You are on page 1of 15

1

AMPLIA DEMANDA. DENUNCIA EL DICTADO DE
LA RESOLUCION M.G. N° 242/08. FORMULA
EXPRESO RECHAZO Y OPOSICION. INVOCA
PRECEDENTE DE LA CORTE SUPREMA DE
JUSTICIA DE LA NACION.-

Sr. Juez del Trabajo de Ushuaia:

Gonzalo Javier GARCÍA, abogado Matrícula
Provincial N° 150 del STJTF, en el carácter de apoderado de los actores,
manteniendo el domicilio legal constituido en los autos caratulados
“ABALLAY, ANTONIO RAMON Y OTROS C/ PODER EJECUTIVO PROVINCIAL S/
CONTENCIOSO ADMINISTRATVO”, al Sr. Juez digo:

I- OBJETO
1°.- Que vengo por el presente, en legal tiempo y
forma, a ampliar la demanda articulada en los términos que así lo
habilita para el caso el artículo 350.1 del CPCCLRyM, y en consecuencia
vengo a denunciar hechos nuevos vinculados al objeto de autos
ocurridos con posterioridad a la promoción de la demanda contencioso
administrativa por regularización de las liquidaciones de haberes y cobro
de diferencias salariales.

Los hechos nuevos vinculados al objeto de autos, y
que motivan esta presentación ampliatoria, resultan ser los siguientes:

I.- El dictado de la Resolución MG Nº 242/08, en la
fecha 12 de Mayo de 2008, la cual fuera notificada a mis mandantes el
pasado día 13 de Mayo de 2008 a través de la Circular General Nº 16/08
JP, siendo este un hecho de público y notorio (artículos 374.1 y 374.2 del
CPCCLRyM);
II.- La impugnación realizada por los actores contra la
aludida Resolucion MG N° 242/08, a través del reclamo administrativo
articulado en oportuno tiempo y legal forma.

2°.- En segundo lugar, y de manera funcional a la
denuncia de hechos nuevos relativa a la convocatoria al consejo del
salario policial efectuada por el poder ejecutivo provincial a través de la
Resolución MG N° 242/08, y al marco irregular en el cual se pretende
compulsivamente “negociar” el objeto de autos, vengo en nombre de
2

mis mandantes a formular expresa reserva y oposición respecto de
cualquier acuerdo a que eventualmente se arribe en dicho ámbito
respecto de la materia objeto de autos, en la medida que el mismo
involucre o suponga cualquier clase de cercenamiento, restricción,
eliminación o disminución de todos y cada uno de los derechos de índole
salarial y previsional que han sido traídos a conocimiento del Poder
Judicial a través de las presentes.

En tal medida expuesta, y en cumplimiento de
expresas instrucciones de mis mandantes, formulo a priori el expreso
rechazo y desconocimiento respecto de cualquier transacción o acuerdo
a que eventualmente se arribe sin el debido y expreso consentimiento
de los mismos, y/o respecto de cualquier acto administrativo que de
manera unilateral pretenda validar cualquier acuerdo a que se arribe en
el marco del Consejo del Salario Policial.

II- DENUNCIA HECHOS NUEVOS
I.- LA SANCION DE LA RESOLUCION M.G. N° 242/08.
EL CONSEJO DEL SALARIO POLICIAL FUERA DEL MARCO DE LAS LEYES

Vengo a denunciar en autos, aunque resulte de
público y notorio (artículos 374.1 y 374.2 del CPCCLRyM), que el pasado
día 12 de Mayo de 2008 se dicto la Resolución MG Nº 242/08, la cual
fuera notificada a mis mandantes el pasado día 13 de Mayo de 2008 a
través de la Circular General Nº 16/08 JP.

Que a través de la aludida resolución, las autoridades
de Gobierno no solo han reconocido explícitamente la existencia de
irregularidades en los haberes del personal policial, sino que por ende de
ello, se pretende obligar a los mismos a negociar el blanqueo de tales
haberes, a través de la convocatoria compulsiva y obligatoria dispuesta
por la Resolución MG N° 242/08 que vengo a denunciar.

Que viene al caso dejar expuesto en autos que la
Resolución MG Nº 242/08, reconoce la problemática mencionada, por
cuanto que expresa entre sus considerandos que “…analizados los
distintos reclamos, recursos…surge evidentemente una dificultad en el
salario de todos los efectivos policiales de la Provincia. Estos
inconvenientes son recurrentes y datan de prolongados periodos,
estando esta cuestión peticionada en el ámbito administrativo y judicial
con plurales demandas”.

