SUPERSTICIÓN Y HECHICERÍA  FRIEDRICH NIETZSCHE 

Jamás existieron las hechicerías, pero sí creo que generaron tan terribles resultados como si en verdad hubiera habido verdaderamente hechiceros. La magia negra no desea solamente trastornar cerebros, lo es en cambio su tendencia a entristecer la imagen del mundo y nuestra idea de existencia. Hay metafísicos refinados que incitan a ser escépticos y por su gran astucia inducen a desconfiar de la metafísica. Son así instrumentos de un refinado oscurantismo. ¡Seriedad con la verdad! ¡Cuántas cosas diferentes entienden los hombres por estas palabras!

1

Probablemente la dualidad de la causa y el efecto no se da nunca; en realidad estamos ante un continuo, del que aislamos algunos fragmentos. Las explicaciones místicas pasan por profundas: la verdad es que no son siquiera superficiales. Sería necesario un mayor respeto por el pudor con que la naturaleza se refugia. Ella lo hace mediante muchos enigmas e incertidumbres. Quizá la verdad sea una mujer cuya razón de existir sea no ventilar sus razones. Antiguamente, la verdad se veía como algo muy distinto. El “loco” podía ser su portador. Ahora eso apenas puede asustarnos o hacernos reír. Las verdades definitivas del hombre son sus errores irrefutables. No hay fe ni verdad que no comiencen por dudar de todas las “verdades” en las que había creído hasta el momento.

2