01 LA BIBLIA

En este primer momento lo más importante es que respondas de lo que tú sabes. No importa la exactitud de las respuestas. Por eso, reunidos en grupo, lee las preguntas y luego da las posibles respuestas. ¿Qué es la Biblia? ¿Quién es el autor de la Biblia? ¿Para qué sirve la Biblia? CONCEPTO La palabra Biblia significa, en griego, “libros”. La Biblia es, en realidad, una colección de libros o escritos, de extensión, origen y contenido diversos. Tanto para el pueblo de Israel como para los cristianos, sin embargo, todos estos escritos tienen un valor religioso especial, lo que les da una unidad propia. Los dos aspectos, la diversidad y la unidad, no se contraponen sino que se complementan. REVELACIÓN En sentido objetivo, es el conjunto de noticias sobre el misterio de Dios contenidas en los libros de la Biblia. En sentido subjetivo, es el hecho mismo de la comunicación que Dios hace de sí mismo al hombre, bien a través de las obras de la creación, bien a través de sus intervenciones histórico-salvíficas, bien a través de sus mensajeros los profetas. Pero el gran revelador del misterio de Dios y de su reino es Jesucristo, el Hijo de Dios. Nos revela, sobre todo, a Dios como Padre amoroso, nos revela sus designios de salvación universal, nos revela la presencia protectora y santificadora del Espíritu. La auténtica revelación viene únicamente de Dios; la simple sabiduría humana no alcanza a reconocerla. Entonces, de una forma general podemos decir que la Revelación es el acto por el cual Dios se descubre a sí mismo y descubre, también, el misterio de su voluntad, para introducir a los hombres en su propia vida. Es decir, la Revelación no nos da a conocer algo, sino a Alguien, al Dios viviente. INSPIRACIÓN La Inspiración es el acto a través del cual Dios mueve a hombre a obrar y a hablar en nombre de Él y en consecuencia a poner por escrito aquello y sólo aquello que ha dado a conocer a través de su palabra revelada. Dicho de otro modo, la inspiración bíblica es un carisma sobrenatural, dado por Dios a ciertos hombres en el seno del pueblo de Dios, del antiguo y del nuevo testamento, para poner por escrito con validez general y pública aquellos misterios de Dios y de su intervención en la historia de la salvación humana que Dios ha querido que fuesen de este modo entregados a la Iglesia para nuestra salvación. "En la composición de los Libros Sagrados, Dios se valió de hombres elegidos, que usaban de todas sus facultades y talentos; de este modo, obrando Dios por ellos y en ellos, como verdaderos autores, pusieron por escrito todo y sólo lo que Dios quería" (DV 11).Como conclusión, podemos decir que el Libro Sagrado es de Dios y del hagiógrafo. Toda la Biblia es inspirada, tiene a Dios por autor y es, por tanto, palabra de Dios. Una consecuencia lógica de que Dios es autor, es que estos libros son santos y nos transmiten una enseñanza verdadera. "Todo lo que afirman los hagiógrafos o autores inspirados, lo afirma el Espíritu Santo; se sigue, entonces, que los Libros Sagrados enseñan sólidamente, fielmente y sin error la verdad que Dios hizo consignar en dichos libros para salvación nuestra. Por tanto, toda la Sagrada Escritura, “inspirada por Dios, es útil para enseñar, reprender, corregir, instruir en la justicia, para que el hombre de Dios esté en forma, equipado para toda obra buena”. (II Timoteo 3,12-17)

La Biblia es un conjunto de libros........................( ) El origen de la Biblia y su contenido es el mismo( ) La Biblia tiene un valor científico y tecnológico...( ) La Biblia tiene un valor puramente religioso.......( ) Revelación se puede entender como el contenido de la Biblia o como manifestación de Dios..................................................................( ) El gran revelador del mensaje de salvación fue Moisés ( ) La revelación es el acto a través del cual Dios le comunica al hombre su voluntad .........................................................................( ) La inspiración es el acto por el cual Dios mueve al hombre a escribir la Biblia .........................................................................( ) Los hagiografos son hombres de buena voluntad que rezan constantemente ( ) Dios es el autor principal de la Biblia...................( ) EL CANON DE LA SAGRADA ESCRITURA El canon cristiano de la Sagrada Escritura, es el conjunto de libros que la Iglesia considera oficialmente como base de su doctrina y sus costumbres, por el hecho de estar inspirados por Dios. La canonicidad implica inspiración. La inclusión de un libro en el canon no supone necesariamente su autenticidad literaria por parte del que aparece como autor de la obra. La carta a los Hebreos, por ejemplo, se atribuyó durante mucho tiempo a San Pablo. El hecho de que la ciencia bíblica considere hoy que el Apóstol no fue su redactor, no priva al libro de su canonicidad y carácter inspirado. El canon cristiano del AT contiene libros (Tobías, Judit, Sabiduría, Eclesiástico, Baruc y algunas secciones de Daniel) que no aparecen en el canon judío. Estos libros son llamados deutero canónicos y fueron aceptados oficialmente como inspirados y normativos por el Concilio de Trento (1546). La Tradición apostólica hizo discernir a la Iglesia qué escritos constituyen la lista de los Libros Santos. Esta lista integral es llamada Canon de las Escrituras. Comprende para el Antiguo Testamento 46 escritos (45 si se cuentan Jr y Lm como uno solo), y 27 para el Nuevo. En el Antiguo Testamento encontramos: Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, los dos libros de Samuel, los dos libros de los Reyes, los dos libros de las Crónicas, Esdras y Nehemías, Tobías, Judit, Ester, los dos libros de los Macabeos, Job, los Salmos, los Proverbios, el Eclesiastés, el Cantar de los Cantares, la Sabiduría, el Eclesiástico, Isaías, Jeremías, las Lamentaciones, Baruc, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías, Malaquías. Para el Nuevo testamento tenemos: los Evangelios de Mateo, de Marcos, de Lucas y de Juan, los Hechos de los Apóstoles, las cartas de Pablo a los Romanos, la primera y segunda a los Corintios, a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses, a los Colosenses, la primera y la segunda a los Tesalonicenses, la primera y la segunda a Timoteo, a Tito, a Filemón, la carta a los Hebreos, la carta de Santiago, la primera y la segunda de Pedro, las tres cartas de Juan, la carta de Judas y el Apocalipsis. CLASIFICACIÓN DE LA SAGRADA ESCRITURA Los libros de la Sagrada Escritura están clasificados tanto en el Antiguo Testamento como para el Nuevo Testamento, de la siguiente manera: EL ANTIGUO TESTAMENTO El Pentateuco: Los cinco primeros libros del Antiguo Testamento suelen designarse con el nombre de Pentateuco. Esta palabra, de origen griego, significa “cinco estuches”, y refleja la costumbre antigua de escribir los textos en rollos de papiro o de piel y guardarlos en estuches o vasijas. Por su parte, la tradición judía les da el nombre de Torá, término hebreo que se traduce habitualmente por “ley”, pero que en realidad tiene un significado más amplio. El nombre torá, en efecto, deriva de una raíz hebrea

que evoca las ideas de “dirigir”, “enseñar” e “instruir” y, por eso, es mejor traducirlo por expresiones como “guía” o “instrucción”, sin excluir, por lo menos en algunos casos, el significado de “ley” (cf. Dt 31.9). La tradición judía designa los cinco libros del Pentateuco (y, en general, los de toda la Biblia) por sus palabras iniciales. Así, el primero de los libros se llama En el comienzo, el segundo Estos son los nombres, el tercero Y (el Señor) llamó, el cuarto En el desierto, y el quinto Estas son las palabras. La tradición greco-latina, en cambio, les ha dado un nombre que pone de relieve un acontecimiento o un tema predominante en cada uno de los libros. De ahí los nombres de Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Libros Históricos: Se llaman así porque narran los acontecimientos del pueblo de Israel. Sin embargo, los episodios relatados en esos libros son algo más que simples hechos históricos, es Dios el que dirigía el curso de los acontecimientos. En efecto, los protagonistas de tales acontecimientos fueron mujeres y hombres situados en el espacio y en el tiempo, como Josué, Débora, Gedeón, Saúl, David, Betsabé y los reyes de Israel y de Judá; pero en cada etapa de esa historia Dios intervino de modo especial para dar cumplimiento a su designio de salvación. Libros Proféticos: En el lenguaje corriente, suele llamarse profeta a la persona que anuncia el futuro. Pero esa idea tiene muy poco que ver con lo que dice la Biblia acerca de los profetas. Estos no eran adivinos, magos o astrólogos, que se dedicaban a leer el porvenir para poder anunciarlo anticipadamente. Eran los mensajeros y portavoces del Dios de Israel, enviados a proclamar la palabra del Señor en un momento histórico preciso, y su mensaje, incluso cuando incluía alguna referencia al futuro, estaba siempre vinculado a las necesidades de aquel momento. Escritos Sapienciales: La sabiduría que tratan de inculcar estos escritos didácticos tiene un carácter eminentemente práctico. Lo más importante es saber vivir, es decir, comportarse como es debido en las distintas circunstancias de la vida y desempeñar de manera correcta la función que le corresponde a cada uno dentro de la comunidad. Así como el buen artesano posee la “sabiduría” manual que le permite trabajar la madera, forjar los metales, engastar piedras preciosas y tejer bellas telas (cf. Ex 35.31–35), también el sabio tiene la habilidad, la agudeza y las cualidades necesarias para afrontar con éxito todas las contingencias de la vida. Escritos Poéticos: Israel respondió a Yavé con una actitud de obediencia y fidelidad a nivel del pueblo y a nivel personal. Dios estaba presente en las grandes gestas históricas estaba profundamente presente en el alma del israelita y, Él, era su garantía de seguridad frente a todo tipo de problemas. El testimonio de esta experiencia lo encontramos en la literatura poética y de modo especial en los salmos. En ellos el pueblo de Israel se abría integralmente ante Yavé cantando, alabando, gimiendo, suplicando, maldiciendo, el israelita dijo todo cuanto sentía de sí mismo y sobre todo, como experiencia frente a Dios. EL NUEVO TESTAMENTO Los Evangelios: La palabra “evangelio” viene de una voz griega que significa buenas noticias. Poco a poco la palabra “evangelio” fue convirtiéndose en la designación técnica de los cuatro relatos de la iglesia apostólica que nos hablan de Jesús, de sus hechos, de sus palabras y de su pasión, muerte y resurrección. De esta manera se habla del Evangelio según San Mateo, San Marcos, San Lucas o San Juan, y también se habla de “los cuatro evangelios”. Son cuatro libros, aunque el mensaje de salvación es uno solo. Los Hechos de los Apóstoles: El libro de los Hechos de los Apóstoles es la continuación del Evangelio de Lucas. En su primera obra, el autor quiso exponer “todo lo que Jesús había hecho y enseñado” (Hch 1.1). Ahora, en su segundo libro, quiere mostrar que la historia de Jesús no terminó con su muerte, resurrección y ascensión al cielo, porque él sigue actuando entre los hombres. Los apóstoles y otras personas escogidas por Dios, entre las que descuella Pablo, dan testimonio de esa presencia activa y permanente de Jesús. Dios, en cumplimiento de las promesas que había hecho a Israel, envía su Espíritu y, a pesar de las contradicciones de parte de muchos enemigos, va constituyendo el nuevo pueblo de Dios, compuesto por hombres y

mujeres de todas las naciones. Las Cartas: La predicación del evangelio se había hecho originalmente de viva voz, y los que abrazaban la fe cristiana se unían formando comunidades o iglesias. Los predicadores iban de un lugar a otro anunciando a Cristo en muy diversas regiones del mundo conocido en el siglo I. A veces, cuando se encontraban muy lejos, necesitaban comunicarse con algunas de esas comunidades cristianas para instruirlas más en la fe, para animarlas y exhortarlas, y también para corregir deficiencias. Las cartas eran el medio de continuar esa labor pastoral con personas ausentes. Constituían, además, una excelente manera de hacer que esas instrucciones quedaran consignadas de forma permanente. El Apocalipsis: Como último libro del Nuevo Testamento se encuentra el Apocalipsis. Este título, dado por el autor mismo a su libro (1.1), significa “revelación”. El libro se presenta, casi en su totalidad, como visiones que el autor declara haber recibido de parte de Dios o de Jesucristo (1.1–2; 22.6, 16). Cada una de estas visiones es de carácter simbólico y juntas forman una especie de gran drama que se desarrolla en varios actos en todo el universo. El ........................................ es el conjunto de libros que la Iglesia considera inspirados. Existe, además del canon cristiano, también el canon ............................................... Para que un libro este dentro del ............................ cristiano debe estar ................................................ El Nuevo Testamento tiene .................. libros y el Antiguo Testamento .................... libros. La Ley Judía se encuentra en el .......................................................... La intervención salvadora de Dios en el mundo se narra en los .............................................................. Los profetas no eran ni ...................................... ni ...................................... o ....................................... Las respuesta del pueblo de Israel a Dios están en los .............................................. Los escritos que narran la vida de Cristo son los ................................................ El libro que significa revelación es ................................................................ LOS GENEROS LITERARIOS Cuando entramos en una biblioteca moderna, vemos que los libros se hallan clasificados según el género literario: novelas, poesía, historia, biografías, obras de teatro, etc. La Biblia, producción literaria de una cultura que duró cerca de dos mil años, se asemeja un poco a una biblioteca. Contiene cuarenta y seis libros pertenecientes al Antiguo Testamento y veintisiete que pertenecen al Nuevo Testamento, pero sobre todo abarca una infinidad de formas literarias. Cabe señalar por otro lado que la Biblia habla tres lenguas: el hebreo, el arameo y el griego. En hebreo fue escrito casi todo el Antiguo Testamento. Algunas secciones de los libros en la edición hebraica de la Biblia, se escribieron el arameo. Todo el Nuevo Testamento fue escrito en griego. ANTIGUO TESTAMENTO Diversas formas de prosa: Relatos de los orígenes: que se encuentran en Gn 1–11. Relatos sobre la historia: están relacionados, de una u otra manera, con la historia del pueblo de Israel, comenzando desde Abraham. Se encuentra a partir de Gn 12, sobre todo en los libros narrativos. Pueden estar centrados en algún personaje especial (Abraham, Moisés, David) o en el pueblo en general. Dentro de este género amplio, hay muchas formas particulares, como las genealogías (cf., por ejemplo, 1 1Cr 1–9), los relatos de los patriarcas (Gn 12–50), los relatos de carácter épico (como los relativos a la salida de Israel de Egipto, en el éxodo), los relatos de carácter familiar (como el libro de Rut), las crónicas oficiales (como muchos de los relatos de los libros de los Reyes), los relatos didácticos (como el libro de Jonás).

Prosa legislativa: ocupa parte importante del Pentateuco, desde el Éxodo hasta el Deuteronomio. Diversas formas de literatura poética: Poesía litúrgica: Es la poesía usada principalmente en los actos de culto y consignada, sobre todo, en los Salmos. A estos se pueden añadir otros textos semejantes, como el de las Lamentaciones. Literatura profética: Aunque la literatura profética incluye textos en prosa (cf., p.e., Is 36–39; Jer 26–29), gran parte de los libros de los profetas tienen forma poética. Es característico de estos textos el que el profeta presente su mensaje con la conciencia de tener una misión especial de Dios. Literatura sapiencial: Es reflexión y enseñanza sobre la vida diaria. Puede presentar la forma de dichos breves, en que los temas se van sucediendo sin ningún orden especial (libro de los Proverbios) o como reflexiones más amplias sobre algunos pocos temas (libro del Eclesiastés). EL NUEVO TESTAMENTO Literariamente el Nuevo Testamento puede dividirse de la siguiente manera: Dichos proféticos, dichos sapienciales, preceptos, parábolas, dichos populares, composición de dichos. De la misma manera encontramos: paradigmas (o si se quiere narraciones breves, completas que se empleaban como ejemplo en la predicación) disputas, narraciones de milagros, narraciones históricas, historia de la pasión, composición de narraciones. Se pueden considerar, también, material narrativo: narración de milagros, narraciones de viajes, narraciones de misiones, descripciones de episodios más o menos dramáticos, resúmenes; y en el material verbal: discursos, sermones, oraciones, cartas. Es del género apocalíptico, género que se halla presente en los profetas. Es característico de este género dar una serie de visiones simbólico - alegóricas en las que juega un lugar preponderante la simbología de los números; describe el momento presente dominado de grandes males, y el juicio divino y la felicidad de los elegidos en el mundo venidero. Tiene como fin robustecer a los lectores en su fidelidad al señor y a Cristo, en la paciente perseverancia contra el amenazante poder de Satán. VALOR RELIGIOSO DE LA BIBLIA Aunque la Biblia es indudablemente una de las colecciones literarias más preciosas de la humanidad, no está principalmente en esto su valor. Tanto para el pueblo de Israel como para la iglesia cristiana, la Biblia tiene, ante todo, un valor religioso especial. Es el libro sagrado por excelencia. La ley se presenta como una ordenación divina (cf. Ex 20; Sal 119); los profetas tienen la conciencia de estar comunicando mensajes de parte de Dios; y la misma sabiduría tiene su origen en Dios. Este valor aparece claramente expresado no solo en el nombre de “Sagradas Escrituras” mencionado antes, sino en la manera como Jesús y los autores del NT se refieren a estos escritos. Se dice que Dios habla por medio de los profetas o de los otros libros; los profetas aparecen como aquellos por medio de los cuales “se dice” o “se anuncia” algo, una manera hebrea de decir que es Dios quien lo dice o anuncia (cf. Mt 2.17; 3.3; 4.14); la autoridad de las Escrituras aparece indiscutida (cf. Mt 5.17–18; Jn 10.35; Hch 23.5); las Escrituras se relacionan especialmente con la acción del Espíritu Santo (Hch 1.16; 28.25). Como expresión de la convicción cristiana común acerca del origen y valor de las Escrituras, se puede citar 2 Ti 3.15–17: “Recuerda que desde niño conoces las sagradas Escrituras, que pueden instruirte y llevarte a la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús. Toda Escritura está inspirada por Dios y útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien.. La iglesia cristiana reconoció en el mensaje del evangelio el mismo valor de la Palabra

de Dios y de enseñanza autoritativa. Así no es de extrañar que en 2 P 3.16 las cartas de Pablo se mencionen a la par de “las demás Escrituras”. En el curso del siglo II d.C., los cristianos fueron reconociendo como libros sagrados, con valor religioso y autoridad definitiva, todos los libros que hoy forman el NT. Es patrimonio común de todos los cristianos reconocer esta autoridad especial de la Biblia, aceptarla como Palabra de Dios, como conjunto de libros escritos por inspiración del Espíritu Santo, y considerarla como fuente inagotable de luz, orientación, ánimo, esperanza y estímulo para la vida de cada persona y de las comunidades. Al reconocer que los libros de la Biblia tienen origen religioso y autoridad especial, no se niega que tengan también autores humanos, que deban considerarse como verdaderos autores de sus escritos, tal como lo expresan ellos mismos en diversos lugares (cf. Ec 1.13; Lc 1.1–4; 1 Co 15.21; Gl 6.11). Por esta razón se encuentra en la Biblia tanta variedad de lenguas, de estilos, de géneros literarios, de concepciones culturales y de puntos de vista teológicos. Actividad en clase ¿En qué género literario fueron escritos los sucesos de la creación?. ¿Cuál es la poesía usada principalmente en los actos de culto? ..... ¿Dónde se encuentran las enseñanzas sobre la vida diaria?........... ¿Qué libro utiliza literatura sapiencial? .................................. ¿Qué tipo de prosa utiliza el Pentateuco? ............................... ¿Qué libro utiliza visiones, símbolos y alegorías? ....................... ¿Qué tipo de mensaje nos trae la Biblia? ................................ ¿A quiénes se les debe considerara como verdaderos autores? ...... ¿La narración de los milagros a qué genero pertenece? ............... ¿Qué género suelen utilizar los profetas? ................................ TERCER MOMENTO En el siguiente momento pondrás en practica los conocimientos que has adquirido en la presente sesión. En ese sentido interpretaras algunos textos bíblicos relacionados con este tema. Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien. Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón. Nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de él; todo está claramente expuesto ante aquel a quien tenemos que rendir cuentas. Pero ante todo tengan esto presente: que ninguna profecía de la Escritura es algo que uno pueda interpretar según el propio parecer, porque los profetas nunca hablaron por iniciativa humana; al contrario, eran hombres que hablaban de parte de Dios, dirigidos por el Espíritu Santo.

02 ORIGEN DE LA VIDA
PRIMER MOMENTO Lo mismo que en el tema anterior, en este primer momento vas a examinar los conceptos que manejas y, posteriormente, los confrontarás con los nuevos conocimientos que tú iras descubriendo. Recuerda que debes trabajar siempre en grupo compartiendo tus opiniones.

¿Existe un carpintero aunque yo no lo vea? ¿Quién hizo estos muebles?_____________________________ ¿Puedo decir con seguridad que los hizo una persona? _____________ ¿Estoy seguro que lo hizo un carpintero y no un sastre? _____________ ¿Conoces al carpintero con nombre y apellido? ________________ ¿Quién hizo este reloj? __________________________ Si esta bien hecho, bien trabajado, puedo decir que el que lo hizo es una persona capaz. Tal vez un experto relojero? _________________ ¿Puedo afirmar que existe un autor que hizo el reloj? _______________ ¿Si el universo es tan bello y perfecto puedo saber algo del autor? ¿Cómo podemos llamar a este autor? SEGUNDO MOMENTO Los contenidos que a continuación vas a leer te van a servir para que desarrolles las actividades que a lo largo de este segundo momento vas a resolver. Ten en cuenta que debes responder las preguntas con cuidado porque de ello dependerá que apruebes o no este segundo tema. DIOS CREADOR (Gn. 1,1-25) 1“ En el comienzo de todo, Dios creó el cielo y la tierra. 2La tierra no tenía entonces ninguna forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad, y el espíritu de Dios se movía sobre el agua. 3Entonces Dios dijo: “¡Que haya luz!”, Y hubo luz. 4Al ver Dios que la luz era buena, la separó de la oscuridad 5y la llamó “día”, y a la oscuridad la llamó “noche”. De este modo se completó el primer día. 6Después Dios dijo: “Que haya una bóveda que separe las aguas, para que estas queden separadas.” Y así fue. 7Dios hizo una bóveda que separó las aguas: una parte de ellas quedó debajo de la bóveda, y otra parte quedó arriba. 8A la bóveda la llamó “cielo”. De este modo se completó el segundo día. 9Entonces Dios dijo: “Que el agua que está debajo del cielo se junte en un solo lugar, para que aparezca lo seco.” Y así fue. 10A la parte seca Dios la llamó “tierra”, y al agua que se había juntado la llamó “mar”. Al ver Dios que todo estaba bien, 11dijo: “Que produzca la tierra toda clase de plantas: hierbas que den semilla y árboles que den fruto.” Y así fue. 12La tierra produjo toda clase de plantas: hierbas que dan semilla y árboles que dan fruto. Y Dios vio que todo estaba bien. 13De este modo se completó el tercer día. 14–15Entonces Dios dijo: “Que haya luces en la bóveda celeste, que alumbren la tierra y separen el día de la noche, y que sirvan también para señalar los días, los años y las fechas especiales.” Y así fue. 16Dios hizo las dos luces: la grande para alumbrar de día y la pequeña para alumbrar de noche. También hizo las estrellas. 17Dios puso las luces en la bóveda celeste para alumbrar la tierra 18de día y de noche, y para separar la luz de la oscuridad, y vio que todo estaba bien. 19De este modo se completó el cuarto día. 20Luego Dios dijo: “Que produzca el agua toda clase de animales, y que haya también aves que vuelen sobre la tierra.” Y así fue. 21Dios creó los grandes monstruos del mar, y todos los animales que el agua produce y que viven en ella, y todas las aves. Al ver Dios que así estaba bien, 22bendijo con estas palabras a los animales que había hecho: “Que tengan muchas crías y llenen los mares, y que haya muchas aves en el mundo.” 23De este modo se completó el quinto día. 24Entonces Dios dijo: “Que produzca la tierra toda clase de animales: domésticos y salvajes, y los que se arrastran por el suelo.” Y así fue. 25Dios hizo estos animales y vio que todo estaba bien”. Este mensaje de Génesis, tiene dos partes uno lo da la forma y la otra parte es el contenido. La “forma” tipo poema se escribió hace 3500 años. por lo tanto es una

narración dentro del contexto de su época, esta narrado de acuerdo a la cosmogonía de la época, es decir, dentro de lo que creían los israelitas. Por esta razón no es importante que creamos en la forma, sino en la verdad teológica que encierra dicha narración. El “contenido” encierra una profunda verdad religiosa que sí debemos aceptar y creer y estar seguro, que: Dios por amor hizo todo el universo, Él es el autor de todo lo que existe. Cuando se escribe el Génesis por revelación e inspiración de Dios y bajo las orientaciones de Moisés, se quiso responder a interrogantes universales, como: ¿de dónde surgió todo el universo?, ¿de dónde venimos los hombres?, ¿a dónde vamos?, ¿cuál es nuestro origen?, ¿cuál es nuestro fin?, ¿de dónde surgió el mal?. En al Biblia buscamos al autor de todo, la ciencia debe decirnos como fue el proceso por el que se formó el universo. Actividad de grupo Dios creó al primer día ___________________________ Dios creó al segundo día_________________________ Dios creó al tercer día____________________________ Dios creó al cuarto día____________________________ Dios creó al quinto día____________________________ Lo importante en el relato de la creación no es la forma sino el El relato de la creación se escribió hace__________ El contenido encierra una profunda verdad_______ En al Biblia buscamos al__________________________ El relato de la creación responde a_______________ DIOS CREA POR SABIDURÍA Y AMOR Creemos que Dios creó al mundo según su sabiduría. La creación no es un producto de una necesidad cualquiera, de un destino ciego o del azar (casualidad). Creemos que procede de la voluntad libre de Dios que ha querido hacer participar a las criaturas de su ser, de su sabiduría y de su bondad: Porque tu has creado todas las cosas; por tu voluntad lo que no existía fue creado”. Dios quiso manifestarnos y mostrarnos su amor en los seres que Él creó. Así desde la creación del mundo, lo invisible de Dios, su eterno poder y su divinidad, son conocidos mediante las criaturas. Todos los seres nos muestran las perfecciones de Dios. Los cielos y la tierra ponen de manifiesto su gloria, su poder, su sabiduría, su amor. DIOS CREA DE LA NADA Creemos que Dios no necesita nada preexistente ni ninguna ayuda para crear. La creación tampoco es una emanación necesaria de la sustancia divina. Dios crea libremente de la nada. “¿Qué tendría de extraordinario si Dios hubiera sacado el mundo de una materia preexistente? Un artífice humano cuando se le da un material, hace de él todo lo que quiere. Mientras que el poder de Dios se muestra precisamente cuando parte de la nada para hacer todo lo que quiera” La fe en la creación de la nada está atestiguada en la Escritura como una verdad llena de promesas y de esperanza. Así la madre de los siete hijos macabeos los alienta al martirio: “No sé cómo aparecieron ustedes en mis entrañas; no fui yo quien les dio la vida y el aliento, ni quien organizó su cuerpo. Es el creador del mundo, que hizo todas las cosas, quien forma al hombre desde el primer momento. Él, en su misericordia, les

devolverá la vida y el aliento, pues ustedes, por las leyes de Dios, no piensan en ustedes mismos. Te ruego, hijo, que mires al cielo y a la tierra, que veas todo lo que hay en ellos y entiendas que de la nada Dios lo hizo todo”. Puesto que Dios pudo crear de la nada, puede por el Espíritu Santo dar la vida del alma a los pecadores creando en ellos un corazón puro, y la vida del cuerpo a los difuntos mediante de la resurrección. El da la vida a los muertos y llama a las cosas que no son para que sean. Y puesto que, por su Palabra, pudo hacer resplandecer la luz en las tinieblas puede también dar la luz de la fe a los que lo ignoran. EL MUNDO ES ORDENADO Y BUENO Porque Dios crea con sabiduría, la creación esta ordenada: Tu lo dispusiste con medida, número y peso,, es decir, con un orden. Salida de la bondad divina, la creación participa en esa bondad: Y vio Dios que era bueno ... muy bueno”. Por que la creación es querida por Dios como un don dirigido al hombre, como una herencia que le es destinada y confiada. La Iglesia ha debido, en repetidas ocasiones, defender la bondad de la creación, comprendida la del mundo material. Dios ha impuesto un orden en el mundo y por eso querer quebrantar ese orden es ir en contra Dios y también es ir en contra de las leyes de la propia naturaleza. Hoy en día que la ciencia tanto ha avanzado debemos tener en cuenta de no pasar los límites que Dios ha impuesto en su creación. Por otra parte, el mundo es bueno y querido por Dios y, sin embargo, existen también grupos de personas que piensan que el mundo material es malo y la causa de los males de este mundo. Nosotros debemos cuidar el mundo porque es bueno y protegerlo frente a los ataques de aquellos que pretenden poder hacer lo que quieren con él.

03 DON DE LA VIDA
PRIMER MOMENTO Escucha con atención este canto y trata de averiguar qué es lo que nos quiere dar a entender. Luego de haberlo escuchado con tus compañeros de grupo, vas a responder dos preguntas. La primera la responderás teniendo en cuenta el canto y al segunda de lo que tú sabes. MI MUÑECO DE PAPEL Toma una hoja en blanco dibuja en ella una silueta no importa su figura ni pienses que te pareces a ella. Recórtale las orillas con cuidado de no pasarte es una estructura muy débil aún necesita de tu cuidado. Velo caminar, ahora es parte de tu mirar. Ponle un corazón, ahora es parte de tu destino. Ponle el sol en su vestir que tome la belleza. El papel del que está hecho es casi como un hierro. Piensa por sí solo, se alimenta ella de sueños. El futuro esta dorado suele caminar su cuerpo. Debe sonreír, figura más sencilla no hay. No hay que interrumpir con algo que distraiga ese gesto.

Perdóname si te nombro, mi muñeco de papel. Pon el sol en su vestir que tome la belleza. El papel del que está hecho es casi como un hierro. Mis sueños están en sus brazos, mi descanso sobre su espalda no importa que la oscuridad asuste mis blancas alas. Realizar tus sueños o quedar atrapados con ellos, no escoges la balanza y si quieres pagar su precio. ¿De qué trata este canto? ¿Qué es para ti el hombre? SEGUNDO MOMENTO ¿Quién es el hombre realmente?, esa es la pregunta que muchos se han hecho y ante la cual muchas respuestas, también, se han dado. En este tercer tema vamos a conocer qué nos dice la Biblia sobre el hombre. Presta mucha atención y realiza tus trabajos siempre en grupo. DIOS CREA AL HOMBRE Cuando leemos en la Biblia el relato de la creación del hombre descubrimos que cuando Dios crea el universo va ordenando “haya luz” o “haya un firmamento” y las cosas van surgiendo de la nada. Pero cuando crea al hombre se expresa de otra manera y dice: “ Hagamos a l hombre a nuestra imagen y semejanza”, manifestando sí un acuerdo entre el Padre y el Hijo. Como ves el ocupa un lugar privilegiado por encima del resto de la creación. Todo hombre es pues una criatura de Dios y aunque nacido de la tierra manifiesta una grandeza que no procede de Él mismo sino que viene de Dios. Desde el principio el hombre fue tratado por Dios de una manera especial, como hijo suyo, y gozó de la presencia de Dios, en el paraíso. Dios hizo al hombre muchos regalos aunque no los merecía; pero Dios lo ama tanto que le hace un regalo todavía mayor, la participación de la su naturaleza divina, esto es, la Gracia, es decir, lo hace hijo de Dios, amigo suyo y más tarde heredero del cielo. Leamos el texto completo de la creación del hombre: “Entonces dijo: Ahora hagamos al hombre a nuestra imagen. Él tendrá poder sobre los peces, las aves, los animales domésticos y los salvajes, y sobre los que se arrastran por el suelo. Cuando Dios creó al hombre, lo creó a su imagen; varón y mujer los creó, y les dio su bendición: Tengan muchos, hijos; llenen el mundo y gobiérnenlo; dominen a los peces y a las aves, y a todos los animales que se arrastran. Después les dijo: Miren, a ustedes les doy todas las plantas de la tierra que producen semilla, y todos los árboles que dan fruto. Todo eso les servirá de alimento. Pero a los animales salvajes, a los que se arrastran por el suelo y a las aves, les doy la hierba como alimento. Así fue, y Dios vio que todo lo que había hecho estaba muy bien. De este modo se completó el sexto día (Gn.1,26-29). EL HOMBRE OBRA MAESTRA DE LA CREACIÓN La obra maestra de la creación es el hombre. Dios lo hizo capaz de pensar y amar. Lo hizo señor de la creación y le entregó el dominio de todo. Por eso: Lo hizo dueño y señor de la tierra, para que la dominará, según el plan que Él tiene sobre la creación. Puso en las manos el poder de transmitir la vida y de amar, porque Dios llena el corazón del hombre con su amor. Le da una inteligencia para penetrar y comprender los misterios del mundo y dominar las leyes. Lo dotó de un corazón para difundir en la creación el amor que Dios ha sembrado en nosotros. Le dio la capacidad de ser su amigo, de conocerlo y amarlo como su Padre y Creador. Como te habrás dado cuenta, según la narración religiosa de la creación hecha en el primer capítulo del Génesis, las cosas vana apareciendo en el mundo, venidas de la

nada por la llamada, por la Palabra creadora de Dios. Y las cosas aparecen por orden creciente de dignidad, hasta que llega el hombre, imagen de Dios y rey de la creación: la tierra y las aguas quedan al servicio de los vegetales; estos a su vez al servicio de los animales y toda la naturaleza al servicio del hombre. El hombre, el último ser llamado, aparece como el último de los vivientes, pero es el más perfecto, el más digno, el más importante. Tal es su dignidad y grandeza. DIOS CREA AL HOMBRE EN COMUNIDAD Dios los hizo hombre y mujer para que no vivan solos, sino en comunidad. Esta es la dimensión social del hombre. Dios no creo al hombre en solitario. Desde el principio los hizo hombre y mujer. Esta sociedad de hombre y mujer es la expresión primera de la comunión de personas humanas. El hombre es, en efecto, por su íntima naturaleza, un ser social, y no puede vivir, ni desplegar sus cualidades sin relacionarse con los demás. Así, pues, Dios nos creó para que seamos felices viviendo en comunidad y haciendo buen uso de todos los dones que recibimos de Él. Nos dio la inteligencia, la libertad, la capacidad de amar, para que realicemos su plan de amor, dominando el universo y amándole a Él y a nuestro prójimo. Por lo tanto, estamos llamados no sólo a transformar el mundo en que vivimos sino también a construir nuestra felicidad y destino eterno. Dios utiliza otra expresión para crear al hombre. .( ) La grandeza de hombre procede de él mismo no de Dios ( ) Dios desde un principio trató al hombre como a las demás criaturas ( La vida del hombre en el paraíso era distinta a nuestras vidas ( ) Desde la creación Dios nos dio la Gracia es decir, ser hijos suyos( ) El poder del hombre estará sujeto al de los animales ( ) El dominio de la tierra Dios se lo entregó a sus criaturas ( ) El hombre tiene la facultad de transmitir la vida. .( ) Dios creó al hombre en solitario...........................( ) El nos creó para que seamos felices en comunidad ( )

)

EL HOMBRE COLABORA CON DIOS Dios coloca al hombre en un mundo bello y bueno para que lo habite, lo cuide, lo humanice. Al presentarle los animales, quiere Dios que Adán ejerza la soberanía sobre ellos dándoles nombre. Con ello se da a entender que la naturaleza no debe ser adorada sino dominada y sometida por el hombre. Dios ha dejado en sus manos la creación. El hombre posee una particular dignidad y responsabilidad , está llamado a colaborar con Dios en el cuidado y ordenación del mundo con el fin de lograr que éste sea verdaderamente humano. De la colaboración del hombre depende que el mundo y la vida humana manifiesten claramente la gloria de Dios. El hombre desde sus orígenes está llamado a ser continuador de la acción creadora de Dios. Dios no entrega al hombre una obra concluida, sino espera que el hombre colaboré y la lleve a su plenitud. Así los adelantos científicos y técnicos, los nuevos descubrimientos, las hazañas espaciales y todo lo demás son cosas queridas por Dios. El hombre está invitado a seguir transformando la realidad en busca de un bien mayor. Los cambios y las transformaciones son positivas siempre que estén de acuerdo al plan de Dios y para el bien del hombre. Al darnos la creación, Dios quiere que nos esforcemos para hacer mejor al mundo por perfeccionarlo mediante el trabajo y el estudio y compartir con todos los demás lo que sabemos, lo que aprendemos y lo que tenemos, sin egoísmos. EL HOMBRE CON SU TRABAJO COLABORA EN LA CREACIÓN Como hemos visto junto a la inteligencia que hace al hombre capaz de observar, de reflexionar, de investigar, de construir, Dios le dio el mandato de dominar la tierra, de trabajarla, de transformarla para hacer al mundo cada vez más humano, más

habitable, mas acogedor, mas desarrollado. La acción del hombre no sólo es buena, sino necesaria para alcanzar la plenitud querida por Dios. El trabajo no es castigo, sino señal de la dignidad del hombre. Únicamente el hombre s capaz de un trabajo creador e inteligente que mejore el mundo y lo perfeccione a él mismo sirviendo a Dios y los demás. Cuando la transformación de la realidad se realiza con fines egoístas se coopera con la destrucción del propio ser humano. Por ello es necesario tener presente que, junto a aspectos muy positivos en la actividad creadora del hombre, hay otros negativos. Dios nos ha hecho libres; por eso el hombre puede decidir hacer el bien o hacer el mal, hacer el mundo mejor, más justo y humano o un mundo de violencia y destrucción. EL HOMBRE Y SUS OBRAS Es parte de nuestra misión cuidar la naturaleza creada por Dios. es un tesoro que debemos aprender a valorar y preservar. Era voluntad del creador que el hombre se pusiera en contacto con la naturaleza como dueño y cuidador inteligente y noble. Que la estudiase para conocerla cada vez mejor, que descubriera las poderosas fuentes de energía que en ella se ocultan. Y que todo aquello lo pusiera al servicio de un progreso cada vez más humano, en beneficio de los hombres y en especial de los más necesitados. Debemos reconocer que en muchos casos los esfuerzos del hombre han sido altamente positivos y han originado grandes bienes a la humanidad. El hombre, con la inteligencia que Dios le ha dado y su espíritu trabajador y emprendedor, ha realizado muchos progresos. Esto lo podemos apreciar en los adelantos de la medicina: como las vacunas, los nuevos remedios, que han permitido que las personas ahora vivan más tiempo y que los niños tengan más posibilidades de sobrevivir. La actividad humana ha hecho ciudades, máquinas, ferrocarriles que recorren enormes distancias, aviones que surcan los espacios del cielo, medios de comunicación como la radio y la televisión; inventos maravillosos como al fotografía o los cohetes espaciales. Con el descubrimiento y el perfeccionamiento de los antibióticos y de otros medicamentos antiinfecciosos, se han reducido de manera notable en el mundo entro la mortalidad causada por numerosas enfermedades contagiosas. El poder creador del hombre también puede orientarse hacia el mal. Entonces los efectos del poder de sus actos puede igualarse a los daños que hace la naturaleza física, cuando desatan los elementos del agua, del fuego o del viento. Si damos un vistazo a la realidad del mundo actual, puede darnos la impresión de que el progreso y los avances en las ciencias y la tecnología no han servido de nada. Tenemos la sensación que los nuevos descubrimientos sólo han contribuido a la destrucción y al daño del hombre. Así, por ejemplo, la existencia de armas nucleares, de las bombas atómicas, el uso de armas químicas, la manipulación de la vida de los no nacidos, el hambre, la miseria, las injusticias y la explotación. 1 2 3 4 5 6 ¿Qué significa que el hombre de nombres a los animales? ¿A que está llamado el hombre? ¿Por qué Dios no entrega su obra concluida al hombre? ¿Para qué Dios nos entrega la creación? ¿Para qué Dios le ha dado la inteligencia al hombre? Enumera cinco cosas positivas y cinco negativas que ha creado el hombre TERCER MOMENTO En este tercer momento interrógate: ¿qué mensaje te ofrece este tema?. Convérsalo con tus compañeros y extrae tres

propósitos para tu vida personal ya que los conocimientos sobre este tema no son suficientes a no ser que los lleves a la práctica. 1......................................................................................................................................... 2......................................................................................................................................... 3.........................................................................................................................................

SALMO 8 Señor, soberano nuestro, ¡tu nombre domina en toda la tierra!, ¡tu gloria se extiende más allá del cielo! Con la alabanza de los pequeños, de los niñitos de pecho, has construido una fortaleza por causa de tus enemigos, para acabar con rebeldes y adversarios. Cuando veo el cielo que tú mismo hiciste, y la luna y las estrellas que pusiste en él, pienso: ¿Qué es el hombre? ¿Qué es el ser humano? ¿Por qué lo recuerdas y te preocupas por él? Pues lo hiciste casi como un dios, lo rodeaste de honor y dignidad, le diste autoridad sobre tus obras, lo pusiste por encima de todo:, sobre las ovejas y los bueyes, sobre los animales salvajes, sobre las aves que vuelan por el cielo, sobre los peces que viven en el mar, ¡sobre todo lo que hay en el mar! Señor, soberano nuestro, ¡tu nombre domina en toda la tierra!

04 MARIA MADRE DEL SALVADOR
PRIMER MOMENTO La virgen María ocupa un lugar muy especial en la historia de nuestra salvación. Por eso con este tema vamos a iniciar a comprender el verdadero valor de María, nuestra Madre, desde los orígenes de la creación y por que es la Madre de Jesús. Leamos a continuación este texto que fue escrito por una alumna de otro centro educativo. “Para mi María lo es todo en mi vida. Es el ejemplo que me guía con su humildad, su comprensión y su Amor, haciendo que yo sea cada día mejor. Yo sé que ella me ama e ilumina el camino que debo de elegir en mi vida. Ella es una mujer gloriosa y bendita, es mi modelo que no daría yo por ser como ella es pura y perdona mis pecados. Yo, de pensar en ella, m siento llena del Espíritu Santo. María es para mí la Madre de todas las virtudes. Ella me da fe y esperanza en mi vida. Me brinda su apoyo sincero de manera desinteresada. María, como Madre sabe como aconsejarme ella es y será siempre la mejor de las madres. Ella es símbolo de entrega y Amor espiritual. No importa que pecados o faltas que uno tenga, ella siempre nos

perdona, por eso yo la amaré. Por todo ello, le dedico a mi Madre María la siguiente oración: María ti eres mí guía, compañera y amiga. María tu me acompañas y aconsejas de noche y de día. María tú eres Madre y me proteges con Amor de todos los males María tú lo eres todo en mi vida”. ¿Qué saben ustedes de María? SEGUNDO MOMENTO En este segundo momento vamos a saber un poquito más acerca de María, nuestra madre. Lee con cuidado los contenidos que ahora te presento y realiza los trabajos grupales responsablemente respetando las opiniones de tus compañeros. MARÍA, MADRE DEL SALVADOR Que María es Madre de Jesús dan testimonios innumerables textos bíblicos que dan cuenta de ella desde los orígenes hasta los libros del Nuevo Testamento. Ellos dan testimonio, en primer lugar, de que María es Madre de Jesús y lo hace expresamente el libro del Génesis cuando después de relatarnos el pecado de origen y dirigiéndose a la serpiente, dice: “Entonces Yahvé Dios dijo a la serpiente: Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre y comerás tierra por todos los días de tu vida. Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, Entre tu descendencia y la suya. Ella te pisará la cabeza mientras tú herirás su talón” (Gn.3,14-15) Este texto bíblico llamado proto evangelio porque anuncia anticipadamente el nacimiento del Mesías, expresa algunas ideas muy claras respecto de Cristo y de María. Por un lado se dirige al demonio representado bajo la imagen de la serpiente a quien la maldice enérgicamente por haber engañado a Adán y Eva, pues es él padre de la mentira. Inmediatamente después habla en los siguientes términos: “Haré que haya enemistad entre ti y la mujer”: este texto expresa con claridad la profunda enemistad que a partir de ese momento pondrá entre el demonio y la mujer. Ten en cuenta que no dice esta mujer refiriéndose a Eva, sino que dice “La Mujer”, mencionando a alguien que en verdad pudiese hacerle frente al demonio y negarse a sus insinuaciones. Es aquí donde se ve reflejada la figura de la virgen María. “Entre tu descendencia y la suya”: Quién será la descendencia del demonio y quien será la descendencia de la Mujer. Ambas serán rivales irreconciliables. Pues bien, la descendencia del demonio será el mal, la injusticia, el pecado y hasta la misma muerte. Y la descendencia de la mujer será el Mesías, es decir, Cristo. Como ves este texto expresa claramente el deseo de Dios de salvar a la humanidad después del pecado y lo quiere hacer por intermedio de María quien será posteriormente la que lleve en su seno materno al Hijo de Dios, a su Hijo. El libro de Isaías también nos presenta a María, de la siguiente manera: Entonces Isaías dijo: ¡Oigan, herederos de David! ¿No les basta molestar a todos, que también quieren cansar a mi Dios? El Señor, pues, les dará esta señal:

La joven está embarazada y da a luz un varón a quien le pone el nombre de Emmanuel, es decir: Dios-con-nosotros. (Is. 7,13-14) En este texto de Isaías habla de una joven que está embarazada y que ella dará a luz un varón. A este varón le colocarán un nombre y le llamarán el Emmanuel que quiere decir Dios con nosotros. Este pasaje hace, pues, una clara alusión de María y de su maternidad divina. “En el Nuevo Testamento María aparece como la protagonista en varias escenas y, desde luego, encontramos los texto de su maternidad. Veamos: Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María. Llegó el ángel hasta ella y le dijo: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. María quedó muy conmovida al oír estas palabras, y se preguntaba qué significaría tal saludo. Pero el ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Será grande y justamente será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su antepasado David; gobernará por siempre al pueblo de Jacob y su reinado no terminará jamás. María entonces dijo al ángel: ¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen? Contestó el ángel: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño santo que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel está esperando un hijo en su vejez, y aunque no podía tener familia, se encuentra ya en el sexto mes del embarazo. Para Dios, nada es imposible. Dijo María: Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí tal como has dicho. Después la dejó el ángel”. “Mientras estaban en Belén, llegó para María el momento del parto, y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, pues no había lugar para ellos en la sala principal de la casa”. Estos dos textos tomados del Evangelio de Lucas ponen de manifiesto la promesa que Dios había hecho en el pasado: enviar al salvador. En ellos se muestra en primer lugar el anuncio que Dios hace a través del ángel Gabriel de que María va a ser la madre de Jesús. Ante este mensaje sorprendente, María, no duda, pero sin embargo pregunta como se realizará. El ángel le explica y finalmente María acepta humildemente ser la Madre de Dios, cuando dice: Yo soy la servidora del Señor, hágase en mí tal como has dicho. El otro texto, también de Lucas, nos cuenta cómo fue el nacimiento de Cristo. Ante la imposibilidad de que María diese a luz en un lugar apropiado, se refugian en un establo y es allí donde nace Jesucristo y lo envuelven en pañales. Como puedes ver estos textos expresan claramente la maternidad de María. Ella es la Madre de Jesús y, por tanto, es verdadera madre de Dios, es decir, concibió y parió a la segunda persona de la Santísima Trinidad, aunque no en cuanto a su naturaleza divina, sino en cuanto a la naturaleza humana que había asumido. Los textos ......................................... dan testimonio de ..................................... madre de Jesús. El libro del ...................................habla en primer lugar de que .......................... es Madre de ................... El ....................................................... anuncia anticipadamente el nacimiento del Mesías. El demonio está ............................................................ por una .............................................

Con la expresión ................................................. se refleja la figura de María. La descendencia de La Mujer será .............................................. El ángel .....................................visitó a .......................................... María es ........................................................la madre de ........................................ María ..........................................y parió a la segunda persona de la .......................................................... María no engendró a la naturaleza ........................................ sino a la .................................... MARÍA MADRE DE LA IGLESIA El día de Pentecostés María recibe la plenitud del Espíritu Santo. Está presente entre los apóstoles en los comienzos de la Iglesia. descubre así su misión de ser madre de la Iglesia, es decir, madre nuestra. En María vemos a la Iglesia creyente viviendo plenamente la vocación cristiana que consiste en: Acoger la palabra de Dios, en la fe. Traducirla en obras de justicia y caridad. Proclamar el Evangelio a los hombres entregándolos como discípulos de Jesús resucitado. Formar la comunidad de creyentes y transformar el mundo. Así pues, María es la Madre de la Iglesia, es decir, madre del todo el pueblo de Dios, madre de todos los creyentes en su Hijo. Ha colaborado y sigue colaborando en la obra de la salvación y se preocupa constantemente de los hermanos de su hijo que están aún peregrinando por el mundo. Por eso se llama Abogada, Mediadora, Auxiliadora. Desde los tiempos más antiguos, la santísima virgen es venerada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles suplicantes se acogen en todo los peligros y necesidades. Nosotros la veneramos como Madre muy querida, con verdadero afecto. La Iglesia le ha dedicado siempre a María un culto especial, invitando constantemente a todos los cristianos a imitar a María en sus actitudes más profundas. María por fin, es signo de esperanza para la Iglesia que camina hacia la casa del Padre. MARÍA, MODELO DE FIDELIDAD AL PLAN DE DIOS María fue una mujer como todas. Dios la amó con predilección; la enriqueció con sus dones en abundancia, la transformó y la embelleció. María es nuestro modelo de respuesta al Plan de Dios por diversas razones: María vive una fe que se afirma a través de las pruebas. El Evangelio recoge las reacciones de María ante los caminos totalmente insospechados que Dios le va abriendo: queda turbada ante el saludo del ángel, este a saluda de parte de Dios; manifiesta asombre y perplejidad ante lo aparentemente imposible: cómo será eso. Ante los acontecimientos tan extraños como imprevisibles, María sigue atenta a la Palabra de Dios, acoge con generosidad el proyecto de vida que Dios le propone, cumple la voluntad del Padre que se le devela día a día y conserva todas esas cosa meditándolas en su corazón. El secreto está en que María no pone su seguridad en las propias fuerzas, sino en Dios. María con su vida y mirada de fe, lo espera todo de Dios. Su actitud es estar totalmente abierta a la voluntad del Padre, a su gracia. Y ella, que nada tiene, lo recibe todo. Por eso, María es la mujer colmada del favor y del amor divinos. Por su pobreza es el signo más claro del poder, de la gracia y del amor de Dios que salva. María es la expresión más completa de la fuerza transformadora de la gracia.

Como en la vida de cada uno de nosotros, también hay e María un momento, una encrucijada decisiva. Ella escucha una llamada de Dios que resuena e su interior. En ese momento elige la orientación definitiva de su vida. María acoge la Palabra y acepta el mensaje de Dios, que repercutirá en la salvación de toda la humanidad. 1. Cuándo recibe María al espíritu Santo 2. Quiénes mas estaban con ella 3. Si María es madre de la Iglesia de quien es también madre 4. Con que título es venerada desde muy antiguo la virgen María 5. Cuáles son las reacciones de María ante los anuncios de Dios 6. En quien pone su seguridad María

TERCER MOMENTO María es Madre de Cristo y Madre de la Iglesia. Con el tema que acabamos de desarrollar has aprendido más acerca de María, ¿cómo lo vas a poner en práctica? Es por eso que en este último momento escribe tres propósito con tus compañeros en las líneas de abajo.

05 DIOS ME CREA Y ME LLAMA
PRIMER MOMENTO En un partido de fútbol cualquier jugado puede ser sustituido, nadie es indispensable. ¿Crees que también esto pase con nuestra misión en el plan de Dios? Vamos a empezar este quinto tema y lo harán escribiendo cuál es la moraleja de esta fábula escrita por Esopo. LA MONA Y LA ZORRA Cierta mona descontenta con la pequeña cola que recibió de su madre, pidió a la zorra -que descomunal cola lucía- le diera parte de ella para alargar la suya. -Mira, amiga -le dijo la mona– tienes demasiado rabo, mientras que yo soy infeliz con el mío que es corto. La zorra se echo a reír al oír tal disparate y replico a la mona: -Aunque mi cola fuese cien veces más larga y la arrastre por el lodo y entre las zarzas, no te cedería el pedazo que crees necesitar. ¡Ánimo, pues, amiga, y busca tu felicidad en otros designios!

SEGUNDO MOMENTO La pregunta que te hiciera en la introducción del primer momento tiene por respuesta un no retundo. No, porque en él cada persona tiene un papel único e irrepetible. Lo que tu dejes de hacer no podrá ser realizado por nadie más que por ti mismo. Veamos que encontramos en este tema.

DIOS TIENE UN PLAN PARA CADA HOMBRE En el mundo no podrás encontrar alguien igual a ti, tu eres diferente a los demás porque Dios te ha creado único e irrepetible. Te ha dotado de unas características muy peculiares que te hacen distinto de los demás y, sobre todo, te ha dado una misión que no puede ser ejecutada por nadie sino por ti. Todo esto quiere decir que Dios tiene un plan personal para ti al que tu tienes que descubrir ya que de ello dependerá tu felicidad. Recuerda siempre que existe un plan particular para cada uno de nosotros. Asumirlo significa una responsabilidad pero también un camino de realización que nos conduce a la felicidad. Queda claro, entonces, que tú eres único e irrepetible por haber sido creado por Dios para que cumplas una misión la que irás descubriendo a medida que pase el tiempo y que nadie podrá realizarla por ti ya que ellos a su ves también tienen que cumplir su propia labor. DESCUBRIR EL PLAN DE DIOS Dios es el único que nos conoce perfectamente. Él sabe qué es lo mejor para cada uno de nosotros y en qué lugar podemos ser realmente felices. Por eso Dios no nos crea al azar, ni para ver que hacemos. Se trata de un llamado. Para descubrirlo es necesario conocer nuestras cualidades, inclinaciones y defectos para que podamos realizar de la mayor manera posible el Plan que Dios nos confía. Por el mismo hecho de ser un llamado, debemos estar atentos a lo que Dios nos pide y estar en actitud de escucha pues ante Dios nos habla a través de la oración, de las personas y de los diversos acontecimientos. A ti también te llama Dios a construir su reino sembrando su amor y su verdad entre los hombres. Él te ha dado vida y capacidades: Él te ha amado con predilección. El te llama. Tu tarea es, ahora, descubrir a que te llama y responder. RESPONDER AL PLAN DE DIOS El plan que Dios tiene para cada uno de nosotros no funciona por sí solo, como algo automático y programado, sino que necesita de nuestra cooperación activa y responsable. Si sabemos lo que el Señor quiere para nosotros, debemos cumplirlo lo mejor que podamos. El Señor jamás nos pide algo que esté por encima de nuestras fuerzas, Él nos da su gracia y con su ayuda podemos llevarlo a cabo. No debemos olvidar que el Señor también nos entrega talentos y dones personales para poder realizar nuestro plan. Al respecto veamos que nos dice la siguiente parábola: “Escuchen también esto. Un hombre estaba a punto de partir a tierras lejanas, y reunió a sus servidores para confiarles todas sus pertenencias. Al primero le dio cinco talentos de oro, a otro le dio dos, y al tercero solamente uno, a cada cual según su capacidad. Después se marchó. El que recibió cinco talentos negoció en seguida con el dinero y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo otro tanto, y ganó otros dos. Pero el que recibió uno cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su patrón. Después de mucho tiempo, vino el señor de esos servidores, y les pidió cuentas. El que había recibido cinco talentos le presentó otros cinco más, diciéndole: «Señor, tú me entregaste cinco talentos, pero aquí están otros cinco más que gané con ellos.» El patrón le contestó: «Muy bien, servidor bueno y honrado; ya que has sido fiel en lo poco, yo te voy a confiar mucho más. Ven a compartir la alegría de tu patrón.» Vino después el que recibió dos, y dijo: «Señor, tú me entregaste dos talentos, pero aquí tienes otros dos más que gané con ellos.» El patrón le dijo: «Muy bien, servidor bueno y honrado; ya que has sido fiel en lo poco, yo te confiaré mucho más. Ven a compartir la alegría de tu patrón». Por último vino el que había recibido un solo talento y dijo: «Señor, yo sabía que eres un hombre exigente, que cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has invertido. Por eso yo tuve miedo y escondí en la tierra tu dinero. Aquí tienes lo que es tuyo.»

Pero su patrón le contestó: «¡Servidor malo y perezoso! Si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he invertido, debías haber colocado mi dinero en el banco. A mi regreso yo lo habría recuperado con los intereses. Quítenle, pues, el talento y entréguenselo al que tiene diez. Porque al que produce se le dará y tendrá en abundancia, pero al que no produce se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese servidor inútil, échenlo a la oscuridad de afuera: allí será el llorar y el rechinar de dientes. (Mt. 25,14-30) Esta parábola de los talentos nos quiere dar a entender que las cualidades y virtudes que el Señor nos entrega no son para que las enterremos, sino para que las hagamos crecer y las practiquemos. Todos estamos llamados a cumplir el Plan de Dios, pero no todos estamos llamados a hacer exactamente lo mismo. cada uno de nosotros tiene distintas capacidades. El que puede dar cien, para poder ser feliz, debe dar cien y el que pueda diez debe dar diez. No se trata de poner una misma medida a todo el mundo, sino de dar realmente al máximo de nuestras propias capacidades y posibilidades. Jesús te llama a entregar siempre todo lo que Él ha puesto en ti. Tu tarea hoy es luchar para crecer. Luchar contra tus defectos y debilidades para que crezca y madure en ti un corazón fuerte, generoso, puro y limpio, que sea capaz de cumplir lo que Dios espera de ti. El que cumple el plan de Dios con generosidad recibirá la alegría de la recompensa. No olvidemos que la meta que buscamos es mayor que cualquier trofeo o premio humano. Dios tiene un plan para cada hombre...................( ) Dios nos ha hecho único e irrepetible para cumplir una misión ( ) El plan que Dios tiene para nosotros puede ser realizado por otro u otros ( ) Dios nos descubre su plan con el paso el tiempo. ( ) Para conocer el plan de Dios es necesario que me conozca primero ( ) El llamado de Dios lo descubre uno mismo por sus propios medios ( ) El plan de Dios se realiza aunque yo me muestre indiferente ( ) La parábola de los talentos significa que hay que multiplicar nuestras cualidades ( Todos tenemos un plan y todos estamos llamados a hacer lo mismo ( ) El cumplimiento del plan de Dios produce felicidad ( )

)

EL BAUTISMO El sacramento del bautismo es el primero de los siete sacramentos y que tiene un significado importantísimo par nosotros que creemos en Cristo. En primer lugar es Cristo quien nos pide que lo hagamos y lo hace dándonos ejemplo de eso bautizándose aunque no tuviera necesidad de ello, veamos esta escena: Por entonces vino Jesús de Galilea al Jordán, para encontrar a Juan y para que éste lo bautizara. Juan quiso disuadirlo y le dijo: «¿Tú vienes a mí? Soy yo quien necesita ser bautizado por ti.» Jesús le respondió: «Deja que hagamos así por ahora. De este modo respetaremos el debido orden.» Entonces Juan aceptó. Una vez bautizado, Jesús salió del agua. En ese momento se abrieron los Cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Al mismo tiempo se oyó una voz del cielo que decía: «Este es mi Hijo, el Amado; éste es mi Elegido.» (Mt. 3,13-17) En otro texto el nos lo pide anotando la necesidad de volver a nacer nuevamente, cuando dice: Entre los fariseos había un personaje judío llamado Nicodemo. Este fue de noche a ver a Jesús y le dijo: «Rabbí, sabemos que has venido de parte de Dios como maestro, porque nadie puede hacer señales milagrosas como las que tú haces, a no ser que Dios esté con él.» Jesús le contestó: «En verdad te digo que nadie puede ver el Reino de Dios si no nace de nuevo desde arriba.» Nicodemo le dijo: «¿Cómo renacerá el hombre ya viejo? ¿Quién volverá al seno de su madre?» Jesús le contestó: «En verdad te digo: El que no

renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu (Jn. 3,1-6) Al final de su vida terrena Jesús envía a sus apóstoles y les da el poder de bautizar, diciéndoles: «Me ha sido dada toda autoridad en el Cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado a ustedes. Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la historia (Mt. 28,18-20). Estos son algunos de los pasaje bíblicos que nos hablan del Bautismo que es el sacramento por el cual nos hacemos hijos de Dios y nos introduce en la Iglesia. Este sacramento recibe el nombre de bautismo en razón del carácter del rito central mediante el se celebra: bautizar, significa sumergir, introducir dentro del agua; la inmersión en el agua simboliza el acto de sepultar al que se bautiza en la muerte de Cristo de donde sale por la resurrección con Él como nueva criatura. UNA CRIATURA NUEVA El bautismo no solamente purifica de todos los pecados, hace también del bautizado una nueva creación, un hijo adoptivo de Dios que ha sido hecho partícipe de la naturaleza divina, miembro de Cristo, coheredero con Él y templo del Espíritu Santo. La Santísima Trinidad da al bautizado la gracia santificante que: le hace capaz de creer en Dios, de esperar en Él y de amarlo. le concede el poder vivir y obrar bajo la inspiración del Espíritu Santo. le permite conocer el bien. Por el bautismo, todos los pecados son perdonados, el pecado original y todos los pecados personales. Además nos hace miembros de la Iglesia de Cristo y nos invita a vivir un camino de santidad. El bautizado que por el bautismo ha llegado a unirse a Cristo tiene que vivir al modo de su Maestro que paso todos los días de su vida haciendo el bien. EL CRISTIANO Y LA SANTIDAD Como acabamos de decir con la recepción del sacramento del bautismo, el cristiano esta invitado a vivir santamente como su Maestro. La santidad es un proceso de configuración con el Señor Jesús. ¿Qué es la configuración con Cristo? La configuración es la conformación con Cristo, es asumir desde lo más profundo de uno mismo la manera de pensar , de sentir y actuar de Jesucristo. [el es el momento y fuente de santidad para todos. La santidad es una vocación abierta a todos los fieles de la Iglesia. es todo el, pueblo de Dios, en cuanto tal, y en cada uno de sus integrantes, sin distinción, que está convocado a la santidad: “Una misma es la santidad que conllevan en cualquier clase de vida y de profesión los que son guiados por el Espíritu Santo y, obedeciendo a la voz del Padre” La vocación universal a la santidad no es una novedad en la Iglesia. Es consecuencia del llamado del Señor Jesús a vivirla. Pero a veces pareciera que esta verdad se hubiera dejado de lado; incluso muchos piensan que sólo algunos miembros de la Iglesia están llamados a ser santos y otros no. En la Iglesia todos somos iguales, somos hijos de Dios, por tanto, estamos llamados a ser santos. La santidad es una opción, sino el camino querido por voluntad expresa de Dios, como lo dice san Pablo: “la voluntad de Dios es que se hagan santos” Así nos lo dice san Alfonso María de Ligorio: Dios nos quiere a todos santos y a cada uno en su estado: el religioso como religioso, el seglar como seglar, el sacerdote como sacerdote, el casado como casado, el mercader como mercader, el soldado como soldado”. La santidad es una meta a la que se debe tratar de llegar con todo nuestro esfuerzo y cooperación, es una obligación precisa para alcanzar la plenitud. El querer ser santo nace de nuestro ser cristiano. Qué es el bautismo Quien nos pide que recibamos el Bautismo

Que produce el bautismo en el bautizado Qué es la santidad Quién quiere que todos sean santos TERCER MOMENTO Dios me llama y crea único, me llama a ser su hijo por el bautismo y me invita a vivir en santidad. Frente a tos estas ideas que has desarrollado cuáles son tus propósitos a los que te vas a comprometer. Escribe tres en las líneas de abajo. 1________________________________________________________________________________________ 2________________________________________________________________________________________ 3________________________________________________________________________________________

ALMA MISIONERA Señor toma mi vida entera antes de que la espera desgaste años en mi. Estoy dispuesto a lo que quieras no importa lo que sea ven llámame a servir Llévame donde los hombres necesiten tus palabras, necesiten tus ganas de vivir. Donde falte la esperanza, donde falte la alegría, simplemente por no saber de ti. Te doy mi corazón sincero para gritar sin miedo tu grandeza Señor. tendré mis manos sin cansancio tu historia entre mis labios y fuerza en la oración. Y así en marcha iré cantando por calles predicando lo bello que es tu amor. Señor tengo alma misionera condúceme a la tierra que tenga sed de ti.

06 LA FAMILIA CRISTIANA
PRIMER MOMENTO La familia es el lugar más importante para nuestra formación integral y, desde luego, para nuestras formación cristiana. Vanos a considerar, en este nuevo tema, sus inicios y su valor imprescindible para formar una sociedad según el querer de Dios. Pero antes responde estas preguntas. ¿Qué nos dice la Biblia de la primera familia? ¿Qué piensas de las familias de hoy? SEGUNDO MOMENTO Lee los siguientes contenidos que te van ayudar a conocer mejor lo que Dios quiere para las familias ya que fue Él quien, desde el principio, quiso que los hombres viviesen en comunidad formando una familia. Veamos lo que sigue. LA FAMILIA EN LA SAGRADA ESCRITURA

La Biblia nos trae noticias sobre el origen de la familia. Dios no quiso que el hombre viviera solo y, por tanto, le da al hombre una compañera semejante a él con quien compartir una vida en común. Veamos que nos dice el libro del Génesis sobre todo esto: “Dijo Yahvé Dios: No es bueno que el hombre esté solo. Le daré, pues, un ser semejante a él para que lo ayude. Entonces Yahvé hizo caer en un profundo sueño al hombre y éste se durmió. Le sacó una de sus costillas y rellenó el hueco con carne. De la costilla que Yahvé había sacado al hombre, formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces el hombre exclamó: Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada varona porque del varón ha sido tomada. Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y pasan a ser una sola carne”. Es así como Dios formó a la primera familia constituida en primer lugar por Adán y Eva de la cual nacerán los hijos, pues Dios se los había pedido, cuando dice, sean fecundos y multiplíquense. Dios, como vemos, está en el origen de la familia (Gén 2,20-24), que entre los hebreos tiene un sentido marcadamente patriarcal: “Yahvé dijo a Abraham: Deja tu país, a los de tu raza y a la familia de tu padre, y anda a la tierra que yo te mostraré”(Gén 12,1). En sentido estricto, constituyen una familia los padres y los hijos; la abundancia de hijos es señal de la bendición divina: Tu esposa será como vid fecunda en medio de tu casa, tus hijos serán como olivos nuevos alrededor de tu mesa (Sal 128,3; 144,12). En sentido amplio, forman una familia todos cuantos están unidos por vínculos de sangre; e incluye cuantos viven bajo el mismo techo, casa y familia vienen a ser vocablos de idéntico significado: Yahvé dijo a Noé: Entra en el Arca, tú y tu familia, pues tú eres el único justo que he encontrado en esta generación.(Gén 7,1). El padre comprobó que a esa misma hora Jesús le había dicho: Tu hijo está vivo. Y creyó él y toda su familia( Filip 4,22). Tanto en él AT como en el Nuevo se recomienda encarecidamente la práctica de las virtudes familiares: Respeta a tu padre y a tu madre, para que se prolongue tu vida sobre la tierra que Yahvé, tu Dios, te da (Ex 20,12). Todos ustedes respetarán a su padre y a su madre. (Lev 19,3). ¡Hijos, óiganme, les habla su padre! Sigan mis consejos y se salvarán. Porque el Señor quiso que los hijos respetaran a su padre, estableció la autoridad de la madre sobre sus hijos. El que respeta a su padre obtiene el perdón de sus pecados; el que honra a su madre se prepara un tesoro. Sus propios hijos serán la alegría del que respeta a su padre; el día en que le implore, el Señor lo atenderá. El que respeta a su padre tendrá larga vida; el que obedece al Señor será el consuelo de su madre. Servirá a los que le dieron la vida como si sirviera al Señor. Actúa así, honra a tu padre de palabra y de hecho, y su bendición se hará realidad para bien tuyo. Pues la bendición de un padre afirma la casa de sus hijos, pero la maldición de una madre la destruye hasta los cimientos. No te alegres de la deshonra de tu padre: su vergüenza nunca será motivo de gloria para ti. El honor de un hombre depende de la reputación de su padre; cuando una madre mereció el desprecio, salieron deshonrados sus hijos. Hijo mío, cuida de tu padre cuando llegue a viejo; mientras viva, no le causes tristeza. Si se debilita su espíritu, aguántalo; no lo desprecies porque tú te sientes en la plenitud de tus fuerzas. El bien que hayas hecho a tu padre no será olvidado; se te tomará en cuenta como una reparación de tus pecados. En el momento de la adversidad será un punto a tu favor, y tus pecados se derretirán como hielo al sol. Abandonar a su padre es como insultar al Señor; el Señor maldice al que ha sido la desgracia de su madre (Sir 3,1-16). Pero los cristianos están llamados a constituir la familia de los hijos de Dios ante cuyas exigencias la familia humana debe pasar a un segundo plano: No piensen que he venido a traer paz a la tierra; no he venido a traer paz, sino espada. Pues he venido a enfrentar al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra. Cada cual verá a sus familiares volverse enemigos. El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí (Mt 10,34-37) EL HOMBRE Y LA MUJER: SERES PARA EL ENCUENTRO

Ya hemos dicho que el ser humano es imagen y semejanza de Dios. Y sólo existen dos maneras de existir como ser humano: como hombre o como mujer. Cada una de estas maneras es parte del Plan de Dios y, por lo tanto, esencial a la persona. La misma ciencia reconoce esta realidad evidente: "La persona humana, según los datos de la ciencia contemporánea, está de tal manera marcada por la sexualidad, que ésta es parte principal entre los factores que caracterizan la vida de los hombres. A la verdad, en el sexo radican las notas características que constituyen a las personas como hombres y mujeres en el plano biológico, sociológico y espiritual, teniendo así mucha parte en su evolución individual y en su inserción en la sociedad" (Declaración "Persona humana", Congregación para la Doctrina de la fe, 1975). La idea de fondo queda clara: el ser humano es hombre o mujer. Y estas dos realidades no están en oposición sino en complementariedad. El sexo tiene un orden claro en el Plan de Dios como expresión del amor. Y el amor sólo se puede vivir en un clima de responsabilidad y madurez expresadas en un compromiso concreto: el matrimonio. El amor es una necesidad fundamental en nuestras vidas y la vida conyugal es una de sus expresiones más hermosas. Dentro de ella se hace uso del acto sexual. El acto sexual tiene como finalidad la unión entre los esposos y la procreación responsable de los hijos. No podemos olvidar que junto con una serie de realidades positivas, existe en el mundo una "cultura de muerte". Y este aspecto de la sexualidad es uno de sus temas preferidos. Últimamente se ha agravado la confusión en materia sexual. Los espectáculos públicos, la misma publicidad,, las películas y medios de comunicación masivos han explotado hasta la saciedad la idea del sexo como una diversión irresponsable. La manera en que la cultura de muerte trata el tema de la sexualidad es de una total falta de respeto para con nuestra dignidad y quienes más sufren las consecuencias son los más jóvenes: hijos sin padre, madres solteras, abortos, homosexualidad. Son cosas de las que se hacen incluso bromas pero que, en el fondo, son muy tristes y dolorosas. Como personas humanas que somos, no estamos llamados a depender de nuestras pasiones sino a ser felices y dueños de nosotros mismos, compartiendo en libertad lo que sólo se logra en un compromiso responsable que dure toda la vida. Ese es el sentido del matrimonio. EL MATRIMONIO Y LA COMUNIÓN ENTRE DIOS Y LOS HOMBRES La comunión de amor entre Dios y los hombres encuentra su mejor imagen y símbolo en la unión matrimonial de los esposos. Así, el término alianza se usa para ambos: Dios estableció una alianza con su pueblo, así como también el hombre y la mujer establecen una alianza cuando contraen matrimonio. Por ello el amor siempre fiel de Dios es ejemplo y fuente de la fidelidad que debe existir siempre en la pareja. Esta comunión entre Dios y los hombres encuentra su pleno y definitivo cumplimiento en el Señor Jesús, cuando por amor asume la naturaleza humana y muere en la cruz por su Esposa, la Iglesia. Actividad Qué nos dice la Biblia sobre la familia Cuáles son las formas de existir según el plan de Dios Cuál es la finalidad de la sexualidad Cómo se establece la alianza entre Dios y los hombres y cuando se da entre el hombre y la mujer JESUCRISTO, FUENTE DE LA GRACIA DEL MATRIMONIO La Constitución Gaudium et Spes nos enseña que "de la misma manera en que Dios en otro tiempo, salió al encuentro de su pueblo por alianza de amor y fidelidad, ahora el Salvador de los hombres y esposo de la Iglesia, mediante el Sacramento del

matrimonio sale al encuentro de los esposos cristianos" (GS 48, 2), permanece con ellos; les da fuerza de seguirle tomando su cruz, de levantarse después de sus caídas, de perdonarse mutuamente, de llevar unos las cargas de los otros, de estar "sometidos unos a otros en el temor de Cristo' (Ef. 5, 2 1) y de amarse con un amor sobrenatural, delicado y fecundo, tanto en las alegrías como en las penas de la vida familiar para después participar en el banquete celestial. El sacramento del matrimonio nace pues, como de una fuente, del sacrificio redentor de Cristo, quien con su pasión y muerte comunica la gracia que santifica. Desde la cruz, el Señor parece dirigirse a todos los cónyuges para decirles: "por ellos me consagro a Ti, para que ellos sean consagrados en la verdad" (Jn. 17, 19). LOS BIENES Y EXIGENCIAS DEL AMOR CONYUGAL. El amor conyugal abarca la totalidad del ser de cada uno de los esposos: el cuerpo, los sentimientos, la inteligencia, la voluntad, la vida espiritual. No es sólo la unión de ambos para formar una sola carne. Exige tener un solo corazón pleno de amor mutuo; exige la indisolubilidad, la fidelidad, la definitiva donación recíproca y la apertura a la fecundidad. Esto no sería nada nuevo. Pero para los cristianos tiene un significado especial, porque al ser sacramento, todo queda elevado hasta el punto de hacer de la unión entre los esposos una expresión de su amor recíproco y del amor que juntos profesan a Dios. Amor que reconoce y acepta en el camino elegido una senda de santificación. Unidad del matrimonio El amor conyugal exige, por su misma naturaleza, la unidad que abarca la vida entera de los esposos. "De manera que ya no sean dos sino una sola carne" (Mt. 19, 6). Esta unidad es integral en la pareja, se trata de estar unidos en los pensamientos, en los sentimientos y en las acciones. "Están llamados a crecer continuamente en su comunión a través de la fidelidad cotidiana a la promesa matrimonial de la recíproca donación total' (Juan Pablo II: Exhortación Familiaris Consorlio, 19). "La unidad del matrimonio aparece, ampliamente confirmada por la igual dignidad personal que hay que reconocer a la mujer y al varón en el mutuo y pleno amor' (GS 49, 2). Indisolubilidad del matrimonio La comunión conyugal se caracteriza no sólo por su unidad sino también por su indisolubilidad: "Esta unión íntima, en cuanto donación mutua de dos personas lo mismo que el bien de los hijos exigen de la plena fidelidad de los cónyuges y reclaman su indisoluble unidad"(GS 48). ¿Por qué la indisolubilidad? Porque los seres humanos tenemos la necesidad de un ambiente familiar seguro y sólido. Sin la indisolubilidad el matrimonio se convertiría en una compromiso dependiente de cualquier circunstancia externa. La iglesia, responsable de guardar el mensaje del Señor, reafirma con fuerza la doctrina de indisolubilidad del matrimonio, especialmente en nuestros tiempos, y repite el anuncio del compromiso de fidelidad entre los esposos, que tiene su fundamento y fuerza en Jesucristo: "Maridos, amen a sus esposas como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a si mismo por ella" (Ef. 5, 25). La indisolubilidad, siendo un elemento fundamental del matrimonio, cristiano, abarca también a las parejas que no tienen descendencia: "Por eso, aunque falte la descendencia (..) permanece el matrimonio como intimidad y participación de la vida toda, y conserva su valor fundamental y su indisolubilidad'(GS 501 3). El don del Sacramento es para, los cristianos vocación y mandamiento, para que permanezcan siempre fieles, por encima d e toda prueba y dificultad, en obediencia al Plan de Dios y así: "Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre" (Mt. 19,6). LA FAMILIA ES UNA IGLESIA DOMÉSTICA La vocación cristiana al matrimonio es un auténtico camino de santificación donde la familia debe ser, ante todo, signo visible de comunión con el Señor. La familia cristiana,

"Iglesia Doméstica", está llamada a vivir del amor, a ser reflejo del Amor de Dios. Por eso el Señor Jesús quiso nacer y crecer en el seno de la Sagrada Familia de José y María, para que tengamos como modelo la familia de Nazaret en la que "los padres han de ser para sus hijos los primeros anunciadores de la fe, con su palabra y con su ejemplo, y han de fomentar la vocación personal de cada uno y, con especial cuidado, la vocación a la vida consagrada" El hogar es así la primera escuela de vida cristiana y "escuela del más rico humanismo" Es en el hogar donde aprendemos el amor fraterno, el gozo del trabajo, la reconciliación, el servicio, la paciencia para la aceptación mutua y sobre todo el culto diario por medio de la oración, la recepción frecuente de los sacramentos y la piedad filial a Santa María. LA APERTURA A LA FECUNDIDAD "Por su naturaleza misma, la institución del matrimonio y el amor conyugal están ordenados a la procreación y a la educación de la prole y con ellas son coronados como su culminación" En su realidad mas profunda, el amor es esencialmente don. El amor conyugal conduce a los esposos a formar "una sola carne" (Gen. 2,24), pero no se agota dentro de la pareja sino que los hace capaces de la máxima donación posible: hacerse cooperadores de Dios al posibilitar el nacimiento de una nueva persona humana. Al hacerse padres, los esposos reciben de Dios el don de una nueva responsabilidad. Su amor paterno está llamado a ser signo visible del mismo amor de Dios "del que proviene toda paternidad en el cielo y en la tierra" (El. 3, 15). LA FAMILIA HOY En muchos ambientes la familia está en crisis. La crisis de la familia es la crisis de la sociedad toda. Es lógico: si las células están enfermas, el cuerpo está enfermo. Muchas de las familias no son lo que deberían ser. ¿Quién tiene la culpa? Difícilmente podríamos señalar a alguien. Existen iniciativas concretas en contra de la familia, iniciativas con nombre y apellido, que brotan de corazones en los que reina la cultura de muerte. Sin embargo, debemos empezar a actuar desde donde podemos: debemos revisar antes que nada nuestro propio corazón. Puede ser que encontremos cosas que no nos gustan pero tenemos que enfrentarías para cambiar. Hablemos claro: la crisis familiar es una crisis de amor. Y esa crisis es nuestra. Todo lo que se diga de la familia se dice de cada persona. El amor es una de las realidades más traicionadas hoy en día. Ocurre con él lo que ocurre con relación a Dios. De la misma manera que se ignora a Dios, se ignora qué es amar. La misma palabra amor es utilizada para expresar cosas que nada tienen que ver con un compromiso humano. Muchas veces expresan las peores violaciones de la dignidad humana. Con tal presión del ambiente, con tantos medios invertidos en deformar la verdad del, amor, se comprende que los jóvenes qué se casan no tengan las cosas claras. Las persona no se preparan para el matrimonio. Suelen confundir sentimientos superficiales y pasajeros con el amor verdadero. Lo más doloroso de esta situación es la cantidad, cada vez en aumento, de los hogares destrozados, cuyas víctimas inocentes resultan ser los hijos, que no reciben amor ni una adecuada formación en la fe. En la vida conyugal y familiar se debe buscar la presencia de Dios para que transforme nuestra vida concreta, para que se manifieste en cada uno de nuestros actos y así se extienda a los demás miembros de la familia. El matrimonio y la familia son realidades que deben ser comprendidas y valoradas a la luz del Evangelio del Señor, para que puedan ser vividas en conformidad con el amoroso Plan salvífico de Dios. Actividad

Para qué Cristo sale al encuentro de los esposos en el matrimonio Qué significa “unidad” e “indisolubilidad” del matrimonio Por qué Cristo quiso nacer en una familia La donación entre los esposos a qué les lleva Cómo está la familia hoy TERCER MOMENTO Todos somos miembros de una familia y, por tanto, todos estamos involucrados hacer de ella el reflejo vivo de la familia de Nazaret. Que propósitos debemos asumir con respecto a nuestras familias. Escribe tres. 1......................................................................................................................................... ........................................................................................................................................... 2......................................................................................................................................... ........................................................................................................................................... 3.........................................................................................................................................

07 EL PECADO Y EL PLAN DE DIOS

PRIMER MOMENTO En este primer momento lee con cuidado este hecho y después de haber reflexionado personalmente, expresa tus impresiones, respondiendo las preguntas que están a continuación. Al finalizar, el trabajo compartirán las conclusiones con toda el aula. Dos jóvenes con muchas ganas de salir adelante, su afán por trabajar les llevó a acceder a un puesto de trabajo en una discoteca. Él atendía el bar y ella las mesas, no les agradaba mucho el ambiente pero sabían que era momentáneo hasta que encontrasen algo mejor. Sin embargo no faltaron ocasiones para que clientes algo atrevidos hicieran propuestas indecentes a Fabiola a las cuales ella nunca accedió. A Esteban por otro lado no dejaba de seducirlo la posibilidad de ganarse algo de dinero fácil accediendo a los requerimientos de clientes "especiales". En una oportunidad Esteban sirvió de acompañante a uno de sus clientes, según le había indicado era sólo para cubrirle las espaldas con un amigo molestoso y así Esteban pensó que ganarse un dinerito extra no vendría mal. En la siguiente oportunidad este mismo cliente le solicitó que le acompañase a su casa, para lo cual Esteban se agenció que uno de sus compañeros lo cubriese en el bar, pues tenía que recoger un encargo y regresar a la discoteca; el hecho es que ya estando en el lugar éste le pidió entrar, en realidad le requirió algo más que entrar, le solicitó pasarla bien con él, Esteban accedió, después de todo pensó, sería por única vez y no llegaría a cosas mayores además de ganarse unos dólares sustanciosos. Fabiola sabía que algo raro estaba pasando a Esteban pero no consiguió que éste le dijera nada, a no ser de la vez que sirvió de guardaespaldas, en todo caso ella decidió renunciar al trabajo en parte por los constantes acosos de clientes atrevidos y por otro lado porque ya Esteban no representaba un apoyo y seguridad para ella, como antes.

1. ¿Qué opinión te merece la actitud de Fabiola y Esteban? 2. ¿Si Esteban te hubiera pedido consejo qué le habrías dicho? SEGUNDO MOMENTO El mal es una realidad presente en ti y en mí, es decir, está muy próximo a nosotros y, sin embargo, poco o casi nada sabemos de él. Lo que a continuación vas a leer y, luego, a trabajar te ayudará a despejar una serie de dudas sobre este punto. EL ORIGEN DEL MAL Todos somos conscientes de que el mal existe y que han sido múltiples las veces que el pecado ha invadido nuestras vidas. Sin embargo, ¿sabemos realmente de dónde procede? Esta pregunta, que en ocasiones es difícil de responder, queda aclarada por la Sagrada Escritura. Veamos qué nos dice, pero antes, tengamos en cuenta que la vida de nuestros primeros padres en el paraíso era feliz. No podían sufrir ningún mal y Dios les había prometido la inmortalidad; además, todo en la tierra era muy bueno como dice la Biblia. Y, sobre todo, gozaban de la amistad y del trato familiar con Dios. Entonces, ¿qué sucedió?, ¿por qué ahora existe el mal y el sufrimiento?, ¿por qué muchos hombres se odian y hay guerras? La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yahvé Dios había hecho. Dijo a la mujer: «¿Es cierto que Dios les ha dicho: No coman de ninguno de los árboles del jardín?» La mujer respondió a la serpiente: «Podemos comer de los frutos de los árboles del jardín, pero no de ese árbol que está en medio del jardín, pues Dios nos ha dicho: No coman de él ni lo prueban siquiera, porque si lo hacen morirán.» La serpiente dijo a la mujer: «No es cierto que morirán. Es que Dios sabe muy bien que el día en que coman de él, se les abrirán a ustedes los ojos; entonces ustedes serán como dioses y conocerán lo que es bueno y lo que no lo es.» A la mujer le gustó ese árbol que atraía la vista y que era tan excelente para alcanzar el conocimiento. Tomó de su fruto y se lo comió y le dio también a su marido que andaba con ella, quien también lo comió. Entonces se les abrieron los ojos y ambos se dieron cuenta de que estaban desnudos. Cosieron, pues, unas hojas de higuera, y se hicieron unos taparrabos. Oyeron después la voz de Yahvé Dios que se paseaba por el jardín, a la hora de la brisa de la tarde. El hombre y su mujer se escondieron entre los árboles del jardín para que Yahvé Dios no los viera. Yahvé Dios llamó al hombre y le dijo: «¿Dónde estás?» Este contestó: «He oído tu voz en el jardín, y tuve miedo porque estoy desnudo; por eso me escondí.» Yahvé Dios replicó: «¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol que te prohibí?». El hombre respondió: «La mujer que pusiste a mi lado me dio del árbol y comí.». Yahvé dijo a la mujer: «¿Qué has hecho?» La mujer respondió: «La serpiente me engañó y he comido.» (Gn. 3,1-13) Al relato bíblico, lejos de pretender darnos una narración exacta de los hechos que envolvieron al mal, le interesa, sobre todo, dejar en claro que fue el hombre quien lo introdujo en el mundo y que fue el demonio, el padre de la mentira, que lo tentó aceptando libre y voluntariamente sus insinuaciones accediendo cometer el Pecado Original. Si haz leído con atención la lectura del primer pecado de habrás dado cuenta de que el demonio sale al encuentro de Eva y lo hace mintiendo. No es cierto que Dios haya prohibido comer de todos los frutos del jardín. No es cierto que comiendo del fruto serían como dioses. Si hubiera sido así, como les dijo el demonio, ellos se hubiesen sentido muy bien después. Pero como todo era mentira tras mentira cayeron en la cuenta que estaban desnudos y sintieron mucha vergüenza y se hicieron unos taparrabos para cubrirse. Luego de su cometido y después de que Adán y Eva no

consiguieron lo que querían (ser como Dios) sino más bien se apoderó de ellos una profunda tristeza, el demonio se marchó. Este es el recorrido que hace el demonio cuando nos quiere hacer cometer un pecado. Nos pinta la realidad de tal manera que nos la hace ver tan atractiva, pero no es así. Si no estamos atentos es seguro que nos convenza. Pero, finalmente, acaso, no hemos sentido que nuestra conciencia, después de haber cometido esa falta, nos condena, nos remuerde. Y, acaso, está ahí el tentador para consolarnos. Indudablemente ya se fue y es Dios que desde las profundidades de nuestra conciencia nos busca para preguntarnos por el mal que hemos cometido. Todo este desequilibrio que se obra en el interior del hombre y en el mundo es causa de este primer pecado que destruye el plan amoroso de Dios de venos por siempre felices. Veamos ahora, teniendo en cuenta también la Biblia, cuáles fueron las consecuencias del primer pecado que perduran hasta ahora. CONSECUENCIAS DEL PECADO ORIGINAL Empecemos, como hemos dicho, con lo que nos refiere la Biblia sobre este punto: “A la mujer le dijo: «Multiplicaré tus sufrimientos en los embarazos y darás a luz a tus hijos con dolor. Siempre te hará falta un hombre, y él te dominará." Al hombre le dijo: «Por haber escuchado a tu mujer y haber comido del árbol del que Yo te había prohibido comer, maldita sea la tierra por tu causa. Con fatiga sacarás de ella el alimento por todos los días de tu vida. Espinas y cardos te dará, mientras le pides las hortalizas que comes. Con el sudor de tu frente comerás tu pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste sacado. Sepas que eres polvo y al polvo volverás.» El hombre dio a su mujer el nombre de «Eva», por ser la madre de todo viviente. En seguida Yahvé Dios hizo para el hombre y su mujer unos vestidos de piel y con ellos los vistió... Y así fue como Dios lo expulsó del jardín del Edén para que trabajara la tierra de la que había sido formado. Habiendo expulsado al hombre, puso querubines al oriente del jardín del Edén, y también un remolino que disparaba rayos, para guardar el camino hacia el Árbol de la Vida” Dios condenó enérgicamente a Adán y Eva por el primer pecado cuyas consecuencias saltan a la vista en el texto que acabas de leer. ¿Qué significan todas estas palabras de Dios?. Veamos, entonces, que significó para el hombre cometer el pecado original: ♣ Perdida de la amistad con Dios El pecado de nuestros primeros padres fue la mayor traición que puede pensarse. Todo lo que tenían se lo debían a Dios. Pero cuando el demonio dijo: “serán como dioses”, prefirieron olvidar que todo lo que tenían se lo debían a Él, y cometieron su pecado de desobediencia y soberbia. En cuanto pecaron la situación cambió por completo. Ellos mismos sintieron en su interior que todo había cambiado repentinamente. Su corazón ya no sentía felicidad y amor de Dios, sino desconsuelo y horror. El hombre y al mujer al pecar, perdió también la dicha de convivir familiarmente con Dios en el Paraíso. La situación de santidad y felicidad en que fueron creados nuestros primeros padres se transformó por el pecado en otra bien distinta. ♣ Por el pecado Original: − Los hombres quedaron despojados de la gracia divina. − La humanidad quedó sometida al imperio de la muerte, inclinada hacia al mal. − Quedó sujeta al dominio de la tentación. El pecado, tanto en el pasado como en el presente, es la rebeldía humana contra el plan amoroso de Dios. Así vino el mal al mundo y así viene todavía hoy . Por esta rebeldía, el hombre establece una ruptura con Dios, con los demás, consigo mismo y con lo creado.

♣ El pecado original se transmite a todos los hombres Adán y Eva eran los únicos hombres sobre la tierra, formaban la totalidad de la

humanidad, ya que no había ningún ser humano fuera de ellos. Por eso la humanidad entera heredó el pecado y sufrió la expulsión del paraíso. Si Adán y Eva hubieran sido fieles nos hubieran transmitido la amistad divina y la gracia, pero con su desobediencia nos trajeron el desorden del pecado. de este modo, Adán, que era principio y cabeza del género humano, perdió también para sus descendientes la gracia y los demás dones con que Dios le había dotado. Por eso cuando nacemos, venimos al mundo privados de la gracia. A esto llamamos pecado original. este pecado afecta a cada hombre como propio y se opera con la generación. El pecado original, por el que el hombre no acepta el amor de Dios, hace que cada hombre al nacer este incapacitado para ser fiel al plan de Dios por sus propias fuerzas y este necesitado de perdón y reconciliación. Sólo existe una criatura que no ha contraído el pecado original: la Virgen María, que fue Inmaculada y llena de gracia del primer instante de su concepción, por especial privilegio de Dios. Actividad 1................................................................................................Todas la palabras del demonio son pura mentira.........................................................( ) 2................................................................................................Lo que terminó por convencer a la mujer fue la idea de que podía llegar a ser como Dios ( ) 3................................................................................................Adán no asumió su culpa sino mas bien culpó a su mujer de tal pecado.....................( ) 4................................................................................................La narración del pecado narra los hechos tal cual sucedieron...................................( ) 5................................................................................................El mal en el mundo fue introducido por el hombre por culpa de Dios...........................( ) 6................................................................................................Todo el mal en nosotros y en el mundo es producto del primer pecado.............................( ) 7................................................................................................El Pecado Original tuvo consecuencia muy graves para el hombre y para el mundo.......( ) 8................................................................................................El pecado original se transmite a todos los hombres y se borra con el bautismo.....( ) 9................................................................................................María es la única criatura que no tuvo ningún pecado......................................................( ) 10..............................................................................................El pecado de nuestros primeros padres fue la mayor traición que puede pensarse( ) EL PECADO Y LAS RUPTURAS El hombre creado por amor y para el amor, es un ser para el encuentro, por eso Dios dispone de un plan para él, invitándolo a vivir en armonía en cuatro relaciones: con Dios, con los demás, consigo mismo y con lo creado. La principal víctima del pecado es el hombre mismo que, llamado a vivir para el encuentro, se ve profundamente frustrado no puede ser feliz, pues las rupturas causadas por el pecado se lo impiden. ♣ El hombre rompe con Dios Esta es la principal ruptura y muy bien se la puede considerar como la fuente de las demás. Al pecar hacemos un mal uso de la libertad, rechazamos a Dios y al Plan de amor que nos tiene para nosotros y pretendemos construir nuestras vidas a espaldas de Él. ♣ El hombre rompe consigo mismo El pecado original introduce en el hombre la ruptura pues su naturaleza se ve profundamente dañada, pierde la semejanza y su imagen se ve oscurecida. Quebrado interiormente, el hombre se descubre débil, con una inclinación al mal, rompe su paz interior, pierde la alegría, se siente confundido por muchos males y

sólo piensa en su presente que no lo puede llenar. ♣ El hombre rompe con los demás Al romper con Dios, el hombre pierde el sentido de sus semejantes, ya nos lo considera sus hermanos pues ha perdido al Padre común. La relación con los demás ya no se basa en el amor sino en el egoísmo, el odio, la envidia. A consecuencia del egoísmo, se perturban las relaciones humanas en la familia, en las relaciones públicas, en la política, en las relaciones internacionales, etc. Y de este modo se pierde la paz. ♣ El hombre rompe con lo creado A partir del pecado, la tierra misma se ve maldita porque el hombre ya no se busca cumplir con el plan de Dios en lo creado, sino que se guía por sus caprichos y planes egoístas. Esto va llevando lo creado a la destrucción pues lo explota desmedidamente, causando los daños irreparables. Esta ruptura se hace palpable en la extinción de algunas especies naturales por la acción del hombre, en la desaparición de la capa de ozono, en la contaminación ambiental entre otras cosas. EL PECADO Y LAS VIRTUDES MORALES Cuando nosotros libre y voluntariamente hacemos algo en contra del amor a Dios y del prójimo cometemos un pecado. No todos los pecados son iguales. Pecados mortales o graves son los que producen en el hombre la muerte espiritual: es decir, la enemistad y el alejamiento de Dios. Para que exista un pecado mortal es preciso que se den a la vez estos tres elementos: ♣ Materia grave: precisada por los diez mandamientos. ♣ Pleno conocimiento: darse cuenta de que aquello nos aparta de Dios gravemente. ♣ Perfecto consentimiento: que a pesar de ello, querer hacerlo. Otros pecados son veniales o leves, porque son faltas contra Dios, aunque no privan de la amistad con Él. Son pecados menos graves que el pecado mortal, que nos demuestran la imperfección y la debilidad de nuestro amor a Dios y a los hermanos. ♣ Merecen penas temporales. ♣ Nos disponen para caer en pecados graves. ♣ Debilitan la fidelidad. ♣ Enfrían la caridad. ♣ Impiden el progreso del alma en el ejercicio de las virtudes. PECADOS CAPITALES Y VIRTUDES MORALES Se le llaman capitales porque generan otros vicios. Son la soberbia, la avaricia, la lujuria, la ira, la gula, la envidia y la pereza. ♣ La Soberbia: Es el afán desordenado por lograr la propia excelencia. El soberbio cree que siempre tiene la razón y piensa que es mejor que los demás y por ello los desprecia. A la soberbia se le opone la virtud de la humildad que no se trata de creernos totalmente despreciables ni de menospreciar nuestras cualidades. Es más bien tener una visión equilibrada y verdadera de uno mismo. ♣ La avaricia: es el deseo desordenado de los bienes materiales. En lugar de considerar los bienes terrenos como medios para cumplir el plan de Dios, el avaro convierte sus riquezas en dioses a los que sirve en los que pone toda su confianza. Lo contrario a la avaricia es la generosidad y el desprendimiento de los bienes terrenos que no es lo mismo que desprecio. Se trata de darles una valoración como medios que Dios nos concede para poder cumplir el plan de Dios. ♣ La lujuria: es la debilidad o afán desordenado por el placer sexual. Se le conoce también como el pecado de impureza. La virtud contraria es la castidad o pureza. ♣ La ira: ira es la pasión desordenada que impulsa a la búsqueda de la venganza por algún mal recibido. La virtud contraria es la mansedumbre que nos enseña el Señor Jesús desde la cruz.

♣ La gula: es la búsqueda desordenada del pacer en el comer y el beber. Se le opone la virtud de la templanza que pone orden en nuestro interior y nos permite ser equilibrados y mantener el punto medio entre el comer por necesidad y no por desorden. ♣ La envidia: es la tristeza por el bien ajeno. El envidioso se entristece al ver el bien de los demás e incluso llega a tratar de arrebatarlo o impedirlo, pues cree que el bien del otro lo destruye. Para combatir la envidia debemos vivir el amor fraterno. ♣ La pereza: es el rechazo a todo esfuerzo y trabajo. El perezoso se deja llevar por la búsqueda de la comodidad y deja sin realizar sus obligaciones. La virtud contraria a este pecado es la diligencia o laboriosidad que implica salir con prontitud a la realización de las tareas. Actividad 1. ¿Cuál es la principal ruptura que introduce el pecado? ............................. 2. El hombre ¿a qué queda inclinado por el pecado original?.......................... 3. ¿Después del pecado la relación con los demás en que se basa?................... 4. ¿A qué conduce la ruptura con lo creado?.............................................. 5. ¿Qué hacemos cuando actuamos mal libre y voluntariamente?..................... 6. ¿Todos los pecados son iguales?........................... 7. ¿El pecado mortal que produce?.............................................. 8. ¿Qué se necesita para un pecado mortal?................................... 9. ¿Por que son pecados capitales?............................................... 10. ¿Que vicio rechaza todo tipo de esfuerzo?................................. 11. ¿Qué nos impulsa a la venganza?............................................. 12. ¿Qué nos impulsa a comer y beber desordenadamente? 13. ¿Cuál es el vicio del desorden sexual?................................ 14. ¿A qué nos lleva la soberbia? ............................................................. 15. ¿Quiénes impiden el progreso espiritual?............................................... 16. ¿Qué vicio nos entristece por el bien ajeno?.......................................... 17. ¿Cuál es la virtud que se opone a la lujuria?.......................................... 18. ¿Contra la pereza que virtud se la opone? ............................................. 19. ¿Qué otro nombre reciben los pecados leves? ........................................ 20. ¿La soberbia es una virtud moral?.................. TERCER MOMENTO

Las consecuencias del mal en el mundo y en hombre son producto del primer pecado del hombre. Los males de nuestro tiempo son también producto del pecado del hombre de hoy. Qué hacer para evitar las ocasiones de pecado para que nuestro mundo se mejor. En las líneas de abajo tres formas de evitar el pecado. 1 ................................................................................................... 2 ................................................................................................... 3 ................................................................................................... ...................................................................................................

08 DIOS NOS MUESTRA SU AMOR Y PERDON
PRIMER MOMENTO A lo largo de la historia los hombres han realizado pactos que han servido para llegar a un acuerdo común y evitar, por lo general, conflictos. En este primer momento comparte con tus compañeros las posibles respuestas de las preguntas que están abajo y, luego, escribe las conclusiones. ¿Qué son pactos o alianzas? Narra algún pacto del que tengan conocimiento................................................................ SEGUNDO MOMENTO Después del pecado, Dios anuncia al Salvador con quien se renovara la Alianza nueva y definitiva y que se anuncia constantemente en el Antiguo Testamento por medio de los profetas, amigos predilectos de Dios. Veamos, en primer lugar, la promesa que Dios hace del Salvador. DIOS PROMETE UN SALVADOR El texto que voy a poner a tu consideración ya lo hemos visto cuando hablamos de la presencia de María como Madre del Salvador. Este mismo texto nos va a servir para este nuevo tema, pero la orientación que le vamos a dar es otra. En él vemos de manera precisa la promesa que Dios hace al hombre y el compromiso que Él mismo asume desde entonces. Leamos el texto bíblico para luego pasar a interpretar su significado. “Entonces Yahvé Dios dijo a la serpiente: Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre y comerás tierra por todos los días de tu vida. Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te pisará la cabeza mientras tú herirás su talón” (Gn.3,14-15) Este texto bíblico llamado proto evangelio porque anuncia anticipadamente el nacimiento del Mesías, expresa algunas ideas muy claras respecto de Cristo. Por un lado se dirige al demonio representado bajo la imagen de la serpiente a quien

la maldice enérgicamente por haber engañado a Adán y Eva, pues es él padre de la mentira. Inmediatamente después habla en los siguientes términos: “Haré que haya enemistad entre ti y la mujer”: este texto expresa con claridad la profunda enemistad que a partir de ese momento pondrá entre el demonio y la mujer. Ten en cuenta que no dice esta mujer refiriéndose a Eva, sino que dice “La Mujer”, mencionando a alguien que en verdad pudiese hacerle frente al demonio y negarse a sus insinuaciones. “Entre tu descendencia y la suya”: Quién será la descendencia del demonio y quien será la descendencia de la Mujer. Ambas serán rivales irreconciliables. Pues bien, la descendencia del demonio será el mal, la injusticia, el pecado y hasta la misma muerte. Y la descendencia de la mujer será el Mesías, es decir, Cristo. Como ves este texto expresa claramente el deseo de Dios de salvar a la humanidad después del pecado. Dios es extremadamente bondadoso y misericordioso, pues a pesar del pecado del hombre no lo abandona a su suerte, sino que inicia, con este acontecimiento, el camino de la salvación del hombre. Para el cumplimiento de esta promesa, Dios quiere entablar una alianza con su pueblo. La historia de estos pactos los tenemos en el Antiguo Testamento. Veamos algunos de ellos. LA ALIANZA DE DIOS CON LA HUMANIDAD Una vez rota la unidad del género humano por el pecado, Dios decide desde el comienzo salvar a la humanidad a través de una serie de etapas. La Alianza con Noé después del diluvio (cf. Gn 9,9) expresa el principio de la salvación divina con las "naciones", es decir, con los hombres agrupados "según sus países, cada uno según su lengua, y según sus clanes" (Gn 10,5; cf. 10,20-31). La alianza con Noé permanece en vigor mientras dura el tiempo de las naciones (cf. Lc 21,24), hasta la proclamación universal del evangelio. La Biblia venera algunas grandes figuras de las "naciones", como "Abel el justo", el rey-sacerdote Melquisedec (cf. Gn 14,18), o los justos "Noé, Daniel y Job" (Ez 14,14). De esta manera, la Escritura expresa qué altura de santidad pueden alcanzar los que viven según la alianza de Noé en la espera de que Cristo "reúna en uno a todos los hijos de Dios dispersos" (Jn 11,52). Para reunir a la humanidad dispersa, Dios elige a Abraham llamándolo "fuera de su tierra, de su patria y de su casa" (Gn 12,1), para hacer de él "Abraham", es decir, "el padre de una multitud de naciones" (Gn 17,5): "En ti serán benditas todas las naciones de la tierra" (Gn 12,3 LXX; cf. Ga 3,8). El pueblo nacido de Abraham será el depositario de la promesa hecha a los patriarcas, el pueblo de la elección (cf. Rom 11,28), llamado a preparar la reunión un día de todos los hijos de Dios en la unidad de lo Iglesia (cf. Jn 11,52; 10,16); ese pueblo será la raíz en la que serán injertados los paganos hechos creyentes (cf. Rom 11,17-18.24). Después de la etapa de los patriarcas, Dios constituyó a Israel como su pueblo salvándolo de la esclavitud de Egipto. Estableció con él la alianza del Sinaí y le dio por medio de Moisés su Ley, para que lo reconociese y le sirviera como al único Dios vivo y verdadero, Padre providente y juez justo, y para que esperase al Salvador prometido (cf. DV 3). Israel es el pueblo sacerdotal de Dios (cf. Ex 19,6), el que "lleva el Nombre del Señor" (Dt 28,10). Es el pueblo de aquellos "a quienes Dios habló primero", el pueblo de los "hermanos mayores" en la fe de Abraham. Por los profetas, Dios forma a su pueblo en la esperanza de la salvación, en la espera de una Alianza nueva y eterna destinada a todos los hombres (cf. Is 2,2-4), y

que será grabada en los corazones (cf. Jr 31,31-34; Hb 10,16). Los profetas anuncian una redención radical del pueblo de Dios, la purificación de todas sus infidelidades (cf. Ez 36), una salvación que incluirá a todas las naciones (cf. Is 49,5-6; 53,11). Serán sobre todo los pobres y los humildes del Señor (cf. So 2,3) quienes mantendrán esta esperanza. Las mujeres santas como Sara, Rebeca, Raquel, Miriam, Débora, Ana, Judit y Ester conservaron viva la esperanza de la salvación de Israel. De ellas la figura más pura es María (cf. Lc 1,38). LOS PROFETAS ANUNCIAN AL SALVADOR Yahvé se dirigió otra vez a Ajaz, por medio de Isaías, que le dijo: Pide a Yahvé, tu Dios, una señal, aunque sea en las profundidades del lugar oscuro o en las alturas del cielo. Respondió Ajaz: No la pediré, porque no quiero poner a prueba a Yahvé. Entonces Isaías dijo: ¡Oigan, herederos de David! ¿No les basta molestar a todos, que también quieren cansar a mi Dios? El Señor, pues, les dará esta señal: La joven está embarazada y da a luz un varón a quien le pone el nombre de Emmanuel, es decir: Dios-con-nosotros. El niño se alimentará de leche cuajada y miel hasta que sepa rechazar lo malo y elegir lo bueno. Porque antes de que sepa rechazar lo malo y elegir lo bueno, los territorios d los dos reyes que ahora te amenazan, serán destruidos y Yahvé te enviará a ti, a tu pueblo y familia, días tan malos como nunca los hubo desde que Efraím se separó de Judá. El pueblo que caminaba en la noche divisó una luz grande; habitaban el oscuro país de la muerte, pero fueron iluminados. Tú los has bendecido y multiplicado, los has colmado de alegría. Es una fiesta ante ti como en un día de siega, es la alegría de los que reparten el botín. Pues el yugo que soportaban y la vara sobre sus espaldas, el látigo de su capataz, tú los quiebras como en el día de Madián. Los zapatos que hacían retumbar la tierra y los mantos manchados de sangre van a ser quemados: el fuego los devorará. Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; le ponen en el hombro el distintivo del rey y proclaman su nombre: Consejero admirable, Dios fuerte, Padre que no muere, príncipe de la Paz.. Una rama saldrá del tronco de Jesé, un brote surgirá de sus raíces. Sobre él reposará el Espíritu de Yahvé, espíritu de sabiduría e inteligencia espíritu de prudencia y valentía, espíritu para conocer a Yahvé y para respetarlo. No juzgará por las apariencias ni se decidirá por lo que se dice, sino que hará justicia a los débiles y defenderá el derecho de los pobres del país. Su palabra derribará al opresor, el soplo de sus labios matará al malvado. Salta, llena de gozo, oh hija de Sión, lanza gritos de alegría, hija de Jerusalén. Pues tu rey viene hacia ti; él es santo y victorioso, humilde, y va montado sobre un burro, sobre el hijo pequeño de una burra. Destruirá los carros de Efraím y los caballos de Jerusalén. Entonces se podrá romper el arco con flechas, pues él dictará la paz a las naciones. Extenderá su dominio de un mar al otro mar, y desde el Eufrates hasta el fin del mundo. Seguí contemplando la visión nocturna: En las nubes del cielo venía uno como hijo de hombre. Se dirigió hacia el Anciano y fue llevado a su presencia. A él se le dio poder, honor y reino, y todos los pueblos y las naciones de todos los idiomas le sirvieron. Su poder es poder eterno y que nunca pasará; y su reino jamás será destruido. Todos estos textos han sido tomados del Antiguo Testamento. Si haz leído detenidamente habrás podido comprobar que cada uno de ellos tiene algo en común. Pues bien, todos anuncian con mucha anticipación del Salvador, de Jesucristo. Son los profetas, como Isaías y Zacarías, a los que se les es dada esta visión extraordinaria. Los hombres son personajes del Antiguo Testamento que surgieron ante la necesidad de anunciar a Dios y sus promesas porque el pueblo de Israel y sus reyes se habían alejado de Dios. Es entonces que anuncian de forma muy detallada, incluso, al Mesías y que Él devolverá al Pueblo la amistad perdida por sus múltiples pecados.

CUMPLIMIENTO DE LA NUEVA ALIANZA Todo lo que relata el Antiguo Testamento es una preparación para la llegada del Señor Jesús como Salvador. Los profetas van anunciando su llegada y preparan al pueblo de Israel para acogerlo. Con la promesa de una alianza nueva y definitiva se anuncia y se promete la venida de un Salvador para la humanidad entera. La venida de Jesús que se hace carne en María, es la culminación de toda la espera del pueblo de Israel y de toda la humanidad. “Pues llegada la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, el cual nació de mujer y fue sometido a la ley, con el fin de rescatar a los que estaban sometidos a la Ley, para que así llegásemos a ser hijos adoptivos de Dios” (Gal. 4,4-5) Esto que dice san Pablo, significa que Jesús viene en un momento culminante y especial. El es la cumbre de todos los anuncios antiguos de la salvación. Hacia Él apuntan todos las profecías y en Él se cumplen. Con Jesús, el Señor, entre nosotros se inicia la alianza nueva y definitiva. Es la definitiva pues ya no habrá otra más, todo gira en torno a ella. Este nuevo pacto nos transforma interiormente y convierte nuestros corazones, haciendo que nuestras amistad con Dios sea realmente nueva. A partir de la nueva alianza nos convertimos pues en verdaderos hijos del Señor. A CONTINUACIÓN REALIZA LAS SIGUIENTES ACTIVIDADES, PERO TEN EN CUENTA LAS INDICACIONES. RESPONDE VERDADERO O FALSO SEGÚN CORRESPONDA AYUDADO DE LOS TEXTOS UNO Y DOS El proto evangelio se encuentra en el Evangelio. .( ) El proto evangelio narra la promesa mesiánica....( ) El proto evangelio narra anticipadamente al Mesías ( ) El deseo de Dios de salvar a la humanidad se menciona en el proto evangelio La alianza entre Dios y Noé se dio después del diluvio ( ) Dios elige también a Abraham para pactar también con Él ( ) Dios estableció una alianza con el pueblo de Israel ( ) Dios salvo a Egipto de la esclavitud de los judíos. ( ) La alianza nueva y eterna es anunciada por los reyes del Antiguo Testamento Moisés da la Ley de Dios para que lo reconociese y le sirviera como al único ( RESPONDE LAS SIGUIENTES PREGUNTAS CON LOS TEXTOS TRES Y CUATRO Enumera las características que mencionan los profetas del Mesías prometidas Qué decir acerca de los profetas........................................................................................ Por que decimos que la alianza es “Nueva” y “Definitiva”................................................. En quién se cumplen las promesas mesiánicas.................................................................. Con quién se cumple la alianza nueva y definitiva............................................................. TERCER MOMENTO Dios nos prometió un salvador y no rompió su promesa, la cumplió. Nosotros , en relación a este tema a que te comprometes. Escribe tres propósitos y ponlos en práctica,

(

)

( )

)

09 JESUS HERMANO Y AMIGO

PRIMER MOMENTO Cristo es un personaje impresionante que ha influido en la historia y en la vida de miles de personas. Su vida fue ejemplar y sus enseñanzas perduran de generación en generación. Qué pueden decir ustedes de Jesús. En las líneas de abajo desarrolla esta idea con las siguientes preguntas. ¿Quién es Jesús para ustedes? ¿Qué datos de su vida conocen? ¿Que lugar ocupa en sus vidas? SEGUNDO MOMENTO A las ideas que en grupo han expuesto vamos a completarlas con otras que te van a servir para conocer con mayor precisión a este gran personaje que pasa a ser nuestro Dios y Salvador. Lee con cuidado los contenidos y desarrolla las actividades. CUMPLIMIENTO DE LAS PROMESAS A lo largo de la historia de nuestra salvación, vemos que Dios permanece fiel a todos los pactos y alianzas que ha realizado con el pueblo de Israel, desde los orígenes hasta nuestros días. Es así como la Historia de la Salvación del hombre comienzo con una promesa: la promesa de la venida de un Salvador; un Salvador que redimirá al hombre del pecado que lo aleja de Dios. Esta promesa va adquiriendo distintas características según la situación vivida por el pueblo de Israel.
− − −

Abraham recibe la promesa de una descendencia. Moisés recibe la promesa de que Yahvé lo asistirá en la liberación de Israel. A los israelitas en el desierto y en Canaán se les promete que Yahvé estará con ellos y los defenderá si cumplen su alianza. Yahvé promete a David que sus descendientes permanecerán para siempre en el trono de Israel.

Ya en tiempos de los reyes y con la venida de los profetas, el anuncio de la promesa del Mesías adquiere características concretas:

Será el Ungido de Dios: El ser ungido con aceite era signo claro de ser elegido por Dios para una misión importante dentro del pueblo. Para el fiel cumplimiento de esta misión, Dios le entrega su espíritu que lo acompañaba permanentemente El Mesías será Rey: Todos los reyes eran ungidos para gobernar al pueblo según el Espíritu de Dios. El Mesías vendrá a instaurar el Reino de Dios en los corazones de todos. David recibe la promesa de que su descendiente, el Mesías, gobernará eternamente en su trono. El Mesías será Pastor: Conducirá al pueblo de Israel por los caminos que Dios le ha señalado..

MESÍAS, REY ESPIRITUAL Pero un pequeño grupo de israelitas, los pobres de Yahvé, esperaban un Mesías distinto al que recién hemos descrito: establecería el reino de Dios en el mundo, pero

no un reino de poderío y riqueza, sino un reino que consiste en que Dios gobierna por su amor y su gracia en el corazón de cada uno de los hombres. El Mesías será así:
− − −

Rey y pastor, que conducirá a las almas por el camino de la alianza. Profeta, pues anunciará el reino entre los hombres. Sacerdote, porque ofrecerá el sacrificio de sí mismo al Padre.

Con la llegada del Mesías se cumplen las promesas y la más importante porque Dios Padre envía a su propio Hijo para el perdón de nuestros pecados, y para traernos una vida nueva como hijos del mismo Dios. LA IDENTIDAD DE CRISTO La presencia de Cristo ya es anunciada en el Antiguo Testamento. En el tema anterior hemos visto cómo los profetas lo anuncian con el fin de que el pueblo de Israel recobre la esperanza en las promesas mesiánicas hechas por Dios. El pueblo Judío era consciente, pues, de que llegaría un Salvador y los libros del Nuevo Testamento, como por ejemplo el Evangelio de Lucas, nos lo muestran. “¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha venido a rescatar a su pueblo! Nos ha enviado un poderoso salvador, un descendiente de David, su siervo. Esto es lo que había prometido en el pasado por medio de sus santos profetas: que nos salvaría de nuestros enemigos y de todos los que nos odian, que tendría compasión de nuestros antepasados y que no se olvidaría de su santa alianza. (Lucas 1:68-72) Este texto, tomado del Evangelio de Lucas, es un himno. Fue recitado por Zacarías, padre de Juan, después de haber permanecido mudo debido a su incredulidad. Zacarías se siente feliz y movido por el Espíritu Santo, da gracias a Dios con las palabras que acabas de leer. Este texto identifica a Cristo como un “Poderoso Salvador” que va a rescatar a su pueblo. También se indica que Él es descendiente de David y es, además, compasivo. Aunque contamos con estas características y con las que hemos anotado en tema anterior, a Cristo se le identifica sobre todo como el Hijo de Dios, porque realmente lo es. En cuanto Jesús fue bautizado y salió del agua, el cielo se le abrió y vio que el Espíritu de Dios bajaba sobre él como una paloma. Se oyó entonces una voz del cielo, que decía: “Este es mi Hijo amado, a quien he elegido. Mateo 3:16-17 Mientras Pedro estaba hablando, una nube luminosa se posó sobre ellos, de la nube salió una voz, que dijo: “Este es mi Hijo amado, a quien he elegido: escúchenlo.” Mateo 17:5 Su mismo Padre da testimonio de eso. En el primer texto Cristo es bautizado por Juan e inmediatamente después Dios dirige su palabra. En el segundo texto, Cristo, es acompañado por Pedro, Santiago y Juan a un monte. Transcurrido un tiempo se escucha la voz de Dios expresando la misma idea. Mi Padre me ha entregado todas las cosas. Nadie conoce realmente al Hijo, sino el Padre;

y nadie conoce realmente al Padre, sino el Hijo y aquellos a quienes el Hijo quiera darlo a conocer. (Mateo 11:27) Y si Dios me consagró a mí y me envió al mundo, ¿cómo pueden ustedes decir que lo he ofendido porque dije que soy Hijo de Dios? (Juan 10:36) Estos dos textos salen de la boca de Cristo y Él, ya no su Padre, se identifica como Hijo de Dios. Esto es una prueba más que evidente de su filiación divina.

1.................................................................................................Dios permanece fiel a los pactos con el pueblo de Israel................................................( ) 2.................................................................................................La historia de la salvación del hombre empieza con una promesa....................................( ) 3.................................................................................................La promesa hecha al hombre consiste en despojarles de la gracia divina........................( ) 4.................................................................................................La promesa mesiánica va adquiriendo nuevas características con el paso del tiempo.....( ) 5.................................................................................................La promesa mesiánica se inicia con Abraham...............................................................( ) 6.................................................................................................La defensa de Dios al pueblo de Israel se realiza si ellos no cumplen su alianza..............( ) 7.................................................................................................En tiempos de los reyes y los profetas es anunciado el Mesías.........................................( ) 8.................................................................................................Urgir a alguien era signo de una misión especial.....................................................( ) 9.................................................................................................Como Rey, Cristo instaurara un reino terreno..................................................................( ) 10...............................................................................................Instaurar el Reino de Dios será la misión de Cristo en la tierra..................................( ) 11...............................................................................................En el Antiguo Testamento Cristo, Pastor, llevará a su pueblo a la tierra prometida. .( ) 12...............................................................................................El Reino de Cristo es un reino espiritual...............................................................( ) 13...............................................................................................El Reino de Cristo es un reino que se instaurará a través del amor.................................( ) 14...............................................................................................Cristo es Rey, Sacerdote y Profeta ..............................................................................( ) 15...............................................................................................Cristo ofrecerá sacrificios como en el Antiguo Testamento..............................................( ) 16...............................................................................................Su misión profética la realiza ofreciéndose como sacrificio.................................( ) 17...............................................................................................Dios se expresa de Cristo como Hijo suyo......................................................................( ) 18...............................................................................................Cristo habla de sí mismo como Hijo de Dios.......................................................................( ) 19...............................................................................................El Nuevo Testamento anuncia también a Cristo, Salvador..................................................( ) 20...............................................................................................Zacarías habla de Cristo en el Nuevo testamento...........................................................( ) NOMBRES DEL SALVADOR Jesús: Jesús quiere decir en hebreo: "Dios salva". En el momento de la anunciación, el ángel Gabriel le dio como nombre propio el nombre de Jesús que expresa a la vez su identidad y su misión (cf. Lc 1, 31). Ya que "¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?"(Mc 2, 7), es él quien, en Jesús, su Hijo eterno hecho hombre "salvará a su pueblo

de sus pecados" (Mt 1, 21). En Jesús, Dios recapitula así toda la historia de la salvación en favor de los hombres. Cristo: Cristo viene de la traducción griega del término hebreo "Mesías" que quiere decir "ungido". No pasa a ser nombre propio de Jesús sino porque él cumple perfectamente la misión divina que esa palabra significa. En efecto, en Israel eran ungidos en el nombre de Dios los que le eran consagrados para una misión que habían recibido de él. Este era el caso de los reyes (cf. 1 S 9, 16; 10, 1; 16, 1. 12-13; 1 R 1, 39), de los sacerdotes (cf. Ex 29, 7; Lv 8, 12) y, excepcionalmente, de los profetas (cf. 1 R 19, 16). Este debía ser por excelencia el caso del Mesías que Dios enviaría para instaurar definitivamente su Reino (cf. Sal 2, 2; Hch 4, 26-27). El Mesías debía ser ungido por el Espíritu del Señor (cf. Is 11, 2) a la vez como rey y sacerdote (cf. Za 4, 14; 6, 13) pero también como profeta (cf. Is 61, 1; Lc 4, 16-21). Jesús cumplió la esperanza mesiánica de Israel en su triple función de sacerdote, profeta y rey. Señor: En la traducción griega de los libros del Antiguo Testamento, el nombre inefable con el cual Dios se reveló a Moisés (cf. Ex 3, 14), Yahvé, es traducido por "Kyrios" ["Señor"]. Señor se convierte desde entonces en el nombre más habitual para designar la divinidad misma del Dios de Israel. El Nuevo Testamento utiliza en este sentido fuerte el título "Señor" para el Padre, pero lo emplea también, y aquí está la novedad, para Jesús reconociéndolo como Dios (cf. 1 Co 2,8). LA LEY DEL AMOR Por la Antigua Alianza, Dios le encarga a Moisés la Ley que Israel debe seguir para serle fiel y vivir en armonía. Cuando Jesús vino al mundo y empezó a predicar, no abolió las leyes, sino que enseñó la plenitud de la ley: el amor. Jesús quiere que nosotros nos amemos como Él nos ama: Mi mandamiento es éste: ámense unos con otros, como Yo los he amado.. (Juan 15. 12). Él, que vive en comunión de Amor con el Padre, viene a enseñarnos a vivir el amor; y nos señala el camino de las Bienaventuranzas para alcanzar la verdadera felicidad. Durante toda su vida, Jesús vivió plenamente las Bienaventuranzas, enseñándonos con sus palabras y con sus obras a amar. Por eso Él es nuestro Maestro, nuestro Modelo. Para vivir el amor, no se trata de hacer cosas extraordinarias ni muy difíciles, sino de vivirlo cotidianamente, en cada momento del día: perdonando a quien nos hace daño, ayudando a nuestros padres, a nuestros amigos o a cualquier persona que lo necesite, sirviendo con alegría, compartiendo lo que tenemos, siendo pacientes. JESÚS ES MODELO PERMANENTE PARA LOS HOMBRES Jesús es verdadero Dios, pero también es hombre “semejante a nosotros en todo, menos en el pecado (Hebreos 4,15) Esa proximidad y semejanza con los hombres lo constituye en modelo permanente para nosotros. Todos tenemos necesidad de buscar un modelo de vida a quien parecemos; alguien que nos atraiga fuertemente por su bondad, amor a la verdad, valentía, sinceridad, afán de justicia, etc. Pues bien, el modelo más perfecto para los cristianos, y para todos los hombres, es Jesucristo, perfecto Dios y perfecto hombre ya que nadie como Él ha encarnado los valores humanos en grado tan excelso. Esta verdad se confirma cuando nos acercamos a la vida histórica de Jesús de Nazareth, pues Jesucristo asumió las condiciones normales de la existencia humana: Nace en la pobreza de Belén, sufre la incomprensión y la persecución de Herodes, experimenta las privaciones del destierro. Ya nuevamente en su patria, acepta las condiciones normales de la vida oculta, vive en el silencio y en el trabajo, sin protagonismos especiales. La vida pública de Jesucristo se convierte en un compromiso de servicio: Él vive sólo para predicar a Dios y ayudar a los hombres: "las multitudes le siguen tres días sin comer" (Mateo 8, 15-32, Marcos 8, 2); convive con los pecadores y los necesitados de

ayuda; no hace acepción de personas, acoge a todos y perdona a todos (Lucas 19, 6; Mateo 9, 11-12). Sus milagros son signos de la misericordia de Dios en favor de las necesidades y limitaciones humanas. Él enjuga las lágrimas de una madre resucitando al hijo único que acababa de perder (Lucas 7,11-1 7); devuelve la paz a la pecadora pública (Lucas 7,36-50); acoge a los gentiles y marginados (Mateo 8, 16-1 7; 9, 1826; Marcos 7, 24-30). No hay mal que no tenga remedio, pues Él vino a "buscar y salvar lo que estaba perdido " (Lucas 19, 1 0). Por lo expuesto afirmamos que la vida de Cristo fue una continua enseñanza: su silencio, sus milagros, sus gestos, su oración, su amor al hombre, su predilección por los pequeños y los pobres, la aceptación del sacrificio total en la cruz por la salvación del mundo, y su resurrección son la actuación de su palabra y el cumplimiento de la revelación. Jesús es el Maestro que salva, santifica y guía, que está vivo, que habla y exige, que conmueve, que endereza, juzga y perdona, camina diariamente con nosotros en la historia; el Maestro que vino y que vendrá en la gloria. Solamente en íntima comunión con Él, los cristianos encontramos luz y fuerza para seguir sus enseñanzas. LA PREDESTINACIÓN DE MARÍA "Dios envió a su Hijo" (Ga 4, 4), pero para "formarle un cuerpo" (cf. Hb 10, 5) quiso la libre cooperación de una criatura. Para eso desde toda la eternidad, Dios escogió para ser la Madre de su Hijo, a una hija de Israel, una joven judía de Nazaret en Galilea, a "una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María" (Lc 1, 26-27): A lo largo de toda la Antigua Alianza, la misión de María fue preparada por la misión de algunas santas mujeres. Al principio de todo está Eva: a pesar de su desobediencia, recibe la promesa de una descendencia que será vencedora del Maligno (cf. Gn 3, 15) y la de ser la Madre de todos los vivientes (cf. Gn 3, 20). En virtud de esta promesa, Sara concibe un hijo a pesar de su edad avanzada (cf. Gn 18, 10-14; 21,1-2). Contra toda expectativa humana, Dios escoge lo que era tenido por impotente y débil (cf. 1 Co 1, 27) para mostrar la fidelidad a su promesa: Ana, la madre de Samuel (cf. 1 S 1), Débora, Rut, Judit, y Ester, y muchas otras mujeres. María "sobresale entre los humildes y los pobres del Señor, que esperan de él con confianza la salvación y la acogen. Finalmente, con ella, excelsa Hija de Sión, después de la larga espera de la promesa, se cumple el plazo y se inaugura el nuevo plan de salvación" (LG 55). 1. 2. 3. 4. ¿Qué quieren decir los siguientes nombres: Jesús , Cristo y Señor? ¿Qué hay que hacer para cumplir la ley del amor dada por Cristo? ¿Cuáles son las características de la vida de Cristo? ¿Cómo fue preparada la misión de María? TERCER MOMENTO

Cómo llevar a la práctica estos contenidos que acabas de leer y trabajar. Con tus compañeros escribes tres maneras de obrar hagan posible llevar a tu vida personal el tema que hemos desarrollado.

10 LAS PARABOLAS DE JESUS
PRIMER MOMENTO Vamos a empezar este nuevo tema leyendo una historieta para que después, junto con tus compañeros, respondas unas preguntas. Presta mucha atención para comprendas el significado que nos quiere transmitir. DOS VASIJAS

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota sólo tenía la mitad del agua. Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación. Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al cargador diciéndole: "Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías." Éste le dijo compasivamente: "cuando regresemos a la casa, quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino". Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar. Él entonces le dijo: -¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi maestro. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza. 1. ¿Cuáles son los personajes de esta historieta? ¿Son reales? 2. ¿Cuál es el mensaje de esta historieta? SEGUNDO MOMENTO Así como la historieta que acabas de leer existen las parábolas que no conteniendo narraciones reales, sin embargo, encierran un gran mensaje sobre el Reino de Dios. Veamos entonces qué es, Reino de Dios y qué son las parábolas. EL PROYECTO DE JESÚS ¿Qué proyecto tuvo Cristo? ¿Cuál fue la causa a la que se dedicó, por la que trabajó? La respuesta es el Reino de Dios. Los estudios sobre los evangelios dan como resultado que la predicación de Jesús tuvo como eje central el reino de Dios. La expresión Reino de Dios aparece 163 veces en el Nuevo Testamento, de ellas 107 en los evangelios y significa la inminente y definitiva llegada de la soberanía de Dios o del Reino de Dios, que produce salvación a nuestras vidas. Este Reino en el que reina Dios es un reino en donde sólo hay amor, verdad, justicia, etc. y el que se instaurará en nosotros. Cristo enseña a sus discípulos a pedir la llegada del Reino con la oración del Padre Nuestro: “... venga a nosotros tu Reino”. EL REINO DE DIOS ¿A qué se refería Jesús cuando proclamaba el Reino de Dios? ¿Qué significado daba a esta expresión? Jesús no dio una definición precisa sobre el Reino de Dios. Habló de Reino de Dios sobre todo en parábolas: “el Reino de Dios se parece”. También manifestó las condiciones de pertenencia al Reino y lo expresó simbólicamente mediante sus signos. Este Reino se realiza plenamente en Cristo, en quien Dios es el soberano, en quien se cumple plenamente a voluntad de Dios. Además Él es el que va a implantar el Reino de

Dios sobre los hombres. Aunque el Reino y la salvación se dan ya en el presente, el estado actual de las cosas todavía no responde al designio de Dios, aun no es la manifestación perfecta de su gobierno, Jesús no ha llegado a ser todo en todos. NATURALEZA DE LA PARABOLA Acabamos de decir que Cristo habla del Reino de Dios sobre todo en parábolas que son ejemplos, comparaciones o alegorías en los que, partiendo de una realidad sensible, se comunica un mensaje al oyente o lector y se le invita a una decisión personal. Se aplica este término especialmente a los que tienen la forma de una pequeña narración. Las principales figuras de lenguaje son la comparación y la metáfora. En la comparación se asemeja o compara una cosa con otra de distinta especie con fines explicativos. Se emplean con frecuencia las palabras “semejante” o “como”. Por ejemplo los fariseos son como “sepulcros blanqueados” (Mt. 23,27) En la metáfora hay una comparación más condensada, en la que una cosa se identifica o se equipara con otra o las cualidades de una cosa se predican de la otra. Por ejemplo: “Ustedes son la sal de la tierra” (Mt. 5,13). PARÁBOLAS DEL REINO La parábola de la mala hierba entre el trigo (Mt 13,24-30) Jesús les contó esta otra parábola: “Sucede con el reino de los cielos como con un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero cuando todos estaban durmiendo, llegó un enemigo, sembró mala hierba entre el trigo y se fue. Cuando el trigo creció y se formó la espiga, apareció también la mala hierba. Entonces los trabajadores fueron a decirle al dueño: ‘Señor, si la semilla que sembró usted en el campo era buena, ¿de dónde ha salido la mala hierba?’ El dueño les dijo: ‘Algún enemigo ha hecho esto.’ Los trabajadores le preguntaron: ‘¿Quiere usted que vayamos a arrancar la mala hierba?’ Pero él les dijo: ‘No, porque al arrancar la mala hierba pueden arrancar también el trigo. Lo mejor es dejarlos crecer juntos hasta la cosecha; entonces mandaré a los que han de recogerla que recojan primero la mala hierba y la aten en manojos, para quemarla, y que después guarden el trigo en mi granero. La parábola de la semilla de mostaza (Mc 4.30–32; Lc 13.18–19) Jesús también les contó esta parábola: “El reino de los cielos es como una semilla de mostaza que un hombre siembra en su campo. Es, por cierto, la más pequeña de todas las semillas; pero cuando crece, se hace más grande que las otras plantas del huerto, y llega a ser como un árbol, tan grande que las aves van y se posan en sus ramas.” La parábola de la levadura (Lc 13.20–21) También les contó esta parábola: “El reino de los cielos es como la levadura que una mujer mezcla con tres medidas de harina para hacer fermentar toda la masa.” La parábola de la lámpara (Lc 8.16–18) También les dijo: “¿Acaso se trae una lámpara para ponerla bajo un cajón o debajo de la cama? No, una lámpara se pone en alto, para que alumbre. De la misma manera, no hay nada escondido que no llegue a descubrirse, ni nada secreto que no llegue a ponerse en claro. Los que tienen oídos, oigan.” También les dijo: “Fíjense en lo que oyen. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les dará a ustedes; y les dará todavía más. Pues al que tiene, se le dará más; pero al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará.” La parábola del crecimiento de la semilla Jesús dijo también: “Con el reino de Dios sucede como con el hombre que siembra semilla en la tierra: que lo mismo da que esté dormido o despierto, que sea de noche o de día, la semilla nace y crece, sin que él sepa cómo. Y es que la tierra produce por sí misma: primero el tallo, luego la espiga y más tarde los granos que llenan la espiga. Y cuando ya el grano está maduro, lo recoge, porque ha llegado el tiempo de la

cosecha.” La parábola del sembrador (Mt 13.1–9; Lc 8.4–8) Otra vez comenzó Jesús a enseñar a la orilla del lago. Como se reunió una gran multitud, Jesús subió a una barca que había en el lago, y se sentó, mientras la gente se quedaba en la orilla. Entonces se puso a enseñarles muchas cosas por medio de parábolas. En su enseñanza les decía: “Oigan esto: Un sembrador salió a sembrar. Y al sembrar, una parte de la semilla cayó en el camino, y llegaron las aves y se la comieron. Otra parte cayó entre las piedras, donde no había mucha tierra; esa semilla brotó pronto, porque la tierra no era muy honda; pero el sol, al salir, la quemó, y como no tenía raíz, se secó. Otra parte de la semilla cayó entre espinos, y los espinos crecieron y la ahogaron, de modo que la semilla no dio grano. Pero otra parte cayó en buena tierra, y creció, dando una buena cosecha; algunas espigas dieron treinta granos por semilla, otras sesenta granos, y otras cien. ”Y añadió Jesús: “Los que tienen oídos, oigan.” Les dijo: “¿No entienden ustedes esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderán todas las demás? El que siembra la semilla representa al que anuncia el mensaje. Hay quienes son como la semilla que cayó en el camino: oyen el mensaje, pero después de oírlo viene Satanás y les quita el mensaje sembrado en su corazón. Otros son como la semilla sembrada entre las piedras: oyen el mensaje y lo reciben con gusto, pero como no tienen suficiente raíz, no se mantienen firmes; por eso, cuando por causa del mensaje sufren pruebas o persecución, pierden la fe. Otros son como la semilla sembrada entre espinos: oyen el mensaje, pero los negocios de la vida presente les preocupan demasiado, el amor por las riquezas los engaña, y quisieran poseer todas las cosas. Todo esto entra en ellos, y ahoga el mensaje y no lo deja dar fruto. Pero hay otros que oyen el mensaje y lo aceptan, y dan una buena cosecha, como la semilla sembrada en buena tierra. De esos, algunos rinden treinta, otros sesenta, y otros ciento por uno.” 1. Cuál fue el proyecto de Jesús 2. Qué significa Reino de Dios 3. Que utilizó para hablar sobre el reino de Dios 4. En quien se cumple plenamente el Reino de Dios 5. Qué son las parábolas 6. Qué cosas dicen las parábolas del Reino de Dios OTRAS PARÁBOLAS Parábola del buen samaritano (Lc 10,25-37) Un maestro de la ley fue a hablar con Jesús, y para ponerlo a prueba le preguntó: Maestro, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna? Jesús le contestó: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué es lo que lees? El maestro de la ley contestó: ‘Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y, con toda tu mente’; y ‘ama a tu prójimo como a ti mismo.’ Jesús le dijo: Has contestado bien. Si haces eso, tendrás la vida. Pero el maestro de la ley, queriendo justificar su pregunta, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? Jesús entonces le contestó: Un hombre iba por el camino de Jerusalén a Jericó, y unos bandidos lo asaltaron y le quitaron hasta la ropa; lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote pasaba por el mismo camino; pero al verlo, dio un rodeo y siguió adelante. También un levita llegó a aquel lugar, y cuando lo vio, dio un rodeo y siguió adelante. Pero un hombre de Samaria que viajaba por el mismo camino, al verlo, sintió compasión. Se acercó a él, le curó las heridas con aceite y vino, y le puso vendas. Luego lo subió en su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó. Al día siguiente, el samaritano sacó el equivalente al salario de dos días, se lo dio al dueño del alojamiento y le dijo: ‘Cuide a este hombre, y si gasta usted algo más, yo se lo pagaré cuando vuelva.’ Pues bien, ¿cuál de esos tres te parece que se hizo prójimo del hombre asaltado por los bandidos?

El maestro de la ley contestó: El que tuvo compasión de él. Jesús le dijo: Pues ve y haz tú lo mismo. La parábola del pastor que encuentra su oveja (Mt 18.10–14) Todos los que cobraban impuestos para Roma y otra gente de mala fama se acercaban a Jesús, para oírlo. Los fariseos y los maestros de la ley lo criticaban por esto, diciendo: Este recibe a los pecadores y come con ellos. Entonces Jesús les dijo esta parábola: “¿Quién de ustedes, si tiene cien ovejas y pierde una de ellas, no deja las otras noventa y nueve en el campo y va en busca de la oveja perdida, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, contento la pone sobre sus hombros, y al llegar a casa junta a sus amigos y vecinos, y les dice: ‘Alégrense conmigo, porque ya encontré la oveja que se me había perdido.’ Les digo que así también hay más alegría en el cielo por un pecador que se convierte que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse. La parábola del fariseo y el cobrador de impuestos (Lc 18,9-14) Jesús contó esta otra parábola para algunos que, seguros de sí mismos por considerarse justos, despreciaban a los demás: “Dos hombres fueron al templo a orar: el uno era fariseo, y el otro era uno de esos que cobran impuestos para Roma. El fariseo, de pie, oraba así: ‘Oh Dios, te doy gracias porque no soy como los demás, que son ladrones, malvados y adúlteros, ni como ese cobrador de impuestos. Yo ayuno dos veces a la semana y te doy la décima parte de todo lo que gano.’ Pero el cobrador de impuestos se quedó a cierta distancia, y ni siquiera se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: ‘¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!’ Les digo que este cobrador de impuestos volvió a su casa ya justo, pero el fariseo no. Porque el que a sí mismo se engrandece, será humillado; y el que se humilla, será engrandecido.” La parábola del rico y el pobre Lázaro (Lc 16,19-31) “Había un hombre rico, que se vestía con ropa fina y elegante y que todos los días ofrecía espléndidos banquetes. Había también un pobre llamado Lázaro, que estaba lleno de llagas y se sentaba en el suelo a la puerta del rico. Este pobre quería llenarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas. Un día el pobre murió, y los ángeles lo llevaron a sentarse a comer al lado de Abraham. El rico también murió, y fue enterrado. “Y mientras el rico sufría en el lugar adonde van los muertos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro sentado a su lado. Entonces gritó: ‘¡Padre Abraham, ten lástima de mí! Manda a Lázaro que moje la punta de su dedo en agua y venga a refrescar mi lengua, porque estoy sufriendo mucho en este fuego.’ Pero Abraham le contestó: ‘Hijo, acuérdate que en vida tú recibiste tu parte de bienes, y Lázaro su parte de males. Ahora él recibe consuelo aquí, y tú sufres. Aparte de esto, hay un gran abismo entre nosotros y ustedes; de modo que los que quieren pasar de aquí allá, no pueden, ni de allá tampoco pueden pasar aquí.’ “El rico dijo: ‘Te suplico entonces, padre Abraham, que mandes a Lázaro a la casa de mi padre, donde tengo cinco hermanos, para que les llame la atención, y así no vengan ellos también a este lugar de tormento.’ Abraham dijo: ‘Ellos ya tienen lo escrito por Moisés y los profetas: ¡que les hagan caso!’ El rico contestó: ‘Padre Abraham, eso no basta; pero si un muerto resucita y se les aparece, ellos se convertirán.’ Pero Abraham le dijo: ‘Si no quieren hacer caso a Moisés y a los profetas, tampoco creerán aunque algún muerto resucite. Parábola del buen samaritano La parábola del pastor que encuentra su oveja La parábola del fariseo y el cobrador de impuestos La parábola del rico y el pobre Lázaro TERCER MOMENTO

Hagan ahora sus propósitos. Escojan la parábola que más les guste y luego de haberla leído escribe tres maneras de ponerla en practica en tu vida personal. Recuerda de trabajar en grupo este trabajo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful