El grito de Antígona Judith Butler

Profesor: Cristóbal Duran Alumno: Baltazar Acosta Construcción del Psiquismo

Capitulo I: El grito de Antígona. En un principio Butler expone a Antígona como una contra-figura, para las feministas que buscan el apoyo del estado, para atreves del él, dar pie a objetivos políticos feministas. La escritora Luce Irigaray preserva a Antígona como referente del antiautoritarismo. Con antelación nos describe una Antígona que pone en cuestión la posibilidad política que nace cuando se muestran los límites de la representación y representatividad. Para Hegel, Lacan y otros, Antígona representaba no una figura política sino un icono prepolítico opositor. Hegel ve en Antígona la representación del parentesco y su disolución, y en Creonte el orden ético y la autoridad estatal. Lacan por su lado muestra en una lectura particularizada del conflicto, Antígona en los límites del ámbito de lo imaginario y lo simbólico. En este libro, la visión de Judith Butler muestra algunas conexiones y diferencias con las lecturas de Hegel y Lacan, con respecto a la diferencia sexual y el parentesco. También pone énfasis la relación entre, el parentesco y el estado. ³La obra plantea dos cuestiones: si puede existir parentesco ±entendiendo por tal no sólo a la ³familia´- sin el apoyo y la mediación del estado, y por el otro, si puede existir el estado sin la familia como un sistema de apoyo y de mediación del mismo. Es más ¿se puede sostener la independencia entre ambos términos cuando el parentesco representa una amenaza para la autoridad del estado y éste se alza en una violenta oposición contra el parentesco?´1 Tomando en cuenta el conflicto con un final funesto entre sus dos hermanos, y la determinación de Creonte de no darle sepelio a Polinices, ya que lo considera como infiel y enemigo de la polis, Antígona se rebela. Polinices para Antígona funciona como un trampolín hacia la esfera política, aunque finalmente sin poder pertenecer a ella. La visión hegeliana plantea la separación del estado y el parentesco, mostrando de esta forma, también su relación primordial. A la luz de esto Butler plantea que la posición que ocupa Antígona en el conflicto entre parentesco-estado es un espacio no definido.
1

Butler, Judith, El grito de Antígona, El Roure editorial, Barcelona, 2001. Pp.20

Primero Antígona tiene un vínculo directo de parentesco con Creonte, donde se puede observar que no hay una real contraposición entre ellos. Estos se necesitan recíprocamente. Por otro lado es también hija del incesto entre Edipo y Yocasta. Cegada por el amor incestuoso hacia su hermano Polinices, desestructura el orden de la polis. Primero enterrando dos veces a Polinices y después haciéndole frente verbalmente a Creonte al no querer negar su implicancia en lo acontecido. Es además como pone en cuestión la soberanía de género. Y Creonte manifiesta que mientras el viva ninguna mujer gobernara. Antígona va a actuar de una forma masculina ³no sólo porque desafía la ley sino también porque se apropia de la voz de la ley para cometer un acto en contra de la ley misma´2. Abriendo así una brecha entre el parentesco y la política. Una contradicción que ve Judith Butler en la lectura de Hegel, es la negación del deseo entre hermanos. Sin un fundamento de peso, ¿es pura la relación entre hermanos? ¿Antígona sigue realmente la ley de los penates? En este pasaje Butler sustenta lo dicho con anterioridad: ³Nunca jamás, ni aunque mis hijas e hijos o mi esposo estuvieran muertos convertidos en polvo hubiera asumido esta responsabilidad, en contra de los ciudadanos. ¿En virtud de qué ley digo esto? Si mi esposo hubiera fallecido podría tener otro, y tener un hijo o una hija con otro hombre, pero con mi padre y mi madre allá abajo en el Hades, nunca podría tener otro hermano. Fue por esta ley la que os hice un honor especial, pero parece según Creonte lo hice mal y mostré una gran imprudencia, oh hermano mío. Y ahora el me lleva así de sus manos, sin matrimonio, sin enlace nupcial, sin haber participado del matrimonio o de la crianza de los hijos´. (900-920) Antígona, desde Hegel a Lacan ha sido identificada como defensora de un parentesco marcadamente no social. Para el estructuralista Lévi-Strauss la prohibición del incesto tiene cierta autonomía con sus modalidades, y que esto seria la esencia del tabú del incesto. En el sentido de norma la prohibición, es por un lado social y pre-social, en su universalidad. Esta norma no es solo biológica, ni cultural sino que por su condición de norma es también un fenómeno social. Lévi-Strauss plantea la prohibición como el vínculo entre la naturaleza y la cultura. Butler desdeña esta visión ya que, si esta

2

Ídem. Pp.26

relación es de una exclusión mutua, como se puede entender como un enlace o una transición. Lacan en 1953 desarrolló su estudio más metódico de lo simbólico. Observando con detenimiento a Antígona nos dice que no es a Polinices a quien ella ama, sino a su ser en si. En la lectura de Lacan se toma la posición particular de Antígona, explicando la tragedia desde el deseo fatalista de Antígona. Butler se pregunta ¿es esta la manera correcta de interpretar su deseo? Es aquí cuando Butler explica que el argumento estructuralista lacaniano, se apresuran a pensar que antigona tiene claro la definicion de roles del parentesco el cual finalmente lleva a cuestionar la pureza y la universavilidad de las normas estructuralistas. Ya dando le forma a su propia lectura Butler en contraposicion de Lacan y Hegel, pero principalmente al estructuralismo, ya que coincidera retrasadas sus formas de abordar las tematicas del genero y la sexualidad. Butler nos plantea, Antígona no representa el parentesco en su forma ideal, sino más bien en su deformación y desplazamiento, poniendo en crisis los regímenes vigentes de representación.3 Para Judith Butler los que pretenden mostrar las versiones normativas del parentesco, como esenciales para el funcionamiento de la cultura, suprimen la posibilidad de trasformación social sin preguntarse jamás ¿Qué pasó con los herederos de Edipo?

Capitulo II: Leyes no escritas, transmisiones aberrantes. En este capitulo Butler desenvuelve el problema, de porque Antígona procura su propia muerte, mas allá de el edicto de su tío. Antígona se posiciona desde el lenguaje de la soberanía, para hacerse escuchar en la esfera política. Si su discurso que declina en su muerte no responde a un discurso político de supervivencia, y tampoco responde netamente en la problemática de las relaciones de parentesco ¿entonces a que responde? En la lectura de Hegel se diferencia con claridad entre estado y parentesco, y en la visión de Lacan el parentesco es una función de lo simbólico divorciado de la esfera social, ya que la insoportabilidad simbólica de su deseo la que la lleva a su desenlace. Butler se distancia de estas dos visiones aunque elabora una reconfiguración de algunos

3

Ídem. Pp. 42

putos de estas. y expone que su lectura intentará conducir estas distinciones a una crisis productiva.

Hegel distingue a Edipo de Antígona y determina que el crimen de Edipo es excusable y el de ella no. Hegel se inclina hacia Creonte, haciendo ver la legitimidad de la ley. En cuanto Antígona no niega el crimen, Hegel considera un agravante que la excluye de la ley ética. Hegel ve en la culpa la reivindicación del derecho. Así Antígona esta más allá de la culpa. Para Hegel la feminidad es la eterna ironía de la comunidad, el estado en propiedades y ornamentos para la familia, mostrando la superposición del estado sobre las leyes no escritas implicadas con la feminidad y los dioses. Con esta acepción Antígona solo puede ser considerada una criminal. Explícitamente Butler no piensa que el tabú del incesto es lo que irrumpe en el amor de las partes de la familia, mas viene ser el sacrificio de un hijo en pro del estado. El estado encuentra su ejército de la familia y la familia encuentra en el estado su disolución. ³Lacan despliega la perversión aparente de Antígona para confirmar una ley insoluble del parentesco´ 4 Lacan se separa de Hegel, observando el conflicto desde el deseo que solo puede encontrar su saciedad en la muerte. En la lectura de Lacan lo simbólico captura a Antígona, y aunque se suicide en la tumba, permanece la pregunta sobre si ella puede o no tener importancia de una forma tal que exceda el alcance de lo simbólico. Redefine también la problemática de Antígona como una dificultad interna del deseo de hacer el bien, el deseo de vivir en conformidad con la norma ética. Lacan reconoce que existe un límite en este punto, que constituirá el límite de la cultura en sí, un límite necesario después del cual está la muerte.5 Finalmente Butler pone es cuestión la lectura de Antígona que hace Lacan. Capitulo III: Obediencia Promiscua. Butler muestra la controvertida pregunta que hace George Steiner ¿Qué pasaría si el psicoanálisis hubiera tomado a Antígona, en lugar de Edipo, como punto de partida? Desde mi visión sintetizando así los dos capítulos anteriores.

4 5

Ídem. Pp. 62 Ídem. Pp. 77

Edipo desencadena que sus términos de parentescos pasen a ser inalterablemente erróneos y confusos. Por consiguiente Antígona esta en una posición difusa dentro del parentesco. Entendiendo entonces el parentesco con relación a la practica del mismo. Cuando entierra a Polinices, no solo actúa desde el parentesco, Antígona actuará a través de la palabra del padre y de la misma palabra ella defenderá su acto. Este que esta condicionada por su linaje incestuoso, o sea la maldición que Edipo lanzó sobre Polinices, morir en la batalla y ser recibido en el infierno. Antígona desplaza el amor que siente por Edipo hacia Polinices, en efecto convierte a polinices en su único amor. En esta medida traiciona a su padre. Butler pone en cuestión si al que ama Antígona realmente es a Polinices, por que para Antígona al perpetuar el acto de su entierro, ellos ya son intercambiables. ³Ella es maldecida con la obligación de mantenerse fiel a un hombre muerto´6 la cual la convierte en hombre. Para Hölderlin la fuerza particular de la palabra como hecho al interior de la familia o, dentro del parentesco, se exige a cumplir. Después delos antecedentes ya trazados Butler vuelve al análisis de Antígona pasando por el colador el punto de vista del psicoanálisis, mostrando su carácter dogmatico, con respecto a la prohibición del incesto, la heterosexualización de la familia. Para Butler, Antígona se transforma en la contra-figura del diseño edipal del psicoanálisis. También como pieza fundamental para los cambios sociales, en tanto su posición pre-política.

6

Ídem. Pp. 85

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful