Entrevista a Jan Rose Kasmir

por James Kilgarriff

Iniciativa para una Cultura de Paz

Introducción
Jan Rose Kasmir es una activista pacifista desde más de 40 años. Se dio a conocer en todo el mundo gracias a las impresionantes fotografías que tomó de ella el reconocido mundialmente Marc Riboud, que la captó frente a una fila de soldados que la apuntaban con sus bayonetas en las inmediaciones del Pentágono, el 21 de octubre de 1967, mientras ella sostenía ante sus ojos una flor en señal de paz. Fue durante una marcha por la paz en Vietnam en la que participaron más de 100.000 personas. Probablemente, la primera gran manifestación pacifista de la historia. El pasado 2 de mayo de 2010, Jan aceptó tomar parte amablemente en una entrevista para el Proyecto Avalon, una ONG española, y compartir sus experiencias de aquel crucial día, en el Pentágono, en 1967, así como de otras aventuras pacifistas en las que se ha visto involucrada durante más de 40 años. Jan comparte su sabiduría sobre lo mucho que aprendió de los conflictos en los tiempos de la guerra de Vietnam, y nos dice de qué forma podemos darle buen uso a estas lecciones en nuestros tiempos, ante los retos a los que nos enfrentamos. Algunas secciones del texto se han retocado mínimamente con respecto a la grabación audio para hacer más fácil su lectura. Si tienes alguna pregunta con respecto a esta entrevista o quieres saber más acerca de las iniciativas del Proyecto Avalon, visita por favor nuestra página web en www.avalonproject.org, o bien escríbenos un correo a info@avalonproject.org

ENTREVISTA CON JAN ROSE KASMIR
James: Estamos encantados de poder entrevistar hoy a Jan Rose Kasmir. Jan ha sido un icono de la paz y la noviolencia desde hace más de 40 años. Su historia comenzó cuando se puso frente a una fila de soldados, delante del Pentágono, en octubre de 1967, elevando como única defensa una sencilla flor. Las fotos que Marc Riboud le tomó en aquellos instantes darían la vuelta al mundo, impactando profundamente a millones de personas, casi diríamos que en el mismo inconsciente colectivo de la humanidad. Bienvenida, Jan, gracias por aceptar nuestra invitación. Estoy encantado de poder entrevistarte. Jan: Gracias. Es un verdadero placer y un privilegio. James: Antes de ir más adelante, permítanme que me presente. Me llamo James Kilgarriff y represento al Proyecto Avalon, una organización no-gubernamental basada en España. Nuestra website está actualmente sólo en español, pero tenemos planeado traducirla al inglés en breve. Hemos llevado a cabo un gran número de iniciativas por la paz, y estamos afiliados a la Carta de la Tierra, un documento sobre principios y valores para un futuro sostenible. Lo que pretendemos con esta entrevista es saber algo más de ti, Jan, y de tu fascinante historia desde aquel histórico día de 1967. También queremos que quien te escuche o te lea extraiga valiosas lecciones de tu
Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

2

Iniciativa para una Cultura de Paz sabiduría, de aquello que nos puedes ofrecer para que nos comprometamos con toda la intención con la paz en nuestra vida, para que podamos generar el más beneficioso efecto en nuestro entorno inmediato. Antes de comenzar, Jan, me gustaría compartir contigo y con las personas que están escuchando esta grabación una cita de Jimi Hendrix, que fue una famosa estrella del rock en la década de 1960; una cita que dice: «Cuando el poder del Amor supere al amor al poder, el mundo conocerá la paz». Esto nos lleva a lo que has estado haciendo tú, Jan, a lo largo de todos estos años; quizás puedas llevarnos en la imaginación hasta el momento de aquellas fotos, hasta octubre de 1967. Estamos en Washington, y hay alrededor de 100.000 personas dirigiéndose hacia el Pentágono. ¿De qué va todo esto? Jan: Bueno, creo que algo que habría que aclarar primero es que en aquellos días no existía Internet, de modo que cualquier persona como yo podía sentirse bastante aislada. Lo cierto es que yo no sabía que había muchísimas personas en todo el mundo que compartían mis ideas y mis sentimientos. Yo tenía la sensación de que sería siempre una especie de marginada. Yo era una hippy. Yo estaba por la contracultura, y no me cabía en la cabeza que la gente que yo creía que formaba parte del «establishment», los que trabajaban de 9 a 5, que no sacaban a relucir su vena rebelde ni llevaban el pelo largo, pudieran sintonizar de algún modo. Nuestros símbolos eran el cabello largo, las gafas de sol y los collares de cuentas. Si no tenías ese aspecto, pensaba yo, no podías ser pacifista. Cuando llegué aquel día, tras tomar un autobús hasta el centro de la ciudad, me quedé totalmente impactada, me sentí abrumada por la normalidad de las personas que me encontré allí. No había sólo hippies y tipos raros; había una abrumadora mayoría de sacerdotes, monjas, madres con carritos de bebé… Era asombroso. Allí había aparecido toda la clase media americana; porque ellos, al igual que yo, tenían la misma sensación terrible de frustración con la guerra de Vietnam. Era una guerra civil en la cual nosotros no teníamos nada que hacer, y sabíamos que (al menos, puedo hablar por mí misma y por un montón de gente más) lo que había era mucha maniobra política sucia, y que todo eso había que detenerlo. No se podía aceptar que las cosas siguieran así. James: Aquel día se congregaron 100.000 personas. ¿Era esto algo habitual en la década de los 60, o fue una de las primeras manifestaciones masivas por lo que estaba ocurriendo en Vietnam? Jan: Bueno, aquella fue, si no me equivoco, la primera gran manifestación pacifista. En Washington había habido manifestaciones desde su misma fundación. Allí era adonde la gente iba a desahogar su frustración con el gobierno, desde que había habido gobiernos. Una vez estuve mirando la historia de las manifestaciones. Había habido manifestaciones por los derechos civiles; cuando a los veteranos de la II Guerra Mundial no se les dio su paga, se plantaron allí en masa. Había habido bastantes manifestaciones; pero, en lo relativo a la guerra de Vietnam fue, sin lugar a dudas, por lo que yo sé, la más grande de las manifestaciones. Después de aquello hubo otras manifestaciones, claro está; estuvo aquella manifestación en la Universidad de Kent, donde mataron a unos cuantos estudiantes. Estuvo también un Primero de Mayo, que formaba parte de una protesta contra lo que nos parecía fascismo por parte del gobierno. Alcanzaron a un estudiante en nuestro campus, cosa que llevó a otras protestas y tal. Yo diría que, de las manifestaciones contra la guerra de Vietnam, aquélla fue la más grande.

Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

3

Iniciativa para una Cultura de Paz James: Tengo delante de mí una de esas famosas fotos tuyas en las que estás ahí de pie, con una flor en la mano, mirando compasivamente a los soldados, mientras ellos te amenazan con sus bayonetas. ¿Qué estaba pasando por tu cabeza en aquel momento, y qué crees que pasaba por la cabeza de ellos? Jan: Bueno, he tenido ocasión de conocer con el tiempo lo que percibió Marc Riboud, que era el fotógrafo, y según él aquellos chicos estaban temblando por lo que pudiera ocurrir. Aquello fue antes de la matanza de la Universidad de Kent, fue antes de que hubiera muerto ningún estudiante durante el transcurso de una manifestación, por lo que el miedo era común en ambos lados.

James: Sí, leí una cita de él. Según Marc Riboud, los soldados tenían más miedo de ti que tú de ellos. Creo que decía algo así en el post de un blog. Jan: Eso no es más que la locura de la juventud. Tenemos la sensación de estar envueltos en una especie de burbuja mágica que nos mantendrá a salvo siempre y cuando tengamos la sensación de estar haciendo lo correcto, siempre y cuando tengamos la sensación de que nada nos puede hacer daño. No era tanto valor como inconsciencia. Yo no pensaba tanto en lo que estaba haciendo como en el hecho de que estaba allí levantando la
Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

4

Iniciativa para una Cultura de Paz voz por aquello en lo que creía de un modo tan apasionado. En realidad, en aquellos tiempos yo pensaba que podía salvar al mundo, y eso era lo que decía. Hay algunas fotos más de aquellos momentos… hay una en la que parezco Jesucristo; no sé si habéis visto las otras fotos que hizo Marc.

James: Sí, tienes los brazos en cruz… Es una foto impresionante. Jan: Exacto, me sentía como si me estuvieran crucificando. En el momento en que Marc hizo la foto (Marc es también Peregrino de la Paz, él estuvo en la resistencia francesa, y tiene una increíble historia por la paz)… Marc captó el momento exacto para hacer aquella foto pues, en aquel instante, toda lo que nos separaba a aquellos chicos a y a mí, aquellos chicos con sus uniformes militares, se desvaneció por completo. En aquel instante, aquellos muchachos se humanizaron completamente para mí. Antes de aquel instante, ellos formaban parte de la retórica, eran una máquina de guerra, estábamos completamente separados, estaban al otro lado, eran el enemigo, los asesinos, los que mataban niños en Vietnam… y, de pronto, emergió la verdad de todo aquello, de que en realidad todos éramos Uno; y posteriormente he tenido ocasión de pensar mejor en todo esto y de comprender que, en algún nivel, debí darme cuenta de que ellos eran tan víctimas de todo aquello como cualquier otra persona. Ellos eran las marionetas de los poderosos, las marionetas de la guerra; y me imagino que un mes más tarde debieron de enviarlos a Vietnam.
Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

5

Iniciativa para una Cultura de Paz Nunca pude enterarme bien de aquello, pero oí decir que un mes después los desplegaron en Vietnam. Se me rompe el corazón. James: ¿Y por qué crees que tus fotos han cautivado el corazón de tantas personas en todo el mundo? Esa foto en la que estás con la flor en la mano y con los brazos abiertos… se trata de símbolos muy poderosos. Quizás puedas compartir con nosotros por qué la gente ha llegado a conectar tanto con estas fotos. Jan: Yo creo que la gente resuena con ellas por unos cuantos motivos. A los Estados Unidos se les retrata, no sin razón, como al intimidador mundial; y es cierto, por desgracia, que gran parte de lo que se cuece cuando se decide emprender una guerra tiene que ver con las grandes empresas. Una de las cosas que me gustaría expresar hoy en esta entrevista es que en el tema de la paz hay dos puntos principales. Uno es de base, en tu propio nivel: el de ser capaz de alcanzar positivamente a la gente en tu vida. El otro estriba en reconocer qué está conduciendo el autobús. ¿Por qué los Estados Unidos es el intimidador? ¿Por qué tenemos a esas grandes empresas que son las que empujan para que entremos en guerra? Yo creo que el motivo por el cual la gente sintoniza con las fotos… Creo que, por una parte, muchas personas en el mundo nos ven como a aquéllos que van sembrando la semilla de la guerra, como a los matones mundiales, y es perfectamente comprensible que se nos vea así, pues es algo así como David contra Goliat. Y esa joven, allí de pie, frente al poder militar de la mayor superpotencia del mundo… creo que hay mucha gente que se siente aplastada por los Estados Unidos y su imperialismo, y que despotrican de mil maneras. Creo que hay gente que sintoniza de algún modo en este nivel. Por otra parte, creo que para otras personas… si no estoy equivocada, he oído decir que la banda de rock «Guns and Roses» (Armas y Rosas) tomaron su nombre por esa foto… que ese yin y yang de Guns and Roses, la idea de que los mansos heredarán la tierra, de que te puedes enfrentar a los más grandes

Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

6

Iniciativa para una Cultura de Paz intimidadores… creo que se trata de un poderoso mensaje de esperanza para aquellas personas que se sienten oprimidas, que se sienten como si las estuvieran aplastando. Hablando con la gente he llegado a la conclusión de que he creo que le he dado voz y cuerpo, le he dado una imagen a la idea de ponerse en pie por la paz y frente a los pronósticos aparentemente más horribles. Ahí estoy yo, de pie frente a la ola del tsunami, sin nada con qué defenderme, salvo mi ideología y una flor que simboliza mi ideología; y, sin embargo, salí con mis propios pies de aquella situación, viva y aún firme en mis convicciones. James: Estamos ya en el siglo XXI, y son muchas ya las personas que trabajan consigo mismas. El crecimiento espiritual es mucho más popular ahora de lo que lo era hace 40 o 50 años. Ahí está el budismo, el zen y otras muchas tradiciones con las que la gente está trabajando. Yo creo que hacer lo que tú hiciste supone un gran paso para cualquier persona. Sé que, en aquella manifestación, hubo también un chico que ponía flores en los cañones de los fusiles… Jan: Sí, se hacía llamar Camaleón, y posteriormente llegaría muy alto en la industria de la moda, revolucionando la moda en Nueva York. Era una deslumbrante drag queen, lo cual en modo alguno empaña sus esfuerzos pacifistas. Desgraciadamente, murió hace unos doce años de SIDA. Me puse en contacto con su hermano, porque yo estaba muy conmovida por todo lo que había hecho y lo que estaba haciendo; había dejado huella en el mundo de la moda.

Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

7

Iniciativa para una Cultura de Paz James: Volvamos a los 60. ¿Qué crees que aprendió la gente acerca de la guerra con la guerra de Vietnam? Me gustaría citar, rápidamente, a Robert MacNamara, secretario de defensa de los Estados Unidos en aquella época. Como sabrás, murió el año pasado. Y él dijo esto (él fue el que encabezó la guerra contra Vietnam…) «Estábamos equivocados. Creo que a las generaciones futuras les debemos el esfuerzo por aprender las lecciones de aquello, para no volver a cometer los mismo errores de nuevo». Así pues, te pregunto: ¿qué podemos aprender de las experiencias de aquellos días? Jan: Si fuera verdad eso… Cuando escuché eso, la guerra de Iraq era inminente. El motivo por el cual fui a Londres para protestar fue porque ahí estaba de nuevo, ahí estaba Vietnam otra vez.1 Desgraciadamente, no creo que hayamos aprendido demasiado. Todavía permitimos que las grandes multinacionales dirijan el cotarro. Pero lo cierto es que esas gigantescas empresas irían directamente a la quiebra si no hubiera guerras. Lo tienen todo bien engranado. No están engranadas para ser «verdes», están engrandas para hacer la guerra. Si no tuvieran esas guerras, para hacer aviones y bombas y todo eso, no podrían existir; irían a la quiebra; por eso tienen que mantener todos esos incendios en marcha. Afganistán… y luego habrá otro frente, y luego otro… De hecho, Obama ha sido una enorme decepción para mí, cuando dijo que estaba pensando si hacer una escalada en la guerra de Afganistán. En Carolina del Sur, hay una empresa de diez millones de dólares que hace alimento prefabricados para el ejército. Lo tienen todo montado para Afganistán. De cara a la gente era un «estamos pensando en ello, no sabemos si vamos a hacer una escalada en Afganistán o no». Pero en realidad están haciendo una escalada en Afganistán. Es algo que puede dar lugar a grandes negocios, y ése es uno de los motivos por los cuales la gente se va a mostrar muy proactiva con estas grandes empresas que están dirigiéndolo todo; y es una vergüenza, pero son ellos quienes dirigen nuestra política… por completo. James: Así pues, no son los gobiernos los que lo mueven todo, son más bien, según tú, las grandes multinacionales; porque, donde hay guerra, hay dinero… Jan: Por descontado. Completamente. A los Padres Fundadores de América2 (no hace mucho me enteré de esto en el Show de Bill Moyers)… a los Padres Fundadores les aterrorizaba la idea de que las grandes empresas asumieran el control. Ellos querían que el país fuera dirigido por un gobierno del pueblo y para el pueblo, no un gobierno de las grandes empresas y para las grandes empresas. Madison y Jefferson (dos de los padres fundadores) se percataron del problema de las grandes empresas. Vieron el gran peligro que suponía que las grandes empresas lo controlaran todo; era algo de lo que recelaban y que les preocupaba. Los que controlan los lobbies lo han amañado todo para desregular legislativamente lo que estaba regulado y para permitir que las grandes empresas actúen a sus anchas, hasta el punto que esas grandes
Jan Rose Kasmir estuvo en la masiva manifestación de Londres del 15 de febrero de 2003 contra la guerra de Iraq. Esta vez también estuvo con ella el fotógrafo Marc Riboud, pero esta vez no formaba parte de una manifestación de 100.000 personas, sino de una manifestación de 2 millones de personas.
1

Se refiere a los líderes políticos que firmaron la Declaración de Independencia de los Estados Unidos en 1776 y que redactaron la Constitución de 1788. En términos generales se les identifica con: Benjamin Franklin, George Washington, John Adams, Thomas Jefferson, John Jay, James Madison y Alexander Hamilton.
2

Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

8

Iniciativa para una Cultura de Paz empresas pueden contribuir en las arcas de los partidos políticos, al igual que puede hacerlo cualquier ciudadano, entregando así el poder de los ciudadanos a las grandes empresas. Es horrible. James: ¿Y qué podemos hacer ante esta situación? Yo sé que no puedo controlar el mercado bursátil, que eso es algo que está más allá de mi control. ¿Qué puedo hacer yo, o qué pueden hacer las personas que te escuchan (o leen), cuando las grandes empresas sólo piensan en hacer más dinero? Jan: Creo que lo primero que se puede hacer, y lo más importante, es ser una buena persona y afectar positivamente a la gente que te rodea. Si la gente va por ahí enfadada, no van a poder responder de forma consciente antes las diversas situaciones. Será bueno hacer todo lo que podamos por generar un entorno positivo a nuestro alrededor, sea conduciendo tu automóvil con buenas y corteses maneras, sea mostrándose amable con un vendedor o con cualquier persona que se ponga en contacto contigo. Es extremadamente importante que seamos positivos y cariñosos. Eldridge Cleaver decía que «Si no eres parte de la solución es que eres parte del problema». James: Estoy de acuerdo contigo en eso, y también en que hay que creer que las cosas pueden cambiar. En otra ocasión que hablamos, recuerdo que comentaste algo de cuando se terminó con el negocio de la esclavitud en los Estados Unidos. Jan: Hubo un tiempo en que resultaba impensable la idea de abolir la esclavitud. Los abolicionistas, como John Brown y Abraham Lincoln, tuvieron que echarle mucho valor. También se consideró imposible en su momento la idea del derecho al voto de las mujeres. Ha habido infinidad de ideas revolucionarias que, en algún momento, se consideraron impensables, pero la gente se comprometió con ellas. Creyeron en ellas y las apoyaron. En estos mismos momentos estamos en pie frente a muchas amenazas, no sólo amenazas a la paz, sino también al medio ambiente. Son muchas las cosas de las que tenemos que tomar conciencia; hemos de estar plenamente conscientes y despiertos para responder a todo aquello que esté en nuestra mano responder. Vale que uno puede sentirse pequeño e insignificante; pero, confía en mí, tú puedes marcar la diferencia en la vida de cualquier persona simplemente prestándole atención, simplemente siendo una persona cariñosa. No hace falta que hagas una gran inversión de tiempo y de energía. Si sientes esa motivación, invierte en ti mismo, en ti misma, y luego comprométete con causas que tú creas que son importantes. Yo creo que en el corazón tenemos plantadas unas semillas que crecerán si les damos tiempo y si damos con la persona correcta (hay un dicho, «cuando el alumno está preparado, el maestro aparece»). En el momento en que seas necesario para algo, en que tu corazón esté abierto y lleno, y tengas los ojos bien abiertos, podrás reunir fuerzas y formar parte de algo importante, sea para la paz, sea para el medio ambiente, sea para combatir la codicia de las grandes empresas, sea lo que sea. Es una cuestión de consciencia y un compromiso con esa consciencia. Un compromiso por ser parte de la solución. James: Hay personas que se confunden con el tema de la paz. Como acabas de decir, no se trata tanto de una cuestión de paz como de elevar la consciencia acerca del planeta, de los océanos, de los bosques, de lo que las grandes empresas están haciendo. Creo que las personas tenemos que llegar a un punto de amor y de fortaleza,
Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

9

Iniciativa para una Cultura de Paz para hacer cosas como la que tú hiciste. Tú actuaste y levantaste aquella flor ante los soldados, y quizás un día muchas, muchas personas tengan que levantar sus propias flores para elevar la consciencia del planeta. Quizás levantar esa flor sea vivir una vida más sencilla, de un modo más pacífico y positivo. Jan: James, hay algo más de lo que quiero hablar, algo verdaderamente importante. La gente tiene que empezar a ser consciente de los mensajes que escuchan y de dónde proceden esos mensajes. Hace bien poco ha surgido el Movimiento del Motín del Té,3 que es básicamente un movimiento promovido y pagado por las grandes empresas. Se están haciendo pasar por una especie de movimiento populista, un movimiento de ciudadanos de base que dice, «estamos hartos de las grandes empresas». Pero está promovido y pagado por las grandes empresas, que lo que buscan en realidad es generar ira, odio y confusión. La gente tiene que responsabilizarse de descubrir de dónde les llegan los mensajes, de lo que hay detrás del mensaje. A mí no me paga ninguna gran empresa, no recibo ningún dinero por hacer lo que hago en mi vida, salvo de mi trabajo, en el desarrollo normal de mi negocio.4 Cuando me meto en aventuras pacifistas lo hago porque me preocupa y me importa la paz. Hay muchos lobos vestidos de corderos, y la gente tiene que ser consciente de ello, como en lo medios de comunicación, las noticias de la Fox, etc. 5 Son muchas las cosas que, por desgracia, se tergiversan, se interpretan de manera sesgada, y la gente habla alegremente de «liberalismo»… Es horrible ver cómo las buenas ideas se llegan distorsionar tanto en los medios de comunicación. Sólo con que la gente intentara ser consciente del momento en que reciben un mensaje, si comprobaran de dónde procede ese mensaje… Es como la publicidad, que intenta venderte algo que tú no necesitas. Hay un montón de mensajes por ahí que lo único que pretenden es hacerle perder el equilibrio a la gente y derribarla. Es una vergüenza. La gente tiene que ser consciente de dónde obtienen su información. James: Algunas grandes empresas llevan a cabo políticas verdes. Algunas compañías petrolíferas… de hecho ahí tienes el gran vertido de petróleo de la compañía BP en la costa de Alabama… BP tiene una política verde acerca del cuidado medioambiental. Pero, ¿hasta qué punto crees que compañías como BP están comprometidas realmente con esto? Jan: Es una insensatez. Es como si estuvieras tú ahí, desangrándote hasta la muerte, y ellos te ofrecieran una tirita. Son muchas las personas que ganan un montón de dinero por las relaciones públicas y por dar un buen aspecto. Estamos en los aledaños de uno de los mayores vertidos de petróleo de la historia del planeta y en estos mismos momentos hay más grupos que están pidiendo perforaciones frente a la costa. Es de locos. No creo que podamos preocuparnos por la paz en este planeta si estamos todos envenenados. Hemos de tener muy claras las prioridades, y cuidare de la Madre Tierra es de absoluta importancia. Podemos hacer con pequeñas cosas, tenemos que intentar mantener la consciencia.

Movimiento que surgió en 2009 en los Estados Unidos mediante una serie de protestas coordinadas tanto a nivel local como nacional. Las protestas vienen como respuesta a varias leyes federales, entre las que se encuentra la reforma de la atención sanitaria. El nombre del movimiento es una referencia al Motín del Té de Bostón de 1773.
3 4 5

Jan Rose Kasmir trabaja actualmente como terapeuta corporal.

La cadena Fox se ha caracterizado por ser una firme defensora de las políticas de, por ejemplo, el expresidente George W. Bush y de su guerra en Iraq. Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

10

Iniciativa para una Cultura de Paz James: ¿Crees que la administración norteamericana va a ayudar a resolver los conflictos del mundo, actuando como un catalizador para la paz y la cooperación? Y, si no lo hacen ellos, ¿quién crees que puede hacerlo? Jan: Ésa es una pregunta realmente difícil. Yo estoy totalmente desilusionada con Obama. Por desgracia, creo que las cosas no pintan nada bien ahora. Hay un tipo llamado Hightower, que es un populista, y que creo que ha acuñado algo así como «The Low Down», «Los Informes Confidenciales». Suena a algo así como una fuente de información en la que se puede confiar y que puede ayudar a la gente a descifrar y vadear esa cantidad ingente de información que te llega, porque en estos momentos creo que Obama (obviamente es un hombre muy inteligente)… los ataques que recibe desde la Derecha son ridículos. Intentan atacarle diciendo que no es americano, pretenden dar a entender que es musulmán. Es absolutamente ridículo, pero la triste realidad es, creo yo, que nuestro congreso en pleno es corrupto. He llegado a plantearme que aquello está lleno de gente que vota sobre problemas que ni siquiera les afectan. Ellos tienen su seguro social, tienes su base económica, que es sólida. Tienen su vida bastante bien precintada y, sin embargo, son ésas las personas de las que dependemos, las personas que tienen que dedicarse a unos temas que en realidad no les afectan en su vida en modo alguno. Esto es muy peligroso, y creo que la única manera de enfrentarse a esto es intentar agruparnos todas aquellas personas que pensamos de una manera similar para marcarnos cursos de acción que sintamos se hallan en el reino de lo factible.

Jan Rose Kasmir en Londres, en 2003, durante la gran manifestación contra la Guerra de Iraq realizada en la capital británica.

Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

11

Iniciativa para una Cultura de Paz Una de las cosas que yo hago en mi vida cotidiana es trabajos de voluntariado. Soy terapeuta corporal y masajista de formación médica, y hago un montón de trabajos de voluntariado con aquello que sé hacer. Intento ponerme a disposición de muchas personas cuando se ven aquejadas por el dolor, cuando se sienten perdidas, cuando quizás se sienten abandonadas. Intento escribir artículos en el periódico para ayudar a que se formen grupos. Esto es lo que creo que puedo manejar bien. Soy madre soltera y dirijo un negocio, de modo que tengo las manos atadas en cuanto al tiempo que puedo dedicar a estas cosas. Yo seré una de esas ancianitas en silla de ruedas que se encadenará a una central nuclear cuando tenga ochenta y tantos años; pero, por ahora, hago todo lo que puedo. James: Bueno, estás haciendo un trabajo fenomenal, un trabajo coherente y durante muchos años, de modo que gracias por eso, Jan. Según tu opinión, y creo que ya has mencionado muchas de tus preocupaciones, ¿a qué problemas se enfrenta el mundo y qué soluciones y acciones podemos emprender para hacer nuestra contribución por un mundo mejor? Jan: Bien, yo creo que, en cuanto a la paz, tenemos que intentar ser mejores personas, reunirnos con personas de mentalidad similar e intentar implicarnos más políticamente, o al menos difundir la verdad, para luego ir a por ello. Medioambientalmente, no envenenes el césped de tu jardín con productos químicos, no envenenes el agua con productos químicos. Intenta vivir de la manera más limpia posible, y haz todo lo que puedas por influir en tu sociedad. Purifica los programas y las políticas, porque la Madre Tierra no va a aguantar mucho más y nos va a devolver toda esa porquería. Me preocupa hasta qué punto somos tóxicos, y creo que, en la medida de lo posible, conviene que tomes conciencia de que tú también cuentas. Aunque solo seas una persona, tú cuentas. Tú puedes marcar la diferencia en la vida de otras muchas personas. Cuando yo tenía 17 años pensaba que era invisible. Sinceramente pensaba que no contaba para nada, pero con los años he descubierto que sí que cuento, e intento contar conmigo misma más y de maneras más positivas. James: Gracias por esa idea. Muy bien. La mayoría de las personas piensa, «¿Quién soy yo para ayudar a hacer un mundo mejor?» Está muy arraigada la creencia en nuestra propia impotencia, cuando en realidad somos más capaces de lo que creemos. Jan: Efectivamente. Si puedes creerlo, puedes conseguirlo. Tienes que creer en la fuerza del pensamiento y de la oración, y creer en la idea de que existe un poder universal para el bien. Lo único que tienes que hacer es colgarte a ti mismo en esa estrella y seguir tu corazón, seguir tus sueños. James: Según tu opinión, ¿de cuánto tiempo crees que disponemos a nivel global para hacer los cambios? ¿Cuánto tiempo crees que nos va a conceder aún la Tierra? Jan: El único tiempo que tenemos es el Ahora. Justo el Ahora es el único momento que tenemos, y es el único momento que tenemos para actuar, lo mismo que la idea de intentar proyectar hacia el futuro y todo lo demás. Lo único que necesitamos saber es que justo en este instante es la eternidad. De hecho, Janis Joplin decía que «la
Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

12

Iniciativa para una Cultura de Paz única eternidad que tenemos es el ahora». Si reconocemos que justo ahora es lo que cuenta y justo ahora es todo cuanto existe, podremos dar lo mejor de nosotros mismos justo ahora. James: Absolutamente de acuerdo. El poder de cada uno se halla en el instante presente; por lo que, si sigues preguntándote «¿qué puedo hacer ahora? encontrarás el punto del poder. No es «¿Qué puedo hacer la semana que viene o el año que viene, cuando haya terminado los estudios o cuando deje el trabajo?» Es «¿Qué puedo hacer justo ahora?». Ahí es donde se halla la pregunta y la respuesta más potente. Jan: Claro, el año que viene no existe. James: Has compartido con nosotros algunas ideas magníficas. ¿Hay alguna técnica o método con el que la gente pueda trabajar para ayudarse a sí mismas? Jan: Claro. Creo que lo mejor que puedes hacer es prestarte atención a ti mismo. La mayoría de las personas dedican mucho tiempo a desviar la atención de sí mismas, sea entreteniéndose, con la música, con los videojuegos, etc. Las personas dedican un montón de tiempo a desviar la atención de sí mismas, pero yo creo que la consciencia de uno mismo es sumamente importante. Creo que es donde todo comienza, y creo que es bueno practicar la calma, prestar atención a tu salud; hacer cosas sencillas cada día para mantenerte sano; hidratarse, respirar bien… Creo que las cosas sencillas son la clave para una vida óptima, que hagas lo mejor que puedas cada día. Bendice ese día y déjalo que pase, y mañana será otro día. Todo lo que puedes hacer es lo mejor que puedes hacer. No desperdicies energías martirizándote. Eso te debilita, y es una completa pérdida de tiempo. Simplemente, date permiso para creer en ti mismo. No somos más que seres humanos que navegamos juntos en esta nave espacial llamada Tierra. Toma conciencia de que la gente que te rodea también cuenta, y que un poquito de amabilidad tiene profundas y prolongadas repercusiones. James: Muy bien. Jan, gracias por tus palabras. ¿Hay algo más que quieras añadir, antes de terminar con esta interesante entrevista? Jan: Más que nada, quiero daros las gracias, James, por tanto afecto. Sois vosotros y el resto de la gente quienes lleváis ahora la antorcha. Es muy importante que la gente esté organizada y que se consagre al problema pues, de otro modo, nos van a pillar dormidos. Una de las cosas de mi adolescencia es que fue una etapa muy difícil para mí, y tuve que sobrevivir a mi propia destructividad hacia mí misma. Tuve la suerte de haber aprendido mucho de aquello, y soy feliz de haber podido ser de utilidad de un modo u otro con todo aquello; pero se necesita a personas como vosotros, que tenéis una consciencia más elevada para la organización y para el uso de Internet, para que lo sucedido antes no quede en saco roto y hagáis algo positivo con ello. Esa imagen mía podría haberse perdido fácilmente en el tiempo. Pero, mientras haya personas que la tengan en cuenta, seguirá estando viva y resplandeciente.

Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

13

Iniciativa para una Cultura de Paz James: Gracias, Jan, valoro lo que dices. Y, ya que hablas de Internet, ¿cuál es tu website? Tú diriges un negocio en Carolina del Sur. Jan: La dirección de mi website es www.hiltonmassage.com, ahí se habla de mi trabajo con el masaje y estoy empezando a escribir artículos. Tengo uno o dos artículos sobre el dolor crónico. Quiero poner mi granito de arena para educar a la gente y elevar su conciencia. Por suerte, me he encontrado con alguien a quien se le da Internet mucho mejor que a mí, y que me está ayudando a tener las cosas más organizadas y a poner mis artículos en la página web. James: Lo he querido especificar por si acaso hay alguien en la zona de Carolina del Sur que quiera un masaje, porque tú puedes ayudarle. Está bien compartir eso. Quienquiera que esté escuchando la llamada, traduciremos esta entrevista al español y se podrá acceder a ella mediante un folleto o en PDF. También vamos a ofrecer algo de información gratuita para las personas que aterricen en la página web de www.avalonproject.org. Hemos escrito un folleto titulado Los siete hábitos de la paz, compuesto por métodos y técnicas similares a los que tú has compartido aquí, Jan, sobre cómo podemos mejorar nuestra vida y tener un efecto dominó más positivo en las vidas de los demás. Por otra parte, en septiembre de 2010, en la celebración del Día Internacional de la Paz, una iniciativa de las Naciones Unidas, tenemos planeado hacer una gran manifestación en Sevilla, en el sur de España, a la que pensamos traer a Jan, para reconocer su gran compromiso por la paz durante más de 40 años. Esto es algo que ofrecemos para la reflexión de quien nos escuche, por si está dispuesto a dar un paso adelante para implicarse en las iniciativas pacifistas del Proyecto Avalon. Muchísimas gracias, Jan. Estoy convencido de que tendremos más charlas sobre este tema. Ha sido estupendo poderte escuchar y aprender de ti. Gracias. Jan: Bueno, gracias ti. Te doy un abrazo cósmico, James… ¡que haya paz!

NOTA FINAL El Proyecto Avalon celebrará el Día Internacional de la Paz el sábado 25 de septiembre de 2010 en Sevilla (España). Por favor, visita nuestra website para más información. Si estás interesada o interesado en la obra de Marc Riboud, el fotógrafo que hizo aquellas instantáneas de Jan, puedes visitar su website en: www.marcriboud.com Si tienes alguna pregunta que hacer o quieres implicarte en las iniciativas pacifistas del Proyecto Avalon, visita nuestra website en www.avalonproject.org, o bien escríbenos a info@avalonproject.org

Proyecto Ávalon – Iniciativa para una Cultura de Paz info@avalonproject.org

14