Electrónica

Chatarra Electrónica

Área: Fecha de Entrega: Curso y División: Alumno:

Electrónica 23 de Agosto de MMXI 5TO Año “A” Rodrigo Daniel Vittori Alí

Nota: Éste trabajo no busca ser una explicación completa de la teoría sobre el funcionamiento de
éstos artefactos, éste trabajo está redactado solo con fines INFORMATIVOS. Para mayor información Ud. puede consultar con un técnico profesional o buscar sobre el tema en manuales y/o internet, así como en otros medios informativos. Éste reporte es propiedad intelectual mía y por lo tanto autorizo legalmente la copia y reproducción tanto total como parcial de éste documento, siempre y cuando no se altere la información contenida en él y se asiente éste documento como fuente de investigación. Las fuentes en las cuales me basé para la redacción de éste documento fueron conversaciones mantenidas con técnicos profesionales y artículos varios de Internet de autoría anónima y que autorizaban su reproducción, sin embargo aquí no se cita literalmente ningún artículo y si así fuere ha de serme notificado para poder realizar futuras correcciones. Rodrigo Daniel Vittori Alí

¿Qué es la Chatarra Electrónica?
La “chatarra electrónica”, “RAEE” ,“desechos electrónicos”, “basura tecnológica”, “e-scrap”, “e-waste”, “ ” ó “WEEE” es el término que corresponde a todos aquellos productos eléctricos o electrónicos que han sido desechados o descartados, tales como: computadoras, teléfonos celulares, televisores y electrodomésticos. La chatarra electrónica se caracteriza por su rápido crecimiento debido a la rápida obsolosencia que están adquiriendo los dispositivos electrónicos y por la mayor demanda de estos en todo el mundo, entre otros factores. La ONU calcula que se producen en torno a 50 millones de toneladas de esta clase de residuos al año.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) un desecho electrónico es todo dispositivo alimentado por la energía eléctrica cuya vida útil haya culminado. La convención de Basilea por su parte, define la chatarra electrónica como todo equipo o componente electrónico incapaz de cumplir la tarea para la que originariamente fueron inventados y producidos. Y estos al ser desechados pasan a ser residuos electrónicos. Por lo tanto no nos equivocaríamos al decir que muchas veces los residuos electrónicos pasan a ser considerados como tales mucho antes de que se cumplan los requisitos para que entrasen en dicha clasificación.

Un ejemplo de esto es el proceso de “obsoletización” sufrido por muchos tipos de elementos electrónicos. A modo de ejemplo, en éstos días se considera que las reproductoras de cintas VHS han quedado obsoletas respecto a los DVD’s debido a que éstos permiten una gama de formatos mayor, poseen una mejor calidad de imagen, permiten almacenar más datos y duran mayor tiempo sin corromperse; sin embargo ya comenzó el proceso de obsoletización para éstos también debido a los nuevos “DVD’s blueray” que nos permiten una mejor calidad de imagen y sonido. Por otro lado debemos hacer memoria de los “floppy disk’s” (“disquetes”), de 5 ¼” y 3 ½”, que fueron reemplazados por los CD’s ROM, que luego sufrieron una serie de modificaciones hasta llegar a su tamaño actual y el tamaño expandido (ni hablar de los CD’s que estaban en condiciones de ser grabados bajo formatos de codificación no estandarizados), que a su vez fueron reemplazados por los DVDROM, que fueron póstumamente suplantados por los DVDDL-ROM’s, que son los que hoy día conocemos. Y finalmente el ejemplo más claro del proceso de obsoletización de la tecnología en lo que respecta a la informática: los “pen-drives” y las “SD-Cards”, comenzaron teniendo las mismas características que una flash card convencional, siendo de 8, 16 ó 32 Mb; luego comenzaron a salir algunas de hasta 64 Mb, luego llegaron las de 128 Mb, algunas de éstas ya presentaban a éstas alturas la característica de ser booteables, lo cual amplió los horizontes del software en equipos portátiles; luego vinieron las de 256 y 512 Mb, no podemos imaginar el

テセワエ テセワエ テセワエ テセワエ テセワエ テセワエ テセワエ テセワエ

Definición Exacta de “Desecho Electrónico”

Los Artefactos electro-electrónicos y la “Obsoletización”

furor que generó en el mercado la aparición de los pen-drive’s de 1 y 2 Gb de memoria; luego llegaron los de 4 y 8 Gb, siendo los de tamaño “estándar” de hoy día, mientras que hace ya meses en el mercado están los pendrives de 256 Gb, y los PHDD (Portatile Hard Disk Drive) de hasta 1 Tb llegan en éstos tiempos a valores costeables por el usuario promedio, habiendo tenido lugar todos éstos fenómenos en un lapso menor a 10 años. Muchos de los equipos empleados para reproducir éstos elementos y/o los mismos elementos hoy día están en condiciones de ser utilizados (personalmente tengo una lectora floppy estándar la cual empleo para guardar información debido a que al ser un método “obsoleto” de almacenamiento de datos lo hace increíblemente segur, combinando los nuevos estándares de codificación AES-256 con la vieja tecnología, sobre la cual abunda la documentación y el conocimiento de usuarios capacitados se logra un sistema de seguridad a nivel de los algoritmos de codificación del departamento de estado de los E.E.U.U. por menos de $ 100 argentinos y unas cuantas horas de programación a bajo nivel en una arquitectura de 16 bits) y sin embrago son considerados “basura” debido a que no se le encuentran nuevas aplicaciones a las viejas tecnologías.

Impacto ambiental de la chatarra electrónica
Existen diversos daños para la salud y el medio ambiente generado por varios de los elementos contaminantes presentes en los desechos electrónicos, en especial el mercurio, el plomo y el cadmio. Colocar este tipo de residuos en la basura, o dejarlos en manos de “cartoneros”, es poner en riesgo la salud de las personas y del ambiente, debido a que contienen componentes peligrosos como el plomo en tubos de rayos catódicos y las soldaduras, arsénico en los tubos de rayos catódicos más antiguos, trióxido de antimonio retardantes de fuego, etc. Mientras el celular, el monitor y el televisor estén en su casa no generan riesgos de contaminación. Pero cuando se mezclan con el resto de la basura y se rompen, esos metales tóxicos se desprenden y pueden resultar mortales.

Chatarra electrónica en la República Argentina
El mayor peligro para la salud que presenta la basura electrónica es lo que se conoce clínicamente como “Envenenamiento por Metales Pesados”. Para reflejar el panorama sobre éste problema cito la publicación realizada por GREENPEACE Argentina el 29 de Diciembre de 2010: El actual sistema de disposición de residuos conocido como CEAMSE tiene sus días contados, y ningún Municipio acepta que se instalen ningún basural cerca de sus vecinos. Hay un miedo justificado, porque con la basura doméstica los argentinos tiramos pilas, baterías, lámparas de mercurio o residuos electrónicos con todo tipo de metales pesados. Es más, para éste 2010 desechamos unas 120.000 toneladas, unos 3 kg/habitante/año. Durante el 2010 se vendieron más de 1.000.000 de TV’s o LCD, unos 12.000.000 de teléfonos celulares, 1.200.000 de sistemas de impresión y cerca de 2.650.000 computadoras entre PC’s, netbook y notebooks. A ello hay que sumarle varios millones más entre heladeras, aire-acondicionados, TV, equipos de audio/video, electrodomésticos, lavarropas, sistemas de alarmas, juguetes, expendedores automáticos, equipos médicos, electrónica automotriz; etc. “La chatarra eléctrica y electrónica avanza contaminando suelos, cuerpos de aguas, ecosistemas y, lo más importante, a nosotros mismos. Desde las lamparitas de bajo consumo con mercurio hasta las baterías de celulares con cadmio o los monitores con plomo y fósforo, la basura electrónica es un verdadero problema del siglo XXI. Nos volvimos electrónicos, en el trabajo, la oficina o el hogar; pero no queremos asumir la responsabilidad del posconsumo de los aparatos y aplicaciones que nos hacen la vida más fácil”, declara el biólogo Gustavo Protomastro de la consultora Ecogestionar. En un reciente estudio de la Agencia Ambiental de EEUU (EPA) y una Universidad, se determinó que la basura electrónica genera el 70 % de la contaminación de metales pesados (mercurio, cadmio, plomo, bromo, selenio, etc.) en basurales o rellenos sanitarios. Pero, además, cada vez que enterramos una heladera o una computadora, estamos perdiendo recursos minerales no renovables. “Hierro, cobre, zinc, aluminio, metales preciosos o tierras raras, así como petróleo en forma de plástico son desperdiciados complicándole la vida a futuras generaciones, contaminando a las presentes generaciones y a los ecosistemas”, agregó Protomastro. El problema tiene solución y los desechos electrónicos pueden transformarse en insumos de nuevos procesos industriales. Pero para ello:

1) Los consumidores deben segregar los desechos electrónicos y devolverlos a las empresas productoras o municipios al final de su ciclo de vida útil; 2) Las marcas, productoras o importadoras de Aparatos Electrónicos deben recibir, reciclar o disponer los desechos electrónicos, asumiendo la logística y los costos de tratamiento de todo aquello que no se pueda reciclar; 3) El Estado debe impulsar a empresas recicladoras (créditos blandos, normas jurídicas claras, transferencia tecnológica) y facilitar la recolección municipal; Como indicador de la evolución del consumo electrónico en IT, se presenta la evolución del AÑO 2008 y 2009 de importaciones en unidades y U$S FOB. de equipamiento y de partes y piezas para la producción Nacional.

En fin gracias al esfuerzo de Greenpeace y otras ONG’s el 5 de Mayo del corriente año, luego de más de tres años de debate en la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Cámara Alta, los Senadores de aprobaron el proyecto de ley que establece: la extensión de las responsabilidades legales y financieras de los productores de aparatos eléctricos y electrónicos hasta el final de la vida útil de sus propios productos (Responsabilidad Extendida del Productor); la prohibición de sustancias contaminantes en la fabricación de ro nuevos artefactos y la creación de una infraestructura a nivel nacional para el descarte, acopio, transporte, reutilización y reciclado de los RAEE. Una copia on-line y oficial del documento completo puede apreciarse en: um
4= at lu sn oC t& =n oi si mo c_ or n &0 1/ 43 9= px em un &L P= op it &S =n e gi ro ?p hp .e px Er ev /s ot ce yo rp / be w/ ra .v og .o da ne s. ww w/ /: pt t h

Por otro lado los expertos ya están analizando el impacto que se generará este año, y las proyecciones arrojan resultados atemorizantes: Greenpeace denunció, además, que Argentina no cuenta con un sistema de gestión de basura electrónica capaz de hacer frente al constante crecimiento de los residuos tecnológicos y de los impactos ambientales y sanitarios ie ct que éstos generan. “Las computadoras, impresoras o teclados, como el resto de los aparatos electrónicos, contienen metales pesados y sustancias químicas tóxicas peligrosas para la salud y el ambiente; uno de los elementos con mayor potencial de contaminación son las baterías recargables de las computadoras portátiles. A pesar de ello y siendo testigos del constante recambio tecnológico, Argentina aún no cuenta con un sistema de gestión para el correcto tratamiento y reciclado de estos artefactos”, señaló Yanina Rullo, de la campaña de Residuos Eléctricos y Electrónicos de Greenpeace. Según la organización ambientalista el volumen del parque de computadoras en el país creció más del doble en los últimos años: de un piso de 4.900.000 unidades en 2006 escaló a 11.600.000 en 2010; y se proyecta la .9 incorporación de más de 5 millones de unidades en los próximos 2 años. Greenpeace advirtió que el descarte de una enorme fracción de este tipo de artefactos generará en los próximos años enormes problemas ambientales y sobre la salud de no establecerse un sistema de gestión adecuado.

En los últimos años el ciclo de vida útil de las computadoras se redujo notablemente: para una computadora de escritorio se estima un plazo de utilidad de siete años y cinco para las portátiles, ya que el “diseño para el basurero” logrado a través de la obsolescencia programada de los aparatos, ha generado una tasa de recambio cada vez más veloz para este tipo de productos. En la actualidad, este tipo de residuos terminan en basurales o rellenos sanitarios junto a los residuos domiciliarios comunes. “Debemos tener en cuenta, además, que el crecimiento del consumo y descarte de aparatos eléctricos y electrónicos genera una presión sobre los recursos naturales. En el período 2008/2009, por ejemplo, sólo la venta global de celulares y computadoras absorbió el 19% de lo producido por la minería mundial de cobre, el 3% de la minería global de oro, el 4% de plata y 16% de la extracción de paladio. Estos son todos materiales que en su extracción generan un impacto ambiental de enormes proporciones y que una vez desechados los residuos de estos productos electrónicos van a parar a basurales o rellenos sin ser reaprovechados”, agregó Rullo. Según los operadores habilitados en el país, en Argentina se recicla menos del 2% del total de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos colocados en el mercado y entre el 4% al 6% de los RAEE provenientes del sector de tecnología. Si se tiene en cuenta que en Argentina se generan más de 120.000 toneladas anuales de residuos electrónicos, el bajo porcentaje de recuperación es alarmante. “Es urgente y necesario establecer un sistema de gestión de basura electrónica en el país. No podemos seguir siendo testigos del aumento de la basura electrónica y esperar a resolver el problema cuando ya sea demasiado tarde”, señaló María Eugenia Testa, Directora Política de Greenpeace Argentina. En la Comisión de Ambiente del Senado Nacional se encuentra un proyecto de Ley presentado por primera vez en 2008 que establece los Presupuestos Mínimos para la Gestión y Tratamiento de Residuos Eléctricos y Electrónicos. El proyecto establece la creación de una infraestructura especial de reciclaje y recuperación de materiales, responsabiliza legal y financieramente a los productores de aparatos eléctricos y electrónicos de la gestión de sus productos una vez finalizada su vida útil, y prohíbe la presencia de sustancias peligrosas en los nuevos aparatos, además de asegurar una mayor durabilidad de los productos. “Luego de más de tres años de debate con aportes de organizaciones de la sociedad civil, expertos nacionales e internacionales, organismos oficiales, operadores y empresas, la Ley de Basura Electrónica aún sigue bloqueada en el Senado. Mientras se sigue dilatando la aprobación de esta norma, el descarte de aparatos electrónicos continúa creciendo, sin contar con un adecuado sistema de gestión que impida los impactos ambientales y sanitarios que ocasiona su mala disposición”, finalizó Testa. Poco queda por decir sobre el tema, pero si uno desea leer más sobre la problemática que presenta la basura electrónica en Argentina puede consultar el informe de la ONG, “Basura Electrónica, la otra cara de la Tecnología” en su link oficial on-line:
fdp.aigoloncet_arac_arto_acinortcele_arusab/noicanimatnoc/1102/troper/anitnegra/labolG/anitnegra/gro.ecaepneerg.www//:ptth

Por otro lado a nivel mundial algunas compañías de electrodomésticos han decidido comenzar a hacerse responsables del reciclaje de sus productos, algunas de éstas empresas son: → → → → → → → → → → → ACER (Programa de Reciclado) APPLE (Programa de Reciclado) ASUS (Recuperación y Reciclaje) Dell (Reciclaje) Electronics Industries Association (Información sobre Reciclaje) Fujitsu (Reciclaje) Gateway (Intercambio y Reciclaje) HP (Intercambio y/o retorno de Productos y Reciclaje Lenovo (Reciclaje de Desechos en EEUU) Redemtech (Reciclaje Industrial) Toshiba (Recuperación y Reciclaje)

El problema que presenta este tipo de desperdicios es que no se acumula en los países donde se fabrica, ni donde se consume la mayor parte de los mismos (EEUU), sino que termina siendo trasladada a países tercermundistas y/o en vías de desarrollo, tales como Nigeria, Kenia, India, pero no por eso se salvan de ella los países más

tecnológicos como es el caso de Japón, Taiwan, Corea y China, país donde, en la localidad de , se encuentra el mayor basural electrónico del mundo donde 150.000 trabajadores tratan de reciclar dichos desechos.

¿Posibles soluciones a ésta problemática Mundial?
Algunas posibles soluciones consisten en: → Incorporar el consumo responsable que incluya el reciclado de los equipos electrónicos. → Reducir la generación de desechos electrónicos a través de la compra responsable y el buen mantenimiento. → Donar o vender los equipos electrónicos que todavía funcionen. → Donar equipos rotos o viejos a organizaciones que los reparan y reutilizan con fines sociales. → Reciclar los componentes que no puedan repararse. Hay empresas que acopian y reciclan estos aparatos sin costo para los dueños de los equipos en desuso. → Promover la reducción de sustancias peligrosas que se usan en ciertos productos electrónicos que se venden en cada país. → En algunos países se piensa en todo el ciclo de vida de un producto. Se multa a la gente que no se comporta responsablemente luego de consumir. Incluso algunos productos tienen una tasa destinada a resolver la exposición final de esos materiales. Finalmente nos es necesario instar al lector a realizar una profunda reflexión sobre el daño que provoca el consumo excesivo de elementos electrónicos, no es necesario hacer grandes esfuerzos para contribuir con la solución: La chatarra no es peligrosa a temperaturas menores a 50° C, si a Ud. se le averiase irremediablemente un artefacto electrónico, pero no tiene tiempo de llevarlo a un centro de tratamiento puede almacenarlo en un lugar seco a temperaturas menores a 50°C hasta que tenga posibilidad de hacerlo. Si su artefacto no es considerable como “descompuesto” sin arreglo, puede almacenarlo hasta que pueda repararlo. Si Ud. posee un artefacto electrónico que no utiliza y que está pensando en tirar llévelo a un centro de reciclaje o a una sucursal de la empresa proveedora, como dije antes es sólo cuestión de hallarle un nuevo uso a las viejas tecnologías. Aunque parezca poco, el no contribuir al problema ya es contribuir a la solución. Y finalmente el paso más importante:

CONCIENTIZE A OTROS SOBRE LA PROBELMÁTICA Y LAS POSIBLES SOLUCIONES

)uuyiùG( )uuyiùG(

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful