You are on page 1of 27

Convenios y recomendaciones de la OIT en materia de seguridad y salud en el

trabajo

• Seguridad y salud en el trabajo


o Convenio sobre el marco promocional para la seguridad y salud en el
trabajo, 2006, núm. 187
o Recomendación sobre el marco promocional para la seguridad y salud
en el trabajo, 2006, núm. 197
o Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981, núm. 155
o Recomendación sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981,
núm. 164
• Servicios de salud en el trabajo
o Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985, núm. 161
o Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985, núm.
171
• Inspección del trabajo
o Convenio sobre la inspección del trabajo, 1947, núm. 81
o Recomendación sobre la inspección del trabajo, 1947, núm. 81
o Protocolo de 1995 relativo al Convenio sobre la inspección del trabajo,
1947, núm. 81
o Convenio sobre la inspección del trabajo (agricultura), 1969, núm. 129
o Recomendación sobre la inspección del trabajo (agricultura), 1969,
núm. 133
o Convenio sobre la inspección del trabajo (gente de mar), 1996, núm.
178
o Recomendación sobre la inspección del trabajo (gente de mar), 1996,
núm. 185
• Control de riesgos mayores
o Convenio sobre la prevención de accidentes industriales mayores,
1993, núm. 174
o Recomendación sobre la prevención de accidentes industriales
mayores, 1993, núm. 181
• Medio ambiente de trabajo
o Convenio sobre el medio ambiente de trabajo (contaminación del aire,
ruido y vibraciones), 1977, núm. 148
o Recomendación sobre el medio ambiente de trabajo (contaminación del
aire, ruido y vibraciones), 1977, núm. 156
• Sustancias y agentes tóxicos
o Recomendación sobre la prevención del carbunco, 1919, núm. 3
o Recomendación sobre el saturnismo (mujeres y niños), 1919, núm. 4
o Convenio sobre la cerusa (pintura), 1921, núm. 13
o Convenio sobre la protección contra las radiaciones, 1960, núm. 115
o Recomendación sobre la protección contra las radiaciones, 1960, núm.
114
o Convenio sobre el benceno, 1971, núm. 136
o Recomendación sobre el benceno, 1971, núm. 144
o Convenio sobre el asbesto, 1986, núm. 162
o Recomendación sobre el asbesto, 1986, núm. 172
o Convenio sobre los productos químicos, 1990, núm. 170
o Recomendación sobre los productos químicos, 1990, núm. 177
• Cáncer profesional
o Convenio sobre el cáncer profesional, 1974, núm. 139
o Recomendación sobre el cáncer profesional, 1974, núm. 147
• Determinadas ramas de actividad
o Convenio sobre las prescripciones de seguridad (edificación), 1937,
núm. 62
o Recomendación sobre las prescripciones de seguridad (edificación),
1937, núm. 53
o Convenio sobre seguridad y salud en la construcción, 1988, núm. 167
o Recomendación sobre seguridad y salud en la construcción, 1988, núm.
175
o Convenio sobre la indicación del peso en los fardos transportados por
barco, 1929, núm. 27
o Convenio sobre la protección de los cargadores de muelle contra los
accidentes (dejado de lado), 1929, núm.. 28
o Convenio sobre la protección de los cargadores de muelle contra los
accidentes (revisado), 1932, núm. 32
o Convenio sobre el examen médico de la gente de mar, 1946, núm. 73
o Convenio sobre el examen médico de los pescadores, 1959, núm. 113
o Convenio sobre la prevención de accidentes (gente de mar), 1970, núm.
134
o Recomendación sobre la prevención de accidentes (gente de mar),
1970, núm. 142
o Convenio sobre seguridad e higiene (trabajos portuarios), 1979, núm.
152
o Recomendación sobre seguridad e higiene (trabajos portuarios), 1979,
núm. 160
o Convenio sobre la protección de la salud y la asistencia médica (gente
de mar), 1987, núm. 164
o Recomendación sobre los botiquines a bordo de los buques, 1958,
núm. 105
o Recomendación sobre consultas médicas en alta mar, 1958, núm. 106
o Convenio sobre las plantaciones, 1958, núm. 110
o Recomendación sobre las plantaciones, 1958, núm. 110
o Convenio sobre la higiene (comercio y oficinas), 1964, núm. 120
o Recomendación sobre la higiene (comercio y oficinas), 1964, núm. 120
o Convenio sobre seguridad y salud en las minas, 1995, núm. 176
o Recomendación sobre seguridad y salud en las minas, 1995, núm. 183

Véase también Inspección del trabajo

• Protección de la maquinaria
o Convenio sobre la protección de la maquinaria, 1963, núm. 119
o Recomendación sobre la protección de la maquinaria, 1963, núm. 118
• Peso máximo
o Convenio sobre el peso máximo, 1967, núm. 127
o Recomendación sobre el peso máximo, 1967, núm. 128
• Trabajo de las mujeres
o Convenio sobre la protección de la maternidad, 1919, núm. 3
o Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 1952, núm.
103
o Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 2000, núm.
183
o Recomendación sobre la protección de la maternidad, 2000, núm. 191
o Convenio (revisado) sobre el trabajo nocturno (mujeres), 1948, núm. 89
o Protocolo de 1990 relativo al Convenio (revisado) sobre el trabajo
nocturno (mujeres), 1948, núm. 89
o Convenio sobre el trabajo subterráneo (mujeres), 1935, núm. 45
• Trabajo de los menores
o Convenio sobre la edad mínima (trabajo marítimo), 1920, núm. 7
o Convenio sobre la edad mínima (agricultura), 1921, núm. 10
o Convenio sobre el examen médico de los menores (trabajo marítimo),
1921, núm. 16
o Convenio sobre el examen médico de los menores (industria), 1946,
núm. 77
o Convenio sobre el examen médico de los menores (trabajos no
industriales), 1946, núm. 78
o Convenio sobre el trabajo nocturno de los menores (trabajos no
industriales), 1946, núm. 79
o Convenio (revisado) sobre el trabajo nocturno de los menores
(industria), 1948, núm. 90
o Convenio sobre el examen médico de los menores (trabajo
subterráneo), 1965, núm. 124
o Convenio sobre la edad mínima, 1973, núm. 138
o Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999, núm. 182
o Recomendación sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999, núm.
190
• Trabajadores migrantes
o Convenio sobre los trabajadores migrantes (disposiciones
complementarias), 1975, núm. 143

INFORME COMPLETO Y ADJUNTOS EN

http://www.ilo.org/public/spanish/protection/safework/cis/oshworld/ilostd/index.htm

C161 Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985

Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo (Nota: Fecha de entrada en vigor:
17:02:1988 .) Lugar:Ginebra Fecha de adopción:25:06:1985 Sesion de la
Conferencia:71 Sujeto: Seguridad y salud en el trabajo Estatus: Instrumento
actualizado Este Convenio fue adoptado desde 1985 y se considera actualizado.
La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:
Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del
Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 7 junio 1985 en su septuagésima primera
reunión;
Teniendo en cuenta que la protección de los trabajadores contra las enfermedades,
sean o no profesionales, y contra los accidentes del trabajo constituye una de las
tareas asignadas a la Organización Internacional del Trabajo por su Constitución;
Recordando los convenios y recomendaciones internacionales del trabajo en la
materia, y en especial la Recomendación sobre la protección de la salud de los
trabajadores, 1953; la Recomendación sobre los servicios de medicina del trabajo,
1959; el Convenio sobre los representantes de los trabajadores, 1971, y el Convenio y
la Recomendación sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981, que establecen
los principios de una política nacional y de una acción a nivel nacional;
Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a los servicios de
salud en el trabajo, cuestión que constituye el cuarto punto del orden del día de la
reunión, y
Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un convenio
internacional,
adopta, con fecha veintiséis de junio de mil novecientos ochenta y cinco, el presente
Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre los servicios de salud en el
trabajo, 1985:
Parte I. Principios de Una Política Nacional
Artículo 1
A los efectos del presente Convenio:
a) la expresión servicios de salud en el trabajo designa unos servicios investidos de
funciones esencialmente preventivas y encargados de asesorar al empleador, a los
trabajadores y a sus representantes en la empresa acerca de:
i) los requisitos necesarios para establecer y conservar un medio ambiente de trabajo
seguro y sano que favorezca una salud física y mental óptima en relación con el
trabajo;
ii) la adaptación del trabajo a las capacidades de los trabajadores, habida cuenta de su
estado de salud física y mental;
b) la expresión representantes de los trabajadores en la empresa designa a las
personas reconocidas como tales en virtud de la legislación o de la práctica
nacionales.
Artículo 2
A la luz de las condiciones y la práctica nacionales y en consulta con las
organizaciones de empleadores y de trabajadores más representativas, cuando
existan, todo Miembro deberá formular, aplicar y reexaminar periódicamente una
política nacional coherente sobre servicios de salud en el trabajo.
Artículo 3
1. Todo Miembro se compromete a establecer progresivamente servicios de salud en
el trabajo para todos los trabajadores, incluidos los del sector público y los miembros
de las cooperativas de producción, en todas las ramas de actividad económica y en
todas las empresas. Las disposiciones adoptadas deberían ser adecuadas y
apropiadas a los riesgos específicos que prevalecen en las empresas.
2. Cuando no puedan establecerse inmediatamente servicios de salud en el trabajo
para todas las empresas, todo Miembro interesado deberá elaborar planes para el
establecimiento de tales servicios, en consulta con las organizaciones de empleadores
y de trabajadores más representativas, cuando existan.
3. Todo Miembro interesado deberá indicar, en la primera memoria sobre la aplicación
del Convenio que someta en virtud del artículo 22 de la Constitución de la
Organización Internacional del Trabajo, los planes que ha elaborado de conformidad
con el párrafo 2 del presente artículo, y exponer en memorias ulteriores todo progreso
realizado en su aplicación.
Artículo 4
La autoridad competente deberá consultar a las organizaciones de empleadores y de
trabajadores más representativas, cuando existan, acerca de las medidas que es
preciso adoptar para dar efecto a las disposiciones del presente Convenio.
Parte II. Funciones
Artículo 5
Sin perjuicio de la responsabilidad de cada empleador respecto de la salud y la
seguridad de los trabajadores a quienes emplea y habida cuenta de la necesidad de
que los trabajadores participen en materia de salud y seguridad en el trabajo, los
servicios de salud en el trabajo deberán asegurar las funciones siguientes que sean
adecuadas y apropiadas a los riesgos de la empresa para la salud en el trabajo:
a) identificación y evaluación de los riesgos que puedan afectar a la salud en el lugar
de trabajo;
b) vigilancia de los factores del medio ambiente de trabajo y de las prácticas de trabajo
que puedan afectar a la salud de los trabajadores, incluidos las instalaciones
sanitarias, comedores y alojamientos, cuando estas facilidades sean proporcionadas
por el empleador;
c) asesoramiento sobre la planificación y la organización del trabajo, incluido el diseño
de los lugares de trabajo, sobre la selección, el mantenimiento y el estado de la
maquinaria y de los equipos y sobre las substancias utilizadas en el trabajo;
d) participación en el desarrollo de programas para el mejoramiento de las prácticas de
trabajo, así como en las pruebas y la evaluación de nuevos equipos, en relación con la
salud;
e) asesoramiento en materia de salud, de seguridad y de higiene en el trabajo y de
ergonomía, así como en materia de equipos de protección individual y colectiva;
f) vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con el trabajo;
g) fomento de la adaptación del trabajo a los trabajadores;
h) asistencia en pro de la adopción de medidas de rehabilitación profesional; i)
colaboración en la difusión de informaciones, en la formación y educación en materia
de salud e higiene en el trabajo y de ergonomía;
j) organización de los primeros auxilios y de la atención de urgencia;
k) participación en el análisis de los accidentes del trabajo y de las enfermedades
profesionales.
Parte III. Organización
Artículo 6
Para el establecimiento de servicios de salud en el trabajo deberán adoptarse
disposiciones:
a) por vía legislativa;
b) por convenios colectivos u otros acuerdos entre los empleadores y los trabajadores
interesados; o
c) de cualquier otra manera que acuerde la autoridad competente, previa consulta con
las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores interesados.
Artículo 7
1. Los servicios de salud en el trabajo pueden organizarse, según los casos, como
servicios para una sola empresa o como servicios comunes a varias empresas.
2. De conformidad con las condiciones y la práctica nacionales, los servicios de salud
en el trabajo podrán organizarse por:
a) las empresas o los grupos de empresas interesadas;
b) los poderes públicos o los servicios oficiales;
c) las instituciones de seguridad social;
d) cualquier otro organismo habilitado por la autoridad competente;
e) una combinación de cualquiera de las fórmulas anteriores.
Artículo 8
El empleador, los trabajadores y sus representantes, cuando existan, deberán
cooperar y participar en la aplicación de medidas relativas a la organización y demás
aspectos de los servicios de salud en el trabajo, sobre una base equitativa.
Parte IV. Condiciones de Funcionamiento
Artículo 9
1. De conformidad con la legislación y la práctica nacionales, los servicios de salud en
el trabajo deberían ser multidisciplinarios. La composición del personal deberá ser
determinada en función de la índole de las tareas que deban ejecutarse.
2. Los servicios de salud en el trabajo deberán cumplir sus funciones en cooperación
con los demás servicios de la empresa.
3. De conformidad con la legislación y la práctica nacionales, deberán tomarse
medidas para garantizar la adecuada cooperación y coordinación entre los servicios de
salud en el trabajo y, cuando así convenga, con otros servicios involucrados en el
otorgamiento de las prestaciones relativas a la salud.
Artículo 10
El personal que preste servicios de salud en el trabajo deberá gozar de plena
independencia profesional, tanto respecto del empleador como de los trabajadores y
de sus representantes, cuando existan, en relación con las funciones estipuladas en el
artículo 5.
Artículo 11
La autoridad competente deberá determinar las calificaciones que se exijan del
personal que haya de prestar servicios de salud en el trabajo, según la índole de las
funciones que deba desempeñar y de conformidad con la legislación y la práctica
nacionales.
Artículo 12
La vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con el trabajo no deberá
significar para ellos ninguna pérdida de ingresos, deberá ser gratuita y, en la medida
de lo posible, realizarse durante las horas de trabajo.
Artículo 13
Todos los trabajadores deberán ser informados de los riesgos para la salud que
entraña su trabajo.
Artículo 14
El empleador y los trabajadores deberán informar a los servicios de salud en el trabajo
de todo factor conocido y de todo factor sospechoso del medio ambiente de trabajo
que pueda afectar a la salud de los trabajadores.
Artículo 15
Los servicios de salud en el trabajo deberán ser informados de los casos de
enfermedad entre los trabajadores y de las ausencias del trabajo por razones de salud,
a fin de poder identificar cualquier relación entre las causas de enfermedad o de
ausencia y los riesgos para la salud que pueden presentarse en los lugares de trabajo.
Los empleadores no deben encargar al personal de los servicios de salud en el trabajo
que verifique las causas de la ausencia del trabajo.
Parte V. Disposiciones Generales
Artículo 16
Una vez establecidos los servicios de salud en el trabajo, la legislación nacional
deberá designar la autoridad o autoridades encargadas de supervisar su
funcionamiento y de asesorarlos.
Artículo 17
Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.
Artículo 18
1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización
Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director General.
2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones de dos
Miembros hayan sido registradas por el Director General.
3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro, doce
meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.
Artículo 19
1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la expiración
de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya puesto inicialmente en
vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al Director General de la Oficina
Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá efecto hasta un año después de la
fecha en que se haya registrado.
2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un año
después de la expiración del período de diez años mencionado en el párrafo
precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este artículo quedará
obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo sucesivo podrá denunciar
este Convenio a la expiración de cada período de diez años, en las condiciones
previstas en este artículo.
Artículo 20
1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los
Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de cuantas
ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros de la
Organización.
2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda ratificación
que le haya sido comunicada, el Director General llamará la atención de los Miembros
de la Organización sobre la fecha en que entrará en vigor el presente Convenio.
Artículo 21
El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al Secretario
General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de conformidad con el
artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una información completa sobre
todas las ratificaciones, declaraciones y actas de denuncia que haya registrado de
acuerdo con los artículos precedentes.
Artículo 22
Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la Oficina
Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la aplicación
del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden del día de la
Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial.
Artículo 23
1. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una revisión
total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga disposiciones
en contrario:
a) la ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso jure, la
denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones contenidas en el
artículo 19, siempre que el nuevo convenio revisor haya entrado en vigor;
b) a partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el presente
Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.
2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido actuales,
para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio revisor.
Artículo 24
Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son igualmente
auténticas.
Cross references RECOMENDACIONES:R097 Recomendación sobre la protección
de la salud de los trabajadores, 1953 RECOMENDACIONES:R112 Recomendación
sobre los servicios de medicina del trabajo, 1959 CONVENIOS:C135 Convenio sobre
los representantes de los trabajadores, 1971 CONVENIOS:C155 Convenio sobre
seguridad y salud de los trabajadores, 1981 RECOMENDACIONES:R171
Recomendación sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985 CONSTITUCION:22
artículo 22 de la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo
Ratificaciones
Alemania 17:10:1994 ratificado
Antigua y Barbuda 16:09:2002 ratificado
Benin 10:11:1998 ratificado
Bosnia y Herzegovina 02:06:1993 ratificado
Brasil 18:05:1990 ratificado
Burkina Faso 25:08:1997 ratificado
Chile 30:09:1999 ratificado
Colombia 25:01:2001 ratificado
Croacia 08:10:1991 ratificado
Eslovaquia 01:01:1993 ratificado
Eslovenia 29:05:1992 ratificado
Finlandia 27:04:1987 ratificado
Guatemala 18:04:1989 ratificado
Hungría 24:02:1988 ratificado
la ex República Yugoslava de Macedonia 17:11:1991 ratificado
México 17:02:1987 ratificado
Montenegro 03:06:2006 ratificado
Polonia 15:09:2004 ratificado
República Checa 01:01:1993 ratificado
San Marino 19:04:1988 ratificado
Serbia 24:11:2000 ratificado
Seychelles 28:10:2005 ratificado
Suecia 01:07:1986 ratificado
Turquía 22:04:2005 ratificado
Uruguay 05:09:1988 ratificado
Zimbabwe 09:04:2003 ratificado

La CSI y la OIT elaboran una estrategia para luchar contra la discriminación racial y la
xenofobia

Del 4 al 7 de diciembre, la CSI y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) llevan


a cabo conjuntamente en Ginebra un seminario cuyo objetivo es elaborar una
estrategia sindical de lucha contra la discriminación racial y la xenofobia.

Aunque una gran mayoría de los gobiernos han ratificado los Convenios núm. 100 y
111 de la OIT, millones de trabajadores y trabajadoras sufren discriminación basada en
el color, las diferencias culturales, el origen étnico o la nacionalidad y son en
consecuencia víctimas de racismo, xenofobia, intolerancia y conflictos étnicos y
religiosos. Esto ocurre tanto en el mundo laboral como en la sociedad en general.

La lucha contra el racismo y la xenofobia y por la promoción de los derechos humanos,


la igualdad y la diversidad forma parte integrante del cometido de las organizaciones
sindicales. La CSI, en su Congreso de Fundación de noviembre de 2006, decidió
pasar a los actos. En el programa de acción contra el racismo y la xenofobia que se
elaborará durante el seminario conjunto con la OIT se incluirá un mecanismo
internacional que permitirá garantizar su seguimiento, ejecución y evaluación.

Los dispositivos jurídicos, aunque indispensables para acabar con la discriminación, ya


no son suficientes. Hoy en día resulta esencial prevenir los prejuicios y las tensiones
entre las comunidades que podrían desembocar en actos, actitudes o discursos
discriminatorios y/o racistas. Dichos dispositivos deben ir acompañados de una labor
educativa y de un acercamiento intercultural.

El refuerzo de las capacidades forma parte de los objetivos que se procura alcanzar en
el seminario, como así también la elaboración de un plan de acción para luchar contra
las discriminaciones debidas al color de la piel o a la pertenencia a determinados
grupos étnicos. Finalmente, deberá recogerse asimismo el guante del desafío que
supone la sensibilización en gran escala en los lugares de trabajo y dentro de las
organizaciones sindicales.

"Los migrantes en particular a menudo están expuestos al racismo", declaró


Mamounata Cissé, Secretaria General Adjunta de la CSI. "El mayor fracaso de la
mundialización de la economía en su estado actual es su incapacidad para crear
suficientes puestos de trabajo donde vive la gente."

DECRETO 873 DE 2001

(mayo 11)

Diario Oficial No. 44.426, del 18 de mayo de 2001

MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES

Por el cual se promulga el "Convenio número 161 sobre los Servicios de Salud en el
Trabajo", adoptado por la 71a. Reunión de la Conferencia General de la Organización
Internacional del Trabajo, OIT, Ginebra, 1985.

El Presidente de la República de Colombia,

en uso de las facultades que le otorga, el artículo 189 numeral 2 de la Constitución


Política de Colombia y en cumplimiento de la Ley 7a. de 1944, y

CONSIDERANDO:

Que la Ley 7a. del 30 de noviembre de 1944, en su artículo primero dispone que los
Tratados, Convenios, Convenciones, Acuerdos, Arreglos u otros actos internacionales
aprobados por el Congreso, no se considerarán vigentes como leyes internas,
mientras no hayan sido perfeccionados por el Gobierno en su carácter de tales,
mediante el canje de ratificaciones o el depósito de los instrumentos de ratificación, u
otra formalidad equivalente;

Que la misma ley en su artículo segundo ordena la promulgación de los tratados y


convenios internacionales una vez sea perfeccionado el vínculo internacional que ligue
a Colombia;

Que el Congreso Nacional mediante la Ley 378 del 9 de julio de 1997, publicada en el
Diario Oficial número 43.081 aprobó el "Convenio número 161 sobre los Servicios de
Salud en el Trabajo", adoptado por la 71a. Reunión de la Conferencia General de la
Organización Internacional del Trabajo, OIT, Ginebra, 1985;
Que la Corte Constitucional mediante Sentencia C-109/98 del 25 de marzo de 1998,
declaró exequibles la Ley 378 del 9 de julio de 1997 y el "Convenio número 161 sobre
los Servicios de Salud en el Trabajo", de 1985;

Que el 25 de enero de 2001, Colombia depositó ante el Director General de la Oficina


Internacional del Trabajo, el Instrumento de Ratificación al "Convenio número 161
sobre los Servicios de Salud en el Trabajo", de 1985. En consecuencia, el citado
instrumento internacional entrará en vigor para Colombia el 25 de enero de 2002 de
acuerdo con lo previsto en su artículo 18, numeral 3,

DECRETA:

ARTÍCULO 1o. Promúlgase el "Convenio número 161 sobre los Servicios de Salud en
el Trabajo", adoptado por la 71a. Reunión de la Conferencia General de la
Organización Internacional del Trabajo, OIT, Ginebra, 1985.

(Para ser transcrito en este lugar, se adjunta fotocopia del texto del "Convenio número
161 sobre los Servicios de Salud en el Trabajo", adoptado por la 71a. Reunión de la
Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, Ginebra,
1985).

Convenio 161

«CONVENIO SOBRE LOS SERVICIOS DE SALUD EN EL TRABAJO

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo Convocada en


Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y
congregada en dicha ciudad el 7 de junio de 1985 en su septuagésima primera
reunión;

Teniendo en cuenta que la protección de los trabajadores contra las enfermedades,


sean o no profesionales, y contra los accidentes del trabajo constituye una de las
tareas asignadas a la Organización Internacional del Trabajo por su Constitución;

Recordando los convenios y recomendaciones internacionales del trabajo en la


materia, y en especial la Recomendación sobre la protección de la salud de los
trabajadores, 1953; la Recomendación sobre los servicios de medicina del trabajo,
1959; el Convenio sobre los representantes de los trabajadores, 1971, y el Convenio y
la Recomendación sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981, que establecen
los principios de una política nacional y de una acción a nivel nacional;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a los servicios de


salud en el trabajo, cuestión que constituye el cuarto punto del orden del día de la
reunión, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un convenio


internacional;

Adopta, con fecha veintiséis de junio de mil novecientos ochenta y cinco, el presente
Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre los Servicios de Salud en el
Trabajo, 1985:

PARTE I.
PRINCIPIOS DE UNA POLÍTICA NACIONAL.

ARTÍCULO 1. A los efectos del presente Convenio:

a) La expresión "servicios de salud en el trabajo" designa unos servicios investidos de


funciones esencialmente preventivas y encargados de asesorar al empleador, a los
trabajadores y a sus representantes en la empresa acerca de:

i) Los requisitos necesarios para establecer y conservar un medio ambiente de trabajo


seguro y sano que favorezca una salud física y mental óptima en relación con el
trabajo;

ii) La adaptación del trabajo a las capacidades de los trabajadores, habida cuenta de
su estado de salud física y mental;

b) La expresión "representantes de los trabajadores en la empresa" designa a las


personas reconocidas como tales en virtud de la legislación o de la práctica
nacionales.

ARTÍCULO 2. A la luz de las condiciones y la práctica nacionales y en consulta con las


organizaciones de empleadores y de trabajadores más representativas, cuando
existan, todo Miembro deberá formular, aplicar y reexaminar periódicamente una
política nacional cohere nte sobre servicios de salud en el trabajo.

ARTÍCULO 3.

1. Todo Miembro se compromete a establecer progresivamente servicios de salud en


el trabajo para todos los trabajadores, incluidos los del sector público y los miembros
de las cooperativas de producción, en todas las ramas de actividad económica y en
todas las empresas. Las disposiciones adoptadas deberían ser adecuadas y
apropiadas a los riesgos específicos que prevalecen en las empresas.

2. Cuando no puedan establecerse inmediatamente servicios de salud en el trabajo


para todas las empresas, todo Miembro interesado deberá elaborar planes para el
establecimiento de tales servicios, en consulta con las organizaciones de empleadores
y de trabajadores más representativas, cuando existan.

3. Todo Miembro interesado deberá indicar, en la primera memoria sobre la aplicación


del Convenio que someta en virtud del artículo 22 de la Constitución de la
Organización Internacional del Trabajo, los planes que ha elaborado de conformidad
con el párrafo 2 del presente artículo, y exponer en memorias ulteriores todo progreso
realizado en su aplicación.

ARTÍCULO 4. La autoridad competente deberá consultar a las organizaciones de


empleadores y de trabajadores más representativas, cuando existan, acerca de las
medidas que es preciso adoptar para dar efecto a las disposiciones del presente
Convenio.

PARTE II.

FUNCIONES.

ARTÍCULO 5. Sin perjuicio de la responsabilidad de cada empleador respecto de la


salud y la seguridad de los trabajadores a quienes emplea y habida cuenta de la ne-
cesidad de que los trabajadores participen en materia de salud y seguridad en el
trabajo, los servicios de salud en el trabajo deberán asegurar las funciones siguientes
que sean adecuadas y apropiadas a los riesgos de la empresa para la salud en el
trabajo:

a) Identificación y evaluación de los riesgos que puedan afectar a la salud en el lugar


de trabajo;

b) Vigilancia de los factores del ambiente de trabajo y de las prácticas de trabajo que
puedan afectar a la salud de los trabajadores, incluidos las instalaciones sanitarias,
comedores y alojamientos, cuando estas facilidades sean proporcionadas por el
empleador;

c) Asesoramiento sobre la planificación y la organización del trabajo, incluido el diseño


de los lugares de trabajo, sobre la selección, el mantenimiento y el estado de la
maquinaria y de los equipos y sobre las substancias utilizadas en el trabajo;

d) Participación en el desarrollo de programas para el mejoramiento de las prácticas


de trabajo, así como en las pruebas y la evaluación de nuevos equipos, en relación
con la salud;

e) Asesoramiento en materia de salud, de seguridad y de higiene en el trabajo y de


ergonomía, así como en materia de equipos de protección individual y colectiva;

f) Vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con el trabajo;

g) Fomento de la adaptación del trabajo a los trabajadores;

h) Asi stencia en pro de la adopción de medidas de rehabilitación profesional;

i) Colaboración en la difusión de informaciones, en la formación y educación en


materia de salud e higiene en el trabajo y de ergonomía;

j) Organización de los primeros auxilios y de la atención de urgencia;

k) Participación en el análisis de los accidentes del trabajo y de las enfermedades


profesionales.

PARTE III.

ORGANIZACIÓN.

ARTÍCULO 6. Para el establecimiento de servicios de salud en el trabajo deberán


adoptarse disposiciones:

a) Por vía legislativa;

b) Por convenios colectivos u otros acuerdos entre los empleadores y los trabajadores
interesados; o

c) De cualquier otra manera que acuerde la autoridad competente, previa consulta,


con las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores interesados.

ARTÍCULO 7.

1. Los servicios de salud en el trabajo pueden organizarse, según los casos, como
servicios

para una sola empresa o como servicios comunes a varias empresas.


2. De conformidad con las condiciones y la práctica nacionales, los servicios de salud
en el trabajo podrán organizarse por:

a) Las empresas o los grupos de empresas interesadas;

b) Los poderes públicos o los servicios oficiales;

c) Las instituciones de seguridad;

d) Cualquier otro organismo habilitado por la autoridad competente;

e) Una combinación de cualquiera de las fórmulas anteriores.

ARTÍCULO 8. El empleador, los trabajadores y sus representantes, cuando existan,


deberán cooperar y participar en la aplicación de medidas relativas a la organización y
demás aspectos de los servicios de salud en el trabajo, sobre una base equitativa.

PARTE IV.

CONDICIONES DE FUNCIONAMIENTO.

ARTÍCULO 9.

1. De conformidad con la legislación y la práctica nacionales, los servicios de salud en


el trabajo deberían ser multidisciplinarios. La composición del personal deberá ser
determinada en función de la índole de las tareas que deban ejecutarse.

2. Los servicios de salud en el trabajo deberán cumplir sus funciones en cooperación


con los demás servicios de la empresa.

3. De conformidad con la legislación y la práctica nacionales, deberán tomarse


medidas para garantizar la adecuada cooperación y coordinación entre los servicios de
salud en el trabajo y, cuando así convenga, con otros servicios involucrados en el
otorgamiento de las prestaciones relativas a la salud.

ARTÍCULO 10. El personal que preste servicios de salud en el trabajo deberá gozar
de plena independencia profesional, tanto respecto del empleador como de los trabaja-
dores y de sus representantes, cuando existan, en relación con las funciones es-
tipuladas en el artículo 5.

ARTÍCULO 11. La autoridad competente deberá determinar las calificaciones que se


exijan del personal que haya de prestar servicios de salud en el trabajo, según la
índole de las funciones que deba desempeñar y de conformidad con la legislación y la
práctica nacionales.

ARTÍCULO 12. La vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con el trabajo


no deberá significar para ellos ninguna pérdida de ingresos, deberá ser gratuita y, en la
medida de lo posible, realizarse durante las horas de trabajo.

ARTÍCULO 13. Todos los trabajadores deberán ser informados de los riesgos para la
salud que entraña su trabajo.

ARTÍCULO 14. El empleador y los trabajadores deberán informar a los servicios de


salud en el trabajo de todo factor conocido y de todo factor sospechoso del medio
ambiente de trabajo que pueda afectar a la salud de los trabajadores.

ARTÍCULO 15. Los servicios de salud en el trabajo deberán ser informados de los
casos de enfermedad entre los trabajadores y de las ausencias del trabajo por razones
de salud, a fin de poder identificar cualquier relación entre las causa de enfermedad o
de ausencia y los riesgos para la salud que pueden presentarse en los lugares de
trabajo. Los empleadores no deben encargar al personal de los servicios de salud en
el trabajo que verifique las causas de la ausencia del trabajo.

PARTE V.

DISPOSICIONES GENERALES.

ARTÍCULO 16. Una vez establecidos los servicios de salud en el trabajo, la legislación
nacional deberá designar la autoridad o autoridades encargadas de supervisar su
funcionamiento y de asesorarlos.

ARTÍCULO 17. Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas,
para su registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

ARTÍCULO 18.

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización


Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director General.

2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones de dos
Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro, doce
meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

ARTÍCULO 19.

1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la expiración
de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya puesto inicialmente en
vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al Director General de la Oficina
Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá efecto hasta un año después de la
fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un año
después de la expiración del período de diez años mencionado en el párrafo
precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este artículo quedará
obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo sucesivo podrá denunciar
este Convenio a la expiración de cada período de diez años, en las condiciones
previstas en el artículo.

ARTÍCULO 20.

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los


Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de cuantas
ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros de la
Organización.

2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda ratificación


que le haya sido comunicada, el Director General llamará la atención de los Miembros
de la Organización sobre la fecha en que entrará en vigor el presente Convenio.

ARTÍCULO 21. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará


al Secretario General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de
conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una información
completa sobre todas las ratificaciones, declaraciones y actas de denuncia que haya
registrado de acuerdo con los artículos precedentes.
ARTÍCULO 22. Cada vez que lo estime necesario, el Consejo de Administración de la
Oficina Internacional del Trabajo presentará a la Conferencia una memoria sobre la
aplicación del Convenio, y considerará la conveniencia de incluir en el orden del día de
la Conferencia la cuestión de su revisión total o parcial.

ARTÍCULO 23.

l. En caso de que la Conferencia adopte un nuevo convenio que implique una revisión
total o parcial del presente, y a menos que el nuevo convenio contenga disposiciones
en contrario:

a) La ratificación, por un Miembro, del nuevo convenio revisor implicará, ipso jure, la
denuncia inmediata de este Convenio, no obstante las disposiciones contenidas en el
artículo 19, siempre que el nuevo convenio revisor haya entrado en vigor;

b) A partir de la fecha en que entre en vigor el nuevo convenio revisor, el presente


Convenio cesará de estar abierto a la ratificación por los Miembros.

2. Este Convenio continuará en vigor en todo caso, en su forma y contenido actuales,


para los Miembros que lo hayan ratificado y no ratifiquen el convenio revisor.

ARTÍCULO 24. Las versiones inglesa y francesa del texto de este Convenio son
igualmente auténticas.

ARTÍCULO 2o. El presente decreto rige a partir de la fecha de su publicación.

PUBLÍQUESE Y CÚMPLASE.

Dado en Bogotá, D. C., a 11 de mayo de 2001.

C183 Convenio sobre la protección de la maternidad, 2000


Convenio relativo a la revisión del Convenio sobre la protección de la maternidad
(revisado) 1952 (Nota:Fecha de entrada en vigor:07:02:2002)
Sesion de la Conferencia:88 #Lugar:Ginebra
Fecha de adopción:15:06:2000
Sujeto: Protección de la maternidad

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del


Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 30 de mayo de 2000 en su octogésima
octava reunión;

Tomando nota de la necesidad de revisar el Convenio sobre la protección de la


maternidad (revisado), 1952, y de la Recomendación sobre la protección de la
maternidad, 1952, a fin de seguir promoviendo, cada vez más, la igualdad de todas las
mujeres integrantes de la fuerza de trabajo y la salud y la seguridad de la madre y el
niño, y a fin de reconocer la diversidad del desarrollo económico y social de los
Estados Miembros, así como la diversidad de las empresas y la evolución de la
protección de la maternidad en la legislación y la práctica nacionales;

Tomando nota de las disposiciones de la Declaración Universal de Derechos Humanos


(1948), la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las
Formas de Discriminación Contra la Mujer (1979), la Convención de las Naciones
Unidas sobre los Derechos del Niño (1989), la Declaración de Beijing y Plataforma de
Acción (1995), la Declaración de la Conferencia Internacional del Trabajo sobre la
igualdad de oportunidades y de trato para las trabajadoras (1975), la Declaración de la
Organización Internacional del Trabajo relativa a los principios y derechos
fundamentales en el trabajo y su seguimiento (1998), así como los convenios y
recomendaciones internacionales del trabajo destinados a garantizar la igualdad de
oportunidades y de trato para los trabajadores y las trabajadoras, en particular el
Convenio sobre los trabajadores con responsabilidades familiares, 1981, y

Teniendo en cuenta la situación de las mujeres trabajadoras y la necesidad de brindar


protección al embarazo, como responsabilidad compartida de gobierno y sociedad, y

Habiendo decidido adoptar varias propuestas relacionadas con la revisión del


Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 1952, y de la
Recomendación sobre la protección de la maternidad, 1952, cuestión que constituye el
cuarto punto del orden del día de la reunión, y Habiendo determinado que estas
propuestas revistan la forma de un convenio internacional,

adopta, con fecha quince de junio de dos mil, el siguiente convenio, que podrá ser
citado como el Convenio sobre la protección de la maternidad, 2000.

CAMPO DE APLICACIÓN

Artículo 1

A los efectos del presente Convenio, el término mujer se aplica a toda persona de
sexo femenino, sin ninguna discriminación, y el término hijo a todo hijo, sin ninguna
discriminación.

Artículo 2

1. El presente Convenio se aplica a todas las mujeres empleadas, incluidas las que
desempeñan formas atípicas de trabajo dependiente.

2. Sin embargo, todo Miembro que ratifique el presente Convenio podrá, previa
consulta con las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores
interesadas, excluir total o parcialmente del campo de aplicación del Convenio a
categorías limitadas de trabajadores cuando su aplicación a esas categorías plantee
problemas especiales de particular importancia.

3. Todo Miembro que haga uso de la posibilidad prevista en el párrafo anterior deberá
indicar en la primera memoria que presente sobre la aplicación del Convenio, de
conformidad con el artículo 22 de la Constitución de la Organización Internacional del
Trabajo, las categorías de trabajadores así excluidas y los motivos de su exclusión. En
las memorias siguientes, deberá indicar las medidas adoptadas con el fin de extender
progresivamente la aplicación de las disposiciones del Convenio a esas categorías.

PROTECCIÓN DE LA SALUD

Artículo 3

Todo Miembro, previa consulta con las organizaciones representativas de empleadores


y de trabajadores, deberá adoptar las medidas necesarias para garantizar que no se
obligue a las mujeres embarazadas o lactantes a desempeñar un trabajo que haya
sido determinado por la autoridad competente como perjudicial para su salud o la de
su hijo, o respecto del cual se haya establecido mediante evaluación que conlleva un
riesgo significativo para la salud de la madre o del hijo.

LICENCIA DE MATERNIDAD

Artículo 4

1. Toda mujer a la que se aplique el presente Convenio tendrá derecho, mediante


presentación de un certificado médico o de cualquier otro certificado apropiado, según
lo determinen la legislación y la práctica nacionales, en el que se indique la fecha
presunta del parto, a una licencia de maternidad de una duración de al menos catorce
semanas.

2. Todo Miembro deberá indicar en una declaración anexa a su ratificación del


presente Convenio la duración de la licencia antes mencionada.

3. Todo Miembro podrá notificar posteriormente al Director General de la Oficina


Internacional del Trabajo, mediante otra declaración, que extiende la duración de la
licencia de maternidad.

4. Teniendo debidamente en cuenta la necesidad de proteger la salud de la madre y


del hijo, la licencia de maternidad incluirá un período de seis semanas de licencia
obligatoria posterior al parto, a menos que se acuerde de otra forma a nivel nacional
por los gobiernos y las organizaciones representativas de empleadores y de
trabajadores.

5. El período prenatal de la licencia de maternidad deberá prolongarse por un período


equivalente al transcurrido entre la fecha presunta del parto y la fecha en que el parto
tiene lugar efectivamente, sin reducir la duración de cualquier período de licencia
obligatoria después del parto.

LICENCIA EN CASO DE ENFERMEDAD O DE COMPLICACIONES

Artículo 5

Sobre la base de la presentación de un certificado médico, se deberá otorgar una


licencia, antes o después del período de licencia de maternidad, en caso de
enfermedad o si hay complicaciones o riesgo de que se produzcan complicaciones
como consecuencia del embarazo o del parto. La naturaleza y la duración máxima de
dicha licencia podrán ser estipuladas según lo determinen la legislación y la práctica
nacionales.

PRESTACIONES

Artículo 6

1. Se deberán proporcionar prestaciones pecuniarias, de conformidad con la


legislación nacional o en cualquier otra forma que pueda ser conforme con la práctica
nacional, a toda mujer que esté ausente del trabajo en virtud de la licencia a que se
hace referencia en los artículos 4 o 5.
2. Las prestaciones pecuniarias deberán establecerse en una cuantía que garantice a
la mujer y a su hijo condiciones de salud apropiadas y un nivel de vida adecuado.

3. Cuando la legislación o la práctica nacionales prevean que las prestaciones


pecuniarias proporcionadas en virtud de la licencia indicada en el artículo 4 deban
fijarse con base en las ganancias anteriores, el monto de esas prestaciones no deberá
ser inferior a dos tercios de las ganancias anteriores de la mujer o de las ganancias
que se tomen en cuenta para calcular las prestaciones.

4. Cuando la legislación o la práctica nacionales prevean que las prestaciones


pecuniarias proporcionadas en virtud de la licencia a que se refiere el artículo 4 deban
fijarse por otros métodos, el monto de esas prestaciones debe ser del mismo orden de
magnitud que el que resulta en promedio de la aplicación del párrafo anterior.

5. Todo Miembro deberá garantizar que las condiciones exigidas para tener derecho a
las prestaciones pecuniarias puedan ser reunidas por la gran mayoría de las mujeres a
las que se aplica este Convenio.

6. Cuando una mujer no reúna las condiciones exigidas para tener derecho a las
prestaciones pecuniarias con arreglo a la legislación nacional o cualquier otra forma
que pueda ser conforme con la práctica nacional, tendrá derecho a percibir
prestaciones adecuadas con cargo a los fondos de asistencia social, siempre que
cumpla las condiciones de recursos exigidas para su percepción.

7. Se deberán proporcionar prestaciones médicas a la madre y a su hijo, de acuerdo


con la legislación nacional o en cualquier otra forma que pueda ser conforme con la
práctica nacional. Las prestaciones médicas deberán comprender la asistencia
prenatal, la asistencia durante el parto y la asistencia después del parto, así como la
hospitalización cuando sea necesario.

8. Con objeto de proteger la situación de las mujeres en el mercado de trabajo, las


prestaciones relativas a la licencia que figura en los artículos 4 y 5 deberán financiarse
mediante un seguro social obligatorio o con cargo a fondos públicos, o según lo
determinen la legislación y la práctica nacionales. Un empleador no deberá estar
personalmente obligado a costear directamente las prestaciones pecuniarias debidas a
las mujeres que emplee sin el acuerdo expreso de ese empleador, excepto cuando:

a) esté previsto así en la legislación o en la práctica nacionales de un Miembro antes


de la fecha de adopción de este Convenio por la Conferencia Internacional del Trabajo,
o

b) se acuerde posteriormente a nivel nacional por los gobiernos y las organizaciones


representativas de los empleadores y de los trabajadores.

Artículo 7

1. Se considerará que todo Miembro cuya economía y sistema de seguridad social no


estén suficientemente desarrollados cumple con lo dispuesto en los párrafos 3 y 4 del
artículo 6 si el monto de las prestaciones pecuniarias fijado es por lo menos
equivalente al de las prestaciones previstas para los casos de enfermedad o de
incapacidad temporal con arreglo a la legislación nacional.

2. Todo Miembro que haga uso de la posibilidad enunciada en el párrafo anterior


deberá explicar los motivos correspondientes e indicar el monto previsto de las
prestaciones pecuniarias en la primera memoria sobre la aplicación del Convenio que
presente en virtud del artículo 22 de la Constitución de la Organización Internacional
del Trabajo. En sus memorias siguientes, deberá indicar las medidas adoptadas con
miras a aumentar progresivamente el monto de esas prestaciones.

PROTECCIÓN DEL EMPLEO Y NO DISCRIMINACIÓN

Artículo 8

1. Se prohíbe al empleador que despida a una mujer que esté embarazada, o durante
la licencia mencionada en los artículos 4 o 5, o después de haberse reintegrado al
trabajo durante un período que ha de determinarse en la legislación nacional, excepto
por motivos que no estén relacionados con el embarazo, el nacimiento del hijo y sus
consecuencias o la lactancia. La carga de la prueba de que los motivos del despido no
están relacionados con el embarazo o el nacimiento del hijo y sus consecuencias o la
lactancia incumbirá al empleador.

2. Se garantiza a la mujer el derecho a retornar al mismo puesto de trabajo o a un


puesto equivalente con la misma remuneración, al término de la licencia de
maternidad.

Artículo 9

1. Todo Miembro debe adoptar medidas apropiadas para garantizar que la maternidad
no constituya una causa de discriminación en el empleo, con inclusión del acceso al
empleo, y ello no obstante el párrafo 1 del artículo 2.

2. Las medidas a que se hace referencia en el párrafo anterior incluyen la prohibición


de que se exija a una mujer que solicita un empleo que se someta a un examen para
comprobar si está o no embarazada o bien que presente un certificado de dicho
examen, excepto cuando esté previsto en la legislación nacional respecto de trabajos
que:

a) estén prohibidos total o parcialmente para las mujeres embarazadas o lactantes, o

b) puedan presentar un riesgo reconocido o significativo para la salud de la mujer y del


hijo.

MADRES LACTANTES

Artículo 10

1. La mujer tiene derecho a una o varias interrupciones por día o a una reducción
diaria del tiempo de trabajo para la lactancia de su hijo.

2. El período en que se autorizan las interrupciones para la lactancia o la reducción


diaria del tiempo de trabajo, el número y la duración de esas interrupciones y las
modalidades relativas a la reducción diaria del tiempo de trabajo serán fijados por la
legislación y la práctica nacionales. Estas interrupciones o la reducción diaria del
tiempo de trabajo deben contabilizarse como tiempo de trabajo y remunerarse en
consecuencia.

EXAMEN PERIÓDICO
Artículo 11

Todo Miembro debe examinar periódicamente, en consulta con las organizaciones


representativas de empleadores y de trabajadores, la pertinencia de extender la
duración de la licencia de maternidad prevista en el artículo 4 o de aumentar el monto
o la tasa de las prestaciones pecuniarias que se mencionan en el artículo 6.

APLICACIÓN

Artículo 12

Las disposiciones del presente Convenio deberán aplicarse mediante la legislación,


salvo en la medida en que se dé efecto a las mismas por medio de convenios
colectivos, laudos arbitrales, decisiones judiciales, o de cualquier otro modo conforme
a la práctica nacional.

C182 Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999


Convenio sobre la prohibicion de las peores formas de trabajo infantil y la accion
inmediata para su eliminacion (Nota: Fecha de entrada en vigor: 19:11:2000)
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:87
Fecha de adopción:17:06:1999
Sujeto: Eliminación del trabajo infantil y protección de los niños y de los
adolescentes
Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del


Trabajo y congregada en dicha ciudad el 1.º de junio de 1999, en su octogésima
séptima reunión;

Considerando la necesidad de adoptar nuevos instrumentos para la prohibición y la


eliminación de las peores formas de trabajo infantil, principal prioridad de la acción
nacional e internacional, incluidas la cooperación y la asistencia internacionales, como
complemento del Convenio y la Recomendación sobre la edad mínima de admisión al
empleo, 1973, que siguen siendo instrumentos fundamentales sobre el trabajo infantil;

Considerando que la eliminación efectiva de las peores formas de trabajo infantil


requiere una acción inmediata y general que tenga en cuenta la importancia de la
educación básica gratuita y la necesidad de librar de todas esas formas de trabajo a
los niños afectados y asegurar su rehabilitación y su inserción social al mismo tiempo
que se atiende a las necesidades de sus familias;

Recordando la resolución sobre la eliminación del trabajo infantil, adoptada por la


Conferencia Internacional del Trabajo en su 83.ª reunión, celebrada en 1996;

Reconociendo que el trabajo infantil se debe en gran parte a la pobreza, y que la


solución a largo plazo radica en un crecimiento económico sostenido conducente al
progreso social, en particular a la mitigación de la pobreza y a la educación universal;

Recordando la Convención sobre los Derechos del Niño adoptada por la Asamblea
General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989;
Recordando la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos
fundamentales en el trabajo y su seguimiento, adoptada por la Conferencia
Internacional del Trabajo en su 86.ª reunión, celebrada en 1998;

Recordando que algunas de las peores formas de trabajo infantil son objeto de otros
instrumentos internacionales, en particular el Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930,
y la Convención suplementaria de las Naciones Unidas sobre la abolición de la
esclavitud, la trata de esclavos y las instituciones y prácticas análogas a la esclavitud,
1956;

Después de haber decidido adoptar varias proposiciones relativas al trabajo infantil,


cuestión que constituye el cuarto punto del orden del día de la reunión, y

Después de haber determinado que dichas proposiciones revistan la forma de un


convenio internacional,

adopta, con fecha diecisiete de junio de mil novecientos noventa y nueve, el siguiente
Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre las peores formas de trabajo
infantil, 1999:

Artículo 1

Todo Miembro que ratifique el presente Convenio deberá adoptar medidas inmediatas
y eficaces para conseguir la prohibición y la eliminación de las peores formas de
trabajo infantil con carácter de urgencia.

Artículo 2

A los efectos del presente Convenio, el término "niño" designa a toda persona menor
de 18 años.

Artículo 3

A los efectos del presente Convenio, la expresión "las peores formas de trabajo
infantil" abarca:

a) todas las formas de esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, como la


venta y la trata de niños, la servidumbre por deudas y la condición de siervo, y el
trabajo forzoso u obligatorio, incluido el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños
para utilizarlos en conflictos armados;

b) la utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución, la producción


de pornografía o actuaciones pornográficas;

c) la utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la realización de actividades


ilícitas, en particular la producción y el tráfico de estupefacientes, tal como se definen
en los tratados internacionales pertinentes, y

d) el trabajo que, por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo, es
probable que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños.

Artículo 4
1. Los tipos de trabajo a que se refiere el artículo 3, d) deberán ser determinados por
la legislación nacional o por la autoridad competente, previa consulta con las
organizaciones de empleadores y de trabajadores interesadas y tomando en
consideración las normas internacionales en la materia, en particular los párrafos 3 y 4
de la Recomendación sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999.

2. La autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de empleadores y


de trabajadores interesadas, deberá localizar dónde se practican los tipos de trabajo
determinados a tenor del párrafo 1 de este artículo.

3. Deberá examinarse periódicamente y, en caso necesario, revisarse la lista de los


tipos de trabajo determinados a tenor del párrafo 1 de este artículo, en consulta con
las organizaciones de empleadores y de trabajadores interesadas.

Artículo 5

Todo Miembro, previa consulta con las organizaciones de empleadores y de


trabajadores, deberá establecer o designar mecanismos apropiados para vigilar la
aplicación de las disposiciones por las que se dé efecto al presente Convenio.

Artículo 6

1. Todo Miembro deberá elaborar y poner en práctica programas de acción para


eliminar, como medida prioritaria, las peores formas de trabajo infantil.

2. Dichos programas de acción deberán elaborarse y ponerse en práctica en consulta


con las instituciones gubernamentales competentes y las organizaciones de
empleadores y de trabajadores, tomando en consideración las opiniones de otros
grupos interesados, según proceda.

Artículo 7

1. Todo Miembro deberá adoptar cuantas medidas sean necesarias para garantizar la
aplicación y el cumplimiento efectivos de las disposiciones por las que se dé efecto al
presente Convenio, incluidos el establecimiento y la aplicación de sanciones penales
o, según proceda, de otra índole.

2. Todo Miembro deberá adoptar, teniendo en cuenta la importancia de la educación


para la eliminación del trabajo infantil, medidas efectivas y en un plazo determinado
con el fin de:

a) impedir la ocupación de niños en las peores formas de trabajo infantil;

b) prestar la asistencia directa necesaria y adecuada para librar a los niños de las
peores formas de trabajo infantil y asegurar su rehabilitación e inserción social;

c) asegurar a todos los niños que hayan sido librados de las peores formas de trabajo
infantil el acceso a la enseñanza básica gratuita y, cuando sea posible y adecuado, a
la formación profesional;

d) identificar a los niños que están particularmente expuestos a riesgos y entrar en


contacto directo con ellos, y
e) tener en cuenta la situación particular de las niñas.

3. Todo Miembro deberá designar la autoridad competente encargada de la aplicación


de las disposiciones por las que se dé efecto al presente Convenio. Artículo 8

Los Miembros deberán tomar medidas apropiadas para ayudarse recíprocamente a fin
de aplicar las disposiciones del presente Convenio por medio de una mayor
cooperación y/o asistencia internacionales, incluido el apoyo al desarrollo social y
económico, los programas de erradicación de la pobreza y la educación universal.

Artículo 9

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su


registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 10

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización


Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director General de la
Oficina Internacional del Trabajo.

2. Entrará en vigor 12 meses después de la fecha en que las ratificaciones de dos


Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro, 12
meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

Artículo 11

1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la expiración
de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya puesto inicialmente en
vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al Director General de la Oficina
Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá efecto hasta un año después de la
fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un año
después de la expiración del período de diez años mencionado en el párrafo
precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este artículo quedará
obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo sucesivo podrá denunciar
este Convenio a la expiración de cada período de diez años, en las condiciones
previstas en este artículo.

Artículo 12

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los


Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de cuantas
ratificaciones, declaraciones y actas de denuncia le comuniquen los Miembros de la
Organización.

2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda ratificación


que le haya sido comunicada, el Director General llamará la atención de los Miembros
de la Organización sobre la fecha en que entrará en vigor el presente Convenio.
Artículo 13

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al Secretario


General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de conformidad con el
artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una información completa sobre
todas las ratificaciones, declaraciones y actas de denuncia que haya registrado de
acuerdo con los artículos precedentes

Convenio 151 de la Organización Internacional del Trabajo

Convenio sobre la protección del derecho de sindicación y los procedimientos


para determinar las condiciones de empleo en la administración pública

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del


Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 7 junio 1978 en su sexagésima cuarta
reunión;

Recordando las disposiciones del Convenio sobre la libertad sindical y la protección


del derecho de sindicación, 1948; del Convenio sobre el derecho de sindicación y de
negociación colectiva, 1949, y del Convenio y la Recomendación sobre los
representantes de los trabajadores, 1971;

Recordando que el Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación


colectiva, 1949, no es aplicable a ciertas categorías de empleados públicos y que el
Convenio y la Recomendación sobre los representantes de los trabajadores, 1971, se
aplican a los representantes de los trabajadores en la empresa;

Tomando nota de la considerable expansión de los servicios prestados por la


administración pública en muchos países y de la necesidad de que existan sanas
relaciones laborales entre las autoridades públicas y las organizaciones de empleados
públicos;

Observando la gran diversidad de los sistemas políticos, sociales y económicos de los


Estados Miembros y las diferentes prácticas aplicadas por dichos Estados (por
ejemplo, en lo atinente a las funciones respectivas de las autoridades centrales y
locales; a las funciones de las autoridades federales, estatales y provinciales; a las de
las empresas propiedad del Estado y de los diversos tipos de organismos públicos
autónomos o semiautónomos, o en lo que respecta a la naturaleza de la relación de
empleo);

Teniendo en cuenta los problemas particulares que plantea la delimitación del campo
de aplicación de un instrumento internacional y la adopción de definiciones a los fines
del instrumento en razón de las diferencias existentes en muchos países entre el
empleo público y el empleo privado, así como las dificultades de interpretación que se
han planteado a propósito de la aplicación a los funcionarios públicos de las
disposiciones pertinentes del Convenio sobre el derecho de sindicación y de
negociación colectiva, 1949, y las observaciones por las cuales los órganos de control
de la OIT han señalado en diversas ocasiones que ciertos gobiernos han aplicado
dichas disposiciones en forma tal que grupos numerosos de empleados públicos han
quedado excluidos del campo de aplicación del Convenio;
Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la libertad
sindical y a los procedimientos para determinar las condiciones de empleo en el
servicio público, cuestión que constituye el quinto punto del orden del día de la
presente reunión, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un convenio


internacional, adopta, con fecha veintisiete de junio de mil novecientos setenta y ocho,
el presente Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre las relaciones de
trabajo en la administración pública, 1978:

Parte I. Campo de Aplicación y Definiciones

Artículo 1
1. El presente Convenio deberá aplicarse a todas las personas empleadas por la
administración pública, en la medida en que no les sean aplicables disposiciones más
favorables de otros convenios internacionales del trabajo.
2. La legislación nacional deberá determinar hasta qué punto las garantías previstas
en el presente Convenio se aplican a los empleados de alto nivel que, por sus
funciones, se considera normalmente que poseen poder decisorio o desempeñan
cargos directivos o a los empleados cuyas obligaciones son de naturaleza altamente
confidencial.
3. La legislación nacional deberá determinar asimismo hasta qué punto las garantías
previstas en el presente Convenio son aplicables a las fuerzas armadas y a la policía.

Artículo 2
A los efectos del presente Convenio, la expresión empleado público designa a toda
persona a quien se aplique el presente Convenio de conformidad con su artículo 1.

Artículo 3
A los efectos del presente Convenio, la expresión organización de empleados públicos
designa a toda organización, cualquiera que sea su composición, que tenga por objeto
fomentar y defender los intereses de los empleados públicos.

Parte II. Protección del Derecho de Sindicación

Artículo 4
1. Los empleados públicos gozarán de protección adecuada contra todo acto de
discriminación antisindical en relación con su empleo.
2. Dicha protección se ejercerá especialmente contra todo acto que tenga por objeto:
a) sujetar el empleo del empleado público a la condición de que no se afilie a una
organización de empleados públicos o a que deje de ser miembro de ella;
b) despedir a un empleado público, o perjudicarlo de cualquier otra forma, a causa de
su afiliación a una organización de empleados públicos o de su participación en las
actividades normales de tal organización.

Artículo 5
1. Las organizaciones de empleados públicos gozarán de completa independencia
respecto de las autoridades públicas.
2. Las organizaciones de empleados públicos gozarán de adecuada protección contra
todo acto de injerencia de una autoridad pública en su constitución, funcionamiento o
administración.
3. Se consideran actos de injerencia a los efectos de este artículo principalmente los
destinados a fomentar la constitución de organizaciones de empleados públicos
dominadas por la autoridad pública, o a sostener económicamente, o en otra forma,
organizaciones de empleados públicos con objeto de colocar estas organizaciones
bajo el control de la autoridad pública.

Parte III. Facilidades que deben concederse a las Organizaciones de Empleados


Públicos

Artículo 6
1. Deberán concederse a los representantes de las organizaciones reconocidas de
empleados públicos facilidades apropiadas para permitirles el desempeño rápido y
eficaz de sus funciones durante sus horas de trabajo o fuera de ellas.
2. La concesión de tales facilidades no deberá perjudicar el funcionamiento eficaz de
la administración o servicio interesado.
3. La naturaleza y el alcance de estas facilidades se determinarán de acuerdo con los
métodos mencionados en el artículo 7 del presente Convenio o por cualquier otro
medio apropiado.

Parte IV. Procedimientos para la Determinación de las Condiciones de Empleo

Artículo 7
Deberán adoptarse, de ser necesario, medidas adecuadas a las condiciones
nacionales para estimular y fomentar el pleno desarrollo y utilización de
procedimientos de negociación entre las autoridades públicas competentes y las
organizaciones de empleados públicos acerca de las condiciones de empleo, o de
cualesquiera otros métodos que permitan a los representantes de los empleados
públicos participar en la determinación de dichas condiciones.

Parte V. Solución de Conflictos

Artículo 8
La solución de los conflictos que se planteen con motivo de la determinación de las
condiciones de empleo se deberá tratar de lograr, de manera apropiada a las
condiciones nacionales, por medio de la negociación entre las partes o mediante
procedimientos independientes e imparciales, tales como la mediación, la conciliación
y el arbitraje, establecidos de modo que inspiren la confianza de los interesados.

Parte VI. Derechos Civiles y Políticos

Artículo 9
Los empleados públicos, al igual que los demás trabajadores, gozarán de los derechos
civiles y políticos esenciales para el ejercicio normal de la libertad sindical, a reserva
solamente de las obligaciones que se deriven de su condición y de la naturaleza de
sus funciones.

Parte VII. Disposiciones Finales

Artículo 10
Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su
registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 11
1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización
Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director General.
2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones de dos
Miembros hayan sido registradas por el Director General.
3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro, doce
meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

Artículo 12
1. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio podrá denunciarlo a la expiración
de un período de diez años, a partir de la fecha en que se haya puesto inicialmente en
vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al Director General de la Oficina
Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá efecto hasta un año después de la
fecha en que se haya registrado.
2. Todo Miembro que haya ratificado este Convenio y que, en el plazo de un año
después de la expiración del período de diez años mencionado en el párrafo
precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este artículo quedará
obligado durante un nuevo período de diez años, y en lo sucesivo podrá denunciar
este Convenio a la expiración de cada período de diez años, en las condiciones
previstas en este artículo.

Artículo 13
1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los
Miembros de la Organización Internacional del Trabajo el registro de cuantas
ratificaciones, declaraciones y denuncias le comuniquen los Miembros de la
Organización.
2. Al notificar a los Miembros de la Organización el registro de la segunda ratificación
que le haya sido comunicada, el Director General llamará la atención de los Miembros
de la Organización sobre la fecha en que entrará en vigor el presente Convenio.

Artículo 14
El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al Secretario
General de las Naciones Unidas, a los efectos del registro y de conformidad con el
artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una información completa sobre
todas las ratificaciones, declaraciones y actas de denuncia que haya registrado de
acuerdo con los artículos