Agrega seguidamente, en relación a la problemática
salarial que constituye el objeto de autos, que la misma “…ocasiona una
notable divergencia en el salario del personal uniformado, cuando se
3

encuentran en actividad y pasan a retiro. Que los itemes no
remunerativos y no bonificables no solo ocasionan inequidades en el
salario de bolsillo, sino que también en los aportes de las cajas
previsionales…”.

Que de tal modo, la Resolución MG Nº 242/08 no solo
asume sino que también reconoce la problemática planteada y la
consecuente iniquidad que la misma provoca, sino que en tal medida,
resulta clara y concreta en dirección a reconocer la necesidad de
corregir dicha problemática.

Para tales efectos, la Resolución MG Nº 242/08
propone una “herramienta superadora” consistente la misma en
establecer una Comisión del Salario Policial, integrado tanto por
representantes de la parte patronal, como por seis (6) representantes de
los trabajadores policiales que resulten electos por sus propios pares en
el acto eleccionario previsto a tales efectos.

Que en rigor, el objeto y cometido del Concejo del
Salario se encuentra definido por el artículo 3º de la Resolución MG Nº
242/08, en la medida que allí se ha explicitado que “Los representantes
que surjan electos, tendrán carácter de Comisionados en el Ámbito
Salarial Policial por el sector de activos de la Policía de la Provincia.
Representaran ante las distintas autoridades del Gobierno Provincial a
sus camaradas de los cuadros de oficiales y suboficiales…Tendrán
como propósito el logro de canales de diálogo a través de
proyecciones presupuestarias, propuestas, contrapropuestas y
simulaciones, ponderando una solución para incluir los itemes
no remunerativos y no bonificables al haber mensual del policía,
ello en el marco del Decreto 2744/93 y sus modificatorias y en Decretos
Provinciales Nº 729/94, 3159/06, 4286/06 y 3503/07”.

Debo destacar que tal pretensión de “ponderar” una
solución al conflicto lo es, sin perjuicio de resaltar que respecto de los
pagos en negro al personal policial, la ilegalidad de esta conducta ya ha
sido puesta de resalto por parte del IPAUSS, a través de la determinación
de oficio ha sido llevada a cabo por dicho organismo de la seguridad
social de conformidad con lo ordenado en el punto 2º del Acta de
Directorio Nº 166, notificada la misma a la Jefatura de la Policía en la
fecha 25/07/2007 mediante la Nota Nº 346/07 Letra D.F.-C.G.-IPAUSS.

Frente a ello, debo mencionar al mismo tiempo un
hecho objetivo o acto de gobierno de la actual administración, que
transita en la dirección contraria, por cuanto que la realidad indica que
el actual Gobierno ha otorgado y aplicado a partir del mes de enero del
corriente año 2008, un tercer aumento en negro sobre las sumas que
ilegalmente se venían abonando en concepto de los suplementos
4

particulares en cuestión (a través del Decreto PEP N° 3503/07),
agravando y profundizando de este modo una vez más la problemática
que motiva las presentes actuaciones.

Destaco que el reciente tercer aumento general en
negro, aplicado ni bien asumidas las nuevas y actuales autoridades de
Gobierno en enero de 2008, se da de bruces con la Resolución MG Nº
242/08, en tanto la misma pretende dar muestras de la intención del
mismo Gobierno de cesar en la conducta ilegal apuntada.

II.- DENUNCIA LA IMPUGNACION A LA RESOLUCION
MG N° 242/08 QUE DISPONE LA CONVOCATORIA AL CONSEJO DEL
SALARIO POLICIAL

Que ante el dictado de la Resolución MG Nº 242/08,
los actores de autos han procedido de manera temporánea a impugnar la
misma, en la sede administrativa, por las siguientes causales y motivos
de agravio:

1º.- en la medida que dispone establecer la
conformación de la Comisión del Salario del Personal Policial de la
Provincia, en cuyo marco pretende discutirse una materia que se
encuentra en litigio judicial en autos, dado que su objeto no resulta
jurídicamente posible en los términos que así lo exige el articulo 99º
inciso c) de la Ley Provincial de Procedimiento Administrativo Nº 141, ya
que lo que eventualmente se acuerde en el marco de la aludida
Comisión del Salario no tendrá efecto vinculante alguno al no mediar en
el caso concreto, una entidad sindical que comprenda y ampare al
personal policial de la Provincia en tales negociaciones.

2º.- en la medida que la misma no se encuentra
suscripta por autoridad competente, incurriendo de este modo en
violación a lo establecido por el articulo 99º inciso a) de la Ley de
Procedimiento Administrativo Nº 141.

3º- en la medida que el reglamento eleccionario
resulta discriminatorio y establece exclusiones y requisitos que no
guardan relación, ni proporción, ni medida alguna, con el cometido y el
objeto de la Comisión del Salario, de lo cual resulta que los integrantes
que finalmente han surgido “autoproclamados” carecen de la necesaria
legitimación y representatividad suficiente para dar cumplimiento, en
nombre y representación del personal policial en su conjunto, con el
cometido y el objeto pautados.

Ello así en virtud de los siguientes aspectos cuyos
motivos puntualmente se enuncian de modo que consten en las
presentes actuaciones:
5

a) Porque no resulta ser la parte patronal quien
pueda arrogarse el derecho de organizar a la parte
trabajadora, estableciendo obligaciones en
relación a la manera y a la forma en la cual eligen
a sus representantes para que la represente en la
mesa de negociaciones de que se trate o imagine;
b) Porque no puede la parte patronal vulnerar las
prescripciones y los principios establecidos por la
Ley Nacional N° 23551, en tanto y en cuanto en el
caso se ven vulnerados y restringidos tales
garantías al pretender, la misma parte patronal,
establecer unilateralmente la obligatoriedad del
voto y del proceso eleccionario para elegir a los
representantes de la parte trabajadora para
integrar el Concejo del Salario, siendo que de este
modo el estado provincial no hace sino forzar
compulsivamente a los trabajadores policiales a
participar ya sea de un proceso eleccionario, ya
sea de una negociación que devendrá a posteriori
de dicho proceso eleccionario, sin posibilidad
alguna de optar por no participar del mismo.
c) Porque no resulta ser la parte patronal quien
puede excluir, en dicho proceso de elección de los
representantes, a determinados trabajadores y/o
grupos o sectores de trabajadores dentro de una
misma actividad, a los fines de representar
legítimamente los derechos salariales y/o
previsionales y/o laborales de todos los
trabajadores alcanzados por la negociación
paritaria de que se trate o imagine, como ser el
caso del personal policial retirado o en
disponibilidad, el personal que no cuente con 10
años de antigüedad, el personal que se encuentre
usufructuando licencias por razones de salud, con
sumarios administrativos o embargos judiciales;
d) Porque no puede ser la parte patronal quien
establezca un mecanismo eleccionario que no solo
resulta discriminatorio, sino que a la vez impide la
presentación de listas para la elección de los 6
representantes de los trabajadores policiales en el
cuerpo colegiado del Concejo del Salario,
permitiendo únicamente las postulaciones
individuales del personal policial que aspire a
integrar dicho Concejo;
e) Porque no puede ser la parte patronal quien
establezca condiciones para el funcionamiento del
6

Concejo del Salario, que impliquen una desventaja
técnica para los representantes de los
trabajadores, en la medida que los electos, para
llevar a cabo su cometido como representantes,
únicamente podrán contar con la asistencia
técnica, tanto jurídica como económico – contable,
que será provista por la parte patronal,
excluyéndose así la posibilidad de ser asistidos por
profesionales de su propia confianza, tal como
ocurre en los diferentes ámbitos laborales en los
cuales las discusiones y negociaciones salariales
normalmente se desarrollan al amparo, y con el
respaldo técnico de las asociaciones gremiales.

Que hasta el día de la fecha, el reclamo
administrativo impugnatorio de la Resolución MG N° 242/08 aun no fue
resuelto, no obstante ello la Jefatura de la Policía ha dado tramite e inicio
al proceso eleccionario, el cual en rigor no ha existido ya que han sido
“autoproclamados” los representantes por los trabajadores policiales.

Y no obstante que siquiera ha sido resuelto el reclamo
administrativo interpuesto por el personal policial actuante en autos, el
Consejo del Salario Policial ha comenzado a reunirse a puertas cerradas
desde hace tres semanas atrás a contar del día de la fecha de esta
presentación, siendo un dato de la realidad que al mismo no se ha
integrado el ministro de trabajo, ni tampoco ha podido conocerse
pormenor alguno al respecto a pesar de la supuesta publicidad que
tendrían tales negociaciones.

Por último, y a todo evento, hago constar que se
denuncia en éstas actuaciones la impugnación administrativa articulada
por mis mandantes contra la Resolución MG N° 242/08, habida cuenta
que la materia que se pretende abordar en el marco de dicha irregular y
compulsiva convocatoria, resulta ser la misma e idéntica materia que se
reclama en autos, la cual constituye la pretensión procesal de fondo de
estas actuaciones.

III.- LA JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA DE
JUSTICIA DE LA NACION EN TORNO A LA MATERIA DE FONDO DE AUTOS

Que vengo a denunciar e invocar como aplicable al
caso la reciente Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la
Nación, relacionada con diversos aspectos vinculados a la materia de
fondo de estas actuaciones, es decir, los suplementos particulares
establecidos por el Decreto PEP N° 729/94, precedente correspondiente
a los autos caratulados “ROSSI, CARLOS ALBERTO Y OTROS C/ CAJA DE
RETIROS, JUBILACIONES Y PENSIONES DE LA POLICIA FEDERAL ARGENTINA”, de
7

fecha 8 de Abril de 2008, suscripto por los Señores Ministros Doctores
Ricardo Luis Lorenzetti, Elena I. Highton De Nolasco, Enrique Santiago
Petracchi, Eugenio Raúl Zaffaroni, y por último, por el Ministro Juan Carlos
Maqueda como único Voto en disidencia.

Los antecedentes de dicho caso indican que los allí
actores, en su carácter de personal retirado de la Policía Federal,
reclaman a la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones respectiva el
derecho a percibir el suplemento creado por el decreto 2744/93. La
Cámara Federal de la Seguridad Social confirmó el pronunciamiento
anterior que había hecho lugar a la excepción de inhabilidad de
instancia, entendiendo que no se encontraba agotada la vía
administrativa, en cuanto la ley 13.593 —de creación del mencionado
ente provisional— establece la posibilidad de impugnar ante la Cámara
Federal de la Capital Federal las resoluciones del Poder Ejecutivo que
deniegan los beneficios solicitados. Contra ese pronunciamiento, se
interpuso recurso extraordinario federal que, denegado, dio lugar a la
queja. La Corte Suprema de Justicia de la Nación, por mayoría, dejó sin
efecto la sentencia apelada.

Así, en este valioso precedente donde el Máximo
Tribunal ha resuelto de manera definitiva la materia de fondo análoga a la
de autos, se ha sostenido que “Resulta violatorio del derecho de
propiedad como del de defensa en juicio y de la garantía de un
debido proceso adjetivo confirmar el decisorio que declaró
inhabilitada la instancia —con fundamento en el art. 28 de la ley
13.593 (Adla, IX-A, 333)—, si se reclama el cobro del suplemento
creado por el decreto 2744/93 (Adla, LIV-A, 172) —adicionales
particulares asignados a la Policía Federal—, PUES ELLO COARTA
EL DERECHO DE LOS RECURRENTES A PERCIBIR EL CITADO
ADICIONAL, EL QUE HA SIDO REITERADAMENTE OTORGADO EN
CIRCUNSTANCIAS ANÁLOGAS” - (Del Dictamen de la Procuradora
Fiscal Subrogante, que la Corte por mayoría ha hecho suyo).

Que para arribar a tal solución, ha interpretado la
CSJN que “En cuanto al fondo del asunto, cabe poner de resalto que el
Alto Tribunal se ha pronunciado en reiteradas oportunidades respecto a
la inaplicabilidad en el ámbito de las Fuerzas Armadas y de Seguridad de
los requisitos de admisión de la acción contencioso administrativa
previstos en la ley 19.549, criterio que no varía aun cuando el decreto
9101/72 había sido derogado por el 722/96 (modificado éste por el
decreto 1155/97), puesto que la aplicación supletoria de la ley 19.549
citada a los procedimientos especiales no podía se extendida a
disposiciones restrictivas de derechos (causas D.478.XXXIX "Daus, Oscar
Normando c/M° del Interior y otros s/daños y perjuicios" y sus citas,
fallada el 18 de julio de 2006; y M.2204.XLI "Mendicino , Fortunato c/E.N.
8

-M° del Interior y otros s/Personal Militar y Civil de las F.F.A.A. y de
Seguridad", de fecha 24 de octubre de 2006)”.

Asimismo se sostuvo que “Sentado lo anterior, cabe
poner de resalto que si bien la Sra. Procuradora Fiscal Dra. Laura M.
Monti dejó a salvo su opinión, en la materia, en la causa S.C.A. N° 2012,
L.XLI "Alaniz Miguel Ángel c/E.N. M° de Defensa –EMGE s/personal militar
y civil de las fuerzas armadas y de seguridad", dictaminada el día 27 de
septiembre de 2006, debo advertir que la apelación a que se refiere el
art. 28 de la ley 13.593 citada, en que se funda el fallo apelado -que re-
mite al dictamen de la Sra. Fiscal ante la Cámara Federal de la
Seguridad Social-es una opción facultativa del apelante pero no un
requisito ineludible a efectos de continuar con su reclamo, máxime
cuando el suplemento -creado por el decreto 2744/93- solicitado por los
coactores fue otorgado en forma reiterada por V.E. a partir de Fallos:
321:619”.

Sobre esa base se ha interpretado que resultaría
violatorio del derecho de propiedad como del defensa en juicio y de la
garantía de un debido proceso adjetivo confirmar el decisorio que
declaró inhabilitada la instancia y de esa manera coartar el derecho de
los recurrentes a percibir el suplemento citado y reiteradamente
otorgado, aun por la propia Sala III del referido fuero, en circunstancias
análogas.

Por ello, la CSJN ha declarado procedente el recurso
extraordinario y ha dejado sin efecto la sentencia apelada,
disponiéndose que vuelvan los autos al tribunal de origen a fin de que,
por quien corresponda, se dicte un nuevo pronunciamiento.

Ahora bien, en lo que al caso concreto concierne,
hago notar que si bien en el caso ROSSI se ha verificado en un contexto
procesal en el cual los actores resultan ser personal policial en situación
de retiro, a diferencia del caso ROSSI, en las presentes actuaciones se
verifica que el personal policial actuante reviste en situación de revista
“en actividad”, y por ende de ello les resultan aplicables las
disposiciones del Decreto PEN N° 1866/83 (Adla, XLIII-C, 2692),
reglamentario de la Ley Nacional N° 21.965 (Adla, XXXIX-B, 1163), el
cual conforma un régimen especial, con normas propias de
procedimiento que integran un sistema "poco menos que completo", no
configurándose en el caso un supuesto de remisión a otras normas o una
hipótesis de "suplencia”, según seguidamente se verá.

En efecto, cabe recordar que en torno a la exclusión
de los procedimientos administrativos previstos en la ley 19.549 a los
organismos militares, de defensa y seguridad, la CSJN ya tuvo
oportunidad de expedirse en los precedentes de Fallos: 311-255; 312-
9

1250 y 322-551, en los cuales declaró que el artículo 1° de tal cuerpo
normativo, exceptúa de manera expresa la aplicación de sus
disposiciones al procedimiento administrativo ante dichos
organismos (cfr. considerando 10 del Caso "Tajes"), criterio que
resulta aplicable al "sub lite" para el momento de sancionarse el
decreto PEP N° 729/94 en el mes de Marzo de 1994.

Que la dilucidación del caso debe buscarse en el
particular marco regulatorio instituido por la ley 21.965 y por el decreto
1866/83 para el personal policial, sin que pueda soslayarse que sus
disposiciones, por limitar el acceso a la jurisdicción, deben ser
interpretadas en forma restrictiva, evitando extender su aplicación a
otras situaciones que no se encuentran expresamente contempladas.

En este sentido, la Corte tiene dicho que nuestro
sistema se asienta sobre la base de una amplia revisión por parte del
Poder Judicial de los actos emanados de la administración pública,
aunque sometida a ciertas condiciones de procedencia de la acción
-habilitación de la competencia judicial por el agotamiento de la
instancia administrativa, integrada con el plazo de caducidad de la
acción o recurso de que se trate- que pretenden asegurar que sea la
misma administración -también positivamente sometida al
ordenamiento jurídico, como consecuencia del principio de legalidad
administrativa- quien resuelva los conflictos jurídicos, cumpliendo así
con un aspecto necesario de su competencia constitucional de
administrar conforme con el mismo ordenamiento (Fallos: 316-2454,
considerando 14).

Asimismo, sostuvo el tribunal en el precedente
aludido que la idea directriz de la división de poderes, una de cuyas
derivaciones se observa en la posibilidad de revisión judicial de los actos
administrativos, opera sincrónicamente con otra de igual carácter de
nuestro sistema constitucional -que emerge de la garantía del debido
proceso- cuál es el principio "pro actione" a que conduce el derecho
fundamental a la tutela efectiva, que se deriva, necesariamente, del art.
18 de la Constitución Nacional, cuya regulación se integra, además, con
las disposiciones del Pacto de San José de Costa Rica (Fallos: 316-2454
cit., considerando 16), de jerarquía constitucional a partir de la reforma
de 1994.

Desde esta perspectiva, resultan de aplicación al caso
los principios señalados, toda vez que la Ley Nacional N° 21.965 y el
Decreto PEN N° 1866/83 -cuyo título II "Personal Policial en Actividad",
capítulo XV "Reclamos", contempla un trámite especial que posibilita al
interesado solicitar que se deje sin efecto el procedimiento o la decisión
que le perjudique, o bien que se le acuerde lo que legítimamente le
corresponde, o que se lo declare comprendido en un derecho o beneficio
10

establecido por la prescripción legal o reglamentaria-, tramite especial
en el cual nada se prevé sobre la obligatoriedad de agotar la vía
administrativa en supuestos como el discutido en autos.

En este punto deben distinguirse muy especialmente
la vigencia de los siguientes regímenes jurídicos aplicables al personal
policial de la Provincia de Tierra del Fuego, de acuerdo a las siguientes
circunstancias:

1°.- Por una parte, al momento de dictarse el Decreto
PEP N° 729/94, es decir al día 28 de Marzo de 1994, el régimen jurídico
aplicable a la Policía de la Provincia era la Ley Nacional N° 21.965 y su
Decreto Reglamentario PEN N° 1866/83, siendo que esto fue así hasta la
entrada en vigencia de la Ley Provincial N° 735 de Personal Policial de la
Provincia, norma que fue publicada en el Boletín Oficial el pasado día 08
de Enero de 2007, habiendo entrado por ende en vigencia el día 18 de
Enero de 2007;

2°.- Por otra parte, y al momento de dictarse el
Decreto PEP N° 729/94 (28/03/1994), el régimen de procedimiento
administrativo aplicable en el ámbito de nuestra Provincia de Tierra del
Fuego, era la Ley Nacional N° 19.549 de Procedimientos Administrativos,
por cuanto que la Ley Provincial N° 141 recién fue publicada en el
Boletín Oficial el día 16 de Mayo del año 1994, entrando en vigencia para
fines de Junio de ese mismo año.
Ahora bien, de las dos circunstancias recién
expuestas pueden extraerse las siguientes conclusiones respecto del
caso de autos:

1°.- Que al momento de sancionarse el Decreto PEP
N° 729/94, el día 28 de Marzo del año 1994, el régimen de
procedimientos administrativos aplicable en ese entonces en la Provincia
de TDF era el establecido por la Ley Nacional N° 19.549, norma que en
su artículo 1° claramente establece la expresa exclusión del personal
militar y policial de entre sus previsiones;

2°.- Que por tal motivo, al momento de sancionarse el
Decreto PEP N° 729/94, el plazo de 30 días previsto por la Ley
Provincial N° 141 para impugnar tal decreto no resultaba en ese
momento exigible, por cuanto que la misma para ese momento aún no
se encontraba en vigencia sino hasta tres meses más tarde;

3°.- De ello se sigue que, en la medida que resulta
más que clara la expresa exclusión que el artículo 1° de la ley N° 19.549
establece respecto del personal militar y policial, la CSJN ha sostenido
reiteradamente que la Ley Nacional N° 21.965 y el Decreto PEN N°
1866/83 -cuyo título II "Personal Policial en Actividad", Capítulo XV
11

"Reclamos", contemplan un “trámite especial” que posibilita al
interesado solicitar que se deje sin efecto el decreto, resolución o
disposición de carácter administrativo policial que se aplica, o el
procedimiento o la decisión que le perjudique, o que se lo declare
comprendido en un derecho o beneficio establecido por la prescripción
legal o reglamentaria (artículo 339° y concordantes del Decreto PEN N°
1866/83), es decir, para peticionar en los supuestos que hacen a
cuestiones propias del servicio policial. Por ello, en los casos previstos
por el Decreto PEN N° 1866/83, el interesado debe agotar la vía
administrativa allí prevista para tales supuestos;

4°.- Por contraposición de lo anterior, y para los
supuestos que no se encuentran comprendidos entre las disposiciones
del Decreto PEN N° 1866/83, es decir por ejemplo para las cuestiones de
índole salarial o previsional, la CSJN ha entendido reiteradamente que
dado que en dicho “tramite especial” nada se prevé sobre la
obligatoriedad de agotar la vía administrativa, NO le resultan aplicables
al personal policial “los requisitos de admisión de la acción contencioso
administrativa previstos en la ley 19.549” puesto que la aplicación
supletoria de la ley citada a los procedimientos especiales no puede ser
extendida a disposiciones restrictivas de derechos - (nuevamente causas
D.478.XXXIX "Daus, Oscar Normando c/M° del Interior y otros s/daños y
perjuicios" y sus citas, fallada el 18 de julio de 2006; y M.2204.XLI
"Mendicino , Fortunato c/E.N. -M° del Interior y otros s/Personal Militar y
Civil de las F.F.A.A. y de Seguridad", de fecha 24 de octubre de 2006). Es
decir que en los casos no previstos por el Decreto PEN N°
1866/83, como ser el caso de autos dado que el objeto de estas
actuaciones consiste en materia salarial y previsional, el
interesado no debe agotar la vía administrativa ya que le
resultan inaplicables los requisitos de admisión de la acción
contencioso administrativa;

5°.- Posteriormente al dictado del Decreto PEP N°
729/94, el día 16 de Mayo de 1994 es publicada en el B.O. la Ley
Provincial N° 141, la cual entro en vigencia a los 30 días de su
publicación en un todo de acuerdo a lo establecido en su artículo 165°,
es decir, entro en vigencia para fines del mes de Junio del año 1994;

6°.- Que a partir de la entrada en vigencia de la Ley
N° 141, sí podría válidamente sostenerse en autos, respecto del personal
policial de la Provincia, el requisito de la impugnación del acto de
alcance general dentro del plazo de 30 días de sancionada la norma,
pero este razonamiento solo será válido a partir del mes de Junio de 1994
y no con anterioridad;

7°.- Por ende de ello, los actores de autos han
acreditado la efectiva impugnación de los sucesivos decretos posteriores
a la sanción de la Ley N° 141 vinculados al objeto de autos, es decir, de
12

los Decretos PEP N° 3159/06, N° 4286/06 y N° 3503/07, respecto de los
cuales han sido acreditados en autos los correspondientes reclamos
administrativos impugnatorios que fuera temporáneamente articulados
por los actores de autos contra los tres decretos provinciales
mencionados.

Así, y sobre la base de tener presente que la exégesis
de la ley requiere de la máxima prudencia y cuidar que la inteligencia
que se le asigne no lleve a la pérdida de un derecho, o que el excesivo
rigor formal de los razonamientos desnaturalice el espíritu que ha
inspirado su sanción (Fallos: 307-1018 y sus citas y 315-158), la
ausencia legal de recaudos en el caso para acceder a la justicia
en la época en que fuera sancionado el Decreto PEP N° 729/94,
con más la temporáneas impugnaciones debidamente
acreditadas en autos contra los posteriores Decretos PEP N°
3159/06, N° 4286/06 y N° 3503/07, tornan improcedente un
hipotético rechazo de la demanda fundado en su
incumplimiento, y torna asimismo de imperativa aplicación el
aludido principio "in dubio pro actione", el cual la CSJN ha
calificado como rector en materia de habilitación de instancia
(cfr. Fallos: 312-1306; 313-83).

Por otra parte, amén de resultar aplicable al "sub lite"
el régimen especial del decreto 1866/83 -reglamentario de la ley 21.965-
para el personal de la Policía Federal Argentina, y no obstante la sanción
y entrada en vigencia de la Ley Provincial N° 735 ocurrida en la fecha 18
de enero de 2007, continúa siendo aplicable al caso de autos el mentado
Decreto PEN N° 1866/83, pero de manera supletoria y transitoria, ello así
en virtud de lo establecido por el artículo 174° de la Ley N° 735, habida
cuenta que hasta el día de la fecha de esta presentación la citada Ley
Provincial aún se encuentra aun sin reglamentar, ello no obstante que se
encuentre largamente vencido el plazo de 90 días establecido por la
Legislatura Provincial para que el Poder Ejecutivo cumpla tal cometido, a
tenor de lo dispuesto en el mencionado artículo 174°.

Que el decreto PEN N° 1866/83 por el hecho de
contemplar un procedimiento administrativo propio y conformar un
sistema poco menos que completo de normas rituales, al mismo tiempo
excluyó la aplicación de la ley de procedimientos administrativos
19.549, en razón de que su artículo 1° exceptúa expresamente de sus
previsiones a los organismos militares, de defensa y seguridad, régimen
al cual negó carácter supletorio del específico antes aludido.

Todo lo anterior sin perjuicio de las siguientes
circunstancias: 1°.- que aún siendo innecesario el agotamiento de la vía
administrativa en el caso de autos, la CSJN en el precedente “ROSSI” ha
revocado la inhabilitación de la instancia dispuesta por la Cámara, en la
13

circunstancia que indica que si lo que se reclama es el cobro del
suplemento creado por el decreto 2744/93 (Adla, LIV-A, 172) —
adicionales particulares asignados a la Policía Federal—, ELLO
COARTA EL DERECHO DE LOS RECURRENTES A PERCIBIR EL
CITADO ADICIONAL, EL QUE HA SIDO REITERADAMENTE
OTORGADO EN CIRCUNSTANCIAS ANÁLOGAS POR LA CORTE
SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN; 2°.- que aún siendo
innecesario el agotamiento de la vía administrativa en el caso, por las
razones antes apuntadas, los actores de autos han interpuesto sus
reclamos administrativos en el año 2006 a partir de la sanción de los
decretos PEP N° 3159/06, N° 4286/06 y N° 3503/07, quedando agotada
la vía administrativa en el mes de noviembre de 2007.

Por último y para concluir, resulta oportuno dejar
expresado que en el caso MALLO de la CSJN, también se ha abordado la
problemática desde la perspectiva de un personal policial retirado, de lo
cual se puede concluir por el momento, y hasta tanto el Máximo Tribunal
Nacional resuelva el primer precedente correspondiente a un personal
policial que se encuentre en actividad, que la CSJN ha interpretado que
estos suplementos particulares deben ser cuanto menos
remunerativos, ya que de otro modo mal podría haberse condenado a
la Caja de Retiros de la Policía Federal a incorporar tales suplementos en
los haberes de retiro del actor MALLO, si por su parte, y respecto de tales
suplementos no se realizan los aportes y contribuciones
correspondientes al personal policial en actividad, ya que de otro modo,
la solución sería por completo ilógica porque conduciría al des
financiamiento y a la quiebra de todo el sistema previsional del personal
policial.

III- FORMULA EXPRESA RESERVA Y
OPOSICION
Que de manera funcional a la denuncia de hecho
nuevo relativa a la convocatoria al consejo del salario policial efectuada
por el poder ejecutivo provincial a través de la Resolución MG N° 242/08,
y al marco irregular en el cual se pretende compulsivamente “negociar”
el objeto de autos, vengo en nombre de mis mandantes a formular
expresa reserva y oposición respecto de cualquier acuerdo a que
eventualmente se arribe en dicho ámbito respecto de la materia objeto
de autos, en la medida que el mismo involucre o suponga cualquier clase
de cercenamiento, restricción, eliminación o disminución de todos y
cada uno de los derechos de índole salarial y previsional que han sido
traídos a conocimiento del Poder Judicial a través de las presentes.

En tal medida expuesta, y en cumplimiento de
expresas instrucciones de mis mandantes, formulo a priori el expreso
14

rechazo y desconocimiento respecto de cualquier transacción o acuerdo
a que eventualmente se arribe sin el debido y expreso consentimiento
de los mismos, y/o respecto de cualquier acto administrativo que de
manera unilateral pretenda validar cualquier acuerdo a que se arribe en
el marco del Consejo del Salario Policial.

Ello resulta así, habida cuenta encontrarse
judicializada en autos y con anterioridad a la convocatoria al Consejo del
Salario Policial, la misma e idéntica materia que pretende “negociarse”
en dicho ámbito por completo ajeno al ámbito que establecen las leyes,
en especial, habida cuenta que el articulo 2° inciso a) de la Ley Provincial
N° 113, excluye de plano las negociaciones paritarias en el ámbito
policial.

IV- PRUEBA
Que vengo a ofrecer la prueba que hace a la
demostración de los hechos nuevos denunciados:

1) INFORMATIVA: Se libre oficio al Poder Ejecutivo Provincial a los fines
de que se sirvan remitir lo siguiente: a) el expediente administrativo
que diera lugar al dictado de la Resolucion MG N° 242/08; b) el
expediente administrativo en el cual se tramita el reclamo
administrativo impugnatorio articulado por los actores contra la
Resolucion MG N° 242/08.

V- MANTIENE Y AMPLIA LA RESERVA
DEL CASO FEDERAL
Con relación a las cuestiones planteadas y articuladas
en el escrito de demanda con mas las planteadas en relación a la
denuncia de hechos nuevos formulada en el presente escrito, vengo a
mantener y ampliar la expresa reserva del Caso Federal oportunamente
efectuada para el supuesto de verse afectadas garantías
Constitucionales, ya que, de verse impedido el acceso al ámbito
jurisdiccional mediante la exteriorización de una decisión de contenido
netamente arbitrario, correspondería en tal caso la reconducción del
mismo en toda su magnitud.

VI- PETITUM
Por lo expuesto al Sr. Juez solicito:
15

1) Tenga por ampliada la demanda en los términos del artículo 350.1 del
CPCCLRyM, y por denunciados los hechos nuevos vinculados a la
Resolución MG N° 242/08, a la impugnación administrativa articulada
por los actores contra la misma.
2) Téngase por formulada formal y expresa reserva y oposición respecto
de cualquier acuerdo a que eventualmente se arribe en el ámbito del
Consejo del Salario Policial, en la medida que el mismo involucre o
suponga cualquier clase de cercenamiento, restricción, eliminación o
disminución de todos y cada uno de los derechos de índole salarial y
previsional que han sido traídos a conocimiento del Poder Judicial a
través de las presentes, como asimismo téngase por formulado
expreso rechazo y desconocimiento respecto de cualquier
transacción o acuerdo a que eventualmente se arribe sin el debido y
expreso consentimiento de los actores de autos, y/o respecto de
cualquier acto administrativo que de manera unilateral pretenda
validar cualquier acuerdo a que se arribe en el marco del Consejo del
Salario Policial.
3) Tenga por ofrecida la prueba.
4) Tenga por mantenida y ampliada la reserva del caso federal.

Proveer de
Conformidad
SERA JUSTICIA.-