Siniestrabilidad laboral en la actividad clínica veterinaria

Ignacio Ramón García Gómez Asesor Veterinario Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales Director ALBEITARES CONSULTORES S.L.

La eficacia de la actividad preventiva viene dada por la observación de los principios de prevención y por acciones concretas de información, formación, consulta y participación de los elementos laborales, los trabajadores

Los riesgos asociados a las actividades laborales aparecen desde que el hombre inventó las primeras herramientas en la edad de piedra, pero en la antigüedad no se le daba ninguna importancia a la persona en el ámbito del trabajo, basta con reflexionar un poco sobre el gasto de vidas humanas que supusieron las obras monumentales, como las pirámides egipcias o los acueductos romanos. Pero ya alrededor del año 1800 a.C. aparece en Mesopotamia el Código Hammurabi, primer antecedente histórico conocido de una normativa de protección al trabajador, con este Código se desarrollaron una serie de normas de protección del débil frente al fuerte, una definición detallada de indemnizaciones ante eventos dañosos, la creación de tribunales de conciliación, así como datos sobre prácticas médicas. Posteriormente Hipócrates en su juramento Hipocrático en el siglo IV a.C. o Paracelso en el siglo XVI describieron la relación directa del padecimiento de determinadas enfermedades con profesiones y actividades laborales concretas. Pero sin embargo hasta el siglo XVII, con el médico italiano Bernardino Ramazzini de Carpi no se comienza a tratar como una ciencia nueva la que se conocería como la “Medicina del Trabajo”. En el ámbito del Derecho paralelamente a los avances de la revolución industrial en el siglo XIX fueron apareciendo las primeras leyes de protección de los trabajadores. Así en 1812 el parlamento Británico aprobó una Ley de Protección del menor en el ámbito Laboral y en 1833 se aprobó un reglamento de industria que incluía la normativa legal sobre prevención e higiene. En 1889 se celebra el primer congreso internacional de accidentes de trabajo en Paris, al cual le continuarían los congresos de Alemania y Suiza, los cuales darían lugar al reconocimiento de la necesidad de una intervención de la Administración pública para controlar la aplicación de la legislación sobre las limitaciones de ciertos trabajos con fines proteccionistas, en especial hacia las mujeres y los menores.

En los albores del siglo XX se hacen las primeras tentativas para la constitución de la Organización Internacional del Trabajo (O.I.T.) quedando definitivamente constituida en 1919 en el tratado de Versalles. El 30 de enero de 1900 se aprueba la Ley de accidentes de Trabajo conocida como Ley Dato, que es el inicio del desarrollo en España del derecho de seguridad e Higiene en el trabajo. En ella se establece que el patrono es responsable de los accidentes de trabajo centrándose en los riesgos profesionales, que podían ser objeto de aseguramiento voluntario. En 1940 se desarrolló en España una norma general y especifica, sobre las condiciones de trabajo y sobre las medidas de seguridad e higiene laboral, a adoptar en determinadas actividades laborales, lo cual quedo plasmado en el Reglamento General de Higiene en el Trabajo. Por otro lado en el año 1970 se establece el Plan Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que finalmente, pasaría a ser el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. El mencionado reglamento de 1.940 fue derogado por la Ordenanza General de Seguridad e Higiene en el Trabajo de 1971. En 1978, La Constitución española, señala en su art. 40.2 como uno de los principios rectores de la política social y económica, velar por la seguridad e higiene en el trabajo. En 1995, por primera vez en España se adopta con rango de Ley, una legislación básica y especifica sobre la seguridad y la salud en el trabajo: La Ley 31/1995, de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales. Desde la promulgación en el año 1995 de esta Ley, se han venido desarrollando la actividad preventiva como pieza fundamental en toda actividad laboral, ya que se establecen diferentes aspectos fundamentales, emanados de la implantación de esta ley:

Siniestrabilidad laboral en la actividad clínica veterinaria
nº 8

Así, en primer termino, se orienta la acción preventiva en la actividad laboral como elemento esencial para garantizar el nivel de protección eficaz en cuanto a se refiere a la seguridad y la salud de los trabajadores. Igualmente se persigue el establecimiento de una cultura de la prevención que abarque a todos los niveles de la sociedad.
VALORES ABSOLUTOS E ÍNDICES

En un segundo punto, la eficacia de la actividad preventiva viene dada por la observación de los principios de prevención y por acciones concretas de información, formación, consulta y participación de los elementos laborales, los trabajadores. A continuación, se expresa que el principal protagonismo corresponde al empresario con
VARIACIONES SOBRE EL AÑO ANTERIOR

Absolutas 2001 Accidentes con baja en jornada de trabajo Leves Graves Mortales Accidentes sin baja en jornada de trabajo Leves Graves Mortales Accidentes sin baja “in itinere” 933.484 12.086 1.030 845.104 925.201 11.886 1.101 800.613 63.870 -131 32 42.671 13.328 446 -106 60.266 -8.283 -200 71 -44.491 7,5 -1,1 2,9 5,7 2002 2000 2001 ACCIDENTES DE TRABAJO 2002 2000

Relativas. En porcentaje 2001 2002

1,4 3,8 -9,3 7,7

-0,9 -1,7 6,9 -5,3

Accidentes con baja “in itinere” 75.203 2.676 457 4.077 75.472 2.567 443 3.874 9.507 216 -18 -96 6.006 -40 13 293 Fuente: INSHT, mayo 2004. 269 -109 -14 -203 15,9 8,6 -3,9 -2,5 8,7 -1,5 2,9 7,7 0,4 -4,1 -3,1 -5,0

García I.

realidad, prestando el apoyo y asesoramiento necesario, además de ejercer la vigilancia y control del cumplimiento de la normativa y, en su caso, la potestad sancionadora. • Y por ultimo, la implantación de la Ley, pretende lograr el objetivo de la integración de la prevención en el proceso productivo y en la organización empresarial, con la participación de los recursos derivados de los servicios de prevención, que contaran siempre con un marcado carácter interdisciplinar, para lograr transformar en realidad, este objetivo.

Pero la implantación directa y consciente de la actual normativa en materia de prevención laboral va estrechamente unida al nivel de incidencia de la siniestrabilidad en esa actividad profesional. De esta manera la accidentabilidad en sectores como la minería, la construcción o la industria han supuesto los puntos críticos de incidencia del mayor esfuerzo. Pero por desconocimiento, ausencia o no identificación en España no se disponen de estadísticas específicas sobre los accidentes y enfermedades profesionales que se producen exclusivamente entre los profesionales veterinarios. No obstante, el Ministerio de Trabajo a través del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) hacen públicos estos datos bajo el epígrafe de la rama de actividad “Actividades sanitarias y veterinarias, servicios sociales”. Estos datos dan una orientación sobre las tendencias de accidentes, su incidencia y gravedad. Se observa que, pese a la normativa sobre prevención, cada año aumentan el número total de accidentes que se producen. Revisando los datos disponibles que se refieren a la rama de actividad donde se incluyen las actividades veterinarias, se observa que se mantiene la tendencia alcista general. Así, los accidentes registrados en jornada de trabajo con baja (incluidos in itinere) aumentaron tanto en valor absoluto como relativo. En el apartado de incidencia de accidentes con baja, se observa que desde al año 1998 hay una tendencia alcista.

la participación de los trabajadores que cooperaran en todo aquello que sea necesario. La administración velará para que la mejora progresiva de las condiciones de trabajo sea una

TOTAL ACCIDENTES Total 2001 TOTAL Actividades sanitarias y veterinarias, Servicios sociales 1.874.117 2002 1.821.157 2001 1.024.936 2002 1.016.670 2001 946.600

CON BAJA En Jornada de trabajo 2002 938.188 2001 78.336 “In itinere” 2002 78.482 2001 849.181

SIN BAJA 2002 804.487

59.307

61.040

31.818

33.712

26.411

28.010

5.407

5.702

27.489

27.328

Respecto de las enfermedades profesionales, los datos disponibles son:
TOTAL Total 2001 TOTAL Actividades sanitarias y veterinarias, SS. 22.844 816 2002 25.040 1.036 2001 17.896 615 2002 20.722 819 2001 17.725 576 Leves 2002 20.568 780 2001 171 39 CON BAJA Graves 2002 152 39 2001 Mortales 2002 2001 4.948 201 2002 4.318 217 SIN BAJA

Siniestrabilidad laboral en la actividad clínica veterinaria

Nut rición
Tipos de lesiones

nº 8

zonas donde se producen las lesiones

Analizando los datos facilitados por una Mutua, FREMAP, relativos a los accidentes ocurridos a determinados profesionales veterinarios durante el 2004, y haciendo el estudio con valores porcentuales para hacer una aproximación más orientativa, se obtienen las siguientes conclusiones: la mayor parte de los accidentes son ocasionados por golpes, mordeduras y patadas; en tanto que las lesiones suelen concentrarse en extremidades, principalmente muñeca, mano y dedos. A todas luces, unos datos insuficientes, poco significativos y carentes de utilidad preventiva. En el quehacer diario de todo profesional clínico veterinario se encuentra inmerso, la propia actividad preventiva, fundamentalmente enmarcada dentro de las praxis clínicas

con un objetivo directo de higiene reciproca entre el clínico y el animal. La zoonosis, es un término con el que el profesional veterinario se encuentra familiarizado ya que es uno de los pilares de vigilancia de su actividad profesional y sin duda un concepto profundamente insertado en nuestra conciencia profesional. Y sin duda aparecen numerosos ejemplos de accidentes laborales y enfermedades profesionales que acontecen a los profesionales veterinarios que son trasmitidas como “Gajes del Oficio”, o incluso percibidos como algo totalmente asumido en su padecimiento por el propio quehacer profesional. Pero, dentro del marco normativo de la actividad preventiva laboral, aparecen numerosas lagunas, que son imprescindibles esclarecer. Así, nos aparecen diferentes preguntas:

García I.

Bibliografía
¿Cuáles son los índices de siniestrabilidad laboral en la práctica Clínica Veterinaria? ¿Cuáles son los agentes causantes de esta siniestrabilidad y cuáles han de ser las medidas de protección frente a estos agentes? ¿Cuál es el grado de incidencia de las enfermedades profesionales declaradas en el Real Decreto Legislativo 1/94 en los profesionales Clínicos Veterinarios? ¿Cuáles son los Riesgos más comunes en según que práctica Clínica? ¿Cuáles han de ser las bases organizativas para la identificación, evaluación y gestión de los riesgos laborales en cada una de las Actividades Clínicas Veterinarias? A todas estas preguntas, se pretenderá dar respuesta como fundamento de un trabajo que ha de contar con la ayuda de numerosas instituciones, y administraciones.
LEY 31/1995 DE 8 DE NOVIEMBRE, DE PREVENCIóN DE RIESGOS LABORALES. LEY 54/2003, DE 12 DE DICIEMBRE, DE REFORMA DEL MARCO NORMATIVO DE LA PREVENCIóN DE RIESGOS LABORALES. REAL DECRETO 171/2004, DE 30 DE ENERO, POR EL qUE SE DESARROLLA EL ARTÍCULO 24 DE LA LEY 31/1995, DE PREVENCIóN DE RIESGOS LABORALES. REAL DECRETO 39/1997, DE 17 DE ENERO, POR EL qUE SE APRUEBA EL REGLAMENTO DE LOS SERVICIOS DE PREVENCIóN Y MODIFICACIóN POSTERIOR REAL DECRETO 780/1998, DE 30 DE ABRIL, POR EL qUE SE MODIFICA EL REAL DECRETO 39/1997, DE 17 DE ENERO. AMUEDO-DORANTES, C. (2002) “WORk SAFETY IN THE CONTExT OF TEMPORARY EMPLOYMENT: THE SPANISH ExPERIENCE” INDUSTRIAL AND LABOR RELATIONS REVIEW 55 (262-285) CASTEJóN VILELLA, E. (2000A) “ACCIDENTALIDAD LABORAL. MEJORAMOS AUNqUE NO LO PAREzCA” PREVENCIóN TRABAJO Y SALUD , 5 (5-9) GONzáLEz DE LENA ALVAREz, F. (2000) “LA NORMATIVA ESPAÑOLA SOBRE PREVENCIóN DE RIESGOS LABORALES. ANTECEDENTES, CONTENIDOS Y TéCNICAS DE REGULACIóN” REVISTA ASTURIANA DE ECONOMÍA 18, 25-45. VENTURA, J. Y SUáREz, E. (2000) “EL PAPEL DE LAS MUTUAS DE ACCIDENTES DE TRABAJO EN LA GESTIóN DE LOS RIESGOS LABORALES” REVISTA ASTURIANA DE ECONOMÍA 18, 75-93