigos, un director de cine
a punto de emigrar a Canadá y
un crítico de cine.
La charla ocurre durante un
encuentro casual, justo cuan-
do Jo Moon-kyung (Kim Sang-
kyung) termina sus vacaciones
en Tongyeong, una ciudad de ve-
raneo junto al mar. Lo que sigue
es la revelación de una curiosa
acumulación de coincidencias,
en tiempo y espacio, donde los
amigos compartieron más de lo
que imaginan. Por medio de una
serie de escenas retrospectivas
interrumpidas por fotografías fjas
en blanco y negro del presente
de la conversación, Hong expo-
ne con humor el tema presente
en todos sus trabajos anteriores:
la experiencia fragmentada del
individuo en sociedad, especial-
mente en el área de la sexualidad
donde los personajes se sienten
inadecuados o salen del paso
solicitando una felación, como
ocurre en La mujer es el destino
del hombre (2004), o en Puerta
giratoria (2002).
No es la fatalidad la que im-
pone la difcultad de plenitud sino
el azar y el juego entre subjeti-
vidad y objetividad, eso que el
hombre moderno cree resentir
dentro de un mundo concreto y
que arma en su mente como vi-
vencia completa cuando en reali-
dad desconoce la mayoría de las
piezas; para Hong el yo, el ego,
es una especie de rompecabezas
lleno de agujeros. Gran parte de
la historia de Hahaha transcurre
alrededor de la comida y la bebi-
da; la madre de Jo Moon-kyung
tiene un restaurante especializado
en bok, un pez globo delicia culi-
naria que en Corea y Japón (fugu)
requiere de un severo control en
C
h
is
ta
C
o
w
rie
Revitalización circense
Cineasta y crítico, amigos
CULTURA
68 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
Música
Mario Iván Martínez
MAURICIO RÁBAGO PALAFOX
M
úsica en la Obra y el
Tiempo de Shakes-
peare es el título del
asombroso espectáculo que
Mario Iván Martínez ofreció
durante 5 sábados en la Capilla
Gótica del Centro Cultural He-
lénico, acompañado al laúd por
el maestro Antonio Corona.
En mayo de 2003 este par
de músicos notables graba-
ron en la Sala Nezahualcóyotl
de la UNAM el disco compac-
to que contiene esta música.
Al escucharlo nos quedamos
con la rara sensación de haber
apreciado algo muy cercano a
la perfección: el estilo, así co-
mo la pronunciación del inglés
británico antiguo, la musicali-
dad, afnación, el laúd… todos
los más mínimos detalles están
cuidados al extremo. El resulta-
do es una grabación muy difícil
de superar, del más alto nivel
internacional.
Ahora, ocho años después,
se presentan en el Teatro Heléni-
co, patrocinados por Conaculta
y el propio Centro Cultual He-
lénico con esas mismas piezas
pero más maduras, entendidas
y asentadas, y ahora escenif-
cadas. Mario Iván intercala frag-
mentos de obras de Shakespea-
re en nuestro idioma, y explica,
actúa, escenifca y llega al alar-
de de interpretar, por ejemplo,
un diálogo entre Romeo y Julie-
ta: “Sal, hermoso sol, y mata de
envidia con tus rayos a la luna,
que está pálida y ojerosa porque
vence tu hermosura cualquier
ninfa de tu coro”.
En el  estuche de piedra
gótica que es la Capilla del He-
lénico, nos transportamos a la
época Isabelina a través de las
canciones que el propio Shakes-
peare incluyó en obras suyas
como Otelo, Hamlet, Romeo y
Julieta, Noche de epifanía, Las
alegres comadres de  Windsor.
Los textos elegidos por Ma-
rio Iván sirven de cohesión en-
tre las piezas musicales. El ac-
tor y cantante interpreta lo mis-
mo a Desdémona que canta la
canción del sauce “The Willow
Song” o el inmortal “Greensle-
ves”. A ratos el maestro laudis-
ta nos entrega algún solo del si-
glo XVI surgido del libro de laúd
de John Dowland. Abre el actor
su baúl, extrae de ahí una gorra
o una peluca, y ya se convierte
en otro personaje como el mal-
vado Yago, que busca inculpar
a Casio en una borrachera.
Mario Iván Martínez estudió
actuación y música en Londres,
auspiciado por una beca del
Consejo Británico, y en México
se formó actoralmente bajo la
tutela de Julio Castillo y Héctor
Mendoza. Lo mismo podemos
verlo en alguna telenovela (El
vuelo del águila) que en el cine
(Como agua para Chocolate) y
no se diga en el teatro o can-
tando solo o con el cuarteto
vocal Ars Nova, pues lo suyo es
la música antigua y ahí no tiene
rival. Su voz no es precisamen-
te la de contratenor, es un tenor
ligero que al subir al registro
agudo pasa magistralmente a la
voz de cabeza o falsete como
lo hacía Antonio Molina, aquel
genial intérprete de famenco.
Realiza además una gran
labor como Cuentacuentos y
presentador de conciertos fami-
liares con la Sinfónica Nacional.
Ha grabado toda una colec-
ción de audio libros para niños
y jóvenes que consta ya de 19
volúmenes e incluye fábulas,
cuentos clásicos europeos y
leyendas mexicanas. Por este
trabajo fue distinguido con el
Premio Nacional Alas de Plata
por difundir arte y cultura entre
los niños.
Un singular y refnado
artista. O
XXX
8º Festival
del Tesechoacán
RICARDO JACOB
C
on el fn de mantener viva
la tradición del son jaro-
cho y, principalmente, el
de rendir homenaje a los soneros
de antaño que aún siguen ver-
sando y jaraneando en el campo,
se llevará a cabo del 14 al 17
de julio el 8º Festival del Tese-
choacán en el parque municipal
Francisco de Landero y Coss de
Playa Vicente, Veracruz.
Proyecto surgido a raíz del
Taller de Son Jarocho Las Pe-
pescas que hoy es conocido
como Los Soneros del Tese-
choacán (Proceso, 1775) y
coordinado por Arturo Barra-
das, de 46 años, el festival llega
a esta edición con el apoyo de
los habitantes del pueblo y del
Conaculta.
Barradas comentó las dif-
cultades para mantener a fote
el proyecto:
“Digamos que cada vez se
complica por un lado y por el
otro se facilita. Se difculta por-
que cada vez le gusta más a la
gente y eso te obliga a ser me-
jor cada año, y se facilita por-
que la gente va cooperando
más y más fácilmente cuando
los visitamos para pedirles un
varo para hacerlo.
“Hasta el momento sólo te-
nemos apoyo federal, que está
aportando los traslados de to-
dos los grupos, que es como
la mitad de la inversión del fes-
tival. Nosotros como proyecto
estaremos aportando todo lo de
alimentos y la chamba, como
siempre, y al parecer el Ayunta-
miento se hará cargo de lo que
falte (sonido, publicidad, etc.).”
A decir de Barradas el gobier-
no del estado de Veracruz no tie-
ne intenciones de apoyar la con-
servación de la tradición sonera y
niega los apoyos a cualquier pro-
yecto o evento de este tipo:
“Ellos están más interesa-
dos en el turismo y su derrama
económica, y la tradición se les
ha vuelto una manera de hacer
varo promocionando la imagen
estereotipada del jarocho, pero
organizando festivales de salsa.
Esa ha sido siempre su tónica y
la neta, ya ni los pelamos.
“Por eso –continúa– el movi-
miento del son se ha vuelto muy
autónomo y autogestivo, por-
que sabemos que del gobierno
no tendremos nada, más que
peticiones para que toquemos
de gorra y promesas de apoyo
durante las campañas políti-
cas. Las casas de cultura están
abandonadas, tiene más de tres
años que no reciben subsidios
y eso que nomás les dan como
dos mil al mes a cada una.”
Pese a todo, el proyec-
to que inició hace más de 10
años está rindiendo frutos.
Ahora se realizará el primer
encuentro de grupos juveni-
les. Pues gracias a la labor de
Barradas y compañía, así co-
mo la de todos los interesados
en conservar su música, se
han formado nuevos grupos
con jóvenes que entendieron y
aceptaron la tradición. Dice:
“Están empezando a ver su
cultura como una oportunidad
de crecer y ya no como algo del
pasado o de ‘viejitos’. La esen-
cia del proyecto es la de con-
servar la tradición pero al mismo
tiempo darle oportunidad a cha-
e
lp
in
e
ro
d
e
la
c
u
e
n
c
a
.c
o
m
.m
x
Multifacético en Shakespeare
M
a
u
ric
io
R
á
b
a
g
o
Sin apoyo de Veracruz
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 71
H
istoria que arranca con
la Primavera de Praga
en 1968 y culmina tras la
caída del Muro de Berlín,
el “espíritu stoppardia-
no” de Rock’n’Roll su-
frió cambios para esta adaptación escénica
a cargo de Alonso Ruizpalacios y el traduc-
tor del texto original, Alfredo Michel.
Llega así a su recta final esta bre-
ve temporada de Rock’n’Roll en el Tea-
tro Juan Ruiz de Alarcón de la UNAM,
una pieza con música en vivo escrita ha-
cia 2006 por el exitoso dramaturgo inglés
de Shakespeare enamorado, Rosenkranzt
y Guildenstern han muerto, Tom Stoppard
(Checoslovaquia, 1937), cuyas recientes
obras teatrales casi no han sido montadas
en nuestro país durante la última década.
Rock’n’Roll en este foro del Centro
Cultural Universitario también marcó el
retorno como actor de José Caballero, ex-
perimentado director escénico nacido en
1955 y profesor de varias generaciones ac-
torales en el Centro Universitario de Tea-
tro (CUT), quien expresó a Proceso:
“Ciertamente fue una temporada de
corta duración la de Rock’n’Roll, pero así
es el teatro. Ya lo dijo Peter Brook, que el
teatro es como escribir en el agua... Lo que
me dio esta obra fue el personaje de Max
Morrow que interpreto, y me había llama-
do fuertemente la atención hace dos años
cuando leí la versión de Broadway. Tenía
ganas de actuar como Max y el destino me
lo acercó en esta puesta escénica nueva;
la experiencia de actuar luego de casi 40
años sin estar en un escenario ha sido muy
satisfactoria para mí…”
Por otro lado, recalca:
“Originalmente la obra sucede en la
casa de la familia de Max Morrow y en el
departamento en Praga del otro protago-
nista, Jan (personificado por Juan Manuel
Bernal). Para mi gusto hay cosas que re-
tocaron Alonso y Michel o que cortaron y
eran importantes, por ejemplo: Max afir-
ma haber luchado en la Guerra Civil Es-
pañola y ahí estuvieron grupos de intelec-
tuales como Octavio Paz y Pablo Neruda,
entonces Max pertenece a esa generación.
ROBERTO PONCE
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
Ha sido insuficiente la temporada que determi-
nó la UNAM para la pieza teatral de Tom Stoppard,
Rock’n’Roll, con musicalizaciones clásicas de este
género. Un público mayoritariamente juvenil la ha
disfrutado plenamente, no así las generaciones an-
teriores, señala José Caballero, quien en esta oca-
sión no dirige sino actúa. Hablan sus protagonistas
de que el mensaje de la obra ofrece a la juventud
actual “el valor de defender los ideales en los que
uno cree a lo largo de la vida”. Caído el comunismo
e instaurado el capitalismo salvaje, “arroja mucha
luz en cuanto a la trascendencia filosófica del rock”.
la voz que permanece
El
Rock’n’Roll,
ESPECTÁCULOS
70 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
su preparación debido al riesgo
de envenenamiento.
El trabajo que las funciones
biológicas imponen nutrición
y reproducción, organiza tam-
bién las necesidades afectivas;
la madre de Jo Moon-kyung
exige que todos, empleados y
clientes, la vean como mamá.
Interesante, a este respecto, la
manera de Hong de dirigir a sus
actores con quienes pasa mu-
cho tiempo tomando alcohol;
se rumora que en sus películas
los actores están tan borrachos
como se supone que están los
personajes. Pero de pronto apa-
rece lo imprevisible en gestos y
ritos que ajustan la realidad, una
mujer que termina con su aman-
te y para sellar el rompimiento
lo carga sobre la espalda hasta
caer exhausta; o la golpiza que
la madre de Moon-kyung le pro-
pina en las pantorrillas con una
vara. Para sorpresa del especta-
dor, el hijo comenta que nunca
se sintió tan querido como en
ese momento.
No es verdad que Hong
Sang-soo excluya el sentimiento
de sus relatos, su técnica anti cli-
mática simplemente rehúye ese
romanticismo literario y cinema-
tográfco que provoca la ilusión
de un amor ideal que culmina en
el orgasmo pleno. O
Televisión
“Visión Periférica”
FLORENCE TOUSSAINT
L
a búsqueda de innova-
ciones en los formatos,
de estética propia paralela
a contenidos de interés social,
retratando personas de las capas
mayoritarias, es una de las ca-
racterísticas del periodismo que
ejerce Jacaranda Correa. Otra es
la selección de temas relegados
a páginas interiores en los diarios
y que se eliminan de las pantallas
televisivas. Ha sido reportera
de notas especiales para el in-
formativo de Canal 22, creó un
programa denominado El Rotativo
en el cual se desmenuzaba un
asunto en distintas secciones:
entrevista, caricatura, editorial. En
éste se esbozaba ya la indagato-
ria en modalidades del lenguaje
televisivo. Hoy se arriesga con
una serie de documentales bajo el
título de Visión Periférica.
La producción consta de dos
partes: por un lado se ocupa de
rescatar obras inéditas o que han
tenido escasa difusión ofrecidas
al Canal 22 por Imcine. Ninguno
de los programas tiene un es-
quema preestablecido, en cada
cual afora la creatividad del rea-
lizador y las soluciones adecua-
das al tema. La parte introducto-
ria le corresponde a Jacaranda
Correa. Nos ofrece datos del au-
tor, las circunstancias en que fue
grabada o flmada la emisión, an-
tecedentes adicionales del asun-
to con el fn de apuntalar sus
interpretaciones. Afora el espíritu
experimentador de la periodista.
Tomas de pie, oblicuas, inclina-
das, en picada o desde abajo,
acercamientos a medio rostro, a
medio cuerpo de Jacaranda que
viste de negro. Su imagen se so-
brepone a manchones, brocha-
zos de color rojo, azul, amarillo.
Pese al movimiento, a la edición
de su fgura, las palabras surgen
diáfanas, las ideas claras.
El programa se estrenó ha-
ce tres semanas, se difunde a
las diez de la noche por Canal
22. Comenzó con un testimonial
sobre el trato que reciben en su
país los Maras, grupo ya en edad
adulta, algunos con pareja e hijos
que siguen perteneciendo a una
especie de casta: llevan tatua-
jes cubriéndoles espalda, pecho,
brazos, cara, son hijos de la gue-
rra en El Salvador. Su reinserción
a la sociedad es muy difícil, pues
ellos se marcaron y hoy la policía
los acosa, los detiene sin motivo,
y la violencia continúa siendo un
referente en su comportamien-
to. El documentalista que flmó
las escenas murió asesinado en
aquel país sin que se sepa quien
fue el criminal.
La segunda obra es una es-
pecie de thriller sin solución. Un
excelente músico de jazz mexi-
cano, casado con una france-
sa, desaparece sin dejar ras-
tro. Su familia, sus amigos, sus
admiradores lo han buscado
sin resultados. Y el gobierno de
Chiapas al cual correspondería
investigar no lo ha hecho. En-
trelazada, se narra una vida de
apego a la música, de escasez
material, de honestidad.
La pieza de esta semana
tuvo por tema el baile de salón
y sus practicantes. Un zapatero
remendón a quien nunca se le
ve el rostro, cuenta su historia y
la de aquellos bailadores que le
confían sus zapatillas, botines,
zapatos para que les dé manteni-
miento o los repare. Varias pa-
rejas de ancianos cobran primer
plano, se unieron hace 50 años
o más a partir del baile. Jóvenes
y niños en edad escolar ya están
aprendiendo a bailar para tomar
el reemplazo de los viejos. El es-
cenario es una Ciudad de Méxi-
co empobrecida, de callejones,
vecindades, plazas y salones
emblemáticos.
Visión Periférica constituye
una prueba de que la estanda-
rización de los contenidos tele-
visivos se produce por razones
económicas y no por ausencia
de creatividad. O
Libros
Ernesto Sábato
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
E
l último día del mes de
abril pasado murió Ernesto
Sábato, uno de los gran-
des novelistas y pensadores lati-
noamericanos. Publicó tres nove-
las: El túnel (1948), Sobre héroes
y tumbas (1961) y Abaddón el
exterminador (1974), así como
varios libros de ensayos entre los
que destacan: Uno y el universo
(1945), Hombres y engranajes
(1951), Heterodoxia (1953), El
escritor y sus fantasmas (1963),
Aproximaciones a la literatura de
nuestro tiempo: Robbe-Grillet,
Borges y Sartre (1968), Apologías
y rechazos (1979) y Antes del fin
(1999). En ellos siempre denun-
ció, con la imaginación y la ra-
zón, la injusticia, la irracionalidad
del mundo moderno y el despre-
cio de los poderosos, así como
exigió el respeto y la libertad para
cada hombre.
El túnel (Ediciones Cátedra.
Col. Letras Hispánicas. No. 55;
Madrid, 2010. 163 pp.), su prime-
ra novela, fue rechazada en varias
editoriales por considerarla poco
atractiva y oscura. Hasta que la
revista Sur, dirigida por Victoria
Ocampo, en el número 168 del
mes de octubre de 1948, la dio a
conocer. La narración trata sobre
un crimen. El relator es el prota-
gonista Juan Pablo Castel, pintor
de ofcio, quien describe su rela-
ción con María Iribarne. La cono-
ce en una exposición de pintura y
le impacta que ella aprecie cierto
lienzo. La intriga, sobre la causa
de esta contemplación, lo lleva a
buscarla y establecen una amis-
tad. Con el tiempo ésta deriva en
una relación tormentosa que los
conducirá a la degradación y la
tragedia.
El túnel es una historia sobre
la incomunicación. El hombre en
la sociedad moderna sufre de
soledad al no poder compartir
sus emociones. La educación
que recibe contiene esas sensa-
ciones y las reduce a formas va-
cías que sólo sirven para un con-
tacto superfcial. No obstante,
tiene una necesidad primordial
de manifestar su amistad, amor,
simpatía, solidaridad, inquietud,
temor… para ser correspondido
y sentirse vivo. Como no puede
hacerlo crece la desesperación.
Cuando el sujeto encuentra al-
guien que lo considera busca su
retención, pero sus limitaciones
de transmisión lo angustian y
provocan el agobio funesto so-
bre el otro y a la larga quiebran
el trato.
El túnel es una intensa y
breve novela que no ha perdi-
do actualidad porque muestra
el sentido de la existencia, co-
mo lo indica el protagonista: “…
nacemos en medio de dolores,
crecemos, luchamos, nos en-
fermamos, sufrimos, hacemos
sufrir, gritamos, morimos… y
otros están naciendo para volver
a empezar la comedia inútil”.
Además, la narración está
escrita con una prosa directa y
ágil que envuelve al lector des-
de las primeras líneas. O
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 73
ESPECTÁCULOS
ideologías opuestas: el filósofo comunista
Max Marrow y su alumno checo Jan, “cu-
yo destino los hace vivir en sistemas polí-
ticos que no les gustan”. Y añade:
“Max va viendo cómo el comunismo
real de aleja de la teoría marxista, y sin
embargo sigue creyendo en el Estado pro-
letario como lo mejor para una existencia
justa y humanitaria. Stoppard plantea esas
incongruencias pero también es bastante
crítico del capitalismo.”
Desde su visión, Rock’n’Roll es “la
búsqueda individual de la felicidad de las
personas” y “la historia de amor de Jan con
Esme, y de Max con Lenka hacia el final,
no sé si por una necesidad de superar la so-
ledad que pesa mucho en los personajes”.
Lo que sí le queda claro es la trascen-
dencia del rol que jugó el rock en Checos-
lovaquia en 1968, “similar a la que tuvo en
México donde los conciertos no estaban
permitidos en los años setentas y el rock te-
níamos que escucharlo en inglés, como un
grito de protesta que esencialmente sigue
más allá de que haya roqueros millonarios,
famosos, casi mitos o seres divinos”.
La musicalización de clásicos del rock
ocurre en vivo con el guitarrista Tomás
Barreiro, Poncho Figueroa (exbajista de
Santa Sabina) y la batería de Ernesto Juá-
rez, trío encarnación de la histórica banda
sesentera checoslovaca PPU.
Nacido en la capital en 1976, composi-
tor de música contemporánea e integrante
del Terceto de Guitarras con Gerardo Tamez
y Antonio López, Barreiro dice que desde
muy joven, con su conjunto La Nao, conoció
a Ponchito Figueroa, quien estaba con Santa
Sabina y su vocalista y también actriz, Rita
Guerrero, fallecida recientemente.
“Y con Alonso he realizado un buen de
música para teatro desde La isla, él era fan
de Santa Sabina, sin duda el mejor del rock
nacional; yo le di clases de guitarra y juntos
realizamos videos que ganaron Ariel (Café
Paraíso y El último canto del pájaro Kui.”
Para capturar la esencia transgresora del
rock, Barreiro convocó “a Poncho, único
músico baterista mexicano que conozco”, y
piensa que los chavos de hoy “disfrutan bas-
tante lo que interpretamos en Rock’n’Roll y
nosotros nos divertimos por la libertad que
tenemos en escena”.
Asegura Poncho:
“He dedicado cada función de
Rock’n’Roll a Rita Guerrero, quien actua-
ba en La ópera de tres centavos con Pepe
Caballero, y por ella conocí el teatro, que
me la trae a su reencuentro en Rock’n’Roll.
El comunismo se cayó, el capitalismo se
adaptó y continúa pero como un sistema
de lo peor para la humanidad. Ante todos
los cambios, el rock es la tercera voz que
mantiene su credo de convivencia, intensi-
dad, amor y conciencia histórica del mo-
mento, no obstante la comercialización y
monopolización empresarial.”
Gastón Yanes comenta:
“Rock’n’Roll significa una gran clase de
historia reciente, estamos hablando del co-
lapso del comunismo en los años setentas,
ochentas, en Europa; parece muy lejana pero
hubo mucha opresión, el no poder alzar voces
y tantas atrocidades que sucedieron es algo
positivo que dice a las generaciones, porque
son sucesos de otro modo vigentes y que se
vinculan a lo que hoy sucede en nuestro país.”
Concluye Poncho Figueroa:
“Quisiera hacer con este grupo y
elenco con el que estoy trabajando en
Rock’n’Roll una compañía estable, pero
aunque sería una enorme responsabilidad
en muchos sentidos, yo es lo que anhelo
teatralmente hablando, son mis sueños de
un rocanrolero con ilusiones, pues creo en
el contacto místico de quienes participa-
mos en la obra.”
72 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
Nació en 1917, tenía 70 años de edad en
1990, y orita casi cien.”
–¿Retrata bien a la generación del 68 y
a la izquierda estudiantil de aquella época
este montaje?
–He observado que la mayor parte de
actores, actrices o directores, no de mi ge-
neración, sino unos quince años mayores
que yo ven el primer acto de Rock’n’Roll
y se van. Germán Castillo se quedó, pero
a la salida cuando lo vi le pregunté: ¿Có-
mo estás?, y me contestó: “¡Muy encabro-
nado por tu pinche obra, los comunistas no
éramos ni pendejos ni tan mal hablados!”.
“Tengo la impresión que este montaje
indigna a universitarios de toda la vida y
con cierta tendencia, a otros no tanto, pero
que sí entusiasma mucho a los jóvenes. Lo
veo por su respuesta, pues llenaron el Juan
Ruiz de Alarcón en buena parte de las 47
funciones que dura la temporada.”
Cuestionado acerca del poco tiempo
de Rock’n’Roll en la UNAM, el director
Alonso Ruizpalacios apunta:
“Cumplimos 48 funciones y acaba la
temporada este domingo, pero no porque le
haya ido mal a la obra, al contrario, el nú-
mero de representaciones normal para cada
temporada teatral en la UNAM es de 48. Su
programación funciona así, la UNAM tiene
un calendario muy apretado y no es común
que extienda sus temporadas.”
Y justifica:
“Ha habido gente que conoce el texto
original de Stoppard y se sorprende de la
distancia que tomamos Alfredo y yo. Ya ha-
bíamos trabajado juntos, siempre hacemos
la adaptación y esta vez hicimos una ciru-
gía mayor del texto e, incluso, añadimos es-
cenas o voces en off que no están en el ori-
ginal para esclarecer la trama sin apartarnos
del llamado ‘espíritu stoppardiano’.
“Hay gente que es muy purista en sus
preferencias teatrales que le puede parecer
que por tratarse de Tom Stoppard, y ser in-
glés, nuestra puesta no debía incluir gro-
serías ni desnudos; pero en los sesentas se
hablaba así y en los happenings la juven-
tud se desnudaba. El texto original está lle-
no de expresiones vulgares, Max usa un
lenguaje arrabalero y se la pasa diciendo
marranadas, las incluimos tal cual como
están y no metimos más que las marcadas
en el texto original.”
Entre los demás personajes que con-
forman el elenco de Rock’n’Roll se cuen-
tan: Gastón Yanes, en el papel de Ferni-
nand; Raúl Briones, histrión fantasma de
Syd Barret (exmiembro del conjunto Pink
Floyd); Rodolfo Blanco (Nigel); Esmir-
na Barrios (Alice, primera mujer de Max);
Bernardo Velasco (Gyrus, guarura); y co-
mo esposas de Max, Karina Gidi (Esme) y
Sophie Alexander-Katz (Lenka), quien di-
ce a Proceso:
“El mensaje que ofrece Rock’n’Roll
a la juventud actual sería el valor de de-
fender los ideales en los que uno cree a
lo largo de la vida, de manifestarlos y
de luchar por sostener nuestras ideas.
El montaje arroja mucha luz en cuan-
to a la trascendencia filosófica del rock,
para mí investigar a fondo mi personaje
Lenka ha sido una vivencia extraordina-
ria a nivel espiritual y emocional.”
Rock’n’Roll había sido montada
asimismo en Inglaterra, España, Esta-
dos Unidos, Canadá, Japón, Israel, Tur-
quía y la República Checa, con la añeja
banda checa Plastic People of the Uni-
verse (PPU) tocando en el foro teatral.
Stoppard fue invitado para asistir al es-
treno de Rock’n’Roll en el Juan Ruiz de
Alarcón por Enrique Singer, director de
Teatro UNAM; sin embargo, su satura-
da agenda se lo impidió.
La vuelta de Caballero
“Hace unos 37 años que no actuaba, y so-
bre todo no actuaba dirigido por un direc-
tor”, dice José Caballero. La última vez
había sido en 1975 con Héctor Mendoza.
Como director, José Caballero prepa-
ra actualmente con la Compañía Nacional
de Teatro Noches islámicas, la adaptación
que hiciera Héctor Mendoza a un cuento
de Las mil y una noches para presentarlo
en octubre durante la edición número 39
del Festival Internacional Cervantino, a la
cual asistirá también el director Peter Bro-
ok con su compañía Téâtre des Bouffles.
Narra su encuentro con Rock’n’Roll:
“Yo la leí hace dos años en la versión
de Broadway, fui a Nueva York y compré
la edición de la adaptación allá. Tom Sto-
ppard es un dramaturgo al que le entusias-
ma mucho el rock y es una de mis pasiones,
sí que la discusión política me parece im-
portante, vigente. En un primer momento
no vi demasiados nexos de esta obra con la
realidad mexicana, de ahí que Alonso y Mi-
chel introdujeran especie de ponencias pa-
ra explicar más el contexto, porque a final
de cuentas Rock’n’Roll tiene que ver con la
propia biografía de Tom Stoppard.
“Nació en Checoslovaquia, pero cre-
ció y se formó en Inglaterra por azares de
la vida, para él ha sido recuperar su pasa-
do, sus raíces y profunda amistad con Va-
clav Havel y otros autores. Es capaz de es-
cribir una obra política como Rock’nRoll y
convertirla cual pieza de Chejov tal como
se lee en el original.”
El tema de Rock’n’Roll, resume, trata
acerca de la amistad entre dos personas de
DEPORTES
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 75
Todavía no cesaba el barullo por el ca-
so de los futbolistas dopados cuando
estalló un nuevo escándalo: integran-
tes de la Selección Sub-22 fueron sus-
pendidos y multados por meter muje-
res en sus habitaciones de un hotel de
Quito, Ecuador. Si bien este tipo de si-
tuaciones se deben a la inmadurez de
los jóvenes que no tienen claro lo que
es el profesionalismo en el deporte,
afirma el especialista Roberto Gómez
Junco, los dirigentes de la Femexfut
no son ajenos al problema, pues, dice,
no han asumido su responsabilidad
para lograr que el futbol mexicano
salga del tercermundismo.
DEPORTES
los encargados de los establecimientos
para que ubiquen a los jugadores en áreas
donde nadie pueda acceder a sus cuartos
y que cuenten con vigilancia las 24 horas.
Con este tipo de acciones se reducen
los riesgos de que los jugadores prota-
gonicen escándalos como el ocurrido en
septiembre de 2010, cuando después de
un partido ante Colombia un grupo de 13
jugadores (Rafael Márquez, Héctor Mo-
reno, Guillermo Ochoa, Enrique Esque-
da, Efraín Juárez, Pablo Barrera, Javier
Hernández, Gerardo Torrado, Carlos Sal-
cido, Francisco Javier Rodríguez, Andrés
Guardado, Carlos Vela y Giovani dos San-
tos) organizaron una fiesta en el hotel de
concentración en Monterrey en la que par-
ticiparon trabajadoras sexuales y al menos
un travesti.
El entonces director de la Comisión
de Selecciones Nacionales, Néstor de la
Torre, anunció que todos serían multados
con 50 mil pesos, en tanto que Vela y Juá-
rez además serían suspendidos durante
seis meses de la Selección nacional.
En respuesta a los castigos, los selec-
“Sobre todo cuando ven que hay bue-
nos resultados viene esta tendencia a elu-
dir su responsabilidad, a decir: ‘esto no
me compete porque ya están grandecitos’.
Y no es así. El control en una concentra-
ción por supuesto que le corresponde al
cuerpo técnico y a los dirigentes. Confío
en el jugador, le dejo claras las reglas, pe-
ro también vigilo que las cumpla. Los fut-
bolistas de todo el mundo saben que está
mal meter una mujer al cuarto en la con-
centración previa a un partido, y sin em-
bargo lo van a hacer si no revisas.
“Cuando las reglas se vulneran el prin-
cipal responsable es el jugador, pero tam-
bién hay una culpa que deben asumir quie-
nes no ejercieron el control adecuado.
Debe revisarse cada habitación para verifi-
car que los jugadores estén tomando el des-
canso que necesitan. En lo operativo, eso le
corresponde al cuerpo técnico. También en
la medida en que convenzas a un futbolis-
ta de cómo debe comportarse el trabajo se
facilita. El técnico o el dirigente ya saben a
qué jugador deben y a cual no deben con-
trolar porque es responsable.”
–¿Luis Fernando Tena puede excusar-
se con el argumento de que ignoraba lo que
hacían los jugadores mientras él dormía?
–No, porque antes de dormir tiene que
cerciorarse de que todos ya están dormi-
dos o a punto de hacerlo. El entrenador
por lo general no lleva a cabo el control;
hay gente del cuerpo técnico que se en-
carga de pasar a cada habitación y ver que
los jugadores cumplan las reglas. No hay
que decirle a Tena que se vaya, pero sí hay
una responsabilidad que debe asumir. Y
que sepa que la próxima vez que en una
concentración sus jugadores metan muje-
res a las habitaciones le va a costar el car-
go, porque la disciplina se le salió de las
manos.
El sainete de Monterrey
El analista de Televisa Deportes y del dia-
rio Reforma comenta que los federativos
no han cumplido con la tarea de tomar
medidas de seguridad adecuadas en los
hoteles donde se concentra una Selección
nacional. Asegura que deben hablar con
Reuters / Martin Acosta
González Iñárritu. Elude su responsabilidad
74 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
La culpa no es sólo
de los jugadores
BEATRIZ PEREYRA
E
nfrascado en su enésimo escán-
dalo, el futbol mexicano otra vez
se exhibe ante el mundo, ahora
por el desatino de ocho jugado-
res de la Selección Sub-22, quie-
nes en plena concentración rum-
bo a la Copa América fueron separados
del equipo por meter prostitutas en sus
habitaciones.
Los protagonistas del episodio ocurri-
do el 24 y 25 de junio pasado en el hotel
Quito, de la capital de Ecuador, son Jona-
than dos Santos, del Barcelona B; Marco
Fabián, de Chivas; Néstor Vidrio, del At-
las; Javier Cortés y David Cabrera, de Pu-
mas; Néstor Calderón, del Toluca; Israel
Jiménez, de Tigres, y Jorge Hernández, de
Jaguares, quienes estarán suspendidos du-
rante seis meses y serán multados con 50
mil pesos cada uno.
El incidente se dio a conocer cuando la
Selección mayor festejaba su triunfo sobre
Estados Unidos en la final de la Copa Oro;
con el equipo Sub-17 calificado invicto a
los octavos de final del Mundial; a unas
horas del empate a un gol de la escuadra
femenil con Inglaterra, también en Copa
del Mundo, y cuatro días antes del arran-
que del torneo más importante del conti-
nente. Este hecho dio al traste con la pre-
paración que inició desde marzo pasado el
equipo que dirige Luis Fernando Tena.
En cuestión de minutos, la noticia aca-
paró los titulares de los diarios deportivos,
incluso de los extranjeros, en los que se
hizo escarnio de la conducta de los juga-
dores. “México: un escándalo con prosti-
tutas aparta a Jonathan”, publicó el Dia-
rio AS de España. “Jonathan dos Santos se
queda sin Copa América por un escándalo
con prostitutas”, fustigó Mundo Deporti-
vo de Barcelona. “¡Qué escándalo, mani-
to!”, se burló Olé de Argentina. “México
expulsa a ocho jugadores de Copa Améri-
ca por mala conducta”, sentenció La Ho-
ra de Ecuador.
En entrevista con Proceso, el analista
Roberto Gómez Junco considera que el he-
cho de que un representativo nacional esté
inmiscuido en una situación de esta natura-
leza refleja las carencias del futbol mexi-
cano que todavía muestra “rasgos tercer-
mundistas” y es víctima de las omisiones o
malas decisiones de sus dirigentes.
Y agrega: “Hay dos tipos de presti-
gio: el de la cancha y el que está fuera.
En lo deportivo ha habido progreso, pues
el prestigio de lo que se hace en la cancha
es superior al que se tenía hace 30 años;
no obstante, México todavía no puede co-
dearse con grandes potencias. Lo que su-
cede fuera del terreno de juego me habla
del mal manejo de los directivos. En gran
parte no se progresa con la rapidez que se
debería por sus malas decisiones. Sí se
dan pasos en lo deportivo, pero por otro
lado se sigue teniendo estos rasgos de fut-
bol de tercer mundo”.
Considera que los ocho futbolistas
fueron castigados correctamente porque
una indisciplina así no se debe pasar por
alto. Sin embargo, dice, esa conducta po-
ne al desnudo que el jugador, por su in-
madurez y falta de compromiso, necesi-
ta mayor vigilancia; asimismo, evidencia
que los federativos se limitan a entregar-
les un reglamento y se desentienden de
sus deberes.
E
F
E
/ Iv
á
n
F
ra
n
c
o
Regresoa casa
DEPORTES
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 77 1809 / 3 DE JULIO DE 2011 77
treguen cuentas generosas, lo demás se-
rá lo de menos.
“Como el criterio sigue siendo lo eco-
nómico, tú me sigues dando lana y sigues
al frente. Las cuentas no son futbolísti-
cas porque saben que a la gente el fraca-
so de cualquier Mundial se le olvida de
inmediato. Con esta Copa Oro, ¿quién se
acuerda de lo que México dejó de hacer en
Sudáfrica? Es la gallina de los balones de
oro que es explotada al máximo, el globo
tricolor que se infla muy fácil.”
–En ese sentido, ¿la repetición de es-
tos episodios negros no les importa?
–La preocupación es económica, no
porque piensen en la imagen o en qué van
a decir de nuestro futbol. Escándalos co-
mo éstos los inquietan y cuando pueden
los ocultan porque hay una tendencia tra-
dicional, dentro y fuera del futbol, de no
limpiar lo que está sucio, sino esconderlo.
Cuando los resuelven saben que la gen-
te tiene muy poca memoria y seguirá con-
sumiendo el producto más bondadoso lla-
mado Selección Mexicana.
Gómez Junco señala que luego de lo
que Israel Jiménez escribió en su cuenta de
Twitter, con lo que dejó entrever que hay
otros jugadores responsables y que algunos
inocentes fueron castigados, la Femexfut
debe investigar a conciencia quiénes es-
tuvieron involucrados y si hay más culpa-
bles, ser justos y también sancionarlos.
Por otro lado, refiere que federativos
y directivos deben dejar de improvisar
cómo aplican los castigos, pues se nota
que todavía no hay un criterio determina-
do para las indisciplinas que puedan co-
meterse, además de que hay que debatir
si las visitas conyugales deben o no per-
mitirse en las concentraciones largas y la
forma en que se puede ayudar a los juga-
dores a sentirse a gusto y no como si estu-
vieran en un monasterio.
“¿Qué tan bien o mal le hace a un fut-
bolista unos días antes de un torneo tener
relaciones sexuales? Es debatible que ven-
ga la esposa o la novia. La selección de Ho-
landa causó furor cuando dijo ‘bienvenidas
la mujeres a la concentración’. Combi-
nar control y flexibilidad porque una con-
centración larga es agotadora. El futbolis-
ta mexicano no está preparado como otros
para esas largas concentraciones.
“Ese fue el gran problema de la selec-
ción de Aguirre: tener a los jugadores 60
días en un monasterio a tal grado que di-
cen ‘ya quiero que llegue el Mundial y
que se acabe’. Son seres humanos que ex-
trañan a su familia, a sus esposas, a los hi-
jos, a las novias y hasta la comida de la
ciudad donde viven. Eso hay que enten-
derlo, como técnico y como dirigente, lle-
gar a acuerdos y ya con este entendido en-
tonces vigilar que las reglas se cumplan a
plenitud.” O
Pocos conocen las condiciones en que trabajan
los árbitros del futbol profesional en México.
Por principio de cuentas son manipulados por la
Federación Mexicana de Futbol, que además de
regatearles un salario decoroso y no otorgarles
seguridad social los excluye ante cualquier ma-
nifestación de disidencia. Cuenta su historia el
exsilbante Hugo León Guajardo.
RAÚL OCHOA
D
esde que decidió impulsar la
Asociación Nacional de Árbi-
tros Profesionales de México
(ANAPM) y de exigir pública-
mente la salida de Aarón Padi-
lla como titular de la Comisión
DEPORTES
de Arbitraje de la Federación Mexicana
de Futbol, al ahora exsilbante internacio-
nal con gafete FIFA Hugo León Guajar-
do le cambió la vida.
Asegura que fue dado de baja por
represalias y que los agremiados de la
Árbitros
sojuzgados
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
HugoLeón Guajardo. Represalias
76 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
cionados enviaron una carta a los jerarcas
de la Federación Mexicana de Futbol (Fe-
mexfut), Justino Compeán y Decio de Ma-
ría, a quienes solicitaron no ser convocados
mientras De la Torre estuviera al frente.
En la misiva, los jugadores se queja-
ron de trato “hosco y prepotente” por par-
te de De la Torre y se manifestaron en con-
tra del afán de protagonismo del dirigente.
“Es imposible que el ingeniero Nés-
tor de la Torre no se diera cuenta del
evento, que cabe hacer mención y resal-
tar lo llevamos a cabo después de que se
rompiera la concentración”, alegaron los
seleccionados.
La queja derivó en la renuncia del di-
rectivo. “Querían (Compeán y De María)
que pidiera una disculpa públicamente
por aplicar un reglamento, lo cual no es-
tuve dispuesto a llevar a cabo. Estoy cons-
ciente de que este tipo de orden debe regir
en este tipo de empresas. No he buscado
la disciplina como capricho, sino como
un generador de cambio de hábitos y de
costumbres. Y en el intento de que el re-
glamento se respete y se aplique me que-
da claro que algunos se han incomodado
por la resistencia natural, especialmen-
te cuando existen zonas de confort muy
arraigadas”, explicó el directivo, quien el
8 de noviembre de 2010 fue reemplazado
por Héctor González Iñárritu.
Ahora, ante el episodio de Quito, De
la Torre declaró brevemente a una televi-
sora: “se confirma que yo tenía la razón”.
–¿Por qué a los jugadores de la Sub-22
les pareció fácil violar el reglamento sin
reparar en las consecuencias? –se le pre-
gunta a Gómez Junco.
–Son inconscientes, muy inmaduros,
muy jóvenes. Les falta educación y pro-
fesionalismo; no entienden cabalmente el
compromiso que tienen. Se les hace fácil
porque muchas veces han vulnerado otras
medidas. Esto sucede en los equipos de
futbol mucho más de lo que nos imagina-
mos, el problema aquí es que los cacha-
ron. No es que hayan cometido una fal-
ta en la que nadie más incurra, sino que
los descubrieron. Hay un precedente muy
cercano con la Selección mayor y aun así
están dispuestos a correr riesgos y a pasar
por alto las reglas.
“A los futbolistas mexicanos le falta
mucho por progresar, y mientras no sean
capaces de entender esa responsabilidad
tiene que haber alguien que los controle.
En el mundo ideal sería: ‘aquí están las
reglas y ya sabes a lo que te atienes’, pero
en el futbol mexicano no es así el asunto.
Es fundamental que desde fuerzas básicas
en los clubes se trabaje de forma perma-
nente en educar a los jugadores formando
personas y no sólo futbolistas; es algo que
nunca debe quedar de lado.”
Exjugador de Tigres y Chivas, Gómez
Junco refiere que las indisciplinas que los
jugadores cometen cuando están concen-
trados con la Selección nacional obede-
cen también a que aun sin tener méritos
suficientes cualquiera es convocado. Co-
mo es algo que resulta tan fácil, afirma, no
respetan la camiseta verde.
“En la medida en que abaratas la pla-
yera nacional te arriesgas a cosas como
éstas. Cuando el privilegio es mayor y es
más difícil llegar, el jugador valorará lo
que le costó y no lo va a desperdiciar por-
que se quiere divertir en una madrugada.
Ejemplo: en la Copa Oro se produjo al-
go que no habíamos visto en mucho tiem-
po, el técnico repitió una alineación cua-
tro veces.
“Así se le da valor a una camiseta.
Mandas el mensaje: ‘eres titular, no cual-
quiera es seleccionado, estos son mis 11
mejores’. Imagínate el compromiso. ‘No
soy un seleccionado cualquiera. José Ma-
nuel de la Torre dice que soy uno de los
mejores futbolistas o el mejor en mi posi-
ción’. Te puedo asegurar que a cualquie-
ra de ellos le llevas una mujer un día antes
del juego ante Estados Unidos y no le hu-
biera abierto la puerta.”
El dinero, lo que importa
El especialista cuestiona la manera en que
se pretendió ocultar el asunto de los dos
jugadores dopados en la Copa Confedera-
ciones 2005 (Salvador Carmona y Aarón
Galindo); asimismo, critica la forma en
que sacaron en plena Copa Oro a los cin-
co que dieron positivo por clembuterol
porque hasta entonces tuvieron los resul-
tados de los controles antidopaje y la ma-
nera en que los 13 involucrados en la fies-
ta de Monterrey fueron castigados.
Aunque está convencido de que debe
existir transparencia, el analista lamenta
cómo actúan los federativos, quienes de-
ben reflexionar hasta qué punto deben di-
vulgar lo que pasa en el seno de las se-
lecciones nacionales para evitar que los
jugadores sean exhibidos.
“Por supuesto que no se trata de ocul-
tar nada, pero en el afán de ser más trans-
parentes los dirigentes, a los que se les ha
cuestionado tantas veces y con muchísi-
ma razón, se han confundido y no han sa-
bido manejar algunos asuntos, como el
del clembuterol, porque presentan a cin-
co jugadores como dopados sin tener aún
las pruebas (la confirmación del resulta-
do adverso a través de la muestra B), pe-
ro lo hacen porque ya estaban jugando el
torneo.
“Quizás espantados con los malos ma-
nejos de tanto tiempo, los directivos se
han querido ir al otro extremo. Dizque ha-
ciéndose los muy transparentes no distin-
guen en donde está la línea de lo que se
debe manejar en lo interno y lo que de in-
mediato debe ser divulgado. Piensan ‘pa-
ra que no me reclamen por qué no digo las
cosas ahora le informo a todos con quién
se acostó cada jugador’. Es muy peligroso
traspasar esa línea porque no está definido
en qué momento ya se están metiendo en
la vida privada de los futbolistas.”
–Después de tantos yerros, ¿llegó el
momento de llamar a cuentas a Compeán
y a De María? ¿Necesita la Femexfut un
cambio en la dirigencia?
–Ellos establecen reglas desde arri-
ba y hay otros que son los responsables
de cumplirlas. No caigo en el exceso de
pensar que Decio debía revisar las habi-
taciones para que los jugadores no me-
tieran mujeres. A veces podemos exage-
rar en lo que le corresponde hacer a cada
dirigente. Pueden argumentar que las fal-
tas no las cometieron ellos y que bastan-
te hacen con ser transparentes como no lo
fueron en el pasado. Son elementos pues-
tos por los dueños, que lo que quieren ver
es dinero y nada más. Mientras ellos en-
Compeán y De María. Sólodinero
E
d
u
a
rd
o
M
ira
n
d
a
DEPORTES
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 79 1809 / 3 DE JULIO DE 2011 79
no les dejó alternativas con una abierta
advertencia: voto de confianza a Padilla o
dejar el arbitraje
“Nadie objetó, nadie quiso decir algo
más, a pesar de que estaba ese sentimien-
to de no aceptar a Padilla, pero no hubo esa
manifestación. Literalmente se echaron pa-
ra atrás a la hora final. Muchos de los com-
pañeros que originaron este movimiento no
quisieron afrontar el momento. En este caso
me mantuve firme, convencido de que no era
ninguna cuestión negativa, sino que había al-
go muy serio que aclarar, que definir, y no di
marcha atrás. Eso detonó que me etiqueta-
ran”, expone el exárbitro.
El presidente de la Asociación Nacio-
nal de Árbitros Profesionales de México
cuenta que en su momento fueron a pre-
sentarle formalmente su agrupación a Jus-
tino Compeán y a Decio de María:
“Les entregamos el documento pa-
ra que vieran el contenido del mismo, los
objetivos que pretendíamos, la manera de
trabajar de la asociación. En ese momen-
to nuestra presencia generó inquietud, al
grado de que Justino preguntó: ‘Pero es-
to no es un sindicato, ¿verdad?’. Fuimos
claros: lo que nos interesa es darle vida a
esta asociación como un modelo de gru-
po que pueda trabajar en beneficio de los
árbitros.”
Y añade: “Desde que iniciamos el pro-
yecto ellos sintieron que era algo que po-
día generarles cierto descontrol o que les
podía quitar el control sobre el grupo.
Nunca lo pretendimos porque quedó bien
claro que la gente se apartó aun cuando
sabían que era una lucha válida, transpa-
rente y legítima.
“No queríamos que se pensara que
era para hacer confrontaciones o grupos
de choque contra la federación. Pensá-
bamos que sí se podía generar un cam-
bio –en la comisión–, y la sorpresa fue
que sí empezó a haber cambios, pero pa-
ra imponer condiciones a los árbitros, si-
tuaciones y escenarios a los que no está-
bamos acostumbrados.”
Luego, dice, muchos de los árbitros
que se unieron a las principales tareas de
la asociación se fueron apartando porque
vieron que en la Comisión de Arbitraje se
les marginaba de los encuentros.
Expone que nunca se hizo una estruc-
tura adecuada para que todos los silban-
tes tuvieran la misma oportunidad y fue-
ran evaluados en el mismo plano, con los
mismos parámetros.
Para León Guajardo, el arbitraje a ni-
vel amateur está desprotegido. Afron-
ta muchos problemas en todo el país y no
cuenta con el soporte que debería tener de
la Comisión de Arbitraje, “porque no les
interesa ordenar una cuestión que la pro-
pia federación ha desatendido por muchos
años.
“Por el contrario, se piensa que te-
niendo a los árbitros bajo cierto yugo o
influencia, secuestrándoles la voluntad,
harán con ellos lo que quieran. Y lamenta-
blemente hacen lo que quieren con la ma-
yoría de ellos; ni siquiera como seres hu-
manos se les toma en cuenta.”
El informado
Felipe Ramos Rizo, quien pitó dos parti-
dos en el Mundial Corea/Japón 2002, se
mofa de los señalamientos que hace en su
contra León Guajardo. Y dice: “No sé qué
pueda hablar de mí. La verdad me da mu-
cha risa. Es lamentable, pero qué se puede
esperar de alguien que nunca hizo nada en
el arbitraje, que fue mediocre. Es un cero
a la izquierda, un tipo que no fue nadie en
el arbitraje. Entonces qué puede opinar…
Todo lo aclaré en su momento”.
No obstante, Ramos Rizo acepta que
sí se enteraba con antelación de las de-
signaciones arbitrales: “no tengo la culpa
de eso”, ataja. “Tengo un programa de ra-
dio; ahora soy comentarista y debo inves-
tigar cosas para tener notas en mi progra-
ma. Además, yo no las investigaba. A mí
me las decían”.
–Pero a usted lo acusaban de ha-
blarle personalmente a los árbitros para
darles “línea” de cómo debían pitar los
encuentros.
“Eso no es cierto; si no lo hice estando
adentro, menos ahora que estoy fuera. Las
únicas llamadas que recibía fueron para
pedirme consejos sobre los partidos, y si-
go hablando con ellos porque fueron mis
compañeros, y con el tiempo que viví y lo
que hice en el arbitraje es lógico que ten-
go algo de experiencia.”
El exsilbante insiste: “Los jóvenes me
llaman para preguntarme respecto a los
partidos y las jugadas, y lo único que ha-
go es darle mis comentarios en torno al
arbitraje. No tengo ningún interés en nin-
gún equipo. Afortunadamente cuento con
mi empresa, mi escuela –Colegio de Árbi-
tros Ramos Rizo–, trabajo en la tele y en
la radio, así que no me interesa saber… Lo
único que tengo que decirle (a León Gua-
jardo) es: pobre, porque salió del arbitraje
y no es nadie. Aquí no hay nada”.
–¿Nunca trató de inducir a sus com-
pañeros o darles “línea”, como lo acusan?
–¿Qué interés tengo? Estoy lejos de
tener contacto con los equipos desde hace
mucho tiempo. Me dedico a trabajar y es-
toy muy contento con lo que hago.
Ramos Rizo anunció abruptamente el
fin de su carrera deportiva en 2003, antes
de que la Federación Mexicana de Futbol
lo suspendiera después del escándalo con
el entonces titular de la Comisión de Ár-
bitros, Edgardo Codesal. Por esas fechas
también salió a la luz pública un grave se-
ñalamiento en contra del árbitro mundia-
lista: fue acusado de realizar un arreglo
económico durante el partido de la fecha
18 del torneo Clausura 2003 entre Jagua-
res y Cruz Azul.
El equipo chiapaneco ganó 1-0 de vi-
sitante y con ello pudo mantenerse en Pri-
mera División. O
DEPORTES
Reuters / Jim Bourg
Felipe Ramos Rizo. En la polémica
78 1809 / 3 DE JULIO DE 2011 78 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
ANAPM se han alejado de este organis-
mo porque temen ser relegados de la Co-
misión de Arbitraje y de la propia Federa-
ción Mexicana de Futbol (Femexfut).
Pese a todo, afirma, la ANAPM se
mantiene en pie, pero reconoce que sus
colegas ya perdieron el interés en agrupar-
se, y responsabiliza por ello a la Femexfut.
En su análisis de la actualidad del ar-
bitraje, León Guajardo acusa al controver-
tido exsilbante Felipe Ramos Rizo de co-
nocer las designaciones arbitrales mucho
antes que los mismos interesados. Ade-
más, sostiene, les llama por teléfono pa-
ra darles “consejos o línea” de cómo tra-
bajar los partidos.
Considera que en general los árbi-
tros nacionales “están siendo sometidos
y denigrados por la Federación Mexica-
na de Futbol, y eso sí es preocupante”.
La posición adoptada por la Comi-
sión de Arbitraje de la Femexfut, plantea
León Guajardo, tiene visos de revanchis-
mo. Prueba de ello, indica, es que la de-
manda que promovió el 5 de noviembre
de 2010 ante la Junta de Conciliación y
Arbitraje de Morelos contra la Femexfut
y los equipos profesionales de Primera
División y de la división de ascenso, por
despido injustificado y daño moral, no ha
avanzado. El organismo a cargo de Com-
peán, afirma, se ha empeñado en dilatar
el procedimiento.
También señala que la Comisión de
Arbitraje manipula las gráficas y cali-
ficaciones de los silbantes con la única
intención de “someterlos y, sobre todo,
para mantener los índices de evaluación
en promedios bajos para no verse com-
prometida a repartir buenos bonos de
productividad”.
Refiere que en su momento la ANAPM
rechazó las ínfimas cantidades del “bono
de productividad” –derivado de un patro-
cinio de Lala– con que la Comisión de Ar-
bitraje pretendía “incentivar” el trabajo de
los hombres de negro desde 2008. Recuer-
da que la asociación que encabeza solicitó
que se estableciera una nueva forma para
evaluar el trabajo de los profesionales del
silbato, quienes cobran por honorarios y no
cuentan con Seguro Social.
Pese a que los asesores de la Comisión
de Arbitraje transmitían las calificaciones de
los árbitros, revela León Guajardo, otro gru-
po las revisaba de manera exhaustiva y las
cotejaba con los videos de los juegos.
“Ahí bajaban drásticamente las califi-
caciones para mantener a todos los árbitros
sometidos o señalados con malos trabajos.
A la Comisión de Arbitraje le propusimos
que por una calificación arriba de ocho se
dieran por cada décima mil pesos de in-
centivo en cada juego. Casi siempre obte-
níamos una calificación de 8.1 y 8.3, pero
después de nuestra propuesta los prome-
dios fueron muy bajos. Por mera casuali-
dad la mayoría de los compañeros estaban
por debajo de 7.9. Las gráficas fueron ma-
nipuladas con ese fin.”
Con 20 años en el medio, León Gua-
jardo, quien conoce por dentro y por fuera
la estructura y funcionamiento de la Co-
misión de Arbitraje, señala con nombres
y apellidos a los responsables de truquear
las gráficas:
“Se juntaban Aarón Padilla, Rafael
Mancilla –director administrativo–, Anto-
nio Marrufo, Carlos González y Paco Ra-
mírez, gente del área técnica, para hacer
las evaluaciones con base en videos y ca-
lificaban al árbitro con imágenes de ángu-
los que definitivamente no teníamos en la
cancha. No era algo justo o equitativo pa-
ra hacer una análisis serio y objetivo.”
Las marcadas diferencias entre León
Guajardo y la Comisión de Arbitraje se
evidenciaron tras el rechazo al primer bo-
no de productividad en 2008, año en que
participó en 16 juegos tan sólo en el torneo
Clausura. Empero, para el torneo Apertu-
ra su presencia bajó en forma considera-
ble; únicamente fue programado en cua-
tro partidos. “Me dieron de baja con los
argumentos más inverosímiles”, indica.
La misma suerte corrieron los silban-
tes Germán Arredondo y Oliver Quiroz
–uno de los fundadores de la ANAPM–,
así como los asistentes y hermanos Fa-
bián y Alfonso Delgado Horcasitas, cuyo
abogado, Marco Antonio García, ganó la
demanda a la Femexfut y ahora defiende
a León Guajardo.
El exsilbante insiste en que al despe-
dirlo la Comisión de Arbitraje cometió
una injusticia. “A lo largo de mi carrera
demostré lo que ahora tanto le exigen a los
árbitros: una preparación física completa,
un bajo porcentaje de grasa y mayor volu-
men de masa muscular. Entre los 24 árbi-
tros activos hasta el torneo Clausura 2010
fui el que dio los mejores parámetros y los
mejores índices estadísticos”.
Septiembre negro
En septiembre de 2006, la ANAPM, en-
cabezada por León Guajardo, convocó al
gremio de la Primera División, de la di-
visión de ascenso, de la Segunda y de la
Tercera División a la sede de la Comi-
sión de Arbitraje, en el Centro de Capa-
citación. También acudieron el presidente
y secretario general de la Femexfut, Jus-
tino Compeán y Decio de María, además
de Padilla.
A la cita asistieron cerca de 300 árbi-
tros para exponer ante los altos mandos
del futbol la cuestión que les inquietaba:
la designación de Aarón Padilla al frente
de la Comisión de Arbitraje, “a quien pu-
sieron sin el consentimiento y sin la opi-
nión de los árbitros”.
“Yo fui –recuerda León Guajardo–
quien dijo de frente lo que realmente nos
inquietaba: que Aarón Padilla no era la
persona indicada para dirigirnos, por el
poco conocimiento que tenía en relación
con la problemática del arbitraje y sus
necesidades.”
Refiere que durante el acto percibió el
nerviosismo de Decio, de Compeán y, so-
bre todo, de Padilla, “al ver a tantos árbi-
tros reunidos, porque era muy claro nues-
tro malestar”.
El auditorio del Centro de Capacita-
ción resultó insuficiente para albergar a
tantos silbantes –apenas cabían 120 per-
sonas–, de modo que se decidió el ingre-
so de los más representativos del grupo.
Pero todo cambió en cuestión de minutos.
Enérgico y desafiante, Justino Compeán
Aarón Padilla. Pedían su cabeza
A
le
ja
n
d
ro
S
a
ld
ív
a
r
1809 / 3 DE JULIO DE 2011 81
a la construcción del Viaducto Elevado Indios
Verdes-Santa Clara, por los graves daños que
ocasionará.
Ante la falta de información concreta del
camino que tendrá dicha vialidad, muchos ve-
cinos temen que les expropien sus predios, que
causen daños estructurales en sus casas, que
los dejen aislados sin vías de acceso a sus do-
micilios, que la delincuencia se incremente y que
se pierdan áreas verdes de los camellones y los
pocos juegos infantiles con que cuentan.
Tales temores han sido manifestados por ve-
cinos de las colonias que, al parecer, serán afec-
tadas: en el Distrito Federal, Lindavista, Santa
Isabel Tola, Unidad Habitacional CTM Atzacoalco
y Ampliación Gabriel Hernández; y en el Estado
de México, Constituyentes de 1857, La Laguna
y Santa Clara, donde inicia la autopista México-
Pachuca.
Además, se afectaría al Parque Nacional El
Tepeyac, un área natural protegida donde gran
cantidad de colonos realizan ejercicio todas las
mañanas; el Acueducto de Guadalupe, cons-
trucción de 1751 que fue oficialmente declarado
monumento histórico de la nación el 7 de abril
de 1932, y cuyo objeto era solucionar el desa-
basto de agua de la Basílica de Guadalupe y su
convento.
A la preocupación vecinal se suma la incer-
tidumbre porque no ha existido acercamiento
de los gobiernos federal, estatal y municipal, así
como del DF o delegacional, con los colonos.
Por eso los comités vecinales de las áreas men-
cionadas han realizado ya muchas reuniones
ciudadanas y marchas reclamando al secretario
de Comunicaciones y Transportes que se informe
a los colonos acerca de la construcción.
Como sea, la mayoría de los vecinos exigi-
mos detener el proyecto. (Carta resumida.)
Atentamente
Raymundo Escandón R.
Reportan agravios y anomalías
en “la Corporación” de Edomex
Señor director:
L
e solicitamos publicar la presente denuncia,
dirigida a la Presidencia de la República, al
gobierno del Estado de México y a la Comisión
Nacional de Derechos Humanos.
El problema –ante el cual pedimos apoyo
de las instancias mencionadas– es que en el
Cuerpo de Guardias de Seguridad Industrial,
Bancaria y Comercial del Valle Cuautitlán-
Texcoco (“la Corporación”), a cargo de José
Manuel Álvarez González, violan con insultos
y amenazas nuestro derecho de petición, con-
sagrado en los artículos constitucionales 8 y
35 fracción V.
Varias veces, por órdenes del licenciado
Carlos David Sánchez Hernández y con el
consentimiento del director jurídico, licenciado
Alejandro Vega Paz, en la Oficialía de Partes
no nos han recibido escritos sobre diversos
asuntos que hemos tratado de entregar perso-
nalmente o por correo registrado.
Un reciente agravio se produjo el 23 de
junio de 2011, cuando yo, Pedro Sabino de
la Cruz –uno de los firmantes de la presente
carta–, y mi testigo Cayetano Castillo Montiel
quisimos entregar una petición de audiencia.
Para nuestra sorpresa, el licenciado Sánchez
Hernández nos gritó que dejáramos “de estar
chingando” y que nuestro representante era
“pendejo”, además de amenazarnos con “qui-
tarnos la pensión” –que, por cierto, nosotros
pagamos con el 8.5% descontado de nuestro
salario–, como dijo expresamente haberlo
hecho con pensionados como la oficial “A”
Emilia García N. y otros.
Durante décadas, los directivos del organis-
mo al que pertenecemos nos han explotado, han
robado nuestro patrimonio y han violado nuestros
derechos humanos y laborales, amparados por
funcionarios del gobierno del Estado de México.
Por lo anterior, solicitamos:
–Autorizarnos una audiencia para detallar es-
tos y otros abusos (www.wix.com/guardiasabc/
denuncia).
–Ordenar a los directivos recibir y solucionar
las peticiones o, en su defecto, destituirlos.
–Instruir a la Sedena para que siga investi-
gando el uso de armas entregadas a la Agencia
de Seguridad Estatal (ASE) para prestar ser-
vicio público y presuntamente empleadas por
la Corporación para seguridad privada bajo la
inventada y jurídicamente ambigua figura de
“Cuerpos de Seguridad Auxiliar Cuasem” (¿pa-
raestatal o empresa privada?).
–Que la Auditoría Superior de la Fede-
ración (ASF) y el Servicio de Administración
Tributaria (SAT) investiguen una posible eva-
sión fiscal, particularmente en la Corporación,
como paraestatal o gran “contribuyente” pri-
vado, así como el origen y destino de millona-
rias ganancias producto del trabajo de miles
de guardias. Por último, que se nos informe a
todos los guardias del resultado.
Atentamente
Cayetano Castillo Montiel,
José Guadalupe Sánchez Samperio,
Julio López Sánchez,
Filemón Jordán, Antonio Hernández,
Vicente Campos Paredes, Ranulfo
Hernández Pablo, Luis Leyva Granados,
Macario Domínguez Álvarez,
Eusebio González Palacios, Melitón Lorencilla
Ávila, Catarino Díaz del Rosal, Máximo Vite
Ortega, Agustín Hernández Pozas, Pedro
Hernández Mejía y Pedro Sabino de la Cruz
(responsable de la publicación)
Se queja de burocratismo y enredos
ante una solicitud a Ebrard
Señor director:
Q
ué difícil es tener acceso a la justicia en
México, y, en particular, en el Distrito
Federal. El 27 de abril de 2011 solicité la in-
tervención del licenciado Marcelo Luis Ebrard
Casaubón, jefe de Gobierno del Distrito
Federal, para incoar el procedimiento de ve-
rificación administrativa a las construcciones
que se realizan en suelo de conservación,
con la anuencia o tolerancia de la Delegación
Tláhuac y de la Secretaría del Medio
Ambiente, en el paraje denominado Tempiluli,
y, desde luego, no permitir más edificaciones,
así como dictaminar y ejecutar las resolucio-
nes que dicten en ese asunto.
En respuesta, Leticia Ramírez Amaya,
coordinadora general de Atención Ciudadana
y Gestión Social, envió el escrito a José Ángel
Ávila Pérez, secretario de Gobierno, y éste, a
Juan José García Ochoa, subsecretario, quien a
su vez lo turnó a Martín Juárez Durán, director
general de Concertación Política y Atención
Social y Ciudadana, para que éste finalmente
delegara el caso a Pedro Bello Aguilar, director
de Gestión Social.
Sin embargo, la primera funcionaria asentó:
“…posee contrato de compraventa con el ob-
jeto de modificar el uso de suelo para después
construir viviendas para los integrantes de esa
organización y solicita intervención para resolver
dicha problemática”. Tal afirmación es falsa, en
virtud de que jamás solicité tal cosa. Lo más
grave es que esa imprecisión de origen propició
confusión e incertidumbre por la falta de veraci-
dad y ligereza con que se tergiversa lo solicita-
do, además de reproducirse en lo subsecuente.
Al cambiar los hechos, los funcionarios
demuestran que ni siquiera se toman la mo-
lestia de leer íntegramente la petición, en
detrimento de la administración, procuración e
impartición de justicia, dejando al peticionario
en completo estado de indefensión porque,
lejos de resolver de conformidad a lo pedido,
dan una interpretación errónea al espíritu y
contenido de la queja, lo que hace suponer
que no existe voluntad para dar solución a los
problemas planteados, que hay ignorancia,
mala fe o que de plano están coludidos y, por
lo tanto, protegen intereses ajenos a la institu-
ción a la que pertenecen.
Si a esto se agrega la imposibilidad de que
un ciudadano común y corriente pueda entre-
vistarse con los altos funcionarios, lo ocurrido
significa hacer nugatorio el principio de igualdad,
equidad y justicia, además de ser discrimina-
torio y violatorio de las garantías individuales y
de los derechos humanos consagrados en la
Constitución.
La anuencia y tolerancia al margen de la
ley generan la presunción de que las autorida-
des actúan de manera facciosa o a favor de
quien los puso en el cargo, propiciando que en
el Distrito Federal haya ciudadanos de primera
y de segunda clase, así como la circunstancia
de que la ley no se aplique a todos por igual,
porque mientras a unos se les permiten y tole-
ran actos contrarios a la norma, a otros simple-
mente se les ignora, dependiendo del padrino
que los proteja o del grupo de poder al que
pertenezcan.
En mi caso, sólo pido justicia, es decir, que
se aplique la ley en contra de los infractores y
que éstos dejen de ser protegidos por el jefe de-
legacional en Tláhuac y la Comisión de Recursos
Naturales (Corena), pues la falta de aplicación de
la ley genera impunidad y ello debilita a las insti-
tuciones públicas.
Atentamente
Juventino Martínez Almaraz
PALABRA DE LECTOR
80 1809 / 3 DE JULIO DE 2011
De Federico Chilián Orduña
Señor director:
E
s lamentable que la actitud y el discurso
de Javier Sicilia no hayan sido el reflejo del
sentimiento y la indignación que nos embargan a
los familiares de las víctimas de esta demencial
guerra dizque contra el crimen organizado.
Si, como se ha dicho, el diálogo con Felipe
Calderón va a continuar, es deseable que Sicilia
rectifique y asuma la postura que mandata el
movimiento ciudadano por él convocado; que
retome los consensos del Pacto de Juárez, y que
exija que el Ejército
no sea degradado a la
condición en que lo ha
sumido la fallida es-
trategia implementada
por Calderón.
La tarea de com-
bate a la delincuencia
corresponde a las
policías, que deben ser
depuradas, capacita-
das y coordinadas a
todos los niveles: fede-
ral, estatal y municipal.
Si nos atenemos al or-
den constitucional, la vida humana, incluso la de
los delincuentes, debe ser respetada; ellos deben
ser aprehendidos y procesados conforme a la ley.
Sicilia debe responder como ciudadano de
un Estado laico, que es el único que garantiza el
respeto a todas las creencias; hacer a un lado
las suyas y proceder conforme lo establece la
Constitución General de la República.
Calderón y Sicilia deben apartarse de los
imperios económicos y teocráticos que los
tutelan, y coincidir en el propósito de alcanzar
una Paz con Justicia y Dignidad, que para eso
marchamos.
La guerra de Calderón está condenada al
fracaso porque desde sus inicios estuvo mal
concebida. No se realizó el trabajo de inteligencia
previo que una empresa de esta magnitud reque-
ría. Desde gobiernos anteriores, y hasta la fecha,
los aparatos de administración y procuración
de justicia han estado penetrados por el crimen
organizado. La fuga del Chapo Guzmán de un
penal de alta seguridad durante el gobierno de
Vicente Fox es evidencia de ello.
Soy padre de Pablo Gnuyen Chilián
Espinosa, un varón de 37 años que fue asesinado
el 10 de diciembre del 2009 en las inmediaciones
de Poza Rica, Veracruz, por policías uniformados
–reales o falsos– que lo detuvieron y golpearon
hasta acabar con su vida. Las averiguaciones
del caso radicadas en el Ministerio Público de
Papantla, Veracruz, no han reportado ningún indi-
cio de los responsables.
Agradecí a Javier Sicilia que, debido a que él
levantó la voz, muchos familiares de las víctimas
de esta demencial guerra pudimos manifestar-
nos; por eso marché de Cuernavaca a la Ciudad
de México, donde hice patente mi gratitud y
reconocimiento al poeta, a los organizadores y a
todas las personas que a lo largo de la marcha
nos brindaron atenciones.
No pude sumarme a la caravana a Ciudad
Juárez por motivos de trabajo, pero he seguido
los acontecimientos. Leí en Proceso 1808 la
entrevista que le hizo el reportero José Gil Olmos
(Sicilia, después de Chapultepec), y no considero
acertados la forma y el fondo como Sicilia asume
la representatividad del Movimiento por la Paz
con Justicia y Dignidad.
Incluso, creo que su postura es riesgosa
para la seguridad públi-
ca que se busca, pues
abona en la política de
permanencia del Ejército
en tareas que correspon-
den a la policía, lo que
puede prolongarse hasta
el 2012, en pleno proce-
so electoral, así como
generar las condiciones
para justificar que se
desate una represión
más brutal de lo que
se ha observado y, con
ello, posibilitar la judi-
cialización de la elección e instaurar un régimen
de facto de corte fascista.
La colusión de autoridades con criminales en
diversos ámbitos de la administración pública se
ha evidenciado en diversos tiempos y circunstan-
cias; por ello, aunque el presidente Calderón esté
dispuesto a enfrentar “hasta con piedras” a los
delincuentes, tenemos que persuadirlo, con da-
tos duros y argumentos contundentes de que no
le asiste la razón. La Paz no puede esperar más.
Atenta y fraternalmente
Licenciado Federico Chilián Orduña
Heroica Puebla de Zaragoza
transiciondiario@hotmail.com
Teléfono: 22-22-40-19-00
Respuesta de Javier Sicilia
Señor director:
L
e agradeceré publicar mi respuesta a la carta
precedente.
Querido Federico: mil gracias por su carta,
mil gracias por su importante presencia en este
Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.
Sin usted, sin toda esa gente que ha puesto en
marcha la reserva moral de este país, la dignidad
de este movimiento no habría sido y estaríamos
hundidos en la parálisis.
Lamento que le problematice mi fe –allí están
mis raíces y no he hecho otra cosa a lo largo de
mi vida que ser fiel a ellas; soy lo que soy–.  No
creo, sin embargo, que la sustancia de esa fe,
que tiene que ver con el Evangelio y no con la
Iglesia, esté en oposición con las convicciones
morales de su laicidad. En el fondo de la vida
espiritual, las claves de interpretación en que esa
vida se expresa convergen, y allí usted y yo esta-
mos profundamente hermanados.
Usted me reprocha también que no he sido
suficientemente enfático en el regreso del Ejército
a los cuarteles. Se equivoca: lo he sido, pero con
cordura. Meter al Ejército de inmediato, dadas las
circunstancias en que se encuentra el país a raíz
de su salida de los cuarteles, sería tan irrespon-
sable como haberlo sacado de ellos.
Si usted relee mi primera intervención en el
Castillo de Chapultepec, se dará cuenta de que pedí
sacar al Ejército de la lucha en que se encuentra,
como lo ha demandado la ONU, pero haciendo
un diagnóstico profundo de la situación de cada
estado. Si Ciudad Juárez pide su salida inmediata,
el pueblo de Cherán –que no ha dejado de dar una
lección de dignidad y de organización de su auto-
defensa– quiere que permanezca en las acciones
de Michoacán porque es el único salvaguarda, junto
con los pobladores, de sus bosques. Algo semejan-
te dice la gente de Tamaulipas y de otros estados
de la República. Ese asunto debe replantearse con
mucha sabiduría y de cara al cambio de estrategia
para la seguridad que propondrán al presidente
Calderón expertos en el tema y de cara a la Ley de
Seguridad Nacional que está en el Congreso y que
debemos revisar y discutir los ciudadanos junto con
los legisladores.
El horror en el que nos han metido es tan
complejo, tan brutal, tan espantoso, que no hay
soluciones fáciles ni inmediatas. La clase política
es –como usted lo señala (y yo también) al refe-
rirse a la corrupción que impera en ella– respon-
sable. Lo hemos sido asimismo los ciudadanos al
darle un cheque en blanco a esa clase política.
Estamos empezando todos a transformar
esta desgracia porque, como usted dice bien, la
paz no puede esperar más. Pero hagámosla de
manera no-violenta, firme y dando los pasos ade-
cuados. Le recuerdo, querido Federico, a León
Felipe: Vamos “con la rienda tensa y refrenado
el vuelo/ porque no importa llegar solo ni pronto/
sino con todos y a tiempo”.
Que las diferencias, querido Federico, no
rompan la unidad ciudadana que juntos hemos
creado, y mantengámonos unidos para que la
paz sea realmente el camino.
Relea, por favor, en muchos de mis artículos
de Proceso, mis críticas a la tecnocracia y al
sistema económico imperante. Se dará cuenta de
que me juzga muy mal.
Atentamente
Paz, Fuerza y Gozo
Javier Sicilia
Exige detener el Viaducto Elevado
Indios Verdes-Santa Clara
Señor director:
L
e solicito publicar la presente carta, como
una de las numerosas posturas de rechazo
Acerca de Sicilia,
después de Chapultepec

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful