TÍTULO: Proyecto de la Universidad Politécnica de Pachuca (UPP) por una cultura universitaria con equidad de género.

Avances y desafíos. AUTORAS: Psic. Rosa Jordana Monzalvo Hernández y Psic. Silvina Iracema Sara Alberti Trepicchio. INSTITUCIÓN: Universidad Politécnica de Pachuca, Hidalgo. FECHA DE ELABORACIÓN: 18 de octubre de 2010. EJE TEMÁTICO: Educación y género: avances y desafíos

RESUMEN: A la fecha, la Universidad Politécnica de Pachuca (UPP) es una Institución de Educación Superior que cuenta con 3,110 alumnos inscritos en, los 8 Programas Educativos Nivel Licenciatura y los 7 Postgrados que integran su oferta educativa. De esta población estudiantil, el 44.75% está representado por mujeres. Desde 1995, con la participación de México en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en Beijing; es responsabilidad de toda Institución Educativa poner en marcha políticas que contemplen la equidad de género como principio rector. Para iniciar este trabajo, comenzaremos por definir el tipo de Institución Educativa que supone el marco sustantivo de nuestro sujeto de análisis es decir, las Universidades Politécnicas. Una vez delimitado este pasaremos a describir, someramente, a qué nos referimos cuando hablamos de género, perspectiva de género; desde su desarrollo histórico fundamentalmente, en nuestro país. Una vez establecidos los conceptos que actuarán como ejes rectores de este trabajo, pasaremos a describir el Proyecto puesto en marcha en la UPP desde mediados de este año, con el objetivo de sensibilizar a la comunidad universitaria en su conjunto (administrativos, académicos y alumnos) respecto a la necesidad de implantar una política institucional con perspectiva de género.

DESARROLLO: Según la Subsecretaria de Educación Superior (SEP) de México, “Las Universidades Politécnicas son un conjunto de instituciones públicas comprometidas con el desarrollo económico y social de la nación, con proyección internacional, cuya misión es la formación integral de personas a través de la generación, aplicación y difusión del conocimiento y la cultura mediante la investigación y la docencia de calidad, con vocación de liderazgo tecnológico, constituyéndose en factor clave para el progreso de los 23 estados de la república donde se localizan”.1 Desde la puesta en marcha del Programa, la primer Universidad Politécnica (UP) del país, se localizó en San Luís Potosí, la cual dio inicio a sus actividades en Septiembre del año 2001. En nuestro Estado, el Programa se originó en Tulancingo, en Agosto de 2002. En lo que respecta a la Universidad Politécnica de Pachuca, pone en marcha sus actividades el 21 de Septiembre de 2003, con el curso propedéutico, provisionalmente en las instalaciones de la Universidad Pedagógica Nacional. El Gobierno del Estado, cedió las instalaciones de la Ex-Hacienda de Santa Bárbara, mejor conocida como Rancho Luna; y en enero del 2004, con 231 alumnos iniciaron las clases en las ingenierías de Mecatrónica, Telemática y Biotecnología. En marzo del mismo año, se publicó en el periódico oficial del Estado, el decreto de creación definiéndola como un “Organismo Descentralizado de la Administración Pública del Estado de Hidalgo”.2 En la actualidad cuenta con 8 Programas Educativos (P. E.) en el nivel Licenciatura, 3 Especialidades, 3 Maestrías y un Doctorado; estos últimos inscritos en los Programas Nacionales de Postgrados de Calidad de CONACYT. En cuanto a su matrícula actual, la misma está integrada por un total de 3,110 alumnos. Un 44,75% está representada por mujeres. En el Portal de la Coordinación de Universidades Politécnicas (CUP)3, al revisar la misión, visión; modelo educativo y académico así como también, los objetivos generales y específicos de cada uno; en todos encontramos un factor común, no se hace mención a la perspectiva de género. Se habla de una “sólida formación, técnica y en valores, de sus egresados; altas tasas de titulación o graduación; profesores competentes en la generación, aplicación y transmisión del conocimiento, organizados en cuerpos académicos; carreras pertinentes; procesos e instrumentos apropiados y confiables para la evaluación de la enseñanza y de los aprendizajes; servicios oportunos para la atención individual y en grupo de los
1

SES, “Subsecretaria de Educación Superior”, en http://ses.sep.gob.mx/wb/ses/universidades_politecnicas, consultado en octubre de 2010 2 UPP, “Universidad Politécnica de Pachuca”, en http://www.upp.edu.mx/, consultado en octubre de 2010 3 CUP, “Coordinación de Universidades Politécnicas”, en http://politecnicas.sep.gob.mx/, consultado en octubre de 2010

estudiantes; mecanismos estandarizados de egreso; infraestructura moderna y suficiente para apoyar el trabajo académico de profesores y alumnos; sistemas eficientes de gestión y administración, basados en procesos; y un servicio social articulado con los objetivos del programa educativo4”; pero en ningún momento se hace referencia a una educación con equidad de género. Incluso en los antecedentes de su Modelo Académico, como por ejemplo el Programa Nacional de Educación 2001-2006 (PRONAE)5, se habla de asegurar la equidad en el acceso y en la distribución territorial de las oportunidades educativas, pero no existe una alusión explícita a la problemática de carácter mundial, respecto a la carencia de políticas en equidad de género en las IES. Incluso las evaluaciones diagnósticas efectuadas por los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES)6, y las acreditaciones por instancias como el Consejo para la Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería (CACEI)7, contemplan este aspecto. En cuanto a los procesos de gestión, cuyo objeto es asegurar la calidad de la gestión institucional que apoya a las actividades académicas, como por ejemplo la norma ISO 9001:20088 se hace mención a la necesidad de un enfoque con equidad de género para garantizar una política institucional de calidad. Ahora bien, pero ¿De qué hablamos cuando hablamos de “género”? Dice Élizabeth Roudinesco,9: “Derivada del latín Genus, la palabra “género” se utiliza por lo común para designar una categoría cualquiera, clase, grupo o familia, que exhibe los mismos signos de pertenencia. En numerosos trabajos contemporáneos, se designa por “sexo” lo que compete al cuerpo sexuado (masculino o femenino) y por “género” lo relacionado con la significación sexual del cuerpo en la sociedad (masculinidad o femineidad)”. ¿Cuál es la importancia de un enfoque de la Educación Superior basado en una perspectiva de género? Tomando como fundamento la definición aportada por Marcela Lagarde10, “La perspectiva de género tiene como uno de sus fines contribuir a la construcción subjetiva y social de una nueva configuración a partir de la resignificación de la historia, la sociedad, la cultura y la política desde las mujeres y con las mujeres.
Ídem. CUP, en http://politecnicas.sep.gob.mx/ PRONAE, “Programa Nacional de Educación 2001-2006” en http://centauro.cmq.edu.mx/dav/libela/pdfS/educac/080102061.pdf, consultado en octubre de 2010 6 CIEES, “Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior” http://www.ciees.edu.mx/ciees/quesonciees.php, consultado en octubre de 2010 7 CACEI, “Consejo para la Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería” http://www.cacei.org/#, consultado en octubre de 2010 8 Norma ISO 9001:2008, “Sistema de Gestión de la Calidad” http://www.estrucplan.com.ar/Producciones/entrega.asp?IDEntrega=2553, consultado en octubre de 2010 9 Roudinesco, E. (2006). La familia en desorden. Ed. Fondo de Cultura Económica, México, D. F. Pp. 123 10 Lagarde, M. (1996). El género, fragmento literal: La perspectiva de género, en Género y feminismo. Desarrollo humano y democracia, Ed. horas y HORAS, España, pp. 13-38.
4 5

Esta perspectiva reconoce la diversidad de géneros y la existencia de las mujeres y los hombres, como un principio esencial en la construcción de una humanidad diversa y democrática. Sin embargo, plantea que la dominación de género produce la opresión de género y ambas obstaculizan esa posibilidad. Una humanidad diversa democrática requiere que mujeres y hombres seamos diferentes de quienes hemos sido, para ser reconocidos en la diversidad y vivir en la democracia genérica”. En América Latina, señala Daniela Cerva Cerna11 , es a mediados de los noventa que empiezan a establecerse mecanismos institucionales en perspectiva de género, fundamentalmente como resultado de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en Beijing en 1995 y los acuerdos internacionales, que favorecieron a que los gobiernos se comprometan con los objetivos prioritarios derivados de la Plataforma de Acción, entre los cuales se contaba con la creación y fortalecimiento de instancias encargadas de impulsar políticas públicas de género a nivel gubernamental. Así fue como en México surgieron: en primer lugar la generación del Programa Nacional de la Mujer (PRONAM). Posteriormente la Comisión Nacional de la Mujer (CONMUJER) y la creación del Instituto Nacional de las Mujeres. En ambos casos la mirada analítica se dirige a describir la forma en que se ha concebido y conceptualizado la institucionalización de la perspectiva de género dentro del Estado, así como las estrategias y acciones implementadas para tal fin. A los fines antes destacados, responde la planeación del Programa Integral de Fortalecimiento Institucional (PIFI) 2010 – 2011,12 en lo referente a los Fondos de Modernización para la Educación Superior (FOMES)13. Este Programa es una estrategia de la SEP para apoyar a las IES a lograr mejores niveles de calidad en sus programas educativos y en los servicios que ofrecen. A través de éste, las instituciones reciben recursos en respuesta a las prioridades que derivan de un ejercicio de planeación estratégica participativa. Para cumplir con los requisitos mínimos del PIFI 2010 - 2011, las IES que quieran participar deberán contar, entre sus Programas Transversales de apoyo a la educación, con trabajos dirigidos a promover una educación basada en la igualdad de oportunidades para las alumnas y los alumnos como se destaca puntualmente, en el Programa de Fortalecimiento de la Gestión Institucional (ProGES)14, en su capítulo II.1.5 Análisis de la perspectiva de género. A tales fines, la UPP consideró como primera medida, alinear sus POA´s con las normatividades vigentes del sector educativo en perspectiva de género:
11

Cerva Cerna, D. (2006). Compendio de Avances de la Perspectiva de Género en las Acciones Legislativas. Ed. Santillana, México. Pp. 253-271. 12 PIFI, “Programa Integral de Fortalecimiento Institucional” http://pifi.sep.gob.mx/, consultado en octubre de 2010 13 FOMES, “Fondos de Modernización para la Educación Superior” http://www.contraloriasocial.unach.mx/index.php?tipconten=9 14 Ídem, PIFI http://pifi.sep.gob.mx/

1. PROGRAMA SECTORIAL DE EDUCACIÓN (PSE) en su Estrategia 2.13 para la Educación Superior15 y el PLAN NACIONAL DE DESARROLLO (PND) en su Eje 3.5 Igualdad entre mujeres y hombres16: plantean la urgencia de “Eliminar cualquier discriminación por motivos de género y garantizar la igualdad de oportunidades para que las mujeres y los hombres alcancen su pleno desarrollo y ejerzan sus derechos por igual” Considerando como prioridades “garantizar la igualdad en el acceso a los servicios de salud y educativos, a la vivienda, al desarrollo sustentable, al empleo bien remunerado y el derecho a una vida libre de violencia.” 2. PROGRAMA ESTATAL DE EDUCACIÓN (PEE)17 observa :  La falta de conocimientos y sensibilización de la comunidad educativa sobre la perspectiva de género.  En términos generales una tasa de asistencia de las mujeres menor respecto a los hombres, aunque en términos porcentuales las diferencias son pequeñas  Menores proporciones de mujeres con educación superior. Siendo los principales retos que tiene esta Coordinación: incorporar la perspectiva de género como eje transversal; visualizar y reconocer la condición y necesidades de niñas y adolescentes; detectar los factores de desigualdad e inequidad para proponer acciones que transformen estructuras; eliminar los estereotipos en torno a los sexos; impulsar prácticas docentes transformadoras. 3. LEY GENERAL DE ACCESO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA, en su TÍTULO III, CAPITULO III, Sección Quinta, referente a las obligaciones de la Secretaría de Educación Pública, señala en su ARTÍCULO 4518:  Definir en las políticas educativas los principios de igualdad, equidad y no discriminación entre mujeres y hombres y el respeto pleno a los derechos humanos;  Garantizar acciones y mecanismos que favorezcan el adelanto de las mujeres en todas las etapas del proceso educativo.  Desarrollar investigación multidisciplinaria encaminada a crear modelos de detección de la violencia contra las mujeres en los centros educativos.  Capacitar al personal docente en derechos humanos de las mujeres y las niñas.

15

PSE “PROGRAMA SECTORIAL DE EDUCACIÓN” http://www.sep.gob.mx/work/models/sep1/Resource/93128/1/PSEPISAV2.pdf, consultado en octubre de 2010 16 PND, “PLAN NACIONAL DE DESARROLLO” http://pnd.calderon.presidencia.gob.mx/igualdad-de-oportunidades/igualdadentre-mujeres-y-hombres.html, consultado en octubre de 2010 17 PEE, “PROGRAMA ESTATAL DE EDUCACIÓN” http://intranet.ehidalgo.gob.mx/siieh/Programas/Dependencias/educacion/Programa%20Estatal%20de%20Educacion.pdf, consultado en octubre de 2010 18 Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, “LEY GENERAL DE ACCESO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA” http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGAMVLV.pdf, consultado en octubre de 2010

 Formular y aplicar programas que permitan la detección temprana de los problemas de violencia contra las mujeres en los centros educativos, para que se dé una primera respuesta urgente a las alumnas que sufren algún tipo de violencia. 4. LEY GENERAL PARA LA IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES en su CAPÍTULO SEXTO: De la eliminación de estereotipos establecidos en función del sexo, ARTÍCULOS 41 y 42 observa19: Art. 41.-. Será objetivo de la Política Nacional la eliminación de los estereotipos que fomentan la discriminación y la violencia contra las mujeres. Art. 42.- Para los efectos de lo previsto en el artículo anterior, las autoridades correspondientes desarrollarán las siguientes acciones: I. Promover acciones que contribuyan a erradicar toda discriminación, basada en estereotipos de género; II. Desarrollar actividades de concientización sobre la importancia de la igualdad entre mujeres y hombres, y III. Vigilar la integración de una perspectiva de género en todas las políticas públicas. 5. CONVENCIÓN SOBRE LA ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN CONTRA LA MUJER, el cual se encuentra vinculado con las Leyes antes mencionadas, específicamente en sus ARTÍCULOS 5. a, 10. a, b, c y f; y con el ARTÍCULO 11. c20 Las primeras acciones puestas en marcha en la Institución, en cumplimiento de las normativas alineadas fue realizar un desglose del alumnado por género; tanto en su totalidad, como por P. E. obteniéndose los siguientes resultados: Tabla 1: Distribución de alumnos y alumnas de la UPP por P. E.:
P. E M H Total Posgrado 20 20 40 Mecatrónica 64 586 650 Telemática 63 137 200 Biotecnología 277 173 450 Financiera 204 126 330 Software 48 172 220 Terapia Física 614 36 650 Bioingeniería 89 61 150 Automotriz 13 407 420 Total 1,392 1,718 3,110 % 44,75% 55,24% 100%

19

Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, “LEY GENERAL PARA LA IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES”, http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGIMH.pdf, consultado en octubre de 2010 20 ONU “CONVENCIÓN SOBRE LA ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN CONTRA LA MUJER” http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/100039.pdf, consultado en octubre de 2010

El mismo ejercicio se llevó a cabo con las Bajas, los índices de reprobación, los alumnos y las alumnas que se encuentran haciendo su Servicio Social o sus Estadías, los beneficiados por Becas Institucionales, Estatales, Nacionales, entre otras; los graduados y titulados. Como segunda medida, se estableció un convenio bilateral con el Instituto Hidalguense de las Mujeres (IHM), en “correspondencia con el plan de institucionalización de la perspectiva de género como eje rector de la Administración Pública del Estado; la promoción y el fomento de acciones que posibiliten la no discriminación, la igualdad de oportunidades y de trato entre géneros, así como el ejercicio pleno de todos los derechos de las mujeres y su participación equitativa en la vida política, cultural, económica y social del Estado”.21 Propuesta que viene promoviendo el IHM, a la cual la UPP desea sumarse, como Universidad Politécnica, pionera en la puesta en marcha de un Proyecto para fomentar el desarrollo de la equidad de género: OBJETIVO GENERAL: Establecer un proceso de sensibilización en género para que las y los integrantes de la comunidad educativa de la Universidad Politécnica de Pachuca, identifiquen los valores de equidad y respeto a las diferencias a fin de propiciar una transformación positiva de las relaciones de género. OBJETIVOS ESPECÍFICOS: 1. Informar al personal docente y administrativo de la UPP, sobre las construcciones sociales en que se establecen las relaciones entre géneros. 2. Reflexionar con los alumnos de la UPP sobre las asignaciones de género y su incidencia en la salud mental.

21

IHM, “Instituto Hidalguense de las Mujeres” http://www.equidad.scjn.gob.mx/IMG/pdf/Compendio.pdf, consultado en octubre de 2010

3. Reflexionar en torno a las creencias, actitudes, roles y estereotipos asociados a las distintas representaciones sociales; con los alumnos de la UPP. 4. Proporcionar información a los alumnos de la UPP; que favorezca el reconocimiento y ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos. 5. Generar procesos de reflexión a fin de poder identificar las diferentes formas de expresión de la violencia en el noviazgo. A tales fines, se tienen planificadas una serie de metas a corto, mediano y largo plazo: Actividades a corto plazo:  Proceso de sensibilización dirigido a 102 profesores de tiempo completo (PTC) de la Institución, 35 mujeres y 67 hombres; mediante la formación de tres grupos a los cuales se les impartió un taller dividido en ocho sesiones de una hora y media cada uno, con una frecuencia de una sesión por semana en correspondencia con los objetivos específicos 1 y 2, señalados anteriormente.  Proceso de sensibilización dirigido a 97 administrativos de la Institución, 40 mujeres y 57 hombres; mediante la formación de tres grupos a los cuales se les impartió un taller dividido en ocho sesiones de dos horas cada uno, con una frecuencia de una sesión por semana, con objetivos similares a los del curso dirigido a PTC.  Conferencia magistral por parte de la Dra. Concepción Delgado Parra colaboradora del IHM, dirigida a la comunidad universitaria de la UPP y posterior firma de Convenio entre ambas instituciones, llevada a cabo en las instalaciones de la UPP el día 14 de octubre de 2010.  Proceso de sensibilización dirigido a alumnos interesados de nuevo ingreso a la Institución, mediante la formación de cuatro grupos de 30 alumnos cada uno, a los cuales se les impartirá un Taller de Sensibilización en Equidad de Género a fines del cuatrimestre septiembre – diciembre del año en curso, con una frecuencia de una sesión semanal, de hora y media. El mismo será impartido por los especialistas del IHM.  Campaña de difusión y sensibilización mediante el diseño y la impresión de: mantas, trípticos, volantes, etc.

Actividades a mediano plazo:  Instalación de un módulo permanente por parte del IHM en la UPP para favorecer el contacto de la comunidad universitaria con la problemática en cuestión.  Difusión a alumnos de cuatrimestres avanzados mediante talleres basados en una cultura de sensibilización en equidad de género para inicios del próximo ciclo escolar, por parte de los alumnos capacitados previamente en la UPP, con la supervisión del IHM.  Continuidad del proceso de sensibilización dirigido a alumnos interesados de nuevo ingreso a la Institución, mediante talleres impartidos por parte del personal previamente capacitado de la UPP, con la supervisión del IHM. Actividades a largo plazo:  Concursar con el proyecto para una cultura de equidad de género en las Universidades Politécnicas, en la convocatoria Fondo Sectorial de Investigación para la Educación Investigaciones acerca de la Violencia de Género Investigaciones con enfoque de Género SEP/SES/UPEPE/CONACYT22, así como también en la Convocatoria Subsecretaría de Educación Superior Dirección General de Educación Superior Universitaria Programa FOMES, a fin de conseguir recursos para financiar un diagnóstico del mismo.  Elaboración de un modelo para generar un precedente a fin de desarrollar un Programa de política pública e institucionalizar una cultura de equidad de género como proyecto en las Universidades Politécnicas.  Elaboración de un Código de Ética conforme a una perspectiva de equidad de género.  Publicación de una memoria bibliográfica con los resultados del proyecto de la UPP “por una cultura universitaria con equidad de género. Avances y desafíos”.  Certificación de la UPP en el Modelo de Equidad de Género MEG: 200323.
22

CONACYT, http://www.conacyt.mx/Fondos/Sectoriales/SEP/SEP-UPEPE-SES/SEP-UPEPE-SESCONACYT_ ConvocatoriaCerrada.html, consultado en octubre de 2010
23

Sintetiza un proceso de toma de conciencia sobre las condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, así como la importancia de tomar en cuenta las cuestiones de género en las organizaciones, lo que representa, un nuevo reto para mejorar la administración de los recursos humanos. Lo anterior se fundamenta en una acción tendiente a combatir costumbres y prácticas discriminatorias, mediante la promoción de una cultura de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Su desarrollo e implantación puede llevarse a cabo en plena concordancia con cualquier otro sistema de gestión nacional o internacional establecido en la organización, como pueden ser las normas SA 8000, ISO 9000 e ISO 14000, por citar sólo

CONCLUSIONES Y RESULTADOS:

Como hemos visto a lo largo de esta presentación, desde los acuerdos firmados por los países participantes en la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en Beijing, hasta las Normatividades Vigentes del Sector Educativo; es menester poner en práctica políticas basadas en equidad de género que favorezcan el acceso a la educación y demás servicios tanto para mujeres como para hombres, así como un empleo bien remunerado sin distinciones de género y la prioridad de garantizar el derecho a una vida libre de violencia, entre otros. Para llevar a cabo estas medidas esenciales, es indispensable fomentar el conocimiento y sensibilización de la comunidad educativa sobre perspectiva de género mediante su incorporación como un eje transversal al sistema educativo para de esta forma, poder detectar los factores de desigualdad e inequidad propiciando la puesta en marcha de acciones remediales y en su caso, preventivas, que transformen las viejas estructuras sustentadas en estereotipos en torno a los sexos a partir de una práctica docente transformadora. Basándonos en estos principios, a partir de la puesta en marcha del Proyecto de la Universidad Politécnica de Pachuca (UPP) por una cultura universitaria con equidad de género, hemos capacitado al 44% de nuestros profesores y profesoras de tiempo completo (igual porcentaje de hombres y mujeres) los cuales a su vez, fungen cada uno, como Tutores de 29 alumnos y alumnas en correspondencia con su P. E. de adscripción. De la misma forma, fueron capacitados el 32% del personal administrativo de la Institución, representando la mayor proporción de participantes, el personal femenino (la mitad más dos de los asistentes). La tercera etapa del Proyecto estará destinada al alumnado, para lo cual, esta planificado para el cuatrimestre enero – abril 2011 invitar a los alumnos de nuevo ingreso a la Institución, a formar parte de los Talleres dictados por personal especializado del IHM donde se abordarán los temas señalados en los Objetivos Específicos del Proyecto, señalados durante el desarrollo del presente trabajo: Al cabo de esta primera etapa de sensibilización e información a una muestra representativa de la comunidad educativa en su conjunto, se efectuará un diagnóstico de la situación actual respecto a la perspectiva de género al interior de la Institución tomando como referencia la población sin capacitar. De esta forma, podremos establecer una comparación y una estimación de los avances obtenidos en vista de perfilar los nuevos desafíos.

unas cuantas. El Modelo es también base y apoyo para generar evidencia en el cumplimiento de esquemas de empresas socialmente responsables. El Modelo de Equidad de Género MEG: 2003 es emitido y aprobado por el Instituto Nacional de las Mujeres