Historia

“La Farmacia Veterinaria en los Museos”
Boticario rodeado de sus redomas para preparar los medicamentos (siglo XVII) Museo de Farmacia Militar. Madrid.

44

Julio-Agosto 2004

C

asi con precisión matemática todos los museos del mundo que se dedican a mostrar la evolución del ejercicio de la medicina animal, disponen de una sala en la que se expone la evolución de la farmacia veterinaria. Las obras clásicas de albeitería española y portuguesa siempre describieron en una parte de su texto la preparación de recetas para ser aplicadas o suministradas a los animales de utilidad al hombre. En épocas remotas la elaboración de recetas por los

Vista parcial de una de las mejores colecciones de especies botánicas con actividad terapéutica que se conservan en el Museo de Farmacia Militar. Madrid.

Historia

predecesores de los veterinarios siempre guardó un halo de misterio, como también sucedía con la que efectuaban los boticarios, aromateros y físicos. La prescripción de las recetas por los médicos y veterinarios siempre conservó ese misterio, acrecentado por la liturgia que se seguía en las boticas durante su preparación. Ese mundo intransitable entre de lo que se prescribía a hombres y animales y lo que se expendía en botica se fue aclarando poco a poco. A la creación de los jardines botánicos siguió la de los jardines de plantas medicinales dependientes de conventos, personas reales y autoridades principales, alcanzando su punto más importante con las referencias de los conquistadores españoles del Nuevo Mundo; nos referimos a los jardines botánicos que el emperador Moctezuma mantenía en la ciudad de México, en

Botiquín veterinario con la farmacia al fondo. Remonta de Granada. Primer Establecimiento de Úbeda (1898) Instituto de Historia y Cultura Militar. Madrid.

Caja conteniendo el botiquín y la farmacia veterinaria (1898) Cortijo de Moratalla. Remonta de Córdoba. Instituto de Historia y Cultura Militar.

La prescripción de las recetas por los médicos y veterinarios siempre conservó ese misterio, acrecentado por la liturgia que se seguía en las boticas durante su preparación

Chalco y en Huaxtepec. Cuando se creó el Real Colegio-Escuela de Veterinaria se dispuso que, anexo al edificio principal, existiese una huerta en la que se cultivasen las especies más útiles al sostenimiento de los animales que debían quedar hospitalizados en sus dependencias. La relación entre el profesional de la medicina animal y el medicamento se pierde en la noche de los tiempos. Durante muchos años los albéitares más

Julio-Agosto 2004

45

Historia

Preparación de una receta magistral por un veterinario (1920). Museo de Veterinaria Militar. Madrid.

46

Julio-Agosto 2004

Botamen de farmacia veterinaria. Botiquín del Servicio veterinario del Grupo de Regulares nº5 de Melilla (1945. Colección completa en el Museo de Veterinaria Militar.

Bote conteniendo una receta magistral para uso veterinario (1921). Aplicación tópica para las inflamaciones de la cruz del caballo y mul. Botamen de farmacia veterinaria, colección compuesta por 150 botes y albarelos.

Historia

ilustrados y los veterinarios más aventajados dispusieron en sus clínicas de unos elementales instrumentos de laboratorio para someter los medicamentos simples -suministrados por los drogueros, especieros, los boticarios e incluso la propia naturaleza- a ciertas operaciones mecánicas, físicas y químicas para poder de este modo ser suministrados a los animales. En la Real Botica de Palacio se conservan los registros de las recetas que preparaban los protoboticarios de Palacio; entre ellas se encuentran algunas que prescribían los mariscales o albéitares al servicio de las reales caballerizas. Precisamente Segismundo Malats, primer director del Real Colegio-Escuela de Veterinaria de Madrid, disponía de una secreta fórmula para preparar el misterioso “Bálsamo de Malats” Todo este interesante y bellísimo patrimonio de la farmacia en general y de la veterinaria en particular se aplicó a la medicina animal y en la actualidad se expone en diferentes museos para contemplación y deleite de los visitantes. Para el veterinario del siglo XXI y también para los estudiantes, el conocimiento de esta rama de la terapéutica es muy ilustrativo para Vista parcial de la sala dedicada a los veterinarios comprender los medicamentos utilizados Musée du Val-de Grâce. París. en las diversas patologías. En siglos pasados –siglos XVI al XVIII- la farmacia fue considerada más como un arte que como una ciencia; fue, en una palabra, una ciencia de Historia y Cultura Militar y de los museos de veteaplicación o un arte razonado. rinaria y farmacia militares de Madrid así como en el museo del “Service de Santé des Armées” en ValPero los avances de la física, la química y la biología de-Grâce de París, donde la veterinaria tiene una vinieron a cambiar el panorama de la terapéutica y sala que puede ser visitada por los amantes de la del arsenal farmacológico de los botiquines, clínicas historia de nuestra profesión. Son los museos una y hospitales veterinarios. La hipiátrica tradicional, verdadera fuente de documentación y de arte para mantuvo con el paso de los años algunas fórmulas comprender la historia y el ejercicio de la medicimagistrales que se han seguido conservando a pesar na animal. de los avances de la química farmacéutica. Dr. Luis Moreno Fernández-Caparrós. Veterinario Militar Para entretenimiento del lector hoy traemos a los Presidente de la Asociación Madrileña páginas de la revista “Centro Veterinario” algunas de Historia de la Veterinaria imágenes que hemos obtenido del Instituto de

Julio-Agosto 2004

47

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful