You are on page 1of 18
IGLESIA PENTECOSTAL UNIDA PUNTO FIJO – ETDO FALCON PUNTA CARDON - SANTA ROSA La Oración REALIZADO

IGLESIA PENTECOSTAL UNIDA PUNTO FIJO – ETDO FALCON PUNTA CARDON - SANTA ROSA

IGLESIA PENTECOSTAL UNIDA PUNTO FIJO – ETDO FALCON PUNTA CARDON - SANTA ROSA La Oración REALIZADO

La Oración

REALIZADO POR:

MBRO. JORGE NAVARRO

Punto Fijo Domingo 19 Mayo del año 2011 Introducción Para un cristiano es fundamental la oración

Punto Fijo Domingo 19 Mayo del año 2011

Introducción

Para un cristiano es fundamental la oración ya que por medio de ella tenemos contacto con el creador de los cielos y de la tierra; Nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús. Por ser la oración el medio de comunicación con Dios debemos conocerla a plenitud, Por medio de la palabra el Señor nos enseña como orar. En esta enseñanza tocaremos puntos fundamentales que nos ayudaran a entender un poco más lo que es la oración, como debemos hacer para orar, los tipos de oración entre otros puntos importante. El Señor por medio de su palabra y del apóstol pablo manda a que debemos orar sin cesar (1 Tesalonicenses 5:17) ya que esta nos da protección celestial.

Muchos cristianos no le damos la verdadera importancia a la oración por desconocer muchas cosas, o solo le dedicamos 5 minutos al Día al Señor por medio de la oración y esperamos ser recompensado por eso, la verdad eso no es de agrado para El Señor por que dios nos ha dado tanto que no le dedicamos el tiempo que se merece para agradecerle.

En una ocasión escuche de una hermana una gran enseñanza, la palabra nos manda a dar el Diezmo de todo lo que nos da el Señor que es mucho, pero muchos toman eso solo por la parte económica cuando también debemos relacionarla con todo en nuestra vida.

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

Por Ejemplo. El Señor nos dio 365 días al año por el cual cada día contiene

Por Ejemplo. El Señor nos dio 365 días al año por el cual cada día contiene 24 horas, si sacamos el 10% a esas 24 horas son 2 horas 4 minutos lo cuales le pertenecen al Señor; es decir 2 horas 4 minutos debemos dedicárselas al Señor en oración.

Enseñanza Sobre la Oración con Dios.

Es importante resaltar que el cristiano posee tres armas fundamentales para luchar por la salvación de su vida espiritual, estas nos permiten soportar pruebas y tribulaciones. Estas armas mantienen al enemigo lejos, ya que un cristiano ferviente en la lectura de la palabra, perseverante en la Fe, y fiel en la oración es intocable por el enemigo ya que el tiembla y huye porque sabe que hay autoridad y Poder de Dios.

El cristiano cuenta con varios elementos para fortalecer su vida espiritual, estos son:

1.- La Palabra de Dios: “Nuestra espada”.

La palabra de Dios es un

fundamento para nuestra vida, ya que nos conlleva a conocer

los pensamientos de nuestro Dios. Y así el conocer cuál es la voluntad del único Dios Viviente para nuestra vida.

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. (Hebreos 4:12).

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

“El Cielo y la tierra pasarán más mis Palabras no pasarán ” (Lucas 21:33). 2.-La Fe:

“El Cielo y la tierra pasarán más mis Palabras no pasarán” (Lucas 21:33).

2.-La Fe: “Nuestra fortaleza”.

Es la convicción de lo que no se ve y la certeza de lo que se espera. La fe no es visible ni se le puede tocar, pero la puedes sentir en tu corazón. La fe es lo que te da esperanza cuando otros se resignan. La fe es confiar en un poder mayor que el tuyo y saber que pase lo que pase, este poder te ayudara a enfrentar lo que sea.

Es, pues,

la

fe

la certeza

de

lo

que se espera, la convicción

de

lo

que

no

se

ve

(Hebreos 11:1).

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le ahí, y que es galardonador de los que le buscan (Hebreos. 11:6)

3.-La Oración: “Es el escudo”.

Por medio de ella obtenemos protección del Padre Celestial Cristo Jesús.

La oración es una conversación en el espíritu con nuestro Único y Gran Dios Viviente Cristo Jesús.

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

(Jeremías 33:3).

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9). "Orad sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17).

¿Qué es la Oración cristiana?

Uno de las bendiciones más grandes que disfruta el cristiano en esta vida es el privilegio de la ORACIÓN, por medio de la cual podemos tener acceso a DIOS.

La Oración es una conversación en el espíritu que establecemos con nuestro Gran DIOS y Salvador Cristo JESUS. Cuando Oramos entramos en comunión con el Único DIOS verdadero y vivo, comunión para la cual fuimos creados, en esta conversación debemos Exaltar su nombre dándole gracias por todo lo que nos ha acontecido en nuestra vida, bien sea malo o bueno ya que es el único digno de toda adoración y Alabanza., también debemos hacerle peticiones conforme a su voluntad.

Bíblicamente hablando, la oración es una conversación con el DIOS de las Sagradas Escrituras, el DIOS que creó los cielos, la tierra, las estrellas, la vida y que reina el universo, por los Siglos de los Siglos.

Cuadro Conceptual de la Oración:

 

Orar es:

Alabar a Dios

Hablar

silenciosamente

con

Dios

 

agradeciendo la vida que nos ha sido dada.

Establecer un diálogo, un contacto con Dios para el enriquecimiento del alma.

Entrar en un mundo de paz, escuchando a través del alma y el corazón a Dios.

Acercarte a Dios.

Alimentar mi espíritu.

 

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

 Escuchar a Dios.  Acercarse más al prójimo.  Hallar un espacio para la reflexión

Escuchar a Dios.

 

Acercarse más al prójimo.

 

Hallar un espacio para la reflexión y el encuentro con Dios.

Manifestarle nuestras inquietudes a Dios.

Una

comunicación

espiritual

con

Una manera directa de hablar con Dios.

Dios.

 
 

Confesarle nuestros temores.

 

Un momento de paz en mi interior.

 
 

Pedir por todos los seres humanos, por los

Abrirse

al

perdón

que

Dios

nos

pobres, por los que sufren, por las almas, es

propone.

 

decir,

hay

que

orar

para

que

el

mundo

 

mejore

y

todos

podamos

ser

más

Aceptar la voluntad de Dios.

 

"humanos".

 

Conversar con un sabio amigo que te escuche y saber escucharlo.

No solo pedir sino agradecer todo aquello que Dios nos brinda cada día. Entregarse a

Abrir el corazón a Dios como a un amigo.

la paz que Dios quiere darnos.

Acercarse cada vez más a Dios.

   

Encontrase con Dios.

 

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho. (1 Juan 5:14-15)

Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. (Santiago 5:16)

¿Por qué debo orar?

 Escuchar a Dios.  Acercarse más al prójimo.  Hallar un espacio para la reflexión

Debemos orar primeramente porque el Señor así lo dice en su palabra, por medio del Apóstol Pablo.

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

Orad sin cesar. (1era Tesalonicenses 5:17) Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando

Orad sin cesar. (1era Tesalonicenses 5:17)

Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda. (1era Timoteo 2:8)

Orad sin cesar. (1era Tesalonicenses 5:17) Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando

También debemos orar por que el Señor siente gozo cuando lo buscamos en oración.

El sacrificio de los impíos es abominación a Jehová; Mas la oración de los rectos es su gozo. (Proverbios 15:8)

La oración es necesaria porque nos permite alimentar nuestro espíritu ya que se llena en plenitud con la presencia de Dios, y así tener su protección. Cuando entramos en comunicación con él Señor nuestro espíritu se siente en regocijo.

Cuando debemos orar En todo momento debemos estar en comunicación con Dios, al despertar en las mañanas para darle gracias al Señor por un día más de vida, también pedirle nos guarde de todo mal que se nos pueda aproximar durante ese día. A la hora de ingerir alimentos para darle gracias al Señor por la alimentación que nos dio, y para que nos guarde de que el alimento nos caiga pesado. (esto es algo que muy poco hacemos los cristianos.)

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

A la hora de dormir para darle al Seño por haber culminado un día más de

A la hora de dormir para darle al Seño por haber culminado un día más de su voluntad, y pedirle que nos guarde nuestros sueños y que el enemigo no nos perturbe durante la noche. Y en el transcurrir el día al caminar debemos darle honra y gloria agradeciéndole por ser tan maravilloso y misericordioso con nosotros. Como debemos orar La sinceridad es importante al momento de orar para tener una oración eficaz ya que si abrimos nuestro corazón y somos honestos confesando nuestros pecados la oración sea de agrado para el Señor. Debemos orar con una vestimenta apropiada, decorosa para poder estar dignos ante la presencia del Señor. Así como Pedro sintió verguenza cuando pescaba desnudo y se lanzó al mar porque el Señor se le acercaba, de la misma manera debemos nosotros sentir el mismo temor y verguenza. No debemos orar desnudos, sin franela o en franelilla, debemos vestir decorosamente para ser de agrado ante los ojos del Señor. Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: ¡Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar. (Juan21:7)

Para el Señor es importante que nos humillemos ante su presencia, por ende debemos arrodillarnos en señal de humildad y ser de su agrado. Debemos constrictar nuestro corazón porque claro está en la palabra: un corazón constricto y humillado el Señor no lo desprecia Jamás.

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú,

Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. (Salmo 51:17) El Señor nos dice claramente que no seamos como los hipócritas que orando en las esquinas se enaltecen, más bien debemos orar con humildad en lo oculto para que el Señor lo premie en público.

Tipos de Oración

  • 1. Acción de Gracias: es cuando sentimos un profundo agradecimiento con el Señor por un milagro o un favor concedido, por habernos resuelto un problema, sanado de una enfermedad, echo soportar tribulación o simplemente darle gracias por habernos dado la vida y doblamos rodillas en señal de humillación para así darle gracias, alabarlo, honrarlo con canticos, hacerle saber de nuestra parte que es el único digno de admiración y gloria.

Para exclamar con voz de acción de gracias, Y para contar todas tus maravillas. (Salmo

26:7).

  • 2. Confesión: es cuando tenemos una angustia o culpa por un pecado cometido por nosotros que nos atormenta nuestra alma y queremos ponernos a cuenta con el Señor pidiéndole nos perdone y nos guarde de volver a pecar contra él, es necesario sacar ese pecado del alma para así hacer la voluntad del Padre.

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

(1era de Juan 1:9) Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros

(1era de Juan 1:9) Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

  • 3. Intersección: La oración de intersección es la de misericordia del hombre por el hombre, ya que nos vemos en la necesidad de orar por otra persona que está enferma, o esté pasando por problemas y le suplicamos al Señor lleve las cargas de ese angustiado que está sufriendo y echar dicha situación fuera de su vida.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. (Romanos 8:26)

  • 4. Petición: Cuando tenemos necesidad de Dios, cuando queremos que sea Dios quien nos resuelva nuestros problemas, doblamos rodillas y clamamos nosotros mismos a él para que nos acompañe y resuelva cualquier dificultad que nos atormente, en el momento de la tribulación o una petición especial solo le pedimos al Señor, esto significa orar por uno mismo.

Todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá(Marcos 11:24).

  • 5. Reprender: Es donde oramos para reprender o echar fuera cualquier demonio o espíritu maligno bien sea de enfermedad, de ira o demonios que quieran ser piedras de tropiezos para nuestra vida espiritual que estén

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

atormentándonos, simplemente doblamos rodillas y echamos fuera en el nombre de Jesús con un gran clamor.

atormentándonos, simplemente doblamos rodillas y echamos fuera en el nombre de Jesús con un gran clamor.

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; (Marcos 16:17).

6. Escuchar: La mayoría de las veces todo lo que hacemos es hablar y no escuchamos lo que Dios quiere decirnos. Es importante pasar algún tiempo en silencio escuchando a Dios, escuchar; algunas veces estamos muy ocupados pidiendo tantas cosas que no escuchamos repuesta del Señor. Así que debemos meditar y esperar que el Señor nos hable.

"Por tanto, he aquí la seduciré, la llevaré al desierto, y le hablaré al corazón" (Oseas 2:14).

Es interesante analizar la vida de oración de los judíos (pueblo elegido bajo la promesa) ya que ellos desde que nacen son adoctrinados y conocen la torah (La ley de Moisés) que son las escrituras dadas por Dios al pueblo Judío por medio de Moisés (Pentateuco). Este pueblo desde muy pequeños son adoradores de Jehová y conocen la práctica de la oración con Dios en excelencia, más sin embargo cuando el Señor Jesús se encontraba en un lugar orando uno de sus discípulos les dijo Señor enséñanos a Orar como Juan enseño a sus Discípulos.

“(Lucas 11:1) Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que

cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal.”

Lo que nos indica que aun los Judíos que nacían y crecían bajo la ley de Moisés teniendo el habito de orar frecuentemente tenían la necesidad de aprender hacerlo, y en ese momento el discípulo tuvo la oportunidad de pedirle al Señor que le enseñara porque lo había visto orar y quedo maravillado en como lo hacía, dándose cuenta que no sabían ora a la manera del Maestro Cristo Jesús de la gloria, con más razón nosotros debemos aprender hacerlo ya que somos gentiles y no teníamos esa conexión espiritual con Dios, por medio de la oración podemos pedirle al Señor que nos enseñe a orar conforme a su voluntad.

Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. (Santiago 4:13)

Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. (Juan 14:13-14)

Nuestro Señor Jesús nos dejó una oración modelo

6:9 Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 6:11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 6:12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.6:13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén (Mateo 6:9-13).

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

A continuación se mostrara la estructura y explicaremos el significado que tenía la oración modelo mostrada

A continuación se mostrara la estructura y explicaremos el significado que tenía la oración modelo mostrada por Nuestro Señor.

Primera Parte (Alabanza y Adoración)

(Mateo 6:9) Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.

En esta primera parte de la oración el Señor nos muestra que debemos comenzar reconociendo a nuestro Señor como el dueño de los cielos, luego debemos honra y glorificar su nombre, también dándole gracias por todo lo que por nosotros ha hecho, debemos exaltarlo por ser tan misericordioso, maravilloso, y el creador de todo el universo; de esa manera decirle que sabemos que es el único digno de admiración, alabanzas. Honra y gloria”

Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas. (Apocalipsis 4:11).

Segunda Parte (Sumisión)

(Mateo 6:10) Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

“En esta segunda parte debemos decirle al señor que somos sus siervos aceptándolo como al único Señor y Dios, rey de todo el universo, los cielos y la tierra, para de esta

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

manera suplicarle que venga por su reino para que cumplamos su santa voluntad, y así gozarnos

manera suplicarle que venga por su reino para que cumplamos su santa voluntad, y así gozarnos de su magnífica presencia”

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón

(Salmo40:8)

Juntaos todos vosotros, y oíd. ¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas? Aquel a quien Jehová amó ejecutará su voluntad en Babilonia, y su brazo estará sobre los caldeos. (Isaías

48:14)

Y el mundo pasa,

y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece

para

siempre. 1era de (Juan 2:17)

Tercera Parte (Petición).

(Mateo 6:11) El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.

“Cuando lleguemos a la parte de nuestras peticiones, debemos hacerlo en plural y no para nosotros mismos, por ejemplo Señor danos los alimentos y dadle aquel mi semejante que tiene necesidades alimentos y bendícele hasta que sobreabunden para que no siga padeciendo. Así demostraremos nuestra misericordia. Mediante esta parte de la oración estaremos aceptando de que sin el Señor no somos nadie y que él es el dueño de nuestras vidas lo que es una gran bendición para nosotros.”

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

(Lucas 11:9)

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

Cuarta Parte. (Confesar nuestros pecados)

(Mateo

6:12)

“Y

perdónanos

nuestras

deudas,

como

perdonamos a nuestros deudores.”

también nosotros
también
nosotros

“en este momento de la oración debemos confesar nuestros pecados ante el Señor y pedir perdón por ellos, pero también debemos pedir por nuestros enemigos y perdonarlos nosotros a ellos por la falta que nos hallan echo, y decirle al Señor que los guarde y tenga misericordia de ellos, también si hay algún rencor dentro de nosotros debemos pedir a nuestro padre que está en los cielos nos limpie de todo rabia, ira, rencor para poder ser dignos de perdón.” Recordemos que nuestro Dios es un Dios de misericordia y tiene su brazo extendido esperando que le pidamos.

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” (Mateo 6:14 - 15)

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. (Mateo 18:21-22)

Quinta Parte (Pedir Que El Señor nos guarde)

(Mateo 6:13) “Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.”

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

“Aquí nosotros debemos pedirle al Señor que nos libre de cargas y de tentaciones que no( 1 Corintios 10:13 ) Al terminar de orar debemos volver al comienzo dándole alabanzas, honra y gloria digna del Dios de los Cielos el Señor Jesús, y despedirnos de esa oración más no de la presencia del Señor. Cuando oremos no endurezcamos nuestro corazón, enalteciéndonos por las buenas obras que hacemos sin tomar en cuenta nuestros errores y así querer justificarnos ante el Señor Jesús, ni tampoco de alguna manera sacándole a nuestro Dios lo que hemos hecho por la obra, y así convertirnos en fariseo. 11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. (Lucas 18:11-12) “Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9). " id="pdf-obj-15-2" src="pdf-obj-15-2.jpg">

“Aquí nosotros debemos pedirle al Señor que nos libre de cargas y de tentaciones que no podamos sobrellevar, que nos guie y nos proteja de todo mal poniéndonos en sus manos y dejar que sea el quien nos guie e ilumine el camino. Solo el Señor podrá protegernos con su poder y gloria.

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” (1 Corintios 10:13)

Al terminar de orar debemos volver al comienzo dándole alabanzas, honra y gloria digna del Dios de los Cielos el Señor Jesús, y despedirnos de esa oración más no de la presencia del Señor.

Cuando oremos no endurezcamos nuestro corazón, enalteciéndonos por las buenas obras que hacemos sin tomar en cuenta nuestros errores y así querer justificarnos ante el Señor Jesús, ni tampoco de alguna manera sacándole a nuestro Dios lo que hemos hecho por la obra, y así convertirnos en fariseo.

  • 11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;

12
12

ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. (Lucas 18:11-12)

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

Cuando hablemos con el Señor debemos humillarnos ante el Padre que está en los cielos, reconocer

Cuando hablemos con el Señor debemos humillarnos ante el Padre que está en los cielos, reconocer y confesar nuestros pecados para así ser humildes y el Señor escuche con regocijo nuestra oración asi como el publicano que relata la palabra.

13
13

Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Lucas 18:13.

 

Versículos de oración y petición

“Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3).

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas

11:9).

"Orad sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17).

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14).

8. ”Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmos 37:4).

Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19).

“Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará” (Salmos 37:5).

Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti, y

esperaré” (Salmos 5:3). La oración eficaz del justo puede mucho” (Santiago 5:16).

los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien” (Salmo 34:10).

Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y Él oirá mi voz” (Salmo 55:17).

Jehová es mi pastor; nada me faltará” (Salmos 23:1).

Porque nada hay imposible para Dios” (Lucas 1:37).

Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, Oh Dios” (Salmos 51:17).

Orarás a él, y él te oirá; Y tú pagarás tus votos” (Job 22:27).

Echa sobre Jehová tu carga, y Él te sustentará” (Salmos 55:22).

Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían” (Nahúm 1:7).

Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20).

Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” (Éxodo 14:14).

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).

 Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de Él, porque guardamos sus ”  mandamientos

Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de Él, porque guardamos sus ”

mandamientos

(1 Juan 3:22).

Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye” (1 Juan 5:14).

Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego (Hechos 1: 14).

Conclusión

Gracias primeramente al Señor por permitirnos escudriñar sus escrituras, por medio de esto hemos conocido la importancia fundamental que tiene la oración cristiana, lo agradable que es para el Señor que le pidamos, que exaltemos su nombre, y reconozcamos que es el dueño de nuestras vidas.

La palabra del Señor dice mi pueblo perece por falta de conocimiento, por eso es tan importante escudriñar la palabra de Dios para que el Pueblo cristiano vaya obteniendo conocimiento para que no perezca y así obtenga entendimiento para cumplir a cabalidad la voluntad del Padre y así no tener escusa el día del Juicio.

“Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:9).