You are on page 1of 13

El Sistema Nervioso es el centro de decisiones y comunicación del

cuerpo, se asegura que éste responda adecuadamente a los cambios del
entorno, a manera de un control general de todos los demás sistemas. Se
divide en dos grupos:

El sistema Nervioso Central

El Sistema Nervioso Periférico

El encéfalo y la médula espinal forman el sistema nervioso central. Los
nervios constituyen el sistema nervioso periférico.

Salir
El cerebro:
Es la parte del encéfalo más voluminosa. Se divide
en Hemisferio izquierdo y en hemisferio derecho.
Interpreta los mensajes que los nervios le envían.
Emite una respuesta, entonces el cuerpo reacciona.
El cerebelo:
Debe este nombre a su semejanza con un
cerebro en miniatura y se halla detrás del
cerebro. Su función es coordinar los
movimientos y contribuir al equilibrio.
El bulbo raquídeo:
Se localiza bajo el cerebelo, forma parte
del tronco encefálico, alberga los centros
que controlan la respiración, la actividad
cardiaca, la deglución y la tos entre otros.
La médula espinal:
Discurre por el interior de las vértebras,
comunica al encéfalo con el resto del
cuerpo, mediante la sustancia gris formada
por las dendritas de las neuronas, y las
sustancia blanca compuesta por los axones
Volver de las neuronas. Llevando y trayendo
mensajes al cerebro
El Sistema Nervioso Periférico está formado
por 12 pares de nervios craneales y 31
pares de nervios espinales. Lo conforman,
respectivamente: Plexos y Ramas.
Un nervio es un conjunto de
axones que comunican estímulos e
información mediante impulsos
eléctricos a través de la sinapsis.
Existen dos tipos: Eferentes que
transportan la información desde el
encéfalo al cuerpo y aferentes que
transportan la información desde el
cuerpo al encéfalo.
Un plexo nervioso es una red
de nervios (inervaciones) de
donde emergen las ramas
nerviosas.
Una rama nerviosa es un conjunto de
nervios en acomodamiento fractal
arbolado. Tanto los plexos como las
ramas forman el elemento
neurosensor de nuestro cuerpo.
Volver