Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

Teorías de Localización Ya a principios de siglo, los autores de la denominada Escuela Alemana de la Localización, se plantearon analizar las causas que regían la distribución espacial de las manufacturas. Esto era, en aquellos momentos, en Alemania un debate de gran trascendencia debido a que, como consecuencia del fuerte proceso industrializador vivido a finales del siglo pasado, se había transformado radicalmente el uso dado al espacio y la localización en él de las actividades productivas Constituyen la visión tradicional o clásica del problema de la generación de tejido empresarial. Las primeras contribuciones utilizan como variable explicativa para generación de tejido empresarial la tendencia empírica a la concentración empresarial en determinados emplazamientos con preferencia a otros, tratando de explicar los motivos que provocan la decisión preferente de una localización por otras, en definitiva que tipo de características orientan a las empresas a seleccionar el emplazamiento y por que dicha selección o elección no es aleatoria. El argumento central de las teorías de la localización radica en el peso relativo de los costes de transporte en el coste final, la reducción de este tipo de costes motiva que determinadas actividades se ubiquen en la proximidad de las materias primas, otras se sitúan en la proximidad del mercado al que orientan su producción. Por tanto la variable clave es la distancia o dicho de otra manera el coste que la misma representa y se traduce en gastos, tiempo e inconvenientes . El legado de Johann Heinrich Von Thünen Dentro del conjunto teórico de la localización destaca la tesis de Von Thunen (1820) quien enfatiza el rol de los costes en función de la distancia al mercado. Tienen su origen en los trabajos que hizo en Alemania en 1820 Johann Heinrich von Thünen, «El estado aislado». Su modelo estudia las diferencias de renta con respecto al mercado, es el paradigma para todas las teorías posteriores. No en vano usa el método deductivo en sus razonamientos, esto una apuesta por el método científico. En su trabajo pionero Von Thünen (1826) construyó un modelo muy útil, basado en los precios de la tierra, la calidad de la misma y los costos de transporte, para explicar la división del trabajo, entre los centros urbanos y las áreas rurales dedicadas a la agricultura. Padre de la teoría de localización: leyes que determinan los sistemas de cultivos (y la renta) según la distancia al mercado y algunos problemas espaciales de la economía de intercambio. La idea central es que la renta varía con la distancia con respecto al mercado, en un espacio isótropo y aislado. A este tipo de renta se le llama renta de localización o renta de ubicación. Von Thünen reconoció que el hombre trata de resolver sus necesidades económicas en el entorno inmediato, reduciendo sus desplazamientos al mínimo. Von Thünen se preguntó por qué los lotes de tierra, con las mismas características tenían diferentes usos. Concluyó que se explicaba por la distancia al mercado.

Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

Imaginemos un poblado muy grande en el centro de una planicie uniformemente fértil; un espacio isotrópico. Tras el espacio fértil se extiende un desierto que incomunica el poblado del resto del mundo. No hay otras poblaciones. El único mercado compra toda la producción agrícola de la región, y se transporta por el camino más corto (una línea recta).

En estas condiciones todos los hombres se comportan de manera semejante en asuntos económicos, es decir, tienen las mismas necesidades y habilidades, producen por igual y poseen un conocimiento total del espacio y se conduce racionalmente para alcanzar el máximo rendimiento, es el hombre económico. Sí se tienen en cuenta las diferencias en el coste del transporte dependiendo de la distancia, la cantidad y lo perecedero de la mercancía. En su enfoque, denominado renta de ubicación, la renta es generada por el factor distancia y por tanto varia en función de la distancia del lugar de producción con respecto al mercado, por ello en los esquemas de economía agraria donde Von Thunen sitúa sus modelos, el tipo y la intensidad en el uso de la tierra depende de la distancia de los espacios productivos al mercado. Teoría de la localización industrial de Alfred Weber Alfred Weber (1909) utilizará similares herramientas para la definición de su “Teoría de la ubicación industrial” donde explica la localización industrial usando los costos de distancia y transporte del centro productivo al mercado como variable explicativa principal para la localización de las plantas productivas. Para su teoría Weber supone un espacio isotrópico, pero, con recursos localizados en un punto y con un mercado en otro punto. En general su teoría se aplica a la industria pesada, aunque puede aplicarse a la industria ligera. El factor fundamental del que trata la teoría es la distancia: la distancia de la planta de producción a los recursos y al mercado. Lo que se localiza es la planta de producción, que es el lugar de fabricación. También considera que los costes de producción son los mismos en todas partes. Con estos supuestos, lo ideal es

Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

que la planta se ubique en el lugar donde los costes de transporte estén minimizados. Weber representará su teoría en un triángulo, en el cual, dos vértices corresponden a los productos que necesita en su elaboración y otro vértice es el lugar de mercado.

Lo normal es que, en la elaboración de cualquier bien, se necesite más de un producto. Incluso productos elaborados por otras empresas. Weber distingue entre: materiales puros que se venden tal y como se encuentran en la naturaleza, como los tomates; y los materiales brutos, que han sufrido algún tipo de elaboración y han perdido peso, como la madera para muebles. Según Weber la ubicación de una planta industrial está relacionada con cuatro factores fundamentales: la distancia a los recursos naturales, la distancia al mercado, los costes de la mano de obra y las economías de aglomeración. Estos dos últimos factores están modificados por decisiones políticas. Weber no considera en su teoría las fuentes de energía, aunque pueden incluirse como materia prima, ya que es posible considerarlas como un coste más de producción, y tiene características muy similares a las materias primas. En la teoría se consideran dos tipos de materiales de producción: los ubicuos, como el agua, la arena o cualquiera que pueda encontrarse en cualquier parte; y los recursos localizados, que sólo se encuentran en un determinado punto y son esenciales para la elaboración. Estos últimos son los que tendrán más peso en la localización de la planta, aunque existen regiones en las que, lo que Weber considera materiales ubicuos, no lo son tanto. En el primer supuesto Weber considera que los costes de producción son iguales en todas partes, por lo que sólo es posible una variación del precio unitario debido a los costes de transporte. La ubicación de la planta será allí donde los precios de transporte sean

Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

mínimos. Estos precios están en función de la pérdida de peso en el proceso de elaboración, de la fragilidad o del aumento del valor añadido. Weber elabora un índice, índice de materiales, en el que se divide el peso de los recursos utilizados entre el peso del producto elaborado. El resultado indicará la dependencia de la planta para localizarse cerca de los recursos o cerca de los mercados. En los materiales puros el resultado es 1, en los materiales brutos serán mayor que 1; cuanto más alto sea el índice material más dependencia tendrá la planta de la localización de los recursos, ya que el producto elaborado pierde más peso, y por lo tanto cuesta más transportar la materia prima que el producto elaborado; cuanto más bajo sea el índice material más cerca del mercado se situará la planta. Weber consideraba como peso de ubicación al índice de materiales más uno (PU=IM+1). En este modelo no se tienen en cuenta ni la energía empleada ni el valor añadido del producto. En el segundo modelo Weber introduce cambios en función del coste de la mano de obra y de las economías de aglomeración. Estos factores pueden hacer que el coste de producción descienda en algún otro punto; y la planta tendería a instalarse allí donde producir le saliera más barato, siempre y cuando el ahorro en los costes de producción superen el aumento de los costes de transporte; a los que se ha de hacer frente, ya que la nueva localización no es el óptimo de reducción de los costes de transporte. El triángulo que Weber utilizó en el primer modelo aparece ahora rodeado de círculos concéntricos que representan el coste del transporte en una área, cada círculo se llama isodapán. Si situamos un punto en el que los costes de la mano de obra son menores que los costes del transporte, dentro del isodapán, la planta se ubicará en ese punto, pero si los costes de la mano de obra quedan fuera del isodapán la planta no se trasladará. El límite entre los costes de transporte y el ahorro en la fuerza de trabajo es el isodapán crítico. Weber también tuvo en cuenta el efecto de las economías de aglomeración. Por el hecho de estar situada en una región industrial, una planta puede beneficiarse de ahorros en cuestiones como el acceso a los mercados, a las vías de comunicación, a la mano de obra especializada, a los servicios comunes y a los proveedores. Sin embargo, estos ahorros pueden desencadenar una competencia por la tierra y dispararse el precio del suelo, anulando los posibles ahorros. Como ocurre en todos los modelos la teoría es más simple que la realidad, pero es muy útil para comprender muchos fenómenos de localización industrial. La crítica más grave que se le puede hacer a este modelo es que no tiene en cuenta ni los costes de extracción del recurso, ni las limitaciones y costes del almacenamiento; dos factores que pueden hacer subir mucho el precio unitario del producto. Tampoco tiene en cuenta que cuanto mayor sea el valor añadido a un producto menos depende del transporte para generar plusvalías y crear beneficios. Teoría de los lugares centrales de Walter Christaller Walter Christaller (1933) establece una jerarquía posicional donde el lugar central viene definido en función de la ubicación de las actividades comerciales, área central que ofrece servicios a los territorios que la circundan (áreas complementarias). Dentro del área central

Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

se establece una división entre servicios de alto orden, y servicios de bajo orden los primeros aparecen caracterizados por una gran demanda inicial, con grandes áreas de mercado para un solo establecimiento, mientras que los segundos presentan una demanda inicial baja apoyados en áreas de mercado pequeñas, estableciéndose una estructura jerárquica a nivel territorial. Esta teoría de sistemas intenta explicar, a partir de ciertos principios generales, la distribución y jerarquización de los espacios urbanos que prestan determinados servicios a la población de un área circundante en un espacio isótropo. Para ello establece el concepto de "lugares centrales" a los puntos donde se presta determinados servicios para la población de un área circundante. Se sustenta en la premisa de que la centralización es un principio natural de orden y que los asentamientos humanos lo siguen. La teoría sugiere que hay leyes que determinan el número, tamaño y distribución de las ciudades. Christaller aplicó inicialmente dicho supuesto únicamente para el análisis de mercados por lo que excluyo del modelo ciudades altamente especializadas como los asentamientos mineros.

Partiendo de un espacio isótropo con una distribución homogénea de la población y del poder adquisitivo, el coste del producto se incrementara en función de los factores distancia y precio del transporte. Del mismo modo la capacidad de compra de la población de un producto disminuirá en función de su coste y por tanto de la distancia. Siguiendo este razonamiento se deduce que existirá un límite a partir del cual ya no es rentable adquirir un producto o servicio al existir otro lugar más próximo. La teoría de Christaller crea una red de áreas de influencia circulares en torno a los centros de servicios o lugares centrales que en el modelo acaban transformándose en teselas hexagonales al ser esta la figura geométrica más cercana al círculo, la cual no deja espacios intersticiales sin cubrir al gravitar hacia uno u otro núcleo. La existencia de lugares centrales que ofrecen una mayor y más variada gama de servicios permite deducir una jerarquía de núcleos, creando áreas de influencia y relaciones entre unos y otros.

Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

La región económica ideal de Lösch. Lösch elabora un modelo de economía espacial en condiciones de competencia imperfecta en el que el espacio resulta una variable fundamental. Desarrolla el concepto de región económica, a través de la delimitación del área de mercado según una serie de postulados. Considera este autor, como punto de partida, un espacio continuo y homogéneo, con costes uniformes, y con población distribuida también uniformemente, compuesta por individuos idénticos en renta y gustos. Los productores y los consumidores maximizan respectivamente beneficios y utilidad. Si existiera un único productor y decidiera vender a un precio “p” a los consumidores radicados justo a su lado, tendría que ir subiendo ese precio, en función de los costes de transporte en que vaya incurriendo, a la hora de vender en localizaciones más alejadas geográficamente. Si la curva de demanda de ese productor es

al precio p’, que corresponde a unos costes de transporte (p’-p), su cantidad demandada sería cero. De ese modo, abastecería un área de mercado circular, de radio igual a la distancia que corresponde al coste de transporte igual a (p’-p). Si se considera la existencia de más productores, el área circular descrita se convierte en hexagonal, ya que las áreas circulares suponen la existencia de pequeños espacios geográficos no abastecidos por ningún productor. La red de hexágonos resulta eficiente, ya que agota la totalidad del área servida. Otros bienes generarán otras redes hexagonales, superpuestas a la inicial, cuyas áreas de mercado serán de distinto tamaño en función de la variación de las economías de escala en la producción y los costes de transporte de los diferentes bienes. La “región económica ideal”, según Lösch, corresponde al resultado de una concentración espacial según la cual todas las redes tengan un centro de producción común. La concentración espacial de las actividades es la conclusión a la que llega este autor, aun cuando su supuesto de partida era, recordemos, el reparto homogéneo de los factores productivos y de la población a lo largo de todo el espacio.

Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

La teoría neoclásica del comercio Dentro de este esquema, la escuela neoclásica ha desarrollado dos teorías del comercio internacional. Una es simplemente una reformación de la teoría de Ricardo (ventaja comparativa), completada con otra de la de Mill (demanda recíproca), adecuándolas a las hipótesis del nuevo modelo; la otra, más innovadora, establece la causa última de la diferencia en los precios relativos, condición de la existencia de ventajas comparativas. Es la teoría de Heckscher-Ohlin, que lleva el nombre de los dos economistas suecos que la formularon. Dentro de este esquema, la escuela neoclásica ha desarrollado dos teorías del comercio internacional. Una es simplemente una reformación de la teoría de Ricardo (ventaja comparativa), completada con otra de la de Mill (demanda recíproca), adecuándolas a las hipótesis del nuevo modelo; la otra, más innovadora, establece la causa última de la diferencia en los precios relativos, condición de la existencia de ventajas comparativas. Es la teoría de Heckscher-Ohlin, que lleva el nombre de los dos economistas suecos que la formularon. Afirma que los paises se especializan en la exportación de los bienes que requieren grandes cantidades de los factores de producción en los que son comparativamente más abundantes; y que tiende a importar aquellos bienes que utilizan factores de producción en los que son más escasos. El modelo parte de la teoría de David Ricardo de la ventaja comparativa. El modelo de Heckscher-Ohlin fue creado como una alternativa al modelo Ricardiano de ventaja comparativa. A pesar su mayor complejidad no ha probado mayor precisión en sus predicciones. Aún así, desde un punto de vista teórico brinda una elegante solución incorporando el mecanismo neoclásico de precios en la teoría del comercio internacional. La teoría dice que el patrón de comercio internacional está determinado por diferencias en las dotaciones de trabajo. Predice que los países exportarán aquellos bienes que hacen uso intensivo de los factores abundantes localmente e importarán bienes que hacen uso intensivo de los factores que son localmente escasos. Wassily Leontief realizó una comprobación empírica de este modelo y descubrió que los Estados Unidos exportaban bienes labor-intensivos a pesar de tener abundante capital. Esta contradicción se conoce como la Paradoja de Leontief. Teoría Neoclásica Urbana A partir de las investigaciones cuantitativas llevadas a cabo en los años 30 sobre las zonas de atracción comercial de las ciudades americanas propone la Ley de Reilly, también denominada la ley de la gravitación de los comercios al por menor. En ella, aplicando propiedades físicas al análisis urbano, se explica el ámbito de influencia comercial de las ciudades en los años comprendidos entre 1929 y 1931, y por extensión, las áreas sobre las que los centros comerciales ejercen su dominio. En concreto es el concepto de gravedad de Newton el que viene a explicar la influencia ejercida (áreas de influencias) por las ciudades u otros polos de atracción, convirtiéndose en un modelo de localización.

Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

El modelo de Reilly es un modelo determinista y expresa que las ventas que dos localidades (a y b) atraen de una localidad intermedia, son directamente proporcionales a sus poblaciones e inversamente proporcionales al cuadrado de las distancias entre la localidad intermedia y las dos localidades consideradas. La ley de Reilly pone de manifiesto que la decisión de comprar en un establecimiento comercial concreto no sólo es función de la distancia que lo separa de la residencia del individuo (tal como pretende la Teoría de los Lugares Centrales), sino que en esta decisión también juega un importante papel el poder de atracción de dicho establecimiento comercial. El modelo de Reilly es un modelo determinista y expresa que las ventas que dos localidades (a y b) atraen de una localidad intermedia, son directamente proporcionales a sus poblaciones e inversamente proporcionales al cuadrado de las distancias entre la localidad intermedia y las dos localidades consideradas. La ley de Reilly pone de manifiesto que la decisión de comprar en un establecimiento comercial concreto no sólo es función de la distancia que lo separa de la residencia del individuo (tal como pretende la Teoría de los Lugares Centrales), sino que en esta decisión también juega un importante papel el poder de atracción de dicho establecimiento comercial. Nueva Teoría del Comercio Hemos visto cómo la teoría neoclásica del comercio internacional postula que éste se explica a través de la ventaja comparativa. Cada nación producirá aquellos bienes en los que goce de una ventaja relativa y mediante el intercambio los distintos países se complementarán, sacarán provecho de sus diferencias. De este modo las diferencias de recursos, capacidades de la fuerza laboral y características del factor capital de los distintos países determinarán los patrones del comercio internacional. Las predicciones que se desprenden de esta teoría son, por ejemplo, que los países más desarrollados exportarán manufacturas e importarán productos no elaborados, mientras que los países en vías de desarrollo importarán manufacturas y exportarán productos no elaborados (materias primas y alimentos) debido al diferente precio relativo de sus factores. Este tipo de intercambios mejora el bienestar mundial ya que el comercio puede entenderse como un método indirecto de producción. “en vez de producir un bien por sí mismo, un país puede producir otro bien e intercambiarlo por el bien deseado. […] Cuando un bien es importado es porque esta “producción” indirecta requiere menos trabajo que la producción directa”. Sin embargo esta visión, según la cual los países son complementarios en su producción no se ajusta a la realidad. Según nos dice la teoría tradicional, como los países se complementan en sus producciones todo el comercio debería ser interindustrial (el comercio intraindustrial no tiene por qué existir). Sin embargo el comercio intraindustrial no sólo existe, sino que como afirman P. Krugman y E. Helpman: “In practice, however, nearly half the world´s trade consists of trade between industrial countries that are relatively similar in their relative factor endowments”. Especialmente a partir de la creación de la CEE en 1957, los expertos en comercio internacional se percataron de que

Universidad de Costa Rica Escuela de Geografía GF-0206- Geografía Económica

Notas de Clase, Agosto del 2008. Elaboró. Melvin Lizano Araya

los intercambios entre estas naciones europeas (todas ellas economías desarrolladas), aumentaron espectacularmente a raíz de la unión aduanera, pero que este comercio no respondía a la pauta del modelo Heckscher-Ohlin-Samuelson de complementariedad productiva entre naciones (comercio interindustrial), sino que era, en gran medida, intercambio intraindustrial. Este sorprendente hecho hizo preguntarse a los investigadores cómo se explicaban esos intercambios, y este fue uno de los puntos de partida de las nuevas explicaciones del comercio internacional, que centraron su análisis en suavizar los supuestos del modelo neoclásico (rendimientos constantes, mercados perfectamente competitivos y ausencia de externalidades). Otro ejemplo más actual de la importancia de los intercambios intraindustriales es el que muestra la tabla 1. En ella se expone, para el caso de EE.UU., el índice comercio intraindustrial/comercio total para distintas industrias. Un valor de 0 implica que EE.UU. es o bien un importador, o bien un exportador neto en ese sector. En este caso el comercio sería únicamente interindustrial. Un valor de 1 implica que las importaciones y las exportaciones que realiza EE.UU. en ese sector están muy igualadas, es decir, que el comercio intraindustrial es muy significativo.

Bibliografía Moncayo, E. 2007. “Modelos de desarrollo regional: teoría y factores determinantes” Sociedad Geográfica de Colombia. Academia de Ciencias Geográficas. Mazurek, H. 2004. Geografía Económica. Instituto para Investigación del Desarrollo. Proyecto AIDeR CIAT / IRD. Lösch, A., 1954. The Economics of Location, (Jena: Fischer), 1940. Traducción al inglés (New Haven, Conn: Yale University Press). Steinberg, F. 2004. La nueva teoría del comercio internacional y la política comercial estratégica. Alianza Editorial. Buenos Aires.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful