You are on page 1of 2
Introducción Bienvenida. Finalidad de este encuentro: Canto – Salmo – Oración. Compartir cómo ha estado la

Introducción

Bienvenida.

Finalidad de este encuentro:

Canto – Salmo – Oración.

Compartir cómo ha estado la oración y reflexión personal desde el último encuentro.

Preguntas sugeridas para el diálogo.

¿Sobre que he reflexionado u orado estos días?

¿Qué sentimientos, mociones internas han

predominado en la oración? ¿Cómo ha estado mi vida estos días? ¿Cuál es el

tono con el que estoy viviendo? Aspectos o acontecimientos que quisiera comentar

Compartir el tema reflexionado este lapso.

Se aplicarán a aquellos temas que lo permitan.

Aspectos que me llamaron la atención.

Dudas y aclaraciones

Aspectos a desarrollar o a profundizar

(Algunas guías de los temas pueden contener

preguntas que faciliten su discusión colectiva) Recoger los puntos que consideremos conveniente.

Entrega del siguiente material.

Sería conveniente que alguna persona lo haya leído previamente y presente unas mínimas orientaciones, en caso de que sea necesario.

Momento de oración, lectura de la Palabra

Iremos proponiendo algunos esquemas, con la finalidad de que cada grupo vaya encontrando y construyendo el suyo.

No serán contradictorios o excluyentes. En muchos casos serán complementarios. Recuerda, cada grupo ha de ir haciendo su caminar.

Meditar la Palabra de Dios i :

Proclamar el texto, guardar silencio y escucharlo con el mayor respeto. El

texto puede ser leído cuantas veces sea necesario. Entre todos, procuramos recordar lo que pasó en la narración del Evangelio: sus personajes, quiénes hablan, qué dicen, qué grupos hay, qué sucede. Lo importante es escuchar lo que quiere decir el texto bíblico en sí antes de compararlo con nuestra realidad o dar nuestra opinión. Meditar el texto, uniéndolo con la vida por medio de las preguntas. Después de un tiempo prudencial de silencio y oración (ver recuadro), pasamos a compartir. No se trata de discursos, consejos o lo que debería ser. Aportamos lo que sale de nuestra oración, de lo más profundo de nosotros. Es muy importante que nos escuchemos unos a otros con respeto y atención. El Mensaje de Dios lo recibiremos entonces como fruto del esfuerzo común. No es para discutir ii .

Celebrar la Palabra de Dios:

 

Llegar

a

un

compromiso

de

grupo

a

la

luz

de

la

Palabra

de

Dios.

Hacer oración

rezar Concluir con oraciones de los participantes o con un canto final.

y

un

con

salmo

relacionado

el

tema

del

día.

En lo personal, estos pasos:

Leer y releer, cada vez más, hasta conocer lo que está escrito;

Repetir en la mente o vocal, lo que fue leído y comprendido y rumiarlo hasta

que, desde la cabeza y la boca, pase al corazón y entre en el ritmo de la propia vida; Responder a Dios en la oración y pedir que nos ayude a practicar lo que su

Palabra nos pide; El resultado es una nueva luz en los ojos que permite saborear la Palabra y

mirar el mundo de manera distinta. Con esa luz en los ojos, se comienza, nuevamente, a leer, a repetir, a responder a Dios, y así sucesivamente .. Y desde ahí vamos compartiendo comunitariamente.

Despedida. Posibles acuerdos para el siguiente encuentro.

i Ver notas al primer encuentro ii Ver notas al primer encuentro

Related Interests