3  .

exóticos

Mantenimiento de titís en cautividad
Jordi Grífols Ronda, LV MS Ferran Bargalló Saumell, LV Albert Martínez-Silvestre, LV MS Zoològic Badalona Veterinària. Telèfon: 933885354. zbv@hzb.es

Ilustración 1: Tití de pinzeles blancos en situación de descanso

los titís son primates omnívoros que viven en pequeños grupos familiares en las zonas de selva de centro y sudamérica. son especies de hábitos similares a los de las ardillas, moviéndose por la zona alta de vegetación sobre cuatro patas, utilizando la larga cola no prensil para mantener el equilibrio. existen 5 especies de titís, agrupadas en 5 géneros diferentes. todos ellos poseen pelajes muy llamativos y diferentes, pero tienen características corporales comunes. la especie más comúnmente mantenida en cautividad es el tití común o de pinceles blancos (callithrix jacchus jacchus), primate de unos 250g de peso, de carácter sociable, comportamiento cómico y que se adapta fácilmente a la cautividad, llegando a vivir más de 20 años.

35

aspectos éticos y legales
Al igual que el resto de primates, todos los calitrícidos están protegidos y sometidos a control legal de importación y exportación (como mínimo están incluidos en el apéndice II del convenio CITES), comercialización intracomunitaria, mantenimiento en núcleos zoológicos autorizados, e incluso de cría en cautividad. El veterinario debe colaborar en educar a la población y DEBE SIEMPRE DESACONSEJAR Y DESALENTAR la tenencia de cualquier tipo de primate no humano como animal de compañía, por razones zoosanitarias, de comportamiento y de bienestar físico y psíquico de los animales implicados.

Mantenimiento en cautividad
alojamiento
El mantenimiento recomendado para titís es en interior y / o exterior, en jaulas bien ventiladas y espaciosas (tamaño mínimo de jaula para una pareja: 1’5 X 1’5 X 2m) de tela metálica, con una bandeja en el suelo protegida por una reja metálica (para evitar el acceso a los excrementos). El mobiliario de la jaula debe ser lo más variado posible, incluyendo ramas, plataformas de madera situadas en lo alto de la jaula, cuerdas, columpios, escondrijos, plantas naturales no tóxicas, recipientes con agua para Es muy recomendable facilitar un nido para pernoctar y guarecerse. El relleno del nido Los titís deben tener acceso a luz solar directa, sin filtrar por cristales, para la correcta conversión de vitamina D2 en D3. En caso de mantenimiento en interior estricto, seria necesario suplementar una fuente de luz artificial equiparable en calidad y rango de radiaciones a la luz natural (fluorescentes para reptiles). Se recomienda no bañar a los titís ni limpiar frecuentemente los sitios en los que estos realizan marcaje territorial con ciertas partes del cuerpo o con orina (en plataformas, troncos…) para no incrementar los niveles de estrés y malestar psíquico al “borrar” las marcas territoriales y de cohesión social de los individuos del grupo. puede consistir en viruta de madera, heno, paja o tiras de papel de periódico. el baño… La calidad del enriquecimiento ambiental es un factor básico para el bienestar psicológico y físico de los titís en cautividad. Ilustración 2: Tamarino cabeza de algodón, ejemplar del mismo grupo de los titís y tamarinos extremadamente amenazado de extinción en su medio natural.

36

Entorno físico
El rango de temperatura ambiental óptima se sitúa entre los 22 y 28ºC. La temperatura ambiental máxima soportada se sitúa en torno a los 30 a 35ºC En localidades con temperaturas iguales o inferiores a los 10 a 15’5ºC hay que ofrecer una fuente de calor (lámpara de cerámica o de infrarrojos…), una zona interior con calefacción, o un nido exterior calefactado (con esterilla eléctrica, cable calefactor…). En

el caso de mantenimiento en el exterior, debe ofrecerse también un refugio o protección contra las inclemencias del tiempo. La humedad relativa óptima se sitúa entre un 40 a 60%. El foto período más indicado es de 13 h de luz y 11 de oscuridad.

ferible mantenerlos en pequeños grupos familiares (de 2 a 9 ejemplares) de individuos compatibles. Su organización social natural se basa en grupos poliándricos (un matriarcado: una hembra reproductiva y varios machos), con una hembra adulta como ejemplar reproductor, y donde el macho reproductor y el resto de ejemplares (normalmente hijos de anteriores partos o hermanos de la pareja adulta) se hacen cargo del cuidado y transporte de las crías recientes (la hembra adulta sólo las transporta para amamantarlas). Es muy importante, para una futura eficacia reproductora de los individuos jóvenes, que estos puedan participar y colaborar en el cuidado y crianza de las crías. En un grupo concreto, sólo la hembra adulta se reproducirá, ya que mediante feromonas eliminadas por la orina, suprime la ovulación del resto de hembras del grupo (es un método natural de evitar los cruces entre parientes directos). Los grupos familiares son territoriales, produciéndose el mary de los individuos del grupo, hecho que provoca que se identifique a otros grupos o especies similares que se introduzcan en el territorio como no pertenecientes al grupo, y que se las expulse y rechace del mismo. En estado salvaje existe mucha in / emigración entre grupos; en situación de cautividad, no se suele aceptar la integración en el grupo de ejemplares adultos solitarios o de otros grupos (sobre todo de hembras adultas). Los problemas de aislamiento y de mala estructuración social o los déficit ambientales, en estado cautivo, suelen dar lugar a graves conductas agresivas de los titís hacía otros ejemplares o hacia las personas.

Entorno social
Los titís necesitan un entorno complejo y estimulante. Es pre-

Es preferible mantenerlos en pequeños grupos familiares (de 2 a 9 ejemplares) de individuos compatibles

Ilustración 3: Jaulas de cria de titís en una instalación interior.

cado de los límites del territorio

exóticos.37
brados (saurios, crías de pájaros, micromadesayuno humano...); pueden ofrecerse también semillas de mayor tamaño (germen de girasol, de calabaza...) y frutos secos, así como presa viva o muerta (grillos, saltamontes, larvas de zozoEn cautividad la dieta debe basarse en piensos formulados específicos para titís (comercializados en nuestro país), fruta (la piña es laxante en primates no humanos), verdura (evitar las cebollas ya que causan anemia hemolítica en primates no humanos) y legumbres variadas de manera rotacional (3 tipos de cada como mínimo, cada día). A esto hay que añadir suplementos de proteína en forma de leche (al igual que los humanos pueden adaptarse a beber leche después del destete) Debe asegurarse siempre que se cubran los requerimientos de vitamina C y D3 diarios, bien mediante fuentes naturales (zumo de cítricos, verdura variada...) o añadiendo artificialmente las citadas vitaminas en las papillas/pienso. bas, gusanos de la harina, caracoles…). No se recomienda ofrecer roedores o crías de roedores como alimento por la posibilidad de transmisión del virus de la coriomeningitis linfocítica de los roedores, que causa la hepatitis de los calitrícidos, enfermedad fulminante en titís. Al igual que los humanos, todos los primates pueden ingerir chocolate sin que haya efectos adversos. míferos, serpientes...), huevos, néctar, flores, algún tipo de semillas y brotes de plantas.

La complejidad de las vocalizaciones de los titís permiten identificar vocalizaciones concretas para situaciones, conflictos o estados de ánimo concretos
Vocalizaciones
La cohesión y comunicación dentro del grupo en un hábitat arbóreo y muy denso (con visión reducida) se consigue mediante complejas pautas de vocalizaciones de tono, agudeza y frecuencias muy variables y ricas. Se ha demostrado que existe una sintaxis estructural general para las secuencias de llamada. La complejidad de las vocalizaciones de los titís permiten identificar vocalizaciones concretas para situaciones, conflictos o estados de ánimo concretos.

yogurt, cuajada, queso fresco, requesón, huevo hervido o duro, carne de pollo hervida, atún...; suplementos de carbohidratos (pasta hervida, cereales hervidos, papillas de cereales, cereales de Ilustración 4: Tití de pinzeles negros en la zona del interior del nido.

dieta
En estado salvaje los titís son considerados básicamente gummívoros (15% del total de la dieta es goma, savia, resina y exudados), aunque son omnívoros oportunistas, alimentándose además de frutas, un alto porcentaje de insectos, invertebrados, pequeños verte-

38

El acceso a agua o zumos debe ser constante y ad libitum, e incremenIlustración 5: Ejemplar subadulto colaborando en la crianza de dos pequeños. Este aprendizaje es imprescindible para asegurar la eficacia reproductora de los futuros ejemplares. ta mucho durante la gestación y lactación.

Medicina preventiva en cautividad
Es muy importante el establecimiento de cuarentena para todos los primates recién comprados o de origen y historia sanitaria no documentados. Los períodos mínimos de cuarentenas se establecen entre uno y seis meses como mínimo. Hay que tener en cuenta que las cuarentenas, por muy largas que sean, no son garantía de que el primate no humano esté libre de patógenos para el hombre.

El manejo dietético en cautividad se acostumbra a organizar en 3 comidas diarias, separando los diferentes grupos alimenticios en estas tres tomas (papillas con yogurt, zumos y pienso por la mañana, carbohidratos, vegetales y fruta a mediodía y suplementos de proteína por la tarde). Tan importante como la calidad de la comida es el enriquecimiento ambiental que pueda realizarse al ofrecérsela a los titís (escondiendo comida por la instalación, ofreciendo comida de difícil acceso...). • Anamnesia, historial del animal (origen, procedencia, estatus legal, historial reproductivo, historial médico previo…). • Exploración física completa (no olvidarse de explorar boca y dientes…). • Control de peso. • Marcado con transponder y certificación mediante certificado veterinario oficial. • Hemograma y bioquímica sanguínea completos. • Radiografía de tórax. • Estudio coprológico para la detección de larvas y huevos de helmintos y protozoos • Cultivos rectales para determinar salmonella, shigella, campylobacter, yersinia. • Test de tuberculina: inyección intradérmica de "mammalian old tuberculin" con lectura a las 24, 48 y 72 horas. Ilustración 6: Pérdida de piezas dentales y gingivitis avanzada en un ejemplar de tití con deficiencia de vitamina C y vitamina D3 en dieta. • Serología de enfermedades víricas: retrovirus, parainfluenza, viruela, citomegalovirus, hepatitis B... según historia específica del animal y su origen. Se recomienda como mínimo un control veterinario inicial (en el momento de la adquisición) y un control anual de los primates mantenidos en cautividad, que debería consistir como mínimo en:

Examen físico

exóticos.39
Zoonosis
Los primates no humanos son el grupo de animales que más enfermedades zoonósicas comparten con los humanos, ya que por nuestro parentesco con ellos, nuestros sistemas orgánicos (inmunitario, fisiológico…) en general responden de forma similar a los agentes Ilustración 7: Zona genital de un tití macho, donde se aprecian claramente los testículos. infecciosos. Principales zoonosis transmisibles de titís a personas a tener en cuenta:
campilobacteriosis candidiasis criptosporidiosis dermatofitosis enfermedad del sueño (tripanosomiasis) Fiebre amarilla (flavivirus) giardiasis Hepatitis de los calitrícidos (arenavirus) Herpesvirus tamarinus (herpes platyrrhinae i) leptospirosis listeriosis Monkeypox (poxvirus) rabia (rhabdovirus) salmonelosis sarna sarcóptica shigelosis toxoplasmosis tuberculosis Yersiniosis Herpesvirus hominis (herpes simplex) Hepatitis a vírica (picornavirus) influenza (mixovirus) parainfluenza tipo  (paramixovirus) paperas (paramixovirus) rubéola (morbilivirus) sarampión (paramixovirus) varicela-zoster (herpesvirus) virus respiratorio sincitial (paramixovirus)

Bibliografía recomendada:
Poole, T. y Schwibbe, M. Directrices internacionales para la adquisición, el cuidado y la reproducción de primates no humanos. Asociación Primatológica española, 1999. Pág.48. Segal, E.F. Housing, care and psychological wellbeing of captive and laboratory primates. Noyes publications, 1989.Pág.544. Taylor Bennet, B.; Abee, A.R. y Henrickson, R. Nonhuman primates in biomedical research: Diseases. Academic Press, San Diego. 1998. Pág.512. Wissman, M.A. Nutrition and husbandry of callitrichids (marmosets and tamarins). En The Veterinary Clinics of North America Exotic Animal Practice . Enero 1999, 2:1, pág. 209-240.

desparasitación interna / externa
Realizar determinaciones fecales rutinarias, tanto para descartar parásitos digestivos comunes como para detectar otros menos comunes (coccidios, giardias, criptosporidios). Se recomienda realizar tratamientos rutinarios con los productos adecuados. Los parásitos externos pueden tratarse con productos para gatos basados en piretroides.

Vacunaciones
Rabia: La vacunación de rabia es recomendable en primates mantenidos en contacto con personas, para evitar posibles problemas “legales” en caso de mordeduras. Puede ser obligada en el caso de viajes a ciertos países. Las vacunas vivas para perros y gatos pueden ocasionar rabia en primates no humanos. Tétanos: Se utiliza el toxoide tetánico humano a los 5-7 y 13-15 meses. Hay que revacunar a los 5 años.

Ilustración 8: Ejemplar comatoso de tití de pinzeles negros en una fase terminal de herpesvirus simplex transmitido por su propietario. Esta enfermedad provoca una encefalitis vírica fatal en los titís.

Principales enfermedades humanas potencialmente transmisibles a titís y que suelen tener un pronóstico muy grave para su salud:

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful