RAIZALES DEL ARCHIPIÉLAGO DE SAN ANDRÉS, PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA QUE HABITAN LA CIUDAD DE BOGOTÁ

SECRETARÍA DE GOBIERNO. SUBSECRETARÍA DE ASUNTOS DE CONVIVENCIA Y SEGURIDAD CIUDADANA. DIRECCIÓN DE DERECHOS HUMANOS Y APOYO A LA JUSTICIA

SAMUEL MORENO ROJAS Alcalde Mayor de Bogotá CLARA EUGENIA LÓPEZ OBREGON Secretaria Distrital de Gobierno ANDRÉS RESTREPO RESTREPO Subsecretario de Seguridad y Convivencia Ciudadana FRANZ BARBOSA AMAYA Director de Derechos Humanos y Apoyo a la Justicia Dirección: GUILLERMO SOLARTE LINDO Corporación Latinoamericana Misión Rural Investigadora Principal: DIANA MARTÍNEZ BOCANEGRA. Análisis Estadístico: Andrés Rodríguez Edwin Javier Celis Asistentes de Investigación: Hanny Newball Hoy Fady Ortiz Diagramación y diseño: Ambar Solarte Tobón Imagen de portada: Fito Solarte Impresión: Luar Comunica Ltda. TEL: 7519296. Bogotá D.C., Colombia Primera edición © Mayo de 2008 ISBN: 978-958-44-3478-4 PROYECTO PNUD/COL/00041657. Componente 1. “DESARROLLO DE UNA CARACTERIZACIÓN Y GENERACIÓN DE LÍNEAS DE ACCIÓN PARA LA INTERVENCIÓN Y EL FORTALECIMIENTO A ORGANIZACIONES ÉTNICAS DE LOS GRUPOS RAIZAL Y ROM QUE HABITAN EL DISTRITO CAPITAL”

Este libro es el resultado del PROYECTO PNUD/COL/00041657 “DESARROLLO DE UNA CARACTERIZACIÓN DEL GRUPO RAIZAL QUE HABITA EL DISTRITO CAPITAL” realizado por la Corporación Latinoamericana Misión Rural. Para lograr tales resultados, se trabajó con la Organización de LA COMUNIDAD RAIZAL CON RESIDENCIA FUERA DEL ARCHIPIÉLAGO DE SAN ANDRÉS Y SANTA CATALINA -ORFA. Se integraron al equipo encargado de la ejecución del proyecto, dos líderes de la organización, quienes asumieron la representación de los intereses de sus coétnicos y facilitaron los espacios de retroalimentación y validación de la información con los miembros de la comunidad Raizal.

Raizales en Bogotá
CONTENIDO INTRODUCCION
1. DEL MAR CARIBE A LA CIUDAD: UNA HISTORIA DEL PUEBLO RAIZAL EN BOGOTÁ…........................................ 11 1.1. Antecedentes… .................................................................. 11 1.2. Presencia poblacional en el siglo xx................................... 19 1.3. Hacia Bogotá…................................................................... 29 2. LOS RAIZALES EN BOGOTÁ: UNA CARACTERIZACION…......................................................... 37 2.1. Aspectos Demograficos: ..................................................... 39 2.2. Migración - Movilidad .......................................................... 46 2.3. Economia ............................................................................ 50 2.4. Educacion – Escolaridad .................................................... 53 2.5. Vivienda .............................................................................. 55 2.6. Organización ....................................................................... 57 2.7. Religion ............................................................................... 65 2.8. Autoridad – Valores ............................................................ 67 2.9. Formas y Espacios de Convivencia al Interior de La Comunidad ................................................................................... 70 2.10. Formas y Espacios de Convivencia con La Sociedad Mayor. ........................................................................................... 71 2.11. Salud ................................................................................... 71 2.12. Identidad y Cultura: Una Aproximación Conceptual… ....... 74 2.13. Idioma ................................................................................. 82 2.15. Transformaciones ............................................................... 87 3. RESEÑAS ENTREVISTAS REALIZADAS A MIEMBROS DEL PUEBLO RAIZAL .......................................................... 95 4. MARCO JURIDICO ............................................................. 119 5. LINEAMIENTOS DE POLÍTICA PÚBLICA DISTRITAL DE RECONOCIMIENTO DE LA DIVERSIDAD CULTURAL, GARANTÍA Y RESTABLECIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LOS RAIZALES DEL ARCHIPIÉLAGO, SAN ANDRÉS, PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA RESIDENTES EN BOGOTÁ. .............................................. 132 6. BIBIOGRAFÍA: .................................................................... 139

5

Raizales en Bogotá

6

Raizales en Bogotá
INTRODUCCION: Múltiples experiencias han demostrado, que el principal obstáculo para que parte importante de las estrategias administrativas no alcancen los resultados esperados de una región o de un país, es la falta de autoconocimiento y reconocimiento de los otros, de allí la importancia de contribuir, desde varios enfoques y disciplinas, en la dilucidación de los principales elementos que conforman nuestra identidad. En muchas oportunidades, la administración distrital, ha aplicado estrategias de desarrollo con serias posibilidades de fracaso, porque se han impuesto modelos y paradigmas que no involucran, a razón de su desconocimiento, las particularidades de las culturas regionales y de los pueblos étnicos que, evidentemente, albergan la ciudad. En la ciudad de Bogotá, urge dar este paso al conocimiento de lo propio, y en este ejercicio, no debe olvidarse el reconocimiento del otro. Es de tomarse en cuenta, la pluralidad y heterogeneidad que integran esta unidad geo-histórica, en la que al lado de la singular trietnia (América, Europa y África) que está en nuestra base humana, también encontramos la presión de las inmigraciones, ya sean voluntarias, pacíficas o por desplazamiento violento. El evento de vivir en común experiencias afines al interior de nuestras sociedades, nos conduce al riesgo de desconocer la coexistencia con otras formas culturales, que aun haciendo parte de nuestra cotidianidad, permanecen ajenas, esas otras visiones del mundo son interpretadas entonces, como anacrónicas y discordantes, hasta reducirlas a realidades problemáticas. Desde esta perspectiva, nuestras ciudades se han ido tornando en espacios que alojan una
7

Raizales en Bogotá
pluralidad que no comparte, que se relega a los límites de sus propias identidades. Desde allí se recrean imaginarios basados en especulaciones, sobre aquellos “extraños otros” que de vez en cuando vemos en las calles y de quienes recibimos información incompleta que no nos permite integrarlos a nuestra realidad. Los raizales provenientes del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, hacen presencia en la ciudad, desde mediados del siglo XX por diferentes motivos relacionados con el trabajo o con su formación académica profesional. No arribaron en grupos familiares con intención de asentarse por periodos ilimitados, sino en calidad de personas que visitan la ciudad de manera más o menos temporal. Sea cual sea la circunstancia por la que se encuentren en Bogotá, ella aloja un número importante de raizales que luchan por mantener su condición étnica en una ciudad que les identifica a través de estereotipos asociados a imágenes negativas u homogenizantes. Bogotá, debe darse la oportunidad de aproximarse a la riqueza cultural de este pueblo que definitivamente tiene mucho que aportar a la construcción de una ciudad en la que confluyan todo tipo de pensamientos, tendencias y manifestaciones culturales. La administración distrital ha querido aproximarse a la realidad de los miembros de este pueblo que habitan la ciudad, con intención de construir lineamientos de política pública que respondan a sus necesidades, es así que a continuación se presentan los resultados de un trabajo de caracterización, realizado por la Corporación Latinoamericana Misión Rural, que contó con la participación comprometida y entusiasta de líderes y miembros de la Organización de La Comunidad Raizal con Residencia Fuera del Archipiélago de San Andrés y Santa Catalina -ORFA -.

8

Raizales en Bogotá

9

Raizales en Bogotá

10

Raizales en Bogotá

1. DEL MAR CARIBE A LA CIUDAD: UNA HISTORIA DEL PUEBLO RAIZAL EN BOGOTÁ… 1.1. ANTECEDENTES1… La fecha exacta del descubrimiento de las islas del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, aun no ha sido definida por los historiadores, algunos mencionan la presencia por temporadas de indígenas miskitos especialmente en la isla de San Andrés; pero en lo que si existe coincidencia es que sólo entre 1.627 y 1.629 se produce el primer asentamiento permanente en la isla de San Andrés que dura aproximadamente hasta 1.632 cuando fue abandonada para concentrar operaciones en Providencia, y que fueron sus primeros pobladores puritanos ingleses quienes venían de las Islas Bermudas o Somer Islands, a bordo de un barco comandado por los capitanes Elfrigth y Cammock cuya misión era buscar nuevos horizontes por cuanto, las plantaciones de tabaco allí establecidas habían venido a menos. El grupo formaba parte de un amplio programa de empresas coloniales impulsadas por el partido puritano que en oposición a la corona inglesa promovió la migración y la colonización de territorios en el nuevo mundo. Habiendo encontrado en la isla un clima y terreno fértil, el capitán Cammock se estableció allí con 30 hombres. Al poco tiempo, Providencia, Henrietta (San Andrés) y las Islas adyacentes entraron a formar parte de “The

1 Dilia Robinson Davis en: Monografía Departamento Archipiélago de San Andrés y Santa Catalina. Bogotá julio del 2002. pág. 5 y ss.

11

Raizales en Bogotá
Company of merchants Westminister”.2 and adventures of New

Así comenzó este proceso de colonización; “el primer grupo importante” llegó de las Islas de Barbados, St. Kitts y Tortuga y en Mayo de 1631arribó el primer grupo directo de Inglaterra a bordo de la embarcación “Seaflower”. Y al comienzo de 1.635, ya había 500 hombres blancos, entre ellos varios holandeses, 40 mujeres y algunos niños.3 El equipo se asentó en Providencia en 1632, con el propósito de crear una nueva sociedad de base religiosa calvinista dedicada a la producción agrícola especialmente al cultivo del tabaco, caña de azúcar, índigo y algodón, bajo las normas del modelo puritano de gobierno: “participación de los colonos en las decisiones administrativas y económicas de la colonia con la guía espiritual de los pastores”4 y con el esquema de “productores libres”. En esta se establecieron claramente tres clases sociales: “los cultivadores o plantadores, los artesanos y los sirvientes obligados por contrato. Tanto los plantadores como los artesanos debían entregar una parte proporcional de sus ganancias a la compañía”5. Isabel Clemente (1.989) señala que con el tiempo y debido a varios factores principalmente, la economía igualitaria, fue reemplazada por una sociedad de derechos desiguales basada en la mano de obra esclava. Por un lado los sirvientes contratados por la misma compañía se fueron muriendo por las inclemencias del clima, por otro lado, las constantes guerras de posesión
PARSONS James, L. San Andrés y Providencia. Una geografía Histórica de las Islas Colombianas en el Caribe. Editores Ancora. 1.985 Pag. 28 3 PARSONS. IBID. Pag. 29. 4 VOLLMER, Loraine. Op Cit. Pag. 31 5 CLEMENTE, Isabel y otros. San Andrés y Providencia. Universidad de los Andes. 1.989.
2

12

Raizales en Bogotá
por las Islas del Caribe entre los imperios coloniales, obstaculizaron la migración de pacíficos campesinos, y finalmente, quizás lo más importante, debido a que en las otras islas caribeñas la agricultura basada en la esclavización de africanos se desarrollaba con gran éxito. En este contexto llegaron en 1633 los primeros esclavizados al Archipiélago. Fueron traídos de la Isla Tortuga, (una pequeña isla al norte de la española hoy República Dominicana y Haití) y desde entonces su número creció en forma constante; traídos principalmente por piratas y contrabandistas. Las condiciones de vida de los esclavos parece que no diferían mucho de las otras regiones del país y de América. Eran agrupados en barracas como vivienda (barracks, nombre con el que se conoce un sector de la Isla de San Andrés donde hubo gran concentración de esclavos) y aun cuando parece que disponían del uso de pequeñas parcelas las cuales cultivaban para su subsistencia en sus supuestos días de descanso, (domingo) todo parece indicar que las modalidades de trabajo fueron duras, como lo evidencian algunos historiadores en el sentido que 1.638, varios esclavizados protagonizaron una revuelta en Providencia y muchos inclusive lograron fugarse de la Isla. En igual sentido se habla de otras dos revueltas en 1799 y 1841 siendo la más importante la denominada Coco plum Bay Revolt. En la época de gran actividad corsaria y contrabandista, Providencia aparece como el gran refugio para estos actores, situación que despertó gran preocupación e indignación por parte de la corona española, y en 1641 bajo las órdenes del capitán Pimienta, España tomó la isla y con ella capturó a 600 esclavizados que se encontraban en la Isla.

13

Raizales en Bogotá
A partir de esa época y hasta 1786, España e Inglaterra disputaron el dominio sobre las Islas especialmente la de Providencia, pero siempre se mantuvo la constante, que esclavos formaran parte de botín de guerra. En los triunfos de España, los pobladores ingleses eran expulsados de las Islas o enviados a Inglaterra, mientras los esclavos permanecían bajo el dominio del conquistador o en algunas ocasiones los esclavizados se refugiaban en las partes interiores de la Isla de San Andrés. En este año de 1786 España y Gran Bretaña pusieron fin a estos conflictos suscribiendo un tratado afirmando la soberanía española sobre las islas pero los ingleses permanecieron en estas después de peticiones y juramento de lealtad y fidelidad a España. A principios de 1793 según la revista del archivo nacional, se informó de la existencia de unas 37 familias y 281 esclavos en la Isla. Ya unos seis años antes, el gobernador español (Guatemala) le había concedido permiso al capitán Francis Archibold para establecerce en el sector de Bottom House en Providencia con un grupo de esclavos para la recuperación agrícola de Providencia. Parsons afirma que en 1806 habitaban en la Isla de San Andrés “1200 personas de los cuales 800 eran negros”. A pesar que los historiadores previlegian en estos periodos especialmente los siglos XVI y XVII la disputa de los imperios por la hegemonía en el Caribe, es indudable la presencia de los africanos en medio del conflicto. Inclusive en esta época, ante el aumento de esclavizados en las islas, capturados unas veces en las expediciones de corsarios contra las embarcaciones españoles, o comprados otras veces en los veleros holandeses, los directores de la compañía en Londres recomendaban que demasiados esclavos inevitablemente rebajaría el precio de la mano de obra de los blancos y determinaron sin
14

Raizales en Bogotá
éxito que por cada esclavo importado, el cultivador debería emplear dos aprendices blancos.6 Así mismo se reseña que cuando se libertaba algún esclavo, como ocurrió con 18 negros del francés Pomier, los isleños exigían que los manunisos fueran llevados a Jamaica para evitar que dieran mal ejemplo al resto e esclavos de la isla7. En lo que respecta a Providencia, para el siglo XIX y especialmente en la época de Tomás O’neill la población no pasó de 300 y la presencia de esclavos negros no era numerosa por cuanto los oficios desarrollados allí, la explotación de madera, la caza de tortuga para el comercio de carey eran propios de los blancos por ello, no se precisaba de una extensa mano de obra esclava. En 1803 bajo la autoridad de don Tomás O’neill y con la expedición de la orden Real del 20 de noviembre, las Islas pasaron a la jurisdicción del Nuevo Reino de Granada, bajo la gobernación de Cartagena, y tras las guerras de independencia en 1822 el archipiélago fue incorporado al territorio Colombiano como Cantón de la provincia de Cartagena. En 1834 tiene lugar en Providencia uno de los acontecimientos de mayor importancia en la historia del Archipiélago: Phillip Beekman Livingston descendiente directo del capitán Francis Archibold, liberó a los esclavos pertenecientes a su familia y los concentró en Botton House cediéndoles las tierras de ese sector de la isla. Esta acción de Livingston fue inspirada por su madre Mary, quien viviendo en Jamaica se había enterado de procesos de emancipación desarrollados en Haití liderados por Toussaint L’ouverture, y cuyo ejemplo bien
6 7

PARSONS, Op. Cit Pag. 83 PARSONS, Op. Cit.Pag. 53 15

Raizales en Bogotá
pronto se había extendido a otras islas del Caribe. En tanto, en San Andrés, a pesar que el negocio del algodón se disminuía cada vez más y los barcos cargueros llegaban con menos frecuencia, los amos mantenían la esclavización. Algunos de ellos previendo que pronto el negocio llegaría su fin, comenzaron a sembrar cocos cuya actividad demandaría menos mano de obra. Paralelamente se les permitía los domingos y dos sábados al mes, cultivar una pequeña parcela para su autoabastecimiento, pues dada su condición nunca recibían pago por su trabajo. Hasta 1850 aún existía esclavización en San Andrés no obstante la campaña que realizó el ordenado pastor Phillip Beekman Livingston. En 1851 cuando el gobierno de Bogotá declaró la abolición de la esclavitud en todo el territorio Colombiano muchos amos del archipiélago se negaron a obedecer la orden oficial y fue el pastor Livingston quien a través del cónsul británico en Bogotá gestionó la visita de agentes del Gobierno Central para que se diera a fin a la esclavización en el archipiélago8 en 1853. Esta acción no sólo significó la liberación de esclavizados en el territorio insular sino una nueva era de la historia social y económica del Archipiélago. Se reemplazó definitivamente el cultivo del algodón por el coco; los liberados e hijos de estos, protegidos por el pastor Livingston a quien llamaron “Pafada” o pamasa (papá padre o papá amo), fueron incluidos en programas de educación establecido por la iglesia; fueron bautizados, unidos en matrimonio, y podría afirmarse que se oficializó el mestizaje antes soterrado que había existido desde hacía muchos años. (Como lo ilustra Hazel Robinson en su novela “No give up Mann”, con el matrimonio entre
8 TURNAGE, Loren C. Island Heritage a Baptist view of the history of San Andrés and Providencia. Edit The Historical Colombian Baptist Mission. Cali 1977. Pag. 20– 25.

16

Raizales en Bogotá
George hijo de un blanco con una esclavizada, (Ñandú) y Elizabeth, la naufraga blanca a quien el mismo George le salvó del naufragio en el que murieron sus padres). Loren C. Turnage en el libro “Island Heritage” (una mirada bautista a la historia de San Andrés y Providencia), describe así los años que siguieron a la liberación de los esclavizados: “Cuando la economía tiránica de los comerciantes blancos llegó a su fin, los negros llegaron a ser los que controlaban el comercio. Su emancipación y prosperidad logradas a costa de trabajo y dolor los llenó de dignidad y de autoestima. No quisieron desde entonces emplearse como cocineros o trabajadores rasos – (obreros). Construyeron casas iguales o mejores que las de sus antiguos amos; Las mujeres se vistieron con finas ropas de seda y muselina y complementaron sus atuendos con vistosos sombreros. Los capitanes aún cuando halagaban a los negros en su presencia, a sus espaldas no dejaron de referirse a ellos como “niggers ó orangutang” (negros u orangutanes)”9. El caso de los esclavizados libertos y su relación con sus antiguos amos como en otras sociedades, continuó siendo discriminatoria a pesar que todo este proceso se dio en torno al surgimiento de la iglesia bautista. Los conceptos de color y clase estaban íntimamente ligados y a pesar que cuando se describe a la hoy comunidad raizal, se ha pretendido referirse a todos los que se encontraban asentados en las islas antes del Puerto Libre, como una “gran familia feliz”, es necesario aclarar que dentro de la comunidad sanandresana y providenciana, subsistió y aún subsisten los rezagos de ese binomio color – clase, amo – esclavizado, y las diferencias que estas condiciones expresan en toda Sociedad. No obstante, no se presentaron

9 TURNAGE, Loren C. Op Cit Pag. 25 17

Raizales en Bogotá
enfrentamientos de clase... “Todos se tratan pero se mantienen las distancias”. La abolición de la esclavización también transformó la estructura de la tenencia de la tierra y la dirección de los mercados. Estados Unidos se convirtió en el principal mercado para el coco. Según Parsons, la exportación de cocos a los Estados Unidos comenzó en 1855 y fue incrementándose de manera tal que en 1873 el despacho sobrepasaba los dos millones de nueces y una década más tarde era cuatro millones.10 El surgimiento de este nuevo “negocio” en el archipiélago, especialmente en San Andrés, atrajo nuevas corrientes migratorias, formados por ex esclavizados, comerciantes, marinos, pastores, maestros y otros; llegaron de Jamaica, Gran Caimán, de Estados Unidos, también arribaron chinos que ya se encontraban en algunas islas del Caribe. Por otra parte, de tierra firme colombiana arribaron funcionarios y comerciantes. El Isleño producto de este proceso hasta antes de la declaratoria del puerto libre, puede describirse como una persona resultante de una combinación euro – afro – caribeña, que ha vivido en un continuo proceso de integración; el nativo hoy ha asimilado muchos elementos de los inmigrantes a través de las diferentes épocas por ello, aquí se tratará de abordar al nativo antes del puerto libre y sus cambios hoy. El primero como se anota anteriormente, es un ser visiblemente tímido, respetuoso de las normas y atento a las presiones sociales; pero también es bohemio. Tiene con alto concepto de la unidad familiar, pero también tendencias polígamas, sencillo en su comportamiento social pero orgulloso y digno, hospitalario y amable, pero
10 PARSONS. Op. Cit. Pag. 91 18

Raizales en Bogotá
receloso de lo suyo, gustoso del orden, el aseo, las ropas finas y algunos lujos, pero prefiere vivir de manera modesta, aparentemente retraído pero solidario y sensible al dolor de sus semejantes, es alegre, pero sus manifestaciones musicales tienden siempre a la melancolía; un gran sentido de la responsabilidad, la honorabilidad (la palabra expresaba un alto sentido del honor) y la honestidad son los principales rasgos que podían definir al raizal. Hoy gran parte de estas características se mantienen pero el nativo, con el correr del tiempo, y con el nuevo estado de cosas es más desconfiado, la palabra ha perdido en buena parte el significado de compromiso y honor y ha adoptado muchas costumbres, de las otras culturas.
1.2.

PRESENCIA POBLACIONAL EN EL SIGLO XX11

El siglo XX trajo significativos cambios no sólo en la estructura de la población sino en todos sus componentes sociales, económicos, culturales y políticos. Al inicio del siglo la población se había asentado de manera lineal a lo largo de las vías públicas hasta entonces demarcadas y cerca de las zonas de cultivos y de actividades afines. En este orden, se dieron tres áreas definidas: North End, donde existían algunos almacenes de víveres y artículos importados, Gouph (San Luís), era la zona de embarque del Coco, centro comercial y administrativo y The Hill ó (la Loma), era el núcleo cultural, religioso, económico y de mayor influencia bautista. Providencia en cambio, una vez abolida la esclavización, los sectores de Bottom House (Casa Baja) y South west Bay (Bahía Sur oeste) fueron asignados a
11 Dilia Robinson Davis en: Presencia Afrocolombiana. Monografía Departamento Archipiélago de San Andrés y Santa Catalina. Bogotá julio del 2002. pág. 10 y ss. 19

Raizales en Bogotá
los esclavos liberados, mientras los demás sectores quedaron en manos de los blancos y mulatos. Esta rígida estructura permaneció por mucho tiempo, (aun hay vestigios de esta posición) donde muchas familias blancas se casaron entre si para no mezclarse con los negros. El siguiente cuadro muestra la distribución de la población en 1.912 cuando se realizó un Censo para establecer el número de habitantes en el archipiélago.

Censo de Población de San Andrés 1.912 NATIVOS PROVIDENCIA 1.867 SAN ANDRÉS 2.915 TOTALES 4.782 EXTRANJEROS 63 208 271
12

TOTAL 1.930 3.123 5.053

Censo 1.912 San Andrés y Providencia

En lo político – administrativo, el 26 de Octubre de 1912 el pueblo San Andrés y Providencia liderados por el Doctor Francisco A. Newball, obtuvo del gobierno nacional la promulgación de la ley 52 que convertía al archipiélago en intendencia Nacional separándola del departamento de Bolívar del que formaba parte como cantón desde el siglo anterior. La ley 52 además de establecer un nuevo régimen político – administrativo, incluyó en su articulado mandatos respecto a la organización de la educación, al transporte entre las islas, y el manejo del puerto entre otros. No obstante, la norma significó mucho más que la interlocución directa con Bogotá, por cuanto los pobladores que hasta entonces habían desarrollado un modus vivendi prácticamente desligados de tierra firme
12 Citado por Vollmer Loraine Pag. 31 (Tomado de Dittman y Forbes 1.985) 20

Raizales en Bogotá
colombiana, bien pronto se encontraron en un proceso de colonización continental, lo cual incluyó entre otros, la obligatoriedad del idioma español y la oficialidad de la religión católica en el territorio del Archipiélago. Esta decisión fue institucionalizada más tarde con la firma del convenio de misiones pactada entre Colombia y la Santa Sede. La conversión a la religión católica y a la práctica del idioma español, se constituyeron en requisitos para ocupar un puesto público y para gozar de los beneficios oficiales. Desde lo comercial, el periodo comprendido entre 1900 y 1906 se constituyó en la era de la bonanza del coco. San Andrés alcanzó a exportar, según J. Parsons más de 16 millones de nueces, equivalentes casi al 50 % del coco consumido en los Estados Unidos. Esto significó por un lado, una intensa actividad de los comerciantes estadounidenses establecidos en San Andrés; (exportaban cocos a Estados Unidos e importaban grandes cantidades de comestibles y artículos de lujo para el consumo de los isleños), y por otro lado, una gran influencia en las costumbres de los nativos. Así mismo, ante la prosperidad del coco en las islas, el impuesto aprobado por el congreso para la importación de la copra a Colombia; Cartagena y Barranquilla se convirtieron en grandes compradores de la copra sanandresana y con ello una más estrecha relación entre estos puertos de tierra firme colombiana y la Isla de San Andrés. No obstante, la bonanza empezó a deteriorarse en los últimos años de la década de los treinta y con ello una de las épocas de mayores crisis desde la abolición de la esclavitud. Las largas sequías, la plaga que atacó los cocoteros, los huracanes que azotaron a las islas y el completo olvido del gobierno nacional, generaron una gran depresión en el archipiélago y como consecuencia, un éxodo de isleños en edad económicamente activa
21

Raizales en Bogotá
hacia Panamá, Estados Unidos, Cartagena, Barranquilla y al puerto petrolero de Barrancabermeja. Así lo registran los censos de 1.938 y el de 1.951. En 1.938 había 6528 habitantes mientras que en 1.951 bajó a 5675.13 El mes de noviembre de 1953 dio un vuelco total en la historia de los pobladores de la Colombia isleña. Después de permanecer en el olvido, el General Gustavo Rojas Pinilla Presidente militar, visita las islas convirtiéndose en el primer mandatario colombiano que pisara tierra del archipiélago. Desde ese momento la vida de los isleños que hasta entonces parecía suspendida en el tiempo, tomó otro rumbo. El Capitán de Corbeta Maximiliano Rodríguez Pardo, nombrado primer intendente de esta etapa, despertó a los habitantes con cambios tan drásticos aun no olvidados ni superados. Una verdadera dictadura fue instaurada; familias que fueron desalojadas de sus terrenos para dar paso a nuevas construcciones, el cementerio público convertido en parque, cementerios familiares clausurados para construir sobre de ellos el primer hotel, son algunos de los casos que se dieron entre 1.953 y 1.957 periodo que antecedió a la sanción de la ley 127 de 1959 declaratoria de puerto libre. Esta medida según el gobierno nacional, tenia como objetivo de una parte, promover el desarrollo económico del archipiélago mediante el libre comercio, el fomento de la industria turística y otras industrias, por otra parte, se pretendía incorporar las islas “como espacio social, político, económico y cultural al territorio nacional”. No obstante esta decisión produjo situaciones cuyas consecuencias aun hoy continúan generando conflictos socio – culturales en la población. Los cambios empezaron a evidenciarse en una incontrolada ola migratoria hacia la isla de San Andrés.
13

ROBINSON DAVIS, Dilia. La otra cara del paraíso turístico. (condiciones del nativo en el Puerto Libre de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Bogotá, 1.974.

22

Raizales en Bogotá
La composición de la población cambió y entraron en escena dos grandes corrientes migratorias: colombianos de tierra firme, y otra de extranjeros, principalmente sirio libaneses, palestinos, judíos e hindúes muchos de los cuales en un principio llegaron de la costa colombiana y mas adelante, del oriente medio. La realización de obras de infraestructura como el aeropuerto, construcciones en cemento, y otras actividades que demandaron trabajadores con competencias no encontradas en la población nativa estimularon la inmigración. Un primer gran grupo constituido por trabajadores de la construcción, maestros de obra, albañiles, plomeros etc., empleadas de servicio domestico, dependientes de almacén, secretarias y otros, procedentes fundamentalmente de la Costa Atlántica, (Bolívar, Atlántico, Sucre y Córdoba…) no sólo representaron esta nueva fuerza de trabajo sino la presencia del bloque de los Afrocolombianos y mestizos de tierra firme colombiana. Llegaron a la isla por mar y por aire atraídos por las oportunidades laborales y definitivamente por la búsqueda de un futuro mejor. Se ubicaron como se verá mas adelante, en North End, primero en casas de isleños, en inquilinatos improvisados y luego en asentamientos subnormales en la parte interior de North End. Aun cuando con el transcurrir de los años, se ha producido un nuevo mestizaje entre “costeños” (como suele denominarse) y nativos jóvenes, los dos grandes grupos de Afrodescendientes nativos é inmigrantes mantienen particularidades y contradicciones que no han sido superadas ni siquiera con los espacios abiertos con la promulgación de la ley 70 de 1.993, ni las similitudes que se evidencian en su problemática – social y económica. Para el nativo raizal común, el Afrodescendiente costeño es un Shark Head (cabeza de
23

Raizales en Bogotá
tiburón), paña ó champetudo, mientras que para estos, el nativo - raizal es “un negro isleño que habla una jerigonza que nadie entiende”. Estas diferencias no pasaban de evidenciarse sus relaciones normales, por ello permitieron una situación de tolerancia y en algunos sectores de convivencia pacifica, pero hoy esa situación está en peligro por la radicalización de fuerzas. El otro bloque de inmigrantes llegaron motivados por las posibilidad de construir un activísimo comercio fundamentado en la libre importación y el puente establecido por esta actividad para introducir mercancías extranjeras exentas de gravámenes, al resto del país. Paralelamente, el desarrollo de estas nuevas obras de infraestructura requería terrenos con los cuales no contaba ni el gobierno ni los nuevos habitantes. Se inició entonces la pérdida de la propiedad del territorio obtenido siglos antes, y protegido por los descendientes de amos y esclavizados durante mucho tiempo. Hubo muchas formas de expropiación; desde el desalojo por parte del gobierno intendencial hasta las firma de contratos de arrendamiento por varias décadas ó negociaciones de compraventa por sumas irrisorias. La carencia de un plan regulador y la ausencia de un control migratorio dieron paso libre al desorden urbanístico, social, económico que se impuso en la isla. Los almacenes se multiplicaron sobre la avenida 20 de Julio, otrora arteria principal del asentamiento lineal de North End, transformado luego en la calle del comercio; los precios aumentaron pero como su asenso fue simultaneo al crecimiento del comercio, esta dinámica permitió una situación de una aparente bonanza para todos, pero realmente para el isleño representó la perdida definitiva de su territorio. El comercio absorbió por completo la actividad económica y ni siquiera la iniciativa
24

Raizales en Bogotá
de gobierno de crear una fabrica para el procesamiento del coco en la isla a través de un sistema cooperativo, pudo hacerle competencia. Este nuevo modo de producción fue fortalecido simultáneamente con el respaldo financiero que brindaron los bancos establecidos progresivamente en la isla. Consecuente con este estado de cosas, nació también una clase social; eran los propietarios de los almacenes y la incipiente hotelería que apareció asociado al comercio. Esta clase desplazó a los antiguos amos exportadores del coco, propietarios de transporte marítimo y de grandes extensiones de terrenos. Las antiguas casas de madera construidas sobre la avenida 20 de julio se reemplazaron por construcciones rectangulares sin estilo arquitectónico, podía afirmarse que eran “bodegas o alcancías para las utilidades” producidas por la compra – venta de mercancías. Nueve años más tarde del establecimiento del puerto libre, estaban inscritas en la cámara de comercio (creada en 1959) 356 establecimientos comerciales de los cuales 276 eran almacenes, de los cuales 52 figuraban como de propiedad de los isleños.14 ♦ Los isleños paulatinamente perdieron la propiedad de la tierra, los antiguos comerciantes nativos fueron prácticamente absorbidos por la dinámica comercial, la cooperativa – fabrica de grasas fracasó, los antiguos cultivadores marginados y una riqueza superficial se apoderó de todos durante esta primera década. Los
14 ♦

Cámara de Comercio San Andrés. Anuario 1.973 Hay que aclarar que estos 52 establecimientos que funcionaban a nombre de los isleños, la mayoría no eran realmente de ellos. sus verdaderos propietarios eran extranjeros quienes por no haber entrado a Colombia como comerciantes no podían ejercer esa actividad como propietarios, razón por la cual utilizaron nombres de isleños hasta cuando legalizaron su situación en Colombia. 25

Raizales en Bogotá
isleños que vendieron invirtieron en la compra de automotores para el servicio público que demandó el comercio y del turismo naciente, o en reemplazar sus casas de madera por unas de cemento, los más visionarios quizás, invirtieron en la educación de sus hijos. El acelerado incremento económico de San Andrés bien pronto empezó a lesionar al gran sector de comercio de tierra firme, por ello entre 1.964 y 1972 el gobierno nacional empezó a tomar medidas tendientes a regular y reglamentar la ley de Puerto Libre. En Octubre de 1964, el Ministro de Hacienda Diego Calle Restrepo, justificó las medidas de control expresando: “el gobierno ha decidido redoblar sus esfuerzos para combatir el contrabando y en consecuencia ha adoptado medidas nuevas al respecto entre las cuales se cuenta, la modificación de los reglamentos de equipajes tanto para viajeros que regresan del exterior como para los que viajan a las islas de San Andrés, Providencia”.•15 A partir de esa década, leyes, decretos y otras normas trataron de regular el comercio de la isla trayendo como consecuencia lógicamente situaciones inestables para el comercio que hasta ese momento era próspero. Sin embargo, la inmigración hacia San Andrés continúo de manera desmedida. En esa década y en las siguientes, de todos los rincones del país llegaron colombianos atraídos por las facilidades laborales y de bienestar, de manera que el Censo de 1.973 arrojó una población total de 23.983 habitantes que representó un aumento poblacional de más del 200% entre 1.951 y 1.973 distribuidos por sectores:
• Es importante señalar que independientemente de la influencia negativa que pudo significar para el comercio colombiano, la introducción de mercancías extranjeras al país vía San Andrés, este no tipificaba contrabando por cuanto existía una norma que respaldaba esta actividad. 15 El Tiempo. Rígidas Medidas para acabar con el contrabando. Octubre 24 1.964.

26

Raizales en Bogotá

SECTOR Centro(North End) La Loma San Luís TOTALES

TOTALES 14.420 3.392 2.547 2.624 22.983
16

HOMBRES 7.426 1.628 1.282 1.205 11.541

MUJERES 6.994 1.764 1.265 1.419 11.442

Fuente: DANE oficina San Andrés

En 1.972 el gobierno nacional promulgó la Ley 1ª como un estatuto, definiéndola como Intendencia Especial para dar un nuevo impulso a la comunidad. Problemas de servicios públicos, educación, salud, situación de empobrecimiento social y económico fueron algunos componentes del diagnóstico. Esta ley además de otorgarle al archipiélago un nuevo régimen político – administrativo, fortaleció el régimen fiscal y presupuestal, brindando condiciones para la generación de ingresos y la atención a los problemas detectados en el diagnóstico causados por una sobrepoblación que ya se evidenciaba. A pesar de esta intencionalidad del Estado, las décadas de los ochenta y de los noventa se caracterizaron, de una parte, por el aumento cada vez acelerado de la población agravados por dos nuevos fenómenos: el narcotráfico y la apertura económica. El narcotráfico, generó la presencia de un nuevo sector, procedente principalmente del interior del país. (Departamentos de Antioquia y Valle entre otros). Narcotraficantes y testaferros se ubicaron en las dos islas, adquirieron terrenos, compraron negocios y establecieron una próspera economía subterránea; raizales e inmigrantes vendieron muchas de sus propiedades por grandes sumas y la corrupción encontró los mejores terrenos abonados. Los isleños con
16

Tomado de ROBINSON DAVIS, Dilia. La Otra Cara del Paraíso Turístico. Pag. 182. 1.974 27

Raizales en Bogotá
competencias casi naturales en la navegación y la vida marina encontraron la salida para su situación de marginalidad a la que el Puerto Libre las había condenado; jóvenes y viejos cayeron en la trampa de dinero fácil producto de los “viajes” como mulas ó capitanes y marinos de los barcos traficantes. La construcción de nuevos establecimientos comerciales y hoteleros, viviendas ostentosas “ingresaron” a la maltrecha economía de las islas. El crecimiento urbanístico aumentó de manera desmedida hasta que en 1.994 una tutela interpuesta por el movimiento S.O.S. (Sons Of the Soil) puso freno a esta incontrolada expansión. No obstante si bien la tutela desaceleró la construcción de hoteles y establecimientos comerciales, no pudo con la aparición de decenas de asentamientos subnormales que se apoderaron no sólo del casco urbano sino de los sectores de ocupación típicamente nativa. Los estragos de una distribución inequitativa de la riqueza en la isla condujeron a una nueva forma de expropiación, el arrendamiento de terrenos para el asentamiento de tugurios de inmigrantes. Por su parte, la apertura económica prácticamente acabó con el comercio de San Andrés y con ello uno de los mayores atractivos para visitantes de la isla. La oferta de mercancía dejo de ser competitiva, las ventajas comparativas se redujeron y San Andrés no se preparó para asumir nuevos retos y estrategias. Muchos almacenes cerraron sus puertas y una situación de crisis, empezó a sentirse en todos los sectores. Los finales de siglo y lo que lleva de transcurrido el XXI, han sido marcados por un empobrecimiento general de la población, tanto de nativos - raizales como inmigrantes, causado por la recesión que caracterizo el final de siglo en todo el país. Pero un problema mayor ha surgido y
28

Raizales en Bogotá
pone en grave peligro a la otrora comunidad pacífica del Archipiélago. La inconformidad de raizales frente a lo que se considera una constante lesión a su dignidad, a su supervivencia y el desconocimiento del estado frente a sus derechos, ha generado un enfrentamiento y acciones de hecho cada vez más preocupantes. Los sectores de raizales reivindican su derecho a la autodeterminación, reclaman del estado colombiano en retorno de miles de inmigrantes a tierra firme, inmigrantes pobres (en su mayoría Afrocolombianos) insisten en permanecer en la isla primero por que es territorio colombiano y segundo por que tampoco pueden volver a sus lugares de origen no sólo por la situación de desempleo sino por la violencia en la que encuentra sumida toda la Colombia continental; los gremios de la producción, (turismo y comercio) ven en peligro sus intereses e inversiones en la isla y por esta razón incursionan de manera cada vez más contundente en el poder político; actúan como grupos de presión y de interlocución ante el gobierno nacional, generando entre todos una polarización de fuerzas, y confrontación de los diferentes sectores, situación que ha puesto en peligro la tolerancia y convivencia que habían caracterizado a esta comunidad y está creando condiciones adversas a la convivencia pacifica y de respeto al otro que tiende a buscar el mundo entero. 1.3. HACIA BOGOTÁ17… La historia del pueblo raizal en Bogotá, es paralela a la transformación de la estructura económica, política y social del archipiélago. Esas transformaciones económicas sujetas a los lineamientos políticos, que desde el gobierno central se formularon para el territorio insular, fueron la causa fundamental que impulsó un

17

Hanny Newal. Historiadora Universidad Nacional de Colombia y miembro del Pueblo Raizal. 29

Raizales en Bogotá
cambio en su estructura poblacional; parte de ese cambio, sería la emigración de sus habitantes a otras zonas del Caribe, o a los Estados Unidos, y más recientemente a tierra firme colombiana. Desde 1912 un periódico local hacia énfasis en que la emigración desde la isla a otros territorios era todo un acontecimiento.18 Según, Parsons, entre 1938 y 1951, la población de las dos islas, disminuye de 6528 a 567519. Es decir no se puede concebir narrar la experiencia de los primeros raizales que llegaron a la Bogotá en la década del cincuenta del siglo pasado, sin incluir las aceleradas transformaciones de la formas de desarrollo, que se llevaron a cabo durante los últimos 60 años en el Archipiélago. Otra vez, a falta de documentos escritos, la historia del pueblo raizal en Bogotá, sólo se conoce oralmente; debido, a la fuerte predisposición hacia la tradición oral, que posee este pueblo. La manifestación cultural, que más lo definiría son los cuentos de la Araña. “Los cuentos de Araña (Anancy stories) son relatos que vienen de mis ancestros, hacen parte de la tradición del Archipiélago. Es decir, de nuestra historia y nuestra cultura, y como tales expresan el pasado y el presente. Son parte de una tradición y de los saberes transmitidos de padres a hijos, nos habla del pasado que se refleja en los personajes. Estos cuentos también son parte de nuestro presente que cambia y se recrea en cada nueva aventura. Así, en cada relato es posible incorporar elementos de la vida diaria, y simultáneamente mantener viva la memoria de la gente de las islas.”20

18 “The searchlight” 1 octubre, 1912. Citado por Parsons. 19 Geografía Histórica de las islas Colombianas del Caribe Pág. 114. 20 Pomare Myles, L. 2000 30

Raizales en Bogotá
Se pueden determinar tres oleadas de migración de Raizales fuera del archipiélago y al territorio continental colombiano, que fueron incrementándose en la medida en que la presión por el territorio, fue visibilizándose con la disminución al acceso a la educación, salud y empleo. La primera oleada de población raizal migrante hacia los E.U., a Centroamérica, y al caribe comienza mucho antes del puerto libre. La migración de “nativos isleños”, sucede bajo la constitución 1886; Las razones de fondo de la migración en masa, sucedíeron bajo un momento en que la Republica no aceptaban otra lengua que no fuera español, o en menor medida razones religiosas. La migración hacia territorio continental colombiano, fue en detrimento del establecimiento de lazos comerciales y económicos anteriores a la década del 1950; así, hubo entonces un proceso endógeno, que conlleva a la migración hacia distintos zonas del país, en principio las ciudades de Cartagena, Barranquilla, Barrancabermeja21 fueron los focos desde donde llegaron después a la capital. En la memoria oral de la gente raizal, es habitual, que fijen unas fechas límites, del comienzo de una migración no programada, ni masiva, entre 1930 y 1960.22 Ocurriendo también aquí, una segunda fase del mestizaje. La noticia que se tiene sobre un primer raizal habitante en Bogotá, fue precisamente para incorporarlo a la estructura militar del estado. Es decir la relación temprana del estado Colombiano, con este pueblo no fue vía reconocimiento de derechos, si no como una imposición de deberes como estrategia de inclusión.

21 Parsons, no hace explícitamente la afirmación de que la gente llegaba primero a las ciudades más costeras, y luego, seguían la ruta hacia el centro del país. 22 Una historia oral de las islas y su gente. Ruiz, O`Flin Pág. 15. 31

Raizales en Bogotá
Recordado oralmente por ancianos raizales como la “guerra”, la escaramuza fronteriza librada entre Colombia y Perú, por la Amazonía en 1932 inicia la participación activa de “nativos isleños” en las estructuras estatales colombianas; el resultado directo de ello, fue la consolidación de la “unidad nacional”23. Llamados a la Armada por su experticia como navegantes, muy posiblemente se quedaron algunos, pasaron por Bogotá, la conocieron y se devolvieron. Reiteradamente en los textos históricos sobre las islas, sitúan la declaración de puerto libre como el punto neurálgico de todas las transformaciones sucedidas en el archipiélago. En el caso de la llegada de la segunda oleada de raizales a la ciudad de Bogotá, también fue un resultado paralelo a la declaratoria del puerto libre, más específicamente, algunos autores como Huffington mencionan a la construcción del aeropuerto en 1955, como el mecanismo que facilita el desplazamiento; iniciándose la probabilidad del aumento de oleadas migratorias. Otro antecedente, en donde muy seguramente participo más de un isleño, fue el Bogotazo en abril de 1948. En ese año, se trajeron a hombres jóvenes y fuertes para reprimir a la chusma Bogotana; El señor Cecilio Hoy Brown24, oriundo de la isla de Providencia, participó activamente en ese acontecimiento; y contaba entre asombro y vivacidad años más tarde,-en la década de los ochenta- que le dieron un arma, y le enseñaron a disparar, para controlar a la “Chusma”, una de las pocas palabras en español que se le quedaría grabada. Traído durante el mandato del General Rojas Pinilla, como miembro del batallón de Guardia Presidencial,

23 Donadio, Alberto. “la guerra con Perú” 24 Murió, en enero del 2006. 32

Raizales en Bogotá
Casmiro25, termina sumido en el nuevo mundo de los delirios nocturnos urbanos. No se conocen los pormenores de cómo fue su salida del archipiélago, y su permanencia en la ciudad, pero no debió ser del todo beneficiosa, ya que se escapó del batallón, para “sumirse en el alcohol”. Según Mr. Hudgson, mientras él tocaba la guitarra en un grupo de música típica isleña, se le acercó un señor de apellido Taylor - al parecer se encontraba de paso por la ciudad-, él pertenecía a la Armada Nacional, y les pide que estos tres señores del grupo musical, recién llegados “llevaran por el buen camino a Casimiro”. Pero Casimiro, arrastra a otro de los integrantes a sus noches de juerga; eran famosos. Se sentían a gusto por que los admiraran, ya que los ritmos caribeños eran algo muy novedoso. De hecho fue Casimiro, quien llego a la capital años antes de ellos, quien convenció a Mr. Hudgson de que se quedara; el otro integrante no le agradó el clima y se devolvió para San Andrés. Este grupo musical, llevado a Bogotá en 1958 por un empresario de Avianca bajo promesas falsas. Termina prácticamente en un robo; a duras penas les pagaron un hotel barato del centro llamado “la Magdalena”; cumpliendo con un contrato que los obligaba a dar conciertos en vivo tres veces por semana por “un canal de televisión, que quedaba por la 24 con séptima”26. El otro caso sería el del señor Enrique Yates Nelson, quien después de trabajar en Barrancabermeja, se establece definitivamente en Bogotá, a pesar del recibimiento poco cordial que le tocó a su llegada. En el hotel donde se había hospedado, le robaron todo su equipaje de viaje; camino a poner la denuncia se encontraría con “Pope”27, quien lo ayudaría y lo termina
25 El entrevistado W. Hudgson no se acuerda del apellido de este integrante del Batallón Guardia Presidencial. 26 Ver anexo: entrevista Walter Hudgson. 27 Es muy frecuente los sobrenombres entre los raizales 33

Raizales en Bogotá
convenciendo de que también se quedara. Después, trabajando como bombero en la oficina de la estación, rememora los trágicos sucesos de un incendio acaecido en diciembre del 1958, “fui yo quien contesta el teléfono, cuando lo de Almacenes vida, que si no me equivoco quedaba en 7ma con 11”. Entre la década del los sesentas y principios de los ochentas, la tercera oleada que vendría a la ciudad de Bogotá, fue un resultado de la estrategia de acercar, a los “nativos” al estado colombiano, ya no en términos tan forzosos. La promulgación de becas, para terminar la secundaria, y el comienzo de facilidades para el acceso a la educación superior, completaba el contexto un tanto añejo de la constitución del 86. Muestra de ello, es que un profesional arquitecto que termina en la universidad Piloto de Colombia, fuera el arquitecto del actual edificio del SENA28 o que una socióloga graduada de la Universidad de la Salle, fuera mandataria de la entonces, Intendencia de San Andrés y Providencia.29 Es también el periodo, donde se incuban los procesos organizativos actuales del pueblo raizal en la ciudad de Bogotá. En principio, eran reuniones donde la comunidad de estudiantes provenientes del archipiélago se congregan alrededor del deporte, la música, y más a menudo de la gastronomía típica isleña o de los productos autóctonos enviados desde la isla. A diferencia de las décadas anteriores a los sesentas, la llegada de los habitantes a la ciudad de Bogotá, deja ser “golondrina”, y se empieza a tornar en una migración importante, cada vez con números superiores según lo demuestra algunos censos del DANE, y últimamente las encuestas de la presente caracterización.

28 Corpus, Arnulfo. Entrevista, enero 2008 29 La referencia es a Dilia Robinson Davis. 34

Raizales en Bogotá

Según Parsons, “la transformación de la sociedad del archipiélago está ya bien avanzada y el proceso sigue adelante”30. De hecho, es reflejo de ello, se pasa de ser navegantes, comerciantes, imbuidos en una economía que no estaba anclada a la Colombia continental y que era un aspecto primario del conglomerado identitario raizal, también pasa de sostener una relación fuerte con el territorio, las formas de apropiación del espacio, las formas de comunicación cotidianas, a formas más sutiles pero más elaboradas de prolongación de los aspectos identitarios fuera del territorio insular; como estrategias, no tanto para pasar desapercibidos si no como, de respeto al otro. Por eso generalmente el raizal termina adaptándose a las formas culturales del lugar donde arriba, a diferencia de otros grupos étnicos que mantienen una identidad cultural más uniforme y en cierto grado más compacta. Muy frecuentemente, algunos autores ven en general a “la identidad étnica31 como una estrategia política, que busca ejercer presión frente al Estado”; aunque para el pueblo raizal, esta estrategia es una nueva manera de presentarse al Estado colombiano, que no implica necesariamente el éxito de su estrategia, más bien confirma el exitoso proceso de colombianización. El raizal admite este proceso, pero también espera desde el Estado un reconocimiento que le permita completar en la práctica las políticas que desde 1991, enfatiza y reconoce la multiculturalidad de la nación Colombiana.

30 Parsons, San Andrés y Providencia. Una geografía histórica. Pág. 15 31 “al hablar superficialmente de identidad étnica, nos referiríamos a un grupo social que comparte un pasado, un territorio definido, una lengua (Koonings et.al, 1999), así como una religión y, en ocasiones, características fenotípicas similares, o formas económicas o de apropiación del medio ambiente (Baud et.al, 1996).) Citado por Cano, A.

35

Raizales en Bogotá
¿Pero porque el uso indistinto a veces de parte de los mismos raizales de autodenominarse ya sea como raizal, nativo, isleño? La explicación radicaría muy posiblemente en la necesidad de articularse desde dentro del territorio, cada vez que sobreviene el riesgo de su invisibilización como grupo étnico. Es la manera además, de saber que había un sentido de pertenencia; por eso la nominación se encuentra como elemento clave, en la historia del pueblo del Archipiélago. El desafío que planteó el puerto Libre, que atrajo a muchos emigrantes no isleños, a la isla, justamente se soluciona de la manera más sencilla, determinada por la condición geográfica; simplemente se asumen como isleños. Al transcurrir, las décadas posteriores, y nuevas generaciones surgían de los no isleños, otra nominación fue necesaria para nuevamente articularse con el territorio, los nativos fue el nombre como se autodenominaban, para crear la visibilización, más que todo frente al Estado Colombiano. A Finales de la década del setenta, y durante los ochentas, ese era el nombre con que se reconocían movimientos reivindicativos como S.O.S (Sons of the Soil).32 Últimamente, el nombre de raizal, se usa como manera de reforzar las nominaciones anteriores, pero además como una estrategia política abierta de reclamos de derechos, promulgados desde la constitución del 91. Sin embargo la transición desde el nombre nativo hacia el de raizal, supone toda una época reciente y someterla a cualquier análisis sociológico, político o antropológico, podría llegar a ser errado si no se espera a que la historia fermente este proceso que aun no parece haber culminado.

32 Estas consideraciones, son basados en una afirmación de Juvencio Gallardo, citado por Adelaida Cano Shultz 36

Raizales en Bogotá

37

Raizales en Bogotá

38

Raizales en Bogotá

2. LOS RAIZALES EN CARACTERIZACION…

BOGOTÁ:

UNA

Como parte de la estrategia de caracterización a los raizales residentes en la ciudad de Bogotá, la corporación latinoamericana Misión Rural decidió aplicar una encuesta que contempló 86 preguntas de diversa índole, que se formularon con la participación de la ORGANIZACIÓN DE LA COMUNIDAD RAIZAL CON RESIDENCIA FUERA DEL ARCHIPIÉLAGO DE SAN ANDRÉS, PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA-ORFA, la aplicación de los formularios, proporcionaron información relevante para realizar de la forma más aproximada, una serie de análisis estadísticos. La encuesta se aplicó a 424 personas, que representan el 31.2% de la población Raizal habitante en Bogotá, que según el censo realizado por el Departamento Nacional de Estadística (DANE) en el 2005, es de 1355 personas. El presente documento muestra de manera detallada, aspectos de la realidad de la comunidad Raizal. La información que se presenta, será útil en la elaboración de planes concretos, dirigidos a incluir a la comunidad Raizal en el presente y futuro de la administración distrital, logrando de esta manera el reconocimiento real, de los miembros de este pueblo, habitantes de la ciudad, como una unidad étnica representativa. 2.1. ASPECTOS DEMOGRAFICOS: RESPECTO AL CENSO DANE 2005 El Censo 2005, fue el primero en visualizar grupos étnicos que en censos anteriores no fueron identificados, como es el caso de las poblaciones ROM, Raizal del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa
39

Raizales en Bogotá
Catalina y Palenquera de San Basilio, Bolívar. En este censo33 se utilizó como criterio de captación de la etnicidad y el autoreconocimiento de acuerdo a la cultura y con los rasgos físicos, esta última consideración se incluyó en aras de permitir que la población afro colombiana que no se reconoce culturalmente pudiera hacerlo por sus características fenotípicas y así posibilitar su completa visibilización. También se incluyó una pregunta sobre la lengua, por considerarla un rasgo cultural muy importante y se amplió su cobertura a la población ROM, Raizal del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y Palenquero de San Basilio. Las preguntas del módulo de pertenencia étnica del cuestionario del Censo General 2005, se presentan a continuación:

33 En Colombia una Nación Multicultural:22;2005 40

Raizales en Bogotá
En Colombia residen, según datos del censo, 4.311.757 afrocolombianos, entre ellos se cuenta, a los raizales, los palenqueros, negros y mulatos afro descendientes, que corresponden al 10,62% del total de la población colombiana. En el archipiélago de San Andrés, providencia y Santa Catalina el porcentaje de afrocolombianos es del 56%, 98% de los cuales es población raizal, oriunda del departamento.

En Bogotá, el censo registra 1.355 raizales, es de anotar que en esta oportunidad, se disocia el raizal del resto de la comunidad Afrocolombiana habitante de la ciudad.

41

Raizales en Bogotá

Al consultar a la organización raizal en Bogotá ORFA, sobre la pertinencia de los datos arrojados por el censo del 2005, ésta manifestó que sin bien, este último censo ha avanzado de manera significativa respecto a los censos anteriores, dichos datos resultan imprecisos por las razones que se enumeran a continuación: No se llevó a cabo un adecuado y sostenido proceso de concertación con las instancias organizativas del pueblo RAIZAL que permitiese, en su momento, entre otras cosas, su participación activa a lo largo de todo el proceso del Censo General del 2005.

42

Raizales en Bogotá
Frente al pueblo RAIZAL se asumió un tratamiento evidentemente asimétrico en relación a los protocolos, procedimientos y acuerdos construidos con los pueblos indígenas, para la aplicación de los formularios censales y el levantamiento de la información. Al parecer los procedimientos diseñados por el DANE para sensibilizar e involucrar a la población RAIZAL en el proceso del Censo General 2005 fueron manifiestamente insuficientes ya que se redujo a la emisión de cuñas radiales y a la difusión de afiches. Frente a la pregunta: “se es no, raizal”…un indígena u otra persona – habitante milenario de su territorio—pudo responder positivamente, alterando de esta manera los resultados de la encuesta. La formulación o no, de las preguntas referidas a la pertenencia étnica contenidas en los formularios censales se dejó a la discreción y libre albedrío de los encuestadores, es así que muchos raizales han manifestado a sus organizaciones que no se les interrogó al respecto. Dado que la población raizal que habita la ciudad no crea en su gran mayoría, redes familiares - como si es el caso de los gitanos y de los pueblos indígenas - su localización debe hacerse de manera individual, situación que dificulta el proceso de registro. Se ha podido determinar sin embargo, que existen núcleos poblaciones de estudiantes universitarios, miembros de congregaciones religiosas y profesionales que pueden ser la base de una red de información que permita junto con la base de datos de ORFA, completar el registro de miembros del pueblo raizal habitante de la ciudad de Bogotá, mediante este ejercicio se logró crear una base de datos de 424 raizales habitantes de la ciudad.

43

Raizales en Bogotá

Bogotá EDAD:

CIFRAS CENSO DANE 1355

CIFRAS BASE DE DATOS CONSTRUIDA 424

El promedio de edad de la población encuestada es de 25 años. El promedio obtenido para esta población fue de 27 años, 19 años es la edad que más se repite dentro de los encuestados pudiéndose estimar que es una población muy joven. El valor máximo encontrado es de 82 años. Género
100,0% 50,0% 0,0% Femenino Masculino No responde 50,9% 47,9% 1,2%

Se presenta en la gráfica que la mayor concentración de personas encuestadas de sexo masculino que está entre los 20 y 25 años de edad. En el caso de los personas de sexo femenino la mayor concentración se da entre los 18 a 20 años aproximadamente. La desviación estándar encontrada para la muestra en esta pregunta es de 13.7, lo que representa un significativo grado de dispersión de los datos respecto del valor promedio. En cuanto al género que corresponde a la pregunta número 2 dentro del formulario, se encontró que la población Raizal encuestada en un 50.9% corresponde a hombres y en un 47.9% a mujeres; 5 personas encuestadas no respondieron.

44

Raizales en Bogotá

Estado Civil
80,0% 60,0% 40,0% 20,0% 0,0% Soltero(a) Casado(a) Viudo(a) Divorciado(a) Unión libre Otro No sabe o no responde 15,8% 1,4% 2,1% 5,0% 1,4% 3,30% 71,0%

El 71% de la población encuestada se encuentra soltera, de este porcentaje un 53% corresponde a hombres y un 47% son mujeres. El 15.8% del total de la población esta casada, de este porcentaje un 50.7% son mujeres y un 49.3% son hombres. El 5% vive en unión libre, de este porcentaje un 57.1% son hombres y un 42.9% son mujeres. Un 2.1% está divorciado y un 3.3% no respondió. Tipo de Matrimonio
50,0% 0,0% Católico Bautista Adventista Civil Otro 43,0% 34,2% 2,6% 16,1% 4,1%

Del 19.3% de las personas que están o estuvieron casadas, el 8.3% lo hicieron mediante matrimonio católico, el 6.6% lo hizo mediante matrimonio bautista, el 0.5% esta o estuvo casado por el matrimonio adventista, y el 3.1% se caso mediante matrimonio civil y un 0.8% no respondió. Estos datos corresponden a la pregunta número 4 del cuestionario.

45

Raizales en Bogotá

Hijos
100,0% 50,0% 0,0% Si No 30,9% 69,1%

El 69.9% de la población encuestada no tiene hijos. El 30.1% si los tiene, de este porcentaje el 35.2% tiene 1 hijo(a), el 33.6% tiene 2 hijos(as) y el 31.2% tiene entre 3 y 10 hijos(as). Esta circunstancia obedece al hecho de que los raizales permanecen en la ciudad de manera temporal, parte importante de la población es joven debido a que se encuentra en calidad de estudiante o desempeñando cargos que no se significan una permanencia importante que les obligue a vivir con su familia. 2.2. MIGRACIÓN - MOVILIDAD Lugar de Naciomiento
100% 50% 0% San Andrés Bogotá Providencia Barranquilla Cartagena Otros 71% 15% 7% 2% 2% 3%

El 71% de la población encuestada nació en San Andrés Isla, el 15% nació en Bogotá, el 7% en providencia, el 2% en Barranquilla, otro 2% en Cartagena y un 3% en otros lugares.

46

Raizales en Bogotá

Tiempo de residencia en Bogotá El tiempo máximo encontrado de residencia en la ciudad capital fue de 58 años, el mínimo tiempo fue de 2 meses, la gran mayoría de los encuestados respondieron que se encuentran en la ciudad hace tres o cuatro años.
Ultimo Lugar de Residencia

No responde Providencia Barranquilla Cartagena Bogotá San Andrés 0% 10% 3% 3% 4%

12%

17% 61% 20% 30% 40% 50% 60% 70%

El 61% de la población dijo que su último lugar de residente diferente al actual fue San Andrés isla, el 17% respondió que Bogotá, el 4% dijo que Cartagena, el 3% dijo Barranquilla, un 3% Providencia y un 12% no respondió.
Cuantas Veces a Cambiado de Residencia en el Último Año

60,0% 40,0% 20,0% 0,0%

41,3%

58,7%

Si

No

47

Raizales en Bogotá
Se encontró que el 58.7% del total de la muestra no se ha cambiado de residencia durante el último año. El 41.3% si lo ha hecho; de este porcentaje el 60.5% lo ha hecho en una oportunidad, el 24.7% en dos ocasiones, y el 14.5% lo ha hecho en tres o mas ocasiones.
Frecuencia con la que se desplaza al Archipiélago
40,0% 30,0% 20,0% 10,0% 0,0% 36,6% 25,9% 12,3% 8,3% 16,0% 0,9%

No se desplaza 1 vez al año 2 veces al año Entre 3 y más Una vez entre No sabe o no veces al año dos años y 5 responde años

El 36.6% viaja una vez al año al archipiélago. El 25.9% de los encuestados viaja al archipiélago 2 veces al año. El 16% respondió la opción 5, la cual hace referencia a una vez entre dos y cinco años. El 12.3% escogió la respuesta No 1, que corresponde a la opción que no se desplaza y el 8.3% viaja más de tres veces al año. Un 0.9% de la muestra contesto que no sabe o no responde. La desviación estándar que se encontró respecto a las respuestas es de 1.247, un nivel bajo de dispersión.
Razones de visita al archipiélago

No responde Acont. Familiar Vacaciones Visita Turismo Trabajo

7,5% 1,0% 24,5% 59,9% 1,0% 6,1%

0,0% 10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0% 60,0% 70,0%

48

Raizales en Bogotá
Las razones de visita al archipiélago, en su mayoría es por vacaciones con un 59.9%, por vacaciones un 24.5%, por trabajo un 6.1%, por turismo un 1.0%. El 1.0% lo hace por acontecimientos familiares y un 7.5% no respondió a esta pregunta.
Cuándo fue la última vez que viajó al Archipiélago
40,0% 30,0% 20,0% 10,0% 0,0% 32,5% 8,3% 13,7% 17,7% 4,0%
En los últimos En el último año seis meses En los dos últimos años o más Nunca se ha desplazado No sabe o no

23,8%

En el último mes

responde

Un 32.5% de los encuestados respondió que en los últimos 6 meses. El 17.7% respondieron que en los últimos dos años. El 13.7% en el ultimo año. Un 8.3% que en el ultimo mes y un 23.8% no respondió. De los encuestados se encontró un 4% que nunca se ha desplazado. El archipiélago de san Andrés y providencia es un referente cultural que no pierde importancia para los raizales a razón de su estadía en la ciudad de Bogotá. Sus redes sociales y familiares se permanecen en su lugar de origen y esto obliga al permanente desplazamiento de quienes se encuentran en la ciudad.

49

Raizales en Bogotá

2.3. ECONOMIA
Ocupación
60,0% 50,0% 40,0% 30,0% 20,0% 10,0% Desempleado 0,0% Empleado (A termino fijo) Empleado (A termino indefinido) Subempleado Estudiante Otro No sabe o no responde 7,5% 10,8% 10,8% 1,2% 5,4% 8,9% 55,4%

En un 55.4% los encuestados respondieron que su ocupación actual es estudiante. Un 10.8% respondió que esta empleado a termino fijo. Otro 10.8% respondió que esta empleado a termino indefinido. Un 7.5% dijo que se encontraba desempleado; un 1.2% dijo que era subempleado. Un 5.4% dijo que su ocupación actual era diferente al de las opciones presentadas en el cuestionario y un 8.9% no respondió.
Piensa que los raizales deben regresar al archipiélago...
No sabe o no responde Nunca debería regresar a trabajar No por que no hay oportunidades laborales Si, después de tener experiencia Si, Inmediatamente 0,0% 9,4% 10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0% 60,0% 1,9% 0,9% 35,1% 52,6%

El 52.6% de los encuestados dijo que si, pero después de tener experiencia; el 35.1% dijo que no por que en la isla no existen oportunidades laborales; un 9.4% dijo que si, inmediatamente; un 0.9% afirmo que nunca debería regresar a trabajar y un 1.9% no sabe o no responde.

50

Raizales en Bogotá

EGRESOS:
GASTOS - EGRESOS
Otro 12% Arriendo 13%

Deudas 19%

Servicios 11%

Pensiones 13%

Alimentacion 32%

Se encontró que en promedio la comunidad raizal encuestada gasta un 13% de su ingreso en el pago de arriendos o alquiler, un 11% en promedio en el pago de servicios, un 32% en alimentación, un 13% en pensiones escolares o universitarias, un 19% en deudas y un 12% en promedio en otros.

INGRESOS: El 22.9% de los encuestados no suministro información a esta pregunta, de este porcentaje un 46.9% corresponde a hombres que no quisieron dar información y un 53.1% a mujeres. Un 12.3% dice que su promedio esta entre 200.001 a 400.000 pesos, de este porcentaje un 43.1% corresponde a hombres y un 56.9% son mujeres. El 13.7% dice que el promedio de ingreso mensual que tienen esta entre 400.001 a 700.000 pesos, de este porcentaje un 44.3% son hombres y un 55.4% son mujeres. Un 8% dice que esta entre 700.001 a 1.000.000 pesos, de este porcentaje un 61.8% corresponde a hombres que dicen tener este ingreso y un 38.2% son
51

Raizales en Bogotá
mujeres. Con ingresos superiores a 1.000.000 de pesos se encuentra el 20% de los encuestados y con ingresos menores a 200.000 pesos el 6.8%. El 7.8% de la población de la muestra no contesto esta pregunta y el 8.5% contesto no saber la respuesta. Es de anotarse que estos ingresos corresponden en su gran mayoría a los que envían desde las islas los padres de los raizales que se encuentran estudiando en la ciudad de Bogotá, estos no responden. Podemos decir que los raizales se encuentran ubicados en estratos que van del 3 al 6, lo que no nos puede llevar a conclusiones erróneas en cuanto al bienestar por vivir en ciertos estratos, cuando encontramos un alto índice de desempleo en los miembros de la comunidad raizal, lo que nos obliga ha realizar una pesquisa más exhaustiva que nos permita conocer las condiciones reales de los miembros de la comunidad.
Estrato
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% Estrato Uno Estrato dos Estrato tres Estrato cuarto Estrato cinco Estrato seis No sabe o no responde 0,9% 5,7% 56,8% 29,7% 4,5% 1,7% 0,7%

El 56.8% del total de encuestados pertenece al estrato tres, de este porcentaje un 49.8% son hombres y un 50.2 son mujeres. El 29.7% pertenece al estrato cuatro, de este porcentaje el 55.2% son hombres y un 44.8% son mujeres. El 5.7% pertenece al estrato dos, de este porcentaje un 58.3% son hombres y un 41.7% son mujeres. Un 4.5% dijo que pertenece al estrato cinco, de este porcentaje un 52.6% son hombres y un 47.4% son mujeres. Un 1.7% pertenece al estrato seis y solo cuatro personas que representan menos del 1% de los encuestados pertenece al estrato uno.
52

Raizales en Bogotá

2.4. EDUCACION – ESCOLARIDAD A pesar de que la Constitución del 91 y el Ministerio de Educación Nacional promueven el concepto de etnoeducación no sólo como una conquista de las minorías étnicas, sino también como una política de Estado para con los pueblos indígenas, ROM, afrocolombiano y raizal, en el caso de los raizales la etnoeducación ha sido letra muerta. En los colegios y escuelas del archipiélago, se imparten los contenidos en idioma español, en detrimento del desarrollo de su propia lengua. El inglés se da como lengua extranjera, sin considerar que en el archipiélago no lo es. La promoción de la lengua propia, las tradiciones socioculturales son prácticamente inexistentes en los currículos educativos. Frente a la educación en Bogotá, puede decirse que ésta se reduce al nivel profesional, pues son pocos los menores que se encuentran en la ciudad estudiando primaria y bachillerato.
Nivel de escolaridad
No sabe o no responde 1,8% Doctorado 0,7% Maestría 0,4% Especialización Carrera Universitaria Carrera Tecnológica Carrera Técnica Secundaria Primaria 0,0% 3,4% 5,0% 10,0% 15,0% 20,0% 25,0% 30,0% 35,0% 40,0% 45,0%

8,5% 42,0% 8,6% 9,1% 25,5%

El 42% de la población tiene o esta cursando una carrera universitaria, el 25.5% de los encuestados posee secundaria, el 9.4% tiene un nivel educativo técnico, un 8.5% tiene un nivel de escolaridad tecnológico, un 8.5% tiene un nivel educativo de especialización, un 3.3% solo
53

Raizales en Bogotá
alcanzo la primaria, un 0.7% posee un doctorado, un 0.5% tiene maestría. Un 1.9% no sabe o no responde. Los miembros del pueblo raizal que habitan la ciudad, son en su gran mayoría estudiantes o profesionales que aspiran a niveles de postgrado en su formación académica. Muchos de ellos, se ven obligados a ubicar su residencia definitiva en la ciudad debido a que en el archipiélago no encuentran oportunidades de empleo.
Nivel de escolaridad al que aspira
Secundaria Técnica Tecnológica Universitaria solo pregrado Universitaria con posgrado No sabe o no responde 0,0%
2,5% 0,9% 1,2% 5,2% 15,1% 75,0%

10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0% 60,0% 70,0% 80,0%

El 75% del total de encuestados dijo que el nivel educativo hasta el cual necesita llegar es el de educación universitaria con postgrado, un 15.1% afirma que a educación universitaria de pregrado es suficiente, un 5.2% afirma que necesita llegar a obtener educación tecnológica, un 1.2% a educación técnica, menos del 1% afirma que hasta la secundaria y un 2.5% no sabe o no responde. Dada su condición de estudiantes, muchos raizales arriban a la ciudad sin contar con redes de apoyo familiares que les permita ubicar una residencia permanente, acorde con sus requerimientos económicos y culturales, obligándolos a dispersarse por toda la ciudad y dificultando los espacios de encuentro. Es así que la implementación de residencias universitarias que les
54

Raizales en Bogotá
permita vivir en comunidad es considerada como una necesidad primordial.

Está de acuerdo con la implementacion de residencias universitarias para raizales 91,5% 100,0% 0,0% SI 7,8% 0,7%

No

No sabe o no responde

El 91.5% de la población encuestada esta de acuerdo con la implementación de residencias universitarias para jóvenes universitarios raizales y un 8.5% afirmo que no. 2.5. VIVIENDA
Tipo de Vivienda
70,0% 60,0% 50,0% 40,0% 30,0% 20,0% 10,0% 0,0% 59,0%

24,1% 2,4% 0,5% 0,5%

7,1%

5,7%

0,7%

Casa

Apartamento Habitación Inquilinato Casa lote

Pensión

Residencia No sabe o no Universitaria responde

El 59% del total de encuestados respondió que vivía en apartamento, un 24.1% dijo que vivía en casa, un 7.1% afirmo que vivía en una pensión, un 5.7% dijo que en residencia universitaria. Un 2.4% respondió que vivía en habitación y un 1% dijo que en otros. Solo cuatro personas no respondieron a esta pregunta.

55

Raizales en Bogotá

Tenencia de la vivienda
60,0% 50,0% 40,0% 30,0% 20,0% 10,0% 0,0% Propia Arrendada Familiar Posesión No sabe no responde
24,8% 18,4% 1,4% 0,7% 54,7%

Se encontró que: 54.7% vive en arriendo, el 24.8 posee vivienda propia, un 18.4% dijo que vivía en vivienda familiar y un 1.4% no respondió.
Número de personas que habitan por vivienda
25,0% 21,5% 20,0% 15,0% 11,6% 10,0% 5,0% 0,0% Dos Tres Cuatro Cinco Seis Más de siete 12,7% 7,1% 18,0% 23,0%

El número de personas por vivienda es de 3 con un 21.5%, el 23% respondió que en la vivienda residen 4 personas, un 12.7% afirmó que en la vivienda residían 5 personas, un 11.6% dijo que vivían 2 personas. Un 7.1% dijo que en la vivienda residen 6 personas. Un 6.1% dijo que en la vivienda solo reside una persona. El 18% restante afirmo que el número de personas estaba entre un rango mayor a 7 personas y menor a 36.

56

Raizales en Bogotá
2.6. ORGANIZACIÓN LA ORGANIZACIÓN DE LA COMUNIDAD RAIZAL CON RESIDENCIA FUERA DEL ARCHIPÍELAGO DE SAN ANDRES PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA- ORFA-34. Creación de la Organización En el mes de Julio del año 2004, un grupo de personas de la comunidad raizal residentes en la ciudad de Bogotá, se dieron cita para intercambiar ideas respecto a la situación del archipiélago y de los paisanos que por diferentes circunstancias estaban emigrando cada vez en mayor número a la capital. En esa primera reunión a la que asistieron ENRIQUE YATES NELSON, RUBIN HUFFINGTON, OLGA BONILLA CORPUS, OLGA LUCÍA OJEDA BONILLA, JIMÉNEZ HOOKER, JUNE MARIE MOW ROBINSON, NATASHA CALDERÓN LUNG, RICARDO VARGAS TAYLOR, DILIA, VICENTE, ZOYLA, AYDA, Y EUGENIA ROBINSON DAVIS, se tomó la decisión de promover la creación de una organización en la ciudad cuyo objetivo sería entre otros, la de rescatar algunos de los propósitos de la Fundación Casa de San Andrés, Providencia y Sta Catalina. Los asistentes estuvieron de acuerdo en la necesidad de reiniciar un proceso organizativo para afianzar la unión y solidaridad entre los coterráneos y al tiempo sirviera de punto de encuentro para reivindicar y mantener vivos los valores, las manifestaciones culturales y sociales que identifican a los raizales como pueblo. De igual manera, aprovechar los diferentes espacios de participación abiertos para los grupos étnicos para hacer visible la presencia raizal en Bogotá.

34 Documento presentado por Dilia Robinson, socióloga miembro del pueblo raizal y directora de ORFA. 57

Raizales en Bogotá
Para iniciar este proceso se promovió y realizó en el mes de agosto de 2004 un taller para consensuar las líneas de trabajo de la organización. El evento contó con la asistencia de un amplio número de raizales y en su marco se definieron como líneas de acción: la Cultura, el Medio Ambiente, la Producción y Empleo y la formación. Se nombró de igual manera, una comisión para redactar los estatutos y se acordó como nombre “ORGANIZACIÓN DE LA COMUNIDAD RAIZAL CON RESIDENCIA FUERA DEL DEPARTAMENTO ARCHIPÍELAGO SAN ANDRÉS, PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA.” El día 25 de septiembre se formalizó la creación de la Organización con el Acta de Constitución firmada por 32 personas constituyéndose en la única organización de base de raizales en la ciudad. La organización fue inscrita en el registro único Nacional de Comunidades Negras o Afrocolombianas, a por resolución 0041 de 2007, del Ministerio del Interior y de Justicia. Sus Objetivos Los objetivos de la organización quedaron consignados en los estatutos aprobados en Asamblea general y son entre otros los siguientes: • Organizar a la comunidad raizal, residente fuera del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en torno al fortalecimiento de su identidad cultural. Promover, difundir y reivindicar todas las manifestaciones y derechos culturales, intelectuales, espirituales, materiales, artísticos, políticos, sociales, legales y ambientales que

58

Raizales en Bogotá
constituyen el modo de vida, sistema de valores tradicionales y creencias que caracterizan a la comunidad raizal del Archipiélago. Construir y aprovechar espacios de participación en la vida social, económica, científica, cultural y política del país que posibiliten a la comunidad raizal residente fuera y dentro del territorio del departamento archipiélago. Establecer y mantener relaciones de cooperación con otras organizaciones que a nivel local, regional, nacional e internacional que tengan objetivos que beneficien a la comunidad raizal. Desarrollar actividades que favorezcan la integración, apoyo y formación de liderazgo de los jóvenes raizales en general y particularmente los residentes fuera del departamento Archipiélago.

A partir de la fecha de su creación, la organización ha venido funcionando con una dinámica y posicionamiento cada vez más importante. Durante los tres años de su existencia ha desarrollado entre otras las siguientes actividades en torno a su objeto: Participación en diferentes espacios democráticos con otros grupos étnicos, en encuentros culturales, representación en el Consejo de Política Social del Distrito, en el Consejo Local de Cultura de Teusaquillo en el subcomité de Producción y Empleo del Distrito. Un logro importante para la organización ha sido su reconocimiento e inclusión en el nuevo sistema Distrital de Arte, Cultura y Patrimonio donde no sólo tendrá asiento en el Consejo Distrital de las Artes, la Cultura y el Patrimonio sino también contará con un Consejo Distrital de Cultura Raizal como parte del Subsistema de Culturas de Grupos y Comunidades Étnicas y Campesinas, mujeres, poblaciones y sectores rurales y sociales. (Decreto 627 de 2007). Así mismo ha elaborado un documento sobre Política Pública para Raizales en el Distrito Capital el cual se encuentra a consideración del gobierno Distrital. De
59

Raizales en Bogotá
igual manera ha acudido a convocatorias del Instituto Distrital de Cultura y Turismo específicamente en la del Carnaval de Bogotá 2006 donde obtuvo el primer lugar entre los 30 proyectos escogidos. Hoy la organización no sólo ha alcanzado importantes logros en lo que respecta a su posicionamiento y su visibilidad en la ciudad sino también cuenta con un positivo avance en lo que corresponde a su fortalecimiento interno como grupo étnico contando con más de un centenar de afiliados de todas las edades. Avances y perspectivas de la organización35

1.-Fortalecimiento Organizativo 1.1-Capacitación y estudio: La organización considera de real importancia el proceso de fortalecimiento interno y y en este contexto utiliza como estrategia la realización de reuniones permanentes, de comunicación vía correo electrónico y de promoción del grupo.

Para finales del 2007, se comenzó el desarrollo del proyecto “Gestión de Cambio” que se había trabajado en un taller convocado por la secretaría de Gobierno del Distrito, y donde se habían priorizado dos proyectos: el uno referido a desarrollo organizativo con una capacitación a los miembros de la organización que se quisieran inscribir, y el segundo, un estudio de Caracterización de la población raizal residente en la ciudad capital. Estas dos propuestas a pesar que fueron iniciativa de la organización la secretaría a través del PNUD, realizó una convocatoria para la adjudicación del contrato proceso al cual la organización no pudo

35 Informe presentado por LIZETH JARAMILLO DAVIS. Representante legal. ORFA. 60

Raizales en Bogotá
presentarse por los requisitos allí señalados. De todos modos los proyectos se ejecutan con la colaboración y la activa participación de varios miembros del grupo. 1.-2. Grupo de Danzas: Como una estrategia para la visivilización y cohesión, se creó en el 2006 el grupo de danza con la participación de jóvenes raizales, quienes se reúnen cada ocho días para sus respectivas prácticas. Su consolidación, estableciendo horario de prácticas y se propuso la elaboración de un reglamento para lograr orden y disciplina. El grupo cuenta con un número de 25 integrantes de base pero siempre está abierto a recibir nuevos integrantes. Ha logrado posicionarse en diferentes espacios con presentaciones entres los que se enuncian: La Caminata de la Solidaridad por Colombia, La Feria de ANATO en Conferías Colsánitas Evento de presentación del Documento Plan de Largo Plazo de la Población Afrocolombiana, Palenquera y Raizal. Celebración de las fiestas tradicionales de las Islas (Teatro Cádiz). Encuentro entre pares auspiciado por la Secretaria de Cultura, en el teatro de la Media Torta. 1.3- Encuentros culturales y de Integración: Desde la creación de la organización se ha institucionalizado la celebración de las fiestas tradicionales de la isla en el mes de noviembre como un espacio de reasignación para todos los raizales residentes en Bogotá, hasta la fecha se han realizado cuatro encuentros. El primero se desarrolló durante los días 2 y 5 de noviembre, con la presentación como acto central del programa “La Red de Anancy” el programa de apoyo para
61

Raizales en Bogotá
jóvenes para el acceso y permanencia en la educación superior. En el marco de este mismo evento se hizo una presentación del grupo de danzas a la comunidad raizal residente en Bogotá seguido por un refrigerio con productos de la gastronomía isleña. El día 5 se realizó un gran encuentro recreativogastronómico en el parque distrital conocido como de los NOVIOS, con la asistencia de más de 250 personas de la comunidad raizal. Estos eventos fueron cofinanciados por la gerencia de Etnias del Distrito Capital. En la semana del 21 al 25 de noviembre en el marco de un proyecto de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deportes, se realizó un evento denominado Encuentro entre pares. Se desarrolló en conjunto con unas asociaciones afrocolombianas, mediante el intercambio de saberes desde la historia Oral y la gastronomía y finalizó con un concierto en el Teatro de la Media Torta con la presentación de grupos musicales del Archipiélago residentes en Bogotá, el grupo de danzas y el vocalista Haldor Christopher. 1.-4 Normalización de Asuntos Administrativos y Legales. Se han realizado todos los trámites referentes a la normalización de los libros de contabilidad, inscripción ante la sección de personería jurídicas de la alcaldía mayor de los libros reglamentarios, se presentaron las declaraciones de rentas de la organización y se logró el reconocimiento de la organización ante el ministerio del Interior a través de la Resolución 0041 de junio 12 de 2007. 2.- Visibilización y Reconocimiento de la Comunidad Raizal en Bogotá .En este contexto se lograron los siguientes avances:

62

Raizales en Bogotá
2.1.- Reconocimiento por parte de la Secretaría de Cultura Recreación y Deportes y de la Dirección de Etnias del Ministerio del Interior, de la comunidad raizal como grupo étnico diferenciado de las otras comunidades Negras. Para ello se elevó un derecho de petición ante ambas instancias, y se recibieron en ambos casos concepto favorable. En consecuencia se logró que en el decreto que define el nuevo sistema de Cultura, Arte y Patrimonio de Bogotá, no sólo se reconociera a la comunidad raizal sino también la creación de un consejo distrital de cultura de esta comunidad como parte del sistema. 2.2.- Documento de Políticas públicas para la Comunidad Raizal en el Distrito. Este documento fue presentado a finales del año 2006 a consideración de la Secretaría de Planeación distrital y nuevamente en el 2008 se ha presentado al subsecretario de Planeación para que sea incluido en los programas y proyectos de nuevo plan de desarrollo de la nueva administración distrital. 2.-3 Representación en diferentes espacios de discusión y de participación Durante este tiempo representantes de la organización participaron activamente en diferentes mesas de trabajo y en foros de discusión haciendo aportes para los diferentes programas culturales y sociales de la capital. Participó en el foro de Candidatos a la Alcaldía mayor, en las mesas de trabajo para la reforma del sistema de Cultura y en los diferentes eventos del programa, Bogotá Capital Iberoamericana del Libro, especialmente en las mesas de Derechos Culturales. PROSPECTIVA Se proponen las siguientes Líneas de Acción para los próximos dos años.
63

Raizales en Bogotá
1.- Fortalecimiento Financiero y administrativo de la Organización Cumplimiento de las cuotas voluntarias de sostenimiento de la Organización Destinación de un porcentaje de los ingresos de miembros que a través de la Organización obtienen contratos de trabajo artístico 2.-Fortalecimiento Organizativo Ampliación del número de asociados Desarrollo del proyecto: ¨Identidad, Organización y Punto de Encuentro¨ En los próximos cinco años. 3.- Desarrollo de la primera fase del programa “La Red de Anacy”. Para el 2008 Conformación de un comité directivo para la gestión del programa: a) Gestión de Recursos b) Gestión ante instituciones de Educación Superior para cupos y descuentos c) Desarrollo de una actividad para recaudar fondos. Se espera el desarrollo pleno del programa en un plazo no mayor a cinco años. 4.- Visibilización y Reconocimiento. Gestión ante instancias públicas del distrito para la inclusión en los programas y proyectos de los planes de Desarrollo. Gestión ante el gobierno Departamental para el reconocimiento y su inclusión en los planes de Desarrollo Departamental. Funcionamiento de la página Web de la Organización.

64

Raizales en Bogotá

Participación en las Organizaciones Raizales en Bogotá
60,0% 50,0% 40,0% 30,0% 20,0% 10,0% 0,0% Mucho Poco Nunca No sabe no responde
11,1% 0,3% 32,8% 55,8%

A la pregunta ¿participa usted en organizaciones de base propias de la comunidad raizal?, se encontró que el 55.8% de la población que respondió la encuesta no participa en nada que tenga que ver con este tipo de organizaciones, un 32.8% lo hace poco, un 11.1% participa mucho y un 0.3% no sabe o no responde.
Participación en organizaciones raizales en Bogotá
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 55,4% 30,2% 13,2% Mucho Poco Nada No sabe o no responde 1,2%

El 55.9% de la población dijo que nunca participa en reuniones de la organización raizal, un 32.8% afirmo que participa poco en este tipo de reuniones y un 11.1% participa activamente en este tipo de eventos. 2.7. RELIGION Un poco más de la mitad de los Raizales encuestados practican en la ciudad de Bogotá, la religión católica, le sigue la religión Bautista a la que fueron convertidos por misioneros hace más de 150 años.

65

Raizales en Bogotá
Para éste pueblo las Iglesia Bautistas y adventista revisten gran importancia, aunque es de considerarse que, con la llegada de las misiones, muchos raizales se convirtieron al catolicismo, y lo hicieron parte importante de sus vidas. Independientemente de la adscripción religiosa, éste pueblo es particularmente apegado a las formas espirituales cristianas ya sean estas católicas o protestantes, puede decirse que La religión es para el pueblo raizal, un elemento de cohesión étnica y de identidad: “…se habla ahora del ser raizal como un ser en principio muy religioso, y con un enorme apego a Dios y a su legado. En este sentido, el raizal que se considera a sí mismo como honrado, humilde y recto, ha adquirido esas características gracias a la presencia de las distintas iglesias cristianas, y a su devota fe en Dios. Esta religiosidad ha sido transmitida de una manera casi genética e imperturbable, como bien es necesario para generar identidad” 36 La Iglesia Bautista, fundada en 1845, en el Archipiélago, se convirtió, en la intermediaria de todas las relaciones sociales, hasta el punto que no se hallaba la diferencia entre la iglesia y el Estado. La iglesia era la escuela, era la que llevaba el control del registro civil, y hacía las veces de la administradora de la salud y las medicinas, lo cual nos muestra el control que ésta tenía sobre la vida social. Lo mismo ocurría con la Iglesia Adventista, aunque ésta tenía una posición mucho más clasista (Clemente, 1991)37. A pesar de la creciente conversión al catolicismo de los raizales en Bogotá, la función del pastor, es tanto en las
36Adelaida Cano Schütz. Los Raizales Sanandresanos. Realidades Étnicas y Discuros Político. En www.etniasdecolombia.org. Centro de documentación virtual consulta realizada mayo 19 del 2005. pág. 05 37 Ibíd. 66

Raizales en Bogotá
islas como en la capital del país, de extrema importancia, ya que éste no sólo es un guía espiritual, sino quien ejerce gran influencia en los parámetros sociales. Vale la pena anotar que uno de los sitios de encuentro más comunes de los raizales en la ciudad de Bogotá es justamente la iglesia. Religión
No sabe o no responde Islam Cristiano testigo de Jehová Cristiana Evangélica Cristiana Adventista Cristiana Bautista Cristiana Católica 1,4% 1,4% 0,7% 6,8% 3,3% 41,0% 45,3% 10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0%

0,0%

El 45.3% de la población encuestada practica la religión cristiana católica, el 41% practica la religión cristiana bautista, un 6.8% practica la religión cristiana evangélica, un 3.3% practica la religión cristiana adventista, un 1.4% practica el Islam, 0.4 son testigos de Jehová y un 1.4% no sabe o no responde 2.8. AUTORIDAD – VALORES Al preguntárseles a los miembros del pueblo raizal, residente en Bogotá cuál de las instituciones o figuras que revisten mayor autoridad y reflejan la práctica de sus valores más arraigados, el 18% respondió que es la Iglesia la institución que representa la autoridad y sus valores, el 17% respondieron que son los abuelos y padres de familia, el mismo porcentaje respondió que son los Alcaldes y los gobernadores. Un 21% corresponde a otras figuras diferentes a las anteriores, el

67

Raizales en Bogotá
11% no contesta esta pregunta y el 16% no se refirieron a ninguna figura.
¿En qué se sustenta la autoridad que reconoce?
No sabe o no responde Otra Razón La costumbre la autoridad familiar La experticia en la práctica de algún oficio La ley El renombre El estatus económica La moral Religiosa 0,0% 5,0% 10,0% 15,0% 20,0% 25,0% 0,5% 2,6% 30,2% 30,0% 35,0% 3,8% 25,5% 1,4% 6,6% 14,6% 14,9%

El 30.2% del total de encuestados cree que la autoridad se sustenta en la moral religiosa, un 25.5% dice que en la ley, un 14.6% afirma que se sustenta en la autoridad familiar, un 6.6% afirma que es por la costumbre, un 3.8% afirma que es por la experiencia en la practica de un oficio, un 2.6% dice que es por el estatus económico, alrededor del 2% contestaron otras razones y un 14.9% no sabe o no responde. El 39.9% de la población encuestada dijo que es el valor más importante que tiene la comunidad raizal es la solidaridad, un 20.3% dijo que el respeto, un 19.6% afirmo que la honestidad, un 6.1% dijo que la verdad, un 5.9% marco que la palabra, un 2.6% dijo que otro y un 5.7% no sabe o no responde. Respecto a la pregunta número 67, en la cual se indaga sobre si estos valores siguen vigentes en Bogotá?, un 49.8% de la comunidad encuestada dijo que se mantenían parcialmente, un 35.6% dijo que totalmente, un 12% dijo que no y un 2.6% no sabe o no responde.

68

Raizales en Bogotá

Valores
No sabe o no responde Otro La Palabra La honestidad La Solidaridad El Respeto La Verdad 5,7% 2,6% 5,9% 19,6% 39,9% 20,3% 6,1% 10,0 15,0 % % 20,0 25,0 % % 30,0 35,0 % % 40,0 45,0 % %

0,0% 5,0%

La palabra, la honestidad, la solidaridad, el respeto y la verdad, son entre otros los valores más defendidos por los raizales que habitan la ciudad, sin embargo un porcentaje importante de personas encuestadas han manifestado que dichos valores se han venido afectando de manera negativa entre los raizales que llevan años de residencia en la ciudad de Bogotá.
¿Éstos valores se mantienen vigentes en Bogotá?
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 49,8% 35,6% 12,0% Totalmente Parcialmente No 2,6% No sabe o no responde

A la pregunta: Teniendo en cuenta que ha existido una Administración de justicia propia de los raizales en el Archipiélago, (mediación por los pastores, o por ancianos con autoridad tradicional), ¿ha utilizado usted esta mediación en la ciudad de Bogotá?, se encontró que: El 71.9% de la población encuestada nunca ha utilizado este tipo de mediación en la ciudad de Bogotá, un 15.3% lo ha hecho alguna vez, un 10.1% afirma que no es pertinente y un 2.6% no sabe o no responde.

69

Raizales en Bogotá

¿Ha utilizado la administración de justicia tradicional en Bogotá?
100,0% 50,0% 0,0% 71,9% 15,3% Nunca Alguna Vez 10,1% No es pertinente 2,6% No sabe o no responde

2.9. FORMAS Y ESPACIOS DE CONVIVENCIA AL INTERIOR DE LA COMUNIDAD La filiación y el parentesco de los raizales están dados en función del núcleo familiar y la familia extensiva determinada por tíos, primos, tíos políticos y primos en segundo y tercer grado de consanguinidad. Las familias se unen en función de un ancestro común que establece diferencias entre ellas, los legados ancestrales de esclavitud y defensa del territorio, determinan la existencia de los apellidos más prominentes o prestigiosos, puede decirse que, por extensión casi todos los raizales están unidos por lazos de consanguinidad. En Bogotá, los raizales, en términos generales, no hacen parte de redes familiares, ellos se encuentran en un alto porcentaje en calidad de estudiantes, o de profesionales que viajan con propósitos laborales que no siempre les significa una permanencia definitiva en la ciudad. Esta situación dispersa de los miembros del pueblo raizal que viven en la ciudad los obliga a construir sitios de encuentro alrededor de escenarios deportivos --parques en los que se juega basketball por ejemplo--, religiosos como las iglesias, de diversión como algunos bares, o académicos entre los que se cuentan las universidades… ORFA, hace esfuerzos importantes por contribuir a la creación de escenarios culturales propicios para el encuentro de los isleños raizales.
70

Raizales en Bogotá

2.10. FORMAS Y ESPACIOS DE CONVIVENCIA CON LA SOCIEDAD MAYOR. A diferencia de lo que ocurre con otros grupos étnicos que habitan la ciudad, los raizales comparten de manera cotidiana múltiples escenarios con los Bogotanos. Dada su condición de estudiantes, de empleados profesionales, los raizales se encuentran plenamente insertos en la dinámica de la ciudad, situación que permite la convivencia armónica con los habitantes de la misma.
Comparte espacios con no raizales
100,0% 50,0% 0,0% SI No No sabe o no responde 74,1% 23,3% 2,6%

El 74.1% de la población Raizal si comparte espacios de reunión con personas diferentes a su etnia y un 23.3% dijo que no, un 2.6% no sabe o no responde. 2.11. SALUD

A pesar de que los indígenas se encuentran cubiertos por el régimen especial para minorías étnicas a través de la ley 691 del 2001 en salud, los raizales no gozan de éste beneficio, han resultado infructuosas las acciones emprendidas por varios raizales que a título individual o colectivo han realizado ingentes esfuerzos por que se les reconozca éste derecho. Recientemente, el procurador general de la Nación, Edgardo José Maya38, pidió a la Corte Constitucional
38 Fuente: http://www.elpais.com.co/paisonline/notas/Junio022008/benesalud.html

71

Raizales en Bogotá
extender los beneficios en salud a todos los grupos étnicos de afro descendientes y gitanos, que actualmente sólo abarcan a las comunidades indígenas. A través de un concepto, el jefe del ministerio público advierte que la Ley 691 de 2001 "mediante la cual se reglamenta la participación de los grupos étnicos en el Sistema General de Seguridad Social en Colombia", a pesar de su título que aparentemente contempla toda la diversidad étnica de Colombia, sólo incluye en el desarrollo de la norma a los pueblos indígenas. Así, las cosas, la ley vulnera el derecho a la salud y a la existencia de las comunidades afrodescendientes, palenqueras, raizales y al pueblo gitano o rom, toda vez que estas también tienen derecho a la aplicación de procedimientos médicos acordes con sus particularidades étnicas y culturales. Los principios constitucionales a la igualdad, el pluralismo y la participación entre otros, contemplan que los beneficios de la ley deben cobijar a todas las minorías étnicas. Actualmente este sector de la población no está siendo cobijado por ningún programa de salud en el que puedan recibir una atención conforme a su propia identidad, motivo por el cual se requiere la participación activa en el sistema de salud de estos grupos minoritarios con el fin de mantener y proteger sus conocimientos y prácticas medicinales tradicionales.

72

Raizales en Bogotá

Afiliación a sistemas de seguridad social
80,0% 60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 59,4% 12,7% 12,5%

8,3% Sisben EPS privada

4,0% ARS subsidiada

3,1% No sabe o no responde

Medicina Prepagada

No posee

El 59.4% de la población de la muestra posee una EPS privada, el 12.7% posee medicina prepagada, un 12.5% no tiene algún sistema de seguridad social en salud. Un 8.3% tiene Sisben, un 4% posee una ARS subsidiada y un 3.1% no sabe o no responde.
Cuando se enferma recurre a:
80,0% 60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 62,7% 18,9% 13,2%

1,2% Medicina Ancestral

0,9% Otro

3,1% No sabe o no responde

Medico Particular

Sistema de Salud al que está inscrito

Droguería o farmacia

El 62.7% de los encuestados respondió que recurre al sistema de salud al cual se encuentra inscrito, el 18.9% acude a medico particular, un 13.2% va a la droguería o farmacia y solo un 1.2% aplica conocimientos de la medicina ancestral; un 3.1% no sabe o no responde y menos del 1% recurre a otros.

73

Raizales en Bogotá

Sufre alguna limitación permanente
100,0% 50,0% 4,1% 0,0% SI No No sabe o no responde 87,0% 8,9%

El 87% de la población respondió a esta pregunta que no y un 4% dijo que sí, de este porcentaje un 42.5% atribuye esta limitación a una enfermedad, un 25% se lo atribuye a causas congénitas, un 17.5% afirme que es secuela de un accidente y un 5% no sabe la causa. 2.12. IDENTIDAD Y CULTURA: APROXIMACIÓN CONCEPTUAL… UNA

La identidad39 no es un bien u objeto material, corpóreo, tangible sino un aparato mental, una construcción simbólica a partir de la cual los miembros de un país, región, subregión o etnia establecen los límites de su pertenencia cultural y obtienen un sentido de reconocimiento social frente a otras colectividades. Cada miembro de una comunidad o etnia tiene sus propios elementos individuales que lo hacen distinto de sus congéneres pero colectivamente todos se ponen de acuerdo, de un modo tácito, en lo que siendo comunes a ellos los hace diferentes a otros grupos. La identidad, así, se define principalmente por el capital cultural, social y simbólico más que por el económico. La identidad es el reino de la igualdad a nivel interno y de la diferencia y la distinción frente a otros grupos. Los hombres, sociales en esencia, nos movemos entre dos fuerzas culturales que son la identidad y la diferencia, conceptos o mentales que parten del yo y el otro.

39 Bordeau Pierre en: ortega: 48 y ss: 2003 74

Raizales en Bogotá
Al individuo le urge sentirse idéntico a otros miembros, esto le da la seguridad, la fuerza y el poder del grupo, pero al mismo tiempo, el grupo, necesita sentirse diferentes frente a otros conglomerados. Respecto a la cultura, son innumerables los intentos de definición conceptual. Sin embargo, no hay alguno del que se pueda decir que es absolutamente acabado; todos quedan cortos respecto a las distintas manifestaciones del comportamiento social y sus constantes transformaciones y, ante los diversos enfoques teóricos que incorporan nuevas perspectivas a la noción cultural. Ralph Linton, para citar un ejemplo, decía que la cultura era la “herencia social del hombre”40, así recalcaba la esencia social del objeto de estudio. No se trata de actitudes individuales o conductas que no tienen trascendencia más allá de un individuo o de una familia. Tienen que ser comportamientos producto de una comunidad que trascienda la particularidad individual. Solo que podemos considerar efectivamente que hay actitudes personales que tienen la potencialidad de ser culturales si se acogen a las circunstancias y condiciones especificas y temporales de la colectividad. Ahora, la noción de Linton sólo relaciona al conocimiento social con la tradición, con lo acumulado generación tras generación y deja de lado los patrones culturales aprendidos esporádicamente y las acciones ocurridas contemporáneamente con los actores sociales. Es así que puede establecerse que no tiene la misma carta de presentación cultural lo que las personas aprenden o inventan sin necesidad de que medie una tradición o una generación anterior. Por ejemplo, el uso masivo del Internet, no alcanza a ser hoy una tradición cultural de

40

Linton 1970 en: Calle y Morales;16:1994 75

Raizales en Bogotá
nuestra sociedad, sin embargo, es una institución tan sociocultural como lo acumulado tradicionalmente. Entonces, puede decirse que la cultura se refiere a “conductas, actitudes y pensamientos aprendidos en la sociedad, ya sea a través de las tradiciones o a partir de las innovaciones contemporáneas (…) a todas luces la cultura sobresale por su diversidad: patrones económicos, pautas religiosas, normas de parentesco, cuidados del cuerpo, idiomas, alimentación, todos y muchos más se exhiben como diferentes no sólo a través del espacio, sino también del tiempo. Una combinación de razones histórico – sociales, geográficas y en menor medida genéticas es la responsable de esa gran variedad.”41 Pero todos estos patrones de comportamiento aprendidos y variables de un grupo a otro, también cambian en el tiempo. Y aunque se pueden transformar por razones internas, como por ejemplo, fatiga de alguna institución que se vuelve inoperante ante nuevas circunstancias, o inconformismo de un sector social, o los mismos inventos y descubrimientos, -tan frecuentes entre nosotros- lo cierto es que ha sido por influencias externas, que las sociedades se han modificado en el pasado y en la actualidad. La cultura en el caribe42: Autores como Andrés Bansart, afirman que cuando se habla de la cultura en el Caribe “es necesario colocar el término en plural, por cuanto no existe una sola identidad en la región sino un tejido de identidades resultantes de raíces cortadas, genocidios de indígenas, trata de
Calle y Morales;16:1994 Dilia Robinson: Monografía DEPARTAMENTO ARCHIPIÉLAGO DE SAN ANDRÉS, ROVIDENCIA SANTA CATALINA. Bogotá julio del 2002. pág. 04
42 41

76

Raizales en Bogotá
esclavos, viajes y exilios, relaciones entre dominadores y dominados, antagonismos y divisiones, pero también encuentros y mestizajes los cuales se fueron diseñando durante varios siglos que se han ido moldeando y continuaran definiéndose en el futuro como una identidad singular y plural a la vez, múltiple y multiplicadora” .43 A su turno, Michael Alleyne, define una identidad caribeña pero afirma “que la identidad nacional constituye aún un tema de gran perplejidad para los investigadores sociales y para los políticos en la región del Caribe”.44 Por cuanto dentro de las “regiones” reconocidas, el Caribe es único en razón de su multifacética diversidad en relación con su pequeña geografía, el tamaño de su población, y la existencia de diferentes prácticas idiomáticas dentro de la subregión. No obstante, estas inevitables diferencias y la rica diversidad, sin duda, ha perfilado “una identidad caribeña”, una personalidad, una cultura que es distinta y claramente reconocible y que ha surgido de una historia común, de destrucción de la civilización amerindia, de colonización Europea, de una persistente presencia africana y de una migración asiática mas reciente.45 Estas características que son comunes y que Alleyne define como “identidad Caribeña” constituye el centro de convergencia respecto del cual de todos modos se definen particularidades de cada uno. Consideran los autores que el Caribe no sólo es producto de indígenas, esclavos y europeos; chinos, hindúes, sirios y turcos también aportaron a lo que hoy denominamos el Caribe. Sin embargo, existen hechos que de manera significativa han permeado todas las culturas de esta área, son comunes a ellas y por lo tanto
43 BANSART, Andrés. Identidad ó Identidades Culturales en el Caribe en El Caribe, Centro de Gravedad de lo Increíble. Publicación Universidad Jorge Tadeo Lozano. Bogotá 2001. 44 UNESCO. Educación, La Agenda del Siglo XXI Pag. 31 45 UNESCO. IBID. Pag. 31

77

Raizales en Bogotá
se convierten en una de sus características determinantes. Son estos, genocidios de los indígenas, el modus operandi de la trata de esclavizados, tribus y familias arrancadas de sus raíces, quienes al llegar a América crearon códigos para comunicarse tales como, sonidos, cantos, símbolos e idiomas formados algunos del cruce de lenguas africanas, de palabras indígenas y gramáticas europeas así como, otras expresiones en la música, las creencias, la gastronomía y hasta su cosmovisión. Por ello, al abordar una identidad cultural del Caribe dice Bansart, hay que abandonar un poco la relación binaria del “Yo y el otro”; en el Caribe todos los actos identitarios se conjugan en plural. El yo es plural; en sus genes, en su piel, su ambiente natural, sus gestos, su voz, sus palabras, su comida. Se cruzan muchos Yo y muchos Otros, muchos aquí y muchos allá. El Otro también es plural. Los procesos de definición son trans identitarios. Las múltiples raíces se mezclan tanto en un mismo ser (individual o colectivo) que hablar del Yo y el Otro no es posible. Todo es multiplicación (y la división ya llega a ser imposible”).46 San Andrés, Providencia y Santa Catalina, parte del gran Caribe, no escapa a esa realidad aún cuando las circunstancias hayan sido diversas y los agentes han cambiado en el tiempo, la dinámica continua igual. “El Yo plural va cambiando y el Otro multifacetico”. Por ello, al hablar de la población raizal del Archipiélago no se le puede definir como Afrodescendiente únicamente. LA IDENTIDAD LOS RAIZALES Y BOGOTÁ Un factor problemático a la hora de re-crear la identidad raizal en Bogotá, son los estereotipos que se construyen alrededor de su color de piel, para la gran mayoría de los bogotanos y entre éstos se cuenta a parte de los que
46

Bansart, Op Cit, Pag. 11

78

Raizales en Bogotá
tienen alguna ingerencia en la administración distrital, todos los negros son iguales, por lo tanto sus reivindicaciones culturales, políticas y sociales son las mismas que las de cualquier afro colombiano de alguna región del país en la que sea común su presencia. Valga decir antes que nada, que el color de la piel no determina la adscripción a una cultura y que no todos los raizales son negros. El color de la piel es considerado por muchos como un atributo importante, pero se le niega o se le resta importancia por otros de los miembros del pueblo raizal que habitan la ciudad. Como ya se ha dicho, en el imaginario general del pueblo colombiano, los raizales son negros, pero ha de considerarse en el análisis, que existe una fuerte tendencia de los raizales a resaltar sus raíces inglesas, como una característica que les diferencia de las comunidades afrocolombianas oriundas de otros sectores del país, que si bien, comparten raíces africanas guardan diferencias sustanciales respecto a su historia, tradiciones, lengua, creencias religiosas entre otros aspectos que son precisamente los que permiten a este pueblo generar lazos de cohesión identitaria. Las múltiples influencias recibidas por el pueblo raizal han dado como resultado una gran riqueza en la conformación de su cultura. Sus expresiones son un híbrido entre lo africano, lo británico, lo caribe y últimamente, la influencia de los colonos colombianos. Buena prueba de ello se refleja en la construcción de los nombres y apellidos, los cuales son en su mayoría de origen británico. Los apellidos son un elemento identitario relevante tanto en el archipiélago como en Bogotá. No se concibe un raizal sin pertenecer a alguna de las familias originarias del Archipiélago

79

Raizales en Bogotá
La lengua denominada ingles caribeño ó creole es en Bogotá, parte de la realidad de este pueblo a pesar de que no se haga uso de ella sino únicamente en espacios de encuentro entre raizales. La danza mantiene los ritmos típicos de la Europa del siglo XVII, como la Polka, el Schottische, el Walts y la Mazurca; el Mento y el Calypso son de origen africanos y caribeño, como una expresión construida con el intercambio que dio la herencia africana. En Bogotá estas danzas no se recrean sino en espacios limitados al folclor pero aún así, siguen haciendo parte de la cultura de este pueblo. Existe una rica tradición oral heredada de los ancestros africanos y de las leyendas de los marinos que se han transmitido de generación en generación y que persisten aunque tímidamente en la memoria de los raizales que hoy viven en Bogotá. En aspectos como la religión hay una fuerte presencia de bautistas, gracias a los casi 150 años de presencia misionera norteamericana en las islas. También hay católicos y adventistas. Al preguntársele a los raizales de Bogotá, sobre la condición prioritaria al momento de definirse como raizal, el 58% de la población dijo que tener un ascendiente raizal es lo más importante, el 18.4% afirmo que lo más importante es ser reconocido por la comunidad raizal como tal y el 14.9% piensa que lo fundamental es el autoreconocimiento, un 8.7% no sabe o no responde.

80

Raizales en Bogotá

Condición prioritaria al momento de definirse como raizal
100,0% 50,0% 0,0% Tener un ascendiente raizal Ser reconocido por la comunidad Raizal Auto reconocimiento No sabe o no responde 58,0% 18,4% 14,9% 8,7%

Los raizales que habitan la ciudad de Bogotá, no se han visto obligados a negar su condición étnica para ser aceptados por los Bogotanos.
¿Alguna vez ha negado su condición étnica?
100,0% 50,0% 4,7% 0,0% SI No No sabe o no responde 3,8% 91,5%

Se encontró que el 91.5% de población escogió la opción 2 que hace referencia a que nunca a negado su condición de raizal y un 4.7% escogió la opción 1 en donde si ha negado alguna vez su condición étnica.
¿Alguna vez se ha sentido discriminado por su condición étnica?
No se ha sentido discriminado Entonación del Español Religión Color de Piel Lengua 0,0% 4,2% 10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0% 60,0% 70,0% 80,0% 90,0% 3,5% 0,2% 14,2% 77,8%

Del total de la población encuestada el 4.2% afirmó que se ha sentido discriminada por su lengua, un 14.2% por su color de piel, un 3.5% por la entonación del español, menos del 1% por su religión y un 77.8% no se ha sentido discriminado.

81

Raizales en Bogotá

2.13.

IDIOMA

Uno de los elementos culturales más relevantes dentro de la cultura isleña es la lengua. Al referirse a ella es de anotarse que no todo el inglés que se habla en el archipiélago es igual. Investigadores han establecido diferencias entre el inglés creole o creole y el inglés estándar que es básicamente el mismo que se habla en las otras islas del Caribe anglófono. La diferencia entre estos dos tipos es fundamental, ya que esto determina en gran medida las relaciones sociales de las islas. El inglés creole, es el inglés de la vida cotidiana, y es una lengua compartida con los habitantes de las costas miskito, u otras costas en el caribe centroamericano. Este inglés es el que se usa en las conversaciones informales, en la calle o en la casa (Dittman, 1992)47, y es el que le permite al isleño, en resumidas cuentas, participar en las redes de intercambio de bienes y servicios dentro de la isla (Clemente, 1991). Sin embargo, durante muchas décadas, el inglés creole fue visto con desdén por parte de los isleños, era considerada como la lengua de las clases bajas, y se rechazaba su uso tanto en las escuelas como en las iglesias. (Dittman, 1992)48. El inglés estándar se constituyó pues en la lengua de las relaciones formales, es decir el inglés hablado en las iglesias bautistas o adventistas. El dominio del inglés estándar permitía y permite un mayor estatus dentro de la sociedad ya que éste abría espacios en los ámbitos políticos y religiosos de las islas (Dittman, 1992)49.
47 En: Adelaida Cano Schütz. Los raizales Sanandresanos. Realidades Étnicas y Discurso Político. Consulta www.etniasdecolombia.org. Centro de documentación virtual. mayo 09 del 2005. 48 Ibíd. 49 Ibíd. 82

Raizales en Bogotá

La lengua creole de los raizales, que también se habla en Belize, Jamaica y otras islas y comunidades del Caribe y Centroamérica, se deriva del inglés, pero también contiene muchos africanismos y además pronunciación, gramática y estructura propias. La mayoría de los raizales pueden hablar y leer inglés, pero su lengua de comunicación diaria es creole. En la actualidad los raizales están creando una escritura para el creole. Actualmente se da en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina una situación lingüística de “diglosia”. Es decir, la comunicación se realiza a través de dos códigos estructural y funcionalmente diferentes, que son el idioma español implantado por la administración colombiana, y la lengua creole ancestral de base inglesa. El vernáculo creole es empleado por toda la población raizal en sus interacciones diarias y normales. La lengua oficial española es utilizada por los raizales en su trato con los colombianos continentales y en general en circunstancias formales (gobierno, educación, negocios, etc.). El español parece estar expandiéndose cada vez más a costa del habla creole. En Bogotá es claro que los raizales hablan de manera permanente el español, es posible sin embargo escucharles recrear su idioma en ocasiones de encuentro familiar o de la comunidad. El dominio del inglés es común entre ellos y les ha permitido acceder a niveles de postgrado en su formación académica así como a espacios laborales que requieren del uso de este idioma.

83

Raizales en Bogotá

Idiomas que entiende
No sabe o no responde Solo Ingles Solo Español Creole - Español Creole - Ingles - Español Creole Ingles Solo Creole 2,1% 0,2% 16,5% 5,7% 75,0% 0,2% 0,2% 0,0% 10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0% 60,0% 70,0% 80,0%

El 67.9% habla Creole, el ingles y español. Un 23.1% solo habla español, el 6.8% habla Creole y español y un 1.4% no sabe o no responde. 2.14. ACTIVIDADES LUDICAS, ARTISTICAS Y RECREATIVAS – OCUPACION DEL TIEMPO LIBRE
¿Práctica algún deporte?
60,0% 50,0% 40,0% 30,0% 20,0% 10,0% 0,0% 50,5% 45,8%

3,8% SI No No sabe o no responde

El 50.5% de los encuestados práctica algún tipo de actividad física mientras que el 45.8% no lo hace. Un 3.8% no sabe o no responde Con qué frecuencia participa en escenarios deportivos
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 45,3% 17,2% Mucho Poco Nunca 37,1% 0,4% No sabe o no responde

84

Raizales en Bogotá
El 45.3% de los encuestados asiste poco a escenarios deportivos, un 37% nunca lo hace, un 17.2% lo hace frecuentemente o mucho y el 0.4% no sabe no responde.
Música que prefiere
No sabe o no responde Otra Música Clásica Rock en ingles o español Vallenato Música religiosa
Música tradicional del archipiélago

2,4% 12,5% 2,8% 3,1% 10,1% 14,4% 11,3% 43,4% 5,0% 10,0% 15,0% 20,0% 25,0% 30,0% 35,0% 40,0% 45,0% 50,0%

Música del Caribe 0,0%

El 43.4% de los encuestados prefiere escuchar música del caribe, un 14.4% escucha música de corte religioso, un 11.3% prefiere la música tradicional del archipiélago, un 12.5% prefiere otro tipo de música distinto al presentado en el cuestionario, un 10.1% prefiere el vallenato, un 3.1% prefiere el rock en ingles o en español, un 2.8% prefiere la música clásica y un 2.4% no sabe o no responde.
Frecuencia de participación en eventos de música isleña
50,0% 0,0% 19,8 % Mucho 42,7% Poco 36,8 % Nunca 0,7% No sabe o no responde

El 42.7% del total de encuestados dijo que asiste poco a conciertos musicales de artistas isleños, un 36.8% nunca asiste a este tipo de eventos, un 19.8% asiste mucho a estos eventos y menos del 1% no sabe no responde.

85

Raizales en Bogotá

Frecuencia de participación en celebraciones
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 46,2% 28,3% 25,0% 0,5% Mucho Poco Nunca No sabe o no responde

El 46.2% de la población que respondió la encuesta dijo que asiste poco a este celebraciones como cumpleaños matrimonios, grados etc., un 28.3% lo asiste mucho y un 25% nunca asiste a este tipo de reuniones o celebraciones. Valga decir que ORFA, ha desarrollado ingentes esfuerzos por promover la danza, la música y los deportes como una estrategia de preservación de las manifestaciones culturales y la integración de la comunidad en Bogotá.
Frecuencia de participación en actividades de la Iglesia
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% Mucho Poco Nunca No sabe o no responde 32,1% 11,1% 1,2% 55,6%

El 55.6% de la población asiste poco a la iglesia, un 32.1% lo hace en mayor medida y un 11.1% nunca asiste.

86

Raizales en Bogotá

60,0% 50,0% 40,0% 30,0% 20,0% 10,0%

Con que frecuencia se reúne alrededor de la comida típica Isleña
50,3% 36,3%

12,5% 0,9%

0,0% Mucho Poco Nunca No sabe no responde

De los encuestados el 50.3% se reúnen con poca frecuencia alrededor de la comida isleña, el 36.3% lo hace mucho más a menudo y el 12.5% considera que nunca participa en reuniones alrededor de la comida típica isleña. 2.15. TRANSFORMACIONES

Al perder la posibilidad de intercambio directo, así como la relación con la agricultura y más aún la relación con la pesca, el pueblo raizal ha virado gran parte de los oficios ancestrales hacia profesiones en su mayoría liberales como la administración, el derecho, la contaduría, la arquitectura, algunos del área de la salud y en los últimos años hacia la biología, o áreas de conocimiento relacionadas con el medio ambiente. Este cambio de oficio ha llevado a una constante migración a las ciudades producto de varias circunstancias: La falta de oportunidades en las islas para estos nuevos profesionales. La mejor adaptación como profesionales a mercados laborales urbanos más competitivos

87

Raizales en Bogotá
La formación recibida por estos profesionales está orientada a otro tipo de mercados laborales que no están relacionados con las necesidades ni de la región insular, ni de la cultura. En su gran mayoría los raizales que vienen a las ciudades son profesionales que han tenido que salir de las islas por falta de oportunidades para profesionalizarse o después de lograr su título profesional desempeñarse laboralmente. Es por ello, que encontramos a los raizales en su gran mayoría profesionales o con oficios definidos; característica que define una problemática distinta de los raizales a los de otros pueblos que migran hacia las grandes ciudades.

¿El oficio que desempeñó al llegar es igual al actual?
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% Si No No sabe o no responde 7,5% 50,2% 42,2%

En expresiones folclóricas, la esencia de las leyendas, no se han recogido porque gran parte de ellas están ocultas en las tradiciones de los años olvidados de las islas y las rondas y juegos infantiles tradicionales están próximos a perderse con la generación que termina.

88

Raizales en Bogotá

Práctica chistes, refranes, juegos o adivinanzas tradicionales?
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 22,6% 42,0% 34,4% 0,9% Mucho Poco Nada No sabe o no responde

Se encontró que el 42% de la población que respondió la encuesta lo hace poco, un 34.4% no lo hace y un 22.6% lo hace con mucha frecuencia. Menos del 1% no sabe o no responde Danzas que practica
50,0% 40,0% 30,0% 20,0% 10,0% 0,0% 42,7% 22,9% 7,1%
Tradicionales Danzas Populares del gran Caribe Todas las anteriores Ninguna de las anteriores

26,4% 0,9%
No sabe o no responde

El 42.7% no sabe interpretar ninguna de las danzas expuestas en el formulario, el 26.4% sabe interpretar las danzas tradicionales y las danzas populares del gran caribe, el 7.1% sabe interpretar las danzas tradicionales y un 22.9% interpreta las danzas populares del gran caribe. El 0.9% no sabe no responde. El 47.6% nunca práctica el canto, el 31.4% lo hace poco y un 20.3% lo hace regularmente.

89

Raizales en Bogotá

Frecuencia de practica de música isleña
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 31,8% 46,0% 0,9% Regularmente Poco Nunca No sabe o no responde

21,2%

El 46% no practica la música, el 31.8% lo hace poco y un 21.2% lo hace regularmente. A la pregunta número 50. En caso de que interprete algún instrumento musical, ¿qué instrumento y ritmos interpreta?, se encontró que el 10% toca instrumentos como lo son la Guitarra, el triple, el 5% toca instrumentos como lo son la batería, el bajo, el 12% interpretan el piano y organeta, el 20% no interpreta ningún instrumento, el 8% instrumentos de aire como lo son el saxo, la flauta.
¿Practica ritos funerales tradicionales raizales?
No sabe o no responde No conoce estos ritos Las conoce pero no las practico Si los practico No Aplica 0,0% 2,6% 9,9% 10,6% 15,6% 61,3% 10,0% 20,0% 30,0% 40,0% 50,0% 60,0% 70,0%

El 61.3% respondió que no aplica esta pregunta, el 15.6% si los practica, el 10.6% los conoce pero no los practica, un 9.9% no conoce este tipo de ritos y un 2.6% no sabe o no responde.
¿Tiene usted en la casa música tradicional raizal?
No sabe o no responde No Tengo pero me interesa tenerla Si tengo y la escucho habitualmente Si tengo pero no la escucho No tengo 0,0% 0,9% 15,6% 46,0% 15,8% 21,7% 5,0% 10,0% 15,0% 20,0% 25,0% 30,0% 35,0% 40,0% 45,0% 50,0%

90

Raizales en Bogotá
El 21.7% no tiene este tipo de música, el 46% si tiene y escucha este tipo de música habitualmente, el 15.8% si la tiene pero no la escucha, el 15.6% no tiene esta música pero le interesaría tenerla y menos del 1% no sabe o no responde.
¿Práctica rondas y Juegos tradicionales?
100,0% 50,0% 0,0% 7,3% Mucho 37,5% Poco 54,0% 1,2% Nada No sabe o no responde

Un 54% no lo hace, un 37.5% lo hace poco, un 7.3% lo hace con frecuencia y un 1.2% no sabe o no responde
¿Con qué frecuencia consume comida tradicional?
60,0% 40,0% 20,0% 0,0% 55,0% 38,4% 5,7% Mucho Poco Nada 0,9% No sabe o no responde

Se encontró que el 55% lo hace pocas veces, el 38.4% lo hace frecuentemente y un 5.4% nunca consume este tipo de comida

91

Raizales en Bogotá
Con que frecuencia le envían comida o productos que solo se adquieren en el archipiélago
50,0% 40,0% 30,0% 20,0%
9,2% 45,0% 44,3%

10,0% 0,0% Mucho Poco Nunca

1,4%

No sabe no responde

A un 45% de la población le envían frecuentemente productos típicos de la isla, a un 44.3% le envían en pocas oportunidades, a un 9.2% no le envían nada. Un 1.4% no sabe o no responde. Los datos anteriores permiten concluir que si bien es cierto, la población raizal residente en Bogotá, conserva aún elementos importantes de su identidad y cultura, éstos han venido en franco detrimento con el correr de los años, situación que permite entender las razones por las cuales la organización de raizales en la ciudad, demanda a la administración distrital se tome medidas de apoyo a las iniciativas que ésta organización ha venido adelantando en función de la conservación de éstos elementos identitarios que son el últimas, los que le permiten la cohesión del grupo, alimentan la posibilidad de vivir en comunidad y mantienen vivo el patrimonio cultural de éste pueblo que enriquece la ciudad con su presencia y con su maravillosa manera de entender y reflejar su realidad.

92

Raizales en Bogotá

93

Raizales en Bogotá

94

Raizales en Bogotá

3. RESEÑAS ENTREVISTAS REALIZADAS MIEMBROS DEL PUEBLO RAIZAL

A

El proyecto de caracterización contempló desde su formulación, la aplicación de entrevistas a personas que hiciesen parte del pueblo Raizal y que tuviesen alguna relación significativa con la historia de los raizales en Bogotá, es así que durante la implementación del mismo, se realizaron siete entrevistas que lograron información de suma importancia sobre el devenir de los miembros de éste pueblo, para quienes el contacto con la ciudad de Bogotá, es un hecho que ha significado importantes cambios en sus vidas. Estas entrevistas se realizaron en Creole, en un esfuerzo por respetar y reivindicar éste elemento fundamental de la cultura e identidad del pueblo raizal, el ejercicio resultó tan interesante que se consideró la elaboración de un documento que además de otras fuentes fuese nutrido por los elementos que arrojaron las entrevistas además de la publicación de las reseñas de las mismas en español… Por Hanny Newball Hoy ENTREVISTA NO. 01 ARNULFO CORPUS, Arquitecto que participó en la construcción del edificio del SENA50 en San Andrés. Nació por casualidad, dice el entrevistado, en las islas Maíz, actualmente pertenecientes a Nicaragua. No menciona el año de nacimiento.

50 Edificio que obtuvo un importante reconocimiento por su estilo arquitectónico. 95

Raizales en Bogotá
Estudió en Bogotá en la segunda parte de la década del 1960. La entrevista es realizada en su casa ubicada en la isla de San Andrés. Después de culminar el Bachillerato en 1964 en la ciudad de Montería, aplica a la Universidad del Piloto para Arquitectura, carrera que culmina en el año de1972. “En la U. Piloto había 2 de nosotros, en la Nacional eran 4 o 5. No éramos muchos, pero nos reuníamos en los fines de semana estas reuniones se hacían Generalmente en una pensión. Era la forma más económica para sobrevivir. Antes de ir a Bogotá contacte con algunos amigos; antes habían una asociación llamada Islas Unidas”. Decidieron hacer una nueva asociación, pero no ahonda en las razones de porque deciden crear esa nueva asociaron. “Lo primero que marca nuestra cultura es la lengua. Tuve problemas con el español en Montería, no nos llamaban por el nombre propio sino que nos llamaban: “San Andrés” además, teníamos el renombre de que los isleños nunca robamos, la honestidad que nos caracteriza; eran esos aspectos que caracterizan al raizal, otra característica era la religión.” Respecto a la Justicia, el ministro resolvía los problemas, antes, de llegar a donde una oficina de juzgado. Acerca de la nacionalidad colombina: nosotros escuchábamos que éramos colombianos, pero estábamos como abandonados. La gente sobrevivía

96

Raizales en Bogotá
teniendo su propio “grong51” usted papa dulce, yo tengo yuca, compartíamos. Cada familia se repartía la cosecha; “creo que la costumbre esta cerca de la nacionalidad, es decir, un grupo de personas que tienen su propio sistema de costumbres” Algunas veces estaba triste, porque cuando llegó a Bogotá, no podía ver el mar, en casa tenia mi canoa… o acostúmbranos a ir a la iglesia todo el día domingo… ENTREVISTA NO. 02 ENRIQUE YATES NELSON, No quiso decir el año exacto en que nació, pero menciona que está alrededor de los 74 años. Sale de San Andrés a los 19 años a buscar trabajo al “continente”. “He vivido más en el continente que en la isla”, “porque si te quedas en San Andrés no llegas a mucho”. Llega al puerto de Barranquilla donde su hermano, que le dice: vi muchos muchachos pasando diciendo que hay trabajo por Barranca. Parte por vía fluvial hasta Barrancabermeja. Cuando llega, se encuentra con otro señor de San Andrés que lo reconoce, y le dice: shappa52, que haces aquí?... Era Ashkelon Gordon, lo ayuda a conseguir trabajo como intérprete. Con un inglés, en una compañía de petróleo. “Todos los que llegaron en esa época, consiguieron trabajo.”
51

La palabra en ingles seria Ground, que significa suelo: pero para la gente raizal significa, el territorio propio donde se autoabastecen 52 Sobrenombre de Mr. Yates. 97

Raizales en Bogotá

Trabaja 16 meses, y se devuelve a Barranquilla, donde trabaja 12 meses. Escucha que iban a construir una nueva refinería por Cartagena; pero conoce un “Alemán” en la Compañía Colombiana de Electricidad en Cartagena, que también lo emplea como intérprete de inglés trabaja 10 meses; luego vino un señor una mañana y dijo, que la refinería empezó, y deja el trabajo con el Alemán, “que pateó el infierno, porque no me quería dejar ir53” además en la refinería iban a pagar más.” “Después de eso, a los 25 años dije, bueno voy a conocer a Bogotá, y me devuelvo a casa. Planeaba quedarme 2 días. Si me hubiera ido después de esos dos días, hubiera dicho que Bogotá no serviría para nada.” La primera experiencia en la ciudad de Bogotá, del Señor Yates, fue el hurto de sus pertenencias, en un hotel cerca del capitolio. Llega Bogotá, y se encuentra con un ex compañero de trabajo de Barranquilla. “Una mañana el tipo llega y me dice que busquemos trabajo, mientras me estoy bañando, el señor me dice: oye Yates, ya vuelvo, pero cuando sale, no encuentro mis pertenencias. Cuando salgo la señora encargada del hotel, me dice que el señor salió con un “paquete” hace rato. La señora llama al “Sic”. (Policía) y “me dijeron vaya y ponga el denuncio. En el camino por la esquina del Capitolio, viniendo con frío, algo me dice “levanta la cabeza” cuando miro, veo a POPE, (su nombre verdadero es Dennis Watson).

53 Se refiere a una expresión coloquial, “Kick hell”, cuando alguien hace pataletas para expresar su inconformidad con una situación.

98

Raizales en Bogotá
Este amigo isleño, lo ayuda y le consigue trabajo en una estación de Bomberos. El capitán de la estación, lo necesitaba porque tenía gran cantidad de literatura, para traducir al español. “Un día, una señora extranjera llama a la estación de bomberos averiguando por la partida de un avión; la señora estuvo como por una hora ,esperando en el teléfono, porque no había nadie que le entendiera; después me llamaron para hablar con ella y yo le dije: señora, esta es una estación de Bomberos, no el Aeropuerto. Ella pensaba que le habían contestado del aeropuerto. Trabaje por un año con ellos.” Es por el estilo de estas anécdotas que cuenta Mr. Yates como fue su permanencia en la Capital. Continuo trabajando en refinerías, fuera de Bogotá, pero su punto de referencia fue esta ciudad. En la actualidad es pensionado, viviendo en su casa al occidente de la ciudad, y es uno de los miembros fundadores de la Organización de la Comunidad Raizal en Bogotá. Viaja constantemente a San Andrés, por su parcela ubicada en el sur de la isla. Dentro de sus planes está regresar para quedarse del todo. ENTREVISTA No. 03 AUGUSTO WONG, es un señor de 67 años que reside actualmente en la isla de San Andrés; hace poco estuvo en Barranquilla para una operación quirúrgica delicada. En la entrevista, siempre se refiere a un tiempo pasado como mejor: “en esos días…”. Desciende de inmigrantes chinos, que venían huyendo de la guerra. No teniendo identificación muchos buscaban un lugar donde no les pedían papeles, es decir hacia el Archipiélago; “al mismo tiempo los chinos tomaban como esposas a mujeres isleñas nativas, no tenían favoritismo por el color”, dice Mr. Wong.
99

Raizales en Bogotá

La justificación de su viaje a Bogotá, en 1958 es porque en San Andrés, no había bachillerato, ni estudios universitarios. “En esos días el municipio nos daba una ayuda para estudiar. Así fue como muchos de nosotros, como 20, fuimos a Bogotá o a distintas ciudades del continente para estudiar” Asiste a la Universidad Piloto de Colombia. Cuenta que los sábados o domingos, entre los estudiantes, teníamos un “Archipiélago unidos”, “era más que todo para vernos.” Fue muy duro, no entendíamos perfectamente el español, “porque mi oído no estaba adaptado al lenguaje” otro aspecto, no estábamos acostumbrados al sistema. “Cuando la madre de alguno mandaba, pan, pescado frito o “Bon54”, llamábamos a los amigos y compartíamos con ellos lo que nos mandaban; estaban, Jaime Bryan, Dilia Robinson, Samuel Robinson, Clynton Pusey, creo que está en los Estados Unidos”, y otros que no se acuerda estaban en Bogotá por esos años. La parte de la cultura que la iglesia enfatizaba, según Mr. Wong era la lengua, el comportamiento 55 y el respeto a los mayores. “Y te voy a decir algo, En esos días prácticamente nadie iba a un juzgado, era una desgracia que le dijeran a alguien: te voy a llevar al alcalde o a la oficina de juzgado. Incluso un anciano aceptaba que se le insultara con palabras fuertes, pero nunca que le dijeran ladrón56.
54 Bon: una especie de pan dulce de forma redondeada, con uvas pasas, típico de las islas. 55 Cuando los raizales dicen “Behaviour”, no solo se refieren a la palabra comportamiento bueno o malo, sino mas bien hablan de lo correcto en general 56 Hay dos características particulares de la cultura raizal, que son considerados degradantes: la mentira y el robar, son dos fenómenos que son asociados, y la persona que los practica es considerado en términos morales como lo más bajo del estrato

100

Raizales en Bogotá
En esos días, si uno bajaba al centro, le decía al vecino, si llueve, cierra las puertas y ventanas no había ni un ladrón en San Andrés.” “Aun si el anciano no era familiar, se le tenía que mostrar respeto; no se podía silbar enfrente de ellos, ni tener la mano en los bolsillos” “La economía de nosotros se basaba en el coco, las naranjas y el aguacate, en mi concepto era mejor esa economía de entonces, que la de ahora; hay más dinero pero también más gente pobre.” “Cuando llegaron los capuchinos de España, fue difícil, el católico no podía leer la Biblia, mientras que nosotros si podíamos, ellos no entendían nuestra cultura, el que no confesáramos nuestro pecados, por ejemplo”. ENTREVISTA No. 04 ROSWELL ROBINSON baloncesto. FORBES, ex jugador de

La hamaca en su casa en la isla, es el escenario donde el entrevistado, concede la entrevista en creole. “Quería incrementar mi conocimiento y mi salario por eso fui a Bogotá”. “En ese momento trabajaba en San Andrés con el ECA, Empresa Colombiana de Aeródromo; no recuerdo cuando el ECA cambió a la Aerocivil. Pero Viví todo ese proceso de cambio desde el 1967 hasta alrededor de 1980. Trabaje en Bogotá, con la Aerocivil. Por una venganza
social. Es decir el pobre, pero honrado es de mayor respetabilidad, que alguien con dinero pero tramposo. 101

Raizales en Bogotá
personal del jefe inmediato, fue retirado de la Empresa, tenia como 23 años trabajando, no me perjudicó tanto, pero la pensión se demoraba.” “Permanecí por unos pocos meses en Bogotá, después volví a casa a comprar y vender coco aquí en San Andrés, para sobrevivir hasta esperar la pensión.” Cuando llegó a Bogotá, ya hablaba español porque termina su bachillerato en Barranquilla en el Colegio Americano para varones. “En Bogotá, no tuve contacto con ninguna organización isleña; tenía amigos, en la compañía que me introdujeron al lugar de vivienda. Estaba bajo las regulaciones de la compañía.” Lo que define la cultura isleña, es la lengua. “Nosotros hablamos ingles y español”, ellos solo hablan español.” Desde Barranquilla, practicaba baloncesto en el Colegio, en Bogotá sólo jugaba cuando tenia tiempo libre. Según el entrevistado, la base de la economía isleña, era el coco, hasta que se creó el puerto libre. A pesar de que el entrevistador trata de realizar e insistir en las preguntas concretas y sencillas, las respuestas de la entrevista, transcurre entre silencios y pausas del Señor Robinson.

102

Raizales en Bogotá
ENTREVISTA No. 05 JUAN RAMIREZ DAWKINS En un tono tranquilo y somero, este oriundo de la isla de Providencia empieza dando gracias por la entrevista, porque piensa que “clarifica cosas de la historia”. Explicando sus orígenes maternos, se remonta hasta el siglo XIX. “Mi bisabuelo era un Capitán en un schooner, mucha gente dice que sus padres, estaban con Aury, y como tú sabes, Aury jugo un rol importante en la historia de nuestras islas, incluso en el país porque fue un oficial colaborador de Bolívar.” “Tenían muchas ideas sobre las islas, y por auto determinación las islas se hicieron parte de Colombia; y como tu sabes, mucho de nuestra historia no se ha escrito, mucha se ha pasado de generación en generación que verifican algunos de nuestros sucesos históricos”. La serie de eventos que llevaron, a Juan Ramírez a Bogotá, están conectados con la práctica del baloncesto. “Entrados los cincuentas, cuando vino la familia Gallardo a las isla, especialmente el médico, organizaba equipos de baloncesto; me involucré, después de ello fui enviado a la ciudad de Medellín, a la Normal, para ser un profesor. Hice parte de la selección de baloncesto, en pocos meses hice parte de la selección de Antioquia.” “En un torneo nacional, en Cali, me vieron jugar allí, y fui invitado Bogotá para jugar para la Grancolombiana. Y por el baloncesto, fue la oportunidad de estudiar y dejar las islas. A veces era difícil porque me tocaba ir en barco hasta Cartagena, y yo me mareaba, o sino cuando llegaba un bimotor, pues nos íbamos en él.”

103

Raizales en Bogotá
“En ese momento muchos nativos, vivían en Bogotá, uno importante y que tal vez nadie recuerda, fue Casimiro Hunter Archibold de freetown; era un guitarrista y cantante.” “El día que Rojas Pinilla, visito el archipiélago hizo una presentación musical, y fue tal el impacto que el mismo día se lo llevaron a Bogotá, donde hizo presentaciones en el Palacio presidencial, lo conocí junto con Ulises Forbes, con quien también se presentaban en eventos culturales.” “Algunas familias nativas como la del Dr. Timothy Britton, Archibold, que residían en Bogotá a principios de la década del 1960, nos motivaba para continuar con nuestros estudios; esto fue muy importante para mí. Había otros estudiantes nativos, como Demóstenes Archibold, que era un gran jugador de baloncesto, recientemente murió en Panamá. Mi primo hermano, era suboficial de la fuerza aérea en Madrid Cundinamarca.” A la pregunta, de si el encuentro era casual con estas familias o se encontraban alrededor de una organización, rememorando al Dr. King, y al Black Power57, el señor Ramírez Dawkins, se refiere a la década de los sesenta como inserto en un marco, de luchas civiles por los derechos étnicos. “Yo me uní tanto con mestizos, y con afro colombianos, para crear una organización para la protección de nuestra identidad cultural, y nuestros derechos. En esos días empezamos a hablar; algunas veces, aparecíamos en

57

Movimiento afroamericano de la década de los sesenta.

104

Raizales en Bogotá
algún parque en Bogotá, entregando folletos” hablando con la gente, o

Ramírez cree entonces, que esta organización, fue incubadora de leyes constitucionales que incluían a la población afro colombiana. “Una vez, utilizando el acceso que tenia en los medios como “coach” (entrenador de un equipo de baloncesto) publique en un periódico en Medellín, que todo el interés que tenia el estado Colombiano en las islas, no era la gente sino el territorio58 , eso fue a principios de los 70. Uno podía ver, que era discriminado no sólo por el color de piel, sino también por ser de otra procedencia étnica”. Actualmente, reside en la isla de San Andrés pero, mantiene contacto con la ciudad de Bogotá, porque es consejero de las políticas de lineamiento para la población raizal y afro colombiana. NOTA: Entrevistas en Creole, las palabras en cursiva indican que fueron tomadas directamente de la entrevista sin modificación por traducción alguna ENTREVISTA No. 06 RICARDO G. VARGAS TAYLOR Este destacado Ingeniero, de carácter afable, con un español acentuado me recibió en su casa al norte de la ciudad de Bogotá. La entrevista transcurre en la tranquilidad del apartamento; me muestra orgullosamente
58

El entrevistado usa la palabra land, que también puede significar tierra; en san Andrés, es la palabra que se usa comúnmente, cuando se refieren a comprar o vender, o tenencia de una propiedad. Significa también tierra en uso, especialmente cuando es cultivado. 105

Raizales en Bogotá
fotografías de sus familiares además constantemente láminas fotográficas antiguas sobre paisajes isleños. Mi nombre completo es Ricardo Guillermo Vargas Taylor; ¿Porque me llamo Ricardo Guillermo? Mis abuelos Vargas me pusieron Ricardo y mis abuelos isleños, -papa William- me pusieron Guillermo. Porque él se llamaba William C. Taylor. Mi madre se llamaba Guillermina Taylor, más conocida en la isla como Miss “Duffi” También mi tío Willie Taylor alcalde de San Andrés, oficial de la marina de guerra Colombiana, y años después dueño del hotel Abacoa, cuando se iniciaba el puerto libre. ¿Usted Nació en San Andrés? Yo nací en San Andrés el 14 de septiembre de 1934, yo tengo hermosos 73 años y me siento muy contento. Eh, yo tengo un apodo en San Andrés, muchos los de mi generación, me dicen “COPE”; y COPE viene porque mi papá era medico, que tenia el pelo levantado aquí atrás como los pajaritos copetones que hay aquí en Bogotá, y mi mamá le llamaba copetón y mi papa le decía copetona, así fue cuando nací,…era COPE. Dentro esos amigos de mi generación, esta Elena Vélez Lynton, que falleció hace pocos meses o Yolanda Otero que hoy en día es Yolanda Jones, esposa de Derrik- está Thomas Livingston, Tomie Pulto uno de mis mejores amigo, hijos del Doctor Livingston, amigos de mi infancia allá en San Andrés. Yo nací en una casa que todavía existe. Queda sobre el mar, en la Avenida 20 de julio, más o menos dos casas después de la plaza de Bolívar, hoy en día eso es parte
106

Raizales en Bogotá
del relleno; pero desde mi casa, yo muy niño, me encantaba mirar el mar- me encanta-, y había un muelle, y yo salía a pescar muru-murus. Tal vez tú no sabes que son los muru-murus. En las casas, todos tenían, voy a hablar un poco vulgar lo que pasó era que las casas que estaban sobre el mar, (aquí la entrevista empieza en ingles) tenían sus “shithouses” se sentaban, y sus cosas iban directamente al mar y los muru-murus se comían eso; si hablas con gente de mi generación, te dirán eso, y nosotros de niños, íbamos y pescábamos. Estas son las cosas cuando era niño. Yo recuerdo, “ship ahoy y cosas así… las goletas; viajé a Cartagena en el Ziroma, también en la Victoria, en ese tiempo, desde San Andrés. Había que tomar barco para llegar al continente. Pero usted me venia contando sobre los muru-murus. Si, esto fue en los primeros años cuando niño, en San Andrés, tenía 5 o 6 años cuando empecé a ir a la Misión. (Lo que hoy es la Sagrada Familia), y aprendí a leer y escribir con las monjas, madre Gloria, y padre Carlos, y Eugenio, eran Franciscanos, tenían una barba larga y redonda. Y con mis amigos jugábamos por el 20 de julio. Ahora antes de continuar quisiera contar sobre mi padre y mi madre. Mi padre nació aquí en Bogotá, era un Doctor de la Universidad Nacional, y se graduó en 1932, y en 1933 fue a la isla, mandado por el Ministerio nacional de Salud. El fundó el primer Centro de Salud.

107

Raizales en Bogotá
¿Donde estaba ubicado? A ver…si puedo explicarte. Mi casa, que todavía es mi casa, papa William la trajo por barco, desde Providencia a san Andrés y la erigió allí donde está. Es de madera, una casa típica isleña. Mi casa está localizada en frente de la Registraduria, es de dos pisos, y si miras, a dos casas era la casa de mi tía Alba, allí era el centro de Salud. ¿Eso significa que el centro de salud quedaba sobre el mar..?. Si era sobre el mar, donde era mi casa, cruzabas el 20 de julio y el mar estaba allí y todas las casas quedaban sobre el mar. Lo que paso era que en los cuarentas, tal vez, a principios del 50, fue cuando los holandeses hicieron el relleno. Fue una firma holandesa, eran especialistas. Ellos rellenaron toda la avenida Newball; fue un gran trabajo y el canal, como es el termino técnico..., --- (y debería saberlo, soy un ingeniero), lo dragaron desde Haynes Key y con toda esa arena rellenaron. Este canal era para que los barcos grandes entraran. Antes los barcos anclaban, en el “Cotton key”. Cuando íbamos a estudiar al continente, íbamos en un barco pequeño, hasta aquí, y desde el cayo nos íbamos hasta el continente. Entonces, ¿en que año salió de la isla? Dame un segundo, antes quiero hablar de mi mamá,”Miss Duffy” Ella fue la primera maestra de escuela; murió hace 2 años y tenía 93 años. Fue con una beca a la escuela
108

Raizales en Bogotá
normalista para señoritas en Cartagena; fue una de las primeras maestras bilingües, y enseñó en “La Loma”. De pronto hayas escuchado hablar del Pastor George May, bueno fue su maestra. Bueno mi madre trabajaba en San Andrés, era muy bonita, conoció a mi papa y se casó. Yo soy el mayor, y mi hermana nació 3 años después. En 1941, para responderte, te dije antes que en la Misión católica aprendí a leer y escribir; pero mi padre decidió mandar a sus hijos a estudiar a Bogotá. La parte triste es que mis padres se separaron. A los 8 años, viaje a Cartagena - creo que fue en el Ziroma- en 1942, nos quedamos 3 meses y luego por avión, viajamos a Bogotá; mi padre también viajo con nosotros; pero el se fue a San Agustín y luego a Cerete, donde tiene otra esposa. Llegue acá, y entré al Instituto de la Salle. En ese momento Adalberto Gallardo, ya estaba estudiando medicina y Julito estaba en octavo grado en la Salle. Mi español era terrible, y terminada constantemente en peleas, me tomaban el pelo porque hablaba enredado; así que me peleaba con los puños, y Julito, el papá del actual gobernador, me sacaba de esas peleas, porque era mayor. Eso es lo que recuerdo de mis primeros años acá en Bogotá. Todos los años visitábamos San Andrés y en los barcos nos encontrábamos con otros estudiantes de Barranquilla, Cartagena, Medellín y siempre nos mareábamos. Nunca olvidare... esa era la forma de mantenerme en contacto con la isla. También, yendo un poco atrás, en 1948, “Catalina” fue el primer hidroplano que llego a las islas… el capitán Ávila era el piloto, padre de “Pilito Ávila”.

109

Raizales en Bogotá
Luego viajamos en el hidroplano. Tomaba 4 horas de Bogotá a Cartagena y en Cartagena tanqueban y otras 4 horas a San Andrés. Bueno todas estas cosas... Mi primera novia fue de san Andrés, y en navidad buscábamos a los amigos. A pesar de vivir acá me sentía orgulloso de ser un “islander”. Fui al Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario; allí termine, el bachillerato. Luego entré a la Universidad de los Andes, me gradué de la quinta promoción. Entré en 1953, en ese momento se hacían 5 semestres en Colombia, y tenían convenio con una Universidad en Illinois, en Los Estados Unidos, y me gradúen 1957 como Ingeniero civil, y es por eso que me puedes escuchar hablando un ingles “correcto”. Cuando me gradué me devolví a Colombia, y empecé a trabajar con el gobierno, en el Instituto de aprovechamiento de aguas y fomento eléctrico; ya no existe esa entidad, ahí se empieza con la electrificación masiva de Colombia. Mi especialidad era hidrología, motores hidroeléctricos, y comencé desde el norte de Colombia; donde se encuentra construida Urra I, fui río arriba del Zinu, estudiando sus aguas. Luego a fui a Inglaterra, a estudiar en 1961 y regrese en 1963. Inmediatamente fui mandado a Nariño, a un pueblo llamado San Pablo, donde se construiría una planta hidroeléctrica llamada Río Maye. La mujer que ahora es mi esposa, la había conocido en 1960 mientras pasaba sus vacaciones en San Andrés, en el Hotel Abacoa donde se habían quedado; su padre era un político del congreso. Durante la construcción de la Planta hidroeléctrica, en 1965, nos casamos. Luego fui al Japón, fui mandado por la compañía para hacer más especializaciones. Cuando regresé, trabaje un
110

Raizales en Bogotá
tiempo, pero sabiendo que el próximo puesto era una prebenda política, renuncié y recibí una propuesta en Nueva York, en el departamento de conservación ambiental. En el planeamiento de recursos agua, en lo relacionado con plantas hidroeléctricas; en 1972, me uní al Banco Interamericano del Desarrollo, mi primera misión fue Argentina, donde viví hasta el 1976. En ese mismo año volvimos a Colombia para tener a nuestro hijo; al otro año, el Banco me trasladó a República Dominicana; una de las políticas del Banco es que te quedes, en cada país por 4 años, trabaje en proyectos de electrificaciones rurales e hidroeléctricas. Después me trasladaron al Brasil, donde vivimos 5 años. Después a Panamá, por 4 años, luego fui a Guatemala, donde nos quedamos 1 año. Decidimos volver, porque nuestra hija comenzó la universidad en Colombia. Así que en 1989 llegué de nuevo a Colombia, y el presidente Gaviria me llamó y me pidió ser embajador en Jamaica; fui el primer isleño, que fue nombrado embajador. Enseguida, como 3 meses después fueron nombrados otros isleños en otras embajadas: Álvaro Forbes en Trinidad, Reno en Barbados, Hidalgo May en Guyana. Al mismo tiempo, San Andrés termina con la Constituyente su etapa como intendencia, y el saliente intendente Kent Francis fue nombrado embajador en Belice. Cuando fui embajador en Jamaica, hice lo siguiente: la delimitación marítima, con Colombia fue adelantada. Esto fue importante para la isla, porque Jamaica reconoce la soberanía de Colombia sobre el Archipiélago; también se crearon viajes comerciales y una Comisión de Vecindad. Regrese, cuando Samper era presidente. Fuimos cambiados todos; empecé otra vez a trabajar con “Pricewater House” mediante un contrato con el Banco
111

Raizales en Bogotá
Mundial; tres años después, fui llamado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, para ser director de la Asociación de estados del Caribe, en Trinidad y Tobago. Permanecí allí por 2 años, entre el 2001-2002. Me canse porque hablaban mucho pero hacían nada. Bueno aquí estoy “tomando la vida suave” como abuelo. Esa es mi vida. ¿Quisiera saber sí cuando estudiabas, te mandaban víveres de san Andrés? (Riéndose) Si, mi abuela me mandaba esos “journey cake”59y cocos. Era delicioso. Y el capitán Ávila, nos lo traía. ¿Cómo era su relación con otros isleños acá en Bogotá? Mi madre, siempre estaba en contacto con otros isleños. Especialmente con el doctor Lever, siempre nos visitábamos. Y en los Andes, ¿cuando estudiaba lo reconocían como isleño? Oh si, todos me reconocían como tal, y fue en el colegio donde me llamaban, el “negro Vargas”. En el colegio jugué voleibol. También en el BID, todos sabían que era de la isla, porque me siento muy orgulloso de ser isleño. No muchos isleños vivían acá, en esos años. La isla se dio a conocer, cuando Rojas Pinilla, yo lo llamo “descubre” San Andrés en 1953, allí empezó el intercambio de gente que se fue hacia allá y para acá, y tu sabes cuantos problemas… esto comienza en el 1953. Eso cambio ese estilo de vida, y no lo hemos “over come it yet”.60

59 Es una especie de pan salado, Archipiélago. 60 No lo hemos superado.

de forma redondeada muy típica del

112

Raizales en Bogotá

ENTREVISTA No. 07 WALTER HUDGSON S. Nos recibe en su vivienda en el sector de Ciudad Bolívar; amablemente nos comunica, que a veces tiene problemas con su memoria. Nació en la isla de Providencia en 1935. La segunda guerra Mundial, afecto profundamente su vida, ya que no volvió a ver a sus padres que trabajaban en el canal de Panamá. Decidió salir de la isla, a los 17 años. A raíz de su gusto por la navegación, y de que su abuela era amiga del “Capitán Chong”. Después de tres años, viajando en un velero, en las vacaciones de su curso de navegación con este capitán, tocaba música en su mandolín en una pequeña cantina en el sector de San Luís, en la isla de San Andrés. Un señor llamado Plinio Ayuri, que trabaja con AVIANCA, fue al bar y los vio tocando y les preguntó si querían ir a Bogotá; les dijo que les costearía todo y les haría un contrato en televisión por 6 meses. Pero en San Andrés no conocían que era un “televisor”, “habíamos escuchado de el, pero no sabíamos que era.” “Llegamos a Bogotá, y nos pusieron en uno de los peores hoteles, más o menos en calle 12 con carrera18 y lo único que pagaron fue el hotel. En una academia, enseñábamos danzas, con el profesor Jaramillo, especialmente Calipso; luego salían unas muchachas por TV, en ese momento la estación quedaba en la calle 24 con séptima. Hicimos 2 o 3 programas semanales, pero no vimos ningún dinero, así fue por 6 meses.”

113

Raizales en Bogotá
Yo llegué con Antonio Archibold, y con Vantull, quien tocaba el bajo (tub); él se devolvió antes de los seis meses, porque no aguanto el frío, Bogotá era mas frió antes. Las primeras veces yo salía con el pijama debajo de la ropa. Después de eso, nos empezó a gustar el lugar aunque Plinio, no nos pagaba. Tenía un agente que iba y nos buscaba. Luego nos encontramos con Casimiro Archibold, a él si lo había traído Rojas Pinilla. Eso fue en el 54, Casimiro llegó 4 o 5 años antes de nosotros. El encuentro de dio mediante un oficial isleño de la armada, Vesto Taylor. El fue a la estación de televisión una noche, a hablarnos, nos pidió que ayudáramos a Casimiro; porque Casimiro vino acá con Rojas Pinilla, y lo tenía en el batallón Guardia Presidencial. Pero empezó a tomar mucho, se escapaba del batallón y se iba toda la noche a beber. Nos pidió rescatarlo de la bebida... Vesta Taylor, nos ayudo mucho más que Plinio. Terminamos el contrato con Avianca, teníamos el pasaje, pero no quise volver a casa. Casimiro nos terminó de convencer para quedarnos. Pero creo que cometimos un gran error, especialmente yo porque hubiera vuelto a la isla a reanudar mis cursos de navegación. Quien sabe si ahora hubiera estado mejor, de todos modos me quede, y a través de la música, empezamos a conseguir buenos contratos con los presentadores de televisión, después que terminamos con Avianca. Estuvimos en la televisión por diez años, eso fue hasta entrados los sesentas. Tonie empezó a tomar un “mal camino”; yo sabía controlarme, y nunca fui lo que llaman un alcohólico. Pero
114

Raizales en Bogotá
él empezó a andar con Casimiro, de cantina en cantina, la gente les daban dinero, claro ganaba más que yo. Llegaban a las 9 o 10 de la mañana borrachos. Casimiro vivía aparte, Tonie y yo continuamos en el hotel “Magdalena” (¡te digo...! era uno de los hoteles más bajos…) Nunca volvimos a ver a Plinio, y creo que hizo buen dinero de nosotros. No recuerdo, el nombre de la estación de televisión, pero si de los presentadores, una era Delia Zapata, varias veces, Consuelo Montero… Delia zapata tenía, un estudio de Baile y el Profesor Jaramillo también tenia un estudio, con bailarines. Estuvimos contratados un buen rato con el Prof. Jaramillo, pero por el alcoholismo de Casimiro, perdimos ese contrato. Enseñaba a bailar, tenia alrededor de 56 bailarines. Continuamos en la TV. pero comenzó la envidia por parte de otros músicos, porque cantábamos tanto en ingles como en español; la tonada que más cantábamos era calipso. Ya olvide incluso las canciones. Me tocó sacar el carnet, de ARTISTAS DE COLOMBIA, porque nos empezaron a poner problemas. Eso fue alrededor de 1963. En esa época tenía muchas novias. Cuando realmente me enamoré fue cuando conocí a mi última esposa, ni siquiera con la primera. La conocí en Vanitex donde fabricaba ropa interior femenina. El primer barrio en que viví con mi primera esposa, fue en la calle 4 con carrera 10; luego fui a vivir a Fontibon, luego PTE Aranda. Viajé a San Andrés y allá nació mi
115

Raizales en Bogotá
última hija a principios del 80, estuvimos 6 años; allí trabajé con Carlos Archibold, renuncié y regresamos, porque mi suegro se enfermó. Cuando regresé empecé a trabajar como celador de una fábrica en el barrio Santa Fe, por 10 años; “me canse de la música”. Mi vida en San Andrés antes de mi vida como músico en Bogotá, era pescar, sembrar y recoger cocos. Nadie me enseño a tocar la guitarra; la primera la conseguí en Nicaragua, (islas Maíz) viajando en mis cursos de navegación. La relación con los Bogotanos en esa experiencia inicial con la ciudad, fue ante todo la envidia de algunos otros músicos. En la “cara intentaban ser amables pero hablaban mucho detrás de la espalda” Pero, “realmente no puedo hablar mal de Bogotá, estuve cuarenta y tantos años acá, y nunca me habían atracado, hasta hace 8 meses. He perdido todo contacto con la isla, incluso con mi familia. Mi abuela murió hace 4 años.

116

Raizales en Bogotá

117

Raizales en Bogotá

118

Raizales en Bogotá

4. MARCO JURIDICO MARCO NORMATIVO PUEBLO RAIZAL. En el contexto de los estados de América latina, se realizaron durante los últimos años, procesos de replanteamiento constitucional que dieron lugar a que en la década de los ochenta se terminara con casi una decena de nuevas constituciones y la siguiente década comenzara con cinco más (Colombia en el 91, Paraguay en 1992, Perú en 1993, República Dominicana en 1994, y Bolivia en 1995), Ecuador estableció nuevo referente constitucional en 1998. Se adiciona a esto la reforma constitucional de gran magnitud ocurrida en Argentina en 1994, el establecimiento de la constitución Bolivariana en Venezuela en el 2000 y la reforma realizada en esta materia en la constitución mexicana en 2001. Las diferentes investigaciones que se han realizado sobre el proceso de replanteamiento constitucional en esta parte del continente americano, concluyeron que este se produjo como resultado de adaptar los ordenamientos jurídicos de estos países a requerimientos de nuevos modelos de producción y reproducción del proceso económico que se produjo al final de la época de los setenta. La pretensión principal ha sido actualizar los sistemas políticos y jurídicos de América latina con las realidades internacionales y nacionales61. Un fenómeno interesante, es que los países de América Latina, que realizaron los mencionados replanteamientos constitucionales y que poseían pueblos indígenas y en sus territorios, en el ejercicio del ajuste institucional, los establecieron como sujetos de derechos especiales.
61 Juan Diego Castrillon Orrego. Globalización y derechos indígenas el caso de Colombia. Universidad nacional autónoma de México. México 2006

119

Raizales en Bogotá
Fueron reconocidos como realidades socioculturales con derechos especiales como identidad, autonomía, autogobierno, propiedad colectiva, jurisdicción propia entre otros. En este contexto se ubican las reformas de los sistemas jurídicos de Panamá, 1971; Nicaragua y Brasil 1988; el salvador, Guatemala y México y Paraguay en 1992; Perú en 1993; Argentina, Bolivia, Ecuador en 1994. Para el caso colombiano fue establecida una nueva constitución en 1991.62 La nueva constitución en Colombia, determinó como principio que “el estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana” (articulo 7), rompiendo con la concepción monocultural del sistema jurídico que fue establecida durante el surgimiento de la República, tras la independencia de España, es así que los indígenas,-- y es de mencionarse aquí, que el pueblo raizal se reivindica como pueblo indígena afro descendiente -- aparecieron como sujetos de derechos. Por otro lado, la corte constitucional estableció una nueva relación del sistema jurídico nacional con el orden internacional, es así que ésta instancia establece: “La constitución de 1991, en concordancia con las nuevas exigencias de comunicación relación interestatales adopto una serie de normas encaminadas a fortalecer la participación colombiana en el proceso de internalización económica, cultural y axiológica liderada por el derecho internacional. En este sentido la constituyente no sólo dedico un capitulo especifico (el número VIII) al tema de las relaciones internacionales dentro del marco de las acciones propias del ejecutivo, sino que también consagro normas relativas al derecho internacional convencional, dentro de las cuales se destacan las relativas a la celebración de los tratados (articulo 150 –
62

Ibíd.

120

Raizales en Bogotá
16, 189-2), al reconocimiento especifico del valor del derecho internacional de especial importancia normativa, por el hecho de estar vinculadas directamente con los principios del “ieus cogens”, tales como el derecho internacional humanitario (articulo 93) y el derecho internacional de los derechos humanos (214 – 2).”63 El sistema internacional de derechos humanos es una figura conformada en la segunda parte del siglo XX, en la que han participado actores de diversas características, como los estados nación, los bloques geopolíticos, los movimientos de liberación nacional, los movimientos antirracistas, las asociaciones de países, como el movimiento de los no alineados, personalidades académicas y políticas y un numeroso grupo de organizaciones no gubernamentales (ONG), de todas las tendencias ideológicas y políticas, entre otros sectores. Los principales elementos que recogen el proceso son: La convención para la prevención y la sanción del delito de genocidio de 1948; el convenio 107 de 1957 sobre poblaciones indígenas; replanteado a través del convenio 169 de 1989; la convención internacional sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial de 1965; las convenciones internacionales de derechos humanos de 1966, es decir el pacto internacional de derechos económicos, culturales y el pacto internacional de derechos civiles y políticos, unido al protocolo facultativo del pacto internacional de derechos civiles y políticos, en la ampliación de la concesión de derechos humanos aparecen como sujetos de derechos específicos las mujeres, los niños los trabajadores, las minorías, la familia, los emigrantes, los mismos

63

Corte constitucional colombiana, sentencia C -027 de 1993, p 80) 121

Raizales en Bogotá
defensores de derechos humanos, los refugiados y los asilados64. Lo anterior es una presentación general de los procesos nacionales e internacionales que están involucrados en la formación de los derechos de las minorías étnicas en Colombia, resulta ahora, pertinente precisar una relación normativa respecto al caso especifico del pueblo raizal65. 1. La Constitución Política reconoció a la nación Colombiana como multiétnica y pluricultural en su artículo 7 y estableció la obligación de reconocimiento y protección de los grupos étnicos. 2. La Ley 21 de 1991 (Convenio 169 de OIT.), sobre los pueblos indígenas y tribales en países independientes es aplicable a todos los grupos étnicos colombianos, entre ellos a los Raizales de San Andrés Providencia y Santa Catalina. Pluralismo Jurídico: El reconocimiento, la garantía y el restablecimiento de derechos individuales y colectivos a los grupos étnicos fundamentado en los artículos 7 y 13 de la C. P. y en la Ley 21 de 1991 (Convenio 169 de la OIT.) establece el Pluralismo Jurídico en su beneficio de los Grupos Étnicos, o sea la vigencia armónica de tres sistemas normativos a saber: - La Legislación General de la República, aplicable a todos los colombianos y en tal virtud a los integrantes de los grupos étnicos, quienes en su calidad de ciudadanos gozan de todos los derechos y están sujetos a similares obligaciones de los demás nacionales, sin que esto implique la igualación de lo que es distinto y el

64 Juan Diego Castrillon Orrego. Globalización y derechos indígenas el caso de Colombia. Universidad nacional autónoma de México. México 2006 65 Recopilación y análisis realizado por ORFA.

122

Raizales en Bogotá
desconocimiento de los derechos de quienes son diferentes. En muchas materias los miembros de los Raizales como grupo étnico cotidianamente hacen ejercicio de tales derechos y cumplen con sus obligaciones; tal es el caso del régimen de residencia y propiedad fuera de las del Archipiélago de de San Andrés Providencia y Santa Catalina, del ejercicio de funciones y cargos en las ramas del poder público, entre otras. En forma similar, en su carácter de sujetos colectivos de derechos, gozan de derechos y garantías establecidas en la Constitución y en las Leyes de la República. La Legislación Especial para los Raizales de San Andrés Providencia y Santa Catalina, compuesta por los Convenios y Tratados Internacionales ratificados por Colombia sobre derechos humanos de los grupos étnicos (Ley 21 de 1991 (Convenio 169 de la OIT.); por normas constitucionales y legales (nacionales, regionales y del Distrito Capital) que establecen un conjunto de derechos y garantías especiales en beneficio de la población Raizal, y reconocen la realidad de la diferencia cultural y su autonomía. La Ley 57 de 1887 en su artículo 5º. Numeral 1º establece que: “La disposición relativa a un asunto especial prefiere a la que tenga carácter general”. El reconocimiento de estos derechos y garantías en la época contemporánea, se da en desarrollo de las Acciones Afirmativas, promovidas en aplicación de los derechos constitucionales fundamentales a la diversidad étnica y cultural, y a la igualdad (Artículos 7 y 13 Constitución Política), con la finalidad de hacer realidad estos principios dentro de la diversidad. Históricamente, las normas especiales han sido producto de las

123

Raizales en Bogotá
reivindicaciones de los movimientos sociales de los grupos étnicos. Sobre este particular, las Legislaciones Étnicas Especiales están integradas por todas las normas que establecen derechos especiales en beneficio de los grupos étnicos, integran regulaciones legales en materia de identidad, derechos territoriales y de medio ambiente, autonomía, participación y consulta previa, aceptación de la pluralidad de modelos de desarrollo y el derecho al desarrollo propio y a la escogencia de una articulación al modelo nacional en lo económico y lo social, adecuación institucional, educación, salud, administración de justicia, régimen fiscal y régimen electoral, entre otras materias. Bloque de Constitucionalidad: Ley 21 de 1991 (Convenio 169 de la O. I. T.) Artículos 7, 8, 10, 13, 68, 70 inciso 2, 72, 93, 310 y 42 Transitorio de la Constitución Política. “ Artículo 310 Constitución Política: El Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina se regirá, además de las normas previstas en la Constitución y las leyes para los otros departamentos, por las normas especiales que en materia administrativa, de inmigración, fiscal, de comercio exterior, da cambios, financiera y de fomento económico establezca el legislador. Mediante ley aprobada por la mayoría de los miembros de cada Cámara se podrá limitar el ejercicio de los derechos de circulación y residencia, establecer controles a la densidad de la población, regular el uso del suelo someter a condiciones especiales la enajenación de bienes inmuebles con el fin de proteger la identidad cultural de las comunidades nativas y preservar el
124

Raizales en Bogotá
ambiente y los recursos naturales del Archipiélago. Mediante la creación de los municipios a que hubiere lugar, la Asamblea Departamental garantizará la expresión institucional de las comunidades raizales de San Andrés. El municipio de Providencia tendrá en las rentas departamentales una participación no inferior al 20% del valor total de dichas rentas. Artículo transitorio 42 Constitución Política: Mientras el congreso las leyes de que trata el artículo 310 de la Constitución, el Gobierno adoptara por decreto, los reglamentaciones necesarias para controlar la densidad de población del Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en procura de los fines expresados en el mismos artículo.” Normas Especiales: Decreto 2762 del 13 de diciembre de 1991. “Por medio del cual se adoptan medidas para controlar la densidad poblacional en el Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia Santa Catalina”. Ley 47 del 19 de febrero de 1993. “Por la cual se dictar normas especiales para la organización y el funcionamiento del departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina”. Es Ley tiene por objeto dotar al departamento del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina de un estatuto especial que le permita su desarrollo dentro marco fijado por la constitución, en atención a sus condiciones geográficas, culturales, sociales y económicas. (Artículo 1) Igualmente se desarrolla en su articulado aspectos relativos a:

125

Raizales en Bogotá
. . . . . . . Patrimonio, Régimen departamental, Régimen presupuestal, fiscal y aduanero, Protección de los recursos naturales del medio ambiente Régimen de fomento económico y turístico Educación y protección de la cultura Protección del patrimonio cultural.

La Ley 70 de 1993. "… el término "comunidades negras", como lo indica el artículo 1 de la Ley 70 de 1993 en consonancia con el artículo Transitorio de la Constitución, se refiere tanto a aquellas que habitan en la cuenca del Pacífico colombiano, como a las que estén ubicadas en otros puntos del territorio Nacional y cumplan con los dos elementos reseñados. Asímismo, a falta de una mención expresa, se deben entender incluidas de las dichas "comunidades negras", para todo lo relacionado con la circunscripción especial que se estudia, a las agrupaciones raizales del Archipiélago de San Andrés, Providencia, las cuales no sólo comparten con las primeras un origen histórico común en las raíces africanas que fueron transplantadas a América, sino que han sido reconocidas por esta Corporación, en consonancia con el Artículo 310 de la Carta, como un Grupo étnico titular de derechos especiales."(cfr. Sentencias C-530/93, T-174/98 y C-1022/99, M.P Alejandro Martínez Caballero.) Ley 915 del 2004, estatuto fronterizo para San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Normas Distritales: Decreto 023 de 2005 Por el cual se modifica el artículo 3 del Decreto 093 de 2004, por el cual se reestructura el Consejo Distrital de
126

Raizales en Bogotá
Política Social y se definen los criterios básicos para la conformación de los Consejos Locales de Política Social. ARTÍCULO PRIMERO.- Modificar el artículo 3º del Decreto 093 de 2004, en el acápite de Miembros de la Sociedad Civil, el cual quedará así: "Miembros de la Sociedad Civil: Un representante o una representante de las organizaciones conformadas por cada uno de los siguientes núcleos de la población: a) de las negritudes; b) de los indígenas; c) del pueblo ROM (Gitano); d) de los raizales. La designación de los respectivos delegados la harán las organizaciones que agrupan y representan a cada uno de los grupos étnicos en el nivel Distrital. Esta elección deberá ser avalada por las autoridades tradicionales correspondientes y por los procesos organizativos de las diferentes etnias debidamente formalizados Decreto 627 de 2007 (Diciembre 28) “Por el cual se reforma el Sistema Distrital de Cultura y se establece el Sistema Distrital de Ate, Cultura y Patrimonio” Artículo 7 Capítulo III Organización del Sistema Distrital de Arte, Cultura y Patrimonio Artículo 8 De los Subsistemas: 8.3.11 Consejo Distrital de Culturas de grupos y Comunidades Étnicas y Campesinas, de Mujeres, Poblaciones y de Sectores Rurales y Sociales. 8.31.4 Consejo Distrital de cultura Raizal. (En proceso de Reglamentación) Jurisprudencia de la Corte Constitucional sobre la Calidad de Grupo Étnico Diferenciado de los Raizales. Sentencia C-530 de 1993

127

Raizales en Bogotá
……"La cultura de las personas raizales de las Islas es diferente de la cultura del resto de los colombianos, particularmente en materia de lengua, religión y costumbres, que le confieren al raizal una cierta identidad. Tal diversidad es reconocida y protegida por el Estado y tiene la calidad de riqueza de la Nación." El artículo 43 de la Ley 47 de 1993 - que establece que la educación en la isla será bilingüe (castellano e inglés) , tiene relación con lo dispuesto en el artículo 42. En efecto, si bien el texto del artículo 42 se limita a otorgar la calidad de lengua oficial a determinado idioma, el contenido normativo de la disposición es más amplio, ya que a la consagración de una determinada lengua oficial, lógicamente se sigue la exigencia de que la educación se imparta en esa lengua, como quiera que esta es la única manera de garantizar que ella se conserve como instrumento comunicativo y, además, se proteja la identidad cultural de quienes la utilicen.” Sentencia No. C-086/94 ARCHIPIELAGO DE SAN Raizales/EMPLEADOS PUBLICOS-Bilingües

ANDRES-

“La población "raizal" de San Andrés y Providencia es un grupo étnico perfectamente definido, como lo evidencian su aspecto físico, sus costumbres, su idioma y su pertenencia mayoritaria al Protestantismo. Negarle tal carácter aduciendo que las islas fueron pobladas por gentes de diversos orígenes raciales, es razón baladí, pues bien sabido es que no existen razas puras. En lo relativo a los empleados públicos, es apenas normal que éstos deban, al menos, hablar el idioma del territorio en que actúan. Lo que sí violaría la Constitución, sería obligar a los isleños a abandonar su lengua, que es parte de su herencia cultural”

128

Raizales en Bogotá
Sentencia T-174 de 1998, MP Alejandro Martínez Caballero, la Corte dijo "El artículo 7° de la Carta, reconoce y consagra el deber del Estado de proteger la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana, teniendo en cuenta que es considerada como parte importante de la riqueza del país. Por tal razón, la cultura de las personas raizales de las Islas de Providencia, al ser diferente por sus características de tipo lingüístico, de religión y de costumbres, al resto de la Nación, ostenta una especial condición que nos permite incluirla dentro de la concepción de diversidad étnica y cultural, situación que la hace acreedora de la especial protección del Estado. Por consiguiente, el Estado Colombiano debe propender por la conservación de los aspectos propios de la cultura raizal y lograr con ello la conservación del patrimonio cultural nativo, que también forma parte del patrimonio de toda la Nación." Sentencia C-454/99 CONSEJO NACIONAL DE PLANEACION-Integración con un representante de comunidad raizal de San Andrés ……..“Advierte la Corte que la representación diferenciada que en el Consejo Nacional de Planeación el legislador otorga en el numeral 7º. del artículo 9º. de la Ley 152 de 1994, a las comunidades raizales del Archipiélago de San Andrés y Providencia y Santa Catalina, tiene en cuenta la impostergable necesidad de que los peculiares desafíos que plantean las condiciones ecológicas, ambientales, sociales y económicas del Archipiélago, las amenazas que se ciernen sobre sus ecosistemas, dado el incremento poblacional desmesurado que ejerce una presión que compromete
129

Raizales en Bogotá
los recursos naturales de las Islas, así como otras prioridades que dicta su valor estratégico, sean considerados en el Plan Nacional de Desarrollo y de Inversiones Públicas.” ……“Es también expresión prístina de los postulados constitucionales que proclaman el respeto a la diversidad de los grupos étnicos colombianos, la promoción y preservación de sus culturas y que propenden no sólo por la preservación de la identidad cultural de las comunidades nativas del Archipiélago, sino por la atención debida a sus necesidades y prioridades según los particulares requerimientos de sus condiciones geográficas, sociales, ambientales, culturales y económicas, sin que de ello pueda predicarse, en manera alguna, injustificada discriminación contra los demás miembros de la raza negra asentados en otros territorios del Estado colombiano, o de otro grupos raciales pues, el solo hecho de la condición insular del archipiélago, como quedó dicho, connota significativas diferencias en sus relaciones con el territorio continental. A juicio de esta Corte, lo que sí comportaría desconocimiento de la Carta, sería que la comunidad raizal del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina fuera subsumida en las comunidades negras continentales. Dicha hipótesis sí se traduciría en franco desconocimiento de las profundas diferencias de orden cultural entre estas comunidades y las del archipiélago; así mismo, implicaría desatender las enormes diferencias signadas por la condición continental y la insular, las cuales, en materia de planeación estratégica del desarrollo económico, social, ecológico, ambiental y cultural, cobran especial significación.”

130

Raizales en Bogotá
El sistema de derecho consuetudinario de los Raizales reconocido en el bloque de constitucionalidad y, en esa medida, válidamente aplicable, el cual cuales están integrados por las normas, instituciones, usos, costumbres y procedimientos, métodos de control y regulación social propios de la tradición cultural de los Raizal, implícito en su historia cultural, en sus sistemas de parentesco, uso, aprovechamiento, conservación del territorio y los recursos naturales. Se caracterizan por concepciones particulares de derecho, justicia, autoridad y poder, participación y representación, mediadas por instituciones culturales propias. Principios Los principios Sociales, Culturales y Jurídicos que fundamentan esta propuesta, son en su orden el conjunto de leyes, decretos y sentencias que constituyen el marco normativo de los grupos étnicos en Colombia, los específicos del pueblo raizal, así como los señalados en el Plan de Desarrollo: Bogotá sin indiferencia. Equidad étnica entendida como la garantía de que los grupos étnicos residentes en Bogotá: Negros Afrodescendientes, Indígenas, ROM – Gitanos y Raizales, tengan las mismas oportunidades en relación con el resto de la población distrital y entre ellos mismos, para acceder y utilizar los servicios sociales y culturales que aporten de manera positiva a mejorar sus condiciones de vida. Incluye el ejercicio de los derechos humanos fundamentales y además los derechos étnicos especiales de autonomía, identidad, participación, territorialidad y desarrollo propio. El ejercicio de estos derechos implica el reconocimiento de su propia concepción de bienestar y calidad de vida, (artículo 13 C. P.).

131

Raizales en Bogotá

5. LINEAMIENTOS DE POLÍTICA PÚBLICA DISTRITAL DE RECONOCIMIENTO DE LA DIVERSIDAD CULTURAL, GARANTÍA Y RESTABLECIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LOS RAIZALES DEL ARCHIPIÉLAGO, SAN ANDRÉS, PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA RESIDENTES EN BOGOTÁ. Por: ORFA Se presenta a continuación la propuesta de una Política Pública para el Pueblo Raizal residente en Bogotá, representado por la Organización de la Comunidad Raizal con Residencia Fuera del Archipiélago de San Andrés Providencia y Santa Catalina ORFA, con registro en la Dirección Etnias del Ministerio del Interior y de Justicia: Resolución No: 0041 del 12 de junio del 2007. Esta propuesta ya presentada al final de la administración anterior, ha sido ajustada acorde con el marco de política de la Administración 2008-2012. Los siguientes lineamientos orientarán la acción de la Administración Distrital hacia el futuro, en relación con los Raizales de San Andrés Providencia y Santa Catalina, residentes en Bogotá. Son compromisos para hacer de Bogotá una ciudad incluyente, respetuosa de la diversidad y más humana, en la que se participen todos los grupos poblacionales, con sus particularidades: 1. Reconocimiento, visibilización y fortalecimiento integral de la cultura del pueblo Raizal residente en el Distrito Capital, para garantizar el ejercicio de sus derechos y el mejoramiento de su calidad de vida con énfasis en derechos humanos y derechos étnicos. El distrito capital realizará la formulación de manera concertada planes, programas y proyectos en específicos
132

Raizales en Bogotá
para cada proceso en cuanto a salud, educación, vivienda, producción y empleo, integración social, fortalecimiento de la institucionalidad, autoridades y organizaciones que promuevan el fortalecimiento y recuperación de la identidad cultural: idiomas, tradiciones, cosmovisión y lazos comunitarios y su integridad como grupo étnico, tradiciones, y formas propias de organización. 2. Inclusión de la participación real y efectiva de representantes de los Raizales residentes en Bogotá, como grupo étnico diferenciado, en las instancias de participación en planificación, toma de decisiones, seguimiento y control. El Distrito dará aplicación a las normas especiales y sentencias de la corte donde se define a los raizales como grupo étnico y en este contexto tendrá en cuenta a este grupo con una participación efectiva en las diferentes instancias de participación. En consonancia con las solicitudes de los otros grupos étnicos reitera la necesidad de la creación de instancias distritales que se ocupen de los asuntos étnicos teniendo en cuenta las particularidades de cada uno de los pueblos y comunidades. Así mismo garantizará que en dichas instancias haya representación efectiva y en niveles de decisión, de cada uno de los grupos étnicos reconocidos. Como estrategia de visibilización reconocimiento y participación efectiva, es preciso la inclusión de la variable étnica en todas las instancias, planes, programas del Distrito así como el establecimiento de un observatorio para asuntos étnicos con mecanismos para el seguimiento, control, evaluación y el registro estadístico de las comunidades y grupos con sus particularidades.
133

Raizales en Bogotá

3. Otorgar el apoyo técnico y financiero necesario con el propósito de fomentar las actividades productivas y económicas tanto propias de los Raizales residentes en el Distrito Capital, como otras propias del contexto global contemporáneo, a través de la creación de famiempresas, microempresas, empresas asociativas, el fortalecimiento de las formas comunitarias de producción, el fomento de la empleabilidad, el autoempleo etc., de manera que se mejoren los ingresos familiares y las condiciones de vida. 4. Implementar programas y campañas masivas de sensibilización y conscientización dirigidas a los Bogotanos sobre el aporte del pueblo Raizal a la construcción de la Nación y a la diversidad étnica y cultural del Distrito Capital. 5. Desarrollar procesos de capacitación y facilitación de espacios que promuevan el fortalecimiento de los procesos organizativos del pueblo raizal en Bogotá. 6. Garantizar el acceso y permanencia de los niños y jóvenes raizales a la educación básica primaria, secundaria y, media en las instituciones educativas del distrito o en aquellas privadas con las que puedan establecer convenios y su participación en el fondo de becas del distrito para comunidades negras. Establecimiento de cupos en la Universidad Distrital y en el fondo de préstamo para garantizar el acceso permanencia y promoción de jóvenes a la educación superior. 7. Garantizar la atención oportuna e integral con enfoque diferencial a la población Raizal en situación de desplazamiento forzado por el conflicto interno asociado al narcotráfico.
134

Raizales en Bogotá

Para la población en situación de desplazamiento forzado por el conflicto asociado al narcotráfico, que tan violentamente ha golpeado en el Archipiélago de san Andrés, Providencia y Santa Catalina territorios ancestral de los Raizales, la prioridad es –en responsabilidad compartida con el gobierno nacional- la protección de los derechos humanos más vulnerados por la violencia, como el derecho a la vida, a la integridad personal, a la seguridad y a las condiciones básicas para sobrevivir durante el tiempo que tengan que permanecer en la ciudad, las cuales se traducen en servicios dignos y de calidad en materia de alimentación, trabajo, educación, salud y vivienda, recreación, condiciones de seguridad y de posibilidad de retorno, así como a la no participación en la guerra. 66 8. Garantizar la construcción de relaciones de entendimiento intercultural entre los Raizales y el conjunto de la población Bogotana. Garantizar a Bogotá como ciudad multiétnica e intercultural, incluyente de todos los grupos culturales y sociales con identidades particulares (no sólo étnicas) que participen sin perder su identidad, propiciando el entendimiento entre las diferentes culturas; una ciudad más humana, incluyente, solidaria y respetuosa de la Diversidad. El entendimiento, la construcción de propósitos comunes y acuerdos tiene que ser de doble vía: de la sociedad mayoritaria hacia las etnias y de éstas entre sí y hacia los demás sectores sociales de la capital.

66 Derechos consagrados en la Ley 387 de 1997 para la prevención y atención al desplazamiento forzado.

135

Raizales en Bogotá
9. El Distrito Capital tomará medidas eficaces especialmente en las esferas de la cultura y la información para combatir los prejuicios, estereotipos y practicas sociales y simbólicas de discriminación e inequidad a hacia los grupos étnicos: Negros Afrodescendientes, Indígenas, ROM – Gitanos y Raizales, por razón de su etnicidad, para garantizar el respeto por la diversidad étnica y cultural distrital. El primer paso en el ejercicio de los derechos es contrarrestar todo acto discriminatorio, en este caso por motivos asociados a los rasgos físicos y a la etnicidad. Este es un propósito común de la humanidad y así lo ordena la Constitución: “Todas las personas…gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, género raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o religiosa”.67 También lo ordenan los convenios internacionales68. 10. Promover relaciones de corresponsabilidad social, transparencia y confianza entre el Distrito Capital, los Raizales y sus organizaciones. La confianza en las relaciones y la transparencia en el uso de los recursos es un factor fundamental para el desarrollo de cualquier propósito de interés colectivo. La corrupción administrativa ha sido una de las principales causas de pérdida de legitimidad de la política, la administración distrital insistirá en los deberes, la responsabilidad y la transparencia, tanto de la Administración Distrital como de las organizaciones sociales. Los derechos tienen como requisito el debido cumplimiento de los deberes.

67 68

Art. 13 de la Constitución Política. Instrumentos internacionales sobre discriminación

136

Raizales en Bogotá
11. Adecuación administrativa intercultural de los procesos de convocatoria y contratación en el marco del pluralismo jurídico vigente, para garantizar el acceso de los grupos étnicos a los mismos. Revisión del marco normativo de contratación y aplicación de medidas de acciones afirmativas y de diferenciación positiva a fin de lograr que en general los grupos étnicos y sus organizaciones puedan acceder a las convocatorias que a favor de estas comunidades se realicen en la ciudad capital. a. Armonización de la propuesta de Política Pública para el Pueblo Raizal Residente en Bogotá con la propuesta de Plan de Desarrollo Bogotá Positiva “Ahora Decidimos Juntos” b. Se propone el cumplimiento de lo acordado con el hoy Alcalde de Bogotá, en el foro de candidatos a la Alcaldía de Bogotá en octubre de 2007, con la inclusión de un Eje temático Étnico específico para la atención en inversión social en beneficio de cada uno de los grupos étnicos “Negro-Afrocolombiano, Palenquero, Raizal, Indígenas, ROM-Gitanos residentes en Bogotá así como la transversalización de la dimensión étnica en todos los componentes del Plan de Desarrollo aplicando los principios de diferenciación positiva y acciones afirmativas tanto en la parte estratégica general como en los programas, proyectos, metas y presupuestos. c. Específicamente para el Pueblo Raizal. Los lineamientos de política para el pueblo raizal antes señalados, pueden armonizar con los ejes estructurantes de la propuesta de plan de desarrollo especialmente en Ciudad de Derechos, Derecho a la Ciudad y participación.

137

Raizales en Bogotá

138

Raizales en Bogotá

6. BIBIOGRAFÍA: BAUD MICHIEL, KOONINGS KEES, OOSTINDIE GERT, OUWENEEL ARIJ Y SILVA PATRICIO Etnicidad como Estrategia en América Latina y el Caribe, Quito: Ediciones Abya-Yala 1996 BOLÍVAR INGRID Identidades “Dejarse engañar o perecer””, Revista de Antropología y Arqueología, 10(2): 141-155, Bogotá, Uniandes 1998 CLEMENTE BATALLA ISABEL. Las islas del azúcar en el periodo de la preponderancia Británica. En: CLEMENTE BATALLA ISABEL (coord.) San Andrés y Providencia: Tradiciones Culturales y Coyuntura Política, Bogotá, Universidad de los Andes (1989), CLEMENTE BATALLA ISABEL Educación, Política Educativa y Conflicto Político Cultural en San Andrés y Providencia, 1880-1980, Informe Final presentado a la Fundación de la Investigación y la Tecnología del Banco de la República, Bogotá, Universidad de los Andes, Departamento de Historia (1991), COHEN ABNER .Ethnicity and Politics. En: HUTCHINSON J, SMITH A (eds.), Ethnicity, New York, Oxford University Press (1996), CANO SHUTZ, ADELAINA. Los Raizales Sanandresanos. Realidades Étnicas y Discurso Político” 2005. Centro de documentación Virtual: www.etniasdecolombia.org

JUAN CARLOS GAMBOA. Algunas Notas Sobre el Pueblo Indígena Raizal y su Derecho a la Libre determinación. Ponencia presentada en el marco del “The
139

Raizales en Bogotá
First Indigenous Native Congress”, realizado entre el 10 y el 12 de diciembre de 2002, en San Andrés Isla, Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (Colombia)] CODAZZI AGUSTÍN. Memorias de Agustín Codazzi. Ed: Caracas, Univ. Central de Venezuela. 1970

RUIZ, MARGARITA; O`flin, Carol. “San Andrés, Providencia, una historia oral de la isla y su gente. Ed, Banco de la Republica. Bogotá. 1992. GUEVARA, NATALIA. San Andrés Isla, Memorias de la Colombianizacion y Reparaciones” en Afro-reparaciones: Memorias de la Esclavitud y justicia reparativa para negros, afro colombianos y raizales. ED. C. Mosquera Rosero-Labbè. POMARE MYLES, LOLIA. Miss Nancy y otros relatos Los Afrocolombianos ICANH, 2000 VOLLMER, LORAINE. La historia del poblamiento del archipiélago de san Andrés vieja providencia y santa Catalina. Ed. Archipiélago SAI 1997 BOTERO MEJIA, JULIANA. No conozco amor por otra patria que no sea Colombia: permanencia de un legado afrobritánico en Colombia. Ponencia XV Congreso de Colombianistas. Bogotá, julio 30 al 4 de agosto. 2007. PARSONS, JAMES. San Andrés y Providencia. Una geografía histórica de las islas colombianas del caribe. Ed. El Ancora KUPPERMAN, KAREN. Providence Island 1630-1641, The other Puritan Colony. Cambridge University press. 1993
140

Raizales en Bogotá

Mow Robinson, June Marie. Archipiélago de San Andrés Providencia y Santa Catalina “una reserva de Biosfera en el caribe Colombiano. CUNILL PEDRO: La geohistoria en Para una historia de América I. Las estructuras (VV.AA., México, 1999). CALLE HORACIO Y MORALES JORGE: identidad Cultural e integración del Pueblo Colombiano. OEI. Bogotá, 1994 BAUMANN GERD. El enigma multicultural. Un replantamiento de las identidades nacionales, étnicas y religiosas. Paidos Iberica. Barcelona 2001 DEPARTAMENTO NACIONAL DE ESTADISTICAS. (DANE). Colombia Una Nación Multicultural. Su Diversidad Étnica. Dirección de Censos y Demografía. Mayo 2005. DILIA ROBINSON DAVIS. Monografía Departamento Archipiélago de San Andrés y Santa Catalina. Bogotá julio del 2002.

141

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful