You are on page 1of 4

JÉSUS-MARIE L’ANGÉLIQUE

Noviembre 2003

Año 2, número 7

Noticias de La Angélica
El regreso a lo cotidiano
En este número El verano ha quedado un poco lejos. Pero
sus ecos siguen vibrando en La Angélica
porque ha sido un verano pleno de en-
El regreso a lo cotidia- 1
no cuentros y de experiencias de comunión
fraterna.
Una entrega confiada 2 Numerosas han sido las visitas, tanto las
en manos del Padre
que participaron de las diversas activida-
Como María 2 des organizadas como las de los que pa-
saron solamente un rato por el gusto de
rezar junto a Claudina.
La Eucaristía, el amor 3
Ahora se pone en marcha de a poco un
y la fiesta
nuevo año de actividad con su cuota de nuestro andar. Patio de la Angélica
El sacramento del 3 proyectos y futuro.
“Este es el misterio de nuestra fe”, repeti-
servicio Es la hora de lo cotidiano, del ritmo diario mos cada día al celebrarlo.
y sostenido. El otoño con sus días recorta-
La cripta de San Ire- 4 Claudina, que lo vivió intensamente, nos
neo dos y sus noches frescas es una invitación
lo dejó como un rasgo típico de su espiri-
al recogimiento.
tualidad, por eso el Misterio Eucarístico
Por eso, en este número de las noticias de anida en el centro de nuestras comunida-
La Angélica quisiéramos hacer una pausa des.
para contemplar ese misterio que nutre

Ecos del verano...


a tanta gente. Una visita a Saint Pierre des
A partir de junio La Angélica comenzó a Chartreux unió los dos grupos en una
Sumario
vivir al ritmo de los encuentros. Congre- experiencia de gran profundidad.
• La confanza en la Provi- so de la Familia Jesús-María de Europa ,
dencia, fuerza de la vida A fines de agosto, unos sesenta miem-
más de cien personas visitaron a Claudi-
apostólica bros de los equipos directivos de la Pro-
na y compartieron una tarde en su casa,
vincia de Aragón disfrutaron de una se-
seguida de una Eucaristía en Fourvière y
• En las huellas de María una comida en Lyon. Apenas despedir a
sión en la que pudieron hacer de cerca
una experiencia de la vitalidad del caris-
• Eucaristía, celebración de los vistantes y ya comienzan a llegar las
ma.
la memoria y la esperanza formadoras para vivir una intensa expe-
riencia durante tres semanas acompaña- Y en septiembre recibimos a nuestras
• Cuando la celebración se das por las hermanas Rosemary Mangan, hermanas de India, Pakistán y Colombia
hace servicio Helen Mary Haigh y Teresa de Jesús Pla- venidas a tomar parte en la conferencia
za. India, Pakistán, España, toda la Amé- de ecónomas en Roma
• El mensaje eucarístico de rica Latina y el Africa estuvieron repre-
Ireneo de Lyon Como todos se fueron felices, ya estamos
sentadas.
pensando en el próximo verano y en to-
A partir del 22 de julio se sumaron las das las experiencias que próximamente
participantes del Encuentro Europa y la les vamos a proponer.
casa resultaba ya pequeña para albergar
Página2

Una entrega confiada en las manos del Padre.


La acogida de las huérfanas en la Providencia no se hacía Sagrario cuando falta la harina?. Quizás ella misma nos
sin esfuerzo. Pero el corazón de la Madre no soportaba el libra el secreto cuando leemos en un acta de la Piadosa
tener que despedir a una niña que sufría . “Recibámosla, Unión el resumen de la conferencia sobre la comu-
Dios proveerá” era el comienzo de una rela- nión:“se ha comparado este alimento de
ción de afecto. Una relación “a tres”, Claudi- nuestra alma,al que nutre nuestro cuerpo,
na y sus hermanas, la niña en cuestión y el tiene, como este, la propiedad de de hacer
Padre Bueno que cuida a sus criaturas mejor crecer, robustecer e impedir el que mura-
que a los lirios del campo. mos..., nuestra alma...se convierte en él, no
es Dios quien se transforma en nosotros, so-
Y luego venía la tarea cotidiana de alimentar mos nosotros quienes nos transformamos en
a esa tropa bulliciosa que crecía al ritmo del Dios, como un hierro que metido en el fuego,
estudio, el trabajo y el ejercicio al aire libre. se vuelve candente y participa de dicho ele-
Claudina velaba por todas y administraba mento”
con prudencia. “Cuando el trabajo se hace
con constancia y regularidad se llega a to- La tarea cotidiana de alimentar a Y se añade un consejo para evitar acercarse
do”, solía decir. los que crecen con alegría. a la Mesa del Señor por costumbre: “en cada
comunión, tener una intención particular que
Pero su confianza no reposaba solamente en la buena avive nuestro fervor; ofrecer a Dios algunos sacrificios,
administración. darle algo, y cuanto más le demos, más nos llenará El de
“Un día,-leemos en un testimonio de la Hermana San Fer- sus gracias”.
mín- , la Hermana encargada de la despensa se dio cuen- Confiada como Jesús cuando se dirige al Padre, Claudina
ta de que no había harina en la casa y que sólo quedaba pide ayuda; no es extraño que la consiga; su Providencia
un pan para toda la comunidad y las huérfanas. Se dio acude siempre en favor de “aquellos que
aviso de ello a la Reverenda Madre, que fue inmediata- lo invocan de ver- dad”.
mente a la capilla con todas las religiosas para rezar las
letanías de la Providencia , pidiéndole con fe y confianza. Fiel a su camino de La confianza de Claudina no
Se distribuyó este último pan , y no se sabe cómo se mul- imitar al Maestro, se
tiplicó y duró tres días con gran admiración de todas”. ejerce en el delicado reposaba solamente en la buena
“Después de la intercesión de la Santa Madre, el poco equilibrio de esfuer-
pan que había se multiplicó bajo el cuchillo de la Herma- zo y confianza. administración.
na que preparaba las porciones”, confirma el recuerdo
de una antigua alumna de Fourvière. Y contando con la
fuerza que viene de ...su confianza la lleva a golpear la
Confianza anclada en la recomendación del Maestro la contemplación de
frente a la muchedumbre hambrienta, “dadles vosotros ese Misterio de amor puerta del sagrario.
de comer...”, confianza que pone de su parte los cinco que es la entrega de
panes y los dos peces que son todo su recurso, pero que la propia vida por la
lo espera todo de la bendición del Padre. salvación de todos,
nos anima con su ejemplo a servir de todo corazón.
¿De dónde le viene a Claudina esta confianza hecha for-
taleza, esta confianza que la lleva a golpear la puerta del

Como María... ¿Cómo no pensar en los sentimientos con los que Clau-
dina se acercaba a la Comunión, ella que sobre todo no desea-
ba hacerlo simplemente por costumbre?
¿Cuántos de sus gestos cotidianos de ternura y previ-
Juan Pablo II nos deja esta reflexión hecha de ternura y sión discreta, presentaba a Jesús presente en el Sacramento?
delicadeza: “¿Cómo imaginar los sentimientos de María al escu- ¿Cuántas contrariedades y
char de la boca de Pedro, Juan, Santiago y los otros Apóstoles, sacrificios aceptados con el
las palabras de la Última Cena: « Éste es mi cuerpo que es en- deseo de conformarse en todo
tregado por vosotros » (Lc 22, 19)? Aquel cuerpo entregado co- a la voluntad del Padre al igual
mo sacrificio y presente en los signos sacramentales, ¡era el que su Maestro?.
mismo cuerpo concebido en su seno! Recibir la Eucaristía debía Es un secreto que nos
significar para María como si acogiera de nuevo en su seno el gustaría conocer..., pero es
corazón que había latido al unísono con el suyo y revivir lo que probable que como María
había experimentado en primera persona al pie de la Cruz.” “Este aprendiera a guardar en su
es el corazón que tanto ha amado a los hombres”. (Ecclesia de corazón y a adorar en silencio. Museo de Claudina.– Artesa que
Eucharistia,56) nos recuerda la gracia del pan.
Página3

La Eucaristía, el amor y la fiesta...


Si hay un momento que reune en general a todos los estaré con ustedes hasta el fin del mundo”. Fiesta sencilla
franceses delante de la televisión es el noticiero de las 20. que se repite cada día como prenda de salvación, porque
Ahi estamos, después de comer, cuando el ruido del día si hay un lugar en que el que el servicio y la entrega se
baja y se anuncia la calma de la noche. En medio de las vuelven fiesta, ese lugar es la Eucaristía. Memorial del
“malas noticias” a las que estamos acos- sacrificio, recuerdo vivo de que el amor es una entrega sin
tumbrados, con su cuota diaria de nuevos medida en la que todos salimos ganadores.
parados, inmigrantes clandestinos, transtor- Por eso repetimos “Anunciamos tu Muerte,
nos ecológicos y progresos que no alcanzan Señor y proclamamos tu resurrección hasta
a hacernos más felices, una nota de color. que vuelvas”
En una pequeña población del depar- Fin de las noticias; se apaga la tele. Es bue-
tamento del Var, devastada el año pasado no releer la jornada cerca de Claudina. Esta
por mortales inundaciones, acaban de finali- noche el Señor se ha hecho presente en me-
zar las vendimias con excelentes resultados. dio de las noticias; desde la humanidad de
Sin embargo, sus habitantes han reservado esos viñadores, desde su gesto simple de
Memoria y alegría del vino nuevo. comer y beber juntos, de alegrarse, aún en
unas cuantas cepas para ser cosechadas
hoy. Vestidos con sus ropas tradicionales medio de la realidad más bien sombría que sin
vendimian y fabrican un poco de vino hecho “a la antigua”. duda nos concierne un poco a todos. Es bueno darle gra-
“Queremos olvidar las tristezas y reencontrar la alegría de cias por haber querido dejarnos su presencia en fiesta, en
la vida nueva”, explica un viejo viñador, y sobre todo, alimento y bebida.
“guardar la memoria del buen vino”, vuelve a afirmar, pro- En cierta manera, Claudina nos dejó también la
bablemente ignorando la referencia eucarística de su men- Eucaristía al proponerla como un rasgo fuerte de su espiri-
saje. tualidad.
La cámara nos deja entonces ver a los pobladores, “Guarden
jóvenes y viejos que se reunen, bailan y beben con alegría. siempre la caridad,
que sea como la pupi- Memorial del sacrificio, la
Y otra vez la actualidad. Las diferencias políticas, las ambi-
ciones económicas, la búsqueda de placeres. Según pala- la de sus ojos” decía Eucaristía es el recuerdo vivo de
bras del filósofo Régis Debray, “las escudillas en que se como recomendación
cuecen nuestras pequeñas sopas”. La imagen menuda de a sus hijas. Caridad una entrega de la que todos
la aldea en fiesta parece entonces agrandarse, con la ale- que se expresa en el
gría del vino nuevo y la memoria de los que todavía tienen servicio al prójimo y salimos ganadores.
mucho que transmitir aún en medio del pesimismo ambien- en la ternura especial
te. con que cada gesto
Como Jesús y sus discípulos, que se reunieron a en favor del hermano se hace ofrenda a Dios.
celebrar en medio de la oscuridad de la noche, cuando las Golpeada en su carne por los sufrimientos de su tiem-
sombras agobiaban y se acercaba la hora del príncipe de po, pero nutrida de Eucaristía, Claudina nos enseñó la espe-
las tinieblas. Esa noche en la que las palabras “hagan ranza activa de un mañana mejor haciendo del servicio una
esto en memoria mía” resuenan como un anuncio de “Yo fiesta de alabanza.

“Este sacrificio-continúa el texto-es tan


El Sacramento del servicio decisivo para la salvación del género
humano, que Jesucristo lo ha realizado y
ha vuelto al Padre sólo después de
“La noche en que fue entregado..., después de haber lavado los habernos dejado el medio para participar
pies...Jesús tomó el pan...se los dio..., también la copa...”. Y un rato de él, como si hubiéramos estado pre-
después pedía angustiado a su Padre: “si es posible...aparta este ca- sentes”. (Ecc. De Euch. 11)
liz,...pero no mi voluntad, sino la tuya.” “No hay mayor amor’... Claudina comprendió en su vida esta Jesús nos ha dejado el medio
verdad, y al hacer de la Eucaristía su para participar de su don.
« La Iglesia-dice el Papa en la encíclica sobre la Eucaristía– la ha recibi-
fuerza,es la imitación del don del Maestro
do de Cristo, su Señor, no sólo como un don entre otros muchos, aunque
lo que insipira su servicio.
sea muy valioso, sino como el don por excelencia, porque es don de sí
“La Madre no cedía a nadie el prestar a las niñas que llegaban a la Provi-
mismo, de su persona en su santa humanidad y, además, de su obra de
salvación. Ésta no queda relegada al pasado, pues « todo lo que Cristo dencia los servicios más repugnantes a la naturaleza”, dice el testimonio
es y todo lo que hizo y padeció por los hombres participa de la eternidad de sus contemporáneas. Y lo hizo con alegría, con el gozo de saber
divina y domina así todos los tiempos... ».10 hasta el final que “Dios es bueno”.
A pesar del fresco y los días cortos, y de la proximi-
Jésus-Marie L’Angélique
dad el Adviento, ya estamos pensando en el próximo vera-
2, Place de Fourvière
69005, Lyon no y en la posibilidad de organizar nuevos encuentros.
Francia
Una sesión de retiro para religiosas por frupos de
lenguas, una sesión para los miembros de la FJM que quie-
Teléfono : (00 33) 4 78 25 32 02 ran venir a rezar dos o tres días con Claudina, ...y a cono-
E-mail : jmangelique@wanadoo.fr
cer Lyon y sus alrededores, y también estamos abiertas a
recibir ideas sobre otras formas de encuentros.
A partir del otoño 2004 pensamos también en ex-
periencias para jóvenes que quieran profundizar en su fe
en grupo, hacer una actividad en favor de los demás, y al
mismo tiempo aprender francés.
¡Qué bueno es Dios!
¡Ya les daremos más noticias!

Algunos lugares de Lyon: La cripta de San Ireneo


Hacia el año 150 Potino, discí- muy dañada por la Revolución.
pulo de Policarpo llegó a las
La cripta, restaurada en el estilo carolingio conserva to-
Galias proveniente del Asia
davía la sepultura del gran Ireneo de Lyon. Desde allí
Menor y fundó la comunidad
podemos recordar algo de su enseñanza sobre la Euca-
crisitana de Lugdunum. En esa
ristía: “Es esta misma oblación que la Iglesia ha recibido
misma época llegó también
de los Apóstoles y que ofrece a Dios en el mundo entero, la
Ireneo. En el año 177 una per-
ofrece a Dios que nos da el alimento como primicias de los
secución dejó 48 mártires,
dones propios de Dios en la Nueva Alianza.
entre ellos Potino y Blandina.
Como los romanos ordenaron Se la ofrecemos en efecto, no como a alguien que estuviera
quemar los cuerpos no pudie- en necesidad, sino para darle gracias por sus dones y san-
ron ser enterrados. Al año tificar la creación.
siguiente en otra persecución fueron martirizados Alejan-
Pues del mismo modo que Dios no tiene necesidad de lo
dro y Epipodio y esta vez si, fueron enterrados en el ce-
que viene de nosotros, nosotros sí tenemos necesidad de
menterio que se encontraba sobre la meseta de lo que
ofrecer algo a Dios. Como dice Salomón “Quien tiene pie-
hoy es el barrio de Saint Just, al lado de Fourvière. En ese
dad del pobre le presta a Dios.
mismo sitio, Ireneo, convertido en el segundo obispo de
Lyon escribió su obra teológica en el último cuarto del Porque El acepta nuestras buenas acciones, El, el Dios que
siglo II. Es normal que a su muerte también fuera enterra- no tiene necesidad de nada,
do allí. para poder darnos en cambio
de sus propios bienes” (A.H IV)
Ya en el año 450 se edificó un santuario dedicado a San
Juan y destinado a proteger las tumbas de Ireneo, Alejan- La piedad eucarística de Clau-
dro y Epipodio. Un resto de este edificio se conserva en dina estaba por cierto bien
las fundaciones del costado norte. fundada.

Durante el período carolingio (siglos IX y X) un santuario


más importante con cripta, y dedicado a San Ireneo, re-
emplaza al anterior que estaba muy deteriorado., pero es
destruido en 1562 durante las guerras de religión. Solo la
cripta pudo ser conservada.
Fachada y descenso a la Cripta de San
La Iglesia que conocemos hoy edificada entre 1824 y Ireneo– Lyon 5ème
1830 reemplazó a una anterior, demasiado pequeña y