APUNTES

[CONSTITUCIÓ N Y SISTEMA DE FUENTES]
Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas|AECUC3M

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 1: Formació y evolució del n n constitucionalismo
LOS ORÍ GENES DEL CONSTITUCIONALISMO El constitucionalismo antiguo Solo algunos piensan que esta etapa tiene textos constitucionales porque solo está dirigidos a una clase social, son textos basados en la n tradició y es difí afirmar que fueran operativos. n cil Existen una serie de antecedentes histó ricos má o menos remotos sobre la s organizació del poder: n -En la Antigü edad: El té rmino constitució proviene del latí En la n n. actualidad, esta palabra es prá cticamente igual en todos los idiomas. Gobiernos de las 'polis' griegas' y de la 'civis' romana sirven de ejemplo, ya que eran sociedades muy avanzadas con ordenamientos. Aportaciones teó ricas (que en realidad tienen un cará cter má descriptivo que prescriptivo, de s aná de un fenó lisis meno natural, no propugnan un orden ló gico). -En la Edad Media: Surgen reflexiones que desde diversos puntos de vista se ocupan de las limitaciones y el origen del poder. Aparecen textos de diferente condició (Carta Magna, 1215), en los que se recogen ciertas n libertades: abolidos por el absolutismo, se retení como sí an mbolos... pero se trataba má de los privilegios de unos pocos (estamentos, clases, s corporaciones, ciudades) que de los derechos de la comunidad. Las revoluciones liberales El constitucionalismo va unido al triunfo de las revoluciones burguesas de los siglos XVII y XVIII: la monarquí absoluta se considera incompatible con a la creencia de que existen unos derechos naturales, anteriores e independientes al Estado, que só puede alcanzar a reconocerlos; el poder, en lo una sociedad de hombres libres e iguales, ha de basarse en el consentimiento de los gobernados, que ha de ser la ú nica fuente de la sujeció polí en la n tica, medida en que respeta tales derechos. Todo este cambio viene dado por una serie de situaciones culturales y sociales: Inspiradores teó ricos (sobre todo, el iusnaturalismo contractualista: mediante la firma de un “contrato”, los hombres cambiamos nuestras libertades animales por tener má derechos): s -Locke: defiende la teorí de un gobierno representativo elegido por el a pueblo. En el estado de naturaleza la razó de los hombres se impone, por lo n que cooperan para mejorar sus vidas y constituirse en sociedad, con lo que se protegen de abusos pero sin perder sus libertades: los gobernantes son

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

representantes, no pueden confluir todos los poderes en las mismas manos -Montesqieu: destaca por su aná lisis de la sociedad y por crear la separació de poderes. Este tipo de separació de poderes se ha visto reflejado n n en la Constitució de EEUU, donde, aparte de existir tres poderes diferentes, n podemos encontrar un ó rgano creado para controlar a cada uno de estos. Parte del examen de los hechos, formulando varios tipos de gobierno, del que destaca el caso britá nico por constituir un ejemplo de control del poder, debido a los mecanismos de combinació fusió y enlace entre los diversos n, n poderes. -Rousseau: es necesario alcanzar un estado civil en el que, perdida la libertad natural, se asegure la libertad civil, lo que exige que el gobierno esté regido por la voluntad general que se expresa en la ley. Las experiencias histó ricas que plasman estos ideales con la formació de n unas reglas supremas de toda la comunidad, por acuerdo general de sus miembros. -Precedentes: adopción de acuerdos o „convenants‟ entre colonos britá nicos de Amé del Norte a principios del siglo XVII, en los que deciden rica establecer una comunidad y obedecer a la autoridad así instituida (Mayflower Compact, firmado en 1620 por los primeros colonos britá nicos, estableciendo una serie de normas que todos debí respetar) an -Procesos revolucionarios: Durante esta é poca se dieron una serie de conflictos revolucionarios que servirí para cambiar el sistema previo an (Absolutismo) por un Estado liberal donde el pueblo tení la soberaní a a. -La Revolució Gloriosa de Inglaterra, 1688: el triunfo de los n partidarios del parlamento en los numerosos enfrentamientos incluso armados que tuvieron lugar a lo largo del siglo XVII da lugar a la construcció de la monarquí constitucional, limitada, basada en la n a soberaní del parlamento (el Rey, que será a Guillermo de Orange, con la Cá mara de los Comunes y con la Cá mara de los Lores), que se plasma bá sicamente en el Bill of Rights de 13 de febrero de 1689. No se procede, sin embargo, a la adopció de una constitució aunque sía n n, , partir de ese momento, a la aprobació de numerosos documentos y a n la formulació de convenciones o costumbres constitucionales de n indudable valor: constitució acumulativa, flexible, de base tradicional n y en parte no escrita, pero con gran arraigo e influencia en experiencias posteriores -La Independencia de las Colonias inglesas en Amé rica del Norte, consecuencia de una serie de medidas que se entendieron como abusos de la Corona frente a los derechos de los colonos, que se plasma en la Declaration of Independence de 4 de julio de 1776 y, con cará cter innovador, en la Constitution of the United States

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

of America de 17 de septiembre de 1787 (CUSA). Ya existí una a experiencia de autogobierno en las colonias durante el mandato britá nico (junto al gobernador, representante del rey, existí an asambleas electas, que desarrollaron sus tareas con amplia autonomí a) lo que facilito la separació con la metró n poli. Se trataba realmente de constituir un Estado, una realidad polí que antes no existí má tica a, s que de transformarlo. Durante la guerra, las colonias aprobaron sus propias constituciones. La voluntad de dotarse de una norma comú se n manifestó en unos Articles of the Confederation (1781) que instituí un gobierno realmente dé Por ello y con el objeto de an bil. redactar una auté ntica constitució para los Estados Unidos se convoca n una convenció en Filadelfia, donde se opta por ordenar solamente la n estructura y competencias de los poderes federales, sin contener sorprendentemente una declaració de derechos (hasta que no se n aprobaron las enmiendas I a IX a la CUSA en 1791). Las colonias cedieron poderes en beneficio de la creació de un gobierno comú n n. -La Revolució Francesa, que surge a consecuencia de la n proclamació del tercer estado como asamblea nacional, una vez que n pone en cuestió que los Estamentos Generales convocados por Luis n XVI sigan reunié ndose separadamente: asume por tanto, como Asamblea Constituyente, la tarea de redactar una constitució para n Francia que sea expresió de la voluntad nacional, poniendo fin al n Antiguo Ré gimen. Se plasma tambié en dos textos: la Dé n claration des Droits de l’Homme et du Citoyen, de 26 de agosto de 1789 (DDHC) le sigue la Constitution franç aise de 3 de septiembre de 1791. En los procesos de constitucionalismo francé y americano, podemos ver s un paralelismo a la hora de crear sus textos: primero se escribe la Declaració n de Independencia y despué la Constitució s n. Las constituciones como la francesa o la americana, se han producido cambios porque el contexto histó tambié ha cambiado. rico n LAS ETAPAS DEL CONSTITUCIONALISMO COMPARADO Primera etapa: Inglaterra (comienzos S XVII – la emancipació de n las colonias americanas) La primera etapa tiene lugar en Inglaterra entre principios del siglo XVII hasta la emancipació de las colonias americanas, destacando una fecha clave: n La Gloriosa Revolució de 1688. n Entre los documentos má importantes de esta etapa se formulan dos s

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

principios bá sicos del derecho pú blico britá nico: el Estado de Derecho y la soberaní del Parlamento (el Rey junto a la Cá a mara de los Lores y a la de los Comunes). Los revolucionarios vertebran la primera Monarquí constitucional del a mundo, cuya mayor base se encontraba en la representació del pueblo en el n Parlamento, reflejando el consentimiento del pueblo, aunque al Rey (Guillermo de Orange) le seguí siendo reconocidos amplios poderes. El Rey, an por tanto, no solo reina sino que tambié gobierna. Esto se debe a que los n revolucionarios de 1688 querí un Rey con polí propia aunque para an tica levarla acabo tuviera que pasar por el Parlamento. El Rey ya no podí a intervenir en el ejercicio de la funció jurisdiccional (encomendado a unos n jueces independientes e inamovibles que tení el deber de proteger los an derechos individuales > incluidos en The Bill of Rights de 1689). Se instauró por tanto, un nuevo modelo de Monarquí contrario al , a, modelo Bajo-medieval que querí los revolucionarios, con un binomio rey/reino. an Este tipo de Monarquí era muy propio del liberalismo inglé de siglo XVII y a s en particular con el que alumbró la revolució de 1688. Este liberalismo n iusracionalista (Locke) no impidió mantener una concepció historicista, n pragmá y conciliadora de la polí que impulsóa tender puentes entre el tica tica presente y el pasado, entre la aristocracia y la burguesí entre las dos a, Cá maras del Parlamento y una Corona ocupada por la casa de Orange, sí mbolo del protestantismo. Desde la entronizació de los Hannover (1714) diversas regla no escritas, n llamadas convenciones constitucionales, fueron alterando las bases constitucionales de la revolució de 1688. Estas convenciones irí n an parlamentarizando la Monarquí constitucional al transferir al Gabinete y, a sobretodo, al Primer Ministro, la direcció polí del Estado. Este Gabinete n tica era polí ticamente y penalmente ante el Estado. Este sistema parlamentario de gobierno serí en tercer principio bá a sico y tercera gran aportació del n constitucionalismo britá nico junto con la soberaní del Parlamento y el a Estado de Derecho. Segunda etapa: Etapa revolucionaria (Declaració Independencia n Americana 1776 – Cortes de Cá 1812) diz La etapa revolucionaria es la má intensa del constitucionalismo. Se inicia s con la Declaració de Independencia de Amé n rica, continua con la Revolució n francesa de 1789 y culmina en las Cortes de Cá abarcando así tres fases diz, las de la revolució euro-atlá n ntica, de la que surgirála pluralidad de naciones independientes y republicanas, tanto en la Amé rica anglosajona como en la hispá nica.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Los textos constitucionales americanos y franceses se inspiran sobretodo en el iusnaturalismo racionalista, fuente primordial de la Declaració de n Independencia de los EEUU, de la Declaració de Derechos de Virginia y de la n Declaració francesa de 1789, con sus referencias al estado de naturaleza, al n pacto social, a los derechos naturales e inalienables del hombre y a la soberaní del pueblo o de la nació a n. -Estados Unidos: En EEUU el iusnaturalismo se conciliócon el respeto a la tradició britá n nica del Common Law. La Convenció de Filadelfia cristalizó n la vigente Constitució de los Estados Unidos de Amé n rica, aprobada en 1787, a la que se agregóun Bill de Derechos en 1791 (libertad religiosa, de expresió e n imprenta, derecho de reunión…). Desde el punto de vista organizativo, el modelo americano poní en pie un Repú a blica que se inspiraba el la soberaní a popular y en una rí separació de los poderes, de la que nacerí el sistema gida n a presidencialista de gobierno. La Jefatura del Estado y del Gobierno se atribuí a a un presidente de la Repú blica, elegido por el cuerpo electoral. El poder legislativo lo tení un Congreso bicameral y el poder judicial estaba en manos a de unos jueces y Tribunales presididos por el Tribunal Supremo. Todos estos poderes se someten entre ellos. Se establecí tambié una distribució federal a n n del poder. En EEUU, la Constitució se concibiócomo la norma suprema del paí a n s, la que se subordinan todas las demá La supremací de la Constitució se s. a n afianzarí en la sentencia dictada por el juez Marshall en el caso Marbury vs a Madison. -Francia: Otro gran modelo de esta etapa es la Declaració de Derechos n de 1789 y la Constitució de 1791. El primer texto tiene una concepció n n filosó de los derechos, que se conciben como derechos <<del hombre>> y fica no solo <<del ciudadano>>. Esta Declaració comenzaba afirmando la n igualdad entre los hombres, que lo son ante la ley. Proclama la libertad religiosa, la de expresió el habeas corpus, etc… Era necesario que el Estado n, que se estaba creando lo hiciera conforme a dos principios claves: el de soberaní nacional y el de separació de poderes. a n Estos dos principios se convirtieron el los dos grandes pilares de la Constitució de 1791 (aprobada por la Asamblea Constituyente el 3 de n septiembre y <<aceptada>> por Luí XVI diez dí má tarde). A partir de s as s estos principios, se instauróuna Monarquí republicana, que otorgaba a la a Asamblea Nacional, ademá de la funció legislativa, el ejercicio de la s n direcció polí del Estado, a la que debí someterse el Rey y unos ministros n tica a a los que se prohibí ser diputados. a Pese a que este modelo fracasó los principios marcados serí de gran , an influencia en la Constitució españ de 1812. n ola -Españ Los liberales doceañ a: istas prefieren el modelo francé al s

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

britá nico. Esto se debe a que la adopció n del modelo moná rquico-constitucional britá nico chocaba con un contexto histó rico en el que el pueblo era el protagonista indiscutible. La soberaní nacional y la divisió de poderes no se defendieron en las a n Cortes apelando a la razó La Constitució de Cá carecí de una n. n diz a declaració de derechos n para no dar lugar a las acusaciones de <<francesismos>> aunque el có digo gaditano reconocí algunos derechos a individuales. La mezcla de catolicismo, historicismo nacionalista y radicalismo liberal explican el enorme influjo de la Constitució de Cá en Europa y en n diz Hispanoamé rica, justamente en el decisivo momento de transició del n Antiguo Ré gimen al Estado liberal. Tercera etapa: Etapa Decimonó nica (1814 – 1917) La Constitució de los EEUU se convirtiódurante este periodo de tiempo n en el má importante punto de referencia para los paí iberoamericanos. En s ses Europa, el nuevo constitucionalismo post-revolucionario adoptó el modelo que habí triunfado en Inglaterra en 1688 (este ya habí sido elogiado por a a Voltaire y Montesquieu durante la primera mitad del siglo XVIII y por Mourier y Mirabeau en la Asamblea de 1789). La soberaní del Parlamento (un Parlamento bicameral, con una Cá a mara Baja y una Cá mara Alta), la concepció de los derechos individuales como n derechos positivos creados por el legislador nacional, así como el sistema parlamentario de gobierno pasaron a formar parte esencial del bagaje doctrinal del nuevo constitucionalismo europeo. A partir de 1814 se rompe el nexo de unió entre el Constitucionalismo de n los EEUU y el de la Europa Continental. Mientras que en EEUU se consolida una Repú blica presidencialista y federal basada en la supremací de la a constitució sobre la ley, en Europa se consolida la Monarquí abierta al n a sistema parlamentario, unitaria y cimentada bajo la supremací de la ley sobre a la Constitució n. La monarquí constitucional se convirtióen el modelo mayoritario en la a Europa del XIX aunque este modelo amparaba diversos sistemas de gobierno: Desde el parlamentario (Gran Bretñ Bé a, lgica, Holanda y los paí ses escandinavos) hasta el antiparlamentario (Alemania), Orleanista (Europa del Sur). -Carta Otorgada de 1814, Francia: En este documento se abandonan los principios de la etapa constitucional anterior. Fue otorgada por Luí XVIII y s en ella se reconocí su soberaní sobre Francia y Navarra limitando a a voluntariamente su ejercicio de soberaní en beneficio de un Parlamento y de a unos jueces independientes. Esto vení a admitir no una divisió de poderes, a n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

sino una divisió de potestades. Tambié la Carta recogí algunos derechos n n a que estaban recogidos tambié en la declaració de 1789. n n Con la llegada al poder de Carlos X tuvo lugar la famosa Revolució de n Julio de 1830, que obligóa revisar la Carta de 1814. El contenido de esta se mantuvo casi en su integridad. -Bé lgica: La Revolució francesa de 1830 alentóa los belgas a separarse n de Holanda y a proclamar un nuevo Estado constitucional. La Constitució de n 1831 tuvo un contenido polí bastante má avanzado que el de la Carta de tico s 1830, era una verdadera Constitució esto es consecuencia del acuerdo n; unilateral de una Asamblea constituyente, que, en nombre de la nació n, imponí un nuevo texto constitucional a los ó a rganos constituidos. El Senado se articulóya inicialmente como una cá mara electiva. El sufragio electoral estaba basado en el censo de los contribuyentes y la libertad religiosa se regulaba con má generosidad que en la Carta de 1830 francesa. s La caracterí stica má relevante del ordenamiento belga es haber acogido s los dos movimientos constitucionales má importantes de Europa (inglé y s s francé s) -Otras: El principio moná rquico recogido en la Carta de 1814 inspiróel constitucionalismo alemá del siglo XIX y fue fuente tambié de la Carta n n portuguesa de 1826 y del Estatuto Albertino de 1848. La Carta de 1830 fue tenida en cuenta en la Constitució españ de 1845 n ola y de 1876. La Constitució belga tuvo un gran influjo en la Constitució españ de n n ola 1869. Cuarta etapa: Entreguerras (Triunfo de la Rev, Rusa 1917- Fin de la 1ª Guerra Mundial 1939) Muchos de los rasgos de esta etapa se mantienen en la actualidad. Se caracteriza por la profunda crisis del Estado liberal, fruto de diversas causas socio-econó micas y del surgimiento de los totalitarismos. Muchas de las Constituciones aprobadas durante este periodo de tiempo eran fruto de la revolució (Constitució mejicana 1917) o de un cambio n n polí brusco (Alemania 1919, Austria 1920 y Españ 1931). Estas ú tico a ltimas fueron constituciones que sustituyeron viejas monarquí por Repú as blicas. Las Constituciones de entreguerras modificaron los textos de constituciones ochocentistas recuperando principios propios del constitucionalismo revolucionario francé e inglé Algunas instauraron un s s. Tribunal encargado de velar por la constitucionalidad de las leyes aprobadas por el Parlamento, segú las pautas establecidas en la Constitució n n estadounidense de 1787 reforzando jurí dicamente todo el texto constitucional frente a la ley, con lo que se llevaba hasta sus ú ltimas consecuencias el

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

objetivo del Estado de Derecho. En La Constitució austriaca y la españ n ola de 1931 los derechos constitucionales dejan de ser unos derechos reconocidos por la ley para pasar a serlo por la Constitució y, por tanto, vinculantes para n el legislador. Las constituciones de entreguerras transformaron este Estado en un Estado democrá tico y consiguieron el liberalismo y la democracia. Esta apertura a la democracia se hizo de diversas maneras (proclamando el sufragio femenino, la soberaní del pueblo, al extender el principio a republicano, eliminando una Segunda Cá mara conservadora). En las nuevas Constituciones se vertebraba un Estado social de Derecho que era la consecuencia de una nueva manera de concebir las relaciones del Estado con la sociedad. Tambié organizaba sobre una nueva base la distribució territorial del n n poder. La Constitució mexicana seguí fiel al federalismo tradicional, pero n a las europeas pretendieron superar tanto los esquemas federales como los unitaristas, con el objeto de racionalizar el poder pú blico y fortalecer la funció integradora del Estado. n Si bien la Constitució mexicana seguí fiel a la tradició presidencialista, n a n la mayorí de las Constituciones europeas se entreguerras se decantaban por a un sistema parlamentario de gobierno de acuerdo con las pautas del <<parlamentarismo racionalizado>> (Los mecanismos de control parlamentario del ejecutivo eran plasmados con el propó sito de evitar la cró nica inestabilidad gubernamental de algunos sistemas parlamentarios del ochocientos. LA FORMULACIÓN DEL CONCEPTO DE CONSTITUCIÓN El concepto de Constitució n Existen diversas maneras de definir Constitució Uno de esos modos es n. desde distintos puntos de vista: Concepto histó rico: En esta concepció el concepto Constitució se n n presenta como un legado dejado por nuestros mayores, que se puede cambiar pero respetando el pasado, siendo leales a una herencia vinculada que ha de ser transmitida a nuestra descendencia. Esto asegura que se cumplan los fines generales de la sociedad. Concepto socioló gico: En este caso, la Constitució es considerada n como un producto de condiciones o supuestos dados en cada sociedad, con los que guarda una relació de coexistencia, influencia y derivació n n. Concepto racional-normativo: Se puede definir la constitució como n un complejo normativo establecido de una sola vez y en el que de una manera total, exhaustiva y sistemá se establecen las funciones fundamentales del tica

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Estado y se reglan los ó rganos, el á mbito de sus competencias y las relaciones entre ellos. La Constitució es un sistema de normas. n Concepto mí nimo: La Constitució ha de tener unos contenidos n mí nimos, que dependerá del contexto en el que sea redactada. Estos será la n n separació de poderes y la declaració de los derechos fundamentales como n n mí nimo. Para definir el concepto de Constitució se entremezclan diversas n concepciones polí ticas y diversos modos de concebir el Estado, el Derecho y la relació entre ambos. El Derecho constitucional contemporá raramente se n neo ocupa de construir una idea de Constitució parte ya de una idea n: determinada y aborda directamente el estudio del derecho del Estado. El concepto de Constitució puede establecerse a partir de las funciones que é n sta desempeñ a: -Funció de asegurar la unidad polí n tica y el orden jurí dico del Estado. Cabe definir la Constitució por tanto, como “orden jurídico n, fundamental de la comunidad” y serásiempre un elemento estructural del Estado. La Constitució es el orden jurí n dico fundamental del Estado constitucional y é es una forma con contenido especí ste fico. Por ello, el concepto de Constitució no puede ser establecido sin vincularlo con el n Constitucionalismo como doctrina polí tica. -La Constitució es el conjunto de normas que fundamentan la n legitimidad del poder estatal. Su funció es esencialmente polí n tica y no cabe hablar de Constitució en aquellas estructuras del poder en las que é n ste fundamenta la pretensió de legitimidad no en normas, sino en la condició n n carismá de quienes lo ejercen. La Constitució es la determinació de los tica n n modos de creació del Derecho, el fundamento de validez de todo el resto del n ordenamiento. -Funció jurí n dica. Esta concepció ha llevado a algunos pensadores a n disociar la noció de Constitució de la de poder, y má precisamente, de la de n n s poder Constituyente. Esto no puede hacerse porque este concepto ha llevado una gran carga polí a lo largo de la historia. Ademá esta concepció no tica s, n ofrece instrumento alguno para valorar los muchos enunciados sin valor deó ntico que la mayor parte de las Constituciones incorporan. Noció de poder constituyente n Instrumento mediante el cual una nació decide organizarse polí n ticamente y ordenarse jurí dicamente, creando una nueva organizació polí un nuevo n tica, orden jurí dico. Al expresar la voluntad nacional, se rechaza la legitimidad anterior y se trata el poder no como un fenó meno natural: cará cter artificial, es necesario constituirlo. Elaborado sobre todo a raí de la experiencia z constitucional francesa (SIEYÈ S) En EEUU no tienen ningú problema para la redacció de la Constitució n n n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

porque se declararon independientes y no hay una fuerza suprema que coaccione la creació Sin embargo en Europa, existí trabas como la n. an autoridad del rey o los sistemas de gobierno tradicionales. La solució fue el n comienzo partiendo de cero, al margen de todo lo anterior. Caracterí sticas del poder constituyente: -Ú nico y originario: en su origen no hay ninguna norma jurí dica, la nació n es el origen de todo. Esto se debe a que su surgimiento suele estar precedido por un cambio drá stico en la forma de poder (revoluciones). -Libre en su actuació no condicionada ni limitada por ninguna norma: n, basta que la nació quiera, puede querer cualquier cosa, en cualquier forma. n -No regulado jurí dicamente: se trata de un poder no vinculado a procedimientos establecidos en normas anteriores, no está sujeto a má s normas que las que é mismo acuerde otorgarse para regular su l funcionamiento, pues hace la constitució que es la norma superior: crea el n, Derecho, no lo recibe de nadie. -No permanente: solo actú para la creació de la constitució se agota a n n, con su ejercicio. Diferencia entre poder constituyente y poder constituido: La gran diferencia se ve en sus competencias, siendo imposible e inviable que el poder constituido invada la esfera reservada al poder constituyente. En EEUU, el poder constituyente cumpliósus caracterí sticas en toda regla ya que el poder constituyente se reunió una sola vez para crear la Constitució de 1787. n n Sin embargo, en Europa con cada cambio de gobierno se reuní este poder a para cambiar de nuevo la constitució vigente. n Carece de naturaleza jurí dica: poder previo al poder y por tanto al Derecho. Só puede definirse en té lo rminos polí ticos: debe ser un poder legí timo, explicado racionalmente y aceptado por la sociedad. De ahí que tan só lo acudiendo a la experiencia histó se pueda afirmar que habitualmente: rica -Se atribuye a una asamblea „ad hoc‟, que se califica de constituyente y en muchas ocasiones realiza exclusivamente esa tarea, de modo que está formada por representantes extraordinarios -Responde a un proceso má o menos tí que en Españ no se siguió s pico a . ▪Creació de un gobierno provisional n ▪Emanació de las normas para la elecció de la asamblea constituyente, n n que tiene que venir acompañ de la garantí de los derechos que permitan ada a la participació n ▪Constitució de la asamblea y elaboració de su reglamento, en el que se n n fijan los criterios bajo los cuales va a discutir y aprobar la constitució n La norma constitucional Formació sin pretensió de abarcar ni temporal ni territorialmente n: n todos los supuestos, la idea de constitució que se abre paso en ese contexto n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

histó se adecú a ciertas caracterí rico a sticas: -Texto escrito, ú nico y solemne, articulado, producto de la razó no n, impuesto, no es una mera recopilació de normas tradicionales, sino de nueva n planta, con un contenido organizado sistemá ticamente, que regula la organizació del poder. No solamente quiere conseguir esa regulació de n n poder, sino que tambié está n basada en unos valores: ▪divisió de poderes: la organizació del gobierno, del poder. n n ▪garantí de derechos: Está recogidos los derechos como lí as n mites del poder para otorgar a los ciudadanos una herramienta contra los abusos. -Formalmente, se distingue de las demá normas jurí s dicas por tener una fuerza vinculante superior, lo que se garantiza ▪Dotá ndola de rigidez: sometiendo su reforma a procedimientos má s dificultosos que los necesarios para elaborar y alterar las restantes normas ▪Estableciendo un sistema de control jurisdiccional de la constitucionalidad de las normas Evolució si el constitucionalismo alcanza de manera satisfactoria el n: objetivo de romper con el Antiguo ré gimen, no se puede decir lo mismo respecto a la creació de un nuevo orden polí de inspiració racional. n tico n El concepto racional-normativo, que se ajusta adecuadamente a esa pretensión, en la medida en que correspondería al “complejo normativo establecido de una sola vez y en el que de una manera total, exhaustiva y sistemá se establecen las funciones del Estado y se regulan los ó tica rganos, el á mbito de sus competencias y las relaciones entre ellos” (GARCÍA-PELAYO), fruto de la soberaní nacional/popular, se plasma inicialmente en la CUSA, en a las primeras constituciones francesas y en la DDHC, pero só permitióla lo afirmació de un auté n ntico sistema constitucional en Estados Unidos En cambio, la mayorí de las constituciones que se dictan en Europa a lo a largo del siglo XIX no llegan a ordenar realmente el Estado: la revolució n genera un conflicto que no se resuelve sino con una sí ntesis entre el orden nuevo y el orden viejo, que quedan reflejados en la constitució formal y la n constitució material n -Siguiendo la experiencia britá nica, se afirma que la auté ntica constitució n de un paí serí el resultado de la evolució secular de las instituciones, que s a n no es necesario plasmar por escrito, aunque se proceda a hacerlo en una constitució formal, breve y poco concreta, que se limita a la n institucionalizació de los agentes del proceso polí (rey y parlamento), que n tico pueden decidir sobre cualquier asunto sin ningú lí n mite -No se parte del poder constituyente de la nació la constitució formal n: n no tiene ninguna fuerza frente a la constitució material, es un mero n programa o documento polí los poderes no quedan sujetos a ella, el poder tico: legislativo hace la constitució n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Só la afirmació del principio democrá lo n tico, ya en el siglo XX, permitirá recuperar la idea de fuerza normativa de la constitució como reacció a n, n sistemas autoritarios: só puede haber constitució cuando hay soberaní lo n a popular, é es el ú ste nico poder legí timo (algunos paí siguen manteniendo ses textos constitucionales carentes de ese rango formal, por lo general bajo sistemas de gobierno moná rquico, que han sido objeto de reformas expresas o mutaciones que han permitido que evolucionen hacia un sistema democrá tico y se equiparen en esta materia de garantí a estas constituciones as contemporá neas).

LA JURIDIFICACIÓN DEL PROCESO POLÍ TICO: EL ESTADO CONSTIITUCIONAL. El Estado Constitucional de Derecho Un tipo ideal de definició de esta configuració estatal es el integrado n n por las siguientes caracterí sticas: -Divisió de poderes: No solo se refiere a la divisió de poderes tí n n pica, sino tambié a una divisió bá n n sica y primaria, la divisió entre el poder n constituyente y el poder constituido. Esta diferencia se hace palpable en que los poderes constituidos no pueden interferir en la esfera reservada al poder constituyente. Como los poderes constituidos encuentran su formació en el n poder constituyente, este los fundamenta permanentemente. Existe la necesidad de un cuarto poder: Necesidad de un poder que medie entre los tres poderes restantes en el momento de resolució de un conflicto n entre ellos. Este cuarto poder es el poder constituyente. Las leyes dictadas por el Parlamento no tienen una fuerza absoluta y omnicompetente sino que estas subordinadas a la Constitució n. -Competencia fundamental del Estado y competencia en el Estado: El Estado no solo ha de organizarse como un sistema de competencias sino que debe de darse la distinció entre la competencia fundamental del Estado y el n sistema de competencias en el Estado. La primera delimita el á mbito entre la esfera en la que lí citamente se puede mover el Estado y la esfera de la autodeterminació de los ciudadanos. La segunada, reparte las competencias n entre los diferentes ó rganos. -La primací de la Constitució La Constitució es norma suprema por lo a n: n que se encuentra por encima de la ley y sobre todo el ordenamiento jurí dico, quedando anulada toda norma que contradiga la Constitució n. -Sumisió a la Constitució de todos los poderes pú n n blicos: Aparte de las normas, todos los poderes pú blicos del Estado han de someterse a la constitució n.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

-La justiciabilidad constitucional: La existencia de unos ó rganos jurisdiccionales especí ficos para la regulació de los asuntos constitucionales n dotan al Derecho Constitucional de la caracterí stica de verdadero Derecho y con ello pasa a ser un Estado de Derecho constitucional bien ordenado. -Jurisdicció constitucional y polí n tica: El TC juzga todo tipo de casos que tengan que ver con un atentado contra los preceptos constitucionales pero la mayorí de las veces, los casos que se llevan al TC está directamente a n relacionados con pugnas entre los partidos polí ticos

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 2: La Constitució Españ n ola de 1978
EL PROCESO DE TRANSICIÓN POLÍ TICA Y LA ELABORACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN DE 1978. El “ordenamiento constitucional” del régimen franquista. Todos los ordenamientos constitucionales durante esta etapa de la historia son realmente leyes para evitar un sistema de gobierno constitucional. Con el Decreto de la Junta de Defensa Nacional 138/1936 del 29 de septiembre se nombra a Franco jefe de la dictadura. Durante este periodo cabe destacar como ordenamientos jurí dicos las “Siete Leyes Fundamentales” que dictaminaban los poderes del dictador. Leyes fundamentales -Fuero del trabajo, de 19 de marzo de 1938: Regula la vida laboral y econó mica y la supedita a los intereses del Estado. -Ley constitutiva de las Cortes, de 17 de julio de 1942: Se crean las cortes para elaborar leyes y como instrumento de autolimitació n. -Fuero de los españ oles, de 17 de julio de 1945: Se fijan los derechos y deberes de los españ oles. -Ley de referé ndum, de 22 de octubre de 1945: Se establece el uso del referé ndum para asuntos importantes. -Ley de sucesió a la jefatura del Estado, de 26 de julio de 1947: Españ se n a configura como un reino. Soluciona la cuestió sucesoria. n -Ley de principios fundamentales del Movimiento, de 17 de mayo de 1958: Establece unos principios rectores del movimiento franquista. -Ley orgá nica del Estado, de 1 de enero de 1967: Se enumeran los fines del Estado, se fijan los poderes del jefe del Estado y se declara su responsabilidad polí tica. Este proceso de institucionalizació del ré n gimen sirvió para asegurar lo que pasarí tras la muerte de Franco. a El dí 22 de noviembre de 1975, tras la muerte de Franco, Juan Carlos de a Bobó es nombrado rey, aunque no tiene la misma potestad que Franco. n El poder legislativo en ese momento recaí en las Cortes que contaban a con representantes de todos los ámbitos: obispos, sindicalistas, rectores… 1ª Fase: ARIAS

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Cuando muere Franco el Rey se situa como Jefe de Gobierno y mantiene como Presidente a ARIAS NAVARRO (antes estuvo Carrero Blanco). Se forma el primer gobierno de la monarquía con personalidades “aperturistas”: Fraga, Garriga… Esta etapa fracasa porque Arias es más que aperturista, “continuista” (seguidor del franquismo). Aparte, Arias tiene muchos problemas de conciliciació con el Rey y dimite tras medio añ en el Gobierno. n o 2ª Fase: SUÁ REZ En junio de 1976 se consigue la candidatura de ADOLFO SUÁ REZ para la presidencia. Este era Secretario General de Movimiento. Suá forma un nuevo gobierno, incluyendo ahora a los reformistas rez (estos quieren cambiar el ré gimen siguiendo las reglas para la reforma de las Leyes Fundamentales). Tampoco se aprecia una gran diferencia con el Gobierno de Arias. La Ley para la Reforma Polí será instrumento para el cambio. Entra tica el en vigor el 4 de enero de 1977. Es tramitada como si fuera una Ley Fundamental má (de ahí algunos le denominen La Octava Ley s que Fundamental) ya que tení que ser aprobada por las Cortes con una mayorí a a de 2/3 y, posteriormente, era sometida a referé ndum. Esta ley no consigue el cambio, sino que permite el cambio. En el art.1 de esta ley se define el Gobierno (supremací de la ley, a democracia, defensa de los derechos fundamentales). La novedad de esta ley es la instauració de un sistema democrá donde el pueblo tiene algo que n tico decir. Esta ley deroga las Leyes Fundamentales, ya que las Cortes tení que an refrendar la ley. Tras la publicació de la Ley para la Reforma Polí se publican una n tica serie de Decretos Reales (Leyes publicadas por el ejecutivo) que la acompañ an. Transició n El proceso constituyente españ comienza el 15 de junio de 1977, con las ol primeras elecciones democrá ticas despué de la dictadura del general Franco, s y finaliza en diciembre de 1978, con la aprobació de la Constitució actual n n por el pueblo españ ol. Era necesaria la redacció de una normativa electoral que presidiera la n convocatoria de elecciones generales a las Cortes. Esta norma debí tener un a cará constitucional para asegurar la redacció del texto constitucional. Por cter n ello tení que recoger los requisitos mí a nimos de toda consulta democrá tica: sufragio universal, reconocimiento de todos los grupos polí ticos, la igualdad de oportunidades, la posibilidad de acceso a los medios de comunicación…

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Aparte de esto, debí respetar lo ya establecido en la LPRP respecto a la a composició de dos cá n maras: Congreso y Senado. Tras el visto bueno de la oposició la norma electoral se publicó forma de decreto-ley el 18 de n, en marzo de 1977. Las Cá maras son: -Congreso de los Diputados: 350 miembros elegidos con un sistema de escrutinio <<proporcional mayoritarizado>>. Se estableció nú un mero mí nimo de dos diputados y un escañ má por cada 144.500 hab. o fracció de o s n 70.000. -Senado: 207 senadores elegidos mediante un sistema <<mayoritario proporcionalizado>>. El Rey nombraba directamente 41 senadores. Las elecciones de 1977 no fueron muy limpias pero se presentaron casi todas las fuerzas polí ticas (el PCE fue legalizado dos meses antes). Para el Congreso de los Diputados saldrá elegidos mayoritariamente congresistas del n Partido de Centro Democrá (Suá tico rez), despué del Partido Socialista s Obrero Españ (PSOE), el Partido Comunista Españ (PCE), Alianza ol ol Popular (AP). La ley electoral vigente favorece mucho al vencedor de las elecciones. Tambié cabe destacar la alta representació que obtienen los n n partidos nacionalistas. El resultado de las elecciones fue la posibilidad de instaurar un democracia en Españ ya que la derecha y la izquierda no tomaron posiciones a, extremas. El paíestaba dividido casi en partes iguales entre unos y otros así s que el electorado uso una fó rmula de no desperdicio del voto, votando a quié n sabí iban a ganar. Resultados: an La ley electoral favoreció sobretodo a los grandes partidos, que obtuvieron un porcentaje de escañ parlamentarios superior al de votos conseguidos. os Como consecuencia de esto, el partido de <<minorí mayoritaria<< UCD, a formó gobierno, bajo la direcció de Suá que fue confirmado por el Rey. n rez, Las nuevas Cortes se inauguraron el 22 de julio de 1977. Las Cortes eran, ademá de un ó s rgano legislativo ordinario, un ó rgano constituyente que debí a crear una nueva normativa fundamental, es decir, una Constitució Tambié n. n fue posible todo esto por la transigencia de los ó rganos franquistas y a la moderació de todas las partes del gobierno. El Rey tambié tuvo un papel n n fundamenta, pues se mantuvo al margen demostrando su arbitrariedad. Fases del proceso constituyente: -FASE DE REDACCIÓ Se inicia el 25 de julio con el nombramiento de la N: Comisió de Asuntos Constitucionales y Libertades, integrada por 36 n miembros dirigida por ATTARD. Esta eligió ponencia formada por 7 un miembros

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Padres de la Constitució n:
      

Gabriel Cisneros (UCD) José Pedro Pé Llorca (UCD) rez Miguel Herrero y Rodrí guez de Miñ n (UCD) ó Miguel Roca Junyent (Pacte Democrà per Catalunya) tic Manuel Fraga Iribarne (AP) Gregorio Peces-Barba (PSOE) Jordi Solé Tura (PCE)

La ponencia comenzó elaborar el anteproyecto el 22 de agosto de 1977, a adoptando la clá usula de confidencialidad. Acabaron sus trabajos en primera redacció el 17 de noviembre, y, cuando todo parecí augurar el secretismo del n a documento, la revista Cuadernos para el Diá logo logró hacerse con dicho texto y publicarlo despué La ponencia acabó trabajos el 23 de diciembre s. sus de 1977, siendo publicado en el Boletí de las Cortes el 5 de enero de 1978. n -FASE DE DISCUSIÓ EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS: Tras el N plazo de 25 dí se presentaron má de 1000 enmiendas que fueron as s dictaminada durante 2 meses, acabando el trabajo el 10 de abril. Un mes despué se inició fase de discusió en la Comisió del Congreso, que durarí s la n n a hasta el 20 de junio. Del 4 de julio hasta el 21 del mismo mes el texto aprobado por la Comisió fue debatido por el Pleno del n Congreso, sin demasiados problemas y sin que se modificase prá cticamente su contenido. -FASE DE DISCUSIÓ EN EL SENADO: Se presentaron tambié otras 1000 N n enmiendas, ya que los senadores deseaban no permanecer al margen de la elaboració de la Constitució El proyecto fue discutido, en primer lugar, por n n. la Comisió Constitucional que modificó n bastantes artí culos. El 25 de septiembre el proyecto comenzó debatirse en el pleno a del Senado, aprobá ndose con algunas modificaciones respecto al texto aprobado en el Congreso el dí 5. a -FASE FINAL DE CONCILIACIÓ PARLAMENTARIA: Al existir N discrepancias entre el texto del Congreso y el del Senado, se remitió el proyecto a la Comisió Mixta. Los trabajos comenzaron el 16 de octubre y se n terminaron el 25 de ese mismo mes. El texto definitivo fue aprobado el 31 de octubre por ambas Cá maras.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

-FASE DE APROBACIÓ POR REFERÉ N NDUM NACIONAL: El 20 de noviembre de 1978 se inició campañ para la aprobació de la Constitució la a n n mediante referé ndum nacional. Se pudieron observar todas las posturas, pero siempre prevaleció si. Despué de la campañ electoral, el referé el s a ndum del 6 de diciembre dio el si a la constitució Censo: 26.632.180 electores n:
    

Votos contabilizados: 17.873.301 votantes (67,11%) Votos a favor: 15.706.078 millones (88,54%) Votos en contra: 1.400.505 millones (7,89%) Votos en blanco: 632.902 (3,57 %) Votos nulos: 133.786 (0,75 %)

-FASE DE PROMULGACIÓ La Constitució aprobada por referé N: n ndum el 6 de diciembre, fue sancionada por el Rey el dí 27 de diciembre, siendo a publicada en el BOE el 29 de diciembre de 1978.

CARACTERES GENERALES DEL TEXTO CONSTITUCIONAL El proceso constituyente: Caracterí sticas. Este proceso se diferencia de otros procesos extranjeros y españ oles por cuatro caracteres: -LA SINGULARIDAD DEL PROCESO: El inicio del proceso no fue el objetivo ú nico y deliberado de las elecciones legislativas del 15 de junio de 1977 (convocadas de acuerdo con la LPRP). El objeto era reformar las Leyes Fundamentales del franquismo. Los ó rganos polí ticos del Estado franquista seguí inamovibles bajo la an vigilancia de los “poderes fáticos”. La convocatoria a Cortes de la LPRP no mencionaba nada de su futuro carácter de “constituyentes”. También se señalaba que las nuevas Cortes elegirían “a cinco consejeros de Reino” y la Presidencia de las Cortes confeccionó normas provisionales en ausencia de reglamentos propios para iniciarse en el proceso parlamentario (ninguna norma de cará cter constitucional). El 13 de julio de 1977 se constituyeron intermitentemente las Cá maras y trece dí despué se creaba la Comisió constitucional. El hechos de que no as s n se hubiera producido la <<ruptura democrá tica << que vaticinaban los partidos de izquierdas no era motivo suficiente para rechazar la demanda de una constitució El Rey, de hecho, mencionó voluntad de crear una n. la constitució en la inauguració de la Cortes. n n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

-LA ATIPICIDAD DEL PROCESO: Las Cortes eran atí picas para llevar a té rmino el proceso constituyente por varias razones: - La naturaleza del poder constituyente era diferente a lo establecido. La convocatoria a las Cortes (que despué se convertirí en s an Constituyentes) se hizo bajo la legalidad del ré gimen anterior por lo que tení que actuar en el marco legal del que habí surgido. a a - No podí poner en entredicho el sistema moná an rquico establecido por el poder constituyente anterior. - La LPRP no habí incluido en su texto una disposició derogatoria a n que hubiese supuesto la clara ruptura con el ré gimen anterior. Todo esto es debido a que realmente no habí una clara <<estrategia>> a constituyente y se querí ganar tiempo para poder llegar a la a reforma polí tica. - El proceso fue emprendido por dos Cá maras (por primera vez en la historia). Esto complicarí el desarrollo del proceso. a - Las Cá maras elegidas siguieron, a la vez, con sus tareas de legisladoras ordinarias. -LA IRREGULARIDAD DEL PROCESO El proceso se inició que se hubiera aprobado antes un reglamento que lo si regulase así se usaron como armazó jurí unas normas provisionales que n dico y elo reglamento de las Cortes del sistema franquista. El 1 de agosto de 1977 de formó Comisió Constitucional, presidida por ATTARD, Emilio (UCD) y de la n la que formaban parte representantes de todos los grupos de la Cá mara Baja. El primer problema surgirí con la constitució de la Ponencia, encargada de a n la redacció del Anteproyecto de la Constitució n n. La primera medida que se tomó la de imponer la regla de fue cofidencialidad, que estuvo vigente hasta el final del borrador del Anteproyecto cuando alguien lo filtro a la prensa. Este hecho puso las bases para la regla de consenso, que serí clave para el desarrollo de la Constitució a n, estando presente durante todo el proceso. Al pasarse a la fase de discusió en la Comisió se sucedieron dos n n, negociaciones paralelas: -Una en el Congreso protagonizada por los representantes de UCD -Otra en el exterior del hemiciclo entre Abril Martorell y Alfonso Guerra.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

-LA EFICACIA DEL PROCESO: El desenlace fue totalmente satisfactorio, surgiendo una Constitució n moderna, progresista, aceptada por todos y eficaz. El trabajo que realizó la Ponencia tuvo la mayor culpa del buen final del proceso por tres razones: -La composició de esta era muy acertada. El mayor error fue no haber n incluido representació de la minorí vasca, pero se compensó n a con la presencia del PCE y de la minorí catalana. a -Los siete miembros de la Ponencia tení un gran talante y supieron an superar todos los obstá culos. -Los siete miembros eran juristas de reconocido prestigio. Texto constitucional: Caracterí sticas -NOTAS DEL PROCESO CONTITUYENTE: -Un proceso de larga duració Esto se debe a la existencia de 3 posibles n. ví para su elaboració a la existencia de un proceso bicameral y en la as n, tardanza de la Ponencia en exponer un borrador. -La polí de consenso. Se llegó un consenso entre las diversas formas tica a polí ticas lo que supuso una reducció de la duració del proceso. n n -CARACTERES POSITIVOS Y NEGATIVOS: Positivos -Constitució superrí n gida: Es una constitució que tiene muy difí n cil reforma, puesto que su previsió para esto no ha contado con que el n mundo cambia. -Constitució adecuada: Es una constitució adecuada a la sociedad. n n -Constitució potencialmente reformadora: Permite la alternancia de n las fuerzas polí ticas contrapuestas. Negativos -Constitució poco original: Todas las constituciones son copiadas. n -Constitució excesivamente larga: Art. 169, la que má tiene de todas. n s -Constitució imprecisa: Posee algunas insuficiencias notables, con n algunas de sus formulaciones redactadas de manera ambigua… -Constitució inacabada: No termina el proceso constituyente. n PRINCIPIOS ESTRUCTURALES DEL ORDEN CONSTITUCIONAL Es Estado social y democrá tico de Derecho como sistema polí tico Como determina el Art. 1 de la Constitució Españ Españ es un n ola, a Estado social y democrá de Derecho. tico

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Forma polí (relaciones entre el poder y los ciudadanos), con una tica dimensió diná n mica: ha de ser el fruto de un proceso permanente, no una creació por una sola decisió constituyente (artí 1.1). Fó n n culo rmula jurí dicamente compleja, que reú elementos de origen y significado diverso, ne de aná unitario difí lisis cil: El Estado de Derecho La noció del Estado de Derecho tiene 2 siglos de vida y por ello, n conforme ha ido pasando el tiempo, la idea de Estado de Derecho ha ido cambiando. Podemos diferenciar 3 etapas, en las que encontramos la misma noció solo que mejorada, evolucionada: n -Su primera formulació se le debe a KANT y a HUMBOLDT: El Estado de n Derecho es aquel Estado que no solo actú con sujeció al Derecho, sino que a n limita su á mbito al establecimiento de un orden jurí destinado a asegurar dico las condiciones exteriores para la vigencia de la libertad, la igualdad y la participació en la formació de la ley, excluyendo por tanto, de su á n n mbito de acció toda actividad administrativa. n -En el segundo tercio del S. XIX: En esta etapa se acepta la concepció n anterior pero entiende que la actividad administrativa del Estado es una exigencia axioló gica que debe satisfacer el Estado pues es una obligació de n este promover la realizació de los fines humanos racionales estableciendo un n orden jurí y realizando actividades administrativas. dico -En el ú ltimo tercio del S. XIX: El estado de Derecho es el Estado del Derecho administrativo bien ordenado, caracterizado por la justiciabilidad de la Administració (la administració tiene que someterse a los individuos), la n n primací de la ley (las normas sin rango de ley han de someterse a las normas a aprobadas por el partlamento y los procesos de creació de otras normas han n de llevarse a cabo por lo dicho por la ley) y la reserva de ley (toda regulació n que se refiera a los derechos fundamentales de los ciudadanos solo pueden tener lugar en forma de ley). Tiene unos adjetivos calificadores: -Principio de constitucionalidad, la CE es la norma jurí superior, dica que vincula a todos los poderes pú blicos y a los ciudadanos (artí 9.1) culo -Declaració de derechos (tí I), bastante extensa, que recoge: n tulo Derechos de libertad, polí ticos y de prestació o de cará social n cter Garantí de diverso alcance e intensidad as -Principios del artí 9.3 CE culo -Elementos que surgen como modulaciones del Estado de Derecho -Social Lo caracterí stico del Estado social es que superó con creces el Estado libera. Este Estado social se identificará por su voluntad de corregir activamente las

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

desigualdades presentes en la sociedad, intentando que la igualdad formal definidora del Estado liberal se acerque de forma creciente y progresiva a la real, objetivo bá sobre el que vertebra el programa polí de los sico tico defensores del Estado social. Hay una serie de fines que se señ alan a la actuació estatal en sus relaciones con la sociedad, entre los que se podrí n an señ alar: -La clá usula de igualdad (artí culos 9.2 y 14): El art. 9.2 CE viene a completar el principio de igualdad ante la ley recogido en el art. 14 CE y a dotar de todo su sentido al principio de igualdad, que la Constitució n declara en el art. 1.1, valor superior del ordenamiento jurí junto al dico pluralismo polí la libertad y la justicia. tico, -Los derechos sociales: El Estado social se compromete a defender que todos los ciudadanos tengan derecho a unas prestaciones sociales, a unos derechos mediante los que se pretende conseguir la libertad. -La regulació del proceso productivo El proceso productivo ha de n contar con una regulació lo cual supone dotar de validez a las normas. n, La superació de la rí separació entre el Estado y la sociedad ha n gida n permitido que los fines y funciones pú blicas sean asumidos por entidades, ordenadas por el Estado, pero en las que participan los propios afectados, es decir, los ciudadanos

-Democrá tico, La definició del Estado españ como un Estado democrá se n ol tico corresponde con: la soberaní nacional reside en el pueblo españ del que a ol, emanan todos los poderes del Estado. Y ello porque solo a travé del principio s democrá es posible convertir en una forma eficaz de decisió polí la tico n tica proclamació simbó de la soberaní popular (a travé del procedimiento n lica a s electoral…) De modo que se sitú el principio democrá en la base de toda la a tico organizació del Estado, que tiene que responder a tres presupuestos n -Fundamentació del origen de todos los poderes pú n blicos en la soberaní popular (artí 1.2). El condicionamiento es inmediato en a culo relació con el ó n rgano representativo del Estado: las Cortes generales, cuyas cá maras se eligen por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto. El sufragio universal significa que todos los ciudadanos pueden ejercerlo, con tal de cumplir los requisitos fijados constitucionalmente. La libertad de voto se traduce en un conjunto combinado de prohibiciones/garantí dirigidas a as evitar que el elector pueda sufrir cualquier tipo de presió que lo fuerce a votar n en forma diferente a la derivada de su voluntad. El voto secreto garantiza que nadie pueda ser obligado a declarar el sentido de su voto y supone la ilegalidad

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

de cualquier operació destinada a conocerlo y a hacerlo pú n blico. El sufragio es igual lo que prohí la atribució de má de un voto a un elector o grupo de be n s electores ya que todos los votos deben tener un valor equivalente. El sufragio es directo porque los electores eligen directamente a sus representantes en el Congreso y el Senado. El condicionamiento del mecanismo representativo sobre la legitimidad democrá del poder ejecutivo se produce a travé del principio tica s parlamentario, que hace del Gobierno una directa emanació de la correlació n n de fuerzas que exista en cada caso en el Congreso de los Diputados entre mayorí y minorí El pueblo elige al Congreso y este elige al Presidente del a as. Gobierno mediante la votació de investidura. El presidente designa a los n demá miembros del Gobierno mediante un proceso constitucional. s La legitimidad del poder judicial es tambié mediata e indirecta. La n justicia se administra por jueces y magistrados entegrantes del poder judicial, que actú sumetidos ú an nicamente al imperio de la ley. Este sometimiento condiciona y asegura la legitimidad democrá del poder judicial pues la ley tica es siempre la emanació de las Cortes Generales y las Cortes son directa n emanació de la voluntad democrá del conjunto del cuerpo electoral. n tica Proclamació del pluralismo polí y social como valor supremo de n tico convivencia (artí 1.1) culo Participació de los ciudadanos en los procesos de toma de decisiones, n expresada, entre otros, en el reconocimiento de un derecho a la participació n polí (artí 23), en forma directa o, sobre todo, indirecta, en el marco de tica culo la democracia representativa. Las elecciones son la condició necesaria de n existencia de la propia democracia, que es siempre una democracia representativa. El mecanismo de representació condiciona la legitimidad n democrá de los 3 poderes que exige para su funcionamiento prá tica ctico la existencia de unas organizaciones sociales peculiares, es decir, los partidos. Ello no significa que la Constitució haya desconocido algunas de las n instituciones má extendidas de la democracia directa. En el texto s constitucional se recogen la iniciativa legislativa popular, el referé ndum consultivo y el derecho de petició parlamentaria. n

La monarquí parlamentaria como <<forma polí del Estado>> a tica La Constitució españ de 1978 es la ú n ola nica de Europa que ha procedido a restaurar un ré gimen moná rquico en todo el perí cronoló odo gico posterior a la Segunda Guerra Mundial. La monarquí se restaura por la dictadura y se a instaura con posterioridad, tras una decisió democrá n tica.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

La definició de la monarquí como parlamentaria encierra un preciso n a sentido constitucional que debe ser tenido en cuenta para la interpretació n posterior de la mayorí de los preceptos dedicados por la Constitució a la a n Corona. La monarquí parlamentaria se ha visto forzada a un compromiso de a convivencia con la democracia, es decir, la forma de gobierno que permitirá histó ricamente la compatibilidad entre sucesió hereditaria en la Jefatura del n Estado y principio democrá tico. Lo que caracteriza a la monarquí constitucional es el hecho de que el Rey a participe en el ejercicio de todos los poderes del Estado. Pero tambié hay que n tener en cuenta que la Constitució ha configurado un Jefe de Estado que no n participa en el desarrollo de la vida polí estatal por carecer de facultades tica efectivas para ello, ú nica forma en la que puede aceptarse en democracia la existencia de un ó rgano estatal al que se desprovee de responsabilidad. La organizació de los poderes del Estado (lo que no expresa muy n adecuadamente la noció de « n forma polí tica»empleada por el artí 1.3) se culo caracteriza por la relació entre la Corona, las Cortes Generales y el Gobierno n (la jefatura del Estado, el parlamento y el ó rgano ejecutivo). De modo que en la Constitució se establece n Una forma de gobierno moná rquica: la jefatura del Estado tiene un cará hereditario y vitalicio, pero despojada de poderes efectivos: es cter sí mbolo de la « unidad y permanencia»del Estado (artí 56.1), sus culo funciones tienen un sentido simbó lico, moderador. El principio hereditario tiene vinculadas una serie de instituciones: la sucesió la n, tutela del Rey menos y la Regencia.  Un sistema de gobierno parlamentario, que configura el papel de los ó rganos del Estado de acuerdo a los presupuestos del parlamentarismo racionalizado, de modo que se regula la relació de confianza y la n exigencia de responsabilidad polí con una serie de instrumentos tica perfilados de forma muy completa. La Constitució regula un sistema n de atribució de facultades que corresponden al Rey a partir de lo n dispuesto en la Constitució Estas facultades se pueden agrupar: n. -Las relativas al ejercicio del poder legislativo: El Rey ha de sancionar las leyes. Instrumentos de control parlamentario que pueden actuar tanto el Congreso de los Diputados como el Senado (artí culos 109 a 111) -Las relativas al funcionamiento de las Cortes Generales Cuestió de n confianza que puede solicitar el presidente del Gobierno al Congreso de los Diputados (artí 112) Disolució de las cá culo n maras por el presidente del Gobierno (artí 115) culo -Las relativas al ejercicio del poder ejecutivo: Convocar un referé ndum. Investidura del presidente del Gobierno por el Congreso de

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

los Diputados (artí 99) Moció de censura al Gobierno que puede culo n aprobar el Congreso de los Diputados (artí 113) culo -Las relativas al ejercicio de la acció exterior del Estado. n Formalizació de la acreditació de los embajadores y otros representantes n n diplomá ticos y recepció de los representantes extranjeros. n -Las relativas a la formalizació del nombramiento de altas n magistraturas del Estado. El Rey nombre a propuesta del Consejo General del Poder Judicial al presidente del Tribunal Supremo y al Fiscal General del Estado a propuesta del Gobierno. El Estado Autonó mico como forma de organizació territorial del n poder La forma de Estado (relaciones entre el poder y el territorio) no está definida en la CE, que traza un sistema de organizació territorial pero no lo n califica: ante la necesidad de abordar la pluralidad cultural existente en Españ a, no fue posible encontrar un modelo que satisficiera a todas las fuerzas polí ticas y resultara a la vez enteramente operativo, aunque sí principios y reglas de diverso alcance:  Una decisió polí de afirmar simultá n tica neamente, en el artí 2 CE culo o El derecho a la autonomí de nacionalidades y regiones, sin a que se identifiquen cuá son unas y otras ni se establezca la les necesidad de darles un diferente trato. La autonomí es a concebida de un entendimiento plural de la unidad de la noció n. Se traduce esencialmente en tres esfereas: la de organizació la n, de competencias y la de las garantí La de la organizació se as. n refiere a la necesidad de existencia de un entramado institucional propio de cada CA para la prosecució de los n intereses respectivos de los territorios que gozan de la misma. La autonomí exige tambié que se dote a cada ente de todas las a n competencias propias y exclusivas que sean necesarias para satisfacer el interé requerido. La autonomí es garantí s a a constitucional de la propia autonomí garantí establecida en la a, a Constitució de que el status de las entidades autonó n micas no podrá alterado por decisió unilateral de la entidad estatal ser n respecto de la cual se obtiene la autonomí a. o El principio de unidad nacional: el ú nico Estado es el españ la ol, soberaní nacional reside en un ú a nico sujeto, el pueblo españ ol. La autonomí existe porque existe la unidad, porque existen a principios e instrumentos destinados a garantizar el proyecto nacional que Españ significa, cuya unidad es indisoluble, por a

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

construir una patria comú de todos los españ n oles. El instrumento fundamental es el sistema de reparto de competencias (Art. 148 y 149 CE). Se reserva al Estado (con cará exclusivo, compartido o concurrente) la competencia cter sobre toda una serie de materias. Una delimitació material en el tí VIII muy exigua: má que un n tulo s modelo, en la CE se establece un proceso, las reglas para acceder al autogobierno, pero sin perfilar enteramente cuá es su contenido, que está l por tanto abierto a muchas posibilidades: al no establecer cuá son las les comunidades autó nomas ni tampoco sus competencias, hay que partir de un principio dispositivo al menos en dos dimensiones: No es obligatorio acceder a tal condició pero si existiera esa n, voluntad es necesario cumplir una serie de condiciones para constituirse en comunidad mediante la elaboració del n correspondiente estatuto de autonomí a o No figuran en la CE las competencias de estas comunidades, sino que se asumen en el mismo estatuto de autonomí en el a, marco fijado por la CE, que establece ciertos lí mites (competencias de titularidad estatal) o ¿ mo se desarrolló Có ese proceso? Inicialmente se distinguieron dos niveles distintos de autogobierno, en la medida en que la titularidad de competencias legislativas sobre un mayor nú mero de materias dependí de la ví que se siguiera para acceder a la autonomí a a a: -Disfrutaron del „status‟ más beneficioso (las llamadas comunidades de primer grado): ▪Las que habí plebiscitado en el pasado un estatuto de an autonomí que quedaban exonerados de cumplir los requisitos a, del artí 151 segú la disposició transitoria segunda (Paí culo n n s Vasco, Cataluñ Galicia) a, ▪Las que superaran los requisitos, de difí cumplimiento cil en cuanto a la iniciativa para constituir una comunidad autó noma, del artí 151 (Andalucí culo a) -El „status‟ ordinario (el de las comunidades de segundo grado) exigí cumplir con formalidades má accesibles (artí 143), a s culo que reunieron las demá comunidades a partir de 1981, de modo s que dos añ má tarde todo el territorio nacional, excepto Ceuta os s y Melilla, está organizado en comunidades autó nomas ▪Dotadas de una misma posició jurí (en sus n dica
o

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

relaciones con el Estado, garantí de la autonomí control de su a a, actividad, participació en los ó n rganos del Estado) ▪Aunque no del mismo nivel competencial: todas cuentan con potestades legislativas pero estas ú ltimas disponen de un á mbito material má reducido, delimitado en el artí 148 CE s culo ▪En lo tocante a la organizació de sus instituciones, unas n y otras se dotaron de sistemas muy semejantes, a partir de la distinció entre ejecutivo y legislativo, conforme a las pautas del n sistema de gobierno parlamentario ▪Desde el momento de su constitució sin embargo: n, Canarias y la Comunidad Valenciana se vieron favorecidas por la delegació de algunas competencias n adicionales por parte del Estado simultá neamente a la aprobació de su estatuto n Navarra mantuvo la condició de territorio foral de la n que habí dispuesto hasta ese momento , conservando por tanto a funciones que rebasaban el á mbito del artí 148 CE culo -El artí 143 establecí que, transcurridos cinco añ los culo a os, estatutos de autonomí podrí reformarse para que las a an comunidades que hubieran seguido la ví prevista en ese artí a culo pudieran ampliar sus competencias. Estas reformas se iniciaron a partir de 1994, con una nueva manifestació a partir de 2005, n dando lugar a una notable homogeneidad de los á mbitos competenciales, con algunas diferencias que caracterizan al sistema por su asimetrí y su apertura, en tanto responden a: a ▪Hechos singulares que permiten asumir competencias só a algunas comunidades lo

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 3: CONCEPTO DE FUENTE DEL DERECHO
Equí vocos: Confundir el origen de la norma con el medio por el que se manifiesta. No consideramos fuente del Derecho al ó rgano capacitado para dictar una norma, ni al procedimiento que el mismo ha de seguir al efecto, sino a los diversos tipos de normas. La expresión “fuente del Derecho” ha tenido tradicionalmente una triple acepció n: a) Como fundamento legitimador de las normas, bien desde una perspectiva é tica, bien desde el á ngulo de su aceptabilidad social. b) Como conjunto de fuentes instrumentales de conocimiento del Derecho: textos jurí dicos, recopilaciones tanto de usos y costumbres como de principios generales del Derecho, y tambié herramientas doctrinales n para desentrañ su alcance o las prá ar cticas aplicativas que de las otras fuentes desarrollan jueces y tribunales. c) Como los diversos tipos o categorí de normas que configuran el as ordenamiento jurí y que se pueden distinguir por su origen o por el dico alcance de su eficacia. Es esta ú ltima acepció la que será n objeto de nuestro estudio. La cuestió transciende de ser una mera disquisició profesoral, al ver la n n directa relació que existe entre la doctrina de las fuentes del derecho y la n problemá tica de la colisió de normas, o incluso de supuestos de abuso de n poder en que han podido incurrir ó rganos que se han extralimitado al sobrepasar la ó rbita de su competencia dispositiva. El estudio de las fuentes nos permite conocer su orden jerá rquico y su esfera competencial, cuestiones vitales cuando a un caso controvertido parecen ser de aplicació diversas n reglas jurí dicas y es preciso dilucidar cuales y en qué medida son aplicables. LA CONSTITUCIÓN COMO FUENTE DEL DERECHO. CENTROS DE PRODUCCIÓN NORMATIVA De un lado, la Constitució es fuente del Derecho en cuanto que es una norma n jurí dica. La primera y má transcendente, ya que emana directamente del s pueblo.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

De otro lado, la Constitució es la fuente de las fuentes: es la fuente del n Derecho que regula la producció del Derecho. Tradicionalmente, la tarea de n relacionar y jerarquizar las fuentes del Derecho (al menos, el privado), la asumí el Có a digo Civil en su Tí Preliminar, y actualmente en su art. 1. 05, tulo que nuestra Constitució no deroga y con el que convive. Esta convivencia n plantea algunas cuestiones: a) El Có digo Civil reconoce su condició de fuente a la costumbre y a los n principios generales del derecho, que no son aludidos por la Lex Superior. b) La eficacia derogatoria erga omnes de las SSTC que declaren la inconstitucionalidad de una ley (art. 164 CE), rige por encima del valor que el Art. 1.6 C.C. atribuye a la jurisprudencia. Lo anterior es posible desde punto y hora en que nuestra constitució lejos de n, contener un sistema cerrado de fuentes, deja abierta la posibilidad de que la legislació civil del Estado se pronuncie sobre fuentes, pues considera que el n Estado tiene competencia exclusiva sobre legislació civil. n Hans Kelsen, desde su positivismo formalista, sostuvo que la Constitució no n es sino la organizació de un sistema de fuentes del Derecho. La idea es, n aunque brillante, discutible, ya que la Constitució parte de principios u n valores jurí dicos que ella ni crea ni organiza: la costumbre o realidades preexistentes como los convenios colectivos laborales, sobre los que se limitará constatarlas mediante una breve referencia. a La tesis kelseniana tambié es cuestionable porque con frecuencia las n Constituciones huyen de la compleja labor de definir todo el sistema de fuentes y se preocupan só de esbozar parte del mismo. La Constitució ni lo n siquiera impuso que las CCAA hubieran de dotarse de Asambleas legislativas, y delegótoda la importante cuestió de las fuentes del Derecho autonó n mico a los Estatutos de Autonomí lo hizo aceptando de antemano que los Estatutos a: concebirí sus propios sistemas de fuentes del Derecho con libertad (art. an 148.1 CE, catá logo de materias sobre las que las CCAA podrí asumir an competencias tanto normativas como ejecutivas). Nuestras constituyentes no creyeron que les correspondí organizar un sistema de fuentes del Derecho a cerrado. Má bien, una vez en vigor los diversos Estatutos de Autonomí la s a, doctrina cientí y la emanada del TC han tenido que esforzarse por fica constituirlo. Lo anterior no es ó bice para que sea cierto que la Constitució con excepció n, n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

del Derecho autonó mico, tasa las fuentes de producció de normas jurí n dicas “escritas”, tanto en lo relativo a la definición de los órganos públicos competentes (de los cuales establece, en ocasiones, procedimientos o ví que as deben seguir en el desempeñ de esta funció como en lo concerniente a las o n), clases de normas y su interrelació jerá n rquica o competencial. Es tambié la n Constitució la norma que garantiza el desarrollo y la renovació del n n ordenamiento, asegurando su unidad. Corresponde a la Constitució enmarcar los actos normativos que produzcan n los diversos ó rganos del Estado. La suma de ellos no nos darála totalidad de las fuentes del Derecho españ ya que, como é mismo reconoce, por citar ol ste algú ejemplo, la autonomí de la voluntad de las partes como creadora de n a normas contractuales, la potestad del testador para que su ú ltima voluntad sea ley respecto de su herencia, etc. Por ú ltimo, como breve apunte, constatar como las Constituciones occidentales, dado que son consideradas fuentes del Derecho, han ido extendiendo la instauració de Tribunales Constitucionales. Este posee el n control de constitucionalidad de las normas con fuerza de ley. FUENTES DEL NORMATIVA DERECHO Y CENTROS DE PRODUCCIÓN

Fuentes Los primeros artí culos del Có digo Civil recogen las fuentes del Derecho. Una fuente del Derecho es un acto al que el sistema normativo sujeta el Derecho. Tambié incluye la ordenació del ré n n gimen jurí dico. Son Ley Costumbre Principios Generales del Derecho

Siglo XIX

Las fuentes del Derecho siguen este orden. En caso de no haber ley, se aplica la costumbre y si no existe é los Principios Generales del Derecho. sta, En todo caso, la costumbre ha ido perdiendo importancia con el paso del tiempo ya que el CC data del S. XIX y los tiempos han cambiado. En la actualidad se mantiene en parte el sistema de fuentes del CC. Esta compilació normativa tiene rango de ley y en un rango inferior se encuentran n aquellas que carecen del rango de ley. El CC puede ser modificado por leyes posteriores. La Constitució regula la forma de Gobierno y de Estado pero tambié n n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

atribuye potestades. Entre estas potestades se encuentra la de hacer normas. Por tanto, se deduce de la Constitució que cada uno de los tipos normativos n es diferente, con unas caracterí sticas procedimentales que permite ordenarlos. LOS PRINCIPIOS CONSTITUCIONALES DEL ORDENAMIENTO JURÍ DICO Estos principios está recogidos en el artí n culo 9.3 de la Constitució n Españ ola. Seguridad Jurí dica Es la suma de certeza y legalidad, jerarquí y publicidad normativa, a irretroactividad de la norma no favorable e interdicció de la arbitrariedad, n combinadas entre sí para lograr la justicia y la igualdad en el ordenamiento jurí dico. Excluye: -La arbitrariedad -La modificació inmotivada de situaciones jurí n dicas preexistentes. Principios sobre la estructura del ordenamiento JERARQUÍ NORMATIVA A A cada tipo normativo se le asigna un rango diferente en el sistema de fuentes segú la forma que adopte, lo que permite jerarquizar, ordenar en n funció del rango las normas segú el tipo al que se recurra. Este principio n n estárecogido en el Art. 9.3 CE. Existen una serie de reglas acerca de la jerarquí que las normas han de respetar: a -Las normas jerá rquicamente supraordenadas prevalecen sobre las de rango inferior porque despliegan frente a ellas fuerza activa (capacidad de derogar) y fuerza pasiva (resistencia a su derogació n). -Las normas inferiores no pueden derogar a las de rango superior (vicio que genera su nulidad) ni pueden resistirse a ser derogadas. -Entre normas con el mismo rango, se dan relaciones de fuerza activa pero no pasiva. Se usa el criterio temporal.

COMPETENCIA (O DISTRIBUCIÓ DE MATERIAS) N Sin reflejo constitucional, este principio supone que a distintos tipos les corresponden distintos contenidos que regular, en virtud de una serie de criterios: -Orgá nica/procedimental: un determinado ó rgano a travé de un s determinado procedimiento puede regular una determinada materia (reserva de ley); esto tambié puede formularse en sentido negativo donde un ó n rgano, a travé de un determinado procedimiento, no puede regular una determinada s

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

materia. -Territorial: só un determinado ente territorial (Estado o Comunidad lo Autó noma) puede regular una materia. Para resolver un conflicto entre dos normas interesa su rango jerá rquico y si respetan o no el criterio de competencia. Principios sobre la eficacia del ordenamiento españ ol PUBLICIDAD DE LAS NORMAS Como recoge el Art. 9.3 CE, existe la exigencia de dar a conocer pú blicamente todas las normas, lo que no significa ú nicamente su publicació n. Esta es una condició indispensable para garantizar el principio de seguridad n jurí dica, pues solo podrá asegurarse las posiciones jurí n dicas de los ciudadanos, la posibilidad de é stos de ejercer sus derechos, y la efectiva sujeció de los ciudadanos y los poderes pú n blicos al ordenamiento jurí si dico los destinatarios de las normas tienen la posibilidad de conocerlas. Para las normas escritas, la publicidad se logra mediante la publicació en: n -El Diario Oficial de la Unió Europea (normas comunitarias) n -El Boletí Oficial del Estado n -El Boletí o el Diario Oficial de las CA (disposiciones autonó n micas) Los efectos de la aplicació del principio de publicidad está recogidos en n n el Art. 6.1 del CC y son que la ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento y que el error de derecho producirá nicamente aquellos efectos ú que las leyes determinen. La entrada en vigor de las leyes se da despué de 20 dí tras su completa s as publicació en el BOE (Art. 2.1 del CC) n SUCESIÓ EN EL TIEMPO N El principio derogatorio o principio de sucesió de normas en el tiempo es n la capacidad de derogació de dejar una norma sin efecto, que tienen las n, normas posteriores en el tiempo sobre normas anteriores lo que puede producirse de forma: -Expresa, con la explicita menció de las disposiciones normativas previas n que quedan derogadas con la entrada en vigor de la que tiene ese alcance derogatorio. -Tá cita: Supone que la nueva disposició normativa sustituye las n anteriores que pudieran oponerse a lo dispuesto en ella. El principio de lex posterior derogat legem prioriem se encuentra recogido en el Art. 2.2 del CC. Segú este artí n culo la derogació tendráel n alcance que expresamente se disponga y se extenderásiempre a todo aquello que en la ley nuevo, sobre la misma materia, sea incompatible con la anterior. De todas formas, por la simple derogació de una ley no recobran vigencia las n que é hubiera derogado. sta

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

La irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos (Art. 9.3 CE) significa que estas sanciones no se pueden aplicar a situaciones creadas con anterioridad a su entrada en vigor. Se refiere a todo tipo de disposiciones sancionadoras, tanto de Derecho Penal como de Derecho administrativo sancionador. Se aplica a toda normativa que disponga de restricciones de derecho individuales y de libertades pú blicas en cuanto tal restricció sea equiparable a la idea de sanció De todas formas, se n n. puede aplicar retroactivamente cuando la nueva disposició es má favorable n s para el destinatario de esta, pero solo puede hacerse de manera í ntegra, de la nueva ley en todo su conjunto. Principios sobre la actuació de los poderes pú n blicos LEGALIDAD Los poderes pú blicos han de someterse a la ley, en especial el Gobierno y la Administració cuya actividad, incluso de cará normativo, está n, cter sujeta al control judicial. Aunque la CE no lo anuncie, habrí de considerarse el a principio de constitucionalidad. INTERDICCIÓ DE LA ARBITRARIEDAD DE LOS PODERES PÚ N BLICOS Implica la prohibició de actuaciones que carezca de una justificació n n objetiva desde la perspectiva del interé general. Se aplica a todos los poderes s pú blicos, al legislativo, al ejecutivo y al judicial. RESPONSABILIDAD DE LOS PODERES PÚ BLICOS Esta responsabilidad implica que el incumplimiento de lo Constitució y n de la ley llevará aparejadas consecuencias jurí dicas: -Responsabilidad civil: Consecuencia indemnizatorias para quien haya sufrido en perjuicio del incumplimiento. Es exigible ante el juez civil. -Responsabilidad penal: Es la responsabilidad personal exigida a quien haya incumplido y es exigible ante el juez penal. Estos tipos de responsabilidad han de distinguirse de la responsabilidad polí que no tiene que ver necesariamente con el incumplimiento de tica, normas y que se manifiesta con la retirada de confianza.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 4: La Constitució como n Norma Jurí dica Superior
LOS TIPOS DE PRECEPTOS CONTITUCIONALES Normas organizatorias Son normas de principio relativas a la estructura orgá nica y territorial del Estado, a algunos de sus sistemas orgá nicos e incluso acerca de su actuació n. El objeto de estas normas es: -Composició n -Funcionamiento -Relaciones que existen entre ellos No solo tiene estos objetivos, sino que constitucionalizan las instituciones yó rganos que, por su rango, corresponden a la materia tí de las normas pica constitucionales. Esta regulació no siempre es directa. n Normas materiales o normas de contenido Estas normas proclaman explí citamente valores constitucionales (libertad, justicia, igualdad…). Versan acerca de: -Derechos: Los derechos que protege la Constitució son los derechos n tí picos de un Estado democrá tico-liberal aunque está incrementando de n manera notable los derechos sociales. Esto ocurre por la necesidad de dar respuesta a aspiraciones y necesidades sociales y para satisfacer a grupos de individuos concretos (Fuerzas Armadas) .Garantí institucionales. as Principios constitucionales Son las clá usulas generales de la Constitució n. Normas programá ticas o finalistas Señ alan fines que tienen que tratar de alcanzar los poderes pú blicos, a los que corresponde tambié establecer el medio adecuado para conseguirlos. n Estructura de la Constitució n Preá mbulo Tí preliminar: Indica la importancia que se da a las normas de principio tulo que contiene. 10 Tí tulos con un total de 169 artí culos: La agrupació en tí n tulos tiene relevancia porque los procedimientos de reforma son distints dependiendo de los Tí tulos a los que afecte.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LA POSICIÓN DE LA CONSTITUCIÓN EN EL ORDENAMIENTO JURÍ DICO “Lex superior” o Norma suprema del sistema normativo Ocupa la posició correspondiente a la norma de mayor jerarquí en tanto n a que ú nica norma emanada del poder constituyente que recoge el sistema de valores y opciones polí ticas fundamentales: Las restantes normas no pueden contradecir lo dispuesto en la Constitució Esta supremací está n. a implí citamente afirmada con la existencia de la jurisprudencia constitucional (Con la existencia del Tribunal Constitucional y sus competencias para invalidar normas y actos que contradigan los preceptos constitucionales), así como en los mecanismos de reforma constitucional. Es imposible justificar la supremací de la Constitució mediante el Art. a n 9.1 porque se encuentra contenido dentro de ella. Para justificar esta supremací no podemos emplear el derecho positivo. Tenemos que dar por a presupuesta la validez del ordenamiento en su conjunto. En cuanto a la supremací de la Constitució en relació con el Derecho a n n comunitario europeo se ve disminuida. En un principio, la integració de n Españ en Europa no implica alteració alguna de la supremací de la a n a Constitució pero la adhesió a una organizació de este tipo supone una n n n alteració de las normas constitucionales de atribució de competencias n n (Alteració permitida por el Art. 9.3 que hace una excepció de la exigencia n n del Art. 95, permitiendo por ley orgá nica la alteració a favor de una n, asociació de las competencias). Cuando se da una colisió entre ambos n, n derechos prevalece la norma constitucional, pero si no hay colisió debe n prevalecer la norma comunitaria. “Norma normarum” o Norma Primaria sobre la producción jurí dica: Las restantes normas son secundarias, su validez y su eficacia derivan de la Constitució que establece cuales son las reglas que han de seguirse para su n elaboració y modificació y por tanto: n n -Quié es titular de las diferentes potestades normativas n -Cuales son sus caracteres (Los requisitos de procedimiento y las materias que le quedan, bien reservadas, bien excluidas) -Que posició ocupa la norma resultado de su ejercicio. n En lo que se refiere a los Tratados y acuerdos Internacionales, la Constitució no tiene la totalidad de condiciones de validez ni la totalidad de n condicione de eficacia. LA CONSTITUCIÓN COMO NORMA JURÍ DICA

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

La Constitució es una norma, regula, crea modifica o suprime situaciones n jurí dicas, relaciones de Derecho pú blico y de Derecho privado. Sus reglas y principios vinculan y son aplicables por los poderes pú blicos y los ciudadanos, por lo que se deduce que tiene naturaleza normativa. La Constitució es n auté ntico Derecho, forma parte del ordenamiento jurí del que es norma dico superior. La Constitució de 1978 se caracteriza por una naturaleza compleja. Es n caracterizada como norma sui generis por: Se presenta y se autoproclama como una verdadera norma jurí dica, como fuente del derecho, y no solo como texto de alto contenido polí que tambié lo tiene. tico, n La naturaleza normativa de la Constitució es una caracterí n stica que hace susceptible a la norma de que se predica, de ser directamente aplicada no só lo por parte del legislador en su tarea de creador de normas, sino tambié por los n jueces y por las administraciones pú blicas. Todas las normas de la Constitució vinculan a todos los sujetos de Derecho aunque no todos los n preceptos constitucionales vinculan del mismo modo ni a todos los sujetos por igual. Los caracteres má importantes de la Constitució entendida como norma s n son: -La eficacia directa y el cará normativo de la Constitució cter n. -La eficacia derogatoria del texto constitucional. -El cará de la Constitució como norma de normas cter n -La supremací de la Constitució a n

Eficacia y desarrollo La eficacia que desarrolla la Constitució es generalmente una Eficacia n Directa: No precisa de la interposició directa de un legislador para entender n aplicable la Norma Fundamental, sus preceptos son alegables ante los Tribunales. Siempre que la propia Constitució por establecerlo directamente o por la n, naturaleza del mandato, no haya exceptuado la aplicabilidad directa (Principios rectores de la polí social y econó tica mica = Eficacia mediata) se pueden resolver conflictos jurí dicos sin tener en cuenta ninguna norma de rango inferior. En este caso habrá que interpretar cual es el nú cleo del derecho reconocido cuyo contenido resulta de aplicació en todo caso. De todas formas, n lo má normal es aplicarla junto con otras normas inferiores. s La noció de desarrollo constitucional significa que la Constitució n n vincula en un sentido negativo, en una norma de mí nimos que impone lí mites

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

a la acció de los poderes pú n blicos. Dentro de esos lí mites permite que decidan libremente entre las diferentes opciones, siempre que no contradigan los mandatos constitucionales. En estos casos su eficacia consiste en impedir la aplicació de normas n inconstitucionales. Es necesario realizar un juicio de constitucionalidad acerca de las normas infraconstitucionales que, de resultar negativo lleva al juez a dejar de aplicarlas: - Si son anteriores a la Constitució se derogan las disposiciones que son n contrarias a la Constitució n - Si son de rango inferior donde el ejercicio de la potestad reglamentaria está sujeto al principio de legalidad. -Plantear al Tribunal Constitucional la cuestió de inconstitucionalidad so n son normas o leyes con rango de ley aprobadas con posterioridad a la entrada en vigor de la Constitució n. El efecto derogatorio La capacidad derogatoria es la posibilidad de una norma para dejar sin efecto normas anteriores en el tiempo. Las clá usulas derogatorias pueden ser: -Expresas: Suponen la menció expresa de las disposiciones normativas n previas que quedan derogadas con la entrada en vigor de la disposició n derogatoria, y por tanto de la norma que la contiene. -Tá citas: Supone que la nueva disposició normativa sustituye las n anteriores que pudieran oponerse a lo dispuesto en aquellas. La Plena eficacia derogatoria de la Constitució de deriva de la n Disposició Derogatoria apartado 3ªque establece un mecanismo de n , derogació tá n cita. La eficacia derogatoria plena genera algunos problemas relativos al control de constitucionalidad de las normas preconstitucionales. Este control es monopolio del Tribunal Constitucional pero si se dudad sobre el ajuste de una norma preconstitucional y la Constitució la regla general se altera y el , examen de la inconstitucionalidad sobrevenida lo puede realizar tanto el TC como la jurisdicció ordinaria. Los jueces ordinarios podrá someter a juicio n n de constitucionalidad a todas las normas preconstitucionales y, en caso de concluir que contradicen a carta magna, está legitimados para inaplicarlas n con efectos ad casum, ampará ndose a la Disposició Derogatoria 3ªEl juez n . ordinario tambié podrá n elevar la cuestió de inconstitucionalidad al Tribunal n Constitucional en relació con una norma preconstitucional. n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 5: La Garantí de la a Supremací de la Constitució I a n LA RIGIDEZ CONSTITUCIONAL
Concepto Desde un punto de vista formal, los procedimientos de actuació de los n poderes pú blicos deben atenerse a los mandatos constitucionales, incluso para la reforma de la propia Constitució que requiere superar un conjunto de n, requisitos diferentes a los que integran el proceso ordinario de reforma de las restantes normas. Evolució n La garantí jurí de su permanencia se hace patente en la CUSA. El a dica cambio de circunstancias sociales hace necesario prever la reforma de la constitució para evitar que esta sea inservible para la organizació de la n n sociedad, ya que no existen leyes perfectas y las situació polí cambia n tica tambié con el tiempo. En su Art. 5, la CUSA establece que, para modificar la n Constitució es necesaria la aprobació de 2/3 del Senado y del Congreso así n n como la aprobació de ¾ de los Estados. El texto americano ha sufrido 28 n enmiendas. En las fases de constitucionalismo europeo recibirá una consideració n diferente: -Garantí polí contra el retorno al Antiguo ré a tica gimen: se crean una serie de obstá culos difí cilmente superables, creando un sistema prá cticamente infranqueable o con la reforma prohibida. -Falta de rigidez o flexibilidad: Es propia de las constituciones formales del S. XIX. Debí limitarse a ser reflejo de la constitució material, que iba an n construyendo los agentes del proceso polí sin sujetarse a lí tico, mites materiales ni a reglas formales, siguiendo el procedimiento legislativo ordinario tambié para su reforma. Las constituciones de esta é n poca quedaban a disposició del poder. n -Recuperació de la rigidez: La afirmació del principio democrá hace n n tico que las constituciones elaboradas a partir del té rmino de la I Guerra Mundial se doten de estos mecanismos de rigidez. Articulació n Se encomienda su reforma a un poder especial, no al poder legislativo ordinario. Este poder es el poder de reforma o revisió las constituciones solo n:

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

pueden ser modificadas en caso de que se cumplan unos requisitos extraordinarios y muy determinados, establecidos exclusivamente para la reforma constitucional: -Un respaldo reforzado, superior al habitual, en la asamblea o parlamento encargada de llevarla a cabo, que puede ser el ordinario u otro diferente (especialmente constituido para la ocasió o incluso el cuerpo electoral. n) Ejemplos son unas mayorí especiales respecto a las que se exige de as ordinario, una doble votació con nuevas elecciones entre ellas o la n ratificació en referé n ndum popular. -La garantí para las minorí que pueden impedir la reforma a as, (ratificació de los estados miembros en los Estados federales) n Lí mites Existe la prohibició de introducir modificaciones hasta pasado un cierto n tiempo de vigencia y la de modificar ciertos preceptos o materias (Claú sulas de intangibilidad) Conceptos relacionados -Revisió Cambio de constitució que lo asemejarí má a un acto del n: n, a s poder constituyente que a uno del poder de reforma. -Mutació Cambio del Derecho vivido que no se recoge en el texto n: escrito, sino que se da en la realidad (alteració de los mandatos n constitucionales sin que se vean alterados los preceptos constitucionales). Tiene como lí mite el quebrantamiento, que se produce cuando el cambio vulnera la Constitució Se puede articular a travé de: n. s -Desuetudo o reiteració de la inaplicació de una norma, que provoca n n que se considere no vinculante. -Reinterpretació de conceptos jurí n dicos (Convenciones constitucionales). -Perversió Destrucció desaparició de la vigencia de la Constitució n: n, n n, bien por la fuerza, bien mediante su modificació por normas inferiores (leyes n o meros decretos) dictados sin cumplir los requisitos que exige el sistema de fuentes. LA REFORMA CONSTITUCIONAL Naturaleza de la reforma constitucional; los lí mites de la reforma. La razó por la cual la Constitució puede ser reformada es la adaptació n n n de é a los cambios sociales. Es una previsió de futuro. El Tí X en los sta n tulo Arts. 166-169 CE es el dedicado a la reforma, recogiendo algunos requisitos a seguir. Hay algunos de estos requisitos que no está recogidos en el Tí X y n tulo como solo se ha producido una reforma en 1992 se tiene mucha incertidumbre. Se insiste en un tipo normativo que formalice la reforme que ha llevado a no

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

prever un control previo sobre la constitucionalidad de este tipo de reformas. Una reforma produce: -Normas con rango superior a la ley: Respecto a las leyes anteriores que contradigan la Constitució n. -Es un acto normativo sujeto a la CE: La Constitució establece el n procedimiento para la reforma. Es un procedimiento muy complicado, lo que dota a la norma suprema de una rigidez mayor. LÍ MITES -Lí mites materiales: Ausencia de lí mites materiales, ya que no hay ningú n precepto de la Constitució que no pueda ser modificado (no existen clá n usulas de intangibilidad) -Lí mites Temporales (Art. 169 CE): La reforma no puede iniciarse en tiempo de guerra o de vigencia de algunos de los estados previstos en el Art. 116, es decir, los estados excepcionales de sitio, alarma y excepció No se n. impide la tramitació de reforma en estos casos, solo el inicio. Tampoco se n podrá celebrar referé ndum asociado a la reforma constitucional estando vigentes los estados de excepció y sitio, como tampoco los 90 dí siguientes n as al levantamiento de estos. -Lí mites formales: Vienen dados por los procedimientos de reforma. Los procedimientos de reforma constitucional. Encontramos los preceptos del procedimiento en los Art. 166, 167 y 168 CE. INICIATIVA DE REFORMA La iniciativa de reforma constitucional está recogida en el Art. 166 de la Constitució No hay distinció en cuanto a la iniciativa, que se otorga a los n. n mismo que la tienen para comenzar el proceso legislativo ordinario, con la excepció de la iniciativa popular. Le corresponde a: n -El Gobierno: Enví el proyecto de reforma al Congreso para su posterior a tramitació por las Cá n maras. -Las Cá maras: La iniciativa es de las Cá maras y no de cada diputado o senador a tí individual. En el Congreso de los Diputados, las proposiciones tulo de reforma deben ir suscritas por dos grupos parlamentarios o por 1/5 del Congreso. En el Senado, las proposiciones pueden ser presentadas por 50 senadores que pueden no pertenecer a un ú nico grupo parlamentario. -Asambleas legislativas de las Comunidades Autó nomas: Su legitimidad es para presentar la propuesta a los otros dos ó rganos legitimados. Al Gobierno para que adopte un proyecto de reforma. Al Congreso: remitida a la Mesa la proposició se puede nombrar una comisió de hasta tres miembros que n n defienda la propuesta en la votación de “toma de consideración” del Congreso.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

PROCEDIMIENTO ORDINARIO (Art. 167 CE) Este procedimiento se emplea en los casos en los que los preceptos que se pretende reformar no esté reservados al procedimiento agravado, es decir, n cuando no afecte a la totalidad de la Constitució al Tí Preliminar, a la n, tulo Secció primera del Capí II del tí I o al Tí II. n tulo tulo tulo Procedimiento: -Presentació del proyecto o proposició de reforma. n n -Se aprueba en cada Cá mara. Se requieren 3/5 en cada una. -Si el texto es aprobado en el Congreso y es texto aprobado en el Senado son distintos se crea una Comisió Mixta de composició paritaria. n n -Se aprueba con 3/5 de los votos en cada Cá mara el texto de la Comisió n. -Fracasa el proyecto si el texto es rechazado en alguna de las Cá maras o si la Comisió no llega a un acuerdo sobre el texto. n -Aprobada la reforma por las Cá maras 1/10 de los Diputados o de los Senadores pueden pedir la convocatoria de referé ndum en el plazo de los 15 dí posteriores a la aprobació as n. PROCEDIMIENTO AGRAVADO (Art. 168 CE) Se utiliza en los casos que se vayan a reformar materias que afectan a: La revisió total de la Constitució la reforma del Tí Preliminar (Arts. 1 a 9), n n, tulo Reforma del la Secció Primera del Capí II del Tí I (Los Derechos n tulo tulo Fundamentales y las Libertades Pú blicas: Arts. 14 al 29) y la reforma del Tí II (Sobre la Corona: Arts. 56 a 65 CE) tulo Procedimiento: -Debate de totalidad sobre la decisió de efectuar la reforma. n -Ha de ser aprobado por ambas cá maras por 2/3 -Se disuelven las Cá maras y se convocan elecciones para elegir Cortes Constituyentes -Debate de totalidad sobre la decisió de efectuar la reforma por las n nuevas Cá maras (no exige mayorí cualificada) a -Se estudia el texto de reforma en la Cá maras. -Se aprueba por 2/3 en cada Cá mara -Se realiza un referé ndum preceptivo para la ratificació de la reforma n LA DEFENSA JURISDICCIONAL DE LA CONSTITUCIÓN Naturaleza y modelos Desde un punto de vista material, las decisiones de los poderes pú blicos no pueden ser contrarias a los valores, principios y reglas establecidos en la Constitució que sirve como lí n, mite para su actuació Hay que evitar que sea n. contradicha estableciendo mecanismos de control.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

EL CONTROL DE PODERES Los poderes ejecutivo y judicial aparecen desde el primer momento sujetos a controles jurisdiccionales, con base en el Derecho pero limitados a asegurar que su acció n está sujeta a la ley. Este control de hace a travé de s de la justicia administrativa y de sistemas de recursos judiciales ante ó rganos jerá rquicamente superiores. Sin embargo, el poder legislativo, que crea la ley, no puede estar sujeto a un control de legalidad. Por eso, a lo largo de la historia han surgido dos modelo de control contrapuestos: El sistema americano Arranca de la Sentencia del Tribunal Supremo de los EEUU de 24 de febrero de 1803 “Marbury vs Madison” o “Mandamus case”: La CUSA, a pesar de que se habí debatido sobre el asunto (El Federalista), no habí dicho nada a a sobre un eventual control judicial de la ley, por lo que es de construcció n jurisprudencial, deducida de un cará rí de una constitució producto cter gido n de la soberaní popular. a Si una ley contradecí la CUSA la ley no se puede aplicar ya que, como a afirma el Tribunal Supremo, esta es norma suprema quedando por encima de los poderes constituidos, al ser obra del poder constituyente. Caracterí sticas del control de constitucionalidad: -Control difuso: Cualquier ó rgano judicial puede realizar ese control. -Control incidental: El juicio de inconstitucionalidad debe realizarse con ocasió de un litigio en el que haya que aplicar la ley n -Control concreto: El juicio de contrae a la resolució del caso. La n inconstitucionalidad de la ley afecta solo a su aplicació en ese caso por lo que n el juez solo deja de aplicar la ley para resolver el caso concreto en el que se ha planteado el problema. Este modelo no se implanta en Europa porque el constitucionalismo europeo tiene, en un primer momento, constituciones muy flexibles y porque se rechaza la idea de que los jueces puedan declarar que las normas son inconstitucionales, ya que tendrí demasiado poder. Solo podí aplicar la an an ley, pero no controlarla. El sistema europeo En Europa, el punto de partida es justo el contrario: las constituciones no son rí gidas y el parlamento no se considera un poder constituido, sino el representante de la voluntad nacional, en quien reside la soberaní En un a. primer momento no hay garantí o está solo tienen un cará polí as s cter tico. El sistema americano es duramente criticado porque todos los poderes del Estado deberí adoptar la misma decisió de inaplicar la ley en caso de an n conflicto. Se trata de una competencia no atribuida por la CUSA a ningú n ó rgano, ni siquiera al TS. Esto genera inseguridad jurí dica, al permitir que

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

cada ó rgano judicial realice ese control y resuelva aplicando o no la ley y la subordinació del poder legislativo al judicial. n El origen de este sistema es la crisis del constitucionalismo europeo en el S. XX que tiene como principal consecuencia la creació de un sistema de n control jurisdiccional de la constitucionalidad de la ley, para garantizar la primací de la constitució y la democracia. Segú Kelsen, esta funció se a n n n debí atribuir a un ó a rgano singular y especializado. Este ó rgano tiene un cará jurisdiccional. Funciona como tribunal y es cter independiente del poder legislativo y del poder ejecutivo. Caracterí sticas del control de constitucionalidad: -Control concentrado: Asume el monopolio de la jurisdicció n constitucional siendo el ú nico que puede declarar la inconstitucionalidad de una ley. Se crean por ello los Tribunales Constitucionales. -Control directo: El proceso sobre la constitucionalidad de la ley ha de plantearse por alguno de los sujetos a los que se restringe la legitimació n. -Control abstracto: Tiene efectos generales. No está referido a un caso concreto, sino que se impugna la ley. Estos ó rganos de control constitucional tienen un control negativo extrayendo del ordenamiento aquellas leyes o partes de estas que son inconstitucionales. En Españ tenemos un control de constitucionalidad kelsiano pero se a acepta un control tanto directo como incidental. Concentrado Directo Concreto Difuso Incidental Abstracto

El Tribunal Constitucional EL MODELO ESPAÑ DE JUSTICIA CONSTITUCIONAL OL La Constitució emplea como instrumento bá para asegurar su n sico eficacia al Tribunal Constitucional (que encuentra su regulació en el Tí n tulo IX) El Derecho Constitucional europeo tuvo en el periodo de entreguerras un gran desarrollos en cuanto a los instrumentos para asegurar la primací de la a Constitució se refiere (Constitució checa y austriaca). El perfeccionamiento n n llegó con la Constitució italiana (1947) y la Ley Fundamental de Bonn (1949). n Los rasgos má importantes del modelo de justicia constitucional españ s ol son los siguientes: -El Tribunal Constitucional encarna una auté ntica jurisdicció n, aunque por su naturaleza y funciones no pertenezca al Poder Judicial. Es un

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

ó rgano independiente sometido solo a la Constitució y a la Ley Orgá n nica del Tribunal Constitucional. -El Tribunal Constitucional está configurado directamente por la Constitució n. -La jurisdicció constitucional tiene una naturaleza concentrada. Solo n el TC podrá declara la inconstitucionalidad de las normas con fuerza de ley. -Aunque el Tribunal Constitucional sea el ú nico ó rgano legitimado para declara la inconstitucionalidad de las normas con fuerza de ley, y aunque sea el inté rprete supremo de la CE, el Tribunal Constitucional no es el ú nico ó rgano que debe aplicar e interpretar la Constitució Esta es vinculante a n. todos los poderes pú blicos y a los ciudadanos (Art. 9.1 CE). El TC es el ó rgano encargado de unificar la interpretació dado su cará supremo en el orden n cter constitucional. -El TC tiene una amplitud de competencias. La funció de interpretar n la Constitució la desarrolla a partir de procedimientos que está n n configurados atendiendo a los diversos tipos de conflictos constitucionales. COMPOSICIÓ DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL N Como ó rgano jurisdiccional, el Tribunal Constitucional ha de ejercer sus competencias de manera independiente, estando sujeto ú nicamente a la Constitució y a su Ley Orgá n nica (Art 1 LOTC) El art. 159 CE dispone que el Tribunal Constitucional ha de estar compuesto por 12 miembros. Los magistrados son nombrados por el Rey a propuesta de: -4 a propuesta del Congreso de los Diputados -4 a propuesta del Senado (de entre los propuestos por las CCAA) -2 a propuesta del Gobierno -2 a propuesta del Consejo General del Poder Judicial Podrípensarse que la composició del TC deriva solo de la decisió a n n parlamentaria, pero no es asíLos 8 magistrados propuestos por las Cortes . han de serlo con una mayorí cualificada amplia: 3/5 de los miembros de cada a Cá mara. Todo esto lleva a que realmente los cuatro miembros designados por el Congreso supongan 1/3, los magistrados del Senado 1/3 y los magistrados del Gobierno y del CGPJ otro. Esto tiene como base la intenció de que los n miembros del TC sean designados con un amplio margen de consenso entre las fuerzas polí ticas. El mandato es por 9 añ (así elecció no coincide con las legislaturas, os su n de manera que no cabe establecer una relació automá n tica). No se renueva de manera global sino por terceras partes cada 3 añ Es decir, se renuevan os. 4 magistrados cada 3 añ os. La Constitució no deja absoluta libertad a los ó n rganos constitucionales a

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

la hora de seleccionar magistrados. Estos han de reunir unos requisitos: -Calificació profesional: ser jurista. n -Mí nimo de antigü edad: 15 añ de ejercicio profesional como mí os nimo. -Se exige “reconocida competencia”. Los magistrados pueden ser cesados por: Decretadas por el presidente del TC Decisió de n la mayorí a del Pleno Fallecimiento Renuncia aceptada por el Presidente del TC Expiració del mandato n Incompatibilidad sobrevenida Causa de incapacidad de los miembros del Poder judicial

Decisió n ¾ del Pleno

Dejar de atender con la diligencia debida los deberes del cargo Violar la reserva propia de su funció n Ser condenado por delito doloso o culpa grave.

La independencia de los ó rganos jurisdiccionales y de sus miembros depende tambié de có se configura su estatuto. La CE y la LOTC se han n mo esforzado en garantizar la posició de independencia de los magistrados n mediante un conjunto de reglas: -Los magistrados está sujetos a principios de independencia e n inamovilidad. No pueden ser cesados (Art. 159.5 CE) -Existe un rí sistema de incompatibilidades similar al de los gido miembros de la carrera judicial (Art 159.4 CE). Los magistrados tienen prohibido: ▪Ser Defensor del Pueblo ▪Ser Diputado o Senador ▪Tener un cargo polí o administrativo del Estado, de las tico CCAA, de las Provincias o de los Entes Locales ▪Actividades propias de la Carrera judicial o Fiscal ▪Funciones directivas en Partido Polí ticos, Sindicatos, Asociaciones, Fundaciones y Colegios Profesionales o empleo al servicio de los mismos (no resulta incompatible con la afiliació n a estos) ▪Las incompatibilidades propias de los miembros del Poder Judicial. -Queda excluida la posibilidad de reelecció inmediata de los magistrados. n -Los magistrados del TC no pueden ser perseguidos por las opiniones

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

expresadas en el ejercicio de sus funciones. Solo la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo puede enjuiciarles. ORGANIZACIÓ DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL N El presidente del TC es un magistrado elegido de entre ellos cada 3 añ y os nombrado por el Rey, siendo posible la reelecció Solo es necesario: n. -Mayorí absoluta en la 1ª a votació n. -Mayorí simple en la 2ª a votació n -Mayorí simple en la 3ª a votació en caso de empate n -El de má antigü s edad como magistrado en caso de persistir el empate -El de mayor edad si continú el empate. a Al presidente le corresponde: -Presidir y convocar el Pleno -Presidir y convocar la Sala 1ª -Convocar la Sala 2ª -Ordenar el trabajo del Tribunal -Ejercer su representació n -Ostentar la Jefatura administrativa El vicepresidente es elegido de la misma forma que el presidente y le corresponde: -Sustituir al Presidente -Presidir la Sala 2ª Para el ejercicio de sus competencias, el Tribunal Constitucional actú de a 3 formas: -Secciones -Salas -Pleno -Pleno: Al Pleno le corresponde resolver todos los asuntos que son competencia del Tribunal, con excepció de los recursos de amparo. Lo n componen los 12 magistrados y el quó rum se adopta con 2/3 de estos. Las votaciones son por mayorí teniendo el Presidente voto de Calidad. a, -Salas: Resuelven los recursos de amparo. Existen 2 salas, compuestas cada una por 6 magistrados y presididas una por el presidente del TC y otra por el vicepresidente. Las salas se reparten los asuntos alternativamente. El quó rum y el sistema de votaciones es igual que el del Pleno. -Secciones: Hay 4 secciones, compuestas por 3 magistrados cada una. Se encargan de la admisibilidad de los asuntos y de resolver los recursos de amparo deferidos por las salas. El quó rum es de 2 magistrados, 3 en caso de discrepancia y solo se requiere la mayorí a. El Tribunal se ayuda de una infraestructura material y personal suficiente. Posee 3 Secretarias de justicia ocupadas por secretarios de justicia y

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

presididos por el Secretario General. Tambié cuentan con Letrados, Oficiales, n Auxiliares y Agentes. COMPETENCIAS DEL TRUBUNAL CONSTITUCIONAL -Control de constitucionalidad de las normas con fuerza de ley: A travé de s recursos de inconstitucionalidad, cuestiones de inconstitucionalidad y control previo de los tratados internacionales (Arts. 161.1 a, 163, 95 CE) -Protecció de los Derechos y Libertades reconocidos en los arts. 14 al 30 n CE mediante el recurso de amparo (Art. 161. 1b CE) -Garantí de la distribució territorial del poder a travé de los conflictos a n s de competencias entre el Estado y las CCAA o de estas entre si (Art. 161.1c) -Control de constitucionalidad de disposiciones y resoluciones de los ó rganos de las CCAA mediante las impugnaciones (Art. 161.2 CE). -Control del reparto de competencias entre los poderes del Estado a travé s de los conflictos de atribuciones entre los ó rganos constitucionales (Art. 59.1c LOTC) -Garantí de la autonomílocal a travé de los conflictos que al efecto a a s puedan plantearse contra normas con fuerza de ley (Art. 59.2 LOTC) Tambié cuenta con un amplio margen de autonomí organizativa, lo que n a otorga competencias de gobierno interno. El Tribunal elabora y aprueba sus reglamentos de funcionamiento interno, prepara su presupuesto y posee discrecionalidad en su organizació interna. n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 6: La Garantí de la a Supremací de la Constitució II a n
CARACTERÍ STICAS GENERALES DEL CONTROL DE CONSTITUCIONALIDAD. El control de constitucionalidad de las normas con fuerza de ley es competencia clá de la justicia constitucional. Una de las caracterí sica sticas del modelo de justicia constitucional concentrado , es decir, del modelo españ es ol la reserva realizada a favor del Tribunal Constitucional de la posibilidad de declarar la inconstitucionalidad de las normas con fuerza de ley. Objeto El control de constitucionalidad es el instrumento de fiscalizació jurí n dica de los poderes pú blicos que cierra el Estado de Derecho para asegurar la supremací de la Constitució a n. Las normas que deben incluirse dentro de las leyes y disposiciones normativas con fuerza de ley son: -Estatutos de Autonomí a -Leyes orgá nicas -Leyes ordinarias -Decretos-leyes: No existe duda sobre la posibilidad de control de los decretos-ley desde el punto de vista prá ctico pero por razones procesales es difí este control. Esto es porque se exige que en el plazo de 30 dí desde su cil as promulgació los decretos-ley se convaliden, se deroguen o se tramiten como n, proyectos de ley. En estos dos ú ltimos casos el decreto-ley desaparece y por ello se acepto la posibilidad de control de un decreto-ley inexistente. -Decretos legislativos: Tambié existen problemas como consecuencia de n la construcció doctrinal segú la cual, cuando un decreto legislativo incurre n n en un exceso de delegació pierde su rango legal, degradá n, ndose a nivel reglamentario y dando la posibilidad de fiscalizació a los ó n rganos del Poder Judicial. De todas formas no resulta claro cuando existe control de constitucionalidad encomendado al TC y cuando el control de exceso en la delegació corresponde a los tribunales ordinarios. n -Tratados internacionales -Reglamentos de Cá maras y Cortes Generales -Normas equivalentes a las anteriores que pueden dictarse por las CCAA. El Tribunal Constitucional ha rechazado expresamente que posea competencia para controlar normas de Derecho Comunitario Europeo. Aunque sean normas directamente aplicables en Españ es el Tribunal de a,

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Justicia de las Comunidades Europeas quien, en ú ltima instancia, debe efectuar este control. Respecto a las normas que son anteriores a la Constitució es decir, las n, normas preconstitucionales cabe remarcar que sus contenidos no pueden ir en contra de la Norma Fundamental. Existen dos ví de resolució de este as n problema: El criterio temporal: El cará posterior en el tiempo de la Constitució cter n hace imponerse a é sobre las normas anteriores. La aplicació del criterio sta n temporal harí catalogar el conflicto entre Constitució y ley anterior como a n vigencia, obligando a determinar si la ley esta derogada o no. Este juicio de vigencia pueden hacerlo tanto un juez como un tribunal. -El criterio jerá rquico: La superioridad jerá rquica de la Constitució le n hace imponerse sobre las normas inferiores, incluidas las preconstitucionales. La aplicació de este criterio hace que el conflicto sea de validez y por ello solo n el TC puede enjuiciar la adecuació o no del Derecho preconstitucional a la n Norma Fundamental. Aú así TC optó n , el por una postura intermedia, siendo los dos criterios bá sicos. El marco de enjuiciamiento La inconstitucionalidad puede venir determinada tanto por motivos formales como materiales. La Constitució tiene tanto mandatos formales, de n naturaleza procesal, como preceptos de alcance sustantivo o material. Ambos pueden justificar la impugnació de una norma. Esta idea tiene una serie de n matizaciones: -Una norma preconstitucional debe someterse materialmente a la Constitució pero no puede decirse lo mismo respecto a los mandatos n formales o de procedimiento. No puede pretenderse que el legislador preconstitucional se someta a la “forma” y procedimientos establecidos en un momento posterior al suyo. -No cualquiera de los vicios formales acarrea la nulidad de la norma con fuerza de ley. El principio de “proporcionalidad” ha de modular el efecto que cada vicio posea. Un pequeñ defecto no puede derivar en la nulidad total de o la ley. El TC acude tambié a normas distintas de la Constitució para enjuiciar n n las leyes cuando la propia Norma Fundamental se remite a esas normas (Tratados Internacionales…). En el reparto de competencia entre el Estado y las CCAA tambié acude a normas distintas (normas integradas en el bloque n de constitucionalidad). En caso de colisió entre leyes orgá n nicas y la Constitució no cabe duda n que debe enjuiciar las normas supuestamente invasoras de dicho á mbito a la

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

luz de la Constitució y de las propias leyes. n LOS PROCEDIMIENTOS DE CONTROL DE NORMAS ANTE EL TRIBUNAL CONTITUCIONAL El recurso de inconstitucionalidad El recurso de inconstitucionalidad es el primer instrumento procesal para controlar la constitucionalidad de las normas con fuerza de ley. Procesalmente se caracteriza por tratarse de una acció jurisdiccional nacida precisamente n con ese fin de controlar la adecuació a la Constitució de las normas. n n Encontramos en los Art. 161.1a y 162.1a de la CE y en los Arts. 31-34 de la LOTC el marco normativo se este recurso. LEGITIMACIÓ N Está legitimados para interponer el recurso de inconstitucionalidad: n -El Presidente del Gobierno -El Defensor del Pueblo -50 Diputados -50 Senadores Solo ante las normas estatales que afecten a su á mbito de autonomí a: -Ejecutivos de las CCAA -Las Asambleas de las CCAA La legitimació es muy restringida para que no cualquier persona pueda n interponer recursos a las normas con fuerza de ley. El sentido de esta legitimació es el deseo de evitar continuas n impugnaciones de las normas que se consideran elementos bá sicos del ordenamiento jurí dico. A Partir de esta legitimació han surgido una serie de problemas: n -La Presidencia del Gobierno está dotada mediante esto de una facultad de evidente trascendencia. -La legitimació otorgada al defensor del pueblo deberí restringirse en el n a campo de actuació de la protecció de los Derechos Fundamentales. n n -Que sean 50 diputados y 50 senadores es un instrumento de protecció n de minorí parlamentarias. as PLAZO El plazo para interponer un recurso de inconstitucionalidad es de tres meses desde la publicació de la norma impugnada en el BOE. n PROCEDIMIENTO Se inicia mediante el correspondiente escrito de quien posea la legitimació o de su comisionado en que ha de concretar la disposició n, n impugnada, así como los motivos de esto impugnació n. El Tribunal Constitucional, admitida a trá mite la demanda, da traslado del

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

recurso al Congreso de los Diputados, al Senado, al Gobierno y en caso de que una norma impugnada sea de una CA, a la Asamblea Legislativa y al Ejecutivo correspondiente. A la vista del recurso y de las alegaciones (tienen 15 dí para realizarlas), as el Pleno del Tribunal Constitucional dicta sentencia en un plazo má ximo de 30 dí as. EFECTOS DE LA SENTENCIA De la compleja regulació sobre la materia cabe destacar: n -Desde un punto de vista temporal, las sentencias despliegan sus efectos a partir del dí siguiente de su publicació en el BOE. a n -En lo que se refiere a su contenido, la declaració de inconstitucionalidad n supone la nulidad de los preceptos afectados. La nulidad implica que ha de considerarse que los preceptos por ella afectados nunca han formado parte del ordenamiento. No se permite revisar procesos fenecidos mediante sentencia salvo que esa aplicació haya supuesto una sanció penal o administrativa que n n no existirí o que se verí reducida. a a Las sentencias del TC tienen como finalidad hacer realidad el principio de que el TC es el supremo inté rprete de la Constitució teniendo las sentencias n plenos efectos ante todos, vinculando a todos los poderes pú blicos. Tiene efecto erga omnes. Las decisiones del TC no pueden ser recurridas en el á mbito interno y crean cosa juzgada. Resuelto el asunto ante el TC no puede volver a plantearse ante el. La cuestió de inconstitucionalidad n La cuestió representa un complemento del recurso; este, como se ha n visto, hace posible un control directo de la norma; la cuestió en cambio, n, permite reaccionar contra la inconstitucionalidad de una norma con fuerza de ley a travé de su aplicació concreta. s n Es un recurso indirecto promovido por jueces y tribunales ordinarios para evitar que la aplicació judicial de una norma con rango de ley produzca n resoluciones judiciales contrarias a la Constitució por serlo la norma n aplicada. La cuestió de inconstitucionalidad permite compaginar el monopolio de n rechazo de las normas que corresponde al TC con la efectiva supremací de la a norma fundamental que vincula a todos los poderes pú blicos. El marco normativo de esta acció e el artí 163 de la CE y los artí n culo culos 35-37 de la LOTC. LEGITIMACIÓ N Está legitimados para presentar la cuestió de inconstitucionalidad n n todos los jueces y tribunales ordinarios, de oficio o a instancia de parte. Cualquier ó rgano judicial puede plantear la cuestió de inconstitucionalidad n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

ante el TC aunque deben cumplirse una serie de requisitos: -La duda sobre la constitucionalidad de la norma con fuerza de ley ha de surgir en el seno de un procedimiento del que conozca el ó rgano judicial. -Basta con el simple surgimiento de la duda; esta tiene que ser relevante para la decisió del proceso en que se plantea, de manera que esa decisió n n dependa realmente de la regularidad o no de la norma cuestionada. -La duda sobre la constitucionalidad de la norma debe estar suficientemente fundada y motivada por el ó rgano judicial que eleva la cuestió al TC. n PROCEDIMIENTO El ó rgano judicial, al estar vinculado por la Constitució debe buscar una n, interpretació de la norma cuestionada que la haga compatible con la norma n Fundamental; solo si no se encuentra esa interpretació o se estima que esta n es insatisfactoria ha de plantearse la cuestió ante el Tribunal. n Fase ad quo El planteamiento se lleva a cabo mediante auto, y una vez oí las partes das personadas en el proceso judicial y el Ministerio Fiscal. En el auto han de concretarse la norma cuestionada y los motivos por los que ese ó rgano judicial estima que puede ser contraria a la Constitució Solo debe realizarse una vez n. concluido el procedimiento y antes de adoptar una resolució para el caso. n Este procedimiento es ú nicamente para aquellos casos en los que se tiene que dictar sentencia pero la cuestió puede plantearse tambié ante decisiones n n judiciales que adopten otra forma por tratarse de dudas que surjan en procedimientos incidentales. En el caso de que el ó rgano judicial estime que no procede plantear la cuestió de inconstitucionalidad, su resolució no puede recurrirse pero n n puede volver a plantear la duda en posteriores instancias jurisdiccionales. Fase ad quem El Tribunal Constitucional realiza un control del cumplimiento de los requisitos exigidos legalmente para el planteamiento de la cuestió n. En caso de inadmisió la decisió se toma mediante auto, oí el Fiscal n, n do General del Estado. Admitida la cuestió a trá n mite, el procedimiento a seguir es similar al del recurso de inconstitucionalidad, Se da traslado al Fiscal General del Estado, a las Cá maras, al Gobierno y, en algunos casos, a los ejecutivos y legislativos de la CA para que se personen y formulen alegaciones. Oí las partes, el Pleno das del TC dicta sentencia pronunciá ndose sobre la constitucionalidad o no de la norma. En las cuestiones del TC ha de notificar la decisió al juez o al tribunal n que planteó cuestió para que resuelva en consecuencia del proceso ad quo. la n El control previo de Tratados Internacionales. La caracterí stica má importante es que la fiscalizació de la norma se s n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

produce antes de su entrada en vigor. OBJETO Existe la posibilidad de interponer un recurso de control previo contra tres tipos de normas: -Tratados internacionales -Estatutos de Autonomí a -Leyes orgá nicas Esta regulació se modificó forma que en la actualidad, solo los n de tratados internacionales, cuyo texto este definitivamente fijado, son susceptibles de control previo. La razó radica en el efecto retardatario de la n entrada en vigor de las normas ya aprobadas que tení la interposició del an n recurso. Se justifica para poder compaginar la supremací constitucional con a la responsabilidad internacional del Estado. El control previo posee una configuració particular, distinta del resto de n los procesos constitucionales. Es de naturaleza consultiva porque se trata de comprobar se existe obstá culo constitucional. LEGITIMACIÓ N Solamente pueden plantear el control de constitucionalidad de TI el Gobierno o alguna de las dos Cá maras mediante el correspondiente requerimiento. PROCEDIMIENTO Realizado el requerimiento, se da traslado al resto de los ó rganos legitimados para que efectú sus alegaciones en el plazo de 1 mes; oí el en dos Gobierno y las Cá maras, el TC dicta la correspondiente resolució que adopta n la forma de declaració y no de sentencia en el plazo má n ximo de un mes. EFECTOS Este control previo tiene como finalidad evitar que un Tratado Internacional contrario a la Constitució entre en vigor. Así Estado tiene 4 n el opciones: -No ratificar el Tratado. -Renegociar el Tratado y ratificarlo. -Introducir declaraciones interpretativas o reservas al Tratado, -Reformar la Constitució y ratificarlo. n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 7: La Ley como Fuente de Derecho
POTESTAD LEGISLATIVA: RANGO Y FUERZA DE LEY; TIPOS DE LEYES. LA RESERVA DE LEY Potestad legislativa La potestad legislativa le pertenece a las Cortes Generales (Art. 66,2 CE) en cuanto que son el poder legislativo y a las asambleas legislativas de las comunidades autó nomas, Asíel pueblo elige a quienes redactan las leyes y , esto da lugar al obligado cumplimiento de las normas. La potestad legislativa está limitada por la Constitució de tres maneras n diferentes: -lí mite procedimental: Hay que seguir la forma que dicta la Constitució n. -lí mite material: Ha de atenerse a las materias preestablecidas. -lí mite formal: Hay que respetar el reparto de competencias. Normas con rango y fuerza de ley Las normas con rango de ley son aquellas disposiciones escritas que ocupan una determinada posició en el ordenamiento jurí en relació con n dico n la Constitució Este tipo de normas está n. directamente subordinado a la norma suprema. Existen otros tipos normativos que tambié tienen rango y n fuerza de ley pero no poseen entre si la misma fuerza en sus dimensiones activa y pasiva. Al empezarse a emplear la ley como reguladora de la vida social, se reduce la importancia en esta tarea de los usos, las costumbres y los principios porque pretende dar a la ciudadaní una forma de regulació escrita y concreta. a n Para determinar la posició de las normas tenemos dos criterios: n -El criterio jerá rquico -El criterio de distribució de competencias.. n Concepciones de la ley: -Concepció monista o principio parlamentario: Hay un solo sujeto n creador de leyes. En el caso de Españ es el Parlamento, elegido por todos los a ciudadanos. Como se da esta caracterí stica, la ley no tiene lí mites. Es de origen francé s. -Concepció dualista o germá n nica: Parte del principio moná rquico. El poder legislativo está el rey (ká en iser) que delega la creació de normas que n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

tienen que ver con la libertad y la propiedad al parlamento (reserva de ley). -Concepció democrá n tica: En la actualidad se emplea una mezcla de las otras dos concepciones. Caracterí sticas de la ley: -Privilegio jurisdiccional: Tienen valor ante los Tribunales. -Presunció de legitimidad: Son legí n timas porque son producidas por las Cortes, elegidas por el pueblo.

Tipos de leyes Tenemos una serie de leyes que se encuentran en una misma posició n dentro del ordenamiento, pero que, a la hora de interrelacionarse tienen un diferente rango. Estas son: -Ley (L) -Ley Orgá nica (LO) -Decreto-Ley -Decreto legislativo Todas estas normas tienen un rango superior respecto de las normas de rango reglamentario y se aplican en todo el territorio nacional o en la mayor parte del mismo. Reserva de ley Es la reserva que hace la Constitució de la ordenació jurí de cierta n n dica materia a una norma con rango de ley. Esto garantiza que solo el legislador (Congreso, Senado o Asambleas Legislativas de las CCAA) pueda elaborar esas disposiciones por tratarse de cuestiones de especial trascendencia. Que haya muchas reservas de ley no quiere decir que la potestad legislativa este ceñ a ida esas materias. Las Cortes pueden aprobar leyes de cualquier materia, siempre y cuando no vulnere la Constitució No es una mera ejecució de la n. n Constitució simplemente no han de vulnerar la carta magna. n, Ley Caracteres formales: La ley es un acto de las Cortes Generales elaborado en virtud de un determinado procedimiento legislativo. La constitució no ofrece una n definició precisa, pero establece que las Cortes ejercen la potestad legislativa n (Art. 66.2) y los procedimientos de elaboració de la ley y de algunas normas n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

con rango de ley (Título III, Capítulo III a la “Elaboración de las Leyes”). Existe una ley especial, la ley de presupuestos, cuya iniciativa corresponde al Gobierno y el examen, las enmiendas y la aprobació a las Cortes. Solo n puede ser modificada por el Gobierno. Caracteres materiales Se emplea la ley donde no haya reserva de ley orgá nica, es decir, las materias reservadas a la ley solo pueden ser reguladas por normas de rango legal. Todas las leyes han de ser generales y abstractas: Generales en cuanto que han de ser dictadas para todos los individuos y Abstractas porque no han de valer solo para un caso concreto, sino para cualquier situació n. Posició en el ordenamiento n La ley tiene un rango menor que el de la Constitució y mayor que el de n las normas de rango reglamentario. Control El control sobre la ley es llevado a cabo por el Tribunal Constitucional. Este control el jurisdiccional y se lleva a cabo mediante los recursos y las cuestiones de inconstitucionalidad.

LA LEY ORGÁ NICA Las Leyes Orgá nicas (LO) son una invenció de la Constitució de 1978, n n ya que antes de esta no existí en el ordenamiento an Base normativa: Art. 81 CE y Arts. 130 a 132 RCD Caracteres formales (Art. 81.2 CE) Se encargan de su aprobació modificació o derogació las Cortes n, n n Generales. Tiene una serie de requisitos especiales, que la diferencian de la ley: Ha de ser aprobada por mayorí absoluta en el Congreso y en una votació a n anterior a la remisió al Senado y despué de la votació del Senado si se n s n modificó texto. Tienen requisitos adicionales los estatutos de autonomí el a. Está totalmente prohibido regular materia de LO mediante Leyes de Comisió delegació legislativa y propuestas procedentes de la iniciativa n, n legislativa popular. Para modificar una LO solo puede hacerse mediante otra LO, no mediante otra ley.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Caracteres materiales (Art. 81.1 CE) La ley orgá nica tiene reservadas una serie de materias que solo se pueden regular mediante este tipo de norma. Si se regula otra materia u otra norma regulara lo reservado a la LO, se estarí cayendo en un vicio de a inconstitucionalidad. -Reserva positiva: materias reservadas a la LO segú lo que dice el Art. n 81.1 de la CE. · Desarrollo de los Derechos Fundamentales y de las libertades pú blicas (Secció 1ªcapitulo 2ºtí 1º la Constitució Arts. 15 al 29.). Entre los n , , tulo de n: Derechos Fundamentales que regula, podemos decir que se centra en los má s importantes, sin necesidad de desarrollarlos especí ficamente. · Aprobació de estatutos de autonomí n a. · Ré El gimen Electoral: Son elecciones generales las europeas, las estatales y las locales. Está reguladas por LO y en las autonó n micas hay tambié n á mbitos regulados por LO. · demá previsiones de la Constitució Las s n. -Reserva negativa: una LO solo puede regular aquello que la CE reserva para ella. De todas formas existen una serie de materias conexas, aquellas que no deberí estar reguladas por LO pero que afectan a la materia reservada a an ésta. Esto es el denominado principio de “Congelación de Rango”, es decir, para reformar en lo sucesivo esas disposiciones habrá que utilizar el mismo procedimiento utilizado para aprobarlas, por tanto el procedimiento de LO, de cuyo rango se contagian. Si algú fragmento de la LO es una ley, sin cará n cter orgá nico, ha de advertirse. Esto es por el proceso de reforma, ya que es diferente para una ley y para una ley orgá nica. Posició y relaciones en el ordenamiento n -Posició La LO debe ser interpretada restrictivamente en todos sus aspectos, n: puesto que es una creació directa de TC. Só debe darse allí n lo donde el Constituyente expresamente las previó Segú los pronunciamientos del . n Tribunal Constitucional, que se decantan por evitar la petrificació del n ordenamiento, respetar el principio de la mayorí se elige una concepció a, n normativa material acerca de la posició de la LO: no existe una relació de n n jerarquí con la ley, a pesar de que tienen que seguir trá a mites diferentes: no son leyes orgá nicas las aprobadas por mayorí absoluta por el Congreso de los a Diputados, sea cual sea su contenido, sino las que regulan las materias establecidas en la Constitució La LO está n. reservada a ciertas materias que só pueden ser reguladas por ella. lo -Relaciones con la ley: El solapamiento entre la ley y la ley orgá nica puede llevar a que se dé caso que se incluyan materias propias de ley en ley el orgá nica o viceversa. Como soluciones tenemos varias:

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

· puede la LO incluir preceptos que excedan el á Solo mbito de la reserva cuando su contenido desarrolle el nú cleo orgá nico y siempre que constituyan un complemento necesario. · inclusió de una norma, independientemente de su contenido material, La n en una LO produce la “congelación de rango” · reforma de ley aprobada bajo forma de LO solo procede cuando La concurre una mayorí absoluta. a · norma sin cará de LO que regula materias previamente contenidas La cter en una LO, podrá declarada inconstitucional por infracció al Art. 81 CE ser n (aunque el contenido de la ley orgá nica no responda a las materias reservadas a LO). Control El control de las leyes orgá nicas es llevado a cabo por el TC. Es un tipo de control jurisdiccional mediante recursos y cuestiones de inconstitucionalidad.

DISPOSICIONES NORMATIVAS DEL GOBIERNO CON RANGO DE LEY. Estamos ante supuestos en los que el Gobierno está capacitado para dictar normas con rango y fuerza de ley. En el caso de la legislació delegada, el n Parlamento interviene en la fase previa y en el caso del decreto-ley, interviene en un momento posterior. DECRETO-LEY Base normativa: Art. 86 CE Caracteres formales Es dictado por el Gobierno cuando ocurre el presupuesto habilitante “extraordinaria y urgente necesidad”. Este criterio es político, discrecional por parte del Gobierno, que juzga segú su parecer cuales pueden ser esos n casos. El TC en ú ltimo té rmino controlará supuestos de uso abusivo y los arbitrario del decreto-ley. A veces se usa la extraordinaria y urgente necesidad en negativo por el TC: Diferentes asuntos que requieren una normativa inmediata en un plazo má breve que el requerido por la ví normal o por el s a procedimiento de urgencia para la tramitació parlamentaria de las leyes. n Caracteres materiales Pueden regular cualquier materia excepto la que está recogida en el Art. 86.1: -Ordenamiento de las instituciones bá sicas del Estado (elementos estructurales, esenciales o generales de organizació y funcionamiento de las n instituciones estatales bá sicas)

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

-Derechos, deberes y libertades de los ciudadanos (Tí I) tulo -Ré gimen de las CCAA -Derecho electoral general Control Existen dos ó rganos de control para el decreto-ley, dependiendo de en qué fase se encuentre. -Congreso de los Diputados: Es un control polí sobre la conveniencia o tico no de prorrogar la vigencia temporal del decreto ley, norma definida como provisional. Tiene un procedimiento determinado: Es obligatorio que se sometan todos los Decretos-Ley a debate y a votació de totalidad en el n Congreso en un plazo de 30 dí desde su aprobació Pueden ocurrir 3 cosas: as n. · deroga el decreto-ley: vigente desde su publicació a su derogació Se n n. · convalida el decreto-ley: continua vigente como decreto-ley. Se · tramita el decreto como proyecto de ley por el procedimiento de Se urgencia: estará vigente hasta que sea sustituido por la ley. -Tribunal Constitucional: Es un control jurisdiccional mediante el recurso de inconstitucionalidad y la cuestió de inconstitucionalidad. n

EL DECRETO LEGISLATIVO El decreto legislativo es una parcial entrega de la potestad legislativa de la Cortes a Gobierno para que este regule una determinada cuestió n. Base normativa: Arts. 82 a 85 CE Caracteres formales Es aprobado por el Gobierno, previa delegació de las Cortes (Art. n 82.4CE). Es realizado expresamente para materia concreta, con fijació de n plazo en su ejercicio que se agotará con el uso que de ella haga el Gobierno con la publicació del decreto legislativo. No se puede concederlo de modo n implí ni por tiempo indeterminado, ni tampoco se podrá cito subdelegar. Se realiza de dos maneras, por dos medios: -Ley de Bases (Art. 83.2 CE): Delimitará el objeto y alcance de la n delegació y los principios y criterios que regirá su ejercicio. No podrá n n n autorizar la modificació de la ley de bases ni facultar el dictado de normas n retroactivas. Permite la elaboració de texto articulado para innovar el n ordenamiento jurí dico. -Ley (Art. 82.5 CE): Determinará á el mbito normativo a que se refiere el contenido de la delegació especificando si se circunscribe a la mera n, formulació de un texto ú n nico o si se incluye la tarea de regularizar, aclarar y armonizar los textos legales que han de ser refundidos. Caracteres materiales Son materias determinadas no sujetas a reserva de LO. (Art. 82.1 CE)

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Control Los ó rganos de control de los decretos legislativos son el Parlamento y el TC junto con los Tribunales Ordinarios. -Parlamento: El tipo de control que llevan a cabo es polí mediante tico, fó rmulas adicionales de control que establezca la propia ley de delegació n. -TC y Jueces Ordinarios: Los jueces ordinarios controlaran el decreto cando este incurra en ultra vires (puede ser por exceso o por defecto cuando el decreto legislativo no está conforme con la delegació legislativa) y en la n parte afectada por exceso de delegació Segú el TC los excesos de la n. n delegació pueden ser controlados y por tanto inaplicar el decreto legislativo n corresponde a los jueces ordinarios. Cuando incurren en excesos en el ejercicio de la potestad delegada o en cualquier otro vicio, está vulnerando la Constitució y el TC es el competente n n para enjuiciar dichos decretos . Emplea los recursos y las cuestiones de inconstitucionalidad.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 8: Fuentes reglamentarias, tratados internacionales y otras fuentes
POTESTAD REGLAMENTARIA DEL GOBIERNO: PRINCIPIO DE LEGALIDAD Y CONTROL JURISDICCIONAL; CLASES DE REGLAMENTOS. Introducció n La ley actú su superioridad pero admite la colaboració de los a n reglamentos y otras modalidades de potestad normativa como complemento indispensable para el funcionamiento del ordenamiento en sistemas de diná mica econó mica y social veloz. La potestad reglamentaria Tiene su fundamento en el artí 97 de la Constitució Españ Es una culo n ola. norma escrita que ostenta la calidad de norma jurí dica, posee rango infralegal, tiene origen en el Gobierno o en las Administraciones Pú blicas y su control corresponde a la jurisdicció ordinaria. Existen potestades n reglamentarias atí picas Principios -Principio jerá rquico: El reglamento es de rango inferior a la Constitució y a n la ley. -Principio de legalidad: Todo aquello que está reservado a la ley, mediante reservas de ley, no puede ser regulado por reglamento. Es una limitació n negativa. Tipos de potestades reglamentarias Existen dos tipos de potestades reglamentarias: -Ordinaria: Su base normativa es la Constitució en los Art. 97 y 106.1. El n sujeto ejerciente de esta potestad es el Gobierno (estatal o autonó mico) o los titulares de los departamentos por delegació y los destinatarios son los n ciudadanos y los poderes pú blicos sometidos al poder del Gobierno. -Derivada: Su base normativa es la ley (ordinaria, orgá nica, bá sica) El sujeto ejerciente es la instancia administrativa designada por la habilitació n legal o por la delegació gubernamental y los destinatarios los delimitados por n la habilitació legal. n Tipos de reglamentos Los reglamentos pueden ser:

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

-Ejecutivos: Está vinculados a una ley, artí o grupo de artí n culo culos en concreto cuya materia desarrollan en el marco de unos lí mites establecidos por lo norma legal de referencia. -Independientes: Regulan una materia carente de regulació legal pero se n encuentran sometidos a las restantes leyes vigentes y a la Constitució n. -De necesidad: La ú nica posibilidad de que el ordenamiento admita estos reglamentos es que deriven de la aplicació del Derecho de excepció basado n n en el Art. 116 CE o en normas sectoriales de contenido igualmente excepcional. Lí mites a la potestad reglamentaria Estos lí mites se fundamentan en un principio: existen ciertos á mbitos materiales cuya regulació fundamental queda reservada por ley a la n Constitució n. Las materias prohibidas por el Art. 23 de la Ley del Gobierno son las reservas de ley, lo que impide la regulació incluso en ausencia de legislació n n, la contradicció de las previsiones legales, ya que existiendo la normativa n legal el reglamento no puede disponer en contrario y la especificació de la n regulació que de ningú modo puede revestir forma reglamentaria n n ( tipificació penal o administrativa de infracciones o sanciones, imposició n n de tributos) Titularidad de la potestad reglamentaria Son titulares de la potestad reglamentaria: -El Gobierno estatal: Recogido en el Art. 97 CE, que se denominan real decreto si es realizado por el Gobierno u orden ministerial si lo ha realizado un departamento ministerial. -Los Gobiernos autonó micos: Regulado por el Art. 152 de la CE. -Los entes locales: Los municipios al consagrar la autonomí local (art. a 140 CE) y las provincias por el cará representativo de las Diputaciones y cter corporaciones (art. 141.2 CE) -Las administraciones Independientes -Los entes corporativos (ej. colegios profesionales) Control de la potestad reglamentaria El control del reglamento es llevado a cabo mediante control difuso y control concentrado y control directo y abstracto. Dependiendo de quié n aplique el control podemos diferenciar: -Tribunales ordinarios (Art. 106.1 CE): realizan un control de legalidad, observando el cumplimiento del procedimiento de elaboració así n como de su á mbito de normació La ví de control es el recurso directo o indirecto, n. a dando lugar a la anulació del reglamento en caso de ser erró n neo. -Tribunal constitucional (Art. 161.2 CE): Realiza un control de constitucionalidad, observando se existe contradicció con el texto n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

constitucional. La vña de control es el conflicto de competencias o el recurso í de amparo. Si existe alguna contradicció el reglamento queda anulado. n, Lo que conlleva la declaració de nulidad en la inutilizació de la norma. n n REGLAMENTOS DE ÓRGANOS CONSTITUCIONALES R.O.C. LOS REGLAMENTOS PARLAMENTARIOS Hay ó rganos constitucionales que tienen la potestad dada por la Constitució para, directa o indirectamente, regularse a sí n mismos. Estos reglamentos son las Reglamentos de Organizació y Funcionamiento. n La Constitució atribuye esta potestad directamente a esos ó n rganos constitucionales (Las Cortes y el Gobierno). Esta idea de autonomí a parlamentaria no nace con la Constitució es anterior a ella. n, La gran diferencia entre los Reglamentos Parlamentarios y los Reglamentos dictados por el resto de ó rganos constitucionales es que aquellos poseen rango de ley, mientras que los demá está subordinados a la ley s n reguladora de cada ó rgano. Reglamentos Parlamentarios Está regulados el Art. 72.1 de la Constitució Españ n n ola. -Caracteres formales: Ha de ser aprobado por cada una de las Cá maras (cada una su propio reglamento) por mayorí absoluta en una votació final a n sobre la totalidad del texto. -Caracteres materiales: La materia que les compete es la organizació n interna de cada una de las Cá maras, que se complementan con las Resoluciones Presidenciales de cará general dirigidas a interpretarlos en cter caso de duda y suplirlos en caso de omisió n. -Posició en el ordenamiento: No se da subordinació a la ley y la n n subordinació a la Constitució es directa, su posició con respecto a la ley es n n n de iguales y forman parte del Bloque de Constitucionalidad. -Control: El ó rgano de control es el TC, realizando sobre ellos un control jurisdiccional mediante el recurso de inconstitucionalidad. LOS TRATADO INTERNACIONALES Todo tratado tiene una doble dimensió jurí n dica, la interna y la internacional. -Dimensió internacional: implica que la negociació previa a la firma y n n ratificació es decir el procedimiento de elaboració del primer texto del n, n tratado, así como la responsabilidad que asume el Estado de cumplir lo pactado se despliegan y tienen efectos internacionales. En Españ tanto la a,

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

negociació y la firma como la ratificació tras un referé n n ndum está reguladas n en el Convenio de Viena sobre Derecho de los Tratados (23 de mayo de 1996). -Dimensió nacional: implica la aceptació de los efectos internos n n derivados del compromiso tanto para los poderes pú blicos como para los ciudadanos. La autorizació a la ratificació está n n regulada por los Arts. 93, 94.1 y 95 CE y el 78 de la LOTC. El ú ltimo paso, la informació al Parlamento n y la publicació está n regulado por los Arts. 94.2 y 96 CE. Fase nacional de elaboració de los tratados internacionales n Titular del Treaty Making Power: El titular de la potestad legislativa en este caso es el Gobierno de la Nació aunque el consentimiento final lo ha de dar n, el Rey (Art. 63.2 CE). Las Cortes Generales tambié intervienen, dependiendo n del tipo de tratado. En todo caso, solo pueden pronunciar su aceptació y n rechazo a aquello pactado por el Gobierno y otros sujetos de Derecho internacional (estados, organizaciones..) Tipos de Tratados contemplados en la Constitució n. -Regulados por el Art. 93 CE: La celebració de estos tratados debe n autorizarse mediante ley orgá nica; ello implica no só la autorizació de las lo n Cá maras sino que en el Congreso la autorizació se otorgue mediante mayorí n a absoluta. Estos Tratados son por los que se atribuye a una organizació o n institució internacional el ejercicio de competencias derivadas de la n Constitució n. -Regulados por el Art. 94.1 CE: La ratificació exige la autorizació n n parlamentaria, otorgada por ambas Cá maras aunque no adopta forma de ley. En el mismo sentido se actuará cuando se trate de denunciar un tratado. Regula la autorizació el Art. 155 RC: El Gobierno solicitará las Cortes la n de concesió de dicha autorizació mediante el enví al Congreso de los n n o Diputados del correspondiente acuerdo del Consejo de Ministros junto con el texto del Tratado o convenio y las diversas justificaciones y reservas. El Congreso deberá pronunciarse tanto acerca de la concesió de la autorizació n n como sobre la formulació de reservas y declaraciones propuestas por el n Gobierno. La solicitud será presentada por el Gobierno al Consejo, dentro de los 90 dí siguientes al acuerdo del Consejo de Ministros, con posibilidad de as ampliar el plazo. El acuerdo del Congreso deberá adoptado en 70 dí Son ser as. tratados referidos a: · Tratados que posean cará polí cter tico · cará militar De cter · que afecten a la integridad territorial del Estado Los · que afecten a los derechos y deberes fundamentales del Tí I de la Los tulo CE · que impliquen obligaciones financieras para la Hacienda Pú Los blica .Los que supongan modificació o derogació de alguna ley. n n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

-Regulados por el Art. 94.2 CE: El Gobierno debe informar a las Cá maras de dicha conclusió Se trata de los tratados que no se encuadran en las n. caracterí sticas de los Arts. 93 y 94.1. La posició de los tratados en el ordenamiento jurí españ n dico ol La eficacia de los tratados desde el punto de vista internacional dice que el tratado obliga desde que el Estado lo ratifica mediante la firma del Jefe de Estado. Desde el punto de vista nacional o interno, el tratado es eficaz desde la publicació oficial, momento en el cual se incorpora plenamente al n ordenamiento jurí estatal (Arts. 96.1 CE y 1.5 CC). dico La forma de recepció por el ordenamiento interno es mediante la n publicació sin exigencia de una norma interna de recepció n, n. Dentro del sistema interno de fuentes, los tratados internacionales se relacionan de dos maneras diferentes: -Respecto a la Constitució Los TI está sujetos a la Constitució en n: n n, cuanto norma suprema del ordenamiento jurí dico. Esta posició infra n constitucional de los tratados viene puesta de manifiesto especialmente por la posibilidad de que sean sometidos a control de constitucionalidad (previoArts. 95 CE y 78 LOTC- y sucesivo- Art. 27 LOTC). La ú nica particularidad destacable está el Art. 95 CE que establece la imposibilidad de que exista en contradicció entre ambas normas, ya que, en el caso de existir dicha n contradicció el Estado no puede invocarla para eludir sus responsabilidades n, internacionales. Poe esto se exige adecuar el contenido de la Constitució y de n los TI antes de su celebració estableciendo un mecanismo en el art. 95.2 de n, la CE de consulta o control preventivo de constitucionalidad ante el TC sobre la existencia o no de contradicció n. -Respecto al resto de fuentes con rango de ley: El Art. 96 CE es el encargado de regular estas relaciones. Las disposiciones de los tratados internacionales solo podrá ser derogadas, modificadas o suspendidas en la n forma prevista en los propios tratados o de acuerdo con las normas generales del Derecho internacional. Esto dota a los tratados de una especial fuerza pasiva que permanecen inmunes frente a cualquier otra fuente interna. Só lo las voluntades que concertaron un tratado pueden concertar su derogació o n modificació o, al menos la forma en que estas puedan producirse. La n, especial fuerza pasiva del tratado supone la primací de este sobre la ley. a

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 9: Estado autonó mico y sistema de fuentes
EL ESTADO COMPUESTO Y PLURALIDAD DE ORDENAMIENTOS La definició de Españ como estado autonó n a mico tiene una especial importancia puesto que la Constitució prevé posibilidad de que se creen n la CCAA, lo que va a dar lugar a la aparició de unos subordenamientos jurí n dicos reconducibles a la unidad que proporciona la norma suprema. Se configura una organizació que supone la creació de entes que van má allá una n n s de simple descentralizació territorio-administrativa, son poderes polí n ticos de primera significació muy superiores a la Administració local, con n, n cualidades mismas del Estado. La autonomí es el principio bá (Art. 2 CE) complementado con la a sico exigencia de solidaridad interterritorial. Ambos dan sentido al sistema organizativo españ ol. Las leyes de las CCAA tienen un valor idé ntico a las leyes ordinarias del Estado. Esto es debido al cará electivo de las Asambleas legislativas de las cter CCAA y al procedimiento caracterizado por las notas de publicidad y discusió n. Solo el TC puede fiscalizarlas y se rigen en virtud del principio de competencia o la definició de la medida de potestad de cada ó n rgano (Art. 148 y 149 CE). EL ESTATUTO DE AUTONOMÍ A La organizació territorial del Estado tiene consecuencias para el sistema n de fuentes del Derecho. La Constitució atribuye a los Estatutos de Autonomí n a una posició especial dentro del Ordenamiento. Son calificados por el Art. n 147.1 CE como la norma institucional bá de cada Comunidad Autó sica noma. Segú el Art. 81.1 CE, las normas que aprueban lo Estatutos de Autonomí son n a Leyes Orgá nicas. La Constitució atribuye a los Estatutos una doble n naturaleza: -Norma estatal: son leyes orgá nicas que han de ser aprobadas por leyes orgá nicas por lo que tiene que intervenir el Parlamento -Norma autonó mica: por su á mbito territorial de aplicació y por el n procedimiento de aprobació y reforma. n Definició n El estatuto de Autonomíes una norma institucional bá de cada CCAA a sica porque es la norma fundacional, expresa el acervo institucional y competencial, es la norma de cabecera del ordenamiento autonó mico. (Art. 147.1 CE)

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Es tambié parte del ordenamiento jurí del Estado porque está n dico sometido a la Constitució y la reforma del Estatuto requiere la aprobació n n por las Cortes como ley orgá nica (Arts. 81.1 y 147.1 CE) Su funció constitucional es la determinació de la organizació n n n territorial del Estado, formando parte del “bloque de constitucionalidad” (sirve de pará metro para medir la constitucionalidad de las demá leyes). (Art. s 28.1 LOTC) Contenido El contenido mí nimo necesario está enunciado en el art. 147.2 de la CE: Denominació delimitació del territorio, denominació organizació y sede n, n n, n de las instituciones autó nomas propias, competencias y bases para el traspaso de los servicios. El procedimiento de reforma de Estatuto está tambié recogido dentro de n su contenido (art. 147.3 CE) En la Constitució hay una serie de remisiones hacia los Estatutos en n otros preceptos: lenguas cooficiales, banderas y enseñ de cada CCAA, as senadores designados por las CCAA, requisitos para la celebració de n convenios de cooperació entre las CCAA, las formas de participació de las n n CCAA en la organizació de las demarcaciones judiciales o las n circunscripciones territoriales propias mediante la agrupació de municipios n limí trofes. Por último se añaden unas referencias que son un “complemento adecuado” por su conexión con la regulación funcional, institucional y competencial de cada CCAA: Derechos que inciden en la organizació de las n instituciones autó nomas propias y derechos relacionados con la atribució de n competencias a la CCAA. Proceso de elaboració n Podemos diferencia entre los procedimientos de elaboració ordinarios y n los procedimientos especiales: -Procedimientos ordinarios: Pueden ser o por la ví lenta (art. 146 CE) o a por la ví rá a pida (art. 151.2 CE) En la ví lenta la elaboració del proyecto le corresponde a un Asamblea a n compuesta por los miembros de la Diputació u ó n rgano interinsular de las provincias afectadas y por los Diputados y Senadores elegidos por ellas. La tramitació y aprobació depende de las Cortes Generales a travé del n n s procedimiento legislativo como ley orgá nica. En la ví rá a pida, la elaboració del proyecto está manos de la n en asamblea compuesta por Diputados y Senadores elegidos en las circunscripciones afectadas y adoptan el proyecto por mayorí absoluta. El a examen del proyecto se lleva a cabo por la Comisió Constitucional del n Congreso en un plazo de 2 meses con la asistencia de una delegació de la n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Asamblea proponente llegando a un acuerdo sobre el proyecto. Si hay acuerdo, se somete a referé ndum (tiene que ser aprobado por la mayorí de votos en a cada provincia) y por ú ltimo al examen de las Cá maras. Si no hay acuerdo se tramita como ley en las Cortes y se somete a referé ndum, teniendo que ser aprobado por cada provincia por mayorí a. -Procedimientos especiales: El Art 144 b) CE habilita a las Cortes para “autorizar o acordar” un Estatuto para territorios que no estén integrados en la organizació provincial (Ceuta y Melilla). La disposició adiciona 1ª dice n n CE que “la actuación general del régimen foral” se llevará a cabo en el marco de la Constitució y de los Estatutos de Autonomí n a. Reforma y control Está regulado por los Arts. 147.3 y 152.2 CE. El procedimiento es establecido por los propios Estatutos de autonomí a: suelen introducir junto al procedimiento ordinario de reforma, algunos procedimientos especiales para la ampliació de competencias, la n modificació de los impuestos cedidos o la alteració del territorio. La n n reforma debe ser aprobada por las Cortes porque se trata de una ley orgá nica. Ha de ser sometido a referé ndum que será preceptivo en el caso de los Estatutos elaborados siguiendo el procedimiento del art. 152.2. El control de inconstitucionalidad de los Estatutos de autonomí es a llevado a cabo por el Tribunal Constitucional a travé del recurso o la cuestió s n de inconstitucionalidad. Pueden presentar la cuestió o el recurso de n inconstitucionalidad tanto los mismos de siempre como ó rganos de otras comunidades autó nomas.

OTRAS LEYES ESTATALES RELATIVAS AL REGIMEN AUTONÓMICO: LEYES BÁ SICAS; LEYES MARCO, LEYES DE TRANSFERENCIA O DELEGACIÓN Y LEYES DE ARMONIZACIÓN. En el art. 150 de la Constitució Españ está recogidas una serie de n ola n normas estatales que influyen directamente en el ré gimen de las comunidades autó nomas. La Constitució permite que el Estado elabore unilateralmente n leyes que van a interceder directamente en la distribució de competencias. n Leyes marco (Art. 150.1 CE) Definició Las Cortes, en materia de competencia estatal, podrá atribuir a n: n todas o a alguna de las CCAA la facultad de dictar, para sí , normas legislativas en el marco de los principios, bases y directrices fijados por una ley estado. La funció de estas normas es atribuir a las CCAA la facultad de dictar para sí n normas legislativas y las materias que regula son de competencia estatal. En

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

cuanto al contenido está formado por “rincipios, bases y directrices”, que delimitan el ejercicio de la potestad legislativa por parte de la Comunidad Autó noma. Procedimiento de elaboració El ó n: rgano que produce estas normasson lasCortes generales mediante el procedimiento de ley ordinaria. Control: Existen dos tipos de controles: -Control polí En cada ley marco se establecerá modalidad del tico: la control de las Cortes Generales sobre las normas legislativas de las CCAA que desarrollen la ley marco. -Control jurí dico: La ley marco y las leyes autonó micas que desarrollen la ley marco pueden ser impugnadas ante el TC a travé del recurso o la cuestió s n de inconstitucionalidad. Leyes de transferencia o delegació (Art. 150.2 CE) n Definició El Estado podrá n: transferir o delegar en las CCAA facultades correspondientes a materia de titularidad estatal que sean susceptibles de transferencia o delegació Ni el legislador ni la jurisprudencia constitucional n. han establecido una distinció entre la trasferencia y la delegació La funció n n. n es trasferir o delegar facultades a las CCAA. El contenido es la previsió de la n correspondiente transferencia de medios financieros en cada caso y las materias que regula son de competencia estatal que por su propia naturaleza sean susceptibles de transferencia o delegació n. Procedimiento de elaboració El ó n: rgano que produce las normas son las Cortes Generales mediante ley orgá nica. Control: -Control polí La ley de transferencia puede establecer formas de tico: control del Estado sobre el ejercicio de las facultades transferidas o delegadas. El Gobierno controla el ejercicio de funciones delegadas, previo dictamen del Consejo de Estado (Art. 153 b CE) -Control jurí dico: La ley de transferencia puede ser impugnada ante el TC a travé del recurso y la cuestió de inconstitucionalidad. s n Leyes de armonizació (Art. 150.3 CE) n Definició El Estado podrá n: dictar leyes que establezcan los principios necesarios para armonizar las disposiciones normativas de las CCAA, aú el nen caso de materias atribuidas a la competencia de é stas, cuando así exija el lo interé general. La funció es armonizar las disposiciones normativas de las s n CCAA y las materias atribuidas a la competencia de é stas. El contenido es la fijació de los principios necesarios para armonizar las disposiciones n normativas de las CCAA. Para que é norma pueda darse ha de concurrir sta una exigencia de interé general. Esta causa justificativa tiene que ser s

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

apreciada por mayorí absoluta de cada Cá a mara. Procedimiento de elaboració El ó n: rgano que produce estas normas son las Cortes Generales. Estas, por mayorí absoluta de cada cá a mara, deben apreciar la concurrencia de una exigencia de interé general y posteriormente, se s tramita como Ley ordinaria Control: En este caso, el control es solo jurí dico. Puede ser impugnada ante el TC a travé del recurso o la cuestió de inconstitucionalidad. s n EL ORDENAMIENTO DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS: POTESTAD LEGISLATIVA Y POTESTAD REGLAMENTARIA. Leyes autonó micas Definició Son normas que emanan de las Asambleas Legislativas de las n: Comunidades Autó nomas. Se equiparan en rango, fuerza y valor a las leyes que aprueban las Cortes. Contenido: Circunscrito a la regulació de los á n mbitos sobre los que tenga la CA competencia exclusiva o de desarrollo legislativo. Procedimiento de elaboració Existen una serie de diferencias con el n: procedimiento de elaboració de las leyes estatales porque no existe instituto n de la sanció se promulgan, en nombre del Rey, por el Presidente de la CA y n, requiere una doble publicació en el BOE y en el boletí oficial de la CA. n, n La iniciativa legislativa le corresponde al Gobierno autonó mico, a los Parlamentarios autonó micos, al pueblo (remisió a la ley para la fijació de n n sus requisitos), entes territoriales inferiores (ayuntamientos, consejos insulares, cabildos insulares, ó rganos representativos de los entes supramunicipales de cará territorial, ó cter rganos forales de los Territorios Histó ricos). Algunos EA prevé procedimientos especiales (mayorí absoluta o n a cualificada) para desarrollar el ré gimen electoral autonó mico, la organizació n institucional y territorial, los derechos estatuarios u otras cuestiones relacionadas con el desarrollo del EA. Control: Se impugnan a travé del TC mediante el recurso o la cuestió de s n inconstitucionalidad. Está legitimados para interponer este recurso la ley n autonó mica por otra CA mientras que el Consejo de Gobierno y la oposició n en la Asamblea autonó mica carecen de legitimació para interponer un n recurso contra una Ley de la propia CA (art. 32.2 LOTC). Tambié se puede n aplicar el privilegio procesal del Gobierno para suspender las disposiciones de las CA. Decretos legislativos autonó micos Definició Es la actividad normativa ejercida por el Gobierno dentro del n:

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

marco de una habilitació parlamentaria. El fundamento normativo lo n encontramos en los EA o en la Ley del gobierno y la Administració n. Contenido: Las leyes de delegació fijará las bases y los criterios que han de n n seguirse para la formació de Textos Articuladas. La ley habilitante n determinará alcance y los criterios de refundició que se han de seguir a la el n hora de refundir varios Textos Legales en uno solo. Lí mites: Las CCAA tienden a reproducir la configuració de los Derechos n legislativos que realiza la Constitució (arts. 82-85 CE). Algunos Estatutos n han recurrido a la té cnica del reenví para fijar los lí o mites a la delegació n legislativa. Podemos diferenciar entre: -Lí mites materiales: La delegació deberá n otorgarse de forma expresa y para materia concreta (esta vedad la siguiente materia: las leyes de presupuestos, establecer tributos, las leyes relativas al desarrollo de los derechos y deberes regulados por el Estatuto, el desarrollo de las instituciones, el ré gimen electoral, las leyes que requieran mayorí cualificada en el a Parlamento) -Lí mites formales: la ley de delegació debe fijar el plazo para su ejercicio. n No puede hacerse uso de lo delegació cuando el Gobierno se encuentra en n funciones. Control: Existen dos tipos de control: -Control polí las leyes de delegació y el Reglamento parlamentario tico: n podrá establecer en cada caso fó n rmulas adicionales de control parlamentario. -Control jurí dico: Impugnació ante el TC a travé del recurso o la n s cuestió de inconstitucionalidad. n Decretos leyes autonó micos Definició Son disposiciones normativas dictadas por los Ejecutivos n: autonó micos en casos de extraordinaria y urgente necesidad. El fundamento se encuentra en el EA. Lí mites materiales: La regulació no innova respecto al art. 86 de la n Constitució Españ n ola Presupuesto habilitante: Extraordinaria y urgente necesidad. Control: La convalidació parlamentaria en el plazo improrrogable de 30 dí n as (las Asambleas autonó micas podrá acordar tramitar los Decretos-leyes como n proyectos de ley por el procedimiento de urgencia). Puede ser impugnació n ante el TC a travé del recurso o la cuestió de inconstitucionalidad. s n LAS RELACIONES ENTRE DERECHO AUTONÓMICO Y DERECHO ESTATAL. Caracterí sticas generales.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

El principio de jerarquí es insuficiente para resolver un conflicto entre a normas autonó micas y estatales. Por eso se recurre al principio de competencia. El derecho de las CCAA tiene atribuidas una serie de potestades en materias territorial, orgá nica y normativa. En Españ existe una previsió a n originaria de atribuciones de competencias, asumidas por las CCAA desde hace 30 añ Hay una gran interconexió de las actividades polí os. n ticas entre el Estado y las CCAA, mucho má que en las propias fronteras de las CCAA. s Competencias Solo son vá lidas aquellas normas aprobadas por el Estado o por la CA cuando han sido dictadas dentro de sus respectivas competencias. Los mecanismos de control de las normas con rango de ley es el recurso de inconstitucionalidad y de las normas sin rango de ley es conflicto de competencias. El efecto es la validez. Hay dos té cnicas de reparto de competencias: -Todas las competencias: Todas las competencias sobre una materia recaen en el Estado. -Só competencias de legislació Só puede hacer leyes sobre las lo n: lo materias que le corresponde. El Estado legisla, la CA ejecuta. Las competencias del Estado está recogidas en el Art. 149 CE má las que no son n s de la CA.

Principios Existen dos principios para resolver conflictos entre las normas autonó micas y estatales: -Principio de prevalencia: Regulado en el Art. 149.3 CE. Las normas que dicta el Estado prevalecen en caso de conflicto en lo que no esté atribuido a la exclusiva competencia de estas. El á mbito son las materias que no esté n atribuidas a la exclusiva competencia de las CCAA. Esto afecta a la eficacia ya que la aplicació preferente de la norma estatal desplaza a la norma n autonó mica. -Principio de supletoriedad: Regulado por el Art. 149.3 CE. El derecho estatal será supletorio del derecho de las CCAA. Esto significa que se puede dar el caso de que haya una laguna en el ordenamiento autonó mico que no se puede solucionar con normas de las CCAA. El estado, de todas formas no puede dictar normas con eficacia meramente supletoria en materias sobre las que carece de todo tí competencial. tulo La supletoriedad del derecho estatal no constituye una clá usula universal atributiva de competencias para legislar sobre cualesquiera materias a favor

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

del Estado. Para producir derecho, el Estado necesita un tí competencial tulo especí La supletoriedad será fico. predicable ú nicamente de las normas dictadas vá lidamente por el Estado en materias de su competencia. El efecto de este principio se puede ver en la aplicació de la norma estatal n para integrar una laguna del derecho autonó mico.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

LECCIÓN 10: La incorporació del n Derecho de la Unió Europea al n ordenamiento jurí dico españ ol
INTEGRACIÓN SUPRANACIONAL Y DERECHO CONSTITUCIONAL: LA PREVISIÓN DEL ART. 93 DE LA CONSTITUCIÓN. Integració europea n Datos histó ricos Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Europa se encontraba sumida en la devastació Alemania estaba destrozada, en té n. rminos de pé rdidas de vidas humanas y dañ materiales. Si bien Francia y Reino Unido resultaron os oficialmente vencedoras frente a Alemania en el conflicto, estos dos paí ses tambié sufrieron importantes pé n rdidas, aunque mucho menores que las de Alemania, tambié afectaron gravemente a sus economí y su prestigio a n as nivel mundial. La declaració de guerra de Francia y Reino Unido a la n Alemania nazi tuvo lugar en septiembre de 1939. Una vez finalizado el conflicto en Europa el 8 de mayo de 1945, el ré gimen alemá fue n responsabilizado por el inicio de la guerra, ya que su polí expansionista le tica habí llevado a ocupar y en algunos casos anexar territorios de otros paí del a ses continente. Alemania, que perdió parte considerable de su territorio anterior a la guerra, fue ocupada por ejé rcitos extranjeros que dividieron su superficie territorial en cuatro partes. En los añ siguientes, los resentimientos y la desconfianza entre las os naciones europeas, dificultaban una reconciliació En este contexto el n. Ministro francé de asuntos extranjeros Robert Schuman sostuvo s decididamente la creació de la Alemania Occidental,[4] resultado de la unió n n de las tres zonas de ocupació controladas por las democracias occidentales, n dejando de lado la zona ocupada por la URSS. Schuman, de origen luxemburgo-alemá habí poseí las tres nacionalidades (francesa, alemana, n, a do luxemburguesa) durante diferentes etapas de su vida. Esto le hizo comprender la complejidad de los conflictos europeos. El 9 de mayo de 1950, cinco añ despué de la rendició del Ré os s n gimen Nazi, Schuman lanza un llamamiento a Alemania Occidental y a los paí ses europeos que lo deseasen para que sometieran bajo una ú nica autoridad comú el manejo de sus respectivas producciones de acero y carbó Este n n. hecho, acogido de manera dispar dentro de los gobiernos europeos, marca el

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

inicio de la construcció europea, al ser la primera propuesta oficial concreta n de integració en Europa.[5] El hecho es que al someter las dos producciones n indispensables de la industria armamentí stica a una ú nica autoridad, los paí que participaran en esta organizació encontrarí una gran dificultad ses n an en el caso de querer iniciar una guerra entre ellos. Alemania, a travé de su canciller Konrad Adenauer, acoge entusiasta la s [5] En la primavera de 1951, se firma en Paríel Tratado que propuesta. s institucionaliza la Comunidad Europea del Carbó y del Acero (CECA), n concretando la propuesta de Schuman. Alemania, Francia, Italia, Paí Bajos, ses Bélgica y Luxemburgo (conocidos como “los seis”), logran un entendimiento que favorece el intercambio de las materias primas necesarias en la siderurgia, acelerando de esta forma la diná mica econó mica, con el fin de dotar a Europa de una capacidad de producció autó n noma. Este tratado fundador buscaba aproximar vencedores y vencidos europeos al seno de una Europa que a medio plazo pudiese tomar su destino en sus manos, hacié ndose independiente de [6] siendo ya obsoleto tras la entidades exteriores. El tratado expiró 2002, en fusió de los ó n rganos ejecutivos y legislativos en el seno de la Comunidad Europea, que adquirió personalidad jurí y tambié gracias al Acta Ú dica n nica Europea de 1986. En mayo de 1952, ya en plena Guerra frí se firmó Paríun tratado a, en s estableciendo la Comunidad Europea de Defensa (CED), que permití el a armamento de Alemania Occidental en el marco de un ejé rcito europeo. Cinco miembros de la CECA ratificaron el tratado, pero en agosto de 1954, los parlamentarios franceses lo rechazaron, como consecuencia de la oposició n conjunta de gaullistas y comunistas. Es así el antiguo Tratado de Bruselas que de 1948 es modificado para crear la Unió Europea Occidental (UEO) que n será hasta la entrada en vigor del Tratado de Amsterdam en 1999, la ú nica organizació europea encargada de la defensa y la seguridad. Aunque reforzó n el antiguo tratado, la UEO solo fue una entidad simbó sin poder ni lica cooperació real frente a la OTAN. Su principal rol estuvo ligado al desarrollo n de las fuerzas nucleares de Francia y Reino Unido, principalmente tras el conflicto en el canal de suez y durante los conflictos de descolonizació n, asegurando la neutralidad de los otros paí europeos. ses Un impulso de importancia mayor llega en 1957 con la firma del Tratado de Roma (o Tratados de Roma).[6] Los seis deciden avanzar en la cooperació en los dominios econó n mico, polí y social. La meta planteada tico fue lograr un “mercado común” que permitiese la libre circulación de personas, mercancí y capitales. La Comunidad Econó as mica Europea (CEE) es la entidad internacional, de tipo supranacional, dotada de una capacidad autó noma de financiació institucionalizada por este tratado. Este documento n formó una tercera comunidad de duració indefinida, el Euratom. n

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

En 1965 se firma un tratado que fusiona los ejecutivos de las tres comunidades europeas (cuando estas poseí ya instituciones comunes en an materia de justicia) por medio de la creació de Comisió Europea (CE) y el n n [6] Consejo Europeo (CE). El Acta Ú nica Europea firmada en febrero de 1986 entra en aplicació n [6] É en julio de 1987. sta tuvo por misió redinamizar la construcció europea, n n fijando la consolidació del mercado interior en 1993 y permitiendo la libre n circulació igualmente de capitales y servicios. Por este tratado, las n competencias comunitarias son ampliadas a los dominios de la investigació y n el desarrollo tecnoló gico, medio ambiente y polí social. El Acta Ú tica nica consagra tambié la existencia del Consejo Europeo, que reú los jefes de n ne estado y gobierno e impulsa una iniciativa comú en materia de polí n tica exterior (la Cooperació Polí Europea) así n tica como una cooperació en n materia de seguridad. El Tratado de Maastricht firmado en febrero de 1992, entraba en vigor en 1993.[6] Bajo este acuerdo, la Unió Europea continú el mercado comú y n a n la CEE, transformada en Comunidad Europea, marca una nueva etapa en el proceso de unió El tratado crea la ciudadaní europea y permite circular y n. a residir libremente en los paí de la comunidad, así ses como el derecho de votar y ser elegido en un estado de residencia para las elecciones europeas o municipales. Se decide la creació de una moneda ú n nica europea, el Euro, que entrarí en circulació en 2002 bajo control del Banco Central Europeo. a n En 1999 entra en vigor el Tratado de Amsterdam que afirma los principios de libertad, democracia y respeto a los derechos humanos, incluyendo explí citamente el principio de desarrollo continuado. Dos añ os [6] despué se firma el Tratado de Niza, que entrarí en vigor en 2003. s a Mientras tanto, el añ 2002, se extingue la CECA, creada para 50 añ y su o os, á mbito de actuació queda englobado en el de la Comunidad Europea. n Trascurrido má de medio siglo desde que se produjo la Declaració s n Schuman, la UE enfrenta retos como el controvertido proceso de adhesió de n [7] la ampliació en los Balcanes y la ratificació del Tratado europeo Turquí a, n n de Lisboa que se espera entre en vigor en 2009 y que introducirá modificaciones en los tratados vigentes. Caracterí sticas Para realizar sus tareas de supervisió los organismos comunes crean n, normas que tienen que cumplir los distintos paí El derecho es un ses. instrumento de integració Esto da lugar a la existencia de un ordenamiento n. jurí europeo y 27 ordenamientos estatales. dico Ord. Jur. Europeo -> Ord. Jur. Estatal -> Ord. Jur. Provincial Existe una gran relevancia del plano econó mico ya que la base de la UE es esta. De todas formas, ha ido creciendo hacia otros á mbitos.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

Se han empleado diversos mé todos en la polí comunitaria: tica -Mé todo funcionalista: De un cará econó cter mico se ha ido pasando a un cará polí De pocas materias reguladas por el derecho comunitario, se cter tico. han ido abarcando má y má s s. -Mé todo federal: El Parlamento Europeo, que es elegido por sufragio universal por todos los ciudadanos europeos. -Mé todo intergubernamental: Es el mé todo clá del derecho sico internacional. Tiene un representante de cada paíy no se toman decisiones si s no es por unanimidad. CARACTERÍ STICAS DEL ORDENAMIENTO JURÍ DICO COMUNITARIO. Derecho comunitario originario Este derecho está compuesto por los Tratados constitutivos y todas las normas convencionales adoptadas por los estados miembros de la UE que modifiquen esos tratados. Estas modificaciones solo pueden hacerse por Tratados. Ha habido muchas ampliaciones, sobretodo por las ampliaciones. Caracterí sticas: Son normas de Derecho Internacional, puesto que son los Tratados Internacionales, tienen supremací sobre el derecho comunitario derivado, Su a dimensió constitucional deriva de su cará supremo y del contenido de los n cter Tratados. Por ú ltimo, la eficacia de estos tratados es directa porque surten efecto de idé ntica manera en todos los Estados miembros a partir de la fecha de su entrada en vigor y durante todo el periodo de su vigencia, creando derechos y obligaciones que completan el patrimonio jurí de los dico particulares y que las autoridades pú blicas de los Estados miembros tienen la obligació de proteger. n Tipos de Tratados: Existen diversos tipos de tratados, agrupados segú su funció Estos, n n. ordenados cronoló gicamente, forman la actual UE. -Tratados constitutivos o fundacionales: · Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea del Carbó y el Acero n (CECA): firmado el 18/4/1951 en Parí entra en vigor el 23/7/1952, seis s, paí fundadores (Bé ses lgica, Repú blica Federal Alemana, Francia, Italia, Luxemburgo y los Paí Bajos), deja de estar en vigor en 2001. ses · Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea (CE): firmado el 25/3/1957 en Roma, entra en vigor el 1/1/1958. · Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea de la Energí a Ató mica (Euroatom): firmado en Roma, entra en vigor el 1/1/1958.

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

-Tratados de reforma de los Tratados constitutivos: · Acta Ú nica Europea (AUE): firmada el 17 y 28 de febrero de 1987 en Luxemburgo y la Haya, vigor 1/7/1987. · Tratado de la Unió Europea (TUE): firmado el 7/2/1992 en n Maastrich, vigor el 1/11/1993. · Tratado de Á msterdam: firmado 2/12/1997, vigor el 1/5/1999 · Tratado de Niza: firmado el 26/2/2001, entra en vigor el 1/2/2003 · Tratado de Lisboa: por el que se modifica el Tratado de la Unió n Europea y el Tratado constitutivo de la UE. Firmado el 13/12/2007, no en vigor, modifica en art. 6 TUE y reconoce a la Carta de derechos fundamentales de la UE el mismo valor que a los Tratados -Tratados de adhesió Son aquellos Tratados mediante los cuales pasan a n: formar parte de la UE los paí sancionadores. ses · Europa de los 9: + Reino Unido, Dinamarca e Irlanda en 1973 La · Europa de los 10: + Grecia en 1981 La · Europa de los 12: + Españ y Portugal en 1986 La a · Europa de los 15: + Austria, Finlandia y Suecia en 1995 La · Europa de los 25: + Repú La blica Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Chipre, Hungrí Malta, Eslovenia y Eslovaquia en 2004 a, · Europa de los 27: + Repú La blica de Bulgaria y Rumania en 2007. Derecho comunitario derivado El derecho comunitario derivado está integrado entre otros por directivas y reglamentos. La diferencia bá entre estos es que el reglamento tiene sica efectos directos en todo el territorio europeo mientras que la directiva no tiene ese efecto directo. -Reglamentos (art. 249 TCE): Tienen alcance general, produciendo efectos en relació con una categorío conjunto indeterminado de personas, n a regulando relaciones definidas de forma abstracta. Son obligatorios en todos sus elementos y directamente aplicables en cada Estado miembro generando directamente derechos y obligaciones que afectan tanto a Estados miembros de la UE como a particulares. -Directivas (art. 249 TCE): Obligan en cuanto al resultado, es decir, imponen a los Estados miembros una obligació de resultado. Son las n autoridades nacionales las que eligen los medios y la forma mediante los que alcanzar el resultado y no son directamente aplicables en cada Estado miembro sino que es necesaria su transposició al ordenamiento nacional (los n Estados miembros está obligados a adecuar su legislació a la directiva n n comunitaria). No crean por sí mismas derecho y obligaciones que

Unión de Estudiantes de Ciencias Jurí dicas

complementen el patrimonio jurí de los particulares. dico -Otras normas: La Decisiones, que son obligatorias en todos sus elementos y tienen alcance individual, las recomendaciones y dictá menes que no son vinculantes, los acuerdos internacionales que son vinculantes para las instituciones de la UE y para los Estados miembros desde su entrada en vigor internacional. Está subordinados al Derecho comunitario originario y n especialmente protegidos frente al resto de disposiciones de Derecho privado.

LAS RELACIONES ENTRE EL ORDENAMIENTO JURÍ DICO COMUNITARIO Y EL ORDENAMIENTO JURIDICO ESPAÑOL. Por razones polí ticas, Españ no se habí integrado en la CE en 1978. Por a a aquel entonces no se habí establecido unos requisitos bá an sicos para formar parte de la CE (no se establecen hasta 1992). Españ quiere formar parte de la a CE, y esto se refleja en el Art. 93 de la Constitució debido a la importancia n jurí que supone esta incorporació dica n. El Art. 93 de la Constitució Españ n ola Este artí hací una previsió de cara a la entrada en la CE. Era una culo a n previsió adecuada para el momento en el que se redactó Constitució pero n la n, en la actualidad no se sabe si es suficiente. El reparto de competencias se da por LO y para incorporar derecho comunitario. El problema capital se da a la hora de resolver un conflicto entre normas comunitarias y estatales. Todo el Derecho comunitario tiene un efecto de primací sobre el Derecho de los Estados. Cualquier conflicto entre una norma a comunitaria y una estatal se resuelve con la superioridad del derecho comunitario. Hasta la redacció de la Constitució Europea no se plantea el problema n n de la primací a. El Art. 95 de la Constitució Españ n ola Este artí diferencia la supremací de la primací LA diferencia se culo a a. encuentra en que la supremací dota de un rango superior a la norma en a cuestió sin tener en cuenta una serie de lí n mites mientras que la primací se a mueve con esos lí mites. Los lí mites son controlados por el TC y está estipulados en el DTC n 1/2004.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful