TRABAJO SOBRE COMBUSTIBLES Y LUBRICANTES

:

Clases de aceites y lubricantes

1. Extracción de los lubricantes y aceites del petróleo 2. API 3. SAE 4. Sistema de clasificación API para aceites 5. Productos automotrices 6. Productos industriales 7. Productos de aeronaves 8. Productos de procesamiento de metales 9. Productos especiales y de procesos 10. Productos marinos
EXTRACCIÓN DE LOS LUBRICANTES Y ACEITES DEL PETROLEO

Los aceites y lubricantes se clasifican de acuerdo al nivel de servicio (*API) y al grado de viscosidad (**SAE). API

El API clasifica los aceites para motores a gasolina con la letra S (servicio) y una segunda letra que indica el nivel de desempeño del aceite referida al modelo o año de fabricación de los vehículos, como lo son: SA, SB, SC, SD, SE, SF, SG, SH, SJ. Con la letra C (comercial) los aceites para motores diesel y una segunda letra que se refiere al año, al tipo de operación y al diseño, como lo son: CA, CB , CC, CD, CD-II, CE, CF, CF-2, CF-4, CG-4. Las letras GL que son para aceites de transmisión y diferenciales como: GL-1, GL-2 , GL-3 , GL-4 , GL-5. SAE La SAE clasifica los aceites de motor de acuerdo con su viscosidad en: UNIGRADOS. los cuales son: SAE 40 y SAE 50. MULTIGRADOS. Los cuales son: SAE 20W- 40, SAE 20W-50 y SAE 15W-40. De este par de aceites los multigrados brindan mayores beneficios, tales como: Facilitan el arranque en frió del motor protegiéndolo contra el desgaste.

Su viscosidad se mantiene estable a diferentes temperaturas de operación.

Ahorran en consumo de combustible y aceite.

SISTEMA DE CLASIFICACION API PARA ACEITES DE MOTOR ¨ S ¨ SPARK COMBUSTION SA SB SC Antigüedad para servicios de motores a gasolina Diesel Para servicio en motores a gasolina de trabajo ligero Para servicio de mantenimiento por garantía en motores a gasolina modelo 1968 SD Para servicio de mantenimiento por garantía en motores a gasolina modelo 1970 SE Para servicio de mantenimiento por garantía en motores a gasolina modelo 1972 SF Para servicio de mantenimiento por garantía en motores de gasolina modelo 1980 SG Para servicio de mantenimiento por garantía en motores de gasolina modelo 1989 SH Para servicio de mantenimiento por garantía en motores a gasolina modelo 1993 SJ Para servicio de mantenimiento por garantía en motores a gasolina modelo 1996

¨ C ¨ COMBUSTIÓN BY COMPRESIÓN CA Para servicio de motores diesel de trabajo ligero, combustible de alta calidad CB Para servicio de motores diesel de trabajo ligero, combustible de baja calidad CC CD CD II CE CF-4 CF CF-2 CG-4 Para servicio de motores diesel y gasolina Para servicio de motores diesel Para servicio de motores diesel de 2 tiempos Para servicio de motores diesel de trabajo pesado Para servicio en motores diesel de trabajo pesado de 4 tiempos Para servicio típico de motores diesel de 4 tiempos de inyección Para servicio de motores diesel de 2 tiempos Para servicio de motores diesel 4 tiempos de alta velocidad

CLASIFICACION API PARA ACEITES DE TRANSMISIÓN Y DIFERENCIAL API GL-1 API GL-2 API GL-3 API GL-4 API GL-5 Especifica el tipo de servicio característico de engranajes hipoidales en automóviles y otros equipos bajo condiciones de alta velocidad de carga de impacto de alta velocidad Especifica el tipo de servicio característico de engranajes hipoidales en automóviles y otros equipos bajo condiciones de alta velocidad Especifica el tipo de servicio característico de transmisiones manuales y ejes que opera bajo condiciones moderadamente severas de velocidad Especifica el tipo característico de ejes que operan bajo condiciones de carga Especifica el tipo de servicio característico de ejes, automotrices, sinfín, cónico espiral y algunas transmisiones manuales

PRODUCTOS AUTOMOTRICES ACEITE MOTOR - GASOLINA Mobil 1 15w-50 Mobil Super xhp 20w – 50 Mobil super 20w - 40 Mobil hd Mobil delvac Serie 1100 ACEITES DE MOTOR – DIESEL Mobil delvac 1 Movil delvac MX 15w – 40 Mobil delvac súper 15w – 40 Mobil delvac serie 1300 Mobil delvac 1240D ACEITES PARA MOTOCICLETAS

Mobil super 2T Mobil super 4T

PRODUCTOS INDUSTRIALES ACEITES DE CIRCULACION E HIDRÁULICOS Mobil DTE oil serie Mobil Vactra oil serie Mobil SHC serie 500 Mobil DTE serie 10m Mobil DTE serie 10 LUBRICANTES PARA ENGRANAJES ABIERTOS Mobiltac D Tures Mobil SHC serie 600 Mobil GLygoyle GRASAS Mobilith AW de numeros Mobiltemp SHC 100 Mobiltemp SHC 32 Mobiltemp 1 y 2

PRODUCTOS DE AERONAVES ACEITE DE MOTOR Movil jet oil 254 Movil jet oil II Es un aceite lubricante sintético, diseñado para lubricar los mas avanzados diseños de tubería de avión en servicio comercial y militar Es un aceite importado, esta diseñado para la lubricación de turbinas de avión de mas alto desempeño y mas resiente diseño.

Movil Aereo Serie Son aceites minerales puros, diseñados para motores de avión a pistón. band SAE 50 y 60

FLUIDOS HIDRÁULICOS Movil Aero HFF Es un fluido hidráulico que le proporciona viscosidad adecuada, excelentes propiedades a bajas temperaturas y buena estabilidad química.

GRASAS Movilgrease 28 Es una grasa lubricante sintética importada.

PRODUCTOS DE PROCESAMIENTO DE METALES Fluidos de corte – solubles Mobilmet 101 API 22.6 Viscosidad cST 40 a 100 °C Prosol 77 Es un aceite soluble en agua para maquinado de metales en operaciones como torneado, fresado , roscado, esmerilado, taladrado, mandrilado, API 28 Viscosidad cortes con sierra. sCT 40 a 100 °c Fluidos de corte – no solubles Mobilmet Letra Griega Sigma API = 30.4 Viscosidad 40 a 100 °c Sirve para los mismos maquinados anteriores, pero con un aditivo que produce lubricación superior, lo cual aumenta la duración de la herramienta. Es un aceite soluble en agua para maquinado de metales en operaciones como torneado, fresado , roscado, esmerilado, taladrado, mandrilado, cortes con sierra.

Gamma API =29.8 Viscosidad 40 a 100 °c EXC 24 API 28 Viscosidad cST 40 a 100° EXC 64 API 28 Viscosidad cST 40 a 100 °c PROTECTORES DE HERRUMBRE Mobilarma 798 Es una grasa que evita la formación del herrumbre y la corrección. Recomendada para la preservación de los cables metálicos, de alambre o de acero, estáticos o móviles que se encuentran a bordo de los buques o embarcaciones marítimas o fluviales. Mobilarma 245 Es un aceite desarrollado para proteger contra el oxido las piezas finamente acabadas el manejo entre operaciones de maquinado y posteriores. Mobilarma 633 Sirve para proteger contra el oxido y la corrosión en lugares demasiado salobres Mobilarma 778 Sirve para proteger contra el herrumbre de las laminas de acero cortadas y en rollo durante el periodo de almacenamiento. ACEITES PARA TEMPLADO DE METALES Mobilthrm D Es un aceite para templado de metales que corresponde a los productos minerales puros de naturaleza parafinica, color claro y baja viscosidad. Su rango de aplicación es muy amplio ya que corresponde temperaturas des de 1 °c hasta 300 °c. Es un aceite no soluble en agua diseñado para el corte y maquinado de metales en todas aquellas operaciones en donde las condiciones anti-desgaste, anti-soldantes y de reducción de calor son requeridas. Aceite no soluble para aquellas operaciones donde el maquinado que se requiere lubricar en piezas y herramientas sea para evitar terminados defectuosos.

PRODUCTOS ESPECIALES Y DE PROCESOS ACEITES DE PROCESOS Prores 36 Es un aceite de composición parafínica, color claro y baja viscosidad, su mayor aplicación se encuentra en la industria llantera, donde hay una compatibilidad con el caucho butílico. Es un aceite mineral de baja viscosidad y su mayor aplicación es como plastificante secundario en el proceso de producción de PVC.

Mobilsol L

EXC 485

Formulado con bases parafínicas especiales de alta viscosidad y alto punto de inflamación y su mayor utilización es como plastificante suavizador en la industria del cuero para facilitar su curtido. Se ha formulado con solventes especiales con el fin de proteger las cuchillas de afeitar contra la oxidación. Es un aceite secundario y tiene múltiples usos en la industria del caucho, tanto para productos industriales como para anillos y sellos.

Codisol 925 A Naprex 948

CERAS Parafina Macro Es una cera parafínica totalmente refinada, tienen una gran variedad de aplicación tales como , aglomerante en cerámica componente de adhesivos etc. Y Micro Mobilcer A Es una dispersión de finísimas partículas de cera en agua. Se aplica en procesos de recubrimientos y encolados en madera, papel, cerámica, plásticos, goma etc.

PRODUCTOS MARINOS ACEITES DE MOTOR Mobilgard 1 CHS Para motores diesel marinos e industriales de media y alta velocidad. Diseñados para motores de alta potencia que utilizan combustibles SAE 40 destilados. SAE 15w - 40 Mobilgard 300 SAE 30 Mobilgard serie12 API CD SAE 30 Y 40 Mobilgard serie30 SAE 30 y 40 Mobilgard serie40 SAE 30 Y 40 Lubricantes para motores marinos para trabajos severos, con excelente protección contra el desgaste de partes. Para motores diesel marinos de 2 y 4 tiempos Diseñado para lubricar el cárter de los cilindros de los motores diesel marinos Para motores marinos Diesel de alta potencia

DESCRIPCION DEL PRODUCTO La gasolina corriente es una mezcla compleja donde puede haber de 200 a 300 hidrocarburos distintos, formada por fracciones combustibles provenientes de diferentes procesos de refinación del petróleo, tales como destilación atmosférica, ruptura catalítica, ruptura térmica, alquilación, reformado catalítico y polimerización, entre otros. Las fracciones son tratadas químicamente con soda cáustica para eliminar compuestos de azufre tales como sulfuros y mercaptanos que tienen un comportamiento corrosivo y retirar gomas que pueden generar depósitos en los sistemas de admisión de combustibles de los motores. Luego se mezclan de tal forma que el producto final tenga un índice antidetonante IAD (Ron+Mon/2) de 81 octanos como mínimo. El índice es una medida de la capacidad antidetonante de la gasolina y la principal característica que identifica el comportamiento de la combustión dentro del motor. Mayor octanaje indica mejor capacidad antidetonante. Antes de ser distribuida a las estaciones de servicio al público, los mayoristas de la gasolina le adicionan aditivos detergentes dispersantes con el fin de prevenir la formación de depósitos en todo el sistema de admisión de combustibles de los motores (carburadores, inyectores de combustible, lumbreras o puertos de entrada y asientos de las válvulas de admisión). En Colombia se le denomina comercialmente como "Gasolina Corriente". Otros nombres que se le da a este producto son gasolina regular o gasolina unleaded 81. USOS Esta gasolina se halla diseñada para utilizarse en motores de combustión interna de encendido por chispa y de baja relación de compresión (menos de 9:1). Sin embargo, también puede mantener un comportamiento adecuado en motores de mayor relación pero en altitudes por encima de 2000 metros sobre el nivel del mar. Puede ser mezclada en cualquier proporción con gasolina de mayor o menor octanaje hasta conseguir una mezcla con el octanaje apropiado, según los requerimientos del motor y en cualquier altitud. PRECAUCIONES PARA EL MANEJO Se clasifica como un líquido inflamable clase 1A de acuerdo con la Norma 321 de la NFPA (National Fire Protection Association), por lo cual debe tenerse especial cuidado y es indispensable cumplir con los estándares establecidos para el diseño de los tanques de almacenamiento, tuberías, llenaderos y equipo de las estaciones de servicio al público. Este producto es volátil, genera vapores desde una temperatura de -43°C, los cuales al mezclarse en proporciones de 1.1 a 7.6% en volumen producen mezclas inflamables y explosivas. Cuando se diseñen plantas de almacenamiento, estaciones de servicio, o cualquier otra instalación para el manejo de esta gasolina, deben aplicarse las normas NFPA para lo relacionado para la protección contra el incendio, las Normas API (American Petroleum Institute) y las reglamentaciones expedidas por las autoridades gubernamentales de control tanto nacional como regional y local. No es recomendable dar a este producto usos diferentes del mencionado anteriormente debido a que los vapores que genera son más pesados que el aire, por lo tanto tienden a depositarse en lugares bajos donde están localizadas normalmente las fuentes de ignición tales como pilotos de estufas, interruptores de corriente eléctrica, tomas de corriente y puntos calientes tales como lámparas

incandescentes, los cuales pueden producir incendios y explosiones. Debe evitarse el contacto con la piel y la inhalación de vapores debido a que estos son tóxicos y en concentraciones altas pueden causar mareos, pérdida del conocimiento y, en casos extremos, hasta la muerte. Si llegara a ocurrir un accidente de esta naturaleza consiga lo antes posible los cuidados de un médico. Por ningún motivo almacene gasolina en la casa o apartamento o en cualquier recinto cerrado. El combustible se evapora continuamente y, además de generar una atmósfera de vapores tóxicos, puede causar un incendio o una explosión. Para su manejo seguro utilice ropa impermeable adecuada, gafas y guantes de seguridad

GASOLINA

La gasolina es una mezcla compleja de 200 a 300 hidrocarburos diferentes, formada por fracciones combustibles provenientes de distintos procesos de refinación del petróleo, tales como destilación atmosférica, ruptura catalítica, ruptura térmica, alquilación, reformado catalítico, polimerización y otros. Las fracciones son tratadas químicamente con soda cáustica para eliminar compuestos de azufre tales como sulfuros y mercaptanos que tienen un comportamiento corrosivo y retirar gomas que pueden generar depósitos en los sistemas de admisión de combustible de los motores. Luego se mezclan de tal forma que la mezcla final tenga un Índice Octano de 87 como mínimo. El índice Octano es una medida de la capacidad antidetonante de la gasolina y la principal característica que identifica el comportamiento en la combustión dentro del motor. Mayor octanaje indica mejor calidad. Antes de ser distribuida a nuestras estaciones de servicio al público, a la gasolina se le adicionan aditivos detergentes dispersantes con el fin de prevenir la formación de depósitos en todo el sistema de admisión de combustible (carburadores, inyectores de combustible, lumbreras o puertos de entrada y asientos de las válvulas de admisión de los motores). DIESEL CORRIENTE (ACPM) DESCRIPCION DEL PRODUCTO El diesel corriente, o el aceite combustible para motores (ACPM), es un destilado medio obtenido de la destilación atmosférica del petróleo crudo. Su calidad de ignición se caracteriza por el índice de Cetano o el Número de Cetano. El primero el calculado a partir de algunas propiedades de destilación y debe ser de 45 como mínimo; el segundo resulta más preciso porque es medio en un motor bajo unas condiciones estándar. USOS Está diseñado para utilizarse como combustible en motores diesel que operan bajo

condiciones de alta exigencia y en altitudes por debajo de los 2000 metros sobre el nivel del mar para generar energía mecánica y eléctrica, y en quemadores de hornos, secadores y calderas. PRECAUCIONES PARA EL MANEJO Se clasifica como un líquido inflamable clase II de acuerdo con la Norma 321 de la NFPA (National Fire Protection Association). Cuando se diseñen plantas de almacenamiento, estaciones de servicio, o cualquier otra instalación para el manejo de esta gasolina, deben aplicarse las normas NFPA para lo relacionado para la protección contra el incendio, las Normas API (American Petroleum Institute) y las reglamentaciones expedidas por las autoridades gubernamentales de control tanto nacional como regional y local. DIESEL PREMIUM No. 2 (Bajo Azufre) DESCRIPCION DEL PRODUCTO El diesel PREMIUM No. 2 , o aceite combustible para motores (ACPM), es un destilado medio obtenido de la destilación atmosférica del petróleo crudo. Su calidad de ignición se caracteriza por el índice de Cetano o el Número de Cetano. El primero es calculado a partir de algunas propiedades de destilación y debe ser de 45 como mínimo; el segundo resulta más preciso porque es medio en un motor bajo unas condiciones estándar. GASOLINA DE AVIACION 100 - 130 DESCRIPCION DEL PRODUCTO La gasolina de aviación 100 - 130, conocida igualmente como "Avigas", es un combustible de alta calidad antidetonante (alto octanaje), producida a partir de gases de refinería (butilenos) y gases de campo (isobutanos) que se hacen reaccionar con un catalizador (ácido sulfúrico) en un proceso denominado alquilación para obtener un componente denominado "alquilato". Al alquilato se le adicionan compuestos aromáticos (tienen mayor octanaje) de tal manera que se alcance un octanaje motor (MON) de 100 como mínimo. Para conseguir la capacidad antidetonante de 130 se le adiciona tetraetilo de plomo. El número 100 significa la capacidad antidetonante requerida por los motores de los aviones una vez alcanzada la velocidad de crucero y el número 130 identifica la capacidad antidetonante requerida para el despegue que es cuando los motores desarrollan la máxima potencia. USOS Esta gasolina se encuentra diseñada para utilizarse en aviones con motor de pistón. No es recomendable usar esta gasolina en motores de automóviles; contiene plomo y daña los convertidores catalíticos. PRECAUCIONES PARA EL MANEJO Se clasifica como un líquido inflamable clase 1A de acuerdo con la Norma 321 de la NFPA (National Fire Protection Association), por lo cual debe tenerse especial cuidado y es

indispensable cumplir con los estándares establecios para el diseño de los tanques de almacenamiento, tuberías, llenaderos y equipo de las estaciones de servicio al público. Este producto es volátil, genera vapores desde una temperatura de -43°C, los cuales al mezclarse en proporciones de 1.1 a 7.6% en volumen producen mezclas inflamables y explosivas. Cuando se diseñen plantas de almacenamiento, estaciones de servicio, o cualquier otra instalación para el manejo de esta gasolina, deben aplicarse las normas NFPA para lo relacionado para la protección contra el incendio, las Normas API (American Petroleum Institute) y las reglamentaciones expedidas por las autoridades gubernamentales de control tanto nacional como regional y local. TEREX API SL/CF, SAE 20W-50 SL

El queroseno es un destilado medio proveniente de la destilación atmosférica del petróleo crudo. Está diseñado para utilizarse como combustible en estufas domésticas y en quemadores de hornos y secadores industriales Descripción Los fabricantes de equipos originales (OEMs) cada día son más exigentes en el desempeño de los aceites lubricantes, por esto razón TERPEL ha desarrollado el TEREX API SL/CF, SAE 20W-50, un lubricante de alta tecnología cuya formulación ha sido desarrollada bajo el código de prácticas de los fabricantes de aditivos, en bases lubricantes importadas. Beneficios: Superior control de depósitos y lodos asegurando una mayor limpieza del motor. Superior resistencia contra la oxidación a altas temperaturas de operación, disminuyendo la formación de gomas, lacas, ácidos y espesamiento del aceite. Superior resistencia de lo viscosidad contra los esfuerzos de corte generados en el motor. Menor volatilidad disminuyendo el consumo de aceite. Alta protección contra el desgaste de las diferentes partes del motor. Protege el motor contra la corrosión y herrumbre, Efectiva acción antiespumante. Optima lubricación en el arranque en frío. Viscosidad estable a cualquier temperatura de operación debido a su propiedad de ACEITE MULTIGRADO. Prolonga la vida del motor y disminuye los costos de mantenimiento.

AUTOMOTOR HD - API SF/CC Aceite lubricante de efectivo desempeño, desarrollado a partir de bases parafínicas y un balanceado paquete de aditivos, que garantizan una completa protección del motor. Ideal para todos aquellos motores a gasolina y diesel que trabajan bajo diferentes condiciones de operación Cualidades: Buena protección antidesgaste. Mantiene el motor limpio, evitando la formación de lodos y depósitos. Protege el motor contra la herrumbre y el ataque corrosivo de ácidos. Gran resistencia a la oxidación.

Recomendaciones: Paro el óptimo desempeño del aceite se requiere un adecuado mantenimiento del vehículo. Revise periódicamente el nivel de aceite. Mantenga una correcta sincronización del motor Revise periódicamente el filtro de aire y combustible, efectúe los cambios según la recomendación del fabricante. Efectúe un buen mantenimiento del sistema de enfriamiento. Cambie el filtro de aceite en cada cambio de aceite del motor Los aceites lubricantes están desarrollados para cumplir con todas las exigencias de funcionamiento del motor, por lo tanto no requieren aditivación extra, no los contamine en el almacenamiento y durante su aplicación. Cuide el aceite, valioso inversión en su vehículo Aplicaciones: El aceite AUTOMOTOR HD es ideal para todos aquellos motores a gasolina y diesel que trabajan bajo diferentes condiciones de operación. En vehículos acondicionadas para gas natural (GNC) y gas propano licuado (LPG). Nivel de calidad: Clasificación API: SF/CC.

MAXTER API CH-4/SJ, SAE 15W-40

MULTIGRADO

MAXTER MULTIGRADO API CH-4/SJ, SAE 15W-40, el lubricante universal para los modernos motores de combustión interna diesel, gasolina y motores de vehículos acondicionados con gas natural (GNC) y gas propano licuado (LPG).

Descripción Supera los últimos requerimientos de los fabricantes de equipos originales (OEMs), cuyos avances están enfocados día a día al control de emisiones y ahorro energético. La tecnología del MAXTER MULTIGRADO API CH-4/SJ supera los ensayos de desempeño establecidos bajo los criterios del código de prácticas de los fabricantes de aditivos (CMA) en bases lubricantes importadas Cualidades: Revise periódicamente el nivel de aceite. Ahorro en el consumo de combustible. Mayor poder detergente y dispersante asegurando una completan limpieza del motor, evitando la formación de depósitos. Alto desempeño contra el incremento de viscosidad por hollín, asegurando un buen flujo de aceite partes críticas del motor. Efectiva protección contra el desgaste, corrosión y herrumbre. Superior resistencia a lo oxidación y nitración. Superior desempeño en los sistemas hidráulicos para los inyectores de combustible diesel. Superior estabilidad de la película lubricante, disminuyendo la pérdida de viscosidad por cizallamiento. Rápida acción antiespumante. Mayores intervalos de lubricación. Los aceites lubricantes están desarrollados para cumplir con todas las exigencias de funcionamiento del motor, por lo tanto no requieren aditivación extra, no los contamine en el almacenamiento y durante su aplicación. Cuide el aceite, valioso inversión en su vehículo Recomendaciones: Para el óptimo desempeño del aceite se requiere un adecuado mantenimiento del vehículo. Revise periódicamente el nivel de aceite.

Mantenga un correcto afinamiento en inyectores y válvulas o sincronizado en el caso de los motores a gasolina. Revise periódicamente el filtro de aire y combustible, efectúe los cambios según la recomendación del fabricante. Efectúe un buen mantenimiento del sistema de enfriamiento. Cambie el filtro de aceite en cada cambio de aceite del motor. Los aceites lubricantes están desarrollados para cumplir con todas las exigencias de funcionamiento del motor, por lo tanto no requieren aditivación extra, Evite contaminarlos durante su almacenamiento y aplicación. Cuide el aceite valiosa inversión en su vehículo. Aplicaciones: Para el óptimo desempeño del aceite se requiere un adecuado mantenimiento del vehículo. El aceite MAXTER MULTIGRADO CH-4/SJ garantiza una efectiva lubricación en los motores diesel turboalimentados de altorendimiento y de aspiración natural. Para motores a gasolina con requerimientos APl SJ,SH. En vehículos acondicionados con gas natural (GNC) y gas propano licuado (LPG) Nivel de Calidad: Para el óptimo desempeño del aceite se requiere un adecuado mantenimiento del vehículo. Clasificación API CH-4/SJ. Supera los niveles APl: CG-4, CF-4, CF y SH. Cumple con los requerimientos Europeos: ACEA E2 96 lssue 2, A3-98 y B3 98. Supera los requerimientos de los Fabricantes de Equipos: MB 228.1 Blanket, MB 229.1, MAN 271, Volvo VDS y VDS-2, Mack EO-M y Cummins CES2O,O71.

TEREX FULL SYNTHETIC API SL/CF, SAE 5W-40 (Sintético, 100% importado) TEREX FULL SYNTHETIC, API SL/CF, SAE 5W-40, lubricante sintético, importado, avanzada tecnología en lubricantes para motores a gasolina y diesel. Para vehículos a gasolina que requieran un lubricante API SJ, API SH y API SG.

Descripción El TEREX FULL SYNTHETIC, API SL/CF, está desarrollado con un balanceado paquete de aditivos, bases sintéticas del tipo polialfaolefina, diester y mejoradores de índice de viscosidad de alta estabilidad al corte. Cualidades: Permite mayores intervalos de lubricación, protegiendo el motor en cualquier condición de operación. Ahorro en el consumo de combustible y aceite. Excelente estabilidad térmica, alta resistencia a la oxidación y nitración. Efectiva acción contra la formación de depósitos manteniendo el motor limpio. Alta protección antidesgaste contra lo corrosión y formación de herrumbre. Optima lubricación en el arranque en frío. Viscosidad estable a cualquier temperatura de operación, debido a su propiedad de ACEITE MULTIGRADO. Evita la formación de espuma. Prolonga la vida del motor y disminuye los costos de mantenimiento. Recomendaciones: Para el óptimo desempeño del aceite se requiere de un adecuado mantenimiento del vehículo. Revise periódicamente el nivel de aceite. Mantengo bien sincronizado el motor. Revise periódicamente el filtro de aire y combustible. Efectúe un buen mantenimiento del sistema de enfriamiento. Cuando cambie el aceite del motor cambie el filtro del aceite. Recuerde, los aceites lubricantes están desarrollados para cumplir con todas las exigencias de funcionamiento del motor, por lo tanto no requieren aditivación extra, no los contamine en el almacenamiento y durante su aplicación. Cuide el aceite, valiosa inversión en su vehículo. Aplicaciones: Recomendado para los últimos modelos de vehículos a gasolina. Para todo tipo de vehículos a gasolina nuevos o recién reparados que operen en cualquier condición de trabajo. Para vehículos diesel de cuatro tiempos de pasajero, donde se requiera un aceite APl CF, CD.

Para vehículos a gasolina que requieran un lubricante API SJ, API SH y API SG. En vehículos acondicionados para gas natural comprimido (GNC) y gas propano licuado (LPG). Nivel de Calidad: Clasificación API SL/CF. Supera las especificaciones API SJ, API SH, API SG y API CD. Supera los requerimientos Europeos: ACEA A3-98, B3-98 y B4-98, Mercedes Benz 229.3, Volkswagen 502.00/505.00, Porsche GL y BMW long lifeoil. Supera las pruebas de motores: BRT,SEC III F, SEC VG, SEC VIII, SEC IV A, CRC L38, SEC II D, SEC III E,SEC VE, CAT 1 M-PC, TU 3M, M III E, VW 1/ cooledTCD, XUD II BTE, OM 602A, VW TDI, VWT4, VW 51O6 y TOYOTA 3

TEREX API SJ/CF, SAE 20W-50

6000

TEREX 6000 API SJ/CF, último avance tecnológico en aceites lubricantes para motores a gasolina y vehículos acondicionados con gas natural comprimido (GNC) y gas propano licuado (LPG). Control a la formación de espuma. Prolonga la vida del motor y disminuye los costos de mantenimiento Descripción La evolución de la tecnología automotriz exige mayores requerimientos en el desempeño de los aceites lubricantes, por éstas razones, TERPEL ha desarrollado el TEREX 6000 API SJ. Su complejo, balanceado paquete de aditivos y el alto grado de refinación de las bases lubricantes parafínicas del petróleo con que se ha desarrollado el TEREX 6000 API SJ, permite un máximo desempeño en todas aquellas severas pruebas de motores, garantizando perfecta lubricación y larga vida útil de las máquinas. Cualidades: Mayor poder dispersante que asegura completa limpieza del motor. Efectivo control a la formación de depósitos. Alta protección antidesgaste, contra la corrosión y formación de herrumbre. Optima lubricación en el arranque en frío. Viscosidad estable a cualquier temperatura de operación debido a su propiedad de ACEITE MULTIGRADO.

Excelente estabilidad térmica, alta resistencia a la oxidación y nitración. Control a la formación de espuma. Ahorro en el consumo de combustible y aceite. Prolonga la vida del motor y disminuye los costos de mantenimiento. Recomendaciones: Para el óptimo desempeño del aceite se requiere de un adecuado mantenimiento del vehículo. Revise periódicamente el nivel de aceite. Mantengo bien sincronizado el motor. Revise periódicamente el filtro de aire y combustible. Efectúe un buen mantenimiento del sistema de enfriamiento. Cuando cambie el aceite del motor cambie el filtro del aceite. Recuerde, los aceites lubricantes están desarrollados para cumplir con todas las exigencias de funcionamiento del motor, por lo tanto no requieren aditivación extra, no los contamine en el almacenamiento y durante su aplicación. Cuide el aceite, valiosa inversión en su vehículo. Aplicaciones: Recomendada para los últimos modelos de vehículos a gasolina y diesel que requieran un lubricante APl CF y API CD. Para todo tipo de vehículos a gasolina nuevos o recién reparados que operen en cualquier condición de trabajo. Para vehículos a gasolina que requieran un lubricante API SH y API SG. En vehículos acondicionados para gas natural comprimido (GNC) y gas propano licuado (LPG).

Nivel de Calidad: Clasificación API SJ/CF. Supera las especificaciones API SH, API SG y API CD. Supera las pruebas de motores: CRC L 38. Secuencias lID, IlE, VE y CAT 1 M-PC. Satisface los requerimientos europeos de ACEA A2, CCMC G4.

ECOTER JASO FC

2T

ECOTER 2T, alto desarrollo tecnológico de aceite lubricante antihumo, semisintético, para motores de dos tiempos a gasolina y refrigerados por aire. Mayor detergencia, evita la formación de depósitos en la cámara de combustión, pistones y el pegamiento de anillos. Descripción El aceite ECOTER 2T está formulado con un balanceado paquete de aditivos, bases parcialmente sintéticas y un contenido de cenizas bajo, lo que permite un mayor control a la formación de depósitos y la producción de humo. Cualidades: Mayor detergencia, evita la formación de depósitos en la cámara de combustión, pistones y el pegamiento de anillos. Superior lubricidad, protege contra el desgaste, rayado de anillos, agarrotamiento y problemas con el encendido de la máquina en frío. Sus compuestos poliméricos tipo Poli-Iso-Butileno, reducen sustancialmente la producción de humo, disminuyendo la contaminación ambiental. Solución efectiva contra la formación de carbón, manteniendo limpio el sistema de escape. Menores costos en mantenimiento y paradas del equipo para descarbonar. Miscibilidad instantánea con el combustible. Recomendaciones: Mantenga en perfecto estado el sistema de inyección de aceite combustible. Nunca adicione aceite extra al tanque de gasolina, el excedente puede causar carbonamiento prematuro. En los sistemas donde se agrega el aceite manualmente al combustible, utilice la proporción exacta recomendada por el fabricante. Mantenga sincronizado el motor. Los lubricantes están desarrollados para cumplir con todos los requerimientos de funcionamiento del motor, por lo tanto no requieren aditivación extra. No los contamine durante la aplicación. Cuide el aceite, valiosa inversión en su vehículo. Aplicaciones: El aceite ECOTER 2T, se emplea en todo tipo de motor a gasolina de dos tiempos refrigerado por aire. Para motos de alto y bajo cilindraje, autocars, cortadoras de césped y sierras de cadena. Es recomendado donde aceites de nivel de servicio API TC y JASO FB son aplicados.

Se emplea en diferentes relaciones de mezclas de combustible / aceite, de acuerdo a las recomendaciones de los fabricantes de equipos, por ejemplo: 20/1,24/1,32/1,50/1. Nivel de Calidad: Supera los requerimientos de la JASO FC, actuales exigencias de los fabricantes de equipos HONDA, YAMAHA, SUZUKI, KAWASAKI, PIAGGIO, etc. JASO: Japanese Automobile Standards Organization. NECAR 5: el Coche con Celda de Combustible más Moderno en el Mundo Coche que utiliza una Celda de Combustible Metanol adecuado para el uso normal. Casi logra casi eliminar la emisión de contaminantes a la atmósfera. Sistema Híbrido, que combina diferentes tecnologías para obtener mejores beneficios. Se ofrece movilidad con bajo impacto ambiental vehículos de a base de Celdas de Combustible Incremento de potencia por 50 % Berlín - NECAR 5 es un vehículo accionado por una celda de combustible a base de metanol, adecuado para el uso normal. DaimlerChrysler lo usa para demostrar la viabilidad técnica de esta tecnología. El atractivo vehículo alcanza velocidades de más de 150 kilómetros por hora. El sistema entero de la la celda de combustible ha sido instalado por primera vez en en interior de un Mercedes Benz KlaSse A. El vehículo por lo tanto proporciona tanto espacio como un Mercedes Benz Klasse A convencional. "La celda del combustible puede asegurar la movilidad de sostenible,” Dice el Profesor Dr. Ferdinand Panik, el director del Proyecto de la Celda del Combustible en DaimlerChrysler. "Eso significa una clase nueva de la movilidad independiente de petróleo, basado en fuentes renovables de energía en el a largo plazo, y altamente compatible con el ambiente. Con NECAR 5, hemos logrado un paso substancial que nos acerca a nuestra meta de desarrollar un coche con celda del combustible adecuado para el transporte diario.” El nuevo sistema a base de metanol -- más pequeño y más poderoso. NECAR 5 es la evolución tecnológica de NECAR 3. En 1997, DaimlerChrysler usó NECAR 3 en mostrar por primera vez que el hidrógeno para la celda del combustible se puede producir abordo del vehículo por medio de metanol (que es un medio de almacenamiento de hidrógeno en forma líquida), o para ponerle otra manera, con hidrógeno (MH2) "metanolizado”. Metanol es una manera ideal de almacenar hidrógeno: es líquido en temperaturas normales de ambiente, así que se puede manejar y distribuir de un modo similar que la gasolina o el diesel. En la celda del combustible, el hidrógeno "metanolizado” se combina con oxígeno en una reacción que produce energía eléctrica, que se utiliza para alimentar un motor eléctrico. De allí viene el termino de tecnología híbrida, al combinar ambos sistemas. En el NECAR 3, el sistema de propulsión -- inclusive el convertidor de metanol a hidrógeno -- era todavía muy voluminoso. En apenas tres años, los ingenieros han triunfado al reducir el tamaño del sistema a la mitad y adaptarlo abajo del piso de de un Mercedes Benz Klasse

A. De la misma manera se ha logrado reducir el peso del sistema, y por lo tanto el peso del coche, por abajo de 300 kilogramos. Esta reducción en el peso mejora ambos la dinámica del manejo y la aceleración, que se beneficia también por el motor mejorado. El sistema de propulsión del NECAR 5 no sólo es más compacta pero también 50% más poderoso que su precursor. Mientras NECAR 3 requiriere dos grupos de la celdas de combustible para generar 50 kilovatios de energía eléctrica, ahora en el NECAR 5 una sola celda de combustible ahora genera 75 kilovatios. Aunque el NECAR 5 es un vehículo experimental más pesado que un coche convencional, utiliza la energía de su combustible 25 % más eficientemente. Los ingenieros de desarrollo han usado también las materiales más económicos. Como coche eléctrico, NECAR 5 tiene algunas ventajas inherentes y convenientes: se maneja muy silenciosamente y responde bien, no necesita palanca para el cambio de velocidades, y los cambios de aceite son una cosa del pasado. Dependiendo del tipo de combustible que utilicen, los vehículos de celda de combustible son o extremadamente bajos en emisiones atmosféricas o emisión liberta. Si el vehículo funciona a base de hidrógeno contenido en un tanque en su interior, la única emisión al ambiente es vapor de agua. Pero almacenar el hidrógeno en su forma gaseosa ocupa mucho espacio y presenta riesgos, por lo que desarrollar la infraestructura necesaria sería mucho más costoso. El hidrógeno directamente como combustible resulta mejor alternativa para flotas de vehículos, tal como autobuses o vehículos de servicios de entrega, que reciban mantenimiento en ubicaciones centralizadas. Para transporte personal o individual DaimlerChrysler considera como mejor alternativa el hidrógeno "metanolizado”. Metanol se podría vender y distribuir por una red de estaciones de combustible similar a las que usamos hoy día para gas o gasolina. Las emisiones del escape de vehículos "metanolizados” a base de celda de combustible de hidrógeno son mucho menores que los mas eficientes motores de combustión interna. El uso de vehículos que utilizan la celda de combustible a base de metanol podría reducir las emisiones del bióxido de carbono (CO2) a menos de un tercio y las emisiones responsables de la formación de "smog" o contaminación atmosférica urbana a casi cero. Metanol se puede producir como una fuente renovable de energía de la biomasa o del gas natural, que a menudo se quema como un producto de desecho de la producción de petróleo y es todavía disponible en muchas regiones alrededor del mundo. Los ingenieros de desarrollo ahora conducirán las pruebas extensas con NECAR 5 para reunir los datos para la optimización adicional del vehículo. ¿A dónde nos lleva todo este esfuerzo? El Dr. Panik responde: "El sistema de propulsión de la celda del combustible todavía está en la etapa del desarrollo. Sin embargo, en unos pocos años tendrá que ser capaz de competir en todos aspectos con el motor interno convencional de la combustión interna -- e incluso ser superior en términos de comodidad, eficiencia y protección al medio ambiente". EL REFINADO DEL PETRÓLEO

Entre los componentes básicos de la industria petrolera se encuentran: Exploración, Producción, Refinación y Comercio; los dos primeros son llamados aguas arriba del negocio y los últimos aguas abajo. Referente a la Refinación existen dos tipos de productos básicos: Energéticos e Insumos para la industria química; estos a su vez se agrupan en cuatro componentes básicos: Gasolinas y Naftas, Combustibles Residuales, Destilados, entre otros. Los tres primeros grupos constituyen más del 95% de la producción de refinado. Desde hace algunos años el petróleo se ha convertido en la base económica del país, esto especialmente recae en las formas y técnicas utilizadas en el refinado de este. Que en esta investigación se halla seleccionado este tema, se debe a que constituye un proceso de mucha importancia para nuestro país, tal y como fue demostrado el día 11 de abril del presente año (2002). ¿Qué es el Refinado del Petróleo? Es un proceso de varias operaciones para transformar el crudo en productos de mayor utilidad. Estas operaciones se inician con la deshidratación del crudo que es transportado a las refinerías, con estas operaciones el petróleo es despojado de los contaminantes como las sales. ¿Cuándo empezó la explotación? Hacia 1855 se comprobó que de este aceite mineral se podía sacar un liquido muy bueno para quemar lámparas y producir luz: el kerosene, dio un impulso a la explotación industrial del petróleo, primero en EEUU y luego en otras partes del mundo. Refinación de los derivados del Petróleo: Para determinar los pasos de cada refinería es necesario saber el crudo que se recibirá y el producto que se quiere. El Petróleo crudo no puede usarse directamente como combustible de automóviles, ni en calderas, ni siquiera para alumbrado, por lo que es necesario refinarlo para obtener de él los diversos productos que empleamos diariamente como son: gasolinas, gasoil, naftas, diesel, lubricantes, y cientos de productos más. Hidro-Desulfuración de los derivados del Petróleo: En este procedimiento, los compuestos de azufre se logran separar a base de hacer pasar el hidrocarburo a través de una atmósfera de hidrógeno a mucha presión, a una temperatura elevada y en presencia de un catalizador que suelen ser óxidos de diversos metales. En Venezuela existen grandes plantas de desulfuración en las refinerías de Amuay y Punta Cardón, Peninsula y Paraguaná. La planta desulfuradora de Amuay, instalada por la Creole (hoy Lagoven) es una de las mayores del mundo. Sistema de Refinación Venezolano:

Entre los principales procesos de refinación de conversión profunda que emplean catalizadores, se destacan: el Hidrotratamiento, el Craqueo Catalítico, la Reformación Catalítica y el Hidrocraqueo. En el proceso de Hidrotratamiento se eliminan los contaminantes como el azufre y los metales (el níquel y vanadio) de los cortes básicos del petróleo. En el Craqueo Catalítico, se tratan los cortes de nafta liviana y nafta pesada para la obtención de gasolina y olefina. En el proceso de Reformación Catalítica, se trata el corte excedente de nafta pesada para la obtención de alquilatos, aromáticos e hidrógeno. En el proceso de Hidrocraqueo se tratan, en general, los cortes más pesados como gasóleos y el residual para la obtención de diesel y fueloils. Posteriormente a estos procesos es necesario agregar ciertas cantidades de hidrógeno para lograr el acabado de productos de calidad y con mejores características físicas. Son los llamados procesos de Hidroacabado o terminado de productos. Conclusión: La actividad de refinación es fundamental para la competitividad de la industria petrolera en todo su conjunto, y para lograrlo es necesario que todas las refinerías se mantengan preparadas para satisfacer las necesidades del mercado; por lo tanto se requiere de esfuerzos importantes en magnitud y costos. Composición del petróleo El petróleo es un compuesto de origen orgánico, más denso que el agua y de un olor fuerte y característico. Se extrae de la superficie terrestre y después es almacenado en grandes depósitos y enviado mediante oleoductos (vía terrestre) o por los grandes barcos petrolíferos (vía marítima) a las partes del mundo donde es necesario. En numerosas ocasiones se utiliza la palabra crudo para denominar al petróleo sin refinar. Los hidrocarburos están formados por carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y azufre. La composición media del petróleo sería 85%C, 12%H y 3% S+O+N, además de varios elementos metálicos. La composición de los crudos varía dependiendo del lugar donde se han formado. Las diferencias entre unos y otros se deben, a las distintas proporciones de las diferentes fracciones de hidrocarburos, y a la variación en la concentración de azufre, nitrógeno y metales. En las refinerías el crudo pasa a convertirse en un derivado del petróleo. El proceso de refinado pretende: Separar el crudo en fracciones diferentes mediante destilación fraccionada o fraccionamiento del crudo. Convertir las fracciones que tienen una menor demanda en el mercado en otras de mayor demanda. Esto se realiza gracias a la técnica de ruptura térmica o catalítica (craqueo). Craqueo térmico: Consiste en la ruptura de las cadenas carbonadas y acción de calor a una temperatura de entre 400 – 650ºC. De esta ruptura se obtienen parafinas cortas , olefinas, naftalenos o aromáticos. Craqueo catalítico: Mejoras en el craqueo térmico mediante el empleo de catalizadores. Modificar las cadenas de carbono de las gasolinas para aumentar la calidad del carburante (reformado) y elevando el poder antidetonante de la gasolina . Los catalizadores de reformado tienen dos funciones químicas diferentes: Función metálica: Las reacciones que catalizan los metales (Pt, Re, Ir) en este proceso son las de hidrogenación y deshidrogenación. Función ácida: Esta función la realiza el cloro, y tiene como misión llevar a cabo las

reacciones de isomerización de n-parafinas, así como catalizar algunas etapas del proceso de reformado. Realizar un refinado adicional para eliminar los componentes no deseados, como el azufre. En la siguiente tabla se muestran los diferentes productos que se pueden obtener del crudo: PRODUCTO Gas de refinería GLP FRACCIONES LIGERAS Gasolina INTERVALO TEMPERATURA EBULLICIÓN <20ºC <20ºC 40-150ºC DE APLICACIONES Combustible refinería para la

Calefacción doméstica e industrial Carburante automóviles para

Nafta pesada

150-200ºC

Materia prima para productos químicos, disolventes. Lámpara de alumbrado carburante para turborreactores Carburantes para motores diesel, calefacción doméstica Combustible para buques, locomotoras, etc. Materia prima para lubricantes, ceras, cremas y aceites. Pavimentación, techado, impermeabilización, etc.

Queroseno FRACCIONES MEDIAS Gas Oil

170-250ºC

250-320ºC

Fuel Oil ligero

340-4001C

FRACCIONES PESADAS

Fuel Oil pesado

400-500ºC

Asfalto

>500ºC

Clasificación y composición del Fuel Oil El Fuel Oil es una mezcla de hidrocarburos alifáticos y aromáticos del petróleo (benceno y derivados del benceno). Puede contener también añadidos como el nitrógeno o azufre. La composición química exacta de cada uno de los fuel oil variará dependiendo del origen y de otros factores. El Fuel Oil, según las normas AFNOR (Asociación Francesa Normalización) NF M 15-010 octubre 1976 se puede clasificar en: de

Fuel Fuel Fuel Fuel

Oil Oil Oil Oil

n°1 o fuel oil doméstico n°2 (contenido máximo en azufre: 4%) o fuel de bodega n°2 BTS, bajo contenido de azufre (contenido máximo en azufre: 2%) n°2 TBS, muy bajo contenido de azufre (contenido máximo en azufre: 1%)

Ora clasificación sobre los diferentes tipos de Fuel Oil es la que aparece en la Enciclpedia de contaminantes ambientales (Roy J. Irwin, National Park Srvice): FUELOIL FUELOI2G FUELOI2H FUELOIL4 FUELOIL5 FUELOIL6 FUEL6LAP Fuel Oil, General Fuel Oil Número 2, General Fuel Oil Número 2 - Calefacción Fuel Oil Número 4 Fuel Oil Número 5 Fuel Oil Número 6 LAPIO (Fuel Oil de baja densidad) Fuel Oil, General Fuel Oil Number 2, General Fuel Oil Number 2 - Heating Oil Fuel Oil Number 4 Fuel Oil Number 5 Fuel Oil Number 6 LAPIO (Low-API gravity fuel oil, a Heavy Type of #6 Fuel Oil)

Las características que determinan los usos que se le darán al fuel son principalmente: Viscosidad: Mide la resistencia de un líquido al flujo. Poder calorífico: Representa la cantidad de energía liberada por unidad de masa o volumen del fuel oil durante la reacción química para lograr una combustión completa. Punto de escurrimiento: Es la temperatura más baja a la cual el fuel oil fluirá bajo condiciones de ensayos estándar. Contenido de azufre: El contenido de azufre depende del crudo, del proceso de refinación y del tipo de fuel oil. El bajo contenido de azufre del fuel oil, minimiza los efectos de la corrosión generada por los residuos de la combustión, garantizando un mínimo de depósitos y escoria adherida en los componentes de la caldera. Contenido de agua y sedimentos: La presencia de agua en el fuel oil se debe, generalmente, a la condensación de esta en los tanques de almacenaje, perdidas de vapor cuando se lo utiliza para la calefacción de los tanques, etc. La presencia de agua y sedimentos puede causar problemas en filtros y quemadores, a su vez puede causar problemas de corrosión en tanques y líneas. El Fuel del Prestige Tras el accidente del petrolero Prestige en las costas gallegas se han realizado numerosos análisis del fuel oil que llevaba en su interior. Estos análisis los han realizado el Instituto Cedre de Francia y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

La composición química del fuel oil nos permite conocer, además de la toxicidad del compuesto y los posibles efectos sobre el medio ambiente, el comportamiento del vertido en el mar.

Informes técnicos del CSIC
Protocolo de identificación del fuel del Prestige

utilizado por el Instituto Cedre de

Francia Según los datos disponibles a 29 de noviembre de 2002, el doctor Alain Baert, del Centre Anti Poison de Rennes, realizó unos comentarios sobre la toxicidad del fuel oil del Prestige. Este experto hizo una serie de observaciones acerca del vertido. Dijo que era menos compacto que el del Erika, lo que provoca una mayor dispersión y analiza los riesgos de la exposición al contaminante durante las tareas de limpieza.
HIDRÁULICA LA FORMA en que fueron descubriéndose efectos, principios y leyes en muchos casos sólo puede imaginarse, pues existe una laguna en cuanto a los protagonistas y sus condiciones sociales, económicas y culturales. La humanidad ha vivido siempre con fluidos. Cómo y cuándo aprendió a usarlos sólo puede adivinarse. En el presente libro no están todos los que fueron, aunque sí fueron todos los que están. Muchos nombres, fechas y circunstancias aparecen más como guía cronológica que como reconocimiento del papel que desempeñaron en la edificación de la actual teoría de los fluidos. Una historia no es sólo una secuencia de nombres, fechas, hechos y las anécdotas que los conectan. Es más bien una explicación e interpretación de éstos a partir de hipótesis fundamentadas y basadas en patrones globales del comportamiento; en nuestro caso es la tarea de los profesionales del campo, los historiadores de la ciencia. Más que evocar una historia, lo que haremos será una visita parcial a través del tiempo para recordar pasajes exquisitos del desarrollo del pensamiento humano. Así, pasaremos por algunos aspectos que costaron mucho entender o manejar, por ciertos puntos sencillos y prácticos que nos dejan sospechar las peculiaridades de un fluido y otros más bien curiosos o simplemente divertidos, que aparecen distribuidos en el tiempo y en diferentes sitios, lo cual les da una perspectiva que, al recordar las circunstancias culturales, políticas, sociales o económicas, permite intuir la historia. No es casual que los cambios y avances importantes que modificaron cualitativamente el conocimiento de la dinámica de los fluidos se llevaran a cabo en forma paralela a los cambios sociales. Es importante subrayar aquí, aun cuando quizá no pueda apreciarse en lo que sigue, que las etapas diversas de organización social, el florecimiento de una cultura o el decaimiento de una civilización, se ven reflejadas en el desarrollo particular de los fluidos. No puede entenderse éste si no es como una huella más de la actividad humana en su conjunto. III. 1. SOBREVIVENCIA, MAGIA, NECESIDADES Y LUJOS Hasta hace aproximadamente 100 000 años el hombre seguía tratando de acostumbrarse a vivir bajo los árboles. El paso de recolector de frutos, que afortunadamente no hemos

abandonado del todo, al del cazador, fue muy largo y es difícil intuir siquiera cómo se llevó a cabo. En este paso inventó y descubrió múltiples utensilios que le hicieron más fácil su existencia en un medio ajeno y hostil que luego dominó y, diríamos ahora, casi se acabó. Inventó la rueda mucho después del vestido y descubrió el fuego antes que aquélla. Desarrolló armas para subsistir, descubrió después el bronce y, hace unos 10 000 años, la agricultura. Probablemente aprendió a manejar los fluidos en forma circunstancial en este proceso. Los primeros que se estaban ahogando por humo dentro de una cueva sacaron al fuego a la intemperie o se buscaron una cueva con el techo más alto, y aprendieron que el aire caliente sube, pero sin intuir en ello el principio de la flotación. Los primeros navegantes tal vez surgieron de una poco afortunada pérdida de equilibrio en la orilla de un río y del fortuito paso de un tronco en la vecindad inmediata. También podemos imaginar que, al observar que ciertos objetos flotaban en un río, a más de uno se le ocurrió aprovechar el hecho para viajar río abajo y, con suerte, al otro lado. La evolución de un tronco a una canoa, de ésta a una balsa y de ésta a un medio de carga y transporte colectivo, así como del mecanismo de propulsión de varas a remos y de éstos a velas, sólo podemos reconstruirlo usando el sentido común y una fértil imaginación. Algo semejante puede decirse de las armas. El proceso que va desde arrojar piedras y palos, que a más de una presa sólo debe haber irritado lo suficiente como para comerse al cándido ancestro, hasta la invención del mazo y, mucho más tarde, hace unos 30 000 años, el arco y la flecha, comprende múltiples pruebas e insólitas experiencias. Bajo la presión de la supervivencia el hombre aguzó el ingenio para adaptarse y manejar su ambiente que, gústele o no, lo dominan los fluidos. En esta etapa de la protohistoria, que abusivamente catalogamos de supervivencia, se hicieron obras notables destinadas al riego. Las necesidades agrícolas de las culturas que florecieron en Mesopotamia y Egipto, al menos 4000 años a.C., llevaron a diseñar y construir presas y diques, cuyos restos aún pueden apreciarse en las márgenes de los correspondientes ríos. Vestigios semejantes, de tiempos casi tan remotos, fueron descubiertos en las riberas de ríos en la India y la China. La construcción de canales para riego, transporte y surtido de agua a las grandes metrópolis de entonces confirma la relación directa entre el nivel de una civilización y la posesión de una tecnología para mantenerla; en particular, la relación con el agua. En forma paralela a las obras hidráulicas a gran escala se desarrollaron artefactos, instrumentos y curiosidades asociadas al comportamiento de los fluidos. Es posible suponer que el ser humano intuía algunos principios básicos, si consideramos su notable conocimiento empírico. El uso del fuelle, la jeringa y el sifón era frecuente, como lo reflejan los legados pictóricos y estelas fragmentadas que se conservan, mismas que muestran la existencia de la pipeta, la clepsidra, reloj de agua usado en Babilonia y posteriormente en Egipto, y el uso de los vasos comunicantes. Hubiera sido difícil, muy difícil, llevar a cabo algunas obras de ingeniería sin algunos de estos aparejos. El nivel de pisos y bóvedas seguramente se establecía, como aún hoy lo hacen los buenos albañiles, usando el principio de los vasos comunicantes. La clepsidra, perfeccionada y usada a través de la Edad Media, consistía en un recipiente con un orificio por el que el agua goteaba a una velocidad constante. El nivel en el recipiente, al ir bajando, marcaba el tiempo en una escala fija en las paredes. Esta idea

sencilla, como tantas otras, fue desarrollada hasta alcanzar un alto grado de complejidad técnica y artística. (figura III.1.)

Figura III. 1. Vasos comunicantes (a) y clepsidra (b). El paso de la información en forma oral, de una generación a otra, hizo que gran parte de ella se perdiera en el tiempo. Por otro lado, algunos instrumentos y tal vez sus principios se manejaban con el más meticuloso sigilo por quienes detentaban el poder político o religioso, o ambos, como usualmente sucedía. Los portentos exhibidos en los templos egipcios para mantener la fe, mostrar el beneplácito de los dioses o dejar ver la ira divina, se lograban usando mecanismos hidráulicos ocultos, empleando aire o agua como vehículo; elevar objetos, desplazarlos y, con ingenio, desaparecerlos, fue una práctica desarrollada en ciertas esferas no exclusivas a los cultos a Ra. Que el saber trae consigo el poder no sólo fue explotado por quienes disfrutaban los médanos del Nilo... Pero el secreto que rodeó a

esa "tecnología" se quedó en el pasado y no podemos más que especular qué tanto la entendían. Desde el remoto y oscuro pasado hasta el florecimiento de la cultura helénica, el hombre acumuló un vasto conocimiento práctico sobre el comportamiento de los fluidos. De los complejos sistemas de riego a las elaboradas embarcaciones propulsadas por viento y de las aerodinámicas flechas y lanzas, al sifón y la clepsidra.. Las extensas guerras de conquista de Alejandro Magno permitieron a la civilización occidental enriquecerse con el legado asiático. Alejandría sustituyó a Atenas y amalgamó la cultura de la época, resumiendo el conocimiento previo en su legendaria biblioteca. No es de sorprender que ahí brillaran las artes y ciencias con Euclides, Arquímedes y Ptolomeo, entre otros. De las diez obras que se conocen de Arquímedes (287-212, a.C.) destacan sus dos volúmenes sobre la hidrostática y la flotación. En la mejor tradición de la escuela de Euclides, con cuyos discípulos se educa, basa todo su análisis en dos postulados sencillos y ciertamente correctos. A partir de éstos demuestra varios resultados que todavía forman parte del cuerpo de los teoremas básicos de la hidrostática y la estabilidad de cuerpos que flotan. Uno de ellos es el principio que lleva su nombre y establece que "si un sólido es parcial o totalmente inmerso en un fluido, sufre una fuerza ascendente igual al peso del fluido desplazado". Este sencillo enunciado nos permite entender un sinnúmero de fenómenos aparentemente disímbolos Veamos ahora tres de ellos: la flotación de un barco, la flotación de globos meteorológicos de altura fija y la proporción de oro en un anillo de bodas. El principio dice que las cosas flotan en un fluido, lo que implica que pesan menos. La reducción en peso es igual al peso de una cantidad de líquido de volumen igual al del objeto sumergido. Consideremos un ejemplo. Imaginemos un cubo de cuarzo de 1 cm³, se mide un centímetro por lado. Al vacío, encontramos que pesa 2.65 g. Al sumergirlo en agua desplaza 1 cm³ de ésta. Al pesar esta cantidad de agua se halla que pesa 1 g. Por lo tanto, en el agua, el peso de nuestro cubito de cuarzo es de 1.65 g. ¿Por qué flota un barco de acero? Puesto que un metro cúbico de agua pesa una tonelada, para hacer flotar (reducir su peso a cero) a un barco de 1 000 toneladas es preciso que desplace 1 000 m³ de agua. Es decir que el volumen del barco, abajo de su línea de flotación (Figura III.2), debe ser de, digamos, ¡un cubo de 10 m por lado! Si es más largo que ancho no tiene por qué estar tan sumergido y será de menor calado. Criterios de estabilidad, también desarrollados por Arquímedes, son algunos de los aspectos que determinan la forma más adecuada para el casco del barco, la parte sumergida.

Figura III. 2. Línea de flotación.

¿Cómo subir un globo a una altura predeterminada? Un globo lleno de algún fluido menos pesado que el aire sufre una fuerza que lo hace ascender, por flotación. Puesto que con la altura el aire es cada vez menos denso, más enrarecido, el globo subirá hasta la altura en que ambos fluidos (el contenido en el globo y el aire externo desplazado) pesen lo mismo. Conociendo la forma en que varía la densidad del aire con la altura es posible predeterminar la altura a la que un globo meteorológico llegará y permanecerá, con sólo variar su volumen y contenido. Estos globos se emplean principalmente para medir propiedades de la atmósfera como la presión, la temperatura, la humedad y los contaminantes (¡en la ciudad de México éstos pueden medirse con un globo sobre la banqueta!). Siendo el aire un fluido, todas las cosas sufren flotación y, me apena decirlo, ¡las personas son más pesadas de lo que creen! Otro ejemplo está conectado a la leyenda según la cual Arquímedes descubrió la flotación. Hierón I, rey de Siracusa (Sicilia), cuna y residencia de Arquímedes, deseaba saber si su corona contenía oro en la proporción adecuada. La solución la encontró Arquímedes, se dice, al entrar en el agua de un baño público, del que salió eufórico gritando "¡eureka!", rumbo a su casa, sin siquiera vestirse. Apenas llegó sumergió en agua pesos de oro y plata iguales, determinando los desplazamientos de agua respectivos. Al comparar éstos con el desplazamiento que generaba la corona determinó el porcentaje de cada metal por medio de una sencilla regla de tres. Con un anillo de bodas el proceso es el mismo, aunque las consecuencias son más difíciles de prever... El trabajo de Arquímedes en hidrostática es uno de los grandes logros de las matemáticas y mecánica griegas (aunque él era tan griego como un latinoamericano español). "Es uno de los monumentos más espléndidos a su genio [...] al que poco han podido agregar quienes le sucedieron", dijo Lagrange, casi 2 000 años después. Su genio en las matemáticas lo pone en la categoría que solo comparte con Isaac Newton y Friederick Gauss. La herencia que recibió Grecia para su notable desarrollo en todas las áreas le fue legada principalmente por Mesopotamia y Egipto. Sobre ella construyó el partenón intelectual que conocemos. Por otro lado, las bases sobre las que creció la cultura latina fueron tomadas e incorporadas intactas de los griegos. El imperio romano se consolidó sin que Alejandría hubiese dejado de ser el emporio cultural del mundo occidental. Si Grecia es recordada sobre todo por sus contribuciones en filosofía, artes y matemáticas, Roma buscó brillo en

otras direcciones y muy poco contribuyó al avance de las matemáticas y al conocimiento de los fluidos. Los mil quinientos años subsecuentes fueron ricos en obras de gran importancia en torno al manejo de aguas. Todavía pueden apreciarse los notables acueductos que los romanos sembraron en el orbe que dominaron. El diseño y construcción de sistemas de aprovisionamiento de agua, de su distribución a través de grandes ciudades y de los drenajes correspondientes, hablan del grado de desarrollo de la ingeniería hidráulica en el imperio. La necesidad de resolver problemas prácticos impulsó ese desarrollo. El regado de inmensos jardines palaciegos y el proveer de comodidades a sus ocupantes fue un ingrediente adicional. Poco o nada se logró sobre el entendimiento y uso del agua y el viento. El intercambio con el mundo árabe, a través de las diversas guerras de conquista y reconquista mutua, incluyendo las Cruzadas, permitió un flujo de ideas, invenciones y costumbres que en el crisol del tiempo dieron luz a la deslumbrante explosión renacentista. III. 2. DE LA METAFÍSICA A LA FÍSICA Los diez siglos que siguen a la caída del Imperio romano y que gestan la aparición de una brillante era en la historia de nuestra civilización, sirven para consolidar el sistema económico feudal y el poder de la iglesia cristiana, asimilándose el legado filosófico griego. Este último aspecto llegó a su climax con la Aristotelización del cristianismo por Tomás de Aquino en el siglo XI. La incorporación de las matemáticas, la lógica, la metafísica y la astronomía griegas a la enseñanza en las "universidades" medievales, que fundara Carlomagno en el siglo VIII, llevó a la formulación de la educación escolástica basada en las siete artes liberales agrupadas de la siguiente manera: el trivium (gramática, lógica y retórica) y el quadrivium o artes matemáticas (aritmética, astronomía, geometría y música). En el periodo que concluye con el siglo XIV destacan los procesos de crítica a la metafísica y mecánica aristotélicas, representados por Juan Buridan en Francia (1300-1358) y Guillermo de Occam (1285-1349) en Inglaterra. Esta etapa de revisión crítica fue el fruto de un proceso lento, laborioso y acumulativo de múltiples, protagonistas, tiempos y lugares. Una consecuencia directa de esto es el nacimiento de las ciencias experimentales. En un siglo de notable esplendor sobresale un hombre que se destacó en todas y cada una de las diversas actividades en las que estuvo interesado. Su universalidad sólo es igualada por su profundidad y calidad. Leonardo da Vinci (1452-1519), en cuanto a la ciencia y a los fluidos se refiere, marca el siguiente paso después de Arquímedes. Como pocos de sus antecesores y contemporáneos, Leonardo subrayó en numerosas ocasiones la necesidad ineludible de la observación y el experimento. Así lo mostró en sus bellos, meticulosos y copiosos dibujos; una exquisita selección puede encontrarse en la publicación del Códice Hammer (Hammer, 1972). Sus razones se pueden leer en algunas de sus notas, por ejemplo: "Huid de la opinión de los especuladores, pues sus argumentos no están sustentados en la experiencia [...] a diferencia de ellos, no puedo citar autoridades, pero, más importante y digno, es argumentar con base en el experimento, maestro de sus maestros." Más tarde, discutiendo su método de trabajo escribió: pero antes llevaré a cabo algunos experimentos, ya que es mi premisa empezar así y entonces demostrar por qué los cuerpos se comportan de cierta manera. Este es el método que debe seguirse en la investigación de los fenómenos naturales [...]".

De la gran cantidad de observaciones y experimentos que llevó a cabo sobre el comportamiento de los fluidos, Leonardo obtuvo resultados cuantitativos y generalizaciones sorprendentes que no fueron apreciadas sino mucho después, ¡algunas hasta el siglo XIX! Encontró que el aire y el agua tienen un apellido común. Al comparar en forma sistemática los movimientos de masas de aire (vientos) y agua (estanques, ríos y mares) intuyó, citándolo en forma recurrente, los elementos comunes de su comportamiento. Al observar el movimiento de aguas en ductos, canales y ríos, descubrió y formuló en forma cuantitativa uno de los principios fundamentales en la mecánica de los fluidos: el principio de continuidad o de conservación de la masa. Si bien es cierto que al menos desde la época de Arquímedes se sabía que el agua que entra por el extremo de un tubo sale por el otro, la relación entre este hecho y la descarga era si acaso sospechada, aun por los constructores romanos. La descarga es la cantidad de fluido que atraviesa una sección de un tubo o de un canal por unidad de tiempo. Por ejemplo, el número de litros por segundo que pasa por cualquier parte de un tubo, cuya sección sea variable, es siempre el mismo. En las palabras de Leonardo: "En cada parte de un río, y en tiempos iguales, pasa la misma cantidad de agua, independientemente de su ancho, profundidad, tortuosidad y pendiente. Cada masa de agua con igual área superficial correrá tanto más rápido como poca profunda sea [...]" (ver Figura III. 3);"[...] en A el agua se mueve más rápido que en B, tanto más como la profundidad de A cabe en B...".

Figura III. 3. Secciones de Leonardo da Vinci. Este análisis básico y casi evidente, que eludió a sus predecesores, puede considerarse como la primera formulación clara y cuantitativa de la ecuación de continuidad para el flujo estacionario (que no cambia con el tiempo) de un fluido incompresible (de densidad constante). Este resultado, en términos más apropiados, que no más comunes, establece que la velocidad es inversamente proporcional a la sección transversal. Equivalentemente, el producto de la velocidad y el área, en cada sección, es constante. La generalización de este resultado a la forma en que hoy se conoce tomó todavía 300 años más. Otros estudios de Leonardo versaron sobre el vuelo, la generación y propagación de ondas, el movimiento de remolinos (vórtices) y el papel de éstos en los flujos complicados e irregulares que llamamos turbulentos. Estos estudios de carácter cualitativo o puramente descriptivo influyeron en forma directa e indirecta en el desarrollo de la hidráulica y la hidrodinámica, entendidas éstas como la parte práctica y teórica de la mecánica de fluidos, respectivamente. La percepción visual de Leonardo fue la herramienta clave de su obra

artística y científica, la cual se aprecia en cada detalle de sus penetrantes y hermosas ilustraciones, y gracias a ella estableció una pauta en la búsqueda del conocimiento. Si la observación y la experimentación, entendidas como el registro meticuloso y pasivo, la primera, y la ocurrencia intencional, repetitiva y controlada del fenómeno, la segunda, son elementos indispensables del conocimiento científico, el uso de un lenguaje adecuado y la generalización deductiva o inductiva las complementan y dan sentido. A Galileo Galilei (1564-1642) es a quien, un siglo después, le toca completar el esqueleto del método científico, pues transforma a la mecánica en una ciencia partiendo de una crítica constructiva de la metafísica escolástica. Usando a la experimentación como guía, como lo hiciera Leonardo, introduce el lenguaje de las matemáticas para formalizar y extender sus resultados, generalizar sus concepciones y sentar las bases de una nueva manera de estudiar la naturaleza. Con metodología semejante a la de Arquímedes, Galileo habló a una época más madura; a diferencia de Leonardo, no escribió "al revés" y fue leído y, desde luego, criticado por sus contemporáneos. La contribución de Galileo a la dinámica de los fluidos fue profunda, aunque indirecta, al participar en la fundamentación de la mecánica, de la física y de la ciencia misma. La astronomía fue la motivación de su trabajo y la pasión de su vida. Afirmaba entender más de los cuerpos celestes que de los fluidos que observamos todos los días... Un aspecto decisivo en el paso de la especulación aristotélica a la ciencia posgalileana fue la introducción de la observación como pilar y sustento de la razón. Para entender el mundo, la razón pura demostró su fracaso. Del muy joven Leonardo al anciano Galileo se ve un cambio único en la historia. En estos doscientos años se lleva a cabo el florecimiento resultante de los previos dos mil años de siembras y cuidados III. 3. DEL HORROR AL VACÍO, AL AGUA SECA Es claro que no puede culparse a Aristóteles del estancamiento intelectual que siguió a su muerte. Fue la dogmatización de sus ideas y la exclusión de su actitud crítica y dinámica, que predicó y practicó, lo que casi paralizó la evolución del conocimiento. La concepción aristotélica en torno al vacío y la aceptación sin reservas de ésta dominaron hasta mediados del siglo XVII. Según Aristóteles la naturaleza tiende a llenar todos los espacios con cualquier medio a su alcance, siendo el vacío una imposibilidad física. La frase horror vacui vino a resumir esta creencia a través del tiempo, y se llegaron a inventar sustancias como el éter, con propiedades inconmensurables, no factibles de ser medidas, para "explicar" la presencia de espacios aparentemente vacíos. La crítica, no es de sorprender, fue iniciada por Galileo. La generación que le sucedió la continuó y la resolvió. El compañero inseparable de Galileo en los últimos tres meses de su vida fue Evangelista Torricelli (1608-1647). Tras de extender algunos trabajos de aquél en dinámica de proyectiles y de generalizar en forma brillante parte de la obra de Arquímedes, fue invitado a Florencia por el anciano Galileo para discutir y escribir sus últimas ideas. Así, Torricelli se vio expuesto a muy variadas especulaciones y proposiciones que, en su

desafortunadamente breve carrera científica, desarrolló al suceder al maestro en su cátedra de matemáticas. Torricelli se ocupó de diversos problemas en forma teórica y experimental. En el área de fluidos destacan sus estudios sobre el flujo de chorros que salen por el orificio de un recipiente, su descubrimiento del principio del barómetro de mercurio y su uso en el estudio de la presión atmosférica. Con estos trabajos logró, entre otras cosas, acabar con el mito de la imposibilidad del vacío. Uno de sus experimentos consistió en demostrar la existencia de la presión atmosférica y la forma de crear un vacío, usando un dispositivo como el que se muestra en la figura II. 5. Una variación de éste se describe a continuación. Es fácil convencerse de que la atmósfera ejerce una presión igual en todas direcciones. Se requiere un vaso, una hoja de papel o de plástico, agua y una cubeta (para no salpicar todo, como sucede; cuando se intenta por primera vez). Encima del vaso bien lleno de agua se pone el trozo de plástico, cuidando de que no quede en el aire entre éste y el agua. El vaso puede invertirse lentamente sin que el agua se caiga, debido a que el aire empuja constantemente contra el plástico (Figura III. 4(a)). Para que la demostración sea más contundente puede sumergirse parcialmente el vaso invertido en una cubeta llena de agua y retirar el plástico; ¡el agua no se sale! (Figura III. 4(b)). En este caso el aire empuja hacia abajo sobre la superficie horizontal del agua con la misma presión que en el caso anterior lo hizo hacia arriba.

Figura III. 4. La presión atmosférica en la cocina. Si el vaso mide más de 14 m de longitud, al realizar el experimento de la figura III. 4 (b), se saldría un poco de agua, quedando lo que parece una burbuja en el vaso. Ahí, en realidad, hay un razonable vacío; de hecho hay un gas (aire y vapor de agua) tan enrarecido como el que se encuentra a 200 km de altura sobre esta página (suponiendo que no es usted astronauta en funciones). Usando mercurio, basta con una columna de más de 76 cm de longitud para obtener un vacío equivalente; se ilustra en la figura II. 5, en el espacio de la parte superior del tubo. Blaise Pascal (1623-1662) fue quien, repitiendo y extendiendo los experimentos de Torricelli, dio una clara explicación de las observaciones. Al darse cuenta de que los experimentos básicos podían ser explicados por igual en términos de la presión atmosférica en vez de en términos de un parcial horror al vacío, llevó a cabo un experimento de vacío dentro de otro vacío. De esta manera, al quitar la presión externa la altura de la columna de mercurio debía reducirse a cero, y así lo demostró, desechando la segunda explicación. No satisfecho, repitió los experimentos a diferentes alturas sobre el nivel del mar. Con ello

probó que, si es la columna de aire que está arriba del dispositivo la que hace que el mercurio suba en el tubo, entonces la altura de éste debía cambiar según la cantidad de aire encima de él. Si a la naturaleza le daba horror el vacío, debía horrorizarle por igual ya fuera arriba o abajo de una montaña. Con esto quedó abandonada en forma definitiva la concepción del horror vacui. En el proceso de estudio de la presión atmosférica Pascal inventó la prensa hidráulica, descubriendo el principio físico subyacente. Según éste la presión en un fluido actúa por igual en todas las direcciones; conocido como el principio de Pascal, es uno de los dos axiomas fundamentales de la hidrostática. El otro es el principio de Arquímedes. A los 31 años de edad y siendo una celebridad por sus variadas contribuciones en física y matemáticas, Pascal se convirtió en asceta; dedicó sus últimos ocho años de vida a la teología con la misma intensidad que dedicara antes a la ciencia. Unos días antes del primer aniversario de la muerte de Galileo, en el pueblito inglés de Woolsthorpe, nació Isaac Newton (1642-1728). Como Da Vinci en su época, la luz de Newton brilla por encima del estrellado cielo de sus contemporáneos. En agosto de 1665 la peste obliga a las autoridades a cerrar el Trinity College de Cambridge y Newton, cuatro meses después de su graduación, se ve obligado a regresar a su aldea natal. Ahí, aislado por dos años, lleva a cabo una hazaña sin paralelo en la historia del pensamiento humano. Lo que necesita y no sabe, lo inventa; lo que sabe y no le sirve, lo generaliza o lo cambia sin pudor alguno; sobre lo que no entiende, medita, observa, hace experimentos y propone hipótesis. Al final de este periodo ha cimentado sus tres contribuciones fundamentales: el cálculo infinitesimal, la mecánica y la gravitación, y la teoría de la luz y los colores. Así, aquel joven común y corriente que se fue, regresa convertido en el profundo pensador que sentaría las bases de la física y las matemáticas de los siguientes siglos. Característico de la revolución científica del siglo XVII, y en la mejor tradición cartesiana de la época, partió de la base de un universo real cuyo comportamiento podía y debía ser explicado solamente en términos de sus elementos y sus relaciones. Sobre esta base filosófica desarrolló la herramienta matemática requerida y formuló las leyes de la mecánica. Su trabajo Philosophiae Naturalis Principia Mathematica, publicado hasta 1687, es, además de su obra maestra, uno de los trabajos más importantes de toda la ciencia moderna. La contribución de Newton a los fluidos fue múltiple y a niveles muy diferentes. Abarcó desde sus fundamentos, en forma indirecta, hasta los meticulosos experimentos que llevó a cabo sobre vórtices (remolinos) y viscosidad (fricción interna). Desde el punto de vista general, el marco teórico, el aparato matemático y las leyes físicas que Newton estableció, fueron, y siguen siendo, los ingredientes esenciales de la teoría de los fluidos. Estos elementos fueron una aportación fundamental, aunque indirecta, para el establecimiento final de la teoría que realizó la notable generación que le siguió, formada por Euler, dos de los Bernoulli, D'Alambert y Lagrange. Su trabajo directamente conectado con fluidos comprende casi un tercio de los Principia. Esto resulta sorprendente si no se toma en cuenta que Newton busca establecer una teoría alternativa, en contenido, forma y consecuencias, a la cartesiana. Ésta, que domina el

pensamiento de la época, era una imaginería mecánica verbal sobre esferas y vórtices en movimiento en un medio etéreo que todo lo embebía. La demoledora crítica de la cosmología cartesiana, que Newton presenta como preámbulo a su "sistema del mundo", es a la vez un cuidadoso estudio del comportamiento de los fluidos. En éste destacan sus análisis teóricos y experimentales sobre el movimiento de un vórtice y la naturaleza de la fricción interna de los fluidos, apareciendo así la primera definición, estudio y cuantificación de lo que posteriormente se llamó la viscosidad de un fluido. La incorporación de este resultado, de suma importancia en la dinámica de fluidos, no sucedió sino hasta un siglo y medio después. ¡Cuántos hay todavía que, dedicados a los fluidos, no la entienden! Salvo la revisión de las siguientes ediciones de sus obras, Newton dedicó el resto de su vida, que duraría aún más de cuarenta años, a toda suerte de actividades relacionadas con la organización y administración pública y académica. También, debido a su difícil personalidad, trabajó arduamente para hacerle la vida de cuadritos a más de uno. Gran parte del trabajo de Newton ha sido extendido, completado y reformulado en varias direcciones a través del tiempo. En cuanto a los fluidos, algunos de los problemas que abordó siguen siendo objeto de numerosas investigaciones; un problema tan aparentemente simple como el determinar el patrón de flujo que resulta del movimiento de una esfera en un medio viscoso, continúa siendo un desafío en el campo de las matemáticas aplicadas. A la muerte de Newton, en plena ilustración, tres brillantes hombres empiezan a dominar, extender y perfeccionar las herramientas analíticas nuevas y, al mismo tiempo, a explotar su utilidad en el campo fértil y abierto de los fluidos. Daniel Bernoulli (1700-1782) y Leonhard Euler (1707-1783), formados en matemáticas por Johann Bernoulli, padre del primero, elaboran una serie de trabajos que, junto con los desarrollados por Jean le Rond d'Alambert (1717-1783), culminan con la formulación explícita de los principios generales y las ecuaciones básicas de la mecánica de los fluidos. Las contribuciones más importantes de Bernoulli aparecieron en el año de 1738 en su libro Hydrodynamica, cuando se acuña el término. Entre ellas destaca el teorema que ahora lleva su nombre y que fue la primera formulación del principio de la conservación de la energía para el caso de los fluidos. En su versión moderna, cuya formulación general y correcta se debe a Euler, establece que la suma de tres cantidades es igual a una constante: A + B + C = constante; Los sumandos corresponden a tres formas particulares de energía. El primero tiene que ver con el estado de movimiento, el segundo con la altura a la que se encuentra y el tercero con la presión. Si la suma de estas cantidades ha de permanecer constante es preciso que al aumentar una de ellas, al menos una de las restantes se vea disminuida en la proporción adecuada. Una restricción del teorema es que los efectos de fricción interna (viscosidad) y de compresibilidad en el fluido sean despreciables, es decir, muy pequeños. Bernoulli, con el sólido juicio de un científico de su estatura, además de subrayar la "maravillosa utilidad" de su teorema, advertía del error que podría traer su abuso o el olvido de sus limitaciones, las cuales eran si acaso intuidas.

Más técnicamente, los términos que aparecen en el teorema de Bernoulli son la energía cinética (A), la energía potencial (B) y la entalpía (C). A depende de la velocidad, A = rv²/2 (r es la densidad y v la velocidad); B depende del peso y su altura relativa, B = rgz (g es la aceleración de la gravedad y z la altura relativa a un nivel de referencia) y C depende de la presión, C = p, siendo p la presión. Así, cuando una masa de agua desciende, disminuyendo la altura y por consiguiente el sumando B, la velocidad aumenta de manera tal que el sumando A crece lo suficiente para balancear la suma. De igual modo, en un tubo horizontal (Figura III. 5) en que el término B permanece fijo (z no cambia), la suma de A y C es la relevante. Puesto que en cada sección del tubo (s1 y s2) la cantidad de fluido que pasa es la misma, en la región más estrecha (s 2) la velocidad debe ser mayor que en la más ancha (s1). De acuerdo con el teorema de Bernoulli, la presión es menor en donde la velocidad es mayor, es decir, en la zona angosta.

Figura III. 5. Tubo que se estrecha. La situación parece irse haciendo un tanto tediosa. Como difícilmente podría ponerse peor, le solicito seguir leyendo un poco más para ver algunos casos en los que la aplicación del teorema es más interesante y que son fáciles de comprobar en un centro de investigación bien equipado, por ejemplo una cocina. Imagine un tubo vertical por el que sale un chorro de aire (Figura III. 6(a)), por ejemplo, el tubo de una aspiradora casera conectado por la parte de atrás. Al poner una esfera ligera, digamos una pelota de ping-pong, dentro del chorro ascendente, ésta permanece ahí sin caer. La razón es que la presión del aire en el chorro (cuya velocidad es grande) es menor que la del aire fuera de éste (con velocidad baja). Cuando la pelota empieza a salir de la corriente, la presión exterior, mayor a la interior, la regresa al chorro. El otro efecto, superpuesto al anterior, es la competencia entre el empuje del chorro, hacia arriba, y el peso de la esfera. Un caso análogo es el de un pulverizador (Figura III. 6(b)). Cuando se sopla por un tubo (t) que termina en punta, el aire aumenta su velocidad al llegar a la punta y en consecuencia pierde presión. En la boca del tubo (e) se encuentra entonces aire cuya presión es menor a la que hay en su interior, que es la atmosférica y tiende a salir. La superficie del líquido en el recipiente (s) tiene una presión igual a la atmosférica, excepto la parte contenida en (e). Esto da lugar a que el líquido dentro del recipiente suba por el tubo. Al llegar a la salida, donde hay un chorro de aire, es arrastrado por éste y se pulveriza formando gotas minúsculas. Usando el mismo razonamiento anterior puede explicarse el hecho de que al suspender dos esferas ligeras cercanas una de la otra y soplar en medio de ellas, se aproximen y choquen entre sí, como si apareciera una fuerza de atracción (Figura III. 6 (c)).

Figura III. 6. Explicaciones "a los Bernoulli". (a) Pelota en un chorro, (b) pulverizador, (c) "atracción" entre esferas. Esta atracción aparente, debida a la distinta distribución espacial de presiones, que es sencilla de explicar invocando el teorema de Bernoulli, es el origen de múltiples fenómenos que de otra manera parecen incomprensibles. Entre ellos destaca la atracción entre automóviles y barcos que viajan paralelos. Cuando un automóvil rebasa a un camión de grandes dimensiones, es necesario sostener el volante con cierta fuerza; si se deja el volante libre, el automóvil se moverá hacia el camión (no es muy recomendable realizar este experimento). Los capitanes de grandes barcos conocen este efecto; los que no, tienen ahora otra actividad de naturaleza terrestre. Un caso conocido es el de los barcos Olympic y Hauk. El

primero, un trasatlántico de grandes dimensiones, navegaba tranquilamente en mar abierto durante el mes de octubre de 1912. El segundo era un acorazado, pequeño en relación al Olimpic, que navegaba con una velocidad mucho mayor y en forma paralela (Figura III. 7(a)). Al encontrarse a una distancia de unos cien metros sucedió algo imprevisto, que no tuvo nada que ver con saludos mutuos. El Hauk cambió de rumbo en forma intempestiva y se dirigió directo al Olympic, sin que el timón sirviera para evitar la colisión (Figura III. 7(b)). La proa del acorazado se hundió en el casco del gran buque, abriendo una aparatosa vía de agua. Al margen de la incapacidad del tribunal marítimo que juzgó el caso y culpó al capitán del Olympic por no dar paso al acorazado, lo que ocurrió fue precisamente un caso de atracción hidrodinámica. Entre los barcos se formó un "canal" por donde el agua pasó más rápido que en la región exterior, esto en ambos barcos, que se consideran fijos (Figura III. 7(a)). La diferencia de presiones entre la zona interna y la zona externa produjo una fuerza que se puso de manifiesto en el barco más pequeño.

Figura III. 7. (a) El Olympic alcanza al Hauk. (b) Resultado de la atracción hidrodinámica. El teorema fue sólo una de las aportaciones de Bernoulli. El original enfoque que dio el planteamiento y solución de diversos problemas fue de gran valor para el desarrollo de la naciente disciplina y constituyó un vigoroso estímulo para las brillantes dotes de algunos de sus contemporáneos y amigos. En 1755 aparecen, una tras otra, las obras clásicas de Euler sobre los fundamentos de la mecánica de los fluidos. El genio matemático más notable del siglo había asimilado por completo la obra newtoniana y lo había plasmado en un lenguaje mucho más elegante y preciso. Formuló las ecuaciones diferenciales de movimiento en su forma general, deduciendo a partir de ellas los resultados previos ya conocidos, como el teorema de Bernoulli, dándoles su verdadera dimensión y generalidad. Posteriormente, exploró un gran número de consecuencias y atacó múltiples problemas de carácter práctico asociados a la maquinaria hidráulica, particularmente la turbina, la resistencia sobre barcos y la propulsión. La copiosa correspondencia entre Euler, D'Alambert y Lagrange, entre otros, permite entender el interés que tenían las mejores mentes analíticas de la época por los problemas asociados a los fluidos. D'Alambert, que gozó la cima de las matemáticas francesas, dedicó la segunda parte de su vida a estudios de carácter experimental. Después de introducir diversos conceptos y métodos analíticos en sus dos obras básicas sobre fluidos, demostró

lo que se conoce como la paradoja de D'Alambert. Como consecuencia de las ecuaciones de Euler, que ignoraban la existencia de la viscosidad, resultaba que la fuerza que sufre un obstáculo inmerso en una corriente era nula; es decir, el objeto no era arrastrado por el flujo. Para D'Alambert era claro que este resultado matemático estaba en franca contradicción con sus observaciones y que el problema debía estar en alguna de las premisas de la teoría. En forma consistente subrayó la primacía que el experimento debía tener sobre la teoría. Argumentos diversos de Euler y de Lagrange, para aclarar la paradoja, no pudieron convencerlo. La formulación matemática de la teoría hacía imposible que a un fluido en movimiento se le pidiera adherirse a la superficie de un sólido en reposo. Como consecuencia de haber ignorado la fricción interna de los fluidos se tenía el peculiar resultado de que los fluidos no mojaban las paredes... ¡La hidrodinámica era el estudio del agua seca! III. 4. EL SIGLO SINCRÉTICO En los cien años comprendidos entre 1750 y 1850 se sentaron las bases teóricas y experimentales de la mecánica de los fluidos. Ese siglo sirvió para resumir, ordenar y extender el conocimiento que sobre los fluidos se había acumulado durante miles de años. Desde entonces hasta la fecha la tarea ha sido la de extraer de estos principios, formulados en forma matemática, la información necesaria para poder entender y predecir el comportamiento de los fluidos. En la primera mitad de este notable periodo aparecieron, junto a las históricas obras de carácter teórico, una serie de memorias clásicas de cuidadosos trabajos experimentales. Destacan el veneciano Giovanni Poleni (1683-1781), el inglés John Smeaton (1724-1792) y la escuela francesa, en particular Henri de Pitot (1695-1771), Antoine Chézy (1718-1798), Jean Charles de Borda (1733-1799), el mismo D'Alambert, Charles Bossut (1730-1814) y Pierre Louis George DuBuat (1734-1809). Es embarazoso limitar la lista de nombres y, más aún, no mencionar algunos de los detalles que hicieron de sus contribuciones un párrafo hermoso en las páginas de la investigación. Así, con la frente baja y ofreciéndoles nuestra admiración, diremos que sus esfuerzos y logros no fueron en vano. Los estudios que dejaron sobre la fuerza de flujos sobre obstáculos, sobre la salida de fluidos a través de orificios, sobre el cauce de canales y ríos, ondas y olas, máquinas hidráulicas de la más diversa índole y más, fueron el cimiento de las obras futuras. Sus experimentos fueron nuevos y determinantes, como lo fue el análisis de los datos y su interpretación al usar conceptos originales y más sencillos, abriendo así el panorama para las correctas e importantes generalizaciones que establecieron. El periodo de gestación asociado a los últimos cincuenta años del siglo XVIII no se limitó, desde luego y antes bien al contrario, a los fluidos, a la parte académica o a la intelectual. La sociedad estaba fraguando una lucha contra el hambre, contra la injusticia y por la libertad e igualdad. Así, se entiende la intensa actividad que se aprecia en los fluidos; nada sorprende pues que Lagrange visitara a Voltaire a instancias de D'Alambert y que este último dirigiera y participara en una extensa obra de coordinación y planeación de vías fluviales, navegación y canalización en toda Francia.

La explosión revolucionaria francesa, la primera República, Robespierre y Danton, la aventura napoleónica, la reinstauración de la República y tantos hechos, aparecen reflejados en todo. También en la revolución asociada a los fluidos. Con la segunda etapa, correspondiente a la primera mitad del siglo XIX, concluye el nacimiento de la mecánica de los fluidos. Mucho se ha hecho desde entonces y mucho, seguramente mejor, habrá de hacerse en el futuro. La criatura nació y creció, llegando a su infancia al empezar el último siglo del milenio. Veamos cómo acabó de formarse y qué dones (y defectos) trajo al mundo. Para hablar de su madurez habrá que esperar, al menos, un ratito. Desde el punto de vista experimental, el siglo XIX se inició con una sólida tradición. Se contaba con una gran variedad de técnicas y métodos muy confiables y, en consecuencia, de resultados razonablemente precisos, en especial sobre la resistencia de obstáculos a un flujo. La hidráulica había avanzado en forma casi independiente de la hidrodinámica teórica. En cierto sentido, caminaban por veredas distintas, aunque paralelas, compartiendo problemas y perspectivas pero difiriendo en métodos, prioridades y lenguaje. El consenso en torno a lo equivocado que era ignorar los efectos de la viscosidad se había alcanzado en la primera década del naciente siglo. Sin duda, Newton y algunos de los que le siguieron se dieron cuenta de la necesidad de incorporar el efecto y así lo comentaron en sus obras. Sin embargo, sus intentos para lograrlo fueron infructuosos. En 1821 se presentó ante la Academia de Ciencias, en París, un trabajo de Claude Louis Marie Henri Navier (1785-1836), ingeniero de formación y vocación. En éste se deducían las ecuaciones fundamentales de la elasticidad, que hoy en día llevan su nombre, para describir el equilibrio y las vibraciones en un sólido. Estas resultaban de un análisis puramente matemático en el que los átomos, entonces entes hipotéticos, se imaginaban como partículas que interactuaban por medio de resortes. No sorprende que fuese Navier el primero en construir un puente colgante a partir de un proyecto y de un cálculo; previamente las construcciones se hacían sobre bases empíricas. Un año después, Navier presentó una memoria en la que, guiado por una analogía formal con la teoría de la elasticidad, deducía por primera vez las ecuaciones que incorporaban la viscosidad en la dinámica de un fluido. Como caso especial, el fluido ideal o invícido (que no presenta fricción interna), recuperaba las ecuaciones de Euler; en el caso general, las ecuaciones eran de una naturaleza esencialmente distinta. Desafortunadamente, la deficiente interpretación que dio a sus resultados, al resolver ciertos casos, le impidió explorar su notable contribución. Aun así, el agua, y todos los fluidos, ¡habían empezado a mojar! Las ideas de Navier sobre la atracción y repulsión entre las moléculas, como origen de la viscosidad, fueron seguidas y ampliadas por dos excelentes matemáticos de la época: Simeon Denis Poisson (1781-1840) y Agoustin Lonis de Cauchy (1789-1857). El carácter especulativo de las hipótesis "microscópicas" que usaron le da a sus trabajos en este particular un interés sólo histórico. Siguiendo una argumentación totalmente distinta y en términos de conceptos puramente macroscópicos, evitando todo lo relativo a la constitución última de un fluido, Jean Claude Barré de Saint Venant (1797-1886) dedujo las mismas ecuaciones de Navier. Su trabajo

publicado en 1843, contiene una deducción semejante a la que hoy en día se sigue para obtener las ecuaciones; ese crédito nunca lo recibió. La fama de Saint Venant provino de sus múltiples trabajos en elasticidad, ya que en hidrodinámica su nombre no fue asociado ni a las ecuaciones que obtuvo, ni a diversos resultados que posteriormente fueron encontrados por otros investigadores, particularmente de Inglaterra. El Imperio británico, en plena expansión y en la víspera de su apogeo, fue el ámbito donde la teoría y los experimentos alcanzaron la cumbre. Pasadas las guerras napoleónicas y con la República francesa en proceso de consolidación, la hegemonía política pasa a la sede del imperio; el dominio académico también. Mientras se consolidan, controlan y explotan las colonias africanas, americanas y asiáticas, que incluyen a cerca de la cuarta parte de la población y superficie del planeta, las ciencias florecen otra vez, sobre la fértil tierra de una tradición sólida y rica. Técnica y ciencia retroalimentan a la Revolución Industrial que, en estos cien años que hemos considerado sincréticos, nace, madura y se extiende. En ese emporio económico y cultural brilla, con otros distinguidos científicos, George Gabriel Stokes (1819-1903). Este matemático y físico irlandés, quien se educó y vivió en Cambridge casi toda su vida, fue el primero en ocupar, después de Newton, la cátedra lucasiana de física y los puestos de secretario y presidenter de la Sociedad Real de Física. Entre sus numerosos trabajos, en muy diversos campos de las matemáticas; y la física teórica y experimental, destacan los que versan sobre: la dinámica de los fluidos viscosos. En la parte que concierne a los fundamentos de esta última, el joven Stokes llevó a cabo una elegante deducción de las ecuaciones que primero obtuviera Navier, en una memoria presentada ante la Sociedad Real en 1845. Su razonamiento, análogo al de Saint Venant, fue totalmente fenomenológico, eludiendo especulaciones en torno a la constitución microscópica de los fluidos. Postulando como principios generales la conservación de la masa y el momento lineal (la segunda ley de Newton), como lo hicieran antes Bernoulli y Euler, lleva a cabo un cuidadoso análisis de las fuerzas que puede experimentar una pequeña parte de fluido. Fue importante la separación que hizo entre las fuerzas que dependen de la masa de fluido en consideración, como el peso (atracción gravitacional), y las que dependen de la superficie de la muestra, que son las responsables de la fricción (recordemos que los raspones los lucimos en la piel). Así, Stokes construyó una expresión para estas últimas que era la generalización de los estudios que había hecho Newton al respecto, ya casi olvidados con el tiempo. El resultado clave fue encontrar que la fuerza de fricción de una parte de fluido sobre otra depende de la velocidad con la que se mueve una respecto de la otra; en términos más técnicos, se diría que la fuerza de fricción, por unidad de área, depende linealmente del gradiente de la velocidad (es decir, de la forma en que varía la velocidad de un punto a otro); qué tan estrecha es esta relación lo determina un factor constante llamado el coeficiente de viscosidad. A diferencia de Navier y de Saint Venant, Stokes analizó y resolvió las ecuaciones para algunos casos, obteniendo los primeros resultados que podían ser contrapunteados exitosamente con los experimentos. Las ecuaciones llevan ahora el nombre de Navier Stokes. Sería difícil hallar a un científico cuyo nombre esté asociado a más resultados que el de Stokes. En matemáticas hay un importante teorema que lleva su nombre, en fluidos las ecuaciones básicas llevan su apellido, al igual que una ley de movimiento para esferas y una

paradoja; en óptica, unas líneas espectrales y el corrimiento de la luminiscencia son sus hijas registradas y bautizadas. Con el establecimiento de las ecuaciones básicas, el éxito de las primeras e importantes aplicaciones de ellas, el gran cúmulo de precisas observaciones y el desarrollo de muy diversos métodos de investigación experimental y analítica, la ciencia de los fluidos tomaba la forma que tiene tal y como hoy la conocemos. Los cimientos del trabajo de las generaciones futuras estaban completos. III .5. MATRIMONIO POR CONVENIENCIA Una visión antropomórfica de la ciencia de los fluidos nos puede ayudar a entender la situación. Se podría pensar que con las bases de la teoría bien establecidas, una sistemática educación daría a la criatura una madurez de brillante productividad. Como suele suceder, lo que podía salir mal, salió mal. Apareció un problema que hasta la fecha no ha sido resuelto satisfactoriamente: las matemáticas necesarias para resolver las recién descubiertas ecuaciones (no lineales) no se habían desarrollado (¿inventado?, ¿descubierto?...). Así, al comenzar la segunda parte del siglo XIX , los interesados en la hidrodinámica se encontraron con un problema claramente planteado pero con insuficientes herramientas para resolverlo. No es de sorprender que el mismo Stokes iniciara uno de los enfoques para abordar el problema. "Si no puedes agarrar al toro por los cuernos, ¡corre!", dice un adagio azteca, y así lo hizo. Argumentado cuidadosamente, simplificó las ecuaciones de manera que pudiera domesticarlas y sacarles provecho. Los resultados que obtuvo por la aproximación tuvieron tal éxito que hoy en día se siguen explotando estas mismas ecuaciones que, desde luego, también llevan su nombre. Su análisis del movimiento de una esfera en un líquido sigue siendo uno de los resultados clásicos de la mecánica de fluidos; la expresión que relaciona a la fuerza que arrastra a la esfera con el producto de la velocidad de la corriente, el radio de la esfera y la viscosidad del fluido, se conoce como la ley de Stokes. La utilidad de un resultado tan "simple" como éste ha sido amplia y de la más diversa índole Un problema representativo de los fluidos fue (y sigue siendo) el de establecer el flujo en tuberías. Por evidentes razones prácticas había sido objeto de innumerables estudios teóricos y experimentales. Hasta que no se incorporó el efecto de la viscosidad, la teoría correspondiente se había reducido a ejercicios pintorescos en matemáticas "no aplicadas". Experimentalmente, fue el siglo XIX el que vio los primeros resultados correctos sobre el flujo en un tubo, lo que no deja de llamar la atención por el uso que de acueductos, drenajes, fuentes y tuberías en general había anteriormente. Entre otros, destacan los trabajos de Gotthilf Heinrich Ludwig Hagen (1797-1884) y de Jean Louis Poiseuille (1799-1869). El primero fue un distinguido ingeniero alemán cuyas contribuciones recibieron la injusticia de la historia; nunca recibió el crédito por su trabajo. Poiseuille fue un médico interesado en la fisiología de aparato cardiovascular que, para caracterizar el flujo sanguíneo, llevó a cabo cuidadosos experimentos en tuberías muy delgadas (tubos capilares) para determinar la forma del flujo, la resistencia de éste y la descarga. De esta manera estableció que la cantidad de líquido que pasa por un tubo cada segundo depende de la carga (la diferencia de presiones por unidad de longitud) y de la

cuarta potencia de su diámetro (el diámetro multiplicado por sí mismo cuatro veces). Veinte años más tarde se desarrolló el primer análisis teórico que explicaba las observaciones de Poiseuille. Franz Neumann (1798-1895) y Eduard Hagenbach (1833-1910), en forma independiente, obtuvieron las expresiones para la forma (parabólica) del flujo y para la descarga, que se ajustaban bien a los datos conocidos; Hagenbach, al citar sólo a Poiseuille sin mencionar a Hagen, inició la discriminación de su compatriota. Vale la pena hacer notar que el problema aún está lejos de resolverse. Una gran cantidad de trabajos experimentales sobre el flujo en tuberías se sigue publicando en la bibliografía especializada; innumerables tablas empíricas se han publicado para su uso en el diseño de sistemas de drenaje, plantas industriales de diferentes características, etc., y complicadas relaciones entre parámetros del flujo siguen siendo elaboradas. Para las condiciones que se dan en la práctica, el movimiento de un líquido es sumamente complicado y la teoría ha sido, hasta la fecha, incapaz de dilucidar el problema. Las predicciones teóricas del siglo XIX, desde luego aproximadas, han podido mejorarse muy poco. Muchas contribuciones previas y subsecuentes a las de Navier y de Stokes merecerían un libro cada una. Sin embargo, aquí el propósito ha sido el de delinear la forma en que se establecieron los principios básicos. Es conveniente recalcar que la hidráulica, que escuetamente sería el manejo de los fluidos, gozó del mismo vertiginoso avance que la hidrodinámica, su contraparte teórica. Aquí sólo hemos esbozado el crecimiento de esta última. Sin embargo, el desarrollo paralelo de ambas, independiente hasta cierto punto, llevó a la pareja a la edad del cortejo... Si bien se conocían desde la infancia, como suele suceder, hubo etapas en que se hablaban poco, cuando no es que se odiaban, especialmente al obligarlos a estar juntos. Antes de entrar en la parte que concierne al romance, vale la pena describir algunos rasgos de una de las partes comprometidas. Por un lado, son notables las teorías de vórtices que desarrollaron Hermann Ludwig Ferdinand von Helmholtz (1821-1894), Gustav Robert Kirchhoff (1824-1887) y William Thomson (1824-1907), más conocido por su título nobiliario de lord Kelvin. Destacan también las obras de Joseph Boussinesq (1842-1929) y de John William Strutt (18421919), el famoso lord Rayleigh. El primero de éstos desempeñó el papel que Fernando de Rojas diera a Celestina; sus rigurosos estudios analíticos fueron siempre contrastados con los datos y las observaciones, subrayando las virtudes de una relación duradera entre la hidráulica y la hidrodinámica. Rayleigh, versátil como algunos de sus brillantes contemporáneos, abordó problemas que siguen siendo una muestra del claro pensar de una exitosa generación de científicos; su teoría de la propagación del sonido es sólo un ejemplo. Un protagonista singular de esta época es Osborne Reynolds (1842-1912). Estudiando casi los mismos problemas que Boussinesq, cultivó el otro lado de la relación que nos ocupa, la hidráulica. Aun así, cada uno destacó en la contraparte; Reynolds se sublimó en la hidrodinámica. Sus meticulosos trabajos experimentes eran delicadamente contrapunteados con resultados analíticos; algo parecido a lo que Mozart hubiese logrado si en lugar de componer su exquisita e insuperable música se hubiera concentrado en jugar con charcos y la teoría correspondiente. ¡De lo que se perdieron los fluidos y lo que ganamos todos! Reynolds, prototipo del profesor distraído, introdujo conceptos y métodos que siguen siendo aprovechados por quienes nos ganamos el pan con los fluidos. Como "para muestra basta un botón", caracterizó la forma en que un fluido pasa de un estado de movimiento

laminar (regular) a uno turbulento (caótico), introduciendo, entre otras cosas, un parámetro adimensional conocido ahora como el número de Reynolds. La idea básica es como sigue. Una madre ingeniosa decide jugar en la cocina de su casa con unos popotes. A pesar de las protestas de su familia, averigua cómo se mueve el jugo de mandarina en su "dispositivo experimental" y, como es de suponerse publica un artículo sobre el tema. Meses más tarde y en otro país, en una oficina con poca luz, un ingeniero del Departamento de Aguas debe rediseñar el sistema de drenaje de un barrio, dentro del cual se encuentra su casa; es decir, le interesa que funcione. ¿Le sirve lo que escribió la susodicha mamá? Ella trabajó con el jugo de un cítrico, tubos de plástico y una sana curiosidad; él debe hacerlo con... otros materiales. Gracias a la dama y a Reynolds, el ingeniero puede evitar hacer pruebas costosas y, tal vez, desagradables. Supóngase que U es la velocidad media del fluido en un tubo, D el diámetro de éste y v la viscosidad del fluido. Lo que Reynolds encontró fue que si el valor numérico del producto de U y D, dividido por v, es el mismo para dos sistemas, aunque parezcan muy distintos, ¡el flujo será el mismo!. Cosas como el gasto, el carácter laminar o turbulento, etc., serán iguales. Lo que tiene que hacer el ingeniero es ver si su sistema escala adecuadamente. Si el diámetro de los tubos del drenaje es de 2 m y el de los popotes es de 0.5 cm, parecería no haber mucha relación. Digamos que la viscosidad del jugo de mandarina es de aproximadamente .01 cp y la de lo que se mueve en el drenaje es de cerca de 1 cp (unas cien veces más viscoso); cp es la abreviatura del centipoise (pronúnciese "sentipuazz"), la unidad de medición de la viscosidad. Entonces, para que los números de Reynolds de cada caso sean iguales, basta con que la velocidad del jugo en los popotes sea cuatro veces la del "fluido" en el drenaje. Además de ser más barato el experimento casero, la vitamina C es mucho más saludable. Es justamente en este hecho, el principio de semejanza, que está basado el modelado hidro y aerodinámico. Cuando se hacen maquetas de muelles, de rompeolas, de aviones o de submarinos, además de divertirse, los investigadores (ingenieros, físicos o matemáticos) se están ahorrando tiempo, esfuerzo y (a sus patrones) muchos kilogramos de oro. Si el juguetito flota, el buque tanque de 100 000 toneladas también lo hará..., si es semejante. Al iniciarse el siglo XX, el cortejo entre la hidrodinámica y la hidráulica parecía no tener futuro alguno; los intereses comunes o bien se expresaban en lenguajes diferentes o parecían inútiles o muy complicados. Las obras de Horace Lamb y de A. A. Flamant ilustran bien la situación; la primera cubre los aspectos teóricos y la otra los experimentales, con poco material común. La hidrodinámica se interesaba principalmente en los flujos invícidos o ideales, lateralmente en los flujos viscosos laminares y no hacía caso de los flujos turbulentos, siendo esta última la característica más importante para la hidráulica. Así, las excelentes virtudes de una disciplina eran ignoradas por la otra. En estas condiciones, en 1904, se presentó un trabajo experimental, en un congreso de matemáticas, en la ciudad de Heidelberg, Alemania. El autor, un brillante ingeniero llamado Ludwig Prandtl (1875-1953), iniciaba una conspiración para unir a la caprichosa pareja. A raíz de esa participación, Prandtl fue invitado a trabajar y colaborar en uno de los ambientes más estimulantes y fértiles para la investigación de que se tiene memoria. Con ese trabajo, titulado Sobre el movimiento de fluidos con viscosidad pequeña, empezaba una profunda revolución mecánica de fluidos.

El punto esencial de la contribución de Prandtl, elaborado en una secuencia de publicaciones a lo largo de una década, y que sólo es parte de su variada obra acerca de los fluidos, fue el siguiente. La dificultad era que la hidrodinámica, ese elegante aparato matemático que estudiaba sobre todo a los fluidos ideales, describía muy bien una parte importante del movimiento real de los fluidos, como la forma de la estela que deja tras de sí un objeto inmerso en una corriente. Por otra parte, predecía algunos casos claramente absurdos, como la inexistencia del arrastre de la corriente sobre el objeto inmerso en ella, en franca contradicción con las observaciones (y la experiencia de los ahogados en torrentes por todo el mundo). La solución ahora parece más o menos obvia, como siempre sucede con los problemas una vez resueltos. Si la teoría de los fluidos ideales no podía describir correctamente el movimiento de los fluidos reales cerca de cuerpos sólidos, debía haber una forma de tomar en cuenta los efectos de la viscosidad en la inmediata vecindad de las paredes de éstos. Es decir, muy cerca de una superficie sólida debía existir una región, que Prandtl bautizó como la capa límite, en la que dominaran los efectos viscosos; fuera de ella, la descripción del modelo de fluidos ideales debía ser suficiente. De esta manera, el problema se reduce a simplificar las ecuaciones de Navier-Stokes lo necesario como para poder resolverlas dentro de la capa límite; fuera de ésta, los resultados deben ser iguales a los del caso ideal. Y así, Prandtl quiso, pudo e hizo. Haciendo ver las bondades de cada parte y las desventajas del celibato para una pareja tan potencialmente fértil, manipuló la situación y documentó (con teoría y experimentos) la conveniencia de ese matrimonio. El amor llegará después — les decía— y a la pareja la dejó bien casada. La prole sigue agradecida a Prandtl por las delicadas gestiones que hizo para abrir un horizonte que explorar, donde antes sólo parecía haber una oscuridad abisal. Las contribuciones sobresalientes de Prandtl no quedaron ahí, ni fue éste el último de los brillantes investigadores en el tema; algunos de los que faltan, varias ideas y métodos, como las que abordan la turbulencia o el uso de las computadoras, aparecerán más adelante. Con este panorama de la historia de los fluidos, un tanto cubierto de nubes, pero con suficientes claros que dejan entrever el hermoso paisaje, es mejor dejar a la mente descansar y a los ojos distraer. Es un buen momento para detener la lectura, estirar las piernas y mirar a un fluido de frente. Luego, viendo agua, aire o fuego, murmurar en silencio, (lo que no haríamos con un adolescente) "te voy entendiendo...".

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful