Esta entrega de conceptos básicos en el entrenamiento de perros de trabajo, ha sido extractada de las instrucciones dadas por el Sr.

Ross Millar de Nueva Zelandia, en el libro editado por FUCREA luego de la visita que éste hiciera a nuestro país, en el marco de un convenio SUL-FUCREA. A continuación se detallan las principales normas en el entrenamiento de perros para trabajar con lanares, esperando que sirvan de punto de partida, para que conjuntamente con la experiencia personal de cada uno, se pueda alcanzar el objetivo de tener un aliado más para trabajar con los ovinos.

Normas de Entrenamiento y Manejo

29

Normas de Entrenamiento y Manejo

NORMAS PARA EL ENTRENAMIENTO
Introducción • Los avances que se lograrán en el entrenamiento del perro dependerán en gran medida de las condiciones naturales del mismo, como también de las del entrenador y su experiencia. • El éxito total del entrenamiento de perros ovejeros dependerá de la capacidad del entrenador de entender el instinto de los mismos. Este tendrá que controlar, estimular y disciplinar al perro de acuerdo a las circunstancias y siempre teniendo en cuenta su instinto. • No condene al perro por los fracasos, porque sus propias tácticas pueden haber sido las causas de dichas fallas. • No es deseable hablarle demasiado porque muchas palabras lo confundirán. • La práctica y repetición de ejercicios es utilizada para inculcar obediencia y desarrollar los buenos hábitos, como también para incentivar el “gusto” por el trabajo. Tenga en mente que el exceso de trabajo puede hacer fracasar el propósito. • Hay que tratar de finalizar una sesión de entrenamiento en un buen momento (cuando el animal culmina una tarea con éxito). Eso lo ayudará a Ud. y al perro. • Las edades para el aprendizaje de las distintas órdenes y tareas son aproximadas y a forma de guía para el entrenamiento.

3

Perros de Trabajo

Entrenamiento de un cachorro • La edad para comenzar a entrenar a un cachorro es de 3 a 4 meses. • El nombre elegido para el perro debe ser corto y diferente a las órdenes en sonido y tono. • El primer aprendizaje será que responda al llamado del entrenador. Se le debe decir el nombre y la orden “aquí”, caminando hacia el cachorro y dando golpecitos con la mano contra su pierna. • La primera lección dura que le deberá dar es la de que tiene que estar atado.

Ate al cachorro a un lugar firme contra una pared. Al principio peleará con la cadena pero luego dejará de hacerlo. Cuando esto suceda, acaricie el costado del cachorro y dígale “muy bien”.
• El cachorro debe estar atado durante la noche. Si ladra al estar atado, dígale “¡NO!”. Si continúa ladrando, dele una cachetada y dígale “¡NO!”. • En el día déjelo que corra libremente bajo su control. • No deje que el perro juegue u olfatee en las sesiones de entrenamiento. • Para desarrollar su autoridad, eche el cachorro en el suelo con las 4 patas hacia fuera del entrenador y manténgalo agarrado en esa posición con la cabeza contra el piso y con la otra mano sostenga el cuerpo. Cuando el cachorro se quede echado contra el suelo, el entrenador puede decirle “muy bien”. Si por el contrario
4

Normas de Entrenamiento y Manejo

pelea, dígale “¡NO!” en un tono duro y presione su cuerpo. Cuando pare de pelear y se tranquilice, dígale “muy bien” y acaricie su costado. (Fig. 1)

Fig. 1

Practicar este ejercicio por lo menos una vez por día, durante 5 minutos. En un mes el entrenador deberá poder pararse y dejar el cachorro echado.
Primera presentacion a los lanares • Un cachorro de buena sangre, naturalmente tenderá a perseguir lanares a los 4 ó 5 meses; no deje que lo haga en esta etapa. El hecho de hacerlo demostrará al entrenador que su cachorro tiene instinto y que vale la pena criarlo y entrenarlo. Si se le permite perseguir lanares libremente bajo su voluntad, el cachorro aprenderá malos hábitos.

5

Perros de Trabajo

Seis meses de edad
• Hasta este momento tiene aprendido el “muy bien”, el “no” y “aquí”. • Poner diez borregos livianos en los bretes y llevar el cachorro con una cuerda corta (2 mts.) frente a los lanares y deje que junte o mire esa majada. Si ladra, déjelo, pero no permita que muerda. Si el perro muerde, dele una cachetada y dígale “no”. • Si un lanar se separa de la majada y el cachorro lo junta, es muy buena señal. Deje que lo haga y dígale “muy bien”. En esta etapa no deje que la majada asuste al cachorro. Use un palo para controlar la dirección de la misma.

Realice esto 2 veces por semana, de 6 a 10 minutos cada vez.

Nueve meses de edad • Aquí necesitamos otra herramienta para el entrenamiento, que consiste en un palo de escoba de 1 metro, con un agujero en uno de sus extremos donde se enhebra una cuerda liviana pero fuerte y se le hace una lazada (Fig. 2)

6

Fig. 2

Normas de Entrenamiento y Manejo

Orden de “Siga” y “Alto” • Lleve el cachorro a un lugar tranquilo y póngale la cuerda con la lazada alrededor del pescuezo. (Fig. 3) • Para iniciar la marcha dele la orden “siga” y camine unos 200 mts. con el cachorro a su derecha, sujeto mediante el palo y la lazada, repitiendo la orden espaciadamente.

Fig. 3

Si éste pelea, enrosque el palo, esto lo ahogará. Cuando se tranquilice, afloje la presión y dígale “muy bien” y si continúa peleando, dígale “no”. Cuando se tranquilice, prosiga con la orden de “siga”. Hacer esto 2 ó 3 veces al día, de 5 a 10 minutos cada vez, durante dos días.
• Al tercer día, además de la orden de “siga” le enseñaremos el “alto”. • La orden de “alto” significa parar y echarse y quedarse hasta tanto no se le diga nuevamente “siga”.
7

Perros de Trabajo

• Es la orden más importante y debe ser obedecida siempre. Esta orden es la única que no debe ser seguida por un “muy bien”. • Inicie la marcha con el “siga”. Al finalizar la misma, dé la orden de “alto” y presione con el palo hacia abajo obligándolo a parar y echarse.

Esto se hará 2 veces al día, durante 3 días, 10 minutos cada vez. Luego de terminada cada sesión de “siga” y “alto” hágale una caricia y dígale “muy bien” para mantener contento al cachorro. Cuando el cachorro realiza bien el “siga” y el “alto”, no utilice más el palo con la lazada; hágalo con una cuerda corta (2 mts.) caminando a su lado, para luego realizarlo con una cuerda larga (5 mts.).
Orden de “atrás”
8

• La orden de “atrás” es un movimiento que debe hacer el cachorro por detrás de la espalda del entrenador.

Normas de Entrenamiento y Manejo

• Comenzar el entrenamiento de esta orden con el cachorro sujeto con el palo, caminando hacia delante y obligándolo a pasar por detrás de Ud., al tiempo que ordena “atrás”.

Serán suficientes 2 sesiones por día de 10 minutos cada una, para luego hacer 2 más con la cuerda corta. Esta orden será aprendida muy rápidamente.
Orden de “quieto ahí” • Esta orden es para que se quede quieto en un lugar, desconectándose de la acción y que descanse.

Ella le permite al entrenador, por ejemplo, abrir una portera y dejar al cachorro parado por un período de tiempo más largo que con el “alto”. Esta orden debe utilizarse cuando sea estrictamente necesario.
• Luego de darle la orden de “alto”, dígale “quieto ahí” y deje el palo tranquilamente en el suelo y camine hacia delante. Si el cachorro se mueve dígale nuevamente “quieto ahí” y camine hacia él con los brazos extendidos en forma amenazadora y dígale “no” y nuevamente “quieto ahí”. Luego que se eche, comience nuevamente. • Luego de darle al cachorro la orden de “quieto ahí”, el entrenador podrá llamarlo a su lado con la orden de “aquí”.

9

Perros de Trabajo

Dos días serán suficientes con sesiones no mayores de 10 minutos; igualmente realice las que sean necesarias hasta que comprenda el mensaje.

Orden de “pare” • Esta orden es para que el cachorro haga la acción más despacio, con cautela. • Puede ser utilizada antes que la orden de “alto”. • Utilice el palo con la lazada practicando la orden de “siga”, luego dé la orden de “pare”, tirando del palo, enlenteciendo el avance para luego decirle “alto”. Once meses de edad • Esta es la edad aproximada recomendada para los próximos ejercicios. Trabajo en los bretes • En un brete poner algunos borreguitos y practicar las órdenes de “siga”, “pare”, “alto”, “quieto ahí” y “atrás”. • Primero hágalo con el palo con la lazada por lo menos 2 veces por semana y luego con la cuerda corta. Si no responde bien, sáquelo del brete y repase las órdenes (puede ser necesario utilizar el palo con la lazada). Cuando responda bien nuevamente, llévelo al brete.
10

• Si se está moviendo bien hacia los lanares, dígale “siga” o “siga, siga” para darle mayor confianza y dígale

Normas de Entrenamiento y Manejo

“muy bien”. A modo de ayuda para el perro, no deje que la majada lo enfrente. Orden de ladrar En esta etapa si el perro es ladrador, estimule esa condición. Esto se debe realizar cuando se suelta por la mañana, ya que estará contento de verlo y ladrará. Usted en ese momento realice un silbido o utilice las palabras “ladre” o “hable” y el perro asociará dicha orden con ladrar. Esto lo aprenderá sin saberlo. Trabajo en un piquete (con un perro ladrador) Para practicar el trabajo en un piquete es conveniente primero atarlo con una cuerda alrededor de la verija, dejando que sobre medio metro de cuerda para ser atada en el collar. Esto le permite ladrar libremente a los lanares y no acercarse demasiado. (Fig. 5)

Fig. 5

11

Perros de Trabajo

Si se acerca demasiado a los lanares (1 mt.), sujételo y dígale “pare” y/o “alto” y deje que los lanares se alejen 3 ó 4 metros y empiece nuevamente. En esta etapa no use demasiado el “alto”; déjelo juntar libremente.

Esto realícelo durante una semana, 2 veces por día.
Derecha e izquierda Para la orden de derecha, utilice la palabra “drech”. Colóquele al perro el palo con la lazada y haga que camine hacia delante con el “siga” y luego empújelo hacia la derecha en ángulo de 90º y dígale “drech”. Luego mantenga el perro yendo hacia adelante con “siga”.

Realice este movimiento de 20 a 30 veces cada 10 a 20 metros, durante una semana , 3 veces por día.
Al final de la semana el perro deberá ir hacia la derecha en la mayoría de las órdenes de “drech”. Luego, para que sea más rápido el aprendizaje, llévelo a un brete cuadrado, yendo a la derecha en cada esquina. Una vez que responda bien con el palo y la lazada, se debe hacer con la cuerda y luego suelto. Cuando le esté enseñando ir hacia la derecha, no le dé las órdenes de “pare”, “alto” y “quieto ahí”; concéntrese solamente en “drech”.
12

Luego de 3 semanas comience con la orden de izquierda “son”.

Normas de Entrenamiento y Manejo

La orden de “son” fue elegida porque es completamente diferente en sonido a “drech” y es más corta que la palabra izquierda. Utilice el mismo procedimiento de entrenamiento que para “drech”. Si el perro no se adapta perfectamente al procedimiento de enseñanza de “drech” y “son”, pruebe pequeños cambios ya que no todos responden de la misma forma a este entrenamiento. Trabajo con lanares (juntar y traer la majada en equilibrio) En esta etapa el perro ya conoce todas las órdenes necesarias para realizar el trabajo más importante que es juntar la majada rápidamente y traerla hacia el entrenador. Luego de haber logrado esto, podrá ser utilizado para cualquier otro trabajo. En un principio, para ayudar al perro en este ejercicio tenga 5 ó 6 lanares tranquilos en el centro de un piquete. Pare el perro a su lado con “alto” y muévase hacia el otro lado de la majada, lo que dejará al perro frente a usted y la majada en el centro (posición de equilibrio). (Fig. 6)

Fig. 6

13

Perros de Trabajo

Dele la orden de “siga” para que traiga los lanares hacia usted. La orden de “siga” en el entrenamiento era para ir hacia adelante, ahora es para que vaya directamente hacia los lanares (es una orden de envío). Si Ud. se mueve hacia la derecha (indique la dirección en que se mueve con un palo en la mano), los lanares se moverán a su izquierda. Para volver a la posición de “equilibrio”, la orden será “drech”, ya que el perro está de frente a Ud. y se tendrá que mover hacia la derecha para obtener nuevamente la posición de equilibrio que tenía anteriormente a que Ud. se moviera. Está así aprendiendo la orden de quedarse en equilibrio con los lanares que está controlando. Hágalo luego en la otra dirección, o sea, a su izquierda, cambiando el palo de mano, e indicando la nueva dirección en que Ud. se mueve y luego dé la orden de izquierda “son”, él se dará cuenta que está fuera de la posición de equilibrio y se moverá para volver a la misma. A veces se deberá hacer las cosas de otra forma, como por ejemplo, salir fuera de un potrero y tomar un camino. El perro en este caso tendrá que impedir que las ovejas se vayan hacia otro lado y, por lo tanto, tendrá que ser puesto fuera de equilibrio, lo que no es natural para él, pero se acostumbrará. Entrenamiento para que camine en el lomo de los lanares Esta actividad es útil para el trabajo en bretes y tubo de lanares. Es una de las pocas órdenes que le puede enseñar con la demostración de otro perro entrenado.

14

Normas de Entrenamiento y Manejo

Cuando el perro es joven (1 año aproximadamente), enséñele a saltar sobre un tronco o una mesa baja utilizando la orden de “suba” y tirando de él con un cuerda corta. Después que suba, palméelo y dígale “muy bien”. Llámelo hacia abajo y hágalo subir nuevamente. Un salto de unos 40 cms. es suficiente para los primeros 3 días. Cuando domine esto, pase a un tronco de 80 cms. de altura. Más adelante cubra el tronco con un cuero lanar (lanudo) y luego que ha dominado esto, sacuda el tronco para darle movimiento, haciendo que el perro agarre equilibrio. Luego de 10 días, ponga unas pocas ovejas (10) en un galpón con unos bastidores, manteniéndolas apretadas y dele la orden de “suba” (los lanares deben estar lanudos). La razón por la que se pone la majada en el galpón es para que el perro no se pueda escapar por el alambrado.

ORDENES
MUY BIEN NO AQUÍ SIGA PARE ALTO QUIETO AHÍ DRECH SON ATRÁS SUBA
15

TONO CALIDO TONO DURO TONO URGENTE TONO FIRME TONO FIRME TONO FIRME

Perros de Trabajo

CONSIDERACIONES PARA EL CUIDADO DE UN PERRO DE TRABAJO.
Dr. Jorge Bonino Morlán. El uso de perros de trabajo con ovinos y bovinos es una herramienta sumamente eficaz que facilita las tareas en el campo, haciendo más eficiente la realización de las mismas. Un buen cuidado, alimentación y estado de salud de los perros de trabajo contribuyen al mejor desempeño de los mismos, evitando accidentes, riesgos innecesarios para los seres humanos, y a promover el bienestar de estos animales. Elaborar una “receta” para el correcto cuidado de un cachorro, no es sencillo, por lo que esta es una guía que podrá ser modificada según criterio de un profesional. MANEJO. Una vez que el perro ha recibido el entrenamiento adecuado, conviene que siempre trabaje y sea cuidado por la misma persona. Esta medida favorece el mejor desempeño del animal que se acostumbra a una sola e igual voz de mando, y se fortalece la relación con su dueño, pues será quién lo cuidará y alimentará. El perro sólo estará suelto cuando esté trabajando o cuando su propietario lo disponga, pero siempre controlado por él. El resto del tiempo permanecerá en su encierro (“perrera o caniles”) donde tendrá su “cama o echadero”, alimento y agua correspondiente, debiendo diseñarse este lugar en una zona que no sea muy fría en invierno ni muy calurosa en el verano. Un tamaño aconsejado es de 2 metros por 1 metro y medio, cercado por tejido y con una zona con techo, donde se pone la “cucha” que debe tener como mínimo 0.90 m. por 0.40 m.

16

Normas de Entrenamiento y Manejo

El piso conviene que sea de hormigón, con una rejilla de madera para un mayor bienestar del animal. Esto sería lo ideal, pero en suma, cada propietario de perro debe destinar de acuerdo a sus posibilidades y manteniendo los criterios mínimos de bienestar animal e higiene, el lugar adecuado para su animal, mientras no este trabajando. Otra posibilidad es tenerlo atado a su collar (es conveniente que siempre tenga collar para facilitar su manejo) y que pueda deslizarse ligado a un alambre al ras del suelo, que su propietario ubicará en la zona que considere más adecuada. Es muy común, que al dueño del perro no le guste verlo atado o encerrado, pero esto es lo correcto para alimentarlo convenientemente, evitar que coma cualquier cosa y además que el animal asocie su liberación con el inicio del trabajo. Finalizada la tarea, el propietario debe siempre demostrar su gratitud por el trabajo realizado, en base a una caricia o al suministro de algún alimento que siempre será el mismo. ALIMENTACION. Los perros requieren una alimentación equilibrada para crecer con normalidad, conservar la salud, vitalidad y longevidad, cumpliendo correctamente con su trabajo y gozar de un correcto bienestar animal. Para ello, deben incluirse nutrientes básicos en cantidades óptimas, de acuerdo a los requerimientos según la etapa de vida, tamaño y estado físico de cada animal. Los nutrientes básicos son: proteínas (carnes y huevos), carbohidratos (cereales), lípidos (grasas), vitaminas, minerales y agua. Los tres primeros aportan energía y está es la primera necesidad que satisface la alimentación.

17

Perros de Trabajo

Las demandas energéticas y de ciertos nutrientes experimentan grandes variaciones durante la vida de un animal, aumentando en los períodos de crecimiento, reproducción y trabajo físico, siendo a su vez mayor en perros de talla chica que en grandes (por kilo de peso), en invierno que en verano, así como en perros de trabajo que en los de ciudad. El mayor crecimiento es en los primeros 6 meses, por tanto es esencial aportar una dieta bien equilibrada para conseguir un desarrollo adecuado. Los cachorros se destetan a los 60 días y desde los 30 días mordisquean comida de la madre, requiriendo un alimento altamente digestible y rico en nutrientes con buen aporte proteico. Hasta los 6 meses se alimentan 4 veces al día, para luego bajar la frecuencia a 2 comidas diarias con una ración para adultos de buen balance de proteínas y grasa, que mantenga el músculo sin engordar con proteínas de buena calidad, aumentando la fibra para mejorar el tránsito intestinal y reforzando el calcio por el desgaste excesivo de huesos y articulaciones. Las hembras preñadas en el último tercio de la gestación y lactando, se alimentan con ración de cachorros. En todas las etapas hay que evitar la sobrealimentación para prevenir la distensión - torsión de estómago (frecuente en razas grandes) y la obesidad. Los tipos de alimentos que se pueden utilizar son: caseros o balanceado comercial.

18

Normas de Entrenamiento y Manejo

Alimentos caseros. La dieta utilizada debe garantizar que va a suministrar una ración completa y equilibrada, pudiendo ser en base a carne con cereales (arroz o harina de maíz), suplementada con calcio en polvo o pastillas, además del agregado de frutas (manzana) y verduras (zapallo, zanahoria y espinaca). La leche de vaca no siempre es tolerada por los perros, por lo que conviene acostumbrarlos desde cachorros. Al suministrar este tipo de alimento, se debe tener en cuenta: la higiene de los utensilios y la del canil por las materias fecales blandas, así como el control de moscas y parásitos. En el cálculo económico de esta opción hay que tener en cuenta el precio de la carne de buena calidad y el control en el establecimiento del consumo de la misma; el precio del cereal que se usa; la energía de la cocción; el tiempo de preparación que lleva y la conservación del alimento si se prepara para más de una vez. Para todas las categorías, es fundamental evitar el consumo de animales muertos y no suministrar vísceras crudas, (“carneaderos” cercados), para evitar posibles intoxicaciones y en especial poder controlar el ciclo de las Tenias en especial Equinococcus (Quiste Hidático en el humano), Hidatígena (Cisticercus tennuicolis), Multiceps (Coenurosis) y Neosporosis (enfermedad reproductiva de los bovinos).

19

Perros de Trabajo

Alimentos balanceados comerciales. Existen varios tipos, siendo el más común el alimento seco y extrusado que tiene las ventajas de ser: 1. Práctico: • • Se usa tal como se compra, sin preparación extra. No hay que suplementar con ningún otro agregado, teniendo el equilibrio de nutrientes necesarios según la etapa de la vida, tamaño y estado físico del perro. Tienen indicadas las cantidades a dar según los requerimientos del animal. Se conserva en lugar seco por largos períodos. Requiere mínima higiene de utensillos (platos). Las materias fecales son consistentes, lo que permite extraerlas fácilmente, permitiendo una correcta higiene del canil, con buen control de moscas y parásitos. El costo diario de un alimentar un perro de 15 - 20 kilos con un alimento balanceado es menos de U$S 0,50.

• • • •

2. Higiénico:

3. Económico: •

Al decidir la compra de un alimento balanceado comercial, conviene tener en cuenta: • Declaración de alimento completo y equilibrado, mejor aún si especifica la etapa de vida del perro a la que se destina.

20

Normas de Entrenamiento y Manejo

• Palatabilidad. • Digestibilidad, pues a mayor digestibilidad, menos materia fecales y más consistentes. • Contenido de energía, por que cuanto más energético, menor cantidad a suministrar. • Costo diario. • Reputación del fabricante, la que se mide por la calidad y tecnología de fabricación, uso de materias primas homogéneas y recursos dedicados a la educación del consumidor. AGUA. El perro atado o encerrado, deberá disponer siempre de agua fresca y limpia y cuando se está trabajando con él, hay que tratar de que tome agua en las mejores condiciones posibles. SANIDAD. Desde temprana edad los perros están expuestos a una serie de agresiones a su salud, las cuales pueden ocasionar graves consecuencias, sufrimientos e inhabilitarlos para el trabajo. Ejemplos de estas enfermedades son la joven edad o moquillo, la parvovirosis canina, leptopirosis, etc. Parásitos internos. Estos provocan deterioro en la salud de los animales, son responsables de una importante zoonosis (Quiste hidático) y además impiden la instalación de una correcta respuesta inmunitaria a las vacunas.

21

Perros de Trabajo

En cachorros. Por lo antes expuesto, su control debe iniciarse a los 30 días de nacidos, repitiéndose cada 3-4 meses y tener presente que el perro esté bien desparasitado previo a cualquier vacunación. El antiparasitario recomendado debe ser de amplio espectro para eliminar lombrices redondas ( Toxoscara, Dipylidium, Trichuris, Uncinaria, etc.) y gusanos chatos (Ej. Tenia Equinococcus). En el mercado existen antiparasitarios de este tipo en base a la combinación de drogas como Pirantel, Oxantel y Praziquantel que se indican en dosis de 25 mgrs. cada 5 kilos de peso vivo. Un correcto manejo antiparasitario es de suma importancia, no sólo por el bienestar del perro, sino también por el combate de la Tenia Equinococcus que es la responsable del Quiste Hidático en los humanos (zoonosis). De acuerdo a la ley de Hidatidosis, es obligación dosificar todos los meses con un antiparasitario contra la Tenia Equinococcus, siendo el principio activo Praziquantel y la dosis es de 50 mg. por cada 10 kilos de peso vivo. En adultos. Se deberá continuar la desparasitación mensualmente, fundamentalmente para combatir la Tenia Equinococcus

22

Normas de Entrenamiento y Manejo

Parásitos externos. Para evitar la presencia de estos, se recomienda mantener bien higienizado el ambiente donde se aloja el animal, pudiendo “rociarse” paredes, comederos, camas, etc., con piretroides, dos veces con intervalo de 15 días. Con este tratamiento se combate las pulgas (parásito externo más común del perro) y de observar infestación en el animal se pueden aplicar pulguicidas existentes en plaza, pero asesorándose bien de su uso, sobre todo en cachorros, a fin de evitar problemas de intoxicación. Otro parásito común en el perro son las garrapatas y su tratamiento se basa en el uso de garrapaticidas. Un principio activo que combate ambas parasitosis es el Fipronil, aunque también se pueden usar asociaciones de organofosforados y piretroides. Enfermedades infecciosas. Se deben aplicar vacunas para prevenir enfermedades como joven edad, parvovirosis, hepatitis infecciosa, leptopirosis, rabia, coronavirus, etc.). Recordando la premisa de que el cachorro esté bien desparasitado, a los 45 días se aplicará una vacuna polivalente contra parvovirus; coronavirus; adenovirus T1 y T2; parainfluenza y distemper. A los 21 días se vuelve a re vacunar contra las enfermedades ya mencionadas más leptospirosis. A los 90 días se completa el programa de vacunación del cachorro, con una vacuna que prevenga contra parvovirus, coronavirus, adenovirus T1 y T2, parainfluenza, distemper,

23

Perros de Trabajo

leptospira y se le agrega contra rabia. Esta vacuna se repetirá de por vida en forma anual. Es recomendable en las HEMBRAS ADULTAS realizar esta vacunación previa al servicio y posterior a una buena desparasitación. Resumen de vacunaciones: Cachorro Mes y ½ 21 días después 90 días Adulto Anualmente Polivalente Tipo de vacuna Polivalente Polivalente + Leptospira Polivalente + Leptospira + Rabia

RECUERDE. * Cuide a su perro y ante cualquier duda consulte a su Médico Veterinario de confianza.

EL PERRO no sólo es SU MEJOR AMIGO sino también SU MEJOR AYUDANTE para TRABAJAR con OVINOS.

24

Normas de Entrenamiento y Manejo

PERRERA PARA INTERIOR

Caja simple, para utilizar dentro de una construcción o bajo área protegida, debe ser cálida y seca. El perro está atado a la caja o a un lugar firme de la construcción, con una cadena de un largo que permita depositar su materia facal y orina fuera de la caja. Se debe higienizar regularmente el interior y sus alrededores. PERRERA TRADICIONAL PARA EXTERIOR Debe ser impermeable, cálida y seca. El perro puede estar atado a un alambre colocado en el piso lo que le permite correr por el mismo y hacer ejercicio.

25

Perros de Trabajo

Si esta perrera está colocada sobre el suelo, en días de lluvia puede formarse barro, por lo que habrá que cambiarla de lugar.

PERRERA COMBINADA (Casilla y Patio abierto)

26

Normas de Entrenamiento y Manejo

UNIDAD MOTEL Ideal para un establecimiento grande, para ubicar perros individualmente. Características, pueden apreciarse en el croquis. Vista lateral

Vista frontal

27

Perros de Trabajo

30

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful