Diploma de Especialización Profesional

Universitario en Servicios de Prevención,
Extinción de Incendios y Salvamento

MÓDULO VIII. OPERACIONES EN
EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS


Manuel Alonso Herrerías
Oficial Jefe de Guardia. Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia

Francesca Segura
Profesora Titular Hidrología. Departamento de Geografía. Universidad de Valencia


Carmen Orengo
Licenciada en Farmacia


Esther Pardo
Experta en medicina de catástrofes. Escuela Nacional de Protección Civil










© Los autores
Composición - compaginación: General Asde, S.A.®
Imprime: Alfa Delta Digital S.L.
Editorial: Alfa Delta Digital S.L.
C/ Albocacer, 25 - 46020 Valencia (España)
Printed in Spain
Reservados todos los derechos.
No puede reproducirse, almacenarse en sistema de recuperación o transmitirse en forma
alguna por medio de cualquier procedimiento, sea éste mecánico, electrónico, de
fotocopia, grabación o cualquier otro, sin el previo permiso escrito del editor.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 3
SUMARIO:
EMERGENCIAS EN PRESENCIA DE SUSTANCIAS PELIGROSAS (MANUEL ALONSO).................. 7
1. INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................................ 7
2. CLASES, IDENTIFICACIÓN Y PELIGROSIDAD..................................................................................... 7
3.PROCEDIMIENTO BÁSICO DE INTERVENCIÓN.................................................................................. 19
3.1 INTRODUCCIÓN............................................................................................................................ 19
3.2 NIVELES DE PROTECCIÓN.......................................................................................................... 19
3.3 ZONIFICACIÓN.............................................................................................................................. 20
3.4 SISTEMÁTICA DE ACTUACIÓN.................................................................................................. 21
4. ACTUACIÓN EN ATENTADOS CON AGENTES QUÍMICOS DE GUERRA..................................... 24
4.1 PRINCIPALES DIFICULTADES DE LOS SERVICIOS DE BOMBEROS EN LA
INTERVENCIÓN FRENTE ATENTADOS TERRORISTAS CON ARMAS QUÍMICAS.................. 24
4.2 SISTEMÁTICA DE ACTUACIÓN FRENTE A RIESGOS QUÍMICOS POR ACTOS
TERRORISTAS...................................................................................................................................... 32
4.2.1 INTRODUCCIÓN............................................................................................................................... 32
4.2.2 LUGARES Y CIRCUNSTANCIAS DE UTILIZACIÓN DE AGENTES QUÍMICOS CON FINES
TERRORISTAS ............................................................................................................................................ 32
4.2.3 DOTACIÓN MÍNIMA......................................................................................................................... 33
4.2.4 ACTUACIÓN...................................................................................................................................... 33
4.2.4.1 PUESTO DE MANDO AVANZADO (PMA) ............................................................................................. 33
4.2.4.2 ZONIFICACIÓN.......................................................................................................................................... 34
4.2.4.3 INTERVENCIÓN ........................................................................................................................................ 35
4.2.4.4 DESCONTAMINACIÓN............................................................................................................................. 36
4.2.4.5 EQUIPOS DE PROTECCIÓN PERSONAL................................................................................................ 38
BIBLIOGRAFÍA................................................................................................................................................. 40
EMERGENCIAS EN PRESENCIA DE SUSTANCIAS RADIACTIVAS. CLASES, PELIGROSIDAD Y
MEDICION. TECNICAS Y PROCEDIMIENTOS DE INTERVENCION. RIESGO NUCLEAR
(MANUEL ALONSO) ........................................................................................................................................ 41
1. INTRODUCCIÓN .......................................................................................................................................... 41
2. CONCEPTOS BÁSICOS ............................................................................................................................... 41
2.1 DEFINICIÓN DE RADIACIÓN IONIZANTE................................................................................. 41
2.2 TIPOS DE RADIACIONES IONIZANTES ..................................................................................... 42
2.2.1 LAS RADIACIONES o..................................................................................................................... 42
2.2.2 LAS RADIACIONES þ...................................................................................................................... 42
2.2.3 LAS RADIACIONES y ....................................................................................................................... 42
2.2.4 LOS RAYOS X..................................................................................................................................... 43
2.2.5 LAS RADIACIONES DE NEUTRONES ............................................................................................. 43
2.3 DOSIMETRÍA.................................................................................................................................. 43
2.4 DETECCIÓN.................................................................................................................................... 46
2.5 MEDIDAS BÁSICAS DE PROTECCIÓN FRENTE AL RIESGO RADIOLÓGICO ............................................... 52
2.6 INSTALACIONES NUCLEARES Y RADIACTIVAS. RD 1836/99............................................... 54
2.6.1 CLASIFICACIÓN Y CATEGORIAS ................................................................................................... 54
2.6.2 AUTORIZACIONES ........................................................................................................................... 55
2.6.3 PLAN DE EMERGENCIA INTERIOR ............................................................................................... 55
3. DIRECCIÓN DE EMERGENCIAS RADIOLÓGICAS ............................................................................. 57
3.1 GUÍAS DE ACTUACIÓN PARA EL JEFE DE INTERVENCIÓN................................................. 57
G.A.1. RESPUESTA GENERAL SOBRE EL TERRENO FRENTE A UNA EMERGENCIA RADIOLÓGICA
..................................................................................................................................................................... 57
G.A.2. RESPUESTA FRENTE A LA PÉRDIDA O ROBO DE UNA FUENTE POTENCIALMENTE
PELIGROSA................................................................................................................................................ 60
G.A.4. INTERVINIENTE RESPONSABLE DE MONITORIZACIÓN.......................................................... 64
3.2 INSTRUCCIONES ........................................................................................................................... 66
INSTRUCCIÓN 1. EVALUACIÓN DEL RIESGO Y ESTABLECIMIENTO DE LA ZONA CALIENTE ..... 66
INSTRUCCIÓN 2. GUÍA DE PROTECCIÓN PERSONAL......................................................................... 69
INSTRUCCIÓN 3. GUÍA DE PROTECCIÓN AL PÚBLICO...................................................................... 72
INSTRUCCIÓN 4. MONITORIZACIÓN DEL PÚBLICO Y DE LOS INTERVINIENTES......................... 74
INSTRUCCIÓN 5. DESCONTAMINACIÓN DEL PÚBLICO.................................................................... 76
INSTRUCCIÓN 6. CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN....................................................................... 78
INSTRUCCIÓN 7. DESCONTAMINACIÓN/MONITORIZACIÓN DE VEHÍCULOS Y EQUIPOS.......... 80
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 4
BIBLIOGRAFÍA................................................................................................................................................. 82
EMERGENCIAS CON PRESENCIA DE RIESGOS BIOLOGICO. CLASES, PELIGROSIDAD Y
MEDICION. TECNICAS Y PROCEDIMIENTOS DE INTERVENCION. ESPECIAL MENCION A LA
ACTUACION EN ATENTADOS CON AGENTES DE GUERRA BIOLOGICA (MANUEL ALONSO) 83
1. INTRODUCCIÓN .......................................................................................................................................... 83
1.1 CARACTERÍSTICAS DE LOS AGENTES BIOLÓGICOS ............................................................ 83
1.2 TIPOS DE AGENTES BIOLÓGICOS.............................................................................................. 85
1.3 DETECCIÓN E INDICADORES DE ATAQUE BIOLÓGICO....................................................... 86
2. BACTERIAS ................................................................................................................................................... 87
2.1 ÁNTHRAX....................................................................................................................................... 87
2.2 BRUCELOSIS .................................................................................................................................. 88
2.3 PESTE............................................................................................................................................... 90
2.4 TULAREMIA................................................................................................................................... 91
3. TOXINAS ........................................................................................................................................................ 91
3.1 TOXINA BOTULÍNICA.................................................................................................................. 92
3.2 RICINA............................................................................................................................................. 93
4. VIRUS.............................................................................................................................................................. 94
4.1 VIRUELA......................................................................................................................................... 95
4.2 FIEBRES HEMORRÁGICAS.......................................................................................................... 96
5. ACTUACIÓN FRENTE A RIESGO BIOLÓGICOS POR ACTOS TERRORISTAS ............................ 97
ANEXO: SISTEMÁTICA DE ACTUACIÓN FRENTE A RIESGOS BIOLÓGICOS POR ACTOS
TERRORISTAS. SPEIS COMUNIDAD VALENCIANA..................................................................... 99
BIBLIOGRAFÍA............................................................................................................................................... 104
PLANES DE PROTECCIÓN CIVIL ANTE ACCIDENTES EN EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS
PELIGROSAS (MANUEL ALONSO)............................................................................................................ 105
1. INTRODUCCIÓN..................................................................................................................... 105
2. PLANIFICACIÓN DE EMERGENCIAS EN EL TRANSPORTEDE MERCANCÍAS
PELIGROSAS................................................................................................................................................... 105
2.1 JUSTIFICACIÓN ........................................................................................................................... 105
2.2 DIRECTRIZ BÁSICA DE PLANIFICACIÓN DE PROTECCIÓN CIVIL ANTE EL RIESGO DE
ACCIDENTES EN LOS TRANSPORTES DE MERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA Y
FERROCARRIL................................................................................................................................... 106
2.2.1 OBJETO Y ÁMBITO......................................................................................................................... 106
2.2.2 ELEMENTOS BÁSICOS PARA LA PLANIFICACIÓN.................................................................... 107
2.2.3 EL PLAN ESTATAL DE PROTECCION CIVIL ANTE EL RIESGO DE ACCIDENTES EN LOS
TRANSPORTES DE MERCANCIAS PELIGROSAS POR CARRETERA Y POR FERROCARRIL........... 111
2.2.4 LOS PLANES DE COMUNIDADES AUTONOMAS ANTE EL RIESGO DE ACCIDENTES EN LOS
TRANSPORTES DE MERCANCIAS PELIGROSAS POR CARRETERA Y FERROCARRIL.................... 111
3 PLAN ESPECIAL DE LA COMUNIDAD VALENCIANA ANTE EL RIESGO DE ACCIDENTES EN
EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA Y FERROCARRIL........ 113
3.1 GENERALIDADES ....................................................................................................................... 114
3.2 ESTRUCTURA, ORGANIZACIÓN Y FUNCIONES.................................................................... 114
3.2.1 ESQUEMA ORGANIZATIVO.......................................................................................................... 114
3.2.2 LOS CENTROS DE COORDINACIÓN OPERATIVA (CECOP) ..................................................... 114
3.2.3 CENTRO DE COORDINACIÓN OPERATIVA INTEGRADO (CECOPI) ....................................... 115
3.2.4 LA DIRECCIÓN DE LAS EMERGENCIAS ..................................................................................... 115
3.2.5 COMITÉ ASESOR............................................................................................................................ 116
3.2.6 GABINETE DE INFORMACIÓN..................................................................................................... 117
3.2.7 PUESTO DE MANDO AVANZADO (PMA).................................................................................... 118
3.2.8 UNIDADES BÁSICAS DE INTERVENCIÓN. COMPOSICIÓN Y FUNCIONES ............................ 119
3.2.9 CENTRO DE COORDINACIÓN MUNICIPAL (CECOPAL) .......................................................... 121
3.3 OPERATIVIDAD DEL PLAN....................................................................................................... 121
3.3.1. CLASIFICACIÓN DE LAS EMERGENCIAS .................................................................................. 121
3.3.2 ACTIVACIÓN DEL PLAN................................................................................................................ 123
3.3.3 FIN DE LA EMERGENCIA. BOLETÍN ESTADÍSTICO .................................................................. 124
4 LEGISLACIÓN DE REFERENCIA............................................................................................................ 124
LA INTERVENCION ANTE RIESGOS NATURALES. EL RIESGO DE INUNDACIONES
(FRANCESCA SEGURA)................................................................................................................................ 125
INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................................ 125
2. DINÁMICA FLUVIAL: EL FUNCIONAMIENTO DE LOS RÍOS........................................................ 126
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 5
2.1. EL CAUDAL DE UN RÍO............................................................................................................. 126
2.2. EL HIDROGRAMA DE CRECIDA.............................................................................................. 127
2.3. EL TRANSPORTE DE LOS SEDIMENTOS................................................................................ 127
3. TIPOS DE CAUCES..................................................................................................................................... 128
3.1. CAUCES RECTOS........................................................................................................................ 128
3.2. CAUCES MEANDRIZANTES ..................................................................................................... 128
3.3. CAUCES TRENZADOS O BRAIDED.......................................................................................... 128
3.4. CAUCES ANASTOMOSADOS.................................................................................................... 129
4. FORMAS ALUVIALES............................................................................................................................... 129
4.1. LLANOS DE INUNDACIÓN........................................................................................................ 129
4.2. LOS ABANICOS ALUVIALES.................................................................................................... 130
4.3. LOS DELTAS................................................................................................................................ 130
5. CAUSAS QUE PROVOCAN LAS CRECIDAS E INUNDACIONES..................................................... 131
5.1. CRECIDAS PROVOCADAS POR LAS LLUVIAS...................................................................... 131
5.1.2. CRECIDAS PROVOCADAS POR LA FUSIÓN DE LA NIEVE ...................................................... 132
5.1.3. LLUVIA SOBRE NIEVE.................................................................................................................. 132
5.1.4. FUSIÓN DEL HIELO...................................................................................................................... 133
5.2. INUNDACIONES NO PROVOCADAS POR LAS LLUVIAS..................................................... 133
5.2.1. INUNDACIONES DE ESTUARIOS ................................................................................................ 133
5.2. 2. INUNDACIONES EN LAS COSTAS BAJAS (STORM SURGES)................................................... 133
5.2.3. INUNDACIONES PRODUCIDAS POR TSUNAMIS ...................................................................... 133
5.2.4. INUNDACIONES POR DESTRUCCIÓN DE EMBALSES ............................................................. 134
6. FACTORES NATURALES QUE INFLUYEN EN LA FORMACIÓN DE LAS CRECIDAS.............. 134
7. LAS ZONAS INUNDABLES Y LOS PROCESOS DE INUNDACIÓN EN ABANICOS ALUVIALES
............................................................................................................................................................................ 137
7.1. DESAPARICIÓN DE CAUCES ASOCIADOS A CAMBIOS EN LA GEOMETRÍA
HIDRÁULICA...................................................................................................................................... 137
7.2. PALEOCAUCES Y/O VAGUADAS ............................................................................................ 137
7.3. PUNTOS DE DESBORDAMIENTO ............................................................................................ 138
7.4. CANALIZACIONES Y DESVÍOS................................................................................................ 138
7.5. OCUPACIÓN DE CAUCES.......................................................................................................... 138
7.6. MARJALES Y ZONAS HÚMEDAS............................................................................................. 139
8. CONSECUENCIAS DE LAS INUNDACIONES EN LOS LLANOS DE INUNDACIÓN.................... 139
9. ACCIONES ANTROPICAS QUE MODIFICAN LAS AVENIDAS ...................................................... 141
9.1. ACCIONES QUE INCREMENTAN EL RIESGO. ....................................................................... 141
9.1.1. CAMBIOS DE USOS DEL SUELO................................................................................................. 141
9.1.2. OCUPACIÓN DE LAS ZONAS INUNDABLES .............................................................................. 141
9. 2. ACTUACIONES PARA IMPEDIR O REDUCIR EL RIESGO.................................................... 142
9.2.1. ACCIONES ESTRUCTURALES...................................................................................................... 142
9.2.2. ACCIONES NO ESTRUCTURALES ............................................................................................... 144
10. BIBLIOGRAFÍA......................................................................................................................................... 146
CONTAMINACION (CARMEN ORENGO)................................................................................................. 147
1 INTRODUCCIÓN ......................................................................................................................................... 147
2 CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA....................................................................................................... 148
2.1 LA ATMÓSFERA. GENERALIDADES............................................................................................ 149
2.2 COMPOSICIÓN DEL AIRE A NIVEL DEL MAR............................................................................ 150
2.3 LOS AGENTES CONTAMINANTES Y SUS FUENTES................................................................... 152
2.3.1 Principales agentes contaminantes .................................................................................................. 153
2.3.2 La lluvia ácida.................................................................................................................................. 161
2.3.3 Smog fotoquímico ............................................................................................................................. 162
2.3.4 El agujero de ozono.......................................................................................................................... 163
2.3.5 El efecto invernadero........................................................................................................................ 164
2.3.6 El cambio climático.......................................................................................................................... 166
2.3.7 El control de la contaminación atmosférica.................................................................................... 167
2.3.8 Contaminantes físicos: el ruido........................................................................................................ 168
3 CONTAMINACIÓN DE AGUAS ................................................................................................................ 171
4 EL SUELO...................................................................................................................................................... 175
5 IMPACTO DEL FUEGO.............................................................................................................................. 176
BIBLIOGRAFÍA............................................................................................................................................... 180
ANALISIS POSTEMERGENCIA (ESTHER PARDO)................................................................................ 181
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 6
1 INTRODUCCIÓN ......................................................................................................................................... 181
2 LA ATENCIÓN A LA VÍCTIMA DE LA CATÁSTROFE....................................................................... 181
3 PLANES DE DESARROLLO, RESTAURACIÓN DE SISTEMAS E INFRAESTRUCTURAS. LA
REPOSICIÓN DE LOS SERVICIOS BÁSICOS O ESENCIALES ............................................................ 182
4 LA VUELTA A LA NORMALIDAD........................................................................................................... 183
4.1 INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS............................................................................................................ 184
4.2 LA CUANTIFICACIÓN DE LA INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS................................................................. 187
5 LICITACIÓN URGENTE DE CONTRATOS............................................................................................ 188
6 SEGUROS ...................................................................................................................................................... 189
7 INTERVENCIONES URGENTES Y DECLARACIÓN DE HECHO O ZONA CATASTRÓFICA.... 191

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 7
EMERGENCIAS EN PRESENCIA DE SUSTANCIAS
PELIGROSAS (MANUEL ALONSO)
1. INTRODUCCIÓN
El nivel de desarrollo alcanzado por las sociedades más avanzadas supone la necesidad
de modificar los recursos que la naturaleza pone a nuestra disposición. Tradicionalmente, la
transformación de dichos recursos, dada la tecnología empleada, no implicaba en general un
nivel de riesgo elevado. La aparición de nuevos procesos en los que se transformaban ciertas
materias generando nuevos productos supuso un cambio de escenario que no ha dejado de
evolucionar hasta nuestros días.
La sociedad exige la producción de materias cuya fabricación implica el transporte, la
transformación y distribución de sustancias que pueden entrañar distintos peligros. El
desarrollo experimentado por las industrias químicas durante los últimos años ha determinado
un aumento de las actividades de producción, almacenamiento y distribución de sustancias
calificadas cómo peligrosas.
El transporte, la transformación y el almacenamiento de ciertas sustancias entraña
riesgos. Si coinciden en el espacio y en el tiempo una serie de circunstancias, la consecuencia
puede ser un accidente susceptible de causar daños personales, materiales y
medioambientales.
Siendo consciente de la amplitud y complejidad de los contenidos a conocer por todo
el personal relacionado con esta materia, este documento tiene como finalidad ofrecer una
visión general de las posibles emergencias con sustancias peligrosas, principalmente desde el
punto de vista del transporte.
Al mismo tiempo y dado que las sustancias peligrosas transportadas, en algún
momento, son producidas y almacenadas, lo tratado en este tema tendrá una aplicación
general.

2. CLASES, IDENTIFICACIÓN Y PELIGROSIDAD

Según el Acuerdo Europeo sobre el Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas
por Carretera (ADR) y al Reglamento relativo al Transporte Internacional Ferroviario de
Mercancías Peligrosas (RID), aplicables desde el uno de enero de 2011, se establecen una
serie de elementos para el transporte de mercancías peligrosas capaces de identificar dichas
materias tanto en el transporte como en su uso y manipulación.

Con el fin de identificar dichas materias, se establece una clasificación de las mismas
en base a un número denominado como Número ONU que se establece para cada materia, así
como un Número de Identificación de Peligro el cual agrupa las materias peligrosas en base a
la naturaleza del peligro que entrañan (el orden de enumeración no guarda relación con la
magnitud del peligro), quedando estos número contenidos en un panel normalizado de color
naranja. Así mismo se utilizan etiquetas con los símbolos de peligro para identificar objetos y
materias y Placas Etiquetas de mayor tamaño para los transportes en cisternas o similares, a
continuación se hace una descripción de estas señalizaciones.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 8


PANELES
Sirven para identificar la mercancía y el peligro que presenta en caso de verse
involucrado la unidad de transporte en un accidente.
Son de color naranja retroreflectantes, deberán tener una base de 40 cm y una altura de
al menos 30 cm. En casos especiales se admiten dimensiones menores ( 30cm x 12 cm).

Las unidades de transporte llevarán dos paneles
naranja uno en la parte delantera y otro en la parte posterior.
Habrán de ser bien visibles. En algunos casos deberán
colocarse también en los costados.

Si la mercancía transportada tiene número de identificación
de peligro, los paneles naranja deberán llevar este número así
como el número ONU correspondiente.
En el caso de transportarse más de una materia, deberán colocarse paneles naranja
(con el número ONU y de identificación de peligro) para cada una de ellas.
En el caso de determinadas materias (gasolina, gasoleo, y otros) es suficiente con
poner el número correspondiente a la mas peligrosa, es decir, la de punto de inflamación mas
bajo.
El significado del número ONU y el de identificación de peligro se describe a
continuación.
NÚMERO ONU
Es el número de identificación de 4 cifras de las materias u objetos extraído del
Reglamento Tipo de la ONU. Un número ONU puede identificar una única sustancia, o un
grupo de sustancias de características similares.
NÚMERO DE IDENTIFICACIÓN DEL PELIGRO (N.I.P)
El nº de identificación de peligro se compone de dos o tres cifras que indican, en
general, los peligros siguientes:
2
Emanación de gases resultantes de presión o de una reacción
química.
3
Inflamabilidad de materias líquidas (vapores) y gases o materia
líquida susceptible de autocalentamiento.
4
Inflamabilidad de materia sólida o materia sólida susceptible de
autocalentamiento
5 Comburente (favorece el incendio)
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 9
6 Toxicidad o peligro de infección
7 Radiactividad
8 Corrosividad
9 Peligro de reacción violenta espontánea (*)
(*) Comprende la posibilidad, de acuerdo con la naturaleza de la materia, de
un peligro de explosión, de descomposición o de una reacción de polimerización
seguida de un desprendimiento de calor considerable o de gases inflamables y/o
tóxicos.
La duplicación de una cifra indica una intensificación del peligro relacionado con ella.
Cuando el peligro de una materia puede ser indicado suficientemente con una sola
cifra, ésta se completa con un cero.
Las combinaciones de las siguientes cifras tienen un significado especial: 22, 323,
333, 362, 382, 423, 44, 446, 462, 482, 539, 606, 623, 642, 823, 842, 90 y 99 (En la lista, que
figura a continuación, están en letra negrilla)
Cuando la letra X precede al número de identificación, indica que la materia reacciona
peligrosamente con el agua. Para tales materias, no se podrá utilizar el agua más que con la
autorización de los expertos.
ETIQUETAS DE PELIGRO
Se aplicarán en la misma superficie del bulto y si este fuera irregular o muy pequeño
podrán ir fuertemente atadas a él. En cualquier caso tendrán que ser bien visibles.
Son cuadradas, se colocan apoyadas sobre un vértice (rombo) y sus dimensiones
mínimas son de 100 x 100 mm, a excepción de la número 11 que es rectangular y mide 148 x
210 mm.
Los grandes recipientes para granel de mas de 450 l llevarán etiquetas en sus dos lados
opuestos.
A excepción de la número 11, se dividen en dos mitades, en la parte superior se
indicará el signo de peligro convencional (excepto para las correspondientes a las divisiones
1.4; 1.5 y 1.6) y en la inferior figurará el texto, el número de clase o división, y la letra de
grupo de compatibilidad.
Cuando un mismo bulto o cisterna presente más de un tipo de peligro, llevará más de
una etiqueta y se colocarán una al lado de la otra.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 10

PELIGRO DE CLASE 1
Materias y objetos explosivos


Nº 1
Divisiones 1.1; 1.2 y 1.3
Signo convencional (bomba explosionando): negro sobre fondo naranja;
cifra “ 1 “ en la esquina inferior



(Nº 1.4) (Nº 1.5) (Nº 1.6)
División 1.4 División 1.5 División 1.6
Cifras negras sobre fondo naranja. Deberán medir unos 30 mm de altura y 5 mm de
espesor (para una etiqueta de 100 mm x 100 mm)
cifra 1 en la esquina inferior

** Indicación de la división – se dejará en blanco si las propiedades explosivas
constituyen el riesgo subsidiario.
* Indicación del grupo de compatibilidad – se dejará en blanco si las propiedades
explosivas constituyen el riesgo subsidiario.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 11

PELIGRO DE CLASE 2
Gases



(Nº 2.1) (Nº 2.2)
Gases inflamables Gases no inflamables, no tóxicos
Signo convencional (llama): negro o blanco
sobre fondo rojo
Signo convencional (botella de gas):
negro o blanco sobre fondo verde
cifra “2” en la esquina inferior. cifra “2” en la esquina inferior.


(N 2.3) Gases tóxicos Signo
convencional (calavera sobre dos tibias):
negro sobre fondo blanco
cifra “2” en la esquina inferior.

PELIGRO DE CLASE 3
Inflamables




(Nº 3)


Signo convencional (llama): negro o blanco
sobre fondo rojo

cifra “3” en la esquina inferior.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 12
CLASE 4.1 CLASE 4.2 CLASE 4.3
Materias sólidas
inflamables, materias
autorreactivas y
materias explosivas
desensibilizadas
Materias
espontáneamente
inflamables
Materias que al contacto con el agua,
desprenden gases inflamables


(No. 4.1) (No. 4.2) (No. 4.3)
Signo
convencional (llama):
negro sobre fondo
blanco, con siete barras
verticales rojas; cifra "4"
en la esquina inferior
Signo
convencional (llama):
negro sobre fondo
blanco, (mitad superior)
y rojo (mitad inferior);
cifra "4" en la esquina
inferior
Signo convencional (llama): negro o
blanco sobre fondo azul; cifra "4" en la esquina
inferior

CLASE 5.1 CLASE 5.2
Materias
comburentes
Peróxidos orgánicos

(N 5.1) (N 5.2)
Signo convencional (llama por encima de un círculo): negro sobre fondo
amarillo
cifra "5.1" en la
esquina inferior
cifra "5.2" en la esquina inferior


DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 13
PELIGRO DE CLASE 6.1
Materias tóxicas


(N 6.1)
Signo convencional (calavera sobre dos tibias): negro sobre fondo blanco; cifra "6"
en la esquina inferior




PELIGRO DE CLASE 6.2
Materias infecciosas


(N 6.2)
La mitad inferior de la etiqueta puede llevar las menciones: "MATERIAS
INFECCIOSAS" y "EN CASO DE DESPERFECTO O FUGA, AVISAR
INMEDIATAMENTE A LAS AUTORIDADES SANITARIAS"
Signo convencional (tres lunas crecientes sobre un circulo) y menciones, negras
sobre fondo blanco;
cifra "6" en la esquina inferior
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 14
PELIGRO DE CLASE 7
Materias radiactivas


(Nº 7A) (Nº 7B) (Nº 7C)
Categoría I -
Blanca
Categoría II -
Amarilla
Categoría III -
Amarilla
Signo
convencional (trébol):
negro sobre fondo
blanco
Signo convencional (trébol): negro sobre
fondo amarillo con reborde blanco (mitad superior)
y blanco (mitad inferior)
Texto (obligatorio): en negro en la mitad inferior de la etiqueta:
"RADIACTIVO", "CONTENIDO...", "ACTIVIDAD..."
La palabra
RADIACTIVO deberá
ir seguida de una barra
vertical roja;
La palabra
RADIACTIVO deberá ir
seguida de dos barras
verticales rojas;
La palabra
RADIACTIVO deberá ir
seguida de tres barras
verticales rojas;
Cifra '7' en la
esquina inferior
Cifra '7' en la esquina inferior

(N 7E)
Materias fisionables de la clase 7
fondo blanco;
Texto (obligatorio): en negro en la parte superior de la etiqueta: “FISIONABLE”
En un recuadro negro en la parte inferior de la etiqueta: "ÍNDICE DE SEGURIDAD-
CRITICIDAD"
cifra "7" en la esquina inferior

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 15

PELIGRO DE CLASE
8
PELIGRO DE CLASE
9


Materias corrosivas
Materias y objetos
peligrosos diversos




(N 8) (N 9)

Signo convencional
(líquidos vertidos de dos tubos
de ensayo de vidrio sobre una
mano y un metal):
Signo convencional
(siete líneas verticales en la
mitad superior):


negro sobre fondo
blanco (mitad superior) y negro
con reborde blanco (mitad
inferior)
negro sobre fondo
blanco


cifra "8" en blanco en la
esquina inferior
cifra "9" subrayada en la
esquina inferior

Placas - Etiquetas

Las placas etiquetas se fijarán en las paredes exteriores de los contenedores,
contenedores de gas de elementos múltiples (CGEM), contenedores cisterna, cisternas
portátiles y vehículos. Las placas deberán fijarse en los dos costados y en cada extremo del
contenedor o cisterna. Si el contenedor cisterna o la cisterna portátil tiene varios
compartimentos y transporta dos o mas mercancías peligrosas, las placas etiquetas de cada
mercancía se deben colocar a los dos lados del compartimiento correspondiente y en los dos
extremos.
Las placas etiquetas deberán fijarse en los laterales y en la trasera de los vehículos
para granel, vehículos cisterna, vehículos batería y vehículos con cisterna desmontable.
Tendrán unas dimensiones mínimas de 250 mm x 250 mm.
Se corresponderá a la etiqueta para la mercancía peligrosa en cuestión en lo que se
refiere al color y al símbolo.
En las cisternas de capacidad no superior a 3 000 l y en los pequeños contenedores, se
puede sustituir la placa etiqueta por la etiqueta.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 16
Para la clase 7 la placa etiqueta es la que figura a continuación. El empleo de la
palabra RADIACTIVO es facultativo, de manera que este espacio puede utilizarse para poner
el número ONU.
Placa-etiqueta para materias radiactivas de la clase 7



(Nº 7D)

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 17
A modo de esquema podemos expresarnos de la siguiente manera:






DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 18

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 19
3.PROCEDIMIENTO BÁSICO DE INTERVENCIÓN

3.1 INTRODUCCIÓN
El presente procedimiento tiene como objetivo sistematizar la actuación inicial de la
primera dotación de bomberos frente a posibles accidentes en el transporte de MMPP.
Hablamos de procedimiento “básico”, es decir, vamos a tratar las distintas acciones que puede
realizar la primera unidad en los minutos iniciales de la intervención. En muchos casos, la
primera unidad en llegar al servicio será una autobomba con una dotación variable según el
servicio al que pertenezca y posiblemente sin una formación especializada en riesgo químico.
Cuando hablamos de riesgo químico, resulta muy difícil sistematizar una única forma de
intervención universal que sea aplicable a cualquier situación o accidente. La cantidad de
procedimientos necesarios sería tan amplia como lo es la casuística. No obstante, resulta muy
práctico contar con un procedimiento de actuación básico y general que permita iniciar la
intervención con un grado de seguridad suficiente para los actuantes y que a la vez tenga una
eficacia acorde a los medios con los que habitualmente se cuenta en los momentos iniciales de
una intervención.
El objetivo de la intervención en los primeros minutos es efectuar el salvamento de
personas y obtener información sobre las sustancias y riesgos existentes. Para poder realizar
esta labor de un modo eficaz y seguro se debe tener en cuenta cual es el nivel de protección
apropiado y las distancias de seguridad recomendadas. Finalmente, conocido el producto y
tipo de accidente, y en el supuesto de disponer del material apropiado, la intervención se
centrará en reducir las posibles consecuencias del accidente.

3.2 NIVELES DE PROTECCIÓN
Los niveles de protección a los que nos referimos en este punto son los empleados en las
“Fichas resumen de primera intervención para situaciones de emergencia en el transporte de
MMPP por carretera y ferrocarril” publicadas por la Dirección General de Protección Civil y
Emergencias del M. del Interior. En ese documento se distinguen los siguientes niveles de
protección:
Nivel 1
Equipamiento normal contra incendios compuesto por:
- Chaquetón de intervención y cubrepantalón con verdugo
- ERA con máscara
- Casco, guantes y botas de bombero
Nivel 2
Equipamiento de nivel 1 más equipo de protección contra salpicaduras.
Nivel 3
Traje de protección química estanco a gases, con ERA y máscara.
CR o Nivel 4
Cobertor específico para protección criogénica sobre los equipamientos de nivel 1 y 3.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 20

3.3 ZONIFICACIÓN
En toda intervención ante un posible accidente químico distinguiremos tres zonas:
- Zona caliente: También llamada zona de peligro inmediato o zona de intervención. Es
el área más próxima al accidente y en ella sólo entra el personal imprescindible para la
intervención.
- Zona Templada: También llamada zona de alerta. En ella se ubican los medios de
apoyo a los intervinientes de la zona caliente.
- Zona fría: También llamada zona libre. Accesible a cualquier persona.
El radio de cada una de estas zonas está condicionado por el estado físico del producto
(sólido, líquido o gaseoso), el peligro (explosivo, inflamable, tóxico, corrosivo…..), el tipo de
accidente (fuga, vertido, incendio, vuelco…) y la cantidad de producto implicado.






DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 21
Durante la fase inicial de un incidente con materias peligrosas, generalmente las
operaciones vienen marcadas por la falta de información. El caso más desfavorable sería
aquel en el que no se conozca con certeza si se trata de un accidente de MMPP, y que además
desconozcamos la existencia de víctimas. Otras dificultades son el desconocimiento del tipo
de peligro de la materia implicada (explosivo, inflamable, tóxico, corrosivo, radiactivo…) el
estado físico (sólido, líquido o gas) y el tipo de siniestro (incendio, derrame, fuga ….).
Evidentemente, sería interesante poder dar respuesta a las siguientes preguntas:
- ¿Se trata realmente de un accidente de transporte de MMPP?
- ¿Existen víctimas?
- ¿De qué producto se trata?
- ¿En qué estado se encuentra?
- ¿Qué peligros presenta?
- ¿Qué tipo de siniestro se ha producido?
Es muy probable que la primera dotación que llegue al siniestro desconozca todas o
algunas de las respuestas.
La actuación de la primera dotación tendrá como fin dar respuesta a estas preguntas, de
modo que pueda realizarse el rescate de posibles víctimas y pueda también establecerse el
límite de la zona caliente.
3.4 SISTEMÁTICA DE ACTUACIÓN
1. Aproximación al lugar del incendio con el viento a la espalda, con nivel de protección
N-1 y explosímetro. La distancia mínima desde el vehículo hasta el siniestro será de
50 metros. Si durante la aproximación, o por la información recibida previamente, se
puede identificar la clase o el número de peligro del producto implicado la distancia
será la indicada en el anexo 1.
2. Reconocimiento del accidente:
- Búsqueda de víctimas, rescate y traslado de la misma a un lugar seguro
- Identificación del producto
- Identificación del tipo de accidente
En este punto deberá valorarse la necesidad de realizar alguna acción
preventiva antes de proceder al rescate no inmediato de víctimas (p.e: cubrir con
espuma un derrame de líquido muy inflamable antes de una descarcelación)
3. Iniciar la actuación directa sobre el accidente si se dispone del material y de los
conocimientos necesarios.


DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 22
ANEXO 1
La valoración de la zona de peligro inicial está fundamentada en reglas empíricas basadas
en el número de identificación de peligro del panel naranja o por las etiquetas existentes sobre
el vehículo. A continuación se establecen los valores para zonas de peligro en base a las
diferentes clases de productos/etiquetas de peligro y combinaciones de números de peligro.
Cl ase pel i gr o 1.1:
Para pequeñas cantidades (p.e. un coche): radio 300 m.
Para grandes cantidades (Semirremolques, transporte ferroviario o almacenes): radio 800 m.
Cl ase pel i gr o 1.2:
Para pequeñas cantidades (p.e. un coche): radio 300 m.
Para grandes cantidades (Semirremolques, transporte ferroviario o almacenes): radio 800 m.
Cl ase pel i gr o 1.3:
Radio 100 m.
Cl ase pel i gr o 1.4:
Radio 50 m.
Cl ase pel i gr o 1.5:
Radio 50 m.
Cl ase pel i gr o 1.6:
Radio 50 m.
Cl ase pel i gr o 2:
Ri esgo de ex pl osi ón
del r eci pi ent e,
bot el l a de gas
i ndi v i dual :
Radio 300 m.
Cl ase pel i gr o 2:
Ri esgo de BLEVE: Radio 1000 m.
Númer o
i dent i f i caci ón pel i gr o
20:
Radio 50 m.
Númer o
i dent i f i caci ón pel i gr o
23:
Pequeña fuga (p.e. escape por junta), viento <2 m/s: Radio 100 m.
Pequeña fuga (p.e. escape por junta), viento > 2 m/s: Radio 100 m. con el viento (50 m. contra el viento).
Gran fuga (p.e. conexión rota entre tuberías), viento <2 m/s: Radio 300 m.
Gran fuga (p.e. conexión rota entre tuberías), viento > 2 m/s: Radio 300 m. con el viento (50 m. contra el viento).








Númer o







Para obtener los valores mostrados a continuación, se han introducido los siguientes parámetros en el programa de simulación:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 23
i dent i f i caci ón pel i gr o
26, 263, 268, 239: Clases estabilidad D con velocidad de viento de 5 m/s y F con velocidad de viento de 1 m/s. Valor límite superior=30 ppm (cloro).Para fugas
pequeñas el caudal es 0,4 Kg/s,para una fuga grande el caudal es 2,5 Kg/s. La temperatura del aire +15°C. El recipiente considerado ha sido un
camión cisterna de 45 toneladas y los valores han sido calculados con el programa finlandés ESCAPE:
Pequeña fuga (p.e. agujero con diámetro de 10 mm), F, viento 1 m/s: radio 300 m.
Pequeña fuga (p.e. agujero con diámetro de 10 mm), D, viento 5 m/s: radio 100 m. con el viento (50 m. contra el viento).
Gran fuga (p.e. agujero con diámetro de 25 mm), F, viento 1 m/s: radio 1000 m.
Gran fuga (p.e. agujero con diámetro de 25 mm), D, viento 5 m/s: radio 300 m. con el viento (50 m. contra el viento).
Escape momentáneo, F, viento 1 m/s: radio 9000 m.
Escape momentáneo, D, viento 5 m/s: radio 6000 m. con el viento.
Númer o
i dent i f i caci ón pel i gr o
30, 33:
50 m desde el borde del charco.
Durante las pruebas efectuadas por el Instituto Nacional Sueco de Investigación y Ensayos de Borås en 1990, se ensayó la protección personal
del equipo de intervención contra incendios contra el calor radiante. El traje de intervención fue sometida al calor radiante de un derrame de gasolina
o acetona incendiado de 200 m
2
. Durante las pruebas, se comprobó que una persona que llevase este equipamiento podría permanecer a 20 m. del
borde del charco durante aproximadamente 5 minutos antes de experimentar dolor. Teniendo en cuenta que el dolor no es deseable en el borde de la
zona de peligro, y que las condiciones de viento pueden producir variaciones considerable en el nivel de radiación, etc, la línea de 50 m. desde el
borde del charco antes especificada puede entenderse como una buena regla nemotécnica.
Cl ase pel i gr o 4.1,
4.2, 4.3: Radio 50 m.; cuando existe riesgo de explosión, la zona de peligro incrementa el radio a 300 m.
Cl ase pel i gr o 5.1,
5.2: Radio 50 m.; cuando existe riesgo de explosión, la zona de peligro incrementa el radio a 300 m.
Cl ase pel i gr o 60, 66,
886: Radio 100 m.
Cl ase pel i gr o 7:
Radio 50 m. o una intensidad de 100 µ Sv/h. Cuando nos encontramos ante un líquido o vapor la zona de peligro incrementa el radio
Númer o
i dent i f i caci ón pel i gr o
80, 88:
Radio 50 m.; en caso de reacción o cuando nos encontramos con materia corrosiva volátil la zona de peligro incrementa el radio a 10
Cl ase pel i gr o 9:
Radio 50 m.
Sólido:
Radio 50 m.
Líquido:
Radio 100 m.
Si desconocemos l a
sust anci a o el
númer o de pel i gr o,
por ej empl o en
car gas mi x t as:
Gas:
Aproximación al lugar con el viento a favor.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 24
4. ACTUACIÓN EN ATENTADOS CON AGENTES
QUÍMICOS DE GUERRA
4.1 PRINCIPALES DIFICULTADES DE LOS SERVICIOS DE
BOMBEROS EN LA INTERVENCIÓN FRENTE ATENTADOS
TERRORISTAS CON ARMAS QUÍMICAS

La intervención eficaz frente a atentados terroristas mediante el uso de armas químicas
supone un reto difícil de superar para los Servicios de Bomberos. Las características de los
productos utilizados así como los escenarios más probables generan una serie de dificultades
distintas a las que se pueden presentar en actuaciones convencionales. La identificación, el
equipo de protección a utilizar o los métodos de descontaminación, que son aspectos que se
presentan en cualquier actuación en la que se ven implicadas sustancias químicas, se
convierten en auténticas dificultades cuando se trata del uso de este tipo de armas con fines
terroristas.
La aparición de las armas químicas en los escenarios bélicos siempre ha provocado la repulsa
generalizada de todos los sectores de opinión. Los efectos y secuelas tanto a corto como a
largo plazo han tenido como consecuencia el constante intento de eliminar, controlar o al
menos limitar el uso y producción de las mismas.
El Convenio de Estrasburgo firmado en 1675 entre Francia y Alemania, prohibió el uso de
“bombas cargadas de veneno”. Los estados firmantes de la Convención de la Haya de 1899,
renunciaron al “empleo de proyectiles que tengan como objetivo dispersar gases tóxicos y
asfixiantes”. Sin embargo, la convención de La Haya no evitó el uso masivo de estas armas
durante la primera guerra mundial. Sin tener en cuenta la eficacia de las armas químicas frente
a las convencionales, no cabe duda que las primeras sembraron un terror aun mayor entre los
contendientes.
El 17 de junio de 1925 se firma el protocolo de Ginebra y expresa la condena internacional a
la guerra química pero tampoco resulta un instrumento eficaz ya que muchos países se
reservan la utilización del armamento químico para acciones de represalia frente a agresiones
del mismo tipo, con lo que no se limita la fabricación ni el almacenamiento.
El esfuerzo iniciado tras la finalización de la II guerra mundial para erradicar definitivamente
las armas químicas culmina en París el 13 de enero de 1993 con la firma de la Convención
sobre la prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento y el empleo de armas
químicas y sobre su destrucción.
La aplicación y cumplimiento de este convenio es de vital importancia. Algunos Estados
mantienen latente la posible amenaza de empleo de armas químicas y a ello hay que añadir la
creciente alarma que supone el posible uso con fines terroristas que se pueda hacer de las
mismas contra la población civil.
Definición de “armas químicas”
El artículo 2 de la Convención sobre la prohibición del desarrollo, la producción, el
almacenamiento y el empleo de armas químicas y sobre su destrucción define las armas
químicas del siguiente modo:
1. Por "armas químicas" se entiende, conjunta o separadamente:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 25
a) Las sustancias químicas tóxicas o sus precursores, salvo cuando se destinen a fines no
prohibidos por la presente Convención, siempre que los tipos y cantidades de que se trate
sean compatibles con esos fines;
b) Las municiones o dispositivos destinados de modo expreso a causar la muerte o lesiones
mediante las propiedades tóxicas de las sustancias especificadas en el apartado a) que libere
el empleo de esas municiones o dispositivos; o
c) Cualquier equipo destinado de modo expreso a ser utilizado directamente en relación con
el empleo de las municiones o dispositivos especificados en el apartado b).
Existen sustancias cuya única finalidad es su utilización como armas químicas. Por otra parte
también encontramos las llamadas sustancias químicas de doble uso, entendiendo como tales
aquellas que además de un empleo perfectamente lícito en la actividad empresarial, pueden
ser utilizadas como precursores para la fabricación de agresivos o como agresivos químicos
en sí.
Las armas químicas constan de dos partes: el agente químico y el medio para aplicar dicho
agente sobre un objetivo. En el sentido más amplio, un agente químico de guerra es una
sustancia química que produce sus efectos como consecuencia de su composición y
estructura. Agentes no letales como ciertos productos incendiarios (napalm, fósforo blanco),
herbicidas y defoliantes (agente naranja) o generadores de humos pueden ser considerados en
ciertos contextos como armas químicas.

Clasificación de los agentes químicos de guerra
Los agentes químicos los podemos clasificar siguiendo diferentes criterios: atendiendo a su
estado físico en condiciones normales (sólido, líquido y gas), según su toxicidad (letales o no
letales), según el tiempo que permanecen activos (persistentes o no persistentes) o, la forma
más común, atendiendo a los órganos que afecta y al modo en que lo hace.
Según este último criterio podemos distinguir:
- Agentes neurotóxicos o nerviosos: Afectan al sistema nervioso inhibiendo la enzima
acetilcolinesterasa y los efectos se producen como consecuencia del exceso de
acetilcolina. El resultado final puede ser, entre otros, la parálisis de los músculos
implicados en el proceso de respìración.
- VX
- Tabún (GA)
- Sarín (GB)
- Somán (GD)

- Agentes vesicantes: Producen efectos tópicos en la piel (ampollas), vías respiratorias y
en los ojos.
- Mostaza destilada (HD)
- Mostaza nitrogenada (HN)
- Mostaza sulfurada (H)
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 26
- Oximas de fosgeno (CX)
- Levisita (L)
- Fenildicloroarsina (PD)
- Etildicloroarsina (ED)
- Agentes sofocantes o asfixiantes: El daño es causado por la inhalación de vapores. El
agente afecta a las mucosas del sistema respiratorio tanto a nivel orofaringeo como
traqueopulmonar dando lugar a edema pulmonar.
- Fosgeno (CG)
- Cloro (CL)
- Difosgeno (RB)
- Cloropicrina
- Agentes sanguíneos o hemotóxicos: Envenenan la sangre afectando al intercambio de
oxígeno entre ésta y el exterior, ejerciendo su acción tóxica principalmente gracias a
esta privación de oxígeno al resto del organismo.
- Ácido cianhídrico (AC)
- Clorocianógeno (CK)
- Arsina (SA)
- Agentes lacrimógenos y vomitivos: Tradicionalmente utilizados como antidisturbios.
Los lacrimógenos irritan los ojos e inducen al lagrimeo. También producen
abundantes secreciones en la nariz y en el tracto respiratorio superior. Los vomitivos
producen nauseas seguidas de vómitos.
- Adamasita (DM)
- CS
- Agentes incapacitantes: Producen incapacidad física y/o mental temporal.
- LSD
- BZ

Principales problemas en la intervención
La intervención frente atentados terroristas con armas químicas implica una serie de
dificultades particulares que marcan unas la diferencia con cualquier otro tipo de actuación.
Para dar una respuesta adecuada a este tipo de emergencias, deberíamos ser capaces de
responder a las siguientes preguntas:
- ¿Cómo podemos saber que un siniestro es efectivamente un atentado con
armas químicas y no un accidente convencional?
- Supuesto un ataque con este tipo de armas, ¿cómo podemos identificar el
agente concreto implicado?
- ¿Cuáles son los equipos de protección personal apropiados?
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 27
- ¿Cómo realizar una correcta descontaminación tanto de víctimas como de
intervinientes?
Obtener la respuesta correcta a estas cuatro preguntas pueden marcar la diferencia entre una
actuación propia del más alto nivel profesional y una auténtica “chapuza” de consecuencias
posiblemente irreparables para víctimas e intervinientes.

Identificación del tipo de siniestro
Distinguir entre un siniestro debido a un ataque con armas químicas de otro con un origen
diferente no siempre es una tarea fácil.
Pongamos un ejemplo: Se recibe un aviso en el que se informe de un posible incendio en una
estación del metro. Sale humo del interior y existe un número indeterminado de víctimas. A
partiendo de esta información, es muy posible que no se considere la posibilidad de que se
trate de un atentado con armas químicas. Es más, la presencia de humo puede hacernos pensar
que se trata de un incendio convencional, y las víctimas en el exterior pueden haberse visto
afectadas por la inhalación de gases de la combustión y por la falta de oxígeno en el interior.
Además, posibles heridas en la piel pueden deberse a una exposición al calor o a las llamas.
Sin embargo, el humo puede deberse a un incendio provocado por un explosivo utilizado
como medio para dispersar el agente químico, y las víctimas en el exterior podrían presentar
efectos debidos tanto al humo, como al calor, a la explosión y/o al agente químico en
cuestión.
El escenario anterior es sólo un caso hipotético de los muchos que se podrían presentar. Ante
tal panorama sería francamente difícil determinar, sobre todo en los momentos iniciales, si se
trata de un atentado con armas químicas o si por el contrario es un siniestro convencional.
Afortunadamente contamos con algunos criterios que nos pueden ayudar a determinar si en
un siniestro se encuentran implicados este tipo de agentes; son los llamados indicadores de
ataque químico y que a continuación vamos a describir:
- Animales muertos.- No nos referimos a animales muertos ocasionalmente por ejemplo
como consecuencia de un atropello. Debemos observar la presencia de una cantidad de
animales relativamente grande, sean éstos domésticos o salvajes, de cualquier tamaño,
aves, peces todos concentrados en la misma área.
- Ausencia de insectos.- Si no se detecta una actividad normal de insectos, deben
inspeccionarse los alrededores (tierra, superficie del agua) con el fin de detectar
insectos muertos. Si se detectan próximos al agua, deberán buscarse posibles peces o
aves acuáticas muertas.
- Ampollas o salpullidos.- Una cantidad importante de individuos presentan
inexplicablemente ampollas acuosas, ronchas como las provocadas por picaduras de
abejas y/o salpullidos.
- Gran cantidad de víctimas.- Numerosos individuos presentan problemas serios de
salud en principio inexplicables que pueden ir desde nauseas y vómitos a dificultad
respiratoria o inconsciencia sin causa aparente.
- Patrones de víctimas.- las víctimas se distribuyen siguiendo un modelo asociado a un
modo de dispersión específico.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 28
- Confrontar dolencias que se presentan en áreas cerradas y en espacios abiertos.- Puede
presentarse un patrón de víctimas diferentes en función del lugar en que se
encontraban.
- Gotas de líquido o charcos extraños.- Diversas superficies en el área circundante
presentan gotas o películas oleosas o charcos. También podemos ver películas oleosas
sobre charcos de agua.
- Áreas con un aspecto visual diferente.- La vida vegetal en el área circundante, árboles
y/o hierbas están muertos, decolorados o marchitos de manera no habitual.
- Olores inexplicables.- Olor a almendras amargas, aromas afrutados, heno recién
cortado o hierba verde.
- Nubes bajas.- Nubes bajas o nieblas en condiciones meteorológicas adversas para
estos fenómenos. (ej. sol y niebla).
- Objetos o restos extraños o ajenos a la zona.- Diversos tipos de dispositivos dispersos
en la zona. Presencia en el área de materiales susceptibles de ser utilizados para
dispersar el agente, u objetos sin estallar. Artículos que contengan líquidos en el lugar
o que permanezcan en el área.

Identificación del agente concreto implicado
La determinación del producto utilizado en un atentado nos permitirá decidir correctamente el
equipo de protección individual a utilizar, así como el método de descontaminación más
apropiado. Además podrá ser de gran ayuda a los servicios médicos. Ello no significa que si
no somos capaces de identificar concretamente el agente, no podamos dar una respuesta
apropiada. Existen procedimientos genéricos que permiten actuar de modo relativamente
eficaz. Ahora bien, estos procedimientos serán más eficaces si se conoce el agente concreto al
que se hace frente.
Básicamente, los métodos de identificación de agresivos químicos se pueden considerar desde
dos puntos de vista: subjetiva y objetivamente.
Un método subjetivo de identificación de un agente es la observación de los efectos sobre las
víctimas. Personal médico entrenado podría determinar el tipo de agente empleado utilizando
este método. La dificultad aumenta si lo que pretendemos no es identificar el tipo de agente
sino su naturaleza concreta.
Otro método subjetivo es la caracterización organoléptica. Aspectos como el olor, color o
estado físico entre otros pueden ayudar a identificar el producto. Es fundamental tener en
cuenta que la mayoría de agresivos distorsionan nuestros sentidos. Además el umbral de
percepción de algunos productos a través del olfato es superior al umbral de toxicidad. Dicho
de otro modo, antes de detectarlos por el olfato estaríamos ya afectados. Algunos agentes
como el VX, sarín o BZ son inodoros por lo que este método no podría aplicarse. En una
intervención concreta, discernir el olor a ajo (podría tratarse de iperita, difenilcianoarsina o
arsenamina) del olor a geranio (podría ser lewisita) o del heno mojado (característico del
fosgeno y difosgeno) del olor a almendras amargas (propio del cianhídrico) o el afrutado
(tabún o somán), puede resultar arriesgado y hasta cierto punto poco fiable.
Los métodos objetivos de detección se basan en técnicas propias de la química analítica. La
toma de muestra y posterior análisis en laboratorio es el método más fiable, si bien es
cuestionable su eficacia desde un punto de vista operativo. El tiempo transcurrido desde la
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 29
toma de muestra hasta la llegada de los resultados excede en mucho al máximo permisible
para la planificación de la intervención. Un segundo método ampliamente utilizado es la
colorimetría, sea mediante tubos o papel. El agente químico es detectado por medio de una
reacción química que produce un cambio de color. Los tubos se utilizan para agentes gaseosos
o aerosolizados. Los papeles se emplean normalmente para verificar la naturaleza de gotas
depositadas sobre superficies. Estas técnicas permiten identificar pero rara vez podemos
determinar la concentración. El principal inconveniente es que debemos de probar tubos o
papeles hasta que alguno reaccione, por lo que el proceso puede ser relativamente largo. La
principal ventaja reside en que es un método sencillo y económico. Existen también
detectores portátiles que permiten identificar y en su caso determinar la concentración de
agentes químicos. Se emplean diferentes técnicas, como puede ser la espectrometría de
ionización, espectroscopia infrarroja, ionización de llama. La principal ventaja es la sencillez
y rapidez en su utilización.

Determinación del equipo de protección personal apropiado
La elección del equipo de protección adecuado es fundamental para finalizar con éxito
cualquier tipo de intervención. Este aspecto adquiere todavía mayor importancia si se trata de
una actuación en la que se ven implicados agentes químicos peligrosos.
El equipo de protección empleado debe garantizar nuestra seguridad bloqueando las posibles
vías de acceso mediante las que el agente en cuestión pueda acceder a nuestro organismo, que
básicamente son:
- vía cutánea: contacto del agresivo con la piel o mucosas corporales
- vía respiratoria: inhalación del agresivo en forma de gas o de aerosol
- vía digestiva: ingestión del agente o alimentos contaminados por éste

El problema del acceso por vía respiratoria y digestiva podemos resolverla mediante la
utilización de un ERA (equipo de respiración autónoma) de circuito abierto. En el ámbito
militar se emplea la máscara con filtro NBQ cuyas principales ventajas son la autonomía y la
ligereza. Alguno de los inconvenientes es que no dispone de presión positiva, y aunque puede
retener los agentes para los que están diseñados no son útiles si la concentración de oxígeno
es baja, como podría suceder en caso de incendio. Además, los servicios de extinción en
general no cuentan con este tipo de equipo. Por otra parte, el empleo de un filtro supone el
conocimiento del agente al que te enfrentas y como ya hemos visto esto no es fácil de
determinar, sobre todo en los momentos iniciales de la intervención.
En cuanto a la vía cutánea, la forma de garantizar nuestra seguridad sería mediante la
utilización de un traje de protección que garantizase un tiempo de permeabilidad
suficientemente alto frente a cualquier agente agresivo. Si además este traje es encapsulado
protegerá también el equipo de respiración.
Teniendo en cuenta la normativa europea, la máxima protección la obtenemos mediante la
utilización de un EPI categoría 3, tipo 1. Se trata de un traje de protección química estanco a
gases. El haber superado la norma europea correspondiente, supone que el equipo satisface las
pruebas de permeación al menos con 15 productos químicos concretos que se establecen
como requisito mínimo. Los fabricantes suelen dar tablas con tiempos de permeación con
muchos más productos. El usuario debe determinar la aplicabilidad de los resultados
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 30
obtenidos en condiciones de laboratorio a la situación de uso real. El problema principal
reside en que entre estos 15 productos exigidos, salvo el cloro, no figuran los agentes
habitualmente considerados como armas químicas. No obstante, dependiendo del fabricante,
en las listas de tiempos de permeación aparecen muchos agentes químicos de guerra de doble
uso aunque esto no haya sido exigido por la norma. Es habitual encontrar en estas listas el
fosgeno, difosgeno, cloropicrina, cianhídrico y clorocianógeno entre otros. Algunos
fabricantes ofrecen trajes de protección que han superado la norma americana MIL-STD 282.
Ello supone que el traje ha sido testado con diversos agentes químicos de guerra, como
pueden ser la iperita, lewisita, tabún, sarín, somán y VX entre otros.
Lo ideal en este tipo de actuaciones sería intervenir con trajes en cuyas tablas de
permeabilidad aparezcan la mayor cantidad de agentes químicos de guerra con un tiempo
superior a 120 minutos. En el supuesto de no disponer de este tipo de trajes o que por no
haber identificado el siniestro como un atentado con armas químicas actuemos con un EPI
categoría 3 tipo 1, o con un nivel de protección N-1, ¿cuáles pueden ser las consecuencias
previsibles? Los fabricantes sólo garantizan un buen comportamiento de los equipos frente a
los agentes que aparecen en las tablas de permeación, durante el tiempo allí determinado y en
las condiciones de ensayo. De todos los grupos de agentes, los vesicantes son los que pueden
tener un comportamiento más agresivo frente a nuestros equipos de protección. Dependiendo
del tipo de material utilizado, algunos agentes vesicantes, sobre todo el grupo de las iperitas,
podrían llegar a degradar la superficie hasta el punto de permitir que el agente contactase con
el interviniente. Esta destrucción del tejido es visible a simple vista y en caso de apreciarse
durante una intervención, debería abandonarse inmediatamente la zona caliente y proceder a
su descontaminación.

La problemática de la descontaminación
Debemos entender la descontaminación como la reducción o eliminación de agentes químicos
de tal forma que dejen de ser peligrosos. Los agentes pueden ser eliminados mediante medios
físico o neutralizados por medios químicos.
Un aspecto muy importante a considerar cuando hablamos de la descontaminación es la
persistencia del agente, entendiendo por tal la relación entre la velocidad de evaporación del
agua y la del agresivo químico al que nos referimos. Como unidad tomamos la persistencia
del agua a 15º C. También se puede definir, con otras palabras, como el tiempo que una
determinada concentración de agente agresivo permanece activo en una zona.
Los agentes que se emplean como vapores o gases, generalmente serán poco persistentes,
llegando en algunos casos a no ser necesaria la descontaminación de la zona caliente. Los
agresivos líquidos y sólidos que pueden dispersarse en forma de aerosoles suelen ser
persistentes debido a su baja volatilidad.
Cuando hablamos de descontaminación, debemos distinguir cuatro situaciones diferentes:

- Descontaminación de la zona caliente
- Descontaminación de los materiales y equipos
- Descontaminación de los intervinientes
- Descontaminación de las víctimas

La descontaminación de la zona caliente será en general un aspecto secundario en la
intervención. Normalmente se contará con tiempo suficiente para planificarla y muy
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 31
posiblemente el agente implicado estará ya identificado, por lo que llegado el caso podría
utilizarse un neutralizante específico o incluso no descontaminar en el supuesto de agentes no
persistentes.
Como norma general, la descontaminación de los intervinientes consistirá en una eliminación
física, neutralización y retirada de los equipos de protección. Sobra decir que si la elección del
equipo de protección no ha sido la adecuada o si por cualquier otra circunstancia el agente a
entrado en contacto con el interviniente, éste pasará automáticamente a ser considerado como
víctima.
La descontaminación de las víctimas es un aspecto crítico en este tipo de intervenciones. La
situación ideal sería conocer el tipo de agente implicado y disponer del descontaminante
específico apropiado en cantidad suficiente para atender a un número de víctimas a priori
indeterminado. La situación real es generalmente muy distinta, por lo que los servicios de
salvamento deberían contar con procedimientos de descontaminación genéricos y aplicables a
todos los posibles agentes químicos de guerra. Debemos también asumir que, en la medida en
la que un procedimiento es genérico, la eficacia de la descontaminación será menor.
Para descontaminar una víctima el proceso es en cierto modo inverso al empleado con un
interviniente. La ropa es la primera barrera de protección y deberemos quitársela a la víctima
antes de descontaminarla. Si no se hace de este modo, se pueden agravar las consecuencias ya
que parte del agente que había quedado retenido en la indumentaria, podría ser arrastrado
hasta entrar en contacto directo con la piel.
La eliminación física es fundamental como paso previo a una neutralización química ya que
los neutralizantes existentes no actúan instantáneamente.
Existen tres mecanismos químicos básicos usados para descontaminar: lavado con agua y
jabón, oxidación e hidrólisis ácido /base. Los agentes que contienen azufre son en general
fácilmente oxidables. Los que contienen fósforo pueden ser hidrolizados a pH básico.
Las disoluciones de hipoclorito al 0.5% (9 litros de agua + 1 litro de lejía de 50 gr/l de cloro
libre) reduce considerablemente la persistencia de la mayoría de agentes químicos, pero no es
eficaz en todos los casos e incluso en algunos puede ser contraproducente. El lavado con agua
y jabón, aun no siendo lo más eficaz, es un método universal y rápido. No sólo tiene un
efecto de arrastre mecánico sino que además produce una lenta hidrólisis y un efecto
diluyente.
Un problema añadido es el escaso tiempo del que se dispone para realizar una
descontaminación eficaz. Dependiendo de la severidad de la exposición y del tipo de agente
es posible que se requiera una atención médica inmediata y ésta no podrá realizarse, en
general, si el individuo no ha sido previamente descontaminado.
Otra cuestión a plantear es la conveniencia o no de realizar la descontaminación con agua
caliente. Normalmente con agua caliente conseguiremos eliminar el agente con mayor rapidez
y además evitaremos problemas de hidrocución, sobre todo en época de frío. Por el contrario
el agua caliente aumentara la capacidad de la piel para absorber el agente lo cual puede llegar
a ser un inconveniente.
Tampoco debe olvidarse la necesidad de disponer de ropa de abrigo o mantas suficientes para
cubrir a las víctimas después de la descontaminación, ya que previamente los habrán sido
desnudados y rociados con algún tipo de disolución.
También se deberá ser capaz de contener el agua de descontaminación para su posterior
tratamiento apropiado como residuo tóxico.
Los problemas descritos ponen de manifiesto hasta que punto puede ser complicada la
intervención en siniestros de este tipo. Pero todavía se puede plantear un escenario más
complejo si añadimos a todo lo anterior un supuesto de descontaminación en masa, es decir
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 32
una situación en la que sea necesario descontaminar a cientos, o por qué no, a miles de
víctimas.

4.2 SISTEMÁTICA DE ACTUACIÓN FRENTE A RIESGOS QUÍMICOS
POR ACTOS TERRORISTAS
4. 2. 1 INTRODUCCIÓN
La intervención en un atentado terrorista con armas químicas es, evidentemente, una tarea
multidisciplinar. Por el hecho de tratarse de un atentado terrorista, se tendrá que considerar el
aspecto policial. Además, si como consecuencia se producen victimas, será necesaria la
intervención de medios sanitarios y bomberos. Esto no es nuevo. En los planes especiales de
emergencia elaborados para hacer frente a distintas emergencias según la Norma Básica de
Protección Civil, se contempla la participación de distintos intervinientes de administraciones
diferentes bajo un mando único según una organización definida.
En nuestro país, la dirección de las emergencias por atentados terroristas recae en las fuerzas
y cuerpos de seguridad del estado. No obstante, los SPEIS podrían jugar un papel destacado
en este tipo de intervenciones, siempre a requerimiento de la administración competente.
Para poder desempeñar este papel debidamente, es necesario disponer de una sistemática de
actuación implantada en el Servicio, es decir, bien conocida y entrenada por todo el posible
personal interviniente, así como disponer de los recursos materiales necesarios.
En este punto vamos a presentar una posible sistemática de actuación basada en la elaborada
por una comisión autonómica de la Comunidad Valenciana creada expresamente para ello.

4. 2. 2 LUGARES Y CIRCUNSTANCIAS DE UTILIZACIÓN DE AGENTES
QUÍMICOS CON FINES TERRORISTAS
La actuación se producirá como consecuencia de la utilización de tóxicos de guerra en actos
terroristas, en los lugares y circunstancias de utilización que se indican en las tablas
siguientes.
LOS LUGARES DE UTILIZACIÓN

TIPO DE LUGAR
COSECUENCIAS
SOBRE LAS
CIRCUNSTANCIAS DE
INTOXICACIÓN
CONSECUENCIAS
SOBRE LA
POBLACIÓN
CONSECUENCIAS PARA
LOS INTERVINIENTES
Local cerrado Concentración de tóxicos
más elevada
Posibilidad de evacuación
más difícil
Alerta retardada
Acceso de los
intervinientes más difícil
Víctimas más graves
Víctimas más
concentradas
Fenómenos de pánico
Contaminación localizada
Accesibilidad a las víctimas
más difícil
Lugar abierto
Vía pública
Concentración de tóxico
más baja
Acción de los agentes
atmosféricos
La gravedad varía con la
distancia a la fuente
emisora
Mayor dispersión de las
víctimas
Mayor zona contaminada
Accesibilidad a las víctimas
más fácil



DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 33
LAS CIRCUNSTANCIAS DE UTILIZACIÓN

MODO DE
UTILIZACIÓN
ACCIÓN
SOBRE EL
TÓXICO
SEVERIDAD CONTAMINACIÓN
RIESGOS
INTERVINIENTES VÍCTIMAS
Por explosión Dispersión de
gotas de
tamaño
variable
Débil por ruido y
efectos
secundarios de la
explosión
Por contacto con las
gotas.
Importante en las
inmediaciones del lugar
de la explosión
Contaminación por
contacto
La gravedad
decrece con la
distancia al lugar
de la explosión.
Por generación
de vapores o
aerosoles
Dispersión de
gas y vapores
Importante en
función del modo
de aparición de
los trastornos
Más débil Intoxicación si no
están protegidos
Gravedad en
función de la
concentración
del producto
Derrame de
líquidos
Derrame
sobre el
terreno,
posibilidad de
volatilidad
Importante por
efectos
retardados y
dificultad de
localización de la
zona
Importante por contacto
con dispersión de
contaminación
Contaminación de
materiales,
vehículos y trajes
de intervención
Dispersión de la
contaminación.
Trastornos
retardados

4. 2. 3 DOTACIÓN MÍNIMA
Se movilizará los recursos humanos suficientes para atender las funciones que se indican a
continuación, que serán al menos 9 bomberos y un mando con dos autobombas:
 Dirección y control operación (zona fría)
 Salvamento y/o extinción
 Reconocimiento, identificación y zonificación
 Descontaminación y control zona (zona templada)

4. 2. 4 ACTUACIÓN
4.2.4.1 PUESTO DE MANDO AVANZADO (PMA)

 Establecer el punto de encuentro ó lugar, con las fuerzas del orden.
 A nuestra llegada informarse de la situación por dichas fuerzas del orden a través
del Director del PMA (Debe estar constituido o solicitar previamente su
constitución).














DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 34
4.2.4.2 ZONIFICACIÓN
Para proceder a balizar y reconocer las zonas, todos los actuantes deberán de ir provistos de
los equipos de protección personal indicados en el apartado 5.2.4.5.





























Deberán ser definidas las distintas zonas que determinen por un lado, la seguridad del público,
y por otro lado la ubicación de los recursos dirigidos a la intervención en la emergencia.
Así pues, la zona donde no existe riesgo (o de valores o posibilidades de que se vea afectada,
sean suficientemente reducidas para ser consideradas) será nombrada como zona fría y se
podrá permanecer en ella sin equipo de protección específico.

En cuanto a la zona de mayor riesgo haremos dos diferenciaciones: zona caliente y zona
templada

La zona caliente será aquella donde se encuentre el mayor riesgo y será imprescindible el uso
de los equipos de protección oportunos.

La zona templada será la franja comprendida entre el límite de la zona caliente y el límite de
la zona fría, donde por las circunstancias y factores que rodean al siniestro (orografía,
condiciones meteorológicas) existe un riesgo potencial y por ello todo el personal que allí se
encuentre deberá tener posibilidad de utilizar la protección adecuada al riesgo existente en
zona caliente.
EQUIPO INTERVENCIÓN
EQUIPO DESCONTAMINACIÓN
CONTROL
ENTRADA
CONDUCTORES
SALIDA
DESCONTAMINACIÓN
ZONA CALIENTE
ZONA TEMPLADA
ZONA FRIA
P.M.A
SINIESTRO
50m.
100 m
VIENTO
V< 2 m/s
V> 2 m/s
EQUIPO S.O.S.
MANDO
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 35

Identificados él o los productos implicados, comprobada y evaluada la información,
circunstancias y factores del lugar del siniestro, serán de aplicación las distancias establecidas
en las fichas de intervención aprobadas por la Orden del Ministerio de Interior de 21 de
septiembre de 1999.

Previamente a la identificación e información adecuada, en siniestros en espacios abiertos se
mantendrán a favor del viento 50 metros hasta el lugar del siniestro como zona caliente y 100
metros como zona templada hasta la fría, sin perjuicio de lo expuesto anteriormente. En el
caso de siniestros en recintos cerrados, la zona caliente será el recinto donde se haya
producido el atentado. La zona templada la estableceremos a partir de la puerta del recinto. La
zona fría será el exterior o vía pública.

Además se adjunta como ANEXO I una tabla de distancias con texto explicativo donde
constan los principales gases de guerra y que pueden utilizarse, una vez identificado el
producto, como recomendaciones complementarias, al igual que los datos fisicoquímicos
indicados en el anexo III. También se adjunta como ANEXO II, los procedimientos a emplear
para la identificación del producto utilizado.

4.2.4.3 INTERVENCIÓN

La intervención se efectuará en función de los posibles escenarios planteados en los
apartados anteriores, siendo posible que el mayor requerimiento de la actuación sea la
presencia de un considerable número de víctimas.

Ante la presencia de víctimas en la zona caliente, se procederá a trasladarlas a la zona
templada (junto a la estación de descontaminación) priorizando a aquellas en las que se
observe claramente que permanecen vivas. Se realizará su descontaminación y se pondrán a
disposición de las fuerzas del orden (Director del PMA), para su filiación y control sanitario.

A continuación se resume en una tabla las principales funciones de los servicios de
salvamento en este tipo de intervenciones.
















DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 36
PAPEL DE LOS PRINCIPALES SERVICIOS DE SALVAMENTO

SERVICIO EN LA
LLAMADA
EN EL LUGAR PROTECCIÓN OTRAS ACCIONES
Policía y
guardia
civil
Balizaje zona
contaminada.
Hacer respetar las
consignas de
seguridad.
Despejar ejes de
evacuación.
Identificación de
víctimas.
Equipamiento
completo de
protección.



Equipamiento
habitual.
Información y
participación en
la búsqueda
de víctimas que
han dejado el
lugar.
Bomberos Reconocimiento de
la zona contaminada
(detección).
Extracción de
víctimas.
Descontaminación.
Primeros auxilios.
Equipo
completo de
protección.



Equipo de
detección
Idem+informar a
las autoridades
sobre las
medidas de
seguridad a
tomar.
Servicio
médico de
urgencia.

Identifica-
ción


rápida


de un


atentado


colectivo


con armas


químicas
Eventualmente
coordinar la
recogida de
víctimas.
Participación en las
descontaminación.
Cuidados de
urgencia en el
puesto médico.
Equipamiento
completo.
Traslado.



Equipamiento
normal.












D
e
s
c
o
n
t
a
m
i
n
a
c
i
ó
n



d
e



m
a
t
e
r
i
a
l
e
s



y



e
q
u
i
p
o
s

Informar a las
autoridades sobre
medidas
sanitarias.

Enlace con los
hospitales de
acogida.


4.2.4.4 DESCONTAMINACIÓN
Se instalará una estación de descontaminación en la zona templada en la que se dispondrá al
menos de:

 Cinta señalización
 Contenedores estancos, bidones de plástico o bolsas industriales reforzadas de
plástico con cierre para almacenar los residuos, equipos y prendas contaminadas
 Cubeta de lavado para descontaminación. Lámina de plástico de alta densidad
 Tres Rociadores manuales de 8 a 12 litros de capacidad:
- Uno con disolución jabonosa aproximadamente al 1% (100 c.c. de
jabón natural, alcalino, en unos 10 litros de agua)
- Otros dos con agua para enjuagado inicial y arrastre final.
 Cepillos de cerdas suaves
 Medidor del PH (papel PH o medidores específicos)
 Etiquetas adhesivas para identificación de material posiblemente contaminado.
 Mantas y/o monos de algodón para las víctimas descontaminadas

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 37
Aparte de balizar la zona de descontaminación, se cubrirá con la lámina de plástico incluido la
cubeta de lavado.

Lo anterior se considera suficiente si no se dispone de sistemas específicos comercializados
para estaciones de descontaminación con duchas y recogida de residuos.

Criterios generales para la descontaminación

El procedimiento de descontaminación para tóxicos de guerra, es similar a los empleados para
las actuaciones frente a incidentes con riesgo químico, de hecho algunos de dichos tóxicos de
guerra se emplean en procesos industriales y es habitual su transporte (fosgeno, cloro,...). No
obstante a continuación se expone una tabla con los procesos generales de descontaminación
física y química a emplear con algunos agentes o tóxicos de guerra más complejos.

DESCONT. FÍSICA DESCONTAMINACIÓN QUÍMICA
TIPO DE AGENTE AGENTE Agua y arrastre
mecánico
Material
absorbente
Lavado con
agua y jabón
Oxidación con
Hipoclorito
Hidrólisis con
hipoclorito
GAS VESICANTE HD Gas Mostaza
GA Gas Tabún
GB Gas Sarín
GD Gas Soman
GF G. Ciclosarín
GAS NERVIOSO
Gas VX


Descontaminación del personal operativo

En la cubeta de lavado, se procederá a descontaminar a los operantes, primero con agua
pulverizada a poca presión mediante un equipo pulverizador manual o ducha a poca presión,
evitando producir salpicaduras, con la finalidad de arrastrar y no esparcir los posibles
residuos de agentes químicos adheridos al Equipo de Protección Personal. Después se rociará
la disolución jabonosa (con pulverizador o ducha a poca presión), se frotará con cepillos y se
enjuagará con el pulverizador de agua. Se controlará si la descontamiación ha sido
adecuadamente realizada con papel PH o medidor específico, comprobando si el valor del PH
es próximo a 7, en diversos lugares del equipo de protección personal (axilas, entrepierna,
espalda...). En el supuesto de que siga existiendo contaminación, se repetirán los pasos
anteriores.

Después de haber rociado a los operantes, los bomberos que constituyen el equipo de
descontaminación procederán a descontaminarse mutuamente siguiendo el mismo proceso.

Se procederá a recoger y retirar las aguas residuales procedentes de la descontaminación de
los Equipos de Protección Personal en los bidones de plástico, para su posterior tratamiento.

Se procederá a la retirada del Equipo de Protección Personal, desde la parte superior “cabeza”
hacia la parte inferior “pies”, recogiéndose en sacos ó bolsas de plástico industriales y
contenedor, para su posterior tratamiento. La lámina de plástico también se colocará en una
bolsa.

Se recomienda que todo el personal actuante se duche con abundante agua y jabón, una vez en
el Parque.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 38

Todo material y bultos recogidos en bolsas o contenedores, susceptibles de estar
contaminados, se identificarán con etiquetas adhesivas indicando al menos lugar, fecha y
número de actuación.

Descontaminación del personal no operativo

Los afectados en la zona caliente, deberán desvestirse previamente y colocar sus objetos
personales y la ropa en una bolsa de polietileno de alta densidad. Esta bolsa se precintará y se
introducirá la filiación del afectado. Posteriormente se seguirán los mismos pasos que para el
personal operativo. Al final se les facilitará mantas o monos de algodón.

4.2.4.5 EQUIPOS DE PROTECCIÓN PERSONAL

Personal de intervención en la zona caliente

 EPI ( Equipos de Protección Individual)
Traje de protección integral, con la parte posterior amplia para alojar el Equipo de
Respiración Autónomo. Es un EPI de categoría III, certificación CE, norma prEN
943-2, hermético a gases, clasificación tipo 1AET.
ERA, equipo de protección respiratoria, EPI de categoría III, certificación CE,
normas: EN137, “equipo autónomo de circuito abierto”, EN 136-10 ”máscara para
usos especiales bomberos”, EN 148-3 “conexión regulador presión positiva”·

Casco, EPI de categoría III, certificación CE, norma EN 443 “cascos para
bomberos”.

Bota profesional de bombero, EPI de categoría III, certificación CE, norma N 345-2,
tipo II caucho.

Personal de descontaminación en la zona templada

 EPI ( Equipos de Protección Individual)
Traje de protección integral con pantalla PVC, la parte posterior amplia para alojar
el Equipo de Respiración Autónomo y elásticos en puños.. Es un EPI de categoría III,
con certificación CE, norma prEN 466-2, hermético frente a líquidos, clasificación
tipo 3ET.
ERA, Equipo de protección respiratoria, EPI de categoría III, certificación CE,
normas: EN137, “equipo autónomo de circuito abierto”, EN 136-10 ”máscara para
usos especiales bomberos”, EN 148-3 “conexión regulador presión positiva”.

Casco, EPI de categoria III, certificación CE, norma EN 443 “cascos para
bomberos”.

Bota profesional de bombero, EPI de categoría III, certificación CE, norma EN 345-
2, tipo II caucho.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 39
Guantes. EPI de categoría III. Certificación CE, Norma EN 374 contra productos
químicos y microorganismos. Clasificación de 1 a 6 en función del tiempo de
permeación del producto. Norma EN 388 contra riesgos mecánicos (Clasificación
según niveles de protección: perforación, desgarro, corte y abrasión). Norma EN 420
requisitos generales de los guantes.

Cinta adhesiva. Resistente a productos químicos. Utilizada para proporcionar una
protección extra en las juntas, uniones y cierres de guantes, botas, etc.


Personal con funciones de reconocimiento, balizamiento y control

 EPI ( Equipos de Protección Individual)
ERA, Equipo de protección respiratoria, EPI de categoría III, certificación CE,
normas: EN137, “equipo autónomo de circuito abierto”, EN 136-10 ”máscara para
usos especiales bomberos”, EN 148-3 “conexión regulador presión positiva”.

Casco, EPI de categoria III, certificación CE, norma EN 443 “cascos para
bomberos”.

Sotocasco, EPI de categoría II, Certificación CE, norma EN 533 “expansión llama
limitada”.

Chaquetón-Pantalón de intervención, EPI de categoria III, certificación CE, norma
EN 469 “prendas de intervención bomberos”.

Guantes, EPI de categoría III, certificación CE, norma EN 659 “guantes para
bomberos”.

Bota profesional de bombero, EPI de categoría III, certificación CE, norma EN 345-
2, tipo II caucho.









DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 40
BIBLIOGRAFÍA
- First responder Chem-Bio Handbook. Tempest Publishing. (http//:www.chem-
bio.com)
- Response Guidelines for NBCE Incidents. RÄDDNINGSVERKET. Swedish
Rescue Services Agency
- Curso básico de actuación en emergencias con riesgo biológico y químico.
Generalitat Valenciana. Consellería de Justicia i Adminstracions Públiques.
Direcció General d’Interior. SOS Logistic
- Sistemática de actuación frente a riesgos químicos por actos terroristas. SPEIS
Comunidad Valenciana
- Análisis y reducción de riesgo en la industria Quimica. J.M Santamaría
Ramiro, P.A. Braña Aísa. Fundación MAPFRE.
- Chem-Bio Frequently Asked Questions. Guide to better understanding
chem..bio
- Guidelines for Mass Casualty Decontamination During a Terrorist Chemical
Agent Incident. Prepared by: U.S. Army Soldier and Biological Chemical
Command (SBCCOM)
- Law Enforcement Officers Guide for Responding to Chemical Terrorist
Incidents. Prepared by: U.S. Army Soldier and Biological Chemical Command
(SBCCOM)
- General Guidelines for Protection of the Civilian Population against CBRN
risk. Project group whit participants from Finland, Sweeden and Norway
- Treatment of chemical agent casualties and conventional military chemical
injuries. HQDA (DASG-HCD), 5109 Leesburg Pike, Falls Church, VA 22041-
3258
- Guerra química biológica. Una iniciativa del MCYT y del CSIC.
www.portaltecnociencia.es/especiales/guerraquimica
- Dificultades de los servicios de bomberos frente a actos terroristas con armas
químicas. Manuel Alonso Herrerías. Emergencia 112. nº 57. Abril 2005
- Guide d’intervention face au risque Chimique. Federation Nacionale des
sapeurs Pompiers Français
- Ypres 22 avril 1915. Le premier attaque aux gaz. Yves Buffetaut.
Collection :Un jour de la grand guerre
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 41
EMERGENCIAS EN PRESENCIA DE SUSTANCIAS
RADIACTIVAS. CLASES, PELIGROSIDAD Y
MEDICION. TECNICAS Y PROCEDIMIENTOS DE
INTERVENCION. RIESGO NUCLEAR (MANUEL
ALONSO)

1. INTRODUCCIÓN
En el presente tema, vamos a estudiar diferentes técnicas y procedimientos de
intervención con presencia de riesgo radiológico. A lo largo del texto intentaremos ofrecer
una información suficiente que permita gestionar emergencias de este tipo, al menos durante
las primeras horas de intervención.
Generalmente, el personal encargado de dar la primera respuesta a este tipo de
emergencia no es necesariamente especialista en riesgo radiológico. Sin embargo, su
actuación durante estos momentos iniciales puede resultar determinante. A veces, tan
importante es saber lo que debemos como lo que no debemos hacer. Acciones tan sencillas
como establecer unas distancias de seguridad que determinen las zonas de intervención y la
zona segura, o decidir un nivel de protección apropiado para los intervinientes pueden limitar
o reducir las consecuencias negativas de este tipo de emergencias.
Una primera respuesta de calidad facilitará el trabajo de los especialistas que puedan
intervenir en una segunda fase, con formación, materiales y equipos específicos. Además,
para dar esta primera respuesta no es necesaria una gran especialización. Basta con conocer
unos conceptos básicos sobre protección radiológica y saber aplicar sobre el terreno los
procedimientos de intervención apropiados previamente establecidos.
El texto lo vamos a dividir en dos partes claramente diferenciadas. Por una lado, los
conceptos básicos que nos permitirán aplicar correctamente unas guías de intervención. Por
otro lado, las propias guías de intervención. El objetivo no es convertirnos en expertos en
riesgo radiológico sino adquirir el nivel de conocimientos necesarios para gestionar una
emergencia de este tipo de modo eficaz y seguro.

2. CONCEPTOS BÁSICOS
2.1 DEFINICIÓN DE RADIACIÓN IONIZANTE
La radiación es un fenómeno, artificial o natural, según el cual determinados cuerpos
emiten energía mediante ondas electromagnéticas o mediante partículas.
Básicamente, las radiaciones las podemos dividir en dos grupos: ionizantes y no
ionizantes.
Definimos radiación ionizante como toda aquella radiación - partículas o fotones - cuya
energía es superior a la energía de enlace de los electrones menos unidos de los átomos que
constituyen la materia viva - C, H, O, N
E
RI >
12,4 eV

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 42
2.2 TIPOS DE RADIACIONES IONIZANTES
2. 2. 1 LAS RADIACIONES o
Son núcleos de helio procedentes de la desintegración de un elemento. Para la escala a
la que nos movemos cuando hablamos de radiactividad, estamos refiriéndonos a partículas de
enorme tamaño. Su capacidad de penetración es prácticamente nula y en el aire solo alcanzan
unos 5 centímetros.
Las partículas alfa producen una ionización específica muy elevada, es decir, pierden
la totalidad de su energía en un recorrido muy breve, resultando por tanto un poder de
penetración muy escaso. Al tratarse de partículas cargadas, las partículas alfa pierden su
energía fundamentalmente mediante la ionización del medio con el que interaccionan.
Estas partículas no presentan riesgos importantes en irradiación externa, salvo que se
deposite sobre la piel como contaminación. Sin embargo en el caso de contaminación interna,
es decir cuando el material radiactivo alcanza el interior del organismo, los emisores alfa
presentan las situaciones de riesgo más elevado debido a su elevada ionización específica.
Dada su enorme masa llevan una gran cantidad de energía y si llegan a tener contacto con
tejidos vivos, causan mucho más daño que ningún otro tipo de radiación. Por otra parte, su
falta de capacidad de penetración los hace indetectables por los aparatos de medida que
normalmente usamos, ya que no pueden penetrar en dosímetros y radiámetros, salvo que estén
provistos de sondas específicas para este tipo de radiaciones.

2. 2. 2 LAS RADIACIONES þ
Generada por la desintegración de núcleos que presentan un desajuste en la relación
protones/neutrones. Consiste en la emisión de partículas cargadas constituidas por electrones,
resultantes de la transformación de un neutrón en protón. Existe otro tipo de emisión beta,
menos común, que se produce cuando un protón se transforma en un neutrón, emitiendo una
partícula similar al electrón pero positiva, a la que se denomina positrón.
La masa de un electrón es unas 7.200 veces más pequeña que la de un átomo de helio,
por lo que la energía de una radiación þ es mucho menor que la de una o y su capacidad de
penetración mucho mayor, sin llegar a ser excesivamente grande; unos metros en el mejor de
los casos. Una hoja de aluminio de unos milímetros es blindaje suficiente para pararla.
De forma paralela a las radiaciones o, su detección por los aparatos de medida habitualmente
usados es difícil, salvo que se disponga de sondas adecuadas. Pero a diferencia de ellas sí es
normal encontrar fuentes þ no encapsuladas en hospitales, donde se usan como elementos
trazadores y en radioterapia, por lo que existe el peligro de contaminación radiactiva.

2. 2. 3 LAS RADIACIONES y
Son ondas electromagnéticas de naturaleza análoga a la luz pero de mayor energía. Su
frecuencia es aún más alta que la de los rayos X y su capacidad de penetración es por tanto
mayor.
Tienen aplicación en radioterapia, son las que producen las bombas de cobalto, los
medidores de nivel, los aparatos de gammagrafía y en tratamientos de medicina nuclear. Salvo
en este último caso las fuentes y suelen ser encapsuladas.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 43
La mera exposición a las radiaciones y no nos contamina.
Las radiaciones o y þ cuando interaccionan con la materia producen ciertas cantidades
de radiación y, por lo que esta radiación la encontraremos en cualquier tipo de fuente.

2. 2. 4 LOS RAYOS X

Son radiaciones electromagnéticas (como la luz o las ondas de radio) de frecuencia
muy alta y por tanto pequeña longitud de onda. Son lo suficientemente pequeñas como para
poder atravesar huecos entre átomos y dentro de átomos, con lo que las usamos para “ver” el
interior de los objetos que la luz no puede atravesar y hacer lo que llamamos radiografías.
Los producimos con lámparas. Con estas lámparas ocurre como con las bombillas,
cuando están apagadas no emiten nada. Las lámparas de rayos X sólo se encienden en el
momento de realizar una radiografía y se tienen encendidas durante cortos espacios de
tiempo.

2. 2. 5 LAS RADIACIONES DE NEUTRONES
Consiste en la emisión de neutrones, bien por fisión espontánea de los átomos del
material presente o bien por fisión de inducción externa.
Las fuentes de neutrones son muy raras, se usan como iniciadoras de reacciones
nucleares y para crear fuentes radiactivas.
Normalmente sólo se encuentran en centrales o laboratorios nucleares.

RADIACIONES
NO IONIZANTES IONIZANTES
Electromagnéticas
hv< 12.4 eV
i> 0.1 µm
Electromagnéticas
hv >12.4 eV
i< 0.1 µm
Partículas
No cargadas Cargadas
Ligeras Pesadas

UV –visible- IR
microondas, radio

Fotones, X, y
neutrones þ
+
þ
-
o p
+

2.3 DOSIMETRÍA
Los efectos dañinos de la radiación ionizante en un organismo vivo se deben en
primera instancia a la energía absorbida por las células y los tejidos que lo forman. Esta
energía absorbida principalmente a través de los mecanismos de ionización y excitación
atómica, produce descomposición química de las moléculas presentes.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 44
Para poder medir y comparar las energías absorbidas por el tejido en diferentes
condiciones ha sido necesario definir ciertos conceptos ( de exposición, de dosis absorbida, de
dosis equivalente), así como las unidades correspondientes. Estas definiciones y unidades han
ido evolucionando a medida que se ha tenido mayor conocimiento de la radiación.
La Comisión Internacional de Unidades de Radiación ( CIUR) se ha abocado a la tarea
de definir un sistema de unidades aceptado internacionalmente, y de empleo rutinario en la
Comisión Internacional de Protección Radiológica ( CIPR). Estas unidades en el sistema
internacional (S.I.) incluyen el Becquerel, el Gray y el Sievert, y su definición se basa en el
sistema MKS. Vienen a substituir al Curie, al rad y al rem, que son unidades tradicionales. La
transición de un sistema de unidades al otro ha sido lenta, por lo que es frecuente encontrar las
antiguas unidades en los textos, en los medidores de radiación y en el uso cotidiano.
EXPOSICIÓN (EL ROENTGEN)
La exposición es una medida de la ionización producida por una radiación; su unidad
es el Roentgen. Un Roentgen (R) es la exposición (X o gamma) recibida por un kilogramo de
aire en condiciones estándar de presión y temperatura (CSPT) si se produce un número de
pares de iones equivalente a 2.58 x10
- 4
Coulombs. Como la carga de un ion es 1.602 x 10
-19

Coulombs, esto equivale a que se produzcan 1.61 x 10
15
pares de iones/ kilogramo de aire. En
resumen,
1 R = 2.58 X 10
-4
Coulombs/ kg de aire en CSPT,
1 R = 1.61 X 10
15
pares de iones/ kg de aire en CSPT.
Esta definición es totalmente equivalente a la antigua, en que se tomaba 0.001293
gramos (1 cm³ de aire en vez de un kilogramo, y una unidad electrostática de carga en vez de
un Coulomb).
Del número de iones producidos en aire por un Roentgen se puede calcular la energía
empleada, si se recuerda que la energía necesaria para cada ionización del aire es de 34 eV,
equivalente a 5.4 x10
-18
joules (J). Resulta ser:
1 R = 0.00869 J/ kg de aire.
Como en tejido la energía de ionización es diferente que en aire,
1 R = 0.0096 J/ kg de tejido.
DOSIS ABSORBIDA (EL GRAY Y EL RAD)
En vista de que el Roentgen deposita diferentes cantidades de energía según el
material que recibe la exposición, resulta más cómodo definir un nuevo concepto, la dosis
absorbida (D), como la energía depositada por unidad de masa, independientemente de qué
material se trate.
En el S.I. la unidad de dosis absorbida es el Gray (Gy), definido como sigue:
1 Gy = 1 J/ kg.
La unidad antigua de dosis absorbida es el rad, definido como:
1 rad = 0.01 J/ kg.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 45
Como se puede ver: 1 rad = 0.01 Gy = 1 cGy. Nótese también que un Roentgen
deposita en tejido una dosis de 0.96 rad, casi un rad, por lo que con frecuencia estas dos
unidades se confunden.
DOSIS EQUIVALENTE (EL SIEVERT Y EL REM)
Aunque todas las radiaciones ionizantes son capaces de producir efectos biológicos
similares, una cierta dosis absorbida puede producir efectos de magnitudes distintas, según el
tipo de radiación de que se trate. Esta diferencia de comportamiento ha llevado a definir una
cantidad llamada factor de calidad o factor de ponderación de la radiación (W
R
) para cada tipo
de radiación.
Se seleccionó arbitrariamente W
R
= 1 para rayos X y gamma, y para las otras
radiaciones los valores dados en la tabla inferior. W
R
es una medida de los efectos biológicos
producidos por las distintas radiaciones, comparados con los producidos por los rayos X y
gamma, para una dosis absorbida dada. Así, por ejemplo, un Gray de partículas alfa produce
efectos biológicos 20 veces más severos que un Gray de rayos X (según los valores de la tabla
inferior). W
R
depende de la densidad de ionización de las diferentes radiaciones. La dosis
equivalente es un nuevo concepto que se definió tomando en cuenta el factor de calidad. Es
igual a la dosis absorbida multiplicada por el factor de calidad. La unidad de dosis equivalente
en el S.I. es el Sievert (Sv), definido como:
1 SV= 1 G x W
R

La unidad antigua es el rem, con 1 rem = 1 rad x W
R
. Nótese que 1 rem = 0.01 Sv = 1
cSv.
Tipo de radiación
Intervalo de
energía
W
R

Fotones todas las energías 1
Electrones todas las energías 1
Neutrones < 10 KeV
10 KeV a 100 KeV
100 KeV a 2 MeV
2 MeV a 20 MeV
> 20 MeV
5
10
20
10
5
Partículas alfa 20

TASA DE DOSIS
Las unidades de dosis absorbida y dosis equivalente expresan la cantidad total de
radiación recibida. Sin embargo, para controlar los riesgos por radiación también es necesario
conocer la rapidez (razón o tasa) a la cual se recibe la dosis. Para conocer la tasa de dosis
(D/t), se divide la dosis recibida (D) entre el intervalo de tiempo (t) correspondiente. La dosis
total recibida es igual a la tasa de dosis multiplicada por el tiempo de exposición.
D= (D/T) t.
Por ejemplo, si una fuente radiactiva produce a una cierta distancia una razón de dosis
de 1 mrem/ hr y una persona permanece en esa posición durante 8 horas, entonces recibirá una
dosis total de 8 mrem.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 46
2.4 DETECCIÓN
Puesto que la radiación ionizante en general no es perceptible por los sentidos, es
necesario valerse de instrumentos apropiados para detectar su presencia. Asimismo, interesan
su intensidad, su energía, o cualquier otra propiedad que ayude a evaluar sus efectos. Se han
desarrollado muchos tipos de detectores de radiación, algunos de los cuales se van a describir
aquí. Cada clase de detector es sensible a cierto tipo de radiación y a cierto intervalo de
energía. Así pues, es de primordial importancia seleccionar el detector adecuado a la radiación
que se desea medir. El no hacerlo puede conducir a errores graves.
El diseño de los detectores está basado en el conocimiento de la interacción de las
radiaciones con la materia. Como ya sabemos, las radiaciones depositan energía en los
materiales, principalmente a través de la ionización y excitación de sus átomos. Además,
puede haber emisión de luz, cambio de temperatura, o efectos químicos, todo lo cual puede
ser un indicador de la presencia de radiación. Se van a describir los detectores más comunes
en las aplicaciones de la radiación, como son los de ionización de gas y los de centelleo.
DETECTORES DE IONIZACIÓN DE GAS
Como su nombre lo indica, estos detectores constan de un gas encerrado en un recipiente de
paredes tan delgadas como sea posible para no interferir con la radiación que llega. Los iones
positivos y negativos, producidos por la radiación dentro del gas, se recogen directamente en
un par de electrodos a los que se aplica un alto voltaje.
La corriente eléctrica así inducida, en general es en forma de pulsos de corta duración;
estos pulsos son contados directamente, o activan un medidor de corriente, o pueden ser
conectados a una alarma sonora. Esta medida de ionización puede transformarse directamente
a unidades de exposición (Roetgens).






Funcionamiento de un detector gaseoso. Los iones y
electrones producidos en el gas por la radiación son
recogidos en el ánodo y el cátodo.
Debido a la baja densidad de un gas (comparado con un sólido), los detectores
gaseosos tienen baja eficiencia para detectar rayos X o gamma (típicamente del orden de 1%)
pero detectan prácticamente todas las alfas o betas que logran traspasar las paredes del
recipiente. En un detector gaseoso puede usarse cualquier gas (incluso aire). Normalmente se
usa una mezcla de un gas con un gas orgánico; el primero ayuda a impedir la degradación y el
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 47
segundo cede fácilmente electrones para recuperar las condiciones iniciales después de una
descarga. Cada gas tiene diferente potencial de ionización (energía necesaria para producir
una ionización); para las mezclas más comunes éste es de alrededor de 34 eV.
La geometría más usada para contadores gaseosos es de un cilindro metálico con un
alambre central. Se aplica un alto voltaje positivo al alambre, convirtiéndose éste en ánodo y
el cilindro en cátodo. Entonces los electrones se dirigen al alambre y los iones positivos al
cilindro. La velocidad de los electrones es mayor que la de los iones.
Cuando una radiación produce un cierto número de pares de iones, éstos se dirigen a
los electrodos correspondientes gracias a la aplicación de un alto voltaje. Sin el alto voltaje
apropiado, el detector no funciona o puede dar lecturas erróneas. En su trayecto hacia los
electrodos, los iones y electrones son acelerados por el campo eléctrico, y pueden a su vez
producir nuevas ionizaciones, o bien pueden recombinarse (neutralizarse). La magnitud de
estos efectos depende del tipo de gas, del voltaje aplicado y del tamaño del detector. Los
diferentes detectores gaseosos (cámara de ionización, proporcionales y Geiger-Müller) se
distinguen por su operación en diferentes regiones de voltaje. La figura inferior muestra estas
regiones para un detector típico; se grafica el número de iones colectados en los electrodos
contra el voltaje aplicado, para partículas alfa y beta respectivamente.







Regiones de operación de un detector gaseoso.
En la región I el voltaje es tan bajo que la velocidad que adquieren los iones y
electrones es pequeña, dando lugar a una alta probabilidad de que se recombinen. Por el
peligro de perder información, esta región normalmente no se usa.
En la región de voltaje II, el número de iones colectados no cambia si se aumenta el
voltaje. Se recogen en los electrodos esencialmente todos los iones primarios; es decir, no hay
ni recombinación ni ionización secundaria. Por esta razón, el tamaño del pulso depende de la
ionización primaria y, por lo tanto, de la energía depositada por cada radiación. Se llama
región de cámara de ionización y se usa para medir la energía de la radiación, además de
indicar su presencia. En general, la corriente generada en estas cámaras es tan pequeña que se
requiere de un circuito electrónico amplificador muy sensible para medirla.
En la región III, llamada proporcional, la carga colectada aumenta al incrementarse el
voltaje. Esto se debe a que los iones iniciales (primarios) se aceleran dentro del campo
eléctrico pudiendo, a su vez, crear nuevos pares de iones. Si uno sube el voltaje, la producción
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 48
cada vez mayor de ionización secundaria da lugar a un efecto de multiplicación. Los pulsos
producidos son mayores que en la región anterior, pero se conserva la dependencia en la
energía de las radiaciones.
Aumentando aún más el voltaje, se llega a la región IV, llamada de proporcionalidad
limitada, que por su inestabilidad es poco útil en la práctica. Si sigue aumentándose el voltaje,
se llega a la región V, llamada Geiger-Müller En esta región la ionización secundaria y la
multiplicación son tan intensas que se logra una verdadera avalancha de cargas en cada pulso.
Los pulsos son grandes por la gran cantidad de iones colectados, pero se pierde la
dependencia en la ionización primaria.






Avalanchas producidas en un detector Geiger-Müller.
Los detectores Geiger-Müller (o sencillamente contadores Geiger) que operan en esta
región son indicadores de la presencia de radiación, pero no pueden medir su energía. Son los
más usados porque son fáciles de utilizar, soportan trabajo pesado, son de construcción
sencilla y se pueden incorporar a un monitor portátil. Generalmente operan con voltaje de
alrededor de 700 a 800 volts, pero esto puede variar según el diseño de cada detector.
Si se incrementa el voltaje aún más, se obtiene una descarga continua (región VI), no
útil para conteo.
CALIBRACIÓN DE DETECTORES
No todas las radiaciones que llegan a un detector producen un pulso. La eficiencia de
un detector está dada por la relación entre el número de radiaciones que cuenta y el número
que le llegó. Una eficiencia de 100% implica que todas las radiaciones que llegan son
detectadas. En cambio una eficiencia de 1%, por ejemplo, significa que de cada 100
radiaciones que recibe, cuenta sólo una. Es importante conocer la eficiencia de cualquier
detector (calibrarlo) para tomarla en cuenta al calcular la dosis recibida.
Hay varias circunstancias que afectan la eficiencia de un detector. Una de ellas es el
tipo y la energía de la radiación. Las eficiencias relativas de un detector para alfas, betas,
gammas o neutrones son muy diferentes, debido a los diferentes mecanismos de interacción
de cada uno de ellos con materia (ya sea el material del detector o de su envoltura).
Consideremos la eficiencia de un contador Geiger para radiación externa. Las partículas alfa
no logran traspasar las paredes del recipiente, así que su eficiencia es cero. Las betas, en
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 49
cambio, serán contadas en la medida en que puedan atravesar las paredes del recipiente; si
éstas son delgadas podrá detectar la mayoría que le lleguen. Los rayos X y gamma en general
pueden atravesar las paredes, pero la probabilidad de que ionicen el gas es pequeña por su
baja densidad; sin embargo, esto no impide su uso en términos generales. Para detectar
neutrones los contadores Geiger convencionales no sirven.
La energía de las radiaciones incidentes es otro parámetro que afecta la eficiencia de
un detector. Para empezar, la energía de partículas alfa o beta determina si éstas son capaces
de cruzar la envoltura y ser contadas. En el caso de rayos X o gamma, el poder de ionización
depende del coeficiente de absorción para cada uno de los tres efectos (fotoeléctrico,
Compton o pares). Como ya se vio, éste depende de la energía de los fotones, y en general es
muy grande para bajas energías, así que es de esperarse que los contadores en general tengan
mayor eficiencia con bajas energías de rayos X o gamma.
El material del detector afecta su eficiencia, principalmente por su densidad. Los
detectores sólidos son más eficientes que los gaseosos porque hay más materia que ionizar.
Además, en los gaseosos la presión del gas determina la eficiencia. También el tamaño de un
detector es determinante para su eficiencia, porque en un detector grande hay más materia que
ionizar, además de que es más difícil que la radiación se escape.
El efecto producido en el detector y la manera como éste se pone en evidencia son
importantes para su eficiencia. El efecto puede ser ionización (como en los detectores
gaseosos), producción de luz, excitación atómica o reacción química. Cualquiera que sea el
efecto en un detector dado, éste se tiene que medir de alguna manera. Si es ionización, se
puede medir con un circuito electrónico apropiado. Si es destello luminoso, se necesita una
celda fotoeléctrica sensible. Si es reacción química, se identifica el nuevo compuesto, por
ejemplo, por su cambio de color.
Finalmente, el aparato asociado desempeña un papel importante, por ejemplo, el
circuito electrónico y el indicador de corriente en los detectores gaseosos. El acoplamiento
eléctrico del detector al circuito, el nivel de discriminación para eliminar ruido electrónico,
los valores y la precisión de los voltajes empleados, la magnitud de amplificación de los
pulsos, la sensibilidad del indicador de carátula, la precisión de las escalas del indicador, son
factores que afectan la eficiencia de conteo. Además, es importante señalar que la eficiencia
debe referirse a la combinación detector-circuito-indicador, y no sólo a una parte.
Los monitores de radiación y los dosímetros dan lecturas en unidades de exposición,
de dosis absorbida o de dosis equivalente. Los pulsos que produce el detector se tienen que
transformar a estas unidades. Lo mismo puede decirse del ennegrecimiento de una película o
del cambio de color de una solución. Siempre hay lugar a error en las lecturas debido a los
procesos descritos. Los fabricantes generalmente calibran sus aparatos por comparación con
fuentes de características conocidas (patrones), y recomiendan cómo se deben usar y cómo se
pueden garantizar lecturas correctas. Además, algunas de sus características van cambiando
con el tiempo, así que se deben verificar de cuando en cuando.
DETECTORES DE CENTELLEO
Existen muchos otros tipos de detector de radiación que no operan con la ionización de
un gas. Uno de los más empleados es el llamado detector de centelleo. En él se aprovecha el
hecho de que la radiación produce pequeños destellos luminosos en ciertos sólidos. Esta luz
se recoge y transforma en un pulso eléctrico.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 50
Los detectores de centelleo tienen algunas ventajas sobre los de gas. En primer lugar, un
sólido, por su mayor densidad, es más eficiente en detener la radiación que un gas. Por lo
tanto la eficiencia de un detector de centelleo es muy superior a la de uno de gas,
especialmente para rayos gamma. En segundo lugar, el proceso de luminiscencia, o sea la
absorción de radiación y la posterior emisión de luz, es muy rápido, disminuyendo el tiempo
muerto.
El material que produce el destello se llama cristal de centelleo. Se selecciona para que
tenga una alta eficiencia en absorber radiación ionizante y emitir luz (luminiscencia). Debe
ser transparente para poder transmitir la luz producida, y debe estar a oscuras para que la luz
ambiental no le afecte.

DOSÍMETROS PERSONALES
El personal expuesto normalmente a radiaciones requiere de la medida habitual de la
dosis recibida y de un seguimiento de la dosis acumulada en un lapso dado. Para esto se
acostumbra usar dosímetros personales, que son dispositivos sensibles a la radiación pero que
por su tamaño y peso pueden ser portados individualmente con comodidad, ya sea en el
bolsillo o asidos a la ropa con una pinza. Los más comúnmente empleados son los de película
fotográfica, las cámaras de ionización de bolsillo y los termoluminiscentes.
Los dosímetros de película aprovechan el hecho bien conocido de que la radiación
vela las películas fotográficas, como sucede en las radiografías. Cuando se revela la película
aparecen los granos de plata metálica. El oscurecimiento se mide después con un
densitómetro óptico, que mide la transmisión de luz, y de allí se deduce la dosis recibida.







Dosímetros de bolsillo. (a) Película fotográfica. (b) Cámara de ionización.
Como el oscurecimiento depende también del tipo y de la energía de la radiación
recibida, en el portadosímetro, que generalmente es un receptáculo de plástico, se incluyen
filtros en forma de pequeñas placas de elementos absorbedores de radiación, como plomo,
cadmio, cobre o aluminio. Del ennegrecimiento relativo de las zonas con filtro y sin filtro se
puede deducir algo sobre estas cantidades. Los dosímetros de película son de bajo costo,
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 51
sencillos de usar y resistentes al uso diario. Son sensibles a la luz y a la humedad. Permiten
tener un registro permanente de la dosis acumulada, generalmente en periodos de un mes.
Como la información sobre la dosis se recibe un tiempo después de recibida la exposición,
son útiles especialmente para llevar el historial de exposición del personal. Sólo se pueden
usar una vez. No se pueden medir con confianza dosis menores a 20 mrem.
Otro tipo de dosímetro personal que suele usarse es la cámara de ionización de
bolsillo. Estos son dispositivos del tamaño de un lapicero que contienen una pequeña cámara
de ionización en la que el ánodo tiene una sección fija y una móvil, que es una fibra de cuarzo
metalizada. Antes de usarse se conecta momentáneamente a un cargador, en el que se le aplica
un voltaje, y la fibra se separa de la parte fija por repulsión electrostática, quedando lista la
cámara para ser usada. Luego, cada vez que le llega una radiación que produce ionización, los
electrones que llegan al ánodo lo van descargando y la fibra se acerca nuevamente a la parte
fija. El desplazamiento de la fibra depende de la exposición, y se puede observar directamente
con una lente en el otro extremo del dosímetro. Se ve la fibra sobre una escala calibrada en
unidades de exposición; la escala que se usa más frecuentemente va de cero a 200 mR.
Las cámaras de ionización de bolsillo tienen la ventaja de que se puede tener la lectura
de la exposición inmediatamente después de recibirla. En cambio, no son de registro
permanente. Su costo es más alto que el de las películas fotográficas, pero se pueden usar
repetidas veces. Son sensibles a golpes y otros maltratos.
Los dosímetros termoluminiscentes son substancias que al recibir radiación muchos de
los electrones producidos quedan atrapados en niveles de energía de larga vida, generalmente
debidos a defectos en la red cristalina. Cuando posteriormente son calentados estos cristales,
los electrones atrapados vuelven a caer a sus estados originales, al mismo tiempo emitiendo
luz (de allí el nombre de termoluminiscencia). La cantidad de luz emitida es proporcional a la
dosis acumulada desde la última vez que se calentó. Se mide con un fotomultiplicador.
Estos dosímetros son de costo moderado, resistentes y pueden ser usados varias veces.
Son más precisos que los de placa fotográfica, pero se requiere de un equipo especial para
efectuar las lecturas, las cuales no son inmediatas.
Los dosímetros personales, como los otros detectores, tienen limitaciones en cuanto al
tipo de radiación y la energía a que son sensibles. Su sensibilidad es función de los mismos
parámetros mencionados para los detectores en general, y deben ser calibrados junto con los
sistemas que dan las lecturas.
DETECTORES DE NEUTRONES
Como ya se vio previamente, los neutrones en sí no producen ionización en los
materiales, la producen los núcleos a los cuales los neutrones les transmiten energía, ya sea
por dispersión elástica o por reacción nuclear. Por lo tanto, los detectores mencionados hasta
aquí son insensibles a detectar neutrones.
Para que un detector de cualquier tipo sea útil para detectar neutrones, debe ser
diseñado de manera que haya abundantes dispersiones o reacciones nucleares. Entonces se
mide la ionización secundaria producida por los núcleos golpeados. Los neutrones rápidos
generalmente son detectados por las dispersiones que producen; los lentos por las reacciones
nucleares.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 52
Los cristales de centelleo orgánicos (por ejemplo, el antraceno y el estilbeno) son
útiles para detectar neutrones rápidos porque contienen elementos ligeros, en particular
hidrógeno y carbono. Sus núcleos ligeros reciben, al ser golpeados por neutrones, suficiente
energía para ser detectados.
El detector más común de neutrones lentos es un contador proporcional.

2.5 MEDIDAS BÁSICAS DE PROTECCIÓN FRENTE AL RIESGO
RADIOLÓGICO
Las emergencias con presencia de radiaciones ionizantes presentan dos tipos de riesgo
principales: la irradiación y la contaminación.
La irradiación es la exposición de una persona a las radiaciones ionizantes. Sus efectos
son proporcionales a la cantidad de energía procedente de la radiación que haya absorbido el
cuerpo. Una persona o un objeto por estar irradiados no causan daño a quienes mantengan
contacto con ellos.
La protección contra la irradiación se basa en:
- Distancia: Cuanto más alejados nos encontramos del emisor, menor será la
dosis recibida. La cantidad de radiación que recibimos de una fuente es
inversamente proporcional al cuadrado de la distancia. Eso quiere decir que
una fuente que nos irradia con una cantidad X a 1 metro, nos irradia 4 veces
menos a 2 metros y que si nos acercamos a tocarla tendremos que tener en
cuenta que a 1 centímetro nos irradiará 10.000 veces más
- Tiempo: Cuanto más tiempo de exposición, mayor dosis recibida
- Blindaje: Si se interpone entre el emisor y el receptor barreras apropiadas,
reduciremos la dosis recibida
Una persona u objeto se encuentran contaminados cuando es la propia fuente
radiactiva la que entra en contacto con ellos.
Esta persona u objeto sí pueden causar daños y contaminar a su vez a quien entre en
contacto con ellos.
En el caso de las personas la contaminación puede ser:
- Externa: cuando la fuente se ha depositado en la piel, o ropas
- Interna: cuando la fuente ha penetrado en el interior del cuerpo por ingestión,
inhalación, o absorción cutánea, en cuyo caso el tratamiento curativo es difícil
y poco eficaz.
La forma de protegernos contra la contaminación consiste básicamente en el uso de
equipos de respiración autónomos y trajes de protección apropiados. No obstante, si se
sospecha la existencia de contaminación, la mejor forma de garantizar su eliminación es
mediante la utilización de monitores y sondas apropiadas en una estación de
descontaminación montada al efecto.
TABLA 1. RADIOS DE LA ZONA CALIENTE EN EMERGENCIAS RADIOLÓGICAS
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 53
Situación Zona caliente inicial
(perímetro de seguridad)
Determinación inicial en el exterior
Fuente potencialmente peligrosa no encapsulada o
dañada
a
30 m. Alrededor

Derrame importante de una fuente potencialmente
peligrosa
100 m. Alrededor

Incendios, explosiones o humos que afecten a fuentes
potencialmente peligrosas
300 m. de radio
Sospecha de bomba sucia , explosionada o no 400 m de radio o más
Determinación inicial en el interior de un edificio
Daño, pérdida del encapsulado o derrame de una fuente
potencialmente peligrosa
Áreas afectadas y adyacentes (incluidas planta superior
e inferior)
Incendio u otro suceso en el que estén implicadas
fuentes potencialmente peligrosas que puedan
extenderse por todo el edificio (p.e. por el sistema de
ventilación)
Todo el edificio, y una distancia apropiada en el
exterior según parte superior de esta planta.
Ampliación de la zona basada en monitorización radiológica
Tasa de dosis ambiental de 100 µSv/h
b
Donde se mida este nivel
a
Ver la instrucción 1 sobre pautas de identificación de fuentes potencialmente peligrosas
b
La tasa de dosis ambiental se mide a 1 metro del suelo o del objeto.












Figura 1. Esquema general de dosificación de recursos y zonificación en emergencias
radiológicas.
ZONA FRÍA
ZONA TEMPLADA
ZONA CALIENTE
Control
entrada/salida
Zona de control
contaminación de
intervinientes
Zona de tratamiento del público:
- Triaje/Primeros auxilios
- Registro
- Monitorización
- Descontaminación
PMA
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 54

2.6 INSTALACIONES NUCLEARES Y RADIACTIVAS. RD 1836/99
2. 6. 1 CLASIFICACIÓN Y CATEGORIAS
El Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas, aprobado por Real Decreto
1836/1999, de 3 de diciembre, establece las definiciones de Instalaciones Nucleares y
Radiactivas, así como su Clasificación en categorías. A continuación se exponen las
definiciones que establece el Reglamento
Son instalaciones nucleares:
a) Las centrales nucleares: cualquier instalación fija para la producción de energía
mediante un reactor nuclear.
b) Los reactores nucleares: cualquier estructura que contenga combustibles nucleares
dispuestos de tal modo que dentro de ella pueda tener lugar un proceso
automantenido de fisión nuclear sin necesidad de una fuente adicional de
neutrones.
c) Las fábricas que utilicen combustibles nucleares para producir sustancias nucleares
y las fábricas en que se proceda al tratamiento de sustancias nucleares, incluidas
las instalaciones de tratamiento o reprocesado de combustibles nucleares
irradiados.
d) Las instalaciones de almacenamiento de sustancias nucleares, excepto los lugares
en que dichas sustancias se almacenen incidentalmente durante su transporte.
Se entiende por instalaciones radiactivas:
a) Las instalaciones de cualquier clase que contengan una fuente de radiación
ionizante.
b) Los aparatos productores de radiaciones ionizantes que funcionen a una diferencia
de potencial superior a 5
c) Los locales, laboratorios, fábricas e instalaciones donde se produzcan, utilicen,
posean, traten, manipulen o almacenen materiales radiactivos, excepto el
almacenamiento incidental durante su transporte.
Las instalaciones radiactivas se dividen en tres categorías, tomando como base unas
tablas contenidas en dicho Reglamento, las cuales para cada nucleido establece un valor de
actividad (expresada en Bq) y otro de actividad por unidad de masa (expresada en KBq/Kg).
a) Se considerará como referencia de actividad exenta por nucleido la contenida en la
segunda columna de la tabla (el valor expresado en Bq)
b) Serán de tercera categoría las instalaciones en que intervenga una actividad
superior a la de exención e inferior a mil veces ésta.
c) Serán de segunda categoría aquellas en que la actividad sea igual o superior a mil
veces la de exención.
d) En los casos de mezcla de isótopos, si la suma de los cocientes entre la actividad
presente de cada isótopo y la de exención se sitúa entre uno y mil, la instalación
será de tercera categoría y si es igual o superior a mil, de segunda.
e) Las instalaciones industriales de irradiación, serán de primera categoría
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 55
Se denominarán instalaciones radiactivas del ciclo del combustible nuclear:
a) Las fábricas de producción de uranio, torio y sus compuestos.
b) Las fábricas de producción de elementos combustibles de uranio natural.
Las instalaciones radiactivas del ciclo del combustible nuclear serán de primera
categoría.

2. 6. 2 AUTORIZACIONES
Las instalaciones nucleares y radiactivas requieren de autorizaciones que se
concederán por el Ministerio de Economía, previo informe del Consejo de Seguridad Nuclear
según lo previsto en el Reglamento.
Las instalaciones radiactivas del ciclo del combustible nuclear requerirán las
siguientes autorizaciones: autorización previa, autorización de construcción, autorización de
explotación, autorización de desmantelamiento y declaración de clausura y, en su caso,
autorización de modificación y de cambio de titularidad.
Las instalaciones radiactivas con fines científicos, médicos, agrícolas, comerciales o
industriales requerirán una autorización de funcionamiento, una declaración de clausura y, en
su caso, una autorización de modificación y de cambio de titularidad.
En el caso de instalaciones radiactivas de segunda y tercera categoría, las
autorizaciones son concedidas por el órgano competente en la materia de cada Comunidad
Autónoma, en aquellas Comunidades con transferencia de funciones.

2. 6. 3 PLAN DE EMERGENCIA INTERIOR
Entre la documentación a incluir para la solicitud de la autorización de funcionamiento
se incluye el Plan de emergencia interior. Dicho Plan detallará las medidas previstas por el
titular y la asignación de responsabilidades para hacer frente a las condiciones de accidente
con objeto de mitigar sus consecuencias, proteger al personal de la instalación y notificar su
ocurrencia de forma inmediata a los órganos competentes, incluyendo la evaluación inicial de
las circunstancias y de las consecuencias de la situación. Además, establecerá las actuaciones
previstas por el titular para prestar su ayuda en las intervenciones de protección en el exterior
de la instalación, de acuerdo con los planes de emergencia exterior que establezcan los
órganos competentes, cuando así lo determine el Consejo de Seguridad Nuclear.
El Consejo de Seguridad Nuclear en su colección de Guías de Seguridad, incluye la
Guía GS-CSN 1.3 "PLAN DE EMERGENCIA EN CENTRALES NUCLEARES" con el
objeto de fijar los criterios que se consideran aceptables para el Consejo, sobre el contenido
técnico del Plan de Emergencia Interior (PEI) con el fin de orientar a los interesados sobre la
información y los datos a remitir al Consejo, para su evaluación.
El Plan de Emergencia contemplará las diferentes situaciones de emergencia que
pudieran crearse, atendiendo a la gravedad y urgencia de cada una de ellas. La clasificación de
estas situaciones, de menor a mayor gravedad, es la siguiente:
- Suceso normal notificable
- Alerta de situación de emergencia
- Emergencia en el emplazamiento.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 56
- Emergencia en el exterior del emplazamiento (emergencia general)
El PEI deberá incluir un apartado de Coordinación con Organismos Oficiales, en el
cual se incluirá una relación de los organismos oficiales que tengan responsabilidad específica
en situaciones de emergencia, particularmente, se señalará la coordinación con el Consejo de
Seguridad Nuclear y las administraciones con competencias en materia de Protección Civil. El
procedimiento y forma de efectuar las comunicaciones y notificaciones a los Organismos
oficiales serán los que se contemplen en el Plan Básico de Emergencia Nuclear (RD
1546/2004) y los Planes Provinciales de Emergencia, derivados del mismo.
En el PEI se describirán las previsiones adoptadas para realizar simulacros y ejercicios
de emergencia periódicos, con el objeto de comprobar entre otros la disponibilidad de los
equipos de emergencia y para asegurar que el personal de la organización de emergencia está
familiarizado con sus obligaciones. Cada uno de estos ejercicios incluirá la coordinación y
participación de las organizaciones exteriores de la central, incluyendo aquellos Organismos
incluidos en el Plan.
El PEI debe incluir también, simulacros trimestrales para el equipo de lucha contra
incendios, así como un ensayo anual de este mismo personal con un Departamento de
Bomberos del área en que se encuentre la central, siempre que se llegue a un acuerdo con los
mismos. Se sugiere que entre el personal de la central se designe la figura de Coordinador del
Plan de Emergencia, cuyas responsabilidades incluirán la coordinación con las organizaciones
del exterior.
La situación de emergencia en el emplazamiento puede considerarse terminada cuando
la entidad explotadora haya determinado que la central permanece bajo control y que las
emisiones de efluentes desde la central se encuentran dentro de los límites aceptables. No
obstante, conviene que la entidad explotadora preste ayuda a las autoridades públicas hasta
que se haya declarado terminada la situación de emergencia en el exterior del emplazamiento.


DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 57

3. DIRECCIÓN DE EMERGENCIAS RADIOLÓGICAS
3.1 GUÍAS DE ACTUACIÓN PARA EL JEFE DE INTERVENCIÓN
G. A. 1. RESPUESTA GENERAL SOBRE EL TERRENO FRENTE A UNA
EMERGENCIA RADIOLÓGICA
¿Cuándo se aplica esta guía de actuación?
En caso de existencia real o potencial de riesgo de exposición externa para el público o
contaminación radiactiva.
ACCIONES

Jefe de Intervención
 Asumir el papel de jefe de intervención hasta ser relevado
Autoprotección y valoración de la situación
 Observar desde una distancia mínima de 30 metros, y buscar:
- Posibles riesgos radiológicos según la Instrucción 1, así como otros posibles
riesgos.
- Personas en peligro.
- Otros aspectos de la seguridad: individuos armados, explosivos …
- Placas, etiquetas, marcas o número ONU de transporte de mercancías
peligrosas (ver Instrucción 1, tabla 2).
 Evaluar la situación. Determinar la zona caliente. Reposicionar al personal, equipos y
vehículos según esta zonificación (ver Instrucción 1 y figura 1).
 Responder siguiendo las directrices de protección personal de la Instrucción 2.
 En el supuesto de actividad criminal o terrorista, asumir que estos se encuentran entre el
público. Evitar el uso de telefonía móvil, comunicación vía radio hasta que se confirme
que el área esta libre de explosivos o bombas trampa.
 Si es posible, gravar y guardar todas las decisiones.

Salvar vidas y prevenir la evolución

ATENCIÓN
La presencia de material radiactivo no debe retrasar las labores de salvamento de vidas
Asegurar la realización de las siguientes acciones:
 Rescatar a las personas en situación de peligro
 Establecer y señalizar la zona caliente, según la Instrucción 1. Dentro de esta zona
segura:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 58
- Controlar a todo el personal.
- Permitir el acceso sólo al personal interviniente.
- Seguir las directrices de protección personal de la Instrucción 2.
- Continuar con las operaciones de salvamento, búsqueda y rescate de heridos.
- Asumir que todo el personal dentro del área de intervención está contaminado.
- Considerar otros riesgos convencionales importantes (p.e. incendios)
 Actuar para proteger al público según la Instrucción 3.
 Establecer un Puesto de Mando Avanzado (PMA) en el límite de la zona templada y si se
considera necesario, un Centro de Recepción de Medios (CRM).
 Obtener información del personal con el fin de localizar dispositivos radiactivos
sospechosos e identificar a posibles individuos expuestos.
 Si se trata de un accidente de transporte de mercancías peligrosas, obtener la carta de
portes y determinar el número ONU y la descripción de la mercancía.
 Localizar a un asesor o equipo radiológico y pedir consejo por teléfono.
 Obtener entre los posibles usuarios de material radiactivo (p.e universidad, hospitales,
centros de investigación) una persona con equipamiento y experiencia para monitorizar y
controlar al personal interviniente.
 Realizar el triaje y ofrecer los primeros auxilios fuera de la zona caliente (zona templada).
 Transportar a los heridos e informar al hospital receptor de la llegada de víctimas
posiblemente contaminadas.
 Identificar y monitorizar (si es posible) a todo el personal que haya estado en la zona
caliente y a todos aquellos que hayan podido estar expuestos, según instrucciones 4.
 Disponer de monitorización para el control de las actuaciones de los primeros
intervinientes
 Los primeros intervinientes o un equipo o técnico especializado deben de garantizar que
todos las fuentes que dan una tasa superior a 100 μSv a un metro se encuentran
identificadas y aisladas.
 Establecer el límite de la zona templada.
 Mientras no se demuestre lo contrario, tratar toda la zona de intervención como si fuese la
escena de un crimen.
 Informar a todas las autoridades correspondientes del nombre y ubicación del jefe de
intervención.
 Informar a los hospitales sobre la posibilidad de recibir personas contaminadas que se
desplazarán por sus propios medios, así como otras no contaminadas pero preocupadas,
con el fin de que establezcan sus propios controles.
 Controlar la contaminación en la zona caliente de acuerdo con las instrucciones 4, 5, 6 y
7 .
 Evitar la exposición del público debida a la contaminación de alimentos, agua o medios
de trasporte. Mantener las medidas tomadas hasta que un experto o un equipo especialista
aconseje lo contrario.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 59
 Preparar y coordinar junto con otros responsables la información que se va a ofrecer a lo
medios de información. Se aconseja establecer un gabinete de información.
 Tomar las medidas necesarias para limitar la dispersión de la contaminación pero sin
interferir con las labores de salvamento y rescate.
Ampliación de la respuesta
 Reevaluar la respuesta inicial.
 Evaluar la coordinación y la necesidad de nuevos recursos.
 Establecer un plan a 24 horas vista.
 Asegurar que todas las administraciones intervinientes están cumpliendo sus funciones.
 Considerar la posibilidad de una segunda emergencia. No es aconsejable tener todos los
recursos comprometidos en una única emergencia.
 No intentar restablecer la normalidad o descontaminar la zona:
- Hasta que se haya trazado un plan de vuelta a la normalidad, en el que figuren
procedimientos para el control de la tasa de dosis y
- Hasta que se esté en coordinación con policía judicial y forenses.
 En una gran emergencia, formar un equipo de mando y preparar un plan a más largo
plazo.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 60

G. A. 2. RESPUESTA FRENTE A LA PÉRDIDA O ROBO DE UNA FUENTE
POTENCIALMENTE PELIGROSA
¿Cuándo se aplica esta guía de actuación?
En caso de pérdida o robo de una fuente potencialmente peligrosa según la Instrucción 1.
ACCIONES

Primera persona responsable que identifica el problema

 Comunicar el problema a todos los organismos implicados.
 Solicitar al centro de coordinación de emergencias un asesor o equipo radiológico y pedir
consejo por teléfono
 Asegurar el área y considerarla como la escena de un crimen.
 Dirigir el rastreo para localizar la fuente e investigar las distintas posibilidades de
extravío.
 Verificar el estado de seguridad y control de otras fuentes, si existen.

Jefe de Intervención

 Asumir el papel de jefe de intervención hasta ser relevado
 Responder siguiendo las directrices de protección personal de la Instrucción 2.
 Evaluar la situación según la instrucción 1.
 Confirmar que la primera persona responsable citada anteriormente ha realizado las tareas
asignadas.
 Si es posible, gravar y guardar todas las decisiones.
 Si existe la posibilidad de contaminación o exposición del público, implementar la G.A.1.
Respuesta general sobre el terreno frente a una emergencia radiológica.
 Coordinar todas las acciones de respuesta de acuerdo con lo legalmente establecido.
 Obtener información para localizar y aislar la fuente e identificar a posibles personas que
hayan podido sufrir exposición.
 Informar a todas las correspondientes del nombre y ubicación del jefe de intervención.
 Avisar a los servicios médicos, bomberos, fuerzas del orden y gestores de residuos
metálicos, proporcionándolas una descripción de la fuente y de los riesgos asociados.
 Proporcionar a médicos expertos en radiología o a los hospitales más próximos una
descripción de las lesiones causadas por la radiación.
 Después de informar a las autoridades responsables, hacer un anuncio público
describiendo la fuente y los riesgos asociados.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 61
 Planear y ejecutar una búsqueda general con la colaboración de un equipo o asesor
radiológico.
 Si se ha encontrado la fuente y/o existe riesgo de contaminación o exposición del
público, implementar la G.A.1. Respuesta general sobre el terreno frente a una
emergencia radiológica
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 62
G.A.3 BOMBBEROS
ACCIONES
 En el supuesto de ser los primeros en llegar al lugar del siniestro, el bombero de mayor
grado debe asumir el papel de jefe de intervención hasta ser relevado, y deberá aplicar la
guía de intervención apropiada:
- G.A.1. Respuesta general sobre el terreno frente a una emergencia radiológica
- G.A.2. Respuesta frente a la pérdida o robo de una fuente potencialmente
peligrosa.
 Actuar a las órdenes del Jefe de Intervención, siguiendo las directrices de protección
personal de la Instrucción 2.


ATENCIÓN
La presencia de material radiactivo no debe retrasar las labores de salvamento de vidas y no
debe influir en el proceso de control de un incendio, ni en la selección de técnicas a emplear

 Utilizar el nivel de protección apropiado (Nivel 1):
- Equipo de protección contra incendios, Standard
- Equipo de respiración autónoma
 Iniciar o continuar la actuación según las instrucciones del jefe de intervención.
- Confirmar/Establecer y señalizar la zona caliente, según la Instrucción 1.
- Controlar a todo el personal de la zona cliente.
- Permitir el acceso sólo al personal interviniente.
- Búsqueda y rescate según los procedimientos habituales.
- Considerar otros riesgos convencionales importantes (p.e. incendios).Evacuar
al público fuera de la zona caliente.
- Controlar la posible contaminación de todo el personal que pueda entrar o salir
de la zona caliente, según la Instrucción 6.
- Identificar y monitorizar (si es posible) y descontaminar a todo el personal que
haya estado en la zona caliente según instrucción 4.
 Confirmar que las fuerzas del orden:
- Están en disposición de protegernos del público, si fuese necesario.
- Han registrado al personal en busca de armas, antes de identificarlos,
descontaminarlos y monitorizarlos.
 Coordinarse con las fuerzas del orden con el fin de:
- Preservar posibles pruebas e identificar a toda persona sospechosa o implicada.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 63
- Prevenir posibles actos criminales en el lugar del accidente (robos, destrucción
de documentos)
 Coordinarse con los servicios médicos.
 Evitar la dispersión de la contaminación, pero sin que interfiera con las labores de rescate
o intervención.
 Notificar la situación al gabinete de información.
 Tras la llegada del asesor radiológico o del equipo especialista, revisar el estado de la
intervención.
 Indicar a los medios de comunicación donde se encuentra el gabinete de información
 Evaluar las necesidades y solicitar recursos adicionales.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 64
G. A. 4. INTERVINIENTE RESPONSABLE DE MONITORIZACIÓN
¿Cuándo se aplica esta guía de actuación?
Cuando se disponga de una persona con equipamiento y experiencia para realizar una
monitorización radiológica básica.

ATENCIÓN
Realizar esta acción sólo si se está convencido de disponer de la experiencia necesaria. Esta
instrucción no sustituye o anula la evaluación que pueda realizar el asesor o equipo
radiológico.
ACCIONES
 Actuar a las órdenes del Jefe de Intervención, siguiendo las directrices de protección
personal de la Instrucción 2.
 Recibir instrucciones del Jefe de Intervención.
 Si es necesario, solicitar al coordinador de recursos material adicional para monitorizar a
los primeros intervinientes, antes de la llegada del asesor o equipo radiológico.
 Si es necesario, consultar por teléfono cualquier duda al asesor radiológico incluso antes
de su llegada.
 Revisar la operatividad de los instrumentos a utilizar. Si se dispone de más de un
instrumento, realizar pruebas cruzadas para confirmar la consistencia de las lecturas.
Confirmar que los medidores de tasa de dosis, pueden detectar radiación gamma desde
0.1 μSv/h hasta 1000 mSv/h (1 Sv/h)
 Ubicar en un lugar limpio, fuera de la zona caliente, un instrumento de monitorización de
bajo nivel de contaminación.

ATENCIÓN
Algunos instrumentos se pueden saturar cuando hay niveles muy altos de radiación y mostrar
lecturas bajas o nulas en zonas de riesgo muy elevados.
 Aproximarse al lugar del accidente con un instrumento que pueda leer, al menos, 100
mSv/h en funcionamiento, y no entrar en áreas con una tasa de dosis ambiental > 100
mSv
 Objetivos de la monitorización:
- Localizar y marcar las zonas con una tasa de dosis ambiental:
 > 100 mSv/h. Sólo se realizarán labores de rescate con un tiempo de
permanencia <30 minutos.
 > 0.1 mSv/h (100 μSv/h), límite de la zona caliente
- Localizar y aislar fuentes con tasas de dosis ambiental superior a 100 μSv/h a 1
metro.
- Apoyar en la descontaminación de personas y equipos. (ver instrucciones 5 y
7)
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 65
- Apoyar las labores de la estación de descontaminación. (ver instrucción 6)
- Apoyar las actuaciones de las fuerzas del orden, policía científica y equipo
forense.
- Colaboración con los hospitales próximos.
 Rellenar correctamente un formulario para cada persona monitorizada.
 Monitorizar la radiación alfa, beta y gamma y avisar inmediatamente al asesor
radiológico si se detecta radiación alfa.
 Indicar a los medios de comunicación donde se encuentra el gabinete de información.
 Registrar las dosis y actividades del personal para la futura determinación de las dosis
individuales.
 Recibir información e instrucciones del asesor radiológico inmediatamente después de su
llegada.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 66

3.2 INSTRUCCIONES
INSTRUCCIÓN 1. EVALUACIÓN DEL RIESGO Y ESTABLECIMIENTO
DE LA ZONA CALIENTE

Usuario: Primer servicio de emergencias que llega al lugar del siniestro.
¿Cuándo se aplica esta Instrucción? Cuando aparecen indicadores de riesgo radiológico.
(1) Determinar si un suceso puede ser una emergencia radiológica potencial usando los
indicadores de la tabla inferior.

Indicadores de una posible emergencia radiológica
- Sospecha de existencia de artefacto explosivo o confirmación del mismo
- Mensajes amenazantes o amenazas creíbles.
- Aparición de un dispositivo destinado a dispersar contaminación
- Signos de posible contaminación (Las superficies contaminadas sólo pueden ser
evaluadas por el asesor radiológico).
- Tasa de dosis gamma: > 100 μSv/h a 1 metro del objeto sospechoso o del suelo.
- Síntoma médicos de daño por radiaciones (p.e. quemaduras sin causa aparente).
- Edificios o áreas señalados con placas, etiquetas o símbolos de riesgo radiológico (ver
figura 2)
- Resultados de la valuación realizada por el asesor radiológico.
- Radiación de neutrones
- Fuente peligrosa perdida, robada, dañada, afectada por un incendio, con fuga, o
potencialmente implicada en un acto terrorista o explosión.

Indicadores de una fuente peligrosa
- Contenedor pesados con placas, etiquetas o símbolos de riesgo radiológico. (ver
figura 2).
- Artículos con etiquetas de la figura 3.
- Aparatos utilizados para tratamiento del cáncer
- Fuentes o cámaras radiográficas.
- Fuentes empleadas para realizar histogramas radiológicos en perforaciones.
- Sustancias peligrosas evaluadas por el asesor radiológico.


DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 67
(2) A la mayor brevedad contactar con el asesor radiológico y evaluar la información
referente a la cantidad de material radiactivo concreto así como lecturas inusuales en
aparatos de medida.
(3) En el supuesto de una emergencia radiológica, seguir las guía de actuación G.A.1. y
G.A.2. y establecer una zona caliente según se indica en la tabla 3. Se recomienda
establecer un perímetro que sea fácilmente definido, reconocible y controlado.
(4) En la zona caliente seguir las recomendaciones de la Instrucción 2 sobre protección
personal y proteger al público según la Instrucción 3.
TABLA 2. GUIA PARA EL TRANSPORTE DE BULTOS
Número ONU Etiquetado Peligro
2908, 2909, 2910, 2911, Ninguno No peligroso
2912, 2913, 3321, 3322,
3324, 3325, 3326
Tipo IP-1, Tipo IP-2, baja
actividad específica (LSA),
Objeto con superficie
contaminada
Posible peligro si el material
se inhala o ingiere
2915,2982, 3327, 3332, 3333 Tipo A
2916, 2917, 3328, 3329 Tipo B (U), Tipo B (M)
3323, 3330 Tipo C
Posiblemente peligrosos
TABLA 3. PROPUESTA DE RADIOS PARA LA ZONA CALIENTE EN EMERGENCIAS
RADIOLÓGICAS
Situación Zona caliente inicial
(perímetro de seguridad)
Área inicial en exteriores
Fuentes no encapsuladas o dañadas
potencialmente peligrosas
30 m. alrededor
Derrames importantes de una fuente
potencialmente peligrosa
100 m. alrededor
Incendio, explosiones o humos que afectan a
fuentes potencialmente peligrosas
400 m. de radio, o más para protegerse de
una explosión
Área inicial en interiores
Daños, pérdida de la protección o derrame de
una fuente potencialmente peligrosa
área afectada y adyacentes (incluidas las
plantas superior y inferior9
Incendios u otros hechos que afectan a una
fuente potencialmente peligrosa que puedan
dispersar el material por todo el edificio
Todo el edificio, y una un área exterior según
se indica en la parte superior de esta tabla
Extensión basada en monitorización radiológica
(a)
Tasa de dosis ambiental de 100 100 μSv/h
(medida a un metro sobre el nivel del suelo)
donde se detecte ese nivel
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 68
(a)
La tasa de dosis no se puede evaluar por todas las vías de exposición, utilizándose solamente como
una base sobre la que aumentar la zona caliente según la tabla, pero nunca para reducirla. Sólo el asesor
radiológico puede evaluar completamente el riesgo y sólo él podrá reducir el área de la zona caliente
basándose en la monitorización.

Figura 2. Símbolo de identificación de material radiactivo








Figura 3. Etiquetas de paquetes con fuentes potencialmente peligrosas





DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 69

INSTRUCCIÓN 2. GUÍA DE PROTECCIÓN PERSONAL
Usuario: Todos los intervinientes.
Cuando aplicar la Instrucción: Siempre en emergencias radiológicas, salvo instrucciones en
contra por parte de asesor radiológico.

Parte A:
Pautas que siempre deben seguirse


ATENCIÓN
Las mujeres que sospechen que están embarazadas deberán notificarlo a la autoridad
correspondiente, y no se permitirá su intervención en este tipo de emergencia.

(1) Seguir los procedimientos de seguridad propios establecidos para cada grupo
interviniente.
(2) Estar visualmente identificado. Asegurar que el responsable de la zona caliente tiene
constancia de nuestra presencia en el interior de la misma estando inscritos en una hoja de
control de entradas y salidas.
(3) No tocar artículos radiactivos sospechosos, incluido metralla y otros fragmentos.
(4) Para distancias menores a las siguientes áreas, realizar sólo rescates:
- 1 metro respecto a materiales o fuentes sospechosos de riesgo radiactivo.
- 100 metros respecto a incendios o explosiones, a menos que se disponga de
equipos de protección respiratoria.
(5) a distancias inferiores a 10 metros respecto a fuentes o materiales sospechosos de riesgo
radiológico, minimizar el tiempo de permanencia.
(6) Ante la sospecha o confirmación de dispersión de material radiactivo (polvo o humo) y
contaminación:
(a) Usar equipo de protección respiratoria o cubrir la boca con una máscara o un
pañuelo.
(b) No llevarse las manos a la boca, no fumar, beber o comer y lavarse las manos
con frecuencia.
(c) Cuando se trate o se transporte a personas contaminadas, utilizar métodos de
barrera tales como guantes quirúrgicos y máscaras. Mantener las manos
alejadas de la boca y lavárselas con frecuencia.
(7) Asegurar que el propio nombre y las actividades realizadas están registradas y
contabilizadas con el fin de poder hacer un seguimiento dosimétrico.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 70
(8) Monitorizar la posible contaminación al salir de la zona caliente. Si no es posible hacerlo
inmediatamente, ducharse y cambiarse de ropa lo antes posible.
(9) Después de finalizar las operaciones de emergencia, otras labores como la recuperación
de la fuente, limpieza y eliminación de residuos se harán siguiendo las pautas marcadas
por los reglamentos de protección frente a radiaciones ionizantes para personal
profesional, bajo la dirección del asesor radiológico.
(10) Monitorizar a la mayor brevedad las áreas de trabajo. (Parte B).


Parte B:
Pautas a seguir si se conoce la tasa de dosis de radiación gamma
(1) Cumplir la Parte A de esta instrucción.
(2) Si la tasa de dosis ambiental en un área concreta es superior a 100 mSv/h:
- Realizar sólo rescates.
- Limitar el tiempo de permanencia a menos de 30 minutos.
(3) No actuar sin el asesoramiento directo del asesor radiológico en zonas con tasa de dosis
superiores a 1000 mSv/h.

Parte C:
Pautas a seguir si se utilizan dosímetros relectura directa

ATENCIÓN
Los dosímetros de lectura directa no miden la dosis por inhalación, ingestión o
contaminación cutánea; en consecuencia, los intervinientes deben seguir toadas las pautas
generales de la parte a con el fin de limitar la dosis adquirida por dichas vías.

(1) Seguir las pautas de la parte A.
(2) Procurar no exceder las dosis de la tabla 4.








DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 71



TABLA 4. GUÍA DE DOSIS PARA TRABAJADORES EN EMERGENCIAS

Actuaciones No exceder sin autorización
el jefe de intervención
Acciones para salvar vidas, tales como:
- Rescate de victimas con peligro inminente para la vida.
- Primeros auxilios por heridas o lesiones con peligro inminente para
la vida.
- Prevención o mitigación de situaciones que puedan suponer una
amenaza inminente para la vida.
1000 mSv
a,b,c
Acciones para prevenir efectos severos para la salud o lesiones:
- Evacuación/protección del público
- Monitorización ambiental de áreas pobladas para identificar para
identificar dónde evacuar, refugiar o establecer restricciones al uso
de alimentos.
- Rescate en situaciones que puedan provocar lesiones graves a las
víctimas.
- Amenaza inminente de lesiones graves.
- Descontaminación urgente de personas.
500 mSv
a,c
Acciones para prevenir una gran dosis colectiva:
- Toma demuestras y análisis para monitorización de zonas pobladas.
- descontaminación localizada que suponga medidas de protección
para el público.
50 mSv

a
En principio, no se recomiendan restricciones en la dosis cuando se trata de salvar vidas, siempre que el
beneficio obtenido sea claramente superior al riesgo asumido por el o los intervinientes.
b
Los trabajadores deberán de ser voluntarios y deberán de ser informados de todos los riesgos potenciales para
su salud que implican esos niveles de dosis. Por ejemplo, 300 mSv puede ser una amenaza directa para la vida.,
500 – 1000 mSv puede provocar, a corto plazo, vómitos, reducción del recuento de espermatozoides, y un
aumento en la probabilidad de desarrollo de un cáncer fatal entre un 25% y un 30% respecto al porcentaje sin
exposición. exposiciones de 100 mSv no produciran consecuencias a corto plazo, pero provocaran un pequeño
aumento (aproximadamente un 0.5%) en la probabilidad de desarrollo de un cáncer fatal.
c
Se debe hacer todo lo posible para mantener las dosis por debajo de las establecidas en esta tabla.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 72

INSTRUCCIÓN 3. GUÍA DE PROTECCIÓN AL PÚBLICO
Usuario: El jefe de intervención o persona en quien delegue.
Cuando aplicar la Instrucción: Siempre en emergencias radiológicas en las que exista
público implicado.

Parte A:
Para los miembros del público que se encuentran en el interior de la zona calienta
cuando llegan los primeros intervinientes.
(1) Evacuar tan rápido como sea posible. Antes de evacuar, dar instrucciones al público
para que utilicen la mejor protección o refugio posible (p.e. a cubierto en el interior de
un edificio, permanecer alejado de las ventanas…).
(2) Dar instrucciones para que el público no toque nada sospechoso. Deben aislar e
identificar a los intervinientes la presencia de cualquier posible artículo radiactivo.
(3) Dar instrucciones prohibiendo fumar, beber, comer o llevarse las manos a la boca. Con
el fin de evitar la ingestión de posibles partículas radiactivas, recomendar el lavado de
manos, ducha y cambio de ropa.
(4) Después de la evacuación:
 Tomar datos de todo el público
 Si se sospecha contaminación (posible presencia de humo, líquidos o polvo
radiactivo):
- Recordar al público que no deben fumar, beber, comer o llevarse las manos a la
boca. Con el fin de evitar la ingestión de posibles partículas radiactivas,
recomendar el lavado de manos, ducha y cambio de ropa.
- Si es posible, monitorizar.
- Si es posible, descontaminar según la instrucción 5.
 Informar y dar instrucciones sobre dónde pueden acudir para obtener más
información o recibir atención médica o radiológica.
 Después de dejar el lugar del siniestro, insistir en la necesidad de:
- Ducharse y cambiarse de ropa guardándola en bolsas de plástico (si aún no se ha
realizado)
- Estar atentos para recibir futuras instrucciones sobre donde pueden obtener
información o asistencia médica o sanitaria.

Parte B:
Para los miembros del público que pueden haber abandonado la zona caliente sin
registrarse.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 73
(1) Dar instrucciones, si es necesario a través de los medios de comunicación, sobre lo
siguiente:
 No manipular posibles artículos cogidos en el lugar de la emergencia. En este caso
informar a la policía.
 No fumar, beber, comer o llevarse las manos a la boca hasta haberse duchado y
cambiado de ropa.
 Ducharse y cambiarse de ropa, colocando y guardando la misma en bolsas de
plástico.
 Permanecer a la escucha de las instrucciones oficiales que puedan ofrecer los medios
de comunicación (T.V o radio).

Parte C:
Para los miembros del público que se encuentran fuera de la zona caliente
Si ha habido contaminación a la atmósfera (p.e. humo de un incendio o explosión) dar
instrucciones al público que se encuentre aproximadamente en un radio de 1 kilómetro
alrededor del suceso sobre las siguientes precauciones:
(1) Permanecer dentro de los edificios mientras dure el vertido.
(2) No comer verduras criadas en el exterior ni beber agua de lluvia.
(3) No jugar en el suelo.
(4) Evitar áreas polvorientas o actividades que puedan generar polvo.
(5) Escuchar y seguir las instrucciones oficiales ofrecidas por os medios de comunicación
(TV y radio).
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 74

INSTRUCCIÓN 4. MONITORIZACIÓN DEL PÚBLICO Y DE LOS
INTERVINIENTES

Usuario: Interviniente especialista responsable de la monitorización.
Cuando aplicar la Instrucción: Cuando se dispone de especialista en monitorización o un
asesor radiológico y existan indicios de contaminación de personas (posible presencia de
humo, líquido o polvo radiactivo) y es posible realizar la monitorización.

ATENCIÓN
La monitorización no debe retrasar el tratamiento médico o el transporte. Si no sabes cómo
realizar las siguientes acciones o no dominas el uso de los aparatos que se describen a
continuación, la monitorización la deberá realizar otra persona.
Algunos instrumentos se pueden saturar ante niveles de radiación muy altos, dando lecturas
nulas o bajas en zonas de riesgo muy elevado.

(1) Aproximarse a la escena con un instrumento que pueda leer al menos 100 mSv/h
conectado y no entrar en zonas con tasas de dosis > 100 mSv/h.
(2) Si existen sospechas de actividad criminal o terrorista, las fuerzas del orden deben
asegurar que el personal a monitorizar no lleva armas, con el fin de proteger al personal
de posibles individuos armados.
(3) Comprobar el correcto funcionamiento de los instrumentos de monitorización en una
zona alejada de la escena:
 Comprobar la batería.
 Confirmar que el instrumento puede medir tasas de dosis ambiental en el rango de
la radiación de fondo de la zona (normalmente entre 0.05-0.2 μSv/h). Conocer y
comprender las unidades leídas en la pantalla del monitor así como los cambios en
el rango de medida.
 Abrir la ventana Beta, si se dispone de ella.
 Introducir el instrumento en una bolsa de plástico.
 Registrar el número de instrumento, y la radiación de fondo en una zona no
próxima a la escena.
(4) Mantener un instrumento revisado en una “zona limpia” y no utilizarlo para las labores de
monitorización.
(5) Establecer la zona de monitorización en una zona con una tasa de dosis ambiental < 0.3
μSv/h próxima a la zona de descontaminación.
(6) Para asegurar que cualquier objeto con una tasa de dosis > 100 μSv/h a 1 metro está
identificado y aislado antes que el público entre en la zona de monitorización, mantenga
al público protegido lejos de la zona de monitorización (caminar a un máximo de dos
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 75
metros de distancia de un instrumento que mida la radiación en un rango de 100 μSv/h o
más). Aislar los objetos identificados con una tasa de dosis 100 μSv/h.
(7) Advertir al personal que va a ser monitorizado que no deben comer, beber ni fumar hasta
que se hayan lavado las manos. Ducharse y cambiarse de ropa lo antes posible, y
finalmente, escuchar y seguir las instrucciones oficiales ofrecidas por los medios de
comunicación (TV y radio).
(8) El personal que realiza la monitorización, deberá:
 Utilizar guantes y ropa de protección adecuada.
 Seguir las pautas de la Instrucción 2. Guía de protección personal.
 Monitorizarse periódicamente, y si la contaminación es > 0.3 μSv/h,
descontaminarse.
 Periódicamente, comprobar el correcto funcionamiento de los instrumentos así
como que no se encuentra contaminado (puede medir la radiación de fondo). Si
aparece contaminación, sustituir la bolsa de plástico y volver a comprobar.
(9) Monitorizar el cabello, las manos, bolsillos, partes sucias de la ropa, pies y cara
manteniendo la sonda a unos 10 cm. de la zona a monitorizar.
(10) Registrar los resultados las pruebas de contaminación.
(11) Dependiendo de los resultados de la monitorización, realizar lo siguiente:

Medidas del estudio personal de tasa de dosis gamma a 10 cm. de la superficie del cuerpo (ropas)
< 1 μSv/h
a
> 1 μSv/h
a
 Recordarles:
- Ducharse y cambiarse de ropa lo antes
posible
- Atender las instrucciones oficiales
 Enviarlos a casa
-
 Enviarlos para descontaminación
inmediata (ver instrucción 5)
 Si la descontaminación inmediata no es
posible, recordarles:
- Ducharse y cambiarse de ropa lo antes
posible
- Atender las instrucciones oficiales
 Enviarlos a casa

a
Estos niveles sólo pueden ser evaluados por el asesor radiológico basándose en lecturas
instrumentales predeterminadas.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 76

INSTRUCCIÓN 5. DESCONTAMINACIÓN DEL PÚBLICO

Usuario: Normalmente bomberos.
Cuando aplicar la Instrucción: Si existe personal (que no precise tratamiento médico
inmediato ni transporte) posiblemente contaminado por la presencia de humo radiactivo,
líquido o polvo o así determinado por monitorización y si se puede instalar de modo rápido
una estación de descontaminación.

ATENCIÓN
Los procedimientos de descontaminación no deben retrasar el transporte de víctimas
gravemente heridas. Con el fin de prevenir la dispersión de la contaminación: quitarles las
ropas exteriores y cubrirlos con una manta y etiquetarlos como posibles contaminados.
Si la estación de descontaminación no puede montarse rápidamente, deberá recordarse al
público la necesidad de ducharse y cambiarse de ropa lo antes posible y escuchar y seguir las
instrucciones oficiales. Después se les enviará a casa.

(1) Montar una estación de descontaminación fuera de la zona caliente (ver figura 1),
proporcionada a los recursos disponibles y al número de personas a descontaminar:
 Descontaminación básica para gran cantidad de personas.
 Descontaminación total para pequeño número de personas.


NOTA
Montar la estación de descontaminación básica en una zona segura y si s necesario
protegida de las inclemencias meteorológicas, con puntos de control de entrada y salida con
recursos para poder lavarse las manos y la cara y poder retirar parcialmente la ropa.
Montar la estación de descontaminación total en una zona segura con recursos para
ducharse y cubrirse con ropa limpia inmediatamente. Marcar zonas separadas para hombres
y mujeres.
Deberá recogerse el agua utilizada para la descontaminación, siempre que no retrase la
misma.

(2) Adquirir mantas, ropas y cualquier cosa que pueda utilizarse para cubrir al personal.
(3) Disponer de un recipiente para contener los objetos o residuos contaminados, además de
etiquetas para marcar bolsas de ropa contaminada o de otros artículos.
(4) Si existen sospechas de actividad criminal o terrorista, las fuerzas del orden deben
asegurar que el personal a monitorizar no lleva armas, con el fin de proteger al personal
de posibles individuos armados.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 77
(5) realizar la descontaminación usando las siguientes instrucciones:

Instrucciones para realizar una descontaminación inmediata
Paso 1. Utilizar guantes y ropa de protección adecuada. Cambiarse de guantes regularmente.
Seguir las pautas de la Instrucción 2. Guía de protección personal. Monitorizarse
periódicamente, y si la contaminación es > 0.3 μSv/h, descontaminarse.
Paso 2. Si es posible mantener a las familias unidas y pedir a los adultos y pedir a los adultos
que asistan a los niños o a otro que necesiten ayuda.
Paso 3. Dependiendo del nivel de descontaminación establecido, dar al público las siguientes
instrucciones.
Descontaminación básica Descontaminación total
 No comer , beber o fumar y mantener las manos
alejadas de la boca hasta que la ropa exterior
haya sido retirada y la persona duchada.
 Retirar la mayor cantidad posible de prendas
externas (si las condiciones lo permiten y si de
dispone de ropa de recambio) e introducir la ropa
en bolsas una etiqueta identificativa propia.
 Lavar las manos y cara o con una toalla húmeda.
 Ducharse y cambiarse de ropa los antes posible
después de autorizar su marcha.
 Colocar la ropa exterior potencialmente
contaminada en una bolsa para su tratamiento
como residuo.
 No comer , beber o fumar y mantener las manos
alejadas de la boca hasta que la ropa exterior
haya sido retirada y la persona duchada.
 Retirar toda la ropa y colocarla en una bolsa para
posible tratamiento como residuo.
 Duchar con agua y jabón. Especial atención al
cabello ya que es una zona fácilmente
contaminable.
 Suministrar al personal descontaminado ropa
nueva.


Paso 4. Cumplimentar un formulario de registro.
Paso 5. Informar al personal sobre donde pueden conseguir nuevas instrucciones después de
marchar.
Paso 6. Utilizar un recipiente para la ropa contaminada y artículos personales y dejar marchar
a la persona.
Paso 7. Tratar los resultados de la monitorización, formularios de registro y ropas
contaminadas como pruebas.
Paso 8. Desplazar las bolsas con artículos potencialmente contaminados a una zona aislada y
segura.
Paso 9. Antes de dejar las labores de descontaminación, monitorizar a los responsables de la
estación de descontaminación.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 78

INSTRUCCIÓN 6. CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN
Usuario: Persona responsable del control de la contaminación de los intervinientes,
normalmente bombero.
Cuando aplicar la Instrucción: Si se sospecha que una zona puede estar contaminada por la
presencia de humo radiactivo, líquido o polvo.
(1) Establecer una zona de control de contaminación en el límite de la zona caliente (ver
figura 1). Dispondrá de:
 Entrada y salida controlada.
 Tablero para anotación de entradas y salidas.
 Recogida del equipamiento utilizado en el interior de la zona caliente.
- Área de almacenamiento de herramientas.
 Descontaminación de equipamiento:
- Línea de agua y posibilidad de confinar el agua para que no pueda afectar
a otras áreas operativas.
- Medios para lavarse la cara y las manos y ropa para poder retirar las
prendas exteriores.
- Reposición de medios de protección (filtros y/o equipos de respiración
autónoma).
- Medios para guardar/controlar residuos.
(2) Asegurar que los primeros intervinientes siguen los siguientes pasos:
 Al entrar en la zona caliente:
- Cubrir los instrumentos con bolsas de plástico.
- Anotar la entrada (llevar un registro del personal en el área.
- Si es posible, reducir la cantidad de herramientas que entran en la zona
caliente (utilizar las herramientas que ya se encuentran dentro.
- Cuando se está en la zona, seguir las pautas de la Instrucción 2sobre
protección personal.
 Al salir de la zona caliente:
- Retirar bolsa de plástico del instrumento.
- Dejar los instrumentos y equipamientos utilizados en el interior de la zona
caliente para usos posteriores.
- Monitorizarse según la Instrucción 4.
- Realizar descontaminación básica:
+ Duchar con la manguera (Si se usa Nivel-3, lavar botas, guantes y
ropa de protección).
+ Quitarse la ropa de protección exterior.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 79
+ Si es posible, monitorizarse.
- Antes de dejar la escena, hacer una descontaminación total (Instrucción 5)
y si no se consigue totalmente, permanecer aislado hasta ducharse y
cambiarse toda la ropa (bolsa para la ropa).
- Anotar la salida.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 80

INSTRUCCIÓN 7. DESCONTAMINACIÓN/ MONITORIZACIÓN DE
VEHÍCULOS Y EQUIPOS

Usuario: Normalmente bomberos.
Cuando aplicar la Instrucción: Cuando se dispone de capacidad para monitorizar, de asesor
radiológico, de equipamiento apropiado y existen indicios de contaminación de equipos y
vehículos por posible presencia de humo, líquido o polvo radiactivo.


NOTA
Cualquier equipamiento u objeto que haya estado en la zona caliente, así como cualquier
vehículo usado para transporte de personas posiblemente contaminadas, deberán ser
monitorizados por un equipo especialista o un asesor radiológico antes de volver a ser
utilizado para un uso normal.. Esto incluye vehículos privados y taxi.


ATENCIÓN
Algunos instrumentos se pueden saturar ante niveles de radiación muy altos, dando lecturas
nulas o bajas en zonas de riesgo muy elevado. Aproximarse a la escena con un instrumento
que pueda medir al menos 100 mSv/h, conectado, y no entrar en áreas con lecturas
superiores a 100 mSv/h.

(1) Establecer una zona de descontaminación y monitorización de equipos ene. límite de la
zona caliente en un lugar con una tasa de dosis de radiación de fondo por debajo de 0.3
μSv/h con las herramientas de descontaminación necesarias (p.e. mangueras, cepillos,
detergentes…). El agua de descontaminación se debe recoger si ello o retrasa otras
operaciones de emergencia.
(2) Comprobar el correcto funcionamiento de los equipos de monitorización, alejados del
lugar del siniestro:
 Comprobar la batería.
 Confirmar que el aparato puede medir la tasa de dosis de la radiación de fondo
local (normalmente entre 0.05-0.2 μSv/h).
 Confirmar que se conocen las unidades que aparecen en la pantalla y que se
sabe cambiar de rango.
 Si se dispone, abrir la ventana Beta.
 Cubrir el instrumento con una bolsa o funda de plástico.
 Grabar la radiación de fondo y registrar el número de aparato.
 Dejar un instrumento en una zona limpia y no utilizarlo para la monitorización.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 81
(3) Para asegurar que cualquier objeto con una tasa de dosis > 100 μSv/h a 1 metro está
identificado y aislado antes que el público entre en la zona de monitorización, mantenga
al público protegido lejos de la zona de monitorización (caminar a un máximo de
dosímetros de distancia de un instrumento que mida la radiación en un rango de 100
μSv/h o más). Aislar los objetos identificados con una tasa de dosis 100 μSv/h.
(4) Cuando se monitoriza:
 Utilizar guantes y ropa de protección adecuada. Cambiarse de guantes
regularmente.
 Seguir las pautas de la Instrucción 2. Guía de protección personal.
 Monitorizarse periódicamente, y si la contaminación es > 0.3 μSv/h,
descontaminarse.
 Comprobar periódicamente que el instrumento está operativo y no
contaminado (puede medir la radiación de fondo). Si está contaminado,
reemplazar la funda de plástico y volver a comprobarlo.
(5) Para monitorizar radiación gamma, mantener el instrumento o la sonda a 10 cm. de la
superficie.
(6) Si el nivel de contaminación es superior a 1 μSv/h, realizar las siguientes acciones:
 Descontaminar usando las mangueras, cepillos y detergentes.
 No retrasar la sustitución de filtros contaminados.
 Volver a inspeccionar las superficies contaminadas y realizar lo siguiente:

Si la tasa de dosis a 10 cm. es: Acción a realizar:
> 1 μSv/h y < 10 μSv/h Utilizarlos sólo para intervención.
> 10 μSv/h y < 100 μSv/h Utilizarlos sólo para intervenciones críticas (p.e. transporte de
víctimas). Se debe controlar el uso de estos artículos. Una vez
este uso ha finalizado, se debe aislar. El personal que utilice
estos artículos debe seguir la Instrucción 2 y hacer todo lo
posible para reducir la exposición cutánea (usar guantes) y
reducir su uso (pocas horas).
> 100 μSv/h Aislar y utilizar sólo con la aprobación del asesor radiológico.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 82


BIBLIOGRAFÍA
- Manuel for First Responders to a Radiological Emergency. IAEA. October
2006.
- Response Guidelines for NBCE Incidents. RÄDDNINGSVERKET. Swedish
Rescue Services Agency.
- Sistemática de actuación frente a riesgos radiológicos por actos terroristas.
SPEIS Comunidad Valenciana.
- General Guidelines for Protection of the Civilian Population against CBRN
risk. Project group whit participants from Finland, Sweeden and Norway.
- Reglamento de protección sanitaria contra radiaciones ionizantes.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 83
EMERGENCIAS CON PRESENCIA DE RIESGOS
BIOLOGICO. CLASES, PELIGROSIDAD Y
MEDICION. TECNICAS Y PROCEDIMIENTOS DE
INTERVENCION. ESPECIAL MENCION A LA
ACTUACION EN ATENTADOS CON AGENTES DE
GUERRA BIOLOGICA (MANUEL ALONSO)

1. INTRODUCCIÓN
Las emergencias con presencia de riesgo biológico pueden clasificarse atendiendo a su
origen en intencionadas y no intencionadas. Los escenarios donde se presentan unas u otras
pueden ser diferentes o coincidir.
Normalmente, los accidentes no intencionados suelen ocurrir en los lugares donde
habitualmente se manejan este tipo de agentes. Hospitales, universidades, laboratorios o
centros de investigación serán los sitios más habituales, sin olvidar los posibles accidentes en
el transporte. El peligro potencial de estos accidentes para la población dependerá de la
naturaleza del agente y del conjunto de condiciones del lugar en ese momento.
La intencionalidad supone generalmente un aumento en la dimensión o gravedad de la
emergencia. En este caso, en lugar de referirnos a ese hecho como un accidente, deberíamos
calificarlo de ataque. El autor intentará realizarlo en el momento, lugar y modo de manera que
las consecuencias sean más graves.
Un ataque biológico se puede definir como el uso intencional de virus, bacterias,
hongos o toxinas procedentes de organismos vivos para producir la muerte o enfermedad de
humanos, animales o plantas.
Cuando consideramos un ataque biológico desde la perspectiva de la intervención, es
importante tener en cuenta que, con la excepción de algunas toxinas, no observaremos
manifestación física de un ataque ya que estas aparecerán diferidas en el tiempo. Por
consiguiente, la respuesta a un ataque biológico es principalmente una cuestión a investigar
por parte de epidemiologistas a través de sus manifestaciones sintomatológicas.
En este tema trataremos algunas de las características de los agentes biológicos, sus
tipos, detección, indicadores, diagnosis, terapia, descontaminación y medidas de protección.
Aunque los agentes biológicos potencialmente peligrosos son innumerables, sólo unos
pocos son razonablemente utilizables.
En este tema, veremos los agentes que se han estudiado o desarrollado por distintos
países a partir de programas de producción de armas biológicas, así como los que podrían ser
usados o codiciados por grupos terroristas.

1.1 CARACTERÍSTICAS DE LOS AGENTES BIOLÓGICOS
Los agentes biológicos poseen características intrínsecas que determinan su utilidad
como armas. Entre estos rasgos podemos considerar:
- Infecciosidad
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 84
- Virulencia
- Patogenicidad
- Periodo de incubación
- Transmisividad
- Letalidad
- Estabilidad

Infecciosidad
La infeciosidad de un agente es una medida de la facilidad relativa con que los
microorganismos se establecen en una especie huésped. Cuanto más infeccioso es un agente,
menor es la cantidad de del mismo que es necesaria para causar la afección.

Virulencia
La virulencia de un agente refleja la gravedad relativa de la afección producida por
dicho agente.

Toxicidad
La toxicidad de un agente refleja la gravedad relativa de la afección o incapacidad
producida por una toxina.

Patogenicidad
Refleja la capacidad de un agente infeccioso para causar enfermedad en un huésped.

Periodo de incubación
Es el tiempo transcurrido entre la exposición, y la aparición de síntomas. Los
microorganismos necesitan un tiempo para multiplicarse (replicarse) dentro de un huésped
para así, poder alcanzar un número suficientemente grande como para producir la
enfermedad. La duración del periodo de incubación depende de varias variables, entre otras:
la dosis inicial, la virulencia, la vía de acceso, la capacidad de réplica y los factores
inmunológicos del huésped.

Transmisividad
Es la capacidad relativa con la que un agente puede pasar de una persona a otra.

Letalidad
La letalidad refleja la facilidad relativa para causar la muerte en una población
determinada.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 85

Estabilidad
El rango de decaimiento de un agente es una medida cuantitativa de su estabilidad. Es
una medida de la capacidad del agente para adaptarse a la variación de factores
medioambientales tales como la temperatura, humedad relativa, contaminación atmosférica y
la luz del sol.

Otros factores
Algunos factores adicionales que pueden influir en la disponibilidad de algunos
agentes como armas biológicas son:
- Capacidad de producción
- Estabilidad en el almacenamiento y/o transporte
- Facilidad de dispersión

1.2 TIPOS DE AGENTES BIOLÓGICOS
Bacterias
Las bacterias son organismos unicelulares la mayoría de las cuales pueden crecer en
medios de cultivo sólidos o líquidos. La estructura del organismo consiste en un material
nuclear, citoplasma y membrana celular. Se reproducen por división simple. Producen
afecciones que a menudo responden a terapias con antibióticos específicos.

Virus
Los virus son el tipo más simple de microorganismo. Necesitan células vivas para
replicarse, son por tanto absolutamente dependientes de las células del organismo al cual han
infectado.
Producen afecciones que generalmente no responden a los antibióticos, pero que
pueden ser sensibles a los compuestos antivirales. El problema es que hay disponibles pocos
compuestos antivirales y aquéllos que están disponibles son de uso limitado.

Rickettsias
Las rickettsias son microorganismos que comparten características tanto de las
bacterias como de los virus. Al igual que las bacterias, las rickettsias tienen enzimas y paredes
celulares, utilizan oxígeno y pueden ser controladas o destruidas por los antibióticos. Al igual
que los virus, pueden vivir y multiplicarse sólo dentro de las células. Las rickettsias
normalmente viven en ácaros, garrapatas, pulgas y piojos y pueden transmitirse a los humanos
a través de las picaduras de estos insectos que succionan sangre. Suelen vivir dentro de las
células que revisten pequeños vasos sanguíneos y, en consecuencia, dichos vasos se inflaman
o se obstruyen, o bien comienzan a perder sangre dentro de los tejidos que los rodea.

Clamidia
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 86
La clamidia es un microorganismo parásito intracelular incapaz de generar energía por
si mismo. Al igual que las bacterias, pueden ser tratadas con antibióticos. Como los virus,
necesitan células vivas para multiplicarse.

Hongos
Los hongos son diferentes a las plantas, a los animales y a las bacterias. Aunque
crecen como las plantas, no poseen función fotosintética y generalmente se desarrollan en
plantas vivas o muertas, o en materia animal. Se incluyen levaduras microscópicas y grandes
setas y se esparcen por esporas, lo que puede ser un método operativo muy efectivo para su
dispersión. Sus infecciones son resistentes a los antibióticos antibacterianos.

Toxinas
Las toxinas son sustancias tóxicas producidas o derivadas de animales, plantas o
microorganismos; algunas toxinas pueden producirse o alterarse por medios químicos. Son no
volátiles y normalmente no activas dérmicamente (las micotoxinas son una excepción). La no
volatilidad hace poco probable la posibilidad de exposiciones secundarias persona-persona.

1.3 DETECCIÓN E INDICADORES DE ATAQUE BIOLÓGICO
Los agentes biológicos no pueden ser detectados por ninguno de nuestros cinco
sentidos. Normalmente, el primer indicador de un ataque biológico son las primeras víctimas.
El ser humano un sensible, y en algunos casos el único, biodetector.
Los primeros resultados clínicos pueden no corresponderse con lo que podríamos
llamar enfermedad típicas. El personal médico, en los momentos iniciales, puede ser incapaz
de diferenciar una enfermedad natural de lo que puede ser consecuencia de un ataque con
agentes biológicos. Puede pasar un tiempo considerable antes de ser conscientes de la
gravedad del posible ataque. Durante ese tiempo, la magnitud de las consecuencias puede
aumentar de manera trágica.
Es probable que no podamos detectar un ataque biológico si nos basamos sólo en la
sintomatología. Aunque los síntomas sean claros, los epidemiologistas deben estudiar la
situación. La detección de infecciones o intoxicaciones diferentes en un mismo espacio y
tiempo pueden generar un enmascaramiento que tendrá como consecuencia más grave un
retraso en el diagnóstico. En caso de un ataque, podría aparecer un gran grupo de afectados en
un corto periodo de tiempo, o un pequeño grupo son síntomas similares a una gripe común.
Algunos puntos a tener en cuenta para reconocer un ataque biológico pueden ser:
- Un patrón de afección con características que difieren de los que pueden considerarse
“naturales”
- La incidencia de una enfermedad aumenta desmesuradamente en un corto periodo de
tiempo (horas o días)
- Flujo de gran cantidad de pacientes a hospitales o centros de salud con síntomas
similares
- Un tipo de enfermedad inusual en un área geográfica determinada
- Prevalencia inusualmente alta de complicaciones respiratorias en enfermedades que
habitualmente no provocan síndromes de este tipo.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 87
- Distribución de afectados alineados con la velocidad del viento
- Menor cantidad de afectados entre las personas que se encuentran en lugares cerrados
que entre aquello que se encuentran en el exterior
- Incremento del número de animales muertos o enfermos, de diferentes especies
- Declaraciones de testigos, o aparición de dispositivos apropiados para la dispersión de
agentes biológicos
- Gran número de víctimas con desenlace fatal rápido, como resultado de exposiciones a
dosis letales múltiples cerca de la posible zona de dispersión.

2. BACTERIAS
Las bacterias son organismos unicelulares. Varían en tamaño y forma, desde células
esféricas, cocos, con un diámetro entre 0.5 y 1 μm, hasta organismos largos de forma
redonda, bacilos, que pueden ser de entre 1 y 5 mm de tamaño. La forma de la bacteria viene
determinada por la rigidez de la pared celular de ésta. El interior de la célula contiene el
material nuclear (DNA), citoplasma y la membrana celular, elementos que son necesarios
para la vida de la bacteria. Muchas bacterias también tienen glicoproteínas en su superficie,
glicoproteínas que tienen especial importancia en su potencial para dar enfermedades. Bajo
circunstancias especiales, algunos tipos de bacterias se pueden transformar en esporas. La
espora es más resistente al frío, al calor, a la sequedad, a los productos químicos y a la
radiación. Las esporas son una forma latente de las bacterias, y como las semillas de una
planta, pueden germinar cuando las condiciones son favorables.
Las bacterias pueden causar enfermedades en seres humanos y animales por medio de
dos mecanismos que difieren en su principio: en un caso invadiendo los tejidos, en otros
produciendo venenos (toxinas). En algunos casos las bacterias poseen las dos propiedades.
Las enfermedades que producen a menudo responden a terapias específicas de antibióticos.
En este tema vamos a estudiar las bacterias que representan una mayor amenaza
potencial por su posible uso como armas biológicas:
- Bacillus anthracis (Ántrax)
- Brucilla melitensis (Brucelosis)
- Yersina pestis (Peste)
- Francisella tularensis (Tularemia)

2.1 ÁNTHRAX
El bacillus anthracis es una bacteria aerobia, esporulante y con capacidad para
sintetizar una cápsula antifagoticida. Las esporas miden aproximadamente 1 μm de diámetro.
La bacteria bacillus anthracis, normalmente produce una enfermedad zoonótica en animales
doméstico y salvajes como cabras, ovejas, caballos… Los seres humanos resultan infectados
por contacto con animales infectados o productos animales contaminados.
Predominantemente la infección tiene lugar por vía cutánea y sólo en raras ocasiones por vía
respiratoria o gastrointestinal.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 88
El ántrax esta presente en todo el mundo. El organismo se encuentra en la tierra en
forma de espora; la forma en organismos infectados es la bacilar.


Signos y síntomas
- Existen tres formas de ántrax en el hombre: cutáneo, respiratorio y gastrointestinal
- El periodo de incubación varía entre 1 y 6 días
- Fiebre, malestar, fatiga, tos y molestias moderadas en el pecho seguido de dolor
respiratorio con disnea, diaforesis, estridor y cianosis
- Los síntomas iniciales a menudo van seguidos de un periodo de mejoría que oscila
entre horas hasta dos o tres días
- El shock y la muerte ocurren entre 24 y 36 horas después de la aparición de los
síntomas severos

Diagnosis
- Las manifestaciones físicas no son específicas
- Ensanchamiento del mediastino
- Analítica

Tratamiento
- Normalmente no son efectivos después de la aparición de los síntomas
- Penicilina, tetraciclina, eritromicina o ciprofloxacina
- Terapia de soporte

Descontaminación
- Agentes esporicidas (yodo o cloro)

2.2 BRUCELOSIS
Se denomina genéricamente brucelosis a la enfermedad causada por microorganismos
de la especie Brucilla. La brucelosis es una enfermedad propia de los animales, pero que
también puede afectar a los seres humanos. Se trata por tanto de una infección zoonótica.
Las infecciones en seres humanos suelen ser consecuencia del contacto de estos con
animales infectados.
La gran capacidad infectiva de las especies del género Brucilla que afectan al ser
humano y su fácil aerosolización propiciaron que estos microorganismos entrasen a tomar
parte de los arsenales de armas biológicas de potencias como USA o la antigua Unión
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 89
Soviética. En la actualidad su potencial empleo en bioterrorismo supone una amenaza para la
población.


Signos y síntomas
- Periodo de incubación bastante variable, normalmente entre 3 y 4 semanas, aunque se
han dado casos de una semana o varios meses
- Manifestaciones clínicas diversas que varían durante el desarrollo de la enfermedad
- Fiebre y sudoración desproporcionada a la fiebre existente
- Debilidad, escalofríos, artralgias y mialgias generalizadas
- Sólo aparece tos entre un 15 y un 25 % de los casos
- Sin tratamiento la enfermedad puede persistir durante meses o años, con periodos de
mejoría y recaída
- La muerte no es muy frecuente, incluso en ausencia de tratamiento

Diagnosis
- Los síntomas iniciales de la brucelosis normalmente son no específicos; el diagnóstico
diferencial es muy amplio e incluye infecciones de origen diferente
- La brucelosis puede no distinguirse clínicamente de la forma tifoidea de la tularemia o
de la fiebre tifoidea
- El aislamiento de la Brucella ssp. constituye el método de diagnóstico definitivo

Tratamiento
- Las terapias basadas en un solo antibiótico tiene ratios de decaída muy altos, por ello
deberían administrarse terapias basadas en cócteles de antibióticos
- El tratamiento recomendado consiste en 200 mg/día de doxiciclina junto con 900
mg/día de rifampicina durante seis semanas
- Otro tratamiento alternativo eficaz consiste en 200 mr/día de doxiciclina durante seis
semanas y 1g/día de estreptomicina durante las tres primeras semanas

Descontaminación y precauciones
- Las superficies contaminadas con aerosoles de brucella pueden ser descontaminadas
por medios de descontaminación estándar: disolución de hipoclorito al 0.5 % (1litro
de lejía de 50 gr/litro de cloro activo añadido a nueve litros de agua)

Notas
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 90
- En determinadas condiciones medioambientales (por ejemplo oscuridad, temperaturas
frías, alta concentración de CO
2
) se han documentado persistencias superiores a dos
años
- La forma de liberación más probable es en aerosol

2.3 PESTE
La peste es un infección zoonótica causada por la Yersina Pestis, un cocobacilus. A lo
largo de la historia, la pulga de la rata oriental (Xenopsylla Cheopis) ha sido la mayor
responsable de la expansión de la peste bubónica. La peste se caracteriza por el abrupto
ataque de altas fiebres, dolorosas linfoadenopatías, y bacteriemia.
Existen distintos cuadros clínicos: Peste bubónica, peste septicémica, peste neumónica
y meningitis por peste. La peste septicémica, algunas veces puede ser consecuencia de una
peste bubónica que no se ha tratado. Los pacientes que padecen la forma bubónica de la
enfermedad, pueden desarrollar una peste neumónica secundaria. Esta complicación puede
llevar a una propagación de humano a humano por la vía respiratoria y causar una peste
neumónica primaria. La peste neumónica es la forma más grave de la enfermedad, y si no se
trata, tiene un porcentaje de mortandad cercano al 100 %.

Signos y síntomas
Peste neumónica
- Periodo de incubación de 2 – 3 días
- Fiebre alta, temblores, dolor de cabeza, hemoptisis y toxemia, progresando
rápidamente a disnea, estridor y cianosis
- La muerte aparece como resultado de fallo respiratorio, colapso circulatorio y diátesis
hemorrágica
Peste bubónica
- Se puede diagnosticar clínicamente mediante una tinción Gram o Wayson de las
aspiraciones de un, esputos fluidos cerebro espinales (CSF)
- También se pueden realizar cultivos

Tratamiento y aislamiento
- La administración temprana de antibióticos es muy efectiva. Es necesaria una terapia
de soporte para las formas neumónica y septicémica
- Aislamiento estricto para pacientes con peste neumónica

Descontaminación y precauciones
- Precaución con las heridas y secreciones en caso de peste bubónica
- El calor, os desinfectantes y la exposición a la luz del sol hacen que la bacteria se
vuelva inofensiva
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 91

2.4 TULAREMIA
La Turalemia es una zoonosis causada por una bacteria intracelular llamada
Francisella tularensis. La enfermedad se caracteriza por fiebre, úlceras localizadas en la piel o
en la membrana mucosa, linfoadenopatía regional, y ocasionalmente neumonía. Tiene un alto
poder de infección después de la aerosolización.
Normalmente se introduce en el huésped a través de roturas (cortes) en la piel, o a
través de membranas de mucosas del ojo, el tracto respiratorio, o tracto gastrointestinal. Diez
organismos virulentos inyectados subcutáneamente y entre 10 – 15 organismos
proporcionados por aerosol, pueden causar la infección en el ser humano.

Signos y síntomas
- Los pacientes con tularemia ulceroglandular presentan ulceras locales en la piel o
membranas mucosas, nodos linfáticos que superan 1 cm de diámetro o ambas cosas,
fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y malestar
- Los pacientes con tularemia tifoidea o septicémica presentan nodos linfáticos de
menos de 1 cm de diámetro y no presentan lesiones ni en la piel ni en las membranas
mucosas. Presentan fiebre, dolor de cabeza, malestar, postración, pérdida de peso y tos
no productiva

Diagnosis
- Las manifestaciones físicas suelen ser no específicas. Mediante cultivo, aunque
presenta dificultades
- Serológicamente usando aglutinación bacteriológica de ELISA
- Rayos X en el pecho pueden revelar un proceso neumónico

Tratamiento y aislamiento
- La administración temprana de antibióticos (estreptomicina o gentamicina) es muy
efectiva
- No es necesario un aislamiento estricto

Descontaminación y precauciones
- Precaución con las secreciones y lesiones
- Calor y desinfectantes

3. TOXINAS
Las toxinas se definen como cualquier sustancia tóxica de origen natural producida por
un animal, una planta o un microbio. Son no volátiles y normalmente no activas
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 92
dérmicamente (las micotoxinas son una excepción). Tienden a ser más tóxicas por unidad de
peso que los agentes químicos. La falta de volatilidad también las distingue de la mayoría de
agentes químicos. Es poco probable que produzcan exposiciones secundarias persona-
persona.
La potencial utilidad de algunas toxinas biológicas está limitada por una toxicidad
intrínseca baja o una capacidad de producción en cantidades limitadas. Para cubrir
eficazmente un área de 100 Km
2
con ricino sería necesaria una gran cantidad de ricino
(toneladas). Sin embargo debe tenerse en cuenta no sólo la capacidad letal sino también la de
incapacitación. Resulta mucho menor la cantidad de toxina necesaria para producir un cuadro
clínico significativo que la necesaria para causar la muerte.

Notas importantes
- Las toxinas no crecen, no se reproducen y no mueren después de su dispersión
- No se dispone de monitorización de campo eficaz que permita una detección rápida
- Las toxinas producen efectos similares a los causados por los agentes químicos
- Algunas toxinas pueden penetrar por vía dérmica
- Los síntomas de un ataque pueden aparecer rápidamente
- Dosis muy pequeñas pueden causar lesiones o la muerte
- El tiempo transcurrido desde la exposición hasta la aparición de signos clínicos
depende en gran manera de la toxina implicada

Terapia
- Existen antitoxinas específicas disponibles en ciertas condiciones
- No existen antitoxinas de amplio espectro

3.1 TOXINA BOTULÍNICA
El bacilo anaerobio, gram positivo, formador de esporas, Clostridium botulinum
produce los siete tipos de toxinas botulínicas. Estas toxinas son las más letales conocidas, con
una dosis letal del 50 % de la población expuesta (DL
50
) estimada de 0.001 μg/Kg en
humanos. El síndrome clínico producido por estas toxinas se conoce como butulismo. Las
toxinas botulínicas han causado muchos casos de botulismo como consecuencia de ingestión
en alimentos mal preparados o envasados. Es posible el empleo de toxinas botulínicas como
aerosol o su empleo en sabotaje de alimentos.

Signos y síntomas
- Apoptosis, debilidad general, vértigo, boca y garganta seca, visión borrosa y diplopía,
disartria, disfonía y disfagia seguida de parálisis fláccida simétrica descendente que
culmina en fallo respiratorio
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 93
- La aparición de síntomas en el botulismo por inhalación suele presentarse entre la 24 y
36 horas y varios días tras la exposición


Diagnosis
- El diagnóstico clínico resulta complicado. es posible la detección de la toxina en
suero o contenidos gástricos por medio de un bioensayo en ratón. También es posible
la detección por ELISA
- La aparición de múltiples casos de parálisis progresiva descendente muscular y bulbar
en pacientes sin fiebre sugiere el diagnóstico de intoxicación botulínica

Tratamiento
- Traqueotomía o intubación endotraquial y ventilación asistida
- Administración de antitoxina botulínica

Descontaminación y precauciones
- Disoluciones de hipoclorito (0.5 % durante 10 – 15 minutos) y lavados con agua y
jabón
- La toxina no es activa dérmicamente y las exposiciones secundarias no suponen un
riesgo relevante

3.2 RICINA
La ricina es una potente toxina proteica derivada de la semilla del Ricinus Comunis.
Esta planta es de distribución mundial y la toxina muy fácil de obtener. Cuando es inhalada
como aerosol, esta toxina produce síntomas patológicos en las ocho primeras horas y síntomas
respiratorios severos seguidos de fallo de respiratorio por hipoxia agua en 36 – 72 horas.
Cuando es ingerido, la ricina causa severos síntomas gastrointestinales seguidos de colapso
vascular y muerte. Esta toxina puede además causar coagulación intravascular diseminada,
fallo microcirculatorio y fallo de múltiples órganos si se administra por vía intravenosa a
animales de laboratorio.
Existen pocos datos toxicológicos sobre humanos. La causa exacta de la morbilidad y
mortalidad puede ser dependiente de la ruta de exposición. En humanos, la exposición al
aerosol cause probablemente daño pulmonar agudo, edema pulmonar secundario, y
eventualmente fallo respiratorio por hipoxia aguda.

Signos y síntomas
- Entre 18 y 24 horas después de la exposición aparece malestar, fiebre, tos y edema
pulmonar, seguido de disnea y muerte por hipoxia en 36-72 horas

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 94
Diagnosis
- Numerosos casos de daño pulmonar agudo en una zona determinada debe despertar la
sospecha de un ataque con un irritante pulmonar como el ricina aerosolizada, aunque
otros patógenos pulmonares pueden presentar signos y síntomas muy similares
- La intoxicación por ricina evolucionara a pesar de la administración de antibióticos, al
contrario que los procesos infecciosos
- Existe una prueba confirmatoria de exposición por ELISA

Tratamiento
- Tratamiento para el edema pulmonar y ayuda respiratoria si la intoxicación es
pulmonar
- Descontaminación gástrica vigorosa con carbón activado seguido del uso de purgantes
como el citrato de magnesio si la intoxicación es gastrointestinal

Descontaminación y precauciones
- Se puede descontaminar la superficie de la piel mediante disoluciones de hipoclorito
y/o agua y jabón
- La ricina no es volátil, por tanto la contaminación secundaria por aerosol no supone un
peligro

4. VIRUS
Los virus son el tipo más simple de microorganismo. Consiste en una nucleocápside
de proteína que contiene el material genético, que pude ser ADN o ARN. En algunos casos, la
partícula de virus está rodeada por una cubierta externa de lípidos. Los virus son mucho más
pequeños que las bacterias, oscilando su tamaño entre 0.02 y 0.2 μm. Los virus no tienen un
sistema metabólico propio y son por tanto dependientes de la maquinaria biosintética de sus
células huésped: los virus son parásitos intracelulares. Esto también significa que los virus, al
contrario que las bacterias, no pueden ser cultivados en soluciones nutritivas sintéticas.
Requieren células vivas para poder multiplicarse. Las células huésped pueden ser de
humanos, animales, plantas o bacterias. Cada virus tiene su propio tipo de célula huésped
debido a una complicada interacción entre ambos. Muchas células huésped específicas pueden
ser cultivadas en soluciones nutritivas y después ser infectadas con el virus. Otra forma
habitual de cultivar los virus es dejarlos crecer sobre membrana corialontogénica de huevos
fertilizados. El cultivo e virus es costoso y requiere tiempo. Los cambios que produce el virus
sobre la célula normalmente conducen a la muerte de esta.
El manejo de virus supone una complejidad técnica superior al trabajo con bacterias,
siendo más difícil su producción a gran escala y la protección del personal propio. A nivel
militar, esto un supone una seria limitación, pero para un grupo terrorista con una capacidad
de infraestructura limitada, este factor puede hacerles decantarse por el uso de agentes
bacterianos o toxinas más fáciles de manejar.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 95
En cuanto a la posible terapia antiviral, el único fármaco disponible de amplio espectro
es la ribavirina. Existen otros fármacos pero de escasa aplicación como antivirales no
específicos.

4.1 VIRUELA
La viruela es causada por el virus variola perteneciente al género Orthopoxvirus, que
se encuentran entre los mas grandes y complejos. El tamaño aproximado de un virión de
variola es de 200 nm. Existen al menos dos cepas, variola major, la más virulenta, y variola
minor. La viruela es una importante causa de morbilidad y mortalidad en los países
desarrollados hasta tiempos recientes. Tras un programa de vacunación global, el último caso
se registro en Somalia en 1977 y en 1980 la viruela fue declarada erradicada del mundo por la
OMS.
A pesar de haber sido globalmente erradicada y de que se sigue disponiendo de
vacuna, la viruela supone una seria amenaza como agente de guerra biológica. Esto es debido
a la infectividad del virus en forma de aerosol, su alta mortalidad y su dispersión secundaria
en una población no vacunada y la inexistencia de un tratamiento efectivo para la enfermedad.

Signos y síntomas
- Periodo de incubación medio de 12 días
- Los síntomas clínicos aparecen de modo agudo con malestar, fiebre, rigidez, vómitos,
dolor de cabeza y espalda y algunos casos delirio en fases iniciales
- después de dos o tres días se desarrolla un exantema en la cara, manos y antebrazos
extendiéndose gradualmente al tronco y las extremidades inferiores
- Las lesiones progresan sincrónicamente de máculas a pápulas, vesículas y pústulas.
Entre 8 y 14 días después del inicio de los síntomas, las pústulas forman costras que se
separan dejando profundas cicatrices

Diagnosis
- La principal dificultad en el diagnóstico es la falta de familiaridad del personal médico
con la enfermedad
- La viruela se distingue de la varicela por la distribución centrífuga de las erupciones y
su desarrollo sincrónico. El fallo en el reconocimiento de casos leves en personas con
inmunidad parcial, permite una rápida transmisión persona-persona
- El método usual de diagnóstico es la presencia de los virones característicos en
preparaciones de microscopía electrónica del contenido vesicular. la toma demuestra
debe ser realizada por alguien recientemente vacunado y usando guantes y máscara.
Las pruebas de laboratorio requieren instalaciones de alta contención

Descontaminación y precauciones
- Los pacientes presentan la máxima infectividad en los días 3 a 6 tras la aparición de la
fiebre. Deben ser aislados y considerarse infectivos hasta que no caen todas las costras
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 96
- La vacunación es plenamente efectiva durante los tres primeros años, declinando
gradualmente hasta los diez años, momento en que se considera que se ha perdido la
capacidad de protección

Potencial uso contra la salud pública
Hay varios factores que hacen del virus de la viruela un potencial agente de guerra o
terrorismo biológico muy peligroso:
- La relativamente alta estabilidad en aerosol del virus
- La baja dosis efectiva
- La alta transmisibilidad y generación de casos secundarios
- Alta tasa de mortalidad (30-40%)
- Postración e incapacitación temporal de los enfermos
- Existencia de una vacuna para proteger al personal propio
- Posible infección el personal médico y colapso del sistema sanitario
- Pánico colectivo

4.2 FIEBRES HEMORRÁGICAS
Las fiebres hemorrágicas víricas (VHF por sus siglas en inglés) están causadas por
cuatro familias de virus:
- Arenaviridae: Fiebres hemorrágicas de Lassa, Argentina, Bolivia y Venezuela
- Bunyaviridae: Rift Valley, Congo-Crimea, Hantaan y síndrome pulmonar de
Hantavirus
- Filoviridae: Margurg y Ebola
- Flaviviridae: Fiebre amarilla, Dengue, Kyasanur y Omsk
El más conocido entre las fiebres hemorrágicas es el virus del Ebola. El primer caso
registrado se dio en Zaire en 1976, y está asociado a varios brotes en África con una tasa de
mortandad entre el 53% y el 92%.
Estos virus están caracterizados por una enfermedad generalizada aguda, incluyendo
malestar, postración, incremento de la permeabilidad vascular y anormalidades circulatorias.
Todos los agentes son infecciosos vía aerosol y muchos son estables como aerosoles
respiratorios.
El síndrome específico de fiebre hemorrágica vírica que se desarrolla en el paciente
depende de numerosos factores como la virulencia del virus, las características de la cepa, la
ruta de exposición, la dosis y factores del huésped.

Signos y síntomas
- las VHF son enfermedades febriles que se pueden ver complicadas con sangrado fácil,
petequias, hipotensión incluso shock y edemas
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 97
- En cualquiera de la VHF pueden presentarse síntomas como malestar, mialgias, dolor
de cabeza, vómitos y diarrea
- Fiebre, postración y hemorragias por las mucosas

Diagnosis
- No todos los pacientes infectados desarrollan VHF
- Los diagnósticos por cultivo pueden requerir entre 3 y 10 días, e incluso más
- Se debe sospechar fiebre hemorrágica vírica en pacientes con fiebre, hemorragias o
enrojecimientos dérmicos y viaje a zona de riesgo
- El diagnóstico definitivo requiere un diagnóstico virológico específico

Tratamiento y aislamiento
- Pueden ser necesarias terapias de soporte intensivas
- Las manifestaciones hemodinámicas, hematológicas, pulmonares y neurológicas
deben de recibir terapias de soporte independientemente del agente etiológico concreto
que esta produciendo la VHF
- En caso de sospecha de VHF, administrar ribavirina hasta descartar el diagnóstico de
virus hemorrágico por el laboratorio de referencia
- Aplicar medidas de aislamiento

Descontaminación y precauciones
- Descontaminación con hipoclorito o con desinfectantes fenólicos

Notas
- No existen evidencias de utilización de algunos de estos virus como armas biológicas
- Estos virus pueden propagarse de distintos modos y una posibilidad es que los
humanos sean infectados por vía respiratoria
- Todos estos virus (excepto el dengue) son infecciosos en aerosol

5. ACTUACIÓN FRENTE A RIESGO BIOLÓGICOS
POR ACTOS TERRORISTAS
El uso malicioso de agentes biológicos puede plantear escenarios de emergencia
diferentes. Desde un punto de vista operativo, la mayor parte de estos escenarios requerirán
una respuesta principalmente médica. La detección, identificación y control de posibles brotes
o epidemias así como el tratamiento de las posibles víctimas será básicamente una
competencia de los servicios de salud.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 98
No obstante, existen situaciones en las que se pueda requerir la participación de otros
servicios de emergencias. La descontaminación de zonas o personal posiblemente afectados o
contaminados por agentes biológicos o la recogida de bultos sospechosos de contener este
tipo de agentes, exige el uso de equipos y materiales así como de técnicas propias de otros
servicios de emergencia diferentes a los sanitarios.
En este punto vamos a presentar una sistemática de actuación frente a riesgos
biológicos por actos terroristas elaborada para su uso por los servicios de bomberos de la
Comunidad Valenciana. Esta sistemática se basa en los procedimientos estándar de
descontaminación de personal y material, así como la recogida de bultos sospechosos de
contener agentes biológicos.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 99
ANEXO: SISTEMÁTICA DE ACTUACIÓN FRENTE A RIESGOS
BIOLÓGICOS POR ACTOS TERRORISTAS. SPEIS COMUNIDAD
VALENCIANA

INTRODUCCIÓN

En una situación de alerta como la actual por la acción del terrorismo, los Servicios de
Extinción de Incendios podrán ser requeridos, dentro del Plan de Coordinación de Protección
Civil ante agresiones terroristas por agentes NBQ, en el que la dirección sobre el terreno es
ejercida por las fuerzas de orden público de la Administración General del Estado (Guardia
Civil o Cuerpo Nacional de Policía), para retirar un objeto altamente sospechoso

La actuación se producirá como consecuencia de la existencia de un posible paquete o
bulto del que se sospeche que contenga algún tipo de agente biológico nocivo. Aunque no
exista confirmación, nuestra actuación, siguiendo la línea de seguridad positiva, deberá
realizarse como si tal presencia fuese cierta.


SALIDA MÍNIMA

Se movilizará los recursos humanos suficientes para atender las funciones que se indican a
continuación, que serán al menos:

 Retirada del bulto (zona caliente): 2 Bomberos o más en función de su tamaño
 Descontaminación y control zona (zona templada): 2 Bomberos
 Dirección y control operación: 1 mando o bombero para control en zona templada
y 1 mando para dirección en zona fría


ACTUACIÓN

1. P.M.A.

 Establecer el punto de encuentro ó lugar, con las fuerzas del orden.
 A nuestra llegada informarse de la situación por dichas fuerzas del orden a través
del Director del PMA (Debe estar constituido o solicitar previamente su
constitución).

2. ZONIFICACIÓN

En cuanto a la zonificación debemos distinguir dos situaciones:

 Recinto cerrado: Se establecerá una zona caliente, templada y fría. La zona
caliente será el recinto donde este el posible bulto. La zona templada la
estableceremos a partir de la puerta del recinto. La zona fría será el exterior o vía
pública. Si es posible se desconectará el sistema de ventilación de la habitación
donde se encuentra el bulto.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 100
 Espacio abierto: La zona caliente tendrá un radio mínimo de 5 metros alrededor
del foco. La zona templada tendrá un radio mínimo de 15 metros alrededor de la
caliente.
Esta zonificación se establecerá con carácter mínimo general, pudiendo modificarse
siempre que, conociéndose el agente implicado y con el asesoramiento necesario, se considere
preferible la ampliación de las mismas.
Para proceder a balizar y reconocer las zonas, todos los actuantes deberán de ir
provistos de los equipos de protección personal contra riesgos biológicos.



























3. INTERVENCIÓN

En el caso de que existan personas en lo que se considere que es zona caliente, se procederá a
mantenerlas en la zona templada (junto a la estación de descontaminación), a realizar su
descontaminación y ponerlas a disposición de las fuerzas del orden (Director del PMA), para
su filiación y control sanitario.

Dos miembros del equipo accederán a la zona caliente para retirar el paquete sospechoso, con
bolsas (al menos dos) o contenedores y una mochila o pulverizador con disolución de
hipoclorito sódico para descontaminación al 5%. El bulto se pondrá dentro del contenedor o
de la primera bolsa, así como la parte más importante del producto que hubiese podido
desparramarse. Esta primera bolsa se sellará y se rociará con la disolución de hipoclorito
sódico, colocándola dentro de la segunda bolsa que se cerrará. Se descontaminará la zona
EQUIPO INTERVENCIÓN
EQUIPO DESCONTAMINACIÓN
CONTROL
.
ENTRADA
SALIDA
DESCONTAMINACIÓN
SINIESTRO
ZONA CALIENTE
ZONA TEMPLADA
ZONA FRIA
P.M.A
5 m.
VIENTO
15 m.
V < 2 m/s
V > 2 m/s
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 101
donde estaba el paquete y las zonas próximas (1 metro alrededor) rociando con la disolución
de hipoclorito sódico.


4. DESCONTAMINACIÓN

Otros dos miembros del equipo instalarán la zona de descontaminación en la zona templada.
Dispondrán de:

 Cinta señalización
 Contenedores estancos o bolsas industriales reforzadas de plástico con cierre –
(para dejar equipos protección personal)
 Bidones de plástico de 40 / 50 ltrs de capacidad.
 Embudos.
 Cubeta de lavado para descontaminación. Lámina de plástico de alta densidad
 Tres Rociadores manuales de 8 a 12 litros de capacidad:
- Uno con disolución jabonosa aproximadamente al 1% (100 c.c. de
gel de baño o jabón bactericida en unos 10 litros de agua)
- Otro con una disolución acuosa al 0’5% de Hipoclorito Sódico
(Lejía, ver preparación en apartado específico).
- Otro con agua para enjuagado y arrastre final.

 Cepillos de cerdas suaves
 Recipiente para muestra de agua de descontaminación y bolsa plástica para
albergar el recipiente con la muestra
 Etiquetas adhesivas para identificación de material posiblemente contaminado.

Aparte de balizar la zona de descontaminación, se cubrirá con la lámina de plástico
incluido la cubeta de lavado.

En la cubeta de lavado, se procederá a descontaminar a los operantes, primero con la
disolución jabonosa, pulverizada a poca presión mediante un equipo pulverizador manual,
evitando producir salpicaduras, con la finalidad de arrastrar y no esparcir los posibles
residuos bioquímicos adheridos al Equipo de Protección Personal. Se frotará con cepillos, se
enjuagará con el pulverizador de agua y se rociará con la disolución al 0,5% de Hipoclorito
Sódico, permaneciendo 5 a 10 minutos, con dicha disolución antes del último enjuague con
agua. Después de haber rociado a los operantes, los dos bomberos que constituyen el equipo
de descontaminación procederán a descontaminarse mutuamente con la disolución jabonosa y
la de Hipoclorito Sódico, permanecerán 5 minutos y se enjuagarán los cuatro miembros del
equipo interviniente con agua. Se tomará una muestra del agua de descontaminación, se
rociará el recipiente cerrado de la muestra con disolución de hipoclorito sódico y se colocará
dentro de una bolsa que se cerrará herméticamente.

Se procederá a recoger y retirar las aguas residuales procedentes de la descontaminación de
los Equipos de Protección Personal en los bidones de plástico, para su posterior tratamiento.

Se procederá a la retirada del Equipo de Protección Personal, desde la parte superior “cabeza”
hacia la parte inferior “pies”, recogiéndose por separado los Equipos de Protección Física y
Protección Respiratoria en sendos sacos ó bolsas de plástico industriales y contenedor, para su
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 102
posterior tratamiento. En el caso de equipos de protección física encapsulado sólo se recogerá
el equipo y no el ERA. La lámina de plástico también se colocará en una bolsa.
Se recomienda mantener el ERA dentro de las bolsas hasta disponer del resultado de los
análisis. Si estos fuesen positivos se recomienda proceder a una nueva desinfección total, bien
por medios propios o a través de los servicios de desinfección de los hospitales.
Se recomienda que todo el personal actuante se duche con abundante agua y jabón, una vez en
el Parque.

Todo material y bultos recogidos en bolsas o contenedores, susceptibles de estar
contaminados, se identificarán con etiquetas adhesivas indicando al menos lugar, fecha y
número de actuación.

4.1 Descontaminación del personal no operativo

- Los individuos que han estado en la zona caliente se considerarán que han estado en
contacto con esporas de ántrax o agente biológico sospechoso y deberán introducir sus
efectos personales y la ropa en una bolsa de polietileno de alta densidad. Esta bolsa se
precintará y se introducirá la filiación del afectado. La bolsa se expone exteriormente a
una disolución de lejía al 5%. esta bolsa se introduce en otra o en una triple bolsa.
- Deben ducharse con gran cantidad de agua y jabón si es posible en las inmediaciones
de la zona de descontaminación. En caso contrario, se rociarán con la disolución
jabonosa (mismo proceso que personal operativo).
- Deben enjuagarse con una disolución diluida de lejía (0’5% de cloro) durante al menos
10 o 15 minutos.
- Aclararse con agua.

5. DISOLUCIONES DE HIPOCLORITO SÓDICO (LEJÍA)

5.1 Descontaminación de personal interviniente y no operativo
Se utilizará una disolución de hipoclorito al 0’5 %. Para ello añadiremos 1litro de lejía
comercial de 50 gr/l a 9 litros de agua.
Para otras concentraciones comerciales, podremos utilizar la siguiente tabla:
Concentración comercial Volumen de lejía (litros) Volumen de agua (litros)
80 gr/l 0’625 9’375
50 gr/l 1 9
40 gr/l 1’25 8’75

5.2 Descontaminación de la zona caliente y de los materiales
Se utilizará una disolución de hipoclorito al 5%, es decir, lejía comercial de 50 gr/l. Podrá
utilizarse también cualquiera de las otras dos concentraciones comerciales.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 103

6. EQUIPOS DE PROTECCIÓN PERSONAL

6.1 Protección respiratoria
Tanto el personal que penetra en la zona caliente como el de la estación de descontaminación
utilizarán obligatoriamente el equipo de respiración autónomo (ERA).
6.2 Vestuario de protección

- Buzo de trabajo con cremallera frontal y capucha incorporada, elásticos en la abertura
facial, cintura, puños y tobillos. EPI de categoría III, certificación CE, hermético a
líquidos, clasificado tipo 3 E.T (prEN 466-2

- Guantes. EPI de categoría III, certificación CE, norma EN 374 contra productos
químicos y microorganismos. Clasificación de 1 a 6 en función del tiempo de
permeación del producto. Norma EN 388 contra riesgos mecánicos (Clasificación
según niveles de protección: perforación, desgarro, corte y abrasión). Norma EN 420
requisitos generales de los guantes.

- Cinta adhesiva. Resistente a productos químicos. Utilizada para proporcionar una
protección extra en las juntas, uniones y cierres de guantes, botas, etc.

- Calzado. Bota profesional de bombero, EPI categoría III, certificación CE, norma EN
345-2, tipo II (caucho).















DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 104
BIBLIOGRAFÍA
- Firs responder Chem-Bio Handbook. Tempest Publishing. (http//:www.chem-
bio.com)
- Response Guidelines for NBCE Incidents. RÄDDNINGSVERKET. Swedish
Rescue Services Agency
- Curso básico de actuación en emergencias con riesgo biológico y químico.
Generalitat Valenciana. Consellería de Justicia i Adminstracions Públiques.
Direcció General d’Interior. SOS Logistic
- Sistemática de actuación frente a riesgos biológicos por actos terroristas.
SPEIS Comunidad Valenciana
- Chem-Bio Frequently Asked Questions. Guide to better understanding
chem..bio
- General Guidelines for Protection of the Civilian Population against CBRN
risk. Project group whit participants from Finland, Sweedwn and Norway
Guerra química biológica. Una iniciativa del MCYT y del CSIC. www.portaltecnocie
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 105
PLANES DE PROTECCIÓN CIVIL ANTE
ACCIDENTES EN EL TRANSPORTE DE
MERCANCÍAS PELIGROSAS (MANUEL ALONSO)

1. INTRODUCCIÓN
El nivel de desarrollo alcanzado por las sociedades más avanzadas supone la necesidad de
modificar los recursos que la naturaleza pone a nuestra disposición. Tradicionalmente, la
transformación de dichos recursos, dada la tecnología empleada, no implicaba en general un
nivel de riesgo elevado. La aparición de nuevos procesos en los que se transformaban ciertas
materias generando nuevos productos supuso un cambio de escenario que no ha dejado de
evolucionar hasta nuestros días.
La sociedad exige la producción de materias cuya fabricación implica el transporte, la
transformación y distribución de sustancias que pueden entrañar distintos peligros. El
desarrollo experimentado por las industrias químicas durante los últimos años ha determinado
un aumento de las actividades de producción, almacenamiento y distribución de sustancias
calificadas cómo peligrosas.
El transporte, la transformación y el almacenamiento de ciertas sustancias entraña
riesgos. Si coinciden en el espacio y en el tiempo una serie de circunstancias, la consecuencia
puede ser un accidente susceptible de causar daños personales, materiales y
medioambientales.
La diferencia de tratamiento que, para la protección de personas y bienes en caso de
accidente, requieren las distintas modalidades de transporte de mercancías peligrosas,
aconseja considerar por separado a los que se realizan por carretera o ferrocarril, los que se
efectúan por vía aérea, los que lo son por vía marítima y otros tipos de transportes efectuados
mediante canalizaciones, como gaseoductos y oleoductos.
De todos estos tipos de transportes de mercancías peligrosas son los realizados por
carretera y ferrocarril los que más frecuentemente y con mayor incidencia en los distintos
ámbitos del territorio nacional ponen en riesgo a la población, resultando, por ello, prioritaria
su regulación, en lo referente a la planificación de protección civil, frente a las otras
modalidades del transporte.

2. PLANIFICACIÓN DE EMERGENCIAS EN EL
TRANSPORTEDE MERCANCÍAS PELIGROSAS
2.1 JUSTIFICACIÓN
La ley 2/1985 , de 21 de enero, sobre Protección Civil, preveía en su artículo 8 la
aprobación de una Norma Básica de Protección Civil. Ésta, fue aprobada por Real Decreto
407/1992, de 24 de abril.
Las circunstancias que pueden concurrir en los accidentes producidos en los transportes
de mercancías peligrosas hacen que deban ser considerados como factores desencadenantes de
situaciones de grave riesgo colectivo, catástrofe o calamidad pública, a las que se refiere la ley
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 106
2/1985, de 21 de enero, sobre protección civil, con la consiguiente necesidad, para la protección
de personas y bienes, del empleo coordinado de medios y recursos pertenecientes a las distintas
Administraciones públicas e incluso a los particulares.

En la citada Norma Básica se dispone que serán objeto de Planes Especiales, entre
otras, las emergencias que puedan derivarse de accidentes en los transportes de mercancías
peligrosas y que estos Planes serán elaborados de acuerdo con la correspondiente Directriz
Básica que sería aprobada por el Gobierno, en la se establecerían los fundamentos comunes y
los requisitos mínimos sobre organización, criterios operativos, medidas de intervención e
instrumentos de coordinación que deben cumplir dichos Planes.
Para satisfacer esta necesidad, se aprobó por Real Decreto 387/1996, de 1 de marzo, la
directriz básica de planificación de protección civil ante el riesgo de accidentes en los
transportes de mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril.
Esta Directriz Básica tiene por objeto establecer los criterios mínimos que deben seguir
las distintas Administraciones públicas en la confección de los Planes Especiales de Protección
Civil frente a los riesgos de accidentes en los transportes de mercancías peligrosas, por carretera
y ferrocarril, en el ámbito territorial y competencial que a cada una corresponda. Todo ello con la
finalidad de prever un sistema que haga posible, en su caso, la coordinación y actuación conjunta
de los distintos servicios y Administraciones implicadas.
La aprobación de esta Directriz puso en manos de las comunidades autónomas la
herramienta necesaria para iniciar la elaboración de los planes especiales ante el riesgo de
accidentes en el transporte de mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril.

2.2 DIRECTRIZ BÁSICA DE PLANIFICACIÓN DE PROTECCIÓN
CIVIL ANTE EL RIESGO DE ACCIDENTES EN LOS TRANSPORTES
DE MERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA Y
FERROCARRIL

El documento está estructurado en cuatro partes principales y dos anexos. Estas partes
son:
- Objeto y ámbito
- Elementos básicos para la planificación
- El plan estatal de protección civil ante el riesgo de accidentes en los transportes
de mercancías peligrosas por carretera y por ferrocarril
- Los planes de comunidades autónomas ante el riesgo de accidentes en los
transportes de mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril

2. 2. 1 OBJETO Y ÁMBITO

La Directriz Básica sólo establece los criterios mínimos que habrán de seguir las distintas
administraciones públicas en la elaboración de estos Planes Especiales, en el ámbito territorial y
competencial que a cada una corresponda. Al ser un documento de mínimos, los planes
elaborados por las distintas comunidades autónomas tendrán una estructura similar, pero no
necesariamente idéntica. Y cuando decimos idéntica, no sólo nos referimos a contenidos, que
serán evidentemente diferentes como lo son los riesgos y posibilidades de respuesta de cada
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 107
comunidad, si no también a diferentes aspectos que aun respetando la estructura básica exigida
por la Directriz, podrán ser tratados con diferente grado de detalle por parte de las
administraciones responsables de su redacción.

2. 2. 2 ELEMENTOS BÁSICOS PARA LA PLANIFICACIÓN

MERCANCÍAS PELIGROSAS OBJETO DE LA DIRECTRIZ
A los efectos de esta Directriz Básica se consideran mercancías peligrosas todas aquellas
substancias sus cuyas condiciones de transporte se encuentran reguladas por la transposición al
marco legislativo nacional del Acuerdo Europeo sobre Transporte Internacional de Mercancías
Peligrosas por Carretera (ADR) o el equivalente para transporte por ferrocarril, RID.
MAPAS DE FLUJO DE LOS TRANSPORTES DE MERCANCÍAS POR CARRETERA Y
FERROCARRIL
Para poder realizar una correcta planificación, es necesario conocer con detalle el número de
transportes cuyo itinerario haya discurrido, en todo o en parte, por el territorio considerado y las
cantidades totales de materias peligrosas transportadas; agrupados estos datos según materias,
clases de materias y tramos de las vías utilizadas para el transporte.
El análisis numérico y la expresión gráfica de esta información en relación con un periodo de
tiempo y un territorio, constituirán los mapas de flujo que servirán de base para la previsión de
las medidas y estrategias de intervención a adoptar para paliar las consecuencias de un posible
accidente y delimitar las áreas que, teniendo en cuenta la cantidad, frecuencia y características de
las materias peligrosas que son transportadas por las vías que discurren en sus proximidades,
hayan de ser consideradas de especial relevancia a efectos de prever medidas de protección a la
población, los bienes o el medio ambiente que puedan verse afectados.
ACTUACIONES BÁSICAS A CONSIDERAR EN LOS PLANES
En los planes, deberán tenerse en consideración las actuaciones necesarias para la protección
de personas, bienes y medio ambiente en caso de emergencias, y fundamentalmente las
siguientes:
a) Control de accesos y regulación del tráfico en las zonas afectadas
b) Tareas de salvamento y evacuación de las personas afectadas
c) Asistencia sanitaria y, en su caso, control sanitario de la población
potencialmente afectada, en particular de grupos especialmente vulnerables
(grupos críticos)
d) Actuaciones urgentes de los equipos de primera intervención
e) Medidas de protección y, en su caso, alejamiento de la población de las zonas de
peligro
f) Sistemas de avisos e información a la población
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 108
g) Control y seguimiento de posibles episodios de contaminación ambiental,
asociados al accidente (contaminación de aguas superficiales y subterráneas,
servicios de abastecimiento, suelos y aire)
h) Tareas de limpieza y saneamiento ambiental de la zona afectada
i) Reparación de urgencia de las vías de comunicación afectadas y restablecimiento
del tráfico
j) Gestión del tratamiento controlado, en cada caso, de los productos tóxicos y
peligrosos generados a causa del accidente
k) Restablecimiento de los servicios básicos de la comunidad que hayan podido
verse afectados
INFORMACIÓN SOBRE ACCIDENTES EN LOS TRANSPORTES DE MERCANCÍAS
PELIGROSAS POR CARRETERA Y FERROCARRIL
En caso de accidente de un vehículo que transporte mercancías peligrosas, el conductor o la
autoridad o agente que reciba la información inicial, habrá de informar inmediatamente sobre el
suceso al Centro de Coordinación Operativa designado en el correspondiente Plan de
Comunidad Autónoma o, en su defecto, al Gobierno Civil de la provincia en la que el suceso se
produzca.
Asimismo, en caso de accidente de un convoy ferroviario que transporte mercancías
peligrosas, se informará de forma inmediata al Centro de Coordinación Operativa previsto en el
Plan de Comunidad Autónoma o, en su defecto, al Gobierno Civil de la provincia, por el jefe de
tren, el maquinista o el órgano que con esta finalidad hubiera establecido la empresa ferroviaria,
así como por la autoridad o agente que reciba la primera información.
La comunicación de la información relativa a accidentes en los transportes de mercancías
peligrosas, se efectuará por el medio más rápido posible e incluirá los siguientes aspectos:
1. Localización del suceso
2. Estado del vehículo o convoy ferroviario implicado y características del
suceso
3. Datos sobre las mercancías peligrosas transportadas
4. Existencia de víctimas
5. Condiciones meteorológicas y otras circunstancias que se consideren de
interés para valorar los posibles efectos del suceso sobre la seguridad de las
personas, los bienes o el medio ambiente y las posibilidades de intervención
preventiva
Con esta información se elaborarán estadísticas que permitirán establecer pautas para la
mejora de la organización y de la operatividad de los planes.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 109
SITUACIONES PARA LA GESTIÓN DE EMERGENCIAS
La valoración de la gravedad de los accidentes en el transporte de mercancías
peligrosas, permitirá el establecimiento de las situaciones para la gestión de la emergencia, las
cuales habrán de estar previstas en los diferentes planes.
Esta valoración se realizará teniendo en cuenta los efectos producidos por el accidente
sobre personas, bienes y el medio ambiente y aquellos otros que se prevea pueden producirse en
función, por un lado de las circunstancias que concurren en el accidente y por otro de las
características y tipo del mismo.
Las circunstancias fundamentales a valorar serán:
- Medio del transporte
- Naturaleza y peligrosidad de la mercancía transportada.
- Cantidad de mercancía transportada.
- Tipo, estado y previsible comportamiento del continente.
- Posibilidad de efecto en cadena.
- Lugar del accidente, estado de la vía y densidad de tráfico.
- Población, edificaciones y otros elementos vulnerables circundantes.
- Entorno medioambiental.
- Condiciones meteorológicas.
Los accidentes en los transportes terrestres de mercancías peligrosas, se clasificarán en
los siguientes tipos:
TIPO 1: Avería o accidente en el que el vehículo o convoy de transporte no puede
continuar la marcha, pero el continente de las materias peligrosas transportadas está en
perfecto estado y no se ha producido vuelco o descarrilamiento.
TIPO 2: Como consecuencia de un accidente el continente ha sufrido desperfectos o se ha
producido vuelco o descarrilamiento, pero no existe fuga o derrame del contenido.
TIPO 3: Como consecuencia de un accidente el continente ha sufrido desperfectos y existe
fuga o derrame del contenido.
TIPO 4: Existen daños o incendio en el continente y fugas con llamas del contenido.
TIPO 5: Explosión del contenido destruyendo el continente.
Mediante la consideración de las circunstancias anteriormente enumeradas, el tipo de
accidente y, en su caso, la utilización de modelos de análisis de hipótesis accidentales, se
determinarán las zonas de intervención y alerta según las necesidades de atención a la población
los bienes o el medio ambiente.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 110
Se considerará zona de intervención aquella en la que las consecuencias del accidente
han producido o se prevé pueden producir a las personas, bienes y el medio ambiente, daños que
requieran la aplicación inmediata de medidas de protección.

Se considerará zona de alerta aquella en la que las consecuencias del accidente aunque
puedan producirse aspectos perceptibles para la población, no requieren más medidas de
intervención que la de información a aquella, salvo para ciertos grupos de personas cuyo estado
pueda hacerlas especialmente vulnerables (grupos críticos) y que puedan requerir medidas de
protección específicas.
En función de las necesidades de intervención derivadas de las características del
accidente y de sus consecuencias ya producidas o previsibles, y de los medios de intervención
disponibles o necesarios, se establece alguna de las situaciones de emergencia siguientes:
SITUACIÓN 0: Referida a aquellos accidentes que pueden ser controlados por los medios
disponibles y que, aún en su evolución más desfavorable, no suponen peligro para personas no
relacionadas con las labores de intervención, ni para el medio ambiente, ni para bienes distintos a
la propia red viaria en la que se ha producido el accidente.
SITUACIÓN 1: Referida a aquellos accidentes que pudiendo ser controlados con los medios de
intervención disponibles, requieren de la puesta en práctica de medidas para la protección de las
personas, bienes o el medio ambiente que estén o que puedan verse amenazados por los efectos
derivados del accidente.
SITUACIÓN 2: Referida a aquellos accidentes que para su control o la puesta en práctica de las
necesarias medidas de protección de las personas, los bienes o el medio ambiente se prevé el
concurso de medios de intervención, no asignados al Plan de la Comunidad Autónoma, a
proporcionar por la organización del Plan Estatal.
SITUACIÓN 3: Referida a aquellos accidentes en el transporte de mercancías peligrosas que
habiéndose considerado que está implicado el interés nacional así sean declarados por el
Ministro de Justicia e Interior.

ÓRGANOS INTEGRADOS DE COORDINACIÓN ENTRE EL PLAN ESTATAL Y LOS
PLANES DE COMUNIDADES AUTÓNOMAS
Cuando ante una emergencia en el transporte de mercancías peligrosas de declara el interés
nacional, o cuando por distintas circunstancias así lo solicite la comunidad autónoma afectada,
las funciones de dirección y coordinación serán asumidas por un Comité de Dirección formado
por un representante del ministerio competente en materia de protección civil y un representante
de la comunidad autónoma. Este Comité de Dirección contará con el apoyo de un Comité Asesor
y un Gabinete de Información.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 111
Corresponderá al representante designado por la Comunidad Autónoma en el Comité de
Dirección, el ejercicio de las funciones de dirección que, para hacer frente a la emergencia le
sean asignadas en el Plan de Comunidad Autónoma.
El representante del Ministerio competente dirigirá las actuaciones del conjunto de las
Administraciones Públicas cuando la emergencia sea declarada de interés nacional, de
conformidad con lo establecido en el apartado 9 de la Norma Básica de Protección Civil.
2. 2. 3 EL PLAN ESTATAL DE PROTECCION CIVIL ANTE EL RIESGO
DE ACCIDENTES EN LOS TRANSPORTES DE MERCANCIAS
PELIGROSAS POR CARRETERA Y POR FERROCARRIL
La administración central tiene la obligación de elaborar un Plan Estatal en el que se
establezca la organización de los recursos del estado para una eficaz respuesta a las emergencias.
En este plan, también se contemplaran los mecanismos de apoyo a los planes de Comunidades
Autónomas en los supuestos que lo requieran.
Las funciones básicas del plan estatal serán las siguientes:
a) Prever la estructura organizativa que permita la dirección y coordinación del conjunto de las
Administraciones públicas, en situaciones de emergencia por accidentes en el transporte de
mercancías peligrosas, por carretera y ferrocarril, en las que esté presente el interés nacional.
b) Prever los mecanismos de aportación de medios y recursos de intervención para aquellos
casos en que los previstos en los Planes correspondientes se manifiesten insuficientes.
c) Organizar sistemas de apoyo técnico a la planificación y a la gestión de las posibles
emergencias, fundamentalmente en cuanto se refiere al establecimiento de un mapa nacional de
flujos de los transportes de mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril, el control estadístico
de las emergencias producidas por accidentes y en este tipo de transportes, la aportación de
asesoramiento en cuanto a la peligrosidad de las mercancías involucradas en accidentes.
d) Establecer y mantener un banco de datos sobre medios y recursos movilizables en
emergencias por accidentes en el transporte de mercancías peligrosas.
e) Prever los mecanismos de solicitud y recepción de ayuda internacional para paliar los efectos
de accidentes ocurridos en los transportes terrestres de mercancías peligrosas.
Este plan estatal es aprobado por el Gobierno previo informe de la Comisión Nacional de
Protección Civil.
2. 2. 4 LOS PLANES DE COMUNIDADES AUTONOMAS ANTE EL
RIESGO DE ACCIDENTES EN LOS TRANSPORTES DE MERCANCIAS
PELIGROSAS POR CARRETERA Y FERROCARRIL
El Plan de Comunidad Autónoma establece la organización y los procedimientos de
actuación de los recursos y servicios cuya titularidad corresponde a la Comunidad Autónoma de
que se trate y los que pueden ser asignados al mismo por otras Administraciones y entidades
públicas y privadas, al objeto de hacer frente a las emergencias por accidentes en el transporte de
mercancías peligrosas, por carretera y ferrocarril, que ocurran dentro de su ámbito territorial.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 112
Son funciones básicas de los Planes de Comunidades Autónomas:

a) Prever la estructura organizativa y los procedimientos para la intervención en accidentes en los
transportes por carretera y ferrocarril, ocurridos dentro del territorio de la Comunidad Autónoma
que corresponda
b) Prever los procedimientos de coordinación con el Plan Estatal para garantizar su adecuada
integración
c) Establecer los sistemas de articulación con las organizaciones de las Administraciones locales
de su ámbito territorial y definir criterios para la elaboración de los Planes de Actuación de
Ámbito Local de las mismas
d) Precisar las modalidades de intervención más adecuadas según las características de las
mercancías involucradas en los posibles accidentes
e) Especificar los procedimientos de información a la población potencialmente afectada por una
situación de emergencia
f) Catalogar los medios y recursos específicos a disposición de las actuaciones previstas
El plan de comunidad autónoma, debe contener el mapa de flujos de transporte de
mercancías peligrosas de su ámbito territorial que deberá confeccionarlo periódicamente, además
de los estudios de siniestralidad.
En cuanto a la estructura, El Plan de Comunidad Autónoma especificará la organización
jerárquica y funcional según la cual se llevarán a cabo y dirigirán las actuaciones.
En el Plan se establecerá el órgano que haya de ejercer la dirección del mismo, al que
corresponderá declarar la activación del Plan, decidir las actuaciones más convenientes para
hacer frente a la emergencia y determinar el final de ésta, siempre que la emergencia no haya
sido declarada de interés nacional por el Ministro competente.
Estas funciones serán ejercidas dentro del correspondiente Comité de Dirección.
El Plan debe especificar la autoridad o autoridades de la Comunidad Autónoma que
forman parte del Comité de Dirección que para cada caso se constituya, así como las funciones
que, en relación con la dirección de emergencia, tenga atribuidas. A dicha autoridad le
corresponderá solicitar del representante del Ministro competente en el respectivo Comité de
Dirección, la incorporación de medios y recursos estatales no asignados al Plan de Comunidad
Autónoma, cuando resulten necesarios para el apoyo de las actuaciones de éste.
El Plan especificará asimismo la composición y funciones de los órganos de apoyo
(Comité Asesor y Gabinete de Información) al órgano de dirección del mismo, sin perjuicio de
las incorporaciones que por decisión de éste, puedan producirse, en función de las necesidades
derivadas de la situación de emergencia.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 113
Teniendo en cuenta las previsibles necesidades y sin perjuicio de lo que en los Planes se
establezca, de acuerdo con sus propios requerimientos, el Comité Asesor podrá estar compuesto
por:
- Coordinadores de los distintos Grupos de Acción
- Representantes de los municipios afectados
- Representante de los órganos competentes en materia de calidad de las aguas
- Representantes de los órganos competentes en materia de medio ambiente
- Representante del Centro Meteorológico Territorial del Instituto Nacional de
Meteorología
- Representante de la Jefatura Provincial de Tráfico
- Técnicos de protección civil de las distintas Administraciones implicadas
Para la realización de las tareas de valoración de los riesgos derivados de accidentes y las
de protección de personas, bienes y el medio ambiente, en el Plan de Comunidad Autónoma se
establecerán grupos de acción, cuyas denominaciones, funciones, composición y estructura,
quedarán determinadas en el Plan según sus necesidades y características.
Además, el plan de comunidad autónoma contará con un capítulo dedicado a la
operatividad del plan así como a los procedimientos de información sobre accidentes y sistemas
de alerta.
También debe aparecer en el documento un capítulo dedicado al mantenimiento del plan,
en el que se establecerán las actuaciones a poner en marcha con el fin de asegurar el
conocimiento del plan por parte de todas las personas que intervienen en el mismo.
El Plan contendrá un capítulo o anejo destinado a detallar los medios y recursos,
materiales y humanos, propios o asignados a aquél, así como su localización en el territorio y, en
su caso, las condiciones de disponibilidad de los mismos en situaciones de emergencia.

3 PLAN ESPECIAL DE LA COMUNIDAD
VALENCIANA ANTE EL RIESGO DE ACCIDENTES
EN EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS
PELIGROSAS POR CARRETERA Y FERROCARRIL

La directriz básica tratada en el punto anterior es el documento fundamental para la
elaboración de los planes especiales. Basándose en ella, cada comunidad autónoma elabora su
propio plan, ateniéndose al contenido de la misma.
En este punto, vamos a estudiar un plan concreto, el plan especial de la Comunidad
Valenciana ante el riesgo de accidentes en el transporte de mercancías peligrosas por carretera
y ferrocarril. Los planes de cada comunidad autónoma, sin ser idénticos, guardan una
estructura de contenidos común.
Este plan es un documento extenso. En este punto, vamos a incidir principalmente en
aspectos referentes a la estructura organizativa y a la operatividad.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 114
3.1 GENERALIDADES

El Plan es de aplicación en cualquier accidente en el transporte terrestre de mercancías
peligrosas que suceda en el territorio de la Comunidad Valenciana.

3.2 ESTRUCTURA, ORGANIZACIÓN Y FUNCIONES

3. 2. 1 ESQUEMA ORGANIZATIVO
Este plan sigue el siguiente esquema operativo:


3. 2. 2 LOS CENTROS DE COORDINACIÓN OPERATIVA (CECOP)
Son centros provinciales de mando de las emergencias, que cuentan con los medios
humanos y técnicos que permiten realizar las funciones de dirección y coordinación de
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 115
recursos, además de asegurar las comunicaciones con el Puesto de Mando Avanzado (PMA) y
en general con los medios externos que pudieran verse implicados en la emergencia.

Los CECOPs provinciales están ubicados en los actuales Centros de Coordinación de
Emergencias de la Generalitat Valenciana (en adelante CCEs). El CCE de la provincia de
Valencia, actúa como Centro de Coordinación Operativa provincial y autonómico.
La administración del Estado dispone de Centros de Coordinación Operativa
(CECOPs) provinciales, ubicados en la Delegación del Gobierno / Subdelegaciones del
Gobierno.

3. 2. 3 CENTRO DE COORDINACIÓN OPERATIVA INTEGRADO
(CECOPI)

El Centro de Coordinación Operativa Integrado (CECOPI), es el órgano superior de
gestión de emergencias, que se constituirá cuando la situación de la emergencia lo justifique.
Está compuesto por el Comité de Dirección, el Comité Asesor y un Gabinete de Información,
todo ello ubicado en el Centro Provincial de Coordinación de Emergencias.
El CECOPI se constituirá en el CCE de la Generalitat Valenciana de la provincia afectada, y
alternativamente si algún problema técnico lo inhabilitara, en el CECOP de la administración
del Estado.

3. 2. 4 LA DIRECCIÓN DE LAS EMERGENCIAS

La dirección del Plan en las emergencias declaradas de situación 0, 1 y 2 corresponde
a la Generalitat Valenciana. Tal y como se establece en la Norma Básica de Protección civil,
corresponde a la Administración del Estado, la dirección del Plan en las emergencias
declaradas de "interés nacional" (situación 3). La definición de las diferentes situaciones la
podemos encontrar en el punto 2.2.2 del presente tema.
En la dirección de las emergencias, cuya competencia corresponda a la Generalitat
Valenciana, el Director del Plan es el Conseller competente en materia de Protección Civil y
Emergencias.
En las emergencias declaradas de situación 0 y 1, con objeto de mejorar la
operatividad en la gestión de emergencias y en especial, en los primeros momentos, donde
debe primar la rapidez en la toma de decisiones y en la adopción de las medidas de protección
a la población, el Conseller competente en materia de Protección Civil y Emergencias, delega
el Mando Único y la dirección del Plan de acuerdo con el procedimiento descrito a
continuación:
• La dirección del Plan será asumida por el Director General competente en materia de
protección civil y emergencias, al que corresponderá:
- Determinar las actuaciones a desarrollar desde los Centros de Coordinación de
Emergencias Determinar los recursos humanos y materiales que han de
asignarse a cada situación de emergencia
- Declarar la situaciones de emergencia y su finalización según lo establecido en
el plan especial
- Determinar la información que debe facilitarse a la población en relación con
la situación de emergencia

• Corresponde al Director del Puesto de Mando Avanzado:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 116
- Determinar las actuaciones a desarrollar por los recursos movilizados al lugar
donde se ha originado la situación de emergencia
- Proponer el nivel de la emergencia, así como su finalización al Director del
Plan
- Determinar las medidas de protección más convenientes para las personas, los
bienes, el medio ambiente y para el personal de los servicios de intervención.
Para el desarrollo de esta función contará con el apoyo de los coordinadores de
las Unidades Básicas de Intervención.
- Coordinar, siguiendo las instrucciones del Director del Plan, la información
que debe facilitarse a la población durante la situación de la emergencia y en
especial, toda aquella referida a las medidas de autoprotección que ésta debe
adoptar

La dirección del Plan se efectuará en coordinación con la administración del estado
y la administración local.
Además de las funciones que el director del Plan asume en su papel de Mando Único,
ejercerá las siguientes funciones:
- Declarar las situaciones de preemergencia y emergencia según lo establecido en el
plan
- Determinar la información de debe facilitarse a los medios de comunicación social.
- Informar a la Comisión de Protección Civil de la Comunidad Valenciana de aquellas
emergencias que supongan la activación del presente plan en situación de emergencia
2
- Asegurar la operatividad del Plan mediante su implantación y el desarrollo de las
campañas de mantenimiento de la operatividad que se previstas anualmente
- Asumir la dirección de los tres Centros de Coordinación de Emergencias de la
Generalitat Valenciana. Para el desarrollo de esta función cuenta con el apoyo de los
responsables de dichos centros

Con el objeto de conseguir una mayor coordinación en la gestión de las emergencias,
cuando se constituye el CECOPI por declararse la emergencia de situación 2 ó 3, se forma un
Comité de Dirección integrado por un representante de la Generalitat Valenciana y un
representante del Ministerio del Interior. El representante de la Generalitat Valenciana en el
CECOPI es el Conseller competente en materia de Protección Civil y Emergencias, que puede
ser sustituido, en casos de ausencia o enfermedad por el Secretario Autonómico competente
en la materia o por el Director General competente en dicha materia. Hasta su llegada al
CECOPI, en las provincias de Castellón y Alicante, la representación de la Generalitat
Valenciana en el mismo será asumida por Delegado Territorial del Gobierno Valenciano en la
provincia afectada. El representante de la Administración del Estado será el Delegado del
Gobierno /Subdelegado del Gobierno de la provincia afectada. El representante de la
Generalitat Valenciana en el CECOPI actúa en calidad de director del Plan siempre y cuando
no se declare el interés nacional, en cuyo caso pone a disposición del representante de la
administración del estado en el CECOPI la dirección del plan y los recursos adscritos al
mismo.

3. 2. 5 COMITÉ ASESOR

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 117
Para asistir al Comité de Dirección, en los distintos aspectos relacionados con el
accidente, se establece un Comité Asesor, ubicado en el CCE y compuesto básicamente
por los siguientes cargos:

• Jefe de la Unidad Básica de Intervención Directa. La Jefatura la ostenta el Director
Técnico / Jefe del de Operaciones del Consorcio Provincial de Bomberos de la provincia
afectada o el Jefe del Servicio de Bomberos del municipio afectado en el caso de las capitales
de provincia.
• Jefe de la Unidad Básica de Asistencia Técnica y Logística. La Jefatura la ostenta el Jefe
del Servicio de Seguridad en el Transporte de la Dirección General en materia de Transportes
(Conselleria competente en materia de Infraestructuras y Transportes) en Valencia y los Jefes
de los Servicios Territoriales de Transporte en Alicante y Castellón.
• Jefe de la Unidad Básica Sanitaria. La Jefatura la ostentará el Director Territorial de la
Conselleria competente en materia de Sanidad de la provincia afectada.
• Jefe de la Unidad Básica de Seguridad. La Jefatura la ostenta el Jefe Provincial de Tráfico
de la provincia afectada.
• Representantes de los municipios afectados.
• Jefes de los Servicios de Protección Civil de la Administración del Estado y Administración
Autonómica.
• Representante de Protección Civil de RENFE en Valencia (en caso necesario).
• Técnicos de las distintas Administraciones u otras personas que el Comité de Dirección
considere oportuno.

Los Jefes de las UBIs (Unidades Básicas de Intervención que aparecen en la directriz
básica como grupos de acción), coordinan la actuación de los servicios intervinientes en el
lugar de la emergencia, con otros recursos y servicios en la Comunidad Valenciana cuyo
concurso fuera necesario para incrementar los mismos o efectuar acciones complementarias.

3. 2. 6 GABINETE DE INFORMACIÓN

El Gabinete de Información, se entiende como una herramienta del Comité de
Dirección del Plan Especial en las tareas de difusión de la información en situación de
emergencia. Se constituye en una sala del CCE, desde donde se trata toda la información
relacionada con la emergencia y se difunde a los medios de comunicación, organismos,
autoridades y público en general.
Sus funciones son:
• Difundir las órdenes, consignas y recomendaciones dictadas por el Comité de
Dirección, a través de los medios de comunicación social previstos
• Centralizar, coordinar y preparar la información general sobre la emergencia, de
acuerdo con el Comité de Dirección y facilitarla a los medios de comunicación social
• Informar sobre la emergencia a cuantas personas u organismos lo soliciten
• Obtener, centralizar y facilitar toda la información relativa a los posibles afectados,
facilitando los contactos familiares y la localización de personas

Con la finalidad de conseguir una unidad de información, se considera únicamente
información fidedigna y contrastada, aquella facilitada directamente por el Gabinete de
Información del CECOPI o por los Gabinetes de Prensa de otros organismos, siempre y
cuando la fuente de procedencia sea la citada.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 118
3. 2. 7 PUESTO DE MANDO AVANZADO (PMA)

Es el centro de mando de carácter técnico, que se constituye en proximidad al lugar del
accidente y desde el cual se dirigen y coordinan las actuaciones de las UBIs, de acuerdo con
las órdenes indicadas por el Director del Plan.
Está compuesto por los Coordinadores de las UBIs desplazados a la zona del
accidente.
En los primeros momentos el Mando de la Guardia Civil/Policía Local (será uno u otro
dependiendo si el accidente se produce o no en núcleo o casco urbano, de acuerdo con las
competencias asumidas en base a la Ley de Seguridad Vial, y a los acuerdos establecidos
entre ambos cuerpos de seguridad a nivel local) o el Mando de mayor rango de Bomberos que
llegue al lugar del accidente, asume funciones de dirección del PMA y agrupa componentes
de todos las UBIs.
En accidentes de tipo 1 (ver definición de tipos en punto 2.2.2 del presente tema) la
dirección del PMA corre a cargo del mando de la Guardia Civil/Policía Local, en el resto de
accidentes y tras la constitución de las UBIs la Dirección del PMA será asumida por el mando
de mayor rango del Servicio contra incendios competente en la zona del siniestro.
El PMA está compuesto en función de los recursos movilizados para la resolución de
la emergencia por:
• Los Coordinadores de las UBIs.
• Representantes de los municipios afectados.
• Representantes de las Fuerzas del Orden actuantes.

Además de las funciones delegadas por el Mando Único sobre el Director del PMA
que se citan en el punto 3.2.4 del presente tema, el Director del PMA, como máximo
responsable en el terreno, asume las siguientes funciones:
• Constituye el PMA
• En la fase inicial asume funciones y agrupa componentes de todas las UBIs
• Valora la tipología del accidente y determina la zonificación de seguridad
• Propone la situación de la Emergencia
• Dirige y coordina "in situ" las actuaciones de las diferentes UBIs, para hacer
frente a la emergencia, con el fin de optimizar los recursos humanos y materiales
disponibles
• Canaliza la información entre el lugar de la emergencia y el CCE /CECOPI
• Dependiendo de la evolución de la emergencia, prevé puntos de encuentro para
evacuaciones, así como los lugares de recogida de medios y recursos
• Asesora al Director del Plan, sobre la conveniencia de decretar el fin de la
situación de emergencia, con la correspondiente desactivación del Plan
• Determina si es necesaria la alerta preventiva a los miembros de la Unidad
Básica Sanitaria en accidentes de tipo 2
• Asume las funciones del Coordinador de la Unidad Básica de Asistencia Técnica
y Logística hasta su llegada
• Cuando se ha producido una interrupción parcial o total del tráfico en la vía, el
Director del PMA, tras consulta al Coordinador de la Unidad Básica de Asistencia
Técnica, decide sobre la conveniencia de restablecer la circulación en la misma,
comunicándolo al mando de la Guardia Civil/Policía Local y al CCE provincial

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 119
3. 2. 8 UNIDADES BÁSICAS DE INTERVENCIÓN. COMPOSICIÓN Y
FUNCIONES

Los servicios de intervención movilizados al lugar de la emergencia se organizan en
Unidades Básicas de Intervención. Se corresponden con los Grupos de Acción que aparecen
en la Directriz Básica.
La dirección de cada Unidad Básica de Intervención es ejercida por un Jefe de Unidad
integrado en el Comité Asesor del CECOPI (ostentando la superior dirección el Mando
Único).
La coordinación de las actuaciones de dicha Unidad en el terreno es ejercida por el
Coordinador de la Unidad, que estará integrado en el PMA.
La denominación de las Unidades Básicas de Intervención es la siguiente:
• Unidad Básica de Intervención Directa
• Unidad Básica de Asistencia Técnica y Logística
• Unidad Básica Sanitaria
• Unidad Básica de Seguridad

UNIDAD BÁSICA DE INTERVENCIÓN DIRECTA

Composición:
La Unidad Básica de Intervención Directa está compuesta por los Servicios de
Extinción de Incendios y Salvamento actuantes. El Mando de mayor rango del Servicio contra
incendios competente en la zona del siniestro se constituirá en Coordinador de Unidad y
Director del PMA

Funciones:
• Dirección técnica de la intervención frente al siniestro
• Evaluar y combatir el accidente, auxiliar a las víctimas y aplicar las medidas
de protección más urgentes, desde los primeros instantes de la emergencia
• Hasta la llegada de los recursos adscritos a la Unidad Básica Sanitaria,
tomarán las medidas necesarias para la atención de los heridos

UNIDAD BÁSICA DE ASISTENCIA TÉCNICA Y LOGÍSTICA

Composición:
• Un Técnico del Servicio de Emergencias de la Generalitat Valenciana, que actúa como
Coordinador de esta Unidad en accidentes de mercancías peligrosas por carretera. En el
caso de accidentes en el transporte de mercancías peligrosas por ferrocarril, será el Jefe
de Protección Civil de RENFE quien asume la coordinación de esta Unidad.
• Un Técnico representante de la Delegación de Gobierno / Subdelegaciones del
Gobierno (en caso de declararse el interés nacional).
• Responsables de la empresa transportista, empresas origen-destino y en su caso, un
técnico asesor perteneciente a empresas especialistas.
• Un Técnico de la Conselleria competente en materia de Medio Ambiente.
• En caso de considerarse necesario por parte del Alcalde del Municipio en el que se haya
producido el accidente, se podrá incorporar a esta Unidad un delegado como coordinador
de recursos municipales en el terreno.
• Otros técnicos o especialistas en el terreno.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 120
Funciones del Técnico del Servicio de Emergencias:
• Notificar al CCE/CECOPI, a través de la Dirección del PMA, la situación real en cada
momento, mediante evaluación y las medidas de campo pertinentes.
• Actuar de enlace entre el PMA y el CCE con el objeto de facilitar las comunicaciones
entre ambos y agilizar la movilización de recursos necesarios para el control de la
emergencia.
• Asumir la coordinación de esta Unidad y la representación de la Dirección General
competente en materia de Protección Civil y Emergencias en el PMA.
• El Técnico del Servicio de Emergencias en accidentes en los que se vean involucradas
mercancías peligrosas pertenecientes a la Clase 7, establecerá el tiempo de permanencia
en la Zona de Intervención del personal perteneciente a la Unidad Básica de Intervención
Directa.
• Coordinar, a través del Centro de Coordinación de Emergencias y la activación, en su
caso, de los Planes Sectoriales del Plan Territorial de Emergencia, aquellos aspectos
relacionados con el área Logística y de Apoyo.

Funciones del representante de la empresa transportista, empresa
origen-destino, empresas asesoras:
- Asesorar al Director del PMA sobre la peligrosidad de los productos involucrados en
el accidente.
- Colaborar con el Director del PMA en la evaluación de la situación de la emergencia.

El organismo responsable de la vía será el encargado de procurar su rehabilitación y
acondicionamiento con objeto de poder proceder a su puesta en funcionamiento tras el
accidente.

Funciones del Técnico de Medio Ambiente:
- Gestionar y coordinar la eliminación, tratamiento, recuperación, reciclaje y
reutilización de los residuos sólidos.
- Controlar la contaminación atmosférica.
- Gestionar y controlar la calidad de las aguas.
- Recomendar las medidas de protección al medio ambiente.

UNIDAD BÁSICA SANITARIA

Composición:
• Equipo/s SAMU, el médico del equipo SAMU es el coordinador de la Unidad Básica
Sanitaria, en caso de haber más de un equipo, el CICU designará el médico del SAMU
que realizará las tareas de coordinación de esta Unidad.
• Recursos sanitarios de Atención Primaria. Estos recursos son por cercanía al lugar del
accidente recursos de respuesta inmediata.
• Recursos de transporte sanitario.

Funciones:
• Constituir el puesto de asistencia sanitaria y el centro de evacuación si procede.
• Realizar las funciones propias de clasificación de las víctimas y asistencia sanitaria y
evacuación.
• El coordinador de esta Unidad recogerá toda la información sanitaria posible para las
siguientes funciones:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 121
• Coordinar a través del CICU la evacuación de las víctimas a centros hospitalarios.
• Identificación de las víctimas.
• Información necesaria para establecer actuaciones en sanidad ambiental, salud pública y
cualquier otro aspecto de la actividad sanitaria.

UNIDAD BÁSICA DE SEGURIDAD

Composición:
• Personal de la Guardia Civil, Policía Local, Policía Nacional (en caso necesario)
y Policía Autonómica.

El Coordinador de esta Unidad es un mando de la Guardia Civil o de la Policía Local
dependiendo si el accidente se produce o no en un núcleo o casco urbano, de acuerdo con las
competencias asumidas en base a la Ley de Seguridad Vial, y los acuerdos establecidos entre
ambos cuerpos de seguridad a nivel local. En los Planes de Actuación Municipal y en su
defecto en los Planes Territoriales Municipales se establecerá con detalle en que
circunstancias y casos es asumida dicha función por cada uno de los citados cuerpos.

Funciones:
• La seguridad ciudadana.
• El control del tráfico: señalización de la zona, cortes y desvíos (en caso necesario) y
control de accesos.
• La protección de vidas y propiedades.
• Hasta la llegada del personal adscrito a la Unidad Básica Sanitaria, tomarán
las medidas para la atención de heridos e identificación de víctimas.
• Los avisos a la población.
• La coordinación de una posible evacuación.
• Asumir la dirección del PMA en las condiciones descritas en el punto 5.7.
del presente Plan.

3. 2. 9 CENTRO DE COORDINACIÓN MUNICIPAL (CECOPAL)

Es el Centro desde el que se lleva a cabo la dirección del Plan Territorial Municipal o
en su caso del Plan de Actuación Municipal frente al riesgo de accidentes en el transporte de
mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril.
El CECOPAL se constituye por decisión del Alcalde del municipio afectado o a
requerimiento del Director del Plan en la sede del Ayuntamiento y cuenta con los medios
necesarios para el cumplimiento de las misiones siguientes:
• Coordinar los servicios y recursos del municipio.
• Apoyar la actuación de las Unidades Básicas de Intervención previstas en
el presente Plan.
• Aplicar las medidas de protección a la población (alejamiento, confinamiento,
evacuación, y los avisos a la población), de acuerdo con las directrices del Director del Plan y
conforme a lo previsto en el Plan Territorial Municipal o Plan de Actuación frente al riesgo.

3.3 OPERATIVIDAD DEL PLAN
3. 3. 1. CLASIFICACIÓN DE LAS EMERGENCIAS

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 122
Los accidentes en el transporte terrestre de mercancías peligrosas, se clasifican según
el RD 387/96, en cinco tipos diferentes ya definidos en el punto 2.2.2 de este tema.
El Plan establece que la definición del tipo de accidente, será efectuada por el Director
del PMA.
La valoración de la gravedad de los accidentes en el transporte de mercancías
peligrosas, permite el establecimiento de las situaciones para la gestión de la emergencia. Esta
valoración se realiza teniendo en cuenta los efectos producidos por el accidente sobre
personas, bienes y el medio ambiente y aquellos otros que se prevea pueden producirse en
función de:
• Las circunstancias que concurren en el accidente.
• Las características y tipo del accidente.

Las circunstancias más importantes a valorar que pueden concurrir en el accidente son:
• Medio de transporte.
• Naturaleza y peligrosidad de la mercancía transportada.
• Cantidad de mercancía transportada.
• Tipo, estado y previsible comportamiento del continente.
• Posibilidad de efecto en cadena.
• Lugar del accidente, estado de la vía y densidad de tráfico.
• Población, edificaciones y otros elementos vulnerables circundantes.
• Entorno medioambiental.
• Condiciones meteorológicas.

En función de las necesidades de intervención derivadas de las características del
accidente y de sus consecuencias ya producidas o previsibles, de los medios de intervención
disponibles y la valoración de la gravedad del accidente, se establece alguna de las situaciones
de emergencia siguientes:
• SITUACION 0: Referida a aquellos accidentes que pueden ser controlados por los
medios disponibles y que, aun en su evolución más desfavorable, no suponen peligro
para personas no relacionadas con las labores de intervención, ni para el medio
ambiente, ni para bienes distintos a la propia red viaria en la que se ha producido el
accidente.
• SITUACION 1: Referida a aquellos accidentes que pudiendo ser controlados con
los medios de intervención disponibles, requieren de la puesta en práctica de medidas
para la protección de las personas, bienes o el medio ambiente que estén o que puedan
verse amenazados por los efectos derivados del accidente.
• SITUACION 2: Referida a aquellos accidentes que para su control o la puesta en
práctica de las necesarias medidas de protección de las personas, los bienes o el medio
ambiente se prevé el concurso de medios de intervención no asignados al Plan de la
Comunidad Autónoma, a proporcionar por la organización del Plan Estatal. También
serán declaradas emergencias de SITUACION 2 aquellas que para su control
requieran la constitución del CECOPI.
• SITUACION 3: Referida a aquellos accidentes en el transporte de mercancías
peligrosas que habiéndose considerado que está implicado el interés nacional así sean
declarados por el Ministro de Interior.

Los accidentes de Tipo 1 y 2, por lo general, no comportan la aplicación de medidas
de protección a las personas, bienes o el medio ambiente, por lo que se declara emergencia de
SITUACION 0. Cuando la mercancía peligrosa involucrada en el accidente pertenezca a la
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 123
clase 7 (materias radiactivas), la emergencia será declarada en un primer momento de
SITUACION 0 para accidentes de tipo 1 y de SITUACION 1 en el resto de los casos. La
mayor parte de los accidentes de Tipo 3, 4 y 5, conllevan la aplicación de medidas de
protección a las personas, bienes o el medio ambiente y se declarará emergencia de
SITUACION 1.
El Director del PMA es el encargado de proponer la SITUACION de la emergencia,
que será declarada en SITUACION 0 y 1 por el responsable técnico del CCE y en
SITUACION 2 por el Director del Plan.



En caso de accidente tipos 2, 3, 4, ó 5 en los que se hayan producido o sea probable
que se produzcan daños al entorno, se establecen las siguientes zonas de seguridad:
• Zona de intervención: Es aquella en la que las consecuencias de los accidentes
producen un nivel de riesgo o de daños que justifica la aplicación inmediata de
medidas de protección. En la misma sólo penetrarán los equipos especializados.
• Zona de alerta: Es aquella en la que las consecuencias de los accidentes, provocan
efectos que, aunque perceptibles por la población, no justifican la actuación acerca de
la población, excepto para los grupos críticos.

El Director del PMA define la zona de intervención. La zona de alerta se definirá en
cada caso por el Director del PMA con el concurso de los responsables de la Unidad Básica
Sanitaria y de la Unidad Básica de Asistencia Técnica y Logística.
En accidentes en los que se vean involucradas mercancías peligrosas pertenecientes a
la Clase 7, se evitará penetrar en la Zona de Intervención más tiempo del indispensable. El
técnico perteneciente al Servicio de Emergencias es el encargado de establecer el tiempo de
permanencia del personal de las Unidades Básicas de Intervención en dicha zona.

3. 3. 2 ACTIVACIÓN DEL PLAN

Es la acción de determinar y poner en marcha, por la persona competente, las
actuaciones que correspondan de acuerdo con el Plan.
En emergencias de SITUACION 0 y 1, Es el Técnico al mando del CCE Provincial
el encargado de activar el Plan. En emergencias de SITUACION 2, el Plan Especial es
activado por el Director del mismo.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 124
3. 3. 3 FIN DE LA EMERGENCIA. BOLETÍN ESTADÍSTICO
Restablecida la normalidad en la calzada o en la vía férrea y tras consulta con el
Director del PMA, el Técnico al mando del CCE Provincial en SITUACIONES 0 ó 1 o el
Director del Plan en SITUACIONES 2 ó 3 declara el final de la emergencia. La emergencia
no se da por finalizada y el incidente como tal no se cierra en los programas de gestión de
emergencias hasta que no sean recogidos los residuos contaminantes provocados por el
accidente de la calzada/vía férrea o sus alrededores, no obstante se puede decretar por parte
del Director del PMA la retirada de los recursos no necesarios para la gestión y recogida de
los citados residuos contaminantes y se puede proceder a la disolución de los miembros del
PMA quedándose al mando en dicha gestión el Técnico de Medio Ambiente.
Declarado el fin de la emergencia el CCE Provincial lo comunicará a los responsables
de las Unidades Básicas de Intervención que hayan sido alertados o movilizados y
cumplimentará un Boletín Estadístico con un formato determinado en el plan que debe de
remitir a:
• Área del Servicio de Emergencias.
• Delegación del Gobierno / Subdelegaciones del Gobierno.

4 LEGISLACIÓN DE REFERENCIA

- Ley 2/1985, de 21 de enero, sobre Protección Civil.
- Real Decreto 407/1992, de 24 de abril, por la que se aprueba la Norma Básica de
Protección Civil.
- Decreto 243/1993, de 7 de diciembre, del Gobierno Valenciano, por el que se aprueba
el Plan Territorial de Emergencia de la Comunidad Valenciana.
- Real Decreto 387/96, de 1 de marzo, por el que se aprueba la Directriz
- Básica de Planificación de Protección Civil ante el riesgo de accidentes en los
transportes de mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril.
El transporte de mercancías peligrosas por vía terrestre se halla regulado por una
serie de reglamentos de carácter internacional, que se exponen a continuación:
- ADR: Acuerdo Europeo sobre Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por
Carretera, hecho en Ginebra el 30 de septiembre de 1957.
- RID: Reglamento relativo al Transporte Internacional de Mercancías Peligrosas por
Ferrocarril.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 125
LA INTERVENCION ANTE RIESGOS NATURALES.
EL RIESGO DE INUNDACIONES (FRANCESCA
SEGURA)
INTRODUCCIÓN
Las inundaciones constituyen el riesgo natural más común del planeta, ya que ningún
territorio está exento de este tipo de peligro. Aunque son muy temidas por el hombre, hay que
matizar que se trata de un fenómeno natural imprescindible para el correcto funcionamiento
de los ríos. Una inundación es un proceso natural en el régimen hidrológico de un río, en
el que se suceden períodos de aguas altas, con crecidas e inundaciones, y períodos de
aguas bajas, con estiajes. Hay que matizar sin embargo, que crecida e inundación no son
sinónimos y es importante no confundirlos. Una crecida es un incremento del caudal de un
río que responde a una causa física (precipitación, deshielo, ruptura de una presa, etc.). Una
inundación, por el contrario, es la ocupación por parte de los flujos desbordados del río que
habitualmente están fuera del influjo de las aguas. Por lo tanto, la inundación exige la
superación de los márgenes del río y la ocupación de espacios que habitualmente están secos.
Hay que tener bien presente que cualquier inundación implica una crecida, pero una crecida
no tiene por qué provocar una inundación.
Las inundaciones se producen cuando el flujo supera la capacidad de evacuación del
cauce, pasando a ocupar la llanura de inundación, que --como su propio nombre indica-- ha
sido construida durante miles o millones de años por las sucesivas inundaciones que dejan una
capa de sedimentos que va engrosando el llano de inundación. En este sentido, hay que hacer
constar que las inundaciones no deben verse como algo perverso en sí mismo, ya que una
disminución drástica de las mismas puede provocar la destrucción del propio espacio
inundable a largo plazo. Un ejemplo paradigmático lo constituye la construcción de la presa
de Asuan, que ha controlado las inundaciones en Egipto, creando graves problemas de
fertilidad de las tierras, entre otros efectos perniciosos. Los problemas que provocan las
inundaciones en las sociedades actuales radican en la ocupación indiscriminada que hace el
hombre del llano de inundación. El incremento de la población, así como el desarrollo
industrial, han potenciado el riesgo de inundación en todo el planeta. En los países
desarrollados las inundaciones causan menos pérdidas de vidas humanas que en los
subdesarrollados; por el contrario, las pérdidas materiales superan con creces a las de los
países en desarrollo.
El incremento de la ocupación de los espacios inundables provoca la demanda de la
sociedad de medidas de protección contra avenidas, que pueden ser estructurales o no
estructurales. La aplicación de estas medidas en ocasiones provoca un falso sentimiento de
seguridad, que a su vez genera una mayor ocupación de las zonas inundables, produciendo un
nuevo incremento del riesgo.



DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 126
2. DINÁMICA FLUVIAL: EL FUNCIONAMIENTO DE
LOS RÍOS
Los ríos en la naturaleza tienen como función básica el transporte de agua y
sedimentos de la tierra al mar. Estas funciones que ha asignado la naturaleza a los ríos tienen
su propio ritmo anual, con momentos de mayor actividad (crecidas) que alternan con otros de
funcionamiento ralentizado (estiajes). En cualquier caso, para comprender los procesos que se
generan durante las inundaciones, es necesario conocer la dinámica fluvial.
2.1. EL CAUDAL DE UN RÍO
Es el volumen de agua que lleva una corriente en una sección transversal del cauce. Se
mide en los aforos, que son secciones regularizadas artificialmente donde se controla
sistemáticamente la altura del agua por diversos métodos. A partir de la profundidad del agua
y aplicando la denominada curva de gasto, se puede calcular el caudal que pasa por unidad de
tiempo en el aforo. El caudal se expresa en m
3
/s y es:
Q (m
3
/s) = A (m
2
) x V (m/s), siendo, Q = caudal, A = Área y V = velocidad (fig. 1a)
El área de la sección transversal, a su vez es:
A (m
2
) = D (m) x W (m), siendo D = profundidad, W = anchura de la lámina de agua
(fig. 1b)
La velocidad del flujo en los canales se puede calcular a partir de numerosas fórmulas
con diferente grado de complicación. Una de las más sencillas es la ecuación de Manning, que
define la velocidad como:

n
S R
V
2 / 1 3 / 2
×
= , siendo R = Radio hidráulico; S = pendiente del canal; n = coeficiente
de rugosidad de Manning.
El radio hidráulico es el resultado de:
P
A
R = , siendo A = Área; P = Perímetro mojado
Se habla de radio hidráulico grande cuando la sección es estrecha y profunda (1c) y de
radio hidráulico pequeño cuando la sección es ancha y poco profunda).
El coeficiente de Manning se extrae de unas tablas que tienen en cuenta el aspecto del
cauce: la vegetación, el tipo de sedimentos, la anchura, etc.
En cualquier caso, es interesante hacer notar que con la fórmula de Manning se pueden
explicar la mayor parte de los procesos geomorfológicos que se producen en un río. La
fórmula nos indica que la velocidad es directamente proporcional al radio hidráulico y a
la pendiente; es decir, cuanto mayor sean estos dos parámetros mayor será la velocidad
del río. Por el contrario la velocidad disminuirá con la rugosidad del cauce, es decir, en
aquellos lechos que tengan mucha vegetación u obstáculos diversos (basuras, construcciones
artificiales, etc.).
En definitiva, la velocidad de los ríos será mayor en los tramos estrechos y
profundos, de fuertes pendientes y con escasa rugosidad. En cambio, cuando se dan las
condiciones contrarias, la velocidad disminuirá.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 127
La velocidad del río es un parámetro fundamental para definir la energía del río y la
capacidad de transporte de sedimentos. Así, a mayor velocidad los ríos son capaces de
transportar sedimentos más gruesos y viceversa. La velocidad de los ríos cambia en cada
punto, ya que se adapta a las diversas secciones transversales del cauce. Por ello, cualquier
cambio en las variables que definen la fórmula de Manning implica cambios en la velocidad.
2.2. EL HIDROGRAMA DE CRECIDA

Un hidrograma es un gráfico en el que se representa el caudal que lleva un río respecto al
tiempo (fig. 2). Habitualmente se compara con un hietograma, donde se registra la
distribución de las lluvias respecto al tiempo. En un hidrograma se pueden distinguir
diferentes elementos:
- flujo o caudal de base. Es el flujo que lleva el río durante las épocas en que no tiene
alimentación pluvial. Está formado por los aportes subterráneos y por el flujo subsuperficial.
Los ríos efímeros no tienen flujo basal.
- flujo o caudal rápido es el que se genera como consecuencia de las lluvias o de
otros aportes (fusión).
- el pico de la crecida o caudal máximo o caudal punta. Es el caudal máximo que se
registra en la avenida
- curva de ascenso o de crecida. Es el tramo del hidrograma que transcurre desde el
inicio de la crecida hasta que se alcanza el caudal máximo.
- curva de descenso, de recesión o de agotamiento. Es el tramo del hidrograma que
va desde el pico hasta el final del hidrograma.
- tiempo de base. Es el tiempo que dura la crecida.
- tiempo de retraso o de respuesta. Es el que transcurre entre el centro del
hidrograma y el centro del hietograma.
- tiempo de concentración. Es el que discurre desde el final de la lluvia neta hasta el
final del caudal directo.

2.3. EL TRANSPORTE DE LOS SEDIMENTOS
El transporte fluvial se realiza mediante tres mecanismos de transporte (fig. 3a):
a) Rodamiento o deslizamiento sobre el lecho
b) Saltación
c) Suspensión
De acuerdo con SHEN (1971) los sedimentos que se mueven por rodamiento y
saltación y se apoyan en el lecho constituyen la carga de fondo. Los sedimentos que van en
suspensión y son soportados por el flujo, constituyen la carga en suspensión. Los mecanismos
de erosión, transporte y sedimentación son muy complejos debido sobre todo a las
dificultades que existen para medir la carga de fondo en condiciones naturales.



DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 128
3. TIPOS DE CAUCES

En la superficie de la tierra existe una gran variedad de tipos de cauces. Su
clasificación es bastante compleja, aunque básicamente se consideran tres tipos: rectos,
meandrizantes, braided y anastomosados.

3.1. CAUCES RECTOS
Los cauces rectos, prácticamente no existen en la naturaleza, salvo cuando se produce
un confinamiento del lecho por algún factor externo (ex. falla). A veces en los ríos
anastomosados o en los meandrizantes aparecen trozos de cauces rectos. Estos tramos
presentan irregularidades denominadas pools (pozas) y riffles (umbrales). Sin embargo,
incluso cuando las márgenes del canal son rectas, el talveg describe curvas que bordean barras
laterales depositadas por la corriente.

3.2. CAUCES MEANDRIZANTES
Los cauces meandrizantes describen un trazado sinuoso. Para medir la sinuosidad se
suele emplear la relación entre la longitud del canal y la del valle. El límite entre corrientes
rectas y meandrizantes se suele establecer en el valor 1.5, aunque en cauces con meandros
muy desarrollados puede ser superior a 4 (fig. 4). Los meandros se pueden caracterizar
mediante una serie de variables que son la amplitud, la longitud y el radio medio de curvatura
(fig. 5a). Estos parámetros están relacionados de manera directa con la anchura del canal.
La circulación del flujo en los meandros es ciertamente compleja. Muchos
investigadores han demostrado que, en el lado externo de cada curva, hay un sobreelevación
de la superficie del agua, que aumenta directamente con la velocidad y estrechez de la curva
(fig. 5b). Esto da lugar a la formación de corrientes de retorno en el fondo, de modo que el
flujo adquiere una forma helicoidal. También se ha observado que el talveg o línea de máxima
profundidad roza el lado exterior de cada meandro y pasa de un lado del canal al otro. Sin
embargo el talveg se aproxima más a la orilla en el extremo en dirección aguas abajo del
punto de inflexión. De esta forma, la erosión se concentra en la orilla exterior por debajo del
eje del meandro, mientras que la deposición se produce en forma de un point bar sobre la
orilla interior. Estas observaciones explican la migración de las curvas del canal hacia la parte
inferior del valle (fig. 5a).
Otras dos características significativas de los ríos meandrizantes son la escasa
pendiente que poseen y el pequeño calibre de los sedimentos que transportan.

3.3. CAUCES TRENZADOS O BRAIDED
Están formados por un cauce único en el que se distinguen diversos barras y canales
entrelazados. Entre los diversos factores que explican el entrelazamiento de los cauces, se
encuentran: una pendiente muy pronunciada, una gran carga de sedimentos, un material del
lecho grueso, un caudal con fuertes fluctuaciones y una agradación rápida. Ninguna de estas
condiciones explica por sí sola la formación de este tipo de cauces. Sin embargo, el carácter
más grueso y poco seleccionado de los materiales del lecho, junto con un caudal que
experimenta fuertes fluctuaciones, parecen ser factores particularmente favorables al
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 129
entrelazamiento de los cauces. Esto se debe a que dichas condiciones provocan la deposición
del material en el canal. El depósito se organizará en forma de barras, que se encuentran
sometidas a erosión y a deposición durante las crecidas. Sin embargo, cuando son colonizadas
por la vegetación se vuelven estables y permanentes (fig. 6).
Otra característica de los cauces entrelazados es su elevado gradiente. Así, la
pendiente elevada de estos cauces facilita el transporte de una carga elevada de materiales
gruesos.

3.4. CAUCES ANASTOMOSADOS
Aunque en muchas publicaciones los cauces anastomosados se confunden con los
trenzados, la principal diferencia entre ellos es que estos poseen varios cauces, y sobre todo,
arrastran material fino. Son también característicos de zonas con fuertes oscilaciones de
caudal. Es por ello que son muy frecuentes al pie de los glaciares, donde la nieve se funde en
pocos días, generándose fuertes crecidas (fig. 7).

4. FORMAS ALUVIALES
E1 depósito de los materiales en puntos determinados da lugar a la formación de
edificios aluviales diversos, entre los que cabe destacar tres: las llanuras de inundación, los
conos o abanicos aluviales y los deltas.

4.1. LLANOS DE INUNDACIÓN
Son áreas sometidas periódicamente a inundación por parte de las corrientes que las
recorren. Son de dos tipos: planos y convexos. Los primeros se asocian a ríos braided y son
poco conocidos, aunque en general el proceso más habitual es la migración lateral de los
cauces; es decir, el río va dejando islas en los laterales, a la vez que va abriendo canales
nuevos.
Los segundos presentan una gran variedad de formas y han sido mejor estudiados. En
ellos se pueden distinguir diferentes tipos de formas (fig. 8a):
- diques o levees. Son crestas que sobreelevan las orillas del río y que dan la forma
convexa al valle. Se producen por la deposición selectiva de los materiales: los más
gruesos se decantan cerca de las orillas, mientras que los más finos son arrastrados
lejos (fig. 8b).
- point bars. Son lóbulos de forma arqueada depositados en la orilla convexa del
meandro.
- Los rellenos de grietas o crevasse splay, son lenguas de sedimentos más gruesos
depositados donde se rompen los diques cuando hay crecidas violentas.
- Los oxbow o lagos en media luna, son formas residuales debidas al estrangulamiento
de los meandros que se rellenan con sedimentos finos. Con el tiempo estas formas se
desdibujan y sólo se pueden reconocer por la fotografía aérea o por la forma del
parcelario (fig. 9).
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 130
- Los pantanos o marjales laterales (backswamps) son las zonas más bajas del llano
de inundación, por lo que son zonas donde se acumulan las aguas desbordadas y en
ocasiones también afloran las aguas subterráneas en forma de manantiales.
- Los yazoos son cursos fluviales que drenan las marjales laterales. La imposibilidad de
las aguas desbordadas de retornar al cauce que está más alto, hace que en las cuencas
de inundación laterales se organicen corrientes paralelas al curso principal, que acaban
desembocando otra vez en el río, aguas abajo, donde la pendiente lo hace posible. Se
diferencian del resto de los afluentes en que tienen toda su cuenca en el llano, y
carecen de cabecera en la montaña.
Las terrazas aluviales son llanos de inundación abandonados por el río. Su origen está
en los sucesivos episodios de relleno e incisión que se han producido a lo largo del
Cuaternario. Se disponen paralelos al río y pueden haber varios niveles situados a diferentes
alturas.

4.2. LOS ABANICOS ALUVIALES
Un cono o abanico aluvial es un depósito cuya superficie se aproxima a un segmento
de cono que irradia pendiente abajo desde el punto donde la corriente deja el área montañosa
(fig. 10). Suelen poseer pendientes que varían entre 5 y 10º, aunque pueden alcanzar hasta los
25º. Su forma se debe a la migración lateral de los cauces, que a medida que colmatan una
parte del cono se desplazan en busca de pendientes más favorables. Cuando la migración del
canal es brusca se conoce con el nombre de avulsión. El resultado de la movilidad de los
cauces es la existencia de numerosos cauces abandonados o paleocauces, que normalmente
acaban rellenados de materiales finos. Su detección es difícil y a veces solo puede hacerse
desde la fotografía aérea o por la disposición del parcelario. La deposición de los sedimentos
en el cono se produce por varias causas:
- la brusca ruptura de pendiente que se produce al pasar de una zona elevada a otra
llana.
- el cambio en la sección transversal que se produce al pasar desde un canal confinado
en la montaña a otro que no lo está. Ello provoca un aumento de la anchura del canal y
una disminución de la profundidad de flujo, con la consiguiente disminución de la
velocidad. En consecuencia, la corriente pierde capacidad de transporte y deposita la
carga.
- La pérdida de caudal producida por la infiltración del agua en los sedimentos más
permeables de las zonas llanas.

4.3. LOS DELTAS
Al igual que los conos, son acumulaciones sedimentarias situadas donde las corrientes
pierden parte de su capacidad de transporte al penetrar en un medio acuático (lago o mar). La
condición imprescindible para su formación es que el volumen de material aportado por el río
sea superior al erosionado por los agentes marinos o lacustres (fig. 11). Además de esta
condición básica, existen cuatro factores importantes: la densidad y la salinidad del agua, el
tipo de carga fluvial, la naturaleza de los procesos costeros y los hábitos de crecimiento de la
vegetación que colonizan estas zonas. Los deltas poseen pendientes menores que los conos y
los llanos de inundación, así como materiales de menor calibre. Su principal característica es
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 131
la presencia de distributarios o brazos, que a su vez, pueden formar meandros, con diques y
zonas pantanosas. La parte emergida del delta es producto de los procesos fluviales y se
denomina llano deltaico, mientras que el frente deltaico es de dominio marino o lacustre.
Existen además diferentes tipos de deltas: lobulados, digitados (Mississipi), triangulares, etc.

5. CAUSAS QUE PROVOCAN LAS CRECIDAS E
INUNDACIONES
Las causas que provocan las inundaciones pueden ser de tipo climático, parcialmente
climáticas y de otros tipos. En el primer grupo destacan las lluvias intensas y/o muy
prolongadas, aunque en las zonas frías la nieve acumulada durante el invierno se funde en la
primavera y comienzos del verano provocando inundaciones. También pueden producirse por
la fusión del hielo y en algunos casos la lluvia puede caer sobre zonas de nieve que está
fundiéndose, provocando avenidas fuertes.
En otros casos, los factores climáticos son sólo una causa parcial de las avenidas. En
este segundo grupo se incluyen los estuarios, donde el rebalse de las aguas del río crecido en
momentos de marea alta provocan desbordamientos. Esto sucede también en las costas bajas
como consecuencia de la conjunción de olas de marea muy altas provocadas por bajas
presiones y fuertes vientos.
El tercer grupo incluye otras causas de inundación como los tsunamis, producidas por
los terremotos, los deslizamientos, que taponan un curso fluvial o la ruptura de embalses u
otras construcciones (Ex: depósito de Melilla y riada 82).
En este tema nos centraremos en el estudio de las crecidas asociadas a fuertes lluvias,
que son las que más nos afectan.

5.1. CRECIDAS PROVOCADAS POR LAS LLUVIAS
En este tipo de crecidas el hidrograma está formado por flujo rápido o directo. La
escorrentía se forma en las vertientes, donde el agua circula superficialmente o
subsuperficialmente, según las características físicas de la cuenca (cubierta vegetal, suelos,
pendiente, etc) y de la lluvia. La escorrentía no se produce en toda la cuenca de manera
uniforme; es normal que existan unas áreas que contribuyen más que otras a la formación del
caudal.
La gran variabilidad en las causas de las crecidas y en los procesos que las generan, dificulta
notablemente su clasificación. Sin embargo, atendiendo a la forma del hidrograma, se pueden
establecer cuatro grupos:
A) Crecidas relámpago o flash floods. Están provocadas por tormentas convectivas
muy violentas, que pueden tener una corta duración (horas, minutos). Este tipo de lluvias
convectivas afectan a áreas muy pequeñas (varios km
2
), por lo que generan crecidas sólo en
algunas partes de la cuenca. Suelen estar provocadas por huracanes, tifones, gotas frías,
tormentas de verano, etc. y se dan en todo el mundo. Los hidrogramas resultantes tienen picos
muy apuntados, con curvas de ascenso y de descenso muy rápidas. En los desiertos estas
condiciones se acentúan, porque la escasez de lluvias provoca la formación de una onda de
crecida y su desaparición casi instantáneas (figs. 12 y 13 a).
b) Crecidas simples. Es un hidrograma simple, aunque su duración es más larga que
en el caso anterior. Este tipo de crecidas es el más común en todos los países y se generan por
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 132
lluvias muy diversas que duran varios días (lluvias provocadas por bajas ciclónicas asociadas
o no a sistemas frontales) (fig. 13 b).
C) Crecidas múltiples. Se dan cuando se producen varios picos de crecida seguidos.
Responden a una situación meteorológica complicada, que suele asociarse a lluvias que
persisten durante varias semanas o meses.(fig.13 c).
D) Crecidas estacionales. Son las que se producen anualmente durante la estación
húmeda, con un período de aguas altas que se extiende durante varios meses y con un área de
inundación de miles de km
2
. Por ejemplo, el caudal mínimo del Nilo se produce en Mayo,
con 570 m
3
/s y un máximo de 8.440 m
3
/s en septiembre en Wadi Halfa

; también ocurre lo
mismo con la cuenca del Amazonas, donde cada año se inunda una parte del bosque la
varcea; en cambio las crecidas del Ganges y del Brahmaputra en la India y Bangladesh suelen
ser desastrosas, debido a la gran densidad de población en sus cuencas bajas (fig. 13 d)
(caudal anual conjunto de 96.000 m
3
, el pico se produce en Agosto, como resultado de las
lluvias monzónicas, que arrancan en Junio y continúan hasta octubre; caudal medio de agosto
del Ganges en Hardinge Bridge es de 39.224 m
3
/s; del Brahmaputra en Bahadurabad es de
43.955 m
3
/s.

5. 1. 2. CRECIDAS PROVOCADAS POR LA FUSIÓN DE LA NIEVE
Las grandes crecidas por fusión se producen cuando se da una combinación de un gran
espesor de nieve y una fuerte ratio de fusión. La licuación de la nieve se produce cuando se
llega al punto de fusión (0º C) y es un proceso termodinámico, en el que intervienen la
temperatura del hielo, la radiación solar y el albedo. Está condicionada también por las
características de la cuenca de drenaje (vegetación, suelos desnudos, etc.), ya que cada uno de
los elementos que la forman tiene un albedo, una evapotranspiración y una temperatura
características, de forma que cada una de ellas puede actuar como fuente o como sumideros
de calor y humedad. En general, las zonas forestales suelen actuar como fuentes y las
superficies nevadas sin vegetación como sumideros de humedad y calor.
Las crecidas severas se producen únicamente cuando llega a los ríos una gran cantidad
de agua de fusión nival de una manera muy brusca. La ratio de fusión es función del balance
de energía; las crecidas más fuertes se producen en áreas con una potente cubierta de nieve
donde la temperatura asciende de forma brusca y se mantienen durante un cierto tiempo (días
o semanas), después de un invierno largo y frío. En este caso cabe distinguir entre las crecidas
de llanura y las de montaña, siendo más bruscas y caudalosas, las primeras que las segundas.
Ex. Ienisei en Igarka tiene un caudal medio en junio de 78.000 m
3
/s, sólo superado por el
Amazonas. Por último, la localización de la zona de fusión influye en la génesis de la crecida
porque si está en cabecera, el agua de fusión puede infiltrase y no llegar como flujo rápido.

5. 1. 3. LLUVIA SOBRE NIEVE
En este caso la crecida es más compleja, porque el paquete de nieve puede actuar
como un almacén para la lluvia y en ese caso funcionará la fusión, o bien la fusión de la nieve
incrementa el volumen de escorrentía generado por la lluvia. Por ello una misma lluvia puede
generar diferentes hidrogramas dependiendo de las características del paquete de nieve. Por
otra parte los suelos helados pueden ayudar a generar crecidas más apuntadas, ya que impiden
la infiltración. (fig. 14 a).

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 133
5. 1. 4. FUSIÓN DEL HIELO
La formación de crecidas por fusión del hielo se produce en dos ámbitos: el hielo de
los glaciares y el hielo estacional de los ríos (los que se hielan en invierno). En muy raras
ocasiones el deshielo es la causa de las crecidas: la combinación de este proceso con otros
factores es la que produce las crecidas. Una de las procesos más habituales (conocidos como
crecidas glaciares o yökulhlaup ) es la salida brusca del agua estancada en algún lago o
retenida por una barrera de hielo en algún valle. Los hidrogramas resultantes presentan una
morfología inversa (fig. 14 b), con una curva de ascenso suave y una de descenso brusco, que
corresponde a una bajada rápida del nivel cuando ha desaparecido el obstáculo que retenía el
agua.

5.2. INUNDACIONES NO PROVOCADAS POR LAS LLUVIAS
Se producen fuera del ámbito de la cuenca de drenaje (estuarios, costas bajas, ruptura
de embalses, etc.)
5. 2. 1. INUNDACIONES DE ESTUARIOS
Se producen por la interacción del agua del mar y del agua de los ríos y la alternancia
del flujo de marea (que hace penetrar el agua del mar en el estuario) con el reflujo, que suelen
tener un período de 12 horas o más. La interacción resulta de una modificación asimétrica de
la curva mareal, en la que se acorta la duración de la curva de ascenso por la oposición que
ejerce el flujo del río y se alarga la duración de la curva de reflujo, ayudado por la gravedad y
el empuje del caudal fluvial. En algunos casos la alteración es tan grande que se desarrolla
una onda (bore) (mascaret) porque la curva de ascenso se acorta tanto que avanza como una
pared de agua, que puede alcanzar 5 m de altura (ex. Amazonas), que puede provocar
inundaciones en las inmediaciones. Además, en circunstancias menos adversas, en los
estuarios se pueden producir inundaciones por dos circunstancias: cuando una marea fuerte
impide el desagüe normal de las aguas del río o bien cuando el río lleva una fuerte crecida,
aunque la marea no sea excesivamente importante.

5. 2. 2. INUNDACIONES EN LAS COSTAS BAJAS (STORM SURGES)
En las costas bajas se producen inundaciones de la zona mareal con cada ciclo de
marea, tanto si el rango es diurno (cada 24 horas), como semidiurno (12 horas). Además se
pueden producir inundaciones cuando el nivel del mar es más alto de lo normal y este
fenómeno suele estar asociado a la existencia de bajas presiones y de vientos fuertes. En estas
circunstancias, además de las condiciones meteorológicas, la geometría de los fondos marinos
tiene mucha importancia porque puede mitigar o incrementar el efecto de oleaje. En general
las costas más peligrosas son las costas bajas, cerradas o semicerradas y expuestas a unas
tormentas fuertes (Adriático, Bahía de Bengala con los ciclones, el Golfo de México, el Mar
del Norte, etc.). Un caso excepcional de costas inundables es el de Holanda, con 2/3 de su
territorio por debajo el nivel del mar, por lo que, de no existir defensas, sus costas se
inundarían con cada marea.

5. 2. 3. INUNDACIONES PRODUCIDAS POR TSUNAMIS
Las costas se pueden inundar por tsunamis, provocadas por terremotos, erupciones
volcánicas o deslizamientos submarinos. Las velocidades pueden ser de 700-800 km/h, con un
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 134
período entre 15 minutos y algo más de una hora. En mar abierto, la altura no suele sobrepasar
0’5 m; sin embargo, cuando llegan a la costa la velocidad se frena de forma brusca por el
rozamiento con el fondo y el agua se apila generando olas que oscilan entre los 6 y los 18 m
5. 2. 4. INUNDACIONES POR DESTRUCCIÓN DE EMBALSES
Son crecidas muy violentas que provocan gran número de pérdidas de vidas humanas
y de bienes. El ejemplo más reciente fue la caída de la presa de Tous, en la cuenca del
Xúquer, en octubre de 1982, que generó un caudal punta estimado en 15.000 m
3
/s. A veces el
fenómeno se puede producir también de forma natural. Algunos ríos, sobre todo en valles
estrechos, se taponan con árboles, maleza, etc., o por deslizamientos de ladera. Con las
crecidas anuales suele desaparecer el obstáculo provocando fuertes avenidas.

6. FACTORES NATURALES QUE INFLUYEN EN LA
FORMACIÓN DE LAS CRECIDAS

De los diferentes tipos de crecidas analizados previamente, los más recurrentes son los
provocados por las lluvias y por tanto, son los que analizaremos con más detalle. La
precipitación se transforma en caudal a través de la cuenca de drenaje, siguiendo el ciclo
hidrológico. La lluvia, en parte es interceptada por la vegetación y en parte se evapora; el
resto llega al suelo, desde donde puede seguir tres caminos. En parte escurre superficialmente
hacia los ríos; en parte se evapotranspira a través de la vegetación y en parte se infiltra. Una
buena proporción del agua infiltrada llega a los acuíferos y otra se mueve lateralmente hacia
los ríos. El agua de los acuíferos vuelve a los ríos a través del caudal de base (que es el agua
que llevan los ríos perennes cuando no llueve y por tanto procede de las fuentes y
manantiales). Desde los ríos el agua vuelve al mar y desde allí se evapora iniciándose de
nuevo el ciclo hidrológico (cuadro 1).
El hecho de que el agua de lluvia se convierta en caudal implica que hay una serie de factores
que intervienen en esa transformación: algunos son de tipo climático-hidrológicos (lluvia,
evapotranspiración e infiltración) y otros son debidos a las características de la cuenca
(factores de la cuenca, de la red y de los canales) (cuadro 1).
Dentro del primer grupo hay que destacar las peculiaridades de la lluvia (cuadro 1)
que condicionan claramente la génesis de la escorrentia. La precipitación antecedente
(=lluvia caía en los días anteriores al comienzo de las lluvias que provocan la crecida) es un
factor que incrementa la magnitud de la crecida, porque humedece la cuenca y toda la lluvia
se convierte en caudal. Los suelos helados son también un factor intensificador porque
impiden la infiltración del agua, incrementando el pico de la avenida. La intensidad de la
lluvia juega un papel muy importante, porque cuando es muy elevada, la fuerza de las gotas
de lluvia (efecto splash) destruye la estructura superficial del suelo, impidiendo la infiltración.
La localización de una tormenta es también fundamental: la crecida produce hidrogramas
más apuntados cuando se localiza en la parte baja de la cuenca y cuando afecta a varios
afluentes. La distribución de la lluvia con respecto al tiempo es otro factor que hay que
considerar: cuando las lluvias caen de forma homogénea y durante períodos de lluvia largos,
los hidrogramas son aplanados, aunque el volumen de escorrentía puede ser elevado; por
contra, cuando caen en muy poco tiempo los hidrogramas son muy apuntados, aunque el
caudal total sea escaso.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 135


Cuadro1. Factores que modifican las crecidas e inundaciones
CARACTERÍSTICAS DE
LA TORMENTA
Dimensiones, duración,
movimiento
CARACTERÍSTICAS DE LA
PRECIPITACIÓN
Forma, intensidad,
duración
Precipitación
sobre el canal
Intercepción
Evapotranspiración
Evaporación
Fusión de la
nieve
Nieve
Infiltración
CARACTERÍSTICA
S DEL SUELO Y DE
LA ROCA MADRE
Flujo subsuperficial
FLUJO RÁPIDO CAUDAL DE BASE
CARACTERÍSTICAS
DE LA CUENCA
Tamaño, pendiente,
forma, aspecto,
CARACTERÍSTICAS
DE LA RED DE DRENAJE
Geometría, densidad,
orden/longitud, obras de
canalización y de control
CARACTERÍSTICAS
DEL CANAL
Pendiente, ratio anchura/
profundidad, rugosidad,
etc.
Flujos desbordados
Flujo de canal
CARACTERÍSTICAS
DE LA ZONA
INUNDABLE
Pendiente, rugosidad, concavidad y
convexidad, anchura, profundidad,
etc.
INUNDACIÓN
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 136
El segundo grupo de factores tiene que ver con las cuencas de drenaje (cuadro 1), que
constituyen el espacio físico sobre el que la lluvia se covierte en caudal. Por lo tanto, las
características de la cuenca, de la red de drenaje y del canal modifican también las avenidas.
Los parámetros de la cuenca son el área, la pendiente, la altura y la combinación entre
clima-litología-suelos-cubierta vegetal. Las dimensiones y la altura de la cuenca de drenaje
presentan una buena correlación con el caudal: cuando más elevadas son, mayores son los
caudales son generados. La pendiente de la cuenca (fig. 15 a i 15 b) influye sobre la
velocidad de llegada del agua a los canales: las cuencas con fuertes desniveles provocan
hidrogramas más apuntados que las de menor pendiente. Por último, el tipo de litología
(caliza, arenisca, pizarra, etc.) combinado con la potencia de los suelos, el uso que se hace
de los mismos o la cubierta vegetal provocan diferentes respuestas hidrológicas que se
traducen en la forma y el volumen del hidrograma. Así las rocas permeables y los suelos
potentes, una densa cubierta vegetal y los usos que potencian la absorción del agua favorecen
la infiltración, provocando hidrogramas más aplanados. Por el contrario las rocas y suelos
impermeables, la falta de cubierta vegetal y los usos del suelo que impiden la penetración del
agua (p.e. la urbanización que supone una impermeabilización del suelo) dificultan la
infiltración, por lo que el agua llega superficialmente a los ríos, generando hidrogramas
apuntados y grandes picos de crecida.
Las características de la red (cuadro 1) se hallan directamente relacionadas con las
características físicas de la cuenca (litología, pendientes, geometría, etc.), así como con otros
factores medioambientales (clima, cubierta vegetal y edáfica, usos del suelo, etc.). En
términos generales, las cuencas redondeadas, con redes coalescentes en las cuencas bajas
producen hidrogramas mucho más apuntados y peligrosos --coinciden los picos de todos los
afluentes-- que las que alargadas y estrechas, con redes en forma de espiga --permiten un
desagüe escalonado de los afluentes-- (figs. 16 a y 16 b)
En cuanto a las características de los cauces, son de vital importancia para el
desarrollo de la avenida, la pendiente --a mayor pendiente mayor velocidad de transmisión de
la crecida-, la rugosidad del lecho --reduce la velocidad del agua--, las pérdidas por
transmisión --agua que se infiltra en el propio cauce--, las obras de canalización y
regulación, etc.
En general cualquier característica de la cuenca o cualquier alteración provocada
por el hombre que tienda a compactar los suelos, a impermeabilizarlos o a destruir la
vegetación, implica un incremento de la escorrentía superficial, una disminución de la
infiltración y en general agrava la crecida. Las actuaciones en sentido contrario
provocan el efecto inverso.
Cuando las crecidas producen inundaciones, los flujos desbordados circulan por los
espacios inundables, que coinciden con las formas fluviales creadas por los propios ríos
(llanos de inundación, abanicos aluviales y deltas). El hecho de que estos espacios estén
intensamente ocupados por el hombre provoca alteraciones del fenómeno natural, que se
convierte en un riesgo mixto.




DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 137
7. LAS ZONAS INUNDABLES Y LOS PROCESOS DE
INUNDACIÓN EN ABANICOS ALUVIALES

Como ya se ha señalado, la mayoría de las zonas inundables lo son por su propia
génesis y por lo tanto se pueden identificar a partir del análisis geomorfológico. Los procesos
que intervinieron en su formación son también los mismos que actuarán en momentos de
avenida e inundación. Por lo tanto, procede definirlos y, al tiempo, especificar su
peligrosidad. No obstante, en algunos casos, la intervención humana ha potenciado el riesgo
de inundación y no siempre es posible discriminar la responsabilidad de los procesos
naturales y de los antrópicos.
En general las zonas inundables suelen ser las más deprimidas topográficamente,
aunque su origen puede ser muy diverso, con lo que los procesos de inundación y la duración
del encharcamiento varían sustancialmente. Las zonas de especial peligro de inundación se
localizan donde se dan los siguientes procesos:
- desaparición de cauces, provocados por cambios de la geometría hidráulica
- paleocauces
- ocupaciones de vaguadas
- puntos de desbordamiento
- canalizaciones y desvíos
- ocupaciones de cauces
- marjales

7.1. DESAPARICIÓN DE CAUCES ASOCIADOS A CAMBIOS EN LA
GEOMETRÍA HIDRÁULICA
La disminución del gradiente y/o las pérdidas por infiltración disminuyen la velocidad y el
caudal fluvial de forma drástica, por lo que el río se ve obligado a depositar sus propios
sedimentos. Suelen producirse en los piedemontes --en los barrancos de cuencas más
pequeñas-- y en las marjales (fig. 17). la desaparición del cauce no implica la desaparición del
caudal, por lo que aguas abajo de este punto el riesgo de inundación por flujos concentrados
de gran energía es elevado. Por otra parte, el depósito de sedimentos de elevado calibre añade
peligrosidad a estos puntos.

7.2. PALEOCAUCES Y/O VAGUADAS
En este epígrafe se incluyen como tales los cauces abandonados por el río, un
fenómeno recurrente en los abanicos aluviales, consecuencia de las avulsiones (fig. 18). El
riesgo de este tipo de sucesos es triple: por un lado, la impredecibilidad de la localización del
nuevo cauce; por otro, la posibilidad de que el río vuelva a ocupar el viejo en alguna avulsión
y por último, la no-percepción del paleocauce como un espacio de paso de las aguas. El
funcionamiento de los paleocauces en momentos de avenida es complejo y depende mucho de
su evolución y posición dentro del abanico aluvial. Si el cauce principal se encaja, los
paleocauces pueden quedar colgados, por lo que la conexión en momentos de avenida se
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 138
limitará únicamente a grandes caudales. No obstante, cuando no hay conexión, el paleocanal
suele actuar como colector de drenaje de las aguas de lluvia dentro del propio abanico.
Si por contra, el paleocauce se rellena de sedimentos, suele quedar únicamente como
un espacio deprimido o vaguada, donde se concentran las aguas. En cualquier caso, la
peligrosidad de estos espacios es grande, ya que el elevado periodo de retorno de circulación
hídrica hace que no se perciban como espacios de riesgo y normalmente son ocupados para la
agricultura o incluso urbanizados. Los procesos que se pueden dar en estos espacios son los
propios de un canal, por lo que la energía y velocidad de las aguas son elevadas (fig. 19).

7.3. PUNTOS DE DESBORDAMIENTO
Con esta definición se alude a las secciones transversales disimétricas, en las que uno
de los márgenes tiene menor altura que el otro y por donde el río desborda con cierta
facilidad. La localización de dichas secciones permite definir el punto de arranque de posibles
inundaciones, aunque su peligrosidad está directamente relacionada con el caudal del río: con
valores bajos los desbordamientos se producen en las secciones distales, mientras que cuando
son elevados pueden afectar a las secciones proximales de los abanicos (fig. 20).
Además de los procesos naturales, otros puntos de desbordamiento están provocados
por infraestructuras mal dimensionadas que atraviesan transversalmente el cauce, como ocurre
a veces con las puentes.
7.4. CANALIZACIONES Y DESVÍOS
En este epígrafe se atiende a las actuaciones realizadas en cauces cuyos resultados
provocan o incrementan las inundaciones. En algunos casos los canales mal diseñados (fig.
21) incrementan el riesgo de desbordamiento; en otros conducen las aguas de forma
inadecuada hacia zonas no inundables o incluso impiden el desagüe.
7.5. OCUPACIÓN DE CAUCES
Si bien la construcción de carreteras y la ubicación de centros públicos (centros de
enseñanza, centros sanitarios, etc.) en zonas inundables, es un fenómeno conocido y
generalizado, en algunos casos, se llega al extremo de ocupar los propios lechos fluviales. En
aquellas zonas, donde la circulación efímera difumina el riesgo de avenida, se ha convertido
en una práctica habitual, aunque en sentido estricto no se puede hablar de inundaciones sino
invasiones del lecho del río. La peligrosidad de estas ocupaciones es máxima, ya que la
energía del flujo es la propia de un canal. Imágenes de invasiones de cauces como las
ilustradas en la figura 22 a (edificios en las fotos1, 2, y 4; soterramiento de la vía del tren en la
foto 3) son habituales en los ríos españoles aunque suponen riesgos importantes para personas
y bienes, que por otra parte, están ocupando el dominio público hidráulico y en muchas
ocasiones han obtenido permiso de obras por parte de la administración. La figura 22 b ilustra
la ocuapación de un cauce efímero, el Barranc de la Saleta, en Aldaia (área metropolitana de
Valencia). El cauce discurre por la localidad, aunque a partir de un cierto punto queda
convertido en un paseo, que obviamente se inunda. Las aguas penetran por un paso
subterráneo, transmitiendo la inundación a la población vecina de Alaquàs. Obviamente, en
este caso, resulta inapropiado hablar de inundaciones, ya que no es el río el que se desborda,
si no que su cauce ha sido ocupado. Desgraciadamente, en los episodios de inundaciones que
se producen en España, este tipo de fenómeno es habitual: muchos de los daños que se
producen no se asocian al desbordamiento de las aguas, sino a las ocupaciones de los cauces.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 139
7.6. MARJALES Y ZONAS HÚMEDAS
Aunque no se trata de elementos que formen parte de los abanicos aluviales, en las
llanuras costeras, en las inmediaciones de los abanicos aluviales, suelen ubicarse antiguas
albuferas, convertidas hoy en día en marjales, marismas, etc (fig. 23). Al tratarse de espacios
deprimidos, suelen inundarse por los efectos de las lluvias, de las inundaciones fluviales y de
las marinas. En momentos de temporal las aguas de lluvia no pueden ser drenadas por la
incapacidad de las acequias de desaguar, debido a la escasa pendiente y al fuerte oleaje, que
incluso puede superar las restingas, incrementando el nivel de las aguas. Además, el ascenso
del nivel freático, aumenta los caudales de los manantiales de la propia marjal y a ello, en
ocasiones, se suman las aportaciones fluviales. Por todo ello el mayor peligro de estas zonas
es el calado y la persistencia de la inundación, más que la virulencia de la misma.
En las zonas húmedas de interior los mecanismos de inundación son similares a los de
la costa, aunque obviamente no están afectadas por las aguas marinas. No obstante, estas
depresiones son las zonas topográficamente más bajas donde suelen concentrarse las aguas de
los barrancos adyacentes por ser zonas endorreicas.

8. CONSECUENCIAS DE LAS INUNDACIONES EN
LOS LLANOS DE INUNDACIÓN
Los impactos de las inundaciones se dejan sentir tanto en el cauce como en el propio
llano de inundación. Los efectos sobre el cauce se asocian al incremento de la carga sólida
(sedimentos) y líquida que se produce con cada crecida. Durante la avenida, la forma del
cauce presenta modificaciones de anchura y profundidad, que se reajustan con el paso de
sucesivas avenidas. La erosión en los puentes por ejemplo, es uno de los efectos más
conocidos en las avenidas; de hecho es en estos episodios cuando se produce la erosión de los
cimientos y su posible caída (fig. 24).
Las confluencias de los afluentes son también puntos conflictivos. La coincidencia de
crestas de crecida de los tributarios provoca cierres hidráulicos (es decir, el río con mayor
caudal no deja desaguar al otro) que remansan las descargas fluviales y propician una activa
acumulación de depósitos y en ocasiones el desplazamiento lateral de alguno de los cauces.
Otro fenómeno frecuente son los estrangulamientos de meandros y la ocupación de
antiguos paleocauces. Estos procesos están documentados por ejemplo en los meandros del
valle medio del Ebro, en el Júcar, el Guadalquivir, en el Segura, etc (fig. 25).
Las rupturas de los diques por las grietas de derrame suelen abrir vías alternativas de
desagüe que en muchos casos corren paralelas al canal principal. Así, en la Ribera del Xúquer
en 1982 y en 1987 se registraron rupturas de los diques laterales a la altura de Riola y
Fortaleny, pueblos que precisamente se asentaron sobre estas formas elevadas huyendo de las
marjales laterales (fig. 26).
Por lo que respecta a los llanos, los mayores impactos se relacionan con la deposición
de sedimentos de diferente calibre, ya que durante los momentos de inundación el río dispone
de gran energía para redistribuir sedimentos y modelar la llanura. Por regla general, los
sedimentos más gruesos se depositan en las inmediaciones del río y los más finos en los
puntos más alejados, hecho que se correlaciona con la progresiva disminución de la velocidad
de los flujos desbordados a medida que nos alejamos del cauce. La potencia y la textura de los
sedimentos depositados es muy variable: puede oscilar desde cm a decenas de m (fig. 27) y
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 140
Cuadro nº 2. Cambios que se producen en una llano de inundación durante las inundaciones
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 141
desde el limo o la arcilla hasta los cantos y las gravas. Las formas sedimentarias pueden ser
lóbulos de derrame (producidos por las roturas del canal), cordones arenosos, barras
longitudinales, dunas y megadunas, etc.
Pero obviamente las inundaciones también provocan erosión en determinadas partes
del llano de inundación y en el propio cauce. El ensanchamiento del cauce, la socavación de
las orillas, las acanaladuras, las marmitas, escalones en el lecho, erosión en los meandros, etc.
son fenómenos frecuentes durante las avenidas e inundaciones, que se asocian a la pérdida de
productividad de los suelos. En el cuadro nº 2 se da una síntesis de estos fenómenos y los
cambios que se producen tanto en la planta (x-y patron), como en el perfil longitudinal del
río, así como en la sección transversal del cauce y de la zona inundable.

9. ACCIONES ANTROPICAS QUE MODIFICAN LAS
AVENIDAS
La intensa ocupación atrópica de las cuencas de drenaje y especialmente de los llanos
de inundación, ha conllevado la alteración de los sistemas fluviales desde la antigüedad. La
introducción de la agricultura en el Neolítico, con la consiguiente deforestación, fue la
primera alteración importante de las cuencas de drenaje, que además ha persistido a lo largo
de la historia con mayor o menor intensidad. La construcción de embalses está datada ya en el
Antiguo Egipto y los diques fluviales se construyeron de forma habitual en China y en
Mesopotamia desde los primeros momentos de esas civilizaciones. La tecnología para alterar
los sistemas fluviales se conoce desde antiguo; sin embargo, las alteraciones actuales son de
mayor magnitud, de forma que quedan pocos ríos inalterados.

9.1. ACCIONES QUE INCREMENTAN EL RIESGO.
9. 1. 1. CAMBIOS DE USOS DEL SUELO
Existen muchas alteraciones de la cuenca que inciden indirectamente sobre las
avenidas. En general se puede incluir cualquier actividad que trastoque las relaciones de
escorrentía superficial e infiltración: agricultura, explotaciones mineras, canteras y sobre todo
la urbanización.
La urbanización supone una modificación drástica de la capacidad de infiltración de
los suelos, por lo cual tiene varios efectos sobre las crecidas (fig. 28):
- impermeabiliza los suelos incrementando el caudal total de la avenida.
- acelera los flujos, por lo que aumenta el pico de la crecida.
- las canalizaciones conducen el agua rápidamente al cauce y contribuyen también al
apuntamiento del hidrograma.
- la remoción del suelo que se produce al comienzo de las obras supone un incremento
de la carga de sedimentos.
9. 1. 2. OCUPACIÓN DE LAS ZONAS INUNDABLES
Hay una tendencia histórica que lleva al hombre a buscar la proximidad del agua y
colonizar los valles fluviales. Este proceso suele ser progresivo, de manera, que en los
comienzos de la ocupación los núcleos de población quedan resguardados de las
inundaciones, pero con el aumento de la presión demográfica se van ocupando las zonas
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 142
inundables o incluso el mismo cauce --sobre todo si es efímero--. En las sociedades modernas
se supone que existe una tecnología adecuada para la lucha contra las inundaciones, pero lo
cierto es que la complejidad y la variabilidad de estos sucesos complican el control de las
avenidas y de las inundaciones. En la zona mediterránea sobre todo, sigue produciéndose una
concentración de la población y de las actividades agrícolas e industriales en las áreas
fluviales y costeras, por lo que aumenta la vulnerabilidad del sistema frente a las
inundaciones.
Consustancial con el desarrollo económico es la formación de una red viaria. El
trazado de las vías de comunicación sobre las zonas inundables modifica la crecida, afectando
a los flujos que circulan por el canal y/o a los flujos desbordados dependiendo del trazado. El
efecto de una infraestructura lineal dispuesta en una zona inundable (carretera, autopista,
acequia, etc.) dependerá de su disposición en planta y en alzado, del caudal de avenida, de la
forma del hidrograma y de la distancia a la obra de los elementos que se quieren observar. En
cualquier caso, dependiendo de la disposición, la infraestructura se puede convertir en una
barrera al flujo, --tal y como aconteció con la A-7, a su paso por la Ribera del Xúquer en la
riada de 1982-- o puede dirigir los flujos desbordados hacia puntos determinados (núcleos de
población) (fig. 29).

9. 2. ACTUACIONES PARA IMPEDIR O REDUCIR EL RIESGO
9. 2. 1. ACCIONES ESTRUCTURALES
Las obras de defensa en los cauces son tan antiguas como la humanidad. De ellas se
han ocupado tradicionalmente los ingenieros, y aunque en la actualidad su efectividad y su
necesidad se discuten bastante, siguen realizándose en la mayoría de los ríos. De hecho en
muchos casos un diseño inadecuado o una mala ubicación pueden ser nefastos en el desarrollo
de la inundación. Por otra parte los costes ambientales y la alteración del sistema fluvial que
provocan hace más que discutible su realización en muchos casos.
REFORESTACION Y CONSERVACION DE SUELOS
En este grupo se incluyen las prácticas orientadas a la conservación de los suelos y
reforestación (fig. 30). La conservación de los bosques, praderas y tierras de labor, tiene un
doble efecto sobre las crecidas. Por un lado favorece el almacenamiento del agua en el suelo.
Sin embargo conforme la crecida va siendo mayor, esa retención adicional tiene cada vez
menor incidencia en los caudales y en los momentos de mayor intensidad de un aguacero
extraordinario, cuando el terreno esté próximo a la saturación, el efecto de la cubierta sea
mínimo. De hecho, los efectos de la mayor retención del agua en el suelo se notan con mayor
claridad en el caudal medio del río que en las puntas de las grandes crecidas.
El segundo efecto importante se nota en el transporte de sedimentos, que con estas
medidas se reduce sensiblemente, al quedar el suelo retenido por las raíces de las plantas. Este
efecto tiene gran importancia ya que evita el aterramiento de los embalses y en algunos casos
de los cauces.
Una gestión sostenible de los ecosistemas fluviales pasa hoy en día por la disminución
de las obras estructurales y el incremento de las medidas no estructurales, reservando las
primeras para aquellos casos en que sea estrictamente imprescindible y siempre para defender
a la población.
DIQUES
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 143
Consisten en la construcción de barreras paralelas al cauce, que protegen de la crecida
a las tierras situadas a sus espaldas. Los efectos de este tipo de obra son muy variables,
dependiendo de la magnitud de la crecida. Si ésta es muy fuerte y se rebasa el nivel de
coronación se produce el desmoronamiento de los mismos, pudiendo provocar mayores
catástrofes que sin la obra. Por ello es conveniente tener preparados y seleccionadas las zonas
de posible desbordamiento. Otro de los efectos perniciosos de estas obras consiste en el
drenaje de las zonas protegidas, que antes drenaban hacia el canal, por lo que hay que
derivarlos hacia otras zonas. Además si los diques constriñen el canal principal provocan una
sobreelevación del flujo y un apuntamiento del hidrograma, por lo que hay que dimensionar
adecuadamente las obras (fig. 30)
ACONDICIONAMIENTO DEL CAUCE (CANALIZACIÓN)
Se consigue con un conjunto de obras que pretenden disminuir el calado de la crecida
(a diferencia de los diques que la aumentan o la mantienen); es decir pretenden aumentar la
capacidad del cauce. Ello se consigue ensanchando o profundizando la sección para aumentar
su área. Normalmente este tipo de obra suele ir acompañado de otras tendentes a disminuir la
rugosidad de las paredes y el lecho. Este tipo de obras está entrando en desuso, porque suelen
presentar problemas de diseño. Así, si la pendiente dada al cauce es superior a la que el río
tiene en estado natural (la pendiente se ajusta a la carga y al caudal), la corriente tiende a
reducirla mediante procesos de erosión aguas arriba y depositando en el sector afectado. Si
por el contrario, la pendiente es inferior a la exigida por el río, éste tenderá a aumentarla con
depósitos aguas arriba y aguas abajo.(fig. 30).
DESVÍO DE CAUCES
Esta práctica se utiliza en aquellos casos en que es imposible modificar la capacidad
del cauce (caso de una ciudad, donde el desarrollo urbanístico lo impide). El nuevo cauce
puede ser un simple auxiliar del antiguo, repartiendo entre ambos los caudales de crecida,
pero a veces se prescinde del viejo y se rescata para otros usos el viejo. Así por ejemplo, el
Plan sur de Valencia realizado como consecuencia de la riada de 1957, sirvió para desviar el
Túria, creando un nuevo cauce con una capacidad de 5.000 m
3
/s, pero el viejo se ha
inutilizado, en parte porque ha sido destruido y en parte porque se ha convertido en un jardín.
El canal construido puede volver al cauce antiguo aguas abajo o bien derivar definitivamente
las aguas hacia el mar o a otro río u zona de almacenamiento.
ALMACENAMIENTO Y LAMINACIÓN
Una forma importante de atenuar las inundaciones es a través de la reducción de las
puntas de caudal mediante el almacenamiento de unos ciertos volúmenes de agua, que se
restan a la crecida en sus momentos críticos y pueden ser restituidos al cauce más tarde una
vez hayan bajado las aguas. Este efecto de aplanamiento (fig. 30) de los caudales máximos se
conoce con el nombre de laminación del hidrograma. Los embalses pueden ubicarse en
cualquier punto de la red fluvial, aunque con frecuencia resulta difícil encontrar vasos de
embalse técnica y económicamente viables. También es frecuente que los embalses tengan
otras aplicaciones además del control de avenidas (abastecimiento, regadío, ocio, etc).
La laminación a la vez que aminora el caudal punta produce un retraso en la
presentación de la punta, lo que puede ser beneficioso o perjudicial según que tienda a
desfasarlo o sincronizarlo con las puntas de crecida del resto de los afluentes.
El efecto de la laminación es más acusado en las crecidas bruscas con un alto caudal
punta, que en los casos que presentan una evolución temporal de los caudales suave. Uno de
los inconvenientes que plantean los embalses es la sobreestimación del beneficio: se extiende
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 144
la idea de que no existe el riesgo y no es así, ya que cualquier embalse disminuye el peligro de
inundación pero no lo suprime.
La gestión de los embalses en momentos de avenida es algo compleja porque hay que
considerar numerosas variables como:
- evolución de las precipitaciones (si va a llover más o no)
- tiempo de retraso de la punta
- estado de la cuenca y del cauce aguas abajo (si está o no saturada)
Uno de los inconvenientes que plantean los embalses es la retención de sedimentos,
que acaba aterrando los vasos. Los sedimentos retenidos en los embalses no llegan a la costa
con lo que se produce una falta de alimentación del sistema litoral que se traduce en una
fuerte erosión costera (que posteriormente hay que paliar reconstruyendo artificialmente las
playas).

9. 2. 2. ACCIONES NO ESTRUCTURALES
PREDICCIÓN
En este capítulo se incluyen todos aquellos estudios que permiten conocer de forma
anticipada las variables hidrológicas de la avenida (lluvias y caudales). Los sistemas
tradicionales con que se cuenta en este momento en España varían según el territorio. Por un
lado la predicción meteorológica la realiza el Instituto Nacional de Meteorología, a través de
los diferentes centros regionales y en algunos casos existen organismos autonómicos con una
función similar. Por otra parte, contamos también con un sistema alerta hidrológica
dependiente de las diversas confederaciones hidrográficas que aporta información en tiempo
real ( cada 5 o 10 minutos) de lluvias y caudales de diferentes cuencas. Con este tipo de datos
se pueden elaborar diferentes estudios que se utilizan después para la predicción.
El primer tipo de trabajos consisten en el estudio de frecuencias y períodos de retorno
de lluvias y caudales, que permiten estimar la magnitud del suceso, pero no el momento en
que se producirá el evento. Este tipo de estudios plantea muchos problemas metodológicos
(calidad de las series, efectividad de los resultados), aunque suelen utilizarse para la
elaboración del mapa de riesgo y para la planificación de obras estructurales (fig. 31).
Un segundo tipo de predicción se realiza en los momentos previos a la producción de la
avenida o incluso cuando ya está en marcha. La predicción meteorológica permite conocer la
génesis y evolución de las lluvias. Pero para el control de las avenidas es fundamental la
información en tiempo real ya que la variabilidad espacio-temporal de la lluvia tiene una gran
influencia sobre el caudal. Este tipo de sistema se utiliza en diversos países del mundo (Japón,
USA) y se ha introducido en España mediante el sistema SAIH (Sistema Automático de
Información Hidrológica) (fig. 32). Consiste en un conjunto de sensores situados
estratégicamente en puntos de control de la cuenca, que captan y transmiten la información
correspondiente a través de un sistema automático e independiente de comunicación (radio y
satélite), hacia los centros de tratamiento de esta información. Estos centros procesan los
datos que les llegan de forma inmediata lo que permite gestionar la avenida en tiempo real
(lluvia, embalses, caudales, etc.) (fig. 33). La eficacia de estos sistemas depende de una serie
de elementos, como por ejemplo:
- dimensiones de la cuenca (a mayor cuenca más eficacia)
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 145
- conocimiento de los sistemas fluviales (características, hidrogramas unitarios,
modelos de escorrentía, etc.).
Un sistema complementario del SAIH, son los radares, que debidamente calibrados,
permiten detectar y cuantificar las precipitaciones en áreas extensas con mayor precisión que
las estimaciones realizadas con la red de pluviómetros exclusivamente.
PREVISIÓN
En este apartado se considerarán aquellas acciones encaminadas a minimizar tanto la
peligrosidad como la vulnerabilidad. Los trabajos que se realizan en este campo se relacionan
con la ordenación del territorio, la educación, la elaboración de mapas de riesgo y la
contratación de seguros.
La ordenación del territorio es fundamental para resolver el problema de las
inundaciones con eficacia. La delimitación de las zonas inundables, con los diferentes niveles
de riesgo, es un factor clave en la planificación territorial. Definir los espacios inundables
para diferentes periodos de retorno permite establecer y reglamentar los usos más adecuados.
Así, la ley de Aguas de 1985 propone la delimitación del cauce y a ambos lados una zona de
servidumbre, donde la edificación no es posible; la zona de policía, abarca unos 100 m a
ambos lados de la anterior y en ella se requiere autorización para construir o alterar el relieve.
La Directriz Básica de Planificación de Protección Civil ante el riesgo de inundaciones
(1995), a su vez, propone una zonación del territorio en función del riesgo de inundación con
una calificación que va de riesgo alto a riesgo bajo y sugieren una gestión acorde con esa
ordenación. Este tipo de trabajos se encuentran muy retrasados en España, aunque son un
instrumento fundamental en la lucha contra inundaciones en diferentes países europeos y en
USA.
La contratación de pólizas de seguros permite el resarcimiento económico a los
afectados por las inundaciones. Sin embargo, esta política no será eficaz mientras no exista
una buena ordenación del territorio, que permita distinguir diferentes niveles de peligro para
que las compañías aseguradoras puedan calibrar correctamente la cuantía de las pólizas.
La educación social es otra medida importantísima en la lucha contra las
inundaciones. La formación de los técnicos que intervienen en la gestión de estos sucesos,
debe ir acompañada de campañas de divulgación en las que se informe de las medidas
preventivas que pueden tomarse, pero también de las buenas prácticas que deben observar
tanto las instituciones como los ciudadanos.
Para realizar una buena ordenación del territorio es necesario contar con buenos
mapas de peligrosidad de inundación. No existe unanimidad para la realización de mapas
de riesgo: las técnicas que se utilizan son muy variadas y en consecuencia los resultados son
dispares (fig. 34).


NOTA. LOS GRÁFICOS QUE SE CITAN EN ESTE CAPÍTULO ESTAN EN EL
AULA VIRTUAL, EN EL APARTADO DE MATERIALES.



DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 146
10. BIBLIOGRAFÍA
Ayala Carcedo, F. J. (2002): Estrategias y medidas de mitigación del riesgo de
inundaciones. En: Ayala Carcedo, F. J.; Olcina Cantos, J. (coords.) (2002): Riesgos naturales.
Ed. Ariel Ciencia, cf. pp. 977-994, 1512 pp.
Camarasa Belmonte, A.; Segura Beltran, F. S. (2001): Crecidas en ramblas
mediterráneas. Estudios Geográficos, LXII, 649-673
Carmona, P.; Segura Beltran, F. S. (1989): "La inundación de la Ribera del Xúquer
en Noviembre de 1987". Cuadernos de Geografía, 46, 97-106.
Díez Herrero, A.; Pujadas, J. (2002): Mapas de riesgos de inundaciones. En: Ayala
Carcedo, F. J.; Olcina Cantos, J. (coords.) (2002): Riesgos naturales. Ed. Ariel Ciencia, cf.
pp. 997-1009, 1512 pp.
Gregory, K. J.; Walling, D. E. (1973): Drainage basin: form and process. Edward
Arnold, London, 458 pp.
Martínez de Azagra, A.; Navarro Hevia, J. (1996): Hidrología forestal. Valladolid,
Servicio de Publicaciones de la Universidad de Valladolid, 286 pp.
Pedraza Gilsanz, J. (1996): Geomorfología. Principios, métodos y aplicaciones. Ed.
Rueda, Madrid, 413 pp.
Plan de Acción Territorial de carácter sectorial sobre prevención del Riesgo de
Inundación en la Comunidad Valenciana (2000) (PATRICOVA). Direcció General
d’Urbanisme i Ordenació Territorial. COPUT, València.
Pujadas Ferrer, J. (2002): Las inundaciones en España: impacto económico y
gestión del riesgo. En: Ayala Carcedo, F. J.; Olcina Cantos, J. (coords.) (2002): Riesgos
naturales. Ed. Ariel Ciencia, cf. pp. 879-888, 1512 pp
Segura, F. S.; Carmona González, P. (1999): Las inundaciones en la Plana de
Gandia: formas y procesos. Cuadernos de Geografia, 65/66, 45-60.
Segura Beltran, F. S. (2000): Inundaciones de ramblas y barrancos en las tierras
valencianas (1980-1999). Serie Geográfica, 27-47 .
Segura Beltran, F. S. (2001): Evolución urbana e inundaciones en Castelló.
Cuadernos de Geografia , 69-70, 253-278.
Segura Beltran, F. S. (2000): Model d’inundacions en ventalls al.luvials: el cas de les
planes costanres valencianes. Cuadernos de Geografia, 73/74, 207-231.
Tarbuck, E. J.; Lugtgens, F. K. (2000): Ciencias de la Tierra. Una introducción a la
Geología Física. Prentice Hall, Madrid, 563 pp.


DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 147
CONTAMINACION (CARMEN ORENGO)
1 INTRODUCCIÓN
Desde un punto de vista antropocentrista del mundo se considera el medio
ambiente como algo ajeno y secundario al hombre; cuando nos referimos al medio ambiente
hablamos de las plantas, los animales, el campo…algo que podemos utilizar para nuestro
beneficio bien como disfrute o bien para la extracción de recursos. Existe una visión
totalmente contraria a esta, la ecocentrista, según la cual el hombre es una criatura más de la
naturaleza que pertenece a un ecosistema y que está sujeto a las leyes naturales por lo que
poco puede hacer en su contra.
En cualquier caso tenemos que aceptar que el medio ambiente no es algo ajeno al
hombre y que estamos inmersos en él. Desde el principio de su existencia el hombre ha
utilizado el medio ambiente como fuente de recursos y como medio al que echar sus desechos
y así la presión antrópica sobre el medio ambiente ha ido aumentando al multiplicarse la
población humana y también al aumentar las necesidades de cada individuo según nuestro
estilo de vida actual.
Pero el medio ambiente no puede seguir absorbiendo recursos indefinidamente,
hay un punto a partir del cual no podrá ejercer su acción depuradora. Sobre esto no hay
discusión hoy día, la duda está en saber si hemos llegado ya a este punto o todavía está por
venir, lo que sí es un hecho es que ya se han visto algunas manifestaciones preocupantes, tales
algunos cambios en el clima, que indican que ese punto no está ya muy lejano y que han
disparado la voz de alarma.
Los impactos del hombre sobre su entorno no son cosa reciente, empezaron
casi con la humanidad con la utilización del fuego, lo que provocaba episodios de
contaminación en el interior de las cavernas por emisión de CO
2
. En el Neolítico con la
aparición de la agricultura se quemaban grandes masas forestales haciéndolas retroceder y
aportando grandes cantidades de contaminantes a la atmósfera. Los romanos en sus leyes
también tenían referencias a la prohibición de contaminar el aire (“Copus Juris Cicilis” del
emperador Justiniano en el siglo VI d. J.C.). Pero es a partir de la Revolución industrial con la
utilización de los combustibles fósiles como fuente de energía y la aceleración exponencial
del crecimiento de la población mundial cuando se hacen importantes los problemas de
contaminación, primero en los núcleos urbanos e industriales y actualmente extendidos a
escala global.

Que el medio ambiente influye en la salud pública es algo que se sabe desde
antiguo. Los griegos fueron los primeros en darse cuenta de que había que sacar las aguas
residuales fuera de la ciudad para evitar enfermedades y los romanos, grandes ingenieros,
proporcionaron las infraestructuras necesarias para hacer esto posible. Durante la Edad Media,
sin embargo, dieron la espalda a estos y otros conocimientos y sufrieron la propagación de las
grandes epidemias. Fue durante la revolución industrial cuando, movidos por la necesidad de
proteger la salud de la mano de obra que comenzó a hacinarse en las ciudades alrededor de la
incipiente industria, resurgieron la higiene y salud públicas como disciplinas científicas y se
desarrolló la ingeniería ambiental con el propósito de proporcionar agua apta para el consumo
en las ciudades y retirar las aguas residuales de las mismas, al principio simplemente alejando
el punto de vertido y más tarde sometiéndolas a un tratamiento de depuración previo.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 148
En la actualidad, aunque superadas enfermedades infecciosas transmisibles por agua
en mal estado como el cólera
1
, seguimos teniendo problemas de salud relacionados con el
medio ambiente; como el aumento de los cánceres de piel debido a la disminución de la capa
de ozono, los problemas en personas asmáticas o con afecciones broncopulmonares debido a
la contaminación atmosférica, y el elevado número de sustancias potencialmente cancerígenas
que hay en nuestro entorno diario.
Hace algún tiempo asistimos en España a una gran catástrofe ambiental con el
naufragio del petrolero Prestige vimos movilizarse a la sociedad y a los políticos tomar
decisiones (sería motivo de debate en otro foro si fueron acertadas o no) para tratar de
resolver cuanto antes un problema que todo el mundo entendió que era muy grave. Pero las
agresiones al medio ambiente son continuas y aunque no siempre tan espectaculares, sus
efectos a largo plazo pueden ser igual de destructivos.
En este tema trataremos de exponer de modo somero las posibles agresiones a través
de un repaso por los medios naturales más importantes: el aire, el agua y el suelo para
terminar con un comentario acerca de una de las consecuencias globales de la acción
antrópica como puede ser el cambio climático.

2 CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
Llamamos contaminación atmosférica a la presencia en la atmósfera de
material nocivo o indeseable tanto por causas naturales (volcanes, incendios, tormentas,
etc…) como artificiales (industrias, ciudades, etc…) y en cantidad suficiente como para
producir daños sobre la salud humana, la fauna, la vegetación los bienes materiales y el medio
ambiente global.
Hay que tener en cuenta que aunque en términos absolutos las impurezas que
son lanzadas a la atmósfera por fuentes naturales son mayores que las antropogénicas (se
estima que cuatro erupciones volcánicas recientes: Krakatoa 1883, Katami 1912, Hekla 1947
y Chichón 1982, han arrojado más gases y partículas a la atmósfera que el hombre en toda su
historia); son los contaminantes procedentes de las actividades humanas los que producen
mayores daños porque ejercen una gran presión en aquellas zonas donde hay concentración de
población y desequilibran los sistemas naturales y la capacidad depurativa del medio
ambiente.
En cuanto a los efectos de la contaminación atmosférica decir que estos
dependen tanto de las sustancias y fuentes contaminantes como de factores climatológicos,
que pueden agravarlos evitando la dispersión de los contaminantes (tal es el caso de
situaciones de estabilidad atmosférica o inversiones térmicas durante la noche que impiden el
movimiento de aire). Todos estos factores son los que han de ser estudiados y tenidos en
cuenta para el control y prevención de la contaminación tanto por parte de las autoridades,
para elaborar una legislación adecuada como de los agentes productores para tomar las
medidas oportunas y cumplir dicha legislación.

1
Esto es al menos en el mundo desarrollado. Problema aparte constituye la situación en países del tercer
mundo con gran riqueza de recursos naturales que están siendo explotados por compañías multinacionales del
primer mundo y que además están utilizando estos países como basurero mientras la población vive con las
mínimas condiciones higiénicas.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 149
Al hablar de contaminación atmosférica nos referiremos a contaminación:
química, radiactiva, acústica, lumínica, electromagnética y olores (las cuatro últimas de
consideración reciente).
2.1 LA ATMÓSFERA. GENERALIDADES
La atmósfera es la envoltura gaseosa que rodea la Tierra a la que se mantiene
unida debido ala fuerza de gravedad, el equilibrio entre la fuerza de gravitación que la Tierra
ejerce sobre las partículas que la componen y la fuerza centrífuga que experimentan estas
partículas por el movimiento de rotación de nuestro planeta es lo que determina su espesor.
Mediciones recientes nos proporcionan el dato de que el final de la atmósfera está a 1000 km
de la superficie terrestre. Entre sus funciones, las más importantes son proveer a los seres
vivos de los gases imprescindibles para la vida, formar parte del ciclo hidrológico,
protegernos de la radiación demasiado energética procedente del sol y distribuir la restante
por toda la Tierra.
Esta capa gaseosa no es homogénea en toda su extensión, su composición y temperatura
varía con la altura formando una serie de capas:
- Troposfera
Es la región más baja, en ella se producen los cambios que constituyen los
fenómenos meteorológicos y es donde se originan y disipan las nubes debido a las
corrientes verticales que se forman por calentamiento del aire junto al suelo que arrastra
consigo el vapor de agua que formará las nubes al condensarse en altura debido a la
disminución de temperatura ya que en la troposfera la temperatura disminuye de 6º a 7ºC
por cada km. El límite superior de la troposfera es la tropopausa cuya altura varía con la
latitud siendo de 8 km en los Polos y de 18 km en el Ecuador y la temperatura es de -60ºC.
En nuestras latitudes se sitúa a unos 12 km que varían un poco según la situación
meteorológica diaria. La troposfera contiene aproximadamente el 75% de la masa de gases
totales que componen la atmósfera.
- Estratosfera
Situada inmediatamente por encima de la troposfera, hasta una altura de unos 50 a
55 km. Hasta los 20 km la temperatura se mantiene prácticamente constante, luego crece
lentamente hasta unos 32 km y después más rápidamente hasta el final. El aumento de la
temperatura es debido a la absorción de la radiación ultravioleta procedente del Sol por la
llamada capa de ozono ubicada a esta altura, reacción que libera calor al exterior. El ozono
en realidad no forma una “capa” sino que es un gas inestable y escaso que está muy diluido
en el aire desde el suelo hasta más allá de la estratosfera pero su concentración aumenta
entre los 15 y los 50km sobre la superficie de la Tierra, concretamente hay un máximo a
los 22km. Al estar en esta capa el aire más caliente que en las capas superiores se supuso
en un principio que no existían movimientos verticales de aire de modo que sus
componentes estarían separados por su densidad de modo vertical formando estratos, de
ahí su nombre. Esto no es completamente cierto ya que existe movilidad vertical debida a
otros mecanismos y su composición es homogénea aunque sí es cierto que no se forman
nubes. Sin embargo los vientos horizontales alcanzan los 200km/h contribuyendo a la
difusión de sustancias que alcanzan esta capa por todo el globo con gran rapidez, esto es lo
que ocurre con los CFCs, contaminantes que destruyen la capa de ozono. Su límite superior
está definido por la Estratopausa en la que se alcanza una temperatura de 70ºC.
- Mesosfera
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 150
A partir de los 50 km de altura, la temperatura deja de crecer para después
descender poco a poco hasta valores de –80ºC y –110ºC a una altura de 80 a 85 km. En
esta capa tampoco existe formación de nubes pero si la formación de turbulencias y ondas
atmosféricas debidas a la disminución de la temperatura y la baja densidad del aire. En
estas tres capas anteriores la composición de la mezcla de gases se mantiene constante por
lo que se suele llamar Homosfera. Contiene sólo cerca del 0,1% de la masa total de aire y
es importante por las reacciones químicas y la ionización que ocurren en ella.
- Termosfera o Ionosfera
En esta capa, situada por encima de la mesopausa, la temperatura vuelve a crecer
nuevamente con la altura. Se extiende hasta unos 400 km y existen grandes cambios en la
composición del aire debido a la incidencia de las radiaciones solares sobre sus moléculas
que son escindidas en átomos. En las partes altas de la termosfera las radiaciones provocan
la ionización de los átomos al separar los electrones de los mismos y la temperatura es de
200 a 300ºC. La ionosfera tiene una gran influencia sobre la propagación de las ondas de
radio: una parte de la energía radiada por un transmisor es absorbida por el aire ionizado y
otra es refractada de nuevo hacia la superficie de la Tierra lo que permite la recepción de
señales de radio a distancias mucho mayores que si viajaran por la superficie terrestre.
- Exosfera
Es la capa más externa de la atmósfera y empieza a unos 500 km de altura. Los
gases están muy enrarecidos y no tiene ningún significado el concepto físico de
temperatura.



2.2 COMPOSICIÓN DEL AIRE A NIVEL DEL MAR
El aire está formado por una mezcla de gases cuya proporción varía con la
altura y que considerándolo junto al suelo es la siguiente:
 Constituyentes mayoritarios:

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 151
GAS CONCENTRACIÓN (ppm)
Nitrógeno 780.840
Oxígeno 209.460
Argón 9.340
Dióxido de carbono 315

 Constituyentes minoritarios:

GAS CONCENTRACIÓN (ppm)
Neón 18
Helio 5,2
Metano 1,0-1,5
Criptón 1,1
Óxido nitroso 0,5
Hidrógeno 0,5
Xenón 0,08

En las tablas anteriores no hemos considerado el vapor de agua cuya concentración
varía espacial y temporalmente aunque la tendencia es a disminuir con la altura.
Unidades de concentración:
Las más utilizadas son partes por millón en volumen (ppmv) y µg/m
3
. Para los gases
se utilizan las dos pero las partículas se expresan sólo en µg/m
3
. La conversión entre
ambas depende del peso molecular de la sustancia de que se trate.
-masa/ volumen: µg/ m
3

-volumen/ volumen: %, ppm, ppb, ppt, (ó ppmv, ppbv, pptv)
-moléculas/ volumen: nº moléculas / m
3

-UnidadesDobson (sólo ozono estratosférico)
Unidades de volumen / volumen
-Para los componentes gaseosos mayoritarios: % en volumen
-Para componentes gaseosos minoritarios:
ppm ó ppmv → partes por millón o partes por millón en volumen
ppb ó ppbv → partes por billón o partes por billón en volumen
ppt ó pptv→ partes por trillón o partes por trillón en volumen
(Nota: billón EEUU = mil millones = 10
9
trillón EEUU = 1 millón de millones = 10
12
)
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 152
1ppm(vol) = 1L contaminante X /10
6
L de aire
1ppm (peso) = 1g contaminante X / 10
6
g de aire.
2.3 LOS AGENTES CONTAMINANTES Y SUS FUENTES
Hay varios criterios de clasificación de los contaminantes atmosféricos,
atendiendo a su origen, tenemos:
- Naturales: debidos a erupciones volcánicas, tormentas, procesos biológicos, etc..
- Antropogénicos: debidos a las actividades humanas.
Según su naturaleza podemos decir que hay contaminantes bióticos, constituidos por
materia viva (pólenes y microorganismos en su mayoría) y abióticos, formados por materia
inanimada. Entre estos últimos se encuentran los contaminantes atmosféricos que vamos a
estudiar que a su vez se dividen según su estado de agregación en partículas (sólidas y
líquidas) y gases.
Se llaman contaminantes primarios aquellos que se emiten a la atmósfera directamente
desde la fuente y mantienen su forma química, mientras que son contaminantes secundarios
los formados a partir de los primarios por procesos químicos y fotoquímicos en el seno de la
atmósfera.




Los contaminantes pasan a la atmósfera a partir de la fuente por un proceso llamado de
emisión y una vez en ella se distribuyen por un proceso de difusión que depende tanto de las
características del contaminante como de la meteorología del momento (velocidad y dirección
del viento, gradiente vertical de temperaturas, humedad, radiación solar, etc.). Así, llamamos
valor o nivel de emisión a la concentración del contaminante medida en el foco emisor y nivel
de inmisión a la concentración del contaminante en un punto alejado del foco; la cual será
resultado de los procesos de difusión y de reacciones químicas que hayan podido tener lugar
en el seno de la atmósfera entre el contaminante y otros componentes del aire.
Las fuentes productoras de contaminantes pueden ser naturales o antropogénicas, entre las
primeras que son los procesos propios de la naturaleza, tenemos:
-erupciones volcánicas: óxidos de azufre y partículas
-incendios forestales: monóxido y dióxido de carbono, oxidos de nitrógeno y partículas.
-vegetación: hidrocarburos
-vegetación en descomposición: metano y sulfuro de hidrógeno
-suelo: polvo
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 153
-espuma de mar: partículas de sal
Las fuentes antropogénicas son las actividades humanas, principalmente las emisiones
por combustión de combustibles fósiles, procesos industriales, tratamiento de residuos, etc...
Las plantas térmicas, por ejemplo, utilizan como combustible carbón y fuel-oil y pueden
verter a la atmósfera contaminantes del tipo SO
2
, NO
x
, CO
2
y partículas en suspensión que
desencadenarán posteriormente otros procesos de contaminación, entre ellos la lluvia ácida.
Por otra parte los medios de transporte, sobre todo el automóvil en las ciudades, con los
procesos de combustión de los motores, aportan a la atmósfera grandes cantidades de
monóxido de carbono fundamentalmente, además de óxidos de nitrógeno e hidrocarburos (el
plomo ha desaparecido de esta lista gracias a la obligada comercialización de las gasolinas sin
plomo). Los generadores de calor, según el combustible que utilicen aportarán diferentes
contaminantes a la atmósfera. El gas natural y el gas ciudad son los más limpios pero si se
utiliza carbón se producen óxidos de azufre y dioxinas, productos altamente tóxicos.
Por supuesto en el grupo de los grandes contaminantes tenemos todas las instalaciones
industriales y dependiendo de los procesos productivos producirán diferentes tipos de
contaminantes. Entre las más contaminantes destacamos las refinerías de petróleo, las
industrias petroquímicas, la fabricación de fertilizantes agrícolas, cementos, metales,
cosméticos, curtidos, textiles, alimentación, etc...
Merece la pena hacer unos breves comentarios a continuación sobre los
contaminantes atmosféricos más comunes.
2. 3. 1 PRINCIPALES AGENTES CONTAMINANTES
Partículas
Están formadas por núcleos sólidos o líquidos de tamaño comprendido entre 0.001 y 500
µm y de composición química muy variable, suelen llamarse también aerosoles y por lo
general se subdividen en grupos atendiendo a su tamaño ya que de este depende el daño para
los seres humanos ya que la mayor parte del material particulado es susceptible de ser
inhalado. Las partículas menores de 0.5 µm pueden llegar a los alvéolos pulmonares
Atendiendo al tamaño podemos establecer la siguiente división:
* Las más pequeñas (menores de 0,1 µm) tienen un comportamiento similar al de
las
moléculas, caracterizándose por grandes movimientos aleatorios causados por los
choques con las moléculas que hay en el aire.
* Las partículas de tamaño comprendido entre 0.1 µm y 10 µm, tienden a formar
suspensiones mecánicamente estables en el aire, por lo que reciben el nombre de
"partículas en suspensión", pudiendo ser trasladadas a grandes distancias por la
acción del viento.
* Las partículas en suspensión se representan con el símbolo PST si es el número
total de ellas o por PMx, donde x es el diámetro, si solo consideramos un
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 154
determinado grupo: PM
2.5
y PM
10
(grupos de partículas con diámetros igual o
inferior a 2.5 y 10 µm respectivamente).
* Las partículas mayores de 10 µm permanecen en suspensión en el aire durante
períodos de tiempo relativamente cortos por lo que se las conoce como "partículas o
materia sedimentable". Sus efectos son más acusados en las proximidades de las
fuentes que las emiten.
Las partículas atmosféricas se depositan finalmente en la superficie terrestre
mediante los procesos de deposición seca y precipitación húmeda.
La importancia de las partículas en la contaminación atmosférica radica en sus
propiedades físico-químicas:
* Absorben, emiten y reflejan luz (“scattering”), luego afectan al balance radiativo
del planeta.
* Proporcionan superficies para la deposición de moléculas, por lo que favorecen la
condensación y formación de nubes.
* Proveen superficies sobre las cuales ocurren reacciones químicas, actuando como
catalizadores de reacciones.
* Además, al ser respirables (< 10 µm), pueden provocar efectos nocivos sobre la
salud.
Fuentes de partículas:
a) Naturales
Primarias: Polvo del suelo formado por partículas procedentes de emisiones
gaseosas, de incendios espontáneos forestales y/o agrícolas, de partículas marinas o de
volcanes, etc..
Secundarias: se forman en procesos tales como la oxidación del H
2
S a SO
4
2-
,

la
formación de sales amónicas a partir de amoníaco, la formación de nitratos a partir de
NOx, etc….
b) Antropogénicas:
Primarias: Cremaciones agrícolas, transporte, combustión de carburantes en fuentes
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 155
estacionarias, pérdida en procesos industriales tales como la extracción de minerales a
cielo abierto, la fabricación de cemento, cal, hierro y acero y las centrales térmicas.
Secundarias: sulfatos procedentes de SO
2
, nitratos de NOx, hidrocarburos de
olefinas, etc…
Las hojas de los árboles actúan como paneles acumuladores de partículas al recoger la
lluvia. Los árboles urbanos fijan gran parte de la materia particulada emitida por los motores.
Derivados del azufre
a) Acido sulfhídrico o sulfuro de dihidrógeno: H
2
S
Gas incoloro, de sabor dulce y de olor a huevos podridos, lo que lo hace detectable a
muy bajas concentraciones. Una vez en la atmósfera, su concentración se reduce a la mitad en
pocas horas, oxidándose rápidamente a SO
2
(contaminante secundario) en presencia de ozono.
De hecho, de todas las moléculas de SO
2
presentes en el aire en un momento determinado,
hasta un 80% fueron inicialmente emitidas bajo forma de H
2
S y
es un gas tóxico e inflamable que al entrar en contacto, junto con el aire, con óxido de
calcio, óxido de mercurio u óxido de bario puede producir explosiones. Su composición
normal en la atmósfera es de unas 30-100 pptv.
Fuentes Naturales (90%):
Fotosíntesis bacteriana, cerca de los lagos, en áreas con actividad geotérmica y pozos
de gas natural
Fuentes Antropogénicas (10%):
Extracción de celulosa de la madera en la industria papelera
b) Dióxido de azufre ó anhídrido sulfuroso: SO
2
Es un gas bastante

estable, soluble en agua, incoloro, no inflamable y fácil de licuar.
En altas

concentraciones tiene un olor fuerte e irritante para las vías respiratorias. Se desplaza
rápidamente en la atmósfera, y su vida media en ella es de 2 a 4 días. Es importante causante
de la lluvia ácida porque se transforma en iones sulfato que en contacto con el agua forman
ácido sulfúrico.
Fuentes Naturales (~60%):
Volcanes, descomposición biológica, oxidación del H
2
S en la atmósfera
Fuentes Antropogénicas:
Calefacción y automóviles en núcleos urbanos y centrales térmicas, fundiciones,
refinerías de petróleo, etc…Es el contaminante primario emitido en mayor cantidad después
del CO.
c) Anhídrido sulfúrico: SO
2
Se forma cuando el SO
2
reacciona con el oxígeno en la atmósfera (es por tanto otro
contaminante secundario)
2SO
2
+ O
2
→ 2SO
3
Reacciona rápidamente con el agua formando ácido sulfúrico, el cual puede seguir
suspendido en la atmósfera durante largos períodos tiempo hasta que cae a la superficie en
forma de lluvia ácida.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 156
SO
3
+ H
2
O → H
2
SO
4
Derivados del carbono:
a) Monóxido de carbono (CO)
Es el contaminante primario más abundante y ampliamente distribuido en la
Troposfera. Su punto de ebullición de –192 ºC, por lo que es gas a temperatura ambiente.
Muy difícil de detectar organolépticamente ya que es incoloro, inodoro e insípido. Su vida
media en la atmósfera es de 2-4 meses y es muy tóxico ya que tiene afinidad por la
hemoglobina de la sangre con la que se combina para formar carboxihemoglobina, de modo
que impide la formación de la oxihemoglobina, proteína encargada de transportar oxígeno a
las células, siendo el resultado la muerte por asfixia. Es pues responsable de la muerte de
muchas personas en minas de carbón, incendios y lugares cerrados donde tenga lugar la
combustión incompleta de carbono, que es su fuente principal:

C + ½ O2 ------- CO
CO + ½ O2 ----- CO2

Fuentes Naturales:
En el mar se origina por oxidación biológica causada por organismos marinos,
vulcanismo y Oxidación del metano (CH
4
) en reacciones fotoquímicas (se requieren radicales
OH que se obtienen a través del ozono y el agua atmosféricos con intervención de la luz)
Fuentes Antrópicas:
Combustión incompleta de la gasolina y el gasoil en los motores de los vehículos,
incineración de residuos urbanos, incendios forestales provocados, consumo de tabaco, etc….
El automóvil es la fuente más importante de CO por lo que en las zonas urbanas se encuentran
las mayores concentraciones en el aire ambiental. Además se ha podido observar que en estas
zonas la concentración de CO sigue un modelo diario regular, claramente relacionado con las
actividades humanas: los mayores niveles de CO se encuentran en zonas de gran tráfico de
vehículos y en las horas punta, siendo diferentes los dias laborables de los fines de semana en
los que suelen disminuir estas concentraciones.
La concentración de CO del aire ambiente en cualquier lugar determinado (es decir, el
valor de inmisión) depende de:
- la tasa de emisión a la atmósfera
- las tasas de dispersión y eliminación que dependen a su vez de las condiciones
meteorológicas
A pesar del notable aumento de las tasas de emisión del CO en los últimos tiempos, el
caso es que los niveles ambientales de CO han cambiado muy poco por lo que existen
procesos naturales que eliminan el mismo de la atmósfera:
- Reacción de CO con los radicales hidroxilo (OH) en la troposfera:
CO + OH
-


CO
2
+ H
+
- Migración a la estratosfera y reacción con OH
-
. La eficacia de este mecanismo
depende del ritmo de paso del CO a la estratosfera el cual está limitado por la
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 157
tropopausa que ejerce de barrera virtual al paso de gases y vapor de agua hacia las
regiones altas de la atmósfera.
- Eliminación del CO por el suelo. El CO puede ser descompuesto por mecanismos
biológicos que implican la oxidación del CO a CO
2
. Las
plantas superiores poseen también capacidad de absorción de CO.
b) Dióxido de carbono (CO
2
)
Es un gas incoloro, inodoro e insípido a la vez que no tóxico que se encuentra
presente en la atmósfera de forma natural. Permanece en la atmósfera entre 50 y 200 años
pasando por el ciclo natural del carbono en el proceso de fotosíntesis de las plantas.
A pesar de ello es considerado un contaminante de gran importancia, por varias
razones:
- Produce un importante efecto de acumulación del calor (contribuyendo al efecto
invernadero y por consiguiente al recalentamiento de la Tierra y al cambio climático)
- su concentración está aumentando en los últimos decenios por la quema de los
combustibles fósiles y de grandes extensiones de bosques


Fuentes Naturales:
Respiración de seres vivos, descomposición de materia orgánica, incendios forestales
naturales.
Fuentes Antropogénicas:
Producción de energía, calefacción, transporte (quema de combustibles fósiles),
deforestación de suelos, quema de biomasa, manufactura de cemento, entre otros.
El mar contiene CO
2
disuelto en una proporción de 50 veces más carbono que el aire:
40.000 PgC y 750 PgC, respectivamente. Entre el aire y la superficie marina existe, en ambos
sentidos, un continuo transvase de CO
2
. En algunas épocas el mar actúa como fuente de CO
2

atmosférico, y en otras como sumidero. Este intercambio depende de las presiones parciales
del gas en ambos medios y de su tendencia al equilibrio. Si por algún motivo (como un gran
aumento de CO
2
en el aire), la presión Pco
2agua
se hace menor que P
CO2aire
, se produce un paso
neto de moléculas de CO
2
del aire al mar. Esto es, el océano absorbe CO
2
del aire, y aumenta
su presión parcial en el agua de nuevo, y viceversa.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 158
Hidrocarburos
Junto con otras sustancias como los aldehídos, cetonas, ácidos, etc…constituyen lo
que se denominan Compuestos Orgánicos Volátiles (COVs) ya que tienen un punto de
ebullición menor de 100 ºC.
Como contaminantes son precursores de la formación de ozono troposférico y
algunos compuestos aromáticos, sobre todo los policíclicos, son además cancerígenos.
Engloban una gran variedad de sustancias orgánicas:
- metano (85% del total),
-alcanos (9%)
- alquenos (2.7%)
-alquinos (1%)
- hidrocarburos aromáticos (2.3%).
Muchas de las partículas en suspensión consideradas anteriormente, están formadas
por hidrocarburos no volátiles. Desde el punto de vista de la contaminación, no es que sean
muy tóxicos pero el problema es que tienen una gran reactividad fotoquímica, es decir
reaccionan en presencia de la luz solar para dar compuestos oxidados que son los
perjudiciales, estando entre ellos el ozono.
Sus niveles ambientales dependen del tráfico por lo que aumentan por la mañana y a
medida que avanza el día, conforme incide la luz solar reaccionan junto con los óxidos de
nitrógeno y se convierten en otras moléculas por lo que sus niveles disminuyen.
Fuentes naturales:
* Plantas (isoprenos), microorganismos, insectos (metano)
Fuentes antropogénicas:
* Combustión incompleta (vehículos, calefacciones, etc…)
* Evaporación combustibles
* Evaporación pinturas, barnices, lacas y otros productos tras su aplicación y en su
fabricación.
* Industrias del petróleo, alimentación y química orgánica
El hidrocarburo más importante: El metano
El metano es el más abundante y más importante de los hidrocarburos atmosféricos.
Formación (fuentes naturales):
- reacciones anaeróbicas del metabolismo: el ganado, las reacciones de
putrefacción y la digestión de las termitas forman metano en grandes cantidades.
-desprendimiento del gas natural (del que es un componente mayoritario)
-combustiones.
Destrucción:
Es destruido en la baja atmósfera por reacción con radicales hidroxilo libres (OH
-
) y
con el monóxido de carbono formando, entre otros compuestos, ozono. Su vida media en la
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 159
troposfera es de entre 7 y 10 años. Su importancia radica en que influye en gran medida en el
efecto invernadero y en las reacciones estratosféricas que provocan la destrucción de la capa
de ozono.

Fuentes antropogénicas:
-cultivos de arroz
-quema de biomasa,
-quema de combustibles fósiles
-basureros (basuras orgánicas cuya fermentación confinada produce metano y otros
gases)
- el tratamiento de residuos
- el tratamiento y distribución de combustibles fósiles y
- las emisiones naturales que tienen lugar, sobre todo, en las zonas húmedas

Derivados del nitrógeno: N
2
O, NH
3
, NO y NO
2
a) Óxido nitroso: N
2

Es un gas incoloro y no tóxico. En la troposfera es inerte y su vida media es de unos
170 años. En la estratosfera es muy reactivo e interviene en las reacciones de desaparición de
la capa de ozono. Influye también en el efecto invernadero.
Fuentes naturales:
-procesos biológicos en océanos y suelos.
Fuentes antrópicas:
-Combustión industrial
-producción de nylon y ácido nítrico
-prácticas agrícolas
- gases de escape de automóviles.
b) Óxidos de nitrógeno: NOx
El NO es un gas incoloro, de bajo punto de ebullición (-163 ºC) y poco soluble en
agua. El otro óxido de nitrógeno es el NO
2
, gas de color rojo pardo intenso. El NO es inocuo
pero el NO
2
es un irritante de las vías respiratorias. El nivel de emisión es mayor para el NO,
pero sufre una rápida oxidación a NO
2
, de modo que es este último el que predomina en la
atmósfera. Aún así ambos tienen una vida corta en la atmósfera porque son muy reactivos y
reaccionan con otras sustancias que también se encuentran en el aire, formando entre otros
NO
3-
en forma de aerosol o el ácido nítrico (HNO
3
) al reaccionar con el vapor de agua de la
atmósfera formando así un factor de la lluvia ácida. Son por otra parte precursores del ozono
al reaccionar el NO
2
con la luz del sol, reacción en la que se forman también otras partículas
irritantes que son los nitratos de peroxiacilo (PAN).
Fuentes:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 160
-combustión a altas temperaturas en presencia de aire (N
2
). Los enlaces del nitrógeno
se rompen con mucha dificultad por lo que se requieren temperaturas muy altas.
N
2
+ O
2
--------2 NO
2 NO + O
2
--------- 2 NO
2
-fijación bacteriana de nitrógeno (gracias a un enzima bacteriano capaz de romper el
triple enlace de la molécula de nitrógeno).
-combustión de gasolina
-Quema de biomasa.
- tormentas eléctricas, en los rayos se alcanzan temperaturas de 30.000 ºC
-soldadura de arco, electrochapado, grabado, y de algunos explosivos (dinamita).
c) Amoníaco: NH
3
Es casi el único contaminante atmosférico con carácter básico, como ión amonio pasa
a ser un constituyente importante de los aerosoles que intervienen en el efecto invernadero y
puede contribuir a la acidificación y a la eutrofización de los sistemas terrestres y acuáticos.
Fuentes:
-producción de alimentos (agricultura y ganadería)
Ozono
Forma alotrópica del oxígeno formada por tres átomos, gas de bajo punto de fusión (-
112 ºC), de color azulado y olor característico a tormenta.
En la troposfera el ozono es un contaminante por su gran capacidad de reacción con
otras moléculas. Es un componente del smog fotoquímico
2
, irritante de las vías respiratorias y
principal causante de asma en ambiente urbano.
Formación:
-reacciones inducidas por la luz solar en las que participan, los óxidos
de
nitrógeno
y los hidrocarburos. Su formación se ve favorecida cuando el clima es calido
y soleado con vientos relativamente ligeros ya que aumentan las reacciones fotoquímicas que
lo producen a nivel del suelo.
En la estratosfera, es de vital importancia ya que absorbe las radiaciones ultravioletas
que son perjudiciales para los seres vivos

2
Smog fotoquímico: contaminación secundaria que se produce en la atmósfera por la concurrencia de una
serie de reacciones en cadena que se dan cuando coexisten hidrocarburos y óxidos de nitrógeno en presencia
de radiación solar. De entre los componentes del smog cabe destacar los nitratos de peroxiacilo (PAN) que
afectan especialmente a personas asmáticas y enfermos broncopulmonares y producen lesiones foliares en
las plantas.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 161
2. 3. 2 LA LLUVIA ÁCIDA
La lluvia ácida de origen antropogénico, se origina principalmente por la quema de
combustibles sólidos en las que se forman compuestos de azufre y de nitrógeno, precursores
de los ácido que hacen bajar el pH de la lluvia.
La lluvia natural es ligeramente ácida debido a la presencia de ácido carbónico que
puede disociarse en contacto con el agua tal como muestran el siguiente grupo de reacciones:
CO2 + H2O ⇔ H2CO3
H2CO3 + H2O ⇔ HCO
3
-
+ H3O
+
HCO3 + OH- ⇔ CO3
2-
+ H2O

Hablamos por tanto de lluvia ácida cuando el pH de las precipitaciones es menor que
5.6. El SO2 y los NOx pasan por una serie de complejas reacciones químicas por las que se
convierten en los ácidos sulfúrico (H2SO4) o sulfuroso
(H2SO3) y nítrico (HNO3) respectivamente, presentes todos ellos en la llamada lluvia
ácida.
2 SO2 + O2 ⇒ 2 SO3
SO3 + H2O ⇒ H2SO4
SO2 + H2O ⇒ H2SO3
SO2 + NO + O2 + H2O → H2SO4(aq) + NO2

Las reacciones en las que interviene el nitrógeno molecular requieren altas
temperaturas, debido a su poca reactividad química por la gran estabilidad de su triple
enlace. Su reacción con el oxígeno puede efectuarse usando una descarga eléctrica de alto
voltaje (como un rayo por ejemplo):
N2 + O2 ⇒ 2 NO
2 NO + O2 ⇒ 2 NO2
3 NO2 (g) + H2O (g) ⇒ 2 HNO3 (l) + NO (g)
2 NO2 (g) + H2O (g) ⇒ HNO3 (l) + HNO2 (l)

Por otra parte, en los océanos se forman nubes ácidas de modo natural debido a la
presencia de compuestos de azufre en el metabolismo de muchos animales marinos. Las algas
por ejemplo, necesitan compuestos especiales de azufre para la regulación presión de
turgencia y la degradación de sus hojas da lugar al compuesto DMS (dimetil sulfuro) que es
emitido al aire en forma gaseosa donde se oxida hasta dióxido de azufre dando finalmente
ácido sulfuroso o sulfúrico al reaccionar con el agua, tal como hemos visto anteriormente
Cabe destacar que los efectos de la lluvia ácida pueden sufrirse a largas distancias de
las fuentes de emisión. Estos efectos son:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 162
- Disminución del pH de las masas de agua donde se deposita, y por tanto alteración de
las condiciones de la vida acuática pudiendo ocasionar la muerte de especies en
algunos casos
- Acidificación del suelo, lo que provoca que algunos nutrientes esenciales (calcio y el
magnesio) que son solubles en medio ácido sean lavados con el agua de lluvia hacia
capas más profundas donde no están disponibles para la vegetación (Lixiviación de
nutrientes). Entre los compuestos que pueden ser liberados al disminuir el pH, es
interesante destacar el aluminio, metal muy tóxico y peligroso para las raíces de las
plantas. El resultado es la debilitación de los árboles por la pérdida de nutrientes y la
exposición a sustancias tóxicas. Además la acidez destruye la superficie de las hojas
provocando una pérdida descontrolada de agua y dificultando la fotosíntesis.
- En las ciudades, la precipitación ácida puede ser fatal para edificios de piedra caliza o
mármol que se disuelve con el ácido dando lugar a un yeso blanco que es eliminado
por lluvias posteriores erosionando la superficie. También se corroen con la lluvia
ácida los metales, como el acero, el níquel, el cinc, el cobre, las pinturas, algunos
plásticos, el cuero o las telas.
2. 3. 3 SMOG FOTOQUÍMICO
Llamamos así a la neblina contaminante urbana que se forma por la acción de la
radiación ultravioleta proveniente del sol que provoca la fotólisis de moléculas contaminantes
(contaminantes primarios), generándose sustancias altamente oxidantes como el ozono y el
PAN (Nitrato de peroxiacilo) (contaminantes secundarios).
Las moléculas contaminantes que ejercen de precursores del smog fotoquímico son:
1. Óxidos de nitrógeno, NOx procedentes de motores de combustión
2. Compuestos orgánicos volátiles COVs: procedentes de la combustión incompleta,
evaporación de combustibles y disolventes, sprays, etc...
3. Luz solar: la contaminación por smog es más acusada en ciudades con altos índices
de radiación solar (tropicales), en verano y en las horas del día de máxima insolación.
La mezcla formada por este grupo de contaminantes, oscurece la atmósfera y tiñe el
aire de color marrón rojizo. El verano es la peor estación para este tipo de polución puesto que
requiere la intervención de la radiación ultravioleta y algunas situaciones climatológicas,
como las inversiones térmicas, pueden agravar el problema en determinadas épocas del año.
Si hay una inversión térmica el aire más caliente se sitúa sobre el aire superficial más frío e
impide la ascensión de este último (más denso), por lo que la contaminación queda encerrada
y va aumentando.
Entre los compuestos altamente oxidantes producidos en el smog, el ozono es el más
abundante, y es el que más se utiliza como indicador de esta contaminación.
Un ejemplo de smog, tuvo lugar en Londres entre los días 5 y 9 de Diciembre de 1952,
episodio en el que murieron 4000 personas por congestión pulmonar.
Debido pues a su dinámica de formación, los niveles de ozono presentan importantes
oscilaciones a lo largo del día, en función de diversos factores tales como:
- La existencia de vientos que favorezcan la dispersión de contaminantes.
- La estabilidad de la atmósfera, que provoca la acumulación de contaminantes en las
capas bajas.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 163
- La topografía del terreno que influye también en la presencia de viento
- La intensidad de la luz solar.
- La humedad del aire (aumenta la contaminación)
- Las inversiones de térmicas
Existe también una variación diaria de la concentración de los precursores del smog
fotoquímico: en las primeras horas de la mañana se produce una intensa emisión de
hidrocarburos (HC) y óxido nítrico (NO) al comenzar la actividad humana en las grandes
ciudades (tráfico y calefacciones). Rápidamente, el óxido nítrico (NO) se oxida a óxido
nitroso (NO
2
) que con el aumento de la radiación solar según avanza el día empieza la serie de
reacciones que acabará dando lugar a los contaminantes que componen el smog.
Así, a medida que avanza la mañana la radiación solar favorece la formación de
oxidantes fotoquímicos, aumentando su concentración en la atmósfera hasta que disminuyen
las concentraciones de precursores y cesa la formación de oxidantes, disminuyendo sus
concentraciones atmosféricas.
2. 3. 4 EL AGUJERO DE OZONO
El ozono en la estratosfera se halla en una concentración normal de 0.25 ppmv, es
decir una parte de ozono por 4 millones de partes de aire, suficiente para absorber los rayos
ultravioleta y posibilitar la vida sobre la tierra. Pero esto no fue siempre así, en la atmósfera
primitiva no había oxígeno y por tanto tampoco ozono, con lo que las radiaciones solares
podían atravesarla por completo y llegar a la superficie terrestre. Esto cambió cuando empezó
a liberarse O
2
a al atmósfera por parte de los organismos fotosintéticos, a partir del cual se
formo el ozono mediante descargas eléctricas.
Sin embargo se observó que tanto en la Antartida como en el Polo Norte el espesor de
la capa de ozono disminuye durante una época del año de manera que la cantidad de ozono
total es inferior a 220 UD (unidades Dobson).
La causa de esta disminución se encuentra en la liberación a la atmósfera de una serie
de productos químicos fabricados por el hombre que contienen cloro como son los CFCs
(CloroFluoroCarbonos), y también a la presencia de compuestos que contienen bromo, otros
compuestos halogenados y también óxidos de nitrógeno (NOx).
Los CFCs se utilizaron durante muchos años como refrigerante y propelentes de
aerosoles entre otros porque eran inocuos para el hombre pero es precisamente esta
inactividad química lo que los hace tan peligrosos para el medo ambiente porque persisten en
la atmósfera muchos años. Sin embargo pueden ser fotolizados al entrar en la estratosfera a la
que puede llegar la radiación más energética del sol que no llega a la troposfera, liberándose
radicales libres de cloro, bromo, etc…que son los responsables de la destrucción de las
moléculas de ozono quedando oxígeno molecular y liberándose inalterado el cloro para seguir
destruyendo otras moléculas:

X + O
3
--------- XO + O
2
XO + O ------ X + O
2
Reacción Neta O
3
+ O ----- 2 O
2
siendo X = H, Br, Cl, NO, CO, etc
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 164
La capa de ozono sobre la Antártida tiene en la actualidad un espesor entre el 40% y
el 55% del nivel de 1980 y en ciertas épocas del año llega a tener diferencias del 70% con
dicho espesor de referencia siendo su destrucción casi total en algunas latitudes.
Las medidas que se están tomando en la actualidad para evitar los efectos de la
destrucción de la capa de ozono, parten del Convenio de Viena para la Protección de la Capa
de Ozono (1985). En 1987 se firmó el Protocolo de Montreal, relativo a las sustancias que
afectan a la capa de ozono, el cual entró en vigor en 1989. En 1997 se acordó un calendario
para la eliminación del uso del bromuro de metilo por el que los países desarrollados deberian
haber eliminado su consumo para el año 2005 (exceptuando aquellas actividades donde no
exista desarrollo tecnológico que lo suplante); los países en vías de desarrollo deberán
eliminarlo en el año 2015. Además los hidroclorofluorocarbonos deberán ser eliminados para
el año 2030.
También se crea un sistema de control del comercio de CFC's y otras sustancias que
afectan a la capa de ozono, con el fin de prevenir su tráfico ilegal.
Se piensa que, si se siguen las políticas ambientales previstas en el acuerdo de Kioto,
en el año 2050 la destrucción del ozono antártico será la normal en estas fechas, efecto de la
llegada de la primavera a la Antártida, y no estará potenciada por la contaminación.
Consecuencias de la aparición del agujero de ozono:
La consecuencia de la desaparición de la capa de ozono estratosférico es que pueden
llegar a la superficie terrestre radiaciones UV-B altamente energéticas lo que tiene una serie
de consecuencias para la vida sobre la tierra:
- Favorece la aparición del cáncer de piel
- Daña el sistema inmunológico
- Provoca daño en los ojos, incluyendo cataratas.
- Hace más severas las quemaduras del sol y avejentan la piel.
- Aumenta el riesgo de dermatitis alérgica y tóxica.
- Activa ciertas enfermedades por bacterias y virus.
- Reduce el rendimiento de las cosechas.
- Reduce el rendimiento de la industria pesquera.
- Daña materiales y equipamiento que están al aire libre.
- Aumentan los costos de salud.
2. 3. 5 EL EFECTO INVERNADERO
El vapor de agua, presente en una proporción de 0 - 2%, el dióxido de carbono que
representa un 0.03-0.04% y otros gases presentes en menores cantidades en la atmósfera de la
Tierra absorben una parte de la radiación térmica (de onda larga) que emite la superficie de la
Tierra, calentando la atmósfera y a su vez emiten radiación hacia la Tierra y hacia el espacio.
Estos gases son conocidos con el nombre de gases de efecto invernadero porque actúan como
una manta en cuanto a la radiación térmica procedente de la superficie de la Tierra y le
permiten mantenerse más caliente de lo que lo estaría sin su presencia, igual que ocurre con
un invernadero. Este es el efecto invernadero natural y es necesario para la vida porque de lo
contrario, la temperatura media de la Tierra sería de -20 ºC aproximadamente.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 165

Esquema del efecto invernadero
El problema está en que las actividades humanas potencian este efecto al aumentar de
manera significativa las cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera con lo que
se produce un calentamiento en exceso.
Cada gas de efecto invernadero tiene diferente capacidad para absorber el calor en la
atmósfera. Para compararlos, se utiliza el concepto de “Potencial de Calentamiento Global”
(GWP) de un gas de efecto invernadero que se define como la relación entre el calor
absorbido por la unidad de masa del gas y la de la unidad de masa de CO
2
en un tiempo
determinado que suele ser 100 años.

Principales gases de efecto invernadero
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 166
Los gases efecto invernadero influyen en el balance radiativo de la atmósfera terrestre
entre la radiación solar incidente y la radiación infrarroja procedente de la superficie terrestre,
provocando lo que se denomina un forzamiento radiativo positivo, es decir, un cambio en la
irradiancia neta en la tropopausa, que contribuye a calentar la superficie de la Tierra (un
forzamiento radiativo negativo contribuiría a su enfriamiento).

2. 3. 6 EL CAMBIO CLIMÁTICO
El aumento en la concentración de gases efecto invernadero provoca un aumento en la
temperatura en la Tierra y por tanto una alteración de todos los factores climáticos lo que nos
lleva a lo que se ha dado en llamar el cambio climático. A partir de 1979 los científicos
comenzaron a afirmar que un aumento al doble en la concentración del CO
2
en la atmósfera
supondría un calentamiento medio de la superficie de la Tierra de entre 1,5 y 4,5 ºC.
El calentamiento se produciría más rápidamente sobre tierra firme que sobre los mares
y con cierto retraso respecto al incremento en la concentración de los gases con efecto
invernadero. Al principio los océanos más fríos tenderán a absorber una gran parte del calor
adicional retrasando el calentamiento de la atmósfera pero cuando los océanos lleguen a un
nivel de equilibrio con los más altos niveles de CO
2
se producirá el calentamiento final.
En la actualidad el Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) predice un
calentamiento de 1.0 - 3.5 ºC para el año 2100.
La temperatura ha experimentado un aumento de +0.6°C durante el siglo XX, el
aumento no ha sido regular sino que fue sostenido entre principios del siglo y 1940 y después
hasta 1970 se observa un leve descenso para volver a subir durante las décadas de los 80 y los
90 al mismo ritmo que a principios de siglo.

Aumento de la temperatura media global desde 1880 hasta 2000.
Una consecuencia del cambio climático es el aumento del nivel del mar, por una parte
debido a la expansión térmica, es decir a la dilatación que sufrirían los océanos al absorber el
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 167
calor excedente y por otra parte por el deshielo de las cumbres y zonas heladas. En la
actualidad, la tasa de aumento del nivel del mar es de15-17 centímetros por siglo pero está en
aumento a medida que aumenta la tasa de calentamiento global.
La consecuencia del aumento del nivel del mar sería la inundación de las tierras
costeras, el aumento de la tasa de erosión de la línea costera lo que originaría muchas más
inundaciones costeras y aumentaría la salinidad de los ríos y acuíferos.
El régimen de precipitaciones también se ha visto modificado por el cambio climático,
las precipitaciones han aumentado en latitudes altas del hemisferio Norte especialmente
durante la estación fría y han descendido en las zonas tropicales y subtropicales desde África
a Indonesia. El promedio de precipitación sobre la superficie de la tierra aumentó desde
principios de siglo hasta 1960 aproximadamente y ha disminuido a partir de 1980.
(faltan de datos de precipitación sobre los océanos, por lo que es difícil hacer
estimaciones)

2. 3. 7 EL CONTROL DE LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA
La Ley 38/1972 de 22 de Diciembre de Protección del ambiente atmosférico, junto
a su extenso desarrollo reglamentario, ha servido hasta la fecha como norma básica para
enmarcar la respuesta a los problemas de la contaminación del aire. Esta Ley, además de
proponer una definición de contaminación atmosférica, determina el establecimiento de
una Red Nacional de estaciones fijas y móviles para la vigilancia y prevención de la
contaminación atmosférica.
El resultado de aplicar todas las medidas señaladas ha generado importantes
mejoras en la calidad del aire, particularmente en lo que se refiere al dióxido de azufre. Ha
permitido fijar objetivos de calidad y de limitación de emisiones, reducir la contaminación
de fuentes fijas y móviles, mejorar la calidad ambiental de los combustibles y abordar
problemas como la lluvia ácida o el ozono troposférico entre otros. En las últimas décadas,
también se han registrado avances en otros frentes de la protección atmosférica como la
capa de ozono y se ha profundizado en la integración de estas consideraciones en otras
políticas sectoriales como la energética o el transporte.
No obstante, todas las evaluaciones efectuadas ponen de manifiesto que, a pesar de
las medidas puestas en marcha en el pasado, aún existen niveles de contaminación con
efectos adversos muy significativos para la salud humana y el medio ambiente
particularmente en las aglomeraciones urbanas. Además, los más recientes estudios
confirman que, de no adoptarse nuevas medidas, los problemas ambientales y de salud
persistirán en el futuro.
Si bien la Ley de 1972, gracias a su carácter innovador ha prestado un importante
servicio a la protección del ambiente atmosférico a lo largo de más de treinta años, no es
menos cierto que, debido a los intensos cambios habidos en el largo periodo de tiempo
transcurrido desde su promulgación, hoy en día ha quedado desfasada en importantes
aspectos y superada por los acontecimientos. Por ello se elabora en 2007 una nueva Ley de
calidad del aire y protección de la atmósfera: la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de
calidad del aire y protección de la atmósfera.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 168
Esta ley, delimita su ámbito de aplicación a los contaminantes relacionados en su
anexo I de todas las fuentes, ya sean titularidad pública o privada, excluyendo únicamente
aquellas formas de contaminación que se rigen por su normativa específica, así como las
medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan
sustancias peligrosas, que se regirán por la normativa específica de protección civil. Se
subraya además la necesaria corresponsabilidad tanto de las Administraciones públicas
como de las entidades de derecho público o privado y de los particulares.
Cabe destacar que la Ley establece determinadas obligaciones para los municipios
con población superior a 100.000 habitantes y las aglomeraciones, como la de disponer de
instalaciones y redes de evaluación, informar a la población sobre los niveles de
contaminación y calidad del aire o elaborar planes y programas para el cumplimiento de
los objetivos de calidad del aire. Se establecen también las obligaciones de los titulares y la
indispensable cooperación y colaboración ínter administrativa, así como el derecho de
información del público. Por lo que se refiere a las obligaciones de los titulares, la Ley las
circunscribe a titulares de instalaciones en las que se desarrollen actividades
potencialmente contaminadoras de la atmósfera, es decir dentro del conjunto de todas las
fuentes de contaminación posible sólo a aquellas cuyas características pueden requerir que
sean sometidas a un control y seguimiento más estricto.

2. 3. 8 CONTAMINANTES FÍSICOS: EL RUIDO
En nuestra sociedad actual existe la creencia generalizada de que el ruido es el
precio que tenemos que pagar por el desarrollo, asociamos las fuentes de ruido más
comunes (aviones, trenes, automóviles,..) al desarrollo tecnológico y las otras fuentes más
importantes, las nocturnas, las soportamos pensando que son necesarias para la diversión y
el ocio de una sociedad moderna. Sin embargo, esto no tiene porque ser así, si bien es
verdad que en un primer momento de desarrollo salvaje la humanidad sacrificó todo en
aras del progreso, en este momento en que estamos hablando de desarrollo sostenido, nos
preocupa más el agotamiento de los recursos y el mantenimiento de la calidad del medio
ambiente, incluyendo la existencia de niveles sonoros adecuados como parte de esta
calidad.
Según un informe de la OMS, España es el país más ruidoso de Europa y el
segundo del mundo detrás de Japón, informe que es apoyado por otro de la OCDE en el
que se afirma que en 1985, el porcentaje de la población que soportaba un nivel medio de
ruido superior a 55 decibelios era del 35% en Alemania o EEUU y de un 84% en España, y
refiriéndonos a un nivel de ruido superior a los 65 decibelios, ya claramente intolerable, los
porcentajes son el 7% y el 23% respectivamente.
Como señala el Libro Verde de la Comisión Europea sobre política futura de lucha
contra el ruido, muchos europeos consideran el ruido ambiental, causado por el tráfico y
las actividades industriales y recreativas como su principal problema ambiental local,
especialmente en las zonas urbanas. Se ha calculado que alrededor del 20% de los
habitantes de Europa occidental están expuestos a niveles de ruido que los científicos y los
profesionales de la salud consideran inaceptables, que molestan a la mayor parte de las
personas, que perturban seriamente el sueño y que, incluso, se teme provoquen efectos
nocivos en los sistemas cardiovasculares y psicofisiológicos.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 169
La Directiva 2002/49/CE define al ruido ambiental como el sonido exterior no
deseado o nocivo generado por las actividades humanas, incluido el ruido por los medios
de transporte, por el tráfico rodado, ferroviario y aéreo y por emplazamiento de
determinadas actividades industriales. Se define a menudo como "sonido indeseado" o
"sonido fuerte, desagradable o inesperado”. Puede ser considerado, por lo tanto, como un
sonido indeseado por el receptor o como una sensación auditiva desagradable y molesta
con efectos nocivos sobre la salud y sobre el comportamiento humano individual o grupal
debido a las consecuencias físicas psíquicas y sociales que conlleva. Sus orígenes se
encuentran en las actividades humanas y se asocia especialmente con el proceso de
urbanización y el desarrollo del transporte y la industria. Aunque fundamentalmente se
trata de un problema urbano, puede también, en función de las condiciones topográficas,
ser fuente de molestias en las zonas rurales. Las principales fuentes de contaminación
acústica en nuestra sociedad actual provienen de los vehículos a motor, que se calculan en
casi un 80%; el 10% corresponde a las industrias; el 6% a los ferrocarriles y el 4% a bares,
locales públicos, pubs, talleres industriales, etc. Hay zonas especialmente afectadas por
estar construidas cerca de vías de ferrocarril o aeropuertos, aunque se consideran
situaciones extremas.
Desde el punto de vista físico, el sonido es la transmisión de un movimiento
ondulatorio a través de un medio elástico. Este movimiento ondulatorio, en su origen está
producido por la vibración de las partículas del medio debido a la aplicación de una
energía mecánica, dicha vibración, se propaga de unas partículas a otras en forma de onda
sonora por lo que se trata de una propagación de materia y no de energía.
La transmisión del sonido cumplirá por tanto con las leyes del movimiento
ondulatorio cuyo estudio corresponde al campo de la Física acústica. Destacaremos aquí,
sin embargo, algunas características interesantes aunque obviando su demostración
matemática:
-La intensidad del sonido producido por una fuente sonora, es proporcional a
potencia sonora (energía por unidad de tiempo) de dicha fuente e inversamente
proporcional al cuadrado de la distancia que la separa del receptor. Esto quiere decir, por
ejemplo, que si se duplica la distancia al foco, el sonido disminuirá una cuarta parte.
-No existe proporcionalidad directa entre la intensidad física de un sonido y la
sensación sonora que produce en el oído humano, es decir, que cuando dos focos actúan
simultáneamente no producen una sensación doble que uno solo porque la relación no es
lineal sino logarítmica.
-Existe una intensidad umbral o valor mínimo que debe tener un sonido para ser
percibido por el oído humano., la cual además depende de la frecuencia de ese sonido.
Concretamente el oído humano sólo es capaz de percibir sonidos cuya frecuencia este
comprendida entre 20 y 16.000 Hz.
-La medida de los niveles sonoros se lleva a cabo utilizando unos aparatos llamados
sonómetros que están ponderados para percibir los sonidos tal como los percibiría el oído
humano y dan niveles de sensación sonora en decibelios A (dBA).
-Un sonido de 130dBA está en el umbral del dolor (avión a reacción despegando a
una distancia de 10m.) mientras que en un ambiente tranquilo podemos encontrarnos con
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 170
50 dBA y en una conversación normal 60 dBA. En el interior de las discotecas se alcanzan
niveles peligrosos, de 110 dBA y en el ambiente laboral con niveles de 100 dBA hay
riesgo si se trata de una exposición prolongada.
En cuanto a los efectos sobre la salud, tenemos la pérdida de audición, el estrés y
sus consecuencias, la pérdida de sueño, la interferencia con la comunicación oral, la
interferencia con la realización de tareas que requieran cierto grado de concentración y por
supuesto todos los efectos que provoca una molestia subjetiva que se puede considerar
incluso como podemos ver últimamente en algunas sentencias del Tribunal Constitucional
una violación del derecho a la intimidad y a la integridad física.
En España tenemos una legislación muy reciente sobre el ruido: la Ley 37/2003 de
17 de Noviembre. Esta Ley es fruto de la necesidad de la transposición de la Directiva
2002/49/CE al ordenamiento interno y para el legislador español ofrece una oportunidad
idónea para dotar de mayor estructura y orden al panorama normativo español sobre el
ruido, elaborando una Ley que contenga los cimientos en que asentar el acervo normativo
en materia de ruido que ya venía siendo generado anteriormente por las comunidades
autónomas y entes locales. Sin embargo, advierte el propio Legislador, el alcance y
contenido de esta Ley es más amplio que el de la Directiva ya que la Ley no se agota en el
establecimiento de los parámetros y medidas a las que alude la directiva respecto,
únicamente, del ruido ambiental, sino que tiene objetivos más ambiciosos. Al pretender
dotar de mayor cohesión a la ordenación de la contaminación acústica en el ámbito estatal
en España, contiene múltiples disposiciones que no se limitan a la mera trasposición de la
Directiva y quieren promover activamente, a través de una adecuada distribución de
competencias administrativas y del establecimiento de los mecanismos oportunos, la
mejora de la calidad acústica de nuestro entorno.
Frente al concepto de ruido ambiental que forja la directiva, y pese a que por
razones de simplicidad el título de esta Ley sea "Ley del Ruido", la contaminación acústica
a la que se refiere el objeto de esta Ley se define como la presencia en el ambiente de
ruidos o vibraciones, cualquiera que sea el emisor acústico que los origine, que impliquen
molestia, riesgo o daño para las personas, para el desarrollo de sus actividades o para los
bienes de cualquier naturaleza, incluso cuando su efecto sea perturbar el disfrute de los
sonidos de origen natural, o que causen efectos significativos sobre el medio ambiente.

Se excluyen del alcance de la Ley, la contaminación acústica originada en la
práctica de actividades domésticas o las relaciones de vecindad siempre y cuando no
exceda los límites tolerables de conformidad con los usos locales, y la actividad laboral en
tanto que emisor acústico y respeto de la contaminación acústica producida por aquella en
el correspondiente lugar de trabajo. La Ley 37/2003 introduce una serie de conceptos tales
como área acústica, zonas de servidumbre acústica, calidad acústica y objetivos de calidad
acústica, que constituyen puntos clave en la lucha contra el ruido. Por otra parte, distingue
entre emisión (contaminación generada por un emisor) e inmisión (contaminación existente
en un lugar determinado) lo que le lleva a proponer unos valores límite de emisión que
obliguen a los emisores acústicos (vehículos, ferrocarriles, aeronaves, etc…); pero también
a proponer unos valores límite de inmisión lo que supone un gran avance si pensamos que
pudiera existir una zona en la que se alcanzaran valores de contaminación acústica por
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 171
encima de los permitidos sin que los diferentes emisores sobrepasasen sus límites de
emisión.
La Ley intenta además, construir todo un sistema de control de la contaminación
acústica en base al concepto de calidad acústica y de los objetivos de calidad acústica
referidos a unas zonas concretas en función de las actividades que se realicen en el
ámbito de dichas zonas.
Así, para organizar este sistema de control se delimitarán áreas acústicas en
función del uso predominante del suelo, es decir, zonas del territorio con los mismos
objetivos de calidad (que se establecerán teniendo en cuenta los índices de emisión e
inmisión, el grado de exposición de la población, la fauna y sus hábitats, el patrimonio
histórico expuesto y la viabilidad técnica y económica), que serán cartografiadas
incluyendo en los mapas los objetivos y los valores límite tanto de emisión como de
inmisión. Al respecto de estas áreas acústicas hay que tener en cuenta las reservas de
sonidos de origen natural (zonas donde la actividad humana no debe perturbar esos
sonidos y pueden ser sometidas a planes de protección) y las zonas de servidumbre
acústica (sectores afectados por el desarrollo o funcionamiento de infraestructuras que
podrán quedar gravados por servidumbres acústicas) que no serán consideradas áreas
acústicas ya que no se les aplicará ningún objetivo de calidad. Por otra parte la Ley
prevé situaciones en las que con carácter excepcional sea recomendable suspender los
objetivos de calidad, previa solicitud justificada o sin autorización ninguna en caso de
emergencia.

Respecto a los mapas de ruido, hay obligación de realizarlos para poblaciones de
100.000 habitantes.
Así, hay una acción preventiva que se materializa en: planificación territorial,
intervención administrativa en los procesos de autorización (no es nueva, sino que se integra
en los procedimientos ya existentes), autocontrol por parte de los propios titulares (debiendo
informar a las autoridades de los resultados), prohibición de conceder licencias de
construcción en zonas donde los índices de inmisión incumplen los objetivos de calidad y la
creación de reservas de sonidos de origen natural. Por otro lado hay también una acción
correctora con la declaración de zonas de protección acústica especial (en las que se
incumplan los objetivos de calidad aunque los emisores acústicos sí que observen los valores
límite). Una vez declaradas, se elaborarán unos planes zonales para alcanzar los objetivos de
calidad correspondientes. Si fracasan estos planes se procede a la declaración de zonas de
situación acústica especial y a la aplicación de medidas específicas para alcanzar los objetivos
de calidad a largo plazo. A medio camino entre estas dos acciones se establecen los planes de
acción tal como marca la Directiva cuyo alcance se circunscribirá a los ámbitos territoriales
de los mapas de ruido.

3 CONTAMINACIÓN DE AGUAS
El agua es el componente mayoritario de la superficie terrestre, formando lo que
llamamos Hidrosfera. Desde el punto de vista químico el agua es una molécula con unas
características particulares que la hacen muy importante: podemos encontrarla en la
naturaleza en los tres estados, sólida, líquida y gaseosa; es una molécula polar y constituye
el medio para las reacciones químicas y biológicas que se dan en la naturaleza.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 172
Dada su importancia podemos considerar como un problema grave que el agua sea
un recurso limitado: la cantidad total de agua en la Tierra es constante, el agua puede
cambiar de un reservorio a otro dentro del ciclo hidrológico y pasar de un reservorio no
disponible para el hombre a otro disponible pero en global la cifra total no cambia. El
inventario de toda el agua de la superficie terrestre muestra que los océanos, los casquetes
polares y los glaciares contienen el 98,93% del total estando la mayoría del resto en forma
de agua subterránea (1,05%) y tan solo una pequeña cantidad en lagos (0,009%) y ríos
(0,0001%). En la actualidad la utilización media para el uso humano en el mundo se cifra
en torno al 8% de las reservas renovables de agua dulce, siendo su distribución para los
distintos usos la siguiente:
- agricultura: 69%
- industria y generación de energía: 23%
- uso doméstico: 8%
Desde el punto de vista antrópico el agua supone un recurso para la generación de
energía, abastecimiento de ciudades, esparcimiento y ocio... y al mismo tiempo el medio
donde tirar los desechos de la actividad humana e industrial con la esperanza de que se
depuren totalmente por acción natural.
La calidad del agua dulce es también una preocupación en la actualidad. Se estima
que en torno al 65% de la población europea depende de las aguas subterráneas, recurso
que está sobreexplotado y amenazado por la contaminación prácticamente en un 60% de
los centros industriales y urbanos europeos.
Llamamos contaminación del medio acuático a su alteración mediante sustancias
más o menos tóxicas y la distinguimos como polución cuando la causa de la modificación
de las características del agua son las actividades humanas. Los efectos de los
contaminantes en el agua dulce dependen de sus propiedades físicas, químicas y
biológicas, de su concentración y del tiempo de exposición. La vida acuática se puede ver
afectada de modo indirecto por la falta de oxígeno causada por la degradación de la
materia orgánica o directo a través de la exposición a productos tóxicos o carcinogénicos
algunos de los cuales pueden acumularse en los organismos y pasar a las cadenas tróficas.
Los contaminantes pueden ser:
- Materiales en suspensión: canteras, cementos, minas, papeleras, colectores urbanos…
- Color: tintes, papeleras, cartones, sales ferrosas…
- Transparencia: reducción de la energía luminosa disponible, afecta a los organismos
fotosintéticos
- Temperatura: refrigeración industrias
- Materia orgánica
Los medios acuáticos tienen cierta capacidad de autodepuración, es decir, de
recuperar sus condiciones iniciales sin ninguna intervención gracias a la acción de los
microorganismos que degradan la materia orgánica pero esta capacidad se ha visto
sobrepasada en muchos ríos y lagos cercanos a industrias y zonas urbanas que hoy tienen
unos niveles de contaminación realmente preocupantes.
La toxicidad de los contaminantes también se ve afectada por las condiciones del
medio, por ejemplo en lagos biológicamente productivos que desarrollen un gradiente de
temperatura durante el verano, el agua del fondo puede quedarse sin oxígeno pasando a
condiciones reductoras, ambiente que favorece el potencial de removilización de nutrientes
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 173
y metales que se encuentran en los sedimentos. También el pH puede influir en la toxicidad
de los metales y el carbono orgánico disuelto disminuye la biodisponibilidad de los tóxicos
por la formación de complejos metálicos. La toxicidad de los peces a muchos metales
pesados está inversamente relacionada con la dureza del agua porque el Ca
2+
compite con
los iones metálicos libres por los puntos de unión de los sistemas biológicos.
Zonación tras vertidos contaminantes
En el caso de un río que reciba un vertido orgánico contaminante en un punto de su
cuenca, los efectos que se desencadenan provocan una zonación de las aguas que se
resume como sigue:
-Zona inicial: aguas arriba se considera zona no contaminada, existe gran variedad de
organismos y ninguno se considera especie dominante. Con la aparición del vertido el
número de especies presentes tiende a disminuir y el número de individuos de las especies
resistentes tiende a aumentar alterándose las relaciones entre los distintos tipos de
organismos.
-Zona de polución reciente: en el punto de vertido hay un aumento de materia orgánica, es
decir, un exceso de alimento para los microorganismos, con lo que las bacterias y
organismos saprofitos se desarrollan rápidamente lo cual hace que disminuya el oxígeno
libre para otros organismos. Muchos vegetales y animales mueren porque la materia
orgánica en suspensión impide el paso de la luz o tapona sus estructuras respiratorias o
alimenticias. La eliminación de predadores que no pueden adaptarse permite a los
carroñeros beneficiarse de la nueva situación. El número de especies distintas disminuye
pero las especies tolerantes ven incrementado el número de individuos.
-Zona séptica: el comienzo de esta zona varía con las condiciones climáticas estacionales.
La carencia de oxígeno mata muchos microorganismos así como a animales más grandes y
plantas con lo que aumenta la masa de materia orgánica muerta que tiene que ser
descompuesta. Aparecen grandes poblaciones de organismos capaces de vivir en
anaerobiosis (en ausencia de oxígeno). Este crecimiento continúa hasta que la materia
orgánica comienza a disminuir. El número de especies presentes alcanza su mínimo y el
número de individuos de especies tolerantes alcanza su máximo.
-Zona de recuperación: con el descenso del exceso de nutrientes, disminuyen también las
especies anaerobias facultativas y otras tolerantes. Comienza a aparecer de nuevo oxígeno
libre en el agua. Se reduce la materia orgánica en suspensión con lo que aumentan los
minerales disponibles gracias a la acción microbiana. Las algas comienzan a crecer y su
fotosíntesis aporta más oxígeno al agua. Debido a que las algas también utilizan oxígeno
para su respiración, una excesiva población de algas podría agotar de nuevo el sistema. Por
ello esta zona se caracteriza por fuertes fluctuaciones diarias en los niveles de oxígeno
disuelto. Estas limitaciones de oxígeno y alimento disminuyen el crecimiento de animales
en general. El río atraviesa una etapa de baja productividad cuando el exceso de nutrientes
desaparece.
-Zona de aguas limpias: las condiciones de esta zona se alcanzan cuando la productividad
retorna a sus valores normales y el equilibrio entre comunidades de fauna y flora se
reestablece.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 174
Contaminación de aguas subterráneas
Un acuífero es una formación geológica capaz de almacenar y transmitir agua
susceptible de ser explotada en cantidades apreciables para atender diversas necesidades.
Las actividades humanas están añadiendo a las aguas subterráneas sustancias que
normalmente no son adquiridas de forma natural. Los principales mecanismos de llegada
de los contaminantes son los de propagación a partir de la superficie, que incluyen los
casos de arrastre de contaminantes desde la superficie del terreno por las aguas de
infiltración (vertidos sobre el terreno, uso de fertilizantes, etc...) y los de infiltración de
aguas superficiales contaminadas desde ríos, acequias, etc… provocadas por la acción
humana, y los de propagación originados en la zona saturada del suelo como es en el caso
de la intrusión salina, que se produce cuando las extracciones de agua subterránea hacen
disminuir el flujo de agua dulce y el agua del mar invade el continente.
Eutrofización
Etimológicamente, eutrofización es riqueza o exceso de nutrientes disponibles en el
ecosistema. Eutrofizar sería por tanto alimentar en exceso. La consecuencia de la
eutrofización es, como es lógico un aumento de la biomasa en el ecosistema que es incapaz
de controlar su propio crecimiento progresivo.
Este exceso de nutrientes se refiere sobre todo a los nutrientes esenciales que para
los sistemas vivos son el carbono, el nitrógeno y sobre todo el fósforo que es el que se
encuentra en menor proporción en la naturaleza y por tanto el que ejerce una acción
limitante para el crecimiento.
Este aumento de nutrientes hace que crezcan exageradamente las poblaciones de
algunos organismos como las algas que forman un tapiz en la superficie del agua e impiden
que la luz necesaria para las plantas fotosintéticas del fondo les llegue, además de
disminuir la cantidad de oxígeno libre para otros organismos.
La reducción de entradas de fosfatos han sido una de las mejores soluciones para
combatir la eutrofización pero no siempre ha dado resultado debido a la liberación y
reciclado del fósforo previamente depositado en los sedimentos, la cual se rige en gran
parte por las asociaciones e interacciones químicas del fósforo con los distintos
componentes sedimentarios., siendo el potencial redox principalmente el que controla la
movilidad del fósforo en los sedimentos.
Materia orgánica
La concentración de oxígeno disuelto en agua, que está en equilibrio con la
atmósfera, puede disminuir por la descomposición de la biomasa y la presencia de
sustancias oxidables (lodos residuos, escorrentías agrícolas o efluentes industriales). El
grado de consumo de oxígeno por la degradación microbiana de la materia orgánica en
agua se llama demanda bioquímica de oxígeno (DBO) y se utiliza como índice de
contaminación al igual que la demanda química de oxígeno (DQO) que se determina
utilizando un oxidante químico muy fuerte (el dicromato) para oxidar la materia orgánica.
Pesticidas
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 175
Los pesticidas resisten la degradación en los acuíferos probablemente porque la
actividad microbiana es baja, no hay luz y la temperatura es baja. Hoy día se está limitando
el uso de compuestos organofosforados con lo que se están utilizando más los piretroides
sintéticos que no persisten en el medio ambiente y no son tóxicos para los mamíferos pero
si lo son para los invertebrados incluso más que los organofosforados con el consiguiente
daño para el ecosistema.
4 EL SUELO
El suelo interviene en la producción de alimentos y formación de biomasa, constituye
el hábitat de numerosas especies, es uno de los reservorios donde se almacena agua dentro
del ciclo hidrológico y además recientemente se está estudiando su papel como reciclador
de basuras y amortiguador de residuos aparte de ser el soporte de infraestructuras y fuente
de materias primas.
El suelo es un sistema complejo formado por tres fases: sólida, líquida y gaseosa.
La fracción sólida está constituida por partículas de diversos tamaños (gravas, arenas,
limos y arcillas) cuya proporción determina la textura de cada suelo. Estos elementos
pueden estar sueltos o formando agregados y el tipo de agregados que forman determina su
estructura. La textura y la estructura determinan entre otras propiedades la porosidad y por
tanto el comportamiento del agua y el aire en el suelo. Entre las partículas sólidas
encontramos componentes inorgánicos de entre los que cabe destacar las arcillas que le
confieren unas características muy particulares como veremos a continuación y por materia
orgánica procedente en su mayoría de residuos vegetales y animales. La materia orgánica
forma con las arcillas un agregado llamado complejo arcillo-húmico. El hecho de que en el
suelo haya arcilla y materia orgánica suficiente para que se pueda formar este complejo es
muy importante porque hace que se formen poros de todos los tamaños que permiten la
aireación y que el agua pase y quede retenida, es decir, aumenta la infiltración
disminuyendo la escorrentía superficial con lo que cuando llueve el agua pasa al interior
del suelo quedando disponible para las plantas y evita que fluya por la superficie
arrastrando partículas de suelo y provocando la erosión del mismo.
Otra característica importante del suelo es su papel como depurador de residuos
gracias a la capacidad de intercambio iónico. La capacidad de cambio es un proceso
mediante el cual la fase sólida del suelo intercambia los iones que tiene adsorbidos en su
superficie por otros existentes en la fase acuosa del suelo, como consecuencia, el suelo
puede atrapar iones tóxicos o metales pesados y mantenerlos en su fase sólida liberando a
las plantas y a los acuíferos de los posibles efectos de estos tóxicos. Esta propiedad del
suelo puede constituir la solución para deshacerse de los lodos de depuradora, residuo que
se obtiene en el tratamiento de aguas residuales, pero hay que tener en cuenta que el
proceso es reversible, es decir que dependiendo de las condiciones exteriores (sobretodo
del pH), los iones tóxicos podrían volver a intercambiarse por otros iones y ser cedidos de
nuevo al medio desde donde podría contaminar plantas y acuíferos.
El problema medioambiental más importante respecto al suelo con que nos
enfrentamos en el ámbito mediterráneo es la desertificación o pérdida de suelo.
Las precipitaciones en el clima mediterráneo son escasas e irregulares pero
torrenciales lo que hace que su poder erosivo sea muy grande y contribuye a llevarse un
suelo de material erosionable como margas, yesos, calizas y areniscas que si además está
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 176
desprovisto de una vegetación que lo sujete por causa de los incendios, entre otras cosas, es
mucho más vulnerable. Las prácticas agrícolas y la topografía abrupta contribuyen a este
desgaste.
La cobertura vegetal protege frente a la erosión y la compactación del suelo ya que
disminuye la escorrentía superficial y aumenta la infiltración, además de favorecer la
incorporación de materia orgánica que es vital en la formación de la estructura del suelo y
las propiedades que ésta le confiere, como hemos visto anteriormente. La pérdida de suelo
tiene como efectos, entre otros, la migración de la fauna, la pérdida de fertilidad, la
disminución de la temperatura interna del suelo la alteración del microclima puesto que
disminuye la formación de nubes y por tanto las precipitaciones e influye en la circulación
climática global.
5 IMPACTO DEL FUEGO
Sobre la vegetación
La regeneración post incendio se define como el aumento ordenado de diversidad y
biomasa de la vegetación que sucede a la destrucción de la misma por el fuego hasta
alcanzar un estado de equilibrio energético con el clima y el suelo. El potencial de
regeneración depende de varios factores:
-stock de semillas que sobrevivieron al incendio (que depende tanto de la resistencia de la
semillas como de la intensidad del fuego)
-capacidad de rebrote basal y aéreo de cada una de las especies
-tipología del incendio (copas, sotobosque o subterráneo)
-climatología del área tras el incendio y durante la fase de recuperación
-edafología de la zona y erosión producida tras el incendio
-presión antrópica sobre el ecosistema en regeneración
Muchos de los ecosistemas mediterráneos pueden considerarse verdaderos filtros donde la
selección natural ha favorecido la permanencia de un elevado número de especies pirófitas
(resistentes al fuego), las cuales poseen una de las siguientes estrategias de resistencia:
-Pirófitos de semillas: el fuego favorece la dispersión por estallido de los frutos y la
germinación por el aumento de temperatura, así como el crecimiento de elementos
juveniles por la alta iluminación y la falta de competencia (ej: pino carrasco (pinus
halepensis)).
-Pirófitos de tallo: las partes aéreas de la planta son capaces de resistir el incendio
rebrotando al poco tiempo las ramas superiores (ej: alcornoque (Quercus suber)).
-Pirófitos de rebrote basal: las partes aéreas quedan destruidas pero los meristemos del
cuello de la raíz se regeneran con fuerza emitiendo nuevos tallos (ej: encina(Quercus ilex)
y coscoja (Quercus coccifera)).
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 177
Sobre la fauna
En primer lugar, hay que tener en cuenta que el incendio produce tal cantidad de
cambios en el medio que resulta difícil evaluar las relaciones causa-efecto entre el fuego y
la fauna y en segundo lugar, los efectos del fuego varían en gran medida dependiendo de
numerosos factores (intensidad, vegetación preexistente, topografía del terreno, etc…) por
lo que es difícil generalizar.
La época del año es fundamental para evaluar su efecto inmediato aunque la
mayoría de incendios ocurren en verano. En esta época el bosque se encuentra en período
de baja actividad y la mayoría de especies animales están bajo sus formas de resistencia
por lo que los efectos del fuego se minimizan en relación a otras épocas del año. Por otra
parte el periodo de nidificación de las aves ha pasado ya por lo que el fuego puede afectar
solo a especies de nidificación tardía (aves rapaces) muy importantes por su escasez y
relevancia ecológica.
La respuesta de los animales ante el fuego normalmente es de huida desesperada
aunque algunas especies son reacias al abandono de su hogar. A pesar de la drástica
reducción de las especies tras el incendio, la mortalidad no suele ser muy elevada y
depende sobre todo de la topografía del terreno y las características del incendio y de la
especie. En líneas generales las especies aladas y las que tienen buenos medios de
locomoción consiguen huir y salvarse y la fauna subcorticícola, sublapidícola o edáfica
sobrevive en sus refugios el paso del fuego. El mayor factor de mortalidad en todas las
especies parece ser la asfixia provocada por el humo mientras que lo que más afecta a la
fauna edáfica es el calor.
Los efectos a largo plazo se ven a través de la influencia en los siguientes factores:
-La luz: la desaparición del bosque o del follaje, el oscurecimiento del terreno, y la
exposición de rocas y minerales cambia la estructura y reflexión de la luz pudiendo afectar
al comportamiento de la faunaza sea fotófila o fotofoba.
-Temperatura: en las zonas incendiadas se producen cambios más bruscos de
temperatura pudiendo afectar a especies que no se adapten a estos cambios.
-Humedad: también las fluctuaciones en cuanto a la humedad son mayores en una
zona quemada. El aumento de la sequedad diurna provocada por el aumento de la
evapotranspiración al faltar la cobertura vegetal influye sobre la fauna edáfica (gusanos y
moluscos) que sufren una drástica reducción.
-Viento: la cobertura vegetal modifica en gran medida la velocidad del viento de
forma que en zonas incendiadas el incremento de este factor aumenta la pérdida de calor
para aves y mamíferos.
-Estructura de la vegetación: los animales que viven en zonas de bosque o matorral
no pueden vivir bien en zonas quemadas. La desaparición de troncos, raices, ramas y
desechos puede tener profundos efectos: disminución de cobertura, de refugios, de posibles
zonas de reproducción y en muchos casos del alimento a corto plazo y la erosión del
terreno con la consiguiente pérdida de suelo y la consiguiente incapacidad de recuperación
del ecosistema a largo plazo.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 178
-Obstrucción: un bosque quemado puede aumentar o disminuir la penetración por la
fauna. Algunos incendios provocan la acumulación de troncos caídos y otros materiales
que dificultan el movimiento, la cantidad de cubierta vegetal y la dureza del suelo pueden
ser modificadas, no solo por el incendio sino por los equipos de lucha contra él,
provocando la desaparición de pequeños roedores.
-Forma y bordes del incendio: el modelo de cobertura y el tamaño de una zona
quemada influyen sobre las posibilidades de supervivencia y bienestar de la fauna en
general, la existencia de pequeñas zonas quemadas en el interior de un bosque resulta
beneficiosa mientras que áreas muy extensas no son utilizadas por la fauna. Los bordes
entre zonas naturales o quemadas pueden ser muy abruptos provocando la existencia de
una mayor diversidad de recursos lo que beneficia a algunas especies.
-Predación y competencia: el modelo de cobertura influye sobre las relaciones
predador-presa, en la zona quemada aumenta la exposición a los predadores, lo que
beneficia a estos e influye negativamente sobre las presas. Por otra parte, al quedar
reducida la cobertura o la alimentación, la competencia aumenta entre especies con las
mismas necesidades.
-Parásitos y enfermedades: En la mayoría de los casos son reducidos por el fuego.
-Alimentación: la existencia de alimentación es el principal factor determinante de
la existencia y bienestar de la fauna.
Sobre el suelo:
Como consecuencia del incendio el suelo sufre el impacto del calor, la destrucción de
parte de la fauna edáfica y de los microorganismos, la exposición directa a los agentes
ambientales al desaparecer la cubierta vegetal, la acumulación de cenizas y la modificación
el microclima. Debido a estos impactos el incendio ejerce una acción traumática sobre el
suelo modificando sus propiedades en distinta medida según la frecuencia, tipo de fuego y
situación ecológica particular de la zona.
a) Propiedades químicas:
- Reacción del suelo: el fuego eleva su pH debido a la acumulación de cenizas
que al humedecerse con el agua de lluvia liberan cationes básicos. Esta
acidificación favorece la actividad de los microorganismos con lo que se
liberan más nutrientes para las plantas por la descomposición de la materia
orgánica pero esta misma variación el pH hace que las plantas no puedan
asimilar dichos nutrientes.
- Materia orgánica: disminución de su cantidad en el suelo superficial pero un
incendio de poca intensidad puede incluso aumentar su cantidad por el aporte
de materia vegetal que no ha sufrido combustión completa. El resultado es que
por una parte aumenta la cantidad de nutrientes utilizables pero por otra estos
serán también más fácilmente arrastrados por el agua de lluvia porque al
perderse la materia orgánica se pierde la capacidad de almacenamiento de
nutrientes (capacidad de intercambio iónico). La estabilidad de la estructura y
la porosidad se ven afectadas negativamente con lo que el suero será más
vulnerable a la erosión y tendrá peores características en cuanto a la
permeabilidad y la aireación.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 179
- Capacidad de intercambio catiónico: Un fuego intenso produce una
disminución de la capacidad de intercambio catiónico como resultado de la
destrucción de la materia orgánica del suelo. Los suelos después de un
incendio tienen menos capacidad de retención de nutrientes con los que éstos
serán arrastrados más fácilmente por el agua de lluvia. El resultado será el
empobrecimiento del suelo porque aunque existirán más nutrientes en la
solución del suelo habrá disminuido la capacidad de mantener reservas de los
mismos.
- Salinidad: El fuego produce un notable aumento de la salinidad del suelo
porque solubiliza iones previamente inmovilizados. Las sales al encontrarse en
la solución acuosa del suelo pueden ser fácilmente lavadas por el agua de
lluvia
b) Propiedades físicas:
- Estabilidad estructural (resistencia de los agregados del suelo frente a la acción del
agua). El fuego intenso hace disminuir la estabilidad de la estructura aunque no de
manera acusada, debido en parte a la destrucción de la materia orgánica y a la
eliminación temporal de la vegetación, mesofauna y parte de los microorganismos
del suelo, factores todos que contribuyen a la agregación.
- Humedad equivalente: (capacidad de retención de agua por el suelo). El fuego
intenso no afecta de forma importante a la humedad equivalente, hay una ligera
disminución como consecuencia de la alteración de la estructura del suelo y de la
disminución de la porosidad.
b) Producción de Biomasa:
La fertilidad de un suelo depende de múltiples factores, un suelo fértil es un suelo
equilibrado con unas propiedades físicas, químicas y biológicas favorables. El fuego
modifica las propiedades del suelo y estas alteraciones repercuten en su fertilidad. En
principio hay un a mejora de la fertilidad atribuible a la liberación de nutrientes, pero
esta mejora es sólo temporal ya que el incendio produce alteraciones desfavorables en
otras características del suelo como la capacidad de retener nutrientes, etc…

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 180
BIBLIOGRAFÍA
García, A., 1998. “La contaminación acústica”. Servicio de publicaciones de la Universitat
de València. Valencia.
Lozano Cutanda, B., 2001. “Derecho ambiental administrativo”. Dykinson. Madrid.
Porta, J., López-Acevedo, M., Roquero, C., 2003. “Edafología para la agricultura y el
medio ambiente”. Mundi prensa. Madrid
Martínez de Azagra, A., Navarro Hevia, J., 1995. “Hidrología forestal”. Universidad de
Valladolid.
Catalá, J., 1979. “Física”. Fundación García Muñoz.
Baird, C., “Química ambiental”. Reverté.
López Bermúdez, F., Rubio Recio, J.M., Cuadrat, J.M., 1992. “Geografía Física”. Cátedra.
Madrid.
Le Bras, H. (1997). “Los límites del planeta. Mitos de la naturaleza y de la población”.
Ariel. Madrid
Garrison, T., 1999. “Oceanography”. Wadsworth.
Ley 38/1972 de 22 de Diciembre de Protección del Ambiente Atmosférico.
Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera.
Libro Verde de la Comisión Europea sobre política futura de lucha contra el ruido
Directiva 2002/49/CE del Ruido.
Ley 37/2003 de 17 de Noviembre sobre el Ruido.
Generalitat valenciana. Consellería de agricultura y pesca. Los incendios forestales en la
comunidad valenciana.
Sanroque Pilar, Rubio José Luis. El suelo y los incendios forestales
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 181
ANALISIS POSTEMERGENCIA (ESTHER PARDO)

1 INTRODUCCIÓN
La Protección Civil está representada por una haz de actuaciones administrativas en
las que intervienen diversas Administraciones públicas y hasta particulares, tendentes todas
ellas a evitar daños previsibles en las personas y sus bienes o reparar los causados. El
preámbulo del Real Decreto 407/1992, de 24 de abril, por el que se aprueba la Norma Básica
de Protección Civil, señala que las funciones fundamentales de la Protección Civil, en cuanto
al servicio público, incluyen no sólo las de previsión, prevención, planificación e
intervención, sino también “y, por último, la rehabilitación, dirigida al establecimiento del
servicios públicos indispensables para la vuelta a la normalidad”. Esta función se constituyen
en el inicio de un periodo de transición entre el estado de emergencia y un estado nuevo de
normalidad, dado que en un momento posterior se efectuará la reconstrucción de los sistemas
afectados, para que operen normalmente.
El primer paso para iniciar las tareas de recuperación de la normalidad se recogen en
el apartado 3.ñ (Planes Territoriales) de la Norma Básica de Protección Civil, que prevé que
en la determinación de los medios y recursos necesarios debe figurar, así mismo, un
procedimiento para valorar los daños producidos en la catástrofe, para determinar los
equipamientos y suministros necesarios para atender a la población. No se puede iniciar una
tarea de restauración sin conocer previamente el daño y éste precisa conocerse de forma
objetiva. La Norma Básica se refiere a una vuelta a la normalidad, referida al momento
anterior a la producción de la catástrofe. Esta función reparadora se concreta en el apartado
3.o (Planes Territoriales) de la misma Norma Básica de Protección Civil, que establece la
previsión de la organización de los servicios y recursos que procedan para la “determinación
de las medidas reparadoras, referidas a la rehabilitación de los servicios públicos esenciales,
cuando la carencia de estos servicios constituya por sí misma una situación de emergencia o
perturbe el desarrollo de las operaciones”. Esta misma función de recuperación de la
normalidad tiene el apartado 5.1.h de la Norma Básica de Protección Civil, cuando incluye en
los Planes Especiales no sólo la planificación de medidas específicas de protección sino
también las “de carácter asistencial a la población”. Elemento básico en la recuperación de la
normalidad son las tareas de limpieza de la zona afectada, por medio no sólo del
desescombrado sino también por la limpieza de las viviendas, calles y demás elementos
inmediatos.

2 LA ATENCIÓN A LA VÍCTIMA DE LA
CATÁSTROFE
Producida la situación catastrófica y la intervención de la Protección Civil, queda el
daño ocasionado que, normalmente, tendrá repercusiones tanto a nivel particular como a nivel
social y psicosocial, en tanto que puede afectar a las infraestructuras básicas pero también a la
vida y bienes de personas, e igualmente a sus relaciones. La persona que padece la catástrofe,
aún la que ha adoptado las medidas preventivas aconsejadas y ha evitado el riesgo, se
encuentra, normalmente, en una situación que no ha sido buscada de propósito, y que,
precisamente por ello, la coloca en el papel de víctima. En el concepto de víctimas se incluyen
las personas que, ya sea de forma individual o colectiva, han sufrido algún daño,
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 182
comprendiendo las lesiones físicas o mentales, el sufrimiento emocional, pérdida económica o
una violación de sus derechos. Esta noción también comprende las personas dependientes de
la víctima directa, familiares, así como aquéllas que ha resultado dañadas al participar en la
prevención o asistencia. La víctima no puede considerar, por tanto, como un enfermo mental,
sino como una persona con reacciones normales ante una situación anormal.
Aunque la pérdida de bienes y las lesiones físicas son las consecuencias más evidentes
de la catástrofe en la persona de la víctima, a ellas hay que unir las alteraciones psicológicas y
las secuelas en el funcionamiento diario del sujeto. La reacción de ansiedad y tensión de la
víctima puede encontrarse en la situación de pérdida de seguridad y en el mayor sentido de la
vulnerabilidad que origina la catástrofe. Es el denominado estrés postraumático, cuyo rasgo
esencial es el desarrollo de síntomas característicos que siguen a un acontecimiento
psicológicamente traumático que por lo general se encuentra fuera del marco normal de la
experiencia humana. La atención psicológica a las víctimas de las catástrofes pasa, por tanto,
a un primer plano como elemento necesario para recuperar la normalidad, tanto personal
como social. La inmediata intervención de estos profesionales ya forma parte de los
operativos ordinarios de Protección Civil y su participación en las tareas de la vuelta a la
cotidianeidad ha podido apreciarse tanto en grandes accidentes como en desastres naturales, y
no puede soslayarse a la hora de establecer los procedimientos de recuperación de la
normalidad tras la catástrofe. Su prestación correrá a cargo de las distintas Administraciones
implicadas en la atención del evento (Local, Autonómica o Estatal).

3 PLANES DE DESARROLLO, RESTAURACIÓN DE
SISTEMAS E INFRAESTRUCTURAS. LA
REPOSICIÓN DE LOS SERVICIOS BÁSICOS O
ESENCIALES
En las situaciones de emergencia suele producirse, en la mayoría de los casos, el corte
en el funcionamiento o suministro de servicios básicos o esenciales. Por servicios básicos o
esenciales se entiende aquellos cuya carencia afecta notablemente a la calidad de vida de los
ciudadanos y a la reanudación de los servicios y actividades industriales, que pueden
provocar, en ocasiones, problemas de seguridad. En este tipo de servicios básicos se incluyen,
entre otros, los suministros de agua potable, electricidad, teléfono y gas. Su restablecimiento y
normalización en situaciones de emergencia suele encontrarse con el problema del
agotamiento de los recursos de los municipios implicados y la frecuente inexistencia en el
lugar de la catástrofe de materiales y maquinaria adecuadas para las tareas de
restablecimiento. La coordinación de las tareas de reposición de los servicios básicos en
situaciones de emergencia, corresponderá al técnico del Centro Provincial de Coordinación de
Emergencias, que realizará las tareas para coordinar las labores y actuaciones tendentes a la
reposición de los servicios que son básicos o esenciales para la población.
De acuerdo con lo dispuesto en el Decreto 243/1993, de 7 de diciembre, del Gobierno
Valenciano, por el que se aprueba el Plan Territorial de emergencias de la Comunidad
Valenciana, en atención a los protocolos existentes, los Centros Provinciales de Coordinación
establecerán los contactos pertinentes con las personas encargadas, en cada uno de los
servicios, de efectuar las labores de reanudación del suministro.
Atendiendo a las disponibilidades operativas y técnicas de las respectivas compañías
suministradoras, el CECOPI establecerá las prioridades en la cadencia de reanudación de los
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 183
suministros. Igualmente, se mantendrán informados a los municipios, a través de su Alcalde o
persona en quien delegue, de las actuaciones que desarrollan las distintas compañías
suministradoras, con el fin de proporcionar la máxima información posible a la población
afectada por la emergencia. Al mismo tiempo se solicitará de los municipios afectados la
información del estado de los suministros de los diversos servicios, con el propósito de servir
de feedback de información a los responsables de la reanudación de los mismos. El CCE
Provincial transmitirá al Comité Asesor las peticiones de recursos humanos y materiales de
los servicios operativos dependientes de las diversas administraciones (especialmente del Plan
de Abastecimiento, en su vertiente de maquinaria y rehabilitación, y del Plan de Transporte)
que puedan necesitar las compañías suministradoras.
En caso necesario se coordinarán y arbitrarán las soluciones para proveer de servicios
alternativos, con la activación del Plan Sectorial de Abastecimiento y de otros que sean
necesarios. Estas soluciones alternativas a la carencia de los servicios básicos afectados,
recogidas en el Plan Territorial de Emergencias de la Comunidad Valenciana, son las
siguientes:
1. Suministro de agua potable: El suministro alternativo de agua potable se realizará
según lo previsto en el Plan Sectorial de Abastecimiento en su vertiente de
avituallamiento, mediante el reparto de agua embotellada o cubas de agua.
2. Suministro eléctrico. El suministro eléctrico alternativo se realizará mediante
grupos electrógenos que serán movilizados según lo previsto en el Plan Sectorial
de Abastecimiento en su vertiente de maquinaria y rehabilitación. Se prestará
atención preferente a la dotación de suministro alternativo a los hospitales, centros
asistenciales y lugares de acogida (albergues).
3. Servicio telefónico: El servicio telefónico será suplido, en su defecto, por la
comunicación vía radio. Las frecuencias a utilizar serán las de la Red de
Comunicaciones de Protección Civil de la Generalitat Valenciana, así como las de
las redes de radio de otras administraciones. En caso necesario se solicitará al
CECOP de la Delegación / Subdelegación del Gobierno la colaboración del
colectivo de radioaficionados para la instalación, en los municipios que lo
precisen, de equipos de radio trabajando en las frecuencias de la red REMER. La
activación de dicha red se efectuará desde el CECOP de la administración del
Estado y el operador estará, en todo momento, bajo la supervisión y órdenes del
alcalde del municipio, siguiendo los protocolos establecidos en la “operación en
emergencia” de dicha red.
4. Suministro de gas: Se procederá al suministro de gas embotellado mediante la
acción coordinada y conjunta con las empresas suministradoras. La necesidad de
vehículos especiales de transporte para este suministro se realizará de acuerdo con
lo previsto en el Plan Sectorial de Transporte.

4 LA VUELTA A LA NORMALIDAD
Tras una situación de emergencia, la fase de vuelta a la normalidad comprende la
reconstrucción de infraestructuras, la reparación de daños, la limpieza de las zonas afectadas
(desescombro, enterramiento de animales muertos, etc.) y la reposición de servicios no
esenciales, así como la tramitación de indemnizaciones por daños a personas o bienes y el
pago a los servicios movilizados.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 184
Las Administraciones públicas implicadas incorporan a sus presupuestos un crédito
ampliable con la finalidad de hacer frente a los gastos, daños y perjuicios ocasionados por la
prestación personal o de bienes, de personas físicas y jurídicas, en emergencias en las que se
las haya requerido por la dirección de la emergencia de acuerdo con la legislación vigente. El
crédito habilitado para el concepto de indemnización por daños podrá utilizarse para el pago
de indemnizaciones por daños sufridos a particulares, entidades u organismos públicos
cuando así lo decida la Administración pública responsable. La valoración de los daños
sufridos será llevada a cabo por el órgano administrativo competente, por sí mismo o con la
ayuda de las demás Administraciones implicadas, básicamente la municipal.
En la fase de vuelta a la normalidad, los diferentes organismos competentes llevarán a
cabo las tareas de restablecimiento de servicios e infraestructuras propias. Los órganos que
tienen encomendada esta tarea en la normalización de la vida ciudadana emitirán un informe
en el que se expliciten las tareas y trabajos llevados a cabo durante la emergencia, así como
las previsiones sobre las tareas de rehabilitación de los servicios o sobre el pago de ayudas e
indemnizaciones. Este informe será remitido al Director del Plan Territorial de Emergencia,
quien podrá en conocimiento del mismo a la correspondiente Comisión de Protección Civil.
Para ello, la Ley Básica de Protección Civil, prevé en su disposición adicional única, la
elaboración de un plan financiero “incorporado a los Presupuestos Generales del Estado”, con
la finalidad de hacer frente a las obligaciones que se deriven de su aplicación.

4.1 INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS
El artículo 30.4 de la Constitución, dispone que “mediante ley podrán regularse los
deberes de los ciudadanos en los casos de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública”. Las
obligaciones de los particulares respecto de las actuaciones de Protección Civil, como señala
la STC 123/1984, de 18 de diciembre, afectan a distintas entidades de carácter público,
englobadas en la Administración General del Estado, la Administración Autonómica y otras
en las Administraciones Locales y, finalmente, entidades de carácter privado. No plantea
especial cuestión los casos en que la cooperación se establezca por la vía de un convenio de
cooperación o de una concertación, siempre que quienes celebren el convenio o el concierto
dispongan de poderes suficientes para ello y puedan realizarlo en el marco de sus
competencias. Los deberes no concertados o convenidos, impuestos a las entidades privadas y
a otras Administraciones sólo pueden regularse por medio de ley, a tenor de lo dispuesto en el
artículo 30 de la Constitución, salvo los deberes de información, si bien estos quedan
limitados a los datos que sean necesarios para actuar en situaciones de incidencia o
emergencia, sin que pueda afectar a elementos característicos de la estructura o del
funcionamiento de los órganos o empresas afectadas.
En los supuestos convencionales, la relación de prestación del servicio se rige por el
principio de protección de la confianza legítima a que tiene derecho todo ciudadano en sus
relaciones con la Administración, recogido por la jurisprudencia del Tribunal Supremo (entre
otras muchas, sentencias de 17 de febrero de 1999, 21 de septiembre y 18 de octubre de
2000), y positivizado en el articulo 3.1 de la Ley 30/92, en la redacción dada por la Ley
4/1999, al disponer que las Administraciones públicas “deberán respetar en su actuación los
principios de buena fe y de confianza legítima”.
El artículo 106.2 de la Constitución Española establece que “los particulares, en los
términos establecidos por la Ley, tendrán derecho a ser indemnizados por toda lesión que
sufran en sus bienes y derechos salvo en los casos de fuerza mayor, siempre que la lesión sea
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 185
consecuencia del funcionamiento de los servicios públicos”, lo que supone una concreción, a
la vez que una precisión del principio de responsabilidad de los poderes públicos contenido en
el artículo 9.3 de la misma Constitución. Este derecho se concreta en el artículo 139 y
siguientes de la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del
Procedimiento Administrativo Común, dentro del sistema de responsabilidad de todas las
administraciones públicas. El fundamento de la responsabilidad patrimonial de la
Administración se encontraba inicialmente en el ejercicio ilegal de sus potestades o en la
actuación culposa de sus funcionarios, por lo que se configuraban con carácter subsidiario,
pero, actualmente, y sin perjuicio de advertir en algunos supuestos otro fundamento, se
considera que, si la actuación administrativa tiene por objeto beneficiar, con mayor o menor
intensidad a todos los ciudadanos, lo justo es que, si con ello se causa un perjuicio, éste se
distribuya también entre todos de forma que el dato objetivo de la causación de una lesión
antijurídica por la actuación de la Administración constituye ahora el fundamento de la
responsabilidad de la misma. La responsabilidad por tanto, surge con el perjuicio que se
causa, independientemente de que éste se haya debido a una actuación lícita o ilícita de los
poderes públicos y de quién haya sido concretamente su causante [STSJ de la Comunidad
Valenciana núm. 374/1998, de 27 de abril (Recurso contencioso-administrtivo núm.
1123/1997)].
Se trata de un sistema de responsabilidad unitario, que rige para todas las
Administraciones públicas; general, en la medida en que se refiere a toda la actividad
administrativa, sea de carácter jurídico o puramente fáctico, y tanto por acción como por
omisión [STSJ Extremadura núm. 549/2003, de 3 de abril (Recurso contencioso-
administrativo núm. 1335/1999)]. La responsabilidad patrimonial de la Administración, tiene
una configuración de naturaleza objetiva y directa. La naturaleza objetiva tiene como
consecuencia directa que no se requiera la concurrencia de culpa o ilegalidad en el autor del
daño, por lo que la responsabilidad surgen “la margen de cuál sea el grado de voluntariedad y
previsión del agente, incluso cuando la acción originaria es ejercida legalmente” (STS de 29
de mayo de 1991). Esto es, prescinde de la idea de culpa, por lo que el problema de la
causalidad adquiere aquí la máxima relevancia[STSJ Extremadura núm. 549/2003, de 3 de
abril (Recurso contencioso-administrativo núm. 1335/1999)]. De este modo, cualquier
consecuencia dañosa derivada del funcionamiento de los servicios públicos, debe ser en
principio indemnizada, porque [sentencia de la Audiencia Nacional, de 4 de abril de 2001
(Recurso Contencioso-Administrativo núm. 245/2000)] “de otro modo se produciría un
sacrificio individual en favor de una actividad de interés público que debe ser soportada por la
comunidad” (STS de 14 de junio de 1989). Lo que se pretende con ello (STS de 28 de enero
de 1986), es que “la colectividad, representada por el Estado asuma la reparación de los daños
individualizados que produzca el funcionamiento de los servicios públicos, por constituir
cargas imputables al coste del mismo en justa correspondencia a los beneficios generales que
dichos servicios aportan a la comunidad”.
El carácter directo de la responsabilidad supone que se pretende lograr una reparación
integral del daño y que la Administración cubre directamente, y no sólo de forma subsidiaria,
la actividad dañosa de sus autoridades, funcionarios y personal laboral, sin perjuicio de la
posibilidad de ejercitar luego la acción de regreso cuando aquéllos hubieran incurrido en dolo,
culpa o negligencia graves.
Para que concurra tal responsabilidad patrimonial de la Administración, se requiere
según el artículo 139 de la Ley de Procedimiento Administrativo Común, que concurran los
siguientes requisitos (SSTS de 3 de enero de 1990 y 13 de junio de 1995):
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 186
a) Funcionamiento de un servicio público. Un hecho imputable a la Administración,
bastando, por tanto con acreditar que un daño antijurídico, se ha producido en el
desarrollo de una actividad cuya titularidad corresponde a un ente público.
b) Lesión patrimonial. Un daño antijurídico producido, en cuanto detrimento
patrimonial injustificado, o lo que es igual, que el que lo sufre no tenga el deber
jurídico de soportar. El perjuicio patrimonial ha de ser real, no basado en meras
esperanzas o conjeturas, evaluable económicamente, efectivo e individualizado en
relación con una persona o grupo de personas.
c) Relación de causalidad entre el funcionamiento y la lesión. Relación de
causalidad directa y eficaz, entre el hecho que se imputa a la Administración y el
daño producido, así lo dice la Ley 30/1992, en el artículo 139, cuando señala que
la lesión debe ser consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los
servicios públicos y
d) Ausencia de fuerza mayor, como causa extraña a la organización y distinta del
caso fortuito, supuesto éste que sí impone la obligación de indemnizar.
e) Reclamación antes de que transcurra un año desde el evento dañoso o desde su
manifestación.
La fuerza mayor entronca con la idea de lo extraordinario, catastrófico o
desacostumbrado, mientras que el caso fortuito hace referencia a aquellos eventos internos,
intrínsecos al funcionamiento de los servicios públicos, producidos por la misma naturaleza,
por la misma consistencia de sus elementos, por su mismo desgaste con causa desconocida,
correspondiendo en todo caso a la Administración probar la concurrencia de fuerza mayor. La
fuerza mayor se define como el evento imprevisto e irresistible, de tal forma que dicho evento
es difícilmente previsible pero que, aunque previsible, sería inevitable. Como concepto
jurídico debe quedar ceñido al suceso que está fuera del círculo de actuación obligado, que no
hubiera podido preverse o que previsto fuese inevitable, como guerras, terremotos,
inundaciones extraordinarias, etc., pero no pueden incluirse aquellos eventos que se
encuentran dentro de la actuación o del funcionamiento de los servicios públicos [STSJ
Extremadura núm. 549/2003, de 3 de abril (Recurso contencioso-administrativo núm.
1335/1999)]. Es el carácter objetivo de la responsabilidad patrimonial de la Administración lo
que hace que únicamente se excluya en los supuestos de fuerza mayor y no los de caso
fortuito, lo que implica que “el carácter fortuito del hecho causante de una lesión no excluye
la responsabilidad patrimonial” (STS de 1 de diciembre de 1989).
Al concebirse la Protección Civil como un Servicio Público esencial, cuya
competencia en la prestación corresponde a la Administración Civil del Estado y las restantes
Administraciones Públicas, se plantea que la concurrencia de determinados hechos (viento,
lluvia, fenómenos sísmicos, etc.), con la actitud inoperante e ineficaz de los entes públicos,
genera la responsabilidad patrimonial de éstos. Sin embargo, la exigencia de responsabilidad
patrimonial obliga a que quien pretenda la indemnización demuestre tanto la forma de
producción del hecho daños como que el daño es imputable al funcionamiento normal o
anormal del servicio público. Así, no será admisible [STSJ Extremadura núm. 549/2003, de 3
de abril (Recurso contencioso-administrativo núm. 1335/1999)], cuando la responsabilidad se
impute no realmente al funcionamiento de un servicio público sino a una falta de previsión
administrativa de situaciones excepcionales e inevitables ajenas al servicio público, lo que
enlaza con la existencia de la fuerza mayor arriba apuntada. La Ley 2/1985, de 21 de enero,
sobre las normas reguladoras de la Protección Civil, contiene declaraciones dirigidas a los
poderes públicos para evitar y prevenir situaciones de grave riesgo, catástrofe o calamidad
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 187
pública, sin que estas obligaciones se vulneren ante fenómenos que por sus propias
características de extraordinario e inmediato sean imposibles de prevenir y evitar.
En lo relativo a la responsabilidad de las distintas Administraciones, aunque la
Protección Civil no es un servicio de prestación obligatoria para los municipios, sino es en las
condiciones y con los requisitos establecidos en el artículo 25.2.b) y 26.c) de la Ley 7/1985,
de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, si están capacitadas las
Corporaciones locales para prestar asistencia en este sentido. La diferencia entre capacidad y
competencia radica en que ésta última presupone una atribución exclusiva, lo que no significa
siempre una competencia separada por bloques de materia. Sobre una misma materia pueden
existir competencias exclusivas respecto de una determinada función, incluso, compartirse esa
misma función. Por el contrario, el principio general de capacidad se recoge, en lo que
respecta a los municipios en el artículo 25 de la Ley Reguladora de las Bases de Régimen
Local sobre Protección Civil (“El municipio, para la gestión de sus intereses y, en el ámbito
de sus competencias, puede promover toda clase de actividades y, prestar cuantos servicios
públicos contribuyan a satisfacer las necesidades y aspiraciones de la comunidad....”). Bien
por su carácter obligatorio, bien en base al principio de capacidad, las Administraciones
locales participan de la responsabilidad que pueda derivarse de las actuaciones de la
Protección Civil. Así lo ha entendido la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la
Comunidad Valenciana núm. 374/1998, de 27 de abril (Recurso contencioso-administrativo
núm. 1123/1997), en la que se condenó a un Ayuntamiento por la responsabilidad derivada
del fallecimiento de una persona, al disponer de una posta sanitaria y de auxilio en una playa
pública, y crear en los ciudadanos la apariencia de prestación de un servicio de atención
primaria, generando una confianza legítima que se materializa en labores de socorro y
asistenciales en una playa de su término municipal. Todo ello sin perjuicio de que el referido
Ayuntamiento no estuviera obligado a prestar el servicio de Protección Civil, dado el censo de
habitantes. Lo esencial en este supuesto, continúa siendo que, la Administración, asumiendo
las inquietudes de los ciudadanos que habitan en su término municipal presta un servicio de
salvamento y socorro que funcionó mal, siendo además probable que, de haberse intervenido
con la inmediatez propia de un puesto de socorro, seguramente se hubiera salvado la vida que
se perdió.

4.2 LA CUANTIFICACIÓN DE LA INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS
La cuantificación de los daños materiales viene objetivada por la prueba pericial, en la
que se establece el valor del bien y por tanto el de su restauración, reposición o reparación. El
problema suele plantearse en los daños personales, en lo que intervienen elementos subjetivos
de difícil o imposible reparación, tales como la pérdida de padres o hijos, familiares directos,
etc. Viene siendo criterio jurisprudencial, de carácter no vinculante, el tomar como pauta los
valores medios señalados en la Resolución de la Dirección General de Seguros, por la que se
publican las cuantías de las indemnizaciones en el seguro de responsabilidad civil, para
cuantificar los daños personales, como expresión de una valoración social-media.
No obstante lo anterior, como señalan las sentencias del Tribunal Supremo de 1 de
febrero de 1989 y 7 de octubre de 1988, la conducta del perjudicado cobra una importancia
destacada cuando incide en el nexo causal, pues cuando el daño de cuya indemnización se
trate sea resultado de conductas concausales, todas ellas reprochables culpabilísticamente, se
hace necesario discernir el grado y naturaleza del respectivo aporte de culpabilidad y deducir,
por vía de compensación, la disminución en el «quantum» de la indemnización. Es decir,
como indica la Sentencia del Tribunal Supremo de 26 de marzo de 1990, la concurrencia de
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 188
conductas, permite atribuir proporciones en la causación del daño y, como consecuencia, en
la obligación de resarcirlo mediante la indemnización. En el mismo orden de cosas, al objeto
de evitar un enriquecimiento injusto del perjudicado, es de aplicación el principio de la
“Compensatio lucri cum damno” de modo que del importe total de la indemnización habría
que descontar aquellas ayudas y subvenciones percibidas por los propios interesados en
concepto de resarcimiento y reparación de los daños y perjuicios causados por el evento en
cuestión, concedidas y otorgadas por las demás Administraciones.

5 LICITACIÓN URGENTE DE CONTRATOS
El artículo 71 del Real Decreto legislativo 2/2000, de 16 de junio de 2000, por el que
se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas,
dispone que podrán ser objeto de tramitación urgente los expedientes de contratos cuya
necesidad sea inaplazable o cuya adjudicación sea preciso acelerar por razones de interés
público. En estos supuestos el expediente deberá contener la declaración de urgencia hecha
por el órgano de contratación y debidamente motivada. Estos expedientes, calificados de
urgentes, se sujetarán a las siguientes normas:
a) Preferencia para su despacho por los distintos órganos administrativos,
fiscalizadores y asesores que participen en la tramitación previa, que dispondrán
de un plazo de cinco días para emitir los respectivos informes.
Cuando la complejidad del expediente o cualquier otra causa igualmente
justificada impida el despacho en el plazo antes indicado, los órganos
administrativos, fiscalizadores y asesores lo pondrán en conocimiento del órgano
de contratación que hubiese declarado la urgencia. En tal caso el plazo quedará
prorrogado hasta diez días.
b) Acordada la apertura del procedimiento de adjudicación, los plazos establecidos
en esta Ley para la licitación y adjudicación del contrato se reducirán a la mitad.
No obstante, cuando hayan de publicarse los anuncios en el “Diario Oficial de las
Comunidades Europeas”, en el procedimiento abierto se observarán los plazos
establecidos para el procedimiento restringido y el procedimiento negociado con
publicidad.
c) La Administración podrá acordar el comienzo de la ejecución del contrato aunque
no se haya formalizado éste, siempre que se haya constituido la garantía definitiva
correspondiente.
d) El plazo de inicio de la ejecución del contrato no podrá ser superior a dos meses
desde la fecha de adjudicación, quedando resuelto el contrato en caso contrario,
salvo que el retraso se debiera a causas ajenas a la Administración contratante y al
contratista y así se hiciera constar en la correspondiente resolución motivada.
Junto a este procedimiento urgente, el artículo 72 del mismo Texto Refundido de la
Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, prevé la tramitación de emergencia para
cuando la Administración tenga que actuar de manera inmediata a causa de acontecimientos
catastróficos, de situaciones que supongan grave peligro o de necesidades que afecten a la
defensa nacional, entre los que se incluye, como en el supuesto anterior, los eventos de
Protección Civil. En este procedimiento excepcional se seguirán, en todo caso, los siguientes
trámites:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 189
a) El órgano de contratación competente, sin obligación de tramitar expediente
administrativo, podrá ordenar la ejecución de lo necesario para remediar el acontecimiento
producido, satisfacer la necesidad sobrevenida o contratar libremente su objeto, en todo o en
parte, sin sujetarse a los requisitos formales establecidos en la presente Ley, incluso el de la
existencia de crédito suficiente. El acuerdo correspondiente se acompañará de la oportuna
retención de crédito o documentación que justifique la iniciación del expediente de
modificación de crédito. De dichos acuerdos se dará cuenta en el plazo máximo de sesenta
días, al Consejo de Ministros si se trata de la Administración General del Estado, de sus
organismos autónomos, entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social o
demás entidades públicas estatales.
b) Simultáneamente, por el Ministerio de Hacienda, si se trata de la Administración
General del Estado, o por los representantes legales de los organismos autónomos y entidades
gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social, se autorizará el libramiento de los
fondos precisos para hacer frente a los gastos, con carácter de a justificar.
c) Ejecutadas las actuaciones objeto de este régimen excepcional, se procederá a
cumplimentar los trámites necesarios para la fiscalización y aprobación del gasto.
La gestión del resto de la actividad necesaria para completar el objetivo propuesto por
la Administración, pero que ya no tenga carácter de emergencia, se contratará conforme a lo
establecido en el Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas.

6 SEGUROS
La Ley 21/1990, de 19 de diciembre, dotó de un nuevo Estatuto Legal al Consorcio de
Compensación de Seguros, en el que se rompía el carácter monopolístico de una de sus
principales funciones, que era la vinculada a los riesgos extraordinarios. Al mismo tiempo se
modificó el régimen jurídico del Consorcio de Compensación de Seguros, que dejó de ser
organismo autónomo y pasó a convertirse en sociedad estatal. Mediante Real Decreto
Legislativo 7/2004, de 29 octubre, se aprobó el texto refundido del Estatuto Legal del
Consorcio de Compensación de seguros. En su artículo 6.1. se establece que el Consorcio, en
materia de riesgos extraordinarios, tendrá por objeto indemnizar, en la forma establecida en
este Estatuto Legal, en régimen de compensación, las pérdidas derivadas de acontecimientos
extraordinarios acaecidos en España y que afecten a riesgos en ella situados. Igualmente,
serán indemnizables por el Consorcio los daños personales derivados de acontecimientos
extraordinarios acaecidos en el extranjero cuando el tomador de la póliza tenga su residencia
habitual en España. A los anteriores efectos, serán pérdidas los daños directos en las personas
y los bienes, así como, en los términos y con los límites que reglamentariamente se
determinen, la pérdida de beneficios como consecuencia de aquéllos.
A los efectos previstos en el Estatuto Legal al Consorcio de Compensación de
Seguros, se entiende por acontecimientos extraordinarios (art. 6.1):
a) Los siguientes fenómenos de la naturaleza: terremotos y maremotos, las
inundaciones extraordinarias, las erupciones volcánicas, la tempestad ciclónica atípica y las
caídas de cuerpos siderales y aerolitos.
b) Los ocasionados violentamente como consecuencia de terrorismo, rebelión,
sedición, motín y tumulto popular.
c) Hechos o actuaciones de las Fuerzas Armadas o de las Fuerzas y Cuerpos de
Seguridad en tiempo de paz.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 190
A efectos exclusivamente de la cobertura del Consorcio, se entenderá por riesgos
situados en España los que afecten a:
- Los bienes inmuebles situados en el territorio nacional.
- Los bienes muebles que se encuentren en un inmueble situado en España, estén o no
cubiertos por la misma póliza de seguro, con excepción de aquellos que se encuentren en
tránsito comercial.
- En los demás casos, cuando el tomador del seguro tenga su residencia habitual en
España.
Sin embargo, de acuerdo con el artículo 6.3 del Estatuto Legal al Consorcio de
Compensación de Seguros, no serán indemnizables por el Consorcio, entre otros, los daños o
siniestros siguientes:
e) Los que por su magnitud y gravedad sean calificados por el Gobierno como
«catástrofe o calamidad nacional».
f) Los derivados de la energía nuclear.
g) Los debidos a la mera acción del tiempo o los agentes atmosféricos distintos a los
fenómenos de la naturaleza señalados en el apartado 1.
El Consorcio estará obligado a satisfacer las indemnizaciones derivadas de siniestros
producidos por acontecimientos extraordinarios a los asegurados que hayan satisfecho los
correspondientes recargos en favor de aquél y se encuentren en alguna de las situaciones
siguientes (art. 8):
a) Que el riesgo extraordinario cubierto por el Consorcio no esté amparado por póliza
de seguro.
b) Que, aun estando amparado por póliza de seguro, las obligaciones de la entidad
aseguradora no pudieran ser cumplidas por haber sido declarada judicialmente en concurso o
que, hallándose en una situación de insolvencia, estuviese sujeta a un procedimiento de
liquidación intervenida o ésta hubiera sido asumida por el propio Consorcio.
2. La obligación del Consorcio amparará necesaria y exclusivamente a las mismas
personas o bienes y por las mismas sumas aseguradas que se hayan establecido en las pólizas
de seguro, sin perjuicio de lo que reglamentariamente se establezca en relación con los daños
a vehículos de motor y con los pactos de inclusión facultativa en las pólizas.
Esta obligación se limitará a las indemnizaciones que proceda abonar conforme a la
Ley española de Contrato de Seguro.
3. En todas las pólizas incluidas en el artículo anterior figurará una cláusula de
cobertura por el Consorcio de los riesgos extraordinarios, en la que se hará referencia expresa
a la facultad para el tomador del seguro de cubrir dichos riesgos con aseguradores que reúnan
las condiciones exigidas por la legislación vigente. Dicha cláusula será aprobada por la
Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, a propuesta del Consorcio, y se
publicará en el «Boletín Oficial del Estado».
La tramitación de los siniestros en los que el Consorcio tenga la condición de
asegurador o reasegurador, se realizará con vinculación a la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de
Contrato de Seguro y en particular al dictamen de los peritos a que se refiere el artículo 38,
párrafo séptimo, de la referida Ley, con las siguientes reglas especiales:
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 191
- En la tramitación de los siniestros en el seguro de responsabilidad civil derivada de
la energía nuclear, será preceptivo el informe técnico del Consejo de Seguridad Nuclear sobre
el accidente, sus causas, su extensión y sus efectos.
- En la tramitación de los siniestros en el seguro de incendios forestales en que el
Consorcio tenga función de asegurador, se acompañará a la reclamación certificación de la
autoridad competente sobre las causas del siniestro y la extensión aproximada del área
afectada por el incendio. En las reclamaciones por lesiones en las personas se acompañará
informe médico sobre las lesiones y sus causas, así como del alta o defunción, en su caso.

7 INTERVENCIONES URGENTES Y DECLARACIÓN
DE HECHO O ZONA CATASTRÓFICA
La declaración de hecho o zona catastrófica y su solicitud por los órganos
competentes, así como la adopción de medidas coordinadas y la concesión de ayudas en
situaciones de emergencia o grave riesgo, y en los supuestos de daños a personas y bienes
ocasionados por catástrofes, calamidades públicas u otros acontecimientos de análoga
naturaleza, se realizarán de acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 692/1981, de 27 de
marzo. La adopción de estas medidas de carácter inmediato y la concesión de ayudas
corresponderá al Ministerio del Interior, bien directamente o a través de los Delegados o
Subdelegados, en su caso, del Gobierno de acuerdo con las directrices e instrucciones de la
Dirección General de Protección Civil. Para ello, podrán recabar la colaboración de las
autoridades locales y la intervención de los servicios de los distintos Departamentos
ministeriales y Organismos dependientes de los mismos. Las ayudas de carácter inmediato
que se presten se financiarán con cargo a los créditos consignados en los Presupuestos
Generales del Estado y de los Organismos autónomos para atenciones motivadas por
siniestros, catástrofes u otras necesidades de reconocida urgencia.
Las anteriores medidas se adoptarán con independencia y sin perjuicio de las
que puedan emprenderse por las Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales
con cargo a los créditos consignados en sus presupuestos específicos para ayudas,
beneficios, subvenciones y demás que puedan solicitarse con ocasión de los referidos
eventos. Estas medidas, pueden ser, entre otras:
a) Subvenciones con cargo a los créditos de Planes Provinciales para las reparaciones
en obras y servicios de las Corporaciones Locales, siempre que se ajusten a la normativa
vigente en la materia y los créditos correspondientes no se hallen asignados directamente por
los Presupuestos Generales del Estado o por acuerdo del Consejo de Ministros.
b) Subvenciones y ayudas de Departamentos ministeriales y Entidades públicas.
c) Prioridad en la tramitación y concesión de créditos ordinarios por las Entidades
Oficiales de Crédito y posibilidad de concesión de créditos excepcionales por las mismas.
d) Concesión de moratorias u otros beneficios en la amortización de créditos
pendientes.
e) Concesión de franquicias arancelarias para la reposición de material.
f) Moratorias en el abono de las obligaciones correspondientes a la Seguridad Social,
de acuerdo con la legislación vigente en la materia.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 192
g) Asignación de fondos de empleo comunitario para la realización de obras de
reparación de los daños causados.
h) Concesión de cupos de viviendas de protección oficial de promoción pública.
i) Programación y ejecución de obras municipales o provinciales de nuevo
establecimiento, ampliación o reparación, a cargo de Organismos estatales.
j) Declaración de urgencia a efectos de ocupación de terrenos, contratación y
ejecución de obras en relación con lo dispuesto en el artículo 52 de la Ley de Expropiación
Forzosa, y en la Ley de Contratos del Estado.
k) Asistencia y asesoramiento de carácter técnico, jurídico y administrativo.
l) Ejecución de obras y cualesquiera otras actuaciones dirigidas a la reparación de los
daños causados y a evitar en el futuro la repetición de los hechos catastróficos producidos.
No obstante lo anterior, quedan excluidos de las medidas señaladas los daños que sean
indemnizables por compañías de seguros, mutuas o entidades de carácter similar, de
naturaleza pública o privada, o los que sean consecuencia de riesgos susceptibles de previo
aseguramiento. Sin embargo, cuando, por razón de las personas afectadas por los daños o por
el carácter de las circunstancias que los hubieran originado, concurran motivos de equidad, el
Gobierno podrá acordar la concesión de las ayudas señaladas, sin que, en este caso, la suma
total de las indemnizaciones percibidas sea superior al montante de los daños producidos. La
apreciación de las circunstancias de equidad a corresponderá al Gobierno a propuesta de la
Comisión Nacional de Protección Civil y previo informe de los Ayuntamientos o
Diputaciones, en función del ámbito territorial comprendido en la zona catastrófica, y, en todo
caso, de las organizaciones que agrupen los intereses sectoriales afectados.
El Ministro del Interior, previo estudio, coordinación y propuesta de la Comisión
Nacional de Protección Civil, oída la Comisión Provincial de Gobierno respectiva, podrá
proponer la elevación al Gobierno de los Planes de actuaciones reparadoras descritas. A tal
fin, serán convocados, en representación de los Departamentos cuya competencia se vea
afectada por las decisiones que hayan de adoptarse, los Subsecretarios de los mismos o
Directores generales en quienes deleguen y especialmente, de los Ministerios de la
Presidencia, Hacienda, Obras Públicas y Urbanismo, Agricultura, Economía y Comercio,
Trabajo, Sanidad y Seguridad Social y Administración Territorial. Estas actuaciones
reparadoras se financiarán, de conformidad con lo acordado por el Gobierno al aprobar los
planes correspondientes, con cargo a los créditos de los distintos Departamentos ministeriales
y Organismos dependientes de los mismos para las actividades que se correspondan con la
naturaleza de los daños ocasionados.
En el plazo de 15 días a partir de la fecha en que se hubiera producido el hecho,
teniendo en cuenta las propuestas y solicitudes que en su caso se formulen por las Autoridades
municipales o provinciales, organizaciones profesionales, entidades privadas o particulares,
efectuadas las comprobaciones oportunas y previo informe de la Comisión Provincial de
Gobierno, el Gobernador Civil deberá remitir el escrito de iniciación del expediente a la
Comisión Nacional de Protección Civil. En este escrito o en los documentos complementarios
que se adjunten se harán constar los siguientes extremos:
a) Zona territorial y volumen de población afectados.
b) Descripción del hecho y justificación de su gravedad y carácter catastrófico.
c) Descripción detallada de los daños producidos.
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 193
d) Valoración económica de los daños con indicación de los elementos tenidos en
cuenta para realizarla.
e) Consecuencias económicas y sociales que se hayan producido o que
previsiblemente hayan de producirse.
f) Ayudas concretas que se solicitan, con expresión del carácter y contenido de las
mismas.
g) Cualquier otra circunstancia que permita evaluar los efectos, cuantía o carácter de
los daños y determinar las medidas adecuadas para su reparación.
La Comisión Nacional de Protección Civil estudiará, coordinará y propondrá al
Gobierno, en el plazo de 15 días a partir de la recepción del expediente, las medidas a adoptar
para la rehabilitación de los servicios públicos afectados y para la reparación de los daños
producidos. Los daños que afecten exclusivamente a bienes adscritos o a competencias
atribuidas a un solo Ministerio, el Subdelegado del Gobierno, previo informe de la Comisión
Provincial de Gobierno, remitirá el expediente a la Dirección General de Protección Civil, que
lo tramitará al Ministerio correspondiente.
En los casos excepcionales, bien por la magnitud de la catástrofe, la precaria situación
de la población, afectada o la urgencia en la adopción de medidas para evitar el incremento de
los daños sufridos, el Ministerio del Interior podrá proponer directamente al Gobierno la
adopción de medidas concretas con el fin de paliar en lo posible las consecuencias de los
daños, justificando tales circunstancias en el propio expediente.
La declaración de hecho o zona catastrófica, la determinación de las ayudas,
beneficios, subvenciones y medidas que en cada caso deban adoptarse, así como la
designación de los Departamentos ministeriales y Organismos autónomos a quienes
corresponda la financiación y ejecución de las mismas, corresponde al Consejo de Ministros.
Este acuerdo será inmediatamente comunicado a la Comisión Nacional de Protección Civil,
Departamentos y Organismos interesados, así como al Gobierno Civil de la provincia o
provincias a que pertenezcan las zonas afectadas. Una vez declarada, los Subdelegados del
Gobierno, velarán por la ejecución de las medidas aprobadas por el Gobierno e informarán
mensualmente a la Comisión Nacional de Protección Civil sobre el cumplimiento de los
acuerdos adoptados y sobre la efectiva aplicación de las ayudas a los fines para los que fueron
concedidas, al objeto de que dicha Comisión pueda ejercitar la función coordinadora que le
corresponde. La evaluación respecto del cumplimiento de lo acordado por el Consejo de
Ministros o por los Ministerios competentes, se llevará a cabo por la Comisión Nacional de
Protección Civil, cuyos informes serán elevados periódicamente a aquél por el Ministro del
Interior con las propuestas que procedan para la solución de los problemas que se observen.
La declaración de zona catastrófica conlleva la adopción con carácter urgente de un
conjunto de medidas paliativas y reparadoras adecuadas a la situación creada, que contribuyan
al restablecimiento inmediato de la normalidad en las zonas siniestradas. Al mismo tiempo
supone el establecimiento de los procedimientos que garanticen con la necesaria rapidez y
flexibilidad la financiación de los gastos que se deriven de la reparación de los daños
catastróficos producidos y de la realización de los servicios públicos afectados. Esto es,
implica la previsión para lograr que la aplicación de las medidas reparadoras se lleve a cabo
mediante la debida coordinación y actuaciones entre los órganos y autoridades de la
Administración Central y de las Comunidades Autónomas respectivas.
Además de lo expuesto, la declaración de zona catastrófica podrá establecer la
inhabilidad de determinados días a efectos judiciales, administrativos, mercantiles, notariales
DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 194
y civiles, a los efectos de poder atender mejor al evento, contribuyendo a la normalización de
la situación. Igualmente, podrá determinar las prescripciones relativas a los seguros así como,
en su caso, la habilitación de créditos extraordinarios para proceder al urgente abono de las
indemnizaciones pertinentes. Contendrá las previsiones sobre las moratorias que se
establezcan, determinando las personas beneficiadas y derechos afectados. Así pueden afectar
a las diferentes obligaciones de pago, tales como créditos hipotecarios y pignoraticios, sus
amortizaciones e intereses vencidos, y las condiciones para que se apliquen. Así mismo
pueden establecerse aplazamientos, minoraciones y exenciones de las cuotas de los impuestos
y contribuciones que se señalen, en tanto que afectadas por la catástrofe y, en su caso, la
devolución de las abonadas.
La declaración de zona catastrófica podrá afectar, igualmente, a los expedientes de
regulación de empleo que tengan su causa en los daños producidos por las lluvias torrenciales
y tormentas, que podrán tener la consideración de provenientes de una situación de fuerza
mayor, con las consecuencias que se derivan de ésta y que se contemplan en los artículos 47 y
51 del Estatuto de los Trabajadores y 12.2 de la Ley de Protección por Desempleo. En los
expedientes en que se resuelva favorablemente la suspensión temporal de contratos en base a
circunstancias excepcionales, la autoridad laboral podrá autorizar que el tiempo en que se
perciban las prestaciones por desempleo que traigan su causa inmediata de las lluvias
torrenciales y tormentas no se compute a efectos de consumir los períodos máximos de
percepción establecidos. Igualmente, podrá autorizarse que se perciban prestaciones por
desempleo aquellos trabajadores incluidos en dichos expedientes que carezcan de los períodos
de cotización necesarios para tener derecho a las mismas.
En la norma de declaración podrá preverse la concesión de créditos extraordinarios,
expresando la cuantía y la partida presupuestar a la que se imputan, para la atención del
evento. En este punto, podrán autorizarse la transferencias necesarias para la atención de las
ayudas, subvenciones o beneficios, gastos e inversiones y demás atenciones relacionadas con
la finalidad del mismo. Para ello el Instituto de Crédito Oficial podrá concertar operaciones de
crédito, por el importe que se determine, con la finalidad exclusiva de financiar los créditos
excepcionales que puedan acordarse para atender a las personas o Entidades que hayan
sufrido daños directos como consecuencia del desastre o calamidad. Podrán concederse,
igualmente, moratorias para los afectados que tengan créditos pendientes.
La declaración podrá llevar implícita la posibilidad de declarar zonas de actuación
especial a las áreas afectadas con objeto de que puedan restaurarse en lo posible y reponerse
en la situación anterior a la catástrofe.
Por último, la declaración de zona catastrófica supone el establecimiento de los
mecanismos de colaboración y cooperación de las distintas Administraciones implicadas, y,
en su caso, la creación de órganos específicos que gestionen las medidas adoptadas.

DIPLOMA EPU EN SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXT. DE INCENDIOS Y SALVAMENTO.
MÓDULO VIII: OPERACIONES EMERGENCIAS: RIESGOS TECNOLÓGICOS

Pág. 195
Web Ministerio Interior
ht t p: / / w w w . pr ot ecci onci v i l . or g/ sgsgr / sgsgr pr e.ht m

AYUDAS EN CASOS DE SINIESTROS O CATASTROFES
NORMATIVA REGULADORA Y CONCEPTO
AYUDAS A UNIDADES FAMILIARES DAMNIFICADAS
AYUDAS A CORPORACIONES LOCALES DAMNIFICADAS
AYUDAS A PERSONAS FÍSICAS O JURÍDICAS POR PRESTACIÓN DE BIENES O
SERVICIOS
PLAZO DE LA SOLICITUD Y PROCEDIMIENTO APLICABLE
PAGO Y JUSTIFICACION

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful