Asunto: Alcance de información jurídica  (Convocatoria Nº 007‐2010‐CNM para procesos de ratificación)      AL PRESIDENTE DEL CONSEJO NACIONAL DE LA MAGISTRATURA    Ernesto  Carlos  de  la  Jara  Basombrío,  identificado  con  DNI  Nº  07852765

,  Miguel  David  Lovatón  Palacios,  identificado  con  DNI  Nº  07900393  y  Cruz  Lisset  Silva  Del  Carpio  identificada  con  DNI  Nº  40632855,  en  calidad  de  personas  naturales,  todos  abogados  que  trabajan en el Instituto de Defensa Legal – IDL, y fijando domicilio legal  común  en  Avenida  del  Parque  Norte  Nº  829,  Urbanización  CORPAC,  San Isidro; nos presentamos respetuosamente ante Usted para poner  en su conocimiento lo siguiente:      En  la  Convocatoria  de  procesos  individuales  de  evaluación  integral  y  ratificación  Nº  007‐ 2010‐CNM,  ha  sido  convocado  el  MAGISTRADO  SUPREMO  ROBINSON  OCTAVIO  GONZALES  CAMPOS.  El  magistrado  mencionado,  cuya  entrevista  ha  sido  programada  por  el  Consejo  Nacional de la Magistratura – CNM para el viernes 05 de agosto a las 8.15am, ha emitido en los  siete  años  de  ejercicio  de  la  magistratura  que  serán  evaluados  en  el  presente  proceso  de  evaluación  integral  y  ratificación,  resoluciones  judiciales  que  cuestionan  gravemente  la  idoneidad requerida como Magistrado Supremo.   Tales decisiones, que no son nuevas (es decir ya han sido públicas y cuestionadas en su debido  momento),  y  que  a  continuación  reseñaremos,  vulneran  los  compromisos  internacionales  y  bienes  jurídicos  constitucionales  del  Estado  Peruano  en  materias  sensibles  como  la  lucha  contra la corrupción, la defensa de los derechos humanos y la perspectiva de género.  Ello,  sin  tener  en  cuenta  que  incluso  una  de  tales  resoluciones  (en  el  caso  denominado  “Ley  Wolfenson”)  promovió  la  inseguridad  jurídica  en  relación  a  las  sentencias  del  Tribunal  Constitucional y el grave deterioro de la lógica del sistema disciplinario de la magistratura por  el  que,  a  la  fecha,  la  inconducta  funcional  determinada  por  el  propio  Consejo  Nacional  de  la  Magistratura contra el magistrado hoy convocado ha quedado sin sanción alguna; es decir, en  la impunidad.  Por  lo  anterior,  alcanzamos  al  Consejo  Nacional  de  la  Magistratura  que  Usted  preside,  información jurídica relacionada a la vulneración de los deberes de idoneidad a través de las   siguientes  resoluciones  cuestionadas  del  magistrado  convocado,  teniendo  en  cuenta  la  gravedad  de  las  mismas  para  el  servicio  de  administración  de  justicia  y  sus  relaciones  interinstitucionales.  Las  resoluciones  judiciales  son  el  principal  fruto  del  trabajo  de  la  magistratura  y  las  mismas  deben  reflejar  la  idoneidad  requerida  constitucionalmente  para  la 

justicia que se administra a las y los justiciables, así como el cumplimiento de los deberes de  lucha contra la corrupción y no discriminación por causas como la de género.  Lamentablemente, las resoluciones que se adjuntan contravienen directamente tales deberes  a  los  que,  igualmente,  el  Consejo  Nacional  de  la  Magistratura  se  encuentra  obligado  como  órgano  constitucional  autónomo  que  vela  por  que  nuestra  magistratura  cuente  con  los  mejores perfiles para dicha tarea, más aún cuando se trata de la Magistratura Suprema.   Por  ello,  SOLICITAMOS  que  el  Pleno  del  CNM  que  Usted  preside  tome  en  especial  consideración  estas  resoluciones,  las  consecuencias  para  nuestro  sistema  de  justicia,  las  finalidades del proceso ratificación (en el que la evaluación de resoluciones equivale hasta 80  puntos  de  100  sobre  Idoneidad1)  y  el  mensaje  que  se  ha  de  enviar  a  la  magistratura  y  a  la  sociedad;  a  fin  de  que  luego  de  una  debida  valoración  declare  LA  NO  RATIFICACIÓN  del  magistrado supremo ROBINSON OCTAVIO GONZALES CAMPOS.      I.   A. EN MATERIA DE LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN    Las siguientes decisiones forman parte de un grupo de diez fallos cuestionables en materia de  lucha  contra  la  corrupción  que  en  su  oportunidad  Justicia  Viva  hizo  público.  Teniendo  en  cuenta el período  en la función de la magistratura a ser evaluado, a continuación se indican las  decisiones que “sin contar con el debido fundamento jurídico, objetivamente favorecen a los  procesados o condenados por la comisión de delitos de corrupción.”2    CASO LIBERACIÓN HERMANOS WOLFENSON  Datos:  Resolución  del  7  de  julio  del  2005  (ANEXO  1)  /  Exp.  N°  1205‐05  /  Solicitud  de  excarcelación por exceso del plazo de detención / Promovido por Moisés y Alex Wolfenson /  Primera  Sala  Penal  Transitoria  de  la  Corte  Suprema  /  Magistrados  integrantes  de  la  Sala:  Gonzáles Campos, Balcázar Zelada, Barrientos Peña, Vega Vega y Príncipe Trujillo.  SENTENCIAS CUESTIONADAS 

                                                            
1

 Documento Parámetros para la elaboración del Informe de Evaluación de Jueces y Fiscales Supremos  comprendidos  en  los  procesos  de  evaluación  integral  y  ratificación.  Puede  verse  en:  http://www.cnm.gob.pe/cnm/archivos/pdf/2011/er/PARAMINFOER0022011.pdf  

 Diez fallos cuestionables del vocal supremo Robinson Gonzáles Campos, Justicia Viva Mail Nº 201 del 11  de julio del 2005. Puede verse en: http://www.justiciaviva.org.pe/justiciamail/jm0201.htm  

2

Sumilla:  en  aplicación  de  la  ley  Nº  28568,  que  equipara  de  modo  irregular  el  arresto  domiciliario  y  la  prisión  efectiva,  la  Primera  Sala  Penal  Transitoria  de  la  Corte  Suprema,  sin  ejercer  el  control  difuso  de  constitucionalidad  a  que  la  obliga  el  artículo  138,  pfo.  2  de  la  Constitución, ordenó la excarcelación de los hermanos Wolfenson por exceso en el plazo de la  detención sin sentencia firme.  Con ello, la condena de cinco años de cárcel quedó reducida a cinco meses y se validó como  prisión efectiva los 32 meses que los condenados pasaron bajo arresto en domicilio durante el  proceso.    Fundamentos  de  la  resolución:  "…en  ese  sentido,  para  efectos  del  cómputo  del  plazo  de  excarcelación por exceso de detención, los peticionantes han acreditado en el presente caso,  el  haber  sufrido  arresto  domiciliario  desde  el  veinticuatro  de  mayo  del  año  dos  mil  dos  al  veintiséis de enero del año dos mil cinco, conforme se aprecia de las constancias número cero  cero dos y cero cero tres que han adjuntado a sus solicitudes respectivamente, suscritas por el  mayor de la Policía Nacional del Perú, José Gonzáles Falla, Jefe del Departamento de Arresto  Domiciliario;  los  que  sumados  dan  un  total  de  treinta  y  dos  meses  aproximadamente;  que,  asimismo a dicho cómputo debe añadirse el tiempo de reclusión efectiva, consecuencia de la  sentencia  condenatoria  que  es  materia  de  grado  a  nivel  de  esta  instancia,  esto  es,  cinco  meses aproximadamente, haciendo un total a la fecha de sus solicitudes de más de treinta y  siete meses" (fundamento cinco) y "consecuentemente, estando a la condena impuesta en la  recurrida y al tiempo de la detención sufrida por los sentenciados, resulta evidente que se ha  excedido  la  mitad  de  la  condena  impuesta  (treinta  meses),  sin  que  la  misma  haya  quedado  ejecutoriada y no advirtiéndose, además, dilaciones maliciosas imputables a los sentenciados  cuyo derecho se reclama o a su defensa resulta arreglado a derecho sus pedidos" (fundamento  seis).    Consecuencias  de  la  resolución:  La  Primera  Sala  Penal  Transitoria  de  la  Corte  Suprema  convalida  a  nivel  judicial  la  ley  Nº  28568  que  favorece  a  los  procesados  y  condenados  por  corrupción,  al  equiparar  un  día  de  arresto  domiciliario  con  un  día  de  prisión  efectiva.  Otros  procesados  en  la  misma  situación  que  los  Wolfenson  podrán  acogerse  a  este  errado  criterio  jurisprudencial.  Cabe  señalar  que  la  inconstitucionalidad  y  contravención  a  los  fines  de  la  Lucha  contra  la  Corrupción  fueron  de  tal  evidencia,  que  inmediatamente  el  Congreso  cambió  su  postura  legislativa y el TC declaró la respectiva inconstitucionalidad de la misma. Posteriormente, los  demás  integrantes  de  la  mencionada  Sala  Suprema  modificaron  su  fallo,  salvo  el  magistrado  Gonzáles (ANEXO 2). El caso, debido a las consecuencias para la Lucha contra la Corrupción y  por referirse a sentenciados involucrados con el gobierno de Alberto Fujimori, calificado como  de la “megacorrupción”, suscitó la atención permanente de la prensa nacional.    CASO LUCHETTI (prescripción)  Datos:  Resolución  del  27  de  abril  del  2005  (ANEXO  3)  /  Recurso  de  nulidad  N°  4166‐2004  /  Incidente de excepción de prescripción / Promovido por Andrónico Luksic Craig / Primera Sala 

Penal Transitoria de la Corte Suprema / Magistrados integrantes de la Sala: Gonzáles Campos,  Balcázar  Zelada,  Barrientos  Peña,  Vega  Vega  y  Príncipe  Trujillo  /  Voto  singular  de  Robinson  Gonzáles.    Sumilla: Andrónico Luksic ‐procesado, junto con Gonzalo Menéndez y Fernando Pacheco por  tráfico  de  influencias,  debido  a  las  reuniones  que  sostuvieron  con  Montesinos  en  marzo  de  1998,  con  el  fin  de  obtener  resultados  favorables  a  la  empresa  Luchetti  en  el  proceso  que  sostenía con la Municipalidad de Lima por el caso de los Pantanos de Villa‐, interpuso recurso  de nulidad contra la excepción de  prescripción denegada por la Sala Superior Anticorrupción  "A".  Por mayoría, la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema declaró que la excepción no  procede, debido a que todavía no se había cumplido el plazo de prescripción, ya que éste se  cumple para Luksic en igual plazo que para Vladimiro Montesinos. Ello, en razón a que la pena  para el instigador es la misma que para el autor (según el artículo 24 del Código Penal), pues su  intervención  no  es  de  mera  ayuda  sino  mucho  más  importante  y  eficiente.    Sin  embargo,  Robinson  Gonzáles,  en  voto  singular,  señaló  que  sí  procede  la  excepción  de  prescripción  por  haberse  cumplido  el  plazo,  ya  que,  de  computarse  el  plazo  de  prescripción  igual  que  el  de  Montesinos,  se  estaría  afectando  el  principio  de  seguridad  jurídica  y  el  de  legalidad penal sustantiva.    Fundamentos  del  voto  singular  de  Robinson  Gonzáles:  "…el  cómputo  de  la  prescripción  se  realiza teniendo en cuenta el máximo de la pena fijada por la ley para el delito imputado; vale  decir  teniendo  en  cuenta  la  pena  abstracta…"  (fundamento  cuatro)  y  "la  pretensión  de  extender los efectos de la agravante genérica descrita en el artículo cuarenta y seis "A" del  Código  Penal  a  los  supuestos  de  prescripción  afecta  el  principio  de  seguridad  jurídica"  (fundamento nueve).    Consecuencias:  el  voto  singular  de  Robinson  Gonzáles  favorece  la  impunidad  al  acortar  los  plazos  prescriptorios  en  un  caso  emblemático  de  tráfico  de  influencias,  mediante  una  cuestionable interpretación del artículo 46 A del Código Penal.     CASO BENAVIDES MORALES ("receptación")    Datos:  Resolución  del  23  de  noviembre  del  2004  (ANEXO  4)  /  Recurso  de  nulidad  N°  2607‐ 2004  /  Incidente  de  excepción  de  naturaleza  de  acción  /  Promovido  por  Ida  Barbarita  Corigliano de Flecha / Primera Sala Penal Transitoria de la Suprema / Magistrados integrantes  de  la  Sala:  Gonzáles  Campos,  Valdez  Roca,  Vega  Vega,  Prado  Saldarriaga  y  Príncipe  Trujillo.    Sumilla:  La  empresa  de  fachada  de  los  hermanos  Oscar  y  Enrique  Benavides  Morales,  CIFSA  Internacional  SAC,  adquirió  bienes  con  dinero  ilícitamente  extraído  del  erario  público  (comisiones  irregulares  por  la  venta  de  material  bélico  a  las  Fuerzas  Armadas).  Instaurado  el 

proceso  penal,  CIFSA  Internacional  SAC  transfirió  esos  bienes  a  parientes  y  allegados  de  los  Benavides  Morales.  Estas  transferencias  no  constituyen  delito,  según  la  Primera  Sala  Penal  Transitoria  que  preside  Robinson  Gonzáles  Campos.    Fundamento  de  la  resolución:  "Ahora  el  tipo  penal  en  comento  se  encuentra  adscrito  a  la  corriente  de  la  receptación  en  cadena,  esto  es,  que  el  bien  receptado  sea  el  mismo  objeto  materia del delito primigenio, "en la que los bienes son  objetos de sucesivas conductas de  receptación",  por  ende  no  cabe  la  receptación  sustitutiva  que  implica  la  receptación  de  bienes  adquiridos  con  la  suma  pecuniaria  sustraída"  (fundamento  cuarto).    Consecuencias:  consagra  la  impunidad  al  permitir  a  sospechosos  de  corrupción  transferir  a  terceras personas o a testaferros los bienes ilícitamente adquiridos, impidiendo la persecución  penal.     CASO ERNESTO GAMARRA (semilibertad)    Datos: Resolución del 7 de junio del 2004 / Recurso de nulidad Nº 11‐01‐04‐A (asuntos varios)  / Incidente de semilibertad (beneficios penitenciarios) / Promovido por Ernesto Gamarra / Sala  Penal Transitoria de la Corte Suprema / Magistrados integrantes de la Sala: Vásquez Vejarano,  Gonzáles  Campos,  Villa  Stein  y  Vega  Vega,  con  voto  singular  de  Valdez  Roca.    Sumilla:  La  Sala  Penal  Transitoria  de  la  Corte  Suprema  confirmó  la  excarcelación  del  ex  congresista Ernesto Gamarra, por otorgamiento del beneficio penitenciario de semilibertad en  aplicación de una norma derogada del Código de Ejecución Penal de 1991, y contraviniendo la  jurisprudencia del Tribunal Constitucional que estableció la aplicabilidad de la nueva ley 27770  en  estos  casos  (sentencia  de  29  de  enero  del  2004,  caso  Saldaña  Saldaña).    Con ello, Ernesto Gamarra accedió a la semilibertad cumpliendo sólo un tercio de la pena, y no  dos  tercios  como  fijó  la  ley  27770,  y  sin  pagar  el  íntegro  de  la  reparación  civil.    La  Sala  Penal  Transitoria  de  la  Corte  Suprema  consideró  incluso  que  el  Informe  Técnico  del  INPE  del  que  se  vale  la  Procuraduría  podría  implicar  un  ilícito  penal,  por  lo  que  ordena  comunicar  esto  al  Ministerio  Público  para  que  realice  las  investigaciones  correspondientes.    Fundamento de la resolución: "Que concediendo el beneficio de semilibertad, el Procurador  Público  adjunto  mediante  escrito  de  fojas  ciento  veinticuatro,  apela  de  la  resolución  que  concede  dicho  beneficio  penitenciario,  sustentando  su  pedido  en  el  informe  número  cero  veintitrés  ‐dos  mil  tres‐  INPE/cero  tres,  otorgado  únicamente  por  el  tercer  miembro  del  Consejo Nacional Penitenciario‐ INPE, José Luis Robles Campbell, de fecha cinco de diciembre  del año dos mil tres, contrariando con ello lo dispuesto expresamente por el numeral quinto  del  artículo  cuarentinueve  del  Código  de  Ejecución  Penal,  que  predetermina  que  sólo  el  Consejo Técnico Penitenciario, es el llamado a expedir dicho informe Técnico, por lo que éste  resulta  írrito  en  general  y  con  mayor  motivo  en  particular,  para  servir  de  base  al  apelante 

como  para  que  la  Sala  Penal  Especial  fundamente  con  ello  la  nulidad  de  dicho  beneficio  (fundamento cuatro)".    Consecuencias: el fallo de la Corte Suprema estableció una línea jurisprudencial contraria a lo  dispuesto  por  el  Tribunal  Constitucional,  favoreciendo  a  los  sentenciados  por  corrupción.  De  haberse mantenido este criterio, otros sentenciados se hubieran visto igualmente favorecidos.  Esta  línea  jurisprudencial  fue  recién  corregida  en  el  año  2005  (casos  Alberto  Kouri,  Agustín  Mantilla).    CASO FACULTADES DE LA PROCURADURÍA ANTICORRUPCIÓN  Datos: Resolución del 7 de junio del 2004 / Exped. N° 11‐01‐04‐A  La Sala Penal Transitoria, con participación de Robinson Gonzáles, resolvió que la Procuraduría  Ad Hoc sólo tiene facultades para apelar respecto de la reparación civil. Con ello, se pretendía  recortar sensiblemente la participación de los procuradores en la lucha contra la corrupción.      B. EN  MATERIA  DE  DERECHOS  DE  LAS  MUJERES,  GÉNERO,  IGUALDAD  Y  NO  DISCRIMINACIÓN    CASO VIOLACIÓN SEXUAL DE MENOR DE EDAD – ICA  Datos: Resolución del 17 de diciembre del 2004 (ANEXO 5) / Recurso de nulidad Nº 3085‐2004  (violación sexual) / Promovido por Eliberto Villegas Sandoval / Primera Sala Penal Transitoria  de  la  Corte  Suprema  /  Magistrados  integrantes  de  la  Sala:  Gonzáles  Campos,  Valdez  Roca,  Vega Vega, Prado Saldarriaga y Príncipe Trujillo / Vocal ponente: Gonzáles Campos.  Sumilla: El caso refiere uno de supuesta violación de menor de edad, en la que la Sala Penal de  Cañete  ante  el  dictamen  acusatorio  del  Ministerio  Público  declara  la  culpabilidad  del  procesado  como  autor  del  delito  Contra  la  Libertad  –  Violación  Sexual  de  Menor  de  Edad,  condenando a 20 años de pena privativa de libertad. La sentencia, signada con el Exp. Nº 003‐ 0958  y  de  fecha  23  de  setiembre  del  2004  (ANEXO  6),  cuenta  con  fundamentación  e  indica  asimismo algunos de los argumentos del Ministerio Público; entre los que se encuentran:   i. “la  agraviada…  ha  mantenido  imputación  en  forma  coherente  en  lo  sustancial…  en  ellas no solo afirma en forma detallada la forma y circunstancias cono sean venido  perpetrando las agresiones sexuales…” (página 2 de la sentencia). 

ii. “conoce  la  parte  de  afuera  de  su  casa  y  el  interior  del  garaje  que  detalladamente  describe;  tiene  pleno  conocimiento  que  él  tiene  algunas  características  propias,  como un tatuaje en forma de cruz…” (página 3 de la sentencia).  iii. “… varió su primigenia versión –el acusado– …” (página 4 de la sentencia).  iv. “La versión exculpatoria del procesado se ve desvirtuado no solo con las afirmaciones  coherentes  y  sostenidas  de  la  menor,  y  como  se  ha  visto  no  ha  sido  ese  el  comportamiento procesal del encausado…” (página 4 de la sentencia).  v. “…  en  delito  de  Violación  sexual  especialmente  de  menores  de  edad,  en  la  que  es  irrelevante el consentimiento de la víctima, comprensible por que no se encuentra  en  capacidad  de  decidir  sobre  su  libertad  sexual  siendo  fácil  de  ser  influenciada,  más  aún  cuando  se  trata  de  menores  con  demasiadas  carencias  especialmente  económicas…” (página 5 y 6 de la sentencia).  vi. “… si bien éste por su calidad de procesado no recae en él la carga de la prueba; sin  embargo,  debe  tenerse  en  cuenta  cuando  declara,  las  contradicciones  en  que  incurre, y sus imposibilidades de responder a las mismas, especialmente cuando se  confronta  con  la  víctima,  con  la  madre  y  con  la  testigo…”  (página  6  de  la  sentencia).  vii. “… el bien jurídico que se protege no es precisamente la libertad sexual, desde que la  menor  no  está  en  capacidad  decidir  sobre  ella,  sino  la  indemnidad  sexual;…”  (página 6 de la sentencia).    Fundamento de la resolución: Cabe señalar que muchas de las premisas de la fundamentación  de la resolución de la Sala Penal de Cañete no fueron contrarrestadas o expuestas las razones  por  las  que  no  se  compartía  el  fallo  (lo  que  es  un  criterio  de  evaluación  de  resoluciones  de  acuerdo al artículo 70 de la Ley de la Carrera Judicial, Nº 29277).   Además  de  ello,  algunas  consideraciones  de  la  resolución  suprema  que  resultan  altamente  cuestionable desde la conocida perspectiva de género, más aún cuando de delitos de violación  sexual a menor de edad se trata, son: 
i.

Segundo.‐  “…  pese  a  las  reiteradas  veces  que  arguye  la  agraviada  fue  violada  y  que  incluso  en  una  oportunidad  pudo  apreciar  el  cuerpo  del  encausado,  en  ningún  momento señaló que el procesado presentaba una tumoración a nivel del vientre  cerca  de  sus  partes  pudendas,  conforme  se  ha  corroborado  con  el  informe  médico…” (página 1 de la sentencia). 

ii. Cuarto.‐  “…  De  igual  modo  en  la  obra  “Medicina  Forense”  por  el  Dr.  Sydney  Smith, 

versión inglés, Barcelona, señala en la página doscientos ochenta y dos cito: “ Se  ha  discutido  mucho  la  cuestión  de  si  un  hombre  puede,  valiéndose  sólo  de  sus  propias  fuerzas,  violar  a  una  mujer  que  se  halle  en  plena  posesión  de  sus  facultades.  Como  es  natural  que  una  mujer  se  resista  cuando  pueda,  presentará 

señales…, Es preciso no olvidar que en la violación se necesita derribar a la mujer,  mantenerla en el suelo, impedirle que grite, sujetarle las manos de algún modo y  abrirle  las  piernas  después  de  levantarle  las  ropas.  Todo  esto,  unido  al  hecho  de  que ella es todavía capaz de retorcerse, hace dificilísima la introducción del pene,  aun tratándose de mujer acostumbrada al coito, y mucho más su se trata de una  virgen cuyo orificio no ha sufrido dilatación…” (página 3 de la sentencia). 
iii. Cuarto.‐ “… el perito…señala que hubo “desgarro parcial”, y a la pregunta si: ¿se puede 

producir  desgarro  con  una  caída?,  responde:  es  una  de  las  causas  de  los  traumatismos,  puede  ocasionar  desgarro  parcial…”  por  lo  que  concluimos  de  la  apreciación del citado perito que hay una probabilidad que se puede dar desgarro  parcial con una caída, quizá mínima pero no deja de ser probable…” “…la agraviada  refiere que algunas veces el procesado utilizo violencia, entonces la menor opuso  resistencia, por lo tanto tuvo que haber necesariamente desgarro total…” (página  4 de la sentencia). 
iv. Sexto.‐ “… b) la persistencia en la incriminación, es decir, que ésta debe ser prolongada 

en el tiempo, sin ambigüedades ni contradicciones;…” (página 5 de la sentencia).  
v. Sexto.‐ “… nos encontramos en duda absoluta, máxime si el encausado ha negado de 

manera coherente su responsabilidad…” (página 5 de la sentencia).   “…,  en  consecuencia:  Declararon  HABER  NULIDAD  en  la  sentencia  que  condena  a  ELIBERTO  VILLEGAS SANDOVAL […] y REFORMANDOLA lo ABSOLVIERON […], ORDENARON su inmediata  libertad […]”.    Consecuencias: se consagra en una resolución de la Corte Suprema criterios peligrosos para el  tratamiento  de  los  casos  de  violación  sexual  de  menores  de  edad,  en  tanto  que  utiliza  argumentos  indebidos  como  la  permanencia  total  de  la  coherencia  en  la  sindicación  de  la  víctima, sin tener en cuenta los daños psicológicos y las relaciones de poder atemorizantes aún  luego  promoverse  la  investigación  a  nivel  fiscal  y  judicial.  Ello,  sin  contar  en  la  ausencia  de  motivación  sobre  por  qué  rechaza  todos  y  cada  uno  de  los  argumentos  de  la  resolución  apelada.   La gravedad aumenta, en tanto que se trata de un caso donde la presunta agraviada es mujer y  menor de edad. No hay que perder de vista, además, que la gravedad de la impunidad y sus  efectos en este tipo de casos ha sido visibilizada en más de una ocasión por la propia Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  –  CIDH,  que  entre  sus  conclusiones,  visibiliza  la  responsabilidad  de  la  magistratura  para  erradicar  la  violencia  contra  las  mujeres.  Así  lo  ha  señalado,  por  ejemplo,  en  el  Informe  Acceso  a  la  Justicia  para  las  mujeres  víctimas  de  violencia en las Américas, del 20073:                                                              
  El  informe  de  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  puede  consultarse  en:  http://www.cidh.oas.org/women/Acceso07/indiceacceso.htm 

3

  “123. … La CIDH ha podido constatar que la respuesta judicial ante casos de violencia  contra  las  mujeres  es  notablemente  deficiente  y  no  corresponde  a  la  gravedad  e  incidencia del problema.  124. En varios países existe un patrón de impunidad sistemática en el procesamiento  judicial y en las actuaciones en torno a casos de violencia contra las mujeres debido al  hecho  de  que  la  gran  mayoría  de  estos  casos  carece  de  una  investigación,  sanción  y  reparación  efectiva.   La  impunidad  de  estas  violaciones  de  derechos  perpetúa  la  aceptación social del fenómeno de la violencia contra las mujeres, el sentimiento y la  sensación  de  inseguridad  en  las  mujeres,  así  como  una  persistente  desconfianza  de  éstas en el sistema de  administración de la justicia…   128. Igualmente,  se  presentan  vacíos  e  irregularidades  en  las  diligencias  per  se,  que  obstaculizan el proceso de juzgamiento y la sanción eventual de los casos.  Se verifican  deficiencias  como  la  no  realización  de  pruebas  claves  para  lograr  la  identificación  de  los responsables, la gestión de las investigaciones por parte de autoridades que no son  competentes  e  imparciales,  el  énfasis  exclusivo  en  la  prueba  física  y  testimonial,  la  escasa  credibilidad  conferida  a  las  aseveraciones  de  las  víctimas  y  el  tratamiento  inadecuado de éstas y de sus familiares cuando procuran colaborar en la investigación  de los hechos.”    De las resoluciones cuestionadas, se puede concluir básicamente en DOS PUNTOS:   ‐ Primero, que se trasgreden dos requisitos esenciales de una resolución judicial, si de  un  producto  del  sistema  de  justicia  para  una  sociedad  igualitaria  e  inclusiva  se  trata,  los  mismos  que  se  evalúan  como  requisitos  en  la  denominada  “evaluación  de  resoluciones”: (2) “la solidez de la argumentación utilizada para sustentar la tesis que  se acepta y refutar la que se rechaza”, y (4) “manejo de la jurisprudencia pertinente al  caso, en la medida de las posibilidades de acceso a la misma.” (Artículo 70 de la Ley de  la Carrera Judicial, Nº 29277).  Segundo,  se  trasgrede  además  de  tales  requisitos  concretos  (pero  a  partir  de  ellos),  bienes  y  fines  constitucionales  que  el  Estado  en  su  conjunto  persigue  y  del  que  el  Sistema de Justicia es particular guardián: la lucha contra la corrupción y la violación  de los derechos sexuales de mujeres y menores de edad; es decir, de grupos sociales  vulnerables  e  históricamente  discriminados.  De  nada,  pues,  sirve  que  la  resolución  judicial esté “técnicamente perfecta” si es que la misma, tiene efectos contrarios a los  fines para las que sirven de instrumento.   Teniendo en cuenta ello, es que se vislumbra con mucha más claridad la importancia  vital de la función de evaluación y ratificación del CNM, ya que de ella depende que el  sistema  de  justicia  conserve  solo  el  recurso  humano  que,  a  través  de  sus  decisiones,  promueva los fines constitucionales de acuerdo a derecho y en debido ejercicio de la  independencia y responsabilidad que conlleva la función de la magistratura. 

  Tales  fines  constitucionales  y  convencionales  (que  se  derivan  también  de  tratados  y  convenciones que obligan jurídicamente al Estado peruano) fundamentan también, por cierto,  la  obligación  del  Consejo  Nacional  de  la  Magistratura  de  NO  RATIFICAR  en  sus  cargos  a  quienes  a  través  de  resoluciones  (por  ejemplo)  terminan  por  contravenir  las  metas  constitucionales. Y esto, en tanto que esta instancia también tiene el deber, como parte de la  estructura  del  Estado,  de  promover  los  fines  y  metas  que  indica  el  Estado  Constitucional  de  Derecho.  A  continuación,  señalaremos  algunos  de  los  argumentos  jurídicos  de  dicha  responsabilidad.    II. FUNDAMENTOS JURÍDICOS PARA LA NO RATIFICACIÓN    De acuerdo a la Constitución del Perú de 1993  

La  Constitución  de  1993  es  clara  en  señalar  la  defensa  de  la  dignidad  humana  y  los  derechos constitucionales fundamentales sin distinción de sexo ni alguna otra índole,  resguardando el principio‐derecho fundamental de la Igualdad y la no discriminación.  Derechos y principio que contravienen las resoluciones del magistrado Gonzáles, sobre  todo el caso de la Violación sexual a menor de edad, evidenciando incapacidad en la  calidad de tales resoluciones judiciales.    
Constitución de 1993. Artículo 2°. Toda persona tiene derecho:  1.         A  la  vida,  a  su  identidad,  a  su  integridad  moral,  psíquica  y    física  y  a  su  libre  desarrollo  y  bienestar. El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.  2.         A  la  igualdad  ante  la  ley.  Nadie  debe  ser  discriminado  por  motivo  de  origen,  raza,  sexo,  idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole. 

      De acuerdo a las sentencias del Tribunal Constitucional    Ante  esa  situación  la  propia  Constitución,  así  como  la  interpretación  del  Tribunal  Constitucional  sobre  la  finalidad  del  proceso  de  evaluación  y  ratificación,  señalan  la  intrínseca relación entre la independencia de la magistratura y la alta responsabilidad  que la misma con lleva.    Así, la incapacidad para emitir resoluciones de calidad y la no defensa de los valores  constitucionales,  como  la  lucha  contra  la  corrupción  y  la  lucha  por  la  igualdad  de  grupos sociales históricamente discriminados se configuran como causales para la no  ratificación.    Constitución de 1993. Artículo 146°. (…) 
El Estado garantiza a los magistrados judiciales:  1.      Su independencia. Sólo están sometidos a la Constitución y la ley. (…) 

3.      Su permanencia en el servicio, mientras observen conducta e idoneidad propias de su función.  (…)     

Sentencia Nº 3361‐2004‐AA. Caso “Álvarez Guillén”4. Sobre la responsabilidad del  magistrados,  los  parámetros  que  deben  regir  su  actuación  (VALORES  CONSTITUCIONALES) y la evaluación de las resoluciones 
  “§2. Ratificación y cumplimiento de fines constitucionales      15.  La correlación en el binomio independencia y responsabilidad debe ser tratada con ecuanimidad, e  impone  la  búsqueda  de  límites  que  determinen  su  exigencia  de  modo  efectivo  y  sobre  aspectos  relacionados exclusivamente con el ejercicio de la función judicial y fiscal, sin ir más allá.      La independencia judicial no puede desembocar en una irresponsabilidad del magistrado que, por  otra  parte,  resultaría  incompatible  con  el  principio  democrático  del  Estado  de  derecho,  por  la  simple  razón  de  que  todos  los  Poderes  estatales  deberán  responder  por  el  ejercicio  de  sus  funciones,  según  fluye  del  equilibrio  constitucional  subyacente.  Por  eso,  es  allí  donde  aparece  la  ratificación  como  forma  en  que  la  responsabilidad  del  juez  debe  verse  constitucionalmente  definida.     16.  Justamente, para lograr tal objetivo, la ratificación cumple diversas funciones constitucionales, las  cuales pasamos a explicar a continuación:    a)      La ratificación renueva el compromiso y la responsabilidad de la magistratura  Si la independencia es la garantía política para predicar la imparcialidad de la justicia en cualquier  sistema, la responsabilidad es su contrapartida por excelencia. Responsabilidad implica una serie  de compromisos en la labor de la magistratura, compromisos QUE VAN DESDE LA LEALTAD A LA  CONSTITUCIÓN Y SUS VALORES, hasta la imprescindible solvencia moral con que debe actuar en el  ejercicio  de  las  funciones.  Es  la  responsabilidad  con  que  actúa  cada  día  un  magistrado,  lo  que  permite contrastar públicamente su independencia.     (…)  los  jueces  no  son  más  independientes  por  que  se  autogobiernen  o  porque  decidan  ‘soberanamente’  desde  su  interioridad  subjetiva  las  causas  que  la  sociedad  les  plantea.  (…)  es  un  error  calificar  la  actuación  de  un  magistrado  dentro  de  un  sistema  jurídico  “(...)  a  partir  exclusivamente de tomar en consideración sus poderes, ignorando sus deberes (...)”6, puesto que  son las razones de sus decisiones, su conducta en cada caso y su capacidad profesional expuesta  en sus argumentos, lo que permite a todo juez dar cuenta pública de su real independencia.     (…)  la  ratificación  ejercida  dentro  del  marco  de  la  Constitución,  puede  servir  en  el  Estado  Democrático  para  que  la  magistratura  dé  cuenta  periódica  del  ejercicio  de  su  independencia  con  responsabilidad cada siete años. (…)   

                                                            
4

  La  sentencia  del  Tribunal  Constitucional  puede  http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2005/03361‐2004‐AA.html#_ftnref17  

consultarse 

en: 

Aguiló Regla, Josep. Independencia e imparcialidad de los jueces y argumentación jurídica. En:    Isonomía. N.º 6 (abr. 1997). p. 76. 

b)      La ratificación es un mecanismo de control al ejercicio de la función pública del magistrado  Los jueces y fiscales, no hay que olvidarlo, son ante todo funcionarios públicos; en consecuencia, las  garantías  de  independencia y  permanencia  en  el  cargo  no  pueden  imponerse  para  mantener  una  magistratura ineficiente, irresponsable o corrupta. (…)    d)      La ratificación fomenta la participación ciudadana en la gestión del servicio de justicia  (…)  la  ratificación  de  magistrados  se  presenta  también  como  una  oportunidad  para  que  la  ciudadanía pueda reivindicar al buen juez o pueda acusar directamente, y con las pruebas debidas,  al  juez  incapaz,  deshonesto  o  corrupto.  La  crítica  ciudadana  a  la  función  pública  es  un  elemento  fundamental  en  el  fortalecimiento  de  las  instituciones  de  la  democracia  participativa.  Un  modelo  abierto a la participación del pueblo como es el Estado social y democrático, no puede desperdiciar  un  momento  como  este  para  que  la  magistratura  dé  cuenta  pública  de  sus  funciones  cada  siete  años. Eso sí, el sistema debe permitir que el magistrado responsable, capaz y honesto, espere sin  temor  ni  incertidumbre  de  lo  que  pueda  ocurrir  con  su  destino  funcionarial  luego  del  proceso  de  ratificación. (…)    §3. Los nuevos parámetros para la evaluación y ratificación de magistrados    18. (…) comporta a un mérito mucho más estricto de quien se somete a evaluación por parte de la  Comisión:   ‐  Calificación de los méritos y la documentación de sustento, contrastados con la información de  las instituciones u organismos que las han emitido.   ‐   Apreciación del rendimiento en la calidad de las resoluciones y de las publicaciones (…)   ‐   Análisis del avance académico y profesional del evaluado, así como de su conducta. (…)     Solamente  utilizando  dichos  criterios  el  CNM  logrará  realizar  una  evaluación  conforme  a  la  Constitución, respetuosa de la independencia del PJ y del MP, y plenamente razonada; y, a su vez,  criticable judicialmente cuando no se haya respetado el derecho a la tutela procesal efectiva en el  procedimiento desarrollado. (…)”5 

                                                             5   Vale la pena recalcar la importancia de la evaluación de las resoluciones judiciales como parte de la 
responsabilidad  que  conlleva  la  independencia  judicial,  evaluación  que  además  forma  parte  de  la  estructura  de  la  función  de  ratificación  a  cargo  del  Consejo  Nacional  de  la  Magistratura.  Dicha  evaluación,  de  acuerdo  a  lo  dicho  y  reseñado  aquí  por  el  Tribunal  Constitucional,  no  vulnera    la  denominada independencia judicial.   Así, como se ha señalado, la Evaluación y Ratificación de magistrados se convierte en una valiosa función  que  revela  la  relación  entre  el  Consejo  Nacional  de  la  Magistratura,  la  obligación  de  garantizar  la  protección  de  los  derechos  humanos  y  los  bienes  y  valores  constitucionales  consagrados  por  nuestro  Estado.   Su relevancia tiene que ver con el refuerzo de dichas garantías y bienes por parte de los magistrados.  Las  razones  que  fundamentan  la  no  ratificación  de  quienes,  además  de  no  cumplir  con  los  requisitos  técnicos de calidad de las resoluciones judiciales contravienen tales bienes constitucionales (como el de  la Lucha contra la Corrupción), son principalmente cuatro. Primero, el valor de los bienes jurídicos que  resultan vulnerados (ya el Tribunal Constitucional los ha señalado). Segundo, la gravedad del delito que  se  deja en  la  impunidad (o  se  hubiera  dejado  en  la  impunidad).  Tercero,  la  obligación  que  le asiste  al  CNM,  como  parte  de  la  estructura  del  Estado,  de  garantizar  el  efecto  útil  de  las  disposiciones  de  protección de los derechos humanos y de los valores constitucionales. Y cuarto, la responsabilidad que  tiene  el  CNM,  a  través  de  sus  funciones,  de  procurar  al  sistema  de  justicia  sólo  magistrados  que  respondan idóneamente en el ejercicio de la jurisdicción. 

  Asimismo,  sobre  el  valor  constitucional  de  la  Lucha  contra  la  Corrupción,  el  Tribunal  Constitucional se ha pronunciado concretamente sobre la responsabilidad de las instituciones  del Estado para seguirla y no contravenirla, tal como lo hacen los efectos de las resoluciones  del magistrado Gonzáles arriba señaladas.   

Sentencia Nº 019‐2005‐AI. Caso “Ley Wolfenson”6. Sobre el valor y deber de la  Lucha contra la Corrupción.  
  47.  (…)  En atención a ello, es preciso destacar que al 10 de junio del presente año, de las 75  personas a las que se había impuesto la medida de arresto domiciliario, 50, es decir, más del  66%,  eran  personas  acusadas  de  encontrarse  vinculadas  con  actos  de  corrupción  tanto  de  la  década pasada como recientes (Diario La República del 10 de junio de 2005, p. 6). Es decir, se  trata de conductas que no sólo resultan contrarias al orden jurídico penal, sino que se riñen  con  los  más  elementales  designios  de  la  ética  y  la  moral,  y  consiguientemente,  con  LOS  VALORES HEGEMÓNICOS DE LA AXIOLOGÍA CONSTITUCIONAL.     Tal como afirma el Preámbulo de la Convención Interamericana Contra la Corrupción, ratificada  por el Estado peruano el 4 de abril de 1997,  “[L]a  corrupción  socava  la  legitimidad  de  las  instituciones  públicas,  atenta  contra  la  sociedad,  el  orden  moral  y  la  justicia,  así  como  contra  el  desarrollo  integral  de  los   pueblos;  (...) la democracia representativa, condición indispensable para la estabilidad, la paz y  el desarrollo de la región,  por su naturaleza, exige combatir toda forma de corrupción  en  el  ejercicio  de  las  funciones  públicas,  así  como  los  actos  de  corrupción  específicamente vinculados con tal ejercicio; (...)”.  Estos  factores  despejan  toda  duda  respecto  a  la  inconstitucionalidad  del  precepto  impugnado,  ya  que  anula  todo  fin  preventivo‐general  de  la  pena  privativa  de  libertad,  al  equipararla  al  arresto  domiciliario.  Es  evidente  que  la  punición  benevolente  de  hechos  que  generan  un  repudio  social  absoluto  y  que  AFECTAN  EN  GRADO  SUMO  DIVERSOS  BIENES  JURÍDICOS DE PARTICULAR RELEVANCIA CONSTITUCIONAL, mina la confianza de la población  en el Derecho, con el consecuente riesgo para la consolidación del cuadro material de valores  recogido en la Carta Fundamental. (…)    59.             Una ponderación no menos equilibrada se requiere en un asunto en el que, como en el  presente  caso,  se  encuentra  directamente  involucrada  LA  EFICACIA  DE  LA  LUCHA  ANTICORRUPCIÓN prevista por el Estado peruano como su principal objetivo en el diseño de  la política criminal de los últimos 5 años. No sólo por una cuestión de connotación sociológica,  sino porque, en el plano normativo‐constitucional, tal como ocurre con el terrorismo, el tráfico  ilícito  de  drogas,  el  espionaje,  la  traición  a  la  patria  y  el  genocidio,  el  Constituyente  ha  advertido la dimensión particularmente disvaliosa de los actos de corrupción, por la magnitud  de daño que provocan al cuadro material de valores reconocido por la Constitución. (…)     60.             El cumplimiento efectivo de la pena y, por ende, la consecución de la plena eficacia de 

                                                            
6

  La  sentencia  del  Tribunal  Constitucional  http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2005/00019‐2005‐AI.html   

puede 

consultarse 

en: 

los  fines  de  la  pena  privativa  de  libertad  en  un  Estado  social  y  democrático  de  derecho,  en  especial en aquellos supuestos en los que es impuesta a los individuos que han incurrido en  actos de corrupción, es un valor de especial relevancia en el ordenamiento constitucional. (…)    67.   Finalmente,  aun  cuando  en  nuestro  ordenamiento  no  se  encuentra  previsto  un  control  jurisdiccional‐preventivo de constitucionalidad de la leyes, existe, sin embargo, de conformidad  con el artículo 108º de la Constitución, la obligación del Congreso de la República y del Poder  Ejecutivo  de  ejercer  ese  control  en  un  nivel  político‐preventivo,  para  cuyos  efectos  tienen  la  obligación  de  observar  los  criterios  vinculantes  sentados  por  la  jurisprudencia  del  Tribunal  Constitucional; máxime en aquellos asuntos relacionados con el diseño de la política criminal y  legislativa del Estado orientada a enfrentar aquellos hechos delictivos que, como los actos de  corrupción, afectan la estabilidad, la seguridad, la justicia y la paz ciudadanas en las que se  sustenta todo Estado social y democrático de derecho. 

    De acuerdo a los tratados supranacionales de los que el Perú es parte  A  mayor  ahondamiento  de  las  obligaciones  jurídicas  para  con  los  bienes  y  valores  constitucionales  y  convencionales  que  tienen  las  instituciones  que  forman  parte  de  la  estructura del Estado (como el Poder Judicial y el CNM), tenemos los artículos pertinentes de  Tratados  de  Derechos  Humanos  del  cual  el  Perú  es  parte.  Así  lo  señala  la  Convención  Interamericana  Contra  la  Corrupción  (CICC),  la  Convención  Interamericana  para  prevenir  sancionar  y  erradicar  la  violencia  contra  la  mujer  “Convención  de  Belém  do  Pará”  y  las  obligaciones generales 1 y 2 de la Convención Americana de los Derechos Humanos.     Convención Interamericana Contra la Corrupción – CICC7  
“TENIENDO  PRESENTE  que  para  combatir  la  corrupción  es  responsabilidad  de  los  Estados  la  erradicación de la impunidad y que la cooperación entre ellos es necesaria para que su acción  en este campo sea efectiva; y  DECIDIDOS  a  hacer  todos  los  esfuerzos  para  prevenir,  detectar,  sancionar  y  erradicar  la  corrupción  en  el  ejercicio  de  las  funciones  públicas  y  en  los  actos  de  corrupción  específicamente vinculados con tal ejercicio, (…)  Artículo III  Medidas preventivas  A  los  fines  expuestos  en  el  Artículo  II  de  esta  Convención,  los  Estados  Partes  convienen  en  considerar  la  aplicabilidad  de  medidas,  dentro  de  sus  propios  sistemas  institucionales,  destinadas a crear, mantener y fortalecer: (…)  2. Mecanismos para hacer efectivo el cumplimiento de dichas normas de conducta.” 

                                                            
7

 La Convención puede ubicarse en: http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/b‐58.html   

  Convención Interamericana para prevenir sancionar y erradicar la violencia contra la  mujer. “Convención de Belém do Pará”8 
“AFIRMANDO  que  la  violencia  contra  la  mujer  constituye  una  violación  de  los  derechos  humanos  y  las  libertades  fundamentales  y  limita  total  o  parcialmente  a  la  mujer  el  reconocimiento, goce y ejercicio de tales derechos y libertades;(…)  CONVENCIDOS  de  que  la  eliminación  de  la  violencia  contra  la  mujer  es  condición  indispensable  para  su  desarrollo  individual  y  social  y  su  plena  e  igualitaria  participación  en  todas las esferas de vida, y (…)  Artículo 4  Toda mujer tiene derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los  derechos  humanos  y  a  las  libertades  consagradas  por  los  instrumentos  regionales  e   internacionales sobre derechos humanos. Estos derechos comprenden, entre otros:  b.       el derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral; (…)  CAPÍTULO III  DEBERES DE LOS ESTADOS  Artículo 7  Los Estados Partes condenan todas las formas de violencia contra la mujer y convienen en  adoptar, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, políticas orientadas a prevenir,  sancionar y erradicar dicha violencia y en llevar a cabo lo siguiente:  a.       abstenerse de cualquier acción o práctica de violencia contra la mujer y velar por que  las autoridades, sus funcionarios, personal y agentes e instituciones se comporten de  conformidad con esta obligación;(…)  e.        tomar  todas  las  medidas  apropiadas,  incluyendo  medidas  de  tipo  legislativo,  para  modificar o abolir leyes y reglamentos vigentes, o para modificar prácticas jurídicas o  consuetudinarias que respalden la persistencia o la tolerancia de la violencia contra  la mujer;(…)”

    Convención Americana sobre Derechos Humanos – CADH9 
“ENUMERACIÓN DE DEBERES  Artículo 1.  Obligación de Respetar los Derechos 

                                                            
8

 La Convención puede ubicarse en: http://www.cidh.org/Basicos/Basicos8.htm    La Convención puede ubicarse en: http://www.cidh.oas.org/Basicos/Spanish/Basicos2.htm  

9

       1.    Los Estados partes en esta Convención se comprometen a respetar los derechos y  libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que  esté  sujeta  a  su  jurisdicción,  sin  discriminación  alguna  por  motivos  de  raza,  color,  sexo,  idioma,  religión,  opiniones  políticas  o  de  cualquier  otra  índole,  origen  nacional  o  social,  posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.         2.    Para los efectos de esta Convención, persona es todo ser humano.  Artículo 2.  Deber de Adoptar Disposiciones de Derecho Interno         Si en el ejercicio de los derechos y libertades mencionados en el artículo 1 no estuviere  ya  garantizado  por  disposiciones  legislativas  o  de  otro  carácter,  los  Estados  partes  se  comprometen  a  adoptar,  con  arreglo  a  sus  procedimientos  constitucionales  y  a  las  disposiciones  de  esta  Convención,  las  medidas  legislativas  o  de  otro  carácter  que  fueren  necesarias para hacer efectivos tales derechos y libertades.” 

  Es decir, de acuerdo a las disposiciones anteriores (en especial, las obligaciones generales de la  CADH), el Estado, léase Poder Judicial a través de sus resoluciones o Consejo Nacional de la  Magistratura  a  través  de  sus  funciones  como  la  de  evaluación  y  ratificación,  tiene  la  responsabilidad no sólo de no incurrir en actos vulneratorios de derechos (no hacer), sino que  además  debe  efectuar,  motu  propio,  todas  las  medidas  necesarias  para  garantizar  la  efectividad  de  los  derechos  constitucionales  y,  a  la  larga,  de  los  bienes  y  valores  constitucionales  relacionados  (hacer).  Así  es  como  se  desprende,  además,  de  la  siguiente  sentencia de  la Corte Interamericana de Derechos Humanos; y así lo señala también nuestra  Constitución  cuando  en  el  artículo  44  refiere  la  obligación  del  Estado  de  garantizar  los  derechos  humanos,  o  el  Tribunal  Constitucional  cuando  define  los  valores  jurídicos  constitucionales seguidos por nuestro Estado, por ejemplo:   
“La segunda obligación de los Estados partes es “garantizar” el libre y pleno ejercicio de los  derechos reconocidos reconocidos en la Convención a toda persona sujeta a su jurisdicción.  Esta  obligación  implica  el  deber  de  los  Estados  partes  de  organizar  todo  el  aparato  gubernamental y, en general, todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el  ejercicio del poder público, de manera tal que sean capaces de asegurar jurídicamente el  libre y pleno ejercicio de los derechos humanos”. Caso Velásquez Rodríguez vs. Honduras.  Sentencia  de  fondo  del  29  de  julio  de  1998.  Serie  C  N°  4,  párrafo  166.  El  subrayado  es  nuestro.    “180. La Corte ha interpretado que tal adecuación implica la adopción de medidas en dos  vertientes, a saber: i) la supresión de las normas y prácticas de cualquier naturaleza que  entrañen  violación  a  las  garantías  previstas  en  la  Convención  o  que  desconozcan  los  derechos  allí  reconocidos  u  obstaculicen  su  ejercicio,  y  ii)  la  expedición  de  normas  y  el  desarrollo  de  prácticas  conducentes  a  la  efectiva  observancia  de  dichas  garantías  (…).  Precisamente,  respecto  a  la  adopción  de  dichas  medidas,  es  importante  destacar  que  la  defensa u observancia de los derechos humanos a la luz de los compromisos internacionales  en  cuanto  a  la  labor  de  los  operadores  de  justicia,  debe  realizarse  a  través  de  lo  que  se  denomina  “control  de  convencionalidad”,  según  el  cual  cada  juzgador  debe  velar  por  el  efecto  útil  de  los  instrumentos  internacionales,  de  manera  que  no  quede  mermado  o  anulado  por  la  aplicación  de  normas  o  prácticas  internas  contrarias  al  objeto  y  fin  del  instrumento  internacional  o  del  estándar  internacional  de  protección  de  los  derechos  humanos (…).” Caso Heliodoro Portugal Vs. Panamá. Sentencia de 12 de Agosto del 2008.  (Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas) El subrayado es nuestro. 

  III. SITUACIÓN  ESPECIAL:  LA  VULNERACIÓN  DE  LA  SEGURIDAD  JURÍDICA  Y  EL  QUIEBRE  DEL SISTEMA DISCIPLINARIO DE MAGISTRADOS    Mención  aparte  merecen  los  efectos  que  la  resolución  del  magistrado  supremo  Robinson  Gonzáles, en el caso de la denominada “Ley Wolfenson”, provocaron sobre:    (i) La  seguridad  jurídica  implícita  y  derivada  del  carácter  jurídico  vinculante  de  las  resoluciones del Tribunal Constitucional. Esto, en tanto que una vez emitido por el  TC  el  fallo  que  declaró  inconstitucional  la  Ley  Nº  28568,  el  magistrado  supremo  Gonzáles contravino expresamente el mismo, vulnerando de esa forma no solo la  seguridad  jurídica  mencionada  sino  también  el  valor  constitucional  de  la  Lucha  contra la Corrupción.   En otras palabras, de acuerdo al caso concreto de la denominada “Ley Wolfenson”  en  el  que  era  claramente  vulneratorio  de  la  Constitución  (tal  como  evidenció  el  inmediato cambio de postura del Congreso de la República, por ejemplo) se creó  un grave precedente para la relación jurídica entre el Poder Judicial y los efectos  de las resoluciones de inconstitucionalidad del Tribunal Constitucional.     (ii) La  lógica  y  unidad  del  Sistema  Disciplinario  de  Magistrados  Supremos,  cuando  el  CNM  concluye  en  la  existencia  de  una  inconducta  funcional  pero  el  órgano  de  gobierno  correspondiente  del  Poder  Judicial  (encargado  de  indicar  la  sanción  menor  a  destitución)  señala  todo  lo  contrario  (resolución  administrativa  Nº  003‐ 2010‐SP‐CS‐PJ del 22 de enero del 2010, de la Sala Plena de la Corte Suprema10).  En  pocas  palabras,  estamos  ante  un  peligroso  quiebre  de  la  unidad  de  nuestro  Sistema Disciplinario (Mixto) que convive con la impunidad.     La  segunda  consecuencia  es,  aún  más,  particularmente  grave:  es  la  institución  que  sancionó  entonces  (el  CNM),  la  que  ahora  lleva  a  cabo  el  proceso  de  evaluación  del  magistrado  Gonzáles, encontrándose  nuevamente  con la resolución judicial  que  no sólo es cuestionable;  sino que además ha fomentado el quiebre del sistema disciplinario del que forma parte. Así, el  CNM tiene la delicada tarea de contemplar adecuadamente esta situación.                                                                
10

  La  resolución  puede  encontrarse  es:  http://www.justiciaviva.org.pe/userfiles/Res%20de%20Sala%20Plena%20de%20Suprema_nota%20Cruz. pdf  

“Sin duda, la Sala Plena de la Corte Suprema es el máximo órgano de deliberación judicial  (en él se define la política judicial del sistema, se le valora, etc.) y el Poder judicial como  poder del Estado tiene autonomía, la misma que no debe ser mal entendida para no restar  a su legitimidad. ¿Puede desdecir la Sala Plena al CNM, y absolver a un magistrado cuando  el  Consejo,  luego  de  un  procedimiento  disciplinario  de  valoración  del  caso  donde  se  desplegó el derecho a la defensa del investigado, concluyó en que sí existe una inconducta  funcional que, como todas, debe ser sancionada? ¿No resulta incoherente y contradictorio  que mientras el órgano disciplinario a cargo de sancionar con destitución a los supremos  (y  que  para  ello  tiene  el  poder  implícito  de  definir  la  existencia  o  no  la  de  inconducta  funcional),  el  órgano  compuesto  por  los  pares  de  este  supremo  puedan  decidir  lo  extremadamente  opuesto?  Si  sí,  ¿no  se  quiebra  la  unidad  y  coherencia  del  sistema  disciplinario, y se convierte la Sala Plena en la segunda instancia del CNM asumiendo una  competencia  que  no  se  le  ha  otorgado?  Y  por  supuesto,  ¿no  es  lógico  que  sea  el  CNM,  instancia  externa  a  la  Corte  Suprema,  el  que  mínimamente  decida  si  existe  o  no  inconducta  funcional,  para  resguardar  la  imparcialidad  del  sistema  disciplinario  de  los  magistrados supremos?; porque lo que ahora tenemos es: pares evaluando a sus pares y  decidiendo entre ellos sus sanciones. ¿Es éste nuestro sistema?     Como vemos, los principios que vulnera esta decisión y los efectos (¿qué mensaje se le da  a los jueces supremos ahora?) son graves, y debieron ser evaluados por la Sala Plena. En  todo  caso,  si  la  Suprema  tiene  esta  objeción  (un  tema  que  también  se  desprende  del  cuestionamiento  de  la  Sala  es  que  el  CNM  estaría,  en  concreto,  realizando  una  censura  disciplinaria  a  la  opinión  expresada  en  las  decisiones  jurisdiccionales;  tema  sin  duda  relevante  para  el  debate),  lo  pertinente,  lo  ponderado,  lo  razonable,  era  por  ejemplo  presentar  la  incertidumbre  jurídica  sobre  las  competencias  disciplinarias  para  supremos  ante el Tribunal Constitucional (¿quién define la existencia de la inconducta funcional en  un caso como éste?). Pero no. Se escogió evadir estas reglas constitucionales y legales, y  pateó  el  tablero  en  un  escenario  donde  el  CNM,  aún  sin  salir  totalmente  de  una  de  sus  peores crisis, quizá pudiere aceptar tamaño enredo y vulneración a sus competencias.”11 

    POR LO TANTO  Teniendo en cuenta lo expuesto, se solicita respetuosamente al Pleno del Consejo Nacional de  la  Magistratura  tenga  a  bien  analizar  los  argumentos  señalados  y  se  sirvan  declarar  la  NO  RATIFICACIÓN  del  magistrado  supremo  ROBINSON  OCTAVIO  GONZALES  CAMPOS;  en  salvaguarda de la idoneidad de la magistratura en el desempeño de sus funciones y los valores  jurídicos constitucionales y supranacionales indicados.                                                                
11

  Sala  Plena  de  la  Corte  Suprema  absuelve  a  magistrado  Robinson  Gonzáles:  se  merece  una  investigación.  Boletín  electrónico  Informando  Justicia,  del  18  de  marzo  del  2010.  Puede  ubicarse  en:  http://www.justiciaviva.org.pe/notihome/notihome01.php?noti=248  También  puede  verse:  Las  resoluciones del CNM en materia disciplinaria no vinculan a la Sala Plena de la Corte Suprema. Boletín  electrónico  Informando  Justicia,  del  18  de  febrero  del  2010.  Puede  ubicarse  en:  http://www.justiciaviva.org.pe/notihome/notihome01.php?noti=225  

Lima, 27 de julio del 2011               Ernesto Carlos de la Jara Basombrío  DNI Nº 07852765  Ernesto@idl.org.pe             Miguel David Lovatón Palacios  DNI Nº 07900393   lovaton@idl.org.pe          Cruz Lisset Silva Del Carpio   DNI Nº 40632855  csilva@idl.org.pe     

ANEXOS    Anexo 1.‐ Caso Liberación Hermanos Wolfenson, resolución del 7 de julio del 2005, donde en  aplicación de la ley Nº 28568 la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema ordenó la  excarcelación de los hermanos Wolfenson por exceso en el plazo de la detención sin sentencia  firme.  Anexo  2.‐  Caso  Liberación  Hermanos  Wolfenson,  resolución  del  22  de  julio  del  2005,  donde  los integrantes de la Primera Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, salvo el magistrado  Robinson Gonzáles, modificaron su fallo.  Anexo 3.‐ Caso Luchetti (prescripción), resolución del 27 de abril del 2005.  Anexo 4.‐ Caso Benavides Morales ("receptación"), resolución del 23 de noviembre del 2004.  Anexo 5.‐ Caso Violación Sexual de menor de edad – Ica, resolución del 17 de diciembre del  2004,  donde  la  Primera  Sala  Penal  Transitoria  de  la  Corte  Suprema  declaró  la  nulidad  de  la  sentencia condenatoria. El magistrado Robinson Gonzáles fue el vocal ponente.  Anexo 6.‐ Caso Violación Sexual de menor de edad – Ica, resolución del 23 de setiembre del  2004, donde la Sala Penal de Cañete emite sentencia condenatoria.     

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful