Luis Cernuda

“La realidad y el deseo”, es el título que el poeta le dio a la colección de su obra poética completa, escrita, más o menos en los diez últimos años. “La realidad y el deseo” contiene las “Primeras poesías”, colección del primer libro publicado por el poeta. Refiriéndose a este libro, Octavio Paz, dice: “La realidad y el deseo”, puede verse como una biografía espiritual, sucesión de momentos vividos y reflexión sobre esas experiencias vitales. De ahí su carácter mortal”. El titulo de la compilación corresponde al drama humano, tal cual se lo plantaron los románticos. La realidad y el deseo, como dos opuestos enfrentados, pero este enfrentamiento es ineludible y necesario. La realidad es todo lo que el “mundo” nos otorga, la sociedad con sus convencionalismos y convicciones. Pero esta realidad resulta insatisfactoria para el individuo que tiene el deseo de algo más. Frente a este conflicto el hombre tiene dos opciones, adoptar una actitud conformista, acomodándose a la realidad renunciando a los deseos, o al contrario optar por el deseo y vivir la vida realmente. Cernuda opta por esta última, poniéndolo de manifiesto en cada uno de sus poemas. Implica vivir de acuerdo al deseo más profundo de trascendencia, de allí su afán de eternidad. La eternidad se gana con la verdadera vida, adoptando una actitud conformista, sin doblegarse frente a la realidad. Pero la realidad se interpone entre el deseo y el mundo. El ser humano debe adoptar una postura de rebeldía ante la realidad, y trascenderla; no ser un hombre que se “deje vivir”, sino un hombre que viva realmente. Esta vida es para Cernuda un paso hacia el verdadero autoconocimiento, y la pura autenticidad. Entre el deseo y la realidad hay un punto de intersección: el amor. La aspiración hacia el amor se vuelve un tanto difusa, en el sentido que no hay amor sin deseo, pero a la vez el único deseo es el del amor. Aquel que conoce el amor no desea ya otra cosa. Ela amor revela la realidad al deseo. Pero el amor en Cernuda no solo se limita a lo espiritual, ya que es una experiencia totalizadora, pone en juego a toda la persona, su espíritu y cuerpo. Por el amor el deseo toca al fin la realidad, el otro existe. El amor permite superar las limitaciones del yo, y su soledad. Se logra el “acorde”, al vivir una intensidad amorosa, una especie de armonía y sintonía con el mundo y con la vida. Pero esta experiencia, si bien es lo máximo a lo que el hombre aspira, su plena realización es momentánea y efímera. Pero el amor tiene una contradicción, el deseo aspira a consumarse mediante la destrucción del objeto deseado, el amor describe que ese objeto es indestructible e insustituible. Así queda el deseo sin amor, o el amor sin deseo, el primero nos condena a la soledad, y el segundo es inhumano. El peligro consiste en la perdida del dinamismo, del abandono de la búsqueda permanente, convirtiendo el amor en parte de la realidad. El amor debe existir como fuerza independiente, que no se agote en la manifestación de los seres humanos.

el olvido de lo recobrado. al de la fusión con el instante. en las palabras preliminares de “Donde habita el olvido”. La primera la llamo “acorde”. que le permite descubrir lo que no había sido captado antes. pero su mirada crea entre ella y su conciencia un espacio. y expresarlo de alguna manera. es ver al tiempo detenido por un instante. Cernuda establece que “las formas de la vida”. lo hace con angustia y dolor. Cuando se refiere a su tierra. su relato se carga de una profunda indignación. España es para él. El poeta crea desde lo “inexistente”. se van convirtiendo en sombras. lo que diferencia al poeta es la frecuencia. vive un momento de plenitud. En esta experiencia interviene la distancia. y en sus palabras se nota un dejo de dolor. El acorde se da cuando el artista. Además de estos temas mencionados. Cuando se refiere a la España que lo expulso. Así. La tercera vía es la visión de las obras humanas y de la obra propia. produciendo un momento de comunión para con el mundo. y ese es su mayor dolor y empobrecimiento. sin duda tiene una raíz romántica. El proceso de desmaterialización de la realidad. como poeta es lo que lo “ahoga”. en la poesía de Cernuda. poeta exiliado. hasta llegar a ser olvido. Recién con su estadía en México su situación se vera un poco revertida. pero la diferencia con los románticos. debe tratar de dar voz al silencio y al dolor general. El poeta tiene una mirada significativa. esta dada en que para él el amor es una experiencia totalmente posible y alcanzable. ya que también ya que también implica el exilio de su lengua. la conciencia de estos estados y la necesidad de expresarlos. ya que su regreso sería una forma de pactar con la realidad. y el olvido del olvido. su amada. En cuanto al tiempo. es el exilio. el hombre no se funda con la realidad exterior. pero por otro lado es una España “madrastra”. Otro camino distinto. Por lo cual el olvido sea doblemente necesario. es el de la contemplación. por un lado. escribe: “las siguientes páginas son el recuerdo de un olvido…” Otro modo de trascender la realidad es a través de la poesía. Fuentes Derek Harris: Luis Cernuda: el escritor y la crítica . Todo hombre ha vivido ese instante en algún momento de su vida. Su relación con España. La falta del contacto con su lengua. El poeta tiene la responsabilidad de expresar el sentir de todos. no le permite “respirar”.Este tema en Cernuda. lo hace con amor. y de “dejarse vivir por la vida”. propicio en la revelación. implica el descubrimiento súbdito a través de un paisaje. es una relación basada en el amor. pero también en el odio. no puede volver a España. pero al hablar de su tierra actual. que le permite “mirar” y hace que su alma se compenetre con el objeto. El exilio para él es doblemente doloroso. otro tema de gran importancia en la poesía de Cernuda. Cernuda. lo que es otra característica de su gran creación poética. tiene varios pasos: el recuerdo. de la que él ya no es parte. hay tres vías de acceso.