You are on page 1of 20

CENTRO DE ESTUDIOS

UNIVERSITARIOS VIZCAYA DE
LAS AMÉRICAS

.::DIVERSAS
RAMAS DEL
DERECHO
MEDIEVAL::.
EL IMPERIO BIZANTINO

Constantinopla era el centro
de la vida del Imperio
Bizantino (de Oriente), era
su Capital, una ciudad que
era sede del Palacio del
Emperador, de la Iglesia más
imponente de la época,
Hagia (Santa) Sofía. Allí
residía el emperador,
representante de Dios,
máxima autoridad de la
Iglesia. En tanto que el
Occidente forjó su reino en
Iliria. Estaba ubicada
estratégicamente entre dos
continentes, Asia y Europa,
dominaba el estrecho del
Bósforo y el Mar de
Mármara. (Mediterráneo).
Llega Justiniano el 1ro de enero de 527 al
trono de Bizancio y concibe el magnífico
plan de unificar el derecho vigente, para lo
cual comisiona a 10 miembros juristas,
todos ellos encargados de reunir en una
sola obra los Códigos y modificar algunas
de las leyes en desuso. Estudios
jurisprudenciales de investigación de
muestran que a este código denominado
“Codex vetus Iustiniani” se le terminó en
14 meses y fue publicado el 7 de abril de
529. Se desconoce su texto y sólo se
conserva de él el “Papiro de Oxyrrinco”.
Inicia, de esta manera la tan anhelada
reforma legislativa. En 530 encargó la
comisión al cuestor Triboniano redactar
una colección de escritos de los
jurisconsultos que gozaran del ius publice
respodendi: La Pandecta. Triboniano
comisionó entonces, a 16 miembros entre
los que destacan Doroteo, Anatolio, Teófilo
y Cratino. Se publicó el 16 de diciembre de
533 y entró en vigor el 30 del mismo mes y
año.
Las Instituciones, Por Triboniano,
Teófilo y Doroteo fue una obra
destinada a la enseñanza del
Derecho principalmente (doctrinal).
Publicada dentro de la
Constitutionis Imperatoriam
Maiestatem fue declarada
obligatoria el 21 de noviembre de
533. Con el nombre de Novellae
Constitutionis, Justiniano cerró su
Compendio. Se tiene poca
información de las mismas. En la
compilación legal de Justiniano,
también se puede apreciar la mano,
el cerebro y el corazón de Teodora,
su mujer. Logró también que se
incluyera la persecución del
proxenetismo anteriormente
protegido por la ley..
En contra de lo que todas las
anteriores legislaciones establecían,
Teodora logró dar fuerza legal al
principio de que los hijos nacidos
dentro o fuera del matrimonio tienen
los mismos derechos, incluso para
heredar. Hay que tener en cuenta
que esta igualdad se logró en la
mayoría de los países durante el
siglo XX y Teodora la postuló y llevó
a cabo hace más de 1.500 años.
Los menesterosos (plebeyos)
tuvieron en ella su mejor aliada,
fundó asilos para huérfanos y
ancianos, los menores cuyos padres
carecían de un patrimonio fueron
objeto de sus especiales cuidados, les
proporcionó la educación básica y
por las mañanas antes de dirigirse a
sus lugares de estudio se les
suministraban los alimentos
necesarios.
Justiniano era conocido como el
“Emperador sin sueño”, tanto por su
gran ritmo de trabajo como porque
con su labor abarcó todo el mundo
político conocido interno y externo, y
lo hizo con energía y sin descanso
alguno hasta que en sus últimos años
se dedicara a la teología y
abandonara parte de su gestión
política.
Durante la época de Justiniano,
Bizancio firmó la paz con Persia en
532 y reconquistó el norte de África
donde reinaban alanos y vándalos
(534) y, destruido por completo el
reino que había fundado Teodorico
I; conquistó Italia. Desde Ravena
donde fuera creado el Exarcado, la
expedición bizantina conquistó la
costa sur de la Hispania y el
territorio de Baleares en el 554.
Durante el siglo V, las invasiones de los
hunos con Atila su rey provocaron grandes
migraciones en Europa. Los pueblos
germánicos cruzaron el límite y se fueron
asentando en los territorios del agonizante
Imperio Romanos de Occidente. Crearon
distintos reinos con un marcado carácter
nacional, como el de los Ostrogodos primero
y , empujados por el avance de los ávaros a
finales del siglo VI, el de los Lombardos en
Italia. Los visigodos, expulsados de la costa
meridional del Báltico, fueron otro de los
pueblos de raza aria que pasaron al interior
de las fronteras romanas y que, federados
con los galorromanos (francos) liderados
por Meroveo, frenaron el avance de los
hunos durante la batalla de los Campos
Cataláunicos en 451 donde Atila fue por fin
vencido. Se asentaron en las regiones
galorromanas de Aquitania y Septimania
donde fundaron, liberados ya de su
federación, el reino de Tolosa (hoy Toledo,
418).
Era entonces época en que Justino II
imperaba en Bizancio. Los ávaros
volvieron su atención sobre Justino II a
quien ellos acusaron de dar asilo a
algunos gépidos (ghassanides) fugitivos.
El magister militum Marciano, que era
sobrino de Justiniano, venció en
algunas batallas y sitió la ciudad de
Nisibis en África. Pero este sitio se
prolongó demasiado y Justino,
impaciente, reemplazó a Marciano con
un comandante que el ejército se negó a
aceptar; el motín que se produjo a
continuación acabó con el cerco de
Nisibis. El retiro de los ghassanides
abrió el camino para una incursión de
los lakhmidas en Siria en 573, y para un
ataque persa en dos direcciones: una
fuerza, comandada por Cosroes, avanzó
para auxiliar a Nisibis, mientras otra
fuerza asoló Siria, saqueó Apamea, y
luego, uniéndose con Cosroes, puso sitio
a la gran fortaleza de Daras.
Después de cinco meses, Daras
cayó en noviembre.
Todas estas noticias fueron
demasiado para Justino, que perdió
la razón. El imperio estaba en
crisis, y como si la locura del
emperador y la derrota en la
frontera oriental no fueran
suficientes calamidades, hubo un
brote de peste bubónica en
Constantinopla. Tiempo después
Justino enfermó de locura (poco se
sabe de su muerte) y llegó
Mauricio, autor proclive de la
desgracia bizantina; al trono. Su
política frente al problema de
occidente fue de gran pragmatismo:
debido a que Italia estaba siendo
invadida por los lombardos, salvajes
bárbaros que no dejaban de
saquear la península.
Mauricio decidió avanzar sobre eslavos y
ávaros, que desde la época de Justiniano
venían invadiendo los Balcanes, y a los que
nadie había prestado demasiada atención.
Los eslavos comenzaron a asentarse sobre el
suelo romano, esto hizo que esos éxitos
bélicos no fueran suficientes y obligaron al
ejército a mantenerse permanentemente en
campaña, lo que supuso un agotamiento
importante de la moral de los soldados
agotados, hambrientos y debiendo soportar
el frío mucho mayor en la zona del Danubio
que en Tracia. Fue la desgracia para el
Imperio. A partir del siglo VII, el Imperio
bizantino se encerró en sí mismo, acosado
por nuevas amenazas como la extensión del
Islam y se “orientalizó”, el griego sustituyó
al latín y mantuvo una ortodoxia (mezcla
del cristianismo con la religión griega) que
acabaría provocando el Cisma con
Constantinopla
Los visigodos de Alarico II no pudieron
contener el avance de los francos de
Clodoveo en la Galia y, tras ser
derrotados en Vouillé (507), se replegaron
de Septimania con el apoyo de los
ostrogodos de Teodorico y una vez
debilitado el reino franco con la
desaparición de Clodoveo, el avance de
los bizantinos les hizo renunciar a los
dominios del sur de Francia y fundar el
reino de Toledo (572-586) con la anexión
al reino suevo de Galicia (585). Los reinos
romano-germánicos quedaron divididos a
la muerte de Clodoveo, si bien
mantuvieron cierta unidad de acción. El
tratado de Andelot (587) sancionó dicha
división. En sus territorios –Neustria,
Austrasia y Burgundia- coexistían las
zonas germánicas en el este, en las cuales
regía el derecho consuetudinario tribal; y
otras romanizadas, en el oeste, que
presentaban una cultura urbana romana
y un dinámico florecimiento intelectual,
económico y político.
Un ejemplo de hibridación romano-
germánica fue la “Ley Sálica” que aporta
documentación- escrita en latín durante la
última década del reinado de Clodoveo
(481-511)- sobre la organización social y
económica, la forma de gobierno
merovingia y sus pautas de asentamiento,
que dominaron entre los siglos VI y VIII.
Los ejércitos árabes avanzaron por el sur
de la Galia. Cuando fueron derrotados por
los francos en Poitiers se replegaron cerca
de los montes Pirineos y durante los siglos
VIII y IX centraron su ofensiva en los
dominios bizantinos en Asia. En las zonas
montañosas de Asturias, se creó un primer
reino cristiano en el 739, que iba a
restituirse al Avance del Islam. Más tarde,
las divisiones entre los árabes hicieron
posible la expansión de los astures por
Galicia, la información del reino de
Navarra y la creación del condado de
Aragón y condados catalanes, obra de los
carolingios.
Se iniciaba así un lento proceso de
reconquista que no estuvo exento
de largas etapas de coexistencia
entre las distintas culturas. A
pesar de vivir un tiempo en
definitiva decadencia la capital del
Imperio Bizantino seguía fiel a su
ritual de lujo y suntuosidad . En
aquel tiempo, nacer plebeyo no
era precisamente un don de la
existencia: hambruna, tiranía de
los señores feudales y pestes;
hacían que muchos hombres
optaran por ser guerreros a sueldo
y así aunque siempre cerca de la
muerte, tener al menos unos pocos
días de arriesgado pero
desenfrenado goce como
mercenarios. Ante los ataques de
turcos Bizancio recibía con
orgullo y júbilo a los Catalanes
contratados para frenar el avance.
En noviembre de 1302 cruzaron el mar
del Mármara y acabaron con el
campamento turco. Con los
almogávares iban una tropa de alanos
que también se contrataban como
mercenarios para el Imperio, pronto se
les unió en Gallipoli una horda de
sicilianos a la cabeza con Berenguer de
Entenza pero sus malos
comportamientos horrorizaron a los
bizantinos, y aún con los turcos lejos en
Adrianópolis; Georgios, el líder de los
alanos mató a Manuel I heredero del
Imperio. Pero no fue suficiente, los
mercenarios apátrides y exiliados
querían tomar posesión de Bizancio y
tomaron también la ciudad de
Heraclea. Con más saña vengaron el
mal trato recibido de los bizantinos,
esquilmaron toda Tracia dejaron
muertos en batalla a 10,000 bizantinos
y sólo tres de la compañía catalana.
Tras la muerte de Manuel, Bizancio
sobrellevó poco a poco su ruptura, Uno de
los excurbitores, Alejo Comneno( I)
compuso su reino en la isla de Chipre en
tanto que Tesalónica y Salónica era
saqueadas y conquistadas. Tesalónica por
los normandos y Salónica (Anatolia) por
los Genoveses, También se quiso crear el
principado de Atenas, el despotado de
Épiro y el Imperio de Trebisonda, que en
contraste a los inminentes ataques de
otomanos dieron pauta a la Toma y Caída
de Constantinopla el día 29 de mayo de
1753. Alejo I pidió ayuda al papa Urbano
II para recuperar Anatolia con lo que
inicia la Primera Cruzada, tras exigir un
juramento de alianza a los líderes
cristianos. Hecho que culminó dando
pasó al:
Sacro Imperio Romano Germánico