EL ESTADO Y EL PODER Y EL FUNDAMENTO DEL PODER En estos dos apartados del libro Estado, gobierno y sociedad por una

teoría general de la política de Norberto Bobbio, lo que se pretende es determinar y señalar la relación existente entre Estado, política y poder, este ultimo como elemento fundamental de la relación. Para llevar a cabo dicha finalidad, el autor acude a la explicación de una variedad de términos y elementos que contribuyen a un mayor entendimiento de la relación existente entre estos tres conceptos. En primer lugar, se recurre a realizar una breve descripción de las diferentes teorías del poder. Si bien es cierto, los asuntos del Estado son asuntos de la política, sin embargo se ha llevado a cabo un cambio del término de Estado a uno de mayor neutralidad como lo es el de sistema político. Como eje fundamental para determinar la relación existente entre Estado y política se encuentra el fenómeno del poder; éste es sinónimo de autoridad y es de allí donde se derivan las diferentes formas de gobierno y formas de poder. Cabe aclarar que toda teoría política parte del concepto y análisis del poder, siendo el Estado el poseedor supremo del mismo. En la teoría del Estado se encuentra la teoría de los tres poderes, a saber legislativo, ejecutivo y judicial. Del mismo modo, se define al proceso político como la formación, distribución y ejercicio del poder; de ahí que la teoría del Estado haga parte de la teoría política y esta a su vez haga parte de la teoría del poder. Asimismo, en la filosofía política se han señalado tres teorías del poder tales como, la sustancialista que se refiere a los medios que posee un sujeto para lograr sus fines; la subjetivista que hace referencia no al medio sino a la capacidad que tiene el sujeto para obtener determinados efectos; y por último la relacional que es la más utilizada alude al concepto de influencia (Robert Dahl), es decir, lograr que otros hagan algo que no hubieran hecho de otro modo. Dicho esto, se establece una relación entre poder y libertad en la cual la existencia de uno implica la no existencia del otro. En segundo lugar, nos encontramos con las formas de poder y el poder político, y es aquí donde conviene realizar la distinción entre éstas. Por una parte, Aristóteles ofrece una distinción entre tres tipos de poder: paternal, despótico y político donde el criterio de

surge otra distinción entre el poder político y el poder religioso. . No obstante estas tres formas de poder presentan un elemento en común y tiene que ver con la desigualdad que se manifiesta en las sociedades y de esta manera se crea otra forma de poder: el poder coactivo que es requerido para defenderse de agentes externos y que igualmente se ejerce por medio de la fuerza. ha surgido otro tipo de estudio que trata de deslindar el poder del gobierno civil de otras formas de poder. el poder ideológico que indica que quien posee el conocimiento es quien puede influir en el comportamiento de los otros y el poder político que alude la posesión de la fuerza. que para alcanzar los objetivos no importan los medios que se utilicen para hacerlo aunque esto sea objeto de controversias o contradicciones. A partir de las diferentes distinciones se procede a la creación de ciertas definiciones de lo qué es un Estado por parte de grandes teóricos tales como Hegel. En tercer lugar.diferenciación es el sujeto que se beneficia del ejercicio del poder (interés). Weber. entonces. Sin embargo estas dos divisiones no ofrecen una clara diferenciación del poder político de otras formas de poder. es decir. en este caso Locke es quien determina otro criterio de diferenciación que alude al principio de legitimidad. De la misma manera. se hace referencia a la primacía de la política en la que se determina que el Estado cuenta con la independencia y el criterio propio para tomar decisiones sin tener en cuenta aspectos de carácter ético. aquí el criterio de distinción es la fuerza que es necesaria pero no suficiente y aquel que ejerza la fuerza exclusivamente será quien tenga el poder absoluto. En cuarto lugar. pues dichos criterios no son de carácter analítico sino axiológico lo que incluye un carácter idealista y no realista. en el primero se acude a la fuerza para conseguir un fin determinado y en el segundo se recurre a la amenaza de penas. el autor señala otras formas de poder en donde la fuerza. Kelsen en donde la definición que más se difunde es la que se refiere a la fuerza física como hilo conductor de la acción del sistema político. Por otra parte. como medio para ejercerlo determina las tres formas del mismo: económico que indica la posesión de algo que los demás no poseen (bienes materiales).

pues el hecho de ejercer el poder a través de la fuerza no garantiza que éste sea justificado o en otras palabras. se implementa el criterio de efectividad del poder que se refiere a que éste es efectivo cuando es legítimo y deja de serlo cuando no posee la misma eficacia que sí podría presentar un sistema alternativo. . política y poder en la cual este último es el factor común entre los otros dos términos. se puede decir que el autor cumple con su propósito. al ser el Estado quien posee el poder y la política la que estudia los fenómenos relacionados con el Estado se evidencia que los tres conceptos se encuentran fuertemente entrelazados siendo el poder el punto de partida para cualquier tipo de análisis político.En quinto y último lugar se encuentran algunos aspectos referentes al fundamento del poder en donde se señala el problema de su justificación. hace clara la relación existente entre Estado. lícito. A partir de este hecho se realiza una distinción entre poder legítimo y no legítimo a la vez que se lleva a cabo una relación entre los términos de justicia y fuerza en donde radica la justificación ética del poder lo que al mismo tiempo lleva a formular una serie de principios de legitimidad que buscan de alguna manera dar una justificación al ya mencionado fenómeno. Entre dichos principios se encuentran: la Voluntad. Del mismo modo. En conclusión. la Naturaleza y la Historia.