You are on page 1of 95

DEDICATORIA.

En este día tomamos el lápiz para darle gracias a Dios todopoderoso por iluminarnos y
permitirnos culminar una de nuestras principales metas, la cual nos permitirá continuar con
pasos firmes por el largo camino de la vida.

A la memoria de todos esos seres que hoy día no se encuentran con nosotros, que nos
brindaron amor, comprensión y apoyo, guiándonos por el camino del bien.

A todos nuestros padres ejemplo de trabajo, esfuerzo, amor, unión. Comprensión y apoyo
constante e incondicional a todas nosotras.

Algunos compañeros y amigos que con sus sabios consejos nos orientaron para obtener este
triunfo.

A todas aquellas mujeres que luchan para emprender su superación personal y profesional.
I

AGRADECIMIENTO

Tras cualquier obra de divulgación que necesariamente se apoye en una acumulación de
hechos y obtenga datos de múltiples fuentes, existen muchos colaboradores desconocidos y
anónimos; así mismo en nuestro caso ha habido un puñado de individuos sin cuya ayuda y
aliento esta tesis seguramente no hubiera podido realizarse.

Damos en especial las gracias, primeramente a Dios como Señor soberano del universo por
darnos la oportunidad y la luz divina para realizar nuestro proyecto.

Les damos gracias especialmente a nuestros padres por el apoyo moral y económico gracias
a cual pudimos desarrollar nuestro proyecto y llevarlo a feliz término.

Cooperadora

Agradecemos a todos los profesores y en especial a la profesora Muñoz Elizabeth por
darnos las indicaciones necesarias y siempre estar al pendiente de todas las dudas e
inquietudes para poder facilitar la elaboración de este estudio.

Al centro de desarrollo infantil Nº 5 en el cual fuimos atendidos de manara maravillosa y
desinteresa por la psicopedagoga Mari Auxiliadora Mora tutora de nuestra tesis, quien de
manera muy cortes nos brindo la mejor atención y valiosa información y de habernos
orientados de la mejor manera.
ii

INTRODUCCIÓN

Una nueva generación de criaturas con aura azul esta llegando masivamente a la tierra para
salvar a la humanidad para ayudar a la transformación social, educativa, familiar y
espiritual del planeta. No es el eslogan de una nueva película, si no el enunciado de un
nuevo fenómeno en el que algunas personas creen con pasión: los niños índigos. Según una
variada y ecléctica bibliografía sobre el tema, son la generación de niños que están
naciendo en la actualidad y cuyo nombre índigo proviene del color de su aura, esa energía
que todos tenemos y solo algunos dicen ver. La teoría, que aun no tiene comprobación
científica sostiene que los niños estarían llegando con una estructura cerebral diferente,
gran intuición, sensibilidad extrema y energía en exceso. Son pequeños a los que les resulta
prácticamente imposible adaptarse a los modelos educativos tradicionales, muy creativos,
tienen facilidad para comunicarse mentalmente con los anímales (con esto no queremos
decir que hablen con lo animales o lean sus pensamientos sino que su sensibilidad es tal que
logran percibir lo que ansían), una importante fragilidad emocional y habilidades innatas
para la curación y telepatía. Los más arriesgados hasta llegan afirmar que traerían en su
ADN lo que todos los seres humanos quisieran tener: una potente resistencia a las
enfermedades terminales. A los niños índigos se les tiende a comparar con los niños
hiperactivos, pues tiene respuestas similares a la de está anomalía, como por ejemplo,
cuando algo no le interesa no le presta atención,
iii

Lo cual conlleva a pensar que presentan déficit de atención, es por eso que para poder
comprender que a plenitud lo que es un niño índigo, es de necesario conocer lo que es un
niño hiperactivo y sus emanaciones.

La Hiperactividad infantil es un trastorno de conducta de origen neurológico. Su incidencia
es de un 3% a un 5% de la población infantil; Sucede más en niños que en niñas y
aproximadamente un 25% de los niños hiperactivos incurren en actos delictivos, abusan del
alcohol, drogas; el principal trastorno de los niños hiperactivos es el "Déficit de atención" y
no el "Exceso de actividad motora". El "Déficit de atención" habitualmente persiste y el
"Exceso de actividad motora" desaparece.

La hiperactividad es un trastorno que no es fácil de medir, ya que la conducta no suele ser
extraña o inusual en niños de la misma edad. La edad crítica son los cinco ó seis años. A
ésta edad se le exige un comportamiento disciplinado en el colegio y el niño hiperactivo no
es siempre capaz de ajustar su conducta a las reglas de la clase, con lo que si a partir de esta
edad hay un comportamiento extraño conviene que se le diagnostique cuanto antes.

El diagnóstico del niño hiperactivo obliga a una valoración rigurosa de los distintos
contextos (colegio, hogar, entre otros) y por los diversos responsables (padres, profesores u
otros), que conviven con él. El análisis del niño hiperactivo no cuenta con pruebas o
técnicas que confirmen de una manera precisa y evidente el trastorno como cuando, por
ejemplo, se hace un análisis de sangre.
iv

INDICE GENERAL

Dedicatoria……………………………………..……………………………………….. i

Agradecimiento…………………………………………………………………………ii

Introducción…………………………………………………………………………….iii

Índice general……………………………………………………………….. ………..v

Lista de gráficos………………………………………………………….………….vii

CAPITULO

EL PROBLEMA

Planteamiento del problema…………………………………………………3

Justificación del problema………………………………………………….4

Objetivos del estudio…………………………………………....................5

Alcance de la investigación……………………………………………….. 5

MARCO TEORICO

Antecedentes del problema…………………………………………………7

Niños índigo………………………………………………………………..7

Progresos en el sistema inmunológico de los niños índigos……………………………
……………………………………………………..8

Medidas para tratar a un niño índigo………………………….9

Características para identificar los niños índigos………. 11

Relación entre niños índigos e hiperactivos……………....12

Tipos de los niños índigos……………………………………….13

Niños hiperactivos…………………………………………………..15

v
Causas y características del ADHD………………………….16

Tipos de ADHD…………………………………………………….16

Los comportamientos fundamentales de los niños hiperactivos………………………
…………………………………………………18

Tratamiento y terapias para niños hiperactivos……….19

Juegos educativos para niños hiperactivos………………21

Bases teóricas………………………………………………………………….22

Limitaciones del estudio…………………………………………………… 23

Definición de términos básicos………………………………………….24

MARCO METODOLOGICO

Tipos de investigación………………………………………………………..26

Construcción y selección del instrumento…………………………….27

ANALISIS E INTERPRETACION DE RESULTADOS

Resultados……………………………………………………………………….28

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Conclusiones……………………………………………………………………35

Recomendaciones……………………………………………………………37

BIBLIOGRAFÍA………………………………………………………………………44

ANEXOS
vi

LISTA DE GRÁFICOS

pp.

GRÁFICO Nº

. Distribución porcentual relativa a los conocimientos que tienen los docentes sobre
que es un niño índigo……………….28

. Distribución porcentual relativa a los conocimientos que tienen los docentes sobre
que es un niño hiperactivo……….29

Distribución porcentual concerniente como definen un niño índigo……………………
………………………………………………………30

Distribución porcentual sobre las características de los niños hiperactivos……………
…………………………………………………….30

Distribución porcentual acerca de la relación entre los niños índigos e hiperactivos…
……………………………………………………31

Distribución porcentual para verificar si los maestros saben si tienen niños índigos…
………………………………………………………31

Distribución porcentual para verificar si los maestros saben si tienen niños
hiperactivos………………………………………………..32
Distribución porcentual para confirmar como son tratados los niños hiperactivo………
……………………………………………………32

Distribución porcentual para confirmar como son tratados los niños índigos…………
……………………………………………………….33

Distribución porcentual relativa al cumplimiento de normas en los niños índigos……
…………………………………………………33

vii

. Distribución porcentual concerniente que es la hiperactividad………………………
…………………………………….34

Distribución porcentual referida al nombre “índigo”…….34

viii
CAPITULO I

EL PROBLEMA

Esta sección de la investigación comprende el planteamiento del problema y sus
generalidades, la justificación y el objetivo del estudio. De igual manera se exponen las
principales limitaciones confrontadas durante su ejecución.

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

El problema se relaciona directamente con los niños índigo y los niños hiperactivos, los
cuales han sido objeto de numerosos análisis para la diferenciación de ellos ya que se
tienden a confundir.

La mayoría de las instituciones escolares en el contexto mundial están atravesando
situaciones difíciles sobre este particular que requieren de una constante revisión. Puesto
que las docentes de diversos planteles en reiteradas ocasiones no saben distinguir entre un
niño índigo y un niño hiperactivo ya que por el sólo hecho de ser inquietos, presentar
ciertos problemas de disciplina y no ser capaces de adaptarse a los viejos programas de
enseñanza son catalogados de hiperactivos o mala conducta.

JUSTIFICACIÓN DEL PROBLEMA

La investigación a desarrollarse está dirigida al estudio de uno de los temas más nuevos,
interesante y controvertidos de nuestra sociedad, vista a la desinformación que presentan
las personas sobre estos temas.

Es necesario resaltar que hay tres tipos diferentes de niños hiperactivos, algunos niños no
prestan atención, pero no exhiben señales de hiperactividad, otros son impulsivos
(hiperactivos) mientras que otros exhiben una mezcla de ambos tipos, al igual que los niños
hiperactivos presentan diversos prototipos los niños índigos se clasifican en cuatro grupos;
tenemos los niños humanistas, los niños conceptuales, los niños artistas y los niños ínter
dimensionales.

En cuanto a su relevancia, la investigación trasciende más allá de su propia ejecución, por
cuanto aportara datos e informaciones de mucha relevancia para las masas. Su pertinencia
esta implícita en la información que se recolectara para tener una visión global de esta
problemática y de esta manera, formalizar posibles alternativas u opiniones sobre el
problema, constituirá de igual forma un estudio que permitirá la realización de otras
investigaciones de mayor profundidad sobre el tema analizado.

Desde el punto de vista didáctico el estudio aportara al docente la información que necesita
para la organización y planificación de estrategias de concientización dirigidos a las
personas en relación a los niños índigos e hiperactivos, así también para la indagación de
ellos. Estas consideraciones son pertinentes para el contexto educativo actual, donde cada
día se hace más evidente la necesidad de promover la enseñanza efectiva y formativa al
público en general.

1.3 OBJETIVOS DEL ESTUDIO

En la investigación se consideran los siguientes objetivos:

a.- objetivos generales:

1 Determinar el grado de conocimiento de docentes en cuanto a niños índigos

• Demostrar mediante instrumentos experimentales la tendencia a confundir dichas
clasificaciones

• Determinar el grado de conocimiento de docentes en cuanto a niños hiperactivos

b.- objetivos específicos:

• Conocer estrategias utilizadas por docentes para el manejo de niños

• Comparación de estrategias a través de métodos experimentales.

• Fundamentación teórica.

1.4 ALCANCE DE LA INVESTIGACION

Responder todas las interrogantes y aclarar cualquier duda relacionada a los niños índigos e
hiperactivos, a la medida de lo posible, remitiéndonos al material con el cual contamos.

Los datos e informaciones recolectadas fueron organizados en una matriz de doble entrada
para su organización, clasificación y análisis estadístico; para posteriormente dicha
indagación se descrita en gráficos circulares, para una mayor perspicacia e interpretación
del tema.

CAPITULO II

MARCO TEORICO.

Síntesis conceptual de las investigaciones o trabajos realizados sobre el problema
formulado, con el fin de determinar el enfoque metodológico del proyecto de investigación;
en este capitulo se desarrollan lo concerniente a los antecedentes del problema, las bases
teóricas y la definición de términos básicos.

2.1 ANTECEDENTES DEL ESTUDIO
niños índigos:

Una nueva raza humana, más sensible y democrática, menos autoritaria y manipuladora, ya
comienza a poblar el Planeta. Se trata de seres especiales aunque tan terrenales como sus
padres. Solo que, a diferencia de estos, traen consigo la tarea de propulsar cambios en la
humanidad, a los cuales se les adjudica grandes dosis de intuición, que se demuestra en el
desarrollo de la telepatía, cualidades para predecir el futuro, y hasta reconocer la presencia
de seres etéreos como hadas y duendes a su alrededor. Además, algunos menores llegan al
mundo con el don de la sanación.

"Los niños índigo, como su nombre lo sugiere, no son niños azules, si no que se les
denomina así porque su aura, o campo energético, tiende a reflejarse dentro de los colores
añiles, azules, manifestando la utilización de centros energéticos superiores", Asegura
Maria Dolores Paoli, especialista en psicoespiritualidad.

Desde la perspectiva de la psicoespiritualidad se puede observar la llegada de nuevos niños
que traen como misión generar cambios positivos en el planeta a través de la sensibilidad,
el amor, el respeto, tolerancia y cooperación.

progresos en el sistema inmunológico de los niños índigos

Niños nuevos nacen en el planeta los cuales vienen con características que asombran a
todos ya que se ha determinado que su estructura de ADN es distinta al de los seres
humanos; pues tiene cuatro nucleicos combinados en grupos de tres a tres que producen
veinticuatro codones los cuales contienen cuatro codones mas que el hombre corriente. Los
Niños Índigo fueron mencionados, por vez primera, por otra espiritualista norteamericana
llamada Nancy Ann Tape, quien tiene la habilidad de ver las auras humanas y en sus
estudios y observaciones determinó que el aura de estos niños es de color índigo o azul añil,
un poco usual en el aura.

Los llamados Niños Sida son un tipo muy particular de niños que no solo son inmunes al
Sida o Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida, sino también a otras enfermedades
como el cáncer y en general a todas las enfermedades. Dichas investigaciones comenzaron
cuando un niño que heredo el Sida de su madre y solo se mantuvo enfermo hasta los 6 años
de edad, para sorpresa de muchos el Sida desapareció completamente. Pareciera que
estamos vislumbrando el nacimiento de una nueva raza, raza que ya no sufrirá de ninguna
enfermedad y que podrá vivir muchos años, permaneciendo joven, superando
marcadamente la esperanza de vida del hombre actual.

El 80 % de los niños que están naciendo en el todo el planeta, se corresponden con las
características de los Niños Índigo, podemos optar entre dos alternativas: una es que estos
niños se distribuyen equitativamente en todos los países y la otra es que serán atraídos a
nacer donde las condiciones les sean más propicias para su desarrollo y cumplimiento de su
misión. En nuestro caso, un mayor y cada vez más sorprendente desarrollo de la tecnología
y de las artes, que están llamados a establecer los jóvenes y adultos índigos, consecuencia
del uso indistinto de ambos hemisferios cerebrales y que establece una diferencia con las
generaciones anteriores; supondrá un nuevo Renacimiento
medidas para tratar a un niño índigo

Hay un hecho que sorprende a padres y educadores y es que están naciendo cerca de ellos,
niños súper inteligentes, pero con una conducta que trae de cabeza a los especialistas y muy
preocupados a los padres que se ven sorprendidos, cada vez más, por la forma inusual de
comportamiento que expresan estas criaturas.

Estos niños extraordinarios o Súper-niños, llamados los Niños de la Vibración de Cristal o
los Niños del Milenio y que conforman una nueva raza en el planeta, fueron denominados
Niños Índigo por la escritora norteamericana Nancy Ann Tape, debido al color índigo o azul
añil de su aura, color nuevo en el aura de los seres humanos o más bien muy raro en el
pasado. Hoy por hoy algunos padres y educadores se ensañan seriamente en querer cambiar
y someter a estos niños y recurren al dicho popular: "sino es por las buenas es por las
malas, total yo soy tu padre". Pero ya este patrón no rige y es totalmente inapropiado u
obsoleto. Pegarle al niño con el cuento de que una nalgadita oportuna no hace daño
ocasiona heridas emocionales y es tan doloroso como una fuerte paliza o como agredirlos
verbalmente. Percátese de que usted lo hace desde su rabia y que está repitiendo el patrón
con el cual usted fue manipulado. Los niños índigo no están dispuestos a ser obedientes,
porque ellos no aceptan imposiciones, pero si se muestran dispuestos a conciliar acuerdos,
siempre y cuando se den explicaciones razonables y entendibles para ellos. Esto no es una
situación fácil porque se ubican en paradigmas muy diferentes y hasta opuestos.
Generalmente ellos son más felices en la guardería y en la escuela, quizás porque son
conducidos por manos expertas y en un ambiente de más libertad del que viven en sus
hogares y porque se desenvuelven con otros niños índigo. Numerosos niños, hoy en día,
permanecen mucho tiempo en hogares de espacios muy reducidos, sin contacto con la
naturaleza y además encerrados y con poca comunicación. Este es el ambiente más
inadecuado para un niño y mucho mas para un Niño Índigo. Por razones de su excesiva
inquietud a los niños índigo se les califica de hiperactivos o son diagnosticados,
equivocadamente, de que sufren de Desorden de Hiperactividad- DDHA. Este diagnóstico
se hace sobre la base de una observación muy subjetiva de sus padres y maestros pero en la
mayoría de los casos no se encuentra un factor neurobiológico causante de su conducta. En
consecuencia son tratados en forma inapropiada administrándoles drogas, algunas de las
cuales producen adicción. De esta manera solo se logra enmascarar la situación real, por lo
que el problema sigue sin resolver.

Características para identificar a los Niños Índigo:

• Tiene gran sensibilidad

• Tiene energía en exceso

• Se distrae fácilmente o tiene bajo poder de concentración.

• Necesita adultos emocionalmente estables y seguros a su alrededor

• Se resiste a la autoridad si ésta no está democráticamente orientada
• Prefiere otras formas de aprendizaje -para la lectura y las matemáticas en particular.

• Puede frustrarse fácilmente porque tiene grandes ideas pero pocos recursos o
personas dispuestas a ayudarle a realizarlas

• Aprende a un nivel exploratorio, y se resiste a memorizar mecánicamente o a ser un
mero oyente.

• No dura mucho tiempo sentado a menos que esté absorto en un tema de su interés.

• Es muy compasivo y tiene muchos miedos, tales como a la muerte y a la pérdida de
sus seres queridos.

• Si experimenta fracasos o decepción a edad muy temprana, puede desistir y
desarrollar un bloqueo permanente.

• Algunas frases extraídas del libro

• "Muchas personas tienen dificultad en relacionarse con estos emisarios, porque se
acercan a ellos con creencias y normas preconcebidas que los niños no comparten."

• "Los niños son todo lo que necesitan ser. Son ellos mismos. Dejémoslos solos para
que puedan ser exactamente lo que son."

• Problemas que los Índigos pueden experimentar

• Exigen mucha atención y sienten que la vida es demasiado valiosa para dejarla
pasar. Quieren que las cosas sucedan y con frecuencia fuerzan una situación a fin de
obtener lo deseado.

• Pueden llegar a irritarse emocionalmente por quienes no entienden el fenómeno
Índigo. Ellos no pueden entender por qué las personas operan en modalidades no
basadas en el amor. Aún así, son extremadamente resistentes y hábiles para ayudar a
niños necesitados aunque su ayuda a menudo sea rechazada. En la juventud pueden
tener problemas de adaptación con otros niños.

• Los Niños Índigo a menudo son diagnosticados con desórdenes de atención (ADD -
Attention Deficit Disorder) o alguna forma de hiperactividad.

Relación entre niños índigos e hiperactivos:

Los niños índigo generalmente tienen respuestas de hiperactividad y también de
distracción, cuando se les obliga hacer cosas en las que ellos no están interesados. Estos
niños funcionan bien en un ambiente menos rígido, no autoritario, en el cual se les permita
escoger sus actividades y aprender a través de movimientos donde utilicen todo su cuerpo y
muy especialmente sus manos. Esto es debido a que los niños índigo tienden a aprender y a
percibir el mundo, como los ciegos, a través del tacto, sentido que tienen desarrollado más
allá de lo común. Su cerebro no procesa información a cabalidad, a través de la vista o del
oído, porque los índigos son niños táctiles y si ese factor no es tomado en cuenta, entonces
ellos pueden presentar problemas de aprendizaje. Esta característica se resalta al alcanzar
los 7 u 8 años, cuando comienzan a presentar dificultades para escribir correctamente sus
tareas. A ellos les resulta problemático adaptarse al viejo sistema educativo de ponerse de
pie para leer al grupo o escribir en la pizarra, pero contradictoriamente les encanta expresar
su creatividad cantando y bailando ante un público. Esta es la razón del fenómeno Shakira,
la famosa cantante colombiana, cuyos discos son muy populares entre los niños índigo de
cualquier edad. Observen como especialmente las niñas la imitan espontáneamente y con
mucha facilidad mientras se divierten un mundo. Sin duda que Shakira es una joven índigo.
Los niños índigo son nuestro futuro.

Tipos de los niños índigos:

Hay cuatro tipos diferentes de Índigos, cada uno con un propósito:

El humanista: El primero es el Índigo humanista que está destinado a trabajar con las
masas. Ellos son los médicos, abogados, profesores, comerciantes, ejecutivos y políticos del
mañana. Ellos servirán a las masas y son muy hiperactivos y extremadamente sociables.
Ellos hablarán con todo el mundo, siempre en forma muy, pero muy amigable. Ellos son
torpes y muy hiperactivos. Algunas veces se estrellarán contra una pared porque olvidaron
poner los frenos. Ellos no saben cómo jugar con un juguete, pero le sacarán todas las partes
que contengan y probablemente después no lo vuelvan a tocar. Son del tipo de persona al
que hay que recordarles las cosas permanentemente, porque a menudo se olvidan de las
órdenes simples y se distraen. Son lectores feroces.

El conceptual: Los Índigos conceptuales están más interesados en proyectos que en
personas. Ellos serán los ingenieros, arquitectos, diseñadores, astronautas, pilotos y
militares del mañana. Ellos no son torpes, por el contrario, son niños muy atléticos. Son
controladores y la persona que más tratan de controlar es a su madre si son niños, y a su
padre si son niñas. Este tipo de Índigo tiene tendencia a la adicción, especialmente a drogas
durante la adolescencia. Sus padres deben vigilar estrechamente sus patrones de
comportamiento.

El artista: El Índigo Artista es mucho más sensible y su cuerpo a menudo es más pequeño,
aunque eso no es una regla general. Están más inclinados hacia el arte, son muy creativos y
serán los profesores y artistas del mañana. Sea lo que sea a lo que se dediquen, siempre
estarán orientados hacia el lado creativo. Dentro del campo de la medicina, serán cirujanos
o investigadores. En el campo de las artes, serán los actores. Entre los 4 y los 10 años, ellos
pueden involucrarse en hasta 15 actividades creativas diferentes, le dedicarán 5 minutos a
una y luego la abandonarán.

El interdimensional: El Índigo interdimensional es mucho más grande que los demás
índigos, desde el punto de vista de la estatura. Entre los 1 y 2 años ya no les podrá decir
nada. Ellos dirán: "Yo ya lo sé" o "Yo puedo hacer eso", o "Déjame sólo". Son ellos quienes
traerán nuevas filosofías y espiritualidad a este mundo. Pueden llegar a convertirse en
bravucones y jactanciosos porque son mucho más grandes y también porque no encajan en
ningún patrón de los otros 3 tipos.

La anterior clasificación es muy marcada y resaltante. Los Niños Índigo tienen muchas
otras características no mencionadas y generalmente una combinación de los cuatro grupos
mencionados. Los niños índigo se estresan frecuentemente, especialmente si no son
tratados en la forma adecuada o no disfrutan de un ambiente físico donde ellos puedan
desplegar sus aptitudes y actitudes. Es importante conocer las causas de dicho estrés para
minimizarlo al máximo. .Algunos padres obligan a sus hijos a continuar con una actividad,
cuando ellos desisten, o estar permanentemente controlándolos, ordenándolos y diciéndoles
como debe comportarse o como deben hacerse las cosas a lo que ellos responden con llanto
y rabietas. Su excesiva energía de vida, no canalizada adecuadamente, ha llevado a los
especialistas a calificarlos como Hiperquinéticos.

Niños hiperactivos:

Es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDA/H) es una condición
neurobiológica que afecta aproximadamente del tres al siete por ciento de la población. En
la mayoría de los casos, se piensa que el trastorno por déficit de atención e hiperactividad
es heredado y tiende a correr en algunas familias más que el TDA/H es una condición de
por vida que afecta a niños, adolescentes y adultos de todas las edades. Afecta tanto a
hombres como a mujeres y a personas de todas las razas y de todos los trasfondos
culturales. La capacidad normal de atención de tres a cinco minutos por cada año de edad
del niño. Por lo tanto, un niño de dos años de edad debería ser capaz de concentrarse en una
determinada tarea por lo menos durante seis minutos, y un niño que entra al jardín de niños
debería poder hacerlo por lo menos durante quince minutos. (NOTA: la capacidad de
atención mientras el niño ve televisión no cuenta).

Causas y características del ADHD

Sus causas no se conocen; es muy posible que sea originado por un desequilibrio químico
en el cerebro. Aparentemente, tambien existe un factor genético, ya que el ADHD suele
ocurrir en familias. Todos los niños presentan algunos síntomas del ADHD en ciertos
momentos. Los niños con ADHD presentan síntomas notablemente más graves y
constantes; contrario a los niños normales llenos de energía, los síntomas de los niños con
ADHD hacen que enfrenten dificultades en la escuela y con su familia y sus relaciones con
colegas. Asimismo, dichos síntomas no desaparecen con la edad. Los comportamientos
relacionados con el ADHD pueden continuar durante la edad adulta. En la edad adulta, los
síntomas del ADHD pueden continuar a provocar dificultades en las relaciones así como
problemas en el desempeño laboral y la conservación del empleo.

Tipos de ADHD

Hay tres tipos distintos de ADHD. Algunos niños no prestan atención, pero no exhiben
señales de hiperactividad. Otros son “impulsivos” (hiperactivos). Otros niños exhiben una
mezcla de ambos tipos.
• Falta de atención (“ADD” clásico): lo que ve y escucha lo distrae fácilmente, no
presta atención al detalle, parece no escuchar cuando se le habla, comete errores por
descuido, no sigue instrucción ni completa tareas, evita o no le gusta actividades
que requieran períodos más largos de esfuerza mental, pierde u olvida artículos
necesarios para las tareas, olvidadizo en las tareas cotidianas

• Hiperactivo- impulsivo: inquieto y agitado, corre y trepa y no logra quedarse
sentado, responde a los apurones antes de haber escuchado la pregunta completa, le
resulta difícil jugar quieto, habla excesivamente, interrumpe a los demás, le resulta
difícil esperar en fila o esperar su turno.

• Combinado: presenta una combinación de los síntomas ya mencionados el ADHD
tambien suele presentar depresión, ansiedad, trastornos de conducta,
comportamiento antisocial y abuso de drogas.

No todas las personas presentan los síntomas del ADHD; ni todas las personas
experimentan los síntomas con el mismo nivel de severidad o impedimento. Algunas
personas tienen el ADHD leve, mientras que otras lo presentan de una manera severa
resultando en impedimentos significativos.

No hay una sola prueba médica, física o genética para el ADHD. Sin embargo, un
profesional del cuidado de la salud mental o un médico puede proveer una evaluación
diagnosticada recopilando información de múltiples fuentes. Éstas incluyen hojas de cotejo
de síntomas del ADHD, escalas estandarizadas de evaluación de la conducta, un historial
detallado del funcionamiento pasado y presente e información obtenida de otros miembros
de la familia u otras personas significativas que conocen bien a la persona. El ADHD no
puede diagnosticarse con precisión sólo partiendo de las observaciones breves realizadas en
la oficina o sólo hablando con la persona. La persona no siempre exhibe los síntomas de
ADHD en la oficina y el clínico debe tomar un historial detallado de la vida de la persona.
Un diagnostico del ADHD debe incluir consideraciones acerca de la posible presencia de
otras condiciones coexistentes.

2.1.10 Los comportamientos fundamentales de los niños hiperactivos

Movimiento corporal excesivo: Retorcerse, moverse, tirarse al suelo, deambular, saltos,
tropezar, inclinar el cuerpo estando sentado, correr...

Impulsividad: Rapidez en la realización de tareas, no evalúa estímulos, no planea
resultados, no planea estrategias...

Atención dispersa: No atiende instrucciones o atiende durante escasos momentos; no se
concentra más de unos escasos momentos; no termina las tareas escolares; abandona
inmediatamente la tarea.

Variabilidad: Inconsistencia en la calidad de sus tareas; conducta impredecible.
Emotividad: Rabietas temperamentales; lloros incontrolados; otros estallidos emocionales.

Coordinación viso-motriz pobre: Dificultades en escritura recortada, modelado, copia, etc
(sin equilibrio y con notoria torpeza).

Dificultades aritméticas: Errores en el cálculo (inexactitud).

Lectura deficiente: Comisión de errores típicos lectura-escritura; otros...

Memoria escasa: Olvido de instrucciones, temas, datos; dificultades para retener
información; memoria inmediata pobre; memoria mediata pobre...

Tendencia al fracaso: Abandono de la tarea; remiso en la reiniciación de actividades;
pensamientos auto-evaluativos...

Tratamiento y terapias para niños hiperactivos

Es medicado y estos ayudan a controlar el comportamiento y aumentar el campo de
atención. Los estimulantes son el tratamiento más común para el ADHD. Increíblemente la
actividad en partes del cerebro que parecieran contar con actividad inferior a la normal en
los niños con ADHD. Los medicamentos estimulantes incluyen: Schmitt (2002)
metilfenidato (ritalin), dextroanfetamina (dexedrina), anfetamina (adderall); otras drogas
incluyen antidepresivos para el tratamiento de la depresión y la ansiedad, clonidina
(utilizada para el síndrome de tourette) para el tratamiento de impulsividad.

La terapia del comportamiento; los niños que toman medicación y practican técnicas de
comportamiento exhiben mejores resultados que aquellos que simplemente son medicados.
A veces, la terapia del comportamiento incluye el trabajo persona a persona con un
terapeuta Juntos, practican habilidades sociales y de solución de problemas. Los terapeutas
también les enseñarán a los padres y a los maestros como modificar el comportamiento del
niño a través del esfuerzo positivo. El mismo puede incluir cambios de la sala de aula así
como en la actitud de los padres. Con frecuencia, los padres y maestros intercambian
boletines diarios.

La forma de controlar un padre el trastorno de falta de atención e hiperactividad es,
aceptando las limitaciones del niño, haciendo que el niño desahogue su exceso de energía,
siguiendo una rutina estructurada, tratando que el niño no se fatigue, evitando llevarlo a
reuniones formales, manteniendo una disciplina firme, haciendo cumplir las reglas con
castigos no físicos, ampliando la capacidad de atención del niño, protegiéndolo contra
cualquier reacción exagerada por parte de los vecinos, de vez en cuando alejándolo de todo,
haciendo uso de los programas especiales que ofrece la escuela, la utilización de
medicamentos adecuados; es importante señalar que no existen directrices para la
prevención del ADHD debido a que no se conoce su causa, el tratamiento apropiado puede
prevenir problemas mas adelantes en la escuela, en las relaciones y con respecto al abuso de
drogas y de alcohol.
Si un niño manifiesta impulsos no provocados de agresión y destructividad, tiene
accidentes a menudo, ha sido suspendido o expulsado de la escuela, no puede hacer
amistades o no puede conservarlas, usted ha perdido toda esperanza para hacer mejorar el
comportamiento del niño, no puede frenarse al uso de castigos físico y ya no sabe mas que
hacer realmente este es el momento para llamar a un médico profesional para que le
recomiende un psiquiatra o psicólogo infantil.

juegos educativos para niños hiperactivos:

Todos aquellos juegos considerados como tranquilos, deben utilizarse como actividad
terapéutica para administrárselos a los alumnos hiperactivos. Deben diseñarse aquellas
situaciones que propicien, fomenten y estimulen la necesidad y autosatisfacción del propio
juego tranquilo (en el patio, en la clase ordinaria, en horario flexible, en la clase de
apoyo...).

Algunos juegos calificados como inductores de tranquilidad son los siguientes:

• Tres en raya.

• Juego de la teja.

• Palabras que empiecen por ...

• Rompecabezas y puzzles.

• Seguir laberintos (en el suelo y en la pizarra).

• El parchís.

• Juego de cartas.

• Audiciones musicales.

• Ejercicios de respiración.

• Mirarse en el espejo.

• Concentrarse ante un determinado estímulo ( mirar durante algunos minutos a un
mural, a un objeto).

• Experimentar sensaciones.

• Juego de construcciones.

• Escribir a máquina.
• Observar detalles.

• Cerrar los ojos y concentrarse.

Todas estas actividades deben constituir el contenido de las sesiones de trabajo escolar
destinadas específicamente a entrenar al alumno, a permanecer tranquilo realizando una
determinada actividad las cuales en este caso resultarán muy atractivas para ellos.

En el aula de apoyo con su profesor especialista que desarrolla su labor docente dedicada a
la reeducación de alumnos de Educación Especial y/o con trastornos de aprendizaje podría
hacer extensiva realizando programas de tratamiento de alumnos hiperactivos, contando
con el asesoramiento de gabinetes psicopedagógicos, departamentos de orientación,
equipos multiprofesionales, equipos de apoyo, servicio psicopedagógico escolar ... la
dinámica a establecer en la realización de estas sesiones serán idénticas a las establecidas
generalmente para el aula de apoyo, es decir, con criterios de asistencia a tiempo parcial y
extrapolación de actividades anti-hiperquinéticas al aula de clase en colaboración con el
profesor tutor.

2.2 BASES TECNICAS DE LA INVESTIGACION

En este aparte de la investigación, se presentan aspectos relacionados a los aportes teóricos
sobre los niños índigo e hiperactivos.

Podemos decir que los niños índigos no le gustan las imposiciones, ni las manipulaciones y
Por razones de su excesiva inquietud a los niños índigo se les califica de hiperactivos o son
diagnosticados, equivocadamente, de que sufren de Desorden de Hiperactividad- DDHA.
Este diagnóstico se hace sobre la base de una observación muy subjetiva de sus padres y
maestros pero en la mayoría de los casos no se encuentra un factor neurobiológico causante
de su conducta.

Mientras que el niño hiperactivo tiende a deprimirse con cierta facilidad, son ansiosos y es
muy inquieto, y debido a esta intranquilidad o inestabilidad emocional, que presentar, sin
obviar el hecho de muestran un problema neurobiológico, algunos de ellos necesitan de
medicamentos así como terapias para poder controlarse.

2.3 LIMITACIONES DEL ESTUDIO

En todo estudio o investigación que se realice, existen limitaciones de carácter
procedimental, metodológico o instrumental que limitan, condicionan o influyen en el
diseño y ejecución de la misma. En el presente estudio se consideran limitaciones los
siguientes aspectos:

• La investigación se realizo en un sector educativo sin incorporar otros planteles de
nivel nacional, por lo que los resultados pueden ser considerados, como aportes para
el tema, pero no deben de ser considerados como conclusiones validas y definitivas
sobre el tema.
• A nivel de localidad no existen suficientes estudios e investigaciones referidas al
tema analizado, lo que limita la confrontación de antecedentes y bibliografía sobre
el tópico. Otra de las limitaciones en este aspecto esta referida a la desactualización
de los datos en formaciones que se disponen sobre el tema tratado.

• El tema por sus mismas características es complejo, debido al seguimiento que debe
realizarse para constatar e indagar lo referente a los niños índigos e hiperactivos, así
como la información que poseen los docentes, padres y/o representantes sobre este
tema.

2.4 DEFINICIÓN DE TÉRMINOS BÁSICOS

Niño Hiperactivo: condición neurobiológica, es un trastorno del comportamiento por la
falta de atención.

Síntomas: fenómeno que revela un trastorno funcional o una lesión.

Diagnostico: dícese de los signos que permiten reconocer las enfermedades; parte de la
medicina que se ocupa d la determinación de las enfermedades con los síntomas de la
misma; el diagnostico indica el tratamiento de la enfermedad

Inquieto: que no este tranquilo

Depresión: hundimiento, estado de melancolía que hace perder el ánimo.

Niño índigo: niño que presenta en su aura la predominancia del color azul añil.

Telepatía: sensación experimentada por un sujeto, que se relaciona con un acontecimiento
sobre venido en el mismo momento, pero a una distancia o en circunstancias tales que
parezca materialmente imposible que las conozca dicho sujeto (trasmisión del
pensamiento).

Inmunología: resistencia natural o adquirida de un organismo vivo a un agente infeccioso o
tóxico.

Tolerancia: indulgencia, respeto y consideración hacia las maneras de pensar, de actuar y de
sentir de los demás, aunque estas sean diferentes a la de otros.

TDA/H: trastorno por déficit de atención e hiperactividad

DDHA: Desorden de Hiperactividad

ADHD: Desorden Hiperactivo de Déficit de Atención

CAPITULO III
MARCO METODOLÓGICO

En esta sección del estudio se presenta el diseño de la investigación, operacionalización de
las variables, población y muestra, la construcción y validación del instrumento el
procedimiento para la recolección de datos

3.1DEFINICIÓN DEL TIPO O DISEÑO DE INVESTIGACIÓN

En consideración las características especiales del trabajo desarrollado, el estudio adopto
dos tipos de investigación. La primera se refiere a una investigación de naturaleza
documental. Ramírez etal (1997) la define de la siguiente manera:

Es una variante de la investigación científica, cuyo objetivo fundamental es el análisis de
diferentes fenómenos (de orden histérico, psicológico, sociológico, etc.) de la realidad a
través de la indagación exhaustiva, sistemática y rigurosa, utilizando técnicas muy precisas
de la documentación existente, que directa o indirectamente, aportan la información
atinente al fenómeno estudiado

Este tipo de estudio permitió la recolección de datos e informaciones de mucha relevancia
que guardaban estrecha relación con el tema de los niños índigo y los niños hiperactivo. La
investigación de campo viene dada por el contacto directo y personal que se mantuvo con
los individuos que se conformados la muestras de estudios.

El estudio abordo una temática seleccionada con anterioridad; requiere de la aplicación de
instrumentos de recolección de datos, previo análisis de la situación a evaluar o analizar. Su
naturaleza original y las condiciones que rodean la ejecución del estudio, se requirió de la
ayuda de profesionales que trataran con niños índigos y con niños hiperactivos, a los
efectos de obtener los datos de interés que se planteaban

3.2 CONSTRUCCIÓN Y SELECCIÓN DEL INSTRUMENTO

Para la recolección de los datos relacionados con los docentes se utilizó un instrumento tipo
encuesta en su modalidad de cuestionario. El mismo fue administrado de manera directa al
docente, previa indicaciones, y en períodos o lapsos de disponibilidad de tiempo en la
propia aula de clase, en horas laborables en las escuelas.

Se selecciono este instrumento, ya que es la manera más fácil y concreta de visualizar y
precisar a nivel estadístico los conocimientos que tienen los docentes en el tema de niños
índigo e hiperactivos

CAPITULO IV

ANALISIS E INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS

Seguidamente se presentan los resultados obtenidos a través de la aplicación del
instrumento a la muestra de docentes. El análisis se realizara de manera individual en
atención a cada ítem de preguntas formuladas en el cuestionario, contrastándolo con los
postulados del marco teórico desarrollado.

4.1 RESULTADOS:

• Gráfico nº 1. Distribución porcentual relativa a los conocimientos que tienen los
docentes sobre que es un niño índigo. Estos fueron consultados referente al
conocimiento que poseen acerca de la existencia de los niños índigos. Se aprecio
que el 95% de las respuestas en el indicador no saben, lo que evidencia la falta de
conocimientos que se tiene sobre este tema; apenas un 5% manifestó tener idea del
tema al que se hace referencia.

• Gráfico nº 2. Distribución porcentual relativa a los conocimientos que tienen los
docentes sobre que es un niño hiperactivo. En cuanto a lo que se refiere a niños
hiperactivos, se aprecio que un 85% de la s respuestas en el indicador saben de que
se trata; mientras que un 15% tienden a confundirse.

• Gráfico nº 3. Distribución porcentual concerniente como definen un niño índigo.
Un 98% de los docentes no saben como definir a un niño índigo, solo un 2%
pudieron contestar de manera acertada nuestra interrogante.

• Gráfico nº 4. Distribución porcentual sobre las características de los niños
hiperactivos. Un 80% coincidieron en que los niños hiperactivos son niños
inquietos; mientras que un 20% alegaron que eran niños con problemas
neurobiológicos.

• Gráfico nº 5. Distribución porcentual acerca de la relación entre los niños índigos e
hiperactivos .Un 50% dijo que no sabia, un 25% que el niño índigo es igual al niño
hiperactivo y el 25% restante que son distintos.

• Gráfico nº 6. Distribución porcentual para verificar si los maestros saben si tienen
niños índigos .El 100% desconocía si tenía niños índigos en su aula de clases.

• Gráfico nº 7. Distribución porcentual para verificar si los maestros saben si tienen
niños hiperactivos. Un 100% dijo que sí tenía alrededor de 2 a 5 niños hiperactivos.

• Gráfico nº 8. Distribución porcentual para confirmar como son tratados los niños
hiperactivo. Un 100% dijo que se deben hacer cumplir las reglas sin maltratarlos
físicamente.

• Gráfico nº 9. Distribución porcentual para confirmar como son tratados los niños
índigos. Un 85% no respondió esa pregunta del cuestionario; mientras que un 10%
dijo que imponiéndole reglas y un 5% buscando distracción
• Gráfico nº 10. Distribución porcentual relativa al cumplimiento de normas en los
niños índigos. Un 97% colocó que no sabía y un 3% que si le cuesta adaptarse a un
régimen autoritario.

• Gráfico nº 11. . Distribución porcentual concerniente que es la hiperactividad .Un
60% afirma que la hiperactividad se puede controlar, mientras que un 40% cree que
puede pasar de ser un niño inquieto a un niño modelo.

• Gráfico nº 12. Distribución porcentual referida al nombre “índigo”. Un 90% no
sabe por que son llamados niños índigos, un 5% indicó que son nombrados así por
su notable curiosidad y otro 5 % por el color de su aura.

CAPITULO V

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Se presentan a continuación las conclusiones finales de la investigación que en su conjunto
sintetizan los aspectos más importantes observados durante el desarrollo del estudio. De
igual manera se exponen un conjunto de recomendaciones factibles de ser implementadas.

5.1 CONCLUSIONES

Actualmente muchos padres confrontan el problema de no saber que hacer con sus
pequeños niños, ya que su conducta, sus actitudes, su precoz madurez, sus respuestas, sus
puntos de vista, sus argumentos, sus maneras de encarar sus propios problema, sus
diálogos, los dejan confundidos y sin saber que hacer.

Se dan cuenta que la vieja manera, las que ellos aprendieron, las que usaron sus padres para
con ellos, no les funciona. No encuentran como disciplinarlos.

Una nueva raza de Seres está poblando el planeta los cuales, según los especialistas, vienen
con una alteración genética, un cambio en el ADN que les hace más inteligentes, muy
creativos, con una exagerada energía vital, menos predispuestos a las enfermedades,
desinhibidos, muy espirituales, algunos con habilidades parapsicológica. Los niños con
estas características se llaman Niños Índigo o Niños de la Luz y vienen a la Tierra en
misión especial.

La mayoría de los niños de hoy al igual que los niños hiperactivos e índigos, en opinión de
sus progenitores y maestros, parecen estar alterados la mayor parte del tiempo, son
impositivos, no "escuchan", no acatan órdenes, quieren siempre hacer los que les viene en
gana, encaran a sus padres, los refutan, los desafían y no se dejan amilanar, se aburren de
sus juguetes y algunos no tienen interés en ir a la escuela, no soportan estar encerrados en
los espacios pequeños, son caprichosos, nada parece adecuarles, formas berrinches a la
primera de cambio. Sus llantos son ensordecedores y sin una causa aparente o justificada
para quienes alternan con ellos, parecen llevar siempre la contraria y cuando se encuentran
muy cansados o hambrientos llega un momento en que no saben lo que quieren.
Todas estas conductas se vuelven un círculo vicioso, a mayor oposición o contrariedad del
padre, el niño se torna cada vez más rebelde.

Hoy por hoy algunos padres y educadores se ensañan seriamente en querer cambiar y
someter a estos niños. Pero ya este patrón no rige y es totalmente inapropiado

Numerosos niños, hoy en día, permanecen mucho tiempo en hogares de espacios muy
reducidos, sin contacto con la naturaleza y además encerrados y con poca comunicación.
Este es el ambiente más inadecuado para un niño y mucho mas para un Niño Índigo e
hiperactivo. Por razones de su excesiva inquietud a los niños índigo se les califica de
hiperactivos o son diagnosticados, equivocadamente, de que sufren de Desorden de
Hiperactividad- DDHA. Este diagnóstico se hace sobre la base de una observación muy
subjetiva de sus padres y maestros pero en la mayoría de los casos no se encuentra un factor
neurobiológico causante de su conducta. En consecuencia son tratados en forma
inapropiada administrándoles drogas, algunas de las cuales producen adicción.
Enmascarando la situación

Mientras que con los niños hiperactivos los padres “nos tienen ni idea” de que hacer con
sus niños, pues creen que sólo medicándolos serán capaces tranquilos y esta información no
es cierta, por que no todos los niños hiperactivos deben de ser medicados

En resumen y en atención a los resultados obtenidos, se puede inferir que los tanto los niños
índigos como los niños hiperactivos son niños muy especiales a los cuales hay que
brindarle amor y comprensión, siempre hablándole con claridad, abriendo el corazón para
ayudarnos a vencer nuestra resistencia al cambio.

5.2 RECOMENDACIONES

Para los niños hiperactivos: se debe estudiar y/o investigar si el niño exhibe señales de
dificultades en la escuela, logros académicos, relaciones con amigos y familia; además se
debe recabar la siguiente información directamente de los padres, responsables por el
cuidado del niño, maestros u otros profesionales de la escuela, así como también la
evaluación de síntomas del ADHD en distintos ambientes (hogar y escuela), edad en que se
iniciaron los síntomas, cuánto duran los síntomas, cuánto dicho comportamiento afecta la
habilidad del niño de funcionar normalmente; los síntomas deben estar presentes en dos o
más ambientes donde el niño interactué e interferir en la capacidad del niño de funcionar
normalmente durante por lo menos seis meses

• Acepte las limitaciones de su niño: Los padres no deben pretender eliminar
totalmente la hiperactividad en sus hijos, se trata solamente mantenerla dentro de un
limite razonable. La hiperactividad no es algo intencional. Un desmedido esfuerzo
por trasformar su niño de lo que es a un niño modelo puede causar mas peligro que
bien.
• Usted debe aceptar el hecho de que su niño es intrínsecamente activo y enérgico,
muy posiblemente así será siempre. Es probable además que esta característica le
conllevara grandes ventajas en su vida.

• Nada es más útil para un niño hiperactivo que el tener un padre tolerante y paciente
que lo sepa comprender y que sepa contener o encauzar ese torrente de energía que
tienen los niños con déficit de atención. .

• Provea salidas razonables al exceso de energía de su niño: La energía no puede ser
represada, ni guardada. Estos niños deben mantener actividades que les permitan
canalizar el exceso de energía, por ejemplo correr, practicar algún deporte o hacer
caminatas. Cuando el mal tiempo se impone y no es posible tener actividades al
aire libre el niño necesita un sitio dentro de la casa donde pueda divertirse y estar a
gusto sin necesidad que critiquemos su actividad.

• Si no es posible tener a disposición un gran cuarto de juegos, de pronto el garaje
puede ser una buena solución.

Lo anterior no quiere decir que debamos estimular demostraciones inapropiadas de
actividad, simplemente queremos canalizar la energía del niño. Los adultos debemos
cuidarnos de no generar excesivos roces con estos niños por exceso de órdenes o por querer
imponer patrones rígidos de comportamiento. Los hermanos deberán tener prohibido el
estimular conductas inadecuadas por ejemplo: el "oye tu cógeme" o "juguemos a pegarnos"
no deben tolerarse porque el niño hiperactivo no sabe cual es el limite hasta donde puede
llegar y en donde detenerse siendo esta una fuente de disgustos y peleas. El dar alguna
gratificación a la conducta brusca de un niño lo llevara la adopte como un patrón de
interacción con la otra gente, lo cual puede ser francamente inadecuado.

• Mantenga su vida de familia dentro de un modelo organizado: Las rutinas en la casa
ayudan a los niños hiperactivos a aceptar el orden. Mantenga horarios para las
comidas, las tareas deben ser cumplidos en determinado esquema, debe haber horas
de irse a la cama. Todo lo anterior del modo mas consistente posible. Cuando los
padres tienen respuestas previsibles frente a los diferentes eventos diarios, están
ayudando al niño a que también el actúe de un modo mas previsible.

• Trate de evitar la fatiga en estos niños: Cuando su niño esta muy fatigado
posiblemente pierda su capacidad de auto control y entonces las conductas de
hiperactividad se vuelven extremas.

• Evite los lugares o situaciones demasiado rígidas o formales: Aquellos ambientes en
los cuales la hiperactividad es demasiado inapropiada o embarazosa deben ser
evitados por completo. Ejemplos típicos podrían ser el comportamiento en
determinados restaurantes o las visitas a algunos miembros de las familias o, en
algunos casos, la asistencia a ceremonias religiosas.
El quitar importancia al comportamiento del niño durante los viajes en carro o en los
supermercados ayuda a reducir fricciones innecesarias entre el niño y sus padres. Después
del que el niño desarrolle adecuadas conductas de auto control en la casa las actividades
anteriores pueden ser gradualmente introducidas.

• Mantenga una disciplina firme: Los niños hiperactivos son, sin lugar a dudas, unos
niños difíciles de manejar. Necesitan, mucho más que cualquier niño promedio, una
disciplina precisa y firme, cuidadosamente planeada y consistentemente llevada a
cabo.

• Las reglas deben ser promulgadas principalmente para prevenir peligros al niño o a
otras personas.

• Conductas agresivas o manipuladoras no deben ser aceptadas de ningún modo en el
niño hiperactivo como tampoco en el niño normal. Aunque las conductas agresivas
puedan ser expresión de hiperactividad deben ser totalmente eliminadas. También
debe haber reglas claras que prevengan la destrucción de cosas que sean importantes
para la familia o para alguno de sus miembros.

• Reglas innecesarias, sin embargo, deben ser evitadas. Estos niños son menos
tolerantes. La familia necesita unas cuantas normas claras para funcionar, esas
deben ser cumplidas. Otras, pueden ser añadidas en la medida en que el ritmo del
niño lo permita. Los padres no deben estar detrás de su hijo todo el tiempo con
correcciones o regaños innecesarios.

• Imponga disciplina sin necesidad de castigos físicos: Toda familia con un niño
hiperactivo debe tener previsto un rincón de aislamiento) a donde enviar el niño en
los casos en los cuales el simple mostrar desaprobación no es suficiente. Es
importante aislar al niño momentáneamente (tiempo fuera) del ambiente donde ha
mostrado una conducta inapropiada.

• En el hogar, este rincón podría estar localizado en la alcoba del niño. Lograr éxito
en el manejo de niños hiperactivos sin contar con un sitio en el cual podamos
aislarlo, es poco probable.

• Para poder aprender a ser menos agresivos, estos niños necesitan modelos adultos
que les enseñen auto control y tranquilidad.

• Trate de aumentar paulatinamente el período de atención de su niño. Para
prepararlos al colegio es necesario premiar su conducta no hiperactiva e ir
aumentando paulatinamente su período de atención.

• Un buen ejemplo es mostrarle láminas o dibujos en un libro. Si permanece atento
podemos premiarlo con un abrazo o con una frase de alabanza. Luego podemos
leerle historias. Más adelante estimularle el colear dibujos y premiarle por ello. Otro
ejemplo es el jugar con bloques y luego progresar eventualmente a jugar dominó,
cartas o dados. O el juego de parejas que es un excelente modo de ir construyendo
su memoria y su capacidad de concentración.

En general, aquellos juegos en los cuales hay un grado de dificultad progresivo son
recomendados porque le permite al niño avanzar de cosas sencillas a otras más difíciles.

• Los juguetes del niño no deben ser excesivos en número porque esto puede
aumentar su distracción. Además deben ser seguros y relativamente indestructibles

• Proporcionarles modelos adecuados de conducta tranquila y reposada.

• Hacerle tomar conciencia de sus dificultades para estar sentado. Ayudarle a evitar
las situaciones que le causan descontrol mientras no pueda controlarlas.

• Exigirle autocontrol en la medida de sus posibilidades reales. Entrenarle en
autocontrol utilizando auto registros o videos que le permitan valorar sus progresos

A los niños Índigos: hay que tratarlos con mucho apego, cariño, visión y comprensión, se
recomienda no reprenderlos de manera violenta, sino conversar con ellos para saber con
mayor precisión que sucede. Esto no es una situación fácil porque se ubican en paradigmas
muy diferentes y hasta opuestos, pero al igual que con cualquier otro niño,
independientemente de que sea índigo o hiperactivo se invita a tener con todos una gran
tolerancia, pues los niños son el futuro y hay que forjar su crecimiento con gran apoyo.

• Los Índigo son abiertos y honestos - esto no es una debilidad, sino su mayor
fortaleza. Si no son honestos y abiertos con ellos, ellos seguirán siendo los mismos
con ustedes: sin embargo, no los respetarán.

• El aburrimiento puede traer arrogancia en los Índigos, así que no dejen que se
aburran. Si actúan con arrogancia, significa que necesitan un nuevo desafío y
nuevos límites. Alimente sus cerebros y manténgalos ocupados de la mejor forma
posible.

• Los padres, maestros y auxiliares tienen que ser capaces de establecer y mantener
límites claros, y sin embargo, lo suficientemente flexibles para cambiar y ajustar
esos límites cuando sea necesario, basados en el crecimiento emocional/mental,
pues los Índigos crecen rápido. Ser firmes, pero justos, es necesario para el bien de
ellos y el nuestro.

• El mensaje dado y transmitido por los adultos debe ser más placentero que doloroso,
y más basado en el amor que en el miedo.

• Mantenga al niño informado e involucrado en los asuntos.

• Evite malentendidos simplemente dando explicaciones.
• No pierda la paciencia con su niño. Evite dar órdenes (verbos en imperativo). En
vez de usar órdenes verbales, use el tacto para llamar su atención. Ellos son muy
sensibles al contacto (toque en el hombro, apretón de manos, abrazo, etc.)

• Mantenga su palabra: Negocie en cada situación. No esconda nada ni use lenguaje
ofensivo. Deje que sus emociones le muestren amor, y no odio. Discuta la situación
generadora de la reprimenda después de ésta. Después de todo, siempre acérquesele
al niño y vea si hubo un aprendizaje y crecimiento tras la reprimenda.

• Es importante recordar que el castigo no funcionará con estos niños. El castigo es
diferente de la reprimenda. El castigo está basado en la culpa, mientras que la
reprimenda se basa en un crecimiento o mejoramiento.

BIBLIOGRAFÍA

www.elgrial.com

www.geocities.com/elculbdelosniñosindigos/.

www.hermandadazul.org.ar.

www.indigochild.net.

wwww.metagifted.org.

www.aapi.com.ar.

www.apa.org.ar

www.mantra.com.ar

www.saludehijos.com

www.formarse.com

www.cultivaelespiritu.com

www.emplenitud.com
www.prometeolibros.com

www.mypediatricassociates.com

www.mundonuevo.cl

Revista: todo en domingo.

El nacional

pp. 44

La salud de tu niño escrito por B.D Schmitt, M.D

Edit. Bantam Books

Año: 1999

pp. 250

Anexos

Encuesta

Nivel de instrucción

Nº de alumnos que atiende

Escuela: pública ( ) privada ( )
Responda a las siguientes preguntas con la mayor precisión que le sea posible:

Sabe usted que es un niño índigo:

Si ( ) No ( ).

Sabe usted que es un niño hiperactivo:

Si ( ) No ( ).

Como define usted un niño índigo:

a)

b)

c)

Mencione tres características de un niño hiperactivo:

a)

b)

c)

El niño índigo es igual al niño hiperactivo:

Si ( ) No ( ) No se ( )

Tiene en su salón de clases niños índigo:

Si ( ) No ( ) No se ( )

¿Cuántos?

Tiene en su salón de clases niños hiperactivo:

Si ( ) No ( ) No se ( )

¿Cuántos?

Mencione tres estrategias que utiliza para tratar al niño hiperactivo:

Evitando llevarlo a reuniones formales
Hace cumplir las reglas con castigos no físicos

Tratando que el niño no se fatigue

Otra

Mencione tres estrategias que utiliza para tratar al niño índigo:

Imponiéndole reglas

Colocándolos en espacios cerrados

Buscar actividades para su distracción

Otra

Cree usted que los niños índigos les cuesta adaptarse a un régimen autoritario:

Si ( ) No ( ) No se ( ) Un poco ( )

Cree usted que la hiperactividad es:

Intencional

Se puede eliminar

Se puede controlar

Puede pasar de niño inquieto a niño modelo

Sabe porque son llamados niños índigos:

Si ( ) No ( )

Por:

Por el color azul de su aura .

Por su código genético

Por su notable curiosidad

Por su precoz madurez

Ninguna de las anteriores
¿Qué es un Niño Índigo?

Un niño índigo es aquél que muestra una nueva y poco usual serie de atributos psicológicos con
un patrón de comportamiento no documentado aún. Este patrón tiene factores comunes y
únicos que sugieren a quienes interactúan con los niños (los padres en particular) que deben
cambiar la forma de tratarlos y de criarlos para poder lograr un equilibrio adecuado. Ignorar
estos nuevos patrones de comportamiento es crear desequilibrio y gran frustración potenciales
en la mente de estas preciosas nuevas vidas.

Algunos de los patrones de comportamiento más comunes:

· Ellos vienen a este mundo con un sentimiento de realeza (y frecuentemente se
comportan de ese modo).

· Ellos tienen la sensación de "merecer estar aquí" y se sorprenden cuando otros no
comparten eso.

• La autoestima no es para los niños índigo un gran tema de preocupación. Con frecuencia
les dicen a sus padres "quiénes son ellos".
• Ellos tienen dificultad en aceptar una autoridad absoluta sin ninguna explicación y sin
alternativa.
• Ellos simplemente no harán ciertas cosas; por ejemplo: esperar en una fila es muy
difícil para ellos.
• Se frustran con sistemas rituales que no requieren pensamiento creativo.
• Con frecuencia ellos encuentran mejores formas de hacer las cosas, tanto en casa como
en la escuela, lo que los hace parecer rebeldes, inconformes con cualquier sistema. (
• Parecen antisociales a menos que se encuentren entre niños de su misma clase. Si
no hay otros con un nivel de consciencia similar, a menudo se tornan introvertidos,
sintiendo que ningún ser humano los entiende. La escuela a menudo es muy difícil para
ellos desde el punto de vista social.
• Ellos no son tímidos a la hora de expresarle a usted lo que necesitan. No responderán a
la disciplina de "culpa" ("espera que tu padre llegue a casa y se entere de lo que has
hecho").

La expresión "Niños Índigo" viene del color del aura de estos niños. A mediados de los años 70,
Nancy Ann Tappe. fue autora del libro llamado Understanding Your Life Through Color
(Entendiendo tu vida a través del color). En este libro aparecen los primeros datos acerca de lo
que ella llamó "Niños Índigo".
¿Cómo ve ella los colores? ¿Cuán preciso es eso? Nancy ha sido diagnosticada con una situación
en que dos de sus sistemas neurológicos se cruzan, y eso hace que ella pueda ver literalmente
el aura humana. Ella ve campos electromagnéticos, los colores y las frecuencias.

Tipos según "autores internacionales" exponen en sus libros y forma parte de la cultura
de Niños Índigo

Hay cuatro tipos diferentes de Índigos, cada uno con un propósito:
1. El humanista: el primero es el Índigo humanista que está destinado a trabajar con las masas.
Ellos son los medicos, abogados, profesores, comerciantes, ejecutivos y políticos del mañana.
Ellos servirán a las masas y son muy hiperactivos y extremadamente sociables. Ellos hablarán
con todo el mundo, siempre en forma muy, pero muy amigable. Ellos son torpes y muy
hiperactivos. Algunas veces se estrellarán contra una pared porque olvidaron poner los frenos.
Ellos no saben cómo jugar con un juguete, pero le sacarán todas las partes que contengan y
probablemente después no lo vuelvan a tocar. Son del tipo de persona al que hay que
recordarles las cosas permanentemente, porque a menudo se olvidan de las órdenes simples y
se distraen. Son lectores feroces.
2. El conceptual: Los Índigos conceptuales están más interesados en proyectos que en
personas. Ellos serán los ingenieros, arquitectos, diseñadores, astronautas, pilotos y militares
del mañana. Ellos no son torpes, por el contrario, son niños muy atléticos. Son controladores y
la persona que más tratan de controlar es a su madre si son niños, y a su padre si son niñas.
Este tipo de Índigo tiene tendencia a la adicción, especialmente a drogas durante la
adolescencia. Sus padres deben vigilar estrechamente sus patrones de comportamiento.
3. El artista: El Índigo Artista es mucho más sensible y su cuerpo a menudo es más pequeño,
aunque eso no es una regla general. Están más inclinados hacia el arte, son muy creativos y
serán los profesores y artistas del mañana. Sea lo que sea a lo que se dediquen, siempre
estarán orientados hacia el lado creativo. Dentro del campo de la medicina, serán cirujanos o
investigadores. En el campo de las artes, serán los actores. Entre los 4 y los 10 años, ellos
pueden involucrarse en hasta 15 actividades creativas diferentes, le dedicarán 5 minutos a una
y luego la abandonarán.
4. El interdimensional: El Índigo interdimensional es mucho más grande que los demás índigos,
desde el punto de vista de la estatura. Entre los 1 y 2 años ya no les podrá decir nada. Ellos
dirán: "Yo ya lo sé" o "Yo puedo hacer eso", o "Déjame sólo". Son ellos quienes traerán nuevas
filosofías y espiritualidad a este mundo. Pueden llegar a convertirse en bravucones y
jactanciosos porque son mucho más grandes y también porque no encajan en ningún patrón de
los otros 3 tipos.

Características para supuestamente identificar a los Niños Índigo:

· Tiene gran sensibilidad

• Tiene energía en exceso
• Se distrae fácilmente o tiene bajo poder de concentración.
• Necesita adultos emocionalmente estables y seguros a su alrededor
• Se resiste a la autoridad si ésta no está democráticamente orientada
• Prefiere otras formas de aprendizaje –para la lectura y las matemáticas en
particular.
• Puede frustrarse fácilmente porque tiene grandes ideas pero pocos recursos o
personas dispuestas a ayudarle a realizarlas
• Aprende a un nivel exploratorio, y se resiste a memorizar mecánicamente o a ser un
mero oyente.
• No dura mucho tiempo sentado a menos que esté absorto en un tema de su interés.
• Es muy compasivo y tiene muchos miedos, tales como a la muerte y a la pérdida de sus
seres queridos.
• Si experimenta fracasos o decepción a edad muy temprana, puede desistir y
desarrollar un bloqueo permanente.

Algunas frases extraídas del libro
"Muchas personas tienen dificultad en relacionarse con estos emisarios, porque se acercan a
ellos con creencias y normas preconcebidas que los niños no comparten."
"Los niños son todo lo que necesitan ser. Son ellos mismos. Dejémoslos solos para que puedan
ser exactamente lo que son."

Problemas que los Índigos pueden experimentar

· Exigen mucha atención y sienten que la vida es demasiado valiosa para dejarla pasar.
Quieren que las cosas sucedan y con frecuencia fuerzan una situación a fin de obtener
lo deseado.

· Pueden llegar a irritarse emocionalmente por quienes no entienden el fenómeno
Índigo. Ellos no pueden entender por qué las personas operan en modalidades no
basadas en el amor. Aún así, son extremadamente resistentes y hábiles para ayudar a
niños necesitados aunque su ayuda a menudo sea rechazada. En la juventud pueden
tener problemas de adaptación con otros niños.

• Los Niños Índigo a menudo son diagnosticados con desórdenes de atención (ADD –
Attention Deficit Disorder) o alguna forma de hiperactividad.

¿Qué podemos hacer? Hay algunas reglas básicas que debemos tener en cuenta para no
perdernos el brillo de estos niños.

· Trate a los Índigo con respeto - Honre su existencia en la familia.

· Ayúdelos a crear sus propias soluciones disciplinarias. Siempre deles a elegir.

· Nunca los desprecie ni los haga sentir pequeños

· Explíqueles siempre el por qué de las instrucciones que usted da. Escuche esas
explicaciones. No use la estúpida frase de: "porque yo lo digo". Si usted usa semejantes
expresiones, entonces reconsidere sus instrucciones y corríjalas. Ellos la/lo respetarán por
ello y esperarán. Pero si usted les da órdenes autoritarias y dictatoriales, sin bondad ni
razones sólidas, estos niños lo derrotarán. Simplemente no obedecerán o, lo que es peor, le
darán una lista de razones que descalifican sus intenciones. La honestidad vencerá como
nunca antes.

· Conviértalos socios en su propia crianza.

· Desde la temprana infancia explíqueles todo lo que usted está haciendo. Tal vez ellos no
entiendan, pero ellos percibirán su consciencia y su honra por ellos.

· Proporciónele seguridad cuando usted le brinde apoyo. Evite críticas negativas. Siempre
hágales saber que usted los apoyará en todo momento. Ellos crecerán de acuerdo a sus
verbalizaciones y lo sorprenderán en el proceso. No los haga hacer simplemente, sino
permita que ellos lo hagan con apoyo.

· No les diga quiénes son, ni quiénes serán en el futuro. Déjelos que ellos decidan lo que
les interesa. No los fuerce a que entren en el oficio familiar o en algún tipo de negocio
porque la familia lo haya estado haciendo durante generaciones. Estos niños no serán
seguidores en absoluto.

Consejos para la relación con Índigos

· Los Índigo son abiertos y honestos - esto no es una debilidad, sino su mayor fortaleza.
Si no son honestos y abiertos con ellos, ellos seguirán siendo los mismos con ustedes: sin
embargo, no los respetarán.

· El aburrimiento puede traer arrogancia en los Índigos, así que no dejen que se aburran.
Si actúan con arrogancia, significa que necesitan un nuevo desafío y nuevos límites.
Alimente sus cerebros y manténgalos ocupados de la mejor forma posible.

• Los padres, maestros y auxiliares tienen que ser capaces de establecer y mantener
límites claros, y sin embargo, lo suficientemente flexibles para cambiar y ajustar esos
límites cuando sea necesario, basados en el crecimiento emocional/mental, pues los
Índigos crecen rápido. Ser firmes, pero justos, es necesario para el bien de ellos y el
nuestro.
• El mensaje dado y transmitido por los adultos debe ser más placentero que doloroso, y
más basado en el amor que en el miedo.
• Mantenga al niño informado e involucrado en los asuntos.
• Evite malentendidos simplemente dando explicaciones.
• No pierda la paciencia con su niño.
• Evite dar órdenes (verbos en imperativo). En vez de usar órdenes verbales, use el
tacto para llamar su atención. Ellos son muy sensibles al contacto (toque en el hombro,
apretón de manos, abrazo, etc.)
• Mantenga su palabra
• Negocie en cada situación.
• No esconda nada ni use lenguaje ofensivo.
• Deje que sus emociones le muestren amor, y no odio.
• Discuta la situación generadora de la reprimenda después de ésta.
• Después de todo, siempre acérquesele al niño y vea si hubo un aprendizaje y
crecimiento tras la reprimenda.
• Importante: Recuerde que el castigo no funcionará con estos niños. El castigo es
diferente de la reprimenda. El castigo está basado en la culpa, mientras que la
reprimenda se basa en un crecimiento o mejoramiento.

Problemas de los métodos educacionales en las escuelas
En la educación y al elegir una escuela, debemos tener en mente que debemos enseñar a los
niños CÓMO pensar y no QUÉ pensar. Nuestro papel no es transmitir conocimiento, sino
transmitir sabiduría. La sabiduría es el conocimiento aplicado. Cuando le damos a los niños sólo
conocimiento, les estamos diciendo qué pensar, lo que supuestamente deben conocer y lo que
queremos que ellos crean como verdad.

Cuando les transmitimos sabiduría a los niños, no les estarnos diciendo lo que deben pensar o lo
que es verdad. En cambio, les decimos a ellos cómo hacer para encontrar su propia verdad. Por
supuesto, no podemos ignorar el conocimiento cuando enseñamos sabiduría, porque sin
conocimiento no hay sabiduría. Una cierta cantidad de conocimiento debe pasar de una
generación a la siguiente, pero debemos permitir que los niños la descubran por sí mismos. El
conocimiento con frecuencia se pierde, pero la sabiduría nunca se olvida.

Los viejos patrones de energía se basan en la creencia fundamental de que los niños son simples
vasos vacíos que deben ser llenados de conocimiento por expertos, los profesores. Los
profesores utilizan técnicas de avergonzar y comparar a los estudiantes, con la idea de que eso
les dará motivación. En esta atmósfera, cualquier niño que no encaja en el modelo es
considerado un niño problemático.

El problema con este sistema es que los niños aprenden a suplir su necesidad de atención y
reconocimiento de forma negativa.

Si usted cree que después de haber leído este articulo que su hijo(a) sea Indigo. Es
algo maravilloso! Lo único es que ellos no son fácilmente comprendidos desde el punto de
vista de la cultura actual, por lo cual pueden tener algunas dificultades en manejar los
sistemas rígidos de educación. El ser padres de estos pequeños es haber recibido un gran
regalo. Se deben sentir honrados de que han sido elegidos para ayudar a estos pequeños
y desarrollarlos en su máximo potencial índigo.

La otra cara de la moneda , decida usted, vista desde otro ángulo

NIÑOS ÍNDIGO ¿REALIDAD O FICCIÓN?
La influencia social de la Nueva Era no es un factor despreciable cuando se trata de
envolver con su edulcorada mitología aspectos vitales de la sociedad. Recientemente ha
surgido un concepto creado por parasicólogos y aprovechado por escritores de best
sellers, conocido como “niños índigo", una especie de mesianismo esotérico que atribuye a
estos niños la categoría de nueva raza superior, “con un alto potencial intelectual y una
nueva conciencia interna” destinada ni más ni menos que a salvar el mundo “rompiendo los
antiguos esquemas sociales que atan a la humanidad para lograr mediante su
transformación abolir la infelicidad en la Tierra”, o entrar a una era dorada...

Contra toda sensatez, esta idea está despertando entusiasmo en ciertos círculos de la
sicopedagogía. Grupos cada vez mayores de educadores y sicólogos infantiles se han
plegado a este tipo de ideas, sin sentarse a analizar si se trata de un fenómeno
científicamente comprobable, de una nueva creencia dentro del mundo de lo paranormal y
espiritual, o si simplemente es un negocio más, basado en la necesidad de creer que
somos especiales y en la explotación del orgullo de los padres para con sus hijos.

ORIGEN DE LA IDEA

El termino “índigo” fue inventado en 1982 por Nancy Ann Tappe, una parasicóloga que
desarrolló un sistema para clasificar la personalidad de las personas de acuerdo a al color
de su “aura”. Según ella, las auras han estado saliendo y entrando de la Tierra a través
de la historia, pero las de color índigo comenzaron a aparecer en los años 1980 y su
número aumenta rápidamente.

Pero no fue sino hasta 1999 cuando apareció un libro titulado “Los Niños Índigo”, cuyos
autores, Lee Carroll y Jean Tober, popularizaron la idea de una nueva generación
espiritual de características especiales, destinada a mejorar el mundo. Este libro se
originó sobre la base de relatos de “extraños” comportamientos por parte de niños,
reportados por maestros y sicólogos que asistieron a sus seminarios. Así, describieron
presuntos atributos sicológicos “poco usuales” y patrones de comportamiento “no
documentados con anterioridad”. El libro no es más que una colección de ensayos y
entrevistas a “expertos” en la materia, principalmente personas dedicadas la “sanación
espiritual”, “canalizadores” (modernos mediums espiritistas), “terapia de ángeles” y
“terapias alternativas”.

Según los autores, los patrones de conducta distintivos de los niños índigo son: •Llegan al
mundo sintiéndose reyes, y a menudo se comportan como tales. •Tienen la sensación de
merecer estar donde están, y se sorprenden cuando los demás no la comparten. •No
tienen problemas de valoración personal, a menudo le dicen a sus padres quiénes son.
•Les cuesta aceptar la autoridad que no ofrece explicación ni alternativa. •Se niegan a
hacer ciertas cosas, como por ejemplo esperar en una fila. •Se sienten frustrados con
los sistemas ritualistas que no requieren un pensamiento creativo. •A menudo encuentran
formas mejores de hacer las cosas, tanto en la casa como en la escuela. •Parecen ser
antisociales, a menos que se encuentren con personas como ellos. •No reaccionan ante la
disciplina de la culpa. •No son tímidos para manifestar sus necesidades.

Es fácil darse cuenta de que todas estas características son demasiado ambiguas y
comunes en niños pequeños como para definir un patrón especial, y muchas de ellas, como
se verá más adelante, describen parcialmente el comportamiento de niños con Síndrome
de Déficit de Atención e Hiperactividad (SDAH). Sin embargo, algunas conductas
atribuidas a estos niños, que incluyen comportamiento antisocial, problemas de autoridad,
egoísmo, etc., describirían fácilmente a un delincuente en potencia. Entre otras
características atribuidas a los niños "índigo" se cuentan una inteligencia y creatividad
superiores, sistemas inmunológicos “mejorados”, y hasta atributos paranormales.

Todo esto señala perfectamente las peligrosas implicaciones del concepto de los niños
índigo. La idea de predestinación, de vana superioridad, de libertad absoluta y falta de
respeto por la sociedad, serían las consecuencias más dañinas si este enfoque llega a
penetrar la sicología educativa actual. Si bien el autoritarismo excesivo es contrario a una
educación adecuada, el otro extremo es tanto o más peligroso, redundando en la
alienación y frustración casi segura de grandes números de estos niños, adolescentes y
adultos, al descubrir que en realidad son tan ordinarios como cualquiera de
nosotros.

Sin duda, la afirmación más extraordinaria es que esta nueva “raza superior” está
provista de un sistema inmunológico mucho mejor dotado, que impide que enfermen en lo
absoluto. Si en efecto estos niños son una “nueva raza biológica” además de espiritual,
tal sería una excelente prueba de su existencia y origen especial.

La única mención hallada de un caso particular (aunque sin referencia bibliográfica
específica) es acerca de las presuntas pruebas realizadas en una fecha que no se
especifica en la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), donde supuestamente se
expusieron células de niños índigo (tampoco se especifica qué tipo de células: piel, sangre,
etc.) a virus del SIDA y células cancerígenas (no se especifica de qué tipo), “las cuales
no afectaron en modo alguno las células de los infantes.”

Ante tan trascendental descubrimiento en la historia de la medicina mundial, buscamos en
la página web de la referida universidad, pero no se pudo encontrar referencia alguna
relativa a este pretendido experimento, o siquiera alguna reseña sobre los niños índigo.
Tampoco se encontró ninguna referencia de tan extraordinarios resultados consultando las
páginas web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. (U.S. National Library
of Medicine) y los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health), las
cuales contienen referencias y resúmenes de investigaciones publicadas en 4.600 revistas
biomédicas en el ámbito mundial. Un descubrimiento de esta importancia no hubiera
pasado desapercibido para la comunidad médica mundial y sin duda los investigadores
serían merecedores del Premio Nóbel, por lo que se puede deducir sin mayores dudas que
se trata de una afirmación falsa. Dentro de las características sicológicas se atribuye
a los niños índigo un desarrollo mental acelerado que les permite adquirir habilidades
motrices antes de la edad respectiva, y por lo mismo su inteligencia es muy superior a la
promedio. Adicionalmente se les atribuyen facultades extrasensoriales como clarividencia,
telepatía, etc. Cualquier escepticismo sobre estas afirmaciones se despejaría si
se realizaran pruebas estadísticas, comparando tests de inteligencia entre niños “índigo” y
comunes, partiendo del supuesto de que tengan similar alimentación, cuidado paterno y
educación. Habría que realizar ensayos doble ciego* en los que se encomendaría a uno o
varios “iluminados” que puedan “ver las auras” o con Abraham Toyber y su biosensor para
que se elija, según su criterio, un número * Un ensayo doble ciego tiene como premisa,
independientemente del diseño experimental, que ni el investigador ni el sujeto investigado
conozcan aspectos del experimento que puedan alterar los resultados.

Suficiente de niños índigo. De igual manera se seleccionaría un grupo similar de niños “no
índigo”. A estos dos grupos se les aplicarían tests de inteligencia y se analizarían los
resultados. En ninguna fuente de información sobre niños “índigo” se menciona la
realización de este tipo de sencillas pruebas; solo se hacen simples afirmaciones
sustentadas en la nada. Con relación a las aptitudes parasicológicas, numerosos estudios
científicos controlados acerca de telepatía, telequinesis, etc. han demostrado
repetidamente que no se trata de fenómenos reales sino de creencias, o en la mayoría de
los casos, simples fraudes. CONSECUENCIAS PARA LA EDUCACIÓN

Para entender la actual popularidad de esta idea, es necesario analizar por qué se
asegura que los niños que sufren de SDAH son en realidad “niños índigo”. La natural
resistencia de los padres a reconocer que sus hijos puedan tener problemas neurológicos
explica que algunos prefieran creer en explicaciones alternativas, sin ningún tipo de
evidencia científica que las apoye, pero que les ofrezcan las respuestas que quieren
escuchar: que sus hijos no tienen problemas sino que son seres especiales, procedentes de
otros planos espirituales, incomprendidos por la medicina moderna.

Además, en Estados Unidos existe actualmente una corriente de opinión contra el uso del
Ritalin (medicamento utilizado desde 1950 en casos graves de hiperactividad), acicateada
por promotores de terapias alternativas y defensores de la Nueva Era, quienes sostienen
que los tratamientos “naturales” son más efectivos que las drogas creadas y probadas
científicamente.
Parece que esta histeria que rodea el uso del Ritalin se ha incrementado por la
cobertura sensacionalista de algunos medios de comunicación, y eso ha hecho posible que
un libro tan intrascendente como Los Niños Índigo sea tomado en serio. Simplemente
escribieron lo que muchos padres y maestros querían oír y creer, lo adornaron con auras
azules y genios salvadores del mundo, y lo publicaron en el momento correcto.

Hay peligros reales al tratar niños que sufren SDAH con ideas solamente metafísicas y
no con medicina moderna. Los infantes con este síndrome, si no son atendidos
adecuadamente, con frecuencia experimentan disminuciones en su coeficiente intelectual y
rendimiento académico, resultando en una alta probabilidad del uso de drogas cuando
llegan a adolescentes y adultos. Enseñarle a los niños que son capaces puede ser positivo
para su autoestima, siempre y cuando no se les inculque que son superiores a nadie. Sin
embargo, muchos niños desarrollan problemas por causa de las expectativas irreales de
sus padres, que los presionan y los frustran. El caso de los “niños índigo” sería lapidario.

Tampoco hay que olvidar todas las implicaciones económicas de esta y otras creencias de
la Nueva Era, que incluye seminarios, talleres de autoayuda, libros, revistas y páginas
web que promocionan la idea para captar padres y educadores. Incluso existen “escuelas”
con programas de educación “especial” para niños índigo (bastante costosas por cierto),
basadas en esta creencia. Para colmo, en Venezuela, en mayo de 2003, la Universidad de
Los Andes –a través de su Facultad de Humanidades y Educación– avaló un taller al
respecto dictado por gurús de la Nueva Era, dándole “respetabilidad” al tema pero
restándosela a la universidad. Si esta es la tendencia de los educadores modernos,
estamos en graves problemas.

REFERENCIAS •Biblioteca Nacional de Medicina e Institutos Nacionales de Salud de
EE.UU. http://www.nlm.nih.gov •Carrol, L & Tobber, J. (2001) Los Niños Índigo.
Barcelona, España. Ediciones Obelisco. •El Club de los Niños Índigo.
http://www.geocities.com/elclubdelosninosindigo/ •Índigo Kinder en español. Nuevos
Niños, Nuevos Hombres. Los Niños Índigos.
http://www.indigokinder.de/die_indigo_kinder_espanol.htm •Kryon (mensajero celeste).
http://www.kryon.com/ •Psicopedagogía. Hiperactividad infantil.
http://www.psicopedagogia.com/marcos.html?hiperactividad.htm •Universidad de
California-Los Ángeles. www.ucla.edu N

Punto de vista de Conciencia Holistica sobre este tema tan discutido y no bien aclarado

Niños Indigo, Evolucion, o Fraude

A continuación exponemos lo que nuestra experiencia de muchos años nos a comprobado
para comprender y tratar a las personas que muestran una personalidad Índigo.
Nosotros Sarita y Abraham Toyber fundadores de Conciencia Holistica México, hemos
visto crecer un movimiento elitista y discriminador donde utilizan una etiqueta o termino,
niños como seres “especiales encarnados para salvar al planeta / con cualidades o poderes
sobrenaturales”. Se han creado fundaciones, instituciones e incluso escuelas para
aprovecharse de la ignorancia o la desesperación de los padres y obviamente la parte
económica tiene mucho que ver. Es importante no dejarse confundir con diagnósticos
erróneos de supuestos videntes, o psicólogos que se dan el lujo de afirmar que un pequeño
o un joven es índigo basados en suposiciones, cuestionarios prefabricados, o porque
simplemente se comportan diferente a lo comúnmente esperado como “normal”. Además
ahora se ha propagado que cualquier niño que presenta supuesto síndrome de
hiperactividad, hiperkinesia, déficit de atención o autismo los denominan índigo. Es
importante evitar no dejarse engañar por esos falsos conceptos, ya que una persona
color índigo solamente puede evaluarse a través de una equipo del aura para determinar la
personalidad real del individuo. y libre de manipulación personal y con actos de videncia
dudosa Contamos con un programa computarisado de tecnología de punta, que es un
biosensor aurico que científicamente puede mostrar el campo energético de la persona
que refleja su verdadero ser interno y no la imagen externa que la persona muestra ante
los demás y que puede estar oculta a través de actitudes, conductas, corazas,
apariencias o disfraces.

Obviamente los padres que son manipulados por falsas esperanzas se dejan llevar por el
hecho de que su niño es así porque es especial y único, alentando a que se escuden tras
ello para no hacerle frente al verdadero problema que el niño presenta: puede ser falta
de cariño, convivencia, dialogo, dedicación de tiempo y espacio para ellos, influencias,
o simplemente los niños son clones de lo que ven en sus casas. Por otro lado al tomar los
padres esta actitud están buscando algo de que presumir ante los demás para dejar que
el niño haga lo que quiera, como quiera y cuando quiera fomentando a pequeños
malcriados, prepotentes, maleducados, rebeldes, y delincuentes potenciales. Muchas
personas vienen de afuera con supuestos diagnósticos índigo y al tomar la fotografía del
aura se decepcionan enormemente al ver que no son índigo porque deseaban tener algo a
que aferrarse en lugar de enfrentar lo que verdaderamente necesitan modificar, corregir
o mejorar.

El termino índigo se ha asignado a la frecuencia mental que la persona maneja (no solo los
niños). A través de enseñanzas de los sabios de la cultura china e hindú, se conoce que
hay centros de energía llamados chakras que están a lo largo del cuerpo y distribuyen la
bioenergia a través de los canales de acupuntura o meridianos en el cuero, y el color
índigo corresponde al manejo de la mente. Pero esto no quiere decir que los índigo sean
mejores que los de aura verde o amarilla, ya que cada persona tiene cualidades,
destrezas, habilidades que reciben de herencia o que van desarrollando, y esto es lo que
distingue a cada persona, pero nadie es mejor que otro. Cada quien va evolucionando
según su capacidad, experiencia, nivel de comprensión y madurez. No se puede
pretender esperar crear robots que sean iguales, porque entonces no habría un libre
albedrío, ni posibilidad de evolucionar. Por lo tanto cualquier persona puede alcanzar el
nivel índigo a lo largo de su vida conforme va aprendiendo y puliendo su forma de ser,
abriendo su mente como si estuviera utilizando un software mas avanzado a lo largo de
su existencia. Esto nos lleva a comprender que índigo no es solo un don que algunos
tienen el privilegio de alcanzar, sino que todos tenemos la oportunidad de utilizar mas la
capacidad de nuestra mente.

A lo largo de la historia siempre ha habido personas índigo que se han distinguido por
aportar a la humanidad formas de mejoramiento social y prevención de enfermedades,
métodos para vivir en forma mas practica, descubrimientos que han logrado hacer
cambios relevantes en la ciencia y en la medicina, formulas e implementos que han
revolucionado la tecnología, pero antiguamente no se hablaba del termino índigo porque
en ese entonces no se conocía ni tampoco se podía comprobar de alguna manera.
Entonces pensemos…. que tiene de nuevo, raro o extraño el que ahora se este dando que
las nuevas generaciones vengan con ideas y propuestas mas evolucionadas, no es acaso
natural que a través del error y aprendizaje se puede avanzar y mejorar?

Todas las personas de cualquier edad que muestran alteraciones en sus actitudes,
pensamientos, conducta, emociones y sentimientos son personas que han sufrido de
carencias o impactos fuertes desde la infancia o al estarse gestando, y todos son el
reflejo de una educación, ejemplos o influencias de cómo hay que pensar, que hay que
comer, como se debe vivir. La cultura en la actualidad esta basada en el consumismo,
comida chatarra, estilo de vida deformado por una tendencia de competencia sin ética,
estar a la defensiva, responder agresivamente ante cualquier circunstancia, falta de
tolerancia hacia los demás en cualquier condición (económica, cultural, racial, religiosa).
Por esto es de vital relevancia pensar en la clase de mundo que les vamos a heredar, y
tratar de evitar que solo algunos controlen la vida intelectual, social y económica y los
demás seamos sirvientes de ellos .

No dejemos en manos del destino incierto y grupos o fundaciones de dudosa
respetabilidad el futuro de nuestras vidas y de nuestros hijos , hagamos reflexión y
conciencia y cambiemos nuestros hábitos Holisticamente (Cuerpo, mente, espíritu)

Estudiemos técnicas, y aprendamos el uso las herramientas que están a nuestro alcance
como la buena comida, la vida sana, el buen dormir, el estar siempre contento y feliz de
empezar el día dar gracias que tenemos nuestro trabajo y nuestras metas sin importar
las inclemencias y mensajes negativos que escuchamos en las noticias y medios
produciendo estrés, aprehensión, miedo, angustia, y tratan de controlar nuestra economía
haciendo que nos estemos constantemente comparando con un modelo o patrón a seguir,
creando insatisfacción, sensación se carencia y privación, Debemos empezar cada quien
dando el ejemplo de que vivir esta vida en forma optima no es solo privilegio de aquellos
con poder adquisitivo, sino es estar bien internamente con nosotros mismos y con lo que
nos rodea . Cuidemos el ambiente ya que un lugar sano y limpio, con una mente despejada
da paz y trae amor..

Todos los niños y adultos pueden ser índigo todos tenemos el potencial de ser buenos
seres humanos solo necesitamos reprogramar hábitos y disciplinas mentales y culturales.

Si los niños tienen mucho que aportar y enseñar a los adultos, podemos escucharlos y
tratar de entenderlos, ayudarles a que puedan compartir nuevas formas mas armoniosas
de conceptuar la realidad, pero a la vez, como adultos, debemos de guiarlos para que
no lleguen a los extremos de no poderse controlar ni aprender a convivir con los demás o
con la realidad que les ha tocado enfrentar.

Hemos encontrado la manera mas facil de ayudar si medicamentos y costosas sesiones a
todo tipo de niños con problemas de conducta que normalmente es solo un reflejo de lo
que se vive actualmente gracias a la EVOLUCION SUPERFICIAL DE LA CULTURA

Visite nuestra página de Internet http://www.holistica.com.mx/masajes.html

¿QUE ES SER UN NIÑO INDIGO?
Yo doy por hecho de que ustedes ya están informados pero puede ser que no,
y no tengo el porqué darlo por hecho. Un niño índigo es un niño que tiene y
expresa la frecuencia índigo… ¿Y qué es la frecuencia índigo? Es la vibración
del chakra del entrecejo. ¿Y qué es un chakra? Según la medicina tradicional
china, que es la medicina más milenaria, seria, veraz y con resultados de
cambios que existe: la medicina oriental. Según la medicina oriental, nuestro
cuerpo está formado por energía eléctrica y energía magnética. Tenemos y
vivimos constantemente dentro de un campo electromagnético formado por
72,000 posibilidades de conexión, posibilidades, canales que interactúan
formando nuestro entramado energético. Donde coincide todo este entramado
energético o aura es sobre la línea media imaginaria de nuestro cuerpo,
configurando lo que se llaman los vórtices energéticos o chakras . Sistema de
chakras es el sistema de vórtices energéticos en el que se basa la acupuntura,
la digitopuntura, la kinesiología, etc. Tenemos siete vórtices energéticos. Si
cada uno se tradujese en longitud de onda en relación a un color, daría un
color determinado dentro del espectro de la misma gama que nuestro arco iris.
¿Por qué no se ven? ¿Por qué no vemos nuestras auras, nuestros chakras? No
los vemos porque están formados por la partícula más pequeñita que existe: el
electrón, y el electrón no es visible ante la mirada ordinaria. O sea que no
tienen la suficiente masa material como para verse. Por lo tanto, los chakras
no los podemos ver a menos que tengamos visión aural o seamos videntes. Si
tradujésemos en color el chakra del entrecejo, que unifica las cualidades del
hemisferio derecho y del hemisferio izquierdo, veríamos que tiene el color
índigo, azul cobalto… Los llamados “niños índigo” nacen ya con este
chakra, con este vórtice energético y por añadidura las cualidades de ambos
hemisferios cerebrales más desarrolladas de lo normal.

¿Qué es tener desarrollado el chakra del entrecejo, el chakra
índigo?
Todos los seres humanos tenemos la posibilidad de desarrollar nuestro chakra
índigo, nuestro chakra del entrecejo. Es vivir de una manera diferente a la
manera material, a la manera razonable, a la manera intelectual, a la manera
materialista de ser, sentirse y relacionarse con los demás y con la vida. ¿Y por
qué? Pues porque nuestra capacidad cerebral no solamente abarca nuestro
hemisferio izquierdo racional, intelectual, sino que también abarca nuestro
hemisferio derecho, con todo su potencial y cualidades atemporales,
intuitivas, psicomágicas , conscientes de realidades más allá de lo que ven
nuestros ojos o tocan nuestras manos o perciben nuestros demás sentidos.
Estas capacidades unificadas alternativamente son las que tiene
potencialmente todo ser humano, en forma latente pero por desarrollar según
tenga o no inquietudes espirituales; y cuando defino “espirituales” no tengo
ninguna intención de que sea entendido con connotaciones religiosas ni
místicas: me refiero a ser consciente … Consciente de que aquí pueden haber
presencias angélicas, guías, etcétera. Cuestiones que la mente racional rechaza
pero que son verdad aunque no nos las creamos, y que el niño índigo, el
adolescente índigo o el adulto índigo tienen tan integradas como podemos
tener nosotros integrados el que sólo existe lo que vemos y tocamos. Para ellos
es completamente normal y natural el saberse de otros planos, de otros
planetas, saberse en contacto con seres de la naturaleza como las hadas… Ver
y sentir a los ángeles, saber que la muerte sólo es una manera de nacer a otra
realidad, etc., etc. Y este tipo de información, para ellos tan natural, en algunos
padres puede dar miedo, y tratan de taparla. En otros, como cuando nosotros
éramos pequeños y hablábamos de ángeles, de hadas, de otras vidas (la
mayoría de nosotros, y es que ya ni nos acordamos), cuando permitíamos que
nuestras potencialidades del hemisferio derecho se expresaran, motivadas
también y principalmente por los cuentos, por las leyendas, el mundo infantil
que le llaman, ¿no?, nuestros padres no tenían el nivel de información ni el
nivel de consciencia que tenemos ahora los que tenemos hijos… Y en lugar de
informarse lo que hacían en su lugar era “normalizarnos” con muchas
normas…

De todas maneras muy normales no hemos quedado puesto que nuestros hijos
son índigo: nuestros hijos nos han elegido . (Risas) . Es decir: que no nos
asustamos ni intentamos normalizarles poniéndoles normas: intentamos
informarnos, intentamos averiguar qué más hay más allá de un diagnóstico
médico que dice: “su hijo es hiperkinético, su hijo tiene Síndrome de Déficit
de Atención, su hijo no encaja, su hijo es un hijo problema”… ¿Nos
conformamos con eso y le damos el Ritalín y la razón a la maestra…qué
hacemos? Nos seguimos informando y por eso están aquí hoy, por eso toman
como algo prioritario el ver programas de televisión que hablen del tema o
comprarse libros que hablen de este tema, prestan atención cuando hay una
conferencia o cuando hay alguien que hable de este tema… Y de este tema,
quien más debe sentir su seriedad es cada uno de nosotros, cada padre, cada
educadora, cada educador, cada psicólogo, cada médico, porque dándoles
medicación llamada “droga legal” a nuestros hijos si son índigo, sólo
conseguimos atrofiarles sus capacidades glandulares de secreción hormonal
tanto del hipotálamo como de la hipófisis y la pituitaria; es decir, de las
glándulas que están en el cerebro, las glándulas que sirven para todo lo
relacionado con el intelecto pero también para todo lo relacionado con la
creatividad, con la intuición, con la sabiduría del corazón.

Entre la confusión que les decía, y el oportunismo de estos especialistas que se
sacan de la manga el saber todo de los niños índigo, y que todavía nos
confunden más, ¿qué podemos hacer? En primer lugar, no sentirnos en ningún
momento tan desamparados ni tan desorientados. Si eres padre sabes, si eres
maestra, sabes; si eres profesor, sabes. No es casualidad que tengas en tu aula
niños índigo. No es casualidad que a tu gabinete o a tu consulta acudan niños
índigo. No es casualidad que un niño índigo o dos o tres, te hayan elegido
como madre o como padre: sabes. Aunque no te lo creas, hay cosas que son
verdad y esta es una de ellas: si tienes cerca niños índigo es porque en tu
corazón y en tu hemisferio derecho y en tu chakra índigo del entrecejo sabes
cómo sacar esa sabiduría … porque claro, estamos demasiado
acostumbrados a los métodos, a las normativas, a los manuales, a las recetas
milagrosas y efectivas, y en esta cuestión índigo hay que trabajar . Hay que
trabajar primero para saber elegir… Para saber elegir el colegio, el profesional
de la salud, para saber elegir y decidir si medicas a tu hijo o no lo medicas.
Para saber qué podemos hacer… El nivel de oferta en los colegios de
momento es precario. Las escuelas normalmente están masificadas. Un niño
índigo necesita atención, a un niño índigo hiperactivo hay que saber estimarlo
y valorarlo para saber cómo enfocar la hiperactividad y la frecuencia índigo.

El niño índigo es uno de los precursores, uno de los maestros, una de las
personas, uno de los sanadores que va a cambiar esta realidad. Esta realidad
no puede seguir adelante por el lado o camino materialista y tecnificado y
saturado de tecnología, en absoluto. Hace falta creatividad. Hace falta cada
vez más disfrutar del tiempo libre que nos da la tecnología.

¿Quiénes son los que van a enseñarnos?

Los índigo, porque la frecuencia índigo, la frecuencia del chakra entrecejo es la
que unifica lo práctico con lo creativo. Porque esta sociedad y esta realidad si no
empieza a ser creativa con su tiempo libre y con los medios de los que dispone, si
no empieza a relacionarse con su prójimo desde el corazón, va a explotar. Tanta
tecnología y tanto tiempo libre en sociedades altamente culturizadas, altamente
tecnificadas, como por ejemplo Suiza o Suecia, han resultado en un alto nivel de
suicidios de niños, de adolescentes y de adultos. ¿Por qué? Porque hay mucho
tiempo, mucho dinero, mucha tecnología y no se sabe qué hacer porque no hay
educación creativa. ¡Qué casualidad!, ¿verdad?

A los niños índigo, la única motivación por la que les podemos ayudar, la
única vía para que despierten y desarrollen todo el potencial que tienen en sí
mismos es a través de la creatividad . No se sienten motivados, no les interesa
en absoluto que en su colegio se tenga un baremo de aprendizaje que vaya
desde el primero hasta el último mes del año escolar con el aprendizaje de los
adjetivos, de las preposiciones y de la tabla del uno al nueve, por poner un
ejemplo, y tienen qué adaptarse a cumplir ese baremo ¿que dicta quien?: El
sistema educativo existente para nuestro mejor bien y el de nuestros hijos
evidentemente. Pero el niño índigo no se adapta al método: necesita un
método que se adapte a él . Y a no ser que tengamos la suerte de llevarlo a un
colegio Montessori, a un colegio Waldorf, a un colegio especial que no esté
masificado en el que las personas que forman parte de ese colegio tengan la
necesidad de expresar su vocación apasionada y amorosamente, y no tengan
su profesión sólo como un medio de generar ingresos a final de mes. Porque
en la docencia al igual que en la medicina oficial, hay muchos que podríamos
definir como “funcionarios”: No es lo mismo una maestra o maestro que ama
o que ame a los niños y que ame su vocación, que un funcionario que ha
estudiado una carrera corta, fácil, agradable, con alicientes, con bastantes
períodos vacacionales y pagada por papá, y tranquila. Ése es un funcionario:
ése no soporta a los niños , y si tiene niños índigo en su clase hoy no está
aquí: está dándose un masaje, o en una clase de inglés o de danza o de baile, o
en un bar tomando café, porque sabe que su período de trabajo es el
remunerado y cuando se acaba, “pues qué bien que ya vienen los papás a por
los monstruos”… En cambio, las personas que están aquí y que tienen como
vocación el amor a los niños y el amor a la enseñanza, saben que tienen niños
índigo en sus aulas… ¿Qué hacemos con ellos, qué hacemos? Tenemos que
ingeniárnoslas para seguir dentro del sistema, porque el sistema es un coloso
tremendo y no podemos luchar contra él, pero incrementando la creatividad ,
haciendo lo posible porque se impliquen los papás. Los papás deben ser
conscientes de que su hijo es un ser especial como todo niño, pero que si
además es índigo, es una responsabilidad tener un hijo índigo .

Un hijo índigo es el futuro profesional en el que estaremos todos nosotros,
porque todos los ámbitos de la sociedad del día del mañana estarán formados
por los niños de ahora. En cada uno de los profesionales de nuestro futuro, que
haya un índigo que haya podido expresar sus cualidades y sus potencialidades,
que haya podido expresarse desde la creatividad y que haya podido descubrir
qué es lo que le apasiona en la vida, será un profesional totalmente terapeuta.
Porque el índigo es terapeuta: viene a sana r esta sociedad como he dicho
anteriormente. Si un niño índigo se apasiona por hacer panes, pasteles,
galletas, cualquier profesión que elija, sea mecánico, sea médico, sea abogado,
sea arquitecto, sea terapeuta holístico, sea cineasta, sea escritor, si hace lo que
le apasiona (y sólo lo puede descubrir si se le permite ser creativo con su
aprendizaje) , si descubre lo que le apasiona, se dedique a lo que se dedique
en la vida, tendremos y recibiremos un amor, un nivel de consciencia que en
estos momentos no tenemos como deberíamos y merecemos tener. La mayoría
de los profesionales de nuestra sociedad, de cualquier sector, trabaja por
dinero. La mayoría, no todos. Cuando podemos unificar remuneración,
profesión y vocación es un regalo. Y quien ama su profesión lo sabe. Esto es
lo que se pretende con los niños índigo: que a todos los niveles, cuando sean
adultos, en cualquier sector de la sociedad en el que trabajen, donde se
realicen profesionalmente, lo hagan a través de aquello que les apasiona y no
que se les haya impuesto. Pero para ello, desde la base necesitan saberse
queridos, apoyados, comprendidos y con un sistema de enseñanza y
aprendizaje que se adapte a ellos y no al contrario.

Cuando se habla de un Niño Indigo, con frecuencia se
pregunta ¿qué es? Como si de un objeto se tratara. Los
objetos se clasifican, las personas, no. Siendo contrario
a las clasificaciones, mejor es poder reconocerlos, pues
no hay un niño que podamos tomar como modelo. Ser
indigo se define mas por una cuestión de actitudes que
por una cuestión de características (físicas). Cuando se
me pregunta que es un Niño Indigo respondo.... Para
que tengáis una imagen de un niño Índigo (este tipo
podría es el mas característico): un ser independiente,
con una forma de pensar autónoma, tanto como lo es
él. No se deja influenciar fácilmente, cuestionando todo
lo que pasa a su alrededor, no se adapta a los ritmos
establecidos sobre todo cuando se rompen sus ritmos
biológicos naturales. Es muy sensible y se identifica
fácilmente con los sentimientos de los demás
(empatia). Puede ser muy extrovertido, aunque si no
encuentra comprensión a su alrededor será muy
introvertido y solo se relacionará bien con personas de
su mismas características.

Es un niño que...
Ø .... es un adulto en un cuerpo chiquito.
Ø .... no tiene unos rasgos físicos diferentes, puede ser
rubio, moreno, alto, bajo, gordo, delgado..... aunque
sus ojos suelen tener una viveza especial.
Ø .... es el destructor o respondón de la clase
Ø .... es un espejo perfecto para los defectos de los
adultos. Si tienes un Índigo en casa o en el colegio,
éste reflejará todas las cosas que tienes que trabajar
Ø .... es el hijo o alumno que cuestiona todo lo que
haces si ve que no es justo
Ø .... es el que lucha por una injusticia
Ø .... aprende solo lo básico de lo que no es primordial
para él y lo aprende todo, sin esfuerzo alguno, si le
interesa.
Ø .... puede ser superdotado o puede no serlo
Ø .... puede tener Trastorno de Deficiencia de Atención
con Hiperactividad o puede no tenerlo
Ø .... puede tener habilidades paranormales o puede no
tenerlas
Ø ..... se relaciona con muchos tipos diferentes de
personas para aprender de ellos.
Ø .... su energía hace que los cambios sean mas
rápidos, provocando rupturas de patrones antiguos o
no validos por donde quiera que vaya. Ø .... es un
rompedor de sistemas, tanto educativos como sociales
y culturales que están obsoletos
Ø .... es el detonante del cambio, hace todo lo
necesario para que esta sociedad cambie radicalmente

Se discute el fenómeno pseudocientífico de los Niños Índigo sobre la base de
la bibliografía de sus principales exponentes. Se describe y fundamenta que
quienes siguen esta doctrina pueden causar perjuicios a la salud de los niños,
y que el concepto de Niños Índigo tiene un componente racista que promueve
la discriminación. Los fundamentos de su existencia consiste en conceptos
metafísicos New Age, supuestos contactos con extraterrestres y otras fuentes
igualmente falsas, imposibles de poner a prueba o refutadas. Sus promotores
son cultores de diversas pseudociencias (entrenadores en Programación
Neuro Lingüística, terapeutas transpersonales, naturistas, radiestesistas,
“investigadores” paranormales, espiritualistas, etc.) o profesionales ajenos a
la medicina (cantantes, profesores de idioma, profesoras de cerámica,
maestras jardineras, etc.). Se alerta acerca del intento de incluir esta
pseudociencia en el sistema educativo en Argentina, usando una versión
menos fantasiosa pero igualmente falsa y discriminatoria. Se concluye que los
Niños Índigo no existen como una entidad concreta de la realidad biológica
humana.

Los Niños Índigo, Niños de Luz o Niños de Gracia es una de las tantas
ramificaciones de la corriente pseudocientífica New Age que se presenta como
una alternativa para vivir en un mundo mejor. Sin embargo, en torno a la
filosofía de los Niños Índigo trasciende un peligroso mensaje mesiánico contra
la medicina, promueve la existencia de seres extraterrestres y sostiene una
nueva forma de racismo. La idea de los Niños Índigo fue inventada en 1982
por la parapsicóloga Nancy Ann Tappe, que se presenta como terapeuta o
espiritualista. En su libro “Entendiendo su vida a través del Color” propuso
una clasificación de las personas según el color de su aura, una actualización
New Age del perverso e igualmente refutado sistema de razas humanas que
tanto daño hizo a la humanidad. Este fraude creció en importancia a partir de
un libro “Los Niños Índigo” de Lee Carroll y su esposa Jan Tober, que en
textos posteriores hicieron mayor énfasis en que se comunican telepáticamente
con una entidad extraterrestre que les enseña acerca de estos nuevos seres.
Este libro, en el que N. Tappe tiene una participación destacada, se compone
de numerosos capítulos cortos escritos por diversos “profesionales” y
“especialistas” que aconsejan cómo se debe tratar a un Niño Índigo.

Gran parte del texto son consejos útiles para la crianza de cualquier niño, del
tipo:

“Los niños necesitan seguridad, atención, respeto, dignidad y un lugar
seguro”.
“No los golpee o use lenguaje ofensivo”.
“Deje que sus emociones le muestren amor”.
“Mantenga su palabra”.

Estos consejos son comunes en conferencias y cursos sobre NI, pero la
pregunta que le surge al lector es que no son únicos para un supuesto tipo
nuevo y exclusivo de niño que, por su supuesta diferencia, requiere de
cuidados distintos. Entonces, ¿los demás niños no requieren seguridad y
respeto? ¿podemos golpearlos y ofenderlos? ¿no debemos demostrarles amor?
¿podemos engañarlos? Otras sugerencias son perniciosas, ya que promueven
un trato diferencial en la educación, en la alimentación, el trato diario y en el
cuidado de la salud.
Para que se pueda definir un conjunto distinto del resto en la población
humana deben existir características objetivas y propias que identifiquen a los
individuos que ingresan a esa categoría. Esas características deben ser únicas
de esa población humana, es decir no compartidas por el resto de la
humanidad. Además, para definir esa categoría debe existir un correlato
genético o cultural que lo sustente. Por ejemplo, los menonitas o la etnia
Nukak tienen características culturales distintas al resto de las personas, por lo
que se pueden sustentar como grupos culturales propios. Biológicamente no se
conocen categorías que puedan servir de fundamento para proponer grupos
distintos dentro de la humanidad.

Las numerosas definiciones de Niños Índigo, además de ser diferentes entre sí,
son subjetivas o están fundadas sobre caracteres esotéricos o sin referentes
materiales en la realidad. Sólo Nacy Tappe se atrevió a plantear una definición
clara: ella usó el color del aura. El problema de esta definición es que no se
puede caracterizar a una entidad de la realidad, como sería una nueva clase o
raza humana, con un concepto metafísico y pseudocientífico. El aura
supuestamente es un reflejo de una “energía” sobrenatural o energía vital que
en los humanos emergen desde los chakras, y se vincula con la reencarnación.
Estas afirmaciones nunca pudieron ser comprobadas a través de la
experimentación científica o validada con algún método, es decir, el aura sólo
existe en la imaginación. Ver “Desde el alma: La fotografía Kirlian” para una
discusión más detallada sobre el significado del aura.

Todos los demás autores sólo ofrecen características generales y ambiguas.

Como ejemplo de estas vaguedades y generalidades se puede citar la
propuesta original de Carroll y Tober en “Los Niños Índigo”:

1.-Vienen al mundo con un sentimiento de realeza (y con frecuencia actúan de
esa manera).
2.-Tienen un sentimiento de “merecer estar aquí” y se sorprenden cuando
otros no comparten esta idea.
3.-La propia valía no es un asunto de gran importancia. Con frecuencia ellos
les dicen a los padres “quiénes son ellos”.
4.-Tienen dificultad con la autoridad absoluta (autoridad sin explicación o
alternativa).
5.-Hay cosas que sencillamente no pueden hacer; por ejemplo, les cuesta
mucho trabajo esperar en una fila.
6.-Se frustran con los sistemas que se basan en la costumbre y que no
requieren un pensamiento creativo.
7.-Con frecuencia ven mejores maneras de hacer las cosas, tanto en la casa
como en la escuela, lo cual los hace parecer inconformes con cualquier
sistema.
8.-Parecen antisociales a menos que estén con los de su propia clase. Si no hay
otros con una conciencia similar alrededor de ellos, con frecuencia se vuelven
introvertidos, sintiendo que ningún otro ser humano los entiende. La escuela
les resulta con frecuencia extremadamente difícil para socializar.

9.-Estos niños no responderán a la disciplina “de culpa” (“Espera a que llegue
tu papá a casa y vea lo que has hecho”).
10.-No les da pena dejar saber cuáles son sus necesidades.

Otras definiciones, o enumeraciones de rasgos, de los Niños Índigo son de este
estilo, y se reiteran en usar la idea de Carroll y Tober que dice:

“Un Niño Índigo es aquel que muestra una nueva e inusual serie de atributos
psicológicos así como un patrón de comportamiento generalmente no
documentado con anterioridad” .

Aunque estos autores presentan esto como si fuera una definición, en realidad
no pasa de un anuncio: no aclaran expresamente cuáles son los “atributos
psicológicos” nuevos e inusuales, ni cual es el “patrón de comportamiento”
indocumentado.

Nancy Tappe fue más allá de su definición inicial, llegó a definir cuatro tipos
distintos de Niños Índigo: el humanista, el conceptual, el artista y el
interdimensional. Nuevamente definidos con generalidades para que cada uno
pueda hallar lo que busca en cualquier niño.

Luz Guzmán en su libro “Los Niños Índigo, en busca de la verdad” describe
76 características de estos niños, algunas tan generales como “56. Son
Inquietos”, tan pseudocientíficas como “50. Canalizan sin esfuerzo”, o “54.
Manifiestan otras habilidades parapsicológicas”.

Revisando revistas científicas de medicina pediátrica como el Journal Pediatry
Health Care, The Electronic Journal of Pediatric Gastroenterology, Nutrition
and Liver Diseases, Le Journal de Pediatrie et de Puericulture, el European
Journal of Pediatry, el Journal of Pediatry y otros similares, no existe un solo
estudio sobre la existencia de Niños Índigo o de algún fenómeno similar que
le pueda ser referido aunque sea por una aproximación grosera. Es decir los
profesionales que todos los días tratan a decenas de niños desconocen una
manifestación tan destacada como la que nos relatan Tappe, Carroll y Tober
desde hace 20 años.

En síntesis: los Niños Índigo no existen como una categoría objetiva de la
diversidad humana, no se los puede definir ni diferenciar inequívocamente de
otras personas ya sea desde un aspecto cultural o biológico y en el ámbito
científico especializado nunca se detectó esta supuesta nueva categoría
humana.

El componente racista

Los tres autores originarios de Niños Índigo (Tappe, Carroll y Tober) son los
que le dieron más empuje a esta idea, todos los demás se basaron o inspiraron
en ellos para tratar el tema. Con la diversificación de autores, libros,
conferencias y páginas de internet las experiencias aumentaron en volumen y
profundizaron esta fantasía, incluyendo sus aspectos más dañinos en el plano
social. Por ejemplo la autora venezolana Isabel Stelling en su artículo “Una
nueva raza esta emergiendo (Partes 1 a 4)” (ver
http://www.ninosdegracia.com/index_nindigos/nueva_raza.htm
) abunda en afirmaciones como:

“Nuevos niños, o más bien súper-niños están naciendo en el planeta.”
“Estos niños extraordinarios o súper-niños, llamados los Niños de la Vibración
Cristal o los Niños del Milenio y que conforman una nueva raza en el planeta,
fueron denominados Niños Índigo por la escritora norteamericana Nancy Ann
Tappe, ...”.

Su mensaje racista queda evidenciado todavía más claramente cuando afirma:

“... los Niños Índigo forman parte de una nueva raza que podríamos llamar “
La Raza de los Superhombres”, seres superdotados y superinteligentes pero
además revestidos con altos grados de espiritualidad, honestidad e integridad,
características que traen impresas en su ADN, ...”.
“Todos estos niños son, aparentemente, producto de la mutación genética, y se
determinó que la estructura de su ADN es diferente al resto de los seres
humanos. Tienen 4 ácidos nucleicos combinados en grupos de tres a tres que
producen 24 codones, 4 codones más que el hombre corriente.”
Esto último es otro absurdo ya que si su ADN es distinto al humano los Niños
Índigo no serían humanos ni podrían nacer de seres humanos. Además, la
autora desconoce lo básico de la estructura del ADN y del código genético ya
que las combinaciones de los codones son 64 en lugar de 20, mientras que los
ácidos nucleicos son dos y no cuatro.

En otro artículo ( “El Paradigma de la Nueva Raza ” ), I.. Stelling expresa:

“... los Niños Índigo, un nuevo paradigma para la humanidad, una nueva raza
que habrá de repercutir en nuevos paradigmas educacionales, políticos,
sociales, religiosos y que también incidirá directamente en nuestro sistema de
creencias.” (http://www.ninosdegracia.com/paradigma02.htm )

Otros autores usan una terminología más sutil aunque igualmente
discriminatoria: por ejemplo Richard Seigle (capítulo “Sistemas de
Clasificación Humana” en el libro “Los Niños Índigo” ) afirma que es posible
caracterizar grupos humanos por el color, mientras que son comunes
referencias como

“los nuevos niños superpoderosos”,
“son más inteligentes y más sensibles”,
"los niños del nuevo milenio" (desprovisto de su concepto cronológico),
"los nuevos niños",
"los niños de hoy son diferentes", etc.
Otros expresan que los Niños Índigo tienen una notable inteligencia, mayor
creatividad, una base genética más perfecta que la de un humano y hasta
poderes paranormales como telekinesis (mover objetos sin tocarlos) y telepatía
(transmisión de pensamientos). También abundan expresiones como “Los
Índigo procesan sus emociones de forma diferente a los no-Índigo ...” o “No
sienten temor”. Algunos “indigólogos” parecen desconocer los conceptos
básicos de la diversidad humana al sostener que son más bajos, o más altos,
etc., o que:

“Pueden tener un ligero abultamiento del lóbulo frontal. Son de ojos grandes y
de contextura ósea fina, por lo que, generalmente, son delgados”
(www.mantra.com.ar/miv/foro/mensaje/802.html)

También es común leer que “su superioridad genética les confiere un sistema
inmunológico más fuerte de modo que no se enfermarían nunca”. Sin embargo
los pediatras no han detectado una disminución en las consultas médicas ni en
las enfermedades de los niños, aun cuando N. Tappe expresa que “El 90% de
los niños de 10 años de edad son índigo (en 1998)”. Semejante cantidad de
niños inmunes debería ser evidente. Es de resaltar que toda vez que se puso a
prueba la existencia de razas humanas nunca se pudo demostrar su existencia,
ya sea por la morfología externa o del esqueleto, la composición
macromolecular, los cariotipos o la conformación genética. Todos los autores
que afirman que los Niños Indigo “son diferentes” jamás presentaron una sola
evidencia más allá de su anuncio, inclusive algunos pocos que citan
“investigaciones en la Universidad de California” en informes que nunca
aparecen.

El componente extraterrestre y New Age
Isabel Stelling en “Kryon y los Niños Índigo” (ver este artículo en
www.cultivaelespiritu.com.ar/ninos/Índigo.htm), sintetiza esta faceta de la
historia:

“Gran parte de la información acerca de los Niños Índigo fue transmitida
telepáticamente o canalizada por una entidad, nunca encarnada en la Tierra ,
que se llama Kryon.”; “Kryon es una gentil y amorosa entidad que se
encuentra actualmente en la Tierra desde el año de 1991, para ayudar a
movernos hacia la alta energía de lo que llamamos “ La Nueva Era ”.”

El colmo del absurdo, y que hace pensar si esto no se trata de una gran broma,
se evidencia cuando Stelling, y otros, nos cuentan que todas las
comunicaciones telepáticas comienzan diciendo “Yo Soy Kryon, del Servicio
Magnético”. En otras publicaciones, además, parece que Kryon es Maestro de
ese servicio. En diversas páginas de internet se pueden leer las
“canalizaciones” de Kryon a través de Lee Carroll, como “Activando la
tercera capa del ADN” o “El círculo de la Energía ” (ver
www.cultivaelespiritu.com.ar/kyon/lee.htm ). Según la
“canalizadora” Nancy Tate, Kryon le habla acerca de la “civilización perdida
de la Atlántida ”. En “Los Niños Índigo” N. A. Tappe afirma:

“Algunos ya han pasado por la tercera dimensión y hay otros, me parece, que
vienen de otro planeta. Son los índigo interplanetarios, por eso los llamo
interdimensionales.” Con el condimento de Nueva Era se diversificó la
potencialidad de autores y consejos acerca de estos supuestos niños. Se
cuentan desde dietas naturistas especiales para ellos (aunque no son diferentes
a las de otras personas), y se hace una permanente adaptación del léxico New
Age para este caso: Vidas pasadas, Karma, Aura, Medicina Alternativa,
Vibración, Energía, Telekinesis, Telepatía, Trabajador de la Luz , Chakra,
Reiki, la Atlántida , etc. Los relatos de este tipo son numerosos, y como en el
resto de los enfoques sobre los Niños Índigo carecen de toda evidencia
objetiva o posibilidad de verificación. A pesar de ello siempre se hace hincapié
en que se trata de niños diferentes al resto. Nuevamente Isabel Stelling
asombra con sus afirmaciones en “Habilidades Parapsicológicas en los Niños
Indigo” (ver el artículo en
http://conates.tripod.com.ve/ninos_indigo/istelling/nisuperhacmila.html): en
este texto la autora logra mezclar la mecánica cuántica, la Biblia , telescopios,
microscopios y la parapsicología entre otros temas. Allí relata como ciertas las
siguientes habilidades de los NI:

-poderes súper especiales,
-telekinesis,
-clariaudiencia,
-clarividencia,
-“leer un papel escrito cuando lo colocas en su oído o con solo tocarlos”,
-“ven seres de otras dimensiones ”,
-telepatía,
-viajes astrales,
-sanación espiritual, entre otras.

Además de los NI, en los círculos ufológicos y New Age se están anunciado
otros “niños” que estarían apareciendo en nuestro planeta. Ya no es Kryon el
que se comunica telepáticamente con los “canalizadores”, sino directamente la
Virgen María (ver “Criando Cristales”
www.cultivaelespiritu.com.ar/ninos/Índigo.htm ) o El Grupo (una
supuesta colectividad de ángeles que le dan información a Steve Rother). Las
características de estos niños son todavía más ambiguas, subjetivas e
indefinidas, ya que no se trata de niños súper inteligentes (que al crecer se
verifica que carecen de esta singularidad). Algunos de ellos son:

-Niños Cristal, también llamados niños de la Nueva Tierra , Niños Psíquicos o
Niños de las Estrellas: serían más sensibles, extremadamente poderosos y
sensitivos.
-Crystal Scauters: vendrían del espacio a examinar el agua y sembrar semillas.

-Niños Diamante: tendrían aura en forma multicolor.
-Niños Platino: serían similares a los cristal pero pueden existir en dos
dimensiones a la vez; tienen aura con rayos luminosos entre amarillo y blanco.
-Crystals Walkins: encarnarían como adultos con vibración de cristal.
-Crystal Erders: algunos serían humanos.
-Niños Súper Psiquicos de China: serían niños que sólo nacen en ese país y
tienen poderes paranormales.

El componente sanitario
Como se mencionó más arriba, un aspecto que se usa para defender la idea
que los Niños Índigo existen es que su salud es superlativa. También quedó
establecido que esto es falso, ya que no resiste la más mínima prueba de
verificación. Además de la vertiente discriminatoria este asunto puede poner
en riesgo la salud de los niños con una patología bien conocida y largamente
estudiada: el Síndrome del Déficit de la Atención e Hiperactividad (SDAH).
El reconocimiento de que un niño es índigo puede traer aparejado dejar de
lado el tratamiento médico de un desorden neurobiológico, lo que puede
ocasionar consecuencias graves. Este es el factor por el cual muchos padres
encuentran una excusa, hasta cierto punto comprensible, al negar que su hijo
tiene un problema de salud que, para muchos, significa que tiene una
enfermedad mental. Las patologías del cerebro suelen tener una alta carga
emocional en la familia, lo que puede interferir con la capacidad de tomar
decisiones correctas. Así, es preferible creer que nuestro hijo es un ser especial
y superior que aceptar que son parte del 3 al 5% que sufren de hiperactividad.
Sin embargo, desde el año 1950 el SDAH tiene un tratamiento altamente
contrastado con buenos resultados. Pero las revelaciones celestiales de Kryon
y su oportuna publicación coinciden con una campaña en Estados Unidos
contra el uso de medicamentos, promovida por terapeutas no médicos,
angeólogos, naturistas New Age, parapsicólogos y otros mercaderes sin
escrúpulos. Así, para muchos padres con hijos hiperactivos puede ser más
valioso un “testimonio” o anécdotas vagas y sin corroboración que 40 años de
experiencia de un tratamiento médico específico y exitoso. Desde la página
“Niños Índigo” (conates.tripod.com.ve/ninos_indigo/id15.html) se argumenta
en contra del tratamiento médico del SDAH. Luego de transcribir el prospecto
de una droga específica de uso común para esta dolencia, aconsejan:

“Después de leer la ficha ustedes se preguntarán: ¿Entonces que opciones
tengo? Buscar ayuda en la medicina alternativa, médicos homeopáticos,
quánticos, o terapeutas flores de Bach.”
Es decir todo fuera de la medicina. Otros “indigólogos” cuestionan el
tratamiento médico con malas artes similares, como José Piedrafita Moreno en
www.geocities.com/elclubdelosninosindigo/Ritalin.html que,
siendo cantante lírico, opina sobre el tratamiento de una dolencia neurológica.
La supuesta inmunidad a las enfermedades de los Niños Indigo puede ser un
incentivo para que los padres dejen los cuidados elementales de la salud, como
el plan de vacunación, o cambiar el cuidado médico de sus hijos por el de una
pseudomedicina.

Los Niños Índigo en la escuela
Principio 10: El niño debe ser protegido contra las prácticas que puedan
fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquier otra índole.

Declaración Universal de los Derechos del Niño.

La idea de NI llega incluso al ámbito escolar, en el que docentes con escasa
formación en ciencias y alta credulidad, creen poder identificarlos entre sus
alumnos. Un docente que aplica una pseudociencia para clasificar a sus
alumnos como parte de una “raza superior”, además de perder su capacidad
para diferenciar lo falso de lo verdadero, está vulnerando derechos básicos de
los niños al mismo tiempo que pone en serio riesgo su salud. En diversas
partes del mundo funciona el Proyecto Índigo Internacional que se autodefine
como “un Movimiento Internacional, sin fines de lucro, creado y orientado
para brindar asistencia, información, formación docente y educativa a padres,
maestros, psicólogos, pediatras, entre otros, de niños con Déficit Atencional
y/o Hiperactividad. Conocidos internacionalmente, hoy, como Niños Índigo”.
Esta es la avanzada internacional que pretende penetrar en el sistema
educativo ya que sus principales acciones son cursos y talleres para padres y
docentes, como:

-"Quienes son los Nuevos Niños",
-"Formadores Índigo",
-“Niños Índigo: Taller de Educación”,
-“Programa Especial Para Educadores y Colegios”,
-“Herramientas Para La Nueva Educación - Taller Vivencial”,
-“Niños Índigo, Educar en la Nueva Vibración ”.

Sus docentes no son médicos, psicólogos, psiquiatras o pediatras, sino
entrenadores en Programación Neuro Lingüística, terapeutas transpersonales,
naturistas, radiestesistas, “investigadores” paranormales, espiritualistas,
cantantes líricos, profesores de idioma profesoras de cerámica o maestras
jardineras.

En Argentina esta doctrina pseudocientífica se está implantando en el sistema
educativo de nivel inicial. Las instituciones que lo facilitan son, al menos, la
Asociación Marplatense de Educadores de Nivel Inicial (AMENI) y la Unión
Nacional de Asociaciones de Educadores de Nivel Inicial (UNADENI) que
promociona la existencia de Niños Índigo a través de su apartado “Material de
Consulta”. En éstos ámbitos se advierte una estrategia transformada que
consiste en dar una versión de los Niños Índigo adaptada al grado de
"credulidad" presumible en el público. Las referencias esotéricas o new age
son más sutiles, no se recurre al libreto extraterrestre, pero se mantiene la
premisa de la existencia de niños diferentes y de características superlativas.
Esta adaptabilidad es alarmante, ya que se trata de una metodología para
conquistar voluntades y demuestra que hay dos relatos: uno para convencidos,
con todos los condimentos, y otro para público general. En el propio Proyecto
Índigo Internacional ya se vislumbra este engaño cuando se usan como
sinónimos Niño Índigo y niños con Déficit Atencional y/o Hiperactividad.

Los niños índigo

Nuevos Seres de Luz están poblando la Tierra con un alto
potencial intelectual y una nueva conciencia interna. Estos
niños vienen con la misión de romper los antiguos esquemas
sociales que atan a la humanidad para lograr mediante la
transformación de la humanidad abolir la infelicidad en la
Tierra.

Desgraciadamente, este tema aunque no es nuevo, permanece todavía oculto
ante los ojos de la generalidad de la gente. Nosotros creemos que es necesario
conocer la esencia de estos niños, para estar a la altura de las circunstancias y
no obstaculizar su proceso de evolución y el cumplimiento de su misión.
Como padres, guías y maestros, podemos colaborar en esta bellísima labor.

Al tratar con niños de una nueva conciencia, los adultos nos veremos
obligados a cambiar los antiguos patrones educacionales para darles a nuestros
niños la libertad de expresión y de acción que mueve su alma, su esencia y su
corazón.

Nuevos Niños, Nuevos Hombres

Una nueva raza humana, más sensible y democrática, menos autoritaria y
manipuladora, ya comienza a poblar el Planeta. Se trata de seres especiales
aunque tan terrenales como sus padres. Solo que, a diferencia de estos, traen
consigo la tarea de propulsar cambios en la humanidad.

Bautizados como Niños Indigo, estos muchachos tienen la capacidad de ver
mas allá de los espectros de la Luz , escuchar todo tipo de sonidos, incluso su
propio fluido sanguíneo, y denotan una destacada hipersensibilidad táctil. "Los
Niños índigo, como su nombre lo sugiere, no son Niños azules, sino que se les
denomina así porque su aura, o campo energético, tiende a reflejarse dentro de
los colores añiles, azules, manifestando la utilización de centros energéticos
superiores", asegura Maria Dolores Paoli, especialista en Psicoespiritualidad.

Es por esto que se les adjudican grandes dosis de intuición, que se demuestra
en el desarrollo de la telepatía, cualidades para predecir el futuro, y hasta
reconocer la presencia de seres etéreos como hadas y duendes a su alrededor.
Además, algunos menores llegan al mundo con el don de la sanación.

Pero, por qué vienen al planeta Tierra?

La Psicoespiritualidad es un concepto relativamente nuevo, que se refiere a la
psicología transpersonal, donde se unen el conocimiento del Ego con el
conocimiento del alma. Y según Paoli, la llegada de estos "nuevos hombres"
no es casualidad, sino que tienen una tarea muy específica por delante.
"Porque son puentes entre la tercera y cuarta dimensión, y el verdadero
cambio lo activan en la familia, en el hogar", señala.

A juicio de la especialista, estos niños llegan al planeta con la misión de
aumentar la rata vibratoria, y poseen mejores condiciones biológicas para
manejar las impurezas creadas por el hombre, incluso un potencial de cambio
en su ADN.

"Científicamente ya tenemos confirmación del cambio que aportan estos
chicos, manifestándose en la activación de 4 códigos más en el ADN. Lo
normal en los humanos es tener 4 núcleos que, combinados en sets de 3,
producen 64 patrones diferentes, llamados códigos. Los humanos tenemos 20
de esos códigos activados que proporcionan toda la información genética.
Exceptuando 3 códigos, que son los códigos de arrancar y parar como si fuese
una computadora", añade la especialista venezolana.

Hasta ahora la ciencia ha considerado a estos códigos desactivados con
programas remotos que hoy en día no necesitamos. Pero aparentemente los
niños índigos nacen con un potencial de activación de cuatro códigos más, que
se denota en un claro fortalecimiento del sistema inmunológico.

Esto ha quedado demostrado en estudios realizados en la Universidad de
California (UCLA). Algunos de estos experimentos han consistido en mezclar
células de niños índigos con dosis letales de virus de Sida y con células
cancerosas, que no tuvieron efecto alguno en las células de los infantes. "La
conclusión es que estos pequeños vienen con un sistema inmunológico
fortalecido, manifestando inmunidad a las enfermedades".

Para la especialista, los Niños Indigo (termino reconocido a nivel
internacional) nacen en cualquier clase socioeconómica y se caracterizan,
básicamente, por poseer un nuevo estado de conciencia.

Sin embargo, destaca Paoli, ciertos rasgos físicos distinguen a los niños
azulados del nuevo mundo: "Son más delgados, tienen ojos grandes,
ligeramente abultado el lóbulo frontal, por lo general zurdos o ambidiestros.
Comen poco, e incluso, algunos son vegetarianos por no soportar la carne",
añade.

Y es que, según estima Paoli, en 1999 esta nueva raza ya abarcaba el 80% de
la población infantil mundial, por lo general en querubines menores de diez
años de edad.

De acuerdo a Paoli, la crianza y los valores que se transmitan a los niños de la
actualidad, requiere de parte de padres y especialistas una revisión. Y para ello
hay que tomar en cuenta, ante todo, que las criaturas de la Nueva Era no
aceptan la imposición ni la autoridad, rechazan la manipulación, la
inautenticidad y la deshonestidad. Tampoco aceptan los viejos trucos de la
disciplina basados en crear temor y culpa.

"A estos pequeños seres les gusta ser tratados y honrados como individuos"
apunta Paoli en su Material de Apoyo para la Educación de los Niños del
Futuro. Por ello la especialista considera que la crianza emocional debe
basarse en la visibilidad y transparencia.

"A los los niños índigo no se les debe avergonzar ni culparlos, mentirles ni
gritarles. Por el contrario, hay que preservarles la autoestima. Se les debe
brindar la posibilidad de elegir y, al mismo tiempo, evitar la comparación.
Deben recibir disciplina sin emoción", agrega la psicóloga.

Otras características importantes para la crianza emocional de los infantes es
estimular su excelencia, mas no la competencia entre individuos. Y, además,
involucrar el buen humor. Según Paoli, existen palabras claves durante el
proceso de enseñanza de los pequeñines, de acuerdo a su edad biológica,
basados en las Siete Leyes Espirituales para los Padres. Por ejemplo:

Hasta el primer año de vida: los vocablos esenciales son amor, afecto y
atención. "A los bebes hay que tocarlos, abrazarlos, proveerles mucha
seguridad y, además, jugar con ellos", explica.

Entre el primer y segundo año: Hay que resaltar los términos libertad, respeto
y estimulo. "Durante esta etapa se prueba el desapego a los padres. No hay
que condicionarlos a travás del temor. Hay que evitar que el niño conecte el
dolor como sinónimo de malo, de debilidad. Si así fuese no habría espacio
para el crecimiento espiritual", afirma Paoli.

Entre los 2 y 5 años: Merecimiento, explorar y aprobar, son las palabras
claves, época de transición entre el Yo Soy y el Yo puedo. "Si le reprimimos el
sentirse poderoso no se lograra que sea un adulto capaz de enfrentar cualquier
reto", enfatiza la especialista.

Entre los 5 y 8 años: el niño ya asimila conceptos más abstractos. Por ello hay
que manejar los términos dar, compartir, aceptación, verdad y no juzgar. "A
ellos les encanta compartir cuando sienten amor. Si se les enseña que para dar
tienen que perder algo, entonces no aprenden el verdadero significado de dar.
En cuanto a la verdad, deben aprender que va acompañada de un sentimiento
agradable y no como antesala a un problema, en caso de ocultarla".

Entre los 8 y 12 años: El niño ahora convertido adolescente, requiere que los
padres manejen términos como la experiencia, la responsabilidad y el estar
alerta. "Los que aprendieron las lecciones de la crianza espiritual, entonces
reflejarán la confianza de sus padres. De lo contrario, se encontrara confuso,
cederá a las presiones amistosas y buscará experiencias indiscriminadas".

De acuerdo a Paoli, los colegios y demás centros educativos, deben estar
atentos para reconocer la presencia de niños índigos dentro de los salones
escolares. A su juicio, estos particulares alumnos no funcionan con los
métodos de enseñanza tradicionales. Por el contrario, "aprenden de forma
reflexiva y participativa, mas no mediante la memorización. Por ello no
extraña que a muchos de estos pequeñines se les califique como niños
problemas, ya que se dispersan con gran facilidad durante las clases".

La Misión de un Niño Indigo

Los niños índigo son sanadores por excelencia, ellos tienen la capacidad de
drenar, equilibrar y elevar la energía de quién lo rodea. La frecuencia
vibratoria de estos niños, permite sanar utilizando solamente su energía. Al
principio ellos "no saben" que pueden hacerlo, pero o tienen en conciencia,
actúan instintivamente en ello, pudiera ser que tu menciones frente a un niño
índigo de dos años de edad que te duele la cabeza, entonces el instintivamente
te dice "¿te duele aquí?", dirige su manita a tu cabeza… y en unos segundos tu
dolor desaparece. Esta faceta de sanación es una característica sobresaliente en
los niños índigo, ya que todos son sanadores, sin excepción.

Un niño índigo viene a elevar la energía del planeta y de sus habitantes, son
quienes ayudarán a trascender de nuestra tercera dimensión a la cuarta, para
ello tienen que trabajar en el cambio de conciencia de los seres humanos que
siguen actuando bajo normas, preceptos y estructuras ya caducas. Esto implica
realizar cambios en todo el sistema, en la familia, la educación, las formas de
gobierno, los valores, los roles, etc. Todo lo que por caduco estorba tanto para
el desarrollo del ser humano, como para el planeta entero.

Esta filosofía o misión puede sonar bonito y hasta poético, pero no es una
tarea fácil ni para los niños ni para los padres, que continuamente se verán
sometidos al enfrentamiento de su propia realidad, desarrollándose una
enorme confusión, sobre todo en la educación de los niños, ya que pocos
estarán preparados para esto, solamente los padres de un niño índigo que
tengan una conciencia diferente, un cierto grado de evolución, podrán hacerlo
bien, ya que podrán comprender al niño, su misión y le ayudarán a llevarla a
cabo sin obstaculizar.

¿Es su hijo un Niño Indigo?

Para descubrirlo, hágase estas preguntas:

1. ¿Vino su hijo al mundo con un sentido de realeza y actúa como tal?
2. ¿Tiene un sentimiento de merecer estar aquí y ahora?
3. ¿Tiene un evidente sentido de identidad?
4. ¿Tiene dificultades con la disciplina y la autoridad?
5. ¿Se rehúsa a hacer ciertas cosas que se le ordenan?
6. ¿Es para su hijo una tortura esperar haciendo colas?
7. ¿Se siente frustrado hacia sistemas estructurados y rutinarios que requieren
poca creatividad?
8. ¿Encuentra mejores maneras de hacer las cosas que las que les sugieren en
la casa o la escuela?
9. ¿Es su hijo un inconformista?
10. ¿Se rehúsa a responder a la manipulación o el manejo mediante el uso de
la culpa?
11. ¿Se aburre fácilmente con las tareas que se le asignan?
12. ¿Tiene síntomas de Desorden de Atención o hiperactividad?
13. ¿Muestra capacidad intuitiva?
14. ¿Es particularmente creativo?
15. ¿Demuestra empatía o preocupación por los demás?
16. ¿Desarrollo pensamiento abstracto a muy temprana edad?
17. ¿Es muy inteligente y/o dotado?
18. ¿A descubierto su hijo la disposición a soñar despierto?
19. ¿Tiene su hijo una mirada profunda y sabia?
20. ¿Manifiesta pensamientos o conceptos espirituales con naturalidad?

Si Usted ha respondido afirmativamente a por lo menos 10 de estas preguntas,
el o ella probablemente sea un Indigo. Si son más de 15 respuestas positivas,
casi definitivamente lo es.

A partir de la década del 80, ellos comenzaron a llegar, cada vez más. Son
niños espectaculares. Están llegando para ayudar a la transformación social,
educativa, familiar y espiritual de todo el planeta, independientemente de las
fronteras y de las clases sociales . Son como catalizadores para
desencadenar las reacciones necesarias para las transformaciones. Ellos
poseen una estructura cerebral diferente en lo que se refiere al uso de los
potenciales de los hemisferios izquierdo (menos) y derecho (más). Esto
significa que ellos van más allá del plano intelectual, estando el foco de su
brillo en el plano de la acción. Ellos exigen del ambiente que los rodea
ciertas caracter ísticas que no son comunes ni auténticas en las
sociedades actuales. Ellos nos ayudarán a destituir dos paradigmas de la
humanidad:

1. Nos ayudarán a disminuir el distanciamiento entre
PENSAR y ACTUAR. Hoy en nuestra sociedad todos saben
lo qué está bien o mal. Sin embargo, frecuentemente
actuamos diferentemente a cómo pensamos. Estos niños
van a inducirnos a disminuir este distanciamiento,
generando así una sociedad más auténtica, transparente,
verdadera, con mayor confianza en nuestras relaciones.

2. Ellos también nos ayudarán a mudar el foco del YO
hacia el PRÓJIMO, inicialmente a partir del
restablecimiento de la autenticidad y la confianza de la
humanidad, que son requisitos previos para que
podamos respetar y considerar más al PRÓJIMO que a
nosotros mismos. Como consecuencia, disminuirán el
Egoísmo, la Envidia , las Exclusiones, resultando en una
mayor solidaridad y compartición.

Te puedes preguntar: ¿Cómo van a hacer semejante transformación estos
niños? A través del cuestionamiento y la transformación de todas las
instituciones rígidas que los rodean. Comenzando por la Familia , que hoy
se basa en la imposición de reglas, sin tiempo de dedicación, sin
autenticidad, sin explicaciones, sin información , sin elección ni
negociación . Estos niños simplemente no responden a estas estructuras
rígidas, porque para ellos es imprescindible tener opciones, relaciones
verdaderas y mucha negociación . Ellos no aceptan ser engañados
porque tienen una "intuición" para percibir las verdaderas intenciones, y no
tienen miedo. Por lo tanto, intimidarlos no da resultado, porque ellos siempre
encontrarán una manera de obtener la verdad. Ellos perciben las verdaderas
intenciones y las debilidades de los adultos.
La segunda institución vulnerable a la acción de los Índigos es la Escuela .
Hoy el modelo de enseñanza es siempre impuesto , sin mucha
interacción, sin escuchar y sin la participación de los estudiantes. Este
modelo es simplemente incompatible con los Índigos, siendo por lo tanto el
mayor conflicto , muchas veces superior al que hay con la familia ,
principalmente por la falta de vínculos afectivos y amor . Como los Índigos
poseen una estructura mental diferente, resuelven problemas conocidos
de una manera diferente, más allá de encontrar formas diferentes de
razonamiento que sacuden el modelo educativo actual.

El tema de los Niños Índigo es fascinante y relativamente nuevo en el campo
de la investigación . Presentaremos aquí un resumen del libro The Indigo
Children (Los Niños Índigo), escrito por Lee Carroll y Jan Tober, que fue
publicado por primera vez en Mayo de 1999, y que ya fue traducido al
español .

Un niño índigo es aquél que muestra una nueva y poco usual serie de
atributos psicológicos con un patrón de comportamiento no documentado
aún. Este patrón tiene factores comunes y únicos que sugieren a quienes
interactúan con los niños (los padres en particular) que deben cambiar la
forma de tratarlos y de criarlos para poder lograr un equilibrio adecuado.
Ignorar estos nuevos patrones de comportamiento es crear desequilibrio y
gran frustración potenciales en la mente de estas preciosas nuevas vidas.

Hay varias clases de Niños Índigo, pero en la siguiente lista están dados
algunos de los patrones de comportamiento más comunes :

• Ellos vienen a este mundo con un sentimiento de realeza (y frecuentemente
se comportan de ese modo).

• Ellos tienen la sensación de " merecer estar aquí " y se sorprenden cuando
otros no comparten eso.

• La autoestima no es para los niños índigo un gran tema de preocupación.
Con frecuencia les dicen a sus padres "quiénes son ellos".

• Ellos tienen dificultad en aceptar una autoridad absoluta sin ninguna
explicación y sin alternativa.
• Ellos simplemente no harán ciertas cosas; por ejemplo: esperar en una fila
es muy difícil para ellos.

• Se frustran con sistemas rituales que no requieren pensamiento creativo
.

• Con frecuencia ellos encuentran mejores formas de hacer las cosas, tanto en
casa como en la escuela , lo que los hace parecer rebeldes, inconformes
con cualquier sistema .

• Parecen antisociales a menos que se encuentren entre niños de su misma
clase . Si no hay otros con un nivel de consciencia similar, a menudo se tornan
introvertidos, sintiendo que ningún ser humano los entiende. La escuela a
menudo es muy difícil para ellos desde el punto de vista social.

• Ellos no son tímidos a la hora de expresarle a usted lo que necesitan. No
responderán a la disciplina de " culpa " ("espera que tu padre llegue a casa
y se entere de lo que has hecho").

La expresión "Niños Índigo" viene del color del aura de estos niños. Existe
una amiga de los autores, que ellos conocieron a mediados de los años 70,
llamada Nancy Ann Tappe. Nancy fue autora del libro llamado
Understanding Your Life Through Color (Entendiendo tu vida a través del
color). En este libro aparecen los primeros datos acerca de lo que ella llamó
"Niños Índigo".

¿Cómo ve ella los colores ? ¿Cuán preciso es eso? Nancy ha sido
diagnosticada con una situación en que dos de sus sistemas neurológicos se
cruzan, y eso hace que ella pueda ver literalmente el aura humana. Ella ve
campos electromagnéticos, los colores y las frecuencias.

Tipos de Niños Índigo
Hay cuatro tipos diferentes de Índigos, cada uno con un propósito:

1. El humanista : el primero es el Índigo humanista que está destinado a
trabajar con las masas. Ellos son los médicos, abogados, profesores,
comerciantes, ejecutivos y políticos del mañana. Ellos servirán a las masas y
son muy hiperactivos y extremadamente sociables. Ellos hablarán con todo el
mundo, siempre en forma muy, pero muy amigable. Ellos son torpes y muy
hiperactivos. Algunas veces se estrellarán contra una pared porque olvidaron
poner los frenos. Ellos no saben cómo jugar con un juguete, pero le sacarán
todas las partes que contengan y probablemente después no lo vuelvan a tocar.
Son del tipo de persona al que hay que recordarles las cosas
permanentemente, porque a menudo se olvidan de las órdenes simples y se
distraen. Son lectores feroces.

2. El conceptual : Los Índigos conceptuales están más interesados en
proyectos que en personas. Ellos serán los ingenieros, arquitectos,
diseñadores, astronautas, pilotos y militares del mañana. Ellos no son torpes,
por el contrario, son niños muy atléticos. Son controladores y la persona
que más tratan de controlar es a su madre si son niños, y a su padre si son
niñas. Este tipo de Índigo tiene tendencia a la adicción, especialmente a
drogas durante la adolescencia . Sus padres deben vigilar estrechamente
sus patrones de comportamiento.

3. El artista : El Índigo Artista es mucho más sensible y su cuerpo a menudo
es más pequeño, aunque eso no es una regla general. Están más inclinados
hacia el arte , son muy creativos y serán los profesores y artistas del mañana.
Sea lo que sea a lo que se dediquen, siempre estarán orientados hacia el lado
creativo. Dentro del campo de la medicina , serán cirujanos o
investigadores. En el campo de las artes, serán los actores. Entre los 4 y los 10
años, ellos pueden involucrarse en hasta 15 actividades creativas diferentes, le
dedicarán 5 minutos a una y luego la abandonarán.

4. El interdimensional : El Índigo interdimensional es mucho más grande que
los demás índigos, desde el punto de vista de la estatura. Entre los 1 y 2 años
ya no les podrá decir nada. Ellos dirán: "Yo ya lo sé" o "Yo puedo hacer eso",
o "Déjame sólo". Son ellos quienes traerán nuevas filosofías y espiritualidad a
este mundo. Pueden llegar a convertirse en bravucones y jactanciosos porque
son mucho más grandes y también porque no encajan en ningún patrón de los
otros 3 tipos.

Características para identificar a los Niños Índigo:
Los autores enumeran las siguientes caracter ísticas para ayudar a
identificar si su niño es un Índigo:

• Tiene gran sensibilidad

• Tiene energía en exceso
• Se distrae fácilmente o tiene bajo poder de concentración.

• Necesita adultos emocionalmente estables y seguros a su alrededor

• Se resiste a la autoridad si ésta no está democráticamente orientada

• Prefiere otras formas de aprendizaje –para la lectura y las
matemáticas en particular.

• Puede frustrarse fácilmente porque tiene grandes ideas pero pocos
recursos o personas dispuestas a ayudarle a realizarlas

• Aprende a un nivel exploratorio , y se resiste a memorizar mecánicamente
o a ser un mero oyente.

• No dura mucho tiempo sentado a menos que esté absorto en un tema de su
interés .

• Es muy compasivo y tiene muchos miedos , tales como a la muerte y a la
pérdida de sus seres queridos.

• Si experimenta fracasos o decepción a edad muy temprana, puede desistir y
desarrollar un bloqueo permanente.

Algunas frases extraídas del libro

"Muchas personas tienen dificultad en relacionarse con estos emisarios,
porque se acercan a ellos con creencias y normas preconcebidas que los
niños no comparten."

"Los niños son todo lo que necesitan ser. Son ellos mismos. Dejémoslos solos
para que puedan ser exactamente lo que son."

Problemas que los Índigos pueden experimentar

• Exigen mucha atención y sienten que la vida es demasiado valiosa para
dejarla pasar. Quieren que las cosas sucedan y con frecuencia fuerzan una
situación a fin de obtener lo deseado.

• Pueden llegar a irritarse emocionalmente por quienes no entienden el
fenómeno Índigo. Ellos no pueden entender por qué las personas operan en
modalidades no basadas en el amor . Aún así, son extremadamente
resistentes y hábiles para ayudar a niños necesitados aunque su ayuda a
menudo sea rechazada. En la juventud pueden tener problemas de
adaptación con otros niños.

• Los Niños Índigo a menudo son diagnosticados con desórdenes de
atención (ADD – Attention Deficit Disorder) o alguna forma de
hiperactividad.

¿Qué podemos hacer?
Hay algunas reglas básicas que debemos tener en cuenta para no perdernos el
brillo de estos niños.

• Trate a los Índigo con respeto - Honre su existencia en la familia .

• Ayúdelos a crear sus propias soluciones disciplinarias.

• Siempre deles a elegir .

• Nunca los desprecie ni los haga sentir pequeños

• Explíqueles siempre el por qué de las instrucciones que usted da. Escuche
esas explicaciones . No use la estúpida frase de: "porque yo lo digo". Si usted
usa semejantes expresiones, entonces reconsidere sus instrucciones y
corríjalas. Ellos la/lo respetarán por ello y esperarán. Pero si usted les da
órdenes autoritarias y dictatoriales, sin bondad ni razones sólidas, estos niños
lo derrotarán. Simplemente no obedecerán o, lo que es peor, le darán una lista
de razones que descalifican sus intenciones. La honestidad vencerá como
nunca antes.

• Conviértalos socios en su propia crianza.

• Desde la temprana infancia explíqueles todo lo que usted está haciendo.
Tal vez ellos no entiendan, pero ellos percibirán su consciencia y su honra por
ellos.

• Proporciónele seguridad cuando usted le brinde apoyo. Evite críticas
negativas. Siempre hágales saber que usted los apoyará en todo momento.
Ellos crecerán de acuerdo a sus verbalizaciones y lo sorprenderán en el
proceso . No los haga hacer simplemente, sino permita que ellos lo hagan
con apoyo.
• No les diga quiénes son, ni quiénes serán en el futuro. Déjelos que ellos
decidan lo que les interesa. No los fuerce a que entren en el oficio familiar o
en algún tipo de negocio porque la familia lo haya estado haciendo
durante generaciones. Estos niños no serán seguidores en absoluto.

Consejos para la relación con Índigos
• Los Índigo son abiertos y honestos - esto no es una debilidad, sino su
mayor fortaleza. Si no son honestos y abiertos con ellos, ellos seguirán siendo
los mismos con ustedes: sin embargo, no los respetarán.

• El aburrimiento puede traer arrogancia en los Índigos, así que no dejen que
se aburran. Si actúan con arrogancia, significa que necesitan un nuevo desafío
y nuevos límites . Alimente sus cerebros y manténgalos ocupados de la
mejor forma posible.

• Los padres, maestros y auxiliares tienen que ser capaces de establecer y
mantener límites claros , y sin embargo, lo suficientemente flexibles para
cambiar y ajustar esos límites cuando sea necesario, basados en el
crecimiento emocional/mental, pues los Índigos crecen rápido. Ser firmes,
pero justos, es necesario para el bien de ellos y el nuestro.

• El mensaje dado y transmitido por los adultos debe ser más placentero que
doloroso, y más basado en el amor que en el miedo.

• Mantenga al niño informado e involucrado en los asuntos.

• Evite malentendidos simplemente dando explicaciones .

• No pierda la paciencia con su niño.

• Evite dar órdenes (verbos en imperativo). En vez de usar órdenes verbales,
use el tacto para llamar su atención. Ellos son muy sensibles al contacto
(toque en el hombro, apretón de manos, abrazo, etc.)

• Mantenga su palabra

• Negocie en cada situación.

• No esconda nada ni use lenguaje ofensivo.
• Deje que sus emociones le muestren amor , y no odio.

• Discuta la situación generadora de la reprimenda después de ésta.

• Después de todo, siempre acérquesele al niño y vea si hubo un
aprendizaje y crecimiento tras la reprimenda.

• Importante: Recuerde que el castigo no funcionará con estos niños. El
castigo es diferente de la reprimenda. El castigo está basado en la culpa,
mientras que la reprimenda se basa en un crecimiento o mejoramiento.

Problemas de los métodos educacionales en las escuelas
En la educación y al elegir una escuela, debemos tener en mente que
debemos enseñar a los niños CÓMO pensar y no QUÉ pensar. Nuestro papel
no es transmitir conocimiento , sino transmitir sabiduría. La sabiduría es el
conocimiento aplicado. Cuando le damos a los niños sólo conocimiento
, les estamos diciendo qué pensar, lo que supuestamente deben conocer y lo
que queremos que ellos crean como verdad.

Cuando les transmitimos sabiduría a los niños, no les estarnos diciendo lo que
deben pensar o lo que es verdad. En cambio , les decimos a ellos cómo hacer
para encontrar su propia verdad. Por supuesto, no podemos ignorar el
conocimiento cuando enseñamos sabiduría, porque sin conocimiento no
hay sabiduría. Una cierta cantidad de conocimiento debe pasar de una
generación a la siguiente, pero debemos permitir que los niños la descubran
por sí mismos. El conocimiento con frecuencia se pierde, pero la sabiduría
nunca se olvida.

Los viejos patrones de energía se basan en la creencia fundamental de que los
niños son simples vasos vacíos que deben ser llenados de conocimiento por
expertos, los profesores. Los profesores utilizan técnicas de avergonzar y
comparar a los estudiantes, con la idea de que eso les dará motivación . En
esta atm ósfera, cualquier niño que no encaja en el modelo es considerado un
niño problemático.

El problema con este sistema es que los niños aprenden a suplir su
necesidad de atención y reconocimiento de forma negativa.

Cuestiones de salud
Existen duras disfunciones claramente asociadas con los Índigos: Desorden de
Déficit de Atención –ADD (Attention Deficit Disorder)–, y Desorden
Hiperactivo de Déficit de Atención –ADHD (Attention Deficit Hyperactive
Disorder). Los índigos son frecuente y erróneamente diagnosticados con
ADHD o ADD porque se niegan a obedecer . Cuando vemos una película de
Clint Eastwood, aplaudimos su rebeldía. Sin embargo, cuando este mismo
espíritu se evidencia en nuestros hijos, nosotros les damos drogas . Pero es
importante resaltar que no todos los Niños Índigo tienen ADD o ADHD, y que
no todos los niños con ADD o ADHD son Índigos

En los tiempos que estamos viviendo de tanta materialidad, de tanto tasar por
el tener, la Naturaleza nos abre una puerta hacia la sensibilidad a través de los
Niños Indigo.
¿Qué es un Niño? Un Niño Índigo es un niño que se le denomina así porque
su campo energético u aura vibra dentro de los colores azules-añiles.
La banda de frecuencia índigo es una vibración de expansión de conciencia, de
una alta evolución cuyas mayores características son la sensibilidad expresada
en todas sus áreas y la espiritualidad en la apreciación de la unidad en sus
relaciones con la cotidianidad.
Esta expansión de conciencia es propia de 4ª dimensión donde recobramos
nuestro recuerdo de lo que verdaderamente somos: Esencia divina teniendo
experiencias humanas. Es como si pasáramos de la onda de radio AM a FM.
La frecuencia de AM sería la de 3ª dimensión donde se expresa la mayor
separación de la unidad, donde se da el concepto linear del tiempo, donde se
pierde la identidad de grupo y se desarrolla la identidad individual, y aparece
el Ego, la importancia personal, que nos proporciona la experiencia de la
separación. Es un plano de pensamiento y razonamiento.
La 4ª dimensión es donde reintegramos la identidad de grupo sin perder la
individual, donde comenzamos a percibir el tiempo multidimensional (todo
sucede simultáneamente), y se nos hace más difícil mantener la tendencia de lo
negativo porque activamos más nuestros sentimientos: amor, fe verdad y
esperanza y menos nuestras emociones: temor, culpa, resentimiento y
ansiedad. Nos alineamos más dentro del concepto de la unidad con todo lo que
nos rodea. Es un plano donde la armonía y el amor son los pilares de la
interacción Los niños índigo ya nacen con la integración de la frecuencia de 4ª
dimensión y ésta se manifiesta desde temprana edad. Vienen llegando a la
Tierra en la década de los 70 pero mayoritariamente a partir de la década de
los 90 se han hecho más presentes. Esto es debido a que el planeta está
cambiando, subiendo a su vez su rata vibratoria, expresada en cambios
meteorológicos (cambios extremos de clima), cambios geológicos (la
activación y erupción de volcanes), cambios magnéticos (la desaceleración del
campo magnético alrededor de la Tierra como consecuencia de la exacerbada
actividad solar, aumento de vientos solares, expulsa toneladas de masa al
espacio que, en parte, son absorbidas por la ionosfera de la Tierra , esto acarrea
una disminución de la velocidad de rotación, que se manifiesta en un mayor
stress sobre las capas tectónicas de la Tierra y por ende, en un aumento de la
incidencia de terremotos).
En la medida que la Tierra se va limpiando, soltando su densidad a través de
sus distintos cambios, afina su rata vibratoria y vemos una mayor presencia de
una rata vibratoria más sutil: Los Niños Índigo.
La hipersensibilidad de los Niños Índigo se manifiesta física, emocional,
psíquica y espiritualmente.
Físicamente , sus sentidos están más activos, su vista abarca un mayor campo
visual percibiendo tonalidades de colores que, los adultos, vibrando en 3ª
dimensión, no captan. Por ello, son hipersensibles a la luz fluorescente por lo
que puede presentarse una distorsión de percepción ocular acarreando
problemas de lectura y escritura. Pueden percibir fácilmente el aura de las
plantas, animales y personas desde muy pequeños. Utilizan su intuición visual
percibiendo la energía, la frecuencia de luz, que emana de las personas u
objetos Por ejemplo: Si se llama a un bebé mentalmente, intuitivamente, el
bebé volteará a ver el origen de la emanación de la energía, captada
inicialmente por una frecuencia de onda mental y buscará de dónde viene la
luz que está percibiendo. Su alerta va más allá de sus sentidos físicos, utiliza
los supra sentidos, (extensión de los sentidos físicos que vibran en una rata
más sutil pero que se apoyan en los sentidos físicos para desarrollar sus
antenas inter dimensionales).
Auditivamente perciben decibeles de mayor alcance por lo que son muy
sensibles a ruidos estridentes, los aturden. Su s entido olfativo está muy
asociado a la identificación, con gran facilidad captan la vibración olfativa que
emana el olor de la persona, sitios, objetos, al igual que detectan olores a
distancia. Son muy sensibles a olores de químicos que los irritan y
desequilibran, como olor a tabaco, perfumes, químicos, pesticidas.
En cuanto al gusto vemos que tienen preferencias e inclinaciones muy
definidas desde temprana edad en la comida. Tienden más bien a ser más
vegetarianos espontáneamente desde pequeños con mayor inclinación por las
frutas. Desarrollan frecuentemente sensibilidad reactiva u tóxica por
determinadas comidas en especial aquellas que tienen aditivos, preservativos,
colorantes. En cuanto al tacto , es el órgano a través del cual manifiestan
mayor sensibilidad. Reaccionan a nivel de piel con urticarias, alergias, a todo
lo que no está hecho con materiales 100% naturales, de ahí su incomodidad a
las gomas de la ropa interior, las etiquetas, a las mezclas de materiales
sintéticos con el roce de la piel.
Los índigo duermen menos, pudiendo descansar plenamente en 4 horas lo que
los adultos, de 3ª dimensión, nos lleva 8 horas para recuperarnos, comen
menos y tienen más energía pudiendo como índigo adultos ser más
productivos en menor tiempo, pues tienen la capacidad espontánea de
comprimir el concepto de tiempo cronológico ya que para ellos no hay tiempo
lineal sino interdimensional!
Vemos cómo toda esta sintomatología manifestada en la fisiología de los
índigo, nos plantea una necesidad de rescatar lo natural y esencial, de respetar
los ritmos y ciclos orgánicos desde la interconexión y expansión de
conciencia. Nos pone en evidencia sobre la necesidad de sustentar nuestros
cuerpos físicos como vehículos de expresión del potencial divino, no
permitiendo la contaminación en ningún nivel.
En cuanto a la parte emocional su sensibilidad se manifiesta en la habilidad de
leer las agendas de los demás pues, a través de sus suprasentidos, perciben a
nivel celular lo que está sucediendo por ello no aceptan el juego del poder, de
la autoridad.
Ellos captan que la autoridad es un mecanismo de control basado en el temor y
ésta es una energía propia de 3ª dimensión que no tiene cabida en 4ª
dimensión. El temor es capitaneado por el Ego, el que nos hizo olvidar de
nuestro origen divino, el que tiene como pilar de sustentación la dualidad, la
separación, la duda y se manifiesta entre muchas otras cosas, por mentira,
control, manipulación, superioridad, inferioridad, impulsividad, violencia.
Estos son mecanismos a través de los cuales los índigo no funcionan, se
rebelan, confrontan pues no es una energía inherente a su frecuencia debido a
que el temor es aprendido no es intrínseco a nuestra esencia.
Ellos vienen a crear una sociedad en base al amor, la cooperación, en cambio,
el temor separa, compite, descalifica, por ello, no se alinean con la imposición
o su contrapartida, la sumisión. Se rebelan alegando el respeto a su
individualidad, haciendo alarde de la realeza de su esencia.
Para ellos, la honestidad y la apertura, son la base del respeto, la autenticidad y
la visibilidad es su mecanismo de vida, todos ellos, atributos propios de 4ª
dimensión.
De ahí, nos confrontan, a los adultos, al trabajo de las emociones, del
conocimiento de sí mismo, del discernimiento de nuestro abordaje en
relacionarnos, en revisar si es desde el temor o desde el amor.
Psíquicamente , al estar más integrados con su esencia, manifiestan dones y
capacidades que nosotros desde nuestra limitación de 3ª dimensión
consideramos poderes psíquicos pero, realmente, son la utilización de su
cualidad divina expansiva. De ahí que vengan con inherentes capacidades de
sanación, manejo de energías a distancia, conexión libreEl término Niño
Índigo es un nombre creado para calificar y describir a una nueva generación
de niños que están naciendo en todo el planeta y que muestran una serie de
cualidades psicológicas, emocionales e intelectuales, no conocidas antes. Estos
niños fueron bautizados con el nombre índigo, debido al color índigo que
presenta su aura o campo electromagnético, por una espiritualista y consejera
norteamericana llamada Nancy Ann Tappe, descrito en su libro, no traducido
aún al español: Understanding your life to Color-Comprendiendo tu vida a
través del Color. Simultáneamente el famoso escritor norteamericano Lee
Carrol publica un libro que ya es un best seller en los Estados Unidos, llamado
The Children Indigo- Los Niños Indigo, todavía sin traducir al español. Y es
realmente Lee Carrol, quien comienza a crear expectativas y a despertar el
interés de padres y educadores de todo el mundo. Lo más importante de este
fenómeno son las características de estos niños, entre otras, ellos disfrutan de
un coeficiente intelectual de genios, es decir que son extremadamente
inteligentes y además utilizan el hemisferio derecho en forma más amplia que
el hombre común. Su inteligencia y el despliegue de su creatividad llama la
atención de sus padres y maestros. Casi todos tienen grandes habilidades
musicales. Como quiera que demarcan un nuevo paradigma en la raza humana,
nos preguntamos: ¿Cuál ha de ser su influencia en la Sociedad y porque están
llegando ahora? La espiritualista Jan Tober, coautora del libro de Lee Carrol,
The Indigo Children- Los Niños Indigo, nos dice que vienen en este preciso
momento de cambios y transformaciones físicas que está experimentando el
Planeta Tierra y la Raza Humana. Los conocimientos de estos niños son
sorprendentes y muchos podrán parecernos descabellados, porque no encajan
en nuestro sistema de creencias. La Señora Tappe afirma que el 90% de los
niños que están naciendo en todo el planeta son Índigo y si sus apreciaciones
son correctas, es muy probable que cerca nuestro esté un Niño Índigo.
Podremos reconocerlos fácilmente por una singular manera de conducirse que
les hace diferentes. A la mayoría les encanta manejar las computadoras y
sorprende la rapidez con que aprenden a manejarlas por si solos y hasta
resuelven, si se les permite, los pequeños inconvenientes con que tropezamos
los adultos en manejar estos artefactos. Algunos educadores y psicólogos,
especialmente en Norteamérica, se están uniendo para compartir sus
experiencias en el campo educacional en lo que se ha denominado El Proyecto
Índigo, para cambiar prontamente las estructuras de los actuales sistemas de
enseñanza. Se está experimentando con diferentes criterios, entre otros, los
propuestos por el espiritualista y místico Rudolf Steiner, denominados
Escuelas Waldorf, que comenzaron en Stuttgar, Alemania en 1919. La meta de
la educación Waldorf es tener establecidas metas concretas en la enseñanza,
desarrollar individuos capaces por si mismos de dar significado a sus vidas. La
enseñanza Waldorf apunta a educar la totalidad del niño, cabeza, corazón y
manos." Existen Escuelas Waldorf en Estados Unidos, Canadá, Australia,
Austria, Bélgica, Alemania, Italia, Argentina, Brasil, Ecuador, México, Perú,
Uruguay y Colombia. También se están implementado las Escuelas
Montessori, iniciadas en Roma en l907. María Montessori dijo: Nuestra meta
no es simplemente que el niño comprenda y mucho menos obligarle a
memorizar, sino más bien es tocar tanto su Imaginación como su Entusiasmo,
en el mero centro de su corazón. Ambos sistemas de enseñanza tienen una
particularidad común, cual es brindar honor al estudiante, no al Sistema y se
les da a los niños la oportunidad de seleccionar entre varias alternativas, en
medio de un profundo respeto, sin violar su integridad. También se les permite
incursionar y experimentar en áreas no tocadas por la educación tradicional
como el fortalecimientos de valores, entre otros la integridad, la honestidad, la
veracidad, la justicia, el amor, no como un bla, bla, sino introduciendo a los
niños dentro da la vivencia y partiendo de preguntas que se le formulan desde
muy pequeños, como: ¿Qué significa ser honesto?. La Mayoría de los Niños
Índigo tienen una gran energía de vida por lo que son incansables, algunos
duermen muy pocas horas, así que comparando su ritmo vital con el del
promedio de la raza humana, ellos resultan hiperactivos y la Ciencia médica
está diciendo que ellos sufren de DDH o Desorden de Hiperactividad. Se les
administran medicamentos sedativos, un gran alivio para la familia pero que
pueden crear hábitos a lo largo contraproducentes. Muchas madres buscan
respuestas en la medicina alternativa, con muy buenos resultados. Por otra
parte se ha reportado que cada día mas y más niños están sufriendo de DDDA
o de Desorden de Déficit de Atención, pero puede tratarse de un Niño Índigo.
Y así como los adultos, que dominan un tema, pueden sentirse aburridos y
permanecer ensimismados, también los Niños Indigo suelen hacerlo. Los
Niños Indigo saben y conocen muchas cosas que nosotros desconocemos.
Ellos son muy comprensivos y pueden entender que mamá está cansada pero
nunca les digas haz esto o aquello porque yo lo digo, porque yo lo ordeno, se
resisten a un punto que pueden tornarse rebeldes Si no quieres tener una
sorpresa, háblales con la verdad, porque si le dices mentiras a un Índigo, te
verás y sentirás descubierto. Ellos adivinan el pensamiento y disfrutan de un
sinnúmero de habilidades, llamadas parapsicológicas, como mover objetos en
la distancia, leer el contenido de una pagina de cualquier libro cerrado, así
como conocer los programas de un computador. Requieren de un espacio
abierto de comunicación donde ellos puedan expresar, sin juicios ni
evaluaciones, su sentir y sus visiones, para nosotros incomprensibles, porque
los índigos viven realidades diferentes a las nuestras. Burlarnos de ellos trae
consigo resultados funestos y te pierden la confianza. La mayoría son
desinhibidos y autodeterminados, desde muy pequeños creen en sí mismo y
muestran una gran seguridad en sus argumentos, en sus actos y en sus
decisiones no importándoles la desaprobación de quienes están cerca de ellos.
Así que no aceptan órdenes ni imposiciones, son como adultos en cuerpos
jóvenes Ellos exigen respeto y vehemencia, del Ser por el Ser mismo y son
nuestros aliados siempre y cuando les demos explicaciones claras y concisas
del porque de las cosas y lo que se espera de ellos. Pero eso sí, sin amenazas,
porque no funciona y en vez de un aliado podemos tener un desadaptado
social. Se dice que los Niños Índigos son profundamente Sabios y que dentro
de pocos años tomarán las riendas del planeta porque representan a una Raza
Superior. Ellos vienen dotados de un profundo e incondicional Amor, cualidad
rara en este universo y responden eficazmente, si son honrados, respetados y
tratados con Amor. El mejor amigo de un Niño Índigo es otro Niño Índigo y
ellos se reconocen entre sí, de inmediato. Una Sociedad donde predomine el
Amor ha sido un anhelo que subyace en todos los Corazones de los Hombres y
construir una sociedad así es la Misión de los Niños Índigo.
stellingisabel@net-uno.net

y directa con la supraconsciencia, su Yo Superior, manifestándose en telepatía,
clarividencia, clariaudiencia, intuición, sueños premonitivos. Al estar su nivel
de conciencia más expandido pueden anticipar con gran facilidad las
vibraciones de las personas, objetos, situaciones conociendo de antemano el
posible escenario, se conectan espontáneamente con su intuición, la voz del
alma a través del corazón, la puerta de entrada a lo interdimensional. De ahí su
gran sensibilidad.
Nosotros, los padres y educadores debemos de preservar, respetar, no bloquear
o doblegar esa habilidad, pues, lamentablemente, se requiere sólo de un
comentario o invalidación insensible de parte del adulto para desconectar al
niño de su intuición. Ellas es su bastón de protección, la que lo mantiene a
salvo, fuera de peligro conectándolo con su Yo Superior.
Espiritualmente saben quiénes son desde temprana edad pues tienen una
memoria celular activa, no dormida, se recuerdan de vidas pasadas con
destreza y traen su contenido a actividades del diario vivir si no se le invalida.
Pueden comunicarse fácilmente con la esencia de otras manifestaciones como
árboles, animales, personas reconociendo su unidad. Funcionan centrados en la
Ley espiritual de Causa y Efecto y en sus relaciones prefieren la opción de la
elección en todo lo que acontece. Es la forma de fluir más libremente para
ellos, asumiendo, sin dificultad, su consecuencia. Son muy espirituales,
sensibles, compasivos, mas no religiosos, les molesta la instrucción religiosa
que se fundamente en el temor y la culpa, eligen deliberadamente no hacer
caso a su normativa. Están más conectados con su Dios interior en vez de uno
exterior, no requieren de intermediarios para conectarse con su divinidad.
Los niños índigo, a través de sus distintas manifestaciones, vienen a
recordarnos masivamente de nuestro potencial divino, para, al igual que ellos,
poder exteriorizarlo, manifestarlo en lo cotidiano. Su ejemplo, en la no
integración a la sociedad existente, en su rebeldía ante el sistema educativo
autoritario e impositivo reinante en la mayoría de las partes del mundo, nos
llama a la reflexión y a la decisión de bien seguir resistiendo y no alinearnos
con la nueva energía, estancándonos en un viejo paradigma anacrónico,
limitativo o sintonizarnos a una frecuencia de cambio hacia el respeto de
nuestra esencia y disfrutar de ella!

El niño hiperactivo, déficit de atención y fracaso escolar. Por
Rosa López (Madrid).
23:50:56, por Redactor-FMA

El niño hiperactivo, déficit de atención y fracaso
escolar
Guía para padres y adolescentes.
Autor: Juan Pundik
Editorial Filium
En la primera pagina y bajo el titulo de palabras preliminares Juan Pundik
nos da las indicaciones para hacer un uso de este libro según los intereses
del lector: “Como todas mis actividades, la lectura de estos textos se puede
abordar por módulos. Si eres un conocedor puedes saltarte los capítulos que
consideres de iniciación. Si eres un profano puedes saltarte los capítulos
que consideres excesivamente teóricos o documentales. Puedes seguir el
orden del principio hasta el final o invertir ese orden y comenzar por el
final”. Tenemos, por tanto, en nuestras manos un verdadero manual que
proporciona la información suficiente para que cualquiera, profesional
profano, obtenga una visión global del problema que se oculta bajo las
siglas TDAH.
En la primera parte del libro se han seleccionado una serie de textos de los
que se consideran expertos en esta materia y que han sido publicados tanto
en lengua inglesa como castellana, siendo en la segunda parte donde al
autor nos ofrece su propio aporte.
No estoy de acuerdo, sin embargo, en que el autor del libro no este presente
en esta primera parte y como él dice “haya evitado anticipar
interpretaciones y opiniones personales. Su posición frente al tema es
clarísima y se percibe tanto en la selección de las citas como en el titulo de
cada epígrafe que las antecede: “vivir drogado”, “peor el remedio que la
enfermedad”, “una cocaína pediatrica”, “de las alucinaciones a la muerte”.
Mi desacuerdo no supone una critica pues no creo en supuestas
objetividades y, por el contrario, valoro al que toma una posición clara en
lo que dice.
A mi modo de ver, en esta primera parte Juan Pundik no se limita a
recopilar citas, lo que podía resultar aburrido, sino que tiene la virtud de ir
construyendo con las mismas un entramado que consigue atrapar al lector
cuya indignación va creciendo pagina a pagina.
A medida que uno se adentra en la lectura de este libro empiezas a tener la
sensación de asistir al relato de una historia de la infamia. Esa es la
efectividad del método que utiliza Juan Pundik, que tiene un cierto aire de
alegato judicial en el que cada una de sus afirmaciones va acompañada de
citas probatorias. La infamia de esta historia comienza en el momento en
que se pone nombre a una enfermedad completamente falsa: El déficit de
atención y desorden de hiperactividad TDAH. Un diagnostico, que
siguiendo las pruebas aportadas por el libro, engloba tal cantidad de
síntomas que se abren en un abanico en el que caben desde los fenómenos
de la psicopatología de la vida cotidiana más comunes hasta la psicosis, sin
que se sostenga el más mínimo criterio diferencial.
El TDAH produce el borramiento de todo criterio diagnostico, de toda
sabiduría clínica en favor de una valoración moral, fijense sino en los
significantes que están puestos en juego: déficit y desorden. Solo desde la
idea “totalitarizadora” de la existencia de un orden completamente normal,
puede plantearse semejante expresión. Aquellos que son deficitarios frente
al ideal normativo o lo desordenan quedan inmediatamente estigmatizados
y apartir de ahí se les hace entrar en un tratamiento mucho más siniestro
que los que se aplicaban en el gabinete del doctor Galigari. Juan Pundik
denuncia como con el TDAH la peor cara de la medicina se alía con lo más
siniestro del conductismo y con los intereses casi delictivos de la industria
farmacéutica. Jhon LeCarre escribió una novela titulada El jardinero fiel en
el que la ficción del relato sirve para denunciar como los laboratorios
farmacéuticos del primer mundo utilizan el continente Africano para
experimentar con sus habitantes como si fueran chatarra humana. Con el
libro que hoy presentamos, asistimos a una experimentación similar, con la
diferencia que el primer mundo la aplica sobre sus propios hijos,
concretamente sobre ese diez por ciento de la población joven que molestan
el ideal social y a los que condenan a un tratamiento que ha de durar toda la
vida y que además reconoce no tener valor curativo. Utilizaré una de las
citas elegidas por el autor que me gustó especialmente: “Es posible que el
paradigma del TDAH este convirtiendo en aberraciones patológicas
algunos aspectos de la conducta que antes se consideraban como una parte
natural de la variación humana?. ¿Podría suceder que pronto veamos otros
aspectos de la variación humana convertidos en trastornos? (por ejemplo el
trastorno del déficit de valentía, el trastorno del déficit de sinceridad, o el
trastorno del déficit de ambición)”
Se nos dice que el TDAH es un trastorno biológico, con un probable origen
genético, pero no hay nada que lo demuestre. Ni una sola de las pruebas ha
conseguido hallar el punto del cerebro que está lesionado o el gen que
produce esta supuesta enfermedad. En su lugar todo son conjeturas
procedentes de la superchería cientificista y en las que lo que se trasmite es
una verdadera melange de prejuicios:
“Lo más probable es que exista una des regulación a lo largo del eje
catecolaminas-serotonina, una danza en la que un tropezón de uno de los
danzarines da lugar a un tropezón del primero. Antes de que se den cuenta,
esta pareja de danzarines están con el paso cambiado, no sólo entre sí, sino
también con la música: ¿y quién es capaz de decir cómo ha ocurrido?”.
“Algunos investigadores creen que el TDA está relacionado con una
disfunción del hemisferio derecho”. “En multiples aspectos, nuestros
conocimientos sobre la biología del TDA se hallan todavía en el primer
capitulo”.
“No existe una prueba concluyente para el TDA; no sirve, pues efectuar
análisis de sangre, electroencefalogramas, escáner, TAC, topografía de
emisión de positrones”.
¿Quienes han perdido verdaderamente el paso y danzan sin ton ni son?
¿Los jóvenes hiperactivos o la medicina especulativa?. Sin embargo, a
pesar de estar dando palos de ciego, esto no les hace más cautelosos, sino
que lo que es más grave, establecen un tratamiento y es en este punto en el
que entran los otros dos grandes actores de este drama: el conductismo y
las industrias farmacéuticas.
Las paginas dedicadas a los test concebidos por los psicólogos resultarían
cómicas si sus efectos no fueran dramáticos. Me tome la molestia de hacer
algunos de estos test y tengo que confesarles que obtuve un resultado
positivo. Si, aquí donde me ven y a mi edad, me acabo de enterar que sufro
un TDAH. En ocasiones me distraigo con facilidad, tengo la impresión de
que emprendo muchos proyectos de forma simultánea, me entusiasmo con
proyectos que no siempre llevo a cabo, tengo una memoria tan porosa que a
veces al ir de una habitación a otra olvido cual era mi propósito, me
molesta hacer colas, soy incapaz de leeme todas las instrucciones antes de
utilizar un aparato, todavía me gusta jugar, no consigo seguir las listas de
todos mis deberes al pie de la letra, pienso que tengo que organizar mejor
mi vida, aplazo algunas tareas, me cuesta relajarme y cuando conduzco
puedo cambiar de emisora y estando en casa, hacer zaping con el mando a
distancia de la TV. Con frecuencia no cumplo todas las normas o
determinadas reglas, puedo equivocarme al hablar o al escribir (aunque
antes pensaba que eran lapsus). Me resulta muy difícil leer memorandos, a
veces me despreocupo de mi cuenta bancaria, me suelo poner nerviosa
cuando tengo que hacer algo nuevo, la familia de la que procedo no era
exactamente normal, y, si, tengo que reconocer que en general soy muy
activa.
Algunas de las preguntas son tan tendenciosas que sorprenden, otras
resultan completamente pueriles, todas ellas muestran un profundo
desconocimiento de la pasta de la que esta hecha el ser humano. Pongo
ejemplos
¿Es usted una persona fanática?, ¿de verdad creen que una persona fanática
sabría reconocerlo y definirse como tal en un test?. No hace falta ser un
experto en la subjetividad para saber que el fanatismo consiste en creerse
en posesión de una verdad incuestionable.
¿Maneja el dinero sin el debido cuidado?, ¿Cuándo practica el sexo se suele
distraer, aunque le guste?, ¿le encanta viajar?, ¿se ha preguntado en alguna
ocasión si estaba loco?, ¿se ríe usted mucho?. Efectivamente, como indica
el autor en el capitulo 8: “Todos somos TDAH”. El propio autor nos ofrece
su testimonio en el Epilogo (pagina 106).
Más allá de nuestros testimonios personales de gente corriente, hay que
subrayar que personajes tan importantes en la historia como Winston
Churchill o Einstenio no habrían salido airosos de las pruebas y, sin duda,
hubieran sido diagnosticados como TDAH.
Si las preguntas de los tests nos parecen inverosímiles, no tienen más que
seguir unas paginas más para encontrarse con las pautas de tratamiento.
Una verdadera batería de imperativos se ciernen sobre el sujeto y su
familia, que muy probablemente queden aplastados por semejante
maquinaria de normativización. !Que desconocimiento! no saber los
efectos devastadores que producen los imperativos normativizantes sobre el
deseo del sujeto.
Cada uno de estos imperativos es imposible de cumplir y por tanto condena
a la impotencia. “Asegurese de que el diagnostico sea preciso y !mantenga
el sentido del humor!” (parece una broma). Leer algunos párrafos de las
paginas 33 y 34.
Veinticinco consejos para los casos de TDAH en la pareja. Cincuenta
consejos para el tratamiento del TDAH en los adultos. Cincuenta consejos
para el tratamiento en el colegio. Catorce principios fundamentales para
educar a su hijo con TDAH. Realmente agotador, alienante, superyoico, y
profundamente desconocedor de la subjetividad.
Si tengo que definir mi propia sensibilidad, a diferencia del autor, son los
estragos producidos por este discurso psicoterapéutico los que me
despiertan mayor preocupación, por encima de los efectos negativos de la
medicación. Desde el psicoanálisis sabemos que la iatrogenia del discurso
que forcluye al sujeto es tan peligrosa como los fármacos inapropiados o
mal controlados.
Notemos los estragos producidos por el ideal de evolución madurativa que
empuja a los niños a conductas adaptativas cada vez más rápidas y sobre
todo más homogéneas de manera que todo aquel que se aparta de los rieles
pre establecidos o que tiene una temporalidad diferente queda
estigmatizado.
Bien, en la segunda parte del libro Juan Pundik comienza a sentar las bases
de su practica desde la perspectiva psicoanalítica, en la que la escucha
ocupa el primer lugar. Frente al para todos del ideal universalista, el
psicoanálisis se centra en el uno por uno, el caso por caso, el niño por niño.
“La temporalidad de cada niño es diferente y es particularmente diferente a
la de los padres y a la del docente que demanda”, nos dice Juan Pundik.
Por otro lado el autor nos sorprende con su estilo particular, su uno propio
que le caracteriza de un modo peculiar también entre los psicoanalistas.
Nos sorprende cuando se aparta de la teoría psicoanalítica y para sostener
la veracidad de sus argumentos plantea que él mismo se sometió
personalmente al tratamiento con Rubifen durante dos meses y nos relata la
experiencia del siguiente modo: “Además de malestares de todo tipo, me
produjo irritación, mal humor, molestias estomacales, la sensación de no
ser yo, de estar drogado, de un estado parecido al que produce la cocaína. Y
la necesidad de administrarme nuevas dosis también similar a la adicción
que provoca la cocaína” (pag 62)
Seguidamente su discurso cobra un tono político de denuncia un tanto
apasionado: “La mafia farmacéutica, sus aliados, sus agentes y sus lobbys
están infiltrados en nuestras democracias tan duramente conseguidas y
enmascarados lo están trasformando en un sistema imperceptiblemente
totalitario”.
Para abordar el enfoque propiamente psicoanalítico Juan Pundik comienza
aclarando el punto de partida fundamental que nos diferencia: para el
psicoanálisis el TDAH no existe. Partiendo de esa aclaración fundamental
el autor se propone trasmitir “lo que considera una clínica psicoanalítica de
la infancia” mediante los relatos de casos clínicos atendidos tanto por él
mismo como por el equipo de sus alumnos o colegas.
Cabe destacar, entre estos ejemplos, el caso presentado por Marta
Davidovich, bien conocida por todos nosotros, quien nos ofrece una viñeta
clínica en la que caza al vuelo lo esencial de la posición del sujeto, un niño
de 7 años cuyas dificultades de aprender los contenidos de la escuela tenían
como causa el ocultamiento de la verdad de su origen de hijo adoptado. Un
dibujo y una frase del niño fueron suficientes para que la escucha analítica
captara lo que de ninguna manera hubiera podido descubrirse desde el
enfoque de las perturbaciones de la conducta.
Es también destacable el trabajo con títeres realizado por Matilde Caballo
Andujar con una niña de 9 años, que en la segunda entrevista, enmascarada
en el títere con el que representa a la madre, sitúa con una increíble
precisión, el drama del deseo materno: “estoy un poco mal porque ya no
quiero estar con mi pareja, le he dicho que lo dejábamos porque él quiere
acostarse conmigo y yo no quiero”. En el análisis de un adulto hubiera
hecho falta mucho tiempo para que el sujeto pudiera aproximarse siquiera
esta cuestión.
Ingeniosisima la pregunta que otro de los niños en tratamiento le dirige a su
analista: ¿eres una chica con hijos o con paz?.
Quisiera terminar estableciendo con el autor una cierta polémica en cuanto
al estatuto que otorga al niño en el marco del tratamiento psicoanalítico:
“Para que la tarea sea un psicoanálisis tiene que haber un sujeto
responsable. El niño en principio no lo es. Puede llegar a serlo pero
generalmente él ignora por qué llego tarde , por qué no lo han traído a las
sesiones anteriores , por qué suspendió el tratamiento y ahora lo vuelven a
traer o los motivos por los cuales le han comunicado que esa seria su última
sesión. Por estas razones prefiero hablar de una clínica psicoanalítica de la
infancia”.
Es el psicólogo el que piensa que la culpa de todo la tienen los padre o el
ambiente que rodea al niño.
A mi modo de ver el hecho de no considerar al niño como un sujeto
responsable, en el sentido de que no puede dar cuenta de sus actos ante
otro, no implica que no estemos frente a un sujeto de pleno derecho y, por
ende, responsable de su deseo inconsciente. Mediante la interpretación en
análisis, hace la experiencia de cómo en muchas ocasiones el inconsciente
provoca aquello que le hace sufrir. El sujeto infantil no puede ser pensado
como una víctima del ambiente que le rodea, por el contrario en un análisis
se le puede mostrar como se hace pegar o castigar. Lo fundamental es que
entre el deseo del Otro y los efectos que aparecen en el niño hay algo en
medio y es el sujeto como respuesta de lo real y eso no tiene edad. Por
ejemplo que el destete deje en ciertos niños una lesión psíquica subjetiva
definitiva que perdurará para el resto de su vida depende de la forma en que
el sujeto va a darse una defensa primaria, con independencia de la actitud
de los padre. La insondable decisión del ser es atemporal y esta en el origen
mismo de la estructura.
Martes, 16 de Septiembre de 2008

Jardines Infantiles | Transporte
Escolar | Escuelas y Colegios | Medicina

Inicio | Revisar Correo | Invita a un
amigo | Contacto | Favoritos
Otros temas

Reglamento de Juguetes

Neumococo y Meningitis

Factores de riesgo en el uso de
Un niño
drogas índigo es
aquél que
muestra una
Recomendaciones en el nueva y poco
Transporte Escolar usual serie de
atributos
psicológicos
Prevenir quemaduras por con un patrón
volcamiento de hervidor eléctrico
de
comportamie
nto no
Juzgados de Familia
documentado
aún.....

Flores de Bach

Niños Indigo

Prevención en accidentes
automovilísticos

El Maltrato Infantil Daña... ¿Qué podemos hacer?

Estos niños están aquí para ayudarnos en la transformación del mundo. Por lo tanto, debemos
aprender con ellos, principalmente escuchando y observándolos. No obstante, hay algunas reglas
Cómo prevenir las quemaduras
básicas que debemos tener en cuenta para no perdernos el brillo de estos niños.

• Trate a los Índigo con respeto - Honre su existencia en la familia.
• Ayúdelos a crear sus propias soluciones disciplinarias.
Cómo prevenir intoxicaciones
• Siempre deles a elegir.
• Nunca los desprecie ni los haga sentir pequeños
• Explíqueles siempre el por qué de las instrucciones que usted da. Escuche esas explicaciones. No
use la estúpida frase de: "porque yo lo digo". Si usted usa semejantes expresiones, entonces
Nuestros hijos tienen derechos
reconsidere sus instrucciones y corríjalas. Ellos la/lo respetarán por ello y esperarán. Pero si usted
les da órdenes autoritarias y dictatoriales, sin bondad ni razones sólidas, estos niños lo derrotarán.
Simplemente no obedecerán o, lo que es peor, le darán una lista de razones que descalifican sus
intenciones. Algunas veces sus razones pueden ser sencillas como: "porque esto me ayudará hoy,
Los Niños Indigo: Presagio de la Nueva Era
Escrito por: eighthreeseven

A partir de la década del 80 comenzaron a llegar, cada vez más. Son
niños espectaculares. Cada día es más gente la que está convencida de
que están llegando para ayudar a la transformación social, educativa,
familiar y espiritual de todo el planeta, independientemente de las
fronteras y de las clases sociales. Son como catalizadores para
desencadenar las reacciones necesarias para las transformaciones que
se esperaban desde hace miles de años para este nuevo milenio.

Estos niños y niñas poseen una estructura cerebral diferente en lo que
se refiere al uso de los potenciales de los hemisferios izquierdo (menos)
y derecho (más). Esto significa que ellos van más allá del plano
intelectual, estando el foco de su brillo en el plano de la acción. Ellos
exigen del ambiente que los rodea ciertas características que no son
comunes ni auténticas en las sociedades actuales. Ellos nos ayudarán a
destituir dos paradigmas de la humanidad:

1. Nos ayudarán a disminuir el distanciamiento entre PENSAR y ACTUAR.
Hoy en nuestra sociedad todos saben lo qué está bien o mal. Sin
embargo, frecuentemente actuamos diferentemente a cómo pensamos.
Estos niños van a inducirnos a disminuir este distanciamiento,
generando así una sociedad más auténtica, transparente, verdadera,
con mayor confianza en nuestras relaciones.

2. Ellos también nos ayudarán a mudar el foco del YO hacia el PRÓJIMO,
inicialmente a partir del restablecimiento de la autenticidad y la
confianza de la humanidad, que son requisitos previos para que
podamos respetar y considerar más al PRÓJIMO que a nosotros mismos.
Como consecuencia, disminuirán el Egoísmo, la Envidia, las Exclusiones,
resultando en una mayor solidaridad y equidad en la distribución de la
riqueza.

Te puedes preguntar: ¿Cómo van a hacer semejante transformación
estos niños? A través del cuestionamiento y la transformación de todas
las instituciones rígidas que los rodean. Comenzando por la Familia, que
hoy se basa en la imposición de reglas, sin tiempo de dedicación, sin
autenticidad, sin explicaciones, sin información, sin elección ni
negociación. Estos niños simplemente no responden a estas estructuras
rígidas, porque para ellos es imprescindible tener opciones, relaciones
verdaderas y mucha negociación. Ellos no aceptan ser engañados
porque tienen una “intuición” para percibir las verdaderas intenciones, y
no tienen miedo. Por lo tanto, intimidarlos no da resultado, porque ellos
siempre encontrarán una manera de obtener la verdad. Ellos perciben
las verdaderas intenciones y las debilidades de los adultos.

La segunda institución vulnerable a la acción de los Índigos es la
Escuela. Hoy el modelo de enseñanza es siempre impuesto, sin mucha
interacción, sin escuchar y sin la participación de los estudiantes. Este
modelo es simplemente incompatible con los Índigos, siendo por lo tanto
el mayor conflicto, muchas veces superior al que hay con la familia,
principalmente por la falta de vínculos afectivos y amor. Como los
Índigos poseen una estructura mental diferente, resuelven problemas
conocidos de una manera diferente, más allá de encontrar formas
diferentes de razonamiento que sacuden el modelo educativo actual.

El tema de los Niños Índigo es fascinante y relativamente nuevo en el
campo de la investigación. Presentaremos aquí un resumen del libro The
Indigo Children (Los Niños Índigo), escrito por Lee Carroll y Jan Tober,
que fue publicado por primera vez en Mayo de 1999, y que ya fue
traducido al español.

- ¿Qué es un Niño Índigo?

Un niño índigo es aquél que muestra una nueva y poco usual serie de
atributos psicológicos con un patrón de comportamiento no
documentado aún. Este patrón tiene factores comunes y únicos que
sugieren a quienes interactúan con los niños (los padres en particular)
que deben cambiar la forma de tratarlos y de criarlos para poder lograr
un equilibrio adecuado. Ignorar estos nuevos patrones de
comportamiento es crear desequilibrio y gran frustración potenciales en
la mente de estas preciosas nuevas vidas.

Hay varias clases de Niños Índigo, pero en la siguiente lista están dados
algunos de los patrones de comportamiento más comunes:

* Ellos vienen a este mundo con un sentimiento de realeza (y
frecuentemente se comportan de ese modo).

* Ellos tienen la sensación de “merecer estar aquí” y se sorprenden
cuando otros no comparten eso.

* La autoestima no es para los niños índigo un gran tema de
preocupación. Con frecuencia les dicen a sus padres “quiénes son ellos”.

* Ellos tienen dificultad en aceptar una autoridad absoluta sin ninguna
explicación y sin alternativa.
* Ellos simplemente no harán ciertas cosas; por ejemplo: esperar en una
fila es muy difícil para ellos.

* Se frustran con sistemas rituales que no requieren pensamiento
creativo.

* Con frecuencia ellos encuentran mejores formas de hacer las cosas,
tanto en casa como en la escuela, lo que los hace parecer rebeldes,
inconformes con cualquier sistema.

* Parecen antisociales a menos que se encuentren entre niños de su
misma clase. Si no hay otros con un nivel de consciencia similar, a
menudo se tornan introvertidos, sintiendo que ningún ser humano los
entiende. La escuela a menudo es muy difícil para ellos desde el punto
de vista social.

* Ellos no son tímidos a la hora de expresarle a usted lo que necesitan.
No responderán a la disciplina de “culpa” (”espera que tu padre llegue a
casa y se entere de lo que has hecho”).

La expresión “Niños Índigo” viene del color del aura de estos niños.
Existe una amiga de los autores, que ellos conocieron a mediados de los
años 70, llamada Nancy Ann Tappe. Nancy fue autora del libro llamado
Understanding Your Life Through Color (Entendiendo tu vida a través del
color). En este libro aparecen los primeros datos acerca de lo que ella
llamó “Niños Índigo”.

¿Cómo ve ella los colores? ¿Cuán preciso es eso? Nancy ha sido
diagnosticada con una situación en que dos de sus sistemas
neurológicos se cruzan, y eso hace que ella pueda ver literalmente el
aura humana. Ella ve campos electromagnéticos, los colores y las
frecuencias.

- Tipos de Niños Índigo

Hay cuatro tipos diferentes de Índigos, cada uno con un propósito:

1. El humanista: el primero es el Índigo humanista que está destinado a
trabajar con las masas. Ellos son los médicos, abogados, profesores,
comerciantes, ejecutivos y políticos del mañana. Ellos servirán a las
masas y son muy hiperactivos y extremadamente sociables. Ellos
hablarán con todo el mundo, siempre en forma muy, pero muy amigable.
Ellos son torpes y muy hiperactivos. Algunas veces se estrellarán contra
una pared porque olvidaron poner los frenos. Ellos no saben cómo jugar
con un juguete, pero le sacarán todas las partes que contengan y
probablemente después no lo vuelvan a tocar. Son del tipo de persona al
que hay que recordarles las cosas permanentemente, porque a menudo
se olvidan de las órdenes simples y se distraen. Son lectores feroces.

2. El conceptual: Los Índigos conceptuales están más interesados en
proyectos que en personas. Ellos serán los ingenieros, arquitectos,
diseñadores, astronautas, pilotos y militares del mañana. Ellos no son
torpes, por el contrario, son niños muy atléticos. Son controladores y la
persona que más tratan de controlar es a su madre si son niños, y a su
padre si son niñas. Este tipo de Índigo tiene tendencia a la adicción,
especialmente a drogas durante la adolescencia. Sus padres deben
vigilar estrechamente sus patrones de comportamiento.

3. El artista: El Índigo Artista es mucho más sensible y su cuerpo a
menudo es más pequeño, aunque eso no es una regla general. Están
más inclinados hacia el arte, son muy creativos y serán los profesores y
artistas del mañana. Sea lo que sea a lo que se dediquen, siempre
estarán orientados hacia el lado creativo. Dentro del campo de la
medicina, serán cirujanos o investigadores. En el campo de las artes,
serán los actores. Entre los 4 y los 10 años, ellos pueden involucrarse en
hasta 15 actividades creativas diferentes, le dedicarán 5 minutos a una
y luego la abandonarán.

4. El interdimensional: El Índigo interdimensional es mucho más grande
que los demás índigos, desde el punto de vista de la estatura. Entre los
1 y 2 años ya no les podrá decir nada. Ellos dirán: “Yo ya lo sé” o “Yo
puedo hacer eso”, o “Déjame sólo”. Son ellos quienes traerán nuevas
filosofías y espiritualidad a este mundo. Pueden llegar a convertirse en
bravucones y jactanciosos porque son mucho más grandes y también
porque no encajan en ningún patrón de los otros 3 tipos.

- Características para identificar a los Niños Índigo:

Los autores enumeran las siguientes características para ayudar a
identificar si su niño es un Índigo:

* Tiene gran sensibilidad

* Tiene energía en exceso

* Se distrae fácilmente o tiene bajo poder de concentración.

* Necesita adultos emocionalmente estables y seguros a su alrededor

* Se resiste a la autoridad si ésta no está democráticamente orientada
* Prefiere otras formas de aprendizaje –para la lectura y las matemáticas
en particular.

* Puede frustrarse fácilmente porque tiene grandes ideas pero pocos
recursos o personas dispuestas a ayudarle a realizarlas

* Aprende a un nivel exploratorio, y se resiste a memorizar
mecánicamente o a ser un mero oyente.

* No dura mucho tiempo sentado a menos que esté absorto en un tema
de su interés.

* Es muy compasivo y tiene muchos miedos, tales como a la muerte y a
la pérdida de sus seres queridos.

* Si experimenta fracasos o decepción a edad muy temprana, puede
desistir y desarrollar un bloqueo permanente.

Algunas frases extraídas del libro

“Muchas personas tienen dificultad en relacionarse con estos emisarios,
porque se acercan a ellos con creencias y normas preconcebidas que los
niños no comparten.”

“Los niños son todo lo que necesitan ser. Son ellos mismos. Dejémoslos
solos para que puedan ser exactamente lo que son.”

Problemas que los Índigos pueden experimentar

* Exigen mucha atención y sienten que la vida es demasiado valiosa
para dejarla pasar. Quieren que las cosas sucedan y con frecuencia
fuerzan una situación a fin de obtener lo deseado.

* Pueden llegar a irritarse emocionalmente por quienes no entienden el
fenómeno Índigo. Ellos no pueden entender por qué las personas operan
en modalidades no basadas en el amor. Aún así, son extremadamente
resistentes y hábiles para ayudar a niños necesitados aunque su ayuda a
menudo sea rechazada. En la juventud pueden tener problemas de
adaptación con otros niños.

* Los Niños Índigo a menudo son diagnosticados con desórdenes de
atención (ADD – Attention Deficit Disorder) o alguna forma de
hiperactividad.

- ¿Qué podemos hacer por ellos?
Hay algunas reglas básicas que debemos tener en cuenta para no
perdernos el brillo de estos niños.

* Trate a los Índigo con respeto - Honre su existencia en la familia.

* Ayúdelos a crear sus propias soluciones disciplinarias.

* Siempre deles a elegir.

* Nunca los desprecie ni los haga sentir pequeños

* Explíqueles siempre el por qué de las instrucciones que usted da.
Escuche esas explicaciones. No use la estúpida frase de: “porque yo lo
digo”. Si usted usa semejantes expresiones, entonces reconsidere sus
instrucciones y corríjalas. Ellos la/lo respetarán por ello y esperarán. Pero
si usted les da órdenes autoritarias y dictatoriales, sin bondad ni razones
sólidas, estos niños lo derrotarán. Simplemente no obedecerán o, lo que
es peor, le darán una lista de razones que descalifican sus intenciones.
La honestidad vencerá como nunca antes.

* Conviértalos socios en su propia crianza.

* Desde la temprana infancia explíqueles todo lo que usted está
haciendo. Tal vez ellos no entiendan, pero ellos percibirán su consciencia
y su honra por ellos.

* Proporciónele seguridad cuando usted le brinde apoyo. Evite críticas
negativas. Siempre hágales saber que usted los apoyará en todo
momento. Ellos crecerán de acuerdo a sus verbalizaciones y lo
sorprenderán en el proceso. No los haga hacer simplemente, sino
permita que ellos lo hagan con apoyo.

* No les diga quiénes son, ni quiénes serán en el futuro. Déjelos que
ellos decidan lo que les interesa. No los fuerce a que entren en el oficio
familiar o en algún tipo de negocio porque la familia lo haya estado
haciendo durante generaciones. Estos niños no serán seguidores en
absoluto.

- Consejos para la relación con Índigos

* Los Índigo son abiertos y honestos - esto no es una debilidad, sino su
mayor fortaleza. Si no son honestos y abiertos con ellos, ellos seguirán
siendo los mismos con ustedes: sin embargo, no los respetarán.

* El aburrimiento puede traer arrogancia en los Índigos, así que no dejen
que se aburran. Si actúan con arrogancia, significa que necesitan un
nuevo desafío y nuevos límites. Alimente sus cerebros y manténgalos
ocupados de la mejor forma posible.

* Los padres, maestros y auxiliares tienen que ser capaces de establecer
y mantener límites claros, y sin embargo, lo suficientemente flexibles
para cambiar y ajustar esos límites cuando sea necesario, basados en el
crecimiento emocional/mental, pues los Índigos crecen rápido. Ser
firmes, pero justos, es necesario para el bien de ellos y el nuestro.

* El mensaje dado y transmitido por los adultos debe ser más placentero
que doloroso, y más basado en el amor que en el miedo.

* Mantenga al niño informado e involucrado en los asuntos.

* Evite malentendidos simplemente dando explicaciones.

* No pierda la paciencia con su niño.

* Evite dar órdenes (verbos en imperativo). En vez de usar órdenes
verbales, use el tacto para llamar su atención. Ellos son muy sensibles al
contacto (toque en el hombro, apretón de manos, abrazo, etc.)

* Mantenga su palabra

* Negocie en cada situación.

* No esconda nada ni use lenguaje ofensivo.

* Deje que sus emociones le muestren amor, y no odio.

* Discuta la situación generadora de la reprimenda después de ésta.

* Después de todo, siempre acérquesele al niño y vea si hubo un
aprendizaje y crecimiento tras la reprimenda.

* Importante: Recuerde que el castigo no funcionará con estos niños. El
castigo es diferente de la reprimenda. El castigo está basado en la culpa,
mientras que la reprimenda se basa en un crecimiento o mejoramiento.

- Problemas de los métodos educacionales en las escuelas

En la educación y al elegir una escuela, debemos tener en mente que
debemos enseñar a los niños CÓMO pensar y no QUÉ pensar. Nuestro
papel no es transmitir conocimiento, sino transmitir sabiduría. La
sabiduría es el conocimiento aplicado. Cuando le damos a los niños sólo
conocimiento, les estamos diciendo qué pensar, lo que supuestamente
deben conocer y lo que queremos que ellos crean como verdad.

Cuando les transmitimos sabiduría a los niños, no les estarnos diciendo
lo que deben pensar o lo que es verdad. En cambio, les decimos a ellos
cómo hacer para encontrar su propia verdad. Por supuesto, no podemos
ignorar el conocimiento cuando enseñamos sabiduría, porque sin
conocimiento no hay sabiduría. Una cierta cantidad de conocimiento
debe pasar de una generación a la siguiente, pero debemos permitir que
los niños la descubran por sí mismos. El conocimiento con frecuencia se
pierde, pero la sabiduría nunca se olvida.

Los viejos patrones de energía se basan en la creencia fundamental de
que los niños son simples vasos vacíos que deben ser llenados de
conocimiento por expertos, los profesores. Los profesores utilizan
técnicas de avergonzar y comparar a los estudiantes, con la idea de que
eso les dará motivación. En esta atmósfera, cualquier niño que no
encaja en el modelo es considerado un niño problemático.

El problema con este sistema es que los niños aprenden a suplir su
necesidad de atención y reconocimiento de forma negativa.

- Cuestiones de salud

Existen duras disfunciones claramente asociadas con los Índigos:
Desorden de Déficit de Atención –ADD (Attention Deficit Disorder)–, y
Desorden Hiperactivo de Déficit de Atención –ADHD (Attention Deficit
Hyperactive Disorder). Los índigos son frecuente y erróneamente
diagnosticados con ADHD o ADD porque se niegan a obedecer. Cuando
vemos una película de Clint Eastwood, aplaudimos su rebeldía. Sin
embargo, cuando este mismo espíritu se evidencia en nuestros hijos,
nosotros les damos drogas. Pero es importante resaltar que no todos los
Niños Índigo tienen ADD o ADHD, y que no todos los niños con ADD o
ADHD son Índigos.
————————————————————————————–
de Johnny del equipo del Coach Diego Katzman
www.secretia.com
www.secretiam.com/riquezaabsoluta

Fuente del artículo http://www.articulo.org/